Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Fecha captura: URL Original: Recopilado por: Título: Asunto:

02/05/2005 Fecha artículo: http://www.lalecheleague.org/Lang/NBNovDec95.html Administrator Autor artículo: Artículos sobre chupetes y lactancia materna Recopilaciones sobre el uso del chupete

Artículo Internet

Desde Dic. 1995

http://www.clubdelateta.com
El contenido de este artículo esta recogido a través de canales públicos vía Internet de acceso general. La publicación en este documento es meramente de difusión pública debido a su interés en opinión del recopilador y debe ser acogida como tal. Gracias.

CHUPETES: ¿SÍ O NO? (PACIFIERS: YES OR NO?).............................................. 2 ¿ES ADECUADO QUE UNA MADRE LACTANTE OFREZCA UN CHUPETE A SU BEBÉ? ........................... 2 BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................. 4 ENSAYO CLÍNICO ALEATORIO DEL USO DEL CHUPETE Y ALIMENTACIÓN CON BIBERÓN O CON VASITO Y SUS EFECTOS EN LA LACTANCIA MATERNA....................... 5 OBJETIVO:......................................................................................................... 5 RESULTADOS: ..................................................................................................... 5 CONCLUSIONES: .................................................................................................. 5 USO DEL CHUPETE: BENEFICIOS Y RIESGOS ..................................................... 6 INTRODUCCIÓN ............................................................................................ 7 BENEFICIOS DEL USO DE CHUPETE.................................................................. 7 Efecto tranquilizante del chupete ..................................................................... 7 ¿Pulgar o chupete? ........................................................................................ 7 Prevención del síndrome de muerte súbita dellactante ........................................ 7 Estímulo del recién nacido pretérmino............................................................... 8 RIESGOS DEL USO DEL CHUPETE..................................................................... 8 Malformaciones dentarias: maloclusión ............................................................. 8 Otitis media aguda......................................................................................... 8 Relación con el cociente intelectual................................................................... 9 Duración breve de la lactancia materna............................................................. 9 Reflujo gastroesofágico................................................................................... 9 Síndrome del biberón o del chupete................................................................ 10 òlceras orales palatinas de etiología traumática: afta de Bednar ......................... 10 Accidentes infantiles..................................................................................... 10 Candidiasis oral resistente............................................................................. 10 Contaminación química................................................................................. 10 Hipersensibilidad al látex .............................................................................. 10 Alteraciones del sueño.................................................................................. 11

Página 1 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Chupetes: ¿Sí o no? (Pacifiers: Yes or No?)
Gwen Gotsch Oak Park, Illinois, EE.UU. NEW BEGINNINGS, Nov.-Dec. 1995 A favor: Los bebés necesitan succionar. Succionar les calma y tranquiliza. El pecho de la madre no siempre está disponible. Los chupetes son un sustituto práctico. En contra: Los chupetes son pezones artificiales y pueden confundir al bebé, lo cual desemboca en una succión ineficaz al pecho. Los chupetes disminuyen la cantidad de tiempo que el bebé mama y esto puede afectar la provisión de leche de la madre. ¿Es adecuado que una madre lactante ofrezca un chupete a su bebé? La respuesta es... a veces. En muchas partes del mundo angloparlante los chupetes se llaman dummies. Imitan el pecho de la madre, igual que los maniquíes imitan a seres humanos en los escaparate o en pruebas de accidentes automovilísticos. Hay ocasiones en que los maniquíes cumplen una función positiva y útil, también hay veces en que un maniquí sencillamente no basta. Los bebés tienen el instinto de succionar. Sin este instinto quizá no obtendrían el alimento que necesitan para crecer y abrirse camino. Además, la succión les calma. Su ritmo estable, la concentración en una tarea y la placentera estimulación de las extremidades nerviosas les ayudan a sobreponerse y a superar las muchas perturbaciones de un mundo grande y confuso. Hubo un tiempo en que los "expertos" fruncían el ceño ante el uso de chupetes. Estos mismos consejeros también disuadían a los padres de coger en brazos a un bebé que llorara. Afortunadamente, el mundo ha aprendido a tolerar un poco más las necesidades de los bebés, incluida la de succionar. Es muy posible que todos los recién nacidos de un hospital, alineados con aire satisfecho junto a la ventana del nido, lleven chupete. Pero... un momento. ¿Qué hay de malo en esa imagen? Los chupetes son pezones artificiales. Y los pezones artificiales, ya sean tetinas o chupetes, pueden interferir en la lactancia. Es uno de los problemas de ofrecer el chupete a un bebé lactante, especialmente si todavía no domina la técnica de mamar. Succionar un pezón artificial es diferente a succionar el pecho. El pezón artificial ya está formado y es bastante rígido. El pecho es blando y flexible. Para agarrarse al pezón, el bebé debe abrir mucho la boca; el pezón se coloca en la parte posterior de la boca, alejado del movimiento de las encías y de la lengua. Es fácil meterle al bebé un chupete en la boca aunque la tenga cerrada. Los músculos de la boca, la cara y la lengua se mueven de forma diferente cuando succionan un pezón artificial; el movimiento que sirve para beber de un biberón o calmarse con un chupete no lograría sacar leche de un pecho. En los primeros días, pasar constantemente del pecho a un pezón artificial y viceversa es demasiado pedir de un bebé que aún está aprendiendo a mamar. Los bebés que intentan succionar el pecho del mismo modo que succionan una tetina o un chupete se frustran

Página 2 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

rápidamente y lloran, se ponen nerviosos o rechazan el pecho. No sacan mucha leche y les cuesta aprender a mamar de forma eficaz. Succionar un chupete también puede interferir con el suministro de leche de la madre y, en última instancia, con el crecimiento del bebé. Los bebés que satisfacen parte de sus necesidades de succión con un pezón artificial pasan menos tiempo estimulando el pecho, lo que posiblemente interfiere con la producción de leche. Si se interrumpen las tomas y se le ofrece un chupete al bebé, éste puede verse privado de la leche que se produce al final de la toma, alta en calorías y grasa y muy importante para el crecimiento. Un reciente estudio llevado a cabo en Brasil ha descubierto que los bebés a los que se ofrece el chupete antes del primer mes corren un mayor riesgo de destete durante los siguientes 24 meses (Victora 1993). El chupete puede suponer un riesgo para los bebés amamantados. No sirven para reconfortar a un recién nacido y las madres deberían evitarlos hasta que la lactancia esté bien establecida, al menos durante las primeras tres o cuatro semanas. No debe ofrecerse un chupete a los bebés que tienen problemas para aprender a agarrarse al pecho o succionar correctamente, ni a bebés cuya madre está preocupada por la provisión de leche o porque su bebé se pone nervioso al mamar. Lo que debe ofrecerse a los recién nacidos que necesitan succionar es el pecho de su madre. Algunos bebés maman casi continuamente o durante largos períodos de tiempo los primeros días. Es bueno para ellos. Se benefician del calostro y de una abundante provisión de leche al cabo de los pocos días. Se ahorran la agonía física y emocional de llorar. Aprenden a tranquilizarse. Por supuesto, los bebés tienen que estar con su madre si dependen de la lactancia para reconfortarse. Lo primero es no permitir que se dé la clase de separación postparto entre madre hijo que convierte el chupete en algo útil. Y prestando la debida atención a la postura, a cómo se agarra el niño y a si succiona bien, el dolor de los pezones puede reducirse al mínimo e incluso evitarse por completo. Cuando crece, es posible que el bebé necesite succionar aun teniendo la tripita llena: quizá necesite dormir o despertarse, o simplemente relajarse. Esta succión de consuelo es diferente a la succión activa y vigorosa con la que el bebé extrae la leche para saciar su hambre. En este momento es posible que algunas madres decidan utilizar chupete. Sin embargo, los bebés amamantados pueden consolarse también con el pecho de su madre, ya que el flujo de la leche materna se reduce a un pequeño goteo cuando la succión del bebé pierde intensidad. Los bebés pueden continuar succionando sin empacharse y sin tragar mucho aire. Las tetinas no poseen este sistema de regulación controlado por el bebé. La leche fluye a un ritmo regular, por lo que el bebé saciado que desea succionar durante diez minutos más puede acabar sobrealimentado, con burbujas de gas y potenciales regurgitaciones. Aquí es donde un chupete puede satisfacer una necesidad importante. Los chupetes también pueden ser útiles para un bebé amamantado. Pueden calmarle cuando su madre no puede amamantarle en un momento dado, porque está conduciendo, pagando en el supermercado o atendiendo a un hijo mayor. Pueden calmar a un bebé con cólicos cuya madre tiene los brazos, los pechos y la paciencia gravemente sobrecargados. Pueden reconfortar a un bebé que, por una u otra razón, está demasiado alterado o
Página 3 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

nervioso para mamar. Las madres de gemelos encuentran útiles los chupetes cuando un bebé tiene que esperar mientras su madre se hace cargo del otro. Los hospitales utilizan chupetes con bebés prematuros, para estimular el reflejo de succión y ayudarles a asociar la succión con el suministro de alimento, incluso cuando se alimentan por sonda. El uso frecuente de chupetes puede crear pequeños "adictos" a los que rara vez se ve sin su "enchufe" en la boca. El abuso del chupete también puede crear problemas de lactancia, así que las madres preocupadas por su provisión de leche o con bebés reticentes a tomar el pecho deben reconsiderar sus decisiones sobre el chupete y el biberón. Sin embargo, es la madre la que conoce mejor a su bebé. Con una buena información sobre el uso del chupete, podrá tomar la decisión acertada para su familia. Tanto los chupetes como la succión de consuelo al pecho tienen su lugar. Hay momentos en que un chupete puede sustituir el pecho de la madre, calmar la inquietud de un bebé y restablecer la paz para todos. La succión de consuelo ayuda a asegurar un abundante suministro de leche y proporciona sensaciones cálidas a la madre y al bebé. Cuando el chupete se utiliza juiciosamente, la madre puede ambas alternativas. BIBLIOGRAFÍA Anderson G.C., Pacifiers: the positive side, MCN 1986; 11:122-24. Newman, J. Breastfeeding problems associated with the early introduction of bottles and pacifiers, J Human Lact 1990; 6:59-63. Victora, C.G., Tomasi, E., Olinto, M.T.A. y Barros, F.C. Use of pacifiers and breastfeeding duration, Lancet 1993; 341:404-6. Nota del Editor: Muchas gracias a Anne Grider de Woodstock, Georgia, por las ideas que ha aportado para este artículo. Traduccion por Pilar García-Romeu.
Última fecha de modificación 26/12/01 por sak.

Página 4 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Ensayo clínico aleatorio del uso del chupete y alimentación con biberón o con vasito y sus efectos en la lactancia materna.
http://www.lacmat.org.ar/enred/bol_35/35actual.htm Cynthia R. Howard, MD, MPH; Fred M. Howard, MD; Bruce Lanphear, MD, MPH; Shirley Eberley, MS; Elisabeth A. deBlieck, MPA; David Oakes, PhD y Ruth A. Lawrence, MD. Pediatrics 2003;111:511–518 Resumen:

Objetivo:
A fin de incrementar las prácticas de lactancia materna, la Organización Mundial de la Salud desalienta el uso del chupete y la alimentación con biberón. No obstante, el efecto de los objetos artificiales de succión en la duración de la lactancia materna no es definido de manera adecuada. En el presente estudio se evaluaron los efectos de la exposición a dos tipos de objetos artificiales de succión sobre la duración de la lactancia materna: 1) alimentación con vasito frente a alimentación con biberón para la provisión de suplementos en el hospital e 2) introducción precoz del chupete (2-5 días) y tardía (más de 4 días). Métodos: Se asignó en forma aleatoria a un total de 700 recién nacidos amamantados (36-42 semanas, peso al nacer > ó = 2.200g) a 1 de los 4 grupos de intervención: biberón/introducción precoz del chupete (n=169), biberón/ introducción tardía del chupete (n=167), vasito/ introducción precoz del chupete (n=185) o vasito/ introducción tardía del chupete (n=179). La intervención vasito/biberón se utilizó para aquellos lactantes que recibieron la fórmula: vasito (n=251), biberón (n=230). Se recogieron datos al momento del parto y a las 2, 5, 10, 16, 24, 38 y 52 semanas del puerperio. Se evaluaron los efectos de la duración de la lactancia materna mediante la utilización de una regresión logística y un análisis de supervivencia.

Resultados:
Los suplementos, independientemente de la vía utilizada para proporcionar el alimento (vasito o biberón), tuvieron un efecto perjudicial en la duración de la lactancia materna. El número de suplementos modificó los efectos; la duración de la lactancia materna exclusiva y completa se prolongó en el caso de los lactantes alimentados con vasito a quienes se les proporcionaron más de 2 suplementos. Entre los lactantes nacidos por cesárea, la alimentación con vasito prolongó significativamente la duración de la lactancia materna exclusiva, completa y total. La lactancia materna exclusiva a las 4 semanas era menos común entre los lactantes expuestos al uso del chupete (grupo con uso precoz del chupete; razón de productos cruzados (OR): 1,5%; intervalo de confianza 95%: 1,0-2,0). El uso precoz del chupete, así como también el uso tardío del mismo, redujo la duración total de la lactancia materna (razón de riesgo ajustada: 1,22; intervalo de confianza 95%: 1,031,44) pero no afectó la duración de la lactancia materna exclusiva o completa.

Conclusiones:
No se observó ventaja alguna proporcionada por suplementos administrados con vasito para la población general de lactantes amamantados saludables, a pesar de que habría beneficiado a las madres y los lactantes que precisaron diversos suplementos o nacieron por cesárea. El uso del chupete en el período neonatal perjudicó la lactancia materna exclusiva y total. Estos hallazgos apoyan las recomendaciones que sugieren evitar que los lactantes amamantados sean expuestos al uso de objetos artificiales de succión en el período neonatal.

Página 5 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Uso del chupete: beneficios y riesgos
Viernes 01 Diciembre 2000. Número 06- Volumen 53 p. 580 - 585 Artículo especial Uso del chupete: beneficios y riesgos L Martínez Sáncheza EP Díaz Gonzáleza S GarcíaTornel Florensaa J Gaspà Martía
a

Unidad Integrada de Pediatría Hospital Sant Joan de DéuHospital Clínic. Universidad de Barcelona.

http://work.doyma.es/cgi-bin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista_imprimir.fulltext?pident=13036

El uso del chupete como objeto reconfortante en la infancia es una práctica ampliamente extendida en las sociedades civilizadas. La conveniencia de utilizar o no el chupete es una cuestión debatida. Algunos aspectos como su forma, material o el tiempo de empleo son polémicos. Existen numerosos datos acerca de posibles efectos beneficiosos, pero también una larga lista de procesos que se le han asociado. Su efecto tranquilizante es el aspecto beneficioso más ampliamente reconocido; la posible relación con una menor incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante el más novedoso. Entre los riesgos de este hábito de succión no nutritiva destacan el fracaso de la lactancia materna, las malformaciones dentarias, la asociación con otitis aguda media de repetición y el riesgo de accidentes. El desarrollo de hipersensibilidad al látex, policaries, úlceras orales traumáticas o alteraciones del sueño son otros posibles riesgos. La asociación con un menor coeficiente de inteligencia en el adulto es discutida. La revisión de las ventajas y desventajas del uso del chupete no aporta datos suficientes para estimular ni prohibir este hábito, pero sí para realizar firmes recomendaciones en cuanto a no iniciar su uso antes de los 15días de vida, restringirlo a partir de los 8meses y suprimirlo al año. Los pediatras deben conocer y recomendar sólo los chupetes que cumplan las normas de seguridad. Palabras clave: Chupete. Morbilidad. Hábitos. Succión. Infancia. PACIFIER USE. RISKS AND BENEFITS The use of a dummy as a comforting object in childhood is widespread in civilized societies. The advisability of this practice, as well as the shape, material, or time of use of these objects, is controversial. Data on the possible beneficial effects of these objects are numerous, but there is also a long list of disorders which have been associated with their use. Their soothing effect is the most widely recognized beneficial effect and the possible relationship with a lower incidence of sudden infant death syndrome is the newest. The most important risks of this nonnutritive sucking habit are failure of breastfeeding, dental deformities, recurrent acute otitis media, and the risk of accidents. The development of latex allergy, tooth decay, oral ulcers and sleep disorders are other possible problems. The association with a lower intelligence quotient is disputed.Insufficient data are provided by a review of the pros and the cons of dummy use to encourage or discourage this habit. However, there are sufficient data on which to base firm recommendations such as not starting their use in the first days of life, restricting use after the age of 8months and withdrawing these objects at the age of 1year. Pediatricians should be aware of and recommend only dummies that meet safety requirements. Key words: Pacifier. Morbidity. Suction. Habits. Children. Baby care. An Esp Pediatr 2000; 53: 580 - 585

Página 6 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

He sido incapaz de encontrar información de la historia del chupete. R.S. Illingingwoth1 INTRODUCCIÓN El chupete es uno de los componentes que no suele faltar en la "canastilla" o equipaje del recién nacido y, por lo general, se estrena ya en las primeras horas o días de vida. La succión no nutritiva de dedos, chupete y otros objetos no relacionados con la ingesta de nutrientes se considera una actividad normal en el desarrollo fetal y neonatal. Se inicia en el útero y persiste hasta los 12meses de edad, siendo la necesidad de succionar más intensa durante los primeros meses de vida. Este reflejo primario de succión permite al recién nacido alimentarse y sobrevivir y además le calma y le conforta. El uso del chupete como objeto reconfortante en la primera infancia constituye una práctica ampliamente extendida. Cahuana et al2 han estudiado en la población infantil de un municipio catalán la prevalencia de los hábitos de succión no nutritiva y han obtenido resultados del 84%, un 77,5% por succión exclusiva del chupete y el 6,5% por succión digital. Estos datos son similares a los obtenidos en otros estudios recientes y demuestran que el empleo del chupete ha aumentado en los últimos tiempos3. En el estudio de Cahuana, el uso del chupete disminuía con la edad pero alrededor del 20% lo seguían utilizando a los 3años. Seguidamente se exponen algunos beneficios y riesgos de este hábito, que forma parte de la vida cotidiana del niño. BENEFICIOS DEL USO DE CHUPETE

Efecto tranquilizante del chupete En los primeros días de vida, se aconseja amamantar al recién nacido a la autodemanda para aportarle la cantidad de alimento correcta. El pequeño tiene además la necesidad de repetir con frecuencia la succión del pezón materno o bien sustituirlo por su propio pulgar o por un chupete; éste no debería ofrecérsele hasta que la lactancia materna estuviera bien establecida, en 2o 3semanas, para así no interferir con ella. Tras las primeras semanas, el lactante puede usar como reconfortante el mismo pezón materno, ya que la succión con este fin es mucho menos intensa y aporta poca leche y aire extras. Durante la lactancia materna el chupete también desempeña su papel, pues la madre no puede ofrecer el pecho en todos los momentos en que el niño desee succionar. Es un recurso de gran ayuda en niños con cólicos y muy irritables, en embarazos múltiples o en puerperios complicados4. Los niños alimentados con leche adaptada no deben usar el biberón para satisfacer su des eo de succión; la tetina no puede regular la cantidad de leche ingerida y el niño podría sobrealimentarse. En estos casos puede recurrirse al chupete como tranquilizante. El chupete puede ser útil como relajante, pero debe evitarse utilizarlo cada vez que el niño llore. El llanto es una de las formas de comunicación del niño y sus requerimientos se deben complacer hablándole, meciéndole o jugando con él. ¿Pulgar o chupete? Un método alternativo al chupete es la succión del propio pulgar. Sobre las ventajas e inconvenientes del uno sobre el otro se ha discutido ampliamente. Si bien en un principio se consideró que la succión del pulgar se asociaba a mayor número de deformidades dentarias, en la actualidad algunos odontólogos pediátricos opinan que éstas se observan con igual frecuencia en los niños que usan chupete, incluso modelos ortodóncicos. El pulgar, a diferencia del chupete, no se pierde durante la noche ni se cae continuamente al suelo convirtiéndose en objeto contaminado. Por último, el uso del pulgar es regulado por el niño, quien decide cuándo desea succionar y aprende a tranquilizarse él solo. Este hecho, que se ha apuntado como gran ventaja, se convierte en inconveniente para abandonar los hábitos de succión no nutritiva pues no permite una intervención directa de los padres5. Prevención del síndrome de muerte súbita dellactante Numerosos estudios han relacionado el uso del chupete con una menor incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante. El uso del chupete, en el momento del fallecimiento por este síndrome de los casos
Página 7 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

estudiados, resulta significativamente menor que en los casos control; tras considerar posibles factores de confusión (edad materna, educación, lactancia materna, posición del niño durante el sueño e irritabilidad) el uso del chupete seguiría siendo un hábito protector6. 7,8 Estudios posteriores apoyan esta conclusión y apuntan como posible mecanismo el impedimento de que la lengua caiga hacia atrás obstruyendo las vías respiratorias. Por otra parte, la succión del chupete favorece el control de la respiración disminuyendo los períodos de apnea a la vez que, por razones de comodidad, los niños que usan el chupete no duermen en decúbito prono, posición que aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita. Estímulo del recién nacido pretérmino Diversos autores han valorado el interés de los métodos de succión no nutritiva en los recién nacidos pretérmino alimentados por sonda nasogástrica9,10. Concluyen que éstos aceleran la maduración del reflejo de s ucción, con lo que se consigue antes una succión organizada, lo cual facilita una transición más rápida a la alimentación oral. Estos niños presentan además menor tiempo de tránsito intestinal y una mayor ganancia ponderal que supone estancias más breves y menos costosas en el hospital. Los mecanismos por los cuales la succión no nutritiva acelera el incremento de peso no están claros. La disminución del grado de actividad, con ahorro de energía y una mejor absorción de las grasas gracias a la lipasa lingual podrían estar implicadas. Otros autores estudian el efecto de la succión no nutritiva en los recién nacidos pretérmino sometidos a procedimientos invasivos como el sondaje nasogástrico. Los resultados indican que este hábito tiene un claro efecto sobre el comportamiento, con una disminución del estrés. No afecta, sin embargo, a las respuestas fisiológicas que aparecen en estas situaciones como bradicardia, disminución del tono vagal y desaturación de oxígeno11. RIESGOS DEL USO DEL CHUPETE

Malformaciones dentarias: maloclusión Los hábitos de succión no nutritiva se han relacionado con las maloclusiones dentarias: mordida abierta anterior y mordida cruzada posterior. La primera es la maloclusión más frecuente y tiende a mejorar al abandonar e l chupete. La segunda es una maloclusión más grave y permanente, que puede repercutir en el crecimiento craneofacial. Se ha correlacionado de manera muy significativa2 el uso del chupete y la mordida cruzada posterior, sobre todo cuando el hábito se prolonga más allá de los 36meses. Se considera que tal relación se debe a que la posición bucal del chupete conlleva un desplazamiento de la lengua sobre la mandíbula y una elongación de los músculos orbiculares y buccinador. Estos cambios provocan un aumento de la distancia transversal mandibular y a una disminución de la distancia transversal maxilar. Los niños succionadores, además, sufren una alteración de la flora bacteriana y una hipertrofia del sistema linfático por lo que suelen presentar una respiración bucal, lo cual también influye en el desarrollo de las maloclusiones. Otitis media aguda La bibliografía revisada3,12 demuestra que la utilización del chupete constituye un factor de riesgo de otitis media aguda, en particular de episodios recidivantes (es decir, más de tres). El uso del chupete hace que el niño con una infección de vías respiratorias altas sea más susceptible a la otitis media aguda, porque le modifica la colonización oral y nasofaríngea y aumenta el transporte de los agentes patógenos al oído (la succión, con las fosas nasales bloqueadas, puede aumentar el reflujo de las secreciones orofaríngeas al interior de la cavidad del oído medio). Además, la succión frecuente del chupete puede ser perjudicial para el buen funcionamiento de la trompa de Eustaquio. Algunos autores apuntan que puesto que la otitis media aguda es responsable de grandes pérdidas económicas y puede conducir a otopatía crónica, hipoacusia y retraso en el desarrollo del habla, el uso del chupete debería restringirse a los primeros 10meses de vida, cuando la necesidad de succión es mayor y la otitis media aguda infrecuente12. No se ha demostrado que el uso del chupete aumente la incidencia de infecciones respiratorias víricas.

Página 8 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Relación con el cociente intelectual Es difícil realizar un estudio fiable para demostrar una posible correlación entre el uso del chupete en la infancia y el posterior cociente intelectual (CI) del adulto. En algunos estudios, aunque se admite que este hábito es claramente más frecuente en niños de clases sociales bajas, con numerosos hermanos o con madres muy jóvenes, se demuestra que el uso del chupete es un fuerte predictor del CI13. El efecto relajante del chupete, que provocará una disminución del interés del pequeño por su e ntorno y de los estímulos por parte de los padres (en comparación con un bebé irritable que reclama su atención) podría explicar un CI inferior en los niños que han abusado del chupete. Se considera también que el chupete podría ser un factor de confusión en la relación lactancia artificialCI bajo dado que su uso hace más difícil el éxito de la lactancia materna. Tales afirmaciones no se han aceptado ampliamente. Por el contrario, varios autores consideran que la relación entre el chupete y el CI no es significativa y que debería comprobarse en estudios más amplios y prospectivos14,15. Desde el punto de vista neurofisiológico se ha demostrado que si bien durante la lactancia se produce un aumento en la amplitud del electroencefalograma (EEG) correspondiente a áreas corticales posteriores (de mayor intensidad si la lactancia es materna), la succión del chupete no altera la actividad eléctrica cerebral16. Duración breve de la lactancia materna El uso del chupete se relaciona con una duración más breve de la lactancia materna. El recién nacido que usa chupete presenta una "confusión de pezón", ya que la succión del chupete requiere un patrón de succión distinto que puede interferir en la adquisición de la técnica oral necesaria para la lactancia mater na17. El chupete puede interferir también en la producción de leche materna y, en consecuencia, en el crecimiento del lactante4,18. El niño que satisface parte de sus necesidades de succión con métodos no nutritivos estimula durante menos tiempo el pezón materno, el número de tomas es menor y también la producción de prolactina. Se reduce el tiempo que dura cada toma de modo que el niño no ingiere la leche final, rica en grasas y calorías. La leche obtenida, por lo tanto, pierde tanto en cantidad como en calidad dejando al niño más hambriento e irritable y esto induce a los padres a introducir la lactancia artificial. Se ha estudiado si la relación chupetelactancia materna breve es siempre causal o si, por el contrario, las dificultades para la alimentación y las características de la conducta de la madre pueden llevar, en ocasiones, al uso del chupete acortándose así la lactancia materna19. Teniendo en cuenta una serie de datos etnográficos y epidemiológicos, se ha llegado a la conclusión de que la interrupción de la lactancia materna puede inducir al inicio del uso del chupete para completar las necesidades de succión del niño. También se ha comprobado que las madres que estimulan de forma activa el uso del chupete presentan una serie de rasgos conductuales y socioculturales peculiares como un estilo rígido de lactancia, intensas expectativas en cuanto al crecimiento y desarrollo del niño o reacciones de ansiedad frente al llanto, que se asocian a un tiempo de lactancia más breve. En consecuencia, el chupete parece contribuir a un destete más precoz en un grupo de mujeres que se encuentran incómodas con la lactancia materna, aunque no influya sobre la duración de ésta en las madres con autoconfianza. En consecuencia, el chupete podría considerarse un factor contribuyente más que una causa suficiente para que finalice precozmente la lactancia. El uso intenso del chupete constituye un excelente marcador para identificar a las madres e hijos que tienen dificultades para la lactancia materna, hacia los cuales deben dirigirse las acciones de apoyo. Reflujo gastroesofágico Hipotéticamente los hábitos de succión no nutritiva pueden tanto aumentar como disminuir la frecuencia y/o duración de los episodios de reflujo gastroesofágico (RGE). Esto se debería respectivamente a la relajación del esfínter esofágico inferior y al aceleramiento del aclaramiento del material refluido al esófago. Los estudios llevados a cabo20 demuestran que, a corto plazo, el uso del chupete en decúbito prono aumenta el RGE posprandial debido al d escenso del tono del esfínter esofágico. Sin embargo, si el niño está sentado la frecuencia de reflujo disminuye, lo que se atribuye a causas indirectas como la disminución del llanto con una menor frecuencia de contracciones abdominales. No se ha demostrado ningún impacto de la succión en el aclaramiento esofágico. Se recomienda por lo tanto que los niños afectados de RGE patológico eviten el chupete en posición prono y que se considere el posible beneficio del uso de éste cuando la sedestación sea necesaria.

Página 9 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Síndrome del biberón o del chupete El llamado síndrome del biberón o del chupete es la presencia de policaries en la dentición provisional debida a la utilización prolongada del biberón o chupete lleno o impregnado, respectivamente, de productos azucarados. La distribución topográfica de las lesiones es característica, de modo que los incisivos maxilares son los primeros en afectarse, seguidos de los molares maxilares. La lesión más tardía de las piezas inferiores se explica por la posición protectora de la lengua durante la succión, recubriendo el bloque incisivocanino mandibular. La secreción continua de las glándulas salivales labiales inferiores contribuye a mantener un pH local superior que protege de la desmineralización del esmalte. La prevalencia varía enormeme nte en las diferentes áreas geográficas con gran influencia de factores socioculturales, incluidos la prolongación de la lactancia más allá de los 12meses de vida y la instauración tardía de la higiene bucodentaria21. Como consecuencia de este síndrome pueden aparecer infecciones locales y generales, malformaciones dentarias, trastornos en la alimentación con la consecuente afectación del desarrollo pondoestatural y fragilidad de las piezas dentarias permanentes, con mayor riesgo de caries. De todo lo expuesto, se desprende la importancia de una correcta prevención, concienciando a los padres de la necesidad de instaurar la higiene dentaria desde la aparición de los primeros dientes y de evitar los malos hábitos alimentarios y de succión. òlceras orales palatinas de etiología traumática: afta de Bednar La afta de Bednar es una úlcera oral de gran tamaño localizada en el tercio posterior del paladar, debida al efecto traumático de la tetina del biberón durante la lactancia y/o al uso intenso de chupetes no ortodóncicos22. Puede ser única o simétrica, con tendencia a confluir y presentar un aspecto necrótico por la frecuente presencia de un exudado grisáceo o serosanguinolento, con un halo hiperémico periférico. El curso es insidioso, por lo general afebril, s i bien en algunas ocasiones puede sobreinfectarse apareciendo secreción purulenta, fiebre y linfadenitis. Fisiopatológicamente se ha relacionado con el uso de biberones con un orificio muy estrecho, posición horizontal del niño durante la lactancia y succión constante del chupete o de modelos no ortodóncicos. Accidentes infantiles El borde relativamente cortante del escudo rígido de un chupete puede ocasionar laceraciones faciales nasales, tras producirse una caída con impactación de éste. De forma característica estas lesiones presentan una morfología que coincide con la silueta del chupete23. La costumbre de colgar el chupete mediante una cuerda alrededor del cuello del niño, para evitar que caiga al suelo y se ensucie o se pierda, puede provocar de forma accidental la estrangulación del pequeño. La aspiración de una parte del chupete, con la consiguiente obstrucción de las vías respiratorias, asfixia y muerte del niño, es otro posible accidente relacionado con este hábito de succión. El riesgo es mayor cuando se usan chupetes de varias piezas, como los fabricados en casa con una tetina unida al tapón de plástico de un biberón24. Candidiasis oral resistente En algunos casos de candidiasis oral resistente al tratamiento antimic ótico habitual, el análisis del chupete ha revelado la presencia de colonias de Candida albicans25. La retirada del objeto contaminado es indispensable y suficiente para la resolución de la infección oral sin la necesidad de nuevos tratamientos. Algunos estudios26 han demostrado que el uso del chupete aumenta la aparición de colonización oral por Lactobacillus y Candida, lo cual puede influir sobre la producción de caries. Contaminación química Se ha detectado la presencia de nitrosaminas y sus precursores en algunas tetinas de goma. Apesar del potencial efecto carcinógeno de tales sustancias, se desconoce el significado a largo plazo de este hecho23. Hipersensibilidad al látex En los últimos 10años se ha asistido a un incrementode la incidencia de hipersensibilidad al látex. Es un
Página 10 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

tema de gran interés pediátrico por la gran difusión de productos derivados del látex de goma natural tanto en el medio doméstico (guantes, preservativos, globos, chupetes, tetinas, etc.) como en el hospitalario, y por la existencia de grupos de riesgo, constituidos por personas sometidas a exposiciones repetidas al látex; en pediatría, pacientes que por su enfermedad precisan numerosos procedimientos médicoquirúrgicos, como los niños co n espina bífida27. Otro punto de interés es la gravedad de algunas de las manifestaciones clínicas, que pueden variar de eccema a crisis asmática o anafilaxia. Se han descrito algunos casos de lactantes que utilizaban chupete y/o tetinas de látex con eccema atópico grave y rebelde a la eliminación de otros alergenos. Todos ellos presentaron prick test positivo y/o detección de inmunoglobulina E (IgE) específica frente al látex, y la retirada del chupete condujo a la resolución de las lesiones28. Es posible que la sensibilización al látex mediante el uso de chupete se produzca desde la primera infancia y, por lo tanto, ésta sería un proceso que debería tenerse en cuenta ante la aparición de eccema, urticaria o anafilaxia en un lactante. En estudios posteriores la asociación entre el uso de chupetes y la hipersensibilidad al látex no ha podido confirmarse29. Alteraciones del sueño Se ha comprobado que los niños que se succionan el pulgar o usan un objeto confortante se despiertan menos durante la noche. Sin embargo, el uso del chupete no tiene un efecto paralelo: las pérdidas frecuentes del chupete durante la noche crean irritabilidad en el pequeño y alteran su descanso nocturno30. También se ha detectado, en algunos est udios31, una mayor incidencia de uso del chupete en los niños roncadores, apuntándose una posible relación con los trastornos respiratorios durante el sueño. En conclusión, no existen pruebas suficientes para potenciar o rechazar el uso del chupete. Sin embargo, sí debe hacerse hincapié en la importancia de no iniciar su empleo antes de los 15días de vida, de restringirlo a partir de los 8meses y suprimirlo al año. Del mismo modo, hay que insistir en que sólo se utilicen los chupetes que cumplan las normas de seguridad que se exponen en la tabla1, y en que se cuide de manera rigurosa su higiene para evitar posibles infecciones bucodentarias. Por último, debe recordarse que si bien el chupete es un recurso para tranquilizar al niño, nunca debe ser el único.

Referencias Bibliográficas: 1. The normal child, 7. ed. Edinburg: Longman Group, 1979; 280. 2. Hàbits de succió no nutritiva en edat preescolar i la seva relació amb les maloclusions. Estudi prospectiu de 200nens. Hàbits de succió no nutritiva en edat preescolar i la seva relació amb les maloclusions. Estudi prospectiu de 200nens. Ped Cat 1998; 58: 332337. 3. Pacifier use and morbidity in the first six months of life. Pacifier use and morbidity in the first six months of life. Pediatrics 1999; 103: 34. 4. Pacifiers: yes or no? New Beginnings 1995; 12: 172173. 5. La salud de tu hijo, 1. ed. Barcelona: Planeta, 1993; 191193. 6. Dummies and the sudden infant death syndrome. Dummies and the sudden infant death syndrome. Arch Dis Child 1993; 68: 501504. 7. Is the use of dummy or carrycot of importance for sudden infant deth syndrome? Eur J Pediatr 1997; 156: 968970. 8. Pacifier use and sudden infant death syndrome: results from the CESDI/SUDI case control study. Pacifier use and sudden infant death syndrome: results from the CESDI/SUDI case control study. Arch Dis Child 1999; 81: 112116. 9. Nonnutritive sucking during gavage feeding enhances growth and maduration in premature infants. Nonnutritive sucking during gavage feeding enhances growth and maduration in premature infants. Pediatrics 1983; 71: 4145. 10. Nonnutritive sucking during tube feedings: effects on preterm neonates in an intensive care unit. Nonnutritive sucking during tube feedings: effects on preterm neonates in an intensive care unit. Pediatrics 1982; 70: 381384. 11. Behavioral and physiologic effects of nonnutritive sucking during gavage feeding in preterm infants. Behavioral and physiologic effects of nonnutritive sucking during gavage feeding in preterm infants. Pediatr
Página 11 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Res 1994; 36: 207214. 12. Apacifier increases the risk of recurrent acute otitis media in children in day care centers. Apacifier increases the risk of recurrent acute otitis media in children in day care centers. Pediatrics 1995; 96: 884888. 13. Breastfeeding, dummy use and adult intelligence. Breastfeeding, dummy use and adult intelligence. Lancet 1996; 347: 10721075. 14. Breastfeeding, dummy use and adult intelligence. Breastfeeding, dummy use and adult intelligence. Lancet 1996; 347: 1765. 15. Breastfeeding, dummy use and adult intelligence. Breastfeeding, dummy use and adult intelligence. Lancet 1996; 347: 17641765. 16. The effect of nursing on the brain activity of the newborn. The effect of nursing on the brain activity of the newborn. J Pediatr 1998; 132: 646651. 17. Nipple confusion: toward a formal definition. Nipple confusion: toward a formal definition. J Pediatr 1995; 126: 125129. 18. The effects of early pacifier use on breastfeeding duration. The effects of early pacifier use on breastfeeding duration. Pediatrics 1999; 103: 33. 19. Pacifier use and short breastffeding duration: cause, consequence or coincidence? Pediatrics 1997; 99: 445453. 20. Effect of nonnutritive sucking on infant gastroesophageal reflux. Effect of nonnutritive sucking on infant gastroesophageal reflux. Pediatr Res 1988; 24: 3840. 21. Plaidoyer pour une prévention et une prise en charge précoce du syndrome du biberon. Plaidoyer pour une prévention et une prise en charge précoce du syndrome du biberon. Arch Pediatr 1999; 6: 218222. 22. Oral palatine ulcers of a traumatic nature in infants: Bednar's aphthae. Oral palatine ulcers of a traumatic nature in infants: Bednar's aphthae. Int J Pediatr Otorhinolaryngol 1996; 35: 3949. 23. Facial trauma from a rigid infant pacifier face shield. Facial trauma from a rigid infant pacifier face shield. Clin Pediatr 1993; 32: 558560. 24. Airway obstruction by a child's pacifier could flange desing be safer? Eur J Pediatr 1998; 157: 252254. 25. Resistant oral candidiasis in an infant due to pacifier contamination. Resistant oral candidiasis in an infant due to pacifier contamination. Clin Pediatr 1981; 20: 393. 26. Risk factors for colonization of salivary lactobacilli and candida in children. Risk factors for colonization of salivary lactobacilli and candida in children. Acta Odontol Scand 1997; 55: 513. 27. Hipersensibilidad al látex. Hipersensibilidad al látex. Bol Soc Pediatr Arag Rioj Sor 1997; 27: 6171. 28. Latex dummies like allergens. Latex dummies like allergens. Lancet 1992; 339: 16081609. 29. Development of latex allergy in children up to 5years of age a retrospective analysis of risk factors. Development of latex allergy in children up to 5years of age a retrospective analysis of risk factors. Pediatr Allergy Immunol 1998; 9: 3639. 30. Conforters and night waking. Conforters and night waking. Arch Dis Child 1989; 64: 16241626. 31. The epidemiology of sleep related breathing disorder in children. The epidemiology of sleep related breathing disorder in children. Int J Pediatr Otorhinolaryngol 1995; 32Suppl.: 6366.

Página 12 de 12 Artículos sobre chupetes y lactancia materna - Varios artículos