m

w

m9

^ s

m m m'9

m m m

M

CULTURA Y DIFERENCIA
Teoría feminista y cultura contemporánea
•Serie dirigida por Myriam Díaz-Diocaretz .y asesorada por Iris M. Zavala

Condorcet, De Gouges, De Lambert y otros

PENSAMIENTO CRITICO/PENSAMIENTO UTOPICO 81

LA ILUSTRACIÓN OLVIDADA
La polémica de los sexos en el siglo XVIII

Edición

de Alicia

H.

Paleo

"•rìexérméivd-iiCVena-nnvóruò

Dirección General de la M u j e r

EDITORIAL DEL HOMBRE

PRESENTACIÓN
La ILUSTRACIÓN olvidada : La polémica de los sexos en el siglo XVIH / Condorcet, De Gouges, De Lambert y otros ; edición de Alicia H. Puleo ; piesentación de Celia Amorós. — Barcelona : Anthropos ; Madrid : Comunidad de Madrid. Consejería de Educación. Dirección General de la Mujer, 1993. — 175 p. ; 20 cm. — (Pensamiento Crítico/Pensamiento Utópico ; 81. Serie Cultura y Diferencia)
Bibliografía p. 165-170 ISBN 84-7658^108-3 I. Feminismo - S. XVID 2. Ilustración y feminismo I. Condorcet, Jean Antoine, marqués de II. Gouges, Olympe de DI. Lambert, Anne T. de IV. Puleo, Alicia H., ed. V. Amorós, Celia, pr. VI. Comunidad de Madrid. Consejería de Educación. Dirección General de la Mujer (Madrid) VII. Colección 1"17":396 396:1-17"

/ /
\
L

S

/

U.M.S.N.H - D.G.B

u < ?

IIIIIIII l¡ III1IIHIIIIII¡IIIIHÍ!I III
BFF000001271 o FACULTAD DE FILOSOFÍA
(

| $

c

: '2

Primera edición: mayo 1993 © Editorial Anthropos / Comunidad de Madrid, 1993 Edita: Editorial Anthropos. Promat, S. Coop. Ltda. Vía Augusta, 64. 08006 Barcelona En coedición con la Dirección General de la Mujer, Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ISBN: 84-7658-408-3 Depósito legal: B. 8.374-1993 Fotocomposición: Seted, S.C.L. Sant Cugat del Valles Impresión: Indugraf, S.C.CL. Badajoz, 147, Barcelona

Impreso en España - Printed in Spain
Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, niregistradaen, o.transmitida por, un sistema derecuperaciónde información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoqufmico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

«Toda la historia d e la lucha p o r la a u t o d e t e r m i n a c i ó n d e las mujeres h a sido ocultada u n a y otra vez. Uno d e los obstáculos culturales m á s serios q u e e n c u e n t r a cualquier escritora feminista consiste e n que, frente a cada trabajo feminista, existe la tendencia a percibirlo c o m o si saliera d e la n a d a , c o m o si c a d a u n a d e nosotras n o h u b i e r a vivido, p e n s a d o y trabajado c o n u n p a s a d o histórico y u n presente contextual. Esta es u n a d e las formas p o r m e d i o d e la cual se h a h e c h o aparecer el trabajo y el p e n s a m i e n t o d e las mujeres c o m o esporádico, errante, huérfano de cualquier tradición propia.» Así s e expresa Adrienne Rich e n s u sugerente libro Sol)iv mentiras, secretos y silencios. L a genealogía, c o m o lógica cicla generación, c o m o logos p o r el q u e la generación recibe s u s sellos legitimadores, s u s articulaciones de sentido, h a sido h a s t a a h o r a m o n o p o l i o patriarcal. N u e s t r o s conatos e m a n c i patorios, sin registro e n la m e m o r i a n i e n la escritura, sin inscripción e n secuencias de filiación, a p a r e c e n así deshilachados y dispersos. E n estas condiciones, recoger, seleccionar, antologizar textos es d a r textura a la m e m o r i a crítica del feminismo: es y a d e p o r sí u n a tarea emancipatoria.

/-

i J ':, ^

7

SAX"
V 1 L

Los movimientos feministas y de mujeres en la Revolución francesa constituyeron, n o u n f e n ó m e n o q u e se p r o d u ce además, sino u n e l e m e n t o constitutivo del p r o p i o proce^so^RrvahlcionárlO. ^ S s T T ^ u e las mujeres n o se inmlscu<~<P vA yeñTdecía MiraSéau, n o existe u n a v e r d a d e r a revolución.» i>S Ciertamente, n o h a h a b i d o revoluciones e n la historia sin jr-* su correspondiente radicalización feminista, sin q u e el or¡JS t r e n s o c a n o s e n a a

'if ' • -' ~ < ^ * ' Y c o n m o v i d o , a su vez, qua patriarcal. ,VPero, especialmente, las mujeres se a p r o p i a r o n d e las cla|ju *~ <¿f jcf-ves d e la r a z ó n ilustrada e n la m e d i d a e n q u e i n t u y e r o n e n ,\o ¿y ella virtualidades críticas p a r a irracionalizar y, p o r ello, Á£ _ ^ deslegitimar el poder p a t r i a r c a l . Poder q u e fue, de este ^ys^ \ m o d o , interpelado y p u e s t o en cuestión desde las m i s m a s p r e m i s a s ideológicas q u e h a b í a n estado e n la b a s e d e la crítica a las e s t r u c t u r a s del poder político instituido, e n la \ m e d i d a en q u e tales p r e m i s a s e r a n susceptibles d e ser explotadas en esa dirección. Las mujeres se constituyeron, p u e s / a l hilo d e esta crítica, e n sujetos d e nuevos discursos vindicativos c u y a retórica, nivel d e radicalización, énfasis polémicos y capacidad de interpelación varían según el m o m e n t o , la p r o c e d e n c i a de clase social, así c o m o las distintas m o d a l i d a d e s d e s u ^ inserción en el espectro político de la revolución b u r g u e s a . Pero esta literatura característica r e s p o n d e en su conjunto a u n a conciencia n u e v a d e las mujeres, c o m o sexo-género, de agravio c o m p a r a d v o ^ = ^ b i e T a ~ b a s e d e las n u e v a s consignas ideológicas de igualdad— c o n respecto a los v a r o n e s j u s t a m e n t e desde el n u e v o p a r a d i g m a d e igualdad p o r ellos i m p l a n t a d o . De este p a r a d i g m a t o m a r á n sus r e c u r s o s a r g u mentativos p a r a articular quejas y peticiones derivadas tanto de u n a situación d e s u b o r d i n a c i ó n ancestral, c o m o d e s u condición de víctimas preferenciales, en t a n t o q u e sector m á s desasistido e i m p o t e n t e , de los profundos ajustes económicos y sociales que conlleva el p r o c e s o revolucionario. El oprimido n o p u e d e inventar d e s d e cero u n lenguaje alternativo, c o m o discurso a b s o l u t a m e n t e otro, en el q u e d a r
v tj u f A 4 ,

forma a su experiencia: su r e c u r s o consiste en la re-signiñcación -—por ejemplo, c u a n d o las m u j e r e s h a b l a n de «aristocracia m a s c u l i n a » , d e q u e ellas s o n «el T e r c e r E s t a d o d e n t r o del Tercer E s t a d o , etc.»—, se vuelven p o l é m i c a m e n te, con la potencia incisiva de u n a c o h e r e n c i a implacable, c o n t r a sus d e t e n t a d o r e s . Su lenguaje, en la voz y los escritos de las mujeres, se les escapa y aliena, les d e s c u b r e o t r o rostro imprevisto d e significados q u e t r a t a n d e r e c h a z a r y a la vez n o tienen m á s r e m e d i o q u e reconocer... P o r ello, en el análisis de estos discursos se p u e d e n e x a m i n a r las p r e m i sas ilustradas a la luz de la instancia-otra q u e ellas m i s m a s g e n e r a n desde s u s p r o p i o s p r e s u p u e s t o s . El f e m i n i s m o se constituye así e n u n a forma peculiar d e ilustración de la Ilustración, e n el Pepito Grillo de las p r o p u e s t a s e m a n c i p a lorias de esa Ilustración... que asignó a las mujeres el l u g a r d e la Cenicienta.
CELIA AMORÓS

J p O X ^ ¡* A ^ £ 1£ y £• ar" ¿ v-> <j ^ -á 3 „ ^ t-J J> *p ^ \j y
w

f \ ,

8

9

INTRODUCCIÓN

Los textos q u e c o m p o n e n esta selección, textos diversos <g ^ y d e orígenes m u y distintos, t i e n e n e n c o m ú n el p e r t e n e c e r v ' j ^ a u n a p o l é m i c a s o b r e los sexos d e s a r r o l l a d a e n el seno m i s '-s> 3 í rao de la Ilustración. Su t r a d u c c i ó n y edición forman p a r t e <? •& ¿ * < del esfuerzo q u e a c t u a l m e n t e se realiza p a r a r e c u p e r a r la £ . g^, m e m o r i a d e las l u c h a s feministas. Se h a d i c h o , c o n razón, q u e las mujeres a p e n a s dejan _ € > huella e n los anales de la Historia. Y así sucede p o r q u e la í •^¿ ¿ indiferencia o el d e l i b e r a d o proyecto d e silenciar lo q u e ¡I 1 1 3 molesta h a n e l i m i n a d o d e la n a r r a c i ó n histórica aquellos "i y h e c h o s q u e p u d i e r a n p r o p o r c i o n a r u n a fundación e n el pa-..^^,-? s a d o a las reivindicaciones d e hoy. Este rescate d e u n a p o l é m i c a ya dos veces c e n t e n a r i a í nos p e r m i t e c o m p r e n d e r q u e si el f e m i n i s m o fue olvidado y ^ 4 tuvo que volver a n a c e r e n el siglo XIX y d e s p u é s nueva- ^ " m e n t e e n el XX, ello se debió a s u d e r r o t a c o m o m o v i m i e n - „ 4 p ? % . to social y político. s La f o r m a c i ó n a c a d é m i c a c o n t r i b u y ó a la eliminación d e t o d o r a s t r o d e los y a antiguos p l a n t e a m i e n t o s sobre la desigualdad d e los sexos. N o sólo i g n o r ó a aquellas m u j e r e s
y , ¿

11

í$

^

<(&

á

i i f i i f i i i i i i t i f i f i i

que d e n u n c i a r o n p o r escrito la discriminación q u e sufrían y^"/ & en tanto género, sino q u e excluyeron d e los textos «impor„vO ^ j j ^ t i f ^ ^ , l ° p e n s a d o r e s v a r o n e s oficialmente c o n s a g r a d o s P •¿•^(J?*, «quecos q u e a l u d i e r a n al t e m a y desde u n a perspectiva d e P ^ jfr igualdad d e n u n c i a r a n l a situación d e m a r g i n a c i ó n d e la m i • i tad de la h u m a n i d a d . (Y esto n o o c u r r e s o l a m e n t e c o n los pensadores del siglo xvm: ¿ c u á n t o s m a n u a l e s d e Historia de la Filosofía tratan, o t a n sólo n o m b r a n a The subjecíion of women c u a n d o h a b l a n d e J o h n Stuart Mili?, ¿a q u i é n n o le h a sido p r e s e n t a d o el f e n ó m e n o dpi p r e c i o s i s m o c o m o u n curioso a s u n t o d e mujeres ridiculas, s i n m a y o r i m p o r tancia?)
t a n t e s > > c i c s / J

lidad. cotidiana d e la d o m i n a c i ó n , d e n u n c i a n d o sus infinitas manifestaciones. Así, y a e n el siglo x v m , e n c o n t r a m o s lúcidos análisis d e la formación del sujeto femenino. La famosa afirmación de S i m o n e de Beauvoir según la cual u n a mujer n o nace, sino q u e se hace, tiene n u m e r o s o s antecedentes. L a fundamental i m p o r t a n c i a q u e los ilustrados otorgaron a l a educación, explica la fuerza c o n que se luchó tí» contra la opinión q u e concebía todas las diferencias entre los sexos c o m o revelaciones d e las respectivas esencias masculin a y femenina que, e n tanto esencias, eran consideradas, •i. 4 c o m o es d e suponer, invariables y universales.

V)

•>j¡A
o y

^ , ^¿-^
1 v

^ i
v

Los ejemplos d e las diversas estrategias de o c u l t a m i e n t o y desprestigio Son i n n u m e r a b l e s . N o q u e r e m o s decir q u e , en todos los casos, tales estrategias r e s p o n d i e r a n a u n a voluntad deliberada y t o t a l m e n t e consciente d e s u objetivo. Desde u n a perspectiva foucaultiana, r e c o n o c e m o s h o y q u e saber y p o d e r n o e s t á n n e c e s a r i a m e n t e u n i d o s p o r relaciones causales, sino q u e s o n correlativos. T a m b i é n h e m o s a p r e n d i d o q u e el p o d e r n o e s algo m o nolítico y c o n c e n t r a d o e n l a s m a n o s d e u n o s p o c o s q u e dirigen y a los cuales se p o d r í a a r r e b a t a r , sino q u e constitured m u y i n t r i n c a d a d e relaciones. El f e m i n i s m o ilustrado, f e m i n i s m o q u e atribuye las diferencias d e c o m e u n a

Es n e c e s a r i o r a s t r e a r el origen d e l p e n s a m i e n t o ilustrad o en el r a c i o n a l i s m o del siglo q u e l e p r e c e d e . Si bien Descartes n o t r a t ó e n p a r t i c u l a r el t e m a del estatus ontológico de las mujeres, s u d u a l i s m o d e l a s u s t a n c i a y la excelencia ••i -J q u e atribuía al intelecto p e r m i t í a n s u p o n e r q u e éste, al s e r i n d e p e n d i e n t e del c u e r p o , e r a igual e n h o m b r e s y mujeres. Incluso a l g u n a s l u c u b r a c i o n e s d e l filósofo sobre el c u e r p o •3 z h u m a n o y s u f o r m a c i ó n b a s a d a s e n la ciencia d e la época, h a c í a n del sexo algo t o t a l m e n t e accidental q u e ' d e p e n d í a \ i I e n s u d e t e r m i n a c i ó n d e l a p o s i c i ó n d e l feto e n el vientre m a t e r n o (desarrollo d e l p e n e o d e l ú t e r o según la orienta- 1 1 ción del c u e r p o e n f o r m a c i ó n c o n relación a los ó r g a n o s maternos).
?

T

t/

p o r t a m i e n t o y afectividad a la influencia d e la sociedad, h a realizado y continúa, a ú n hoy, h a c i e n d o u n a analítica d e l p o d e r e n t a n t o fija s u atención e n las microprácticas q u e constituyen la relación entre los géneros femenino y m a s culino. Así, h a c e m o s n u e s t r a l a afirmación d e Cristina M o lina de q u e «la Ilustración e s el m a r c o ineludible t a n t o p a r a explicar; el f e n ó m e n o histórico d e l Movimiento F e m i n i s t a c o m o p a r a p l a n t e a r a d e c u a d a m e n t e s u s reivindicaciones» (Molina, 1993). El feminismo ilustrado o f e m i n i s m o d e la igualdad n o se limitó a exigir igualeT^erFcTíoTclesde una c o n c e p c i ó n abstracta del individuo, sino q u e fijó su atención e n l a r e a 12

E n t o d o caso, p a r a Descartes l a sexualidad e r a sólo u n a i particularidad q u e n o revestía u n c a r á c t e r f u n d a m e n t a l d e tipo ontológico ( m i d a m o s el a b i s m o existente e n t r e esta p o sición del f e m i n i s m o c a r t e s i a n o de fines del siglo XVH, t a l c o m o se expresa c o n P o u l a i n d e la B a r r e y su De l'égalité des sexes, y l a h e g e m o n í a del p e n s a m i e n t o freudiano e n el siglo XX). A u n q u e n o h a y a u n a v e r d a d e r a r u p t u r a e n t r e el racionalismo del siglo XVH y el del x v m , c o n el Siglo d e las L u ces asistimos a u n jc¿rnH©~de-mcuielo_gr^^ La física y las ciencias naturales sustituyen a la geometría c o m o p a r a d i g m a del saber. E n F r a n c i a s e desarrolla u n m a t e r i a 13

^iM *» ¿* u ^
r

5

¿Su es

#

#

(f

#

W

v# ' #

#

'S

#

#

#

i#

t
3

\t^ \ ^ ^ ^ y / ? jf№
4 1

J

í_tf' ^
t

4a

Y, ^ J V^x';^ '
n ctf r

^^c^^sS*^

lismo q u e sostiene la existencia d e u n a relación d e causalidad entre c u e r p o y vida psíquica. Y a u n q u e las p o s t u r a s extremas del m a t e r i a l i s m o n o s e a n c o m p a r t i d a s p o r los pensadores m á s destacados del siglo, n a d i e p e r m a n e c e r á totalmente indiferente a la s o s p e c h a del origen fisiológico d e los actos a p a r e n t e m e n t e voluntarios, d e las acciones a p a r e n t e m e n t e libres y h a s t a del p e n s a m i e n t o a p a r e n t e rnente p u r o . Ya se e s t á g e s t a n d o el p r e d o m i n i o d e la psiquiatría del siglo XTX, c o n la cual la sexualidad a d q u i e r e visos ontológicos.

A

^ discurso q u e la Ilustración m a n t i e n e s o b r e las muje¡ i o ' , , í© ** res se m u e v e e n u n a a m b i g ü e d a d fundamental. S e t r a t a d e " ,j4..í^ r^^u n a p o l é m i c a h e r e d a d a del siglo anterior, p o l é m i c a q u e r e '* .jl, \ corre los salones que, c o m o se sabe, e s t a b a n a n i m a d o s p o r .V *" </* \ ' • ¡ ' ^ ' mujeres d e la n o b l e z a y d e l a alta burguesía. E s t e p a p e l ^¡ ^ ^ ^ ^ activo de las m u j e r e s e n la génesis d e la c u l t u r a d e la é p o c a ^y/ ^ explica el auge del d e b a t e e n t r e los defensores del «bello sexo» y sus detractores . jj, L a j i m b i g ü e d a d j * la q u e n o s referíamos está p r o v o c a d a \ p o r u n a oscilación e n t r e explicaciones culturalistas y justifi!\mn jj^»3f5 caciones biolnfyiV.istas. de la diferencia genérica. Tal oscila, ^*"\y> ^ \ ción surge de tres fuentes: p o r u n lado, d e la fortaleza d e V "í4r^ ' c o s t u m b r e s y d e los prejuicios arraigados en l a sociedad * .^ ..-o** Y P P e n d e , e n los i l u s t r a d o s _ e n _ t a n t c u r ^ r t e : a e c e n , ^ s S ' t ¿ , > " ^«J^ j^^n P° > de t e n s i ó n i n t e r n a del p r o p i o p e n s a m i e n t o d e c ^ « ^í ^ M jc la Ilustración, la contradicción q u e s u r g i r á e n t r e el deseo vV ^ <J~ . V % C ^ de cambio, el imperativo m o r a l de crítica a las e s t r u c t u r a s ^^¿f\.o__,jfl vigentes y el progresivo a v a n c e del c o n o c i m i e n t o d e las ~ 4^$^) ^" ciencias n a t u r a l e s q u e i m p o n e u n p u n t o d e vista d e t e r m i '* ^í^í ' nista, biologicista; finalmente, u n tercer factor lo constituye x i, ^~ discurso d e u n a b u r g u e s í a e m e r g e n t e q u e e n la p l u m a d e w ^ Rousseau expresará con la m a y o r claridad y c o n t u n d e n c i a
J 1

{jO - " -\ J'<**.

^\j>f*
J < D L e

5

>

t

Sj

a s

r

,w

1

r

o t r o

u

n

a

¿^ '

1

>

A

j

r

j£j¡¿~^ ^

u n nuevo m o d e l o d e familia q u e c o n s a g r a la exclusión d e las mujeres del á m b i t o d e lo público. E s t e proyecto político j \ s e apoyará c a d a vez m á s e n los a r g u m e n t o s pseudocientífi\cos a p o r t a d o s p o r la m e d i c i n a filosófica. 14

Vemos, entonces, q u e este d i s c u r s o d e la Ilustración no p 3 es unitario. P o r u n lado, se va a b r i e n d o paso, c o m o h e m o s 1$ dicho, la convicción d e q u e la fisiología d e t e r m i n a n u e s t r o s *afectos, p e n s a m i e n t o s y acciones. C o m o era de e s p e r a r y | c o n t i n u a n d o u n a l a r g a t r a d i c i ó n m i s ó g i n a anterior, s e r á en Q J las mujeres e n quienes se b u s q u e c o m p r o b a r esta s o s p e c h a - . ^ de m a n e r a m á s clara. Así, al e x a m i n a r las diferencias e n t r e h o m b r e s y mujeJjf res, el m i s m o Diderot a p o r t a explicaciones culturalistas (el #'p fy peso de las tradiciones, de la religión, la falta d e educa- + ¿ ción), al t i e m p o q u e a c u d e a su teoría del c u e r p o h u m a n o ? p a r a d a r u n a b a s e fisiológica a la oposición d e los caracte- í res m a s c u l i n o y femenino. S e g ú n esta teoría, el c u e r p o h u - ^ j j m a n o se halla regido p o r dos c e n t r o s : el s i s t e m a nervioso $ f 3 central (faisceau) y el sistema nervioso s i m p á t i c o [áiafrag- ] I me). D e s u p r e e m i n e n c i a a l t e r n a d a r e s u l t a n el s u e ñ o y l a V 9l vigilia, así c o m o la existencia d e c a r a c t e r e s o p u e s t o s : h o m - ¿ ¡ í £ i bres cerebrales y h o m b r e s afectivos. A p a r t i r d e este esbozo d e u n a teoría del inconsciente, Diderot p r e s e n t a a las mujeres c o m o o r g a n i s m o s e n los q u e ^ ~ el c o r a z ó n (o diafragma) p r e d o m i n a s o b r e la c a b e z a (o ceJ rebro). E n la línea q u e c u l m i n a r á c o n la femme enfant del j , surrealismo, Diderot h a c e de las mujeres seres privilegiados í ^ y capaces, gracias a ese ó r g a n o p e c u l i a r q u e es é i ' ú t e r o , he*l? ^ saltar las b a r r e r a s del t i e m p o , y ser pitonisas (Diderot, ed. ^ "5 de F. Savater, 1975). E s evidente q u e p a r a Diderot, c o m o v7 ¿, p a r a el p e n s a m i e n t o vulgar y «científico» de la época, el .1 f% útero n o tiene u n a simple función r e p r o d u c t o r a sino q u e es ^ algo q u e afecta la p e r s o n a l i d a d total, d e t e r m i n a la actividad | ^ 0 > del c e r e b r o y p r o p o r c i o n a a las mujeres u n á m b i t o gnoseo--j> f | lógico p r o p i o inaccesible a los varones, los cuales se défi-<i _ n e n c o m o simples mortales. Avanza así, p o c o a p o c o , el p e n s a m i e n t o que se d e s a r r o llará e n el siglo XTX con la m e d i c i n a (Fraisse, 1991) y en filosofía, con el pensamient© d e S c h o p e n h a u e r (Puleo, 1991) y E. V o n H a r t m a n n (Puleo, 1992); La sexualidad a d q u i e r e
x e

15

ДО ф

ф

ф

9

Л

<Р # •

# #

#

» *®
1

visos ontológicos. Esta elevación de la sexualidad a esencia y verdad oculta de los individuos es d e n u n c i a d a p o r Michel Foucault en su Histoire de la sexualité c o m o estrategia d e p o d e r q u e histerizó el c u e r p o femenino y t r a n s f o r m ó la práctica h o m o s e x u a l e n u n ser e n sí, e n u n a n a t u r a l e z a p e culiar. Más allá de los p r o p i o s propósitos d e Diderot, q u e consideraba necesario c a m b i a r las leyes p a r a t e r m i n a r con la situación d e sometirrïïèntô "de las mujeres, la d i m e n s i ó n bíGiogiasTifaé la Ilustración i n a u g u r a el m o d e r n o d i s c u r s o antifeminista q u e i n t e n t a m a n t e n e r a las m u j e r e s e n sus roles tradicionales, a p e l a n d o a u n a n a t u r a l e z a biológica que p r e d e t e r m i n a r í a su destino c o m o individuos. Curiosam e n t e , esta d i m e n s i ó n bioíogicista. t a m b i é n d a p a s o a u n feminismo de la diferencia q u e m a n t e n d r á e n Francia, a lo largo del siglo XDC, u n discurso reivindicativo b a s a d o e n la peculiaridad irreductible d e las mujeres en t a n t o d a d o r a s de la vida, generosas m a d r e s q u e a l i m e n t a n y c u i d a n , entregándose p o r completo, c o m o sólo ellas s o n c a p a c e s d e hacerlo. Este f e m i n i s m o francés d e c i m o n ó n i c o r e c h a z ó el \s>- discurso igualitario del f e m i n i s m o anglosajón y el d e s u propia tradición francesa racionalista, y siguió u n a línea' d e afirmación d e la diferencia sexual, r e c l a m a n d o al E s t a d o protección para las mujeres. U n a p a r t e d e la c o r r i e n t e feminista q u e se desarrolló en Francia después d e los a c o n t e c i m i e n t o s d e m a y o del 68 continuó en la t r a d i c i ó n del f e m i n i s m o d e la diferencia, a u n q u e a d o p t a n d o u n lenguaje y u n objetivo q u e se definier o n a sí m i s m o s c o m o «radicales». Así, el g r u p o Psy et P o (Psychanalyse et Politique) p a r t e d e los s u p u e s t o s del psicoanálisis l a c a n i a n o y p o n e el énfasis e n u n a p a r t i c u l a r sexualidad femenina r e p r i m i d a p o r la c u l t u r a patriarcal. P a r a sus partidarias, el f e m i n i s m o ilustrado d e S i m o n e de Beauvoir sería u n falocentrismo q u e se limita a p r o p o n e r objetivos masculinos a las mujeres. Célebre r e p r e s e n t a n t e del feminismo d e la diferencia actual es L u c e Irigaray q u e , en
lo

"R* •

c o n t r a de la t r a d i c i ó n feminista ilustrada, sostiene q u e h o m b r e y m u j e r s o n las d o s s u s t a n c i a s diferentes en las q u e se articula la n a t u r a l e z a h u m a n a y advierte c o n t r a la reivindicación d e igualdad q u e , s e g ú n su opinión, llevaría a las mujeres a r e n u n c i a r a su p r o p i o ser femenino p a r a i m i t a r al m a s c u l i n o . Pero 'no sólo en F r a n c i a h a l l a r e m o s análisis feministas d e este tipo. A título de ejemplo, r e c o r d e m o s q u e en E E U U la c a n a d i e n s e S h u l a m i t h Firtístone, a p o y á n d o s e e n F r e u d ,

<¡j | , + ^ j, jn| $ ¿ J

'\

.

w :,

*

v

a

*r\ xrV'*' 2"\f 6У

Reich y M a r c u s e , distinguió u n p e n s a m i e n t o m a s c u l i n o y # d >¿* o t r o f e m e n i n o , calificándolos r e s p e c t i v a m e n t e de p e n s a - -Ч -s f С m i e n t o técnico ( m a l o y m a s c u l i n o ) y p e n s a m i e n t o artístico ( b u e n o y femenino). """" Subyace a este feminismo d e la diferencia, el deseo de e n c o n t r a r el n u e v o sujeto revolucionario q u e se necesitaba d e s p u é s d e la integración del p r o l e t a r i a d o en el m u n d o d e los valores b u r g u e s e s . Los p l a n t e a m i e n t o s de igualdad p r o pios del f e m i n i s m o ilustrado son a b a n d o n a d o s p a r a a s u m i r I^ в u n papel d e v a n g u a r d i a esclarecida p o r n a t u r a l e z a (Amo- J? g ros, 1935, 138-139).

I

\

I
í

p4
*~

Si el a s p e c t o positivo de este f e m i n i s m o dé la diferencia reside en el c u e s t i o n a m i e n t o de. a l g u n o s valores p a t r i a r c a les y e n la exaltación d e cualidades d e las mujeres q u e h a n sido s i s t e m á t i c a m e n t e d e n i g r a d a s , t a m b i é n contiene el peligro i n h e r e n t e a t o d a mistificación d e los grupos m a r g i n a dos: el inmovilismo, la alegre a c e p t a c i ó n de lo d a d o , el c o n suelo de la s u p e r i o r i d a d p r o p i a a p e s a r de n o p a r t i c i p a r e n el poder. Así, el coloquio realizado e n el Centro P o m p i d o u d e París e n n o v i e m b r e d e 1991 s o b r e nuevas formas d e antifeminismo, d i o la voz d e a l a r m a frente a ciertas f o r m a s d e a u t o p r o c l a m a d o s f e m i n i s m o s q u e exaltan a la m u j e r e n tanto depositaría d e los valores d e a m o r m a t e r n a l , p i e d a d ternura. C o m o n o s m u e s t r a n estos f r a g m e n t o s d e la historia r e ciente del f e m i n i s m o , la a m b i g ü e d a d del d i s c u r s o de la Ilustración r e s p e c t o al género-sexo n o es u n a simple curió17

, 1 f £ | p!f «-»

Im­

sidad del m u s e o d e la Historia. Todavía n o h a sido s u p e r a da, ni siquiera d e n t r o del p e n s a m i e n t o feminista q u e ya es plural y se siente, en algunas d e s u s vertientes, a t r a í d o p o r la facilidad de ciertas explicaciones biologicistas y p o r la seducción de la misteriosa s u p e r i o r i d a d d e q u i e n se dice a b s o l u t a m e n t e «diferente». E n el siglo XVHJ, j u n t o a esta i r r u p c i ó n d e u n p e n s a m i e n t o biologicista, la voluntad d e crítica y r e f o r m a social llevaba a los ilustrados a h a c e r h i n c a p i é e n la influencia d e la educación. L a oposición a lo legitimado ú n i c a m e n t e p o r la tradición y la i m p o r t a n c i a a c o r d a d a al d e r e c h o n a t u r a l y. la fe e n el c a m b i o p o r m e d i o d e la instrucción y d e la reform a de las leyes, son características de los p e n s a d o r e s ilustrados. L a n o c i ó n d e r a z ó n c o m o fuerza q u e h a d e aplicarse a t o d o s los á m b i t o s , convierte a este p e n s a m i e n t o filosófico en u n p e n s a m i e n t o crítico. Los textos q u e a q u í p r e s e n t a m o s n o s d a n u n a idea d e la polémica de la é p o c a e n lo referente a los s g x o s e n F r a n c i a . ÑoTodosTos a u t o r e s seleccionados p u e d e n ser calificados de feministas. H e m o s c o n s e r v a d o j u n t o a los m á s a u d a c e s , otros q u e lo s o n m e n o s e incluso a l g u n o s a b i e r t a m e n t e contrarios a las reivindicaciones de igualdad. M e d i a n t e s u virulencia o su esfuerzo p o r convencer, p o d e m o s m e d i r la fuerza y r e p e r c u s i ó n d e las convicciones feministas ilustradas c o n t r a las q u e l u c h a n . La c o m p a r a c i ó n d e las c o s t u m b r e s de pueblos distintos p e r m i t e u n a visión m á s clara de la sociedad e n la q u e se vive. E n s u s Cartas Persas, M o n t e s q u i e u h a c e c o m e n t a r i o s irónicos, n o exentos d e h u m o r , s o b r e las sociedades e u r o pea y m u s u l m a n a . L a relatividad d e las c o s t u m b r e s le lleva a interrogarse s o b r e los f u n d a m e n t o s d e d e r e c h o d e la sup r e m a c í a d e los v a r o n e s y concluye q u e c u a n t o m á s civilizada es u n a sociedad, t a n t o s m á s d e r e c h o s se r e c o n o c e n a las mujeres. A sus ojos, F r a n c i a a p a r e c e c o m o u n l u g a r privilegiado p a r a estas ú l t i m a s . La r e s p u e s t a a n ó n i m a , posiblemente o b r a d e u n a mujer, titulada Cartas de una turca &

en París, escritas a su hermana en el harem, para servir de v complemento a las Cartas Persas, d e m u e s t r a que la relativi;,? d a d de las c o s t u m b r e s n o i m p i d e q u e , en t o d a s partes, las ) mujeres s e a n c o n s i d e r a d a s inferiores. Afirma t a m b i é n q u e '•! la libertad de d e s p l a z a m i e n t o d e las francesas e s c o n d e unj y s o m e t i m i e n t o psicológico q u e e n o c a s i o n e s p u e d e ser m á s / _ d u r o q u e la esclavitud física. S^V* A P ? de l d u d a s sobre la r e a l i d a d del libre arbitrio, : > h a s t a los i l u s t r a d o s materialistas a c é r r i m o s p r o p o n e n p r n ; ¿ yectos r e f o r m a d o r e s . Así, el b a r ó n d ' H o l b a c h c o n s i d e r a b a u n imperativo m o r a l el liberarse de los ídolos religiosos e ilusiones metafísicas p a r a p o d e r r e g u l a r s e a u t ó n o m a m e n t e . / JQiderot definía al p r e m i o y al castigo c o m o móviles p o d e r o sos que p o d í a n s u s c i t a r u n a c o n d u c t a m o r a l correcta. La ^ ' e d u c a c i ó n era c o n s i d e r a d a el factor clave p a r a el perfeccio- j , ' n a m i e n t o de la h u m a n i d a d . Algunos p e n s a d o r e s de la n u e - ' w £ ¡' Va m o r a l laica veían e n las m u j e r e s potenciales t r a n s m i s o - * i, l,.., r a s de los n u e v o s valores. La Enciclopedia nos ofrece u n v j , ^ ejemplo de la a t e n c i ó n a c o r d a d a a los p r o c e d i m i e n t o s d e „ § formación d e los individuos. E n s u artículo «Mujer (Mo- - | \ g V ral)», e n c o n t r a m o s u n a d e s c r i p c i ó n detallada de lo q u e e r a j | \ f la e d u c a c i ó n de las mujeres d e la nobleza, descripción y ^ i ^ jr enjuiciamiento q u e ve en las deficiencias de esa f o r m a c i ó n * -f * b a s a d a e n la c o q u e t e r í a y en la b ú s q u e d a del a m o r la c a u s a % \
; e a r a s x J

C °"

y

r

i

^

7

d e la psicología «femenina» y la inevitable d e s d i c h a q u e ? t'j í a c a r r e a c u a n d o llega la vejez y, c o n ella, d e s a p a r e c e n los T i e n c a n t o s . T r a s p e r d e r la belleza, a la mujer galante sólo le . % Jy q u e d a n dos alternativas: la devoción o el ingenio (bel es*i j \ prit). Ambos s o n difíciles de a l c a n z a r p a r a q u i e n sólo vivió h * ¿ £ p a r a el a m o r . A p a r t i r d e este diagnóstico d e la s i t u a c i ó n | * '•: %femenina e n el Antiguo Régimen, d i a g n ó s t i c o sin d u d a co- J ; ^ £ * r r e c t o e n lo q u e concierne a las a r i s t ó c r a t a s , su a u t o r , M. ~ & <V¿ J 3 e m a h i s , p r o p o n e soluciones q u e n o p u e d e n s o n a r a n ú e s - -s I ^ tros oídos c o m o algo novedoso. Concluye el artículo con u n _J^' ¿ retrato d e la m u j e r ideal, perfecta y c o m p l e t a m e n t e feliz, ^ ? £ % q u e p u e d e c o n s i d e r a r s e u n a c o n t r i b u c i ó n al m o d e l o h e g e - ^ J

19

'<© <& {<& W <®

# # # ;® {g

y ;® ,$

.¿i

¿

^

^

^

^

$

^

<|¡|

<p

mónico de mujer doméstica del siglo xrx. El p a r a d i g m a lo constituyen las b u r g u e s a s del siglo x v m , cuya vida, t a n distinta a la d e las aristócratas, se regía p o r el principio d e la decencia. Sus virtudes s o n la d u l z u r a , la b o n d a d , los sentimientos religiosos, la t e r n u r a m a t e r n a l , la p a z i n t e r i o r y el espíritu e c o n ó m i c o y sedentario, la p r u d e n c i a y la firmeza. M. D e m a h i s formula u n a p r e g u n t a que. encierra la a m b i v a lencia del discurso iluminista: la m u j e r q u e elige esta vida, ¿lo h a c e g u i a d a p o r la n a t u r a l e z a o p o r la r a z ó n ? Así, e n este texto, la crítica a la hipocresía y a la d e f o r m a c i ó n derivadas de la e d u c a c i ó n del Antiguo R é g i m e n d e s e m b o c a e n u n nuevo p a r a d i g m a p a t r i a r c a l que m o s t r a r á sus c o n t r a d i c ciones en los siglos XTX y XX. ^A* ^.^ Con Choderlos.de Lacios, la lúcida visión d e la s o c i e d a d V * " ^ < " ^ . '^t* aristocrática d e su t i e m p o se c o m b i n a c o n la convicción d e . " 5 Í ^ J t L ^ ^ ' f¿>~ la necesidad d e u n c a m b i o llevado a c a b o p o r las m i s m a s ^ ^ I S A oprimidas, a u n q u e d e s p u é s el m i s m o a u t o r r e c o r t e e n el s £ú tercer ensayo d e Sobre la educación de las mujeres lo q u e ^o
1, 3 s C e > c % l A 0 6 1 L > :

x^oü^^o \ ^ja^*^ ^x- * Js. ^ ^^ \^ ^f , ,>P*

«" ¿¿ . <' ?>
„, A* W~

¿ A 1

a S i

|

parecía a n u n c i a r e n el p r i m e r o . L o s i n t e n t o s solitarios term i n a n fracasando, c o m o lo d e m u e s t r a el trágico fin del personaje d e la m a r q u e s a d e Merteuil d e Las amistades pe-

. ú* j > ^ * j * ¡j. ^gc '
&kX 11

Yigrosas, q u e h a b í a explorado las posibilidades de liberación individual en u n m u n d o regido p o r reglas m a s c u l i n a s . E s t e estudio d e las estrategias de a l g u n a s d a m a s d e la n o b l e z a va m á s allá de u n a s i m p l e ficción novelesca. S u r e a l i d a d histórica p u e d e c o m p r o b a r s e al leer La femme au XVH1 siécle d e los h e r m a n o s Goncourt, q u i e n e s se d o c u m e n t a r o n exhaustivamente, c o n s u l t a n d o la c o r r e s p o n d e n c i a d e la época y la literatura libertina d e Crébillon hijo, q u e refleja \ la crueldad de los j u e g o s a m o r o s o s y p r u e b a q u e la a p a r e n > \ te libertad y libertinaje de las m u j e r e s de la n o b l e z a v e n í a n "- dictados p o r u n s i s t e m a i m p u e s t o p o r los h o m b r e s . .^-""^ La m i s m a Enciclopedia d e s c r i b e las relaciones e n t r e h o m b r e s y mujeres c o m o u n c o m b a t e . E n él, se enfrentav^ -,
4 , -

La m u j e r t e r m i n a b a siempre, p o r s u c u m b i r al a m o r y perd e r el h o n o r . C o m e n z a b a e n t o n c e s el sufrimiento p o r la inconstancia del a m a n t e que, finalmente, la a b a n d o n a b a . Otras mujeres y n u e v o s a d m i r a d o r e s la c o n s o l a b a n . Elegía entonces o t r o a m a n t e y c o m e n z a b a u n n u e v o p e r í o d o d e su vida c o n la decisión d e n o sufrir m á s . Aprendía a fingirsentimientos y a d i s i m u l a r c o n a s t u c i a sus deseos. A p a r t i r de ese m o m e n t o sólo r e s p e t a b a el código de las m u j e r e s galantes cuyas reglas eran: n o q u i t a r n u n c a el a m a n t e a u n a amiga, n o creer en el a m o r e t e r n o , p o r ser éste c a u s a de la desgracia de las mujeres, y d e d i c a r s e ú n i c a m e n t e a fantasías, relaciones cortas sin g r a n d e s ilusiones. E n esta nueva e t a p a d e su vida, la m u j e r se l l a m a b a a sí m i s m a honnête homme. La a d o p c i ó n d e este título. m a s c u l i n o es u n a implícita reivindicación de igualdad. Sin e m b a r g o , exp r e s a el deseo d e a c c e d e r al prestigio de los d o m i n a n t e s n e g a n d o la p e r t e n e n c i a al colectivo d e n i g r a d o . Las ventajas de tal e s t r a t e g i a tienen, c o m o c o n t r a p a r t i d a , la forzosa a s u n c i ó n de los valores del opresor, incluso de aquellos q u e se forjaron e n y p o r la relación d e d o m i n a c i ó n . P a r a Choderlos d e Lacios, u n a v e r d a d e r a i n t e g r a c i ó n de las m u j e r e s sólo p u e d e s e r llevada a cabo p o r ellas y, c o m o t o d a revolución, implicará graneles sacrificios y Ja r e n u n c i a a aquellos beneficios s e c u n d a r i o s p r o p i o s de la situación de m a r g i n a —--~..„„._C|ón {Sobre la educación de las mujeres). . U n l u g a r a p a r t e m e r e c e n los consejos del m a r q u é s d e i^F S a d e a las mujeres. La igualdad es, e n este a u t o r , i g u a l d a d \ en el libertinaje. N o es posible profundizar s o b r e este t e m a e n u n a s p o c a s líneas. E n todo caso, p o d e m o s s e ñ a l a r q u e la vía a d o p t a d a p o r el feminismo d e c i m o n ó n i c o e n t a n t o m o vimiento social s e r á j u s t a m e n t e la c o n t r a r i a a la del libertinaje: d e n u n c i a r á la m o r a l de la d o b l e n o r m a ( u n a m a s c u l i n a y o t r a f e m e n i n a ) n o p a r a exigir la i g u a l d a d de la p r o m i s c u i d a d , s i n o la del p u d o r . Sólo e n el siglo X X , c o n la l l a m a d a revolución sexual y las críticas feministas al a m o r r o m á n t i c o (Greer, 1971; Firestone, 1976; etc.) se i n a u g u r a 21

(1^°^ j/v ¿ t " í ^ "^.. ^ Vs^
v > ( / x v

b a n las mujeres, c o n s u arte d e i n s p i r a r deseo, y los h o m bres, c o n s u a r t e d e fingir s e n t i m i e n t o s («Mujer [Moral]»). 20

^

¿¿.^
r

u n a estrategia l i b e r a d o r a q u e r o m p e el b i n o m i o femenino tradicional s e x o - e n a m o r a m i e n t o . P e r o la libertad sexual rec l a m a d a p o r las feministas m o d e r n a s n o es el a b a n d o n o a las p u l s i o n e s d e la N a t u r a l e z a , c o m o e n Sade, sino el resul^ d o d e la m e d i a c i ó n del m i s m o p u r i t a n i s m o q u e a n i m ó a las sufragistas: u n a vez a d q u i r i d a la a u t o n o m í a e n b a s e al trabajo y al esfuerzo, el n u e v o sujeto femenino r e c l a m a s u libertad e n ese coto p r i v a d o m a s c u l i n o q u e h a sido s i e m p r e la sexualidad. ' • E n u n a línea t o t a l m e n t e opuesta a la del controvertido .1v-s m a r q u é s , M a d a m e L a m b e r t d e n u n c i a la negativa influencia V/^vo^v*Q tuvieron las críticas d e Moliere a las preciosas. Reivin,j-t^ dica el d e r e c h o d e las escritoras a ser reconocidas y g u s t a r ' ^ Y'** ' e la gloria o b t e n i d a p o r el m é r i t o . C o n d e n a d a s a o b t e n e r * ^ r e c o n o c i m i e n t o ú n i c a m e n t e p o r la belleza y el a m o r , l a vir^ t u d y el deseo d e perfeccionamiento d e las mujeres se ven g r a v e m e n t e debilitados. £0<r I n c l u s o el artículo «Mujer (Antropología)» d e la Enciclo^¡P* pedia revela u n a g r a n p r e o c u p a c i ó n p o r la influencia d e la , g^ v*> cultura. E n c o n t r a m o s e n él u n inventario d e los diversos l\J j ? prejuicios desfavorables sobre las mujeres. El a b a t e Mallet ^ \ V c ^ r e p r o d u c e las o p i n i o n e s negativas y desvalorizantes d e Hi^ tO^lcñ pócrates y Galeno j u n t o c o n las d e filósofos y p o e t a s c o m o y. Marsilio Ficino, Sófocles, Anacreonte, Platón y otros. Con
ü u e c i J x c f S

# ^ / C Np^*^ V ^ ^ ^ ¿ ^ A ^ j , *> ¿ y \jr V ^jP^ ye* íf*~ ? <• * °?

de vida d e las mujeres e r a n c a u s a n t e s d e lo qtie se consider a b a a t r i b u t o s esenciales f e m e n i n o s . La claridad de su rechazo a c u a l q u i e r realismo d e los universales q u e explique cualidades o defectos (sensibles, a m b i c i o s a s , etc.) c o m o propias del g é n e r o , n o deja l u g a r a fluctuaciones similares a las d e Diderot. La c a r t a q u e dirige al a b a t e Galiani es u n a crítica al libro q u e el a c a d é m i c o T h o m a s h a b í a escrito sobre las m u j e r e s . Resulta i n t e r e s a n t e c o m p a r a r esta crítica de M a d a m e d'Epinay con la q u e hiciera Diderot en Sobre las mujeres. M i e n t r a s q u e el filósofo c o n s i d e r a q u e el e r r o r del libro d e T h o m a s reside e n la excesiva rigidez del acádémico, e n u n a falta de plasticidad q u e le i m p i d e c o m p r e n d e r a las mujeres, el r e p r o c h e d e M a d a m e d ' E p i n a y es m u c h o m á s p r o f u n d o y se dirige al f u n d a m e n t o filosófico de la o b r a .

/> 4 ¿ J£ £ ^ i -o fx) ^ -jt y

i * ^*^ ^

4

8

u

£>^ú-*- ^
t *""
0

es^n^

" ^ crítica m u y p r o p i a d e la Ilustración, atribuye la coincidencia d e p a r e c e r e s de t o d a s estas figuras ilustres a la fuerza d e las c o s t u m b r e s d e los pueblos antiguos, a los sistemas políticos y al p e s o d e las religiones. El prejuicio, la superstición y el interés político se manifiestan contrarios a la r a z ó n . . • ..-<•"' La fe eri la e d u c a c i ó n corno fuerza t r a n s f o r m a d o r a de la sociedad y de las relaciones entre los sexos es el leit motiv de los textos q u e h e m o s recogido de la p l u m a d e •DjAjgnibert, M a d a m e d'Epinay, D*Holbach y Condorcet. Al leer a M a d a m e d'Epinay, c o m p r o b a m o s q u e h a b í a llegado al c o m p l e t o c o n v e n c i m i e n t o de q u e las condiciones 22

n

a

m

r a <

a

-""""Tanto el a u t o r d e La religiosa c o m o el m a r q u é s de Con- j £ dorcet, c o n s i d e r a r o n q u e p o d í a y d e b í a m e j o r a r s e la suerte ^ ^ de las mujeres p o r m e d i o d e las leyes. C o n d o r c e t llegó a & jf r e d a c t a r u n p r o y e c t o d e i n s t r u c c i ó n pública igualitaria p a r a * ¿ a m b o s sexos y u n a p r o p u e s t a d e extensión del d e r e c h o de ¿í c i u d a d a n í a a las mujeres p r o p i e t a r i a s ( r e c o r d e m o s q u e el ¿ j [ voto censitario d e la época r e c o n o c í a el derecho de r e p r e sentación n o al individuo e n t a n t o tal, sino a su c a p a c i d a d JL) jjf tributaria d e a c u e r d o con sus p r o p i e d a d e s ) . * j
%

R e c o r d e m o s que, c o m o recoge la definición d a d a p o r la -¿T ^ Enciclopedia, d u r a n t e el Antiguo Régimen, ciudadano «es * aquel m i e m b r o d e u n a s o c i e d a d libre de varias familias q u e % X c o m p a r t e los d e r e c h o s de esta sociedad y se beneficia de ^ ¿ esas franquicias» y q u e «sólo se otorga este título a las m u j jeres, a los n i ñ o s y a los sirvientes c o m o m i e m b r o s d e la ^> familia de u n ciudadano p r o p i a m e n t e dicho. Jylujeres.. niños £ ^ v s i n d e n t e s n o s o n verdaderos c i u d a d a n o s » . " F r e n t e a la tendencia involucionista de los revolucionarios q u e q u i t a r o n el derecho de voto a las mujeres propietarias d e feudos, en Sobre la admisión de las mujeres al derecho de ciudadanía áe 1790, C o n d o r c e t p r o p o n e u n a solu23

\ ^

w

"Wf

S

W

"W

¡^p ^ jg/

<igf í¡p<gp «p |
í

.AJE**"

J
Apoyándose e n e s t a teoría, el caballero de J a u c o u r t , perte- X neciente a u n a d e las familias m á s antiguas de la n o b l e z a de Francia, defiende la i g u a l d a d n a t u r a l de h o m b r e s y m u jeres y el d e r e c h o d e las m u j e r e s a c o n s e r v a r la a u t o r i d a d d e n t r o del m a t r i m o n i o p o r m e d i o de u n c o n t r a t o especial, c u a n d o el r a n g o , la inteligencia, la fortuna, el m é r i t o o cualquier o t r a c i r c u n s t a n c i a i n d i q u e n a la e s p o s a la conveniencia d e ello. P a r a d a r m a y o r fuerza a su a r g u m e n t a c i ó n , el a u t o r cita casos ilustres c o m o el d e Isabel d e Castilla. Nos h a l l a m o s , p u e s , a n t e u n i n t e r e s a n t e caso e n el q u e se mezclan a r g u m e n t o s igualitaristas c o n c e r n i e n t e s al d e r e c h o n a t u r a l , al r a n g o e s t a m e n t a l y al r a n g o sexual q u e puede? a y u d a r a c o m p r e n d e r , en u n contexto m á s a m p l i o , la a c e n r ^ T d r a d a misoginia d e m u c h o s d e m ó c r a t a s posteriores. ' | E n t a n t o p r e m i s a s i l u s t r a d a s (Amorós, 1990), el d e r e c h o J n a t u r a l y la i g u a l d a d originaria d e los individuos sienta las * bases d e la reivindicación feminista que c u l m i n a r á en la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana tí de Olimpia d e Gouges. Este texto, i n s p i r a d o en la Declara .i S ción de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, fue r e d a c t a d o c o n el objetivo d e d e n u n c i a r y r e m e d i a r la falsa universalidad q u e e s c o n d e bajo el equívoco t é r m i n o de Hom- i A ^ bre el real significado de varón. Olimpia c o m i e n z a con la j í tf referencia al p a r a d i g m a de la N a t u r a l e z a c o m o f u n d a m e n t o de los d e r e c h o s q u e afirmará. La situación de s u b o r d i n a - \ ¿ % ción y d i s c r i m i n a c i ó n q u e viven las mujeres es, p a r a la au- í } tora, u n e s t a d o d e d e g e n e r a c i ó n respecto a la a r m o n í a ini- a % * cial d e los sexos. L a s tesis r o u s s e a u n i a n a s s o n utilizadas a q u í e n favor d e las mujeres. La r e s t a u r a c i ó n d e los d e r e chos p e r d i d o s se presenta, de esta m a n e r a , c o m o n e c e s a r i a ¿ s u p e r a c i ó n del e s t a d o c o r r u p t o d e la civilización.

ción opuesta: e x t e n d e r el d e r e c h o d e voto a t o d a s las c a b e za d e familia p r o p i e t a r i a s y sustituir la r e p r e s e n t a c i ó n p o r p r o c u r a c i ó n p o r la c a p a c i d a d d e h a c e r s e oír ellas m i s m a s . F u n d a m e n t a tal proyecto en el d e r e c h o n a t u r a l , cuya violación en el caso de las m u j e r e s es t a n generalizada y a n t i g u a que se h a vuelto invisible p o r el h á b i t o . Para Condorcet, u n a constitución n o p u e d e l l a m a r s e republicana si excluye a las m u j e r e s del d e r e c h o d e c i u d a d a nía. El d e r e c h o n a t u r a l y los principios de u n a r e p ú b l i c a exigen la p a r t i c i p a c i ó n d e t o d o s los individuos. P o r o t r o lado, éstos n o p u e d e n ser r e p r e s e n t a d o s p o r otros q u e n o p o s e e n los m i s m o s intereses. Así, a r g u m e n t a q u e los varones n o p u e d e n r e p r e s e n t a r a las m u j e r e s ya que sus intereses s o n distintos, c o m o lo p r u e b a n las leyes opresivas y disc r i m i n a t o r i a s v o t a d a s p o r los h o m b r e s c o n t r a las m u j e r e s . Y c o m o explica e n Esbozo de un cuadro histórico de los progresos del espíritu humano, la perfectibilidad d e la especie h u m a n a implica n e c e s a r i a m e n t e p a r a su p l e n o desplie-. gue la abolición d e los prejuicios s o b r e los sexos y el esta blecimiento d e lá i g u a l d a d e n t r e a m b o s . L a c o n s t a t a c i ó n d e la existencia d e intereses contrapuestos entre h o m b r e s y mujeres s u b r a y a d a p o r Condorcet lleva a Mademoiselle J o d i n a p r o p o n e r , e n u n folleto a p a recido en 1790, m i e n t r a s se discutía la r e f o r m a judicial, la creación d e u n t r i b u n a l especial f o r m a d o p o r mujeres y enc a r g a d o del e x a m e n d e los casos d e separación, d e ingreso de las jóvenes e n el c o n v e n t o y d e t o d o conflicto en el q u e estuvieran e n j u e g o el h o n o r o la conveniencia d e las m u jeres. -El. feminismo^ileJa.. Ilustración se a p o y a en el apriorism o del d e r e c h o q u e fuera sostenido p o r H u g o Grocio. E s t e p e n s a d o r holandés p l a n t e a b a la existencia d e leyes n a t u r a les anteriores al d e r e c h o d e r i v a d o de la Teología y s u p e riores a los intereses del E s t a d o que, m e d i a n t e las teorías de Maquiavelo, a p u n t a b a n al totalitarismo. La función del E s t a d o es, j u s t a m e n t e , g a r a n t i z a r los derechos n a t u r a l e s .

4 i

v

fyjv^

Particular interés revisten los Cuadernos de quejas y re. clamaciones realizados p o r m u j e r e s p a r a ser llevados p o r los r e p r e s e n t a n t e s locales a la r e u n i ó n d e E s t a d o s G e n e r a les c o n v o c a d a p o r Luis XVI. A l g u n o s de ellos, r e d a c t a d o s p o r b u r g u e s a s ilustradas, se h a l l a n a n i m a d o s p o r el espíritu

24

25

1

?
^ ,}AS
u

. • .
í

¿¿f v^ C
u ) J

1

^.4>v í,
"
t > r

y-*
A Í >

3

d e l a s Luces y utilizan s u s a r g u m e n t o s c o n la e s p e r a n z a p u e s t a e n la r e f o r m a d e l sistema político, e n u n a transform a c i ó n h a c i a u n a m o n a r q u í a a l a inglesa. C u a d e r n o s c o m o , el q u e lleva p o r firma las iniciales B.B., p o n e n el énfasis e n l i a i n c o m p a t i b i l i d a d d e u n a r e f o r m a b a s a d a e n la justicia y W i g u a l d a d c u a n d o s e olvida a l a s mujeres. S u s exigencias v a n desde el d e r e c h o d e r e p r e s e n t a c i ó n política directa sin r e c u r s o a la p r o c u r a c i ó n h a s t a u n c a m b i o profundo d e la m o r a l q u e i m p l i q u e la desaparición del doble código, permisivo para-Jos varónos v-rastrictivo p a r a las mujeres. S u i n d i g n a c i ó n frente a l a s exigencias m a s c u l i n a s d e virtud e n las mujeres y la actitud real d e seducción y e n g a ñ o corrientes e n los varones n o s r e c u e r d a los versos q u e s o r J u a n a Inés d e la C r u z escribiera p o r lejanas tierras del N u e v o M u n d o e n el siglo anterior: Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. wff *
1

res. H a b i e n d o r e n u n c i a d o a p o s e e r u n a r e p r e s e n t a c i ó n p r o - s pia e n l a s a s a m b l e a s nacionales p o r la dificultad d e l a e m - \ i presa, vistos los prejuicios r e i n a n t e s , estas mujeres dirigen ¿ ^ sus r u e g o s al m o n a r c a , p r e s e n t a d o bajo los r a s g o s d e u n \ «Padre tierno». ^

3

* ^

i ,
5

^ VÍ^a//^^«í"^

El lenguaje d e los d e r e c h o s cívicos cede aquí s u l u g a r a y las r e f o r m a s c o n c r e t a s d e s t i n a d a s a h a c e r m á s s o p o r t a b l e la vida cotidiana: garantías p a r a el ejercicio de algún oficio 5 ^ «femenino» sin la c o m p e t e n c i a desleal d e los varones, q u e | fj^ c o m e n z a b a n a a c a p a r a r l o s , u n a e d u c a c i ó n s i m p l e y sólida, < * | '¿ etc. E n las p á g i n a s d e estos c u a d e r n o s e n c o n t r a m o s u n a descripción sin maquillaje del d e s t i n o d e las mujeres d e las ^ ^ clases desfavorecidas, cuyas vidas e s t a b a n exentas del brillo ^41> f que a c o m p a ñ a b a al lujo de las aristócratas. i *»""'
313

/

v

_>i-

^¿u^ ^«•>1 ^ y?* ^ c^^ye^ l^f** ^ ^sfr* \ ^ v/v» ^ yjf*
v 5 1 v

E s t a m i s m a crítica a la doble m o r a l se e n c u e n t r a e n los escritos del b a r ó n d'Holbach, q u i e n expresa s u indignación P I injusticia social q u e r e p r e s e n t a el q u e s e a n l a s muje' 1 c a r g u e n c o n la infamia y el desprecio suscitados p o r l a falta d e los h o m b r e s q u e las h a n seducido. L a p e r versión d e l a s c o s t u m b r e s se vería p r o m o v i d a , s e g ú n este c o l a b o r a d o r d e l a Enciclopedia, p o r l a s leyes q u e castigan sólo el libertinaje femenino, m i e n t r a s q u e se p e r m i t e q u e los h o m b r e s se vanaglorien d e s u s h a z a ñ a s sexuales, s u s
o r a r e s a s u e

~~ E n t r e l o s c u a d e r n o s de quejas, h e m o s incluido u n a p ó ~~ crifo d e la época q u e alguna vez h a sido confundido c o n u n JP verdadero c u a d e r n o d e quejas y h a f o r m a d o p a i t e de a n t o - f logias d e éstos. S u interés r a d i c a e n s e r u n d o c u m e n t o d e é la polémica q u e las reivindicaciones femeninas s u s c i t a r a n en los a ñ o s revolucionarios. E l c a r á c t e r convincente d e s u * c o m i e n z o c o n t r a s t a c o n la v o l u n t a d d e b u r l a del d e c á l o g o "3 con q u e se cien-a. E s posible q u e se trate d e u n a modifica- ^ ^ ción d e u n a u t é n t i c o c u a d e r n o d e quejas d e mujeres. Los ^ — > retoques q u e a l g u n a m a n o , p r o b a b l e m e n t e m a s c u l i n a , in- « % cluyó e n el final desacreditan k>s a r g u m e n t o s iniciales, p r e - ^ jT s e n t a n d o l a s d e m a n d a s d e i g u a l d a d c o m o exigencias ri- | ^ | dículas dignas d e p r o v o c a r l a risa d e los c i u d a d a n o s sen- (£~* £ satos. ¿TS

^
ü

t 'y y-ijX^ ^A -^ L r ^ ^^ocvJ ^
t£ y 0

conquistas y a b a n d o n o s . ^\s Otros c u a d e r n o s d e quejas, c o m o la Petición de las Mujeres del Tercer Estado, carecen d e la f u n d a m e n t a c i ó n teóric a d e aquellos q u e fueron r e d a c t a d o s p o r ilustradas. S u s expectativas s o n m á s m o d e r a d a s , s u s ilusiones e n lo t o c a n te a los c a m b i o s q u e se p r o d u c i r á n e n la n a c i ó n s o n m e n o 26

^ ^

S a b e m o s q u e l a s mujeres estuvieron p r e s e n t e s e n l o s H < a c o n t e c i m i e n t o s revolucionarios d e 1789. S o n célebres l a s ^T\¿ 3 acciones e s p o n t á n e a s d e las mujeres del m e r c a d o d e Les q í ^ ? Halles. P e r o s e c o n o c e m u c h o m e n o s l a v o l u n t a d delibera-- ^ i ¡ da y reflexiva d e participación política originada e n los clu- ^-J bes de mujeres, así c o m o la figura d e . quienes fueron expul- 3* * ^ sa5as~Hel ejército francés tras l u c h a r c o n coraje y c o n s t a n - I cia (Duhet, 1971), o que, c o m o T h é r o i g n e d e Méricourt, ^ ^ V

27

¿ ¿ ¿ 3 S

:

:

3

¿' •<§

'W

í
J. 3$ p r o p u g n a r o n la f o r m a c i ó n d e c u a d r o s d e a m a z o n a s p a r a lucliar j u n t o c o n los. h o m b r e s , e n la epopeya revolucionaria. De esta original a m a z o n a del Siglo d e las Luces, h e m o s r e p r o d u c i d o u n discurso p r o n u n c i a d o el 25 d e m a r z o d e 1792. Desde ese g r a n esfuerzo d e recopilación y r e u n i ó n d e los c o n o c i m i e n t o s q u e es la Enciclopedia, p a s a n d o p o r diversas manifestaciones literarias que ven e n el t e m a d e la relación e n t r e los sexos u n p r o b l e m a p o r resolver, h a s t a la c o n c r e c i ó n d e este m a l e s t a r social e n los c u a d e r n o s d e quejas d e mujeres, e n los proyectos legislativos y e n el per i o d i s m o femenino o la militancia revolucionaria, la Ilust r a c i ó n d e m u e s t r a ser el t e r r e n o propicio p a r a la p o l é m i c a sobre las reivindicaciones de esa m i t a d olvidada d e la h u m a n i d a d . El m o m e n t o del fracaso d e estas luchas feministas, p a t e n t e en el cierre de los clubes d e c i u d a d a n a s y la ejecución o p e r s e c u c i ó n d e sus líderes, p r e s e n t a los rasgos d e u n a c o n t r a r r e v o l u c i ó n . C o m o s e ñ a l a Cristina M o l i n a (Molina; 1991): «La Ilustración n o c u m p l i ó s u s p r o m e s a s e n lo q u e a la m u j e r se refiere, q u e d a n d o lo femenino c o m o aquel r e d u c t o q u e las Luces n o s u p i e r o n o n o quisieron iluminar, a b a n d o n a n d o , p o r tanto, a la m i t a d de la especie e n ' a q u e l á n g u l o s o m b r í o de la pasión, la naturaleza o lo privado». El p e r í o d o histórico q u e se avecinaba n o sería propicio, al m e n o s inicialmente, p a r a tal liberación (Fraisse, 1991). Incluso se viviría u n retroceso c o n la d e s a p a r i ción d e las mujeres d e la nobleza y la i m p l a n t a c i ó n del ideal b u r g u é s de la m u j e r d e d i c a d a a sus hijos. Sin e m b a r g o , m e d i o siglo m á s t a r d e volverá a renacer, m á s fuerte a ú n , la l u c h a feminista. Surgirá c o n el movim i e n t o antiesclavista cuyos principios y a h a b í a n sido objeto d e las p r e o c u p a c i o n e s ilustradas. La similitud de las discriminaciones racista y sexista, e n t a n t o b a s a d a s e n u n a m a r c a corporal, reavivará los antiguos p l a n t e a m i e n t o s d e libertad e igualdad. E n todo caso, hoy p o d e m o s a f i r m a r q u e la d i m e n s i ó n 28 de crítica social del f e m i n i s m o i l u s t r a d o n o s ofrece páginas -¿ ^ £ * d e u n a g r a n lucidez. Doscientos a ñ o s n o h a n l o g r a d o enve- £ 12 | i jecerlas. D e s g r a c i a d a m e n t e , la c o n s t r u c c i ó n social de l o s ^ | 5 ? géneros f e m e n i n o y m a s c u l i n o q u e a n a l i z a b a n c r í t i c a m e n t e | 3 i £ n o h a c a m b i a d o e n la m e d i d a e n q u e cabía esperar. Recor- j < i % d e m o s , p u e s , los d e b a t e s d e esta I l u s t r a c i ó n olvidada, p o d e - j ? J S s a u a j z d e l p e n s a m i e n t o feminista. £ ,i , , .— . \r

f/

ALICIA H. P U L E O

•"i

29

I

SELECCIÓN DE TEXTOS

i

.• '-"'V. ,•» •*

•.:

T h é r o i g n e de M é r i c o u r t (1762-1817) tal c o m o la i m a g i n a r a el litógrafo e i l u s t r a d o r de libros Auguste Raffet (1804-1860) (París, B i b l i o t h è q u e N a t i o n a l e )

LOS ARTÍCULOS «MUJER» EN LA ENCICLOPEDIA DE DLDERÓT

La Encyclopédie, o u D i c t i o n n a i r e r a i s o n n é des Sciences, des arts et des m é t i e r s ^Enciclopedia, o Diccionario r a z o n a ­ do de las Ciencias, las artes y los oficios,) fue publicada en­ tre 1751 y 1772 gracias al apoyo de Madame de Pompadour, amiga de los filósofos, y de Malesherbes, responsable guber­ namental de publicaciones y censura. Estos apoyos permitie­ ron que la obra se editara a pesar de las condenas y de los ataques virulentos que recibió por parte de jesuítas y janse­ nistas. Nacida de un modesto proyecto de traducción de una en­ ciclopedia inglesa, gracias a Diderot y a su equipo, se trans­ formó en la obra más ambiciosa del Siglo de las Luces. Su objetivo era la reunión y el resumen de los conocimientos de la época con vistas al progreso de la humanidad. Sus páginas se encaminaban a conseguir la felicidad en una sociedad or­ ganizada racionalmente. Por lo tanto, intentaban luchar con­ tra el oscurantismo, la intolerancia y los prejuicios., Es una obra que expresa las ideas del llamado p a r t i d o d e los filóso­ fos que inauguran una nueva imagen del hombre de la cual, en gran medida, todavía somos herederos. 35

:

jy

!

t¿¿'

£p

tyí

1

W

'

-üifr'

,,

'Wt*

-W*

••'V

bj>

4¿t

^

&

w

'*iit> W

Los fragmentos que hemos elegido pertenecen a los artículos «Mujer según' el Derecho natural», «Mujer según la Antropología» y «Mujer según la Moral». El primero contrapone el derecho natural al derecho positivo para defender la posibilidad de contratos de matrimonio especiales que permitan a ciertas mujeres conservar _ la autoridad. El segundo, después de exponer las teorías de los anatomistas de la época fieles a la idea de Hipócrates y Galeno de que los órganos femeninos de la reproducción no eran sino órganos masculinos que no habían logrado desarrollarse totalmente, pasa a sugerir que esta concepción es uno más de los prejuicios acerca' de la inferioridad de las mujeres. Mientras que los dos primeros artículos presentan algunos rasgos feministas, el tercero comparte el ideal de mujer doméstica de Rousseau. No nos debe extrañar esta contradicción en una obra como la Enciclopedia que reúne voces discordantes en muchos otros temas. En cualquier caso, es sintomático de una época que discute y elabora nuevos paradigmas de sociedad. Su interés es múltiple: por un lado, describe, para criticarlas, las reivindicaciones de igualdad en la moral sexual que la práctica misma de las aristócratas introducía en la tormentosa polémica del siglo. Por otro, contrapone al modelo aristocrático galante dos nuevos tipos de mujer: la ilustrada y la mujer doméstica. Por lo que se refiere a este último paradigma como forma de erosión de la jerarquía aristocrática de la sangre, remito al interesante estudio de Nancy Amistrong Deseo y ficción d o m é s tica. Una historia política de la novela (Cátedra, 1991). Justamente, porque el tercer modelo presente en «Mujer según la Moral» será el que prevalezca en la sociedad surgida de la Revolución francesa, el punto de vista feminista de los otros dos artículos de la Enciclopedia forma parte de la Ilustración olvidada durante largo tiempo.

« M U J E R ( D E R E C H O NATURAL)»

«Mujer (Derecho natural)», en latín irxor, h e m b r a del hombre, considerada c o m o tal en tanto se halla unida a él p o r los lazos del m a t r i m o n i o . Ver, pues, matrimonio y marido. Como el Ser S u p r e m o juzgó q u e n o era b u e n o que el h o m b r e estuviera solo, le inspiró el deseo de unirse e n estrecha sociedad c o n u n a c o m p a ñ e r a . Esta sociedad se f o r m a p o r u n a c u e r d o voluntario e n t r e las partes. D a d o q u e esta sociedad tiene p o r finalidad principal la procreación y la conservación de los hijos que n a z c a n , ella exige que el p a d r e y la m a d r e d e d i q u e n todos sus c u i d a d o s a la alimentación y la educación de esos frutos de su a m o r hasta que se hallen en estado de m a n t e n e r s e y conducirse p o r sí m i s m o s . Pero a u n q u e m a r i d o y m u j e r p o s e a n los m i s m o s intereses en su sociedad, es esencial q u e la a u t o r i d a d de su gobierno p e r t e n e z c a a u n o u otro. A h o r a bien, el d e r e c h o positivo d e las n a c i o n e s civilizadas, las leyes y las c o s t u m b r e s de E u r o p a d a n esta a u t o r i d a d d e f o r m a u n á n i m e al m a r i d o c o m o a aquel q u e se halla d o t a d o d e m á s fuerza intelectual y corporal y contribu-ye en m a y o r g r a d o al b i e n e s t a r c o m ú n en m a t e r i a de cosas h u m a n a s y s a g r a d a s . De esta m a n e r a , la mujer d e b e n e c e s a r i a m e n t e estar s u b o r d i n a d a a su m a r i d o y o b e d e c e r sus ó r d e n e s en t o d o s los asuntos d o m é s t i c o s . Este es el sentir' d e los jurisconsultos antiguos y m o d e r n o s y la decisión formal d e los legisladores. Así, el código Federico a p a r e c i d o en 1750, c ó d i g o q u e p a r e c e h a b e r i n t e n t a d o introducir u n derecho cierto y u n i versal, declara q u e el m a r i d o es p o r n a t u r a l e z a el a m o d e la casa, el jefe d e la familia, y q u e d e s d e el m o m e n t o en q u e la mujer ingresa en ésta v o l u n t a r i a m e n t e , se halla d e algun a m a n e r a bajo el p o d e r del m i s m o , p o r lo cual éste goza de ciertas prerrogativas personales. F i n a l m e n t e , las Sagradas E s c r i t u r a s o r d e n a n a la mujer q u e se s o m e t a al m a r i d o como a su amo. 37

36

m

m

S <¡á

^

#

0

$

Ü # < Ü

W

Sin embargo, las r a z o n e s q u e se alegan e n a p o y o del p o d e r del m a r i d o n o c a r e c e n d e réplica posible, h u m a n a m e n t e h a b l a n d o , y el carácter de esta o b r a n o s p e r m i t e expresarlo con a u d a c i a . E n p r i m e r lugar, parece 1.° Que sería difícil d e m o s t r a r que la autoridad del m a r i d o proviene de la naturaleza ya que este principio es contrario a la igualdad natural de los h o m bres y de la sola capacidad d e m a n d a r n o se deriva el derecho de hacerlo efectivamente; 2° El h o m b r e n o tiene siempre m á s fuerza corporal, cordura, inteligencia y mejor conducta que la mujer; 3.° Que el precepto de la Escritura esté establecido en forma d e p e n a indica que se trata solamente de derecho positivo. Entonces, se p u e d e sostener que en la sociedad conyugal n o existe otra subordinación que la de la ley civil y que, en consecuencia, n a d a impide q u e ciertos convenios particulares c a m b i e n la ley civil puesto que la ley natural y la religión n a d a d e t e r m i n a n contra ello. No n e g a m o s q u e en u n a sociedad c o m p u e s t a p o r dos p e r s o n a s sea n e c e s a r i o que se i m p o n g a la v o l u n t a d de u n a u otra; y p u e s t o que, en general, los h o m b r e s son m á s capaces q u e las mujeres d e dirigir c o r r e c t a m e n t e los a s u n t o s particulares, resulta a c e r t a d o establecer que, p o r regla general, sea la voluntad del h o m b r e la q u e se i m p o n g a , en tanto las partes n o h a y a n realizado u n a c u e r d o contrario, p o r q u e la ley general se d e s p r e n d e d e la intuición h u m a n a y n o del d e r e c h o n a t u r a l . De esta m a n e r a , u n a m u j e r q u e conoce el precepto d e la ley civil y que h a c o n t r a í d o m a t r i m o n i o d e m a n e r a p u r a y simple, con ello se h a s o m e t i d o tácitamente a esta ley civil. Pero si alguna mujer, p e r s u a d i d a d e que posee m a y o r capacidad de juicio y de conducta, o sabiéndose d e fortuna o condición m á s elevada que la del h o m b r e q u e se p r e s e n t a c o m o su esposo, estipula lo c o n t r a r i o d e lo q u e dice la ley y lo h a c e con el c o n s e n t i m i e n t o de s u esposo, ¿no d e b e ella acaso poseer, en virtud de la ley n a t u r a l , el m i s m o p o d e r que el m a r i d o en virtud de la ley del príncipe? El c a s o d e 38

u n a reina que siendo s o b e r a n a p o r sí m i s m a c o n t r a e m a t r i m o n i o con u n p r í n c i p e de r a n g o inferior, o incluso con u n o de s u s subditos, basta p a r a d e m o s t r a r q u e la a u t o r i d a d de u n a m u j e r s o b r e su m a r i d o , a u n e n lo q u e concierne al gobierno de la familia, n a d a tiene d e i n c o m p a t i b l e con la n a t u r a l e z a d e la s o c i e d a d conyugal. E n efecto, e n las n a c i o n e s m á s civilizadas, se h a n visto algunos m a t r i m o n i o s q u e s o m e t e n al m a r i d o a la a u t o r i d a d de la mujer; se h a visto u n a princesa, h e r e d e r a de u n reino, conservar el p o d e r s o b e r a n o del e s t a d o al casarse. N a d i e desconoce los convenios d e m a t r i m o n i o h e c h o s e n t r e Felip e II y María, reina de Inglaterra, los de María, r e i n a d e Escocia, y los d e F e r n a n d o e Isabel p a r a g o b e r n a r en com ú n el r e i n o de Castilla. [...] El ejemplo d e Inglaterra y de Moscovia p e r m i t e ver q u e las mujeres p u e d e n desenvolverse c o n éxito t a n t o en el gob i e r n o m o d e r a d o c o m o en el despótico; y si n o es contrario a la r a z ó n y a la n a t u r a l e z a el q u e rijan u n imperio, n o p a r e c e c o n t r a d i c t o r i o q u e g o b i e r n e n u n a familia. C u a n d o el m a t r i m o n i o d e los L a c e d e m o n i o s estaba p r ó ximo a c o n s u m a r s e , la mujer se vestía c o m o un h o m b r e ; esto simbolizaba la igualdad del p o d e r q u e c o m p a r t i r í a c o n el h o m b r e . Con relación a este tema, c o n o c e m o s lo q u e dijo Gorgona, mujer d e Leónidas, rey de Esparta,' a u n a mujer extranjera q u e estaba m u y s o r p r e n d i d a p o r esta igualdad: ¿Acaso ignoráis, r e s p o n d i ó la reina, que clamos a luz a los hombres? A n t i g u a m e n t e , incluso en Egipto, los c o n t r a t o s d e m a t r i m o n i o e n t r e particulares, así c o m o los del rey y la reina, d a b a n a la mujer a u t o r i d a d sobre el m a r i d o . D i o d o r o de Sicilia, libro I, capítulo XXVII. Al m e n o s n a d a i m p i d e (puesto q u e aquí n o se t r a t a d e invocar ejemplos ú n i c o s que p r u e b a n d e m a s i a d o ) q u e la a u t o r i d a d d e i m a mujer en el m a t r i m o n i o p u e d a existir e n virtud de convenciones entre p e r s o n a s d e igual condición, a n o ser que el legislador p r o h i b a t o d a excepción a la ley, a p e s a r del libre c o n s e n t i m i e n t o de las p a r t e s . 39

&

&

-O

O

C5>

V

El m a t r i m o n i o tiene el carácter d e u n c o n t r a t o y, e n consecuencia, en t o d o aquello q u e n o esté p r o h i b i d o p o r la ley natural, los c o m p r o m i s o s c o n t r a í d o s e n t r e el m a r i d o y la mujer d e t e r m i n a n los d e r e c h o s recíprocos. Finalmente, ¿por q u é la antigua m á x i m a provisio horruras tollit provisionem legis n o p o d r í a ser a c e p t a d a e n esta ocasión, c o m o se h a c e en la viudedad, en la división d e bienes y en m u c h a s otras cosas en las q u e la ley sólo determ i n a c u a n d o las p a i t e s n o h a n c o n s i d e r a d o necesario estip u l a r de otra forma? Artículo del Señor Caballero de Jaucourt

n o p u e d e ser ambidiestra. G a l e n o l o c o n f i r m a y agrega q u e ello se d e b e a su debilidad n a t u r a l ; sin e m b a r g o , vemos que las d a m a s d e caridad s a n g r a n m u y bien con a m b a s m a n o s . [...] Los a n a t o m i s t a s no son los ú n i c o s q u e vieron d e alguna m a n e r a a la mujer c o m o u n h o m b r e frustrado. Algunos filósofos, p l a t ó n i c o s tuvieron u n a i d e a similar. E n . s u comentario s o b r e la tercera enéada de P l o t i n o [...], Marsilio F i e m o a s e g u r a q u e la virtud generativa e n c a d a animal se esfuerza p o r p r o d u c i r u n m a c h o en t a n t o éste es lo m á s perfecto en su género, p e r o q u e la n a t u r a l e z a universal quiere a veces u n a h e m b r a , p a r a q u e la p r o p a g a c i ó n debida al c o n c u r s o de a m b o s sexos perfeccione el universo. Ver tomo II de las obras de Marsilio Ficino. Los diversos prejuicios s o b r e la relación d e excelencia del h o m b r e respecto a la mujer h a n sido p r o d u c i d o s p o r las c o s t u m b r e s de los pueblos a n t i g u o s , los sistemas políticos y las religiones q u e los h a n m o d i f i c a d o a su vez. N o c u e n t o entre estas ú l t i m a s a la religión cristiana que h a establecido, c o m o diré m á s adelante, u n a s u p e r i o r i d a d real en el h o m b r e dejando, sin e m b a r g o , a la mujer los derechos de la igualdad. Se ha d e s c u i d a d o tanto la e d u c a c i ó n ele las mujeres en todos los p u e b l o s civilizados que es s o r p r e n d e n t e el g r a n n ú m e r o de éstas q u e se h a n d e s t a c a d o p o r su erudición y sus o b r a s . Chrétien Wolf h a p r e s e n t a d o u n catálogo de mujeres célebres, a c o n t i n u a c i ó n de u n o s fragmentos de ilustres griegas q u e escribieron e n prosa. Ha p u b l i c a d o p o r sep a r a d o los fragmentos de Safo y los elogios q u e ésta recibiera. Los r o m a n o s , los judíos y t o d o s los p u e b l o s de E u r o p a que c o n o c e n las letras h a n tenido mujeres sabias. A. M a r i e d e S c h u r m a n h a p r o p u e s t o este p r o b l e m a : ¿el estudio d e las letras conviene a u n a mujer cristiana? R e s p o n d e afirmativamente; incluso quiere q u e l a s d a m a s cristianas c o n o z c a n su totalidad y que a b r a c e n la ciencia u n i versal. S u s e g u n d o a r g u m e n t o se funda e n q u e el e s t u d i o 41

« M U J E R (ANTROPOLOGÍA)»

«Mujer (Antropología)» [...] es la h e m b r a del h o m b r e . [...] D a u b e n t o n c o n s i d e r a q u e la diferencia e n t r e los órganos de a m b o s sexos p a r a la secreción y la emisión del sem e n consiste en el m a y o r t a m a ñ o d e la m a t r i z d e la mujer. [...] D a u b e n t o n apoya sus afirmaciones sobre la descripción d e algunos fetos p o c o a v a n z a d o s q u e R u y s c h h a h e c h o con o c e r o q u e e s t á n e n el gabinete del Rey. A u n q u e d e sexo femenino, estos fetos p a r e c e n m a s c u l i n o s al p r i m e r e x a m e n [.,.]. D a u b e n t o n coincide h a s t a cierto p u n t o con Galeno quien [...] n o ve otra diferencia e n t r e las p a r t e s genitales del h o m b r e y de la mujer q u e la situación o el desarrollo. P a r a p r o b a r que estas p a r t e s , p r i m e r o e s b o z a d a s en el saco del peritoneo, p e r m a n e c e n e n c e r r a d a s e n él o salen s e g ú n las fuerzas o la imperfección del a n i m a l , a c u d e t a m b i é n a la disección de h e m b r a s gestantes y a fetos n a c i d o s antes de término. [...] Hipócrates, aforismo 40 43, libro VII, dice q u e u n a mujer

m> &

:

4íj

(.v '.,>>

^ *' y >

^

y

y

y

..y

> y y y y *#.####•#'•

de las letras ilustra y d a u n a s a b i d u r í a q u e n o s e a d q u i e r e p o r el peligroso r e c u r s o d e la experiencia. P e r o p o d r í a m o s temer q u e esta p r u d e n c i a p r e c o z n o sacrifique u n p o c o de inocencia. Lo m á s ventajoso q u e se p u e d e alegar p a r a conducir al estudio de las Ciencias y las Letras es q u e p a r e c e seguro q u e este estudio distrae y, de esta m a n e r a , debilita las tendencias viciosas. Un proverbio h e b r e o limita casi t o d a la h a b i l i d a d de las mujeres a su r u e c a y Sófocles dijo q u e el silencio e r a s u mejor o r n a m e n t o . P o r u n exceso opuesto, Platón p r e t e n d e que t e n g a n las m i s m a s o c u p a c i o n e s q u e los h o m b r e s . Ver el quinto diálogo s o b r e la República. E n esa m i s m a obra, este g r a n filósofo p r o p o n e q u e las mujeres y los n i ñ o s sean c o m u n e s en la república. E s t e reg l a m e n t o parece a b s u r d o y h a d a d o lugar a vivas declamaciones d e J e a n d e Serres. La s e r v i d u m b r e d o m é s t i c a de las mujeres y la poligamia h a n llevado a d e s p r e c i a r al bello sexo en Oriente y, finalm e n t e , l o h a n h e c h o despreciable. E l r e p u d i o y el divorcio fueron p r o h i b i d o s al sexo q u e m á s los necesitaba y q u e p o d í a a b u s a r m e n o s d e ellos. L a ley de los b u r g u i ñ o n e s cond e n a b a a s e r a h o g a d a e n el fango a la mujer q u e h u b i e r a r e c h a z a d o a su legítimo esposo. S o b r e t o d o s estos t e m a s se p u e d e c o n s u l t a r la excelente o b r a El Espíritu de las leyes, libro XVI. Todos los poetas griegos desde Orfeo h a s t a s a n Gregorio d e N i z a n c i o h a n h a b l a d o m a i de las mujeres. E u rípides las insultó c o n e n c a r n i z a m i e n t o . Sólo n o s q u e d a de S i m ó n i d e s u n a violenta invectiva c o n t r a ellas. Se encontrará u n g r a n n ú m e r o de citas d e p o e t a s griegos injuriosas p a r a las mujeres e n el comentario de S a m u e l Clarke s o b r e los versos 426 y 455 del libro X I d e la Odisea. [...] El galante Anacreonte, al t i e m p o q u e atribuye a las mujeres u n a belleza q u e triunfa sobre el fuego y la llama, dice q u e la naturaleza le h a r e h u s a d o la p r u d e n c i a , (ppóvn,u.a, q u e es el atributo de los h o m b r e s . -> Los poetas latinos n o s o n m á s favorables a este sexo. 42

Sin h a b l a r d e la f a m o s a Sátira d e Juvenal, sin c o n t a r los pasajes d e Ovidio y de m u c h o s otros, m e c o n t e n t a r é con citar esta s e n t e n c i a d e Publio Sirio: mulier quae sola, cogitat, mole cogitat q u e u n o de n u e s t r o s poetáis h a t r a d u c i d o así: mujer que piensa, seguro que piensa mal. E n su diálogo s o b r e las Leyes, tomo II, p. 909 E, a t r i b u y e p r i n c i p a l m e n t e a las mujeres el origen de la s u p e r s t i c i ó n , de los votos y de los sacrificios. E s t r a b ó n p i e n s a lo m i s m o , libro VII de su Geografía. L o s j u d í o s , q u e n o c o n s i d e r a n s u s p r o p i a s cerem o n i a s c o m o supersticiosas, a c u s a n a las mujeres d e m a gia y d i c e n q u e c u a n t a s m á s mujeres haya, m á s brujas habrá. Quizás se atribuyó a las mujeres artes d e virtud oculta c o m o la s u p e r s t i c i ó n y la m a g i a p o r q u e se r e c o n o c i ó q u e tenían m á s r e c u r s o s intelectuales q u e los q u e se quería concederle [...]. Es n o t a b l e q u e se h a y a creído e s t a r sucio p o r la relación legítima c o n mujeres y q u e los babilonios, árabes, egipcios, griegos y r o m a n o s s e h a y a n a b s t e n i d o d e ella en la víspera de los sacrificios. Los h e b r e o s p i e n s a n q u e se pierde el d o n de la profecía incluso p o r u n a relación legítima, lo cual m e r e c u e r d a la m á x i m a orgullosa d e u n antiguo filósofo q u e decía q u e sólo h a b í a q u e vivir c o n mujeres c u a n d o u n o quería h a c e r s e peor. Los r a b i n o s n o creen q u e la mujer h a y a sido c r e a d a a i m a g e n de Dios; a s e g u r a n q u e fue m e n o s perfecta q u e el h o m b r e p o r q u e Dios sólo la h a b í a f o r m a d o p a r a asistirlo. Un teólogo cristiano ( L a m b e r t D a n a e u s , In antiquitatibus, p. 42) e n s e ñ ó q u e la i m a g e n de Dios era m u c h o m á s viva e n el h o m b r e q u e e n la mujer. [...] Otros r a b i n o s [...] c u e n t a n q u e el p r i m e r h o m b r e e r a doble y a n d r ó g i n o y sólo fue necesario u n h a c h a z o p a r a separar los d o s cuerpos. Leemos la m i s m a fábula e n Platón, e n quien los r a b i n o s se h a n i n s p i r a d o , si es cierto lo que afirma Le Clerc e n su comentario s o b r e el P e n t a t e u c o . [...] T h . C r e n i u s e n s u s Animadversiones philologicae, &
-

43

*

Jt

*

Jr

,*t ^

Historicae, parí. XV. p. 61. x señala q u e n a d i e m a l t r a t ó t a n to a las mujeres ni r e c o m e n d ó m á s c u i d a r s e d e éstas q u e Salomón quien, sin e m b a r g o , se a b a n d o n ó a ellas; en c a m bio Jesucristo fue m á s dulce con ellas y convirtió a u n g r a n n ú m e r o . P o r eso, dice, algunos p i e n s a n que J e s u c r i s t o tuvo predilección p o r ese sexo. E n efecto, tuvo u n a m a d r e en la Tierra y no tuvo p a d r e ; la p r i m e r a p e r s o n a a q u i e n se m o s tró después de la r e s u r r e c c i ó n fue M a r í a M a g d a l e n a , etc. Desde el establecimiento d e la religión cristiana, se considera q u e las p e r s o n a s q u e r e n u n c i a n al m a t r i m o n i o se acercan m á s a la perfección. P o r el contrario, los j u d í o s m i r a n al celibato c o m o u n e s t a d o d e maldición. .Ver Pirke Abot, cap. I. [...] P e t r u s Calarma, e n u n r a r o libro titulado Philosophia seniontm sacerdotia et platónica, p. 173 se atreve a decir q u e Dios es m a c h o y h e m b r a al m i s m o t i e m p o . Godofredus Arnoldus, en s u libro d e Sophia h a s o s t e n i d o esta opinión m o n s t r u o s a , derivada del p l a t o n i s m o q u e t a m b i é n h a d a d o origen a los eones o divinidades h e r m a f r o d i t a s de los Valentinianos. [...] T o d o el m u n d o h a oído h a b l a r de u n a disertación anónirna en ta que se p r e t e n d e que las mujeres n o f o r m a n p a r t e del género h u m a n o , midieres homines non esse. E n esa obra, Acidalius explica t o d o s los textos q u e h a b l a n de la salvación d e las mujeres, d e s u b i e n e s t a r t e m p o r a l . Se apoy a en c i n c u e n t a testimonios extraídos d e las E s c r i t u r a s . [...] R e c h a z a la m a n e r a d e explicar las E s c r i t u r a s d e los a n a baptistas y de otros heréticos p e r o s u b r o m a es indecente. S i m ó n Gediccus, d e s p u é s de h a b e r l o refutado d e la m a nera m á s desabrida posible, d e s p u é s d e haberle c u b i e r t o d e injurias teológicas, le r e p r o c h a q u e es u n ser b a s t a r d o form a d o p o r la cópula m o n s t r u o s a d e S a t á n con la especie h u m a n a y le d e s e a la p e r d i c i ó n eterna. Abate Mallet

«MUJER (MORAL)»

«Mujer (Moral)», ya su solo n o m b r e llega al a l m a pero n o s i e m p r e la eleva; suscita i d e a s a g r a d a b l e s q u e m á s t a r d e se convierten en sensaciones i n q u i e t a s o s e n t i m i e n t o s tiernos; y el filósofo q u e cree c o n t e m p l a r se convierte enseguida en u n h o m b r e q u e desea o e n u n a m a n t e que sueña. [...] E s t a m i t a d del género h u m a n o , c o m p a r a d a físicam e n t e c o n la otra, es s u p e r i o r e n atractivos e inferior en fuerza. S u s a t r i b u t o s distintivos son la r e d o n d e z d e sus form a s , la fineza d e sus rasgos, el brillo d e su tez. Así c o m o difieren de los h o m b r e s p o r la talla y la figura, t a m b i é n se distinguen de ellos en c u a n t o al c o r a z ó n y la inteligencia. P e r o ía e d u c a c i ó n lia m o d i f i c a d o d e t a n diversas m a n e r a s s u s disposiciones n a t u r a l e s , el disimulo que parece ser p a r a ellas u n d e b e r de su condición h a h e c h o su a l m a t a n secreta, las excepciones son. t a n n u m e r o s a s q u e c u a n t a s m á s observaciones se h a c e n m e n o s resultados se encuentran. ^L-on ei a l m a cié ías mujeres OCUTTCcomercüjcsiroerrezci. Parece q u e ellas sólo dejan percibir p a r a permitir imaginar. En general, los caracteres son c o m o los colores, los hay primitivos, los hay c a m b i a n t e s . De u n o al otro existen infinitos m a t i c e s . L a s mujeres p o s e e n casi exclusivamente caracteres mixtos, i n t e r m e d i o s o variables, bien sea p o r q u e la educación altera m á s su n a t u r a l e z a que la n u e s t r a o b i e n p o r q u e la delicadeza de su constitución convierta su a l m a e n u n espejo que recibe todos los objetos y los devuelve c o n intensidad sin c o n s e r v a r n i n g u n o . ¿Quién p u e d e definir a las mujeres? Es cierto q u e t o d o en ellas habla, p e r o habla u n lenguaje equívoco. L a q u e p a r e c e m á s indiferente es, a veces, la m á s sensible; a m e n u do, la m á s i n d i s c r e t a p a s a p o r ser la m á s falsa. S i e m p r e e s t a m o s afectados p o r ideas p r e c o n c e b i d a s ; el a m o r o el d e s p e c h o dictan n u e s t r o s juicios s o b r e ellas y h a s t a el espí1

44

45

tfc/

«V

<V

fV

IV

-V

< V

y
;

y

y

.y

y

y> y

y

Jy

'y

V'

ritu m á s libre, aquel que mejor las h a e s t u d i a d o creyendo resolver algunos p r o b l e m a s , n o h a c e sino p r o p o n e r otros nuevos. H a y tres cosas, decía u n h o m b r e d e ingenio, q u e siempre a m é p e r o n u n c a entendí: la pintura, la m ú s i c a y las mujeres. Si es cierto q u e de la debilidad n a c e la timidez, d e la timidez la fineza y d e ésta la falsedad, t e n e m o s q u e concluir q u e la verdad es u n a virtud m u y estimable en las m u jeres. Si esta m i s m a debilidad d e los ¡órganos que d a m a y o r vivacidad a la i m a g i n a c i ó n d e las mujeres, h a c e su m e n t e m e n o s capaz d e reflexión, se p u e d e decir que p e r c i b e n m á s r á p i d a m e n t e , ven igual d e b i e n y m i r a n m e n o s t i e m p o . ¡Cómo a d m i r o a las mujeres virtuosas si son t a n firmes en la virtud c o m o las mujeres viciosas m e p a r e c e n intrépidas e n el vicio! La j u v e n t u d d e las mujeres es m á s corta y m á s brillante que la de los h o m b r e s ; su vejez es m á s enojosa y m á s larga. Las mujeres son vengativas. La venganza, que es el acto de u n p o d e r m o m e n t á n e o , es u n a p r u e b a de debilidad. Las m á s débiles y las m á s t í m i d a s d e b e n ser crueles: es ley general d e la n a t u r a l e z a que, en t o d o s los seres sensibles, el resentimiento sea p r o p o r c i o n a l al peligro. ¿ C ó m o p o d r í a n ser discretas? S o n curiosas. ¿Y c ó m o p o d r í a n n o ser curiosas si se les oculta todo?: n o se a c u d e a ellas ni p a r a el consejo ni p a r a la ejecución. H a y m e n o s u n i ó n entre las m u j e r e s q u e entre los h o m bres p o r q u e las p r i m e r a s sólo t i e n e n u n a finalidad. Distinguidos p o r desigualdades, a m b o s sexos p o s e e n ventajas casi iguales. L a n a t u r a l e z a h a p u e s t o d e u n lado la fuerza y la majestad, el coraje y la razón; del otro, las gracias y la belleza, la fineza y el s e n t i m i e n t o . Estas ventajas n o son siempre incompatibles; a veces son atributos diferentes q u e funcionan c o m o c o n t r a p e s o s , o t r a s veces s o n las m i s m a s cualidades p e r o e n g r a d o s diferentes. Lo que es atractivo o virtud en u n sexo es defecto o deformidad e n el 46

otro. Las diferencias d e la n a t u r a l e z a deberían r e p e r c u t i r en la educación; la m a n o del escultor otorga su valor a u n trozo d e arcilla. P a r a los h o m b r e s q u e c o m p a r t e n las o c u p a c i o n e s d e la vida civil, el e s t a d o al q u e se hallan d e s t i n a d o s d e t e r m i n a la educación y la distingue. P a r a las mujeres, la e d u c a c i ó n es tanto p e o r c u a n t o m á s general y t a n t o m á s d e s c u i d a d a c u a n t o m á s útil. D e b e r í a m o s s o r p r e n d e r n o s d e q u e a l m a s t a n incultas p u e d a n p r o d u c i r t a n t a s virtudes y q u e e n ellas n o p r o s p e r e n m á s vicios. Mujeres q u e h a n r e n u n c i a d o al m u n d o a n t e s de conocerlo están e n c a r g a d a s d e f o r m a r a aquellas q u e h a n de vivir en él. T r a s esta educación, la joven es, a m e n u d o , llevada al altar p a r a j u r a r d e b e r e s q u e n o conoce e n absoluto y unirse p a r a s i e m p r e a u n h o m b r e q u e n u n c a vio. M á s frecuentemente, la joven es llevada de n u e v o a s u familia p a r a recibir u n a fecunda e d u c a c i ó n q u e contradice todas las ideas d e la p r i m e r a y que, al i n s i s t i r m á s en las m a n e r a s que en la m o r a l , t r a n s f o r m a c o n t i n u a m e n t e d i a m a n t e s m a l tallados o m a l c o m b i n a d o s e n p i e d r a falsa. E n t o n c e s , d e s p u é s d e h a b e r p a s a d o las tres c u a r t a s partes del día frente al espejo y al clavecín, e n t r a Cloe con su m a d r e e n el l a b e r i n t o del m u n d o : allí, su espíritu e r r a n t e se pierde en mil r e c o d o s de los q u e sólo se p u e d e salir c o n el hilo d e la experiencia. Allí, s i e m p r e recta y silenciosa, sin n i n g ú n c o n o c i m i e n t o d e lo q u e es digno de e s t i m a o d e desprecio, n o sabe q u é pensar, t e m e sentir, no se atreve a m i r a r n i a oír; o m á s bien, o b s e r v a n d o todo con t a n t a curiosidad c o m o ignorancia, a m e n u d o ve m á s de lo q u e h a y , oye m á s d e lo q u e se dice, enrojece i n d e c e n t e m e n t e , s o n r í e a d e s t i e m p o y, segura d e ser corregida t a n t o d e lo q u e pareció s a b e r c o m o d e lo q u e ignora, a g u a r d a con i m p a c i e n cia, en. la coacción y el a b u r r i m i e n t o , q u e u n c a m b i o d e n o m b r e la lleve a la i n d e p e n d e n c i a y al placer. Sólo se le habla de su belleza, la c u a l es u n m e d i o simple y n a t u r a l d e g u s t a r c u a n d o no se está o c u p a d o , y d e s u 47

'Ai?

¿V

1

¿i)

OS*

^

^

^'

£0

^0

fe

j&

adorno, el cual es u n sistema de medios artificiales para a u m e n t a r el electo de la p r i m e r a o para o c u p a r su lugar y que, a menudo,, n o c u m p l e n i n g u n a de estas dos funciones. El elogio del carácter o del ingenio de u n a mujer es casi siempre una p r u e b a d e fealdad. Parece que el s e n t i m i e n t o y la razón sólo son el s u p l e m e n t o de la belleza. Después de haber f o r m a d o a Cloe p a r a el a m o r , se p r e o c u p a n p o r impedirle su ejercicio. La naturaleza p a r e c e h a b e r conferido a los h o m b r e s el derecho de gobernar. Las mujeres h a n r e c u r r i d o al artificio p a r a liberarse. A m b o s sexos h a n a b u s a d o r e c í p r o c a m e n t e de sus ventajas, d e la fuerza y de la belleza, esos dos m e dios de h a c e r d e s d i c h a d o s . Los h o m b r e s h a n a u m e n t a d o su p o d e r n a t u r a l p o r las leyes q u e h a n dictado; las mujeres h a n a u m e n t a d o el precio de su posesión p o r la dificultad de obtenerla. No sería difícil decir de q u é lado está hoy la servidumbre. De t o d a s m a n e r a s , la a u t o r i d a d es el objetivo al que tienden las mujeres: el a m o r q u e d a n las c o n d u c e a ella, el a m o r q u e las d o m i n a las aleja; toda su política y toda su m o r a l consisten e n teatar de inspirar el a m o r y esforzarse p o r n o sentirlo o, al m e n o s , p o r disimularlo. El arte d e gustar, ese deseo de gustar a todos, esas ganas d e gustar m á s q u e otra, ese silencio del corazón, esa alteración del intelecto, esa m e n t i r a c o n t i n u a l l a m a d a coquetería parece ser u n c a r á c t e r básico d e las mujeres, nacido de su condición n a t u r a l m e n t e s u b o r d i n a d a , injustamente servil, extendido y fortificado p o r la educación. Sólo p u e de ser debilitado p o r u n g r a n esfuerzo de la r a z ó n y destruido p o r u n a g r a n calidez d e sentimiento. Se h a llegado a c o m p a r a r este c a r á c t e r con el fuego s a g r a d o que n u n c a se apaga. Mirad c ó m o e n t r a Cloe e n la escena del m u n d o . Aquel que acaba de darle el d e r e c h o de ir sola, d e m a s i a d o a m a b l e p a r a a m a r a su mujer, o p o c o agraciado p o r la n a t u r a l e z a , d e m a s i a d o designado p o r el deber p a r a ser a m a d o p o r ella, parece darle t a m b e n el d e r e c h o d e a m a r a otro. V a n a y 48

ligera, m á s p r e o c u p a d a p o r m o s t r a r s e q u e por ver, Cloe se precipita a todos los espectáculos, a todas las fiestas: en c u a n t o a p a r e c e allí, se e n c u e n t r a r o d e a d a de esos h o m b r e s que, confiados y desdeñosos, sin virtudes ni talentos, seducen a las mujeres p o r sus defectos, t o d a su gloria reside en hacerles p e r d e r el honor, se c o m p l a c e n en su d e s e s p e r a c i ó n y p o r m e d i o de indiscreciones, infidelidades y r u p t u r a s parecen a u m e n t a r c a d a día su suerte. S o n u n a especie d e cazadores de pájaros q u e h a c e n g r i t a r a los q u é ya h a n captur a d o p a r a l l a m a r a los otros. Seguid a Cloe en m e d i o d e esta m u l t i t u d agitada; es la c o q u e t a llegada al templo de C n i d o desde la isla d e Creta. Le sonríe a u n o , le h a b l a en el o í d o al otro, apoya su b r a z o en un tercero, hace u n a señal a otros dos p a r a q u e la sigan: ¿uno de ellos le h a b l a de s u a m o r ? , es Armide, en este m o m e n t o lo deja, vuelve a r e u n i r s e c o n él u n m o m e n t o m á s tarde y d e nuevo lo deja. ¿ E s t á n celosos u n o s de otros?, es la Celimene del Misántropo, ella los tranquiliza sucesivam e n t e p o r las críticas que h a c e de los rivales a c a d a u n o d e ellos. Así, m e z c l a n d o artificiosamente el desdén y las preferencias, r e p r i m e la t e m e r i d a d c o n u n a m i r a d a severa, rea n i m a la e s p e r a n z a con u n a s o n r i s a tierna. Es la mujer engañadora de Arquíloco q u e tiene el agtia en una m a n o y el fuego e n la otra. Pero c u a n t o m á s han perfeccionado las mujeres el a r t e de h a c e r desear, esperar, perseguir lo que ellas h a n decidid o n o acordar, m á s h a n m u l t i p l i c a d o los h o m b r e s los m e dios de o b t e n e r su posesión. El arte de inspirar d e s e o s q u e n o se quiere satisfacer, c o m o m á x i m o , p r o d u c e el arte d e fingir s e n t i m i e n t o s q u e n o se tienen. Cloe sólo q u i e r e esc o n d e r s e d e s p u é s de h a b e r sido vista. D a m i s h a c e q u e la d e t e n g a n fingiendo n o verla. Uno y otro, t r a s h a b e r recorrido todos los vericuetos de su arte, se e n c u e n t r a n en d o n d e la n a t u r a l e z a los h a b í a puesto. E n t o d o s los corazones hay u n p r i n c i p i o secreto d e unión. H a y u n fuego que, oculto m á s o m e n o s t i e m p o , se 49

-j*

>*>

*> *> -m/

v

/0

y

st éf

0

•*

w

0

*

#

#

#

#

#

*

*

»

enciende contra n u e s t r a voluntad, y m á s se extiende cuantos m á s esfuerzos h a g a m o s p a r a apagarlo. Después se apaga, a pesar de nosotros m i s m o s . H a y u n g e r m e n en que están encerrados el t e m o r y la esperanza, la p e n a y el placer, el misterio y la indiscreción, u n g e r m e n q u e contiene las disputas y las reconciliaciones, las quejas y las risas, las lágrimas dulces y a m a r g a s . E x t e n d i d o p o r t o d a s partes, está m á s o m e n o s presto p a r a desarrollarse según las facilidades que se le d e n y los obstáculos que se le o p o n g a n . C o m o si fuera u n frágil n i ñ o q u e ella protege, Cloe sienta al A m o r en sus rodillas, j u e g a con su arco, se b u r l a de sus rasgos, corta la e x t r e m i d a d d e sus alas, le ata las m a n o s con flores y se cree todavía en libertad c u a n d o ya está presa de u n a s redes q u e n o ve. Mientras lo a p r o x i m a a su seno, lo escucha y le sonríe, se divierte con los q u e se quej a n de ello y con las q u e tienen miedo, ya el a m o r está en su corazón. Todavía n o se atreve a confesarse q u e a m a pero c o m i e n z a a p e n s a r q u e a m a r es algo m u y dulce. Sus deseos de a p a r t a r a todos esos amanees que a r r a s t r a tras sí triunfalmente son m á s fuertes q u e él placer q u e o b t u v o al, atraerlos. H a y u n o s o b r e q u i e n sus ojos se d e t i e n e n contin u a m e n t e p a r a a p a r t a r s e enseguida. A veces parece que ella a p e n a s es consciente de su preferencia p e r o n o hay n a d a q u e él haya h e c h o q u e pase desapercibido. Si él habla, parece q u e ella n o lo escucha; pero n o ha dicho n a d a que ella n o h a y a oído. Si ella le habla, su voz es tímida, sus expresiones m á s a n i m a d a s . ¿Deja de mirarlo c u a n d o va a u n espectáculo? A u n q u e es el p r i m e r o q u e ve, su n o m b r e es el último que p r o n u n c i a . Ella es la ú n i c a que todavía ignora el s e n t i m i e n t o de su corazón p u e s éste h a sido revelado p o r t o d o lo que hizo p a r a ocultarlo; se h a e x a c e r b a d o p o r todo lo que hizo p o r ahogarlo. E s t á triste, p e r o su tristeza es u n o de los e n c a n t o s del a m o r . Y deja de ser c o q u e t a en la medida en que se convierte e n sensible y p a r e c e h a b e r puesto c o n t i n u a m e n t e t r a m p a s p a r a c a e r ella m i s m a . He leído que, d e t o d a s las pasiones, la q u e mejor sienta 50

a las mujeres es el amor. Al m e n o s es cierto que llevan ese sentimiento, q u e es el carácter m á s tierno de la h u m a n i dad, a u n grado de delicadeza y vivacidad que p o c o s h o m bres p u e d e n alcanzar. Su a l m a p a r e c e h e c h a sólo p a r a sentir, p a r e c e n h a b e r sido f o r m a d a s ú n i c a m e n t e p a r a la dulce tarea de a m a r . A esta pasión q u e es n a t u r a l en ellas, se le o p o n e u n a privación que se llama el honor. P e r o c o m o se h a dicho con m u c h a razón, el h o n o r parece h a b e r sido i m a g i n a d o sólo p a r a ser sacrificado. E n c u a n t o Cloe h a p r o n u n c i a d o la p a l a b r a fatal p a r a su libertad, h a h e c h o de su a m a n t e el objeto d e t o d o s s u s designios, la finalidad de todas sus acciones, el a r b i t r o d e su vida. [...] p e r o la última p r u e b a de s u sensibilidad es la prim e r a época d e la inconstancia de s u a m a n t e . [...] Si bien existen e n t r e los h o m b r e s a l g u n a s a l m a s privilegiadas en q u i e n e s el a m o r , lejos de debilitarse p o r los placeres, parece e n c o n t r a r nuevas fuerzas en éstos, p a r a la m a y o r í a son u n falso goce que, p r e c e d i d o de u n deseo incierto, se halla i n m e d i a t a m e n t e s e g u i d o de u n m a r c a d o disgusto q u e se a c o m p a ñ a incluso a m e n u d o de odio o desprecio. Dicen que en el b o r d e del m a r crecen frutos de r a r a belleza que, en c u a n t o se los toca, caen pulverizados: esta es la imagen del a m o r efímero, v a n o a r r e b a t o de la imaginación, frágil o b r a d e los sentidos, m a g r o tributo q u e se paga a la belleza. C u a n d o la fuente de los placeres está en el corazón, n o se seca. El a m o r f u n d a d o en la e s t i m a es inalterable, es el e n c a n t o de la vida y el precio de la virtud. O c u p a d a ú n i c a m e n t e en su a m a n t e , Cloe percibe p r i m e r o que éste es m e n o s tierno, m u y p r o n t o s o s p e c h a q u e es infiel; se queja, él la tranquiliza; c o n t i n ú a infligiéndole agravios, ella vuelve a quejarse; las infidelidades se s u c e d e n de u n lado, los r e p r o c h e s se multiplican p o r el otro; las disputas se h a c e n vivas y frecuentes, los enfados largos, las reconciliaciones frías; las citas se distancian, los e n c u e n t r o s se abrevian, t o d a s las lágrimas son a m a r g a s . Cloe p i d e j u s ticia al Amor. ¿ E n qué se ha convertido, dice, 'la fe en los 51

•áP (P

iJ

(V ' W

:

'.V

<i> ••ij' -.i^ V V ' V

y y * * V h> •* » k> * m

juramentos...? Pero ya está hecho, Cloe es a b a n d o n a d a , es a b a n d o n a d a p o r otra, es r u i d o s a m e n t e a b a n d o n a d a . Librada a la vergüenza y al'dolor, j u r a con t a n t o énfasis no volver a a m a r c o m o h a b í a j u r a d o a m a r s i e m p r e . P e r o una vez q u e se h a vivido el a m o r , sólo se p u e d e vivir p a r a él. [...] La desesperación d e Cloe se troca insensiblemente en una languidez que convierte sus días en u n tejido de aburrimientos. [...] Pero antiguos a m a n t e s vuelven con la esperanza, algunos se declaran, ciertas mujeres o r g a n i z a n cenas; c o m i e n z a p o r distraerse y t e r m i n a p o r consolarse. H a hecho u n a nueva elección q u e n o es m u c h o m á s feliz que la primera, a p e s a r de ser m á s voluntaria. P r o n t o será seguida p o r otra. Si antes ella pertenecía íil a m o r , a h o r a pertenece al placer. Los sentidos e s t a b a n al servicio de su corazón, a h o r a su intelecto está al servicio de sus sentidos. El artificio, tan fácil d e distinguir de la n a t u r a l e z a en todos los d e m á s á m b i t o s , a q u í está s e p a r a d o tan sólo p o r u n m a t i z imperceptible. A veces Cloe m i s m a llega a confundirse. ¡Qué i m p o r t a q u e su a m a n t e se e n g a ñ e si es feliz! Con las. mentiras de la galantería o c u r r e c o m o en las ficciones del teatro en que la verosimilitud a m e n u d o tiene m á s atractivos que la verdad. [...] M u y p r o n t o , Cloe llegará al último p e r í o d o d e la galantería. Ya d a a la voluptuosidad todas las apariencias del sentimiento, a la c o m p l a c e n c i a todos los encantos de la voluptuosidad. S a b e p o r igual d i s i m u l a r deseos y fingir sentimientos, c o m p o n e r risas y verter lágrimas. R a r a m e n t e tiene en el a l m a lo q u e m u e s t r a n s u s ojos, casi n u n c a p r o n u n cian s u s labios lo q u e e x p r e s a n sus ojos ni siente su alma. Se persuade d e n o h a b e r h e c h o lo q u e realizó e n secreto; sabe p e r s u a d i r de q u e n o h a sido visto lo q u e le h a n observado hacer; y lo q u e el artificio d e las p a l a b r a s n o p u e d e justificar, es p e r d o n a d o gracias a sus lágrimas y olvidado p o r m e d i o de sus caricias. Las mujeres 52 galantes t a m b i é n tienen su m o r a l . Cloe se

ha hecho un código en el q u e afirma q u e es d e s h o n e s t o en u n a mujer, p o r m á s gusto y p a s i ó n q u e se le d e m u e s tre, t o m a r el a m a n t e de u n a mujer de la sociedad. T a m b i é n se dice en él q u e no existen a m o r e s eternos pero q u e n o se debe n u n c a establecer u n c o m p r o m i s o c u a n d o se prevé su fin. Ella h a a g r e g a d o que e n t r e u n a r u p t u r a y u n nuevo lazo es necesario u n intervalo de seis meses; y e n s e g u i d a h a establecido que n u n c a hay q u e a b a n d o n a r a u n a m a n t e sin h a b e r d e s i g n a d o un sucesor. F i n a l m e n t e , Cloe llega a p e n s a r q u e sólo u n c o m p r o m i so sólido, o lo q u e ella llama asunto continuo, pierde a la mujer. Y a c t ú a en consecuencia. Sólo tiene esos gustos pasajeros q u e llama fantasías que bien p u e d e n dejarle f o r m a r u n a sospecha p e r o q u e n u n c a le d a n t i e m p o de t r o c a r s e en c e r t i d u m b r e . Apenas el público fija la vista en u n objeto, éste desaparece, r e e m p l a z a d o ya p o r otro. Casi n o m e atrevo a decir q u e a m e n u d o se p r e s e n t a n varios a la vez. E n las fantasías de Cloe, el intelecto está s u b o r d i n a d o a la apariencia física, p r o n t o ésta es s u b o r d i n a d a a la fortuna. Se desinteresa en la Corte p o r los q u e h a b u s c a d o en la ciudad; ignora en la c i u d a d a los q u e h a incitado en el c a m p o ; y olvida tan c o m p l e t a m e n t e p o r la n o c h e la fantasía de la m a ñ a n a q u e llega a hacer d u d a r a quien ha sido su objeto. E n su despecho, él se cree d i s p e n s a d o de callar lo que le h a n dispensado de merecer, o l v i d a n d o a su vez q u e una mujer s i e m p r e tiene el d e r e c h o de n e g a r Jo que un h o m b r e n u n c a tiene el d e r e c h o de decir. Es m u c h o m á s s e g u r o m o s t r a r l e deseos a Cloe que declararle sentimientos. A veces todavía a d m i t e j u r a m e n t o s de confianza y fidelidad. Pero quien la p e r s u a d e es torpe y quien m a n t i e n e su p a l a bra, pérfido. El ú n i c o m e d i o de h a c e r l a constante sería q u i zás p e r d o n a r l e ser infiel: teme m á s los celos q u e el perjurio, la falta de o p o r t u n i d a d que el a b a n d o n o . P e r d o n a t o d o a sus a m a n t e s y se permite todo a sí m i s m a , e x c e p t o el amor. Sin e m b a r g o , m á s q u e galante, cree ser c o q u e t a . C o n 53

/i>'

<\j

<w/

f

v

<v

••j*'"

••> '

k

<v:„

-i/

=y

*V

^

,y y

y

& y S •# M # S S 'H ^

esta convicción, en u n a mesa de juego, alternativamente atenta y distraída, r e s p o n d e con la rodilla a u n o , aprieta la m a n o del otro ai elogiar sus puntillas y, al m i s m o tiempo, lanza algunas p a l a b r a s c o n c e r t a d a s a u n tercero. Dice q u e no tiene prejuicios p o r q u e no tiene principios. Se a r r o g a el título de hombre honesto {honnête homme) p o r q u e h a ren u n c i a d o al de mujer honesta; y lo que m á s p u e d e sorprenderos es q u e en toda la variedad de sus fantasías r a r a m e n t e el placer le serviría de excusa. Tiene u n n o m b r e ilustre y u n m a r i d o fácil: m i e n t r a s tenga belleza y gracia, o al m e n o s los encantos de la juventud, los deseos de los h o m b r e s y los celos de las mujeres o c u p a r á n el lugar d e la consideración. Sus defectos sólo la exiliarán d e la sociedad c u a n d o sean confirmados p o r el ridículo. F i n a l m e n t e , llega ese ridículo, m á s cruel que el deshonor. Cloe deja de g u s t a r y n o quiere dejar de a m a r . Siempre quiere a p a r e c e r y n a d i e desea m o s t r a r s e con ella. E n esta situación, su vida es u n s u e ñ o inquieto y penoso, u n a p o s t r a c i ó n p r o f u n d a m e z c l a d a d e agitación. Apenas tiene la alternativa del ingenio o la devoción. La verdadera, devoción es el asilo m á s h o n e s t o p a r a las mujeres galantes; pero hay pocas que p u e d a n p a s a r del a m o r de los h o m b r e s al a m o r de Dios; hay pocas q u e llorando de pena, sepan persuadirse q u e es de a r r e p e n t i m i e n t o ; hay p o c a s que, después de h a b e r exhibido el vicio, p u e d a n d e t e r m i n a r s e al m e n o s a fingir la virtud. M e n o s hay todavía q u e p u e d a n p a s a r del t e m p l o del a m o r al s a n t u a r i o d e las m u s a s y q u e g a n e n h a c i é n d o s e oír lo que p i e r d e n en dejarse ver. Sea c o m o fuere, Cloe q u e se extravió t a n t a s veces, corriendo s i e m p r e t r a s v a n o s placeres y alejándose de la felicidad, se confunde u n a vez m á s tom a n d o u n nuevo r u m b o . Después d e h a b e r p e r d i d o quince o veinte a ñ o s en m i r a r de reojo, burlarse, h a c e r melindres, lazos y enredos, d e s p u é s de h a b e r h e c h o d e s d i c h a d o a algún h o m b r e h o n e s t o y haberse e n t r e g a d o a u n fatuo, haberse p r e s t a d o a u n a m u l t i t u d de tontos, esta loca c a m b i a 54

de papel, p a s a de un teatro a otro; y al n o p o d e r t o m a r s e m á s p o r Friné, cree p o d e r ser Aspas ta. Estoy s e g u r o de que n i n g u n a m u j e r se r e c o n o c e r á en el retrato d e Cloe; en efecto, hay p o c a s cuya vida h a y a tenido períodos tan m a r c a d o s . Hay u n a mujer que tiene ingenio p a r a hacerse a m a r , n o p a r a hacerse t e m e r , virtud p a r a h a c e r s e estimar, n o p a r a despreciar a los d e m á s , b a s t a n t e belleza c o m o p a r a q u e se aprecie su virtud. Alejada p o r igual de la v e r g ü e n z a de a m a r sin m o d e r a c i ó n , del t o r m e n t o de n o atreverse a a m a r y del a b u r r i m i e n t o de. vivir sin a m o r , tiene t a n t a indulgencia p o r las debilidades de su sexo q u e la mujer m á s galante le p e r d o n a el ser fiel. Tiene t a n t o r e s p e t o p o r las f o r m a s que la m á s devota le p e r d o n a el ser tierna. Dejando p a r a las locas q u e la r o d e a n la coquetería, la frivolidad, los caprichos, los celos, todas esas p e q u e ñ a s pasiones, t o d a s esas bagatelas q u e h a c e n su vida n u l a o contenciosa, en m e d i o de ese c o n t a c t o contagioso, ella c o n s u l t a s i e m p r e a su corazón que es p u r o y s u r a z ó n q u e es sana en vez de la opinión, esta r e i n a del m u n d o , q u e g o b i e r n a tan despóticam e n t e a los insensatos y a los t o n t o s . ¡Feliz la mujer q u e posee estas ventajas, m á s feliz a ú n quien posee el corazón de tal mujeñ Finalmente, hay otra m á s s ó l i d a m e n t e feliz todavía; su felicidad es i g n o r a r lo q u e el m u n d o llama los placeres, s u gloria es vivir ignorada. E n c e r r a d a en sus d e b e r e s de mujer y de m a d r e , consagra sus días a la práctica de las virtudes o s c u r a s : o c u p a d a en el gobierno de la familia, rein a sobre su m a r i d o p o r m e d i o d e la c o m p l a c e n c i a , s o b r e sus hijos con la dulzura, sobre sus servidores por la b o n dad. Su casa es la m o r a d a de los s e n t i m i e n t o s religiosos, d e la piedad filial, del a m o r conyugal, de la t e r n u r a m a t e r n a l , del orden, de la p a z interior, del dulce s u e ñ o y de la salud. E c o n ó m i c a y sedentaria, aparta del h o g a r las p a s i o n e s y la pobreza; el indigente que se p r e s e n t a a su p u e r t a n u n c a es r e c h a z a d o ; el h o m b r e , licencioso n o se p r e s e n t a n u n c a a

55

.

-q

q

.>

*

* „ ^

* <s

& & m

#

#

#

i

#

#

i

i

i

i

i

#

%

%

w

ella. Posee u n c a r á c t e r r e s e r v a d o y digno q u e h a c e que se la respete, indulgencia, y sensibilidad q u e h a c e n q u e se la ame, prudencia y firmeza q u e h a c e n que se la t e m a ; expande a su alrededor u n a dulce calidez, u n a luz p u r a q u e aclara y vivifica todo lo que la r o d e a . ¿La h a colocado la naturaleza o la h a c o n d u c i d o la r a z ó n al r a n g o s u p r e m o e n q u e la veo? M. Desmahis

LA MIRADA CRÍTICA DEL OTRO: MONTESQUIEU Y UNA RÉPLICA ANÓNIMA

Los relatos de viajeros del siglo xvn habían familiarizado a. la sociedad francesa con ciertas costumbres orientales. Algunos historiadores aplican sus esfuerzos de investigación a los pueblos islámicos. A principios del siglo XVIII se traducen las Mil y u n a noches. Todo este material no suscita interés únicamente por su pintoresquismo sino por la posibilidad, de comparar las instituciones y costumbres europeas con otras muy distintas. Se abre paso un reconocimiento de la diversidad de las culturas apto para el ejercicio de la critica. LM sociedad establecida ya no puede proclamarse como el único modelo posible. Las Cartas p e r s a s de Montesquieu, publicadas en 1721, se inscriben en esta corriente general de crítica e interrogante sobre las ideas, creencias religiosas e instituciones tradicionales europeas. La nueva mirada que se sorprende e interroga, sobre lo generalmente aceptado como natural se encama en dos extranjeros: Usbek y Rica, dos persas -que, durante su estancia en París, comentan en sus cartas la. organización política y las costumbres francesas. La sátira social alcanza diversos temas, entre ellos el de las relaciones entre hombres 56 57

*

*>

*

i*

^

#

#

Ü

1

Í>

y mujeres. La ironía con que expone en el primero de los fragmentos los prejuicios sexistas recuerda la burla que en El Espíritu de las leyes (XV, 5) (1748) hiciera a la justificación de la esclavitud de los negros: «son negros de los pies a la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que casi es imposible compadecerlos. No puede uno convencerse de que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, sobre todo buena, en un cuerpo completamente negro». La crítica a las supersticiones, a los edictos reales que fijaban el precio de las monedas según las necesidades de la Corona, a las instituciones religiosas y políticas se acompaña de una sátira a la pretendida superioridad de los varones sobre las mujeres. Las mordaces referencias al Papa y a su bula Unigenitus que condenaba el jansenismo no han perdido vigencia en un siglo XX en que un nuevo Catecismo universal sigue condenando la libre determinación de las mujeres en asuntos como el aborto o los anticonceptivos, sin olvidar las declaraciones del portavoz vaticano (año 1992) en el sentido de que la decisión de la Iglesia anglicana de Inglaterra de aceptar la ordenación de sacerdotizas no será seguida en la católica por existir «obstáculos teológicos». El segundo texto tiene un tono libertino acorde con las costumbres aristocráticas que, como ya hemos visto, criticaba, desde un modelo burgués de mujer doméstica, el autor de «Mujer (Moral)» de la E n c i c l o p e d i a Aquí, por el contrario, se defiende este juego del amor galante. Recordemos que, incluso en política, con su teoría de la monarquía moderada por los cuerpos intermedios, Montesquieu expresó el punto de vista de la aristocracia. Debemos señalar, sin embargo, que las observaciones irónicas de Montesquieu sobre la dominación masculina no se traducen en su teoría política por planteamientos coherentes con un pensamiento feminista (Fauré, 1985). Son, pues, discursos ingeniosos de un caballero galante que tienen, no obstante, el interés de permitirnos tomar el pulso de las discusiones de la época. Cartas de u n a turca en París, escritas a su h e r m a n a en 58

el h a r e m p a r a servir de c o m p l e m e n t o a las Cartas Persas es anónimo (¿escrito por una mujer?) e inspirado, como su nombre indica, en las Cartas Persas de Montesquieu. La imagen de la relación entre los sexos es mucho más profunda y amarga que la presentada por el autor de El Espíritu de las leyes.

CARTAS

PERSAS

Carta XXrV Rica a I b b e n e n E s m i r n a Por otro lado, este rey es u n g r a n m a g o : ejerce su i m p e rio sobre el intelecto m i s m o de sus subditos; les hace pensar c o m o quiere. Si sólo tiene un millón de escudos e n su tesoro y necesita dos, no tiene m á s q u e persuadirlos de q u e un escudo vale dos, y ellos 1c creen. [...] Llega, incluso, a hacerles creer que los cura de lodo tipo de males c u a n d o los toca, t a n t a es la fuerza y el p o d e r que-tiene s o b r e sus espíritus. Lo que te digo de este príncipe n o debe a s o m b r a r t e : h a y otro m a g o , m á s p o d e r o s o que él, q u e es tan d u e ñ o ele su intelecto c o m o lo es del de los d e m á s . Este m a g o se l l a m a el Papa. O r a les h a c e creer que tres no s o n m á s q u e u n o , q u e el p a n q u e se c o m e no es p a n o que el vino q u e se b e b e n o es vino y mil otras cosas de la m i s m a especie. Y, p a r a tenerle siempre en vilo y n o dejarle p e r d e r el hábito de creer, de vez en c u a n d o le da, p a r a ejercitarlo, ciertos artículos de fe. Hace d o s a ñ o s le envió u n g r a n escrito, que llamó Constitución y q u i s o obligar, bajo g r a n d e s penas, al príncipe y a sus s u b d i t o s a creer todo lo q u e esta59

n¿»

¡¿?

^0

j&

>№> <•#

4#

#

•!#

ba contenido en él. Lo logró respecto al príncipe q u e se sometió enseguida y dio el ejemplo a s u s subditos. Pero algunos d e ellos se r e b e l a r o n y dijeron que n o q u e r í a n creer n a d a de ese escrito. Las mujeres fueron las p r o m o t o ras de toda esa rebelión, q u e divide la Corte, t o d o el r e i n o y todas las familias. Esta Constitución les p r o h i b e leer u n libro que todos los cristianos dicen h a b e r traído del Cielo: es p r o p i a m e n t e su Corán. Las mujeres, i n d i g n a d a s del ultraje hecho a su sexo, sublevan a todos' c o n t r a la Constitución. H a n puesto a los h o m b r e s de su p a r t e ya que, en esta ocasión, ellos n o q u i e r e n t e n e r privilegios. Sin e m b a r g o , debemos confesar q u e este mufti n o r a z o n a m a l y, p o r el g r a n Alí, es necesario q u e h a y a sido instruido con los principios de n u e s t r a s a n t a ley. Ya que, p u e s t o que las mujeres pertenecen a u n a creación inferior a la n u e s t r a y n u e s t r o s profetas nos dicen q u e n u n c a e n t r a r á n e n el Paraíso, ¿para q u é tendrían q u e p o n e r s e a leer u n libro q u e sólo está h e c h o p a r a e n s e ñ a r el c a m i n o del Paraíso? [...] París, 4 de la luna de Rediab, 2, 1712

no p u e d e n ser felices con mujeres q u e no les son fieles, se les r e s p o n d e que esta fidelidad q u e t a n t o a l a b a n n o impide el disgusto que sigue s i e m p r e a las pasiones satisfechas; que n u e s t r a s mujeres son d e m a s i a d o nuestras, q u e u n a p o sesión t a n tranquila n o nos p e r m i t e d e s e a r ni t e m e r n a d a : que u n p o c o d e coquetería es u n a sal q u e pica y evita la corrupción. Quizás u n h o m b r e m á s sabio que yo estaría d e s c o n c e r t a d o a la h o r a de decidir, ya q u e si los asiáticos h a c e n bien en b u s c a r m e d i o s a d e c u a d o s de c a l m a r sus inquietudes, los e u r o p e o s t a m b i é n h a c e n m u y bien en n o tenerlas. «Después de todo, dicen, arinque fuéramos d e s d i c h a d o s en calidad de m a r i d o s , e n c o n t r a r í a m o s s i e m p r e el m e d i o de d e s q u i t a r n o s c o m o a m a n t e s . P a r a que u n h o m b r e p u diera quejarse con r a z o n e s justificadas de la infidelidad d e su mujer, n o t e n d r í a que h a b e r m á s q u e tres p e r s o n a s en el m u n d o ; e s t a r á n s i e m p r e en igualdad d e condiciones en t a n to haya cuatro.» Otra cosa es saber si la ley n a t u r a l s o m e t e las mujeres a los h o m b r e s . «No, m e decía el o t r o día u n filósofo m u y galante, la N a t u r a l e z a j a m á s dictó tal ley. El d o m i n i o q u e sobre ellas t e n e m o s es u n a v e r d a d e r a tiranía; ellas nos h a n permitido ejercerlo p o r q u e tienen m á s dulzura que nosotros y, por lo tanto, u n a m a y o r h u m a n i d a d y razón. S u s ventajas, que deberían haberles conferido superioridad si nosotros h u b i é r a m o s sido r a z o n a b l e s , se la han h e c h o perder p o r q u e n o s o m o s r a z o n a b l e s e n absoluto. A h o r a bien, a u n q u e es cierto que sólo t e n e m o s sobre n u e s t r a s m u j e r e s u n p o d e r tiránico, n o es m e n o s cierto que ellas t i e n e n s o b r e nosotros u n p o d e r natural: el ele la belleza, a q u i e n n a d i e se resiste. N u e s t r o d o m i n i o no existe en todos ios países, en cambio, el de la belleza es universal. ¿A qué se d e b e e n t o n ces n u e s t r o privilegio? ¿A que s o m o s los m á s fuertes? ¡Pero es u n a v e r d a d e r a injusticia! E m p l e a m o s t o d o tipo de m e dios p a r a a b a t i r su coraje; las fuerzas s e r í a n iguales si la e d u c a c i ó n t a m b i é n lo fuera. S o m e t á m o s l a s a p r u e b a en los

Carta XXXVIII Rica a I b b e n en E s m i r n a P a r a los h o m b r e s s u p o n e u n g r a n p r o b l e m a saber si es m á s ventajoso q u i t a r la libertad a las mujeres o dejársela; me parece q u e hay m u c h a s r a z o n e s a favor y en contra. Si los e u r o p e o s dicen q u e n o es generoso h a c e r infelices a las personas q u e se a m a , n u e s t r o s asiáticos r e s p o n d e n que es indigno de los h o m b r e s el r e n u n c i a r al d o m i n i o que la Naturaleza les h a d a d o sobre las mujeres. Si se les dice q u e el gran n ú m e r o d e mujeres e n c e r r a d a s es u n estorbo, responden que diez mujeres que o b e d e c e n m o l e s t a n m e n o s q u e u n a q u e no obedece. Si objetan a su vez que los europeos 60

61

<y

¿

*

,*

*

*

*

J

J

j

y y~

talentos que la educación n o h a debilitado y veremos si s o m o s nosotros los m á s fuertes.» H a y q u e confesar, a u n q u e esto c h o q u e con n u e s t r a s costumbres, q u e en los pueblos m á s civilizados las mujeres lian tenido s i e m p r e a u t o r i d a d sobre sus m a r i d o s . É s t a fue establecida p o r u n a ley en h o n o r a Isis entre los egipcios y en h o n o r a S e m i r a m i s e n t r e los babilonios. De los r o m a n o s se decía que dirigían t o d a s las naciones pero obedecían a sus mujeres. Y n o hablo d e los s á r m a t a s , q u e e r a n verdader a m e n t e esclavos de este sexo: e r a n d e m a s i a d o b á r b a r o s p a r a que su ejemplo p u e d a ser citado. Ves, m i q u e r i d o Ibben, q u e le h e t o m a d o gusto a este país e n el q u e la gente se c o m p l a c e en sostener opiniones insólitas y reducir todo a paradoja. El Profeta h a decidido sobre la cuestión y h a d e t e r m i n a d o los d e r e c h o s de u n o y otro sexo: «Las mujeres, dice, d e b e n h o n r a r a sus m a r i d o s , sus m a r i d o s deben h o n r a r l a s ; p e r o ellos las aventajan en jerarquía». París, 26 de la luna de Gemmadi, 2, 1713

país en el q u e n o conoce a nadie. La encontré distraída, s o ñ a d o r a , inquieta. La familiaridad q u e t e n e m o s m e llevó a preguntarle si mi presencia le m o l e s t a b a . Al contrario, m e dijo l a n z a n d o u n suspiro, estoy m u y a gusto con u n a a m i g a con q u i e n aliviar mi p e n a c o n t á n d o l e el estado en q u e m e e n c u e n t r o . Amo, continuó, a m o a u n ingrato q u e c u a n t o m á s d u e ñ o se cree de m i corazón, t a n t o m e n o s lo cuida. H a c e c u a t r o días q u e n o le veo, a u n c u a n do sé p o r t o d o s los que vienen a q u í que se p r e s e n t a en todas partes, q u e a n d a de acá p a r a allá. E n ese m o m e n t o fue i n t e r r u m p i d a . P o r su agitación reconocí fácilmente en el joven q u e a n u n c i a r o n al i n g r a t o de quien m e h a b l a b a . E n verdad, su figura era brillante. Un a n d a r noble y desenvuelto, u n a fisonomía fina y vivaz, el porte de c a b e z a de u n joven héroe le d a b a n u n a a p a r i e n c i a e n c a n t a d o r a . ¡Pero c u a n diferente s u s m a n e r a s m e hicieron j u z g a r su corazón! H a c e m u c h o que n o se os ve, Señor, le dijo mi amiga. ¿Qué queréis, S e ñ o r a ? , r e s p o n d i ó él casi sin mirarla; u n o tiene amigos: ofrecí dos cenas q u e se p r o l o n g a r o n h a s t a m u y e n t r a d a la n o c h e ; d o r m í d u r a n t e el día; fui a ver m i s caballos, vendí algunos, c o m p r é otros, jugué, perdí; y a h o r a busco algún judío que me preste dinero. Al t e r m i n a r este h e r m o s o relato p o r m e n o r i z a d o , llamó a u n - p e r r o g r a n d e q u e había t r a í d o c o n él, lo acarició, le tiró su p a ñ u e l o , se lo hizo traer, le habló largo r a t o y sólo se dirigió a n o s otras p a r a alabarlo. Después se levantó, se m i r ó en u n espejo, cogió t a b a c o y, con u n a reverencia súbita, a n u n c i ó s u partida. ¡Cómo! ¿Os vais t a n pronto?, le p r e g u n t ó mi d e m a s i a d o débil amiga. ¿Se os verá n u e v a m e n t e por aquí? Sí, p u e d e ser, r e s p o n d i ó él desde la puerta... esta noche... u n o d e estos días. Así vi a u n francés, querida h e r m a n a , t r a t a r a u n a m u jer que le a m a b a ; y este francés se p a r e c e a m u c h o s otros. C u a n t o m á s atractivos se creen, t a n t o m á s m i r a n a las m u -

CARTAS DE UNA TURCA EN PARÍS, ESCRITAS A SU HERMANA EN EL HAREM PARA SERVIR DE COMPLEMENTO A LAS CARTAS PERSAS (1731)

Rosalía a F á t i m a El otro día estaba e n casa de u n a d a m a d e la q u e he recibido mil m u e s t r a s de a m i s t a d desde m i llegada a esta ciudad y q u e m e h a i n f o r m a d o s i e m p r e desde ese m o m e n to sobre t o d o lo que p u e d e interesar a u n a extranjera e n un 62

•Jr

' .*r

&r &r &

m

^

&

,n0

40

l&

&

&

,gß

£ß

.0

jeres ú n i c a m e n t e c o n relación a sí m i s m o s . ¿No e n c u e n t r a s que sus m a n e r a s se p a r e c e n m u c h o a las c o s t u m b r e s desapegadas y humillantes q u e tienen los turcos p a r a con nuestro sexo? Incluso son m á s b á r b a r o s todavía. Un t u r c o c o m p r a a u n a mujer. Ella no es d u e ñ a de n o pertenecerle. Él n o c o n t r a e n i n g ú n c o m p r o m i s o con su posesión. La encierra en u n h a r e m al cual n a d a le obliga a ir c u a n d o n o lo desea. Pero en Francia, u n a m u j e r es libre: ella p o d r í a decidirse p o r cualquier otro distinto al a m a n t e a quien ha e n t r e g a d o su corazón. Él la seduce y, en c u a n t o la conquistó, en c u a n t o la encerró, p o r así decir, en la idea seductora de ser a m a d a p o r él, ya sólo la ve d e pasada. Esto es u n ingratitud. El t u r c o sólo es i n c o n s t a n t e en sus a m o r e s . El francés es ingrato. Tú m e dirás q u e e n F r a n c i a u n a mujer es libre d e cambiar. ¡Pero c u á n t o sufrimiento p a r a el a m o r propio! El mism o c a m b i o tiene algo de vergonzoso en n u e s t r o sexo. El corazón n o obedece t a n r á p i d o ; la virtud vuelve y m a n t i e n e a u n ingrato q u e la h a b í a a p a r t a d o . Se sufre s i e m p r e p o r la infidelidad pero m á s a ú n en u n c o r a z ó n q u e eligió p o r sí m i s m o al t r a i d o r q u e lo ultraja. P o r m i s reflexiones parecería que yo m e e n c u e n t r o en este caso p e r o n o es así. Y en verdad te deseo t a n t a s satisfacciones allí d o n d e estás c o m o a m í m e otorga aquí el a m o r de M a z a r o . Adiós, q u e r i d a h e r m a n a .

EL RACIONALISMO ÉTICO DE MADAME LAMBERT

La marquesa de Lambert (1647-1733) presidía un salón literario al que acudían Montesquieu, Marivaux, Fenelón y Fontenelle, entre otros. Inspirada en Séneca, Cicerón y Montaigne, escribe numerosas obras de moral entre las que se cuenta. N u e v a s reflexiones s o b r e las mujeres (1727)drEn ella, rechaza el libertinaje de la época y lo explica de manera poco habitual: la corrupción reinante se debería a una injusticia hecha a las preciosas. Las mujeres habían visto ridiculizadas sus ansias de saber y sus creaciones literarias. Al perder el acicate de la gloria, reservada sólo a los hombres, optaron por la vía de la facilidad y se dedicaron al placer, llevando a la sociedad entera a una vida superficial y un gasto exagerado. La conducta conecta sólo puede conseguirse por el ejercicio de la razóte, más allá de las convenciones y los prejuicios. Consejos d e u n a a m i g a encierra algunas afirmaciones insólitas para la obra de Anne de Lambert que tanto insiste siempre en la virtud femenina y en algunas cualidades que pertenecen al ideal burgués de recogimiento en el hogar como la modestia y el cultivo de los sentimientos. Sugiere 65

64

m?

•«&

m

m

m <¡&

«0

m? #

#

#

#

#

aquí que el honor de una mujer ilustrada no puede estar atado al convencional doble código de moral sexual. El saber iguala hombres y mujeres y libera, al menos en cierto grado, la conducta femenina de las trabas que rigen su vida amorosa.

g u a r d a p a r a lo q u e se llama el ridículo. Su poder se extiende m á s lejos de lo q u e se piensa. [...] Un a u t o r español decía q u e el libro de Don Quijote h a bía c a u s a d o la perdición de la m o n a r q u í a de E s p a ñ a porque el ridículo q u e había h e c h o c a e r s o b r e el valor que esta nación poseía en otra época en u n g r a d o t a n e m i n e n t e , había r e b l a n d e c i d o y debilitado el coraje. Moliere, e n Francia, h a i n t r o d u c i d o el m i s m o d e s o r d e n con su c o m e d i a Las mujeres sabias. Desde ese m o m e n t o , se h a atribuido tanta vergüenza al s a b e r de las mujeres c o m o a los vicios q u e m á s prohibidos les están. C u a n d o ellas se vieron a t a c a d a s en sus diversiones inocentes, c o m p r e n d i e r o n que, v e r g ü e n z a p o r vergüenza, h a b í a que elegir la q u e les rindiera m á s y se libraron al placer. El d e s o r d e n creció con el e j e m p l o y fue a u t o r i z a d o p o r las mujeres de dignidad elevada [...]. ¿Ha g a n a d o algo la sociedad c o n este c a m b i o del gusto de las mujeres? Ellas h a n s u p l a n t a d o el s a b e r p o r el libertinaje; c a m b i a r o n el preciosismo q u e t a n t o se les r e p r o c h ó p o r la indecencia. De esa forma, se han d e g r a d a d o y h a n p e r d i d o su dignidad: pues sólo la virtud les hace conservar su lugar y ú n i c a m e n t e las formas les permiten conservar sus derechos. C u a n t o m á s han q u e r i d o asemejarse a los h o m b r e s p o r ese lado, m á s se h a n envilecido; Los h o m b r e s , m á s p o r la fuerza q u e por el d e r e c h o natural, h a n u s u r p a d o la a u t o r i d a d sobre las mujeres: ellas sólo r e c o b r a n s u d o m i n a c i ó n p o r la belleza y la virtud. P e r o el reino d e la belleza es p o c o durable: lo l l a m a n c o r t a tiranía; les d a el p o d e r de h a c e r d e s d i c h a d o s p e r o ellas n o deben a b u s a r . El reino d e la virtud es p a r a toda la vida [...] c u a n d o los encantos a b a n d o n a n a las mujeres, éstas se s o s t i e n e n ú n i c a m e n t e p o r las p a r t e s esenciales y las c u a l i d a d e s estimables. [...] E n otra época h a b í a casas e n las q u e se p e r m i t í a h a b l a r y pensar. Allí, las M u s a s se r e u n í a n c o n las Gracias. Allí se 67

NUEVAS

REFLEXIONES

SOBRE

LAS

MUJERES

Hace algún tiempo, a p a r e c i e r o n novelas h e c h a s p o r dam a s . Estas o b r a s son tan atractivas c o m o ellas: n o se las p u e d e elogiar mejor. Algunas p e r s o n a s , en vez d e e x a m i n a r sus encantos, h a n t r a t a d o de tacharlas de ridiculas. Este ridículo se h a convertido e n algo tan temible q u e se le tiene m á s m i e d o que al deshonor. H a c a m b i a d o tocio d e lugar y pone d o n d e le place la vergüenza y la gloria. ¿Dejaremos que sea el a m o y el arbitro de n u e s t r a r e p u t a c i ó n ? M e pregunto lo q u e es; todavía n o se lo h a definido. E s p u r a m e n t e arbitrario y d e p e n d e m á s de la disposición q u e t e n e m o s que d e la d e los objetos. Varía y depende, c o m o las m o d a s , ú n i c a m e n t e del c a p r i c h o . H a tomado aversión al saber. Apenas lo p e r d o n a a u n p u ñ a d o de h o m b r e s superiores en intelecto, p e r o e n lo q u e se refiere a las p e r s o n a s de la alta sociedad, si se,.atreven a saber, se las llama p e d a n t e s . Sin e m b a r g o , la p e d a n t e r í a es u n vicio del intelecto y el saber es u n o r n a m e n t o de éste. Si se p e r m i t e a los h o m b r e s el a m o r a las letras, n o se lo p e r d o n a en las mujeres. Me dirán q u e torno u n aire m u y serio p a r a defender a los n i ñ o s de la reina de Lidia; ¿pero quién n o se sentiría h e r i d o al ver c ó m o se ataca a mujeres agradables o c u p a d a s en tareas inocentes c u a n d o p o d r í a n e m p l e a r s u t i e m p o según el u s o actual? Atacaré las c o s t u m b r e s d e la época, q u e son o b r a de los h o m b r e s . La vergüenza ya n o es p a r a los vicios, se 66

&

&

<*•

#•

^

^

^

^

^

^

'«i*

^

iba a t o m a r lecciones d e cortesía y delicadeza. Las m á s grandes princesas se h o n r a b a n p o r la relación c o n gente de ingenio. [...] Un Hotel de Rambouillet, tan venerable en el siglo pasado, h a r í a el ridículo e n el n u e s t r o . De esas casas se salía c o m o de las c o m i d a s de Platón, c o n el a l m a a l i m e n t a da y fortificada. E s o s placeres espirituales y delicados n o costaban n a d a a las c o s t u m b r e s ni a la fortuna p u e s los gastos del intelecto n u n c a a r r u i n a r o n a nadie. Los días pasaban en la inocencia y la paz. Actualmente, e n c a m b i o , ¡cuánto se necesita p a r a c o l m a r u n horario, p a r a la diversión de u n a j o m a d a ! ¡Qué m u l t i t u d de gustos se suceden u n o s a otros! La mesa, el juego, los espectáculos. C u a n d o el lujo y el d i n e r o son valorados, el v e r d a d e r o h o n o r pierde la estima. Sólo se b u s c a n esas casas en las que reina u n lujo vergonzoso. Pensad, c u a n d o abordáis a ese s e ñ o r de la casa que honráis, q u e a m e n u d o saludáis a la injusticia y el hurto. Todo está lustroso y a d o r n a d o , excepto el a l m a del d u e ño. [...] E s t o s son los inconvenientes, p a r a a m b o s sexos, a que h a c o n d u c i d o el alejamiento d e las letras y del saber: pues las m u s a s s i e m p r e h a n sido el asilo de la moral. Acaso las m u j e r e s n o p u e d e n decir a los h o m b r e s : «¿Qué d e r e c h o tenéis de p r o h i b i r m e el estudio d e las ciencias y de las bellas artes? ¿Las q u e se h a n d e d i c a d o a ello n o h a n tenido éxito en lo sublime y en lo agradable? Si las poesías d e ciertas d a m a s tuvieran el m é r i t o de la antigüedad, las miraríais c o n la m i s m a a d m i r a c i ó n q u e las o b r a s de los antiguos a quienes hacéis justicia». [...] De ordinario, las mujeres; n o d e b e n n a d a al arte. ¿Por q u é e n c o n t r a r m a l o q u e t e n g a n u n intelecto que n o les cuesta n a d a ? E s t r o p e a m o s t o d a s las disposiciones q u e les h a d a d o la naturaleza: c o m e n z a m o s p o r d a r p o c a importancia a su educación, n o o c u p a m o s su intelecto en nada sólido; y el c o r a z ó n se aprovecha: las d e s t i n a m o s a gustar [...]. 68

P e r o es c u r i o s o que, f o r m á n d o l a s p a r a ei a m o r , les proh i b a m o s s u ejercicio. [...] Q u e r e m o s que t e n g a n ingenio pero p a r a ocultarlo, detenerlo e i m p e d i r q u e p r o d u z c a algo. E n c u a n t o t o m a impulso, es l l a m a d o al o r d e n p o r eso q u e se llama el decoro. La gloria, q u e es el a l m a y el a p o y o de t o d a s las p r o d u c c i o n e s del intelecto, les está n e g a d a . Se quita a s u espíritu t o d o objeto, t o d a esperanza; s e lo rebaja y, m e atrevo a servirme de las p a l a b r a s d e Platón, «se le c o r t a n las alas». Es s o r p r e n d e n t e q u e todavía les q u e d e algo. [...] C o m ú n m e n t e , las mujeres se h a l l a n g o b e r n a d a s p o r la imaginación; c o m o n o se las o c u p a en n a d a sólido y n o están, m á s t a r d e en su vida, e n c a r g a d a s ni del c u i d a d o de su fortuna ni de la dirección d e s u s negocios, sólo están libradas a s u s placeres. E s p e c t á c u l o s , r o p a , novelas y sentim i e n t o s p e r t e n e c e n al reino d e la i m a g i n a c i ó n . Sé q u e al controlarla, d i s m i n u í s los placeres p o r q u e ella es su fuente y la q u e p o n e e n las cosas q u e g u s t a n el e n c a n t o y la ilusión q u e constituyen todo su atractivo. P e r o p o r u n placer de este tipo ¡cuántos males os h a c e ! S i e m p r e está e n t r e la verdad y vos: la razón n o se atreve a a p a r e c e r d o n d e reina la imaginación. [...] H a c e o s u n a idea v e r d a d e r a d e las cosas. No juzguéis c o m o el p u e b l o , n o cedáis a la opinión. Liberaos de los prejuicios d e la infancia. [...] P a r a ser feliz, hay q u e p e n s a r s a n a m e n t e . D e b e m o s u n g r a n r e s p e t o a las opiniones com u n e s c u a n d o se trata de religión p e r o t e n e m o s que p e n sar de u n a m a n e r a m u y diferente al pueblo sobre lo q u e se l l a m a m o r a l y felicidad de la vida. L l a m o p u e b l o a t o d o aquél q u e piense de m a n e r a baja y c o m ú n : la corte está llena de este tipo de gente. La alta sociedad sólo h a b l a de fortuna y d e r e c o n o c i m i e n t o . S e oye: «seguid v u e s t r o c a m i no, a p r e s u r a o s en avanzar»; y la sabiduría dice: «Concentraos en las COSÍÍS simples; elegid u n a vida o s c u r a p e r o tranquila; salid del t u m u l t o , h u i d d e la m u l t i t u d » . [...]

69

&

4a¿

m¿

®?

•**

-mf

<*0

«**

**

*t>

&

&

# # # # # # #

CONSEJOS

DE UNA

AMIGA

Las que q u i e r a n conservar su simplicidad p u e d e n dispensarse de leer m i s m á x i m a s : n o están h e c h a s p a r a ellas. Sería t i e m p o p e r d i d o que p o d r í a n e m p l e a r e n leer libros que encajen mejor c o n su m a n e r a de vivir y actuar. Puesto que la m a y o r p a r t e de las mujeres sólo están h e c h a s para beber, comer, d o r m i r , d a r a luz hijos, jugar, e n g a ñ a r a sus a m a n t e s , a sus m a r i d o s , a sus directores y criticar a sus semejantes, estas m á x i m a s n o les sirven. N o les indico ning ú n m e d i o p a r a conducirse al respecto. Pero las que quieran o p u e d a n oír lo que digo en esta obra, e x t r a e r á n el p a r t i d o que les convenga. [...] A p e s a r de los ejemplos d e perfidia m a s c u l i n a q u e tienen c o n t i n u a m e n t e delante d e sí, las mujeres n o se corrigen d e s u s ideas p r e c o n c e b i d a s . E s t á n s i e m p r e p e r s u a d i d a s de que valen m á s q u e tal o cual otra, que elegirán lo que quieren; y la experiencia les e n s e ñ a q u e s i e m p r e se engañan: los a m a n t e s se convierten e n a m i g o s fríos o en enemigos. ¡Qué injustos son los h o m b r e s ! N o s hacen d a r pasos en falso y nos c o n d e n a n p o r haberlos seguido; c o m e t e n faltas mil veces m á s graves y q u e d a n i m p u n e s . Esta es, Señorita, su ventaja: todos sus prejuicios están a su favor y todos los nuestros contra nosotras. [...] Os he r e c o m e n d a d o mil veces la virtud; p e r o n o relacionéis con esta p a l a b r a u n a m u l t i t u d de ideas pueriles y ridiculas. La única h o n e s t i d a d q u e reconozco en u n a mujer es la que conviene a u n h o m b r e honesto. La v e r d a d es u n a para todo el m u n d o . ¿Por q u é sería de otra forma en lo que concierne a la virtud? Sed, pues, honesta, tened, incluso, reputación de ello; p e r o p e n s a d q u e hay u n a clase d e reputación a b s o l u t a m e n t e necesaria en las mujeres ordinarias que u n a mujer de m é r i t o singular n o necesita. La m e m o r i a de las b u e n a s obras, de las acciones bellas dura, la de las

debilidades pasa. Si M a d a m e d'Olonne h u b i e r a h e c h o poem a s c o m o los d e M a d a m e de Houliéres, su vida galante sería i g n o r a d a o sólo h a b l a r í a n de ella algunas m u j e r e s galantes sin n i n g ú n m é r i t o q u e p r e t e n d e r í a n justificar con ello sus defectos. [...] ¡Feliz quien tiene ante sí u n a acción grande, noble, heroica; u n a acción extraordinaria! E s la ú n i c a q u e se record a r á y c u b r i r á t o d a s las d e m á s . [...] E n c a m b i o , ¿qué es u n a gran r e p u t a c i ó n ? El r u m o r de algunas p e r s o n a s .

70

71

'él

m>

&

^ •<№ é>>

W

D'ALEMBERT POLEMIZA CON ROUSSEAU

j j í

I | i j | | I I { \ j j

D'Alembert (1717-1783), matemático y filósofo coclirector de la Enciclopedia, expresa en una carta dirigida a Jean-Jacques Rousseau todas las reservas que le inspiran las teorías del filósofo ginebrino sobre las consecuencias de la instruc• ción en el género humano. Reafínnando su fe en el progreso a través de la difusión del saber, D'Alembert hace gala de un feminismo que propugna cambios en la sociedad por la influencia positiva de una instrucción igualitaria: Hacia el final del texto, esboza el ideal del amor del futuro: una pareja en la que el amor es similar a una profunda amistad masculina e incluso más perfecta que ésta. Dado que la carta fue escrita en el año 1759 y la redacción del E m i l i o se sitúa entre 1757 y 1760 (su publicación data del año 1762), podemos concluir que los sólidos argumentos de D'Alembert no hicieron mella en Rousseau, quien afirma en el libro V del Emilio: «toda la educación de las ' mujeres debe estar referida a los hombres. Agradarles, serles útiles, hacerse amar y honrar por ellos, criarles de pequeños, cuidarles cuando sean mayores, aconsejarles, consolarles, haceñes la vida agradable y dulce: éstos son los deberes de las 73

mujeres de todos los tiempos y lo que ha de enseñárseles ae la infancia».

des-

CARTA DE D'ALEMBERT A JEAN-JACQUES ROUSSEAU

N o e x a m i n a r é , Señor, si tenéis r a z ó n al e x c l a m a r «¿dónde e n c o n t r a r e m o s u n a mujer atractiva y virtuosa?», c o m o el sabio se p r e g u n t a b a e n otras épocas «¿dónde e n c o n t r a r e m o s u n a mujer fuerte?». El género h u m a n o sería m u y desdichado si el objeto m á s digno de n u e s t r o respeto fuera en efecto t a n escaso c o m o afirmáis. P e r o si, p o r desgracia, tuvierais r a z ó n . ¿Cuál sería la c a u s a d e ello? La esclavitud y la d e g r a d a c i ó n a q u e h e m o s r e d u c i d o a las mujeres, las trabas que p o n e m o s a s u intelecto y a s u c o r a z ó n , la jerga fútil y h u m i l l a n t e p a r a ellas y p a r a n o s o t r o s a la q u e h e m o s reducido n u e s t r a r e l a c i ó n c o n ellas c o m o si n o tuvieran u n a r a z ó n q u e cultivar o n o fueran dignas de ello. Finalmente, la e d u c a c i ó n funesta, yo diría casi homicida, q u e les prescribimos, sin permitirles t e n e r otra; e d u c a c i ó n e n la que a p r e n d e n casi ú n i c a m e n t e a fingir sin cesar, a a h o g a r todos los sentimientos, a ocultar todas sus opiniones y disfrazar todos sus p e n s a m i e n t o s . Nos c o m p o r t a m o s con su naturaleza c o m o lo h a c e m o s c o n la d e n u e s t r o s jardines: t r a t a m o s d e a d o r n a r l a sofocándola. Si la m a y o r í a d e las naciones h a a c t u a d o c o m o n o s o t r o s al respecto es p o r q u e los h o m b r e s s i e m p r e h a n sido los m á s fuertes e n todas partes y q u e e n t o d a s p a r t e s el m á s fuerte es el o p r e s o r del m á s débil. N o sé si m e equivoco p e r o m e p a r e c e que el alejamiento en q u e m a n t e n e m o s a las mujeres de t o d o aquello susceptible d e instruirlas y elevar s u s a l m a s puede, al herir s u vanidad, h a l a g a r su a m o r propio. Parecería q u e 74

I | | f I J I | I ] J I i I

i n t u i m o s s u s ventajas y q u e r e m o s i m p e d i r l e s q u e las aprovechen. N o p o d e m o s dejar d e ver que ellas h a r í a n m e j o r que n o s o t r o s las o b r a s de b u e n g u s t o y recreo, s o b r e todo aquellas c u y o n ú c l e o fuera el s e n t i m i e n t o y la t e r n u r a . P a r a decir c o m o vos q u e «ellas n o saben describir ni sentir el a m o r m i s m o » es n e c e s a r i o n o h a b e r leído n u n c a las Cartas de Eloísa o que las hayáis leído en algún p o e t a que las h u b i e r a estropeado. Admito q u e ese talento d e pintar el a m o r al natural, talento p r o p i o de u n a época de ignorancia e n la q u e sólo la n a t u r a l e z a e n s e ñ a b a , p u e d e h a b e r se debilitado en n u e s t r o siglo, y q u e las mujeres, s i g u i e n d o n u e s t r o ejemplo, a h o r a son m á s c o q u e t a s que a p a s i o n a d a s y p r o n t o s a b r á n a m a r tan p o c o c o m o n o s o t r o s y expresarlo igual de mal. / P e r o es esta u n a falta de la n a t u r a l e z a ? Con respecto a las o b r a s de genio y sagacidad, mil ejemplos n o s p r u e b a n q u e la debilidad del c u e r p o n o es u n o b s t á c u l o en los h o m b r e s . ¿Por qué, entonces, u n a e d u c a c i ó n m á s sólida y viril n o p e r m i t i r í a a las mujeres el realizarlas? Descartes las j u z g a b a m á s a p t a s q u e n o s o t r o s p a r a la filosofía y u n a p r i n c e s a d e s d i c h a d a fue su m e j o r discípulo. I n e x o r a b l e p a r a con ellas, vos las tratáis, S e ñ o r , c o m o a esos p u e b l o s vencidos p e r o temibles a q u i e n e s los c o n q u i s t a d o r e s desarm a n . Después de sostener q u e el cultivo del intelecto es pernicioso p a r a la virtud de los h o m b r e s , concluís q u e lo sería a ú n m á s p a r a la de las m u j e r e s . Puesto q u e los h o m bres s e r á n m á s virtuosos c u a n t o mejor c o n o z c a n la verdadera fuente de s u felicidad, m e parece, p o r el c o n t r a r i o , q u e el género h u m a n o m e j o r a r á c o n la instrucción. Si los siglos instruidos n o e s t á n m e n o s c o r r o m p i d o s q u e los otros, ello se d e b e a q u e la luz d e la e d u c a c i ó n se halla d i f u n d i d a d e forma desigual, q u e está restringida y c o n c e n t r a d a e n u n p e q u e ñ o n ú m e r o d e intelectos, q u e los rayos q u e llegan h a s t a el p u e b l o tienen b a s t a n t e fuerza c o m o p a r a h a c e r d e s c u b r i r a las m e n t e s c o m u n e s la a t r a c c i ó n y las ventaja ; del vicio y n o p a r a hacerles ver s u s peligros y s u h o r r o r • gran defecto de este siglo filosófico es n o serlo toda'.-:'
i

| í í i ¡ ! f | } ) | f I

75

*

#

#

#

#

#

#

H

^

H

^

H

^

0

igjl <|| ^

^

^

^

^

tante. P e r o c u a n d o la instrucción sea m á s libre de expandirse, m á s extendida y h o m o g é n e a , e x p e r i m e n t a r e m o s sus efectos bienhechores; dejaremos d e m a n t e n e r a las mujeres bajo el y u g o y la ignorancia y ellas dejarán d e seducir, engañar' y g o b e r n a r a s u s señores. El a m o r e n t r e los d o s sexos será p a r a entonces c o m o la a m i s t a d m á s dulce y verdadera entre los h o m b r e s virtuosos; o m á s bien, será u n sentimiento m á s delicioso todavía, el c o m p l e m e n t o y la perfección de la amistad, s e n t i m i e n t o q u e e n intención de la naturaleza debía h a c e r n o s felices y que, p a r a n u e s t r a desgracia, h e m o s sabido alterar y c o r r o m p e r .

LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DEL SUJETO FEMENINO: EL BARÓN D'HOLBACH Y MADAME D'EPINAY

El concepto ilustrado de que las diferencias entre los seres humanos se originan en la educación y las condiciones diversas en que éstos viven, es desenrollado hasta sus últimas consecuencias por Helvecio en Del E s p í r i t u (1758), obra condenada por el Papa Clemente XIII en 1759. El barón d'Holbach, colaborador de la Enciclopedia y amigo de Didcrot, con quien comparte las convicciones materialistas, critica en su Sistema Social la educación impartida a las mujeres por sus efectos desastrosos para la. propia felicidad de éstas y para la sociedad en su conjunto. Ataca la doble moral que condena a la seducida, y permite que el libertino se vanaglorie de sus hazañas y hace responsable al gobierno de la falta de educación de las jóvenes de las clases populares que se ven obligadas a subsistir por medio de. la prostitución. Su ideal de esposa-amiga virtuosa es coherente con sus convicciones políticas favorables cd ascenso de la burguesía, patentes en el artículo «Representantes» de la Enciclopedia, pero va más allá de posiciones similares a la de M. Demahis que viéramos en el artículo «Mujer (Moral)» de la E n c i c l o p e dia. Lejos de exigir el retiro del mundo y la exclusiva dedica76 77

m + «è *è

<«#

¿a

•#

-4è 4à 4b là

# # # '#

* #

#

#

#

#

#

#

#

<* #

*

%

#

c/ó/? « /05 /H/OS, reivindica una educación igualitaria que las mujeres accedan a la ciudadanía y a las mismas ciones que los hombres dentro del Estado.

para fun-

Más radical en su análisis, Madame d'Epinay (17261783), por su parte, dirige observaciones sumamente agudas a .tina obra publicada en 1772 por el académico Thomas: Ensayo sobre el carácter, c o s t u m b r e s e intelecto d e las m u jeres. Sus consideraciones son aplicables a algunas obras que ciertos pensadores de nuestro siglo dedicaron al mismo tema. El decidido enfoque naturalista de la autora rechaza el esencialismo y biologicismo generalmente aplicados a las diferencias de género.

crueldad. P a r a el Asiático v o l u p t u o s o y celoso, las mujeres sólo s o n i n s t r u m e n t o s lúbricos de s u s placeres secretos. E n todo el Oriente, s e c u e s t r a d a de la Sociedad, r e d u c i d a a cautiverio p o r sus tiranos inquietos, este sexo a g r a d a b l e languidece e n la o s c u r i d a d y vegeta e n u n a inutilidad t a n larga c o m o la vida. El E u r o p e o , e n el fondo, a pesar d e la deferencia a p a r e n t e q u e afecta p a r a c o n las mujeres, ¿ a c a s o las trata d e m a n e r a m á s h o n o r a b l e ? Al negarles u n a e d u c a c i ó n m á s sensata, al alimentarlas sólo con c u m p l i d o s y b a g a t e las, al n o permitirles o c u p a r s e m á s q u e d e j u g u e t e s , m o d a s , a d o r n o s , a) inspirarles sólo el g u s t o por los talentos frivolos, ¿no les m o s t r a m o s un d e s p r e c i o m u y real disfrazado bajo las a p a r i e n c i a s d e la deferencia y el íespeto? ¿Qué frutos ventajosos p u e d e esperar la S o c i e d a d de la educación que d a m o s a las j ó v e n e s de clase a c o m o d a d a ? ¿Cómo p u e d e n m a d r e s vanas, d e c o n d u c t a d i s i p a d a y a m e n u d o culpables d e intrigas inconfesables, e n s e ñ a r Jas reglas d e la p r u d e n c i a , la m o d e s t i a y el p u d o r ? ¿Acaso esas m a d r e s i n s e n s a t a s p u e d e n d a r l e s lecciones de discreción, de p r u d e n c i a y de e c o n o m í a ? No, sin d u d a ; alejarán de sí testigos i n c ó m o d o s de sus p r o p i o s desórdenes o de su sinrazón: la e d u c a c i ó n de las hijas será confiada a reclusas despojadas d e toda experiencia, s e c u e s t r a d a s tic la Sociedad, i g n o r a n t e s , crédulas, supersticiosas, llenas d e p e q u e n e ces y d e prejuicios. ¿Ese es el m o d o de f o r m a r c i u d a d a n a s , m a d r e s de familia, esposas c a p a c e s de m e r e c e r la e s t i m a y de r e t e n e r los c o r a z o n e s de s u s m a r i d o s ? La e d u c a c i ó n de u n a joven d e s t i n a d a a vivir en el g r a n m u n d o p o r lo general se l i m i t a a la música, la d a n z a , el a d o r n o y la c o m p o s t u r a . O b s e r v e m o s las c o n t r a d i c c i o n e s s o r p r e n d e n t e s q u e a c o m p a ñ a n esta educación. La religión p r o h i b e q u e u n a chica a m e el g r a n m u n d o y t r a t e de g u s t a r en él; m i e n t r a s que p o r o t r o lado, todo lo q u e los p a d i e s le e n s e ñ a n o h a c e n q u e se le e n s e ñ e tiene p o r objeto g u s t a r en el g r a n m u n d o . ¡Se h a c e consistir s u h o n o r e n la reserva, el p u d o r , la d e c e n c i a y, s o b r e todo, en la c o n s e r v a c i ó n
79

SISTEMA

SOCIAL

«Sobre las mujeres» (capítulo X) La p a r t e m á s a g r a d a b l e d e la especie h u m a n a , la q u e la naturaleza p a r e c í a h a b e r d e s t i n a d o a p r o c u r a r la m a y o r felicidad a la otra, a m o d e r a r la rudeza, a dulcificar sus cost u m b r e s y h a c e r m á s sensible s u alma, es la q u e a m e n u d o causa los m a y o r e s estragos en la Sociedad. P o r la m a n e r a en que e n todos los Países se e d u c a a las mujeres, parece que se p r o p u s i e r a n h a c e r de ellas seres q u e conserven hasta la t u m b a la frivolidad, la inconstancia, los caprichos y los desatinos d e la infancia; los h o m b r e s p a r e c e n olvidar q u e ellas están h e c h a s p a r a contribuir a s u felicidad m á s real y d u r a d e r a . El G o b i e r n o n o c u e n t a c o n ellas p a r a n a d a e n la Sociedad. E n t o d o s los r i n c o n e s d e la tierra, el destino d e las m u jeres es ser t i r a n i z a d a s . El h o m b r e salvaje h a c e d e su c o m p a ñ e r a u n a esclava y lleva s u d e s d é n hacia ella h a s t a la 78

4*'

4»/

i+S ¿&> /a* «o

40

^

^

^

^

40

^

#

#

.#

«

4r

#

#

#

^

.H

j|» #

#

de su inocencia; m i e n t r a s que, p o r otro lado, el gusto del a d o r n o y de la coquetería q u e le inspiran p a r e c e a n i m a r l a a deshacerse de t o d a reserva y d e esa inocencia que le habían m o s t r a d o c o m o s u m a y o r tesoro, c o m o el m á s bello ornam e n t o de su edad! Instruida d e esta m a n e r a , u n a chica desprovista de experiencia, p o r o r d e n d e sus padres, es arrojada, irreflexivam e n t e , a los b r a z o s d e u n h o m b r e q u e le es t o t a l m e n t e desconocido y del q u e la tiranía, la indiferencia o el m a l proceder la llevarán m u y p r o n t o a consolarse de sus penas habituales e n la disipación, la m a l a c o n d u c t a y el vicio. Así, p a d r e s i n h u m a n o s fuerzan a m e n u d o a u n a hija a contraer los c o m p r o m i s o s m á s contrarios a su gusto; es c o n d u c i d a c o m o u n a víctima al altar y forzada a j u r a r a m o r e t e r n o a u n h o m b r e p o r q u i e n n o siente n a d a , q u e n u n c a h a visto o incluso q u e detesta. E s p u e s t a bajo el p o der de u n s e ñ o r que, c o n t e n t o d e poseer u n instante su p e r s o n a y de g o z a r de la dote, la contraría, la descuida, se t o r n a odioso p o r sus m a l a s m a n e r a s y p o c a consideración y, m u y a m e n u d o , p o r su m a l ejemplo y su dureza, la e m puja al m a l c o m o m e d i o d e vengarse del Déspota q u e se h a convertido e n el a r b i t r o d e su destino. El m a t r i m o n i o n o le ofrece n i n g u n a dulzura, sólo le p r e s e n t a c a d e n a s convertidas en indestructibles p o r la religión y q u e son regadas c o n t i n u a m e n t e p o r las lágrimas d e quien las lleva, a m e n o s q u e b u s q u e aligerarlas p o r m e d i o d e u n a vida d e s o r d e n a d a . ¡Padres bárbaros!, ¿acaso n o sois vosotros quienes, cobard e m e n t e guiados p o r u n interés sórdido, forzáis a la falta o h u n d í s p a r a t o d a la vida e n la desesperación a u n a s hijas a quienes debíais la felicidad? La consideración, la estima, la amistad, el deseo de gustar son m á s necesarios todavía que el a m o r p a r a la felicid a d d e los esposos. P e r o la e s t i m a sólo p u e d e e s t a r b a s a d a en las cualidades intelectuales y afectivas; sólo ellas p u e d e n p r o c u r a r al m a t r i m o n i o u n a serenidad constante. El a m o r es u n a flor tierna que el m e n o r soplo p u e d e m a r c h i t a r , la 80

estima es u n árbol p r o f u n d a m e n t e e n r a i z a d o q u e resiste las t e m p e s t a d e s . Si el salvaje y el h o m b r e privado d e razón sólo ven e n la u n i ó n conyugal el goce brutal d e a l g u n o s placeres pasajeros, el h o m b r e s e n s a t o quiere, i n d e p e n d i e n t e m e n t e del goce, e n c o n t r a r en el objeto a m a d o placeres durables s u p e r i o r e s a los m o m e n t á n e o s [...]. E n las n a c i o n e s c o r r o m p i d a s , y sobre todo e n las grandes c i u d a d e s que son p o r lo c o m ú n s e n t i n a s i n f e c t a d a s p o r el vicio, ¡a c u á n t o s peligros la negligencia del G o b i e r n o y la falta d e e d u c a c i ó n exponen a la hija del h o m b r e del pueblo! P o r p o c o q u e la n a t u r a l e z a le haya ciado algún, atractivo, ella p a r e c e d e s t i n a d a a ser sacrificada al vicio o p u l e n t o y convertirse e n víctima d e la p r o s t i t u c i ó n . La indigencia, la pereza, la vanidad, el ejemplo, t o d o s los disc u r s o s q u e oye la invitan a b u s c a r en la vida d i s o l u t a u n m o d o de subsistir m á s c ó m o d o q u e el que le p r o c u r a r í a el trabajo de sus m a n o s . Desprovista d e principios y de sentim i e n t o s d e d e c e n c i a y h o n o r , se e n c u e n t r a indefensa en m e d i o de m u l t i t u d de s e d u c t o r e s q u e b u s c a n s u p e r d i c i ó n . E n l u g a r d e e n c o n t r a r en s u s p a d r e s u n apoyo c o n t r a la seducción, éstos, p a r a salir d e la miseria, a c e p t a r á n a m e n u d o c o m e r c i a r sus e n c a n t o s con algún libertino rico o p o d e r o s o que, d e s p u é s d e h a b e r satisfecho sus deseos, la a b a n d o n a a la v e r g ü e n z a y a la triste necesidad d e p e r s i s t i r en el d e s o r d e n . ¡Hasta qué p u n t o la vida disoluta c o r r o m pe l a o p i n i ó n y e n d u r e c e el c o r a z ó n que v e m o s a m u c h a gente u f a n a r s e de las victorias infames que o b t i e n e s o b r e la i n o c e n c i a s e d u c i d a y convertida e n d e s d i c h a d a y d e s p r e ciable p a r a s i e m p r e ! ¿Qué idea p o d e m o s f o r m a r n o s de las leyes q u e dejan sin castigo s e d u c t o r e s t a n crueles c o m o los asesinos m á s decididos? ¿Acaso h a y u n c r i m e n m á s a p r o p i a d o p a r a p r o v o c a r r e m o r d i m i e n t o s q u e el q u e h u n d e aleg r e m e n t e y d e b u e n a g a n a a la i n o c e n c i a en el o p r o b i o y el infortunio? Y finalmente, ¿hay u n prejuicio m á s a b s u r d o y cruel q u e el q u e c o n d e n a a la i n f a m i a p e r p e t u a tantas débiles c r i a t u r a s m i e n t r a s q u e los a u t o r e s d e sus faltas 81

*>• W

^

-4*

4*

& & & & m & & &

se atreven a v a n a g l o r i a r s e a b i e r t a m e n t e de sus triunfos odiosos? Las mujeres de t o d a condición se e n c u e n t r a n u n buen día c r u e l m e n t e castigadas p o r n o h a b e r e c h a d o las bases, en su juventud, d e su felicidad futura. Las m á s a d o r a d a s en su p r i m a v e r a son, p o r lo c o m ú n , las m á s d e s d i c h a d a s e n su otoño y su vejez. Inútiles ya p a r a la Sociedad, libradas a sí m i s m a s , privadas de los elogios y los homenajes a los q u e su v a n i d a d estaba a c o s t u m b r a d a , c a e n g e n e r a l m e n t e en u n a s o m b r í a melancolía [...]. Platón l l a m a a las mujeres al G o b i e r n o de los E s t a d o s e incluso al m a n d o de los ejércitos; p e r o quiere que su educación sea la m i s m a q u e la d e los h o m b r e s . * N u m e r o s o s ejemplos n o s p r u e b a n , en efecto, q u e en ocasiones las mujeres h a n g o b e r n a d o I m p e r i o s con p r u d e n c i a y gloria. Pero ¡lamentablemente! ¡a q u é serían reducidos los Pueblos si fueran g o b e r n a d o s p o r los caprichos d e mujeres ligeras, frivolas y sin m o r a l c o m o las q u e se e n c u e n t r a n en g r a n núm e r o en las Naciones c o r r o m p i d a s ! [...]

el libro de T h o m a s sobre el carácter, c o s t u m b r e s e intelecto de las mujeres. Esta obra a p a r e c i ó h a c e algunos días. Si m e suscita a l g u n a s ideas, os las c o m u n i c a r é . C o m o de c o s t u m bre, os diré todo lo que p a s e p o r m i cabeza con tal q u e mi opinión q u e d e entre vos y yo. ¡Y bien! Lo he leído y m e g u a r d a r é de decir lo q u e pienso de él a alguien que no seáis vos. T a m p o c o m a n t e n d r é e n sociedad u n t o n o tan radical, pero os confieso q u e n o m e p a r e c e m á s q u e u n a p o m p o s a charlatanería, m u y elocuente, u n p o c o p e d a n t e y m u y m o n ó t o n a . E n c o n t r a m o s en este libro algunas p e q u e ñ a s y a d o r n a d a s frases, de esas frases que, c u a n d o se e s c u c h a n en u n a tertulia, se dice de su autor, ese día y el siguiente: ¡tiene u n ingenio angelical, es e n c a n t a d o r , es encantador! P e r o c u a n d o se e n c u e n t r a n en u n a o b r a q u e p r e t e n d e ser seria, n o logran c o n t e n t a r m e . Esta o b r a n o tiene conclusión alguna. Una vez leída, n o se sabe lo q u e el a u t o r piensa y si s u o p i n i ó n sobre las mujeres es distinta de las o p i n i o n e s c o m u n e s recibidas. Con m u c h a erudición, h a c e u n a h i s t o r i a de mujeres célebres d e distintos á m b i t o s . Discute con algo de s e q u e d a d lo q u e en ellas es atribuible a la n a t u r a l e z a , a la o r g a n i z a c i ó n d e la sociedad y a la educación. Después, m o s t r á n d o l a s tal c o m o son, atribuye sin cesar a la n a t u r a l e z a lo que n o s o t r a s debem o s a la e d u c a c i ó n o a la sociedad. Y a d e m á s , ¡cuántos tópicos! —¿Ellas son m á s sensibles? ¿Su a m i s t a d es m á s segura q u e la de los h o m b r e s ? ¿ S o n así? ¿Son de esta otra m a n e r a ? Dice que M o n t a i g n e decide c l a r a m e n t e la cuestión e n c o n t r a d e las mujeres, quizás c o m o ese juez q u e temía t a n t o ser parcial que h a b í a a d o p t a d o c o m o principio h a c e r s i e m p r e p e r d e r el p r o c e s o a s u s amigos. Y luego, en otro párrafo: La naturaleza, dice, las hizo c o m o las flores, p a r a brillar d u l c e m e n t e en el m a c i z o q u e las vio nacer. Habría, p u e s , quizás, que d e s e a r a u n h o m b r e c o m o a m i g o p a r a las g r a n d e s ocasiones y la a m i s tad de u n a m u j e r p a r a la felicidad de t o d o s los días. ¡Qué p e q u e n e c e s c o m u n e s y p o c o filosóficas! 83

CARTA DE MADAME

DEPINAY

AL ABATE

GALI ANI

París, 14 de m a r z o de 1772 N o m e habéis escrito esta s e m a n a , mi q u e r i d o abate. No m e siento bien, de m a n e r a q u e n o tengo g r a n cosa que deciros. P o r lo t a n t o , voy a decidirme a leer j u n t o al fuego

* Plutarco nos cuenta que Telesilla de Argos, mujer de nacimiento ilustre que se encontraba agobiada por la enfermedad, consultó el oráculo de Apolo el cual le respondió que, para recobrar la salud, era necesario que se dedicase al culto de las Musas; gracias a ello recuperó sus fuerzas, adquirió talentos y se distinguió por su intelecto y su coraje.

82

-j*

-H0

4&

&

.0

¿#

&

<ttá W

¡

<40 4 P

4Éf

Pretende q u e las mujeres n o p u e d e n tener t a n t a constancia ni persistencia en los q u e h a c e r e s c o m o los h o m b r e s , ni t a m p o c o t a n t o coraje en las resoluciones. Creo que ésta es u n a visión m u y falsa: t e n e m o s mil ejemplos d e lo contrario, incluso algunos son bastante recientes y notables. Por otro lado, el coraje y la constancia en la persecución de u n objetivo p o d r í a n ser calculados en r a z ó n del ocio, y esto podría ser un a r g u m e n t o de peso a n u e s t r o favor. N o tengo tiempo d e d a r a esta idea el desarrollo que desearía. Pero, felizmente, con vos n o es necesario ya q u e adivinaréis el resto. Se h a n visto, dice T h o m a s , ejemplos d e g r a n coraje en las mujeres e n m o m e n t o s de g r a n d e s peligros; p e r o esto ocurre s i e m p r e q u e las saca de sí m i s m a s u n a pasión o u n a idea q u e las m u e v e con fuerza, etc. Pero ¿acaso el coraje es algo distinto en los h o m b r e s ? Lo q u e los m u e v e c o n fuerza es la opinión o la ambición. P o n e d e n las instituciones y en la educación d e las mujeres el m i s m o prejuicio de valor y h a b r á tantas mujeres valerosas c o m o h o m b r e s , p u e s t o que hay c o b a r d e s e n t r e ellos a p e s a r de lo que c o m ú n m e n t e se piensa y q u e el n ú m e r o de mujeres valerosas es tan g r a n d e c o m o el d e h o m b r e s c o b a r d e s . De la s u m a total de los males físicos extendidos sobre la superficie terrestre, las mujeres tienen m á s de los dos tercios. T a m b i é n es indudable que los s o p o r t a n con m u c h a m á s infinita c o n s t a n c i a y coraje que los h o m b r e s . Para ello n o están sostenidas ni p o r el prejuicio ni p o r la vanidad. Incluso la constitución física, a c a u s a d e la educación, se h a h e c h o m á s débil que la del h o m b r e . E n t o n c e s , p o d e m o s concluir que, e n ellas, el coraje es u n d o n d e la n a t u r a l e z a c o m o lo es en los h o m b r e s y, llevando estas ideas m á s lejos, que pertenece a l a esencia de la h u m a n i d a d e n general el l u c h a r c o n t r a las molestias, las dificultades, los obstáculos, etc. Se podría, con m u c h a m a y o r ventaja, h a c e r el m i s m o cálculo sobre los p r o b l e m a s morales. !> '• C u a n d o habla d e la m i n o r í a de e d a d de Luis XTV, dice: En esa época, todas las mujeres tuvieron esa especie de 84

agitación inquieta que da el espíritu d e p a r t i d o ; espíritu m e n o s alejado d e su carácter de lo q u e se piensa. Es verdad, señor T h o m a s . Pero, p u e s t o q u e queréis ser científico, h a b r í a q u e e x a m i n a r si esa disposición inquieta q u e ellas poseen p o r n a t u r a l e z a les es p a r t i c u l a r y n o se e n c u e n t r a i g u a l m e n t e e n los h o m b r e s ; h a b r í a q u e ver si los h o m b r e s , despojados c o m o ellas de t o d a o c u p a c i ó n seria, excluidos de los negocios y ajenos a t o d o g r a n objetivo, n o m o s t r a r í a n esta m i s m a disposición i n q u i e t a que se a p a g a a n t e vuestros ojos p o r el alimento q u e le d a el papel q u e tienen en la sociedad. P r u e b a de ello es q u e e n n i n g ú n l u g a r se observa m e j o r q u e entre los m o n j e s y en las casas religiosas. Vuestra o b r a n o es filosófica e n absoluto, n o e x a m i n á i s n a d a a g r a n escala y n u e v a m e n t e os veo sin objetivo. ¡Pero c ó m o ! ¡Osáis c o n d e n a r el p a p e l de Chrysale en Las mujeres sabiasl Decís q u e ese p a p e l nos h a c í a volver doscientos a ñ o s atrás. P o b r e h o m b r e . N o veis q u e ese papel, p u e s t o e n oposición a las m u j e r e s sabias, a t a c a b a al m i s m o t i e m p o los dos extremos: el a b u s o del ingenio y el a b u s o de c o s t u m b r e s simples y de espíritu e c o n ó m i c o . T e n n i n a su o b r a h a c i e n d o votos p o r el r e t o m o d e la m o r a l y de la virtud. ¡Que así sea! E s a s c u a t r o últimas -páginas son las m á s agradables del libro por el c u a d r o q u e h a c e de la mujer tal c o m o d e b e r í a ser. Pero lá m i r a c o m o u n a q u i m e r a . E s indudable que los h o m b r e s y las m u j e r e s son de la m i s m a n a t u r a l e z a y constitución. P r u e b a de ello es que las mujeres salvajes son t a n r o b u s t a s y ágiles c o m o los h o m b r e s salvajes: de esta m a n e r a , la debilidad de n u e s tra c o n s t i t u c i ó n y d e n u e s t r o s ó r g a n o s p e r t e n e c e ciertam e n t e a n u e s t r a e d u c a c i ó n y es u n a c o n s e c u e n c i a de la condición q u e se nos h a asignado en la sociedad. P u e s t o q u e los h o m b r e s y las mujeres son de la m i s m a n a t u r a l e z a y constitución, son susceptibles de los m i s m o s defectos, ele las m i s m a s virtudes y de los m i s m o s vicios. Las virtudes que se q u i s o d a r a las mujeres e n general son casi t o d a s virtudes c o n t r a n a t u r a que sólo p r o d u c e n p e q u e ñ a s virtu85

m>

m

®?

m

¡0

<& mt

S

:

S

j¡é

#'

S

#

40

y

^

'

^

^

^

^

.^p ^

^

des licticias y vicios m u y reales. Sin duda, serían necesarias m u c h a s generaciones p a r a volver a ser tal y c o m o la naturaleza n o s hizo. Quizás g a n á r a m o s c o n ello, p e r o los h o m bres p e r d e r í a n d e m a s i a d o . E s t á n m u y contentos d e q u e n o s e a m o s peores d e lo q u e s o m o s d e s p u é s de t o d o lo que h a n h e c h o p a r a d e s n a t u r a l i z a r n o s con sus bellas instituciones, etc. E s t o es tan evidente que n o m e r e c e la p e n a que sea dicho, c o m o t a m p o c o la merecía lo dicho p o r el señor Thomas. E r a difícil h a c e r algo nuevo sobre este t e m a y, en general, c o m o decía el otro día el señor G r i m m , ya n o hay m á s temas ni ideas nuevas: sólo nos h a c e n falta cabezas nuevas p a r a enfocar las cosas bajo p u n t o s de vista diferentes. ¿Pero d ó n d e encontrarlas? Conozco dos, sin e m b a r g o : el abate Galiani y el m a r q u é s de Croismare. El m a r q u é s es p a r a las p e q u e n e c e s de la sociedad lo que vos sois p a r a la filosofía y la a d m i n i s t r a c i ó n . Adiós, abate mío. N o sé si las mujeres son constantes, valerosas, etc.; pero al m e n o s sé que son tan charlatanas c o m o los filósofos. Estaréis de acuerdo con ello al leer esta carta. N o obstante, espero q u e n o desdeñéis contestarme y decirme cuál es vuestro parecer sobre esta delicada cuestión.

EL RETRATO DE LA LIBERTINA EN EL MARQUÉS DE SADE Y EN CHODERLOS DE LACLOS

' Muchas veces se ha hablado de un supuesto feminismo del marqués de Sade '(1740-1814). No compartimos esta idea, aunque es necesario reconocer que no predica únicamente ,a los varones su moral de la transgresión. Por el contraído, ins- ta a las mujeres a librarse, por medio de la razón, de los prejuicios que impiden el acceso al placer sexual. Sin embargó]en numerosos pasajes de su obra afirma el carácter subordinado por naturaleza de las mujeres, destinadas a ser objetos de placer. La libertad sexual femenina aparece así como mera asunción de la verdadera esencia lúbrica de la hembra humana, más allá de la hipocresía de la sociedad. ¿Igualitarismo o misoginia? El caso Sade es muy complep ya que también el hombre es reducido a objeto de placer. Además, probablemente su pertenencia a un "estamento 'privilegiado le permitió imaginar personajes femeninos dominadores. Él burgués demócrata, en cambio, afirmó"su Igualdad con los demás hombres sobre la base de su diferencia con respecto a las mujeres, recluidas en el hogar y condenadas a la represión sexual. Pero no debemos olvidar que la JuUetg.,de^Sade^Qbíiene su poder prostituyéndose o sea, en última instancia, a tra87

86

4*

' m>

<m¡>

+*•

&

^

&

m*

>&

vés de su funcionalidad para con los deseos del colectivo masuimwJCarfer, T987,¡06) y que, por otro lado, el peso del discurso filosófico recae siempre en el personaje del libertino, varón adulto que dirige a los jóvenes y a las mujeres. A diferencia de Sade, Lacios nos presenta el retrato de la libertina para negar la viabilidad liberadora de este modelo. Si a Julieta el vicio le concedía la prosperidad, a Madame de Merteuil le acarreará la infamia y %l exilio. Nacido en 1741 en el seno de una familia burguesa,.Choderlos de Lacios se dedica a la carrera militar, en la que su carencia de títulos nobiliarios significará un obstáculo. Alcanza el éxito a través de la literatura. En 1782, publica Las amistades peligrosas. Esta obra es una crítica a la moral y las costumbres de la nobleza. En ella, Madame de Tourvel, perteneciente a la nobleza de toga, nobleza menos ociosa que la de espada, será la víctima de dos libertinos, el vizconde de Valmont que la seducirá y la marquesa de Merteuil que dirigirá la empresa del engaño. Lacios, que comparte la tesis rousseauniana del origen social del mal, presenta a Madame de Tourvel como una mujer sensible que por creer en el amor morirá abandonada por su amante. A ella se opone la figura de la marquesa, una mujer que, habiendo comprendido muy temprano la situación de desventaja de las mujeres en la sociedad, lia decidido ser una excepción y gozar de placeres y privilegios similares a los masculinos. En el fragmento que hemos escogido, la marquesa cuenta en una carta dirigida al vizconde, su ex amante y actual amigo, la decisión que tomó con respecto a lo que sería su vida al comprender que, en la sociedad, las mujeres llevaban las de perder si se enamoraban. Un año después de la publicación de Las a m i s t a d e s peligrosas, Lacios compone tres ensayos para un concurso de la Academía~3e Chálons-sur-Marne sobre el tema ¿Cuáles serían los mejores m e d i o s d e perfeccionar la e d u c a c i ó n de las mujeres? Estas notas no fueron publicadas hasta 1904. El tono radical que anima algunos párrafos es sorprendente: Y<Venid a enteraros cómo habiendo nacido compañeras del 88

hombre, os habéis convertido en sus esclavas; cómo, caídas, en este estado abyecto, habéis llegado a estar a gusto en él, a mirarlo como vuestro estado natural; cómo, finalmente, degradadas cada vez más por vuestro largo hábito de la esclavitud, habéis preferido los vicios envilecedores pero cómodos a las virtudes más penosas de un ser libre y respetable». Paro, Lacios, quien será más tarde miembro del club de los jacobinos, sólo una «gran revolución» llevada a cabo por las mujeres y exclusivamente por,ellas podrá cambiar la sociedad"á'su favor. Sin embargo, como ya hemos precisado éh la introduc-ción, no podemos hablar, en su caso, de una verdadera convicción feminista a la manera de Condorcet. Su ideal de reforma social conduce a un modelo de mujer doméstica muy similar al elogiado por M. Demahis en el artículo «Mujer (Moral)» de la Enciclopedia.

HISTORIA DE O LA PROSPERIDAD

JULIETA DEL VICIO

[La origina] superiora del convento d o n d e se e n c u e n t r a la joven Julieta dirige a las novicias un discurso d e s t i n a d o a iniciarlas en el libertinaje] [...] P i s o t e a d esta virtud salvaje que algunos t o n t o s p r e t e n d e n convertir en vuestro mérito; r e n u n c i a d a la c o s t u m b r e b á r b a r a de i n m o l a r o s en el altar de esta ridicula v i r t u d cuyos goces i m a g i n a r i o s n o os c o m p e n s a r á n n u n c a d e todos los sacrificios que le haréis. ¿Con q u é d e r e c h o los h o m - í bres exigen de vosotras tanta m o d e r a c i ó n c u a n d o ellos tie-; n e n t a n poca? ¿No veis que son ellos q u i e n e s h a n h e c h o l a s leyes y q u e su orgullo o su falta d e t e m p l a n z a p r e s i d í a la¿ redacción?

&

*•>

40

#0 . *t

4+

40

40> <30

40

*

s * * * * * # # # #

*

[...] Puesto q u e n a d a obedece t a n t o a la naturaleza (como el libertinaje d e los individuos de n u e s t r o sexo), es imposible q u e p u e d a ser infame. P e r o s u p o n g a m o s p o r un instante la realidad d e esta infamia: ¿ c ó m o p o d r í a detener a u n a mujer inteligente? ¿Qué le i m p o r t a q u e la miren c o m o infame? Si, d e h e c h o , n o lo es a los ojos de la razón, y si es imposible q u e la infamia p u e d a existir en el caso en q u e se e n c u e n t r a , ella reirá d e la injusticia y d e la locura de s u s semejantes sin dejar d e ceder a los i m p u l s o s d e la naturaleza y s i e m p r e c o n m u c h a m á s t r a n q u i l i d a d q u e otra, p u e s t o d o detiene y h a c e t e m b l a r a la q u e t e m e p e r d e r su reputación, m i e n t r a s q u e la q u e la h a p e r d i d o , al n o tener ya n a d a q u e p e r d e r y al librarse a t o d o sin aprehensión, d e b e ser n e c e s a r i a m e n t e m á s feliz. [...] Observad a esta deliciosa pilla: q u e r r í a m o s t r a r su libertinaje al m u n d o entero; la vergüenza y a n o le p r o d u c e n i n g ú n efecto, la desafía y sólo se l a m e n t a d e los escasos testigos d e sus faltas. [...]

LAS AMISTADES

PELIGROSAS

Carta LXXXI
La m a r q u e s a de Merteuil al vizconde de V a l m o n t [...] Sin d u d a , n o negaréis estas verdades que la evidencia h a convertido e n triviales. Si, a p e s a r de ello, m e habéis visto d i s p o n i e n d o d e los a c o n t e c i m i e n t o s y d e las opiniones, h a c e r de esos h o m b r e s t a n temibles el j u g u e t e d e mis caprichos o d e mis fantasías, q u i t a r a u n o s la voluntad, a otros el p o d e r d e perjudicarme, si h e sabido, según mis gustos c a m b i a n t e s , e n ocasiones e n c a d e n a r a m í y e n otras arrojar lejos d e m í a «esos t i r a n o s convertidos e n esclavos», 90

si en m e d i o de estos frecuentes c a m b i o s , mi r e p u t a c i ó n se conservó, no o b s t a n t e , p u r a , ¿no h a b é i s d e b i d o d e d u c i r que, n a c i d a p a r a vengar a m i sexo y domina!" al vuestro, yo había s a b i d o c r e a r m e d i o s d e s c o n o c i d o s a n t e s de mí? ¡Ah!, g u a r d a d vuestros consejos y vuestros t e m o r e s pitra esas mujeres delirantes que se d i c e n «sentimentales», cuya i m a g i n a c i ó n exaltada h a r í a c r e e r q u e la n a t u r a l e z a h a coloc a d o sus sentidos en su cabeza; que, al no h a b e r reflexionado j a m á s , c o n f u n d e n sin cesar el a m o r con el a m a n t e ; que, en su loca ilusión, creen que sólo aquel con quien b u s c a r o n el placer es su único depositario y, c o m o v e r d a d e r a s supersticiosas, tienen p a r a con el s a c e r d o t e el respeto y la fe q u e sólo se d e b e a la divinidad. [...] Pero yo, ¿qué tengo en c o m ú n c o n esas mujeres irreflexivas? ¿Cuándo m e habéis visto a p a r t a r m e d e las reglas q u e m e h e prescrito y faltar a mis principios? Digo m i s principios y lo digo e x p r e s a m e n t e p u e s t o q u e n o son, c o m o los de las d e m á s mujeres, dados al azar, recibidos sin e x a m e n o seguidos p o r c o s t u m b r e . S o n el fruto de mis p r o f u n d a s reflexiones; los h e creado y p u e d o decir que son mi obra. I n t r o d u c i d a en la alta sociedad e n el t i e m p o en q u e , n i ñ a a ú n , estaba destinada p o r mi situación al silencio y a la inacción, supe a p r o v e c h a r para observar y reflexionar. M i e n t r a s m e creían a t o l o n d r a d a y distraída-, e s c u c h a n d o v e r d a d e r a m e n t e poco los discursos q u e se afanaban e n ciarm e , yo atendía c u i d a d o s a m e n t e a los q u e trataban d e ocultarme. Esta útil curiosidad, al t i e m p o q u e m e instruía, m e enseñó t a m b i é n a disimular; frecuentemente forzada a ocultar los objetos d e mi atención a los ojos d e q u i e n e s m e r o d e a b a n , traté de guiar los míos a voluntad; c o n s e g u í desde entonces poner, c u a n d o lo deseaba, ese aire d i s t r a í d o q u e m e h a b é i s elogiado tan a m e n u d o . A n i m a d a p o r este p r i m e r éxito, intenté regular de la m i s m a m a n e r a los diversos m o v i m i e n t o s de mi rostro. Si sentía a l g u n a p e n a , m e ejercitaba e n p o n e r aire de s e r e n i d a d , incluso d e alegría; 91

<*'

<mr m* ngf

m>- j&

.-i* 40

40

-40

;¡^^

<p ^^ j

m e e m p e ñ é e n la t a r e a h a s t a el p u n t o de c a u s a r m e dolores voluntarios p a r a b u s c a r d u r a n t e ese m o m e n t o la expresión d e placer. Trabajé m i p e r s o n a con el m i s m o c u i d a d o y todavía con m á s dificultades p a r a r e p r i m i r los s í n t o m a s de u n a alegría inesperada. Así, p u d e o b t e n e r sobre m i fisionom í a ese p o d e r del q u e os habéis a s o m b r a d o a veces. [...] Aún n o tenía quince a ñ o s y ya poseía los talentos a los que la m a y o r p a r t e d e n u e s t r o s políticos d e b e n su reputación y sólo poseía los p r i m e r o s e l e m e n t o s de la ciencia que deseaba adquirir. [...]

FEMINISMO Y PROGRESO DE LA HUMANIDAD EN CONDORCET

Matemático y único de los grandes filósofos ilustrados que alcanzó a ver la Revolución de 1789, el marqués de Condorcet (1743-1794) fue uno de los máximos defensores de la idea del progreso de la humanidad. Durante el año anterior a su suicidio en prisión, víctima del Terror jacobino por sus simpatías girondinas, escribió el E s b o z o de u n C u a d r o de los progresos del espíritu h u m a n o . En esta obra, exalta la labor realizada por la Ilustración, tarea de razón, crítica del prejuicio y tolerancia, y afirma su fe en la perfectibilidad de la especie humana. Tero sostiene que una de las condiciones de esta perfectibilidad es la abolición de los prejuicios sobre los sexos. Únicamente la igualdad, entre éstos hará posible el desarrollo de una conciencia moral más plena y el goce de una. felicidad hasta el momento desconocida. Su defensa de los derechos de las mujeres utiliza una retórica y unos argumentos similares a los que en el siglo siguiente desarrollarán John Stuart Mili y Harriet Taylor (cf. De Miguel, 1993). Convencido del papel fundamental de la adquisición de las Luces en el progreso moral y científico de la humanidad., Condorcet fue el propulsor de la idea de educación popular 92 93

+

+

*

*

<0

#

#

#

#

#

#

#

#

í/í/é; inspiró

a Jules Feíry casi un siglo más tarde. Acorde con esta fe en la educación, reclamó para las mujeres la misma instrucción que para los varones: Este diputado de la Asamblea Legislativa surgida de los acontecimientos revolucionarios se opuso a la discriminación que hoy llamaríamos sexista, así como a la que sufrían los negros y los protestantes. Con respecto a la igualdad de los sexos, el ejercicio de la razón concebida corno guía para la ética alcanza en Condorcet una radicalidad que el Siglo de las Luces no pudo hacer efectiva. Ni su proyecto de ciudadanía para las mujeres ni sus planes de educación igualitaria para ambos sexos prosperaron en un ambiente político cada vez más hostil a las reivindicaciones feministas. Resulta muy interesante leer sus propuestas a la luz de la historia posterior.

bres, o al m e n o s h o m b r e s p r o p i e t a r i o s del territorio son privados de él, el E s t a d o deja de ser libre y se convierte en u n a aristocracia m á s o m e n o s e x t e n d i d a que, c o m o las m o n a r q u í a s o las aristocracias, es sólo u n a constitución m á s o m e n o s b u e n a s e g ú n q u e los que gocen de a u t o r i d a d t e n g a n (no digo según la r a z ó n sino s e g ú n el estado p r e s e n t e de las luces) intereses m á s o m e n o s c o n f o r m e s con el interés general; p e r o ya n o es u n a v e r d a d e r a república. Una vez a d m i t i d o esto, sé p u e d e decir que h a s t a a h o r a n o h a existido r e a l m e n t e n i n g u n a . ¿Acaso los h o m b r e s n o tienen d e r e c h o s en calidad de seres sensibles c a p a c e s d e razón, p o s e e d o r e s d e ideas m o r a l e s ? Las mujeres d e b e n , pues, tener a b s o l u t a m e n t e los m i s m o s y, sin e m b a r g o , jam á s en n i n g u n a constitución l l a m a d a libre ejercieron las mujeres el d e r e c h o de c i u d a d a n o s . Aun cuando se admitiera el principio (sobre el cual M. Delolme h a f u n d a d o s u a d m i r a c i ó n p o r la constitución inglesa) de que b a s t a c o n que el poder esté e n t r e las m a n o s d e h o m b r e s que n o p u e d a n tener otro interés (excepto el interés personal, sin d u d a ) que el de la universalidad de los habitantes, aquí n o nos serviría. Los h e c h o s h a n p r o b a d o c¡ue los h o m b r e s tenían o creían tener intereses m u y diferentes de los de las mujeres, p u e s t o q u e en todas partes h a n h e c h o c o n t r a ellas leyes opresivas o, al m e n o s , establecido entre los dos sexos u n a g r a n desigualdad. Finalmente, admitís sin d u d a el principio de los ingleses de que sólo se está legítimamente sujeto a los impuestos q u e se h a n votado al m e n o s a través de representantes; de este principio se concluye q u e toda mujer tiene derecho a negarse a p a g a r las tasas parlamentarias. N o veo réplica sólida a estos razonamientos, al m e n o s para las mujeres viudas o solteras. E n c u a n t o a las otras, se podría decir que el ejercicio del derecho de c i u d a d a n o s u p o n e q u e u n ser p u e d a a c t u a r p o r voluntad propia. Pero, entonces, responderé que las leyes civiles que establecieran entre los h o m b r e s y las mujeres u n a desigualdad bastante grande para que se les pudiera s u p o n e r

CARTAS DE UN BURGUÉS DE NEWHAVEN A UN CIUDADANO DE VIRGINIA (1787)

Q u e r e m o s u n a c o n s t i t u c i ó n cuyos principios estén únic a m e n t e fundados e n los d e r e c h o s naturales del h o m b r e , anteriores a las instituciones sociales. A estos d e r e c h o s los l l a m a m o s «naturales» p o r q u e derivan de la n a t u r a l e z a del h o m b r e ; o sea que, a p a r t i r del m o m e n t o en q u e existe u n ser sensible capaz de r a z o n a r y de tener ideas m o r a l e s , resulta p o r u n a c o n s e c u e n c i a evidente, necesaria,, que d e b e gozar d e estos derechos, q u e no p u e d e ser privado de ellos sin que h a y a injusticia. Pensam o s que el votar s o b r e los intereses c o m u n e s , sea p o r sí m i s m o , sea p o r r e p r e s e n t a n t e s l i b r e m e n t e elegidos, es u n o de estos derechos; si u n E s t a d o o u n a p a r t e de los hom94

¡1

w

«y

«¡R

.10

¡0

-

-<¡0

0

é0

00

0

0

.0 m m m M é M 4 # 4

privadas de la ventaja de tener una voluntad propia, sólo señ a n una injusticia m á s . Veo u n a única desigualdad necesaria y justa en u n a sociedad de dos personas: la q u e nace de la necesidad d e a c o r d a r u n a voz p r e p o n d e r a n t e en el reducido n ú m e r o d e casos en q u e n o se puede dejar a c t u a r a las voluntades por separado y e n las que, al m i s m o tiempo, la necesidad de a c t u a r n o permite esperar la r e u n i ó n de las voluntades. Pero a u n sería difícil s u p o n e r que esta voz preponderante debiera, p a r a la totalidad d e estos casos p o c o frecuentes, pertenecer necesariamente a u n o d e los sexos. Parecería m u c h o m á s n a t u r a l compartir esta prerrogativa y dar, tanto al h o m b r e c o m o a la mujer, la voz p r e p o n d e r a n t e p a r a los casos en que fuera m á s probable q u e u n o de los dos conform e su voluntad a la razón. E s t a idea d e establecer m á s igualdad entre los sexos n o es tan nueva c o m o podría creerse. El e m p e r a d o r Juliano había otorgado a las mujeres el derecho de enviar a sus m a r i d o s el libelo d e divorcio, derecho que sólo los maridos h a b í a n gozado desde los p r i m e r o s siglos de Roma; y el m e n o s galante de los Césares quizás h a y a sido el m á s justo c o n las mujeres. Pero después d e h a b e r establecido q u e la justicia exigiría que se dejara de excluir a las mujeres del derecho de ciudadanía, m e queda p o r e x a m i n a r la cuestión de su elegibilidad para las funciones públicas. Toda exclusión de este tipo nos expone a dos injusticias: u n a p a r a con los electores a los que se restringe la libertad, la otra con respecto a aquellos que son excluidos y a quienes se priva d e u n a ventaja concedida a los otros. Me parece, pues, q u e sólo se p u e d e pronunciar u n a exclusión p o r ley e n el caso en que la razón p r u e b e con evidencia su utilidad; y si se adopta u n a forma correcta de elección, este caso h a de presentarse m u y r a r a m e n t e . Creo incluso que después de la exclusión legal de las personas condenadas en juicio c o m o culpables de ciertos crímenes y de las personas e n servicio doméstico, esto sería posible sin inconveniente y que, p o r respeto a la libertad, habría que limitarse a declarar p o r ley la incompatibilidad de determi96

nados puestos. N o hablo de la edad q u e debe ser la de la mayoría civil c o m o para ejercer el d e r e c h o de ciudadanía. Creemos que esta ley de incompatibilidad de los puestos n o introduce n i n g u n a desigualdad, n o obstaculiza t a m p o c o prop i a m e n t e n i n g u n a elección puesto que si n o hay puestos inútiles, n o los hay q u e se p u e d a n ejercer juntos. • Según este principio/ consideraría que la ley n o debe excluir a las mujeres de n i n g ú n puesto. Pero, dirán, ¿no sería ridículo q u e u n a mujer m a n d a r a en el ejército o presidiera el tribunal? Y bien, ¿creéis que es necesario prohibir a los ciudadanos con u n a ley expresa todo lo que sería u n a elección o u n a acción ridicula c o m o elegir u n ciego para secretario de tribunal o pagar p o r el c a m p o que ya se posee en propiedad? U n a de dos: o los electores q u e r r á n hacer b u e n a s elecciones y n o necesitan vuestras reglas, o q u e r r á n hacerlas malas y vuestras reglas no se lo impedirán. P o r lo d e m á s , es necesario s e ñ a l a r q u e este c a m b i o p r o puesto a q u í s u p o n e p r i m e r o o t r o e n las leyes civiles q u e produciría n e c e s a r i a m e n t e u n a t r a n s f o r m a c i ó n en las cost u m b r e s , o t r a n o m e n o s i m p o r t a n t e e n la e d u c a c i ó n de las mujeres, de m a n e r a que las objeciones q u e hoy parecieran plausibles h a b r í a n cesado de serlo a n t e s de que el n u e v o orden fuera establecido. La constitución de las mujeres las hace poco capaces de ir a la guerra y d u r a n t e u n a parle de su vida hay que separarlas de los puestos que exigen u n servicio diario u n p o c o penoso. Los e m b a r a z o s , el tiempo del p a r t o y la lactancia les impedirían.ejercer esas funciones. Pero yo no creo q u e se p u e d a asignar entre ellas y los h o m b r e s , desde otros p u n t o s de vista, n i n g u n a diferencia que n o sea obra de la educación. Aun c u a n d o a d m i t i é r a m o s que la desigualdad de fuerza, sea ésta de c u e r p o o de intelecto, fuera la m i s m a q u e e n la actualidad, resultaría de ello solamente que las mujeres de la primera condición serían iguales a los h o m b r e s d e la segunda y superiores a los de la tercera, y así sucesivamente. Se les conceden todos los talentos excepto el de inventar. Esta es la 97

opinión de Voltaire, u n o de los h o m b r e s que han sido más justos con ellas y que mejor las h a conocido. Pero, primeramente, si sólo hubiera que admitir en los puestos a los bom-^ bres capaces de inventar, habría m u c h o s vacantes, incluso en las academias. Existe u n gran n ú m e r o de funciones en las cuales es deseable p a r a el público q u e n o se sacrifique el tiempo d e u n h o m b r e de genio. Por otro lado, esta opinión m e parece m u y incierta. Si se c o m p a r a el n ú m e r o d e mujeres que h a n recibido u n a educación cuidada y continua con el d e h o m b r e s q u e h a n recibido la m i s m a ventaja o si se examina el pequeñísimo n ú m e r o de h o m b r e s de genio que se han formado p o r sí mismos, se verá que la observación constante alegada en favor de esta opinión no p u e d e ser mirada c o m o una p r u e b a . Además, la especie de coacción en que las opiniones relativas a las c o s t u m b r e s m a n t i e n e n al alma y al p e n s a m i e n t o de las mujeres prácticamente desde la infancia y sobre todo desde el m o m e n t o en q u e el genio comienza a desarrollarse, debe perjudicar su progreso en casi todos los ámbitos. Ved c u a n pocos monjes han d a d o prueba de genio incluso en los temas e n que la influencia d e las obligaciones de su estado parecía deber ser m e n o s sensible. Por otro lado, ¿estamos seguros de que ninguna mujer ha mostrado genio? Esta afirmación es verdadera hasta ahora, según creo, en lo que se refiere a las ciencias y a la filosofía; pero ¿lo es e n los d e m á s ámbitos? [...] Quizás e n c o n t r é i s m u y larga esta discusión p e r o p e n s a d que se trata d e los derechos de la m i t a d del género h u m a no, derechos olvidados p o r t o d o s los legisladores; que n o es inútil incluso p a r a la libertad de los h o m b r e s indicar el medio de destruir la ú n i c a objeción q u e se p u e d a h a c e r a las repúblicas y d e m a r c a r e n t r e ellas y los E s t a d o s n o libres u n a diferencia real. Por otro lado, incluso p a r a u n filósofo es difícil n o relajar su atención u n poco c u a n d o habla de las mujeres. Sin e m b a r g o , t e m o m a l q u i s t a r m e con ellas si llegan a leer este artículo. Yo h a b l o d e sus derechos a la igualdad y n o de su d o m i n i o ; p u e d e n s o s p e c h a r q u e tenga 98

un deseo secreto de disminuirlo; y desde que R o u s s e a u m e reció sus sufragios al decir q u e sólo e s t a b a n h e c h a s p a r a c u i d a r n o s y sólo eran aptas p a r a a t o r m e n t a r n o s , n o d e b o esperar que declaren estar a m i favor. Pero es b u e n o decir la verdad a u n q u e u n o se e x p o n g a al ridículo.

j j 1 J j \ j j í j

ACERCA

DE LA INSTRUCCIÓN

PÚBLICA

(1790)

i ; i j \ ¡ \ | í i j I j f J !

[...] Los h o m b r e s q u e h a y a n g o z a d o d e la i n s t r u c c i ó n pública c o n s e r v a r á n m u c h o m á s fácilmente sus ventajas si e n c u e n t r a n en sus mujeres u n a instrucción m á s o m e n o s igual, si p u e d e n h a c e r j u n t o c o n ellas las lecturas que deben m a n t e n e r sus c o n o c i m i e n t o s , si en el intervalo que sep a r a su infancia d e s u instalación e n la sociedad, la instrucción q u e se les p r e p a r a n o es e x t r a ñ a a las p e r s o n a s h a c i a quienes u n a t e n d e n c i a n a t u r a l les lleva. [...] P o r q u e las mujeres tienen el m i s m o d e r e c h o q u e los h o m b r e s a la instrucción pública: F i n a l m e n t e , las mujeres tienen los m i s m o s - d e r e c h o s q u e los h o m b r e s ; ellas tienen, pues, el d e obtener las m i s m a s facilidades p a r a a d q u i r i r ¡os c o n o c i m i e n t o s , los únicos q u e p u e d e n darles los m e d i o s d e ejercer r e a l m e n t e estos d e r e chos con u n a m i s m a i n d e p e n d e n c i a e igual extensión. La instrucción d e b e ser d a d a en c o m ú n y las m u j e r e s n o d e b e n ser excluidas de la e n s e ñ a n z a . Puesto q u e la instrucción d e b e ser g e n e r a l m e n t e la misma, la e n s e ñ a n z a d e b e ser c o m ú n y confiada a u n m a e s t r o q u e p u e d a s e r elegido indiferentemente en u n o u otro sexo. Las mujeres h a n sido e n c a r g a d a s d e la e n s e ñ a n z a a veces, e n Italia, y con éxito. Varias mujeres h a n o c u p a d o c á t e d r a s en las m á s céle99

*

^

m?

w

<* * 0

0

y

& 0 0 s

& + m & m m m m & 0 m # # # # #

#

bres universidades d e Italia y h a n c u m p l i d o con gloria las funciones d e profesor e n las ciencias m á s elevadas sin que de ello resultara ni el m á s m í n i m o inconveniente ni la m á s ínfima reclamación, ni t a m p o c o n i n g u n a b r o m a e n u n país que no se p u e d e , sin e m b a r g o , m i r a r c o m o exento d e prejuicios y en d o n d e n o reina ni la simpleza ni la p u r e z a de las c o s t u m b r e s . Necesidad d e esta r e u n i ó n p a r a la facilidad y la economía d e la instrucción: La r e u n i ó n de los n i ñ o s de a m b o s sexos en u n a m i s m a escuela es casi necesaria p a r a la p r i m e r a educación; sería difícil instalar d o s e n c a d a p u e b l o y encontrar, s o b r e todo al principio, m a e s t r o s suficientes si n o s l i m i t á r a m o s a escogerlos d e n t r o d e u n solo sexo. E s t a r e u n i ó n es útil p a r a las c o s t u m b r e s y está lejos de ser peligrosa. P o r otro lado, s i e m p r e en público y bajo los ojos de los m a e s t r o s , lejos de p r e s e n t a r u n peligro p a r a las c o s t u m b r e s , sería m á s bien u n a forma d e preservar contra los diversos tipos d e c o r r u p c i ó n c a u s a d o s p o r la separación de los sexos h a c i a el final de la infancia o en los p r i m e r o s a ñ o s d e j u v e n t u d . A esa edad, los sentidos e n g a ñ a n a la imaginación y, a m e n u d o , la extravían p a r a s i e m p r e si u n a dulce e s p e r a n z a n o la fija sobre s u s objetos m á s legítimos.

SOBRE LA ADMISIÓN DE LAS MUJERES AL DERECHO DE CIUDADANÍA (3 de julio de 1790)

El h á b i t o p u e d e familiarizar a los h o m b r e s c o n la violación d e sus d e r e c h o s naturales h a s t a el p u n t o de que, entre los que los h a n perdido, n a d i e piense e n reclamarlos ni crea h a b e r sufrido u n a injusticia. 100

Algunas d e estas violaciones h a n p a s a d o inadvertidas incluso a filósofos y legisladores c u a n d o se o c u p a b a n con el m a y o r celo de establecer los d e r e c h o s c o m u n e s de los individuos d e la especie h u m a n a p a r a h a c e r d e ellos el fund a m e n t o ú n i c o de las instituciones políticas. P o r ejemplo, ¿no h a n violado t o d o s el p r i n c i p i o de igualdad de los derechos al p r i v a r t r a n q u i l a m e n t e a la m i t a d del género h u m a n o del d e r e c h o d e c o n c u r r i r a la Formación de las leyes, al excluir a las mujeres del d e r e c h o de c i u d a d a n í a ? ¿ H a y acaso p r u e b a m á s c o n t u n d e n t e del p o d e r del hábito, incluso e n los h o m b r e s ilustrados, q u e la d e ver c ó m o se invoca el principio d e la i g u a l d a d de los d e r e c h o s e n favor d e trescientos o c u a t r o c i e n t o s h o m b r e s a los q u e u n prejuicio abs u r d o h a b í a d i s c r i m i n a d o y olvidar ese m i s m o principio con respecto a d o c e millones de mujeres? P a r a que esta exclusión n o fuera u n acto de tiranía, habría q u e p r o b a r q u e los d e r e c h o s n a t u r a l e s de las m u j e r e s n o son en absoluto los m i s m o s que los de los h o m b r e s , o m o s t r a r q u e n o s o n capaces de ejercerlos. A h o r a bien, los d e r e c h o s d e los h o m b r e s se derivan únic a m e n t e de q u e son seres sensibles susceptibles de a d q u i r i r ideas m o r a l e s y d e r a z o n a r con esas ideas. De esta m a n e r a , puesto que las mujeres tienen estas m i s m a s cualidades, tienen n e c e s a r i a m e n t e iguales d e r e c h o s . O bien ningún individ u o d e la especie h u m a n a tiene v e r d a d e r o s derechos o todos tienen los m i s m o s ; y el que vota c o n t r a el d e r e c h o d e otro, cualquiera sea s u religión, color o sexo, ha a d j u r a d o de los suyos, a p a r t i r de ese m o m e n t o . Sería difícil p r o b a r que Jas mujeres son i n c a p a c e s d e ejercer los d e r e c h o s d e c i u d a d a n í a . ¿Por qué u n o s seres expuestos a e m b a r a z o s y a indisposiciones pasajeras n o p o drían ejercer d e r e c h o s de los que n u n c a se p e n s ó p r i v a r a la gente q u e tiene gota todos los inviernos o q u e s e resfría fácilmente? A d m i t i e n d o en t o d o s los h o m b r e s u n a s u p e rioridad intelectual que n o sea c o n s e c u e n c i a n e c e s a r i a d e la diferencia d e e d u c a c i ó n (lo cual n o e s t á e n a b s o l u t o p r o b a 101

40

0

0

0

4*

*

&

0

0

0

0

0

m

#

#

#

#

'#

&

f
do y que debería serlo p a r a poder, sin injusticia, privar a las mujeres de u n d e r e c h o natural), esta s u p e r i o r i d a d sólo p u e d e consistir en d o s p u n t o s . Se dice que n i n g u n a mujer ha hecho u n d e s c u b r i m i e n t o i m p o r t a n t e en las ciencias ni ha dado p r u e b a s de genio en las artes, en las letras, etc. [...], pero, sin duda, n o se p r e t e n d e r á o t o r g a r el d e r e c h o de ciudadanía sólo a los h o m b r e s d e genio. Agregan q u e ning u n a mujer tiene la m i s m a a m p l i t u d de c o n o c i m i e n t o s ni la m i s m a fuerza d e la r a z ó n q u e ciertos h o m b r e s , pero ¿qué resulta d e esto?, q u e excepto u n a clase p o c o n u m e r o sa d e h o m b r e s m u y esclarecidos, la igualdad es completa entre las m u j e r e s y el resto d e los h o m b r e s . Si esta p e q u e ñ a clase es p u e s t a aparte, la inferioridad y la superioridad se hallan i g u a l m e n t e c o m p a r t i d a s por a m b o s sexos. Ahora bien, p u e s t o q u e sería c o m p l e t a m e n t e a b s u r d o limitar a esta clase superior el d e r e c h o de ciudadanía y la capacidad de ejercer funciones públicas, ¿por q u é se excluiría preferentemente a las mujeres y n o a los h o m b r e s q u e s o n inferiores a u n g r a n n ú m e r o d e mujeres? [...] Las mujeres s o n superiores a los h o m b r e s e n las virtudes c a l m a s y domésticas; c o m o los h o m b r e s , s a b e n amíjcdícj'ibjetcáli-aunque n o c o m p a r t a n t o d a s s u s ventajas; y en las repúblicas se las h a visto a m e n u d o sacrificarse por ella; h a n m o s t r a d o las virtudes del c i u d a d a n o e n t o d a s las ocasiones e n q u e el a z a r o los disturbios civiles las h a n llevado a u n a escena de la q u e el orgullo y la u r a n i a de los h o m b r e s las s e p a r a r o n en todos los pueblos. Se h a dicho q u e las mujeres, a p e s a r de su m u c h a inteligencia, de s u sagacidad y d e su facultad de r a z o n a r llevada al m i s m o grado q u e en sutiles dialécticos, n u n c a se conducían por lo que se l l a m a la razón. Esta observación es falsa: n o se conducen, es verdad, por la razón de los h o m b r e s sino p o r la suya. Puesto q u e sus intereses n o s o n los m i s m o s , p o r culpa de las leyes, las m i s m a s cosas n o t i e n e n p a r a ellas la m i s m a importancia q u e p a r a nosotros. Sin faltar a la razón, 102

1 í ellas p u e d e n decidirse p o r o t r o s principios y t e n d e r a un objetivo diferente. Es tan r a z o n a b l e p a r a u n a m u j e r ocuparse del a d o r n o de su figura c o m o lo e r a p a r a D e m ó s t e n e s el cuidar su voz y sus gestos. Se h a d i c h o q u e las mujeres, a u n q u e mejores q u e los h o m b r e s , m á s dulces, m á s sensibles, m e n o s sujetas a vicios e m p a r e n t a d o s c o n el egoísmo y la d u r e z a de corazón, n o tenían el sentido d e la justicia p r o p i a m e n t e dicho; q u e obedecían m á s a su sentimiento q u e a s u conciencia. E s t a observación tiene algo m á s de cierto p e r o n o p r u e b a n a d a ; n o es la naturaleza, es la educación, es la vida social la q u e causa esta diferencia. Ni una ni otra h a n a c o s t u m b r a d o a las mujeres a la idea de lo q u e es j u s t o sino a la de lo q u e es h o n e s t o . Alejadas d e los a s u n t o s públicos, de t o d o lo q u e se decide según la rigurosa justicia, s e g ú n leyes positivas, las cosas de las que ellas se o c u p a n y sobre las q u e a c t ú a n son p r e c i s a m e n t e las q u e se r e g u l a n p o r la honestidad natural y p o r el sentimiento. ¿Es justo, e n t o n c e s , alegar, para c o n t i n u a r n e g a n d o a las mujeres el goce d e sus derechos naturales, motivos que tienen algo d e realidad sólo p o r q u e n o gozan de esos derechos? Si se admitiera contra las mujeres este tipo de razones, habría t a m b i é n que privar del d e r e c h o de ciudadanía a la p a r t e del pueblo que, abocada a trabajos incesantes, n o p u e de ni adquirir conocimiento ni ejercer su razón y m u y pronto, poco a poco, sólo se permitiría ser ciudadanos a ios h o m bres que h a n h e c h o u n curso de d e r e c h o público. Si se a d m i ten tales principios, c o m o consecuencia necesaria h a y q u e renunciar a t o d a constitución libre. Las diversas aristocracias h a n tenido pretextos similares c o m o fundamento o excusa; la etimología m i s m a de esta palabra es p r u e b a de ello. N o se p u e d e alegar la d e p e n d e n c i a e n q u e las m u j e r e s se hallan c o n r e s p e c t o a sus m a r i d o s , p u e s t o q u e sería posible destruir al m i s m o tiempo esta t i r a n í a de la ley civil; j a m á s u n a injusticia p u e d e ser motivo p a r a c o m e t e r otra. Sólo q u e d a n , pues, dos objeciones p a r a discutir. E n rca103

j j f

j J I j | I j • j
;

; • í I :

; •

0

0

m

0

m

0

m

m

0

m

m

Üdad, éstas sólo o p o n e n a la a d m i s i ó n d e las mujeres en el derecho de c i u d a d a n í a motivos d e utilidad, motivos que no p u e d e n c o n t r a r r e s t r a r u n a u t é n t i c o d e r e c h o . La m á x i m a contraria h a sido d e m a s i a d o a m e n u d o el pretexto y la excusa de los tiranos; en n o m b r e d e la utilidad, el comercio y la industria g i m e n e n c a d e n a d o s y el africano p e r m a n e c e destinado a la esclavitud; en n o m b r e de la utilidad pública se llenaba la Bastilla, se n o m b r a b a n censores d e libros, se m a n t e n í a secreto el p r o c e s o de instrucción, se t o r t u r a b a . H a b r í a q u e temer, dicen, la influencia de las mujeres sobre los h o m b r e s . E n p r i m e r lugar, r e s p o n d e r e m o s q u e esta influencia, c o m o cualquier otra, es m u c h o m a s temible e n el secreto que en la discusión pública; q u e la p r o p i a de las mujeres perdería t a n t o m á s c u a n t o que, si se extiende m á s allá de u n solo individuo, n o p u e d e d u r a r desde el m o m e n t o en que es conocida. P o r o t r o lado, p u e s t o q u e h a s t a a h o r a las mujeres n o h a b í a n sido a d m i t i d a s en n i n g ú n país en iguald a d absoluta y n o p o r ello h a n tenido m e n o s influencia y c u a n t o m á s envilecidas p o r las leyes h a n sido las mujeres m á s peligroso h a resultado, n o p a r e c e que se p u e d a tener m u c h a confianza e n este r e m e d i o . ¿No es verosímil, p o r el contrario, q u e esta influencia disminuiría si las mujeres tuvieran m e n o s interés en conservarla, si dejara d e ser para ellas el único m e d i o de defenderse y de escapar" a la opresión? Si, e n sociedad, la cortesía i m p i d e a la m a y o r parte de los h o m b r e s s o s t e n e r su opinión c o n t r a u n a mujer, esta cortesía tiene m u c h o de orgullo; se concede u n a victoria sin importancia; la d e r r o t a n o humilla p o r q u e se la considera voluntaria. ¿Se cree s e r i a m e n t e que sucedería lo mism o en u n a discusión pública sobre u n t e m a i m p o r t a n t e ? ¿La cortesía i m p i d e u n pleito c o n t r a u n a mujer? Pero, dirán, este c a m b i o sería c o n t r a r i o a la utilidad general p o r q u e a p a r t a r í a a las mujeres de los c u i d a d o s que la naturaleza p a r e c e haberles reservado. 104

Esta objeción n o m e p a r e c e c o r r e c t a m e n t e l u n d a d a . Cualquiera sea la constitución q u e se establezca, es s e g u r o q u e en el e s t a d o actual de la civilización de las naciones e u r o p e a s sólo h a b r á u n r e d u c i d o n ú m e r o d e c i u d a d a n o s q u e p u e d a n o c u p a r s e d e los a s u n t o s públicos. N o se s a c a r í a a las mujeres d e su h o g a r e n m a y o r m e d i d a d e lo q u e se saca a los l a b r a d o r e s de sus c a r r e t a s o a los a r t e s a n o s de sus talleres. E n las clases m á s ricas, e n n i n g u n a p a r t e vem o s a las m u j e r e s e n t r e g a r s e a los c u i d a d o s d o m é s t i c o s d e m a n e r a t a n c o n t i n u a c o m o p a r a t e m e r distraerlas d e ello y u n a o c u p a c i ó n seria las a p a r t a r í a m e n o s q u e los gustos fútiles a los q u e la ociosidad y la m a l a educación las condenan. La c a u s a principal d e este t e m o r es la idea d e q u e t o d o h o m b r e a quien se a d m i t e en el g o c e de los d e r e c h o s d e c i u d a d a n í a sólo piensa en gobernar; lo cual p u e d e ser verd a d e r o h a s t a cierto p u n t o e n el m o m e n t o e n q u e u n a constitución se establece; p e r o esa t e n d e n c i a n o p o d r í a ser d u rable. Así, n o h a y q u e creer q u e las mujeres p u d i e r a n ser m i e m b r o s d e las a s a m b l e a s n a c i o n a l e s , a b a n d o n a r a n i n m e d i a t a m e n t e a s u s hijos, su h o g a r y s u s labores. P o r el contrario, serían m á s a p t a s p a r a criar a los niños, p a r a f o r m a r a los h o m b r e s . E s n a t u r a l que la m u j e r cric a s u s hijos, q u e cuide s u s p r i m e r o s a ñ o s ; a t a d a a su casa por estos cuidados, m á s débil que el h o m b r e , es n a t u r a l t a m b i é n q u e ¡leve u n a vida m á s retirada, m á s d o m é s t i c a . Las m u j e r e s estarían, p u e s , e n la m i s m a clase d e los h o m b r e s obligados p o r su estado a c u i d a d o s d e algunas h o r a s . P u e d e s e r u n m o t i vo p a r a n o preferirlas e n la elecciones p e r o n o p u e d e ser el f u n d a m e n t o de u n a exclusión legal. La galantería p e r d e r í a c o n este c a m b i o p e r o las c o s t u m b r e s d o m é s t i c a s g a n a r í a n p o r esta i g u a l d a d c o m o p o r c u a l q u i e r otra. H a s t a a h o r a , t o d o s los pueblos c o n o c i d o s h a n t e n i d o c o s t u m b r e s feroces o corruptas. La ú n i c a excepción q u e c o n o z c o s o n los a m e r i c a n o s de Jos E s t a d o s U n i d o s q u e se r e p a r t i e r o n en r e d u c i d o n ú m e r o en u n g r a n territorio. H a s 105

«s? -éf

-40

40> ¿0

«0

0

90

•№

•#»

W

•#

t0

#

#

40

H

g

H

^

H f

g g gl g g »

H

#

ta el presente, e n t o d o s los p u e b l o s existió la desigualdad legal entre los h o m b r e s y las mujeres; y n o sería difícil probar que en estos dos f e n ó m e n o s i g u a l m e n t e generales, el segundo es u n a d e las principales c a u s a s del p r i m e r o ; pues la desigualdad i n t r o d u c e n e c e s a r i a m e n t e la c o r r u p c i ó n y es su'origen m á s c o m ú n o, incluso, el único. Pido a h o r a q u e se dignen refutar estas r a z o n e s de otra m a n e r a que n o sea la d e b r o m a s y p e r o r a t a s ; q u e se m e muestre sobre t o d o u n a diferencia n a t u r a l entre h o m b r e s y mujeres q u e p u e d a l e g í t i m a m e n t e fundar la exclusión del derecho. La igualdad d e d e r e c h o s establecida entre los h o m b r e s en n u e s t r a nueva constitución nos h a valido elocuentes discursos e i n t e r m i n a b l e s b r o m a s ; p e r o h a s t a a h o r a nadie ha podido oponerle u n a sola r a z ó n y n o es, con seguridad, por falta de talento o d e celo. Me atrevo a decir q u e p a s a r á lo m i s m o c o n la i g u a l d a d d e d e r e c h o s e n t r e los d o s sexos. Es bastante curioso q u e en u n g r a n n ú m e r o de países se haya creído a las m u j e r e s incapaces de toda función pública y dignas de la Corona; que, e n Francia, u n a mujer haya podido s e r r e g e n t e y q u e h a s t a 1776 n o p u d i e r a ser vendedora de s o m b r e r o s e n París; que, finalmente, en las asambleas electivas de n u e s t r a s bailías, s e haya a c o r d a d o al d e r e c h o del feudo lo q u e se n e g a b a al d e r e c h o de la naturaleza. Muchos d e n u e s t r o s d i p u t a d o s nobles deben a las señoras el h o n o r d e o c u p a r u n e s c a ñ o entre los r e p r e s e n t a n t e s de la nación. ¿Por qué, e n vez d e q u i t a r ese d e r e c h o a las mujeres propietarias d e feudos, n o lo e x t e n d e m o s a t o d a s aquellas que tienen p r o p i e d a d e s , q u e s o n cabeza de familia? ¿Por qué, si c o n s i d e r a m o s a b s u r d o ejercer por p r o c u r a c i ó n el d e r e c h o d e c i u d a d a n í a , q u i t a r e m o s ese d e r e c h o a las mujeres en vez de dejarles la libertad de ejercerlo en p e r s o n a ?

ESBOZO DE UN CUADRO HISTÓRICO DE LOS PROGRESOS DEL ESPÍRITU HUMANO (1793; ed. p o s t u m a , 1795)

[...] ¿Acaso la c o s t u m b r e de reflexionar sobre la c o n d u c ta propia, d e interrogarse y e s c u c h a r con respecto a ella a la r a z ó n y la conciencia p r o p i a s , y el h á b i t o d e los sentim i e n t o s tiernos que c o n f u n d e n n u e s t r a felicidad c o n la de los d e m á s n o s o n u n a c o n s e c u e n c i a necesaria del estudio y la m o r a l bien dirigida, ele u n a m a y o r igualdad en las condiciones del p a c t o social? [...] Así c o m o las ciencias m a t e m á t i c a s y físicas sirven para perfeccionar las técnicas e m p l e a d a s p a r a n u e s t r a s necesidades básicas, ¿igualmente n o f o r m a p a r t e del o r d e n necesario de la n a t u r a l e z a que los p r o g r e s o s de las ciencias m o rales y políticas ejerzan la m i s m a acción sobre los motivos q u e dirigen n u e s t r o s s e n t i m i e n t o s y acciones? ¿El p e r f e c c i o n a m i e n t o de las leyes y las instituciones públicas, c o n s e c u e n c i a de los p r o g r e s o s de las ciencias, n o tiene a c a s o p o r efecto acercar, identificar el interés c o m ú n ele c a d a h o m b r e con el interés c o m ú n de todos. ¿El objetivo de la técnica social no consiste en destruir esta oposición a p a r e n t e ? [...] F i n a l m e n t e , ¿el b i e n e s t a r que p r o d u c e n los progresos de las- técnicas, al apoyarse en u n a teoría sana, o los de u n a legislación j u s t a , fundada s o b r e verdades políticas, n o disp o n e a los h o m b r e s a la h u m a n i d a d , a la beneficencia, a la justicia? T o d a s estas observaciones que nos p r o p o n e m o s desarrollar en esta obra, ¿no p r u e b a n que la b o n d a d m o r a l d e ! h o m b r e , r e s u l t a d o necesario de su organización, es, c o m o t o d a s las d e m á s facultades, susceptible de p e r f e c c i o n a m i e n to indefinido, y q u e la n a t u r a l e z a une, c o n u n a c a d e n a indisoluble, la verdad, la felicidad y la virtud? E n t r e los p r o g r e s o s del espíritu h u m a n o m á s i m p o r t a n 107

106

m

,mr

,0

0

m m m

# # # #

:áf

0

& & & & & m & & &

(es para la felicidad general, d e b e m o s c o n t a r la destrucción completa de los prejuicios q u e h a n establecido entre Iosdos sexos u n a desigualdad de d e r e c h o s funesta p a r a el mism o que la favorece. B u s c a r í a m o s en v a n o pretextos para justificarla, p o r las diferencias de su o r g a n i z a c i ó n física, por la que se q u e r r í a e n c o n t r a r en la fuerza de s u inteligencia, en su sensibilidad m o r a l . E s t a desigualdad n o tiene otro origen q u e el a b u s o d e la fuerza y a partir d e a h í se ha intentado, sin lograrlo, excusarla con sofismas. M o s t r a r e m o s h a s t a q u é p u n t o la d e s t r u c c i ó n d e los usos autorizados p o r este prejuicio, d e las leyes q u e éste h a dictado, p u e d e c o n t r i b u i r a a u m e n t a r la felicidad de las familias, a convertir e n c o m u n e s las virtudes d o m é s t i c a s , prim e r f u n d a m e n t o d e t o d a s las d e m á s , a favorecer los progresos de la instrucción y, s o b r e todo, a hacerla verdaderam e n t e general; t a n t o p o r q u e se extendería a a m b o s sexos con m a y o r igualdad c o m o p o r q u e n o p u e d e convertirse en general, incluso p a r a los h o m b r e s , sin la a y u d a d e las madres. ¿Este h o m e n a j e d e m a s i a d o t a r d í o h e c h o finalmente a la equidad y el b u e n sentido, n o eliminaría u n a fuente ex-t r e m a d a m e n t e fecunda d e injusticias, d e ' c r u e l d a d y de crímenes, al h a c e r d e s a p a r e c e r u n a oposición tan peligrosa entre la tendencia natural m á s viva, m á s difícil de reprimir, y los deberes del h o m b r e o los intereses de la sociedad? ¿No produciría p o r fin lo q u e h a s t a a h o r a sólo h a sido u n a quimera: c o s t u m b r e s nacionales tiernas y p u r a s , formadas, n o p o r privaciones orgullosas, apariencias hipócritas, reservas i m p u e s t a s p o r el t e m o r a la v e r g ü e n z a o los terrores religiosos, sino p o r h á b i t o s l i b r e m e n t e contraídos, inspirados p o r la naturaleza, a p r o b a d o s p o r la r a z ó n ? [...]

CUADERNOS DE QUEJAS DEL PERÍODO REVOLUCIONARIO

La crisis económica del año ¡788, provocada por la destrucción de la mitad de la cosecha a causa, de unas condiciones meteorológicas adversas, precipita los acontecimientos que venían gestándose desde mucho tiempo atrás. La competencia industrial de Inglaterra, la oposición de los nobles a todo proyecto de limitación de los impuestos abusivos que pesaban sobre el pueblo y el creciente enjreutamiento entre los poderes locales y la autoridad central fueri.an a Luis XVT a convocar los Estados Generales, reunión de los tres estamentos: clero, nobleza y pueblo llano o Tercer Estado. Mientras que el rey esperaba de esta reunión un simple, acuerdo para el voto de nuevos impuestos, el resto de los participantes acudía con ánimos de refonna acordes a sus intereses contrapuestos. Los nobles pretendían obtener una mayor independencia local, así como el mantenimiento de sus privilegios; curas y obispos se enfrentaban en sus proyectos de reforma de la Iglesia francesa y el Tercer Estado, compuesto por burgueses y campesinos, era quien más esperanzas de cambio político y social ponía en esta reunión, la primera de este tipo realizada desde 1614.

108

0 0 0 0 0

0

^ 0

'f§

vül

-ao

fue ñnalrnente

adoptado

por la ley del 20 de

septiemjue

La burguesía, a menudo ilustrada, envió sus representantes decidida a conseguir la supresión de los privilegios y la igualdad de derechos en una monarquía de poderes limitados. Los campesinos exigían cambios puntuales de carácter más económico que político; así, por ejemplo, el principal objetivo era la disminución de los impuestos y la limitación de algunos derechos señoriales que les afectaban particularmente como, por ejemplo, el de caza, que acarreaba la destrucción de los campos cultivados al tiempo que prohibía su ejercicio a los campesinos. Las expectativas de cada uno de los estamentos se hallan reflejadas en los cuadernos de quejas que se redactaron en 1789 en las reuniones locales que cada estamento celebró en las aproximadamente trescientas bailías existentes en Francia en la época. Las mujeres no desaprovecharon la ocasión de hacerse oír con reivindicaciones propias que van desde el simple reclamar protección para los oficios de costura, hasta la petición ilustrada de derechos políticos y de una educación no discriminatoria. Estos escritos son anónimos, limitándose la indicación de la identidad, en ocasiones, a unas simples iniciales, como es el caso de Madame B. de B., burguesa ilustrada que utilizó la forma del cuaderno de quejas para expresar un proyecto de cambio que se apoya en la reapropiación de los principios de igualdad y del lenguaje propio del Siglo de las Luces a los fines de las reivindicaciones de las mujeres. El cuaderno apócrifo, incluido en ocasiones por error en antologías de textos de mujeres auténticos, es una muestra de la polémica feminista de la época y de las reacciones que se suscitaban. Probablemente se trate de un cuaderno de quejas de mujeres auténtico que fue manipulado, sobre todo en su decálogo, por la pluma de un demócrata de talante similar al de Sylvain Maréchal, para lograr el descrédito y el ridículo de las reivindicaciones feministas. Finalmente, los Agravios y quejas de las mujeres malcas a d a s piden el divorcio y una mayor igualdad entre hombre y mujer en el contrato de matrimonio. Recordemos que el di110

bre de 1792 aunque abolido.

en 1816, durante

la Restauración,

PETICIÓN DE LAS MUJERES DEL TERCER ESTADO (1 de e n e r o d e 1789)

Señor, E n u n m o m e n t o e n q u e los diferentes E s t a m e n t o s del E s t a d o se h a l l a n o c u p a d o s e n s u s intereses, e n el q u e c a d a u n o t r a t a d e h a c e r valer sus títulos y s u s derechos; e n q u e u n o s se agitan p a r a volver a los siglos d e s e r v i d u m b r e y a n a r q u í a ; e n q u e otros se esfuerzan p o r sacudir los ú l t i m o s eslabones que todavía los a t a n a u n a u t o r i t a r i o r e s t o d e feudalismo, las mujeres, objetos c o n t i n u o s d e la a d m i r a ción y el d e s p r e c i o d e los h o m b r e s , ¿no podrían, e n esta c o m ú n agitación, h a c e r t a m b i é n oír s u voz? Excluidas d e las Asambleas Nacionales p o r leyes d e m a siado b i e n c i m e n t a d a s c o m o p a r a e s p e r a r p o d e r infringirlas, ellas n o os piden, Señor, el p e r m i s o de enviar s u s diput a d o s a los E s t a d o s Generales; s a b e n d e m a s i a d o bien q u é p a r t e t e n d r í a el favor en la elección y c u a n fácil sería a los elegidos dificultar la libertad d e los votos. Preferimos, S e ñ o r , llevar n u e s t r a c a u s a a vuestros pies; p u e s t o q u e n o q u e r e m o s n a d a q u e n o salga de v u e s t r o corazón, a él d i r i g i m o s n u e s t r a s quejas y confiamos n u e s t r a s miserias. Casi t o d a s las mujeres del T e r c e r E s t a d o n a c e n s i n fortuna; s u e d u c a c i ó n es m u y d e s c u i d a d a o defectuosa; consiste e n enviarlas a la escuela con u n M a e s t r o q u e n o s a b e ni la p r i m e r a p a l a b r a de la lengua q u e e n s e ñ a ; c o n t i n ú a n asis-

1 11

,'0 .0f

40

4?

tj0 40#
0

#

m

#

#

m

m

m

m

.

m

m

m

m

#

#

tiendo hasta q u e s a b e n leer el Oficio de la Alisa en francés y las Vísperas e n latín. U n a vez c u m p l i d o s los p r i m e r o s deberes d e la Religión, se l e s . e n s e ñ a a trabajar; llegadas a la edad de quince o dieciséis a ñ o s , p u e d e n g a n a r cinco o seis sueldos p o r día. Si la n a t u r a l e z a les ha n e g a d o la belleza, se c a s a n sin d o t e c o n d e s d i c h a d o s artesanos, vegetan p e n o s a m e n t e en u n r i n c ó n d e las provincias y d a n a luz hijos que n o e s t á n en condiciones de criar. Si, p o r el contrario, nacen bonitas, sin cultura, sin principios, sin idea de moral, se convierten en la p r e s a del p r i m e r seductor, caen e n falta u n a p r i m e r a vez, van a París p a r a sepultar su vergüenza, allí t e r m i n a n p o r p e r d e r l a c o m p l e t a m e n t e y m u e ren víctimas del libertinaje. H o y en día, c u a n d o la dificultad de subsistir fuerza a miles d e ellas a venderse en subasta, c u a n d o los h o m b r e s encuentran más c ó m o d o comprarlas p o r un m o m e n t o que conquistarlas p a r a siempre, aquellas a quienes u n a tendencia acertada lleva a la virtud, a quienes devora el deseo de instruirse, q u i e n e s se sienten llevadas a ello p o r u n gusto natural, h a n s u p e r a d o los defectos d e su e d u c a c i ó n y saben u n poco de t o d o sin h a b e r a p r e n d i d o n a d a , esas a quienes u n a l m a elevada, u n corazón noble, u n orgullo de sentim i e n t o hacen q u e s e a n llamadas mojigatas están obligadas a e n t r a r en los c o n v e n t o s e n los q u e sólo se exige u n a dote reducida o forzadas a servir c u a n d o n o tienen b a s t a n t e coraje, bastante h e r o í s m o , c o m o p a r a c o m p a r t i r la generosa abnegación d e las hijas de S a n Vicente de Paul. Muchas, t a m b i é n , p o r el solo h e c h o d e n a c e r niñas, son d e s d e ñ a d a s p o r sus p a d r e s q u e se n i e g a n a p r o c u r a r l e s u n a situación p a r a c o n c e n t r a r su fortuna en el hijo destinado a p e r p e t u a r su n o m b r e e n la Capital; p u e s es b u e n o que Su Majestad sepa que n o s o t r a s t a m b i é n t e n e m o s n o m b r e s p a r a conservar. O, si la vejez las s o r p r e n d e solteras, se la p a s a n llorando y ven q u e son objeto de desprecio de sus parientes m á s p r ó x i m o s . Para evitar tantos males, Señor, pedimos que los h o m 112

bres no puedan, bajo ningún pretexto, ejercer los oficios que son atributo de las mujeres c o m o el d e costurera, b o r d a d o r a , vendedora de s o m b r e r o s , etc., etc.; q u e se nos deje al m e n o s la aguja y el huso; nos c o m p r o m e t e m o s a n o m a n e j a r n u n c a ni el c o m p á s ni la escuadra. Pedimos, Señor, q u e vuestra b o n d a d nos provea de los medios p a r a h a c e r valer los talentos c o n que la naturaleza nos h a provisto a pesar de las trabas que n o dejan de p o n e r n o s en nuestra educación. P e d i m o s que nos asignéis c a r g o s , q u e sólo p u e d a n ser o c u p a d o s p o r n o s o t r a s . Ú n i c a m e n t e los o c u p a r e m o s desp u é s d e h a b e r h e c h o u n e x a m e n severo, t r a s haber' d a d o informes seguros s o b r e la p u r e z a d e n u e s t r a s c o s t u m b r e s . R o g a m o s ser instruidas, p o s e e r empleos, n o p a r a usurp a r la a u t o r i d a d de los h o m b r e s sino p a r a ser m á s estimadas p o r ellos; p a r a que t e n g a m o s m e d i o s de vivir al a m p a r o del infortunio, q u e la indigencia no fuerce a las m á s débiles de n o s o t r a s , a q u i e n e s el lujo d e s l u m h r a y el ejemplo a r r a s tra, a f o r m a r p a r t e d e la m u l t i t u d d e d e s d i c h a d a s q u e a b u n d a n p o r las calles y cuya i n d e c e n t e a u d a c i a es el oprobio de n u e s t r o sexo y de los h o m b r e s q u e las frecuentan. D e s e a r í a m o s que esta clase ele mujeres llevara u n a m a r ca distintiva. H o y en día, c o m o a d o p t a n h a s t a la m o d e s t i a de n u e s t r a s r o p a s , a m e n u d o s o m o s confundidas con ellas; algunos h o m b r e s se equivocan y su e r r o r hace que nos rub o r i c e m o s . Sería necesario que, bajo p e n a de trabajo en talleres p ú b l i c o s p a r a beneficio d e los p o b r e s (ya s e s a b e q u e el trabajo es la m a y o r p e n a q u e se les puede- infligir) n o se les p e r m i t a n u n c a quitarse esa marca... Sin e m b a r g o , p e n s a m o s que el i m p e r i o de la m o d a sería a n i q u i l a d o y s e correría el riesgo de ver d e m a s i a d a s mujeres vestidas del m i s m o color. Os suplicamos, Señor, que establezcáis escuelas gratuitas en las que p o d a m o s a p r e n d e r los principios de n u e s t r a lengua, la Religión y la moral; que u n a y otra n o s s e a n p r e s e n t a das en toda su grandeza, c o m p l e t a m e n t e despojadas d e las pequeñas prácticas que disminuyen su majestad; q u e allí se 1 13

,mt ¡mf '^t ¿9¡f mf

«#• & S

1

<tà êà &

êà à0

è

m

m

m

#

#

#

#

#

#

#

#

ê

formen nuestros sentimientos, que se nos enseñe sobre todo a practicar las virtudes de nuestro sexo, la dulzura, la modestia, la paciencia, la caridad; en c u a n t o a las Altes d e adorno, las mujeres las a p r e n d e n sin Maestro. ¿Las Ciencias?... Sólo nos sii-ven para inspirarnos u n orgullo necio, n o s h a c e n pedantes, contrarían los deseos de la naturaleza, h a c e n de nosotras seres mixtos que p o c a s veces son esposas fieles, etc., m á s r a r a m e n t e a ú n b u e n a s m a d r e s de familia. P e d i m o s salir de la ignorancia, d a r a n u e s t r o s hijos una e d u c a c i ó n a c a b a d a y r a z o n a b l e p a r a f o r m a r s u b d i t o s dignos d e serviros. Les e n s e ñ a r e m o s a a m a r el h e r m o s o título de Francés; les t r a n s m i t i r e m o s el a m o r que t e n e m o s p o r Su Majestad; p u e s q u e r e m o s dejar a los h o m b r e s el valor, el genio, p e r o les d i s p u t a r e m o s s i e m p r e el peligroso y precioso d o n de la sensibilidad; les desafiamos a a m a r o s m á s que nosotras; la m a y o r p a r t e de ellos a c u d e n a Vers alies p o r sus intereses y n o s o t r a s , Señor, p a r a veros. C u a n d o a fuerza de p e n a r y c o n el c o r a z ó n palpitante, p o d e m o s m i r a r u n instante vuestra a u g u s t a Persona, las lágrimas se e s c a p a n de nuestros ojos, la Idea de Majestad, d e S o b e r a n o , se desvanece y sólo v e m o s e n vos u n P a d r e tierno p o r el que daríam o s mil veces la vida.

¿ C ó m o n o t e n e r confianza d e s p u é s de que el m o n a r c a ha m a n i f e s t a d o s e n t i m i e n t o s p a t e r n a l e s a su p u e b l o , ha p e r m i t i d o a c a d a individuo p r e s e n t a r sus r e c l a m a c i o n e s , c o m u n i c a r sus ideas, t r a t a r y discutir e n la p r e n s a t o d o s los t e m a s políticos q u e p r o n t o s e r á n e s t u d i a d o s p o r la a u g u s t a a s a m b l e a que se p r e p a r a ? E n este m o m e n t o de revolución general, u n a m u j e r a s o m b r a d a p o r el silencio de su sexo c u a n d o q u e d a r í a n t a n t a s cosas p o r decir, tantos a b u s o s q u e c o m b a t i r , t a n t a s quejas q u e p r e s e n t a r , se atreve a elevar s u voz p a r a defender la c a u s a c o m ú n : la e n c o m e n d a r á al tribunal de la n a ción y su justicia ya le asegura el triunfo. P e r d ó n a m e , ¡oh, sexo mío!, si he creído legítimo el yugo bajo el q u e vivimos d e s d e hace t a n t o s siglos. Yo e s t a b a pers u a d i d a d e tu i n c a p a c i d a d y de tu debilidad; sólo te creía capaz, en la clase inferior o indigente, de hilar, c o s e r y consagrarte a las o c u p a c i o n e s e c o n ó m i c a s del hogar; y, e n u n r a n g o m á s distinguido, m e p a r e c í a q u e el canto, la danza, la m ú s i c a y el j u e g o d e b í a n ser t u s o c u p a c i o n e s esenciales. Todavía n o h a b í a a d q u i r i d o b a s t a n t e experiencia p a r a c o m p r e n d e r q u e tocias esas p r á c t i c a s son, p o r el contrario, obstáculos p a r a el desarrollo del genio. Pero, ¡cómo me d e s e n g a ñ é c u a n d o vi, con tanta sorpresa c o m o a d m i r a c i ó n , en esa clase e n la que," p o r lógica o p o r necesidad, los h o m b r e s p e r m i t e n q u e las mujeres c o m p a r t a n sus trabajos, a u n a s l a b r a r la tierra, sujetar la reja del a r a d o , c o n d u c i r la posta; a otras e m p r e n d e r largos y p e n o s o s viajes p o r motivos comerciales, bajo el t i e m p o m á s inclemente! Añadiré que, a p e s a r d e las carencias de n u e s t r a e d u c a ción, p o d e m o s citar varias mujeres q u e h a n d a d o al p ú b l i c o p r o d u c c i o n e s útiles y brillantes.* F i n a l m e n t e , ¿no se ha visto a algunas llevar las r i e n -

CUADERNO

DE QUEJAS DE MADAME (Caux, N o r m a n d i a , 1789)

B.

DEB.

La a u r o r a se manifiesta, las tinieblas se disipan, el astro del día se acerca, el cielo se incendia... su r e s p l a n d o r es un presagio favorable. ¡Oh, p o d e r s u p r e m o ! , h a z que este s í m b o l o inflame todos los c o r a z o n e s , r e a n i m e n u e s t r a e s p e r a n z a y corone nuestros deseos.

* Se leen con placer las obras de Madame Dacier, Madame des Houlières, Madame du Bocage, Madame la marquise du Chàlelet, mademoiselle de Lussan, etc. 115

114

•mr >m

m

mr

m

40

-0

<*" 40

40

0

40

0

#

#

das del gobierno con t a n t a p r u d e n c i a y previsión c o m o majestad? * ¿Qué m á s n e c e s i t a m o s p a r a p r o b a r q u e t e n e m o s der e c h o a q u e j a m o s d e la educación q u e se n o s da, del prejuicio que nos h a c e esclavas y de la injusticia c o n la que se nos despoja til nacer, al m e n o s en ciertas provincias, del bien que la n a t u r a l e z a y la e q u i d a d p a r e c e n d e b e r asegurarnos. Dicen que se h a b l a de o t o r g a r la libertad a los Negros; el pueblo, casi t a n esclavo c o m o ellos, va a r e c o b r a r sus derechos; estos beneficios s e r á n d e b i d o s a la filosofía que ilustra a la nación; ¿será posible q u e p e r m a n e z c a m u d a respecto a n o s o t r a s , o que los h o m b r e s , sordos a su voz e insensibles a su evidencia, persistiesen en q u e r e r h a c e m o s víctimas de su orgullo o d e su injusticia? ¡Oh, d i p u t a d o s d e la nación!, os invoco; ojalá pudierais p e n e t r a r o s d e los m i s m o s s e n t i m i e n t o s q u e m e a n i m a n , así c o m o la necesidad d e obrar, gracias a la influencia de vuestra inteligencia y la sabiduría d e vuestras deliberaciones, p a r a a t e n d e r a m i s j u s t a s quejas. No defraudaréis m i espera; c o m o g a r a n t í a tengo los votos de u n a m u l t i t u d d e c i u d a d a n a s ilustradas que h a n puesto su suerte y su d e s t i n o en vuestras m a n o s y la obligación que habéis c o n t r a í d o de p a r t i c i p a r en la r e f o r m a de los abusos y prejuicios a b s u r d o s o atroces q u e d e s h o n r a n a la m o n a r q u í a francesa. Con esta confianza, m e atrevo a a s u m i r la defensa de mi sexo y m i p l u m a tímida p e r o a n i m a d a p o r la b o n d a d de m i causa se ejerce p o r p r i m e r a vez. Creo q u e m i r e c l a m a c i ó n p a r e c e r á desconsiderada, al principio al m e n o s : la a d m i s i ó n d e las mujeres en los estados generales es, dirán, u n a p r e t e n s i ó n de u n ridículo inconcebible; las mujeres n u n c a fueron a d m i t i d a s e n los con-

sejos de los reyes o de las repúblicas. Además: los soberanos que h a n g o b e r n a d o los estados d e s d e S e m i r a m i s h a s t a n u e s t r o s días sólo h a n a d m i t i d o h o m b r e s en su consejo. La. divisa de las mujeres es trabajar, o b e d e c e r y callar. Ciertamente, este es u n sistema d i g n o de esos siglos d e ignorancia en los q u e los m á s fuertes hicieron las leyes y s o m e t i e r o n a los m á s débiles p e r o c u y o a b s u r d o hoy h a n d e m o s t r a d o la inteligencia y la r a z ó n . No a s p i r a m o s a los h o n o r e s del g o b i e r n o ni a las ventajas de ser iniciadas en los secretos de su ministerio; p e r o creemos q u e es d e toda e q u i d a d q u e se p e r m i t a a las viudas o solteras que p o s e a n tierras u o t r a s p r o p i e d a d e s llevar sus quejas a los pies del trono; que es i g u a l m e n t e justo recoger sus votos p u e s t o q u e ellas están obligadas, c o m o los h o m bres, a p a g a r los i m p u e s t o s reales y a c u m p l i r los c o m p r o misos comerciales. Quizás se alegue q u e lo m á x i m o q u e p u e d e acordárseles es permitirles hacerse r e p r e s e n t a r p o r p r o c u r a c i ó n e n los estados generales. P o d r í a m o s replicar que, h a b i é n d o s e d e m o s t r a d o con razón que u n noble n o p u e d e r e p r e s e n t a r a u n plebeyo ni éste a un noble, d e la m i s m a m a n e r a , u n h o m b r e no p o d r í a con m á s equidad r e p r e s e n t a r a u n a mujer puesto q u e los r e p r e s e n t a n t e s tienen que t e n e r a b s o l u t a m e n t e los m i s m o s intereses que los r e p r e s e n t a d o s : las mujeres sólo p o d r í a n ser r e p r e s e n t a d a s por mujeres. Pero, si ellas n o p u e d e n h a c e r s e oír, si la política del gobierno se i m p o n e sobre la justicia, si todo acceso a los depositarios de s u destino les es p r o h i b i d o , ¡oh, c i u d a d a n o s virtuosos y sensibles!, t o m a d al m e n o s en c o n s i d e r a c i ó n lo inicuo del prejuicio q u e las hace víctimas y r e s p o n s a b l e s d e los d e s ó r d e n e s de aquellos de vuestro sexo q u e c o n s u s esfuerzos, s u astucia, su negra perversidad, h a n llegado a engañarlas, a a b u s a r d e su credulidad c o n sus p r o m e s a s , a subyugarlas con sus j u r a m e n t o s , a triunfar sobre s u debilidad, sobre su inexperiencia, sobre su virtud. 117

* Entre ellas se cuentan Isabel, reina de Inglaterra; Catalina, esposa de Pedro el Grande, zarina; Catalina II, actualmente en el trono; y María, reina de Portugal.

116

Prejuicio que i m p r i m e en saA-mte^uiqunaMr^^mkio-rrcible de ignominia m i e n t r a s el i n f a m e s o b o r n a d o r se felicita de sus éxitos, se vanagloria d e las l á g r i m a s que h a c e verter, de las t r a m p a s q u e tendió a la inocencia, de la vergüenza y la desdicha de s u i n f o r t u n a d a víctima. ¡ H o m b r e s perversos e injustos! ¿Por qué exigís de nosotras m á s firmeza q u e la q u e tenéis vosotros m i s m o s ? ¿Por qué n o imponéis la ley de la d e s h o n r a c u a n d o con vuestras m a n i o b r a s h a b é i s s a b i d o h a c e r n o s sensibles y conseguir que lo confesemos? ¿Qué d e r e c h o tenéis p a r a pretender que t e n e m o s q u e resistir a vuestras acuciantes impertinencias c u a n d o n o tenéis el coraje de d o m i n a r el desenfreno de vuestras pasiones? ¡Ah! Tal prejuicio es, sin duda, indigno de u n a b u e n a constitución; escandalizaría a u n a n a c i ó n m e n o s frivola y m á s c o n s e c u e n t e con sus principios.

m o n s t r u o s o s de las leyes q u e h a n envilecido, c o r r o m p i d o , el espíritu de la nación y viciado sus c o s t u m b r e s . Sólo a través de la reforma d e las leyes p o d e m o s jactarnos de o p e r a r su r e g e n e r a c i ó n y de a n i q u i l a r los prejuicios. Pero estas leyes, dictadas p o r la sabiduría, d e b e n ser u n escudo c o n t r a la o p r e s i ó n y convertirse en u n refugio d e la inocencia. E n t o n c e s , n u e s t r o s dos sexos, virtuosos por principio, g o z a r á n de la p a z q u e inspira u n a dulce y m u t u a confianza. El h o m b r e t r a n q u i l o en el s e n o de su familia ya n o t e m e r á q u e su a m i g o s e d u z c a a su m u j e r o a s u hija y d e s h o n r e su casa. Vosotros que vais a convertiros en arbitros del b i e n o del mal, o c u p a o s de cambial" las n o r m a s de n u e s t r a e d u c a ción. N o n o s forméis ya c o m o si e s t u v i é r a m o s d e s t i n a d a s a p r o p o r c i o n a r los placeres del h a r e m .

P e r o ¿qué m e d i o p o d r í a e m p l e a r s e p a r a establecer el equilibrio e n t r e d o s sexos f o r m a d o s del m i s m o barro, que e x p e r i m e n t a n las m i s m a s sensaciones, que la m a n o del c r e a d o r h a h e c h o u n o p a r a el otro, q u e a d o r a n al m i s m o Dios, que o b e d e c e n al m i s m o s o b e r a n o ? , y ¿por q u é es necesario que la ley no sea u n i f o r m e para ellos, que u n o tenga todo y el otro n o tenga n a d a ? ¡Ah!, nación frivola p e r o ilustrada, r e t o m a t u energía, coge con m a n o firme la b a l a n z a de la justicia y la antorcha de la filosofía; luego, deten t u m i r a d a s o b r e los defectos de tu legislación c o n c e b i d a en las tinieblas p o r la ignorancia y la barbarie; g i m e p o r todos los m a l e s que ellos h a n causado y a p r e s ú r a t e a r e s p o n d e r al deseo de tu s o b e r a n o que te r e ú n e p a r a convenir en los intereses de su pueblo, p a r a sup r i m i r los a b u s o s y r e g e n e r a r la Constitución francesa con nuevas leyes.

Que n u e s t r a felicidad n o resida ú n i c a m e n t e en a g r a d a r , ya que u n día d e b e m o s c o m p a r t i r vuestra b u e n a o m a l a fortuna. No n o s privéis de los c o n o c i m i e n t o s q u e p u e d a n p e r m i tirnos a y u d a r o s ya sea con n u e s t r o s consejos, c o m o con nuestros trabajos. Con las trivialidades con q u e se nos llena la cabeza no p o d e m o s sustituiros c u a n d o p o r m u e r t e n a t u r a l o p r e m a t u r a nos dejáis e n c a r g a d a s del sostén y la educación de vuestros hijos. A decir verdad, la gente ociosa y frivola ya n o se divertir á en los círculos de las mujeres con la puerilidad de sus conversaciones; pero, en c a m b i o , las p e r s o n a s s e n s a t a s ver á n con satisfacción m a d r e s de familia razonables y alegres ocuparse, c o n b u e n o s resultados, del c u i d a d o de s u s t a r e a s d o m é s t i c a s y discutir sobre los intereses públicos c o n c o n o cimientos y a c e r t a d o juicio. S u espíritu e n r i q u e c i d o y desEstá, pues, en tu p o d e r el h a c e r l a s uniformes; es tu depojado de intrigas, de celos y de baratijas h a r á s u t r a t o y ber corregir los r o d e o s t o r t u o s o s q u e t o d o s los días confun• -jjtcs"dohleísardones' Van a g r a u a D i e s c o m o u m e den a los oficiales e n c a r g a d o s d e ejecutarlas, Afirmo q u e es Reunios, hijas de Caux, y vosotras, ciuc de u n a necesidad absoluta el d e s t r u i r t o d o s estos defectos 118

m

mi

*

10

#

#

provincias regidas p o r c o s t u m b r e s tan injustas y ridiculas; id hasta el pie del trono; d e s p e r t a d el interés d e quienes lo rodean, reclamad, solicitad la abolición d e u n a ley que os reduce a la miseria desde q u e nacéis p a r a d a r al m a y o r de vuestros h e r m a n o s v a r o n e s casi t o d a la fortuna de vuestros padres y que os priva t o t a l m e n t e de toda sucesión posible de vuestras familias c u a n d o tenéis h e r m a n o s . E s t a c o s t u m b r e inicua h a h e c h o decir que u n p a d r e podía casar a su hija p o r u n a guirnalda de rosas. T a m b i é n es ella la c a u s a n t e de la desavenencia q u e existe en las familias; el h e r m a n o mayor, m á s rico q u e sus herm a n a s , se aleja d e ellas p o r orgullo o p o r interés ya que t e m e q u e lo h u m i l l e n o tener q u e c a r g a r con ellas. ¡Padres sensibles y vosotros, seres privilegiados q u e la elección de la p a t r i a h a r á ilustres p o r s i e m p r e : apoyad estas reclamaciones! P e n s a d que el odio, los celos, la discordia y la d e s u n i ó n r e i n a r á n e t e r n a m e n t e entre vuestros hijos m i e n t r a s n o tengáis el d e r e c h o de r e p a r t i r igualitariamente entre ellos vuestra fortuna. Sobre todo, n o perdáis d e vista q u e en N o r m a n d í a , la m u e r t e de u n p a d r e arroja a sus hijas a la miseria si n o h a previsto ya s u situación y las libra a m e r c e d de u n h e r m a no, generalmente d u r o y autoritario. Pensad t a m b i é n q u e p o r m á s sacrificios que los padres h a g a n con sus e c o n o m í a s en favor de sus hijas, n u n c a pueden procurarles alianzas convenientes. ¿No h a d e sentirse h e r i d a la s a n a r a z ó n c o n semejante c o s t u m b r e q u e sólo h a sido, sin d u d a , inventada p a r a poblar provincias en las q u e h o m b r e s orgullosos y tiránicos vinieron a establecerse? Reunios, p u e s , p a r a o b t e n e r s u abolición. Que el a m o r del bien público sea vuestra brújula y q u e imbuidos de lo s u b l i m e de vuestras funciones, n o p u e d a separaros de ellas n i n g u n a otra consideración. Que la b o n d a d del m o n a r c a y el espíritu de p a t r i o t i s m o dirigidos por vuestra inteligencia y p o r la sagacidad d e este 120

h o m b r e i n m o r t a l cuyo n o m b r e c o n o c e r á n todas las generaciones futuras aseguren a F r a n c i a la felicidad que espera. Esta será vuestra o b r a y el m e d i o d e fijarla es h a c e r las leyes tan claras y precisas q u e la p a s i ó n y la codicia n o p u e d a n ocultarse a n t e ellas bajo falsas interpretaciones. Que estas leyes sean, de a h o r a en adelante, c o m u n e s a t o d a s las provincias; que estén d i c t a d a s p o r la r a z ó n , la sabiduría y la justicia, y vuestra gloria será completa. Europa, atenta, con los ojos fijos en vuestras obras, mirará a Francia c o m o a u n a nueva Grecia y nuestros rivales, con despecho en el corazón, se verán forzados a a d m i r a r o s . [...]

PETICIÓN DE LAS DAMAS A LA ASAMBLEA NACIONAL ( C u a d e r n o de quejas apócrifo, 1789)

Ilustres Señores, Sin duda, es s o r p r e n d e n t e q u e d e s p u é s de h a b e r d a d o tan g r a n d e s pasos en la vía de las reformas y haber abatido, c o m o se e x p r e s a b a a n t a ñ o el ilustre D'Alembert, u n a p a r t e tan g r a n d e del b o s q u e de los prejuicios, dejéis subsistir el m á s a n t i g u o y el m á s general de los abusos: el q u e excluye de los puestos, de las dignidades, de los h o n o r e s y, sobre todo, del d e r e c h o a o c u p a r un escaño en m e d i o d e vosotros, a la m i t a d m á s bella y m á s atractiva ele los h a b i tantes de este vasto reino. ¡Cómo! H a b é i s d e c r e t a d o g e n e r o s a m e n t e la i g u a l d a d d e derechos p a r a t o d o s los individuos; habéis h e c h o c a m i n a r al h u m i l d e h a b i t a n t e de las c h o z a s en i g u a l d a d c o n los príncipes y dioses d e la tierra; p o r vuestros c u i d a d o s paternales el p o b r e a l d e a n o ya n o está obligado a a r r a s t r a r s e a n t e el orgulloso s e ñ o r de s u p a r r o quia; el i n f o r t u n a d o vasallo p u e d e d e t e n e r e n su l á p i d a ca121

m • w

W

.W

<0 00

W

00

«0

#

w

#

W

#

#

#

rrera al i m p e t u o s o jabalí q u e asolaba d e s p i a d a d a m e n t e las cosechas; el tímido s o l d a d o de infantería se atreve a quejarse de ser a p l a s t a d o p o r el brillante faetón del soberbio negociante; el c u r a m o d e s t o p u e d e s e n t a r s e c ó m o d a m e n t e en la mesa frugal d e s u ilustrísimo y reverendísimo p a d r e espiritual; el s a n t u a r i o aliviado p r o n t o dejará de ser desfigurado p o r los m i e m b r o s parásitos q u e d e v o r a n la sustancia y recargan i n ú t i l m e n t e la tierra, esos seres indefinibles, especies anfibias, p u e s t a s e n t r e la iglesia y el m u n d o , que gim i e n d o bajo el p e s o del tiempo, llevan a todas partes el tedio que las devora y agobian al bien público con el fardo de sus existencias; el negro Africano ya n o se verá compar a d o con el a n i m a l e s t ú p i d o q u e e s t i m u l a d o p o r el látigo de u n feroz c o n d u c t o r riega con sus s u d o r e s y su sangre nuestros p e n o s o s surcos; los talentos, liberados d e las tristes trabas de un n a c i m i e n t o innoble, p o d r á n desarrollarse con confianza y el q u e los p o s e a ya n o estará forzado a mendigar con bajeza la a p r o b a c i ó n de u n imbécil protector, a a d u l a r a u n creso i g n o r a n t e y a t r a t a r de m o n s e ñ o r a un fatuo; m u y p r o n t o , finalmente, gracias a vuestra feliz influencia, u n a luz s e r e n a brillará s o b r e n u e s t r a s cabezas, un pueblo nuevo, u n p u e b l o de c i u d a d a n o s , de sabios, de gente feliz, va a elevarse sobre las r u i n a s de u n pueblo b á r b a r o y la tierra estupefacta verá n a c e r en su seno esta edad de oro, este t i e m p o a f o r t u n a d o q u e hasta a h o r a sólo había existido en las descripciones de fábula de los poetas. ¡Ah, ilustres señores!, ¿nosotras s e r e m o s las ú n i c a s p a r a las q u e s i e m p r e existirá la e d a d d e hierro, esta edad desdichada q u e surgió c o n el origen del m u n d o y que, de siglo en siglo, llegó sin i n t e r r u p c i ó n h a s t a nosotras? ¿Sólo nosotras n o p a r t i c i p a r e m o s e n esta resplandeciente regeneración q u e va a r e n o v a r la faz d e F r a n c i a y reavivar a su juventud c o m o la del águila? Habéis roto el cetro del despotismo, habéis p r o n u n c i a d o ese bello axioma digno de ser inscrito en todas las frentes y en todos los corazones: los Franceses son u n pueblo libre... ¡v 122

todos los días permitís aún q u e trece millones de esclavas lleven vergonzosamente las c a d e n a s de trece millones de déspotas! Habéis concedido la justa igualdad de los derechos... ¡y priváis de ellos injustamente a la m á s dulce e interesante mitad de vosotros! Habéis roto el freno fatal que m a n t e n í a cautivo el p e n s a m i e n t o del sabio ¡y le quitáis la facultad de instruir a sus semejantes... y a nosotras! ¡Qué desgracia!, ¡nos vemos reducidas al humillante reparto de recibir e t e r n a m e n te lecciones de vosotros sin tener el consuelo de p o d e r dároslas a n u e s t r a vez! ¡Mientras abrís todas las bocas, destrabáis todas las lenguas, nos forzáis, a nosotras p a r a quienes h a b l a r es u n antiguo y dulce hábito, a g u a r d a r u n triste y vergonzoso silencio y nos priváis del placer de hacer oír n u e s t r a voz armoniosa, n u e s t r a agradable charla, a los representantes de la m á s galante y a m a b l e de las naciones! E n fin, habéis n o blemente decretado que la vía d e las dignidades y d e los h o nores estaría indistintamente abierta a todos los talentos... ¡y continuáis p o n i e n d o barreras infranqueables a los nuestros!, ¿pensáis, pues, que la naturaleza, esa m a d r e tan generosa p a r a con todos sus hijos, sólo se m u e s t r a avara con nosotras y que sólo prodiga sus gracias y sus favores a nuestros despiadados tiranos? Abrid, abrid el gran libro de los tiempos, ved lo q u e han hecho en tocias las épocas tantas mujeres ilustres, h o n o r d e su provincia, gloria de nuestro sexo, y juzgad lo que a ú n p o d r í a m o s hacer si vuestra ciega presunción, si vuestra masculina aristocracia n o encadenara sin cesar nuestro coraje, nuestra sabiduría y nuestros talentos. ¿Creéis, p o r ejemplo, q u e las S e m i r a m i s , las Zenobia, las Isabel, las Ana, las Catalina, etc., etc., n o s u p i e r o n llevar el cetro y las r i e n d a s de su reino a u n q u e n o h a b í a n sido f o r m a d a s en la escuela de esos g r a n d e s preceptores de los reyes, d e los S..., de los T..., de los D..., de los C... y tantos otros ilustres legisladores que d e c o r a n los asientos d e vuestra Asamblea? [...] ¿Creéis q u e si h u b i e r a q u e t r a n s m i t i r a las provincias lejanas la n a r r a c i ó n tan i n t e r e s a n t e de las o b r a s de 123

¡'00

&

,$0

¡0>

,£0

40

0

0 0 0 0 0 0

0

0

0

0

# # # # # # # # # # # # #

vuestra a s a m b l e a y d e los c a m b i o s que ocasiona, el estilo de las Sévigné, d e las M a i n t e n o n , de las Grasigny; etc., etc., no ofrecería tanto ingenio y atractivo, tanta delicadeza y p u r e z a c o m o el d e los M..., d e los G..., d e los B..., y del a u t o r del Point du Jour, cuya lectura los médicos sagaces aconsejan reservar p a r a el a n o c h e c e r ? Si s e trataba, s o b r e todo, d e h a c e r gala d e sus gracias finas, de ese t o n o d e delicadeza y refinamiento de los vencidos, p a s e a n d o p o r todas p a r t e s c o n coraje marcial a sus jefes orgullosos y soberbios, n u e s t r o sexo m e r e c i ó protagonizar en n u e s t r o s m u r o s u n a e n t r a d a gloriosa y triunfante* y escuchar en el capitolio p a r i s i n o r e s o n a r estas bellas palabras: E n r i q u e IV h a b í a c o n q u i s t a d o a su p u e b l o p e r o vosotras habéis c o n q u i s t a d o a vuestro rey. ¿No es a c a s o t a m b i é n n u e s t r o sexo, con las entrañas sensiblemente a g i t a d a s a la vista de F r a n c i a casi agonizante de pobreza, quien h a sido el p r i m e r o e n venir a depositaren el altar de la p a t r i a los despojos del lujo y la vanidad, despojos q u e r i d o s y, p o r lo t a n t o , t a n m e r i t o r i o s a los ojos del v e r d a d e r o c i u d a d a n o ? * * ¿No es, finalmente, t a m b i é n él quien, sacrificando sin p e n a los intereses m á s valiosos, a b a n d o n a n d o a m a n o s vulgares el trabajo vergonzoso del huso, el c u i d a d o trivial y fastidioso del hogar, viene t o d o s los días, con infatigable constancia, a e n n o b l e c e r y o r n a r c o n su p r e s e n c i a las tribunas del S e n a d o francés, a dirigir los trabajos, a a n i m a r su coraje, a prevenir s u s errores, a a p l a u d i r sus éxitos? ¡Y d e s p u é s d e p r u e b a s t a n brillantes, tan múltiples y

q u e saltan a vuestra vista t o d o s los días, dudáis todavía d e nuestro celo, d e n u e s t r o p a t r i o t i s m o y de nuestros talentos! ¡Ah, Ilustres Señores!, no p e r m i t á i s que c o n t i n ú e n ocult a n d o i g n o m i n i o s a m e n t e cualidades t a n gloriosas p a r a nosotras y t a n interesantes p a r a la n a c i ó n . Atreveos hoy a rep a r a r en favor d e n o s o t r a s las a n t i g u a s injusticias d e vuestro sexo; p o n e d n o s e n condiciones d e trabajar c o m o vosotros y c o n vosotros p a r a gloria y felicidad del p u e b l o francés, y si, c o m o lo e s p e r a m o s , consentís en c o m p a r t i r c o n n o s o t r a s vuestro poder, q u e ya n o d e b a m o s esa preciosa ventaja al brillo d e n u e s t r o s e n c a n t o s y a la debilidad d e vuestro corazón sino ú n i c a m e n t e a vuestra justicia, a n u e s tros talentos y a la s a n t i d a d d e vuestras leyes. P o r lo t a n t o , e n t r e g a m o s el p r o y e c t o d e d e c r e t o q u e creemos es n e c e s a r i o e m i t i r s o b r e este t e m a :

Proyecto de decreto La a s a m b l e a nacional, q u e r i e n d o corregir el m á s g r a n d e y universal de los abusos y r e p a r a r los d a ñ o s de u n a injusticia d e seis mil a ñ o s , ha d e c r e t a d o y d e c r e t a lo siguiente: 1. Todos los privilegios del sexo m a s c u l i n o son entera e i r r e v o c a b l e m e n t e abolidos en t o d a Francia. 2. El sexo femenino gozará p a r a s i e m p r e de la m i s m a libertad, las m i s m a s ventajas, los m i s m o s derechos y los m i s m o s h o n o r e s q u e el sexo m a s c u l i n o . 3. El género m a s c u l i n o ya n o será m i r a d o , incluso en la gramática, c o m o el género m á s noble p u e s t o q u e t o d o s los géneros, todos los sexos y t o d o s los seres deben ser y s o n i g u a l m e n t e nobles. 4. Ya n o se incluirá e n las actas, contratos, obligaciones, etc., esa cláusula tan usada p e r o tan insultante p a r a el bello sexo: que la m u j e r está a u t o r i z a d a p o r s u m a r i d o a efectos de la presente, p o r q u e u n o y o t r o d e b e n g o z a r en el m a t r i m o n i o del m i s m o p o d e r y la m i s m a a u t o r i d a d .

* Referencia irónica a ia jornada del 5 de octubre de 1789,cuando las vendedoras del mercado de la Halle fueron a buscar al rey a Versalles junto con grupos deparados. La Faj'ette se vio obligado a acompañarlas con sus tropas. Luis XVI, María Antonieta y el delfín fueron forzados a ir a Pan's en medio de una multitud que les aclamaba al grito de «Ya no fallará el pan, traemos al panadero, la panadera y a su pequeño aprendiz». A partir de ese momento, el poder político pasa a manos del pueblo de París. (N. del T.) ** Donación que algunas mujeres hicieron de sus joyas a la Asamblea Nacional en el mes de septiembre de 1789. (Ai. del T.)

124

125

l t r

«r

* w>> & *

m # # #

# # #

# ^ # #

5. Los p a n t a l o n e s ya n o s e r á n d e u s o exclusivo del sexo masculino, sino q u e a m b o s sexos t e n d r á n d e r e c h o a lle6. C u a n d o u n militar haya, p o r cobardía, c o m p r o m e t i d o el h o n o r francés, y a n o se le d e g r a d a r á , c o m o sucede a m e n u d o , haciéndole lucir r o p a femenina sino que, como a m b o s sexos s o n y d e b e n ser i g u a l m e n t e h o n o r a b l e s a los ojos d e la h u m a n i d a d , se limitarán, a p a r t i r d e ahora, a castigarle d e c l a r á n d o l e de g é n e r o n e u t r o . 7. Todas las p e r s o n a s d e sexo f e m e n i n o p o d r á n ser admitidas i n d i s t i n t a m e n t e en las a s a m b l e a s de distrito y de d e p a r t a m e n t o , n o m b r a d a s e n cargos m u n i c i p a l e s e incluso d i p u t a d a s en la a s a m b l e a nacional c u a n d o tengan las cualidades exigidas p o r la ley electoral. T e n d r á n voto consultativo y deliberante; este derecho n o se Íes p u e d e rehusar, c u a n t o m á s q u e ya tienen el de j u z g a r a la m i s m a asamblea...* T e n d r á n , sin e m b a r g o , el m a y o r c u i d a d o d e h a b l a r de u n a e n u n a , a fin de que se p u e d a n s a b o r e a r m á s c ó m o d a m e n t e las bellas cosas que salgan d e su boca. 8. T a m b i é n p o d r á n ser p r o m o v i d a s a cargos de Magistratura. N o h a y m e d i o m á s a p r o p i a d o p a r a reconciliar al público con los tribunales de justicia q u e el de ver que las gracias los presiden. 9. E s t o vale t a m b i é n p a r a todos los empleos, recomp e n s a s y d i g n i d a d e s militares... E l francés será verdader a m e n t e invencible c u a n d o s u coraje esté i n s p i r a d o p o r el doble motivo d e la gloria y del a m o r ; n o h a g a m o s u n a excepción del b a s t ó n d e mariscal de Francia; y p a r a que la justicia p u e d a s e r h e c h a p o r igual, o r d e n a m o s q u e este inst r u m e n t o t a n útil p a s e a l t e r n a t i v a m e n t e entre m a n o s de h o m b r e s y mujeres. 10. N o vacilamos t a m p o c o e n a b r i r la e n t r a d a del san-

tuario al sexo femenino y, con t o d a r a z ó n , al sexo devoto, Pero, c o m o la p i e d a d d e los fieles h a d i s m i n u i d o notablemente, el n o m b r a d o sexo p r o m e t e y se c o m p r o m e t e a m o d e r a r la m a g n i t u d d e su celo y a n o p o n e r a p r u e b a d e m a siado t i e m p o la a t e n c i ó n d e los a u d i t o r e s c u a n d o s u b a al pulpito de la verdad.

QUEJAS Y DENUNCIAS DE LAS MUJERES MALCASADAS (1790)

A los s e ñ o r e s d e la Asamblea N a c i o n a l El caos cesa, las tinieblas se disipan, los ojos se a b r e n y Francia r o m p e s u s c a d e n a s . D e b e m o s a la filosofía t a n criticada este n u e v o o r d e n de cosas: desde h a c e largo t i e m p o , los sacerdotes y la a u t o r i d a d d e s p ó t i c a u n i d o s p a r a a p r o piarse de tocio, l u c h a n contra esta filosofía r e g e n e r a d o r a . Sentían que los a b u s o s escandalosos n o podían c o n s e r v a r u n carácter s a g r a d o y q u e siglos de m e n t i r a s n o p o d í a n prescribir c o n t r a la verdad. Preveían q u e el i m p e r i o de la r a z ó n y de la justicia destruiría el q u e h a b í a n u s u r p a d o desde largo t i e m p o a t r á s p o r la e s t u p i d e z d e los h o m b r e s , a los q u e h a b í a n convertido en sus esclavos. N u e s t r a s leyes, restos informes de las leyes r o m a n a s m e z c l a d a s con la -de n u e s t r o s b á r b a r o s c o n q u i s t a d o r e s , deb e n su n a c i m i e n t o a t i e m p o de i g n o r a n c i a en q u e los sacerdotes y los graneles lo e r a n todo y el pueblo, n a d a . E s a s leyes n o e r a n sino las leyes del m á s fuerte. ¡Cuántos a b u s o s p a r a corregir! ¡Cuánta r a z ó n p a r a substituir al a b s u r d o ! Toda F r a n c i a m u r m u r a . E n esta confusión de voces q u e se elevan e imploran, 127

* Ironía sobre las críticas que las mujeres hacían a las decisiones de la Asamblí de la que estaban excluidas. (iV. del T.)

126

¿la augusta a s a m b l e a q u e r e p r e s e n t a a la n a c i ó n cerrará sus oídos a las quejas de esta a m a b l e .mitad del género hum a n o creada p a r a suavizar sus p e n a s y h a c e r sus delicias? Este sexo, t a n t o m á s interesante c u a n t o q u e es el m á s débil, ¿seguirá s i e n d o esclavo del m á s fuerte? ¿Sus derechos c o n t i n u a r á n i g n o r a d o s y d e s p r e c i a d o s p o r largo tiempo? Finalmente, la ley del divorcio, t a n d e s e a d a y t a n necesaria, ¿devolverá al m a t r i m o n i o la dignidad t a n h o r r i b l e m e n t e degradada?, ¿devolverá a las c o s t u m b r e s su p u r e z a tan escand a l o s a m e n t e p r o f a n a d a p o r la licencia d e esos esposos entre los que el a c u e r d o es imposible? Unidos p o r u n lazo respetable p a r a a m a r s e , p a s a n su vida m a l d i c i é n d o s e . E n e m i g o s t a n t o m á s peligrosos u n o p a r a el otro c u a n t o que la eterna cohabitación a la que están c o n d e n a d o s r e n u e v a c a d a día los motivos de odio y hace que c o n t i n u a m e n t e fermente el veneno en s u s corazones. [...] Y n o se piense q u e los c u a d r o s que a c a b a n d e ser expuestos s o n exagerados ¡Penetrad en la s o m b r a de los claustros! ¡Allí veréis los tristes originales y os estremeceréis! Esto es lo q u e rige en los m a t r i m o n i o s en Francia; por esto la sociedad legítima del h o m b r e y d e la mujer es una sociedad leonina en la que el m a r i d o es d u e ñ o de la persona de la mujer, de s u dote y de s u s derechos. Su p a t r i m o nio es el s e ñ o r í o y el d e s p o t i s m o ; el de la mujer es la sumisión y la obediencia. La c o s t u m b r e d e París ni siquiera p e r m i t e estipulaciones d e r o g a t o r i a s al p o d e r absoluto del m a r i d o en los convenios de m a t r i m o n i o . No p u e d e n ser expresadas condiciones razonables sin las cuales el m a t r i m o n i o n o debería tener lugar; hay q u e r e c o n o c e r que, de todos los actos de los notarios, este es el m á s i m p o r t a n t e y el m á s impostor. El adulterio d e la mujer, esto es, u n a debilidad a m e n u d o única, a ú n hoy implica la m u e r t e civil. La culpable es r a p a d a , c o n d e n a d a a reclusión en prisión a perpetuidad, pierde su viudedad y su dote p a s a a m a n o s del m a r i d o . 128

Éste, p o r el c o n t r a r i o , p u e d e i m p u n e m e n t e librarse al libertinaje, al desenfreno, bajo los m i s m o s ojos de su m u jer, en su casa; si lo desea, m a n t i e n e allí a su c o n c u b i n a ; vive en u n adulterio público y e s c a n d a l o s o , la m u j e r n o tien e d e r e c h o a quejarse, la ley no le p e r m i t e deferir su causaa u n tribunal. Ella sólo p u e d e s e r a c u s a d a , j a m á s d e n u n ciante. El d e s o r d e n del m a r i d o n o t r a e c o n s e c u e n c i a s ; sin e m b a r g o , ese m a r i d o a d ú l t e r o n o q u i e r e q u e se i n t r o d u z c a n h e r e d e r o s extraños en su casa, va a introducirlos e n la d e su vecino y de su a m i g o , y si alguien se queja, se l í e n de él. Un j u g a d o r a r r e b a t a a la fuerza a s u mujer el e s t u c h e d e d i a m a n t e s q u e ella conserva de s u s p a d r e s p a r a p a g a r , dice, u n a d e u d a de h o n o r , y su m u j e r n o p o d r í a v e n d e r la mínim a p a r t e d e él p a j a a y u d a r a su p a d r e en la p o b r e z a . ¡Cómo! ¡El m a t r i m o n i o es u n a s o c i e d a d legítima y e n esta sociedad u n o es todo y el o t r o n a d a ! ¡No son m á s q u e u n o y u n a m i t a d d e esta u n i d a d m a n da y la o t r a sirve! ¡La u n a o p r i m e , la otra es o p r i m i d a y n o p u e d e dejar de serlo! ¡Ese c o n t r a t o es sagrado! ¡Es irrefragable, imprescriptible! ¡La finalidad del m a t r i m o n i o es la p r o c r e a c i ó n d e los hijos y n o h a b r á hijos o s e r á n adulterinos! ¡Este terrible m a l n o t e n d r á r e m e d i o ! ¡Y sólo en los países e n t r e g a d o s al catolicismo, en Francia, subsiste todavía esta ley injusta! ¿Qué tiene e n t o n c e s de jmás ridicula la c o s t u m b r e de esos Salvajes b á r b a r o s que se m e t e n en la c a m a c u a n d o sus mujeres dan a luz y se hacen servir p o r ellas? Y estos m a i i d o s d u r o s y feroces todavía q u i e r e n ser a m a d o s p o r sí m i s m o s . El a m o r , s e g ú n ellos, es u n a obligación i m p u e s t a a la mujer p o r e n c i m a de m u c h a s o t r a s . E s u n a gran d e s d i c h a p a r a ella que este a m o r sea i m p o s i b l e ya que sólo él p o d r í a hacerle soportable u n a ley t a n b á r b a r a . Y todavía dicen q u e París es el p a r a í s o de las m u j e r e s : sí, p a r a m u c h a s y n o s i e m p r e las maís virtuosas; p e r o si el proverbio está fundado, n o lo es s e g u r a m e n t e g r a c i a s a la ley. Incluso los h o m b r e s la e n c u e n t r a n t a n a b s u r d a , tan ti129

m

0

0

#"

0

0

0

0

0

0

0

0 , 0

0

0

0

0 0

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

ránica, q u e r e n u n c i a n a ella p o r p u d o r y h u m a n i d a d cuando poseen u n p o c o d e estas virtudes. Pero los cobardes y los tontos utilizan s u s d e r e c h o s y, entonces, la condición de las mujeres es p e o r q u e l a d e los esclavos. C o m o los esclavos, s u s p e r s o n a s y s u s bienes son, p o r ley, p r o p i e d a d del, m a r i d o ; y todavía a p o r t a n u n a dote, tienen q u e p a g a r para servir, m i e n t r a s q u e los esclavos tienen su peculio y su comida. Nos p l a n t e a r á n varias objeciones: Dirán: 1. L a s m u j e r e s sólo d e b e n e s t a r en l a segunda categoría d e ! o r d e n d e la sociedad.
1

De acuerdo, p e r o n u n c a d e b e n ser a s i m i l a d a s a esclavos y, puesto q u e p o r la ley lo s o n e n Francia, h a y q u e liberarlas c o m o s e a c a b a d e liberar a los siervos. 2. Les c o r r e s p o n d e la d u l z u r a y la m o d e s t i a ; c o n ellas d e s a r m a r á n a l a m i s m a ferocidad. No, el h o m b r e b r u t a l y feroz n o deja d e serlo y la dulzur a n o d e b e ser el ú n i c o r e c u r s o c o n t r a la ferocidad. H a c e falta u n a ley q u e la p r e v e n g a o q u e castigue s u s excesos. 3. S u sexo es el m á s débil, d e b e n estar s o m e t i d a s al m á s fuerte. Sí, p e r o p a r a ser protegidas y n o o p r i m i d a s p o r él. E l a b u s o de la fuerza e s u n a c o b a r d í a y n a d a m á s . No negamos q u e el h o m b r e d e b a ser el jefe d e la c o m u n i d a d porque s u s facultades, s u educación, s u inteligencia lo h a c e n más a p t o q u e la m u j e r p a r a la a d m i n i s t r a c i ó n . Q u e sea el jefe p e r o n o el d u e ñ o ; q u e l a m u j e r sea consultada, q u e n i n g ú n c o n t r a t o p u e d a firmarse sin ella, a y u d a d a p o r u n consejero, es el d e r e c h o d e lo q u e se l l a m a el asociado e n todos los d e m á s convenios. Q u e la ley, previendo p r u d e n t e m e n t e los a b u s o s s o b r e la mujer, a t i e n d a a q u e ella t e n g a un sustento h o n e s t o y p r o p o r c i o n a d o ; q u e u n avaro n o p u e d a dejarla c a r e n t e d e lo necesario; q u e esta infame avaricia ya n o se vea a d o r n a d a c o n el título d e e c o n o m í a ; q u e el pródigo n o p u e d a disipar s u s bienes y deje a la m u j e r e n la miseria. Si s e n o s dice q u e la ley h a previsto estos casos,

p o d e m o s r e s p o n d e r c o n r e s o l u c i ó n q u e la m a n e r a en que lo h a previsto es c o m o si n o lo h u b i e r a h e c h o . [...] E s t e d o g m a d e los t i e m p o s b á r b a r o s (la indisolubilidad del m a t r i m o n i o ) n o p u e d e m a n t e n e r s e en el presente. N u e s t r o clero, ilustrado p o r la a n t o r c h a de la r a z ó n , va fin a l m e n t e a d e s e m b a r a z a r s e del h o m b r e viejo. A c a b a de adj u r a r de errores b á r b a r o s y ridículos. Las posesiones terrenales d e los s a c e r d o t e s y a n o s o n d e d e r e c h o divino, c o m o se decía antes; tocarlas, ya n o es p o n e r la m a n o en el incensario. E s t o s d i e z m o s ya n o s o n sagrados, este respetable clero se convierte sin esfuerzo a la r a z ó n . El g e n e r o s o sacrificio que a c a b a d e h a c e r p r u e b a c u a n c o m p e n e t r a d o está d e esta v e r d a d evangélica: q u e el r e i n o de Jesucristo n o es de este m u n d o . E n t r e g a d o p o r e n t e r o a los intereses del cielo, ya n o los confundirá c o n los de la tierra. F i n a l m e n t e , el m a t r i m o n i o dejará de s e r c o n s i d e r a d o indisoluble, c o m o m u c h a s o t r a s creencias h a n c e s a d o desde q u e se ve claro. N o s q u e d a n p o r c o m b a t i r los prejuicios vulgares. ¡Cuántos d e s ó r d e n e s , dirá m u c h a gente, van a o r i g i n a r s e c o n el. divorcio! R e s p o n d e r e m o s : ¡por el contrario!, ¡cuántos de-, s ó r d e n e s y e s c á n d a l o s v a n a t e r m i n a r c o n el divorcio) ¡Cuántas esposas estériles van a ser fecundas! ¡Cuántos sol-* teros van a ser privados de los r e c u r s o s q u e e n c u e n t r a n en los m a l o s m a t r i m o n i o s ! ¡Cuántos de ellos.se c a s a r á n c o n las mujeres q u e a m a n y q u e h a n c o r r o m p i d o ! D a r á n al estado hijos legítimos en lugar de i n t r o d u c i r en las familias b a s t a r d o s expoliadores. [...] P e r o dirán, ¡cuántas mujeres van a r o m p e r s u s c a d e n a s ! Este a r g u m e n t o es j u s t a m e n t e la p r u e b a de q u e nuestra, ley de m a t r i m o n i o es detestable. Puesto q u e suponéis q u e las mujeres dejarán a sus maridos, quiere decir q u e los m a r i d o s son tiranos autorizados p o r la ley. P e r o n o temáis u n a deserción t a n considerable. A lo s u m o , p a s e lo q u e pase, n a d a p u e d e tenei" peores efectos q u e nuestras leyes actuales. El divorcio r o m p e r á pocas u n i o n e s p o r las razones siguientes: 1. La m a y o r p a r t e de n u e s t r o s m a t r i m o n i o s son bue131

130

#

0 # # # # # # # * # # # * *

*

nos. Se ven m á s mujeres c o n t e n t a s que descontentas. Sólo los b u e n o s m a t r i m o n i o s d e b e r í a n subsistir. 2. E n t r e las mujeres d e s c o n t e n t a s , las q u e son, p o r necesidad de la ley, falsas y pérfidas, las que tienen el arte de e n g a ñ a r a sus m a r i d o s , los s e g u i r á n e n g a ñ a n d o . Su depravación hace q u e e n c u e n t r e n a t o d o s los h o m b r e s más o m e n o s iguales; se q u e d a r á n con sus m a r i d o s p o r t e m o r a e n c o n t r a r otros m e n o s fáciles de e n g a ñ a r . 3. El divorcio p o n d r á límites a la a u t o r i d a d d e los maridos. Éstos n o a b u s a r á n de ella c u a n d o p u e d a ser reprimida. Sus mujeres s e r á n m e n o s d e s d i c h a d a s y llevarán u n y u g o tolerable. 4. E n t r e las d e s c o n t e n t a s , m u y pocas e n c o n t r a r á n recursos p a r a vivir solas. Las q u e h a y a n recibido u n a dote módica o ésta h a y a sido malgastada, o d i s m i n u i d a y sea insuficiente p a r a su subsistencia, se q u e d a r á n . ¡Pero qué p a s a r á con los hijos! ¡Qué confusión en el orden de las sucesiones! Respuesta: m u c h a s de estas u n i o n e s d e s d i c h a d a s son estériles, n o hay hijos. P o r ello m i s m o , d e b e n cesar p a r a el bien público; n o existe el m í n i m o inconveniente en ese caso, incluso es necesario. Si hay hijos, éstos serán c o m p a r t i d o s entre los esposos; si sólo hay uno, será a l i m e n t a d o dividiendo los gastos. Los hijos de los esposos divorciados s e r á n lo q u e son en los países en que existe el divorcio; s e r á n c o m o los hijos cuyos p a d r e s y m a d r e s e s t á n separados; c o m o los hijos cuyo padre o m a d r e se h a c a s a d o de nuevo e n segundas, terceras o incluso c u a r t a s n u p c i a s : ¡acaso n o se ven hijos d e dos y tres m a t r i m o n i o s ! P e r o ¿dos esposos q u e h a y a n tenido varios hijos p o d r á n divorciarse? ¿Será válido alegar la incompatibilidad después d e m u c h o s a ñ o s d e convivencia? El divorcio t e n d r á m e n o s inconvenientes, m e n o s escándalos que las s e p a r a c i o n e s . El divorcio será a ú n m á s beneficioso p a r a las generaciones futuras que p a r a la presente.

H a r á del m a t r i m o n i o u n a s u n t o serio; se c o n s u l t a r á a la n a t u r a l e z a y al a m o r , y la ley del divorcio h a r á p o c o frec u e n t e el divorcio; así sucede e n las n a c i o n e s e n q u e ya existe. Un voto indisoluble es u n a t e n t a d o a la l i b e r t a d del h o m b r e y el sistema actual es y d e b e ser el d e la libertad. La indisolubilidad de u n voto lo convierte e n a b s u r d o y totalmente c o n t r a r i o a la naturaleza; lo ú n i c o q u e h a c e es retener c o n c a d e n a s a los esclavos rebeldes. M i r a d las com u n i d a d e s religiosas e n las q u e el v o t o es simple, están mejor o r g a n i z a d a s q u e las otras, s o n m e n o s e s c a n d a l o s a s y m á s p e r m a n e n t e s . E s o s reclusos voluntarios h a n conservad o el s e n t i m i e n t o d e l a libertad, y es s e g u r o que. la libertad, en cualquier g o b i e r n o , sólo existe y p u e d e existir en la opinión. [...]

133 132

m

m

&

0

te

00

m

,

m

m

m

iy

EL FEMINISMO EN LA PRENSA FEMENINA

Las publicaciones dirigidas a un público femenino cambian de contenido con los acontecimientos revolucionarios de 1789. De una atención casi exclusiva a. la. moda, pasaremos a encontrar periódicos que reflejan las nuevas preocupaciones políticas y un tono decididamente feminista. Entre ellos, las E t r e n n e s Nationales des Dames, de cuyo primer número reproducimos algunos fragmentos que muestran una. gran lucidez en cuanto a las reivindicaciones feministas que se derivaban de la radicalización de los principios revolucionarios de libertad e igualdad. Sus redactores llegan a reivindicar la libertad sexual de las mujeres. En el año 1791, este periódico defenderá los derechos de la madre soltera, pedirá el divorcio y el derecho de voto para las mujeres. Se ha señalado (Albistury Armogathe, 1977) que. Le Courrier d e l'Hymen, es el único periódico para damas dirigido por hombres que recoge las inquietudes feministas de las lectoras. Presentamos aquí una carta sobre la educación de las mujeres que fuera publicada en sus páginas.

135

j^f^

¿aíb

áai^

w

-«Fw

w

4P

w

w

w

€^

w

w

ETRENNES NATIONALES DES DAMES* (N.° 1, 30 d e n o v i e m b r e d e 1789)

C a r t a d e M a d a m e la M. d e M... Señoras y señoritas Antaño, las m u j e r e s galas a n i m a b a n el coraje desfalleciente de sus g u e r r e r o s e n el c o m b a t e . El 5 d e o c t u b r e pasado, las Parisinas h a n d e m o s t r a d o a los h o m b r e s q u e ellas eran, p o r lo m e n o s , t a n valientes c o m o ellos e igual d e emp r e n d e d o r a s . L a historia y esta g r a n j o m a d a m e h a n decidido a p r e s e n t a r o s una moción m u y i m p o r t a n t e p a r a el hon o r d e n u e s t r o sexo. Volvamos a p o n e r a los h o m b r e s en su c a m i n o y n o a c e p t e m o s q u e c o n s u s s i s t e m a s d e igualdad y de libertad, c o n sus declaraciones d e derechos, nos dejen en el estado d e inferioridad, d i g a m o s la verdad, de esclavitud, en el q u e n o s m a n t i e n e n desde hace tan largo tiempo. Estoy t a n convencida d e la justicia de n u e s t r a causa que si os dignáis asistirme c o n la s e d u c c i ó n d e vuestros encantos y el p o d e r d e v u e s t r o intelecto, d i c t a r e m o s a nuestros adversarios, los hombres, la capitulación m á s h o n o r a b l e para nuestro sexo. Si e n c o n t r á r a m o s algunos m a r i d o s lo bastante aristócratas en sus hogares c o m o p a r a o p o n e r s e a c o m p a r t i r los deberes y h o n o r e s patrióticos que reclamam o s , n o s serviremos c o n t r a ellos d e las a r m a s q u e ellos h a n e m p l e a d o c o n t a n t o éxito. Yo les diría: «Habéis vencido al hacer c o n o c e r al p u e b l o s u fuerza, al preguntarle si veintitrés millones cuatrocientas mil a l m a s d e b í a n estar sometidas a las v o l u n t a d e s y a los caprichos de cien mil familias privilegiadas p o r la tolerancia y la opinión. ¿En esta m a s a e n o r m e d e o p r i m i d o s , n o e r a al m e n o s la m i t a d de sexo femenino?».

Etmmes: regalo de Navidad o de principios de año. Etrenne: estreno (N. del T.)

«¿Y, a u n q u e tiene los m i s m o s méritos, esta m i t a d debe ser excluida del g o b i e r n o q u e r e t i r a m o s a c r i a t u r a s q u e a b u s a b a n d e él?» Confesaréis, m i s queridas c o n c i u d a d a n a s , q u e si hubiera h e r m a n a s n u e s t r a s en los Distritos, e n la C o m u n a , incluso e n la A s a m b l e a Nacional, h a b r í a m e n o s d e s a c u e r d o y m e n o s aristocracia en los g r a n d e s y p e q u e ñ o s c u e r p o s . [...] [...] ¡Que el espíritu de r a z ó n , d e justicia y de i g u a l d a d que t e r m i n ó c o n la esclavitud d e los Franceses, c o n la serv i d u m b r e d e los m o n t a ñ e s e s del J u r a y q u e p r o n t o r o m p e rá las c a d e n a s de los Africanos, n o s lleven a las A s a m b l e a s r e g e n e r a d o r a s de Francia, h a s t a el Consejo d e los Reyes, y m u e s t r e q u e s o m o s necesarias e n los d e p a r t a m e n t o s . [...] P i d a m o s r e p r e s e n t a n t e s e n la A s a m b l e a Nacional. N u e s t r o sexo tiene m á s d e r e c h o a ello q u e los d o s Cuerpos Morales q u e se r e ú n e n con t a n t o esfuerzo en la g r a n m a s a nacional. Antes del gobierno de los Druidas, las Galias fueron gobern a d a s p o r mujeres. [...] Se n o s l l a m a a g r a n d e s gritos e n los 60 Distritos p a r a h a c e r sentir allí el ridículo de la locuacidad, vigilar a los T r i b u n o s del p u e b l o , d e raza patricia, y o p o n e r n o s a q u e se cuelen c i u d a d a n o s ambiciosos e n la gran sala del Ayuntamiento. Finalmente, los Pretorianos y las legiones líos verán c o n placer, sin salario, c o m p a r t i r las g u a r d i a s laboriosas y agotadoras c o n q u e se los a b r u m a . N o es que la fantasía de llevar uniformes se n o s suba a la cabeza, sino q u e llevamos e n el c o r a z ó n el deseo d e m a n e j a r u n sable. ¡Y bien! [...] Si los h o m b r e s quieren reservarse la guardia del Rey, n o s o t r a s seremos las A m a z o n a s de la Reina. P a r a llevar a c a b o ésta Revolución, d e m o s a la r a z ó n p o r a y u d a n t e s de c a m p o las gracias, las risas, los j u e g o s , la frivolidad e incluso la moda. Yo seré, c o n m u c h o gusto, la Periodista d e la General y d e la Corte. [...] A mí, mujer en todo el sentido del t é r m i n o , m e g u s t a n los frescos agradables. De esta m a n e r a , los t e m a s m á s gra137

136

ves estarán g r a b a d o s bajo los rasgos m á s burlescos. Espero que este m o s a i c o n o disguste a los h o m b r e s a quienes hay que h a c e r reír. ¡Pobres!, desde h a c e t i e m p o que n o ríen. Dejaré a los malos periodistas el a b u r r i d o arte de recortar, c o m o o r u g a s , el verde naciente del árbol nacional. Hagamos de él m á s bien u n mayo florido, cubierto d e cintas, de guirnaldas y d e frutos. N o nos relacionemos c o n esos laboratorios e n los que, con u n a m e z c l a de carbón, tinta y papel, s u e ñ a n con la p i e d r a filosofal: n o s o t r a s destilaremos perfumes, esencias. Estos s o n los colores de Etrennes Nationales des Dames. Si os dignáis a y u d a r m e en mi proyecto de restauración, ¡cuántas ventajas, Señoras y Señoritas, conseguiréis con ello! [...] Ahora bien, seréis d u e ñ a s en vuestra casa si podéis serlo en la p l a z a pública. M i e n t r a s estéis en el ejército, b u e n n ú m e r o de vuestros m a r i d o s tejerán c o m o Hércules o se a c o s t a r á n c o m o indios del Caribe. E n m a t e r i a d e separación o de divorcio, haréis justicia a vuestras Conciudadanas; y en el h o g a r m i s m o p r o b a r é i s a los infieles y a los ingratos q u e la m u j e r es igual al hombre en derechos y también igual al hombre en placeres. Vuestro periódico, S e ñ o r a s y Señoritas, a p a r e c e r á hoy 30 d e n o v i e m b r e y tres veces p o r s e m a n a , los lunes, los miércoles y viernes. Irá a buscaros. E n c o n t r a r é i s e n él los Decretos de la Asamblea Nacional, las t r a n s a c c i o n e s de los A y u n t a m i e n t o s de París y otras i m p o r t a n t e s c i u d a d e s del Reino; las decisiones de las Asambleas Provinciales; los Juicios del Chátelet de París, Tribunal instituido p a r a j u z g a r los c r í m e n e s d e lesa Nación; los de los T r i b u n a l e s d e Francia; las noticias de la Corte de las Tunerías y de las Cortes extranjeras así c o m o fragmentos de Gacetas inglesas y extranjeras. T a m b i é n encontraréis noticias d e a d m i n i s t r a c i ó n política, civil y militar e indicaciones s o b r e comercio, i n d u s t r i a y agricultura, ciencias y técnicas, novelas, a n é c d o t a s , historietas, poesía, teatro, m o d a y diversos d e s c u b r i m i e n t o s . 138

[...] ¡Vamos, queridas C o n c i u d a d a n a s ! A b o n a o s a él y enviadnos juicios, h e c h o s y o b r a s c o n t r a estos hombres injustos. D e n t r o d e poco o b t e n d r e m o s d e ellos la existencia política. T e n g o el h o n o r de ser, Vuestra h u m i l d e y obediente servidora. L.M.D.M.

LE COURRIER DE L'HYMEN" P E R I Ô D I C O PARA DAMAS, D E L D O M I N G O 24 DE ABRIL D E 1791

Primera carta de una mujer s o b r e la e d u c a c i ó n d e s u sexo Señor, p u e s t o q u e vuestro P e r i ó d i c o está d e s t i n a d o part i c u l a r m e n t e a las D a m a s , creo q u e m i carta es p e r t i n e n t e . Si así lo juzgáis, publicadla. [...] P a r a lograr que crea q u e n u e s t r a educación d e b e ser, en su base, t o t a l m e n t e diferente d e la d e j o s h o m b r e s , tendríais q u e p r o b a r m e p r i m e r o q u e existe u n a diferencia entre s u inteligencia y la n u e s t r a ; si esta diferencia existe efectivamente, ¿cuál d e los lados lleva ventaja? ¿Un s a b i o p u e d e r e s p o n d e r a esta cuestión? Sin d u d a no, p o r q u e u n s a b i o n o deja d e s e r v a r ó n y ese sexo está d e m a s i a d o inter e s a d o e n sofocar en n o s o t r a s los d o n e s de la n a t u r a l e z a p a r a que a d m i t a n u e s t r a superioridad. ¡Ah!, si las m u j e r e s

- El Caneo del Manimomo tenía por objetivo comentar libros sobre 4 a felicidad v el bienestar de los matrimonios». En sus páginas, los hombres escriban extensos anuncios pam buscar esposa en los que enumeraban sus títuios nob.banos y sus propiedades. (N. del T.)

139

m w m w m ® m m m * *

*

4é <+ *

*

quisieran, m u y p r o n t o esos Señores, t a n g r a n d e s a sus propios ojos, serían p e q u e ñ o s a los n u e s t r o s [...]. Creo, Señor, que, en general, las mujeres son m á s aptas p a r a a p r e n d e r q u e los h o m b r e s p o r ser m e n o s turbulentas, m e n o s distraídas e n s u infancia y, p o r lo tanto, m á s predispuestas a la reflexión. E n realidad, se necesita t o d a la fuerza de u n a m a l a e d u c a c i ó n p a r a r e p r i m i r en ellas el gusto que n a t u r a l m e n t e tienen p o r instruirse. C o m o lo q u e se ve t o d o s los días escapa de ordinario a la m u l t i t u d a la q u e h a y q u e s o r p r e n d e r vivamente c u a n d o se la quiere c o n m o v e r , citaré a M a d a m e Dacier a quien, sin duda, sólo se q u e r í a e n s e ñ a r a b o r d a r o a deshilar oro, bonitas habilidades q u e n o dejan d e f o r m a r s i n g u l a r m e n t e el espíritu de u n a mujer. M a d a m e Dacier, e n su infancia, asistía a las lecciones de su h e r m a n o y a veces le a y u d a b a c u a n d o su m e m o r i a no respondía. Felizmente, su p a d r e tuvo b a s t a n t e perspicacia c o m o p a r a c o m p r e n d e r q u e si ella a p r e n d í a fácilmente sin quererlo y sin q u e n a d i e se lo p r o p u s i e r a , aprendería a ú n mejor si se lo p r o p o n í a n . Se e n c a r g ó de su e d u c a c i ó n y ahora basta c o n n o m b r a r l a p a r a r e s p o n d e r a todos esos seres envidiosos que, sintiendo su p r o p i a debilidad, sólo consiguen d i s i m u l a r l a f o r m a n d o criaturas todavía m á s débiles que ellos. Ya estoy v i e n d o u n a m u l t i t u d de m e z q u i n o s burlones que exclaman: ¡Cómo!, ¡queréis q u e todas las mujeres se conviertan en sabias e n us y en a s ! Moliere, b u e n conocedor del c o r a z ó n h u m a n o , se sintió escandalizado p o r esta ridiculez y la r e p r e s e n t ó e n el t e a t r o p a r a q u e fuera corregida. Sed atractivas, esa es la p a r t e q u e os toca; e n c u a n t o a vuestra M a d a m e Dacier, de la cual estáis t a n orgullosas, a d m i t o que fuera instruida; p e r o t a m b i é n era p e d a n t e e n grado s u m o y, a m e n o s q u e le dierais los b u e n o s días en latín y le hablarais d e a m o r en griego, a p e n a s conseguíais q u e os m i r a r a . Más despacio, Señores, m á s despacio. [...] Moliere a t a c ó

el ridículo; p e r o el ridículo sólo es u n a consecuencia que n o d e p e n d e d e n i n g u n a m a n e r a d e la e d u c a c i ó n q u e podam o s recibir. G e n e r a l m e n t e , vosotros os vanagloriáis t a n t o del m é r i t o q u e n o tenéis, c o m o M a d a m e Dacier d e s e r quien lo tenía. ¿ E r a su saber lo que la h a b í a convertido e n p e d a n t e ? ¡No! E r a n vuestros pérfidos elogios, v u e s t r a sorpresa, vuestra a d m i r a c i ó n , vuestras a b s u r d a s felicitaciones, s e a n en griego o latín. A fuerza de artificio, llegasteis a hacerla vanidosa y n o os d a v e r g ü e n z a r e p r o c h a r a s u m e m o ria u n defecto q u e es o b r a vuestra. [...] Pero, a vuestros ojos, el c r i m e n d e las mujeres n o consiste en q u e r e r instruirse. P o c o os i m p o r t a q u e s e a n s a b i a s c o n tal que n o r a z o n e n , p u e s lo q u e t e m é i s es la r a z ó n . Si su a n t o r c h a llega a brillar p a r a n o s o t r a s , ¡Señores!, ¡Señores!, t e n e d c u i d a d o ; r e c o b r a r e m o s n u e s t r o s d e r e c h o s , d e r e chos sagrados q u e se r e m o n t a n al origen del m u n d o , m i e n t r a s que los v u e s t r o s son t a n n u e v o s que os habéis, visto obligados a establecerlos. El ú n i c o d e r e c h o q u e la naturaleza os h a o t o r g a d o es el d e r e c h o del m á s fuerte, es decir, del m á s necio. [...] Madama L...

141

140

MADEMOISELLE JODIN Y LA DISCRIMINACIÓN PARA LA IGUALDAD

De Mademoiselle Jodin, hija de un colaborador de la E n ciclopedia, se dice que intervino en algunas representaciones teatrales y mantuvo correspondencia con Diderot. Su folleto de Proyectos de legislación p a r a las mujeres apareció en el momento en que ¡a Asamblea Constituyente preparaba la reforma judicial. A efectos de paliar la injusticia derivada de ¡a situación de discriminación de las mujeres, propone una discriminación contraria: constituir un tribunal formado -únicamente por mujeres, elegidas por sus reconocidos méritos, y destinado a juzgar solamente a mujeres en todos los litigios relacionados con conflictos familiares tales como separación, matrimonio o toma de los hábitos religiosos por parte de las hijas. A continuación reproducimos algunos fragmentos significativos.

143

PROYECTOS DE LEGISLACIÓN PARA LAS MUJERES DIRIGIDOS A LA ASAMBLEA NACIONAL (1790)

R e g l a m e n t o d e la J u r i s d i c c i ó n Se p r e s e n t a n dos m a n e r a s p a r a p r o c e d e r a la c r e a c i ó n de este tribunal; la p r i m e r a d e b e t e n e r dos divisiones, u n a bajo el título de C á m a r a de Conciliación, la otra bajo el de C á m a r a Civil. La C á m a r a d e Conciliación e s t a r á constituida p o r cinc u e n t a mujeres; la C á m a r a Civil p o r ochenta; estas m u j e r e s s e r á n elegidas entre las c i u d a d a n a s designadas p o r la alta consideración q u e h a n m e r e c i d o sus c o s t u m b r e s , s u s virtudes y s u talento. Así se las n o m b r a r á .

A MI SEXO

Y nosotras

también

somos

ciudadanas.

C u a n d o los F r a n c e s e s manifiestan su celo p a r a regenerar el E s t a d o y fundar su felicidad y su gloria sobre las bases eternas d e las virtudes y de las leyes, he p e n s a d o que m i sexo, q u e c o m p o n e la interesante m i t a d d e este bello I m p e r i o , t a m b i é n p o d í a r e c l a m a r el h o n o r , e incluso el derecho, de c o n c u r r i r a la p r o s p e r i d a d pública; y q u e al romper el silencio al q u e la política p a r e c e h a b e r n o s condenado, p o d í a m o s decir útilmente: Y nosotras también somos Ciudadanas. De a c u e r d o con este título, ¿no t e n e m o s n u e s t r a s leyes, así c o m o n u e s t r o s deberes?, ¿ d e b e m o s p e r m a n e c e r p u r a m e n t e pasivas en u n m o m e n t o e n q u e todos los p e n s a m i e n tos fecundos p a r a el bien público deben t a m b i é n tocar el p u n t o delicado, el feliz lazo que n o s u n e a él? No, hay u n plan necesario p a r a el m a n t e n i m i e n t o d e n u e s t r a Legislación; y este plan, fundado sobre b a s e s antiguas y p u r a s q u e h a n cedido su l u g a r a las c o m b i n a c i o n e s p e r p e t u a s q u e p r o d u c e n las vicisitudes d e los t i e m p o s y la alteración d e las c o s t u m b r e s , sólo p u e d e ser, m e parece, r e g e n e r a d o p o r nosotras m i s m a s . Sólo m e p r o p o n g o a n u n c i a r ese plan. Se trata de u n simple Programa q u e invita a mis c o n c i u d a d a n a s a participar e n u n trabajo m u y digno de ellas y de los motivos que lo h a n inspirado. Soy feliz de pagar a m i patria, n o la deuda del talento sino la del corazón, y a m i sexo, la d e m i estima. [...] Proyecto de u n Tribunal, d e s t i n a d o sólo a mujeres y presidido p o r ellas, p a r a la capital:
144

Competencia

de la Cámara de
ARTÍCULO P R I M E R O

Conciliación

E x a m e n d e las Causas p o r S e p a r a c i o n e s q u e sólo p o d r á n ser s o m e t i d a s a T r i b u n a l e s o r d i n a r i o s p o r apelación. Creemos q u e la intervención de esta C á m a r a p o d r í a evitar a m e n u d o p r o c e s o s que son la vergüenza y la r u i n a de las familias, c o m o el reciente c a s o d e M a d a m e d e K o r n m a n n . Gracias a u n a exposición de sus agravios a este Tribunal, los m a r i d o s e x p e r i m e n t a r á n a m e n u d o los felices resultados de u n a r e p r i m e n d a suave, de u n a vergüenza h á b i l m e n te evitada o del m i s m o t e m o r d e ser citadas allí. II Los motivos de u n a s e p a r a c i ó n voluntaria de los m a r i dos y las m u j e r e s [serán] s o m e t i d o s a este T r i b u n a l , q u e d e b e r e g u l a r sus formas y d e p u r a r los motivos q u e p o d r í a n a t e n t a r al h o n o r de las mujeres en la o p i n i ó n p ú b l i c a .

145

m
J

Las viudas d e p o s i t a r á n las quejas relativas a la conducta cie"sas' hijas, e m a n c i p a d a s p o r la m u e r t e de su padre; en caso d e u n a a u t o r i d a d d e m a s i a d o débil p o r p a r t e de las m a d r e s p a r a protegerlas, sin perjuicio de q u e las señoritas se declaren inocentes con respecto a las quejas presentadas contra ellas. IV U n a joven n o p o d r á e n t r a r e n u n M o n a s t e r i o c o n el voto de c o n s a g r a r s e sin h a b e r p r e s t a d o declaración s o b r e la libertad d e su elección. E s t a c o s t u m b r e evitará los a b u s o s de a u t o r i d a d q u e llevan a m e n u d o a p a d r e s y m a d r e s a obligar a sus hijas a t o m a r los hábitos, sea p o r m a l o s tratos o p o r u n a o r d e n estricta, p a r a a u m e n t a r , a expensas de la fortuna q u e les está destinada, la d e u n hijo, d e u n sobrino o de c u a l q u i e r otro objeto d e su predilección. V Los h e r m a n o s y h e r m a n a s , p r i m o s y p r i m a s n o p o d r á n llevar pleitos a la justicia r e g u l a r sin h a b e r p r e s e n t a d o sus motivos en el T r i b u n a l y sólo p o r apelación de su Decreto. VI Todas las discusiones e n t a b l a d a s e n t r e los d o s sexos serán sometidas al Tribunal.

seducción p r o v e n g a con evidencia d e la joven; e n caso contrario, será a u t o r i z a d a a c o n t i n u a r e n los T r i b u n a l e s superiores p a r a q u e en ellos se h a g a justicia. Que el joven sea dos a ñ o s mayor, será c o n s i d e r a d o u n a p r e s u n c i ó n contra él.

vn
Las p r o m e s a s de m a t r i m o n i o h e c h a s antes d e la m a y o ría de edad que c o m p r o m e t i e r a n el d e c o r o del joven o de su familia serían a n u l a d a s e n el T r i b u n a l en caso d e que la 147

146

m- m m m m m m m m m m m m m m m m m ^ m m m

m

m

m

m

mm

m m ^

THÉROIGNE DE MÉRICOURT, AMAZONA DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA

La figura de Théroigne de Méricpurt (1762-1817), llamada «la bella dé Lieja», se halla envuelta en el misterio, Tanto sus actos durante la Revolución como su mismo nombre se prestarla polémica. No era originaria de Lieja sino de Marcourt (Bélgica) y su verdadero nombre era Anne-Joséphe Tliéroigne. Hija de un recaudador de impuestos de Luxemburgo, huérfana de madre, Théroigne se dirigió a-Londres para probar suerte como cantante. El año de la Revolución la-sorprendió en París, donde fue. amante del marqués de Tersan. La originalidad de su atuendo de amazona, su vehemente defensa del derecho de las mujeres a participar en la lucha y formar parte del ejército la hicieron famosa, atribuyéndosele una activa presencia en las Jomadas de Octubre que culminaran con la instalación del rey en París bajo control revolucionario. Pero si su paso por la vida política francesa fue célebre y polémico, también fue breve. Secuestrada eri_Bélgica~y-eñcáTcélada en Austria en, 1791 bajo la acusación de intento- de-asesinato de María Antonieta, fue liberada al cabo de unos meses. Azotada en la calle por un grupo de Republicanas, Revolucionarias partidarias de Robespierre por sus simpatías.con los jacobi¡49

nos de Bríssot, su estrella política declina junto con su estado mental que la llevará al hospital de la Salpétriére, donde quedafá'internada cerca de diez, años hasta su muerte en 1817. Su eterna vestimenta de amazona y su propuesta de armar a las mujeres inspiró uno de los sonetos de Spleen et Ideal de Baudelaire. Se trata de «Sisina», cuyos dos cuartetos la presentan con toda la ambigüedad del horror y la seducción, de Diana y de Ménade, de autenticidad y de falsedad que la mayoría de los hombres ven en la mujer que asume roles tradicionalmente masculinos: ¡Imaginad a Diana en galante atuendo, ~ recorriendo los bosques o batiendo matorrales cabellos y pecho al viento, embriagándose de estruendo Soberbia y desafiando a tos mejores jinetes! ¿Habéis visto a Théroigiie, amante de las masacres, excitando al asalto a un pueblo descalzo, la mejilla y el ojo ardientes, interpretando su personaje y subiendo, sable en mano, las reales escaleras?

DISCURSO PRONUNCIADO EN LA SOCIEDAD FRATERNAL DE LOS MÍNIMOS
(25 d e m a r z o de 1792; fragmentos)

f [...] A r m é m o n o s , t e n e m o s ese d e r e c h o p o r n a t u r a l e z a e \ incluso p o r ley. M o s t r e m o s a los h o m b r e s q u e n o s o m o s -^inferiores a ellos ni en virtudes ni e n coraje; m o s t r e m o s a ¡ E u r o p a q u e las F r a n c e s a s c o n o c e n sus d e r e c h o s y están a ! la altura de las luces del siglo XVIII [...]. v. [...] Van a t r a t a r de d e t e n e m o s e m p l e a n d o las a r m a s del ridículo t"ZJ- Pero7~Francesas, a h o r a q u e los progresos de las luces os l l a m a n a reflexionar, c o m p a r a d lo que s o m o s
150

con lo que d e b e r í a m o s ser en la sociedad. P a r a c o n o c e r n u e s t r a s leyes y n u e s t r o s deberes, d e b e m o s t e n e r la r a z ó n p o r arbitro. G u i a d a s p o r ella, d i s t i n g u i r e m o s lo j u s t o d e lo injusto. Nos a r m a r e m o s p o r q u e es r a z o n a b l e que n o s prep a r e m o s p a r a d e f e n d e r n u e s t r o s d e r e c h o s , n u e s t r o s hogares, y que s e r í a m o s injustas p a r a c o n n o s o t r a s y r e s p o n s a bles frente a la P a t r i a si la p u s i l a n i m i d a d que h e m o s contraído en la esclavitud tuviera a ú n b a s t a n t e d o m i n i o s o b r e n o s o t r a s c o m o p a r a i m p e d i r n o s multiplicar n u e s t r a s fuerzas. [...] Ya es h o r a de q u e las m u j e r e s s a l g a n de la vergonzosa nulidad en q u e las tienen s u m i d a s la ignorancia, el orgullo y la injusticia de los h o m b r e s d e s d e h a c e t a n t o tiempo; volvamos a los t i e m p o s e n q u e n u e s t r a s . m a d r e s , las Galas y las orgullosas G e r m a n a s d e l i b e r a b a n e n las Asambleas públicas, c o m b a t í a n j u n t o a s u s E s p o s o s p a r a h a c e r batir en r e t i r a d a a los e n e m i g o s d e la Libertad. [...] R e c o b r e m o s n u e s t r a energía; "ya q u e si d e s e a m o s c o n s e r v a r nuestra Libertad, d e b e m o s p r e p a r a r n o s p a r a realiza! los actos m á s sublimes. [...] . [...] ¿Los h o m b r e s p r e t e n d e n ser los ú n i c o s c o n d e r e c h o a la gloria? N o , n o . N o s o t r a s t a m b i é n q u e r e m o s u n a coron a cívica y p r e t e n d e m o s el h o n o r d e m o r i r p o r u n a libertad que quizás a p r e c i a m o s m á s q u e ellos p u c s í o que los electos del d e s p o t i s m o p e s a n todavía m á s d u r a m e n t e sobre n u e s tras cabezas q u e s o b r e las suyas. Sí... g e n e r o s a s C i u d a d a n a s , v o s o t r a s q u e m e oís, a r m é m o n o s , ¡vayamos a e j e r c i t a m o s tres veces p o r s e m a n a a los C a m p o s Elíseos o al C a m p o d e la F e d e r a c i ó n ! A b r a m o s u n a lista de A m a z o n a s F r a n c e s a s y q u e todas las que a m e n de v e r d a d a su p a t r i a vengan a inscribirse [...].
-

151

m m m m m mm

# # # # # # # # # # # # # # # # # # # # # #

OLYMPE DE GOUGES O LA RADICALIZACIÓN DE LOS IDEALES ILUSTRADOS

Marie Gouze, cuyo padre reconocido era un carnicero del Languedoc, decía ser hija de un marqués y adoptó el aristocrático nombre de Olympe de Gouges. Este oscuro origen puede, quizás, explicar en parte su apasionada defensa de los hijos ilegítimos. ]¡!!I£ll}fffti^^ friera representada: Lajjsclaidtud d e losn_egros. Como podeforma de explotación y QM^AJóll- Publicó también numerosos folletos sobre medidas sociales, tales como talleres para parados e impuesto voluntario sobre la riqueza. Era una amante apasionada de bps^jxnima^ Sus_ convicciones J¿olíticaj_ eran moderadas^ sienrpre_ se inclinó por una monarquía constitticional. Dedicó su Declaración! de los d e r e c K o i ~ 7 l e ] ^ n i u j e T ^ a ! e la C i u d a d a n a a la reina María Antonieta, exhortándola a encabezar la liberación y regeneración del sexo femenino. No hay indicios de que lograra interesarla por esta causa. Con su Declaración, Olympe de Gouges alcanza realmente el universalismo buscado por la Declaración d e los Derechos del H o m b r e y del C i u d a d a n o de agosto de 1789, sobre la que basa su trabajo. 153

La_causa inmediata de que De Goueesjuera condenada aja guillotina fue una octavillaji^adaj^jl^ en la qij£j?edjji_uri plebiscito nacional para elegir elnYecTcTjua^ no republicjmo-jjmíqrip, federación_£jnqnarquía. Criticó^ duramente la_dictadura de Robespierre incluso a trayés__de libelos que hacía salir de la_cárcel en la que fuera recluida. [Guillotinada el 3 de~novaelnllm~de 1793. ¡tinco días antes que Madame Roland, unos quince días después que María Antonieta, su' trágico final ^unj^tolpj&e la suerte corrida_£oj^_j2igvinúento feminista ^urgido dTJa~Revoluci¿n francesa y de sus ideales de igualdad y libertad. El mismo año de su muerte son prohibidos los clubes y sociedades populares de mujeres. LaJgjAaJdad revela sus límites, tino de ellos es fú pémro-sexo. El único derecho que el £ ^ ! £ H l °l i°naric? otorgara a esta defensora Jefas ideas de igualdad entre los sexos será el reconocido en el agículo X de su Declaración, el de subir^rWcTalso^clmio los hombres. ~l
g 0 rev uc

u n a m i r a d a a t o d a s las modificaciones de la m a t e r i a organizada; y ríndete a la evidencia c u a n d o te ofrezco los m e dios; busca, i n d a g a y distingue, si p u e d e s , los sexos en la o a d m i n i s t r a c i ó n d e la naturaleza. P o r t o d a s partes los en- , v c o n t r a r á s unidos, p o r todas p a r t e s c o o p e r a n en conjunto a r m o n i o s o p a r a esta o b r a m a e s t r a i n m o r t a l . " Sólo el hoiñTJrejse f a b r i c ó l a c h a p u z a de u n principio de esta excepción. E x t r a ñ o , ciego, h i n c h a d o de ciencias y degenerado, e n este siglo de luces y de sagacidad, en la ignor a n c i a m á s crasa, q u i e r e m a n d a r c o m o u n d é s p o t a s o b r e \ u n sexo q u e recibió t o d a s las facultades intelectuales y p r e - j tende gozar de la revolución y r e c l a m a r s u s derechos a la igualdad, p a r a decirlo de u n a vez p o r todas.

DECLARACIÓN

DE LOS DERECHOS DE LA Y DE LA CIUDADANA

MUJER

LOS DERECHOS

DE LA

MUJER

P a r a ser decretados por la Asamblea nacional en sus últimas sesiones o en la próxima legislatura. PREÁMBULO JLas madres, hijas, hermanas, representantes de la nación, p i d e n ^ u j g ^ ¡ g i i E ^ ^ Por considerar_gug1a i g n o r a n c i a ^ ! olvido r j ^ q ^ s p r ^ i o j d e los derechos de la mujer'son las únicas causaTTIelos males públicos y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne, los derechos naturales, inaliéñiaTjEis^^ a fin de que esta declaración, constantemente presente para todos los miembros del cuerpo jsocialT'les reTálerdesni cesar s u s derechos y sus deberes, a fin de que los actos del pocTérde las mujeres 155

^Hombre, ¿eres c a p a z d e ser j u s t o ? U n a mujer te hace esta pregunta; al m e n o s n o le~qmtarás ese derecho. Dime. ¿Quién t e ha d a d o el s o b e r a n o p o d e r de o p r i m i r a m i sexo? ¿Tu fuerza? ¿Tus talentos? O b j e t v a _ a l j c r e j i c ^ d u n a ; rejxtrxS-Ia, n a t u r a l e z a en t o d a su g r a n d e z a a la cual pareces q u e r e r acercarte yódame, si te atreves, el ejemplo de este d o m i n i o tiránico.* R e m ó n t a t e a los animales, consulta los elementos, estudia los vegetales, e c h a f i n a l m e n t e

* De París a Perú, del Japón hasta Roma, el animal más necio, desde mi punto de vista, es el hombre.

154

9 9 ^ ^

9 9

9 9 9 9 ( 0 9 9

0 0

gÜ 0

®

0

0

#

#

$

9

#

§

I
J

y los del poder d e los h o m b r e s p u e d a n ser, en t o d o instante, c o m p a r a d o s c o n el objetivo de t o d a institución política y sean m á s r e s p e t a d o s p o r ella, a fin d e q u e las reclamaciones de las c i u d a d a n a s , fundadas a p a r t i r de a h o r a en principios simples e indiscutibles, se dirijan s i e m p r e al m a n t e nimiento de la constitución, de las; b u e n a s c o s t u m b r e s y de la felicidad d e todos. E n consecuencia, el sexo s u p e r i o r t a n t o en belleza c o m o en coraje, e n los sufrimientos m a t e r n o s , r e c o n o c e y declara, en presencia y bajo los auspicios del S e F s ^ r g n o , los Derechos siguientes de la Mujer y de la~Ciudadana.
ARTÍCULO PRIMERO

naturales de la m u j e r sólo tiene p o r límites la t i r a n í a perpetua que el h o m b r e le opone; estos límites d e b e n s e r corregidos p o r las leyes de la n a t u r a l e z a y d e la razón. V Las leyes de la n a t u r a l e z a y d e la r a z ó n p r o h i b e n todas las acciones perjudiciales p a r a la Sociedad: todo lo q u e n o esté p r o h i b i d o p o r estas leyes, p r u d e n t e s y divinas, n o p u e de ser i m p e d i d o y nadie p u e d e ser obligado a h a c e r lo q u e ellas n o o r d e n a n . VI de la voluntad general; _todas l a s ^ C i u d a d a n a s y C i u d a d a n o s d e b e n p a r t i c i p a r en su f o r m a c i ó n ^ p e r s o n a l m e n t e o p o r m e d i o de s u s _ r e p r e sentantes. Debe ser la m i s m a p a r a todos; todas las ciudadan a s y todos los c i u d a d a n o s , p o r ser iguales a sus ojos, deb e n ser i g u a l m e n t e admisibles a todas las dignidades, p u e s tos y empleos públicos, s e g ú n sus c a p a c i d a d e s y sin m á s distinción q u e la de sus virtudes y sus talentos. VII N i n g u n a mujer se halla eximida d e ser acusada, detenida y encarcelada en los casos d e t e r m i n a d o s p o r la Ley. Las mujeres o b e d e c e n c o m o los h o m b r e s a esta Ley rigurosa. VIII La Ley sólo d e b e establecer penas estricta y evidentem e n t e necesarias y nadie p u e d e ser castigado m á s q u e e n virtud de u n a Ley establecida y p r o m u l g a d a a n t e r i o r m e n t e al delito y legalmente aplicada a las mujeres.

í / La__mujer n a c e libre y p e r m a n e c e igual al J r o m b r e en derechos. Las distinciones sociales sólo p u e d e n estar fundadas en la utilidad c o m ú n . II El objetivo de t o d a asociación política es la ción d e los d e r e c h o s naturales e imprescriptibles jer y del H o m b r e ; estos derechos s o n la libertad, dacbja seguridad y, sobre.todo, la resistencia a la conservade la Mula propieopresión.

¿SjSjL^shS-S^Js^PL^sión

ni
El principio d e toda s o b e r a n í a reside esencialmente en la Nación q u e n o es m á s q u e la r e u n i ó n de la Mujer y el H o m b r e : n i n g ú n c u e r p o , n i n g ú n individuo, p u e d e ejercer autoridad que n o e m a n e de ellos.

rv
La libertad y la justicia consisten en devolver t o d o lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos 156

157

mmmmmmmmm

# # # # # # # #

rx Sobre toda m u j e r q u e h a y a sido declarada culpable caer á t o d o el rigor d e la Ley. X N a d i e debe s e r m o l e s t a d o p o r sus opiniones incluso fundamentales; la nrujer tiene el d e r e c h o de subir al cadalso; debe tener t a m b i é n i g u a l m e n t e el de subir a la T r i b u n a fían tal q u e s u s manifestaciones n o alteren el o r d e n público establecido p o r la Ley. XI

; taciones personales, en todas las tareas penosas, p o r lo tanto, debe participar en la distribución de los puestos, e m j pieos, cargos, dignidades y otras actividades. < ¡ xrv Las C i u d a d a n a s y C i u d a d a n o s t i e n e n el d e r e c h o de c o m p r o b a r , p o r sí m i s m o s o p o r m e d i o d e s u s repre- . sentantes, la necesidad de la c o n t r i b u c i ó n pública. Las Ciud a d a n a s ú n i c a m e n t e p u e d e n a p r o b a r l a si se a d m i t e u n r e p a r t o igual, n o sólo en la fortuna sino t a m b i é n e n la a d m i nistración pública, y si d e t e r m i n a n la cuota, la base tributaria, la r e c a u d a c i ó n y la d u r a c i ó n del i m p u e s t o . XV

La libre c o m u n i c a c i ó n d e los p e n s a m i e n t o s y d e las opiniones es u n o d e los derechos m á s preciosos de la mujer, p u e s t o q u e esta libertad a s e g u r a la legitimidad d e los padres c o n relación a los hijos. T o d a c i u d a d a n a p u e d e , pues, decir libremente, s o y . i n a d r e d e u n hijo q u e os pertenece sin q u e u n prejuicio b á r b a r o la fuerce a disimular la verdad; con la salvedad de r e s p o n d e r p o r el a b u s o de esta libertad en los casos d e t e r m i n a d o s p o r la Ley. XII La g a r a n t í a de los d e r e c h o s de la mujer y de la ciudadana implica u n a utilidad mayor; esta garantía debe ser instituida p a r a ventaja d e todos y no p a r a utilidad particular de aquellas a quienes es confiada. XIII P a r a el m a n t e n i m i e n t o de la fuerza pública y p a r a los gastos d e administración, las contribuciones de la mujer y \ del h o m b r e s o n las m i s m a s ; ella participa en todas las pres158

La m a s a de las mujeres, a g r u p a d a c o n la de los h o m bres p a r a la contribución, tiene el d e r e c h o de p e d i r cuentas de su a d m i n i s t r a c i ó n a todo a g e n t e público. XVI Toda sociedad en la q u e la garantía de los d e r e c h o s n o p*tÁ^&ev£&íh^<x¡' J r ^separkciurl-xiV ios p b a e r e s d e t e r m i n a da, n o tiene constitución; la constitución es nula si la m a yoría de los individuos q u e c o m p o n e n la Nación n o h a coo p e r a d o en su redacción. XVII Las p r o p i e d a d e s pertenecen a todos los sexos r e u n i d o s o separados; son, p a r a cada u n o , u n d e r e c h o inviolable y sagrado; n a d i e p u e d e ser privado de ella c o m o v e r d a d e r o pat r i m o n i o d e la n a t u r a l e z a a n o s e r q u e la n e c e s i d a d pública, legalmente constatada, lo exija de m a n e r a evidente y bajo la condición de u n a justa y previa i n d e m n i z a c i ó n . 159

EPÍLOGO

Mujer, despierta: el r e b a t o d e la r a z ó n se h a c e oír en todo el universo; r e c o n o c e tus d e r e c h o s . El p o t e n t e i m p e r i o d e la n a t u r a l e z a h a dejado d e estar r o d e a d o de prejuicios, fanatismo, superstición y m e n t i r a s . La a n t o r c h a de la verd a d h a disipado t o d a s las n u b e s d e la n e c e d a d y la u s u r p a ción. El h o m b r e esclavo h a r e d o b l a d o sus fuerzas y h a necesitado apelar a las tuyas p a r a r o m p e r s u s c a d e n a s . P e r o u n a vez en libertad, h a sido injusto con su c o m p a ñ e r a . ¡Oh, mujeres! ¡Mujeres! ¿ C u a n d o dejaréis d e estar ciegas? ¿Qué ventajas habéis o b t e n i d o d e la revolución? Un desprecio m á s m a r c a d o , u n d e s d é n m á s visible. [...] Cualesquiera sean los obstáculos q u e os o p o n g a n , podéis superarlos; os basta c o n desearlo. [...]

dos m u r i e r a sin hijos, el q u e le sobreviviere h e r e d a r í a por d e r e c h o a m e n o s q u e el m u e r t o n o haya dispuesto de la m i t a d d e sus bienes c o m u n e s e n favor de quien j u z g a r a apropiado. E s t a es, a p r o x i m a d a m e n t e , la fórmula del acto conyugal q u e p r o p o n g o . A la lectura d e este e x t r a ñ o escrito, veo elevarse c o n t r a m í a los tartufos, a las mojigatas, al clero y t o d a la secuela infernal. ¡Pero c u á n t o s m e d i o s m o r a l e s ofrecerá a los sabios p a r a llegar a la perfectibilidad de u n g o b i e r n o feliz! Voy a d a r en p o c a s p a l a b r a s la p r u e b a concreta de ello. El rico E p i c ú r e o sin hijos e n c u e n t r a m u y bien el ir a a u m e n t a r la familia d e s u vecino p o b r e . C u a n d o haya u n a ley que a u t o r i c e a la m u j e r del p o b r e a obligar al rico a que a d o p t e a s u s hijos, los lazos d e la sociedad s e r á n m á s estrechos y la m o r a l m á s d e p u r a d a . Quizás esta ley conserve el bien de la c o m u n i d a d e i m p i d a el d e s o r d e n q u e c o n d u c e a t a n t a s víctimas a los h o s p i c i o s del o p r o b i o , de la bajeza y de la d e g e n e r a c i ó n de los principios h u m a n o s en que h a c e largo t i e m p o gime la n a t u r a l e z a . Q u e los d e t r a c t o res de la s a n a filosofía dejen, pues, de p r o t e s t a r c o n t r a las c o s t u m b r e s primitivas o que vayan a p e r d e r s e en la fuente de sus citas." •Xambién querría tina ley que favoreciera a las viuda.s....y a las señoritas e n g a ñ a d a s por las falsas p r o m e s a s d e u n h o m b r e a quien estuvieran ligadas; querría, d j g o ^ q u e esta ,l_ey forzara al i n c o n s t a n t e a c u m p l i r s u s c o m p r o m i s o s o a u n a i n d e m n i z a c i ó n p r o p o r c i o n a l a s u fortuna. D e s e a r í a t a m b i é n q u e esta ley friera r i g u r o s a c o n las mujeres, al m e nos con aquellas q u e tuvieran el d e s c a r o de r e c u r r i r a u n a ley que h u b i e r a n infringido con su m a l a c o n d u c t a , si hay p r u e b a de ello. Querría, al m i s m o t i e m p o , c o m o he expuesto en la felicidad primitiva del h o m b r e , en 1788, que se instalara a las mujeres públicas e n b a r r i o s d e s i g n a d o s p a r a

Forma del contrato social del hombre y la mujer
Nosotros, N. y N., movidos p o r n u e s t r a propia voluntad, n o s u n i m o s p o r el t é r m i n o d e n u e s t r a vida y p o r la duración d e n u e s t r a s inclinaciones m u t u a s , bajo las condiciones siguientes: e n t e n d e m o s y q u e r e m o s p o n e r n u e s t r a s fortun a s en c o m u n i d a d , r e s e r v á n d o n o s , sin e m b a r g o , el d e r e c h o de separarlas e n favor de n u e s t r o s hijos y de aquellos q u e p u d i é r a m o s t e n e r d e u n a inclinación particular, reconociendo m u t u a m e n t e q u e n u e s t r o s bienes p e r t e n e c e n indist i n t a m e n t e a n u e s t r o s hijos, cualquiera sea la u n i ó n de la que provengan, y q u e todos, i n d i s t i n t a m e n t e , tienen el derecho de llevar el n o m b r e d e los p a d r e s y ' m a d r e s q u e los h a n declarado e i m p o n e m o s suscribir a la ley que castiga el r e c h a z o de su p r o p i a sangre. Nos obligamos igualmente, en caso d e separación, a h a c e r el r e p a r t o de n u e s t r a fortuna y de d e d u c i r la p a r t e de n u e s t r o s hijos i n d i c a d a p o r la ley; en caso de u n i ó n perfecta, el que m u r i e r a r e n u n c i a r í a a la mitad de sus p r o p i e d a d e s en favor de sus hijos; y si u n o de los

* Abraham tuvo hijos muy legítimos con Agar. sirvienta de su mujer. 161

160

ффффффффффффффффш

ФФФФФШФФФШШШФФ

ello. N o son las mujeres públicas quienes m á s contribuyen a l a d e p r a v a c i ó n d e las c o s t u m b r e s , s o n las mujeres d e la s o c i e d a d ¿Al r e f o r m a r a las últimas, se modifica a las primeras? Esta c a d e n a d e u n i ó n fraterna ofrecerá p r i m e r o el desorden pero, m á s tarde, p r o d u c i r á finalmente u n conjunto perfecto. Qjrezco u n m e d i o invencible p a r a elevar el a l m a de las mujeres; se t r a t a d e incluirlas en t o d a s las ocupaciones del h o m b r e : si el h o m b r e se obstina en e n c o n t r a r este m e d i o impracticable, q u e c o m p a r t a su fortuna c o n la mujer n o según el c a p r i c h o s i n o p o r la p r u d e n c i a de las leyes. Se d e r r u m b a el prejuicio, las c o s t u m b r e s se purifican y la naturaleza r e c u p e r a s u s derechos. Agregad a ello el m a t r i m o nio de los sacerdotes; el Rey [se vería] r e a f i r m a d o en su t r o n o y el gobierno francés ya n o p o d r í a s u c u m b i r . E r a m u y n e c e s a r i o q u e dijera a l g u n a s p a l a b r a s sobre los disturbios q u e causa, dicen, el decreto en favor de los h o m bres d e color e n n u e s t r a s islas. Allí, la n a t u r a l e z a se estrem e c e de horror; allí, la r a z ó n y la h u m a n i d a d todavía n o h a n a l c a n z a d o a las a l m a s insensibles; sobre t o d o allí es d o n d e la división y la discordia agitan a los habitantes. N o es difícil adivinar quiénes son los instigadores d e esta efervescencia incendiaria: están en el s e n o m i s m o d e la Asamblea Nacional: e n E u r o p a e n c i e n d e n el fuego q u e d e b e a b r a s a r América. Los Colonos p r e t e n d e n r e i n a r c o m o désp o t a s sobre u n o s h o m b r e s de los q u e son p a d r e s y h e r m a nos; y d e s c o n o c i e n d o los derechos d e la naturaleza, persig u e n su origen h a s t a e n el m á s p e q u e ñ o m a t i z de su sangre. Estos Colonos i n h u m a n o s dicen: n u e s t r a s a n g r e circula p o r sus venas p e r o n o s o t r o s la d e r r a m a r e m o s toda, si es necesario, p a r a satisfacer n u e s t r a codicia o n u e s t r a ciega ambición. E n esos lugares, los m á s cercanos a la naturaleza, el p a d r e d e s c o n o c e al hijo, sordo al grito d e la sangre, sofoca todos sus e n c a n t o s ; ¿qué p u e d e esperarse d e la resistencia que se le o p o n e ? Obligarla c o n la violencia es hacerla terrible, dejarla todavía en las c a d e n a s es dirigir todas las

c a l a m i d a d e s hacia América. U n a m a n o divjnajjarece difundir p o r t o d a s partes el a t r i b u t o del h o m b r e , la libertad; sólo í a j e y tiene el d e r e c h o d e r e p r i m i r esta libertad si d e g e n e r a en licencia; pero~3ebe ser igual p a r a todos, la Asamblea Nacional debe, sobre todo, r e s u m i r l a en su decreto, dictado p o r la p r u d e n c i a y la justicia. ¡Ojalá p u e d a a c t u a r de la m i s m a m a n e r a p a r a el estado, de F r a n c i a y estar tan atenta a los n u e v o s a b u s o s , q u e c a d a día son m á s e s p a n t o s o s , c o m o lo h a estado con los a n t i g u o s ! Sería de la o p i n i ó n de reconciliar el p o d e r ejecutivo c o n el p o d e r legislativo pues m e p a r e c e q u e u n o es todo y el otro n a d a ; de esto quizás nazca, d e s g r a c i a d a m e n t e , la r u i n a del I m p e r i o F r a n c é s . A estos p o d e r e s los considero c o m o al h o m b r e y la m u j e r еще d e b e n esUrorrridos p e r o ser iguales en fuerza_y_yirtud para. Ь ш ^ г и п b u e n m a t r i m o n i o . [...]

162

163

BIBLIOGRAFÍA

I. F u e n t e s
ALEMBERT, J.

cl': Lettre de M. d'Alembert à M, JJ. Rous cle «Genève»tirédu Vile volume de l'Encyclopé autres pièces qui y sont relatives, Amsterdam, J. Châte en Oeuvres de D'Alembert, t. IV, Paris, Belin, 1821-1822. ANÒNIMO: Griefs et Plaintes des femmes mal mariées, thèque Nationale de Paris. —: «Lettre de Madame la M. de M...» en Etrennes Nationales d Dames, 30 novembre 1789, Bibliothèque Nationale de Paris. —: Lettres d'une Turque à Paris écrites à sa soeur au seivir de supplément aux Lettres Persannes, Colonia, Pie teau, 1731. Agregado a la Apologie des dames appuyée s toire de Madame Galien, Paris, Didot, 1737. —: Pétition des femmes du Tiers Etat, 1er janvier 1789, Bibliot
;

que Nationale de Paris. —: «Première lettre d'une femme sur l'éducation de son sexe», en Le Courrier 1791, Bibliothèque Nationale de Paris. CHODERLOS DE LACLOS, P.: Les cueillies dans une Société, et 165

de l'Hymen. Journal des Dames, dimanche liaisons dangereuses ou Lettr publiées pour l'instruction de

ques autres, Lettre CVI; De l'éducation des femmes, discours sur la question proposée par l'Académie de Chàlons-sur-Mame: «Quels seraient les meilleurs moyens de perfectionner l'éducation des femmes?, 1er mars 1783, en Oeuvres complètes, Paris, Gallimard, 1951, La Pléiade. CONDORCET, A.C. marqués de: Lettres d'un bourgeois de Newhaven

à una citoyen de Virginie, 1787; Sur l'Instruction publique, 1790;
«Sur l'admission d e s femmes au droit de cité», Journal de la

société de 1789, 3 de julio de 1790; en Oeuvres de Condorcet, 12
vols., París, Firmin Didot, 1847-1849.

—: Esquisse d'un tableau historique des progrès de l'esprit humain,
t, II, Paris, Librairie de la Bibliothèque Nationale, 1871, pp. 85-88. EPINAY, Madame d': Lettre à l'abbé Galiani, 14 de marzo de 1772, cf. Benedetto Croce, «Una lettera inédita délia signora d'Epinay

Lambert, A.T. de: Réflexions Nouvelles sur les femmes par une dame de la cour de France, Paris, 1727 ; Conseils d'une amie, en Oeuvres de la marquise de L, Lausanne (Reims), Bousquet, 1747. MERICOURT, Théroigne de: «Harangue prononcée le 25 mars», en Marc de Villiers, Histoire des Clubs de Femmes et des Légions d'Amazones, Paris, Pion, 1910. MONTESQUIEU, barón de: Lettres persannes (lettres XXIV et XXVIII), en Oeuvres complètes, Paris, La Soulaye, 1875. SADE, marqués de: Histoire de Juliette ou les Prospérités du vice, 6 vols., in-18. , 1797.
u

IL Obras y a r t í c u l o s c i t a d o s

e il Dialogue sur les femmes dell'abate Galiani», en Mélanges
Badensperger, vol. I, París, Honoré Champion, 1930, pp. 174180. GOUGES, Olympe de: Déclaration des Droits de la Femme et de la Citoyenne, 1791, Bibliothèque Nationale de Paris.

HOLBACH, barón d': Système social ou Principes Naturels de la Morale et de la Politique avec un examen de l'influence du gouvernement sur les Moeurs, Londres, 1773.
JAUCOURT, M. le Chevalier de, MALLET, abate Y DESMAHIS, C : «Femme (Droit Naturel)», «Femme (Anthropologie)», «Femme (Morale)», e n Diderot y D'Alembert: Encyclopédie, ou Diction-

naire raisonné des Sciences, des arts et des métiers par une société de gens de Lettres mis en ordre et publié par M. Diderot de l'Académie Royale des Sciences et des Belles Lettres de Prusse; et quant à la partie mathématique, par M. D'Alembert, de l'Académie Royale des Sciences de Paris, de celle de Prusse et de la Société Royale de Londres, chez Briasson, m e Saint Jacques, à la Science, David l'aîné, m e Saint Jacques à la Plume d'or, Le Breton, imprimeur ordinaire du Roy, m e de la Harpe, Durand, m e Saint Jacques à Saint Landry et au Griffon, avec approbation et privilège du Roy, Vol. I, T o m o s I-VI (A-FNE), à Paris, M.DCC.Li.

JODIN, Mademoiselle: Vues législatives pour les femmes adressées à
l'Assemblée Nationale, 1790, Bibliothèque Nationale de Paris.

ALßlSTUR, M. y ARMOGATHE, D.: Histoire du féminisme français du moyen âge à nos jours, Paris, Ed. des Femmes, 1977. AMORÓS, Cèlia: Hacia una crítica de la razón patriarcal, Barcelona, Anthropos, 1985. —: «El feminismo, senda no transitada de la Ilustración», ¡segaría. Revista de Filosofía Moral y Política, 1 (mayo 1990), pp. 139-150. ARMSTRONG, Nancy: Deseo y ficción doméstica. Una historia política de la novela (près, de Giulia Colaizzi; trad. de María Coy), Madrid, Cátedra, 1 9 9 1 . CARTER, Ángela: IM. mujer sadiana, Barcelona, Edhasa, 1981. DIDEROT, D.: Sobre las mujeres (ed. de Fernando Savater), Madrid, Editora Nacional, 1975. DuHET, Paule-Marie: Les femmes et la révolution, París, Julliard, 1971. Hay version cast.: Las mujeres y la revolución. 1789-1794 (trad. de J. Liaras y J. Muís de Liaras), Barcelona, Península, 1974. FAURE, Christine: La démocratie sans les femmes. Essai sur le libéralisme en France, Paris, PUF, 1985. FiRESTONE, Shulamith: La dialéctica del sexo. En defensa de la revolución feminista (trad. de Ramón Ribé Queralt), Barcelona, Kairos, 1976. FRAISSE, Geneviève: Musa de la razón. La democracia excluyeme y la diferencia de los sexos (trad. de Alicia H. Puleo), Madrid, Cátedra, 1991.
167

166

9

9

I

9

I

I

$

®

8

®

Í

I

9

I

Í

CREER, Germaine: The Témale Eumich, Hill, 1971.

Nueva York, Me Graw-

MIGUEL, Ana de: «La igualdad de los sexos en clave utilitarista: John Stuarl Mili y Harriet Taylor», en La Filosofía contemporá-

nea desde una perspectiva no androcéntrica (coord. Alicia H. Puleo), Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, Secretaría de Estado de Educación, 1993, pp. 49-63.

—; Cómo leer a John Stuart Mili, Gijón, Júcar (publicación prevista
en 1993).

MOLINA, Cristina: Elementos
Ilustración, 1993). Barcelona,

para una dialéctica feminista de la
Anthropos (publicación prevista en

—: «El feminismo en la crisis del proyecto ilustrado», (Madrid) (1991), pp. 135-142.

Sistema

Ilustración»; ¡VI."' Luisa Pérez. Cavaría: «La Aitlklüning en las figuras de Th.G.V. Hippel y Amalia Holsl»; Eulalia Pérez Sedeño: «Mujer, Ciencia e Ilustración»; Aída Pinilla de la Peña: «¿Transgresión sadíana?»; Luisa Posada Kubissa: «Kant: de la dualidad teórica a la desigualdad práctica»; Alicia H. Puleo: «Cartesianismo y moral estoico-epicúrea en la reflexión de Madame Lambert», «Una cristalización político-social de los ideales ilustrados: Los Cahiers de Doléance de 1789», «Del dualismo cartesiano al monismo materialista: los enciclopedistas y el concepto de mujer» y «La radical universalización de los derechos del hombre y del ciudadano: Olympe de Gouges»; Amelia Valcárcel: «Sobre revolución y misoginia»; Manió Vigil: «La Religiosa. Lo que va del anliclericalismo al feminismo». BADINTER, Elisabeth: Emilie, Emilie: L'ambition féminine au XVflIe siècle, Paris, Flammarion, 1983. —: L'amour en plus. Histoire de l'amour maternel (XVIie-XXe siècle), Paris, Flammarion, 1980. Hay versión cast.: ¿Existe el amor maternal?, Barcelona, Paiclós/Pomaire, 1981. BLOCH, Maurice y BLOCH, Jean: «Women and the dialectics of nature in eighteenth-cenlury Frenen thought», en Carol MacCormack y Marilyn Strathern, Mature, Culture and gender, Cambridge University Press, 1980. DUHET, Paule-Marie (comp.): 1789-1793. La voz ele las mujeres en la Revolución francesa. Cuadernos de quejas v otros textos (intr. de Isabel Alonso y M ¡la Belinehón; liad, de Antonia Pallach i Estela), Barcelona, Lasal Edicions de les Dones, 1989.
FARGE, A. y ZEMON DAVIS, N.: Historia de las mujeres, tomo III: Del

PULEO, Alicia H.: Cómo leerá Schopenhauer, Gijón, Jucar, 1991.

—: Dialéctica de la sexualidad. Género y sexo en la filosofía contemporánea (pres. de Celia Amorós), Madrid, Cátedra, 1992.

III. Otros e s t u d i o s c o n s u l t a d o s ALBISTUR, Maïte y ARMOGATHE, Daniel (eds): Le grief des femmes.

Anthologie de textes féministes du Moyen Âge à 1848, 2 vols,,
Poitiers, Hier et Demain, 1978.

AMOKÓS, Celia (coord.): Actas del Seminario permanente

Feminismo

e Ilustración, Madrid, Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense, 1992. Sobre el período que nos ocupa, en particular los siguientes artículos: Celia Amorós: «Revolución francesa y crisis de legitimación patriarcal»; Oliva Blanco: «Iconografía femenina e n la Revolución francesa: de virgen a mártir»; Elena Castelló García: «Perfil y mito de la mujer revolucionaria: Théroigne de Méricourt»; Rosa Cobo Bedia: «Influencia d e Rousseau en las conceptualizaciones de la mujer en la Revolución francesa» y «Crisis d e j e g i t i m a c i ó n patriarcal en Rousseau»; Ángeles Jiménez Perona: «Sobre incoherencias ilustradas: u n a fisura sintomática en la universalidad» y «Las conceptualizaciones de la ciudadanía y la polémica e n torno a la admisión de las mujeres en las asambleas»; Cristina Molina Petit: «Elementos para una dialéctica feminista de la

Renacimiento a la Edad Moderna (bajo la dirección de G. Duby y M. PetTot; trad. de Marco Aurelio Galmarini), Madrid, Taurus, 1992. GONCOURT, E. y J.: La femme au dix-huitième siècle, París, Flammarion, 1982. HARTEN, Elke y HARTEN, Hans-Christian: Femmes, Culture et Révolution (trad. del alemán de Bella Chabot, Jeanne Etoré y Olivier Mannoni), Paris, Ed. des Femmes Antoinette Fouque, 1989. HOFFMANN, P., La femme dans la pensée des Lumières, Paris, Ophrys, 1977. PALMA, Milagros: prefacio, en A.T. de Lambert, Réflexions Nouvelles sur les femmes (1727), Paris, Colé-fcmmes, 1989, pp. 7-37. 169

168

Plt-RON, H.: «De l'influence sociale des principes cartésiens. U n précurseur inconnu du féminisme et de la Révolution: Poullain de la Barre», Revue de Synthèse Historique (1902). POSADA KUBISSA, Luisa: «Cuando la razón práctica n o es tan pura (Aportaciones e implicaciones de la hermenéutica feminista actual: a propósito d e Kant)», Isegoría (Madrid, CSIC, Instituto de Filosofía), 6, «Feminismo y ética» (ed. de Celia Amorós) (noviembre 1992). mélancolique sous le Révolution, Pans, Seuil, 1989. W.AA.: Les femmes et la Révolution française. Actes du Colloque, 3 vols., Université de Toulouse le Mirail, Presses Universitaires du Mirail, 1989; 1990.
ROUDINESCO, Elisabeth: Théroigne de Méricourt. Une femme

ÍNDICE DE MATERIAS

aristocracia, 9, 58, 95, 103, 123, 137 cargos, 113, 126, 159 c i u d a d a n í a , 23, 24, 78, 94, 96, 97, 100-106 c i u d a d a n o / a , 23, 27, 79, 9 5 , 97, 102, 103, 105, 1 16, 1 19, 122, 124, 137, 144, 151, 153, 155-159 c o s t u m b r e , 14, 18, 19, 22, 26, 37, 4 1 , 57, 58, 62, 64, 66, 68, 78, 83, 85, 88, 89, 9 1 , 97, 98, 100, 105, 107, 108, 113, 1 19, 120, 128, 129, 144, 145, 156, 161, 162 d e r e c h o , 18, 22-27, 37, 38, 40, 4 1 , 48, 5 3 , 6 2 , 67, 68, 8 9 , 94-99, 101-106, 108, 110, 111, 118, 120, 121, 123, 125, 126, 128-131, 135, 137, 138, 141, 144, 149-151, 153-156, 158-160, 162 d e r e c h o n a t u r a l , 18, 24, 2 5 , 36-38, 67, 94, 100-103, 156, 157 d e r e c h o positivo, 36-38 d e s p o t i s m o , 128, 151 diferencia, 12-17, 40, 77, 78, 87, 98, 101, 103, 106, 108, 139

e d u c a c i ó n , 13, 15, 18-20, 22, 27, 37, 4 1 , 45, 47, 48, 6 1 , 62, 68, 73-75, 77-79, 81-85, 8 8 , 9 3 , 98, 100, 101, 103, 105, 110-116, 119, 130, 135, 139-141 e m p l e o s , 113, 126, 157, 159 esclavitud, 19, 58, 74, 89, 104, 136, 137, 151, 153 felicidad, 35, 54T55, 69, 7 5 , 77, 78, 80, 82, 83, 107, 108, 119, 121, 125, 144, 156, 161 igualdad, 8, 12, 17, 18, 2 1 , 24-28, 36, 3 8 , 39, 4 1 , 87, 9 3 , 94, 96, 9 8 , 101, 102, 104-108, 110, 121, 123, 135-137, 143, 154, 155 inferior, 19, 39, 4 5 , 60, 102 inferioridad, 36, 102, 136 instrucción, 23, 73, 75, 76, 94, 99, 108 lev, 16, 18, 2 3 , 24, 26, 38-40, 4 2 , " 4 3 , 4 6 , 48, 6 1 , 6 2 , 8 1 , 95-97, 101-104, 107, 108, 111, 117-121, 125-133, 144, 150, 151, 158, 160-163

170

171

l i b e r t a d , 19, 2 0 , 2 2 , 2 8 , 5 0 , 5 1 , 6 0 , 8 7 , 9 6 , 9 8 , 102, 1 0 6 , 1 1 1 , 1 2 5 , 133, 135, 136, 146, 1 5 1 , 154, 156, 158, 160, 163 libertinaje, 20, 2 1 , 2 6 , 6 5 , 67, 8 9 , 90, 112 m a d r e , 5 5 , 79, 114, 119, 132, 146, 151, 155, 158, 160 m a t e r n a l , 17, 2 0 , 5 5 n a t u r a l e z a , 16, ¡ 7 , 2 0 , 2 2 , 2 5 , 2 8 , 37-39, 4 1 , 45-48, 52, 56, 60, 6 1 , 63, 74-76, 78, 8 1 , 83-87, 90, 94, 102-104, 106-108, 112-114, 116, 123, 133, 139, 141, 150, 154, 155, 157, 159-162 n o b l e z a , 14, 1 9 , 2 0 , 2 5 , 2 8 , 8 8 , 1 0 9 ' oficios, 27, 35, 110, 113 o p i n i ó n , 13 p i e d a d , 17, 5 5 p o d e r , 8, 1 2 , 1 6 , 1 7 , 3 7 - 3 9 , 4 8 , 6 1 , 67, 80, 87, 92, 95, 114, 118, 125, 128, 154-156, 163 preciosas, 22, 65 preciosismo, 67

p r e j u i c i o , 14, 2 2 , 2 4 , 2 7 , 3 5 , 3 6 , 4 1 , 54, 6 5 , 6 9 , 70, 8 1 , 84, 8 7 , 93, 100, 1 0 ! , 108, 1 1 6 - 1 1 9 , 1 2 1 , 1 3 1 , 1 5 8 , 1 6 0 , 162 privilegio, 60, 6 1 , 8 8 , 109, 110, 125 progreso, 24, 3 5 , 73, 93, 9 8 , 107, 108, 150 p u e s t o s , 97, 98, 121, 157, 159 razón, 18, 2 0 , 2 2 , 2 6 , 3 9 , 4 8 , 5 5 ,

ÍNDICE GENERAL

56, 6 1 , 6 5 , 69, 74, 8 1 , 87, 90, 93-96, 102, 103, 106-108, 117, 120, 121, 127, 131, 137, 141, 151, 157, 160, 162 salvaje, 8 9 s u p e r i o r , 4 5 , 8 1 , 9 7 , 102 s u p e r i o r i d a d , 18, 4 1 , 5 8 , 6 1 , 1 0 1 , 102, 139 t e r n u r a , 17, 20, 55, 7 5 tiranía, 6 1 , 67, 8 0 , 101-103, 157 virtud, 20, 22, 46, 47, 5 1 , 54, 55, 64, 6 5 , 6 7 , 70, 7 5 , 85-86, 8 9 , 102, 107, 108, 112, 114, 117, 144, 145, 150, 157, 163 voto, 2 3 , 24, 111, 116, 117, 135

'Presentación, por Celia Amorós Introducción, por Alicia H. Paleo

' U

SELECCIÓN D E TEXTOS

Los artículos «Mujer» en la Enciclopedia de Diclerot «Mujer (Derecho natural)» . «Mujer (Antropología)» «Mujer (Moral)»
£

35 37
4 0

^5

La mirada crítica del Otro: Montesquieu y una réplica anónima Cartas Persas . Carta XXIV Carta XXXVIII

->7 ^9
5 9 6 0

172

173

'# #

¿

#

#

# I

#

1

i

I

i

t # i

Cartas de una turca en París, escritas a su hermana en el harem para servir de complemento a las Cartas Persas (1731)
El racionalismo ético de Madame Lambert

62
65 ;

Nuevas reflexiones sobre las mujeres Consejos de una amiga
D'Alembert polemiza con Rousseau

66 / 70 /
73

Cuaderno de quejas de Madame B. de B. (Caux, Normandía, 1789) Petición de las damas a la Asamblea Nacional (Cuaderno de quejas apócrifo, 1789) Proyecto de decreto Quejas y denuncias de las mujeres malcasadas (1790) . . El feminismo en la prensa femenina Etrennes Nationales des Dames (n. 1, 30 de noviembre de 1789) Le Courrier de l'Hymen, periódico para damas, del domingo 24 de at.nl de 1*791 Primera carta de una mujer sobre la educación de su sexo Mademoiselle Jodin y la discriminación para la igualdad . Proyectos de Legislación para las mujeres dirigidos a la Asamblea Nacional (1790) Reglamento de la Jurisdicción .Théroigne de Méricourt, amazona de la Revolución /' • francesa ¡' Discurso pronunciado en la Sociedad Fraternal de los Mínimos (25 de marzo de 1972; fragmentos) . .
u

114 121 125 127 135 136 139 139 143 144 145

Carta de D'Alembert a Jean-Jacques Rousseau

. . . . . .

74

La construcción social del sujeto femenino: el barón d'Holbach y Madame d'Epinay

77

Sistema social
«Sobre las mujeres» (capítulo X)

7g
78

Carta de Madame d'Epinay al abate Galiani
f •-• .. • • Él retrato de la libertina en el marqués de Sadé y en Choderlos de Lacios

82 I
87

Historia de Julieta o la prosperidad de! vicio Las amistades peligrosas
Carta LXXXI Feminismo y progreso de la humanidad en Condorcet

89 90
90

149 150 /

93

Cartas de un burgués de Newhaven a un ciudadano de Virginia (1787) Acerca de la instrucción pública (1790) Sobre la admisión de las mujeres al derecho de ciudadanía (3 de julio de 1790) Esbozo de un Cuadro histórico de los progresos del espíritu humano (1793; ed. postuma, 1795) . . .
Cuadernos de quejas del período revolucionario

¡ 94 99 100 107 l

Olympe de Gouges o la radicali/.ación de los ideales ilustrados Los Derechos de la Mujer Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana Forma del contrato social del hombre y la mujer . .

153 154 155 160

Bibliografía
109

165 171

Petición de las mujeres del Tercer Estado
>/ (1 de enero de 1789) ni

índice de materias

174

175

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful