SALA EN ESPERA

Marzo 2011
Hasta la medianoche

Ι Axel Castellanos

Recientemente me presentaron con el Teatro del Ángel y, como primera cita, una producción local del cuento infantil La Cenicienta. Con incontables años de existencia, pero popularizada (y casi adueñada) por Disney, ¿cómo funciona esta última traducción de este relato al teatro dirigido a niños? Hacer teatro para niños demanda una metodología un tanto diferente al teatro “para adultos”, principalmente por las diferencias de percepción entre ambos. Los niños suelen ser menos críticos y más abiertos a las propuestas de la escena; sin embargo, son más exigentes con la atención y una vez que algo no les interesa lo dejan de tomar en cuenta. Hablando estrictamente de los recursos escénicos que varían, la base de este tipo de teatro es la ruptura de la “cuarta pared”, donde los actores deben desarrollar la capacidad de estimular al público, invitándole a participar al hablarle directamente y hasta incitarle con preguntas. En cuanto a la escuela actoral, es común que en las obras infantiles los actores recurran más a la farsa que al realismo, pues los personajes suelen provenir de cuentos y caricaturas (excepto aquellos personajes vitalmente humanos, como sería aquí Cenicienta). El hacer teatro para niños proviene de la herencia histórica de la pedagogía y la moralización. Es por esto que las fábulas y los cuentos son los temas usados pues tratan de aleccionar a los niños en alguna moraleja de vida. Por supuesto, estos cuentos clásicos se alimentan del arquetipo básico del bien y el mal a un nivel maniqueo. Con ello, se pretende formar una imagen en los infantes de quienes son los “ogros” y quienes los “príncipes” del mundo. Con algunos aciertos, pero con bastantes deficiencias, la puesta en escena de esta Cenicienta local se encuentra a cargo de Manuel Delgado, director de la compañía Skene. Tres problemas evidentes que deben destacarse: primero, no parece haber un entrenamiento de la voz en los actores, lo cual connota una carencia en el trabajo pedagógico, que no creativo, del director; segundo, el tráfico de los actores en la escena parece por momentos caótico, no por falta de

seguridad, sino por falta de entrenamiento de apoderamiento escénico; tercero, la obra presenta un par de números musicales (aquellos más importantes en la película original) efectuados con play back (que de entrada ejemplifica un bajo desarrollo en la producción de un teatro con tintes de musical), no un problema en sí, salvo que tales escenas están tan pobremente armadas que terminan por acabar con el ritmo de la obra. Dentro de lo positivo, la obra consigue una interacción maravillosa con los niños, para quienes resulta una experiencia muy amena. También se nota una gran frescura en los actores. Es normal que los niños y los jóvenes sean más naturales en el escenario, pero el elenco se dirige con tal honestidad dramática que la empatía con los niños es muy sencilla. Es cuando se nota la apuesta, se entiende el riesgo de Skene por este tipo de oferta. Hoy en día, la producción de este tipo de teatro presenta una tendencia a la baja, especialmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Sin los esfuerzos (valiosos pero no completamente exitosos) de grupos como Skene, el teatro para niños prácticamente estaría extinto en esta región. Guadalajara suele autorepresentarse como una ciudad culta, pero con frecuencia presenta una gestión desfasada de las bellas artes, promovida desde la edad adulta (si bien nos va), no desde la infancia. Al menos eso parece respecto a la dramaturgia. Tal vez la razón sea el desdén que se tiene de este tipo de teatro por parte de los directores y productores locales a este tipo de teatro, o quizás el miedo a no capturar salas de su público meta. El teatro de niños es todo un arte: es más que jugar al payasito de fiestas infantiles. No le vendría mal a Guadalajara un empujoncito en la cultura desde sus primeros pasos. En la ZMG ya hemos visto drama, denuncia social, títeres y una probadita de teatro musical… no sería un mal paso fomentar el amor por el teatro en aquellos que aún creen que la vida es como un cuento de hadas.

URL: http://www.salaenespera.mx/2011/03/hasta-la-media-noche-axel-castellanos.html

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful