Los instrumentos musicales

Hablar del origen de los instrumentos musicales es re montarse a los principios de la civi lización humana. Sabemos de l a exi ste nc ia en l as más an tig uas cu l tu ras tribales de instrumentos sonoros que se usaban con fines dis tintos al de tocar música: flautas de potente sonido para ahu ye n ta r l a s fi er as o tambor es par a em iti r mensajes a l a d i stan cia. Es sab i da tamb ién l a par tic ip ac ió n de i n strumentos sono ros en ceremonias rituales, donde cumplían funciones propias de es tos, como a l ejar a l o s malos esp ír i tus o ap l aca r a l a s fuerzas de la naturaleza. Pero par a que pueda conceb ír se lo s como i n strumentos musica l es , es necesa r i o que e l hombre a l cance en su ejecu c i ó n l a n o c i ó n d e r e a l i z a c i ó n a r t í s t i c a . Y y a d e s d e l a An t i g ü e dad tenemos testimonios de que esto así era. Aparec en en esa época l o s i ns tr umentos de cue rda ( o co r dófonos), lo que completa las tres familias de la l lamada cla sificación tradicional. E l pan or ama ge ner a l de l os i ns tr umentos por ese en ton ces debe haber sido de lo más var iado. Habría tantas var ieda des de fla utas, arpas y tambo res como ar tesa nos i ng en i osos se dedicaran a construirlos. No se había dado lo que podemos llamar un “proceso de estandarización”, por el cual las características principales de determinados instrumentos son imitadas sucesivamente hasta que el modelo cobra independencia y es conocido por un nombre que lo diferencia de otros de su fami l i a . Y tampoco se d i o has ta l os a lb or es de l os Tiem pos Modernos. Dicho proceso iba a darse en los instrumentos musicales grac i as a c i er tos hechos suces i vo s, como e l desa rr o l l o de l a escr i t ur a music a l , l a re fo rma l u te ra na y e l su rg im ient o de l a ópera. La escritura musical comienza a desarrollarse en Roma, donde funcionaba la “Scola Cantorum”(siglo 6). En esta institución se enseñaba a religiosos que llegaban de toda Europa el cantoral litúrgico oficial y obligatorio. Con esta imposición Santo Gregorio Magno, el Papa, buscaba convertir en realidad la unidad de la joven Iglesia. Los monjes desarrol laron un s is tema de símbo lo s l l amados “ne umas” pa ra cumpl i r l a ta rea de recordar los cantos aprendidos y enseñarlos en sus lugares de origen. Fue hacia el siglo 10 cuando, otro monje, Guid o D ´ Ar e z z o , d e j ó s e n t a d a s l a s b a s e s d e l a n o t a c i ó n m u s i c a l moderna. La exis tenc i a de un s i stema de notac ió n perm itió l a tr ans misión escrita de las ideas musicales y el surgimiento de “li teratura” y métodos de estudio para instrumentos. Martín Lutero, en la reforma de la ceremonia rel igiosa protestante, asigna un papel más preponderante a la música

y, p a r t i c u l a r m e n t e , i n t r o d u c e l o s i n s t r u m e n t o s , q u e e s t a b a n afuera de la misa catól ica, cuya música era sólo vocal. Pero lo que iba a disparar el proceso de evolución hacia l os i n strumentos como l os conoc emos en l a actua l i dad , es e l surgimiento de la ópera, en 1600. Se busca ahora instrumentos sonoros, capaces de hacerse oír junto a una orquesta en una gran sala, que pueda leer y ejecutar líneas melódicas de ambiciosa dificultad logrando u n a c a l i d a d t í m b r i c a c a d a v e z s u p e r i o r. To m e m o s u n e j e m p l o . N u e s t r a c o n o c i d a , l a f l a u t a d u l c e , era un i ns tr umento mu y uti l i za do aun en l a músic a de l Renac i miento. Pero nunca l legó a formar parte de orquesta alguna en períodos posteriores. Y los motivos son sin dudas: su débi l sonoridad, las limitaciones técnicas que impone al ejecutante, que le impide desarrol lar su virtuosismo, y su escasa riqueza sonora, si es comparado con otros vientos de la orquesta. Sí integra la orquesta la flauta traversa, que es por el contrario un i ns tr umento sono ro , de ejecuc i ón ág i l e i nd udab l e be l l eza tímbrica. Así es como los instrumentos musicales “evolucionaron” y se “estandarizaron”. Y el final de este proceso se observa en la orquesta sinfónica del siglo 19, que contiene a “todos los i ns tr umentos ”, que son en rea l i da d, l o s “e vo l u c io nados ” en l o s sentidos antes mencionados. Actividades 1) Lee detenidamente el texto y anota las palabras que no comprendas . Luego , po r supues to , búsca la s en e l d icc i ona r i o. 2 ) Compl ementa l a i nformaci ón con da tos h i stór i co s b re ves, extraídos de un diccionario o un manual, sobre los perío dos históricos y los personajes mencionados (en negrita). 3) Ilustra la carpeta con imágenes de instrumentos anti guos y modernos.

Clasificación de instrumentos
Hemos vis to ya como l os i n strumentos musica l es e vo l u c i o n a r o n h a s t a c o n f o r m a r, d u r a n t e e l s i g l o p a s a d o , l a f o r m a c ión i ns tr umenta l que conocemos como orqu esta si nfón i ca . La misma f ue i nc or por ando i ns tr umentos y agra ndánd ose con e l tiempo, con e l i d ea l de br i nd ar a l o s compos i to res l a máxima variedad tímbrica posible de aprovechar en sus obras. A es ta ép oca pe rtenece l a que ho y conoc emos como c lasificac ión tra diciona l, que cl as i fi ca ba l os i ns tr umentos en tres famil ias: ⇒ de cuerda ⇒ frotada: violín, viola, violoncelo y contrabajo. ⇒ pulsada: arpa.

Instrumentos Musicales ⇒ de viento

⇒ de madera: flauta traversa, flautín, clarinete, oboe, fagot y contrafagot. ⇒ de metal: trompeta. trombón, trompa y tuba.

⇒ de percusión: timbales, tambores, platillos, etc. E l o r d e n e n q u e s e p r e s e n t a n l a s f a m i l i a s e s e l m i sm o e n que se han incorporado a la orquesta. Obsérvese que es el contrario al de la aparición histórica de cada familia. Renglón aparte merece la ubicación del piano. Algunas vec es se l o ub ic aba entre l os i ns tr umentos de cue rda , ag re gando a esta familia la categoría de cuerda percutida. Otras, aunque con escasa lógica, entre los instrumentos de percusión. El problema de la clasificación del piano es sólo uno de los que revela la arbitrariedad y falta de criterio científico de este sistema. Es que para todo sistema de clasificación es necesar i o pa rti r de l a cons i de rac i ón de un e l emento común pa ra d ifer enc i a r a cada fam i l i a . Y es l o que no se da en este caso . La cuerda es el cuerpo que vibra de unos, el viento lo que hay que producir para que suenen otros, y la percusión es la acc ió n que ha y qu e r ea l i za r pa ra ejecuta r l os ú l timos. Como s i fuera poco, a unos se los subclasifica por la acción con la que se los ejecuta, y a otros de acuerdo con el material con el que se los constru ye. Una clasificación que considera en cada

grupo una característica diversa, difícilmente pueda establecer reglas lógicas inmutables y de apl icación universal. S in embar go, no todas l as cr íti cas que se l e hacen a l s is tema de clasificación tradicional son justas. Si se lo considera en el restringido marco de la orquesta sinfónica del siglo 19, veremos en él una util idad práctica innegable. Si conside r a m o s l a s c a r a c t e r í s t i c a s t ím b r i c a s d e l o s i n s t r u m e n t o s q u e l a integran, podemos acordar una clara diferencia entre los vien tos de metales y de madera, la que en real idad no se debe al material con que se constru yen. Además el piano no integrab a , e n r i g o r, l a o r q u e s t a . A l o s fi n es p rác tic os de componer música or ques ta l o de conducir una orquesta, el sistema de clasificación tradicional no presentaba dificultades. Estas surgen cuando se quiere h a c e r a p l i c a c i ó n d e l m i sm o p a r a o t r o s f i n e s : l o s d e n u e v a s c ienc i as como l a an tr opo l og ía (c ons id er and o a l a mus ico lo gía como una rama de ésta ) y e l fo l c lo r e (se denom ina con l a mis ma palabra al objeto estudiado y la ciencia que lo estudia; a ésta se le debería llamar “folclorología”). A l enco ntra rse e l c las i f ic ado r fr ente a i ns tr umentos no europeos o populares, se le planteaban cuestiones como que:

∗ algunos ∗ otros

i ns tr umentos de vi e nto no era n n i de madera n i de meta l, como l as fl au tas de caña o e l aco rdeó n. podían ser considerados “de percusión”, pero en realidad no se percutían, sino que se sacudían, como las maracas, se en tr echocab an, como l as castañue l as , o se rasp aban , como l os gü i ros , o se pu lsa ban , como e l be r imbau, etc.

El defecto de este sistema de clasificar se ponía en evi dencia por el hecho de que:

∗ los

tradicionalmente l lamados instrumentos de viento de madera , comenzaro n a fabr ic ar se en su tota l i d ad de metal. Es llamativo el caso del saxofón, por ser de análoga técnica de ejecución que el clarinete, es considerado “de madera”.

P a r a l e l a m e n t e , y e n b u s c a d e e x p a n d i r e l u n i v e r s o t ím b r i co de sus obras:

∗ algunos

compositores comenzaron a recurrir a modos de acción no convencionales, como el pizzicatto (técnica que consiste en pulsar los “instrumentos de cuerda frotada”).

Este caó tic o pa nor ama i ba a d i s ip ar se cua ndo l os musicó logos se abocaran a la tarea de crear un sistema de carácter científico y de validez universal, que no sólo sirva para clasi ficar a los instrumentos en un tiempo y lugar determinado. D e e s t o s i n t e n t o s , e s e l d e m a yo r a c e p t a c i ó n y u t i l i d a d e l ideado por Kurt Sachs.

En éste encon tr amos a l os i ns tr umentos c las i f ic ados de acuerdo a la naturaleza del cuerpo vibrante. Así son: ⇒ Cordófonos Aquellos en los que el cuerpo vibrante es una cuerda. Aquellos en los que lo que vibra es una columna de aire. Aquellos en los que lo que vi b ra es una membrana elástica sujetada con cierta tensión. Aquellos en los que lo que vibra es la totalidad de i ns tr umento , y no só l o una parte de él. Aquellos en los que la vibración es producida por medios electrónicos, y transmitida al aire por medio de un parlante.

⇒ Aerófonos

Instrumentos musicales

⇒ Membranófonos

⇒ Idiófonos

⇒ Electrófonos

S i comparamos ambas c l as i fi cac i on es, ver emos:

∗ que ∗ que ∗ que

se co rr espon den l as fam i l i a s de cuer das y v ie ntos con los cordófonos y aerófonos, sin importar ni el modo de acción ni el material del que sean; y que el piano no puede ser otra cosa que un cordófono. l a vi eja fami l ia de l a pe rcus i ón se ha desmembrado e n m em b r a n ó f o n o s ( c a s i e q u i v a l e d e c i r t a m b o r e s ) e i d i ó fonos, sin considerar si se los percute, sacude o raspa. se ha incorporado a los instrumentos electrónicos.