qa

P. F.

Strarvson
C¡^¡lruro
1

LA FILOSOFÍA ANALÍTICA: DOS ANALOGÍAS

,ürálisis y metafísica
uuá,introducción a la lilosolfa

Iituoducción de Yiccrtc Sanfélix Vl(lattc

:.

.', t t:l

-:

.'.

r:l

'I',liiciorrcs lai dós

Como se dijo en el Prefncio, mi primern tnren *ln de tratar dc cxplicar Ia concepción general dc ln filosofí¡ con lu quc me hallo comprometido- nos Ilevará a un esquema de los plincipáles apattados de la mate¡ia, de algunas de lus principales cuestiones que se plantean cn ella y de sus ¡elaciones recíprocas; 1'a esto le seguirá, como conclusión, un t¡at¡nriento nris detall,rdo dc dos cuestiones concretas que seruirá de ejemplo de est conccpciótr. Naturalmente, ese gran notrtbrc gue es <,Filosofínl no hn significado siemple, en ¡odas hs épocns, una misnrr cos¡. l'li tarnpo, co tiene ahora el nrisrno signilicado p¡r¡ todo el nrr.rndo. I-Iay nru' cbas formas de ilust¡ar la idea. Pucde qtre Para sorprcsa <Je '.rlgunos, parriendo incluso de la poesít inglcsrr' No cs qtlc lu pnla' bra uparezca ahí muy ficcucn tern en re, pcro sí a vcccs. Así, trn ¡rcr. sonaje de Comts,Ia masc¡¡ad¡r de Milton, dice: gCuón lrecllicertt es la divina filosofí¡o. John Keats, por otttt ¡rnrlLe, ¡rrtrccc dccir exactanlerlte lo contralio en su poena Innia: <¿No cchnn o volttl toclos los hecl¡izos con el sinplc toque de la fril filosofín?>. El conflicto es sólo aparente. El contexto dejn sulicicntelncn' t. claro que con l¡t misnla palabra se dicén cc.sas <listintas. Kcats hablabn de lo c¡ue hastr hace relativ¡nrente poco se llamabn "[ilosofía natural>, y que rhom llanr.rnros <cienci¡ n¡ttrral> o simplc' rnentc <(cienciár). Su afirntación, o ¡rnrtc dc cll,r, errl que ltl c;enc;x cln encnriga dc lc fir)tasí¡, dcl rrito y del ejercicio de h inraginr' ción poéticn. (<La filosofín reco¡tntá I¡ls ¡lus clc trn íngel", erc.) Kcnts pensaba quizás cl rlgo nrás filosólico (cn ot¡o sco¡ido)
.

^rltónor¡ríi UÉ.cclona - lJlrinos rlir.cs - ¡vlé)iico

UUlLiilrlc la

Ulivclsi¡l¿tl

rlc Bnr'cclo¡ra

' "

44

,\¡1,{LlslS

I uEl^Iislc^

t-^ ¡rLoso¡jf

^

¡N¡rfl lcl: oos ¡N¡i_cc[¡s

,l)

l

¡rco i¡isr,. Volv¡¡c¡rrc¡s sr..'Ll¡c ellr,. lvlilto¡r lc¡rí,r cn mcrrc algo Irrst,rrrrc rlili¡crrtc,lc ln ricrrci¡ ¡ratrrra'. L,r a¡rlcciaciiirr Jc s'r l,,crso,¡ajc vicne ¡ conliruilció¡r,le, y rclicre ur)ír larga y c<¡rllrrdi,t;r rlecl¡¡n¡ció¡¡ c¡¡ f¡ror .ie j¡ c¡sticl:rrl u¡Í¡ dc.lnnración qrrc todavil l)ucJe pirrccct coc¡rrt¡(lor r, nurr.¡uc lroy ptrccla scr u¡r poco Fi¡rro¡esc¡-. ]'rrr i¡llcncidir, supongo, es c¡ue csa e)ocucnte y razonadir reflcxión'sob¡c ll.natLrr¡leza nroral rlcl honrb¡c puede aliviar, rclorzar y clevar cl ispíri, lu. AIrola bien, cl 'rso Jc ia paiabra <frlosoli¡> ¡,an refcrir'se,r llgo próxinro a csrc género de nrcdiración no esti tan pasado de nror.lir co¡ro lo está el utiiizarla para hablar de eso que llarn¡¡ros <<cicncia>. Al contrario. I-lay una clasc dc fijosofía quc todaví¡ florccc y r¡tre lo scgLrilá hacienclo con scgtrridad miertras los lrolrbrcs continúc¡ nrcclitnrrrlo snblc sLr nniurrlez,i y sotrrc su si(rr¡ciri¡r rtt¡lal. ilablo clc esc gónero de rcfle.rión nrás o ntenos si-stc¡uritic¡ c¡uc rrno lralla cn l¡, olr,as cle l-liiclcggcr, Salt,re y Nictzsclrc, riul clLrc rro lrry rlucia de quc Ira plcsiclido c¡r BIar] ¡nerlirl,r lr c,bL¡ rlc csrc tilrinro [ilóso[or L¡n ¡3érero dc rc[1eiión que conrlucc ¡ vcccs l r¡n rrucvo crrfoqLrc dc l.i vicla y ia experieniia lr'¡r l'rn ¡.. I-a filoso[í¡r anrlírica, ¡>or otrl p¡rre nrcnos scgún yo lr -¡l concibo- no prometc ningLrnrr visión rcvclrdo¡r. Su objetivo es
L nsl¡r

cr¡i¡r(lo il¡xdfu quc lrr filosolír, es cJccir., l,r cir:rrcia, <tJestejcr.á 9n

lu^nos rl.t¡lles, rcfi ci¡t) dilcrrrrtcs i¡ri"r e.cs P¡rticul¡rcs. pltcdcn ayudrtnos n oticntí1rnos. Con una ciu.t¡r cle nrvegacic,r cxrrcta cs rncnos probablc que co¡ratnoó cl riesgo <le n,,r,frirgrr; iruncirc segurar¡eDre un naufragio intelectuirl o conceptuál ei algo quc pucde ¡,,t5¡¡

,, Dc tarrro cn tírnto sc lroLroncl utl.,s i¡¡¡¡i¡q¡1¡,i. rlgrrnirs de clJrs irret¡rrñ'oci,s :rr,rlogíns o rreláfor¡s. Ll ¡,iolrsor Í{y1", ¡ro, cierrrplo. solia lr,ll¡¡ ¡" geog.,rfí.' co¡ccL)rr.rl o,l. lr,l¡nlro,,,.lj,., rfc ntrpas o c;lrtitj.¡-nccJ)luillc.s. Lst,r inrrgcrr ricnc sr¡ nlé¡.jrrr. U¡ ¡¡raili o l¡oit c¡rrti] ¡ros da rrrra lcprcscntlción dc un jrca, t¡nn rcl)rescntacióD c¡Lre en alguua urcdjcla cs !llJstr¡ct:l y que t;sa_¿lrrente ¡ro r'(r¡rscguinros lrlcc¡nos err nrre:t¡os Ir,rL¡iru¡les coiso. dios ¡erce¡riilos. l,os nrn¡'rs r ¡¡n[¡i:ro clc escal¿, nrucltr¡rn ¡riás o

¡6t.

. Sio ernbargo, ¡:or scr nretaÍóricrr, l;r inlrgcn conti¡rúr sic¡rJo incónroda. Tras dcj,rr.a r¡n luclo los cl,c,ne¡rios rnetaldricos, r,os qucdanros únicante¡ttc con il i<lea cic unr rc¡tr.csentación al¡srrac, li
sitos¡ Por lo visto, nnd,r clc rodo estr¡ sc cspecifica, Otra inragen, lnuy diferente, qr¡e ha sido Iamiliar dr¡r¡nte un tier:rpo, aunqrre todavír puedu cirusitr sorpres¡, es lr¡ del Iilósofo ¡n¡lítico co¡to u¡l cierto tipo de telal)eur¡, corno algLrien que lsumc i¡ labor de curar cicrtas clases crracterísric,rs dl deso¡tlcn in, tclectt¡al, Este filósolo no of¡ecc cloctrinrs ni rcoríos; eo lugar cle ello npolta unn técnica. Scgún estr concepción, cuirnclo qucienros pens¿rr conro filósofos, poderios cae¡ en ciertos crnbrollos o confuiio¡r,:s obsesivos: llosolros nrisnros ¡tos vemos ilr¡ístrados por nr¡estrr rrzón ltlsta conclusiones que ni podcrnos aceptar ni t;nrpoco clu(lir; nos,hacemos pregunl.,ls clue p¡lcccn no tencr respueslirs o (luc tiellen únicanente ¡€spuest.ls absurcl,rs; somos in" cal)accs de ver có¡¡o puede ser vcr.dad aclucllo quc sabemos muy blcn qLre cs vercl¡(1, y írsí sucesi\,írn.renre.-La [unción del tilósofó ruralitico es, cntonccs, la dc poner orderr clt nuestrrs cosas o la de nyud¡r'ros l lraccllo; l¡'de lil¡e¡arnos de l¿s con[usiones obscsiuns, clc los falsos modclos que donrinun nuestro ¡rensairienio, 1, c;r¡r:rr-itrrlrros pira ver cor') clnridld lo quc terlemos delante dc nosotros rrisr))os. Así, dice \vitrgcnstcin: liióso[o rr¡ta un¿ pre-

propósito.,lcro, ¿qué.concqrros?, ¿qué r.ciaiioncs?, ¿qrré pr.c¡ró-

(le cierlNs rclflcioDes corrc conccptos, elrrlrol.¡das con un cicLto

te de j<lc¡s o co¡)ccptos. Así, cl tírulo de
cll¡t llisnr¡ sc lr^

lrl c LJrlcre¡ttc. ¿Qrré pcrsigrrc, cnlonccsl ¿De qué sc ocrr¡>a) liicrr, scgurur¡en.

srr¡;icrc que l.r dcscti¡,ciór',t1,rof i,r^r¡tuororIn(lo, da de su activid¡d favorita es el (inálisis conceprul r. Y prrede c¡ue, ' conto rrorr brc srryo, esta exprcsión lc sca su[icientcrncnte aclccuad¡. Co¡¡lo ,lcser it'cion scrj¿ tncr¡os sl risl¡ctor i¡. Cr eo .lrc r,n ¡rrtisis se prede er)tcn({cr conro rrn ripo r1c pariición o de:conposiclón de algo. Dc ahí quc tengarnos la inirgen de un rlpo cJe trnbajo intelcc, tual c¡Lre consiste en dcsmenrrzir icleas o conceptos: e¡ descubri¡ ct¡á1cs son los elcrnelttos crr los que sc ¿cscoo)pooc iul iollcepto o una idca, ¿Es una irn¡gen corrcct¡ o equivocacla, o es p.,rcial¡lente ur¡a cosil ), ¡rarcialnteDtc otc¡l [st¡ ¡rrcgrrrria rcc¡r.rieré unÁ rcsi)tlcsta rrralizrda, r¡rrc riclo ¡rnr a ¡¡r,is atlel¡¡¡rc,

"filoso[ía

anrlíLica,,, c¡uc

"lrl

\
I
i

46
^

iil¡,rsrs

Y

t1[r,\¡fsrc^

l^ fl

LO5

0II^ ¡¡q¡r.1r¡c¡: Do5
^NALOCf,\5

47
l
:

gun(a coÍ¡)o ur¡ cnfelmedá{l)>.' llcnlos rlc fccrcil¡¡os a ó] r:o¡¡ro un ncurótico sc r¡rloxirx ir un ¡nrlisr¿. i

'

:.,

[,"tx co¡rccjrcr.io, r-,r.r ir¡nE^u,l-] lil-solo,.c,r,ro u.l t"¡¡1.,t,,r.,, ¡,ttedc patccer rlror',r rtruy ¡ oco.,c,¡lc l'¡izi. lrrst,r clioc;rrrr'r.; 1.,.r. lo nlc¡tos cx r¡craJ" y rrrri,ttcri L Lrc I'e.lro, :r rrírn" f".'lltJ -¡ir).,.. trJr y u'rilaLcr.'1. ¡'.ro L¡.rLr.¡ p\ .r .rro ,l' ñ ¡r.r(.,c (l.rc (c. 1,. tcrtglr en cuenta, poIque l)osee tanrbién su vrlor.. Suscila ¡>rc¡1urrtas a las <1uc sus partidnrios Irau claclo resl)uest¡s. L¡s p¡cgtrnt¡s son: ¿có¡no sLllgc|r cstos clcsórdencs carlctcrísticos?, ¿qLró folnras adoptan¡ ¿y cóno se 1os corrige o sc cum Luro dc ellosi Dn gc,,c ral: ¿cómo se cac cr el tí¡>ico lnpassc filosófico? Y ¿c.ónro sc s,rlc dc | La rcspuesta cluc sc les cla cs lu silluientc; qLre csosldcsórdcDCS luDc¡ surgcn cua¡¡do nucsrlos colrceptos, nuestras ideas, cstril descnrpeñan<1o ¡calnle¡Lr sLr l¡bo¡, sino trn sólo cu..rndo ho)gazancan. Natur¡lrncnte, podenros velnos apreslclos c¡r otlos énredos, top¡rnos.:olr orros tipos clc ¡rroblcrnas, cuanclo risanios las palaLI.r. ,lrlc ^xl'¡.sirr r,L¡c\tr'ir, ;11r-.'s ¡'.rrr lrr."r ^l tr,rL,a,o 11rr" lcs -s propio; pcro en csos casos t)o est¿tnros riu¡tca ¡¡te enrL¡¡ollos li1o, sóficos ri Lan)l)oco ¡nte problenas lilosó[icos. Cncnros cn éstos, Iros topai'lros con t,rlcs problcDras, só lo cuando pernritimos quc lós coDcePtos o las paiabras sc desviDculc¡ dc srr uso real,'de los asuntos teóricos o pnicticos clrrc lcs clan su signilic¡ciórr; cuando pcr'nrititros <¡uc floten o que tliscurran ociosas por nu¿st¡a rne¡te. Cu¿nclo succclc esto, toclo géncro,-le prralclisrros ¡1r'arnuticales su, ¡crficirl s. J" ilrág^lc..o ll. ilor,r. I rol lr,{lit cr)l^ cirtcrr:r i,s,o dc ¡¡odclos inapropiados, prreclen hrccrsc con cl nranclo dc nues-

,lr: o¡rclirciont:s. Pcro crrando las pll,rblas,los corrcc¡rtos, rro csriirr irctiv(Js, s ino clesoctr¡t,rdos cn li mente y lrr lcngua, cst¡nlos a Dterr:crl rlc cs¡s oris¡rls [rrc¡z-as c]isto¡sioo¡dor¡s. l:,stc es, ¡ror lo tanro, el clia¡1nóstico; y conocido el cliagrróslico, l¡ ¡rltura]czu dc la cura cs cl¡r'r. L'r rláquiol intclccrtrrrl, rlLte girrr vclc,z, ¡rcro suelta del cnglanaje, lra dc cncrjrlse en él clc nuclo. Sc

ól?

'I

tro pensalrricnro y arr¡lstriLrnor a ¡rlradojas, lbsurclos, nritos o confusioilcs c;itrcr]las. llstas inflLrcncias distorsioradolas, rulquc sie¡nprc cstén latcntcs, se ¡¡rLrlar e¡ la ncdirla cn cluc rc¡llr){ntc cnrpleamos uucstrirs [)al¿l]r?1s o conccptos sir s¡liuros clc las rli. versrs esferas teó¡ic¡s o práctlcls c¡ue son sus vcf(lá(letos clnrp()s
'

corrccplos irnplicaclos. ilstc cs cl signilicrclo rle l¡ nráxim¡ cle Vittgenstcin: uNo busqucs cl signi[icrrdo; brrsca ci rrso-,. l)or ello dicc: <lJl tLabajo del filósofo cs conrpilar rccLrcr(los part uox [indliclrrcl rleternrinadar;t y t,inrbién: ,rllosotro¡',-ccor'¡tlucintos las ¡rlll' l¡r rs cle su crnpleo i)let¡[ísico n srr cnrplco cotidjr¡ro>.) llst¡ visión tle crr,il es, o hlbría dc scr, la n,ttu¡',lez,r clc su ,tctiviclrrcl les lr¡ parccicio repugn.rnte y frívolrt, Lrn¡ to¡ll ¿bciic,rción, corno si rJijéscnros, de su lcsponsabilid,rcl fiiosófica ¡ nrucbos dc rrqucllos :r los c¡ue se suele ll. rn¡r filósofos ¡na]ítictts. Así sc lo ¡xreció, por ejenr¡rlo, a l,ord llusscll, y asi sc Io p,trcce rt Sit Krrrl Poppcr. Sus comcntitrios sobrc l¡ obr¿ posrcrior dc Vittgcrrstcin tielen una alnttgura caractctísticil. )-as posicioncs c\trcnlfls tilri¡' nrcntc solr l[s cor¡cct¿s. Así, cxjste ll ¡rtcsutlción geoerr) rJc qLrc cs cr rónelr cLrrlquicL Posición exttcnlir sobrc estrL ctrestión; c¡trc tilnto abrazill iil l)osición tet¡pétlticir cor) c\clttsión tlc tod<r lo <lc r¡¡¿is cr¡nro rcpucliatla abicrtrrrrrcnlc sctí¡tl cl¡olcs lrol i¡1rt'tl. Dcjcrrios por trn tiel)ll)o it l¡rr lrt(lo cst( lctt)il f Jtl illlrll()llía ( oll Ja telapin y colsidcrelr)os, ctr sLI irlSi(, ollil anaio¡1i,r. /ist:r rrrlrlr'¡¡í,r rieoe, corno tod¡s, sus poiiglos. l)cro l)l¡csto (lLlc ttti: ¡rltlcuc Irt:is [)rollreledora (]ue l¡s otlis, cot¡clé cl Iic-sgo 1'lrr ,lcsrtrrtlll¡t¡r1 corr

h¡ cle li[¡ernr de Iir ¡rlisiór dc los nloc]elos obsesi',,os c ilrrsolios lrrciórrclonos lccordar, con contu¡rdcncin y e[cctiviclrrcl, cuál cs la rcllirlarl, cs clecir, cónro se utilizun rerlnreotc lls prllbras y los
¡ros

rlgunil e)itcosjón.
Cu a ttclo sc p csen ló a l,r reirr,r Is,rbcl tlc C¡still,r
L

lr

¡r r

itltc I it ¡lt

rr-

¡rr¡ticr (]el español o, ¡nás corlcclilllrcntc, tlcl c,tstcll,tno' st' tc'lccirln fuc ia <Jc prcgLrntur parrt qr.ré serví1. Ln rcspucstlt qtre rccibió dcl gtanrrírico tellía u¡) caríctcr histótico tnundano y I)reserrlab¡

i. \Irtg"rs - ¡,lt..rttit, iot" / 1.,¿i" ,9 / '\.'ir) lc,r.r.:Aliurror,.,',í,r Suircz y Uli.rs \lr¡', rn^., rl,l Iicr.h¡o,cl lr's'ir c In'c.ri;'.orrcr lilo, fi. ca¡ dc l¡ Univc¡sid¡rl N¡cio,¡¡i Aurónor¡r¡ <1e llúxico y po¡ lidirori,rl Críricn, Jhr.clonr. I t8B (¡J /, ¿ ¡ )

"o

).
).
I

ll,t,l..\

t ¿7.

l,í,1.. $ l l6.

qr

I

I

^Nf
c1

Ltsts r' NrET^rís¡c^

l

.ll L¡ ¡¡roso¡f,r
.t

scrrftJo, ).a Cor¡c,,.i¡rr cs,r grrrrrárica. Il¡ltl.rL,¡r¡ un c¡stc. l,.rquc.l c¡s.cllrrrro gr.;rnraticrl. lDc0tc corrccto e¡d sirnplcr¡cDtc lo cluc cllos ll¡L¡l¡rbnn. I_,a gr.lrná, tic¡ ¡ro cnu¡rciat¡¡ los cárrorrcs dc cor rccción .1" )ai orncior,"cs qrrc crrrI,lcrLi\r'r, ¡,,,r cl conrr',rrio, Io,¡,rc cst.rLrl.ci.r J.,s cino¡,rs,le co. ¡¡cr ct, rlt ,lc l:r ¡r rrrrr.itira Lt¡ lil s nf,rc¡(,n^q r¡rtr qr¡t¡,lq¡b¡r. $ ¡,, ar, lrirr'¡1o, arr¡qrre cr r¡¡r scnti(lo co¡ocíiro la g1.",,,,itiiu clc str lcrrgua,

1:¡r

letigrrajc co¡'ro rr¡r ilrslrrrr¡cnto dcl inrperio *ér lo cu¡l lo te. nculos l)or (lllé cnlr¡r-. l_o i¡¡tcrcs¡ntc es l¡ ¡azón clc scr rlc Lr prcUrint¿ (lc ll rcirra. Iucs, ¡latur illnc¡rtc, cn cier.ló senriclo la gla_ rrr:i¡i.¡ Ic¡li.¡.¡lir¡gr¡r¡ rrilirj,tJ l,:r.¡r lus lr¡i_¡1,¡¡¡tcs rlcl .;,stcll¡r¡o.

^NALír'rc.\:

oos ¡N¡Locf¡s.

49

j'tcslo¡l.cn
nros

¡lícito

t.1c

",(Ictto

ll,too gtatrr,rtic'rlrrerrt( (orcc{o,

cn

soluto

rlr,' 'lc

5i sc lc lrulricn ¡rcclido,r lsubcl qrre enirncialr, de un¡ lblmrr sislcr'.it¡c.r, rr¡ (,r¡rjr¡rtu,lc r,¿¡l.rs e, ¡,rirr,.r¡,ios a la I,r¿ <lc los cLr,r. lcs ¡rr.rli, rir urr,,,lc.i,lir si , rlrl,¡'ricr i,r.criin ,1. ¡,rl:rLrras c:rsrcllarrils ( 'rns tlri.l ntr,r r,r.r,.;,il ¡r,rrlirti,..rlrrrcrrtc (.ntFlctn y coue, l¡¡, s, lrtl¡till vt(t,, c¡l itl' t,rs. Srr ¡,r;ir ier y llr dci.rrs co esa¡t05, itl corst.r uir o¡ lciones rastcllrnls, evitlenci¡ba qlrc cn ur) scntido ob_ scrvrrbrn scnrcjltrte conjrrnlo o sistcni¡ clc r.cglas o ¡rL.incipios. En rrr c, rrti,lt, ti.lcs rr',;l,rs o l)rir.il,ins..gi,rr,lr pe ¡o,lcl lrc,1rrc

"i¡,r

l:r r¡;rr,

r.'L,rr'.

:

qlc

,rl's, ¡1x¡¡¡¡ si¡. cs[r¡,-r¿o, rrs ,"gl's
¡rLrcliesen, con

¡,r;i.Lic,r.

rrcr sc scgrrÍ.r

crr nlr.

o siu r¡¡rtrrr¡licl.rcj, elurrciar:las rcglas;

,lcc. ¡ cu;ilcs cr¡rr.

Cal¡e cxtrae¡ dc oqrríla nrornleja ¡¡errcr.al cle clrre poclcr haccr -'hablnr flr¡r)lal¡c¡11¡rcr)te, ¡¡1 ¡51¡ ¡¡56- ci nrLrv,ll["r."nr" dc porlcr clccir cónro sc lrrcc; c¡uc lo plinrcro r,o iní¡>licir ¡rala ntdl lo scgrrndo. donri¡rio rle Lura pr'ácrica no conllcv¡ L,¡ donrinio cxplícitc, (lunque ¡rucda rrlnritirsc n vcccs quc llevc consigo rrn clonrinig irrr¡rlícito) rlc lrr rcori¡ dc esa práctica. Las gramáticus.sc nprcnrlieron inrirlícitirnr.:rrte nruc]lo ¡ntes clc qLre se las
al¡1o

cscribiera ex¡rlícitnrnente; y lns gr arniricas lrnplíciras so; n€ceslr, lirs purl cl lrabla y, por lo tanto, ucccsarils prLa el lrcnsalriento, cxccl)to l)ara sus lorn¡s r¡lís ¡urllrnenra¡las. l)clo, con¡o es ¡¡tutal, los seres lrunr¡oos lacionr¡les, cir¡races 11c rrn ¡rensanriento nraduro, rjelten tcrrcr un conoci¡¡ricirto inrplícJto cic rlis cosirs r¡r'' ¡ra rrit. ,'s: ',, rr, i.,¡ .rr,,, 'r, il \o ,,rcin.i,.r,ro irr ¡.1i, i c,lrrc tic¡rtn <lc sLrs grrrrr,ilicas srt lr¡llir cntrcvcrír(io dc rn clónlioio jnr-

l)clrsilntcnlo. l_n ¡tuesrr¡. rransaccio¡lec co¡r el mundo rnaneji_ Lrr r Lrrgrjc concc l,r.c j enor¡renl.r tc,iar.,-r,,,ni"^,j""r' l¡Jrlo; I)ero nr sc ^'f;. "¡lscri¡, ni sc lrodrí¡ cns-ri¡¡, ¡ do,ninn, joi elc_ irrrc¡r,rrr csre foflrriJ¡blc frrg^i" ."""j" ," l¡", iL.^'lllt,.t:" c¡scnÍr Ir ¿eor¿¿ rlc s,ren.J,icc. AsÍ, ¡,.or cjenr¡lo, lrny urr serr tir Io e rr cl que s"bcmos p,:'rfcc_ lrlrlellle, btc¡r qró cs conoccr nrLr(l)o rnt.s .lc que oic¡lr)os ut¡r ¡fe li lco¡ía rlcl corroci¡nic,r{c {si cs r¡trc oi,.u, ,ig,,n" ha_ u", sc,,riJo e, ci ,,,.,.,r,.,",,-n"É.1';i; l:.Y1,:i1.: :ll:.)s ¡ sos¡eclr¡¡ ,¡rriz,i :" rá vcrüait ¡un qLrc cxisr¡r¡¡ cos:¡s colro l¡s teorías de la ve¡d¡d. ApLen.lerrros J,ri pairbras i, "rl o <cx¡ste)) y sU uso cor¡ecto siI sct conscjentes cle"r "",t.i*"l,, los rr¡.oblo. rrras filosólicos dc l¿ rden¡i.J¡J, la rc¡li,lncl .', ¡.,,rir,.,,.,1. t:. L nrismn marrern,.,¡¡rcndct)los ¡ t¡irl_jaj¡r .o,r,,,n0,,,u1,1i" l;;.logórrnn grrrra Jc n^ciones éric,,s, bticno, n,.lo,.orr..,i; vocado, c.rstigo: concelrtos eslrrcj"lcs r'","¡,o,.t"r. "o-l,i. t-' il;;ll. c¡.usalidarl )'exl)Ji. J.ióo; idc;r* de cnlocinncs: r¡icteza, r,uf,,,1o, n,icdo, gc;oi cic o¡.er.rciorrcs rnentirlcj dc urri",.l"r"r, ;;;;r;, creer, preguota¡se si aJgo es el crso, recordar., a"1r.li "r,.. "i, r,er.,'oír, tativa, irnnginar; clc percepción y exprricncin sensorinl: locar, scntif; f¡r¡rili¡rs qonll,l.rrs,Jcionccpros quc cl,uificrn ti. . pos oe jJe¡son¡s, ¡nlrr;rlcs. pj¡nLas. ol¡jctos natrr¡jcs, plocesos, cvcntos., artefaclos Irununos, instiruciones y luu.ion"i;¡,d" Jas propiedrdes, cLr,¡lid¡des, cle 1o <¡ue hacen y cle i" ,¡,," t.i p"rr-" toclos éstos, Conro es natur',rJ, ,1rr",,.icn,oi 1"s p"l^1r,", qu" a"- , I,resan cstos co¡tcel)tos dc Io|ll;rs difcrsas.¡.,eto an nr"n trarte lrs r¡'rendenros sirr Ia ayudr dc nad¡ a Io qle nu"dr-..,n'p,o. , 'i I'tcLtad ll¡ )ilrse enseñJ'rz¿ Ieól.ic,r. ).lo sc nos ir:tlcdllic cn. clios, indic¡indo¡ros qLré lugarles colrcsporrde cr, u,,r, t.o,ir, gc. i.:., nctrl dc los conccpt.os. I-t elrseñanz¡ que r.ecibinros es funja- ], rrc¡rl¡rl¡ cr¡Ic ¡,r,i.tica y c¡r gr¡o pnrte poL.nredio,Je cjen,plos..' j\lu,lr,, : 'lc Io qrrc,r¡,r¡¡ds¡1ss lo lograrrros ¡epi{icndo y sientlo t¡crrsior¡lr¡clttc cotrcgidos, t"l ¡ coilo a l,,rú)r. gr,r"p,"nd"n ¡n¡tir:;rl¡reu¡c los niñr¡s airtes jc qlrc oig,ro hcblar ,1" g,uilá. '¡ lr.l\

to<.lor Jos conccptos, clc Ioclrrs irrs jdeas que l:¡rll¡rn ex. srr Jqngrra, dc rqucllls con las qrie lr:rcen fiulciollar sr¡

I

]]r

:

,

,

r

:

w
JU
;'

^NÁLrsts

Y

r,t ¡- r-^

¡:

ls

¡

c,\

r

¡ r,lr-oso¡l¡ ,r¡l¡llrrc,r:

oos ,tt¡¡Locf

,rs

JI

en absolulo que comprendamos clara y explícitanrenté Jos ptircipiós que gobicrnan nuestro ern¡:leo de cie bagaje, la tcorí¿ dc nuestra práclica. Iro¡ lo tanto concluir la analogía-, nsí -para . como el gramático, y especi¿ rncnrc el grrmítico mod'érno modéli" I co, tr¡baj¡ para daborflr una expiicac;ón sistcnrática del sistema dc

'go

Siganros con la analogía, Así cor¡ro no p.r,.l.,no. ci donri,,ioti rlc ln granrática de nucstr¿r lcngua nativa, tonrpoco 1rc.de¡ros cl clorni¡io de estc bagajc conceplual. S¡rbernos sacar Partido dc é1, córno usatlo a1 pensar y al lrablar. Pcro ¡si coruo cl .lorninio pr¿ictico dc ln g¡anrárica no lleva consigo c,r [orma ¡lg,¡o, la l¡abLIidad dc cnuu. cia¡ sistcmáticanrentc las rcglas que obscrvarnos sin eifircrzo, tanrpoco el donrinio práctico de nucstro bagaje conceptual Ilcva consi-

'

,

. reglrs quc ol-rsen'a¡ros sin rringrin esfirerzo cua¡rtlo Irablantos grn' l' ;;,i|.il;",;, ;i ¡iriráJ. r' ¡'.? o',, .on*eri.un""*pii.o.ióniiri temática ,JeIa e¡!ruclura cotlceptunl Ecnernl de ln que nuestra práctica diana nrucstra que tenemos un <lo¡rinio tácitp e itlconscicnte, Repitienclo el ejenr¡lo, hay un .crrtiJo c,t luc co,npr"nde"l rnos el concel,lo de saber, saL:crr,os qrré es slber o qué signi[ica lr palabra <sabeot; pues sabentos usar corLectanrenre lá palabra. En Lrn sentido, coniptendemos el cohccpto de ideotidad'personal, saL,emos Io quc es la n'is¡ritl'L<l dc la ¡.erson:r, sabemosilo r¡tre signi' . lican l¿s palabras urnisml pcrsonx>, poLrlue sabcmds cómo apli.car e[ concepto en la práctica. Y si algunas veces ¡ios vcn]os en dilicultades oa¡a resolver problc¡ras de identidad, son dificulta' 'des prácticai, cli[icultades conro l¡s de los tribunalis de jtrsticia, no dific,rltodes cooccptuales. Pcro, quizris existe otio sentido en . quc no co¡u p rcr'¡ d cntos los concePtos' no sabetnos qité es-la icle¡r, tidad peisonal, no podcntos dccit lo qtre signi[icr la palabra "sa' lreor. ilemos adqttirido una ¡rrácrica, pcto no somds capaces de Ias rcglas porquc .. enunciar I¡ reo¡ía dc nuestra ¡rráctica. Sabemos .-.las obse*.-os pero, a Pesar de eilo, las ignotrmos,etr la nredida i cn quc no somos cxPaces de ,lecir c¡ráles so'i. Los titrrbcos y )rs ¡riI : fias propios de los prineros conatos de describirlos'y cxplicrrlos ; contrásran con la lacilidad y precisión de nucstio uscj Esta cxp.licación, cstn arralogía dc la granrática, al igua) qrrc 1as quc la han precedido, suscit¡ dudas, Pregttnl¡,1s y ptoblemas. Si )rs É*rn,inr,¡or, podLemos Ir,rcertros u¡a nreior irlea dcisus nléritos y

lir¡rit¡ciones )'encontrar, entonces, un canino hacia algo nrás satislictoLio y conrprensivo auoquc menos figurntivo. Pcro, ¡rlirncro, consjderemos una objeción. PodLía decirsc clrrc rlistn cle ser ve¡drd que no cllgamos ni podanros ¡lecir bal¡itu¡lmente cuáles son nuestros conccptos, qué significnu nuesrras palalrras. Muy ¡ mcnudo danros y recibimos precisamente enseello no convicrie en [i]ósoiianza explícita dc estc génelo -aunque fos ni cn discípulos de lilóso[os n los que proporcionan o recil¡en cs¿ cnseñanza-, E,sta objeción pucde responclcrse en p:llte prc' guntando: ¿quién le dijo rr usted lo que signi[ica ll ¡rrrlabrn.,nris' nro, o lr pnlabta <,scl¡cr,r o ln palabrn usi" o ln pal'rbt'rr <signi[icndo> o la f¡ase,,i¡ razón por la cual, o <hay>, todas ell¡s dc su )cngua materna? ¿Y a quién lc cxplicó ustcd lo que significlrr rodas estas exptesiones de sLr lengtil nra¡er¡rr7 Hny, por lo ttlnto, ull nber, siyrdrlcolo, expli' con jrrnto de qo¡rceptos clave -identitlad, que a¡rrendetnos a ent¡rlent con éxito, pero cdción, existencidquc nuncfl son inrroducidos tnediante enscñanza ex¡:lícita. Ll par" te restflntc de la resptrcsta es ésra: esa etlseñanza explícita de los significados quc recibintos y proporcionamos del moclo usrrrtl cs estrictameure práctica tanto etl lrl iotención como co su efecto. Stl plopósito es el de dotarnos de la capacidad práctica rJc conrprender y uslr expresiones. Presupone cl dominio ¡>revio dc trna estructur¡ conccptual existente y usa cualquiera rle las técnicas quc estén a mflno para nrodificarla y enriquecerln. Pot stt parte, los ¡rrirrci¡,ios, l" estlucrt,¡¡ y Ias e".,plicaciones en cr¡yi búsquedn ¡nJa el filóso[o ¡nalítico no sc pueden alc¡¡rz¡r a lrar'és clenittgrtna rle est¡s técnicas estticlanlente ¡r',icticls: Polque se tlat¡ Precis¿r¡lente de los principios y la estructura cuya captación iurplicita

'

cstá uresuouesta en el uso de toles técnicas.

Érro por lo c¡uc se reficrc
gnr,

I ll obieción Al¡ora,

en segr-rndo lu-

la siguierrte duJ'r: ¿cuáles solt lns rel¡''io¡rcs Inrre est,r explicrrión ..lc la laL¡or [ilosófic¡, que tcctttte n la atra(¡ue sc vrlc r1e la granática, y Ja explicación wittgensteininnn,

¡,rt"j" ¡lrnt.',rse

logía

d. la tn"logia de la terapia? Está cl¡rro que ticnen blstantc cn co' nrún. Lrts,Jts ¡,one,, gran énfrsis etr cl uso ¡e¡l de los cooccptos sc tt'tte ,lcnlro (lc lrs csfeL"s que son pro¡ilrnenle suy¡ls

-l¡ien (lc ¡os con(el)ld5 co¡nunes dc i,r viJa cotidiarra; L:ien de los que

52

^

N,,( t.r

tl

¡

Y t!¡:1^¡:fslc^

r-¡ r,rr.oso¡f¡

¡N¡Lfrrc¡: ¡os ¡¡v¡r-ocl¡s

t)

¡tañen por su proles¡ón a ingcnicros, fisiólogcs, lrlstori:rdorcs, contal¡les o ¡natc¡ráticos-. Anrbrs sugierctr qLre, <le rtlgulta for: nla,la verdad salvrdorir ¡csidc rtlrí, cn la utiliz¡ción rcal ¡lc los cooccptos. Sin crnbalgo, cs clidentc qr.tc lnrLras anllogías tlilieLen signi[icativarncnte en su cspíritu y objcrivos. I-r rrrrrrlogí,r grrrrrratical sugiere la cristencia dc un sislcntn, (lc uol csttLrcttrrd suLryacente ¡;et'er'rl, q't¡ lrry qttr' l ottcr ¡l ,lcs.ubicrto, " il ' lrrso ,ltre l'¡y ,l,re explic;rr. Iln cl)a está prcscnte la sugertncir de qrre crbr'ír nñnclil a
lullcstro doD]inio Práctico nlgo ¡sí conro Lrna conr¡rtcosiótt teótica de lo qLrc hacenros ct,ando cjcrcitatnos cs,r capaci<lad Por otlo laclo, la analogío tcrál)ór¡tica plrecc habclse concclliclo con un cs' ¡ririlrr rrris n.g¡livo. No lrptlros rlc co¡rqttLril r¡rl sistcltl,t, silro,ltle <conrpilarros recrrerdos)) guirdos ¡ror Lrn¿ [ilalidid Particul,]r' I:sl fin¡lidacl cs la cle liberarDos dc l¡s conftrsioncs y peLplcjidacles cn que c¡enlos cu¡lrdo nuestros concept!ls ¡errrolonean en lt men_ tc; cLrando nos vcnros rcflcxionarrclo rrttty sct'i;t y. pro[ttndat:retlte, aun(lLrc crr rcalid¡d nLrcsr¡as idcas, ]i[¡rcs de lr Jisciplina tlel rrso rcll, scrrr liirlcs tanrbién dc cngnititrtros, <lc con[unclitnos nrecliarr' tc ¡t¡lirloBÍ¡s y [igrrrrs --analogí:rs y figur as qtte, err ll¡l sclltic]o, es'

rín ya cn cl lcn¡uirjc, rLtrt<1tte normalrDentc resultan ittocltas ¡loL' c¡uc lrs aurtl,ttr l,rs prlabrrs c¡ttc descttr¡tcñatr sLr conrcti<lo, cl que lcs oto, ¡1r¡ l,r signif icaciórr rltte ticnett-. Pot lo t,tnto, <le act,e ..lo con cstil conccpción, cl filósofo no cxplica r,lcla saluo, qLrizti' ll [uc¡llc,l,'n'tcslt;r' ro¡ilrr'ion"s córrl,r <tllgclr' Dc ol,ttl lrl¡ncl't: se ¡ros l',r ,l^ r,', o¡rl.r \rn rris, cc¡r,itiórrtl,¡nos ¡ .ic'ttJ'los, ¡c¡lcs o ro sc trs¡rl a g r ,.r 1. s . l, r rlrrc s¡l'i.r I roq Io,l, ' cl li"rrrI'o ¡ srl'ct: ccjrl ' l-rrlu¡¡c"s' cl ¡'rol'1"l¡s I'¡l'rl'r¡s cr,,,r.,li,l,"ly J^ i.',nr'r lrr,Litrt¡l ma [i]osó[ico sc resucive de la tinica lortrra cr clue ¡ruerlc rcsolvct' sc: It.r.i.l||.l.,lu J"s¡l'¡rc,cr. Witltcr sleio l)rcür¡¡rl¡. .¿l)c rlóI'¡,lc s¡ci1 |l],¡'stro c\iIr,cn sl| irtr¡,ntl:tttri;1. l),lc\lo (lrre súlo ¡'rtccc 'l"s' ttuir to(lo lu lll{c¡cs¡lltc,,'.,lc.i¡, to,lo lr' 8l¡lldi- c ir l¡','rt:rtltc?"o Y rcql,nnrlc qrc ¡ sor 50lo c¡s(illos c¡r ,I ¡1¡e l6 rlrre Jcslnlittrt's" De l¡s ilos analogías, cs nruy irosilrle clue cncótitretllos tltás ¡tracliv.t la clc Jt granrátic;r ¡ror sLr cspírittr positivo y constrtrc(ivo. Ciettn¡renre, asi lo veo Sirr ernb,rrgo, ¡ cste ¡livcl ¡locllía prri rr, i
,

rcccnlos ql¡e )n concepción ncgitiv¿ goz.l de cicrta ventaja, lunquc sólo sea por l¡ al)arentc modestia que ¡eivindica. Pues al mcnos no iray ningunr drrda de la existencia dc pcrplejidad, absurdo y corrfusión cn filosofía; ni tampoco hay dud,r alguna dc la gue lo hace- lfl perutiliclacl rle un nrétodo que resuelve -sies plejidld y l¡ conlusión y qtre disipa el a[,surdo. Y, a primcra vist,r, la explicación qLrc ofrece de la génesis, y por ctrde dc.l" cu.a, dc estos desóLdenes es plausible cLr¿ndo menos. En lo qrre atañe a las sugerencias o iml>licrcioncs positivas cle ll otrn rnalogÍa, cabe alguna duda. ¿Puede re¡lmcntc h¿ber cosas t¿les conio una teoria, o un conjunto de teotías, qt¡e cxplic¡tre ntreittc práctica conccptual orclin¡ria7 Sin duda que hay cosas como la gramática siste¡nática de una lenguo. Pero, ¿existe algunr rrzón Pata crecr en el para)elisnro que sugicte 1,t anrlogía? ¿IIay lJguna lazón ¡cal para supouer qr¡e exista algo qrte nrcrezca ser llamado, ióclttso figLrradameirtc, la grámáticr cle nuestro pensnmicnto ordiuario? Quizás, estamos siendo silrplcnente ¡lentados a ¿su¡¡ír una cstluctura, la posibilidrd tlc una leorín, donde en rculid.rd rro hay sino urr¡ inconexa colección de usos. Quizá, la razón por lr que oo podenos enunciar lircilmente la teorír dc ¡ucstr¡l P[áclica cs clue no hay trrda que formular, nacla q,.rc rto sea scñllar la prácti'
ca rnis¡na.

l

l

I

r

Nos l¡s venros aquí, pol l,: t¡nto, cotr ttn¡ [ornrn dirccts dc csccl)ticisr¡o quc se basa en la inrrgen del trabajo <lcl lilóso[o ¡nalítico esboz¿da en la analogÍa de la granrática. Con[o¡ne nv¿nce' l]ros, \,eremos si podenlos contrAtresta¡ esc escepticisnro. Pero

incluso etr el c¡so dc que la rnalogía, tal y como la bc presentaclo, no lo rrrrastre a uno a iemcjante variedrrd de cscepticisrrlo Bcncrrrl; inclrso en el caso dc que uno sicnta inicialmc¡rfc simpatít por ella,

tarrbién cnbe adoptrt una actituJ rnás espcci[ic.r de ciuda o cle rcsewfl. A. csta olra actittld Inc leferiré lllorr. I-l analogía podría adoleccr de u¡a ljrnitación o de[ccto scrio.

ill

atractivo Je

Ja

anclogí,r dcscnns¡ ctr el conttastc cntre ci ilorrli'

.1.

l'.rd,! ll8.

nio dc un¡ prícrica, 1;ár rrn l¿do, y l.r c;rprcidad de discelnir"y cnunciar explícitar¡ente ios priocipios que Ia rigcn, por el otlo Pcro scguranrente, crbría ¡rensar, hl de distinguirse aquí.entre co¡lccl)ros que poclrían i)Itnllrsc pretcórjcos o no técnicos, de una

'

\
'l¡ L
l

i
l.

¡rr,(rrsrs v ¡lt r^Ff5lc^

r

A l,lLosoIi,\

¡l¡t-f'l lc¡l uos ¡¡¡roci¡s

tt

,. ]i 'i
. r''r 11

'r l--: -^ t^I-" cicncias ' I ;;J;;;;,1i..,t,. I los segurtdos, a los vocal'uLarios clc lns -;^,,,;.I-""": . :;,'i;iJr; L.t-".,4r,] ...'l^.,,..^,..r",-,^. ln".r,cio.t:s or<linaLirs clc '¡'. it'rct'l"r¡ros l's nu'iorrcs or.'l,ir''¡ri" 'lc

t"'t", tl,]:l:llI)arlc, y conccl)los csc¡.rci¡lmcrrlc tcór'icos',dc "ltt; v los voc¡Lrtrl¡¡ios cspccializrtdtrs ir;],';i¡ ..',,.;l .i. lo, ¡on,t,t"t .,-,,-:,i-^.., 1. i...,,, í l. lrt f-¡'"t' l' ' li''ióloAo', "otr"ttrist¡rs rr "tcrirálicns y Lio'1uiII r¡'l'"lctorlnr I rllico<. Ll ,-rrr.rl' gi;r granr"t' rl ¡t' ^'ln tctrcr 'rl¿'rn s , c¡ oitnlclo' (n rl vor'ilutuJlio tontrit¡ tlc los lronrbrcS lclu ¿collro
"r"

,lc

z,r
r

<lonlinat los ¡ltitrletos r',-rcortocet, asinrisnto, qtle liptenclcnlos un c¡nlino clc enscñlt¡lsi cs <1uc ilcgarlos it hlrccLlo- sigtrictldo no scgrtinlos cu¡nclo se trat:l de los otlos tcóricn

I

Urrr

"rlrií.ii",11'. rrrto\. los,1o:1l. eptrr ; or Ji'r,rr'os rro l( ór jcos

l'clo

-¡ñlclil i¡

,^,'.,','or,l,,a ¡rtcgrrrrtr'r ,¡rr; si¡,rrtfic,r y 'r qué lirltrli'lrd tcst'ollrlc ' sc qtte Icsc,¡rni¡ro llc cnscñrtnz¡ teó¡it,t er¡llícita. Y ll rcs¡rucstit sería

i :i

i

'
i

l', ;;;;;;;r;; ; r,]in"t'io po.l,i. tencr una cstrtrctLrr¡ no cxplícitn cltrc s,ll ,c Io ofdtn4tl^ noorr;r rcL] : i il;ü;;;;;;..i","A,,, ¡,or rncrJio de lc's mérodos -:sc¡t los ctLtc 'r.,-.,'-t l 'tt, ntl, i, i'lo'orito Pcro' c ic rtomcn le ino es vcrdacl I il;¡n;;;;;" i.r".""t"pt"' clavcs clc las. clisciplinm eslec.rrLi
r '

, i¡rrro, l'"rrct,-ión. rcrJ 'J Lono( r "-.;---.^--i^-r ":'.1, ,1,ii":l:" :,:'::. Lu,nu,,"r, acción y resportsr[rilidlcl' etc ' stn cn"lf " ",,t".i""., c¡trg rlLrcstro Pc¡rtre¡rat¡ricnto teoLico, 1>ot cllo cs r'rnrbién vcrdacl

t:llll].

r,urr,lc :rl t'rol'ósrlo Ll. trtl',rti¡lltr¡s I':lla dcsenllrPrii¡ tlc n'oJ''' l¡ 'liscjl>lin'r crl c'rcscot¡ctiJos ctt cl tt¡tc'ior "l",,iuu,lua,ti,,' J-l objcrivo sc ¡lc¡ nzrr ¡l'/c conve¡lirLlos cn btrc ntrs tiót, tlcttt o ,le ella

ittstlttyén, i,,*oáu.iruo, ett los cottccplos cllt'cs tle sLls discrplinas : , . : I , clonos ^-^lí.lr.,jñ.,.,"-,11j,"". ,le c.,ncl,.rir, por t'lrlLo' quc la filot¡nio, cluc ia tllo-r^^^. cxplicitalncnte ¿l ietllos Je tt'trcl'tlr' Ior ' " l tt ¡J r ;;i,.;.;.J;;t'lo "''no'i' rrto'lcr n r Irlo'trlr¡ "t'¡l'ri' r''r'o icne cslrcsris ' icrrci¡s . ;;";;, ;",t, \'rro rre¡r¡ rr "l., q'r"l'ci-LJb¡c ce rteza' qtre es r'rtra :'i;.;;'t;;:;J^:';i.i,",.,''"' -'iJ.,i' con igLr.1 t'"1'"' Y'"'' ;:'"11e lrcclro' .si l)obte LlesctJl(llc ll lc ,i. sL,s disti,rgL,i,l"s on,...,ot"t; : l- a Dcscrrrcs que l. - r'\-.-^.r.c ^,rc la ' ::::' ;;;';;; ' "ji^' " l' r''i'i"se s.p'erido ¡\r r.\¡u :r¡ liloso[í¡ ¡ro ter]i:l n¡Ll'l rlrl^ \'^r (r-lr lJ ll¡ r( u I corr lu bi..'lc¡'i-;o ;' Lo'ke.o Iiur'c-q'tc ",tt',i.,üt "i"-uno '"1^ti¿'t p.;icoloqr;r cl r"' .t:*lll'i]t1:l 10 qL,c nlt,r,o "'""""';;"or;, ' , 1 io q,'. ¿,,e'Id i""or'ti't'n'ot '¡'iric; t;toiot,. no ¡cní¡ nacla quc , ningun ¡rPel en ella ' I rlccir solJlc lir ciclrci¡ r"t'l¡ol c ",,.-1, toJL's ellos lr¡l'ri¿lr cnl l ::;l''.:;",;; ;;;;;;''i'';i"i' ¡crlcr"l5i I¡ r'1"'o[i¡ '" oc"r'r Jc . '"tis"'t"' p."r.ti.rrto, dcbc con segrtridad rratat: I i'i
t

.

|

;il^; t;;;;","Jt.'t,"li'^"t' tetirica cxplÍcita' In'u're rabl¡:s ii' ;;;';';;;iiilJ¡" u"""o' ticne. irrccisantcrt': l^ 1ll:ió:L"

' ' l, ':.i
'i,,ir
'tl
.,

li

: ' rle le cstru(l,l¡.r ,l' l.,Jc tlr-r"str" P"¡ls't tlicr'lo' y lro I.i\n \ulO dc lJ li. ¡ porta ¡nenos rvanz¡da y más cottrútl ,' podría rcs' F.ví(ienteme n tc, ésiit cs unir c¡ític¡ t¡r'is seti;r' ¿Cónro " 1 .l ll"ii.,t,"-",t," ¿rt'¡ ¡, un¡'c¡ític¡,,, t I r l..,n,l'¡;i" ---t^,.i,. ¡t"trt rt crll ¡r¡¡¡'n -'lirir 'i(ucl'n -rllrrir J. ' ,ron.le¡ cl D;rlti.lur;o tJc l'r lrn rl'¡;i" ,:l"lll rl "."i.t.l ,aao,toaar sii) tlLrJl 't¡"c los to"'cp'os,t'oil' or Llc l'o t'oil' l'or "l,iilrr;,, 5ú) clucl'L 't't'c 'i ' ' ,lalrono, rccottocer debc¡nos , 'orr(cp'os -- ¡-^-.,1^.1;"'i.""ir rlc(oll (jc dc 'lisrúrErrrr rle conl 'I I l"luii, r" l;.;., -',.1¡r' ol¡ e.orrotrrl'sc l)1rr ;clno¡"í" sc l'¡¡n -,^.^..1^

i

i^";i;;;;.;"i;?",*,,"

r]

r.;;;;;.i;,;l;

ülil;i;'il;;;.'"'ii"'''i"'o"",.itnjentooiderrtidad;vlrcnros

f::';::ll',:1:j::;

".o,,u,t,ir¡^r, ,r",t,", ,i pu.1"nto, scguir, cottt¡lrctltlicn<lo los r¡zonanlicntos y l'rs aonal,,rion"s .1" los [r,,",to, ecottonristas, los btte¡ros [ísicos' ctc ttittg'rtlr'6:'tir' tir'lc tl're It ctrs'ñ'trrz:r tcútic¡-tlrlu lo ¡-, " "" ol,jcti\'o (iole ¡;lorrriliL rirrr'¡rrc ir rr¡Jrc tlc lrr c:r¡'aci'ir'l rlc "-"," grl cste iot.,,r., u,',,, itnagetr no distorsionadrt clc l¡¡ r'cllción <1tte ¡¡unrcla I't ,l'sciolirr:l csneci lir^,1 !nIl oll ot ir(Lr')los l)rrrlr:lrlos o ilItelcctL¡¡Ies ' r' los ¡'rinti¡r;rlcs irrr¡ ul;os filosó[rLoc cs prc'i'i Si,, ',no.le "",,1r,'rgo, sí Jc rllrlr lorrrl¿ coll¡lrlcrl(l_ .1"" ¡cl tcion¡r ) cuñccr'1r Llllre l,,e,,te "l ble nLrestlds \'Ífildos intereses intclcctLt¡les y hutttrttos' Ll criti.o l-,ocl¡i¡ accl't,rr c<tir lc(l\tlcstx; V ¡o<ltí't.rrñrrdilr rc,ntir¡rr¡"ión que se lirrrit.t,l Illclrciorrirr o(lil tilre'l lllosóllcil 'l'rc I,'r fi' ,,. ;I,,;;;1,t ,,,,.'.."ex iórr ol,' ¡" c')n l¡ corr' cIciÁtt ge.c.r 'rl 'le rrr'rlo¡i t rlc lrr grrnráticrt 5lrr clnbírrlo\;fi:r r,ror'ia ,le I'r rclcriJ¡ ,le esc vítlcrllo I'rrc'lc trtnstrrrlsc colno Slgllc L:l o,, l" ""ist"naio rrl"rz 'le i",..i' iir," ii'"',ii.u' ,u¡o"g^"'u'' "' ¡'c'["];'rtt"'.'tr-stl c:lrlllro cx' (lc los l¿rlrllllos 'sl\'r ílitos tlc ,,'1, r, ¡o crrc l,c,c t,,n co¡,rr¡cterlciir'loscetrnrjonlilri.'crl.IicirL,.lr.lr's.o¡lrcj'tr'scsl'.' rl¡'l'lc'l¡ (l¡lcl .i"les,je s,r tcorí¡. Pcro 5" ve ot'lrgrrtl" tirllrLri¡¡l il l:1s It'I||I' I:Is'I( :rr trrir,ldus corrccpros ctlyl a¡rlir;rcicitr Ilirsci¡lr(1" tlcl 's1' rir csr,cci¡liJocl, {ollc(l'tos {lrre llo sorI t"''lltl"l't" ¡'r''1'r' 's i'1tr' ii.l",'a"' "j",",'f",'lo, .n,tc.¡',.' 'lc cx¡'lii 'r'iótt Jct,rrr,'sttrt s¡"' Itr¡'t't' ,,r,'cü". , oncl',sión, .¡\tsa, e'cltlu llcclro ¡rn¡'i''l:rtl' Jc tcorí:r -¡ot cil¡r t¡¡lic't¡rrclttc i-"i,f",t.; , u a""ajl'to ,'ti''t'o "l cstos conrclrll)c uno, ,,u.oi-\ Allor¡ Li"r,, ¡,or lo lrre lcslrcctd.a el c<lrccti'lllstl tlPl'c s'r L",'a,,'l"r, t,rl ¡' como fig"r'''n 'n 'liscil'lina i,',i.tt"."" 'i,,¡tu o"l" ''ti''tt" l'''si'ió¡r cn la q tc to'los tro.. "n' o no ter'lll cotlll¡nlos con lc(l)cc{o it Ios tollcc¡ tos ¡'rcteóricos

L¡Ltenos [ísicos c, [¡tlcnos Io <1tlc sea;

l'

tltlis trlot]cst't-

i.i

irr lr ':i'r{

I

56
^

N,,(LISrs

l rI¡t^¡:lsIc^

¡-¡ ¡,rLo.so¡,f¡,rw¡ií ¡ lr:¡: t¡os

^r.r^

Lo(;f

^s

5j

cos quc crltl)lc^nros

It¡¡lcs
I'r tcJ c

t¡r fícil¡rcDte cn nuestr¡s rellcio¡rcs lraL¡i, con Ios tl"¡lis y Lo¡ ( l r¡rr,,rl,, lrs ,lc, i¡, cl csl,., i¡¡lj.¡"

si¡lrcr l\cr l, ct;llr¡cjr{c r ó¡¡ro rrlili.,,rI cstns .o¡) -,,1)lo,: {l-nIrn s'r cliscil'li'rr,'. es ,l, ci., j'rrr',l, q.r (lc,'.,,,1o5' '1. I,.r. ',rl,ir7 lcr t¡ co¡ ¡ ccc¡'i¡¡ \'tr. rr.rl,r:r I'r lror;r rlc cx¡,lrr,¡1, c'r "lji.on rr ro ¡cncr al, có hace t¡l c<¡s¡. As¡ cor¡o rrbsotros, or.jin,r",,,rr,ar,,ur,"lniio,,cs rjas con las cosas, hcnros a<lquirido rrnr ¡;rÍctic:r ¡rlctccirica sin cltrc ¡>or elJo scInros l¡cccsari¡tncnlc cilt)1lccs clc c¡tUncial los l,rirrril)ios ,1" nsr' l,ri, rr,.r. ,lc ii'r,rl [,,¡'rr.' ,]. cl .i¡rrlifi.o csl,c ci rl':tr, ¡rrcJ" lr:,1'c¡ ¡.¡,,,'¡'¡.¡,' ,.so ,l¡c ll,¡r,.¡,,os rrrr;r ¡r¡iqqj.¡ teólic¿t sin set c¡paz clc enrrrrciar, dcrltro clc csil pr'áctica, los pr.in, cipios de cnrplco clc los tirriros qre no son especÍfiios cle clla, tór'nrinos clrrc sc rtilizrrtr cn ¡¡tncral ,,\sí, ¡ror cjcrr¡>lo, tul histctLiadot pLrc<.Je ¡rroporciorrrr.Lrrilllnrcs cx¡rlicircioncs lrisrór'icns sin scr cll)az de ¡lccir, c¡r grntlrrl, 11uó lray rltrc ertenclcr por exl)li-

c¡ción lristóric;r. Ijlr ciL:rrríliro n,rrrrr,,l ¡,Lrc,lc stu irr,,]cnti,,,o Irro, ¡roniclclo Itipótcsis r¡trc sc co¡llitnl¡n brillrrnte¡uelr'tc ), eucon-

tLrrrsc ¡rcrclido xl tcr)cr quc tllr rrnr ex¡>licrrcirin ¡lcnclal dc rlrré cs Ia conIirnmción d': rrr¡ lri¡rórcsis cjc¡rrílic¡ r¡ ir¡cluso lccrcrr cle la

nltrr ¡lcza gcncrri

clc Ias hi¡rótcsis cir:rrtiIicas nrisnrls.

I)c igual

l'¡o¡io.ltlr'"ro, cl r.sl,¡( i¡liql¡ -<r:r obligaJo a lrs.r. con(cl){r)s rlc xl'lrcrcr,,D ¡llí]s [cnci¡l; y,¡rr" dcl lrL tl,o ,lc ,¡r,c Ios utilicc cñn coi'l ,, sc .if,r" ,j,¡c sc¿ .fl1,;rz Jc J.,r t,,,., cr¡l,r,rciórr cJ.rra y '? li.,l fcn.lÍ,1 ¡lc l,l l( tnrJ cir¡.t-rislir:r cll rll|c se q¡]1plc¿¡¡ en SU car))p(/. l'cro:,1 ,l,rrl,¡lcs cxplic,'ciones 1. ai sei,,,',r lr. j f. ,lo' cntrc ell¡c I¡¡l¡1,:án se "".¡r,I,i,^,diIot,,.n I.rec;s t¡r,"nr",j",,r",,jicsr., l.u IclJcronas quc cxistcn c¡tt¡c Ios cli,ctell¡cs coml)¡ tirnct)tos de rt¡estla vicla intcjectual y itrrDrann. Por trrrrt0, laa ,lo, ,"r"r, uo ro,, ' slno Lrn a. Vcn,os. c¡r¡orrc.s ccimo i,'¡q¡i¡ enc¡j;r¡se, cl,,s¡,r.¡1 ¡1., ¡o¿. ,,¡ pr^blcrrra cle lrs cien.ir. cslc(i;rJ"s c¡r cl ¡r¡rco (ior I\ositita,lcl ,.n.il.s¡s (luc p ,.s¡rt:. lrr ar,rlo¡Í,rcJc es,1 conüelr. dc lr nrarn.iiic,r. I'cro ;rl.or;r, p¡r:r cqrrilibrru ,rl.o Lr ilr¡r.nl [i. jr'rrrc cn cl difc.cnrc c:rriz quc ,,,,'[ilósol.o i¡,," ¡.,",mír,ricrnc i,.r. p,uii,l.,io .rc ¡¡ \o¡)ccpc¡on nc€ilf tv:r, tcl¡J ir tjc¡, rlr' l:r lr¡r.rció¡¡ d-j fljósoliJ,,lirr'¡,r a i¡s con..<jer¿cioocs r¡rjq l¡e q5¡"d. aJel;,nterrJo. -l'orjo Itl,tl,lt¡ Licn - o su[ir ient-rre¡rre Lrjen, si sc dcjrrr a un ]¡.ln Lrs cli[icLr]t¡des lral¡ituales cle la vida,, ,le l¡ rcor.í,r1, 1,odrí, .leci,, sicnll)re que nos li¡Ditc¡los a cnt¡rleur nLrestros corrcc¡rtos crrclinít¡ios de acuerdo con sus fu,rcic,¡r.s orclinalils, n ,,tilia,,l. 1.,,
Lrs;ru no sólo cn diicrc¡rres dis.;l,lin,rs silro rrr¡l,jér, cn l.r licl,r cotidj¿¡ra, en conlorn¡jd,rd con los conreticlos ¡rirliicrrJares quc lic¡¡ctr cn, estos Jifercntes cojnl,r¡rj,ncntLr< Je s,, ,,so. l.n, ¡,nl>Jern¡s [ilos<jfitos surtcn sol.,rrer,r.. l.(1r,lrc r)o n,,..r,ir¡..(. ¡"-

i

I

¡¡roclrr, un ]]1¡teDriitico i)ilcdc (lcscLri)rir y clernost|rri nUevas ver,

clldcs nr¡tcnriiticas sirr scr cu¡rrz dc clccil curilcs sorr los l¡sgos clistintivos clc l', uet'drcl o dc lr dc¡¡tost¡.rrción nritteuuitic¡s. Lntonccs, a,lcrriis clc l¡ l¡istoria, tcncnlr)s lir lilc¡scr[í¡ clc l¡ lristolia; arlcnriis clc Irr cie¡rcirr n¡trrrirl. la Iilosr¡fí¡ clc l¡ cie¡cir: ¡rrlc¡lás <lc
l,t tn,'tcr'r,rtir;.r,l¿

Corl(cl)lus lérnicc-rS p.l¡¡ sus l,n(ioD(5 {ccnic¡S ,t crrr¡,ic,rr ). jos conce¡)tos cojl)llnes ¿ Jrfcr,.ntcs Ji:ciplrrrrrs, o bien los ouc se

lil,' olí¡ J" l¡

lrr,rr,

r,ir..r

I'-l si¡lrri[ir--;rclo !' lit ¡rc¡ 1i¡1c',a¡-, rlc cst¡s ol¡scrr,,tcio¡cs tcrtclrínn qtrc rcsLtlt'ar clrrr os ¡lror':r. Nlclrclor¡i, cn 1rr inr,:r lr.r¡¿rrr', l¡ nccesicl¡<l

cl!¡c sicrtcr'r los lror¡rlrtcs dc rcl¡ciol:rrl sLts rlj[crcntcs intcrcses jlto, si irsí sc clcsca, ¡lc ¡ cla cion ¡ r

tclcctunles, t¡lnto cn{re sí conto con ottos jntctcscs incspccí[icos; n ucst r ¡ ior ¿llcrr no te ór ica dcl lruntio, l¡ <lacla Por cl scntirlo conrúrr, con ¡trcsrr¡s clilcls¡s irrrágcncs a[¡siracL¡s, tcóricls o cspcci,rlizrcl.rs Jc prrrtcs cr ¡spcctos (lcl nrur]do. Y scñalé tarrrbién qLrc crreccnros rlc lrzón ¡arr esl)crar (lLre 1r11,fl Lrn ti¡>o rlc csPecialistrr exl)c¡ro c¡r csti litcir cll l)irrticll]irr, ¡n' cltrso ctrttrrio se tlcscrrlrrclr,¡ cn sL¡ c¡rrt)o clc cs¡ccialiclacl. A corrti¡lr¡ció¡r, ol¡sct"ó llLrc, i¡rclLrso cLr¡¡rlo si: lirLrc\,c clcn{r'o dc sr¡

(ju¡ llllccl t os colt.cl'tos clcsern¡rcn,rrt r.c¡ cl¡cler.,rnclrtc c ¡rrrts. Irrs riJ,ls y nos clc,.,rr195 secl'rcrl t,¡, r¡,odcl"s o irl:itcr¡c: irr;r: propiados, l)crgeñanclo ¡ partir dc ellos tcor.ías rrbsurias v qLre en lilti¡rfl inst¡ncia ca¡ecen dc scnticJo, tcorías qrre uu.on ir"t,i" tic¡rclo l¡ fiase dc Vitrgenstcin) *sólo casrillos err el airc,. j-._, quc sc leccsit¡, cntonccs, Do cs un¡ rccrlírr c\i)lic¡ijtir gcnc¡:,i,

girttos ¡'9¡, o "ilnl.lcrn¡ntc (olll:tr tjol¡,1",.r,o. ur,.,r, ¡ro,ou" ptetcrrdenros llllilicrr, tcoriz; r', esr¡lrlccc¡ .oncriones, ¡rara'¡1. canzar una concepción comprensiva ¡,uni[icada clcl rnunclo y de nuest¡a relación con é1. Entonces nucstras nteDtcs se ven ilt.rastruclas Iucra dcl lLrnrbo dc nuesr¡r priictica lcdi, dcl co¡rcticlo

T
t8
^Nll.lsls l¡.-clros tlcl rr"l sino tu¡,r rliscit'lrr,¡ crlr'¡liva qtre no( ¡c( rlclde loi visl¡s ;l ll¡l l)rol)')cotl - ,,o ra olu,.lc, (l,orlct lullto\ ltlr¡lltrctttos Ji'rgrtosttquc los or ltcy 'l'rizá t rr¡rbicrr r¡uc ticrrl,,r, siro t,¡r i. l.s iitlsinrrcs Iilosó[ic¡s 'r l¡s qtt' nos vc]rlos sulclos cu rrl 'r"s nuestras ¡¡l(¡ltc5 sc vtn ¡t¡'lsltlJ¡s ftlclil dcl lullll)o dc cs.)s .lc
.

i-

NrEl'\[lslcA

r

\ f¡¡o.(r'r I^ ¡¡t¡ Littr¡: oos n"n,.o"í,r.

,9

hechos.
Es

lÍ, il ent orrl¡.rr irl'o!o (l P(l l visión r'egrtiva cl"i Iclrl¡' si.r'r's l1¡clir,lír \'olvc ros lr¡ci¡ l¡ Iristori¿ Jc l¡ Iilt'su[í|l y. cr] curr('rclo' corr r¡ r¡ro hisroria Jc I¡ rcl¡ción tJc I'rs Jiscil'lrrr'rr csl'ccr:lll?:rLlirs dc¡rlosll'¡r atttosolí¿. Alrtcs oLs"luó,1.,c no ir¡) t¿l rlltír de 'l're llcvc nritit¡tltc¡ttc corDpclcn.ic cn ulr:l JisL il'iinJ esl'e'l'rllzrLlir l oc rll5lotsloi)iro consisu I'l c,rpa' id¡J cic el'rLorrr u¡r'l ilrr'lgen lto
itir. iórr ' Si urr lr¡ico' urr biólogo

s¡nricnro ascnrados en !¡n tcncno ¡rarticulal clc investiglciitn y, c<;n ello, ryuclar a ab¡ir el cunrino l)¡r.,t ntrevos desurrollos o lt'tccr (jue sc ¿ccl)te11 y di[und,rn Ios ytr disponibles. Un ejenrplo ilus¡rc de lo quc tengo cn J¡re¡)te lo ¡rto¡rc-rrcion,t rrno de los nrás grandcs fiióso[os de la époc'l tnodcrrrl; tuc rclieto

rrcrbrr'; y útil, ¡)orquc est¡s imágencs dritrláticrls y Lrnificuclas dcl ¡¡rLrurlo -- cstas inr,igcoes nrctafisic¡s cle l¡ Lc¡lidad-, ce¡lt,tclas c¡) Lrn inlcrés cor)crero, ¡rucdcn ayu<1ar a srtcu,lir hiibitos de ¡rcn-

¡ Dcscaltes. Sirnpli[icaLé, y pucclc que inclLrso dé cn ¡rlrtc tttra

cn-

itr(c' ;';;i:;¿,';;;'; l" rJ,sci¡l'n.' r on urros as'rrrros Irr¡¡¡r¡rros c tln ser I)oJria i.,","1.t n. Itcclro, ''n¡ ' o'tl't't,'ti" csl"ti''lii¡'l¡i¡rcluso un cco o
tiL,o esucci¡l clc

rrrl¡ ln]lFcll Ecncrill oc r,turisr¡ cmir,cnlc tc JcciJe:r o[lcccrlros di cónlo son.las cosus' reaiicl¡cl, u¡r¡ cxplicación conrprehensiva i"'t".ltüll '¡". ''' 'ti"iptiu' es¡'c' irl o..upe un Iug;'t 'ctt' '.'"t en iicl'r im,rgcrt, suLurJin'rrrJo ¡ cllr olros asunlos o'rcrr r;r tr,,l los lcrrrrrrros oc cs;t Icinrc'I'ret¡ttJolos n'eJicl'r Jc lo po'il,1"'

l¡ r rr

rr

"rr

-.it

{otrnrl qlre n.llecc cotlltt si 'tl'or¡ l'r Irsic¡' Ir so'iologre o l'r'rntrol'olosí;" c l. ''i"' rirvr'¡ l¡.ll¡ve .r¡e'r.i Jc l¡ corrrl'tensión

u'; r::":,;,'l,illll',,';,,1;,':i l:;::l;l:,i:'lll.lli,,ll, llr¡\ l' blologl¿ lrrc¡1o

j

¡icrtur'a dc su cloctrina, aunc¡,.te es¡rcro qttc rto lo sea etr exccso. Su visión deL nrundo poclría set c¡tcndida co¡r)o tr¡r.l formr clc pro¡;rgrnda conscieute o iocotrscicolc I [¡vor cle tl¡ta cicrta di¡ccción en el cicsr¡¡ollo de lls cjenci¡s tr,rtttralcs. i-l tnltetnática, 1'cn ¡rrrrtictrlar ln geonrerría, constitr.rírtr a su jtricio cl nlo,Jclo tlel proceJi¡¡iento cientí[ico. Si bicn le rtsignó un lugrr a Itr exl)erinrent¡ciór], pucdc trno ¡rensó no obsta,rtc clue cl método dctluctivo, segtin verlo en los estudios <le gconrelrí!1, ct¡ el ¡lléro.lo ftr¡',1¡rlle¡rtal de la ciencia. Pensab,r qLtc cl objero de las cienci¡s físicas del¡ia ser [n¡rdanrent'rlnle¡rte cl ¡risr¡ro quc el dc lr geontetría; 1:rot consigL¡icntc, que, desde el punto dc vist¡ cle ]a cicnci¡ en gencta-I, lrs lnicas c¿i¡rcterísticas itrrpottntrtcs de l,rs cos.rs dcl rtltrndo físico cran ¡¡s característicls esp,rciales que estudio l,t geonlcttír.

illil'rltl'."i"t'",

i".ir." Il ii.['lir,,'r'

;;;'

''t i;:';i;.t:.f g.;"'.,i,,o4o"",,,or¡ccs,s^ vcr í.r JcsJe.f"',::,1:.,'j j: Liologia,. dcl Proccso,de. I'¡ oJurl inr.t"u i. l-luelg.r Jecir que cualqutcr':"tl'"'i",1..".. "".'.1,.,. ru"n "..,,,n" r,.,o i,,irr'." ¿r,^. c'nclrl dc ll rcalidrtl, '¡uc astgnc ' -l J..,','i,'io dc ;rl¿urr intcró',lii!t"]',': :""'J. ';;lj"r'ü,.lo ,.t'¡1 rro se lrlrr:r¡í1 'lc I'r ;l;;ñi;;,;;,. -i" 1,..1'n ""r'tticlird -

Lo cluc hace de Desca¡tcs trn ¡lrctafísico no es tirn sólo <¡tte ttrvicra cstas crcenciits. Es, rnás bien, cl tono drrntático <1ue cl)ctrct¡' lrito estas cteencias cn sus cloct¡inlrs soble l,r ll'rtttt¡lcz¡t cscnci'tl clcl conocir',iento ¡ 1..r cxistctrci,'. Etl slr inregen,lel nlrlntlo I'ts u¡ricas ¡ealidades so¡1, ltp¡rtc de Dios, rrna strstilncil Pur¡nlc'rlc r)1il. ,.... terial; cuyas únicas piopieclades son esp.rciales, por ttrr lado; i'por
otro l¿s;ustancias pensantcs l)uras, o cSos¡ cuya escncia consistc cn cl pclsrm'crtlo úogitatid'in'luyerrrJo, cn particular'' ln c'rpoci' ,1".1 i" carrra, axiot¡rls lutoevit-ic¡lt"s y lus ¡9¡¡5u¡uq¡¡i'ts r¡ttc st ,l"Jucc,' ic éstos, l'or lo t,tnto, Je urril lrrrle rcncllt.,s cl uLjeto dc l¡ oconlctli.t Y de oll'l l^5 lncl)lcs (ill'il(cs tlc r¡¿trlt'lttticlllt' crl¡tsi' clcit,.tiuo., gconréttico. I'or ]'t otr¡, 1-l vertJ'tcl' ro cprto' irnicnto corlsistc cn los resulr,rdos dc eiclcirltr estl capacicJlJ l'odo io <1uc

;;i;

';;;;;;;;i;"

; i., I sto,'ió' T:',::;','1 I :lill:l,il;il1"¡":'": ri,rs ¡uetlc sc¡ inetit.,Ll^ t 'i'lt_','illiili.i,r",,,,,,, .i i.r"" ¿. " ,^ nlrluttü cn l' tablc, potr¡tlc prirccc t r''lur¡s' rllt hrlUllo'll)l r,ti, o \t*a ,,,.tr,, t qt'" ¿i'r¡ totl 's l¡s c' ¡cstrlt¡ dtli''¡r i;";;,i;i; ,';;;;.."; cl qL'c a t'o:otr"' nrisrtros ¡ro:

t

t)o scir csto, pcse a qlle se¡ colrú¡)lllclltc considc¡'ldo ¡e¡lid¡rd o ,lo,rn.i,,,i.,uá, se cntiende que cstá, conro si dijésenros, degrndntlo

w
t0
^N,(r.rsrr
Y

Ml'r^rlsrc^

o sc Ic rcconoce trn cslálulo in[eLior. Es cvidcnte quc lencmos aqr.rí trna revisión dccidiclirnentc drástic¡ dc nuestro esrlttemn or'
di¡rnrio rlc cosas, una revisión quc ni¡turaltnetrle crea problctttas y cxigc ulteriorcs aclaraciones y ajrrstcs. AsÍ, \,enos fl Dcscartes el)' señando, por cjcrnplo, que sólo nuest¡ a co¡l[ianz¡ en la vcracirl¡d dc Dios constitrryc rnzón ¡rrra ctcer cn l¡ cxistencia de los objeLos mrtcriales; y, rtl nristno tie¡npo, (luc útricnt¡rettte nuestIa obstiiación nos llcva a creer aJgo qrtc cs hlso. Si lre sido exccsiv¡nrer)tc a¡rognntc corr la inra$en clcl rntt¡tdo
rJrrl.r ¡ror Dcsc:tt(cs,.lcbo ¡rcdirlc l)crilórr a su scrniL,r'a y.itrstc<1, tcctor. Sca como [uerc, Desca¡lcs no cs orís cltte uri cje mplo -un ejcrrplo ilustre- de cste géne(o dc ¡rstrfísica, cs decir, de la produ..ión d" una itnagen tlel mLrrclo catttivador¡ ylchocn¡tc, rlonrinaclu por un interés o actitud ¡rarticr:lrr y quc, consiguienlc" mentc, se prcsta n distorsión, a exagcraciótt y, [irlallnente, incluso a incohcrencias. Ctrando contcnrpl¡lrnos estos sísteinls, podernos liegar a pensar'<1ue cualqtrier intento de elabo¡ir trira teor'íc siste' nrática positiva i lo,uu'ro dcsenrbocará cn unu visión giobal dis-

r

rorsionirdr.

Pcro ¿tiene qttc scr a:í? ¿Dcbc condtrcil a semejatrte tcsultado todo intc¡rto cle elabora¡ una tcorí¡ ¡:ositiva? Esa cs la cuestión. Para cncontrar una respuesta, debcnros considetar cuando menos c¡ué [ornta o forrnas podrÍ4, o lrabrí¡r cle, tol¡]at tlna teoría sistenrática ¡ositiva.

C¡pÍruro

2

¿REDUCCION O CONEXIÓN? CONCEPTOS BÁSICOS

tar una teoría analí¡ica sístemática y positiva? Comencemos por considerar de nuevo 1a palabra <<análisis>>. Como indiqué anteriormente, 1a implicación más general de este nombre parece ser la de resolver algo complejo en sus elementos y mostra¡ las formas en que éstos se relacionan en el complejo. Qué cuenta como elemento dependerá, naturalmente, de 1a clase de análisis en cuestión. El análisis químico se detiene en los elementos químicos. El análisis físico va más allá. El aná[sis óintáctico se detiene en los morfemus, las partes mínimas de 1a palabra que son signíficativas; mientras que para el anáiisis fonológico las pafies mínimas significativas de la palabra son complejas: sus elementos son los fonemas. En cada caso se detiene uno en ingredientes que son completamente simples desde el punto de vista que adopte la investigación, en los elementos últimos según esa clase de análisis. Los elementos químicos son químicamente simples; carecen de complejidad química. Los morfemas no tienen estructura gram^fical. Los fonemas mismos no contienen fonemas. Y así sucesivamente. Tomando esta noción completamente en serio para el caso del análisis conceptual ----el análisis de las ideas-, debemos concluir que nuestra tarea consistiría en encontrar ideas que fuesen completamente simples y demostrar, a continuación, cómo pueden ensamblarse, con esos elementos simples mediante un género de construcción lógica o conceptuai, 1as ideas más o menos complejas que son de interés para los filósofos. El objetivo consisti¡ía en

Pues bien, ¿cuáles son, entonces, las formas que puede adop-

62

ANAI,ISIS Y M F,1'A FIS¡CA

¿rrlnucc:tóN o cosgxlóx? coNcF.pros BÁsrcos

6J

lograr una comprensión ciara de los signilicac{os complejos reduciénclolos, hasta que no quede resto alguno, a signilicados sim p1es. Expuesto tan torpemente pnede parecer rrn proyecto bastante impiausible. Y 1o es. Sin en.rbargo, este proyecro o algo que sc le parezca ha sido y sigue siendo tomado en serio. Incluso sin exponerse cor.r l¿ extensión con que 1o he descrito, continúa ejer, ciend,¡ una cielta influencia en la n:iente de ios filósofos. Trata¡é de explicar ahora cómo se pone de manitiesto esta influencia. Cua¡do nos enfi'entamos a la iabo¡ de lleval a c¡bo una elucicleción fllosófica de aigíur concepto en parricLrlar ejem-por pio, qué es saber que algo es el caso; o qué es percihir un objcro materi¿l ,la abordamos frecuententente con l¿ intención de explicar, en líneas generales, tanto esas condiciones que han cle satisf¿cerse si el concepto se aplica de forma correcra como esas otras condiciones que, cle satisfacerse, hacen que el concepto se apliqLre con corrección. Es decjr, er nuesrr..r jerga, tr.rtanros de ,ivcriguar las collciiciones necesarjas y suficientcs cie la aplicacic,n correcta dcl concepro. Cabe abordar estc estilo de análisis con ui.r cspíritu relatir,a nrente modesto, comc¡ usualmente se hace. Es deci¡, sin preten der incluir sólo conceptos que sean ellos mismos absolutamen, te simples (;sean los que fuerenl), al enunciar ias condiciones necesarias y sulicientes de aplicacíón cle un concepto rlado, Por ejemplo, podemos encontrarnos con que el concepto de creeucia tigura como un elemenro de nuestro ¿nálisis clel concepro cle conocimiento y p¿recernos bien esta situación, aunque pensemos también que el concepto de creenci¿r precisa c1e, y adnite, análisis. Pero podemos dejar este problema para otro nromento u otro capítulo. Por ahora, entonces, no párece haber razón para pensar que el filósofb se deje llevar en absoluto en su prácticar por la imagen o modelo reductivo de análisis que he esbozado modelo en el -el que ocupa una parte esencial la concepción cJe 1o simple, al menos como iínite ideal de análisis-. Sin embargo, l.iay en la siruación un factor que sugiere que el modelo eierce realmente un cierto poder sobre el filósofo. Pues eriste una fónnula verbal que el filósofo analític¡r oclia oír y tlue srr contrincarte en la argumentación,

t¿¡rbión urr liló-sofo analí¡ico. goza a1 pronuncíarla, a saber, las pa<.SLr análisis es ci¡cularr>. Esto sienifica, ol¡viarnente, qui el filiisolb hl incluiclo entre los elementos de srr rnálisis, aunqp,e puedc tal vez clue de una forma encubierta, que sóio revelarán ¡rasos tritcriores cle la misna clase, el concepto mismo que dice c¡lLe
lat¡rrrs:
ttnnliz.¡

Aho¡a bien. lpor qué se considera tan clañina esta tórmula? La observación: <Su aná1isis es circular: sufre de circularidad>> es ve¡dacle¡rmente d¿ñina dañina, en r-ealidad- para el -fatalmente análisis pretenclido. Si lo que tenemos presente es cl mojelo de an¿11isis necliante la desconposición de una estructura compleja en sus eler¡en¡os mtis simples. en un proceso que ternlinil única,lente cuando sc rlcanzan 1as piezrs que no pueden se¡ elhs mismas clcsmontaclas. nos encontramos con que el proceso de descompo sición ni siquiere ha conenzadc¡ a ilevarse a cabo cuando una de l¿s presuntas piezls resulta ser, o contener, 1¿ cosa misma. el conccpto misno, que había que desarnar. Conside¡emos ahora un modelo b¿srante difé¡ente de arlálisis tiiosófico. Voy a decir cle esre nuevo modelo que es más realisra y m|1s f¡uctífe¡o que el qrre acabo de dlscuti¡. (Podr.ía pensar.se qL¡c, a propósito c1e este modelo, es bastante mejor.usar l,r palabra <elu, ciclación> clue la palabra ..análisis>, aunque esra úhima susiere con fuelza el modelo de ia descomposjcion; mc dec..,nrare poilla, porque se halla consaerada por el uso v porque, en cualquier caso, tiene un sentido más com¡,rensivo que 1a primera.)Abandonemos la noción de sinplicidad pertécta de conceptos; abandonemos in, clLrso Ia idea de que e1 análisis debe proceder siempre en la dir.-c-

cirin de la mayor simplicidad. En lugar de ello, imaginemcs el modelo cle una el:rborada ¡ed, de un sistema. de elementos concctaclos ent¡e sí, de conceptos; un nrodelo en el que la funcion de caclr elemento, de cada concepto, scllo puede comprenderse rpropiaclrnrenre desde el punto de vista fiiosófico captando sus ielaciorrcs con.los demás. su lugar en el sistema. Todavía sería mejor srrrlclir Jl imagen de un coniunto de sistemas de este tipo formanilo torlo é1 un disposirivo mayor. De adoptar este modelo, no lr rrl r lirr lazón para preocuparse si, en el proceso de trazar las conerjorrr's cl te un punto y otro dc 1a red, nos encontrásemos ¡etro_

64

ANÁIIsIs Y NIETATÍSIC^

I

n¡nuccróN o coNextóN? coNcEPTos BÁslcos

6'

cediendo o pasando por el punto de partida. Podríamos, por' ejemplo, llegar a la conclusión de que es imposible elucidar conrpletamente el concepto de conocimiento sin hacer referencia ¿1 clc percepción sensorial; y que no cabe expiicar todas l¿s caracterís' ticas del concepto de percepción sensorial sii hace¡ mención al clc 'conocimiento. Y este hecho no podría preocupalnos o sorprendernos. Por tanto, la acusación general de circularid¿d perdería fuerza, porque nos hab.ríamos movido en un círculo ampl.io, reve lador e ilumínado¡. Esto no significa que l¿ acusación de circula' ridad pierda siempre fuerza. Algunos círculos son demasiado pequeños y nos movemos dentro de ellos pasando por alto que Io son, pensando que hemos establecido una conexión reveladora, cuando en realidad no es así. Flabría que dirimir en cada caso si la acusación es dañina o si no io es. He observado ya que el progrema de análisis reductivo o ¿¡o mista, según el cual los límites del análisis est¿rí¿n en los conceptos o significados absolutamente simples, parece cla¡amente implausi ble. iVluy a menudo, al menos en la tradición empirista blitánica, no han sido precisamente los conceptos los que se han considerado candidatos a átomos, sino más bien esos lugaces elementos, de 1a experiencia subjetiva, o parte de eJ1os, que D¿vid Hume llamó '<,impresiones simples>; y también esas presuntes copias suvas, que se presentan a la imaginación o a la memoria, que Jlamó <ideas sim' ples>>, Estos eran los eiementos irreducibles en térninos de los cua' les plopuso explicar Hume nuestra imagen del mundo. Pa¡ece también que eran los átomos de ese atomismo lógico al que se ad' hi¡ió Lord Russell a finales del primer cuarto del presente siglo. Más tarde volveré sobre esta escuela de análisis tilosófico. Lo que ahora quiero indicar es otra cosa: que cualquier filósofo que crea en los elementos simples o atómicos de1 análisis reductivo, no importa cómo los conciba, verá obviamente estos elefflentos con una luz especial. Los considerará ingredientes básicos de nuestra estructura conceptual, porque todo lo demás habrá de explicarse en términos suyos, mientras que ellos mismos no se tendrán que ex' plicar en térninos de nada más. Serán conceptuaimente últimos o gozarán de una absoluta prioridad conceptual. En nuestro esquema de cosas serán absolutamente fundamentales.

último,lo básico,lo que goza Ahora bien, estas nociones lo que -1o es absolutamente fundamental en ,Je prir,,ridad absoluta o nuestro esquema, o esquemas, de cosas- resultan obviamente xtractivas. Se encuent¡an entre las que nos atrajeron inicialmente hacia la filosofía. Así pues, podemos p¡eguntar: ¿Es sólo el estrlo reductivo de la filosofía analítica, con su compromiso con átomos de análisis, lo que permite que hagamos uso de estas fascinantes r.lociones? ¿Debemos eütarlas, si vemos que es más realista el modelo aiternativo que he esbozado, o sea, el modelo que fre,za conexiones dentro de un sis¡ema si¡l esperar poder descomponer los conceptos o reducidos a otros conceptos más simples? Si preferimodelo que podtíamos denominar de la comos eite modelo -el el contraste con el modelo reductivo o atonexión, para resaltar mista-, ¿hemos de renunciar, desde el punto de vista del análisis de conceptos, a la idea de que hay algo fundamental? Pienso que no. Naturalmente yo mismo me expongo al responder así, a que me hagan la siguiente pregunta: ¿Dónde hemos de buscar, enton.es, ioi co.r..ptos básicos, una vez que hemos retirado nuestra confianza al modelo de la definición reductiva, o por lo menos no se ia concedemos de forma absoluta? Bien, he aquí una sugerencia. Más ar¡iba observé que se nos introduce en los conceptos técnicos de las disciplinas especiales por el camino de la enseñanza explícita de los elementos-de la eco' nomía, la física o lo que sea. ¿En qué términos procede esa instrucción? No acontece en un vacío intelecmal. Debe vincularse al bagaje intelectual con que ya cuentan los aprendices-. El co¡ocide de-ié.rto de lot conceptos de las disciplinas especializadas ha a panir de los materiales conceptuales sarrollarse, de algún modo, que previamente habíamos adquirido. No es necesario que nos pr"gunt"-o. cómo acontece eso exactamente -mediante qué pro"."tot de afinamiento, extensión o analogía-, aunque podemos estar seguros de que no es sólo cosa de definir estrictamente nuevos conceptos teóricos a partir de los conceptos preteóricos Lo q,,re estoy ieñalando es algo extremadamente simple: la adqui' sición de los conceptos teóricos de las dísciplinas especiales presupone, y descansa in, la posesión de los conceptos preteóricos de la vicla ordinaria. Ciertamente, con ilstrumentos afinados (espe

66

ANÁLrsrs

y

METAFfsTcA

¿neoucclóN o co¡¡sxlól? coNcEnros

sÁslcos

61

cializados) puede uno hace¡ cosas que nos resultarían imposible realizar con instrumentos toscos (o comunes). Pero sólo porque ios instrumentos toscos (o relativamente toscos) estaban ,nt"r áhí se puede disponer de instrumentos afinados. He aquí, entonces, una forma de ordenar los conceptos por su prioridad: la habilidad de operar con un conjunro de conceptos puede presupone¡ la habilidad de trabajar con orro conjunto, pero no a la inve¡sa. En este caso, podemos decir que los conceptos presupuestos son conceptualmente antedores a los conceptos que los presuponen. Y ello sugiere, según lo que acabo de decir, que los conceptos filosóficamente básicos es que en realidad hay cosas así- han de encontrame entre los -si se emple¡n en el Císcurso no que técnico ordinario, y no enre aquellos conceptos que sólo se utilizan en el discurso récnico especializrdo. ¡Pero los conceptos del discurso no técnico ordinario son tan numerosos y heterogéneos I Si hubiésemos de hacer al azar una lista de tales conceptos conforme nos vienen a la cabeza, a primera vista parecería absu¡do reclamar paru 7a mayoria de ellos ei est¿ruro es, pecial de filosóficamenre fundamenrales. He aquí, por eiemplo, una lista arbitraria: vehículo, guirarra, concierto, embajador, niáve, piedra, calle, gato. Si se preguntara ¿por qué parecería : derarlos básicos o fundamentales?, no habría que irabsurdo consia buscar muy lejos las.respuestas. Primero, parece manifiestamente contingenre, un accidente de la naturaleza y de la socíedad, que hagamos uso de estos conceptos. Es fáci1 imaginar formas de vida y de experiencia en las que no ocuparían ningún lugar. De hecho, no ,. ."qü.r" fuerzo alguno de la imaginación; basta pensar en otros períodos "rde la historia o en otras regiones del mundo. Así, no sólo ,on .orr..ptos meramente contingentes; son, podríamos decir, simplemente provincianos. Es más, algunos de ellos pueden defini¡se ¡eductivamente, desarmarse fácilmente sin que quede resto alguno por anali zar o sin que nos lleven en círculo hasta ideas más generalei; y es por ello que a los ojos de todo el mundo, y no simplemenre a los áel unalista reductivo o desarmador, no parecen Jcanzar el estatuto de conceptos básicos o fundamentales. Y, fi¡almente, estos concep¡os, al lnargel de que puedan o no ser descompuestos, son con seguridad insuficientemente generales; son demaiiado concretos.

Si nos dejásemos llevar por estas respuestas, parece que deberíamos buscar conceptos que fuesen altamente generáies; que no fuesen descomponibles (o sea, -que se resistieran a la defin.i' ción reductiva), y que fuesen no contingentes. La no contingencia es una noción difícil gue de momento delaré a un lado. De la no descomponibilidad o irreductibilidad ya he dicho algo: es de la mayor importancia ¡ecordar aquí que <ir¡eductible> no signifíca ni implica <simple>>. Un concepto puede ser complejo, en el sentido de que su elucidación filosófica requiere que se establezcan conexiones con otros conceptos, y se¡ al mismo tiempo irreductible, en el sentido de que no pueda defini¡se, sin circula¡idad, en términos de aquellos otros conceptos con los que se haila necesa¡iamente relacionado. ¿Qué hay, entonces, del tercer requisito, el de generalidad? Bien, algunds de esos conceptos comunes de los que acabo de hacer una lista carro, piedra, guitatra-, aunque carezcln en sí mismos de generaiidad, tienen en común entre sí, y comparten también con muchos otros conceptos no técnicos, un rasgo de una generalidad muy elevada, a saber: que todos ellos son conceptos de objetos materiales o bien, usando el viejo término filosófico, conceptos de utetpos. ¿No podría ser el concepto de cuerpo, de

objeto material, un buen ejemplo de candidato a1 papel de con' cepto básico? Podría parecer que aquí hay una dificultad. Acabo de sugerir que el coto natural de caza de conceptos básicos es que exis-si Pero si bien ten tales cosas- era ei discurso no técnico ordinario. la palabra <<cuerpo>> es suficientemente común, el uso que hace el fiiósofo de ella no lo es. Normalmente no deberíamos llamar <<cuerpo>> ni a una silla ni a una montaña. Habitualmente no tenemos ocasión de usar u¡a aplicación tan general como la que el filósofo usa, o acostumbraba a usar, de esta palabra. Pero está di, ficultad se resuelve con facilidad. Si un filósofo dijera que el concepto de <cuerpo> es básico en nuestra est¡uctura conceptual, su afi¡mación se entendería como un atajo qtre torn.l para proponer colro rasgo básico de nuestra estructura conceptual el contener un?r gama de conceptos de tipo general, a saber: conceptos de dif:crt:ntcs clases de cuerpos. Y sería coherente mantener esto y ad-

68

ANÁLrsrs y METAFÍsrcA
co>>

¿REDUcCIóN

o coNEXIóN? coNcrptos

eÁsicos

6'

mitir que de forma habitual no tenemos ocasión de usa¡ una clasificación tan comp¡ensiva. Esta a{irmación es imponante, pues con frecuencia vemos que el filósofo analítico utiliza palabras que pe¡tenecen a.l discurso humano con sentidos bastante diferentes de, y más amplios quc, aquellos que poseen de ordinario; y que hace esto f¡ecuentemente con ia fi¡alidad a la que ya me he ¡eferido: ia de hacer clasilicacio, nes más generales que las que ordinariamente tenemos ocasión de h¿cer. Esto es verdad, por ejemplo, en su uso de las palabras <percibi> y <percepción>, de las palabras <<particulan> y <<universal>>, de <propiedad" y <proposición>. No significa que no le preocupe nuestro aparato conceptual ordina¡io, nuestro bagaje común de ideas. Es de este bagaje común de 1o que sigue ocupándose, Pero habia de él en un nivel de generalidad más e.levado que el nivel en el que habitualmente nos situamos. Lo que él dice en ese nivel es compatibie con que haya una gran diversidad de maneras de plasmar o representar los rasgos generales que a él le inte¡esan en el eqüpamiento conceptual que satisface nuestras necesidades habi
tuales.

Ahora bien, hasta ahora no he estado arguyendo tarde- que el concepto de cuerpo -aunque sea de hecho un concepto básico o fundamentai en el sentido que aquí nos atañe. Lo he aducido como ejemplo de un tipo de dirección quc podría seguirse en la búsqueda de caracterísricas básicas y muy generales de nuestra estructura conceptual. Es decir, podríamos encontfarnos en alguna ocasión con el hecho de que en nuestro uso de una gama de conceptos específicos que pertenecen a un cierto tipo general, en virtud de cómo son nuestros habitua.les inte¡cambios con el mundo, apenas tenemos la oportunidad de formarnos una concepción acerca de1 citado <<tipo general>>. Pero, como es natural, cabría también esperar encontrarse con que hay otros conceptos que se dan ordinariamente en el uso cotidiano y que tienen el carácter de conceptos básicos, como, por ejemplo, los conceptos de tiempo, cambío, uerdad, identidad o coflociffiiento. Sin embargo, no sólo buscábamos posibles ejemplos, sino un sentido genera.l que pudiera concedérsele a la noción de do básivaya a hacerlo más

en conexión con ei modelo olter,tuiiuo de análisis filosófico de traza¡ conexiones en un sistema, me(tue Dropuse --€l modelo i.,, ou" de reducir Io complejo a elemenros simples o más sim"l ol"r1. Si ponemos juntas las diversas consideraciones que hemos cuenta. podemos arribar a una fórmula sufícientemente i"niJo "n es ésta: vaga como 'Un concepto o un tipo de concepto es básico en el sentido oertinente, si es uno de esos conceptos o tipos de conceptos geneides, omnipresentes y en úirima instancia irreductibles q''" forman en conlunto una estructura, estructura que constituye el marco de nuestro pensamiento y discurso ordinarios y que presupolle las varias disciplinas especializadas o avanzadas que cont¡ibuyen' de formas di.,ersrs, a nuestra imagen total del mundo' Evidentemente, ésta no es una fó¡mula que se exp[que por sí sola. Contiene muchas nociones que requieren ulte¡ior elucidación como las de conexión, irreductibilidad en última ínstancia, presuposición, que espero captarán, aunque sea mediante ejemplos, conL,r.n" ov-ce*os. Nlientras lanto. serv;rá A continuación quiero considerar la posibilirlad de una con' cepción de la estructu¡a conceptual básica más fuerte que ia que he perfíiado. Y a este respecto adquieren relieve las .nociones. de contingencia y no conlingencia que mas arnba menclone y dele a un ln,ló. E.tto.t..s seña1é que una de las razones que hay para consiclerar absu¡da a primera vista la sugerencia de que conceptos como ,,vehículorr, ,iguitarrar, <<concierto>>, etc', pudieran tener ese inte¡és fiiosófico especiai que tíenen para nosotros los conceptos bári.or., q.,..1 q.t" usemos esos conceptos-es en realidad algo me¡amente contirrgent. Pero ¿cuáles son los límites d-e la continsenci¿ v cómo se tüzan? S'-rpoÁgatt'tos q'le un filósofo 1leva a cabo in int"nto plausible de describir 1o que a su juicio es la esructura gen.rul de ius ideas que subyacen a nuestro discurso y que están nresuouestas en nuestras nveótigaciones especiales' ¿No podría que ir"gun,rrr" si no es algo puramente contingente, accidental' trolr"uj.mo, con esa estiuciura de ideas según él la describe? T.^ .rr"nrnto puede entenderse como mínimo de dos formas Jrl"r"nt.r,"rn" dL las cuales no 1leva a nada interesante Podría su neclccirse; una proposición es contingente, si en estricta lógica

70

ANÁLISIS

y METAFÍsrcA

¿RIDUCCTóN

o coN¡xIóN? coNCEPTos BÁsIcos

1I

: sólo no es aurocontradictoria, sino inteligíble ." ;; ,;;ri,l. -, cho más fuerte. No sentimos que nuestaioncepción cle nosotros mismos como.seres pensantes y sujetos de expeiiencia esté en pe_ ligro ai considerlr a aqueJla y haceda nuestra en la imaginación. Lo mismo puede decir"e dei concepLo generd de sonido.i Lr exis_ tencia de ciegos y sordos es, quizá, suficiente prueba de.llo.) Si., embargo, parece improbable que no haya líáites r.riu.lu.. a. desmonte conceptual de nuesrra experilncia, y que más allá cle esos límites se desvanezca nuesira concepción misma de la expe_ riencia. Es decir,, parece probable que nlestra experiencia tenga rasgos estructurales esenciales a cualquier conc.piión da lu riencia (comprensible para nosotrosi propia de seres autocons_ "rpaclentes.

qrre.está ausente por compieto un determinado .uigo y, po. aolrsJguienre, también el concepto de dicho rasgo. La á"."p.ian a. un mundo sin color, o de la experiencia de un munclo sin iolor, no

gaclon no genera una autocontradicción, inclnso aunque su nega_ ción sea obviamente falsa y aunque el hecho mismo .lÉ formula"rla muestre que es falsa. Así, pues, en este sentído es contingenre que exista un ser sensible y pensante; y es contingente, po. eli-o, qr. un concepto llegue a usarse de alguna mu.r.r.. Áurrq.,",.,o hava nadie que pueda negar la existencir dc tales seres ni ej uso de trl", .on_ ceptos sin mostrar con ello que su negación sea falsa. Pero también cabe entender estaluestión en un sen¡ido mu_ cho mis inrerescnre. aunque menos delinido. DesJe deniro mis. mo del esquema de. idea_s que en realidad tenemos, licilmente po_ cjemos darle senrido a la sugerencir de que nuerrrl exDeriencir podría haber sido de tal índále que ni.,gúr, .on..pio-o-nurn" a. conceptos omnipresentes en la vjde coddi¿nr oc.,pas. ei ella lu_ gar alguno hecho se¡íamos incapaces de forjarnos concepros -de de ese panicular género-. El concepto d. colorl, el de expenencia visual en general, parece ser un ejemplo de elio. Es de.i., po_ demos, o parece que podemos, forjarnos urru .on..paiolr o"af..tamente inteligible y coherenre de un ripo de expÉriencie de la

Supongamos que de hecho haya límites así, es decir, límites que determinen la esuuctura míniÁu q.,. po.leÁos .onriá*u. i., teligible como posible est¡uctura d. la e"ie.ien.i". Er,o...r, fo,

c1e esta estructura, v la estructura misma, serán básicos en un sentido m/rs fuene que e1 que hemos considerado previamente. Porque, y he aquí ia noción opuesta a la de contingencia que andábamos buscando, serán rasgos necesarios de cualquier concepción de la experiencia que nos resulte inteligible; y, por ello, los conceptos de esto's rasgos serán, precisamente en este sentido, conceptos necesarios, elementos no contingentes de nuestra estructur:a conceptual. De entre todos los grandes filósofos fue Immanuel Kant, claro está, quien llevó a cabo el esfuetzo más serio y decidido por establecer la necesidad de una cierta estructura conceptual mínima. Podría decirse que trató de establecer los límites inferiores del senrido. Otros fiiósofos se extraviaron, quizás, en el camino y no encontraron esos límites; esto puede decirse en particular de quienes, de uno u otro modo, estuvieron dominados por una concepción atomista de1 análisis. (Debería añadir entre paréntesis, quizá, que extraviarse y no encont¡ar esos iímites no es la única forma en que los filósofos pueden traspasar, y han traspasado, los límites del sentido. Hav un límite supe rior, así como un límite inferior. La significatividad puede marchitarse, o el sinsentido brotar, tanto por exceso conceptuai como por deficiencia conceptual; y posiblemente ei exceso de indulgencia conceprual sea más común que la inanición conceptual. El propio Kant establece tanto un lín.rite superior como uno inferior.) Tenemos, por 10 tanto, dos concepciones de las estucturas conceptuales básicas, una de las cuales es más fuene, más exigente, que la otra, puesto que requiere que sus elementos estructurales básicos sean necesarios o no contingentes. No es preciso que cultivemos una de estas concepciones hasta el punto de ignora¡ la otra. Ambas suscitan preguntas. En particular, la concepción más fuerte se halia expuesta a una forma de escepticismo. ¿Mediante qué getrcro r{e argumento podría mostrarse que un concepto o complejo clc conceptos posee la impronta de necesidad contemplada en esa concepción? Obviamente, la pregunta es seria. Pero el interés y la irnportancia de la empresa analítica no disminuyen de forma signi ficiLtivir si no podemos encontrar una respuestá satisfactoria) pues sicrr¡rlc queda la otra concepción, la menos exigente; y ilegar a

elementos

72

¡N-ir-lsIs v Ivr¡:.¡¡Ístc,l

comprender con claridad los rasgos más generales de nuestra csi*lir,ru .o.t..prual, tal y.o-o Á d. hecho -se ptteda o no tlcpara un [i-o.t.".lu n".J.idrá d" "rot tutgot-, es tarea suficíenteentonces' a lósofo, por ambicioso que sea. Si uno se ve obligado, nlu"don- la concepcién más fuerte de la estructura cbnceptual no digo que se tenga que hacer-, caLe optar, sin sentirse cons' -y ternado, por la menos fuerte. Sin embargo, debo ¡ecorda¡les otra clase de escepticismo al q,,e pr.de u.ri" expuesta incluso la concepción más modesta' En d"l primei capítulo comparé la concepcicin positiva del "i.r,rro ilustiada mediante la analogia de la gremática' con 1a conan,lisis, ."p.lOí n"gotiuu o antiteórica, preierida por los.partidarios radi .ui"r, ,i lor"hry, de la analogía áe la terapia' Evidentemente, cabe d" ertó, que acoian"con frialdad el proyecto de arroiar luz "rp"*.la eslructuio aon."ptr.tul subyacente Examínense los cot.lsoire ..rrio, ou" nos dejan p"rpl"iot en el transcurso de los variados ir.unos (-foimas de vida> es el término de Vittgens".rlnro, 1es dotan de toda su signl{icación; obténgase una visiól.t tein) que que no es' se adnite' nada fácil-, y entonces clara áe ello -lo ie ande tras un¿ teoría general Este es el men' uno será iibre. No
aje. --'
s :

P"ao uno podría decir: ¿no es esto, aunque expuesto.de forma lie"o-".tt" paradcijica, un¿ doctrina sobre lo que es básico desde ui p.,nro dÉ uistu iiiosótico' a saber: las <formas de vido? En ."r.lidu.l, el mismo \üTittgenstein dijo: <Lo que hay que aceptar' lo son/o rtnas de uida>>'^ a preguntar; ¿Significa esto que fot.ro se plted. de.ir nada en absoluto iobre las rozexiones entre ia resÁu, d" uidu¡ Sería difícil encontrar una ¡azón que apoye pu"rtu d" que nada se puede decir sobre esas conexiones Deje dado

Y-podríamos siente tentado oho.u u.to se

decii-

mos. pues. ,r un lado esta clase de escepricismo

5.

Inuestigaciones

filosóficas'II, xi' pá9 517