||CC|/|/S || CC|T|C| || S/||C|||CS|S |C|C

||/
||CC3/CT|||CS|S || || |C|C||C.
|||C|T/|C|/ Y |/|T/S |/|/ S| ||/C|CST|CC.
||||T|||C/C|C| Y CC|T|C|
|/S ||C×||/S || |/ /|||||T/C|C| /|||/|
||S/||C||CS ||C|||T|S Y |||V/S |||S||CT|V/S
|| |/ V/|C|/C|C| || /|||||TCS |/|/ C/|/|C |C|C||C (|)
A
Ñ
O

7



n
º
3
5
|/||T|S |C| 78%4,=03'3''97
|| C/|/|C 3CV||C
3/S|S || /|||||T/C|C| ||| C/|/|C 3|/VC
|| S|T|/C|C||S || |SC/S|Z C |||C/S |CCC
||C||CT|V/S
C|C|T||||/||S || || |/|||C || |/ |/||T|S C||||C/
|||C|T/|| |S||C|/|
Vet 20++
1DUHRS@]CD],DCHBHM@]5$3$1(-1(
/|C V|T||||/||C |||||/|
3
nº 35
La escalada de las tensiones en Oriente Medio ha ido provocando una subida paulatina de los precios del petróleo.
Estas repercusiones han sido moderadas mientras las revueltas se restringían a Túnez y Egipto, pero ahora que se han
propagado a Libia (un importante productor de petróleo) y Bahréin (un modesto productor energético), aumenta el
riesgo de una subida mayor de los precios del petróleo. Esto provocará, sin duda, un aumento de los precios de otras
materias primas (sobre todo de los alimentos) y afectará negativamente a la economía europea, que apenas está
experimentando una incipiente recuperación.
Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los productos de primera necesidad, en especial los
cereales, han vuelto a alcanzar en febrero y por tercer mes consecutivo, precios récord. Y las perspectivas no apuntan
a un cambio de tendencia a corto plazo. En España, el consumidor final puede tardar en percibir este incremento de
precios. Sin embargo, agricultores y ganaderos ya notan sus efectos. Los ganaderos advierten que el aumento de pre-
cios de los cereales es un peligro para su superviviencia porque reduce su margen de beneficio. José Carlos Caballero,
jefe de los servicios agrarios del sindicato agrario ASAJA, ha apuntado que el sindicato estima que los cierres lleguen
a afectar a entre un 5 y un 10% de las explotaciones ganaderas.
Editorial
4
EDITA:
DIRECTOR EJECUTIVO:
Enrique Marcos
enriquemarcos@axoncomunicacion.net
DIRECTORA DE MÁRKETING:
Valle García
vallegarcia@axoncomunicacion.net
COORDINADOR DE PROYECTOS
GRÁFICOS:
Miguel Ángel Gálvez
miguelangel@axoncomunicacion.net
DISEÑO Y MAQUETACIÓN:
Marina Cid Troya
Javier Pérez
FOTOGRAFÍA:
Eva García Martín (Veterinaria)
COORDINADORA DE REDACCIÓN:
Ana del Cura (Veterinaria)
ana@axoncomunicacion.net
DEPARTAMENTO DE SUSCRIPCIONES:
Alicia Castillo
suscripciones@axoncomunicacion.net
REDACCIÓN, PUBLICIDAD
Y ADMINISTRACIÓN:
Calle Dulcinea 42 (4º B)
28020 Madrid
Tél.: 902 36 39 34
Fax: 91 628 92 77
axoncomunicacion@axoncomunicacion.net
www.axoncomunicacion.net
IMPRIME:
Versus
DEPÓSITO LEGAL:
M-14245-2005
ISSN 1889-2094
COLABORA: ADHERIDOS:

DIFUSIÓN GRATUÍTA
Queda totalmente prohibida cualquier reproducción total
o parcial, ya sea por medios mecánicos, electrónicos y
expresamente por fotocopias de todos los textos, figuras,
fotografías dibujos incluidos en nuestra revista CRIA Y
SALUD. Las opiniones expresadas en cada trabajo o artícu-
lo son de la exclusiva responsabilidad del autor,pudiendo
la empresa editora no compartir la opinión de los mismos.
CONSEJO DE REDACCIÓN
de Cría y Salud en Bovino y Porcino
Dra. Susana Astiz
Investigadora Titular Dpto. de Reproducción (INIA).
Prof. María Alcaide
Licenciada en Veterinaria.
Prof. Dr. Alex Bach
Director de la Unidad de Rumiantes del IRTA.
Doctor en Veterinaria por la Universidad de Minnesota.
Dr. Joaquín Baucells
Centro Veterinario Tona.
Prof. Dr. Sergio Calsamiglia
Departamento de Patología y Producción Animal.
Facultad de Veterinaria. Universidad Autónoma de Barcelona.
Prof. Dr. Javier Cañón
Catedrático de Genética.
Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Veterinaria de Madrid.
Prof. Dr. Pere Costa-Batllori
Veterinario. Universidad Politécnica de Cataluña.
Prof. Dr. Carlos Fernández
Departamento de Producción Animal y Ciencia de los Alimentos.
Facultad de Ciencias Experimentales y de la Salud. Veterinaria.
Universidad Cardenal Herrera CEU.
Dra. Eva Mª Frontera
Dra. en Veterinaria.
Dr. Julio de la Fuente
Departamento de Reproducción Animal y Conservación de Recursos
Zoogenéticos. Ministerio de Ciencia y Tecnología. I.N.I.A.
Prof. Dr. Antonio Gázquez
Catedrático de Histología y Anatomía Patológica de la Facultad de
Veterinaria de Extremadura.
D. Ignacio R. García Gómez
Director Veterinario.
Albeitares Consultores S.L.
D. Javier Gil Pascual
Veterinario Asesor en Porcino.
Prof. Dr. Juan Vicente González
Dipl. ECBHM. Prof. Titular Dto. Medicina y Cirugía Animal, UCM
TRIALVET Asesoria e Investigación Veterinaria SL.
Prof. Dr. Gonzalo González
Departamento de Producción Animal.
Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos.
Universidad Politécnica de Madrid.
Prof. Dr. Xavier Manteca
Unidad de Fisiología. Facultad de Veterinaria.
Universidad Autónoma de Barcelona.
D. Juan C. Marco Melero
Jefe del Laboratorio de Salud Pública.
Departamento de Sanidad. Gobierno Vasco.
Prof. Dr. Francisco Mazzucchelli
Jefe del Servicio de Clínica Bovina. Hospital Clínico Veterinario.
Universidad Complutense de Madrid.
Dr. Alfonso Monge
Director de AMASVET. Veterinario especialista en vacuno.
Prof. Dr. Antonio Muñoz
Catedrático de Producción Animal.
Facultad de Veterinaria. Universidad de Murcia.
Prof. Dr. Antonio Palomo
Departamento de Mediciona y Cirugía Animal.
Facultad de Veterinaria. Universidad Complutense de Madrid.
Prof. Gabriel Parrilla
Veterinario. Profesor del Hospital Clínico de la F.V. de Madrid.
Dr. José Pérez
Tapia Servicios Veterinarios.
Prof. Manuel Pizarro
Departamento de Medicina y Cirugía Animal.
Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Veterinaria de Madrid.
Dr. David Reina
Dr. en Veterinaria.
Prof. Dr. Elías Rodríguez
Catedrático de Microbiología e Inmunología.
Departamento de Sanidad Animal. Facultad de Veterinaria de León.
Prof. Dr. Manuel Rodríguez
Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.
Vicerrector de la Facultad de Veterinaria de Madrid.
Prof. Dr. Pedro Rubio
Departamento de Sanidad Animal.
Facultad de Veterinaria. Universidad de León.
Prof. Gregorio Salcedo
Profesor de Nutrición Animal y Análisis Químico Agrícola.
5
nº 35
5
Cría y salud
Agenda...............................................................................................................................6
Noticias..............................................................................................................................8
Actualidad de empresa..............................................................................................10
Jornadas....................................................................................................................17
Vet 2011 Año Veterinario Mundial........................................................................18
Programas de Control de Salmonelosis Porcina..................................................28
Micobacteriosis en el porcino: Importancia y pautas
para su diagnóstico, identificación y control.......................................32
Las dioxinas en la alimentacion animal.................................................38
Desarrollos recientes y nuevas perspectivas
en la valoración de alimentos para ganado porcino (I).....................42
Mamitis por Staphylococcus en ganado bovino.................................50
Bases de alimentación del ganado bravo
en situaciones de escasez o fincas poco productivas........................54
Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica.............................62
S U MA R I O
6
Agenda
F E R I A S
• VIV Asia 2011
Bangkok, Tailandia. 09-11/03/2011
http://www.vivasia.nl/en/Exposant.aspx
• 10ª EDICIÓN DE FIGAN (FIMA
GANADERA - FERIA INTERNACIONAL
PARA LA PRODUCCIÓN ANIMAL)
Zaragoza, España. 15-18/03/2011
fima-ganadera@feriazaragoza.es
• 51ª RASSEGNA SUINICOLA INTERNAZIONALE
Reggio nell Emilia RE, Italia. 14-16/04/2011
http://www.suinicola.it
• VIV RUSSIA 2011
Moscú, Rusia. 17-19/05/2011
http://www.vivrussia.nl/en/Exposant.aspx


OT R O S C O N G R E S O S
• DISEÑO DE ENSAYOS DE CAMPO E
INTERPRETACIÓN DE PRUEBAS DE
DIAGNÓSTICO
Sede CITA. Zaragoza, España. 14/03/2011
info@agrogestiic.es
• 11º CONGRESO DE PRODUCTOS
CÁRNICOS Y ELABORADOS
Valladolid, España. 15-16/03/2011
http://www.aecoc.es/aecoc/admin/web/gc_search.
php?target=Doc
• ALLTECH’S 25TH EUROPEAN LECTURE TOUR:
ALIMENTANDO EL MUNDO: DEMANDA GLOBAL,
RESPUESTA LOCAL
Santiago de Compostela, España. 25-25/03/2011
http://www.alltech.com/elt/Pages/register.aspx
• 2011 AMI INTERNATIONAL MEAT, POULTRY
AND SEAFOOD INDUSTRY CONVENTION
Chicago Illinois, EEUU. 13-16/04/2011
http://www.amiexpo.com/
• XIV JORNADAS SOBRE PRODUCCIÓN ANIMAL
Zaragoza, España. 17-18/05/2011
http://www.aida-itea.org
7
nº 35
C U R S O S Y C O N G R E S O S
• XVI CONGRESO INTERNACIONAL
ANEMBE DE MEDICINA BOVINA
Ávila, España. 11-13/05/2011
http://www.anembe.com/congresos
• CURSO PRÁCTICO DE CIRUGÍA EN BOVINO
Asturias, España. 20-21/05/2011
http://www.colegioveterinarios.net/cursos/
index.php?id=107&action=detalle <http://
www.colegioveterinarios.net/cursos/index.
php?id=107&amp;action=detalle>
BOVINO
FERIAS • CONGRESOS • CONCURSOS • FERIAS • CONGRESOS • CONCURSOS
• III FORO ANVEPI
Talavera de la Reina, Toledo, España. 03/03/2011
http://www.anvepi.com/
• 42ND AASV ANNUAL MEETING
Fénix, Arizona, EEUU. 05-08/03/2011
http://www.aasv.org/annmtg/
• 5TH ASIAN PIG VETERINARY SOCIETY (APVS)
Pattaya, Tailandia. 07-09/03/2011
http://www.apvs2011.com/
• MÁSTER EN SANIDAD Y PRODUCCIÓN PORCINA:
MESA REDONDA: “NUEVAS ESTRATEGIAS EN LA
MEJORA GENÉTICA DEL PORCINO”
LLeida, España. 11-11/03/2011
masterporcino@prodan.udl.cat
• X CONGRESO CENTROAMERICANO Y DEL CARIBE DE
PORCICULTURA
San Salvador, El Salvador. 04-06/05/2011
congreso@asporc.org
• 3RD EUROPEAN SYMPOSIUM OF PORCINE HEALTH
MANAGEMENT
Espoo, Finlandia. 25-27/05/2011
http://www.vetmed.helsinki.fi/esphm2011/
PORCINO
C O N C U R S O S G A N A D O
• XIII CONCURSO NACIONAL DE PRIMAVERA
CONAFE 2011 DE LA RAZA FRISONA
Torrelavega, Cantabria, España. 24-27/03/2011
http://www.conafe.com
Noticias
E
l pasado mes de enero la Co-
misión Europea publicó en
el DOUE de 15 de enero una reco-
mendación por la que se establecen
directrices para la distinción entre
materias primas para piensos, aditi-
vos para piensos, biocidas y medica-
mentos veterinarios (2011/25/UE). La
distinción entre materias primas para
piensos, aditivos para piensos y otros
productos como los medicamentos
veterinarios tiene consecuencias en
las condiciones de comercialización
de dichos productos, en función de la
legislación aplicable.
La Comisión Europea
establece directrices
para la distinción
entre materias primas
para piensos, aditivos
para piensos, biocidas
y medicamentos
veterinarios
La Comisión Europea se
compromete a reunir
un grupo de trabajo
sobre el sector porcino
D
urante el pasado Consejo de
Ministros de Agricultura de
Europa, la Comisión Europea
se comprometió a reunir entre febrero
y marzo al grupo de trabajo sobre el
sector porcino ampliado para estudiar
medidas en beneficio de este sector.
La situación continuada de bajada de
precios percibidos por los productores,
sumada al incremento de los costes de
las materias primas para alimentación
del ganado, ha hecho necesaria la in-
tervención de la Comisión Europea
para buscar soluciones en relación con
el sector porcino, a petición de España
y otros países comunitarios.
8
La vacunación obligatoria frente a la lengua azul o
fiebre catarral ovina finalizará el 30 de junio de 2011
El MARM estudia ampliar
el número de presentaciones
de la canal de vacuno
E
l motivo de la posible modifica-
ción es adaptar la normativa a la
realidad del mercado de la carne
de vacuno. La canal Tipo I se subdividía en
un Subtipo IA, que sería la de referencia, y
en un Subtipo IB, que sería la de referencia
a la que se le recorta o pule la grasa su-
perficial. La canal Tipo II se dividiría en dos
subtipos (Subtipo IIA y Subtipo IIB) según
incluya o no los pilares del diafragma. La
canal Tipo III, que sería la actual tipo III, con
sus dos subtipos. Se introduce la canal Tipo
IV, que sería la canal que incluye el rabo,
los pilares del diafragma, los pilares medios
del diafragma y los testículos en machos de
categorías A y B y a la que no se efectuaría
el recorte de grasa superficial. Se dividiría
en dos subtipos, IV A y IV B.
E
l Gobierno español considera con-
veniente el cese de la vacunación
obligatoria contra la lengua azul a partir del
próximo 1 de julio de 2011, dada la evolución
epidemiológica de la enfermedad durante el
año 2010 y el “alto nivel de cobertura vacu-
nal alcanzado”, lo que permite una “reorien-
tación” de la estrategia en este campo para
el año que ahora comienza.
De este modo, el MARM ha anuncia-
do el término de la vacunación obligatoria
frente al serotipo 8 a partir del 1 de enero
de 2011, excepto en las provincias de Cádiz
y Málaga, donde se vacunará por obligación
contra esta enfermedad hasta el 30 de junio
de 2011. En cuanto a los serotipos 1 y 4, la
vacunación dejará de ser obligatoria a partir
del 1 de julio, aunque aconseja que esta de-
cisión sea voluntaria en función del criterio
del titular de cada explotación.
Se establecen como zonas restringidas
frente a los serotipos 1, 4 y 8 del virus de
la lengua azul la totalidad de las comarcas
ganaderas de Cádiz, Huelva y Málaga; y las
zonas ganaderas de Utrera (Bajo Guadalqui-
vir), Osuna (Campiña/Sierra Sur), Lebrija (Las
Marismas), Sanlúcar la Mayor (Poniente de
Sevilla) y Marchena (Serranía Sudoeste), to-
das ellas en la provincia de Sevilla. Por otro
lado, todo el territorio peninsular español
y las ciudades de Ceuta y Melilla han sido
declaradas zonas restringidas frente a los se-
rotipos 1 y 8; mientras que las comunidades
autónomas de Canarias e Islas Baleares se
considerarán como zonas libres.
El documento oficial establece, ade-
más, que serán las autoridades competentes
las que autoricen el movimiento de anima-
les, esperma, óvulos y embriones de especies
sensibles dentro y entre las zonas restrin-
gidas, tanto las destinadas a vida como a
sacrificio. El documento completo se puede
consultar en la página web del BOE (http://
www.boe.es/boe/dias/2010/12/30/pdfs/BOE-
A-2010-20065.pdf).
La UE acuerda
aumentar la tolerancia
de OGM en las
importaciones
de piensos
E
l Comité Permanente de
la Cadena Alimentaria
ha apoyado que esos
envíos puedan contener hasta un
0,1 por ciento de residuos “acciden-
tales” de transgénicos, de varieda-
des aún pendientes de aprobación
o cuya autorización haya expirado
en la UE, pero que sí se admiten en
países terceros. En la actualidad, la
UE aplica el principio de “toleran-
cia cero” en las importaciones y el
nuevo límite podría entrar en vigor
a principios del verano, si en unos
meses no hay oposición de las ins-
tituciones comunitarias.
L
os países de la Unión Europea
(UE) acordaron rebajar las exi-
gencias, a partir de julio, en los test
obligatorios a los que deben ser some-
tidos los animales para la detección del
mal de las “vacas locas”, informaron
fuentes comunitarias.
El Comité Permanente de la Cade-
na Alimentaria de la UE aprobó que las
pruebas sean obligatorias para las reses
sanas que tengan al menos 72 meses,
mientras que en la actualidad dichos
exámenes se hacen desde los 48 meses
en casos como España (30 meses en
algunos nuevos estados comunitarios).
Este nuevo requisito se aplicará a partir
de julio en 22 países, entre los que fi-
gura España.
Los test de EEB serán menos exigentes desde julio
9
nº 35
E
l Gobierno español aprobó el pasado 18 de febrero un
Real Decreto por el que se regula el Registro general
sanitario de empresas alimentarias y alimentos. La finalidad
de este Real Decreto es actualizar, simplificar y consolidar el
procedimiento establecido en España, que data de 1991, para
registrar, con carácter nacional y público, las empresas alimen-
tarias y, en su caso, los establecimientos que tengan su sede
en el territorio nacional, así como ciertos productos alimenti-
cios fabricados y comercializados por éstas. Entre las principa-
les novedades introducidas por el Real Decreto, cabe destacar
que únicamente se exige autorización previa por la autoridad
competente al inicio de la actividad económica a los estableci-
mientos destinados a la actividad alimentaria relacionada con
los productos de origen animal, además se incluyen a todas las
empresas que sean el eslabón responsable de la cadena alimen-
taria, a la vez que se excluyen a las empresas y establecimientos
dedicados en su actividad a productos químicos.
Aprobado el Real Decreto que regula
el Registro general sanitario de
empresas alimentarias y alimentos
L
a Autoridad Europea para la Seguridad Alimen-
taria (EFSA) ha emitido recientemente su opinión
acerca de el riesgo que plantean las proteínas animales
de la especie bovina transformadas en relación a la en-
cefalopatía espongiforme bovina (EEB) en piensos. En el
dictamen emitido por la EFSA también se han revisado
los métodos de diagnóstico y su sensibilidad para detec-
tar las proteínas animales en piensos y se han compa-
rado diferentes métodos de evaluación de riesgos para
las proteínas animales en la alimentación animal. La EFSA
ha llegado a la conclusión que el límite global actual de
detección de proteínas animales en piensos sigue sien-
do del 0,1%. Para este estudio se han considerado datos
relativos a la vigilancia de la EEB y la producción de pro-
teína animal transformada en la UE y se ha desarrollado
un modelo de evaluación cuantitativa del riesgo para es-
tudiar la magnitud de la infectividad total de la EEB en
las proteínas animales transformadas y en piensos para
rumiantes en un escenario determinado asumiendo algu-
nas contaminaciones cruzadas específicas.
Sobre la base de los datos de vigilancia de la EEB en
la UE de 2009, suponiendo una contaminación del 0,1%
(el límite de detección de estas proteínas en pienso) con
proteínas no provenientes de rumiantes y según este
modelo, la carga total de infectividad de EEB que podría
entrar en el pienso de bovinos al año en la UE sería equi-
valente al 0,2 de la dosis infecciosa oral para bovino 50%
4 (Co DI50) (9 × 10,5 – 1,3 IC95%) (lo que significa que
se podría esperar menos de un animal adicional infectado
de EEB en la población de ganado de la UE por año con
una confianza superior al 95%).
Dictamen sobre el riesgo de las proteínas
animales transformadas en piensos
U
n estudio de revisión conjunto
de la Agencia Europea de Segu-
ridad Alimentaria y el Centro Europeo de
Prevención y Control de Enfermedades
ha permitido conocer los últimos avances
respecto a las posibilidades de transmisión
de encefalopatías espongiformes transmi-
sibles a los seres humanos. Este estudio ha
confirmado que, en la actualidad, la única
encefalopatía espongiforme transmisible
(EET) zoonótica es la encefalopatía espon-
giforme bovina (EEB), que en los humanos
se conoce como enfermedad de Creutzfel-
dt-Jakob (CJD).
Además, se han evaluado las herra-
mientas y métodos epidemiológicos y la-
boratoriales actuales para la evaluación de
la posible asociación de las EETs animales y
humanas. La EFSA y el ECDC han realizado
la primera revisión integral de los estudios
epidemiológicos y laboratoriales sobre las
posibles relaciones entre las EETs en ani-
males y humanos en el ámbito de la Unión
Europea. La opinión se asienta sobre traba-
jos previos realizados por la EFSA sobre el
potencial zoonótico de agentes EET senci-
llos, así como un considerable número de
otros estudios científicos sobre enfermeda-
des priónicas. Los resultados encontrados
confirman que en la actualidad la única
EET zoonótica es la EEB. Evidencias epide-
miológicas demuestran que la forma más
común de EET en humanos es la CJD, cuyas
causas en casos esporádicos siguen sin es-
tar claras. Mientras que las evidencias cien-
tíficas hasta la fecha no han identificado
una fuente medioambiental de infección, el
Panel no puede excluir la posibilidad de que
un pequeño número de casos pudieran ser
zoonóticos.
Para otras EET, un gran número de in-
certidumbres hacen que sea imposible ac-
tualmente dar conclusiones definitivas so-
bre las posibles relaciones entre humanos
y animales. Una de las razones es que los
datos sobre la vigilancia de EET en animales
son demasiado recientes para poder com-
pararse con los respectivos en humanos.
El Panel recomienda, por tanto, que debe
continuarse con la vigilancia sistemática de
las EET en ambas especies.
Además de los datos epidemiológi-
cos, los científicos evaluaron también las
evidencias obtenidas de la transmisión
experimental de EET y alguna en estudios
laboratoriales. Algunos de estos estudios
sugieren que podría existir la posibilidad de
transferencia animal-humano para otras
EET, además de para la EEB en vacuno. En
particular, algunos datos indican que uno
de los agentes nuevos de la EEB atípica, el
agente L-EEB o BASE, podría tener el mismo
o incluso mayor potencial zoonótico que el
agente de la EEB clásica. El Panel apunta
que actualmente no es posible definir si
estos estudios pueden extrapolarse para
determinar la transferencia de EET entre
animales y humanos en condiciones de ex-
posición reales.
Últimos avances sobre la relación entre las EET en animales y humanos
E
l Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión
Europea ha adoptado el borrador de la nueva nor-
mativa sobre la información nutricional en el etiquetado de
los alimentos. Esta nueva legislación tiene por objeto garan-
tizar que las etiquetas de los alimentos contengan la infor-
mación esencial de forma clara y legible, de tal modo que
los consumidores puedan tomar decisiones sobre una dieta
sana y equilibrada.
Luz verde para el nuevo
etiquetado de los alimentos
10
Actualidad de empresa
Autorización para el uso de Circovac® en lechones en Europa
E
l 29 de noviembre de 2010, Circovac® logró la autoriza-
ción de comercialización europea para el uso en lechones.
Circovac® se convierte así, por su registro en Europa, Bra-
sil, Méjico y Tailandia, en la primera vacuna frente a circovirosis dis-
ponible a nivel mundial para la vacunación de madres y lechones.
Mediante la vacunación de los lechones, Circovac® proporciona
una inmunización activa para disminuir la excreción fecal de PCV2
y la carga viral en sangre, lo que supone una ayuda para reducir
los signos clínicos de PCV2, que abarcan el desmedro, la pérdida de
peso y la mortalidad. Además, rebaja la carga viral y las lesiones en
tejidos linfoides asociados con la infección por PCV2. El programa
de vacunación se basa en una sola aplicación IM profunda de 0,5
ml inyectada a partir de las 3 semanas de edad.
Por otra parte, mediante la vacunación de las cerdas, es decir la
inmunización activa de cerdas jóvenes y adultas, Circovac® asegura
la inmunización pasiva de los lechones, a través del calostro, la cual
permite reducir las lesiones de los tejidos linfoides asociadas con la
infección por PCV2, lo cual supone una ayuda en la reducción de la
mortalidad ligada a la enfermedad.
El programa se basa en la aplicación de una dosis de 2 ml en
cerdas jóvenes y/o adultas seguida de una segunda inyección, de
3 a 4 semanas más tarde, al menos, 2 semanas antes de la cubri-
ción y/o parto, respectivamente. Por último, se debe administrar
una inyección de refuerzo en cada gestación, al menos entre 2 y 4
semanas antes del parto.
Al ser la primera vacuna que se registró contra PCVD, Circovac®
tiene una amplia experiencia de campo en Europa y ha demostrado
mejoras en todo el periodo de crecimiento. Tras la vacunación de
los lechones, la ganancia diaria de peso en una granja de Alemania
aumentó desde 384 gramos/diarios a 451 gramos/diarios durante
la fase de transición (1). Al mismo tiempo, la mortalidad en esta
misma fase se redujo del 4,2% al 1,5%, y la tasa de animales des-
medrados se redujo desde el 7,2% hasta el 1,3%.
En otro orden de cosas, mediante observaciones de campo se
ha demostrado claramente los beneficios de la vacunación para
mejorar los parámetros reproductivos: las tasas de aborto en una
granja francesa se redujeron del 7,3% hasta el 3,6% y el porcentaje
de partos aumentó del 84% al 90,5%
(2)
. Todos estos resultados se
pudieron poner de manifiesto en un gran número de granjas de
toda Europa. De este modo, se confirmó la eficacia y los beneficios
económicos de la vacunación con Circovac® como método de con-
trol del PCV2 en todas las fases productivas de las granjas, y, por
tanto, como ayuda para la consecución de una óptima rentabilidad.
La ampliación de la autorización confirma el compromiso de
Merial en el desarrollo de los conocimientos científicos y en la bús-
queda de una solución efectiva para el control de la circovirosis que
resulte satisfactoria para los veterinarios y los ganaderos.
Circovac® está disponible en frascos de 50 ml, es decir: 25 dosis
de cerdas ó 100 dosis para los lechones.
(1)
: Bradaric et al, ESPHM 2010, Hannover, Alemania
(2)
: Noirrit et al, IPVS 21, Vancouver, Canadá, p 436.
12
Actualidad de empresa
J
efo, división Europa / África, tiene el placer de comunicar la nueva au-
torización dada por la Comisión Europea a AVIplus®-S como aditivo
zootécnico para lechones (reglamento n°1117/2010 del 02/12/2010).
Esta autorización, conseguida con nuestro socio Vetagro, fabricante de
productos microencapsulados CARE-Pass adaptados al tiempo de tránsito de
cada especie animal, es una primera etapa en el proceso de comercialización
de un nuevo producto.
En este momento estamos esperando la inspección de la fábrica Vetagro
por las autoridades italianas durante el primer semestre del 2011, para que sea
homologada la producción de AVIplus®-S.
Luego, podremos empezar las primeras pruebas para demostrar la eficacia
de este producto en el campo, con nuestros clientes.
Pionero en la técnica de la microencapsulación, Jefo y Vetagro somos los
primeros en conseguir un registro en la categoría aditivo zootécnico para un
producto protegido. Esto demuestra nuestra estrategia de innovación, y nuestra
voluntad de responder a las exigencias futuras del sector de la nutrición animal.
Les informaremos de cualquier noticia relativa a este tema, así como al
tema del AVIplus®P, producto específico para aves, cuyo expediente está
siendo estudiado por las autoridades europeas.
AVIplus®-S autorizado
como aditivo zootécnico
para lechones
E
l pasado día 1 de diciembre, Laboratorios SYVA , con la colabora-
ción de su distribuidor en Tarragona, Solà-Domingo, organizó una
charla formativa titulada: “Salmonelosis porcina: El nuevo reto
para el porcinocultor” a la que asistieron más de 70 productores de la zona.
Los ponentes, expertos en el tema, fueron, por orden de intervención,
Alvaro Aguarón Turrientes, Técnico de porcino de SYVA y Josep Solé i
Badía, veterinario y asesor de porcino.
La charla comenzó con la intervención de Mª Luz Muñoz, Veterina-
ria y Directora de Marketing de SYVA que ofreció una visión general de
la empresa, mostrando imágenes de su nueva planta de producción de
vacunas, situada en el Parque Tecnológico de León y una de las más mo-
dernas de Europa.
A continuación Álvaro Aguarón disertó acerca de la salmonelosis porci-
na, empezando por datos etiológicos, siguiendo por epidemiología y termi-
nando por el control, destacando los siguientes puntos de su intervención:
• Importancia de la salmonelosis como enfermedad zoonótica: La espe-
cie porcina es, después de la avícola, la segunda más importante como
origen de salmonelosis humana.
• La existencia de 1.500 serotipos, lo que entraña problemas desde el
punto de vista de diagnóstico y de control de la enfermedad.
• La eficacia contrastada de ciertas medidas de control en granja.
• La necesidad ineludible del trabajo conjunto de todos los eslabones
de la cadena: desde el sector productor, pasando por el transporte, los
mataderos y salas de despiece y terminando en los hogares y la restaura-
ción, para que al consumidor le llegue una carne sana y saludable.
A continuación intervino Josep Solé que hizo una exposición clara
y muy didáctica acerca de la situación actual de la salmonelosis porcina
en Europa, en España y en Cataluña, ofreciendo datos de prevalencia y
destacando que nuestra posición en el ránking es muy comprometida:
somos el país con prevalencias más elevadas en la Unión Europea.
• Destacó que se trata de una cuestión sanitaria pero también y sobre
todo comercial y que debemos de trabajar para evitar que nuestros pro-
ductos sean desplazados de los mercados internacionales debido a esa
alta tasa de salmonelosis en la especie porcina.
• Describió los programas de control en marcha en ciertos países de
la Unión Europea como Dinamarca, Holanda o Alemania y destacó los
éxitos conseguidos en todos los casos, lo que debe de animar al sector
productor porcino español a iniciar cuanto antes su propio programa.
• Finalmente resaltó que la Unión Europea iba a exigir programas de
control en cada país mediante la fijación de objetivos de reducción de
prevalencia y que estas medidas iban a afectar al productor pero también
y especialmente a los mataderos y salas de despiece.
E
l pasado mes de enero se celebró
en Washington (USA), la 50 edi-
ción del N.M.C. En este foro se
presentó un poster titulado “Evaluación de
una nueva vacuna contra la mastitis bovi-
na causada por Staphylococcus coagulasa
Negativos (C.N.S.)”. Este póster mostraba
los resultados presentados para obtener el
registro EMA (Agencia Europea del Medi-
camento) de STARTVAC®, evidenciando
que dicha vacuna consigue una disminución
de la severidad de estas mamitis, así como
del número de nuevas infecciones, siendo
de esta manera la única vacuna registrada
contra C.N.S. a nivel mundial.
En el mismo congreso, Luis Miguel Ji-
ménez, miembro de la empresa “Servet Ta-
lavera“, especialista en calidad de leche,
presentó un poster sobre su experiencia real
en campo. Sus conclusiones evidencian que
STARTVAC® reduce las nuevas infecciones en
comparación con el grupo control, a la vez
que disminuye el número de casos clínicos.
Una vez más HIPRA apuesta por la pre-
vención en Salud Animal, con el claro objetivo
de ofrecer a veterinarios y ganaderos produc-
tos diferenciales de alta calidad y de alto valor
añadido para las explotaciones ganaderas.
H
IPRA lanza al mercado europeo la primera
vacuna de IBR del mundo que contiene dos
delecciones genéticas (gE-/tk-). Esta nueva
vacuna permite el marcaje serológico gE-, imprescindi-
ble para la erradicación; la doble delección gE-/tk- es una
gran innovación y le confiere al producto una seguridad
vacunal superior que se traduce en: No establecimiento
de latencia ni re-excreción del virus vacunal, y una estabi-
lidad vacunal superior que reduce el riesgo de recombina-
ción con virus IBR de campo y recuperación de virulencia.
HIPRABOVIS® IBR MARKER LIVE es asimismo la pri-
mera vacuna viva de IBR que registra la Agencia Europea
del Medicamento (EMA), lo cual le confiere alta credibilidad
por el rigor y exigencia en el registro, además de la autori-
zación simultánea en todos los países de la Unión Europea.
HIPRA y su línea HIPRABOVIS®
de vacunas respiratorias y repro-
ductivas para bovino, dan un gran
paso adelante en su consolidación
como referentes en la prevención
para la Salud Animal, y refuerzan
su posición en vacuno lechero.
Laboratorios SYVA organiza una charla sobre salmonelosis porcina en Tarragona
HIPRA estuvo presente en la 50 edición del National Mastitis Council (N.M.C)

“marca la tendencia” en
la erradicación del IBR
13
nº 35
L
a Comisión de Acreditación de ENAC
acaba de conceder a los laboratorios de
NEIKER-Tecnalia la ampliación de su al-
cance de acreditación. El alcance se incrementa
en ensayos basados en métodos inmunológicos,
cromatográficos y moleculares de aplicación en
el ámbito agroalimentario. Con esta ampliación
NEIKER se reafirma en su objetivo de ofrecer a sus
clientes ensayos de alto valor técnico, avalados
por la acreditación en aspectos tan importantes
como la Sanidad Animal o la Seguridad Agroali-
mentaria.
En el campo de la sanidad animal se ha abor-
dado la acreditación de métodos inmunoenzimá-
ticos (ELISA) para el diagnóstico de importantes
enfermedades del ganado bovino, como son las
infecciones por los virus IBR (Rinotraqueítis In-
fecciosa Bovina) y BVD (Diarrea Vírica Bovina),
causantes de importantes pérdidas económicas
en explotaciones ganaderas y que además afectan
al comercio de animales vivos y de sus productos.
También se ha incluido la detección de la Encefa-
lopatía Espongiforme Bovina como parte funda-
mental del Plan de Control y Erradicación de los
procesos causados por priones, campo en el que
los laboratorios de NEIKER-Tecnalia poseen una
experiencia de más de 10 años.
En el campo de la seguridad agroalimentaria
se ha obtenido la acreditación de la detección de
clenbuterol en muestras de pelo bovino mediante
métodos cromatográficos (GC/MS/MS).
Esta metodología permite detectar cantidades
mínimas del analito en el animal vivo, y ofrecer
así a la sociedad garantías adicionales acerca de
la seguridad de los productos que consume. En
este mismo sentido se ha ampliado el rango de
determinaciones para la detección de Organismos
Modificados Genéticamente por PCR. Además de
la identificación de diferentes eventos transgé-
nicos en maíz (Bt11, Mon810, Mon863, Nk603,
Mir604, GA21), se ha acreditado la cuantifica-
ción del Maíz MON810. Ello nos permite ofrecer
a nuestros clientes sistemas novedosos y fiables
para la detección y cuantificación de OMGs en
muestras de alimentos y se enmarca dentro de la
constante preocupación por transmitir confianza
y seguridad a nuestros clientes y al sector agroa-
limentario en general.
NEIKER-Tecnalia apuesta nuevamente por la calidad de sus
servicios analíticos al ampliar el alcance de sus acreditaciones
E
l pasado 14 de enero,
Merial Laboratorios
celebró en Madrid,
un grupo de trabajo en torno
al antibiótico Zactran, la elec-
ción lógica frente a la ERB. En
la sesión estuvieron presentes
veterinarios de diversas áreas
geográficas que expusieron
su propuesta de valor sobre la
situación actual del sector va-
cuno en España.
Con esta iniciativa, Zactran
pretende contar con voces au-
torizadas de diversos perfiles:
clínico, investigador, asesor
y productor. De este modo, el
grupo de trabajo realizará una
revisión de las necesidades del
sector con un análisis interdis-
ciplinar que podrá aportar fac-
tores tan enriquecedores como
la experiencia y la sinergia.
Con esta convocatoria, Me-
rial Laboratorios sienta las bases
de un grupo de trabajo que se
orientará a la búsqueda de he-
rramientas que aporten valor al
sector de vacuno de cebo.
Zactran reúne a
veterinarios del sector
vacuno para analizar
sus necesidades
DFV® pone a disposición del veterinario Coliplus® Solución, formulado a base de co-
listina sulfato (2.000.000 UI equivalente a 83,33 mg de colistina sulfato), ha reducido el
tiempo de espera, para pollos (carne: 1 día) con una dosificación de 75.000 UI de actividad
colistina por kg peso corporal/día, durante 3-5 días consecutivos, por vía oral que corres-
ponde a 37,50 ml de producto/Tonelada de peso vivo/día, durante 3-5 días consecutivos.
En porcino, tiempo de espera (carne: 1 día)
y una dosificación de 100.000 UI de actividad
colistina por kg peso corporal/día, durante 3-5
días consecutivos por vía oral, que corresponde a
0,50 ml de producto/10 kg peso vivo/día, durante
3-5 días consecutivos.
Coliplus® Solución está indicado para el tra-
tamiento de procesos digestivos ocasionados por
E. Coli no invasiva sensible a la colistina.
Gracias a su galénica en solución oral, per-
mite una rápida y fácil disolución en agua de
bebida con una excelente estabilidad y homo-
geneidad en todo tipo de aguas con flexibilidad
en el tratamiento, evitando subdosificaciones y
obstrucciones de tuberías y de chupetes, garan-
tizando un tratamiento eficaz.
DFV® pone a disposición del veterinario Coliplus® Solución
D
esde abril de 2009 ESTEVE
veterinaria comercializa en 5
países europeos, entre ellos Es-
paña, el producto AIVLOSIN® 625 mg/g
para avicultura de la empresa ECO Animal
Health Ltd. (Reino Unido) y cuyo principio
activo es el nuevo macrólido tilvalosina.
A partir de enero 2011 ESTEVE veteri-
naria asume también la comercialización
del producto AIVLOSIN® 42,5 mg/g Pre-
mezcla para porcino en España y Portugal,
de la que hasta ahora se ocupaba Intervet
Shering-Plough Animal Health S.A.
Esteve conoce bien este macrólido
para porcino ya que lo comercializa desde
hace dos años en Alemania y Austria. Por
sus características únicas estamos con-
vencidos de su enorme interés y potencial
en un mercado como el nuestro de pro-
ducción porcina intensiva que precisa de
los más avanzados recursos terapéuticos.
14
Actualidad de empresa
C
on fecha de 12 de enero de este
año, Gerd Botter ha sido nom-
brado Director General del Gru-
po Nanta. Este nombramiento incluye no
sólo la responsabilidad directa sobre las
22 fábricas de producción de pienso, sino
también la dirección de la integradora de
porcino Inga Food.
Antes de entrar a formar parte del Grupo
Nutreco, Gerd Botter fue Director Interna-
cional de Ventas de Royal Schouten Group.
Desde su incorporación a Nutreco desem-
peñó diferentes puestos en Holanda para
Hendrix-UTD y en las oficinas centrales.
En 2005 se trasladó a España donde se
incorporó a Nanta como Director Adjunto
de la región de Valencia, posteriormente
fue nombrado Director de Marketing y más
recientemente Director Comercial.
Gerd Botter es licenciado es Business
Administration y MBA por ESTMA Busi-
ness School.
Sustituye en el cargo a Francisco Ira-
zusta, Director General desde noviembre
de 2008, quien asume la Dirección Gene-
ral para Europa en una empresa ajena al
sector.
Gerd Botter, Nuevo Director General del Grupo Nanta
E
l 1 de marzo, la farmacéutica Pfizer completaba la ad-
quisición de King Pharmaceuticals y su compañía filial
de salud animal, Alpharma, potenciando la posición de
liderazgo de Pfizer Animal Health en I+D+i, fabricación y venta
de vacunas, aditivos para piensos y medicamentos veterinarios.
Gracias a esta operación, Pfizer Animal Health incrementa-
rá su presencia en el mercado de la nutrición y podrá ofrecer a
sus clientes una gama más amplia y diversificada de productos
y servicios para ganado vacuno, porcino y avicultura. Además,
la integración de Alpharma contribuirá a conseguir el objetivo
de Pfizer Animal Health de ofrecer no sólo productos innova-
dores, sino soluciones que se adapten a las necesidades de sus
clientes.
La cartera de Alpharma incluye productos para avicultura,
vacuno y porcino, como aditivos para piensos, premezclas me-
dicamentosas y polvos solubles. Marcas como Aurofac®, Ava-
tec®, Cygro®, Cycostat®, Deccox® y Salinomax®, entre otras,
constituirán el nuevo portfolio de Pfizer Animal Health en el
área de la nutrición, junto con los productos que la compañía
ofrece desde hace años, como Lincomix® o MGA® en Estados
Unidos.
Alpharma comercializa sus productos a nivel mundial,
principalmente en América del Norte, seguido de Europa,
Latinoamérica y Asia. Por especies de destino, su sector
principal es la avicultura, seguido del ganado vacuno y el
porcino.
La adquisición de Alpharma potencia la posición de liderazgo de Pfizer Salud Animal
M
arbox es un nuevo marbofloxacino 100 mg/ml en solución in-
yectable. Se trata de un producto registrado para ganado por-
cino y vacuno. Marbox es único ya que aglutina en un solo pro-
ducto diferentes posologías e indicaciones. Marbox está indicado en bovino
para infecciones respiratorias (2ml/25 kg) en inyección única y para mastitis
agudas (1ml/50 kg) durante 3 días. En cerdas, Marbox está indicado para
el tratamiento del síndrome MMA. Marbox tiene un excelente periodo de
retirada, tanto en ganado porcino: 4 días, como en ganado vacuno: 3 días en
carne (en infecciones respiratorias) y 36 horas en leche (en mastitis).
Marbox se comer-
cializa en la nueva ge-
neración de envases
Clas. Se trata de un
vial exclusivo patenta-
do por Ceva y diseña-
do especialmente para
facilitar el manejo de
la gama de antibióticos
inyectables por ser un
envase ligero, anticho-
que y ergonómico.
Ceva lanza al mercado Marbox Antonio Jiménez, nuevo técnico
de apoyo de vacuno en CEVA
C
EVA Salud
Animal ha in-
corporado a su
departamento de marke-
ting a Antonio Jiménez
como técnico de apoyo
vacuno.
Antonio Jiménez es
licenciado en Veterinaria
por la Universidad Com-
plutense de Madrid. En
los últimos años ha de-
sarrollado su labor como
veterinario de vacuno en
las provincias de Lugo y
Asturias, así como tra-
bajando en el equipo co-
mercial de Ceva.
Con esta incorpora-
ción CEVA refuerza su
equipo técnico, para po-
tenciar su línea de pro-
ductos para vacuno y so-
bre todo para ofrecer un
mayor y mejor servicio a
sus clientes.
15
nº 35
P
fizer Salud Animal ha lanzado al mercado su nueva
Web con el objetivo de dar un servicio integral y especí-
fico a los veterinarios clínicos dedicados a las diferentes
especies animales (ganadería, animales de compañía y avicultura).
Para este nuevo portal de contenidos de la compañía www.pfizer-
salud-animal.es, se han desarrollado más de 250 páginas referen-
tes al amplio vademécum de Pfizer para todas las especies anima-
les, servicios a veterinarios ofrecidos por la compañía, noticias de
interés sectorial y la última información (videos incluidos) sobre
las distintas patologías, generada por los mejores especialistas en
cada área de la medicina veterinaria.
La nueva Web de Pfizer Salud Animal, es un ambicioso proyec-
to de Pfizer en continuo desarrollo, que incorporará nuevas fun-
cionalidades para ayudar al profesional veterinario en su práctica
diaria.
Regístrate en www.pfizer-salud-animal.es y accede a la mejor
información on line para usted y su negocio.
La nueva Web de Pfizer Salud Animal ya esta a disposición de la comunidad veterinaria
P
or invitación de la CE y la presidencia belga de la UE,
representantes de los productores de porcino, industria
cárnica, distribución, científicos, veterinarios y ONG de
toda Europa, se han reunido en Bruselas para debatir sobre la cas-
tración quirúrgica de los cerdos para evitar el olor sexual de su
carne y las posibles alternativas a la misma.
Como resultado de dicho encuentro, los mencionados repre-
sentantes sectoriales han firmado una Declaración Europea sobre
las alternativas a la castración física de los cerdos, que establece
las bases para la cooperación voluntaria entre las diferentes partes
implicadas. En la misma manifiestan que “existen alternativas via-
bles a la castración ya implementadas en muchos países dentro y
fuera de la UE, como la vacunación frente al olor sexual”, por lo que
de forma voluntaria se comprometen a:
- En una primera fase, a partir de 1 de enero de 2012, no castrar
quirúrgicamente sin anestesia previa y prolongada de los animales.
- A partir del 1 de enero de 2018 abandonar por completo la
práctica de castración quirúrgica de los animales.
En la declaración, primera de su clase a nivel de la Unión Eu-
ropea con respecto al bienestar animal, las asociaciones firmantes
invitan abiertamente a otros operadores del sector porcino Euro-
peo a adherirse a esta iniciativa.
R
ecientemente, el Comité
Europeo de Evaluación de
Medicamentos Veterina-
rios (CVMP) y la Comisión Europea
han aprobado el uso de Improvac,
la vacuna de Pfizer S.A. frente al olor
sexual de la carne de cerdo, para la
reducción del comportamiento sexual
agresivo en cerdos machos.
El comportamiento sexual agresivo
constituye un problema en la produc-
ción porcina tanto desde el punto de
vista del bienestar animal como de la
calidad de la canal y, junto con el olor
sexual de la carne, es una de las princi-
pales razones por las cuales se castra a
los cerdos machos de modo rutinario.
Gracias al empleo de Improvac,
los cerdos vacunados presentan un
comportamiento similar al de los ani-
males castrados o a las hembras, de
forma que se evitan las agresiones en-
tre los animales y los factores de ma-
nejo asociados habitualmente a la pro-
ducción de cerdos enteros, además de
reducir el riesgo de pérdidas derivadas
de los daños producidos en la canal.
Con esta nueva indicación, Im-
provac se consolida como la única
alternativa registrada a la castra-
ción quirúrgica para combatir el
olor sexual de la carne de porci-
no, que permite criar a los animales
enteros de un modo acorde con el
bienestar animal. Asimismo, Improvac
responde a las exigencias de los con-
sumidores en cuanto a calidad de la
carne, seguridad alimentaria y forma
de producción.
El sector porcino europeo se compromete a abandonar en 2018 la práctica
de la castración y aboga por alternativas como el uso de
Nueva indicación de Improvac para mejorar el
comportamiento sexual en porcino
Pfizer Salud Animal participa en
FIMA Ganadera 2011
P
fizer Salud Animal estará presente en la
décima edición de FIMA Ganadera (FI-
GAN 2011), que se celebra del 15 al 18 de
marzo en Zaragoza.
Los profesionales sanitarios podrán informarse
sobre la gama de biológicos para porcino Suvaxyn®,
y para vacuno Cattle Master®; los antibióticos in-
yectables para porcino y vacuno, Draxxin® y Nax-
cel®; el antiparasitario Cydectin Larga Acción para
Ovino, así como Improvac®, la innovadora vacuna
frente al olor sexual en la carne de cerdo, serán al-
gunas de las marcas presentes en el stand comer-
cial de la compañía (Pabellón 6, calle E-F, nº 11-14).
Igualmente estará presente la unidad de avi-
cultura, con su gama de biológicos Poulvac ®, con-
cretamente Poulvac IB Primer®, contra la bronquitis
infecciosa aviar, y Poulvac Bursa®, vacuna de re-
ciente lanzamiento frente a cepas hipervirulentas
de la enfermedad de Gumboro.
16
Actualidad de empresa
Bayer HealthCare pone en marcha una web
sobre trastornos metabólicos en el ganado
vacuno de leche
B
ayer HealthCare ha
puesto en marcha la web
www. l avacametabol i -
ca.com, un foro de información y
formación para veterinarios de va-
cuno de leche, donde se prestará
atención a los trastornos metabó-
licos de la vaca de leche especial-
mente durante el periparto.
Este periodo es crítico en vacu-
no de leche, ya que el riesgo de que
se produzcan trastornos metabóli-
cos influirá de forma notable en los
parámetros productivos y repro-
ductivos del animal.
Por ello, esta web dispone de
diferentes secciones en la que los
veterinarios podrán encontrar in-
formación sobre estas patologías
y recomendaciones para su trata-
miento y prevención. Así, uno de los
apartados más destacados es el del
Forum de Expertos, que incluye los
vídeos de las dos mesas redondas
organizadas hasta la fecha, en las
que expertos de reconocido presti-
gio en la materia debaten sobre di-
ferentes temas relacionados con los
trastornos metabólicos. Además,
esta sección pretende ser también
un intercambio de información en-
tre los usuarios-veterinarios y los
ponentes y otros veterinarios.
Otro de las áreas más destaca-
das es la de artículos relacionados
con los trastornos en el periparto,
así como la de estudios publicados
con estimulantes del metabolismo
como Catosal® y Lysabion®. La web
incluye también una sección de
noticias de periodicidad quincenal
con las noticias más relevantes
del sector, y una agenda con los
eventos relacionados con el vacu-
no de leche, sin olvidar los enlaces
a las páginas corporativas de Bayer
HealthCare y de ANEMBE.
En el compromiso que Vétoquinol tiene con el mundo
veterinario de suministrar las mejores soluciones para el
trabajo diario, se acaba de lanzar FIXGEL®, producto higie-
nizante para la desinfección, limpieza e hidratación de la
piel de las cerdas y lechones. FIXGEL® está especialmente
diseñado para el tratamiento y prevención de la epidermitis
exudativa.
Tanto la fórmula como el método de aplicación de FIX-
GEL® (ambos patentados) están especialmente diseñados
para proporcionar una gran adherencia, con lo que se con-
sigue su persistencia en la piel, asegurando una adecuada
desinfección e hidratación.
Estamos seguros que FIXGEL® cumplirá todas las ex-
pectativas que ya está generando y aportará otro granito
de arena a mantener la imagen de gran eficacia que osten-
tan los productos de Vétoquinol.
FIXGEL® nueva solución para el
tratamiento y prevención de la
epidermitis exudativa de los lechones
Un español entre los galardonados con el Premio sobre Circovirus Porcino de
Boehringer Ingelheim
L
a edición de 2010 batió el récord de
solicitudes y se espera alcanzar el
mismo éxito en la presente edición
que ya ha abierto su plazo de inscripción.
La cuarta edición del Premio de Inves-
tigación Europeo PCV2 patrocinado por
Boehringer Ingelheim ha recibido un núme-
ro record de solicitudes, lo que demuestra
el interés continuo en la investigación del
circovirus porcino de tipo 2 (PCV2) entre los
investigadores.

En esta ocasión, 13 investigadores de
10 países diferentes han presentado sus
candidaturas. La enfermedad clínica aso-
ciada con la infección por PCV2 no supone
un problema grave en la actualidad, ya que
los cerdos se pueden proteger de manera
muy efectiva con la vacunación, que es de
uso rutinario en todo el mundo. Aun así,
el PCV2 sigue siendo una amenaza poten-
cial para la producción porcina global y se
necesita más investigación para entender
mejor los aspectos inmunológicos, la pa-
togénesis y la epidemiología de esta enfer-
medad devastadora, así como la interacción
de PCV2 con otros patógenos potenciales.
Boehringer Ingelheim en coherencia con su
compromiso de dar apoyo continuado a la
investigación independiente en este campo,
entrega anualmente 3 premios, cada uno
dotado con 25.000 euros, a investigadores
europeos.
Premio de Investigación Europeo en
Circovirus Porcino
El Premio de Investigación Europeo
en Circovirus Porcino (PCV2) es un premio
anual que reconoce propuestas de investi-
gación en el área de la investigación inmu-
nológica aplicada de PCV2. Cuenta con una
junta de revisión independiente con cien-
tíficos líderes europeos en la investigación
porcina aplicada que revisan las entradas y
deciden las propuestas ganadoras. Actual-
mente pueden presentarse candidaturas
hasta el próximo 10 de septiembre de 2011.

Premios 2010
En la pasada edición se galardonó a
tres proyectos entre los que destacaba la
presencia de un trabajo español, junto con
belgas y austriácos. El galardón español del
pasado año se entregó a un trabajo del pro-
fesor Segalés de la Universidad Autónoma
de Barcelona sobre el efecto de la inmuni-
dad derivada de la madre en la dinámica de
la infección por circovirus porcino de tipo 2
(PCV2) y parámetros de producción en cer-
dos vacunados contra el PCV2. Boehringer
Ingelheim España Boehringer Ingelheim
se instaló en España en 1952, y a lo largo
de estos más de 50 años ha evolucionado
hasta situarse en la posición nº 10 del sector
farmacéutico en nuestro país. La compañía
tiene su sede en España en Sant Cugat del
Vallès (Barcelona), y actualmente, cuenta
con cerca de 1.700 colaboradores. Boehrin-
ger Ingelheim tiene una clara vocación in-
dustrial en nuestro país, donde cuenta con
dos centros estratégicos de producción
internacional situados en la provincia de
Barcelona: uno en Malgrat de Mar, de pro-
ducción química que exporta a más de 25
países, y otro en Sant Cugat del Vallès, de-
dicado a la producción farmacéutica, desde
donde se fabrican fármacos para más de
100 países de todo el mundo.

Cómo presentarse: Las solicitudes para
el próximo Premio se pueden presentar has-
ta el 10 de septiembre de 2011.Para hacerlo
contactar con: Maurice.pensaert@ugent.be
o Petra.Maass@boehringer-ingelheim.com
17
nº 35
Jornadas
Nuevos retos para el sector porcino en Aragón
Lugar: Fima Ganadera. Ctra A-2, Km 311 (50012 ZARAGOZA) SALA AUDITORIO.
Miércoles, 16 de marzo de 2011
PROGRAMA DE LA JORNADA
10: 15 h.
BIENVENIDA Y PRESENTACIÓN
D. Bienvenido Callao. Gobierno de Aragón
D. Emilio G. Muro. MMARM
D. Pedro Gil. A.V.P.A.
10:30 h.
PATOLOGÍA PORCINA ASOCIADA A LA REPRODUCCIÓN
D. Antonio Ubiergo
11:15 h.
PROBLEMAS DIGESTIVOS EN MATERNIDAD Y DESTETE
D. Enric Marco
12:00 h.
PAUSA-CAFÉ
12:30 h.
MESA REDONDA
Moderador: Emilio Magallón
ˆCostes en la producción. D. Josep Bernaus
ˆMaterias primas. D. Jordi Beascoechea
ˆMataderos y comercialización. D. Kiko Abenia
ˆImportancia del sector porcino en Aragón.
Propuestas de la AVPA para mejorar el sector porcino. D. Pedro Gil
13:30 h.
COLOQUIO
JORNADA TÉCNICA DE LA AVPA FIGAN 2011
DA TÉCNICA DE LA AVPA
FIGAN 2011
:
.

.

.
'

.

.

.
.

v
.' · ¹ . ¹ ·· ' .
¹
INSCRIPCIÓN
Vía web: www.avparagon.com
Vía e-mail: ralastruet@gmail.com
1
N
agon.com
@gmail.com
18
Documento recopilado por Santiago Vega García
Presidente del Comité Nacional Español del Vet 2011
Decano de la Facultad de Veterinaria
Universidad CEU Cardenal Herrera - Valencia
svega@uch.ceu.es
El año 2011 será el 250 aniversario de la enseñanza veterinaria. Este año
que empieza se cumplen 250 años de la fundación de la primera escuela
veterinaria del mundo en Lyon, Francia. Por ello, varios organismos
veterinarios han proclamado al 2011 como el Año Mundial de Veterinaria.
S
i bien, la enseñanza reglada de la
profesión data su origen en esos
250 años, la primera referencia
escrita a los veterinarios como profesión
aparece recogida en el mesopotámico Código
de Hammurabi, datado entre los siglos XVIII
y XVII a. de C. En él se incluyen dos artículos,
el 224 y el 225, que regulan la actividad de los
veterinarios, encargados de cuidar a los bue-
yes y a los asnos en aquella época:
Artículo 224. Si un veterinario hace inci-
sión profunda en un buey o en un asno y le
salva la vida, el dueño del buey o del asno le
dará al médico un sexto de siclo de plata como
paga.
Artículo 225. Si hace incisión profunda en
un buey o un asno y le causa la muerte, pa-
gará al dueño del buey o del asno una cuarta
parte de su valor.
Pero hay un documento más antiguo, que
el Codigo de Hammurabi, que podríamos con-
siderar el “primer tratado de Medicina Ve-
terinaria” de la Historia, el papiro de Kahun.
Aunque en él no se habla de los veterinarios
como tales, pues parece que esta figura no
existía en el antiguo Egipto y las labores de
curación de los animales las realizaban los
sacerdotes.
Flinders y Petrie, dos arqueólogos ingle-
ses, encontraron en la ciudad de Kahun esta
serie de papiros originarios de la época del
faraón Amenemhaït III, que reinó en el im-
perio del Nilo, durante el siglo XX a. de C.
A modo de enciclopedia, los papiros re-
cogen el saber egipcio sobre matemáticas,
medicina (fundamentalmente ginecología y
obstetricia) o veterinaria. En ellos se descri-
ben enfermedades del ganado y su trata-
miento, así como patologías de perros (y,
probablemente, de gatos). Extensos frag-
mentos de estos documentos han llegado
muy mal conservados hasta nuestros días, y
no es posible traducirlos.
Las fórmulas para luchar contra las en-
fermedades de los animales que se prescriben
en este tratado tienen mucho de esotéricas
y religiosas; es lógico puesto que los encar-
gados de curar a estos problemas eran los
sacerdotes. Pero también se explican trata-
mientos preventivos y curativos como baños
fríos y calientes, fricciones, cauterizaciones,
sangrías, castración o métodos de reducción
de fracturas, muchos de ellos basados en la
utilización de plantas y minerales.
De todo el recetario para curar animales,
sólo dos fragmentos legibles suficientemen-
te extensos han resistido el paso del tiempo.
Algunas curiosas fórmulas se reproducen a
continuación:
19
nº 35
Pero a pesar de todo lo anterior, la en-
señanza reglada de la veterinaria no aparece
hasta que lo hace la primera escuela veteri-
naria del mundo, fundada en Lyon (Francia)
en el año 1761 y que fue seguida inmedia-
tamente por la de Alfort, cerca de París, en
1764. Ambas fundaciones, fueron iniciativas
de Claude BOURGELAT. Por ello, el año 2011
se cumple el 250 aniversario de la ense-
ñanza reglada de la veterinaria.
Al crear los primeros establecimientos de
formación, BOURGELAT confería al mismo
tiempo un carácter científico y académico
al oficio de veterinario. Por lo tanto, el año
2011 es también el 250 aniversario de la
veterinaria como ciencia en el mundo.
Pero el genio de BOURGELAT fue más
lejos. Efectivamente, gracias a su fructífera
colaboración con los cirujanos lioneses, tam-
bién fue el primer científico que se atrevió a
decir que al estudiar la biología y la patolo-
gía del animal, se podría entender mejor las
del hombre. Por consiguiente, el año 2011 es
igualmente el 250 aniversario del concepto
de “biopatología comparada”, sin el que la
medicina moderna no habría nacido nunca.
Así pues, es mucho más que la creación
de la formación veterinaria que debemos ce-
lebrar en Francia en 2011. En todo el mun-
do, es importante festejar nuestra profe-
sión veterinaria al servicio de la salud del
animal y también de la del hombre, desde
hace 250 años.
Por este motivo, varios organismos vete-
rinarios han propuesto que el 2011 sea decla-
rado: “Año Veterinario Mundial”
Objetivos del año mundial
de la veterinaria
El principal objetivo de esta efemérides es
recordar a la opinión pública y a los responsa-
bles políticos de la mayoría de los países que:
—nuestra profesión lleva 250 años al
servicio de la humanidad,
—el veterinario, además de ser el médi-
co de los animales y el defensor de su bien-
estar, es hoy día una pieza clave de la salud
pública por el papel que desempeña en:
• la lucha contra el hambre en el
mundo,
• la lucha contra las zoonosis,
• la vigilancia de la calidad y la inocui-
dad de los alimentos,
• la investigación biomédica,
• la protección del medio ambiente y de
la diversidad biológica.
No debemos por tanto conformarnos
ante la reducción de nuestra actividad a la de
médicos de animales que una buena parte de
la sociedad hace de la labor veterinaria, por
muy importante y reconocida que sea esta. A
menudo se oye decir que somos lo que come-
mos, pero se tiende a ignorar que en la mis-
ma medida estamos sanos porque comemos
productos sanos y saludables, y eso se debe
en gran parte a la implacable vigilancia que
nuestra profesión ejerce sobre la calidad y la
inocuidad de los alimentos.
Entre los miembros de Vet2011 figuran
ahora la asociación mundial y las asociacio-
nes continentales o regionales de veterinarios
de América, África, Europa, Australia y Asia.
¿Como asociarse?
Para que el Año Veterinario Mundial sea
la operación más importante organizada has-
ta ahora para promover la profesión veteri-
naria, la ciencia veterinaria y la salud pública
veterinaria ¡hágase miembro de Vet2011!
Si representa usted a una institución na-
cional, regional o internacional de veterinaria
o de investigación que desea contribuir al éxito
general del Año Veterinario Mundial, HÁGASE
MIEMBRO ASOCIADO. La contribución anual
de los miembros asociados es de 1000 €.
Si representa usted a una institución o es
una personalidad del sector veterinario que se
compromete a desempeñar en su país o su re-
gión el papel de embajador del Año Veterina-
rio Mundial, HÁGASE MIEMBRO CORRES-
PONDIENTE, como personalidad.
Si representa usted a una institución no rela-
cionada con el sector veterinario pero que acep-
ta prestar apoyo moral y material para contribuir
al éxito mundial de la operación o de determi-
nado acto, HÁGASE SOCIO INSTITUCIONAL.
Si representa usted a una sociedad que
desea asociar su nombre y su imagen a todas
o a parte de las actividades de Vet2011 a cam-
bio de una contribución financiera, HÁGASE
SOCIO COMERCIAL.
Organización de actos
conmemorativos
Hasta el momento se conocen tres even-
tos conmemorativos que festejarán el Año
Mundial Veterinario. El 24 de enero de
2011, se realizará la ceremonia de inau-
guración oficial del Año Mundial de Vete-
rinaria en Versalles, Francia. Desde el 12 al
16 de mayo de 2011, se llevará a cabo la
Conferencia Mundial sobre la educación
veterinaria en el Campus de la Facultad de
Veterinaria de Lyon, Francia. Por último,
desde el 10 al 14 de octubre 2011 se rea-
lizará la Ceremonia internacional de Cie-
rre del año Mundial Veterinario en Ciudad
del Cabo, Sudáfrica. A los anteriores se irán
sumando los diferentes actos que desde los
distintos Comités Nacionales se vayan orga-
nizando y promoviendo, para ello es nece-
sario solicitar la ACREDITACIÓN del Acto al
Presidente del Comité Nacional Vet2011 que
en el caso de España recae en:
España Contacto:
D. Santiago
VEGA GARCIA
Decano / Fac. de Veteri-
naria. Universidad CEU
Cardenal Herrera
Moncada-Valencia
e-mail: svega@uch.ceu.es
Procedimiento de acreditación
A efectos de garantizar la calidad de los
actos inscritos en el programa del Año Vete-
rinario Mundial y de evaluar su contribución
a la promoción de la profesión veterinaria, la
ciencia veterinaria y la salud pública veterina-
ria, la Junta Directiva de Vet2011 ha decidido
instaurar un procedimiento de acreditación.
Cada institución o grupo de instituciones
que desee organizar un acto e incluirlo en el
programa oficial publicado en este sitio Web,
deberá rellenar el formulario de “Solicitud de
acreditación”.
La solicitud, debidamente cumplimen-
tada, deberá enviarse:
• al Comité Nacional Vet2011 del
país organizador (svega@uch.ceu.es),
si existe, ó
• a la Junta Directiva de Vet2011 si no
existe un Comité Nacional en el país
organizador.

Previa evaluación de la solicitud por uno
de estos órganos se otorgará la acreditación o
se pedirá al solicitante información comple-
mentaria.
El Comité de Animación y Coordinación
actualizará periódicamente la lista de actos
acreditados y la publicará en este sitio Web.
Invitamos a los organizadores de actos
conmemorativos a respetar este procedi-
miento y les agradecemos de antemano
su colaboración.
20
Ejemplos de actos
conmemorativos
—Organización de un simposio sobre la ciencia veterinaria y la investi-
gación veterinaria.

—Organización de un congreso sobre la evolución de la profesión ve-
terinaria.
—Organización de un coloquio sobre un tema relacionado con los ani-
males (animales salvajes, animales de compañía, bienestar animal, etc.).

—Conferencias veterinarias en el marco de exposiciones caninas, con-
cursos hípicos o ferias de ganado.

—Reportajes en la televisión o la radio sobre:
• la historia de la profesión veterinaria y de la ciencia veterinaria,
• la formación veterinaria,
• las distintas formas de ejercer la profesión veterinaria,
• el papel de los veterinarios en:
- la lucha contra el hambre en el mundo
- la lucha contra las zoonosis,
- la vigilancia de la calidad y la inocuidad de los alimentos,
- la investigación biomédica,
- la promoción del bienestar animal,
-la protección del medio ambiente y de la diversidad biológica.

—Emisión de un sello de correos que evoque la profesión veterinaria o
represente a Claude Bourgelat.
—Sesiones conmemorativas del nacimiento de la profesión veterinaria,
con una conferencia de prensa en cada uno de los actos que se orga-
nicen en 2011.
Para más información acerca del Año Mundial Veterinario, también
se puede visitar el siguiente enlace: www.vet2011.org

¿Pero quien fue Claude BOURGELAT?
Claude BOURGELAT era hijo de
un notable de la ciudad de Lyon. En
1740, a los 28 años de edad, fue
nombrado Caballerizo del Rey y
Director de la Academia de Equi-
tación de Lyon por el Conde de Ar-
magnac, Caballerizo Mayor de Fran-
cia. La academia era entonces una
escuela en la que los jóvenes aris-
tócratas aprendían el arte ecuestre
y la esgrima, así como las matemáti-
cas, la música y los “buenos modales”.
Cuatro años después publicó su primer libro: Nouveau Newcastle
ou Nouveau traité de cavalerie (“Nuevo Newcastle o Nuevo tratado de
caballería”). Esta publicación original, didáctica e innovadora sobre el
arte ecuestre le confirió rápidamente gran notoriedad, hasta el punto
que hubo quien le denominó a partir de entonces “Primer Caballerizo
de Europa”.
BOURGELAT introdujo una escuela de herrería en la Academia de
Equitación, para enseñar a los alumnos el arte de herrar correctamente
a los caballos y de curarles las enfermedades de los pies.
En el primer tomo de Éléments d’ hippiatrique (“Elementos de hip-
iátrica”), su segunda obra, publicada en 1750, Bourgelat ya expresa el
deseo de fundar un centro de enseñanza veterinaria. En el prefa-
cio escribe: “Quienes deseen dedicarse a la hipiátrica jamás ad-
quirirán el grado de instrucción necesario mientras no se creen
establecimientos, no se abran escuelas para instruirles”.
Pero su proyecto inicial de escuela veterinaria en el marco de la
Academia de Equitación fracasó por falta de apoyo de las autoridades
municipales. Tuvo que esperar la llegada, en 1754, de otro Intendente de
la provincia de Lyon, Henry-Léonard Bertin, para que su idea fraguase.
BOURGELAT, hombre de ciencias
BOURGELAT participó asiduamente en las actividades científicas
que se emprendieron en Francia en la segunda mitad del siglo XVIII.
La publicación de Éléments d’hippiatrique (“Elementos de hipiátri-
ca”) le convirtió en uno de los principales autores de su época, entre
los que destacaba por su excelente metodología científica, adquirida
durante su colaboración con los cirujanos de Lyon, con quienes había
estudiado la anatomía de los caballos mientras aprendía a disecar.
Gracias a esta segunda publicación fue nombrado, en 1752,
miembro correspondiente de la Academia de Ciencias de París.
Diderot y d’Alembert le propusieron colaborar en la elaboración
de la Enciclopedia y redactar todos los “artículos relacionados
con la doma de caballos, la herrería y las artes afines”. Tras corre-
gir los textos de los autores que le habían precedido, en 1755 firmó el
primero de sus cerca de doscientos cincuenta artículos.
Su obra le permitió establecer relaciones fuera de su círculo de
amigos y colaboradores de Lyon. Le granjeó, en particular, la amistad,
e incluso a veces el apoyo, de Malesherbes y Voltaire.
21
nº 35
BOURGELAT y Henry Bertin
Henry-Léonard Bertin fue Intendente
de la provincia de Lyon de 1754 a 1757
y, durante ese período, trabó una estrecha re-
lación de amistad con BOURGELAT, a quien
nunca dejó después de brindar su firme y leal
apoyo.
Bertin marchó de Lyon para asumir el
cargo de Teniente General de Policía en París,
donde enseguida pasó a ser uno de los prote-
gidos de Madame de Pompadour. Ese mismo
año, BOURGELAT fue ascendido al cargo de
Inspector de las Caballerizas de la provin-
cia de Lyon.
En 1759, Bertin fue nombrado Interven-
tor General de Finanzas. El año siguiente, gra-
cias también a la intervención de Malesher-
bes, BOURGELAT obtuvo el cargo de Censor
e Inspector de la Librería de Lyon.
En 1761, el gobierno de Luis XV quiso
promover la prevención de las enferme-
dades del ganado, la protección de los
pastos y la instrucción de los campesinos.
La gestión de esta reforma agrícola empren-
dida por el rey fue encomendada a Bertin,
que propuso, entre otras cosas, crear una
escuela de veterinaria en Lyon y nombrar
a BOURGELAT director de la misma.
En 1762 Bertin fue nombrado Minis-
tro de Estado por Luis XV, lo que le permitió
acceder al Consejo de Estado del Rey. Dos
años después, un real decreto nombraba a
BOURGELAT “Director e Inspector General
de la Escuela Veterinaria de Lyon y de to-
das las Escuelas Veterinarias creadas y por
crear en el reino “ y más adelante “Comisa-
rio General de las Caballerizas del Reino”.
En 1765 Bertin facilitó también la
creación de la Escuela de Alfort. Se le pue-
de considerar, por consiguiente, co-funda-
dor de la profesión veterinaria.

Lyon en el siglo XVIII
Fue un siglo de gran expansión de la ciu-
dad. La industria de la seda alcanzó su apogeo
y, como consecuencia de ello, la población
creció considerablemente. El arquitecto Mo-
rand empezó a urbanizar las tierras situadas
al este del Ródano. En las marismas se re-
cuperaron zonas edificables. Los suburbios
de Brotteaux y la Guillotière, entre el casco
urbano y las grandes llanuras agrícolas de la
región del Dauphiné, se extendieron.
Fue también la época en que se constru-
yó, semejante a un templo de la Medicina y
tal y como se conserva en la actualidad, el
Hôtel-Dieu. En él, Claude Pouteau dirigía
el equipo de cirujanos con el que BOUR-
GELAT estudió Anatomía.
La Academia que dirigía BOURGELAT
bordeaba las murallas de Ainay, cerca de la
basílica de Saint-Martin. De ella sólo queda
hoy la entrada, en el nº 17 de la calle Bourge-
lat, actual sede de la Fundación Mérieux.
El nacimiento de la Escuela
Durante el período que Bertin residió en
Lyon, BOURGELAT le convenció de la conve-
niencia de crear una Escuela Veterinaria en la
ciudad.
En julio de 1761 Bertin sometió el proyec-
to a La Michodière, su sucesor en el cargo de
Intendente de la provincia, y obtuvo su visto
bueno. Después, gracias a las altas funciones
que desempeñaba, defendió el proyecto ante
el propio Luis XV. El 4 de agosto de 1761, un
decreto del Consejo de Estado del Rey autori-
zó a BOURGELAT a “abrir una Escuela en la
que se enseñen públicamente los principios
y métodos para curar las enfermedades de
los animales”. La Escuela abrió las puertas a
sus primeros alumnos en febrero de 1762.
Preocupado por el porvenir financiero de
su establecimiento, BOURGELAT quiso que
éste fuera reconocido de forma más oficial
todavía. Bertin prefirió sin embargo esperar
a que la Escuela comenzase a demostrar su
eficacia. Convencido por el éxito de las prime-
ras operaciones de lucha contra las epizootias
realizadas por los equipos de alumnos de la
Escuela, Bertin pidió al rey que diera una prue-
ba de confianza suplementaria a BOURGELAT.
22
El 3 de junio de 1764, otro decreto del
Consejo de Estado del Rey confería a la
Escuela de Lyon el título de “Real Escuela
de Veterinaria”. Más tarde pasó a ser “Impe-
rial” y finalmente “Nacional”.
La Escuela de la Guillotière
en Lyon
El 10 de enero de 1762, BOURGELAT fir-
mó con los rectores del Hôtel-Dieu un con-
trato de arrendamiento, por un período de 6
años, de un antiguo albergue situado en el
suburbio de la Guillotière y denominado “La
Casa de la Abundancia”. Después de algunas
obras de acondicionamiento, la Escuela
abrió sus puertas en febrero de 1762.
Los locales de la Escuela eran dos
edificios construidos en torno a un gran
patio. Un pórtico que daba a la calle cerraba
el lado sur del patio. Al norte, el patio desem-
bocaba en un gran prado. La sala de disección
y un amplio establo con veintiocho caballos
delimitaban el patio al oeste, y dos establos
pequeños situados al este permitían aislar a
los animales enfermos.
Por el prado se accedía al jardín botánico,
que cuidaba el Abad Rozier. Muy admirado
por la población, el jardín atraía a numerosos
visitantes.
El primer piso comprendía una gran sala
grande de demostración, el cuarto del demos-
trador y el cuarto del Director. Los alumnos
se alojaban en dormitorios situados enci-
ma de los establos.
La Escuela permaneció en estos edi-
ficios hasta el año 1796, fecha en que la
insalubridad y la exigüidad de los locales
obligaron a trasladarla al antiguo conven-
to de Deux-Amants, cerca de las puertas
de Vaise, en los muelles del río Saône. Allí
permaneció hasta que en 1978 se instaló
en su emplazamiento actual.
La Escuela Veterinaria de
París, última creación de
BOURGELAT
Para Bertin, la fundación de la Escuela de
Lyon era tan solo una etapa en su proyecto
de saneamiento del ganado francés. BOUR-
GELAT también esperaba multiplicar las es-
cuelas veterinarias en Francia, pero soñaba
igualmente con difundir su experiencia más
allá de las fronteras del país.
En 1765 Bertin le ordenó crear una es-
cuela en París. La nueva escuela se instaló
en Alfort, una localidad situada en el punto
de confluencia de los ríos Marne y Sena. Un
castillo, con sus dependencias y su parque de
10 hectáreas, constituyeron el lugar de resi-
dencia de la escuela. El arquitecto Soufflot se
encargó de las obras de acondicionamiento y
la escuela abrió sus puertas en octubre de
1766. Honoré FRAGONARD fue su primer
director, mientras BOURGELAT, en calidad
de Inspector General de las Escuelas de Vete-
rinaria, velaba por sus dos creaciones.
En la Escuela de Alfort se impartían
tres tipos de formación: la de los futuros
veterinarios, la destinada a los inspectores
de criaderos de caballos y una formación
especial para veterinarios militares. Este
primer emplazamiento sigue siendo el de
la actual Escuela de Veterinaria de Alfort,
la más antigua del mundo que permanece
en los locales en que se fundó.
23
nº 35
Lyon, decana y madre de
las escuelas veterinarias del
mundo
Todos los fundadores de las escuelas ve-
terinarias de Europa se formaron en Lyon y
en Alfort a finales del siglo XVIII. Unos eran
franceses que se expatriaron después de su
formación y otros extranjeros que fueron en-
viados a Francia por sus países para aprender
los principios fundamentales del nuevo arte
de la medicina veterinaria.
Más tarde, discípulos más lejanos de
BOURGELAT fundarían las primeras escuelas
en otros continentes, la mayoría de ellas en
las zonas de influencia de esos países.
BOURGELAT, inventor de la
biopatología comparada
Casi un siglo antes de que Rayer fun-
dase la “patología comparada”, BOURGE-
LAT, inspirado por las ideas de los naturalistas
de su época y por su colaboración con los ci-
rujanos de Lyon, había sentado ya las bases
del concepto moderno de “biopatología
comparada”.
Dos frases extraídas de los “Regla-
mentos para las Reales Escuelas de Vete-
rinaria” (publicados en 1777, dos años antes
de su muerte), su “testamento filosófico”,
bastan para demostrarlo:
“Las puertas
de nuestras Escue-
las están abiertas
a todos aquellos
cuya misión es ve-
lar por la conservación de la humanidad y que
han adquirido, por el buen nombre que han
alcanzado, el derecho de acudir a ellas para
estudiar la naturaleza, buscar analogías y ve-
rificar ideas cuya confirmación puede ser útil
para la especie humana”.
“Hemos comprobado la estrecha rela-
ción que existe entre la máquina humana y
la máquina animal; dicha relación es tal que
la medicina humana y la medicina animal
se instruirán y perfeccionarán mutuamente
el día que, libres de un prejuicio ridículo y
funesto, dejemos de pensar que nos rebaja-
mos y envilecemos estudiando la naturaleza
de los animales, como si esa naturaleza y la
verdad no fuesen en todo momento y en todo
lugar dignas de ser exploradas por cualquie-
ra que sepa observar y pensar”.
Claude Bourgelat intuyo hace 250 años
que buceando en los conocimientos de la pa-
tología del animal mejoraría el entendimiento
de la humana; y puso manos a la obra colabo-
rando con científicos de otras ramas medicas.
Siguiendo ese hilo conductor, generaciones
de veterinarios han dedicado su vida a la in-
vestigación biomédica adentrándose en cam-
pos siempre fronterizos.
En esta línea se ha celebrado reciente-
mente en Atlanta, Georgia (EEUU) (22-24 de
marzo de 2006) el “Simposio Internacional
sobre Zoonosis Emergentes: Colaboración
entre médicos y veterinarios para supe-
rar los retos globales”. “El contenido de las
ponencias y las conclusiones de esta reunión
han puesto de manifiesto, según Bernard Va-
llat director de la Organización Mundial de
Sanidad Animal (OIE), el acuerdo de la comu-
24
nidad médica y veterinaria de que sólo una
cooperación adecuada permitirá hacer fren-
te a las zoonosis emergentes y reemergentes
en el futuro que, sin duda alguna, continua-
rán amenazando a la comunidad global”.
Y para finalizar, destacar que la clari-
videncia que llevo a BOURGELAT, hace 250
años, al desarrollo de la moderna biopato-
logia comparada, se ha visto recientemente
reconocida con el emerger de un nuevo con-
cepto: «un mundo, una salud», que subraya
la súbita toma de conciencia colectiva del
vínculo existente entre las enfermedades ani-
males y la salud pública.
En esta nueva singladura, la Organización
Mundial de la Salud (OMS) ha adoptado el
Reglamento Sanitario Internacional que con-
fiere nuevas obligaciones a sus Miembros. La
OIE, la OMS y la Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimentación
(FAO) han creado el sistema GLEWS («Global
Early Warning System»), una plataforma co-
mún a las tres organizaciones para mejorar
la alerta sanitaria precoz a escala mundial.
La OIE, la OMS y la FAO (con el apoyo de la
UNICEF, del UNSIC y del Banco Mundial) han
preparado un documento consensual sobre
las medidas mundiales necesarias para coor-
dinar mejor las políticas sanitarias médicas y
veterinarias a fin de tener en cuenta las nue-
vas exigencias de prevención y lucha contra
las zoonosis. Y este documento fue presen-
tado y adoptado por los ministros de más
de 100 países en la Conferencia de Sharm el
Sheij en Egipto, en octubre de 2008.
BOURGELAT, precursor de la
ética profesional
Sin haber enseñado ni ejercido jamás la
profesión veterinaria, BOURGELAT dedicó
todos sus esfuerzos a la administración de
las escuelas de veterinaria, cuidando de los
más mínimos detalles. Redactó, en particular,
numerosos textos reglamentarios. La recti-
tud moral de los alumnos era una de sus
prioridades. Quería que de sus escuelas
saliesen hombres honestos e instruidos y
subrayaba continuamente el bien que el
país podía esperar de ellos.
Una frase extraída de los “Reglamen-
tos para las Reales Escuelas de Veterina-
ria”, que bien podría servir de preámbulo a
nuestro moderno Código de Deontología,
refleja claramente las preocupaciones éticas
de este visionario, fundador de la profesión
veterinaria:
“Impregnados siempre de los principios
de honestidad que habrán apreciado y de los
que habrán visto ejemplos en las Escuelas, ja-
más deberán apartarse de ellos; distinguirán
al pobre del rico, no pondrán un precio exce-
sivo a talentos que deben exclusivamente a
la beneficencia del Rey y a la generosidad de
su patria y demostrarán con su conducta que
están todos igualmente convencidos de que
la fortuna consiste menos en el bien que uno
posee que en el bien que uno puede hacer.”
BOURGELAT, humanista
Miembro correspondiente de la Aca-
demia de Ciencias de París, redactor de
la Enciclopedia, Censor e Inspector de la
Librería de Lyon, Bourgelat no se ganó la es-
tima y la amistad de un político importante
como Bertin y de pensadores ilustres como
Malesherbes, Diderot, d’Alembert y Voltaire
por su valía como científico solamente. Era
un hombre hondamente penetrado de los
valores difundidos por las grandes corrien-
tes de ideas de su época. Todos sus escritos
contienen reflexiones que van mucho más
allá de los aspectos técnicos y médicos y
que muestran su búsqueda de la Verdad.
“Por lo demás, abrimos simplemente ca-
minos. Otros pondrán más lejos los límites en
los que nos detengamos“.
“Sólo adquiriremos conocimientos cier-
tos si abrimos y hojeamos el libro de la Na-
turaleza; todo prestigio y toda ilusión se
desvanecerán en cuanto apercibamos esos
conocimientos; desearemos obrar única-
mente en función de verdades, asir el hilo
de cada una de ellas y seguirlas hasta donde
lleguen.”
Qué mejor elogio de él en este aspecto
que las palabras que le escribió Voltaire
en 1771:
“Admiro sobre todo su ilustrada modes-
tia Cuanto más sabe usted, menos afirma. En
nada se asemeja a esos físicos que se ponen
en el lugar de Dios y crean un mundo con sus
palabras. Con su experiencia, ha abierto usted
una carrera nueva; ha prestado verdaderos
servicios a la sociedad: esa es la física buena”.
www.axoncomunicacion.net
Actualidad: Noticias, Agenda, vídeos, enlaces
interesantes. Todo lo que necesitas para
estar a la última en el sector veterinario.
Adelántate: Inscríbete o mandanos tus datos y te
avisaremos de cuando sale cada nuevo
número de nuestras revistas.
Contenido: Bájate la última revista o navega en
nuestra hemeroteca hasta encontrar lo
que necesitas.
FjZgZbdh
hZgijh
[Vkdg^idh
###CdiZade^ZgYVh
Hemos renovado nuestra web
Cría y salud
PORCINO
35
Micobacteriosis en el porcino:
Importancia y pautas para su diagnóstico,
identificación y control
Las dioxinas en la alimentación animal
Desarrollos recientes y nuevas perspectivas
en la valoración de alimentos
para ganado porcino (I)
C I E N T Í F I C O S
Programas de Control de Salmonelosis Porcina
R E D A C C I Ó N
nº 35
28
Programas de Control de Salmonelosis Porcina
La salmonelosis es, sin duda, el nuevo reto al que tendrá que enfrentarse el sector productor
porcino europeo. A finales de este año o principios del próximo es probable que ya exista la obli-
gatoriedad de establecer programas de control de esta bacteria en cerdos, en todos los países
miembros de la Unión Europea.
Según el informe publicado por la Autoridad
Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), en el
primer semestre del año 2010, sobre los riesgos mi-
crobiológicos cuantitativos relativos a la presencia de
Salmonella en cerdos y reproductores, alrededor del
10-20% de las infecciones humanas por Salmonella
en la Unión Europea se pueden atribuir al cerdo como
reservorio del patógeno. El porcentaje de casos de
salmonelosis humana atribuible a la presencia del pa-
tógeno en cerdos y en la carne de cerdo varía consi-
derablemente entre los estados miembros y depende
principalmente de la presencia de Salmonella (preva-
lencia y número) en los cerdos y la carne de cerdo, los
hábitos y preferencias de consumo y la importancia
relativa de otras fuentes de Salmonella.
Los tipos de Salmonella más frecuentes en las
infecciones en humanos en la Unión Europea son
Salmonella enteritidis y Salmonella typhimurium.
Sin embargo, a raíz de la implementación en los últi-
mos años de programas de control de la salmonelo-
sis aviar, los casos de salmonelosis humana debidos
a S. enteritidis se han reducido significativamente,
mientras que se ha detectado un incremento de los
casos debidos a S. typhimurium, el serotipo más pre-
dominante en el cerdo y en otras especies domésticas
como el ganado vacuno. Además, en el 2008 el núme-
ro de brotes de salmonelosis humana asociados con
la carne de cerdo (7,1%) superó a los relacionados con
la carne de ave (3,9%).
La futura legislación comunitaria no se plantea la
erradicación, sino el control, o lo que es lo mismo, la
reducción de la prevalencia. En el informe de la EFSA,
citado anteriormente, se indica que una reducción de
la prevalencia (del 80 a 90%) en los ganglios linfáticos
de cerdo analizados en matadero debería provocar una
reducción comparable en el número de casos humanos
atribuibles a los productos cárnicos de porcino. Cada
Estado Miembro será libre de aplicar un programa de
control u otro para alcanzar ese nivel exigido por la
U.E., que será distinto para cada país y que irá varian-
do a medida que los objetivos parciales se vayan al-
canzando. Una vez se fijen los objetivos comunitarios
de reducción, en un plazo de seis meses los Estados
Miembros deberán presentar a la Comisión sus Progra-
mas Nacionales de control para su aprobación. Su du-
ración mínima será de 3 años consecutivos y deberán
ser revisados periódicamente para su reajuste.
La primera de las actuaciones marcadas por el
Reglamento (CE) nº 2160/2003 sobre el control de
la salmonela y otros agentes zoonóticos específicos
transmitidos por los alimentos ha sido la realización
de estudios de prevalencia comunitarios llevados
a cabo por la EFSA. Los resultados muestran que la
prevalencia es mayor en nuestro país que en otros
Estados Miembros: 29% de prevalencia individual en
cerdos de cebo y 64% de prevalencia de rebaño en
explotaciones de madres, mientras que la media co-
munitaria fue del 10% y del 29%, respectivamente.
29
Las prevalencias detectadas en nuestro país son
mucho menores en granja (5% en heces) que en ma-
tadero (15% en ganglios y 29% en canales). El im-
portante incremento de prevalencias en matadero se
relaciona con el estrés del transporte y la estancia en
los corrales antes del sacrificio, donde aumenta la ex-
creción y la contaminación. Los momentos de escal-
dado y eviscerado son también muy importantes para
la contaminación cruzada.
En cerdo ibérico las prevalencias ascienden hasta
el 45%, y se identifican serotipos “raros”: london, mo-
nofásica, meleagridis, infantis , que indican contami-
naciones por aves salvajes y en charcas.
La Experiencia en Europa
La mayoría de programas de control europeos cla-
sifican las explotaciones en tres niveles de prevalencia
en función de los resultados serológicos (muestreo en
matadero), que si bien no son útiles para evaluar la
prevalencia a nivel individual, son pruebas más sen-
cillas, rápidas y baratas para los estudios de grupo. Es
aconsejable que dicha clasificación se realice en fun-
ción de los resultados obtenidos tras al menos un año
de muestreo.
Grupo1 – Menos de 20% prevalencia
Grupo2 – Entre 20 y 40% prevalencia
Grupo3 – Más del 40% de prevalencia
En aquellas explotaciones con alta positividad se
realiza un muestreo bacteriológico (que permite cono-
cer la prevalencia individual y el serotipo implicado) y
se analizan los factores de riesgo para acometer las
actuaciones necesarias. En países como Dinamarca
o Irlanda se aplican medidas especiales en matade-
ro y se ordenan sacrificios según prevalencia. Y otros
países, entre los que se incluyen Dinmarca, Irlanda,
Reino Unido y Bélgica, imponen penalizaciones en
matadero.
La experiencia en países como Dinamarca u Holan-
da parece indicar que es especialmente importante que
se incrementen las medidas de control en el matadero
para reducir de una forma más efectiva el riesgo de
contaminación de las canales.
Spain
Greece
Portugal
Luxembourg
The United Kingdom
France
Bulgaria
Italy
Ireland
Belgium
Cyprus
Germany
EU
Hungary
The Netherlands
Denmark
Slovenia
Czech Republic
Latvia
Poland
Slovakia
Estonia
Austria
Lithuania
Sweden
Norway
Finland
0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50
% prevalence of Salmonella spp.
© European Food Safety Authority, 2008
Estudio de referencia comunitario para la estimación de la prevalencia de Salmonella en ganglios linfáticos mesen-
téricos en cerdos de engorde en UE y Noruega en 2006-2007 (The EFSA Journal (2008) 135, 1-111).
Brotes epidémicos de Salmonella
typhimurium en Europa en el 2º y
3º trimestre del 2008.
Suiza (may-jun 08). 72 casos en personas.
Las cepas implicadas, Cepas 1,3,5, en un
33% de casos pueden relacionarse con
cerdos. Relacionan el brote con importa-
ciones de carne de cerdo contaminada.
Francia (Jun 08).122 casos en personas.
Cepas 3 y 5. Parece un brote relacionado
con el suizo pero no puede demostrarse
bien. No se identifica la causa.
Dinamarca (Abril-Octubre 08).1054 casos
en personas. Cepa con Fago U292. Se sos-
pechó de la implicación de carne de cerdo
pero no se pudo probar.
Holanda (Octubre 08).152 casos en perso-
nas. Cepa con Fago DT104, multirresisten-
te a antibióticos. También se sospechó de
carne de cerdo.
nº 35
30
Sea cual sea el programa elegido por cada país,
va a ser necesario un trabajo coordinado por parte
de todos los eslabones de la cadena cuyo objetivo
último será el de reducir todo lo posible la presencia
de carne contaminada por Salmonella en el merca-
do. En granja el control de la Salmonella pasa in-
dudablemente por las Buenas Prácticas de Higiene
que abarcan: limpieza y desinfección de los corrales
y de las naves, el flujo TD/TF de los animales, el con-
trol de la reposición, el programa de desratización y
control de otros animales indeseables cómo pájaros,
y el control del pienso y su distribución en las explo-
taciones porcinas.
Europa España
Serotipo de
Salmonella
%
Serotipo de
Salmonella
%
Typhimurium 40,0 Typhimurium 36,1
Derby 14,6 Rissen 15,6
Rissen 5,8 4, (5), 12 :i:- 12,0
4, (5), 12 :i:- 4,9 Derby 10,2
Enteritiditis 4,8 Anatum 3,7
Anatum 2,4 Bredeney 3,5
Tabla 1. Serotipos más frecuentes de Salmonella aislados
en cerdos de cebo.
Europa España
Serotipo de
Salmonella
%
Serotipo de
Salmonella
%
Derby 23,9 Rissen 15,6
Typhimurium 17,9 Typhimurium 11,6
Infantis 5,0 Anatum 12,6
Rissen 4,5 Derby 10,5
Tabla 2. Serotipos más frecuentes de Salmonella aislados
en explotaciones de madres (cerdas de reproducción).
SALMONELOSIS EN CERDOS
La vía de transmisión habitual es la fecal-oral, aunque se
han descrito infecciones por vía aérea a través de la inhala-
ción de aerosoles o partículas de polvo contaminadas. Una
vez que la bacteria atraviesa la barrera gástrica, puede llegar
al intestino y adherirse por medio de fimbrias al epitelio in-
testinal, penetrando por endocitosis y diseminándose al teji-
do linfoide donde se producirá la multiplicación bacteriana.
La dosis infectante varía en función del serotipo, la edad del
cerdo y su estado inmunitario.
En caso de dosis infectivas bajas o tras la recuperación
incompleta de un cuadro agudo, se puede producir una
infección subclínica que normalmente pasa desapercibida.
Estos portadores asintomáticos pueden excretar de forma
intermitente Salmonella en las heces. Las con-
diciones de estrés (alta densidad, temperaturas extremas,
ventilación inadecuada, destete, parto, transporte, etc.),
aumentan la proliferación de Salmonella y por tanto su
excreción, a la vez que incrementan la susceptibilidad de
los animales expuestos.
La medicación sólo se aconseja en caso de infección clínica
ya que su aplicación en portadores subclínicos no reduce la
prevalencia, ni la magnitud, ni el periodo de excreción del
patógeno e incluso puede contribuir a la aparición de resis-
tencias. La vacunación parece tener, a día de hoy, una eficacia
muy limitada desde el punto de vista de seguridad alimenta-
ria debido a la falta de especificidad para determinados se-
rotipos. Las autovacunas, elaboradas específicamente para
un grupo de animales, pueden ser una alternativa.
Estado
Miembro
Tipo de
Muestreo
Método
Análisis
Tipo
Granjas
Obligator
Voluntario
Sanciones
Suecia (1960)
Finlandia y
Noruega
Linfonódulos
Hisopos canales
Heces
Bacteriología
Selección
Multiplicación
Engorde
0
(Gobierno)
SI
Dinamarca (1995)
Jugo carne
60-100 m/explot/año
Sangre
Hisopos y heces
Serología ELISA
(OD%>20)
Bacteriología
Selección
Multiplicación
Engorde
Lechones (gr 1-2)
V
(Industria
Privada)
SI
Alemania (2002)
Jugo carne
60-100 m/explot/año
Serología ELISA
(OD%>40)
Engorde
V
(Industria
Privada)
NO
Reino Unido (2002)
Jugo carne
15/3meses
Serología ELISA
(ratio S/P>0,25)
Engorde
V
(Industria
Privada)
SI
Irlanda (2003)
Jugo carne
24m/4meses
Serología ELISA
(OD%>40)
Engorde
0
(Gobierno)
SI
Holanda (2005)
Bélgica (2007)
Suero sangre
12/4meses
(36 año)
ELISA Engorde
V
(Industria
Privada)
NO
SI
31
porque tu imagen habla de ti
Para generar imagen no basta desarrollar un logotipo bonito, utilizar colores electrizantes e inundar los
medios de comunicación de ZSVNHUZ y QPUNSLZ pegajosos, la mejor imagen es aquella que crea un ]HSVY
HNYLNHKV a una empresa y asegura que esté un paso adelante de sus competidores.
En (?Ô5 cuidamos la imagen de nuestros clientes hasta el minimo detalle.
32
Bovino
Álvarez, J.; Bezos, J.; Casal, C.; Boadella, M.; de Juan, L.
Dentro de las enfermedades importantes
en el porcino, las causadas por bacterias del
género Mycobacterium no están entre aque-
llas que dan lugar a síntomas evidentes ni a
grandes mortalidades. En realidad, la mayor
parte de las veces no son enfermedades detec-
tables desde el punto de vista clínico, de forma
que en la granja pueden pasar desapercibidas.
Sin embargo, las micobacteriosis pueden cau-
sar importantes pérdidas económicas en las
granjas afectadas y, en ocasiones, suponer
un riesgo potencial para la Salud Pública.
¿Cómo puede darse esta aparente paradoja?.
La explicación se encuentra en el matadero,
último punto de la “vida” productiva del ani-
mal, en el que se diagnostican normalmente
las micobacteriosis, a través de la visualiza-
ción de las lesiones macroscópicas a las que
las infecciones por micobacterias dan lugar.
Estas lesiones, normalmente localizadas en
los linfonodos submandibulares y mesenté-
ricos (Fig. 1) (y que pueden observarse con
menor frecuencia en otros linfonodos, como
los retrofaríngeos, parotídeos, bronquiales,
mediastínicos, preescapulares e, incluso, en
órganos parenquimatosos – pulmón, hígado,
bazo…) no son, no obstante, patognomónicas,
ya que pueden estar causadas por otras bac-
terias que poco o nada tienen que ver con las
micobacterias. De hecho, dentro del mismo
género Mycobacterium las implicaciones de
una micobacteriosis varían radicalmente en
función de qué micobacteria sea la que esté
implicada en cada caso, a pesar de que las
lesiones a las que den lugar sean con fre-
cuencia indistinguibles. Dentro del abanico
de agentes causales de micobacteriosis en
el porcino, tenemos desde las causantes de
la tuberculosis en otras especies animales
(incluyendo al hombre) hasta algunas mico-
bacterias saprofitas ampliamente distribuidas
en el medio ambiente y cuyo potencial zoo-
nósico está por demostrar. Por ello, cuando se
presenta un caso de lesiones compatible con
una micobacteriosis en una granja, resulta de
fundamental importancia averiguar en primer
lugar qué bacteria es la causante, y conocer
las diferencias entre unas y otras.
k¿Qué son las micobacterias?
Las micobacterias son bacterias encua-
dradas en el género Mycobacterium en el que
encontramos bacterias saprofitas, patógenos
oportunistas y patógenos estrictos del hombre
y los animales. Las características fundamen-
tales compartidas por todos los miembros de
este género son su forma bacilar, la ácido-
alcohol resistencia (debida a su pared de
ácidos micólicos), la aerobiosis, la inmovilidad
y su imposibilidad para formar esporas.
Se han elaborado numerosas clasifica-
ciones de este género a lo largo de los años,
Micobacteriosis en el porcino:
Importancia y pautas para su
diagnóstico, identificación y control.
Julio Álvarez (a), Javier Bezos (b), Carmen Casal (b), Mariana Boadella (a), Lucía de Juan (b)
a) Centro de Investigación en Recursos Cinegéticos IREC (CSIC-UCLM-JCCM), Ciudad Real
b) Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria VISAVET (UCM), Madrid
33
nº 35
Micobacteriosis en el porcino: Importancia y pautas para su diagnóstico, identificación y control
atendiendo primero a características fenotípicas, patogenicidad
y, desde finales del siglo pasado, a los genotipos (características
genéticas). La clasificación más intuitiva y de más fácil aplicación
es aquella que divide las micobacterias en no cultivables o difí-
cilmente cultivables (M. leprae – agente causal de la lepra – y M.
lepraemurium) y cultivables. Dentro de estas últimas se establece
una subdivisión en micobacterias de crecimiento rápido (aquellas
que dan lugar a colonias visibles en medios de cultivo sólidos en
menos de 7 días; la mayoría son especies saprofitas de vida libre
ampliamente distribuidas en el medio ambiente) y las de creci-
miento lento (las que tardan más de 7 días en producir colonias
visibles en medio sólido). Dentro de este grupo encontramos las
micobacterias de mayor importancia veterinaria y de Salud Pública.
k¿Cuáles son las micobacterias que pueden dar
lugar a un proceso infeccioso en el cerdo?
Dentro de las micobacterias que pueden dar lugar a problemas
en el ganado porcino tenemos dos grupos fundamentalmente: las
que forman parte del complejo M. tuberculosis y los miembros
del complejo M. avium. Aunque en el cerdo den lugar a un cua-
dro clínico y lesional prácticamente indistinguible (ausencia de
síntomas y aparición de lesiones granulomatosas más o menos
evidentes en las localizaciones descritas anteriormente) resulta
de fundamental importancia la clasificación del agente etiológico
en uno u otro grupo, debido a las distintas implicaciones de cada
especie bacteriana.
En el complejo M. tuberculosis se incluyen todas las especies
causantes de la tuberculosis humana y animal [M. tuberculosis,
M. bovis BCG, M. bovis, M. africanum, M. microti, M. pinnipedii, M.
canetti, M. caprae y el dassie bacillus (aislada a partir del damán
roquero, Procavia capensis)]. De todas ellas, M. bovis es la especie
que tiene un rango de hospedadores más amplio, ya que es capaz
de infectar al ganado bovino (su hospedador preferente) pero
también a un gran número de mamíferos, incluyendo al porcino.
Solo en el caso de encontrar M. bovis (o algún otro miembro del
complejo M. tuberculosis) en el cerdo se debería hablar de tuber-
culosis porcina, en sentido estricto. Aunque M. bovis puede tener
una capacidad infecciosa menor en el hombre si se la compara
con M. tuberculosis (el agente primario de la tuberculosis huma-
na), es una bacteria zoonósica que ha causado numerosos y bien
documentados casos de tuberculosis en el hombre, motivo por el
cual su presencia en una explotación de porcino debe conducir a
la implantación de medidas estrictas encaminadas a eliminarla lo
antes posible. La infección por M. bovis en el porcino es notifica-
ble en Dinamarca, Finlandia, Francia, Suecia y Noruega, y existen
datos sobre casos esporádicos en varios países europeos (Francia,
Hungría, España, Italia y el Reino Unido), siempre con una inciden-
cia muy baja y asociada normalmente a animales explotados en
régimen extensivo.
El complejo M. avium (MAC), en el que se encuentran los
agentes más frecuentemente implicados en micobacteriosis en
el porcino, comprende, a diferencia del complejo M. tuberculosis,
especies con un mayor grado de divergencia genética y que pre-
sentan importantes diferencias fenotípicas entre ellas. Las especies
tradicionalmente incluidas en este complejo han sido M. intrace-
llulare (un patógeno de cierta importancia en Salud Pública y que,
si bien puede dar lugar a infecciones serias en animales, no es
considerado un patógeno relevante en veterinaria debido a su baja
casuística) y Mycobacterium avium. Esta última especie agrupa
varias subespecies entre las cuales encontramos las dos bacterias
más frecuentemente implicadas en procesos infecciosos en el
porcino: M. avium subsp. hominissuis (Mah) y, en menor medida,
M. avium subsp. avium (Maa). La prevalencia real de infección por
miembros del complejo M. avium en el porcino es difícil de esti-
mar debido a la ausencia de datos fiables en la mayor parte de los
países donde su presencia se ha documentado (entre ellos varios
países europeos, sudamericanos y africanos); normalmente, las
34
Álvarez, J.; Bezos, J.; Casal, C.; Boadella, M.; de Juan, L.
comunicaciones referidas a problemas de
Mah o Maa en el cerdo hacen referencia
a aislados concretos, sin dar cifras signi-
ficativas de prevalencia o incidencia. Una
excepción a esta situación la constituye
el caso holandés, ya que se han realizado
al menos dos trabajos sobre números de
muestras elevadas (158.763 animales en
1996-97 y 2.116.536 en 2004). En el primer
estudio, motivado por un incremento en el
número de lesiones caseosas detectadas
en el matadero, un 0.5% de los anima-
les examinados presentaron alteraciones
visibles macroscópicamente (afectando al
5% de los lotes investigados); la etiología
de dichas lesiones se investigó en 402
animales, identificándose Mah en más de
la mitad de ellos. El segundo trabajo, en
2004, arrojó una prevalencia de lesiones
similar (0.75%), aunque en este caso no
se aisló ningún miembro del complejo M.
avium en un subgrupo de muestras inves-
tigadas. Una serie de trabajos realizados
en la República Checa también reveló una
incidencia creciente de infecciones por
Mah en varias granjas de cerdos, asociada
a la introducción de cambios en la dieta de
los animales.

Mah es sin duda la subespecie más
heterogénea de M. avium, ya que la apli-
cación de técnicas de caracterización
molecular detecta una mayor variabilidad
genética en ella comparada con los pató-
genos estrictos Maa (agente productor de
la tuberculosis aviar, como veremos más
adelante) y M. avium subsp. paratubercu-
losis (causante de la paratuberculosis en
los rumiantes). Es una bacteria saprofita,
de mucha menor patogenicidad que las
dos anteriores, y que se comporta como un
patógeno oportunista. A nivel clínico esta
especie presenta un interés más reducido,
ya que no suele originar sintomatología
en los animales. Sin embargo sí tiene
un impacto muy relevante en la especie
porcina, donde puede originar las lesiones
granulomatosas características (indiferen-
ciables de las causadas por miembros
del complejo M. tuberculosis), fundamen-
talmente en los linfonodos situados en
la cabeza y mesentéricos, como se ha
mencionado anteriormente. También se ha
aislado de muestras de vacuno y, con una
baja incidencia, en el caballo (causando
diversos cuadros, desde artritis sépticas a
problemas oculares, abortos, pérdida de
peso e hipoproteinemia e incluso infeccio-
nes generalizadas) y en animales de com-
pañía y fauna salvaje, pero normalmente
en casos aislados. En el hombre, Mah
puede dar lugar a varios cuadros clínicos,
desde formas pulmonares (normalmente
en personas con enfermedades respira-
torias predisponentes como bronquitis,
tuberculosis, enfisema…), linfadenopatías
en niños y, en pacientes inmunodeprimi-
dos (debido a terapias inmunosupresoras,
o a agentes infecciosos como el VIH)
puede provocar infecciones generalizadas
(se han descrito frecuencias de infección
en pacientes con SIDA del 10-20% hasta
el 50% en países desarrollados, aunque
con la instauración de las terapias anti-
retrovirales y tratamientos antibióticos
combinados frente a MAC esos números
han disminuido considerablemente con
posterioridad. A pesar del potencial pató-
geno de Mah en el hombre, la implica-
ción del cerdo como fuente de infección
nunca ha sido demostrada, y la hipótesis
más aceptada para explicar la presencia
simultánea de la bacteria en el hombre y
el cerdo es la de una exposición común a
fuentes de infección ambientales.

Maa, a su vez, es una bacteria de
indudable interés veterinario, fundamen-
talmente en las aves: en primer lugar, es
el agente causal de la tuberculosis aviar,
enfermedad infecciosa transmisible que
puede originar cuantiosas pérdidas eco-
nómicas; esta patología es ahora poco
importante en grandes industrias de pro-
ducción avícola gracias a los programas de
prevención, pero sigue siendo relevante en
zoológicos y otras agrupaciones de aves
silvestres cautivas, y en pequeños aviarios.
Aunque las aves constituyen su hospeda-
dor preferente, esta bacteria también se ha
aislado de un amplio rango de mamíferos:
así, se ha aislado M. avium subsp. avium a
partir de muestras procedentes de ciervos
y ovejas, vacas, roedores, cerdos y huma-
nos. No obstante, en lo que hace referencia
a las muestras ambientales, humanas y
porcinas, en la mayoría de los casos el
porcentaje de aislados de M. avium subsp.
Micobacteriosis en el porcino: Importancia y pautas para su diagnóstico, identificación y control
35
nº 13
nº 35
Micobacteriosis en el porcino: Importancia y pautas para su diagnóstico, identificación y control
avium cultivados es muy inferior al de M.
avium subsp. hominissuis.
Aparte de estos dos grandes grupos de
micobacterias (complejo M. tuberculosis y
complejo M. avium) otras micobacterias
pueden estar implicadas en la formación
de lesiones granulomatosas en el cerdo,
aunque normalmente con una casuísti-
ca muy inferior; estas micobacterias, que
estarían dentro de las bacterias de creci-
miento rápido, son bacterias ambientales
que, en caso de darse las condiciones
adecuadas, pueden contribuir a la apa-
rición del cuadro lesional. Entre ellas, se
han descrito con relativa frecuencia casos
debidos a M. fortuitum, M. gordonae, M.
chelonae y M. scrofulaceum.

No obstante, si bien las micobacterias
son los agentes infecciosos implicados con
mayor frecuencia en la aparición de lesio-
nes granulomatosas en el porcino, otras
bacterias pueden dar lugar a alteraciones
macroscópicas muy similares, entre las
que cabe destacar el Rhodococcus equi y
el Arcanobacterium pyogenes. En ambos
casos se trata de patógenos oportunistas,
con una amplia distribución en el ambien-
te, que en ocasiones pueden dar lugar a
lesiones indistinguibles de las causadas
por micobacterias, por lo que se debe
excluir su presencia mediante un diag-
nóstico diferencial en una investigación
etiológica de estos procesos.

k¿Qué implicaciones tiene la
detección de micobacteriosis
en el porcino?
Como hemos visto, los posibles agen-
tes causales de lesiones granulomatosas
en el cerdo son radicalmente diferentes
en cuanto a su patogenicidad y distribu-
ción en el ambiente. Por tanto, cuando se
detecta la aparición de lesiones granulo-
matosas en cerdos procedentes de una
explotación resulta fundamental identifi-
car al agente causal de los mismos, ya que
gracias a ello podrán aplicarse las medi-
das más oportunas.

En primer lugar, las bacterias ante-
riormente descritas se diferencian en
su patogenicidad en los animales hos-
pedadores. En el caso de las micobac-
terias del complejo M. avium (y de las
micobacterias ambientales, el R. equi y
el A. pyogenes) estaríamos hablando de
microorganismos con un poder patógeno
reducido (salvo Maa para las aves), que
normalmente solo dan lugar a un proceso
infeccioso en el caso de entrar en contac-
to con hospedadores inmunodeprimidos
o con alguna condición predisponente.
En el caso del porcino, las infecciones
suelen tener lugar cuando los animales
son muy jóvenes; los lechones aún tienen
un sistema inmune inmaduro que puede
convertirles en hospedadores ideales para
bacterias oportunistas como las ante-
riores, y es por tanto en las primeras
semanas de vida de los animales cuando
hay un mayor riesgo de que una infección
prospere en caso de entrar en contacto
con los microorganismos. En el caso de
las micobacterias del complejo M. tuber-
culosis (fundamentalmente M. bovis), sin
embargo, se trata de bacterias patógenas
estrictas con una demostrada capacidad
infecciosa en los suidos, de modo que
cualquier animal puede infectarse (si bien
es cierto que los animales más jóvenes
mostrarán una mayor susceptibilidad a
la infección).

En segundo lugar, la epidemiología
de las posibles bacterias implicadas en
el porcino es muy distinta, lo que condi-
cionará las medidas correctoras a imple-
mentar para lidiar con la infección, como
se verá más adelante. Mah es, como se
ha dicho anteriormente, una bacteria
ampliamente distribuida en el ambiente,
y que con frecuencia puede colonizar
los sistemas de canalización de agua (en
ocasiones en forma de biofilms, lo que
dificulta en gran medida su eliminación),
el material orgánico utilizado para las
camas de los animales (serrín o turba)
e incluso su alimentación. Cuando esto
sucede, los animales (fundamentalmen-
te, lechones) pueden verse expuestos a
grandes dosis de bacterias, lo que con
frecuencia se traducirá en una infección
que puede prosperar y dará lugar a la
aparición de lesiones en el futuro. Maa,
sin embargo, es un patógeno estricto
y que rara vez se aísla de elementos
ambientales, por lo que normalmente
su incidencia en el porcino suele poder
vincularse con la presencia de aves en el
entorno (debido a la estabulación de aves
de corral en las proximidades, o bien por
la presencia de pájaros silvestres en el
entorno que accedan a las instalaciones
de los cerdos o a su alimentación – los
silos donde se almacena el pienso de
los cerdos, por ejemplo). Por último, M.
bovis es también un patógeno estricto,
y su introducción en una explotación de
porcino siempre tendrá lugar a través
de animales infectados, por lo que su
entrada en una granja supone un fallo en
la bioseguridad de la misma. La inciden-
cia de M. bovis en el ganado porcino es
baja, por lo que el riesgo de entrada de
la infección asociada a la introducción
de nuevos animales en una explotación
es muy bajo (si bien la falta de herra-
mientas diagnósticas fiables utilizadas a
gran escala dificultaría su detección); sin
embargo, en algunas regiones del mundo
y de España la prevalencia de tubercu-
losis por M. bovis en suidos salvajes (en
nuestro entorno, jabalíes) es significativa,
superando en ocasiones el 50%. Por ello,
estas especies salvajes constituyen un
reservorio de tuberculosis y su interac-
ción con los animales domésticos (en el
caso del cerdo, posible en explotaciones
en régimen extensivo) supone un riesgo
evidente de infección (Fig. 2).
k ¿Qué herramientas de diag-
nóstico para la detección de las
infecciones por micobacterias
existen en la actualidad?
Existen dos clases de herramientas
diagnósticas para la detección de infec-
ciones por micobacterias en el porcino:
por una parte, tenemos las técnicas de
diagnóstico indirecto, basadas en la detec-
ción de la respuesta inmune a la que
dan lugar las bacterias en el organismo
afectado. En el caso de las micobacterias,
esta respuesta inmune es primero de base
celular (en las fases más tempranas de
infección) y posteriormente humoral (en
etapas algo más avanzadas). Para la detec-
ción del primer tipo de respuesta inmune
tenemos fundamentalmente las pruebas
de intradermotuberculinización y el test
de detección de interferón-gamma (IFN-a).
Para las segundas, tenemos las pruebas de
detección de anticuerpos específicos.
- Prueba de intradermotuberculiniza-
ción (IDTB): al igual que en el vacuno,
consiste en la inoculación intradérmica
de un extracto de proteínas de mico-
bacterias (PPD bovina, hecha a partir
de una cepa de M. bovis, y PPD aviar,
de una cepa de Maa) para después
medir el incremento del pliegue al
que da lugar. En animales infectados
este incremento debe ser fácilmente
detectable, y puede ir acompañado
de dolor en el punto de inoculación.
En los suidos el área de elección para
la inyección es la cara posterior de la
oreja, y la lectura se realiza a las 48-72
horas. Aunque esta técnica tiene su
aplicación práctica, su sensibilidad no
es demasiado elevada en la mayoría de
los casos, y con frecuencia da lugar a
problemas de especificidad debido a la
aparición de falsas respuestas positi-
vas en animales que no están infecta-
dos (pero que han entrado en contacto
con otras bacterias antigénicamente
similares). Dado que las micobacterias
del complejo M. avium son, además,
muy ubicuas, es frecuente encontrar
animales que hayan entrado en con-
tacto con ellas (y por tanto reaccionen
en la prueba) pero en los que después
no se observen lesiones, motivo por el
cual el valor predictivo de la prueba en
relación a la aparición de lesiones en el
matadero es reducido.
- Test de detección de IFN-a: el fun-
damento de esta prueba es similar
a la IDTB, pero se diferencia por el
hecho de realizarse in-vitro. En efecto,
36
Álvarez, J.; Bezos, J.; Casal, C.; Boadella, M.; de Juan, L.
en este caso la prueba se basa en la
estimulación en el laboratorio de san-
gre previamente extraída del animal
a analizar con los mismos extractos
proteicos utilizados en la IDTB. En caso
de estar infectado, los linfocitos del
animal analizado reaccionarán al entrar
en contacto con las PPDS, produciendo
una citoquina (IFN-a) que será poste-
riormente detectada. Esta prueba, que
solo se ha ensayado para el diagnós-
tico de tuberculosis (por miembros del
complejo M. tuberculosis) presenta una
adecuada sensibilidad y especificidad,
pero su coste la convierte en un test
inaplicable para grandes números de
animales.
- Pruebas serológicas de detección de
anticuerpos: estas pruebas se basan
en la detección, normalmente mediante
técnicas de ELISA, de anticuerpos espe-
cíficos frente a distintos antígenos de
micobacterias del complejo M. tuber-
culosis o M. avium. En el primer caso
existen en la actualidad tests en vías de
desarrollo que ofrecen una aceptable
sensibilidad unida a una elevada espe-
cificidad, lo que las convierte en una
alternativa viable para el diagnóstico
de la tuberculosis porcina, si bien se
han probado sobre todo en muestras
de jabalíes, por lo que su aplicación en
el ganado porcino en condiciones de
campo se está realizando en la actua-
lidad. En el caso de M. avium, también
existen modelos comerciales de test,
pero los valores de sensibilidad y espe-
cificidad demostrados hasta la fecha en
animales infectados de forma natural
son limitados, posiblemente debido a
la ubicuidad de los miembros del com-
plejo M. avium, que hace que un gran
número de animales puedan ser posi-
tivos aunque no desarrollen lesiones
macroscópicas; esto puede complicar
la interpretación de los resultados en
ciertas situaciones.
Por otra parte, también hay técnicas
diagnósticas destinadas a la detección
de la bacteria causante de las lesiones
(en lugar de a su respuesta inmune).
Estas técnicas tienen la ventaja de ser,
en general, altamente específicas, ya que
la detección de dicha bacteria demuestra
su presencia de forma inequívoca en el
animal salvo error de laboratorio. La sen-
sibilidad que pueden alcanzar es, además,
bastante elevada, especialmente si como
sustrato de la prueba se utiliza tejido con
lesiones. Estas técnicas permiten, además,
la identificación del agente causal impli-
cado, mientras que en algunas pruebas
indirectas pueden darse reacciones cruza-
das que dificulten dicha identificación (en
el caso de Mah y Maa la diferenciación es
imposible mediante pruebas indirectas).
Su inconveniente deriva, precisamente,
del hecho de que para que puedan ofrecer
una aceptable sensibilidad deben utili-
zarse muestras de tejido, por lo que es
necesario el sacrificio de un animal para
su posterior análisis.
Dentro de estas técnicas hay pruebas
rápidas (visualización directa de bacilos
ácido-alcohol resistentes en frotis realiza-
dos a partir de muestras clínicas o en cor-
tes histológicos, detección directa del ADN
de la bacteria mediante pruebas molecu-
lares), pero la prueba de referencia para el
diagnóstico a día de hoy continúa siendo
el aislamiento de la bacteria en el labora-
torio mediante cultivo microbiológico (Fig.
3). Esta prueba, 100% específica y muy
sensible si se realiza a partir de lesiones
de un animal sospechoso, permite ade-
más la obtención de abundante material
genético bacteriano que puede servir para
realizar posteriores estudios de epidemio-
logía molecular destinados a identificar el
origen del foco. El mayor inconveniente
que presenta es que es algo lenta (en
función de la especie de micobacteria, el
crecimiento puede demorarse entre 10 y
60 días) y requiere de un laboratorio espe-
cializado para su realización, ya que para
el aislamiento de las micobacterias deben
utilizarse protocolos y medios de cultivo
específicos (Fig. 4). De cualquier forma, en
caso de sospechar de la existencia de un
brote causado por micobacterias en una
explotación, el diagnóstico etiológico del
proceso (a ser posible, a través del cultivo
en el laboratorio del agente causal) es
un paso imprescindible para la posterior
adopción de medidas correctoras efecti-
vas, y para determinar adecuadamente la
extensión del problema a nivel veterinario
y de Salud Pública.

k¿Qué medidas pueden
adoptarse una vez confirmada
la implicación de una micobac-
teria en un brote en el porcino?
Cuando se confirma la identidad del
agente causal de las lesiones, las medidas
a adoptar variarán enormemente en fun-
ción de si es una bacteria perteneciente al
complejo M. tuberculosis o no. En el primer
caso, poco frecuente pero descrito en nues-
tro país y en otros países de nuestro entor-
no en explotaciones en régimen extensivo,
debe intentarse la erradicación del brote lo
antes posible mediante una combinación
de pruebas diagnósticas y medidas de bio-
seguridad. Lo más importante en este caso
consiste en la determinación de la exten-
sión del brote y en la eliminación temprana
de las fuentes de infección, que suelen ser,
como se ha comentado anteriormente, la
fauna salvaje u otras especies domésti-
cas potencialmente infectadas; por ello, la
implantación de estrictas medidas de bio-
seguridad destinadas a eliminar todo con-
tacto entre los animales de la explotación y
otros animales (salvajes o domésticos) cuyo
estatus sanitario no pueda confirmarse es
una medida que debe adoptarse con la
Micobacteriosis en el porcino: Importancia y pautas para su diagnóstico, identificación y control
37
nº 13
nº 35
Micobacteriosis en el porcino: Importancia y pautas para su diagnóstico, identificación y control
máxima urgencia. Para la prevención de
futuros problemas, la bioseguridad deberá
mantenerse durante toda la vida producti-
va de la explotación, sobre todo en aquellas
áreas en las que la tuberculosis es más pre-
valente en otras especies animales.

En caso de que la bacteria aislada sea
un miembro del complejo M. avium, el
enfoque del problema puede ser más con-
servador. Básicamente, éste consistirá en la
realización de una encuesta epidemiológica
adecuada destinada a la detección de las
posibles fuentes de infección (las más fre-
cuentes son el material usado para la cama
y los bebederos y sistemas de canalización
del agua) y su eliminación en la medida
de lo posible (sustitución de materiales
orgánicos en las camas – serrín, turba – por
otros de menor riesgo, como el papel; des-
infección exhaustiva del entorno…). En el
caso de que la bacteria implicada sea Maa,
el estudio epidemiológico deberá contem-
plar la posible implicación de las aves del
entorno, lo que puede llevar al cambio de
ubicación de aves de corral, si las hubiere,
o a un cambio en el manejo de los animales
destinado a disminuir el posible contacto
(directo o indirecto) con otras aves silves-
tres. En caso de ser necesario, un análisis
bacteriológico de las posibles fuentes de
infección puede llevar al aislamiento de
micobacterias de elementos ambientales.
En ese caso, la aplicación de técnicas de
caracterización molecular confirmará la
similitud genética entre esos aislamientos
ambientales y los obtenidos de muestras
clínicas, lo que conduciría a la identifica-
ción inequívoca de la fuente de infección
en este caso.
kConclusiones
Las micobacterias son un grupo de bac-
terias que comprende especies saprofitas
ampliamente distribuidas en el ambiente
y otras patógenas, capaces de provocar
importantes enfermedades en el hombre
y los animales (como la lepra, la tubercu-
losis y la paratuberculosis). En el caso del
ganado porcino, las micobacterias suelen
dar lugar a un proceso sin sintomatolo-
gía aparente que se hace evidente en el
matadero, debido a la aparición de lesiones
granulomatosas, normalmente localizadas
en linfonodos mandibulares y mesentéricos
(y en ocasiones en linfonodos respiratorios
y en órganos parenquimatosos) en los ani-
males afectados, lo que puede dar lugar a
importantes pérdidas económicas debidas
al decomiso de canales.
En caso de detectarse un cuadro lesio-
nal de estas características, la identifica-
ción del agente causal debe ser siempre el
primer objetivo, ya que las implicaciones
y las medidas a adoptar variarán en gran
medida en función de la bacteria implica-
da. Dicha identificación puede realizarse
mediante el cultivo bacteriológico a partir
de muestras de lesiones de manera eficaz.
En caso de que se identifique un miembro
del complejo M. tuberculosis (normalmen-
te, M. bovis) se tratará de una zoonosis,
por lo que deben tomarse medidas inme-
diatamente para minimizar la transmisión
de la bacteria en la explotación (biosegu-
ridad); las técnicas serológicas que se han
desarrollado recientemente constituyen
una buena alternativa para el cribado
de los animales de la explotación. Por el
contrario, en caso de que se identifique
otra micobacteria (normalmente Mah y,
en menor medida, Maa) el abordaje del
problema deber ir más encaminado a la
identificación de la fuente de infección
(normalmente ambiental) y su eliminación.
kBibliografía

ÁLVAREZ J., CASTELLANOS E., ROMERO B., ARANAZ A., BEZOS
J., RODRÍGUEZ S., MATEOS A., DOMÍNGUEZ L., DE
JUAN L. (2011) EPIDEMIOLOGICAL INVESTIGATION OF A
MYCOBACTERIUM AVIUM SUBSP. HOMINISSUIS OUT-
BREAK IN SWINE. EPIDEMIOL. INFECT. 139(1): 143-148.
AURTENETXE O., BARRAL M., VICENTE J., DE LA FUENTE J.,
GORTÁZAR C., JUSTE R.A. (2008). DEVELOPMENT AND VALI-
DATION OF AN ENZYME-LINKED IMMUNOSORBENT ASSAY
FOR ANTIBODIES AGAINST MYCOBACTERIUM BOVIS IN
EUROPEAN WILD BOAR. BMC VET. RES. 4: 43.
BOADELLA M., LYASHCHENKO K., GREENWALD R., ESFANDIARI
J., JAROSO R., CARTA T., GARRIDO J.M., VICENTE J., DE
LA FUENTE J., GORTÁZAR C. (2011) SEROLOGIC TESTS
FOR DETECTING ANTIBODIES AGAINST MYCOBACTERIUM
BOVIS AND MYCOBACTERIUM AVIUM SUBSPECIES PARA-
TUBERCULOSIS IN EURASIAN WILD BOAR (SUS SCROFA
SCROFA). J. VET. DIAGN. INVEST. 23 (1): 77-83.
FALKINHAM J. O., III (2003). THE CHANGING PATTERN OF NON-
TUBERCULOUS MYCOBACTERIAL DISEASE. CAN. J. INFECT.
DIS. 14: 281-286.
KOMIJN R.E., DE HAAS P.E., SCHNEIDER M.M, EGER T,
NIEUWENHUIJS J.H., VAN DEN HOEK R.J., BAKKER D., ZIJD
ERVELD F.G. Y VAN SOOLINGEN D. (1999). PREVALENCE
OF MYCOBACTERIUM AVIUM IN SLAUGHTER PIGS IN THE
NETHERLANDS AND COMPARISON OF IS1245 RESTRIC-
TION FRAGMENT LENGTH POLYMORPHISM PATTERNS OF
PORCINE AND HUMAN ISOLATES. J. CLIN. MICROBIOL. 37
(5): 1254-1259.
KOMIJN R.E., WISSELINK H.J., RIJSMAN V.M., STOCKHOFE-
ZURWIEDEN N., BAKKER D., VAN ZIJDERVELD F.G., EGER
T., WAGENAAR J.A., PUTIRULAN F.F. Y URLINGS B.A.
(2007) GRANULOMATOUS LESIONS IN LYMPH NODES OF
SLAUGHTER PIGS BACTERIOLOGICALLY NEGATIVE FOR
MYCOBACTERIUM AVIUM SUBSP. AVIUM AND POSITIVE
FOR RHODOCOCCUS EQUI. VET. MICROBIOL. 120 (3-4):
352-357.
MATLOVA, L., DVORSKA, L., AYELE, W. Y., BARTOS, M., AMEMORI,
T., Y PAVLIK, I. (2005). DISTRIBUTION OF MYCOBACTERIUM
AVIUM COMPLEX ISOLATES IN TISSUE SAMPLES OF PIGS
FED PEAT NATURALLY CONTAMINATED WITH MYCOBACTE-
RIA AS A SUPPLEMENT. J. CLIN. MICROBIOL. 43: 1261-1268.
MATLOVA, L., DVORSKA, L., PALECEK, K., MAURENC, L., BARTOS,
M., Y PAVLIK, I. (2004). IMPACT OF SAWDUST AND WOOD
SHAVINGS IN BEDDING ON PIG TUBERCULOUS LESIONS
IN LYMPH NODES, AND IS1245 RFLP ANALYSIS OF
MYCOBACTERIUM AVIUM SUBSP. HOMINISSUIS OF SERO-
TYPES 6 AND 8 ISOLATED FROM PIGS AND ENVIRONMENT.
VET. MICROBIOL. 102: 227-236.
PRIMM, T.P., LUCERO, C. A., Y FALKINHAM, J.O., III (2004). HEALTH
IMPACTS OF ENVIRONMENTAL MYCOBACTERIA. CLIN.
MICROBIOL. REV. 17: 98-106.
THOREL M.F., HUCHZERMEYER H., WEISS R., FONTAINE J.J.
(1997) MYCOBACTERIUM AVIUM INFECTIONS IN ANIMALS.
LITERATURE REVIEW. VET. RES. 28(5): 439-47.
THOREL M.F., HUCHZERMEYER H.F., MICHEL A.L. (2001)
MYCOBACTERIUM AVIUM AND MYCOBACTERIUM INTRA-
CELLULARE INFECTION IN MAMMALS. REV. SCI. TECH.
20(1): 204-18.
WISSELINK H.J., VAN SOLT-SMITS C.B., OORBURG D., VAN
SOOLINGEN D., OVERDUIN P., MANESCHIJN-BONSING J.,
STOCKHOFE-ZURWIEDEN N., BUYS-BERGEN H., ENGEL
B., URLINGS B.A., THOLE J.E. (2010) SERODIAGNOSIS
OF MYCOBACTERIUM AVIUM INFECTION IN PIGS. VET.
MICROBIOL. 142 (3-4): 401-407.
38
Lamana, J.M.
Otra vez aparecen las dioxinas en un escándalo alimentario
en la UE, en estas semanas se han descubierto piensos com-
puestos para animales de granja contaminados con dioxinas en
Alemania. En los meses de Noviembre y Diciembre del 2010 se
vendieron a 25 fabricantes de piensos compuestos unas 3000 TM
de grasas no aptas para la alimentación animal. La dosificación
de las grasas en los distintos piensos y especies va de un 1 a un
7%, lo cual implica a un gran número de TM de piensos, se calcula
sobre unas 150.000 TM de piensos contaminados, fabricados para
varias especies animales y en su mayoría para granjas avícolas y
porcinas intensivas. A principios de Enero se calculan unas 4709
granjas afectadas de 8 landers alemanes.
Estas grasas fueron fabricadas por una empresa que produce
biodiesel (PETROTEC) y lógicamente éstas debían de haberse uti-
lizado para uso de maquinaria industrial no para uso alimentario.
En estos momentos la Fiscalía alemana investiga como y quién
las desvió al consumo de los animales de granja, sospechan que
hubo intervención criminal, ya que este tipo de grasas son mas
baratas en el mercado.
A partir de aquí se han encontrado partidas de huevos con-
taminados y canales porcinas, desde luego este es un flaco favor
a la producción animal en unos momentos de la historia de la
ganadería que podríamos considerar como catastróficos, esto no
va a ser mas que la guinda al sector ganadero, no nos faltaba más
que un escándalo de este tipo, con toda la lógica repugnancia
que toma el consumidor por los productos afectados, huevos y
Las dioxinas
en la alimentacion animal
Jesús M. Lamana
Asesor Veterinario.
jesusmlamana@gmail.com
39
nº 35
Las dioxinas en la alimentacion animal
carne. Vuelta a empezar, vuelta a recupe-
rar la confianza de los consumidores, un
poco hartos de este tipo de escándalos
alimentarios.
El riesgo actual de las dioxinas en la
alimentación nos es un problema de tipo
agudo, es decir que produzca una intoxi-
cación fulminante para el consumidor con
síntomas de envenenamiento, es una in-
toxicación de tipo crónico de por sí tam-
bién intolerable con consecuencias para la
salud del consumidor en un futuro.
kConcepto de Dioxina
Dioxina es el nombre de un subpro-
ducto tóxico y contaminante derivado de
los herbicidas. El nombre completo es 2,
3, 7,8 tetraclorodibenzo-dioxina, con este
nombre se agrupan compuestos perte-
necientes a estructuras químicas bien
diferentes. Su estructura química está
relacionada con el cloro y dependiendo
de ésta variará su grado de toxicidad.
Sus propiedades les confieren gran afi-
nidad por los sedimentos telúricos y un
alto potencial de acumulación en los se-
res vivos. Las dioxinas se producen como
consecuencia de la contaminación pro-
ducida en ciertos procesos industriales.
Con el nombre de dioxinas normalmente
se agrupan compuestos pertenecientes a
dos estructuras químicas bien diferentes:
Policloro dibenzo dioxinas (PCDD) y Poli-
cloro dibenzo furanos (PCDF).
Otro grupo considerado como dioxina
son las Policloro bifenilos (PCB), éstas se
producen para uso industrial en aplica-
ciones industriales, fluidos aislantes, bar-
nices, pinturas, etc. La primera vez que se
registra un accidente de tipo tecnológico
en el mundo es en la ciudad de Yuso en
Japón en 1968, donde se envenenaron
unas 4.000 personas por contaminación
de aceite de arroz para consumo huma-
no con PCB. La fabricación, procesado y
distribución de los PCB ha sido prohibi-
da, pero su liberación al medio ambiente
no está excluida por que se han producido
millones de TM de éstos y algunos han aca-
bado en ríos o aguas de las costas marinas.
kToxicidad. Equivalentes
toxicos (TEQ)
La toxicidad de las dioxinas difiere de
unas a otras dependiendo de su composi-
ción química, la más tóxica la denominada
de Séveso (en recuerdo del accidente que
se produjo en esa ciudad italiana) 2, 3, 7,
8 TCD. El grado de toxicidad se expresa en
TEQ equivalentes tóxicos y los baremos
son definidos por la Organización Mun-
dial de la Salud (OMS), sus siglas en inglés
WHO, denominándose Equivalentes tóxicos
WHO-TEQ.
kAnálisis laboratoriales
de dioxinas
Los métodos de análisis son fiables
y sensibles pero los inconvenientes es
que son muy costosos económicamen-
te y lentos, esto hace que no haya una
gran cantidad de laboratorios preparados
para hacerlos en la UE. Las técnicas son
las siguientes: Cromatografía de gases
y Espectrofotometría de masas de alta
resolución, también se hacen bioensayos
que son más rápidos y baratos aunque no
tan sensibles.
kFuentes
de contaminación
ambiental
Tiene dos orígenes, la natural pro-
vocada por las erupciones volcánicas y
otros fenómenos naturales de este tipo y
la provocada por el hombre que tiene ori-
gen químico, tratamientos de las maderas,
plaguicidas, herbicidas, procesos de com-
bustión de residuos sólidos urbanos, hos-
pitalarios, combustibles fósiles. A pequeña
escala calderas, calefacciones y tabaco. Los
incendios de fábricas de organoclorados
también han sido causa de grave conta-
minación ambiental. Esta contaminación
es de tipo químico reduciéndose a lo largo
de los años.

Las dioxinas acaban repartiéndose por
el suelo, aire y agua, al final acaban en los
sedimentos. Las dioxinas se degradan muy
lentamente y su vida media es de años. En
cada país de la UE hay estudios de conta-
minación sobre todo en áreas urbanas y en
zonas próximas.
kEntrada de las dioxinas
en la cadena alimentaria
A través del suelo pueden ingerirlas los
animales y después pasar al hombre por
el consumo de carne. El pescado es otra
fuente de contaminación para el hombre,
ya que hay zonas marítimas en las que lo
peces están contaminadas con dioxinas. El
regadío de los vegetales con aguas conta-
minadas puede ser otra vía de entrada al
hombre, otras posibilidades son los fraudes
como los que están de actualidad en Ale-
mania a través de materias primas adulte-
radas para alimentación animal. Las dioxi-
nas se depositan en los tejidos grasos de
los animales y en sus órganos a lo largo de
su vida productiva y el hombre es el final
de la cadena trófica.
Las dioxinas encontradas en la leche
materna son semejantes a las deposita-
das en las grasas y a igual concentración,
lo que indica que el origen de la contami-
nación está en las reservas lipídicas de la
madre. La concentración media de dioxinas
en la leche materna humana en los países
industrializados es alta.
40
Lamana, J.M.
kToxicología
Las principales vías de exposición de
las personas son la exposición por cues-
tiones profesionales, por accidentes o por
el medio ambiente. El Comité Científico
Europeo de los Alimentos ha fijado una in-
gesta máxima tolerable semanal de 14 pg
WHO-TEQ/Kg. de peso vivo para dioxinas
y PCB. De estas cifras se desprende que
una considerable proporción de la pobla-
ción europea tiene una ingesta superior a
la tolerable y los niveles de recomendados
no son sino una invitación a reducir las
emisiones. La exposición está relacionada
con la alimentación de las personas. En el
caso de los países nórdicos la ingesta de
dioxinas procede sobre todo de la inges-
ta de pescado y derivados. El consumo de
tabaco es una fuente de contaminación
personal importante por dioxinas.
kHistoria
La primera fue la que se provocó por
la explosión de una fábrica química de
Monsanto en Nitro (Virginia,USA) en la
que se fabricaban herbicidas en 1960. En
1963 se produce un escándalo alimenta-
rio en USA, por contaminación de la grasa
alimentaria que se utilizaba en la alimen-
tación animal contaminada con pentaclo-
rofenol.
De 1962 a 1970, el ejército USA arrasó
un millón de hectáreas en Vietnam con el
famoso “agente naranja” defoliante pero
que afectó a la población civil y que uno de
sus componentes eran dioxinas. En 1968
en la población de Yuso (Japón) unas 4000
personas se envenenaron con aceite de
arroz contaminado con dioxinas. En 1971
en Missouri (USA) se rociaron carreteras
con aceites contaminados con dioxinas
que al final acabaron en el suelo y en la
grasa de los animales de producción.
En 1976 se produce el famoso acci-
dente de Séveso (Italia) que afecto a mas
de veinte mil personas, no murieron pero
su salud se vio gravemente afectada por
el escape ambiental de una fabrica far-
macéutica, aun hoy la zona es inhabita-
ble, la dioxina que se liberó fue la 2,3,7,8
tetraclorodibenzo-p-dioxina, que a partir
de entonces se ha denominado la dioxina
de Séveso. En 1977 se detectan en Holanda
altos niveles de dioxinas y furanos en sedi-
mentos de tierras, relacionados con la que-
ma de residuos sólidos urbanos. En 1981
en Binghanton (NY, USA) se producen gran
cantidad de dioxinas ambientales por el in-
cendio de una planta industrial. En 1982 en
Sevilla una familia se intoxica con un aceite
de consumo que se había guardado en un
recipiente de plástico que había contenido
sustancias con furanos y dioxinas, la mani-
festación patológica mas destacable fue la
aparición sobre la piel de los afectados del
cloracné. En 1999 en Bélgica se produce
un problema alimentario relacionado con
la contaminación de grasas alimentarias de
uso animal con dioxinas afectando sobre
todo a la avicultura.
kEfectos de las dioxinas
sobre los animales
Los efectos varían según la especie, los
síntomas típicos agudos son la pérdida de
peso y disminución del tamaño del timo y
la muerte a las tres semanas después.
Otros efectos son la fotosensibiliza-
ción, decoloración de la piel, erupciones
cutáneas (cloracné), pérdida de pelo, tras-
tornos hormonales y de reproducción, con
daños hepáticos. Las aves y los peces son
más sensibles que los mamíferos a la ex-
posición por dioxinas, posiblemente por
su mayor proporción de grasa corporal,.
A lo largo de la exposición a las dioxinas
se afecta el sistema inmunitario de los
animales de renta y puede derivar en la
formación de tumores y carcinomas.
41
nº 13
nº 35
Las dioxinas en la alimentacion animal
kVias de contaminación
de los animales domésticos
En los animales domésticos criados al
aire libre la ingesta de forrajes de suelos
contaminados.
En la ganadería intensiva por la con-
taminación del agua, vegetales y piensos
compuestos contaminados.
Otra vía de entrada ha sido a través de
las camas de los animales.
kContaminación
de las materias primas
para la fabricacion
de piensos
Los forrajes han sido a veces con-
taminados, se produjo un problema con
una harina de hierba hace unos años en
Alemania, debido a que éstos tienen que
ser sometidos a deshidratación y puede
ser una fuente de contaminación el com-
bustible si está contaminado con dioxinas.
Todos los aglomerantes y antiapelma-
zantes, como son arcillas, caolinitas, que
pueden contener dioxinas.
El cloruro de colina utilizado en la ali-
mentación animal como fuente de colina
se mezcla con zuro de maíz, éste en algún
caso se contaminó por un tratamiento que
se había realizado con herbicidas.
La pulpa de cítricos origen Brasil a ve-
ces se ha contaminado con altos niveles de
dioxinas debido a problemas en los trata-
mientos industriales.
Las grasas de uso alimentario contami-
nadas por dioxinas en Bélgica y el problema
actual en Alemania. El mayor problema y
donde hay que hacer un mayor hincapié es
en el control de las grasas alimentarias ya
que las dioxinas son lipofílicas. El caso de las
harinas y aceites de pescado, el pescado de
los mares de Europa está más contaminado
con dioxinas que el de los mares del Pacífico.
La legislación sobre los niveles de in-
tervención para dioxinas y furanos se pue-
de encontrar en el Diario Oficial de la UE
21.12.2006. Recomendación relativa a la
presencia de dioxinas, furanos y PCB en
piensos y alimentos ANEXO L 366/95.
En los procesos habituales de la in-
dustria de la fabricación de piensos com-
puestos no cabe pensar que se produzcan
dioxinas ya que no hay procesos agresivos
y de muy altas temperaturas. En los pro-
cesos donde se tratan las materias primas
con calor la contaminación podría produ-
cirse por el combustible, asimismo hay que
evitar el transporte de piensos en camio-
nes o cisternas que hayan transportado
productos químicos o materiales de riesgo.
kConclusiones
La seguridad alimentaria es la bandera
de la UE frente a competidores de otros
continentes con costes mas bajos, pero con
unos niveles de sanidad y Seguridad Ali-
mentaria mucho más bajos que los nues-
tros.
La contaminación de los animales do-
mésticos y a su vez de los hombres es fun-
damentalmente a través de los alimentos,
todos formamos parte de la cadena ali-
mentaria. Las fábricas de pienso deben de
ser tremendamente meticulosas en cum-
plir sus APPCC y unos controles estrictos
de todas las materias primas, sobre todo
grasas, aceites y forrajes.
El consumidor se asusta ante este tipo
de escándalos alimentarios y lo que ha pa-
sado en Alemania repercute negativamen-
te a todos los productores y fabricantes de
piensos de la UE.
UNA HERRAMIENTA
IMPRESCINDIBLE
PARA EL PROFESIONAL
VETERINARIO
CrÍa
y
Salud
RELLENA Y ENVÍA ESTOS DATOS AL FAX 91 628 92 77,
AL MAIL suscripciones@axoncomunicacion.net
o POR CORREO POSTAL A C/ Dulcinea, 42 4º B – CP 28020 de Madrid.
FIRMA Y CIF/NIF
DEL INTERESADO*
BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN
Nombre*............................................Apellidos…………………………………………………………
Nº de colegiado y Colegio al que pertenece…………………………………………………….
Empresa………………………………………………………………………………………………………
Especialidad………………………………………………………………………………………………...
Dirección……………………………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………………………………..
CP*………………………Localidad*………………………………………………………………………
Provincia*……………………………………………País*………………………………………………..
Teléfono*…………………………………………….Fax ……………………………………………….…
E-mail:*………………………………………………………………………………………………………..
¡¡SUSCRIPCIÓN GRATUÍTA !!
42
Noblet, J.
kIntroducción
Los cerdos han sido seleccionados intensivamente durante los
últimos 40-50 años y su potencial para producir carne magra o
leche ha llegado a ser muy elevado, acompañado por una marcada
reducción del nivel de engrasamiento corporal tanto en animales
reproductores como en animales en crecimiento. Estos cambios
genéticos afectan a las necesidades energéticas y proteicas de los
cerdos. En paralelo, la alimentación continúa siendo una parte im-
portante (>50%) de los costes en la mayoría de los sistemas de
producción, por lo que la definición precisa del valor nutritivo de
los alimentos se ha convertido en un aspecto cada vez más impor-
tante. La mayor parte de la atención se ha dedicado a aminoácidos
y energía y, más recientemente, a algunos minerales (P, Cu, Zn);
nuevos ingredientes, tales como los granos de destilería, han sido
también estudiados en detalle. Se han propuesto nuevos criterios
para mejorar la precisión de la evaluación, tales como aminoácidos
digestibles o disponibles, o la energía neta; igualmente nuevos mé-
todos y programas informáticos han sido diseñados. Finalmente,
el interés de estudiar el papel de los alimentos en la mejora de la
salud o el bienestar de los cerdos o en la reducción de su impac-
to ambiental, se ha incrementado progresivamente. Esta revisión
tiene por objeto actualizar estos aspectos y analizar brevemente
nuevas perspectivas.
kValor energético de los alimentos para
ganado porcino
La valoración de la concentración energética de los alimentos
para ganado porcino está basada inicialmente y de forma general en
su valor de energía digestible (ED) o metabolizable (EM). Sin embar-
go, la estimación más próxima del valor energético verdadero de un
alimento es su contenido en energía neta (EN), ya que tiene en cuen-
ta diferencias en el grado de utilización metabólica entre nutrientes.
Además, la EN es el único sistema en el que las necesidades energé-
ticas y los valores energéticos del pienso se expresan sobre la misma
base, que debería teóricamente ser independiente de las caracterís-
ticas de los ingredientes utilizados. Los aspectos metodológicos de
la valoración energética de los alimentos para ganado porcino, así
como algunos temas complementarios, han sido considerados en
revisiones previas (Noblet y van Milgen, 2004; Noblet, 2006).
Utilización energética
Para la mayoría de los piensos de ganado porcino, el coeficien-
te de digestibilidad de la energía (dE) varía entre un 70 y un 90%,
pero la variación es más amplia en el caso de ingredientes indivi-
duales (10-100%). La mayor parte de la variación de la dE está rela-
cionada con la presencia de fibra dietética (FD), que resulta menos
Desarrollos recientes y nuevas
perspectivas en la valoración de
alimentos para ganado porcino (I)
J. Noblet
INRA. France - XXVI Curso de Especialización FEDNA
43
nº 35
Desarrollos recientes y nuevas perspectivas en la valoración de alimentos para ganado porcino (I)
digestible que los otros nutrientes (<50%
vs 80-100% para almidón, azúcares, grasa
y proteína) y además reduce la digestibi-
lidad fecal aparente de otros nutrientes,
tales como la grasa y la proteína. Como
consecuencia, la dE está relacionada lineal
e inversamente con el contenido en FD del
alimento (Le Goff y Noblet, 2001; cuadro
1). Los coeficientes que relacionan dE con
FD son tales que la FD esencialmente di-
luye la dieta, al menos en cerdos en creci-
miento. En otros términos, incluso aunque
la FD es digerida parcialmente por el cerdo
joven en crecimiento, proporciona poca ED
al animal (Noblet y van Milgen, 2004).
La dE también se ve afectada por fac-
tores propios del animal. En cerdos en cre-
cimiento, la dE aumenta cuando aumenta
el peso vivo del animal (Noblet, 2006) y
el efecto mayor del peso vivo se observa
cuando se comparan cerdas adultas, tanto
gestantes como lactantes, con cerdos en
crecimiento alimentados ad libitum (Le Goff
y Noblet, 2001; Le Goff et al., 2002). La di-
ferencia debida al aumento de peso vivo es
más importante para piensos o ingredien-
tes con alto contenido en fibra (ver cuadro
1). En el caso de cerdas adultas y cerdos en
crecimiento de 60 kg de peso, el valor ED es
un 1,8; 4,2; 6,0; 10,3 y 16,6% más alto en
cerdas en el caso del trigo, maíz, harina de
soja, salvado de trigo y gluten feed de maíz,
respectivamente (Sauvant et al., 2004; No-
blet, 2006). Este incremento de la dE con
el peso del animal está relacionado princi-
palmente con una mayor eficacia digestiva
de la FD (a través de un tránsito digestivo
más lento; Le Goff et al., 2002). La diferen-
cia en ED entre cerdas adultas y cerdos en
crecimiento es proporcional a la cantidad
de materia orgánica indigestible medida
en cerdos en crecimiento (Noblet, 2006). El
efecto del nivel de alimentación sobre la dE
es despreciable, incluso en cerdas adultas
cuando se comparan cerdas lactantes y
gestantes para niveles de aportes energé-
ticos muy diferentes. Existe poca informa-
ción disponible con respecto a la digestibi-
lidad comparada entre lechones y cerdos
en crecimiento. Sin embargo, teniendo en
cuenta que los lechones generalmente son
alimentados con piensos de bajo contenido
en fibra para los que la influencia del peso
es escasa, los lechones pueden, desde un
punto de vista práctico, ser considerados
como cerdos en crecimiento a efectos de
utilización digestiva de la energía.
El contenido en EM de un alimento es
la diferencia entre la ED y las pérdidas de
energía en forma de orina y gases (meta-
no). En cerdos en crecimiento, la media de
la pérdidas energéticas en forma de meta-
no representa un 0,4% de la ingestión de
ED, siendo aproximadamente el doble en
cerdas adultas. Las pérdidas energéticas en
la orina representan una proporción varia-
ble de la ED, ya que la energía de la orina
depende en gran medida de la excreción
de nitrógeno urinario. A un nivel dado de
producción, la excreción de nitrógeno uri-
nario está relacionada principalmente con
el contenido en proteína (digestible) de la
dieta. Como promedio, representa un 4%
del valor ED. Sin embargo, este valor medio
no puede aplicarse a los ingredientes sim-
ples. La solución más apropiada es estimar
la energía de la orina (kJ/kg MS ingerida) a
partir del nitrógeno urinario (g/kg MS) de
acuerdo con la siguiente ecuación (para
cerdos en crecimiento):
Energía en orina=192+31x Nitrógeno urinario
Con el nitrógeno urinario representan-
do un 50% del nitrógeno digestible o un
40% del nitrógeno total (Noblet et al., 2004).
La EN se define como la EM menos el
incremento de calor asociado con la uti-
lización metabólica de la EM y el coste
energético de la ingestión, digestión, y la
actividad física. Generalmente se calcula
como la suma de la producción de calor en
ayunas y la energía retenida (Noblet et al.,
1994). El contenido en EN como porcenta-
je de la EM (k) corresponde a la eficacia de
utilización de la EM en EN. Las variaciones
de k (cuadro 1) son debidas a diferencias
en las eficacias de utilización de la EM en-
tre nutrientes, correspondiendo los valores
más altos a la grasa (~90%) y al almidón
(~82%) y los más bajos (~60%) a la FD y
la PB. Determinaciones realizadas en cerdos
que diferían en su peso vivo y en la com-
posición de su ganancia de peso sugieren
que la eficacia de conversión de EM en EN
se ve poco afectada por la composición del
aumento de peso, al menos en la mayoría
de las circunstancias prácticas (Noblet et
al., 1994). De forma similar, el ranking entre
nutrientes por sus eficacias es similar en
cerdas adultas a nivel de mantenimiento y
cerdos en crecimiento (Noblet et al., 1993;
Noblet et al., 1994). Estos resultados han
sido confirmados en ensayos recientes (No-
blet, 2006). Finalmente, el incremento de
calor asociado con la utilización de la pro-
teína, tanto la retenida como la cataboliza-
da, es constante (van Milgen et al., 2001).
Esto significa que el valor EN de la proteína
de la dieta no depende de su uso final.
Contribución de la
tecnología a los cambios
en valor energético
Generalmente se presta poca atención
al impacto de los tratamientos tecnológicos
sobre la dE y el valor energético de los ali-
mentos para ganado porcino. Ninguna de
las tablas de alimentación para ganado por-
cino proporciona valores energéticos que
tengan en cuenta el procesado tecnológico
y la forma de presentación del alimento. Sin
embargo, la mayoría de los tratamientos
tecnológicos implementados mientras se
preparan los ingredientes (ver por ejemplo
sección relativa a los DGS) o en la elabora-
ción de los piensos compuestos (molienda,
granulación, extrusión, etc.) afectan en un
grado variable a la digestibilidad de la ener-
gía y de los nutrientes. Así, una disminución
del tamaño de partícula está generalmente
asociada a una mejora de la dE; a partir de
una revisión bibliográfica, Guillou y Landeau
(2000) sugirieron que la dE disminuía en 0,6
unidades cuando el tamaño de las partícu-
las aumentaba en 100 mm. Sin embargo, en
la práctica el tamaño óptimo de la partícu-
la depende poco de criterios nutricionales
y más de aspectos técnicos, tales como el
coste de energía para la molienda, el manejo
de los alimentos en harina, la acumulación
de polvo en las instalaciones o la salud de
los animales. Por otro lado, la granulación
(es decir, el tratamiento mecánico y térmico)
es ampliamente utilizada y se asocia con un
incremento de la dE. En piensos compues-
tos, la mejora media es de 1 punto porcen-
tual. No obstante, para algunos tipos de
Ecuación DRS Fuente
b
1
2
3
4
dE = 98,3 - 0,090 x FND
dE = 96,7 - 0,064 x FND
EM/ED = 100,3 - 0,021 x PB
Kg = 74,7 + 0,036 x EE +0,009 x ALM - 0,023 x PB – 0,026 x FAD
2,0
2,2
0,5
1,2
1
1
1
2
Cuadro 1. Efecto de la composición del pienso (g/kg MS) sobre la digestibilidad de la energía (dE,
%), el coeficiente EM/ED (%) y la eficacia de utilización de la EM en EN de piensos compuestos
para animales en crecimiento (kg, %)
a
a
PB: proteína bruta, FND: fibra neutro detergente, EE: extracto etéreo, ALM: almidón, FAD: fibra
ácido detergente, DRS: desviación residual estándar.
b
1: Le Goff y Noblet (2001) (n = 77 dietas; ecuaciones 1 y 3 en cerdos en crecimiento de 60 kg y
ecuación 2 en cerdas adultas); 2: Noblet et al. (1994) (n = 61 dietas; cerdos de 45 kg).
44
Noblet, J.
alimentos la mejora puede ser mucho más
importante. Así por ejemplo, la mejora es
más alta para los piensos basados en maíz
que para los basados en trigo (cuadro 2), lo
que se relaciona principalmente con la ma-
yor digestibilidad de la fracción grasa (79 vs
57%, datos no publicados). Este aumento de
digestibilidad de la grasa es particularmente
notable en la semilla de colza, cuya grasa
es casi indigestible con simple molienda y
altamente digestible después de la granu-
lación (89 vs 21%, Skiba et al., 2002). La
misma conclusión se obtiene para la semilla
de lino procesada por extrusión (Noblet et
al., 2008; cuadro 2). Desgraciadamente, tal
información no está disponible para la ma-
yor parte de los ingredientes utilizados en
alimentación de cerdos. Además, la mejora
depende probablemente de las caracterís-
ticas (temperatura, presión, etc.) de la tec-
nología utilizada, que nos están en absoluto
documentadas.
Otras tecnologías han pasado a ser
ampliamente utilizadas, como es el caso
por ejemplo de la adición de componentes
(enzimas, ácidos, etc.) en el pienso como
alternativas a la medicación o para mejorar
la salud y los rendimientos de los cerdos.
Simultáneamente, a veces se observa una
mejora de la digestibilidad de algunos nu-
trientes. Si bien estos efectos sobre la di-
gestibilidad están claramente establecidos
en especies de aves, la magnitud de la me-
jora es más variable y menos importante
para piensos de porcino, donde está más
relacionada con el reparto de la digestión
entre el intestino delgado y el intestino
grueso que con la digestibilidad fecal.
Sistemas energéticos
Tal como se ha ilustrado en las sec-
ciones anteriores, la digestibilidad de la
energía está influida por el peso vivo de los
animales y por la tecnología de fabricación
de los piensos. Con respecto al efecto del
peso vivo, sería entonces apropiado utilizar
valores de ED y EM adaptados a cada cate-
goría de pesos. Sin embargo, desde el pun-
to de vista práctico se ha sugerido utilizar
solo dos valores, uno para cerdos “60 kg”
que puede aplicarse a lechones y a cerdos
en crecimiento y cebo, y otro para cerdos
adultos aplicable tanto a cerdas gestantes
como lactantes.
Todos los sistemas publicados de EN
para porcino combinan la utilización de la
EN para mantenimiento y para crecimiento
o cebo. El sistema propuesto por Noblet et
al. (1994), y aplicado en las tablas del INRA
y de la AFZ (Noblet et al., 2003; Sauvant
et al., 2004), está basado en una amplia
serie de determinaciones (61 piensos). Las
ecuaciones de predicción de la EN son apli-
cables a ingredientes y piensos compues-
tos en cualquier periodo de la producción
porcina (Noblet, 2006), pero con valores de
ED o contenidos en nutrientes digestibles
diferentes para cerdos en crecimiento y
cebo, y cerdas adultas. De forma similar, si
la tecnología afecta a la digestibilidad de
la energía y de los nutrientes, esto debería
tenerse en cuenta en el cálculo de la EN. Se
necesita, por lo tanto, información fiable
sobre la digestibilidad de la energía o de los
nutrientes para la predicción del contenido
en EN de los piensos de ganado porcino. De
hecho, esta información representa el fac-
tor más limitante para predecir los valores
energéticos de los piensos.
A partir de estas observaciones sobre la
utilización de la energía en cerdos, es obvio
que la jerarquía entre alimentos obtenidos
en los sistemas ED y EM será diferente que
en el sistema EN, en función de su composi-
ción química. Puesto que la EN representa el
mejor compromiso entre el valor energético
del alimento y las necesidades energéticas
de los animales, el valor energético de la
proteína o de los alimentos fibrosos estará
sobreestimado cuando se exprese sobre la
base de ED o EM. Por otra parte, las fuentes
de grasa o de almidón están subestimadas
en el sistema ED (Noblet et al., 2001; Sau-
vant et al., 2004; Noblet, 2006; cuadro 3).
Con respecto a la estimación de la EN
para cerdos se han propuesto varios siste-
mas en los últimos 40-50 años. La propues-
ta del INRA (Noblet et al., 1994; 2004) es
probablemente la más avanzada y ha sido
validada tanto en ensayos calorimétricos
como en ensayos de crecimiento. Este úl-
timo se ilustra en el cuadro 4 a partir de
pruebas de crecimientos realizadas con
niveles variables de grasa o proteína en
el pienso. Los resultados muestran que el
coste energético es independiente de la
composición de la dieta cuando se expresa
sobre la base de EN. Por otro lado, utilizan-
do como unidad la ED o la EM el coste ener-
gético aumenta cuando el contenido en
proteína aumenta o el de grasa disminuye.
kValor nutritivo de la
proteína y digestibilidad
ileal de animoácidos para
ganado porcino
Actualmente está ampliamente acepta-
do que el contenido total en aminoácidos
(AA) de los alimentos es un mal predictor
del valor proteico para porcino; la disponi-
bilidad nutricional de los AA es claramente
preferida, siendo estimada rutinariamente
a partir de la digestibilidad al final del in-
testino delgado. Efectivamente los AA son
absorbidos en el intestino delgado mientras
que en el intestino grueso los microorganis-
mos pueden metabolizar algunos de los AA
no digeridos, lo que previene su aparición en
las heces; la digestibilidad fecal de los AA es,
por tanto, un criterio impreciso para estimar
su disponibilidad en el punto de absorción.
Consecuentemente, se usa digestibilidad
ileal aunque existe alguna controversia en
cuanto a su expresión e incluso definición.
La digestibilidad ileal aparente ignora el
origen –endógeno o exógeno- del nitrógeno
(N) o AA no digeridos que aparecen al final
del intestino delgado. Además la digestibili-
dad aparente aumenta de forma curvilínea
con el nivel de inclusión de los AA en el pien-
so, con valores pequeños e incluso negativos
a niveles de inclusión muy bajos y con un
Tecnología Harina Gránulo Referencia
a
Dietas trigo-soja (n=2)
Dietas trigo-maíz-cebada-soja (n=4)
Dietas maíz-soja (n=3)
Maíz (n=5)
Semilla de colza
Semilla de lino (extrusión)
88,6
75,8
88,4
87
35
51
*
**
**
**
**
**
89,2
77,3
90,3
90
83
84
3
1
2
3
4
5
ED EM EN
EN/
EM,%
Grasa animal
Maíz
Trigo
Dieta de referencia
Guisantes
Salvado de trigo
Harina de soja
243
103
101
100
101
68
107
252
105
102
100
100
67
102
300
112
106
100
98
63
82
90
80
78
75
73
71
60
a
Según Sauvant et al., (2004
a
,b). Dentro de
cada sistema, los valores se expresan como
porcentajes del valor energético de una dieta
conteniendo un 68% de trigo, un 16% de
harina de soja, 2,5% de grasa, 5% salvado de
trigo, 5% guisante y 4% minerales y vitaminas.
46
Noblet, J.
valor constante a niveles altos (Noblet et al., 2004). De hecho, se ha
demostrado que las pérdidas de N o AA a nivel ileal incluyen: a) una
pérdida basal que es independiente del contenido en proteína de la
dieta y que está más relacionada con el consumo de materia seca, y
b) la fracción digestible de N o de AA suministrada por el alimento. Es
por tanto preferible sustraer esta pérdida basal del flujo total ileal de
N y AA, al objeto de considerar solo la parte relacionada con la frac-
ción proteica del alimento. La digestibilidad “verdadera” o “estandari-
zada” se calcula de esta forma resultando un valor independiente del
nivel de inclusión de N o AA en el pienso. Además, las digestibilidades
estandarizadas de los AA son aditivas. Los valores para digestibilidad
estandarizada son superiores a los de digestibilidad aparente. Este
concepto está ampliamente aceptado (Stein et al., 2008) y ha sido
utilizado, por ejemplo, en las tablas INRA-AFZ (Sauvant et al., 2004).
Los valores proporcionados por las tablas INRA-AFZ proceden
de experimentos realizados en Francia a principios de los años 80
independientemente por Adisseo, Arvalis e INRA. Todos estos datos
fueron recopilados entre 1996 y 1999, y publicados en primer lugar
en un CD-ROM (AFZ et al, 2000). En todos los estudios, se utilizó
una metodología común consistente en la determinación de la di-
gestibilidad ileal en cerdos en crecimiento anastomizados entre el
íleon terminal y el recto. Un total de 430 determinaciones fueron
realizadas en los tres centros experimentales; fueron clarificados en
51 ingredientes alimenticios diferentes y se calcularon los valores
medios correspondientes. La metodología incluía la recogida total
de la digesta ileal en cerdos alimentados con piensos generalmen-
te basados en ingredientes alimenticios libres de proteína (almidón,
azúcar, ácido vegetal, aceite y vitaminas) a los que se les añadía el
ingrediente que proporcionaba la proteína que se deseaba evaluar.
Se usó el método por diferencia para determinar la digestibilidad
aparente de la fuente proteica. La composición en AA de las pérdidas
endógenas se determinó en cada centro de investigación y permitió
el cálculo de la denominada digestibilidad ileal estandarizada de los
AA, cuyos valores son aditivos y suponen un buen predictor del valor
proteico de los alimentos para ganado porcino. La revisión de este
tema realizada por Stein et al. (2008) confirma el consenso sobre este
concepto a nivel internacional, aunque sería preferible determinar la
digestibilidad verdadera de los AA. En la práctica se recomienda, por
tanto, el uso de los valores de digestibilidad ileal estandarizada para
estimar el valor proteico de un alimento y para cubrir las necesidades
de los animales, estimadas a partir de la suma de las necesidades
para mantenimiento (o pérdidas basales) y para la retención de pro-
teína. Al igual que para el caso de la energía, el cuadro 5 indica que
la jerarquía entre ingredientes por su valor proteico es totalmente
diferente cuando se compara el uso de niveles de AA brutos o diges-
tibles. La influencia del método de expresión es más obvia para AA
sintéticos, cuando se comparan con AA procedentes de proteínas.
Al igual que para la energía, se conoce todavía poco sobre el
efecto de la tecnología en la disponibilidad de la proteína, no exis-
tiendo información bibliográfica que permita establecer correccio-
nes para los efectos del tamaño de partícula, granulación, procesa-
do térmico, etc., sobre la digestibilidad verdadera y/o las pérdidas
endógenas (Lahaye et al., 2008). Por tanto, el INRA-AFZ y otras ta-
blas de valoración de alimentos proponen valores que son aplicables
a alimentos presentados en forma de harina; estos valores pueden
extrapolarse a otras presentaciones, tanto si los tratamientos tec-
nológicos tienen un efecto negativo (ver sección sobre DDGS) o, de
forma más general, efectos positivos sobre la digestibilidad de AA.
A diferencia del valor energético, no hay evidencias que permitan
comparar el uso de diferentes unidades de valoración proteica en
lechones, cerdos en crecimiento y cebo, y cerdas reproductoras.
En conclusión, el cambio desde contenido total en AA a diges-
tibilidad ileal estandarizada de AA ha permitido una mejor esti-
mación del valor proteico verdadero de los alimentos para ganado
porcino; este cambio ofrece posibilidades de reducción del margen
de seguridad en la formulación de piensos. Continúan existiendo
dudas acerca de los efectos de los tratamientos tecnológicos y de
los factores antinutritivos sobre la digestibilidad ileal y/o el flujo
ileal de AA. Se recomienda la realización de mejoras en la meto-
dología de evaluación al objeto de reducir la mano de obra y los
costes inherentes a las determinaciones in vivo y los análisis de AA.
La metodología NIR es prometedora pero debe estar calibrada a
partir de una importante base de datos de valores in vivo.
Alimento
Lisina Treonina
Total Digestible Total Digestible
Maíz
Trigo
Salvado trigo
Harina de soja
Mezcla AA
b
29
36
68
340
4580
26
33
53
353
5180
49
52
75
294
4015
47
50
57
304
4680
Sistema energético ED EM EN
Ensayo 1: Grasa añadida (5)
0
2
4
6
Ensayo 2: Contenido en PB (30-100 kg)
Normal
Bajo
Ensayo 3: Contenido en PB (90-120 kg)
Normal
Bajo
100
100
99
98
100
96
100
97
100
100
99
98
100
97
100
98
100
100
100
100
100
100
100
100
Cuadro 4. Rendimientos de cerdos en crecimiento-cebo de acuerdo con
el sistema energético y las características de la dieta
a
.
Cuadro 5. Valores proteicos de algunos ingredientes para cerdos expre-
sados bien como AA fecales o bien como AA digestibles estandarizados
(según Sauvant et al., 2004; tablas INRA-AFZ)
a
.
a
Necesidades energéticas (o coste energético por kg de ganancia de
peso) para similares ganancias de peso y composición de la ganancia
(modelos de covarianza); los valores son relativos a las necesidades
energéticas (o al coste energético de la ganancia de peso) en el trata-
miento control (considerado como base 100); según Noblet (2006) y
datos no publicados.
a
Expresado como porcentaje del valor de lisina o treonina de un pienso
que contiene trigo (67%), harina de soja (16%), grasa (2,5%), salvado de
trigo (5%), guisante (5%), lisina HCL (0,1%), metionina (0,05%), treonina
(0,05%), minerales y vitaminas.
b
Mezcla de un 50% de lisina HCL, 25% de treonina y 25% de metionina.
Cría y salud
BOVINO
35
Bases de alimentación del ganado bravo
en situaciones de escasez
o fincas poco productivas
Oportunidades en el manejo
de la mamitis clínica
C I E N T Í F I C O S
R E V I S I Ó N
Mamitis por staphylococcus
en ganado bovino
50
Bovino
MAMITIS POR STAPHYLOCOCCUS
EN GANADO BOVINO
Ana del Cura, Veterinaria
Los estafilococos son una de las bacterias más
comúnmente aisladas en las mastitis bovinas. Ac-
tualmente los Staphylococcus coagulasa negativos
(SCN) predominan sobre S. aureus en numerosos paí-
ses. Mientras S. aureus puede causar mastitis clínicas
y subclínicas y aumentar los recuentos de las células
somáticas, los SCN parecen no causar mastitis severas
y aumentan moderadamente el recuento celular. Aun-
que la resistencia a diversos antibióticos es frecuente,
en general las mamitis producidas por SCN responden
mejor a los tratamientos.
kStaphylococcus coagulasa
negativos
En la actualidad los Staphylococcus coagulasa
negativos (SCN) están considerados patógenos emer-
gentes de la mamitis bovina y se aíslan frecuentemente
en rebaños de vacas y novillas, donde a menudo pro-
vocan infecciones antes del parto. Tradicionalmente
han sido considerados microbiota normal de la piel que
puede causar mastitis como bacteria oportunista. Se
han identificado distintas especies en los canales del
pezón, la piel de la ubre, y otros sitios extramamarios
(pelo, fosas nasales, vagina, camas…). La especie de
SCN más comúnmente aislada de infecciones intrama-
marias en ganado bovino, sobre todo en mastitis sub-
clínicas en novillas, es S. chromogenes. Otras especies
que se aíslan con frecuencia son S. simulans, S. hyicus
y S. epidermidis.
Según el National Mastitis Council (NMC), pode-
mos clasificar a estos gérmenes como Staphylococcus
Coagulase Negatives novobiocina sensibles y Staphylo-
coccus Coagulase Negative novobiocina resistentes. Los
SCN más patógenos son los Staphylococcus Coagulase
Negatives novobiocina sensibles por su capacidad de
colonizar el conducto del pezón y de persistir durante
largos periodos de tiempo.
Mientras que las vacas se infectan con SCN du-
rante la lactación, las primíparas, en las que la preva-
lencia de la mamitis por este tipo de gérmenes es más
Generalmente, el tratamiento mediante tera-
pia intramamaria en el periparto y en el seca-
do es eficaz para poder controlar las infeccio-
nes debidas a SCN.
Tratamiento de mamitis clínicas debidas a SCN
novobiocina sensibles:
Penicilinas y/o Penetamato o Cefalosporinas
(vía intramamaria y/o parenteral).
En caso de mamitis subclínicas: Pirlimicina
(vía intramamaria).
Tratamiento de mamitis debidas a SCN novo-
biocina resistentes:
El tratamiento no es necesario ya que presen-
tan curaciones espontáneas.
Tratamiento antibiótico de secado:
Penicilinas y/o Penetamato o Cefalosporinas.
Fuente: http://www.solomamitis.com
51
nº 35
elevada, se infectan antes y alrededor del parto.
Muchas de las infecciones intramamarias causadas
por estos gérmenes curan espontáneamente y la
prevalencia decrece a medida que avanza la lacta-
ción. Generalmente suelen ser infecciones leves y
se limitan a flóculos en la leche debidos a cambios
locales en la ubre; pero puntualmente, también se
observan animales con síntomas sistémicos y otros
con infecciones persistentes que, si no se tratan,
pueden tener una duración de varios meses.
En un estudio realizado en explotaciones del
centro de España, se investigó la prevalencia de in-
fecciones intramamarias dos meses antes del parto
en novillas nulíparas y se detectó que casi un 37%
de los cuarterones estaban infectados. Un 75% de
estos aislamientos correspondieron a SCN y dentro
de estos el 90% eran novobiocina sensibles.
Del mismo modo, otro estudio realizado en 4200
granjas de E.E.U.U. durante un periodo que se prolon-
gó desde el año 1992 hasta el año 2007, detectó que
aproximadamente un 9% de todas las vacas mues-
treadas tenían infecciones intramamarias causadas
por SCN (esta proporción fue mayor en novillas). A
nivel de explotación el porcentaje ascendía hasta un
15 %. Este trabajo de campo valoró también la re-
percusión sobre la producción láctea y el recuento
de células somáticas (RCS). Las conclusiones fueron
que las infecciones intramamarias causadas por SCN
ocasionan un moderado incremento en el RCS y que
en cierta manera este tipo de infecciones son más im-
portantes en explotaciones con bajos RCS en tanque.
Asimismo mostró que en general tampoco producen
una clara reducción en la producción láctea.
El análisis microbiológico es la prueba más
importante para el diagnóstico en los programas de
control de mamitis. La metodología habitual incluye
la siembra en medios de crecimiento general y es-
pecíficos para los principales grupos etiológicos. El
Agar Baird Parker es el medio de cultivo específico
para estafilococos y permite diferenciar entre SCN y
Staphylococcus aureus. La identificación de las di-
ferentes especies de SCN es importante para poder
determinar su patogenicidad y desarrollar prácticas
de manejo específicas para prevenir la mastitis. El
problema es que la identificación de este grupo de
organismos es difícil y relativamente costosa.
kStaphylococcus aureus
Staphylococcus aureus en nuestro país es proba-
blemente la especie bacteriana de mayor prevalencia,
entre el 14 y el 24% de las mamitis son producidas por
este germen. Asimismo se calcula que es responsable
de hasta el 30% de las infecciones en novillas. S. aureus
puede causar mastitis clínicas con síntomas locales y
sistémicos de moderados a severos y mastitis subclíni-
cas donde el germen que permanece persistente.
La forma más habitual de la introducción de
S. aureus en una explotación es la compra de vacas
nuevas (incluso si una ganadería ya está infectada,
debemos tener cuidado con la incorporación de nue-
vos animales porque éstos pueden introducir nuevas
cepas del patógeno que originarán nuevos brotes de
mamitis) y es frecuente la transmisión del germen en-
tre las novillas antes del parto, debido a las terneras
mamonas. También se ha demostrado que las mos-
cas juegan un papel importante como vectores en la
transmisión y propagación de la enfermedad.
La mayoría de las infecciones se producen du-
rante los 3 primeros meses de lactación, son muy
persistentes, en comparación con las infecciones
provocadas por otros patógenos, y presentan un bajo
porcentaje de curación bacteriológica durante la lac-
tación. La infección latente por S. aureus es muy co-
mún. Los animales positivos deben segregarse y orde-
ñarse en último lugar. Se recomienda la eliminación
del animal del rebaño cuando el RCS del portador as-
ciende a 500.000 células/ml. En este momento la infec-
ción pasaría a ser crónica, sin posibilidad de curación.
El tratamiento de las mamitis por S. aureus es
complicado. Los estafilococos producen cápsulas de
exopolisacáridos que envuelven las colonias, lo que
dificulta tanto la acción de los fármacos como su
inmunización. Otro inconveniente es su capacidad
de vivir en el interior de los macrófagos y células
epiteliales a modo de parásito intracelular. A estas
dos circunstancias debe añadirse la resistencia de la
bacteria a los b-lactámicos.
Mamitis por Staphylococcus en ganado bovino
Distribución de los microorganismos aislados en muestras de leche de novillas 60
días preparto. Fuente: Jiménez, L.M.; Timóm, R.; Marco, J.C. 2008.
En casos de mamitis clínicas tratamiento en lactación:
- Vía intramamaria: cefalosporinas de 1ª generación, como el cefacetrilo
o pirlimicina.
- Vía parenteral: fluoroquinolonas, como la marbofloxacina.
El tratamiento de secado recomendado es el intramamario basado en
cloxacilina o cefalosporinas.
Fuente: http://www.solomamitis.com
52
Bovino
En las mamitis causadas por Staphylococcus
aureus la tasa de curación va a depender de varios
factores. Así, la probabilidad de curación es menor a
mayor edad de la vaca, a mayor RCS, mayor duración
de infección, mayor número de colonias bacterianas
en leche, así como cuando el número de cuarterones
afectados es mayor.
Por otro lado, existe evidencia que la eficacia del
tratamiento antibiótico es mayor cuando se comienza
de manera temprana, además son varios los estudios
que demuestran una mayor eficacia al prolongar la du-
ración del tratamiento antibiótico.
kMedidas de control
Se han de aplicar medidas de control en las va-
cas en lactación, en las vacas secas y también en las
novillas de recría. La salud de la ubre especialmente
en las novillas y vacas secas debería ser nuestra prio-
ridad.
En concreto sobre las novillas se han apuntado
una serie de medidas que incluyen la higiene del ani-
mal y el ambiente, la administración de selladores de
pezón externos e internos, el ordeño antes del parto, el
control de insectos, el uso de antisépticos de pezón y
la segregación de novillas preñadas de vacas más vie-
jas. Además sería conveniente separar las terneras en
boxes individuales para evitar que se mamen unas a
otras y no alimentar a las novillas lactantes con leche
mamítica (evitamos así la transmisión de agentes in-
fecciosos de las vacas adultas a las becerras).
No podemos asegurar una buena prevención y
control de la salud de las ubres de novillas y vacas de
la explotación sin tener en cuenta un buen Programa
de Vacunación. La vacunación con vacunas elaboradas
con S. aureus inactivado, cultivado en medios que sean
inductores de la expresión de los distintos factores de
virulencia, potencian la respuesta inmune, confiriendo
a los animales una mayor capacidad para eliminar in-
fecciones subclínicas con una reducción de los casos
de mamitis clínicas y de la tasa de nuevas infecciones.
Por otro lado, la llegada al mercado de la primera va-
cuna registrada a nivel mundial contra CNS puede ser
una buena herramienta para incrementar la inmuniza-
ción de las explotaciones.
El fin último de la introducción de la vacunación
en los programas de prevención y control de mamitis es
potenciar los sistemas de defensa del animal, estimu-
lando la respuesta inmune celular y/o humoral, de tal
manera que el organismo sea capaz de eliminar infec-
ciones crónicas ya existentes, prevenir la instauración de
nuevas infecciones y disminuir la gravedad de estas.
kBibliografía
Barkema, H. W.; Green, M. J.; Bradley, A. J.; Zadoks, R.N. 2009.
The role of contagious disease in udder health. J Dairy Sci.
October ; 92(10): 4717–4729.
Bastan A. et al. 2010. Effects of Precalving Antibiotic Treatment
on Mastitis and Individual Somatic Cell Count in Heifers. Journal
of Animal and Veterinary Advances 9 (8): 1245-1249
De Prado, A.I..; Calvet, E.; Echeberría, J.; Jiménez, L.M.; Jubert, A.;
Ortega, R.; Palomino, A.; Salleras, J.M. 2002. Prevalencia de gér-
menes aislados en infecciones mamarias bovinas. http://www.
solomamitis.com
Echeverría Gueracenea, J.M.; Suárez de la Fuente, J. 2006. Eficacia
de una vacuna comercial polivalente en la prevención de la ma-
mitis bovina en un rebaño infectado con Staphylococcus aureus.
Ponencias VII Congreso Internacional ANEMBE. http://anembe.
com/congresos/indice.cgi?folder=2006&next=6

Jiménez, L.M.; Timóm, R.; Marco, J.C. 2008. Presencia del tapón de
queratina en novillas 60 días antes del parto y su relación con las
infecciones intramamarias. En: Proc. del XIII Congreso Internacio-
nal ANEMBE de Medicina Bovina.
Lago, A. 2008. Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica.
En: Proc. del XIII Congreso Internacional ANEMBE de Medicina
Bovina.
McDougall, S.; Parker, K.I.; Heder, C.; Compton, C.W.R. 2009. A re-
view of prevention and control of heifer mastitis via non-antibio-
tic strategies. Vet. Microbiol. Vol. 134 (1-2): 177-185.
Pyörälä, S.; Taponen, S. 2009. Coagulase-negative staphylococci-
Emerging mastitis pathogens. Vet. Microbiol. Vol. 134 (1-2): 3-8.
Schukken, Y.H. et al. 2009. CNS mastitis: Nothing to worry about?.
Vet. Microbiol. Vol. 134 (1-2): 9-14.
Taponen, S.; Pyörälä, S. 2009. Coagulase-negative staphylococci
as cause of bovine mastitis-Not so different from Staphylococcus
aureus?. Vet. Microbiol. Vol. 134 (1-2): 29-36.
S. aureus se aísla tanto en el exterior como en el interior de las ubres infectadas. Colo-
niza las heridas de la piel y, por supuesto, las hiperqueratosis producidas como consecuencia
del ordeño en la punta de los pezones. Generalmente produce mamitis subclínicas y crónicas.
54
Bovino
54
García, I.R.; Mazzucchelli, F.; Parrilla, G.; Pizarro, M.
kIntroducción
La explotación del ganado bravo se desarrolla principalmente
en zonas de dehesa o por lo menos, en zonas donde es fácil con-
seguir a lo largo del año una buena base forrajera que permita
unos adecuados aportes de nutrientes para que en todo momento
estén cubiertas las necesidades de mantenimiento de los diferentes
grupos de animales y además quede un sobrante para cubrir las
necesidades de producción y reproducción, ya que esta última es
una producción de lujo y no conseguiremos que se desarrolle si
primero no se cubren las necesidades básicas. (foto 1)
Por tanto, si a lo largo del año hay épocas en que estas nece-
sidades no se pueden cubrir debemos recurrir a la suplementación
adecuada con piensos para que los animales no sufran un deterioro
de su condición corporal, lo que redundaría en una bajada impor-
tante de las gestaciones y un estado corporal de los machos que
haría disminuir su precio de venta o inclusive impedir su comercia-
lización con destino a plazas de toros. (foto 2)
A veces nos encontramos que aún disponiendo de alimento
suficiente, éste carece de una serie de nutrientes esenciales para el
correcto equilibrio nutricional, por lo tanto aún teniendo alimento
se producen situaciones de carencias, bien para producción o re-
producción. Los machos no consiguen el peso comercial, mientras
que las hembras, faltas de algunos nutrientes que las ayudan a
salir en celo, disminuyen la tasa de concepción y, si la consiguen,
es difícil mantener los nueve meses de gestación y una siguiente
producción de leche para amamantar al becerro y lograr que llegue
hasta el momento que sea capaz de comer por si solo. (foto 3)
Bases de alimentación
del ganado bravo
en situaciones de escasez
o fincas poco productivas
Ignacio Ramón García Gómez*, Manuel Pizarro Díaz**
Francisco Mazzucchelli Jiménez**, Gabriel Parrilla Palacios**
(*).Director. Albéitares Consultores, S.L., (**). Hospital Clínico Veterinario. Facultad de Veterinaria. U.C.M.
55
nº 35
Bases de alimentación del ganado bravo en situaciones de escasez o fincas poco productivas
kAlimentación
Es uno de los capítulos más importan-
tes en la producción de ganado bravo. Se
trata de un factor de máxima repercusión
en la rentabilidad de la explotación.
Influye en la capacidad que tendrá el
toro de lidia para expresar su potencial ge-
nético en toda su magnitud.
El peso/tamaño corresponderá con su
edad. La conformación musculo- esquelé-
tica será proporcionada. La piel y las fane-
ras estarán íntegras (cuernos y pezuñas) y
demostrará suficiente fuerza y resistencia
durante y después del ejercicio.
Hacer nutrición es conocer las necesi-
dades nutricionales de los animales en to-
das las fases de su desarrollo.
Hacer alimentación es conocer los
alimentos disponibles para combinarlos
adecuadamente y, con los nutrientes que
aportan, cubrir las necesidades de la forma
más rentable.
Para conseguir una adecuada alimen-
tación es imprescindible conocer el valor
nutricional de los alimentos que estamos
proporcionando a nuestros animales, por
lo tanto se hace necesario disponer de un
análisis de la tierra, buscando los macro y
microminerales que puede aportar a los
diferentes alimentos que ésta nos propor-
ciona.
Independientemente del hecho de que
el ganadero no siempre está dispuesto a
asumir el gasto, hay una serie de minerales,
oligoelementos y vitaminas que se deben
suministrar diariamente para evitar los po-
sibles déficit en la ingesta y que terminan
por desarrollar problemas importantes de
carencias en los animales, desde ceguera
hasta cojeras, defectos en el crecimiento
del cuerno, etc…
El aporte vitamínico-mineral debemos
suministrarlo en todo momento y, si es po-
sible por la distribución de la explotación,
deberá ser el adecuado a cada edad y con-
dición fisiológica de los animales.
La curva de crecimiento del toro de
lidia a lo largo de su vida no debe sufrir
altibajos, con una ganancia media diaria
(GDM) de unos 300-350g (con mínimos no
inferiores a 200g). Si el desarrollo es co-
rrecto tampoco se deberán sobrepasar los
500g de GMD para evitar engrasamientos
y problemas hepáticos.
Los nutrientes principales que debe-
mos considerar son:
-Proteína: bruta, soluble, degradable, etc…
-Energía: almidón, azúcares, fibra y grasa
-Minerales y vitaminas.
La proteína la conseguimos con legu-
minosas, proteaginosas, subproductos de
oleaginosas y de cereales.
La energía se consigue con:
-Almidón: cereales, subproductos de ce-
reales y leguminosas grano.
-Azúcares: forrajes verdes, garrofa y me-
laza de remolacha o de caña. La fermenta-
ción ruminal es muy rápida y de 100%.
La fibra la aportan los forrajes y algu-
nas leguminosas. La procedente de los fo-
rrajes se denomina fibra efectiva.
La grasa, de los alimentos o añadida,
aporta 2,5 veces la energía de la cebada.
Los minerales pueden ser macromine-
rales (Ca, P, Mg, Na, Cl, S y K) y micromini-
rales (Fe, Zn, Mn, I, Se y Co).
Las Vitaminas pueden ser Liposolubles
(A, D y E) y se aportan con la dieta, e hi-
drosolubles (grupo B) que se sintetizan en
rumen, para lo que es imprescindible que
el animal mantenga un correcto proceso
de rumia.
Las deficiencias de macrominerales
provocan entre otras patologías las si-
56
Bovino
56
García, I.R.; Mazzucchelli, F.; Parrilla, G.; Pizarro, M.
guientes: Raquitismo, tetania, disfunción muscular, pérdidas de peso y
alteraciones de la piel, aplomos defectuosos y otras anomalías óseas.
La deficiencia en microminerales provoca entre otras las siguien-
tes patologías: Anorexia, diarreas, anemias, problemas reproductivos,
enfermedad del músculo blanco, alteraciones en piel y ojos, menor re-
sistencia a las infecciones y rigidez articular.
La deficiencia de vitaminas liposolubles da lugar a: alteraciones
en la formación del hueso, disfunción del sistema muscular, nervioso
y circulatorio, ceguera y disminución de la GDM por la alteración del
metabolismo de otros nutrientes.
La presentación del alimento debe ser en forma de gránulo, del
mayor tamaño para minimizar el consumo por las aves de la zona que
asaltan los comederos en cuanto se hace el reparto. A veces, llegan a
consumir hasta un 10% del alimento suministrado en los comederos.
Debemos procurar que el número de comederos sea suficiente para
evitar que debido a la dominancia, queden animales sin comer porque
otros no les dejen acercarse al comedero. Estos animales presentarán
un estado importante de desnutrición. (foto 4)
Se está generalizando el uso del carro mezclador con la ración total
mezclada que evita la selección por parte del animal de las partes del
pienso que más les apetece. (foto 5)
kRaciones
Cuando queremos racionar en una explotación de lidia debemos
realizar una revisión de todos los animales para hacernos una idea de
cuál es su condición corporal (CC). (foto 6)
Se debe racionar por grupos de edad, así entre las hembras ten-
dremos dos grupos, el de nulíparas y el de multíparas. Las primeras,
además de cubrir sus necesidades de mantenimiento, hay que pensar
que siguen creciendo y que en su interior se está desarrollando un feto
que a final de gestación pesará más de 20 kg.
El primer paso es conseguir que las vacas lleguen a un índice de
CC de 3-3,5 en una escala de 5 puntos; de esta manera conseguimos
que las vacas, una vez tienen cubiertas sus necesidades energéticas de
mantenimiento puedan dedicar el resto de energía a las necesidades de
reproducción. (foto 7)
En este momento debemos procurar que los sementales también
estén en una CC adecuada de 3,5-4 para que puedan soportar la tem-
porada de monta dirigida y conseguir el mayor número de gestaciones.
En las hembras miraremos cuál es su estado fisiológico. Veremos el
número de partos/año por vacas presentadas al macho, el número de
becerros que llegan al destete por vacas paridas, las vacas con más de
2 años de intervalo entre partos.
57
nº 13
nº 35
Bases de alimentación del ganado bravo en situaciones de escasez o fincas poco productivas
Efectuaremos palpaciones rectales para
ver la existencia de quistes ováricos o por el
contrario ovarios atrésicos o infantiles.
Con todos estos datos nos haremos
una idea de por dónde empezar a trabajar.
Normalmente, en épocas de escasez,
las hembras son las que de forma más ge-
neral sufren las restricciones para mante-
ner en buen estado de carnes a los machos
con destino a venta, con lo cual si están
gestantes y llegan al parto el becerro se
encuentra con falta de calostro y si éste
es suficiente, luego la madre no dispone
de leche para su crecimiento y desarrollo.
(foto 8)
Prepararemos por tanto una ración de
arranque de becerros con buen aporte de
lácteos, que suministraremos en come-
deros con una altura adecuada para que
estos animales lleguen al alimento. Estas
tolvas deben estar protegidas por vallas de
contención, con aberturas de tamaño su-
ficiente para permitir el paso del becerro
pero que impida el paso de las madres.
kRacionamiento de la
vaca adulta
Consideraremos como vaca adulta las
hembras que han llegado a su madurez
sexual, alcanzando un mínimo del 70% de
su peso adulto, y que son capaces de ser
cubiertas y llevar adelante una gestación
de 9 meses.
Debemos cuidar que no queden pre-
ñadas vacas faltas de desarrollo ya que
un excesivo crecimiento del feto obligará
a una actuación de urgencia veterinaria o
provocará la muerte de la vaca por parto
distócico. (foto 9)
Diferenciaremos las nulíparas y las
multíparas. Las primeras, deben emplear
los nutrientes que adquieren con el ali-
mento para el desarrollo del feto y otra
parte muy importante para su propio
desarrollo, por lo tanto es recomendable
mantenerlas en cercados separadas de
las hembras multíparas para que de esta
forma puedan recibir un suplemento ali-
menticio con más aporte de proteínas y
algo de energía y menor nivel de calcio.
En ambos grupos es importante controlar
la condición corporal de los animales que
debe estar entre 3 y 3,5 en la escala de 5
puntos.(foto 10)
En ambos grupos, llegado el último
tercio de gestación debemos planificar el
futuro y prestar atención al peso vivo del
becerro al nacimiento (factor limitante el
tamaño de la madre) que nos condicio-
nará su viabilidad futura. De igual modo
controlaremos la alimentación, ya que tras
el parto, cuando se produzca el estado de
Balance Energético Negativo, la madre no
puede ingerir la suficiente energía para
alimentar a su becerro y atender a su
mantenimiento con lo cual consume sus
reservas, moviliza las grasas, se producen
cuerpos cetónicos que disminuyen la in-
gesta, desaparece la producción láctea y
muere el becerro, algunas veces también
muere la madre. Es imprescindible mini-
mizar el problema ya que esta situación
conduce directamente a un retraso en la
aparición de los celos y por tanto a una
disminución de la fertilidad, al mismo
tiempo si no hay becerro desaparece la
producción de la ganadería.
Si tenemos cubiertas las necesidades y
los animales están en una condición cor-
poral adecuada es cuando podemos hacer
los lotes de cubrición con la esperanza de
obtener unos buenos resultados.(foto 11)
Además de cubrir las necesidades nu-
tricionales es importante implantar un
programa sanitario, de desparasitaciones
y vacunaciones, en el momento adecuado
58
Bovino
58
García, I.R.; Mazzucchelli, F.; Parrilla, G.; Pizarro, M.
para evitar las muertes neonatales. Hay que tener en cuenta que por
un lado debemos proteger a la futura madre, ya posee las defensas na-
turales que le proporciona el ambiente en que se encuentra y debemos
proporcionarle defensas contra posibles infecciones foráneas. También
procuraremos que el feto al nacer encuentre en el calostro suficientes
defensas frente a los patógenos ambientales y, debido a la vacunación
de la madre, defensa frente a otros agentes extraños que pueden oca-
sionar su muerte.
Ya que el manejo de estos animales es muy difícil, es necesario
encontrar los momentos adecuados para realizar los tratamientos,
ocasionando el menor estrés posible a las vacas gestantes. Podemos
aprovechar el primer saneamiento del año para desparasitar y vacunar
frente a BVD e IBR, a los dos meses introducimos los machos. Siete
meses después en el segundo saneamiento volvemos a desparasitar y
vacunamos frente a Clostridium y Rotavirus, Coronavirus y E. coli. De
esta manera evitamos en gran medida las diarreas de primera edad.
Estas vacunas son muy importantes debido a que la mayor tasa de
mortalidad de primera edad es por causas de malnutrición y diarreas
en los becerros, bien por falta de leche en las madres o por exceso de
riqueza en la misma.
kRacionamiento de nacimiento a añojo
Los principales fallos en la alimentación del toro de lidia comien-
zan desde el nacimiento en que debido a una mala alimentación de la
madre los calostros son de mala calidad, luego la producción láctea
es insuficiente y el becerro debe empezar a consumir alimento grose-
ro antes de tener bien formados los preestómagos, lo que le provoca
hiperqueratosis de abomaso y le dificulta su alimentación durante
toda su vida.
Esta subalimentación a lo largo de su vida provoca un deficiente
desarrollo de su sistema óseo.
En los últimos 8 ó 10 meses se le fuerza la alimentación y le re-
sulta muy difícil soportar el sobrepeso y aparece la falta de fuerzas.
Durante el desarrollo del animal, se observa un porcentaje diferen-
te de los distintos tejidos y órganos. Así tenemos:
Suponiendo que al nacimiento su peso vivo es de 21kg y a los 6-8
meses se realiza el destete con 110kg tenemos una ganancia media de
peso de 400g.
Durante esta fase se produce un alto porcentaje de crecimiento de
tejido óseo y muscular. El tejido óseo, cuyo porcentaje al nacimiento
es el 18%, tiene la mayor tasa de crecimiento a los 5-6 meses. El tejido
muscular llega al 115% al final del primer mes de vida. (foto 12)
Peso vivo 100 kg 300 kg 500 kg
Esqueleto 18-20% 12-14% 9-11%
Tejido muscular 42-45% 40-41% 37-30%
Tejido adiposo 5-6% 8-10% 15-25%
Aparato digestivo 8-9% 18-20% 10-15%
59
nº 13
nº 35
Bases de alimentación del ganado bravo en situaciones de escasez o fincas poco productivas
En la Fase de alimentación sólida,
hasta el año, si las madres están débiles y
hay malas condiciones ambientales, debe-
mos procurarle un Prestarter desde la 6ª
semana hasta los 3 meses. A partir de aquí
hasta el año, se le da un forraje de buena
calidad y se restringe el Starter.
En el Prestarter dispondremos de ce-
bada y maíz como base de cereales. Los
almidones deben estar tratados. Las pro-
teínas serán de alto valor biológico. Pro-
ductos lácteos. Menos del 8% de melazas.
Un corrector vitamínico mineral y añadi-
remos Vitamina E y Selenio para evitar la
enfermedad del músculo blanco.
Desde el destete al año -Añojo- pa-
samos de los 110kg a los 155kg con una
ganancia media de peso de 300g.
kRacionamiento del añojo
En la fase de añojo, 1 a 2 años, el ani-
mal pasa de 155 a 265kg con una ganancia
media de 300g. En este periodo es impor-
tante potenciar el crecimiento del tejido
óseo y muscular para conseguir un animal
que en el futuro desarrolle toda su fuerza
y sea capaz de soportar todo el peso que
llegará a tener.(foto 13)
Hay que evitar el engrasamiento exce-
sivo y mantener el peso óptimo. Se alterna-
rán periodos de alimentación en pastoreo
con otros de distribución complementaria
de alimentos. Depende de las condiciones
medioambientales y la producción forraje-
ra de la finca.
kRacionamiento del eral
En la fase de añojo a eral, 2 a 3 años,
el animal pasa de 265kg a 340kg con una
ganancia media de peso de 200g.(foto 14)
En los periodos de invierno y verano,
cuando hay escasez de praderas, debemos
suplementar con 500g de pienso de creci-
miento y 2,5kg de heno de alfalfa de buena
calidad.
kRacionamiento del utrero
Fase de utrero a cuatreño, pasamos de
340 a 450kg con una ganancia media dia-
ria de unos 300g.
El animal presenta una capacidad de
ingestión alta con tendencia a la presen-
tación de acidosis ruminal, lo que puede
conducir si no se corrige a un
fallo de crecimiento de los
cascos y de los cuernos.
Es el periodo de desarro-
llo de las faneras. Se produ-
ce un crecimiento del tejido
muscular y graso que va
proporcionando al animal su
aspecto de adulto.(foto 15)
En los periodos invernal y
estival suplementaremos con
3kg de pienso de crecimien-
to y 3kg de alfalfa de buena
calidad.
kRacionamiento desde
cuatreño a lidia
En la fase de cuatreño a lidia se produ-
ce un gran crecimiento del tejido muscular
y graso. El animal presenta una gran capa-
cidad de ingesta con tendencia a la acido-
sis. Se produce el máximo desarrollo de las
faneras.(foto 16)
Como consecuencia de la acidosis se
produce:
-Timpanismo.
-Úlcera ruminal.
-Abscesos hepáticos y otras
disfunciones metabólicas.
-Laminitis con deficiencias
en casco y cuernos.
-Muerte de los animales.
Para controlar la acidosis debemos
conseguir un correcto equilibrio de la
relación Forraje/Concentrado, debemos
limitar el concentrado que aportamos y
por supuesto añadir Buffers en la canti-
dad necesaria para evitar problemas.
Los Buffers más utilizados son: Bicar-
bonato sódico, Óxido de magnesio y Sales
del ácido málico.
Debemos procurarle al animal un ni-
vel de energía suficiente, con un mode-
rado nivel de proteína y un aporte de mi-
nerales y vitaminas adecuado, sin olvidar
añadir buffers (antiácidos).
Si el animal llega a cuatreño en mala
condición corporal y tratamos que la re-
cupere en un periodo corto de tiempo
para estar preparado para “la saca”, pode-
mos ocasionar un engrasamiento general
del animal que derive en hígado graso
con el peligro de que esta patología nos
conduzca a la muerte del animal o un mal
rendimiento en la plaza de toros.
60
Bovino
60
García, I.R.; Mazzucchelli, F.; Parrilla, G.; Pizarro, M.
Si por el contrario, el cuatreño se mantiene en una condición corpo-
ral de 3, es fácil, en un periodo de no menos de 8 meses, ir aumentando
la energía del pienso y con la ayuda de buffers llevarle hasta una con-
dición corporal de 3,5 en la cual, relleno y redondeado sin la apariencia
de un animal “acochinado”, tendremos el producto adecuado para pre-
sentarlo en la plaza de toros y diremos que está “rematado”. (foto 17)
Todos los animales de la explotación deben ser desparasitados
frente a parásitos internos y externos, para lo cual, en las hembras po-
demos aprovechar la realización de los saneamientos ganaderos que se
realizan dos veces al año y aplicar-
les una dosis de ivermectina, si es
necesario potenciada frente a Fas-
ciola hepática, para conseguir que
la carga de parásitos no sea proble-
ma en el desarrollo de este grupo.
Los machos, solo se pasan por
manga hasta el herradero, momen-
to que se aprovecha para despa-
rasitarlos y vacunarlos frente a las
enterotoxémias. Posteriormente
como ya no pasan por manga, se
desparasitan con ivermectina en
premix, mezclado con el pienso du-
rante 10 días, dos veces al año.
Hoy ya que es obligatoria la va-
cunación frente a la Lengua Azul y
los machos se tienen que pasar por
la manga, se aprovecha este momento para desparasitarlos mediante
inyección. (foto18)
Otro problema que ocasiona gran desasosiego en los animales son
las moscas, piojos y garrapatas y para controlarlas podemos colgar en
las ramas de los árboles a una altura adecuada unos rodillos de puas
donde se rascan estos animales. Las puas se impregnan de Deltametri-
na (BUTOX) al girar y al pasar bajo ella el animal y rozarlas, dejan caer el
producto sobre el lomo y conseguimos mantener a todos los efectivos
libres de estos ectoparásitos durante todo su periodo de actividad.
61
nº 13
nº 35
Bases de alimentación del ganado bravo en situaciones de escasez o fincas poco productivas
Como conclusión debemos tener pre-
sente que el toro tiene 4 años para llegar
a los 500kg. No es un animal de cebo ni
tiene la condición genética para serlo, por
lo tanto a lo largo de su vida debemos con-
trolar su desarrollo armónico, para lo cual
trataremos que no se produzcan episodios
de subalimentación y evitaremos las pa-
tologías asociadas a la sobrealimentación,
especialmente la acidosis ya que esta lo in-
utiliza para su función que es la lidia.
Le proporcionaremos los minerales
(macrominerales y microminerales) y vita-
minas necesarios para el correcto funcio-
namiento de su metabolismo.
Trataremos de protegerle frente a los
parásitos externos e internos, muy abun-
dantes en estas fincas, que les producen
estrés y les restan nutrientes de su alimen-
tación.
kBibliografía
JIMENO VINATEA, VICENTE. GESTIÓN DE LA ALIMENTACIÓN DEL
GANADO DE LIDIA: DEL NACIMIENTO A UTRERO. II CURSO
DE MEDICINA Y CIRUGÍA DEL GANADO DE LIDIA.
MAJANO GAMARRA, MIGUEL A. GESTIÓN DE LA ALIMENTACIÓN
DEL GANADO DE LIDIA: DE UTRERO A LA LIDIA. II CURSO
DE MEDICINA Y CIRUGÍA DEL GANADO DE LIDIA.
TORRIJA , ANTONIO; GÓMEZ, ALICIA; HERNÁNDEZ, BELÉN.
POSTER: BASES ALIMENTICIAS DEL TORO DE LIDIA.
62
Bovino
62
Lago, A.
EL propósito de este artículo es pre-
sentar estrategias de manejo de la mami-
tis clínica que conllevan a una reducción
importante en los costos asociados con
el tratamiento, y que lo hacen más efec-
tivo. También presentaré soluciones para
el manejo de datos que nos permitan su
uso tanto en la toma de decisiones a ni-
vel de vaca como en modificaciones de
los protocolos del rebaño. Espero mostrar
oportunidades para muchos de nuestros
colegas que buscan como proveer servicios
alternativos a ganaderos que en el pasado
reclamaban nuestros servicios para cada
caso clínico y ahora no lo hacen.
Es mi objetivo aportar información en
como desarrollar un plan de manejo de la
mamitis clínica; ofrecer monitores para
evaluar la eficacia del plan; describir un
sistema de manejo y evaluación de datos;
y señalar las oportunidades del veterinario
en todo este proceso.
kDesarrollo de un plan
de manejo de la mamitis
clínica
Desarrollar un plan de tratamiento de
la mamitis clínica para un rebaño es com-
plejo (quizás el más complejo de todos los
planes de tratamiento), ya que las decisio-
nes a tomar cuando se presenta un caso de
mamitis clínica son multifactoriales. De-
penden de la gravedad del caso, la historia
individual de la vaca, el agente etiológico,
y aun más importante, de la variación en la
interpretación de la información recogida
durante el examen de la vaca. En la ma-
yoría de las ocasiones son los empleados
de la ganadería los que tienen que tomar
la decisión de tratamiento y hacer el se-
guimiento del caso clínico. Nuestra tarea
como veterinarios es clasificar los casos de
mamitis en diferentes subgrupos y diseñar
un plan de tratamiento (o no tratamiento).
Nosotros también tenemos la responsabi-
lidad de supervisar los medicamentos que
se están aplicando, lo que significa que ne-
cesitamos desarrollar una sistemática para
la revisión de los tratamientos que fueron
administrados. Todo ello se puede lograr si
desarrollamos un plan de organización de
datos adecuado.
Un plan de manejo de la mamitis clíni-
ca en el rebaño, que sea operativo a nivel
de vaca, tiene tres componentes. Estos son:
• Los procedimientos operativos es-
tándar (SOPs) son la descripción de los
pasos que se siguen desde que se detecta
el caso hasta que termina el manejo del
caso por el personal de la lechería.
• El plan de tratamiento escrito con-
tiene definiciones, instrucciones, y proto-
colos de administración de tratamientos
que cumplimentan los SOP.
Oportunidades en el manejo
de la mamitis clínica
Alfonso Lago
Unidad de Medicina de la Producción Lechera
Facultad de Veterinaria de la Universidad de Minnesota
PONENCIA PRESENTADA EN EL XIII CONGRESO INTERACIONAL ANEMBE DE MEDICINA BOVINA
63
nº 35
Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica
• El plan de manejo de datos empie-
za por un documento temporal que usamos
diariamente a pie de vaca durante el trans-
curso del caso clínico de mamitis. En este
documento, tenemos los datos de la vaca, su
historia clínica y las observaciones del caso
actual que nos sirven para llegar a la decisión
de tratamiento, y para evaluar la progresión
del caso. Esta información, que posterior-
mente será incorporada en la base de datos
del rebaño, nos sirve para evaluar el plan
para el manejo de la mamitis en el rebaño.
Los SOPs deben incluir un plan para la
detección de los casos clínicos; un protocolo
de examen clínico que puede o no derivar en
una decisión de tratamiento; un protocolo
de tratamiento; un protocolo para la evalua-
ción diaria durante el curso de tratamiento
(incluyendo como reconocer y reaccionar
cuando el tratamiento no está funcionan-
do); y un protocolo que asegure que la leche
(o en su caso la canal) se incorpore en la ca-
dena alimenticia sin riegos de residuos.
a) Detección del caso clínico y
segregación de la vaca
Es importante una detección tempra-
na de los casos clínicos de mamitis. Prác-
ticas como el despuntado, tienen como
objetivo una detección precoz de casos
clínicos leves de mamitis (cuando sólo la
leche está alterada pero el cuarterón aun
no está inflamado). Sin embargo, aunque
el despuntado es la manera más común de
detectar mamitis, incluso ordeñadores en-
trenados dejan sin detectar sobre el 30%
de los casos clínicos (Hillerton, 2000). Esto
es comprensible considerando que en una
ganadería de 1000 vacas en la que orde-
ñen tres veces al día y tengan 300 casos
de mamitis clínicas al año, un ordeñador
tiene que despuntar 14,600 pezones para
detectar cada caso de mamitis.
Existe evidencia que la eficacia del
tratamiento antibiótico es mayor cuando
se comienza de manera temprana, parti-
cularmente en infecciones causadas por
Streptococcus uberis y Staphylococcus au-
reus. En un estudio en el que se comparó la
eficacia del tratamiento cuando se iniciaba
después de la detección temprana versus
cuando los signos clínicos ya estaban bien
establecidos, se observó que la curación
bacteriológica y clínica era mucho mayor,
y que el uso de antibióticos fue reducido
a la mitad cuando se inició un tratamiento
temprano (Milner et al., 1997).
Es importante conocer cuál es el crite-
rio que se sigue en la ganadería para definir
un caso de mamitis clínica, y diferenciarlo
de una alteración de la leche de carácter
transitorio. Una vez que se confirma que
estamos ante un caso de mamitis, es im-
portante tener bien establecidas las pautas
a seguir para marcar la vaca y el cuarte-
rón afectado, y apartar la leche. El flujo de
la sala de ordeño en muchas ganaderías
grandes no permite que el ordeñador se
encargue del manejo de vacas con mamitis.
En estos casos, es necesario separar la vaca
y tener un sistema efectivo de comunica-
ción con la persona que se va a encargar
del examen y tratamiento del caso clínico.
b) Examen
La primera decisión que tenemos que
tomar cuando una vaca se presenta con un
caso de mamitis clínica va a ser: tratarla,
dejarla sin tratamiento o eliminarla del
rebaño. El objetivo del examen es recabar
información que nos guíe en esta decisión.
Evaluación de la gravedad
del caso
El examen empieza con la evaluación
de la gravedad del caso. Se clasifican como
leves aquellos casos de mamitis clínica en
que sólo la leche está alterada; moderados
cuando la leche está alterada y el cuarterón
está inflamado; y graves cuando el estado
general de la vaca está también afectado.
Normalmente el 60% de los casos son le-
ves, el 25% son moderados y el 15% res-
tante son graves. La evaluación de la gra-
vedad del caso nos sirve para decidir si el
objetivo primordial es salvar la vida de la
vaca (casos graves), o si nuestra decisión
de tratamiento va a estar basada en la pro-
babilidad de alcanzar los objetivos preten-
didos (casos leves y moderados). En casos
leves y moderados nuestro objetivo no es
sólo que la leche y la ubre vuelvan a la nor-
malidad, ya que también queremos elimi-
nar el organismo de la ubre, que el recuento
de células somáticas (RCS) no siga elevado,
que la vaca no pierda capacidad producti-
va, y queremos hacer esto de una manera
rentable y sin riegos de residuos en leche.
Evaluación de la historia
médica de la vaca
Datos de la vaca, su historia clínica y
datos del caso clínico actual nos pueden
ayudar en la decisión de tratamiento a pie
de vaca. Datos útiles de la vaca incluyen
parto, días en leche (DEL), producción de
leche y valor relativo de la vaca. Datos de la
historia clínica incluyen número de trata-
mientos previos, RCS en el control lechero
anterior al caso clínico, RCS en el último
control lechero de la lactación anterior
(para vacas al principio de la lactación), y
fecha, cuarterón afectado, gravedad, trata-
miento, y datos de curación de casos ante-
riores. Finalmente, son útiles datos del caso
actual tales como la gravedad, el número
de cuarterones afectados, el número de
cuarterones positivos a la prueba de ma-
mitis de California (CMT) y resultados del
cultivo microbiológico.
Expongo más adelante en este artículo
la necesidad de tomar decisiones de trata-
miento basadas en cultivo microbiológico.
Sin embargo, datos de la vaca y de su his-
toria clínica pueden aportar información
complementaria para decidir si tratarla o
no, y de la duración del tratamiento. Por
ejemplo, en las mamitis causadas por Sta-
phylococcus aureus, aunque en general
son refractarias a la terapia antibiótica, la
tasa de curación va a depender de varios
factores. Así, la probabilidad de curación es
menor a mayor edad de la vaca, a mayor
RCS, mayor duración de infección, mayor
número de colonias bacterianas en leche,
así como cuando el número de cuartero-
nes afectados es mayor (Barkema et al.,
2006). En consecuencia, si se nos presenta
un caso de mamitis que ya es el segundo o
tercero en esta lactación, la vaca tenía un
64
Bovino
64
Bovino
Lago, A.
Lago, A.
RCS elevado en el control anterior, etc., nuestra decisión debe ser o bien
dar una última oportunidad tratando por un tiempo prolongado, o bien
decidir no administrar tratamiento antibiótico, ya que sabemos que la
terapia estándar no será efectiva.
c) Tratamiento
Los protocolos de tratamiento de las mamitis clínicas necesitan
ajustarse a normas de bienestar animal, normas de seguridad alimen-
taria, estándares de calidad de los alimentos, a un uso de antibióticos
con criterio, y a limitaciones de costo de los tratamientos. Estos ob-
jetivos no siempre son compatibles entre sí, y nosotros tenemos que
desarrollar protocolos en los que se alcance un compromiso entre ellos.
Las pautas a seguir para tomar la decisión de tratamiento deben estar
documentadas. Nosotros tenemos que definir la importancia relativa
asignada a la información histórica y a la recogida durante el examen
del caso clínico de mamitis, y con ello establecer el criterio usado para
tratar o no una vaca. Si la decisión tomada es tratar, tenemos que de-
finir con qué, y por cuánto tiempo.
La pérdidas por mamitis clínicas se pueden clasificar en cinco ca-
tegorías: a) costos de personal; b) pérdidas debido a la reducción en la
calidad de la leche; c) pérdidas debido a una reducción del potencial
productivo de las vacas afectadas con mamitis; d) pérdidas debido al
tratamiento; y e) pérdidas debido a una tasa más alta de reposición
involuntaria.
Las pérdidas debidas al tratamiento son obvias y claramente visi-
bles. Incluyen la leche que se descarta, coste de antibióticos u otros
medicamentos, gastos veterinarios y la mano de obra adicional debido
al tratamiento. La leche que se descarta durante el período de supresión
después de un tratamiento antibiótico representa a menudo más del
60% de los costes de mamitis, y puede sobrepasar los $100 por vaca
y año cuando no hay un uso razonado de antibióticos. Esta leche que
se pierde, a diferencia de las pérdidas en capacidad productiva de la
vaca debido a la mamitis, es leche que la vaca produjo con un coste de
producción asociado. El mayor gasto de antibióticos en una ganadería
lechera está relacionado con la mamitis. En un estudio reciente en 10
lecherías de Wisconsin, el 80% de los antibióticos antibióticos usados
estaban dedicados al tratamiento o a la prevención de la mamitis (trata-
miento intramamario de la mamitis clínica, 38%; tratamiento parenteral
de la mamitis clínica, 17%; tratamiento de secado, 28%). El tratamiento
parenteral a causa de mamitis resultó en la mitad de todos los trata-
mientos parenterales (Poland Ruegg, 2007).
El uso de antibióticos no sólo tiene repercusiones económicas para
el ganadero, sino que también su uso desmesurado en animales de
abasto incrementa el riesgo de residuos en leche y carne, y de la re-
sistencia a antibióticos. Este aspecto no es trivial, ya que es nuestra
responsabilidad salvaguardar la salud pública así como preservar la
percepción pública de la calidad sanitaria de los productos derivados
de la leche. En definitiva, si fomentamos el consumo de los productos
lecheros, estamos asegurando el porvenir de los ganaderos y el nuestro.
El aspecto económico y el impacto en la salud (y opinión) pública del
uso de antibióticos en el tratamiento de la mamitis clínica, hace que tenga-
mos que desarrollar estrategias encaminadas a reducir su uso. Queremos
lograrlo sin reducir la eficacia del tratamiento de mamitis y sin reducir el
potencial productivo de la vaca.
Eficacia de los antibióticos en mamitis clínicas de gra-
vedad leve o moderada causadas por Gram-negativos
Debido a que muchos de los antibióticos actúan sobre los pepti-
doglicanos, su eficacia en infecciones causadas por Gram-negativos es
limitada. Las bacterias Gram-negativas se caracterizan por presentar
una membrana celular interna la cual se rodea por una pared celular
delgada de peptidoglicanos y una membrana celular externa que recu-
bre la pared celular en estas bacterias. La membrana externa presenta
una estructura de lipopolisacáridos (LPS) específica para cada especie.
Lipopolisacáridos, o endotoxinas, con frecuencia inducen una respues-
ta inmune aguda en los animales infectados.
La eficacia del tratamiento antibiótico en infecciones causadas por
Gram-negativos es también cuestionable debido a la patogenia propia
de este tipo de mamitis. En infecciones causadas por Gram-negativos
existe una bajada espontánea en el recuento bacteriano de 8 a 24 h
después del inicio de la infección (Hill et al., 1979; Shenep and Mo-
gan, 1984; Shenep et al., 1985; Pyörälä et al., 1994). La detención de
los casos de mamitis clínica normalmente ocurre después que se ha
alcanzado el pico de liberación de bacterias (Hill et al., 1979; Ander-
son et al., 1985; Erskine at al., 1992). Aunque las infecciones debido
a Klebsiella spp. son de mayor duración que las causadas por E. coli,
frecuentemente no responden al tratamiento antibiótico (Smith et al.,
1985; Roberson et al., 2004).
Tanto estudios de campo como estudios en los que se indujeron in-
fecciones con coliformes nunca han probado la eficacia del tratamiento
antibiótico. En un estudio retrospectivo la curación bacteriológica en
casos que no fueron tratados con antibióticos causados por E. coli y
Klebsiella spp. fue alta, 85% (Wilson et al., 1999). En un experimento
en el que se infectaron vacas con E. coli y que se trataron con 500 mg
de gentamicina intramamaria cada 14 h no tuvieron un recuento más
bajo de bacterias en leche, ni una menor duración de la infección, ni
una concentración menor de células somáticas ni de albúmina sérica
en leche, ni una temperatura más baja que aquellas que no recibieron
tratamiento antibiótico (Erskine et al., 1992). En un estudio clínico de
campo en California, ni la curación clínica ni bacteriológica fue diferen-
te para casos de mamitis clínica causadas por coliformes que se trata-
ron con los antibióticos amoxicilina y cefapirina, de aquellos casos que
se trataron simplemente con oxitocina (Guterbock et al., 1993). En otro
estudio que en el que se evaluó la eficacia de cuatro maneras de tratar
casos leves y moderados de mamitis (amoxicilina intramamaria, ordeño
frecuente, y una combinación de amoxicilina intramamaria y ordeño
frecuente), el tratamiento antibiótico no tuvo un impacto significativo
en curación clínica ni bacteriológica, ni en producción de leche, ni en la
progresión de la enfermedad en casos provocados por E. coli, ya que la
mayoría de los casos se recuperaron en un corto período de tiempo (Ro-
berson et al., 1994). Asimismo, el tratamiento antibiótico intramamario
66
Bovino
66
Bovino
Lago, A.
Lago, A.
no fue efectivo en infecciones causadas por
Gram-negativos (Hallberg et al., 1994). Pero
la controversia sigue, en un estudio en Illinois
concluyeron que la curación clínica y bacterio-
lógica fue más alta en mamitis causadas por
estreptococos o coliformes cuando se trataron
intramamariamente con cefapirina y/o admi-
nistración intramamaria de oxitetraciclina
(Morin et al., 1998). Sin embargo, la validez de
las conclusiones de ese estudio son limitadas
ya que analizaron conjuntamente las infec-
ciones causadas por dos grupos muy diferen-
tes de bacterias, estreptococos y coliformes.
Duración del tratamiento
antibiótico
Debemos de evitar el tratamiento antibió-
tico en casos de mamitis que no se benefician
de ello, sin embargo, una vez que se toma la
decisión de tratar debe de ser por una dura-
ción adecuada. Son varios los estudios que
demuestran una mayor eficacia al prolongar
la duración del tratamiento antibiótico en
mamitis causadas por Staphylococcus aureus
(Pyörälä y Pyörälä, 1998; Deluyker et al. 2005).
Mamitis causadas por Streptococcus uberis
también parecen beneficiarse de tratamientos
prolongados (Oliver et al,. 2004). Sin embar-
go, los tratamientos prolongados puede que
no estén justificados en mamitis causadas
por otro tipo de estreptococos ambientales y
estafilococos coagulasa negativos (Pyörälä y
Pyörälä, 1998; Deluyker et al., 2005).
Necesidad de tomar decisiones de
tratamiento basadas en el cultivo
microbiológico
Diferentes estudios recientes en España y
Norteamérica reportaron la ausencia de cre-
cimiento entre el 10 y el 40% de los cultivos
de mamitis clínica. Estos casos no se benefi-
cian en absoluto del tratamiento antibiótico.
De los cultivos con crecimiento, aproximada-
mente el 40% son coliformes que probable-
mente tampoco se benefician del tratamiento
antibiótico. Sin embargo, se recomienda el
tratamiento antibiótico en infecciones cau-
sadas por Gram-positivos y, dentro de éstos,
algunos se benefician de tratamientos más
prolongados que otros. Por lo tanto, si el tra-
tamiento antibiótico no es eficaz en más de
la mitad de los casos de mamitis, el cultivo
microbiológico debería preceder siempre a la
iniciación del tratamiento en vacas en que su
estado general no está afectado (Figura 1).
Tener resultados del aislamiento micro-
biológico también sirve para tomar decisio-
nes de prolongar la duración del tratamiento
antibiótico en ciertas mamitis como las cau-
sadas por Staphylococcus aureus ó Strepto-
coccus uberis ya que las tasas de curación son
considerablemente más altas al incrementar
la duración del tratamiento en este tipo de
mamitis. Una consecuencia de tomar decisio-
nes de tratamiento basadas en los resultados
del cultivo es que hay que retrasar en 24h el
inicio del tratamiento. Afortunadamente, un
estudio reciente mostró que no hay diferen-
cia en la tasa de curación si se trata la mami-
tis al momento de detectarla, o retrasando el
tratamiento 24h cuando ya se obtienen resul-
tados del aislamiento microbiológico.
Eso sí, en aquellos casos en los que se
aísle un Gram-positivo, mayoritariamente es-
tafilococos y estreptococos, no se debe de re-
trasar el tratamiento más de un día. Para ello
sería de gran ayuda que el centro veterinario
u otro laboratorio de diagnóstico disponga de
la infraestructura necesaria para cultivar la
leche y ofrecer resultados al ganadero en 24h.
En lecherías de gran tamaño se puede evaluar
la conveniencia de establecer un sistema de
cultivo en la vaquería, aunque siempre super-
visado por un veterinario.
Estudio evaluando la eficacia
y relación costo-beneficio del
tratamiento selectivo de la
mamitis clínica cultivando la
leche en la ganadería
Si se consiguiesen tasas de curación simi-
lares no tratando mamitis en las que no hay
crecimiento bacteriano o cuando son causa-
das por Gram-negativos, los beneficios de no
tratar con antibióticos más de la mitad de las
vacas con mamitis clínicas son importantes.
Éstos incluirían una reducción significativa
en los costos relacionados con el tratamien-
to, siendo el más importante la retirada de la
leche del tanque; menos riesgo de residuos
antibióticos en leche; y una reducción en el
desarrollo de resistencias de los patógenos a
los antibióticos. Sin embargo, aunque ya hay
muchas ganaderías en EE.UU. que están cul-
tivando los casos clínicos de mamitis usando
sistemas de cultivo rápido que manejan en la
propia ganadería y usan tratamiento antibió-
tico intramamario sólo en casos donde se aís-
lan Grampositivos, la eficacia y relación costo-
beneficio de este sistema no ha sido evaluada.
En un proyecto que coordinado por la
Universidad de Minnesota, y en el que también
colaboraron las universidades de Wisconsin
en EE UU, y Guelph en Canadá estamos eva-
luando la eficacia y relación costo-beneficio
del tratamiento selectivo de la mamitis clínica
basado en cultivo de granja. En este proyec-
to ocho ganaderías comerciales americanas
y canadienses asignaron aleatoriamente las
vacas con mamitis clínicas leves o moderadas
a uno de dos grupos de tratamiento: a) los
cuarterones afectados no reciben ningún tipo
de tratamiento antibiótico cuando se aíslan
bacterias Gram-negativas o cuando no crece
ningún tipo de bacteria, y sólo se tratan si se
aíslan bacterias Gram-positivas en el sistema
de cultivo de granja; b) todos los cuarterones
afectados reciben tratamiento antibiótico in-
tramamario independientemente del patóge-
no aislado. Para saber cual es la mejor opción,
comparamos curación clínica y bacteriológi-
ca, tasa de recidiva de mamitis clínica en el
mismo cuarterón, RCS, producción de leche y
tasas de eliminación durante lo que resta de
la lactación entre los dos grupos.
Lago et al. (2008) reportó que en este es-
tudio de 449 casos de mamitis clínicas sólo
hubo crecimiento bacteriano en el 64% de las
mamitis. De entre los casos con crecimiento,
los coliformes fueron las bacterias más co-
munes (37% de las infecciones), seguido de
estreptococos ambientales (23%), estafiloco-
cos coagulasa negativos (15%), Staphylococ-
cus aureus (10%), y otras infecciones (15%).
En el grupo en que se tomó la decisión de
tratamiento basado en el cultivo en la gran-
MAMITIS CLÍNICA
Día 1 Día 1 Día 1
No tratar
No tratar, re-evaluar la
gravedad en 6-8 horas
Fluídos, calcio,
antiinflamatorios, antibióticos
Día 2 Día 2 Día 2
Re-evaluar gravedad.
Tratamiento antibiótico:
-Gram-positivos
-¿no tratar el resto?
Re-evaluar gravedad.
Tratamiento antibiótico:
-Gram-positivos
-¿no tratar el resto?
Re-evaluar gravedad
y necesidad
de continuar
el tratamiento
Casos leves Casos moderados Casos graves
leche anormal leche anormal leche anormal
ubre normal ubre anormal ubre anormal
vaca normal vaca normal vaca anormal
Figura 1. Diagrama de toma de decisiones para la mamitis clínica basado en resultados de cultivo
microbiológico.
67
nº 35
Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica
nº 13
nº 35
Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica
ja sólo se trataron el 43% de los casos, en
comparación al tratamiento del 100% en
el grupo control. La tasa de curación clí-
nica y bacteriológica, la tasa de recidiva
de los casos clínicos de mamitis no fueron
significativamente diferentes entre ambos
grupos. Así el uso del cultivo de leche en
granja para el tratamiento selectivo de la
mamitis clínica resultó en una reducción
muy importante en el uso de antibióticos,
y no tuvo un impacto en la tasa de cura-
ción bacteriológica para casos leves y mo-
derados de mamitis clínicas. Sin embargo,
aunque estos datos son esperanzadores, es
prematuro concluir que el tratamiento se-
lectivo es igualmente eficaz antes de ana-
lizar los datos de RCS, producción de leche
y tasa de eliminación para ambos grupos.
Detección simultánea de
cuarterones con infección
subclínica (y posible
tratamiento)
Si cuando tratamos un animal con
mamitis clínica decidimos extender el
tratamiento a cuarterones infectados de
manera subclínica, no resulta en un incre-
mento de la leche descartada. La prueba de
mastitis de California (CMT) nos sirve para
determinar infección subclínica. Fabre et
al. (2004) comparó el efecto de tratar sólo
el cuarterón afectado clínicamente versus
tratar también el resto que fueran positi-
vos al CMT, se observó que el RCS en los
controles posteriores a la ocurrencia del
caso clínico de mamitis era significativa-
mente menor en vacas en las que se apro-
vechó para tratar otros cuarterones con
infección subclínica (Figura 2).

d) Evaluación durante el
tratamiento/Fin de tratamiento
Durante el tratamiento se deben reco-
ger signos de la evolución del caso clínico
tales como cambio en el nivel de gravedad
del caso, cambio de tratamiento, duración
final del tratamiento, tiempo trascurrido
hasta la curación clínica, y tiempo durante
el cual no se echa la leche al tanque.
Es importante definir el final del trata-
miento. En cuarterones en los que persis-
tan los signos clínicos por más de 4 días,
una opción es cultivar el cuarterón otra
vez (aunque obtengamos algunos falsos
negativos), y comprobar si se produjo una
curación bacteriológica / disminución en
el número de colonias. Si el cuarterón si-
gue infectado puede ser oportuno iniciar
el tratamiento con otro antibiótico. Si no
se consigue la curación clínica después
del segundo tratamiento, probablemente
debemos de tomar la decisión de secar el
cuarterón. Siempre nos debemos de asegu-
rar que esté incluida en los SOPs la opción
comunicarse con los supervisores cuando
la evolución del caso no es favorable.
Testando residuos
de antibióticos
Es nuestra obligación como defenso-
res de los intereses de nuestros clientes y
vigilantes de la salud pública que los pro-
tocolos de manejo de la mamitis clínica in-
cluyan un plan para guardar el período de
supresión después del tratamiento. En bas-
tantes explotaciones se hace una prueba
de inhibidores a la leche antes de echarla al
tanque con el objetivo de reducir el riesgo
de residuos, y conseguir que la leche de va-
cas tratadas vuelva más pronto al tanque.
Algunas de las pruebas comerciales
más usadas para detectar inhibidores en
la leche son Delvotest-P®, Charm SL®,
Penzyme Milk Test®, BetaStar®, Snap Beta-
Lactam®, Snap Oxytetraciclyne®, CITE pro-
be (ß-lactam) ®, y LacTek (ß-lactam)®. La
mayoría de estas pruebas de inhibidores
están diseñadas para evaluar si el tanque
es positivo a antibióticos. Cuando se usan
a nivel de vaca después de un tratamiento
antibiótico o después del parto, tienen una
tasa relativamente alta de “falsos positi-
vos”. Si una vaca resulta positiva a antibió-
ticos cuando ya tenía que estar negativa,
se puede diluir 1:5 la leche de esa vaca con
leche de tanque y se vuelve a evaluar.
e) Evaluación de la eficacia del
tratamiento
El éxito del tratamiento de la mami-
tis clínica se puede evaluar usando varios
monitores a nivel de granja tales como el
tiempo transcurrido hasta la curación clíni-
ca, el tiempo durante el cual no se echa la
leche al tanque, la tasa de recidiva, y el uso
del RCS aportado por el control lechero. En
investigación se usa la curación bacterioló-
gica, pero no resulta práctico cultivar cada
caso de mamitis con el único propósito de
monitorización. Sin embargo, esto sería di-
ferente si la decisión de continuar el trata-
miento o no estuviese basada en resultados
de cultivo. Otros monitores útiles por su
relevancia económica, y que también están
influenciados por la tasa de recidiva, son
días en que la leche no se echa al tanque
y la tasa de eliminación en los 60-100 días
que siguen al caso de mamitis.
Tiempo trascurrido hasta la
curación clínica / Tiempo
durante el cual no se echa la
leche al tanque
El tiempo durante el cual no se echa
la leche al tanque, así como el tiempo a la
curación clínica por su relación con el ante-
rior, son índices que reflejan bien el impacto
económico de la mamitis a nivel de granja.
Sin embargo, dependen de evaluaciones
subjetivas (tiempo a la curación clínica),
de la duración del tratamiento y tiempo de
retirada de la leche (tiempo durante el cual
no se echa la leche al tanque), y dan poca
información si se alcanzó una curación bac-
teriológica. Datos de un estudio de campo
con 452 casos clínicos de mamitis de 8 ga-
naderías, muestran que no hay diferencia
numérica en el tiempo que transcurre hasta
la curación clínica ni en el tiempo durante
el cual no se echa la leche al tanque entre
casos que tuvieron una curación bacterio-
lógica y los que no (Lago et al., sin publicar).
En otro análisis de 345 casos de mamitis
evaluamos la relación de los índices men-
cionados anteriormente con la reducción
en el RCS por debajo de 200,000 células/ml
en los dos controles lecheros posteriores al
caso clínico de mamitis. Igualmente, no en-
contramos ninguna diferencia en el tiempo
Figura 2. Efecto del tratamiento antibiótico único de los cuarterones afectados con mamitis
clínica (*) versus tratamiento simultáneo de cuarterones afectados con mamítis clínica y de otros
cuarterones positivos al CMT (*) en el recuento de células somáticas (RCS) a nivel de vaca en los
dos controles posteriores al caso clínico de mamítis.
68
Bovino
68
Bovino
Lago, A.
Lago, A.
durante el cual no se echa la leche al tanque y
el tiempo a la curación clínica entre las vacas
que redujeron el RCS a por debajo de 200,000
y las que no (Lago et al., sin publicar).
Se asume normalmente que la resolución
de los signos clínicos es equivalente a cura-
ción bacteriológica, aunque esto no es verdad
en muchas ocasiones. Infecciones con Sta-
phylococcus aureus se manifiestan de forma
clínica con bastante frecuencia y después pa-
san a ser subclínicas. Este fenómeno también
se observa con Klebsiella, estreptococos am-
bientales, levaduras, y probablemente ocurra
con la mayoría de los patógenos. Aunque la
leche vuelva a la normalidad no significa que
la terapia eliminó la infección. Por el contrario,
hay casos en que signos clínicos van mas allá
de cuando ocurre la curación bacteriológica.
En estos casos hay el riesgo de considerar que
el tratamiento fracasó aunque el organismo
se haya eliminado. Esto ocurre frecuentemen-
te en las mamitis causadas por E. coli.
Tasa de recidiva
Se considera una recidiva en un cuarterón
cuando se detecta un nuevo caso de mamitis
más de 7-14 días (según quien lo defina) des-
pués del último caso. Mi preferencia es usar 7
días ya que por este tiempo el período de su-
presión está cumplido para la mayoría de los
tratamientos, y ya se ha tenido que decidir si
tratar la vaca por más tiempo o no, si la leche
de la vaca sigue alterada. Definimos la tasa de
recidiva como la proporción de casos clínicos
a nivel de cuarterón en los que la mamitis
clínica recurre en el mismo cuarterón más de
siete días después del comienzo del caso ante-
rior. Una tasa de recidiva <15% es alcanzable.
La tasa de recidiva puede ser un parámetro
válido para comparar estrategias y protocolos
de tratamiento ya que está inversamente co-
rrelacionada con la curación bacteriológica.
Hemos observado que la tasa de recidiva fue
un 50% más alta para casos clínicos que no
experimentaron una curación bacteriológica
que para los que curaron (n = 452), y un 80%
más alta en vacas que no redujeron el RCS por
debajo de 200,000 en los dos controles leche-
ros posteriores al caso de mamitis (n = 345)
(Lago et al., sin publicar). La tasa de recidiva
es un parámetro que tiene relevancia no sólo
a nivel de campo pero también en investiga-
ción. En un estudio en el que se determinó que
aunque la producción de leche y tasa de elimi-
nación no difirió entre las vacas con mamitis
que se trataron con antibióticos y las que no,
la tasa de recidiva fue más alta para vacas que
no se trataron, especialmente en mamitis cau-
sadas por estreptococos (Van Eenennaam et
al., 1995). Información de campo de una gran-
ja en Colorado en la que se tomó la decisión
de no tratar con antibióticos ningún caso de
mamitis se observó un incremento en la tasa
de recidiva, en la prevalencia de las infeccio-
nes intramamarias, y un incremento en el RCS
debido a infecciones causadas por estreptoco-
cos (Cattell, 1996).
Recuento de células somáticas
El valor en el uso del RCS para evaluar
curación de mamitis radica en que refleja cu-
ración bacteriológica, así como resolución de
la inflamación del tejido mamario afectado,
lo que predice la capacidad de recuperación
del potencial productivo. Además, un pilar
importante de los programas de calidad de la
leche está basado en la necesidad de producir
leche con un bajo RCS.
Los casos de mamitis clínica en cada reba-
ño se deben clasificar en tres categorías según
el RCS obtenido en el control lechero previo al
episodio clínico. Así tenemos, vacas comen-
zando la lactación que no tienen un control
lechero anterior al caso clínico, vacas con un
RCS <200.000/ml, y vacas >200.000 células/ml.
Consideramos que un caso de mamitis ha cu-
rado cuando se obtiene un RCS <200,000/ml
en el primero o en el segundo control lechero
disponible después del evento clínico. La tasa
de curación acumulada (TCA) representa la
proporción de casos de mamitis que curaron.
La media (rango) de la TCA en 1949 casos
clínicos de mamitis de 11 ganaderías lecheras
fue del 55% (44–61%) (Lago et al., 2004). En va-
cas con un RCS >200.000 en el control lechero
previo a la mamitis, la TCA media fue del 33.0%.
Sin embargo, para vacas en las que episodio de
mamitis ocurrió anteriormente al primer con-
trol la TCA fue del 62.6%, y del 65.5% para va-
cas con un RCS <200.000 en el control anterior.
kSistema de manejo
de datos
El sistema de manejo de datos nos debe
permitir satisfacer los siguientes objetivos:
• Desarrollar una historia médica de la vaca.
• Diseñar un sistema que haga disponible
esta historia durante el examen clínico.
• Mantener registros del caso para evaluar la
evolución.
• Asegurar que la leche (o en su caso la canal)
se incorpore en la cadena alimenticia sin rie-
gos de residuos.
• Permitir al veterinario hacer una supervisión
de los casos recientes, e identificar casos que
requieran una atención especial.
• Evaluar el seguimiento de los protocolos.
• Evaluar la eficacia de los tratamientos.
• Evaluar patrones epidemiológicos de los ca-
sos clínicos.
El sistema de manejo de datos debe de
contar con un impreso temporal que poda-
mos usar a pie de vaca con información de
la historia médica y que nos permita recoger
datos durante el caso clínico. Información que
podemos usar a pie del caso clínico para ayu-
darnos en la decisión del tratamiento incluye:
a) Datos de la vaca:
- Parto.
- DEL.
- Producción de leche.
- Valor relativo de la vaca.
b) Historia clínica:
- Número de veces que fue tratada con an-
terioridad.
- RCS en el control lechero anterior al caso
clínico.
- RCS en el último control lechero de la lac-
tación anterior (para vacas al principio de la
lactación).
69
nº 35
Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica
nº 13
nº 35
Oportunidades en el manejo de la mamitis clínica
- Fecha, cuarterón afectado, gravedad, tra-
tamiento, y datos de curación del caso(s)
anterior(es).
c) Datos del caso clínico actual:
- Gravedad.
- Datos de cultivo microbiológico.
- Número de cuarterones afectados.
- Número de cuarterones positivos al CMT.
Está información se almacena en el
programa de gestión, y la imprimimos a
diario paro los casos nuevos y los que están
en seguimiento. Incluimos un espacio don-
de podemos anotar información corres-
pondiente a la evolución del caso tal como:
• Cambio en el nivel de gravedad del caso.
• Cambio de tratamiento.
• Duración final del tratamiento.
• Tiempo trascurrido hasta la curación
clínica.
• Tiempo durante el cual no se echa la le-
che al tanque.
Es importante desarrollar un plan lo-
gístico para incorporar la información re-
cogida del caso actual en la base de datos
del rebaño.
kEvaluación de datos
Los veterinarios tenemos la oportuni-
dad de evaluar los datos recolectados a pie
de vaca por el personal de la ganadería con
tres tipos de objetivos diferentes:
Decisiones individuales
a nivel de vaca
La opción de contactar al veterinario
debe estar siempre incluida en el protoco-
lo de tratamiento. Aunque nuestra tarea
es desarrollar un plan de manejo para la
ganadería, siempre hay casos que no se
ajustan a nuestras descripciones y requie-
ren una valoración individual. En ganade-
rías de un tamaño considerable tenemos la
oportunidad de establecer visitas rutinarias
(al menos una o dos veces a la semana)
donde valoramos la evolución de las vacas
que se trataron esos días. De igual manera
podemos ofrecer a ganaderías grandes un
servicio integral de manejo de la mamitis
clínica con visitas diarias a la hora que se
ordeña el lote de mamitis (hospital).
Evaluación del seguimiento y
efectividad de los protocolos
Un sistema adecuado de recogida de
datos permite evaluar si el personal en-
cargado de manejar las vacas con mami-
tis está siguiendo los protocolos. Es decir,
si se ajustan a la decisión de tratamiento,
duración de tratamiento, evaluación de la
progresión del caso, si guardan el período
de retirada, pruebas de residuos, etc. Los
programas informáticos de manejo del
medicamento (inventario, prescripciones,
etc.) nos permiten determinar los tipos,
cantidad, e indicaciones de los medica-
mentos que se están usando en la lechería,
y comprobar si se ajustan a lo que está re-
flejado en los registros de los tratamientos.
La eficacia del tratamiento puede ser
evaluada con datos tales como el tiem-
po trascurrido hasta la curación clínica, el
tiempo durante el cual no se echa la leche
al tanque (tiempo en el hospital), la tasa
de recidiva y la tasa de curación usando el
RCS anterior y posterior a la ocurrencia del
caso clínico de mamitis. Por ejemplo, un in-
cremento en la tasa de recidiva nos puede
indicar que el tratamiento seleccionado no
está siendo efectivo, o que no se siguen los
protocolos correctamente. El RCS nos per-
mite evaluar la curación, pero también nos
puede indicar que hay un problema de de-
tección de la mamitis clínica. Así, si un por-
centaje alto de las mamitis tienen un RCS
elevado en el control anterior al caso clínico
podemos sospechar que la detección tem-
prana de la mamitis clínica falla.
Epidemiología de la mamitis
clínica en el rebaño
El objetivo de evaluar patrones epide-
miológicos de los casos de mamitis clínica
es descubrir áreas de manejo sobre las cua-
les podemos intervenir. Así, una alta inci-
dencia de mamitis después del parto nos
pude indicar que debemos enfocar nuestro
esfuerzo en los alojamientos y en el manejo
de las vacas al secado y durante el período
de transición. Los datos epidemiológicos
se deben de evaluar al menos una vez al
mes, y se deben representar gráficamente
de manera que podamos ver cambios en
el tiempo. Algunos ejemplos de preguntas
que nos deben de surgir incluyen:
• Incidencia de casos clínicos a nivel de
cuarterón / vaca.
• Etiología.
• Distribución de los casos durante la lac-
tación.
• Distribución de los casos por número de
partos.
• Distribución estacional de los casos.
• Distribución de los casos por gravedad.
• Tasa de recidiva total, según etiología,
según tratamiento, etc.
• Número de vacas que tuvieron más de
un caso en la lactación actual.
• Número de vacas que mueren o se eli-
minan debido a mamitis.
Algunos parámetros básicos usados
para monitorizar la mamitis clínica es-
tán descritos en la tabla 1. Definimos un
nuevo caso clínico de mamitis a nivel de
cuarterón como un cuarterón afectado con
mamitis clínica más de 7 días después del
inicio del caso anterior. Un nuevo caso clí-
nico de mamitis a nivel de vaca es una vaca
afectada en uno o más cuarterones más de
7 días después del caso anterior.
kSumario de las
oportunidades para el
veterinario en el manejo
de la mamitis clínica
Los veterinarios clínicos tenemos una
posición estratégica para asesorar en el ma-
nejo de la mamitis clínica debido a nuestros
Tabla 1: Definición y objetivo para diferentes parámetros usados para monitorizar la mamitis clínica.
Parámetro Definición Objetivo
Incidencia (a nivel de cuarterón) (Nº de casos clínicos a nivel de cuarterón por año / Nº total de vacas en el rebaño) *100 <25%
Porcentaje del rebaño afectado (Nº de vacas con al menos un caso clínico de mamitis / Nº total de vacas en el rebaño) *100 <15%
Relación cuarterones: vacas
(Nº de casos clínicos a nivel de cuarterón / Nº de vacas con al menos un caso clínico de
mamitis) *100
<1.3
Tasa de recidiva (Tasa de fallo)
(Nº de casos clínicos a nivel de cuarterón que recurren / Nº de casos clínicos a nivel de
cuarterón) *100
<15%
Tasa de curacíon acumulada (RCS)
(Nº de casos curados al primer control + Nº de casos curados al segundo control / Nº de
casos clínicos a nivel de vaca) *100
>60%
70
Bovino
70
Bovino
Lago, A.
Lago, A.
conocimientos técnicos, a las obligaciones de
salvaguardar la salud pública, y al tipo de ser-
vicios que podemos ofrecer a nuestros clien-
tes debido a nuestra cercanía física (modus
operandi). Los servicios que podemos ofrecer
incluyen:
a) Elaboración:
- procedimientos operativos estándar (SOPs).
- descripción de protocolos.
- plan de manejo de datos.
b) Análisis:
- cultivo de casos clínicos de mamitis (y de
leche de vacas al parto).
- antibiograma.
- residuos de antibióticos en leche después
del tratamiento (y de vacas al parto).
c) Seguimiento:
- programa integral de manejo de la mamitis
clínica (visitas diarias en granjas de un tama-
ño considerable).
- evolución de las vacas que se trataron
recientemente (visitas semanales / dos veces
a la semana).
d) Evaluación:
- protocolos (seguimiento y eficacia).
- manejo del medicamento.
- epidemiología de la mamitis clínica.
e) Control:
- uso del medicamento.
- seguridad alimentaria.
kBibliografía
ANDERSON, K.L.; KINDAHL, H.; PETRONI, A.; SMITH, A.R.; GUSTAFSSON,
B. K. 1985. ARACHIDONIC ACID METABOLITES IN MILK OF COWS
DURING ACUTE COLIFORM MASTITIS. AM. J. VET. RES. 46: 1573-
1577.
BARKEMA, H.W.; SCHUKKEN, Y. H.; ZADOKS, R.N. 2006. INVITED REVIEW:
THE ROLE OF COW, PATHOGEN, AND TREATMENT REGIMEN IN THE
THERAPEUTIC SUCCESS OF BOVINE STAPHYLOCOCCUS AUREUS
MASTITIS. J. DAIRY SCI. 89: 1877-1895.
CATTELL, M.B. 1996. AN OUTBREAK OF STREPTOCOCCUS UBERIS AS A
CONSEQUENCE OF ADOPTING A PROTOCOL OF NO ANTIBIOTIC
THERAPY FOR CLINICAL MASTITIS. PP. 123-130 IN PROC. 35
TH
ANNU.
MEET. NATL. MASTITIS COUNC., NASHVILLE, TN.
DELUYKER, H.A.; VAN OYE, S.N.; BOUCHER, J. F. 2005. FACTORS AFFECTING
CURE AND SOMATIC CELL COUNT ALTER PIRLIMYCIN TREATMENT
OF SUBCLINICAL MASTITIS IN LACTATING COWS. J. DAYRI SCI. 88:
604-614.
ERSKINE, R.J.; WILSON, R.C.; RIDDELL, M.G. JR; TYLER, J.W.; SPEARS, H.J.;
DAVIS, B.S. 1992. INTRAMAMMARY GENTAMICIN AS A TREATMENT
FOR EXPERIMENTAL ESCHERICHIA COLI MASTITIS IN COWS. AM. J.
VET. RES. 53: 375-381.
FABRE, J.M.; GRADEY, L.; BOUSQUET, E.; BOSQUET, G.; LEPOUTRE, D.;
SEEGARS, H.; BERTHELOT, X. 2004. TREATMENT OF SUBCLINICAL
MASTITIS IN LACTATING COWS: EVALUATION OF A NEW PROTOCOL
CALLED SIMULTANEOUS TREATMENT. PP. 1-18 IN PROC. OF THE
BRITISH MASTITIS CONF., STONELEIGH, ENGLAND.
GUTERBOCK, W. M.; VAN EENENNAAM, A. L.; ANDERSON, R. J.; GARDNER,
I.A.; CULLOR, J.S.; HOLMBERG, C.A. 1993. EFFICACY OF INTRA-
MAMMARY ANTIBIOTIC THERAPY FOR TREATMENT OF CLINICAL
MASTITIS CAUSED BY ENVIRONMENTAL PATHOGENS. J. DAIRY SCI.
76: 3437-3444.
HALLBERG, J.W.; HENKE, C.L.; MILLAR, C.C. 1994. INTRAMAMMARY ANTI-
BIOTIC THERAPY: TO TREAT OR NOT TO TREAT? EFFECTS ON ANTIBIO-
TIC THERAPY ON CLINICAL MASTITIS. PP. 28-39 IN PROC. 26
TH
ANNU.
MEET. NATL. MASTITIS COUNC. ORLANDO, FL.
HILL, A.W.; SHEARS, A. L.; HIBBIT, K.G. 1979. THE PATHOGENESIS OF EXPE-
RIMENTAL ESCHERICHIA COLI MASTITIS IN NEW CALVED DAIRY
COWS. RES. VET. SCI. 26: 97-101.
HILL, A.W. 1981. FACTORS INFLUENCING THE OUTCOME OF ESCHERICHIA
COLI MASTITIS IN THE DAIRY COWS. RES. VET. SCI. 31: 107-112.
HILLERTON, J.E.; SEMMENS, J.E. 1999. COMPARISON OF TREATMENT OF
MASTITIS BY OXYTOCIN OR ANTIBIOTICS FOLLOWING DETECTION
ACCORDING TO CHANGES IN MILK ELECTRICAL CONDUCTIVITY
PRIOR TO VISIBLE SINGS. J. DAIRY SCI. 82: 93-98.
HILLERTON, J.E.; KLEIM, K.E. 2002. EFFECTIVE TREATMENT OF
STREPTOCOCCUS UBERIS CLINICAL MASTITIS TO MINIMIZE THE USE
OF ANTIBIOTICS. J. DAIRY SCI. 85: 1009-1016.
LAGO, A.; RHODA, D.; COOK, N.B. 2004A. USING DHIA RECORDED INDI-
VIDUAL COW SOMATIC CELL COUNTS TO DETERMINE CLINICAL
MASTITIS TREATMENT CURE RATES. PP. 290-291 IN PROC. 43
RD

ANNU. MEET. NATL. MASTITIS COUNC., CHARLOTTE, NC.
LAGO, A.; RHODA, D.; COOK, N. B. 2004B. TREATMENT DECISIONS AND CLI-
NICAL MASTITIS CURE RATE MONITOTING USING DHIA SCC DATA.
PP. 187 IN PROC. OF THE 37
TH
ANNUAL CONV. OF THE AMERICAN
ASSOC. OF BOVINE PRACTITIONERS, FORT WORTH, TX.
LAGO, A.; GASCA, J.; COOK, N. B. 2005A. CUMULATIVE CURE RATES FOR THE
MAYOR PATHOGENS CAUSINGS MASTITIS. PP. 245-246 IN PROC.
44
RD
ANNU. MEET. NATL. MASTITIS COUNC., ORLANDO, FL.
LAGO, A.; COOK, N. B. 2005B. A HISTORY BASED APPROACH TO MASTITIS
THERAPY USING CUMULATIVE CURE RATES. PP. 243-244 IN PROC.
44
RD
ANNU. MEET. NATL. MASTITIS COUNC., ORLANDO, FL.
LAGO, A.; GODDEN, S. M.; BEY, R.; RUEGG, P.; LESLIE, K.; DINGWELL, R. 2008.
EFFECT OF USING AN ON-FARM CULTURE BASED TREATMENT
SYSTEM ON ANTIBIOTIC USE AND BACTERIOLOGICAL CURE FOR
CLINICAL MASTITIS. PP. 163-164 IN PROC. 47
RD
ANNU. MEET. NATL.
MASTITIS COUNC., NEW ORLEANS, LA.
MILNER, P.; PAGE, K.L.; HILLERTON, J.E. 1997. THE EFFECTS OF EARLY
ANTIBIOTIC-TREATMENT FOLLOWING DIAGNOSIS OF MASTITIS
DETECTED BY A CHANGE IN THE ELECTRICAL-CONDUCTIVITY OF
MILK. J. DAIRY SCI. 80: 859-863.
MORIN, D.E.; SHANKS, R. D.; MCCOY, G. C. 1998. COMPARISON OF ANTIBIO-
TIC ADMINISTRATION IN CONJUNCTION WITH SUPPORTIVE MEA-
SURES VERSUS SUPPORTIVE MEASURES ALONE FOR TREATMENT
OF DAYRI COWS WITH CLINICAL MASTITIS. JAVMA. 213: 676-684.
OLIVER, S.P.; ALMEIDA, R.A.; GILLESPIE, B. E.; HEADRICK, H.H.; DOWLEN, H.H.;
JOHNSON, D.L.; LAMAR, K.Z.; CHESTER, S.T.; MOSELEY, W.M. 2004.
EXTENDED CEFTIOFUR THERAPY FOR TREATMENT OF EXPERIMEN-
TALLY-INDUCED STREPTOCOCCUS UBERIS MASTITIS IN LACTATING
DAIRY CATTLE. J. DAIRY SCI. 87: 3322-3329.
PYÖRÄLÄ, S.; KAARTINEN, L.; KACK, H.; RAINIO, V. 1994. EFFICACY OF
TWO THERAPY REGIMENS FOR TREATMENT OF EXPERIMENTALLY
INDUCED ESCHERICHIA COLI MASTITIS IN COWS. J. DAIRY SCI. 77:
453-461.
PYÖRÄLÄ, S; PYÖRÄLÄ, E. 1998. EFFICACY OF PARENTERAL ADMINIS-
TRATION OF THREE ANTIMICROBIOL AGENTS IN TREATMENT OF
CLINICAL MASTITIS IN LACTATING COWS. JAVMA. 212: 407-412.
RENEAU, J.K. 1993. CLINICAL MASTITIS RECORDS IN PRODUCTION MEDI-
CINE PROGRAMS. PP. 497-504 IN COMPENDIUM OF CONTINUING
EDUCATION FOR THE PRACTICING VETERINARIAN, TRENTON, V.
ROBERSON J.R.; FOX, L.K.; HANCOK, D.D.; GAY, C. C. 1994. COAGULASE-
POSITIVE STAPHYLOCOCCUS INTRAMAMMARY INFECTIONS IN
DAIRY HEIFERS. J. DAIRY SCI. 77: 958-969.
SHENEP, J.L.; MOGAN, K.A. 1984. KINETICS OF ENDOTOXIN RELEASE
DURING ANTIBIOTIC THERAPY FOR EXPERIMENTAL GRAM-
NEGATIVE BACTERIAL SEPSIS. J. INFECT. DIS. 150: 380-388.
SHENEP, J. L.; BARTON, R. P.; MOGAN, K. A. 1985. ROLE OF ANTIBIOTIC CLASS
IN THE RATE OF LIBERATION OF ENDOTOXIN DURING THERAPY FOR
EXPERIMENTAL GRAM-NEGATIVE BACTERIAL SEPSIS. J. INFECT. DIS.
151: 1012-1018.
SMITH, K. L.; TODHUNTER, D. A.; SCHOENBERGER, P.S. 1985ENVIRONMENTAL
MASTITIS: CAUSE, PREVALENCE, PREVENTION. J. DAIRY SCI. 68:
1531-1553.
VAN EENENNAAM, A.L.; GARDNER, I.A.; HOLMES, J.; PERANI, L.;
ANDERSON, R.J.; CULLOR, J.S.; GUTERBOCK, W.M. 1995.
FINANCIAL ANALYSIS OF ALTERNATIVE TREATMENTS FOR CLI-
NICAL MASTITIS ASSOCIATED WITH ENVORONMENTAL PATHO-
GENS. J. DAIRY SCI. 78: 2086-2095.
WILSON, D. J.; GONZALEZ, R.N.; CASE, K.L.; GARRISON, L.L.; GRÖHN,
Y. T. 1999. COMPARISON OF SEVEN ANTIBIOTIC TREATMENTS
WITH NO TREATMENT FOR BACTERIOLOGIC EFFICACY AGAINST
BOVINE MASTITIS PATHOGENS. J. DAIRY SCI. 82: 1664-1670.