You are on page 1of 4

Educación

Paulo Freire: una educación liberadora

Antonio Calvo
Presidente del Instituto E. Mounier

P
aulo Freire nació en Recife y que, como muestra del interés zan. Por otra parte, la opresión
(Brasil) el 19 de septiembre que ha despertado su obra, en también es interior.
de 1921. No era un misera- 1995 iba por la edición número Estando así las cosas, comienza
ble. La casa en que vino al mundo cuarenta y seis. Freire abriéndose a la realidad.
era una «quinta»: una casita con Estamos hablando de un hom-
un terreno en el que había algunos bre que ha crecido hacia abajo. Se
árboles. Entre los recuerdos que él hizo prójimo para ayudar a cons- Principio de realidad
mismo evoca de su niñez, sobresa- truir un mundo de hermanos, au-
le la influencia del carácter de sus pando a los oprimidos, enseñán- Millones de seres hambrientos,
padres, y el clima de comprensión doles a levantarse, a recobrar su negados, impedidos de leer su pa-
y diálogo que dominaba en la con- dignidad oculta, a encontrar su pa- labra y apenas capaces de leer su
vivencia familiar. Su padre era es- labra y proferirla. Esta opción libe- mundo. El derecho a la vida, a la
piritista, aunque sin pertenecer a radora le costó un largo exilio de educación liberadora, a una demo-
círculos religiosos; y su madre de quince años. cracia que proteja mediante leyes
religión católica. Freire escogió la En un mundo que quiere dar el derecho a la diferencia, a la no
religión de su madre y aprendió a por buena la actual situación de discriminación por cualquier ra-
respetar las opciones y las ideas de injusticia, que ha hecho del encu- zón deben ser incorporados a las
los demás al ver cómo respetaba su brimiento y la mentira cultura enseñanzas educativas. Hay sue-
padre las creencias religiosas de su oficial y utiliza las mejores tecno- ños por los que luchar.
madre. logías de la información para re- Freire, como los teólogos de la
Freire, que ha muerto en 1997, producir los ecos del poder, las vo- liberación, con quienes afirma su
ha pertenecido a esa clase de hom- ces se ahogan en el griterío, por concordancia, comienza su méto-
bres necesarios: los que trabajan y eso, porque es urgente y necesario do con este principio de realidad:
se entregan durante toda su vida. y se ha hecho muy difícil distin- la opresión de millones de seres
Una de sus últimas obras es Peda- guirlos, y porque Freire hizo de su condenados a no-ser, los nadie, los
gogía de la esperanza, un reencuen- vida un esfuerzo y un servicio en sin. Una cruel realidad que no se
tro con la pedagogía del oprimido esta lucha, nos parece vigente su circunscribe a Latinoamérica, y
(agotada), continuación y actuali- testimonio y queremos recordarlo. que va en aumento.
zación de la clásica Pedagogía del Nadie puede ser libre si los demás Dejándose afectar por esta reali-
oprimido, que apareció en España hombres no lo son. Un hombre dad, para bajar de la cruz a los cru-
de la mano de la editorial Siglo XXI degradado abaja la humanización cificados, propone convertir la edu-
en 1970, sobre la 12ª edición (7ª de todos. Pero, este anhelo re- cación en práctica de la libertad.
Argentina), y que estaba dedicada: quiere un método, una exigencia, Mediante el «método» de alfa-
A los desharrapados del mundo y a y una perspectiva. No podemos ser betización de adultos nos ofrece
quienes, descubriéndose en ellos, ingenuos; los opresores no lo son una nueva «racionalidad» de la ta-
con ellos sufren y con ellos luchan. y estudian, proyectan y se organi- rea educativa.

Acontecimiento 11
Educación Día a día

1. Pedagogía que se hace riendo, en la historia, connotacio- hacen acuciantes empujando sin
«antropología» nes ontológicas. ambigüedad a la búsqueda de la
La educación es permanente en transformación del mundo. Esta
Freire presenta, con toda senci- razón, por un lado, de la finitud herramienta de interpretación que
llez y contundencia, un nuevo es- del ser humano, y por otro lado de va teniendo en sus manos el opri-
pejo en el que puede mirarse el la conciencia que éste tiene de su mido le hace capaz de recrear el
hombre despojado de todo, des- finitud. Es un ser que sabe que vi- universo.
pojado incluso del alfabeto ve, sabe que sabe y sabe que pue- La vida es posible sin utopía,
gráfico, del texto, pero también de saber más y vivir mejor. La edu- pero, sin ella, no es posible una vi-
del con-texto. En esta situación cación y la formación permanentes da humana y una historia humana.
empobrecida, el hombre, no es se fundan en eso.
capaz de leer bien ni sus circuns- La educación ha llegado a ser a
tancias ni su yo. lo largo de la historia, gestándose 3. La historia pasa a ser
Este espejo goza de tales pro- en ella, vocación de humaniza- maestra de la vida
piedades que es capaz de «recons- ción. El ser humano, en términos
truir» la imagen que se le pone de- de vida entera, jamás deja de edu- Su pedagogía es histórica. Como
lante. Mediante el camino que carse. decía Ellacuría, siempre hay un
Freire propone, el hombre oprimi- El ser humano convive y las for- signo en cada tiempo que es el
do puede abrir los ojos a la reali- mas de esa convivencia: familia, principal, a cuya luz se deben in-
dad, descubrir las mitificaciones ciudad…, etc. son también educa- terpretar y discernir los demás. Ese
con las que una cultura alienante y dores y educandos. Las hacemos y signo es siempre el pueblo históri-
opresora la ha disfrazado, y, por nos hacen. camente crucificado, que junta a
último, recorrer un camino de li- su permanencia la siempre distinta
beración que es consecuencia de forma histórica de crucifixión.
su inserción crítica en el mundo. 2. Una nueva La historia es tiempo de posibi-
El autodescubrimiento le ha he- interpretación lidad y no de determinación. Y si
cho caer en la cuenta de que lo es tiempo de posibilidad, la prime-
que le define es muy diferente de En la vida y para la vida, no es po- ra consecuencia que surge es que
lo que pensaba, falsamente, como sible ni aceptable la neutralidad la historia es libertad y requiere la
lo único real. (política). Niños y adultos partici- libertad. La historia es la posibili-
Al «desvelar» el mundo de la pan en procesos educativos de al- dad que creamos a lo largo de ella,
opresión, la pedagogía deja de ser fabetización con palabras pertene- para liberarnos y así salvarnos.
mera descripción, la enseñanza só- cientes a su experiencia existencial, Esto significa reconocer la na-
lo transmisión de datos ya elabora- palabras grávidas de mundo. La turaleza política de esa lucha. Polí-
dos, y pasa a ser impulso de hom- práctica educativa, como vida hu- tica que rechaza las prácticas pura-
bre nuevo. mana, implica opciones, rupturas, mente asistenciales y que entiende
Su idea del hombre es la de un decisiones, estar y ponerse en con- la educación también como posi-
ser de condición histórico-social, tra, en favor de un sueño y contra bilidad.
que experimenta continuamente la otro, en favor de alguien y contra Se trata de la historia concreta
tensión de estar siendo para poder alguien. Ocultar y revelar verdades de cada uno y de todos los oprimi-
ser y de estar siendo no sólo lo que no es una práctica neutra. dos.
hereda, sino también lo que ad- Mediante el proceso de codifi- La potencialidad transformado-
quiere. El hombre es un ser finito, cación-descodificación, ofrece un ra de este método debe mucho a
limitado, inconcluso, pero cons- modelo de encarar la realidad y de dos convicciones fundamentales:
ciente de su inconclusión. Y, por interpretarla: una exégesis viva de a) a la confianza absoluta en las
eso, es un ser constantemente en la existencia. posibilidades del hombre; y b) a la
búsqueda, en proceso. Un ser que, Codificando se desarrolla la intuición fecunda de que el reco-
teniendo por vocación la humani- cercanía a la realidad sangrante de nocimiento crítico de la propia si-
zación, se enfrenta sin embargo al la vida y al mismo tiempo, se am- tuación se convierte en el mejor
incesante desafío de la deshumani- plía el horizonte; se desarrolla el profesor que se pueda desear. «El
zación, como distorsión de esa vo- sentido histórico. acontecimiento ser nuestro maes-
cación. La descodificación hace resaltar tro interior» decía Mounier. Pero,
Somos seres programados para los fallos del presente al relacionar- nos recuerda Freire, como buen
aprender y, en ese sentido, apren- lo con el pasado. Las situaciones pedagogo, que el simple deseo y la
der y enseñar han venido adqui- límite acercan los problemas y los improvisación no sirven. Volunta-

12 Acontecimiento
Día a día Paulo Freire: una educación liberadora

rismo y espontaneismo tienen am- alfabetización, en el que no sólo se dad con la connivencia con su for-
bos su falsedad en el menosprecio lee el texto, sino también el con- ma de negar la verdad. El respeto
de los límites. Son un obstáculo texto y la textura, el hombre opri- por su posición no significa con-
para la práctica educativa. mido va superando progresiva- descendencia. Lo estético, lo ético
Es preciso asumir realmente la mente un largo camino de dicoto- y lo político no pueden estar au-
politicidad de la educación. Por mías: el del saber total y la sentes ni de la formación ni de la
qué, contra qué y a favor de qué o ignorancia absoluta; educador y práctica (científica).
de quién. La intervención es histó- educando; reflexión y acción; vida En el respeto a las diferencias le
rica, es cultural y es política. normal y vida política; cuerpo y al- parece a Freire fundamental el tes-
A veces, la violencia de los ma… etc. timonio de que es posible y nece-
opresores y su dominación se vuel- Junto al deber de criticar, el de- sario pensar sin prescripciones; y
ven tan profundas que generan en ber de no mentir para apoyar además, de que es posible apren-
grandes sectores de las clases po- nuestra crítica es un imperativo der bajo el desafío de diferentes
pulares sometidas a ellas una espe- ético de la más alta importancia en formas de leer el mundo.
cie de cansancio existencial, anes- el proceso de aprendizaje de nues-
tesia histórica, en que se pierde la tra democracia.
idea del mañana como proyecto. No puede el hombre separar 5. Cuadro de referencias
De ahí la necesidad de la interven- pensamiento y acción. En el que-
ción competente y democrática hacer educativo todos deben par- El camino que se inicia con el mé-
del educador en las situaciones ticipar. Los hombres se arriesgan, todo de alfabetización va desde la
dramáticas en que los grupos po- se aventuran y se educan en el jue- primera palabra que se lee y escri-
pulares, destituidos de la vida, es- go de la libertad. be, hasta el nivel más alto de la fe
tán como si hubiesen perdido su Toda práctica educativa impli- personal en un Dios que libera de
dirección en el mundo. Explota- ca: a) presencia de sujetos; b) con- angustias y de miedos. Entre esos
dos y oprimidos a tal punto que tenidos; y c) métodos, que deben dos puntos del camino encontra-
hasta la identidad les ha sido ex- estar en coherencia con los objeti- mos la posibilidad real de incluir la
propiada. vos, con la opción política, con la creciente actitud crítica de los alfa-
Pisar firme y reflexivamente en utopía. betizandos, la relación interperso-
la existencia concreta es uno de los La opción liberadora exige el nal, la organización del pueblo, la
cimientos de la pedagogía libera- deber de no omitirnos, de dar tes- opción política y la transformación
dora. La escuela del mundo impar- timonio de la libertad con que op- de la realidad.
te el mejor aprendizaje cuando el tamos y jamás intentar imponer Mediante la pedagogía que
hombre desposeído vive en diálo- nuestras opciones —una de las Freire propicia, el hombre oprimi-
go permanente con otros hombres connotaciones del autoritarismo es do, y también el que desee salir del
que quieren transformar, decidida- el total descreimiento en las posi- círculo de los opresores, puede
mente, la realidad. Esa es la «histo- bilidades de los demás—; tomar descubrir la interrelación que hay
ria» que enseña sin esclavizar. en consideración al educando co- entre todas las vertientes de la
Desopacar la realidad nublada mo sujeto; tener en cuenta su ex- existencia humana.
por la ideología dominante pasa periencia; práctica de analizar la En realidad, todas las facetas de
así a ser una tarea que cumplir en práctica. Democratizar el poder. la vida están íntimamente conecta-
la escuela. El educador debe inter- Porque sólo se trabaja realmen- das, pero la mayoría de los hom-
venir como docente, como desa- te en favor de las clases populares bres no descubren estos lazos ele-
fiador. si se trabaja con ellas, discutiendo mentales. Por eso, es de gran valor
acerca de sus sueños, sus deseos, el marco que propone Freire para
sus frustraciones, sus miedos, sus situar cualquier hecho de la vida
4. Superación de los alegrías. humana y ayudar a percibir cada
dualismos El ser humano es una totalidad fenómeno en la compleja red de
que rechaza la dicotomización. influjos mutuos y cruzados.
La historia, sobre todo en Occi- Nos movemos en el mundo de En el fondo, el método de Pau-
dente, ha padecido una visión una manera integral. lo Freire es mucho más una com-
dualista, separada de realidades Desocultar la verdad y destacar prensión dialéctica y duélica de la
que una educación bancaria ha la belleza no pueden ser ejercicios educación que un método de alfa-
presentado como irreconciliables. de intolerancia. Sin embargo, Frei- betización. Una comprensión dia-
Siguiendo los presupuestos de re avisa de que no debemos con- léctica de la educación vivamente
Freire y, a través de un método de fundir el respeto por otro y su ver- preocupada por el proceso de co-

Acontecimiento 13
Educación Día a día

nocer en que educadores y edu- Sin embargo, esta pedagogía no 7. El diálogo, superador
candos deben asumir el papel críti- es una llamada al esfuerzo indivi- de irracionalismos
co de sujetos conocedores. Nadie dualista. La meta de la criticidad es
nace hecho. Nos vamos haciendo inalcanzable en solitario. Sólo en Freire recoge toda la riqueza de
poco a poco, en la práctica social grupo, y, sobre todo, en comuni- contenidos del personalismo en su
en que tomamos parte. Esta parti- dad, se puede desarrollar la máxi- idea del diálogo.
cipación exige confrontación, es ma conciencia posible. El diálogo es entre un tú y un
menester optar por un lado u otro Es importante dejar claro que la yo, pero también es diálogo con
de la realidad. educación popular, cuya puesta en los otros hombres, con el mundo
práctica en una sociedad de clase y con Dios. El diálogo es el ingre-
se constituye en un nadar contra la diente esencial del proceso trans-
6. La conciencia crítica, corriente, es la que jamás separa de formador desde el mismo punto
antídoto contra la la enseñanza de los contenidos el de partida.
masificación desvelamiento de la realidad. Esti- La dialogicidad es la máxima
mula la presencia organizada de las fuerza revolucionaria que puede
Cualquiera que sea la práctica en la clases sociales populares en la lu- darse en el mundo. Bien entendi-
que participamos, exige de noso- cha en favor de la transformación do que dialogar no es consensuar,
tros que la ejerzamos con respon- democrática de la sociedad, en el ni renunciar a la utopía.
sabilidad. Hay una inmoralidad ra- sentido de la superación de las in- En este diálogo el hombre se va
dical en la dominación, en la nega- justicias sociales. constituyendo señor de la historia,
ción del ser humano, que contagia Es necesario que las mayorías dejando superadas las esclavitudes
cualquier práctica. La educación trabajen, coman, duerman bajo un a las que estaba sujeto por una fal-
para la liberación tiene la respon- techo, tengan salud y se eduquen. sa visión de la historia y de sí mis-
sabilidad del imperativo ético de Es necesario que las mayorías ten- mo que le imponía un sistema de
desocultar la verdad y de no men- gan derecho a la esperanza para educación deformante.
tir jamás. Etico y político. que, haciendo el presente, tengan Prevalece la concepción de la
La significación de la conciencia futuro. historia como posibilidad. En esta
crítica es prioritaria. El hombre de Ningún derecho de los ricos concepción de la historia, la edu-
conciencia mágica, y más aún el de puede constituirse en obstáculo cación no es todopoderosa, pero
conciencia ingenua, es el resultado para el ejercicio de los derechos es un factor fundamental en la
de fuerzas que le empujan a ser mínimos de las mayorías explota- reinvención del mundo. No hay
mero transmisor de lo recibido. das. Ningún derecho del que re- espacio para optimismos inge-
En cambio, el hombre sujeto se sulte la deshumanización de las nuos, ni para pesimismos depri-
convierte en el motor de la socie- clases populares es moralmente mentes.
dad, y aunque siempre está condi- derecho. Puede ser legal, pero es Como proceso de conocimien-
cionado socialmente, no deja de una ofensa ética. to, formación política, manifesta-
ser transformador de las influen- Nos recuerda Freire que es típi- ción ética, búsqueda de la belleza,
cias que recibe. co de cierto discurso neoliberal, al capacitación científica y técnica, la
Al producirse una confronta- que importa sobre todo la ense- educación es práctica indispensa-
ción de las personas con su propia ñanza puramente técnica, la trans- ble y específica de los seres huma-
existencia, y al rechazar las estruc- misión de un conjunto X de cono- nos en la historia como movimien-
turas que deshumanizan, el hom- cimientos necesarios a las clases to, como lucha.
bre de conciencia crítica se siente populares para su supervivencia. Debemos colocar nuevamente
impulsado a construir esquemas Más que una postura políticamen- en el centro de nuestras preocupa-
dinámicos de su propia realiza- te conservadora es ésta una posi- ciones al ser humano que actúa,
ción, y se empeña en edificar un ción epistemológicamente insoste- que piensa, que habla, que sueña,
nuevo tipo de sociedad. nible y que además agrede la natu- que ama, que odia, que crea y re-
Resaltando la intencionalidad raleza misma del ser humano, crea, que sabe e ignora, que se
de la conciencia y potenciando el «programado para aprender», algo afirma y se niega, que construye y
carácter activo de la misma, la pe- más serio y más profundo que destruye, que es tanto lo que he-
dagogía de Paulo Freire se con- adiestrarse. reda como lo que adquiere. Así
vierte en contraveneno de la alie- restauraremos la significación pro-
nación; en antídoto poderoso con- funda de la radicalidad de nuestro
tra la masificación. ser, como persona y como miste-
rio, como ser de comunión.

14 Acontecimiento