EL alma y el retiro 08-07-2006

Vamos a ver el tema alma y el retiro. El alma es un núcleo, nuestro, que está, entre la vida del espíritu y la vida externa. Entonces, el alma no es espíritu ni materia. Es este núcleo el que hace puente entre esos dos niveles, de forma que cuando estamos encarnados, el alma es fundamental para colocarnos en contacto con niveles superiores y para traer aquí para nuestra vida material, la energía superior. El hombre no tiene mucha noción de lo que es el alma. Él lo llama yo superior, yo divino, pero no sabe bien lo que es esto. Sin ese núcleo llamado alma, no habría comunicación entre la materia y el espíritu, entre esos dos extremos de la vida, de la misma vida. Y el alma humana, es traída a la existencia, cuando la mónada establece un contacto suficiente con la materia, entonces de este contacto nace el alma, por lo tanto, el alma es hija del espíritu con la materia. Nosotros vamos a ocuparnos del alma humana, no vamos a ocuparnos del alma en los otros reinos, que aun está en esencia, o en el reino animal, en formación. Vamos a ocuparnos del alma ya en el reino humano, no vamos a ocuparnos de la formación, la trayectoria completa del alma. Entonces, el alma, este núcleo nuestro no es espíritu ni materia y nace de la relación entre ellas. Es un principio intermedio, un núcleo intermedio, es una red de comunicación entre esos dos planos. Tanto es mucho fundamental para un ser encarnado que está buscando el contacto superior. Este núcleo, el alma, es una fuerza de atracción inimaginable, y cuando, esta fuerza de atracción comienza a obrar, reune todas las formas necesarias para que los niveles divinos se puedan manifiestar. El alma humana tiene ciclos, y uno de los principales ciclos de ella, es cuando ella desciende a la forma física, cuando ella está en la forma física, entonces ella pasa un ciclo dentro de una forma física, y, en otro ciclo, es cuando ella sale de la forma física. Ella necesita de estos dos ciclos para evolucionar. Necesita alternar estos dos ciclos. Necesita estar en la forma física, haciendo ciertas experiencias, y necesita estar fuera de la forma física, para estar haciendo otras experiencias, y para elaborar la experiencia hecha aquí. Ahora, las almas cuando están encarnadas, ellas están indiferentes situaciones. Las almas no están en situaciones iguales, hay almas que están encarnadas, buscando experiencias, y esta es un tipo de alma encarnada en alguien que necesita de experiencia, que necesita hacer y buscar experiencia. Es el alma la que necesita de eso. Otras almas, no están encarnadas para buscar experiencias, ellas están encarnadas para, aprender a encontrar una luz superior que esta allí en lo alto, y a través de la encarnación ella va contribuyendo para que esta luz interior descienda. Esta es un alma completamente diferente de la otra y está encarnada en un ser completamente diferente del otro. Uno, necesita hacer experiencias, y el otro, esta en busca de Luz. Y hay otro tipo de alma que no esta ni para hacer experiencia, ni para buscar la luz. Ella ya maduró, creció, y está encarnada para servir. Entonces, son tipos diferentes de seres humanos, si tienen esas almas dentro de ellos. Cada uno, está haciendo una cosa diferente. Cuando el alma está buscando experiencia, entonces se llama a este tipo de personas, extrovertidos y cuando el alma está buscando la luz superior, esta buscando instrucción, se las llama introvertidas, como si eso fuera cualidades de las personas. Nada tiene que ver con las personas esto. Ellas son extrovertidas o introvertidas, según lo que el alma está haciendo, según la función del alma. Entonces es claro que si el alma está buscando luz, si está buscando crecer, la persona no puede ser extrovertida, imposible, ella tiene que ser introvertida. Ahora, para aquellas almas que ya están al servicio, estos individuo aquí, no son ni extrovertidos ni introvertidos. El alma está en el servicio. El alma está en servicio y

esta procurando introducir el amor sabiduría, y la actividad inteligente en todo lo que hace, en todo lo que realiza. Esta es otro tipo de alma, otro tipo de persona, que vive para introducir amor y sabiduría. Tiene una actividad inteligente, en todo lo que hace en su vida. Y esas almas que están al servicio, y por lo tanto, introduciendo el amor y la actividad inteligente en la vida, esas almas, deben unirse a un plano físico, de una forma bien definida, para poder, transmitir, esas energías, al plano físico. Esas que son evolucionadas, y que vienen para transmitir amor sabiduría y actividad inteligente aquí, esas, tienen una tendencia, para la meditación profunda. Meditación profunda, es un alma que aunque esté haciendo su camino y tenga sus actividades, ella está en unión con otras almas, que están en el mismo grado que ella. Meditación profunda del alma es esta meditación que ella hace con varias almas. Esas otras almas que ella atrae para hacer esta meditación, son del mismo grado que ella. Esto es, estas almas que pueden entrar en meditación profunda, cuando trabajan aquí, estas almas, son las que ya consiguieron elevar los cuerpos, y a seguir los impulsos que ella manda. Entonces, cuando los cuerpos, o cuando la personalidad, el ego, no llega a percibir el impulso del alma, cuando no llega a seguir, el impulso del alma, esta no puede entrar en meditación profunda. Es un alma muy frustrada, porque es en la meditación profunda en la que ella va realmente a evolucionar, y donde va a encontrar cosas que aun nunca encontró. Las almas que se atraen, para hacer esto juntas, entonces estas almas crean un núcleo de meditación, muy importante, muy fuerte, y esto produce un efecto muy importante en el planeta. Esto, produce un alineamiento en el planeta, la meditación de estas almas. Esto se llama meditación en grupo. Almas que se unen y se conectan juntas en los planos superiores, y así se proponen elevar el planeta. El cerebro y la mente humanas, deben estar en buenas condiciones de funcionamiento para percibir estas cosas. El cerebro y la mente, pueden percibir esta meditación. Entonces, cuando la mente, o el cerebro, perciben esta meditación, es ahí que la persona va a ver lo que es la meditación. Lo que hizo antes, era un trabajo del ego, de la personalidad, de la mente. Mas, la conciencia del ser va a percibir realmente el poder de la meditación, cuando contacta este nivel, cuando contacta la propia alma, que está meditando. El cerebro y la mente, captando esto, lleva a la personalidad, lleva al ser, al ser humano, a identificarse con este nivel. Entonces, si nosotros mismos nos identificamos al nivel del alma, es cuando ella comienza a meditar profundamente y cuando nuestro cerebro y nuestra mente pueden tomar esto. Entonces nuestro cerebro y nuestra mente deben estar muy en orden, para poder recoger esto, y para nosotros encarnados tener la experiencia de la vida y la vivencia en esos niveles, entonces esa experiencia en esos niveles no es ilusoria, a menos que el hombre imagine que la cree con su imaginación. Esto es muy real porque esta es una experiencia del alma, que la mente y el cerebro están captando. El alma cuando entra en esta fase de meditación, ella está buscando su núcleo interior. Ella esta buscando su núcleo superior. Ella no esta haciendo esta meditación o este trabajo por ninguna razón que la gente pueda imaginar o concebir. No existe ninguna razón terrestre para esto. Ella esta buscando su núcleo interior a través de esta meditación, de esta profunda concentración. Esta alma necesita encontrar ese núcleo porque hay momentos cíclicos de la vida de ella en que ciertos apoyos externos pueden faltar para ella. Porque todo esto esta coligado con mecanismos de contactos. En aquellos momentos, en que faltan contactos para el alma, en aquellos momentos que faltan ciertos apoyos para el alma, por cuestiones astrológicas, por cuestiones que no conocemos aquí en la tierra, no estudiamos esta ciencia. Estudiamos una astrología materialista de la personalidad, del

ego. La astrología del alma no la conocemos, y no es estudiado. Por la astrología del alma se sabría cuales son las fases, cuales son las etapas en las que el ama necesita apoyo. El alma no está conectada con ciertas coyunturas que le dan apoyo. Cuando el alma encuentra, este otro núcleo, comienza a encontrar ese otro núcleo, cuando llega a encontrar apoyo dentro de ella misma, en su núcleo superior de conciencia, en la mónada, esto produce un individuo que tiene gran auto confianza, personas que son realmente seguras. Esto es un proceso del alma que está reflejando aquí. O el individuo conoce la calma interior, porque el alma está encontrando este núcleo, esta luz. Y, a mediada que el individuo va encontrando esta calma interior, y va quedando muy confiado de sí mismo, de su esencia, de su núcleo interno, aquí el ser humano, es realmente competente, para servir al mundo. Entonces, ese servicio al mundo que todos buscamos, no es estar alistado en él. Ese servicio al mundo, es un desarrollo del alma, son encuentros del alma con ella misma, que produce en el ser, en el hombre, en los cuerpos o en la personalidad donde ella está encarnada, esta capacidad de servir al mundo. Y esta capacidad de servir no es por interés de llegar a algún lugar. Es el servicio por el servicio. Por eso es que se dice, que en un grupo de servicio o en una red de servicio es indispensable la búsqueda del contacto con el alma. Es indispensable que esos grupos, que esas personas que sirven, que componen las redes de servicios, son personas que necesitan, como primer instrumento de trabajo, la búsqueda de este contacto, este alineamiento interno, sino pasa a ser un servicio externo material, una trabajo filantrópico, de ayuda y nada mas que eso. Pero que no lleva auto confianza, cura interior para aquello que toca. Por lo tanto, el alma a medida que evoluciona y que va encontrando su luz. Trabaja su ser externo también, trabaja los cuerpos, el ego, indirectamente, haciendo su propio trabajo. Esas almas van desarrollando, van evolucionando, van expandiendo en su servicio y cuando ellas comienzan a servir al mundo, cuando comienza la etapa de servir al mundo, es ahí que la jerarquía espiritual del planeta, las observa. ¿Perciben lo que es nuestra vida verdadera no? Que no tiene nada que ver con nuestra biografía aquí. Entonces, en este momento la jerarquía observa esta alma, nota esta alma. Y cuando la jerarquía nota esta alma, procura observar si la mente está clara. La mente es muy importante en estas cosas del alma. La jerarquía observa la situación kármica del ser, esto es que karma el alma consiguió organizar. Como el alma consiguió trabajar el karma. Esto es un trabajo del alma y la jerarquía observa también en que grado aquel servicio, aquel trabajo esta sirviendo al mundo, esta prestando al mundo. Todo esto es un proceso que tiene en la glándula pineal, en lo alto de la cabeza, una especia de base. Estamos hablando de la a glándula pineal porque estamos encarnados y queremos saber en el plano físico, en el cuerpo físico, cual es la parte que corresponde a todo esto. Y es esta glándula. Por eso ella es relativamente desconocida, porque la ciencia no esta preocupada por estas cosas, y, descubre muchas cosas sobre esta glándula pero no su verdadera función que es, en el plano físico, ser la base del anclaje de todo este proceso. Entonces si esta glándula pineal comienza a no ir bien, este proceso en el plano físico esta un poco frustrado. Y esta glándula pineal como base de este proceso, representa en el hombre la percepción espiritual. Percepción espiritual tienen que ver con la glándula también, si no la percepción espiritual queda a nivel del alma y el ser humano no participa. Es a través de esta glándula que participa de esta percepción espiritual. Y a mediada que la glándula se desenvuelve en este camino es que el hombre, que la consciencia humana va percibiendo este proceso. No es percibido por la imaginación, ni la salida de cuerpo, o por varios tipos de estimulación. Es un proceso de la glándula pineal. Y si no da todo lo que puede dar, este proceso en el ser humano queda bastante escondido. Todo ese trabajo del alma puede producir mudanzas fisiológicas en el hombre, mas, a través de la pineal. Entonces, vemos que, en lo alto de la cabeza, tenemos algo muy importante,

físicamente, muy importante. Y tal vez sea por eso que el cráneo es tan duro, porque precisa proteger esto, necesita estar muy protegido, porque allí dentro, esta la fuente fundamental de nuestras percepciones de ese nivel. Y, esto todo funcionando, hay mudanzas fisiológicas en el cuerpo, y esos cambios, son a través de la secreción de esta glándula. Para que esto pueda establecerse en nuestro proceso de seres encarnados. Para que nuestra vida sobre la tierra sea esto, siga este proceso, necesitamos de un acierto dominio mental. Esto es, nuestra mente, no puede estar vagando suelta. Es necesario tener un cierto dominio mental. Es necesario que la mente esté relativamente dominada. Que no esté siempre vagando, y es necesario, una cierta concentración en este proceso por parte de la mente, por parte del corazón del ser, por parte del interés de la persona, interés del hombre. Esto es necesario que exista, para que la pineal pueda hacer transformaciones fisiológicas, y esas transformaciones son imprevisibles. Mas necesita mente, concentración, de una cierta forma establecida, y un interés y atención para este asunto. Entonces esta alma en retiro, es un alma que esta teniendo una oportunidad, de trabajar esto libremente. Entonces, colocamos el cuerpo físico, el ser humano en retiro, para quedar en las mejores condiciones posibles, para que el alma pueda establecer, profundizar, confirmar ese proceso dentro de los cuerpos, dentro de la personalidad del ser. Ahora, aquí sucede algo que es propia de la materia, que es propia de la situación humana, esto es, la luz del alma refleja en la mente, y en el cuerpo etérico no es la luz del alma que refleja. Lo que refleja en el cuerpo etérico es la energía de la materia, entonces este es un proceso, que hay que vivir en dualidad, porque en la mente, el alma esta reflejando la luz y en lo etérico, la materia esta colocando su energía. Y la energía de la materia, con la fuerza del alma en la mente, crea en el ser humano, aquello que es llamado la dualidad. Y esa dualidad, de una energía estar entrando por la mente y una energía opuesto entrando por el etérico, crea una situación que se va a reflejar psicológicamente en el ser. Ahí es que hay una persona dividida. ¿Y porque está dividida? Porque por la mente entra la energía espiritual y por el etérico entra una energía material. No tiene nada que ver con él, con su carácter, con su temperamento, esto es otra cosa. Lo que importa para ese proceso, es la mente, porque es por ahí que entra la fuerza del alma, y el etérico, que es por donde entran las fuerzas de la materia, que deben estar resueltas, que deben ser transformadas. Es por eso que en la enseñanza espiritual se dice que el cuerpo emocional no tiene la menor importancia. Ustedes habrán percibido que no se habló aquí en ningún momento del cuerpo emocional, esto no existe. Esto no existe para el proceso superior. Por eso es que en ciertos niveles de trabajo no nos ocupamos del plano emocional, porque este es una ilusión. Surgió en el medio como un fantasma, entonces, no nos ocupamos de esto en un trabajo profundo, en un trabajo maduro. Esta naturaleza emocional del individuo, para efecto de este proceso del alma, en estas condiciones, es considerada una cosa ilusoria. La naturaleza emocional astral del individuo. Y hay gente que se toma en serio su naturaleza astral emocional. Esto no existe delante de los procesos del ama, y delante de la evolución superior. El progreso de un ser humano se mide, en la medida en que la deja de condicionase a su propio proceso emocional, porque ese proceso emocional es un fantasma caminando por los mundos sutiles del individuo, es un fantasma, no tiene existencia. Entonces, la evolución de un individuo, la evolución de la consciencia de un individuo, se ve en la mediad en que este no le da importancia a este proceso. Ese proceso existe. Es un nivel del cuerpo que esta en contacto con la lata de basura del planeta y del universo. Es el purgatorio del universo. De forma que, en la mediada en que proseguimos con nuestro trabajo firme, independientemente de nuestra situación

emocional, es ahí que está la evolución del individuo. Para este efecto del contacto del relacionamiento con los procesos del alma. Bien, aquí es que está, cuando el individuo se siente feliz o cuando busca la felicidad, es un individuo que está totalmente engañado, está totalmente fuera de la realidad, porque la felicidad que busca está en lo que el emocional le puede ofrecer. Esta es la situación del astral emocional, feliz o infeliz. Entonces cuando el individuo dice yo estoy muy feliz, o muy infeliz, él esta en un nivel ilusorio, esta en un único nivel donde el alma no tiene nada que hacer en ese proceso de implantar sus energías y de resolver realmente la dualidad humana. Por eso es que cuando estudiamos este asunto otras veces, hicimos una diferencia entre felicidad y alegría. Porque felicidad, es algo que no existe, solo existe en el cuerpo astral. No hay nada que corresponda a la felicidad en los niveles superiores, es algo del cuerpo astral, totalmente ilusorio. Y la alegría, que es una cualidad del alma, que está haciendo este proceso bien conscientemente, y transmite esto para la consciencia del ser. Entonces, una cosa es lo que llamamos felicidad, que está en un nivel que no existe, aunque la persona lo perciba, esta percibiendo un fantasma. Porque esta felicidad se va con la misma facilidad con la que vino. Esto no es para nada seguro. Ahora, la alegría, que es una situación del alma, este sentimiento, no ancla en el cuerpo astral, no ancla en el emocional. Alegría no es emocional, ancla en lo mental. Porque la mente esta siendo el campo para esto. Y esta alegría es muy importante que sea reconocida y que se instale porque es a través de la alegría profunda de estar viviendo este proceso, de tener consciencia de este proceso, de saber de este proceso. Esto da alegría en la mente, en el mental y esto va a preparar los cuerpos del ser para una experiencia mayor, que viene después que es la experiencia de sentir que el alma está en el camino de la monada, del espíritu. Es lo que se llama beatitud. De forma que en la mediada en que estemos embriagados y engañados con la felicidad, estamos dejando de vivir la alegría, la alegría pura, y no comenzamos el proceso de estar encaminándonos para la beatitud. Estamos encaminándonos para comenzar a percibir esta relación, esta vivencia del alma con la mónada. El tibetano pasó un mantra para la humanidad. Un mantra para que la gente pueda sentir los impulsos del alma, mas sentir los impulsos del alma en un nivel correcto y con alegría Él dejó este mantra: "Debo ser sincero con mi yo interno”. Este es el mantra. “Debo ser sincero con mi yo interno”. Y este mantra, si dejamos que quede impreso, vivo, en nuestro intimo, este mantra se torna constante en nosotros. Entonces este mantra hace un trabajo eventualmente cuando nosotros nos olvidamos de hacerlo. Porque un mantra, cuando es usado con cierta convicción, y con sinceridad, este mantra se incorpora. Y continua trabajando cuando nos olvidamos del trabajo. ¿Comprenden el uso del mantra? Para quien esta buscando este punto, para quien esta trabajando este nivel. Esto tiene posibilidades, tiene fuerza para quedar permanentemente sonando dentro de nosotros. Porque es una gran ayuda. Esta raza humana, actualmente, ella está exactamente en la misma situación de aquel “hijo pródigo”, es la misma situación. La raza humana, en este momento representa el hijo prodigo que salió de casa, solo que la raza humana, no esta en el mismo punto que estaba en tiempos atrás. Porque tiempo atrás, en las razas anteriores, la quinta, la raza humana estaba fuera de casa, mas muy interesada en el mundo, muy interesada en las cosas externas. El hijo prodigo aun estaba divirtiéndose. La actual situación de la raza humana no es esa, la actual situación es que ella ya esta consciente de que necesita volver a casa. Esta es la situación de la raza humana ahora. Ahora, aunque esta raza humana esté muy distraída, no vamos a decir que no lo esta, ella esta distraída sin embargo, de una forma que ya está insatisfecha con esa distracción. La distracción que la raza humana continua buscando, y esa distracción que ella vive en

todo, detrás de las cosas materiales, toda esta distracción, todo esto, para ella ya esta empezando a dejar de interesarle. No está mas interesada en eso y esta queriendo volver a casa con todo gusto. Y necesita hallar el camino. Porque ella ser divirtió de más. Y ahora, ella va a tener que hacer un esfuerzo para encontrar este camino de vuelto. Ustedes se dan cuenta porque estos ejercicios de alineamiento, de concentración, de control, dan mucho trabajo. Da trabajo porque nos distraemos de mas, todo el tiempo hasta ahora. Somos el hijo que salio de casa a divertirse, y ahora quiere volver. Esta ya decidido a volver. Muchos están ya preparados para esta vuelta. Muchos están decididos, muchos dijeron “voy a volver para casa y no quiero mas nada, no tengo nada que me retenga y nada que me interese”. Este es un tipo hoy. Y esta el otro que esta muy descontento, insatisfecho pero no toma ninguna providencia, porque él necesita vivir un poco más esa insatisfacción. Necesita saber aun que lo que esta buscando no esta ahí mismo. Es por eso que da trabajo. Ahora, cuando ese ser está descontento en sus diversiones, y no esta encontrando el camino de vuelta para casa, cuando no esta totalmente decidido, cuando no esta totalmente en los caminos, comienza a acontecer manifestaciones de inseguridad, como por ejemplo, miedo del futuro, con miedo de enfermarse, de no tener éxito, de no vencer en la vida, de hacer las cosas erradas, este es un ser humano que esta queriendo volver para casa, pero que no esta seguro del camino de vuelta. La inseguridad por el camino de vuelta no ha entrado aun en los caminos totalmente para volver e ingresar de nuevo en casa, entonces comienza con estas cosas del nivel de la personalidad. Miedo del futuro, de enfermedades, del fracaso, e inseguridades varias. La verdad, todos esos miedos que la personalidad tiene, no tiene ningún sentido, porque el alma no esta coligada con estas cosas. No esta ligada con ningún tipo de miedo. El alma, a esta altura ya no esta pretendiendo el propio destino, entonces no puede tener miedo de nada. Tenemos miedo cuando somos egoístas, cuando estamos ocupándonos de nuestra vida humana solamente, que es muy frágil, como vemos. El ama no está ocupándose de eso, no está ocupándose de su destino, de sus cosas a esta altura. El alma esta procurando entrar en el destino total, que no es el de ella, es el destino de todos, de todas las almas, el destino de la vida, esto es en lo que el alma está. Y si no asumimos esta vuelta, si no asumimos este camino que perdemos, cuando salimos para nuestras distracciones, si no asumimos este camino quedamos presos de estos miedos. Y existe un miedo que no sabemos lo que es. Se tiene todo, salud, bienes materiales, no nos falta nada y tenemos miedo. Entonces, aquí necesita realmente una decisión de asumir este proceso de vuelta para casa, es decir, tomarle el gusto. Trabajar este alineamiento con todo lo que el emocional va a hacer, con todo lo que el cuerpo astral va a interferir, debemos asumir este proceso, porque así estos miedos desaparecerán y la vuelta a casa se va dando. Vamos a responder dos preguntas al respecto. ¿Para donde van las almas cuando nos dormimos? Cuando el cuerpo reposa y el cerebro físico duerme finalmente el alma tiene la posibilidad de concentrarse en su nivel. Ella no abandona el cuerpo, ella mantiene un hilo con el cuerpo, mas, con el cuerpo en reposo, y el cerebro adormecido, tiene toda la posibilidad de estar allá en su nivel. En su nivel, totalmente o casi totalmente en casa, manteniendo un hilo con los planos materiales, mas ella está mucho más libre en el plano mental superior, que es su casa, o en el plano intuitivo, para algunos ya es en el plano intuitivo. En cuanto se duerme ella está en casa. Ahora, esta persona dice que a veces percibo la presencia de mi alma nítidamente, y a veces es como si no estuviese presente. Cual es la llave para una constante conexión. No existe una constante conexión. Ningún ser humano tiene una conexión constante.

No puede ser así, porque hay momentos en que el alma está muy absorta en sus propios procesos en otros planos. Y hay otros momentos en que ciertas energías que el alma emite, no son absorbidas por nuestra parte consciente. Entonces, aunque el trabajo del alma exista, ella, o esta en un nivel especifico, en función de todo el proceso, o nosotros no conseguimos captarlo, no estamos en sintonía en ese momento para captarla. El alma tiene también sus mementos de contemplación, de meditación. No tiene una vida toda por igual. Tiene un proceso en su nivel, y no siempre nosotros tenemos las condiciones para acompañar este proceso. Si el alma esta vuelta hacia la luz monádica, no tenemos condiciones de acompañar esto, ni nuestros cuerpos, ni el mental, esta en condiciones de soportar esta energía. De forma que ahí, hay varios mecanismos de defensa que son organizados por la naturaleza humana y para que los cuerpos puedan hacer este proceso con salud, sin percances. ¿Cuál es la llave para esta permanente conexión?. Tenemos que hacer lo que nos cabe, pero sin esperar el resultado, sin esperar que haya una conexión, de una u otra manera. Y ya sabemos que el trabajo es tener la mente controlada. Es estar usando la mente en aquello que queremos realmente usar. Este es el cuidado que tenemos para que la mente no esté dispersa. Esta son las llaves para vivir estas cosas.
Más conferencias: www.conferenciastrigueirinho.blogspot.com