You are on page 1of 26

PAPUS

(Dr. Gerard Encausse)

CÓMO COMBATIR LOS MALEFICIOS

El maleficio consciente y el maleficio inconsciente

El maleficio, embrujamiento o hechizo es el envenenamiento - o tentativa de


envenenamiento - del astral de un ser por el odio o rencor de otro.

Hablar mal de un ausente, tratar de perjudicarle sin saberlo él, son maleficios
verbales. Pensar que le ocurra alguna desgracia a un ser al que se cree
demasiado feliz, es un maleficio mental.
A todo esto se le puede denominar el maleficio inconsciente.

Junto a éste existe el maleficio consciente, practicado por ignorantes o seres


miserables que esperan sacar dinero del odio, que no saben la terrible
responsabilidad en la que incurren y el mal que hacia ellos mismos se atraen.
Viene a ser algo así como el desgraciado que ama con locura a una mujer y la
mata por celos, para evitar que pertenezca a otro, privándose él mismo del objeto
de su amor y haciéndose condenar a largos meses de cárcel.
Tal es la característica del maleficio: tratar de sembrar alrededor de seres
felices la desgracia terrestre por medio del pensamiento o por la acción.
Siempre hemos pretendido que era muy difícil realizar en la Tierra un verdadero
maleficio sobre seres que viven mas o menos normalmente su vida, puesto que en
la Tierra somos todos nosotros débiles y pecadores.
He dicho ya que si el maleficio existiese hasta el punto en que se lo imaginan
aquellos que obran en el mal, no habría en todo París un solo alguacil con vida.

El ser humano, incluso cumpliendo funciones repelentes como las de verdugo,


pocero de pozos muertos o alguacil, representa cierto papel que debe ser
desempeñado por alguien, y este papel tiene sus guardianes invisibles, así como a
la vez cada uno de los seres humanos tiene también sus guardianes que impiden
las acciones nocivas ocultas.
Aquel que practica el máximo bien, que solo tiene, diariamente, los doce o
catorce accesos de egoísmos compatibles con la vida humana normal, aquel que
tiene confianza en el invisible y en su constante ayuda, no tiene nada que temer
de los hechiceros ni del maleficio.
Existen, sin embargo, muchos cerebros débiles, pecadores ciegos,
reencarnados desventurados, muchos individuos que han pensado más de una
vez en querer mal a sus vecinos, si pudieran llevarlo a cabo, y que no lo han
hecho solamente por la ignorancia que de los medios adecuados tienen. Todos
ellos han abierto la puerta al fluido de odio, y pueden ser el objeto de acciones
nocivas ocultas.
Como sea que la justicia regular, iluminada por los médicos guardianes de la
ciencia oficial, considera todo esto como perteneciente al campo de la alienación
mental, y que ocho veces de cada diez la mujer sujeto o la mujer médium que
percibe influencias ocultas está considerada como loca, los practicantes del
maleficio están en excelentes condiciones y pueden ejercer su miserable industria
con la parsimonia de un malhechor que posee un seguro refugio donde jamás los
gendarmes podrán pillarle.
Nos ha parecido pues muy útil estudiar en detalle, no ya los medios para llevar
a cabo el maleficio, lo cual seria como sembrar sombras en la luz, sino el medio de
defenderse contra el mismo. Este medio conlleva, para el ser humano, tres etapas:

1. La puesta del mental en estado de limpieza o pureza.


2. El aumento de las fuerzas espirituales.
3. La dinamización de las fuerzas astrales que rodean a todo ser
humano.
II
Higiene Mental
El hombre irradia a su alrededor ciertas fuerzas físicas, tales como el calor, la
electricidad; irradia además ciertas fuerzas psíquicas, tales como las ondas
vitales, generalmente conocidas bajo el nombre de “Magnetismo”.
Este hecho ha sido enseñado tres mil años antes de Jesucristo, en Egipto,
donde se ve figurar la práctica del manejo de las fuerzas magnéticas, conocidas
bajo el nombre de “Sa”.
El hombre, antes de irradiar a su alrededor cierta cantidad de fuerzas, las
absorbe - no hablamos ahora del lado fisiológico de la cuestión, muy conocido por
los médicos, sino del lado o aspecto psíquico que estos últimos no conocen
todavía.
Así como un paisaje contemplado en estado de alegría o en estado de dolor y
desespero, impresiona de modo muy diferente al espíritu, así mismo la irradiación
de las fuerzas psíquicas y su absorción son diferentes, a tenor del estado mental
del operador.
Ocurre, por ejemplo, lo que en dos vasos, uno de los cuales contiene veneno y
el otro agua potable. Cualquier líquido añadido al veneno quedará envenenado, y
todo líquido añadido al agua sana será potable.
Un individuo rencoroso, envidioso, apegado a la cosas terrenales y ahíto de
odio, es un generador de veneno psíquico; las fuerzas nocivas que cultiva están
tanto en él como en las mismas fuerzas; y si se le quiere despojar de acciones
psíquicas o de ideas de odio lanzadas contra él, será preciso ante todo limpiar o
purificar el invisible de dicho ser, al igual que habría sido necesario limpiar el vaso
conteniendo veneno, antes de poder servirse de él útilmente.

Los pitagóricos practicaban la purificación mental mediante el silencio,


acompañado de un régimen físico del que estaba cuidadosamente excluido el
astral de los animales.
En nuestros tiempos, hay que pedir a la persona que desea desembarazarse
de malas ideas, o de malas influencias psíquicas - si dicha persona no fuera un
enfermo cerebral -que se abstenga cuidadosamente, por lo menos durante doce
días, de hablar mal de los ausentes, de pensar en ideas de envidia, y de vigilar
atentamente el extenso campo de sus pensamientos, del mismo modo que se
vigila la leche puesta a hervir en el fuego.
Ahí reside una higiene del mental que exigiría un estudio completamente
especial, pero que solamente podemos indicar breve y rápidamente en estas
páginas bastante elementales.
III
Incremento de las fuerzas espirituales

A la higiene mental, que no es más que un plano de reflexión y que no crea


nada por sí mismo, hay que añadir la acción de principios espirituales.

1. La Plegaria

Aquí la plegaria tiene considerable influencia. Entendemos por plegaria, rezo u


oración, todo acto espiritual que provoca realmente la influencia de las fuerzas de
lo Alto. Para ser activa, la plegaria debe ser viva desde el punto de vista social; es
decir, que rogar o rezar no consiste en pronunciar automáticamente palabras
altisonantes, arrodillados; sino que es necesario esforzarse de todo corazón en
perdonar a sus enemigos, pedir para ellos la luz, porque Dios, desde luego, posee
el carácter de que ama por igual a nuestros enemigos y a nosotros mismos.

2. La Caridad

La plegaria no es viva mientras no vaya acompañada de un acto costoso y que


vivifique al corazón. Si sois pobres, podéis ir a consolar a seres desesperados, a
enfermos, a encarcelados, a mujeres de la vida; así concedéis un poco de vuestro
tiempo - la única riqueza que poseéis - por lo demás. Si tenéis riquezas
materiales, si socialmente estáis bien considerados, vosotros mismos tenéis que
buscar a los desgraciados, huir de los profesionales de la mendicidad, que no son
otra cosa que larvas humanas, y salvar a las familias miserables pagando sus
alquileres atrasados o dando de comer a quienes les falta de lo necesario.
Tenéis que hacer esto vosotros mismos, y no a través de intermediarios, sin lo
cual perdéis gran parte de las fuerzas espirituales que habríais adquirido de otra
manera.

3. El Perdón

Aquel que se adiestra en el perdón de los enemigos, en la plegaria y en los


actos que dinamizan sus principios superiores, permanece completamente al
abrigo de todo maleficio; las tentativas de proyección de fuerzas astrales nocivas
chocan contra su “aura” espiritual, al igual que el obús contra el puente de un
acorazado, y todas las fuerzas vuelven hacia su punto de partida.
Así pues, cuando nos las tenemos con un ser desesperado, víctima realmente
de fuerzas invisibles, es preciso ante todo proceder a la dispersión de las nocivas
fuerzas psíquicas que están en derredor de este ser, tal como ya hemos dicho.
Una vez hayamos hecho esto, podremos empezar la dinamización de las fuerzas
astrales de las que nos ocuparemos a continuación.
IV
La dinamización de las fuerzas astrales
1. El Carbón

En la naturaleza existe una sustancia que, en el plano visible, tiene la singular


propiedad de absorber todas las impurezas: es el carbón - carbón menudo o
carbón vegetal -. Se sabe que el polvo de carbón purifica el agua, absorbe los
colorantes y los gases deletéreos, y es muy empleado en las fábricas para
distintos usos de esta clase. Ahora bien, el carbón absorbe igualmente los fluidos
psíquicos.
Supongamos que hay un perturbado quien, todas las noches a la misma hora,
envía pensamientos nocivos hacia un ser del cual quiere envenenar su cuerpo
mental. Dichos pensamientos nocivos, van acompañados de proyecciones de
fuerzas psíquicas, al igual que un veneno viene en general disuelto en un líquido.
Si la persona es objeto de esas acciones nefastas sitúa a su alrededor o sobre ella
misma carbón vegetal, los fluidos enviados irán a absorberse en el carbón en lugar
de penetrar en el astral del maleficiado.
Basta, pues - como sea que estas malas acciones generalmente tienen lugar
por la noche - colocar tres pedazos de carbón vegetal ordinario en un plato, debajo
de la cama, tal como representan los grabados adjuntos y echarlos al agua
corriente, por la mañana, para volver nulos físicamente los efectos de los
hechiceros.
Éste es un procedimiento de defensa muy simple y que muy a menudo nos ha
dado los más óptimos resultados.
El carbón absorbe los fluidos psíquicos
Proyección de fuerzas psíquicas

2. Los Signos Mágicos

Cuando el carbón no actúa lo bastante rápidamente, puede ayudarse su acción


mediante el empleo de los denominados signos mágicos. Dichos signos tienen
relación con jeroglíficos y con imágenes del mundo invisible sobre los cuales
ejerce gran acción.
En ciertos tratados de magia, antiguos o modernos, podremos encontrar una
lista de estos signos.
Además, haremos muy bien en remitirnos a las obras siguientes:

Paracelso. Los Siete Libros de la Archidoxia Mágica, un volumen ilustrado con


unos cien de esos signos mágicos, talismanes y figuras cabalísticas.

Lenain. La Ciencia Cabalística o el Arte de conocer los genios benéficos que


influyen en el destino de los hombres, con la interpretación de sus talismanes o
signos mágicos y caracteres misteriosos y la verdadera manera de componerlos,
según la doctrina de los antiguos magos egipcios, árabes y caldeos, nueva edición
cuidadosamente revisada para la cual hemos escrito un prefacio explicativo.
Se encontrarán además indicaciones muy preciosas en el Libro de la Suerte,
buena o mala.
Ofrecemos a continuación un extracto de Los Siete Libros de la Archidoxia
Mágica, de Paracelso, concerniente al Espejo.

Sobre la Constelación del Espejo

Veamos ante todo la manera de preparar este instrumento real: empezarlo


indiferentemente cada mes durante todo el año, aunque hay que tener en cuenta
cuidadosamente el signo que está en ascendente en el cielo; observar
atentamente el inicio de cada signo, su grado por encima del horizonte, junto a los
signos meridianos como se denomina el medio cielo. Además, saber la parte del
cielo donde se encuentra el planeta en cuestión, en la hora y en el día del principio
o “incoación” de este misterio. Asimismo, si el planeta está por encima de la Tierra
o por debajo, y cuándo éste debe subir hasta nuestro horizonte. Además, saber
las conjunciones de los planetas, o en qué signo o grado se encuentra el Sol o la
Luna. También es preciso observar con gran cuidado las fases y mutaciones de la
Luna, así como los Equinoccios, sin servirse para este cálculo de las reglas o
tablas de Tolomeo.
Las tablas de Tolomeo fueron hechas en el año 140 después de Jesucristo. En
aquél momento, el equinoccio fue el 31 de marzo a las 2 horas y 4 minutos del
mediodía. Por esto, en nuestro tiempo, a saber el año 1537, hay alrededor de 5
días, 7 horas y 36 minutos de intervalo. Luego, en la maquinación de esta obra tan
admirable, hay que basarse en el verdadero Equinoccio; el lugar del Equinoccio
debe ser tomado en la Eclíptica del 80. Cielo, a la que yo llamo inicio del Carnero
(Aries) a causa de la división o reparto. Efectivamente, la primera parte del
Equinoccio a partir de la Eclíptica contiene 24 minutos de declinación. Y así
obtenemos el día del Equinoccio.
En él el lugar del Sol está próximo a la división de la Eclíptica y a la del sexto
círculo del Equinoccio en el octavo cielo. Y este punto es cierto. Luego, esté donde
esté el Sol, ora en la ascensión, ora en el medio del cielo, ora en su declive, ahí
estará el inicio del Carnero y de los Signos. Y el Sol, situado en este lugar, se
conoce nítidamente la hora del día según el cual el inicio del Carnero y de los
Signos, estén donde estén en el cielo, podrá saberse según el lugar sensible y
descubrirse según la ascensión en Oriente, durante todo el año, a tenor del
movimiento y el lugar del Sol. También es preciso tomar algunos lugares de
planetas según la igualdad de la Eclíptica. Esta igualdad de descripción en el
octavo cielo ha sido formulada por mí mismo, Teofrasto. Pero, una vez todas esas
cosas expuestas por su manera y por su marcha, pasemos a la obra en sí misma.
Los siete metales deben tomarse según el peso prescrito, de forma tal, sin
embargo, que cada uno de ellos sea purificado y depurado de la forma que
indicaremos:

Oro partes o ½ onzas ...................... 10


Plata “ ..................................... 10
Cobre “ ..................................... 5
Estaño “ ..................................... 2
Plomo “ ..................................... 2
Hierro “ ..................................... 1
Mercurio “ ..................................... 1

Una vez purificados, todos estos metales deberán ser guardados por separado
envueltos en un papel. Desde luego, nos referimos a un espejo. Efectivamente,
una cantidad tal de oro sirve para hacer un espejo cuyo tamaño sea
aproximadamente el que mostramos a continuación:
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Espejo-

Nota: el diámetro aproximado es de 6 cm.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Son necesarios siempre tres de estos espejos. En uno de ellos se pueden


contemplar las imágenes del hombre, tales como ladrones, enemigos u otra clase
de personajes; igualmente las formas y figuras de los rebaños, de los ejércitos, de
los combates, de los asedios; además de todas las cosas humanas llevadas a
término o en trance de ejecución. Lo mismo de día que de noche, todo esto se
refleja en el espejo.
En el segundo pueden verse todos los discursos, sermones, consejos, hablados
o escritos, dónde y cuándo han sido elaborados y registrados con todas las cosas
decretadas, resumidas y conclusas en esos consejos, junto con sus causas. Sin
embargo, es muy importante que dichas cosas se hayan llevado a término y que
hayan pasado, puesto que en esta materia, ninguna cosa futura puede ser vista,
conocida o sabida.
En el tercero se podrán ver todas las cosas escritas en cartas o libros y todo
cuanto la pluma haya consignado, aunque secretamente esté oculto.
Resumiendo, el hombre que mira en esta especie de espejo, verá aparecer todo
cuanto se hace o se ha hecho bajo el horizonte, lo mismo a distancia que en las
cercanías, de día o de noche, a escondidas o abiertamente en público.
Estos espejos deben fabricarse especialmente para aquellos que deben
usarlos. El resto de los mortales para quienes no han sido construidos, nada
podrán ver en ellos. Téngase en cuenta que si se quieren fabricar espejos
mayores, hay que tomar más cantidad de metal. Cuanto mayor es un espejo, más
vasto es su campo de reflexión. En efecto, si se quieren conocer las grandes
multitudes, las grandes asambleas que se producen en tiempos de guerra, de
conflictos o de combates, un espacio estrecho no permitiría, ni a las personas, ni a
los caballos, ni a los rebaños ni a tros espectáculos semejantes reproducirse tan
distintamente como en un gran espejo en el que dichas cosas se ofrecen mucho
más ampliadas. Y, sin embargo, se requiere tanto trabajo para un espejo pequeño
como para uno mayor. La única diferencia reside en que en un espejo pequeño
hay menos cantidad de metal y menos tiempo para el bruñido.
Los metales, una vez formados, purificados y labrados, deben luego, para llevar
a cabo esta obra, ser purgados de modo especial. Es muy importante que cada
metal sea depurado en la hora de su planeta correspondiente. Por lo demás, hay
que observar para con este planeta los aspectos buenos o malos de las demás
constelaciones buenas o malas.

Oro

Si el oro ha sido fundido tres veces en el antimonio, luego pasado y depurado


por Saturno, la obra no requiere ninguna otra purificación. Además, acuñarlo muy
delgado, hacer macerar 24 horas en agua de sal, lavar con agua pura, secar muy
cuidadosamente con un trapo de hilo puro y dejarlo aparte para servirse del mismo
a su tiempo.

Plata

He aquí la manera de purificar la plata: extenderla en lámina delgada, luego


hacerla cocer en agua adicionada con tártaro y sal, durante un cuarto de hora.
Retirar, lavar con agua pura, secar con un trapo limpio y conservarla aparte para
servirse de la misma en el momento oportuno.

Cobre

Colocar el cobre en agua de vitriolo (al. de alcanfor), cortada con vinagre, y


esto durante seis u ocho horas. De esta manera quedará purificado. Lavar
cuidadosamente, secar y poner aparte.

Hierro

Limar. Lavar cuidadosamente las limaduras, y secar con precaución encima de


carbón menudo.

Plomo

Licuar el plomo en una cuchara de hierro. Echar en el mismo un pedazo de cera


del tamaño de una haba, el cual se consumirá. Después, esparcir en agua pura.

Estaño
Fundir estaño, echar en el mismo cierta cantidad de sebo, cera o miel, los
cuales arderán en él; esparcir el estaño en agua pura, secar y guardar aparte.

Mercurio

Pasar tres veces por el tamiz en un vaso de madera limpio. El mercurio que ha
pasado por el tamiz es lo suficientemente bueno y purificado para esta obra; lo
que ha permanecido en el tamiz no tiene valor alguno y debe ser desechado.
Guardar aparte todos estos metales. Así, todo quedará listo para empezar.
Ahora hace falta conocer cuidadosa y exactamente la complexión de la
persona, hombre o mujer, para quien este espejo será fabricado: o sea, por el
tema de la natividad tal como lo hemos puesto más claramente de relieve más
arriba; no como algunos lo hacen, levantando ese tema rigiéndose por la hora
oficial (la del parto en el preciso momento de la concepción) en el tiempo y en el
preciso lugar donde el mismo Dios Todopoderoso envió un alma viviente al feto en
el seno de su madre, y en el primer momento en que empezó a vivir. Esos tiempos
se presagian y se adivinan a tenor de los fundamentos que yo, Teofrasto, he
formulado y establecido exacta y verdaderamente para quienquiera que sea,
hombre o mujer, joven o viejo.
Una vez conocida la natividad del hombre, así como su complexión, procura
reunir los planetas y los signos, éstos son elementos suficientes para esta obra.
Aquí no se trata de averiguar o conocer su fortuna, su desgracia, su muerte, su
vida, sus enfermedades, etcétera; no, solamente interesa conocer la revolución del
año durante el cual ha nacido.
(Sigue la tabla en la que aparece el principio del espejo para cualquier persona
y cualquiera que sea su planeta.)
Si la persona en cuestión es saturnina, la primera operación debe hacerse
cuando el planeta Saturno está en su propia casa, es decir, en Acuario; o bien si,
por razón de tiempo, no estuviera en la casa de Saturno, procurad por lo menos
en la duodécima casa celeste, la casa del infortunio, de la enemistad, de la
envidia, en fin, de todos los males, y que el Sol esté en el quinto grado de Acuario,
la Luna por el contrario en el medio o en el duodécimo grado.
Primeramente toma plomo puro y purgado en el mismo punto y momento en el
cual la Luna aparece en el primer límite del grado duodécimo de Acuario; ponlo al
fuego en un crisol de arcilla; será conveniente que todas las cosas hayan sido
aportadas y preparadas con antelación. Una vez licuado el plomo, y estando en el
primer punto de licuefacción, retíralo del fuego, cubre rápidamente el vaso de
arcilla y ponlo aparte. Déjalo así hasta que el planeta Júpiter haya alcanzado el
undécimo domicilio del cielo o el undécimo de Sagitario, y la Luna el decimonono
de Sagitario; y el Sol en el tercer grado de su carrera en este mismo signo de
Sagitario.
Toma entonces el estaño previamente purgado y purificado, a fin de tenerlo a
mano. El plomo fundido ya citado será de nuevo licuado en el crisol; ponlo otra vez
al fuego hasta que corra fácilmente; echarás en él el estaño a fin de que sea
licuados juntos. Cuando hayas removido ambos metales con madera para
comunicarles la suficiente fluidez, los retirarás y cubrirás como anteriormente, y los
dejarás reposar hasta Marte en la forma ya descrita. Se procede de la misma
manera con los demás metales siguiendo las dosis de la tabla, hasta que todos los
metales estén fundidos y en cohesión.
Mas si la persona en cuestión es venusina, empieza por el cobre y observa el
proceso siguiente: Venus, Mercurio, Sol, Luna; y como más arriba a partir de
Saturno la numeración se hace por Júpiter y Marte e incluso hasta Venus, y que
contándolos todos estén repetidos si se empieza siempre sólo por el Señor de la
Complexión y de la Natividad. Mercurio solamente, cuando es el Señor de la
Natividad, es siempre el último, porque su metal no permanece en el fuego, sino
que se expande en vapor por doquier. Entonces es el último y no obstante a su
tiempo.
Los siete metales, como ya hemos dicho, una vez estén todos reunidos, procura
que dos planchas del hierro pulimentadas estén a tu alcance; ante todo, con un
alambre de hierro, formarás un molde que tenga la anchura del espejo, de manera
que, echado entre ambas planchas de hierro, el espejo adquiera su anchura
exacta y determinada. Que el orificio sea estrecho de arriba a fin de que los
metales puedan ser vertidos en el mismo. Calentarás las planchas de hierro antes
de la colada, y las untarás enseguida para que los metales no se adhieran y para
que el espejo salga pulimentado y netamente claro.
Una vez todo eso llevado a término, hay que prestar mucha atención al tiempo.
Si el Señor de la Natividad está volcado de este lado de la Tierra, es decir en los
grados 1, 2, 3, 4, 5 o en el 60 grado de la casa del cielo, la Luna en el grado 10 de
la casa del Señor de la Natividad y que no haya además ningún mal aspecto, tales
como cuadratura, trígono o conjunción; entonces vierte en la forma en nombre del
Señor de los metales que han sido todos puestos en el vaso de arcilla. El primer
espejo es aquél en el cual se pueden ver todas las cosas que deben reflejarse
corporal y sustancialmente, tales como hombres, imágenes, edificios, animales.
Procura que la fusión tenga lugar en el punto y momento en que la Luna alcanza
el grado 10. No importa mucho que esto se lleve a cabo de día o de noche.
Luego retira el espejo de la forma y ponlo aparte. En un vaso de arcilla funde
los granitos, recortes y raeduras restantes, pero no antes de la conjunción del
Señor de la Natividad y de la Luna. En la hora de dicha conjunción, funde de
nuevo los metales en una sola masa. Una vez fundidos todos ellos juntos, déjalos
en el vaso de arcilla y prepara el molde. Cuando el Señor de la Natividad esté en
el grado 10 de la casa del cielo, es decir, en el medio del cielo o en el cenit, funde
el segundo espejo. En este momento, la Luna debe situarse en la segunda casa o
signo del planeta que es Señor de la Natividad. Así como la Luna anteriormente
estaba en el grado 10 de Capricornio, ahora debe estar en el grado 10 de Acuario.
Si Saturno fuera Señor de la Natividad, tendría dos domicilios, a saber,
Capricornio y Acuario. Si el Sol y la Luna presiden a la Natividad, tienen por lo
menos una casa: el León para el Sol y el Cangrejo para la Luna. De esta manera,
tres espejos se pueden fundir, cuando la Luna recorre el grado 10 del León y el
grado 10 del Cangrejo. El espejo se hace de la manera antedicha; con el mismo
se pueden conocer todos los discursos, palabras, canciones ya ocurridas,
añadiéndoles a ellos los días, tiempos y horas durante los cuales estas cosas han
tenido lugar.
Finalmente, refunde los metales en el momento de una conjunción directa que
comprenda al Señor de la Natividad. Es lo mismo si la Luna está en conjunción
con otro planeta. El espejo conseguido se guarda aparte, y de nuevo recibe su
forma como se ha dicho anteriormente. Cuando el planeta penetra en el grado 7,
8, 9, 10, 11 ó 12 de la casa, éste está ya por encima dela Tierra. Además, cuando
la Luna está de nuevo en el primer signo o casa, el planeta en el grado 10, y que
ningún mal aspecto intervenga, se opera la fundición del tercer espejo. En éste
pueden contemplarse todas las cosas escritas, dibujadas, pintadas, en las letras y
en los libros, y sumariamente todas las cosas ocultas que viven y están hechas
por los vivos. Después de todo ello, si todavía queda metal, podrás emplearlo en o
que quieras.
Los espejos deben ser guardados en el orden de sus números 1, 2, 3.
Cuando el Sol ha entrado en el signo o la casa de la Natividad del Señor, hay
que alisar y pulimentar muy finamente los espejos por un lado y con piedra de
esmeril, hasta que no pueda descubrirse ninguna aspereza o mancha, pues esto
conllevaría un gran obstáculo para el éxito de la operación. Una vez hecho esto,
no ponerlos de ningún modo unos encima del otros, antes bien, guardarlos cada
uno por separado; el pulimentado debe ser emprendido a tenor del tiempo.
Aunque los tres no hayan sido fundidos a la vez, ello no es óbice y no presenta
inconveniente alguno, pero hay que darse prisa. Una vez limpios los espejos, hay
que prestar atención al futuro novilunio después del pulimentado. Entonces se
bruñen. En el momento de la Luna nueva, se pone un poco de polvo sobre madera
blanda, se frota muy suavemente el primer espejo; se tornará claro y brillante. En
el punto del novilunio siguiente, es necesario pulimentar los espejos 2 y 3 de los
que había aplazado dicha operación, de manera que no estén jamás ni juntos ni
reunidos, sino guardados por separado. Pero, si además, el Señor de la Natividad
se encuentra en la cuarta casa, es decir, en la casa de todo lo secreto y de todo lo
oculto, si el Sol y la Luna permanecen durante todo ese tiempo en las casas del
Señor de la Natividad y que haya tenido lugar una conjunción de dos planetas
benéficos, entonces estos tres espejos deben ser colocados juntos dentro del
agua clara de la fuente, pura, fluida, de tal manera que se encuentren por fin de
nuevo reunidos bajo el agua. Se los dejará allí hasta el final de la conjunción;
luego se retiran, se envuelven y se guardan en un paño de lino puro.
Así pues, este instrumento real puede ser confeccionado en trece meses, si la
operación comienza en tiempo adecuado y se observan exactamente las épocas
(astrológicas). Se pueden confeccionar todos los años. Sin embargo, los hay más
favorables que otros, sobre todo si el Señor de la Natividad gobierna el año o es
Señor de la Parte de Fortuna.
PARACELSO

3. Las Puntas

A las defensas pasivas pueden añadirse las activas.


La fuerza empleada por los practicantes del maleficio pertenece a la familia de
la electricidad. En las casas encantadas, donde generalmente una muchacha o un
niño sirve de médium, la fuerza operante rompe los cuerpos malos y conductores
de la electricidad, tales como el vidrio o la porcelana, y pone en movimiento a los
cuerpos metálicos, tales como las cacerolas, las pinzas y otros objetos.
Ahora bien, las puntas actúan sobre esta fuerza exactamente como sobre la
electricidad, de tal forma actúan que si alguien tiene la oportunidad de presentar
una punta en una corriente de fuerza psíquica, esta corriente es inmediatamente
destruida con producción de una chispa o haces de fuego. He llevado a cabo
numerosas experiencias personales y positivas a este respecto. La espada del
mago, el cuchillo del verdadero brujo, el clavo enmangado en el bastón del
ignorante, todos ellos son instrumentos de defensa efectiva contra estas fuerzas
cuando han alcanzado un dinamismo tal que logra la producción de los fenómenos
propios de la casa encantada.
Así pues, uno puede protegerse rodeándose de puntas, exactamente como se
protege una casa contra la electricidad, mediante el empleo de los pararrayos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Empleo de las puntas

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

4. Los Vegetales

También se puede uno librar del maleficio sirviéndose de los vegetales o de los
animales.
Así como el hombre tiene el derecho de cosechar para su alimentación o el de
coger los frutos para su subsistencia, asimismo tiene el derecho, en caso de
protección necesaria, de utilizar a los seres inferiores, previo permiso a través de
la plegaria.
J.J.Jacob aconseja, en verano, pasearse a lo largo de los caminos al mismo
tiempo que se arrancan algunas hojas de las plantitas que lo bordean. Es un
despeje magnético.
Se puede también, todos los días a la misma hora, aplicar las manos sobre una
planta, y se podrá observar, a pesar de todos los cuidados de los que esté
rodeada, cómo la planta se marchita y muere lentamente.
No aconsejamos la utilización de los animales como medio de protección, como
lo hacían los antiguos egipcios. Esta práctica nos expone a muy grandes
responsabilidades espirituales.
Este desembarazo mediante los vegetales es doblemente eficaz en el caso de
que el practicante del maleficio haya hecho una imagen de la víctima, o bien
cuando haya utilizado a animales para envenenar el astral de su enemigo.

5. La Fotografía

En este caso, la acción sobre los vegetales puede ir acompañada de una acción
sobre la fotografía del hechizado. Esta fotografía tiene que ser una prueba directa
sacada del negativo y no un contratipo reducido por impresión. Es necesario
incensar dicha fotografía estando la Luna en cuarto creciente o creciendo a partir
del novilunio, dos veces por día, y rodearla con perfumes, sin incensarla, en Luna
menguante, salvo los domingos en que se la debe incensar en cualquier tiempo.
Cuando uno está en relación con la misma persona maleficiada, puede actuarse
magnéticamente.

6. La desmagnetización del embrujado

Resumiremos esta acción magnética:

Primero. Hay que situar a los sujetos en los cuales se quiere actuar, de pie, con
las manos en alto, las palmas vueltas hacia arriba y afuera.
Segundo. El desmagnetizador tiene que situarse detrás del sujeto.
Tercero. Es necesario que el operador coloque sus manos a nivel del abdomen
del sujeto, con las palmas hacia los riñones, yendo lo más suave y lentamente
posible.
Una vez alcanzados los riñones, es necesario sacudirse las manos y soplar
sobre las mismas.
Este pase debe efectuarse tres veces.
La desmagnetización del embrujado.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Luego hay que subir al nivel del plexo cardíaco, es decir a nivel del corazón. Se
llevan las manos hasta la línea media de la espalda; e igualmente se efectúa este
pase tres veces seguidas, suave y lentamente.
Finalmente, se actúa de la misma manera para la cabeza, llevando las manos
desde la frente a la nuca, también lo más suave y lentamente posible.
Se termina con un desprendimiento magnético haciendo delante del sujeto
algunos pases de desprendimiento y dándole soplos fríos.
Dicha operación, efectuada una vez por semana, produce excelentes
resultados.

7. Las transferencias

Cuando la acción magnética, que suele ser muy poderosa, no es suficiente,


pueden utilizarse las transferencias hipnóticas tal como han sido practicadas por
Babinski y Luys.
La transferencia, en todos los casos de afección nerviosa, da resultados tanto
más notables tanto que no se duerme al sujeto enfermo, el cual conserva todas
sus facultades.
Cuando la acción individual no basta para librar completamente del maleficio a
una persona embrujada, habrá que averiguar si existen trastornos psíquicos, ideas
de persecución o desórdenes mentales que tendrán que ser subsanados por
médicos especialistas.
Deberá llevarse a cabo un estudio bastante serio del estado espiritual y mental
del sujeto puesto que, casi siempre, habrá larvas mentales (Kama manásicos de
los budistas).
En este caso la acción individual no basta y hay que proteger al enfermo por
agrupación de las fuerzas psíquicas.
V
Los procedimientos derivados de la Magia y del
Hermetismo

Hemos pasado revista a los medios, que podrían llamarse positivos, de


protección o defensa contra el hechizo. Vamos ahora a decir cuatro palabras
acerca de los procedimientos derivados directamente de la Magia y del
Hermetismo.
Ante todo aconsejamos prescindir de los procedimientos sangrientos, en los que
se emplean corazones de animales para hacer una especie de contrahechizo.
Estos procedimientos son sucios, tanto en el plano físico como en los demás
planos. Y desde luego, son mucho menos eficaces que las plegarias y los
nombres místicos.
La plegaria es un dinamismo astral. Está imantada por la acción de todos
aquellos que la han empleado precedentemente durante años anteriores. Tiene,
pues, una influencia considerable. Hecha después de haber sido precedida de
purificación astral y física y seguida por una buena acción, la plegaria es
invencible y derrumba los embrujamientos mejor construidos. Facilitaremos, pues,
una colección seleccionada de palabras destinadas a acompañar el acto de la
plegaria.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Talismán universal-

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Como corolarios a la Plegaria aconsejamos el empleo de la Medallas y de los


Pantáculos. Las medallas son verdaderos soportes de fuerzas divinas. Establecen
el lazo entre lo humano y lo divino y son de gran socorro en la protección contra
los ataques astrales.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Pantáculos contra los enemigos según Paracelso-


(Los siete libros de la Archidoxia mágica)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Todas las medallas religiosas son eficaces. Recomendamos especialmente las


medallas de la Virgen, las de Santa Filomena y las de San Benito. Cada medalla
debe estar consagrada especialmente para la persona influenciada, sobre todo por
su nombre de pila.
Ofrecemos la reproducción de una medalla comunicada directamente por visión
astral a Eliphas Lévi y extraída de su cuaderno de notas que nosotros poseemos.
Tiene gran influjo y debe ser llevada por la persona influenciada.
Si se trata de una persona perteneciente a otra religión distinta del Catolicismo,
hay que emplear los pantáculos que se refieren a la religión de nacimiento de
dicha persona.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Pantáculo-

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Así, para los israelitas, los pantáculos derivados de los salmos y de la Cábala
son necesarios. Estas figuras son útiles a todos, y aquí facilitamos dos importantes
reproducciones de uno de los más raros manuscritos que todavía permanece
inédito.
Éstos son los procedimientos que aconsejamos antes de poner manos a la
obra. Existen practicantes que hacen lo que se llama “trabajos” para combatir el
maleficio.
Dejemos a los profanos reírse y burlarse de estas cuestiones. Sus negocios se
hunden, sus hijos son alcanzados por enfermedades misteriosas que despistan a
los médicos, y esos desgraciados tienen los ojos cerrados y continúan
guaseándose de todo cuanto ignoran. De ellos se puede decir: “Perdónalos, Padre
mío, porque no saben lo que hacen”.
A título de documentos tradicionales, vamos a dar algunas prácticas y fórmulas
de ciertos practicantes rurales. Aunque repetimos una vez más que todas esas
fórmulas y todas esas prácticas son menos eficaces que la simple plegaria y los
actos que la dinamizan. Nada prevalece contra la llamada a las influencias del
Plano Divino.

Oración de los Salmos

Dios mío misericordioso, muy grande y muy poderoso, adoro vuestra suprema
Majestad; conceded la gracia a vuestro servidor de recibir la virtud de los Salmos,
os lo conjuro por vuestros santísimos nombres + Agla + Aglay +Adona +
Agios.
+Othéos + Alpha y Omega + concededme el entero cumplimiento de mi
petición. ¡Oh, Dios fuerte y abundante en todas las gracias, que vuestro santo
nombre sea loado y glorificado en toda la eternidad. Así sea!

Es indispensable que el Pantáculo esté confeccionado con pergamino virgen.


En el lugar de la N. hay que escribir el nombre de la inteligencia del Salmo que se
quiere recitar, y su carácter en el lugar de N. N. y recitar la oración más arriba
indicada antes del salmo.

Salmo 72

Quoniam bonus Israël Deus his qui recto sunt corde... Asaph cantó este salmo
así como los primeros cantores una vez David lo hubo compuesto; Aspa profetizó
por la inspiración del Espíritu Santo y tuvo la inspiración de componer versos por
su virtud, tal como San Agustín lo asegura.

Nombre de la Inteligencia: Ave

Carácter:
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Carácter Inteligencia AVE-

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

San Jerónimo dice que sirve para obtener gran cantidad de gracias de Dios. Es
excelente para obtener respuesta en sueños, si se recita tres veces al ir a
acostarse el sábado por la noche, nombrando cada vez a su inteligencia, tomando
el carácter en una hoja de hiedra, ponerla bajo la almohada, formulad vuestra
petición y obtendréis respuesta cierta.

A recitar durante nueve mañanas a la salida del Sol

Oh Dios, aquel que permanece firme, con la asistencia de Dios reposará con
toda seguridad en la protección del Dios cielo, dirá al Señor: sois mi defensor y mi
refugio, él es mi Dios, en él pondré todas mis esperanzas.
Porque es él quien me ha librado de la trampa de los cazadores y de la palabra
perniciosa, te cubrirá con sus espaldas, y bajo sus alas descubrirás la esperanza.
Su verdad te rodeará como si fuese un escudo, no tendrás que temer los terrores
de la noche, ni la flecha que vuela durante el día, ni las empresas de aquel que se
arrastra en las tinieblas, ni los ataques de los demonios diurnos o nocturnos.
Mil de ellos caerán a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, ni siquiera uno solo se
acercará a ti y hasta podrás considerar y ver con tus propios ojos el castigo del
pecador, porque has recitado: “Señor, mi Dios, sois mi defensor y mi sola
esperanza”.
Has situado en el Altísimo tu refugio, el mal no podrá alcanzarte y tu morada no
será invadida por azote alguno. Porque para ti Él ha ordenado a sus ángeles que
guarden todos tus caminos. Te llevarán de la mano por temor de que tropieces
contra la piedra, caminarás por encima del áspid y del basilisco y con el talón de tu
pie golpearás al león y al dragón, porque quienquiera que espere de mí, le
liberaré, le protegeré, puesto que ha reconocido mi nombre. A partir del momento
en que me llamará, lo liberaré, estaré con él en la aflicción, lo arrancaré de la
misma, será glorificado. Le colmaré de larga vida y le mostraré mi salvación.

Nota: este es el Salmo 91


Plegaria contra la posesión de los Demonios

Verbo que habéis sido hecho carne, que habéis sido clavado en cruz, que estáis
sentado a la diestra de Dios Padre, os conjuro por vuestro Santo Nombre, a la
pronunciación del cual flexiónanse todas las rodillas tanto en el cielo como en la
tierra y en los infiernos, acoger favorablemente las súplicas de aquellos que ponen
su fe y confianza en Vos, dignaos preservar a esta criatura N. Por vuestro Santo
Nombre, por los méritos de la Virgen Santa vuestra Madre, por las plegarias de
todos los Santos, contra todo ataque y maleficio de parte de los demonios y de los
espíritus malignos, Vos que vivís con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo.
Así sea.
+ He aquí la cruz de Nuestro Señor Jesucristo de la que depende nuestra
salvación, nuestra vida, nuestra resurrección espiritual, la confusión de todos los
demonios y malos espíritus. Huid, pues, desapareced de aquí, demonios
enemigos jurados de los hombres. Puesto que os conjuro, vosotros, demonios
infernales, espíritus malignos, seáis lo que seáis, presentes o ausentes, bajo
cualquier pretexto por el que seáis llamados, invitados, conjurados o enviados de
buen grado o por fuerza, por amenaza o por el artificio de hombres malos o de
mujeres malas para morar o habitar en esta criatura, os conjuro, pues, una vez
más, por tercos y porfiados que seáis, a abandonar esta criatura. + por el gran
Dios vivo. + por el Dios verdadero. + por el Dios santo. + por Dios Padre. + por
Dios hijo. + por Dios Espíritu Santo, principalmente + por aquel que ha sido
inmolado en Isaac + que ha sido vendido en José, + que siendo hombre ha sido
crucificado, + que ha sido inmolado como un cordero, + por la sangre del cual San
Miguel, al combatir contra vosotros, os ha vencido, os ha puesto en fuga, os
prohíbo, de su parte y por su autoridad, bajo ningún pretexto, hacer mal alguno a
esta criatura N., sea en su cuerpo, sea fuera de ella ni por visión, ni terror, ni
temor, tanto de día como de noche, sea que esté durmiendo como velando, que
esté comiendo u orando, que actúe natural o espiritualmente.
Si sois rebeldes a mi voluntad, lanzo contra vosotros toda suerte de maldiciones
y excomuniones, y os condeno de parte de la Santísima Trinidad, a ir hacia dentro
del estanque de fuego y de azufre, adonde seréis conducidos por el
bienaventurado San Miguel. Si se os ha invocado por algún expreso
mandamiento, sea rindiéndose culto de adoraciones y de perfumes, sea porque
alguien haya efectuado algún sortilegio mediante palabras o por magia en las
hierbas, en las piedras o invocado por algún expreso mandamiento, sea
rindiéndose culto de adoraciones y de perfumes, sea porque alguien haya
efectuado algún sortilegio mediante palabras o por magia en las hierbas, en las
piedras o en el aire, sea que esto se haya hecho de una forma natural o
misteriosa, sean esas cosas temporales o espirituales, o en fin, que alguien se
haya servido de cosas sagradas, que se hayan empleado los nombres, que se
hayan servido de caracteres secretos, etcétera.
Rompo, destruyo, anulo todas esas cosas, + por el poder y la virtud de Dios
Padre +, por la sabiduría del Hijo redentor de todos los hombres , por la bondad
del Espíritu Santo; en una palabra, + por aquel que ha realizado la ley en su
totalidad que era + y que será siempre + omnipotente.
+ Agios + Ischyros + Athanatos. + Scoter, + Tetragrammaton, Jehovah + Alpha
y Omega: en una palabra, que toda la potencia infernal sea puesta en fuga y
destruida haciendo sobre esta criatura N. El signo de la cruz por la cual Jesucristo
ha muerto, y por la intercesión de la bienaventurada Virgen María, de los Santos
Ángeles, Arcángeles, Patriarcas, Profetas, Apóstoles, Mártires, Vírgenes y
Confesores y generalmente de todos los Santos que disfrutan de la presencia de
Dios así como de las santas almas que viven dentro de la Iglesia de Dios. Rendid
vuestros homenajes al Altísimo y muy Poderoso Dios y que penetren hasta su
trono como el humo de aquel pez de los abismos que fue quemado por orden del
arcángel Rafael: desapareció ante la casta Sara. Que todas esas bendiciones os
ahuyenten y no os permitan de ningún modo acercaros a esta criatura N. Que
tiene el honor de llevar en la frente el signo de la + santa cruz: porque el mandato
que ahora os formulo no es el mío sino el de aquel que ha sido enviado del seno
del Padre Eterno, a fin de aniquilar y destruir vuestros maleficios, cosa que he
hecho al sufrir la muerte en el árbol de la cruz, dándonos el poder de mandaros
así para la gloria, para la utilidad de los fieles, así pues, os prohibimos. A través
del poder que hemos adquirido de Nuestro Señor Jesucristo y en su nombre
desapareced a la vista de la cruz +. He aquí la cruz del Señor; huid poderosos
enemigos + el león de la tribu de Judá a vencido; así sea, así, fiat, fiat, + Jesús de
Nazareth, Rey de los Judíos, presérvanos de todo mal, así sea.

+ Cristo es vencedor.
+ Cristo reina.
+ Cristo manda.

Dios mío, purificad mi corazón y borrad todos mis pecados, Jesús, María, José,
socorredme y líbrame por favor + en nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu
Santo, así sea.

Bendición de San Francisco de Asís

Esta bendición fue revelada a Moisés en el desierto. Fue la última bendición de


Jesucristo a sus discípulos antes de subir a los cielos; ha sido renovada por
Jesucristo a San Francisco de Asís en el monte Alverna; a su vez, San Francisco
la dio primeramente al hermano León para librarlo de una tentación: y la difundió
con plenitud a San Antonio cuando en el capítulo de Aries apareció con los brazos
en cruz dando la bendición a los hermanos y sobre todo a San Antonio que les
predicaba la cruz. Posee gran poder en muchos trances dolorosos cuando se
pronuncia con fe y piedad.

+ Que el Señor os bendiga y os guarde, que os muestre su faz y que tenga


piedad de todos vosotros, que vuelva su rostro hacia vosotros y os conceda la
paz. N. (nombre de pila, apellido, edad, domicilio) que el Señor os bendiga y os
acuerde (aquí precisad el objeto de vuestra petición). Asi sea.
Pequeño exorcismo

Plegaria de San Frente, uno de los 72 discípulos de Jesucristo

Señor, que habéis concedido a vuestros servidores todo poder sobre las
potencias del infierno, acoged favorablemente mi plegaria y glorificad vuestro
Santo Nombre curando a N., vuestro servidor, y librándole de la legión de
demonios que lo martirizan + por Nuestro Señor Jesucristo. As+i sea.

Plegaria para expulsar de una habitación a todo espíritu maligno o


impedir toda clase de ruido sospechoso

Yo te expulso, Espíritu del mal y te requiero + por el Dios verdadero, + por el


Dios vivo, + por el Dios santo, salir y alejarte de este lugar, para jamás volver al
mismo, te lo ordeno en nombre de aquel que te ha vencido y que ha triunfado
sobre ti en el patíbulo de la cruz y cuyo poder te ha encadenado para siempre.
Te ordeno no aterrorizar nunca más a aquellos que habitan en esta morada, en
nombre de Dios + Padre + Hijo + y Espíritu Santo, que vive y reina por todos los
siglos de los siglos, así sea. Te rogamos, Señor, que visites esta morada y
expulses de la misma todas las emboscadas del enemigo; que tus santos habiten
en ella, que nos mantengan en la paz; y que tu bendición esté siempre con
nosotros. Así sea.

Plegaria de San Benito y Aplicación de las Medallas

Crux Sancti patris Benedicti, crux Sacra sit Mihi Lux Non Draco sit Mihi Dux
vade retro Satana Numquam suade Mihi vana: sunt mala quae Libas ipse venena
bibas i h s.

Cántico de Moisés contra las artimañas ocultas, las venganzas secretas

Júzgame, Señor, porque siempre he dirigido mis pasos por el camino de la


inocencia, puesto que he cifrado mi esperanza en Dios, no voy a ser débil, ponme
a prueba, Señor, quema mis riñones y mi corazón, porque tu misericordia está
ante mis ojos y me complazco en tu verdad, nunca me he sentado en la asamblea
de la vanidad y nunca me uniré a los portadores de iniquidades, odio a la Iglesia
de los malos y no quiero sentarme con los impíos, me lavo las manos en
compañía de los puros y me mantengo alrededor de tu altar, Señor, a fin de
escuchar la voz de tus alabanzas y de contarme a mí mismo todas tus maravillas.
Señor, me gusta la bondad de tu casa, y el lugar donde habita tu gloria. Dios
mío, no pierdas a mi alma junto a los impíos, ni mi vida con la gente sanguinaria;
ellos tienen las manos colmadas de iniquidades, su mano derecha está repleta de
presentes; en cuanto a mí, quiero progresar en mi inocencia; rescátame y ten
piedad de mí. Mi pie permanece firme en el camino derecho en tus templos.
Señor, te bendeciré.

Nota: este es el Salmo 26

Plegaria contra los Enemigos Invisibles

+ Elías, + Elohim, + Eloa, + León, + Ya, + Eserchel, + Agla, + Saday, + Adonai,


+ Agios, + Otheos, + Ischyros, + Athanatos, + Eleison imas.
Señor, Gran Dios, Santo poderoso inmortal, socórreme. N., tu servidor ( o
sirviente) tan indigno como soy, líbrame de todo peligro de la muerte del alma y de
la del cuerpo y de las emboscadas de los enemigos tanto visibles como invisibles:
+ Jehová Sabaoth + Emmanuel + Sother + Tetragrámaton Omuzios Eheye +
Alpha + y Omega + via. Veritas et vita, que tus santos nombres séanme
provechosos y saludables a mí N., que soy el servidor (o la servidora) de Dios.
Tú has dicho: + Éste es mi cuerpo, di también: que me quiera y tu amor hará un
milagro no menos grande, la conversión y la salvación de un alma, el
encadenamiento de las fuerzas malas desatadas contra mí en nombre del + Padre
+ y del Hijo + y del Espíritu Santo. Así sea.

Plegaria contra las asechanzas de los Espíritus malignos

+ En nombre + del Padre + y del Hijo + y del Espíritu Santo , así sea. + Hel. +
Heloim. + Sother. + Emmanuel + Sabaoth + Agla Tetragrammaton + Agios +
Otheos. + Ischyros + Athanatos + Jehovah + Ya + Adonai + Saday + Homuzios +
Mesias + Esercheye + incredado es el Espíritu + Jesús + Cristo reina + Cristo
manda + si por sus sugestiones o por obras cualesquiera el demonio os ha
atenazado o intentado hacerlo, N., que por su misericordia os libre de todo espíritu
inmundo ,Jesucristo hijo de Dios vivo, que ha descendido del cielo y se ha
encarnado en el seno de la bienaventurada Virgen María para salvar al género
humano y rechazar lejos de vosotros al Demonio y a todo espíritu maligno hasta lo
más profundo de los abismos inferiores + he aquí la cruz + él es vencedor lejos de
la tribu de Judá surgido de la raza de David. Aleluya.
VI
Resumen
Resumiendo, la protección contra el embrujamiento comprende tres fases:

Primera. Puesta del mental en estado de limpieza.


Segunda. Aumento de las fuerzas espirituales: plegaria, caridad, perdón.
Tercera. Empleo de los objetos físicos como medio de protección astral: carbón,
signos y palabras mágicas, puntas, vegetales, fotografía.

Subsecuentemente, hacerse desembrujar por un práctico.


Tales son, en resumen, los procedimientos de protección al ser humano.

ÍNDICE

I. El maleficio consciente y el maleficio inconsciente ,pag.01


II. Higiene mental ,pag.02
III. Incremento de las fuerzas espirituales ,pag. 03
1. La Plegaria ,pag.03
2. La Caridad ,pag.04
3. El Perdón, pag. 04
IV. La dinamización de las fuerzas astrales , pag.04
1. El Carbón ,pag. 04
2. Los Signos Mágicos ,pag. 05
Sobre la Constelación del Espejo, pag. 06
Oro ,pag.08
Plata ,pag.08
Hierro ,pag.08
Plomo ,pag.08
Estaño ,pag.08
Mercurio ,pag.08
3. Las Puntas ,pag.11
4. Los Vegetales ,pag.12
5. La Fotografía ,pag.12
6. La desmagnetización del embrujado ,pag.13
7. Las transferencias ,pag.13
V. Los procedimientos derivados de la Magia y del Hermetismo
Hermetismo ,pag.14
Oración de los Salmos ,pag.16
Salmo 72 ,pag.16
A recitar durante nueve mañanas a la salida del Sol ,pag.17
Plegaria contra la posesión de los Demonios ,pag.17
Bendición de San Francisco de Asís ,pag.19
Plegaria de San Frente, uno de los 72 discípulos de Jesucristo ,pag.19
Plegaria para expulsar de una habitación a todo espíritu maligno o
impedir toda clase de ruido sospechoso ,pag.20
Plegaria de San Benito y Aplicación de las Medallas ,pag.20
Cántico de Moisés contra las artimañas ocultas, las venganzas
secretas,pag. 20
Plegaria contra los Enemigos Invisibles ,pag.21
Plegaria contra las asechanzas de los Espíritus malignos ,pag.21
VI. Resumen ,pag.21

Nota: las notas insertadas al final de un texto son creaciones propias que no
provienen del texto original, es una manera de guiar al lector, como por ejemplo en
la pag. 20 el Cántico de Moisés es el Salmo 26.
Lo mismo sucedió con el espejo mágico, ya que en el texto digitado es difícil
mostrar fidedignamente una imagen trabajada digitalmente, por esto se menciona
el diámetro aproximado del circulo, que es de unos 6 cm.

En la pag. 19, luego de la frase “...el León de la tribu de Judá...” el texto original
señala: “...tribu de Judá, vencido...” pero recordando la oración de origen latin, a
quedado como: “...el león de la tribu de Judá a vencido...”

También aclaro para el que no conozca del tema, cada vez que aparece en un
texto una cruz (o tómese tambien como un signo de suma, matemáticamente
hablando +) esto significa realizar el acto de persignarse, o sea marcar una cruz
en el cuerpo, pero esto no se realiza como lo ejecutan los actuales cristianos que
marcan algo en su cuerpo sin conocimiento y en zonas al azar, este signo sagrado
debe hacerse como lo realizan los actuales cristianos Ortodoxos (Católicos)
descendientes directos de la Iglesia Copta, es decir, con la mano derecha
apoyarla en la frente, luego en el vientre, hombro derecho y el hombro izquierdo
para finalizar. Esto es un símbolo energético potente y personal, por esto se llama
persignarse, per :persona, sign: signo, o sea, un signo personal.

Frater Adonai Sabaoth