You are on page 1of 24

Planificació

n de
sistemas
agroforestal
es
Manual Agroforestal

RODRIGO ARCE,
Responsabilidad
Socioambiental EIRL

Lima, 2011
Planificación de sistemas agroforestales en ecosistemas
de altura

Presentación:

D
ice el cuento que si no tenemos claro nuestro destino,
entonces todos los caminos son buenos. Lo mismo nos
sucede en la chacra, como en todas las cosas de la 20
vida, tenemos que tener claros nuestros objetivos para poder
planificar su instalación o desarrollo.

Planificar implica anticipar el objetivo deseado y así poder


canalizar de mejor manera nuestras capacidades,
experiencias, conocimientos y recursos. Para ello es
importante visualizar de qué manera quedará idealmente
nuestra chacra y en qué forma va a contribuir efectivamente a
nuestro buen vivir, que es en último instancia lo que todo el
mundo buscamos.

Todos nosotros planificamos, sólo que algunos lo hacemos


mentalmente y otros lo hacemos con ayuda de lápiz y papel
(o en su defecto con ayuda de una computadora). Las grandes
civilizaciones de la humanidad no pueden explicarse sin el
auxilio de la planificación. Los incas también eran grandes
planificadores aunque no hayan tenido lápiz y papel.

Aunque nosotros valoramos la oralidad como parte de nuestra


cultura, debemos reconocer que la memoria es frágil y por
eso es mejor usar sistemas de registro de lápiz y papel. De
hecho los agricultores y agricultoras más exitosos son los que
tienen alguna forma de registro y para el efecto se valen de
cuadernos donde hacen al menos las anotaciones de los
aspectos más relevantes. Pero también hemos podido
apreciar en algunas chacras el uso de papelotes donde existe
una planificación más organizada.
Una forma alternativa de planificar mínimamente es
empleando dos dibujos: i) un dibujo de cómo es la chacra y ii)
un dibujo de cómo queremos idealmente nuestra chacra.
Nosotros usaremos un sistema intermedio que usa registros
básicos para tomar en cuenta las preguntas básicas de toda
planificación:

20
 ¿Cuál es nuestro (s) objetivo (s)?

 ¿Qué haremos para lograr nuestro (s) objetivo (s)?

 ¿Qué tenemos para lograr nuestro (s) objetivo (s)?

 ¿Qué recursos necesitamos para lograr nuestro (s)


objetivo (s)?

 ¿Quién o quiénes se harán responsables de las tareas?

 ¿En qué plazo o en qué fecha?

Esperamos que este capítulo nos ayude en nuestro objetivo


de mejorar nuestro buen vivir en armonía con la sociedad y la
naturaleza

Objetivos:

 Fortalecer capacidades de los agricultores y agricultoras


para planificar el establecimiento y manejo de sus
sistemas agroforestales

 Contribuir con una cultura de responsabilidad social y


ambiental a favor de una ciudadanía agroforestal

El buen vivir:

Para poder avanzar en la planificación de sistemas


agroforestales tenemos que empezar desde el principio, es
decir aclararnos cuál es la razón final de todo esto. Algunos le
llaman felicidad, otros le llaman calidad de vida, otros
simplemente le llaman mejores ingresos. Depende de cada
perspectiva. Esta discusión es crucial porque tenemos que
saber que la producción no es la meta final sino es el medio
para los objetivos que queremos alcanzar. Dependerá de
nuestro grado de desarrollo personal para darle dimensión a
nuestros objetivos.

Si yo reconozco que mi lucha primaria es conseguir mis 20


alimentos del día entonces mis objetivos también saldrán con
esa tónica. En cambio si mi objetivo es contribuir activa y
efectivamente al desarrollo sostenible, a la felicidad de más y
más personas, de paso a mi propia felicidad, entonces mis
objetivos se vuelven trascendentales y desde la modestia de
mi chacra puedo contribuir a construir y fortalecer la
ciudadanía agroforestal. Este concepto, tal vez nuevo para
muchos nosotros significa que somos, nos sentimos y nos
tratan como personas sujetas de derechos y obligaciones para
con nosotros mismos, nuestra familia, la sociedad y el
planeta. De esta manera es cómo entendemos la ciudadanía
global.

La pertinencia de nuestra discusión es que antes pudimos


haber dicho: “Bueno, yo soy dueño (o me siento dueño) de mi
chacra y dentro de mi chacra yo hago lo que me da la gana”.
Tal vez muchos pensamos así todavía porque nos han
impuesto la idea de que la propiedad privada es sagrada y
tenemos el libre albedrío para decidir lo que mejor nos
conviene. Aunque la propiedad tiene una función social, tal
vez eso antes a nadie le importaba. Sólo que ahora la realidad
es diferente. Hay en el mundo gran preocupación por la
pérdida de la diversidad biológica, la deforestación, la quema
de bosques, la erosión de los suelos, la pérdida de las culturas
originarias. Quiere decir que lo que hagamos o dejemos de
hacer en nuestras chacras tiene una gran repercusión no sólo
en nosotros mismos sino también en la sociedad y el mundo.

Yo puedo decir, “bueno pero si sólo quemo una ha de bosque,


no es nada”. Sólo que miles y miles de campesinos y
campesinas en los trópicos piensan lo mismo y por lo tanto
son miles y miles de ha de bosques que se queman y no sólo
pierde el agricultor (aunque siente que gana), sino también
pierde la sociedad, pierde el planeta y todos pagamos las 20
facturas del calentamiento global y las consecuencias del
cambio climático.

También podemos decir: “bueno pero si todo el mundo lo


hace”. O este otro dicho: “Los países desarrollados
terminaron sus bosques y ahora que no nos vengan a impedir
que nosotros nos desarrollemos”. Es aquí cuando la palabra
desarrollemos suena hueca, suena algo distorsionada. Lo
que pasa es que la sociedad nos ha vendido la idea de que
desarrollarse es únicamente crecer en ingresos y nosotros nos
hemos comprado esa idea. Hoy en día existe mucha reflexión
al respecto porque nos damos cuenta que el estilo de
desarrollo predominante no es sostenible.

Es así que queremos trasladar concepciones de desarrollo de


países templados a los bosques tropicales donde existe una
explosión de diversidad biológica asociada a una diversidad
cultural. Nuestros diseños agrícolas y agroforestales tratan de
acomodarse a esquemas simplificados de manejo en una
realidad altamente compleja como son los bosques tropicales.
Es por eso que nosotros estamos La definición de agroforestería:
promoviendo una nueva forma de
Cuando nosotros decimos que la agroforestería
entender la agroforestería que recoja refiere a las interacciones entre capital natural
(especies silvestres) y capital cultivado
todas estas dimensiones y no nos (especies domesticadas o cultivadas)
quedemos únicamente en la dimensión justamente queremos reconocer la base
ecológica y cultural en la que se sustentan
técnica o productiva. Tenemos nuestras chacras.
responsabilidad para con nosotros
Bajo esta mirada ya no nos preocupamos
mismos, para con la sociedad y con el únicamente en una parcela asociativa dentro
20
de nuestro predio sino que nos interesa, no
planeta. Es en este marco que
sólo mirar y tratar todo nuestro predio, sino
queremos proponerle la planificación desarrollamos una mirada sistémica o
integradora tomando en cuenta el paisaje.
de sistemas agroforestales. Dicho en palabras simples, nos interesa
también discutir la planificación que hacen
Otros sistemas interesantes a tomar nuestros vecinos en un ámbito geográfico o
ecológico determinado. Esto es lo que se llama
en cuenta son la forestería análoga y prestar atención a un enfoque de
la permacultura. microcuencas.

Significa también que mi mirada no es sólo en


Definiendo los objetivos de qué medida avanzo en mis objetivos agrícolas
nuestros sistemas agroforestales: o pecuarios sino en qué medida convivo con el
bosque satisfaciendo objetivos de
conservación y objetivos de desarrollo. Aquí
Todos buscamos mejorar nuestra quiero explicar que en realidad debería hablar
rentabilidad. Sin embargo hay que únicamente de objetivos de conservación
porque la conservación implica la gestión de
reconocer que existen diferentes tipos los recursos, en algunos casos con protección
de rentabilidad: económica, social y y en otros casos con el uso inteligente de los
recursos disponibles de la naturaleza. La clave
ambiental. Sólo que con la discusión está en trabajar con ella y no en contra de ella.
previa que hemos tenido podemos
Por lo mismo, nos interesa poner en valor la
conjugar apropiadamente diversos riqueza de conocimientos y experiencias de
nuestros propios agricultores como parte de la
objetivos. gestión de la energía cultural de nuestro
pueblo. Nuestra mirada agroforestal por tanto
Si hablamos de rentabilidad tiene una visión integradora y de profundo
respeto a la naturaleza y la cultura. Ello no
económica, algunos podemos mejorar implica que cuestionemos algunas prácticas
nuestros ingresos a través de uno o culturales que reconocemos ahora son
perjudiciales para la base de recursos que
pocos productos agrícolas o pecuarios sustenta nuestras actividades productivas (Ver
eje. En este caso el manejo de la figura 1).

diversidad giraría en torno a estos


objetivos. Bajo esta propuesta hay
diferentes grados de intervención sobre
el bosque. Ejemplos de
interacciones
En el otro extremo, ahora cada vez se
Semillas que se
convierte en más factible los ingresos desplazan del
producto de pago por servicios bosque a las
ambientales. Es decir mientras menos chacras o viceversa
toquemos al bosque o favorezcamos el Animales del
establecimiento de plantaciones bosque que buscan 20
forestales mejores posibilidades comida en las
chacras
tendríamos de mejorar nuestros
ingresos. Insectos del
bosque que ayudan
En el medio se encuentran opciones en a la polinización de
los cultivos
las que se combinan una orientación
agropecuaria con una orientación Materia orgánica
agroecoturística. que se desplaza de
los bosques a las
Quiere decir que la visión de mejora de chacras

ingresos no tiene que darse sólo desde Agua que se


una perspectiva convencional de desplaza del
bosque a las
productos agropecuarios asociados a
chacras
bosques, sino que existe una gama muy
grande de posibilidades. Algunos de los Microclima del
bosque que
principios a tomar en cuenta en la favorece a las
definición de objetivos son: chacras

 Trabajar a favor del potencial Arboles frutales


silvestres que
biológico de los bosques no contra
prosperan en los
ellos huertos

 Existencia de un mercado real o Plantas


potencial para los bienes o medicinales del
bosque que se
servicios de nuestros sistemas cultivan en los
agroforestales huertos

Aves silvestres del


bosque que
 Posibilidad real de atenderlos con nuestro trabajo
familiar o posibilidad de contratar personal local

 Grado de diversificación que queremos darle

Algunas de las opciones que nos ofrecen los sistemas


agroforestales son:

 Cultivos permanentes de comprobada rentabilidad


20
 Productos maderables

 Manejo de fauna

 Apicultura

 Piscicultura

 Agroecoturismo

 Servicios ambientales, entre otros.

Es posible combinar uno o más objetivos en tanto no sean


incompatibles.

Fig. 1. Agroforestería como enfoque de interacciones en los bosques tropicales


Factores a tomar en cuenta en el diseño agroforestal:

Tenemos que pasar revista a una serie de factores que son de


importancia para el diseño agroforestal. Algunos de ellos son:

 La situación actual de tenencia de la tierra.

 Estado actual del uso de la tierra (bosques primarios, 20


bosques primarios residuales, purmas altas, purmas
bajas, chacras, pastizales, cochas, entre otros).

 Estado actual del bosque y sus recursos de flora y fauna

 Estado actual de los suelos

 Clima y patrón de lluvias en la zona

 Configuración topográfica del terreno y las pendientes

 Distancia de los mercados

 Acceso a la chacra

 Condición de uso de la tierra de los vecinos

 Grado de conocimiento que tenemos sobre los recursos


silvestres

 Grado de conocimiento que tenemos sobre los cultivos o


las especies de ganado

 Grado de conocimiento que tenemos sobre las


interacciones entre los recursos silvestres y los recursos
cultivados o domesticados.

 Calendario agrícola

 Patrón de migraciones
No es lo mismo planificar sobre una chacra con título de
propiedad que sobre una chacra en condición legal precaria.
No es lo mismo planificar en una chacra individual que en una
chacra de una comunidad nativa por el sistema de uso de la
tierra. Por lo mismo es importante que conozcamos si existe
alguna restricción legal de actividades productivas en el caso
que colindemos con alguna Área Protegida por el Estado o una
Reserva Territorial. 20
El uso actual de la tierra (bosques primarios, bosques
primarios residuales, purmas altas, purmas bajas, chacras,
pastizales, cochas, entre otros) nos permite conocer cuál es la
potencialidad productiva de cada área y en qué medida
podemos beneficiarnos de las interacciones. En esta misma
orientación se encuentra el conocimiento del estado actual
del bosque y sus recursos de flora y fauna.

El estado actual de los suelos también es determinante.


Nosotros privilegiamos la menor dependencia a recursos
externos por lo que el principio básico es adaptar las plantas a
las características del suelo y no el suelo a la planta porque
eso requiere insumos externos que no siempre están a
nuestra disposición. Si nuestros suelos están degradados
entonces tenemos que empezar con un proceso activo de
recuperación de suelos usando especies arbóreas y especies
rastreras apropiadas para tal fin.

Como efecto del cambio climático se ha comenzado a


evidenciar modificaciones en el patrón climático y por tanto
en los regímenes de lluvia. Esto es algo que tenemos que
tener en cuenta para garantizar las exigencias de agua que
tienen las distintas plantas. Cambios climáticos también
afectarían los ciclos de floración y fructificación.

La forma del relieve de la chacra también es importante


considerar. Las zonas de alturas están conformadas por áreas
planas y por áreas con diversos grados de pendiente. Por
ejemplo en áreas con pendientes es necesario considerar
prácticas de conservación de suelos para evitar la aceleración
de la pérdida de fertilidad.

Sabemos que mercado es mucho más que los espacios físicos


donde se expenden productos. Mercado refiere a la
oportunidad concreta de realizar transacciones viables. Por
ello cuando hablamos de distancia de los mercados no sólo 20
nos referimos en términos físicos sino también en términos
actitudinales de saber llegar al mercado o atraer al mercado
(demandantes).

El acceso a la chacra no sólo pensado cómo llegamos o como


salimos nosotros como productores agroforestales sino
también cómo llegan o salen los compradores de nuestros
bienes o servicios.

Puesto que tenemos una mirada de paisaje entonces nos


interesa conocer cuál es la condición de uso de la tierra de los
vecinos. Nuestros mejores esfuerzos pueden venirse abajo por
un incendio de purmas ocasionado por un vecino imprudente
o puede por el contrario favorecer corredores ecológicos de
genes de plantas y animales que nos interesan. Ahora bien, si
la chacra contigua se encuentra en una altitud superior a la
nuestra con más razón todavía porque lo que haga o deje de
hacer el vecino repercute sobre nosotros. El uso
indiscriminado de agroquímicos por ejemplo puede
contaminar aguas y suelos de nuestra área. O también sus
descuidos en el manejo del suelo pueden provocarle erosión
que en buena cuenta se va a nuestras chacras. Pero como no
queremos un desarrollo egoísta lo mejor es dialogar y
planificar juntos.

El grado de conocimiento actual que tenemos sobre los


recursos silvestres y el grado de conocimiento actual que
tenemos sobre los cultivos o las especies de ganado también
son factores a considerar. Sólo que no hay que contentarse
con los conocimientos que tenemos, sino que bajo una nueva
mirada a la chacra en interacción con los bosques nos debe
ofrecer permanentemente lecciones para su mejor manejo y
conservación.

El calendario agrícola actual nos permite saber en qué medida


es posible asumir nuevas tareas productivas y de 20
conservación sin que se generen cuellos de botella. Incluir en
el calendario las actividades comunitarias, religiosas o
festivas.

Por lo mismo es necesario saber si existe migración temporal


por razones de búsqueda de nuevas fuentes de ingresos que
podría afectar el cuidado de los nuevos sistemas productivos
a establecer. No olvidar hacer estas distinciones a nivel de
hombres y mujeres.

Los pasos para la planificación agroforestal:

Sobre la base de todo lo discutido anteriormente ya estamos


en condiciones de empezar nuestra planificación. Los pasos
son:

1. Definición de los objetivos de manejo agroforestal

2. Diagnóstico de la chacra

3. Estudio de mercado

4. Diseño agroforestal. Identificación de interacciones y


selección de especies

5. Identificación de recursos materiales y talento humano

6. Análisis de costo beneficio

7. Instalación
8. Evaluación

Revisemos ahora cada uno de estos pasos:

1. Definición de los objetivos de manejo


agroforestal:

Ya hemos discutido ampliamente este punto porque es el


corazón de la planificación. Muchos agricultores e incluso
muchos profesionales todavía tienen un pensamiento 20
concentrado en la producción y no se esfuerzan por ver toda
la cadena productiva. Luego hay frustraciones cuando no
podemos colocar nuestro producto o exigimos mercados
seguros cuando ahora lo único seguro es la incertidumbre.

Tenemos que encontrar la dosis precisa de la mezcla de


ambición y humildad, es decir que siendo realistas tengamos
el arrojo suficiente para soñar con un destino mejor para
nosotros, nuestra familia, la sociedad y el planeta. Es mejor si
a nuestro objetivo le ponemos un plazo y nos damos metas
para saber si estamos o no avanzando.

El grado de complejidad de la propuesta tecnológica está en


función de la real posibilidad de atenderlo. Si usamos semillas
mejoradas tenemos que estar seguros que podremos aplicar
todo el paquete tecnológico porque de lo contrario no se
expresa todo el potencial de la semilla mejorada. Si la
tecnología provoca un desequilibrio en la estabilidad
emocional de la familia también es un indicio que no es una
tecnología apropiada. Esto refuerzo el hecho de que la
tecnología debe estar a nuestro servicio y no nosotros al
servicio de la tecnología.

2. Diagnóstico de la chacra

Responde a la pregunta: ¿cuál es la situación actual y el


potencial de nuestra chacra (en interacción con los bosques)?.
Algunos dicen que debemos partir de lo que demanda el
mercado. Eso es parcialmente correcto. El mercado muchas
veces es ciego, voraz y quiere obviar hasta donde sean
posibles las dimensiones ambientales y sociales.
Reconocemos que esta visión está cambiando por influencia
de la certificación orgánica que nos obliga no solamente a que
seamos buenos productores sino productores responsables
con la sociedad y el ambiente. Nosotros no trabajamos 20
estrictamente para el mercado sino con el mercado. No es un
juego de palabras sino un proceso en el que nos guardamos el
margen de maniobra y como hemos dicho anteriormente el
dinero no es la única motivación de vida, sin que por ello
dejemos de considerar su importancia. Para realizar el
diagnóstico tenemos varias herramientas:

 Dibujo del estado actual de la chacra

 Dibujo de cómo queremos que sea la chacra (en


interacción con los bosques) en el futuro

 El transecto o recorrido (incluye evaluación de flora,


fauna, suelos, aguas, entre otros aspectos)

 El establecimiento de relaciones o flujos de plantas y


animales (silvestres y cultivados) tanto en los dibujos de
la chacra como en el transecto.

 Estudio del perfil del suelo para ver la profundidad y


características del suelo orgánico (mediante calicatas o
aprovechando cortes de la orilla de las quebradas).

3. Estudio de mercado

Una vez conocido el potencial de nuestra chacra (en


interacción con los bosques) tenemos que realizar un estudio
básico de mercado para saber qué es lo que más demanda el
mercado, qué posibilidades hay de ingresar ventajosamente
al mercado, qué volúmenes se demandan, cuáles son las
características de los bienes y servicios que se demandan,
qué regulaciones legales existen, qué incentivos existen,
entre otros elementos. Aunque normalmente existen
especialistas para realizar esta actividad, nosotros también lo
podemos hacer. Para ello se requiere hacer un recorrido en
nuestra zona para saber qué productos son los que se están 20
produciendo en las chacras, hay que visitar mercados físicos,
hay que conversar con especialistas, hay que visitar las
oficinas especializadas de la región, hay que revisar
estadísticas, hay que buscar información en los periódicos y si
fuera posible en internet.

4. Diseño agroforestal. Identificación de


interacciones y selección de especies

Con toda la información anterior ya estamos en condiciones


de poder realizar un buen diseño. Además de las
consideraciones anteriormente anotadas se señalan los
siguientes aspectos:

Especies forestales nativas:

 En lo posible poner en valor de la biodiversidad existente

 Optimizar el potencial de bienes y servicios de los


bosques en beneficio de los cultivos o ganado y
viceversa

 Si quiere trabajar con una especie nativa que no existe


en este momento pregúntese o pregunte si la especie
existió en la zona. Si existió antes es una buena señal.
Generalmente creemos que las plantas exóticas
son aquellas plantas de origen extranjero pero las
plantas no saben de fronteras políticas. Plantas
exóticas son simplemente plantas extrañas a un
lugar. Por ejemplo un molle establecido en Pucallpa
es exótico para el lugar.
20
 Averigüe cómo es el comportamiento de la especie, sus
requerimientos de suelo, su soportabilidad a periodos de
sequía o inundación, el comportamiento de las raíces, si
es hospedera de plagas o si le atacan enfermedades que
eventualmente puedan contagiar a los cultivos

Especies forestales exóticas:

 No se descartan de plano las Guía para reconocer la


pertinencia de árboles exóticos:
especies exóticas pero debe
tomarse cuidadosas El crecimiento inicial en
altura es un buen índice de
consideraciones ecológicas la adaptación de la especie
(recuerde que el café y el a un sitio

pan de árbol también son El crecimiento uniforme de


árboles individuales denota
exóticas) la existencia de condiciones
favorables
 Busque referencias si las
La autopoda es señal que el
especies ya han sido sitio es favorable
introducidas previamente y La susceptibilidad a insectos
averigüe qué y enfermedades es mínima
donde los árboles están
comportamiento han tenido bien adaptados

 Consulte en las La vegetación actual podría


ser una clave para la
universidades y centros selección de especies
locales de investigación

En conclusión, si se desea
introducir especies
forestales exóticas éstas
deben ser ecológicamente
compatibles con el medio

Fuente: Wadsworth, 2000


sobre la conveniencia o no de introducir la especie en
cuestión

Cultivos y ganado:

 Averigüe si las especies cultivadas o domésticas


mejoradas tienen requerimientos de tecnologías,
insumos, cuidados y atención que usted está en
condiciones de brindar. De lo contrario use especies 20
criollas de menor rendimiento pero que están más
adaptadas al medio y son más cercanas a sus
prácticas agropecuarias

 Ponga en valor la agrobiodiversidad local. Las especies


agrícolas nativas tienen cualidades nutracéuticas
(alimenticias + medicinales) que el mundo y el país
están empezando a valorar cada vez más.

Fauna:

 Analice el potencial de manejo de fauna dentro de


su predio. Muchas especies forestales son
altamente atrayentes a mamíferos y aves que
pueden ser sometidos a cosecha sostenible o
simplemente para incrementar el atractivo turístico
del fundo.

 Analice si dentro de las purmas existen especies de


potencial melífero y polinífero

 Averigüe qué especies son clave para el desarrollo


de mamíferos, aves e insectos clave para la
reproducción de los bosques.

 Averigüe qué animales son perjudiciales para la


chacra y favorezca los controles del tipo biológico. A
veces un perjuicio se puede convertir en un
beneficio cuando se cambia de objetivo de manejo
(por ejemplo en vez de La permacultura
cosechar yucas se puede
cosechar La permacultura es….

sosteniblemente
picuros).

Como podemos apreciar, las


posibilidades de interacciones
son infinitas pero usted debe 20
La forestería
análoga decidir el nivel de complejidad
que le quiere dar al sistema. Los
La forestería sistemas más orientados al
análoga es una mercado son más simplificados
propuesta de y los sistemas más orientados a
manejo mediante calidad de vida autosuficiente
la cual se busca son más diversos. Usted podrá
dirigir la sucesión encontrar el punto medio en el
del bosque hacia que se sienta cómodo, tanto
una condición en la usted como su familia. Se
que funcional y señala esto porque si un
estructuralmente sistema agroforestal exacerba
se asemeje al las inequidades de género
bosque natural entonces no es un buen diseño.
pero orientado a
objetivos humanos Recuerde que el bosque cuando
previamente es deforestado y existen
definidos condiciones para su
recuperación (por la
disponibilidad de semillas
cercanas y viables) pasa por
una serie de etapas desde que
es colonizada por hierbas,
desarrollo de arbustos,
establecimiento de árboles de
rápido crecimiento (como el
cetico por ejemplo) hasta que finalmente se establecen los
árboles más grandes cuyas maderas son más duras, tienen un
crecimiento más lento y se aprecia una vegetación que
aprovecha de mejor manera la luz, la humedad y los
nutrientes. Esto es lo que los técnicos llaman sucesión. Es
importante entonces que nosotros podamos dirigir la sucesión
para llevarla a nuestro favor respetando los principios
elementales de la selva. Por ejemplo bajo determinadas 20
etapas hay predominancia de leguminosas en la vegetación y
lo podríamos aprovechar para recuperar suelos y a la vez
poner cultivos de nuestro interés.

En el diseño hay que tener presente la estructura horizontal y


vertical final. Estos dos aspectos son cruciales para manejar
favorablemente la competencia. Como sabemos, las plantas
tienen diferentes necesidades de luz y un buen manejo de la
luz es clave. En el diseño final hay que cuidar que cada una de
las plantas tenga su propio espacio para vivir de tal manera
que se use de manera óptima la luz, el agua y los nutrientes.

Téngase presente que así como hay estratos de vegetación a


nivel del suelo también hay estratos radiculares. Esta
estratificación de pisos radiculares favorece un ciclo cerrado
de nutrientes. Hay que tener presente que si la especie
forestal presenta desarrollo radicular muy superficial puede
competir desventajosamente con el cultivo.

Además del manejo de la luz es de suma importancia el


manejo de los suelos. El sistema resultante es aquel que usa
más eficientemente los nutrientes en un ciclo cerrado. Aunque
no descartamos el uso de guano de las islas o roca fosfórica
como abonos en lo posible debe haber menor dependencia a
insumos externos. Si el suelo está deteriorado entonces
hagamos uso de las leguminosas arbóreas y de coberturas
verdes para enriquecer el suelo. Todo depende del lugar en el
que nos encontremos y pongamos en valor cada una de las
especies que están prestos a darnos sus servicios si es que
sabemos dialogar con ellas.

En el fondo el manejo no es sino llevar a nuestro favor y a


favor de cada individuo de nuestra chacra los factores de
competencia. Además el manejo está estrechamente a la
selección durante todo el proceso productivo incluso de
comercialización.
20
Es necesario considerar diferentes formas de instalación de
las unidades de manejo, por ejemplo cultivos en fajas
alternadas en el tiempo. Luego de usadas agrícolamente un
área se puede favorecer su empurmamiento natural o en su
defecto instalar purmas mejoradas. También es posible usar
manchas de áreas boscosas que luego se dejan regenerar,
como hacían los hermanos indígenas en una propuesta de
agricultura sostenible. Incluso el sólo hecho de dejar bosques
en las partes altas de la ladera puede tener un impacto
positivo en las chacras que se encuentren un poco más abajo
por la provisión de nutrientes, agua y por la disponibilidad de
tener fuentes de semillas que favorezcan el empurmamiento
de áreas que ya han sido trabajadas agrícolamente. Ejemplo
de esta modalidad de trabajo lo encontramos en
Chanchamayo con el cultivo de cítricos.

El modelo de chacra redonda de los Chayahuitas es un claro


ejemplo de convivencia entre el bosque y la producción
agrícola. De adentro hacia afuera se puede observar cultivos
de pan llevar, luego plantaciones de cultivos permanentes,
más hacia afuera los diferentes estadios de los bosques. Así
es fácil que luego de agotado el suelo fácilmente se puede
empurmar con la salvedad que puedes contar con cultivos
permanentes que te siguen proveyendo de sus frutos durante
una buena temporada hasta que el bosque termine de cubrir
todo. Luego el ciclo se repite en otra área.
Luego se encuentran otras disposiciones más clásicas donde
los árboles prestan servicios de sombra a los cultivos o sirven
como linderos.

Finalmente no olvidemos que el diseño no se refiere sólo a


unidades dentro del predio sino a las relaciones que hay entre
las unidades. Aquí debemos tener en cuenta los corredores
ecológicos para favorecer las interacciones positivas. Lo
mismo vale para las interacciones entre los distintos predios. 20

Recuerde que bajo nuestro enfoque agroforestal no siempre


se toma en cuenta el tema de que las plantaciones estén
cuidadosamente ordenadas respecto al distanciamiento. La
naturaleza también tiene su propio orden. El distanciamiento
es en realidad función del objetivo de manejo del área. Para
fines de protección interesa más el grado de cobertura del
suelo, para fines de producción de leña interesa más la
biomasa que se produce y para fines de producción de
madera interesa inicialmente una alta densidad para
favorecer crecimiento en altura para luego mediante raleo
favorecer el crecimiento en diámetro. La clave de este asunto
es garantizar que cada individuo tenga su espacio para vivir y
que como producto del manejo logremos una buena
convivencia entre los individuos.

Incluso hasta los hoyos de las plantaciones varían en función


a las características ecológicas del lugar. Más que recetas lo
que interesan son criterios basados en sólidos principios
ecológicos.
5. Identificación de recursos materiales y talento
humano
Es muy común hablar Una vez decidido el diseño tenemos
de mano de obra. que hacer el listado de recursos que
Ahora es momento de necesitamos sea que lo tengamos en
pensar que las
este momento o no. Si no lo tenemos
personas no son sólo veremos la forma de conseguirlos. Por
fuerza física sino queeso se indicó que el diseño tiene que 20
sobre todo sonser realista para no caer en
personas completas frustraciones tempranas. Recuerde
que tienen un cuerpo que el factor más importante de la
físico, mente, corazón gestión de un predio no es el dinero o
y espíritu. Por ello
la tecnología sino las propias
preferimos hablar de personas que con sus actitudes
talentos humanos positivas, su creatividad y
conocimientos son los que hacen
mover la economía y el desarrollo económico.

6. Análisis de costo beneficio

Es importante hacer números para saber si nuestro diseño


tiene viabilidad económica. Para saber cuál es el costo total
de establecimiento debo diferenciar los costos fijos (aquellos
que no cambian con el tamaño o intensidad de trabajo en la
chacra) de los costos variables (por ejemplo la cantidad de
roca fosfórica que voy a aplicar a las plantas).

En un enfoque como el que proponemos a veces no es fácil


valorizar porque simplemente no son costos internalizables.
Por ejemplo tener la oportunidad de gozar de la floración del
tahuarí simplemente no tiene precio. Sin embargo, hemos
visto caso donde inicialmente la chacra tenía orientación
productiva agroforestal pero el manejo se hizo tan interesante
para el Agroecoturismo que se constituyó en una nueva
alternativa. Todo depende de la perspectiva con que nos
acerquemos a nuestro sistema agroforestal.

7. Instalación

Llegó la hora entonces de proceder a implementar


gradualmente el diseño propuesto. No tenemos que caer en la
desesperación de instalarlo todo de buena a primera. Con un
poquito de paciencia podremos apreciar cómo nuestro diseño 20
1
empieza a tomar forma y cómo poco a poco los beneficios
materiales y espirituales se hacen sentir en nosotros en
nuestra familia y en la sociedad.

8. Evaluación

Es importante que vayamos controlando la medida en que


vamos avanzando con la instalación, celebrando los éxitos y
encontrando los factores de nuestros errores. Es
absolutamente importante que incorporemos una cultura del
registro que a su vez nos ayudará a fortalecer gradualmente
una cultura de gestión del aprendizaje. Es importante que el
proceso de interaprendizaje sea deliberado para que estemos
permanentemente rescatando las lecciones aprendidas de la
vida, aplicándolas, mejorándolas, enriqueciéndolas.
Bibliografía:

Wadsworth, F. 2000. Producción Forestal para América Latina. Departamento


de Agricultura de los EE.UU. CATIE. IUFRO. Servicio Forestal US. Washington.
603
20