Acerca de Segregación Religiosa

Jorge Abel Romero Ortiz

08 de diciembre de 2007
Resumen. Hablo sobre la segregación religiosa y la ilustro en particular con la secta de los Testigos de Jehová explicando quiénes son, qué actividades hacen y finalmente como segregan a las personas que son diferentes a ellos pero que algún día fueron simpatizantes, basándose en la distorsionan que algunos ancianos hacen de versículos escritos en la Biblia.

Es conveniente recordar y verificar que la historia está colmada de sucesos llenos de ignominia, atribuidos a personajes carismáticos que controlaron grandes turbas para cometer genocidios indescriptibles, individuos llenos de prejuicios nutridos de egoísmo sesgado. Estos hombres irracionales no siempre adolecieron de buen sentido, sino que poco a poco corrompieron su moral, su capacidad de pensar y hacer lo excelente, estos fatuos conforme adquirieron poder sobre las masas empezaron a controlarlas para beneficios personales y desarrollaron una inclinación prejudicial contra los que están disconformes con sus ideales o simplemente son diferentes. Ahora bien, ellos como líderes solos no hubieran logrado sus calamitosos hechos, necesitaron de mucho apoyo, mismo que prosélitos crédulos envenenados de ideologías1, ofrecieron de buena gana. Existe, como es fácil observar, una relación perjudicial que une bajo un mismo ideal a los crédulos y sus redentores. En esta relación los líderes siembran, primero, en el conglomerado de neófitos, una semilla que nubla su razón haciéndoles creer que su redentor los ayudará a salvarse de la contaminación de la carne o a lavar sus vidas de tanta inmundicia o les asegura que su raza es la pura, etc.; seguido, el iluminador riega periódicamente esta idea para hacerla crecer, con palabras que sus doblegados quieren escuchar, para que, finalmente sean cómplices de horribles actos (esto ocurre con mucha frecuencia, pero existe como en todo, la excepción). Un ejemplar de esta relación es, por un lado, la nación alemana y, por el otro su líder Hitler. Todos los registros de catástrofes raciales no son necesarios ni suficientes para concienciar a las sociedades contemporáneas y así detener esa tendencia perniciosa. La principal fuente de estas manifestaciones se puede observar en la mayoría de las religiones, entre otras organizaciones, que dicen tener la verdad, ser los únicos escogidos de Cristo o de Dios (según ellos es lo que marca la diferencia entre ellos y nosotros). Los demás, los que no pertenecemos a algún subgrupo de sus sectas, somos personas a las que se tiene que ayudar a reconciliarse especialmente con la congregación y no con el Creador. Estos son síntomas de segregación y los líderes religiosos no quieren reconocerlo, aún menos lo hacen sus seguidores2. Cuando a los ancianos, pastores o sacerdotes se

Por ejemplo el racismos, patriotismo, etcétera. A los seguidores los considero como aquellos que se dejan engañar, que saben cuáles son la consecuencias de lo que hacen y están aprobando cada una de las decisiones de su guía y, aunque aparente vidas afligidas y ser personas de buen corazón son simpatizantes con la ideología elegida. Los otros que decidieron no ser parte del grupo no son seguidores.
2

1

1

Acerca de segregación religiosa

les pregunta con respecto a esta dolencia afirman: “esto no nos puede pasar a nosotros, somos guiados por los ungidos de Dios”. Es difícil reconocer que la segregación es una enfermedad social y más aún es difícil que reconozcan los líderes y su seguidores que cualquier grupo religioso (incluso el pueblo de Dios, los israelitas, y ahora también los que se dicen ser escogidos del omnipotente Creador), es capaz de acometer actos viles contra su prójimo, parece que no recuerdan que somos humanos imperfectos, falibles. Considero apropiado mencionar la segregación en los grupos radicales, en particular hablaré de la asociación religiosa de los Testigos de Jehová; ellos son una organización de personas que dicen ser los representantes de Dios mientras pregonan de casa en casa un mensaje supuestamente divino que tiene que ver con las buenas nuevas en relación con el retorno del Mesías a la tierra con el objetivo de eliminar este sistema malvado de cosas y establecer un nuevo gobierno de purificación dirigido por Jesús durante mil años, es decir, tiempo necesario para alcanzar la perfección. Los Testigos de Jehová se reúnen periódicamente en auditorios llamados Salones del Reino, estas sesiones se dividen en: estudio del libro, estudio de la Atalaya y la escuela del ministerio teocrático. La literatura que estudian la proporciona (según ellos) el esclavo fiel y discreto, ministro designado por Jesús para alimentar espiritualmente a su pueblo escogido, este esclavo es un organismo constituido por una selecta clase de personas que administran los programas de enseñanza o evangelización, con funciones principalmente editoriales llamado WATCH TOWER BIBLE AND TRACT SOCIETY, con sede en Brooklyn, New York. Los Testigos de Jehová en sus salones del Reino tienen un representante denominado Presidente3 que algunas veces funge también como anciano. Las categorías de servicio religioso son: Anciano, Siervo Ministerial, Acomodador (requisito ser bautizado), Publicador Bautizado, Publicador no Bautizado y simpatizantes. Para poder tener algún nombramiento es necesario cumplir requisitos mínimos que después mencionaré. Los nombramientos indican responsabilidades, la principal y para todos es la enseñanza bíblica. Meditando en lo anterior y con la descripción del grupo religioso expongo los siguientes párrafos aludiendo a personajes ficticios. El responsable de una congregación de Testigos de Jehová llamado Santiago afirma no ser líder de la misma, por el contrario dice que es un servidor de Dios, esta declaración no es completamente verídica porque: primero desde el punto de vista institucional afirmo que Santiago sí es un líder religioso. Según algunos diccionarios conocidos la definición de liderazgo en psicología social es: patrón de conducta de la personalidad en el análisis de grupos pequeños. En sociología: influencia que se puede ejercer sobre una colectividad. Es obvio que líder es aquel que hace liderazgo. En realidad no quiero discutir ni profundizar acerca de las definiciones liderazgo y líder, mas bien, la intención esta enfocada a señalar una característica (singularmente la de líder) aplicada a cualquier individuo (a Santiago). La corriente seguidora del alemán Max Weber, distingue tres tipos de liderazgo que se refieren a otras tantas formas de autoridad: el líder carismático, al que sus seguidores le atribuyen condiciones y aptitudes superiores a los de otros dirigentes; el líder tradicional, que hereda el poder, ya sea por la costumbre de que ocupe un cargo destacado o porque pertenece a un grupo familiar que ha ostentado el poder desde hace mucho tiempo, y el líder
3 Existe un presidente, uno a más ancianos y siervos ministeriales por congregación, varias congregaciones se reúnen en un mismo Salón del Reino o en lugares destinados para su culto.

2

Jorge Romero

legal, que asciende al poder por los métodos oficiales, ya sean las elecciones o votaciones, o porque demuestra su calidad de experto sobre los demás. Creo apropiado decir que Santiago cae en el tercer tipo de liderazgo; dado que ascendió al poder por métodos oficiales; estos métodos oficiales se pueden consultar en el libro “Organizados” [1], de lo contrario yo mismo sin cumplir los requisitos opc. cit., sería presidente de congregación y por tanto anciano; además, porque demuestra su calidad de experto sobre los demás, es decir, tuvo la capacidad de entender y aplicar (tiempo ha) los requisitos para anciano calificado, luego con mayor esfuerzo como presidente de la congregación. Santiago como líder ejerce influencia sobre la congregación que está bajo su responsabilidad, sobre niños inocentes, jóvenes, adultos, ancianos, etcétera por lo que debería esforzarse en cuanto a la veracidad de la información, en tener mucho cuidado cuando trata temas importantes y delicados que podrían afectar a la integridad de cada miembro y aún más también a personas ajenas. El servicio religioso que un anciano ejerce, implica cuidar y enseñar públicamente con la ayuda de otros lo que han aprendido de la palabra de Dios, sin embargo, y aunque la información provenga del esclavo fiel, todo anciano agrega fragmentos de su personalidad y sesgos impropios (es difícil no hacerlo) en su enseñanza. Pues bien, Santiago tiene una opinión hostil preconcebida hacia personas que según él, están alejadas de Dios ya que en algún momento participaron como simpatizantes, lo que ocasiona discriminación en su trato con estas personas, no satisfecho con sus fechorías coacciona a todos sus hermanos seguidores utilizando los discursos públicos de una manera sublime. El artificio principal que utiliza es la distorsión de versículos bíblicos tales como: 1 Corintios 15:33 que en parte dice “No se extravíen. Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles”; Proverbios 13:20 “El que está andando con personas sabias se hará sabio, pero al que está teniendo tratos con los estúpidos le irá mal”; 2 Tesalonicenses 3:14 “Pero si alguno no es obediente a nuestra palabra mediante esta carta, mantengan a este señalado, dejen de asociarse con él, para que se avergüence.”; Santiago 4:4 “Adúlteras, ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo está constituyéndose enemigo de Dios” [2], entre otros. La distorsión esta en la mala interpretación de los versículos y en el énfasis exagerado en las palabras “dejar de asociarse con los alejados de Dios” pero, ¿quién es una persona alejada de Dios?, o como los nombra Santiago: los incrédulos. Como la instrucción viene dada por la Sociedad (grupo de personas que dirigen a todos los Testigos de Jehová), usted puede corroborar en sus publicaciones, que ésta explica con todo detalle que: el “mundo” es el conjunto de la humanidad [o personas] alejadas de Dios. Por lo que el mundo es equivalente a las personas alejadas de Dios. Ahora sólo tenemos que saber quién es el mundo. Al mundo según la sociedad, se le ve como [...] el dominio donde actúan los poderes hostiles a Dios, que constituye, por su oposición al victorioso gobierno de Cristo, un imperio enemigo de personas y espíritus bajo el control de Satanás”. Como el lector puede observar la definición de las personas alejadas de Dios denuncia a un conjunto de individuos, mismos que pueden existir dentro de la congregación, luego si éstas ideas se utilizan en contra de ese grupo, ocasionan segregación, pues Santiago no tolera, “por su celo al servicio Dios”, a las personas que se alejan de Dios. No, no es bueno que los incrédulos contaminen a mi rebaño, comenta en su corazón Santiago. Él talvez inició su servicio con un buen propósito pero poco a poco se corrompió, porque el poder corrompe a muchos, Santiago busca ahora sus propios beneficios tanto emocionales como eco-

3

Acerca de segregación religiosa

nómicos, es claro, que a través del tiempo todo el que le es un estorbo se convierte en un incrédulo, en una persona alejada de Dios, en un enemigo al que hay que exiliar ¡lejos! por sus malos actos, por sus pecados, ¡por su maldad! ¿Pero qué mal grave han hecho los incrédulos? Han caído en inmundicias –exclama Santiago–. ¿Cuáles? preguntarán algunos. Se han emborrachado, han fornicado, han dejado de tomar estudio, festejan fiestas –eufóricamente responde Santiago– ¡aléjense de ellos rebaño mío!, ¡huyan de los incrédulos!, ¡huyan! –vuelve a gritar–. Pero, ¿qué hubiera sido de la prostituta a la que ayudó Jesús, o de los recaudadores de impuestos? ¿Jesús no estuvo con perdidos? ¿Jesús no dijo qué eran los enfermos los que necesitaban ayuda?, además, ¿no invitó a perdonar hasta setenta y siete veces? Pero Santiago aclara: ya tienen mucho tiempo en el pueblo de Dios, deben de dejar la leche para comer del alimento sólido, deben crecer espiritualmente, “lo dice la Biblia”. Sin embargo él olvidó que algunas personas tardaron diez, quince, veinte o más años en asirse de la verdad y que muchos incrédulos se convirtieron gracias a personas que no desistieron de proclamarles la buenas nuevas. ¿Cómo se hubieran convertido los incrédulos si se dejaran de asociar con ellos las personas prudentes con conocimiento Bíblico? Entonces ya cobra sentido la discusión aquí planteada en lo relacionado al tener cuidado de no interpretar mal la Biblia o de precisar hasta qué punto se debe dejar de asociar con los incrédulos, ¿Santiago no tiene patrón incrédulo que le da trabajo?, por lo menos habla con él para hacer negocios remuneradores. Ahora, ¿será adecuado dejar de asociarse con los alejados de Dios? Yo creo que no. Es más, existen personas que fueron simpatizantes de los Testigos de Jehová y por motivos personales muy respetados ya no lo son, ellos vecinos de Santiago, ya desasociados por el hostigamiento moral de él, toda su familia y la congregación, siguen teniendo interés en las publicaciones que editan los Testigos de Jehová porque consideran que dicen algunas verdades; creen en Dios pero no se acercan porque los seguidores de Santiago los tratan con descortesía y gran desprecio “finalmente son del mundo” –razonan ellos– ¿No se dará cuenta Santiago del mal trato que aplican sus seguidores a estos indulgentes o estará a favor de ellos? Para terminar reflexione el lector si existen más Santiagos con nombres arbitrarios en todas las sectas religiosas y si es o no un determinante este tipo de líderes para la segregación religiosa.

Referencias
[1] Watchtower Bilbe and Tract Society of New York IB, New York, USA, ed. Organizados para hacer la voluntad de Jehová. Brooklyn, New York, USA 2005. [2] Watchtower Bilbe and Tract Society of New York IB, New York, USA. New World Translation of the Holy Scriptures. USA: Watchtower Bible and Tract Society of New York, INC. 1987.

4