You are on page 1of 3

TEXTOS DE MARX Y BAKUNIN

Cuando Bakunin se presentó en Londres en 1864, Marx lo enjuició a sí en una carta a


Engels: “Es una de las pocas personas que al cabo de dieciséis años no solo no ha
retrocedido, sino que ha evolucionado considerablemente”.

Bakunin escribió una carta para congraciarse con Marx, llena de halagos falsos:
"Desde que abandonamos pública y solemnemente a la burguesía en el Congreso de
Berna, no sé de ninguna otra sociedad, cualquier otro ambiente, que el mundo de los
trabajadores. Mi país es ahora la Internacional, de la cual usted es uno de los
fundadores más importantes. Ya ve usted, mi querido amigo, que yo soy su discípulo,
y estoy orgulloso de serlo".

Marx escribió a Engels el 30 de octubre 1869:


"A propósito. El secretario de nuestra Comisión francesa de Ginebra está totalmente
harto de Bakunin, y se queja de que desorganiza todo con su "tiranía". En la Égalite, el
señor Bakunin indica que los trabajadores alemanes e ingleses no tienen el deseo por
la individualidad, por eso aceptan nuestro communisme autoritaire. En oposición a
esto, Bakunin representa le collectivisme anarchique. El anarquismo está, sin
embargo, en su cabeza, que sólo contiene una idea clara -que Bakunin debe tocar el
primer violín".

Después del Congreso de Basilea (1869), Bakunin, tras reconocer los grandes
méritos de Marx, escribe que bien podría llegarse “a una lucha entre los dos, bien
entendido que no por una cuestión personal, sino simplemente por principios, es
decir, el comunismo de Estado cuyos ardientes adeptos son él y los ingleses y
alemanes que dirige. De llegarse a tal combate, sería a vida o muerte”.

Bakunin rechazaba el comunismo: “Yo, sin embargo, pretendo abolir el Estado, que
hasta hoy ha esclavizado, oprimido, expoliado y humillado a las personas”.

Y también: “Si hay un Estado, habrá dominación y por tanto esclavitud. Un Estado sin
esclavitud, manifiesta o disfrazada, es impensable, y por eso somos enemigos del
Estado”.

Marx escribe en 1872, antes del Congreso de La Haya: “Este Congreso será la vida o
la muerte de la Internacional. Yo, antes de retirarme, quiero protegerme, al menos, de
los elementos disolventes”.

Marx, sobre la Comuna: “…He aquí su verdadero secreto: era esencialmente un


gobierno de clase obrera, el resultado de la lucha de la clase que produce contra la
que se apropia de esa producción, la forma política al fin hallada bajo la que podía
consumarse la liberación económica del trabajo. Sin esta última condición, la Comuna
era una utopía y una ilusión. El poder político obrero es incompatible con la
perpetuación de su servidumbre social. La Comuna tenía, por consiguiente, que servir
de palanca para mover las bases económicas sobre las que descansa la existencia de
las clases y en definitiva el dominio de una clase sobre otra”.

En el curso de la pugna con Marx por el control de la Primera Internacional en 1872,


Bakunin había escrito una carta a La Liberté, periódico socialista de Bruselas, en la
que esbozaba las consecuencias más que probables del tipo de revolución que Marx
deseaba, y predecía asimismo con gran clarividencia los regímenes de estilo soviético
del siglo XX:
“La revolución consistirá en expropiarles la tierra… a sus actuales propietarios y
capitalistas, y en la apropiación de toda la tierra y el capital por parte del estado, el
cual, para llevar a cabo su gran misión económica, y la política, tendrá que ser muy
poderoso y muy fuertemente centralizado. El estado administrará y dirigirá el cultivo
de la tierra por medio de gestores designados que estarán al mando de ejércitos de
trabajadores agrícolas, organizados y disciplinados para este tipo de trabajo.
Simultáneamente, y sobre las ruinas de todo el sistema bancario existente, creará un
único banco que controlará todo el trabajo y todo el comercio nacional… Uno puede
ver de inmediato cómo un plan de organización tan aparentemente sencillo puede
seducir la imaginación de los trabajadores, que ansían justicia e igualdad con una
avidez mayor que la libertad, y quienes se imaginarán tontamente que las dos
primeras pueden existir sin la libertad… En realidad será un régimen de cuarteles
para el proletariado, la mayor parte del cual quedará reducido a una masa uniforme, y
se despertará por la mañana, irá a trabajar y a dormir y vivirá al sonido del tambor…
En el interior del país reinará la esclavitud, y los asuntos exteriores consistirán en la
guerra sin descanso…
Philip Pomper. El hermano de Lenin.
En los orígenes de la revolución rusa, página 90.
Ariel. Madrid, 2010

"Estas expulsiones constituyen una abierta declaración de guerra de la Internacional


contra la “Alianza” y el conjunto de la secta del Sr. Bakunin. Como cualquier otra
expresión del socialismo proletario, la secta de Bakunin fue admitida en la
Internacional sobre la condición general de mantener la paz y el respeto a las normas
y resoluciones congresuales. En lugar de ello, esta secta encabezada por miembros
dogmáticos de la burguesía que tienen más ambición que capacidad trató de imponer
su propio programa estrecho de miras sobre el conjunto de la Internacional, violó las
normas y las resoluciones del Congreso y, finalmente, las calificó como basura
autoritaria a la cual no debería someterse ningún verdadero revolucionario”.
"La paciencia casi incomprensible con la que el Consejo General se enfrentó a las
intrigas y calumnias de esa pequeña banda de revoltosos sólo fue premiada con el
reproche de conducta dictatorial. Ahora, por fin, el Congreso se ha pronunciado, y de
manera suficientemente clara al respecto. Tan claro será el lenguaje de los
documentos con respecto a la Alianza y a las actividades del Sr. Bakunin en general
que la Comisión publicará, de conformidad con la decisión del Congreso. Entonces la
gente verá las villanías para las que iba a ser utilizada la Internacional". (Engels,
Acerca del Congreso de la Internacional de La Haya, 17 de Septiembre de 1872).

Bakunin: "(...) Pienso que la igualdad debe establecerse en el mundo mediante la


organización espontánea del trabajo y de la propiedad colectiva de las asociaciones
productoras libremente organizadas... y no mediante la acción suprema y tutelar del
Estado. Ese es el punto que divide principalmente a los socialistas o colectivistas
revolucionarios de los comunistas autoritarios, partidarios de la iniciativa absoluta del
Estado. (...) Ellos afirman que solamente la dictadura -la de ellos, evidentemente-
puede crear la voluntad del pueblo. Nosotros les respondemos: ninguna dictadura
puede tener otro objeto que el de perpetuarse; ninguna dictadura podría engendrar y
desarrollar en el pueblo que la soporta otra cosa que la esclavitud. La libertad sólo
puede ser creada por la libertad."

“Marx es un comunista autoritario y centralista. Quiere lo que nosotros queremos: el


triunfo de la igualdad económica y social, pero en el Estado y por la fuerza del Estado;
por la dictadura de un gobierno provisional, poderoso y, por decirlo así, despótico;
esto es, por la negación de la libertad. Su ideal económico es el Estado convertido en
el único propietario de la tierra y de todos los capitales (...) Nosotros queremos ese
mismo triunfo de la igualdad económica y social por la abolición del Estado y de todo
cuanto se llame derecho jurídico, que, según nosotros, es la negación permanente del
derecho humano. Queremos la reconstrucción de la sociedad y la constitución de la
unidad humana, no de arriba abajo por la vía de cualquier autoridad, sino de abajo
arriba por la libre federación de las asociaciones obreras de todas las clases
emancipadas del yugo del Estado.”
Bakunin. Carta a Rubicone Nabruzzi (1872).

“El Estado es la autoridad, es la fuerza, es la ostentación y la infatuación de la fuerza.


No se insinúa, no trata de convertir: y siempre que lo intenta lo hace con muy mala
pata; pues su naturaleza no consiste en persuadir, sino en imponerse, en forzar. Se
esfuerza poco en enmascarar su naturaleza de violador legal de la voluntad de los
hombres, de negación permanente de su libertad. Incluso cuando ordena el bien, lo
perjudica y echa a perder, precisamente porque lo ordena, y que toda orden provoca
y suscita las rebeldías legítimas de la libertad; (....) La libertad, la moralidad y
dignidad humana del hombre consisten precisamente en eso, en que hace el bien no
porque se le ordena sino porque lo concibe, lo quiere y lo ama”.
Bakunin. La Libertad.

Antisemitismo de Bakunin: “…Marx es judío…muchos otros partidarios fanáticos, en


su mayor parte también judíos.”
Y también: “He dicho que los judíos de la Europa oriental son los enemigos jurados de
toda revolución verdaderamente popular”.

En el paraíso anti-autoritario de Bakunin, habría residencia obligatoria en los


dormitorios comunes, las normas de las horas de trabajo, la alimentación de los niños,
etc, de la que Marx escribió con ironía:
"¡Qué bello modelo de comunismo de cuartel! Aquí lo tienes todo: comidas
comunales, dormitorios comunales, los asesores y las oficinas de la regulación de la
educación, la producción, el consumo, en una palabra, toda actividad social, y para
colmo, todo coronado por Nuestro Comité, anónimo y desconocido por todos, como el
dictador supremo. Y eso dicho desde el más puro anti-autoritarismo...".

Marx escribió a Friedrich Bolte sobre Bakunin:


"Él -un hombre sin el conocimiento teórico- tenía la pretensión de que esa
organización separada representara la propaganda científica de la Internacional,
pretendiendo que esta fuera la función especial de esa segunda Internacional dentro
de la Internacional. "[...] Si es un don nadie como teórico, sí está en su elemento
como un intrigante." (Carta a Friedrich Bolte, 23 de noviembre de 1871).