EL DESTETE

Lactancia Materna: ¿Hasta Cuando?
El Destete: Manual práctico de lactancia materna, Carlos González, ACPAM Edad del destete: La lactancia tiene una duración característica para cada especie de mamífero; pero en el ser humano esta duración está bajo la influencia de la tradición y las normas sociales, y es distinta para cada cultura y para cada época. No se sabe con certeza cuál es la edad biológicamente "normal" del destete; es decir, la edad a la que se destetaban los niños hace cientos de miles de años, cuando aparecieron los primeros Homo sapiens. Los datos procedentes de distintas culturas humanas, de la comparación con otros primates, y de madres norteamericanas actuales que esperan al destete espontáneo de sus hijos coinciden en que la duración normal de la lactancia está probablemente entre los dos años y medio y los siete años. La OMS, el UNICEF y la Asociación Española de Pediatría recomiendan amamantar durante al menos los 2 años; La Academia Americana de Pediatría recomienda hacerlo al menos un año, y proseguir mientras madre e hijo quieran. La lactancia prolongada no causa ninguna enfermedad psíquica ni física al hijo o a la madre, por lo que no esta justificado recomendar y mucho menos imponer el destete a una edad determinada. El principal problema que sufren en nuestro país las madres que dan el pecho más de un año son las críticas de quienes les rodean. En la práctica, es muy raro ver niños que mamen más de 8 años, aunque Cabeza de Vaca nos habla de una tribu en el sur de lo que hoy son los Estados Unidos en que era habitual mamar hasta los 12 años.

Destete espontáneo Todos los niños dejan el pecho, tarde o temprano, aunque la madre no haga nada para destetarlos. El destete espontáneo es poco probable antes de los dos años, y prácticamente imposible antes del año (otra cosa es que el niño deje el pecho porque se le ha acostumbrado al biberón). Contrariamente a una creencia muy extendida, la frecuencia de las tomas no va disminuyendo progresivamente desde el nacimiento hasta e l destete. Cuando se da el pecho a demanda, el número de tomas al día se mantiene bastante estable durante meses, y aunque puede disminuir alrededor del año, suele volver a aumentar hacia los dos años, edad en que muchos niños maman con gran frecuencia, día y noche, pues no lo hacen sólo para comer, sino buscando contacto, consuelo y seguridad. Finalmente las tomas vuelven a espaciarse, y antes del destete definitivo los niños suelen pasar una temporada en que sólo maman para dormir. Algunos niños dejan el pecho de forma abrupta, incluso anunciando ellos mismo la fecha del destete, por ejemplo en uno de sus cumpleaños; pero también es frecuente que se produzcan mamadas esporádicas separadas por varios días sin mamar.

Destete inducido Algunas madres desean, por cualquier motivo, destetar a su hijo antes de que éste lo haga espontáneamente. El destete brusco resulta traumático, y debe evitarse siempre que sea posible. También es aconsejable que el destete no coincida con otros acontecimientos que puedan resultar estresantes para el niño, como la vuelta al trabajo de la madre, el inicio de la escolarización o el nacimiento de un hermano. Para conseguir un destete paulatino, la norma básica es "no ofrecer, no negar". Una ver el niño ha pedido el pecho, suele ser mejor dárselo de inmediato, pues cualquier intento por retrasar la toma probablemente no hará más que aumentar el interés del niño. El destete es fácil (demasiado fácil) durante los primeros meses; de hecho la mayor parte de los niños son destetados antes de los tres meses. Pero los mayores de un año suelen ofrecer decidida resistencia. Lo difícil en estos casos no es sustituir la leche materna como alimento, sino sustituir la lactancia como fuente de contacto y seguridad. Será preciso que el padre y o tros familiares participen más activamente en el cuidado del niño, y la madre tendrá que ofrecerle otras formas de contacto:

jugar juntos, brazos, canciones, cuentos, paseos... Todos han de ser conscientes de que destetar a un niño no significa menos trabajo, sino más trabajo, pues hay que darle a cambio algo que valga la pena. Manual práctico de lactancia materna, Carlos González, ACPAM **************************** El libro "Manual práctico de lactancia materna, Carlos González, ACPAM" se puede adquirir enviando un e-mail a acpam@pangea.org http://mundolactancia.iespana.es/mundolactancia/acpam.htm

ACPAM
Associació Catalana Pro Alletament Matern
Imparten Cursos de 20 horas de duracion para Profesionales Sanitarios Los interesados en organizar uno en su centro pueden ponerse en contacto con por correo electrónico. Domicilio Social

HORARIO SECRETARÍA Martes y Jueves de 11:00 a 14:00

Pte. de la Asociación: Carlos González (Pediatra)

C/ Benet Mercadé 9 Bajos 08012 Barcelona Tel.: 93 217 05 22

Dirección Postal: Apdo : 22216 08080 Barcelona

E-mail : acpam@pangea.org EDITAN Y VENDEN LOS SIGUIENTES MATERIALES

Boletín Lactancia Materna (orientado a profesionales, publicación irregular)

Vídeo El Pecho No Tiene Horario (Traducción del vídeo Breast is Best, de Gro Nylander (Noruega). Disponible en catalán y en español (PAL o NTCS) Duración: 35 minutos. Muy útil en clases de preparación al parto.

Manual de lactancia Materna para profesionales (Traducción de Succesful Breastfeeding, del Royal College of Midwives) Un libro conciso, barato y de fácil lectura, con un excelente nivel científico Folletos y carteles de información para madres "El Pecho No Tiene Horario", con consejos prácticos sobre la lactancia a demanda También venden un par de libros de otras editoriales: - La lactancia materna, de Ruth A. Lawrence; editorial Mosby. Un gran libro de texto, que trata los distintos aspectos de la lactancia en profundidad y con abundante bibliografía. Imprescindible para la biblioteca de un hospital o centro de salud - Medications and Mothers' milk, de Tom Hale. Editorial Pharmasoft, 1998-1999. En inglés. Más de 700 páginas con información sobre medicamentos y su paso a la leche materna, en formato de bolsillo. La obra más completa sobre este tema, a un precio asequible. Imprescindible en la consulta de cualquier médico. Si está interesado infórmese sobre precios y condiciones de envío

Lactancia Materna: ¿Hasta Cuando?
LA LECHE LEAGUE - Lactancia Materna: ¿Hasta Cuando?

Presentación basada en el artículo: Traducido de: Breastfeeding ABSTRACTS, Ag. 1994, Vol. 14, nº 1,© La Leche League International DRA. KATHERINE A. DETTWYLER DEPARTAMENTO DE ANTROPOLOGÍA TEXAS A & M UNIVERSITY COLLEGE STATION TEXAS En los EE.UU. las mujeres reciben consejos contradictorios respecto a cuándo deben destetar a sus hijos. La Academia Americana de Pediatría recomienda un año, mientras que la OMS y UNICEF recomiendan al menos dos años. Muchos médicos consideran que seis meses constituyen una lactancia “prolongada” y algunos profesionales de la salud cuestionan los motivos de las mujeres que amamantan a sus hijos más de un año. Por su parte, las mujeres ocultan que amamantan a niños mayores para evitar la desaprobación de los profesionales de la salu d y de los miembros de la familia. A partir de estudios antropológicos sabemos que en muchas culturas no occidentales las mujeres amamantan rutinariamente a sus hijos hasta los tres o cuatro años. ¿Son ellos los excéntricos o lo somos nosotros? ¿Podemos fijarnos en otros animales para determinar cuál sería la edad de destete de los humanos modernos si no estuviera modificada por motivos culturales? Como todos los mamíferos, los humanos tenemos glándulas mamarias cuya función es nutrir a la progenie. Dentro de la clase Mamíferos, los humanos pertenecemos al orden de los Primates y poseemos el patrón básico de éstos para la actividad de amamantar y destetar, patrón que se ha moldeado durante más de 65 millones de años de selección natural con objeto de asegurar el mayor índice posible de supervivencia en la progenie de los primates. Se supone que este patrón básico tiene una esencia fundamentalmente genética. Además, también hay variables del ciclo vital de los primates no humanos asociadas con la edad a la que se produce el destete. ¿Qué sugieren estas variables con respecto a la edad “natural” de destetar a los humanos? Destete al alcanzar el triple o cuádruple del peso del nacimiento. La idea de que los mamíferos destetan a sus crías cuando éstas triplican o cuadruplican su peso de nacimiento aparece extensamente en la bibliografía sobre lactancia (Lawrence 1989). Este regla de tres es válida para los pequeños mamíferos, pero no para los grandes. Las investigaciones recientes se han centrado en la edad de destete y en el crecimiento de los grandes mamíferos, incluidos los primates. Los resultados indican que el destete ocurre algunos meses después de cuadruplicar el peso de nacimiento, y no al triplicarlo (Lee, Majluf y Gordon 1991). Como promedio, ¿cuándo cuadruplican su peso de nacimiento los bebés de los EE.UU.? Los varones en torno a los 27 meses y las niñas en torno a los 30. Destete al alcanzar un tercio del peso de adulto. Otros estudios sugieren que los primates se comportan como otros mamíferos destetando a cada uno de sus descendientes cuando alcanzan un tercio de su peso de adulto (Charnov y Berrigan, 1993). Los humanos alcanzan diferentes tamaños, pero con este método de comparación el destete tendría lugar tras 4 - 7 años de lactancia, siendo los niños generalmente amamantados por más tiempo que las niñas y los individuos pertenecientes a grupos de población de mayor tamaño por más tiempo que los pertenecientes a grupos de menor tamaño. Destete de acuerdo con el tamaño del cuerpo adulto. Harvey y Clutton-Brock (1985) publicaron un estudio sobre las variables del ciclo vital de los primates que incluía una fórmula para calcular la edad de destete en función del peso del cuerpo de una hembra adulta. La ecuación predice la edad de destete para los h umanos entre los 2,8 y 3,7 años, dependiendo del peso medio del cuerpo de una hembra adulta, siendo las poblaciones formadas por individuos de mayor tamaño las que amamantan durante más tiempo. Destete en función de la duración del período de gestación. A menudo la bibliografía afirma que entre los mamíferos en general la edad de destete coincide aproximadamente con la duración del período de gestación (Lawrence 1989). Con este criterio, el destete en los humanos debería ocurrir tras sólo nueve meses de lactancia. Sin embargo, esta relación uno a uno se ve fuertemente afectada por el tamaño del animal adulto. En muchos primates pequeños, la duración de la lactancia es inferior a la duración del período de gestación. Entre las especies de primates de gran tamaño, la duración del período de lactancia excede ampliamente la duración media del período de gestación. Para los familiares más cercanos del género humano, el chimpancé y el gorila, la duración de la lactancia es superior en más

de seis veces a la duración del período de gestación. Los humanos se encuentran entre los primates más grandes y comparten más del 98% de su material genético con los chimpancés y los gorilas. Según estas comparaciones, una estimación de la edad natural de destete para los humanos sería como mínimo de seis veces la duración del período gestante, esto es, 4,5 años. Destete en función de la erupción dental. De acuerdo con las investigaciones de Smith (1991), muchos primates destetan a su progenie cuando ésta desarrolla sus primeros molares permanentes. La erupción de los primeros molares permanentes tiene lugar en los humanos modernos aproximadamente a los 5,5 o 6 años. Es interesante señalar que los humanos alcanzan la autonomía inmunológica en torno a los seis años de vida, lo cual permite suponer que, a lo largo de nuestro reciente pasado evolutivo, los niños disponían de la inmunidad activa que proporciona la leche materna hasta esa edad más o menos (Frederikson). Nuestro pasado evolutivo ha creado un organismo que delega en la lactancia el suministro del contexto para el desarrollo físico, cognitivo y emocional. Los datos sobre primates no humanos sugieren que los niños humanos están diseñados para recibir todos los beneficios de la lactancia durante un período mínimo de 2 años y medio y un aparente límite máximo de unos 7 años. La selección natural ha favorecido a los niños que presentan una fuerte predisposición genética a esperar ser amamantados varios años desde su nacimiento, por lo que el instinto de mamar permanece fuerte en ellos durante todo este período. Hoy en día muchas sociedades pueden satisfacer las necesidades nutritivas de los niños a partir del tercer o cuarto año de edad con alimentos de adultos modificados. Las sociedades industrializadas occidentales pueden compensar algunos (que no todos) los beneficios inmunológicos de la lactancia por medio de antibióticos, vacunas y mejoras sanitarias e higiénicas. Pero las necesidades físicas, cognitivas y emocionales de los niños persisten. Los profesionales de la asistencia sanitaria, los padres y el público en general deberían tomar conciencia de que entre los tres y los siete años es una edad razonable y apropiada para destetar a los humanos, por poco habitual que sea en los EE.UU. amamantar a un niño cuando ya ha dejado de ser bebé. Bilbliografía: * Charnov, E.L. and D. Berrigan. Why do female primates have such longlifespans and so few babies? or Life in the slow lane. Evol Anthropol 1993;1:191-94. * Fredrickson, D. University of Kansas, personal communication. Harvey, P.H. and T.H. Clutton-Brock. Life history variations in primates. Evolution 1985; 39:559-81. * Lawrence, R.A. Breastfeeding: A Guide for the Medical Profession, 3r d edition. St. Louis: Mosby, 1989. Lee, P.C.,P. Majluf, and I.J. Gordon. * Growth, weaning and maternal investment from a comparative perspective. J Zool Lond 1991;225;99114. Smith, B.H. * Age of weaning approximates age of emergence of the first permanent molar in nonhuman primates, abstraacted. Phys Antropol Suppl 1991;12:163-64. * A Time to Wean, Katherine A. Dettwyler, PhD Department of Anthropology, Texas A & M University, College Station Texas, Breastfeeding Abstracts, August 1994, Volume 14, Number 1. Traducido al Castellano por La Liga de la Leche de Euskadi Apdo 5044 48080 Bilbao Tel: 94 423 01 36 Email: llleuskadi@sarenet.es