You are on page 1of 6

Para construir una conciencia grupal.

30-11-2003 Ayer estuvimos viendo las cuestiones de poder, y vimos que el poder de la jerarquía no viene de la voluntad de mandar o de comandar, sino que es el resultado del sacrificio. Si no obtenemos ese poder como resultado de la experiencia del sacrificio, es un mero uso del primer rayo indiscriminadamente, sin que estemos preparados. El poder surge en la jerarquía, emerge en ella y tiene el poder porque ella vive el sacrificio. También vimos ayer parte de la historia del sacrificio de Morya en sus varias encarnaciones. Es parte de nuestro conocimiento, de nuestro despertar, el saber que el poder viene a través del sacrificio y no viene de la autoafirmación. Vimos en las reencarnaciones de Morya que el no se autoafirmó, desarrolló cosas que el no pretendía desarrollar y de ahí viene todo ese poder que el dispone hoy. Y esto es muy importante porque es a través de ese sacrificio continuo, a través de esa vivencia de aquello que tenemos y debemos vivir, y no de aquello que es nuestra tendencia para vivir, que viene la fortaleza para el espíritu. Es con esto que la mónada se fortalece. Tendríamos que habituarnos, que considerar, que todo lo que pasa aquí está en función del desarrollo del alma, del desarrollo de la mónada. Porque esto cambia todo. Si estamos en determinadas situaciones que muchas veces son incómodas para nuestras tendencias, para nuestro rayo, para nuestro temperamento, en este momento tenemos que pensar, que recordar, tener presente que estamos viviendo en función del desarrollo del alma, y no en función de la personalidad -a no ser que tengamos una personalidad aun deshilvanada y que necesite ser trabajada con todo cuidado y directamente-. Mas, quien ya tiene un cierto trabajo hecho con la personalidad ya puede comprender, puede considerar, que todo lo que se vive, es en función de un desarrollo superior. Esto cambia todo el cuadro. Entonces, si cuando algo se presenta, si reaccionamos a nivel de la personalidad allí, perdemos la oportunidad de alimentar nuestros lazos con los niveles superiores. Si pasa algo que en este plano, que puede ser desagradable para ciertos aspectos de la personalidad, en el momento que recuerde que aquello puede estar pasando en función de un desarrollo superior, inmediatamente recibe una ayuda, una fuerza para resolver aquello. Mas, si vivimos aquí en función de aquí solamente, de lo que conocemos y desarrollamos aquí, estamos muy limitados. Entonces, con cualquier cosa que pasa aquí, debemos pensar, “tengo un alma en desarrollo, tengo una mónada en desarrollo”, y esto se fija como una contribución para este desarrollo. Tenemos que desplazar nuestro foco, la concentración de la personalidad para los niveles internos, para los niveles superiores, porque de ahí viene esta fuerza, esta energía, esta disposición, esta fe, para lidiar con las materia de una forma saludable, armoniosa y ordenada. Si vivimos como si todo fuese lo que vemos aquí, nos perdemos, nos confundimos, y quedamos envueltos en un juego de fuerzas físicas, etéricas, emocionales y mentales y sin la capacidad para resolver estos conflictos. Cualquier cosa que pasa, es en función de un desarrollo superior, es en función del desarrollo del alma. Así vamos desplazando la atención, nuestra conciencia, nuestra focalización para otro plano. Cuando pasamos a hablar de los grupos, vimos los puntos críticos en la vida de los mismos. Vimos que tenemos que optar por salir de ese tipo de grupo que aun está lidiando en términos de relaciones humanos -cosa muy común y que no lleva a ningún lado-, salir de ese tipo de forma de relacionarse, para entrar en una relación anímico,

en una relación entre almas. Esto amplia mucho nuestra visión de grupo y nuestra capacidad de estar en grupo. Si en un grupo espiritual estamos cuidando de la relación humana, no salimos de este nivel, y el grupo, difícilmente evoluciona espiritualmente. Puede cumplir tareas, ser eficiente y positivo, pero no evoluciona espiritualmente si las relaciones quedan en el nivel humano, en el nivel de las personas, entre las personas. Esta forma de relacionarse tiene que pasar para el nivel de las almas, porque si comenzamos a considerarnos como otro miembro del grupo o como un grupo de almas, lo que pasa es que en nuestra conciencia, en nuestra capacidad grupal, comienzan a entran las almas, que también forman parte del grupo, y que no están encarnadas. Entonces, si continuamos con las relaciones humanas, de la vida común, que es la forma de relacionarse fuera de un grupo espiritual, adentro del grupo espiritual, el resultado es que limitamos nuestro conocimiento del grupo. El conocimiento del grupo se va a dar a través de las almas encarnadas, a través de las personas, y esto es la menor parte del grupo, es la prolongación del grupo aquí en este plano. Y si no buscamos esa relación anímica, esta relación entre almas, si no terminamos con las relaciones personales, con las cuestiones humanas, nos quedamos sin conocer al grupo. Porque la mayor parte del grupo está en las almas desencarnadas y estas almas son el grupo. Un grupo de almas es la estela de un grupo espiritual. Si permanecemos comportándonos humanamente perdemos la perspectiva, la visión de grupo, porque lo disminuimos de un nivel de grupo de almas, al nivel del grupo de lo que somos aquí, a las personas humanas que somos aquí. Entonces, vemos que a una cierta altura los miembros del grupo tienen que hacer esta opción. Si ellos no tienen clara esta necesidad, siguen haciendo una vida común dentro de un grupo creyendo que están realizando un gran trabajo espiritual.... realmente no están haciendo ningún trabajo espiritual, en cuanto estén inmersos en esta relación humana, personal, común, dentro del grupo. O transferimos esta polarización de las personalidades, de las personas, para las almas, o nos engañamos en un grupo espiritual, nos engañamos de que estamos evolucionando. Podemos estar ordenándonos, educándonos, controlando pero evolucionar es otra cosa. Es estar en contacto, conciente, funcionando con los otros niveles. Esto es evolución. Entonces, debemos estar funcionando como un canal de los otros niveles, y para eso necesitamos contactarnos internamente con las almas que componen el grupo, y que es un numero mucho mayor de las que están encarnadas aquí en estos cuerpos. Entonces, la transición entre dejar de funcionar a nivel de las relaciones humanas para funcionar como una relación entre almas, una relación superior, es una de las mayores crisis de los grupos espirituales hoy. Porque las personas no hacen esto muy naturalmente, lo hacen a través de conflictos, peleas, cansancio de pelear y ahí es cuando comienzan a percibir que el trabajo no es ese, que dentro de cada cuerpo hay un alma que está en otro nivel y es lo que realmente es el grupo. Cuesta mucho percibir esto. Por las actitudes que las personas toman para con los otros se ve que aun a esta crisis ellas aun no llegaron. Aun les falta vivir esta crisis. Cuando el grupo espiritual está calmo, muy correcto, es que está parado, esta crisis no llegó aún, porque las personas van de un lado a otro todavía entrando en conflictos entre ellas, quiere decir que faltan crisis maduras para que esto evolucione, para llegar a otro punto. Y vimos también que si no superamos ciertos apegos.... el principal apego es a nuestra propia persona, a nuestras propias tendencias, personalidad, ¿no?, esos son los mayores apegos. Si no superamos esto tenemos que seguir alimentándonos de informaciones externas para ayudarnos a desplazarnos de estas situaciones.

Y no podemos comprender ningún nivel superior de vibración, y no podemos ayudar al grupo a elevar su vibración, si nosotros personalmente mantenemos esos apegos. Si mantenemos prioridades en ciertas cosas, apegos a situaciones, a comodidades, a personas. Esto tiene que ser muy trabajado, visto con mucho corazón, con mucha alma, para que podamos hacer esta transición, para vivir estas crisis lo mas equilibrada posible. Esta es una crisis que pocos grupos espirituales ya vivieron. Porque por las cuestiones que surgen entre las personas se ve que esta crisis aun no vino. Que aun están trabajando las relaciones humanas. Entonces, vemos que este es el trabajo que estamos intentando asumir, tratando trascender en esta etapa para cambiar de nivel y que pase a ser mas algo mas bello y equilibrado. En cuanto no nos liberemos de estas cosas, no nos liberamos del ego, si no estamos por encima del nivel del ego, estamos prácticamente haciendo una vida común espiritualizada. Tanto es así que muchos miembros de un grupo espiritual, tienen necesidad de contactarse con la vida común de cuando en cuando. Necesidad de vivir cosas de la vida común. En un grupo espiritual esto es común. En Cuanto el ego no es trascendido, en cuando nos estamos identificados con el alma... estar identificado con el alma no es una cuestión de concepto, es realmente preguntar antes de cada acción, si su alma haría así. No sirve decir que estamos buscando nuestra alma si estamos haciendo siempre lo mismo. Como tomaría aquella taza si estuviese conectado con mi alma. Yo tomaría la taza de un modo diferente. Aquí tengo otra actitud, otro movimiento, yo paso para aquel material del cual la taza está hecha, otra energía, si me acuerdo de esto antes. Es muy simple decir, “me estoy identificando con mi alma”, es una teoría, es una preparación. Nos identificamos con el alma realmente, cuando antes de hacer algo nos preguntamos, “¿mi alma haría esto así? ¿mi alma haría esto así?” La respuesta puede no ser inmediata pero tendremos un sentimiento, una impresión, una intuición y tendremos tiempo para verificar si aquello tiene que ser hecho así o de otra forma. Existe un movimiento de energía hoy que facilita mucho este desarrollo del trabajo en grupo, porque fueron rescatadas del plano físico, del emocional y del mental muchas sustancias que eran aprovechables y la jerarquía elevó esta sustancias, construyó varios núcleos de esta sustancia en torno de la tierra. Y esa sustancia que fue elevada, principalmente sustancia emocional y mental, esos núcleos están disponibles, y las jerarquías dedican esos núcleos a los grupos. Entonces, no es que los grupos espirituales se tengan que transformar en cosas superiores de repente, no, entre los grupos espirituales y las jerarquías, existen varios núcleos de energía como si fueran pequeños satélites, como si fueran pequeñas bases, alrededor de la tierra, concentrados de energía que son muy adecuados para la naturaleza de cada grupo. Porque todo lo que tenía de rescatable en esos niveles, la operación rescate recogió y aquello que no fue liberado del planeta, construyó núcleos, y esto fue organizado, eso está alrededor de la tierra como pequeñas bases, pequeños satélites de energía, que está disponible para los grupos, para ayudar al desarrollo de la conciencia grupal. Y todo esto nos ayuda a desarrollar nuevos patrones, porque todo esto fue magnetizado por las jerarquías, entonces cada grupo espiritual cuenta con estos núcleos, cuenta con estas pequeñas bases de energía realizada, rescatada, de energía muy especial para el desarrollo de la conciencia grupal. Y esto esta muy facilitado para que los grupos reciban esta energía, porque a cada pequeño movimiento que se hace para la búsqueda de una conciencia superior viene la energía de aquellos pequeños núcleos y esto llega a los grupos, ancla en ellos, y ayuda mucho. Esto ustedes pueden verlo nítidamente. Cuando hacen una reunión evolutiva, ordenada, armonioso, cuando hacen un contacto con un miembro del grupo,

un contacto correcto, armonioso, ahí se siente que esta energía desciende de ahí y mas allá de la ayuda que puede venir de las almas que están allí involucradas, viene esta energía que está alrededor de la tierra especialmente para desarrollar la conciencia grupal. El trabajo de la jerarquía fue muy grande en el sentido de construir esto, esta especie de cinturón de núcleos. Entonces, cada grupo de acuerdo a la energía de su rayo puede, reconocer y recibir esta energía y utilizar esto. Ahora, mas allá de esto, que esta a disposición en todo el planeta, existen regiones del planeta con una composición energética apropiada para la formación de estos grupos. Existe, mas allá de esta ayuda, regiones que son preparadas con cierto tenor magnético para ayudar al desarrollo de esta conciencia. Si nos consideramos en una región de esta, tenemos la responsabilidad de usar esta energía en forma grupal. De usar esta energía para el perfeccionamiento de la unión grupal, y de la tarea grupal. Algunos se dedican a esto totalmente. Hay seres cuyas almas las ubicaron en esta situación tratando esto todas las horas del día, no tienen otra cosa que hacer y tienen obviamente mas responsabilidad y otros tienen que tratar esto en forma esporádicas porque tienen que hacer otras cosas que no es esto. Los grupos espirituales, que están formados por todos; los que se donan totalmente, los que se donan por la mitad, los que se donan parcialmente, todo esto forma el grupo espiritual. Y la manera en que esa heterogeneidad, de esta desigualdad en el grado de entrega se resuelve desarrollando en grupo redes de servicio. Esta red de servicio en grupo compensa esta desigualdad en los grados de entrega. Porque La red de servicio compone, incluye, junta todos los grados de entrega. La red de servicio es el instrumento esotérico que los grupos espirituales disponen para elevarse, a pesar de la desigualdad en los niveles de entrega. ¿Comprenden esto? Habiendo una red de servicio, habiendo un servicio colectivo, grupal, ese grado de entrega, queda en perfecta armonía con otro grado de entrega. Esto da una ampliación para el grupo. Esto no es para aquellos grupos pequeñitos solo de personas que tienen un grado de entrega parecido, ¿sabe? Solo para no entrar en choque. La red de servicio resuelve todo esto. La acción de la red de servicio puede juntar aquellos que tiene un grado mas avanzado como los más parciales. Todo esto se junta en una red de servicio. Por eso pedimos en los núcleos que la red sea muy activa, sea muy desarrollada, no crearla por forma, solo para decir que lo están haciendo, que seamos el alma del centro, porque es la red de servicio que une todos los grados de entrega. Entonces, dentro del centro, dentro del núcleo, queda un potencial fuerte, porque todos los grados de entrega están incluidos, desde aquellos que están todo el día y la noche, que viven ahí, hasta aquel que viene una hora por semana. Todo tiene el mismo valor energético, es sumado a través de la red de servicio. Esto no pasa a través del estudio ni de la actividad mental, aunque claro que la actividad mental esta, mas es la red de servicio que junta esto en el plano físico. Si fuésemos a ver esto hoy desde un punto de vista exacto, diríamos que al igual que los miembros individuales del grupo –que no forman otros grupo, que están individualmente en el grupo- igualmente los individuos que están haciendo un trabajo individual, esos individuos deberían estar sirviendo como una red de servicio. Sirviendo, desarrollando esta conciencia y practicando esta red de servicio como una forma de estar todos unidos en grados diferentes pero en el mismo nivel de unión. Y aquí necesitamos experiencia de seres que eran muy contrastantes con otros. Estando en una red de servicio resolvieron todo. Resolvieron lo que pudieron resolver, una parte que queda para la próxima encarnación y otra parte que aun da para seguir un poco más. Esta red de servicio es el alma de esta unión, del sentido interno. Es el alma. Y ahí en este conjunto de revisiones, tendríamos que reconocer que nuestro limites personales -porque todos tenemos límites, no hay quien no los tenga- no deberían ser

mas considerados que las cualidades del individuo, entonces podemos a cierta altura reconocer los limites de un individuo para no sobrecargarlo, porque el tiene limites de los que nosotros somos concientes, los vemos y no debemos reafirmarlos recargándolo. Mas, esos limites que observamos, no deben preponderar sobre las cualidades del individuo. Porque sus cualidades son lo que trae el individuo para el grupo espiritual. Lo que trajo al individuo al grupo espiritual, no son su limites, no son sus defectos, sino sus cualidades. Esta entonces dentro del grupo espiritual, es parte del grupo y tiene cualidades que lo trajeron ahí y de las cuales nosotros tenemos que estar reconociendo, visualizando, atento a estas cualidades, porque así le damos la oportunidad para que el individuo las desenvuelva, las muestre, y es así como las limitaciones pasan para otro nivel, no solo se van resolviendo, si no que si no se pueden resolver, igualmente pasan para otros niveles. Y si existe ese trabajo en el grupo observaremos que un individuo es tomado para una tarea no solo por sus cualidades, sino también por sus defectos que son necesarios para esa tarea. Por eso una persona que tiene muchas cualidades puede no ser adecuado para una determinada tarea. Y una persona que tiene ciertos defectos es más adecuada para esa tarea que otro que no los tiene, porque la tarea exige, requiere, pide de esos defectos, que el individuo sea limitado en ciertas cosas. Si no fuera limitado, si no tuviera defecto para esa tarea el no sirve. Mire bien, preste atención a estos puntos porque ustedes verán esto en todo momento, van a constatar esto. En el trato entre las almas todo es comprendido. Cuando un alma trata con la otra, esta tratando también con sus defectos, incluyéndolos, esta absorbiendo que el otro tiene defectos, que el otro es así. Esto es el trato entre almas, ¿entiende?. Entonces tenemos que comenzar este entrenamiento a partir de este nivel donde estamos más conciente. Si usted ve un defecto hay que prestar mas atención. Aquel defecto es necesario allí y va a traer determinados movimiento que después se podrán comprender lo que aquello representó, pero solo después, solo después que usted estuvo allí como alma. No como personalidad, no con el emocional descontrolado. Usted esta ahí superando estas prácticas, sus maneras de ser para comprender que entre las almas esta realmente todo incluido y tenemos que usar todo lo que un individuo representa con cualidades y limitaciones juntas. Porque esto es necesario si sabemos observar. La autocrítica como sabemos, es ver nuestras limitaciones, nuestros defectos. Esto es muy necesario porque cuando más vemos estas cosas mas percibimos y mas estamos incluyendo al individuo, porque percibiendo no solo sus cualidades sino las dificultades, si lo vemos como alma, es un motivo mas para incluirlo, admitirlo, ayudarlo. Esto es realmente, una gran energía para los miembros de un grupo espiritual, porque todo ellos están encuadrados en todas estas cosas, ya que nadie es perfecto, otro tiene otra imperfección diferente de la nuestra. Entonces, esto necesita eventualmente, fundirse, polarizar un defecto con el otro. Esto no existe solo en el nivel de las cualidades, sino en el nivel de los defectos también. Muchas veces nos preguntamos en una relación entre dos personas en las que cada uno esta dando lo mejor para el otro. Dando lo mejor para el otro, quiere decir que esta habiendo tanta comprensión que las cualidades y los defectos están sumándose y resolviéndose, y entonces ahí somos menos defectuosos. Y ahí podríamos replicar, no, que ellos están dando lo peor de uno para el otro. Esto es lo que tenemos que equilibrar en una relación grupal, no digamos humano, porque esto esta mas allá de la relación humana común, mas esto es una relación casi a nivel humano. Esto debe ser asumido, necesitamos pasar por estas crisis, vivir todas estas crisis, reconocer como es relacionarnos como almas, que es incluir al individuo todo y después podemos empezar a experimentar otras crisis que el grupo nos proporciona.

Más conferencias: www.conferenciastrigueirinho.blogspot.com