Los hospitales y centros de salud andaluces incrementarán la promoción de la lactancia materna

Entre otras actuaciones, se facilitará que las madres puedan amamantar a sus bebés cuando éstos queden ingresados, y se reforzará la información de padres y profesionales 03/10/2005
http://www.juntadeandalucia.es/salud/principal/noticias.asp?codcontenido=3235

Los hospitales y centros de salud andaluces incrementarán la promoción y protección de la lactancia materna como la mejor fórmula de alimentación infantil en las primeras etapas de la vida. Así lo ha manifestado la consejera de Salud, María Jesús Montero, que ha presentado las actuaciones que la Administración andaluza va a desarrollar en esta línea, coincidiendo con la celebración de la Semana Mundial Pro Lactancia Materna. Las evidencias científicas disponibles constatan que la lactancia materna es la mejor forma de alimentación de forma exclusiva para los bebés de hasta seis meses, y, junto con otros alimentos, hasta los dos años, dadas las innumerables ventajas que reporta tanto para la madre como para su hijo. El elevado aporte de nutrientes, anticuerpos y sustancias biológicamente activas de la leche materna disminuye el riesgo de padecer infecciones y enfermedades crónicas y favorece el desarrollo cognitivo durante la infancia, unos beneficios que se prolongan durante la edad adulta. Además, la leche materna es un importante factor en la prevención de la obesidad infantil. Para la madre, este acto favorece la contracción del útero, disminuye el sangrado tras el parto, ayuda a que se consuman las reservas de grasa que su cuerpo ha acumulado durante el embarazo y reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovarios. Desde el punto de vista psicológico, el acto de amamantar refuerza los vínculos entre la madre y el recién nacido, unos beneficios que se encuentran en la base de los denominados protocolos de ‘Cuidados Canguro’, aplicados en un gran número de unidades de Neonatología para el cuidado de los niños con bajo peso al nacer. Con objeto de fomentar estas prácticas de alimentación, la Consejería de Salud va a fomentar la adhesión de los hospitales públicos andaluces a la iniciativa ‘Hospitales Amigos de los Niños’, un programa internacional de la Organización Mundial de la Salud y de UNICEF que, entre otros aspectos, permite distinguir a los centros que ayudan a que las madres tomen las mejores decisiones posibles para alimentar a su hijo recién nacido. Acompañamiento Entre otras actuaciones, Salud va a promover medidas que permitirán facilitar el contacto físico entre la madre y el recién nacido, evitando su separación en el postparto inmediato. Además, en los casos en que el menor tenga que permanecer ingresado durante algún tiempo, se dispondrán todos los recursos materiales y los espacios adecuados para que la madre o el padre puedan acompañarlo las 24 horas del día, y en aquellas ocasiones en que no pueda mamar de forma transitoria, se facilitará que su alimentación se realice con leche materna extraída previamente. Estas medidas se enmarcan dentro del Decreto de Atención al Niño Hospitalizado, que Salud está tramitando para ofrecer a los menores una asistencia sanitaria integral, personalizada y adaptada a sus necesidades durante su paso por el sistema sanitario público.

Así, la Consejería va a impulsar en los centros sanitarios la habilitación de zonas de extracción y almacenamiento de la leche materna, que permitirá que tanto las profesionales que desarrollan su actividad en estas dependencias como las usuarias puedan extraerse la leche y conservarla en óptimas condiciones hasta llegar a su domicilio. Otro de los objetivos de la Consejería es que, de aquí a 2008, los grandes centros hospitalarios de la comunidad cuenten con guarderías que permitan a las profesionales compaginar su vida laboral y profesional, prestando una especial atención a los recién nacidos. Desde la perspectiva de los centros sanitarios, se trabajará también para evitar la existencia en estas instalaciones de cualquier tipo de información o publicidad que pueda inducir a sustituir la lactancia materna por otro tipo de alimentación artificial. En paralelo, se incidirá en la corrección de rutinas en los centros que dificultan el proceso de la lactancia materna, como usar chupetes o tetinas mientras no se haya adoptado esta práctica natural, utilizar suplementos como agua o suero glucosado, o demorar excesivamente la primera puesta al pecho. La formación e información de los futuros padres, especialmente de los primerizos, constituye otra de las acciones en las que se va a hacer un especial hincapié. Así, todos los servicios de atención al embarazo, parto y puerperio, además de las consultas del programa de salud materno-infantil y de vacunaciones infantiles, promoverán estas prácticas en las consultas que se mantienen con los padres. Sensibilización Para cumplir este objetivo, la Junta potenciará la formación y sensibilización de los profesionales sanitarios, reforzando los contenidos sobre lactancia en el currículum de las especialidades implicadas (especialmente tocología, enfermería, matronas y pediatras), y apostando por la formación continua. Esto se verá completado con la edición y distribución de material informativo que facilite la intervención del personal sanitario en situaciones especiales por cuestiones de idioma, cultura o discapacidad. Igualmente, se mantendrán conversaciones con grandes superficies y centros comerciales para promover salas de lactancia, que permitirán a las madres disponer de espacios para poder alimentar a sus hijos con las adecuadas condiciones de intimidad. Esta estrategia informativa se verá completada con la creación de un sistema de asesoría, consulta e información sobre lactancia materna en la página web de la Consejería de Salud (www.juntadeandalucia.es/salud), en colaboración con las sociedades científicas de este ámbito. Finalmente, con el fin de facilitar a las madres trabajadoras seguir esta práctica una vez que se reincorporan al mercado laboral, la Administración sanitaria quiere impulsar diversas actuaciones dentro del Plan de Empresas Saludables. En palabras de María Jesús Montero, se trata fundamentalmente de conjugar “el respeto al derecho del niño a tener la mejor alimentación posible con el derecho de la mujer a elegir libremente la forma de alimentar a su bebé, con la base de una información correcta y adecuada”. Para la puesta en marcha de todas estas medidas, Salud cuenta con un estudio sobre la situación actual de la lactancia materna en Andalucía, elaborado en colaboración con el Instituto de Estudios Sociales y Avanzados, que analiza la prevalencia, evolución y factores que influyen en este hábito, a partir de 1.800 encuestas realizadas a madres con bebés nacidos entre los meses de junio de 2003 y 2004. La lactancia materna en Andalucía y los factores asociados a su duración en el primer año de vida (pdf)

LA LACTANCIA MATERNA EN ANDALUCÍA Y LOS FACTORES ASOCIADOS A SU DURACIÓN EN EL PRIMER AÑO DE VIDA (PDF) http://www.juntadeandalucia.es/salud/contenidos/prensa/lactanciamaterna.pdf

› El estudio se dirige a conocer la prevalencia de la lactancia materna durante el primer año de vida de los niños nacidos en Andalucía, identificar los factores que predisponen a amamantar y analizar los motivos del abandono de la lactancia materna y la introducción temprana de alimentación complementaria. › Se ha realizado con una muestra de 1.087 madres con hijos nacidos entre junio de 2003 y junio de 2004, a las que se ha entrevistado telefónicamente. › Entre sus conclusiones, se desprende que el 70% de las mujeres recibió información sobre lactancia materna durante el embarazo y el 51% tras el parto. En el 61,8% de los casos, la primera puesta al pecho se realizó tras la primera hora. › El 82% de las mujeres adoptan la lactancia materna como forma de alimentación de sus hijos al nacer, un porcentaje muy similar al de hace 20 años, aunque en la actualidad existe una mejora significativa en su duración media. No obstante, a los seis meses, tan sólo un 6,4% de las madres encuestadas continuaba utilizándola para alimentar a su hijo. › El parto y las horas posteriores al mismo son un momento clave para el inicio de la lactancia materna. Sin embargo, se observa un descenso brusco durante los dos primeros meses de vida, coincidiendo con el proceso de consolidación de esta práctica, y alrededor de los cuatro meses, cuando se produce el fin de la baja maternal y empiezan a introducirse alimentos complementarios. › Entre las dificultades esgrimidas por las mujeres para dar el pecho se sitúan la difícil compatibilidad entre la actividad laboral y la lactancia; la presión de la llamada ‘cultura del biberón’; la debilidad física y anímica que muchas presentan al llegar a su domicilio, y la creencia errónea de que la lactancia es una práctica natural que no se aprende y que la leche artificial alimenta mejor. › La prematuridad, el nacimiento por cesárea y el parto gemelar suponen un mayor riesgo de abandono de la lactancia materna. › Más de la mitad de los argumentos ofrecidos para dejar la lactancia materna se producen por una supuesta producción de leche insuficiente. › Pese a ello, las madres andaluzas son plenamente conscientes de que la lactancia materna es la manera óptima de alimentar a sus bebés, y conocen las ventajas físicas y psíquicas de este tipo de alimentación para ellas y sus hijos.