PRIMEROS AUXILIOS Se entiende por primeros auxilios a las técnicas y procedimientos de carácter inmediato, limitado, temporal, profesional o de personas

capacitadas o con conocimiento técnico que es brindado a quien lo necesite, víctima de un accidente o enfermedad repentina. Su carácter inmediato radica en su potencialidad de ser la primera asistencia que esta víctima recibirá en una situación de emergencia. Limitado porque de todas las técnicas, procedimientos y concepciones que existen en la Medicina de emergencias y desastres, solo utiliza una pequeña parte de estas, por esto el socorrista nunca debe pretender reemplazar al personal médico, pueden ser de primera instancia o de segunda instancia.

¿Qué son los primeros auxilios? Los primeros auxilios, son medidas terapéuticas urgentes que se aplican a las víctimas de accidentes o enfermedades repentinas hasta disponer de tratamiento especializado. El propósito de los primeros auxilios es aliviar el dolor y la ansiedad del herido o enfermo y evitar el agravamiento de su estado. En casos extremos son necesarios para evitar la muerte hasta que se consigue asistencia médica. Los primeros auxilios varían según las necesidades de la víctima y según los conocimientos del socorrista. Saber lo que no se debe hacer es tan importante como saber qué hacer, porque una medida terapéutica mal aplicada puede producir complicaciones graves. Por ejemplo, en una apendicitis aguda un laxante suave puede poner en peligro la vida del paciente. Las urgencias que requieren primeros auxilios con más frecuencia son los accidentes en los que se produce asfixia, parada e infarto cardiacos, sangrado grave, envenenamiento, quemaduras, golpe de calor e insolación, desvanecimiento, coma,esguinces, fracturas y mordeduras de animales. ¿Qué es la asfixia? En la asfixia, el aire no puede entrar en los pulmones y el oxígeno no llega a la sangre circulante. Causas de asfixia Entre las causas de asfixia se encuentran el ahogamiento, el envenenamiento por gases, la sobredosis de narcóticos, la electrocución, la obstrucción de las vías respiratorias por cuerpos extraños y la estrangulación. Para evitar un daño cerebral irreparable al detenerse la oxigenación tisular, se debe instaurar inmediatamente algún tipo de respiración artificial. La mayoría de las personas mueren cuatro a seis minutos después de la parada respiratoria si no se les ventila de forma artificial. Cómo actuar Se han diseñado muchas formas de respiración artificial. La más práctica para lareanimación de urgencia es el procedimiento boca a boca: el reanimador sopla aire a presión en la boca de la víctima para llenarle los pulmones. Antes de ello, debe retirarse cualquier cuerpo extraño que obstruya las vías respiratorias.

y sopla con fuerza hasta ver llenarse el tórax. éste a los pulmones. rodeando su cintura con los brazos y entrelazando las manos. Primeros auxilios: valoración primaria de un herido . El aumento de presión abdominal comprime el diafragma. se presiona sobre el abdomen con la mano. pues se pueden romper. se llama maniobra de Heimlich o “abrazo de oso”. y consiste en la aplicación súbita de una presión sobre el abdomen de la víctima. Si todavía no se consigue. y presionando fuerte y de forma brusca hacia atrás y hacia arriba. cianóticos y sin posibilidades de reanimación. situando éstas entre el ombligo y la caja torácica. incluso aunque el paciente haya presentado signos de muerte durante varios minutos. debe comprobarse la posición de la cabeza de la víctima. Una vez iniciada. El reanimador obtura los orificios nasales pinzándolos con los dedos. La maniobra se realiza situándose tras el paciente. que respondieron a los primeros intentos del socorrista. Ésta es una técnica que se ha desarrollado en los últimos años para tratar a los médico estadounidense Henry Jay Heimlich. sobre todo en niños y ancianos. Debe evitarse presionar sobre las costillas. despejando las vías respiratorias. Se han descrito varios casos de pacientes sumergidos durante más de media hora.La cabeza de la víctima debe ser inclinada hacia atrás para evitar que la caída de la lengua obstruya la laringe. se realiza la maniobra de Heimlich. una mano mientras con la otra se empuja hacia atrás la frente. después retira su boca y proceso debe repetirse 12 veces por minuto en un adulto y 20 veces por minuto en un niño. En casos de ahogamiento siempre hay que intentar la respiración artificial. Cuando el paciente empieza a respirar espontáneamente no debe ser desatendido: puede detenerse de nuevo la respiración de forma súbita o presentarse irregularidades respiratorias. la respiración artificial no debe suspenderse hasta que el enfermo empiece a respirar por sí solo o un médico diagnostique la muerte del paciente. Si todavía no se consigue permeabilidad se rota el cuerpo hacia la posición de decúbito lateral y se golpea entre los omóplatos para desatascar los bronquios. Si las vías respiratorias no están despejadas. Después se vuelve a larespiración boca a boca. inspira profundamente. que expulsan aire a alta velocidad y presión. aplica su boca a la de la víctima. Si la víctima está en posición horizontal.

evidentemente está consciente. Antes que nada hay que verificar (ver) si no existe ningún objeto obstruyendo las vías respiratorias (vómitos. no presenta una afección grave (parada respiratoria o cardíaca. Notas: [0] Nunca debe hacerse el estímulo doloroso a nivel del cuello o la cara. 2 . en principio. y decir que. Lo que perseguiremos es comprobar las constantes vitales de la víctima en el orden siguiente: 1 . Dependiendo la coherencia de su respuesta. dientes rotos. . 1.Valoración de la respiración. Si lo está. hay que encarar el tercero: “socorrer”.Luego de haber seguido los dos primeros pasos de la cadena de supervivencia (“proteger” y “avisar”). Para valorar la conciencia debemos: 1. 1 . puede que no respire. Pero es imposible salvar a alguien si no sabemos cual es su problema. Si una persona está inconsciente. 3 . por eso lo primero es buscar enterarnos. por ejemplo). por ejemplo [0] ) siempre evitando tocar o agravar cualquier lesión. "¿estás bien?") y de forma táctil o con un estímulo doloroso si no responde (pellizco a la altura del trapecio. Pasaremos entonces a la valoración secundaria. que explicaremos en otro artículo más adelante. columna o cráneo) ya que podría incitar al herido a mover la cabeza y agravar sus lesiones. Para esto existe lo que normalmente se denomina “exploración primaria” o “valoración primaria” de un paciente. y si los hay sacarlos ayudándonos de nuestros dedos índice y medio en forma de gancho [1].Estimularlo de auditiva ("¡hola!". Y evidentemente alguien que no responde también. sobre todo cuando se trata de un herido traumático (o con golpes en la espalda.).Valorar conciencia. "¿me escucha?".Valorar pulso / signos de circulación sanguínea y control de hemorragias graves. esta inconsciente. Con esta exploración buscaremos problemas de salud en orden de importancia.Valorar respiración. Lo primero será determinar si el herido está conciente. Pasaremos entonces a ver si respira.2 . para buscar evitar que la lengua obstruya la entrada de aire al caer relajada hacia atrás durante el estado de inconsciencia. Si la persona responde. Antes de comprobar si respira (y suponiendo que está boca arriba) debemos realizar la apertura de la vía aérea. bajo un orden preestablecido que hay que recordar y manejar a la perfección (si pretendemos ser verdaderos conocedores de los primeros auxilios) e iremos solucionando estos problemas a medida que nos encontremos con ellos.Valoración de la conciencia. su estado de conciencia será más o menos lúcido. podremos descartar automáticamente otros problemas. Una persona que se mueve o agita sin parecer que de señales de que detecta nuestra presencia.1 . etc. herido o víctima de un accidente.

que es cuando habrá que realizar la apertura de la vía respiratoria con la maniobra de levantar la mandíbula con ambas manos.1. [3] Si nos parece que la respiración no es rítmica y acompasada. [2] Ver "El peligro de las lesiones cervicales y la movilización de heridos". una mascarilla.[5] Si sigue sin respirar. ronca. Si respira (pero sigue inconsciente). EXCEPTO CUANDO HAY RIESGO DE LESIÓN CERVICAL [2]. cada aproximadamente 1 minuto (un ciclo de 10 insuflaciones) volveremos a tomar el pulso. buscaremos por tanto "sentir" si la persona respira. si tenemos una cánula de guedel y sabemos usarla. y sabemos cómo hacerlo) un respirador artificial manual (conocido también como "ambú" en España). Si detectamos la ausencia de pulso o signos de circulación. Para esto pondremos nuestro oído a poca distancia de la boca/nariz del herido. estertórea. el "boca a nariz". Es entonces cuando tendremos que avisar a los servicios de emergencia. oír y sentir". puede al menos usarse un pañuelo o similar sobre la boca-nariz de la víctima para minimizar el contacto.Para abrir o despejar la vía aérea utilizaremos entonces la maniobra de frente-mentón (elebar el menton con una mano a la vez que bajamos la frente hacia atrás con la otra). los primeros auxilios no serán siempre "agradables". seguiremos con las insuflaciones de aire. Ahora es cuando tomaremos el pulso (mediremos la frecuencia cardiaca) durante 10 segundos. será el momento para hacerlo. o en última instancia el tradicional "boca a boca".) [3]. . EXCEPTO CUANDO HAY RIESGO DE LESIÓN CERVICAL. Si la víctima vuelve a respirar de forma evidente en algún momento. Notas: [1] En caso de existir vómitos. y si es necesario hacer las insuflaciones de aire directamente. suena agónica. Para comprobar si respira debemos "ver. Luego. Si tiene pulso. nos reemplace en nuestra tarea o nos sintamos demasiado agotados como para continuar. sino miraremos los signos de circulación más evidentes. sino en alguna medida la transmisión de enfermedades. pasaremos a realizar la fase de RCP o reanimación cardio-respiratoria completa (ver páginas siguiente). etc. Para ventilar a la persona podemos utilizar (si disponemos de él. y mirando al mismo tiempo hacia el pecho: con el oído "oiremos" si hay respiración. y por lo tanto no sólo el asco. siempre y cuando estemos entrenados en ello o tengamos práctica en tomar la frecuencia cardíaca. asumiremos que la persona no respira: se encuentra en parada respiratoria (PR). y sostenerla mientras se realizan las insuflaciones (tracción mandibular). a un ritmo aproximado de 12 respiraciones por minuto (para adultos). la pondremos en "posición lateral de seguridad" o PLS (lo que en otra oportunidad explicaremos en qué consiste). la misma es anormal y a efectos prácticos debe realizarse la RCP. indicando que la estamos atendiendo a una víctima con PR [4]. Sí. si es que ya no lo hizo otra persona mientras realizabamos el examen a la víctima. volveremos al punto 1. seguiremos con los ciclos de ventilzaciones hasta que la persona se restablezca de forma clara. con la vista "veremos" si el pecho sube y baja. Si tras 10 segundos en esa posición no notamos movimientos respiratorios o no detectamos una respiración normal (si es precaria. Si tiene pulso pasaremos a las ventilaciones o reanimación respiratoria propiamente dicha. Sino. insuflando aire 10 veces. deje de tener pulso (pasaremos a la RCP) lleguen lo servicios de urgencia.

mascarilla con válvula de no retorno. boca a nariz. tal como explicamos aquí.shtml .). había que hacer 2 (dos) insuflaciones de aire (es decir. hay que prestar atención a todos los factores que pudieran indicarnos si a la persona le funciona el corazón (ver acá). El pulso es la forma más corriente de medirla. es demasiado irregular o simplemente no estamos entrenados para ello.Valoración del pulso o corriente sanguínea y control de hemorragias graves. boca a boca. Está comprobado que el boca a nariz tiene menos riesgo para la salud del socorrista (de contraer enfermedades como hepatitis. etc. conocidas como "insuflaciones de rescate". antes de continuar con las ventilaciones o seguir con RCP. a través de su boca/nariz) que sean "efectivas" (que el aire realmente llegue a sus pulmones. En el caso de los lactantes o bebés se abarcará la boca y la nariz al mismo tiempo. Habiendo comprobado que el herido no tiene pulso. (ya que es imposible que alguien al que no le lata el corazón respire). Por eso. y volver entonces a reevaluar si la persona comenzaba respirar por sí misma. y por lo tanto oxígeno sigua llegando a las células http://es. debemos verificarlo viendo que se levanta el pecho cuando insuflamos). y luego intentaremos que su corazón (gracias a la presión que se ejerce sobre él a un ritmo determinado) irrigue el cuerpo. de evitar el riesgo de contagiarse alguna enfermedad del herido. este debe ser el orden de preferencia a seguir en la forma de realizar la reanimación respiratoria: respirador. deberemos combinar las insuflaciones de aire con el masaje cardíaco.andinia. 1. es decir. pero a veces no es fácil encontrarlo porque está débil. e inmediatamente después de haber detectado que la víctima no respira.org/wiki/Primeros_auxilios http://www. [5] Antes del año 2005 el Consejo Europeo de Resucitación recomendaba hacer 12 ventilaciones.com/articles/supervivencia_sobrevivir/primeros_auxilios_emergencias/a2399 2.[4] Hasta el año 2005 se recomendaba que primero.wikipedia. oxigenaremos su aire con el nuestro como ya explicamos.3 . pero ahora se descartó toda reevaluación ya que (según demuestran las estadísticas) estas pérdidas de tiempo pueden resultar fatales. Lo importante llegado a este punto es detectar si la persona tiene o no circulación sanguínea. Es decir. manteniendo en alguna medida la circulación. [6] Por una cuestión de autoprotección. y el método más riesgoso es el boca a boca. En 2005 las recomendaciones del Consejo Europeo de Resucitación anularon esta medida y recomendaron que se hicieran 5 insuflaciones iniciales luego de haber comprobado los signos de circulación. echar aire de nuestros pulmones a los del herido.