You are on page 1of 3

PLANTEAMIENTO DEL CONFLICTO

Febrero,2003

En febrero del año 2003,el entonces presidente del gobierno de España, dio
su apoyo a la alianza estadounidense para declarar la guerra a Irak. Fue éste
un apoyo infundado bajo la excusa de la posesión de armas de destrucción
masiva del país iraquí. Los intereses económicos y petroleros que
subyacían en este ataque injustificado pasaron por encima de razones éticas
y morales, y el representante político de todo un país, Jose María Aznar,
mintió(a sabiendas de que lo estaba haciendo) a todo el país inventando
unas razones que sólo respondían a dichos intereses.

Pasando por encima de estos intereses (que cada partido es legítimo de


tenerlos en favor de sus ideales y conveniencias),lo que sí es castigable es
la mentira que se vendió a todo un pueblo, y no sólo la mentira, sino la
sinceridad con que se produjeron esas palabras. En un momento en el que
todo un país estaba esperando saber cuál era la situación real y preocupante
del momento(recordemos que se estaba preparando una guerra en la cual
España participaría),el representante político de todos los españoles
afirmaba con una sinceridad real(aparentemente),”mirando a los ojos” de
todos los españoles que esa verdad que estaba contando era real y que, por
tanto, el ataque estaba justificado.

Aznar afirma puede estar usted seguro.mp4

El 10/03/2003 Aznar decía, en una entrevista concedida a Tele5, lo


siguiente: “Creanme, hay armas de destrucción masiva en Irak. Yo lo sé”.
No hay que olvidar que el argumento central de la inmoral invasión del país
árabe fue, precisamente, la certeza de la existencia de las citadas armas.
Parte del discurso de lealtad de José María Aznar hacia su aliado el
Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha sido el siguiente:
(02.02.2003, entrevista concedida a Europa Press) "El Gobierno tiene
información reservada que demuestra que Irak, con armas químicas y
biológicas y conexiones con grupos terroristas, supone una amenaza
para la paz y la seguridad mundial", (13.02.2003, entrevista concedida a
Antena 3) "Puede usted estar seguro, y pueden estar seguras todas las
personas que nos ven, de que les estoy diciendo la verdad: el régimen
iraquí tiene armas de destrucción masiva, tiene vínculos con grupos
terroristas y ha demostrado a lo largo de la historia que es una amenaza
para todos", (18.02.2003, entrevista concedida a cadena COPE): "Lo
vuelvo a decir y estoy diciendo la verdad: un régimen que tiene armas de
destrucción masivas y conexiones terroristas es un riesgo para la paz y la
seguridad del mundo”, (14.03.2003, acto organizado por el PP para
explicar su postura ante la guerra): "No hay que preguntarse para qué va
a utilizar Sadam Hussein las armas de destrucción masiva. Esas armas
existen y ya han sido usadas … / …hay que desarmar a Sadam Hussein
porque, si no lo hacemos, el precio que pagaremos será terrible”.

• Entre cinco y seis millones de personas salieron a manifestarse por


las calles de las ciudades de España para expresar su desacuerdo con
la intervención militar en Irak. Aunque Aznar no hizo caso.

• Francia, Alemania, China y Rusia manifestaron su total oposición a


medidas de fuerza contra Irak y fueron partidarios de una salida
negociada a la crisis. Francia, Rusia y China, miembros permanentes
del Consejo de Seguridad, abogaban por la continuidad de la labor de
los inspectores y anunciaron su intención de vetar cualquier
documento que legitimase explícitamente el ataque.

• La guerra no contó con el mandato expreso del Consejo de Seguridad


de las Naciones Unidas, lo que ha generado que expertos del derecho
internacional y mucha opinión pública condenen la guerra como
invasión ilegal. Así lo expresó el Secretario General de las Naciones
Unidas, Kofi Annan.

• George W. Bush, Tony Blair, y José María Aznar promovieron desde


las islas Azores (Portugal), el ultimátum de la guerra el 17 de marzo
de 2003. El Consejo de Seguridad no se plegó a aprobar la invasión.
La noche del 19 de marzo, Bush ordenó atacar para eliminar "las
armas de asesinato masivo" de Sadam Husein.
• La revista británica "The Lancet" cifraba en octubre de 2006 en más
de 650.000 las bajas iraquíes desde la invasión, la inmensa mayoría
de ellas civiles. En esas cifras se incluye a las víctimas de ataques y a
los afectados por malnutrición y enfermedades derivadas de la
destrucción de infraestructuras civiles.
7 Febrero de 2007

El día 7 de febrero de 2007,4 años después, el ex presidente Aznar, dictó


una conferencia en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Refiriéndose a la guerra
de Irak ,reconoció que no había armas de destrucción masiva. José María
Aznar señaló que su problema fue "no haber sido tan listo y no haberlo
sabido antes”, para añadir a continuación: "Es que cuando yo no lo sabía,
nadie lo sabía … / …evidentemente todo el mundo pensaba que en Irak
había armas de destrucción masiva y no había armas de destrucción
masiva, eso lo sabe todo el mundo y yo también lo sé, ahora”.

Aznar_ _2 años despues.mp4

Han sido necesarios cuatro años de investigaciones, miles de millones de


dólares, un cuerpo especial de detectives militares y la crueldad de una
guerra absolutamente desproporcionada para que Aznar se dé cuenta de
algo que millones de españoles ya sabíamos de antemano: que ésta era una
guerra indecente, perversa, inventada y exclusivamente con fines
petroleros. Alguien del anterior Gobierno debería de pedir excusas, al
menos, a las miles de inocentes víctimas civiles de esta incivilizada guerra.