Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Fecha captura: URL Original: Recopilado por: Título: Asunto:

26/05/2005 Fecha artículo: (varias URL’s) Dani (trufito) Autor artículo: Parasomnias y terrores nocturnos Diversos artículos de internet sobre parasomnias

Artículo Internet

varios

http://www.clubdelateta.com

El contenido de este artículo esta recogido a través de canales públicos vía Internet de acceso general. La publicación en este documento es meramente de difusión pública debido a su interés en opinión del recopilador y debe ser acogida como tal. Gracias. Recopilación de diversos artículos recogidos a través de la red

Parasomnias y terrores nocturnos
Parasomnias y terrores nocturnos ............................................................................................................................... 1 Terrores nocturnos ................................................................................................................................................... 1 ¿Qué son los terrores nocturnos? (Night Terrors) ...................................................................................................... 1 ¿Cuánto dura? ...................................................................................................................................................... 2 ¿Cómo puedo cuidar a mi hijo? ............................................................................................................................... 2 ¿Cómo puedo ayudar a prevenir los terrores nocturnos? ............................................................................................. 2 ¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?............................................................................................... 3 Terrores nocturnos / Parasomnias ............................................................................................................................... 4 Posibles causas..................................................................................................................................................... 4 Entre los factores que pueden predisponer los terrores nocturnos son: ...................................................................... 4 Las personas con terrores nocturnos pueden presentar: .......................................................................................... 4 Para que estés bien ........................................................................................................................................... 4 Parasomnias ............................................................................................................................................................ 5 Criterios para el diagnóstico de F51.5 Pesadillas (307.47) ........................................................................................... 5 Criterios para el diagnóstico de F51.4 Terrores nocturnos (307.46)............................................................................... 5 Criterios para el diagnóstico de F51.3 Sonambulismo (307.46) .................................................................................... 5 Parasomnias ............................................................................................................................................................ 7 Pesadillas ............................................................................................................................................................ 7 Terrores nocturnos................................................................................................................................................ 7 Sonambulismo...................................................................................................................................................... 8 Parasomnia no especificada .................................................................................................................................... 8 Trastorno comportamental del sueño REM............................................................................................................. 9 Parálisis del sueño............................................................................................................................................. 9 Parasomnias .......................................................................................................................................................... 10 ¿Qué entendemos por parasomnias?...................................................................................................................... 10 ¿Cómo se diagnostican?....................................................................................................................................... 10 ¿Cómo se tratan?................................................................................................................................................ 10

Terrores nocturnos
http://www.med.umich.edu/1libr/pa/pa_bniteter_spg.htm

¿Qué son los terrores nocturnos? (Night Terrors)
Los terrores nocturnos son un trastorno hereditario en el cual el niño tiende a soñar durante el sueño profundo del que es difícil despertar. Esto sucede en el 2 por ciento de los niños y usualmente no lo provoca el estrés psicológico. Estar demasiado cansado puede provocar los terrores nocturnos. Los terrores nocturnos ocurren generalmente en niños de 1 a 8 años de edad.

Página 1 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

El terror nocturno comienza en general 1 a 2 horas después de acostarse y dura entre 10 y 30 minutos. Durante un terror nocturno, su hijo podrá: mostrarse agitado e inquieto, sin que uno pueda despertarlo ni calmarlo sentarse o correr inquieto por todas partes, posiblemente gritando o diciendo cosas sin sentido no parece darse cuenta de su presencia, aunque tenga los ojos abiertos y lo mire fijamente confundir objetos o personas en el cuarto por cosas peligrosas. A la mañana siguiente, su hijo no se acordará de lo que pasó.

¿Cuánto dura?
Los terrores nocturnos usualmente ocurren en menos de 2 horas después de ir a dormir. Son inocuos y cada episodio terminará espontáneamente en el sueño profundo. El problema normalmente desaparecerá para los 12 años de edad o antes.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?
Trate de ayudar a que su hijo recupere el sueño normal. Su objetivo es ayudar a que su hijo pase de un sueño agitado a un sueño tranquilo. Probablemente no podrá despertar a su hijo, y no hace falta que lo haga. Encienda las luces para que el niño esté menos confundido por las sombras. Haga comentarios tranquilizadores, tales como: "Estás bien. Estás en casa en tu propia cama. Ahora puedes descansar". Hable en forma calmada y repetitiva. Esos comentarios generalmente son mejores que el silencio y pueden ayudarle a que su hijo se enfoque nuevamente. A algunos niños les gusta que se les tome de la mano durante estos momentos, pero otros se alejarán. Tome a su hijo en brazos sólo si parece que esto le hace sentir mejor. No hay ninguna manera de acortar bruscamente el episodio. Sacudir a su hijo o gritarle sólo hará que esté más agitado y prolongará el ataque. Proteja a su hijo de las lesiones. Durante un terror nocturno, el niño puede caerse por las escaleras, chocar contra una pared o romper una ventana. Trate de llevar suavemente a su hijo de vuelta a la cama. Prepare para estos episodios a las niñeras (babysitters) u otros adultos que supervisen al niño durante la noche. Explíqueles a las personas que atienden a su hijo lo que es un terror nocturno y lo que deben hacer si llega a presentarse uno de ellos. Saber esto evitará que reaccionen exageradamente cuando su hijo tenga un terror nocturno.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir los terrores nocturnos?
Evite que el niño se canse demasiado. La falta de sueño es el provocador más común de los terrores nocturnos. Para los niños en edad preescolar, restituya la siesta en la tarde. Si el niño rechaza la siesta, fomente un "tiempo en silencio" de una hora. También evite que la hora de dormir sea muy tarde porque puede provocar un terror nocturno. Si el niño necesita que lo despierten en la mañana, eso significa que necesita ir a dormir más temprano. Avance la hora de apagar la luz 15 minutos más temprano cada noche, hasta que el niño pueda despertarse por sí mismo en la mañana. Despertares programados ante los frecuentes terrores nocturnos. Si el niño tiene terrores nocturnos con frecuencia, el Dr. B. Lask de Londres ha encontrado una nueva manera de eliminar este patrón de interrupción de sueño en el 90 por ciento de los niños. Durante algunas noches, observe los minutos que transcurren desde el momento en que el niño se queda dormido hasta el inicio del terror nocturno. Luego comience a despertar al niño 15 minutos antes de la hora esperada del terror nocturno. Recuerde al niño que "despierte rápido". Mantenga al niño totalmente despierto y fuera de la cama durante 5 minutos. Siga con estos despertares programados durante siete noches consecutivas. Si regresan los terrores nocturnos cuando deje de despertar al niño, repita este programa de entrenamiento de siete noches.

Página 2 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?
Llame durante horas de oficina si: Hay babeo, espasmos o rigidez. Los episodios ocurren dos o más veces por semana después de los siete despertares programados. Los episodios duran más de 30 minutos. El niño hace algo peligroso durante algún episodio. Los episodios ocurren durante la segunda mitad de la noche. El niño tiene varios temores durante el día. Siente que el estrés familiar puede ser un factor. Escrito por B.D. Schmitt, M.D., autor de "Your Child's Health", Bantam Books. Published by McKesson Health Solutions LLC. Last modified: 2002-02-26 Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud. Pediatric Advisor 2004.2 Index Pediatric Advisor 2004.2 Credits Copyright © 2004 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All Rights Reserved

Página 3 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Terrores nocturnos / Parasomnias
http://www.paraqueestesbien.com.mx/sintomas/sueno/sueno32.htm Los terrores nocturnos se presentan en el primer tercio de la fase REM. Suelen presentarse con más frecuencia en niños de 4 a 12 años y en adultos de 20 a 30 años de edad. Se caracteriza por gritos de terror, el afectado esta por lo general sentado en la cama y no responde a estímulos externos, mostrando una expresión facial de miedo y angustia, sudoración, su corazón presenta taquicardia, hay dilatación pupilar, etc. Es difícil despertar al afectado y cuando despierta casi nunca recuerda su sueño o solamente recuerda ciertas escenas y está confundido y desorientado.

Posibles causas
Entre los factores que pueden predisponer los terrores nocturnos son:
Fiebre Privación de sueño Y además el uso de algunos medicamentos depresores del sistema nervioso.

Las personas con terrores nocturnos pueden presentar:
Trastornos de la personalidad Depresión Ansiedad

Para que estés bien
Si tu hijo o tu padecen de terrores nocturnos frecuentes, te sugerimos comentárselo a tu médico. Cuando se presentan muy rara vez, no debes preocuparte. Procura calmar a tu hijo con mucho cariño y paciencia, es algo que él no puede controlar y comprender. Él regañarlo puede empeorar el problema.

Página 4 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Parasomnias
http://biblioteca.consultapsi.com/DSM/Dsmparasomnia.htm

Criterios para el diagnóstico de F51.5 Pesadillas (307.47)
A. Despertares repetidos durante el período de sueño mayor o en las siestas diurnas, provocados por sueños extremadamente terroríficos y prolongados que dejan recuerdos vividos, y cuyo contenido suele centrarse en amenazas para la propia supervivencia, seguridad o autoestima. Los despertares suelen ocurrir durante la segunda mitad del período de sueño. B. Al despertarse del sueño terrorífico, la persona recupera rápidamente el estado orientado y despierto (a diferencia de la confusión y desorientación que caracterizan los terrores nocturnos y algunas formas de epilepsia). C. Las pesadillas, o la alteración del sueño determinada por los continuos despertares, provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. D. Las pesadillas no aparecen exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental (p. ej., delirium, trastorno por estrés postraumático) y no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.

Criterios para el diagnóstico de F51.4 Terrores nocturnos (307.46)
A. Episodios recurrentes de despertares bruscos, que se producen generalmente durante el primer tercio del episodio de sueño mayor y que se inician con un grito de angustia. B. Aparición durante el episodio de miedo y signos de activación vegetativa de carácter intenso, por ejemplo, taquicardia, taquipnea y sudoración. C. El individuo muestra una falta relativa de respuesta a los esfuerzos de los demás por tranquilizarle. D. Existe amnesia del episodio: el individuo no puede describir recuerdo alguno detallado de lo acontecido durante la noche. E. Estos episodios provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral, o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. F. La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o de una enfermedad médica.

Criterios para el diagnóstico de F51.3 Sonambulismo (307.46)
A. Episodios repetidos que implican el acto de levantarse de la cama y andar por las habitaciones en pleno sueño, que tienen un lugar generalmente durante el primer tercio del período de sueño mayor. B. Durante estos episodios, el individuo tiene una mirada fija y perdida, se muestra relativamente arreactivo a los intentos de los demás para establecer un diálogo con él y sólo puede ser despertado a base de grandes esfuerzos. C. Al despertar (tanto en pleno episodio como a la mañana siguiente), el sujeto no recuerda nada de lo
sucedido.

Página 5 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

D. A los pocos minutos de despertarse del episodio de sonambulismo, el individuo recobra todas sus facultades y no muestra afectación del comportamiento o las actividades mentales (aunque en un primer momento puede presentar confusión o desorientación). E. Los episodios de sonambulismo provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. F. La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, medicamentos) o de una enfermedad médica.

Página 6 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Parasomnias
http://www.biopsicologia.net/fichas/page_2244.html Son trastornos caracterizados por comportamientos o fenómenos fisiológicos anormales que tienen lugar coincidiendo con el sueño, con algunas de sus fases específicas o con las transiciones sueño-vigilia. A diferencia de los trastornos del sueño, las parasomnias no implican una anormalidad de los mecanismos que rigen el ritmo circadiano ni de los horarios de sueño y despertar. En realidad, las parasomnias representan la activación de sistemas fisiológicos en momentos inapropiados del ciclo sueño-vigilia. En concreto, estos trastornos conllevan la activación del sistema nervioso vegetativo, del sistema motor o de los procesos cognoscitivos durante el sueño o las transiciones sueño-vigilia. Cada parasomnia afecta una fase característica del sueño, de forma que a menudo cada tipo específico de parasomnia incide en una fase de sueño concreta. Las personas con parasomnias suelen acudir a la consulta debido a comportamientos extraños durante el sueño más que por quejas de insomnio o somnolencia diurna excesiva. Comprenden a estas Parasomnias: las pesadillas, los terrores nocturnos, el sonambulismo y la parasomnia no especificada.

Pesadillas
La característica esencial de este trastorno es la aparición repetida de sueños terroríficos que despiertan al individuo, pasando éste a un estado totalmente vigil. Los sueños terroríficos o la interrupción sistemática del descanso nocturno provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social o laboral. Este diagnóstico no debe efectuarse si las pesadillas aparecen exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental o se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedad médica. Las pesadillas toman la forma típica de un sueño largo y elaborado que provoca una intensa ansiedad o terror. El contenido de estos sueños suele centrarse en peligros físicos inminentes para el individuo. Las pesadillas que aparecen después de experiencias traumáticas pueden recrear esta situación original, si bien la mayoría de ellas no hacen referencia a acontecimientos reales. Al despertar, los individuos con este trastorno son capaces de describir la secuencia del sueño con detalle; a veces relatan haber tenido múltiples pesadillas en una misma noche, a menudo centradas en un tema recurrente. Las pesadillas aparecen casi exclusivamente en el sueño REM, y, como estos episodios REM ocurren de forma periódica a lo largo del sueño nocturno, aproximadamente cada 90-110 min., las pesadillas pueden estar en cualquier momento de la noche. No obstante, como los períodos de sueño REM se hacen típicamente prolongados y el componente onírico adquiere más intensidad en la segunda mitad de la noche, las pesadillas también tienen más probabilidades de aparecer en esta segunda mitad. Las pesadillas suelen terminar con el despertar del individuo, que se asocia a un rápido retorno al estado de plena alerta y a una sensación prolongada de miedo o ansiedad. Sin embargo, si los despertares nocturnos son frecuentes o el individuo evita dormir por miedo a las pesadillas, puede aparecer somnolencia excesiva, dificultades para la concentración, depresión, ansiedad o irritabilidad. En estos individuos son frecuentes los síntomas de depresión o ansiedad que no reúnen los criterios diagnósticos de un trastorno específico. Debido a la pérdida de tono muscular característica del sueño REM, es raro que aparezcan movimientos corporales o vocalizaciones. Las palabras, gritos o sacudidas suelen ser un fenómeno de breve duración que anuncia el final de la pesadilla y son más característicos de las pesadillas que acompañan al trastorno por estrés postraumático, ya que éstas tienen lugar en el sueño NREM.

Terrores nocturnos
La característica esencial de este trastorno es la aparición repetida de terrores nocturnos, es decir, despertares bruscos que suelen estar precedidos por gritos o lloros de angustia. Los terrores nocturnos suelen hacer acto de presencia durante el primer tercio del sueño y prolongarse por espacio de 1-10 min. Estos episodios se acompañan de activación vegetativa y manifestaciones comportamentales de

Página 7 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

miedo intenso. Durante el episodio, es difícil despertar o calmar al individuo. De todas formas, si éste consigue despertarse, no recuerda nada del contenido del terror o bien sólo imágenes fragmentadas y aisladas. Al levantarse por la mañana, es típica la amnesia sobre lo acontecido durante la noche. Los episodios de terror nocturno provocan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Es típico que durante uno de estos episodios el individuo se siente bruscamente en la cama y empiece a gritar o a llorar, mostrando una expresión facial de terror y signos vegetativos de intensa ansiedad como taquicardia, taquipnea, enrojecimiento, sudoración, dilatación pupilar, aumento del tono muscular. El individuo no suele responder a los esfuerzos de los demás por despertarlo o calmarlo. Si por fin logra despertarse, se muestra confuso y desorientado durante unos minutos y describe una vaga sensación de terror, a menudo sin componente onírico asociado. Los individuos con trastorno por estrés postraumático y el trastorno de ansiedad generalizada, tienen asimismo un riesgo mayor de padecer terrores nocturnos. Los individuos con terrores nocturnos, por su parte, pueden presentar trastornos de la personalidad, en especial trastornos dependiente y límite de la personalidad. Los tests e inventarios de personalidad practicados en estos individuos arrojan altas puntuaciones para la depresión y la ansiedad.

Sonambulismo
La característica esencial del sonambulismo es la existencia de episodios repetidos de comportamientos motores complejos que se inician durante el sueño y que implican que el individuo se levante de la cama y empiece a andar. Los episodios de sonambulismo suceden durante las fases de sueño con actividad EEG lenta y, por tanto, suelen aparecer en el primer tercio de la noche. Durante estos episodios, el individuo presenta una disminución del estado vigil y de la reactividad a los estímulos, mirada fija y perdida, y una ausencia relativa de respuesta al diálogo o a los esfuerzos que emprenden los demás para despertarlo. Si logra despertarse durante uno de estos episodios, el individuo no consigue recordarlo con claridad. Después del episodio, puede aparecer un breve período de confusión en un primer momento, que suele seguirse de una recuperación total de las funciones cognoscitivas y del comportamiento normal. El sonambulismo debe provocar malestar clínicamente significativo. No debe establecerse el diagnóstico de sonambulismo si el comportamiento que lleva a cabo el individuo por la noche se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedad médica. Los episodios de sonambulismo pueden terminar en forma de despertar espontáneo que se sigue de breves períodos de confusión; en otras ocasiones el individuo vuelve a acostarse y sigue durmiendo como si nada hubiera pasado. No es raro que a la mañana siguiente el individuo se despierte en otros lugares o encuentre pruebas de haber llevado a cabo algunas actividades durante la noche, aunque de todas formas la amnesia preside el recuerdo de estos acontecimientos. La articulación de la palabra es pobre, y es raro que se establezcan diálogos, pueden obedecer los requerimientos de otras personas para que cesen en su actividad y retornen a la cama. De todas formas, todos estos comportamientos están presididos por un bajo nivel de vigilancia, de modo que despertar al sujeto en pleno episodio resulta característicamente muy difícil. Si logra despertarse, permanece confuso durante unos minutos y posteriormente recupera el estado de vigilia normal. Los individuos con sonambulismo pueden presentar asimismo otras parasomnias asociadas al sueño NREM como son los terrores nocturnos. En los niños el sonambulismo no suele coexistir con otros trastornos mentales, pero en los adultos esto sí puede suceder, sobre todo con trastornos de la personalidad, trastornos del estado de ánimo o trastornos de ansiedad. El sonambulismo incide por igual en varones y mujeres. La máxima prevalencia se sitúa alrededor de los 12 años. Es raro que estos episodios ocurran por primera vez en la edad adulta, en cuyo caso debe sospecharse que el individuo esté consumiendo alguna sustancia o que haya una enfermedad neurológica subyacente. El sonambulismo tiene una incidencia familiar. Hasta el 80 % de los individuos sonámbulos presenta antecedentes familiares de sonambulismo o terrores nocturnos, y aproximadamente el 10-20 % de los sonámbulos tiene algún pariente de primer grado con sonambulismo. El riesgo de sufrir este trastorno aumenta todavía más, llega a afectar al 60 % de la descendencia cuando ambos padres tienen antecedentes de haberlo padecido. Se ha sugerido una transmisión de tipo genético, aunque todavía no se conoce el mecanismo exacto de esta transmisión.

Parasomnia no especificada
La categoría parasomnia no especificada se reserva para las alteraciones caracterizadas por comportamientos o reacciones fisiológicas de carácter anormal que aparecen durante el sueño o en las transiciones sueño-vigilia y que no reúnen los criterios diagnósticos para una parasomnia más específica. Los ejemplos incluyen: Página 8 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Trastorno comportamental del sueño REM
Actividad motora, a menudo de carácter violento, que aparece durante el sueño REM. A diferencia del sonambulismo, estos episodios tienden a hacer acto de presencia en la segunda mitad de la noche y se asocian a recuerdos vívidos del sueño.

Parálisis del sueño
Incapacidad para realizar movimientos voluntarios durante la transición entre el sueño y la vigilia. Estos episodios pueden aparecer al acostarse (hipnagógicos) o al despertar (hipnopómpicos) y suelen asociarse a una ansiedad extrema y, en algunos casos, a sensación de muerte inminente. La parálisis del sueño es un síntoma que acompaña con frecuencia a la narcolepsia y, en estos casos codificandose juntos.

Página 9 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

Parasomnias
http://www.viatusalud.com/documento.asp?ID=6293&G=115

¿Qué entendemos por parasomnias?
Las parasomnias son los sucesos anormales que pueden aparecer durante el sueño. Son por tanto un grupo de alteraciones muy variadas, cuya gravedad puede oscilar desde asuntos muy banales hasta otros más graves que requieren tratamiento. Muchas veces personas sanas lo cuentan, y no se le da más importancia. En general son benignas, más típicas de la infancia o adolescencia, pero a veces pueden durar y persistir en la edad adulta. Se clasifican según la fase de sueño en la que aparecen. Unos aparecen en la transición del sueño a la vigilia o de la vigilia al sueño, otros son típicos del sueño lento, y otros de la fase REM. Los más frecuentes son el hablar durante el sueño o los episodios de confusión al despertar. La confusión del despertar es el trastorno consistente en la realización de actos automáticos en un estado de confusión tras ser llamados, por sonar el despertador, un timbre, o tras despertares naturales; el paciente no es plenamente consciente de lo que está haciendo, y cuando se despierta completamente ve cosas fuera de su lugar, y no tiene plena conciencia de lo ocurrido; del mismo modo no recuerda que le hubieran hablado ni haber mantenido conversaciones en esos minutos, cuando hay personas que lo han visto y oído con nitidez. También se clasifican en este grupo de enfermedades el sonambulismo, dolores diversos durante el sueño que producen despertares, taquicardias, sensaciones molestas como ahogo, o calambres en piernas durante la entrada en sueño. Al despertar se pueden producir terrores nocturnos; son típicos de niños, que se despiertan con sensación de pánico terrible, sudorosos y taquicárdicos. Un tipo característico de las alteraciones en REM es lo que se llama trastorno de conducta de sueño REM; ocurre en niños, que se dice son muy movidos durante el sueño, ya que se mueven y hablan como viviendo los sueños, pero también en adultos, especialmente en personas con enfermedades características (como la enfermedad de Parkinson entre otras). Algunos de estos pacientes con este trastorno de conducta en REM pueden incluso tener episodios de violencia, moviéndose mucho, e incluso golpeándose o golpeando al cónyuge. Otras parasomnias de fase REM son las pesadillas, la parálisis del sueño (despertarse con sensación de no poder moverse, situación más o menos angustiosa), las erecciones dolorosas y los trastornos del ritmo cardiaco de fase REM. En general, los pacientes pueden despertarse después de los episodios de parasomnias, quedándose perplejos de la situación, ya que no eran conscientes de estar haciendo nada.

¿Cómo se diagnostican?
El diagnóstico de las parasomnias se hace fundamentalmente por la historia narrada por los acompañantes, y por lo que pueda añadir el propio paciente. Como la mayoría son leves y benignas no suelen acudir al médico, y se queda como un fenómeno familiar, ya que un tío, unos primos y un hermano también tienen un dormir parecido. Cuando ocurren en adultos suele tener más trascendencia, y acuden al médico. En estos casos lo primero es diagnosticar exactamente los episodios. Para ello hay que observarlos, registrando si es posible el EEG y otras variables durante la noche y la imagen en vídeo. Hay sistemas de registro con luces infrarrojas que permiten que el paciente duerma en situación prácticamente normal. El estudio de EEG y vídeo servirá para conocer en qué fase del sueño ocurren los episodios, y cómo son. También sirve para descartar que se trate de otros fenómenos, como la epilepsia que es la enfermedad que hay excluir en estos pacientes. Otro tipo de estudios, como el EEG de rutina, el EEG de 24 horas, el estudio polisomnográfico habitual servirán para detectar otras enfermedades que pueden confundirse con las parasomnias.

¿Cómo se tratan?
El tratamiento de las parasomnias va a depender de la parasomnia en concreto de la que se trate. Algunas no tienen y otras no necesitan tratamiento; pero otras tienen y necesitan tratamiento. El trastorno de conducta de sueño REM es una de las parasomnias que tienen y necesitan tratamiento; son trastornos que por su violencia son a veces importantes, y responden muy bien al tratamiento con benzodiazepinas nocturnas, en concreto al clonazepam. Este tratamiento se ha intentado en otras parasomnias, incluyendo las demás parasomnias de fase REM y de los trastornos de las transiciones de unas fases de sueño a otras, pero el éxito ha sido menor. Los antidepresivos tricíclicos también se han usado para muchas de las parasomnias pero el resultado varía mucho de unos pacientes a otros.

Página 10 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios

Artículo Internet

www.clubdelateta.com

El tratamiento del sonambulismo no es completamente eficaz. Se han intentado tanto antidepresivos tricíclicos como benzodiazepinas, pero los resultados son escasos. En general, se recomienda proteger el entorno donde duerme la persona para evitar accidentes. En caso de presenciar un episodio se suele intentar acompañarle de nuevo a la cama, y que siga durmiendo, ya que aunque él no es consciente sí se suele poder establecer un mínimo de comunicación; despertarle de modo brusco no es ni bueno ni malo, únicamente puede producir una situación desagradable con perplejidad y susto. Como son trastornos crónicos, que se arrastran habitualmente desde la infancia temprana, los padres saben como manejar estos problemas. En situaciones nuevas (campamentos, matrimonio, etc.) se requiere información y formación a las personas que no han sufrido esta situación y ahora están expuestos a ella. Para la mayoría de las parasomnias el pronóstico es generalmente bueno, ya que con el tiempo tienden a disminuir en intensidad y a desaparecer. El pronóstico del trastorno de conducta de sueño REM si no se trata no es bueno, ya que el paciente seguirá teniendo episodios; por este motivo es importante diagnosticar este proceso y tratarlo adecuadamente. Última revisión 13 de enero de 2005
Dr. Jorge Iriarte Franco Especialista en Neurología y Neurofisiología Clínica Consultor Clínico. Departamento de Neurología y Neurocirugía CLINICA UNIVERSITARIA DE NAVARRA

Página 11 de 11 Parasomnias y terrores nocturnos - varios