s\1o( o8ALr7¡Do 2r9

Nueyas forrnas de imaginar lo! monstruos del capitalismo globalizado: La animación japonesa en la dócada de los noventa Jo¡di Sánchez N¡rvarro

l

pcr¡.igfino pero ¡ada supcrUuo: inJu5tril de h animaciLinjaponcsl se sust.ntnba cn dos m!.drlos de produc.ión nnrji dif¡renrcs. L.l prinrcri d¡cllos efa 1a scnc detelc\isión. íntini¡r¡cnte iig¿d.r a la inlrlcns¡ f¡rbricl
haste ñnales

Paftrrnos dc un dal,r

.n aparicnci¡

d.los

años ochenta. la

dclr?lrrgde| u. ¡odo te\ul cn el que sc mczclaban hisrorias i- pcrsonltcs y en clquetmdicionaime¡rc sc habían iirrjado los r¡ejo|es profcsionllc: del arlc de felarrrmedi:nr. dibujos animados Este modo dc producción habia est¿do, segui¿ esúndo (v nos remcnlosj cotrLU¡urr¿ esLirnoo.rn aplastunte malo¡ia), suj.ro a rigurosas condiciones de producción .¡\i sier¡prc estefilizan¡.s. idénric¡s ¿ l¿s qrr rcgjan la anim¿ción tclNisir l de todo el mundo, como la reutiliza.ión erhrusri\a de fondos. Ix aplicación de eiquemas n3¡¡ativos iterari!os y la orientación a un púbtiro in f¡n!i I ind iscri¡nin¿do. Elscgundo modclo irdustr iatera ellargorlrclrlic
cinematogrifi co. más eicaso .n número cn lanto más complejo y coslo\o.

y quc habia alcanz¿do a Io largo de los sclcntl! y ochenta una ,,¿ricd¡d

t t t t t a

:10

r\uE!1s FoF,\lAs Dr rrfAc \AR t.rS \loNst

RLOS

DFr..ArrTAt rstvlo c¡.oBALt/^OO

r3l

¡ematrca tan \ asta que sorprende, incluso hoy día, en m irada retrospecriva, ¿ los públicos occidentales, de ojos educados en cl modclo Disnel y en laspropüest¿s de lasdifercntes cincmatog¡afias nacionales, casi siempre nrmelrcas rcspecto al paradigma arnericano. En eL Japón de Ia scgLrnda

t t t

)t

t t t t a t

XX, ambas formas, serie dc televisión y 1¿rgomerfaje cinematográfico. adquiririan c¿rta dc naturaleza con ia obra de Os¿mu Tczukr. person¿je conocido de fbrma harto simplista como ..el Disne]. Japonés', quicn, desdc comie¡zos de lLrs sescnta, modeló el gusro del público nipón con su estética libre, Ia inusitada fanrasia de sus mundos, el /oo.l: de alta tecnología que gesró a paúir de Iecturas y visionaclos
mrtad del siglo

p¡oducoión de OVAS se ha convenido, con er uer¡po, en un rnmenso archivo disponible en ]¡temet, de donde los añcionados los descargan, traducen y s btitulan con programas domésricos, y ios \'-Lrclven a poner

son, oovtamente, mas ascquibles para cualquier distribüidor indepcndiente; desde un punto de r is¡a dc consLr¡no, el replicado y la redistribución librc parccen fo¡m¡r partc de su misma esencia. La

dc animación para video naccn ya marc¿das por un¿ mayor s inplic idad Iogistica. Desdeunpunto de vist¡ industrial, sus dcrechos de distribución

cienci¿ficción mundial soncélebres m ltidimensionales y csto rn.luye desdc ¡nimales ant¡opomorllzados segirn cl canon Disney
1a

desordenados de los clásicos dc

al alcance de otros aficjonados, casi siempre dc ibrma altruista, en lo que supone una lbn¡a inédita de consumo audjo\isual qLrc ha sewirlo
de puenlc entre las dos orillas del pacifico y que ha impregnado. más de lo que Iaacademiav Ia crítica sobre medios ha sabido ver has¡aahora,la

sus robots e hibridos mccánicos-, suspcrsonajcs

¡asta muJi¡cspodcrosas y altamentc sexuaLiz¿das y la tensión dr¿rnática

culturapopLrlarfrancesa,briránicaoesp¡ñola. Lapopul¿ridaddeldr¡,,c enr.e los jó\cre\ a j-iLrno. y crro¡eo. c..,1e hecho, una dc 1". .r,js
grandes sorpresas soc iológicas dc lor noven!a. Mieniras losobservadores "adultos" desplegaban a su alrcdedor una berería dc plañidos sobre su

a

ñLcra

a !toluc oa l(.nñló ,rcr q r( cupu,o h ¿p"ricron dcl rn.grrro.copiu oome r co cq..rn duJr. uno de lo, fcr oneno, qlc n;, hJ (on -.burdn modulrr un dererminedo gusto en cl cine conlemporánco, unque sólo
T

a a a a
¿ ¿

qüc nos ocupa, la apafición del video ruvo como notable elccto Ia
gestaclon de un nuevo fbrmato indust¡i¿l de anir¡ación. el llamado O\A (OrjginalVideo Animation). que, desdc sus inlcrosyasr se rramantemdo, han supuesto, ¿ lo largo dc sus dos décad¿s de existencia, una pa¡te muy imponante del lucrativo ¡egocio de Ia animación, al tiernpo que han supuesto el estímulo quc necesitabaelmcdio pa¡a gencraruna legión de

lue

no es elcaso-desde la perspectiva del consut¡o. En

eltcritorio

ment¡lidad acomod¡ricia y lanzaban al airc apocalípticos avisos sobre intvitablc idiotiza.ión, una nuc\a generación dejóvcnes hacía suva una lorma dc entretcnimiento especi¡Lmente dificil de aprchender Difi¡il. en p.imer lug¡t por.l idioma, prLcs cl conocimicnto deljaponés estaba.
su

rn¡es dc los ochenta. rcstringido a muy pocos extr¡njeros; pcro dificil.
t¿mbién, por sus "peculi¿ridades culmr¡les". Como afifmaAntonia Levi en su lib¡o .Sa¿¡,rr.drr"ln Outer Spdce,lamayot dtljculradde la retación entre cl ¿r?1r,e y los jóvencs occidcdtales no cstriba en l¡ barrer¡

consrstiacnun prcgramedemctr¿jesuperioralcapítLrloestánd¿rdc una serie d¡ lelevisión, pcro infcrior at del targometraje. Los O\A

J

a

t

J
¿ ú { {

tans, convifiendo un scctor industrial en el ceniro cl" una pieroso subcultura. En e¡ccto, mucho dcne que ver 1a facilidad riel consu¡no de 1a animación original para vídeo con la consolidación del ¿rlz€ como una aui.ntica revolución cultural popular. A dilcrencia de 1a serie dc te levisión y e¡ ñlm cinematográfico, que requieren de fuertes inversioncs para su programación, disiribución y l¿nzamiento comercial.las peliculas
ahüa, en cste ensayo $naya¡emos el v.sro mu¡¡lo de l¡ aninación p!r. noporque ceezü de intcÉs estérico. sino po. su p¡ácrica inab¡rcabilid¡¡l en er es!:cro dc eras págin¿s. Ll mryor inrerós de Ia anin.ción lelc}¡nr, cn consecu.nci¡. lo enconrarenos cD su n¡tu.al.z¡ de c¡¡rpo d. cnüenanienro p¡n fi g!¡¡s r.levantes de tr anina.ión cinemarogr¡tjca.

idiomática, pucsto que los subtitulos y el doblajc se encargan de lr¿nquearla, sino en que. desdc un punto de vista cultural. <cl an¡ne llega sin ma¡ual de infru€cioúesr.:
Sin cmbargo, el ¿¡ire se us¡pa|a ediñcar identidades culrurales;de unmodo u otro, sc in¡erpreta. Enmuchos puntos delplaneta.losjóvenes sc identifican con los héroes v hcroinas adolescen¡es dc la animación japonesa, con su variedad social, cr¡hural y étnica, con sus poderes más allá de 1o humano, con sus expansiones corporales y sus capacida<les mlstlcas, con su rel¡ción naturalizada con la tccnología, con su peculiar código de honor Todos eslos temas p¿Lrecen suficientes para esbozar algo asi como una teoia general de la interpretación del drit ¿, así quc. ¿quién dijo que no existia manual de insrrucciones?

.-: t.re!r!o..

p:r1r

de

A

propósi¡o dcl d¿irr¿ puedc t¡aerse a col¿ción el enfbque

I
,

.Antónia Levi. Samümis froo Our* Sp¡.e. Chjcaeo, Op.n Cour, 199ó.

ia

232

\uf\.rs

rotu\JAs D¡

rV,\CJ:!,\R

tsllocr.os\Ljz]\Do

2lj

subculturalisr¡ quc

Hebdige 979) y

eniender ct co¡slrmo cfeativo como acto de oposición radical. En el¡aso de 1a anim¡ciónjaponesa, adentrarse dc ibnua proouclrvr en t¿ maraia conccptu¡l quc desplicga, cs. claramente. u¡¡¿ decisión politica, una -.lr\. ird d< rc,i.re, cr,. | | orul- ..rn.r e...e r rrre..omñ cc r- r(, lJ. il r\
de lnlerpreración.

r¡ojrgata quc irrremete contra l¡ cultura popular por su condición dc '-escapista'. f.os argunentos a favor de Ia prese¡cia del romance, la ir¡aginación y et placer cn tas vidas de los consumidores de cuttlrra popul¡r que cstos lcóficos e\iraen dc su csrudio sobre Ia músic¿ pop desacredirnn las consideracioncs del público popular cor¡o ..r¡asa..tan ,.td ch-o oUJ ura p.rrJ \1to ,crón orrp.,. dc l¡ cri.:c. jl J. J_l nr4orr\'ru I' hJ entL cn et .uir..rnr. dc ( lnr.. pop.r,rI ro c. .LfiLr(nr.. para dilucidar l¡ clrcstió¡ de quicn consiguc y man¡icne el poder. tema que se suponc inhercnre a loda rcilexión critica. pero sí quc siñc para

muslca. cn el que rcacctonan con Llllreza frcnte a una c¡itica izquicrdisla

Chambcrs (1985) ¡plican a lx

e! cn sí mism¡ un resullado simbólico del capitalismo japonós
'r,,oJiedrJes.fcid(nrJtc, y.rr. ¡rmp.s,3..¡-p.rrli\a\. piro et.\rt,, lJr-r I t.,f¡n(. I

varias producciones japonesas hrrn utilizado flrerla laboral deotros paíscs oeAsra con cosles rclativ¡rnente bajos. para Ueno,la animaciónjapolresr¡

bo'....dc Je,r(l--.ir. pJbr.,, | \ .i!rr.r.,trddd Jet.r¡cínrl rr,.( 6tdd. ttktr. r (| prnicnlnt, nn (\ e Josnl o una vmple fiicrÁrr ,rr o que rep.esent.r rcalidades cxislcnles, puero que Lm gran nú¡rcro de regrones ¡sratrc¿s csiár marcadas poreldilema de unamodemización v unr.Je.ir,l r,_r rlilJ(.ron .:- .l ,i1(J.. ., .1.r. pruouc( tr amitj..n,. .1. .rLLr..Ji' üe attr t..L o o¡,r cor pri.. .., r. . ..n nrrna.. L¡ cco¡omía posrlordisra est¿i inextricablemente ligada cor t s nleazes economtcas de Asi¿. En estc cont$i¡o. hay que haccr notaf quo
con

(sL'b)impcrialist.r o (post)coloniat, Lrna ..lbrnra japoncsa.. dc gcsriir¡ enrpresanal.quc durante todos los sct.nta ochenta t¡e subestimad¡ por roe rr.rnr ric.04.t.rf,or,e\¡ e,r: lrgad. ro úni: r. .enl( a la dc gestiónsino a la natur¡leza jntrínscca delcapitalisno

i.

R¡rrrclpodrian serconsidemdas como corrclatos de ilcción de este nrodo de producción. Del mismo ¡rodo, l¡ coexjstencia dc la al|¿ rccnologín

(umu f r.iil.U. S"r\ u f.\ulr c(tcD-(. po-.U..otj.r:(-J .:m:r, or\ r.ron<j d( rribajo. PJrr | (ro. l.r. pJ,tuin-. t:rhri(., di r.ftifJnrer dc B¿l.¡

ford ismo al posfordism o esrá peú¿ct¡menle encarnado en corporaciones

Un¡ primera cia\c es lo que Ueno ha ll^nlado reúno orie tul¡skj. que cons:sre lrn l¡ conrmcciúr por parte clc Occiden!c de un Orienre rmaglnado comoparadig¡na de h modcmid¡d tecnoiógic¡.r Delnisr¡o modo que Orienre ha sido conrmido a Io largo dc un proccso hislórico po¡ Occidenre par¿ edific¡r sU idenliclad culrumt. cl tecno_oricnralrsnro ha sido in\cntado -dc hecho. con¡tnuantenre rern,"cnrado_ para dclinil l¡rs-i¡¡ágencs y los moddlos dcl capitatismo propio de Ia socicd¡d dc la inlbmación en.\ia. sólo ha1 quecomprobarcl modo en que los paisaie; asráticos han excir¿do l,r imaginrción i.,róe?¡rlrk, dcsAe que en ilEZ ios l"-nguaJcs. cstiios cle vida y diseños urbanos asiáticos sc constitu),cran c¡ pJr'lJr.nJ c- L/ /. Á.,..,., ,. BLrJn., n,fli d( t.r . -Jr.. I I p,.n rJl-. ) ., ( Jlr.anrnuc:on I r¡ rJ.r^qr(licnLfl J-púncunroJ..cnJno..<e^.JJñ. err r<j ..r'rr t- nr'r.jc o- .. onorn rr g,oh¡t. .,n opi;nuu*.Je I¡ it .iur, dc que Asra y J¿pón rep('sentan l¡ cumbrc del capit¡lisno. El p:rso del

contemporánco. Nuevos órderes del capitalisnlo infolmacjon¡l y dcl colonirlismo ya no

:rdouicre¡ Leg,monir,,ilo

.rnJ r..mb. jn

r

rr\ e. de lr

9rg¡

rcLc.o J n-er ri r(Lte. dr J ,.r rb.r. i .n conercir.:zrciór ,.nn ;. c. rr ¡ ,'lobrl. J.rpJn -o.ó,o .< to(r'.. J jenrrttcrm-1r e. L:no quJ \. p,u)(. ..1 cronológic¿mente_ A travós dc l.¡s imrigen.s firturistas dc los prrisujcs
cre

quc una simple cuestión dc costos.la cxp¡nsión de.lapón a orros mefc¡dos .r..i.i i:u. noe..oloun¡c.i..lró-l-bn-1.s roquJ,,,(u((erLnJe\¡.,¡cEr.l

J -"Le. d. pot jriiJ. ril .l|e,o dr¡ror¡.,rr!..r.. |otiiJr c-l Lrlt \ (J^njmrcr D< | rrn,,, -r.r,

er

' (rinenr¡. Londrs, phrro. 200:.

lhir,l. " \ \. - /r'.ddr' s-rJJr,-.1-. rJbt

..t.,4d.." :t....,.r.....r.tR..,.¡\,....,. ,.r., \¡r,.nt L I_..O,...:]cn,...i,:i.,

Occid(nre. Inrlu.o cr lor di,cuno. r<orico, poormo. elront.,r ct( ,tt,r. de tecno-oricnt¿lismo. l_as ideas de la socióloga americanaAntoni¡ L_cvi. en el )r crtdJu S,,n nrul t¿z Ur^ / -tp¿. ¿. ,on un ejemplo. Su Jjr.rtr,r, lmplrc¿ qlle cl rr¡m¿ e( má\ iorererantc pJ¡a el publico uccrd(.n1.¡l rlrh. para el Japones por su espec ificidad culrural, Ese orientalismo exoliár n tc cs patentecuando Leviinsiste snquc la mitología ancestral o tradicionr¡l lrene enorme siSnificancia en cl ar;ms. o cua¡do eslablece lccturas sobrc

al mi'mo tr.mno. nrj. q!¡c enrenJrdo. t¡pón er c.r..reorip.r.l,,

Iecnologla, son consrantemcnre rcferidas conro signos del fururo prirrinro La animación japonesa se dcfine por et estereoripo de Japan coml ;nngcn de la .) l)ersoc iedad. No cabc duda de que Occidenle es scducido por este modclo: pcro, 1,.,

de la animaciónJaponese, los públicos pueden atlaprar su niratla ¿ la sociedad dc ta intbrm.¡ciLin. El paisaje y la atmósfere de.t¡p(in. como e.¡emplo dc lnadap¡ación a un mcdio ambiente constru ido sr)brr lil

\L¡\ai¡lRu.|'r]r r\r]\ctNlR
las lrccuentes muerles o ataques sacrifici¿les de los héroes o heroinas dela¿in¿, derivadas de códigos m omles basados en el Shinro y el esp iritu dcl l?¿tu-trtri o del kamikaze. Evidenremente. desde el rítulo clel iibro. Levi está fascinada por una imagen jlusoria del saI'lrurái quc nlrnca ha

r\r1o

cloullrr l Do )j5

estilos de música elcctrónic¿ y de las drcgas de síntesis, muhitud de .Jo!enes se erpresan bailando sin imposiciones, sincroüizados de forma

a

a
a

oe.L. Ftstufl a\con e\tr¿-o. eolore, Je pelu pe¡ado,e\lremos, tomr. ) Je otos \.aJ i¿clas y d \ ersas crren-jonc: corporal(.. fn rlgu.a. ocasione.. los creadores ponen cn escene personajes obviamenie.,occidcntalizados..
y que habl¿n con marcados acentos extranjerosj cn oras. poncn nom bres Japoncses a personajes con rasgos fisicos que no lo son y viceversaclota¡do a sus diseños de una variedad que en aparienciano existe desde unpunlo de vistasocial, variedad que, corrcl¿tivamen¡c. se traslada a la masa de consumidores en diáspora, afec¡ando a la modelación de sus identidades. Ueno ha destac¡do tañbién l¿ vinculación quc se ha ido gefando ¡ lo largo de los años noventa entre las comunidadcs de aicionados al drrr¿ y los seguidores de, por asi llam¿rlo, la,.cultura rar,e,,. Como cualquicr lectorsabc,las ¡dves son fiestas en l¡sque, alcalorde diversos

mrrad¿ superficial, la sociedad .japonesa parece basrante homogénca. oJo poco entren¿do es muy dilic il establecef rasgos de distinciói1 cntre los dive¡sos componentes socialcs. rasgos que en las comunidad.j occidentalcs si podemos reconocer con cicda facilidad: color de piei. colorde ojos, colo¡v textura del cabello. Los p.oprosJaponesesj cn una gran mayoría según los estándares de la sociología, están convencidos de que no existen comunidades éEricas, ni siquiera de clase, en Japón. Los cre¡dores de menga y drjl¡e conoccn ese daro y panicipan dc il.1: en Lra. suerc Je tolirica (.tlurat poprtdr i¿r¿Lleriz.,n a toi penon.r.¡e.

elmodo en que mnchos intelectuales nojaponescs construyen una cultur¿ lmJql.lanaJapone\a. Prr¿ nosotroc. lo rorprenderte c, e rcprocl.c oc Ucno: -como podernor ¿cercamor t u-a cu rurd rr no e. rrrgrn)ndolr., segunda clave de interyretación cs la politica de la i-ntegración .Una racral y sexual que el ar?tr,e propone. Aojos de Occidente, y desde un¡

exrstido, sino que ha sido construida para entender una cul¡u¡iL heterogéne¿. €jcmplos sirÍilares se cncuentran en el a.ricülo l¡dr.rr¡, m.tt¡onal Mag¡c, en el que Ton1 cill analiza los héroes de acción de ta ci.-nci¿_ficción japoncsa con argumentos que caen en €l mas puro esencielismo culturai y que mLrestran prejuicios sobre Ia otredad cul ruJl Crll iarentaconp-enderel¡7rjr/¿ l" crenci¡ ficcron.ob-r "lor,ó.\ el Joldo cUlrural dc. budi.mo Zcn. de l¡ dr rez" e,piJr¡.¿l rl.ra /,r L ) mentalidad gupal en la sociedadjapon.sa. para Ueno,.s sorp.enrl.n:"

arc¿na con l¿ música, formando una red virrual de cuerpos mrlagrosa¡nente sintonizados. [_a subcultura /dr€ ha jdo articulando sus propucstas eslctLcas a lo largo dc sr¡ clécada y mcdia de erisrencia,1,, aunquc en buena pade manriene cl carácter de est¿l1ido frcnéiico de locura de fin de semana de lajuventud de clase obrcra que tenie en sus orígencs, ha introducido en la culhrra juvenil y, por extensión. en Ia cullura popular nuevas fo¡mas de vestír y sentir, nuevas imágencs v nuevos efilos de vida. entre los que sin duda destaca la mixtum enrrc el misticismo \'1a tccnologia que,.lo rare', propone de forma
desvergonzada. Esta misma mezcla puedc ve¡se en muchas de las producciones dc animación estrenadas en los ndventa, hibridos culturales que no estár

lrd.cllu, en un p-ro eclcil,cir'ro po.moderno sino cn un

. ncrcI|\mo

rara un

táctico- Este sincretismo puede distinguirse del pasliche posmodcmo, dcsde el momcnto en que éste último prcsupone una forma de pretendida purezaque secontemplacon disranc ia i¡ónica. El sincretismo del ¿riflc, como el de la cultura ¡¿oe, es el propio de rlna culfu¡a lúshumantc. Como afi|ma l,eno, el sincretismo ¡equicre la implicación ¿ctiva del sujeto dc apfopiación, exp¡csado en un ¡cspeto porotras cultur¿s y de la ibmación de momentos culturales hibridos. A pesar de su ignor¡ncia

del fondo dc rarias culnrras, c1 sincferismo ¡áctico de los rarsr-r les pemrle rnlcntrLr aprcnder y rcspetar su especiflcidad_ Respecro a los
sentimientos h.rcia e I otro y sus culturasen 1as tribusurb¿nasy mediáric¿s sc produce una forma dc solidarid¿d eventual (coexislencia) con otras tnbus: un indiriduo pucde ser t¡n de la animación japonesa y a la vcz

cstarinmersocnmLchasotrassubcuhur¿s,comoel rololosvideojuegos, cL actirismogeeÁ o la cultura r'are. En todos estos casos. puede que los
1óvcnes no hrblen de conflidos polilicos en su vida di¡ria, pe¡o las ficciones sirnbólicas que consumen están plagadas de temas politicos y

a
)

a
) )

pacifismo. La cultum convierte el baile y cl consumo en política. Un aspecto somún a todas estas formas simbólicas es que la posición de la m!úcr es muy significarrte. Muchas animaciones japonesas p¡esentan protagonistas fer¡eninas con superpoderes y estableciendo relacioncs intimas con la recnología a menudo. estas figuras femeninas están

étnrcamcnte codificad¿s, a pcs¡r, como decjamos, de la relativa indiferencia de los códigos genóticos o raciales que prevalece en la
sociedadjaponesa. De folmaparecida, en el trance psicodélico l¿ posición

a

t
)

217

A diterencia dc las cultuf¡s disco pre!irs, las ill-ñll,'r,'.hr.:."n..nrrIuqi., ..r,r...ar , ,.r ., riempn. r.r\ itrdo. - Jt- d r - .: (ñ_J..ctr. pJrc-.. cnrp nr¡sculür3s. Fn pcrfecto p¡falclo. l¡s trontcras de sé¡cro icn el doble

r'r:r:

d: la l.ujü

c5 crucial.

i:

ir.r¡afi:iei cul¡uralcs apirentemcnrc- deslút¡do! at ot¡o sc\o

liri (lu. !e ntezclan las cafacrerislic¿s Llel "., -i&rr¿, \ dcl.rl¡orir .n Ia5 qüc -ie in\ir¡ a to\ Iecrores y espect¡dor.J a confrender y distrutar
de ios

r.iJli:: ¡o0o operiltivas. pLres. 5i birn sigucn prodüciéndoi. d-'S:¡.r. püro. colllicnz¿n r mc¡Ll(tear lis hibtido, y

.,.. - .rr "1,.('<.,rlri.rird..,,n^r.¡J.t.

fl rntcr e\r\¡iJ !n.r cl.rr | ¿rlertf,1¡ d:.ir cr :n¡nga paü crrico. ¡"*¡"..,, r",".;iili'"i';lllllilliijliíl;,ii r- : . r..i. dc...rotiudcqrt..,t .,... .. . r.. n m.,,_. : t.rJ !.¡r.,., --f.,"l , .,,*."'1... .rr,-..rn<,ro.
(r¡rr. \
acDitJ.

.,, \,,r'Jr..r..

btu,

.

Lo, r", en( ,.,-_,,\

<.

-t

d.r

,,r¡¡¡.

),t.,.ur-j(,
¡,r..n,

J<

n,

ejcmplos t¡s quin,"rn.

^." I
'nagen

,

horert¡

d.l ,,r:..

rl,ar.rprrr

riarrr,

.:_p..cr.r

do

dc dcstru!ción

u.roJr.-nut d.ü i.,ll¡o Ir., t..Jore-... -.r.orJu.(nt.rr,It-.

mayof cspcúnculo mediárjco dcl lnurdo. Si¡.cmb¡fgo, l¡ paz social e,;rri tejos dr featjd¡d. c. ,br ._ rdu. :.rerr,lcru, ,,r. n | . JJn.r. .l scr unacn br.... FIofd¡s luücr oJ..nr

años delpués. Ncobkio sc le\¿nta sobfe hs ruinas cle lo que u¡a r.-z tuc Ia ciudad ¡ris noCJma del nmndo. sc ]. Fcp.r.¿ p¡ra albe¡ga.-unos Juegos Olirnpicos. el

r-_o :i r,uJIcar r, n- -.1r i.tt.,., Jt r¡.u. ^ L| '\:r ' .Jr. r.Jx ru.\r(rtr t,,(ruJ ....mlr..,il.t-.. pr | | on,j .Jr loc.. ,\r¿s oe lrernra

con¡L.mforánea Un¡ inmensrr esfera rle cnergia pnmordjal -¡o el cLisico

nasir¡ ir¡u!ura l¡

G¡.f

n' 1¿.i¿¿//, de ñtanonr

animación japonesa

r

:::l::1 oe-r^lr.'.

."

,Lrb¡ñ\

llnJ¡Lr¡¡Jl L,bir

-\r\1n cl

.\fe,,r en,¡\ Je r,r

.limrJ_. ¡.

de K3lsut rro Oron(,

ro. : c"n..r , .r ,, ,oJñ (,.o ocufr( e 1 .Jr, ./, l-

rlLlr\ rJ_Lt dn,lorr. c....r.rdu. Kr.r..r1¡, tel,.o. r.mor", uc u¡J c.. .\tier'r.,. r\r rJo\hnnd-,.enI\|.rd,.n .r | \(lnl r.t¡r(oJI cor ..1.r p nJilh n\dl, | | r .enrttro (. .b, ir ¡o r p^..r.,. r et rri¡hur<¡-. | . .c(n. dcl b-uul c m(r, \lr. ' r o J.:f,,.. cn ei cuJ.ñ
].................l].J

Deteigámonos po¡un mo¡¡cnro en ln tranr¡ detlitm, que dr comienzo cuandouiode los gLrenilleros huvejunro a un nr¡odc exlfahai t¡ccioncs re:jc-d.'n: r ,. d(,rn rn. .. o.tr.l.rih,t.benJ.Jc.n,rrr\¡tr(.,11

rle

ll

t t t t

:-l8
escafamuza, Tetsuo está a punto de atropcllar al niño. y cae herirlo. lJl1 imponente dispositivo milirar sc despliega cr posos seguoos anre tos incrédu1os compañeros del joven accidenhdo: los militares recupe¡an al niño y capturan a Tetsuo.

NLE\ASIORIIASDEJIIJAGI\¡\R

IS\{O CLOUAL'ZAI'O

239

t
t t , t t t t
,

Mient¡as Kaneda entabla coni¡clo con una joven quc le lleva a conocer ¿ la más conspicua célula de los activistas_ a los qlre p.etende convenccr para que le al.uden a libcrar a su amigo, Tetsuo descubre, en1.c terrorificas, m¡lsanas, surrealisras visiones, que está desarrollan do podcres psiquicos, y que no es más que uno de los div€rsos sujeros
expcrimentales de un proyecto secfero dcl ejército que tiene como objeto reproducir a Akira. la devasra{:1ora arma biotógica, psíqrica y Drislica devafó Tokio en I 98 8. Acumulando prog¡esiv¿menle un poder cnpaz _que de cre¡r y destruir universos enlcros, 'I etslro se dirige hasta el e,startio olimpico, donde tendrá un encucntro fin¡l con su amigo Kaneda v con la entidad llamada Akira, que, a pesar dc haber sido monsiruos¡mente

ligadas a subculturas tecnológicas. los experimentos con humanos, los adoiesccntes con podercs psiquicos..., no son tenas que se inauguran con el film de Otomo, pero sí son asuntos que ibrmarán desde entonces pane consustancial del pajsajc tcnático ds la animación, tanto ?¡r¡ilr,

sr€am como expefimental o de auto¡. En esa intcrsección entfe m¿7i¡ .sr¿am y cine de ¡utor se encuenfrar precisameotc, ot¡o de los puntos de nláximo interós del ñlm. Desde su estreno,lli¡? quedó, tanto par¡ los públicos Japonescs como foráneos. como paradigma del ¿rlfre, por
mucho que, desde su p¡opia gestación, la pelicula se situara fuera de los esquemas productivos de la industria. Y no sólo porque Otomo fuera más un autor r,?¿/¿rg¡o¡lnd que un personaje de peso en el engranaje induslrial del cine de anim¡ciónj¿ponés, sino porque lapropia excelencia visual de l¿ película excedía, con mucho, los márgenes nzonables del
sistema-

t t t t
t t t t t t

vivisecciorado por el cjército, ¡cnace en forma de niño_ DespuJs de sufrir indescriptibles metamorfosis de mctal y came desparramad¿.
Tetsuo y 1os otros niños cobaya desaparecenjunio a,{kira, no sin antes ¡ro\ o. ar unr - _c! r de.trucriún to Jl J. ToliJ.

Entremuchas otras admoniciones,

lirra

ale(a sob¡e los peligros de

la ingcniería genética. En el animc de los años noventa,la manipulación

delcuerpo.junto

a

una in¡.nsa cxploración dcl concepto dc intcligcncia

artificial, se vuelve tema rccurrentc. Los androides,.]órilg.t, las
annadu.as tccnológicas !. en gcn.ral, la tradición de los r¡¡e.¡¿rr- robots gigantes pilolados por humanos-, que habían nacido en el drir¡e ante-

japonesa en occidente. Pocos años antcs del eslreno dcl film, 1os aticionados a la hisrorieta más arentos habían reparado ya cn las páginas dcl

Adaptación del manga homónimo de Karsuhiro Otomo. el largometrEe ..liil.l supuso cl ariere par¿ ta invasión <te ta animación

no! se conviericn cn ico¡os privilegiados. Tras,,lklf¿. el propio Otomo insifiria en ellem¿ con el lar9o-r,ertaje Ro4in Z,en el que, en clave de
humor nesro, se ¡clata la delirante ave¡tura del anciano Sr Talizarva, seleccionado como conejilLo de indias de un experimento destinado a resoher todos los problemas de atención a los mayores. Como era previsible, el experimcntose desboca y provoc¿ un caos dedimensiones mayúscu1as. Aunque, en !eorí¡, los máxinos responsables del film son el di¡ectof Hiro)'uki Kitakuto y el animador Satoshi Kon, Ro4in Z muesfa alOtomo, queaqui ejercede guionista y diseñador, más satirico y concicnciado. La pelicula no es sólo una buena historia dc ciencia ficción, sino, sobre todo, un mord¿z comcntario sob¡e el sistem¡de sahd, la implicación de los militares en la sociedad civil y el t¡alo que las

mang¡, una complcja y larga seric de ciencia ficción con ribetcs contracultur¡les quc demoshabt! que la rransver$lidad estótica y la

t t t t t t t t t
,

2019). Aquí creemos. como afirman Jonathan Clemens y Heler Vccarthy en The A itne Enc)cbpcdi¿. quc la pc¡icula debe nás a la sensibiliddd rcsistencial y peril¡rica de Otomo, concctada con el pensamiento contnculrur¡l de los sesenta, que a l¡ vocació¡ explicira de adscribirse alcntonces couso lidado c¡berpart. Dicho esto sin ol! idar que la cont¡acultura clúsica y el cl.herpunk no son movimienlos exclr¡ventes. sino más bien todo lo contr¿rio. ,.1tir"d configura un mapa conceptual que cl dnlr¡l posterior no scrá capaz de soslayaf. LaTcrcera Cuerra \fundialcomopunto de partida. el despliegue de guerillas dc activislas en lucha contra e l sistema, la bandas

concepción multigenéricadel cómicjaponésestaban llamedasaredefi nir elpanorama d.l¿ cultura pop dc finales del siglo XX. ¡-umerosos críticos han observado que cn !tri¡.r pueden hall¿rse notables ecos de t¿r¿ Rllr¡rsr (incluso, en un homenaje expticito, se dcsarrolla el mismo rño.

instituciones dan a ios ancianos en su sociedad progresivamente
envqecida. Parccidas preocupaciones se muestmn en el episodio,Slirt Bottó, dirigido porTensai Okamnra e incluido en la rrilogía Menofies, también escriia por Otomo, en el que un pacifico investigador sufie los efectos de una extraña v poderosísima píldora anrihis¡aminica quc modifica su metabolismo y lo convierte en un alma bioquimica de
destrucción masiva.

t

l,l0
El prirner mccha quc tmnsiió por los /idr¿r ^ 7(¡surun Aron, conocido en inglés conto /lrro det ¿¡,rlrr¿ japonús ljle ,¿t, creación dcl gen'al Osamu Teak¡ en l9-j1 par¡ las págjnas de S.¡onÉ,n ,Vd.sd:rk, quc llegóa la lcle\ isión e¡ I9óJ. Tras ót ltcgrLron, r¡¡rbiónen los scscnt¡. la serie de tclc\isión Te6ujítt j8 go (G¡gtlnk ), que exploraba las

promesas

,l/í¿rr$, trmbién

\o .l -,5 ^n iolu . n. ¡., . J( l, .unrpt..j, rr"t^:jJ oerir¡u¡ Jr .. ll -r.' i c 1.. l icn J d UrJ,br le,, r e.¡., L r ¡rnrq¡renrt d< un.r :r .rgrr rl .,d pr,,a.."lr.f :\'ij.i,iun jI jr-d¡ Jn i )-oqurc, rn lr. .r -u.i cun.cc tr pJ,.: ) u.r.r',, .i-re
fu

pcligros de fobots gigantes guiados po¡ conlrol remoroi conocid¡ con los titulos Cl¡oli*ll Ib\úí Mdt,oss o SLtl)¿¡¡.linte sbnal Foú-¿sj ,U././rjr, en la que los giga¡tescos robots
r

)

n:rnr..ujr!-duerJr,ersa.enrrrg..,

trdl?g¿/¿,r. La scrie, crcada ) dirigida por HidcakiAnno. una rte i¡s ¡rguras escncralcs del nuevo ¡udio\isual jrpon¡s. pcfenccientc ¡l culccliru CJrr r\ r... ornr diji r u. e. rLr r. fJ;jn¡.. |, propuectr (\.rrn I 0e¡ l(nrro.' \tüJ.r-.r Un fj.luru en cl rl c lJ l:JnJ.Ltrc,J (unrtJnlc
amenaza dounos exiraños invasores deorigcn no conoc itJo, los Ángclcs, que son combatidos por los humanos mediante los Er¡, unos Ábots gigrrtc.e.pecreiul.,rncnr( \cr.rtrl(, Brr,du. tur aoot(.cenr<j. culJ srsr(.r .r üe cúnrrol .c brrr e l- (onc\r.) d cct. Je bs miquinr. con ros srs¡emas ner!]osos de los jó\'enes. La complejjdad de la s¡ga. desarroll¿da cn las más de docc horas de la serie lelevisiva, se edifi.:^¡ sobre l¿ person¿lidad de los protagonistasi la enigmárica Rei. l¡ piloto

t\ drg.lrr?. que se ha sucedido cn y conpleja sefic de rcl.visión y cn dos largomerrajcs cinematoglificos: Ewngttion: D.rtth tt (t R(bi¡.th y in" fri,,J
una lu|ga

\19%).y Pdnolnr IIr Q.001), cn la quc septautea !uü i¡ucfesante prcrnis¡: ¿,y si los omnipoderosos robots gig¡ntcs t'ueran uiilizados por loj cfr¡ninales para co¡retcr sus fechorías? I)irigidas hs dos primeras por Nfamoru Oshii, cuta conrribución al cincj¿ponés de los úlrimos años solo pLrcdc caliñcrrse de inrprescindibte. l¿s rres entrcg:rs de la scfre Prrhróor soD un p.rso rnás allá cn ei g¡ncro. pefo 1a que cs, sin duda. l.r
úiltir¡a palabra cn mechas es ia saga

tele!isivas, vidcográfic¿s y cincmarográficar a to l¡fgo de más de vcinte ¡ños. A p¡fir dc los ¡o\enra, la lradición de los robols giganres sc ha prclongado con la re¡tc de largomctüies p¡f¿r¡o ) 't9g0), patLtbot. II

ttd,g¿ln,r. dc flidcnki Anno

.t c/l¡..,iii,

'Jordi

Súnchez-Nava¡¡o,

.x¿¡po. nladrid. ldicbnes r.lldenra( :001.

enAntonrDJosó N¡v!üo, ¿¿ ¡i,¿¡d

-D¿tjrb! Mek;tnos ,votlatosías ti it,ofes ea Lt a¡¡,. Lit; ej úttrd p;n e6a .t.l

t t t

LL

lrtl\clflo

DtiL I

i\

t t t t t t t
,

a la enorme prcsión dc salvar al munrlo mcdianrc Ia canalización de su propra "cnergra negativa!,.

dc Ios pilotos. Epopeya psicológica dc protundas ramificacioncs. Éidrrgeltr, ¡ruesrra una respuesra plausiblc de unos jóvenes somstidos

onginal mis!eriosamente incapacitada; su sustituto Shinii, hijo cic ccndo lkari,jefe cicntífico de Nt.R\', la oscu¡a socieded que gesti;na Jos Eva; l¿también miste¡iosa Misedo y el fogoso e i¡ quietante Asuka. el terceftr

t t t t t t

encargado dc la producción. hicieron caso omiso de las recoñendacrones de la cadena que habj¡ encargado el programa, y. en consccuenciit. \icron rebaj¿das sus dolecioncs prcsupucstarias. Así, la perrcia técnica de las primerus entrcgas fue disoh.iéndose en un rnar {ie rccursos fácilcs. al tiempo que la cot¡pliidsd argumcntal licgaba ¿ colas ccrcanas a la tnintcligibilidad. Incompr.siblc es. cn consecucncia, cl largomctraje en dos p¡rles E\rhgel¡on. Death utr¿ R€ót1¿, que pretende

colectrvo

Las irltimas en¡regas de la serie ¿rdrg,r/lo, sc vieron rna¡cadas por una accidcntada producción, pucsAnno y los responsablcs de Gairax, el

..

t t t t t t t t t t t t t t a , a

.legibilid¿d quc se supone propi¿ de un ibmr¿topopularcomo pll¡a co¡shuir un texro en el que tecnología y metefisica

rn /;e,,,d. r-.(ri((o. ¡r.onatrd.rJ¡-oorr: r.<n.ra,qurcnets.g.rdo l,rlunr(r rje. lt,. I t d .r I t, ¡:¿t,r,t. Annu renL-ci r J.re.t. . (.tr< r lr
ta

en realidad Lrna fomrade vida de.ivada delflujo infomacional de las redcs,-se cncuenrra con la mayor i\lotoko Kusanagi. una cyborg agenle de policía cuyo cuerpo pertenece al gobicmo. AtormentaJa poi sus propios problcmas de idcntidad si su cuceo no es más que un caparazón, ( dóndeestá cspíritu?-, iUotoko desc ubrirá que lanaruralezir

aÍificial.

un dra¡ra cyberpunk dc hipnótica bclleza, tan intenso. poliédrico hrmor quc ¡equ(nnr un \olJm<n munog,at,co pr-" ru,co,,rrc,onI H-.r0o (n cJ m.'!r di \l-.rJmL.nJ 5h.ru.,. p,rbrr.JJu e1 l¿¡,rq l/,/{./_ :n¡e en I99t, et filnl nanx la rebelión de una stpcr intcligencia artiii_ cial. autodenoni1]ada P¡qp¿t Ilaster enlavc$ión inglesa. que escapr dclcontrol dc su crcador obvia¡ncnte, el conrplejo llilitar indus¡riatjy emprende una camp¡ña de s¡botaje sistemálico dc tos sister¡as dcl gobiemo. A io l.rrgo de su angusriado periplo pues quc ro busca es ut1¡ r.-spuesta ¿l miirerio de su propia cxistencia, asi como rn cuerpo que lc abra la puena a Ia in¡ugur¿ción dc una nueva especie-, la intcligencia

r-nron ..n t¿ -r.ronJ d-.i., arrn. .(ion. "penJ. n A mediados de la dócada, cl ),a cir¿do i\tarnoru Oshii realizó un¡ de rits obr¿s mayorcs delorir¡e contem poráneo, 6/¡ os t i the Shelt(1995),

a¡rmacrón. se eútrecruzan y el heroísmo de los prot¿gonrstas se diluye, cn un cxpenmenro torm¡l con

P.4.¡ A/¿. C( s,rost,,

Ko¡

J/¡1le,,¡,¡ J¿r.¿r',

dc Srroshi ]!od

'l
F1
:11
(,\P¡T.\LIs\fi(¡ |)¡AL

/\Do

2:15

rc!elarlc sobre l¡ suya propia. Ghost h the Shell es. pese a quc no aparece en ninguna list¿ o c¡.o¡ c¡itico, un¡ de l¿s miis ncmorables pcliculas dc los últimos años \ .o sóli1 dc anin¡ción. sino dcl cinc cntcndido en slL más amplio reniido , ¡1 lna)or l.rgro dcl clbc¡punk cincmalográfico y un rcfcrcntc inelLrdiblc prra el cine de ciencia llcción postcrior a ella. Su infllrcncia esrérica ) rcmátic¿ en l¡ )a clásica rlldt ?.r la h¡cc un tcxtLr a lcncr cn cuenr3en rodo estülio sobr.cl cinc conlcmporánco; la pcrfccción tóc¡ica de su anin¡ción \ sus cl¡ctos digilalcs le convicrtc cn un jalón dc
del Puppet Vaster tiene r¡uoho ¡.luc

) /l¿rle¿r es una palmaria muetra de quej al nargen de sus valores estéticos. cl cine d. ¿nimación puede ser tambióI un nragnifico instrurncnto de indagación moraly social. Olro de los nucvos talentos surgidospara cl¿rrirr¿ de los noventa del seno de la facto¡ia Otomo es Koji i\'lorimoro, inno\ador animador y
h i

storia

d e

J¿pón. iuás 'adulta"

comed ida quc P¿ rí¿ct Bltrc. M¡ttetúuhl

vl t4 E
v4 v4
lÉ+

11

referencia.n
En

eL

Dedio.

ciefo sen¡ido, G/rc-r/ i/¡ ú¿ Srr/1cs Ia dcstilación pcrl¡cta dcl i.ma de lei -muñecas guc¡rcras', heroín¡s caracteristicas dclmanga. el d/rrie v los vidtojuegos japollcscs que combinan ingcnuidad ) ¡gre-rividad- inocenci¿ e inslinlo asesino. con!crtidas )a cn objcto dc cclr:unlo prra toda unr g.n.¡¿crón dcjóvencs. f.as prolegonistas dc la se¡ie de larsomclÉjcs Sldt¿, ,Uo¿n. nacida. dc nue!o, de una scric dc tele\ isión. son muñacas guaÍcras para ni¡os y riñas, micntras quc las ¡genresd. policia intcrdimcnsion a I de .ti1s, ¡ ¡/i;¡ir! lo son p¡r¿jóvcncs adri¡os Peru cl prorogonismo fcmcnino nrís dcflnido y conscicnrc cn cl úl¡irno ¿,r,¡d 1o cnionlramoi cn las dos p.lículas dirigidas hrsta h fcchir por S.iloihi Kon: P¿t/¿4 Blue )' Milletri|t .1.r?\-\. Kon. colaborador dc Karsuhi¡o O¡omo cn 1?oLU in Z y lletnorier, debutó en la dirccción de l.rrgo¡ret¡ajcs con Pcl,¿.t Blíc, un thriller con claras rc inisccncias de la o¡.a de lljrchcork dircci¡s o atra!és delprisnra dcformantc dc Dario Aruen¡oo Brian D. Palma La película secentraen las desventuras de la canltnte l\finra Ki¡igoc. una polr r¿r' adolescente que abandona cl trío musical que lidcra para con!cnirsc en actriz "seria". !.n paralclo a ran tr¡umáti.a dccisión, quc l¡ introduce en Lrna espi.al dc tormcntos psicológicoj, \fima sufre lo que parece elacoso de un fan dcscquilibrado.
qua ¿!.1ba d:rivando en unaserie de asesinatos extremadanrcntc \rio lcntos

diseñador de personajcs que, desde sus comienzos, ha eslado ligado a los personajes más es¡imulantes delmedio. Entre sus trabajos inici¿les ¿ mediados de los ochcnta desracarían su colaboración cn 1985 como antmador en rdgge¡ o/,(.rn¡¡1, del vcter¡no Rin Taro! o su concurso en las indispcnsables pcliculas de se!mcntos,lldrl¿ ¡,/¿,is. cscritay dirigida iror Katsuhi¡o Otomo, Yoshiaki Kawajid y Rin Taro, y Robot Cdmirtl!, con un ftagmenro dirigido por él mismo, ambas de 1987. Antes de deslumbrar a propios y eritfaños con cl espléndido ,1L¡grs¡i¡i nor¿ de

rlI¿r¡o¡i¡r. Morimoto habi¡ dirigido cn 1992 FU PeeA!, una hemosa lábula conscrvacionista; después dirigió los coftomerrajes r\ba¿r¡d¡¡ Soü¡t¿ lnlecr (1997) y Tokiran¿ áü.r¡/¿ (1998). dos hermosisim¿s historias dc un discño de personajes y cscenarios doiorosamente perfectos. Este misiiro año. Morimoto ha entrcgrdo una nu$a mucstra
pfueba de bombas y un perl-eccionismo desesperante para sus productorcs, Mofimoto h¿ le\¿nt3do un coeus cn¡cial. ñficntr¿s, los clásico\ no hrn perdido el tiempo. A lo largo dc los años noventa y los prinrcros años del siglo XXI han \,isro ln luz nuevas e indispensablcs obras dc Rin Taro. de lbshiaki Kaw¿jiri o del ftnd¡mental llay¿o Miyakazi. Ll pfimero. con más de cuarenta años de experiencia cnel medio s u fi lmoq.afia pira tclcvisión incluye ep isodios de los clásicos.4.!rorr¡, ,\ Cap¡uin Hd ock ha cnlregrLdo rres obms mayores en los últimos años:,r \e|sión cinematográfica del mang¡ del colectivo dc autoras Clamp, especializado en un shojo abieno a tulas
las sensibilidades-. obra dc eclÉctico goricismo sustcntrdo en unn rudi cal concepción estilístic¡ dü las escenas de acción; ,tL¡rdpol¡ b sadrl e¡ el manga de OsamuTczuka-, pieza audaz de intcminablc cxcclunci¡ técnica quc rczuma una \isión profundamcnte poólica dc l ci.ncrr ficción clásica, y Spd.c Puate C¿ptai Harlock: Th¿ Endless Alytsct. relanzamicnto del carismálico héroe para los públicos dcl siglo XXI KaÍajiri, porsu paÍe. inauguró ladécada dirigicndo un fragmento tlc la película para r ideo G ácr C¡q Oe¿o 808. pa"a ertlregar Iuego dos pic/Lrs de su talento: cl episodio Aer.o¡¡l. incluido en la ¡nrologia /rn¡¿¡ri. irsr. con cuatro prezas con¿l ¡ Io largo da más un lustfo. con un risor a

y

comelidos por un dasco¡ocrdo que dice ser la propia Mima. llasada en una novela de Yoshikazu Takeuchi y planeada en principio como un iilnr de acción rcal. Pe,/lrr alrc ftrc 1a confirmación dc quc la factori¡ de protcgidor del maestro Olomo ienía much¡s cosas quc decir cn l¡ anrÍración del nue\o siglo. Por otra paÍe. el seglLndo largomctrajc dc Kao.-tÍ¡lla¡i n Athe:js cs clrctrato intimiSta y en clavc dc cinc dc autor

dc l¡ aclriz Chiyoko Fuji\r¡ra. lLn¡ enigmálica diva quc rccucrda podcfosamente¿lapfotagonistndel segmento,l/¡ry etk Rote dc Menk) ¡iÉ,r . cuy¡ \ ida está vincul¡da a los más notables aco¡rtccimicntos dc lc

H H

frr

t t t t t t t t t
,

l,ul,'jji,,e.

a¡,.tpt I en i..do ( ct

)f

,l:: \,1 st . t' H.ap, D 8¡.u.¿¡./. ri cfrurJ "nt,,tc ., t. /,.t r:.hcn toE5 _ to)uoA.t_ oj. f,r$1jir:t_J r,r...o.;'oco..na.oe¡¡r.Lon.l eo..ooro I ue,l,¡ Je
Mileaki
es. hoy rlia. el retcrentc mundial del cine dc

Hayro

dlrigido
I

t t t t t t
t t t t t t t t t

I|en c parlicip¡nclo de esas vias en lo csercial y l].j'll-",d" ":":9" I.n, <' pl 'r¡nJ. nrr, rl. r. eUnd. por L.l., trn r,r_ oerb,rd,nre ¡ u . o.r qu.dr

)or rnlo. i¡.cin., r.. | ..., d( \ti\ r,,dk I.r. oD-- q,re .cbr(r c l - .e J I , t<cund" J.<nc,a f Jrú d. oro n^) O,h,r f-.ntea,.r l¡nr.su ¡e.h ,cao: !.urrrd!rn r' ti d(\dqo r. tf.nrealdc---jn.].rnodeRrn lJro,

obteni¿ e:(-aequo el Oso de Oro. Dcsde cnlonces, ta critrca parece haber su mi¡ada hecia esie aÍista comple¡o, cuyo tr.rbajo abunda

-..r' eri.. JU.....rooen (, I c,.,\o, d. ,,ii'rrc.on:-cl! " .n bue r p. ñer rrd( _¡r12. e- Jr qrJ Jr in¡ en.o rar..,r.trr¡jfl t;U..t.t.hih,,ú

cn

.re.- <\L<t.

cada pelicul¿ de \fiy¡zaki es Lrn acontccrlnten¡o en Japón. doncle coreccrona ¡ócords dc taquilla colr una facitidad insuttanle para
sus

ljrr in . i.- o,r reh¡..r toJ- r. jdr

y. (n tr.,t.r -(cunrpcr.,r,

El

rkj.

de Ch¡hitD, de fl^yao

Mlyaz¡ki

. ln

los disciios de las i..ies í¿n1¡ y J./d/r¿. airtgidas por tsao fakahata orngro su pnmer largolnelral e cn 1979. En los
un crc o de

Después de h¿berse cudido en todoi los oficios de la animación, dcsde irrtcrcal¡dor hlsra (iirectordc aninación. ] de haber modctado la gcn que en Occident. se ¡.nia de 1a aninac()n.Japonesa

suyos son
,

¡7t.¡

p(li. rrld.

n rdr

an

c.LliloJ .r.eunr<.p

dL.pr(j ¡hl(..
ro<n

L,ti

ochcnta, [,{iyaz¿ki inició q .( rcmriro e" to02 iol p¡l,..

La Prin.esa Manahoke, tlc H¡y¡o N{ry¿/aki

ccrtunprmcuncJntrar5een

t t t t t t t
,

kabüki puedc rep¡esentar una idc¿ dc t¿ iiminidad nlás genuina que cualquier mu.jcr, _\ las ma.ionetas bunraku o Ios dibujos animajos represcntan el cuerpo humano mejor que cuarqurer ac¡or humano.

es unrve¡sat más que indiVidual. Así. un imirador femenino en el tcat¡o

]! iyazaki il!Ntran perfcctamcnte il'i..h.;."..',r-,.i.t,trne1rp"re,.,teo (ro r|'c., n..(Je..,r .,,rh c.en. n d( l- r<Jtrd-o -1r. que,- rr.l,d.rJ en. mi.m. . for.t.e lr ,. I u.rr

raoores menos agoiirdor¡s. Esas obras de

s¡.'cre'qu. lorirn"n<.c,prelr-cnl
ro quc prcrrer(n cs eT
C

menos, esa es la teoúa. Flsto ha lle!ado

Al

!jmbuhsr¡(,

muinos cnttcos occldcnt¡les a r.up<rfrirtir.rd.( .i Juen !<rd.rJ
a
I 99 7,

tal que parecia eerr¡¡ su carrera de lbmte esprennorosa, aLrnquc, en
rcaiidad, inauguraba una nue !¿ erapa c!¡yas conscc uenc
ras

r$urgró con cnornre Fuerzacon La l,rinLettl .ltot¡rr¡ot¿, una obra c¿pi

rrco años después dei estrcno de I,¡)/rd Ro.rro. err

I,{iyazaki

no son fáciies

a

Lle atisbar, como confima ta r¡agnirud de ytdJe d¿ Chihíro.Las dos pclículas son complejas,Iargas y difici les de comprcnder en su tot¡lidad pof un público occidcnral, pucsto quc la nayor pa¡e dc sus claves de lec¡ura sc enctLcnrfan en el Shinto, ia ¡cligión ..origin¡i..dc J¡pón, cuya lervivenci¿ se debe, precisamcnte, a su f¡cilidad paú sincrct;arsc c;n

tl

Filmografias
Rica¡do Repa¡az

historias, más de dos mil años de hislorias. y precisamentc historias es lo que Ia animaciónjaponesa tjene quc ofrecer en el siglo XXI; histo¡i.rs, bellcza y nuevas miradas_

dejorganlzada que no tiene leoiogía oñcial, ni escrituras fijas y quc no tienc un código moral más aUá de la..limpicza.'. Lo que si tienc son

oras doctrinas. El shjnto es una fonlla religiosa enimista, ajcna a cualquier forma de organización como la judeocristiana, un" |."tiguin

A continu¡ción se lisran. por orden atiibótico, l¡s ñlmografias complc¡as y e\h¿usrivas de los dirccrores tralados particularmenre cn Lrs páginas de cste ]ibru. asi como c\rractos seleccionados de las dc r¡uchos ot¡os quc, por una u otra razón, resLlhan imprescindibles para un entendimiento del cine.japonés contemporánco. L:rs de e!tos últinros
solamente hacen constaf los largometr¿jes )', en c¡sos concrctos,

c

tndo

su lmportancta es ¡clevantej cortos, produccioncs televisivas y serie\ Altilulo decad¡ obrase sum¿ una inf'ormación indicando l¡s labofcs que elaLrtorrcttlizó cn esa pieza, asícomo el formalo originalcD quc tir. concebida, y que a¡icnde ¡l siguiente gLosariol

lcl(;utóN
IHO] HISTORt,\ ORICINT\L

f

DA] DIRECCIó\ ]\RTiSTICI\

If] FoTocR^Fi\
lNrlñIoNTAJF
[,\] ACTOR

lPl¡RoDuccrÓ);
lPEl PRO DUCCIOT"
E.l

lDpl DIsEÑo r)l: PERsoN\ s LCIIl COR¡ONTFTRAJt: ECUTIl/^

[DP] DISE\O DL PtiODUC( loN IAD] r\YUDA\ ¡I: DF D¡RL''('IoN

lvl \1Dro lT\l TIrFVtstó\

lEstuJ¡osLiltnnAi.dica.lon$noim¡lcan...csan¡menr.,tuct¡p.trcut¡h¡ln\i¡.nltkt, .n l¡mrnto¡i¡g¡e¡oscó¡ico. sino qu. su con.cpción deprodd¡cton y nj destino r.nrer..¡ l¡e el ncfc¡¡o vid.ográfico o rel.itsiro )