COLEGIO OBRA DIOCESANA SANTO DOMINGO DE SILOS - PASTORAL DE PRIMARIA

-

El adviento nos prepara a recibir a Cristo, en la Navidad. Es un tiempo de conversión, de esperanza y de alegría. ¡Jesús viene! La Virgen María esperó a Jesús con inefable amor de madre. Los profetas anunciaron el nacimiento del Mesías. Juan Bautista lo proclamó ya próximo y supo reconocerlo en medio de los hombres. Jesús hoy: sigue viniendo, sigue salvando, sigue amando… ¿y yo? ¿y nosotros?

3 de diciembre. Primer domingo de Adviento.
El cristiano se prepara para la venida de Jesús rebosando de amor a todos y agradando a Dios.

- Escribe una lista con el nombre de todas las personas a las que quieres mucho y también con el nombre de aquellas a las que deberías querer más… - Guarda esta lista durante todo el Adviento en un lugar seguro y en secreto, como si de un tesoro se tratase. - Escribe varias acciones que puedes realizar y que estás dispuesto a cumplir para demostrar cuánto quieres a todas las personas que aparecen en tu lista.

10 de diciembre. Segundo domingo de Adviento.
Jesús, el salvador, está cerca. Viene a liberarnos del pecado. La verdadera conversión supone pedir perdón y crecer en el amor.
- Escribe un breve mensaje pidiendo perdón a Jesús, a tus padres, a algún compañero, a tus profesores… por algo que hayas hecho y no haya estado bien. - Dibuja en cartulina un corazón, coloréalo con tonos claros y alegres y escribe en él tu nombre y el de Jesús. Piensa una forma de llevarlo contigo estos días.

17 de diciembre. Tercer domingo de Adviento.
Cuando rezamos nos encontramos con Jesús. Hablar con Él nos llena de paz, de gozo y de alegría:
¿Qué nos pasa cuando tenemos un amigo al que queremos mucho? Pues que “le pensamos” mil veces, y pensamos decirle esto o lo otro…contarle lo que nos ha pasado, o lo que queremos hacer; o pedirle cosas porque confiamos en que nos las dará; o invitarle tal día o a tal sitio…Es decir, descubrirle todos nuestros sentimientos, porque los amigos de verdad no tienen secretos y gozan “contándoselo todo”. Igual con Dios que es nuestro Padre y Amigo, el mejor y más fiel, que nunca nos engaña y que lo puede todo.

24 de diciembre. Cuarto domingo de Adviento. Empieza el tiempo de navidad.
El nacimiento del Mesías, el Enviado, llena nuestra vida de ilusión y de Esperanza.

Rezamos y nos comprometemos
Navidad es cuando ayudamos a alguien, cuando hacemos felices a los demás, cuando cedemos el asiento en el autobús, cuando no nos reímos de algún compañero de quien todos se burlan, cuando intentamos ser amigos de todos, cuando nos acordamos de Ti, cuando no somos violentos, cuando trabajamos todo lo que podemos, cuando colaboramos en casa, cuando respetamos y obedecemos a nuestros padres, profesores y catequistas, cuando sembramos la paz. Siempre que hacemos el bien, es Navidad.

Un cuento para pensar en adviento y navidad
CORILANDIA, LA CIUDAD DONDE SE REGALAN CORAZONES
Esta historia ocurre en Corilandia, la ciudad donde se regalan corazones. Gente llegada de los más diversos lugares vive en esta ciudad. Trabajan mucho y también se divierten. Los que se sienten débiles y solos reciben visitas con frecuencia. Las casas de Corilandia son acogedoras y alegres. Todos tienen lo necesario para vivir. ¡Ah! ¡Y lo más importante! ¡Cada Corilandés tiene un corazón muy grande que recibe el mismo día de su llegada a la ciudad! Por las calles de Corilandia uno puede oír los latidos de su corazón y los de los corazones de los demás. Su sonido es como el de una armoniosa y dulce melodía. Aunque los habitantes de Corilandia no terminan de entender el porqué de este hermoso regalo… Un día unos cuantos decidieron que lo guardarían en una caja fuerte y bajo llave. Pensaron que si su corazón estaba a buen recaudo siempre lo conservarían sano y vigoroso. Se dijeron: -Así podremos ser los mejores habitantes que jamás Corilandia haya tenido por conservar nuestro corazón nuevo como el primer día. Algo especial comenzó a suceder en Corilandia… Los que habían guardado su corazón se fueron olvidando poco a poco de los demás y su vida se fue haciendo triste y monótona. El cansancio y el desánimo se apoderó de ellos. Llegó un día en el que ya no recordaban que era el cariño, el amor, compartir, sonreír y la amistad. En cambio, los que conservaban su corazón junto a sí estaban sorprendidos y un poco asustados al ver como se iba gastando y gastando a medida que ellos ofrecían amor, cariño y amistad. El alfarero, creador de los corazones, al enterarse de lo que pasaba en Corilandia decidió visitar una vez más la ciudad y llenarla de carteles que decían: NO TE DÉ MIEDO GASTAR TU CORAZÓN EN AMAR. EN BELÉN DE JUDÁ, EN UN PORTAL ME PODRÁS ENCONTRAR, NO ME VOY A CANSAR, Y OTRO CORAZÓN, CADA VEZ, TE PODRÉ REGALAR. Firmado: Jesús. Todos cayeron en la cuenta del significado de aquel corazón que habían recibido. Los que lo estaban guardando se deshicieron de las cajas fuertes para llevarlo consigo y abrirlo a los demás. Todos perdieron el miedo y se llenaron de felicidad. Así fue como en Corilandia hubo siempre Navidad y corazones para amar.

En Adviento

ESCUCHAMOS LA PALABRA DE DIOS
Cf. Lucas: 21, 25-28.34-36 En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra… Los hombres verán al Señor Jesús venir en una nube, con gran poder y gloria. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación. Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación por el dinero, y se os eche encima de repente aquel día… Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza… y manteneos en pie ante el Señor.

8 de diciembre.

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA.

Lucas: 1, 39-45 En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña. A un pueblo de Judá; entró en Casa de Zacarías, y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel de Espíritu Santo, y dijo a voz en grito: -¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

22 de diciembre.

FIESTA DE SANTO DOMINGO DE SILOS.
Santo Domingo de Silos nació en Cañas (La Rioja) en el año 1000. Las ovejas representan que, de niño, Santo Domingo fue pastor. Ordeñaba las ovejas y daba la leche a los pobres, y las llevaba siempre junto al convento de Santa María, que se ve al fondo. Le ordenan sacerdote. El árbol representa que estuvo un año de ermitaño. Después entró benedictino en el famoso monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja). Lo mandaron de prior al convento de Cañas y en tres años lo restauró. Volvió a San Millán como prior y se enfrentó con el rey de Navarra, Don García, que quería llevarse joyas del monasterio. El rey le amenazó de muerte y huyó a Burgos, donde el obispo y el rey lo recibieron muy bien y lo enviaron de abad al monasterio visigodo de Silos, que se hallaba en ruinas, donde vivió hasta que murió el año 1.073, y por esto se le llama Domingo de Silos. Lo restauró todo y construyó el célebre claustro románico, el mejor del mundo. Dos ángeles le traen tres coronas: dos por haber restaurado el priorato de Cañas y el monasterio de Silos, y la tercera por sus virtudes. Antes de morir, recibió la visita del Rey y de la Reina del Cielo. A sus pies hay cadenas porque fue redentor de cautivos. La mujer de rodillas es la madre de Santo Domingo de Guzmán, que tuvo a este hijo por milagro de Santo Domingo de Silos, y por eso le puso Domingo y le pareció que daba a luz un perro con una antorcha en la boca con la que iluminaba al mundo.