Edición Nº 43 - Octubre 2007 ISSN 0120-3290 CONSEJO SUPERIOR

Luis Alfonso Quintero Arbeláez Ricardo Sierra Caro Gustavo León Castillo Sierra Fernando Osorio Mora Emilio Alberto Estrada Isaza Jorge Iván Sierra Builes Elceario Rojas Castaño Félix Mejía Aranzazu Álvaro González Vélez John Romeiro Serna Peláez Presidente (Miembro Honorario) Vicepresidente (Miembro Honorario) Miembro Honorario Miembro Honorario Miembro Honorario Miembro Honorario Miembro Honorario Miembro Honorario Secretario General Rector

CONSEJO DIRECTIVO
Luis Alfonso Quintero Arbeláez Ricardo Sierra Caro Fabio Villada Londoño Beatriz Agudelo Cortés Álvaro González Vélez John Romeiro Serna Peláez Presidente Vicepresidente Representante de los Docentes Representante de los Egresados Secretario General Rector

DIRECTORA DE LA REVISTA
Juliana Marcela Vélez Díaz Jefe de Comunicaciones

COMITÉ EDITORIAL
Giovanny Cardona Montoya Hernando Granados Cortés Juliana Marcela Vélez Díaz Director Proceso Docente Director Proceso de Investigación y Extensión Jefe de Comunicaciones

TRADUCCIONES
William Suárez Gómez Claudia Patricia Lobo A.

CORRECCIÓN DE ESTILO
Germán Sierra Jaramillo

DISEÑO PORTADA
Juan Felipe Mejía Giraldo

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN
Digital Express Ltda.

MERCATEC
Personería Jurídica 000147 del 1 de marzo de 1976 del Ministerio de Gobierno ISSN 0120-3290 Se permite la reproducción del material de esta revista citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos son responsabilidad directa de sus autores y no representan los puntos de vista de la Institución Universitaria Esumer

Personería Jurídica 2389 del 12 de mayo de 1975 del Ministerio de Educación Nacional Calle 76 No. 80-126, Carretera al Mar Conmutador (57) (4) 264 60 11 ext. 258 - Fax (57) (4) 264 98 55 Apartado Postal 51822 Medellín, Colombia esumer@esumer.edu.co - www.esumer.edu.co

CONTENIDO
Editorial: Hacia una estrategia de desarrollo participativo para la Ciudad El Presupuesto Participativo y la transformación de Medellín Experiencias recogidas en la implementación de circuito económico solidario en las comunas de Medellín Asociatividad, un camino de esperanza y transformación para la Mipyme colombiana Participación ciudadana, articulación de actores y desarrollo local: Un análisis comparado de experiencias brasileras Experiencia de asociatividad y cooperativismo de Mondragón corporación Cooperativa – MCC – La gobernabilidad en Cuba: La participación popular en los órganos del poder popular y el desarrollo local Empresarismo social Municipio de Medellín. ¿La empresa privada como medio y no como fin? Participación ciudadana e innovaciones en participación pública no gubernamental: Reino Unido - América Latina. Avance de investigación Barrancabermeja, Ciudad - Región de Paz Participación ciudadana y gestión pública. Municipio de Pasto 3 4

16

23

29

42

49

68

72 84 87

2

Editorial

Hacia una estrategia de desarrollo participativo para la ciudad
Jairo de Jesús Foronda Cano Coordinador del Programa de Planeación y Presupuesto Participativo Alcaldía de Medellín

Las comunas de la ciudad de Medellín están hoy siendo acompañadas de propuestas, que buscan abordar de una manera estructural y distinta el desarrollo, con estrategias como Planeación y Presupuestos Participativos, empresarismo social y asociatividad, para darle un nuevo impulso a la economía social. Como expresión de la democracia participativa se viene profundizando en un proceso, en donde la población prioriza sus inversiones a través de espacios de participación y decisión, que vinculan a la comunidad en la planeación de su desarrollo desde lo local. En últimas, se trata de incluir socialmente a las oportunidades, que produce el desarrollo, a una población históricamente marginada de la generación de riqueza, a través de su articulación a los procesos de gestión pública y al desarrollo de capacidades para autogestionar el cambio desde sus propios territorios. En este contexto hemos venido comprendiendo que el desarrollo se apoya en las condiciones y capacidades acumuladas en las comunas, a nivel de infraestructura, conocimientos, organización social, entre otros, en una perspectiva global. Las problemáticas abordadas desde lo estructural requieren de miradas integrales, es decir, desde lo estratégico y abordando, de manera simultánea, los diferentes campos de desarrollo: económico, político, social, ambiental, inmersos en éste. Desde el modelo de gestión se ha comprendido que es necesario promover la participación ciudadana y de las organizaciones sociales, trasladándoles poder para la toma de decisiones en relación con la gestión de los recursos de la ciudad. Desde lo empresarial se parte del agotamiento del modelo de acumulación vigente, centrado en la individualidad, exigiendo la articulación de lo asociativo y lo solidario como factores de desarrollo. Una de las alternativas de sostenimiento y desarrollo de las empresas está determinada por la capacidad de generar procesos en donde lo colectivo y la transferencia de experiencias y conocimientos, dinamicen la participación en los mercados de las empresas. Igualmente, las experiencias de programas y proyectos de alto contenido social deben ser abordados con miradas empresariales, rompiendo el círculo vicioso y perverso del asistencialismo. El empresarismo social, entendido de esta manera, se convierte en una línea de trabajo y de desarrollo de las organizaciones sociales. Finalmente, estos componentes: la participación, el desarrollo, la inclusión, la asociatividad y el empresarismo, adquieren dimensiones transformadoras en las comunas, en la medida que se apalanquen de alianzas público – privadas y comunitarias, que trabajen con criterio de corresponsabilidad. El intercambio y la cooperación internacional, a través de experiencias exitosas entre ciudades y países, debe permitir incrementar los esfuerzos contra la superación de la pobreza y el desarrollo económico local. Todos, desde nuestras capacidades, contribuimos a la superación de las condiciones generadoras de pobreza y exclusión.

No. 43

3

El Presupuesto Participativo y la transformación de Medellín
Clara Inés Restrepo Mesa Secretaria de Desarrollo Social, Alcaldía de Medellín.

Resumen
El Programa de Planeación y Presupuesto Participativo que venimos desarrollando en los últimos cuatro años en Medellín, hace parte sustancial de la propuesta de ciudad que el Movimiento Compromiso Ciudadano le planteó a los ciudadanos y ciudadanas, partiendo de dos convicciones: 1.) Para un cambio profundo de la sociedad es fundamental la participación y el compromiso de toda la ciudadanía. 2.) La transformación de la ciudad implica no sólo la definición de unos propósitos comunes fundamentales que orienten las prioridades de la actuación y la inversión, sino también el cambio en la cultura política y la forma como se ha hecho la gestión publica. El proyecto de ciudad “Medellín la más educada” que el Alcalde Ser, gio Fajardo nos ha propuesto como ruta estratégica y que cada día con más fuerza se convierte en un propósito colectivo de ciudad, implica no sólo una inversión sustancial en mejorar la calidad y el acceso a la educación formal desde la primera infancia hasta la educación superior, sino también crear todos los mecanismos posibles para brindar educación no formal y oportunidades de desarrollo a todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas. Implica, además, la transformación de las costumbres políticas, la renovación y mejoramiento permanentes de los liderazgos, el cambio en la manera de definir las prioridades sobre la inversión en los barrios, las veredas, las comunas, los corregimientos, y sobre todo la manera como se construye y gestiona el mundo de lo político en la ciudad.

The city project “Medellín the most educated” that Major Sergio Fajardo has proposed as a strategic route that day by day becomes in a collective city proposal, implies not only a high investment to improve the quality and access to formal education from nursing school to higher education, but also create all the possible mechanisms to offer informal education and development opportunities for all and each one of the citizens. Besides, this implies the transformation of the political customs, the renewal and permanent improvement of the leaderships, the change in the way of determining the priorities about the investment in neighborhoods, communities, countryside and municipalities, and overall the way how it is built and managed the political world in the city.

Palabras clave
Inclusión Social, Participación Ciudadana, Calidad de Vida, Tejido Social, Tejido Empresarial, Presupuesto Participativo, Construcción de Ciudad.

Key words
Social inclusion, citizenship participation, quality of life, social fabric, entrepreneurial fabric, participative budget, construction of the city.

Abstract
The planning and participative budget program which we have been developing for the last four years in Medellín, is the basis of the city’s proposal that the Citizenship Commitment Movement referred to all the citizens, from two convictions: 1. For a big change of the society is fundamental the participation and commitment of all the citizens. 2. The transformation of the city implies not only the definition of some common fundamental intentions that lead the priorities of the action and investment, but also the change of political culture and the way how public management has been done.

Las ciudades son hoy las protagonistas del cambio. En un entorno global altamente dinámico y lleno de incertidumbres, las ciudades deben enfrentar, con grandes dosis de creatividad e imaginación, enormes retos en todo los terrenos incluyendo situaciones de pobreza y exclusión como las que hemos vivido históricamente en esta ciudad, simultáneamente con tremendas desigualdades y conflictos sociales y políticos profundos. Sin desconocer los límites de un gobierno local, es bueno mirar cómo en menos de cuatro años Medellín ha logrado pasar del miedo a la esperanza, gracias a la puesta en marcha de una visión profundamente social, con programas y proyectos estratégicos que atacan de manera radical buena parte de las grandes debilidades históricas de la ciudad.

4

Para llegar a este punto fue esencial el proceso de construcción de este proyecto político que partió, desde su origen, del compromiso de ciudadanos y ciudadanas cansados de la manera como se manejaba la ciudad. Con Participación ciudadana se construyó el programa de gobierno del actual alcalde, Sergio Fajardo. Con participación ciudadana se construyó el Plan de Desarrollo que ha sido la guía fundamental de la actuación, dejando de ser un libro que adornaba estanterías, a ser el orientador y rector de todas nuestras actuaciones. Y para su puesta en marcha se ha contado también con la participación ciudadana en muy diversas formas, en muchísimos programas, pero, muy especialmente, y en el Presupuesto Participativo. Para desarrollar un proyecto como éste, la participación ciudadana es un componente esencial. Se requiere movilizar a los ciudadanos de distintos sectores sociales y políticos, y convocarlos a hacer parte de esa transformación. No basta la participación electoral como usualmente se ha hecho. No basta la democracia representativa. La Corresponsabilidad y la Participación Ciudadana son parte esencial de la forma como se debe gestionar esta transformación y va ligada íntimamente al modelo de ciudad que queremos construir. Todos estos esfuerzos apuntan en últimas a construir una ciudad más democrática e incluyente, con mayores posibilidades de participación real de los ciudadanos, con incentivos para el desarrollo local a partir de decisiones colectivas, donde la inclusión social sea una preocupación permanente y de todos los actores de la sociedad. Antes de evaluar de manera detallada el Presupuesto Participativo, veamos los demás componentes esenciales del modelo de ciudad para luego entender en ellos el papel fundamental que juega dicho presupuesto. 1. Definir claramente el objetivo: el desarrollo humano La actual Administración de Medellín ha orientado claramente todas sus acciones, desde el Plan de Desarrollo, hacia temas fundamentales para el cambio social que requerimos, siendo el Desarrollo Humano Integral (DHI), el gran objetivo hacia el que apuntan todos los esfuerzos. La construcción de nuestro proyecto de ciudad tiene como eje y preocupación central el ser humano y su bienestar y no solamente el crecimiento económico o la competitividad como se hace usualmente. Es claro que éste último debe estar en función del desarrollo humano

y que cualquier avance en materia económica debe reflejarse a su vez en mejoras en el DHI y en el índice de calidad de vida. Estos son, en consecuencia, los indicadores centrales con los cuales estamos midiendo el resultado de nuestra gestión. A su vez, entendemos que el desarrollo social y el mejoramiento de las condiciones educativas y culturales de una sociedad son un factor determinante para el avance en la productividad y el desarrollo económico. Se trata de promover y potenciar la generación de capacidades, oportunidades y libertades para que todos y todas puedan desarrollar sus proyectos de vida. La remoción y superación de los múltiples obstáculos para el desarrollo humano como la violencia, la ignorancia, la discriminación de género, racial o de etnia, la intolerancia y por supuesto la incapacidad de acceder a bienes meritorios como la educación, la salud y la nutrición, pero sobre todo la búsqueda de mecanismos para que las personas puedan generar sus propios ingresos y de esta manera atender de manera autónomamente sus propias necesidades. El Plan de Desarrollo, a través de sus cinco líneas de acción, apunta a construir una ciudad más gobernable y participativa, más incluyente, con mayores espacios para el encuentro ciudadano, una ciudad más productiva, competitiva y solidaria, y una ciudad capaz de integrarse con la región y con el mundo de una manera diferente. En la Figura se ilustra la manera como se aborda el Plan de Desarrollo desde la perspectiva del desarrollo Humano Integral.

Figura I. Estructura del Modelo de Desarrollo Humano Integral en el Plan de Desarrollo

No. 43

5

2. Medellín la más educada: ruta estratégica para la ciudad Para esta administración, la educación es la pieza fundamental del cambio social. Tenemos claro que la inversión social no es un gasto sino la mejor inversión posible. La gran apuesta estratégica que esperamos sea sostenida por varias administraciones y que nos pondrá en condiciones de enfrentar el siglo XXI, el siglo del conocimiento, es sin duda la educación. Dentro de las cinco líneas estratégicas del Plan, ocupa el primer lugar en inversión, la línea dos Medellín Social e Incluyente, la cual se orienta principalmente a la educación, la salud, la nutrición, la recreación y el deporte, y programas para la inclusión y la equidad de poblaciones vulnerables o en desventaja. Una educación de calidad, pertinente, con cobertura total para niños y niñas de la ciudad, los mejores colegios, y todos los esfuerzos para que puedan iniciar en condiciones similares desde la primera infancia su competencia por la vida, complementada con una buena nutrición desde las madres gestantes, y durante todos los años en la escuela, un ambicioso plan de parques bibliotecas con todos los servicios de la educación, la ciencia, la tecnología y las comunicaciones, ubicados precisamente en los sectores más excluidos, en esos territorios históricamente olvidados por la ciudad. Estamos trabajando por hacer de Medellín la ciudad más educada, desarrollando programas para garantizar el acceso y la inclusión de todos y todas al sistema educativo, que ningún niño o niña se quede por fuera del sistema educativo, que los desertores regresen a él. “Medellín la más educada” contiene una serie de programas y proyectos que se articulan desde distintas dependencias y tareas, todos ellos destinados a que los niños desde la primera infancia tengan un buen comienzo e inicien la carrera de la vida en igualdad de oportunidades, y por supuesto todo lo que tiene que ver con el acceso y la calidad de la educación, incluidos los adultos y los jóvenes que han desertado del sistema. Allí, entonces, encontramos programas como Buen Comienzo para la primera infancia, Nadie por Fuera, Mejores Colegios, Maestros al Tablero, Camino a la Educación Superior, el tiquete estudiantil, los restaurantes escolares, la escuela saludable, Medellín también educa, además de un gran proceso de modernización y descentralización de la educación. La inversión en educación representa el 40% de la inversión total de la ciudad.

Sumados a todos estos proyectos por la educación, y como parte del gran programa Medellín la más educada, se están desarrollando otros proyectos estratégicos como el Plan de Parques Bibliotecas (cinco Grandes Bibliotecas), la construcción del Museo Explora, el Jardín Botánico y los Centros de Navegación Comunitarios para brindar una serie de espacios para la cultura, la educación, la formación para el trabajo, la ciencia, la tecnología y la recreación, que nos permitirá producir una verdadera revolución en el campo educativo, posibilitando el acceso a las nuevos conocimientos y tecnologías a grupos de población de todas las edades, que de otra manera no la tendrían y ubicando además estas posibilidades en sus territorios. Así mismo, estamos desarrollando el programa Jóvenes con Futuro para la formación de jóvenes bachilleres o con bachillerato incompleto para reiniciar su formación y dotarlos de las habilidades indispensables para la vida, y también para entrar al mundo laboral de hoy, recuperar su esperanza en el futuro, brindarles formación en tecnologías básicas, capacitación en un oficio con práctica laboral incluida, buscando que además, al terminar sus cursos, regresen al sistema educativo quienes lo han abandonado o sigan sus estudios superiores o técnicos los que han terminando el bachillerato. El Presupuesto Participativo (PP) es a su vez un gran programa de pedagogía y formación ciudadana. Gracias a él los ciudadanos aprenden a conocer mejor la ciudad y la administración pública, aprenden a participar, a deliberar, a concertar. EL PP permitió ampliar un programa fundamental para la ciudad como es “Camino a la educación superior” donde por decisión de la comunidad, más de , 3.000 jóvenes de los estratos más bajos, han logrado acceso a la educación superior totalmente financiados por el Presupuesto Participativo. Fue una iniciativa que surgió de la comunidad y que hoy le da justificación e impulso al Gran Fondo para la Educación Superior que está en trámite en el Concejo por iniciativa del Alcalde y que permitirá a gran cantidad de jóvenes acceder a este tipo de educación que, de otra forma, les estaría vedada. 3. Transformar la gestión pública con corresponsabilidad y participación ciudadana: Parte fundamental de la transformación de la ciudad empieza por modificar radicalmente la forma como se gestionan los asuntos públicos, la manera como se definen las prioridades, las relaciones con la comunidad y con los sectores políticos. Hacer de la ciudad un asunto realmente

6

público, donde las decisiones se toman sobre prioridades reales, con el concurso de muchos, de manera transparente y teniendo claro que los recursos públicos son sagrados. Aquí se inscribe el Presupuesto Participativo. La construcción de ciudad debe ser un compromiso de todos sus habitantes. La posibilidad de transformar la ciudad y la ciudadanía no reside solamente en la Administración Publica sino también en su capacidad para convocar a todas las organizaciones e instituciones, las empresas, las universidades, las ONG, las fundaciones empresariales, las organizaciones comunitarias y por supuesto los ciudadanos y ciudadanas para participar en dicha transformación. La participación de nuevos actores urbanos en el desarrollo social y la consolidación de pactos colectivos en diferentes aspectos, que busquen provocar el cambio en la dirección deseada es lo que permitirá esa transformación. Los ciudadanos y ciudadanas deben ser conscientes de que el derecho a la ciudad plantea la responsabilidad de ser gestores dinámicos y directos del proceso de su construcción y transformación. Con ese enfoque el Alcalde ha convocado y ha logrado comprometer en todos los proyectos estratégicos y, muy especialmente, en Medellín la más educada, a una diversa cantidad de actores empresariales, fundaciones, ONG, embajadas, artistas y cooperación internacional, ampliando las posibilidades de los proyectos y el alcance de cada uno de ellos. En el nivel local, desde los barrios, las veredas, las comunas y corregimientos, hemos convocado la participación de todas las organizaciones, de los líderes hombres y mujeres de la ciudad, de las personas que desde los barrios y veredas quieren participar por primera vez vinculándose a las asambleas barriales y veredales. Los hemos convocado para construir juntos una democracia participativa real, donde no sólo se consulta sino que también se toman decisiones que tienen impacto directo en la inversión de la ciudad. Y esto se ha hecho básicamente con el Presupuesto Participativo. Se busca así no sólo construir una nueva manera de gobernar e integrar a los actores en torno al Plan de Desarrollo, sino también una mayor eficiencia en la ejecución de acciones orientadas al bienestar colectivo, concentrando los esfuerzos alrededor de objetivos comunes, articulando las iniciativas dispersas, optimizando los recursos existentes, asimilando diferentes experiencias, recuperando el conocimiento acumulado y asegurando la conclusión de esfuerzos ya iniciados.

El fortalecimiento de la sociedad civil con acción inteligente del Estado se convierte en un factor decisivo para la sostenibilidad de los procesos iniciados. Así mismo, la búsqueda constante de una mejor capacidad institucional para gerenciar los programas sociales son una meta y una condición para el éxito. En ejercicio de la participación y el fortalecimiento de la ciudadanía, además del Presupuesto Participativo, se ha desarrollado la construcción colectiva de los ajustes al Plan de Ordenamiento Territorial, POT, como pacto colectivo por el ordenamiento territorial; así mismo, la construcción del Manual de Convivencia; los Consejos de Gobierno Local; desde la cultura se han hecho diversos ejercicios novedosos para promover y ampliar la oferta en la cultura y el arte; se ha buscado en todos los casos la vinculación de los ciudadanos a los proyectos estratégicos en sus respectivos territorios como en los Proyectos Urbanos Integrales, PUI; en fin, hemos promovido múltiples formas para crear una nueva cultura de la civilidad y una revaloración de lo público que produce a su vez la transformación de la mirada sobre la institucionalidad pública y sobre la responsabilidad de los ciudadanos. En el numeral siete evaluaremos con más detalle los aprendizajes en materia de Presupuesto Participativo. 4. Las intervenciones integrales en los territorios Uno de los más novedosos e importantes aportes que hoy se está produciendo en la ciudad en materia de desarrollo social, son las intervenciones integrales en territorios históricamente excluidos, con graves procesos de deterioro físico y social, con altos niveles de pobreza y bajos indicadores de desarrollo humano, en los cuales se están produciendo profundas transformaciones urbanas, sumadas a todos los componentes del desarrollo como la educación, la salud, la nutrición, los programas de empleo e ingresos, la seguridad, para atacar allí simultáneamente los problemas que los aquejan. Las más importantes intervenciones en ese sentido se están produciendo en el área de influencia de Metrocable (en las comunas 1 y 2 que son las de más bajo DHI), La intervención integral en Moravia, El Proyecto Urbano Integral de la Comuna 13 que ya se inició también, la Revitalización del Centro de la Ciudad “EL Centro Vive” además de , las intervenciones con los parques bibliotecas con el gran impacto urbano que generan.

No. 43

7

El Proyecto Urbano Integral de Metrocable que venimos desarrollando en las comunas 1,2 y 13, parte de reconocer la importancia de complementar una obra de transporte como la realizada por el Metro con el nuevo cable, y entender que si sumamos allí todos los esfuerzos de la Administración, en la generación de espacio público, parques, intervención en las quebradas, vías, mejores colegios, escuelas saludables, restaurantes escolares, un gran parque biblioteca, un Centro de Desarrollo Zonal Empresarial para la formación en el trabajo y la generación de ingresos, mejoramientos de vivienda, vivienda nueva y legalización, lograremos mejorar los indicadores de calidad de vida y de desarrollo humano en pocos años. Algo similar se desarrolla en Moravia, un territorio ubicado en el antiguo basurero, hoy parte del corazón de Medellín, con la densidad poblacional más alta de toda la ciudad, con indicadores de pobreza y violencia que hoy están siendo transformados de manera radical. Precisamente en esas mismas zonas, y por tener los más bajos índices de desarrollo humano, se cuenta también con los mayores recursos en Presupuesto Participativo. La comunidad de esos territorios ha venido entendiendo la importancia de complementar y desarrollar las obras del PUI con los recursos del PP y mejorar su conocimiento del territorio a partir de los planes de desarrollo local. La pedagogía con los planes de desarrollo local apunta precisamente a mejorar la inversión y su impacto también con los recursos de PP. Se busca superar las inversiones puntuales, desarticuladas, para realizar inversiones de mayor impacto social en la comuna complementando las realizaciones del PUI de tal manera que lo urbano, lo social, lo económico, lo cultural se vean desarrollados de conjunto para mejorar la calidad de vida de las personas. 5. Cultura E: la generación de ingresos y empleo La debilidad de nuestro tejido empresarial y las altas tasas de desempleo son, sin duda, uno de los grandes flagelos que nos afectan e impiden salir de las dificultades. La capacidad de generar empresas, empleos, y lograr que las personas tengan sus propios ingresos es el punto definitivo para que ellas y sus familias puedan resolver muchas de sus necesidades y podamos superar el papel asistencialista del Estado. El Programa de Cultura E pretende fortalecer a las empresas ya existentes, especialmente las PYMES y las micros,

así como crear nuevas empresas sostenibles, bien sea empresas de alta tecnología como también microempresas para grupos con menos formación. La Cultura E se promueve desde muy diversos ámbitos y con todos los actores del desarrollo económico. Con los concursos Planes de Negocios para los jóvenes profesionales, con los concursos Capital Semilla que realiza el Banco de las Oportunidades para microempresarios, con el programa Medellín mi Empresa que permite que las más grandes apadrinen a las más pequeñas, con las ferias, fondos, etc. Cultura E viene desarrollando varios proyectos de envergadura entre los cuales se resalta la construcción del Parque E con el concurso de la Universidad de Antioquia, la construcción de los Centros de Desarrollo Empresarial, CEDEZOS, ubicados en las zonas de menor desarrollo empresarial de la ciudad, el programa Medellín mi Empresa donde se fortalecen las mipymes con padrinos empresariales y con diversos mecanismos de asociación, etc. Así mismo se han definido, con el concurso de la Cámara de Comercio y un trabajo de muchos años, los Cluster Estratégicos de la ciudad, de tal manera que se canalizan muchas de las iniciativas hacia ellos, ubicando dónde están los principales vacíos. El Concurso Planes de Negocios, por ejemplo, apunta concretamente hacia esos Cluster. Con todo lo anterior se busca ampliar y mejorar el tejido empresarial de la ciudad y aumentar su densidad. Al mismo tiempo se están desarrollando programas con las PYMES para fortalecerlas con los PRODES, los encadenamientos, las ferias, los salones de proveedores, etc. Se ha creado una Red de Microcrédito con todas las entidades que hoy prestan ese servicio en la ciudad, y con ellas el Banco de las Oportunidades realiza de manera permanente capacitación y asesoría para los creadores de empresas; para el fortalecimiento de las ya existentes se realizan jornadas de las oportunidades en los barrios, llegando además a nichos de población diversos incluidos los que requieren préstamos menores de un salario mínimo, apoyándonos en entidades especializadas en este tipo de población. Llevar a las personas que han tenido pocas oportunidades de educación o de inserción laboral a mejorar sus capacidades y habilidades, bien sea para generar sus propios negocios, o para vincularse al mundo laboral, es quizás el mayor reto en una política de lucha contra la pobreza y

8

por la inclusión social. Una población más educada es a su vez la clave para aumentar la productividad general de la ciudad y la región. Mejorar sustancialmente la educación desde la primera infancia es una tarea fundamental en esa dirección, pero tiene impactos en el mediano y en el largo plazo. Por eso, venimos desarrollando también acciones concretas e inmediatas para mejorar las capacidades de los jóvenes, los adultos con bajos niveles de capacitación, las mujeres, es decir aquellos sectores donde se concentran los más altos niveles de desempleo. Para estos se tienen programas y proyectos especiales dirigidos tanto a la formación para el trabajo como a la creación y consolidación de empresas. En cuanto a la formación, se busca una capacitación rápida pero pertinente, con altos estándares de calidad, en lo posible certificada por el Sena, que les brinde formación humana, capacitación en tecnologías, experiencia laboral dentro del mismo proceso de formación, con subsidios para transporte y alimentación para evitar la deserción y complementado con capacitación en creación de empresas. Y como articuladores de todos estos programas se han creado los Centros de Desarrollo Empresarial Zonal, CEDEZOS, ubicados en esos territorios más excluidos, donde se van a ofrecer todos los servicios para la generación de ingresos, desde la formación para el trabajo, la asesoría, el crédito, los servicios complementarios a los microempresarios, las salas de navegación para el emprendimiento, la incubación de algunas empresas por un tiempo limitado, generando además en esos lugares una nueva centralidad para el desarrollo local. Se incluyen además programas de fomento a la economía solidaria con los cuales se busca que esta se articule a todos los programas anteriores, orientándola también hacia clusters estratégicos, con acompañamiento y asesoría permanente. El Presupuesto Participativo ha sido fundamental para fortalecer y darle fuerza desde lo local a la Cultura E. Más de 190 empresas asociativas creadas, 224 empresas asociativa fortalecidas, 142 agrupamientos empresariales en proceso de apoyo, la participación en ferias y eventos, etc. El Presupuesto Participativo ha dado particular importancia el tema de la Cultura E, la cultura del emprendimiento, permitiendo que desde los barrios y veredas se busquen alternativas al desempleo y a la falta de ingresos de la población, fortaleciendo las economías locales y potenciando su desarrollo

6. Convivencia y seguridad ciudadana La mejora radical en los indicadores de violencia en la ciudad ha sido el resultado de un esfuerzo deliberado y sistemático por recuperar los espacios perdidos frente a los actores armados que no hace mucho sembraron de violencia y terror nuestra ciudad. Gobernabilidad y participación ciudadana son parte de un mismo compromiso. Convocar a la propia ciudadanía a resolver civilizadamente los conflictos, recuperando la credibilidad en el Estado y en sus instituciones. La coherencia y compromiso con el proceso de reinserción de las AUC asumido por la Administración, la construcción de un modelo de manejo de ésta población y el control permanente a las violaciones a los acuerdos pactados, la preocupación permanente por la seguridad de los ciudadanos, el trabajo constante con la Policía Nacional para mejorar su respuesta y su respeto a los derechos humanos, han permitido consolidar una tendencia a la baja de los índices de violencia que hoy nos ubican dentro del promedio latinoamericano, y como una ciudad que ha venido superando el miedo y recuperando la esperanza. Ese ambiente de recuperación de la seguridad y la convivencia es a su vez un estímulo para la inversión, para la llegada de nuevos visitantes, eventos y para la organización de ferias, que generan ingresos a la ciudad y permiten avizorar un futuro más promisorio. Siendo aún este un factor muy sensible, y más en el contexto de un país como el nuestro, es decisivo en la transformación que hemos vivido en los últimos años y debe ser un elemento al que se preste la mayor atención si se quieren mantener y mejorar los logros alcanzados hasta hoy. El Presupuesto Participativo ha sido un elemento fundamental para la convivencia y la concertación en las distintas comunas y corregimientos. Anteriormente las organizaciones trabajaban aisladas e incluso con conflictos entre ellas. Con el PP los conflictos han salido a la luz, hemos tenido momentos difíciles, pero se han podido resolver tratándolos de cara a la comunidad. 7. El Presupuesto Participativo como proyecto estratégico 7.1. ¿CÓMO HA SIDO EL PROCESO EN MEDELLÍN? El Presupuesto Participativo pone en manos de las organizaciones de base territorial un porcentaje de la inver-

No. 43

9

sión de la ciudad. Cada comuna y cada corregimiento tienen un techo presupuestal asignado, de acuerdo a sus indicadores de población, índice de desarrollo humano y calidad de vida e inversión municipal del año anterior, de tal manera que desde este proyecto también se apunta a fortalecer la inversión en los territorios con mayores niveles de pobreza, y a partir del conocimiento directo que de ellos tienen sus pobladores. En el caso de Medellín la decisión de inversión es directamente tomada por los participantes en cada comuna y corregimiento. Es decir, es un ejercicio altamente descentralizado y democrático. Hemos diseñado varios mecanismos de participación directa para facilitar la participación ciudadana, en los cuales las organizaciones reconocidas en cada comuna y en cada corregimiento, así como los ciudadanos elegidos desde los barrios y veredas, deciden la forma como se realizará la inversión en sus territorios a partir de ejercicios de diagnóstico, debate público y concertación, hasta la decisión sobre las inversiones que allí se realizarán. Estos mecanismos son: • • • • Los Consejos Consultivos Comunales y Corregimentales Las asambleas barriales y veredales Las comisiones temáticas El Comité Municipal de Presupuesto Participativo

Elegir representantes por cada comuna y corregimiento al Consejo Municipal de Presupuesto Participativo.

¿Quiénes pueden integrar los Consejos Consultivos? 1. Los electos directamente por las organizaciones sociales y comunitarias de la comuna o corregimiento: Uno(a) por cada organización. 2. Los que son elegidos en las asambleas barriales y veredales de la ciudad. 3. Representantes de los consejos poblacionales o sectoriales elegidos por votación popular en su respectiva comuna o corregimiento: CMJ y Cabildo Mayor 4. Representantes de los consejos estudiantiles. ¿Cuándo y cómo se reúne el Consejo Consultivo Comunal y Corregimental? • El CCC-C se reúne cinco veces al año de manera ordinaria y es convocado por la Administración El Consejo Consultivo cuenta con una Mesa Directiva integrada por un delegado(a) de la Secretaría de Desarrollo Social, el Presidente de la Junta Administradora Local (u otro edil delegado por él) y el Presidente de Asocomunal, la cual preside y coordina las deliberaciones. Quórum: Para tomar decisiones siempre contarán con la mitad más uno de las y los delegados oficialmente inscritos.

Veamos cada uno de ellos: • Consejos Consultivos Comunales y Corregimentales (CCC-C) Son espacios de deliberación, concertación y decisión en los cuales la ciudadanía y la Administración Municipal definen la inversión de los recursos asignados a la respectiva comuna o corregimiento. ¿Para qué son los CCC-C? • • • • • Democratizar la toma de decisiones presupuestales. Activar la iniciativa comunitaria y la planeación local. Realizar diagnósticos y formular propuestas de inversión. Formular y aprobar los planes de desarrollo local. Hacer monitoreo y garantizar la ejecución de los recursos del Presupuesto Participativo.

Asambleas barriales y veredales Tienen dos objetivos básicos: 1. Jerarquizar los principales problemas y necesidades del barrio o vereda. 2. Elegir los delegados y delegadas a los CCC-C a razón de uno (1) por cada 25 participantes en lo urbano y 1 por cada 15 en lo rural. • Para ser consideradas válidas deberán contar mínimo con 25 participantes. Sus decisiones constituyen un insumo básico para la deliberación y toma de decisiones de los CCC-C.

10

¿Quién las convoca y coordina? Son convocadas y coordinadas por un Equipo Coordinador Barrial o Veredal, integrado por el Presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) y un representante de cada organización del barrio o vereda. El presidente de la JAC debe invitar a las diferentes organizaciones a conformar dicho equipo coordinador. Así mismo, el presidente de la JAC preside la Asamblea. En caso de que tenga alguna dificultad, el Equipo Coordinador Barrial definirá quién la preside. La Administración Municipal presta todo el apoyo logístico y comunicacional para la convocatoria. ¿Quiénes pueden participar? Pueden participar todas las personas mayores de 14 años, sin distinción de sexo, religión, origen, estrato o partido político que habitan en el barrio o vereda. ¿Cuándo se realizan y en qué lugar? Un único día en un lugar público en el propio barrio o vereda, informado con anticipación. Se debe informar por escrito a la Secretaría de Desarrollo Social previamente cuál barrio y vereda va a realizar su asamblea. Comisiones temáticas de los CCC-C Son grupos de trabajo por temas creados para profundizar los diagnósticos, analizar las ofertas de la Administración y elaborar las propuestas que deberá priorizar el tercer Consejo Consultivo Comunal o Corregimental. Concertan con la Administración los ajustes y aclaraciones a las respectivas iniciativas. Cuentan con un mínimo 10 integrantes. La inasistencia de un delegado a dos reuniones de la respectiva comisión será causal de pérdida del derecho a decidir en los Consejos Consultivos de priorización. Comité Municipal de Presupuesto Participativo Es un espacio de concertación entre los delegados de la ciudadanía y la administración municipal para evaluar y planear la metodología del proceso de Presupuesto Participativo en el ámbito de comunas y corregimientos. Por cada comuna o corregimiento se elige un consejero y el comité está compuesta por veintiuno de ellos, un delegado de cada JAL, cinco funcionarios de la administración, el coordinador del programa de PP, un delegado del Concejo de la Ciudad y el Presidente del Consejo de Planeación o su delegado.

Fases del proceso El Presupuesto Participativo se desarrolla a través de cuatro fases anuales con cinco Consejos Consultivos Comunales anuales en cada una de las comunas y corregimientos, para un total de 105 en el año. Dichas fases son: 1. Información y diagnóstico: en esta primera fase se informa sobre el proceso, se ajusta el reglamento, se realizan las asambleas y el primer CCC-C, y se eligen los delegados de barrios y veredas, así como de organizaciones. 2. Construcción y priorización de propuestas: se realiza el segundo CCC-C, se socializan los planes locales y los resultados de las asambleas barriales y veredales, se priorizan problemas y necesidades de las comuna, se asignan techos a las comisiones temáticas, y estas realizan su trabajo de estudio y selección de iniciativas. 3. Ajustes, viabilidad técnica y aprobación de las iniciativas: la administración revisa y ajusta las iniciativas y se desarrolla el tercer CCC-C donde se priorizan y aprueban las iniciativas. 4. Formalización político-administrativa de las propuestas de inversión comunitaria: Se prepara el Plan Operativo Anual de Inversiones incluyendo el PP y se presenta al Concejo de la ciudad para su aprobación. Se realiza la evaluación anual del proceso y se hacen recomendaciones de mejoramiento con la presencia del Alcalde y todo el gabinete. El Presupuesto Participativo ha logrado convocar a la inmensa mayoría de las organizaciones asentadas en cada uno de los territorios. Participan en él 1.735 delegados de organizaciones, más 1.108 delegados de las asambleas barriales y veredales. En dichas asambleas participaron en el año 2006 más de 36.000 personas y en el 2007 más de 30.000. Han sido definidos, hasta ahora, en promedio por año 1.000 proyectos, en promedio, de 67 millones de pesos cada uno. Las líneas que más recursos han recibido en los tres años son: la línea dos Medellín, social e incluyente con el 32.25%, y la línea tres Medellín, un espacio para el encuentro ciudadano con el 30.22%. Presupuesto Participativo en cifras: Anexo gráficos de cifras generales de PP

No. 43

11

7.2. AVANCES Y APRENDIZAJES Transformar la gestión pública Sin duda, el mayor aporte del Presupuesto Participativo a la transformación de la ciudad tiene que ver con el cambio en la manera como se hace la gestión pública municipal. El Presupuesto Participativo busca que las decisiones de inversión en barrios y veredas se tomen de manera pública, colectiva, concertada, con diagnósticos e información suficiente, con mirada global del territorio, con solidaridad territorial. Esto le cierra el paso al clientelismo y la politiquería que han sido tradicionales en nuestro país y nuestra ciudad. Hacer de lo público un asunto de todos, no sólo de los gobiernos locales o de los políticos de turno. Transformar las relaciones tradicionales entre el gobierno local, las organizaciones y los ciudadanos. Que estos conozcan lo que pasa con los recursos municipales, cómo y dónde se invierten, y que ellos puedan también participar en la decisión y hacer veeduría. El Presupuesto Participativo tiene la virtud de permitir que la inversión se direccione realmente hacia las prioridades de la comuna a partir de una mirada más integral y compartida del territorio y no de las solicitudes aisladas y de los intereses particulares de cada organización. De esta manera se afectan las tradiciones clientelistas que están muy enraizadas en nuestra cultura política. Ampliación real de los espacios de participación El Presupuesto Participativo permite que sean las organizaciones de un territorio definido, trabajando juntas con un diagnóstico compartido, en un proceso complejo de concertación, quienes definan la inversión de los recursos sin ninguna otra mediación. Tan solo con el requisito de que el proyecto sea viable jurídica, técnica y económicamente, pero con total autonomía para definir prioridades y temas. Son los Consejos Consultivos Comunales y Corregimentales los espacios de deliberación y decisión por excelencia. Allí se han generado nuevas relaciones entre las organizaciones, y también con la Administración Municipal. Se han incluido grupos y organizaciones que históricamente no encontraban ninguna forma de incidir en lo público. Hoy las Juntas Administradoras Locales (JAL), las Juntas de Acción Comunal y otra amplia gama de organizaciones se relacionan con la Administración de manera totalmente

diferente al pasado, superando las tradicionales listas de peticiones que ellas solicitaban y a Administración decidía, para pasar ahora a producir ejercicios colectivos de real diagnóstico, planeación y decisión que han sacudido toda la estructura organizacional de la ciudad. Se ha ampliado de manera significativa el ámbito de la participación, se han abierto nuevos espacios, se han visibilizado como actores políticos las organizaciones sociales, se ha descentralizado y abierto la posibilidad de participar hasta el nivel local y hasta el ciudadano del común. Transformación de las organizaciones Más allá de los resultados, lo que se le está planteando a la ciudad con esta metodología de participación es un cambio radical en la forma tradicional de relación de las organizaciones con la administración y en la gestión de las comunidades. Una nueva manera de gobernar la ciudad y una nueva manera de hacer la gestión pública. Esta nueva manera de participar está obligando, a su vez, otra gran transformación al interior de las propias organizaciones sociales y comunitarias de la ciudad, en la forma como ellas se manejan, en su democracia interna, en su rendición de cuentas, en su capacidad para liderar realmente a sus afiliados y a sus territorios, colocándoles nuevos y grandes desafíos de modernización. Los liderazgos autoritarios, antidemocráticos, que manejaban las organizaciones como empresas unipersonales están siendo profundamente cuestionados. Se hace imperativo el fortalecimiento de las organizaciones. El Presupuesto Participativo está produciendo un gran cambio en la forma de gestionar los asuntos públicos y el desarrollo local desde las comunidades y en el capital social que esas organizaciones representan. Sin duda, ese cambio no deja de ser conflictivo y traumático. Hay personas que se aferran a viejas costumbres del pasado y añoran a sus padrinos y su poder personal. Algunas de ellas se oponen incluso a convertir el PP en Acuerdo Municipal, muy en contravía del sentir de las mayorías. Todo esto implica una cultura ciudadana que valore y le otorgue significado a lo público. Transformar esa historia de privatización de lo público que ha acompañado nuestras sociedades donde unos cuantos se apropian de los recursos públicos, buscando que todos los ciudadanos conozcan y participen. Ser capaces de construir consensos a través de la concertación social para lograr una gobernabilidad democrática.

12

Entregar capacidad de decisión a la comunidad El Alcalde, por su propia decisión desde el programa de gobierno, entregó una parte de su poder de decidir sobre la inversión a la propia comunidad organizada en los Consejos Consultivos Comunales o Corregimentales. Una parte sustancial de la inversión anual se decide a partir de las prioridades definidas en el Plan de Desarrollo, los proyectos estratégicos y los recursos de trasferencias de la nación, dejando por supuesto cubiertas todas las demandas de ciudad que tiene que ver con educación, salud, nutrición seguridad, mantenimiento vial, etc. De los recursos restantes se define el porcentaje que puede ser aplicado al Presupuesto Participativo y se busca que sean recursos de libre inversión para facilitar su aplicación. A partir del Presupuesto Participativo se pueden fortalecer los programas que más requiera la comunidad, e incluir acciones o poblaciones nuevas de acuerdo al conocimiento que tienen los y las líderes siempre y cuando no choquen con el Plan de Desarrollo. No está en las leyes ni en los acuerdos municipales, sino que se trata de una pura convicción democrática. El manejo del conflicto Contra todos los escepticismos, se ha demostrado que sí es posible en Medellín hacer Presupuesto Participativo y contar con la participación ciudadana para la asignación de recursos públicos, manejando los conflictos al interior de las comunidades, haciendo de este un ejercicio de convivencia y concertación. Realizar una gestión gubernamental con altos niveles de participación en una ciudad históricamente golpeada por diversos tipos de violencias como Medellín, significa un reto importante que exige creatividad y audacia para cualquier alcaldía que se lo proponga. En una sociedad signada por las diferencias sociales, por la exclusión, por la violencia y por la discriminación, con el Presupuesto Participativo promovemos una gran solidaridad territorial y social hacia un desarrollo incluyente y una mejor distribución de las oportunidades. Los conflictos históricamente se relacionan con la falta de una política para incorporar como actores del desarrollo de las comunas y corregimientos a las organizaciones sociales y comunitarias, quedando éstas reducidas a simples contratistas con el estado municipal. Está situación ha creado: • Desconfianzas, celos políticos y protagonismos entre líderes.

Competencias entre organizaciones sociales y comunitarias, por protagonismos en la ejecución de proyectos o intervenciones en los distintos campos del desarrollo. Desplazamiento de líderes y sometimiento de organizaciones por presiones de grupos violentos, que ejercen control en el territorio. Cooptación forzosa de líderes o mediante pago de servicios por grupos violentos.

El Presupuesto Participativo ha permitido no sólo ordenar la demanda de la comunidad y la inversión municipal que ella genera, sino también tramitar de una manera totalmente diferente los conflictos entre las organizaciones y con el municipio, modificando comportamientos tradicionales y generando nuevos liderazgos en la ciudad. El proceso de Planeación y Presupuesto Participativo ha aumentado la confianza en el gobierno municipal y se constituye en una pieza clave en la gobernabilidad democrática de la ciudad. Es este un proceso de alta complejidad, que ha tenido que sortear difíciles situaciones por los conflictos presentes en varias de esas comunidades, donde algunos actores armados aún inciden de manera directa o indirecta en las organizaciones. Con un alto nivel de exigencia para los líderes allí presentes que no tenían en su mayoría niveles de capacitación previa ni adiestramiento para esta tarea. Con una alta exigencia también para la Administración Municipal que no estaba diseñada para disponer los recursos humanos, técnicos y de información necesarios en el proceso. Sin embargo, logramos desarrollar esta experiencia y los resultados han sido bastante positivos. La formación para los participantes y para los servidores El Presupuesto Participativo implica formar competencias individuales y colectivas para dicha transformación, trabajar arduamente hacia el cambio en los liderazgos y la superación de prácticas tradicionales de la política, brindar elementos técnicos y conceptuales para entender mejor la planeación del desarrollo, capacitar para la deliberación y la concertación. Por eso hemos acompañado el Presupuesto Participativo con las Escuelas de Liderazgo y con los talleres de formación de servidores públicos. La formación continua en estos temas de la planeación, los presupuestos, los liderazgos, la democracia, etc., es una tarea permanente en los procesos de Presupuesto Participativo.

No. 43

13

Tenemos claro que no se puede esperar a tener formadas las personas para iniciar el proceso. Es necesario trabajar simultáneamente en la implementación y hacer de este, a su vez, un proceso formativo. Aprovechar diferentes espacios para complementar conocimientos; pero, sin duda, es la misma práctica con los ciudadanos y ciudadanas la que les va permitiendo avanzar en muchos aspectos necesarios al proceso. Es indudable el avance de los participantes del año 2004, cuando se inició, respecto al año 2007. Las y los Servidores Públicos de la Administración Municipal han pasado de un inicial escepticismo a un mayor compromiso con el desarrollo y mejoramiento de la propuesta. La conformación de los equipos zonales de trabajo ha sido una herramienta concreta para mejorar el proceso y el acompañamiento a la comunidad. Planes Locales y Presupuesto Participativo El programa de Planeación y Presupuesto Participativo se desarrolla simultáneamente con la construcción de los planes de desarrollo local. La propuesta de Planeación y Presupuesto Participativo ha sido aceptada por la ciudadanía y sus organizaciones, a la vez que ha dinamizado sus procesos de planeación y desarrollo territorial porque la han encontrado absolutamente necesaria. Cada día se posicionan más los planes locales, pues la comunidad entiende que estos son la guía para un buen uso de los presupuestos. La metodología empleada ha propiciado que los Consejos Consultivos sean escenarios de construcción y aprendizaje democrático Se ha revitalizado la organización social y sus espacios de coordinación de cara a la planeación local. Las transformaciones del aparato administrativo El Presupuesto Participativo también obliga a transformar la Administración Pública hacia el interior. Puso al descubierto la necesidad de organizar equipos de trabajo territoriales, de mejorar sustancialmente la información que se posee sobre cada territorio, de designar unos servidores públicos capaces de acompañar directamente a la comunidad en la selección de los proyectos para evitar frustraciones. Exige altos niveles de coordinación interna que se van construyendo progresivamente. Hasta ahora hemos logrado construir y poner en marcha los equipos zonales integrados por personal de las distintas secretarías en cada zona, el equipo de enlace que evalúa de manera permanente el proceso y lleva las di-

rectrices a cada dependencia, una coordinación general y unos técnicos sociales de la Secretaría de Desarrollo Social como responsables del proceso. 7.3. LOS RETOS Son aún muchos los retos. Entendemos el Presupuesto Participativo como un proceso en construcción continua, que se debe mejorar permanentemente con el concurso de la propia comunidad. Tenemos aún pendientes también algunos debates y asuntos por mejorar, tales como: El debate entre la democracia representativa y la democracia participativa La tensión entre dos legitimidades. La que surge de las elecciones y la que surge de la participación. La tensión entre los distintos actores del proceso, por ejemplo la JAL, como organismo representativo con funciones de consulta otorgadas por la Constitución y la Ley; la comunidad empoderada con capacidad de decisión local por decisión de la Administración Local. Esas tensiones no pueden llegar a ser antagónicas, sino que exigen la búsqueda de complementariedades. Los debates con las Juntas Administradoras Locales sobre su representatividad y su papel en las decisiones deben resolverse adecuadamente entendiendo que el Presupuesto Participativo avanza mucho más allá de lo planteado por la propia constitución y por las leyes de la participación y que precisamente su esencia consiste en que las decisiones no las toman unos pocos, así ellos hayan sido elegidos democráticamente. La formación ciudadana permanente de los participantes, tanto lideres como servidores públicos, debe fortalecer las capacidades para participar democráticamente con calidad y cada día con mayor conocimiento sobre sus territorios y sobre la ciudad. Las viejas costumbres y la contratación Hemos tratado de diferenciar claramente el Presupuesto Participativo del proceso de contratación. Presupuesto Participativo es priorización de la inversión, no reparto de contratos. Pero todavía las viejas costumbres en ocasiones enrarecen la participación. El afán por la contratación, por la captura de los recursos públicos a través de los contratos sigue siendo en algunos casos el único interés de algunos líderes, lo que dificulta la adecuada priorizacion de las necesidades y la concertación entre los propios líderes.

14

Las prácticas excluyentes, donde se buscan las maneras de sacar al otro, al que piensa distinto, al que pertenece a otro grupo político a veces distorsionan el ejercicio del PP. Por eso mismo algunos no respetan los planes locales, ni las asambleas barriales, ni los diagnósticos colectivos y tratan de imponer de manera autoritaria sus ideas. También es cierto que en ocasiones los contratistas, que no son de la comunidad, tampoco logran interpretar adecuadamente los proyectos y se presentan dificultades en la ejecución de los mismos. Sigue siendo un reto encontrar un sano equilibrio que permita eficacia en la inversión pública, contratación con la comunidad cuando sea posible y comprensión de la comunidad a las necesidades del proyecto. En ocasiones los violentos continúan ejerciendo presión Se resisten a dejar el control sobre los territorios e intentan controlar las decisiones de la comunidad, pero, sobre todo, incidir en la contratación. Esta situación impacta directamente el liderazgo y la confianza de las comunidades en las organizaciones sociales y en su papel como actores del desarrollo. La amenaza velada por la sola presencia de algunos de ellos coarta la libertad de expresión y el avance de la democracia en algunos sectores de la ciudad. Estas situaciones las hemos enfrentado con transparencia y participación ciudadana con acuerdos de cara a la comunidad a través de las instancias creadas por el programa de PP y con el acompañamiento de los equipos técnicos. Institucionalizando así el conflicto con presencia integral de la Institucionalidad Municipal con la Coordinación del Programa, la Secretaría de Desarrollo Social, la Secretaría de Gobierno y los organismos de control cuando se han presentado asuntos críticos de desacuerdo entre delegados o desencuentro con la Administración Municipal. Alimentados por la práctica y el discurso de la Administración Municipal, las y los líderes tienden a desconectarse del pago obligatorio de “vacunas” He allí una fuente de tensio. nes. Esto debilita los agentes ilegales y demanda más liderazgo político de la Administración en su conjunto. Fortalecer la estructura y la capacidad de la Administración La debilidad operativa y administrativa de algunas secretarías no les permite una adecuada planeación y seguimiento a las acciones y atender eficientemente los requerimientos de la ciudadanía. Estas son todavía debilidades que se deben superar.

Las secretarías no hablan el mismo lenguaje en relación con los criterios y los procedimientos para contratar con organizaciones sociales. La información se da a destiempo, o no es clara por parte de los contratistas del proyecto. Es indispensable crear mecanismos de información periódica, eficientes y en tiempo real hacia el interior de la administración y hacia las comunidades que permitan un mejor seguimiento y veeduría a la comunidad Los Sistemas de Información Geográfica que posee el municipio todavía prestan un servicio bastante limitado para la planeación zonal. La información a tiempo y clara agiliza los procesos y alivia tensiones con la ciudadanía. El poco reconocimiento por parte de algunos niveles medios ejecutivos de las instancias ciudadanas de planeación y concertación dificulta el logro de los objetivos propuestos. La institucionalización del Presupuesto Participativo Buscamos convertir el PP en Acuerdo Municipal para lograr su institucionalización, pero tenemos claro que su buen funcionamiento dependerá básicamente de la voluntad de la comunidad y de la voluntad política de las futuras administraciones por respetar los aprendizajes del proceso. El Presupuesto Participativo se concibe como una pieza de ese engranaje que es el Sistema Municipal de Planeación, siendo el principal reto que tiene la Administración consolidar todos los procesos de planeación participativa, sincronizándolos en el tiempo y en el espacio, en sus metodologías e instrumentos, de tal forma que contribuyan de manera efectiva a la construcción colectiva del modelo de ciudad, alrededor del cual se van generando los consensos para posibilitar una ciudad equitativa, incluyente, sostenible, democrática y participativa. La respuesta de la comunidad es nuestra mayor certeza de que vamos por el camino correcto: “Sabemos que no es fácil, pero confiamos en esta Administración” . “Este proceso fue lo mejor que nos pudo haber pasado, donde se abre el círculo y muchos pueden entrar al círculo en él” .

Medellín, Junio 7 de 2007

No. 43

15

Experiencias recogidas en la implementación del modelo de circuito económico solidario en las comunas de Medellín
Hernando Granados Cortés Director del Proceso Investigativo y Extensionista de Esumer

Palabras Clave
Circuito económico, Colectivos empresariales, Desarrollo local, Acción social, Interacción solidaria, Cambio estructural.

Resumen
La implementación del Programa de Planeación y Presupuesto Participativo en la ciudad de Medellín, en la línea de desarrollo empresarial, permite hoy recoger experiencias vividas a través de los circuitos económicos solidarios implementados por la Institución Universitaria ESUMER en unión temporal con la Asociación Colombiana de Pequeños Industriales Acopi, en seis comunas de la ciudad, que enriquecen no sólo la implementación actual, sino también las futuras, respetando los distintos contextos de aplicación. En este sentido recogemos las experiencias de apoyo al sector empresarial más vulnerable; bajo esquemas que permiten la mejor interrelación de organizaciones de diferente tamaño y niveles de formalización. Este Programa de asesoría, acompañamiento y asociatividad, busca desestimular las prácticas informales y promover posibilidades empresariales reales, sólidas y permanentes.

Key words
Economic circuit, entrepreneurial collectives, local development, social work, liable interaction, structural change.

1. Marco referencial Las experiencias implementadas nos permiten hacer reflexiones de lo vivido, tanto para la generación de hallazgos concluyentes, como para la adopción de mejoras en los modelos implementados. Las diversas lecturas sobre la implementación del modelo de Circuitos Económicos Solidarios, hoy nos permiten extraer conclusiones que aportan a la comprensión y construcción de territorialidades1 que existen y al mejoramiento de la experiencia en la aplicación de este modelo en la ciudad. La construcción de territorialidad desde distintas dimensiones pasa por el establecimiento de interacciones recíprocas entre actores que habitan y construyen el territorio y la experiencia. La territorialidad como producción de los individuos en sus distintas relaciones cotidianas, prácticas sociales, económicas, políticas, entre otras. En la tabla No.1 se presenta un análisis de las dimensiones constituyentes del territorio, las acciones existentes presentes y la acción futura necesaria a emprender para

Abstract
The implementation of the Planning and the Participative Budget Program in the city of Medellín, over the line of entrepreneurial development, allows today to gather experiences lived through the liable economic circuits implemented by Insitución Universitaria ESUMER, in a temporary joint with the Colombian Association of Micro, Small and Medium enterprises (ACOPI) in six sub regions of the city, which enrich not only the current implementation, but also the future ones. In fact, they follow the different contexts of application. In this way we gather the supporting experiences to the most vulnerable entrepreneurial sector; under schemes that permit the best coupling between organizations of different size and levels of intervention. This consultancy, accompanying and partnership program, looks for stopping the informal practices and promote real, solid and permanent entrepreneurial possibilities.

1 Adoptamos el concepto de territorialidad como elemento constituyente del territorio, no sólo físico, sino producción constante. RINCÓN, Análida y ECHEVERRÍA, Maria Clara. Ciudad de Territorialidades: Polémicas de Medellín. Centro de Estudios del Hábitat Popular –CEHAP, Facultad de Arquitectura, Universidad Nacional de Colombia – Sede Medellín.

16

lograr un estado ideal de desarrollo que permite construir territorialidades. El cierre de las brechas identificadas permitirá hacer construcciones teóricas y definir retos prácticos. La recipro-

cidad se entiende como el elemento clave de la acción entre actores involucrados bajo una acción plural responsable, con la finalidad de propender por un mismo fin. La reciprocidad encierra una conducta plural de varios recíprocamente referida y orientados por ella.

Tabla No.1 Esquema de análisis del territorio DIMENSIÓN DE ANÁLISIS Socio-política Socio-económica Urbanística ACCIÓN SOCIAL PRESENTE Legal Economía informal Espacio formal ACCIÓN SOCIAL DE INTERACCIÓN FUTURA LEGITIMIDAD SOLIDARIDAD CENTRALIDAD ACCIÓN SOCIAL PRESENTE Ilegal Economía formal Espacio informal

Tomado de: ARBELÁEZ, Tatiana; GRANADOS, Hernando; LEÓN, Luís; MEJÍA, Jorge; RESTREPO, Alfredo. ”Tres elementos de territorialidad para construir territorios desde Adentro” Maestría en Estudios Urbano Regionales. Universidad Nacional de Colombia. Mayo de 2007. .

El proceso de interacción se soporta en el concepto de acción social en tanto. “Por acción social debe entenderse una conducta plural –de varios- que, por el sentido que encierra, se presenta como recíprocamente referida, orientándose por esa reciprocidad” 2 Las acciones sociales de interacción futura son principios básicos de actuación a desarrollar en cualquier proyecto de alcance territorial, las cuales deben permitir cerrar la brecha entre las acciones sociales presentes antagónicas, para una mayor efectividad en la solución de los problemas. Desde lo socio-económico, la interacción se visualiza como débil en función de las relaciones que permitan definir y consolidar un desarrollo empresarial que se da entre una economía de tipo formal y otra de tipo informal. La solución se visualiza a partir de una interacción solidaria entre actores involucrados bajo una conducta plural responsable, con la finalidad de propender por el desarrollo económico comunal. En este sentido, la política pública de la ciudad de Medellín viene apoyando al sector empresarial más vulnerable, bajo esquemas que permiten la mejor interrelación entre las empresas de diferentes tamaños y niveles de formalización, con el acompañamiento de entidades pú-

blico-privadas, (instituciones de fomento empresarial y educativas) mediante el diseño de metodologías que promueven la formalización de las empresas bajo modelos de asesoría y acompañamiento empresarial y asociativos. Se busca desestimular las prácticas informales a través de la promoción de posibilidades reales de fomento a las buenas prácticas empresariales y se busca generar una acción consciente y responsable de los actores del desarrollo empresarial, en una nueva forma de organización de la comunidad que permita resolver el individualismo y la competencia, generando una relación formal-informal como valor colectivo. “[…] no se puede entender la construcción de ciudad como la sumatoria de fragmentos físicos-espaciales, sino como la construcción dinámica del tejido social a través de los diferentes agentes sociales que en ella intervienen , interactúan y se superponen” 3. Se valida la reflexión sobre la necesidad de pensar la solidaridad como producción social derivada de la actividad humana que crea territorialidad para la transformación de territorio. “[…] lo espacial como parte de lo social, el territorio como soporte material del desarrollo y como producción social derivada de la actividad humana que transforma ese territorio que le sirve de base” 4.

2 WEBER, Max. Economía y Sociedad, Esbozo de Sociología Comprensiva. Fondo de Cultura Económica, México, Pág. 21. 3 TORRES, Tovar, Carlos Alberto. “Dualidad formal informal, el modelo de producción de la ciudad colombiana. Una mirada desde los años 90”. En: Espacios urbanos no consentidos. Legalidad e ilegalidad en la producción de ciudad. Rincón, Análida, compiladora. Universidad Nacional de Colombia, Medellín, pág 133. 4 Op. Cit. En Tres Elementos de Territorialidad para Construir Territorios Desde Adentro. Taller Permanente. Arbeláez Riaño Tatiana. Restrepo Ruiz Alfredo Granados Cortés Hernando Mejía Rodríguez Jorge León Pérez Luís Fernando pág 21.

No. 43

17

2. La experiencia del circuito económico solidario A partir de la implementación del Programa de Planeación y Presupuesto Participativo de la ciudad de Medellín, se posibilitaron las condiciones para poner en práctica una serie de experiencias de acompañamiento y fortalecimiento empresarial vividas por organizaciones como Esumer y Acopi Antioquia, las cuales se configuran en el modelo Circuito Económico Solidario. El Circuito Económico Solidario surge a partir de la necesidad de la comunidad por generar un desarrollo local endógeno, un poco forzados por el cambio en la vocación productiva de la ciudad a favor del comercio y los servicios y en detrimento de la industria tradicional, los cuales, de por sí, no son grandes generadores de empleo. Por ejemplo, en 1981 el 56% de las 50 empresas más grandes de Antioquia ejercían actividades manufactureras. En 1997 dicha participación había descendido al 42%, mientras que la de servicios (transporte, finanzas y otros) pasaría del 20% al 44% en los mismos años de análisis. En la construcción del circuito entendemos el concepto de desarrollo local endógeno como: “[…] un proceso de crecimiento y cambio estructural que, mediante la utilización del potencial de desarrollo existente en el territorio, conduce a elevar el bienestar de la población de una localidad” 5. Este proceso debe generar la capacidad para que sea la misma comunidad la que lidere el proceso de cambio. Es en cada comunidad donde existen un conjunto de recursos humanos, económicos, culturales e institucionales no aprovechados al máximo que constituyen su potencial de desarrollo. Este concepto se apoya en el planteamiento que el espacio, construido o habitado por la comunidad, le reconoce y apropia culturalmente como su territorio y trabaja por su mejoramiento y consolidación6. En esencia, las comunas de Medellín son de asentamiento netamente residencial y no presentan históricamente desarrollos empresariales, factor que dificulta la consolidación de una estructura empresarial, la evidencia es un

desarrollo individual de establecimientos de comercio y servicios para la subsistencia con muy bajo perfil competitivo y productivo. Programas como el Presupuesto Participativo buscan generar condiciones para crear el desarrollo económico a nivel comunal que propicie las condiciones para que la sociedad organice sus actividades económicas en la perspectiva de generar trabajo y mecanismos de distribución de los beneficios del crecimiento en el conjunto de la población buscando mejores niveles de equidad y de cohesión social. El actual Plan de Desarrollo7 orienta su política pública hacia: • La formulación de políticas que favorezcan la construcción de un tejido empresarial vigoroso en el que, a su vez, participen tanto las microempresas familiares y pymes, como las grandes empresas consolidadas. Fortalecer las vocaciones productivas de la ciudad y la competitividad de cada una de ellas para insertarse en las diferentes escalas del mercado regional, nacional e internacional. Promover la creación de empresas en sectores estratégicos y solidarios. Apoyar el desarrollo y consolidación de unidades productivas (privadas y asociativas). Desarrollar programas especiales de formación para el trabajo (sistemas de información laboral). Promoción de la cultura del emprendimiento en el sistema educativo. Desarrollo de nodos de incubación de empresas. Mecanismos de financiación y asesoría. Fortalecer e incrementar la productividad de la economía rural.

• • • • • • •

Con estos objetivos se promueve la generación de empresas y de empleo sostenible, la disminución de la informalidad y mayor competitividad y productividad. Se pretende un verdadero desarrollo a partir de la generación de la cultura, creación y consolidación empresarial

5 VÁSQUEZ Barquero, Antonio. “La Política de Desarrollo Económico Local”. En: Desarrollo económico local y descentralización en América Latina: Un análisis comparativo. CEPAL, 2000. Santiago de Chile, pág 21. 6 Op.cit. TORRES, Tovar. “Dualidad Formal e informal”, 134. 7 “Medellín, Compromiso de toda la ciudadanía”: 2004-2007 en su línea económica “Medellín Productiva, Competitiva Solidaria”

18

solidaria y la definición de sectores estratégicos para el progreso económico de la ciudad, que depende, además, de la capacidad innovadora del sistema productivo de cada localidad. En este contexto, la experiencia de Esumer - Acopi como unión temporal que está contribuyendo a la construcción del Circuito Económico Solidario en la ciudad, se presenta para ponerla al servicio de la comunidad en general. 2.1. La experiencia vivida Se recoge en cuatro momentos, a saber: reflexión, apropiación, aprendizaje y acción futura, los cuales reflejan el desarrollo de la experiencia a lo largo de su implementación. Se presentan las condiciones existentes a nivel cultural, social y económico al momento de implementar el modelo del circuito, los cuales se convierten a su vez en antecedentes y condicionantes para su puesta en marcha. Figura No.1 Proceso de reflexión sobre la construcción del circuito económico solidario •

ticulan en función del desarrollo local, a sabiendas de que trabajan sobre un mismo objeto y plantean idénticos propósitos (cada una trabaja desde su funcionalidad, pero no logran trabajar de manera articulada y pertinente). Se evidencia poca evolución en los procesos de planificación del desarrollo en perspectiva comunal, articulado a los lineamientos de ciudad y nacionales, que apunten a la construcción de tejidos sociales y productivos A pesar de la definición de políticas de mejoramiento de la competitividad empresarial, y de sectores estratégicos para la ciudad, las actividades productivas de las comunas son de bajo valor agregado e innovación, débil estructura empresarial en condiciones de informalidad, baja inversión de capital, deficiencia formativa del capital humano e individualismo productivo y comercial.

Muchos de estos fenómenos, aún no resueltos, se visualizan con continuidad futura, lo que implica: • La permanencia de bajos niveles de productividad laboral y reprocesos de formación en el aparato productivo, dada la baja pertinencia de la educación, esto es, bajos niveles de competencia laboral que no responden a sectores estratégicos. Desconexión de las actividades productivas de las comunas, y los sectores estratégicos de ciudad, y desarticulación de las agendas internas locales y regionales con la agenda nacional.

2.1.1. La reflexión: Implicó la evaluación de las capacidades y condiciones existentes en las comunas, entre las cuales se encuentran: • El agotamiento del modelo de desarrollo empresarial de la ciudad basado en los sectores tradicionales, sin el establecimiento real de un modelo futuro. La baja y débil estructura productiva y competitiva comunal sin mentalidad empresarial asociativa, ni articulación productiva que dificulta su actuación. Los diferentes actores -el Estado, el sector educativo y las instituciones de fomento empresarial-, no se ar-

Las oportunidades de cooperación, apoyo y fomento deben ser canalizadas en función del desarrollo económico y empresarial de la comuna, lo cual requiere ser pensado estratégicamente para que no se despilfarre la oportunidad de establecer condiciones de desarrollo y se caiga en el riesgo encubridor de la realidad en la medida en que la proclamación de objetivos no se concrete en programas, proyectos y normas que los viabilicen. Para lo cual cabe mencionar que: “Casi siempre los criterios y valores que parecen deseables exigen tomar decisiones políticas entre opciones alternativas. Sin olvidar que una solución urbana tiene que responder a varios problemas a la vez, no se debe actuar desde miradas sectoriales sino sobre la idea de ciudad que se quiere en conjunto” 8

8 BORJA. Jordi. El gobierno del territorio de las ciudades latinoamericanas. Internet: www.iigov.org/pnud/bibliotec/revistas/revistas. Pág 7.

No. 43

19

Igualmente, se identifican una serie de condicionantes con los que ha habido que trabajar para la construcción del modelo, los cuales son de diversa índole, así: • Históricos: – El desarrollo autóctono, con base en las capacidades propias empresariales a nivel comunal, motivado por condiciones de subsistencia. – El desarrollo de propósitos centrados en el corto plazo sin perspectiva de largo plazo. • Económicos: – El desarrollo siempre dependiente del gran capital, sin iniciativas de tipo social. – Indefinición de vocación económica comunal, los pocos desarrollos productivos obedecen más a oportunidades y capacidades particulares individuales. • Sociales: – Organizaciones sociales pensadas desde los intereses individuales no desde los intereses colectivos. – El desarrollo organizacional con criterios subvencionistas estatales y con muy poco o casi nada de autogestión.

Ante esta realidad se reafirma el concepto: “[…] la ciudad colombiana está constituida por la superposición de múltiples tejidos, tanto físico-espaciales como socio-culturales que no se traducen en un modelo único; es en la superposición de tejidos residenciales a través de barrios formales e informales como se ha construido la ciudad colombiana” 10. 2.1.2. La apropiación: Implica la interacción grupal, una vez se ha hecho la lectura de antecedentes y condicionantes; se inició la movilización a partir de la conformación de colectivos empresariales, como paso básico para la consolidación del circuito11. Las etapas diseñadas para el funcionamiento ideal del circuito económico solidario se identifican en la figura No.2. Figura No 2.

Fuente: Diseño propio

Politicos: – Prácticas clientelistas de los líderes comunales que privilegian lo privado y no lo público. Etapas de consolidación del circuito económico solidario El desarrollo de capacidades se construye de manera secuencial y acumulativa de abajo hacia arriba. Los avances logrados se alcanzan hoy hasta la etapa tres (solidaridad): En estas tres etapas se busca la generación de confianza entre actores agrupados por actividad económica, se caracterizan por la reflexión conceptual, filosófica y cultural que se debe vivir en los procesos asociativos con los empresarios participantes. Estas tres etapas apuntan a consolidar aspectos que se consideran fundamentales para el desarrollo de los colectivos empresariales: Las contradicciones que surgen a nivel cultural, de la asociatividad empresarial, y de la relación entre capitales y tejidos sociales, empresariales y humanos.

Culturales: – Bajas capacidades humanas propias para abordar el desarrollo. – Personalización del liderazgo comunitario, el individuo por encima de la organización.

Urbanístico: – Interacción desigual entre ciudad planeada y ciudad marginal9.

9 10 Op.cit. TORRES, Tovar, Carlos Alberto. “Dualidad formal e informal”, pág 134 11 Para ver en detalle la concepción del circuito económico véase: “Los circuitos económicos, una alternativa de desarrollo empresarial: La experiencia de Esumer”. Granados Cortes Hernando y Gonzalo Tejada Moreno. MERCATEC, No. 37.

20

Las dificultades se presentan en la manera de abordar lo individual, lo organizacional y lo sectorial. A nivel individual las personas están en constante confrontación con los otros y sus organizaciones, en disputa de intereses; a nivel organizacional la actuación empresarial se presenta en la forma de abordar el mercado barrial, zonal o comunal, donde las reglas de juego dependen de factores como normatividades internas y externas, usos y gustos del consumidor, así como de características propias de cada mercado; a nivel sectorial la dificultad ha estado en pasar de pensar y actuar como unidad económica a un pensamiento y actuación en cadena como sector. En estas tres etapas se trabaja la filosofía de la asociatividad en aspectos como la solidaridad y la confianza, que, potenciados hacia la asociatividad, se convierten en transformadores de mentalidad individual hacia mentalidades colectivas. Otros aspectos tienen que ver con el trabajo en equipo, la responsabilidad social de las organizaciones, el compromiso organizacional con desarrollos comunales y sectoriales, la competencia como rivalidad a la colaboración, la solidaridad y la transferencia de las mejores prácticas productivas y comerciales. 2.1.3. Aprendizaje (experiencias acumuladas) El desarrollo alcanzado hasta hoy permite identificar los siguientes aciertos y retos importantes: • La interacción de distintos actores en función del desarrollo empresarial comunal: La comunidad, el Estado, la empresa, la Educación. La identificación clara y precisa de las características socio empresariales de las comunas, la cual no dista mucho de las de la ciudad. La articulación de los proyectos económico-empresariales, a los planes de desarrollo de comuna y de ciudad. Legitimación por parte de la comunidad del Estado el sector educativo y las instituciones de fomento empresarial, las cuales habían estado aisladas del desarrollo empresarial comunal. El establecimiento de la alianza: Público – privado y comunitaria en función del desarrollo empresarial comunal. El apoyo al potenciamiento en las capacidades empresariales existentes y establecimiento de nuevas en las comunas.

La conformación de formas organizativas de primer y segundo orden a nivel empresarial (empresarismo social). La generación de condiciones de articulación al mercado no solo comunal, sino también de ciudad.

Los retos futuros se plantean en: • La construcción de nuevos liderazgos distintos a los tradicionales, con más capacidad estratégica para el desarrollo. La comprensión por parte de la comunidad de la necesidad de reconocer y legitimar la institucionalidad. La presión del corto plazo por la obtención de resultados no facilita las dinámicas de los procesos estructurados, que requieren tiempo. El desprestigio de la formación tradicional no facilita los proceso formativos, los cuales deben orientarse por competencias. El falso liderazgo de muchos líderes comunales, los cuales están más centrados en el lucro económico particular que en el desarrollo social. El poco desarrollo socio cultural de la población en materia empresarial, que retarda la implementación de dichos procesos.

• •

2.1.4. La acción futura: La etapa cuatro (estrategia) está en proceso de desarrollo y aún no refleja resultados concretos. Las miradas estratégicas deben ser definidas con una nueva dimensión de comuna, de cadena, sector y colectividad. Se debe entender como la manera de abordar el desarrollo, lo cual implica: • • • La definición de una visión y una misión compartida buscando la generación de bienestar colectivo. La definición de unos valores colectivos centrados en el impulso de la asociatividad, La determinación de estrategias que toquen la institucionalidad, la asociatividad y la integración empresarial

Igualmente, las etapas cinco, seis y siete (procesos, estructuras y evaluación) se encuentran en formulación y aún no se han implementado. Para ello se requerirá fortalecer una dirección de carácter colegiada, que apunte a un nuevo direccionamiento centrado en los colectivos y en las

No. 43

21

soluciones específicas de problemas empresariales. Bajo esta óptica las estructuras deben fortalecer los colectivos de dirección, sus líderes o las propias estructuras empresariales, para lo cual se requiere impulsar: • • La planeación colaborativa. El desarrollo de “conocimiento” construido desde las prácticas asociativas. La innovación sectorial que desarrolle la adaptación de diseños de productos y de trabajo conjunto. La negociación colectiva, buscando desarrollar el mercadeo sectorial y los soportes logísticos correspondientes. La estructuración de nuevas empresas sobre criterios de propiedad colectiva. El establecimiento de indicadores de gestión generales y específicos, articulados con los lineamientos definidos en el plan de desarrollo comunal.

“[…] que el desarrollo económico local es un proceso de crecimiento y cambio estructural de la economía de una ciudad, comarca o región en que se pueden identificar al menos tres dimensiones: una económica caracterizada por un sistema de producción que permite a los empresarios locales usar eficientemente los factores productivos, generar economías de escala y aumentar la productividad a niveles que permitan mejorar la competitividad en los mercados; otra sociocultural, en la cual el sistema de relaciones económicas y sociales, las instituciones locales y los valores sirven de base al proceso de desarrollo, y otra política y administrativa, en la que las iniciativas locales crean un entorno local favorable a la producción e impulsan el desarrollo” Hacia este propósito se orienta la consolidación del circuito económico solidario, labor que implica una tarea de largo aliento en muchos frentes y que requiere la participación de muchos actores. Labor que apenas comienza. Bibliografía
• Alcaldía de Medellín. Plan de Desarrollo 2004 – 2007. Medellín Compromiso de Toda la Ciudadanía. http://www.medellin.gov.co/alcaldia/jsp/modulos/P_desarrollo/ Septiembre de 2005. ARBELÁEZ, Tatiana; GRANADOS, Hernando; LEÓN, Luís, MEJÍA, Jorge; RESTREPO, Alfredo. “Tres elementos de territorialidad para construir territorios desde adentro” Maestría en . Estudios Urbano Regionales. Universidad Nacional de Colombia. Mayo de 2007. BORJA. Jordi. El gobierno del territorio de las ciudades latinoamericanas. Internet: www.iigov.org/pnud/bibliotec/revistas/revistas. ECHEVERRÍA, Maria Clara y RINCÓN, Análida. Ciudad de territorialidades: Polémicas de Medellín. Centro de Estudios del Hábitat Popular –CEHAP, Facultad de Arquitectura, Universidad Nacional de Colombia – Sede Medellín. GRANADOS, Hernando y TEJADA Gonzalo. Los circuitos económicos, una alternativa de desarrollo empresarial: La experiencia de Esumer. MERCATEC, No. 37. TORRES, Tovar, Carlos Alberto. Dualidad Formal informal, el modelo de producción de la ciudad colombiana. Una mirada desde los años 90. VÁSQUEZ Barquero, Antonio. La política de desarrollo económico local. Desarrollo económico local y descentralización en América Latina: Un análisis comparativo. CEPAL, 2000. Santiago de Chile. WEBER, Max. Economía y sociedad, esbozo de sociología comprensiva. Fondo de Cultura Económica, México.

Soportar el desarrollo empresarial en un esquema de sectores estratégicos, implica trabajar por la configuración de un fuerte tejido social y empresarial, en el que confluyan de manera sistémica y dinámica diferentes formas de relaciones productivas y la institucionalidad comprometida con este desarrollo, tales como cadenas productivas, clusters, PRODES colectivos sectoriales o, por actividad, gremios y/o la academia, entre otros, en un contexto de procesos de comuna, donde la comunicación juegue un papel de elevadísima importancia. La educación debe propender por la articulación de todos los ciclos de formación técnica, tecnológica y universitaria, así como también la formación en competencias laborales de acuerdo a las necesidades del sector productivo actual y potencial de cada comuna. Se visualiza la necesidad de configurar un pacto entre el sector educativo, el Estado y el sector productivo para el establecimiento y el desarrollo de la vocación productiva en función de sectores estratégicos de Comuna que se articulen a las apuestas de ciudad, desarrollando estrategias de mercado que combinen el corto, el mediano y el largo plazo, integrando lo asociativo, lo empresarial, lo económico y lo humano en un solo proceso. Cabe entonces mencionar que:

12 Cofefey y Polese, 1985; Stohr, 1985. En Op.cit VASQUEZ Barquero, Antonio, Pág 22.

22

Asociatividad, un camino de esperanza y transformación para la Mipyme colombiana
Adriana María López Gómez José Jairo Diaz Valencia Codirectores Programa Prodes Acopi Antioquia

Resumen
La asociatividad, como vía de desarrollo para las pequeñas y medianas empresas en Colombia, es el tema de este artículo, que pretende, a través de una mirada a experiencias como la italiana y la chilena, sustentar el éxito del modelo asociativo en nuestro país, resaltando a los PRODES como la experiencia más representativa a nivel de estrategia asociativa para estas empresas.

“Basta una mirada superficial a los paisajes biofísicos económicos y culturales de la mayor parte del Tercer Mundo para darse cuenta de que el desarrollo está en crisis, y que la violencia, pobreza y deterioro social y ambiental crecientes, son el resultado de años de recetas de crecimiento económico, ‘ajustes estructurales’, macroproyectos sin evaluación de impacto, endeudamiento perpetuo y marginamiento, de la mayoría de la población de los procesos de pensamiento y decisión sobre la práctica social.” 1 1. CONCEPTOS 1.1 Por asociatividad empresarial entendemos todas aquellas formas de cooperación entre empresas, ya sea horizontal, transversal o verticalmente, que tienen como objeto principal mejorar la gestión, la productividad y la competitividad de las empresas asociadas; su connotación por lo tanto es diferente al concepto de asociaciones empresariales –asociacionismo lo denominan en Europa- cuyo objetivo principal es la representatividad ante el sector publico; así mismo el concepto asociativo tiene una lectura diferente a la tradicional de cooperativismo, en cuanto a que éste busca esencialmente la colaboración principalmente de los trabajadores. Sin embargo, con el término asociativo, queremos cobijar esas y muchas otras formas de organización de los empresarios y trabajadores, tales como mutuales, fondos, empresas asociativas de trabajo y cooperativas de trabajo asociado, entre otros. 2

Abstract
The topic of this article is associativity that is the way how small and medium enterprises develop in Colombia, which pretends to support through the Italian and Chilean experiences the success of the associative model in our country, enhancing PRODES as the most representative experience to the level of an associative strategy for these enterprises.

Palabras Clave
Asociatividad empresarial, cooperación, desarrollo alternativo, tejido económico.

Key words
Entrepreneurial associativity, cooperation, alternative development, economic base.

1 Responsabilidad Social, Gerencia y Desarrollo en un Contexto de Crisis, Luís Carlos Villegas Rodríguez. 2 Asociatividad Empresarial - Estrategia para la Competitividad, Zoilo Pallares Villegas, Fondo Editorial Nueva Empresa.

No. 43

23

1.2 “La asociatividad como relaciones humanas se manifiesta, cuando dos o más personas unen voluntades para alcanzar propósitos comunes“. 3 1.3 “Es el método a través del cual las empresas y los empresarios construyen vínculos que hacen que se transformen en acciones beneficiosas para ellos y para sus organizaciones“. 4 2. DIMENSIÓN HISTÓRICA 2.1 Experiencia Italiana El sistema italiano, surgido en el período de la posguerra, a principio de los años cincuenta, adquirió un importante auge a partir de los setenta. Tomó parte de sus fundamentos de la teoría de los “Polos Industriales” concepto desa, rrollando por el economista inglés Alfred Marshall, a fines del siglo XIX, como consecuencia de sus observaciones al desarrollo de las áreas industriales de las zonas de Sheffield y Lancashire. El concepto se refería principalmente a concentraciones de grandes empresas de un mismo sector o complementarias. El desarrollo de los distritos en Italia, en cambio, se vio basado en las Pymes, principalmente en las zonas del noroeste y centro del país. Para los años ochenta el sistema ya se había extendido a la mayor parte de las regiones de esa nación. Lo que el Embajador de Italia en Colombia denominó, en intervención reciente, “El modelo de desarrollo alternativo italiano frente a la globalización” tiene raíces históricas , profundas, que a pesar de sus diferencias contextuales, por su cercanía cultural y económica con los países latinoamericanos y la posibilidad de transferir su esencia a nuestras economías, amerita un repaso a los momentos mas relevantes de su desarrollo. Si hay un país europeo parecido a cualquier latinoamericano es Italia. Basta para ellos comparar mentalmente la descripción caricaturada que hace el profesor del la Universidad de Roma, Andrea Saba, como estudioso del entorno en que se han desenvuelto los distritos italianos, dice:“Italia tiene, ciertamente, el record mundial de inestabilidad de sus gobiernos (se han sucedido 52 en 50 años, muchos pensábamos que ese honor lo llevaba Bolivia en Suramérica, hace algunos años), en número de huelgas, en ineficiencia relativa de la administración pública,

presentando, por otra parte, un marcado dualismo entre norte y sur, corrupción política, criminalidad organizada. Solo que la corrupción política y la criminalidad organizada son dos aspectos de una misma realidad (…) Individualismo (…) Negación de valores (…) Altos impuestos (…) Una industria subterránea extendida por todas las regiones del país, unas pobres pequeñas empresas que no pueden recurrir a una bolsa de valores para obtener medios que financien las inversiones. Tampoco pueden acudir a los mercados financieros internacionales. Deben entonces dirigirse forzosamente a un sistema bancario ineficiente, ávido y vejatorio, que presta dinero sólo a cambio de elevadísimas garantías reales. O han de recurrir al autofinanciamiento (…) Un desastre, en resumen. A pesar de ello el abejorro italiano se convirtió en la quinta potencia mundial, basado en un modelo de asociación de Pymes durante 40 años” 5 . De lo anterior es importante resaltar que los distritos generan sus propias fuentes de financiación (bancos, corporaciones crediticias, entre otras), para no depender de la banca tradicional. Eso surge como resultado de una construcción fuerte de confianza entre los empresarios, los trabajadores y el Estado, lo que nos conduce a tocar el tema de la existencia del capital social; según Robert. D. Putnam, “se refiere a las relaciones de confianza necesarias para facilitar y coordinar acciones hacia un beneficio común” Entendiéndose por Red, los vínculos entre indivi. duos, generados por la necesitad compartida de reconocerse; las relaciones de confianza, por su parte, son las que permiten la integración, por cuanto que la confianza es el lubricador de la vida social. Putnam partió de la tesis de que el capital social cumplía un rol determinante en el desarrollo de las regiones. Para demostrarla, comparó la red formada en 1970 con las veinte regiones italianas, desde las más desarrolladas, como la Emilia-Romagna y Toscana, hasta las más rezagadas, como Calabria y Silicia. ¿Cuál fue el elemento diferenciador encontrado entre unas y otras, dando por constantes las políticas económicas a nivel nacional? La historia de su cultura organizativa y cívica y el grado de participación de la comunidad. La clave de los más exitosos estaba en una fuerte tradición en participación cívica y de organizaciones tales como: asociaciones, sindicatos, clubes, juntas comunales, partidos políticos, círculos laborales, científicos, sociales, religiosos, etc., que hacían que la democracia local funcionara. Ahora bien, se debe anotar que la construcción de dicho capital ha sido una labor de centenares de años y tiene su fundamento,

3 Jairo Díaz Valencia, Asociatividad y Prodes, Medellín, 1997. 4 Adriana María López Gómez, “Aprendiendo del Mundo”, ACOPI Antioquia. 5 Asociatividad Empresarial - Estrategia para la Competitividad, Zoilo Pallares Villegas, Fondo Editorial Nueva Empresa.

24

en el caso Italiano, en anteriores formas de organización territorial, política y económica, descentralizadas, cuyo mejor ejemplo eran las ciudades - estado del medioevo. 2.1.1 Beneficios de los distritos industriales • • • • • Beneficios por la especialización productiva. Interdependencia de empresas y economías de asociación. Fuerte cultura empresarial. Existencia de mercados de servicios desarrollados y especializados. Altos niveles de institucionalización y mecanismos de apoyo colectivo.

unos instrumentos de fomento. Se denominó instrumento a una modalidad de acción, definida por un reglamento ad hoc, que permite el traspaso de fondos de fomento del sistema Corfo a los empresarios privados, y establece las características de los beneficiarios potenciales, la forma de operar y los montos máximos de recursos involucrados en cada operación. De esta manera, el sistema Corfo fue desarrollando, a mediados de la década, cinco grandes áreas de apoyo a las empresas: a) La modernización de las empresas. Consistente en fomentar la incorporación de nuevos conocimientos técnicos, de gestión y organización. b) La innovación tecnológica. Orientada a incentivar la innovación de productos y procesos productivos. c) La intermediación financiera. Dirigida a estimular el desarrollo del mercado financiero, especialmente en lo que se refiere a la flexibilidad de las garantías, la disminución de los costos de transacción y la disponibilidad de fondos. d) La reconversión productiva. Cuyo objeto era fomentar el desarrollo empresarial en zonas de declinación económica. e) Los estudios regionales. Apoyar la realización de estudios prospectivos regionales. Para entender dichas áreas se fueron creando diferentes instrumentos para cada una de ellas. Para la modernización empresarial, por ejemplo, se crearon los Proyectos de Fomento, Profos, como subsidio para un programa de desarrollo de un grupo de empresas legalmente constituidas, el Fondo de Asistencia Técnica, FAT, como subsidio para un programa de desarrollo de un grupo de empresas legalmente constituidas y como subsidio para la contratación de asesores técnicos, en los campos de la informática, la gestión y el capital humano, y así, para cada una de las áreas señaladas. Dichos instrumentos tenían dos características principales: Primera, ser horizontales, es decir, los beneficiarios potenciales no estaban predefinidos sectorial o regionalmente. Segunda, Implicaban un confinamiento obligatorio de los empresarios beneficiarios del subsidio, con el doble objeto de aumentar los recursos disponibles del programa y garantizar el compromiso de los empresarios en la gestión de las actividades que el instrumento contribuye a financiar. De los Profos, se han dado varias definiciones. Para los investigadores del tema son “una forma original de cooperación entre el Estado y sector privado” Para Dini, “un .

2.2 Experiencia chilena Chile también le apostó, en los años noventa, con éxito, a las pequeñas y medianas empresas, como uno de sus bastiones en el desarrollo económico y social. Con 14 millones de habitantes, es un país de 5.000 kilómetros de punta a punta, de los cuales cinco sextas partes corresponden a cordillera y desierto, condiciones naturales adversas, a pesar de las cuales, ha logrado convertirse en la economía de mayores tasas de crecimiento de América Latina durante casi dos décadas. A su producto Interno per cápita superior a los 5.000 dólares, a su homogeneidad cultural y alta inversión en la gente, se suma un alto grado de consenso social sobre el rumbo de la economía. En efecto, en conjunto, se considera que el sistema de mercado es el principal modo de asignación de los recursos y que los roles del Estado y el sector privado están claramente definidos: el sector público en el campo normativo, regulador y subsidiario, y el privado, orientado a lo productivo, cuyo espacio se abrió aun más con las privatizaciones. Consistente con lo anterior y reinstalada la democracia, el gobierno mantuvo la apertura de la economía y orientó sus esfuerzos, en buena parte, a restaurar el tejido económico principalmente de las Pymes, como fuente de riqueza y generación de empleo. Así, se encontró, en palabras de De Groot, que mientras un millón de pesos (chilenos) invertidos en la minería generaban un empleo, en la Pyme industrial creaban diez. Con esta evidencia, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Economía, presentó el Programa Nacional para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa, programa que a partir de 1993 le fue asignado a la Corporación de Fomento de la Producción, Corfo. A partir de ese año, dicha entidad creó

No. 43

25

Profo surge a partir de un contrato de duración limitada (máximo tres años) entre un grupo de empresarios de un mismo rubro y localización común, con un organismo de fomento productivo (agente intermediario de fomento productivo) público o privado. En el contrato, los empresarios especifican objetivos, acciones, resultados esperados, actividades, cronogramas, indicadores de desempeño y costos” Para el gobierno y Corfo, se definen como un . instrumento de apoyo directo a las empresas, a través del cual, “Corfo otorga un cofinanciamiento que cubre, parcialmente, el costo de un programa de trabajo, destinado a mejorar la competitividad de un grupo de empresas de rubros similares o complementarios, establecidos en una misma localización geográfica, que desarrollan un proyecto común, orientado a resolver problemas de gestión, de producción y de comercialización, que por su naturaleza o magnitud, pueden abordarse de manera asociativa” . Casos exitosos Precisamente algunos Profos exitosos destacados por Corfo a finales de los años noventa son: • Profo Chilevid, que de 12 empresas aumentó a 23 entre 1993 y 1996, y sus exportaciones, de 10 millones de dólares a 39 millones de dólares en esos mismos años. Profo Viñedos Valle del Maule, conformado por 11 empresas, constituyeron una nueva para la comercialización común y sus exportaciones crecieron de cero a 4 millones de dólares entre 1993 y 1996. Profo Vinos del Maipo, en el cual nueve productores de uva vinífera, que jamás habían producido vino, se unieron para crear una bodega común y producir, años después, más de 200.000 litros de vino. El Profo Rubber Mix, es un centro de productividad industrial del caucho, creado por cinco empresas del sector, en la región metropolitana de Santiago. El Profo Chilean Toys manufacturers, es una sociedad exportadora de juguetes, creada en 1994 por seis empresas del sector, que, de exportar individualmente alrededor de 100.000 dólares en 1990, pasaron a exportar 800.000 dólares en 1996, y a tener presencia en cerca de diez países latinoamericanos. Profo Infanchile, conformado por seis empresas confeccionistas, participaron entre 1994, año de su conformación, y 1996, en cerca de 19 misiones comercia-

les a Europa y Latinoamérica para explorar nuevos mercados, logrando aumentar sus ventas en 600.000 dólares en 1996.” 6 2.3 Experiencia Colombiana A finales de la década de los años ochenta, Acopi diseñó la metodología de los Programas de Desarrollo Empresarial (Prodes). En Medellín y Antioquia se inició esta experiencia a principios de la década de los años noventa; los sectores que fueron pioneros en Antioquia, en el desarrollo y aplicación de la metodología, fueron el de las artes gráficas, el automotriz, el de la madera y el mueble, las confecciones de ropa Infantil y el de la metalmecánica, contando a la fecha con más de setenta Prodes de sectores de los alimentos y la panificación, el turismo, la salud y las confecciones, entre otros. Los Prodes en mención han logrado significativos resultados en aspectos cualitativos y cuantitativos, tales como los de generación de confianza, transparencia en su quehacer del día a día, implementación del Sistema de Calidad ISO 9.000 y su respectiva certificación, crecimiento de las plantas de personal, capacitación a todos los niveles de la pirámide ocupacional, mejores negocios, nuevos mercados, incremento en las ventas y mayores utilidades. Percepción de la experiencia Prodes en el entorno La experiencia de los Prodes en Medellín y Antioquia, ha permeado las esferas de entidades públicas y privadas, y es así como la Gobernación de Antioquia, en su Plan de Gobierno: Antioquia Nueva, Un hogar para la Vida; ha incluido dentro de su Plan de Desarrollo 2004-2007, en su línea tres “Revitalización de la Economía Antioqueña” la , experiencia de los Prodes, con la conformación de cuatro Prodes en el año 2005. Igual situación se ha vivido con la Administración Municipal de Medellín, la cual incluyó en su Plan de Gobierno,” Medellín: Compromiso de toda la ciudadanía” en la línea cuatro “Medellín Productiva, , Competitiva y Solidaria” a los Prodes, como soporte para , cumplir con esta política, la creación de 40 Prodes en el trienio 2005-2007. Igualmente, en el Municipio de Envigado, la Administración Municipal, en su Plan de Desarrollo 2004-2007, ha incluido a los Prodes como instrumento fundamental para la construcción de tejido empresarial y social. En el año 2004, auspició la conformación de dos Prodes, y para el 2005 está auspiciando la conformación de cuatro más.

6 Asociatividad Empresarial - Estrategia para la Competitividad, Zoilo Pallares Villegas, Fondo Editorial Nueva Empresa

26

En el Municipio de Entrerrios, la Administración Municipal ha previsto para el año 2005, la conformación de dos Prodes para apalancar la sostenibilidad de la Cooperativa de confeccionistas de jeans existente en el municipio. En el caso Colombiano, es de señalar que Acopi (Asociación Colombiana de Pequeños Industriales) actualmente se erige como el gremio comprometido con el Desarrollo Empresarial de las Mipymes y su relación con el entorno, a través de la asociatividad, estableciendo el diálogo como elemento dinamizador de las transformaciones Empresariales. Lo señalado anteriormente, se realiza a través de una estrategia asociativa propia llamada Prodes. Prodes significa Programa de Desarrollo Empresarial Sectorial, y es una estrategia soportada en la asociatividad empresarial, aplicada a las Mipymes, orientada al mejoramiento integral de las empresas, en el corto, mediano y largo plazo. Las bases filosóficas en que se sustenta la herramienta del Prodes, logran generar relaciones vinculares a través de la construcción de confianza, que hacen que se realicen acciones que se transforman en beneficios colectivos para las empresas participantes. A continuación, señalaremos algunas razones por las cuales es importante pertenecer a un Prodes: • Pertenecer a un Prodes es una oportunidad que se dan los gerentes, de ver las cosas de forma diferente; no tiene sentido conformar un Prodes para seguir haciendo lo que hemos venido haciendo por años. Es para pensar y soñar en grande. Nos brinda excelentes oportunidades para hacer compras en forma grupal de materias primas e insumos, aprovechando economías de escala. Nos acrecienta la capacidad de negociar con proveedores, clientes y entidades de apoyo en forma grupal. Nos proporciona la oportunidad de unir fortalezas (sinergias) para poder acceder a nuevos mercados, nacionales e internacionales y generar excelentes negocios. Nos permite salirnos del contexto de seguir mirando la competencia como competencia, y mirarla como un aliado dentro del enfoque de la competencia, en

donde ellos y nosotros nos enmarquemos dentro de un proceso “GANA-GANA” . • Les permite a los participantes la oportunidad de formular un plan estratégico de desarrollo, en donde queden claramente definidas la misión, visión y valores del grupo, y las acciones requeridas para alcanzar el horizonte que se propongan en el mediano y largo plazo. Los procesos humanos vividos por el grupo, facilitaran la generación de confianza, elemento fundamental sobre el cual, en el mediano y largo plazo, se podrán conformar nuevas unidades productivas (empresas). Participar en un Prodes nos permite crecer en forma personal, familiar profesional y empresarial, consolidándonos en el futuro como una gran familia, soportados en la confianza y en verdaderos lazos de amistad. Participar en un Prodes nos permite identificar nuevas oportunidades de negocio en el corto, mediano y largo plazo. Participar en un Prodes permite a sus integrantes establecer en sus empresas planes y programas de mejoramiento continuo, con los cuales se podrá, en el mediano y largo plazo, consolidar empresas de categoría mundial. Un Prodes no tiene límites, el límite lo ponen los gerentes que los integran; en otras palabras, el límite de un Prodes es directamente proporcional a la capacidad de imaginación y creatividad de sus integrantes.

Casos exitosos Sector de la Metalmecánica Prodes INTEC • • • • • • Empresas: 11 Tiempo: 5 años Empleos Directos: 300 Producto: INTEC S.A. (Inversión solidaria en tecnología de punta) Capacitación y mejoramiento en: área financiera, mercadeo y direccionamiento estratégico Generación de lazos de solidaridad, apoyo y confianza.

No. 43

27

Sector de la Metalmecánica Prodes METALPLAST • • • • • • • • • Empresas: 11 Empleos Directos: 510 Tiempo: 3 años Red de negocios Internos $4.600.000.000 año 2006 Red de negocio Externos $2.000.000.000 año 2006 (Cerrejón) Generación de confianza, lazos de amistad fuertes y conocimiento compartido. Fortalecimiento del trabajo en equipo Reconocimiento y agradecimiento por pertenecer al Prodes. Grandes inversiones en tecnología de punta y certificación en calidad. Capacitación en competencias gerenciales.

Sector Confecciones Prodes C.I. COANTEX COMERCIALIZADORA INTERNACIONAL ANTIOQUIA TEXTIL • • • • Cooperativas afiliadas:13 Empleos: 300 Tiempo: 1 año Negocios: Estados Unidos, Venezuela, clientes locales y nacionales. GOBERNACIÓN DE ANTIOQUIA - ACOPI

Sector Madera Prodes MADERA Y MUEBLE • • • • • • • • Empresas: 9 Empleos: 800 Tiempo: 4 años Punto de Venta: 5 empleos Formación Gerencial Capacitación Técnica Fortalecimiento del trabajo en equipo Confianza

Sector Confecciones Prodes ROPA DE BEBÉ • • • • Empresas: 10 Tiempo: 2 años Empleos Directos: 460 Fortalecimiento de los lazos de amistad, colaboración, confianza y trabajo en equipo. Compartir y retroalimentar la información. Participación como Prodes en la Feria Colombia Moda. Diseño y ejecución de su propia feria: Expobebé. (Contactos y negocios nacionales e internacionales) Capacitación y mejoramiento en las áreas de producción, mercadeo, costos y contabilidad.

• •

El Prodes de la madera y el mueble es una de las experiencias que logra mostrar desarrollo, ya que realiza acuerdos con las comunidades afro colombianas involucrando a 800 familias, impactando entre 35.000 y 50.000 hectáreas de bosque natural comprometidos con el adecuado manejo sostenible, generando una sociedad entre el Prodes y la Empresa Forestal Comunitaria llamada El Nuanamo, creando a su vez un Centro de Transformación de la Madera en la región de Chigorodó (Madeurabá).

Medellín, 4 de septiembre de 2007

28

Participación ciudadana, articulación de actores y desarrollo local:
Un análisis comparado de Experiencias brasileras1
Rafael D´Almeida Martins2 Coordinador-Asistente de la Red LogoLink en el Instituto Pólis (Brasil). José Carlos Vaz 3 Coordinador del Comité Ejecutivo de la Rede LogoLink y miembro del Consejo Director y Fiscal del Instituto Pólis (Brasil). Eduardo de Lima Caldas4 Presidente del Consejo Consultivo del Centro de Estudios e Investigaciones en Políticas Sociales y Calidad de Vida (Brasil).

Abstract
The local developing ideas are controversial, they have little consensus and, sometimes, could be contrasting among them in Brazil as well as in the international debate. Facing this controversy, the paper, once presented, wanted to discuss the local development based in six experiences chosen through an analytic exploration not only conceptual and theoretical but overall, practical. Based on the methodological point of view, a comparative analysis was done from the experiences distributed regionally, taking into account its entries in social groups and its economic results in the region where it is registered (South, Southeast, Northeast). It is noticed that to reflect on the local development splits in two fronts: one in the reproduction of the capitalist logic in a located scale (traditional) and the other one, of counter-hegemonies attempts (liable). In this way some central issues were identified to lead a reflexion about the break-in of the practitioners of the civil society and of the governments in the formulation of proposals and initiatives of local economic development.

Resumen
Las ideas de desarrollo local son polémicas, tienen poco consenso y, a veces, son antagónicas entre si, tanto en Brasil como en el debate internacional. Frente a esta polémica, el trabajo, una vez presentado, buscó discutir el desarrollo local a partir de seis experiencias seleccionadas por medio de un análisis exploratorio no solamente conceptual y teórico, sino sobretodo, práctico. Desde el punto de vista metodológico, fue realizado un análisis comparativo de las experiencias distribuidas regionalmente, teniendo en cuenta sus inserciones en redes sociales y sus resultados económicos en la región en que está inscrita (Sur, Sudeste y Nordeste). Se percibe que reflexionar sobre el desarrollo local se desdobla en dos frentes: uno de reproducción de la lógica capitalista en escala localizada (tradicional) y, otro, de tentativas contrahegemónicas (solidaria). De este modo algunas cuestiones centrales fueron identificadas para orientar una reflexión sobre la intervención de los actores de la sociedad civil y de los gobiernos en la formulación de propuestas e iniciativas de desarrollo económico local.
1

Palabras Clave
Desarrollo Económico Local, Procesos Participativos, Presupueto Participativo

Key words
Local economic development, participative processes, participative budget

2 3 4

Ponencia preparada para el Seminario Internacional “Aprendiendo del Mundo: Presupuesto Participativo y Desarrollo Local: Inclusión, asociatividad y empresarismo social” en los días 7, 8 y 9 de junio en Medellín, Colombia. Ese texto amplía reflexiones anteriores de los autores presentados en el I Seminario Internacional sobre Desarrollo Local (Unesp/Rio Claro) y en el I y II Encuentro Nacional de Administración Pública y Governanza de la ANPAD en Rio de Janeiro y São Paulo. Las investigaciones de campo fueran realizadas con apoyo de la Fundación Friedrich Ebert y del Instituto Pólis. Rafael D´Almeida Martins es licenciado en Administración Pública por la Escuela de Administración de Empresas de San Pablo de la Fundación Getulio Vargas (FGV-EAESP). Postgrado en Economía Social y Desarrollo Local por la Universidad de São Paulo (USP) y Doctorado en Ambiente y Sociedad de la Universidad Estadual de Campinas (UNICAMP). Coordinador-Asistente de la Red LogoLink en el Instituto Pólis (Brasil). José Carlos Vaz, es licenciado y Doctor en Administración de Empresas, Magíster en Administración Pública y profesor del curso de Gestión de Políticas Públicas de la Escuela de Artes, Ciencias y Humanidades de la Universidad de São Paulo (USP Leste). Coordinador del Comité Ejecutivo de la Rede LogoLink y miembro del Consejo Director y Fiscal del Instituto Pólis (Brasil). Eduardo de Lima Caldas es licenciado en Economía (FEA-USP), Magíster en Administración Pública y Gobierno (FGV-EAESP) y en Ciencia Política (USP) y Doctorando en Ciencia Política por la Universidad de São Paulo (USP). Presidente del Consejo Consultivo del Centro de Estudios e Investigaciones en Políticas Sociales y Calidad de Vida (Brasil).

No. 43

29

Introducción Este artículo pretende presentar un análisis comparativo de experiencias de desarrollo local, analizadas bajo una perspectiva económica: la experiencia de la Asociación de Apicultores de Simplício Mendes, en el estado del Piauí; de los Polos Moveleiros de Votuporanga, en el estado de São Paulo, y del estado de Río Grande del Sur; la experiencia del Complejo Cuero Calzadista, también de Río Grande del Sur; los minidistritos industriales y de servicios de São José do Rio Preto, en el estado de São Paulo, el Consorcio Intermunicipal del Gran ABC, en el mismo estado, el Consorcio Intermunicipal de Abastecimiento (CINPRA), del estado de Maranhão y, finalmente, el Banco Palmas de la ciudad de Fortaleza, en Ceará. El trabajo es el resultado de una serie de investigaciones, debates y sistematización de experiencias, recayendo sobre cuestiones que involucran la producción, acumulación y distribución de la riqueza y de la renta generadas y dirigidas socialmente. Cabe resaltar que la dimensión económica, en el tema abordado, no se sobrepone a otras dimensiones, pero está intrínsicamente vinculada a las sociales, ambientales, culturales y políticas. El “local” no fue entendido a partir de un recorte administrativo, por lo tanto, no siempre se sobrepuso al municipal. En algunos casos era más amplio y abarcaba una región entera; en otros, abarcaba apenas determinados barrios de un conjunto de municipios. De esta manera, el local no se refiere al tamaño, pero abarca el conjunto de relaciones que existen en un determinado ambiente territorial, sea una microregión o una ciudad, considerando las heterogeneidades y especificidades de este territorio (SANTOS e RODRÍGUEZ, 2002). Se consideran también los actores sociales e institucionales de esta localidad, con su diversidad y potencialidades económicas, sociales, ambientales e institucionales y las diferentes alternativas de actuación para la transformación y el desarrollo del local. Durante la investigación se observó que varias de esas experiencias estaban incluidas en colectivos productivos locales. Ese hecho produjo algunos interrogantes: ¿Será que para que entendamos las experiencias de desarrollo económico local, necesariamente tendremos que internarnos en el debate sobre la articulación de actores en torno de clusters industriales ? ¿Quiénes son estos actores y cuáles son sus papeles? ¿O será que esos colectivos y articulaciones se constituyen en un elemento más de lo que llamamos de experimentalismo difuso ? Lejos de encontrar respuestas, este documento busca destacar esas cuestiones como nuevos e importantes elementos para el análisis.

Este artículo se inicia con una breve reflexión teórico-conceptual sobre el desarrollo local, seguido por la presentación de los antecedentes y de una periodización y contextualización de la acción de los gobiernos municipales en el desarrollo local en Brasil, enfocándose la articulación entre desarrollo local y procesos participativos, con realce para el presupuesto participativo. Con esto, se pretende rescatar determinadas experiencias y trayectorias en sus contextos para facilitar la comprensión del presente y orientar la reflexión sobre posibilidades de alternativas futuras. A continuación son presentadas y analizadas las experiencias sobre desarrollo local y las consideraciones finales. ¿De cuál desarrollo local se trata? La tarea de comparar experiencias de desarrollo local es exigente. El desarrollo local es un tema que causa controversia y sobre el cual es difícil reunir consensos, tanto en Brasil como en el debate internacional. La profusión de visiones no representa solamente un debate acalorado en los medios académicos e intelectuales. Es, también, fruto de una crisis sustantiva del concepto y de la práctica del desarrollo. El exceso de adjetivos al sustantivo desarrollo (local, sustentable, territorial, sustentado, integrado, democrático, participativo, entre otros) prueba que este, de algún modo, perdió mucho del vigor y de su sentido vectorial. Pero el tema del desarrollo local no es apenas controversial en términos conceptuales, sino también metodológico. Del mismo modo, intentos de evaluar o medir el desarrollo económico producido por las intervenciones locales se convierte en una tarea, como mínimo, difícil. Hay quien dice que las experiencias de desarrollo local son apenas la expresión espacial de un nuevo colectivo industrial “posfordista” (BENKO e LIPIETZ, 1994: 4). Hay quien dice, por otro lado, que las experiencias de desarrollo local tienen dinámicas propias y no es apenas el reflejo de la reorganización internacional del capital (BECATTINI, 1994). Hay todavía quien cree en el local como espacio privilegiado para experimentaciones contra hegemónicas (SANTOS e RODRÍGUEZ, 2002: 47). Según Benko y Lipietz (1994), dos revoluciones en la organización de los procesos serian capaces de invertir la tendencia de una nueva organización espacial (desordenada) de la producción industrial. La primera de ellas afectaría las relaciones profesionales entre capital-trabajo. Con la crisis del taylorismo posguerra, la salida encontrada fue la mobilización de los recursos humanos que se forman no solamente en las empresas, pero sobretodo en la cultura

30

local, en la tradición familiar, en resumen, en un sistema local en el que se enriquecen las competencias técnico-profesionales (1994: 4). La segunda está relacionada con la organización industrial, la relación entre las empresas. Redes de empresas ligadas por relaciones de sociedad y subcontratación reemplazaron las grandes empresas integradas. Esas dinámicas operan el regreso a lo que era común en la geografía económica del pasado: los distritos industriales, en que se concentraban empresas del mismo ramo, dividiendo trabajo y compartiendo un saber-hacer local. Por otro lado, hay quien defienda cierta autonomía del local. Becattini (1994) en su análisis socio-económicode los distritos industriales,resalta su sistema de valores y de pensamiento homogéneo –expresión de una ética del trabajo, de la familia y del cambio– condicionando los principales aspectos de la vida local. Paralelamente a ese sistema de valores, se desarrolla un conjunto de instituciones, normas y reglas destinadas a propagar esos valores a todo el distrito, estimulando su adopción y la transmisión de generación en generación (1994: 20). Esas instituciones incluyen no sólo el mercado, la escuela y la iglesia, sino también las autoridades y organizaciones políticas locales, además de innúmeras instancias públicas, privadas, económicas, políticas, culturales, religiosas de solidaridad social. Para que estas dinámicas sociales puedan funcionar sin obstáculos, las instituciones que integran el distrito deben, cuando sea posible, respetar el mismo sistema de valores y reglas. Esto no elimina los conflictos de interés entre sus diversos miembros, ni retira la conciencia de esos conflictos, pero instituye esos conflictos en un contexto de superioridad del interés comunitario como principio base interiorizado por el conjunto da sociedad local. Santos y Rodríguez (2002) proponen el concepto de un desarrollo local de base, “de abajo para arriba” La capaci. dad de decidir sobre ese desarrollo no es entendida como algo de exclusividad del Estado o de las élites económicas, y ve en la sociedad civil el actor principal de ese proceso de construcción colectiva. Ese proceso crea un potencial para que el efecto económico de esas experiencias llegue a la esfera política y produzca un ciclo de crecimiento que contraríe las lógicas de exclusión. La noción de desarrollo local también presenta varios significados, permitiendo las diferentes dimensiones en que se ejerce la ciudadanía y que tiene condiciones de crear un espacio de interacción de los ciudadanos, recuperando la iniciativa y la autonomía en la gestión de lo que es público. Esa concepción no admite modelos paradigmáticos de desarrollo local.

En el caso de Oliveira (2001) es interesante notar la construcción del autor en relación a la idea de un “subdesarrollo local” Siguiendo su raciocinío, eso implica que pense. mos en dos advertencias. La primera de ellas afirma que no siempre la existencia del desarrollo es el resultado de la evolución de una condición anterior de subdesarrollo, pero es dada históricamente por relaciones entre las naciones, o una misma región. La segunda advertencia se refiere a la especificidad del contexto y de la condición brasilera. Tratar las cuestiones del desarrollo local, teniendo como referencia a Francia o a Inglaterra, es diferente a tratarlos en Brasil, país dependiente y periférico. El peligro está presente cuando el desarrollo local tiende a sustituir a la ciudadanía. Cuando el concepto tiende a ser utilizado como sinónimo de cooperación, de negociación, de convergencia de intereses, de apaciguamiento del conflicto. El desarrollo local, en muchas versiones, es el nombre del público no estatal. En nombre de nuevos empleos y del aumento de renta, se privatiza el público y se retira del lugar la memoria, la cultura del local vía a la acumulación primitiva (OLIVEIRA, 2001: 24). Contextualización La apreciación del local como instancia privilegiada para planear y ejecutar políticas públicas de desarrollo se remonta a los años setenta. No se trataba de práctica recurrente, dado el contexto altamente centralizador y autoritário. Se trataba de experiencias puntuales como aquellas ocurridas en Lajes (SC) y Boa Esperança (ES). Vaz y Caldas (2006) proponen una periodización para las experiencias de desarrollo local brasileras en el período posredemocratización. La fase inicial, llamada de “antecedentes” co, rrespondiente al período 1976-1988, o sea, entre las primeras señales de distensión en el régimen autoritario y la promulgación de la Constitución de 1988. Esta fase se caracterizó por la existencia de un pequeño número de experiencias de resistencia que tuvo el mérito de traer una mayor articulación entre políticas territoriales y desarrollo local. En este período, se trataba de una manifestación que ocurría paralelamente al proceso de democratización del país, con sus disputas políticas e ideológicas. En este período (1976-1988) se destacaron experiencias que articulaban un conjunto de políticas sectoriales territorialmente localizadas con la preocupación de promover la participación efectiva de la comunidad, como las ocurridas en Lages (SC) y Boa Esperança (ES). El desarrollo local, en el contexto de lucha por la democracia, sirvió como instrumento demonstrador de que las instancias subnacionales poseían capacidad para promover el desarrollo en moldes alternativos a los grandes proyectos centra-

No. 43

31

lizados que caracterizaron el modelo de desarrollo centralizador y subordinador implantado durante el régimen autoritario. Ocurrieron en un contexto de desaceleración económica y permanencia del régimen autoritario o de sus marcas y continuidades en el ámbito nacional. Las experiencias de los años setenta y ochenta sirvieron como referencias para aquellos que creían que era posíble instituir nuevas prácticas en la gestión pública local y demostraron la posibilidad de hacer resistencia a partir del nivel local, a pesar de las diferencias contextuales y también conceptuales de lo que sea el propio local. En la época, el papel de las Cámaras Municipales era limitado, los municipios no eran entes de la Federación, no poseían Leyes Orgánicas, tenían poca autonomía tributaria y escasez de recursos transferidos de los gobiernos Federal y Estadual. En el plano nacional, predominaban los grandes proyectos de desenvolvimiento. En este contexto de poca autonomía, las voces de resistencia no distinguian “local” de “municipal” Las luchas en . el plano nacional eran para municipalizar las políticas públicas. En el ámbito local, las experiencias innovadoras se concentraban en descentralizar la gestión, en buscar formas de democratizar las relaciones del Estado con la sociedad. No se trataba propiamente de encontrar alternativas locales de desarrollo económico. Sin embargo, se dejó de experimentar en el ámbito de la economía, instancia recortada por la preocupación con la generación, distribución y acumulación de renta y riqueza. A esta fase le sigue una segunda llamada “la gran encrucijada” que incluye el período 1989-1992, y corresponde al , mandato de las primeras gestiones municipales después de la promulgación de la carta magna. A partir de 1989 los municipios tuvieron su capacidad tributaria y fuentes de financiamiento ampliadas. Esa situación permaneció hasta 1996. Además de eso, la nueva Constitución redefinió y expandió las atribuciones de los municipios y su autonomía en el cuadro de la federación brasilera. En esta fase, ocurre la conquista de alcaldías importantes por sectores de fuerte oposición a la dictadura y también al nuevo gobierno del período de redemocratización. Esto significó la entrada de nuevos actores políticos en las instancias decisivas locales, con fuertes presiones para atención de demandas sociales reprimidas. En ese contexto, la participación de los municipios en las acciones del Estado se tornó más visible. Mientras, los municipios, a pesar de su nuevo papel y de las nuevas recetas con las cuales pasaron a contar, no desarrollaron un proyecto de inserción en la federación que privilegia-

se su papel de articuladores y protagonistas del desarrollo local. Por el contrario, las presiones por atención a las demandas reprimidas de infraestructura urbana básica y servicios públicos y políticas sociales, consumían la mayor parte de la energía de los gobernantes municipales y de los recursos disponibles en los municipios. Al mismo tiempo, el gobierno federal no actuaba para valorar cualquier centralidad de los municipios en el desarrollo local. En realidad, en este momento el desarrollo fue excluído de la agenda gubernamental federal y estatal a causa de la lucha contra la inflación y contra los crecientes déficits fiscales y por la creciente influencia del pensamiento neoliberal y de las políticas económicas de base monetarista. A partir de 1993 se inicia la tercera fase con el título “el despertar tardío” En ella, gana todavía más centralidad un . estilo de gobierno local caracterizado como gestor de las crisis sociales, ejecutor de políticas de infraestructura urbana básica y de servicios públicos y políticas sociales. La dimensión de un proyecto de desarrollo local es poco a poco alejada de la escena. En un escenario adverso del punto de vista macroeconómico, se imponen tentativas locales de desarrollo. La salida inmediata encontrada por las administraciones públicas locales fue la exención fiscal y la intensificación de una guerra fiscal entre municipios que caracterizó un “hobbesianismo municipal” con consecuencias nefastas sobre la propia administración pública, que se veía libre de recursos para ejecutar políticas públicas y no lograba generar empleos suficientes para la población local. La crisis nacional recayó sobre los municipios, que apenas consiguieron realizar alguna política compensatoria, pero sin influencia sobre las políticas monetaria y salarial, y tampoco un asiento en los grandes centros decisivos como el Consejo de Política Monetaria del Banco Central (COPOM), por ejemplo. Además de los primeros intentos de contener la crisis del desempleo por medio de las exenciones fiscales, muchos municipios, más creativos, instituyeron los Bancos del Pueblo, como medio de financiar pequeños emprendimentos a tasas de interés menos extorsivas que las practicadas en el mercado bancario; fomentaron cooperativas; instituyeron cursos de formación de calificación profesional; establecieron sociedades con otros países en torno a proyectos técnicos, y también de conquista de mercados por medio del comercio justo y solidario. Algunos pocos vieron el presupuesto municipal como importante instrumento para inducir la demanda por medio de las compras gubernamentales. Es precisamente en este contexto que surgen varias experiencias, algunas inducidas por el gobierno, otras encabezadas por sectores de la sociedad civil.

32

Entonces gana centralidad un arsenal de instrumentos de intensificación de la participación, desarticulado de un proyecto más amplio de desarrollo. Las experiencias de políticas públicas locales “innovadoras” que florecen a partir de los ochenta pasan a componer un repertorio, a ser combinado y replicado por gestores públicos municipales que se multiplicaron intensamente y su foco se tornó variado, no necesariamente contando con articulación entre ellas o, por lo menos, sin conformar una estrategia de desarrollo. La preocupación anterior con los valores democráticos, con el desarrollo económico alternativo, y la valorización de la dimensión territorial, de alguna manera perdieron centralidad para prácticas que apenas podrían ser consideradas modernizadoras. A lo largo de este período se observa una reconcentración de la carga tributaria en manos del gobierno federal, la reducción de los ingresos financieros de los municípios, el aumento de la presión por gastos sociales asumidos por los municipios, en un contexto de expansión del desempleo y reconversión económica. En este contexto, la idea de desarrollo local volvió a relucir, descontextualizada de la dinámica del território y de las propuestas de intensificación de la democracia. En los discursos y en las prácticas surge una visión de desarrollo local sin mayor embasamiento social y conceptual, surgida como respuesta a la crisis del empleo y a la pérdida de dinamismo económico, muchas veces reducida a la generación de empleo y a la renta del ámbito local. Las iniciativas que fueron constituídas en ese movimiento pueden ser caracterizadas como un tipo de experimentalismo difuso (SILVEIRA et al, 2001): diversos tipos de instrumentos de intervención fueron utilizados, pero esa profusión de iniciativas y el repertorio de prácticas construídas no se enfundaban en un proyecto de desarrollo claramente estructurado, tanto en términos nacionales como en términos del papel del desarrollo local en ese proyecto. La articulación entre el desarrollo local y los procesos participativos La clave para analizar las experiencias de desarrollo local en articulación con los procesos participativos es considerar su incidencia en el combate a la desigualdad. La participación fue presentada como parte de las fuerzas políticas que asumieron gobiernos municipales con la redemocratización, una estrategia fundamental para la redistribuición de poder, riqueza y renta. En los discursos de esos grupos la participación de los ciudadanos seria la

garantía para la inversión de prioridades tradicionalmente adoptadas por los gobiernos, en dirección a privilegiar los sectores empobrecidos. En ese sentido, se destacaron las experiencias basadas en el presupuesto participativo, estructurado em base geográfica y temática. La experiencia de Porto Alegre es la más conocida. Iniciada en 1989 se extiende por muchos municipios a lo largo de los años siguientes y se mantienen en Porto Alegre hasta 2007, pero ya sin la fuerza original. El primer período del presupuesto participativo en Porto Alegre (1989-1992) de alguna manera busca, por medio de la participación, articular un proyecto de desarrollo local con la disminución territorial, en la esfera de luchas democráticas. Las 16 regiones que definían la base geográfica de organización presupuestal fueron definidas en un “acuerdo entre gobierno y movimiento comunitário, teniendo en cuenta los critérios de afinidad política y cultural entre la población” En esta base, además de definir . sus prioridades (en términos de obras e infraestructura) y escoger sus representantes junto al Consejo Municipal de Presupuesto Participativo, la población todavía discutía el presupuesto municipal en su base temática (educación, salud, cultura, desarrollo económico, política tributaria, entre otras). La implementación del presupuesto participativo en Porto Alegre consideró la necesidad de conciliar las dimensiones política y económica: “distribuir renta sin socializar la política es muy poco y puede proporcionar cierto tipo de paternalismo, que es nocivo a la afirmación de la autonomía de los indivíduos y de las organizaciones de base de la sociedad. Socializar la política, sin tocar en la renta, puede promover el desaliento con la propia eficAcia de la lucha política y la ‘retirada’ de las personas para el ámbito cada vez más privado de sus existencias” . El debate en torno al presupuesto municipal y la definición de prioridades municipales con participación popular entra en la agenda de diversos gobiernos del país, y es mezquino en la medida en que el amplio debate propuesto en Porto Alegre es reducido a la constitución de un “plano de pavimentación, obras e infra-estructura” elaborado participativamente. Las políticas sectoriales y su articulación con el território a partir del presupuesto participativo, y el debate en torno a la generación del ingreso que, en última instancia, define quién paga la cuenta de la gestión local, fueron abandonados. El presupuesto participativo podría haber sido la herramienta que permitiera el reencuentro de la articulación de políticas sectoriales y del territorio en torno de un proyecto local de desarrollo. Sin embargo, esto no sucedió: el presupuesto participa-

No. 43

33

tivo fue visto como instrumento de democratización de la gestión, redistribución de poder, identificación de demandas, de prestación de cuentas del gobierrno y mecanismo de decisión con relación a una pequeña parte de los recursos públicos municipales. Pero no fue suficiente como articulador de procesos más amplios de desarrollo local. Esa insuficiencia no es apenas del presupuesto participativo. Las experiencias analizadas a continuación demuestran cómo si el elemento participativo estuviera presente, especialmente por la articulación de actores de la sociedad civil, la participación no aparecerí como substrato para el desarrollo local en su dimensión económica, especialmente en iniciativas gubernamentales. Las Experiencias Las experiencias fueron seleccionadas, visitadas y analizadas. La selección fue hecha a partir de la Red de Bancos de Datos en Gestión Local, compuesta por bancos de datos sobre experiencias en gestión local de diversas instituciones nacionales (Brasil), como el Programa Gestión Pública y Ciudadanía (GPC/FGV-EAESP), el Observatorio de Políticas Urbanas y Gestión Municipal (IPPUR/UFRJ-FASE), la Red de Comunicación de Experiencias Municipales (Recem/CEPAM) y el Banco de Datos del Instituto Pólis. Los principales criterios para seleccionar las experiencias fueron sus inserciones en redes sociales y sus resultados económicos, o sea, sus resultados en términos de generación, distribución y acumulación de renta y riqueza en la región en que está incluída. Otros criterios también fueron la representatividad regional de la experiencia y los respectivos actores sociales que lideraron su desarrollo. Vale la pena aclarar que las experiencias analizadas en ese articulo no tienen la intención de componer un mapa con la totalidad de la riqueza de experiencias divulgadas por Brasil, pero consiguen representar experiencias de las tres regiones más importantes del país (Nordeste, Sudeste y Sur), excluyendo las regiones Norte y Centro-Oeste a causa de las dificultades operacionales tanto de costo como de desplazamiento de los investigadores. La investigación también logra abarcar experiencias tanto del espacio urbano como rural, mostrando cómo es posible constituir colectivos productivos en las más variadas regiones del país. Estas experiencias, sus resultados positivos y sus límites sirven para indicar horizontes y posibilitar reflexiones. En este sentido la función de las prácticas consiste en ampliar el espectro de lo posible a través del reconocimiento

de la experimentación y de la reflexión acerca de alternativas (SANTOS y RODRÍGUEZ, 2002: 25). Frente a los objetivos de este trabajo no se pretende hacer aqui grandes formulaciones teóricas. La constitución del Pólo Moveleiro de Votuporanga es una experiencia que no cuenta con la participación activa y central del gobierno, municipal, estatal ni federal. Se trata de una iniciativa de los empresarios locales del sector moveleiro. El sector moveleiro, es decir, del mobiliario, es tradicional en la región del Noroeste paulista y tiene empresarios establecidos en Votuporanga desde mediados de los años cincuenta. A pesar de la tradición en la región, el sector moveleiro del Noroeste paulista no poseía una política deliberada de fortalecimento de sus actividades. La iniciativa de constitución de un Pólo se inicia a mediados de los años noventa, cuando los empresarios del sector deciden crear la Asociación Industrial de la Región de Votuporanga. Con eso se desvincula de la Asociación Comercial e Industrial que direccionaba sus acciones para el comercio, sector más organizado y más tradicional. Una vez organizados en asociación, los industriales realizan un diagnóstico y constatan que sus principales problemas están relacionados con la baja calidad de la mano de obra, sea en términos de la producción, o de gestión, y con la ausencia de una política de calidad del producto. Con la posesión de los diagnósticos, trataron de establecer sociedades con un conjunto de instituciones locales, estatales y nacionales en la busqueda de resolución de sus problemas. A partir de entonces, crean un Centro Tecnológico del Mobiliario que actua en el área de formación y cualificación de la mano de obra para el sector de muebles, e inician un consorcio entre empresas para la apertura de un frente de exportaciones. La experiencia de la constitución del Polo Moveleiro de Votuporanga demuestra que es posible inducir una acción colectiva con ganancias y beneficios para los implicados. A pesar de la inversión en la formación de la mano de obra, la experiencia no amplió la participación de los trabajadores tanto en la toma de decisiones como en el contraste de las ganancias de las empresas. Aunque no esté explícito en el estudio del caso sobre el Pólo Moveleiro de Votuporanga, implicitamente se percibe que la experiencia no cambió las relaciones de poder en el interior del sistema productivo, ni tampoco contribuyó de forma decisiva para alterar las relaciones de poder y de apropiación de la renta en el conjunto de la comunidad en la cual está inserita.

34

Por otro lado, queda clara la capacidad de articulación interna y externa al sector y al local, pero no queda claro si ese sector es lo suficientemente pujante para inducir el desarrollo del local, sea en el municipio de Votuporanga, o en la região del Noroeste paulista. La experiencia del Pólo Moveleiro del Estado de Rio Grande del Sur, en la Región de las Sierras Gaúchas, diferente de la iniciativa paulista, fue inducida por una acción gubernamental estatal. A pesar de la considerable organización industrial de la región, de la concentración regional de la cadena productiva, de importantes instituciones de enseñanza e investigación en la localidad y de la proximidad con centros consumidores como la región metropolitana de Porto Alegre, no hubo capacidad organizacional del sector mobiliario en torno a un proyecto común o de la constitución de una asociación con objetivos de promover el desarrollo y el fortalecimiento del sector. Esa incapacidad tal vez sea resultado de la discrepancia tanto de organización como de ganancia y rentabilidad entre los muchos pequeños productores de la región y la pequeña cantidad de grandes productores. Esa diferencia genera desconfianza e inercia entre los actores comunes. Como nos enseña la Lógica de la Acción Colectiva, en esas situaciones la acción solo vendría si una gran empresa percibiera que la organización del sector le traería un monto de ganancia suficiente para saldar el costo de la organización sectorial; o si un actor externo lidera la acción. Las explicaciones de la teoría de la acción colectiva parten del presupuesto de que los individuos son actores intencionales que persiguen objetivos específicos. Para Olson (1999), los individuos no harán parte de grupos que luchan por un bien público, a menos que haya coacción o sean estimulados mediante algun bien privado. De ese modo se establecía el problema de la acción colectiva o el problema del free rider. Cuando una persona cuenta con la posibilidad de beneficiarse de una acción colectiva sin sufrir los costos de la participación, tiene un gran incentivo para comportarse separadamente.Se puede decir, por lo tanto, que el problema de la acción colectiva aparece cuando el interés privado se sobrepone a la obtención del bien público. La lógica de la acción colectiva se asemeja, en la opinión de Olson (1999), a la lógica del mercado. De ese modo, el autor subraya la dificultad de pasar mecánicamente de los intereses individuales a la acción colectiva. Su tesis central es que mientras mayor sea el grupo, menor será el incentivo individual para perseguir el bien colectivo. O sea, a menos que el grupo sea pequeño, a los indiví-

duos racionales no les interesa cooperar para conseguir un bien colectivo. Las dificultades de organizar a los interesados para alcanzar un bien público son directamente proporcionales a la amplitud de los objetivos y al número de interesados. La acción colectiva es tan eficaz como limitados sean los intereses y menos numerosos los interesados. En otros términos, los pequeños grupos con intereses enfocados son los más eficazes para conseguir bienes públicos para sus integrantes. Los grupos grandes solo conseguirán mobilizarse para obtener un bien público si son ofrecidos incentivos selectivos para los indivíduos. Tal movilización, por lo tanto, no es producto directo del interés individual por un bien público. Olson (1999) supone, entonces, que la propia existencia del grupo es determinada por los bienes privados que ofrece, y no por él ofrecer un bien público. También en el trabajo del autor aparece la categoria del grupo latente. Este grupo tiene una gran tradición dentro del pensamiento sociológico. Con esta definición, se explican aquellos grupos existentes en la sociedad que no están movilizados en torno de un objetivo o proyecto común, aunque ellos puedan ser determinados y existan. En el caso del sector moveleiro gaúcho, la organización sectorial fue inducida por un actor externo: el gobierno estatal. Fue necesario que el gobierno liderara el proceso de establecimiento de sociedades, elaboración de un diagnóstico y definición de las acciones. También le tocó al gobierno integrar el pequeño productor al grande. Pero más que eso, la organización sectorial ocurrió, como lo propuso y queria el gobierno estatal, por medio de su Secretaria de Desarrollo y Asuntos Internacionales, utilizando una pedagogía pautada en relaciones de cooperación y solidaridad. De la acción gubernamental resultó el aumento de la confianza entre los actores involucrados y de estos el propio gobierno, y la elaboración colectiva de un plan de acción abarcador y capaz de insertar al sector en un arreglo productivo que involucre, además de formación y adquisición de matéria prima, la percepción de que maquinarias y equipos mayoritariamente importados podrían ser reemplazados por los nacionales, lo que implicaría la reducción tanto de las inversiones como del mantenimiento. En términos de país o de Estado, esa percepción, cuando es praticada, llevará al aumento de inversión nacional y a la reducción del déficit o aumento del superávit en la balanza de pagos. Otra experiencia gaúcha analizada en este artículo es respecto a la incubadora tecnológica del sector de cue-

No. 43

35

ro-calzadista del estado de Rio Grande del Sur, sector que está concentrado en el Valle dos Sinos, región metropolitana de Porto Alegre y responde por 40% de la producción nacional y 80% de las exportaciones brasileras del sector. Sin embargo, la experiencia analizada no tomó en cuenta las grandes empresas exportadoras, pero sí la producción de tecnología (principalmente diseño) dedicada en gran parte a las pequeñas empresas y a las cooperativas de productores. Se trata, entonces, de un doble desafío: volver las cooperativas productivas y viables por medio de tecnología propia a partir de la valorización del factor de producción, o sea, a partir de la valorización de las personas involucradas en el proceso productivo. Se trata de objetivos incompatibles si son observados bajo la óptica del capital, una vez que la valorización del factor trabajo exige la incorporación del trabajador tanto en las tomas de decisiones como en la repartición de las ganancias. Las referidas incorporaciones son concebidas de manera diferente de aquella habitual en la lógica capitalista. En este caso también cabe al gobierno iniciar la articulación de la red de socios y colaboradores, y aportar recursos. Fueron constituídos predios bien equipados para abrigar dos lineas de producción y un centro de diseño: Centro Integrado de Innovación en Diseño. Actualmente el predio está subocupado y las cooperativas están endeudadas. A corto plazo, no fue posible conciliar los dos objetivos anotados arriba: la lógica productivista del capitalismo tradicional y la constitución de lazos pautados en la solidaridad y en la cooperación. Se puede decir que el resultado esté relacionado al propio “cluster” escogido para la implementación de una práctica solidaria: un “cluster de sobrevivencia” caracterizado por un “conjunto de microempresas de subsistencia con determinadas características: capital social modesto, gran desconfianza entre empresas, y competencia ruinosa y baja capacidad de innovación” . Los resultados aplicados también pueden estar relacionados con el tiempo de la acción. La lógica temporal del gobierno es condicionada por el calendario electoral, mientras que las lógicas de cambio de mentalidad, de construcción de capital social y fortalecimiento de lazos de confianza, a veces, demoran décadas. Vienen de ahí, probablemente, las limitaciones de los resultados encontrados y la imposibilidad de una evaluación más crítica de los resultados. La cuarta experiencia presentada en este artículo trata de la apicultura en Simplício Mendes, en el estado de

Piauí, que articula la producción de miel y sus derivados realizada por un conjunto de comunidades en el semi árido del nordeste brasilero. La iniciativa de la constitución de las comunidades de productores, y de la formación de una asociación y construcción de un emporio para comercialización de miel, no parte del gobierno ni de un grupo de empresarios, sino de un sacerdote, líder de parroquia y de las propias comunidades que se reunian al rededor de las celebraciones y de las actividades promovidas por la Iglesia Católica de la Diocesis de Floriano (PI). Se trata de un largo proceso que reúne innúmeras intervenciones, pasando por la compra y financiamiento de lotes para la fijación del hombre a la tierra, por la consolidación de diecisiete comunidades de productores y por la resolución de problemas como la falta de agua y alimentos por medio de la construcción de lagos, cisternas y producción de diversas zonas rurales y ganadería variada. Solamente después surge la producción de la miel como complemento alimenticio y reductor del presupuesto familiar. De complemento alimenticio la miel pasó a producto excedente para la venta y complementación de la renta familiar. Los principales líderes de todo ese proceso son el Padre Jeroen, radicado en la región agreste (sertão) hace más de treinta años, y Anchieta, uno de los principales líderes laicos de la región. La constitución de la asociación y la calificación de la producción de la miel y su desembalse para los mercados interno y externo están amparados en una inmensa red de colaboradores y socios. En el caso de esta experiencia, el principal elemento que le garantiza el éxito es el proceso de convencimiento (demorado) de que es posible mejorar la vida trabajando colectivamente y relacionándose con la tierra, aunque sea en una región donde predomina su estado seco y árido. Otro elemento que puede explicar el éxito de la experiencia es el tiempo de ejecución de cada una de las etapas. No se trató de tiempo subordinado a la lógica del capital, ni a la lógica política o institucional, sino de un tiempo propio de la comunidad y de su pueblo, o sea, a largo plazo. Los resultados son tangibles: mejoría de la calidad de vida, adquisición de bienes del consumo durable, mejoría de la autoestima, aumento de la exigencia de la calidad de productos en la condición de consumidor, conciencia de la necesidad de negociar y reunirse para organizar los esfuerzos colectivos, y del punto de vista mercadológico, apertura y conquista de mercados internacionales por medio del Mercado Solidario.

36

Sin embargo, la experiencia tiene límites evidentes. La relación con el poder público y los coroneles de planta es difícil, la formación de nuevos liderazgos también. El proceso de formación es continuo. Y según el propio Padre Jeroen, no se espera transmisión automática de la conciencia y de la importancia de la práctica de acción comunitaria. Esos valores deben ser trabajados permanentemente. El caso de Simplício Mendes es patente para mostrar cómo no siempre es la existencia de capital social lo que redunda en desarrollo local, sino que algunas veces la práctica cotidiana y persistente de acciones para el desarrollo local también son capaces de crear algún capital social. El concepto de capital social es tratado en sus orígenes por Coleman (1990) y Bourdieu (1980; 1985). Más recientemente, Putnam (1996) trató el tema al establecer relaciones entre la constitución de capital social y los cambios institucionales ocurridos en Italia a lo largo de los años 70. Según Putnam, capital social se refiere al conjunto de normas de confianza mutua, a las redes de cooperación, a los mecanismos de sanción y a las reglas de comportamiento que pueden mejorar el desempeño de la sociedad en la solución de problemas que exigen la acción colectiva. El capital social sería, pues, un bien público, subproducto de otras actividades sociales, fundado en redes de cooperación horizontales y en las relaciones de confianza. Para el autor (Putnam, 1996), más importante que los cambios institucionales es la existencia de capital social territorializado. El caso de Simplício Mendes muestra que redes sociales y articulaciones en torno de alguna institución o algunas prácticas institucionales son capaces de crear, aunque sea de forma incipiente, algun capital social. La iniciativa de los minidistritos industriales y de servicios de São José do Rio Preto en el estado de São Paulo es la de construir un território destinado a la instalación de pequeñas empresas o pequeños emprendimientos comerciales con infraestructura, en el interior de parcelas populares realizadas por el poder público, produciendo oferta de empleo y renta a la población del barrio, además de una utilización más regular y responsable del espacio urbano. Se puede decir que se trata de una solución integrada ya que combina un programa habitacional articulado a un programa de generación de empleo y renta por medio del estímulo a la creación de micro y pequeñas empresas. Al início la gran mayoria de los emprendimientos era dedicada a las empresas del sector del mobiliario, de confecciones y de cerrajerías. Con el pasar de los años sucedió la introducción del sector de servicios y las demás actividades comerciales.

La experiencia de los minidistritos trajo para el municipio de São José do Rio Preto impactos socioeconómicos positivos, como la regularización de varias empresas y el aumento del recaudo de IPTU. Sinembargo, es en los aspectos urbanísticos donde están los impactos más visibles de la intervención. La creación de las parcelas populares con posibilidad de generación de empleo y renta inhibió el proceso de formación de favelas, además de favorecer la caída de los índices de violencia. La proximidad del local de trabajo torna el costo de transporte bajo, además de significar una menor carga de contaminantes ambientales. Apesar del aparente éxito de la experiencia, un análisis más cuidadoso demuestra algunas limitaciones del programa. Las empresas prácticamente solo producen artículos que emplean baja tecnología, utilizando maquinaria obsoleta o de segunda mano. Además de eso, muchos trabajadores están en situación precaria y las industrias presentan altos índices de accidente de trabajo y contaminación ambiental. El desarrollo económico del municipio es insuficiente para transformarlo en un polo económico importante a escala nacional o también en una referencia regional en innovación tecnológica. De este modo, se puede decir que los resultados presentados por los minidistritos son oriundos de algunas condiciones que preexistían al programa. São José do Rio Preto siempre fue un municipio con alta capacidad emprendedora, con gran disponibilidad de tierras aptas para ser urbanizadas. De cualquier forma, en términos económicos, los resultados son bajos. La última experiencia es la del Banco Palmas, de la ciudad de Fortaleza, en el estado de Ceará. El Palmas se autodenomina un banco de riesgo (trabajan con emprendedores que no ofrecen condición de ser reconocidos como clientes en instituciones formales de crédito) localizado en el Conjunto Palmeiras, barrio pobre de la ciudad. Todo comenzó con la organización de la población en torno a la Asociación de los Habitantes del Conjunto Palmeiras (ASMOCONP), en el inicio de los años 80 y de la percepción de que faltaba alguna cosa para que el comercio del barrio creciera y surgió la idea de un banco. Hoy el Palmas es un embrión de una red socioeconómica solidaria, ya en formación, que integra a 19 barrios de Fortaleza pretendiendo satisfacer el consumo local. Entre sus principales objetivos está el consumo solidario y la sustentabilidad de los pequeños emprendimentos locales. Aún hace parte de la iniciativa un club de intercambio (canje) que trabaja con la moneda social: el Palmares.

No. 43

37

Debido a la informalidad de la experiencia es difícil medir con seguridad los reales impactos económicos, aunque está claro que los resultados son bastante positivos. La experiencia es mucho más que una iniciativa de inclusión económica: supera ese abordaje y demuestra la capacidad de la comunidad de formular políticas públicas activas y democráticas. La propia creación de una metodologia para un sistema solidario comprueba eso. Palmas aun es el inicio de una red socioeconómica solidaria mayor que está en desarrollo. La informalidad y la falta de un proceso más intenso de institucionalización son, sin duda, limitaciones de la experiencia que deberán ser trabajadas prioritariamente para el futuro. Actualmente también es posible constatar una caída del nivel de movilización y de la involucración de la población que necesita recibir más atención de la comunidad. La experiencia del Consorcio Intermunicipal de Producción y Abastecimiento, Cinpra, comandado por la alcaldía de São Luís se centró en la construcción de un colectivo institucional de colaboración entre gobiernos locales. La posibilidad de constitución de un consorcio entre municipios surgió como solución de un problema de abastecimiento regional. La evaluación que entonces se hacia era que la demanda por bienes de consumo básicos en São Luís era atendida por producción de otros estados, lo que creaba empleos en otros lugares del país, pero no en el propio estado, además de significar un costo elevado de los productos y restringiendo el acceso de la población local a los referidos bienes. La pregunta que permitió que la constitución del consorcio entrara en la agenda fue ¿por que, en vez de “importar” alimentos de otros estados, São Luís y los municipios vecinos no producen, benefician y venden los productos alimenticios en la propia localidad? Frente a esta situación surgió el Cinpra de São Luís do Maranhão, en octubre de 1997, después de meses de discusión con diversos alcaldes de municipios cercanos a la capital maranhense. Desde el punto de vista organizacional, el Cinpra es dirigido por la colegiatura de alcaldes de los municipios (Consejo de los Alcaldes), que se reune cada tres meses (el Consejo de Alcaldes elige un presidente y un vice-presidente); y operacionalizado por una secretaria ejecutiva. Hay también un consejo fiscal y el Fórum permanente de los Secretarios Municipales de Agricultura, que se reúne una vez por mes.

Una de las actividades mas importantes de los técnicos del Cinpra es el auxilio a las secretarías de agricultura en la elaboración, dirección y acompañamiento de proyectos de expansión y diversificación productiva. Tales proyectos se destinan tanto a la producción agrícola, con la introducción de nuevas modalidades de plantio, como a la producción animal, con el proyecto de caprinocultura y piscicultura. Hay también proyectos relacionados con el aumento de la productividad de las zonas rurales, por medio de la utilización de técnicas más eficaces. La experiencia del Consorcio Intermunicipal del Gran ABC, en el estado de São Paulo, evidencia las dificultades que los municipios encuentran para hacer viable la cooperación intergubernamental y apunta caminos para superar las dificultades comunes a ese conjunto de municipios. El consorcio está compuesto por las siete alcaldías que componen la región del Gran ABC, correspondiente a la subregión sudeste de la Región Metropolitana de São Paulo. Se trata de una región adensada, fuertemente afectada por la rápida industrialización, crecimiento desordenado y, por el desempleo y desindustrialización relativa. Los municipios del Gran ABC forjaron la idea de una unión estratégica, comandada por el entonces alcalde de Santo André, Celso Daniel, a lo largo de los años noventa. La región ya había construido una identidad regional, en función de su desarrollo económico. Incluso en los momentos de cierta desmovilización, la idea de forjar soluciones regionales fue asumida también por varios segmentos de la sociedad civil, y expresada en la creación del Fórun de la Ciudadanía del Gran ABC, que congregó asociaciones empresariales, sindicatos de trabajadores, grupos ecológicos, asociaciones de moradores (habitantes), entre otros, a mediados de los años noventa. En 1997 fue creada la Cámara Regional del Gran ABC, como estrategia para estimular el desarrollo económico local. La Cámara cuenta con tres instancias: Consejo Deliberativo, Coordinación Ejecutiva y Grupos Temáticos, estos dedicados a: desarrollo económico y empleo; planeación urbana y medio ambiente; desarrollo social y a temas administrativos y financieros. Cabe a los grupos elaborar diagnósticos y recomendaciones de acciones y políticas para el desarrollo de la región. La Cámara no tiene personalidad jurídica ni presupuesto anual fijo. Funciona en la sede del Consorcio del Gran ABC, que le garantiza el apo-

38

yo administrativo necesario. Los integrantes de los grupos son funcionarios de las alcaldías o parlamentarios. El primer desafío enfrentado por la Cámara Regional del Gran ABC fue priorizar las innumerables propuestas surgidas de las discusiones de los grupos, involucrando procesos participativos amplios. Una de las propuestas aprobadas fue la creación de una Agencia de Desarrollo Regional, implementada en octubre de 1998, para desempeñar el papel de brazo ejecutivo de la Cámara Regional, constituyéndose en organización no gubernamental, mantenida por un cuerpo de asociados (el Consorcio del Grand ABC, con 49%, y entidades y empresas del sector privado, con 51%), lo que le asegura mayor autonomía financiera. Análisis comparativo Algunas de las iniciativas partieron del gobierno, y otras de parcelas de la sociedad civil: comunidades organizadas por la Iglesia Católica o por empresarios que constituyeron una asociación. Todas, sinembargo, partieron de la necesidad de definir y organizar parcela de la sociedad interesada en actuar en determinado sector, o de disputar parcela de riqueza y de la renta socialmente generadas. La pregunta que nosotros hacemos es: ¿Hay, en este caso, un plazo de maduración y un costo de organización y de institucionalización de la práctica analizada?. Se nota que los sectores más organizados y con resultados más concretos tuvieron más tiempo de maduración y de organización: son los casos de Votuporanga y de Simplício Mendes. Otra semejanza entre esas experiencias es la búsqueda del mercado externo y la conquista de nuevos mercados. Se nota en ese aspecto la claridad de que no basta actuar apenas por el lado de la oferta, sino que se debe actuar también sobre la demanda interna, cuando el poder de compra de la población lo permite, y externa, cuando el ambiente macroeconómico doméstico es recesivo y el poder de compra de la población es exiguo. A pesar de esas similitudes (tiempo de maduración y búsqueda de nuevos mercados), las dos experiencias citadas se distancian cuando se piensa en términos del transbordamiento de beneficios generados para la sociedad local, y en términos de la lógica que condujo la acción de los actores. En Simplício Mendes el resultado, sea en términos de beneficios personales o en términos de la valorización del factor trabajo, de valorización de la ciudadanía, de la participación de las decisiones y de las ganancias, es más significativo que en el caso de Votuporanga.

Ya en la experiencia del Banco Palmas, para ser analizada bajo el aspecto del desarrollo local, se hace necesario un cambio de paradigma. Las relaciones sociales presentes en la iniciativa de ese barrio de Fortaleza representan nuevas dinámicas que pueden escapar de nuestra percepción. El desarrollo económico aquí debe ser pensado como una forma de mejorar sustancialmente las condiciones de vida de las personas de la comunidad. De este modo, parece correcto pensar que esa experiencia de desarrollo local también adopta imperativos no económicos, además de proponer un desarrollo capaz de producir transformación social a partir de la base, “de abajo hacia arriba” (SANTOS y RODRÍGUEZ, 2002). La expansión de ideas como las desarrolladas por las experiencias aqui estudiadas se encuentran en pleno auge en Brasil. Existe un espacio para la experimentación y el surgimiento de nuevas formas de articulaciones entre los varios actores sociales, y el ámbito local privilegia iniciativas de esa naturaleza que no reproducen formas de producción capitalista y no están centradas en emprendimientos controlados por el Estado. Son, en general, formas de organización económica basada en acciones colectivas de empresas populares de gestión solidaria. En la cooperación entre los municipios, instituída por el Consorcio del Gran ABC, se mostró una alternativa viable para ejecutar las tareas que sobrepasan la competencia municipal y, también, para racionalizar el uso de los recursos y obtener financiamientos. La articulación intermunicipal y la creación de una nueva arquitectura institucional – Consorcio, Camara, Agencia – redundaron también en el fortalecimiento político de los siete municipios. Más fuertes, estos pasaron a negociar mejor con el Estado y el gobierno federal, en favor de las aspiraciones e intereses de la región. La actuación del consorcio tuvo como base el desafío de transformar el modo tradicional de hacer política a nivel local, tanto como en la interlocución responsable con las demás esferas de gobierno y agentes sociales. Esta conducción firme del consorcio buscó reforzar la idea de una región proactiva, oponiéndose al localismo, a la visión del escenario local como feudo político personal, y al tradicional cambio de favores en el campo intergubernamental. Teniendo esta base de sustentación, el consorcio definió como campo de actuación un amplio abanico de cuestiones, abarcando desde el gerenciamiento ambiental hasta el desarrollo regional, estando abierto a la orientación de cualquier tema relativo al interés común de los municipios involucrados.

No. 43

39

Si la experiencia del Gran ABC señala la posibilidad de constitución de un consorcio con una pauta amplia de actuación en el campo del desarrollo, el Cinpra, formado por municipios del Maranhão, liderados por São Luís, se trataba, en realidad, de la solución de un dilema de acción colectiva, en el cual el “beneficio colectivo” notado tanto por los dirigentes municipales, y los técnicos, como por los productores, comerciantes, y hasta consumidores, no desencadena una “acción colectiva” de esos diversos actores sociales y políticos involucardos con la producción, el desplazamiento, el almacenamiento, la venta y la compra de alimentos, para resolver el problema, incluso porque muchas veces la situación no les fue presentada como tal. Surgió como un colectivo institucional de cooperación entre municipios para la resolución de un problema de abastecimiento regional, que luego se volvió un espacio de actuación politica conjunta y de resistencia a las prácticas oligárquicas del gobierno del Estado. En fin, las ocho experiencias, independiente de sus éxitos o fracasos, son ricas en elementos que puedan iluminar nuestras reflexiones sobre las posibilidades y los límites en institucionalizar prácticas de desarrollo económico local. Consideraciones finales Las posibilidades locales de experimentar y reflexionar sobre el desarrollo local se desdobla en dos frentes: uno de reproducción de la lógica capitalista global en escala localizada, y otra de experimentaciones contrahegemónicas. El local, en cuanto al espacio y el territorio que reproducen la lógica del capital, se caracteriza, segun Santos y Rodríguez (2002) por la producción, aunque todavía en escala más reducida, de desigualdad de recursos y poder; de formas de sociabilidad empobrecidas producidas por la compentencia y por el estímulo individual consecuencia de la codicia y del miedo; y finalmente, por la explotación creciente de los recursos naturales. Por otro lado, el local en cuanto a espacio y territorio permeable a la producción de experiencias de resistencia y/o contrahegemónicas, se caracteriza por producir espacios en los cuales predominan los principios de la igualdad, solidaridad y respeto a la naturaleza. Al escoger esta segunda alternativa, las experiencias corren el riesgo de ser asociadas por la lógica de eventuales socios y colaboradores, y de pasar a operar en la lógica del mercado, cuando no de la necesidad de ganar escala o también articularse con otras instancias (regionales, estatales e internacionales). Esas dos perspectivas presen-

tadas arriba son, sin duda, dos extremos de un “continuo” repleto de posibilidades intermediarias, que permite clasificar las experiencias y analizarlas. Utilizando esos parámetros, se puede decir que la experiencia del polo moveleiro de Votuporanga, bien sucedido en sus resultados (generación de negocios), reproduce en menor escala la lógica del capital. En sentido opuesto, las experiencias de Simplício Mendes y del Banco Palmas introducen nuevos valores en las relaciones sociales, permitiendo una mejor repartición de poder y resultados, además de mostrarse sustentable en términos de mercado y del punto de vista ambiental. En las otras tres experiencias se presentan paradojas: buscan la introspección de nuevos valores. Sin embargo, esa búsqueda parte del poder estatal que opera en un tiempo electoral a corto plazo, lo que no posibilita la realización de su propósito valorativo (introspección de valores solidarios y cooperativos). La introspección de valores solidarios y cooperativos se constituye en un proceso que, como vimos, opera una lógica de largos plazos y demanda una concepción participativa permeando toda la trayectoria de la iniciativa. Además de eso, en dicho proceso hay la necesidad de negociación y de articulación con sectores cuyas expectativas se concentran en plazos más cortos. Frente al debate propuesto, y de las experiencias presentadas, pensar posibilidades de desarrollo local implica tres desafíos: • Observar efectivamente las experiencias, o sea, hacer énfasis en el empirismo, fijarse en el campo, hacer efectiva la experiencia, en el objeto de la investigación; Encarar el local como campo de posibilidades y de experimentaciones. En esta medida, la evaluación debe contemplar cierta condescendencia con los resultados económicos a corto plazo. Contextualizar el local y relacionarlo con otras instancias, la regional, la nacional y la internacional. De lo contrario, se caerá en la trampa de cierto localismo ingenuo y poco efectivo, o de tomar la participación en sí como elemento de suficiencia de las iniciativas, desviándolas de su objetivo de transformación ecfetiva de las condiciones materiales de vida de las comunidades.

La articulación de esos tres desafíos, desde el punto de vista de la investigación, exige una apertura para el aná-

40

lisis y la evaluación de resultados que descarta modelos pré-concebidos o la elección de best practices. Por cuenta de esto, observar la diversidad de experiencias es fundamental. Sin embargo, al mirar esa diversidad es preciso identificar cuestiones que emergen de su conjunto y orientarlas hacia una reflexión que pueda subsidiar la intervención de los actores de la sociedad civil y de los gobiernos en la formulación de propuestas e iniciativas de desarrollo económico local. Algunas de esas cuestiones emergen de la lectura de estas experiencias: • ¿Cuáles son los límites y las posibilidades de la utilización de los colectivos productivos como categoría central y las intervenciones de desarrollo económico local? ¿En qué medida esos colectivos son originados en la intervención local, o resultado de la reorganización de la industria internacional? ¿Hasta qué punto las iniciativas pueden prescindir de actores sociales e instituciones externas a la comunidad en que están insertas? ¿Cómo identificar las diversas lógicas presentes en una dada intervención (capital, trabajo, institucional, política, entre otras), las contradicciones y conflictos no explicados entre ellas? ¿Cómo las estrategias participativas pueden posibilitar la explicación, la mediación y la resolución de los conflictos provenientes de la confluencia de esas lógicas distintas, del punto de vista del combate a la desigualdad y del fortalecimiento de la democracia?

• •

• •

Queda aquí una sugerencia para futuras investigaciones que deberán inclinarse hacia estas cuestiones, una vez que ignorarlas puede significar la valorización de prácticas que se camuflan en las ideas y en los compromisos de promover la ciudadanía, la igualdad y la democracia para reproducir las lógicas de exclusión social y de acumulación privada de la renta y de la riqueza.

• •

Bibliografía
• • ALVES, Marcio Moreira. A Força do Povo: Democracia Participativa em Lajes. São Paulo: Editora Brasiliense, 1980. BACATTINI, Giacomo. O Distrito Marshalliano: uma noção socioeconômica. BENKO, Georges; LIPIETZ, Alain (orgs.). As regiões ganhadoras. Distritos e Redes: os novos paradigmas da geografia econômica. Portugal: CELTA Editora LDA, 1994.

BENKO, Georges; LIPIETZ, Alain. O novo debate regional: posições em confronto. In: BENKO, Georges; LIPIETZ, Alain (orgs.). As regiões ganhadoras. Distritos e Redes: os novos paradigmas da geografia econômica. Portugal: CELTA Editora LDA, 1994. BOURDIEU, P. Le Capital Social. Actes de La Recherche 3, 1980. BOURDIEU, P. The Forms of Capital. In Richardson, J (ed.). The Handbook of Theory and Research for the Sociology of Education. Geernwood, New York, 1985. CALDAS, Eduardo de Lima e MARTINS, Rafael D�Almeida. Uma análise comparada de experiências de desenvolvimento econômico local. In: Anais do I Seminário Internacional de Desenvolvimento Local. Rio Claro. 2004a (CD-ROM). CALDAS, Eduardo de Lima e MARTINS, Rafael D�Almeida. Visões do desenvolvimento local: uma análise comparada de experiências brasileiras. In: Anais do I Encontro Nacional de Administração Pública e Governança. Rio de Janeiro. Associação Nacional de Pós-Graduação em Administração. 2004b. COLEMAN, J. The Foundations of Social Theory. Harvard University Press, Cambridge, 1990. FRANÇA, Cássio Luiz, VAZ, José Carlos, SILVA, Ivan Prado (org.). Aspectos econômicos de experiências em desenvolvimento local. São Paulo: Instituto Pólis, 2002 (Publicações Pólis, 40). FRANÇA, Cássio Luiz, CALDAS, Eduardo de Lima e VAZ, José Carlos. Aspectos econômicos de experiências em desenvolvimento local: um olhar sobre a articulação de atores. São Paulo: Instituto Pólis, 2004 (Publicações Pólis, 46). FRANCO, A. Capital Social. Leituras de Tocqueville, Jacobs, Putnam, Fukuyama, Maturana, Castells e Levy. Instituto de Política. Millennium. Brasília, 2001. MEYER-STAMER, Jörg. Estratégias de desenvolvimento local e regional: clusters, política de localização e competitividade sistêmica. São Paulo: Friedrich Ebert Stiftung, 2001. Policy Paper, 28, setembro de 2001. OLIVEIRA, Francisco de. Aproximações ao enigma: o que quer dizer desenvolvimento local? São Paulo: Instituto Pólis, Programa Gestão Pública e Cidadania da FGV-EAESP, 2001. OLSON, Mancur. A Lógica da Ação Coletiva: os benefícios públicos e uma teoria dos grupos sociais. São Paulo: EDUSP, 1999. PUTNAM, Robert. Comunidade e Democracia: a experiência da Itália moderna. Rio de Janeiro; FGV, 1996. SANTOS, Boaventura de Sousa (org.). Produzir para viver: os caminhos da produção não capitalista. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira, 2002. SEN, Amartya. Desenvolvimento como Liberdade. São Paulo: Companhia das Letras, 2000. SILVEIRA, Caio; BOCAYUVA, Cunca e ZAPATA, Tânia. Ações Integradas e Desenvolvimento Local:tendências,oportunidades e caminhos. São Paulo; Instituto Pólis; Programa Gestão Pública e Cidadania da FGV-EAESP, 2001. VAZ, José Carlos; CALDAS, Eduardo de Lima. Desenvolvimento Local e Políticas Territoriais. In: Anais do II Encontro Nacional de Administração Pública e Governança. São Paulo: ANPAD, 2006.

No. 43

41

Experiencia de asociatividad y cooperativismo de Mondragón corporación cooperativa MCC
“El presente, por espléndido que fuere, lleva impresa la huella de su caducidad, en la medida que se desliga del futuro” Dn. José María Arizmendiarrieta

Dr. Iñazio Irizar Fac. Empresariales - Mondragón Unibertsitatea, España

agents (University and technological centres) and the public administration is a proved reference of success. An international example may be found in the permanent creation of jobs of the Mondragon Co-operative Corporation, in advance MCC, located on the north of Spain, in Europe. There the associations and the co-operatives are at the bottom of his development. At the end of 2006, MCC has 83.601 employees in his 230 companies, 65 of them production plants located in foreign countries.

Resumen
Parece lógico pensar que el trabajo en equipo ha de producir mejores resultados económicos que el trabajo individual, y los índices de desarrollo de países con escasos recursos naturales, pero con un gran capital social en el ámbito del trabajo en cooperación, así lo atestiguan. El modelo de desarrollo económico regional de la triple hélice basado en la asociatividad entre las empresas, los agentes tecnológicos (Universidad y centros tecnológicos) y la Administración pública es un referente contrastado de éxito. Un ejemplo internacional lo tenemos en la permanente creación de empleo de Mondragón Corporación Cooperativa, en adelante MCC, situada en el norte de España, donde la asociatividad y el cooperativismo están en el origen de su crecimiento. Al 31 de diciembre del 2006, en MCC trabajaban 83.601 personas en cerca de 230 empresas, de las cuales 65 eran plantas productivas ubicadas fuera de España.

Palabras Clave
Generación de empleo, Asociatividad, Cooperativismo, Triple Hélice, Empresas.

Key Words
Job generation, Association, Co-operatives, Triple Helix, Companies.

1. Introducción En este trabajo sobre asociatividad y cooperativismo se pretende analizar, por una parte, la estructura de relaciones externas e internas de las cooperativas de MCC1 existentes a finales del 2006, y por otra parte, las características cooperativas de sus empresas. En un contexto de globalización de los mercados, y donde los productos intensivos en mano de obra se están deslocalizando2, para mantener una dinámica emprendedora de constan-

Abstract
It is a logic way of thinking to believe that the team work produces better economic results than the individual work, and it may be see in the development index of many countries with a low level of natural resources but with a strong social capital in the field of cooperation at work. The triple helix model of regional economic development based in the association of companies, technological

1 Mondragón Corporación Cooperativa tiene sus Oficinas Centrales en Mondragón, provincia de Guipúzcoa, al norte de España, en la frontera con Francia. 2 Durante los últimos años es una constante de la Unión Europea analizar los efectos de la deslocalización en relación al desempleo. Uno de los mejores informes es: EUROPEAN PARLIAMENT (2004): “Offshoring and Outsourcing: Effects on employment in Europe”, Committee on Employment and Social Affairs. Brussels.

42

te creación de empleo local (Timmons, 1999), se necesita asociarse regionalmente para optimizar los recursos materiales y las capacidades de las personas a fin de generar empleos con cada vez mayor valor añadido. El enfoque que se ha querido dar al trabajo es partir del modelo teórico de desarrollo regional de la triple hélice (Etzkowitz, 2003), donde se analiza la necesidad de la cooperación entre la administración, los agentes tecnológicos (universidades y centros tecnológicos), y las empresas, como motor del desarrollo económico endógeno. En ese contexto teórico, uno de los pilares del desarrollo que está promoviendo MCC se basa en la fuerte interrelación entre las empresas industriales y de servicios con la administración eterna por una parte. Y entre las empresas y los agentes tecnológicos internos y externos, es decir con las universidades y centros tecnológicos. Y por otra parte, se analizará la estructura interna cooperativa de MCC, con los diversos niveles asociativos favorecidos por la estructura cooperativa de la corporación, haciéndose un breve resumen de la situación al 31 de diciembre de 2006, los valores cooperativos que la sustentan, y las previsiones de futuro existentes. Cabe concluir que uno de los pilares de la permanente generación de empleo en el seno de MCC, está basada en su capacidad interna de ayuda para conseguir sinergias de grupo, y en su capacidad externa de aliarse con los distintos niveles de la administración pública, en un claro ejemplo de asociatividad exitosa que conlleva la mejora del desarrollo regional. 2. El modelo de desarrollo regional de la triple hélice La necesidad de la cooperación entre la administración, los agentes tecnológicos (universidades y centros tecnológicos), y las empresas (Etzkowitz, 2003) para que haya un desarrollo económico sostenido será uno de los enunciados más repetidos en todas partes, pero probablemente uno de los menos practicados. En Europa la administración tiene seis niveles, y tras la Unión Europea están los gobiernos estatales, las comunidades autónomas, las provincias, las mancomunidades y los ayuntamientos, con programas de distinto nivel de ar-

monización3 como las ayudas a la innovación, los fondos estructurales, los incentivos regionales, etc. Por ello, tanto los propios niveles administrativos como sus relaciones con los científicos y los industriales, habrán de actuar con cuidado para respetar el principio de subsidiariedad4 (Roelants, 2000). El mayor o menor acierto en la aplicación de ambos principios condicionará las sinergias esperadas de la triple hélice, y en consecuencia sus efectos en el desarrollo endógeno (Dolfsma, Leydesdorff y Panne, 2005). Un nuevo modelo de gestión de la innovación está emergiendo, transformando y rediseñando las fronteras nacionales e institucionales. La hibridación entre los tres elementos de la hélice, afecta a las propias organizaciones, las tecnologías y el conocimiento (Dunning, 2000), y entender la dinámica de sus relaciones es clave para comprender el distinto nivel de desarrollo entre las regiones. La tesis de la triple hélice es que la red de relaciones creada entre la administración, los agentes tecnológicos y la industria, son la llave para el desarrollo económico basado en el conocimiento, en un marco de economía mixta globalizada. Es un modelo multiestructural y multifuncional, en contraste con el modelo funcionalista anterior donde cada elemento de la hélice desempeñaba simplemente su función. En la sociedad actual los roles de la administración o de los agentes tecnológicos no son fijos y estáticos, pues la interacción de sus funciones genera nuevas dinámicas que son necesarias para generar y mantener la específica configuración de una sociedad innovadora. De hecho la innovación ya no se considera como un deber exclusivo de la industria, sino que hay que hablar de sub-sistemas de innovaciones. Figura 1: Modelo de triple hélice.

3 Un nivel inferior de la administración no puede promulgar una norma que vaya contra otra norma promulgada por un nivel superior. 4 Un nivel superior de la administración sólo intervendrá cuando el tema o el ámbito exceda del nivel inferior.

No. 43

43

De esta forma, se prevé que una universidad o un centro tecnológico (Etzkowitz, 2002) provean resultados científicos y tecnológicos, pero también que dichos resultados sean útiles para las empresas del entorno de cuyos resultados, y en consecuencia de cuyos impuestos, dependen para su desarrollo (Porter 1990)5. De la misma manera se entiende que una administración haya de proveer a la sociedad de normas y regulaciones, pero su papel irá más allá si participa en sociedades de capital-riesgo o en promocionar la cultura innovadora y emprendedora a través de premios y subvenciones a proyectos de I+D+i6 (Leydesdorff, Cooke y Olazaran (2002). La nueva estructuración entre la administración, los agentes tecnológicos y las empresas puede ser considerada como el resultado de varios desarrollos que han coincidido: • El rápido crecimiento de los laboratorios universitarios y los centros tecnológicos, que realizan investigación aplicada y desarrollo en colaboración con las empresas. La emergencia de nuevos paradigmas de comunicación, principalmente las TIC, que ha hecho extensible la comunicación a tiempo real entre las organizaciones. La consecuente transición de las relaciones de verticales a horizontales, favoreciendo la multidisciplinariedad y eliminando barreras burocráticas y jerárquicas.

compone de un Grupo Financiero con Caja Laboral y Lagun Aro como sus entidades referentes, un Grupo de Distribución con Eroski como su referente, y un Grupo Industrial compuesto por doce Divisiones Industriales (Marcos, 2005). La mayor particularidad de MCC son sus Divisiones Industriales, y dado que el presente trabajo se centra en la asociatividad como modelo de desarrollo endógeno, desglosaremos con mayor profundidad el organigrama de la Corporación en función de sus tres áreas de negocio, y su importancia relativa en cuanto al número de empleados al 31 de diciembre de 2006: Cuadro 1: Desglose del organigrama y los empleados de MCC.

3. Estructura de MCC La primera empresa cooperativa de MCC se creó en 1956, y actualmente la Corporación7 es el primer grupo empresarial del País Vasco y el séptimo de España. Antes de analizar la asociatividad en MCC y el papel que juega en la constante creación de empelo de la Corporación, vamos a situar la misma en varios de sus parámetros mas significativos: Organigrama: tras los cambios organizativos aprobados en el Congreso Cooperativo de finales del 20058 , MCC se
5 6 7 8

Entidad jurídica cooperativa: MCC es una asociación de cooperativas jurídicamente independientes, donde cada una es libre de decidir en sus asambleas de socios9 todos sus asuntos internos. Por tanto, es una asociación voluntaria de empresas, que tienen la potestad de permanecer

Michael Porter avanzó sobre todo en la parte empresarial, planteando la metodología de las agrupaciones empresariales en clusters sectoriales. I+D+i: Acrónimo comúnmente utilizado para la Investigación científica, el Desarrollo tecnológico, y la Innovación empresarial Página web: http://www.mcc.es. En el IX Congreso de MCC celebrado el 19 de Octubre de 2005 se aprobó la ponencia “Adaptación organizativa del Grupo Industrial”, que alteraba la fórmula organizativa inicial de 1991, pasando a ampliarse el número de Divisiones Industriales de siete a doce, y desapareciendo las Agrupaciones. 9 En las asambleas cooperativas cada persona tiene un voto, sin tenerse en cuenta la antigüedad en la empresa, el puesto de trabajo que ocupa, o el capital acumulado en su condición de socio.

44

dentro de la Corporación o salir de ella. Esta diferencia es sustancial respecto a otras Corporaciones, donde en las asambleas el poder está en las acciones, es decir, en el capital, lo que conlleva que las decisiones jerárquicas están centralizadas en la cúpula de las oficinas centrales. Para reflejarlo gráficamente, hemos presentado el organigrama de MCC con líneas discontinuas, como señal de voluntariedad de asociacionismo. Empleo: la evolución positiva de creación de empleo neto en MCC se mantiene desde sus inicios, con estos en las últimas décadas: Año Empleados 1980 18.700 1990 23.200 2000 53.300 2006 83.601
10

ticos. Este primer pilar de la formación ha sido una constante en la evolución de las cooperativas, y desembocó en 1997 en la creación de la Universidad de Mondragón. El segundo pilar de crecimiento lo constituye la creación en 1959 de la entidad financiera cooperativa Caja Laboral, para realizar las funciones bancarias a las seis cooperativas industriales ya creadas. El posterior crecimiento de las cooperativas se ha basado en buena parte en el respaldo de la Caja, que ha destinado el 10% de sus permanentes beneficios a consolidar tanto la universidad como el resto de las estructuras de asociatividad creadas. Y finalmente el tercer pilar ha sido la innovación. Para ello se creó el año 1974 el primer Centro Tecnológico, denominado Ikerlan, que junto a los departamentos de I+D+i de las empresas fueron clave para no depender tecnológicamente de patentes y licencias extranjeras, y generar capacidad innovadora propia. Internacionalización: Hay que destacar el hecho de que en los últimos años se ha intensificado la presencia de MCC en el extranjero (Irizar, 2006), habiéndose creado 51 filiales productivas desde el año 2000 hasta hoy. Las razones básicas de la internacionalización de las empresas11 son: • Es necesaria para el crecimiento de cada uno de los negocios en España, pues existe una relación directa positiva entre la creación de empleo externo y su incidencia interna. La globalización de la economía conlleva la necesidad de ganar nuevos mercados de ventas y de compras en todos los continentes. La fuerte competencia hace que las empresas fabricantes de componentes sigan a sus clientes multinacionales allí donde se instalen. La fabricación de algunos productos intensivos en mano de obra y escasos márgenes de rentabilidad se deslocalizan a los países del este o del sudeste asiático por razones de costes más baratos en la mano de obra.

Están repartidos en cerca de 250 empresas y entidades, de las que la mitad son cooperativas. El 45% de las empresas se ubican en el País Vasco, el 35% en el resto de España, y el 18% en el extranjero. Dado que gran parte de la presencia en España y la totalidad de las filiales internacionales utilizan fórmulas societarias no cooperativas, actualmente son socios cooperativistas el 28% del empleo total, es decir, prácticamente la totalidad del empleo ubicado geográficamente en torno a la región de Mondragón. La tendencia es que la presencia internacional sea mayor, con lo que ese porcentaje mantendrá su ritmo decreciente (Larrañaga, 1998). Los empleos industriales ascienden a 42.000 personas, el 51% del total de la plantilla de MCC. De ellos, 28.000 trabajan en las cerca de 80 cooperativas industriales ubicadas en España, principalmente en la región de Mondragón, siendo socios cooperativistas un 80% de sus empleados, que son por tanto quienes controlan las decisiones clave de MCC. El número de filiales productivas en el extranjero es de 65, todas ellas sociedades anónimas, y dan empleo a cerca de 14.000 personas. Pilares internos en los que se sustenta MCC: El origen de MCC se remonta al año 1943, cuando el promotor de la experiencia cooperativa Padre Don José María Arizmendiarrieta creó una pequeña escuela profesional, donde se impartía mecánica y electricidad, consciente de que la educación es la primera empresa de una sociedad. La promoción inicial de egresados crearía en 1956 la cooperativa industrial Fagor, que comenzó fabricando electrodomés-

Innovación emprendedora: paralelo al proceso de internacionalización, se están produciendo varias dinámicas de innovación emprendedora como factores para mantener o crear empleo, como son:

10 Los datos están recogidos del Informe Anual 2006 de MCC. 11 La Unión Europea clasifica los distintos niveles de internacionalización de las empresas en función de tres conceptos: índice ponderado de ventas exteriores, compras en el exterior, y personal en el exterior.

No. 43

45

Las cooperativas industriales han intensificado la fabricación de nuevos productos de mayor valor añadido. MCC está promoviendo el desarrollo de nuevos negocios y empresas en sectores emergentes, apoyado en su Plan de Ciencia y Tecnología y la creación de un nuevo Centro de Promoción. Desde el año 2000 se han creado nueve centros tecnológicos, para elevar el nivel y reforzar el contenido innovador de los productos fabricados en las empresas. A finales del 2006 existía un total de doce, que daban empleo a cerca de 700 personas.

Situación competitiva actual: El año 2006 ha sido catalogado como bueno, y en general las cooperativas industriales matrices y sus filiales productivas han cumplido sus previsiones de producción, de crecimiento, y de rentabilidad económica. 4. Doble aplicación de la asociatividad en MCC El ya mencionado precursor de las cooperativas, Arizmendiarrieta, gustaba decir: “La necesidad une, las ideas separan” (Azurmendi, 1996). Y realizó todo ello con constantes solicitudes de apoyo legal, administrativo y económico a la Administración, a la que consideraba un aliado estratégico (MacLeod, 1997). Pero nunca solicitó la publificación de las entidades que promovió, ni subvenciones que cubriesen el 100% de sus presupuestos. Era consciente de que el principal capital social de la región de Mondragón eran las propias personas, por lo que consideraba primordial su inter-dependencia económica, y el hecho de mantener el sentimiento de propiedad para una gestión eficaz de los recursos. * Asociatividad regional: Con mucha paciencia y tenacidad, Arizmendiarrieta tardó 33 años en crear una red de asociatividad estructuralmente interdependiente (Aranzadi, 1992). Las empresas eran socias de los agentes tecnológicos creados, universidad y centros tecnológicos, que tenían una constitución jurídica similar: mixtas, privadas, y sin ánimo de lucro. Dichos agentes fueron creados

para servir a las empresas y al desarrollo económico y social de la región, sin depender de puntuales voluntades individuales o grupales que pudiesen desviar los fines comunitarios para los que fueron creados (Gorroñogoitia, Larrañaga y Ormaechea, 2001). La colaboración sería, por tanto, estructural. Las matrículas de los alumnos cubren solamente el 45% del presupuesto de la universidad, por lo que para su supervivencia debe conseguir ingresos de la formación continua y de la investigación, cuyas líneas maestras estarán aprobadas por las empresas presentes en sus asambleas generales y consejos rectores. Igualmente, los centros tecnológicos consiguen de la Administración cerca del 30% de su financiación12, por lo que para sobrevivir están obligados a realizar proyectos concretos con las empresas. Pero las empresas de MCC se asocian no solamente con su universidad y sus centros tecnológicos, sino con el resto de universidades y centros de la región. Por su parte, la Administración pública apoya de buen grado este modelo de asociatividad, toda vez que: a) políticamente, le interesa la creación de empleo en la región (Chaves, Demoustier, Monzón, y otros 2000), y b) económicamente la riqueza generada hará recuperar a través de los impuestos directos e indirectos la inversión realizada. Las regiones, con una mayor inversión en I+D+i13, y que a su vez gestionan con eficiencia las relaciones entre la triple hélice (Etzkowitz, 2005), son las que más capacidad de desarrollo de nuevos productos tienen. En consecuencia, las empresas ubicadas en esas regiones tienen mayores posibilidades de intraemprendimiento. Lógicamente, serán las que mayor número de negocios internos nuevos o empresas externas nuevas promoverán. Las empresas a menudo piden su colaboración a algunos clientes del mercado para realizar innovaciones conjuntas y testear los prototipos desarrollados. Como se observa, el “bien escaso” es la empresa, que es quien materializa los resultados de las investigaciones, desarrollos e innovaciones aportando bienes y servicios al mercado, quien paga por su consumo. En el modelo existente en MCC, de la misma manera que las empresas no deciden si venden o no sus productos a los clientes del mercado, ya que lo necesitan para supervivir y crecer, los agentes tecnológicos tampoco deciden por sí mismos si colaboran o no con

12 Como señala el Instituto Vasco de Estadística – EUSTAT en su “Survey of Technological Innovation” del 30 de Noviembre del 2006, en el período 2003-2005 dichos fondos provenían en un 22% del Gobierno Vasco, en un 4’8% del Gobierno de España y un 3’9% de la Unión Europea. 13 Según el Instituto Europeo de Estadística – EUROSTAT, en su estadística sobre actividades de investigación científica y desarrollo tecnológico, cuando se refiere a los indicadores de ciencia y tecnología por países de la OCDE del año 2005, la media de porcentaje de inversión en I+D+i sobre el PIB fue de 2,24, estando por encima países como Japón con 3,2 y Estados Unidos con 2,67, con una media de la UE-25 de 1,86, y una media en España de 1,13. El Instituto Vasco de Estadística – EUSTAT señala que el País Vasco ha pasado de una media de 1,12 el año 1995 al 1.43 el año 2005.

46

sus clientes-empresas, pues su supervivencia depende de la colaboración. Ese modelo de asociatividad estructural hace que el equilibrio de la innovación emprendedora entre los inputs (gastos de I+D+i del 3,1% s/ventas, con empresas que llegan hasta el 12%) y los outputs (nuevos productos, nuevos negocios, y patentes) esté en torno al 0,62 en MCC, y sea sustancialmente mejor que la media de España en general, y del País Vasco en particular14. Finalmente, habría que señalar que las cooperativas de MCC están asociadas a todos los organismos sectoriales a los que pertenecen, como Cámaras de Comercio, Federaciones gremiales y empresariales, clusters sectoriales, al igual que lo hacen el resto de empresas de la región. * Asociatividad interna: la asociatividad de MCC respecto al entorno se complementa con las estructuras jurídicas internas y los instrumentos financieros y de gestión implementados para su desarrollo. En cuanto a las estructuras jurídicas, existen cooperativas de segundo grado que han sido creadas por las cooperativas de base. Son las agrupaciones sectoriales, las divisiones sectoriales, y las oficinas centrales de MCC. Con una estructura muy ligera en cuanto a personal, dado que las propias oficinas centrales no pasan de 60 personas, y algunas divisiones sólo se componen de tres profesionales, realizan funciones de cohesión grupal y apoyo financiero. La cohesión grupal se refiere a la potenciación del sentimiento de pertenencia a un grupo, la capacidad de respuesta ante los clientes, la solvencia y el tamaño cuando se negocia a nivel internacional, compartir un modelo de gestión, la intercooperación en todos los temas de personal, el intercambio de las mejores prácticas, la convergencia en estatutos, normativas, escala salarial, calendario, etc. En cuanto al apoyo financiero, además de la reconversión de los resultados económicos anuales de hasta un 40% entre las empresas, se han creado diversos instrumentos financieros de carácter genérico que han demostrado su valía a lo largo de los años, como son:

*

La Fundación MCC, que engloba a un Fondo de Ayuda al Empleo, el Fondo de Educación y Promoción Intercooperativo (FEPI), y el Fondo de Solidaridad Corporativo (FSC). MCC Inversiones, con su Fondo Central de Intercooperación (FCI).

*

5. Principios cooperativos en los que se basa MCC La asociatividad mencionada en el punto anterior es estructural, y no depende de lo que se vaya a discutir y votar en las asambleas anuales de socios. Está fundamentada en los diez principios siguientes: 1. Libre adhesión: abiertos a todas las personas que acepten libre y voluntariamente sus principios. 2. Organización democrática: un socio, un voto para elegir los órganos de gobierno y definir las normas de conducta. 3. Soberanía del trabajo: el trabajo es motor de progreso colectivo y acreedor esencial de la riqueza generada. 4. Carácter instrumental y subordinado del capital: e capital es un recurso necesario, pero está al servicio del trabajo. 5. Participación en la gestión: implicación responsable de los socios en el ámbito de la gestión empresarial. 6. Solidaridad retributiva: tanto internamente como en relación al entorno sectorial y territorial. 7. Inter-cooperación: como mecanismo de solidaridad inter-cooperativa y de eficiencia empresarial, y se materializa en los valores, las personas, el dinero, el modelo de gestión, y la apuesta por la innovación. 8. Transformación social: compromiso en el desarrollo solidario de nuestro entorno.

14 Según recogen el Instituto Vasco de Estadística – EUSTAT y el Maastricht Economic Research Institute of Innovation and Technology, el Índice Europeo de Innovación 2006 (European Innovation Scoreboard) trata de medir el grado en el que las economías de los países tienen capacidad y desarrollan actividades de innovación. Se estructura en cinco dimensiones, tres estiman los elementos inductores de la innovación o input: impulsores, creación de conocimiento e iniciativa empresarial para la innovación; las otras dos dimensiones evalúan los resultados u output: aplicaciones de la innovación y propiedad intelectual. Utiliza 25 indicadores para reflejar, en un índice compuesto, el peso de las citadas dimensiones. En la UE-27 el país con mayor IEI es Suecia con un 0. 72 la media de la UE-27 se sitúa en 0,45, la media de España en 0,31, y la media del País Vasco en el 0,35.

No. 43

47

9. Carácter universal: una fórmula de empresa universal, solidaria con los que trabajan por la democracia socioeconómica. 10. Educación: cooperativa y profesional, para consolidar y desarrollar la experiencia cooperativa 6. Conclusiones • Los conceptos teóricos de la triple hélice, como estructura en red que optimiza los recursos existentes en una región, sustentan la base teórica del modelo de la innovación emprendedora de MCC, en su dinámica de generación de riqueza endógena y como consecuencia de creación de empleo. La práctica de la asociatividad en MCC ha potenciado la colaboración entre la administración pública, las universidades y las empresas, con una operativa de trabajo basada en la innovación abierta y en la complementariedad. La creación de centros tecnológicos se ha intensificado en los últimos seis años, y en todos los casos han sido creados por las empresas, primando elevar su nivel en la cadena de valor. Cubren la mayor parte del presupuesto a través de proyectos bajo contrato con las empresas, y una parte a través de proyectos genéricos subvencionados por los distintos niveles de la administración pública, en línea con el modelo de desarrollo regional de la triple hélice. El modelo de generación de empleo de las cooperativas de Mondragón está focalizado en el capital social de la región, basado en las maneras de interactuar de las personas y de las organizaciones. Todo ello mediante la asociatividad y el cooperativismo. Es un modelo que puede ser considerado como susceptible de ser asimilado en otras regiones, siempre teniendo en cuenta las estructuras y formas de operar específicas de las mismas.

• •

• •

• •

• •

• •

• •

• •

• • •

7. Bibliografía
• • ARANZADI, D. (1992): El arte de ser empresario hoy. Hombres y mujeres ante el reto de crear y dirigir empresas y cooperativas en el umbral del s. XXI, Federación de Coop. de Euskadi, Vitoria.

AZURMENDI, J. (1992): El hombre cooperativo: pensamiento de Arizmendiarrieta Caja Laboral, Mondragon. CHAVES, R. DEMOUSTIER, D., MONZÓN, JL. y otros (2000): Economía social y empreo en la Unión Europea, CIRIEC-España, Valencia CID, M (2005): Making the Social Economy Work Within the Global Economy, Tesis doctoral, MU, Mondragón. DOLFSMA, W., LEYDESDORFF, L., PANNE, G. VAN DER (2005): Measuring the Knowledge Base of an Economy in terms of Triple-Helix Relations among ‘Technology, Organization, and Territory, ERIM, Erasmus University. DUNNING, J. (2000): Regions, Globalisation & the Knowledge-Based Economy, Oxford University Press. ETZKOWITZ, H. (2003): Innovation in Innovation: The Triple Helix of University-Industry-Government Relations, Social Science Information, SAGE, New York, 42, nº 3, pp. 293-337. ETZKOWITZ, H. (2005): Universities And The Global Knowledge Economy: A Triple Helix Of University-Industry-Government Relations, Continuum International Publishing Group, London. FLORIDA, R (2000), The Rise of the Creative Class, Basic Books, New York. GORROÑOGOITIA, A., LARRAÑAGA, J., y ORMAECHEA, JM. (2001): “Arizmendiarrieta 25 años después” Conferencia 25 , aniversario de J.Mª Arizmendiarrieta, MU, Mondragón. IRIZAR, I. (2006), Cooperativas, globalización y deslocalización, Mondragón Unbertsitatea, Mondragon. KLEIN J.T., GROSSENBACHER-MANSUY, W. y otros (2004) : Transdisciplinarity : Joint Problem Solving among Science, Technology and Society” Birkhäuser Basel, Springer, New , York. LARRAÑAGA, J. (1998): “El cooperativismo de Mondragón: interioridades de una utopía” Otalora, Mondragon. , MACLEOD, G (1997), From Mondragon to America. Experiments in Community Economic Development, University of Cape Breton, Sydney, Canada. MARCOS, J. (2005):“El pleno del Congreso aprueba la ponencia sobre la nueva organización del grupo industrial de MCC” , TU-lankide, nº 505, pp. 20-27. MOLINA, F. (2005): Biografía de José María Arizmendiarrieta (1915-1976), Ed. Caja Laboral, Mondragón. ORMAECHEA, JM. (2003): Didáctica de una experiencia empresarial: el cooperativismo de Mondragón, Ed. Caja Laboral, Mondragón. PETERS, T (2003): Re-imagina, Prentice Hall. Madrid. PORTER, M. (1990): The Competitive Advantage of Nations, The Free Press, New York. ROELANTS, B. (2000): Worker co-operatives and socio-economic development: the role of meso-level institutions, Economic Analysys 3 (1), February. TAPSCOTT, D., WILLIAMS, A.D. (2006): “Wikinomics: How Mass Collaboration Changes Everything, Portfolio Hardcocer, American Book Company, USA THEURL, T (2005): Strategies for Cooperation, Institut für Genossenschaftswesen. Münster. Germany, pp.330-335.

48

La gobernabilidad en Cuba:

la participación popular en los órganos del poder popular y el desarrollo local
Dr. Orlando Cruz Capote Investigador Auxiliar Subdirector Instituto de Filosofía - CITMA Cuba of the institutions that are created to connect the decisions of the Cuban dialectic process at the moment of the transformation of a two-way direction: of the structures and central decisions to the local environment and vice versa.

Palabras clave Resumen
La participación popular en el marco del sistema político y económico cubano actual no se puede comprender si no se analizan el contexto histórico que le dio origen, y el marco nacional que le rige. La experiencia cubana en materia de participación popular en el desarrollo local se convierte en un modelo muy particular, de un lado por la dimensión político-ideológica que asume después de la revolución de 1959 y, del otro, por la particularidad y complejidad de las instituciones que se crean para conectar a las decisiones de carácter nacional con las ejecuciones en el marco local. Esta complejidad explica el carácter dialéctico del proceso cubano al generarse una transformación de carácter bidireccional: de las estructuras y decisiones centrales a lo local, y viceversa. Democracia participativa directa socialista, revolución cubana, Estado - Nación Popular, Comités de Defensa de la Revolución.

Key words
Socialist direct participative democracy; Cuban revolution; popular State - Nation; Defense of the Revolution Committees

Introducción El triunfo de la Revolución Cubana, el primero de enero de 1959, es sin dudas el evento político más trascendente de la historia nacional, latinoamericana y caribeña de la segunda mitad del siglo XX. Su victoria, consecuencia de una lucha político - armada y popular contra una dictadura, tuvo una profundización ininterrumpida hasta transformarse en una genuina revolución social de carácter socialista y liberación nacional1 sumamente radical que destruyó el aparato estatal represivo del régimen y liquidó el sistema y orden capitalista vigente rompiendo, además, los lazos neocoloniales que ataban a Cuba con los Estados Unidos de América. Y todo ello implicó, paralelamente, la construcción de un nuevo sistema político, muchas veces muy original, y el ordenamiento socialista

Abstract
The popular participation in the current Cuban framework of the political and economic system cannot be understood if it is not analyzed the historical context which gave its origin and the national framework that rules nowadays. The Cuban experience on popular participation in the domestic development, becomes in a particular model, in one way by the political-ideological dimension that aroused after the revolution in 1959, and on the other hand, by the particularity and complexity

1 Asumimos los términos utilizados por el politólogo Fernando Martínez Heredia, porque el proceso revolucionario cubano sólo pudo triunfar y consolidarse articulando estrecha y dialécticamente la lucha de clases anticapitalista y la de liberación nacional al superar los viejos discursos, las ideas y prácticas nacionalistas y reformistas que separaban la liberación nacional y el fin del dominio extranjero de la lucha por la justicia social. Ver: Fernando Martínez Heredia “Cuba: problemas de la liberación, el socialismo, la democracia”, Cuadernos Nuestra América, No. 17, jul-dic, La Habana, 1991, pp. 124-148; y “Nación y sociedad en Cuba”, Revista Contracorriente, No. 2, La Habana, 1995, pp. 25-33.

No. 43

49

de su sociedad tanto en el plano de la vida material como en la espiritual. Toda una conmoción, en un sentido u otro, en la conciencia política de la totalidad de la población de la mayor de las Antillas y más allá de sus fronteras. Cuba logró por primera vez en su historia, una voz propia en el concierto de países de la comunidad mundial y regional. Y esa proyección independiente y soberana, libre de ataduras extrañas, tuvo un eco extraordinario en el subcontinente al que pertenece geográficamente, con quien comparte una comunidad étnica, histórica, lingüística y cultural, con la que identifica sus intereses estratégicos a corto, mediano y largo plazo, y que es el espacio natural de su inserción, convivencia e integración económica y política. En 1959, Cuba culminó una importante etapa en sus luchas por la total y definitiva independencia. Fase histórica iniciada con el ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio de 19532, que continuó con la prisión y el exilio fecundo de Fidel Castro, prosiguió con el desembarco de los expedicionarios del yate Granma el 2 de diciembre de 1956, propagándose la lucha armada, política y popular en las montañas y los llanos que dieron al traste con la dictadura batistiana y el régimen de terror, explotación y desigualdad imperante en Cuba. La Revolución Cubana luego de múltiples vicisitudes, reveses temporales y de una ofensiva final indetenible demostró fehacientemente la viabilidad real del proyecto histórico concebido y llevado a la práctica por el Comandante en Jefe Fidel Castro. La estrategia y táctica, los métodos de lucha y el programa enarbolado en “La historia me absolverá” (alegato jurídico de Fidel Castro en el juicio celebrado a él y otros asaltantes, el 13 de octubre de 1953, y que se conoció como el Programa del Moncada) fueron coronados por el éxito. La capacidad de la dirección político-militar de la insurrección de unir a todas las fuerzas posibles en el enfrentamiento contra la dictadura batistiana y, de conducir con acierto al Ejército Rebelde y las masas populares en las complejidades del combate demostró la factibilidad del proceso revolucionario. La realidad que representó el primero de enero rompió todo el esquema teórico anterior en el panorama económico y político cubano y latinoamericano. No fue una quimera llevar adelante una lucha armada, política y popu-

lar victoriosa en contra de la oligarquía gobernante y su ejército profesional apoyado por un vecino tan poderoso como los Estados Unidos de América. Cuba fue un ejemplo vital de su factibilidad y de la destrucción del mito del fatalismo geográfico. Heredera de las mejores tradiciones históricas de la nación cubana, de sus luchas de liberación nacional y social, teniendo presente la experiencia teórico-práctica atesorada por el movimiento revolucionario mundial y, en particular el latinoamericano, la Revolución Cubana emergió triunfante sin derivarse de una confrontación militar de carácter internacional y no contó con el apoyo material de fuerzas externas. Y, aunque recibió en el fragor de la batalla guerrillera y clandestina las simpatías y solidaridad de gran parte del mundo, la victoria fue consecuencia de una guerra llevada a cabo en su territorio donde la derrota armada y política, moral también, del aparato represivo de dominación fue el factor determinante. La victoria revolucionaria cubana demostró que, sin lo nacional específico ninguna Revolución puede ser creación heroica; que ninguna Revolución auténtica puede separarse de la mejor historia de su pueblo, sin peligro de frustración. Y se trató, a la vez, de encontrar el perfil nacional dentro de un proceso revolucionario que es, por esencia, internacional. Haciéndose necesario el encuentro del proyecto revolucionario, a través de los “desarrollos independientes del marxismo” con su propia historia y de , articularlos decisoriamente en el marco internacional de las luchas nacionales y clasistas. Tampoco Cuba estuvo aislada y alejada de los acontecimientos y procesos históricos del resto del planeta. El triunfo de enero de 1959 surgió en un complicado, dinámico y contradictorio contexto político internacional. Dicha situación, en 1958 distaba mucho de ser univalente, aunque se configuraron componentes sociales y políticos que reflejaron la continuación del desarrollo positivo de la correlación de fuerzas. Los cambios operados en las distintas regiones del planeta señalaron que la balanza podía inclinarse a favor del combate de los pueblos, si estos fortalecían su voluntad y decisión de lucha y se consolidaba la capacidad de sus direcciones revolucionarias para organizar, convocar, movilizar y unir a las amplias mayorías de la población. Y estas premisas continuaron siendo los factores determinantes en la victoria.

2 El ataque al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba se realizó conjuntamente con el ataque al cuartel Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo. Tales acciones tenían la intención, de resultar victoriosas, de iniciar la lucha armada, convocar a la sublevación popular y continuar hasta el derrocamiento de la dictadura y, en caso contrario, de no resultar un éxito, tomar las armas de los cuarteles y marchar a la Sierra Maestra para desarrollar la lucha armada.

50

Cuba fue un escándalo y una herejía para el movimiento comunista internacional de la época, una conmoción que impactó definitivamente a las mentes de millones de hombres y mujeres en el continente americano, en el Tercer Mundo y en el ámbito planetario. La Revolución Cubana fue el inicio de los movimientos antisistémicos capitalistas en el mundo – antesala de los estremecimientos del mayo francés, la Primavera de Praga y el Tlatecolco mexicano, así como con el nacimiento de las “nuevas izquierdas” el , triunfo anticolonialista en África (16 naciones alcanzaron su independencia en 1960) y las luchas por los derechos civiles y de las minorías negras en los EE.UU. y otras partes del mundo.3 Su proceso revolucionario de liberación nacional y socialista rompió con el orden capitalista interno y la dominación-dependencia hacia los EE.UU. Al unísono quebró la hegemonía norteamericana en el hemisferio e hizo caer en crisis su sistema interamericano de dominación: la Organización de Estados Americanos (OEA, 19471948). Constató en el escenario internacional el nacimiento de una nueva etapa del “síndrome de Espartaco” de los oprimidos contra los opresores. Finalmente, se articuló de manera decisoria al movimiento revolucionario mundial con una dinámica propia e independiente soberana porque, a partir de ella, el epicentro de la lucha revolucionaria se trasladó al escenario del sur subdesarrollado. Desarrollo No es objeto de estudio de esta ponencia realizar un análisis pormenorizado de todas las medidas y transformaciones revolucionarias en Cuba entre 1959 y principios de 1963, años iniciales de consolidación del proceso revolucionario, tampoco lo es efectuar un recorrido histórico–político hasta nuestros días. Tal empeño es de una envergadura que rebasa el tiempo y el espacio de esta presentación. Pero es necesario presentar algunos ante-

cedentes acerca de la democracia participativa-directa socialista cubana actual. Desde los primeros momentos, el principal problema a resolver por toda Revolución auténtica, la conquista del poder político fue en esencia alcanzado. El espacio político arrebatado al bloque oligárquico burgués-terrateniente fue ocupado por el único y verdadero poder, el Ejército Rebelde.4 Él fue el alma de la Revolución y el garante de sus logros y metas inmediatas y mediatas. Conjuntamente, las fuerzas revolucionarias fundamentales, el Movimiento Revolucionario 26 de Julio,5 el Directorio Revolucionario 13 de Marzo6 y el Partido Socialista Popular7, se convirtieron, junto a otros colectivos e individuos, en la vanguardia política del proceso triunfante. Ellos representaron, mejor que ningunos otros, los intereses del bloque socioclasista popular que asumieron el rol de desarrollar hasta las últimas consecuencias la Revolución Cubana. La implantación del poder y la política revolucionaria sobre toda la sociedad y en la economía -liquidación de la gran y mediana propiedad privada capitalista extranjera y nacional- y el servicio de esta última dirigido a satisfacer equitativamente las necesidades de la mayoría de la población, la proyección constante de nuevos planes radicales por parte de la Revolución en constante movimiento crítico-rectificador y la participación popular directa, masiva y organizada demostró que el socialismo no era un otorgamiento brindado desde el poder sino un derecho creado por el poder de todo el pueblo. Pero fue necesario emprender el rumbo de las transformaciones formuladas en el Programa del Moncada y, se hizo imprescindible destruir las bases fundamentales del aparato estatal burgués proimperialista e irlas sustituyendo por el establecimiento de un Estado-Nación-Popular, revolucionario, democrático y libre de ataduras imperiales, socialista a partir del 16 de abril de 1961.8

3 También hubo una lucha generacional y de cambio de paradigmas para la mayoría de las sociedades en el orbe, todo ello relacionado con un auge de las luchas revolucionarias, de liberación nacional, del recrudecimiento de la lucha de clases que, en definitiva, correspondió con una reestructuración del modo de producción capitalista ante el avance de las fuerzas progresistas. 4 El Ejército Rebelde fue fundado el 2 de diciembre de 1956, día del desembarco del yate Granma que arribó a Cuba desde Tuxpan, México, con los 82 revolucionarios expedicionarios. 5 Creado el 12 de julio de 1955, pocos días después de la liberación de los asaltantes del Cuartel Moncada, el 17 de mayo de ese año. 6 El Directorio Revolucionario – brazo armado de la Federación Estudiantil Universitaria (1922) – fue dado a conocer públicamente el 24 de febrero de 1956. Pasó a denominarse Directorio Revolucionario 13 de Marzo, luego de la acción heroica del ataque al Palacio Presidencial el 13 de marzo de 1955. 7 El Partido Socialista Popular es la denominación que toma el primer partido comunista de Cuba (1925), en el año de 1944, como táctica de lucha en los duros años de la Segunda Guerra Mundial. 8 Ver: Orlando Cruz Capote y otros autores Historia de la Revolución Cubana, Tomo V y VI, En, Archivo del Instituto de Historia de Cuba, Investigación Inédita, 1991.y revisada en el año 2001.

No. 43

51

Los primeros pasos en el desmantelamiento de las instituciones militares-represivas se dieron simultáneamente al triunfo. En la propia madrugada del día 2 de enero, el primer decreto presidencial - del gobierno provisional revolucionario -9 nombró a Fidel Castro como Comandante en jefe de las Fuerzas de Aire, Mar y Tierra de la República de Cuba. Esta designación como jefe supremo del ejército lo facultó para iniciar el proceso de depuración y reestructuración del mismo. La idea acerca de cómo sería la nueva institución armada la expresó Fidel cuando afirmó el 6 de enero, a su paso por Santa Clara, que el derrotado cuerpo armado batistiano sería reemplazado por el pueblo armado y organizado. Y con el aniquilamiento del viejo aparato militar-represivo se produjo el surgimiento de las nuevas instituciones armadas revolucionarias. El 16 de octubre de 1959 se crea el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y, el 6 de junio de 1961, el Ministerio del Interior. El Comandante Camilo Cienfuegos les denominó “el pueblo uniformado.” En las transformaciones realizadas tuvo especial significado la aprobación el 7 de febrero de 1959,10 por el Consejo de Ministros, de la Ley Fundamental. Partiendo de los criterios básicos, más democráticos y progresistas, de la Constitución de 1940, la nueva ley constituyó un cambio esencial en material legal y, de hecho, sustituyó algunos articulados de la susodicha constitución. El líder de la Revolución, Fidel Castro, el 15 de enero, abordó el asunto durante una intervención al responder algunos cuestionamientos sobre el carácter legal de las transformaciones que se iban haciendo y las que se enunciaban, expresando que “[..] Una revolución no se hace con la ley, sino se hace una revolución y la ley viene detrás de la revolución. (...) Las leyes de la Revolución son, fundamentalmente, principios morales. Los propósitos por los cuales se está luchando, esos propósitos son los que guían y trazan el derrotero de la Revolución [..]”11 La Ley Fundamental dio . carácter legal permanente al Consejo de Ministros,12 instrumentó su funcionamiento y permitió aprobar la creación de nuevas instituciones, que constituyeron el nuevo Estado revolucionario. Éstas ejecutaron, entre otras mi-

siones, las confiscaciones de las riquezas mal adquiridas por los funcionarios batistianos. Con esta promulgación y aplicación inmediata se sentaron las bases jurídicas iniciales para solucionar en la práctica los graves problemas políticos, socioeconómicos, éticos y jurídicos en que se encontraba el país.13 La demolición del anterior Estado burgués debía ser acompañada de la construcción de un Estado-Nación Soberano y Popular. En este sentido pueden mencionarse la aparición de nuevos ministerios y organismos, así como de instituciones que coadyuvaron en la labor de impulsar los grandes cambios, entre ellos el Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados, el Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA), el Ministerio de Bienestar Social, el Instituto Nacional de Ahorro y viviendas (INAV), el Departamento Industrial del INRA (luego Ministerio de Industrias) el Banco de Seguros Sociales, el Instituto Cubano del Petróleo, la Oficina de Fomento Marítimo, el Instituto Nacional de la Industria Turística, el Banco de Comercio Exterior, y la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN), entre 1959 y 1960. En el propio año de 1961 se fundan, además, el Consejo Nacional de Cultura; el Ministerio de Comercio Exterior; el Ministerio de Comercio Interior; el Ministerio de Transportes; el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), etc. Todas estas nuevas instituciones y ministerios se complementaron y se coordinaron los planes de desarrollo de la Isla. Algunos de los viejos ministerios fueron reestructurados y otros fueron eliminados (tal fue el caso del Ministerio de Hacienda o de la Agricultura que fue absorbido por el INRA), todo con el fin de lograr una dirección económica eficiente y que respondiera a las expectativas de bienestar económico y social que el pueblo esperaba de la Revolución. Pero, conjuntamente a estos cambios profundos en la superestructura política, que implicaron la creación de mecanismos para llevar adelante las políticas socioeconómicas en curso, el Gobierno Revolucionario se dio a la tarea de organizar, concientizar y preparar a las masas populares en las labores de construir un nuevo tipo de democracia y hacerlas participativas en las labores económicas y

9 Ver: Buch, Luis M. Gobierno Revolucionario Cubano. Génesis y Primeros Pasos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1999; Buch, Luis M. y Suárez, Reynaldo Otros Pasos del Gobierno Revolucionario, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2002. 10 Ver: Folletos de Divulgación Legislativa, Ley Fundamental, 7 de febrero de 1959, Editorial Lex, febrero de 1959. 11 Ver: Fidel Castro Ruz Discurso pronunciado en el Club de Rotarios, en La Habana, En: Pensamiento de Fidel Castro. Selección Temática, enero de 1959-abril de 1961, Vol. II, Editora Política, La Habana, 1985, p. 356. 12 Desde la constitución del Consejo de Ministros quedaron abolidos el Senado y la Cámara de Representantes de la República, y este Consejo asumió las funciones y facultades ejecutivas y legislativas. 13 Además, ratificó algunas leyes y medidas revolucionarias tomadas durante la lucha insurreccional por el Ejército Rebelde, como lo fue, por ejemplo, la Ley No. 3 sobre la Reforma Agraria puesta en ejecución en la Sierra Maestra.

52

sociales, además de incorporarlas a la actividad política, a la cultura y a la defensa del país. Los años, 1959 y luego de 1961 a 1963, van a ser testigos de la construcción de una gran red de instituciones y organizaciones políticas y de masas y sociales, incluyendo las de los profesionales, que van a conformar la nueva sociedad civil y política cubana. Este fenómeno, de carácter original, permitió el trabajo de concientización política activa -a través del protagonismo del sujeto popular- y la ampliación de la democracia participativa y directa del pueblo trabajador en apoyo de la Revolución Cubana en aquellos difíciles años. Algunas organizaciones fueron paradigmáticas y sirvieron de referentes históricos para otras naciones. Tales fueron los ejemplos de la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias (1959), la Central de Trabajadores de Cuba (1959), los Comités de Defensa de la Revolución (1960), la Federación de Mujeres Cubanas (1960), la Asociación de Jóvenes Rebeldes (1960), la Unión de Pioneros de Cuba (1961), la Unión de Jóvenes Comunistas (1962), y, finalmente, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (1961), entre otras.14 Por otra parte, la unidad que se había ido forjando en el seno de las organizaciones políticas, de masas y sociales, fue fortalecida e impulsada por el esfuerzo unitario de las principales fuerzas revolucionarias, los ya mencionados: Movimiento Revolucionario (MR) 26 de Julio, Partido Socialista Popular (PSP) y el Directorio Revolucionario (DR) 13 de Marzo. En específico, las direcciones políticas de todas estas organizaciones, desde mediados de 1959 -primero los líderes del 26 de Julio y el PSP y, más tarde el Directorio-, sostuvieron una serie de reuniones con el fin de crear una sola organización de vanguardia que dirigiera la Revolución y su proceso de transformación socioeconómico y político. Sin embargo, este proceso no puede considerarse un Paseo de Riviera, si se tiene en cuenta, que en el seno de las tres organizaciones existían grupos y elementos que tenían proyecciones diferentes acerca de los espacios políticos a ocupar, de los ritmos de los posibles cambios, de la posición a asumir frente a EE.UU. e ideas diversas sobre las propias transformaciones a desarrollar. Fue necesario, entonces, superar algunos de estos obstáculos, a través de un trabajo persuasivo en las bases y en los niveles de dirección intermedios. Esencialmente, trataron de eliminar los recelos, los ánimos y actitudes sectaristas, los pre-

juicios anticomunistas y la idea de que una sola de esas organizaciones era capaz de asumir el papel de vanguardia política en el proceso revolucionario. Las principales personalidades y figuras revolucionarias y sus seguidores más conscientes, en un intrincado camino cursado, lograron la unidad acelerada del pueblo que, también se produjo desde abajo. Ello en parte debido a la aguda lucha de clases interna y la hostilidad de los EE.UU. que permitieron, junto a la claridad y voluntad política de los dirigentes, percatarse de que la división y la escisión podían dar al traste con el proceso revolucionario y, por lo tanto, permitir que las autoridades estadounidenses, con sus redes contrarrevolucionarias interiores y exteriores, provocaran el roll back de la Revolución Cubana. Por eso, cuando aún no estaban consolidadas las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y su dirección nacional,15 en el seno de las organizaciones de masas y sociales y, en específico, en las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR), la AJR, los CDR y la FMC, esa unidad se hizo más tangible porque el sujeto popular, tanto el perteneciente a las generaciones que habían luchado con las armas en las manos, como aquellas que se habían incorporado luego del triunfo, reconocieron a los más capaces para guiarlos en la organización, la preparación políticoideológica y en la labor educativa y cultural. La capacidad de dirigir, conducir, convocar, movilizar, unida a la de organizar y concientizar al pueblo, por parte de la vanguardia política, enriquecida con nuevas figuras y sectores del pueblo, dio lugar a que la polarización de la población fuera radical y que ésta se separara –esquemáticamente ahora explicada– en dos grupos: uno del lado de la Revolución y, por lo tanto, a favor de una Patria libre, independiente y soberana (las clases, los grupos, los sectores, los estratos y los segmentos sociales más explotados y oprimidos) brindaron un consenso mayoritario a estas fuerzas revolucionarias de vanguardia; y, del otro grupo, siendo minoritarios, los grandes burgueses, los medianos y los pequeños burgueses, no solo por su pertenencia de clase sino por su mentalidad (neo)colonizada en el orden ideopolítico y cultural, más algunos desclasados junto a los “sietemesinos” sin importar su origen social, que se , fueron perfilando como elementos antipatriotas, pronorteamericanos, contrarrevolucionarios y, por lo tanto, ca-

14 En el caso de otras instituciones sociales y de carácter profesional se crearon: el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (1959), la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (1960), la Casa de las Américas (1960), el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (1960), el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (1960), etc. 15 Las ORI fueron conformándose desde mediados de 1959 y ya, entre 1960-1961, tienen su estructura y funcionamiento a nivel nacional, aunque en algún momento coexistieron con el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba, creado oficialmente a partir de 1961-1962.

No. 43

53

paces de llegar al límite inadmisible de la traición al propiciar y permitir la intervención de los norteamericanos para solucionar los problemas de su patria. La hegemonía de las fuerzas revolucionarias que representaron los intereses de los oprimidos y los explotados y que brindaba la gran oportunidad de una Cuba digna, libre e independiente, fue asumida y ratificada por las grandes masas de obreros, campesinos, trabajadores manuales e intelectuales, los estudiantes y un destacado grupo de la pequeña burguesía radicalizada. Este respaldo a la Revolución se debió a los logros alcanzados en esos años, que se materializaaron en todas las esferas de la vida social y tuvo la participación democrática activa del pueblo en la toma de decisiones, como en la solución de muchos de los problemas en el ámbito nacional.16 Contextualización histórica de las estructuras de gobierno popular asumidas y su funcionamiento: logros y deficiencias. Los Comisionados: 1959-1961 y 1963. 17 La primera experiencia de gobierno popular lo constituyeron los Comisionados,18 que nombrados en los primeros meses del triunfo revolucionario, estuvieron en plenas capacidades políticas y fueron capaces de compulsar, junto al Jefe de la Plaza Militar (un Comandante u otro oficial del Ejército Rebelde), el Delegado del INRA en cada instancia, y las casas del MR 26 de Julio, las del PSP y el DR 13 de Marzo, a la mayoría del pueblo en las tareas revolucionarias. También las grandes concentraciones populares en la Plaza Cívica (luego Plaza de la Revolución) en la Capital de la República y, las que se realizaban en otras

localidades del país, desempeñaron un rol importante en la discusión de importantes ideas, documentos y resoluciones de interés nacional e internacional. Es necesario destacar, en la nueva democracia revolucionaria cubana, la participación masiva del pueblo en la defensa del país. Y una Revolución en un pequeño país, solo puede sobrevivir si sus ciudadanos organizados, con una preparación adecuada y con las armas en sus manos, están dispuestos a resistir y rechazar una agresión militar de la mayor potencia imperialista mundial: los Estados Unidos de América, a solo 90 millas de sus costas. Una digresión esclarecedora En la orientación y esclarecimiento del rumbo anticapitalista que había tomado la Revolución Cubana, aparte de los innumerables discursos, entrevistas, alocuciones por televisión y radio del Comandante en Jefe Fidel Castro19 -verdaderas clases de pedagogía revolucionaria- y otros líderes, dirigidas a toda la nación, el liderazgo revolucionario en su conjunto decidió dar algunos pasos trascendentales en la formación de una nueva conciencia en las masas populares. Así se inaugura el programa televisivo “Universidad Popular” el 20 de marzo de 1960.20 , En ese proceso de unidad y de formación definitiva de la vanguardia política de la Revolución Cubana21 tuvo un momento trascendental el 24 de junio de 1961, cuando se efectuó un Pleno del Comité Nacional del PSP, en el cual participaron también los máximos dirigentes del MR 26 de Julio y el DR 13 de Marzo, tomando la resolución de constituir, por unanimidad, el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC). 22 El 26 de julio de 1961 el Comandante en Jefe Fidel Castro, en el acto central por la efemérides de los asaltos al Cuartel Moncada y al Carlos Manuel de Céspedes, explicó que

16 Estamos conscientes que en los primeros momentos la toma de decisiones y la solución de los mismos desde las estructuras populares fue más débil que el propio nivel participativo y de apoyo a la Revolución, dirigido por las organizaciones políticas, de masas y sociales. 17 Ver: María Julia Peláez y Carmen Rodríguez El Poder Popular. Alternativa cubana a la democracia, Editorial Historia, No. 10, Instituto de Historia de Cuba, La Habana, 2006. 18 Los Comisionados, en un primer momento, fueron 3 a escala municipal y 1 en la provincial. Más tarde también fue solamente 1 en los municipios. 19 Hemos calculado que en los tres primeros años del triunfo revolucionario (1959-1961) Fidel Castro hizo uso de la palabra más de dos mil veces, en actos públicos, asambleas de ministerios, organizaciones, organismos e instituciones, reuniones de obreros y otros sectores, entrevistas a la prensa nacional y extranjera, editoriales por él redactados, etc. Su medio de comunicación favorito y más efectivo fue la televisión y los discursos en las grandes concentraciones populares. Fidel castro fue nombrado Primer Ministro del Gobierno, el 16 de febrero de 1959 y, solo fue Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, en 1976. 20 El primer ciclo de conferencias de esta “Universidad Popular” trató sobre la “Liberación Económica de Cuba”, y el primer concurrente fue el Comandante Ernesto Che Guevara, Presidente del Banco Nacional de Cuba. 21 Ver: Fabio Grobart El proceso de formación del Partido Comunista de Cuba, en Trabajos Escogidos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985, pp. 231250. 22 En dicha reunión, Blas Roca, Secretario General del PSP, afirmó que Fidel es ya el más alto dirigente socialista y obrero cubano y que, los viejos militantes del socialismo en Cuba proclamaban la dirección de éste, por la confianza con que conducirá a todos y se desarrollará más aún, como un dirigente marxista-leninista capaz y fuerte no solo en la práctica sino también la teoría, fuerte no solo en la política sino en la organización del Partido. Ver:: Fabio Grobart Ob. Cit. p. 242.

54

desde hacía algún tiempo se gestaba la unificación de las fuerzas revolucionarias en una sola organización, lo cual era necesario para la Revolución en su fortalecimiento ideológico, disciplinario y organizativo y, además, una urgencia para llevar adelante la construcción del socialismo en Cuba. Como colofón, el primero de diciembre de ese año, Fidel Castro acudió al programa “Universidad Popular” desarrolló el tema “El Partido Unido de la Revolución , Socialista de Cuba” y expuso algunas ideas básicas acerca la unidad ideológica, política y teórica que necesitaba la Revolución y su Partido de vanguardia para llevar adelante el proceso revolucionario, de la unidad imprescindible en el seno del pueblo y del sujeto popular con la organización política. Resaltó su formación marxista-leninista y enfatizó que el Programa del PURSC era y tenía que ser sobre la base de la conceptualización y la práctica de esa teoría – metodología y guía para la acción. Años después, en el XX Aniversario de la Victoria de Playa Girón, el 19 de abril de 1981, Fidel Castro afirmó la idea de que el 16 de abril, cuando se proclamó el carácter socialista de la Revolución Cubana, quedó forjada la organización de la vanguardia política y, por ende, se considera esa fecha como la de la fundación del Partido Comunista de Cuba.23 La Revolución había creado el Partido de vanguardia y ello constituyó una singularidad del proceso cubano. En el campo de las transformaciones económicas y sociales hubo una estrategia central: el cumplimiento en lo esencial del Programa del Moncada en lo referido al problema de la tierra, la industrialización, la vivienda, el problema del desempleo, la educación y el de la salud del pueblo. 24 Entre 1959 y 1960 se promulgaron y se pusieron en ejecución un sinnúmero de medidas revolucionarias que trataron de solucionar en gran parte los problemas

heredados por la Revolución. Describir un breve glosario de las más importantes medidas25 nos permitirá deducir inmediatamente, un balance del impacto de las mismas: Rebaja de las tarifas telefónicas; reducción de los alquileres de las viviendas; rebaja de las tarifas eléctricas; rebaja de los precios de las medicinas; eliminación de las alzas de precios minoristas y mayoristas y su estabilización en el territorio nacional; regulación estatal de los precios de compra y venta de los artículos de primera necesidad para la población; supresión de la usura; aumento de los salarios nominales y reales; financiación estatal de los servicios sociales básicos, la salud pública, la educación, la seguridad y asistencia social y la construcción de viviendas, entre otras; incremento de las posibilidades de empleo en la ciudad y el campo; uso social y público de las playas privadas; eliminación de los juegos de azar en todo el país y erradicación de la Lotería Nacional; la lucha por erradicar la prostitución y otras lacras sociales; reorganización del sistema de seguridad social, estableciéndose el Seguro Social Obligatorio; lucha por erradicar la discriminación racial; rebaja de los precios de los libros de textos para la enseñanza Primaria, Secundaria y Profesional, en un 25 % y en un 35%; un programa que permitiera el crecimiento y estabilización del empleo, principalmente de los maestros y otros profesionales. Las medidas de estatización - no completamente una socialización, que era lo que se pretendía - de la economía y los servicios estuvieron complementadas, entre 1959 y 1960, por la actividad del Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados, entre otros, para lograr la confiscación de los bienes malversados antes del triunfo revolucionario y los de aquellos individuos que recurrieron a esa práctica saboteadora de la economía nacional y contra el proceso revolucionario.26

23 En mayo de 1963, las ORI pasaron a llamarse definitivamente Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba. Finalmente, entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre de 1965, se celebraron importantes reuniones de la dirección del PURSC, en las que estuvieron presentes los Buroes Provinciales y los Secretarios Generales de los Comités Regionales del Partido y dirigentes de las administraciones provinciales del Partido y, el 3 de octubre, en el Teatro “Carlos Marx” (denominado “Blanquita” entonces) se presentó al Comité Central de la organización que pasó a llamarse Partido Comunista de Cuba. 24 Al Programa del Moncada se unieron otras ideas y conceptos acerca de las transformaciones prácticas socioeconómicas. La originalidad y creatividad en este campo fueron muy amplias. 25 Todas las medidas que vamos a resumir están avaladas por leyes que se aprobaron y se pueden apreciar en, Folletos de Divulgación Legislativa, Editorial Lex, La Habana, Año 1959 y 1960; también en José Luis Rodríguez Dos ensayos sobre la economía cubana, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1984; José Acosta Cuba: de la Neocolonia a la construcción del socialismo (I), en Revista Economía y Desarrollo, No. 19, La Habana, 1973; José Luis Rodríguez y George Carriazo Erradicación de la pobreza en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1987. 26 Solo en los primeros 5 meses de 1959 fueron confiscadas 318 empresas constructoras. Durante 1959 hasta febrero de 1960 pasaron al Estado, 14 centrales azucareros; 12 162 caballerías de tierras. Por este concepto el Ministerio había estatalizado alrededor de 500 empresas de todo tipo y más de 400 millones de pesos. Ese papel confiscador también se le atribuyó legalmente al Ministerio del Trabajo y a otros organismos. Así, el 3 de marzo de 1959, el Ministerio de Comunicaciones intervino la Cuban Telephone Company y, en ese propio mes, se intervinieron además 3 refinerías. Poco después, entraron en ese proceso otras leyes e instituciones que nacionalizaron el petróleo, la Compañía de Ómnibus Aliados, la de Ómnibus Metropolitanos, y la Cuban Tobacco Co., etc. En ese propio primer año de la revolución fue aprobada la Ley No. 635 que anuló las concesiones petroleras realizadas por el régimen batistiano. Y se revisaron todas las concesiones mineras que se habían pactado con empresas extranjeras con el fin de que cumplieran sus compromisos y se logró que el Estado tuviera una participación del 50% sobre el valor de los minerales o concentrados de estos que se exportasen.

No. 43

55

Como consecuencia de la agudización de la lucha de clases interna y el enfrentamiento al imperialismo norteamericano en junio de 1959, el Gobierno Revolucionario ante las negativas de las refinerías norteamericanas de procesar el petróleo soviético, interviene estas empresas yanquis.27 Si algunas de estas medidas y decretos estuvieron dirigidas directamente a satisfacer las expectativas de bienestar social y económico de las clases más explotadas de la sociedad cubana, incluyendo algunos sectores pequeños burgueses28 y los profesionales e intelectuales, contrarias a los intereses de los burgueses nacionales y extranjeros propietarios, las más significativas medidas revolucionarias entre 1959 y 1961, por su radicalismo y profundidad en cuanto a cambiar de raíz las estructuras capitalistas en la Isla, fueron siete, que detallaremos a continuación: Primera, La Primera Ley de Reforma Agraria, firmada el 17 de mayo de 1959; Segunda, el primer grupo de nacionalizaciones, el 6 de agosto de 1960 que afectó a empresas y bienes, propiedades de personas naturales o jurídicas de Estados Unidos, y que incluyó también las empresas en las cuales tuvieran intereses o participación mayoritaria; Tercera, las nacionalizaciones, del 3 de octubre de 1960, en donde se expropiaron las empresas de la burguesía industrial cubana y el resto de las propiedades norteamericanas;29 Cuarta, la promulgación de la Ley de Reforma Urbana, el 14 de octubre de 1960; Quinta, la nacionalización, el 24 de octubre de 1960, del resto de las empresas norteamericanas que quedaban en la Isla; Sexta, el desarrollo de la Campaña de Alfabetización en 1961; Séptima, la Nacionalización de la Enseñanza, el 6 de junio de 1961. La aplicación de la Primera Ley de Reforma Agraria cambió radicalmente la estructura socioeconómica del campo cubano, al abolir-prohibir el latifundio, quebrando la columna central de una parte importante de la producción capitalis-

ta en el agro, en particular y en algunas de las esferas de la vida económica cubana, en general. Fue el inicio del fin del capitalismo en Cuba. La Segunda Ley de Reforma Agraria, promulgada en 1963, fue el puntillazo final a las grandes extensiones de tierra en manos privadas. Si las nacionalizaciones de agosto brindaban a la burguesía doméstica aún la posibilidad de mantenerse en el proceso nacional y patriótico, con una nación sin dependencia extranjera, las que se ejecutaron en octubre afectaron a la grande y mediana burguesía industrial y agraria local. Estos “nacionales” grupos burgueses a la hora decisiva de la batalla contra el imperialismo norteamericano desertaron de las filas patrióticas demostrando, una vez más, su conciencia antinacional, su antagonismo con los intereses de las masas populares y su dependencia económica, política y cultural con el Imperio Norteño. Finalmente, el 24 de octubre de 1960, mediante la Resolución No. 3, de la Ley 851, son nacionalizadas alrededor de 163 propiedades de las restantes empresas norteamericanas. La promulgación y ejecución de la Ley de Reforma Urbana, el 14 de octubre, expropió las viviendas de alquiler y liberó, gradualmente y en diversos plazos, del pago de renta por la habitación a una masa considerable familia. La amortización de la casa debía realizarse con lo que pagase por renta el ocupante de la casa en un período no menor de 5 años, ni mayor de 20 años. Esta medida constituyó un fuerte golpe para los propietarios privados - casa-tenientes - que se enriquecían con los alquileres. Al unísono, una verdadera batalla educativa masiva se desarrolla desde finales de 1960, y durante todo el año 1961, la Campaña de la Alfabetización. Ya en 1959, el líder de la Revolución Fidel Castro, que anunció la promesa de que todos los cuarteles militares serán convertidos en escuelas, la cumplió en ese propio año y los primeros meses del siguiente.

27 En esta intervención de las refinerías norteamericanas tuvo un papel fundamental el control obrero, ejercido por los propios trabajadores y sus sindicatos, que advirtieron el Gobierno Revolucionario que las existencias de petróleo en Cuba eran mínimas y, que si no se tomaban medidas inmediatas, el país se paralizaría por falta de combustible. 28 Los medianos y pequeños industriales, así como algunos terratenientes (azucareros, ganaderos y arroceros) tuvieron su última oportunidad histórica de sumarse al proceso de transformaciones pues el Gobierno Revolucionario llamó a estos grupos y sectores a producir y ganar el mercado nacional: las dos consignas de aquellos años: “Consuma productos cubanos” y “Consumir lo que el país produce es hacer Patria” no propiciaron algún interés en estos grupos que se opusieron de diversas formas al proceso revolucionario. 29 En el segundo semestre de 1960, se iniciaron las grandes nacionalizaciones de todas las empresas, grandes y medianas, en manos del capital privado extranjero y cubano. Se aprobó la Ley 851, del 5 de julio de 1960, que concedía poderes al Presidente de la República y al Primer Ministro para disponer la nacionalización de las empresas y propiedades de personas naturales y jurídicas de los Estados Unidos que incluía también las empresas en las cuales había participación mayoritaria de norteamericanos. El 6 de agosto fueron nacionalizadas las principales c británico. Los bancos norteños nacionalizados fueron The First National City Bank, The First National Bank of Boston y The Chase Manhattan Bank, este ultimo del grupo Rockefeller. Inmediatamente, dos meses más tarde, se produce otro momento esencial en el camino de la socialización de los medios de producción, la promulgación de la Ley No. 890, del 13 de octubre de 1960, que decretó el paso a propiedad estatal de 383 empresas privadas.

56

La Campaña de la Alfabetización llevada a cabo por el proceso revolucionario significaba una verdadera lucha cultural de masas, una revolución intelectual y moral para, con y por las masas que no solo implicaba el enseñar a leer y a escribir a los analfabetos y semianalfabetos existentes en la Isla, sino que trataba de involucrar en el proceso revolucionario de una manera consciente y más preparados a millones de trabajadores manuales, intelectuales y campesinos cubanos. La acción retroalimentadora entre los alfabetizados y los alfabetizadores, la inmensa mayoría jóvenes estudiantes y obreros, aunque también hubo quienes eran amas de casa y jubilados, permitió fortalecer la unidad obreracampesina y permitir una comprensión cabal del protagonismo de todo el pueblo en tan noble misión. Al ser alfabetizados todos los ciudadanos aptos en menos de un año - la campaña culminó el 22 de diciembre de 1961 - estos se encontraron en mejor condición de poseer y continuar adquiriendo una educación, cultura y una conciencia política superior para proseguir su preparación en la esfera productiva y económica. 30 La nacionalización de la enseñanza, en 1961, culminó un proceso que permitiría a toda la población recibir la educación de manera gratuita, eliminando las escuelas privadas, incluyendo universidades católicas y laicas y que, además, separó la Iglesia de la enseñanza. Ello propició el paulatino final de la aguda lucha de clases en el seno de los centros de educación privados. Con todo este cúmulo de transformaciones socioeconómicas y político-culturales se cumplía, esencialmente, con el Programa del Moncada. Los cambios en la esfera económico-social ejercieron un efecto sustantivo con respecto a los que se produjeron en la superestructura ideopolítica pero estos, a su vez, con su independencia relativa fueron causales, en muchos momentos, de los cambios que se operaron en la estructura o base económica. Estaban creadas las bases centrales para iniciar el verdadero desarrollo del país. La propiedad de los medios de producción fundamentales en manos del Estado revolucionario permitió no sólo el crecimiento económico sino el paso paulatino de la superación del subdesarrollo y, más que todo, una redistribución más equitativa de las riquezas materiales de la nación. Era el momento de crear una economía, nunca divorciada de lo social ni de lo político, diversificada, armónica y complementaria, justa y equilibrada.

Por otra parte, la superación de los sentimientos y razonamientos anticomunistas arraigados en el seno de la sociedad cubana fueron parcialmente eliminados en breve tiempo, gracias a la fuerte confrontación clasista interna, la labor concientizadora de la vanguardia política, la ya mencionada hostilidad yanqui y el apoyo irrestricto del campo socialista, no en último lugar, de la Unión Soviética (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS). La realidad y la práctica superaron los viejos prejuicios, ideologías y sentimientos al uso. Por lo tanto, estos factores exógenos jugaron un papel dinámico sobre la lucha de clases en la Cuba revolucionaria y fueron catalizadores de la profundización de los cambios y la conciencia política de los protagonistas de la misma. Pero lo subjetivo, como rasgo singular de la Revolución Cubana, continuó desempeñando un rol muy importante y, en muchas ocasiones, definitorio sobre el rumbo del proceso inaugurado el primero de enero de 1959. Si en los inicios, como posteriormente le correspondió a la vanguardia política y a los miembros más conscientes de la sociedad llevar adelante el programa recreado de la Revolución, en cierto momento de ese decurso histórico el sujeto popular pasó de ser un objeto-sujeto pasivo en los cambios, y comenzó a transformarse en un sujeto activo, crítico-participativo en las grandes decisiones. Y no solo aquellos hombres y mujeres que habían luchado de una manera u otra, tanto en la Sierra como en el Llano, sino los nuevos artífices: los jóvenes y otros ciudadanos de cualquier edad que se habían sumado al proceso y que con mayor fuerza, a partir de la Victoria de Playa Girón, se convirtieron en sujetos muy dinámicos que le impusieron una impronta al proceso revolucionario. El gran viraje favorable de y en las mentes de los cubanos de esa época, a la Revolución Socialista y de Liberación Nacional fue una de las singularidades del proceso revolucionario cubano. En los tres primeros años la Revolución Cubana había resuelto, en esencia y siempre con cierta relatividad, cinco problemas básicos para cualquier proceso revolucionario auténtico y genuino: 1) La cuestión de clase y el sujeto popular, enlazada a la eliminación de la explotación de las masas populares y a la conducción del proceso por la hegemonía política (no física) de la clase obrera, conjuntamente en estrecha alianza con el campesinado trabajador, pero a quienes se les unieron los estudiantes y la pequeña burguesía radicalizada, además de otros seg-

30 Una revisión de los contenidos de los Manuales de Alfabetización que llevaron los jóvenes alfabetizadores brinda una idea clara de que se trataba no solo de alfabetizar educativamente a los que no podían leer y escribir, sino de una labor educativa política e ideológica para llevar el mensaje de la Revolución, la Patria y la nación cubana. Se trató de concientizar a todos los participantes.

No. 43

57

mentos y estratos de la población; 2) La cuestión nacional, referida a la eliminación de la dominación imperialista y a la redefinición de las nuevas modalidades de articulación en la economía y en el sistema político internacionales, teniendo un peso esencial, las relaciones establecidas con la URSS y el campo socialista; 3) La cuestión del desarrollo, es decir, la superación paulatina del atraso económico y social, la diversificación de la economía, la expansión de las fuerzas productivas y la planificación y ordenamiento de la estructura productiva; 4) La cuestión democrática, o sea el desmantelamiento o destrucción del Estado que garantizaba la explotación de clase, el atraso económico y la subordinación y la dependencia a la dominación imperialista; 5) La cuestión cultural, que comprende la instrucción y la educación, pero rebasando lo artístico-literario, que debía comenzar a transformar, de forma paulatina, las mentalidades (coloniales y neocoloniales) en la sociedad cubana, abriendo espacios para la aparición de un Hombre Nuevo, como lo enunciara Ernesto Che Guevara, para la construcción y el desarrollo del socialismo en Cuba.31 Todo ello lo había realizado una misma dirección de vanguardia política que dirigió todas las fases de la Revolución hasta su proclamación socialista. El carácter democráticorevolucionario de la primera etapa, siempre visto dialécticamente, que en Cuba se denominó, teóricamente,32 como agraria, popular, antiimperialista y democrática, fue conducido por el liderazgo revolucionario que supo conjugar todos los factores a resolver —los cinco enunciados anteriormente— conociendo que la fractura de solo uno de ellos ponía en peligro el proceso revolucionario. Esa vanguardia comprendió que cuando se realizaba una dicotomía clasista de la sociedad cubana, la misma no podía simplificarse a la vieja forma de burguesía contra proletariado, pues estaba en juego el enfrentamiento nación contra imperialismo, por lo que la amplitud del campo popular resultaba decisorio en la suerte del proceso por lograr la independencia y soberanía nacional como atributo o corolario de la emancipación social. Y esa liberación social solo era posible en un sistema democrá-

tico popular, participativo y directo, porque no se trataba de alcanzar la liberación nacional para luego abrir paso al socialismo, sino de abrir paso a éste para, consecuentemente, alcanzar la liberación nacional. El enfrentamiento fue concebido acertadamente, tenía que desarrollarse entre la clase dominada contra la clase burguesa-oligárquica-dominante, entre la nación y el imperialismo, todo ello determinado por el pensamiento y la acción de la vanguardia política desde que enunció el concepto de pueblo33 en La Historia me absolverá (1953) y que supo precisar que las clases se constituyen como sujetos colectivos de acción social en el terreno políticoideológico, realizándolo en un proceso que no solo es la toma de conciencia y rechazo de la explotación económica, sino también de vivencia y repudio de su opresión política.34 La construcción de un Estado-Nación-Soberano-Popular y Socialista era la única forma posible de llevar adelante y hasta sus últimas consecuencias el proceso revolucionario nacional liberador y social cubano. Una revolución auténtica tiene que subvertirse asimismo constantemente, con vistas a que pueda funcionar como fundamento de su autocrítica superadora, que le permita alcanzar otras cotas de independencia, soberanía y justicia social, mayores niveles de libertad, igualdad y equidad. Y las experiencias ajenas están no para copiarlas sino para extraer lecciones de ellas, positivas y negativas. La posición que asumamos ante los modelos foráneos brinda la imagen del eterno drama de los latinoamericanos que nos dice que no debemos copiar modelos, ya que estos, al fin y al cabo, no encajan, no se adecuan, no nos gustan y, lo peor, no nos sirven. Por lo tanto, no se adaptan a nuestras realidades diversas y diferentes. El socialismo no está desligado de la democracia, sino todo lo contrario: ésta es intrínseca al sistema, tanto la representativa —que represente a todos los sectores de la sociedad, los mayoritarios y los minoritarios— como la participativa que no solo incluya el poder de dirección, organización, convocatoria y movilización de las amplias masas popula-

31 Ver: Ernesto Che Guevara El socialismo y el hombre en Cuba, Obras 1957-1967, En Dos Tomos, T. II. , Casa de las Américas, La Habana, 1970. 32 Este enunciado aparece en la Plataforma Programática aprobada en el 1er Congreso del PCC, celebrado en 1975. La segunda etapa, según el documento, comenzó a partir de la proclamación del socialismo, el 16 de abril de 1961. Esta división la asumimos críticamente porque comprendemos que no fue realmente de esta forma tan esquemática. En la denominada segunda etapa estuvieron presentes los mismos elementos de la primera, y el socialismo se fue construyendo en Cuba desde el propio primero de enero de 1959, por lo que la dialéctica del documento se vio afectada por el marxismo-leninismo de esa época, que intentaba hallar similitudes con la historia del socialismo en la URSS y otros países de Europa Oriental. Ver: Plataforma Programática del Partido Comunistas de Cuba. Tesis y Resolución, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1976 y, Programa del Partido Comunista de Cuba, Editora Política, La Habana, 1987. 33 Ver: Fidel Castro Ruz La Historia Me Absolverá. Edición Crítica, Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, La Habana, 1987, pp. 53-55. 34 Se rechazó el viejo esquema dogmático del “obrerismo” que tanto daño había hecho en los programas elaborados y llevados a la práctica por los marxista-leninistas de la época.

58

res, sino que posibilite realmente los poderes de decisión, a mayor y menor escala, en el cuerpo social. La Revolución Cubana, en el afán de lograr una gobernabilidad y estabilidad políticas de consenso, siempre ha valorado la necesidad de poseer una democracia popular que se niegue-supere permanentemente, con miras a perfeccionar las formas reales de la participación ciudadana. Es cierto que tal voluntad, en algunos momentos, se ha visto limitada por las presiones externas, incluidas agresiones militares (recordar Playa Girón y la Crisis de los Mísiles, en 1961 y 1962, respectivamente), guerras biológicas (fiebre porcina, moho azul del tabaco, dengue hemorrágico, entre otras), preparación y ejecución de magnicidios, envío de señales radio-electrónicas y televisivas ilegales, apoyo financiero a la contrarrevolución interna, etc. Ello ha conformado una mentalidad de resistencia muy fuerte en la Isla y sus gentes. La defensa de la Revolución se convirtió en la defensa de la nación cubana y su nacionalidad. Un breve retorno a los Comisionados Cuando al inicio se establecieron los Comisionados, provinciales y municipales, estos cumplieron parte de su labor en los días iniciales del proceso revolucionario, pero también estas estructuras tuvieron deficiencias en su funcionamiento por la rígida centralización y por un estilo de trabajo que se denominó en su época el “guerrillerismo” en la administración, así como la inestabilidad de los cuadros que asumían esa responsabilidad (algunos abandonaban el proceso revolucionario traicionando los intereses del pueblo y otros asumieron posiciones sectarias y politiqueras), y otras insuficiencias que hoy consideraríamos normales dada la juventud de la Revolución.35 Más que todo, en ese periodo de 1959 y 1960, los rápidos cambios del proceso revolucionario dejaron detrás a aquellos que no supieron o no pudieron entregarse, en sacrificio total, a las tareas de la Revolución. Los campos de acción de las “guerrillas administrativas” chocaron entre sí, produciéndose roces, órdenes y contraordenes, que llegaron a contraponerse, principalmente, por aquellas emitidas por los organismos e instituciones centrales del Estado que eran omitidas o violadas.

Otra forma de gobierno popular: las Juntas de Coordinación, Ejecución e Inspección (Jucei) — 1962, 1963-1966— Posteriormente, se decide la fundación de las Juntas de Coordinación, Ejecución e Inspección (Jucei), como una forma de ejercer el poder desde arriba con mayor participación de los de abajo, aunque con un nivel de planificación y centralización decisivo, que incluía las finanzas por parte de las estructuras de gobierno centrales, así como la presencia activa del Partido en cada una de las tomas de decisiones, que indicaba un método y estilo de democracia aun con ciertas imperfecciones, pero que se justificaba por el escenario endógeno y exógeno en que se desenvuelven. Las Jucei se desarrollan en un panorama muy conflictivo desde el punto de vista interno. Hasta el año 1966 o, quizás 1967, se desarrolló en el país una “guerra civil” —al como la denominara el Segundo Secretario del Partido, el general de Ejército Raúl Castro— contra la proliferación y activación real de las bandas contrarrevolucionarias que llegaron a contar con alrededor de tres mil hombres alzados y armados, gracias a la logística que le enviaban los gobernantes norteamericanos y sus agencias especiales de inteligencia. A pesar de que ese período fue muy tenso, además por las agresiones externas provenientes de EE.UU.36 contra el proceso revolucionario, las Jucei tuvieron muchos más logros que los comisionados, como fueron la participación activa de la población en la construcción de las escuelas urbanas y rurales y de los puntos médicos y policlínicos en las ciudades y los campos de la Isla; el canje de la moneda nacional con el fin de que no se fugaran las divisas del país hacia los Estados Unidos de América; la instauración de la libreta de racionamiento con el objetivo de que existiera una redistribución lo más equitativa posibles de productos básicos —alimentarios, de vestuario y de uso doméstico— para toda la población; la llegada por igual de la asistencia y la seguridad social, etc. Sin embargo, las Juntas padecieron de las ausencias de normas legales de funcionamiento y de las atribuciones que, según su constitución, eran de su competencia.

35 Ver: Ernesto Che Guevara “Contra el burocratismo”, En, revista Cuba Socialista, primera etapa, No. 18, La Habana, febrero de 1963, p. 18. 36 En 1966 se aprueba por el Gobierno de los Estados Unidos la “Ley de Ajuste Cubano” que autoriza que la inmigración desde la Isla sea considerada legal, por lo que los que arriban a esa nación, desde la Mayor de las Antillas – sean criminales comunes o contrarrevolucionarios con cargos de terroristas -, son recibidos como verdaderos “héroes” e incorporados a la sociedad norteamericana para luego ser utilizados en los planes contra el proceso revolucionario cubano. Así se creó en los EE.UU. y, principalmente en Miami, Estado de la Florida, una comunidad muy hostil al socialismo cubano.

No. 43

59

En el empeño por echar a andar las empresas de producción y servicios principales, las Jucei provinciales olvidaron, en algún sentido, algunos de los servicios públicos, las áreas verdes comunes y otros objetivos sociales que fueron considerados de menor nivel pero que, no obstante, la población expresaba que necesitaba para su vida cotidiana. Sin embargo, las municipales sintieron, por regla general, como más suyas las necesidades vitales y perentorias de la población: la vivienda, el transporte local, la salud de su región, la cultura, el comercio y otras urgencias de distribución de recursos materiales (bodegas, cafeterías, peleterías, peluquerías, tiendas, etc.) para sus grupos de vecinos y familias. Más tarde, en 1966, las Jucei dieron lugar a los Poderes Locales (1966-1976). Aunque, antes de su constitución, hubo algunos Planes Pilotos Experimentales en las regiones, en los municipios o en los barrios de: Marianao (en la ciudad de La Habana), en la región Mayabeque (provincia de La Habana) y en Nuevitas (provincia de Camaguey). Tales procesos evidenciaron que se necesitaba de una mayor descentralización de los recursos, aumentar la posibilidad de que las regiones, y luego los municipios, lograran que sus ciudadanos decidieran, de forma popular y abierta— lo que quiere decir más participativamente, tomando ellos mismos las decisiones y las formas de resolver los problemas— cuales eran las urgencias mayores de sus territorios y las formas en que se podían encauzar las soluciones desde las propias geografías. Fue una forma de vincular, aun más, al pueblo con el gobierno, de incentivar la iniciativa local, de dar mayor participación a las masas en la expresión y realización de sus intereses. El Poder Local: 1966-1976 El Poder Local también tuvo bastante complejidad en el cumplimiento de sus misiones debido, principalmente, por la centralización y control extremo, a pesar de que la descentralización fue una de sus premisas, de sus prerrogativas y actividades, así como por la asignación limitada de los presupuestos o recursos financieros que venían designados desde el poder central. Ello hizo ver la urgencia de una nueva división política administrativa más racional para los empeños de la dirección operativa del país. Pero los poderes locales sirvieron para encaminar la democracia participativa directa cubana hacia empeños superiores.

Su mayor adversidad la constituyó esa desproporción y las limitaciones geográficas y poblacionales, que correspondía con una no adecuada planificación física provincial y regional (llegaron a haber 400 municipios en el país, de 126 que existían antes de 1959) que tomaron más en cuenta los índices económicos para la producción en la agricultura, especialmente la cañera, y en la industria agro-azucarera, que otros índices socioculturales de tradición comunitaria y, además, de lazos económicos a nivel provincial, regional y municipal. También la Ofensiva Revolucionaria, desplegada en 1968, que significó la eliminación definitiva de la pequeña y mediana propiedad privada en las producciones y servicios,37 tuvo su impacto en el funcionamiento de los Poderes Locales. Luego de las últimas intervenciones, el Estado debió hacerse cargo de todo aquello que producían y servían los ex particulares y, de esa forma, muchos miembros cederistas —de los Comités de Defensa de la Revolución— y las federadas, de la Federación de Mujeres Cubanas, se convirtieron en administradores populares de los establecimientos intervenidos. Ello constituyó una verdadera escuela de cuadros de dirección. Otro de los métodos de dirección implantados fue que, si el Partido representaba a las masas trabajadoras, éste podía y debía elegir a los cuadros de dirección de la administración regional y, además, revocar del mandato a cualquiera de sus miembros que no cumpliera con sus obligaciones. Ello permitió homogeneizar el nivel regional, reducir las empresas agropecuarias en el país, mejorar la articulación del sistema político y la subordinación de los mismos al Partido Comunista de Cuba (PCC), así como una mejor adecuación del sector azucarero y una mayor experiencia de institucionalización en la nación. Paralelamente, en el plano municipal, esa estructura del Poder Local hizo que se reestablecieran las rendiciones de cuenta de los dirigentes ante la población en el territorio, aunque este esfuerzo democrático, poco después de 1968, comenzó a languidecer por la propuesta de hacer una zafra de diez millones de toneladas de azúcar en 1970. En esa gestión del trabajo participativo comunitario, barrial y de los distintos territorios (provincias, regiones y municipios) se notó un esfuerzo relevante en el ascenso del papel de la mujer en los órganos de dirección municipales. Crecieron, además, los centros de elaboración de alimentos, los jardines para la infancia (círculos infantiles), la industria de materiales de construcción para la repara-

37 Esta fue la última nacionalización de los pequeños comercios acometida en Cuba. Anterior de ella, en diciembre de 1962, se nacionalizaron alrededor de cinco mil pequeños y medianos puestos de servicios.

60

ción de viviendas y el crecimiento de escuelas técnicas, entre otros. Luego del incumplimiento de la zafra de los diez millones —solo se alcanzaron los ocho millones y 850 mil toneladas— el país comenzó un proceso de institucionalización y perfeccionamiento que implicó, además, la preparación del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba para brindar a la nación una nueva Constitución, un Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (SPDE) y una nueva División Política Administrativa (DPA) con 14 provincias, un municipio especial (isla de la Juventud, hasta 1978 Isla de Pinos) y 169 municipios. Las formas de gobierno establecidas entre 1959 y 1976, en los niveles superiores e inferiores, constituyeron una modalidad de apertura de la participación popular en los asuntos de su Revolución pero estuvieron condicionadas por diversos factores coyunturales y estructurales internos y externos, propios de esta etapa de transición del desarrollo socialista cubano. A través de estos órganos de gobierno el pueblo tuvo un mayor acceso a un espacio más para el debate y la discusión. La participación fue relativamente más alta en la polémica en torno de cómo resolver los problemas y la ejecución de las tareas, y bastante menos alta en las decisiones políticas y en su control a nivel micro. En el año 1974 se propuso un plan experimental en la provincia de Matanzas de una nueva forma de práctica democrática: el Poder Popular. Luego de un año y un poco más de enseñanzas y lecciones, este quedó ratificado como válido en el Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba celebrado en diciembre de 1975 y refrendado en la Constitución de la República de Cuba,38 aprobada el 24 de febrero de 1976, luego de un proceso de reuniones y consultas con todos los grupos y sectores sociales del país —seis millones 200 mil personas—, en el cual se le hicieron enmiendas y correcciones (16 mil personas hicieron propuestas). La Asamblea Nacional del Poder Popular, máximo órgano representativo del pueblo, quedó constituida el 2 de diciembre de 1976.

El Poder Popular: desde 1976 hasta la nuestros días39 La creación de este poder popular fue el epílogo de la provisionalidad de las estructuras del Estado revolucionario, las cuales habían cumplido a cabalidad y honrosamente sus funciones en los primeros años posteriores al triunfo revolucionario en que, dada la urgencia de efectuar cambios profundos, acelerados y rápidos, se requería de un aparato de poder ágil y operativo en el que se concentraran las facultadas legislativas, ejecutivas y administrativas en un solo órgano de dirección para enfrentar, además de las problemáticas de las transformaciones internas, la presión de las agresiones imperialistas y la acción de las organizaciones y bandas contrarrevolucionarias organizadas, armadas y financiadas por las agencias especiales de inteligencia de los Estados Unidos. Es en este instante histórico en que la Revolución, sus cuadros de dirección y el pueblo habían ganado en madurez y experiencias para arribar a conclusiones de cuál sistema organizativo, socio-económico-político, jurídico y democrático debía refrendarse y ser llevado a la práctica. A pesar del peso e influencia del modelo socialista esteeuropeo y de la Unión Soviética40 que fue, en muchos casos, copiado mimética y mecánicamente, la democracia cubana tuvo sus propias singularidades y originalidad. El Poder Popular, a diferencia de los anteriores sistemas de gobiernos participativos implantados, tuvo una estructura y funcionamiento que les posibilitó emplear los métodos más acertados para la solución de los problemas territoriales en todas las instancias. Ellos dieron cuerpo a la forma final, sometida a perenne perfección de un orden legal socialista estable para el funcionamiento del Estado cubano con el cual se garantizaría la presencia democrática, participativa y directa de las masas populares en la gestión del gobierno. Mediante el sufragio universal, directo y secreto, el sujeto popular cubano de cualquier sector, estrato social, sexo y raza puede participar en la elección y en la toma de deci-

38 Ver: Constitución de la República de Cuba, Editora Política, La Habana, 1976. 39 Ver: Olga Fernández Ríos: Formación y desarrollo del Estado socialista en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1988; Jesús P. García Brigos: Gobernabilidad y democracia: Los Órganos del Poder Popular en Cuba; reflexiones para un análisis a veinte años de su constitución, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1998; Miguel Limia y Jesús P. García: Contradicciones del desarrollo del sistema político cubano contemporáneo, Centro de Documentación del Instituto de Filosofía, 1990. (Inédito). 40 En 1972, Cuba ingresa en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME o COMECOM) y participa en el sistema de división socialista del trabajo que, aunque con algunas preferencias esenciales en los precios, facilitamiento de créditos e intercambios comerciales, constituyó un freno en la diversificación de la producción nacional, porque fue presionado para que produjera lo perentorio al resto de los países socialistas de Europa Oriental: azúcar, níquel, cobalto, críticos y otras materias primas con poco valor agregado.

No. 43

61

siones, control y fiscalización de los elegidos y de la efectividad de su trabajo e, incluso, revocarlos cuando ya no representaran sus intereses. Y más que todo, contribuir de forma colectiva e individual a la solución de los múltiples problemas de la comunidad (circunscripción, municipio, provincia y nación) y gobernar en todos los niveles. Otra de las características del sistema político democrático cubano es que el Partido Comunista no es quien nomina y elige. Cualquier persona que pertenezca a la circunscripción —no podía tener menos de 350 electores y no más de 500— puede proponer a algún otro vecino o ciudadano cubano siempre que no esté incapacitado mentalmente, ni esté inhabilitado judicialmente por delitos cometidos, mayor de 16 años, miembro o no del PCC, e independientemente de su manera de pensar en cuanto a política, religión, filosofía, etc. El máximo de candidatos por circunscripción es de ocho y el mínimo de dos. No se puede realizar campaña proselitista: todos los candidatos tienen los mismos derechos y sus biografías se exponen en lugares públicos. De acuerdo a sus méritos, carisma y capacidad de liderazgo, como de organización y voluntad de servicio, son elegidos aquellos que obtienen más del 50% de los votos de sus electores. Otro hecho a destacar en la democracia popular participativa y directa cubana es que en los Colegios o Mesas Electorales, incluyendo las urnas que son custodiadas por los pioneros, las organizaciones de masas como los CDR y la FMC brindan su apoyo directo a la convocatoria, organización, elaboración de los listados de electores y participan conjuntamente con todos los que lo deseen en el conteo de los votos emitidos. La implementación teórica y práctica de todos los reglamentos y disposiciones para que los Órganos del Poder

Popular funcionaran adecuadamente no los eximió de deficiencias, insuficiencias y errores en su evolución en estos años. Ellos fueron puestos en la picota durante el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas comenzado a finales de 1984, cobrando un impulso básico en la primavera de 1986.41 En el orden objetivo, se presentaron dificultades económicas y financieras reales en toda la nación para el buen funcionamiento, léase solución de todos los problemas de los órganos del Poder Popular a las diferentes instancias. Los recursos, en algunos casos extremadamente centralizados, no estuvieron a disposición de las provincias, municipios y mucho menos de los delegados de circunscripción; faltó la elaboración de algunas medidas y reglamentos que hiciera más efectivas las tareas a cumplir por el Poder Popular. Y todo ello en medio de la hostilidad creciente de las administraciones norteamericanas que obligaron al país a utilizar numerosos recursos en la defensa de la nación ante una posible agresión militar o bloqueo total.42 Es también objetivo señalar que el cumplimiento de las misiones internacionalistas en Angola y Etiopía absorbió mucha atención y recursos por parte del Estado y el PCC. Por otra parte, en el plano subjetivo se entronizó en algunas asambleas de rendición de cuentas del Delegado de la circunscripción formalismos que la convirtieron en reuniones rutinarias en donde el delegado solo exponía los logros alcanzados y no las deficiencias propias y las que correspondían a las instancias superiores, hubo falta de exigencia por parte de los electores hacia el delegado elegido, existieron dificultades burocráticas de diversos organismos del Estado que obstaculizaron la solución de los problemas de la población, al no cooperar y comprender la importancia de los poderes populares; muchos

41 Ver: Fidel Castro Por el camino Correcto. Compilación de textos. 1986-1987, Editora Política, La Habana, 1987; Por el Camino Correcto, Editora Política, La Habana, 1988; y, En la trinchera de la Revolución. Selección de discursos, Editora Política, La Habana, 1990; En la Trinchera de la revolución (4 de abril de 1990- 19 de abril de 1991), Editorial José Martí, La Habana, 1991. Asimismo debe verse: Fidel Castro. Un Grano de Maíz. Entrevista con Tomás Borge, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1992; Pedro Mironchouk Cronología crítica de la Perestroika y el Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas. 1985-1989, Inédito; Darío Machado Nuestro propio camino. Análisis del proceso de rectificación en Cuba, Editora Política, La Habana, 1993; Carlos Badal La industria azucarera y otros rubros económicos en los inicios del Período Especial. 1990-1991, Inédito; y, Orlando Cruz Capote: Apuntes para un estudio histórico del impacto ideopolítico de la Perestroika en Cuba. 1985-1991. Inédito. 42 Desde mayo de 1980, la Revolución y, en especial, sus Fuerzas Armadas Revolucionarias, instrumentaron la denominada “Concepción de Guerra de Todo el Pueblo” que consistió en el fortalecimiento del sistema defensivo del país (modernización y aumento de la capacidad combativa y de fuego de sus cuerpos de ejércitos, divisiones y batallones), la creación de las Milicias de Tropas Territoriales, los Consejos de Defensa Populares a nivel de provincia, municipio y territorio; así como la creación de unidades especiales de vigilancia, producción y defensa; la construcción de túneles populares, la protección de las unidades militares, sus hombres y armamentos. En esta concepción cada ciudadano sabe donde dirigirse en caso de agresión militar, y donde obtener un arma de combate, una mina antipersonal o antitanque y, a actuar por si solo o un grupo contra el enemigo. Aunque el ejército profesional tiene una gran responsabilidad en el rechazo inicial del agresor, posteriormente, en caso de que el país fuera ocupado entraría a desempeñar un papel fundamental la resistencia de los pelotones y las escuadras de cualquiera de las unidades de combate, regulares e irregulares, que no permitirían que el invasor pudiera conquistar el país por tiempo indefinido.

62

ciudadanos desconocieron parcialmente las potencialidades de estos órganos de representación popular y no ejercieron su rol de gestión, controlador y fiscalizador del funcionamiento de los mismos y de su posibilidad real de cambiar situaciones anormales e irregulares en el funcionamiento de entidades que estaban bajo la subordinación de los mismos. De todas formas, la instauración del Poder Popular como parte esencial del proceso de institucionalización y de democratización del Estado y la sociedad fue un éxito tal que no puede ser opacado por cualquiera de las fallas. Sus mecanismos dispuestos al perfeccionamiento permitieron en esos años ir trabajando en la corrección de las lagunas y faltas, y mejorarlos paulatinamente en una sociedad en permanente actitud crítica ante su propia obra en construcción. Un ejemplo de este ánimo de corrección y superación se brindó en 1988 cuando fue constituida una forma intermedia de dirección del Poder Popular entre el delegado de la circunscripción y el municipio: el Consejo Popular,43 compuesto por un número determinado de delegados y representantes de las organizaciones políticas y de masas, con el fin de viabilizar el funcionamiento de los órganos del Poder Popular y la solución de los problemas de la población. La Nueva Reforma a la Constitución de la República (1992-1993) y la contemporaneidad. En 1991, en pleno Período Especial,44 como se llamó en Cuba a la situación de crisis económica vivida por el país luego del derrumbe del Muro de Berlín en 1989, la destrucción del socialismo y la desaparición de la URSS y su

socialismo en 1991, se celebró el Cuarto Congreso del Partido Comunista de Cuba.45 Allí se tomó en cuenta la nueva situación internacional y nacional y se propusieron algunos cambios constitucionales esenciales, así como se perfeccionó la democracia socialista. Paradójicamente, diferente a lo que expresaron los medios de comunicación e información extranjeros acerca de que la Revolución Cubana caería bajo el efecto dominó de los cambios mundiales, o que vendría una etapa de endurecimiento de la política interna en la Isla —el mito creado por la campaña imperialista de la represión en el proceso revolucionario cubano—,46 la dirección política del país convocó a sus militantes y a la población a incorporar a los creyentes de todas las religiones en las filas del partido; además convocó a que desde la circunscripción de los vecinos se propusiera al 50 % de los delegados para la Asamblea Nacional del Poder Popular. Estos cambios fueron refrendados en votación popular nacional y se instituyeron en 1992.47 Las comisiones de diversas organizaciones políticas —la Unión de Jóvenes Comunistas—, de masas y sociales pudieron proponer sus predelegados directos también a la máxima instancia de dirección del país. La nación cubana y su Revolución, en medio de una situación de sobrevivencia extrema48 (hubo momentos en que el petróleo estaba en un buque anclado en el puerto y no podía utilizarse porque no había dinero para pagarlo), hizo una gran apuesta por una democracia más abierta, participativa y directa. Y todo ello a pesar del oportunismo norteamericano que incrementó sus medidas punitivas contra Cuba: se firmó la Ley para la Democracia en Cuba o Ley Torricelli, en 1992,49 con un “doble carril” (Two Track), uno más suave (terminar con la Revolución Cubana con “el beso o el abrazo amoroso de la muerte”) y

43 Ver: José Ramón Machado Ventura Sobre los Consejos Populares, en Granma, La Habana, 5 de julio de 1988, pp. 1-2. 44 El Período Especial lo anunció el Comandante en Jefe Fidel Castro, en su discurso del 28 de septiembre de 1990, ocasión de un aniversario de fundación de los Comités de Defensa de la Revolución. 45 Ver: Fidel Castro Ruz IV Congreso del Partido Comunista de Cuba. Santiago de Cuba, 10-14 de octubre de 1991. Discursos y documentos, Editora Política, La Habana, 1992. 46 En los últimos días de mayo de este año (2007), El Nuevo Herald, de Miami, ha estado comparando la dictadura de Augusto Pinochet en Chile con la Revolución Cubana, planteando que en Cuba se han asesinado y torturado más ciudadanos que en Chile. Además, de forma cínica están acusando a Cuba revolucionaria de tener más asesinatos que en el período del tirano Fulgencio Batista (1952-1958). 47 Ver: “Constitución de la República de Cuba. Nuestras reformas ratifican el rumbo de nuestra Revolución democrática y socialista”, en periódico Granma, 22 de septiembre de 1992, La Habana, 1992. 48 Ver: Orlando Cruz Capote: “Unas notas y dos visiones sobre la Perestroika y sus consecuencias”, Revista Cubana de Ciencias Sociales, No.36-37, Instituto de Filosofía, La Habana, 2006. 49 Ver: “Ley para la Democracia Cubana de 1992. (Proyecto Torricelli), en Cuadernos Nuestra América, Vol. IX, No. 18, enero-julio, La Habana, 1992..

No. 43

63

otro que es una franca ingerencia. Más tarde, en 1994, se aprobó la Ley Helms-Burton50 que reconoció como “legitima” la extraterritorialidad del bloqueo norteño a la Isla.51 Durante todo este período de grandes dificultades materiales y hasta espirituales para la población cubana ha habido un incremento de las prácticas democráticas desde el pueblo, o sea desde abajo, cambiándose en algún sentido el verticalismo en el funcionamiento o ejercicio del poder.52 Ello constituyó una necesidad paradójica del momento histórico que aun se vive en Cuba, en que los recursos del Estado, planificando, regulando y controlando al máximo, se utilizan para lo básico de la sustentación del país y de su población. Muchas soluciones a viejos y nuevos problemas se están desarrollando en la sociedad cubana partiendo de no esperar por los remedios parciales y finales que puedan provenir de los poderes centrales o provinciales. Se están desplegando prácticas comunitarias o vecinales en la construcción de viviendas, con esfuerzos propios, incluso algunos materiales como los ladrillos han sido hechos por los ciudadanos; algunas provisiones de alimentos básicos se logran con la organización de organopónicos en los que el Estado solo realiza una inversión inicial, y luego la fuerza de trabajo, los precios a los productos y la venta lo realizan los propios vecinos de las zonas aledañas; se construyen caminos en lugares de difícil acceso gracias a la iniciativa y cooperación de los miembros de una comunidad o de un barrio. Asimismo, se han repartido pequeñas extensiones de tierras para que algunas familias y colectividades las hagan funcionar para el mercado interno, fundamentalmente, aunque hay posibilidades de que actúe el comercio exterior. En el campo, principalmente en las zonas serranas,

se han creado condiciones mínimas para que haya un retorno de la fuerza de trabajo que emigró de forma forzosa cuando la lucha contra las bandas contrarrevolucionarias (1960,1966, 1967) y las marchas a las zonas urbanas de mayor desarrollo. Este plan, denominado Plan Turquino se propone recuperar la producción de cacao y café, así como reforestar las montañas cubanas. Entre las potencialidades existentes en los municipios y las localidades en Cuba se pueden mencionar: 53 • La estructura del sistema del Poder Popular, que ofrece amplias posibilidades de canalizar democráticamente una amplia y efectiva participación popular al articular los diferentes niveles de dirección y administración con un razonable grado de autonomía, que podría utilizarse aún más en la medida en que el empuje y el accionar de los gobiernos municipales y provinciales demuestren su capacidad de ser cada vez más protagonistas de los procesos de desarrollo en sus respectivos niveles. Además, en el país existe un sistema de información y coordinación que regula, controla y evalúa la actividad en los municipios, las provincias y en la nación: el Plan General de Ordenamiento Territorial y Urbanismo, y/o el Plan General de Urbanismo que elaboran las Direcciones Municipales de Planificación Física; el Plan de Gestión Ambiental elaborado por la dirección municipal del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), y los trabajos realizados por las Direcciones Municipales de Economía y Planificación. La existencia de diferentes redes sociales correspondientes al funcionamiento de estructuras localizadas en esta escala que pertenecen a organizaciones que se extienden hasta el nivel nacional, y que cuentan con una capacidad movilizadora y de coherencia social.

50 Ver: “Ley de la Esclavitud. Texto íntegro de la Ley Helms-Burton”, Impreso por Divulgación e Imprenta de las Oficinas Auxiliares de la Asamblea Nacional del Poder Popular, La Habana, 1996. Estos fueron los años también en los que hubo publicaciones derrotistas y muy anticubanas. Ver: Andrés Oppenheimer La Hora Final de Castro, ED. Javier Vergara, Buenos Aires, Argentina, 1992; y de Jorge G. Castañeda La Utopía Desarmada. Intrigas, dilemas y promesa de la izquierda en América Latina, Editorial Espasa / Ariel, Buenos Aires, 1994.. 51 Cuba confeccionó documentos jurídicos, amparados por juicios políticos públicos ante las acciones ilegales del bloqueo norteamericano. Ver: Demanda del Pueblo de Cuba al Gobierno de los Estados Unidos por Daños Humanos, Editora Política, La Habana, 1999; Demanda del Pueblo Cubano al Gobierno de los Estados Unidos por Daños Económicos, Editora Política, La Habana, 2000. 52 A esta dificultad se suma la excesiva centralización en la toma de decisiones; lo compleja que significa la doble circulación de la moneda nacional – CUC convertible y el peso normal -; la necesidad de descentralizar la gestión empresarial y que se delimite sus atribuciones y funcionamiento; la carencia relativa de una normativa institucional diáfana sobre la gestión y el control de los gobiernos municipales; excesiva rigidez en la legislación que regula la actividad económica y financiera; marcada escasez de recursos materiales y financieros locales y, el aún insuficiente reconocimiento del municipio como instancia gestora del desarrollo local. 53 Ver: Aimeé González Ferriol y Yunaimys Samper Cámara Iniciativa municipal para el desarrollo local: una propuesta novedosa, en Desarrollo local en Cuba. Retos y perspectivas, Ada Guzón (Compiladora), Editorial Academia, La Habana, 2006, pp. 122-141.

64

La existencia de recursos humanos con niveles de instrucción adecuados que facilitan y potencian las necesarias transformaciones para proveer a la sociedad local de un nuevo dinamismo. Esto es posible por la política educacional que ha desarrollado la Revolución a lo largo de más de cuatro décadas, y que se caracteriza por su universalidad y el reconocimiento del rol del capital humano en el desarrollo del país. • La creación de las Sedes Universitarias Municipales (SUM) ha venido a sumarse al esfuerzo por elevar el nivel de los recursos humanos. Su desarrollo y consolidación podría convertirse en un bastión de investigación, innovación y transferencia tecnológica que responda a las condiciones, necesidades y retos específicos de cada territorio. Así como un instrumento fundamental para la educación ambiental, cívica y ética en gran escala, partiendo del menor nivel (los barrios, las comunidades, las localidades y los municipios). La presencia de centros de investigación de diferentes ramas científicas, incluyendo las aplicadas, los polos científicos que funcionan como órganos coordinadores de las actividades de ciencia y tecnología en todas las provincias y algunos municipios. Los numerosos programas nacionales que ha implementado la Revolución— Batalla de Ideas54— en el ámbito de la política social, que se ha caracterizado por su universalidad y que, últimamente se ha dirigido a los grupos más vulnerables: los jóvenes sin estudio y trabajo, las personas de la tercera edad, los discapacitados, los individuos con disfuncionalidad en el seno familiar, los colectivos que han emigrado hacia los núcleos urbanos y no poseen formas de vida adecuada, etc. La existencia de capacidades y recursos ociosos o sin explotar adecuadamente en los municipios, que

constituyen vacíos entre las diferentes políticas productivas nacionales —industria local, por ejemplo, que resuelve empleo y un salario a los miembros de las comunidades—, y sectoriales o que no han sido utilizados eficientemente por estas instancias, y que por sus características es más adecuado gestionarlos a nivel local. La estructura institucional, organizativa y funcional, del Instituto de Planificación Física, especializado en la problemática territorial, y la labor que realizan desde sus delegaciones todos sus miembros, facilitaría la promoción, intercambio y sistematización de las diferentes experiencias de desarrollo local. La existencia de políticas de desarrollo socioeconómico con una lógica a nivel nacional, a partir de la cual se engranan a través de objetivos estratégicos territoriales las principales líneas de acción de las provincias y municipios, lo que permite articular los diferentes procesos de desarrollo local.

Los lugareños apoyan de manera decidida y voluntaria, con iniciativa propia además, la limpieza del entorno, creándose además una educación o conciencia ambiental que no permita la creación de vertederos de basuras que atraigan o sean criaderos de vectores de enfermedades contagiosas; en zonas rurales se práctica la cría de peces de agua dulce en ríos, lagunas, embalses y presas; existe un espíritu cooperativo con algunas ONG que no condicionan la ayuda a las comunidades en específico, lográndose la potabilización del agua, la creación de empleoscon la construcción de pequeñas manufacturas o talleres artesanales, cierta envergadura industrial o de servicios que permite la creación de algunos empleos para los vecinos de ese lugar, etc. En este esfuerzo están presentes las Pequeñas Industrias Locales y sus producciones de necesidad vital para la ciudadanía.

54 Ese es el comienzo de la “Batalla de Ideas”, iniciativa que desarrolla la Revolución, especialmente, la Unión de Jóvenes Comunistas y toda la juventud cubana con vistas a fortalecer el nivel de información, educación ideológico-política y cultural integral de las masas populares. De esa idea original se evoluciona hacia un plan educacional y cultural muy ambicioso que contempla la ya mencionada universalización de la enseñanza universitaria que llega a todos los municipios del país; la impartición de clases de variadas asignaturas por dos nuevos canales educativos de la televisión cubana; el desarrollo de las Mesas Redondas Informativas; la construcción de la “Tribuna Antiimperialista” en la zona aledaña a la Oficina de Intereses de EE.UU. en La Habana; el plan de preparación y formación de maestros emergentes integrales y trabajadores sociales con el fin de atender a un promedio de 20 alumnos por aula y llegar a los sectores de la población más necesitados en su propia comunidad, tanto a los de la tercera edad como a los jóvenes que habían quedado sin trabajar y estudiar, respectivamente; el perfeccionamiento del sistema de salud del país: construcción y renovación técnica de policlínicos y salas de rehabilitación en hospitales, clínicas y consultorios del médico de la familia, estudios de genética para precisar antes del parto posibles malformaciones genéticas en los recién nacidos, producción de retrovirales contra el SIDA; introducción de la televisión, el video y la computación en la enseñanza primaria, secundaria y preuniversitaria; construcción de Clubes de Computación juveniles y para toda la población; política de seguridad y asistencia social más justa hacia los jubilados y personas con bajos subsidios estatales; desarrollo de un amplio plan de inversiones en las instalaciones de investigación científica de avanzada (biotecnología, biología molecular, genética, etc) con miras a obtener medicamentos y equipos médicos de alta calidad; construcción de Escuelas de Instructores de Artes en todas las provincias y algunos municipios, etc. Actualmente se estima en más de 150 los planes de desarrollo integral que despliega la “Batalla de Ideas”.

No. 43

65

Pero todo ello se logra, y hay que expresarlo, gracias a la gestión del Delegado del Poder Popular que hoy, más que nunca, además de estar identificado con la causa de la Revolución y la Patria, tiene vocación de servicio, y también es capaz, por su capacidad de liderazgo y de convocatoria, de influir o aceptar las propuestas innovadoras y creativas de su población, todo en un diálogo interactivo. En el plano de la cultura, también los efectos son visibles. Hoy, conjuntamente al esfuerzo de los trabajadores sociales, los instructores de arte y los maestros emergentes dentro de la sociedad, los miembros del Poder Popular en las circunscripciones y los Consejos Populares realizan muchas acciones para rescatar las tradiciones, las creencias, el folclor y los mitos de muchas zonas de la Isla. Fiestas, bailes, costumbres, actividades educativas, culturales y recreativas con los miembros de la tercera edad, como también con los niños y jóvenes, se realizan gracias a la iniciativa de muchos de estos verdaderos promotores de la salud, la educación y la cultura. Los espacios de la sociedad civil en Cuba se han ensanchado, a pesar de las campañas que desinforman al respecto señalando que en la Isla no existe una sociedad civil y que, si sólo existe algo de ella, se debe a la Iglesia Católica que, por cierto, tiene una actividad enorme en el campo social.55 Pero hay que recordar que Cuba es una nación uniétnica aunque multicultural, que realizó y efectúa (la identidad nacional es un proceso continuo de construcción social) una verdadera transculturización y sincretismo religioso con los africanos y otros grupos de emigrantes que estuvieron arribando a la Isla hasta 1931, especialmente. Por lo tanto, las creencias religiosas en Cuba son diversas y heterogéneas, desde la católica, las protestantes, las diferentes religiones, mitos y ritos de origen africano de más de 15 naciones actuales, de la presencia de cultos religiosos haitianos y de otras denominaciones. Sin embargo, la amplitud y la dinámica de la sociedad civil y la sociedad política se corrobora cuando se conoce

que alrededor de ocho mil asociaciones de toda índole están inscritas en el Ministerio de Justicia y gozan de posibilidades reales de convocar y reunir a sectores de la población en infinidad de actividades no lucrativas. Que ellas tienen un fin, sobre todo, educativo, cultural o de otra índole que no dañe a la nación, su independencia, soberanía y su seguridad, además de su socialismo aprobado en referéndum popular en el 2002, ante una posible agresión externa o inestabilidades políticas internas alimentadas por fuerzas exógenas. Epílogo La realidad de la democracia participativa directa y representativa en Cuba es un hecho demostrable que posee más de 49 años de ejecutoria, experiencias, enseñanzas, lecciones positivas y negativas. Sin embargo, no se está satisfecho con lo realizado en el terreno de la participación popular. Cuba es un laboratorio social en que, constantemente, se ponen a prueba nuevas formas de viejos y nuevos protagonismos de los diversos sujetos sociales.56 Muchos de ellos han cambiado con las nuevas condiciones del Período Especial. Hay un cambio o transición de generaciones, existe una mayor movilidad social y laboral, han aparecido nuevos fenómenos en el cuerpo social y otros han renacido con mayor fuerza como la economía mixta y privada (no reducida a los agricultores pequeños), la propiedad extranjera limitada, la propiedad social, la cooperativización en ascenso (de producción, crédito y servicios, Unidades Básicas de Producción Cooperativa, etc.) que han complejizado el escenario socioeconómico interno.57 Paralelamente, han surgido, producto del bloqueo norteamericano, el derrumbe del socialismo este europeo, y de la URSS por insuficiencias y deficiencias internas: conflictos de valores, marginalidad, ciertos niveles de corrupción en la base de la organización social que han conllevado a nuevas formas de enfrentamiento colectivo (familiar, la-

55 Las iglesias en Cuba, tanto católicas como protestantes o de otra denominación, despliegan un gran trabajo social en la lucha contra el SIDA, contra el alcoholismo, por la educación moral y cívica de los ciudadanos, y por supuesto, desarrollan el adoctrinamiento religioso. Todo ello lo realizan con entera libertad de culto. 56 Ver: Mayra Espina y otros, Reproducción de la estructura socioclasista cubana: cinco tesis acerca de sus rasgos generales, en La transición socialista en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1994; Mayra Espina; Lucy Martin y Lilia Núñez Reajuste económico y cambios socioestructurales, en revista Cuba Socialista, No. 21, La Habana, 2001, pp. 6-26; Miguel Limia Las contradicciones esenciales del desarrollo de la sociedad cubana contemporánea, en Revista Cubana de Ciencias Sociales, No. 28, La Habana, 1991; Manuel Menéndez Algunas consideraciones sobre el tema de la estructura socioclasista en Cuba, en revista Cuba Socialista, No. 21, La Habana, 2001; Manuel Menéndez (Compilador), Los cambios en las estructuras socioclasista, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2003. 57 Ver: Fernando Martínez Heredia Desafíos del socialismo cubano, Centro de Estudios de América, La Habana, 1988; “Cuba, liberación, socialismo y democracia”, en Cuadernos de Nuestra América, No. 15, julio-diciembre, La Habana, 1991.

66

boral y comunitario) e individual para persuadir a estos que han extraviado el rumbo de los valores socialistas. No solo a través del castigo judicial —las normas jurídicas y de derecho penal— sino del trabajo político e ideológico, del llamado a la ética, a la vergüenza de los hombres y mujeres que construyen el socialismo voluntariamente a 90 millas del mayor poder imperial de la historia. En este momento el papel de la sociedad civil debe crecer, desarrollarse y ampliar sus zonas de acción y reflexión. El seno de la familia, el colectivo laboral, el colectivo social —comunitario o barrial—, las asociaciones y organizaciones en que los individuos actúan y conviven debe redimensionarse. No todo puede dejarse a las autoridades y las organizaciones políticas, sino que la educación debe forjarse, en buena parte, desde abajo con una superior civilidad patriótica y socialista. El espacio y el tiempo histórico requieren la participación de todos. Nuestra sociedad no es perfecta pero no cejaremos de luchar por perfeccionarla. Solo la democracia, como forma y contenido del socialismo, puede transformar y fortalecer la Revolución Cubana. Bibliografía
• Martínez Heredia, Fernando. “Cuba: problemas de la liberación, el socialismo, la democracia” Cuadernos Nuestra Améri, ca, No. 17, jul-dic, La Habana, 1991 Martínez Heredia, Fernando. “Nación y sociedad en Cuba” , Revista Contracorriente, No. 2, La Habana, 1995. Cruz Capote Orlando y otros autores. Historia de la Revolución Cubana, Tomo V y VI, En, Archivo del Instituto de Historia de Cuba, Investigación Inédita, 1991.y revisada en el año 2001. Buch, Luis M. Gobierno Revolucionario Cubano. Génesis y Primeros Pasos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1999 Buch, Luis M. y Suárez, Reynaldo. Otros Pasos del Gobierno Revolucionario, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2002.

Grobart, Fabio. El proceso de formación del Partido Comunista de Cuba, en Trabajos Escogidos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1985. Rodríguez, José Luís. Dos ensayos sobre la economía cubana, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1984; Acosta José. Cuba: de la Neocolonia a la construcción del socialismo (I), en Revista Economía y Desarrollo, No. 19, La Habana, 1973 Guevara, Ernesto. El socialismo y el hombre en Cuba, Obras 1957-1967, En Dos Tomos, T. II. , Casa de las Américas, La Habana, 1970. Constitución de la República de Cuba, Editora Política, La Habana, 1976. Fernández Ríos, Olga. Formación y desarrollo del Estado socialista en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1988 García Brigos, Jesús P. Gobernabilidad y democracia: Los Órganos del Poder Popular en Cuba; reflexiones para un análisis a veinte años de su constitución, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1998; Limia Miguel y García, Jesús. Contradicciones del desarrollo del sistema político cubano contemporáneo, Centro de Documentación del Instituto de Filosofía, 1990. (Inédito). Castro Ruz, Fidel. En la trinchera de la Revolución. Selección de discursos, Editora Política, La Habana, 1990; Castro Ruz Fidel. En la Trinchera de la revolución (4 de abril de 1990- 19 de abril de 1991), Editorial José Martí, La Habana, 1991. Machado Ventura, José Ramón. Sobre los Consejos Populares, en Granma, La Habana, 5 de julio de 1988. Espina, Mayra y otros, Reproducción de la estructura socioclasista cubana: cinco tesis acerca de sus rasgos generales, en La transición socialista en Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1994 Martínez Heredia, Fernando. Desafíos del socialismo cubano, Centro de Estudios de América, La Habana, 1988; Cuba, liberación, socialismo y democracia, en Cuadernos de Nuestra América, No. 15, julio-diciembre, La Habana, 1991.

• • Peláez, María Julia y Rodríguez, Carmen. El Poder Popular. Alternativa cubana a la democracia, Editorial Historia, No. 10, Instituto de Historia de Cuba, La Habana, 2006.

No. 43

67

Empresarismo social en el Municipio de Medellín
Catalina Pacheco G. Coordinadora de Proyectos Empresarismo Social Municipio de Medellín

¿La empresa privada como medio y no como fin?
Eso suena muy raro y espere le cuento el resto… ¿Que la maximización de las utilidades económicas no es lo único importante?, ¿Que las personas por medio de una empresa privada pueden asumir el rol del Estado para garantizar bienestar social?, ¿Que hay empresas de este tipo en Medellín? Pues sí, pero si deja de leer en este instante se va a perder de conocer esta propuesta de desarrollo social y económico que ya tiene a más de una persona e institución bien “encarretada” . Todo empezó por la preocupación de unas ONG con dos asuntos. El primero, que la mayoría de las iniciativas de ciudad que tenían un alto beneficio social no eran sostenibles económicamente y por tal razón su permanencia era incierta y dependiente de la voluntad de otros; y el segundo, que los profesionales y empresarios no le estaban apostando a empresas que generaran desarrollo local más allá de la generación de empleo. Algo había que hacer, algo concreto que abriera nuevos caminos. El reto fue identificar un país con características similares a Colombia, que tuviera un modelo práctico y ejecutable donde se combinara lo empresarial y lo social. Entre los contactos realizados, los italianos llevaban la delantera con su propuesta de Empresarismo Social. Después de establecer contacto con el Consorzio Gino Matarelli de Italia y principales actores del tercer sector, gubernamentales y de educación superior de Medellín, se firmó un convenio1 para la difusión e implementación del empresarismo social en el territorio antioqueño, que

Resumen
El empresarismo social es una tendencia reciente en Colombia. Para dar explicación tanto al concepto, como a la experiencia y al proceso que se vive en la ciudad de Medellín, se propone la comparación con la experiencia italiana, la cual presenta un modelo sostenible que combina lo empresarial y lo social.

Abstract
Social business is a recent tendency in Colombia. In order to give an explanation to the concept, as well as to the experience and the process that is current in the city of Medellín, it is proposed the comparison with the Italian experience which shows a sustainable pattern that combines business with social matters.

Palabras clave
Empresarismo social, desarrollo local, sostenibilidad, fortalecimiento empresarial.

Key Words
Social business, local development, sustainability, entrepreneurial strengthening.

1 Promoción de Empresas Sociales Sostenibles en Medellín – Comunas 3 y 7 y Antioquia – Municipios de Santa Rosa de Osos y Caucasia”. Gestores: Municipio de Medellín, Gobernación de Antioquia, Corporación Antioquia Presente, Corporación Región, IDEA, Planea, Federación Antioqueña de ONG, Universidad EAFIT y el Consorcio Gino Matarelli.

68

comprende cuatro empresas piloto en Medellín, una en Santa Rosa de Osos y otra en Caucasia. Con tantas entidades importantes, cómo limitar el convenio a la conformación y consolidación de seis empresas sociales piloto que sirvan de modelo (dos en Antioquia y cuatro en Medellín). El compromiso va más allá, abarca el desarrollo de una estrategia educativa a cargo de la Universidad EAFIT, la promoción del tema en Medellín y Antioquia, la vinculación con otros entes y programas de emprendimiento y la legitimidad jurídica que requiere una iniciativa de estas magnitudes. Por la Alcaldía de Medellín, Empresarismo Social hace parte de Cultura E, un programa que promueve la cultura del Emprendimiento por medio de la promoción y apoyo a la creación y fortalecimiento empresarial que responda a las necesidades sociales y del mercado haciendo énfasis en la innovación. Durante el 2006 y 2007 se han implementado cinco empresas sociales: Ser Legal sí Paga que realiza servicios de prevención del delito; Tres Telecentros Empresariales: Fátima, Villa Guadalupe y 12 de Octubre, que generan desarrollo local a partir de las tecnologías de la información y la comunicación; Medellín en Escena, que ofrece servicios artísticos y culturales. Cada proyecto piloto tiene una entidad que lo acompaña (agente de desarrollo) y más que entidades hay personas comprometidas, que desde el primer momento le han metido toda la energía a este cuento, no como una panacea o solución a todos las necesidades sociales, pero sí como la apuesta a un nuevo camino… que como lo identificaron las ONG, bastante falta hacía. Propuesta italiana Después de tanto contexto, ¿Qué tiene de novedosa la propuesta de los italianos? Para dar respuesta a esto hay que mencionar los elementos principales de su empresa social: • Es una organización privada con autonomía financiera, evaluada por medio de indicadores de desempeño social y económico. La figura jurídica más común es la cooperativa social.

Gestión democrática y participativa. Participación en la toma de decisiones de trabajadores retribuidos, asociados, voluntarios y beneficiarios. Tiene producción en forma estable y continua de bienes y servicios. Se especializan en lo que hacen. Compite en el libre mercado como cualquier otra empresa. Es sin finalidad de lucro. Hay redistribución de la riqueza, conocimiento y demás recursos al interior de la empresa y con el entorno territorial, también llamada mutualidad interna y externa. Produce bienes y servicios de “utilidad social” caracte, rística principal que la diferencia de otras empresas al tener una “finalidad de interés colectivo” . Es innovadora en el producto (bienes y servicios), en el proceso a través del cual se organiza la producción y en la manera en que se distribuyen los beneficios (mutualidad). Los valores, principios y objetivos para lograr bienestar social son compartidos y sentidos por todos los integrantes de la empresa (Pacto asociativo). Eje central en la planificación y ejecución de sus actividades. Resalta el valor de ser individual, sin descontextualizarlo de su entorno, relaciones y necesidades. Está en constante colaboración e integración con otras empresas sociales.

Es decir, una empresa social es el resultado de la autogestión comunitaria con el fin de responder a necesidades de índole social de un territorio, mediante el desarrollo de buenas prácticas empresariales, trabajo en red y con un claro propósito del bienestar del ser. Lo más importante de este modelo italiano es que su aplicación no es impuesta, sino que a partir de la transferencia de conocimiento, experiencia y acompañamiento se va construyendo el propio modelo colombiano. Hasta ahora todo suena muy bonito, pero ¿cómo se lleva a la práctica? En Italia y Medellín se están enfocando bajo dos propósitos diferentes, pero igual de importantes:

No. 43

69

Servicios a la persona (tipo A) •

Tipologías de empresa social Integración laboral de personas excluidas del trabajo formal (tipo B) • Brindan espacios de trabajo a personas que son excluidas del trabajo formal, tales como prisioneros y exprisioneros, desplazados, discapacitados físicos y psíquicos, exdrogadictos, entre otros. Es una práctica que genera beneficios para los integrados laboralmente y también ventajas económicas para la sociedad. La mayor parte de los recursos para su sostenimiento lo obtienen de prestar actividades a privados como jardinería, maquilas, agricultura urbana y rural, turismo, prestación de servicios, etc.

Prestación de servicios a población vulnerable: cuidado del adulto mayor, de los niños y niñas; rehabilitación de discapacitados físicos y psíquicos; recreación; centros socio-educativos para la prevención del delito, la desnutrición, etc. Tiene un impacto social reconocido como tal.

• •

Su mercado objetivo es, en mayor medida, el ente público, después las organizaciones del tercer sector y por último los entes privados.

• • • • • • • • • • • •

Características comunes más destacadas Eje central: el bienestar humano, la persona. Responde a necesidades sociales. Organizaciones privadas sin ánimo de lucro. Autonomía financiera, política, de decisión. Evaluadas por indicadores económicos y sociales. Compiten en el libre mercado. Especialización en un servicio y/o producto. Presencia activa de asociados, trabajadores, voluntarios y beneficiarios. Multiplicadoras de otras empresas sociales. Trabajo y logros en red. Generalmente hacen parte de un consorcio. Usan instrumentos de la empresa privada con ánimo de lucro.
Fuente: Equipo de trabajo Empresarismo Social - Municipio de Medellín, Consorcio Solidarieta en Rete, Milán

Origen de una empresa social en Antioquia El origen de una empresa social se diferencia notablemente del origen de una empresa privada, principalmente por el proceso vivido por los gestores y agentes de desarrollo previo a la formulación del plan de negocios y los criterios en la selección del producto a ofrecer (bienes y servicios). A grandes rasgos, el proceso que se está siguiendo en Antioquia para su conformación consiste en:

70

Características comunes más destacadas 1. Sensibilización en empresarismo social. 2. Análisis de la organización en aspectos sociales y de gestión administrativa y del servicio. 3. Caracterización del territorio donde está la comunidad para identificar y corroborar las necesidades supuestas. 4. Elaboración del plan de negocios. 5. Análisis de viabilidades sociales y empresariales. 6. Formalización o constitución de la empresa social. 7. Acompañamiento en la fase de arranque y consolidación. 8. Trabajo en red: colaboración e integración con otras empresas sociales 9. Empresa social consolidada, multiplicadora de nuevas empresas sociales. A Reorientación

Fuente: Equipo de trabajo Empresarismo Social, Municipio de Medellín

Si aún tiene dudas sobre esta nueva propuesta, lo invitamos a que esté muy pendiente de lo que va ocurriendo en la ciudad, porque el asunto está “pegando” y despegando.

No. 43

71

Participación ciudadana e innovaciones en participación pública no gubernamental: Reino Unido – América Latina. Avance de investigación.
“Entre más la gente normal se asuma como ‘política’ menos se tendrá una ‘clase política’ que los pueda manipular. Si usted tiene conciencia política, más aprende a defender sus propios procesos y los puede ayudar a profundizar” . (Zander Navarro)

Ómar Urán Investigador

Key words
Local development, participative budgets, social inclusion, citizenship participation, public politics, governance.

Resumen
La experiencia de participación pública en las ciudades de Medellín, Porto Alegre, Caracas, Bradford y Manchester en relación con las políticas de inclusión social, construcción de tejido social y presupuestación participativa es comparada en este artículo, en el cual se presentan los avances de un proyecto de investigación que busca explorar las innovaciones que están ocurriendo en cada ciudad en materia de participación de actores no gubernamentales en la construcción de política pública y participación ciudadana.

Presentación de la investigación El proyecto se desarrolla actualmente en cinco ciudades: tres latinoamericanas (Medellin, Porto Alegre y Caracas) y dos del Reino Unido (Bradford y Manchester). El proyecto busca explorar las innovaciones que están ocurriendo en cada ciudad en términos de participación pública por actores no gubernamentales, así como entender cómo influyen los contextos sociales, políticos e institucionales en el despliegue y desarrollo de las mismas. En general, estas ciudades han sido escogidas porque comparten ciertos antecedentes industriales, su complejidad y conflicto social, la variedad de sus conexiones a la economía global y sus altos niveles de inequidad y pobreza. Este proyecto se enfoca en los espacios de innovación en la participación ciudadana en políticas públicas, los cuales han sido notables en América Latina desde la década

Abstract
The experience of the public participation in the cities of Medellín, Porto Alegre, Caracas, Bradford and Manchester, related to the policies of social inclusion, building of social fabric and participative budgeting is compared in this article, which presents the advances of a research project that looks for exploring the innovations that are coming up in each city with the participation of non-governmental actors in the building of public politics and citizenship participation.

Palabras clave
Desarrollo Local, Presupuestos Participativos, Inclusión Social, Participación Ciudadana, Política Pública, Gobernanza.

1 Esta ponencia recoge elementos generales trabajados en el equipo de investigación, bajo la coordinación general de la profesora Jenny Pearce de la Universidad de Bradford, Reino Unido, y con la colaboración de Margarita López Maya para el caso de Caracas, Venezuela, Sergio Baierle y Zander Navarro para el caso de Porto Alegre, Brasil, Lucy Brill para el caso de Manchester, Reino Unido, Heather Blakey para el caso de Bradford, Reino Unido, y Omar Urán para el caso de Medellín, Colombia.

72

de los 80 y en el Reino Unido desde la década de los 90. Estas innovaciones han abierto espacios para actores no gubernamentales (organizaciones comunitarias, voluntariado, ONG, movimientos sociales) con la intención de crear una aproximación más efectiva al tratamiento de la exclusión, el conflicto social y la pobreza. En especial, sobresale la experiencia de Presupuesto Participativo como herramienta decisiva y política, la cual se viene experimentando recientemente en algunas ciudades del Reino Unido y de Colombia. Estas innovaciones pueden aparecer como experimentos técnicos aislados, pero pueden también ser vistas como evidencias de un cambio profundo en el pensamiento democrático de la posguerra fría, en dirección hacia lo que podríamos denominar “participatory governance” . En particular, nos interesa indagar si a través de estas experiencias se están creando espacios significativos e importantes para las y los ciudadanos, tanto desde el punto de vista del la participación política como desde el desarrollo y la formación de capacidades técnicas y políticas para ofrecer nuevas y efectivas aproximaciones a la pobreza, la exclusión y el conflicto allí subyacente. Esta indagación se realiza tanto desde la perspectiva colectiva como desde la perspectiva individual, observando en particular si estos espacios realmente aumentan la capacidad de autonomía y control de las y los ciudadanos sobre sus propias vidas, o son más bien renovadas formas de cooptación política. En adición al conocimiento empírico, esta investigación busca contribuir a la discusión al interior de la teoría democrática en una era de globalización. Sobre la ‘Participatory Governance’ La gobernanza o Governance ha sido definida como “el complejo arte de articular múltiples agencias, instituciones y sistemas que son operacionalmente autónomos y

estructuralmente acopladas bajo varias formas de interdependencia reciproca” (Jessop, 1997: 95). Esto significa una diferenciación y un cambio fuerte frente al concepto tradicional de “Gobernabilidad” el cual se apoya en la , capacidad de un centro, individual o colectivo, de ejercer y permanecer en el gobierno, añadiéndole el adjetivo de “democrática” cuando los métodos usados no eran autoritarios o despóticos, y eran abiertamente favorables a la participación ciudadana. El uso de la palabra “Governanza”2quiere resaltar el hecho de lo colectivo y policéntrico en la permanencia y estabilidad de los sistemas políticos democráticos contemporáneos, es decir, que por más que exista un estado legítimo y un gobierno elegido democráticamente, este no garantiza por si solo la dirección y manejo de todos los temas y problemas de la sociedad; se requiere la concurrencia y compromiso de diversas agencias, instituciones y actores sociales para lograr un clima político y social, no sólo dinámicamente estable, sino también potenciador de la innovación y del desarrollo económico. En esta concepción, el asunto del orden político, y en especial del establecimiento de las políticas públicas, deja de ser preocupación y competencia exclusiva del gobierno, y pasa a ser cada vez más del resorte y responsabilidad de amplias redes y plataformas donde convergen los sectores público-estatales, privado-empresariales y sociales-comunitarios. Se trata entonces de una ampliación de la esfera público-política y de una descentralización de ciertos poderes y decisiones a favor de una mayor legitimidad social del estado, de una sociedad más reflexiva y autoinstituyente. Esta perspectiva lleva a una reconsideración del enfoque centralista y autoritario sobre la acción colectiva ciudadana, en cuanto la consideraba una amenaza para el orden estatal, en la doble dirección de cuestionar o demostrar poder ante la rigidez del gobierno, y de ser portadora de demandas que muchas veces el gobierno no está en capacidad de suplir inmediatamente. Sin embargo, hoy se reconoce que un tratamiento democrático y no policivo a estas manifestaciones, y la apertura de canales y espacios de participación y movilización, hacen parte de los

2

“Desde mediados de los noventa, especialmente en Europa, ha ido emergiendo un consenso creciente en torno a que la eficacia y la legitimidad del actuar público se fundamenta en la calidad de la interacción entre los distintos niveles de gobierno y entre estos y las organizaciones empresariales y de la sociedad civil. Los nuevos modos de gobernar en que esto se plasma tienden a ser reconocidos como gobernanza, gobierno relacional o en redes de interacción público-privado-civil a lo largo del eje local/global. La reforma de las estructuras y procedimientos de las Administraciones Públicas pasan a ser consideradas desde la lógica de su contribución a las redes de interacción o estructuras y procesos de gobernanza. Esto no quiere decir que se abandone la consideración de la estructura, las funciones y los procesos de las organizaciones administrativas, sino que el estudio y la reforma de estos se sitúa en el ámbito de las interacciones entre lo público-privado-civil, es decir, de los desafíos que dicha interacción presenta para la actualización de las organizaciones públicas y sus capacidades de gobernación tradicionales”. Prats, Joan (2005). “Pero ¿Qué es la gobernanza?” Revista Gobernanza. Barcelona. Edición 17, febrero de 2005.

No. 43

73

propios procesos de integración social y de estabilidad dinámica del orden político democrático. En esta dirección, se considera que promover la vinculación del las y los ciudadanos a la política, al campo más formal de las decisiones, les posibilita conocimientos y habilidades que antes estaban restringidas a las élites (Tarrow 2002:289). Preguntas de la Investigación Pregunta principal: ¿Qué tensiones, cambios y resultados se producen cuando ciudadanos no gubernamentales empiezan a hacer uso de las nuevas oportunidades y espacios creados para la participación pública en el gobierno municipal? Preguntas adicionales: 1. ¿Posibilita la creación de espacios de participación pública a los actores no gubernamentales el producir cambios en correspondencia con sus propósitos y agendas previas? 2. ¿Cómo se adapta y se transforma la cultura institucional a estos nuevos espacios, tanto desde el lado de la administración municipal como desde la ciudadanía? 3. ¿Cómo evolucionan o cambian los actores no gubernamentales, la ciudadanía y sus organizaciones, cuando acceden a espacios de toma de decisiones, y en particular, qué pasa con la autonomía de las organizaciones? 4. ¿Quiénes son elegidos para representar la ciudadanía y sus organizaciones en estos grupos y cómo son hechas estas selecciones? 5. ¿Cómo ha impactado el hecho de participar en la toma de decisiones las habilidades y capacidades de los actores no gubernamentales? 6. ¿Existe una transferencia de legitimidad de los espacios representativos a los espacios participativos, y viceversa? 7. ¿Existen conocimientos, aprendizajes y resultados que justifiquen la sostenibilidad de estas experiencias? 8. ¿Cuál es el potencial de estas experiencias para nuevas formas de prácticas de gobernanza y democracia?

Sobre el método de la investigación Coproducción de conocimiento: Se trata al máximo de usar un método comunicativo y no extractivo de investigación, en el cual las y los investigados puedan ser copartes en la producción de conocimiento, buscando que los resultados les ayuden en sus futuras acciones. Sinergias transnacionales para la investigación: En cada ciudad hay un investigador principal que se comunica con sus otros pares en otras ciudades y se asegura que los resultados fluyan hacia las y los coparticipantes. Observación participante: más que una herramienta de investigación, se trata de un reconocimiento del rol del investigador en el mundo que está observando (Hammersley and Atkinson , 1995). Entrevistas y grupos de discusión: Se trata de ir más allá de las evidencias primarias y someterlas a discusión, buscando la verdad como algo emergente, no como algo dado. Documentación: informes y análisis producidos por las propias administraciones como por otros actores y que se configuran como parte del análisis de contexto y de los resultados mismos. Compromiso ético: La investigación es realizada de acuerdo a los estatutos de la British Sociological Association (key sections 1-30 in Appendix ii). Una breve y corta caracterización de las ciudades estudiadas Porto Alegre Ciudad puerto, con un alto componente de inmigración europea y un pasado industrial. Es un multiplicador simbólico sobre el Presupuesto Participativo que ha capturado la atención de otras ciudades del mundo, incluídas latinoamericanas y europeas. Es la capital del Estado de Rio Grande do Sul y la más importante ciudad del sur de Brasil. Tiene un área de 496.8 km² y 1.440.939 habitantes. Medellín Con una población de 2.400.000 de habitantes y un área de 382 km², es la segunda mayor ciudad de Colombia y la principal del Área Metropolitana que cuenta con más de 3.800.000 habitantes. Ha sido una ciudad industrial, hoy

74

en busca de una nueva vocación económica. A su vez, en relación con el narcotráfico, ha sido una de las más violentas ciudades del mundo. Sin embargo, a pesar de las circunstancias, se ha dado la persistencia de una tradición y movimiento cívico y artístico, ahora en interacción con el gobierno municipal y en búsqueda de resolver su pasado violento. En particular se ha trabajado con grupos de la Zona 1, la Comuna 11 y Servidores Públicos. Caracas La población de caracas es de 5.452.320 habitantes (2007), sin incluir Petare, cuya población es de aproximadamente 1.500.000 habitantes. En particular se investigan tres municipalidades de esta ciudad: Libertador, El Valle y San Petare. Las dos primeras con una larga tradición de activismo político, incluidas las Mesas Técnicas de Agua desde 1990. La última menos organizada y que permite explorar cómo se aprovechan estas nuevas oportunidades. Manchester Tratando de recuperarse de un largo periodo de crisis industrial y desempleo, bajo el mandato del partido laborista trata de ubicarse como una “ciudad global” buscando , reinventar su pasado de composición obrera en nuevos tipos de participación ciudadana. Bradford Cuna de la industria textil en Inglaterra, ahora en crisis económica, con unos suburbios que se han ido poblando de clase media y alta, y un centro de la ciudad poblado por los mas pobres, en especial personas de origen pakistaní, lo que la hace una ciudad bicultural. En ambas ciudades (Bradford y Manchester) hay una vibrante comunidad y un sector de organizaciones de voluntarios y voluntarias buscando cómo engarzarse a las políticas nacionales de Renovación de Vecindarios (Neighbourhood Renewal) y de Alianzas Locales Estratégicas (Local Strategic Partnerships), lo mismo que promoviendo iniciativas de presupuestación participativa para localizar los recursos destinados por la nación. Los contextos y regímenes políticos nacionales Venezuela La Constitución de Venezuela, aprobada en referéndum nacional el 15 de diciembre de 1999 y promulgada por la

Asamblea Nacional Constituyente el 20 de diciembre de 1999, establece que Venezuela es un Estado social de derecho y de justicia, democrático, federal; la figura de Poder Público Nacional, es conformado por todas las instituciones u órganos del Gobierno que se enmarcan dentro de la Carta Fundamental de 1999 con competencias nacionales, y están divididos en cinco poderes, así: Poder Ejecutivo (conformado por el Presidente, el Vicepresidente y el Gabinete de Ministros), Poder Legislativo (conformado por la Asamblea Nacional de 167 miembros), Poder Judicial (Tribunal Supremo de Justicia conformado por 35 magistrados), Poder Ciudadano (Ministerio Público, Contraloría General de la República y Defensoría del Pueblo, estos tres conforman el Consejo Moral Republicano) y el Poder Electoral (conformado por el Consejo Nacional Electoral). Es importante señalar que la Constitución de 1999 incorpora la figura del referéndum revocatorio para todos los cargos de elección popular, los cuales pueden ser sometidos a nueva elección a la mitad del mandato, como una forma novedosa y democrática de permitir una nueva decisión política de la ciudadanía sobre los funcionarios electos. Brasil Brasil es una república democrática representativa presidencial federal, por lo cual el Presidente es tanto jefe de Estado como la cabeza del gobierno, y de un sistema multipartidario pluriforme. El Poder Ejecutivo es ejercido por el gobierno. El Poder Legislativo es concedido tanto en el gobierno como en las dos cámaras del Congreso Nacional. La Judicatura es independiente del ejecutivo y la legislatura. Brasil está dividido en dos tipos de unidades subnacionales: estados y municipalidades. Los estados brasileños son entidades autónomas y semiautónomas organizadas con ramas de administración completas, independencia financiera relativa y su propio juego de símbolos, similares a aquellos poseídos por la nación misma. A pesar de su autonomía relativa, todos tienen el mismo modelo de administración, que es puesto por la Constitución. Las municipalidades son relativamente autónomas: es permitido tener su propia constitución que es llamada la Ley Orgánica (Lei Organica), recolectar impuestos y honorarios, mantener una policía municipal (aunque con poderes muy restringidos), pasar leyes en cualquier materia que no contradigan al Estado o a la Constitución Nacio-

No. 43

75

nal, y a apersonarse a sí misma con símbolos (como una bandera, un himno y un escudo de armas). Sin embargo, no todas las municipalidades ejercen la totalidad de esta autonomía. Por ejemplo, sólo unas municipalidades mantienen policías locales, algunas de ellas no coleccionan algunos impuestos (para atraer a inversionistas o residentes) y muchas de ellas no tienen una bandera (aunque se requiera que todos ellos tengan un escudo de armas). Las municipalidades son gobernadas por un prefeito elegido (Alcalde) y una Cámara de Vereadores unicameral (Cámara de Concejales). En municipalidades con más de 200,000 votantes, el Alcalde debe ser elegido con más del 50% de los votos válidos. El Poder Ejecutivo es llamado Prefeitura. Reino Unido Se encuentra dividido en cuatro territorios, regiones, o también llamados “países constituyentes”: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, siendo Londres la capital del Estado y también de Inglaterra. Las otras regiones tienen situadas sus capitales en Edimburgo, Cardiff y Belfast, respectivamente. Todas poseen una cierta autonomía, siendo mayor ésta en el territorio del norte de Irlanda. Inglaterra Su política está sujeta a la política del Reino Unido, al cual pertenece. Por ello, su máxima autoridad es el monarca británico. Los ciudadanos de Inglaterra eligen a sus representantes en la Cámara de los Lores mediante el sufragio universal libre, igual, directo y secreto. Excepto Londres, las otras ciudades no poseen propiamente alcaldes. Desde finales del siglo XIX, ocurrieron una serie de reorganizaciones del gobierno local. La solución a la aparición de grandes áreas urbanas era la creación de grandes condados metropolitanos, centrados en las ciudades (por ejemplo, Greater Manchester). En los noventa, una reforma del gobierno local comenzó la creación de autoridades unitarias, donde algunos distritos ganaron el estado administrativo de un condado. Hoy en día, existe confusión entre los condados ceremoniales (que no forman siempre una unidad administrativa) y los condados metropolitanos y no metropolitanos. Actualmente, a Inglaterra la conforman cuatro niveles de subdivisiones administrativas: regiones, condados, distritos y parroquias.

Colombia De acuerdo con la Constitución de vigente 1991, Colombia es un Estado Social de Derecho, organizado en forma de República unitaria, y el poder público se encuentra dividido en tres ramas: legislativa, ejecutiva y judicial, y diversos órganos de control como la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría, la Contraloría, el Ministerio Público, la Veedurías Ciudadanas, y donde el ejecutivo mantiene una cierta preponderancia. El Presidente, elegido con el Vicepresidente mediante voto popular para un término de cuatro años, ejerce como jefe de Estado y de gobierno a la vez; se eligen gobernadores y alcaldes por el mismo periodo. Para alcaldes y gobernadores existe la posibilidad de revocatoria de mandato. Descripción de las propuestas y procesos en cada ciudad Contexto general del proceso en Manchester y Bradford El marco general para las iniciativas de participación que hacen parte de este trabajo fueron introducidas en el Reino Unido después de la elección en 1997 como parte de la estrategia del Partido Laborista, en cabeza de Tony Blair, para manejar la pobreza y la exclusión social, desde un punto de vista que buscaba “reducir la dependencia y empoderar las comunidades locales para dirigir el futuro de sí mismas” Esta iniciativa parte de reconocer dos hechos: 1) los vecindarios sólo pueden mejorar si existe energía y compromiso local para con los procesos, 2) que la única manera de que el gobierno central invirtiera cifras significativas de dinero sería a través de procesos abiertos y flexibles a las realidades locales. Este proceso empezó con el ‘New Deal for Communities’ (Nuevo Trato para las Comunidades), identificando 17 regiones pioneras en el país para planes de regeneración con liderazgo local, lo que fue seguido por el programa más amplio en el 2001 de la Estrategia para la Renovación Comunitaria (Strategy for Neighbourhood Renewal) en la que participan las, según el gobierno, 88 más deprimidas comunidades del Reino Unido y que son obligadas a establecer Alianzas Locales Estratégicas (Local Strategic Partnerships) si quieren acceder a los recursos nacionales. La estrategia también incluye fondos para la creación de Redes de Empoderamiento Comunitario (Community Empowerment Networks), las cuales articulan el sector volun-

76

tario y comunitario local para coordinar su participación en la Alianza Local Estratégica. Por su parte el gobierno central se asegura el control mediante un Acuerdo de Servicio Público Local (Local Public Service Agreements) en el que poca maniobra queda al poder de los Concejos Locales (limitando el poder de representación de los Concejales Municipales) y asegurándose que la dirección del proceso este en unas pocas manos. Manchester En cuanto es la segunda ciudad de Inglaterra y la de mayor crecimiento poblacional, la ciudad de Manchester viene transformando su imagen de urbe industrial hacia una de urbe de servicios educativos, deportivos y culturales. Sin embargo, en este camino debe superar muchos problemas, entre ellos el desempleo, el aún bajo nivel educativo de la población, enfermedades previsibles y la inseguridad en algunas zonas urbanas. Estos problemas y potencialidades han sido recogidos por The Manchester Partnership (La Manchester Alianza), la versión propia de las Local Strategic Partnerships impulsadas por el gobierno nacional y que integra asociaciones y redes, tales como: CN4M (Red de Empoderamiento Comunitario de Manchester), la Cámara de Comercio del Gran Manchester, la Autoridad de Transportes de Pasajeros del Gran Manchester, el Concejo de Aprendizaje y Habilidades del Gran Manchester, la Red de Información Comunitaria de Manchester, Empresas de Manchester, el Concejo Municipal de Manchester, entre otras. Con este tejido social y político, The Manchester Partnership, se ha propuesto una estrategia de acción condensada en la “Manchester Way 2006 - 20015” como su estrategia de sostenibilidad política y comunitaria, la cual busca beneficiar a quienes residen, trabajan o estudian en Manchester, mejorando su entorno social, económico y ambiental y que sirve como marco de acción para el trabajo concertado entre el sector voluntario, comunitario, gubernamental y privado. La operación de este marco estratégico se apoya en tres acuerdos o pactos: • Pacto de Área Local entre The Manchester Partnership, el Concejo Municipal y el Gobierno Nacional. Pacto de Partners o miembros al interior del The Manchester Partnership.

Pacto de Ciudadanos Mancunianos, entre individuos, grupos locales y The Manchester Partnership.

Es en el marco de la Alianza por Manchester y en especial del Pacto del Área Local, que se han desarrollado algunas experiencias de distribución participativa de recursos otorgados por el gobierno nacional a aquellas áreas o vecindarios de la ciudad considerados más deprimidos, deteriorados e inseguros, tanto en términos sociales como urbanísticos, engarzándose a su vez con la política nacional de regeneración urbana. Nuestra investigación ha mostrado que en general este proceso está pleno de actividades y reuniones, que si bien proveen un marco técnico adecuado para el desarrollo de la estrategia, presentan un alto déficit en cuanto a su capacidad de implicar y convocar a la ciudadanía más allá de acciones consultivas. Ello se debe en gran parte porque la red y organizaciones con las cuales se trabaja son de voluntarios profesionales y funcionarios que hacen sus reuniones y encuentros en horas de oficina, siendo muy pocos los ciudadanos que pueden atender estas jornadas de trabajo. De esta manera, la Red de Empoderamiento Comunitario termina siendo una red de empleados y no de residentes. La multitud de comités, mesas y reuniones realmente dificulta las relaciones y opaca los procesos de toma de decisiones y de identificación de quién o quiénes tienen el poder sobre los recursos en cada espacio. El proceso de toma de decisiones se hace entonces burocrático y poco transparente. Nuestra hipótesis es que la profusión de reuniones, redes y alianzas provee una ilusión de gran participación, pero la complejidad de proceso usualmente asegura que es la administración o autoridad local la que debe dirigir el proceso y tener el control sobre las decisiones clave, de la manera menos obvia. Por otro lado, nuestra investigación muestra evidencia de que el sector voluntariado y comunitario en Manchester no está lo suficientemente organizado y que no usa estos espacios de una manera estratégica que presione los límites hacia formas más autónomas en la política y en la práctica, y menos condicionadas por el gobierno nacional. Bradford Mucho del trabajo ciudadano realizado en esta ciudad por varios años atrás se ha visto fortalecido por el énfasis dado a nivel nacional a la participación ciudadana en la reconstrucción de las ciudades. Como parte de la estrategia de construir iniciativas articuladoras a nivel municipal

No. 43

77

se creó el programa Bradford Vision, que integra una red de instituciones públicas, privadas y voluntarios, en general un proyecto estratégico de desarrollo para la ciudad. Actores clave en estas acciones han sido Bradford Vision: Neighbourhood Renewal, Building Communities Partnership, Diversity Exchange, C-Net, Bradford Resource Centre y Sharing Voices. Como parte de esta agenda se está llevando un piloto de presupuesto participativo en la localidad de Keighley, el cual tiene como recurso financiero los dineros asignados por la nación a programas medioambientales en lugares considerados deprimidos. La suma puesta en cuestión fue de 350,000 libras (aproximadamente 693,578 dólares). A pesar del esfuerzo de convocatoria, la aparticipación no fue la esperada y la misma se concentró alrededor de grupos organizados. La participación se concentró en distribuir estos fondos para diferentes proyectos de iniciativa de grupos comunitarios y de voluntarios de esta localidad. Esta iniciativa ha sido limitada, tanto en tiempo y escala como en la cantidad de recurso disponible al respecto. Esto ha hecho que la propia participación sea limitada, con pocos residentes y muchos agentes profesionales. A pesar de esto se han presentado algunas iniciativas lideradas comunitariamente, tal como Sharing Voices (Compartiendo Voces), que ha sido un buen intento por colocar una agenda desde la comunidad, e igual ha servido como un proceso de acercamiento entre grupos sociales étnica y religiosamente diferentes que cohabitan la misma localidad, pero que tienen poco intercambio político y cultural entre si. En esta perspectiva, la iniciativa de asignación participativa de los fondos nacionales no sólo ha servido para localizar mejor los recursos sino también, y fundamentalmente, para regenerar o construir lazos sociales entre los vecinos de una misma localidad. Pero la participación no ha sido lineal, incluso actores no estatales han actuado de manera reactiva a la agenda gubernamental. En algunos programas la gente ha percibido su implicación como una manera de desempoderarlos del trabajo con sus comunidades, en la medida en que son redes expertas las que concentran la decisión sobre los temas y grandes recursos de la ciudad. Y ello en parte por una decisión de pragmática administrativa, en la cual se observa el trabajar con los residentes y las comunidades como algo más difícil de acuerdo con las metas gubernamentales. Para este efecto es ciertamente más fácil trabajar con organizaciones y redes de profesionales, las cuales observan el espacio como parte de su trabajo o una oportunidad de reflexión.

En general, en esta experiencia se observa cómo los residentes no han sido implicados en la planeación del proceso de presupuestación participativa, y esta metodología es asumida más como una herramienta tecnico-administrativa de gobernabilidad que un espacio generador de transformación política o de participatory gobernance; ello, en parte, estimulado por las grandes constricciones normativas que el régimen normativo nacional impone a la democracia local. Caracas A inicios de los años noventa el gobierno introdujo varias modalidades de participación ciudadana integradas a un proceso de descentralización. Sin embargo, en años recientes el gobierno nacional ha vuelto atrás estas medidas, saltándose los poderes locales y generando un proceso de recentralización. Hoy los procesos de regeneración barrial dependen del Ministerio de Vivienda, quien articula al respecto la municipalidad. Esta situación ha fortalecido patrones de paternalismo y clientelismo del gobierno nacional en dirección a las comunidades. Igualmente, la manera como están siendo ejecutadas estas acciones están llevando hacia una confusión entre la organización social y la organización política, entre partido y gobierno, lo cual ha incentivado y retroalimentado la polarización política en la ciudad. Entre las propuestas que sobresalen de este periodo, por la alta implicación política y administrativa al momento, tenemos las Tablas Técnicas de Agua, las cuales han sido concebidas para que las comunidades pobres de Caracas, conjuntamente con ingenieros de la empresa de agua diseñen y aprueben el montaje y operación acueductos comunitarios. La comunidad esta presente en todo el proceso, incluyendo el monitoreo del funcionamiento del acueducto. De esta manera, miembros de la comunidad han desarrollado conocimientos y experticias que hoy le agregan valor en su intervención ante el municipio, desarrollando un alto sentido de corresponsabilidad en la gestión pública a este respecto, igual que la empresa de aguas. En este periodo el gobierno nacional ha invertido, a través de las Organizaciones Comunitarias Autogestionarias (Ocas) grandes sumas de dinero, lo cual ha elevado la autoestima de los pobladores mas no necesariamente la autonomía. La gente ha desarrollado pocas capacidades y más bien con apoyo en movilización política espera que el gobierno invierta, pero no decidiendo cómo ni en dónde invertir. De esta manera, la asignación directa de

78

diner, por parte del gobierno nacional a grupos y organizaciones comunitarias, ha debilitado la institucionalidad y el poder local municipal. De este mismo modo, gran parte de las reuniones han devenido lugares para lamentarse y quejarse, sirviendo a su vez como una válvula de escape que evita que la gente se movilice en las calles. Esto de alguna manera tiene un valor, porque la gente se siente escuchada y respetada, así muchas veces el problema no sea resuelto. La gente reconoce que hay muchos problemas que el gobierno no puede resolver de una vez. En estos espacios las y los técnicos funcionarios son también agentes políticos. Y aunque el nivel de deliberación sea bajo, la gente percibe que se trata de un proceso de inclusión social En general, lo que se observa es una fractura, una polarización social. Para los más pobres se trata de un vínculo emocional y afectivo al presidente, líder del gobierno. No existe una preocupación de si el presidente o su familia es reelegido por veinte años, lo que importa es que educación y alimento estén llegando a la casa. En esta dirección, la mayoría de pobres opinan que nunca había existido gobierno democrático como este. Por su parte, las clases medias y altas piensan que se trata de un gobierno totalitario. Para tratar de superar un poco estas dificultades, el gobierno nacional actualmente desarrolla una propuesta de creación de Concejos Comunales, los cuales ampliarían el rango de representación ciudadana más allá de las Ocas y serviría de mediación ante la intervención de la presidencia. Porto Alegre El Presupuesto Participativo nace en Porto Alegre bajo el mandato del Partido de los Trabajadores y por la necesidad de distribuir de manera equitativa y transparente los pocos recursos municipales. • Lo primero años, 1989-1993: El PP se presenta muy ligado a la lucha partidista y como una estrategia de lucha de clase. Es la fase de Inauguración. De 1994 al 2000 son los años dorados. El PP se asume como una ampliación de la esfera pública popular. Del 2001al 2004, el PP enfrenta sus límites. Crisis fiscal que produce algo de burocratización y desmoralización.

De 2005 a hoy: cambio de partido en el gobierno e inicio de un desmonte estratégico de manera lenta. La administración impulsa esferas alternativas a sus aliados y simpatizantes, básicamente del sector privado. Resistencias y luchas populares por sostener el proceso.

El trabajo de investigación se realiza en la región (localidad) de Chacara y con la organización AEPPA. En Chacara se plantea el cambio del voluntarismo hacia la planeación estratégica. En AEPPA se observa el paso de la actitud petitoria hacia el comportamiento de alianzas o parternariato. Chacara do Primeiro (Tema clave: infraestructura física) • Zona ocupada principalmente por familias de militares desde 1980. Ausencia de una efectiva organización durante décadas: obediencia estratégica hacia el régimen. 2005: emergencia de un liderazgo individual (después de discusiones legales y llamados a conformar asociación vecinal). 2006: cambio de estrategia. Del campeón de trámites y gestiones hacia la acción colectiva.

AEPPA (Tema clave: autonomía política y financiera) • Emergen en 1995 como resultado de un proyecto de formación ciudadana. Historia exitosa y propiedad compleja. Protagonismo subalterno y dependencia de padrinos. Confluencia de procesos: contratos para administrar guarderías y la sindicalización de los trabajadores y trabajadoras de guarderías Oportunidad y crisis después de la pérdida del PT de la alcaldía: estrategia de poder por estrategia política.

Después de 18 años de Presupuestación Participativa en Porto Alegre queda abierta la pregunta y la discusión sobre la sostenibilidad de este tipo de procesos ciudadanos más allá de los periodos de gobierno, y en especial de las políticas de partido. Luego de haber sido considerado como una propuesta del Partido de los Trabajadores el Presupuesto Participativo de Porto Alegre inicia un

No. 43

79

nuevo período bajo la égida de un nuevo gobierno de carácter conservador y enfocado al mercado. La ciudadanía reclama la continuidad del proceso y el gobierno ha prometido mantenerlo. La pregunta deriva entonces hacia qué tipo de participación se va a promover: ¿participación más consultiva que decisoria?, ¿se institucionalizará o desmontará el Presupuesto Participativo?, ¿hasta qué punto las y los pobladores se “pelearán” el Presupuesto Participativo como una institución propia, tanto de la ciudad como de la democracia, que han ayudado a construir durante todo este tiempo? Por el momento la tendencia parece mostrar que las y los ciudadanos de Porto Alegre asumen el Presupuesto Participativo como una institución propia que no pertenece a ningún gobierno o partido en particular. Lo que también se muestra como cierto es que en ninguna democracia ninguna cosa está garantizada de por si, y que es sólo su legítima apropiación por la ciudadanía lo que le da un horizonte de permanencia en el tiempo. Medellín Después de 15 años de la puesta en vigor de la Constitución Política Nacional, va quedando claro que hasta el momento lo más efectivo en cuanto a participación y protección de los derechos ciudadanos han sido la acción de tutela y la acción popular, que en sÍ constituyen más mecanismos de protección que de participación. Otros escenarios e instancias como las Juntas Administradoras Locales (excepto en Bogotá), los Copacos, los Consejos Territoriales de Planeación, los Consejos Municipales de Juventud, entre otros, al ser instancias consultivas, que sólo emiten recomendaciones, han terminado por debilitarse y perder legitimidad ante la ciudadanía. Para entender un poco las innovaciones en el ámbito de Medellín es necesario tener en cuenta el contexto y la historia previa. El Programa de Planeación y Presupuesto Participativo parte en Medellín de un movimiento social generado en los años ochenta que se centró en torno al desarrollo local y a la reivindicación de la cultura popular existente en los barrios populares de la ciudad. Sin embargo, la mayoría de las iniciativas y proyectos surgidos de estas dinámicas colectivas de planeación del desarrollo local quedaban truncadas en la mediada en que faltaban los recursos financieros que los hicieran realidad. De allí que, teniendo en cuenta la experiencia de Porto Alegre, gran parte de las organizaciones integrantes de estos procesos propusieron al entonces candidato del Movimiento Compromiso Ciudadano, incluir dentro de su programa de gobierno el Presupuesto Participativo.

El Presupuesto Participativo como innovación radica en Medellín en que la idea emerge propiamente desde la ciudadanía organizada y busca acoplar planeación local y presupuesto participativo como dinámicas de un mismo proceso de desarrollo local. Estas ideas de planeación y desarrollo local marcarán fuertemente el espíritu y el diseño de este programa en la ciudad de Medellín. Esta idea germinal, igualmente, puede observarse en ciertas subsecuentes innovaciones ciudadanas, tales como: • La propuesta de creación y fortalecimiento de la economía comunal y corregimental a través del fortalecimiento y creación de cadenas y circuitos productivos y comerciales locales. La creación de fondos para educación superior para estudiantes de las comunas mas pobres a través de créditos condonables a estudiantes de las respectivas comunas y corregimientos, con los únicos condicionantes de prestar trabajo comunitario en la misma comuna y tener un mínimo de 3,5 en las notas promedio de cada semestre de estudio en la universidad. La financiación de los Planes Locales de Desarrollo, en lo que respecta a la formulación de los mismos y las dinámicas colectivas que ellos soportan. El apoyo a medios de comunicación local (periódicos y emisoras) que divulguen y den a conocer las realidades locales, así como los debates y realizaciones ciudadanas en el marco del propio programa de Planeación y Presupuesto Participativo

La Administración de Sergio Fajardo, a través de su Plan de Desarrollo 2004 – 2007: “Medellín, compromiso de toda la ciudadanía” puede considerarse como una expe, riencia innovadora, más que por la implementación del Programa de Planeación y Presupuesto Participativo, por su apuesta frente a la transformación de la ciudad a partir de la generación de escenarios y procesos que privilegien la participación ciudadana en todo su sentido, es decir, no sólo desde la consulta y la divulgación de la información pública sino desde las construcciones colectivas basadas en la deliberación, la concertación y la decisión sobre el presupuesto público y los asuntos del desarrollo local. Pero en este período, y de modo parecido a lo que acaece en Porto Alegre, el Presupuesto Participativo se debate ante un cambio de gobierno, con un ingrediente de inquietud aún mayor, y es que su desarrollo político y administrativo implica discutir y revisar algunas corporaciones públicas municipales creadas mediante constitución

80

nacional, como las Juntas Administradoras Locales que funcionan en los ámbitos submunicipales de comunas y corregimientos, conformadas a partir de la votación por listas que representan partidos políticos nacionales, y que se oponen a los desarrollos de la democracia participativa en el sentido en que ven desdibujado su rol representativo. Dicho ocultamiento empieza con la poca claridad en las competencias que le asigna la ley, su carácter honorífico y la poca población que vota y cree en ellas. La tensión se plantea, entonces, en Medellín entre la legitimidad del proceso de presupuesto participativo y la legalidad de una institución de la democracia representativa poco eficiente, poco representativa y poco legitima ante las y los ciudadanos, muy a pesar de que a su interior haya mujeres y hombres honestos y trabajadores. Retos y preguntas emergentes en cada caso Caracas Dada la centralización y relación directa del gobierno nacional con las organizaciones sociales: ¿están volviéndose estas organizaciones menos sociales a causa del control central?, ¿cómo resolver la permanente tensión entre la identidad social y la identidad política?, ¿si estarán en capacidad las organizaciones sociales y los territorios locales de superar, hacia el futuro, una crisis del Estado central sin grandes traumas para su vida cotidiana?, ¿Será acaso una política social redistributiva y orientada a los pobres, como la que existe en Venezuela, incompatible con la autonomía política local? Medellín De la anterior y rápida lectura socioeconómica emerge la siguiente consideración: el reto actual de programas como los de Planeación Local y Presupuestación Participativa en la ciudad de Medellín no consiste tanto, en la coyuntura actual, en cómo distribuir un recurso escaso o cómo disminuir los costos de gobernabilidad en el ejercicio de asignar social y territorialmente recursos escasos en medio de una pobreza creciente, sino en cómo conservar las fuentes de ingreso, en cómo fortalecerlas y diversificarlas a través de la participación y empoderamiento de la ciudadanía en la conducción política del desarrollo urbano y económico de la ciudad. Por lo pronto, nos atrevemos a decir que las mayores tensiones aparecen muchas veces donde no se prevén, y en el caso de Medellín tienden a concentrarse en la parte po-

lítico-administrativa, en la necesidad que tiene el Estado local de readecuarse a esta nueva lógica y ser capaz de cumplir con la implicación de la ciudadanía, tanto en la contratación como en la ejecución de los recursos públicos. Emergen también tensiones al interior de las formas de democracia representativa, en especial en la relación entre las Juntas Administradoras Locales y el Concejo Municipal, en tanto las primeras se liberan un poco de la tutela política del segundo y reclaman más autoridad ante la municipalidad. Manchester y Bradford ¿Quién es elegido para representar a quién en estos nuevos espacios y cuál es su mandato?, ¿cuál es la naturaleza de su rol en términos de diálogo y retroalimentación efectiva, tanto hacia las agencias gubernamentales como hacia su grupo de base o comunidad? Nuestra hipótesis es que la profusión de espacios, redes y alianzas en Inglaterra provén más ilusión de participar que participación real, posibilitando a las autoridades locales una gran capacidad de manejo discrecional, manipular el proceso y controlar decisiones clave sin veeduría ciudadana. Se trata de un enfoque de redes de políticas públicas que privilegia el trabajo con gremios y grandes ONG, en detrimento de un involucramiento real de las y los ciudadanos comunes y corrientes. En el contexto inglés, crecientemente centralizado, tecnodirigido y privatizado, la búsqueda de un modelo perfecto ha dejado menos tiempo para la construcción de capacidades al interior de la ciudadanía y la comprensión del presupuesto. La idea de participación como componente básico para la regeneración social y económica de territorios es algo bueno en sí; el problema emerge cuando esta participación se concibe básicamente de modo instrumental y no dota a las comunidades de poder político real. El asunto es: ¿cuánto poder gana también la gente en este proceso? Porto Alegre La participación grupal enfrentada a la participación individual. Muchas veces los grupos tienden a cerrarse. Abrir vías de votación a los individuos es importante, teniendo como telón de fondo la más amplia información posible. ¿Qué significa institucionalizar el proceso de presupuestación participativa?, ¿se trata sólo de una norma municipal o de una apropiación del mismo por los ciudadanos como parte integral de su proceso político-administrativo

No. 43

81

y de su cultura política? ¿debe ser el Presupuesto Participativo una política de gobierno, de partido, o por el contrario una política pública estatal en el sentido más amplio de la palabra? ¿Cómo pueden los ciudadanos comunes y corrientes, y en especial los más pobres, acceder a las discusiones en un contexto de creciente burocratización y expertización técnica de los temas públicos?, ¿sirve realmente el Presupuesto Participativo para cerrar aquella brecha entre el mundo de la vida, de la cotidianidad de ciudadanos y ciudadanas, y el mundo del sistema y su racionalidad impersonal orientada al control y al poder y ejecutada por agentes públicos y privados expertos? Conclusiones e hipótesis generales 1. Inglaterra y Venezuela tienden a coincidir en la orientación vertical y centralista del proceso, produciendo en los participantes un sentido de falta de control del proceso y de alta dependencia política con respecto a la voluntad del presidente o del primer ministro. Ello coincide con que estos países no cuentan con un régimen político descentralizado. 2. Brasil en mayor medida, y luego Colombia, son los países, dentro de la investigación, que poseen más libertad y flexibilidad municipal. Esto le da a los gobiernos locales la flexibilidad y poder necesarios para compartir el poder con la ciudadanía, sin tener que pasar por una aprobación nacional. 3. Lo anterior coincide con que Medellín y Porto Alegre son las ciudades que más recursos financieros y poder político disponen para la ciudadanía. En Caracas, Bradford y Manchester, en tanto, este poder se diluye en otras esferas y los recursos localizados aparecen como dádiva o favores nacionales. 4. En Venezuela e Inglaterra los recursos para planeación o presupuestación participativa se orientan de manera selectiva y focalizada hacia los más pobres, lo que debilita un proyecto conjunto de ciudad y ayuda a la polarización política y social. En especial en Venezuela esto se mezcla con una pérdida de pluralismo. Mientras que en Inglaterra el proceso ha tendido a ser inclusivo en términos culturales y étnicos. 5. En Medellín como en Inglaterra subsiste un peligro de corporatización del PP en tanto el gran peso de algunas organizaciones en las decisiones tomadas y la deficiencia de ciudadanos individuales. 6. La idea republicana es la que está detrás del proceso en Medellín. Es a su vez un tema de debate entre aquellos grupos que quieren una orientación más partidista del

proceso. Creemos que esta idea puede ayudar a que el PP se convierta más fácilmente en institución pública y no en mera política pública transitoria de gobierno. 7. Construir capacidades para planear y tomar decisiones es algo que toma un tiempo, y frecuentemente entra en tensión con las urgencias temporales de los términos de ley que debe observar la administración municipal. 8. Los procesos participativos tratan también de una coproducción de conocimiento y de la creación de dinámicas creativas e innovadoras. 9. El acceso a recursos facilita y amplía la autonomía de los individuos, grupos y comunidades, pero ¿cómo evitar la tendencia a desconocer los espacios más amplios de organización y participación política? 10. En muchos casos mejoran las condiciones de vida de las comunidades y vecindarios, pero con ello llegan presiones sobre el uso del suelo y posibles incrementos en impuestos. ¿Cómo sostener la comunidad ante estas amenazas? 11. En general, se observa que las dinámicas de partición ciudadana, y en particular el PP no tratan de impulsar una política postrepresentativa, sino por lo contrario de profundizar la representación y hacerla más imputable ante la ciudadanía, las organizaciones y los individuos. 12. Los espacios de participación tratan de ser a su vez un mecanismo de autoreflexión y control sobre los cada vez más abstractos procesos de definición por expertos de las políticas publicas. En Medellín la recurrencia del tema de salud y la complejidad normativa que le rodea es un ejemplo al respecto. En síntesis, la investigación ha mostrado que en aquellos casos en que las experiencias han avanzado más es porque existen contextos políticos y normativos favorables hacia la autonomía y descentralización local. Lo que permite afirmar que no es posible devolver poder a la gente en su nivel local mientras se mantenga la intención de controlar que se decide y como hacerlo. BIBLIOGRAFÍA
• • • Abers R.N (2000) Inventing Local Democracy: Grassroots Politics in Brazil Boulder: Lynne Rienner. Angarita, P. (ed) (2001) Balance de Estudios sobre la Violencia en Antioquia Medellín: INER Universidad de Antioquia. Arancibia, J, Marín, AE, Pearce, J and Prado,S (1999) Viejos Sueños, Nuevas Prácticas: Poder Popular en América Central. Project Counselling Service: Guatemala Avritzer, L. (2002) Democracy and the Public Sphere in Latin America Princeton:Princeton University Press.

82

• •

• •

• •

• • •

• • •

Avritzer, L and Navarro,Z eds (2003) A Innovacao Democrática no Brasil: o Orcamento Participativo Sao Paulo: Editora Cortez. Blunkett, D. (2003) Active Citizens, Strong Communities: Progressing Civic Renewal London: Home Office. Barnes, M. et al (2004) Power, Participation and Political Renewal: Issues from a Study of Public Participation in Two English Cities IDS Bulletin, Vol 35, no. 2, April pp 58-66. Blakey, H and Pearce, J. (2005)Background of Distances: Community Cohesion and Participation, Making the Connections ICPS Working Paper 1. Burki, Shahid Javed et al eds (1999) Beyond the Center: Decentralizing the State Washington: World Bank. Campbell, T. (2003) The Quiet Revolution: Decentralization and the Rise of Political Participation in Latin American Cities Pittsburgh: University of Pittsburgh Press. Chavez, D and Goldfrank, B eds (2005) The Left in the City: Participatory Local Governments in Latin America London: Latin America Bureau. Cornwall A and Gaventa, J. (2001) From users and choosers to makers and shapers: Repositioning participation in social policy IDS Bulletin vol 31, No. 4 pp 50-62. Cornwall, A (2002) Making Spaces, Changing Places: Situating Participation in Development IDS Working Paper 170, October. Cornwall, A. (2004) New Democratic Spaces?The Politics and Dynamics of Institutionalised Participation IDS Bulletin, Vol. 35, No. 2 April, pp 1-11. Dahl, R.A. (1994) a Democratic Dilemma: System Effectiveness versus Citizen Participation in Political Science Quarterly 10:1, pp 23-34. Electoral Commission/Hansard Society (2004) Rules of Engagement? Participation, Involvement and Voting in Britain www.electoralcommission.gov.uk Fedozzi, L (2001) Orcamento Participativo: Reflexoes sobre a experiencia de Porto Alegre 3 Edicao,Porto Alegre Tomo Editorial. Fedozzi, L. (2000) O Poder Da Aldeia Porto Alegre Tomo Editorial. Fung, A and Wright, E.O. (2001) Deepening Democracy: Innovations in Empowered Participatory Governance Politics and Society Vol. 29, no. 1 March pp 5-41. Gaventa, J. (2002) Towards Participatory Local Governance: Six Propositions for Discussion Currents, 2002. Gret, M and Sintomer, Y (2005) The Porto Alegre Experiment London:Zed Books. Grote, J.R and Gbikpi eds (2002) Participatory Governance: Political and Societal Implications Germany: Leske + Budrich Opladen. Hammersley, M and Atkinson, P. (1995) 2nd edition, Ethnography: Principles in Practice, London:Routledge. Hardt, M., and Negri, A. (2000). Empire, Harvard University Press, Cambridge, MA. Heinelt, H (2002) Civic Perspectives on a Democratic Transformation of the EU, in Grote, J.R. and Gbikpi eds, op cit pp 97-120. Howell, J and Pearce, J. (2001) Civil Society and Development: A critical exploration Bo.Colorado: Lynne Rienner.

• • •

• •

• • • • • • • • • •

Jessop B, 1997, The governance of complexity and the complexity of governance: Preliminary remarks on some problems and limits of economic guidance, in Amin A and Hausner, B eds, Beyond Market and Hierarchy: Interactive Governance and Social Complexity Cheltenham: Edward Elgar. Kelly, J. (2000) Thoughts on the Constitution: Realignment of Ideas about the Economy and Changes in the Political System in Venezuela Paper to the 2000 meeting of the Latin American Studies Association, Hyatt Regency, Miami, March 16-18. mimeo pp1-22. López Maya, M. (2004) Venezuela: Democracia Participativa y Políticas Sociales en el gobierno de Hugo Chávez Friás Revista Venezolana de Gerencia (Universidad del Zulia-Venezuela) Septiembre 2004. Newman, J. (2001) Modernising Governance: New Labour, Policy and Society London: Sage. Nickson, A. (1995) Local Government in Latin America Bo.Colorado: Lynne Rienner. Pearce, J. (2004) Collective Action or Public Participation? Complementary or Contradictory Democratisation Strategies in Latin America? Bulletin of Latin American Research Vol 23, No.4 pp 483:504. PNUD (2004) La Democracia en América Latina: Hacia una Democracia de Ciudadana y Ciudadanos Buenos Aires:Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara Putnam, R. (2000) Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community New York: Simon & Schuster. Rogers, B.(2003) Explaining Apathy Prospect Magazine October 2003,pp 16-18. Seyd, P and Whiteley, P.(2002) Is Britain Still a Civic Culture?. Paper for the Annual Meeting of the British Politics Groups of the American Political Science Association meetings, Boston, September, mimeo Schattan P.Coelho, V (2004) Brazil’s Health Councils: The Challenge of Building Participatory Political Institutions IDS Bulletin, Vol. 35, No. 2 April, pp 33-40. Skocpol , T. (1999) Advocates without members: The recent transformation of Stringer, E. (1999) Action Research London: Sage. Tarrow, S (2000) Mad Cows and Social Activists: Contentious Politics in the Trilateral Democracies in Pharr, S.J. and Putnam, R.D. op.cit. pp 270-290. Taylor, M. et al (2004) a Sea-change or a Swamp? New Spaces for Voluntary Sector Engagement in Governance in the UK IDS Bulletin Vol.35, No. 2 April pp 67-76. O’Donnell, G. (1994) Delegative Democracy Journal of Democracy 5 (1) pp 55-69. Sung Sil Lee Sohng, (1995) Participatory Research and Community Organizing Uran, O. (2005) Planning and Participatory Budget Program (PPBP) in Medellin- Colombia, mimeo . Velásquez, F. (2000) La Agenda de la Descentralizacion en Colombia Revista Foro, March pp 5-20. Wainright, H. (2003) Reclaim the State: Experiments in Popular Democracy London, Verso. World Bank (1996) Participation Sourcebook Washington: World Bank. World Bank (1997) World Development Report:The State in a Changing World Washington:World Bank. World Bank (2003) Inequality in Latin America and the Caribbean: Breaking with History Washington:World Bank.

No. 43

83

Barrancabermeja, Ciudad - Región de Paz
Presbítero Eliécer Soto Pastoral Social – Corporación Viva la Ciudadanía, Bogotá. bitation, governance and the dynamics of participatory democracy that allow the recovery of the social fabric and sustainable developing processes. The Region-city of Peace Program is divided in four main areas: first, the geo-reference data of social organizations; second, training and strengthening of the social organizations; third, municipal and regional group work of social and political agreements (24 social and political agreements en group work in nine municipalities); fourth, the monitoring center of Integral Peace as a project that is connected to the Development and Peace Program of Mid – Magdalena. Besides, as a result of the first process, aroused a second phase, the Participatory Budget as an exercise of public politics intended to encourage the strengthening of participatory democracy and building up citizenship scenarios for the decentralization of making decisions (collective arrangement of the budgets of each municipality) and three stages come up here: awareness, leader training, and application and monitoring through citizenship assemblies where the communities are who talk about their main needs and choose their representatives for making decisions.

Resumen
Frente a la situación actual de marginalidad, pobreza y violencia en esta zona, surge el programa “Barrancabermeja, Ciudad-Región de Paz” como una iniciativa de carácter privado (Diócesis de Barrancabermeja) que propende por el fortalecimiento de la sociedad civil y la generación de espacios para los acuerdos sociales y políticos entre la sociedad civil y el Estado, como instrumento en la construcción de acciones de desarrollo que promuevan la convivencia, la gobernabilidad y las dinámicas de democracia participativa que permitan la recuperación del tejido social y los procesos de desarrollo humano sostenible. El programa de la Ciudad Región de Paz se traza en cuatro ejes temáticos: uno, georeferenciación de las organizaciones sociales; dos, capacitación y fortalecimiento de las organizaciones sociales; tres, mesas de trabajo municipales y regionales de acuerdos sociales y políticos (24 acuerdos sociales y políticos en mesas de trabajo de nueve municipios); cuatro, el Observatorio de Paz Integral, como proyecto que se articula al Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio. Pero adicionalmente, y como fruto de este primer proceso, surge una segunda fase, la de Presupuestos Participativos como ejercicio de política pública cuyo objetivo sería favorecer el fortalecimiento de la democracia participativa y la construcción de escenarios ciudadanos para la descentralización en la toma de decisiones (construcción colectiva de los presupuestos por municipio), y tres etapas se muestran aquí: sensibilización, formación de líderes, y aplicación y seguimiento a través de las asambleas ciudadanas donde las comunidades son quienes priorizan sus necesidades y eligen a sus representantes para la toma de decisiones.

Palabras Clave
Ciudad-región, presupuesto participativo, toma de decisiones descentralizada, participación ciudadana, acuerdos sociales y políticos entre la sociedad civil y el Estado, gobernabilidad y legitimidad, tejido social, desarrollo sostenible, asambleas ciudadanas.

Key words
Region-city, participatory budget, decentralization of making decisions, citizenship participation, social and political agreements between the civil society and the State, governance and legitimacy, social fabric, sustainable development, citizenship assemblies.

Abstract
Facing the current break-even situation, poverty and violence in the zone, arouses the program called “Barrancabermeja Region-City of Peace (Barrancabermeja Ciudad-Región de Paz)” as a private initiative (Barrancabermeja’s Diócesis) that pursues to strengthen the civil society and the generation of spaces for the social and political agreements between the social society and the State, as an instrument in the building of developing actions that promote the coha-

Por el año 1998 el padre Eliécer Soto Ardila, director de la Pastoral Social, Monseñor Jaime Prieto Amaya, cabeza visible de la Diócesis de Barrancabermeja, y Eduardo Ortegón, coordinador de la Comisión Diocesana de Vida, Justicia y Paz, concientes de su labor y preocupados por la situación de violencia que vive la región, emprendieron la realización de un análisis de realidad que evidencia las

84

situaciones de marginalidad, pobreza y presencia de los actores armados en la región, así como de la violación sistemática de los derechos humanos. Con base en esta situación, la Diócesis emprendió alternativas de solución como los Diálogos Pastorales, que buscaban propiciar la interlocución entre la sociedad civil y el Estado para encontrar caminos de solución a los problemas de fondo que conducen al conflicto armado. Es entonces cuando se crea el programa llamado “Barrancabermeja, Ciudad-Región de Paz” Este proceso surge . como una iniciativa que propende por el fortalecimiento de la sociedad civil y apunta a la generación de acuerdos sociales y políticos entre sociedad civil y Estado; en la construcción de acciones de desarrollo que promuevan la convivencia, la gobernabilidad y dinámicas de democracia participativa que permitan la recuperación del tejido social. Barrancabermeja, Ciudad - Región de Paz, reconociendo la importancia que tienen las organizaciones sociales de base, centra sus objetivos en: • Contribuir a la resolución del conflicto armado y promover el diálogo y la concertación para el manejo de cualquier conflicto. Contribuir en la reconstrucción de la Ciudad-Región a partir de un nuevo pacto social que consolide la auténtica atención y transformación del conflicto, aporte a la construcción de lo público desde el diálogo y la concertación, y permita establecer programas y procesos de desarrollo humano sostenible en la región.

democrática, violencia y valores civilistas, para generar acuerdos sociales y políticos; y el cuarto es la creación del Observatorio de Paz Integral (OPI) que analiza los tópicos sobre cultura de paz, derechos humanos y fortalecimiento de la gestión pública. Este proyecto (Observatorio de Paz) surge como una articulación con el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio (PDPMM). A lo largo de tres años de desarrollo de la propuesta, el proceso dejó como resultados más visibles la consolidación del Observatorio de Paz Integral, de la mano del PDPMM, y la firma de 24 acuerdos sociales y políticos enNUEVE municipios (uno regional y 23 municipales), además de la cualificación de la base social que hizo posible apuntar a la construcción de las mesas de acuerdos y al empoderamiento de las capacidades locales, para resolver conflictos en pro de la defensa y promoción de los derechos humanos. Por otro lado, como iniciativa de los mismos líderes dentro de su proceso de cualificación, consideraron de gran importancia la implementación de experiencias sobre Presupuestos Participativos. Barrancabermeja, Ciudad - Región de Paz da inició a su segunda fase de ejecución con la puesta en marcha de un nuevo proyecto denominado Presupuestos Participativos en el Magdalena Medio; este proceso surge como un ejercicio de política pública que abre espacios para la consolidación de la Democracia Participativa y construye escenarios ciudadanos para la consolidación de un nuevo tejido social. Esta iniciativa tiene como objetivo fundamental favorecer el fortalecimiento de la Democracia Participativa local mediante el apoyo a iniciativas de participación ciudadana y descentralización en la toma de decisiones políticas. Por otro lado, busca incidir en la población general de los municipios de Barrancabermeja, Betulia, Cimitarra, El Carmen, Puerto Berrío, Puerto Parra, Puerto Wilches, Sabana de Torres, San Pablo, San Vicente De Chucurí, Yondó, entre otros; sin embargo, cabe aclarar que el proyecto, que consta de las etapas de: sensibilización, formación, aplicación y seguimiento, se desarrollará en tres años; en este tiempo se irán incrementando, en cada una de las etapas, cuatro municipios por año; es decir, en el primer año se avanza en la etapa de sensibilización y formación a los municipios de Yondó, San Pablo, Sabana de Torres y Puerto Wilches, en el siguiente año se Irán sumando otros cuatro a esta primera etapa, y los primeros iniciarán la etapa de aplicación y seguimiento.

De esta manera Barrancabermeja, Ciudad - Región de Paz, traza cuatro ejes temáticos para su desarrollo. El primero es la construcción de un mapa actualizado de organizaciones sociales de los diez municipios en que se fundamenta la propuesta y de la percepción de gobernabilidad - legitimidad en los mismos; el segundo es el fortalecimiento de las organizaciones sociales ubicadas en el mapa, con formación en la capacidad de gestión, aspectos administrativos, trabajo interinstitucional y en redes, formación en valores civilistas y formación en aspectos sociopolíticos como ciudadanía y cultura democrática, gestión social y mecanismos de participación ciudadana, establecimiento de consensos públicos, entre otros; y para fomentar su capacidad propositiva desde una mirada autónoma y despolarizada de la realidad; el tercero es la creación de mesas de trabajo municipales y regionales entre las organizaciones sociales y el gobierno regional, con los siguientes temas: gobernabilidad, legitimidad, orden y seguridad

No. 43

85

De esta forma, la Diócesis de Barrancabermeja, a través de la Pastoral Social y el proceso Barrancabermeja CiudadRegión de Paz, espera seguir contribuyendo con el desarrollo digno de la región del Magdalena Medio y en la consolidación de una democracia participativa orientada a la construcción de un nuevo tejido social y de un ciudadano que busca la convivencia pacifica y que promueva los derechos humanos. Presupuestos Participativos en el Magdalena Medio • ¿Hacia dónde vamos? Tras la firma de veinticuatro acuerdos sociales y políticos, en las mesas de trabajo de los nueve municipios donde se viene desarrollando el Proceso Barrancabermeja Ciudad - Región de Paz, surge la iniciativa, desde los mismos líderes sociales y políticos, de desarrollar experiencias sobre Presupuesto Participativo, como un ejercicio de política pública que abra espacios para la consolidación de la democracia participativa y construya escenarios ciudadanos para el nuevo sujeto social. Objetivo del proyecto • Favorecer el fortalecimiento de la democracia participativa local mediante el apoyo a iniciativas de participación ciudadana y de descentralización en la toma de decisiones políticas.

Etapa de formación Este proceso formativo en Presupuestos Participativos esta dirigido al grupo directo de destinatarios, y tiene como objetivo brindar herramientas ciudadanas y académicas a los lideres sociales y políticos sobre Estado y Sociedad Civil; y centrarse en temas como Estado social y democrático de derecho, construcción de lo público, ciudadanía, organizaciones y movimientos sociales, y corresponsabilidad social. También se incluyó el eje temático de Desarrollo y gestión del desarrollo nacional y local en los que se abordaron subtemas como política pública, administración pública, planeación y administración pública. Finalmente, el eje temático sobre presupuestos participativos que tiene como objetivo la construcción colectiva de los presupuestos participativos por municipio. Este proceso formativo dio inició con la participación de 150 lideres sociales y políticos de los municipios de Yondó, San Pablo, Puerto Wilches y Sabana de Torres. Etapa de aplicación y seguimiento La aplicación de los presupuestos participativos en los municipios y el respectivo seguimiento al proceso de aplicación. Esta etapa se esta iniciando en este momento con el desarrollo de las asambleas ciudadanas, donde las comunidades priorizan sus necesidades y eligen a sus representantes para la toma de decisiones sobre el diseño del presupuesto participativo. ¿Qué se espera de este proceso? Se espera que a través de este ejercicio se pueda hacer real el discurso social de una ciudadanía participativa, capacitada en la búsqueda del desarrollo regional a través de los presupuestos participativos. Partiendo de la realidad coyuntural donde el fenómeno de la parapolítica ha logrado influir en las distintas esfera de los poderes locales, regionales y nacionales se considera de vital importancia que la ciudadanía empoderada actúe como apoyo social a sus autoridades y así colabore en la confrontación de los grupos al margen de la ley, capacitados para exigir sus derechos y construyendo una democracia participativa que apunte en la consolidación de una llave común entre el Estado y la sociedad civil.

Etapa de sensibilización y socialización Durante esta etapa se hizo la presentación de la propuesta a los líderes de los distintos sectores sociales y políticos de los municipios, a organizaciones sociales y administraciones públicas. Con el apoyo de los grupos facilitadores que son resultado de la primera fase del programa Barrancabermeja Ciudad Región de Paz.; esta instancia ha funcionado como un puente institucional con los distintos actores sociales y políticos que han sido destinatarios del proceso de presupuesto participativo y a su vez han operado como motivadores y movilizadores de las distintas organizaciones sociales y funcionarios públicos; en algunos municipios miembros de los concejos municipales son parte activa de estos grupos facilitadores.

86

Participación ciudadana y gestión pública. Municipio de Pasto
“Es un compromiso mantener un verdadero espíritu de diálogo y concertación que posibilite una real participación ciudadana en la planificación, la presupuestación, la gestión, el control, y la evaluación de los procesos de desarrollo local” Raúl Delgado Guerrero Alcalde del Municipio de Pasto democratic governance, for the local development. The Municipal Development Plan is based in the government’s program, where it is important the wide and decisive participation of the citizens, which is done in two levels: A geographical one (meetings in communities and villages) and the other topic kind (meetings of social interest: education, health, culture, among others). Besides, the process is focused in three stages: socialization, concertation and validation. Afterwards, the Honorable Council goes deeply and strengths the proposal opening new scenarios of citizenship participation to approve them by unanimity, through a municipal agreement. As it is wanted to be presented, the Developing Plan with the citizenship participation constitutes the fundamental, conceptual and technical tool, which leads the actions of the Public Administration and the society (enterprise, state and education agreement). One of the alternatives for the active participation of the community in the concerted search for the prospective development and the strengthening of the domestic democracy is the participative budgeting, known as Councils as deliberating containing scenarios. This article wants to show the process through which the Municipal Development Plan is established with the democratic participation and the budgeting, the concertation and the alliances of the public and private strategic actors, and finally shows the favorable results from which are benefited all the citizens.

Resumen
Pasto, desde 1995, materializa el concepto constitucional de participación ciudadana a través de su modelo de gestión pública y de gobernabilidad democrática, para el desarrollo local. El Plan de Desarrollo Municipal toma como base el programa de gobierno, donde es importante la amplia y decidida participación de la ciudadanía, la cual es realizada en dos niveles: uno de carácter geográfico (reuniones en las comunas y corregimientos) y otro de tipo temático (reuniones de interés social: educación, salud, cultura, entre otras). Además, el proceso se precisa en tres momentos: socialización, concertación y validación; posteriormente el Honorable Concejo profundiza y fortalece la propuesta abriendo nuevos escenarios de participación ciudadana para aprobarlos por unanimidad, mediante acuerdo municipal. Como se quiere mostrar, el Plan de Desarrollo con la participación comunitaria constituye la herramienta fundamental, conceptual y técnica, que guía las acciones de la Administración Pública y la sociedad (acuerdo empresa, Estado educación). Una de las alternativas para la activa participación de la comunidad en la búsqueda concertada del desarrollo prospectivo y el fortalecimiento de la democracia local es la presupuestación participativa, conocida con el nombre de cabildos -como escenario deliberante incluyente-. Este artículo quiere mostrar el proceso mediante el cual se constituye el Plan de Desarrollo Municipal a través de la participación democrática y la presupuestación, la concertación y las alianzas de los actores estratégicos públicos y privados, y finalmente, muestra los resultados favorables de los cuales son beneficiarios todos los ciudadanos.

Palabras Clave
Alianza de actores estratégicos, Agencia de desarrollo local, participación ciudadana, gobernabilidad, desarrollo humano sostenible, equidad, precabildos, cabildos, presupuestación participativa, visión prospectiva de desarrollo, gestión pública.

Abstract
Since 1995, Pasto thinks about the constitutional concept of citizenship participation through its public management model, the

Key words
Alliance of strategic actors, local development agency, citizenship participation, governance, sustainable human development, equity, pre-Councils, Councils.

1 Programa de gobierno “Por un Pasto Mejor”, presentado por Raúl Delgado Guerrero

No. 43

87

Pasto, la “Morada al Sur” es el hogar de cuatrocientas mil , personas. La capital del Departamento de Nariño se encuentra recostada en las faldas del volcán Galeras, en el corazón de los Andes Colombianos. Tiene una posición geopolítica privilegiada, es un istmo andino en medio de las dos grandes reservas de biodiversidad del mundo: la Amazonia y la llanura del Pacífico. Como dice el humanista Alberto Quijano Guerrero: “Al occidente el océano, al norte los promontorios de la cordillera, al sur las llanuras sin término, al oriente la selva. Con su cuádruple visualidad, siempre tuvo el volcán la certidumbre de ser un destino histórico” . Pasto avanza en la construcción de un modelo de gobernabilidad democrática para el Desarrollo Humano Sostenible, que se basa en la participación ciudadana, la ética y eficiencia de lo público y la articulación de actores estratégicos. La concepción del Desarrollo Humano Sostenible es una visión humanista del desarrollo, ubica en el centro al ser humano en estrecha interdependencia con la naturaleza, un ser con múltiples necesidades biológicas, afectivas, sociales, culturales y materiales. Desde esta óptica, desarrollo no es solo crecimiento económico, el cual es condición necesaria, pero de ninguna manera suficiente, por dos razones: una, porque el bienestar o bien vivir de las personas, que debe ser el objetivo trascendente del desarrollo, implica necesariamente equidad y redistribución de ese crecimiento, y la segunda, porque el ser humano, para ser feliz, no solo requiere satisfacer sus necesidades materiales. La Equidad, en la concepción de Desarrollo Humano Sostenible, no solo tiene que ver con la distribución de beneficios y oportunidades para todas y todos; tiene que ver con la prioridad generacional en el tratamiento y valoración que una sociedad brinde a sus niños, jóvenes y viejos, y al significado de la mujer como constructora no solo de familia, sino de la propia sociedad. La sostenibilidad del Desarrollo Humano implica que el uso y disfrute de los recursos naturales de las generaciones presentes, no sacrifiquen, y por el contrario garanticen ese uso y disfrute para las generaciones venideras, lo que implica un concepto de equidad intergeneracional. De otra parte, la concepción de desarrollo Humano Sostenible valora la riqueza de la diferencia entre culturas, entre saberes y entre territorios, en contraposición a la pretensión de homogeneidad ideológica y cultural que han ca-

racterizado las teorías convencionales de Desarrollo, para las cuales lo único válido, lo que deben perseguir y alcanzar los países en desarrollo, son los valores de la modernidad de Occidente, desconociendo lo que otras culturas le han aportado, le aportan y le aportarán a la humanidad. PARTICIPACIÓN CIUDADANA La participación ciudadana tiene sus raíces en los orígenes de la nacionalidad. Los antepasados indígenas institucionalizaron las “mingas” jornadas en las cuales niños, , niñas, hombres y mujeres realizan un trabajo gratuito y en conjunto para hacer una obra que beneficie a toda la comunidad. A manera de ejemplo el fomento de esta tradición le permitió a la administración la realización de 73 mingas, con la activa participación de 67.240 personas, para lograr el mantenimiento de 1.057 Kilómetros de vías. En las décadas de los 70 y 80 la participación comunitaria se manifiesta a través de las luchas cívicas, con las cuales se consiguen soluciones a problemas básicos de la población buscando la incorporación de nuestra región al desarrollo Nacional. La participación ciudadana en la gestión de desarrollo local se materializa con la llegada a la Alcaldía en 1995 del ex presidente de la Constituyente doctor Antonio Navarro Wolf, quien pone en práctica algunos conceptos de participación ciudadana que quedaron consignados en la constitución de 1991. 1. CONSTRUCCION COLECTIVA DEL PLAN DE DESARROLLO “PASTO MEJOR” La ruta del “Pasto Mejor” se inicia cuando más de 600 líderes, con la coordinación de la ONG Gestión Ciudadana, elaboran en forma participativa lo que más tarde se constituiría en el programa de gobierno del candidato Raúl Delgado Guerrero. Esta propuesta se fortaleció en los barrios y veredas de Pasto, especialmente en los diálogos con Raúl Delgado, 27 reuniones temáticas abiertas en las cuales participaron cerca de 10.000 personas. Este programa de gobierno recibe la aprobación de la gran mayoría de los ciudadanos en las elecciones del 26 de octubre de 2003. Tomando como base el programa de gobierno se construye colectivamente el Plan de Desarrollo Municipal. La

88

participación ciudadana se realizó en dos niveles: El geográfico que consistió en 42 reuniones en las comunas y los corregimientos, y el temático, en 28 reuniones de interés social como educación, cultura, medio ambiente, género y salud, etc. Se formuló en tres momentos: el primero, el de la socialización de la propuesta “Pasto Mejor. Plan de Desarrollo 2004 2007. Bases para la Concertación Ciudadana” ela, borada por el Equipo de Gobierno. El segundo, el de la concertación propiamente dicha, en la cual participaron 7.946 dirigentes en representación de las diferentes organizaciones de la sociedad civil. El tercer momento, la Asamblea de Voceros elegidos democráticamente, 193 en total, que validaron la propuesta recogiendo las aspiraciones de la ciudadanía. El Consejo Territorial de Planeación, por su parte, además de participar en las diferentes reuniones comunitarias, recogió las opiniones de los 22 sectores sociales que él representa. Durante las sesiones extraordinarias del mes de Mayo, el Honorable Concejo Municipal, profundizó y fortaleció la propuesta abriendo nuevos escenarios para la participación ciudadana y lo aprobó por unanimidad mediante el Acuerdo 008 de mayo 28 de 2004. El Plan de Desarrollo, elaborado con una amplia y decidida participación comunitaria constituye la herramienta fundamental, conceptual y técnica, que guía las acciones de la administración pública y la sociedad, con el propósito común de construir un Pasto Mejor que desde el propio Programa de Gobierno se concibe como: “Un Pasto capaz de brindar las oportunidades que la gente requiere para levantar sus proyectos de vida con dignidad, un Pasto seguro, bonito y acogedor; promotor y líder del desarrollo regional, orgulloso de sus raíces y valores, abierto al país y al mundo. Un Pasto de ciudadanas y ciudadanos participantes que quieren y cuidan su ciudad y su entorno natural” . 2 2. PRESUPUESTACIÓN PARTICIPATIVA – CABILDOS Pasto ha explorado en la última década caminos alternativos en la búsqueda de su desarrollo y de fortalecer la

democracia local. Uno de estos caminos es la activa participación en el proceso de presupuestación participativa que en nuestra región se conoce con el nombre de Cabildos. Los Cabildos fueron establecidos en la zona rural del municipio de Pasto, en la Alcaldía del doctor Antonio Navarro Wolf. Durante el gobierno del doctor Eduardo Alvarado, bajo la coordinación del actual Alcalde Raúl Delgado Guerrero, se realizaron en la zona urbana en los años 2001, 2003 y 2005. En la actual administración se realizaron en 2005, adquiriendo mayor solidez conceptual, metodológica, organizativa y presupuestal. Los Cabildos son escenarios deliberantes incluyentes, donde se entretejen sueños, se enlazan esperanzas para al final concertar entre las comunidades y el gobierno local proyectos y presupuestos que nos conduzcan a encontrar horizontes más felices. Los cabildos se realizan en dos momentos: Precabildos y cabildos. Los Precabildos consisten en talleres para la cualificación ciudadana, se realizan en cada una de las doce comunas y en cada uno de los catorce corregimientos. Los temas consisten en: familiarización con el Plan de Desarrollo “Pasto Mejor” elaboración colectiva de las reglas de juego , y adopción de los techos presupuestales. Los Cabildos son asambleas ciudadanas donde se priorizan y se acuerdan los proyectos que serán incluidos en el presupuesto Municipal. El acto culminante de los cabildos es la firma de las actas de compromiso entre el alcalde y los líderes de las comunidades, en las cuales se compromete a ejecutar los proyectos concertados. Este proceso de Presupuestación Participativa, además, sistematiza las decisiones comunitarias, realiza un seguimiento a la ejecución de los proyectos y socializa a la comunidad sus resultados. El grado de credibilidad de los Cabildos se basa en la ejecución de proyectos consensuados en las asambleas comunitarias. Presentamos a continuación el nivel de cumplimiento de cabildos 2001, 2003, 2005.

2 Raúl Delgado Guerrero, Alcalde de Pasto.

No. 43

89

CUADRO 1 CONSOLIDADO GENERAL DE PROYECTOS Ejecutados al 100% En proceso de ejecución En proceso de contratación Por iniciar proceso TOTAL PROYECTOS 440 225 18 48 731

CUADRO 2 Consolidado urbano TOTAL CABILDOS 2001 COMPROMETIDO 12.555.567.334 EJECUTADO 18.401.241.025 CABILDOS 2003 COMPROMETIDO 7.845.545.657 EJECUTADO 12.153.090.683

Consolidado urbano TOTAL

CABILDOS 2005 COMPROMETIDO 9.185.700.811 EJECUTADO 14.773.831.211

TOTAL CABILDOS COMPROMETIDO 29.586.813.802 EJECUTADO 45.328.162.919

CUADRO 3 Consolidado rural TOTAL CABILDOS 2001 COMPROMETIDO 5.088.386.041 EJECUTADO 7.562.470.478 CABILDOS 2003 COMPROMETIDO 3.359.842.298 EJECUTADO 5.623.607.954

Consolidado rural TOTAL

CABILDOS 2005 COMPROMETIDO 5.309.982.065 EJECUTADO 7.277.586.932

TOTAL CABILDOS COMPROMETIDO 13.758.210.404 EJECUTADO 20.463.665.364

CUADRO 4 CONSOLIDADO PRESUPUESTAL CONSOLIDADO RURAL/URBANO SECTOR URBANO RURAL TOTAL COMPROMETIDO 29.586.813.802 13.758.210.404 43.350.192.256 EJECUTADO 45.328.162.919 20.463.665.364 65.705.076.277

90

3. PLANES DE VIDA Dentro de las festividades del onomástico de Pasto, el próximo 30 de Junio del presente año, se hará entrega pública por parte de las comunidades al Municipio de 24 documentos que contiene los Planes de Vida de 11 comunas y 13 corregimientos. Elaborados con una amplia participación comunitaria con una visión prospectiva del desarrollo, el objetivo de los Planes de Vida es fortalecer la participación ciudadana elevando el nivel de interlocución de las comunidades con el gobierno local, Departamental, Nacional y los Organismos Internacionales. Para la realización de estos Planes de Vida se eligió democráticamente 320 líderes comunitarios, quienes se capacitaron en un diplomado de “Gestión Participativa del Desarrollo con énfasis en Planes de Vida” avalado por la Universidad Javeriana y con el apoyo del Programa Suyusama y la Fundación Social. Los líderes convocan asambleas comunitarias ocho (8) en total, en cada una de las localidades, en las cuales durante siete (7) meses se construyen colectivamente los Planes de Vida que en lo fundamental contienen: • • • • • • Comprensión compartida del concepto del Desarrollo Humano Sostenible; Construcción de la visión de futuro; Construcción de la plataforma estratégica; Aportes desde una mirada de la realidad; Planes, programas y proyectos priorizados; Sistemas de control;

gestión pública en la planeación, concertación, contratación y ejecución de recursos del Municipio. 1. VEEDURÍAS CIUDADANAS Para lograr eficiencia y transparencia en los diferentes proyectos, se promueve la participación ciudadana para el control técnico, legal y social de lo público a través de la conformación de comités de veeduría en cada una de las comunas y los corregimientos, para lograr la participación de la comunidad en las labores de vigilancia y evaluación de las políticas, planes, programas, proyectos y contratos de la Administración Pública Municipal. Además se fomenta las alianzas estratégicas como el centro de Participación Ciudadana, constituido por entidades públicas y privadas para fortalecer la veeduría ciudadana. 2. HERRAMIENTAS PARA LA ÉTICA Y EFICIENCIA DE LO PÚBLICO Presupuesto por resultados Asignación de recursos para la obtención de resultados específicos orientándolos al cumplimiento de las metas y objetivos establecidos en el Plan de desarrollo. Modelo estándar de control interno Se define oficialmente un marco de control estándar que permite implementar de manera uniforme el sistema de control interno para el fortalecimiento de una administración transparente y efectiva en el cumplimiento de sus funciones. Sistema de gestión de la calidad Herramienta de gestión sistemática y transparente que permita dirigir y evaluar el desempeño institucional en términos de calidad y satisfacción social en la prestación de nuestros servicios mejorando el desempeño y la capacidad de proporcionar servicios que respondan a las necesidades y expectativas de la comunidad en general. Código de ética y buen gobierno Promueve valores y políticas éticas que permiten prestar un servicio justo y eficiente a la comunidad, fortaleciendo la transparencia en la gestión pública y motiva la construcción de un entorno ético alrededor de la función administrativa de la entidad.

Al mismo tiempo se crea una red de actores institucionales, gremiales y sociales para la gestión del Plan de Vida, que en su segunda fase busca incorporar parte de los Planes de Vida en los programas de gobierno de los candidatos a la Alcaldía y Gobernación para luego materializarse aspiraciones en los Planes de Desarrollo local y Departamental. CONTROL SOCIAL Es un derecho y deber de los ciudadanos, organizaciones sociales y comunitarias, los cuales hacen seguimiento a la

No. 43

91

Siger El Sistema de Información de Resultados de la Gestión Pública del Municipio, Siguer, es una herramienta que permite brindar información e interlocución con la ciudadanía, con la utilización del Internet, sobre el seguimiento, control, gestión y cumplimiento de las metas trazadas en el Plan de Desarrollo. 3. RENDICIÓN DE CUENTAS La transparencia además de la voluntad política, para ser verdadera, requiere la plena publicidad de los actos de gobierno e información pública de calidad, la existencia de organismos de control fiscal, político y ciudadano realmente autónomos, e implica así mismo, la rendición de cuentas sobre el manejo de los recursos públicos y más ampliamente sobre el devenir de la administración. La publicación de los actos de gobierno se realiza a través de: asambleas comunitarias, pagina Web www.alcaldiadepasto.gov.co, programas radial “Pasto Mejor” programas , televisivos “Pasto Visión” y “Tele Pacifico” y revistas, carteleras y prensa local.

La Red Social brinda la atención integral a los grupos de población vulnerable, vinculándolos a diferentes programas sociales los cuales son asistidos por las 44 fundaciones e instituciones vinculadas a la red, que trabajan con población en alto riesgo de vulnerabilidad. ALGUNOS RESULTADOS El modelo de gobernabilidad democrática, de participación ciudadana ha permitido obtener los siguientes resultados, especialmente de la población en vulnerabilidad social como lo demuestran los siguientes resultados: Se recuperan más de 2.550 niños y niñas en estado de desnutrición, se aumenta la cobertura de restaurantes escolares, se atienden 1.252 niños y niñas en problemática de calle, se presta atención 10.000 adultos mayores y a 800 personas en estado de discapacidad. 65.000 niños y niñas son incorporados al programa de alivio educativo, 92.303 personas ingresan al régimen subsidiado en salud. Se aumenta en un 42% la cobertura de agua potable para los habitantes de las zonas rurales, se protege 180 hectáreas de bosque y se han reforestado 350 hectáreas. Así mismo, se ha disminuido en un 25% la mortalidad perinatal, en un 23% la mortalidad materna y en un 1.8% la fecundidad en menores de 20 años. Los hechos delictivos contra la vida, la seguridad y el patrimonio de las personas han sido reducidos en un 50%. Se han recuperado 23.000 m2 de espacio público convirtiendo a 993 vendedores ambulantes en propietarios de espacios en centros comerciales. Se han pavimentado 111.146 metros cuadrados y se ha hecho apertura de vías de 26.382 m2. Se continúa trabajando para cumplir los compromisos que se adquirieron con la ciudadanía, para seguir avanzando en la construcción colectiva de un “Pasto Mejor” el , Pasto que todos se merecen y que se legara a las nuevas generaciones.

ARTICULACIÓN DE ACTORES ESTRATÉGICOS La Agencia de Desarrollo Local es una entidad de carácter asociativo que busca integrar y asociar a los actores público privado del Departamento, para impulsar el desarrollo sobre las bases de la planeación prospectiva y participativa del territorio que garantizan la continuidad de los procesos encaminados al Desarrollo Humano Sostenible de Pasto y su incidencia en los niveles departamental y regional. Forman parte de la Agencia del Desarrollo Local: la Alcaldía de Pasto, Gobernación de Nariño, Alcaldía de La Florida, Alcaldía de Samaniego, Diócesis de Pasto, Cámara de Comercio, Universidad de Nariño, Universidad Mariana, Universidad Cooperativa, Contactar, Corponariño, Corporación Incubadora de Empresas de Nariño CIEN, FENALCO seccional Pasto, Acopi seccional Pasto, Fundación EMSANAR, Fundación Urdimbre y Fundación Social.

San Juan de Pasto, 31 de mayo de 2007.

92

No. 43

93

94