El incremento de nuestra competitividad con miras a fortalecer nuestra posición como país netamente exportador, nos conduce a la creación

de obras de infraestructura que nos permitan enfrentar los retos del comercio exterior. Para algunos conocedores la construcción de un megaterminal multimodal se asoma como la solución. ¿Será verdad?

E

l desolado paisaje que luce hoy en día la Isla San Lorenzo, famosa porque de ella se extrajeron las piedras para levantar las invencibles murallas de la Fortaleza del Real Felipe, podría dar un vertiginoso giro. ¿Cómo? Convirtiéndolo en el proyecto de mayor inversión en el país: la construcción de un megaterminal multimodal en plena isla. La obra sería levantada en un terreno que se encuentra totalmente desperdiciado, dormido por más de 30 años. La Isla San Lorenzo tiene profundidades mayores de 50 metros, por lo que resulta ideal para acoger a buques de gran calado, lo que permitiría posicionar al Perú como el Hub peruano, líder en Latinoamérica para el comercio multimodal con los países asiáticos. Según el capitán de navío Lisandro Paredes Infante, presidente del Consorcio de Consultoría, Desarrollo y Suministros SAC –empresa a cargo del proyecto–, la ejecución de esta obra cambiaría radicalmente la política de desarrollo socioeconómico de nuestro país, tanto por la dimensión de la inversión privada internacional, como por la generación de puestos de empleo, única en la historia del Perú.

Aprobado por la ONU

¿Solución para enfrentar el boom exportador?

Isla San Lorenzo: Megaterminal
Por: Elida Vega C.
La ejecución de esta obra cambiaría sobremanera la política de desarrollo socioeconómica de nuestro país.

Con una inversión que bordea los 12 mil millones de dólares, dinero que sería desembolsado en su totalidad por empresas transnacionales, este megaterminal se convierte en el proyecto de mayor revolución en la historia del Perú. Además, cuenta con la opinión favorable de las Naciones Unidas, que lo ha considerado de interés prioritario para el desarrollo de Latinoamérica. A sabiendas que el negocio de los grandes puertos concentradores, consiste en trasladar la carga en el menor tiempo posible, el enorme tráfico en las calles haría colapsar a cualquier ciudad, pero como Lima tiene la ventaja de encontrarse en un alcantarillado, facilita la construcción de túneles para distribuir la carga sin interferir en el tráfago urbano. “Hay interés de grandes grupos financieros internacionales para la realización de esta obra, sin que le cueste al Perú un solo centavo, estando en camino la decisión política del Estado para su ejecución”, sostiene Paredes Infante.

26

octubre de 2007 27 27

“...la dinámica de una obra de tal envergadura generará 1.5 millones de puestos de trabajo directo e indirecto en beneficio de cientos de miles de chalacos que mejorarán sus niveles de vida”, según Alex Kouri.
Precisamente, el proyecto se ha expuesto ante el Congreso, ProInversión, y los ministerios de Economía y Finanzas, Transportes y Comunicaciones y de la Producción, además de la Región Callao, donde el megaterminal ha logrado encontrar eco, pues para su presidente, Alex Kouri, la dinámica de una obra de tal envergadura generará 1.5 millones de puestos de trabajo directo e indirecto en beneficio de cientos de miles de chalacos que mejorarán sus niveles de vida. “El financiamiento en su totalidad estará a cargo de empresas transnacionales que en un plazo de tres años y medio culminarán la primera y segunda etapa del megaterminal multimodal”, ha señalado Kouri Bumachar.

Significado de la Isla
La Isla San Lorenzo se ubica en una posición central de la costa peruana, muy cercana a la ciudad de Lima, que se ha convertido en el polo económico y de comunicaciones del país. De constitución rocosa especial resulta ideal para la construcción de muelles y espigones. Tiene una longitud de 8 kilómetros, 2.2 kilómetros de ancho y una área de 1,760 hectáreas, está a 3.8 kilómetros de distancia de La Punta. Posee aguas bastantes profundas, de entre 50 y 70 metros, por lo que es factible de ser interconectado con el Atlántico. La Isla San Lorenzo tiene grandes ventajas para establecerse como un Hub, por la gran profundidad de sus aguas y su espaciosa bahía que permite operar con seguridad las grandes naves del futuro. La Isla San Lorenzo como Hub tiene una posición geoestratégica privilegiada, para servir con los requerimientos de una economía de escala, el tráfico de carga de la flota de grandes naves, desde donde se podrá concentrar y redistribuir gran parte de la carga de importación y exportación de más de 1,316 millones de toneladas de América Latina, que fluye entre la Cuenca del Pacifico y el Atlántico.

Etapas

Perfil del Proyecto
Planificado para brindar grandes beneficios colaterales que se derivan de la construcción de cada una de las etapas, el megapuerto asegurará la generación de nuevos espacios económicos y oportunidades de negocios rentables. La explotación de una diversidad de fases durante un largo período, asegurará con amplitud la recuperación y utilidad del capital invertido. Si bien este proyecto se halla compuesto por tres niveles principales que se ejecutarán simultáneamente entre uno o varios inversionistas y operadores en un tiempo estimado de 7 años, estas son las principales obras que se ejecutarán como inicio de la construcción del megapuerto y megaterminal de la Isla San Lorenzo: A. Mega Terminal Portuario B. Túneles de intercomunicación C. Generación de nuevos terrenos ribereños de playas D. Desarrollo de la cuarta etapa Autopista del Corredor Bioceánico al río Ucayali – Amazonas.

Primera Etapa

Construcción de la infraestructura y obras de los mega puerto, aeropuerto y terrapuerto de la Isla San Lorenzo. Construcción de un espigón de 3 Km. de largo por 300 m de ancho en La Punta La Chira. Construcción de una Base Naval para dar seguridad a las instalaciones, de un astillero y maestranza para la construcción y reparación de grandes naves; además de un Santuario financiero, un área para infraestructura turística, un museo de sitio marítimo y un centro de comunicaciones.

Más que un terminal

El megaterminal multimodal que se levantará en la Isla San Lorenzo, comprenderá un mega aeropuerto de tres pistas, un mega terrapuerto y mega puerto, así como una base naval, centro financiero, zona ecológica y de esparcimiento, como playas de veraneo. Para ello, la obra tendrá tres etapas. La primera, relacionada a la ejecución del megaterminal portuario, aeroportuario y terraportuario. La segunda consiste en la construcción de los corredores viales subterráneos de Lima y Callao, con el fin de ganar terreno y descongestionar el tráfico. En tanto, la tercera fase abarca la construcción del corredor interoceánico San Lorenzo–Pucallpa–Iquitos– Manaos–Belén, que interconectará el Callao con Brasil y el Océano Atlántico, obras que demandarán un periodo de siete años para su ejecución. Pero no sólo se convertirá al Callao en un lugar moderno, altamente comercial y turístico, sino también las arcas fiscales se verían beneficiadas, puesto que se espera alcanzar una recaudación tributaria superior a los 4,500 millones de dólares al año, a partir de su puesta en marcha. Además de reducir elevados sobrecostos en procura de nuestra mayor competitividad internacional.

Etapas del proyecto

Este Hub considera grandes beneficios colaterales en la construcción de cada una de sus etapas, además de diversos espacios económicos y nuevas oportunidades de negocios rentables. El proyecto comprende tres etapas que se ejecutarán simultáneamente por uno o varios inversionistas y operadores, en un tiempo estimado de 7 años.

La Isla San Lorenzo (8 Km. de largo) con su vecina la Isla El Frontón (1 Km. de largo), están ubicadas frente a la línea de playa de la Punta-Callao.

Segunda Etapa

Construcción de un sistema de autopistas y pistas, paraderos, playas de estacionamiento y demás servicios para el parque automotor en las Islas San Lorenzo y El Frontón.

Tercera Etapa

Construcción de sistemas de túneles, puentes, autopistas y ferrovía transcontinentales de alta velocidad y capacidad; implementación de los servicios a pasajeros, carga y vehículos rodantes.

28

29