¿Recordáis?

Hace ya unos días que iniciamos el Adviento

Decíamos que significa

venida.

María llevó a Jesús en sus entrañas y de ella nació el Mesías. Ella nos enseña a vivir este tiempo de espera.

Lo hemos vivido durante cuatro semanas.

Ha sido un tiempo importante de preparación para la venida del Señor.

Nos hemos preparado

La Palabra de Dios nos ha dicho :

“¡Estad despiertos!”. “¡Vigilad!”. “¡Estad alegres!”. “¡Dios llega!”.

Abriendo nuestro corazón a los demás y a Jesús…

Así nos hemos preparado para celebrar la Navidad

Pero hoy nos preparamos de una forma especial: celebrando el Sacramento de la Penitencia.

Cuando celebramos este Sacramento

Jesús viene a nuestra vida

Jesús nos perdona siempre. Su perdón es fuerza y energía para hacer el bien.

Nosotros pedimos perdón a los demás y también perdonamos a los que nos ofenden.

Comenzamos

esta celebración

Vamos a preparar el camino del Señor. Vamos a construir la ciudad de nuestro Dios. Vendrá el Señor con la aurora, Él brillará en la mañana, pregonará la verdad. Vendrá el Señor con su fuerza, Él romperá las cadenas, Él nos dará la libertad. Él estará a nuestro lado, Él guiará nuestros pasos, Él nos dará la Salvación. Nos limpiará del pecado, ya no seremos esclavos, Él nos dará la libertad.

Vamos a preparar el camino del Señor. Vamos a construir la ciudad de nuestro Dios. Vendrá el Señor con la aurora, Él brillará en la mañana, pregonará la verdad. Vendrá el Señor con su fuerza, Él romperá las cadenas, Él nos dará la libertad. Visitará nuestras casas, nos llenará de esperanza, Él nos dará la salvación. Compartirá nuestros cantos, todos seremos hermanos, Él nos dará la libertad.

Vamos a preparar el camino del Señor. Vamos a construir la ciudad de nuestro Dios. Vendrá el Señor con la aurora, Él brillará en la mañana, pregonará la verdad. Vendrá el Señor con su fuerza, Él romperá las cadenas, Él nos dará la libertad. Caminará con nosotros, nunca estaremos ya solos, Él nos dará la Salvación. Él cumplirá la promesa y llevará nuestras penas, Él nos dará la libertad.

Vamos a preparar el camino del Señor. Vamos a construir la ciudad de nuestro Dios. Vendrá el Señor con la aurora, Él brillará en la mañana, pregonará la verdad. Vendrá el Señor con su fuerza, Él romperá las cadenas, Él nos dará la libertad.

Pasos que hay que tener en cuenta para realizar una buena confesión:

Dios nos señala el verdadero camino de la felicidad.

Jesús nos enseña cual es el mandamiento más importante:

Amar a Dios sobre todas las cosas.

Amar a Dios y también amar a los demás.

No podemos tener como dioses y señores de nuestra vida: el egoísmo, el dinero, la guerra, la mentira…

Dios tiene que tener un lugar en nuestra vida y en nuestro corazón…

Dios es santo y santo es su nombre

¿Cómo trato yo a Dios?

Tenemos que vivir el domingo al estilo cristiano… ¿Participo el domingo en la Eucaristía?

¿Visito a los abuelos? ¿Ayudo a los que me necesitan?

No podemos preocuparnos sólo de nosotros mismos…

A mí, seguramente, me sobran cosas…

¿Cómo aprovecho lo que tengo? El tiempo, los estudios, los alimentos… ¿Comparto con los demás?

El cristiano debe tener como principio la justicia y la honradez, tener limpio el corazón de toda avaricia.

El amor al prójimo comienza con las personas más cercanas, con nuestros padres…

¿Cómo los trato?

¿Soy amable con ellos y con los demás?

Hay que estar alegres y contentos…

¿Tengo muchos caprichos y me enfado si no los consigo?

Jesús es la verdad y nos invita siempre a ser sinceros, sencillos y limpios de corazón.

¿Decimos siempre la verdad?

Debemos decir la verdad. Jesús nos quiere como Él, personas sinceras, de corazón limpio.

Juntos decimos esta oración a Jesús:

Limpia mi corazón, Jesús, porque sólo con un corazón limpio te podré ver. Me arrepiento de todos mis pecados y quiero que me perdones para que Tú puedas nacer dentro de mí. Ayúdanos a perdonarnos también unos a otros.

Me propongo esforzarme para ser mejor. Cada uno, en un momento de silencio, se compromete a ser mejor y piensa lo que va a hacer para conseguirlo.

Gracias Jesús por hacernos libres. Podemos elegir el camino del bien…

•Todos nos comprometemos a cumplir la penitencia. A vivir la actitud que nos ha tocado en el mensaje que hemos cogido.

•Un compañero en nombre de todos da las gracias a Jesús…

¡Así será Navidad!

Cantamos:

Señor a nuestra vida, que ya estamos en adviento! Ven pronto, que te esperamos y salimos a tu encuentro. ¡Ven, Señor a nuestra vida, venga a nosotros tu Reino! Lo anunciaron los profetas, y le vieron desde lejos; para cumplir sus promesas vino a salvar a su pueblo.

¡Ven,

Ven, Señor a nuestra vida, que ya estamos en adviento! Ven pronto, que te esperamos y salimos a tu encuentro. ¡Ven, Señor a nuestra vida, venga a nosotros tu Reino! Nuestro mundo está esperando, el Señor sigue viniendo: ahora viene por la gracia al corazón de su pueblo.

Señor a nuestra vida, que ya estamos en adviento! Ven pronto, que te esperamos y salimos a tu encuentro. ¡Ven, Señor a nuestra vida, venga a nosotros tu Reino! Como Rey de las naciones y Señor del Universo vendrá al final de la historia, a reunir a su pueblo.

¡Ven,

Señor a nuestra vida, que ya estamos en adviento! Ven pronto, que te esperamos y salimos a tu encuentro. ¡Ven, Señor a nuestra vida, venga a nosotros tu Reino! Preparadle los caminos Juan predica en el desierto, la Virgen Madre concibe la Palabra en el silencio.

¡Ven,