Plan Pastoral Diócesis de Jaén

Años 2006 - 2010

“Familia evangelizadora desde la comunión”

“Familia evangelizadora desde la comunión”
Queridos fi eles diocesanos: La Iglesia de Jaén, que recibió muy pronto el Evangelio, quiere, con renovada entrega, continuar su tarea evangelizadora, seguir manifestando la alegría de vivir en comunión con la gran familia de la Iglesia de Jesucristo. “Soy yo, dice el Señor, quien os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca” (Jn 15, 16). Hemos sido escogidos y enviados por el Señor, por tanto, para dar fruto. El confía en nosotros y nos quiere a cada uno, pero también pide nuestra colaboración y entrega a favor de esta misión. Aquellas palabras de Jesús: “Id también vosotros a la viña” (Mt 20, 7), resuenan desde entonces aquí y ahora en estas generosas tierras de Jaén.

Plan PasToral diocesano:
1.- Desde hace más de un año, como muchos ya conocen, decidimos elaborar un Plan Pastoral sobre las bases y en coincidencia, en cuanto a contenidos y duración, con el que aprobó la Conferencia Episcopal Española, hasta el año 2010. Su fi nalidad no es otra que proponer las orientaciones pastorales y objetivos adecuados al momento presente en nuestra Iglesia particular. Tengamos presente, sin embargo, que un plan de pastoral no es una fórmula mágica para responder a todas las necesidades y organismos pastorales. El programa ya nos lo dio el Señor y es el de siempre: el Evangelio de Jesucristo y la tradición viva de la Iglesia. Es Cristo mismo a quien hay que conocer, amar y seguir, para vivir con El la historia en cada época y lugar. 2.- Al ofrecer hoy este Plan Pastoral, en continuidad, en muchos aspectos como podréis apreciar, con los anteriores en la diócesis, años 1994-95 y 2000, queremos emprender una nueva etapa, nueva sementera, desde la comunión íntima con Dios y de todos los bautizados, cada uno en sus tareas específi cas. En realidad somos bien conscientes de que necesitamos, en la urgente y nada fácil tarea de la evangelización, del esfuerzo de todos y, por eso, pedimos su colaboración, en nombre del Señor.
3

Nada ni nadie podrá arrebatarnos lo que ha nacido en nuestros corazones. Si otros sembraron en nosotros, también el Señor nos dice ahora: “Me ha sido dado todo el poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes... enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado... Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 18-19). 3.- El presente Plan Pastoral se presentará en primer lugar, ante los sacerdotes, Dios mediante, en la asamblea que celebraremos el próximo día 10 de septiembre. También lo haremos ante los fi eles consagrados y laicos. Estas convocatorias tendrán lugar durante el primer trimestre del próximo curso pastoral. María y los Apóstoles acogieron al Espíritu Santo en Pentecostés con una actitud de oración y comunión. Nuestra acogida de este plan de pastoral, que el Señor pone en nuestras manos, requiere para hacerlo nuestro de verdad las mismas actitudes. Escribo estas breves palabras de presentación poco antes de subir al cerro del Cabezo en Andújar. Allí pondré en las manos de nuestra excelsa Patrona, la Santísima Virgen de la Cabeza, y sobre el ara del Altar en la Eucaristía, los contenidos, objetivos y tareas que guiarán en gran parte la pastoral diocesana durante los próximos cursos. 4.- Por todo ello, previo estudio y refl exión por parte del Consejo Presbiteral Diocesano, Consejos Pastorales Parroquiales y Arciprestales, así como de otros organismos diocesanos, en virtud de nuestras facultades ordinarias, APROBAMOS el Plan Pastoral diocesano, años 2006-2010, en la forma y alcance que se adjunta, con el agradecimiento a favor de quienes los han venido elaborando desde diversos niveles durante el curso pasado, al tiempo que suplicamos ante el Dueño de la Mies que nos ayude en todo tiempo para: “HACER DE LA IGLESIA DE JAÉN UNA FAMILIA EVANGELIZADORA DESDE LA COMUNIÓN”. Publíquese. Dado en Jaén a diez días del mes de agosto del año dos mil siete.

✠ ramón del HoYo lóPez oBisPo de JaÉn 4

I

NTRODUCCIÓN

l presente Plan de Pastoral de la Diócesis de Jaén quiere ser una expresión concreta, en el tiempo de cuatro años y en el espacio de diocesano, del mandato misionero de Jesús cuando les dijo a sus discípulos: “Id por el mundo y proclamad la Buena Noticia a toda la creación” (Mc 16,15). La Iglesia Diocesana se siente interpelada por esta propuesta hasta llegar a todos los ambientes para transformarlos desde dentro, renovando la misma humanidad, y para ello se empeña en hacer hombres nuevos (Evangelii Nuntiandi 18). Quiere recoger las palabras de Juan Pablo II que son ya una referencia clásica cuando apostaba por vivir este encargo misionero del Señor en los tiempos actuales como una NUEVA EVANGELIZACIÓN, que no es una reevangelización ya que “debe ser nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión” (Puerto Príncipe- Haití- 9 de marzo de 1983). Este impulso es el mismo recogido por el obispo giennense D. Ramón del Hoyo en las palabras de su Toma de Posesión cuando afirmaba que “es en este reto de la Nueva Evangelización... desde donde pretendo también caminar con todos los fieles, en estas benditas tierras, en estrecha comunión con Pedro y mis hermanos en el episcopado”. El Plan Diocesano de Pastoral quiere ser expresión de una comunión eclesial. Comunión en su elaboración y en su desarrollo, por eso señala como objetivo general: HACER DE LA IGLESIA DE JAÉN UNA FAMILIA EVANGELIZADORA DESDE LA COMUNIÓN. En él caben todos los bautizados, cada uno según su carisma, y pretende que todos sepan encontrar su lugar sin sentirse ignorados. Esta comunión es reconocida como fruto del Espíritu que viene actuando en las distintas comunidades parroquiales o de vida religiosa y contemplativa, en los sacerdotes, catequistas, animadores de jóvenes, misioneros, en agentes de la caridad en todas sus versiones y en los miembros de la animación litúrgica, a lo largo y ancho del territorio diocesano. Comunión que a la vez se presenta como un desafío “si queremos ser fieles a los designios de Dios y responder a las profundas esperanzas del mundo” (Novo milennio ineunte, 43). Pretende ser una oportunidad para expresar la fe compartida, estimular a los débiles, y alentar a los decaídos. Quiere servir “para suscitar (en todos) un verdadero anhelo de santidad, un fuerte deseo de conversión y de renovación personal” (Tertio milennio adveniente 42). Sin llegar a agotar toda la realidad diocesana, quiere expresar por un periodo de cuatro años unos aspectos en los que todos puedan confluir para secundar la voz del
5

E

Espíritu evitando improvisaciones, pasividades y rutinas que suponen un lastre para la labor pastoral. La Iglesia de Jaén que peregrina en este siglo en torno a su obispo Ramón del Hoyo se siente hija de la misma Iglesia que a lo largo de la historia ha sido fiel a Jesucristo. Sigue el ejemplo de los santos que regaron con su sudor y a veces con su sangre esta tierra andaluza, y que animaron con su predicación la fe de diversas generaciones. Ella quiere vivir hoy la misma esperanza que comenzó con san Eufrasio y siguió con Bonoso y Maximiano, Amador, Pedro Pascual, Potenciana, Juan de Avila, Teresa de Jesús, Juan de la Cruz, Marcos Criado y Pedro Poveda, entre otros muchos, “reavivando el impulso de los orígenes” como se pide en la Novo milennio ineunte 40. Este Plan responde a una etapa en la historia, y sucede a otros que vinieron con anterioridad bajo el impulso de otros pastores. La Iglesia de Jaén, al asumir esta programación, se siente al mismo tiempo débil, portadora de un gran tesoro en vasijas de barro, pero también llena de fortaleza “para que se vea que la fuerza superior procede de Dios y no de nosotros” (2 Cor 4, 7-13), en palabras de san Pablo. Afronta la responsabilidad de la tarea, y hace suyas las palabras de la Sagrada Escritura: “¡ay de mí si no anuncio el evangelio!” A las que habría que añadir: aquí y ahora, a esta generación que “ha experimentado tales y tantas transformaciones culturales, políticas, sociales y económicas que plantean el problema de la evangelización en términos totalmente nuevos” (Juan Pablo II, 11 octubre de 1985 a las Conferencias Episcopales de Europa). Quiere ser una aportación para el transcendental paso desde una pastoral de cristiandad a otra de misión, y todo ello desde la caridad de cuyo ejercicio la Iglesia nunca puede sentirse dispensada (Deus caritas est, 29). En definitiva, la finalidad última de este Plan Diocesano de Pastoral es intentar hacer actuales de forma conjunta y animada las palabras de Pedro y Juan en los albores de la Iglesia: “no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” (Hch 4,20), para que a todos llegue la oferta liberadora que aporta Jesucristo, y que en palabras de Benedicto XVI resuena con una fuerza especial: “Dios es en absoluto la fuente originaria de cada ser... es al mismo tiempo un amante con toda la pasión de un verdadero amor” (Deus caritas est, 10). Todo ello bajo el amparo y protección de la Virgen María de la Cabeza, invocada como patrona de toda la Diócesis.

6

oBJeTivo general del Plan diocesano: Hacer de la Iglesia de Jaén una familia evangelizadora desde la comunión.

7

“¿QuÉ Tenemos Que Hacer, Hermanos”? (HcH 2,37)

CURSO 2006 / 07
OBJETIVO PRINCIPAL:

REFLEXIONAR SOBRE LA EVANGELIZACIÓN EN EL CONTEXTO ACTUAL: RETOS Y POSIBILIDADES.
A la hora de elaborar una estrategia pastoral diocesana, el primer paso que se precisa es la reflexión compartida sobre una serie de coordenadas: qué se pretende, con cuantos se cuenta, las posibilidades reales de las que se dispone, el lugar desde el que se parte... En el presente año, primero de este Plan Diocesano que contiene cuatro etapas, se pretende llevar a cabo esta labor de reflexión entre todos los agentes de pastoral diocesana, sacerdotes y laicos miembros principalmente de los Consejos de Pastoral, para poder establecer las bases de un Plan Diocesano y presentarlo al Sr. Obispo para su aprobación.

oBJeTivos esPecÍFicos
1.- Estudiar los retos y posibilidades de la evangelización en nuestra sociedad de Jaén. 2.- Refl exionar cómo afecta esta realidad actual a los sacerdotes. 3.- Elaborar el plan pastoral diocesano.

Tareas
1.- Ofrecimiento a las parroquias y a los arciprestazgos de materiales de refl exión sobre la situación pastoral de la Iglesia de hoy, y su aplicación a la Diócesis Jaén. 2.- Entrega a las parroquias de un Borrador del futuro Plan de Pastoral para su estudio y aprobación. Colaboración en los distintos sectores y ambientes hasta su aprobación en el Consejo Presbiteral. 3.- Organización de un encuentro de sacerdotes al inicio de curso, y seguimiento del contenido en los arciprestazgos. Puesta en marcha de un plan sistemático de crecimiento integral en las diversas facetas del ministerio sacerdotal. 4.- Seguimiento personalizado de los jóvenes con inquietudes vocacionales. 5.- Organización de una peregrinación de jóvenes al Santuario de la Virgen de la Cabeza de Andújar. Inicio de lo que será cada año a un santuario mariano. 6.- Comienzo de la Visita Pastoral del Sr. Obispo a la Diócesis.

8

“¿cómo Puedo conocerlo si nadie me lo eXPlica?”
(HcH 8,31)

CURSO 2007 / 08
OBJETIVO PRINCIPAL

ACRECENTAR LA EXPERIENCIA DE UNIÓN CON EL SEÑOR.
Toda misión pastoral ha de comenzar por la vivencia íntima con el Señor Jesús, por eso en este segundo curso se pretende que toda la Iglesia Diocesana haga un esfuerzo para experimentar ese encuentro en intimidad con su Señor a través de la oración, de la catequesis y del hermano necesitado. Es un año en que se promociona la mística sin la cual no adquieren sentido las etapas posteriores.

oBJeTivos esPecÍFicos
1.- Fomentar la vida de oración en sacerdotes, religiosos y laicos. 2.- Trazar las líneas fundamentales de la iniciación cristiana. 3.- Replantear toda la pastoral desde la clave evangelizadora, donde la Caridad sea un estímulo importante.

Tareas
1.- Crear escuelas de oración en las parroquias, adaptadas a niños, jóvenes y adultos. Para ello la Delegación de Catequesis ofrecerá materiales adecuados. 2.- Realización de retiros y ejercicios espirituales en las parroquias. 3.- Creación a nivel parroquial de grupos de lectura creyente de la Biblia. El equipo bíblico del Seminario servirá de asesoramiento. 4.- Creación de grupos de Catecumenado de Adultos en las parroquias. La oferta obedecerá a dos niveles distintos para adaptarse a las diversas procedencias de los catecúmenos. 5.- Por parte de la Delegación de Vida Consagrada, se programan unos encuentros con las comunidades de vida contemplativa. 6.- Renovación de las Escuelas de Formación Cristiana. 7.- Elaboración a nivel diocesano de unas líneas básicas de formación para catequistas, y organización de encuentros arciprestales y diocesano. 8.- Se asume el principio: “Ningún sacramento sin evangelización”. Para ello se hace un esfuerzo para revisar distintos aspectos de los Sacramentos de Iniciación
9

Cristiana: acogida y admisión de candidatos, contenidos de la catequesis básica, revisión litúrgica en la celebración, formación de los acompañantes (padres, padrinos y catequistas). 9.- Encuentro sacerdotal a principio de curso sobre la celebración de sacramentos en clave evangelizadora y seguimiento del contenido del encuentro a lo largo del curso en los arciprestazgos. 10.- Puesta en marcha en los arciprestazgos de la convivencia sacerdotal «Discípulos y Apóstoles» de la Conferencia Episcopal Española. 11.- Revisión y aumento de la presencia de la diócesis en los medios de comunicación, especialmente en Internet. Trabajo coordinado por la Vicaría de Fe-Cultura y medios de comunicación. 12.- Elaboración por parte de Cáritas Diocesana de unos guiones de formación y de oración para agentes de la caridad en el 50 Aniversario de Cáritas Diocesana, asumiéndose el principio de que ninguna parroquia, incluso las más pequeñas, esté sin equipo de Cáritas. 13.- Renovación de los cultos litúrgicos de las cofradías de acuerdo con las pautas aportadas por la Delegación de Cofradías y Hermandades. 14.- Presentación al Presbiterio Diocesano del Compendio de la Doctrina social de la Iglesia. 15.- Ofrecimiento por parte del Centro Vocacional “Manuel Aranda” de materiales de trabajo y de oración para suscitar vocaciones al sacerdocio.

10

“Que Todos sean uno Para Que el mundo crea” (Jn 17,21)

CURSO 2008 / 09
OBJETIVO PRINCIPAL:

INTENSIFICAR LA COMUNIÓN Y CORRESPONSABILIDAD EN LA DIÓCESIS.
El tercer curso pastoral se afana en recordar que la experiencia cristiana es por naturaleza comunitaria, y que esa dimensión ha de vivirse de forma concreta en los distintos niveles y estructuras. Como expresiones especiales se quiere potenciar la Eucaristía Dominical, el funcionamiento de los Consejos de Pastoral, y la Familia como ámbito de convergencia donde se aprenden los principales valores comunitarios.

oBJeTivos esPecÍFicos
1.- Hacer que la Eucaristía dominical sea la fuente y el centro de la vida parroquial. 2.- Fortalecer los lazos de unión entre todos los miembros e instituciones de la diócesis. 3.-Potenciar el funcionamiento de los diferentes consejos pastorales desde la corresponsabilidad.

Tareas
1.- Creación y renovación de los grupos de animación litúrgica a nivel parroquial, cuidando especialmente la celebración de la Eucaristía Dominical, y dentro de ella: la música, la diversifi cación participativa, y la homilía. 2.- Renovación de los consejos pastorales desde la integración de laicos, religiosos y sacerdotes, y la elaboración de un reglamento marco que rija su funcionamiento. 3.- Potenciación de la Pastoral Juvenil desde la posconfirmación con planteamientos vocacionales. Ofrecimiento, a nivel diocesano, de diversas alternativas entre las que se incluyan las actividades lúdicas.

11

4.- Facilitar, por parte de la Vicaría de Evangelización, materiales para la realización de asambleas parroquiales y arciprestales. Por parte de Cáritas Diocesana, organización de una asamblea anual. 5.- Elaboración en cada parroquia, y por un período determinado, de un Plan Pastoral que concrete el Plan Diocesano de Pastoral. 6.- Ofrecimiento, por parte de la Delegación Diocesana de Cofradías y Hermandades, de unas pautas para la formación de los cofrades, especialmente los de nueva incorporación. Y publicación de unos criterios básicos necesarios para la aprobación de nuevas cofradías. 7.- Elaboración por parte de la Delegación de la Familia de unas propuestas para la renovación de los equipos de pastoral prematrimonial. Publicación de un catálogo de movimientos familiares que trabajan en la Diócesis. 8.- Intensificación de los cursillos prematrimoniales, en clave de catecumenado. 9.- Organización de encuentros de Agentes de Pastoral a nivel parroquial y arciprestal. Seguimiento del encuentro diocesano de sacerdotes de comienzo de curso. 10.- Organización de una jornada de convivencia y oración entre sacerdotes y religiosos-religiosas del arciprestazgo. 11.- Elaboración de un plan de integración de los seminaristas en la vida pastoral diocesana. 12.- Puesta en marcha de un proyecto de autofi nanciación de la Diócesis, con la participación de los Consejos Económicos Parroquiales y Diocesano. 13.- Presentación de los temas más esenciales de la Doctrina Social de la Iglesia a los grupos de laicos más sensibilizados en las parroquias.

12

“vosoTros sois mis TesTigos” (lc 24,48)

CURSO 2009 / 10
OBJETIVO PRINCIPAL:

POTENCIAR NUESTRA IDENTIDAD DE TESTIGOS DE CRISTO EN LA SOCIEDAD DE JAÉN.
El mandato misionero de Jesús, “Id al mundo entero...”, sigue teniendo vigor principalmente en los momentos históricos que se atraviesan actualmente. La Diócesis de Jaén, en todos sus miembros y de forma especial los laicos, ha de saber andar, y con ello estar dispuesta, para dar testimonio de la Buena Noticia con nuevo ardor, con métodos y nueva expresión en los distintos ambientes y culturas que entre ella conviven. Este último curso del Plan Diocesano se centra de forma especial en la dimensión misionera. La Buena Noticia de Jesús adquiere una fuerza especial cuando se concreta de forma liberadora y con criterios de caridad.

oBJeTivos esPecÍFicos
1.- Impulsar la caridad cristiana como camino de liberación integral, principalmente en los sectores marginales. 2.- Trabajar en la formación y acompañamiento de seglares que den testimonio en los distintos ámbitos sociales. 3.- Reforzar la atención a los sectores alejados de la fe.

Tareas
1.- Elaboración por parte de Cáritas Diocesana de unas líneas de acción con inmigrantes, diferenciadas según sus procedencias y culturas en una doble línea: • Acción social: acogida, papeles, trabajo, vivienda, etc. • Acción pastoral: evangelización desde sus culturas, incorporación a la comunidad cristiana, ecumenismo, etc. 2.-. Clarifi cación de las distintas competencias de las Cáritas Parroquiales con respecto a la Interparroquial y a la Diocesana.
13

3.- Desde la Vicaría de la Acción Caritativa y Social, puesta en funcionamiento de las bases para la creación de una Escuela de formación social para laicos. 4.- Elaboración por parte de las distintas delegaciones diocesanas, coordinadas por la Vicaría, de un plan de encuentros con los laicos por profesiones (medios de comunicación, enseñanza, sanidad y personas comprometidas en el ámbito social, económico, político, cultural…). 5.- Programación de actividades de ámbito ecuménico en donde se incluyan actos de culto y formación. 6.- Actividades de sensibilización, desde las Cáritas Parroquiales, sobre las nuevas pobrezas. 7.- Organización en cada parroquia de un equipo de pastoral misionera que realice su tarea en barrios, aldeas y sectores alejados, y al mismo tiempo se encargue de la acogida de los que solicitan algún sacramento. 8.- Creación en las parroquias de equipos de acompañamiento para enfermos y ancianos. 9.- Seguimiento del encuentro de sacerdotes de inicio del curso. 10.- Establecer, por parte de la Delegación Diocesana de Patrimonio, un plan de uso del patrimonio diocesano para la evangelización. 11.- Puesta en marcha a nivel Diocesano de un proyecto misionero en el Tercer Mundo. Elaboración de materiales para la promoción de vocaciones sacerdotales y laicales. 12.- Elaboración por parte de la Delegación de la Familia de un programa de renovación en clave misionera: escuela de padres, presencia en asociaciones de madres y madres, en asociaciones de vecinos. Y la formación de agentes de la Pastoral Familiar. 13.- Revitalización de la dimensión social y caritativa de las cofradías.

14

disPosición Final:
1.- Los diversos estamentos diocesanos coordinados por las Vicarías Episcopales, deberán llevar a cabo un trabajo que consista en la animación, concreción y desarrollo de los objetivos a conseguir, y de las tareas programadas para cada curso. Designarán, para ello responsables específicos. 2.- Al finalizar cada etapa de este Plan, las distintas Vicarías Diocesanas se encargarán también de coordinar, junto con los Arciprestes y Delegados, la evaluación del trabajo realizado. Jaén, a 18 de Junio de 2007.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.