You are on page 1of 9

MIERCOLES DE CENIZA

La Cuaresma es la hora de la renovación espiritual, un tiempo de negarnos a nosotros


mismos los lujos de la vida, por lo que podemos centrarnos en asuntos de mayor
importancia. ¿Cuál es mi lugar delante de Dios? ¿Cómo puedo mejorar mis relaciones con
los demás? De ahí que, la Cuaresma, es una temporada para otros.

Primera Lectura: Joel 2:12-18

¡Vuelvan a mí con llantos!

12 Dice Yavé: «Vuelvan a mí con todo corazón, con ayuno, con llantos y con
lamentos.»13 Rasguen su corazón, y no sus vestidos, y vuelvan a Yavé su Dios,
porque él es bondadoso y compasivo; le cuesta enojarse, y grande es su
misericordia; envía la desgracia, pero luego perdona. 14 ¡Quién sabe si volverá
atrás y nos perdonará y hará producir de nuevo a nuestros campos, de los cuales
sacaremos las ofrendas para Yavé! 15 Toquen la trompeta en Sión, promulguen un
ayuno sagrado y llamen a concejo. 16 Congreguen al pueblo, reúnan a los
ancianos y que todos se purifiquen. Traigan también a los pequeños y a los niños
de pecho, y que los recién casados dejen su cama. 17 En el patio del santuario
lloren los sacerdotes ministros de Yavé y digan: «¡Yavé, perdona a tu pueblo, y no
lo entregues al desprecio y a la burla de las naciones! ¿Acaso permitirás que los
paganos digan: dónde está su Dios?» 18 Yavé se mostró lleno de celo por su tierra y
tuvo piedad de su pueblo. BLA

El libro de Joel usaba un desastre local –un ataque de langostas –como signo del final de los
tiempos. El día de Yahvé!

Estos versos de Joel radican en la sombra de la Sentencia del Señor. ¿Qué debe hacer el
pueblo cuando se enfrenta a una amenaza oscura, ominosa? ¿Quién podría aguantarla? –
Véase Joel 2:11. Humildemente vuélvete al Señor! No sólo muestres tu retorno. ¡Hazlo en
serio! -2:12-13 –porque el Señor es amable y misericordioso. 2:13b

Este debe ser un momento para la acción de toda la Comunidad. Todo el mundo debe
reunirse. Los líderes deben bendecir a la congregación y dirigir el arrepentimiento directo,
mientras gritan el perdón del Señor. 2:14-18.

Este pasaje breve es una introducción perfecta para la temporada de Cuaresma, porque
coloca nuestro enfoque en el espíritu de la temporada, el volvernos a Dios con una visión y
una actitud segura y celebrar la misericordia del Señor.

2.12 Vuelvan a mí con todo corazón. Es una invitación a la penitencia. En tiempo de prueba
se ordenaban ayunos públicos en Israel. La gente se vestía de duelo, o sustituía sus ropas

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 1


MIERCOLES DE CENIZA
por sacos, no se peinaba el cabello y se echaba ceniza en la cara. Jesús en el Evangelio no
declarará inútiles los gestos de penitencia corporal, como el ayuno, para expresar el
arrepentimiento y acompañar la oración –Mt 4, 1 y Mc 2, 20; pero precisará que esta penitencia
exterior no es todo, ni lo principal.

¿Cómo puedes celebrar la misericordia de Dios al comenzar la Cuaresma?

Salmo 51

¡Piedad de mí, Señor!

Ante el Dios de verdad reconocemos el pecado que cometimos. No faltará la esperanza en


nuestra humillación, pues sabemos que él es capaz de crear en nosotros un corazón nuevo.

Para algunos – entre los cuales no faltan los cristianos – la palabra pecado está pasada de
moda. El pecado no sería más que una debilidad de nuestra naturaleza, o el producto de
malas estructuras sociales, y quienes pueden remediarlo serían los médicos junto con los
psiquiatras y sociólogos. Pero allí está la cruz de Jesús, que es la señal tanto de la
existencia del pecado como de su total destrucción.

En Juan 8:2-11, los fariseos arrastraron una adúltera ante Jesús. Exigían un juicio del
Señor, pero él respondió, "… Aquel que esté sin pecado, tire la primera piedra." ¿Por qué
todos ellos soltaron sus piedras y se fueron? En pocas palabras, ellos sabían que todos eran
pecadores, pero, más importante, ellos se dieron cuenta de que incluso el más pequeño de
sus pecados violaba la Ley y creaba una distancia entre ellos y Dios.

Todos somos pecadores. Nuestro pecado -por pequeño que sea –viola la Ley de Dios y su
voluntad para nosotros. Nuestro pecado coloca una barrera entre nosotros y Dios. Esta era
la idea clave de la Teología de Pablo. No podemos justificarnos nosotros mismos ante Dios,
porque un pecado es un pecado. Lo único que podemos hacer es apelar a Dios por su
misericordia y un retorno a su intimidad.

El Salmo 51 es una admisión de la culpabilidad y la apelación a la misericordia de Dios.


Mientras el líder ora en primera persona, el Salmo implica la adoración comunal. En otras
palabras, el líder habla en nombre de la nación en un momento de arrepentimiento.
Especialmente en esos tiempos, el Rey –o sumo sacerdote – y la nación eran como una
unidad.

¿De qué manera el pecado se inserta en el camino de tus relaciones?

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 2


MIERCOLES DE CENIZA
3 Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad, por tu gran corazón, borra mi falta. 4
Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame de mi pecado. 5 Pues mi falta
yo bien la conozco y mi pecado está siempre ante mí; 6 contra ti, contra ti sólo
pequé, lo que es malo a tus ojos yo lo hice. Por eso en tu sentencia tú eres justo,
no hay reproche en el juicio de tus labios. 7 Tú ves que malo soy de nacimiento,
pecador desde el seno de mi madre. 8 Mas tú quieres rectitud de corazón, y me
enseñas en secreto lo que es sabio. 9 Rocíame con agua, y quedaré limpio;
lávame y quedaré más blanco que la nieve. 10 Haz que sienta otra vez júbilo y
gozo y que bailen los huesos que moliste. 11 Aparta tu semblante de mis faltas,
borra en mí todo rastro de malicia. BLA

En 51:3-11, el Salmo puede dividirse en una oración de misericordia -51:3-4, un


reconocimiento de la ofensa -51:5-7 –y, de nuevo, una oración de misericordia -51:9-11.

51:3: “Ten piedad de mí, Señor…” Dios no es amado o es mal amado: la experiencia del
perdón es la puerta de acceso al conocimiento de dios, como lo dirá Romanos 5-6. Y este
reconocimiento hará que en recompensa nos sea dado el Espíritu de Dios que nos entrega a
la vez la firmeza y la alegría.

51:8 “Tú quieres rectitud de corazón” Reconocer el pecado es entrar en la verdad. Un


corazón contrito será la prueba de nuestro amor; el clamor a Dios que crea un corazón puro
será la expresión de nuestra fe.

En el 51:9, “rocíame con agua”, una purificación con hisopo –unas ramas sumergidas en
agua, luego sacudidas ligeramente sobre la Congregación –era muy diferente que el lavado
en agua fría implícita en el 51:4 “que mi alma quede limpia de malicia” –la ropa humedecida
en la corriente y luego golpeada contra la roca en una secuencia. En el centro del 51:5-7
hay un conocimiento profundo del mal que es la raíz del pecado. El cantante conoce su
pecado porque él lo ha experimentado. Siempre es consciente de su error, incluso desde su
concepción. Lo más probable es que era una metáfora de la culpabilidad, por la cual el
cantante sentía una bofetada contra la integridad moral de su madre. El 51:8 se destaca en
esta sección, ya que reconoce que la sabiduría divina llega a un corazón humilde; mientras
la sabiduría humana implícitamente provenía de un corazón orgulloso.

12 Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, renueva en mi interior un firme espíritu.


13 No me rechaces lejos de tu rostro ni me retires tu espíritu santo. 14 Dame tu

salvación que regocija, y que un espíritu noble me dé fuerza. 15 Mostraré tu


camino a los que pecan, a ti se volverán los descarriados. BLA

51:12-15 continua la petición de misericordia; era una extensión del 51:9-11. Observa el
motivo de la plegaria por un corazón puro y un espíritu firme, ambos imitaban la firme
misericordia de Dios y dependían de su presencia/el Santo Espíritu (51:13-15); vivir la Ley
–y, por ende, una vida libre de pecado –depende de Dios. La vida en la presencia de Dios es
una definición clara de la salvación y la renovación espiritual -51:12. Como resultado, el

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 3


MIERCOLES DE CENIZA
líder tendría la autoridad moral y espiritual para enseñar temas sobre el pecado y facilitar su
regreso a YHWH -51:13.

16Líbrame, oh Dios, de la deuda de sangre, Dios de mi salvación, y aclamará mi


lengua tu justicia. 17 Señor, abre mis labios y cantará mi boca tu alabanza. 18 Un
sacrificio no te gustaría, ni querrás si te ofrezco, un holocausto. 19 Mi espíritu
quebrantado a Dios ofreceré, pues no desdeñas a un corazón contrito. BLA

Los versos 51:16-19 convierten la petición de misericordia hacia la alabanza. "Líbrame de la


deuda de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación; entonces mi lengua cantará con gozo tu
justicia." No se trata de una sentencia condicional –“si haces esto para mí, haré esto para
ti"; pero si de un reconocimiento que, para el Judío, sólo el ser vivo puede alabar al Dios
Viviente. Más importante aún, estos versos reconocen que sólo el humilde puede
verdaderamente alabar a Dios; el altivo y el soberbio están tan llenos de sí mismos, que
solamente pueden ofrecer meras palabras de alabanza.

51:16, “líbrame o Dios de la deuda de sangre…” el mal o los crímenes que hemos cometido
nos hacen temer la muerte, que llevamos con nosotros. De ahí ese deseo de reparar, de
hacer de nuevo, de salvar a los demás: “mostraré tu camino a los que pecan -51:15. Pero
eso va a depender de Dios más que de nosotros.

20Favorece a Sión en tu bondad: reedifica las murallas de Jerusalén; 21 entonces


te gustarán los sacrificios, ofrendas y holocaustos que se te deben; entonces
ofrecerán novillos en tu altar. BLA

Los Versos 51:20-21 son probablemente una adición al Salmo después que los Judíos
regresaron desde el exilio Babilónico. Estos versos, sin embargo, son apropiados para una
nación cuyo retorno había sido un acto de perdón divino por el pecado comunal. En el
espíritu del Salmo, Dios les había dado una segunda oportunidad y ellos pretendían utilizarla
para el verdadero culto en el Templo.

El cantante de los Salmos habla en nombre de la nación. Parece decir, "yo soy un pecador;
todos somos pecadores. Ten piedad de nosotros, Señor." Su petición, sin embargo, es más
que un deseo para una segunda oportunidad. Es una petición sincera para experimentar de
nuevo la presencia de Dios.

Todo el Salmo está lleno de una atmósfera de serenidad, pues Dios no quiere la muerte del
pecador, sino que viva. Y el pecador, perdonado y seguro del perdón incesante de Dios,
será, en medio del mundo amargado y pesimista, el testigo de la misericordia divina.

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 4


MIERCOLES DE CENIZA
Acerquémonos a Dios y busquemos, no sólo su perdón, sino también su intimidad. Cada
vez que en la Iglesia recibimos el sacramento del perdón, encontramos a Jesucristo, al
Salvador que intercede por nosotros y al Padre que perdona. Cada una de nuestras
confesiones es una celebración gozosa de Dios misericordioso, y la fuente de todas las
renovaciones.
¿De qué manera has buscado el perdón y la intimidad del Señor? ¿Cómo te ayuda el perdón
de Dios en tus relaciones con los demás?

Segunda Lectura: 2 Corintios 5:20-6:2

Reconcíliense con Dios

Nos presentamos, pues, como embajadores de Cristo, como si Dios mismo les
5: 20

exhortara por nuestra boca. En nombre de Cristo les rogamos: ¡déjense reconciliar
con Dios! 21 Dios hizo cargar con nuestro pecado al que no cometió pecado, para
que así nosotros participáramos en él de la justicia y perfección de Dios. BLA

5:20. “Nos presentamos como embajadores de Cristo”. Esto no sólo se aplica a los
apóstoles, sino también a nosotros cuando visitamos a los enfermos y a los que sufren, o
cuando nos acercamos a nuestros hermanos, sobreponiéndonos a nuestras desconfianzas y
tratando de establecer un clima de confianza y de relaciones humanas entre los hombres.

5:21. “…al que no cometió pecado…”. Es difícil traducir bien las palabras de Pablo: “hizo
pecado al que no conocía el pecado”, pues él mantiene aquí el modo hebreo de expresarse,
en que la misma palabra designaba tanto el pecado como la víctima sobre la cual fue
descargado el pecado. Pablo recuerda el misterio de la cruz: la reconciliación no se consigue
sino con víctimas voluntarias que echen sobre sus hombros el odio y el pecado de los
hombres.

6: 1Somos, pues, los ayudantes de Dios, y ahora les suplicamos que no hagan inútil
la gracia de Dios que han recibido. 2 Dice la Escritura: En el momento fijado te
escuché, en el día de la salvación te ayudé. Este es el momento favorable, éste es
el día de la salvación. BLA

6:2 Este verso es de Isaías 49:8.

En una sección sobre el tema de la reconciliación, Pablo instó a su audiencia en Corinto a


reconciliarse con Dios. Más al punto, instó a su audiencia a tomar la reconciliación
SERIAMENTE. Corinto, con sus luchas internas y de camarillas, nunca fue una comunidad
totalmente coherente. Las tensiones en el seno de la comunidad amenazaban con un cisma.
Y, en 2 Corintios 1-9, Pablo escribía a la Iglesia una carta de reconciliación. Las tensiones
entre Pablo y los Corintios amenazaban la paz universal de la Iglesia.

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 5


MIERCOLES DE CENIZA
En opinión de Pablo, la reconciliación tenía graves implicaciones porque significaba la unión
por un propósito común: ampliar la misión de Cristo en el mundo, la reconciliación de la
humanidad con Dios. En este sentido, Pablo había equiparado la reconciliación con la
Evangelización. Evangelización significaba la Reconciliación, Reconciliación significaba la
Evangelización. Un círculo interminable de Ministerio.

Observa también otro corolario: Los Corintios podrían sustituir la palabra "evangelización"
con "santidad". En este sentido, la reconciliación es parte del círculo interminable de
santidad.

Al igual que los Corintios, necesitamos una reconciliación continua con Dios para el
crecimiento espiritual personal, y el testimonio personal cuando traemos otras personas a
Cristo. La reconciliación nos mantiene honestos y transparentes.

¿Cómo has sido recordado que tienes que reconciliarte con los demás? ¿y con Dios? ¿Cómo
piensas reconciliarte esta Cuaresma?

Evangelio: Mateo 6:1-6, 16-18

El enfoque del Corazón

¿Qué lugar tiene la Cuaresma en la sociedad de hoy?

La Cuaresma está con nosotros nuevamente. El tiempo de la auto-negación. El tiempo para


rezar más, ayunar y dar –caridad –a otros. Esas declaraciones suenan pesadas. El pequeño
niño en todos nosotros clama, “¿Lo tengo que hacer?"

Podríamos sentir cierta renuencia para "celebrar" la Cuaresma, porque la temporada


significa un cambio en la rutina diaria. Pero, en lugar de cambiar la rutina, podríamos
considerar un cambio en su enfoque. Aléjate de ti mismo y verás la imagen ampliada. Eso
es lo que Jesús recomendaba cuando se refirió a la oración, el ayuno y la limosna.

En Mateo, Jesús abordaba las actitudes de la piedad popular. La oración, el ayuno y la


limosna tenían un lugar en la vida cotidiana de los fieles. En las prácticas espirituales de sus
seguidores, Jesús no discutía "el Qué" Él discutía "el Cómo"

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 6


MIERCOLES DE CENIZA
1 Guárdense de las buenas acciones hechas a la vista de todos, a fin de que todos
las aprecien. Pues en ese caso, no les quedaría premio alguno que esperar de su
Padre que está en el cielo. 2 Cuando ayudes a un necesitado, no lo publiques al
son de trompetas; no imites a los que dan espectáculo en las sinagogas y en las
calles, para que los hombres los alaben. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su
premio. 3 Tú, cuando ayudes a un necesitado, ni siquiera tu mano izquierda debe
saber lo que hace la derecha: 4 tu limosna quedará en secreto. Y tu Padre, que ve
en lo secreto, te premiará. BLA

6:1 "buenas acciones hechas…" para cumplir con la Ley. En el contexto de los siguientes
versos –la oración, el ayuno y la limosna, "obras de piedad" se refirieron a las prácticas
religiosas populares entre los Judíos, ya que eran prácticas más allá de los dictados del
Torá.

Después de las seis oposiciones (“pero yo les digo...”) Mateo da tres ejemplos de otro
secreto sin el cual no es posible ver a Dios: dejar de actuar para que nos vean los demás y
hacerlo sólo para él. Todo este discurso está centrado en la experiencia de la presencia del
Padre. Mientras se va repitiendo la expresión “Reino de Dios”, la afirmación mayor es la de
tiempos nuevos que nos han dado un Padre.

6: 2-3 "des limosna: literalmente "obras de caridad". Los destinatarios de esas obras se
entiende eran los verdaderamente necesitados.

6:2 "no lo anuncies con trompetas frente a las sinagogas y en las calles", esta figura
retórica tenía una raíz histórica. Las trompetas se hacían sonar en el Templo como una
señal para una colecta o ayuno en tiempos extraordinarios.

“no imites a los que dan espectáculo.” La palabra griega “hipócrita” no sólo designa en la
Biblia a los que engañan conscientemente a su mundo, sino también a los que se quedan en
las apariencias y que en realidad se burlan de Dios, porque nunca han accedido al mundo de
la verdad.

6:3 "que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha” también podía ser traducido
"no dejes que el amigo a tu izquierda sepa lo que hace el amigo a tu derecha." No hagas de
la caridad una cuestión estrictamente pública.

6:4 "en secreto" puede referirse a la privacidad o a un hábito natural. Lo último es el rasgo
del carácter de una persona amorosa que da libremente sin llamar la atención sobre sí
mismo. Es una liberación el no sentirse asediado constantemente por la opinión de los
demás, pero será mucho más difícil hacer el bien sin mirarse a sí mismo; sin embargo es
posible, y ese es el secreto que nos introduce a los secretos de Dios.

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 7


MIERCOLES DE CENIZA
5 Cuando ustedes recen, no imiten a los que dan espectáculo; les gusta orar de pie
en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que la gente los vea. Yo se
los digo: ellos han recibido ya su premio. 6 Pero tú, cuando reces, entra en tu
pieza, cierra la puerta y ora a tu Padre que está allí, a solas contigo. Y tu Padre,
que ve en lo secreto, te premiará. BLA

6;5.Rezar no significa hablar mucho ni querer imponer a Dios nuestra voluntad, sino dejar
nuestra vida en las manos del Padre que nos ama.

6:6 "...entra en tu pieza, cierra la puerta." Se trata de una analogía extrema que transmitía
la naturaleza personal de oración.

Normalmente la casa sólo tenía una pieza, pero se podía añadir una pequeña habitación de
material ligero sobre el techo o se podía también tener detrás de la pieza común un anexo
cavado en la roca. No había el confort de las casas modernas donde se hacen los retiros,
pero permitía recogerse como hacemos en el auto-bus o en el metro. Jesús a menudo salía
al campo para liberarse del grupo de sus apóstoles (Mc 1,45).

6:6 y 6:18 "tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará…" no está claro el significado de "en
secreto". La frase puede referirse al lugar o condición del peticionario. En otras palabras,
uno reza al Padre en privado, y también en público. O, la frase podría insistir en lo personal
–es decir, privado –la relación que el peticionario tiene con el Padre.

"En secreto" también podría referirse a la identidad o el poder de Dios. El Dios de los Judíos
era un Dios sin rostro. Por lo tanto, él se revela a sí mismo desde un lugar secreto, es decir,
"oculto" o "desconocido". Nadie podría realmente conocer a Dios, sólo ser conocido por
Dios. El Dios de los Judíos también gobernaba el interior más profundo del corazón. De esta
manera, era verdaderamente Dios, "en secreto", así como en público.

16 Cuando ustedes hagan ayuno, no pongan cara triste, como los que dan
espectáculo y aparentan palidez, para que todos noten sus ayunos. Yo se lo digo:
ellos han recibido ya su premio. 17 Cuando tú hagas ayuno, lávate la cara y
perfúmate el cabello. 18 No son los hombres los que notarán tu ayuno, sino tu
Padre que ve las cosas secretas, y tu Padre que ve en lo secreto, te premiará. BLA

El ayuno se practicaba en el judaísmo al igual que en la mayoría de las religiones; en


realidad ocupa poco espacio en la Biblia (véanse Lev 16,31; 23,7; Is 58,3; Jl 1,14; Za 7,5).

Jesús no justifica ni condena el ayuno: él mismo ayunó (ver 4,2; 9,15; 17,21). Afirma que
el ayuno no tiene valor si se busca más el aprecio de los demás que el de Dios; este párrafo
se debe leer junto con 6,1 y 6,5 que piden hacer el bien sin buscar que los demás nos
feliciten.

Algunas personas y grupos sociales se sirven del ayuno como de un arma política para
atraer la atención sobre sus reivindicaciones. Eso es muy legítimo, pero Jesús habla del

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 8


MIERCOLES DE CENIZA
ayuno que va dirigido a Dios y no a la opinión pública (Mt 6,18). Este ayuno implica, por
parte del que ayuna, una disposición interior de conversión y de pesar por sus propios
pecados.

6:16 "no pongan cara triste…” es decir “no descuiden la apariencia de su rostro" es
literalmente "deformen sus caras." Durante un ayuno, uno permanecería desaliñado para
resaltar una apariencia de sufrimiento que exigía el ayuno.

6:17 "perfúmate el cabello" es literalmente "unge tu cabeza". El Aceite de oliva tenía


muchos usos, incluyendo acicalado.

La limosna, la oración y el ayuno representaban prácticas de piedad popular durante la


época de Jesús. Eran especialmente populares entre los fariseos –véase Lucas 18: 9-14, por
ejemplo. Estas prácticas se situaban más allá de los dictados del Torá. Podrían haber sido
incluso en respuesta al gran mandamiento –la fusión del Deuteronomio 6:4-5 y Levítico 19:
8. ¿De qué manera los fieles amarían a Dios sobre todas las cosas y amarían al prójimo
como a sí mismo? Ayunando, orando y dando limosnas.

En Mateo, Jesús no criticaba las prácticas. Pero él comentaba sobre las motivaciones. ¿Qué
marcaba la diferencia entre el seguidor de Jesús y el Fariseo? La forma que él o ella oraba,
ayunaba y daba la limosna. ¿Practicaban estas acciones públicamente para aumentar su
reputación en la comunidad? ¿oraban, ayunaban y daban limosna en silencio para agradar a
Dios?

Como muchas de sus otras parábolas y dichos, Jesús pintaba la situación en el extremo
para hacer su énfasis. No siempre el Fariseo practicaba su religión tan descaradamente en
campo abierto sólo para ponerle más sabor a su exhibicionismo entre los fieles. Y no
siempre cada Cristiano podría ejercer su fe tan calladamente que nadie se diera cuenta. De
hecho, las prácticas de fe llaman la atención y fuerzan los comentarios. Por lo tanto, Jesús
no estaba simplemente criticando a los Fariseos por actuar piadosamente en la vida pública,
o pidiendo a sus seguidores a mantener la religión en la esfera privada. Él pedía una
cuestión mucho más fundamental. ¿Por qué una persona ayunaba, oraba y daba limosna?
¿Por razones egoístas? ¿O razones desinteresadas?

La Cuaresma es un momento para hacernos una pregunta simple. ¿Por qué actuamos como
Cristianos? Si nuestra respuesta gravita más hacia nosotros mismos que a otros, ha llegado
el momento de reevaluar nuestra motivación. La Oración, el Ayuno y la Limosna son sólo un
medio para lograr un fin. Practicamos esas obras para abrirnos a Dios y a las necesidades
de los demás. Así que, durante la Cuaresma, deberíamos centrarnos en la relación, no en la
reputación.

Cuando deseamos sinceramente la voluntad de Dios y el bien de los demás, la reputación


vendrá por añadidura, para bien o para mal. Como dijo un hombre sabio, "mi reputación es
responsabilidad de los demás".

FRATER MIGUEL BONILLA WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 9