You are on page 1of 4

c  

El arte barroco en sus más amplias manifestaciones artísticas es un fenómeno


complejo de índole social, político y religioso.

El barroco es la continuación al manierismo italiano que prevalece durante la


primera mitad del siglo XVI. Si el manierismo comienza a usar los cánones
clásicos con artificiosidad, el barroco que le sucede abandona la serenidad
clásica para expresar un mundo en movimiento y agitación de los sentidos. Por
tanto, la tendencia del barroco es a la exageración y la ostent ación.


   c  

   

Se suele decir que el Arte Barroco es el arte de la Contrarreforma. Para
reaccionar contra la severidad e iconoclastia del Protestantismo, la Iglesia
Católica alentó la edificación de templos con pr ofusión de escultura.

También dirigió a los artistas a alejarse de los temas paganos que tanta
aceptación tuvieron durante el Renacimiento, así como evitar los desnudos y
las escenas escandalosas.

Tanto en las artes visuales como en la música, la influenci a de la Iglesia sobre


los artistas iba dirigida a emocionar y enardecer la devoción mediante
estímulos psicológicos.

Estas normas aparentemente conservadoras y austeras derivaron, sin


embargo, en este arte suntuoso y recargado que llamamos Barroco.

    


El siglo XVII fue una época de guerra y violencia como en pocas fases de la
historia europea. La vida se veía frecuentemente atormentada en dolor y
muerte. Por eso también era más necesaria que nunca la exaltación de la vida
agitada e intensa para el hombre barroco.

En ese contexto, se experimentaba el empuje de amar las pasiones de la vida


así como el movimiento y el color, como si de una magna representación teatral
se tratase. De hecho, se ha indicado con acierto que en las artes plásticas, el
barroco intenta reproducir la agitación y vistosidad de la representación teatral.

Al igual que una representación dramática se apoya en un decorado vistoso y


efímero, la arquitectura barroca se subordina a la decoración, que ha de ser
espectacular.

Otra de las características del barroco que se manifiesta en la arquitectura,


escultura y la pintura es el juego de las sombras. En la estética del barroco, son
muy importantes los contrastes claroscuristas violentos. Esto es apreciable
fácilmente en la pintura (por ejemplo el tenebrismo) pero también en la
arquitectura, donde el arquitecto barroco juega con los volúmenes de manera
abrupta con numerosos salientes para provocar acusados juegos de luces y
sombras, como se puede apreciar, por ejemplo, en la Basílica del Pilar de
Zaragoza.

c   

La      se desarrolla desde el principio del siglo XVII hasta
dos tercios del siglo XVIII. En esta última etapa se denomina estilo rococó. Se
manifiesta en casi todos los países europeos y en lo que eran por aquel
entonces los territorios de España y Portugal en América, hoy paíse s
independientes. El barroco se da también en otras artes, como Música,
Literatura, Pintura y Escultura. El interés que sustenta la arquitectura es el de
hacer marketing y urbanizar. Juega un papel muy importante, un ejemplo de
ello, sin irnos más lejos, la plaza Mayor de Madrid. Sigue una armonía y su
monumentalidad crea un ambiente propicio de una ciudad rica, justamente la
pretensión de los artistas barrocos. Hace falta aclarar que el paradigma de este
estilo se halla en la megalomanía de Luis XIV, con las reconstrucciones de
Versalles. Los materiales propicios de construcción en la arquitectura barroca
son los materiales pobres sin ningún valor aun así viendo la sensación de
monumentalidad y majestuosidad sinuosa de la arquitectura barroca. Se juega
un poco con la falsedad, aunque eso no quiere decir que no se emplearan
materiales ricos. De hecho surgieron las Manufacturas reales donde se
manufacturaron productos de calidad como el vidrio de carrá, las alfombras
pérsicas, las cerámicas u otros. Los elementos constructivos no presentan
ninguna novedad, ya que siguen los órdenes clásicos del Renacimiento; la
diferencia es que en el Barroco se contraponen elementos arquitectónicos
utilizándolos con cierta libertad e individualidad. No se pierde la armonía sino la
perspectiva renacentista, que ab arca el espacio del espectador. La
grandiosidad es una cualidad típica Barroca que está claramente reflejada en la
Plaza de San Pedro. De hecho, al situarse justamente en la entrada de la plaza
se puede observar la altitud del obelisco, pero al adentrarse en dirección a la
basílica de San Pedro aparecen las inesperadas columnatas que rodean el
perímetro de la Plaza. Los arcos se utilizan de formas variadas y las cúpulas
son el elemento por excelencia del arte Barroco.

  

La     se desarrolla a través de las creaciones arquitectónicas,


sobre todo en estatuas, y también en la ornamentación de ciudades en plazas,
jardines o fuentes. En España también se manifestó en imágenes religiosas
talladas en madera, en la llamada imaginería que esperaba despertar la fe del
pueblo.

  

c 
   
   Durante el Barroco la pintura adquiere un
papel prioritario dentro de las manifestaciones artísticas. Siendo la expresión
más característica del peso de la religión en los países católicos y del gusto
burgués en los países protestantes.
Se desarrollan nuevos géneros como los bodegones, paisajes, retratos,
cuadros de género o costumbristas, así como se enriquece la iconografía de
asunto religioso. Existe una tendencia y una búsqueda del realismo que se
conjuga con lo teatral y lo efectista