El Sol

Autor: Liz Greene

El que hace las cosas madurar
Apolo, es el portador del Sol, es también el dios que preside el proceso de la maduración. Él hace que las frutas de la tierra maduren. Él no es quien las planta; él no pone ninguna semilla en la tierra. Pero sin él, ninguna semilla brotaría y alcanzaría su potencial. También preside los ritos y rituales en los que los jóvenes y mujeres celebran su entrada en la edad adulta y toman su lugar en la sociedad. Apolo es el dios del efebo, del joven de las posiciones equilibradas en el umbral entre la infancia y la madurez. ¿Qué nos dice esta imagen mítica? Piensen en ello. Consideren la idea. ¿Qué significa la energía de maduración que nos da el Sol para nosotros los humanos?. Lo he escrito sobre el diagrama. El Sol lleva los potenciales entre la flor y la fruta. Actualiza estas posibilidades y les da realismo en la vida. La luz del Sol hace a nuestras personalidades maduras. Nosotros realizamos nuestros egos llenos de la luz del sol. Cuando miramos una carta de nacimiento, vemos todo tipo de configuraciones. Decimos,

Ah, este trino significa este talento; aquella cuadratura indica aquel problema; este semisextil representa este regalo; aquella oposición indica aquel conflicto.
Cada carta parece el desayuno de un perro, en términos de consistencia del tema. Todas las contradicciones parecen anularse las unas a las otras. Cuando comenzamos a estudiar la astrología, no sabemos donde comenzar, porque hay muchas declaraciones contradictorias en cada carta de nacimiento. ¿Qué configuración somos? ¿Somos la cuadratura Luna-Saturno o el trino Venus-Jupiter? ¿Y si somos ambos, qué los sostiene juntos? ¿Qué impele su desarrollo? No sabemos dónde estamos en esta masa de aspectos planetarios y configuraciones rivalizantes, todos los cuales, además, describen potenciales. Hay algo sobre el principio solar que lleva estas posibilidades a la fructificación. Que los hace madurar, y también los conecta con una historia unificada. ¿Podéis entender lo que esto significa psicológicamente? Audiencia: No hay ninguna garantía, que algo en una carta madure. Puede haber un talento potencial, pero este nunca podría ser usado. No hay ningún centro de la personalidad, sin Sol. ¿Es esto lo qué usted quiere expresar? Liz: Sí, esto es lo que digo. Algo actúa como un centro alrededor del cual todo lo demás orbita. Que ese algo sea lo que llamamos la identidad individual, es muy misterioso. Una carta es una masa de potenciales. Podemos tomar cualquier carta de nacimiento, y no tenemos ni idea de lo que el individuo ha hecho o hará con ello. No tenemos una historia coherente. Tenemos sólo una amalgama de fragmentos. Alguna cosa dentro del individuo hace que estos fragmentos sea una historia, como la colocación de abalorios aislada sobre una cuerda para hacer un collar. ¿Cualquiera de ustedes alguna vez ha trabajado con abalorios? Allí, sobre la mesa, hay un montón de abalorios de cerámica de varios

tamaños, formas y colores. No hay ningún modelo. Calculamos cuantos tenemos de cada uno, y luego decimos, pienso que pondré uno azul primero, y luego tres

verdes, seguidos de un ámbar grande. Entonces pondré otro azul, y luego otros tres verdes. El collar terminado tiene el orden, el diseño, la armonía, la intención. Antes
de nuestra intervención, solo era un montón de abalorios. Las experiencias de nuestras vidas, reflejadas por las configuraciones en nuestras cartas de nacimiento, tampoco tienen ningún orden ni diseño hasta que son cohesionados por el cordón de una identidad individual. Una carta de nacimiento es simplemente un momento en el tiempo. Podría tratarse de la carta de un ser humano. Podría ser la carta de nacimiento del gato de alguien. Podría ser la carta de nacimiento del CPA. Podría ser cualquier entidad que entra en la vida, nacida en un cierto momento y participando de las calidades de ese momento. No sabemos la historia que puede emerger de las posibilidades en una carta de nacimiento. Tenemos sólo un mapa de potenciales arquetípicos. Se parecen a los huesos de un esqueleto, pero no sabemos el orden que necesitan al ser colocados o que tipo de carne crecerá sobre esa estructura desnuda. Esto es el Sol que conduce cosas a la madurez, que madura los potenciales. El Sol crea el sentido de los huesos, y nos incita a desarrollar una cierto tipo de carne que los ensamblará. Podemos tener un aspecto difícil en nuestra carta, como el Marte opuesto a Saturno o el Plutón cuadrado a la luna; o un aspecto cómodo, como Venus conjunto a Júpiter o Mercurio trígono Marte. Tenemos muchos niveles de interpretación para cualquier aspecto, según nuestra perspectiva. Por ejemplo, podemos tomar a Marte en Capricornio, opuesto al Saturno en Cáncer y leerlo de muchos modos diferentes. Si nosotros vemos esto en la carta de una persona joven -, de ocho años, o de trece años -, seguramente podríamos asumir que esta persona rebotará hacia adelante y hacia atrás por el aspecto. No podemos esperar que un niño tenga la coherencia suficiente - o, disponga de otro medio, un ego suficientemente desarrollado para contenerlo, y mucho menos el trabajo creativo necesario en el conflicto descrito por el aspecto. Él o ella en un momento se identificarán con Marte en Capricornio, fuerte y tenaz y resistente. Y luego, en otros momentos, se polarizarán hacia el Saturno en Cáncer, perderán la confianza, se hacen apáticos y deprimidos, y piensan, no puedo hacerlo. Fallaré. Nadie me amará. Ni siquiera me voy a poner en marcha para probar. Sin el sentido de un centro individual coherente, somos arrojados por todos los lados de planeta a planeta y de aspecto a aspecto, porque no hay ningún centro que pueda contener estas cosas y conducirlas a la madurez.
El Sol parece representar algo dentro de nosotros que si brillara, tiene la capacidad para hacer cumplir la carta. Uno no es más intensamente Marte en este momento y luego en otro momento Saturno, sin saber lo que es, sintiéndose completamente abrumado y impotente, y repitiendo el mismo modelo obsesivo muchas veces. Uno tiene un Marte, en vez de ser Marte; uno tiene sentimientos y pasiones en vez de ser obsesivamente sentimientos y pasiones. Uno tiene miedos, en vez de convertirse en el miedo que le hace permanecer donde uno está paralizado e incapaz de acción. En algunas escuelas de psicología, llaman a

esto des-identificación. No se trata de controlar la carta, o transcenderla. Se trata de que los diferentes componentes de la carta tienen sentido en relación los unos con los otros encajando en un todo porque hay alguien en el centro. Es otra forma de emplazarse en esa conciencia del ego que nos permita tomar la responsabilidad de lo que está dentro de nosotros. Esto no hace que las dificultades de una oposición Marte Saturno se marchen. Pero podemos experimentar las dificultades de manera diferente, y podemos tener una mayor capacidad de desarrollar los potenciales creativos inherentes en el aspecto.

Todo lo que es este centro, tiene el poder de cambiar el modo en que experimentamos los ingredientes de la carta, que en el simbolismo mítico, son realmente las semillas con las que comenzamos la vida. Para que estas semillas maduren necesitamos el Sol. Si no, la carta permanece desfragmentada, como episodios en una historia que no tienen ningún tema de conexión. Uno no se da cuenta de que son parte de un solo libro. La vida tiene poco sentido. El sentimiento de continuidad, que es tan importante para la autoconfianza, esta perdido o nunca ha estado presente, porque somos tironeados por todos lados de un estado emocional a otro, de un complejo a otro. Así es como entiendo esta imagen de maduración o el madurar de las frutas de la tierra. Es muy difícil describir que pasa cuando expresamos un aspecto inconscientemente, y como esto se transforma cuando somos conscientes de ello. Por, consciente de ello, no significa simplemente intelectualmente consciente de eso, sino capaz de experimentarlo y observarlo profundamente sobre cada nivel. Si somos inconscientes de Marte-Saturno, con regularidad podemos proyectarlos. Constantemente pueden aparecer en el exterior mundano, y puede dar la impresión como si otra gente permanentemente nos obstruyera. O bien otras personas son Marte, empujando agresivamente contra nuestras fronteras, o bien otras personas son Saturno, parándonos cuando nos dirigimos a donde queremos ir. La vida es una dificultad; la autoridad es malevolente. Uno no se siente responsable de su propio viaje. Ni siquiera sabe que está en un viaje. Está simplemente a merced del aspecto cuando se manifiesta en la vida exterior. Y cuando esto se manifiesta dentro, uno está a merced de las compulsiones. Audiencia: ¿Sí, pero pienso que, cuándo se es capaz de hacer la pregunta, ¿Que quiero realmente?, se crea una diferencia. Liz: Ah, sí. Esto crea una diferencia enorme. ¿Pero cuándo usted hace la pregunta, ¿ Que quiero realmente?, ¿A quien te refieres como yo? Muchas personas dicen, quiero esto o aquello, pero ese yo es sospechoso - no puede reflejar el centro, el individuo es más profundo. Esto simplemente puede reflejar el colectivo, o una de las muchas configuraciones de la carta que temporalmente dan un codazo en una etapa del camino. Una mujer dice, Todo lo que quiero es contraer matrimonio y tener una familia, y no podemos estar seguros de quien habla - la mujer verdadera o la voz de sus padres o la sociedad, que insiste que todas las mujeres se casen y tengan familias. ¿Quién es la persona real? ¿Qué significan para la persona particular el matrimonio y la familia en aquella etapa particular en la vida? Si un individuo dice que él o ella realmente quieren algo, y está notoriamente en contradicción con el Sol de su carta, entonces

quizás no es una idea mala cuestionar la autenticidad de esa voz. Todo esto no implica la mentira o la falta de honradez, o que el deseo se equivoque. Pero puede sugerir que algo fundamental en el corazón de la personalidad todavía esta inmaduro o no expresado. Uno puede decir sobre la oposición Marte Saturno, Sí, sé que tengo un elemento muy

agresivo, inflexible en mi personalidad. Me hago muy resentido cuando no consigo lo que quiero. Y estoy de acuerdo con eso. Pero también soy tenaz y trabajador y decidido. Encuentro muy difícil aceptar cualquier obstáculo a mi voluntad. Aunque puedo aprender a contener mi frustración mejor. Puedo intentar aprender donde me bloquean mi propia preocupación y expectativas negativas. Y sobre todo puedo intentar focalizar mi tenacidad en los objetivos que realmente tienen importancia para mí. Uno puede imaginarse esta clase de diálogo alrededor de cualquier aspecto. El Sol, el yo dice tengo estas calidades, siento y quiero estas cosas, pero decidiré hacer esto con mi vida más bien que lo otro. No siempre puedo tener éxito. Puedo hacer confundirme con eso. Pero lo intentaré porque creo en algo suficientemente fuerte para lograr lo que vale el esfuerzo. Es ese yo interior que tiene valores e ideales, y precisamente esos valores
nos hacen sentir que podemos elegir una cosa sobre otra. ¿Si no tenemos ningún valor, o si no tenemos ninguna moralidad interior - y no significo la palabra moralidad en un sentido convencional - cómo podemos saber lo que realmente queremos? ¿Cómo podemos crear una opción? ¿En qué basamos nuestras opciones? Todo esto es vinculado con la maduración de la carta a través del autoconocimiento. Audiencia: Más incluso que la elección, suena como si el Sol creara la historia. Así es que esto tiene que tener un sentido de ego - soy bastante importante para tener una historia. No es necesariamente moral, no en el sentido convencional. Pero dice, soy importante, y esta es mi historia. Liz: Sí. Como dije, no uso la palabra moralidad en el sentido ordinario. Para mucha gente, la moralidad esta arraigada en la niñez en las enseñanzas religiosas, o dictados paternales, o las definiciones sociales de derecho y de abuso. Esto no es sentido, y no viene de dentro. Al ser adquirido, puede estar arraigado más en el miedo de las consecuencias que en un juego genuino interior de valores. Pero la moralidad interior realmente no esta afectada por las reglas determinadas por el mundo exterior. La rectitud y lo equivocado provienen de una apreciación estándar que a veces contraría la vida interior. Es más bien un sentido de lealtad hacia algo, y ese algo no es el ego ordinario de todos los días. Audiencia: Puede ser el yo (Self ) con mayúsculas. Liz: Este término es seguramente el que muchas personas usarían, sobre todo aquellos que son seguidores de Jung o de la psicología transpersonal. Hay otros términos también. Aunque ninguno de ellos puede describir con precisión la experiencia, porque el lenguaje esta limitado cuando intenta describir tales estados interiores. ¿Cuántos de ustedes aspiran a ser una buena persona, con todo lo que la definición de buena implica?

¿Cuántos esperan ser una persona mejor, alcanzar ese estándar que se ha sedimentado dentro - no necesariamente en términos de comportamiento, pero si quizás en su trabajo astrológico o creativo, o en su modo de relacionarse con la gente ? Prácticamente todos han levantado las manos. Hay algo dentro de nosotros que nos impulsa a ser más de lo que somos - alguna imagen valiosa que refleja lo que sentimos como nuestro potencial verdadero. ¿Alguien aquí esta desprovisto de esto? Bien, probablemente no se atreven a levantar la mano. Esto es lo que quiero expresar con moralidad interior. Esta conectado con lo que percibimos como elevadamente bueno, lo cual está muy cerca, si no es casi idéntico, con la aspiración religiosa - aunque la terminología convencional religiosa se quede frecuentemente al margen. Quizás es el Si-mismo con mayúsculas. Yo siento la inclinación de llamarlo precisamente Sol astrológico, que también tiene una S mayúscula. Audiencia: Es difícil de describir y acertar. Liz: Sí, muy arduo de describir. Es por eso que usamos símbolos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful