You are on page 1of 51

Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.

net 2
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 3

TEMAS, DÍAS Y HORARIO

DOMINGO, DÍA 17 DE ABRIL. DE 2011 DOMINGO DE RAMOS


21,45 Nos reuniremos en la sala de la comunidad para presentar el trabajo propuesto a realizar en los
Ejercicios Espirituales y concretamente lo propuesto para el día siguiente. Se entregarán los materiales.

1. LUNES, DÍA 18 DE ABRIL


TEMA CENTRAL: “Encontrar la ARMONÍA” (Anexo 1)
13,30 Oración en la capilla. (Anexo 2)
21,00 Vísperas en la capilla. (Anexo 3)
22,00 Presentación del día siguiente.

2. MARTES, DÍA 19 DE ABRIL


TEMA CENTRAL: “Interiorizar la MELODÍA” (Anexo 4)
13,30 Oración en la capilla. (Anexo 5)
21,00 Vísperas en la capilla. (Anexo 6)
22,00 Presentación del día siguiente.

3. MIÉRCOLES, DÍA 20 DE ABRIL


TEMA CENTRAL: “Al COMPÁS de Jesús” (Anexo 7)
13,30 Oración en la capilla. (Anexo 8)
21,30 Vísperas en la capilla. (Anexo 9)
22,00 Presentación del día siguiente.

4. JUEVES, DÍA 21 DE ABRIL


TEMA CENTRAL: “La CLAVE del Amor” (Anexo 10)
13,45 Oración en la capilla. (Hora Internedia)
17,00 Oficios: La Cena del Señor.
21,00 Hora Santa en comunidad, en la capilla. (Anexo 11)
22,00 Presentación del día siguiente.

5. VIERNES, DÍA 22 DE ABRIL


TEMA CENTRAL: “El sonido del SILENCIO” (Anexo 12)
13,00 Vía Crucis en la capilla. (Anexo 13)
18,00 Oficios de Viernes Santo.
21,00 Adoración de la Cruz, en la capilla. (Anexo 14)
22,00 Presentación del día siguiente.

6. SÁBADO, DÍA 23 DE ABRIL


TEMA CENTRAL: “SUSURROS del viento” (Anexo 15)
13,30 Oración en la Capilla.
22,00 Celebración de la Pascua.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 4

EJERCICIOS ESPIRITUALES – SEMANA SANTA 2011


LA CLAVE DE NUESTRA FE

LINEAS GENERALES
- Queremos vivir unos días de encuentro con Dios y con nosotras mismas.
- Nos unimos en la oración personal desde la comunidad y fraternidad.
- Intentaremos entrar en un silencio exterior e interior fundamentado en la Palabra de Dios y en
nuestro momento actual.

FORMA CONCRETA DE ACTUACIÓN


- En la casa habrá un clima de silencio que sólo se romperá en las comidas del medio día.
- Por la noche se presentará el trabajo que se propondrá para el día siguiente.
- No rezaremos laudes, en su lugar rezaremos todos los días hora intermedia, para así facilitar la
asistencia a la Eucaristía en el horario que a cada una le convenga.
- Tendremos alguna proyección en el oratorio o en la sala de la comunidad.
- Se entregará el material fotocopiado progresivamente la noche anterior.

«Todo el que oiga estas


palabras mías y las ponga en
práctica, será como el hombre
prudente que edificó su casa
sobre la roca: cayó la lluvia,
vinieron los torrentes, soplaron
los vientos y se echaron sobre
aquella casa.
pero ella no se hundió, pues
estaba cimentada sobre roca.
Y todo el que escuche estas
palabras mías y no las ponga en
práctica, será como el hombre
insensato que edificó su casa sobre
arena: cayó la lluvia, vinieron los
torrentes, soplaron los vientos e
irrumpieron contra aquella casa y se
hundió,
y ¡qué grande fue su ruina!.»
(Mateo 7,24-27).
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 5

INTRODUCCIÓN DE LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES

Alejarse del ruido, de la actividad normal, huir del mundo, hacia la interioridad de nuestro ser,
dejar la actividad mental de pensamiento e imaginación, y ubicarnos en el corazón.

Recordar la idea del desierto, la soledad, la arena y el cielo azul o estrellado. El desierto, tema
bíblico, lugar de la elección de Dios, lugar de la alianza, del encuentro con Él sin distracciones ni
estorbos de nada ni de nadie.

"La llevaré al desierto, la seduciré, y le hablaré al


corazón; ahí me responderá como en los días de su
juventud".
Evocar a los "Padres del desierto", ermitaños que huyeron de la ciudad mundana y ruidosa para
sin estorbos, buscar una comunión personal íntima, directa y profunda con el Señor.

El desierto como condición y ambiente propicio para una comunicación intensa con Dios: pero
también lugar de batalla espiritual con el Enemigo, tema típico de la espiritualidad.
Percibir y sentir nuestro propio cuerpo, obra maravillosa de Dios, microcosmos, en sus partes y
miembros, en sus procesos internos, usado como un instrumento que propicia la quietud de la
mente, y la concentración en Dios sin dispersión ni movimientos.

Una voluntad decidida a vivir esta experiencia que implica silencio exterior e interior, recogimiento
total; alejamiento de las distracciones por pensamientos, fantasías, recuerdos o preocupaciones.
Escapar, huir del mundo, del ruido exterior e interior, de tanto movimiento e inquietud del cuerpo y
de la mente; buscar el desierto, la quietud, la paz y la calma interior.

Nuestra carne y el mundo metido en nosotros se resiste a entrar en el desierto; tal vez costará
trabajo, no hay un gusto sensible al principio, pero al final no querremos terminar, desearemos
continuar gozando del silencio, de la interioridad, de la comunión.

Solo la razón iluminada por la fe, animada por el amor al deseo de Dios, nos hace aceptar y tomar
este tiempo, uno o varios días, para esa experiencia de interioridad y de contemplación.

Quiera Dios que llegues a participar en esta experiencia, vivir con intensidad y con profundidad ese
tiempo de gracia. Fruto y consecuencia de esta
experiencia de interiorización, de contemplación y
comunión directa con Dios; que a fin de cuentas nos
ayudará a superar el pecado, las malas inclinaciones, las
ataduras desordenadas; nos ayudará a vivir mejor, con
mayor profundidad. Nos hará apreciar los diversos tipos
de oración personal y comunitaria, así como aprovechar
mejor el fruto espiritual de los sacramentos.

En otras palabras, nos dará esa quietud, calma y paz


interior que sólo Dios puede otorgar.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 6
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 7

ANEXO 1
LUNES SANTO
MEDITACIÓN - “Encontrar la ARMONÍA”

En este día, al comenzar estos Ejercicios, es necesario que reconozca una cosa: para construirme como
ser humano, como persona, necesito partir de lo que soy, de mi propia verdad, necesito
ARMONIZARME POR DENTRO.
Esto es lo primero, lo más necesario, abrirme a mi verdad, decirme a mí mismo la verdad de lo que me está
pasando. Sólo a partir de ello podré pensar y ver con claridad lo que será mi vida. Pensar en lo que quiero
ser sin antes reconocer lo que en este momento soy, es empezar a pisar sobre terreno poco firme, sobre
arenas movedizas.
El primer paso es decirme la verdad de lo que soy. No lo que dicen de mí, ni siquiera lo que creo o quiero
ser, sino lo que soy. Así, desnudándome, mirar lo que soy.
¿Quién soy yo?... Difícil saberlo. Cuesta responder esta pregunta porque es compleja en sí misma y porque
llevo ya mucho tiempo viviendo lejos de mí. Es más fácil mirar a los otros, hablar de los otros, encontrar
valores y defectos en los otros...; pero ¡qué difícil es hablar de lo que yo soy! ¿Qué valores tengo? ¿Cuáles
son mis defectos? ¿Cuáles son mis anhelos y mis dificultades? ¿Cuáles son mis dudas? Es difícil hablar de
lo que soy, porque no tengo la costumbre de mirarme para reconocer mi verdad.
Me desconozco. Sé dos o tres datos superficiales sobre mí y con esos pobres datos suelo definirme. Pero
no me conozco. Como diría San Agustín que “es grande la distancia que me separa de mí mismo”.
Así pues, si quiero transformar mi vida tengo que empezar por aceptar aquello que ahora soy, aceptar mi
historia, mi pasado, mi presente. Aquí está el secreto de estos días de retiro: decirme la verdad, para
empezar a “nacer de nuevo” (Cf. Jn 3,1ss). Si oculto mi verdad nada podré descubrir, sólo yendo con la
verdad se puede alcanzar la libertad. “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8, 31-32). Es
hora de decirme la verdad, de sacarlo todo afuera, para que dentro nazcan cosas nuevas.

Para poder mirarme por dentro me puedo ayudar de la imagen de una cebolla,
al igual que ella yo también tengo muchas capas.
Primera capa: Yo soy un ambiente. He nacido en un ambiente, durante años he
respirado el aire de ese ambiente y, por tanto, tengo las mismas actitudes del
ambiente. Pero, ¿quién ha hecho el ambiente? Hombres, mujeres, seres humanos
como yo. Hombres y mujeres que en la vida cotidiana, casi sin darse cuenta,
empezaron a vivir los valores falsos del ambiente. Así surgió el ambiente, y así se
mantiene. Y, ¿cuáles son los cimientos de mi ambiente?
 a mi ambiente le interesa el Tener. Mi ambiente me ha enseñado que uno de
los objetivos de la vida es tenerlo todo, tener hasta lo que no es necesario?
 en mi ambiente interesa ser el mejor, “deslumbrar”, llamar la atención, ser el centro de todo, Valer.
Muchas veces hago las cosas para ir delante, para que me aplaudan, para “tener los primeros puestos”
de los que habla el Evangelio?
 mi ambiente gusta del dominio, del Poder. Me gusta que me sirvan y que hagan lo que yo quiero. Me
gusta manejar a los otros, con palabras, con argumentos, con sentimientos.

en el ambiente en el que vivo se trata a las personas como si fueran objetos, se las utiliza, se las
degrada, se las compra. Muchas veces nos acercamos a los demás sólo en beneficio propio?

en mi ambiente la responsabilidad siempre es de otros. Si alguien es rico es “porque se lo ha
ganado” en el libre mercado; si alguien es pobre es “porque quiere”?

mi ambiente confunde divertirse con re-crearse?.

mi ambiente es envidioso, receloso, cotilla... Mi ambiente no confía en nadie; por eso muchas veces
prefiero callarme mis problemas, sin importarme el dolor?

Segunda capa: Yo soy un cuerpo y unos sentidos. Mi cuerpo, ¿qué expresa?, ¿para qué lo uso? Mi
cuerpo termina expresando lo que mi ambiente con ganas de lucir y aparentar le impone en cada momento.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 8

El cuerpo es quizá el mayor medio de comunicación que tenemos. Por el cuerpo podemos expresar todo lo
que nos sucede; por los sentidos podemos captar todo lo que le sucede al mundo, todo lo que le sucede a
los demás.
Y mis sentidos, ¿qué siento con ellos?, ¿pueden ver mis ojos los sufrimientos que hay a mi alrededor?,
¿escucho los lamentos de los pobres?, ¿he tocado el dolor de los que viven cerca de mí?. Mi ambiente me
ha enseñado a ser insensible. A pesar de todo lo que sucede, tiendo a ser indiferente: miro sin ver, oigo sin
escuchar, toco sin palpar, gusto sin sentir. Mi vida es superficial, porque la forma como siento el mundo es
superficial?

Tercera capa: Yo soy una afectividad, unos sentimientos. Mi afectividad es un don, la capacidad que me
permite sentir la vida, con sus alegrías y tristezas. Hace que la vida no me sea indiferente, que la realidad
me afecte; pero ¿Qué es lo que yo siento normalmente? A veces siento soledad, aburrimiento, inseguridad,
mal genio, dolor, tristeza. A veces siento unos complejos que me llenan de timidez, de introversión o de
deseos de llamar la atención o de huir. Otras veces siento como siente el ambiente y busco amores fáciles,
busco que me quieran, que me reconozcan, que me alaben, busco toda una serie de experiencias que no
me dejan nada en el corazón. No me conmueve el mendigo, ni el drogadicto, ni me conmueven los que
pasan hambre. Me preocupo sólo por mí y la mayor parte de las veces lloro por mí, porque de la única
persona que llego a sentir lástima, es de mí. Inconmovible, sintiendo dolor o ternura sólo por mí, amando
para que me amen.... así me voy quedando en las profundidades de una gran soledad.

Cuarta capa: Yo soy una mente. Mi mente tiene tres funciones básicas: inteligencia para descubrir y
conocer; libertad, para elegir y voluntad, para realizar lo elegido. Pero, ¿qué es lo que yo conozco,
especialmente: qué conozco acerca de mí?, ¿qué decisiones tomo? o ¿me toman mis decisiones?, ¿qué
cosas valiosas he hecho, sobre todo: qué he hecho por los demás?
Indudablemente mi inteligencia, contaminada por el ambiente, muchas veces me ha engañado. Por eso no
me conozco, por eso no sé quien soy. Peor aún, mi inteligencia suele justificar toda mi mediocridad con
bellas ideas: “es que soy joven”, “es que así es la vida”, “es que yo soy así”. Y así, con tres razones tontas,
permanezco en la mediocridad.

Pero en el fondo, hay una quinta capa no contaminada, aunque si escondida por toda la contaminación de
mi ambiente: Yo soy lo mejor de mí. Lo mejor de mí son todos esos valores, todas esas realidades
auténticamente positivas que yo tengo. Es difícil captar lo mejor de mí, porque o me han dicho tantas veces
que no sirvo para nada y han exagerado tanto mis defectos, o me han alabado tantos valores falsos que
aparento tener, o me han apreciado por tener cosas que el ambiente considera valores (dinero, fama,
belleza física, posición social), que al fin de cuentas me es difícil saber qué es lo mejor de mí. Sí, es difícil
descubrir cuáles son mis valores auténticos, diferenciándolos de las caricaturas que admira y aprecia mi
ambiente.
Con todo, aunque sea difícil necesito descubrir qué es lo mejor de mí, pues sólo desde mis valores
auténticos, desde lo mejor de mí, puedo reconstruir mi vida.

ORIENTACIONES PARA LA REFLEXIÓN

I. Preguntas de Reflexión
Hacer una radiografía de mí mismo. Describir lo que hay en cada una de mis capas, descubriendo la
contaminación que hay en ellas:
Mi ambiente, mi sociedad ¿Cómo es? ¿Qué características tiene?
¿Cuáles son mis actitudes POSESIVAS? ¿Qué cosas o personas poseo?
¿Con qué actitudes suelo llamar la atención y buscar reconocimiento?
¿Cómo busco ser más que los demás?
¿Quiénes me dominan? ¿A quiénes domino? ¿De qué forma suelo dominar a los otros?
Mi cuerpo y mis sentidos: ¿Como vivo mi corporalidad? ¿Cómo me siento con mi cuerpo? ¿Qué es lo
que siento con mis sentidos?
Mi afectividad: ¿Qué sentimientos tengo? ¿Cuáles son mis complejos, mis tristezas, mis sufrimientos?
¿Qué me conmueve?
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 9

Mi mente: ¿Qué uso hago de mi inteligencia, mi libertad y mi voluntad? ¿Cómo suelo justificar mis
mediocridades para quedar bien?

Encuentra tu armonía en el Evangelio


Leer Lucas 4, 1-15: Jesús es tentado. Las tentaciones son tres:
PODER: Convertir las piedras en pan, usando el poder para el propio beneficio.
TENER: Poseer todos los reinos de la tierra.
VALER: Tirarse del alero del templo para ser reconocido como Hijo de Dios y Mesías.
1. ¿Cuál es la actitud de Jesús ante las tentaciones? ¿Qué postura toma ante cada una de ellas?
2. Las tentaciones le proponen a Jesús otro tipo de vida. Al rechazarlas, ¿qué tipo de vida elige Jesús?
3. ¿Cuáles son las tentaciones que hay en mi vida? ¿Qué actitud tomo ante ellas?
4. Al rechazar las tentaciones de mi vida, o al caer en ellas, ¿cuál es el tipo de vida que estoy
construyendo?
5. ¿A qué me invita Jesús en este texto?

Ayudas para la Oración


Reconocerme ante el Señor, en su presencia.
Mirar mi vida, sentir que muchas veces he construido mi vida sobre arena.
Sentir todos mis cimientos falsos y presentárselos al Señor.
Presentar al Señor mis deseos de andar en verdad, construyendo sobre roca.
Repetir una y otra vez: “El Señor es mi fuerza, mi roca y mi salvación: ¿a quién temeré?; el Señor
defiende mi vida: ¿quién me hará temblar?”.
Sentirlo cercano. Amarlo ahí.

¿Por qué gustas tanto de hablar, y tan poco de escuchar?


Andas siempre fuera de ti, y rehusas regresar a ti.
El que enseña de verdad está dentro”
In ps. 139,15

Dame, Señor, a conocer y entender qué es primero, si invocarte o alabarte, o si es antes


conocerte o invocarte. Más ¿quién habrá que te invoque si antes no te conoce? Porque,
no conociéndote fácilmente podrá invocar una cosa por otra. ¿Acaso más bien no habrás
de ser invocado para ser conocido? Pero, ¿y cómo invocarán a Aquel en quien no han
creído? ¿Y cómo creerán si no se les predica? Ciertamente, alabarán al Señor los que le
buscan, porque los que le buscan le hallan y los que le hallan le alabarán. Que yo, Señor,
Te busque invocándote y Te invoque creyendo en Ti, pues me has sido ya predicado.
Invócate, Señor, mi fe, la fe que Tú me diste e inspiraste por la humanidad de tu Hijo y el
ministerio de tu predicador.

Confesiones I, 1, 1.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 10
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 11

ANEXO 2
LUNES SANTO - ORACIÓN MEDIODÍA
“La armonía de la Palabra”

CANCIÓN

LECTURA:

ADORA Y CONFÍA

No te inquietes por las dificultades de la vida, por sus altibajos, por sus decepciones,
por su porvenir más o menos sombrío.
Quiere lo que Dios quiere. Ofrécele en medio de inquietudes y dificultades el sacrificio
de tu alma sencilla que, pese a todo, acepta los designios de su providencia.
Poco importa que te consideres un frustrado si Dios te considera plenamente
realizado, a su gusto.
Piérdete confiado ciegamente en ese Dios
que te quiere para sí.
Y que llegará hasta ti, aunque jamás lo veas.
Piensa que estás en sus manos, tanto más fuertemente cogido, cuanto más decaído y
triste te encuentres.
Vive feliz. Te lo suplico. Vive en paz.
Que nada te altere.
Que nada sea capaz de quitarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus fallos morales.
Haz que brote, y conserva siempre sobre tu
rostro, una dulce sonrisa, reflejo de la que el
Señor continuamente te dirige.
Y en el fondo de tu alma coloca, antes que
nada, como fuente de energía y criterio de
verdad, todo aquello que te llene de la paz de
Dios.
Recuerda: cuanto te deprima e inquiete es falso.
Te lo aseguro en el nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios.
Por eso, cuando te sientas apesadumbrado, triste, adora y confía.

Teilhard de Chardin

PALABRA DE DIOS

Mateo 13:44-46
“Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual
un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene,
y compra aquel campo. También el reino de los cielos es semejante a un mercader que
busca buenas perlas, que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que
tenía, y la compró.”
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 12

SEÑOR, DIOS NUESTRO

Señor y Dios nuestro,


nuestra única esperanza,
no permitas que dejemos de buscarte por cansancio,
sino que te busquemos siempre
con renovada ilusión.

Tú, que hiciste que te encontráramos


y nos inculcaste ese afán por sumergidos
más y más en ti,
danos fuerza para continuar en ello.

Mira que ante ti están nuestras fuerzas


y nuestra debilidad.
Conserva aquellas, cura ésta.
Mira que ante ti están nuestros conocimientos
y nuestra ignorancia.

Allí donde nos abriste,


acógenos cuando entremos.
Y allí donde nos cerraste
ábrenos cuando llamemos.

Haz que nos acordemos de ti,


que te comprendamos,
que te amemos.

Acrecienta en nosotros estos dones


hasta que nos trasformemos completamente
en nuevas criaturas.

Después de estar mi alma rebosando de tu Gracia...


Hoy te digo bajito, sólo para Ti...
Estoy dispuesto, si Tú eres viento
a ser yo la hoja...
Si eres fuego, yo la llama...
Si eres mar, yo la playa...
Si eres lluvia, yo la tierra...
Si eres susurro, yo el oído...
Si vienes a mí como Espíritu
que todo lo empapa...
abrirte de par en par mi corazón...

.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 13

ANEXO 3
LUNES SANTO - ORACIÓN DE LA TARDE

“La sinfonía de Dios”


Jesucristo es el director de la orquesta sinfónica del mundo. Él ha venido para unir lo desunido. La
sinfonía de Dios adquiere sentido en ÉL. Él la interpreta y dirige. La pluralidad de instrumentos
adquiere unidad bajo la dirección de Jesucristo. Él dirige la sinfonía de la unidad. «Cuando yo sea
levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí».
Cuando apareció sobre la tierra el nuevo director de la orquesta del mundo, vimos con claridad cómo
las diferentes voces e instrumentos no se limitan a tocar, sino que se integran en la superior belleza
de la sinfonía del mundo bajo la batuta del mejor director: Jesucristo.

Jesús fue con ellos a Nazaret, y les estaba sumiso. Su madre guardaba todas estas
cosas en su corazón. Jesús crecia en sabiduría, en estatura y en gracia delante de
Dios y de los hombres” (Lc 2, 51-52)

“Felipe se encontró con Natanael y le dijo: ‘Hemos encontrado a aquel de quien


Moisés escribió en la Ley y los profetas’. Natanael respondió: “¿De Nazaret puede
salir algo bueno?’. Felipe le respondió: ‘Ven y verás’”.(Jn 1, 45-46).

Pautas:
 Os invitamos a descubrir lo que nos trae este tiempo de semana santa tiempo de enraizar,…
 … la armonía y necesidad de revisarme por dentro…
 Hay vidas que están desencajadas: desequilibrio entre la vida interior y exterior… Basta echar una
mirada al mundo en el que vivimos: mientras que unos están preocupados por sus millones en los
bancos,… otros en Congo, se pelean por una cesta de comida… mientras que unos promocionan artículos
de lujo,… otros llegan, esqueléticos, en las pateras a nuestras costas,…

 ¿Qué ha pasado de la promesa de Dios?:


“Nadie causará ningún daño en todo mi monte santo,
porque el conocimiento del Señor
colma esta tierra…
Habitará el lobo junto al cordero,
la pantera se tumbará con el cabrito
el ternero y el leoncillo pastarán juntos;
un muchacho pequeño cuidará de ellos.
La vaca vivirá con el oso,
sus crías se acostarán juntas,
el león comerá paja con el buey,
el niño de pecho jugará junto al escondrijo de la serpiente…”
(Cf. Is 11, 9. 6-8)

 Jesús viene a restaurar la armonía, la justicia, el orden, el cosmos… viene a quitar el “caos”.

 ¿Cuál es la sinfonía de la búsqueda?: la autenticidad, el amor maduro, la justicia, es decir, aquello


que es lo mejor…
- La opción de amar .
- Vivir la sana tensión entre ideal y realidad.
- La madurez en el amor.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 14

- Aunque no entienda, se trata de seguir caminando en fidelidad…

 Jesús opta por amor para salvarnos y asume la vida humana tal cual es y desde ahí crece,
madura,…y va ya acercando el Reino de Dios a esta tierra.

¿Descubro la “sinfonía de Dios” que hay actualmente en mi vida y cómo desde ahí voy
colaborando en la extensión del Reino de Dios?

Venga tu Reino
Siglo tras siglo hay un clamor,
es lo inquietud del corazón:
quiere sentir fraternidad,
quiere vivir la libertad.
Señor el reino me empujó
a construirlo aquí por Ti,
pero me siento pecador
y en la impotencia te diré:

VENGA TU REINO,
VENGA TU REINO,
VENGA TU REINO,
SEÑOR, SEÑOR

Tú nos hablaste de un lugar


donde el más débil puede hablar,
donde es mirado con amor,
pues Dios es Padre y lo hace ver.
Jesús, denuncias mi actitud,
como un burgués te rechacé,
en mis hermanos no te vi.,
ábreme pronto el corazón.

Venga tu Reino sobre mí,


quiero olvidarme de mi yo,
gastar mi vida como Tú
y solidario, compartir.
Que lo que digo entre en mí
y que se encarne y me haga andar,
que dé energía a mi voz
y que ese grito se haga oir.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 15

ANEXO 4
MARTES SANTO
MEDITACIÓN - “Interiorizar la MELODÍA”

Para interiorizar la melodía que nos ofrece Jesús en el Evangelio es necesario:

DESTRUIR LOS FALSOS DIOSES


Me muevo en el mundo de las imágenes y ellas condicionan mi vida: las imágenes que me da la publicidad,
las imágenes de la moda y de la TV. Aunque crea que me he alejado de Dios, en verdad lo que he hecho es
sustituir el Dios verdadero por otros dioses que me fabrico yo mismo o que me regala la sociedad de
consumo.
¿He adorado dioses cómodos que me permiten huir, escaparme de mi realidad, no encontrarme con lo que
soy y no construirme como Persona?
Para encontrarme con Dios es necesario destruir los falsos dioses que tengo, los ídolos que hay en mi vida.

DESTRUIR LAS IMÁGENES FALSAS DE DIOS


Pero no sólo tengo dioses falsos. El mundo, el colegio, mi propia familia, me han
deformado muchas veces la imagen del Dios verdadero.
Para encontrarme con Dios, tengo que liberarme de las imágenes deformadas que
me apartan de él.
Debo, por tanto, destruir imágenes falsas como éstas:
 el Dios-policía: dedicado a vigilar mis actos para ver cuándo fallo y entonces
poder castigarme.
 el Dios-juez: que le interesa únicamente que yo cumpla unas normas y que
me condena cuando las infrinjo.
 el Dios-culpable-de-todo: al cual culpamos de todo lo malo que ocurre.
 el Dios-amnistía: con el que juego a hacer siempre lo que me da la gana sin importarme las
consecuencias, porque al final él siempre me perdona.
 el Dios-supermercado: que está ahí para concedemos todo lo que pidamos y pobre de él si no nos
lo concede.
 el Dios-“112”: al que sólo llamo cuando hay una emergencia en mi vida.
 el Dios-a-la-carta: nos hacemos un dios a la medida excluyendo lo que no nos interesa de su
mensaje.
 el Dios-de-las-nubes: que está lejos de mi vida, que no tiene ninguna relación personal conmigo.

Todas estas imágenes falsas de Dios me impiden acercarme al Dios verdadero. En ese Dios estático,
lejano e inquisidor no se pueda creer. Dios tiene que ser distinto.
Y es verdad. Dios es distinto. Es distinto de esas imágenes falsas que me ha dado la sociedad. Es
distinto, incluso, de lo que muchas veces me han anunciado los que dicen conocerlo.

BUSCAR A DIOS
Para encontrar a Dios tengo que tener claro que Dios no es una idea, ni un concepto, ni una imagen. Dios
es una Persona y, por tanto, sólo puedo encontrarme con Él, mediante una experiencia. A Dios se le
encuentra, no se le demuestra.
Ahora bien, para encontrar a Dios es necesario buscarlo. ¿Dónde busco yo a Dios?
Hay “espacios” privilegiados para encontrarse con Dios.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 16

 La Palabra (la Biblia): es un lugar privilegiado de encuentro con el mensaje de Dios para cada uno.
En ella está escrita toda mi vida. Es el único libro que en vez de leerlo, me lee a mí. Cuando
ESCUCHO la Palabra descubro que está dicha para mi vida y que en ella puedo descubrir la voluntad
de Dios.
 La Historia de mi vida: a lo largo de mi vida Dios ha ido acompañándome de muy distintas formas.
Siempre ha estado ahí aunque yo no haya sido capaz de reconocerlo. Si me paro a mirar, con “otros
ojos”, seguro que descubro acontecimientos en mi vida donde Dios ha estado de una manera muy
especial: apoyándome, amándome incondicionalmente, haciéndome vivir una alegría profunda,
llamándome a crecer como persona…
 En los demás: Dios nos habita a todos, por eso cada persona es lugar de encuentro con Dios. Los
demás serán muchas veces las mediaciones que Dios utiliza para llamarme al encuentro con Él. Dios
actúa a través de los demás y actúa a través de mi convirtiéndome en instrumento de su amor.

La Palabra, Mi historia y los Demás son espacios privilegiados de encuentro con Dios, pero para vivirlos
auténticamente tengo que tener como modelo a Jesús.
Sí quiero conocer a Dios, debo abrirme a Jesús, mirarlo en el Evangelio y allí descubrir sus valores, su
manera de ser y de vivir, pues la manera de ser de Jesús, es la manera de ser de Dios.
Muchas veces me hago mil preguntas abstractas y teóricas sobre Dios. Busco la respuesta en lo que dicen
algunos libros, en lo que opina la gente, en lo que se dice por ahí. Olvido que Dios ya dio la respuesta
definitiva a todas nuestras preguntas sobre Él.
Cuando Dios quiso mostrarse y explicar su divinidad, se hizo hombre en Jesús. Dios, el Creador, el
Todopoderoso, el Eterno, se manifestó en la humanidad y en la historicidad de Jesús.
Así, pequeño y humano,
humilde y misericordioso,
pobre y cercano a los más débiles,
incapaz de juzgar y siempre pronto al perdón,
enamorado de los pecadores
y apasionado por todas las criaturas;
así, incapaz de apagar la mecha que aún humea
o de quebrar la caña cascada,
así como Jesús, así es Dios.

Tal vez sería más cómodo para mí que Dios fuera sólo una idea abstracta, una teoría que en nada
cuestiona. Pero no, Dios se manifestó en Jesús y es incómodo como incómodo es Jesús...; porque una vida
entregada y llena de amor misericordioso, siempre será para mí una pregunta, una denuncia, un grito que
me interpela.
Acercarme a Jesús, abrir mi vida a él, mirarlo, dejarme cuestionar por su manera de vivir, ese es el paso
que ahora se me pide para poder ir encontrándome con Dios.
No se trata de creer en nada. Se trata de vivir.
Cuando tengo esa melodía de Dios resonando dentro de mí es cuando me lanzo a hacer caminos: me lanzo
a construir amores. Sé que en mi andar, Dios camina conmigo.

«Un discípulo preguntó a su maestro:


- Maestro, ¿cómo encontrar a Dios?
Su maestro lo sumergió en el río, le agarró la cabeza con fuerza y
se la hundió en el agua, y lo dejó libre sólo cuando ya estaba a
punto de ahogarse. Luego le dijo a su discípulo:
- Cuando quieras encontrar a Dios con la misma intensidad con la
que querías el aire para respirar, entonces, sólo entonces lo
hallarás».
(Narración hindú)
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 17

FICHA DE TRABAJO PERSONAL


1. ¿Qué es lo que más me ha llamado la atención del documento? ¿Por qué?
2. ¿Cuáles son mis ídolos, mis dioses falsos? ¿Qué puedo hacer para liberarme de ellos?
3. ¿Qué imágenes falsas de Dios tengo yo? ¿En qué situaciones concretas descubro esas imágenes
falsas?
4. ¿Cómo he descubierto a Dios a lo largo de mi vida? ¿Cuáles han sido los momentos más
importantes de mi vida y cómo ha estado presente Dios en ellos?
5. Teniendo en cuenta los momentos en los que he descubierto a Dios en mi vida, ¿quién es Dios para
mí?
6. ¿Dónde puedo buscar a Dios? ¿A qué me comprometo?
7. Conclusiones personales, dudas, inquietudes.

AYUDAS PARA HACER ORACIÓN


Quedarme en silencio delante del Señor.
Sentirlo buscándome. ¡Tanto me ha buscado!
Mirar mi ser, mi cuerpo, mi afectividad, mi mente, Lo Mejor de Mí, y reconocer que lo que soy se lo
debo a él.
Mirar todo el amor que he recibido y todo el amor que soy capaz de dar y reconocer que todo es un
don suyo.
Mirar todo lo bello, todo lo bueno, todo lo justo y reconocer que todo me habla de Dios.
Sentir que para ver a Dios, sólo es necesario abrir los ojos y ver. Abrir, entonces, mis ojos... y amarlo
ahí.

CITAS PARA MEDITAR


Guía para la Oración
 El Señor nos invita a permanecer en Él: Jn 15,4; en su amor: Jn 15,9.
 Permanecemos en el Señor si guardamos sus mandamientos: Jn 15,10.14; Quien ama al
Señor, guarda sus mandamientos: Jn 14,15.21; su mandamiento es que amemos como Él:
Jn 15,11.
 De modo particular permanecemos en Cristo por la Eucaristía: Jn 6,56.
 El Señor nos ha llamado y destinado a dar mucho fruto: Jn 15,16; separados del Señor no
podemos dar fruto; da fruto quien permanece en Él: Jn 15,4-5; la gloria del Padre está en
que demos mucho fruto: Jn 15,8.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 18
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 19

ANEXO 5
MARTES SANTO - ORACIÓN MEDIODÍA
“PERMANECED EN MI MELODÍA”

AMBIENTACIÓN:

Jesús es el que más ha amado y es el Señor del amor y de los que aman. En la medida en
que nuestra vida se va llenando de amor, Jesús se va «enseñoreando» de ella. Cuando el amor
mueve enteramente nuestra vida, Jesús toma definitivamente posesión de ella. Y así, no es
que tengamos el amor de Cristo, sino que su amor nos tiene, nos puede, nos dirige y nos
domina. Jesús será nuestro Señor en la medida que sea él quien viva en nosotros, en la
medida en que nos compenetremos con sus pensamientos, sentimientos y actitudes, en la
medida en que nuestra voluntad esté entregada a la suya y podamos decir: “Vivo yo, pero no
soy yo, es Cristo quien vive en mí”.

“Dios nos deja elegir. Decir sí o no al amor.


Dejarme a mí la elección es respetar mi libertad de persona. Dios, que
me ama en libertad, quiere mi amor en libertad.
Hay que vivir bien cada día. ¡Qué verdad tan simple!
Tengo que confiar en que la pizca de amor que siembro ahora producirá
muchos frutos,
aquí en este mundo, y en la vida futura”
(Henri Nouwen)

CANCIÓN “Señor, enséñanos a orar”

LECTURA (San Agustín)

¡Tarde te amé, oh mi Dios, oh Santa Trinidad,


hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé!
Tú estabas dentro de mí, yo, fuera.
Por fuera te buscaba
y me lanzaba sobre el bien y la belleza
creados por Ti.

Tú estabas conmigo
y yo no estaba contigo ni conmigo.
Al retenerme las cosas lejos de Ti,
yo no te veía
ni te sentía,
ni siquiera te echaba de menos.

Tú, ¡Oh Dios compasivo!


mostraste tu resplandor
y pusiste en fuga mi ceguera.
Exhalaste tu perfume
y aspiré tu belleza.
Ahora respiro y suspiro por Ti.

Viniste a mí y, al encontrarme en Ti,


mi hambre y mi sed quedaron saciados.
Me tocaste, y me abraso en tu paz.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 20

Palabra de Dios (Jn. 15, 9-14)

Como el Padre me ama a mí, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis
mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre
y permanezco en su amor. Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté dentro de vosotros y
vuestra alegría sea completa. Éste es mi mandamiento: amaos unos a otros como yo os he
amado. Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si
hacéis lo que yo os mando.

ORACIÓN FINAL

Padre, míranos con amor y fortalece el compromiso de comunión entre todos, para que
guiados por la luz del Espíritu Santo, llenemos el mundo de amistad y solidaridad, de
alegría y esperanza, de fe y verdadero AMOR. Amén.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 21

ANEXO 6
MARTES SANTO - ORACIÓN DE LA TARDE - LA MELODÍA DE DIOS

Ambientación:
Dios padre ha derramado sobre nuestra comunidad innumerables gestos de amor. Él nos eligió
y nos llamó “para estar con Él”, haciendo de nosotras su porción elegida, el lote de su heredad. El nos
trata con exquisito cariño paterno, “como a las niñas de sus ojos”, y nos lleva sobre sus plumas como
el águila a sus polluelos. Jesús de Nazaret es el nombre histórico que dramatiza este loco empeño
de Dios por todos nosotros y en especial por esta comunidad que hoy está en su presencia. En Él nos eligió,
en Él sigue manteniendo con nosotros su alianza de amor.

CANCIÓN

SALMO AL DIOS DE LA VIDA

Tú eres, Señor, un Dios de Vida, en medio de nuestro mundo,


un Dios de misericordia y bondad. en la vida de nuestros hermanos y hermanas,
Reconocemos tu impulso creador Tú nos envías a hacer presente
en el origen de todo lo que existe tu amor entrañable, cercano y liberador.
y en el origen de nuestras vidas. Nos llamas a ser hombres y mujeres libres,
Y a lo largo de la historia y de nuestra compasivos, solidarios, testigos de
historia, esperanza;
sigues impulsando todo aquello que personas de Dios, personas de Espíritu,
hace a las personas vivir de forma más que quieren seguir, muy de cerca, a Jesús.
humana, más fraterna y más gozosa. Que viven la intimidad contigo,
que se nutren de tu amor,
Por eso te damos gracias y te que transparentan la vivencia gozosa de tu
bendecimos. presencia que nos anima.

Tú nos has creado a tu imagen. Por eso te damos gracias y te


Nos sorprendemos bendecimos.
al descubrirnos obra de tus manos,
al descubrir en nosotros Nos pides que nuestra vida entera hable de
las semillas de tu ser de Padre-Madre. Ti,
Nos has hecho capaces de crear, en cada edad, tarea o situación que vivamos;
transmitir y potenciar la vida; que digamos a la gente, con nuestra vida y
de acompañar su crecimiento actitudes que Tú les amas.
con paciencia y ternura, Tú nos has hecho colaboradores tuyos
nos das un corazón misericordioso y en esta tarea de hacer crecer la Vida, de
compasivo construir tu Reino.
y nos llamas a vivir un amor gratuito y Que como María, la mujer que se dejó llenar
comprometido como el tuyo. por Ti para entregarte al mundo,
permanezcamos siempre abiertos a tu amor
Por eso te damos gracias y te y sepamos hacer de nuestra vida don para
bendecimos. los demás.

Has puesto en nosotros algo de Ti que, Por eso te damos gracias y te


a través de nuestras vidas, bendecimos.
quieres hacer llegar a los demás:
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 22

SALMO

Alabad, siervos del Señor, al cielo y a la tierra?


alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor, Levanta del polvo al desvalido,
ahora y por siempre: alza de la basura al pobre,
de la salida del sol hasta su ocaso, para sentarlo con los príncipes,
alabado sea el nombre del Señor. los príncipes de su pueblo;
a la estéril le da un puesto en la casa,
El Señor se eleva sobre todos los como madre feliz de hijos.
pueblos,
su gloria sobre los cielos. Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo.
¿Quién como el Señor, Dios nuestro, Como era en el principio, ahora y siempre,
que se eleva en su trono Por los siglos de los siglos. Amén.
y se abaja para mirar

Preces

Llenos de alegría y gozo por sentirnos llamados a la gran misión de anunciar la Buena nueva a todos los
hombres, dirijamos al Padre nuestra oración confiada.

 Padre, que quisiste que tu Hijo, resucitado de entre los muertos, se manifestara en primer lugar
a los apóstoles, haz que también nosotros seamos testigos de Cristo hasta los confines del mundo,
roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

 Tú que enviaste a tu Hijo a sembrar la semilla de la palabra, danos también a nosotros sembrar
nuestra semilla con nuestro trabajo, para que, alegres, demos fruto con nuestra perseverancia,
roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

 Tú que enviaste a tu Hijo para que reconciliara el mundo contigo, haz que también nosotros
cooperemos a la reconciliación de los hombres, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

 Tú que nos has llamado a seguirte más de cerca desde la Congregación de Agustinas
Misioneras, haz que, con nuestro testimonio personal y comunitario, atraigamos operarios
generosos a tu mies, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

ORACIÓN

PADRE, ME PONGO EN TUS MANOS


Carlos de Foucauld

Padre, Me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras. Sea lo que fuere, Por ello te doy las
gracias. Estoy dispuesto a todo.

Lo acepto todo, Con tal de que se cumpla Tu voluntad en mí Y en todas tus criaturas. No deseo
nada más, Padre.

Te encomiendo mi alma, Te la entrego Con todo el amor de que soy capaz, Porque te amo y
necesito darme, Ponerme en tus manos sin medida, Con infinita confianza, Porque tu eres mi
Padre.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 23

ANEXO 7
MIÉRCOLES SANTO
MEDITACIÓN “al COMPÁS de Jesús”

“Os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el
corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Infundiré mi espíritu en vosotros y haré que os
conduzcáis según mis preceptos y observéis y practiquéis mis normas. Habitaréis la tierra que yo
di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios.”
(Ez 36, 26-28)

He sido llamado. Llamado a nacer de nuevo. Llamado a ser persona. He sido llamado al amor. Llamado a
amar a los más cercanos, aunque cueste; llamado al encuentro afectivo en la amistad, llamado a ese amor
más audaz que es el amor a los empobrecidos.
Pero existe en el fondo de mi ser una llamada aún más radical, una llamada al primero y más grande amor.
Y es que estoy llamado a amar a Dios.

Una llamada, un grito


En el fondo de todo hombre, de toda mujer, hay una llamada, un grito. Es Dios que llama. Es Dios
buscándome.
Es un grito en mí, un grito que nace en mi interior. Es una sed profunda. A lo largo de los años me he ido
dando cuenta que lo que me ofrece la sociedad no me llena, hay dentro de mí un vacío que hasta ahora no
he logrado llenar de ninguna manera. Y es que algo resuena en mi interior, algo que es más fuerte, más
total que yo mismo. Una llamada resuena. Puedo hacerme el sordo. Puedo preferir la comodidad fácil de la
vida vulgar. O puedo rebelarme contra el ambiente y concederme el derecho de ser feliz.
Como Zaqueo, como la mujer pecadora, como Pedro, como ellos, yo puedo ahora escuchar la llamada. Dios
gime en mi interior llamándome y ha llegado la hora de buscar al que me busca, de amar al que me amó
primero.
“Oigo una voz en mi corazón. ‘Busca su rostro’.
Y yo busco tu rostro, Señor; no me ocultes tu rostro.
Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo en tu corazón, espera en el Señor”. (Salmo 27, 8-9a. 14).
Este es el primer momento del amor a Dios: aceptar que la llamada está ahí, aceptar el grito de Dios que
trae el mejor proyecto para mi vida y, sin miedo, atreverme a escuchar.

La radical necesidad
Pero si pongo más atención a lo que clama en mi interior, descubriré una profunda y radical necesidad. Me
han llamado a la vida plena, a nacer de nuevo, al amor, y yo -ingenuo de mí- me he creído capaz de
responder a esa llamada.
Y yo me he creído capaz de cambiar, capaz de ser distinto al ambiente, capaz de curar mis heridas y mis
dolorosos recuerdos, capaz de arrancar de mí mi Pecado, capaz de darme en amor a los pobres, a los
amigos, a la familia, a quien es más especial para mí. Pero la gran verdad es que por mis propias fuerzas
no soy capaz.
No fui capaz antes, y no lo seré ahora.
Pronto me cansaré, pronto abandonaré mis propósitos de cambio, porque no soy yo la fuente de la vida y no
soy yo el origen del amor.
Y desde aquí descubro que Dios sí puede. Que Él, que me creó a su imagen y semejanza, puede ahora
transformarme y hacerme una criatura nueva.
Que Él, que es el mismo amor, puede poner su amor en mí.
Tengo profunda y radical necesidad de Dios. Él no es un añadido en mi vida. Él lo es todo. Sin Él, ya nada
es posible, ya nada tiene sentido. Yo no soy capaz; pero para Dios nada hay imposible,
“Porque no hay nada imposible para Dios”. (Lc 1,37)

Este es el segundo momento del amor a Dios: aceptar que lo necesito, que Él es para mí lo único realmente
necesario, y, entonces, buscarlo sin cesar.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 24

Buscar al Dios de Jesús


Buscar a Dios, pero no a cualquier “dios”.
Porque hay dioses que esclavizan, dioses que extravían.
No se trata de buscar los dioses del Ambiente: ese dios del tener
que me promete la felicidad si me lleno de cosas, o ese dios del
valer que me hace buscar siempre los primeros puestos cualquier
precio, ese dios del poder que me lleva a manipular las personas en
beneficio propio; o ese dios de las “tradiciones” que no nos exige
una vida auténtica y se conforma con el cumplimiento de ritos
externos.
No se trata de buscar los dioses del cuerpo y los sentidos: esos
dioses de ver y tocar, esos ídolos (cosas, personajes,…) que me
regala la sociedad y que gustan porque son concretos y tangibles.
No se trata de buscar los dioses de la afectividad: esos dioses en los que creo por impulso, por emoción
espontánea y en los cuales dejo de creer con un simple cambio de estado de ánimo.
Tampoco se trata de buscar los dioses de la mente: esos cuya existencia se deduce fríamente con la
ayuda de dos o tres argumentos, pero que están lejos de mí.
Se trata de buscar al Dios de Jesús, a ése que siento en la profundidad de Lo Mejor de Mí. Ese Dios que
habita en mí y que se manifiesta a través de mis valores. Un Dios que vive en mí y me hace vivir
“jesusmente”.

Y, ¿qué dice Jesús de Dios?

Jesús dice que Dios es Padre. Más aún, Jesús dice que Dios es “Abbá”, un papaíto lleno de cariño
por sus criaturas. Jesús siempre se sintió ante Dios, como un niño pequeño ante su Padre. Por eso -decía
él- a Dios sólo lo descubren los que acogen y miran como los niños.
El Padre nos llama a ser sus hijos. Ser hijos de Dios es llevar en nosotros la misma vida de Dios y, por
tanto, romper con el pecado y con la muerte y no tener otra ley que el amor. Ser hijos de Dios es ser libres,
ser, sobre todo, libres para amar.
“La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su
Hijo que clama: ¡Abbá! ¡Padre! De modo que ya no eres esclavo, sino hijo”.
(Gálatas 4, 6-7a).
Jesús dice que Dios es Hijo. Dios es Jesús, pues Dios se manifestó totalmente en la vida de Jesús;
de tal forma que el vivir de Jesús, su amar, su manera de ser, es el vivir, el amar y la manera de ser de
Dios. En Jesús, Dios manifestó ante todo su misericordia. La misericordia es el amor típico de Dios, amor
que se hace “siervo” para levantar al caído. Jesús nos llama a su mismo amor, nos invita a reproducir en
nuestro propio ser su vida, para que el mundo vea a Dios, cuando nos vea amar a nosotros.
“Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí,
conoceréis también al Padre, desde ahora lo conocéis y lo habéis visto”.
(Jn 14,6-7)
Jesús dice que Dios es Espíritu. La palabra espíritu, viene del griego “pneuma” (y el hebreo ruah)
que significa “aliento de vida”, “viento”. El Espíritu es Dios mismo que habita en mí y que me da su Vida. El
Espíritu es ante todo el Amor de Dios, la fuerza de Dios que me empuja en todo momento y hace nacer lo
Mejor de Mí.
Él desde nuestro interior nos abre al Amor de Dios que nos hace semejantes a Jesús, para transformarnos
en hijos de Dios.
“¡En verdad, en verdad te digo: el que no nazca del agua y del Espíritu no puede entrar en el
Reino de Dios. Lo que nace de la carne, carne es. Lo que nace del Espíritu, espíritu es. No te
asombres de que te haya dicho: Tenéis que nacer de nuevo. El viento sopla donde quiere, oyes
su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que nace del Espíritu”.
(Juan 3, 5-8).
Y con lo que dice Jesús de Dios, viene la invitación a la Plenitud: ser hijos del Padre, llevando en nuestro
ser las marcas de Cristo, impulsados por la fuerza del Espíritu Santo.
Un ser humano así transformado, encuentra el amor que en verdad llena la vida. Un ser humano así
transformado, recibe el don de ser capaz de amar.
Este es el tercer momento del amor a Dios: aceptar que Él es el mayor amor y dejarme transformar por el
Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 25

El camino
Se trata de dejarme transformar por Dios, pero lentamente, porque Dios siempre camina al ritmo nuestro,
nos aguarda, nos espera. Se trata de hacerle espacios a Dios en mi interior, de hacerme cada día más
disponible para que Él me pueda ir transformando. ¿Cómo hacerlo?
en la oración: Ese rato diario en el cual me pongo en presencia de Dios y junto a Él miro mi vida y
mirándola, descubro lo que Dios ha hecho ese día en mí y a través de mí y descubro también mi Pecado,
las resistencias que yo le sigo poniendo a Dios. Ese rato diario en el cual miro a Jesús y mirándolo,
descubro lo que en mí hay de Él y lo que de Él todavía no está en mí. Orar para tomar conciencia del Dios
que me habita. Orar para pedir ser aún más disponible.
en la escucha de la Palabra: aprender a descubrir en la Biblia el plan que tiene Dios para mí. Mirar el
Evangelio para conocer a Jesús y para aprender de Él: la vida auténtica, la sencillez de corazón, el amor
que entrega la vida…
en la Eucaristía: Esa fiesta en la que Cristo mismo se me da como pan de vida y de fortaleza; fiesta
que es, además, comunión con los hermanos, especialmente con los empobrecidos; fiesta en la que voy
aprendiendo a dejarme transformar en pan partido y en sangre derramada por amor.
en la reconciliación: Ese encuentro con mi propio pecado, que me destruye y con la misericordia de
Dios que me ama incondicionalmente; encuentro en el que el Señor, me da su fuerza para hacerme capaz
de romper con el mal.
en los empobrecidos: Esos hermanos que son los preferidos de Dios y ellos me abren a la gratuidad
y me ofrecen un lugar privilegiado para transformar la sociedad.
en comunidad: Ese caminar juntos, porque en este mundo dominado por el mal, el que se queda solo
se cansa y, más aún, porque a través de los hermanos, Cristo mismo se hace presente allí donde dos o tres
se reúnen en su nombre.

Este es el cuarto momento del amor a Dios: aceptar que es largo el camino, que me costará mucho dejarme
hacer por Dios y transformarme en su hijo y poner, por tanto, todos los medios a mi alcance, para ser más
disponible, más dócil a la acción de Dios.
En este camino aprenderé a encontrarme con un Dios que está presente en mi historia y que me lleva a
descubrirle en todo y en todos
Y habrá un quinto momento, cuando Dios sea todo en todos...
Ha llegado la hora del amor más grande. Ha llegado la hora de Dios. Es tiempo ya de buscar el único amor
que puede transformar mi ser, el único amor que puede arrancar de mí la angustia, el único amor que puede
llenar mi vida, el único amor que me puede liberar del egoísmo y del mal, el único amor que puede dar fruto
en mi esterilidad, el único amor que puede hacerme capaz de amar. Es tiempo de buscar el primer amor y
sé, que lo encontraré; pues si mucho busco a Dios, mucho más me busca Él a mí.
“Se levantó un maestro de la ley y le preguntó:
- Maestro, ¿qué he de hacer para tener en herencia la vida eterna?
Jesús le dijo:
- ¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?
Respondió:
- Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con
todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.
Le dijo Jesús:
- Has respondido bien. Haz eso y vivirás”.
(Lucas 10, 25 - 28).

FICHA DE TRABAJO PERSONAL

I. Preguntas para la Reflexión


1. ¿Qué es lo que más me ha llamado la atención del documento? ¿Por qué?
2. ¿Cuáles son los dioses falsos (desde mi ambiente, mi cuerpo, mi afectividad, mi mente) que he tenido?
3. ¿Qué actitudes mías nacen desde Jesús (sencillez, servicio, entrega, misericordia, humildad,
compasión)? ¿Siento que necesito de Dios?
4. ¿Me siento llamado por Dios?
5. Intenta hacer una historia de la acción de Dios en vuestra vida. Piensa en toda tu historia. Mirad los
momentos difíciles y descubrid a Dios ahí, sosteniéndoos. Mira los momentos más hermosos y descubre
a Dios ahí, disfrutando contigo.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 26
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 27

ANEXO 8
MIÉRCOLES SANTO - ORACIÓN MEDIODÍA
“Al compás de Jesús”

SALMO

Ayúdame a hacer silencio, Señor, Fabricarme un ídolo


quiero escuchar tu voz. con mis proyectos, mis convicciones,
Toma mi mano, guíame al desierto, mis certezas y conveniencias,
que nos encontremos a solas, Tú y yo. y ponerle tu nombre de Dios.
Necesito contemplar tu rostro, No será el becerro de oro,
me hace falta la calidez de tu voz, pero se le parece.
caminar juntos... callar para que hables Tú.
Me tienta la falta de compromiso.
Me pongo en tus manos, Es más fácil pasar de largo
quiero revisar mi vida, que bajarse del caballo
descubrir en qué tengo que cambiar, y hacer la del samaritano.
afianzar lo que anda bien, ¡Hay tantos caídos a mi lado, Señor,
sorprenderme con lo nuevo que me pides. y yo me hago el distraído!

Ayúdame a dejar a un lado las corridas, Me tienta , Señor, el desaliento,


las preocupaciones que llenan mi cabeza, lo difícil que a veces se presentan las cosas.
barre mis dudas e inseguridades, Me tienta la desesperanza,
ayúdame a archivar mis respuestas hechas, la falta de utopía.
quiero compartir mi vida Me tienta el dejarlo para mañana,
y revisarla a tu lado. cuando hay que empezar a cambiar hoy.
Ver donde "aprieta el zapato"
para apurar el cambio. Me tienta creer que te escucho
cuando escucho mi voz.
Me tienta el activismo. ¡Enséñame a discernir!
Hay que hacer, hacer y hacer. Dame luz para distinguir tu rostro.
Y me olvido del silencio,
aflojo en la oración, Llévame al desierto, Señor,
¿leer la Biblia?, despójame de lo que me ata,
para cuando haya tiempo... sacude mis certezas
y pon a prueba mi amor.
Me tienta la idolatría.

SEÑOR:
Aquí estoy delante de Tí, para ponerme en tus manos:
Para decirte que te amo y que sin Tí mi vida es muy difícil.
Concédeme el perdón por todas mis faltas y todo aquello con lo cual te he ofendido.
Ayúdame a ser mejor todos los días, yo se que puedo mejorar muchas cosas.
Perdóname sobre todo, si he hecho daño a alguien y Bendice a quien haya hecho sufrir con mis actitudes.
Dame un corazón nuevo SEÑOR, para poderte amar como tu quieres.
Amado SEÑOR, quiero agradecerte este día y todas las cosas buenas que me has regalado.
Especialmente te doy gracias, por creer en mí y por darme hoy otra nueva oportunidad para vivir y para ser
mejor.
PADRE BUENO, dame el pan de cada día; sobre todo dame la alegría necesaria para poder vivir; dame la
esperanza para no llenarme de temor en los momentos de dificultad; dame la fe para saber que nunca me
abandonarás y dale a mi corazón toda la paz y serenidad que necesita para afrontar los momentos difíciles
de la vida.
YO te Amo SEÑOR y quisiera demostrártelo con mi propia vida.
Si Tu me ayudas todo es más fácil.
Me pongo en tus manos SEÑOR y en tus manos pongo también mi misión para que me ayudes siempre.
Bendíceme y guíame SEÑOR en este día no permitas que me aleje de Ti. Amén.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 28
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 29

ANEXO 9
MIÉRCOLES SANTO - ORACIÓN DE LA TARDE
“Al compás de Jesús”

1. Ambientación
A todos nos gustaría ser ejemplo de solidaridad, de entrega, de amor. Pero nos cuesta darnos por entero.
Nos gustaría exigirnos algo más. Y, sin embargo, nos resulta difícil dar el paso, lanzarnos, «salir de nuestra
tierra».
La tentación de la mediocridad, de eludir compromisos que conlleven sacrificios demasiado grandes, sigue
siendo algo atrayente. Sin embargo, Jesús nos pide que nos entreguemos por entero a él, que no le
andemos regateando. Y, paciente, sigue esperando nuestra respuesta.

2. Salmo desde la entrega total


Gracias, Señor, porque me ayudas a romper mis termino amando lo que tú amas.
cadenas.
Me conoces por dentro y por fuera Tu mano poderosa me va cambiando por dentro.
y sabes muy bien todo lo que me ata Soy todo tuyo.
y me impide seguirte por entero, sin condiciones. Tu brazo poderoso me aleja de las vanidades que
me rodean.
Tú quieres habitar en mi corazón. Soy todo tuyo.
Has llamado, has entrado Tu mirada profunda, llena de amor, me arrastra
y me has dicho: «Conmigo lo puedes todo». hacia ti.
Algo dentro de mí empieza a cambiar Soy todo tuyo.
y mi alma, que sin ti estaba muerta,
comienza a revivir al sentir tu presencia. Poco a poco, sin que me dé cuenta,
vas ganando terreno en mi alma
¡Qué bueno eres conmigo, Señor! y acabas venciéndome y liberándome a la vez.
¡Con qué cariño me mimas! ¡Con qué amor me
miras! Y, ahora, Señor, que estás dentro,
A pesar de alejarme tantas veces de ti, puedo decirte que tu presencia es más dulce que
tú no dejas de estar a mi lado. la miel,
A pesar de despreciarte en múltiples ocasiones, más dulce que cualquier placer.
tú no te alejas ni un solo momento de mí. Ahora, Señor, que estás dentro,
A pesar de todo, Señor, a pesar de todo, puedo decirte que tu presencia es más íntima
siempre estás conmigo. que mi misma intimidad;
más grande que cualquier grandeza;
Aunque yo parezca más fuerte que tú, más hermosa que cualquier hermosura.
tu bondad y tu amor pueden conmigo.
A veces parece imposible que pueda cambiar, Aquí estoy, sólo para ti,
pero ahí estás tú, Señor, rompiendo mis cadenas. porque me haces libre de verdad;
Rompiendo todas las ataduras que me alejan de porque rompes todas las cadenas que me atan;
ti. porque me has traspasado el corazón
Por eso, Dios mío, te puedo decir con el corazón y te he amado,
en la mano porque te he gustado
que aquí estoy, todo tuyo. y ardo en deseos de tu amor.

Contigo estoy vencido, Señor. Aquí estoy, sólo para ti, mi Dios.
Por más que luche, tú acabas conquistándome. Aquí estoy, sólo para ti, porque eres mi Señor.
Contigo nunca me perderé. Aquí estoy, sólo para ti. Eres mi Salvador.
Por más que ame lo que tú no amas, Aquí estoy, todo tuyo, sólo para ti.
cuando te siento en mi alma
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 30

3. Lectura
A otro le dijo: «Sígueme». Él respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre». Le respondió: «Deja que
los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios».
También otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero déjame antes despedirme de los de mi casa». Le dijo Jesús:
«Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino».
Lc 9,59-62

4. Reflexión
Si hay alguna tentación grande para nosotros, esa es la de ser mediocres. No es tan difícil serlo. Muchos
cristianos han sido seducidos por esta tentación porque prefieren lo cómodo. Incluso puede que se crean
buenas personas. Y lo más triste es que algunos llaman «tontos» a los que se comprometen de verdad.
Es difícil comprometerse cada día más, ser exigente consigo mismo. Es difícil. Pero ese es el camino de
Jesús, no otro. Él te quiere por entero, no a medias. Quiere que cada día ames más, perdones más, ayudes
más...
Si eres comprometido, mostrarás a los demás el verdadero rostro de Dios. Pero, si eres mediocre, darás a
conocer un Dios mediocre. Muchos se han convertido al cristianismo al ver creyentes comprometidos. Pero
también es verdad que muchos se han alejado de Dios al ver creyentes carentes de un testimonio de vida
evangélica.
No olvides las palabras de Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el
Reino». Y...

... mirar atrás es decir: «Bueno, la próxima vez...».


... mirar atrás es no responder cuando Dios llama.
... mirar atrás es hacer el bien a medias.
... mirar atrás es ser buena persona ante algunos, pero no ante todos.
... mirar atrás es no querer dar más de lo que puedes.
... mirar atrás es pensar que Jesús no me puede hacer feliz.
... mirar atrás es decir: «Mañana, mañana...».
... mirar atrás es contentarte con vivir la fe desde los mínimos.
... mirar atrás es abandonar cosas fundamentales para tu fe.
... mirar atrás es...

5. Peticiones: «Cuenta conmigo, Señor»


Tú no quieres gente mediocre, gente que te diga un «sí» con la boca chica, cuando a la hora de la verdad lo
que dice es «no». yo, Señor, no quiero ser de esos. Quiero vivir tu evangelio con radicalidad. CUENTA
CONMIGO, SEÑOR

Necesitas testigos de tu amor que derrochen cariño y entrega por donde quiera que vayan; que hagan
realidad tu gran mandamiento del amor. CUENTA CONMIGO, SEÑOR

Hacen falta sacerdotes, religiosos y religiosas que vivan el evangelio con radicalidad; que se entreguen
totalmente para anunciarte y predicarte por todo el mundo; que estén libres y sin ataduras para ser
apóstoles tuyos en medio de este mundo. Si algún día tú me llamas... CUENTA CONMIGO, SEÑOR

En el mundo necesitas personas que sean capaces de amar sin límites, querer sin límites, entregarse sin
límites... Tu invitación es exigente pero, a pesar de todo... CUENTA CONMIGO, SEÑOR

La fe vivida en familia está en crisis. No es fácil encontrar familias que vivan su fe en la casa. Yo quiero
romper con eso, quiero ser testigo tuyo en medio de los más cercanos a mí mismo. CUENTA CONMIGO,
SEÑOR

Tú no quieres hacer nada sin nosotros. Nos quieres evangelizadores que anuncien por todo el mundo las
enseñanzas que dejaste a tus discípulos. CUENTA CONMIGO, SENOR

6. Padre Nuestro.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 31

ANEXO 10
JUEVES SANTO
MEDITACIÓN “La CLAVE del Amor”

Es común que las personas que van a morir escriban un testamento dirigido a sus familiares y amigos. A
través de este acto disponen de sus bienes y los reparten entre sus herederos.

Antes de morir Jesús también nos deja su testamento y nos invita a ser sus herederos. Pero, a diferencia de
lo que suele pasar con las herencias, en este caso no recibimos algo sino que somos invitados a poner,
todo lo que somos y tenemos, para vivir según el ejemplo de nuestro maestro.

El texto en que Jesús lava los pies de sus discípulos resume las enseñanzas del Señor y nos ayuda a
repensar nuestra fe y cómo vivirla para ser fieles a su proyecto.

"Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que le había llegado la hora de salir de este mundo para ir al
Padre, como había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el extremo.
Estaban comiendo la cena y el diablo ya había depositado en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón,
el propósito de entregarle. Jesús, por su parte, sabía que el Padre había puesto todas las cosas en sus
manos y que había salido de Dios y que a Dios volvía. Entonces se levantó de la mesa, se quitó el manto y
se ató una toalla a la cintura. Echó agua en un recipiente y se puso a lavar los pies de los discípulos, y
luego se los secaba con la toalla que se había atado.
Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: "¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?" Jesús le contestó: "Tú
no puedes comprender ahora lo que estoy haciendo. Lo comprenderás más tarde." Pedro replicó: "Jamás
me lavarás los pies." Jesús le respondió: "Si no te lavo, no podrás tener parte conmigo." Entonces Pedro le
dijo: "Señor, lávame no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza."
Jesús le dijo: "El que se ha bañado está completamente limpio y le basta lavarse los pies. Y vosotros estáis
limpios, aunque no todos." Jesús sabía quién lo iba a entregar, por eso
dijo: "No todos están limpios." Cuando terminó de lavarles los pies, se
puso de nuevo el manto, volvió a la mesa y les dijo: "¿Comprended lo
que he hecho con vosotros? Vosotros me llamais Maestro y Señor, y
dicen bien, porque lo soy. Pues si yo, siendo el Señor y el Maestro, os
he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a
otros. Yo os he dado ejemplo, y vosotros debeis hacer como he hecho
yo. En verdad os digo: El servidor no es más que su patrón y el enviado
no es más que el que lo envía. Pues bien, vosotros ya sabeis estas
cosas: ¡felices si las ponéis en práctica!"
Jn. 13, 1-17

La clave está en el final

Jesús se dirige a sus discípulos y les dice, vosotros ya sabéis estas cosas, ¡felices si las ponéis en práctica!
Los discípulos habían pasado un largo tiempo junto a Jesús. Aprendiendo y descubriendo las cosas de
Dios.
Gran parte de su vida pública, como podemos ver en los evangelios (especialmente en los sinópticos),
Jesús se dedica a la formación e instrucción de sus seguidores. Ahora ha terminado el tiempo de aprender,
por eso Jesús orienta el sentido de estos aprendizajes: Felices si lo practican.
La fe es para ser vivida y practicada, no sirve ni alcanza decir "Señor, Señor" (como nos enseña la parábola
de la casa edificada sobre piedra, ver Mt. 7).
Jesús quiere e invita a sus discípulos a demostrar con gestos y actitudes nuevas el conocimiento de las
cosas de Dios que hay en nuestro corazón. En esto se encuentra la felicidad, el sentido pleno de la
existencia: en vivir para los demás como servidores.
Evidentemente la propuesta de Jesús no tiene nada que ver con el modelo de
felicidad que nos propone la sociedad de nuestros días…
¿es díficil vivir esto? ¿por qué?
¿cómo puedes vivir este mandato del amor a los demás en tu vida concreta de
todos los días?
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 32

El amor se enseña a través del ejemplo

Muchas veces queremos enseñar el amor por medio de palabras. No nos damos cuenta que Jesús propone
otro camino. Más difícil y comprometido, pero también más efectivo y cercano al sentir de Dios.
El amor se enseña a través del ejemplo. La vida pública de Jesús es una constante preocupación y
actividad en bien de los demás. Jesús anuncia el Reino a través de gestos liberadores, haciendo presente el
Reino en la vida de la gente de su tiempo, especialmente de los más sufridos, que son los preferidos de
Dios.
Al acercarse el fin de su vida quiere enseñarles a sus discípulos que esto es lo más importante, lo que
permite conocer a Dios, lo que lo anuncia y hace presente con fidelidad. El amor llevado a la vida práctica.
¿Seguimos el ejemplo de Jesús?
¿Por qué nos cuesta?
¿Dónde ponemos el acento en nuestro anuncio?
¿Seguimos los pasos de Jesús?

Primero es la práctica, luego la explicación que da sentido al obrar.

Al finalizar el gesto Jesús pregunta a sus discípulos sin han entendido lo que ha hecho.
Nos muestra, una vez más, su pedagogía para enseñar las cosas de Dios.
Primero viene la vida, el gesto, la actitud nueva, en este caso el lavado de pies a los discípulos. Luego,
entonces, y porque el gesto es capaz de abrir el corazón y movilizar el entendimiento, viene la explicación,
el por qué, las palabras que dan sentido a lo vivido y ayudan a aprenderlo.
Al enseñar las cosas de Dios,
¿Seguimos la pedagogía de Jesús? ¿O comenzamos por las explicaciones, usando palabras difíciles
y complicadas para dar a entender lo que Jesús enseña de manera tan sencilla?
¿Nuestras explicaciones sobre Dios refuerzan lo que mostramos con el testimonio de vida?
¿O sólo nos quedamos con las ideas y dejamos para después los actos (expresíon del compromiso
verdadero con las cosas de Dios).

Los amó hasta el extremo

Así comienza el capítulo 13 del evangelio de Juan, a partir del cual, el evangelista irá presentando el
cumplimiento de la obra de Jesús, la llegada de su hora, el tiempo de su glorificación.
Esta se inicia con este gesto testimonial que busca expresar lo más importante de su predicación: amar a
los demás como servidores, buscar el bien de los otros por encima del propio, enseñar con el ejemplo de
vida.

Para meditar

1) Leer el texto de Jn. 13, 1-17


2) Prestar atención a los gestos de Jesús, a las expresiones de los discípulos.
3) Relacionar el gesto de Jesús con su práctica. ¿En qué momentos de la
vida de Jesús lo encontramos sirviendo con su práctica a otras personas?
¿Qué tienen en común las personas a las que Jesús sirve y atiende? ¿Qué
nos enseña esto a la luz de su frase "Yo les he dado el ejemplo"?
4) ¿Qué significa ser servidor al conocer la práctica de Jesús?
5) ¿Cuáles son las dificultades que experimentamos para llevar a la práctica
lo que Jesús nos enseña?
6) En la realidad de nuestro barrio, de nuestras comunidades, ¿qué sería
repetir el gesto del "lavatorio de los pies"? Señalar ejemplos y prácticas
concretas.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 33

ANEXO 11
HORA SANTA. JUEVES SANTO

MONICIÓN DE ENTRADA

Nos hemos sentado esta tarde a tu mesa, Señor. Hemos escuchado tus palabras, hemos contemplado tus
gestos, hemos compartido tu copa y tu pan. Queremos seguir contigo esta noche, siquiera una hora, y no
dejarte solo, porque es una noche difícil. Volveremos a recordar sus palabras y sus gestos, que no se nos
olviden, que sean luz y vida para nosotros. Nos importa esta cerca del Señor, escucharle y comulgar con él.
Queremos adentrarnos en el misterio de su amor y de su dolor. No lo agotaremos, porque es misterio y
porque se prolonga hasta el fin.
Aquí no hace frío, hace calor, porque está Cristo.
Aquí no es de noche, es de día, porque está Cristo.
Aquí no hay desesperación, hay esperanza, porque está Cristo.
Aquí no hay violencia, hay paz, porque está Cristo.
Aquí no hay división, hay comunión, porque está Cristo.

CANTO: Ubi caritas et amor, ubi caritas Deus ibi est.

Nos dijo Jesús que en esta hora el amo a los suyos llegaba hasta el fin, llegaba a su máxima expresión.
Vamos a recordar algunas de las manifestaciones de este amor sin límites.
Condición previa: dejarse amar. Interesa conocer los aspectos de este amor, pero interesa más abrirnos al
amor. Si te acercas a la hoguera es para dejarte calentar, no para estudiarla. No pongas obstáculos, no
cierres tus puertas. Dejarse amar es creer en el amor. No dudes que Dios te ama, a ti, tan pequeño, tan
indigno. Dejarse amar es aceptar ese amor, hacerle hueco, que entre en ti. Dejarse amar es posibilitar que
ese amor venza otros amores, que sea el centro de tu vida.

El Amor de Jesús se hizo TERNURA:


“Hijos míos….Amaos como yo os he amado”
“No me elegisteis vosotros a mi, fui yo quien os elegí a vosotros”
“Vosotros sois mis amigos”
“No temáis, no se turbe vuestro corazón”
El Amor de Jesús se hizo PREOCUPACIÓN Y CUIDADO:
“Venid a mi todos los que estáis agobiados y fatigados que yo os aliviaré”
“No andéis preocupados que vuestro Padre celestial sabe lo que necesitáis”
“Cuando yo estaba con ellos cuidaba en tu nombre a los que me habías dado”
“”Padre te ruego por estos y por los que creerán en mí por medio de su palabra para que sean uno y
también ellos estén unidos a nosotros”
El Amor de Jesús se hizo ENTREGA:
“Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”
“Yo entrego mi vida voluntariamente”
“Este es mi Cuerpo que se entrega por vosotros, esta es mi Sangre derramada por vosotros”
El Amor de Jesús se hizo PERMANENCIA
“Tened confianza yo estaré con vosotros todos los días”
“Permaneced unidos a mi como yo a vosotros”
“No os dejaré solos os enviaré al Espíritu Santo para que esté siempre con vosotros”

CANTO

REFLEXIÓN
El signo de identidad del cristiano es el amor. Jesús nos dice: “Por el amor que os tengáis los unos a los
otros reconocerán todos que sois discípulos míos”
Más allá del hermano en la fe, el amor ha de ser amoral prójimo, el amor no es un proyecto, ni un sueño
lejano, sino la práctica cotidiana de la misericordia con aquellos que Dios ha puesto en nuestro camino.
Pero para Jesús, la caridad ha de ser también amor al enemigo.
Si amamos a quienes nos aman, vivimos un amor aprovechado. Debemos se capaces de amar a quien no
lo merece, a quien no es amigo, a quien no nos quiere, al enemigo; sólo entonces se podrá amar a todos,
sólo entonces habremos entendido el amor de nuestro Padre celestial que hace llover sobre justos e
injustos.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 34

EVANGELIO: Juan 13, 3-5,12-15


Sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se
levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en un lebrillo
y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido. (…)
Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa , y les dijo: “¿Comprendéis lo que he
hecho con vosotros? Vosotros me llamáis el Maestro y el Señor, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el
Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pues unos a otros. Porque os
he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros”.

ORACIÓN FINAL: Cristo fuente de toda caridad


Tú Cristo, fuente de toda caridad,
te hiciste pobre con los pobres,
hermano de todos, y consuelo de los afligidos.

Tú, Cristo, fuente de toda caridad,


diste de comer a la Humanidad hambrienta,
amaste a los niños, te compadeciste de la viuda,
y socorriste al que te necesitaba.

Tú, Cristo, fuente de toda caridad,


enséñanos tu amor, tu compartir, tu solidaridad,
para que viéndote te sigamos
amando, compartiendo, siendo solidarios.

Tú, Cristo, fuente de toda caridad,


entra en nuestra vida con todo tu amor,
y haz de nosotros instrumentos humildes
para ayudar a nuestros hermanos.

Tú, Cristo, fuente de toda caridad,


estás en el parado, en el drogadicto,
en el alcohólico, en el niño abandonado,
en el explotado y oprimido,
en el enfermo de Sida y en todo el marginado.

Tú, Cristo, fuente de toda caridad,


despierta en nosotros un corazón tan grande
que sintamos los problemas de los hermanos como nuestros,
y que nuestras manos
sean tus manos que se tienden al pobre necesitado.

CANTO: Lo importante es amar


Lo importante es amar, es amar es amar,
lo importante es amar, es amar de verdad.

1. Amar es sonreír al otro con amor, 2. Amar es disculpar al otro de su error,


amar es perdonar como perdona Dios, amar es tolerar al que no es como yo,
porque si no sonrío ni doy mi perdón porque si no disculpo ni doy comprensión,
de nada me sirve decir que tengo amor. de nada me sirve decir que tengo amor.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 35

ANEXO 12
VIERNES SANTO
MEDITACIÓN “El SONIDO del SILENCIO”

PERDON: Padre, perdónales porque no saben lo que hacen (Lc 23,34)


Es difícil perdonar. El dolor, el orgullo, la propia dignidad, cuando es violentada, grita pidiendo “justicia”,
buscando “reparación”, exigiendo “venganza”… pero, ¿perdón ?
Me sorprendes, Dios bueno, en esa cruz… porque eres capaz de seguir viendo humanidad en tus verdugos.
Porque eres capaz de seguir creyendo que hay esperanza para quien clava en una cruz a su
semejante. Porque, esta palabra de perdón, dicha desde un madero, es sobre todo una declaración eterna:
el hombre, todo hombre y mujer, todo ser humano, conserva su capacidad de amar en las
circunstancias más adversas. Y todo ser humano, hasta el que es capaz de las acciones
más abyectas, sigue teniendo un germen de humanidad que permite que haya
esperanza para él.
Y atreverse a verlo es hermoso.
 ¿He perdonado alguna vez?
 ¿He sido perdonado?
 ¿Hasta qué punto creo que la gente puede equivocarse y seguir siendo
digna de confianza?

CONTIGO: Hoy estarás conmigo en el paraíso (Lc 23,43)


Una promesa que muchas gentes tienen que oír hoy. En cruces injustas, en cruces pesadas; en realidades
atravesadas por el dolor, la soledad, la duda, la incomprensión o el llanto… ¿cómo sonarán esas
palabras, dichas desde la confianza de quien no tiene por qué mentir? Hoy estarás conmigo en el
paraíso.
Hoy, porque los cambios, la nueva creación, la humanidad reconciliada, no tiene que esperar más. HOY,
ahora, ya…tal vez si no llega ese hoy es por tanta gente que no decide, no opta, espera sentada…
Conmigo… ¿Contigo? Tengo que conocerte mejor, pues ese “conmigo” me suena a promesa y despierta
ecos de una plenitud que no termino de entender.
En el paraíso… que no es un mítico edén, sino ese lugar en el que no habrá más llantos, en que las lanzas
serán podaderas, el niño y el león jugarán juntos, habrá paz…

 ¿Quién es ese Jesús que me invita a "estar con él" ?


 ¿Cómo estar hoy con Jesús en el mundo?
 ¿Hoy?¿Cuál es mi HOY en cristiano?

APOYO: He aquí a tu Hijo: he ahí a tu madre.


(Jn 19,26)

Alguien para acompañarte en las horas difíciles. Alguien que te abrace ahora que lloras a mis pies. Alguien
que te sostenga en estos momentos trágicos. Alguien que comparta tu pérdida...

y que también estará en las horas buenas, que llegarán. Alguien que te cuide y a quien cuides...

No estamos solos, ni en las horas más oscuras. Amigos, madres, hijos, parejas, colegas. Y como creyentes,
tenemos a más gente al pie de la misma cruz, a innumerables hombres y mujeres de Iglesia que han sido y
son compañeros de camino, de esfuerzo, de lucha, de errores, de búsquedas y de amor. Ahí estamos

 ¿Te sientes solo en el seguimiento de Jesús? o, por el contrario, ¿Sientes que hay más gente
como tú, acompañando, a veces animándote, abrazando?
 ¿Y sientes que ayudas a otros a afrontar los momentos difíciles?
 ¿Quiénes sientes que son “los tuyos”?
 ¿Quién puede contar contigo?
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 36

SOLEDAD: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has


abandonado? (Mt 27,46)
¿Quién no tiene momentos de noche oscura? De depresión, de inseguridad,
de absoluta incertidumbre... Esos momentos en los que parece que todas tus
opciones han sido equivocadas, que cada decisión te ha llevado por un sendero
erróneo. Esos tiempos en que te muerde la soledad, el fracaso, la miseria propia y ajena.

¿Quién no tiene momentos de escepticismo, de sinsentido, de amargura? ¿Quién no se pregunta, tal vez
por un instante fugaz pero punzante, dónde está Dios ahora?

La duda no es inhumana, ni el enfado, ni el miedo... El reto está en no ceder, en no creer que todo ha sido
una mentira. El desafío es no abandonar, no rendirse, no capitular en esos momentos. Después de todo, el
salmo 22, que comienza con el llanto del justo: “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, termina
cantando la presencia del Señor en edades futuras: “..hablará del Señor a la edad venidera, contará su
justicia al pueblo por nacer. Así actuó el Señor”.

 ¿Alguna vez sientes que actúas por impulsos, y a momentos de euforia suceden otros de
duda? ¿Te sientes solo en el seguimiento de Jesús?
 ¿Aceptas el que pueda haber momentos en que “no sientes” a Dios, y sin embargo, te
atreves a seguir adelante con proyectos, compromisos y esfuerzos en su nombre?

SED: Tengo Sed... (Jn 19,28)


Grita el hombre con la garganta reseca. Quiero justicia, clama la joven utilizada en los
burdeles del mundo. “Pan”, pide el niño con la barriga inflada de aire y de hambre. Paz,
exclama el testigo de atrocidades sin fin. Amor, pide el muchacho solitario por ser extraño.
Casa, sueña el mendigo que duerme en un banco. Trabajo, suspira una joven que se siente
fracasar. Libertad, escribe el presidiario en sus poemas. Salud, recita el enfermo desde su
cama... Voces de pena, voces de llanto, voces que reflejan los dolores del mundo. Hay
alaridos, y también susurros, todos cargados de pena.
Tu voz en la cruz recoge todos esos aullidos de la humanidad rota. Y no hay explicación. No hay sentido. No
hay justicia. Sólo un grito más: “Basta ya”.
 ¿Es mejor ser sordo? ¿O atreverse a escuchar?
 ¿Qué gritos escuchas tú? ¿Cerca? ¿Lejos? ¿Qué hacer?

COMPROMISO: Todo está cumplido. (Jn 19,30)


Qué suerte acostarse cada día y poder mirar atrás y decir: “estuvo bien”. Qué alegría cuando uno siente que
ha hecho lo que tenía que hacer. Sí, mañana de nuevo comenzará el esfuerzo diario... pero al menos por
ahora está hecho. Al menos por ahora puedo recostarme en silencio, y siento que he podido...
Todos tenemos nuestras luchas pequeñas o grandes, nuestros compromisos que nos cuestan sudor
y a veces lágrimas, pero que queremos vivir... y cada día tiene algo de tarea y misión. Y cada año, y
cada etapa del camino... Ojalá pueda, a veces, aun cargado de ingenuidad, mirar atrás y sentir que las
cosas se van cumpliendo, y reposarme en ti.

 ¿Has cumplido ya algún sueño? ¿Has alcanzado alguna meta?


¿Has caminado y cubierto etapas, sabiendo que el camino
continua pero tus huellas están atrás?
 ¿Con quién sientes que quieres “cumplir”? Libremente, por
convicción, por amor, por que la vida es así... ¿otras personas?
¿Dios?
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 37

SENTIDO: En tus manos encomiendo mi espíritu. (Lc 23,46)


No sólo el día de la muerte, sino cada día. En este mundo que en todo busca
seguridades, que en todo quiere tener salvavidas. En este mundo que me
invita a tener siempre cubiertas las espaldas...
...quiero arriesgar, apostar por ti y tu proyecto y tu Reino.

Quiero saberme confiado, atravesar tormentas o espacios serenos, sintiendo


que en tus manos voy protegido. Que tus manos curan, acarician, sanan,
acunan, sostienen... firmes y tiernas a la vez.
 ¿Qué está cumplido en tu vida?
 ¿Qué huellas vas dejando en los corazones de los tuyos?
 ¿Qué vas construyendo?
 ¿Te lleva alguna vez tu fe a correr riesgos?

"No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir sino a
dar cumplimiento. Sí, os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes que pase una i o
un ápice de la Ley sin que todo se haya cumplido. Por tanto, el que quebrante uno de
estos mandamientos menores, y así lo enseñe a los hombres, será el menor en el
Reino de los cielos; en cambio el que los observe y los enseñe, ese será grande en el
Reino de los cielos" (Mt 5, 17-19).

JESUS MURIO CRUCIFICADO


Divisiones de las autoridades judías respecto a Jesús
Entre las autoridades religiosas de Jerusalén, no solamente el fariseo Nicodemo (cf. Jn 7, 50) o el notable
José de Arimatea eran en secreto discípulos de Jesús (cf. Jn 19, 38-39), sino que durante mucho tiempo
hubo disensiones a propósito de El (cf. Jn 9, 16-17; 10, 19-21) hasta el punto de que en la misma víspera de
su pasión, S. Juan pudo decir de ellos que "un buen número creyó en él", aunque de una manera muy
imperfecta (Jn 12, 42). Eso no tiene nada de extraño si se considera que al día siguiente de Pentecostés
"multitud de sacerdotes iban aceptando la fe" (Hch 6, 7) y que "algunos de la secta de los Fariseos ...
habían abrazado la fe" (Hch 15, 5) hasta el punto de que Santiago puede decir a S. Pablo que "miles y miles
de judíos han abrazado la fe, y todos son celosos partidarios de la Ley" (Hch 21, 20).

Las autoridades religiosas de Jerusalén no fueron unánimes en la conducta a seguir respecto de Jesús (cf.
Jn 9, 16; 10, 19). Los fariseos amenazaron de excomunión a los que le siguieran (cf. Jn 9, 22). A los que
temían que "todos creerían en él; y vendrían los romanos y destruirían nuestro Lugar Santo y nuestra
nación" (Jn 11, 48), el sumo sacerdote Caifás les propuso profetizando: "Es mejor que muera uno solo por el
pueblo y no que perezca toda la nación" (Jn 11, 49-50). El Sanedrín declaró a Jesús "reo de muerte" (Mt 26,
66) como blasfemo, pero, habiendo perdido el derecho a condenar a muerte a nadie (cf. Jn 18, 31), entregó
a Jesús a los romanos acusándole de revuelta política (cf. Lc 23, 2) lo que le pondrá en paralelo con
Barrabás acusado de "sedición" (Lc 23, 19). Son también las amenazas políticas las que los sumos
sacerdotes ejercen sobre Pilato para que éste condene a muerte a Jesús (cf. Jn 19, 12. 15. 21).

Todos los pecadores fueron los autores de la Pasión de Cristo


La Iglesia, en el magisterio de su fe y en el testimonio de sus santos no ha olvidado jamás que "los
pecadores mismos fueron los autores y como los instrumentos de todas las penas que soportó el divino
Redentor" (Catech. R. I, 5, 11; cf. Hb 12, 3). Teniendo en cuenta que nuestros pecados alcanzan a Cristo
mismo (cf. Mt 25, 45; Hch 9, 4-5)

Y es necesario reconocer que nuestro crimen en este caso es mayor que el de los judíos. Porque según el
testimonio del Apóstol, "de haberlo conocido ellos no habrían crucificado jamás al Señor de la Gloria" (1 Co
2, 8). Nosotros, en cambio, hacemos profesión de conocerle. Y cuando renegamos de El con nuestras
acciones, ponemos de algún modo sobre El nuestras manos criminales (Catech. R. 1, 5, 11).
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 38

Y los demonios no son los que le han crucificado; eres tú quien con ellos lo has crucificado y lo sigues
crucificando todavía, deleitándote en los vicios y en los pecados (S. Francisco de Asís, admon. 5, 3).

"Jesús entregado según el preciso designio de Dios"


“fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios" (Hch 2, 23). Este lenguaje
bíblico no significa que los que han "entregado a Jesús" (Hch 3, 13) fuesen solamente ejecutores pasivos de
un drama escrito de antemano por Dios.

Es verdad que en esta ciudad hubo una conspiración de Herodes con Poncio Pilato, los paganos y el pueblo
de Israel contra tu santo siervo Jesús, a quien tú ungiste. Pero solamente consiguieron lo que tú habías
decidido y llevabas a efecto. Hch 4, 27-28

Al enviar a su propio Hijo en la condición de esclavo (cf. Flp 2, 7), la de una humanidad caída y destinada a
la muerte a causa del pecado (cf. Rm 8, 3), Dios "a quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros,
para que viniésemos a ser justicia de Dios en él" (2 Co 5, 21).

"En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó y nos envió
a su Hijo como victima por nuestros pecados" (1 Jn 4, 10; cf. 4, 19). "La prueba de que Dios nos ama es que
Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros" (Rm 5, 8).

"no hay, ni hubo ni habrá hombre alguno por quien no haya padecido Cristo" (Cc Quiercy en el año 853: DS
624).

Toda la vida de Cristo es ofrenda al Padre


El Hijo de Dios "bajado del cielo no para hacer su voluntad sino la del Padre que le ha enviado" (Jn 6, 38),
"al entrar en este mundo, dice: ... He aquí que vengo ... para hacer, oh Dios, tu voluntad ... En virtud de esta
voluntad somos santificados, merced a la oblación de una vez para siempre del cuerpo de Jesucristo" (Hb
10, 5-10).

"Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra" (Jn 4, 34). El sacrificio de
Jesús "por los pecados del mundo entero" (1 Jn 2, 2), es la expresión de su comunión de amor con el
Padre: "El Padre me ama porque doy mi vida" (Jn 10, 17). "El mundo ha de saber que amo al Padre y que
obro según el Padre me ha ordenado" (Jn 14, 31).

"El cordero que quita el pecado del mundo"


Juan Bautista vio y señaló a Jesús como el "Cordero de Dios que quita los pecados del mundo" (Jn 1, 29; cf.
Jn 1, 36). Manifestó así que Jesús es a la vez el Siervo doliente que se deja llevar en silencio al matadero
(Is 53, 7; cf. Jr 11, 19) y carga con el pecado de las multitudes (cf. Is 53, 12).

"Este es mi Cuerpo que va a ser entregado por vosotros" (Lc 22, 19). "Esta es mi sangre de la Alianza que
va a ser derramada por muchos para remisión de los pecados" (Mt 26, 28).

El sacrificio de la Nueva Alianza (cf. 1 Co 11, 25) que devuelve al hombre a la comunión con Dios (cf. Ex 24,
8) reconciliándole con El por "la sangre derramada por muchos para remisión de los pecados" (Mt 26, 28;cf.
Lv 16, 15-16).

Fuera de la Cruz no hay otra escala por donde subir al cielo. Sta rosa de Lima

Los tres árboles


Había una vez, sobre un colina en un bosque, tres árboles. Con el murmullo de sus hojas, movidas por el
viento, se contaban sus ilusiones y sus sueños. El primer árbol dijo: "Algún día yo espero ser un cofre,
guardián de tesoros. Se me llenará de oro, plata y piedras preciosas. Estaré adornado con tallas
complicadas y maravillosas, y todos apreciarán mi belleza".

El segundo árbol contestó: "Llegará un día en que yo seré un navío poderoso. Llevaré a reyes y reinas a
través de las aguas y navegaré hasta los confines del mundo. Todos se sentirán seguros a bordo, confiados
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 39

en la resistencia de mi casco". Finalmente, el tercer árbol dijo: "Yo quiero crecer hasta ser el árbol más alto
y derecho del bosque. La gente me verá sobre la colina, admirando la altura de mis ramas, y pensarán en el
cielo y en Dios, y en lo cerca que estoy de El. Seré el árbol más ilustre del mundo, y la gente siempre se
acordará de mí".

Después de años de rezar para que sus sueños se realizasen, un grupo de leñadores se acercó a los
árboles. Cuando uno se fijó en el primer árbol, dijo: "Este parece un árbol de buena madera. Estoy seguro
de que puedo venderlo a un carpintero". Y empezó a cortarlo. El árbol quedó contento, porque estaba
seguro de que el carpintero haría con él un cofre para un tesoro. Ante el segundo árbol, otro leñador dijo:
"Este es un árbol resistente y fuerte. Seguro que puedo venderlo a los astilleros".

El segundo árbol lo oyó satisfecho, porque estaba seguro de que así empezaba su camino para convertirse
en un navío poderoso. Cuando los leñadores se acercaron al tercer árbol, él se asustó, porque sabía que, si
lo cortaban, todos sus sueños se quedarían en nada. Un leñador dijo: "No necesito nada especial de mi
árbol. Me llevará éste". Y lo cortó. Cuando el primer árbol fue llevado al carpintero, lo que hizo con él fue un
comedero de animales. Lo pusieron en un establo, y lo llenaron de heno. No era esto lo que él había
soñado, y por lo que tanto había rezado.

Con el segundo árbol se construyó una pequeña barca de pescadores. Todas sus ilusiones de ser un gran
navío, portador de reyes, se acabaron. Al tercer árbol simplemente lo cortaron en tablones, y lo dejaron
contra una pared. Pasaron los años, y los árboles se olvidaron de sus sueños. Pero un día un hombre y una
mujer llegaron al establo. Ella dio a luz, y colocaron al niño sobre el heno del pesebre que había sido hecho
con la madera del primer árbol. El hombre querría haber hecho una pequeña cuna para el niño, pero tenía
que contentarse con este pesebre.

El árbol sintió que era parte de algo maravilloso, y que se le había concedido tener el mayor tesoro de todos
los tiempos. Años más tarde, varios hombres se subieron a la barca hecha con la madera del segundo
árbol. Uno de ellos estaba cansado, y se durmió. Mientras cruzaban un lago, se levantó una tormenta
fortísima y el árbol pensaba que no iba a resistir lo suficiente para salvar a aquellos hombres. Los otros
despertaron al que estaba dormido.

El se levantó, y dijo: "¡Cállate!", y la tormenta se apaciguó. Entonces el árbol se dio cuenta de que en la
barca iba el Rey de reyes. Finalmente, tiempo después, se acercó alguien a coger los tablones del tercer
árbol. Unió dos en forma de cruz, y se los pusieron encima a un hombre ensangrentado, que los llevó por
las calles mientras la gente lo insultaba. Cuando llegaron a una colina, el hombre fue clavado en el madero,
y levantado en el aire para que muriese en lo alto, a la vista de todos.

Pero cuando llegó el siguiente Domingo, el árbol comprendió que había sido lo suficiente fuerte para estar
sobre la cumbre y acercarse tanto a Dios como era posible, porque Jesús había sido crucificado en él.
Ningún árbol ha sido nunca tan conocido y apreciado como el árbol de la Cruz.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 40
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 41

ANEXO 13
VIA CRUCIS VIERNES SANTO

Vía Crucis Misionero


1 ESTACION: Jesús es condenado a muerte.
Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo

El camino de la Cruz: “Amanecía. Los soldados habían tomado prisionero a Jesús y lo


llevaron al tribunal de Poncio Pilato. Este lo interrogó diciendo: ¿Eres tú el Rey de los
Judíos? Jesús le respondió: Tú lo dices, Yo soy Rey, para esto he nacido y he venido al
mundo, para dar testimonio de la verdad. El que es de la Verdad, escucha mi voz. Pilato,
mirando a la multitud, dijo: ¿Qué haré entonces con Jesús, llamado el Mesías?. Todos
contestaron: Que sea crucificado!. Pilato insistió: ¿Qué mal ha hecho?. Pero ellos gritaban
cada vez más fuerte: ¡Que sea crucificado!. Pilato hizo traer agua y se lavó las manos
delante de la multitud diciendo: Yo no soy responsable de la sangre de este justo. Es asunto
de ustedes. Y todo el pueblo respondió: Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre
nuestros hijos! Entonces, Pilato se los entregó para que lo crucificasen” (Jn 19,14b-16)

Oración: Señor, a pesar de que todos estaban en contra tuyo y pedían tu muerte, tú te mantuviste firme
hasta el final, sosteniendo que tú habías venido al mundo para dar testimonio de la Verdad. Sólo Tú, Señor,
eres la Verdad y sé que Tú, que eres la Verdad, escuchas mi voz. Ayúdanos a tener tu fortaleza y a dar
testimonio de Ti, Verdad absoluta, ante nuestros familiares y amigos, y en todos los ámbitos en los que nos
movemos diariamente. Te pido también por los cristianos de todo el mundo que hoy son perseguidos,
encarcelados y hasta asesinados por dar testimonio de la Verdad, para que les des la fortaleza necesaria
para no dejarse vencer. Perdón Señor, pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

2 ESTACION: Jesús lleva la cruz sobre sus hombros


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo

El camino de la Cruz: “Los soldados llevaron a Jesús dentro del palacio, y convocaron a
toda la guardia. Lo vistieron con un manto de púrpura, hicieron una corona de espinas y
se la colocaron. Y comenzaron a saludarlo ¡Salud, rey de los judíos! Y le golpeaban la
cabeza con una caña, le escupían y, doblando la rodilla, le rendían homenaje. Después de
haberse burlado de él, le quitaron el manto y le pusieron de nuevo sus vestiduras. Luego
lo hicieron salir para crucificarlo. Jesús, cargando sobre sí la cruz, salió de la ciudad para
dirigirse al lugar llamado del cráneo, en hebreo: Gólgota” (Mc 15,16-20; Jn 19,17)

Oración: Señor, esa cruz que cargaste sobre tus hombros eran todos nuestros pecados, MIS pecados.
¿Qué amor es más grande que aquel que es capaz de asumir las culpas ajenas? Bien sabes Señor que
nosotros también cargamos una pesadas cruces en nuestra vida diaria. Ayúdanos Señor a hacer de
nuestras cruces, no un motivo para autocompadecernos, para quejarme, para renegar de la vida, sino que
sepamos asumirlas con alegría y fortaleza, como tu hiciste con tu Cruz, y llevarlas por el camino de la vida
con el orgullo de saber que tenemos la posibilidad de compartir tu sufrimiento redentor. Te ofrecemos Señor
nuestras cruces de cada día por nuestros pecados y por la conversión de todos los pecadores. Acéptalas
como humilde ofrenda para que se unan a tu cruz por la salvación del mundo entero. Perdón Señor,
pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 42

3 ESTACION: Jesús cae por primera vez


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo

El camino de la Cruz: Jesús, llamando a la multitud junto con sus discípulos les dijo: “El
que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me
siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por mí y por
la Buena Noticia, la salvará. ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si
pierde su vida?” (Mc 8,34-36)

Oración: Señor, Tú nos dijiste que para seguirte era necesario abandonarlo todo,
cargar nuestra cruz y caminar tras de ti. ¡Cuántas veces no nos aferramos a nuestras cruces y nos
dejamos vencer por el miedo y la desesperanza y caemos por tierra! Te pedimos Señor que nos ayudes a
renunciar a nosotros mismos, a nuestros miedos, a nuestros egoísmos, a nuestras exigencias, a pensar
solamente en nuestras necesidades cuando hay muchos a nuestro alrededor que también tienen sus
problemas y preocupaciones. Ayúdanos a salir al encuentro de los demás, a renunciar a querer ser el
centro de atención, cuando el centro debes ser sólo Tú. Te damos gracias Señor porque has dado un
sentido a nuestras vidas mostrándonos la vocación misionera, y te pedimos por todos los hombres del
mundo que han perdido la esperanza, para que te encuentren a Ti, que eres el Camino la Verdad y la Vida.
Perdón Señor, pecamos contra Ti!

Padrenuestro, Gloria.

4 ESTACION: Jesús encuentra a María, su madre


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo

El camino de la Cruz: María ha sido anoticiada de la triste suerte de su hijo. Va


presurosa a su encuentro. No se dicen palabras, pero con la mirada se entienden. En el
corazón de María resuenan las palabras de Jesús: “¿Acaso no sabías que tengo que
ocuparme de las cosas de mi Padre?”. Y con la mirada, ella responde nuevamente: “Yo
soy la esclava del Señor, que se haga en mí su Voluntad”. Frente al dolor de su Hijo y la
impotencia de no poder hacer nada por El, María siente que su corazón se desgarra,
pero respeta su decisión de morir por nosotros, porque sabe que su Hijo no es su
propiedad exclusiva, porque “su madre y sus hermanos son todos aquellos que
escuchan la Palabra de Dios y la practican”.

Oración: Señor, tu Madre María te acompañó en todo momento, hasta en los más duros. Ayúdanos a
imitar su ejemplo, acompañándote nosotros también. Sabemos que cuando nos sentimos solos, no es
porque Tú dejaste de acompañarnos, sino porque nosotros dejamos de acompañarte a Ti. Danos fuerzas
para perseverar junto a Ti y nunca renegar de tu Amor infinito, por más difíciles que sean las situaciones
que nos toquen vivir. Te ofrecemos Señor nuestra débil voluntad, que quiere serte más fiel, diciendo, al igual
que María: “Yo soy la esclava del Señor, que se haga en mí su Voluntad”. Nosotros también queremos ser
tu madre y tus hermanos, Señor, por eso escuchamos tu Palabra y te pedimos que nos des fuerza y coraje
para practicarla. Te pedimos Señor por todos los hombres del mundo que no te conocen, para que
encontrando a María, tu Madre, te encuentren también a Ti. Perdón, Señor, pecamos contra ti!

Padrenuestro, Gloria.

5 ESTACION: El Cireneo ayuda a Jesús a cargar con su cruz


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste
al mundo

El camino de la Cruz: “Cuando llevaban a Jesús camino al Calvario, detuvieron a un tal


Simón de Cirene, que volvía del campo, y lo cargaron con la cruz, para que la llevara
detrás de Jesús” (Lc 23,26)
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 43

Oración: Señor, aquel Cireneo fue capaz de salir de sí mismo para ir a tu encuentro y ayudarte.
Enséñanos a descubrir que nosotros también estamos llamados a ser Cireneos en nuestras vidas
ayudando en la medida de nuestras posibilidades a aquellos que nos necesitan. Te pedimos perdón
por todas aquellas veces que viendo la necesidad de un hermano que solicitaba nuestra ayuda, miramos
para otro lado y le negamos nuestro apoyo. Te pedimos también Señor por todos los Cireneos del mundo,
que trabajan día a día por la propagación del Evangelio y de tu Iglesia por el mundo y, especialmente, por
aquellos que dedican su vida a la primera evangelización, dales fortaleza y perseverancia para cumplir con
su misión. Perdón, Señor, pecamos contra Ti!

Padrenuestro, Gloria.

6 ESTACION: Una mujer seca el rostro de Jesús


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo

El camino de la Cruz: El rostro de Jesús está marcado por el dolor y el cansancio y bañado
de sudor y sangre. De entre la multitud, aparece una mujer que se apiada de él, y con un
pañuelo le seca el rostro. Tu rostro bendito, Señor, queda para siempre estampado en ese
paño que fue como un bálsamo en medio de tu sufrimiento…

Oración: Te damos gracias Señor porque en el mundo existen personas capaces de “secar el
rostro de los demás”. Danos señor la sensibilidad necesaria para percibir la necesidad de consuelo en
nuestros hermanos, y la caridad para acercarnos a aquellos que nos necesitan y brindarles nuestro apoyo.
Te pedimos perdón señor por todas aquellas oportunidades que tuvimos de consolar a algún hermano que
estaba sufriendo, y no lo hicimos. Te pedimos perdón por nuestras faltas de caridad y de compasión con los
demás. Te pedimos por todos aquellos hombres, mujeres, niños, jóvenes y ancianos que sufren en los cinco
continentes, para que haya una mano cerca que les brinde ayuda y consuelo. Transforma su sufrimiento en
bienaventuranza, cumpliendo aquella promesa tuya: ¡Bienaventurados los que hoy sufren, porque serán
consolados! Perdón, Señor, pecamos contra ti.

Padrenuestro, Gloria.

7 ESTACION: Jesús cae por segunda vez


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz
redimiste al mundo

El camino de la Cruz: Jesús sigue su camino, pero el peso de la cruz lo agobia, las
fuerzas le fallan, y cae por tierra nuevamente. En El se cumplen las palabras del
profeta Isaías: “Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y
habituado al sufrimiento... Pero El soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con
nuestras dolencias y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado. El fue traspasado
por nuestras iniquidades y por sus heridas fuimos sanados” (Is 53,3-5). Pero a pesar de la nueva caída,
Jesús se levanta y continúa su camino...

Oración: Señor, danos la fuerza para afrontar las dificultades, tal como tú lo hiciste en tu camino hacia la
cruz. Y lo que es aún más importante, lo hiciste por amor. Lo soportaste todo por nosotros y por nuestros
pecados. Y nosotros, a pesar de saber esto, seguimos pecando una y otra vez, renegando de Ti. Danos un
corazón valiente capaz de enfrentarse de una vez por toda a nuestras miserias, tentaciones y debilidades, y
a decirles ¡no!, a renunciar a nuestro pecado y convertir nuestra vida a Ti. Te pedimos por todos los
pecadores del mundo, para que se conviertan y vuelvan sus rostros hacia Ti, único Dios verdadero. Perdón,
Señor, pecamos contra ti.

Padrenuestro, Gloria.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 44

8 ESTACION: Jesús consuela a las mujeres


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz
redimiste al mundo

El camino de la Cruz: “En el camino hacia el calvario, seguían a Jesús muchos del
pueblo y un buen número de mujeres que se golpeaban el pecho y se lamentaban por
él. Pero Jesús, volviéndose hacia ellas les dijo: Hijas de Jerusalén! No lloren por mí,
lloren más bien por ustedes y por sus hijos” (Lc 23,27-28)

Oración: A aquellas mujeres les dijiste que era inútil lamentarse en vano, que
más valía preocuparse por cambiar la vida. Ayúdanos a no ser como aquellas mujeres, a no vivir
quejándonos y lamentándonos por nuestros problemas. Sabemos que eso es inútil Señor y que solo
contribuye a hacernos infelices. Enséñanos, por el contrario, a buscar primero tu Reino, convencido que
todo lo demás nos será dado por añadidura y a esforzarnos por llevar una vida santa y que sea testimonio
de amor para quienes nos rodean. Ayúdanos a enfrentar nuestra vida con esperanza, y a desear
ardientemente vivir de acuerdo a tus enseñanzas, renegando de todo lo que nos aparte de Ti. Te pedimos
Señor por todos aquellos que no encuentran sentido a su vida, para que en Ti encuentren la esperanza y la
paz. Perdón, Señor, pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

9 ESTACION: Jesús cae por tercera vez

Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa


Cruz redimiste al mundo

El camino de la Cruz: El camino es largo y difícil y la cruz se vuelve cada vez más pesada. Por tercera vez
cae en tierra rendido por el cansancio, y el dolor, la falta de comida y de bebida. Pero no se da por vencido:
ya se ha puesto en las manos del Padre y tiene que llegar al final, así que se sobrepone y se pone de pie.
Años más tarde, Pedro escribirá en una de sus cartas: “¿Qué gloria habría en soportar el castigo por una
falta que se ha cometido? Pero si a pesar de hacer el bien, ustedes soportan el sufrimiento, esto sí es una
gracia delante de Dios. A esto han sido llamados, porque también Cristo padeció por ustedes y les dejó un
ejemplo a fin de que sigan sus huellas”. (1Pe 2,20-21)

Oración: Señor, a pesar de haber caído por tercera vez, te levantaste y seguiste adelante. A veces nos
cuesta tanto perseverar en tu camino.... Ayúdanos a nunca dejar de seguirte, que nunca bajemos los
brazos ni nos demos por vencidos ante el pecado. Una y otra vez hemos caído, y Tú una y otra vez nos has
ofrecido tu perdón y nos has recibido con los brazos abiertos. Perdón Señor por ser tan inconstantes, por
nuestras reiteradas infidelidades. Danos fuerzas para ya no pecar más. Te pedimos por todos aquellos
cristianos que se han alejado de Ti y que hoy viven como si no te conocieran. Suscita misioneros que les
hablen de Ti y los acerquen nuevamente a la fe y a la comunión plena con la Iglesia. Perdón Señor,
pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

10 ESTACION: Desnudan a Jesús


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste
al mundo

El camino de la Cruz: “Los soldados tomaron las vestiduras de Jesús y las dividieron en
cuatro partes, una para cada uno. Tomaron también la túnica, y como o tenía costura,
porque estaba hecha de una sola pieza de arriba a abajo, se dijeron entre sí: No la
rompamos. Vamos a sortearla para ver a quién le toca. Así se cumplió la escritura que
dice: Se repartieron mis vestiduras y sortearon mi túnica.” (Jn 19,23-24b)

Oración: Señor, en tu cruz, te quitaron hasta lo último que tenías: tus ropas, tu túnica,
pero no pudieron quitarte lo más grande que tenías y que era el AMOR tan grande a los hombres, que fue
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 45

capaz de llevarte hasta la muerte. Te pedimos Señor que nos ayudes a no aferrarme a las cosas
materiales, a no depender de ellas, a no desesperarnos si a veces no son suficientes, o a no almacenarlas
inútilmente si son demasiadas. Te pedimos perdón Señor, por todas aquellas veces que desnudamos a
nuestros hermanos con nuestro egoísmo, guardándonos aquellas cosas que no necesitábamos y que para
ellos hubieran sido imprescindibles. Enséñanos a ser pobres y generosos, Señor, como Tú lo fuiste en la
cruz. Te pedimos por todas las personas que sufren la pobreza en el mundo, para que no les falte lo
indispensable. Y te pedimos también por aquellos que tienen de sobra, para que no se pierdan en su
egoísmo y aprendan a compartir con los que no tienen. Perdón, Señor, pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

11 ESTACION: Clavan a Jesús en la cruz


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz
redimiste al mundo

El camino de la Cruz: “Cuando llegaron al lugar llamado del Cráneo, lo


crucificaron. Jesús, mientras tanto, decía: Padre, perdónalos porque no saben lo
que hacen.” (Lc 23,33ª.34ª)

Oración: Señor, hasta en el último momento mientras sufrías los dolores de los clavos que te traspasaban,
pensaste en cada uno de nosotros suplicando a tu Padre que nos perdonara. Enséñanos a perdonar a
nuestros hermanos. Te pedimos perdón Señor por ser rencorosos, resentidos, vengativos y duros de
corazón para perdonar. Ayúdanos Señor a convertir nuestro corazón de piedra en un corazón de carne,
capaz de amar y de perdonar. Danos la humildad de los grandes para reconocer nuestros errores ante los
demás y pedir perdón. Te ofrecemos a todas aquellas personas a las que les guardamos rencor y
resentimiento: bendícelas Señor. Te pedimos por todos los hombres del mundo que viven corroídos por el
rencor, libéralos de ese peso que carcome sus almas y sus corazones. Te pedimos por la paz del mundo,
especialmente en este momento tan duro para muchos pueblos que viven en guerra o en peligro inminente
de guerra. Perdón, Señor, pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

12 ESTACION: Jesús muere por amor a nosotros


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste
al mundo

El camino de la Cruz: “Era alrededor del mediodía. El sol se eclipsó y la oscuridad


cubrió toda la tierra hasta las tres de la tarde. El velo del Templo se rasgó por el medio.
Jesús, con un grito, exclamó: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y diciendo
esto, expiró. El centurión, y los hombres que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y
todo lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: Verdaderamente este era el Hijo de
Dios” (Lc 23,44-46; Mt 27,54)

Oración: "No hay mayor amor que dar la vida por los que se ama", nos dijiste una vez, y no fueron sólo
palabras sino que lo comprobaste con hechos, muriendo por nosotros. Tú lo diste todo, sin medida, diste
tu propia vida. ¿Qué somos capaces de dar por Ti y por los que nos rodean? Enséñanos a amar como Tú
lo hiciste: a todos por igual y sin medida, y que seamos capaces de entregarlo todo por todos. Te
pedimos Señor por todos aquellos que en distintos lugares del mundo, entregan su vida por amor a los
demás a través de su trabajo, especialmente a los que se dedican a la evangelización de aquellos que no te
conocen o de los que están alejados de Tí. Fortalécelos, Señor, y haz que la entrega de sus vidas no sea en
vano. Perdón, Señor, pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 46

13 ESTACION: Bajan a Jesús de la cruz


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz
redimiste al mundo

El camino de la Cruz: “Al atardecer, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José,
que también se había hecho discípulo de Jesús y fue a ver a Pilato para pedirle el
cuerpo de Jesús. Pilato ordenó que se lo entregaran. Entonces José, bajó el cuerpo de
Jesús de la cruz y lo envolvió en una sábana limpia.” (Mt 27,57-59)

Oración: Señor, con tu muerte nos diste la Vida, y Vida en abundancia. Tu muerte
nos trajo la salvación. Ayúdanos a se dignos merecedores de tu salvación buscando
siempre la santidad en las cosas de todos los días. Señor, tu muerte no ha sido en
vano. Gracias a Ti, muchos hoy podemos vivir la alegría de ser hijos de Dios. Te damos gracias porque con
tu muerte en la cruz nos reconciliaste con Dios y hoy podemos ser sus amigos. Te pedimos Señor por todos
los hombres del mundo que no te conocen, que no saben de esta obra redentora maravillosa que hiciste por
la humanidad, para que reciban esta Buena Noticia y lleguen al conocimiento de la Verdad. Perdón, Señor,
pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

14 ESTACION: Entierran a Jesús


Invocación: Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo

El camino de la Cruz: “Después de bajarlo de la cruz, lo envolvió en una sábana


y lo colocó en un sepulcro cavado en la roca, donde nadie había sido sepultado.
Era el día de la Preparación y ya comenzaba el sábado. Las mujeres que
habían venido de Galilea con Jesús siguieron a José, observaron el sepulcro
y vieron cómo había sido sepultado.” (Lc 23,53-55)

Oración: Señor, tu muerte nos abrió la esperanza de la resurrección. Tú nos prometiste la vida eterna.
Haz que vivamos de acuerdo a esta Gracia que nos regalaste, buscando siempre amarte y amar a
aquellos que nos diste por hermanos. Muchas veces nosotros también nos siento sepultados por nuestros
problemas y por nuestros pecados. Ayúdanos a no quedarnos sumergidos en el dolor, sino que sepamos
resucitar como Tú a una vida nueva, con la mirada puesta en la salvación que nos regalaste y en la Vida
Eterna que nos tienes preparada. Danos fuerzas señor para ser testigos de esperanza entre quienes nos
rodean, y acuérdate de todos aquellos valientes misioneros, hombres y mujeres, que asumen la
responsabilidad de llevar tu esperanza a todos los pueblos del mundo. Perdón, Señor, pecamos contra Ti.

Padrenuestro, Gloria.

Oración final:
Seguirte, Señor, es emprender contigo el camino de la cruz.
Confiarse en Dios, abandonarse en él, ser fiel hasta en lo más difícil.
Seguirte, Señor, es aprender a caminar al lado de María la senda que nos marcaste.
Es descubrir que todo en la vida puede ser fuente de amor,
aún los problemas y caídas, si sabemos mirarlo todo con ojos de esperanza.
Seguirte, Señor, es comenzar a dar la vida como Tú, para que otros vivan más y mejor.
Seguirte, Señor, es dejarse transformar para ser fieles a tu Palabra y vivir siguiendo tus pasos.
Señor, me pongo en tu presencia.
Aquí estoy para emprender contigo el camino que conduce al Reino.
Ayúdame a recorrerlo sirviendo y dando lo mejor de mi vida por los demás. Como Tú lo hiciste.
Que así sea, Señor de la Vida.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 47

ANEXO 14
ADORACIÓN DE LA CRUZ. VIERNES SANTO

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer


de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a
quien amaba, dice a su madre: « Mujer, ahí tienes a tu hijo. » Luego dice al discípulo:
« Ahí tienes a tu madre. » Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.
Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera
la Escritura, dice: « Tengo sed. » Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a
una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca.
Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: « Todo está cumplido. » E inclinando la cabeza
entregó el espíritu. Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no
quedasen los cuerpos en la cruz el sábado - porque aquel sábado era muy solemne -
rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran. Fueron, pues, los
soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él. Pero al
llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de
los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.”
Jn. 19,25-34

1.- La liturgia del Viernes Santo se concentra, como único sacramento, en la cruz desnuda. Que ninguna
otra cosa que no sea la cruz y el crucificado distraiga hoy nuestra mirada, y que sean ellos los que susciten
la curación de la mirada.
Mirada contemplativa. Tiempo de silencio. Nos hemos reunido para estar en silencio ante la muerte, para
que se nos revele la verdadera hondura del mal, para reconocer nuestra responsabilidad en el sinsentido
que destruye a Jesús, el siervo inocente. El crucificado es elevado ante nosotros. "Mirad el árbol de la cruz
donde estuvo clavada la salvación del mundo".

2. Miremos la cruz para aprender realismo. La cruz produce escalofrío; nos sitúa en el corazón del
sufrimiento humano. Descubrir que aquella vida tenía un precio, que toda vida tiene un precio; que por lo
que has elegido te van a pasar por el madero.

3.- Miremos la cruz para descubrir cómo sufre Cristo en su humanidad. "Desfigurado, sin aspecto atrayente,
sin belleza, despreciado, rechazado, abrumado de dolores, familiarizado con el sufrimiento, sin defensa ni
justicia" nos dice Isaías. Es el reflejo del pecado del mundo que mata al Hijo y llega al Padre. La cruz que
afecta a Dios mismo. En toda carne herida crucificado Cristo. "No te cierres a tu propia carne". El dolor de
cualquier hombre o mujer dolor de la familia humana.

4.- Miremos la cruz para saber de Dios ante las desgracias, las catástrofes, el dolor muerte nos
preguntamos, ¿dónde está Dios? cruz nos dice que el problema no es dónde está Dios, sino ¿cómo está
Dios? En la desgracia el dolor insoportable, Dios Padre está herido como lo están los padres y las madres
ante el dolor y la muerte de sus hijos. Pero la cruz nos dice también que Dios es misericordia; que la
brutatilidad de los hombres es acogida misteriosamente en el que es misericordia absoluta. Desde lo alto
de la cruz Dios muestra su amor infinito.

5.- Miremos a las mujeres junto a la cruz Jesús para aprender compasión. También estas mujeres nos dicen
que Dios no nos quiere omnipotentes, haciendo declaraciones de fidelidad sino poniendo en juego nuestra
debilidad. Los varones huyen, las mujeres permanecen inaugurando la iglesia de la misericordia. En la cruz
la Iglesia del poder y la prepotencia masculina queda derrotada por esta iglesia femenina de humildad y la
valentía.

6.- Miremos la cruz para aprender confianza. "En tus manos pongo mi vida". Uno como nosotros, hecho de
nuestra misma carne, humano hasta sudar sangre, uno entre tantos, como decía la carta a los Hebreos, ha
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 48

sido capaz de vencer los miedos, la angustia y la desesperación y "permanecer". Se trata de permanecer. El
verdadero discípulo permanece junto al Maestro; permanecer junto al que llegó hasta el final. "Junto a la
cruz estaban su madre..." Permanecer para verificar la autenticidad de las palabras, la correspondencia
entre vida y palabra. En la cruz está aquél que dijo: "Nadie tiene mayor amor a su amigo que el que da la
vida por él"."El buen pastor da la vida por sus ovejas". Si el grano de trigo no muere, queda infecundo..."

7.- Miremos al crucificado para aprender por dónde se va hacia el futuro, para descubrir que la cruz es la
penúltima de las paradojas del evangelio. Cuando todo parecía acabar fue cuando todo comenzó. Juan
recurre al lenguaje de los signos y afirma que de aquel cuerpo agotado y colgado brotó sangre y agua;
brotó la vida. Al expirar entregó el espíritu para filtrarse por todos los rincones y grietas del universo.

8.- Miremos al crucificado para hacemos compañeros de Jesús. Si por un lado la cruz nos invita a
reconocemos pecadores porque somos agentes en la situación de tantas cruces en el mundo, también nos
invita a descubrimos pescadores, llamados a ser misericordia. Nos reunimos a los pies de la cruz como
testigos y discípulos, escuchando la invitación del crucificado a vinculamos unos con otros a cuidar unos de
otros e inaugurar la nueva familia de Dios.
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 49

ANEXO 15
SÁBADO SANTO
MEDITACIÓN “SUSURROS del viento”
«Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios:
hablad al corazón de Jerusalén y gritadle que se ha cumplido su servicio y está pagado su crimen,
pues de la mano del Señor ha recibido doble castigo por sus pecados. Súbete a un monte elevado,
alegre mensajero de Sión, alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas; di a las ciudades
de Judá:
‘¡Aquí está vuestro Dios!»» (ls 40,1.9).

El verbo «consolar» tiene en hebreo un sentido mucho más fuerte que en castellano: expresa, más que
animar a alguien abatido, la acción eficaz de conseguir que desaparezcan los motivos de su abatimiento.

Cuando el Señor que vive no es el centro, la consecuencia es un «estado de indigencia» que se manifiesta
en oscuridad, miedo y encerramiento, dudas y desconfianza, alejamiento de la comunidad y desencanto,
búsqueda de un cadáver y lágrimas, dispersión y trabajo estéril...

Pero el Resucitado se acerca como Presencia viva que da Vida: se deja ver, sale al paso, habla, interpela,
corrige, anima, comunica paz y alegría...: da el Espíritu. Su manera de hacerse presente es personal,
personalizante, identificadora: de nombre a nombre, suscitando recuerdos y experiencias comunes,
haciendo vislumbrar proyectos de futuro, rehaciendo el yo filial y fraterno...

Consigue construir una comunidad de salvación: los discípulos comen y oran juntos, trabajan, se alegran y
descansan unidos. Y experimentan que el mal es vencido, que su vida se reorienta, que brota una
existencia nueva, una re-creación, en la que son posibles el perdón, la conversión, la reconciliación, el gozo.
Experimentan que son llamados y enviados a comunicar vida, a ser testigos, a hacer discípulos, a ser
«cómplices» del Espíritu... Viven la certeza existencial de que el Crucificado es el Vencedor de la muerte; de
que ha sido constituido Señor; de que la vida humana, aun en «fase precaria», se manifestará cuando el
Resucitado enjugue todas las lágrimas.

1. Detente allí donde experimentes consolación y, si te ayuda, reza con Jesús Resucitado el capítulo
51 del Eclesiástico:

«Te alabo, mi Dios y mi Salvador,


te doy gracias, Dios de mi padre.
Contaré tu fama, refugio de mí vida,
porque me has salvado de la muerte...»,

2. Reconoce en la trayectoria de los discípulos tu propia trayectoria de búsqueda de vida verdadera:


ellos han experimentado en su propia carne cómo el huir de la cruz para asegurarse, el traicionar para
salvarse, el alejarse unos de otros, el cerrar las puertas para protegerse... no les ha dado vida verdadera.

Pero ahora, cuando han perdido su imagen de seguidores, cuando han tocado fondo en la insatisfacción
que les ha producido aquello en lo que creían que estaba su vida, el Resucitado se pone en medio, y eso
les trae alegría, paz, perdón, sentido...

Aparentemente, su situación no ha cambiado:

— siguen siendo pobres; pero ahora las cosas elementales que están al alcance de su pobreza (pan, vino,
pesca...) se convierten en celebración;
— siguen referidos al humilde servicio y a cuidar de otros («apacienta mis ovejas...»); pero el Resucitado les
ha revelado la fecundidad de esa actitud;
— no se les oculta el «precio a pagar» («otro te ceñirá.. »); pero Jesús les dice; «Yo estoy con vosotros
todos los días...»;
— sigue «cayendo el día» y llegando la noche; pero ahora la presencia del Viviente les hace estar «en
ascuas...»

* Déjate encontrar y consolar por Jesús resucitado; ábrete a su presencia y pídele que te siga
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 50

mostrando «sus manos y su costado» para que no olvides nunca dónde está la vida verdadera...

3. Acércate a algunos de los iconos de encuentro de los relatos de apariciones y fíj ate cómo expresan los
textos las «consecuencias» de su encuentro con Jesús:

 Siéntete, como María Magdalena, enviado a dar a otros la buena noticia de que Jesús vive, y que tú
«lo has visto» (Jn 20,18).

 Siéntete, como Tomás, invitado a tocar las heridas del Resucitado y a seguir tocándolas en tantos
hermanos heridos de hoy (Jn 20,27-29).

 Siéntete, como los de Emáus, con el corazón ardiente y la fe recuperada, y vuelve a la comunidad
sabiendo que en ella vas a seguir encontrando a Jesús al partir el Pan (Lc 24,32-35).

 Siéntete, como las mujeres que fueron al sepulcro con perfumes en la mañana de Pascua, capaz de
ver más allá de una tumba vacía y de decir: «¡Está vivo!» (Lc 24,24).

 Siéntete, como Juan en Tiberiades, capaz de reconocerle en la orilla y de saber que «es el Señor» y,
como Pedro, de tirarte al agua para ir a su encuentro (Jn 21).

 Recorre en un «via lucis» los lugares de la pasión y, lo mismo que las mujeres escucharon del
ángel: «Mirad el sitio donde lo pusieron...», escucha lo que te dice Jesús en cada uno de esos
lugares: «Aquí dije ‘sí’ al Padre...»; «Aquí me dejé atar y detener»; «Aquí me coronaron rey...»;
«Aquí extendí mis manos para ser crucificado...» Reconoce al Crucificado en el Resucitado y
agradécele lo que ha hecho por ti.

 Recorre luego otros lugares donde la Iglesia vive la alegría pascual del servicio, el amor fraterno,
las bienaventuranzas y el martirio; donde los pobres comparten fraternalmente lo que tienen;
donde la gente sufre, pero resiste y es capaz de esperanza y de fiesta... Reconoce también ahí la
presencia del Resucitado, agradece su victoria sobre la muerte y pídele que te aproxime a esos lu-
gares de vida.

«Consideraos muertos al pecado y vivos para Dios


en Cristo Jesús Señor nuestro» (Rom 6,11).

«El término ‘espiritualidad’ podría traducirse como ‘la capacidad de estar vivo’. ‘Espiritual’ quiere
decir ‘viviente’, ‘intensamente vivo’. El hecho de que no estemos muertos no basta para decir que estamos
vivos. La vida se mide por el grado de alerta de la conciencia, y el trabajo espiritual consiste en estimular
esa vigilancia.

»La vida espiritual es, ante todo, relacional; se tratará, entonces, de ser conscientes de una
presencia en nosotros que se manifiesta de muchas maneras. Para los cristianos, eso se da en términos
humanos en Jesús, Palabra de Dios, que nos invita a una intimidad. La vida espiritual no consiste en
prácticas, rezos o doctrinas, sino en una atención alerta a la gente y a los acontecimientos de cada día, que
revelan así lo sagrado presente en ellos. El Reino de Dios no es un lugar, sino una experiencia de
intensidad, de calidad, de profundidad, de embeleso» (T. RYAN).
Ejercicios Espirituales 2011. www.reflejosdeluz.net 51

SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡TU SABES QUE TE AMO!


Cuando remamos a oscuras en medio de la noche, y nuestras redes
están vacías, tú estás presente, aunque nuestros ojos no sepan
reconocerte.
SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡Tú SABES QUE TE AMO!

De madrugada, cuando la luz vence a las tinieblas, en el primer día de la


semana, tú estás en la orilla, y tu palabra ilumina nuestras sombras.
SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡Tú SABES QUE TE AMO!

Señor de la Vida en abundancia, Señor de las redes llenas: como Juan,


queremos ser capaces de reconocer tu presencia; como Pedro, queremos
saltar de la barca para ir a tu encuentro.
SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡Tú SABES QUE TE AMO!

Nos das a comer un pan y unos peces que has preparado para
nosotros, y en esa comida compartida aprendemos a entregar sin reservas lo que gratuitamente
hemos recibido de ti.
SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡Tú SABES QUE TE AMO!

Tú reclamas de nosotros la confesión de nuestro amor, y nos envías después a sostener, a apoyar, a
defender la vida de nuestros hermanos. No tenemos más que un poco de pan y la pobreza de nuestro amor,
pero eso es lo que podemos ofrecerte, y con eso estamos dispuestos a seguirte.
SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡Tú SABES QUE TE AMO!

Con todos los que creen sin haber visto, con todos cuantos buscan sin desfallecer, con todos los
pequeños y humildes de corazón, creemos y proclamamos que en ti la muerte ha sido vencida, que
estás vivo y nos precedes en el camino.
SEÑOR, TÚ LO SABES TODO. ¡Tú SABES QUE TE AMO!

Related Interests