1 Cuentos & Cuentistas Breve historia del cuento policial

E

l género narrativo conocido por la mayoría de la gente como el policial o policiaco, recibe diversos apelativos que buscan reflejar, cual más cual menos, sus

contenidos específicos. Así, se habla de narrativa criminal, de misterio, de enigma, de detectives o “negra”. Esta última para referirse sobre todo a la que se escribió en Estados Unidos, como respuesta a la escuela inglesa. No obstante seguimos diciendo novela policial, aún cuando en muchos casos ni siquiera hay policías en los relatos. Pues bien, el género policial nació con un cuento. Antes hubo obras que contenían ingredientes del género: crímenes, delitos, abusos, matanzas. Pero es imposible, como han señalado varios autores, hablar de lo policial antes de que existiera la policía. Y ésta fue creada en Londres recién en 1829, como una necesidad del desarrollo urbano y su secuela, la delincuencia. Doce años después, en abril de 1841, el joven editor de un periódico de Filadelfia llamado Graham’s publica un cuento titulado “Los crímenes de la calle Morgue”. Este joven era Edgar Allan Poe. Dicho cuento traía la mayoría de los componentes que caracterizarían al género: asesinato misterioso, detective, proceso de deducción, resolución sorpresiva. Su detective se llamó el chevalier Dupin y sus hazañas (en ése y otros dos relatos) son contadas por un narrador que hace de testigo veraz. “La novela de detectives, afirma Ellery Queen, es un cuento corto inflado con personajes, descripciones y romances absurdos, a menudo con propósitos de relleno.” No hay necesidad de estar totalmente de acuerdo, pero dejémoslo así. Vendrá pronto el más célebre de los detectives, Sherlock Holmes, un personaje que es figura sobresaliente en el relato breve. El llamado Canon consigna que su creador, Arthur Conan Doyle, produjo, entre 1887 y 1927, 60 obras con Holmes: 56 cuentos y cuatro novelas. Los cuentos son sin duda alguna los que le han dado la fama vigente hasta nuestros días.

Es por ello que se refugia en los diarios y revistas inglesas y norteamericanas. Thorndyke. el sabueso ciego Mark Carrados. por alguna razón. el estático “Viejo en el rincón” de la Baronesa de Orczy. esa suerte de bendición que significa salir del periódico e ir las tapas duras y el formato más “literario” del libro. el cuento evoluciona hacia un género maldito para el medio editorial. a través de las revistas populares llamadas “pulp”. ay. Nick Carter. ya que conllevó la liberación de la influencia de Sherlock Holmes. y. Una primera muestra de la globalización en el mundo del libro. En especial la celebérrima Black Mask. los que aún cuando fueron menos célebres que sus novelas.2 Pero. El enigma clásico dio paso a un modo de escribir más . y con gran fuerza en la segunda mitad del siglo XX. no siempre logran ver sus relatos publicados en libros y por lo tanto mantendrán un semi anonimato del cual los rescatarán sólo unos cuantos fanáticos encarnizados. durante el período de entreguerras. retoño de Chesterton. Pues allí. florece una pléyade de autores que. el Lord Peter de Dorothy Sayers. de Jacques Futrelle. el entrañable Padre Brown. Los imitadores de Sherlock Holmes son los primeros en aprovechar el boom del cuento. maestro de la paradoja. invento de Ernest Bramah. cuestión que persiste hasta el día de hoy. el genio de la deducción apelado “la máquina de pensar”. el astuto Hércules Poirot de Agatha Christie y su (digamos) rival. tuvieron ese reconocimiento mayor. las revistas baratas y el sensacionalismo. para cerrar (aunque hay muchos más). vaya. donde conoce un suceso que se transforma de a poco en internacional (vía traducciones). Estos autores lograron producir volúmenes de cuentos. héroe de gusto del público juvenil. creación de Austin Freeman. También entre los norteamericanos se generó un boom del cuento. Un mal negocio. Fue un cambio importante. el Dr. que salió entre 1920 y 1951. en el ghetto de la prensa vulgar.

De paso. autor de más de 400 cuentos para los “pulp”. como lo máximo en sabiduría respecto al cuento policial. Chile y México. Cornell Woolrich (William Irish). incluidos los de la escuela hard boiled (Hammet y los demás). italianos. Simenon. como Carroll John Daly. Lester Dent y George Harmon Coxe. más otros menos conocidos por haberse quedado en el purgatorio del cuento. Chester Himes es un cuentista mayor. Patricia Highsmith publicó casi tantos libros de cuentos como novelas. suecos. aunque es cuestionable su preferencia por los autores ingleses de enigma. a descubrir. menos conservador. John D. No hay que olvidar que el género policial es esencialmente anglosajón. De Ellis Peters hay al menos un libro de relatos con su detective medieval. algunos del comisario Maigret y otros cercanos a la narrativa negra.3 libre. Nuestros queridos Borges y Bioy Casares publicaron antologías del cuento policial (1943 y 1956). nos empezaron a llegar los maestros clásicos y los autores más recientes. Los cuentos policiales rara vez han tenido un tratamiento deferente. como dijo un crítico de Frank Gruber.. Raymond Chandler. más cercano a la suciedad de la urbe. alemanes y españoles. Hay un libro de cuentos del italiano Giorgio Scerbanenco. siempre limitadas. Salieron antologías de autores nacionales en Argentina. vueltas célebres. Ellos fueron los “toros indomables” del relato corto. y hay que descubrirlos. Y si de italianos hablamos. por cierto. MacDonald. de las antologías y de las traducciones. En las traducciones. La estética de Black Mask generó una escuela de cuentistas. Bruno Fisher. También arribaron otras revistas de efímera vida. sacó libros de cuentos (sobre todo en los años 60). vino el boom de los libros de bolsillo. sin su héroe el Dr. El sueco Henning Mankell ha sacado un volumen con cuentos del inspector Wallander. liberando el lenguaje para dar cabida al argot. La revista de Ellery Queen se tradujo al castellano en varios países y allí llegaron muchos cuentos de los más diversos autores. . camuflados como novelas por los editores. Duca Lamberti. equivocadamente.. Andrea Camilleri tiene un volumen de relatos breves con su comisario Montalbano. abriendo espacio para reflejar los medios del hampa y la prevaricación. con nombres de la más alta alcurnia literaria: Dashiell Hammett. los países con más tradición del género. con algunos autores franceses y belgas. Luego de la desaparición de los “pulp”. el hermano Cadfael. Se las cita con frecuencia. Hay mucho más.

El mercado manda. Uno de las formas novedosas son las antologías de “mejores cuentos por año”. entre otros autores del momento. el relato breve resistió y sigue vivo. que irrita a lo auténticos aficionados por la repetición de títulos.4 El cuento policial siguió cultivándose vigorosamente durante la última parte del siglo XX. Las antologías. (Lo he mencionado bastante. Una de 1999. Loren Estleman. Aún cuando no cuenta con la popularidad de la novela. rara vez se traducen a nuestro idioma. se empezaron a especializar y a especificar. y debe vencer más dificultades para difundirse. hecha por el padre Ronald Knox. en muchos casos un rescate de la poca difusión en medios escritos de circulación limitada. con estudios. porque es el verdadero campeón del cuento policial en la historia del género. Pero hay una fórmula editorial que ha permitido leerlos. . Joseph Hansen y Joyce Carol Oates. como el cine y la televisión. Ambos medios audiovisuales depredaron el patrimonio literario del género en busca de argumentos. trae cuentos de Lawrence Block. ya mencionadas. recopilada por Ed MacBain. revistas y selecciones). El propio Ellery Queen lo hizo. Se siguen editando antologías anuales. donde hay un cuento de Agatha Christie protagonizado por Miss Marple. una vez agotado el concepto de “los mejores cuentos”. No obstante. Una de las más antiguas que conozco es de 1928. Me refiero a las antologías. práctica que ha continuado hasta nuestros días. aunque pocas revistas sobrevivieron al empuje de otras formas de entretención masiva.

se han publicado antologías con cuentos policiales relacionados con el deporte. van de Wetering. Algunas de ellas han sido traducidas. De todos modos han tenido que luchar por sus derechos. Entre estas últimas. Sara Paretsky. Ross Macdonald. Margaret Maron. he señalado las que conozco en traducción. Nancy Pickard. Marcia Muller. Así. la creadora de Warschawski. la mujer policía de Chicago. Pues las recopilaciones de cuentos de escritoras están entre las mejores. Dorothy Sayers (bibliofilia). También existen antologías de mujeres asesinas. ha armado dos excelentes (en 1992 y 1996). para escapar del machismo vigente entre algunos de sus colegas hombres. según su fidelidad a los elementos básicos del género: el crimen narrado. Agatha Christie (ajedrez).5 Las antologías temáticas han sido otro aporte al género. como se sabe. destaca una que trae cuentos de Isaac Asimov. por comparación a los demás y cada uno por separado. Hay también antologías del detective privado hard boiled o de la Serie Negra. Por eso. de crímenes en Navidad. por Bill Pronzini y Martin Greenberg (detectives privados). encuentra. ampliando el interés hacia lectores distintos y haciendo descubrimientos sorprendentes. digamos sólo como ejemplos existentes. con El Santo). que tan pocos conocen en sus categorías básicas. Stanley Ellin. han sido en el género policial tan buenas y prolíficas como los autores varones. de la buena mesa. quien busca con paciencia. etc. la originalidad de la trama y la ambientación. de estafadores. con relatos de Liza Cody. Rex Stout. el detective o investigador (si lo hay). Erle Stanley Gardner. Una mención especial para la autoras mujeres que. la recreación del lenguaje.. . Ruth Rendell. de cuentos que transcurren en ciertos países. James Cain. En materia de cuentos. de parejas de detectives. Todas ellas están en internet. Ellery Queen (baseball).. Linda Barnes y otras autoras notables. Hay una que trae relatos de Conan Doyle (carreras de caballos). Dashiell Hammett (boxeo). todas en plena producción. una buena antología hecha. la resolución del enigma o el desenlace del caso. Y existen muchas más. es que las antologías permiten al antologador (generalmente un autor de renombre o un especialista del género reconocido por los lectores) elegir conforme a sus criterios y preferencias. de la realeza. Leslis Charteris (póquer. Un elemento clave para la práctica de la crítica del cuento policial. Es que la calidad del cuento se mide. como que han formado en Estados Unidos una asociación de mujeres autoras. Una de ellas trae relatos de Fredric Brown. Bill Pronzini. Amanda Cross. etc.

y muchos otros. casi ningún regalón de la crítica. milagro de supervivencia.. John D. aprueba o desaprueba. a veces más a veces menos. puede dar. que casi ningún otro género literario.6 Hugh Greene (rivales de Sherlock Holmes). . casi ningún superventas. Eric Ambler o los hermanos Greene (cuentos de espías). El cuento policial. deja contento al lector. sus estilos y sus visiones. Leer para creer.. tanto por sus temas como por sus variados autores. Kurt Singer (crímenes reales). pero sabe qué va a encontrar en el libro y según eso. MacDonald (autoras mujeres). en el planeta de los comunes (el de los hombres y mujeres estadística). da una imagen de lo que acontece en la historia con minúscula.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful