La invasión a Polonia El 1/9/39 Alemania invadió y conquistó Polonia desencadenando la Segunda Guerra Mundial.

Se estereotipó al judío (concluyendo en ataques antisemitas), habiendo al momento de la invasión alrededor de 300.000 judíos. Se los veía como personas con barba vestidos con “capotas” negras. Se los obligó a vestir con un Maguen David y a trabajos forzados. No podían visitar lugares públicos ni participar en actividades culturales, se les sacaron los derechos sociales y expulsaron de escuelas, los confiscaron y excluyeron de profesiones. Muchos judíos huyeron para salvar sus vidas (las fronteras estaban abiertas), aunque en los caminos eran asaltados y agredidos. El proceso de Ghettoización Se quiso aislar a los judíos de la sociedad, argumentando que querían evitar ideas políticas contrarias, detener enfermedades procedentes de judíos y proteger a los judíos de los polacos. El ghetto de Varsovia se implementó el 15/11/40 llegando a albergar 445.000 personas. El barrio se cerró sin poder entrar ni salir, había hambre y condiciones antihigiénicas. En el ghetto lideraba un “Jüdenrat” (consejo judío) que reclutaba fuerza de trabajo forzada, transfería y asentaba judíos al ghetto, confiscaba bienes y distribuía distintivos judíos. Además por propia iniciativa debieron decretar impuestos, encargarse del aprovisionamiento de alimentos, brindar servicios médicos, distribuir viviendas y financiar educación y cultura. La política judía se encargaba de cumplir con las órdenes del Jüdenrat y responder a necesidades judías internas. Hubo una resistencia judía (acción contraria al sometimiento, realizada para sobrevivir) expresada en la industria ilegal, el contrabando de alimentos, la resistencia cultural, la continuidad de la vida religiosa, la creación de organizaciones, y la promoción de actividades sociales y educativas. Kaplan expresa que los judíos polacos (aunque humillados) amaban la vida y no querían morir pese a la miseria. La vida en los campos de concentración Los campos de concentración fueron parte de la política de terror con la que el nazismo intentó eliminar a la oposición; Mauthausen se creó en abril del 38 (red de 60 campos) en una cantera de granito. Tenía tres dependencias y 150.000 metros cuadrados. Había una cámara de gas, pero la mayoría de las personas morían debido al pesado trabajo, y se recibían prisioneros polacos, rusos, checos, españoles, etc. Los prisioneros atravesaban el pueblo austriaco de Mauthausen a vista de todos, y los pueblerinos además de permanecer indiferente, ayudaban a facilitar el retorno de prisioneros a los campos si alguno llegaba a escaparse. Los métodos de asesinato Las Unidades Móviles de Asesinato significaba que los asesinos iban a las víctimas, aprisionándolas y asesinándolas en forma masiva. Se componía de cuatro grupos, que en un año y medio (comprendiendo territorios conquistados por la URSS) asesinaron alrededor de dos millones de judíos. Debido a daños sicológicos, el temor a rebeliones por el asesinato judío en suelos conquistados, y el interés en reducir el número de personas involucradas, llevaron a la creación de campos de exterminio. El único fin de estos era el asesinato, expandiéndose por todo Europa; conjugaba los métodos de campos de concentración con la política del exterminio. La “Muerte de Gracia” implementada por hospitales que asesinaban bebés malformados y retrasados, y luego adultos, concluyó con la aplicación del gas Zyklon B que condujo a cámaras de gas. Los principales campos de exterminio Fueron Chelmno (Warthegau, 41-45, 300.000 personas) Belzec (Lvov, 42-43, 600.000 personas) Sobibor (Río Bug, 42-43, 250.000 personas) Treblinka (Varsovia, 42-43,

750.000 personas) Auschwitz (Oswiecim, 41-44, dos millones de personas) Maidanek (Lublin, 41-44, 200.000 personas). Los campos se ubicaron según el dominio de la S.S. sobre esas zonas, los alemanes consideraban a Polonia como el “basural” europeo, según los trazados férreos, y que quedara lejos de Europa occidental para esconder mejor lo que ocurría en los campos. El proceso de exterminio en los campos Los judíos llegaban a Auschwitz en vagones cerrados, se seleccionaba quién era apto para trabajar y quién debía morir, dejaban sus pertenencias e iban a las duchas o a las fosas. El encargado de la organización del transporte de judíos fue Eichmann, utilizando las líneas ferroviarias para transportar judíos de lugares alejados; el sistema ferroviario lo financió la S.S., a veces con fondos confiscados de judíos. El dilema de los dirigentes del Jüdenrat Los Jüdenrat recibieron órdenes de cooperar con los alemanes en la elección y detención de personas que cubrirían las cuotas de deportados; para esto se debían utilizar medios de compulsión (policía judía). Debían arrestar judíos. No podían negarse a estas órdenes pues los amenazaban con matar a sus familias; algunos intentaban coimas o intercambios para retrasar su cumplimiento. Los dirigentes judíos debieron optar por terribles disyuntivas; se desintegró la sociedad judía al sentirse traicionados, pero también se impulsó la conformación de movimientos de resistencia. Intento de disimulo y encubrimiento El procedimiento de la Solución Final fue disimulado y encubierto debido a la necesidad de realizar el exterminio hasta la última etapa con la menor oposición posible, el temor a que fueran encontradas pruebas del exterminio que perjudicarían a Alemania, y por la creencia de que la mayor parte de los alemanes no estaba preparada para entender el exterminio. El encubrimiento quedó testimoniado mediante el secreto absoluto de las operaciones, la destrucción de cualquier prueba del exterminio, y el desmantelamiento de los campos. La resistencia judía El comportamiento pasivo de los judíos ante la política de exterminio fue llamado “Como ovejas al matadero”; por otro lado la resistencia espiritual (Amidá) se expresó en la toma de conciencia, creando una oposición: se ocultaron judíos, hubo rebeliones armadas, y los judíos participaron en movimientos partisanos. Escondite y fuga Los gentiles que ayudaron a judíos durante el Holocausto fueron llamados “Los justos del mundo”; ocultarse significaba ilegalidad, quien se ocultaba dejaba de existir, había que buscar escondite y comida, se separaba de su familia y de las fuentes de información. Esconderse era difícil para los niños porque no sabían por qué lo hacían, pero eran obligados a esconderse por sus padres pese a la dolorosa situación. Las principales metas eran Suiza, Suecia, Francia, Rumania y la URSS. Levantamiento en ghettos: La resistencia era una demostración de dignidad, pues al saber que los habitantes del ghetto no podían salvarse, elegían otra forma de morir. El levantamiento del ghetto de Varsovia se produjo entre el 19/4 y el 16/5 de 1943, y significó la primera rebelión urbana contra el nazismo. La diferencia entre las reacciones de los judíos y otras comunidades Europeas de los territorios ocupados por los Nazis, fue que mientras los Países ocupados luchaban por su libertad ó soberanía ; los judíos luchaban por su vida.

Rebeliones en los campos de exterminio El objetivo de la acción armada en los campos era la destrucción de los instrumentos de muerte y el intento de salvar prisioneros mediante la fuga. Los tres campos con mayores revueltas fueron Treblinka, Auschwitz y Sobibor.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.