1

Condiciones para el éxito de ceremonias de degradación1

Harold Garfinkel

Traducción: Fernando Robles

Se denomina “ceremonia de degradación” a aquella actividad comunicativa de los seres humanos mediante la cual la identidad social de uno de los “participantes” es trasladada, dentro del esquema usual de tipos sociales, a un lugar inferior de rango. Algunas restricciones a ésta definición pueden aumentar su utilidad. Las identidades a las cuales la degradación se refiere, deben ser identidades “totales”. Es decir, ellas deben referirse más a los “tipos motivacionales” que a los “tipos de comportamiento” de las personas (Schütz, 1953), no a las formas de comportamiento que se pueda esperar de una persona (en el sentido de las “performances” de Parsons; Parsons y Shils, 1953), sino a las suposiciones del grupo acerca de las “causas” y “motivos” últimos de estas formas de comportamiento. (Burcke, 1945, 1954). Los participantes en la acción no proceden racionalmente con arreglo a fines respecto de los fundamentos de los cuales adquieren una comprensión adecuada del por qué ellos u otros han actuado así y no de otra manera. La corrección de una inculpación es juzgada por los participantes en la acción más bien de acuerdo a su coincidencia con patrones de valor institucionalmente válidos y recomendables. Respecto de ésos patrones, ellos establecen las diferencias fundamentales entre apariencia y realidad, entre error y verdad, entre trivialidad e importancia, entre secundariedad y esencialidad, entre casualidad y causalidad. Conjuntamente, los motivos así como también el comportamiento, comprensibles justamente como acción significativa a través de ésos motivos, conforman la identidad de una persona. Ellos constituyen conjuntamente el Otro como objeto social. Las personas que sean identificadas con la ayuda de las “causas” últimas de su comportamiento socialmente categorizado y comprendido, son denominadas como “totalmente” identificadas. Las ceremonias de degradación aquí discutidas son aquellas que se refieren a la transformación de identidades totales. Se supone que solamente en sociedades completamente desmoralizadas, a un observador le será imposible encontrar dichos rituales, pues sólo en la anomia total faltan las condiciones para ceremonias de degradación. Max Scheler argumenta (Williams, 1942) que no existe la sociedad que, debido a la particularidad de su ordenamiento, no cree las
Harold Garfinkel: Conditions of Successful Degradation Ceremonies, en: J.G. Manis y B.N. Meltzer: Symbolic Interaction, a reader in social psychology, Allyn and Bacon, Boston, 1975. Pág. 201-208.
1

sofocarse. Aquí se formula el axioma de que no existe una sociedad cuya estructura social no produzca rutinariamente la degradación de la identidad. vomitar o escupir. que no ata a las personas entre sí. sino que de acuerdo a su esencia profunda. Diversamente al pudor. La vergüenza. Para la comunidad. La indignación moral es un afecto social. consiste en esconder los ojos y la cara. El paradigma del pudor se manifiesta en el modismo que expresa el repliegue de sí mismo de lo público.2 condiciones suficientes para poder provocar vergüenza. Toscamente hablando. la indignación puede reforzar la . La cuestión es: ¿Cuál es el programa de técnicas comunicacionales que produce la degradación de estatus. La indignación moral sirve para lograr la destrucción moral de la persona acusada. cuando observamos el producto de una actividad degradatoria en una identidad total modificada? ¿A qué nos referimos cuando decimos que el esfuerzo para lograr la degradación ha finalizado exitosamente o se ha impuesto en la medida correspondiente a sus condiciones de éxito? I Las ceremonias de degradación corresponden al ámbito de una sociología de la indignación moral. la retirada de la atención del Otro públicamente identificado: “Trágame tierra. la función penetrante del pudor consiste en protegerse de posibles ataques mediante el repliegue total de los contactos exteriores. En este marco. El de la vergüenza consiste en contraer y esconder las partes del cuerpo que condicionan la aparición de una persona sobre todo en nuestra sociedad. es decir. ella es un ejemplo de una clase de sentimientos que se desarrollan en cohabitaciones humanas más o menos organizadas. Expresamos públicamente la imprecación: “Yo llamo a todos los hombres a atestiguar que éste no es el que dice ser. Para el individuo. a partir del estado de organización social respectivo? Antes de todo deben responderse al menos tentativamente dos preguntas: ¿A que cualidades de comportamiento nos referimos. hubiera querido arrancar y esconderme. quise que se hubiera abierto la tierra y me tragara”. la culpa y el aburrimiento son también ejemplos importantes de dichos afectos. El paradigma de la indignación moral es la acusación pública. El pudor se experimenta en la privacidad. Cada afecto posee su paradigma de comportamiento. la cuestión decisiva no es si se presenta y si se puede presentar la degradación de status dentro de una sociedad determinada. es en verdad de la más baja especie” (2) Los afectos sociales cumplen funciones diferentes tanto para la persona como también para la comunidad. Así como las condiciones estructurales de fragilidad les son comunes a todas las sociedades. en el rechazo y la negación del contacto con el cuerpo extraño. en su distanciamiento corporal y simbólico como toser. así también les son comunes las condiciones estructurales para la degradación de estatus. el pudor significa “individualización”. jadear. El sentimiento de culpa encuentra su paradigma en el comportamiento de la auto-negación y el auto-desprecio.

El proceso de la inculpación provoca la transformación del carácter objetivo del Otro percibido: El Otro se convierte textualmente. la nueva identidad es la “realidad básica”. en una persona nueva y diferente. en los ojos de su acusador. La transformación no significa la sustitución de una identidad por otra . la acusación debe redefinir la situación de los testigos en el proceso de acusación. en la medida en que sitúa otro esquema de motivación socialmente reconocido en el lugar del esquema antes utilizado para caracterizar el comportamiento del inculpado. En el mejor de los casos. lo que alguien es. Entonces se anuncia: “Ahora queda demostrado que desde el principio se trataba de alguien completamente diferente”. II ¿Cómo se elabora una buena acusación? Para obtener éxito. como su presente y su futuro. deben ser comprendidos obligadamente tanto su pasado. No es que al “núcleo” antiguo se le agreguen nuevos atributos. No es que el antiguo objeto se renueva. De cara a ese esquema socialmente reconocido como base de su esencia y de sus principios. El acusador. un ceremonial de degradación posee grandes similitudes con ceremonias de designación u adjudicación. sino que más bien es sustituido por otro. En la apreciación social de lo que significa la realidad. La transformación de la identidad es la destrucción de un objeto social y la constitución de uno nuevo. En la constatación de que la indignación moral conlleva la destrucción ritual de la persona acusada. como fragmentos residuales. cómo dichas ceremonias ligan a los individuos con la comunidad. en realidad es lo que siempre fue. Tanto en el mercado como en la política. estamos pensando textualmente en su destrucción.3 solidaridad del grupo. La persona no es transformada sino que modelada nuevamente. La persona se convierte en otra ante los ojos del público mediante un proceso de interpretación que siga éstas reglas. Observaremos. las ceremonias de degradación deben ser apreciadas como la forma secularizada de la fusión mística. la identidad anterior ocupa el lugar de la apariencia. de acuerdo a todas las pruebas en su contra (4).tal como si la mujer en la vitrina de la tienda que al ser observada más de cerca resulta ser un maniquí. llevara consigo las posibilidades de ser una mujer. Estructuralmente. (3) La acusación pública logra tal transformación de la esencia. la identidad anterior aparece como casualidad. la parte inculpada (que llamaremos aquí “autor”) y el hecho de que se le acusa al autor (que llamaremos aquí “suceso”) deben ser transformadas de la siguiente manera: . se encuentran dispersos en torno a una nueva configuración . Nuestra pregunta inmediata se refiere al significado de la destrucción ritual.donde partes de la antigua identidad. “Después de todo lo sucedido”. cuando tratemos las condiciones de acusaciones exitosas.

suceso y autor. los testigos no deben estar en condiciones de reflexionar acerca del carácter de la persona inculpada sin hacer referencia a su contraste. deben desaparecer. La confesión del "rojo" 2 (comunista) se puede leer para indicar el significado del patriotismo. propiedades y sucesos “confiables”. en condiciones limitadas. a través de una revisión de las consecuencias empíricas de la elección. Los rasgos del asesino que se convierte en salvaje son el reverso de los rasgos del ciudadano pacífico. deben ser extraídos carácter cotidiano y ser expuestos como “excepcionales”. que por ejemplo. 2. casualidad o hecho momentáneo: dichos parámetros deben ser idealmente impensables o por lo menos. no debe tratarse de un esquema en el que se les permita a los testigos escoger lo que prefieran. Suceso y autor deben ser definidos como ejemplos de una unidad y a través de todo el proceso de acusación deberán ser tratados como esa unidad. La misma tipificación debe realizarse con el autor. Ambos. sino que se debe anteponer un suceso del tipo A a un suceso del tipo B. impredecibilidad. De la misma manera que no sólo se deberá excluir toda impresión de accidente. Las circunstancias deben estar dispuestas de tal manera que la elección obtenga su valor y su justificación del hecho de que la elección se realice. dispondrá de una abundancia de tales esquemas para construir un orden de motivos. En el caso ideal. suceso y autor. Las alternativas deben ser presentadas de tal manera que en el curso de un acto de elección determinado. comparativamente como una negación dialéctica. de un deseo o de un rasgo caracterológico sólo debe esclarecerse mediante la relación existente con lo contrario. se pueda observar como obvio y fuera 2 Nota del Traductor.4 1. de la misma manera. Si la acusación debe demostrar eficacia. deben ser trasladados a un esquema de valor que posee las siguientes características: a) No se debe anteponer el suceso A al suceso B. Las alternativas deben ordenarse más bien de tal manera que la alternativa elegida sea siempre la que moralmente se requiera. lo profano de un acontecimiento. del ámbito de su Ambos. deberán ser desechados como falsos. El esquema de alternativas debe. con lo sagrado. 1951). b) El público debe evaluar las características de la persona tipificada y del acontecimiento tipificado. La acusación no tendrá éxito si el testigo puede descubrir libremente que la elección correcta se realizó de acuerdo a la evidencia. Existen muchos contrastes a disposición y cada aglomeración de testigos del lado de una guerra de todos contra todos. El carácter único e irrepetible del suceso o del autor. . por ejemplo. De dichos contrastes se desprende lo siguiente. encuentro casual. reducir el juicio del testigo a la “decisión correcta”. “naturales” y “correctos”. (Bateson y Ruesch.

7. La persona inculpada debe ser considerada “fuera”. De ninguna manera. testigo como el defensor de dichos 4. El acusador debe proceder de tal manera que pueda ser investido del derecho de presentarse en el nombre de dichos valores últimos. 6. salvo irónicamente. utilizar estos desagrados sufridos como miembro de la parentela.5 de duda que el no elegir sólo puede significar una decisión del lado de la parte contraria. se podrá apelar a una convención como “posible de reconocer por toda persona razonable”. adquirida como consecuencia de desagrados acaecidos a él o a otros. Él debe ser visto más bien como alguien que actúa en calidad de hombre político que participa de experiencias comunitarias conservadas y vigiladas. más bien. Lo que él diga debe ser verdadero no sólo para su persona. ella debe ser definida de tal manera que parezca estar en la parte contraria. la persona inculpada debe permanecer ritualmente distante de su lugar en el orden legítimo. la acusación abortará. 3. Lo que el acusador diga. en la que testimonios y acusador se sientan como esencialmente análogos. El acusador debe permanecer fiel no sólo a su distancia respecto del acusado. aún en el sentido de lo que el acusador y los testigos reconocen como comportamientos de causa. Él no debe presentarse como alguien que actúa de acuerdo a su experiencia única y personal. 8. Por último. (7) El acusador debe hacer resaltar la dignidad de los valores supra-personales de la parentela y hacerlos accesibles a la observación. sino que también procurar que el público sienta distancia hacia él. Él deberá. Si dichas condiciones faltan. El acusador debe presentarse delante del testigo de tal manera que éste lo observe a lo largo de la acusación no como persona privada sino que reconocidamente pública. Si el acusador desea obtener éxito. 5. debe ser reconocido por los testigos como la verdad sobre la base de una metafísica social aplicada. respecto de los cuales son de la misma opinión. primeramente es indispensable para él crear las propiedades de dicha situación. su acusación debe ser expuesta recurriendo explícitamente a dichos valores. independientemente de la situación de la que parte su acusación. para procurarse de la autoridad y para poder hablar en nombre de esos valores últimos. Estas son las condiciones que deben cumplirse para lograr una inculpación exitosa. (8) . ella debe convertirse en “extraña”. El acusador debe ser reconocido por el valores. El éxito de la acusación fracasará si el acusador recurre a su interés personal para fundamentar su autoridad. Él debe actuar como miembro fiable de aquellas relaciones de parentesco que los testigos reconocen.

la persona redefinida. pocas personas participan en ésa comunicación. pueda jactarse ampliamente de transferibilidad intergrupal . puede lograr la degradación solo en un sentido limitado. Influirán en el resultado factores tales como el ordenamiento espacial y el movimiento de las personas en el lugar de realización de la acusación. con la que alguien deba proceder aconsejablemente. los testigos. en la medida en que comprendemos las acciones de una cantidad de personas como dirigidas por el grupo. Los contactos directos presentan una situación diferente a aquella situación disputada por la acusación o la defensa mediante la radio o la prensa. Esto debe ser confrontado como una degradación. que puede responder inmediatamente a una acusación. deben ser confrontadas con aquellas que son recomendables para alguien que debe esperar con la acusación antes que él pueda contradecirlas. Comparativamente. Los medios para obtener degradación se modifican en sus propiedades y en su efectividad.cuyo producto. El Tribunal y sus funcionarios poseen algo así como un monopolio directo sobre éstas ceremonias. nosotros llamamos la atención sobre los factores que condicionan el éxito de las ceremonias de degradación. Los factores que determinan la efectividad de las tácticas de degradación están predefinidos en la organización y la función del sistema de acción dentro del cual se realiza la degradación. En nuestra sociedad. a diferencia de los voceros profesionales de sentencias en nuestros Tribunales de Justicia.6 No todas las ceremonias de degradación coinciden con parámetros válidos y públicamente reglamentados. . Han sido escogidas sólo algunas de las variables estructurales más llamativas. Resumiendo. Las tácticas recomendables para un acusado.ha sido racionalizada al menos en lo que respecta a sus medidas de ejecución. ésta depende ejemplarmente de las reglas temporales (timing rules) en las que exista “conversación” en orden de sucesión o intercambio. según la organización del sistema de acción en el que existan. el número de personas que serán involucradas como acusados. que como obligación directa de una parentela o de la chusma. en un tiempo determinado. Ellas no nos muestran solamente como se construye una acusación eficaz. En lo que respecta a la táctica. las que se han convertido allí en rutina profesional. es ejecutada por aquellos que obtienen tantos derechos como deberes de compromiso en cuanto ellos mismos son la parte damnificada o están emparentados con la parte damnificada. Pocos obtienen provecho de esto y el hecho de estar presente no les procura a sus testigos ninguna definición del otro que pueda ser estandarizable más allá del grupo o de las escenas particulares. la distribución de prestigio y poder entre los participantes. La riña que busca la humillación del contrario a través de los insultos personales. sino también como se puede hacer fracasar una acusación. si para las explicaciones de la acusación existe solamente una oportunidad o si ésta debe ser repetida en una serie de “tentativas”. los jurados. las sentencias de estatus de las partes. de las que se puede esperar que ofrezcan una sinopsis de las características de las técnicas comunicativas de inculpación. la arena de la degradación .

más interesante aún. agradezco a Erving Goffman. la repartición desigual de dichos derechos así como el camino en el cual una demanda determinada se convierte en interés y cómo dicho interés se confunde en la lucha por las ventajas políticas y económicas. Además existen preguntas que se refieren al lugar apropiado para una acusación. Maryland y a Sheldon Messinger. es decir “en su esencia”. Estos son los objetivos que deben ser orientados a las técnicas de comunicación del (6) .7 REFERENCIAS (1) Por sus críticas y estímulos editoriales. véase especialmente Burke (1945). en cuyas manos ha muerto un vecino. La persona que le transfiere informaciones al enemigo es. En tal estado organizacional. Betheda. se convierte en “asesino”. University of California. “completamente”. estas construcciones poseen un lugar de relevancia y privilegio en las teorías acerca de motivos. aparezca como exagerado. realmente. “al fin de cuentas”. La disyuntiva entre lo que el acusado pareciera ser y el como ésta sea vista en realidad luego de ser asumido el nuevo esquema motivacional como parámetro y 2. personas y comportamientos así como éstas son utilizadas en el trato de los acontecimientos cotidianos. Sería entonces deseable considerar la cantidad de barreras de contención que se encuentran en las acusaciones falsas: acusar el derecho. se ha convertido en algo secundario. “en primera línea”. Esto sucede cuando las relaciones interhumanas son triviales (como durante el juego) o. Se destacan dos temas en la retórica de la acusación: 1. Acerca de la relevancia sociológica de la relación entre el interés por la constitucionalidad. (2) (3) (4) Mientras que las construcciones como “en esencia profunda” o “en lo más profundo e interno” han sido expulsadas de la discusión científica. Social Science Research Council. Una revisión de la redefinición del pasado del acusado. Nacional Institute of Mental Health. (5) Como este texto es breve. “literalmente” un traidor. El consejo familiar. la frecuencia de las degradaciones de estatus es baja. en nuestra sociedad. como resultado de reflexiones excluidas. se corre necesariamente el peligro de que el objeto que tratamos. La persona. en una fuerte desmoralización de los sistemas de acción. Existen fundamentos que justifican la hipótesis de que el vocabulario de motivos de un grupo es liberado de dichas construcciones cuando la relevancia de teorías reconocidas socialmente ha sido anulada en la práctica.

La tarea del acusador consiste en modificar la definición de las situaciones (S. S muestre las características deseadas. Dicho de otra manera. (7) Para el miembro de buena fe. 5. y que la situación transformada en el tiempo t1 es la situación en el tiempo t2. La definición de la situación para los testigos (para simplificar utilizaremos la expresión S) conlleva siempre propiedades temporales. donde dicha función se compone de una serie de operaciones particulares en el proceso comunicativo. el acusador tendrá éxito en la transformación de la identidad pública de su víctima. sin embargo. 4. desde un principio se estuvo de acuerdo. posea propiedades específicas. son decisivas las propiedades organizacionales y funcionales de la red de comunicación (el sistema social). bajo la luz de conceptos concatenados. es una función de S en el tiempo t1. la cuestión no se plantea según el origen temporal de la situación sino siempre y exclusivamente de acuerdo a los cambios de la situación en el tiempo. ha sido tratada aquí en forma sistemática. El problema de las técnicas de comunicación en ceremonias de degradación está planteado. Aquí defendemos la opinión de que la definición de la situación en el tiempo t2 es una función de la definición de la situación en el tiempo t1. Para la acusación exitosa es necesario que S en el tiempo t2. es decir. Estas concepciones pueden ser enumeradas con las siguientes constataciones: 1. en la medida en que las tácticas del acusador logran un ordenamiento nuevo en la definición de la situación para los testigos del proceso de acusación. en los testigos. la función se compone de programas de acción. Según su efectividad. en la que S transforma en el tiempo t1. alguien debe escoger su táctica para realizar esos propósitos.8 acusador. 2. Ninguno de los problemas referentes a las condiciones comunicativas u organizacionales para la efectividad de esas propiedades de la situación. S en el tiempo t2. En el esquema de una intención racionalmente efectuada. En este texto se ha tratado S-t1 como un estado indeterminado. Dicho de otra manera. Para la “racionalidad” de las tácticas del acusador. son ellos los medios adecuados. que el acusado debiera seguir para conseguir la transformación de S-t1 en S-t2. esencialmente equivalente. ésta no es ninguna base para lograr acuerdo sino una sobre la cual. Esta función está expresada en forma de operación. . 6. Estas han sido explicadas más arriba. las cuales determinan el tamaño de la discrepancia entre el efecto perseguido y el efecto actual en el proceso de comunicación. S) (8) 3. de tal manera que S. La lista de las condiciones para ese efecto de degradación son las determinantes de dicho efecto. Expresado en conceptos estratégicos. su adecuación como medio para alcanzar la transformación necesaria del complejo que alcanza la transformación de la identidad. La operación será comprendida como actividad comunicativa.

Cambridge.: Values. K. Los Altos (California). March. E. 1951. H. 1954 Parsons.: Common Sense and Scientific Interpretation of Human Action en: Philosophy and Phenomenological Research.: Scheler’s Contributions to the Sociology of Affective Action. G/Ruesch. Nº 3. 14. K. y Shild. New York. 1951 Burke . Shild (Ed.9 Bibliografía Bateson. 1945 Burke. A.: Permanence and Change. 1942. Motives and Systems of Actions en T. Bd. . Bd. Williams.: Communication: The Social Matrix of Psychiatry. J. Schütz. with Special Attention to the Problem of Shame en : Philosophy and Phenomenological Research. New York. T.) : Toward a general Theory of Social Action. 1953. R. 2. Parsons y E. Nº 1..: A Grammar of Motives. Sept.