ACTUALIDAD

El Banco de Materiales (Banmat) ya puso en marcha en la ciudad de Pisco su nuevo programa de financiamiento Fénix, el cual busca reducir el déficit habitacional. Lo que, sin embargo, ya está avanzando son las instalaciones de los módulos educativos para esa ciudad, la más afectada por el desastre natural.

A sanar sus heridas
Por: David Pashua

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) las cifras que dejó el terremoto del 15 de agosto en el sur peruano fue de 595 fallecidos, 318 personas desaparecidas y 79 mil viviendas dañadas, las que deberán, necesariamente, ser reconstruidas...
20

A

dos meses de la tragedia en Pisco, la incertidumbre en los pobladores es una constante que se huele en sus polvorientas calles que nos muestran un cuadro de dolor y desesperanza. A cada paso nos topamos con rostros tristes, sollozos y miradas impotentes. Grupos de hombres y mujeres se acumulan en las esquinas para ver como las máquinas demuelen lo que quedó de sus precarias viviendas. Muy cerca a ellos, en el club Atlético Pisqueño, se levanta un enjambre de carpas donde viven un centenar de familias damnificadas. Apilados en columnas cubren lo que fue el campo deportivo de este recinto. A un costado, en un improvisado campo de juego, 22 mozalbetes le dan duro a la pelota para distraerse de la tragedia. 21

Valor en medio de la crisis
Del interior de la una de las carpas sale Carmen Rosa, una robusta morena. Nos pregunta si somos periodistas y al responderle afirmativamente nos pide que los ayudemos. “Aquí hay niños, mujeres y viejos, que por ahora nos encontramos bien. Pero, hasta cuándo va durar esto. Por piedad ayúdenos”, dice la mujer que mientras habla mueve las manos, tan grandes que parecen las de un constructor en la plenitud de su fortaleza. Razón tiene de sobra. Pisco, fue una de las localidades más afectadas por el terremoto de 7,9 grados. Se dice que de los 514 muertos por lo menos 200 son de esta localidad. Como si fuera poco el sismo destruyó no sólo el 90% de su infraestructura, sino que dejó sin agua ni desagüe a su población. “Estamos en la misma ruina”, clama desesperada una mujer, que se asoma con su pequeño hijo. En medio de este panorama y muy cerca a los escombros de lo que fue la iglesia de San Clemente de Pisco, encontramos a un hombre de unos 55 años de edad, nos dice que su pueblo ya no será igual, sin su tradicional santuario. “Aquí murieron muchas personas, siempre será recordada como la tumba de nuestros hermanos y amigos y eso seguramente nos dará siempre mucha tristeza”, dice, y no podemos más que asentir con la cabeza. Van a ser las 6 y 30 de la noche y muchos pobladores inician un inusitado movimiento. Buscan en plazas y jardines los mejores lugares para contrarrestar el temor de las réplicas del terremoto que continúan pero cada vez con menos intensidad. No hay duda que el nerviosismo y la desesperación siguen reinando. al máximo de su capacidad, mientras que se han instalado improvisadas tiendas de atención médica en los diferentes albergues y calles para los heridos, que se restablecen lentamente de sus contusiones y fracturas. Por su lado, el Ejecutivo ya desembolsó unos 175 millones de soles para la creación del Fondo de Reconstrucción del Sur (FORSU) –que parece entrar en crisis por la renuncia de dos de sus miembros– y el Banco de la Nación autorizó 50 millones de soles en líneas de crédito para las zonas afectadas. Algunos economistas señalan que la reconstrucción de la zona de emergencia costará aproximadamente 450 millones de dólares. Mientras tanto, la ministra de Trabajo, Susana Pinilla, anunció la contratación de 10 mil 400 damnificados por el programa Construyendo Perú, con el objetivo de realizar la reconstrucción de Pisco, Ica, Huancavelica y Lima. Cada damnificado que participa en la reconstrucción de su vivienda recibirá 14 soles de remuneración, por día. Son cuatro millones de soles que se financiarán en 138 proyectos de remoción y limpieza de escombros. La ayuda va llegando, de a pocos, pero debería llegar más rápido y mejor.

Sin dormir

El damnificado, Julio Díaz, nos cuenta que no puede conciliar el sueño. “Veo decenas de cadáveres apilados unos a otros en las plazas y otros esparcidos por las calles de Pisco (…) es una pesadilla”, cuenta, y mientras lo hace mira alrededor con angustia, como si estuviese viendo aquellos cuerpos de sus malos sueños. Como Julio, otros afectados ya viene sufriendo las secuelas de traumas post desastres naturales. Por lo que las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa), anunciaron un mayor apoyo para atender problemas de salud mental, especialmente en niños y mujeres de esta localidad. También se les ha instruido a los pobladores a cumplir las sugerencias de los promotores de de salud a fin de evitar que puedan brotar algunas enfermedades y desatar epidemias.

del sur
“Los magníficos del sur”. Con esta denominación hoy son identificados los miembros del equipo de técnicos y supervisores de Telefónica que viajaron para ayudar a los damnificados del sur chico. Se trata de Carlos Espinoza, Oswaldo Figueroa, Jorge Lozano y Néstor Ninaquispe, quienes se han convertido en ejemplos de valentía, nobleza y desinterés, cualidades que los asemeja, además de su parecido, al otrora grupo de la serie televisiva de los 80’s: “Los Magníficos”. Y así lo saben ellos. La leyenda de este cuarteto se inició el 20 de agosto, cuando partieron cada uno en su camioneta de servicio desde la sede del edificio “Surquillo”, ubicado en la avenida San Felipe 1144, con destino a Pisco, Chincha e Ica. “Nos ofrecimos para viajar porque es nuestra vocación de ayuda. Tuvimos la labor de trasladar a los bomberos, rescatistas y médicos españoles desde los lugares de emergencia hacia las bases de atención médica y hospitales”, declaró Jorge Lozano, conocido hoy como “Templeton Peck” o “Fast”. Para Néstor Ninaquispe, de quien podríamos decir es el “sargento B.A. Baracus”, la experiencia que vivieron les sirvió para valorar aún más la vida. Y como no podía faltar en el A-Team el capitán “Murdock”, Oswaldo Figueroa señaló que en medio de ese laberinto que significó la crisis del desastre, tuvieron que dormir muchas veces en camionetas. Hoy ellos coinciden en manifestar que no dudarían en regresar, y como haciendo gala de sus cualidades y parecido a su personaje, Carlos Espinoza, hoy apodado “Anibal Smith”, levantó el puño y haciendo una señal de fuerza dijo: “nos sentimos orgullosos, y siempre aptos para volver”, sonríe y así lo creemos, “Magníficos del sur”.

Voces de aliento

La ayuda llega, de a pocos, pero va llegando, dicen algún políticos. A pesar que el gobierno local y Defensa Civil han iniciado la remoción de escombros y la limpieza de las calles desde hace más de un mes, esto aún no es suficiente. El sector salud señala que el hospital de esa ciudad se encuentra funcionando

Omar Quesada Martínez, director ejecutivo de Cofopri, informó que de los 13 mil 885 lotes que existen en Pisco, sólo el 70 por ciento se encontraba inscrito. “Para una inmediata titulación se está identificando cuáles son los predios con inscripción en Registros Públicos, y se trabaja con las municipalidades, las empresas de agua, desagüe y telefonía para contrastar la numeración de lotes”, precisó.

22

23