email

www.clubdelateta.com

Fecha: Autor email: Recopilado por: Título: Asunto:

30 de mayo de 2005 Versión Doc: Trufos y Carlos gonzález Dani (trufito) Origen Doc: Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis cruce de emails vía Lacmat

Email

1.0 Email lacmat

http://www.clubdelateta.com
El contenido de este documento está recogido a través de un correo-e. La publicación en este documento es meramente de difusión pública debido a su interés en opinión del recopilador y debe ser acogida como tal. Gracias.

PREGUNTA:
Esta misma tarde, en una reunión familiar, hemos conocido a una señora, ya retirada, del Vall d'Hebrón, Madre de 4 hijos que por su forma de hablar parecía puesta en temas de inmonudeficiencias (aunque su especialidad no era infantil). Ella, lo tenía muy claro, la LM hasta los 6-7 meses, despues ya no aporta nada, inmunológicamente hablando. Nos ha comentado algo de unas "fases de desarrollo de las inmonuglobulinas" (a los 4 y 7 años) y de que a partir de los 6-7 meses la inmunoglobulinas que aporta la leche materna inhiben la fabricación propia de inmunoglobilinas por parte del bebé, hasta el punto de saturación, a partir del cuál serán desechadas. Con lo cual habrá un momento que la leche materna no aporta absolutamente ningún beneficio nutricional. En definitiva, un jaque. Claro, nosotros solo somos padres, cachis. Paralelamente nos comenta que la lactancia prolongada trae problemas óseos, y que el departamento de ginecología-menopausia siempre está reñido con el departamento de pediatría-lactancia. En cualquier caso, ¿que hay sobre este temas? El famoso límite de los 6-7 meses ¿que implica?. Que le podemos decir el próximo día que la veamos? gracias dani y olga. TRufis

RESPUESTAS:
Hola Por desgracia, algunos médicos todavía tienen la mentalidad de que la leche materna no es más que un medicamento, una especie de inyección de inmunoglobulinas, que ellos recetan. Una buena madre administra obediente el tratamiento, pero lo interrumpe cuando se lo indican. ¿Qué se creen esas madres presuntuosas, que siguen dando pecho a sus hijos cuando ya no está "médicamente indicado"? Pues, primero, que las madres dan el pecho porque quieren y cuando quieren, y no necesitan receta. Segundo, que el biberón tampoco aporta nada, inmunológicamente hablando. Ni los cereales, ni la fruta, ni el pollo, ni los garbanzos. Pero algo habrá que comer, ¿no? Tercero, que además resulta que la leche materna sí que aporta algo inmunológicamente, a cualquier edad (pero no es ese el motivo por el que damos el pecho, lo menciono sólo para que se note que esa persona, además de cargada de prejuicios, es ignorante). Aquí van sólo un par de ejemplos:

Clemens JD, Stanton B, Stoll B, Shahid NS, Banu H, Chowdhury AK. Breast feeding as a determinant of severity in shigellosis. Evidence for protection throughout the first three years of life in Bangladeshi children. Am J Epidemiol. 1986

Página 1 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

Apr;123(4):710-20. Little is known about the effect of breast feeding upon the severity of illness due to specific diarrheal pathogens. Using a systematically sampled and evaluated population of children aged less than 3 years, who attended a diarrheal disease hospital in Bangladesh, the authors performed a case-control study that assessed whether breast feeding reduces the severity of illness in shigellosis. From 540 children presenting with shigellosis between 1980-1982, they created a group of cases (n = 53) with severe illness and controls (n = 487) with non-severe illness. Overall, the odds ratio relating breast feeding to the severity of shigellosis (0.49, p = 0.01) suggested a substantial mitigating effect of breast feeding upon clinical severity. The high degree of protection against severe shigellosis was evident for breast-fed children up to 35 months of age, as well as for children at high risk for death because of severe malnutrition or measles. Because shigellosis continues to account for substantial morbidity and mortality in children in developing countries, the results support prolonged breast feeding in these settings. ---------------------------[No authors listed] Effect of breastfeeding on infant and child mortality due to infectious diseases in less developed countries: a pooled analysis. WHO Collaborative Study Team on the Role of Breastfeeding on the Prevention of Infant Mortality. Lancet. 2000 Feb 5;355(9202):451-5. BACKGROUND: The debate on breastfeeding in areas of high HIV prevalence has led to the development of simulation models that attempt to assess the risks and benefits associated with breastfeeding. An essential element of these simulations is the extent to which breastfeeding protects against infant and child mortality; however, few studies are available on this topic. We did a pooled analysis of studies that assessed the effect of not breastfeeding on the risk of death due to infectious diseases. METHODS: Studies were identified through consultations with experts in international health, and from a MEDLINE search for 1980-98. Using meta-analytical techniques, we assessed the protective effect of breastfeeding according to the age and sex of the infant, the cause of death, and the educational status of the mother. FINDINGS: We identified eight studies, data from six of which were available (from Brazil, The Gambia, Ghana, Pakistan, the Philippines, and Senegal). These studies provided information on 1223 deaths of children under two years of age. In the African studies, virtually all babies were breastfed well into the second year of life, making it impossible to include them in the analyses of infant mortality. On the basis of the other three studies, protection provided by breastmilk declined steadily with age during infancy (pooled odds ratios: 5.8 [95% CI 3.4-9.8] for infants <2 months of age, 4.1 [2.7-6.4] for 2-3-month-olds, 2.6 [1.6-3.9] for 4-5-month-olds, 1.8 [1.2-2.8] for 6-8-month-olds, and 1.4 [0.8-2.6] for 9-11-month-olds). In the first 6 months of life, protection against diarrhoea was substantially greater (odds ratio 6.1 [4.1-9.0]) than against deaths due to acute respiratory infections (2.4 [1.6-3.5]). However, for infants aged 6-11 months, similar levels of protection were observed (1.9 [1.23.1] and 2.5 [1.4-4.6], respectively). For second-year deaths, the pooled odds ratios from five studies ranged between 1.6 and 2.1. Protection was highest when maternal education was low. INTERPRETATION: These results may help shape policy decisions about feeding choices in the face of the HIV epidemic. Of particular relevance is the need to account for declining levels of protection with age in infancy, the continued protection afforded during the second year of life, and the question of the safety of breastmilk substitutes in families of low socioeconomic status.

Página 2 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

-------------------En cuanto a la osteoporosis, es el típico error de sacar conclusiones sin estudiar los problemas a fondo. El verdadero problema no es tener osteoporosis, sino tener fracturas óseas. Para valorar el riesgo de fracturas en relación con la lactancia haría falta un estudio de seguimiento de más de 60 años de duración, con varias decenas de miles de participantes, algo que me temo que nunca se ha hecho. En su defecto, puede ser útil un estudio de casos y controles con varios cientos de participantes, lo que sí se ha hecho pero resulta caro y difícil. Muchos se conforman con un estudio de densidad ósea en unas pocas decenas de mujeres, con un seguimiento de apenas unos meses o como mucho unos años después del parto. Algunos de estos últimos estudios dan una menor densidad ósea en mujeres que han dado el pecho. Pero no tienen en cuenta los cambios a largo plazo, y sobre todo no tienen en cuenta que la densidad ósea no se correlaciona de forma perfecta con el riesgo de fractura. Aquellos médicos que buscan un estudio que confirme sus propios prejuicios sobre la maldad intrínseca de la lactancia, siempre encuentran alguno. Pero si siguieran buscando, encontrarían que los estudios realizados suficientes años después del parto no suelen encontrar que la lactancia afecte a la densidad ósea: Carranza-Lira S, Mera JP. Influence of number of pregnancies and total breast-feeding time on bone mineral density. Int J Fertil Womens Med. 2002 Jul-Aug;47(4):169-71 Gynecologic Endocrinology Service, Hospital de Gineco Obstetricia Luis Castelazo Ayala, Instituto Mexicano del Seguro Social, Mexico DF. OBJECTIVE: To analyze how the number of pregnancies and total breast-feeding time influence bone mineral density. METHODS: 50 healthy women aged 35 to 40 years were studied. Weight, height, number of term pregnancies, time since last pregnancy and breast-feeding time were analyzed. They were divided in three groups as follows: I: nulligravidas; II: with term pregnancies, but no breastfeeding; III: with term pregnancies, with breast-feeding. Bone absorptiometry was done on all, at lumbar column and femur. The WHO criteria were used to define osteopenia and osteoporosis. Comparison among the groups was done with Student's t-test for independent samples, and simple regression analysis was done for number of gestations, total breast-feeding time, time since last birth, and T-score at lumbar column and femur. RESULTS: The women were divided as follows: 15 in group I, 15 in group II, and 20 in group III. The average age was 37.7 +/- 1.5 years. No differences were found among the three groups in analyzed variables, when comparing bone mineral density, T- and Z-scores in L1-L4 average, femoral neck, trochanter, and Ward's triangle. There was no correlation among the number of gestations, total breastfeeding time, time since last birth, or T-scores at lumbar column and femur. CONCLUSION: The number of pregnancies and breast-feeding time do not affect bone mineral density.

---------------------------... y que los trabajos de revisión tampoco encuentran que la lactancia disminuya la densidad ósea:

Karlsson MK, Ahlborg HG, Karlsson C.

Página 3 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

[Pregnancy and lactation are not risk factors for osteoporosis or fractures] Lakartidningen. 2005 Jan 31-Feb 6;102(5):290-3 [Article in Swedish]

Ortopediska kliniken, Universitetssjukhuset MAS, SE-205 02 Malmo, Sweden. magnus.karlsson@orto.mas.lu.se Observational and case control studies infer that a pregnancy and a period of lactation are followed by loss in bone mass of up to 5%. The reason for this loss is virtually impossible to conclude as so many factors known to influence the bone mass undergo changes during a pregnancy and lactation. The increased calcium demand, changed nutritional habits, reduced smoking and alcohol consumption seen in many women during these periods, the changes in body weight and fat content, the changed level of physical activity and the changed levels of hormones with potential to influence the bone metabolism could all influence the bone mass. Most studies also report that the deficit in "bone mass" normalises after weaning. Multiple pregnancies and long total duration of lactation can not be regarded as risk factors for osteoporosis and fragility fractures as most reports indicate that women with multiple pregnancies have similar or higher bone mass and similar or lower fracture incidence than their peers with no children.

---------------------------Kalkwarf HJ. Lactation and maternal bone health. Adv Exp Med Biol. 2004;554:101-14 Division of General and Community Pediatrics, Children's Hospital Medical Center, Cincinnati, OH 45229, USA. heidi.kalkwarf@cchmc.org Women lose bone during lactation, and this is an important mechanism to provide calcium for human milk. Bone loss during lactation occurs even in women with high calcium intakes. Lactation-induced bone loss is transient because bone density increases rapidly after weaning. Bone loss during lactation and recovery after weaning are related to ovarian function and the length of postpartum amenorrhea. The recovery of bone after weaning can occur with shortly spaced pregnancies. Women who have breastfed several infants do not have reduced bone density after menopause. Overall, the transient bone loss during lactation does not seem to increase a woman's risk of osteoporotic fracture in her elder years. Further research is needed on special subgroups of women, such as adolescents, women who are vitamin D deficient or have extremely low calcium intakes, and women who have simultaneously breastfed multiple infants to determine whether these women are able to regain sufficient bone mass after lactation to preserve their bone health. -----------------------Kalkwarf HJ, Specker BL. Bone mineral changes during pregnancy and lactation. Endocrine. 2002 Feb;17(1):49-53 Division of General & Community Pediatrics, Children's Hospital Medical Center, Cincinnati, OH 45229, USA. heidi.kalkwarf@chmcc.org Significant calcium transfer from the mother to the fetus and infant occurs during pregnancy and lactation, theoretically placing the mother at an increased risk for osteoporosis later in life. During pregnancy, intestinal calcium absorption increases to meet much of the fetal calcium needs. Maternal bone loss

Página 4 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

also may occur in the last months of pregnancy, a time when the fetal skeleton is rapidly mineralizing. The calcium needed for breast milk production is met through renal calcium conservation and, to a greater extent, by mobilization of calcium from the maternal skeleton. Women experience a transient loss of approx 3-7% of their bone density during lactation, which is rapidly regained after weaning. The rate and extent of recovery are influenced by the duration of lactation and postpartum amenorrhea and differ by skeletal site. Additional calcium intake does not prevent bone loss during lactation or enhance the recovery after weaning. The recovery of bone is complete for most women and occurs even with shortly spaced pregnancies. Epidemiologic studies have found that pregnancy and lactation are not associated with an increased risk of osteoporotic fractures.

----------------------Lo que es más importante, los estudios que de verdad analizan la incidencia de fracturas y no sólo la densidad ósea, en general encuentran que la lactancia prolongada protege contra las fracturas por osteoporosis. Porque lo que importa no es la cantidad, sino la calidad, y aparentemente, en el proceso fisiológico de perder calcio durante los primeros seis meses de lactancia y volver a recuperarlo después, los huesos de la madre se "reconstruyen" y quedan más resistentes:

Huo D, Lauderdale DS, Li L Influence of reproductive factors on hip fracture risk in Chinese women. Osteoporos Int. 2003 Aug;14(8):694-700. Epub 2003 Jul Department of Health Studies, University of Chicago, 5841 S. Maryland Avenue, MC2007, Chicago, IL 60637, USA. dhuo@health.bsd.uchicago.edu To assess the relationships between reproductive factors and the risk of hip fractures in postmenopausal Chinese women, the authors analyzed data from a matched case-control study conducted in the Beijing metropolitan area among women aged 50 years and older. One hundred and fifty-six cases who sustained a hip fracture after minor trauma between January 1994 and May 1996 were identified from hospital records, of whom 121 could be located (78%). All cases agreed to be interviewed. Two controls were selected from the neighbors of each hip fracture case and matched to the cases by age within a 5-year range. Information on reproductive factors and potential confounders was obtained through personal interviews. Multivariate-adjusted odds ratios (ORs) and 95% confidence intervals (CIs) were computed using conditional logistic regression. Multiple imputation procedure was also employed to account for item non-response. Although univariate analyses revealed that later age at menopause, parity and breastfeeding were protective factors, only breastfeeding was statistically associated with risk of hip fracture after adjusting for potential confounding in multivariable logistic models. As compared with women with average duration of breastfeeding per child < or =6 months, women with average duration of breastfeeding per child 7-12 months, 13-23 months, and > or =24 months had odds ratios of 1.14 (95% CI: 0.48, 2.72), 0.28 (95% CI: 0.10, 0.82) and 0.34 (95% CI: 0.13, 0.92), respectively. Among parous women, 13% reduced risk was associated with every 6 months increase in breastfeeding per child. The authors conclude that extended breastfeeding is associated with a reduced hip fracture risk among Chinese women in Beijing. ------------------------

Página 5 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

Cumming RG, Klineberg RJ. Breastfeeding and other reproductive factors and the risk of hip fractures in elderly women. Int J Epidemiol. 1993 Aug;22(4):684-91 Department of Public Health A27 University of Sydney, Australia. The objective of this population-based case-control study was to clarify the relationships between parity, breastfeeding and ages at menarche and menopause and the risk of hip fracture among elderly women. The study base comprised women aged 65 years and over living in a defined region in Sydney, Australia, during 1990-1991. Cases (n = 174) were recruited from 12 hospitals and controls (n = 137) were selected using an area probability sampling method, with additional sampling from nursing homes. The age- and proxy-adjusted odds ratio (OR) comparing parous women who had never breastfed with nulliparous women was 2.11 (95% confidence interval (CI): 0.85-5.25). Among parous women, the age- and proxy-adjusted OR for ever versus never breastfeeding was 0.47 (95% CI: 0.220.99). There was a dose-response relationship between average duration of breastfeeding per child and risk of hip fracture (test for trend: P < 0.01). Age at menopause and age at menarche were only weakly associated with hip fracture risk. This study suggests that breastfeeding may protect parous women against hip fracture in old age. ---------------------Pues nada, mucha paciencia. Carlos González ----- Original Message ----> Ella, lo tenía muy claro, la LM hasta los 6-7 meses, después ya no > aporta nada, inmunológicamente hablando. Paralelamente nos comenta que > la lactancia prolongada trae problemas óseos,

Otro comentario relacionado .. Enviado el: viernes, 09 de julio de 2004 10:00 Para: LACMAT Asunto: Re: [lacmat-l] Una consulta Hola, Yo creo que el hecho de que algunos psicólogos vean mal la lactancia prolongada es por el hecho de que culturalmente los pechos son un símbolo sexual porque a ningún psicólogo se le ocurre pensar que por darle biberón a un niño, aunque le estés haciendo muchos mimitos a la vez y diciéndole lo mucho que le quieres, le vas a crear un trauma. Es cierto que dar el pecho es mucho más que un biberón, pero si nadie se escandaliza porque cojas a tu niño de la mano por la calle, le des besitos y le digas que le quieres, tampoco deberían escandalizarse si les damos el pecho, otro símbolo de amor hacia nuestros hijos. Porque por esa regla de tres, si le creo un trauma por darle el pecho, también por ser cariñosa con él, por jugar con él, etc. etc. Porque vamos, ¡¡menudo trauma le vamos a crear!!¡¡No van a querer separarse de la madre nunca!! Así que ya sabeis, ni os acerqueis a vuestros hijos porque cualquier expresión de amor les va a crear una patología :-). Los humanos cuando nacemos, tenemos dos enzimas con las que metabolizamos la leche materna: la Lactasa y la Renina , la lactasa metaboliza la lactosa de la leche y la caseina es metabolizada por la renina.

Página 6 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

Nadie se pone de acuerdo de cuándo el cuerpo pierde estas dos enzimas, pero los cálculos están entre las edades de tres a diez años. Lo que está claro es que si nuestro organismo mantiene estas enzimas mínimo hasta los tres años, eso quiere decir que está preparado para seguir recibiendo la leche materna mínimo hasta esa edad, por lo que no deberíamos de preocuparnos de si les vamos a crear un trauma o no y dejar a la naturaleza que siga su curso, que es muy sabia. Además, sólo hay que mirar a nuestro alrededor. Todavía no conozcon ningún caso de un adulto que tenga un trauma por una lactancia prolongada (y eso que mi padre mamó hasta los 5 años) y sí muchos de adultos con traumas infantiles porque sus padres no se preocuparon por ellos, les pegaron, no supieron estar a su lado... Saludos, Rebeca. Enviado el: martes, 11 de enero de 2005 0:51 Para: Lacmat Asunto: [lacmat-l] Beneficios de prolongar la lactancia

LACTANCIA MATERNA PROLONGADA...¿TIENE INCONVENIENTES?
por Dra. Isolina Riaño Galán Los patrones de duración de la lactancia materna han sido marcados por factores históricos, culturales, científicos, médicos y personales [1]. Las civilizaciones occidental y oriental tuvieron lactancia materna prolongada. Dos médicos romanos, Sorano y Galeno, establecieron los patrones de alimentación de lactantes hasta el siglo XVIII. El primero recomendaba que los lactantes deberían amamantarse hasta que hubiera brotado su dentición completa, mientras que Galeno señalaba los tres años de edad. Las civilizaciones antiguas valoraron altamente la lactancia materna, como queda demostrado en la representación artística [1]. Diversos factores posteriores condujeron al destete precoz. En la actualidad, muchos consideran que seis meses constituyen una lactancia "prolongada" y algunos cuestionan los motivos de las mujeres que amamantan a sus hijos más de un año. La OMS y UNICEF recomiendan dos años de lactancia materna, mientras que la AAP señala a! menos un año [2]. El tiempo óptimo de duración de la lactancia materna exclusiva es un punto importante de salud pública. La OMS [3] apoyándose en la evidencia científica actual recomienda la lactancia materna exclusiva por 6 meses, seguida por la introducción de alimentos complementarios y la continuación de la lactancia materna. Esta recomendación es aplicable a todas las poblaciones, no sólo en los países pobres. Sin embargo, no existe consenso acerca del momento del destete, ni evidencias científicas que muestren que a partir de cierto momento existen inconvenientes debidos a la lactancia prolongada. No hay duda de que la lactancia materna exclusiva constituye la alimentación ideal, suficiente para mantener un crecimiento y un desarrollo óptimos durante los 6 primeros meses de vida, aproximadamente. Sólo en algunos casos especiales puede ser necesario aportar vitamina D y hierro antes de los 6 meses de edad, aunque no de forma sistemática [3]. La introducción gradual de alimentos sólidos enriquecidos con hierro debe complementar la alimentación al pecho durante el segundo semestre de vida. Aun cuando el niño ya es capaz de recibir otro tipo de alimentos, la leche materna seguirá siendo su fuente primordial de nutrición durante los primeros 12 meses. Se convierte en complemento de los alimentos al segundo año de vida. Las razones más comunes para indicar el destete son la aparición de los dientes, el nacimiento de un hermano, la reincorporación de la madre a la actividad laboral, la adquisición del lenguaje, el comienzo de la motilidad independiente del niño o el inicio de la escolaridad. Uno de los principales problemas a la hora de conocer ios efectos de la lactancia materna prolongada, es la
Página 7 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

variedad de definiciones sobre lactancia materna. Además, es difícil invocar un efecto puro de la lactancia materna prolongada pues varía la cantidad de leche materna que reciben y existen otras muchas variables de confusión, principalmente el entorno y las características de las madres que amamantan un mayor periodo. Por otro lado, aunque las tasas de lactancia materna han aumentado ligeramente en la última década, especialmente en el inicio de la misma, aún la prevalencia de lactancia materna exclusiva está lejos de las recomendaciones (menor del 20% los 6 meses) incluso en grupos de intervención donde se realiza una política activa de promoción y apoyo de la lactancia [4, 5]. Estudios realizados en nuestro medio ponen de manifiesto que estamos aún muy lejos de lo deseable [6, 7] de ahí nuestra responsabilidad tenien! do en consideración la evidencia de la efectividad de las prácticas de promoción y apoyo de la lactancia, para aumentar la intensidad y duración de la misma [8,9]. Hay evidencia científica de disminución de la incidencia y gravedad de gran número de enfermedades agudas y crónicas de los niños amamantados, pero la mayoría de los estudios epidemiológicos que demuestran las ventajas de la lactancia materna tanto para los lactantes, las madres, las familias y la sociedad en general, se basan en comparaciones entre lactancia materna exclusiva por 4 ó 6 meses o incluso menor duración y la artificial. Dichas ventajas hacen referencia al estado de salud, crecimiento y desarrollo nutricional, inmunológico, psicológico, social, económico y ambiental. La composición de la leche materna cambia de acuerdo con las necesidades del niño conforme éste madura. Además, teniendo en cuenta que el sistema inmunológico tarda entre dos y seis años en madurar, la leche materna continúa complementando y ayudando al sistema inmune mientras el niño la siga tomando [10]. Por ello, es posible que el hecho de! ! destete precoz, especialmente en los países occidentales, esté privando a los lactantes del efecto protector que supondría una lactancia materna prolongada. A continuación analizaremos algunos de los datos disponibles tanto en relación con la salud infantil como de sus madres.

Efectos físicos en los bebés
En países en desarrollo, la ventaja potencial más importante de la lactancia materna prolongada está relacionada con la morbilidad y mortalidad de enfermedades infecciosas, especialmente las gastrointestinales. Estudios en Kenia muestran que la lactancia materna prolongada resulta positiva para el crecimiento lineal, especialmente en lugares con mal medio sanitario e inadecuado suministro de agua. Un análisis multivariante, en un periodo de seguimiento de 6 meses de 264 niños, muestra que a mayor duración de la lactancia, mayor ganancia en longitud y en peso [11]. Estudios de seguimiento a largo plazo muestran que la lactancia materna prolongada podría contribuir a reducir la prevalencia de enfermedades cardiovasculares en !a edad adulta y otras relacionadas con la obesidad, un grave problema de salud especialmente en el mundo occidental. Así, Wiison y cois [12] encuentran que la introducción temprana de alimentos sólidos (antes de las 15 semanas) se asocia con incremento de la grasa corporal y del peso en la infancia. Además, la alimentación con fórmula se asocia con incremento de la tensión arterial sistólica en la infancia (94,2 vs 90,7 mm Hg en los alimentados al pecho en exclusiva). La lactancia materna prolongada puede disminuir la prevalencia de obesidad en la infancia [13,14]. El riesgo de obesidad en niños de 5 y 6 años de edad se reduce en un 35% si recibieron pecho de 3 a 5 meses. La lactancia materna es un factor protector frente a la obesidad (OR 0,75, Cl 95% 0,57-0,98) y el sobrepeso (OR 0,79; Cl 95% 0,68-0,93), una vez eliminados otros factores de confusión. Asimismo se ha visto que la ingesta de leche de mujer en niños prematuros se asocia de forma significativa a menor concentración de leptina en relación con la masa grasa en adolescentes de 13 a 16 años, independiente de otros factores de confusión [15], Esto sugiere que las concentraciones de leptina podrían ser programadas por la dieta en edades tempranas

Página 8 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

de la vida y relacionaría la dieta de la infancia con el riesgo de obesidad en el adulto. Se ha puesto en relación la caries con la lactancia materna prolongada [16, 17]. Sin embargo, no hay evidencia científica que relacione la lactancia materna y la caries dental, aunque si se han descritos casos de niños amamantados, especialmente durante más de dos años y con tomas nocturnas frecuentes, seguramente por otros factores asociados [18]. En cambio, si está clara la relación entre la ingesta de biberones azucarados, chupetes con miel o azúcar y caries galopante. Un estudio realizado en niños suecos indica que algunos con lactancia prolongada asocian otros hábitos dietéticos incorrectos [19] pero la leche humana no es cariogénica [20]. La caries dental se debe a muchos factores: genéticos, microorganismos (formadores de ácidos), los sustratos para dichos microorganismos (en especial los azucares procedentes de la alimentación) y las tomas muy frecuentes entre otros. Por ello, especialmente, si existe u! na historia familiar de caries importante, es necesario extremar otros cuidados como la higiene (cepillado adecuado), fluoración y hábitos dietéticos adecuados. Algunos estudios han alertado acerca de la contaminación química de sustancias nocivas tales como dioxinas y otras en la leche materna, procedentes de la contaminación del medio ambiente [21]. Sin embargo, la leche materna sigue siendo la mejor opción para alimentar a los bebés, y las ventajas de la lactancia sobrepasan los posibles riesgos de la ingestión de contaminantes y posiblemente contrarreste los efectos tóxicos. El esfuerzo debería dirigirse a tratar de eliminar dichos productos químicos contaminantes de nuestro medio ambiente. Por otro lado, también las fórmulas artificiales podrían estar contaminadas tanto por el mismo medio ambiente como por los procesos industriales de producción. La protección frente a la diabetes tipo 1 es otra razón importante para apoyar la lactancia materna prolongada. Diversos estudios sugieren la relación entre Diabetes tipo 1 y la introducción antes del primer año de vida de productos que contienen proteínas de leche de vaca intactas [22] sin embargo varios estudios a largo plazo nos aportarán un mejor conocimiento al respecto. Incluso en los casos de madres con HIV en ¡os países pobres, recientes estudios demuestran que no hay diferencias en la mortalidad entre aquellos lactantes alimentados al pecho (con el consiguiente riesgo de contraer el HIV a través de la leche materna) y los alimentados con fórmula [23], si bien sigue sin haber acuerdo acerca de la recomendación de un destete precoz.

Efectos psicológicos
Diversos estudios describen los beneficios psicológicos de la lactancia materna prolongada, si bien sin duda el entorno y las características de las madres que amamantan contribuyen a ello. Parece indudable que la lactancia prolongada proporciona no sólo alimento sino consuelo, ternura, comunicación entre madre e hijo. A pesar de muchos prejuicios populares en relación con la lactancia prolongada, no existe evidencia para sostener que la lactancia materna prolongada se asocie con problemas de desajuste social sino más bien al contrario. Existe relación entre la duración de la lactancia materna y el desarrollo cognitivo evaluado con la escala de Bayley al año y dos años de edad [24]. Las habilidades motoras y el desarrollo temprano del lenguaje mejoran con el amamantamiento, correlacionándose con la duración de la lactancia [25]. Un reciente metaanálísis, revisa numerosos estudios que concluyen en una mejora del de! sarrollo cognitivo y del ajuste social [26].

Efectos en las madres
En relación con la salud de las madres, se ha demostrado que la lactancia prolongada asociada incluso a restricción de la dieta en los casos de atopia no afecta a la mineralización ósea [27]. Asimismo, se ha demostrado protección frente al cáncer de mama (OR 0,67; Cl 95% 0,52-0,85) en mujeres que amamantaron 25 meses o más [28]. Posiblemente, el mayor inconveniente de la lactancia prolongada en
Página 9 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios

email

www.clubdelateta.com

estos momentos se relacione con la pérdida de la cultura del amamantamiento, que puede afectar a la autoestima de aquellas madres que siguen amamantando a sus hijos. En resumen, se sabe el momento adecuado en que es necesario asociar otros alimentos a la leche materna, pero no parece existir ninguna razón médica para recomendar el destete en un determinado momento. Sin duda, los profesionales relacionados con este tema tenemos un papel esencial para lograr un cambio cultural que normalice que las lactancias se prolonguen hasta que madre e hijo mutuamente lo decidan.

Página 10 de 10
Lactancia prolongada, inmunoglobulinas, osteoporosis - varios