You are on page 1of 112

Colección Poesía del Mundo
Serie Contemporáneos

Gotacoral

Caracas - Venezuela
2008

.

Ángel Zuaznábar Gotacoral Ministerio del Poder Popular para la Cultura Fundación Editorial el perro y la rana .

piso 21.com comunicaciones@elperroylarana. 2008 © Ángel Zuaznábar Centro Simón Bolívar Torre Norte. El Silencio. Telfs.Venezuela.© Fundación Editorial el perro y la rana.ve editorial@elperroylarana.gob.: (58-212) 377-2811 / 8084986 Correos electrónicos: elperroylaranaediciones@gmail.ve Hecho el depósito de Ley Depósito legal: lf40220078002221 Colección Poesía Del Mundo ISBN: 980-376-319-9 Gotacoral ISBN: 978-980-396-550-1 Rediseño de portada: Fundación Editorial el perro y la rana Diagramación: Raylú Rangel Impreso en Venezuela .gob. Caracas .

estudiosos. Es aspiración del Ministerio del Poder Popular para la Cultura crear una colección capaz de ofrecer una visión global del proceso poético de la humanidad a lo largo de su historia. escritores. nos humaniza y. . de modo que nuestros lectores. vaya esta contribución de toda la Poesía del Mundo. Presentación Poesía del Mundo. puedan acceder a un material de primera mano de lo que ha sido su desarrollo. de todas las lenguas. he aquí un proyecto edi- torial sin precedentes cuya finalidad es dar a nuestro pue- blo las muestras más preciadas de la poesía universal en ediciones populares a un precio accesible. sus hallazgos. por eso mismo. de todas las naciones. nos hermana. descubrimientos y re- velaciones y del aporte invalorable que ha significado para la cultura humana.. la poesía nos mejora. de todas las épocas. Por la solidaridad entre los hombres y mujeres de nuestro planeta. poetas. Palabra destilada. etc. haciéndonos reconocer los unos a los otros en el milagro que es toda la vida.

.

En este texto. no tenía rostro ni cuerpo. me decoraba de gotas y perlas las comisuras y siempre acababa en un sueño profundo. un saludo gélido a los dioses que goteaba desde el colodro. La recurrencia selénica en el texto también se vincula a su regazo mangual. pero abrazos al fin. Eran abrazos de mujer. una epifanía y hasta una plegaria. abanico y sangre. abismales. un retorno al vientre prematernal. A modo de prólogo Gran parte de nuestra vida la dedicamos a pagar deudas. sensual y física. Comenzaba con un aura non santa. Lo que quedaba era un sueño inconcluso. no contable. con cicatrices. más bien animal. recorría mi sangre. En una encrucijada de mis veinte conocí algo parecido a una mujer. con ternura infinita y salvaje. una deuda por pagar. desde donde recordaba la eternidad y mi infancia antigua y futura. un abono que a veces deduce y otras acrecienta el saldo. descubren o se esconden. que se hallan. convulsivos. deudas que se transfieren o se prestan. voraz e intransitable. presencia intensa. a lo nocturno y a su influencia en las mareas y los mareos súbitos de la sangre trepando por la espina dorsal. una concepción. ritual. cada poema es un pago a cuenta. pero deudas al fin. Déjame hablarte de una de estas. IX . sólo presencia transversal. deudas que se heredan. con geografías. me daba gestos y muecas de máscaras inexistentes. Una adoración no lírica. Cada abrazo suyo era una vorágine de fasto. me inventaba ademanes feroces. un rompecabezas que debía armar con piezas que no coincidían.

siento sus fantásticos inventarios en el fondo de mis vísceras y. Ahora que casi me duele no ver su sombra cálida. A. X . soy una cabeza solitaria que añora su tibia guillotina. Este es un pago a cuenta. no puedo negarlo. el saldo nos lo jugaremos en lo que resta del sendero.Z.

Para Aguinda. mi compañera de siempre. por su devoción invadida de amor .

.

como la niebla vaharina que acaricia esta noche y te hallo tibia y transparente como mi cristalino sé que te ocultas en la sombra de los pasos perdidos como una navaja fila que atraviesa las vísceras que se sumerge en lo aparente de todo riente rictus como una granada expansiva que perfora los dedos y en la noche te saco a pasear en un traje cotidiano prestándome como un balcón móvil para tu devaneo y veo como tú ves y piso como tú pisas la misma tierra te llevo en bandolera con las caserinas cargadas esperando que explotes al coger tu sombra tras mis costillas que se quede en mis uñas el resto del abrazo que te doy al hacerte volar en mil pedazos junto a mi Estuche eventual 3 .ARMA MORTAL Para Aguinda sé que estás dentro de mí y te oculto como a un arma mortal como a una mano que quiere apaciguarse en mi muerte.

todo intento de vertiginosa huida su amante. huérfana. sin arrullos. sin recuerdos. vagos. sin muerte siquiera abre sus dedos apretados y desenfunda unos gritos helados es el abrazo vaporoso y sutil de la eternidad parturienta abandonado deja la noche el fardel crispados sus cabellos 4 . excomulgada rasgando arpas deshechas que una garganta escupe como una pesadilla de fuego que diviniza el miedo royendo de a poco el carro de mil soles sedientos en una danza mudable con una forma de cien pesebres y bebe los aires enjalmada –deseosa de ser arcángel pero huye adrede de los espejos remotos y quebrados donde cualquier hoguera ondulada. tirita toca la puerta sin nudillos como un viento helado que acariciando un apetito luminosamente infiel sus lamedores visitantes arrojan opilados un aroma que llega desde adentro como una amorosa peste sus pasos a tientas dejan huellas de húmeda ceniza menea su cola infantil con taraceas de carmín en gotas y deja un rastro incierto de escaleras y remolinos zahumados sus ojos fervientes de bestia solitaria anudan. como un juguete crispado entre sábanas grimadas sin sueños.AURA ARREBOZADA salta difusa como una realidad ardiente.

la boca babeando perlas crespas obscena compañera. favorita escarcela de flores violadas día maravilloso embelecado y dolorido que heredas por vivir 5 .las muecas quebradas.

que no quiere morir deshabitado son albricias congeladas que horadan las aéreas paredes de la nada que te habita que ordena ¡vete. repta o desaparece! no cabe en sí un resquicio de respuesta aunque su delicada carcajada huele a nadie 6 . anida.SAETA CAUTIVA cascada agazapada que penetra en frío cálida báscula que hiere todo equilibrio riente y aparejada camina de súbito halando un hilo coral conectado al alma como una marioneta que así se persigna es un hondo sollozo vestido apenas con densos intersticios de esqueleto acariciando los bordes de las crestas donde un mar interior respira y se ahoga dentro las crestas pálidas de un tiempo que no existe.

en sus pleamares de Luna llena rotonda. grises sus oceánicas ocultaciones por un lado. rotatoria. paseando por mi sangre y las nubes deshilachadas moviéndose quietas sin detenerse. circulares sus bordes de rústico alabastro y la tenía rugiente por todos lados. sin hincar sus dientes en la pulpa transparente y cinérea de una noche diáfana y oscura que de transparente parece volar dentro de sí misma 7 . ráfaga. silente alcora junto a las cejas oí el eco de sus Apogeos alucinados y sentí la tibieza de su ardoroso pecho. incluso dentro mío la vi entre mis pupilas. húmeda su piel en el frío rutilante de la noche por el otro.LUNA CON TELARAÑAS la bebí toda porque la tenía enfrente inmensa y luminosa lucientes sus Mareas.

piel o profundidad. Memoria ven aquí entona tus estriadas notas esgrafiadas en mi piel y mi sangre haz emerger en mis amohosadas entrañas peces Laterales que circulen inquietos unos dentro de otros sin atravesarse como cuchillos clavados unos encima de otros. perder toda noción de Superficie. salvar distancias y perjurios perder el sano juicio. sin adioses.DE MEMORIA cada vez que algo se olvida en mí te busco. repasar lo que nunca ha sucedido. que opta por reconstruirlo todo para luego devorarse a sí mismo con paciencia de Hilandera 8 . saltar sobre ninguna red de pescar vivir asido a una tangente. sin lastimarse como flores amarillas cortando tijeras transparentes del aire sin inventarios. tan tenaz. no evitado simplemente no pensar. obviar todo punto intermedio. sumergidas apenas las caricias recordar sin arrastrar minucias. detalles ni circunstancias sin enrostrar a nadie sobre algo concreto. saltar por el borde de la borda habitar un perpetuo decir sin palabras ni silencios roer el bisbiseo de una quimera de los mil demonios medir el orgasmo fastuoso con sabor a lentitud sonora oler el último remolino concentrado donde se inicia aposentar la muerte en el rescoldo de un recuerdo tan delgado.

vacías sus cuencas cavadas en lo Oscuro –es una redondez que no existe–. apenas una noche fresca. que te atan a una marejada de respiraciones donde todo parece latir en una lobreguez llena de grises cuanto más tiempo se goza de tu aparatosa presencia más profundidades romas resaltan tus sinuosidades hendeduras. humillada al límite de los estofes transparentes y morbosos.OSCURA Y NOCHERA ¿qué noche es esta? rotunda como una cascabel. intangible. sólo el deseo incestuoso de ser [infinitud mezclada con miel. corales y brisas retozadas en mil [fraguas respirando entre caricias sin manos en un salto sin caída pero. enlutada fugaz y transparente. faldriqueras o cicatrices extensas y rugosas noctívaga muestras en tu piel inefable de ardoroso animal el aullar denso y agudo de una perra herida y parturienta 9 . en el Margen compatible de la nada tangible. tus Recovecos tibios tan refugiados en el vértigo de lo frágil. tiemblan adheridos a un costillar de negruras tonsurados donde cuelgan con gajes y encajes [temblorosos las estrellas quiescentes cuyo resuello de distancia aterra quién como tú para aderezarse en el vacío olvidado de las luces.

arañan o rasguñan todo temor a sentirse [cuantioso ilimitado.es un bosque inmenso con árboles inexistentes y [horizontales que tallan. sólo sujeto al denso bostezar de las grises umbras en las entrañas siderales donde la luz es sólo la huella de una astilla fosforescente transformada en constelación fugaz 10 .

giriente.VIENTO TRANSPARENTE poco solemne y translúcido. tras de los vidrios. la noche animal es como un gato enorme y rumoroso que otea en cada esquina. enrumorado sin rumbo aparente. veloz y omnipresente. en la espacialidad de las ausencias. transformándose al correr en viento en un augur bestial e impalpable. sonriente como un Niño que pasa entre cada gota de la lluvia. el óxido de las [herraduras 11 . atado a un poste en cuya corona parten los cables. no sé a donde es el efluvio siempre nuevo. instalado en la hosca humedad en la cascaral instancia de lo ajeno. sesgo garrido o brújula fluctuante te introduces en la distancia de los cuerpos. que lame cada ventana abierta y juega el aire desovillando Sidérico. algo se mueve entre sus dedos y [despeina el rumor del fugaz arrullo donde impides la quietud de lo [poco acostumbrado al Oficio vibrátil. haciéndola girar. en los rincones olvidados por el alba y el ocaso arco y flecha tensos que disparan en espirales de arrebato revuelven los resquicios de la arena.

apaciguado. deseoso de ser un simple resuello 12 .del glorioso caballo inexistente que relincha ronco por doquier cayendo dentro de su sombra como a un relámpago [Huérfano desnudo. niño.

dedos como arbustos donde agazapados aguardan los gestos. ¿qué son? algo así como Escudillas espirales sin filo ni tajo tacto intermitente de araña. 13 . de venérea umbra petrificados saliendo como gritos de un alumbramiento [sin parto. los montes y colinas angulosas que anidan en su geografía maniatada aguardan el cuenco donde nacen los manoseos y acometen los instantes ese territorio poblado de Cicatrices. textura o lo que quieras que viene desde dentro de los sinuosos Tendones y van hacia cualquier lugar de casi todo lo conocido. tenaz tu caminar de jeroglífico. de rama fluctuante. las uñas o amagos de caricias. presentido y lo que aún no se desconoce como tal si un hosco temblor de repente las moviera y se percibieran las garras irregulares y ovaladas. tersura.MANOS QUE JUEGAN jugo extraño que recorre las manos cuyos dedos se arrojan a los cinco destinos diferentes o a las cinco negaciones que se encierran en un puño líneas sin bordes como surcos arando sus destinos. tonsura.

y ambas.que tenaz tu caminar de jeroglífico. que juega y se oculta que busca la otra mano. propagado en mil fárfaras gelatinosas. esa torsión nacida de una muñeca donde concuerdan mil huesos diminutos formando un compacto tren que gira y se tuerce. y ambas colgadas de los [hombros se traducen se balancean al alejarse retozando en los guantes húmedos que las calzan 14 .

claroscuro manantial desfloración cíclica con pies de plomo. viento gris. heces [perfumadas o nada reír jugando a destrozar los minuciosos juguetes del [Tiempo edulcorante. una vejez [riente un aspaviento sin edad o un minúsculo devenir donde [transite un aparatoso pavor sin sed. con alas transparentes de insecto desandar unos pasos jabalinos hacia el cuello desbordado ladrar a la luna en la ondulada ladera fragmentada de la [tierra con una lisonja que sea reguero.ECLIPSE anhelo tender un ánimo presencial a los oídos peregrinos hundir el cayado. cargando una vida ajena apenas violada en sus labios verticales. trazar perenne un Aguacero transversal que sea luz herida. sin arrugados maleficios de ferviente lencería 15 . sonido tremolante o aguafuerte opima transitar agitado el rústico paisaje jenízaro donde el aire azul se torne verde –casi blanco– en el eco ajedrezado y lábil de su voz desesperado tornasol de maniquí. que construye una infancia febril. en sus íntimos deseos de manzana ondulante.

sumergirse en las cavidades de la noche plúmbea donde un eclipse lento adorna el rostro de pan plateado de la Luna –recorrer las umbras. hacer unos intervalos y sonreír sin muecas y decirle al oído. devorar la Ausencia. ¡hasta siempre! 16 . pese a él.conversar con furia en los patéticos confines de un puente y. sin que el eco no retumbe sin que la humedad apacible de las paredes ni el fresco aliento de las Nubes le diga: bestia fugaz.

donde quiero que exista lo que no existe 17 .EL ESPACIO QUE NO OCUPAS no naufraga el airoso sudor bajo la piel de un Nadie que con solo caminar agitado despierta en el camino no se agota el borbotón de sangre del animal caído para la alimaña apacible que contempla su alimento no se cubre el alcorado Río con tal abundancia de lluvia que atormentando su húmeda garganta lo reviente en minúsculas partículas de acequias translúcidas. la respiración o los murmullos desgajados de los dientes en sus bocas que viajan por los aires no basta la humedad insolente para sus pieles yuxtapuestas que mezclan Arcilla. no se mira acaso lechoso y silencioso el firmamento desde el hondo orificio de arena granza de su lecho no se quiebra el viento fugitivo a jaras ni a empellones que. olvido y gestación no se deleitan la piedra. barbotina. huesos. arremolinados peinan una cabellera interminable no se aglomera el espumarajo. los metales y los nuevos fósiles con solo sentir su piezgo y su frágil caducidad de tierra y aunque la música inaudita y hostil no llegue a sus oídos no podrá ocupar el espacio intemporal de las apariciones donde existes.

lagunas de ausencia. pero ya no convence a nadie. ahora ruegas silencioso desde un rincón de recónditas y regias ingratitudes transitorias –tus imperdibles modestias– tus nadas flotando quietas mirando de costado al muro desconchado al que imaginas un rescoldo aliado 18 . mostrar su imagen desvariada en una refulgencia tenue mezquina e intransitable en aquel tu vano óvalo esmerilado mostrando. sin nada que quepa en tu epidermis ya no retiene tu imagen cóncava la luz de las mañanas se han formado sobre tu ingenua e ilusoria piel de Vidrio islas de moho. amarillento. lacras verdes de la edad eres un archipiélago de fragmentos perdidos en un Lago de azogue temes llegar a ser cualquier cosa menos un espejo vertical y dejar de redundar en el Simulacro de las cosas que te miran o lo que es peor. y con sólo reflejar su sombra opacabas el brillo y alimentabas sus fastos.ESPEJO IMAGINARIO le fue entregado todo a tu Ojo implacable. no lo que quisieras sino sólo lo que puedes ver. tu viejo marco de cobre oxidado verdoso.

ese tu rostro avejentado. sin faltar un instante. multiplica la luz. ¿has visto tu revés tan apagado. ni un miligramo de sombra no gimas demasiado malhadado espejo. lanzadas desde un arco inmóvil e inexistente penetra un viento destemplado y halando de tus Perfiles parcelados. de tus biseles edulcorados. tejidas como puentes levadizos o flechas detenidas. tu prisa de tren detenido en el Tiempo ¡quiébrate. su voz tan queda? aquella sed inaudita que te manda al diablo trozado en infinitos pedazos errabundos. el rincón y su vaguedad retenida telarañas grises. de tus rasguños finos. pero ten el valor de olvidarte mil veces al día. en estrellados escalpelos 19 . no regales tu triste conmiseración eres la ilusión de una cenicienta e irrepetible clonación sin ecos te contestan la humedad. desperdígate en el suelo.

de harapos. aúllan en silencio que lenta la intransitabilidad del tiempo –parece caer hacia atrás– cargada de voces. de espejismos en la última línea donde cabe un ensueño. cierro los ojos y te veo igual. húmedos de Aura. sin eco de médulas hambrientas de medrosía cuanto más tiempo parece que pasó menos se mueve todo 20 . disfrazados de nadie tras una hondonada de negrura insurgente sombras caladas en Océanos de penumbra. donde aún flotan cercenadas las boscosas sombras que me quieren decir algo o casi nada. [fantasmales. camino levantando los brazos grises.ROMPER EL DÍA me sorprenderá el alba robando un imperecedero retazo de noche fresca donde habita un insomnio que he soñado en esa oscuridad. vestida de cenizas. sin levantarme. me marca con sus colores sin luz. penetro dentro de un traje que no me ajusta.

lejos. anunciando un instante tras otro instante. lejos. gotea. que huye hacia sí misma. gotea. tras otro instante y cuando ya nada esperas de ese Mar vertical de miel apenumbrada se abre desde el rincón más insulso un resplandor impertinente que dispersa el insomnio en una figuración vaga que mendiga sus bordes a la nada concreta de la noche.se parece arremangado a una nada ese tiempo inagotable que gotea. muy lejos 21 .

su fulgor de perlados Besos sus contorsiones de Cometa su rescindible contrato con el aire y ensartados sus pulmones transpiran un perfume cuya fragancia huele a vaho de mirra o canela una húmeda y combada espiral quebrada su nuca siente el tacto esquirlado los dedos impacientes la cabellera arrebolada cabalga tremolado el lento corazón su Sangre transita en reversa 22 . ollar sus cuencas húmedas que te congelan y no alcanzas a distinguir su mueca de marioneta encantada.GOTAPERLA intento converger con la muerte y su oscuro sesgo fluctuante de brillo metálico de alucinado tiempo que te observa desde dentro de su esencia.

tan infinitivo como su muerte galopante encaracolado su vientre pare una y otra vez en su febril jineta. la libertina anatomía de barco nada tan fresco. con velocidad viscosa y ululante la plácida arremolinada espuma. silente y excitada que lo recibe como una madre huérfana de hijos y de vientre 23 . orgasmo tras orgasmo con el pulular de la cresta aérea y luego el salto mortal sin red ni trapecista hacia lo tangible para caer sin prisa en la vida sudorosa. sus heridas florecen en apronte su cinérea cintura se adelgaza cálido e inefable es su beso estremecido su bestial aullido a la nada su sinestésica erosión cierra los ojos y salta al vacío palpando una imperecedera nada donde recorre palmo a palmo. tan nuevo.

AUSENCIA/ PRESENCIA jamás pensé habitar en la temida ausencia tuya labrar en cada Segmento transparente del aire el vestigio amartelado de una airosa sonrisa de niña verter en cada muesca del estropeado Paisaje un atisbo desflorado de tu entrañable sombra de estival ternura respirar el humo azul de tu presencia tan lejana que habita en el estremecimiento de los dedos tu nombre como encrucijada de hilos latir quebradizo entre el horizonte incierto que define tu Presencia más allá de mi memoria en un conjunto de interminables signos que dispersos se juntan en la nada 24 .

sentir que se alimenta y me muerde. como si tu ausencia no se mirara en mis ojos o el amanecer inquieto no se devorara la noche pensando que no existes nada más absurdo que imaginarte en un bosque que armar tu voz entre unas piedras mudas que reconstruir el calor de un árbol cortado que mirar tu sombra en el espejo infinito donde se devora tu ausencia en mi presencia 25 .

de carboncillos violados… 26 . de líneas. cada puerta entrecerrada de la candorosa Buenos Aires. cuando vagábamos por las polvorientas takanas urbanas del Viento? cada esquina. por el rabillo rasgado de su ojo izquierdo ­–como un ciego repentino– ante la oscuridad impenetrable que flotaba… allí nada pertenecía a nada excepto el brillo intermitente la brisa vaga que intentaba cubrir las nubes o la arena ¿te acuerdas. un amanecer empapado de respiraciones. era un cielo abierto una cálida bienvenida.NOCHE ALUCINADA Para David Anglés enmarañado de bruces mirando de lado la noche intensa. cada zaguán. chino.

Amigo hace unas noches me has visitado en la vigilia ya no sombrío ni impaciente ni infranqueable… 27 . piedras y ansiedad acariciábamos las medias con talón de mariposa. los vapores de los camaradas caídos en la calle. ni el brillo de los adoquines ni el metálico sudor de la cordillera su simplicidad perfumada nos devolvía todas las lunas llenas. los bellos óvalos en las cintas de los sombreros. nada nos detenía. eran un cielo anexo para los que mirábamos dormida en cada Esquina la ciudad tersa e imantada con sus inmensos lomos de luces con sus laderas y sus senderos sin confines dicen que estás ahí que estás Muerto y enterrado dicen que han dicho tu última misa ¡qué poco te conocían!.con los bolsillos llenos de hojas.

en tus telas ya no hay distancias. sin dudas tus ojos me miraban desde adentro a golpe de tajo con su hermética ternura la muerte. el tiempo sólo es una bella quimera y el viento. no sé. casi nada se ha llevado tus manos siguen siendo remolinos en la virgen palidez de tus papeles. diáfano. David te veías fresco. no sé 28 .conversamos por horas en una encrucijada alumbrada por un poste de luz tan redimida tan cerca del cielo tan cerca de la Avenida ¡qué bien te queda la muerte. camarada.

David.gracias amigo por regalarme esta absurda y bella pesadilla hasta luego. hasta nunca. hasta la próxima noche donde nos miraremos como siempre sin ojos y sin todo… 29 .

revienta. el escozor de un camino más. o enloquece suspendido en un tiempo que divaga confuso como un puñal en el aire como un ave que vuela dentro de sí misma está allí.SURCO todo cuanto no hice está aquí adentro en un lugar cuyo envoltorio sospecho cuyo bagaje apenas intuyo o palpo poco puedo reconocer como definitivo espacioso o al menos prescindible poco menos que una nada que flota pace. busca. recién surcado de un surco apenas renacido de un hilo apenas hilvanado 30 . la luz o la serena voz tallo reconditeces en la escarpia del viento majestuosa la tez festoneada de hilos clavados los ojos fuera de todo es. preso. donde no puedo verlo donde cabe la reyerta sin el ritmo sin la flotante red que no envenena la miasma. apenas en rumor.

inquietos encaracolados casi transparentes que arrullan y devoran apiolados el alma mía. rústica hecha retazos. húmedos. por si acaso volviera a ser ínfimo un día transparente 31 .ONDULANTE ALHAMAR atado a las orillas perladas de la negrura ambarina un Calofilo para que espantada huya agobiada revienta por la luz tu bello almejar sabe a una arrebozada catedral aromada de mar y brisa sabrosa cala de medio abajo abierta de tajo su convexa vulva sus labios vaginales tersos.

TEORÍA todo puede ser más claro y más simple como desprenderse del aire y caer. o mover de un lugar a otro cualquier mueble ver pasar los días y las noches. mirar la hierba de arriba abajo y ver perderse el día en cada esquina 32 . como estarcir la arena o remover el polvo acumulado e inacabable como la luz crepuscular. quieto seguir paso a paso cualquier sombra beber así un interminable sorbo de una lágrima inocente y rara.

luciérnaga inmensa fosforescente serpiente.NOCHERNIEGA a esa hora en que la tarde se adelgaza. a esa hora titilante y absurda en que la noche ya está cargada de infinitos senderos transeúntes. parturienta. ocupando unos y otros la turbiedad densa. algunos se empujan entre grises concavidades. sus miles de orificios parpadeando desde las más arrugadas laderas. pacífica Arena. aligerado Volcán rugiendo en silencio. Musical apenas hace poco repentina brisa o respiro de fragmentos azures a esa hora ensayo lúbricas las jornadas barajadas entre la bruma 33 . tanto hasta volverse lobreguez.

34 . hoscos habitantes de rincones y temblores. del tiempo y el Filo dulce de los aguafuertes transparentes y las piadosas procesiones desdibujadas que van desde el amarillo diamantino. fugaz e incandescente que congela cuanto toca que hace móvil e inefable toda caricia inacabada a esa Hora rutilante y rumorosa trafica mi alegría inquebrantable entre lémures remotos. sístoles y diástoles de una trinchera abierta inconsistente todo allí donde los atardeceres son ríos inaprensibles sin molduras. hasta el estertor súbito de adioses extraviados que agitan la tierra todo respira en esta quietud selenita sin límites ni bordes donde lo invisible cobra presencia y se apodera del Viento fugitivo.

son irremplazables. jinetes taciturnos cruzando el zaguán de algo que ya no recuerdo que repta por mi oscuridad interior buscando un alguien una ausencia un algo que no encaje en la pulpa nocturna recién alumbrada 35 . cauce o algo parecido.

pero no del Azar que la convoca. decantar su fresca bienvenida adelgazar el peso fútil de las palabras trenzar un óbito en un desdibujado Bautizo que no pueda alejarnos de lo eterno que no quepa en la invisible hilandería aunque el rigor del tiempo precipite la hostil carrera de un túmulo estelar la liturgia crepuscular de las ofrendas la sed posesiva que en la lluvia se resarce que toma inmediata posesión de lo claro y resume misteriosa delgados los hilvanes y torzales que inversamente comunican la sombra con los bordes el horizonte y la distancia la cópula y la ausencia la cicatriz florecida 36 .HILOS ENREDADOS tal vez pueda escapar de la muerte.

que ningún estertor precoz
puede esquivar
la laboriosa paz
que convoca un Silencio
a una nada, a un nadie, a un nunca

37

MUJER SIN FONDO

simula
portar un aura
en una infinitez que hiere
ser
una Huella delgada y mordiente
que camina aligerada,
bestial
y en silencio;
rumorosa
cabe en el eco de mil palabras
enredada
en cabelleras galopantes,
púrpuras en la noche
verdes siena en la corteza
transparente
escenario que se sospecha
artificio que se construye
fosa que se adorna

sus pasos
aéreos en cálida ventisca
son pezuñas dulces y rabiosas
anclados para siempre en las nubes
huelo
sus húmedos genitales y su transpiración
precedidos por una apremiante fosforescencia

38

no huye
porque su presencia ilusa
jamás está presente
sin el miedo
sin la lujuria
de desearla,
tenerla
y no tocarla

su perfil
está tallado en la sangre
transparente riel que funde los vidrios jadeantes
en la niebla gris que la denuncia
al tornar su cuerpo irrecuperable y violado

sólo queda
el silencio y el deseo
de atarla al amanecido incendio
y dejarla ir
intacta, junto a la nada

39

LUNERA Y VASTA apenas hoy día un repentino vendaval —hoy Noche— en ese instante impalpable y claro en que la puesta se desovilla hasta volverse la sombra única de un océano se diluyen las nubes inaugurando un rayo golpean en las piedras su gorjeo inundado llueve y se desfloran uno a uno miles de caminos velando la bóveda celeste de caricias en lo oscuro de la vacilante paz que implora aún por no emerger luna enlucida. ¿qué te hace pensar que murmurar es una forma de ser? decir palabras caminar con la sombra a cuestas quedarse en silencio abundar en las distancias… sé que te observas de frente y que te miro de lado 40 . oculta en la axila gris de la noche.

un fantasma transparente se llena de vos y se me esparce la noche en un estanque alado donde. –caminado hilo de luz– herido en las alforzas del aire hoy no es noche de abrir ventanas ni comprar entierros menos retozar contigo. pájaros refugiados de florecientes guaridas. disuelven en sus alas todo intersticio de miedo lentamente se desenhebran las nubes y se te encubre el rostro de moneda recortada. así que. el terliz acurrucado en tu espalda y mi pecho ¿qué tienes que espanta cualquier alegría que dejas caer sobre mi espalda? deseo que te aproximes sin que me dé cuenta 41 . hechos y deshechos tus océanos de bondad intolerante y generosa pero. divide la oscuridad en tres en tus ojos alborotados o en la red de papeles que te leo declina la voz que nace de tu amaneciente ánimo. mares tus senos de plumas.

incipiente tu jadeo de cristal. aneblinada. se convierte en un puñal sucesivo de besos en medio del rincón más claro 42 . umbrosa. revestida con alas y carne de voces.

sino hacia adentro siempre adentro de algo incomprensible. como una cascada frenética.DANZA SIN TIERRA danza llamado desesperado de un alma por nacer devórame tan quedo que pueda disfrutarte de cada gota de cada violación en pleno. inasible inefable guerra dulce donde el suicidio es goce 43 . eres cualquier reloj anónimo que se devora nigún aire respirado cualquier cosa que se mueva y aunque baile cruce los pies o agite las manos los minutos caminan en inversos segundos en ritmos que trepan hacia cualquier parte vaciados en una ondulante transparencia jamás hacia adelante ni atrás. de cada giro rotatorio. circular y subterránea como un clavecín estrellado resbalando por los ojos danza.

ni adivino cuándo separada de toda víscera. ni senderos en la sangre danza tienes un aliento fresco de leche cautiva a borbotones allí amamantan mil atónitos y mordientes labios cintas arremolinadas en un Giro de hoguera donde manos serpentinas botones de flores y sudores hospederías sin paredes forcejean. ni espacio. se amparan y se detienen las noches se desenredan en un tiempo sin Memoria danza sustituyes todo cuanto llevas puesto y huyes no sé a dónde no presiento por qué. darás un giro indisoluble que abisme y silencie cuanto llevo dentro… 44 .esférica ondulante rabiosa repentina fugitiva ubicua esperando ver pasar los cuerpos sin Distancia en un frenético cortejo detenido en el espacio sin distancias.

eterna e interminable algazara de remolinos piadosos que no acaban nunca sólo danzan. reptante sinuosa violinácea construyes por doquier tus ilusorias ventanas invisibles ríos que conversarán con el tornado que renegarán sin voz en el silencio denso de la contradanza y el apaciguamiento aéreo para intuir una frágil. sólo danzan 45 . sólo danzan.danza simulas lo ondulante en un incendio giróvago enramado a una Celada invisible liado a un sendero musical de deseos tejiendo una red irremediable lanzada al Vacío donde algo espera apavorado entre tus brazos rutilante el cuerpo de todos y de todo es apenas una brisa que solloza entre carcajadas y eternos desvaríos encubriendo sin querer una hormigueante delicia danza velocidad intermitente sin tormentos árbol que mece sus ramas y gime en las raíces apaciguadora.

lágrimas.NIEBLA IDA aunque pretendas sorprenderme yo sólo te contemplo y toco visitado por la ausencia intransitable de tu sustancia viscosa que me penetra hasta los remordimientos que aún no tengo como si desde tu interior hablaras y ya no alcanzara a oírte mariposa anegada en tu belleza que del sopor asume una condena naufraga de todo color. sin heridas visibles sin pérdidas constantes modeladas en rodajas grises en senderos verticales que tallan un perfil a gritos no puede ser no puedes verterte inagotable a ratos sudor. semen celestial y miel rotunda permanecer hacia fuera como un traje vacío habitada por miles de gestos invisibles hilos pareciendo un lecho merecedor de besos profanos y fetiches lechosos donde caen como cuchillos de lluvia horizontal 46 .

¿acaso eres un naufragio sin olas llevado por un Agua flotante que conversa una nada incandescente y fugitiva en su serpenteante lucidez? ¿no serás uno de esos senderos tatuados en mil recovecos escondidos? una a una aparecerán en escena tus dedos perlados. salidos de la quietud de aquellas nubes depositadas sin misericordia sobre la tierra y el aire que vuela sin alas en un rumor de voces inaudibles en ese impetuoso habitar de repente. frescas sin señales de Duelo ni guantes despidiendo la nada pero. dos cuerpos ondulados que callan su vértigo y translúcido tan simple como una brisa rasgada en mil respiraciones sofocadas y transparentes que te reciben con las manos abiertas. en cualquier sitio camino dentro tuyo como un ciego alucinado y torpe 47 .

de humedad. de sonidos tenues atravesados por las agujas del sol cercenados a cada vuelta inversa del reloj a cada inquieta mirada de una fiera inexistente que se pierde dentro tuyo porque no existe porque no vale la pena existir fuera de ti. niebla 48 . es alas de lluvia.detenido en ese reposar sobre una silla instantánea tapizada de tu presencia. pero. ni plumas. inadecuada como tu sombra imprecisa como lo es toda circunstancia aérea donde no caben ni alas. ni el Andrógino volar de los aviones cortan en dos toda generosa nada llena de celajes digo nada.

que sólo comulga con nadie esta luna que es un caballo entumecido de sus crines aéreas y lomo circular que cabalga sin moverse en un arreo de Gasas prodigiosamente por las praderas de mi deserción aún siento su sudor adormecido. perruna la noche. camina. sin decirlo. se acomoda bajo los pies de la nada disecada en los bordes y húmeda en su pubis en sus rotundas irrealidades se deposita bajo un Fantasma del tamaño de un potro fatigado brisa musculosa e inerte en un desatinado y lento vuelo 49 . en una Pira intransitable donde. sin cesar. apenas una perla horizontal pero. sus ojos desorbitados la sin fin dolorosa tez de su alma.NOCHE CABALGANTE aún si la sangre se transforme en Licor encabritado y el cuerpo desaparezca sesgado en una luna arcada que apenas se adivina. roncando? aquella que cabe en todo intersticio. ¿no es la nube lechosa sólo una guedeja de la noche que. ruge y se levanta. que acompaña la flecha que me arroja al infinito amanecer perfecto que es.

la intermitente bruma de la aparatosa máquina transformada en el embeleco de un Gato ondulante y glacial 50 .que concluye cuando se inicia el espeso párpado [somnolienta de la noche.

mi vida sola bastaría para convocarte en un placentero beso que se quiebra como Agua ondulante como un reloj sin horas ni engranajes que intenta volverte patética debido a tus vacíos habitados por seres que ya no recuerdan cuánto has hecho [por ellos nada se hizo para que converjas en la oscuridad o el silencio pero ¿hay lo oscuro sin vida o lo silencioso que no grite? 51 . como lápida que se acuesta cansada sobre la tierra infiltrada nadie te invita para oírte rumorosa entre el Mutis opaco te buscan las palabras para convertirse en cachorras aéreas pobladas las cavernas rutilantes con raras grafías humanas si no fueras la razón de mis muertes.LÁPIDA DE MÁRMOL mínima como el rostro del viento transparente que se ha ido invitada de piedra.

más magos y rugientes rumbera.te creen un reloj detenido. sin destinos ni silogismos. pero no eres sino Tiempo [dilatado que otorga plazos más espaciosos. sin huellas ni Memoria 52 .

llega. respira 53 .NADIE SINO TÚ la muerte es nada tal vez ese algo que nos recuerda el reverso de la caída. la muerte es nada. que vemos encapsulada ese devenir sin retorno. del parto al Alumbramiento donde lo antiguo se transforma en lo mínimo [legible quizás ese espacio transversal al tiempo que nos mira como si nunca existiese como si no tuviera sed como si hubiera estado siempre en frente tal vez éramos nosotros. los ciegos del alma. aquella crucifixión de sensaciones o el alud de alusiones que se decantan vertiginosamente hasta ser sólo vagas cicatrices en el borde del Alma no. los bebedores del aire y de la piel quienes ignorábamos su simple esencia. esa angustia viscosa que cabalga la Vida. está.

que es todo cuanto nos queda. después de Todo 54 . ante su nada obsecuente que permanece. y luego se aleja reverente ante su obra.

suena absolutamente a nada. su lengua fría y hosca lamiendo el [Aire impenitente de sus garras filas y sensuales clavadas hasta el fondo con ímpetu robado en el fragor de un solo meneo de cola 55 . a esa nada infinita que inventa el espacio donde maullando eriza sus pelos acariciantes y eléctricos una carcajada febril abotaga sus entrañas húmedas que suelda uno con otro.CREPÚSCULO INVERSO el crepúsculo es un gato que se araña a sí mismo que rasga su piel y. su cabellera suelta. detiene la sangre restañada que forma nubes. telarañas y el retrato tallado por un clarividente que se ahoga en los cenagosos incendios que paren las sombras en la mariposa ciega que se destruye a sí misma no cabalgan acaso los vientos en vano tropezando con el polvoroso Cielo que escupe en el cenit donde escupieran maliciosos los maullidos congelados en las manchas iridiscentes del poniente en crisis básculas púrpuras en las corladuras de las nubes arcoíris anclados en acopio de maleza flotante el gato es un crepúsculo que arquea el lomo coruscante noche ataviada de sombra garza y gris simula ser un espacio bestial. jardines sucesivos y lustrosos sus ojos fluorescentes. en un Salto vertiginoso. una Trinchera densa donde.

sin detenerse se quiebra tu paseante sosiego que hace tropezar. caminas hacia esa vana luz que acariciara tus bordes? mirarte es mirarme y atravesar tu tersura a tono más donde cabe el espacio que le robas a tu entorno allí. ¿vagas siempre en lo indecible.NAVEGANTE DE LA PIEL tus dedos. mi espectral transparencia se redime en tu sombra 56 . son parientes de mis árboles el verde y el ocre son casi el azul y el amarillo acuosos donde. a salto de mata. montaña. tus áncoras sesgadas y los insectos que reptan en tu piel huele a hierba el agua refugiada en tus entrañas donde tiritan sin moverse los retazos de las piedras somnolientas que escriben tu biografía sin edades pellejo pálido y multiforme que se mueve denso. al pubis que muerde la impaciente semilla que lo rasga matinal pesadilla que perfora el primer rayo de luz mirar el espejo en que se mira la nube transitoria donde el fresco viento de la noche cabe en la distancia más cerca del reflejo que de la húmeda añoranza te toco y no siento en mis dedos tu brillante azogue dime. tenso no camina por detrás y huye de los contornos de las [huellas ignora cada vez más al mortecino y fatal fuego fatuo que rueda hasta el fondo sin moverse. o ciego. dulce. se deducen tus perfecciones se siente el rumor de la tierra escupiendo.

clara y fugitiva que. me multiplicas sin tocarte y cuando te quiebro en mil pedazos. tu maraña me enloquece y sana mi simple fragmento asaetado y su espejismo roto 57 . casada con la luz. me mira desde un lejos que conozco. desde un aquí que no toco.

está dentro de una estela Ben es una estrella geométrica que estando ahí zambullida en el fondo. más o menos. sus días son un niño de millones de años que asiste a una cita precisa en la mañana. dibujan una constelación donde navegan el tiempo. de voces de tiempos y silencios idos juntas. la espaciosa y brillante evocación de su alma hecha de cefeidas. la luz. en los dedos que acarician lo que sin estar lejos. no está en ninguna parte Ben habla.GOTA SEMITRANSPARENTE QUE EMERGE DE SÍ MISMA para Monserrat mi niña cree en una estrella estacionada –en un sinfín de objetos que tejen su alma llena– está en una galería imprecisa llena de telas grises le habla como si fuera otra niña lejana. está en los ojos que oyen un espacio de años luz. algoles y casiopeas. sonríen se ponen serias. que susurra palabras diáfanas Ben es la estrella de mi hija y tienen. le cuenta historias de estrellas y de niños. respira. siempre se escuchan una a la otra su diálogo no cabe en palabras. la [misma edad 58 . ríen.

que rueda a un alfamar húmedo humedecido rocío.PAISAJE ONDULADO vestido de oro el terliz de su manto alimonado trazaba sus pliegues. una ondulada brisa en estertor una áurea serpiente que se talla un cofre en la garganta unos senos amanzanados y un vientre gimiente que canta simulaba aniquilar el denso ardor flagrante de su distante arco. montaraces panoramas duplicados en cada leve movimiento de ese cuerpo tibio y sinuoso que se cubría de ti ataviada de árbol seco o de abeja absorta en su panal simula ser un haz de trigo. que escurriendo por laderas. cambiantes. de sus flechas arduas y esponjosas que flotaban en lugar de ser lanzadas al vacío de sus vientos recordaban sus colinas lo sudoroso de las lluvias finas aquellas sombras que no sienten los gemidos que las transitan aquellos espacios sin piel estragados del aire en la [cubierta finalizaba acariciando del cenagoso oro su paisaje de la ambarina ajenitud que se brinda desde dentro esa danza. tibio se desliza miserable avaro que atesora una sombra orillada de ecos que presiente de su perfil la voz y teme sus fraguas arder su movimiento de moneda giratoria en el soplo sin flechas huyendo hacia unos gladiolos peinados en el espacio 59 . paso a paso.

uno a uno introducirá su espada en el vago tul de su seno en su trigo áureo un oropel bañado en trasca barnizada donde. puede caber un dorado oribe en su talle frágil un infinito rugir temprano en la mañanera caminata 60 .

ni siquiera la niebla oblicua de agujas transparentes fugaz. el humo serpentino bajo su húmeda lengua compacta sueño extraño que su voz revolotea sin párpados. clavado en la nostalgia pánico gris que llora a carcajadas sueño letal que no es quimera. incierto. sino una simple ausencia temblorosa sin hojas 61 . sin ojos. enredando sin fin las curvas del aura en el avejentado color que viste la ilusoria hierba. sin pupilas clavadas en unas voces sin silencio alguien a quien nadie ha visto.CORNUCOPIA FESTIVA se precipita un celaje gris cerúleo una mínima luz de trémulas visitas un bagaje de voces deambulando pasillos coinciden como cuchillo en la herida la dulzona sensación del tibio hielo la perpleja nube del nervioso viento siglos de mar bajo la paciente luna en el azar del quizás o del ahora.

es esa caridad escalar que viste las distancias duras e irreconciliables del nunca del tal vez o del ahora trasflora su imagen en un cedazo de aire donde cabe el esplendor amarillento de un dorso arremolinado que tiembla en el indicio de vos 62 .

un abalorio y tajante genital luna llena. toda caricia anuncia a un ofuscado grito ajeno a todo desperdicio inexpugnable así. luna de leche espesa y cobalto estrellado que falsaria la voz que trémula te amamanta que aneblinada la faz que tenue te recubre no existe el tiempo ni el rigor opilado que no suda ni el destello de ese muro. ni la sombra niebla de ese puente siquiera fuera fácil ver la pecera vidriosa de piezgo vacuo y transparente donde se mojaran tus pies cansados ojalá fuera cómo seguir los tildes orbitales del agua las sombras laberínticas del humo translúcidas en los escaparates lluviosos que se beben la sed del barro flotable que impreciso respiras 63 .TRANSLÚCIDO MATIZ SIN LLUVIA mira que mirarte no cuesta mucho. apenas un soterrado alivio que arriba clandestino desde un incierto aliento que viste harapos donde. inquieta tu piel. tremolaba en el resuello era un incienso aromado de purpurada tez plena de extrañas brújulas sin helada travesía precipicios que cabalgan una tarde enjalmada ventanales húmedos de balsámica mirada que se ofenden al pasear un lomo argentado un vientre dividido.

apaciguadora o amamantadora. ¿se introducen en tus bolsillos rotos? 64 . lo arañado es un paso de la sombra fresca que suena a desvarío o. poco a poco. va atrás y flota guerra dulce donde el suicidio es promesa ineludible que mira pasar los cuerpos en un frenético cortejo sin distancias. lo que es peor. su árbol que mece las ramas no creo que. cautiva y sustituye al desvanecido tornado que se lleva no sé a dónde lo hilvanado en el aire. construyas por doquier paredes invisibles que conversen con el mágico espectro que reniega del mutismo denso e intuye una frágil y eterna algazara de remolinos piadosos que. ni espacios.GIRO SIN FIN no sé si rutilante. ni caminos lacerados gira tu aliento. remordido o subitáneo fue ese llamado desesperado de un alma por nacer el tósigo devorador que respira en cada gota densa como una cascada en cada sofocación sonora como un cielo estrellado que templario te recoge espejo que suena a escarcela o a cintas sin pliegues gira anónimo reloj que acomete hacia cualquier parte salta adelante y cae a los costados. huele a distancia en esos cuerpos tremolados que talla la brisa sollozante será que es muy simple establecer sus pliegues su velocidad sin tormentos.

o se resquebraja en lo efímero de un beso estelar que despeinando tu sangre rasga tus arterias hasta cruzarse con la válvula mitral y tu sueño. un mendicante de defectos ¿por dónde? no simula aparecer la húmeda criatura que aposenta tu respirar dificultoso en un cofre inmundo ondulado. tu ajena y reposada piel. lame. un ramo de ociosas serpentinas papelerías matizadas en un oscuro carbunclo infortunado ¿quién eres? no dices ningún nombre. no repites qué apelativo prefiere tu propia. tu incendio táctil que [no flota no salta ni se quiebra. sin sonidos de sombra. imperecedero como tu impropia ausencia que por retazos recorres ansiosa un reloj de arenas movedizas. repentino.SIN PREGUNTAS me remito a lo estrictamente necesario e inútil al doble filo orillando el resplandor de un destello que viola. como si fuere un pus fastuoso y [nácar 65 . ¿es una insubordinación a borbotones? ¿dónde caerás? acaso importa saberlo o presentirlo no será aquello que te despierte sonriendo al alba de repente. sin atisbos de paciencia sin roturas de viperinos escándalos que te ruegan que seas un fabulario mendigo de rincones.

que repite hasta el cansancio que eres tú. tu simple identidad todo lo que nunca has deseado que muera ni desaparezca ¿adónde? importa acaso la distancia que no recorran tus pies. tus manos. tu virginal sevicia. tu mirada miope o el hambre subterránea de la láctea marejada que cojea al navegar tras las cortinas transparentes de tu voz. ¿cuando dices que eres lo que no eres y estás donde no estás? o sientes lo que dicen que se siente cuando dices quién eres ¿dónde vas cuando te quedas o dónde estás cuando te has ido a ser lo que no eres? 66 .

quién sabe. o ciego. sea tan simple como ver el espejo en que se mira un reflejo inexistente o la inconsistente pretensión de ser amado o ignorado en un orgasmo apacible e interminable donde. la simple química aplicada a un objeto transparente y quebradizo. desde un aquí que no toco. [caminas hacia ese vano resplandor que acaricia ingenuo tus bordes? mirarte es mirarme y atravesar tu tersura es estar a tono mas. me mira desde un lejos que conozco. casada con el albor. delgado como unas cuantas hojas de papel. sea la explicación más absurda. la contundencia más perpleja que te sitúe en el lugar exacto donde debas estar parado más cerca del reflejo o de la luz que de la húmeda nostalgia toco su resbalosa piel y no siento en mis dedos su brillante argento dime espejo: ¿vagas siempre en lo indecible.IMAGINARIO dices que no puede caber una sombra en la oscuridad total que la simple mirada se extravía en la ceguera voluntaria o ¿será que no has dormido lo suficiente como para quedarte suspendido en un bostezo o aletargado en un ensueño? tal vez. dónde cabe el espacio que le robas a tu entorno allí tu fantasmal transparencia se redime en mi sombra clara y fugitiva que. quepa el fresco viento de la noche o la distancia irrevocable de nadar a contraflecha tras un semáforo ciego o. desde un 67 .

desde una nada que todo reconstruye me multiplicas sin tocarte y cuando te quiebro en mil pedazos tu maraña de fragmentos luminarios me enloquece y sana el simple fragmento asaetado de mi alma y su espejismo [roto 68 .siempre que ya no conozco.

nos partiremos juntos siguiendo las huellas que jamás trazaron los bordes que no sobrepasamos y que trazaremos y sobrepasaremos juntos no existiendo. no estando donde estamos 69 . cuando partas. cuando no vuelva. ni tú conmigo. de la nunca ajena geografía de nuestra vida compartida donde tu retorno nocturnal y vertiginoso remonta la infancia de nuestras caricias la ceguera de lo siempre repentino.JUNTOS Y LEJOS ¿no eres tú quien me busca aletargada no soy yo el que te encuentra alimonada? como una niña frágil que desde dentro contempla la sombra vaga de mi ser ¿hay alguien adentro? piensas entre dudas nadie te contesta que sí. que puedes caminar cuanto quieras sobre la arenisca de mi piel que es continuación de la nuestra. de lo golondrino de nuestros adioses esquinados de las frescas mañanas en las que pusimos nuestras pesadillas adornadas de aguacero dueña de todas mis máscaras translúcidas dueño de todas tus ternuras repentinas ¿vienes conmigo? no puedo no seguirte emprendería el vuelo que se detiene siempre en la puerta de cuanto dejamos respirando. añorando otros objetos rotatorios con tu sonrisa prestada a nuestros gestos con aquel aire que sin ser tuyo ya no es mío no me iré.

que nunca jamás tuve al remontar la carretera que rueda lenta y densa desde los bordes a las orillas planeadas un borbotón rumoroso va orillando hasta el último confín de un cofre transitorio donde se halla lo que quedó en silencios la sucesión de miradas es. los recuerdos olvidados o las empacadas despedidas 70 . sus vacíos transparentes. rueda como el mundo y escapa como la luz allá donde comienza mi simple presencia acelerada que pasa los cien que piensa. sueña.AUTOPISTA INTERIOR cambio de segunda a tercera para situarme en el ardor de la distancia irrecuperable del allí que está donde no está aquello. como un río de sangre vasta y transparente que fluye como el viento. visión borrosa o velocidad que se torna esférica en pasos de río. en saltos de cascada. sus soledades transitadas. se aletarga y se torna repentina e [irreparable ya todo es vértigo. sus sinuosidades. en curvaturas de gato o en afilados clamores que no sé desde dónde aparecen quietos en el objeto arrinconado de ventana abierta por donde penetra el mundo.

que sólo aquella lenta y densa rotación de la inefable risa nos salva de todo y de todos. esa excepción de la inmortalidad. que ningún hálito retorna de la insondable certeza. de la vaguedad concreta de todo aquello que entrelazado a tantas cosas. hacia abajo. hacia arriba. empieza a cabalgar hacia atrás hacia los lados. hacia quién sabe dónde será acaso la muerte. es lo que fui sin querer de pronto.recorrer esa ferocidad serpenteante y ardorosa es cómo comprender el eterno movimiento de la quietud sin prisa. hasta de nosotros mismos 71 . que nos mantiene que detiene la inerciada sensación de nada que ningún intento se detiene para apacentar el aura. de la última partícula de tus celulares pasiones nos salva. tanto rotar sin ningún freno.

que acarician una oreja que endurecen los pezones de unos suaves senos que gritan en ondas largas como larvas mariposa nocturna sal de tu oruga encapsulada cava en la transparencia de tu acrobática caricia volátil tu presencia. apenas espantadas por tus dedos temblorosos abren un cerrojo o simples puertas inexistentes difícil saber si nos ves. cáustica tu pose en la ventana presta a la lámpara más cercana tu inexplicable adicción no permitas que mis dedos extasiados atrapen tu efímera vida oscura fascinada por la luz 72 .MAR DE LUCES APAGADAS pierdes tu sombra al penetrar en lo oscuro tu visión sólo palpa densas inexistencias que. si miras o presientes los senderos incestuosos de los miedos de tu alma algo le da a tus pasos la liturgia de las ofrendas habrá sido ese el rostro de la luna negra el que en este sueño denso y mielero segregas desde la pulsación galopante de unas arterias que caminan a turbiones cada espacio es un armatoste inerte e inexcusable que detiene toda huida sembrada de ánimas que copulan en silencio.

la sin armónica belleza. depuesto por un profundo tajo de luz caricia de mieles yuxtapuestas que emergen sin voz sin vos decir es poco. esperando de abrazos abiertos un amanecer flamante otro día evaporado como cortina púrpura o incienso estaba enterrado en la honda lejanía de mi insomnio ¿de dónde viene ese extraño pesar que nos cabalga? de medio abajo.CARICIA EN COMUNIÓN mientras dormía la amorosa ternura de las noches frías cortada en sesgo junto al mármol difuso de la niebla abandonado y temeroso como bisbiseo que susurra un eco ronco al desgaire temblaba mirando la luna vigorosa. los juegos clamorosos. tal vez ves de vez en cuando algo tras los ventanales húmedos que atisban palpitantes la sombra pura. es un espacio girófago construido con melancolía y crueldad un abalorio minucioso que depara tibias emboscadas una separación de espacios tajante plúmbea y sin laderas una sonrisa acariciante que trepa tu espalda tibia y sus rincones. aquella alegría frágil vaporosa del miedo alucinado y los muros manidos de los paisajes aquellos húmedos ríos verticales que zigzaguean 73 . la madura grupa que ladeando su lomo nos lleva y se encabrita la balsámica comunión del amanecer y sus aditamentos pero algo hay que seduce y comparte nuestra alma.

aletargadas en una ferviente despedida aderezada de relámpagos de luna llena. de oscuros rincones de variada fauna donde enigmáticas epifanías se limitan a la tersura de la [noche 74 .al caer por el tejado plateado y recíproco. como dos manos sobrepuestas. de leche espesa de maleficios de lluvia raída.

lo cristalino oscuro e inexistente 75 . mi aliento ciego. me hacen tu fantasma el bostezo que tornó en vagas ramas tus rociados párpados sentado en la pocilga melindrosa de ciertas ventanas vaporosas que configuran tu distancia. húmedas mis vísceras. con sus piezas confusas e invertidas su entrecortada acústica y el relámpago que ruge como llama herida donde cabalga tu insaciable hambre. azul ceniza caminas lenta hasta posarte en el tibio esqueleto del viento crees que calando. el rescoldo de los senderos efímeros. ni el quicio del amanecer que esparcido se transforma en nublos. en juguetes. vidrio de los vidrios. en artefactos de dos o mil pedazos. mis dudas de riel o el boceto pardo de los charcos de sus espejos vagos. de su templaria serenidad algo cubre todo y no es la brisa polvorosa.TORMENTA sombra de las sombras.

fragante a las flagrantes albricias que se acomodan en el desierto ven a las surcadas montañas donde oscura y penetrante la mirada cabe de lado. no por descuido ni por la nívea lentitud de las gotas que no acaban de caer. ¿es nadie quien ocupa aquel sillón amohosado donde las rústicas palomas se aglomeran en las tardes [talladas a puro viento empolvado con rojor de fragua. calla por cierto. deletree cada uno de los silencios.INQUERENCIAS ¿qué cosa misteriosa y flamígera te atreves a acariciar en aquellos rincones indivisibles donde se apacigua el vértigo? caminará –tal vez– con aquellas pisadas que no alcanzan a llegar. con sudor de inesperados silencios nada aligerados son los bordes donde acometiera tu voz ¿tendrá pensado orillar la sonriente escalada de su palabra? tal vez. antes de decir: ven. que no empieza a decir nada inundado acondicionado a la atmósfera ondulada. en un temblor de nudillos arrebozados e impíos 76 . que sin decir nada.

no inevitablemente. si percibiera que aún la acaricio en su convexa sombra 77 .que quiebran una oración con tamboras leves y táctiles ¿me piensa amartelado la noche en sus concavidades grises? posiblemente.

la distancia con un sino enmascarado con un reflejo pardo donde se acurruquen muecas menos transitorias no es posible detallar. se cae la sonrisa se esparce por la calle. simplemente desocupas la travesía para alquilarla a la peregrina huella que [arrebozada en la esquina mira de sesgo y se orilla de medio abajo. en los que flota un dulce maleficio basta un corte curvo y tangencial para mostrar sus ojos densos el allanado embeleco de sus cabellos como fisuras de lluvia falla al anversar el golpe de cincel. sin cansancio. con un hilo azul de humos tejido entre mis dedos puedo tallar. inevitablemente. se calientan los abrojos del paisaje 78 .QUICIO DE VENTANA acodado. para mostrar sus senos sus bellas quillas de barco. que los aparejos adamascados de la piel pueden transitar como un gato oscuro al mediodía sin pausa –desaliñados– radicalmente opuestos a la nada mientes. me dijo la brisa fresca.

de regocijarse con lo insignificante 79 . de estar ausente. calienta su sonora incandescencia sus pasos fugitivos.vestida de mil hilos. de morir. los vástagos silenciosos de la sombra ensartados a un incomprensible afán de tallar.

para ahogar mi sed en un húmedo e intempestivo beso que naufraga en dos bocas a la deriva en dos botes bordados que fabrican una tormenta y son dos apenas dos fraguas que rugen roncas como gatos en celo y la sed.SED INTRANSITABLE no puedo mentirle a cuanto nace dentro del vacío. que no halla razón cierta que permita una pizca así sea de coral. su tono es de torzal y encaje. la sed que se apaga y vuelve a bufar 80 . embestirme de frente o quedarse quieta pero. arrullarme o quien sabe. de arcoíris. así que no cabe resquicio y el chubasco repentino cae. como aquella sed que se aposenta en los cogollos atolondrados de mi voz. de bala o de abanico aquella avidez se devora el pienso de las praderas que amo y por las que pienso que alguna vez pasaste antes de existir me rasca con su pulgar justo en el ajustado cuño azulado que el cielo deja en el intersticio de la vaga calina es esa sed. liada a muchos silencios sonoros prestados para decir. y sin fondo y sin sentido haciendo un cerco alrededor de mi perfil. que torna sin edad mi garganta y nubla mis ojos sed que camina a rastras para sorprenderme.

más allá de la noche. que aún son larvas aceitosas e impalpables inevitablemente volátiles y voladoras como batientes abanicos asido.TIBIA ESCULTURA puedo tallar tu sombra en los intersticios de una aurora inextinguible y preguntarle solapado ¿qué hace un maravilloso fantasma luminoso como vos para afinar tanto su [horizonte? ¿al punto de convertirse en un surco inverso. a una mano diminuta que explota en dos labios delgados y vuela. con la sutileza de las alas de las mariposas. más aquí del día. como sedosas luciérnagas flotantes hundo mi rostro entre mis manos como quien camina hacia atrás o hacia el fondo de un pozo circular e infinito intento introducir en las pupilas del camino un instante [frágil donde quepa una huella profunda con bordes espantados para que se regenere la luz con el vacío. con el polvo. vuela. a los sonajeros del agua a los estambres delicados de las rosadas inflorescencias que vuelan alrededor. con el viento caminando simplemente. inevitablemente claro inefablemente luctuoso? no sé si negarle todo a los cabellos del cierzo. tallando tu sombra en mi sollozo núbil y nictíbero 81 .

toda fugacidad que no engañe todo icono de ternura que me amamante sin límites 82 . los rostros callados que observan desde una distancia que absorbe todo instrumento de medición todo intento de fuga. en el trozo rasgado de los objetos preciados que rodean tus bordes la taza azul. creo.DÍA DE TI que podría ser más necesario que transitar por los ojos de un tigre que se haya devorado a una inmensa pantera vestida de azules si aquella mañana quebró sus sedosas nubes en el escarlata de las laderas –hubo. de inquietud. allí donde está encendida la lejanía en un orifrés [salino es difícil hallar un camino que no sea una sombra amable un halo protector que te cubra desde el pesar del humo al sol instalado en el quicio de la ventana. de todo cuanto no huye pero. una purificación de la brisa helada. que se clavaba en todo ser caminante que roía pleno de frescura.

las lascas de brisa húmeda que rotaban en una procesión ambulatoria –que de tan dulce musitaba– ojos solapados y lacrimógenos ardientes y puros serpentinos. se quebró lo tan impalpable y un reino incipiente de crepusculares alas. rotatorios. zurcía sus alforzas goterosas con velocidad y ferocidad de miel franco desgaire aquel que se hizo un halo de sol asomado al remolino incierto de la tarde con su harapiento traje de áureas transparencias y cinabrios de ese modo. tan recónditos y tan asibles. azotando el espaldar inmenso de la cordillera ofuscada entre el celaje y el polvoriento viento 83 .INVETERADO AIRE no ha llegado la hora de los invisibles esenciales. donde puesta del revés. en cuyo espacio una vejez huérfana se mostraba como un caballón transparente y rusticario. que atravesaban sin desearlo las distancias tan ínfimas como un palmo de polvo o palmentas palmatorias zirándico tacto que contemplaba una luz magra y omnisciente inquieta la humedad del oleaje imperceptible y claro desovillada. desnuda y desangelada que orillaba en los extremos un espejo cóncavo.

verdosa. ya derrotado noche clara armada con estrellería y fugacidad de estelas sus sombras sólo eran caballos detenidos o pasos en transición hacia la nada palpable. inefable de lejano sólo tenía la distancia de los ojos a los ojos. de oro viejo. hacia un azul caparrosa o cobalto azul que estaba detrás de todo. inmarcesible. de silicios. inaccesible. se estarcía por todos los rincones desprovistos de bordes. así nos veían. de almas extraviadas en la esencial 84 . no sé si era un ángel desintegrado al infinito o el occipucio de una gran bestia adormecida por el sol. titilantes. casi agua cenicienta retenida en el aire el rocío aquel azur profundo e intenso. hacia las efímeras teclas negras de un piano sin reconcomios. sus heridas de mágica luz que manaban fosforescencias de plata antigua.NOCHE AZUL azulina. que pretendía ser la temprana noche. por los intersticios claros que atenuaba con su misterio de sombra densa y escapularia.

tan lejana de la oscura y devoradora presencia donde habitan recónditos. garza. los miedos 85 .noche lapizlazulina. reverberante.

la bastarda quietud de sus senderos esparcidos como leche de cuevas que húmeda cabalga sobre las colinas hondas enlutadas como senos rígidos que amamantan con hálito succionador una leche hosca y acariciante que reconforta todo artificio es un imposible decidor de cifras pasa de largo noche inmensa y gerifalte devoradora de todo lo intangible y ausente 86 . la frágil advocación de una brújula amartelada luna de luz recóndita.PASAR DE LARGO noche. pasa de largo y déjame intacto el vacío donde cabe cetrina la piel intacta. recogida en un plato delgado y blanco que tirita en su honda redondez sólo los árboles altos estorban tu convexa infinitud el ardor frío de cada estrella.

sin terca frugalidad. no compartes. la luz apacigua toda vaga ilusión. justo en lo definitivo del desamparo el brillo tenue de los rincones difusos da la idea de ojos ciegos esparcidos que se mueven lentos en la niebla quieta y firme donde lo negro no existe y solo se presiente en cada gris que reina en silencio que dilata tu inefable ubicuidad es aquel vacío que habita tu insondable nostalgia de algo que no tienes. la sombra oscura despierta en plena noche rumiando pesadillas. acariciando la superficie de los huesos acaricia los objetos grises que la penumbra devuelve como sombras descendentes que suben desde el suelo acribillando toda trinchera agazapada o cubiles desangelados. ambarina.MIEDO DE ALGO ingresa desde adentro y se queda en algo intangible un vasto retablo donde. ni presientes como tuyo 87 .

empoderada de los crujidos sordos y rústicos de las cornisas hendidas en un mar de opacidades cada piedra recostada en el interminable empedrado testiga de las travesías sedientas y sedentarias flores lisas talladas en interminables caricias de viento bebedoras de lluvias con placer de dedos raídos en el lento reposar de las ausencias que vuelven en la inexistencia del presente sin recovecos o las noches que bucean en los ojos de los ojos 88 .ESCALINATA SIN AIRE silbido como sombra subitánea que sube una a una el lomo angular de la escalera –alfombra ascendente o descendente– donde cada paso sumido en el aire cada escaño una acariciante encrucijada en la que se abre una ventana intemporal sobre una distancia quieta.

húmeda la mañana.TELÓN DE FRENTE sentí en las pupilas de la niebla –cortado a cuchillo– un incendio que observaba. sin remordimientos ni quejas te bebo al caminar te abro al recorrer te dejo atrás para hallarte frente a esta tempestad de calma apenas escampada entre la tierra húmeda y el aire mojado que penetra hasta los huesos 89 . se mueven a lo sesgo los pájaros que llegan desde lo bajo –parecen senos erectos– los palpo y desaparecen en el acto. que como un tapiz de besos flotantes le da a las campanas latidos ocultos y gritos rozados niebla frágil. el silencio fatuo reniega en lontananza al escuchar. siento el camino que trazan los pasos. las susurrantes gotas de ácida algazara besaban unos labios inimaginables. en medio de una pausada mirada teñida de amarillos no sé cómo. impasible cómo el día se alimentaba de los grises húmedos y laminados inundando los navíos que lamían el vago horizonte donde. camino. palpable.

a un presentimiento mudo ¿son cuerpos o son almas este rostro de la nada? caricia aterrada. es la luz atravesada en el viento formando arcoíris abatidos en el acunado celaje vertiginosa fantasía suspendida en la atmósfera clavada en mi colodro como una flecha acariciante 90 . fugaz arcoíris.REVERSO DE LA NOCHE camino en el reverso de la noche del que formas parte –oscuridad absurda –tenue profundidad escondida múltiple e inconclusa– que aúlla armoniosa desde adentro de todo labriego huésped asido a una transparente miel a un guante guarnecido. pórtico sin seguros sombra de espejos enfrentados. rumor de sonrisas es un reloj palpitante caminando hacia unas horas aún inexistentes.

.

.

. 30 Ondulante alhamar . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Espejo imaginario. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Ausencia/Presencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Saeta cautiva. . . . . . . 6 Luna con telarañas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Hilos enredados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Teoría . . . . . 32 Nocherniega . . . . 43 Niebla ida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 Danza sin tierra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Índice Presentación . . . . . . . . . . . . . . 9 Viento transparente. . . . 15 El espacio que no ocupas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 De memoria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Surco. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Aura arrebozada . . . . . . . . . . . . . . . 36 Mujer sin fondo. . . . . . . . 24 Noche alucinada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 Oscura y nochera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VII A modo de prólogo. . . . . . . . . . . . 38 Lunera y vasta. . . . 20 Gotaperla. . . . . . 11 Manos que juegan. . . . . . . . . . . . . . . 18 Romper el día. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Noche cabalgante . . IX Arma mortal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Lápida de mármol. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Eclipse. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Nadie sino tú. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Crepúsculo inverso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
Navegante de la piel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
Gota semitransparente que emerge de sí misma. . . . . 58
Paisaje ondulado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
Cornucopia festiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Translúcido matiz sin lluvia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Giro sin fin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
Sin preguntas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
Imaginario. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Juntos y lejos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Autopista interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Mar de luces apagadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Caricia en comunión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
Tormenta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Inquerencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Quicio de ventana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
Sed intransitable. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Tibia escultura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Día de ti. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
Inveterado aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
Noche azul . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Pasar de largo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
Miedo de algo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Escalinata sin aire. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
Telón de frente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
Reverso de la noche . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90

.

.

Caracas 1010. Telfs.: (58-212) 564 24 69 / 808 44 92 / 808 49 86 / 808 41 65 Fax: (58-212) 564 14 11 / elperroylaranaediciones@gmail. Panteón.com comunicaciones@elperroylarana. Edif.ve Caracas . planta baja.Venezuela . Archivo General de la Nación. Foro Libertador.ve / editorial@elperroylarana.gob.gob. Si alguna persona o institución cree que sus derechos de autor están siendo afectados de alguna manera puede dirigirse a: Ministerio del Poder Popular para la Cultura Av. Esta colección ha sido creada con un fin estrictamente cultural y sus libros se venden a precio subsidiado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

.

. Este libro se terminó de imprimir durante el mes de agosto de 2008 en la Fundación Imprenta de la Cultura 3.000 ejemplares.

Related Interests