Arcadios uno y otro

Felipe Becerra

Metadatos Título: Arcadios uno y otro Autor: Felipe Becerra Tema: poesía Keywords: Arcadios uno y otro, Felipe Becerra, Poesía, Rey de corazones, Descargos contra el ángel, Era cotidiano, Ciclo, Calle inhumanid

Licencia

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoncommercialShare Alike 2.0 Chile License. Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons AtribuciónNoComercial-LicenciarIgual 2.0 Chile. Tú eres libre de: • copiar, distribuir, comunicar y ejecutar públicamente la obra • hacer obras derivadas Bajo las siguientes condiciones: • Atribución. Debes reconocer y citar la obra de la forma especificada por el autor o el licenciante. • No Comercial. No puedes utilizar esta obra para fines comerciales. • Licenciar Igual. Si alteras o transformas esta obra, o generas una obra derivada, sólo puedes distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a ésta. • Al reutilizar o distribuir la obra, tienes que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra. • Alguna de estas condiciones puede no aplicarse si se obtiene el permiso del titular de los derechos de autor • Nada en esta licencia menoscaba o restringe los derechos morales del autor.

Esto es un resumen simple del texto legal, para ver la licencia completa visite la siguiente dirección: http://creativecommons.org/licenses/by-ncsa/2.0/cl/legalcode

Sitio oficial: http://arcadiosunoyotro.wordpress.com/

©2007, Felipe Becerra F. Quillota, Chile. Email de contacto: coipolunar@gmail.com

Dedicado: a todos los lectores y escritores de Vootext, Blogger, Orkut y Yahoo! Respuestas, en especial a aquellos que tuvieron la modestia de leer y dejar un comentario; a mi familia y amigos.

6

Índice
Prólogo Poemas Rey de corazones Descargos contra el ángel Era cotidiano Ciclo Calle inhumanidad Victimaria Entre pastillas Declaración antes personal Contigo pierdo Game over (sic) La pobrecita El pésimo Henry La aspiración Ideados 10 pasos Fila india High and dry Malo Pequeño Imaginario Yaya Mercedes A MaChAn La travesía Tras el caos Agradecimientos 9 10 12 13 14 15 16 17 18 19 20 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 36 7

7

Prólogo
Bien, el hipertexto no se autoprocrea, olvidamos que tras este monitor hay un ente, con emoción, raza, cultura, sexo, fe… Es tan actual olvidar que el sujeto junto a ti puede percibir emociones y sensaciones que permanecer indiferente al acto de vivir pasó de ser una pasajera mala moda a un “estilo de vida”. Y te digo, yo no funciono a base de cinismo e indiferencia, es una cuestión de física: acción-reacción. Porque vivir en sociedad implica expresar y comunicar, y si sientes lo que yo percibía cuando ideaba y escribía sobre algo o alguien, sabrás que la ciudad, la intimidad, los miedos y la euforia estarán intrínsecos, sin esconderse, y listos para explotar al primer indicio de comprensión, consciente o subconsciente.

8

Arcadios uno y otro

9

Rey de corazones
Morales muertas, huele mal y vomita cerca como un animal, nuestro rey de corazones se rinde fumando mi aire viciado y no es más mi aliado, un conflicto a la vez. La duda nace y él muere temprano, verborrea de poesía, verborrea de poeta, los sistemas colapsados, el poema hecho un caos. Despierto sofocado, indefinido, borroso. Aseguro ver; mas no logro verla, y las ganas me sobran para besos imantados, y en un acto fatal fingimos la muerte. ¡Carajo! Otra más, sucia y del montón. Fingir caridad ya no me incomoda y supe que pasaste otoño con receta, y a la hora en que llenamos el cochino cenicero comienza en cero mi insana condena. Lo puedo sentir surgir de mis entrañas, de soñar con arrebato, de vivir para soñar, se tornó tan habitual pedir más de lo debido y reciclar lo mal habido (ecología pura). No necesito a nadie para salir de la razón, tu sonrisa ya no engaña, tus ojos ya no calan, ¡Trágate tus artimañas! Fue lo último que oí. Diez maletas livianas, tú puedes con eso. Un par de nocturnos y el silencio que nadie escucha. Te ves translúcida: tú serás la fantasía, yo, lógico y sobrio, para mi utopía un fetiche art-déco y siútico. Poco a poco se prende el cariño, no soy estable y el plato se enfría, ahora a esperar a que las horas nos consuman, que la muerte no es única ni lo peor que pudo pasar.

10

Descargos contra el ángel
“...El balandro resbala y bajo la sombra de los mástiles los peces temen trizar el agua un niño sin alas mira en la ventana...” Vicente Huidobro Mil veces he escrito por escribir hoy no cuan oscuro el corazón cuan malvado puede ser un niño que degenera a la razón que es común cuando no hay sentido Sudé miedo, cuando pude jugar La carne hecha nervios ingenuo y puro Solo pasó, con mil noches de testigo Millones de noches antes de dormir la misma pregunta Esta vez la escribí y aún no tengo respuesta no veo diferencia Pequeño y violentado de una generación de un sucio baño, una amenaza De un mal recuerdo y una estela pesada como la vida la mala vida un sello de agua en la frente cumpleaños muertos en ese baño la furia, la lágrima

11

el acto bizarro de la perversión la maldita falta de razón de la que nadie se percató que pudieron evitar y dejarme dormir tranquilo cual era mi ángel, su deuda, tan grande como su vida su irreal vida ¡la pena de muerte al ángel! de emoción desentendido de corazón un conjunto vacío buscar un culpable una explicación no es gracia tener que olvidar una época por obligación, por sanidad mental no es grato hacer la misma pregunta mil noches y mil noches más antes de dormir cual injusto condenado en un juicio silenciado y pudo ser peor

12

Era cotidiano
-¿Qué escribes? -Algo simple. De los aromas ya no recuerdo, de lo agradable que fue. Estaba en crisis y no iluminaba, en mi rol mayor cambio no hubo, Ninguno competía, y tú ganabas Había algo que daba confianza, le di algunas vueltas. Un hablar inmediato con el silencio de tu lado, y yo sin dulce ni sal. Intenté responder a tus llagas, pero fue, tal vez, más rápida la ficción. Pudiste huir, dejar al amor en paz, conocías la salida, la puerta estaba abierta pero el gesto mató la furia, y yo, desplomado en el suelo, te amé. y así reclamarían mil mañanas más, las paredes salpicadas de sangre y ninguna mancha al despertar. Siempre fue así, uno de los dos cedía. Nada nuevamente, nada raro. Pero el boleto se me ofreció tan velozmente que cuando lo tuve en mi mano ya pensaba en otra cosa. Ninguno presintió el exceso, la puerta se abrió, nadie se percató. Salió y no volvió y no lo creí. Hoy ¿despertaría para ella? -¿Y quién va a leer? -No sé. Tal vez tú.

13

Ciclo
Él vive, no es su decisión. Su madre puja; él se defiende. Todo termina dramáticamente, quieto y callado, pequeño y confundido nace. Cansado y resignado se amamanta, la leche nociva del seno materno define su rol: su historial está escrito. Heredero de las sobras, gobernante de lo ausente y peón a tiempo completo. Aprende a caminar y a escapar, conoce y desconoce, recibe, roba y da. Mantiene su historial oculto en sus zapatos, aun enfermo, no para de correr, siempre desencajando. Se detiene, nunca lo hizo, mira hacia atrás, una vida corriendo. Sudado y cansado, en silencio piensa. Es muy claro, es inevitable. ¿Una vida corriendo para qué? En pleno XXI una maldición política, económica, religiosa, social. Lo hace, sin amor, con rabia, con odio, y lo peor, nunca quiso estar aquí, no fue su decisión.

14

Calle inhumanidad 1
En esta calle ha caído un niño; a nadie importó

1 Este poema está basado en el poema “Calle humanidad”, de José María Memet

15

Victimaria
De qué modo evadir la cobardía e intentar fingir sin muecas si desnudas a primera vista. De qué modo discernir si olvido todo, pararse frente a un alma sobrehumana y no tener miedo. No eres débil sino frágil, hermosa en defensa propia. Tu mixtura dulce y atractiva entre profundas razones y cálidos sentimientos. Yo, con la impotencia de no saber donde posar la mirada, tú, que nunca decaíste en ningún arte, y nunca lo harás. El mundo es tuyo, inconsciente victimaria. Que me has hecho vivir solo, por ti. Que fuiste droga, pecado y dios. Envuelta en una transparencia que enerva hasta despertar entre corazones y nervios. Eres con el paisaje y la postal, luminaria infinita que se desliza segura por la ciudad. Un par de tacos que componen melodías urbanas y un vestido que transita entre el sueño y la vigilia. Y cada día, tarde y noche, pasó en poesía sin sufrir por nadie, sin amar a nadie, y a cada hora, mes y año sin llamar, naufragaba. Sin un porque ni explicaciones y adueñada de ambas extensiones escribía para mí.

16

Entre pastillas
Qué pasa que te aceleras si no hay meta si no hay premio sea cáncer o intoxicado por un perro o electrocutado ...la pastilla de las 8... Qué pasa que quedo solo desarmado y desanimado asqueado de pie a cabeza y el alma sobre la mesa ...la pastilla de las 4... Improvise, pero te fuiste todos ustedes uno por uno con mi espera se ha perdido lo que el enojo ha consumido ...la pastilla de las 12...

17

Declaración antes personal
Se ha lanzado desde un ojo una lágrima en enero, un minuto de silencio por aquello. Y esperando su regreso se robaron mi cordura junto al tiempo que destiñe y nos arruga. Ya olvidada la amargura brindarán las estaciones, fantaseando con dejar las adicciones. Y poemas y canciones brotarán del corazón. ¡Cuidado! Es un sueño en construcción. ¿Es mi falta de razón? “Yo soy yo y mi circunstancia”, saque usted su conclusión y relevancia. Y sin brujos y sin mancias en tus brazos mi visión. Aún espero tu respuesta corazón.

18

Contigo pierdo
Volviendo al tema, si no soy yo ¿quién? Necesitas ser pensada. Buscas alojamiento, lo sé. Se hace tarde y el frío te sienta mal. ¿Lo vez? Otra diferencia. ¿Te dije alguna vez que hay caprichos más grandes que tú? Si, lo dije. Este es uno de esos. Puedo dejarlo a tripas abiertas o crear una caja negra. Es mi ventaja. No te gusta lo turbio, y le temes a la gente. De todos modos, hay extraños a tu alrededor. Extraña eres tú, y yo, te extraño. ¿Qué habrás ganado de todo esto? ¿Te habrás dado cuenta que solo pregunto? ¿Qué quiero saber de ti? ¡Mierda!, ¡Es que siempre llegas tarde! ¡Es que siempre no llegas! Es que nunca has llegado, y todo se va a las pailas. Pero te espero, porque, no sé, siempre digo creer en fantasías, o porque a veces me hace mal una vida y no dos (unidas). Ya sabrás que saco yo escribiéndote, y tú gentilmente me lo dirás ;) Ya hablaremos, pelearemos, reiremos y te diré que no borraré nada. Lo olvidaba, incluso aquí termino perdiendo, y OJO, incluso aquí hace daño solo creer.

19

Game over
Mr. Hyde para los amigos, para nada un desconocido. Fueron noches de lunas llenas y soles flojos. La juerga siempre tiene fin y es ahí cuando más te necesito. Cuando menos te merezco. Cuando no tengo poder alguno. Se me arrancan las verdades más añejas y una que otra mentira producto de un tropiezo neuronal. ¡Ja, ja! ¡¿Qué fue de mí y de mi presencia?! Mr. Hyde para los amigos, para nada un desconocido. Esto es parte de estar animado, no como las piedras de tus zapatos.

20

(sic)
Se me sulfató el mundo tan lentamente como para asquear, ya no filtro ni distingo, a mentiras me distraigo y simplemente, me sincero, no logro ver el vaso. El mal menos malo ante el último esfuerzo sede y cae duro frente a si mismo. No se puede escuchar el pulso, no se siente. !Qué más desesperante que no saber si está aquí, adentro! La esperanza desatina, no es moda. Mas cualquier cosa está bien. Nadie intenta recordar temen volverse sal. Nadie quiere avecinar, temen al cambio. Entre butacas y bibliotecas busco un silencio engorroso, falso por sobre todo, y morboso, en vitrina. Si el poeta es un pequeño Dios, (sic) el pequeño hereje analfabetiza.2 El romántico nunca huyó, murió en su hedónica ley: se durmió en los laureles. El oleo, pixelado y sin secar, como a una polilla, a matar. La piel de animal sobre animal. La reconquista de la inocencia por inocentes.

2 Esta palabra no existe en diccionarios; aquí si.

21

Cura de nada la sonrisa, ni aquí ni allá, ni del hambre ni de la sed de desear innecesarios. Y solía soñar sin dormir, temiendo apagarnos y descuidarnos, desgastarnos y evaporarnos, separarnos. Y apuntar la bengala hacia un extremo con esa clara seguridad de no concebir preocupación. Regalar y aceptar gustoso lo que sea de quien sea con la transparencia por delante y el vacío, que encontramos tan incomprensible pero del que no nos quejamos. Y así nos quedamos sin pan ni pedazo Nada es social hoy individuos todos, afiebrados con la pobreza atada a lo que no tienen, bien atada. Refranes incorrectos, alergias, malabares y canalladas, todo a mitad de precio. ¿Habrá que hacer la pregunta antes de terminar? No hace falta, cosa de tiempo nomás.

22

La pobrecita
El silencio me persigue, el amor me pica y en los brazos se desmaya, susurrando, no puedo odiarla, olvidé como, como entre las letras más angostas que ya nadie va a recordar. Yo soñaba, yo imaginaba cuando alguien patentó la inocencia. Separados, de luto y lloriqueando, y ya no es mía, y la puerta está abierta. Por la calle rodó el anhelo que en secreto cansa y desgasta los huesos y las lágrimas, tu idioma, mis palabras. Y frente a mí la pobrecita con una invención en el aire, como una loca herrándole a todo, confundida, buscando en el cielo. Rescatada, toda rasgada y sucia tomó mi mano como a un niño. Frágil momento de humanidad. Con aroma y todo, entre damascos y tierra húmeda, entre las rimas y el tendedero, furiosos por una música, mentira blanca que en su boca descansa, sin pretender cuidado alguno ni rechazar un hermoso otoño. Y así nos queremos, por querernos, para ser un mal recuerdo o vivir de presentimientos, consejos y calamidades, cubriendo de ficción lo que apesta, devolviendo al sueño su respeto. Si al final del día todos imaginamos y el amor nos pica.

23

El pésimo Henry
Henry es, son y no son, dividido en una magia triste y sin brillo, suele vivir en dos extremos, uno expuesto a ojos extraños, el otro, temerosamente oculto, encarcelado por y para si mismo. Henry suele hablar de equilibrios, mas no representa equilibrio alguno. Poco cuenta y omite la vida, pocos escuchan, pocos lo conocen, tímido, callado, sobrio, silencio, ausencia, encadenado, él y su autodestrucción (también encadenada). Henry quiere quemar su cuaderno de listas, odia decir que no cree en la promesa, que su cuaderno lo acompañará siempre como un parásito en su corazón, como las amargas letras nocturnas, solo quiere quemar el puto cuaderno. Henry tiene un amigo y mil conocidos, y una familia llena de aristas, 19 veces ha soñado despierto y no ha pronosticado nada. Se recuerda feliz y culpable, bebiendo para despertar. Henry a menudo tiene fiebre de las malas decisiones, de las malas experiencias, su corazón no tiene práctica y por ello grita, ya no tiene fuerzas para desaparecer, y patético comienza otra lista en su cuaderno. El tema de hoy: Las mejores películas de todos los tiempos.

24

La aspiración
Hoy Hoy Hoy Hoy y y y y no no no no la la la la necesito, más que nunca espero, con ansiedad escucho, con atención siento, muy, muy cerca

fui obligado a ejercer su derecho mi luna no pudo salir vistió las flores de luto juntos contemplamos la involución de Dios

No debió pasar, fue pura casualidad Para ya con el llanto, alguien más sufrirá por ti Volveré a la partida, cuando nada importaba Cuando no reconocía el bien del mal ¡Uf!, mujer, hay caprichos más grandes que tú

25

Ideados
Cuando ya no hallan fuerzas ni para odiar, o el silencio saque de quicio y el amor te sea fatal abriré mi puerta, cogeré tu mano. Cuando el cine cuente tu historia tropezarás con la desgracia, extraviaras una sonrisa y olvidaras sentir, pero escucharas. Escucharas a este tonto. Habrá un parque enorme en el que siempre despertarás y monumento será el futuro. Al fin podrás saltar de estación en estación y acostada componer tu música de ambiente. Confundirás la angustia con el porvenir, pero presentirás, y olvidarás tus penas. Habrá algo en el aire que nos llevará a quien sabe donde y volveremos felices a más no poder, y soñar despiertos, lo bueno que será, tirados en el suelo. Me llevaré a la fuerza, huiré, volveré y seré el mal recuerdo amante de un recuerdo silenciado que tú, animada, escucharas.

26

10 pasos
La música triste acompaña esta noche, diez pasos y la vida es otra. Jugarse la vida y perder un turno con un dios barato colgando del pecho. La ilusión de ser otro y de nunca haber sido, sabor a traición, de amor muy poco. Un cuerpo y el peso de flores y notas, quedarse, aquí, no ahora ni así. Conozco la promesa, el bello futuro, solo que ya no la quiero para mí, si no lo pueden entender, ya poco importa.

27

Fila india
Estamos haciendo comercio. Estamos trabajando muy bien. Estamos estudiando. Estamos todos en lo mismo. En fila india. Estamos hablando inglés. Estamos salvando animales. Estamos cultivando la tierra. Estamos salvando niños. Uno tras otro. Estamos mirando todo. Estamos de corazón. Estamos en pro de algo. Estamos en contra. Estamos perdiendo dinero. Estamos consumiendo televisión. Estamos conectados. Estamos concluyendo QUE. Estamos muy aburridos. Estamos a punto, pero no. Estamos con la familia. Estamos creciendo como país. Estamos en la tele. Estamos tan bien. Estamos tan separados. Estamos tan solos y drogados. Estamos tan viejos. Estamos tan operados. Estamos tan saludables. Estamos aburridos nuevamente. Estamos todos uno tras otro. Y claro, así quien se ve la cara.

28

High and dry
No es nada anormal. Sentirnos dioses y rasgar el cielo, atreverse a descubrir cuán imbéciles podemos llegar a ser y bailar con las vidas de los que cruzan por nuestras calles. Shhh. Silencio. No hacen falta dos para entender este peculiar amor obeso. Parte de consumirse y morir es que mientras tengamos un solo dedo para tapar un solo sol podremos jugar con las mismas cartas, las de la mesa y las de las mangas. No hacen falta dos, el ego cubre lo poco que queda para los demás. Como un alud, parar es complicado. Aprendes que el suelo no es tan firme como párese, que todo se puede desmoronar, que la familia se puede convertir en una simple palabra y que los amigos pueden errar. Shhh. Silencio. No hacen falta diez botellas para olvidar, ni pastillas o jeringas, depende de uno no vivir en el ocaso por el resto de la vida.

29

Malo
Cree tener el poder. Solo la careta, y no hace falta más. Más que pastillas, solo pastillas, Inquietas y escasas, un lujo. Quiere creer que puede comprar y luego deber, ignorar. Le dijeron “no exija, nunca lo haga”. Obediente el hombre. Tantas reglas, ninguna suya. ¿Hay algo útil, hermoso? Ignorado se ve más lindo, callado mejor. No elija, por algo estamos así. :(

30

Pequeño Imaginario
Pequeño Imaginario se ha vuelto a sentar, su hogar sigue vacío, el silencio hace eco, recluso nocturno torpe y desanimado, la noche le incomoda, lo obliga a pensar. No sabe actuar ante tanta paz ni soporta la idea de sentirse ausente, e incapaz de exigir, pedir o desear se limita a esperar (no es capaz de soñar). Intenta recordar lo que sea de ayer, no tuvo un ayer ni un nacimiento, lo recuerda cada vez que vuelve a su hogar y aunque intenta llorar, solo sonríe. Pequeño Imaginario desconoce el guión, algo le molesta y no sabe que. Es el temor a que Pequeño Real comience a crecer, a vivir u olvidar.

31

Yaya Mercedes
La Mercedita, la tía meche, mujer de campo, mujer de historia, mujer de esfuerzo a sol y sombra y cabellos blancos como la leche. Aún recuerdo sus mermeladas, su mantequilla y pan amasado que preparaba con tal cuidado y con cariño nos entregaba. Y bajo un cielo celeste claro quedó mi yaya, la Mercedita, tomando un mate con la Tellita alguna tarde de algún verano.

32

A MaChAn
Mira, pude sentir esa pena por la que todos pasan al intentar saber si el sentimiento tiene real peso o es una mera ilusión fabricada para llenar el espacio que, a ojos del resto, se llena con cualquier cosa. Entre salir del colegio y entrar a la universidad me ocurrieron hechos imprevistos: supe a quien puedo acudir cuando la angustia me carcoma, y a quien puedo confiar eso tan importante y tan secreto. Siento que me apresuré en rescatar a los que poco a poco se iban alejando, tal vez por temor a quedarme solo (u olvidado), pero luego comprendí de golpe que el temor no me dejaba ver, que los amigos nunca se alejaron, siempre se mantuvieron girando a mi alrededor, y el resto no importa. Porque si sabes lo que es la dignidad, y conoces lo mal que se siente mentirse a uno mismo, sabrás que no hay necesidad de buscar por algún maldito interés una relación (cualquiera que sea) que, tú sabes, será tan ficticia como irreal, porque a veces SOLO es mejor que MAL ACOMPAÑADO. Pero calma, que a veces uno no está tan solo, es que a veces la vista engaña, pero nada que unos buenos lentes no arreglen, y aunque a veces darse cuenta duele, en este caso el fin justifica los medios, los amigos de verdad nunca defraudan, y si lo hacen, para eso existe el perdón (porque nunca está de más olvidar ciertas cosas, no hay que ser tan severo ni rencoroso n_n). En fin, todo tiene sus matices, y equivocarse es tan humano como necesario hallar a la otra mitad. Como me gustaría creer que si pidiera una mano, de pura buena voluntad me encontraría con una, dos y hasta con tres, pero ya no peco de ingenuo, que de tanto caminar ya me caí, y junto a mí, el sueño del “mundo feliz”, y aunque el golpe fue duro, como vez (y gracias a una buena ayuda) ya me levanté, y lo que no te mata... Nada más, espero que no lo malinterpretes, y que no te quedes con ese sabor que a nadie le gusta. Saludos.

33

La travesía
Podrías aparecerte, y acompañarme en mi travesía. El día, el tiempo es superfluo, pero cada acción cometida, voluntaria o no, no sería sin el tiempo. El dolor es tan largo como cortos tus besos tibios. Todo el mundo se aglomera en una sola avenida, para yo, incómodo, cruzar… A pagar una cuenta, a postear en un blog, a consultar al mesón de neurocirugía porqué no me han llamado, al instituto para saber cuando entro a clases. Consulto… Espero… Preguntan… Leo revista del '99… Responden… Un adiós ficticio. Aquí no hay lobos, rateros si. Podrías aparecerte, y acompañarme en mi travesía. Y simplemente, más que un sueño, una pobre ilusión. ¡Qué tiemble que lo soporto!

34

Tras el caos
Colectivo, Matta, colectivo. Nunca el color fue tan sincero o el estanque tan profundo, tan intro a tan exo. Viajero de ojos cerrados, Santiago, París, Berlín, New York... Si Dios no juega a los dados ¿póquer quizás? Y así, dentro de uno, universo. Lo inmediato florece y sangra para nunca más callar, para hablar de algún momento. Matta, viajero nativo. En circos, instantes fugases. Solo expresión: derecho humano, solo arte: don divino.

35

36

Agradecimientos
A los usuarios/lectores/amigos de sitios en los cuales publiqué algunas de estas obras, como Blogger, Vootext, Orkut y Yahoo! Respuestas, y que fueron de gran ayuda para motivarme a hacer este poemario, como un aficionado más. Espero que muchos de los usuarios/lectores/amigos que alguna vez comentaron alguno de mis textos se atreva a sacar su libro, que lectores no les van a faltar. A la familia, que nuca se quejó de que me pasara escribiendo el día entero, al contrario, solo recibí su apoyo, pero en especial a tres personas muy importantes, a Héctor, Jerman y Julia Fuentes, escritores de toda la vida, y de los cuales aseguro saqué, al menos, las ganas de escribir. Mil gracias, buena lectura, arcades ambo.