You are on page 1of 29

PROFETAS DE HOY

Han dejado de surgir profetas? Hagamos cuentas: el Abbé Pierre anda por los 87 años, fray
Roger de Taizé carga ya con 84 sobre sus espaldas algo curvas, el Padre Tocino, fundador
de Ayuda a la Iglesia Necesitada, tiene 87, mientras que las arrugas de sor Emmanuelle, de
El Cairo, atestiguan sus 91. Hace poco han muerto Helder Cámara, con 90 años, y la Madre
Teresa, con 87. Los fundadores de los Movimientos no son ciertamente unos chavales.
Chiara Lubich —inspiradora de los Focolares— nació en 1920, mientras que el creador de
Comunión y Liberación, don Luigi Giussani, es de la quinta de 1922; Jean Vanier, padre del
Arca, nació en 1928, y el padre Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, en 1920.

Profeta es aquel que dice una palabra que proviene de Dios, anticipándose en el tiempo, y
que sabe decirla incluso contra todos los poderes.

1. TESTIGOS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN


Testigos hoy
http://www.canalsur.es/PROGRAMAS/television/programas_tv/testigos_hoy/index_testigos_h
oy.html

El Acuerdo entre Radiotelevisión Andaluza y los Obispos de las Diócesis de Andalucía, de 26


de octubre de 1989, considera que " la inserción de programas confesionales católicos en la
programación de RTVA se funda, por un lado, en la atención que RTVA , como servicio
público, quiere prestar a la importancia del hecho y sentimiento religioso, y, por otro lado, en
la implantación mayoritaria de la Religión Católica en la Comunidad Autónoma de Andalucía".

El contenido del programa TESTIGOS HOY se centra en "reportajes sobre personas,


instituciones, etc., que convenga dar a conocer, para animar la vida de fe o, sencillamente,
estimular a vivir".
2. ALEJANDRO AZNAR GÓMEZ

Nació en Cádiz el 9 de agosto de 1968. Aunque sólo vivió allí ocho años,
se sentía muy gaditano. En Valencia, tras un breve lapso de tiempo en el
colegio Jaime I, acabó su educación básica en los escolapios. Sus
calificaciones durante esta fase educativa fueron siempre muy altas. La
tenacidad de su trabajo y la seriedad en el estudio se plasmaron en un
expediente académico brillante, reflejo de su sólida formación científica.

De ahí que accediera sin problemas a los estudios universitarios de


ingeniería industrial en la Universidad Politécnica de Valencia; allí cursó
los dos primeros años de ingeniería. Sin embargo, su actitud serena, pero
de cierto desasosiego, hacía presagiar que la ingeniería no era más que
un accidente en una lucha interior que sólo él conocía aunque algunos
intuían.

A lo largo de toda su infancia, siguiendo primero a sus hermanos y adelantándolos después,


inició su vida en el movimiento scout. Su afán de servicio y formación entre la juventud
encontró en el escultismo un cauce sincero y sacrificado. Las satisfacciones y dificultades de
este servicio elevaron sus miras que no encontraban fácil acomodo en esta sociedad.

Finalmente, en septiembre de 1988, con veinte años de edad, mientras hacía cola para
matricularse en tercer curso de ingeniería, dio media vuelta e ingresó en el Seminario
Diocesano de Valencia.

A lo largo de estos años dos aspectos se acentuaron en su vocación: de un lado, sin


abandonar del todo el escultismo, encontró aún más necesario el servicio a los marginados.
Menudearon desde entonces sus asistencias a los ancianos del Asilo de Benagéber
(Valencia) y a un grupo de enfermos terminales de sida recogidos en un piso de Cáritas,
asimismo en Valencia.

De otro lado, su cercanía al mensaje y ejemplo de Francisco de Asís le hizo acercarse a la


pobreza más radical mientras se llenaba de una riqueza espiritual no exenta de dudas.
Efectivamente, lejos de reposar su vocación en una serenidad acomodaticia, sus propias
exigencias de perfección y bondad le hacían dudar de su propia capacidad de seguir a San
Francisco. El modelo lo veía tan alto que las dudas le ensombrecían el ánimo. Alejandro
pronto encontró el remedio: se abandonó en las manos de Dios y esperó.

Amó la peregrinación a pie: Asís, Roma, Santiago. Para él era un tiempo fuerte de penitencia,
oración y discernimiento.

En busca de los más necesitados salió para Colombia con la organización no gubernamental
"Solidarios". Allí le destinaron, tras una suerte de azares -de providencias- a la región del
Chocó, al pueblo misérrimo de Andagoya. Su labor no era otra que ayudar en lo que fuera
menester. Pronto entró en el corazón de los niños del pueblo con quienes gustaba jugar y
reír.

El 9 de julio, al atardecer de su décimo día en América, quien no era dueño de sus actos le
asestó una puñalada en la espalda. Tras padecer en silencio tres horas, Alejandro Aznar
Gómez murió en Colombia sin entenderlo muy bien, pero comprendiendo que su servicio
había acabado.

El 14 de julio de 1993 en la ciudad de Alcaraz (Albacete), Alejandro fue enterrado entre el


dolor y la esperanza de todos los que le querían. Junto a su cuerpo reposan las dos únicas
cosas que le ataron a este mundo: el cordón franciscano y la pañoleta de la promesa scout.
3. MIGUEL GIL, PERIODISTA POR VOCACIÓN

El V Premio Brajnovic, que concede la Facultad de Comunicación de la


Universidad de Navarra fue el año pasado para Miguel Gil, abogado y
corresponsal de guerra catalán, fallecido el 24 de mayo de 2000 en Sierra
Leona (África), a manos de la guerrilla, con tan sólo 32 años, junto con otro
corresponsal, Kurt Schork. Como homenaje a Miguel, 70 corresponsales de
prensa han publicado en Plaza & Janés un volumen titulado Los ojos de la
guerra.
Miguel era un periodista vocacional. Su fina conciencia y su gran corazón le llevaron en
1993 a abandonar su bufete de Barcelona e irse con su moto, su cámara y poco más, a
Bosnia. “Me cansé de coger todos los días el autobús número 6 para ir a trabajar”. Después
de Bosnia, Chechenia, Kosovo, Zaire, Ruanda, y Sierra Leona. Sus crónicas e imágenes
nutrieron a medios como La Vanguardia, El Mundo, la cadena Ser o The Associated
Press Televisión News . Julio Fuentes, uno de los cuatro periodistas asesinados en
Afganistán durante la pasada guerra, dijo a propósito de él y otros dos periodistas
asesinados: “Eran periodistas de élite mal pagados que sacrificaron involuntariamente sus
vidas para ofrecer a las televisiones de todo el mundo un pedazo de historia viva, cruel y
despiadada del mundo”.
Del perfil humano de Miguel habla su compañero Fernando Quintela,. quien resaltó “la
sinceridad, palpable en su mirada y sus palabras”, y su fe profunda, que le llevaba a
participar en la Misa y confesarse antes de entrar en acción siempre que le era posible. “Era
un refugio para sus compañeros y para las gentes azotadas por la guerra”, señaló Quintela.
David Guttenfelder, corresponsal de Associated Press, explica que “Miguel terminaba la
mayoría de los días en África en una iglesia católica, rezando. A veces le acompañaba y le
esperaba en los peldaños de la puerta. Solía pedirle que hablara bien de mí. La broma que
compartíamos sobre la religión, en argot periodístico, era que Miguel tenía buenos con-tactos
con Dios. Tenía acceso di-recto.”
4. LOLO, EL PERIODISTA DE LA VIDA

Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, había nacido en Linares en 1920 para ser
periodista. “Yo empecé casi de niño, escribiendo en papeles comerciales”.
Eran los años difíciles de aquella España pobre y pre-revolucionaria, en
una zona que contaba con 15.000 mineros. Muy joven ingresa en la
Acción Católica de Linares, donde interviene en publicaciones
apostólicas. Tras la guerra civil termina sus estudios como maestro
nacional (1941), trabaja en la Escuela de Capataces de Minas de Linares,
que combina con una actividad social trascendental para su vida entre
presos, enfermos y necesitados.

En 1943 se le manifiesta con fuerza una extraña enfermedad, que


desde entonces le tendrá en una silla de ruedas, y que después lo dejaran
totalmente paralítico, ciego e incluso incapaz de articular palabras
con claridad. Pero la enfermedad no podía acabar con lo que era su pasión dominante:
contar de palabra la realidad que le rodea, y sus vivencias internas. Recurre a secretarias,
que pasan por escrito sus reflexiones, e incluso un “magnetófono”. La Asociación Amigos de
Lolo, creada en 1992 y con 500 socios, ha recopilado más de 300 artículos suyos en
publicaciones como Cruzada, Signo, Pax, Vida Nueva, Linares, Sinaí, Diario Jaén, ABC, La
Vanguardia, Pueblo, Ya e Ideal. Quienes leyeran sus artículos sin conocerlo personalmente,
con reportajes y entrevistas, crónicas de actualidad sobre pobreza, vivienda, emigración,
delincuencia, carreteras, turismo, jamás podrían pensar que no había pisado la calle en
muchos años. Su famoso e íntimo amigo Tico Medina decía de él: “Lozano Garrido, desde su
silla de ruedas no ve otra cosa que Dios, aunque escucha el latido de todo el mundo”. Su
preocupación La moralidad, el honor, la honestidad, el deber y la obligación de
conciencia, eran la norma de su trabajo periodístico. En su “Decálogo del Periodista” dice:

I. Da gracias al ángel que te clavó en tu frente al lucero de la


verdad y lo bruñe a todas horas.
II. Cada día alumbrarás tu mensaje con dolor, porque la verdad es
un ascua que se arranca del cielo y quema las entrañas para iluminar,
pero tú cuida de llevarla dulcemente hasta el corazón de tus hermanos.
III. Cuando escribas, Io has de hacer: de rodillas, para amar;
sentado, para juzgar; erguido y poderoso, para combatir y sembrar.
IV. Abre pasmosamente tus ojos a lo que veas y deja que se te
llene de savia y de frescura el cuenco de las manos, para que los otros
puedan tocar ese milagro de la vida palpitante cuando te lean.
V. El buen peregrino de la palabra pagará con moneda de
franqueza, la puerta que se le abre en la hospedería del corazón.
VI. Trabaja el pan de la limpia formación con la sal del estilo y la
levadura deI eterno y sírvela troceada por el interés, pero no le usurpes
al hombre el gozo de saborear, juzgar y asimilar.
VII. Arbol de Dios, pídele que te haga roble, duro e impenetrable al
hacha de la adulación y el soborno, pero con tu frente en las ramas a la
hora de la cosecha.
VIII. Si a tu silencio se llama fracaso porque la luz falta a la cita,
acepta y calla. Pobre el ídolo que tiene los pies del barro de la mentira.
Pero ojo a su vez, con la vanagloria del mártir cuando las palabras no
suenan con cobardía.
IX. Recuerda que no has nacido para prensa de colores. Ni
confitería, ni platos fuertes: sirve mejor el buen bocado de la vida limpia
y esperanzadora como es.

El 3 de noviembre de 1971 “Lolo” murió en Linares, víctima de su enfermedad. Su


proceso de canonización se abrió en 1994.
5. Jerôme Lejeune, padre de la genética moderna

Jerôme Lejeune nació en 1926 en Montrouge, cerca de París. Hizo


estudios de medicina, y fue investigador en el Centro Nacional de
Investigación Francesa en 1952 (CRNS). En julio de 1958, con 32
años, descubrió en un niño con Síndrome de Down (“mongolismo”) que
su enfermedad se debía a una malformación en los genes, la presencia
de tres cromosomas 21. En 1964 fue el primer profesor de Genética
Fundamental de la Facultad de Medicina de París. Con otros
colaboradores, descubrió el mecanismo genético de otras enfermedades
cromosómicas. Su máxima preocupación era poder curar un día a sus
pequeños enfermos. Sin embargo, cuando vio que parte de los
profesionales de la medicina, en lugar de esforzarse por tratar a los niños
con Síndrome de Down, proponían simplemente matarlos, decidió dedicarse completamente
a luchar por la dignidad de estos enfermos, y por la defensa de la vida humana. no
nacida. Lejeune nunca tuvo dudas de que la vida humana comenzaba en el momento mismo
de la concepción, de la unión del espermatozoide paterno con el óvulo materno.

Fue nombrado miembro de varias academias: Pontificia Academia de la Ciencias (1974),


Academia de las Ciencias Morales y Políticas (1981), Academia Nacional de Medicina (1983),
Pontificia Academia de la Vida (1994). Y recibió varios premios: Premio Kennedy (1962),
William Allen Memorial Award (1969), Premio Griffuel (1993), por sus investigaciones sobre el
cáncer. El 3 de abril de 1994 murió, con el triste sentimiento de no haber terminado su
misión: “Yo era un médico que debía haberles curado, y me voy. Tengo la impresión de que
les he abandonado”.

Entre Juan Pablo II y Lejeune existió una vieja amistad. El 13 de mayo de 1981, el día del
atentado del Papa en la Plaza de san Pedro, Lejeune había estado almorzando con Juan
Pablo II. Durante la Jornada Mundial de la Juventud de París en agosto de 1997, Juan Pablo
II visitó la tumba de su amigo, a pesar de la enérgica protesta de los grupos abortistas
franceses. Era un reconocimiento a este hombre, defensor de la vida de los más débiles, de
los que no tienen voz: los niños todavía no nacidos.
6. DON BARTOLOMÉ, PÁRROCO DE MUNERA

Bartolomé Rodríguez Soria nació en Riópar en 1894. En 1907 ingresó en el Seminario de


Toledo, y fue ordenado sacerdote en Toledo el 16 de marzo de 1918. Sus primeros años de
sacerdocio pasaron en Elche de la Sierra (1918), Balazote (1919), El Bonillo (1925),
Peñascosa (1925), y finalmente, Munera (1927). Ya desde los primeros momentos, hizo
propósito de ser sacerdote al cien por cien, dedicado totalmente a la catequesis, atención a
los enfermos, cuidado de la Eucaristía, e incluso dar la vida en martirio si fuera necesario.

La guerra civil española le sorprendió en Munera. Fue detenido el 27 de julio de 1936,


por el único hecho de ser sacerdote. Con las manos atadas a la espalda, fue conducido a la
iglesia y, junto con otros presos, encerrado en la sacristía de la iglesia parroquial, convertida
en cárcel. Se le negó usar el colchón que le llevó su familia. Durante tres días fue sometido a
grandes palizas en el mismo presbiterio de la iglesia. Al negarse a blasfemar, fue arrojado
desde el púlpito abajo. En un momento que sintió sed, uno de los vigilantes se le orinó en la
boca.

Todo el espectáculo fue contemplado por una treintena de vecinos, que después dieron
testimonio de lo sucedido. En ningún momento escucharon una sola queja, pese a que las
heridas no le dejaban ya dar un solo paso.

Antes de llegar el último momento, don Bartolomé pidió a sus torturadores que se
acercaran. Les dijo que les perdonaba lo que estaban haciendo, y les besó uno a uno las
manos. Aquellos hombres salieron en silencio, pero alguno no pudo contener las lágrimas.

Después de tres días de tormentos, don Bartolomé murió el 29 de julio, sobre las losas
de la sacristía, manchadas con su propia sangre.

El proceso de beatificación comenzó en Toledo el 6 de septiembre de 1963.


Últimamente se ha reabierto la causa, recogiendo los testimonios que quedaban. Declararon
incluso algunos de sus mismos verdugos, para quienes no hay ninguna duda que aquel
sacerdote era un hombre bueno, y que realmente murió como un mártir. Don Bartolomé
forma parte de la vida de fe de nuestras comunidades.
7. "El Pelé": gitano, cristiano y mártir

Ceferino Giménez Malla, conocido como “El Pelé”, nació en Benavent de Sagriá (Lérida),
en 1861. Analfabeto, vivió sus primeros veinte años por los caminos soleados de Aragón. En
1880 se establece en Barbastro. Hacia los 20 años de edad, se casó por el rito gitano con
Teresa Giménez Castro. Al no tener hijos, reciben a sus sobrina Pepita, nacida en 1906.
Después de un proceso de acercamiento a la fe católica, de manos de don Nicolás Santos de
Otto, profesor universitario en Barbastro, contrajo matrimonio religioso con Teresa el 9 de
enero de 1912. Quedó viudo en 1922.

El Pelé asistía a las funciones de las distintas iglesias de Barbastro, acompañaba el


Viático a las casas de los enfermos, rezaba el rosario con los ancianos en el hospicio del
Amparo, reunía a los niños y les enseñaba la Biblia, las oraciones y los cantos. Cuando iba
caminando por las calles de Barbastro, la gente decía: “No blasfeméis, pasa El Pelé” Vivía
con gran austeridad con él mismo. Al morir su mujer, se deshizo de su casa y se fue a vivir en
arriendo. Frecuentaba la Adoración Nocturna, los Jueves Eucarísticos y en 1926 se hizo
Terciario Franciscano.

Cuando estalló la Guerra Civil tenía 75 años de edad El Pelé, que tenía una gran
personalidad, estando en la plaza del municipio y frente a una evidente injusticia, no pudo
evitar exclamar para salir en defensa de un joven sacerdote: “¡Virgen, ayúdame! ¡Tantos
hombres contra uno, y además inocente!”. Fue detenido, y en sus bolsillos le encontraron un
rosario. Llevado a la cárcel municipal, lo encerraron en una celda de 5x5 metros con otras 15
personas. Se negó a entregar el rosario. Junto con otros sacerdotes y laicos, fue trasladado
al Convento de las Capuchinas, transformado en cárcel. En la noche del 2 o del 9 de
agosto, del sábado al domingo, hacia las tres de la mañana, fue fusilado en el cementerio
de Barbastro, con el rosario en la mano.

El papa Juan Pablo lo beatificó el 4 de mayo de 1997. En su homilía, el papa dijo: “A


vosotros os llamo amigos” (Jn 15,15). También en Barbastro el gitano Ceferino Jiménez
Malla, conocido como El Pelé, murió por la fe en la que había vivido. Su vida muestra cómo
Cristo está presente en los diversos pueblos y razas y que todos están llamados a la
santidad, la cual se alcanza guardando los mandamientos y permaneciendo en su amor”
8. TERESA DE CALCUTA

La vida de Agnes Ganxhe Bojaxhiu comenzó en el seno de una


familia católica albanesa. Fue dentro de la familia, y sobre todo
gracias a la intensa religiosidad de su madre, Drana, que en ella
se despertó, a sus sólo 12 años, la vocación a la vida religiosa.
Ganxhe nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, capital de
Macedonia, que en aquel entonces era una pequeña ciudad de
veinte mil habitantes bajo el dominio turco, pero que había
pertenecido durante mucho tiempo a Albania. Su padre, Nikoll
Bojaxhiu, sentía una gran pasión por la recuperación de la
Macedonia albanesa a la madre patria y a ello dedicó gran parte
de su vida.

En 1912, cuando Ganxhe tenía sólo dos años, Skopje se liberó del dominio turco y logró la
independencia como capital de la República albanesa de Macedonia, pero pocos años
después cayó bajo el poder sucesivo de Serbia, Grecia y Bulgaria, en las eternas y
sangrientas guerras balcánicas.

Tuvo dos hermanos mayores Age y Lázaro con quienes se llevó siempre muy bien. Como
relata Lázaro que murió en 1981, "a nuestra familia no le faltaba nada porque mi padre tenía
un negocio de materiales de construcción, en sociedad con un italiano, y poseía dos casas
con jardín".

En los Balcanes los conflictos étnicos continuaban. La pasión política del padre desembocó al
parecer en su propia muerte. En 1919, Nikoll Bojaxhiu viajó a Belgrado para participar de una
reunión de los nacionalistas albaneses. Al regresar a casa, de noche, dijo a su mujer Drana
que se sentía mal. En la madrugada lo llevaron a un hospital con una hemorragia interna y
falleció al día siguiente, mientras lo operaban.

Ganxhe tenía entonces nueve años y la familia sospechó siempre que el padre de la futura
Madre Teresa había sido envenenado. La desgracia terminó con la prosperidad familiar. El
socio italiano liquidó la sociedad y la madre de Teresa debió asumir los gastos de su familia.
Mientras que la madre de Ganxhe afrontaba con dignidad el intenso trabajo para sobrevivir,
su religiosidad se intensificó. En efecto, Drana asistía con sus hijos al santuario mariano de la
Virgen de Letnice. Ahí notó que a la más pequeña -Teresa- le gustaba quedarse sola durante
los oficios religiosos. Como vivían al lado de la parroquia del Sagrado Corazón, participaban
diariamente de la actividad de la iglesia. También se dio cuenta que Ganxhe prefería
permanecer durante horas, en silencio.

El párroco era el padre Frnajo Jambrekovic, quien descubrió que a Ganxha le gustaba mucho
leer las historias de los misioneros, un género literario-religioso entonces cultivado. Además
era asidua lectora de las crónicas que dos entusiasmados jesuitas de Skopje enviaban para
contar acerca de su trabajo misionero en la India.

"No había cumplido aún 12 años cuando sentí el deseo de ser misionera", contó más tarde la
Madre Teresa.

En efecto, aún niña, Ganxhe entró a la Congregación Mariana de las Hijas de María, que
tenía una filial en su parroquia. Los más pobres acudían a la iglesia y también a la casa de
Drana donde curiosamente "nuestra madre nunca los mandaba de vuelta con las manos
vacías", contó Lázaro. Ganxhe sentía que su vocación crecía junto con la actividad de
asistencia.
9. PADRE ALBERIONE

El Padre Santiago Alberione nació el 4 de abril de 1884, en San


Lorenzo de Fossano, Italia. De su familia, profundamente cristiana y
trabajadora, adquirió la fe y una sólida formación para el trabajo.
Ingresó en el Seminario de Alba, en Italia, a los 16 años. La noche
que dividía a los dos siglos, el 31 de diciembre de 1900, permaneció
durante cuatro horas haciendo adoración al Santísimo en la catedral
de Alba. Esa noche, recibió una luz especial desde el sagrario, y a
partir de ese momento, sintió profundamente la necesidad de hacer
algo por la iglesia y por la gente del nuevo siglo: Mas tarde escribió a
sus hijos e hijas: "Ustedes han nacido de la eucaristía, del sagrario". Alberione fue ordenado
sacerdote el 29 de junio de 1907. El Señor lo quiso y lo guió para una misión nueva,
multiforme en los medios y en las estructuras, para predicar el evangelio a todos los pueblos,
según el espíritu del Apóstol Pablo. Obedeciendo a Dios y a la Iglesia, el 20 de agosto de
1914, dio inicio a la Familia Paulina con la fundación de la Sociedad de San Pablo. Después
fundó cuatro congregaciones religiosas femeninas, diferentes e independientes entre sí y
cada una, con su finalidad propia, a saber: Hijas de San Pablo, Pías discípulas del Divino
Maestro, Hermanas Pastorcitas Y Hermanas Apostolinas. También fundó los institutos
laicales: Santa Familia, Virgen de la Anunciación, San Gabriel Arcángel, Jesús sacerdote y
Cooperadores paulinos. Todos están unidos entre sí por el mismo ideal de santidad y de
misión: Hacer presente a Cristo, Camino, Verdad y Vida en las personas y en la cultura
actual, mediante la comunicación social,. Varias veces recorrió el mundo para visitar y animar
a sus hijos e hijas que trabajan en los cinco continentes.

El secreto de su intensa actividad fue su profunda vida interior, por el cual realizó una total
adhesión a la voluntad de Dios y cumplió en sí mismo la expresión del apóstol Pablo: "Mi vida
es Cristo". Vivió 87 años y, cumplida la misión que el Padre celestial le había encomendado,
el 26 de noviembre de 1971 confortado con la visita y la bendición del Papa Pablo VI, dejó
esta tierra para ir al lugar que tenía preparado en la casa del Padre.
10. TESTIGOS DEL AMOR EN CAFAYATE
Fundada en 1940 en la Peña de El Divisadero, se caracterizó y caracteriza por sus gentes
sacrificadas y ansiosas de saber.

En varias ocasiones el río Lorohuasi hizo intentos de llevársela, y en 1974 cumple su propósito,
arrasando con todo, dejando a todos los niños y adolescentes del lugar sin Local escolar.
Después de muchos tramites y esfuerzo, en 1977, se inaugura la actual Escuela San Agustín, al pie
del Cerro alto San Isidro, en terrenos donados por el Sr. Chacho Herrero e hijos.

La majestuosidad del lugar se conjuga con nuestro niños caminantes, hechos con la belleza del
lugar, con ojos desafiantes para quien sabe mirarlos y corazón recio como el paisaje.
En mayo de 1995 se privatiza la escuela tomando las Hnas. Agustinas Misioneras el compromiso
de evitar las largas caminatas que no permitían una educación equitativa e igualitaria.

Este desafío se concreta el día 2 de agosto de 1996, con la acogida en el Edificio Albergue de 24
niñas y 24 niños. Teniendo un total de 168 alumnos en 1999.

Por medio del Ministerio de la Producción se consigue la ampliación de la escuela en 1999,


pudiendo acoger a 300 alumnos de NI y EGB.

Hoy, en 2001, la inscripción es de 270 alumnos.

El Ministerio de Educación proporciona los sueldos docentes, y el PRISE ayudó con algunos
proyectos como el de Informatización de las Aulas, Albergue, Cocina y el de Carpintería.
Monseñor Cipriano García, donó las máquinas de Carpintería que pertenecían a la Prelatura, con lo
que los alumnos tienen acceso a un oficio...

Al ser Albergue se gestiono la Jornada Completa lo que nos permite ampliar las horas de clase:
ocho horas los alumnos del NI y 1er y 2º Ciclo de EGB, y nueve los alumnos del 3er. ciclo de EGB.
Incluye los talleres de: Cerámica y Reciclaje, Computación, Arqueología, Bordado, Pintura sobre
Tela, Telar, Huerta, Jardinería, Floristería en Tela, Tejido, Música y Danzas regionales, Buenos
modales, Cocina, para los alumnos de 8º y 9º (que los prepara para trabajar en hoteles, restaurantes
e instituciones), Carpintería (por la mañana para los jóvenes de la comunidad que quieren aprender
un oficio, y por la tarde, como todos los años, para los alumnos de 8º y 9º que salen preparados en
carpintería).

Estos talleres se dictan todos los días. Pudiendo asistir los niños y adolescentes a dos talleres por
semana. Con el proyecto de los Talleres nos hemos propuesto el poder hacer que nuestros
adolescentes, cuando terminen 9º año de la E.G.B., tengan un oficio que les permita trabajar con
dignidad pues la opción Institucional será: carpintería, cocina y hotelería.
En la Secretaria de Planeamiento se esta gestionando un titulo que acredite a nuestros chicos y
chicas en estos campos.

Nuestros chicos en un 70 % no podrán seguir estudiando, esto les permitirá trabajar digna y
cualificadamente.

Nuestra Escuela Albergue San Agustín tiene un objetivo:

Hacer de nuestros niños, hombres y mujeres libres, capaces de aceptarse y quererse, de ser
solidarios con todos los que les rodean, capaces de crear una sociedad más justa y fraterna,
en armonía con la naturaleza, con los hombres sus hermanos, y con su Dios y Señor.
Silvia Zambrano
11. MANOS UNIDAS ABRE UNA CUENTA DE EMERGENCIA PARA
LOS NIÑOS HUÉRFANOS DE DARFUR.

El conflicto que desde febrero de 2003 se vive en la región sudanesa de Darfur, cercana a la
frontera con Chad, puede calificarse de genocidio, aunque oficialmente no se haya utilizado
todavía este término como forma de describir el horror de la limpieza étnica que contra la
población negroafricana, están llevando a cabo en la zona las milicias árabes (janjaweed) con
la connivencia de las fuerzas gubernamentales.
Los janjaweed utilizan el denominado "proceso de tierra quemada" para desalojar a la gente
de sus hogares: entran en las aldeas, matan a los hombres, violan a las mujeres y secuestran
a los niños, destrozando las chozas y quemándolo todo. Se sabe que hay casos de tortura,
rapto de niños para convertirlos en soldados y de niñas para hacerlas esclavas y venderlas a
los árabes ricos. Estas atrocidades han provocado miles de muertos y el éxodo de más de un
millón de personas desplazadas hacia Chad, en donde siguen siendo perseguidas y
atacadas, lo que ha obligado al ACNUR a alejarlas de la frontera.

La situación ha movido a los padres salesianos de El Obeid, localidad situada en el centro de


Sudán, al este de Darfur, a acoger a 62 chicos huérfanos -de edades comprendidas entre los
14 y los 17 años-, que han sido rescatados del campo de desplazados de Nyala en la zona
de conflicto. Muchos de estos pequeños han sido testigos directos de la barbarie y sufren las
consecuencias del trauma de ver morir a sus padres a manos de alguno de los miembros de
las milicias janjaweed, que siembran el terror y la muerte en la zona.
Los propios salesianos de Don Bosco señalan como llegaron el pasado 15 de julio los 62
muchachos huérfanos al Centro de El Obeid. Para recorrer los 400 Km tuvieron que emplear
cinco días, tres de ellos en un carro tirado por animales. En numerosas ocasiones tuvieron
que parar acosados por los rebeldes que querían reclutarlos, y otras tres veces por la policía
gubernamental, pero al final lograron llegar.

Desde el año 2002 los padres salesianos regentan en El Obeid un Centro de Formación
Profesional para varones, que fue construido parcialmente con la colaboración de Manos
Unidas. Los religiosos solicitan ahora ayuda a Manos Unidas para alquilar una casa en la
ciudad, equiparla con camas y utensilios de cocina y proporcionar a estos chicos comida, ropa,
cuidados médicos y estudios técnicos durante un año en espera de que finalice el conflicto.
12. Jóvenes peregrinos a Santiago: "Testigos de Cristo para una
Europa de la esperanza"

“Viajes Marsans” nunca hubiera organizado un viaje así. La ducha:


una manguera de los bomberos; la cama: una esterilla y un saco; la
“suite”: un enorme polideportivo, compartido por otras 1.000
personas; el comedor: una acera o un porche al aire libre. Sin móvil,
sin internet, sin aire acondicionado, sin alcohol. Y encima, el viaje es
a pie. Y sin embargo, los clientes dicen que ha sido el mejor viaje de
su vida. Son los cerca de 30.000 jóvenes que han participado en la
Peregrinación Europea de Jóvenes celebrada en Santiago de Compostela el fin de semana
pasado. Han acudido para renovar su fe bebiendo en la fuente del testimonio de Santiago,
compartiendo la dureza del camino y la alegría desbordante que reinó estos días.
Los 80 participantes de Albacete (4 de ellos, de Alcaraz) se integraron con otros
3.000 de 30 diócesis españolas que iniciaron su camino en Orense. Junto con ellos
caminaron unos 90 sacerdotes y 8 obispos. A las 6 de la mañana se iniciaba la jornada,
después de dormir menos de lo que el cuerpo pedía. Un aseo personal de emergencia,
desayuno, oración, y 6 ó 7 horas de camino. Comida, “ducha”, descanso. Y a las 7, la
Eucaristía, el encuentro diario con Cristo vivo y resucitado, a veces en la plaza del pueblo
(Orense, monasterio de Oseira, Lalín, Vila de Cruces, Boqueixón), con palmas, canciones,
botes, y una inmensa alegría, y al mismo tiempo, con una profunda hondura, buscando en
Cristo la fuerza para llegar a Santiago y para caminar en la vida: “En mi debilidad / me haces
fuerte / sólo en tu amor me haces fuerte / sólo en tu vida me haces fuerte / en mi debilidad me
haces fuerte en mí”. Algo de cena, fiesta, y a dormir.
“Estos días pueden dejar en vosotros una huella para toda la vida”, profetizó don
Luis, el obispo de Orense, en la Misa del primer día. Sin duda, Dios hizo una siembra
grande.
13. TESTIGOS MOLESTOS EN MOZAMBIQUE

La misionera laica brasileña María Elilda dos Santos se ha visto obligada a abandonar
Mozambique, debido, según afirma ella misma, a las "presiones" de las autoridades locales
de la provincia de Nampula, donde ha estado trabajando junto a los sectores más
desfavorecidos de la población durante los últimos nueve años.

A finales del año pasado, María Elilda y las Siervas de María del monasterio Mater Dei de
Nampula, entre las que se encuentran cuatro españolas, habían denunciado a las
autoridades locales la desaparición de más de cien niños y adolescentes de la zona y el
hallazgo de fosas comunes que contenían cuerpos de menores a los que habían extirpado
algunos órganos. El informe de las misioneras, acompañado de fotografías y pruebas
documentadas, apuntaba a la posible existencia de una red internacional de tráfico de
órganos.

Las autoridades de Nampula manifestaron poco interés en investigar las misteriosas


desapariciones de niños y la aparición de cadáveres sin los órganos internos. Más aún,
algunos medios de información locales lanzaron una campaña basada en "comunicados
oficiales de prensa" para echar tierra sobre el asunto y desacreditar a las misioneras que lo
habían denunciado.

Como tantas veces ocurre, se trataba de matar al mensajero en lugar de afrontar el problema.
María Elilda dos Santos y las Siervas de María recibieron numerosas amenazas de muerte y,
hasta el momento, han escapado a cuatro emboscadas organizadas por quienes quieren
silenciarlas a toda costa. Otra misionera, ésta luterana, que también había denunciado el
secuestro de menores y el tráfico de órganos, tuvo menos suerte. La brasileña Doraci
Edinger, de 53 años, fue asesinada el 23 de febrero en su apartamento de Nampula. La
Federación Luterana Internacional ha insistido, sin mucho éxito, ante las autoridades
mozambiqueñas para que aceleren la investigación con el fin de esclarecer lo sucedido.
Podría ser una simple casualidad, pero todo parece indicar que el asesinato de la misionera
tuvo mucho que ver con el asunto de los niños desaparecidos.

El apoyo internacional a las misioneras, que no han desistido de su empeño a pesar de las
amenazas, ha conseguido que el caso haya despertado el interés del presidente de la
Cámara de los Diputados de Mozambique, del Parlamento Europeo y del presidente de la
Comisión Europea, el italiano Romano Prodi.

En Nampula, como en muchos otros lugares del mundo, los misioneros y misioneras son
signos de esperanza para unos y testigos molestos para otros. Su fidelidad al Evangelio de
Jesucristo les mueve a proclamar la verdad y la justicia y a compartir la suerte de los más
débiles, aún con riesgo de sus propias vidas. Por eso, su presencia se convierte en una
manifestación del amor de Dios para los pobres, los niños de la calle, los refugiados, los
enfermos de sida, los pueblos indígenas, y para cuantos son despreciados y abandonados
por la sociedad. Sin embargo, esa misma presencia molesta a quienes no dudan en pisotear
la dignidad y los derechos de los indefensos para mantener sus posiciones de privilegio.
14. "La Pasión" según Gibson: ¿un encuentro del arte y de la fe?

"La Pasión de Cristo" alabada por la crítica especializada


Dos de los críticos de cine más prestigiosos del país, Roger Ebert y Richard Roeper, dieron
su máximo calificativo a la película La Pasión de Cristo, que mañana será estrenada en todo
el país
WASHINGTON DC, 24 Feb. 04 (ACI).- Dos de los críticos de cine más prestigiosos del país,
Roger Ebert y Richard Roeper, dieron su máximo calificativo a la película La Pasión de Cristo,
que mañana será estrenada en todo el país.

Los críticos, que asistieron a una función previa y no tienen vínculo con grupo religioso
alguno, se rindieron ante la historia, la dirección, la calidad artística de la imagen y las
actuaciones.

Mientras que ciertos críticos juzgan La Pasión por su violencia –que consideran "excesiva"-,
Ebert y Roeper, que tienen a su cargo la sección de cine del Chicago Sun-Times, no dudaron
en alabar la cinta y justificar cada toma por realismo.

En el programa televisivo que ambos conducen, Ebert aseguró que "es la única película
religiosa que he visto, con excepción de 'El Evangelio según San Mateo' de Pasolini, que
parece ofrecer hechos realmente como ocurrieron".

Roeper hizo eco de las palabras de Ebert y señaló que "es la más poderosa, importante y de
lejos la más gráfica interpretación de las horas finales de Cristo que alguna vez se puso en
filme".

Roeper alabó al director Mel Gibson como un "narrador magistral" y consideró que la cinta "es
el trabajo de su vida". Además, señaló que no se puede admirar solo a Gibson "por su visión
y habilidades de dirección, sino a Jim Caviezel (que actúa de Jesús) y el resto del elenco".

Los dos críticos coincidieron en señalar que el mensaje central de la cinta es ofrecer las
Sagradas Escrituras y Ebert dejó en claro que la película "se centra en el precio que Cristo
pagó por la redención y enfatiza que Jesús quería que esto ocurriera. Su muerte era el
instrumento de su propósito, y deberíamos estar agradecidos con él en vez de criticar a
quienes fueron instrumentos de su voluntad".

"Los Evangelios son probablemente los trabajos más leídos en la historia de la civilización y
ampliamente los más malinterpretados. La gente podría hacer lo mismo con esta película",
advirtió Roeper.

Ambos también coincidieron que no encontraron antisemitismo en La Pasión.

Ebert sostuvo esperar que "la gente vea la película y la juzgue. No creo que sea antisemita.
Cristo nació judío, sus discípulos fueron judíos. Sí, algunos sacerdotes judíos pidieron su
muerte. Estaban amenazados por su asalto al establishment. Las instituciones protegen sus
estructuras de poder. La mayoría de los judíos en la película están horrorizados por lo que
veían".

La película de Gibson para Ebert y Roeper merece su calificación más alta: "dos pulgares
arriba".
15. EL ENCUENTRO CON DIOS EN LAS CÁRCELES

Amado Bretón-Alfonso está buscando a Dios en la cárcel. “Quiero


cambiar mi vida”, indicó

Bretón-Alfonso, que en diciembre se encontraba en el Centro de


Entrenamiento y Tratamiento del Departamento Correccional de Miami-
Dade, con cuatro o cinco acusaciones en su contra. “Sabía de Dios
antes, pero no había buscado a Dios. Estoy cansado de la vida que
hasta ahora había hecho”.

El Centro de Entrenamiento y Tratamiento del Departamento


Correccional de Miami-Dade es una cárcel en donde la mayoría de los presos cumple
sentencias de menos de un año, o están en espera de ser juzgados. Cada jueves, 4 o 5
voluntarios laicos, miembros de la Pastoral Carcelaria de la arquidiócesis, visitan la cárcel y
celebran una liturgia de la palabra, junto con predicación y oración de los fieles. Una o dos
veces al año se invita a sacerdotes para celebrar misas. Además, los voluntarios conversan
con los presos y comparten mutuamente sus experiencias de Dios.

“Soy testigo del poder que tiene Jesús para transformar los corazones de los hombres”,
señaló Abelardo Carbono, coordinador del programa de voluntarios de la arquidiócesis para
el Centro de Entrenamiento y Tratamiento, que visita la cárcel cada jueves. “Tenemos
resultados y muchos testimonios de presos. Algunos han dicho que lo mejor que les ha
pasado es el estar en la cárcel. La experiencia más grande es ver la necesidad que tienen.
Esto hace que no faltemos”.

La visión y misión de una pastoral carcelaria, según la declaración de los Obispos Católicos
de los Estados Unidos titulada Responsabilidad, rehabilitación y restitución: La perspectiva
católica de la delincuencia y la justicia penal, publicada en febrero de 2001, es de reconocer
que “la dignidad de la persona humana se aplica tanto a la víctima como al agresor” y que
“nuestra fe ofrece mejores alternativas a los transgresores responsables de sus actos para
desafiarlos a cambiar sus vidas”.

Es decir, que al comprometerse, los casi 200 voluntarios de la Pastoral Carcelaria de la


Arquidiócesis de Miami están viviendo el reto al cual nos llama Jesús en Mateo 25:36: “estuve
en la cárcel, y vinieron a verme”. Y los presos reconocen la labor evangélica de estos
voluntarios.
“Lo que todo el mundo quiere es paz y tranquilidad. Yo las encontré a través de los que
vienen a evangelizar de la Iglesia Católica”, explicó Luis Hernández, que lleva 3 años en la
cárcel porque lo acusan de robo. “Quizás Dios quiere que esté aquí para madurarme. No hay
ninguna ofensa que el Señor no perdone 70 veces 7”.
16. MISIONERAS EN ARGELIA

Las Agustinas Misioneras estamos en Argelia, país donde nació San


Agustín en el año 354, desde el año 1933. Situado al norte de África,
es un país de religión musulmana.

Nuestra presencia ha ido cambiando según las llamadas de la


Iglesia para dar respuesta a las necesidades del pueblo. Seminarios,
Colegios, Sanidad, Guarderías, Promoción de la mujer. Actualmente
estamos en los siguientes campos: Promoción de la mujer y
Preescolar llevados por la Media Luna Roja. Biblioteca de Cáritas
Diocesana y en un Hospital.

Lo más importante al llegar a este país es saber "descubrir" a


la gente: sus creencias, su cultura…. Y luego saber "estar " , "ser presencia" en medio de
ellos, intentando vivir este diálogo interreligioso, intercultural y... simplemente amándolos
como son. Creemos que nuestra presencia es bien valorada, ya que la Iglesia católica, muy
reducida numéricamente, ha optado en tres m omentos claves, – la independencia, la
nacionalización y el tiempo de terrorismo-, por permanecer al lado de los argelinos. Se
podría decir que no es una Iglesia en Argel, sino una Iglesia argelina que camina con el
pueblo.

NUESTRO TRABAJO:
Una Hermana trabaja en la Biblioteca de Cáritas Internacional (El Biar) juntamente con
una Hna. polaca y una señora alemana. Esta biblioteca esta especializada en
Psicopedagogía. Es una biblioteca para el servicio de los estudiantes, para preparación de
tesis y formación permanente de profesores. La frecuentan unos 300 y los libros y revistas,
en su mayoría, están en lengua francesa. Para la mejora de la biblioteca se piden fondos a
Cáritas Alemana. Es un trabajo que venimos desempeñando desde hace tres años, muy
satisfactorio en cuanto contribuye a la formación y promoción de los jóvenes de este país.

Otra hermana trabaja como enfermera en un hospital del Estado, en el servicio de Pediatría,
en el barrio típico de Bab el Oued. Es un trabajo que permite tener contacto con las familias
de los niños enfermos, poder enseñarles un poco del cuidado de sus hijos etc.; compartir la
fe, los retos comunes, las dificultades, los logros y la vida con el personal médico,
enfermeras, puericultoras, enseñantes, ya que todos están para mejorar la calidad de vida del
enfermo. Es un hospital universitario. La Hermana es la única extranjera y cristiana en el
hospital. El trabajo intenta realizarlo lo mejor posible, pero lo que más le importa es que a
través de su persona, de su manera de vivir y trabajar, descubran los verdaderos valores de:
responsabilidad, justicia, amor, compromiso, tolerancia, aceptación del otro diferente... Se
encuentra feliz, aceptada y como una más entre ellos. Su larga andadura entre ellos, desde
el año 1972, es de una gran riqueza.
17. En la cárcel de mujeres por Cristo y su evangelio.

Un proyecto que busca la promoción humana, espiritual y social de las internas de la


cárcel más grande de Chile.

El Proyecto Cárceles comenzó hace un año en Santiago de Chile. Es


un programa claramente evangelizador que se realiza en la cárcel de
mujeres de san Joaquín (la más grande de Santiago) y que alberga a
más de 800 internas en los diferentes sectores: máxima seguridad,
proceso, cuna (donde las internas atienden a sus hijos menores de dos
años o reciben cuidados durante el período de embarazo) y pabellón.

La situación en la cárcel es bastante precaria y las necesidades de


formación humana, moral y cristiana de las personas son muchas, por
lo que las señoritas del Regnum Christi que

colaboran en este proyecto como misioneras han decidido


organizar actividades para fomentar las virtudes y valores
humanos por medio de obras de teatro, festivales musicales,
manualidades y talleres. La labor de este proyecto se
realiza en la cárcel de mujeres de
San Joaquín, en Santiago de
Las misioneras colaboran también en la preparación para la Chile.
primera comunión y para la confirmación. Tratan de distribuir
entre las internas folletos informativos sobre la oración y la doctrina cristiana para prepararlas
para la primera comunión e, incluso, a algunas de ellas, para bautizarlas.

De esta manera, los programas de catequesis y formación humana son promovidos a través de
actividades y conferencias sobre la familia, el buen trato, la higiene, la salud, la voluntad, el
sacrificio, la dignidad de la mujer, la sexualidad, la libertad, la autoestima, la proyección de
vida y el carácter, que dan los elementos necesarios para que cada una de las personas vivan
con mayor dignidad su vida y se formen en el ejercicios práctico de las virtudes.

Más de 250 señoritas del Regnum Christi han colaborado en este proyecto. Ellas mismas han
organizado actividades para recolectar comida, ropa, libros y otro material muy necesarios para
las internas.
18. MADRES HEROÍNAS

Juana Beretta Mola, valerosa madre italiana que ofreció su vida para salvar al hijo que
llevaba en su seno. Prefirió morir de cáncer, antes que matarlo por aborto. Su sacrificio fue
reconocido por nuestra Iglesia Católica, la cual la beatificó en 1994, por medio de S.S. Juan
Pablo II1.

Otras valientes mujeres han seguido su ejemplo. La inglesa Marina Donethy, cuando tenía
cuatro meses de su primer embarazo, recibió un diagnóstico de cáncer. El médico le planteó
someterla a un tratamiento de quimioterapia para aumentar sus posibilidades de
supervivencia, pero ella prefirió no poner en peligro la vida de su hijo David. Gracias al
sacrificio de su madre el niño nació el pasado mes de noviembre. Ella murió poco tiempo
después2.

En EE.UU. también existe este tipo de heroísmo. Barbara Barton, de 37 años, esperó a que
nacieran sus dos hijos gemelos, antes de recibir tratamiento contra la leucemia, sabiendo que
esto le acortaría la vida. Si esperaba hasta después del parto, las posibilidades de retrasar el
avance de la leucemia eran mucho menores, pero prefirió no poner en peligro la vida de sus
hijos. También en EE.UU., una ginecóloga de 34 años, Clementina Geraci, optó por salvar la
vida de su hijo por nacer. Cuando tenía sólo tres meses de embarazo le diagnosticaron
cáncer de la mama. Eran dos sus opciones: 1- luchar contra el cáncer y practicarse un
aborto, 2- o tomar medicamentos menos peligrosos para su embarazo y salvar así a la
criatura. Optó por esto último. Su hijo Dylan nació hace unos meses y sumido en un plácido
sueño asistió al funeral de su madre, quien falleció en Riverdale, Estado de Maryland.
Clementina grabó en sus últimos días de vida un video, para que su hijo pueda conocerla
algún día.

Carla, otra heroína italiana del amor materno, sólo tenía 26 años cuando esperaba a su
segundo hijo. El médico le había diagnosticado cáncer y le había advertido: "Dar a luz al niño
que llevas en tu vientre enfermo es renunciar a tu propia vida". La alternativa era: o ella o el
niño. En su diario Carla escribió: "Mi vida por la de mi hijo, ¿qué más puede querer una
madre? Cada día que pasa es un día más para Stéfano y uno menos para mí". Estas
valientes palabras nos recuerdan las de Jesús: "Nadie tiene mayor amor que el que da su
vida por sus amigos" (Juan 15:13). A pesar del inmenso sacrificio de esta valerosa mujer, su
hijo murió apenas ocho días después de nacido, a consecuencia de un paro cardíaco. Al
recibir la noticia, el esposo de Carla declaró: "Stéfano ha vuelto a los brazos de su madre".

Existen en el mundo actual muchas más madres heroínas, que aunque quizás no lleguen al
sacrificio supremo, hacen diariamente incontables sacrificios por sus hijos. Las suyas son
muestras del amor noble y desinteresado de la madre, que lo da todo sin esperar nada a
cambio. Ellas generalmente no reciben premios o halagos públicamente, pero Dios, que
conoce estos sacrificios, se los recompensará al ciento por uno.
19. CUANDO LLEGAN LAS PATERAS
Una llamada de emergencia interrumpe el descanso en el
barracón de voluntarios de Cruz Roja en Tarifa. La
somnolencia se borra enseguida de las caras de los
estudiantes, la mayoría futuros médicos, y les bastan unos
minutos para uniformarse con pantalón largo y camiseta. Son
las cinco de la mañana y dos pateras se aproximan a este
punto de la costa andaluza.

El autor del telefonazo ha sido Daniel Merchán Carrasco,


coordinador de inmigración de Cruz Roja en esta localidad.
Ha dado la voz de alarma advertido por la Guardia Civil de
la inminente llegada de dos botes repletos de inmigrantes.

Entre nervios y prisas, los doce chavales que duermen durante una quincena en el módulo
próximo a la delegación de Cruz Roja, en el puerto tarifeño, ya están preparados para ayudar.
Acuden a esta oficina donde esperan el coordinador –Merchán, a secas, para los que allí
trabajan- el médico, la enfermera y el conductor de la furgoneta que transporta agua y
mantas.

El equipo se distribuye entre el furgón, una ambulancia con el material sanitario preciso y un
coche para dirigirse con rapidez al muelle. Junto a siete guardias civiles, aguardan el fin de
trayecto de las desafortunadas embarcaciones.

Las pateras llegan a remolque de la lancha de Salvamento Marítimo que, esta vez, acerca a
tierra a unos 60 inmigrantes de nacionalidad magrebí y subsahariana. Tras el cacheo de
la Guardia Civil por si portan droga o armas, los tripulantes quedan en manos del médico,
enfermera y voluntarios. Éstos los ayudan a sentarse, les dan mantas y, si alguno viene
empapado, lo cambian de ropa al instante.

Pedro Giménez, colaborador no remunerado y estudiante de Derecho en Santiago de


Compostela, explica a elmundosalud.com que "los subsaharianos casi no se tienen en pie,
llevan mucho tiempo esperando en Marruecos, escondidos en los montes, la llegada del
mafioso que les lleve a la patera".

"Es sorprendente", continúa Pedro, "con casi 40 grados y tapados con dos y tres mantas
siguen ateridos de frío, tiritando".

Voluntarios y miembros de la Cruz Roja ejercen de psicólogos de estas personas que


preguntan en qué lugar se encuentran y se quejan de los dolores que sufren. Mientras los
estudiantes les ofrecen agua – "no mucha porque si no la devuelven a causa del mareo"-, el
médico realiza una primera valoración de cada uno de los inmigrantes e identifica los casos
que requieren hospitalización inmediata.

Secuelas físicas
Desde la costa de Tarifa, cuando el cielo está libre de nubes, el horizonte africano se observa
tan nítido y cercano que parece sencillo atravesar el mar que lo separa de España y tocar
el otro lado. Casi como un engaño de la Naturaleza para los que se arriesgan a cruzar el
Estrecho hacinados en una patera.
Este viaje en busca de una vida mejor acaba en un intento frustrado y también deja secuelas
físicas, cuando no provoca la muerte. La mayoría de los inmigrantes presentan mareo e
hipotermia debida al frío excesivo que han pasado, y diversos traumatismos –torceduras en
tobillos y muñecas, golpes, etcétera- fruto de una 'travesía' exenta de comodidades.
20. ITALIANAS SECUESTRADAS “UN PUENTE PARA BAGDAG”

A horas de regresar a Italia, una de las dos voluntarias


liberadas en Irak afirmó que los plagiadores les "pidieron
perdón" antes de dejarlas frente a la embajada de su país y
que estos "no pertenecían a un grupo político". Gobierno
insiste en que no hubo pago por rescate.

Como un grupo fundamentalmente religioso y no político, que las


confundió con espías y que al final les "pidieron disculpas y
perdón", describieron a sus captores, hoy, a horas de regresar a
Italia, las dos voluntarias de ese país que fueron liberadas en Irak
junto a dos iraquíes.

Los autores de la acción perpetrada el 7 de septiembre en Bagdad "no pertenecían a un


grupo político", dijo hoy la voluntaria Simoneta Torreta en declaraciones a la prensa local.

"El grupo de secuestradores hacía referencia a los dictámenes del profeta Mahoma. Nos
explicaron sus principios y manifestaron mucha fe religioso", agregó la joven, de 29 años d
edad. "Los captores nos regalaron diez volúmenes con la explicación y la traducción del
Corán en inglés", explicó.

"Estaban convencidos que éramos espías y estábamos en Bagdad con la población civil no
para ayudarla sino para obtener informaciones", subrayó Torretta, que junto a Simonetta Pari
estuvo 21 días en cautiverio.

"Luego comprendieron nuestro trabajo, y desde ese momento las cosas mejoraron. Nos
trataron bien, con respeto y dignidad. Al final nos pidieron disculpas y perdón", explicó.

A pesar de la experiencia sufrida, Torretta lanzó un llamado a "no olvidar al pueblo iraquí".

"No tenemos que olvidarnos del pueblo iraquí, de la gente que está sufriendo", agregando
que seguirá en su trabajo humanitario, sin aclarar si volverá a Irak. Las dos trabajadoras
humanitarias italianas liberadas el martes en Irak reconocieron que fueron tratadas "con
mucho respeto" por sus captores iraquíes.

A poco de arribar anoche al aeropuerto Ciampino de Roma, donde las aguardaban las
principales autoridades italianas dijeron las dos palabras que millones de personas
esperaban escuchar, "estamos bien".

Gobierno niega pago

Por su parte, el canciller italiano Franco Frattini declaró que "no fue pagado ningún rescate"
para la liberación de las cooperantes, desmintiendo versiones sobre el pago de un millón de
dólares para su liberación.

Al Roz, director del diario kuwaití Al Rai Al Am, aseguró ayer que la negociación para la
liberación de las italianas duró varios días y concluyó con el pago de un millón de dólares por
el rescate.

Las italianas, ambas de 29 años, trabajaban para la agencia de ayuda "Un Puente Para
Bagdad" y cooperaban en proyectos educativos y de suministro de agua en el país. Junto a
dos colegas iraquíes fueron secuestradas por un comando con uniformes militares que
ingresó a la sede de esa organización no gubernamental, en el centro de la capital iraquí.
21. Premio Nobel de la Paz: La keniata Wangari Maathai

La mujer de 64 años dedicó su vida profesional a defender la biodiversidad


en África, una causa que la enfrentó con las autoridades.

Maathai, que actualmente trabaja como asistente del ministro keniano de


Medio Ambiente y Recursos Naturales, es la primera mujer africana que
gana el premio y la primer persona de Kenia en ganar un Nobel.

Fue la primera mujer en obtener un doctorado en Africa oriental y central.

En 1977 fundó el "Movimiento del cinturón verde", el principal proyecto de plantación de


árboles de Africa que tiene el objetivo de promover la biodiversidad creando al mismo tiempo
empleos para las mujeres y mejorando su imagen en la sociedad.

Asimismo, fue copresidenta de Jubilee 2000, el grupo africano que luchaba por la cancelación
de la deuda. Dirigió la Cruz Roja keniana durante los años 70 y fue miembro del Consejo de
Desarme de la ONU, al tiempo que forma parte de la directiva de varias organizaciones
ecologistas internacionales.

Sus esfuerzos le valieron muchos otros premios, como la Mujer del Año en 1989 y el "Héroe
del Mundo" de la revista Time en 1998. En 1995, fue incluida en el Paseo de la Fama
Internacional de la Mujer.

Pero también la tuvieron en la cárcel. En 1999 tras protestas masivas en las calles de Nairobi
contra la devastación de los bosques. Irónicamente, esta manifestación tuvo lugar al lado de
las oficinas del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

A comienzos de los 90, Maathai también se convirtió en una activista empedernida a favor del
regreso de la democracia pluralista a Kenia, que en ese momento era un estado unipartita
gobernado autocráticamente por el partido de Daniel arap Moi.

Por ese entonces ya tenía enemigos en el régimen de Moi, debido a su oposición a que el
magnate británico Robert Maxwell construyera un rascacielos de 62 pisos en el Parque
Uhuru, el único gran espacio verde en el centro de Nairobi.

"Sólo hago mi trabajo con todo mi corazón", dijo Maathai a los periodistas en una
oportunidad.

Bajo la presión pública, prometió postularse a las elecciones presidenciales en 1987, pero no
realizó una campaña seria ni divulgó un manifiesto.

Pero en 2002, cuando el partido de Moi fue derrotado por una coalición opositora, los
votantes de su distrito electoral le dieron un gran apoyo para llevarla al Parlamento.

Maathai nació en Kenia en 1940 y luego estudió en Estados Unidos, donde obtuvo un título
en biología. Tras lograr un doctorado en la Universidad de Nairobi, se convirtió en la primera
mujer en alcanzar un profesorado.

Estuvo casada con un político que la abandonó, así como a sus tres hijos, y luego se divorció
alegando que "estaba demasiado educada, era demasiado fuerte, demasiado exitosa,
demasiado terca y muy difícil de controlar".
22. Shirin Ebadi propone que los derechos humanos sean también
Objetivos del Milenio

Jueves 3 de junio de 2004: La abogada iraní, activista de derechos


humanos y ganadora del Premio Nobel de la Paz de 2003, Shirin
Ebadi, destacó la importancia de los derechos humanos, incluidos los
derechos de la mujer, para el logro de los Objetivos de Desarrollo del
Milenio en una alocución pronunciada ayer en la sede de las Naciones
Unidas en Nueva York.

La Sra. Ebadi, que habló sobre “La mujer, la democracia y el Islam” por
invitación del Administrador del PNUD Mark Malloch Brown, sostuvo
que “los derechos humanos, la paz y el desarrollo deben ir juntos”.

La Sra. Ebadi puso de relieve las enormes diferencias existentes entre


los países ricos y pobres ilustradas en el Informe sobre Desarrollo Humano 2003 del PNUD:
el promedio de vida de la población del Japón es de 81 años, en tanto que en Sierra Leona
es de sólo 35 años; el 82 por ciento de los ugandeses vive con menos de un dólar por día,
mientras que en los países escandinavos no hay nadie que padezca ese grado de pobreza; y
154 de cada 1.000 niños angoleños no llegan a cumplir dos años de vida, en tanto que en los
países de América del Norte y de Europa sólo entre 1 y 10 niños sufren la misma suerte.

La cooperación internacional es necesaria para salvar estas brechas pero, advirtió la Sra.
Ebadi, los préstamos y créditos para el desarrollo provistos a gobiernos que niegan los
derechos humanos y la democracia no llegarán a quienes los necesitan, y producirán ira y
llamados a la venganza entre los oprimidos, en contra de los que apoyaron la tiranía. Por
consiguiente, solo debería prestarse asistencia para el desarrollo a los gobiernos que
respetan los derechos humanos, argumentó.

Algunos países niegan a las mujeres la igualdad de derechos, afirmó, incluidos algunos
países islámicos en los que la vida de una mujer vale sólo la mitad de la de un hombre en lo
que hace a indemnización por daños, y el testimonio de dos mujeres se considera
equivalente al de un hombre en los tribunales. “¿Cómo podemos hablar de dignidad humana
en esas circunstancias, cuando ésta se le niega a la mitad de la población?” preguntó la Sra.
Ebadi. Algunos países pasan por alto los derechos del niño, al asignar muchas veces más al
presupuesto militar que a la educación, afirmó.

La Sra. Ebadi propuso que los Objetivos del Milenio “se modificaran para incluir el fomento de
los derechos humanos”, por cuanto no podrá haber democracia ni desarrollo sin derechos
humanos.

En respuesta a la pregunta de si se consideraba una “feminista islámica”, la Sra. Ebadi dijo


que los derechos humanos son inherentes a todas las religiones y sociedades, y agregó: “Soy
una musulmana que cree en la igualdad entre los seres humanos”.
23. NOS VAMOS A BAGDAD

Somos un grupo de nueve mexicanos que nos


vamos a trasladar a Bagdad -entre ellos una
religiosa, un ama de casa, un veterinario, un
traductor, un sastre y dos estudiantes- como
"escudos humanos".

Nos sentimos bien, ya más tranquilos, tenemos que


reconocer que hubo unos días tensos, de inquietud
interna porque son momentos en los cuáles vas
reflexionando sobre el reto que íbamos a asumir,
sobre los riesgos que podía implicar esta acción.

Yo, por ejemplo, me podría quedar aquí muy tranquila viviendo mi vida cómoda, agradable,
yéndome al cine en las tardes, conviviendo con mi nieta y con mis hijos... lo que pasa es que
me doy cuenta de que no podría quedarme y estar bien y disfrutar de lo que tengo a mi
alrededor porque si me quedo estaría sintiendo que no estoy haciendo lo que creo que
debería hacer, no es que quiera ir a Irak, es que no puedo dejar de ir.

Es absolutamente imposible determinar qué nos va a pasar durante este mes... Empiezan los
bombardeos y tenemos que empezar a correr y a huir y a ver como ayudamos.

Los nueve nos encontramos en Irak por amor a la vida. Tenemos muchas ganas de vivir más
cosas, vivir la guerra, el horror de la guerra pero lograr salir y regresar a salvo y esta el mejor
escenario que es parar esto, que es el que nos mueve realmente a correr el riesgo.

Sería extraordinario poder regresar a México y poder decir: He contribuido a la paz del
mundo, lo logramos."

COMENTARIO

Hoy nos encontramos cada día con cristos de rostro ensangrentado por las desgracias que
nos invaden, y junto a ellos están también esas Verónicas abnegadas que no dejan de limpiar
el rostro de los que sudan y los que sangran; en ocasiones no será visible, ni como tal, pero
están ahí colaborando, tratando de aliviar...
24. UN MÉDICO EN LA GUERRA DEL GOLFO

"Soy médico del ejército británico durante la Guerra del


Golfo. La del médico es una de las tareas más arriesgadas
en el campo de batalla, por lo que sabía que había
posibilidades de que una bomba o una bala me matara.
Pero las armas químicas son algo completamente diferente.
Todos temíamos a esto.

En mi primer día fui inyectado con cinco diferentes vacunas.


Durante el mes recibí 13. Perdimos sólo 43 hombres en la
guerra, pero desde abril de 1991, cerca de dos veteranos
mueren por semana.

En 1994 mi salud se quebró. El desgaste muscular afecto todo el lado derecho de mi cuerpo.
Tuve problemas de memoria, dolor en los riñones y perdí cerca de 13 kilos. Soy sólo un caso
promedio de los veteranos de la Guerra del Golfo. Mi salud empeora cada año. Estoy casi
convencido de que se debe al cóctel de vacunas, agentes químicos contra el sistema
nervioso y el uranio empobrecido de los cascos de artillería usados por nuestras propias
fuerzas. Sadam debería ser derrocado.

La zona está saturada de uranio empobrecido. Aquellos que por fortuna no mueran en
combate, sufrirán después."

COMENTARIO

« Si alguno quiere seguirme, olvídese de sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque si alguno
quiere salvar su vida, la perderá; en cambio, si pierde la vida por mi y por el Evangelio, la
salvará.
¿De qué sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida? O, ¿qué puede ganar el
hombre a cambio de su vida?
Yo os digo: Si alguno se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta gente
adúltera y pecadora, también el Hijo del Hombre se avergonzará de él, cuando venga en la
Gloria del Padre, rodeado de sus santos ángeles » (Mc 8,34-38).
25. MÉDICOS SIN FRONTERAS CONTRA LA MALARIA
SUR SUDÁN: DRAMÁTICO AUMENTO DE LOS CASOS DE
MALARIA
Los equipos de MSF están realizando un estrecho seguimiento
del preocupante alto índice de los casos de malaria que se
están registrando en la región de Bahr el Ghazal, en el sur de
Sudán. Los datos recogidos en las clínicas de MSF en la región
muestran que se han registrado casi 3.800 nuevos casos en las cuatro últimas semanas.

“Esto es más del doble de casos registrados en el mismo periodo del 2003,” explica Tiffany
Moore, coordinadora general de MSF en el sur de Sudán. “Lo realmente preocupante es que
todavía no hemos entrado de lleno en la estación de lluvias, que es cuando normalmente
aumentan los casos de malaria.”

Los niños son especialmente vulnerables a esta enfermedad y el último brote está afectando
particularmente a los menores de cinco años. En la primera quincena de julio, MSF trató a
946 niños en esta franja de edad. Al tiempo que el número de nuevos casos es alto, el equipo
de MSF piensa que hay muchos más enfermos que no están siendo registrados porque viven
en aldeas sin acceso a la atención médica.

“Estamos planificando enviar un equipo para explorar las zonas aledañas a nuestra área de
intervención para asegurar que la población tiene información sobre las estructuras médicas
de MSF,” continúa Moore. “Si encontramos zonas sin acceso a los cuidados medicos,
veremos si es posible enviar equipos médicos móviles.”

El Sur de Sudán está apenas saliendo de una larga guerra con el norte, y el país se enfrenta
a enormes necesidades en todas las áreas de salud. Los equipos de MSF trabajan en
muchas zonas del sur, con proyectos que van desde la asistencia a la población desplazada
hasta la lucha contra enfermedades como la tuberculosis, el ébola y el kala azar.

MSF trabaja en la región de Bahr El Ghazal desde principios de los noventa, ofreciendo
atención primaria de salud, formando al personal medico sudanés y manteniendo un sistema
de alerta temprana para epidemias.
26. SUPERMAN NO HA MUERTO
Ha muerto Christopher Reeve, el actor estadounidense que, tras
interpretar a Superman en la pantalla grande, sufrió en 1995 un terrible
accidente hípico que lo dejó tetrapléjico.

Nacido en la ciudad de Princeton el 25 de setiembre de 1952, Reeve


debutó a los 14 años en el teatro, para pasar más tarde a la televisión y
al cine, en 1977, con "Alerta roja: Neptuno hundido", dirigida por David
Greene.

Ese mismo año fue seleccionado para interpretar el papel por el que
terminaría siendo conocido en todo el mundo: Clark Kent, en
"Superman", una película que fue un auténtico éxito de taquilla y de la que llegó hacer hasta
cuatro entregas.

Como suele ocurrir cuando un actor interpreta con éxito a un personaje de tanta popularidad,
Reeve terminó siendo encasillado por el público y la crítica, olvidándose su participación en
otras películas igualmente importantes.

El mundo del espectáculo fue estremecido por la noticia: el 28 de mayo de 1995, Christopher
Reeve, el actor que encarnó al "Hombre de acero" en la pantalla grande, se fracturó dos
vértebras del cuello y se dañó la columna vertebral al caerse del caballo con el que
participaba en un concurso hípico. Reeve quedó tetrapléjico, pero eso no impidió que en
marzo del año siguiente al accidente, en 1996, asistiera en silla de ruedas y valiéndose de un
respirador artificial a la ceremonia de entrega de los Óscar, donde fue ovacionado durante
largos minutos.

Desde entonces, Reeve se convirtió no solo en un símbolo de la lucha humana ante las
peores adversidades, sino que dedicó gran parte de su tiempo al activismo y la ayuda
desinteresada a instituciones benéficas y organismos que investigan las posibles curas a
enfermedades similares a la que lo mantuvo postrado en una silla de ruedas durante casi una
década.

El actor estadounidense fue condecorado el 27 de enero del 2004 con la Orden Bernardo
O'Higgins como reconocimiento a la defensa que hizo de los actores chilenos durante el
régimen militar y en setiembre del año anterior con el Premio Lasker 2003 al Servicio Público,
conocido como el Nobel americano.

Reeve falleció de un ataque al corazón el 10 de octubre del 2004 a los 52 años en el hospital
Norteen Wetcheter, donde había sido trasladado el día anterior tras entrar en coma en su
domicilio.

Estaba casado desde 1992 con la actriz Dana Morosini, con quien tiene un hijo y comparte
buena parte de sus labores de altruismo. Con anterioridad estuvo casado con la modelo
inglesa Gae Exton, con la cual tuvo dos hijos. Un verdadero superhombre.
27. SÍMPLEMENTE UNA TELEFONISTA.

Filas de ordenadores a lo largo de las paredes, mesas redondeadas divididas en porciones,


una línea telefónica en cada puesto y un montón de gente hablando por su micrófono...
Todos juntos, todos a la vez y todos solos. Un calambre me encogió el estómago. ¿Qué
estaba haciendo yo ahí? Sí, iba a ser mi trabajo, pero no sabía cómo meterle mano. Pedía
ayuda a uno y otro, a veces inoportunamente, observaba a los colegas más experimentados,
y así aprendí. No fue nada fácil.

Tener que presentar por teléfono los productos me resultaba algo incómodo. Tenía un
esquema de lo que debía decir, pero nunca logré seguirlo. Los clientes me asaltaban con
preguntas a las que no sabía responder, ya sea por mi ignorancia, ya sea por la escasa
formación que había recibido.

Soy una persona de costumbres y me gusta colocarme siempre en el mismo puesto. Yo era
la última de la fila, quizás por eso me gustaba, aunque todos los puestos eran iguales, todos
los pisos iguales, todas las sillas idénticas, y no había que cualificarse con un nombre
distinto: el mismo para todos. Para colmo, te pasabas siete horas diciendo siempre las
mismas cosas, respondiendo a unas objeciones previsibles, repitiendo los mismos gestos. En
fin, que no era el máximo de la personalización.
Los telefonistas son grandes bebedores..., de agua, claro está. Cuando te pasas el día
hablando continuamente, lo menos que te puede ocurrir es acabar con un poco de ronquera.
Por eso consumimos también caramelos y chicles de todo tipo. Empecé a ofrecerlos a los
demás, luego pasé a las tartas caseras y los pasteles. Reunirse a la hora del descanso con
una rebanada de algo rico facilita la confidencia, el intercambio de recetas y... lo que sea.
Basta que alguno empiece.

Un día se bloqueó la red y estuvimos tres horas sin trabajo. Espontáneamente nos sentamos
en círculo y María nos contó que era madre de un niño muy difícil; Andrés compartió su
preocupación por su sobrino Camilo, que había nacido con una malformación cardiaca y
corría peligro; Laura explicó lo que significa quedarse sola con dos niños después de un
penoso divorcio; Félix nos transmitió su miedo a la esclerosis múltiple que le había
diagnosticado hacía poco... Fue estimulante encontrarse así, con sencillez. Nos hacen falta
estos espacios, y mejor si no tienen etiqueta. Cada sábado, a la hora del descanso,
reanudábamos estos encuentros, y muchas veces nos metíamos en temas existenciales,
filosóficos y religiosos. Andrés, que está a punto de acabar su doctorado en Filosofía, nos
introducía en las distintas corrientes de pensamiento. A raíz de lo que cada uno vivía surgían
las preguntas más variadas y así nació también el deseo de conocer más el Evangelio y, de
vez en cuando, lo leíamos juntos. Íbamos de sorpresa en sorpresa.

Un día llegó la noticia de que Camilo estaba gravísimo y que no había esperanzas de
salvarlo. Rezamos juntos un avemaría en la entrada de la oficina llena de humo. Lidia rompió
a llorar. Todos pensamos que estaba apesadumbrada por el estado del niño (que ahora ya
está bien), sin embargo lloraba porque hacía veinte años que no rezaba: «Venía aquí para
ganarme una pesetas, y ahora me tenéis preguntándome cómo ayudar a los que pasan
dificultades, leyendo el Evangelio e incluso rezando».

La relación con los clientes es otro capítulo. Procuro ser lo más clara y exhaustiva posible,
pero al mismo tiempo trato de captar el momento que está viviendo mi interlocutor en el
momento que llego yo con mi llamada.

Una vez llamé a una señora que acababa de volver del hospital con su nena de cuatro días;
otra vez fue una madre que había perdido a su hijo hacía poco en un accidente de tráfico. No
siempre es fácil encontrar las palabras justas. Muchas veces he rezado delante de mi
terminal por las situaciones que se me presentaban al cabo del día. Me acuerdo de un señor
ya anciano que me decía: «A mí ya no me queda vida, sólo espero poder reunirme con mi
mujer en el más allá». Podía haberle dado los buenos días y decirle que se animase, pero
preferí gastarme unas palabras y aconsejarle que se metiese en alguna actividad de
voluntariado, pues así su mujer estaría contenta de ver cómo canalizaba el amor que le tenía,
en lugar de malgastarlo en melancolía...

Este trabajo, de por sí, engloba a una población con las historias más complejas que puedas
imaginarte. Telefoneando a todas partes he conocido, aunque sea brevemente, a miles de
personas. Cuando estuve vendiendo pólizas de seguro, me ocurrieron aventuras telefónicas
de lo más interesantes. Una vez estaba tratando de estipular un contrato de seguro con un
cliente más bien reacio que me respondió así: «¡Vaya, yo soy un fatalista! ¿Qué va usted a
asegurarme?». «El amor de Dios», le dije sin pensármelo. Un largo silencio colmó el asombro
suyo y mío. Luego, el cliente añadió con curiosidad: «¿Y cómo es eso?». «Bueno, para
empezar, es gratis, puede verlo en las personas que le quieren y en las cosas hermosas de la
vida». «Ah, ya veo, para usted todo es amor de Dios». «Pues sí», le dije sencillamente, pero
con una fuerza que no era mía. Al poco tiempo le estaba proponiendo el mismo seguro a una
señora y, apenas había empezado a presentarle el producto cuando me dijo: «Usted debe ser
la del amor de Dios. Venga a verme y dígame dónde está el amor de Dios en mi vida». Y así,
sin pensarlo dos veces, cogí un tren y fui a verla.