Realiza tus propósitos con PNL

¿Cuáles son los propósitos de año nuevo más comunes? Empezar una dieta. Hacer ejercicio. Ahorrar dinero. Ser más ordenado. Dejar de fumar. Encontrar un mejor trabajo. ¿Cuál es el suyo? Es un buen momento para fijarse algún propósito para el año. La mejora continua de uno mismo es algo que ciertamente nos beneficia en todo lo que hacemos. Convertirnos en mejores personas nos permitirá caminar por la vida con un mejor estilo de vida (me refiero a una vida en equilibrio tanto mental, emocional, laboral, familiar y de salud). El ponernos objetivos y metas, y además lograrlas también ejercita nuestra capacidad de dirigir nuestra mente y nuestros pensamientos. Por mucho tiempo hemos estado siendo dirigidos por los pensamientos y programas adquiridos a lo largo de nuestra vida. Si pensamos lo peor; que nunca logramos nuestros propósitos, que cada año es lo mismo, que no tiene caso intentarlo, seguramente sugestionarás tu mente con esas ideas y lograrás exactamente eso, no hacer ningún cambio. Si esperas lo peor, seguramente eso conseguirás. Por otro lado si nos damos cuenta que para obtener un resultado diferente hay que hacer algo diferente, busquemos nuevas formas de hacer las cosas. En el pasado hemos hecho cambios. Podemos recordar que en algún momento de nuestra vida sí logramos objetivos. Sí hemos tenido avances y debemos reconocerlo. Hay que simplemente, poner manos a la obra, o mejor dicho, mente a la obra. Pensar en el objetivo está bien, sin embargo hay que también pensar en el proceso para darle un comienzo y un final y visualizar exactamente cuales son los pasos a seguir. Ahora puede poner en acción su capacidad de decisión y dirección siguiendo una técnica muy sencilla de Programación Neurolingüística. Siga los siguientes pasos al pie de la letra y verá qué fácil es. Es importante que realice todos los pasos del proceso. Si el propósito es “hacer ejercicio”, veamos cuales serían los pasos a seguir: 1. Enunciar su propósito en forma positiva: “quiero hacer ejercicio”. Pregúntese si realmente quiere hacer ejercicio. Pregúntese para qué quiere hacer ejercicio.

2. Visualícese haciendo ejercicio y sintiéndose bien. ¿Qué ve a su alrededor? ¿Qué escucha cuando lo hace? ¿Qué siente mientras hace ejercicio? ¿Cómo es la temperatura? ¿Qué sensación tiene al terminar el ejercicio? Tómese un momento para contestar estas preguntas antes de continuar. 3. Ahora piense ¿cuál es el primer paso para lograr su objetivo? ¿Qué es lo primero que tiene que hacer? (Ej. Inscribirse en un gimnasio) ¿Conoce algún gimnasio para hacerlo? ¿Cuándo empezaría a asistir? Póngale fecha. ¿Cuál sería la frecuencia? ¿Cuánto tiempo al día piensa ejercitarse? 4. El segundo paso es asistir al gimnasio e iniciar su actividad. ¿Cómo llega al gimnasio? ¿A pie, en coche? ¿A qué hora le conviene y cuanto tiempo? ¿Qué ropa lleva puesta: zapatos, camiseta, toalla? 5. Imagine que ya terminó su primer día en el gimnasio y va regresando a casa. ¿Cómo se siente? ¿Qué se dice en su interior? ¿Qué ve a su alrededor? ¿Qué le dicen en su casa? Respire profundamente y goce este momento como si ya lo hubiera vivido. 6. Reflexione para qué quiere hacer esto. Para qué le sirve. ¿Está convencido que esto es bueno para usted? ¿Se da cuenta cuáles son los beneficios? Enumérelos. ¿Su actividad no afecta negativamente a las personas que lo rodean? 7. Si su propósito es bueno para todos, adelante. Puede usted iniciar su propósito de año nuevo. Acaba usted de enseñarle a su mente lo que quiere y cómo lo quiere. Esto hará que su primer paso sea más fácil y le cueste menos esfuerzo. Para evitar decepción y frustración es importante que se fije un objetivo alcanzable. Intente ponerse un objetivo razonable al principio. Si lleva años sin hacer ejercicio, comience poco a poco y podrá aumentar la frecuencia y esfuerzo con el tiempo. Puede seguir estos sencillos pasos con cualquier otro propósito para el año nuevo y comenzar a sentir que usted dirige su mente y sus pensamientos.

Repita este ejercicio tantas veces lo necesite para reforzar el nuevo programa hasta que lo realice en forma natural con toda facilidad.