El Futuro de México en América ¿Al Norte o al Sur?

Las Américas y el Mundo

Boletín Núm.11/8-marzo-2010.

El equipo del proyecto Las Américas y el Mundo tiene el agrado de brindarles una nueva entrega en nuestra serie de boletines analíticos que exploran las bases sociales de distintos temas internacionales en el hemisferio americano, utilizando datos derivados del proyecto de opinión pública y política exterior Las Américas y el Mundo. Para descargar ésta y otras notas analíticas visite la sección de publicaciones en nuestra página: http://lasamericasyelmundo.cide.edu

El Futuro de México en América ¿Al Norte o al Sur?
Por:Virgilio Larralde Sciutto

Las Américas y el mundo es el único estudio de opinión pública sobre política exterior realizado en América Latina. Cada dos años se levanta una encuesta a una muestra representativa de la población nacional mexicana y a un grupo de líderes. El objetivo de este proyecto es conocer, medir y analizar las opiniones generales de la población y los líderes en América Latina con respecto a diversos asuntos . La información recabada por este estudio es pública, convirtiendo a Las Américas y el Mundo en una herramienta que asegura la transparencia y rendición de cuentas y fortalece la democracia de la región

Resumen
En la discusión pública sobre las opciones de inserción económica de México en el mundo, la relación con América del Norte y América Latina suele plantearse como un dilema entre conveniencia económica y simpatía cultural. Este ensayo explora dos preguntas sobre esta supuesta disyuntiva regional, con base en los datos de 2008 de la encuesta México, las Américas y el Mundo: ¿Hay divergencia entre los mexicanos con respecto a cuál debería ser la región económica prioritaria para México? ¿Qué factores estarían detrás de la inclinación norteamericana o latinoamericana en las actitudes de los ciudadanos? El análisis empírico sugiere que, en materia de preferencias sociales sobre la integración regional, las identidades pesan más que los intereses.

Contáctenos: Proyecto ‘Las Américas y el Mundo’ División de Estudios Internacionales Tel 5727 9827 o 5727 9830 E-mail: ana.gonzalez@cide.edu mexicoyelmundo@cide.edu http://lasamericasyelmundo. cide.edu

Si desea no recibir estos boletines, por favor envíe un correo electrónico a: ana.gonzalez@cide.edu o a jan.roth@cide.edu

El futuro de México en América ¿al Norte o al Sur? Virgilio Larralde Sciutto

Un eje tradicional de la discusión política y académica sobre política exterior en México es la tesis del historiador Daniel Cosío Villegas de que para México los vínculos con América Latina “son sobre todo sentimentales, o cuando más de prestigio”1 en tanto que lo que cuenta en la relación con América del Norte es la Realpolitik. En no pocas ocasiones, los encargados de conducir las relaciones de México con el exterior se han referido a esta dualidad en la que geografía e historia han colocado al país. Rosario Green, después de dejar el cargo de Secretaria de Relaciones Exteriores, planteó con nitidez el tema en un ensayo en el que señala que si bien el corazón de México está en Latinoamérica, su bolsillo está con Norteamérica2. El argumento de la ex Canciller implica que la perspectiva de las prioridades regionales de México gira en torno a consideraciones de interés y de identidad. Sin embargo, esta declaración también evidencia que hay una gran diversidad de intereses en la opinión pública sobre la prioridad económica de integración de México en la región. Así pues, a partir de las herramientas que provee el proyecto México, las Américas y el Mundo, Política Exterior: Opinión Pública y Líderes 20083, este ensayo indagará sobre las posibles razones de por qué existe esta divergencia con base en la opinión del público mexicano.

Daniel Cosío Villegas, “Vida azaroza de la Doctrina Estrada”, en Problemas de América, México, Clío-El Colegio Nacional, 1997, p. 341.
1

Rosario Green, “México en las Américas: entre un norte económico y un sur político”, en Visiones desde el sur de América, México, Miguel Ángel Porrúa, 2006, pp. 181-2005
2

Guadalupe González González, Ferrán Martínez i Coma y Jorge A. Schiavon, México, las Américas y el Mundo: Política Exterior: Opinión Pública y Líderes 2008. México, Centro de Investigación y Docencia Económicas, 2008.
3

Elaboración propia con datos de Guadalupe González González, Ferrán Martínez i Coma y Jorge A. Schiavon, México, las Américas y el Mundo: Política Exterior: Opinión Pública y Líderes 2008. México, Centro de Investigación y Docencia Económicas, 2008.

¿Qué tan dividida está la población mexicana frente al supuesto dilema entre el norte y el sur? El Gráfico 1 corrobora las impresiones sobre la diversidad de opiniones con respecto a las prioridades económicas de inserción de México en el continente. Así pues, en una muestra de 2,397 personas vemos que 35.3% de la población mexicana considera que la prioridad económica de México debería ser integrarse con América Latina, en tanto que un porcentaje similar (30.6%) opina que la integración con América del Norte es el camino a seguir, y 21.9%, estableció que las opciones no son mutuamente excluyentes. Para indagar sobre las razones que podrían ayudar a explicar estas preferencias tan divididas, se escogieron cuatro factores de diferenciación agrupados en dos cauces explicativos: por un lado, los intereses y, por el otro, las identidades. Los intereses están primordialmente ligados con el aspecto económico del tema, “el bolsillo” según Rosario Green. Siendo así, dividimos al público mexicano en cuanto a su sector y actividad laboral para ver qué opina la gente dependiendo de su ámbito y tipo de empleo. Una expectativa razonable es que los sectores laborales del tipo industrial y comercial tendrían más que ganar

de una mayor integración con América del Norte, mientras que los sectores agrícolas y agricultores se beneficiarían más de la integración con América Latina. Contrario a lo esperado, tras llevar a cabo el análisis estadístico, no se encontró sustento empírico de que el sector y actividades laborales impacten significativamente las preferencias regionales de integración de los encuestados. La segunda parte del planteamiento nos lleva a analizar el caso de las identidades. Con esta tarea en mente, elegimos la edad y los sentimientos de identificación del encuestado con espacios regionales e internacionales más allá de la nación4 para analizar si éstas son importantes para explicar sus preferencias de integración hacia el norte o el sur. Se esperaría que los mexicanos que se sienten latinoamericanos prefieran la integración con esta región, mientras que aquellos que se ven a sí mismos como norteamericanos prefieran un mayor acercamiento con esta otra región. En término de edad, se espera encontrar un efecto generacional en la opinión de la población mexicana; específicamente, la expectativa es ver un sesgo a favor de América del Norte en el sector más joven de la población, mientras que la preferencia por Latinoamérica debería ser relativamente más alta entre mayor sea la edad. Esta hipótesis se basa en el proceso de socialización de los mexicanos, donde se espera que los más jóvenes se identifiquen más con el norte, dado que desde finales de la década de 1980 México ha centrado más su atención y energías al proceso de cooperación hacia América del Norte, mientras que lo anterior era cierto durante los años setenta y principios de los ochenta, que se caracterizaron por el interés mexicano en la región latinoamericana.

4

Para averiguar la identificación internacional se preguntó: ¿Y dígame, que se siente usted más?: latinoamericano, norteamericano, centroamericano o ciudadano del mundo

Elaboración propia con datos de Guadalupe González González, Ferrán Martínez i Coma y Jorge A. Schiavon, México, las Américas y el Mundo: Política Exterior: Opinión Pública y Líderes 2008. México, Centro de Investigación y Docencia Económicas, 2008.

Con base en los resultados gráficos, podemos concluir que nuestras expectativas cuentan con sustento empírico. En primer lugar, en cuanto al sentido de identidad, el Gráfico 2 nos dice que la opción latinoamericana es ligeramente más interesante para los que se consideran ciudadanos del mundo o latinoamericanos; y no así para quienes se evalúan como norteamericanos. Lo que es más, la congruencia entre el sentido de identidad norteamericana y su respectivo interés de integración hacia el Norte van de la mano de un importante rechazo frente a la opción latinoamericana. Esta realidad refleja el carácter dicotómico de las opciones de integración: Norteamérica o Latinoamérica pero, al parecer, no ambas.

Elaboración propia con datos de Guadalupe González González, Ferrán Martínez i Coma y Jorge A. Schiavon, México, las Américas y el Mundo: Política Exterior: Opinión Pública y Líderes 2008. México, Centro de Investigación y Docencia Económicas, 2008.

En cuanto al efecto por edad, vemos en el Gráfico 3 que la opción norteamericana se ha vuelto mucho más popular para los jóvenes mexicanos. En efecto, apenas 22.4% de las personas mayores de 60 años cree que este es el camino a seguir, mientras que 35.5% de los más jóvenes comparte esta opinión, sobrepasando así incluso el porcentaje de jóvenes que ve con buenos ojos la integración mexicana hacia Latinoamérica. Por su lado, la opción latinoamericana se ha mostrado más estable y, salvo el estrato de jóvenes entre 18 y 29 años, más popular que la norteamericana y la opción doble. En esa sección, vemos que, en general, la idea de que México se puede acercar a sus dos regiones vecinas de manera paralela no es muy popular. Esto parece congruente con lo que ya se ha establecido, pues se trata de dos regiones con agendas muy distintas y frecuentemente opuestas. América Latina parece ser la opción prioritaria de integración para los mexicanos. Siendo así, habría que compartir con Rosario Green el hallazgo de que las prioridades de integración para los mexicanos dependen más de sus identidades (o corazón) que de los beneficios económicos (su bolsillo). A la vez, viendo más allá del romanticismo, no hay que olvidar que en los últimos años los aires de integración han vuelto a soplar en América Latina, y viendo que el

MERCOSUR se ha convertido en el tercer bloque comercial más grande del mundo, los mexicanos podríamos hacernos de otro bolsillo con nuestros vecinos al sur. Finalmente nuestras conclusiones sobre el interés en Latinoamérica indican que hay varias dimensiones dentro de la integración regional que dan pie para futuras indagaciones sobre cuáles son los aspectos de la integración más interesantes para los mexicanos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful