You are on page 1of 11

1

FISIOLOGÍA DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL


EDGAR HERNANDO TOLEDO CÁCERES
MEDICO VETERINARIO
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA
PROFESOR DE FISIOLOGÍA Y FARMACOLOGÍA
UNIVERSIDAD COOPERATIVA DE COLOMBIA
2011

Función del Sistema Nervioso Central


Recibir estímulos del medio externo y del medio interno para transportarlos
por medio de excitaciones nerviosas que son llevadas a centros nerviosos
donde son reorganizadas para hacer salir respuestas apropiadas. El sistema
nervioso está constituido fundamentalmente por neuronas, Células de
Glia, fibras mielínicas y amielínicas y vasos sanguíneos.

Clasificación del sistema nervioso


Sistema Nervioso
1. Central
a. Encéfalo
i. Cerebro
1. Telencéfalo
a. Corteza cerebral
b. Zonas subcorticales
2. Diencéfalo
a. Epitálamo
b. Tálamo
c. Hipotálamo
ii. Cerebelo
iii. Tronco cerebral
1. Bulbo raquídeo
2. Mesencéfalo
a. Pedúnculos cerebrales
b. Cuerpos cuadrigéminos
c. Acueducto cerebral
d. Pares craneales III y IV
3. Puente
a. Pares craneales V, VI, VII y VIII
b. Médula
2. Periférico
a. Nervios periféricos

Necesidades Básicas del SNC


Todo el organismo necesita oxígeno para funcionar adecuadamente, pero,
particularmente el cerebro lo necesita aún más. El cerebro está formado por
millones de células en constante actividad, no importa si se está dormido o
despierto. Un glóbulo rojo contiene 350 millones de moléculas de
hemoglobina, cada una de las cuales transporta cuatro moléculas de
oxígeno. El oxígeno ayuda a proporcionar energía para las reacciones
químicas de todas las células vivas. Si a las siempre activas neuronas se les
priva de oxígeno, perecen.

Energía y oxígeno
Energía Cerebral
2

Aportada por fosfolípidos de membranas celulares muy abundantes en


todos los tejidos animales entre los cuales están la Lecitina, Fosfatidil colina
(pprecursor de acetil colina), esfingomielina y cefalina. La cefalina es la
misma fosfatidiletanolamina (PE). Se encargan de aportar lípidos como
fuente de reserva para producir energía estimulan la capacidad cerebral y
mejoran la mmemoria.
Oxígeno
Si llegase a faltar el oxígeno este tipo de manifestaciones se definen como
ataques isquémicos transitorios (AIT), es decir, supresiones súbitas del
aporte de sangre al cerebro y, por consiguiente, de oxígeno, cuya causa se
identifica con la obstrucción o estrechamiento de las arterias que irrigan al
encéfalo. El bloqueo o angostamiento descrito produce pérdida
momentánea de la conciencia, lo que puede durar segundos o fracciones de
éstos. Las consecuencias pueden ser mortales y en otros casos quedarse
zonas cerebrales muertas de por vida con las implicaciones que cause
según la gravedad.
Durante el desarrollo del SNC, se generan más neuronas de las que existen
en el adulto. De hecho, más de un 50% de las neuronas en desarrollo,
mueren antes de entrar en funcionamiento. Por ejemplo, más de la mitad de
las motoneuronas inferiores que sinaptan con músculo esquelético mueren
a las pocas horas después de establecida la unión. Esta muerte es resultado
de una especie de competencia entre las neuronas por captar las
cantidades limitadas de factor neurotrófico liberado por las células
musculares, lo que ocasiona una muerte celular programada de las
neuronas que no captan lo suficiente. Este es un medio eficaz para ajustar
el número de neuronas al número de células efectoras que inervarán.

FCN o NGF
Es el llamado factor de crecimiento neural o NGF (Nerve Growth Factor). Es
un elemento esencial para las neuronas sensitivas y simpáticas, ya que es
un factor estabilizador de sus sinapsis, es capaz de estimular y conducir el
crecimiento y regeneración de sus axones, para así ajustar el suministro de
inervación a las necesidades de las células blanco. El NGF es producido por
células inervadas por neuronas dependientes de NGF. Luego de ocurrida la
muerte de las neuronas sobrantes, el NGF es importante en el
mantenimiento de la densidad de inervación ya que controla la cantidad de
terminales axonales. El NGF alcanza las neuronas en las terminales
axonales y avanza por transporte axonal retrógrado hacia el cuerpo celular
para ejercer sus efectos

Circuitos Neuronales
1. Convergente. Capta información de un grupo de neuronas sensitivas.
Es decir las neuronas se viajan de un área mayor del cuerpo a un
área menor del cerebro
2. Divergente. Circuito neuronal amplificador. Neuronas que bajan por
la médula espinal y se amplifica para inervar una zona muscular. Es
decir las neuronas viajan de un área menor del cerebro a un área
mayor del cuerpo, por ejemplo los músculos.
3. Paralelo. Varias neuronas producen estímulos sobre un mismo órgano
en forma paralela.
4. Reverberante. Fibras que se desprenden de los circuitos anteriores en
la base del cráneo y se dirigen hacia el cerebelo, cuya corteza puede
modular el movimiento.
3

Células de Glia
Corresponden a un tejido formado por células con funciones de protección y
defensa de las
neuronas, así como nutrición y limpieza.
Estas se pueden dividir y cuando una neurona muere estas ocupan su lugar.
Los tipos de tipos de Glia:
1. Astrocitos: proporcionan nutrientes a las neuronas y las sostienen.
2. Microglia: Limpian el territorio nervioso ya que fagocitan los desechos
3. Oligodendrocitos: Recubren a los axones aislándoles del exterior. Las
Células de Schwann son gliales periféricas que se originan en la
cresta neural embrionaria y acompañan a la neurona durante su
crecimiento y desarrollo. Recubren a los axones de las neuronas
formándoles una vaina aislante de mielina.
4. Células ependimarias: Recubren las cavidades del sistema. nervioso
central.

Actividades del Sistema nervioso


El sistema nervioso está formado por órganos que transmiten y procesan
toda la información que llega desde los órganos de los sentidos, permitiendo
al animal moverse, adaptarse al ambiente externo y realizar actividades
intelectuales o instintivos. Pero su función no se limita únicamente a eso,
también recibe estímulos de todos los órganos internos. El sistema nervioso
periférico recorre el cuerpo a través de los nervios, recibiendo y
transmitiendo los estímulos al sistema nervioso central. Este se ocupa de
interpretar esos estímulos y actuar en consecuencia. Imparte órdenes a los
músculos y a las glándulas para que cumplan con sus funciones de acuerdo
a las necesidades del cuerpo. Las células que componen el sistema nervioso
se llaman neuronas. Estas células son muy delicadas ya que no pueden
reproducirse. Por eso están protegidas por el cráneo y la columna vertebral.
Sus dos funciones generales son voluntarias e involuntarias. Las voluntarias
están a cargo del eje cerebroespinal es decir encéfalo y médula espinal y las
involuntarias por un sistema neural denominado autónomo o vegetativo,
que a la vez se divide en sistema simpático y parasimpático

Sustancia Gris
Constituida fundamentalmente por los cuerpos neuronales. En ella
encontramos cuatro componentes fundamentales: 1) Neuronas, 2) Células
de la Glia, 3) Fibras amielínicas y 4) Vasos sanguíneos. La sustancia gris
está dispuesta, en el cerebro de la forma siguiente:
1) En la corteza cerebral
2) En los núcleos de la base (en el espesor de la masa cerebral)
Es el lugar del sistema nervioso, donde se producen todas las respuestas
nerviosas.

Sustancia blanca
Constituida eminentemente por fibras nerviosas (axones y dendritas) a las
que por su trayectoria y función se les puede dividir en tres grupos:
1) Fibras de asociación: destinadas a conectar distintas zonas de la Corteza
cerebral de un mismo hemisferio.
a. Cortas: unen entre sí circunvoluciones vecinas dentro de un
mismo lóbulo, se incurvan alrededor del surco que cruzan por lo
que se les conoce también con el nombre de fibras en U o fibras
arcuatas.
4

b. Largas: unen entre sí puntos de un lóbulo con otro, asociadas


siempre en forma de fascículos
2) Fibras comisurales (comisuras): son grupos de fibras nerviosas que
conexionan entre sí zonas de un hemisferio con las simétricas del otro
hemisferio. Son el Fornix, cuerpo calloso y comisura anterior y posterior
3) Fibras de proyección: viajan de corteza cerebral a médula espinal y
viceversa. Unen la corteza cerebral con núcleos grises situados a niveles
más inferiores

Fibras Nerviosas
Fascículos: Fibras nerviosas que se ubican en el interior del sistema
nervioso central
Nervios: Fibras nerviosas que viajan por fuera del sistema nervioso central

Cuerpos neuronales
Ganglios: ubicados por fuera del sistema nervioso central
Núcleos: ubicados por dentro del sistema nervioso central es decir en la
sustancia blanca.

Hemisferios cerebrales
El cerebro está constituido por dos mitades, la mitad derecha llamada
hemisferio derecho y la mitad izquierda llamada hemisferio izquierdo.
Ambos hemisferios están conectados entre sí por una estructura
denominada cuerpo Calloso, formado por millones de fibras nerviosas que
recorren todo el cerebro. Gracias a estas fibras, los dos hemisferios están
continuamente conectados. Cada hemisferio está especializado en
funciones diferentes, de ahí que uno de los aspectos fundamentales en la
organización del cerebro lo constituyan las diferencias funcionales que
existen entre los dos hemisferios, ya que se ha descubierto que cada uno de
ellos está especializado en conductas distintas. Conviene saber también,
que existe una relación invertida entre los dos hemisferios y nuestro cuerpo.
Por consiguiente, el hemisferio derecho se encarga de coordinar el
movimiento de la parte izquierda del cuerpo, y el hemisferio izquierdo
coordina la parte derecha. Dentro de cada hemisferio hay un centro de
sustancia blanca que contiene varias masas grandes de sustancia gris, los
núcleos o ganglios de la base. Un conjunto de fibras nerviosas (abanico)
denominado corona radiada converge en los núcleos de la base y pasa entre
ellos como la cápsula interna. La cavidad presente dentro de cada
hemisferio se denomina ventrículo lateral. Los ventrículos laterales se
comunican con el tercer ventrículo a través de los agujeros
interventriculares

El hemisferio izquierdo procesa la información analítica y


secuencialmente, paso a paso, de forma lógica y lineal. El hemisferio
izquierdo analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo, planea procedimientos
paso a paso, verbaliza, Piensa en palabras y en números, es decir contiene
la capacidad para las matemáticas y para leer y escribir. El hemisferio
izquierdo es el dominante en la mayoría de los individuos. Parece ser que
esta mitad es la más compleja, está relacionada con la parte verbal. En él se
encuentran dos estructuras que están muy relacionadas con la capacidad
lingüística del hombre, el "Área de Broca" y "Área de Wernicke" (áreas
especializadas en el lenguaje y exclusivas del ser humano). La función
específica del "Área de Broca" es la expresión oral, es el área que produce
el habla. Por consiguiente, un daño en esta zona produce afasia, es decir,
5

imposibilita al sujeto para hablar y escribir. El "Área de Wernicke" tiene


como función específica la comprensión del lenguaje, ya que es el área
receptiva del habla. Si esta zona se daña se produce una dificultad para
expresar y comprender el lenguaje. Además de la función verbal, el
hemisferio izquierdo tiene otras funciones como capacidad de análisis,
capacidad de hacer razonamientos lógicos, abstracciones, resolver
problemas numéricos, aprender información teórica, hacer deducciones...
La percepción y la generación verbales dependen del conocimiento del
orden o secuencia en el que se producen los sonidos. Conoce el tiempo y su
transcurso. Se guía por la lógica lineal y binaria (si-no, arriba-abajo, antes-
después, más-menos, 1,2,3,4 etc.). Este hemisferio emplea un estilo de
pensamiento convergente, obteniendo nueva información al usar datos ya
disponibles, formando nuevas ideas o datos convencionalmente aceptables.
Aprende de la parte al todo y absorbe rápidamente los detalles, hechos y
reglas.
Analiza la información paso a paso. Quiere entender los componentes uno
por uno.

El hemisferio derecho, por otra parte, parece especializado en la


percepción global, sintetizando la información que le llega. Con él vemos las
cosas en el espacio, y cómo se combinan las partes para formar el todo.
Gracias al hemisferio derecho, entendemos las metáforas, soñamos,
creamos nuevas combinaciones de ideas. La parte derecha está relacionada
con la expresión no verbal. Está demostrado que en él se ubican la
percepción u orientación espacial, la conducta emocional (facultad para
expresar y captar emociones), facultad para controlar los aspectos no
verbales de la comunicación, intuición, reconocimiento y recuerdo de caras,
voces y melodías. El cerebro derecho piensa y recuerda en imágenes.
Diversos estudios han demostrado que las personas en las que su
hemisferio dominante es el derecho estudian, piensan, recuerdan y
aprenden en imágenes, como si se tratara de una película sin sonido. Estas
personas son muy creativas y tienen muy desarrollada la imaginación.
Es el experto en el proceso simultáneo o de proceso en paralelo; es decir,
no pasa de una característica a otra, sino que busca pautas. Procesa la
información de manera global, partiendo del todo para entender las
distintas partes que componen ese todo. El hemisferio holístico es intuitivo
en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene
capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva. Este hemisferio
se interesa por las relaciones. Este método de procesar tiene plena
eficiencia para la mayoría de las tareas visuales y espaciales y para
reconocer melodías musicales, puesto que estas tareas requieren que la
mente construya una sensación del todo al percibir una pauta en estímulos
visuales y auditivos. Con el modo de procesar la información usado por el
hemisferio derecho, se producen llamaradas de intuición, momentos en los
que «todo parece encajar» sin tener que explicar las cosas en un orden
lógico. Cuando esto ocurre, uno suele exclamar espontáneamente «¡Ya lo
tengo!» o «¡Ah, sí, ahora lo veo claro!» El ejemplo clásico de este tipo de
exclamación es el exultante «Eureka» lo encontré, atribuido a Arquímedes.
Según la historia, Arquímedes experimentó una súbita iluminación mientras
se bañaba, que le permitió formular su principio de usar el peso del agua
desplazada para deducir el peso de un objeto sólido sumergido. Este
hemisferio emplea un estilo de pensamiento divergente, creando una
variedad y cantidad de ideas nuevas, más allá de los patrones
convencionales.
6

Aprende del todo a la parte. Para entender las partes necesita partir de la
imagen global.
No analiza la información, la sintetiza. Es relacional, no le preocupan las
partes en sí, sino saber cómo encajan y se relacionan unas partes con otras.

Bilateralidad cerebral
Los dos hemisferios cerebrales comparten información y características
propias de cada lado para establecer las respuestas del animal a los
diferentes estímulos. El término lateralización se refiere a que existen
individuos que tienen mayor expresión de uno de sus dos hemisferios
cerebrales más que del otro, lo que le proporciona características diferentes
a otros individuos. Esto es muy estudiado en humanos. El cruce de
información se llama decusación.

Meninges
Las meninges son unas envolturas conjuntivas que protegen los diferentes
elementos del sistema nervioso central. Estas envolturas son fibrosas y en
número de tres membranas protegen el cerebro de lesiones y posibles
hemorragias. Están superpuestas y rodean al cerebro y la médula espinal
en su totalidad. Son la duramadre, piamadre y aracnoides.
Estas membranas recubren el encéfalo y la medula espinal al igual que los
nervios craneales y espinales. El nervio óptico, es en realidad una
prolongación del suelo del Diencéfalo, también está rodeado por las
meninges. La capa más interna es la piamadre formada por Astrocitos que
tapizan el tejido conjuntivo. La piamadre es una membrana conjuntiva
extremadamente delgada (0,1 milímetro), pero relativamente resistente.
Tapiza la superficie de todo el sistema nervioso central, penetrándolo hasta
el fondo en las cisuras. Está irrigado por numerosos vasos sanguíneos que
nutren al cerebro a través de su superficie.
La aracnoides, por su parte, se ubica por debajo de la duramadre, a la que
tapiza interiormente siguiendo con extrema rigurosidad sus contornos. Es
sumamente delgada y acompaña finos tejidos conjuntivos hasta la
piamadre, de la cual está separada por un espacio repleto de líquido
cefalorraquídeo.
La duramadre se apoya directamente contra la cara interna del cráneo y del
canal raquidiano. Se adhiere a él con firmeza a excepción de la región
temporal, donde los traumatismos pueden producir una hemorragia que la
despega en esa parte del cráneo, provocando un tipo de hemorragia
conocida bajo el nombre de extradural, que acarrea una compresión del
cerebro y necesita ser descomprimido. La duramadre tiene un espesor de 1
milímetro y es muy resistente.
En relación con estas membranas, puede producirse una irritación de ellas,
que provoca una hemorragia meningeal. Se manifiesta por un conjunto de
signos clínicos, pero una prueba indudable se obtiene por la punción a la
altura de las vértebras lumbares para extraer una prueba de líquido
cefalorraquídeo. Se presenta con vómitos, dolor de cabeza, escasa
flexibilidad en la nuca y la imposibilidad de mantener las rodillas extendidas

Líquido Cefalorraquídeo
Es un líquido incoloro, transparente y cristalino constituido por cloruros,
glucosa y proteína producida por los plexos coroides en el interior del
sistema ventricular. El líquido cerebroespinal o cefalorraquídeo, conocido
como LCR, es un líquido que baña el cerebro y la médula espinal. Circula por
7

el espacio subaracnoideo, los ventrículos cerebrales y el canal medular


central. Es de color transparente y no coagulable.
El líquido cefalorraquídeo puede enturbiarse por la presencia de leucocitos o
la presencia de pigmentos biliares. Numerosas enfermedades alteran su
composición y su estudio es importante y con frecuencia determinante en
las infecciones meníngeas y hemorragias.
El líquido cefalorraquídeo tiene 3 funciones vitales importantes:
1. Mantener flotante el encéfalo, actuando como colchón o
amortiguador, dentro de la sólida bóveda craneal. Por lo tanto, un
golpe en la cabeza moviliza en forma simultánea todo el encéfalo, lo
que hace que ninguna porción de éste sea contorsionada
momentáneamente por el golpe.
2. Sirve de vehículo para transportar los nutrientes al cerebro y eliminar
los desechos.
3. Fluir entre el cráneo y la médula espinal para compensar los cambios
en el volumen de sangre intracraneal (la cantidad de sangre dentro
del cerebro), manteniendo una presión constante

El encéfalo
El encéfalo es la parte del sistema nervioso central encerrada en la cavidad
craneal.
Se divide en:
1. Cerebro anterior.
2. Cerebro medio.
3. Cerebro posterior.
El cerebro posterior o romboencéfalo se encuentra localizado en la parte
inmediatamente superior de la medula espinal y está formado por tres
estructuras: el bulbo, la protuberancia o puente, y el cerebelo. En él se
encuentra, también, el cuarto ventrículo.
El cerebro anterior o proencéfalo se divide en diencéfalo y telencéfalo. El
diencéfalo comprende: el tálamo, el hipotálamo, el quiasma óptico, la
hipófisis, los tubérculos mamilares y la cavidad llamada tercer ventrículo.
El teléncefalo está formado por los ganglios basales: núcleos caudado y
lenticular que forman el cuerpo estriado, y el cuerpo amigdalino y el
claustro; el rinencéfalo, el hipocampo y el área septal, que forman el
sistema límbico; y la corteza cerebral o neocortex.
El ensanchamiento del teléncefalo forma los hemisferios cerebrales que
constan de tres lóbulos: frontal, temporal y occipital. Externamente los
hemisferios tienen múltiples pliegues separados por hendiduras que cuando
son profundas se llaman cisuras.
Los dos hemisferios están unidos por el cuerpo calloso, formado por fibras
que cruzan de un hemisferio a otro.
La corteza cerebral es una capa de sustancia gris que se extiende sobre la
superficie de los hemisferios.
De estas estructuras del encéfalo sólo vamos a estudiar algunas que tienen
importancia más resaltante para comprender las bases fisiológicas de la
conducta.

Cerebro
Constituye la masa principal del encéfalo y es lugar donde llegan las señales
procedentes de los órganos de los sentidos, de las terminaciones nerviosas
nociceptivas y propioceptivas. Se desarrolla a partir del telencéfalo. El
cerebro procesa toda la información procedente del exterior y del interior
del cuerpo y las almacena como recuerdos. Aunque el cerebro sólo supone
8

un 2% del peso del cuerpo, su actividad metabólica es tan elevada que


consume el 20% del oxígeno. Se divide en dos hemisferios cerebrales,
separados por una profunda fisura, pero unidos por su parte inferior por un
haz de fibras nerviosas de unos 10 cms llamado cuerpo calloso, que
permite la comunicación entre ambos. Los hemisferios suponen cerca del
85% del peso cerebral y su gran superficie y su complejo desarrollo
justifican el nivel superior de inteligencia del hombre si se compara con el
de otros animales. El cerebro consume el 25% de la energía del cuerpo y
requiere una medida exacta por que el exceso de glucosa puede alterar el
metabolismo ocasionando muerte neuronal. Es por ello que el páncreas
debe producir insulina para mantener el nivel de glucosa sanguíneo. El
cerebro necesita alimentos con un índice glucémico bajo, es decir alimentos
que aportan glucosa en pequeñas cantidades y de forma lenta se absorben
hacia la sangre para su posterior utilización. Estos alimentos son cereales,
pastas integrales, legumbres lo que son fundamentales en el bienestar
mental y emocional.
Los ventrículos son dos espacios bien definidos y llenos de líquido que se
encuentran en cada uno de los dos hemisferios. Los ventrículos laterales se
conectan con un tercer ventrículo localizado entre ambos hemisferios, a
través de pequeños orificios que constituyen los agujeros de Monro o
forámenes interventriculares. El tercer ventrículo desemboca en el cuarto
ventrículo, a través de un canal fino llamado acueducto de Silvio. El líquido
cefalorraquídeo que circula en el interior de estos ventrículos y además
rodea al sistema nervioso central sirve para proteger la parte interna del
cerebro de cambios bruscos de presión y para transportar sustancias
químicas.
Este líquido cefalorraquídeo se forma en los ventrículos laterales, en unos
entramados vasculares que constituyen los plexos coroideos.
En cada hemisferio se distinguen:
La corteza cerebral o sustancia gris, de unos 2 ó 3 mm de espesor, formada
por capas de células amielínicas (sin vaina de mielina que las recubra).
Debido a los numerosos pliegues que presenta, la superficie cerebral es
unas 30 veces mayor que la superficie del cráneo. Estos pliegues forman las
circunvoluciones cerebrales, surcos y fisuras y delimitan áreas con
funciones determinadas, divididas en cinco lóbulos. Cuatro de los lóbulos se
denominan frontal, parietal, temporal y occipital. El quinto lóbulo, la ínsula,
no es visible desde fuera del cerebro y está localizado en el fondo de la
cisura de Silvio. Los lóbulos frontal y parietal están situados delante y
detrás, respectivamente, de la cisura de Rolando. La cisura parieto-occipital
separa el lóbulo parietal del occipital y el lóbulo temporal se encuentra por
debajo de la cisura de Silvio.
La sustancia blanca, más interna constituida sobre todo por fibras nerviosas
amielínicas que llegan a la corteza
Desde del cuerpo calloso, miles de fibras se ramifican por dentro de la
sustancia blanca. Si se interrumpen los hemisferios se vuelven
funcionalmente independientes
La corteza cerebral es una lámina gris, formada por cuerpos de neuronas,
que cubre los hemisferios cerebrales y cuyo grosor varía de 1,25 mm en el
lóbulo occipital a 4 mm en el lóbulo anterior.
Se calcula que en la corteza del cerebro humano hay unos siete millones de
neuronas.
Aproximadamente la mitad de la corteza forma las paredes de los surcos de
los hemisferios y no está expuesta en la superficie cerebral.
Las neuronas de la corteza están dispuestas en capas bastante
9

diferenciadas. Las fibras nerviosas que nacen de ellas establecen múltiples


conexiones entre las distintas capas y zonas, lo que permite que una señal
llegada a la corteza se extienda y persista. Así mismo, los impulsos
eferentes que nacen de un área pueden llegar por las conexiones a otras, o
a zonas cercanas a la primera haciendo que continúe la actividad.
Las neuronas de asociación hacen que los impulsos que llegan a la corteza
duren un tiempo considerable y se extiendan a gran número de neuronas.
Así un pequeño ruido percibido por la corteza puede suscitar una actividad
prolongada de las neuronas del área correspondiente y provocar una
respuesta externa.
Áreas corticales
La corteza cerebral, también llamada "córtex", presenta diferencias que han
hecho que se la divida en áreas con características propias, en cuanto a su
composición de las capas celulares, al espesor, por el número de fibras
aferentes y eferentes y por las funciones que cumplen.
Teniendo en cuenta el aspecto funcional, se encuentran en la corteza:
Áreas motrices
La principal área motora, 4 de Brodmann, se halla situada delante del surco
central o cisura de rolando. Posee células gigantes de las que nacen las vías
cortico espinal y cortico bulbar con axones para los músculos estriados del
organismo.
En la parte más alta de esta área se localiza la zona para los movimientos
de los miembros más distantes: pies, rodillas, cadera; y en las partes más
bajas los músculos para la masticación, deglución, caza cabeza, cuello y las
zonas más próximas de las extremidades.
Además de esta área, existe otra situada por delante de ella, que se
considera promotora y cuya lesión produce pérdida temporal de las
destrezas adquiridas.
Estás áreas envían los impulsos para la acción voluntaria, participando en la
misma otros centros, ya que el sistema nervioso funciona en forma integral.
Como las vías aferentes y eferentes cruzan a nivel de la médula o del bulbo,
el hemisferio cerebral derecho rige los movimientos del lado corporal
izquierdo, y el hemisferio izquierdo los del lado derecho.
Áreas sensoriales
Son las áreas en las que terminan las fibras sensitivas que transmiten
impulsos visuales, auditivos, olfativos y sensaciones desde la superficie del
cuerpo y tejidos profundos
Están distribuidas de la siguiente forma:
Área somestésica
Recibe, a través del tálamo, los impulsos que rigen la sensibilidad corporal
general procedentes de la piel, los tejidos, músculos, articulaciones y
tendones del lado opuesto del cuerpo.
Se halla en la circunvolución central posterior, detrás de la Cisura de
rolando y frente a la representación motora.
Funciones del Área Somestésica:
1. Apreciación de las diferencias de peso.
2. Discriminación espacial.
3. Localización táctil.
4. Apreciación de tamaño y forma.
5. Semejanzas o diferencias de temperatura.
6. Todos los aspectos de la sensación que requieren comparación
y juicio.
Área visual:
Esta situada en el lóbulo occipital. En ella se aprecian zonas específicas para
10

la visión de la mácula o central; para la periferia de la retina y para las


mitades superior e inferior de la retina.
Área auditiva:
Se halla situada en los lóbulos temporales, por debajo de la cisura lateral o
de Silvio.
Parece ser que cada oído tiene representación bilateral en la corteza por lo
que al extirpar un lóbulo temporal no se sufre mayor disminución de la
audición.
Área olfativa:
Se sitúa en la circunvolución del hipocampo, próxima a la auditiva. Las
investigaciones han revelado poco sobre esta área.
Área gustativa:
Los pocos datos que hay sobre ella indican que se halla en el extremo
inferior de la circunvolución central posterior.
Áreas de asociación
Son áreas que no reciben directamente impulsos sensitivos sino que
correlacionan los impulsos recibidos de otros centros.
En los últimos años cada vez se utiliza menos esta expresión porque se
conocen mejor las conexiones tálamo-corticales y las funciones de las
distintas áreas.
Funciones de la Corteza:
1. Retroalimentación: toda área que recibe fibras de otro entro, envía
fibras en sentido contrario. Por ejemplo, hay vías córtico-talámicas y
tálamo-corticales.
2. Recorticalización: Una señal puede pasar varias veces por un
analizador cortical para ser depurada.
3. Facilitación cuando se aplican estímulos consecutivos; e inhibición por
fatiga.
4. Toda sensación consciente es fruto de extensa actividad cortical, en
la que participan distintas áreas de las fibras de asociación. El
funcionamiento cerebral es global e integrado.
5. Los lóbulos frontales participan en la conducta, la personalidad, la
memoria, la experiencia afectiva y la conciencia del yo. La sección de
los mismos mediante la lobotomía produce depresión, falta de
impulso para la acción, pérdida de la capacidad de adaptación a
situaciones inesperadas.
6. A través de la corteza se establecen reflejos condicionados, si bien no
es necesaria para todas las respuestas condicionadas.
7. Las áreas corticales relacionadas con los lenguajes (área de Broca),
se encuentran en un solo hemisferio: el izquierdo en las personas
diestras y el derecho en las zurdas. En caso de lesión de este
hemisferio puede cumplir su misión el otro.
8. La memoria depende de la corteza, áreas de asociación, aunque
intervienen en ella conexiones del tronco cerebral.
9. La corteza actúa: retardando la reacción al estímulo; eligiendo la
respuesta; contribuyendo a integrar la acción. Para ello: analiza,
sintetiza, correlaciona, integra, modifica.

Cerebelo
Es una estructura con muchas circunvoluciones situada por detrás del
cuatro ventrículo y de la protuberancia y unido al tronco cerebral por haces
de fibras aferentes, que le llevan impulsos procedentes de la médula, bulbo,
puente y cerebro medio y anterior. A su vez, de los núcleos del cerebelo
nacen fibras eferentes para cada una de estas regiones.
11

En el cerebelo la sustancia gris está en la corteza, mientras que la blanca


está en el centro.
El cerebelo tiende a ser grande y bien desarrollado en los animales capaces
de movimientos precisos y finos; y su extirpación produce pérdida de la
precisión y de la coordinación de los movimientos.
Funciones:
1. Se asocia a actividades motoras iniciadas en otras partes del
sistema nervioso.
2. Contribuye al control de los movimientos voluntarios
proporcionándoles precisión y coordinación.
3. Regula y coordina la contracción de los músculos esqueléticos.
4. Controla los impulsos necesarios para llevar a cabo cada
movimiento, apreciando la velocidad y calculando el tiempo
que se necesitará para alcanzar un punto deseado. Así mismo,
frena los movimientos en el momento adecuado y necesario.
5. Ayuda a predecir las posiciones futuras de las extremidades.
6. Es esencial para el mantenimiento de la postura y el equilibrio
por sus conexiones kinestésicas y vestibulares.