REALIDADES DE LA ECONOMIA ARGENTINA Tras otra década de estancamiento y contracción de la riqueza nacional

Juan Iñigo Carrera

Buenos Aires, Junio de 2001 © Juan Iñigo Carrera Permitida su reproducción parcial o total con expresa mención de la fuente.

CICP, Casilla de Correo 5417, 1000 Correo Central, Buenos Aires, Argentina jinigo@clacso.edu.ar

que la superación de la crisis. mediante la acentuación de las políticas de convertibilidad. Por el contrario. Y. el desarrollo económico argentino no encerraría límite estructural alguno más allá del que le impone la vigencia de una u otra política. según ellas. Pero que lo habría hecho a costa de multiplicar la inequidad en la distribución de la riqueza social así multiplicada. coinciden en que las raíces de la crisis actual no van más allá de una abstracta corrección o incorrección de las políticas económicas aplicadas. ambas concepciones coinciden en una consigna: el mantener despiertas las ilusiones de la población respecto de las potencialidades inmediatas de la economía argentina. ciertamente. contraponiendo su contenido de realidad a cualquier ilusión. el modelo neoliberal habría permitido expandir la escala de la economía argentina durante la última década. un análisis crítico de la estructura específica de la economía argentina dice algo muy distinto respecto de la naturaleza y gravedad de la crisis actual. Tan es así que. no encierra más secreto que la confianza o desconfianza que uno u otro ministro de economía puede despertar en los “mercados”. ávidos por expandir la producción interna argentina. su carácter inescapable. en este caso. Esta convicción tiene como contracara el punto de vista que sostiene que. arrastrados por el aumento de la actividad económica que ocasionaría la entrada masiva de capital externo. Frente a este relativo optimismo. Como se ve. al haber destruido las bases para la expansión del mercado interno. para que los capitales comenzaran a fluir desde el exterior. esto sólo sería la condición para dar lugar a su suba futura. Ella no brota abstractamente de que se haya aplicado una u otra política. apertura y flexibilización laboral. frente a la masa adicional de riqueza social producida en el país. Aquí se va a analizar una serie de manifestaciones clave de la economía nacional. se expresa en la impotencia de una y otra política para superarla. desde veredas opuestas. dada la forma específica tomada por la acumulación de capital en la Argentina. por expandir el mercado interno mediante la aplicación de políticas de fomento de la producción nacional con destino a él. Es decir. El pago del endeudamiento externo público y privado se convertiría entonces en un problema secundario. si los salarios deberían bajar hoy. Parecería. por mucho que ambas concepciones difieran entre sí. De modo que las políticas neoliberales habrían agotado su potencial expansivo y entrado en crisis.REALIDADES DE LA ECONOMIA ARGENTINA Tras otra década de estancamiento y contracción de la riqueza nacional Juan Iñigo Carrera A juzgar por la opinión de renombrados economistas del país y del exterior. que ya va por su tercer año. así. A título de síntesis. la crisis en la que se encuentra actualmente la economía argentina es de naturaleza puramente circunstancial. sus puntos son los siguientes: La realidad del achicamiento económico La realidad de la clase trabajadora La realidad del movimiento internacional de capital La realidad del nivel de endeudamiento externo La realidad de la sobrevaluación del peso La realidad de los precios agrarios internos La realidad de las perspectivas 1 . Bastaría con dar señales claras a los mercados de crédito internacional. La superación de la crisis pasaría.

la economía argentina deja atrás el estancamiento de la producción interna en el que se encontraba desde mediados de la del 70. la crisis de 1995 parece ser apenas un tropie zo dado en un proceso de sostenida expansión económica. entra en una vigorosa expansión. apertura y convertibilidad mediantes. Sin embargo. es necesario depurar la serie estadística de la inflación. en una década caracterizada por la fuerte expansión de éste. analizar la evolución de los precios implícitos en el PIB argentino. En efecto. el volumen del producto durante el período 90/00 supera en un 26% al del período de estancamiento 75/89 y en un 73% al de expansión anterior 60/74. Y cualquiera sabe que no basta c producir más para ser más rico. El ritmo de crecimiento en los 90 llega incluso a ser más rápido que el del producto de los Estados Unidos. de lo que se produce.La realidad del achicamiento económico La década del 90 se ha caracterizado por la vigencia de las políticas de convertibilidad y apertura económica. Con esta evidencia. En la economía capitalista. En promedio. entonces. en donde la producción industrial compleja se ha visto desplazada por la importación. Este aspecto resulta particularmente significativo para una economía como la argentina. 2 . En la década del 90. y Bureau of Economic Analysis (BEA). Esta evidencia es presentada como la prueba irrefutable de que no hay otra política económica posible que la profundización del curso seguido para superar la crisis actual. este precio funciona simplemente como un factor de ponderación que permite sumar volúmenes de bienes (objetos y servicios) materialmente distintos. este crecimiento resulta incuestionable: PIB a precios constantes de un año base (volumen físico): evolución relativa 400 300 200 100 0 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 1960=100 Argentina USA Fuente: Elaboración propia en base a datos de Ministerio de Economía (ME). Más aún. expresándola al mismo tiempo sobre una base internacionalmente homogénea que permita su comparación en 1 Al multiplicar el volumen de cada año por el precio de un mismo año base. Ante todo. no debe perderse de vista que el PIB a precios constantes de un año base es una medida del volumen físico de la producción de una economía nacional1. la riqueza on social depende también del valor unitario. Banco Central de la República Argentina (BCRA). Quienes sostienen estas políticas presentan al fuerte crecimiento del producto interno bruto (PIB) a precios constante de un año base como prueba de sus virtudes. del precio. Corresponde. Su superación mediante más convertibilidad y apertura ha renovado el impulso adquirido. mientras se ha expandido la producción de materias primas y actividades de bajo valor agregado.

Como aproximación a esta metodología. en relación con los de una canasta de bienes de composición física dada 2. INDEC. BCRA.el contexto global. educativos y de salud. Por otra parte. en el presente análisis se utiliza el índice de precios al consumidor. BEA y BLS. 34 servicios gubernamentales. Se expresan entonces los precios implícitos en el PIB en dólares de paridad y poder adquisitivo constante. BEA y Bureau of Labor Statistics (BLS). éste resulta superior al de los mayoristas para reflejar la evolución relativa de la capacidad unitaria de las monedas nacionales para representar valor. La caída de los precios implícitos en el PIB argentino resulta dramática: Precios implícitos en el PIB (en u$s de paridad y poder adquisitivo interno constante): evolución relativa 120 1960 = 100 100 80 60 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 1995 2000 2000 Argentina USA Fuente: Elaboración propia en base a datos de ME. El efecto conjunto de la evolución de la escala física de la actividad económica nacional y de la evolución de los precios internos expresados en términos constantes de poder adquisitivo internacional. BCRA. determina la siguiente evolución de la riqueza social argentina: PIB a precios corrientes en u$s de paridad y poder adquisitivo interno constante: evolución relativa 400 1960 = 100 300 200 100 0 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 USA Argentina Fuente: Elaboración propia en base a datos de ME. 3 . 2 La OCDE compara internacionalmente los PIB mediante un índice de paridad de poder adquisitivo de las monedas nacionales basado en una canasta que incluye 2900 bienes y servicios de consumo. La mayor presencia en él de bienes no transables internacionalmente lo aísla mejor de los efectos de una eventual sobre o subvaluación cambiaria. 186 tipos de equipos y 20 tipos de construcción. Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

las fases de expansión apenas constituyen un respiro en un proceso cuya normalidad corresponde al estancamiento. el PIB argentino se presenta convertido a dólares según el tipo de cambio vigente en el país. sino la manifestación estructural de un proceso nacional de acumulación de capital que ha agotado su potencialidad absoluta. La crisis actual no es un fenómeno de los últimos tres años. En el 75/89. la economía argentina ha perdido una décima parte de su valor respecto del período en que esa escala se encontraba estancada. En 1960. En 2000. equivaler a u$s 285 mil millones en 2000. Habría saltado así. la economía argentina tenía una magnitud equivalente al 3. que la OCDE realiza sus comparaciones internacionales en base a la paridad de poder adquisitivo. e incluso al retroceso. mientras que las depresiones que siguen a ellas expresan un retroceso circunstancial en un proceso esencialmente expansivo. 4 . la economía argentina manifiesta un deterioro marcadamente más agudo. ponen de manifiesto que la escala de la economía argentina choca contra una limitación estructural que no logra superar. durante su período de aparente expansión sostenida en base al crecimiento de la escala de actividad. En el promedio del período 90/00. La valuación que resulta coherente con el criterio de la OCDE. para luego estabilizar su movimiento alrededor de porcentajes anuales normales. se ha tomado como referencia el cómputo que realiza FIDE. la crisis del 95. En términos puramente internos. y particularmente la actual. expresada en base a la paridad promedio del período 1956/77 para el tipo de cambio de exportación. esta proporción ha caído al 1. En realidad. Es precisamente por semejantes distorsiones. El mismo cayó de los u$s 164 mil millones en 1989 a los u$s 139 mil millones en 1992 (en dólares de 2000). En síntesis.1% de la norteamericana. el valor del PIB de la Argentina alcanzaba en el 60/74 para comprar 18 millones de las canastas de bienes y servicios sobre las que se computa el índice de precios al consumidor4. Más adelante se verá que. Peor aún. No es que las fases de expansión relativa que anteceden a ambas crisis expresan la normalidad de la acumulación de capital en la Argentina. por obra y gracia de los avatares del tipo de cambio vigente en la Argentina. equivalía a las 24 millones de canastas.6%3. La siguiente comparación da una imagen inmediata de la magnitud y significación del achicamiento de la economía argentina. el volumen físico incrementado encierra una masa contraída de riqueza social. Al mismo tiempo. Por el contrario. 4 Dado que el INDEC no publica la magnitud absoluta de la canasta que sirve de base al índice. Por otra parte. y de una década en que este valor permanece prácticamente estancado. Es así que. Parece. reduce esa cifra a su real equivalencia de u$s 161 mil millones. el PIB a los precios efectivamente vigentes en el mercado y expresados en una unidad de poder adquisitivo constante internacionalmente homogéneo se ubica apenas un 24% por encima del nivel que había alcanzado en el período 1960/74. el período 1956/77 es lo suficientemente largo y carente de desvíos sostenidos como para que su promedio resulte una base razonable del nivel absoluto de paridad. si al criterio utilizado se le agrega la corrección correspondiente a los cambios relativos en la productividad del trabajo entre países. encierran una evolución muy distinta en términos de riqueza social: se trata de un quinquenio donde cae el valor del producto interno bruto total. así. Sí. el PIB argentino en dólares constantes de 2000 habría crecido milagrosamente un 45% en 1990.La continuación del estancamiento en la producción física durante la segunda mitad de la década del 80. para alcanzar los 34 millones de personas en el promedio del período 3 En los informes oficiales. y su expansión a niveles nunca alcanzados hasta entonces durante la del 90. De acuerdo con el criterio oficial. la población promediaba los 23 millones en el 60/74. un 26% en 1991 y un 19% en 1992. de los u$s 122 mil millones en 1989 a los u$s 266 mil millones en 1992 (en dólares de 2000). El retorno de la expansión física ni siquiera puede devolverle la magnitud que tenía antes de que la producción material se estancara. En el mejor de los casos. sólo alcanza para comprar 22 millones de canastas. este crecimiento aparente correspondió a la contracción del valor del PIB argentino en términos de poder adquisitivo internacional. y más bien en retroceso. el valor producido anualmente por la economía argentina ha permanecido estancado. durante el último cuarto de siglo. Lejos de aparecer como meros accidentes a ser dejados atrás en un renovado proceso de expansión sostenida. en el promedio del período 1990/2000. 29 millones en el 75/89. ha caído un 10% por debajo del valor correspondiente al período 1975/89.

En el promedio del período 90/00. que van a contrapelo de las tendencias mundiales del mercado de trabajo. la “flexibilización laboral” y la reducción de los aportes jubilatorios tenían por objeto el aumento del empleo. La realidad de la clase trabajadora A primera vista.4%. por encima de este primer rasgo común se levanta un segundo. en medio de un proceso de supuesta sostenida expansión económica. Sin embargo.77 canastas por habitante en el período 60/74. hoy. como la formación de los fondos jubilatorios. y la de subempleo en el 6. Y a esto se sumaría un exceso de costos relacionados con los salarios. se anuncia el mismo objetivo para la renegociación general de los convenios colectivos de trabajo. siendo también éste el nivel correspondiente al año 2000. Estas evoluciones relativas implican una equivalencia de 0. Hay economistas que sostienen que esta caída en la capacidad para generar empleo no se debe al achicamiento de la economía nacional. Veamos qué contenido de realidad tiene esta afirmación. ayer. Se debería a que. En el promedio del período 75/89.63 en el período 90/00. los trabajadores argentinos pretenden niveles de salarios excesivamente elevados. respectivamente. Tan es así. etc. las políticas económicas implementadas a lo largo del proceso de contracción de la riqueza social en la Argentina han tenido características marcadamente contrapuestas. cobertura por despido. estas tasas saltan al 12. de 0. sino que debe imputarse a los propios trabajadores. Así y todo.2% de la población económicamente activa. Semejante evolución sólo puede tener un significado: la miseria creciente de los trabajadores argentinos. la tasa de desempleo se ubicaba en el 4. 5 .7%. que no hace ya a los objetivos enunciados sino a los resultados prácticos: la capacidad de la economía nacional para generar empleo se aleja cada vez más del crecimiento vegetativo de la población: Población y empleo: evolución relativa 200 175 1960=100 150 125 100 75 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 población empleo (en equivalentes de tiempo completo) Fuente: Elaboración propia en base a datos de INDEC y Penn World Tables (PWT). que ha llegado a creerse que el deterioro económico nacional es resultado de esta contraposición. El crecimiento del desempleo y el subempleo se consolida así como una condición normal de la economía argentina..84 en el período 75/89 y de sólo 0. todas ellas han tenido un primer rasgo en común: siempre han sido presentadas como teniendo por objetivo esencial el mejoramiento en las condiciones de vida de la población trabajadora argentina.90/00. de la falta de un rumbo político claro. Por ejemplo.2% y 11.

con las tropas en las fábricas. Frente a esta relación de cuatro a uno en el costo laboral.300 dólares (al tipo de cambio corriente) en la Argentina. En la década del 70. En cambio. En la década del 90.En primer lugar. Por lo demás. significativa en los momentos de fuerte inflación. La CEPAL utiliza este mismo criterio de cómputo. Ministerio de Trabajo de Corea del Sur y Banco Mundial (BM). Más aún. la evolución relativa del salario real industrial ha sido notablemente desfavorable para el argentino: Salario real industrial (en moneda nacional de poder adquisitivo interno constante): evolución relativa 150 1960=100 125 100 75 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 Argentina USA Fuente: Elaboración propia en base a datos de INDEC y BLS. Lejos del “salariazo”. un 48% en el Reino Unido y un 14% en los Estados Unidos5. BLS. este nivel más deprimido aún se ha alcanzado y mantenido a través de la acción de un gobierno encabezado por el partido que representa políticamente de manera masiva a la clase trabajadora nacional. a causa del aumento de los precios de un mes a otro. el salario industrial real resultó un 35% inferior al vigente durante el período 60/74 y un 23% inferior al del período 75/89. el costo laboral anual por obrero en el sector industrial era de 28. contra 7. el salario industrial en blanco no ha sido precisamente el que más se ha deteriorado durante el mismo período6. Según el Banco Mundial. Ministerio de Trabajo del Japón. Pero. la productividad del obrero industrial norteamericano sólo duplicaba a la del obrero argentino.900 dólares en los Estados Unidos. sólo una dictadura militar sistemáticamente dedicada a hacer desaparecer a los delegados gremiales de base. el salario ha pasado a tener de manera normal un nivel que lleva esa caída al 40%. en los Estados Unidos mismos. Sin embargo. 6 El poder adquisitivo real del salario se ve afectado desde el momento en que se devenga hasta el de su gasto. de 1973 a 1999. A fin de eliminar esta distorsión. pudo hacer caer el salario real en un 35% respecto del nivel alcanzado en el trienio anterior. en la Argentina. Así. 5 Elaboración propia en base a Office for National Statistics del Reino Unido. el salario real de los obreros industriales ha sido menos favorecido que el promedio. El contraste siguiente da una medida clara de lo mucho que los trabajadores argentinos han puesto de sí para absorber la contracción de la economía nacional. durante la década del 90. un 65% en Japón. la magnitud absoluta del costo laboral ha sido notablemente mayor en los Estados Unidos. 6 . ahora. el costo laboral real por hora ha crecido manifiestamente en los países que los mismos economistas presentan como el ejemplo a seguir. De modo que este último país presenta la comparación más desfavorable para una presunta carestía de la fuerza de trabajo argentina. para el período 90/94. ha crecido un 594% en Corea del Sur. durante los últimos veinticinco años. se computa al salario real relacionando al salario nominal de un mes con el índice de precios al consumidor que resulta del promedio del índice del mismo mes y el del mes siguiente.

esta inversión ha 7 . Pero.000 millones respectivamente) la suma neta de capital propio ingresado por el sector privado durante la vigencia de la convertibilidad apenas ha equivalido al 1% del PIB del período.5% del PIB generado en el mismo período. Es decir.Y la misma caída se prolonga con otro gobierno democrático para el que. la economía argentina registra la salida de capital privado hacia el exterior por u$s 18. en segundo lugar. se reduce a enunciar la administración honesta de la miseria progresiva. de la salida de capital desde la Argentina y. el sector privado se ha limitado a adicionar un aporte neto de u$s 11. En contraste con esta magra participación de la entrada efectiva de capital al país. La realidad del movimiento internacional de capital Ante el menor asomo de oposición social al proceso de achicamiento de la economía argentina.000 millones corrientes. Esta cifra no alcanza al 0.000 millones. el 46% de esta cifra se limita a compensar el drenaje de capital que sufre la economía argentina por la remisión al exterior de utilidades y regalías generadas internamente. este argumento olvida la otra cara del flujo internacional de capitales. Se trata. En el período 1992/00. se registra un ingreso por inversión directa y compra primaria de acciones privadas por valor de u$s 55. ser progresista. la inversión interna bruta fija total ha equivalido en el mismo período al 19% del PIB. Sin embargo. del drenaje constante de la riqueza generada internamente que significa la remisión de utilidades y regalías al exterior: Flujo internacional directo de capital 15 mil millones de u$s 10 5 0 -5 -10 -15 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 Privatizaciones en efectivo Compra secundaria de acciones Ingreso directo + colocación primaria acciones Salida directa de capital Dividendos + regalías remitidos Fuente: Elaboración propia en base a datos de ME. en primer lugar. al mismo tiempo. En resumen. Pero aun agregando ambos conceptos (u$s 12. los economistas advierten acerca del peligro de que se corte el flujo hacia el país de los capitales de inversión. el capital ingresado desde el exterior para la compra de las empresas públicas privatizadas en efectivo y para la compra de empresas privadas (compra secundaria de acciones) simplemente corresponde al cambio de manos de una porción de capital ya existente en el país.000 y u$s 4. El argumento de que “estamos mal pero vamos bien” exhibe al crecimiento de la inversión externa directa en el país como su fundamento más sólido. Por su parte.000 millones propios desde el exterior a la expansión de la escala de la economía Argentina. Sin embargo.

El verdadero contraste se produce respecto del crecimiento de la deuda externa privada. La realidad del nivel de endeudamiento externo El magro flujo neto de capital de inversión contrasta con el fuerte crecimiento del endeudamiento externo argentino durante la última década. cuya tasa efectiva ha sido del 8% anual sobre el saldo nominal promedio. La verdadera dimensión del endeudamiento argentino con acreedores del exterior resulta alejada de la estimación oficial: Deuda pública y privada con acreedores externos en proporción al PIB 100 75 % s/ PBI 50 25 0 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 privada con no residentes pública con no residentes pública en moneda extranjera (incluye con residentes) Fuente: Elaboración propia en base a datos de BCRA y ME. Argumentan que hay otros países cuyo endeudamiento externo es superior al argentino. han representado un 7% del valor del PIB. A fin del año 2000. la deuda privada externa alcanzaba al 38% del mismo. Ante todo. expresado éste en los términos correspondientes a la paridad internacional en el poder adquisitivo de las respectivas monedas nacionales. Muchos economistas se sorprenden de que en el exterior se hable de la insolvenci a internacional de la economía argentina. este crecimiento prolonga lo ocurrido a todo lo largo del período de estancamiento y contracción de la magnitud de valor de la economía argentina. equivalían al 91% del PIB generado durante el año. la proporción pasaría al 14%. Sumadas. Resulta ocioso a esta altura considerar el peso que sobre el PIB 8 . como la neta aplicada en el reciente canje de deuda pública. Afirman que las deudas pública y privada con acreedores del exterior apenas equivalían al 30% y 22% del PIB. Con una tasa del 15% anual. no depende simplemente del crecimiento del producto físico. y no del ingreso neto de capitales externos.000 millones. la deuda pública con acreedores del exterior aumenta en u$s 33.provenido en más de un 94% de la riqueza generada internamente en la Argentina. A su vez. la deuda pública con acreedores del exterior equivalía al 53% del valor del PIB en términos de paridad internacional de poder adquisitivo. respectivamente. para fin de 2000. pero de cuya prosperidad y solvencia externa nadie duda. mientras que la privada lo hace en u$s 53. Olvidan que la capacidad estructural de una economía para generar la riqueza requerida para el pago de la deuda nominada en una moneda y en manos de acreedores sobre los cuales el estado nacional carece de soberanía.000 millones. Pero el mayor contraste no se produce respecto del crecimiento de la deuda pública externa. Los intereses devengados sobre la deuda total en 2000. De 1992 a 2000. Depende del crecimiento del valor del producto.

el resultado de hacerlo sería que el cómputo arrojaría una sobrevaluación más marcada aún del peso. si el criterio en cuestión fuera el técnicamente correcto. Para una economía nacional que produce una masa de riqueza social cuya magnitud choca contra un techo estructural que limita su expansión. 8 Los defensores de la convertibilidad solían sostener que el peso no se encontraba sobrevaluado. el período de la “tablita cambiaria” y el de la convertibilidad tienen otra cosa en común: la fuerte sobrevaluación del peso. y concluyó con la estatización de la deuda externa privada al sobrevenir la devaluación. la deuda pública total en moneda sobre la cual el estado argentino carece de soberanía equivalía al 75% del PIB. la deuda externa total no representaría el 91% del PIB sino el 133% del mismo.argentino tendría el menor intento de cancelar efectivamente el capital adeudado a acreedores del exterior o. Para peor. Sostenían que con la convertibilidad y la apertura. es marcadamente inverso. con acreedores sobre los que el estado argentino tiene soberanía política. a fin de 2000. Fue la de la “tablita cambiaria”. medido en base a la relación entre el PIB a precios constantes y el empleo total en cada país. el cambio relativo en la productividad. la deuda estatizada no superaba al 9% del PIB. sino que lo habría hecho en un 25%. más allá de la cuadruplicación actual del monto relativo de la deuda privada externa. la cesación de pagos internacionales ya es un hecho. En tiempos recientes. sino que esta base de cómputo distorsionaba la medición al omitir el efecto del cambio relativo en la productividad de cada país durante la década del 90. Si este cómputo de paridad fuera el técnicamente correcto. 9 . Sólo disimula esta cesación la necesidad que tienen los propios acreedores y los organismos de crédito de no declarar abiertamente el saldo adeudado como pérdida7. prefieren continuar renovando el capital a su vencimiento. las comisiones correspondientes. mientras que los intereses devengados en 2000 no habrían equivalido al 7% del PIB sino al 11% de éste. Pero. En su momento. demás está decirlo. la presente investigación estaría atenuando significativamente la gravedad de la situación real. siquiera.000 millones en el período 92/00. Antes. Sin embargo. La realidad de la sobrevaluación del peso La misma metodología utilizada para homogeneizar en términos absolutos la s cuentas expresadas en distintas monedas nacionales determina el grado de sobre o subvaluación de una de ellas respecto de otra8: 7 No es de sorprender que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional sean complacientes con el uso del tipo de cambio sostenido por la política económica Argentina para convertir el valor del producto nacional a dólares. pero nominada en una moneda sobre la cual no la tiene) ha crecido u$s 29. la deuda pública en moneda extranjera con residentes del país (o sea. el valor del PIB no habría caído un 10% en el período 90/00 respecto del 75/89. una parte significativa de los intereses devengados. con más los intereses devengados y. la paridad no correspondería a la relación u$s 1 = $ 1. la Argentina conoció otra fase de fuerte incremento del endeudamiento externo privado. que arroja el método utilizado. De m odo que. la productividad crecía en la Argentina más rápidamente que en los Estados Unidos. Por su parte. De modo que el peso se estaba revaluando genuinamente respecto del dólar. De modo que. sino a la relación u$s 1 = $ 2. ubicándose apenas un 4% por encima del promedio 60/74. más allá de si técnicamente corresponde o no incluir el efecto del cambio relativo en la productividad.80. Para el año 2000.60. En otras palabras.

En consecuencia. de relativamente bajas tasas de interés externo.Valuación de la moneda nacional para la exportación respecto de su paridad de poder adquisitivo con el dólar paridad base 1956/77=100 300 250 200 150 100 50 0 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 Argentina Brasil Paridad Fuente: Elaboración propia en base a datos de BCRA. este drenaje ha insumido u$s 5. En el mejor de los casos.000 millones a las reservas: 10 . que el riesgo de una nueva crisis de ese endeudamiento. En el período 92/00. Sin embargo.000 millones. etc. en base a la sobrevaluación. BLS e Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE). y hasta el riesgo de una nueva estatización de la misma. que produce una fuerte sobrevaluación del peso. el sostén de la sobrevaluación en el tiempo depende de la capacidad de una economía nacional para acumular y mantener una reserva de divisas lo suficientemente grande como para respaldar la conversión cualquiera sea la demanda de cambio contra esa reserva. por lo tanto. La realidad de la formación y sostenimiento de las reservas de divisas La sobrevaluación actual del peso se ha sostenido por una década. INDEC. Al implantarse la convertibilidad. se alegó que la masa crítica de reservas se iba a formar gracias a la expansión de la economía nacional hacia el mercado externo. Bien puede considerarse. sino que ha drenado éstas de manera sostenida. De manera inmediata. el sector privado ha tenido una balanza de pagos constantemente deficitaria. la caída en el valor de la producción nacional. entonces. sino a una del orden de u$s 1 = $ 1. la apertura arancelaria. coincidiendo con el despegue y sostenido desarrollo de la industria brasileña en contraste con el estancamiento y retroceso de la riqueza social producida por la economía argentina. Se extiende desde principios de los 70. el endeudamiento externo privado ha crecido bajo la apariencia de solvencia nacional y. la paridad cambiaria a mayo de 2001 no correspondía a la relación u$s 1 = $ 1. La convertibilidad ha venido de la mano con una sobrevaluación del peso respecto del dólar sólo superada por e “deme dos” l que marcara abiertamente el inicio de la contracción de la producción industrial argentina. Y el contraste no se reduce simplemente a lo que ocurre en el momento actual. Su significación resalta más todavía cuando se la compara con el curso seguido por la valuación relativa de la moneda del Brasil. no sólo no ha aportado fondos a la formación de las reservas. El único aportante neto ha sido el estado nacional.73. que ha sumado un total de u$s 32. corren paralelos al riesgo de que no pueda continuar sosteniéndose esta sobrevaluación. También en la etapa de la convertibilidad.

la situación actual de la deuda externa privada no puede sino hacer recordar aquello de que los hechos y personajes ocurren dos veces en la historia. Por su parte.000 millones por encima de lo que el estado nacional ha podido reponer a ellas. luego. coloca a su vez en el exterior a una tasa del 5% anual. Sin embargo. los intereses ganados por la colocación de parte de las mismas en títulos de otros estados nacionales. La negociación se torna crítica por la necesidad de ampliación real de la deuda. se han acumulado y sostenido mediante el incremento del endeudamiento público externo por encima de los vencimientos de capital e interés. cuando más. impone la necesidad de ampliar el endeudamiento público externo en términos reales para reponer las reservas drenadas. que se suman continuamente al capital ya adeudado. cuanto más aceleradamente crece nominal y realmente el saldo de deuda frente a un PIB cuyo valor se encuentra estancado o en retroceso. la perspectiva de esta segunda vez 11 . más cruda se torna la manifestación de la insolvencia nacional y. por lo tanto. Pero. da lugar al constante drenaje de las reservas por el sector privado que. a su vez. Y a este endeudamiento han seguido yendo a parar masivamente los fondos jubilatorios de los trabajadores. ampliando nominalmente el capital con los intereses devengados. más difícil y costosa se torna la nueva ampliación. De modo que los fondos necesarios para cubrir las jubilaciones futuras privatizadas tampoco van a ser cobrables cuando llegue el momento. Han ido a parar a ellas parte de los fondos recibidos por las privatizaciones en efectivo. el sector privado ya ha retirado de las reservas u$s 3. la primera vez como tragedia y la segunda como farsa. Este es el verdadero proceso que se oculta tras el argumento dominante acerca de la necesidad de expandir el crédito público externo para cubrir el déficit público primario. sostiene la sobrevaluación del peso que. A las reservas así acumuladas se han agregado. para mantener reservas que no producen rendimiento alguno o. La balanza de pagos computada por el Ministerio de Economía muestra la respuesta. después de ser filtrados por las comisiones de las AFJP. a su vez. a su vez. Este déficit ha sido cubierto mediante la expansión del endeudamiento interno. De hecho. Surge de inmediato la pregunta acerca de cuál ha sido la fuente a la que ha recurrido el estado a fin de obtener los fondos aptos para constituir y sostener las reservas de divisas. Este costo sostiene una masa de reservas que. De modo que no se trata simplemente de tener que negociar la refinanciación continua de la deuda pública con los acreedores externos.Aporte a/ retiro de las reservas de divisas 8 miles de millones de u$s 6 4 2 0 -2 -4 -6 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 Sector público Sector privado Fuente: Elaboración propia en base a datos de ME. por sobre todo. reiniciándose así este ciclo perverso. en los primeros cinco meses del año 2001. Pero. Esto quiere decir que el estado argentino se endeuda en el exterior cargando con intereses a una tasa del 15% anual.

nuevamente. así como la generación de su desarrollo técnico desde el país. Limita. al 12 . Y este valor íntegro no sólo incluye al costo de la producción (importado y local). el centro de la escena. Al menos. la sobrevaluación del peso para la exportación alcanza al valor íntegro de los productos agrarios. limita de manera específica a la intensividad y extensividad con que se aplica el capital sobre la tierra en el ámbito nacional. La realidad de las perspectivas La reproducción de la economía argentina sobre sus bases actuales presenta dos perspectivas inmediatas.asoma más bien con un dramatismo acentuado. la misma sobrevaluación del peso y la rebaja de los aranceles de importación reducen los costos para el capital agrario. La realidad de los precios agrarios internos No constituye novedad afirmar que la sobrevaluación del peso limita a la producción industrial argentina. la magnitud de la producción agraria nacional. En cuanto la sobrevaluación afecta a la primera. mientras esta reducción se encuentra restringida a la proporción que los insumos importados (directos e indirectos) tienen en el capital agrario adelantado y en el costo de producción. O una crisis de divisas. tal limitación no alcanza al capital agropecuario al recibir éste el valor internacional íntegro de sus productos. Pero. el mismo actor principal ocupa ya. Por supuesto. con la introducción de la convertibilidad y la derogación de las retenciones a la exportación. éstas se encontraban atenuadas en varios momentos del período considerado por la subvaluación del peso de exportación: Relación entre el precio internacional y el precio interno de la soja precio interno 2000 =100 500 400 300 200 100 0 -100 1980 1985 1990 1995 2000 transferido/apropiado(-) por sobre/sub valuación impuestos a la exportación precio interno efectivo Elaboración propia en base a datos de BCRA. por lo tanto. desencadenando con ello una crisis económica general que agudice la caída del salario. Pero existe la ilusión de que. INDEC. Secretaría de Agricultura. FIEL y BLS. Ganadería. sino también a la ganancia normal sobre el capital agrario adelantado y a la renta de la tierra. que arrastre consigo a la convertibilidad. E incluso. La realidad es otra: la sobrevaluación del peso avanza sobre el precio interno en una proporción mucho mayor que la representada anteriormente por las retenciones. Pesca y Alimentación (SAGPyA).

Y si esta suba alcanzara un nivel extraordinario. Al contrario.menos hasta que la producción nacional se ajuste al nivel correspondiente al nuevo tipo de cambio. Sin embargo. De hecho. Sólo los ocultaría de momento dejándolos latentes. con la consiguiente acentuación de la crisis general. Si el choque estalla expresando el límite del primero. Ni eliminaría. pero tampoco con su mera reversión. No se equivocan los economistas que afirman que una devaluación produciría una caída inmediata del salario. a la inversa de una expansión del consumo de materias primas que hiciera subir su precio. cuyo objetivo es dificultar la posibilidad de una acción política interna que intente contrarrestar el achicamiento. permanece prisionera de estas limitaciones y resulta estéril para superarlas. la multiplicación sostenida de la desocupación. no por ello alteraría de por sí las bases mismas sobre las que ha venido reproduciéndose la economía argentina. el segundo ha sido el camino que ha venido imponiéndose sin atenuantes en los últimos años. sólo podría aportar un descanso en el camino del retroceso. La superación de este límite particular presupone un cambio profundo de la estructura económica misma respecto de su desarrollo histórico hasta el presente. Este choque tiene una raíz más profunda que la sola contraposición entre un modelo basado en la sustitución de importaciones y un modelo neoliberal basado en la apertura de la economía. en consecuencia. Una eventual suba del precio internacional de los granos y del petróleo. pone en evidencia que el crecimiento de la economía argentina choca contra un límite que le es peculiar. y la caída del salario. Junio de 2001 13 . Buenos Aires. Pero tampoco lo hacen los que afirman que la sobrevaluación del peso sólo puede sostenerse a expensas del ahogo de la economía y. por lo tanto. y las limitaciones particulares que resultan de ella. Esta continuidad muestra que no basta con la insistencia en la políticas económicas vigentes. listos para manifestarse nuevamente al menor tropiezo. O un achicamiento más acentuado de la economía nacional para ajustar su tamaño al que puede sostener un flujo restringido de endeudamiento manteniendo el drenaje de divisas por efecto de la convertibilidad. La intención de este documento es poner en el foco de la discusión política la necesidad de encarar abiertamente la cuestión de la naturaleza y determinación de esa especificidad. Las realidades expuestas son expresión del modo particular en que se encuentra determinado el desarrollo económico argentino. y que hoy se hacen cruelmente visibles. para superar el límite particular que enfrenta el desarrollo económico nacional. hasta podría hacer reverdecer pasadas glorias. Y ni qué decir si. el segundo no hace más que reproducirlo agravado. la dolarización no es más que una vertiente de esta segunda alternativa. de la caída del salario. el crecimiento de la economía mundial se desacelerara o entrara en crisis. La crisis actual no es un simple tropiezo en una tendencia normal al crecimiento. los limites particulares que encierra el desarrollo de ésta. Tal es el dilema trágico del que son rehenes hoy los trabajadores argentinos. La discusión de las políticas económicas que no avanza hasta el punto de poner al descubierto de dónde brota la forma específica que toma la acumulación de capital en la Argentina. Por otra parte.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful