No se mucho de la epilepsia en perros, pero quiero compartirles que uno de mis perros +- a la edad de 2 años comenzó a padecer de convulsiones

lo cual nos espanto ya que “ Lucas “ se golpeaba al caer al suelo y se lastimaba; se le llevo al veterinario pero no lo pudo ayudar mucho, la verdad estuvimos cerca de pensar que seria mejor sacrificarlo, ya que aumentaba el ritmo en que le daban, le llegaron a dar hasta siete en lapsos de 20 minutos aprox., descansaba un día y al otro de nuevo la misma canción, era muy triste verlo sufrir, por que después de la convulsión venia un estado en que no nos reconocía y perdía el equilibrio y se golpeaba en las paredes, esto le duraba, después de su ultimo ataque, hasta una semana. Esto le duro como unos ocho meses y luego de buscar y buscar en internet y preguntar logramos encontrar una pagina en donde en los tratamientos para humanos con epilepsia se recomienda llevar una dieta baja en grasas, un desayuno muy, pero muy ligero, no exceder al paciente en ejercicio, ni exponerlo a temperaturas altas. Yo por mera casualidad le comente esto a mi mama, que es ella quien se encarga de nuestros cinco perros, y comenzó a retirarle las grasas, comenzó a ponerlo en ayuno, y a procurar llevarle un tipo de dieta moderada, es decir que no se excediera en comer, ya que los teníamos mal acostumbrados a comer mucho. Los resultados de estas acciones fueron que poco a poco “Lucas” descanso de sus convulsiones hasta que pasaron como unos 8 meses que no le dieron. a la fecha “Lucas” solo ha tenido un día en que le dieron convulsiones, pero culpamos en que un día antes se le dio de comer sopa casera, pensamos que la poca grasa que contiene la sopa pudo haber sido el factor por el cual le dieron ese día las convulsiones, lo que hice fue preparar un té de limón muy concentrado y se lo di junto con dos tabletas de un medicamento que nos recomendó el veterinario, se llama “Mysoline” (en México así se llaman) la sustancia activa es la “ Primidona “ en la cual la presentación es de 250 mlg por tableta. Mis recomendaciones para los que tiene perros con este mal, es que les moderen sus alimentos, que los lleven a pasear al menos una vez por semana pero desde luego que no los excedan en el ejercicio, que por nada les den de comer residuos de comida, que sus alimentos no contengan grasas, que si les dan de comer, por ejemplo pollo, le quiten toda la piel (que es grasa) y que no se los den crudo, de preferencia hervido y sin caldo, pónganle verduras, algunos perros se comen muy bien los vegetales, pero sobre todo pónganles mucha atención y cuídenlos mucho. Espero les sirva de algo esto que he escrito con el fin de poder ayudar a nuestras queridas mascotas, al menos con “Lucas” nos ha sido muy eficiente. El perro proviene de una cruza de Pastor Alemán, pero no importa la raza, a todos los queremos por igual.