Una Ordenanza Ideal para delimitar, regular, autorizar y controlar, el uso de las riberas y lechos de los ríos.

Existen datos alarmantes sobre formas de contaminación, derivadas del uso desordenado de riberas y lechos de ríos. Una actividad que destaca por su forma ilegítima y arbitraria al efectuarse, es la explotación de áridos y pétreos. La Asamblea Nacional Constituyente, incluyó en el texto constitucional, disposiciones que otorgan competencias exclusivas a los gobiernos municipales para “regular, autorizar y controlar la explotación de materiales áridos y pétreos, que se encuentren en los lechos de los ríos, lagos, playas de mar y canteras”. Desconocemos, si al redactar el texto, los asambleístas “olvidaron” incluir las riberas, o deliberadamente las descartaron. Hoy, comentarios desafinados afirman que la competencia municipal, se limita a los lechos de ríos, lagos, playas de mar y canteras; y que en consecuencia, la explotación de áridos y pétreos continúe como siempre: “sin control, sin regulación efectiva, sin delimitación y con autorizaciones indefinidas”. Si estudiamos con seriedad el contenido íntegro de los diversos numerales del Art. 264 de la Constitución de la República del Ecuador, encontramos que los numerales 10, 11 y 12 están íntimamente relacionados con el uso de riberas y lechos de ríos; y que, guardan concordancia con el numeral 2 (se refiere al control del uso y ocupación del suelo en el cantón) y 8 (preservación del patrimonio natural) del citado Art. 264 de la Carta Magna. Se desprende entonces, que los gobiernos municipales tienen competencias y facultades (delimitación, regulación, autorización y control) para ordenar el uso de riberas y lechos de ríos; y, para velar por la integridad del patrimonio natural y del uso del suelo en su jurisdicción. Con la nueva Constitución y por la presión social, varios municipios, han expedido entre 15 a 20 ordenanzas que intentan regular la explotación de áridos y pétreos; sin embargo, mayoritariamente tienen factores en común: Motivación débil, disposiciones contradictorias, renuncia inconsciente a la autonomía municipal (al someter la regulación a disposiciones de leyes y reglamentos que rigen la actividad de instituciones ajenas a los municipios), imposibilidad del ejercicio de competencias y facultades (por la ambigüedad en fondo y forma de ordenanzas) y la vulneración de la constitución. En resumen, cuerpos normativos estériles, que por sus efectos jurídicos “nacen muertos” y que en tales condiciones, no alcanzarán sus objetivos.

b) Las normas constitucionales de soporte jurídico específico. autorización y control de la explotación de materiales áridos y pétreos en esos mismos espacios territoriales (incluyendo canteras). El Art. evitar que el uso desordenado e ilegítimo de riberas y lechos de ríos. 264 y aplicarse en forma focalizada. al aplicarse en todo el cantón. a lo que se suma. 264 y sus numerales 2. El numeral 5 (crear y modificar tasas) herramienta básica. están contenidas en: el Art 240. 264 se refiere a las competencias “exclusivas” de los gobiernos municipales. 424 y los incisos segundo y tercero del Art 425. que genera recursos locales para financiar los servicios administrativos prestados por la municipalidad. pese a su importancia medular. el inciso primero del Art. al expedir una ordenanza que persiga ordenar el uso de las riberas y lechos de ríos. El numeral 2 (control del uso y ocupación del suelo en el cantón). 240 nos recuerda que los “gobiernos autónomos descentralizados de los cantones” (municipios). deberían observar el siguiente contenido fundamental: a) La exposición de motivos y la parte considerativa. 8. Autonomía y Descentralización – COOTAD ( una vez vigente). 10. lagos y lagunas. el Art. 269 parte final del numeral 1. por su complejidad requiere de tiempo. autorizar y controlar el uso de riberas y lechos de ríos. en su Art.Los concejos municipales. La Carta Magna. 5. el preservar y garantizar el acceso de las personas a determinados usos (otros pueden ser restringidos). siga vigente en la jurisdicción cantonal.la regulación. El numeral 1 (planificación del desarrollo cantonal y formulación de planes de ordenamiento territorial). en cuanto a los argumentos jurídicos. y . puede articularse con los otros numerales del Art. el Art. En resumen. El numeral 8 (preservación. gocen de protección. y especialmente la explotación de áridos y pétreos. integrarlos para un mismo fin: delimitar. 264). mantenimiento y difusión del patrimonio natural). . 11 y 12 (el numeral 1 requiere de un proceso más complejo). mayores recursos y coordinación interinstitucional. 376. sino que. en el tema que nos preocupa. garantiza que elementos naturales considerados en este patrimonio. el Art. regular. se basarán en la Constitución de la República del Ecuador (norma suprema del Estado cuya jerarquía es indiscutible). lagos y lagunas. 11 y 12 están íntimamente relacionados. no deben entendérselos como materias diferentes. relacionado al numeral 1. sin descartar la inclusión de las normas pertinentes del Código Orgánico de Organización Territorial. lo que impide su implementación inmediata. Los numerales 10. singularizando cada una de ellas en 14 numerales. tendrán facultades legislativas y ejecutivas en el ámbito de sus competencias y jurisdicción territorial (en concordancia con el inciso final del Art.

porque sus disposiciones dejan sin sustento y eficacia jurídica. al “cumplimiento” de normas jurídicas jerárquicamente inferiores a la Constitución. limitando las facultades de regulación. En palabras simples. 425 inciso segundo. dispone que: “Las normas y los actos del poder público deberán mantener conformidad con las disposiciones constitucionales. establece que los gobiernos que acrediten tener capacidad operativa podrán asumir inmediatamente estas competencias. al someter o condicionar el ejercicio de las competencias y facultades. es una disposición que ya constaba en la Constitución de 1998. con el fin de hacer efectivo el derecho a la conservación del ambiente.El Art. en los argumentos de hecho. los municipios tienen la facultad de establecer áreas de reserva con fines de protección ecológica. las normas contrarias a las Constitución (ciertos artículos de Ley de Minería y sus reglamentos) que podrían obstaculizar las competencias exclusivas de los gobiernos municipales en el tema de explotación de áridos y pétreos. 269 en la parte final de su numeral 1. de acuerdo a sus propias condiciones. hacer oficial o público esa capacidad que puede hacerse efectiva. en caso contrario carecerán de eficacia jurídica.” La Carta Magna en el Art. Y. el principio de competencia. c) Que en cada municipio. indique la problemática local que se intenta solucionar con la expedición de la ordenanza. como excepción a la regla general. para asumir de manera inmediata las competencias exclusivas otorgadas por la Constitución. las autoridades administrativas y servidoras y servidores públicos. señala que la jerarquía normativa considerará. reservar y controlar áreas para el desarrollo futuro. en el inciso tercero del mismo artículo. El Art. a través de una ordenanza. El Art. . d) En el cuerpo normativo o articulado de la ordenanza. lo resolverán mediante la aplicación de la norma jerárquica superior. Acreditar significa “demostrar”. en otras palabras. autorización y control. perjudicar la autonomía municipal. y que se la ha ratificado en la actual. Se citan los artículos 424 y 425. constará una disposición que oficialice (haga pública) la capacidad operativa del gobierno municipal. 424 a más de ratificar su condición de norma suprema y que prevalece sobre cualquier otra del ordenamiento jurídico. y lo que es peor. dispone que en caso de conflicto entre normas de distinta jerarquía. y que otorga a las municipalidades las facultades de expropiar. y se solucionen los problemas que por décadas han permitido el uso caótico de riberas y lechos de ríos. 376. Esta disposición permite que los municipios asuman de forma inmediata sus competencias exclusivas (otorgadas por la Constitución y que no pueden restringirse por una ley). en especial la titularidad de las competencias exclusivas de los gobiernos autónomos descentralizados. en lo que corresponda.

e) La ordenanza señalará su alcance y su ámbito de acción. Cada municipio puede expedir ordenanzas según su realidad. h) Las facultades (autorización. preservación. 8. sin embargo. se invertirá la carga de la prueba (daños ambientales). 11 y 12 del Art. pero no pueden concesionar. derechos de la naturaleza. regulación. en forma provisional y prioritaria. el respeto al debido proceso. reglas y procedimientos. puede desempeñar una responsabilidad protagónica. 5.) que constituyen atribuciones para ejercer las competencias. involucrando en sus temas las competencias relacionadas que asume y las facultades para hacerlas efectivas. guiadas por el principio constitucional de la “competencia”. se desarrollarán en el texto de la ordenanza. m) Hasta que se cuente con el ordenamiento territorial definido. que podrá adaptarse a sus propias necesidades. es decir toda la jurisdicción cantonal. i) No debe confundirse el término “concesión” con la palabra “autorización”. eso no es obstáculo para que se formalicen a través de un modelo común. la AME. pues son dos figuras distintas con efectos jurídicos diferentes. 10. 264 de la Carta Magna. j) La ordenanza creará una tasa que se cobrará por los servicios administrativos asociados a la delimitación. control. estableciendo conceptos. derechos colectivos. y enfocado en ordenar el uso de las riberas y lechos de ríos. Los municipios tienen la facultad de autorizar. g) Las competencias de los numerales 2. procesos de consulta y participación social. f) El texto se sistematizará. lagos y lagunas. En este papel. . delimitación. no se someterán a condicionamientos extraños a la institución municipal (regulaciones de leyes y reglamentos de menor jerarquía jurídica). pues significaría un retroceso al proceso de la descentralización y un atentado a la autonomía. se establecerá áreas de reserva con fines de conservación ambiental. l) Se incluirá sanciones administrativas (que no pueden contemplar privación de la libertad) cuando las disposiciones de la ordenanza sean vulneradas. autorización y control del uso de riberas y lechos de ríos. etc. regulación. k) La ordenanza deberá hacer constar los principios ambientales. y cuando sea del caso.

RESPONSABLE DE LOS CRITERIOS DE LA PUBLICACIÓN: DR. CÉSAR AGUIRRE TORRES .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful