You are on page 1of 12

"Temed a Jehová, vosotros sus santos

,
pues nada falta a los que le temen"
Salmo 34:9
Cuando la Gente es Grande y Dios es Pequeño
EDWARD T. WELCH

Las librerías, aun cristianas, nos saturan de libros que tratan acerca de la manera de tratar
con nuestras necesidades... Lo puedes escuchar en las salas de consejería. Y es parte de la
conversación casual tanto en la iglesia como en el mundo.

Tendemos a vernos como personas que necesitamos algo de alguien para poder cambiar.

I. La Perspectiva que Enfatiza Nuestras Necesidades

Visto en conjunto, un punto de vista popular acerca de la gente se ve como sigue:

• Nuestra forma básica es aquella de un recipiente - una taza - que tiene necesidades
psíquicas.
• Tenemos una larga lista de necesidades psíquicas, pero estas necesidades tienden
a agruparse alrededor de las necesidades básicas de amor y significado.
• Cuando estas necesidades no son satisfechas, caemos en un déficit, y por lo tanto
nos sentimos vacíos.
• Debemos ser cuidadosos de quién es el que llena estas necesidades. Miraremos ya
sea a la gente o a Cristo para satisfacernos.

¿Qué son las necesidades?

¿Qué dirías que realmente necesitas? Tus respuestas te llevarán al corazón del punto de
vista que tienes acerca de ti mismo.

Una manera de responder sería haciendo otra pregunta: "¿Qué quieres decir con el
término necesitar?"

Regularmente la respuesta va tener que ver con aquello que ocupe tu mente:

Perdido en el desierto y muriéndote de sed, tu respuesta sería "agua". Pero si alguien te
hiciera la pregunta alrededor de una taza de café, la respuesta probablemente sería:
respeto, amor, comprensión, alguien que me escuche, autoestima, hijos obedientes,
seguridad, control, algo emocionante.

Bienvenidos a la palabra "necesidad", uno de los términos más confusos del idioma
español. Todo el mundo lo usa, pero puede expresar ideas que no tienen ninguna relación
entre sí.

¿Cómo pueden ser agrupadas?

Necesidades Biológicas. Comida, agua y techo (abrigo); de lo contrario, morimos. Este es
un uso común de la palabra "necesidad" en las Escrituras.
1
Mateo 6:32 “Jesús nos exhortó a no afanarnos por lo que comeremos, comeremos o
vestiremos, porque nuestro Padre Celestial sabe que necesitamos estas cosas”

Pero aun esta categoría, tiende a hacerse confusa...

Necesidades Espirituales. Sin Jesús somos personas desesperadas y necesitadas. Estamos
muertos en nuestros pecados, somos enemigos de Dios, estamos condenados delante de
él, somos esclavos de Satanás y de nuestros propios deseos, estamos sin esperanza e
incapaces de remediar nuestra situación o de agradar a Dios.

Claramente estas nos nuestras necesidades más profundas. No obstante, nuestro Dios
trino no nos deja solos. Jesús es el que satisface. En Jesús, Dios nos da vida, nos
reconcilia consigo mismo, y nos llama amigos, nos perdona legalmente, y nos redime de
la esclavitud del pecado y de Satanás.

De acuerdo con la Escritura, Jesús satisface todas nuestras necesidades para la vida y la
piedad (2 Pedro 1:3).

Ahora bien, los “expertos de la conducta” y muchos “consejeros cristianos”
sostienen un tercer grupo:

Necesidades Psicológicas. Aquí es donde las cosas se ponen escabrosas. Los límites de
esta tercera categoría son más difíciles de encontrar. La lista puede ser larga, pero
típicamente tienen que ver con lo que deseamos en las relaciones: importancia,
aceptación, respeto, admiración, amor, pertenencia, significado, etc.

Como alguien lo resumió: significado y seguridad

Pero los que llegan más lejos lo definen como: necesidad de amor

Pero hay una pregunta cuya respuesta quisiéramos conocer...

¿Cuál es el propósito de tener satisfecha esta necesidad?

De acuerdo con el pensamiento popular, esta necesidad debe ser satisfecha para que
podamos alcanzar nuestro potencial, para que tengamos felicidad, estabilidad psicológica
y autoestima.

En pocas palabras, estos dicen, nuestras necesidades psicológicas deben ser satisfechas
“para sentirnos bien con nosotros mismos”

Sabemos que somos creados para vivir en relación con otras personas, y en estas
relaciones debemos amarnos, animarnos y confortarnos unos a otros, pero...

¿Es la elevación de nuestra autoestima el propósito de estas relaciones?

A primera vista la Escritura puede apoyar la idea de que tenemos la necesidad de mostrar
amor a otros, pero es imposible encontrar una porción que diga que tenemos una

2
necesidad de recibir amor para que podamos sentirnos mejor con respecto a nosotros
mismos.

Si derribamos la barrera del propósito, hay ahora otra barrera que derribar y esta
es teológica

Ellos proponen que estas necesidades dadas por Dios pueden ser encontradas en
cualquiera de estas dos categorías bíblicas:
La persona como cuerpo-alma-espíritu
y la persona creada a la imagen de Dios.

1. La composición humana tri-partita

Si existe una diferencia entre alma y espíritu, entonces deben haber problemas
espirituales y problemas psicológicos.

Sin embargo, primero debemos preguntarnos si es que en realidad tenemos un alma que
es claramente distinta al espíritu.

Nosotros hemos enseñado en otras ocasiones que ambos términos son
intercambiables en las Escrituras

a. Los dos pasajes citados con mayor frecuencia para apoyar el punto de vista de
“tres partes” o tricotómico de la persona son dos:

Hebreos 4:12 “porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda
espada de dos filos, y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los
tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”

1 Tesalonicenses 5:23 “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que
todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de
nuestro Señor Jesucristo”

El hecho de que la persona interior se menciona como el alma, espíritu, y corazón es un
recurso poético común para enfatizar que está involucrada la persona total.

Por ejemplo:
Marcos 12:30 nos indica que debemos amar al Señor nuestro Dios con todo nuestro
corazón, y con toda nuestra alma y con toda nuestra mente y con toda nuestra fuerza.

La acumulación de estos términos se usa para expresar la idea de totalidad. Es una
manera dramática de enfatizar que el amor a Dios es una respuesta de la persona total.

b. Énfasis bíblico

2 Corintios 4:16 “Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre
exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día”

Pasajes:

3
Cierto número de pasajes bíblicos sugieren que la persona es mejor entendida si se
considera como teniendo dos substancias – física y espiritual – que van juntas aunque
pueden ser separadas por la muerte.

Desde este punto de vista, los términos “espíritu” y “alma” enfatizan diferentes aspectos
de la misma sustancia. Aunque son esencialmente intercambiables, ofrecen diferentes
perspectivas de la persona inmaterial.

Por ejemplo:
Mateo 10:28 sugiere que la persona consiste de dos substancias, el cuerpo material y el
alma inmaterial: “Y no temáis a los que matan el cuerpo (sustancia material), mas el
alma (sustancia inmaterial) no pueden matar; temed más bien a aquel que puede
destruir el alma y el cuerpo en el infierno?”

1 Corintios 7:34 “y sus intereses están divididos. Y la mujer que no está casada y la
doncella se preocupan por las cosas del Señor, para ser santas tanto en cuerpo como en
espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo, de cómo agradar a su
marido”

Sugiere que somos dos substancias – material e inmaterial – pero se les menciona como
cuerpo y espíritu, en vez de como cuerpo y alma.

Santiago 2:26 “Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe
sin las obras está muerta”

Es consistente con esta dualidad y se refiere a ella usando la palabra “cuerpo” y
“espíritu”: “el cuerpo sin el espíritu está muerto”.

Un pasaje interesante es...
Lucas 1:46-47 “Entonces María dijo: Mi alma engrandece al Señor, y mi espíritu se
regocija en Dios mi Salvador”

2. La imagen de Dios en el hombre

La otra categoría que es usada como el trasfondo bíblico de la idea de las necesidades
psicológicas es el concepto de la imagen de Dios en el hombre.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a semejanza de Dios lo creo; varón y hembra los
creó” (Gen. 1:27)

Esta es la doctrina principal para entender a la persona. Es tan importante que cada
estudiante de la Biblia debería tener una definición rápida de lo que significa, y la
diferencia que produce el haber sido creados a la imagen de Dios.

¿Encontramos aquí las necesidades psicológicas? Si no, entonces no son necesidades
establecidas en nosotros por Dios.

La mayoría de los cristianos sugieren que la imagen de Dios en el hombre tiene que ver
con lo que es similar entre Dios y nosotros.

4
De acuerdo con la teoría de las necesidades psicológicas, lo que es similar es que tanto el
hombre como Dios tienen un deseo profundo de relaciones (o amor).

“¿Cómo manejaré mis deseos? “ se convierte la pregunta principal de la existencia
humana.

Cuando este modelo es evaluado por nuestra experiencia, parece corresponder a la
realidad perfectamente. Al igual que otros modelos influyentes, este modelo tiende a
“funcionar”.

Parece totalmente obvio; pero ¿parece ser obvio por la influencia cultural o por la
enseñanza clara de la Escritura?

Esto no es lo que enseñan las Escrituras...
(Nuestro texto) y otros
Cómo termina Eclesiastés

¿De dónde vienen las necesidades psicológicas?

¿Cómo debemos entender bíblicamente estás “necesidades” sentidas? ¿Dónde podemos
encontrarlas en la Escritura?

En vez de buscar este concepto en la época de la creación
La dirección del corazón humano se orientó hacia el “yo” y no hacia Dios.

Adán dijo: “Yo quiero”
“Yo quiero gloria para mí mismo en lugar de darle toda la gloria a Dios”
“Yo amo mis propios deseos en lugar de amar a Dios”

I. La Perspectiva Bíblica

(Nuestro Texto)

3. ¿Quién es Dios?

Dios es el Creador.
¿Cuáles son sus necesidades? No tiene necesidades. Está totalmente completo.
El placer más grande de Dios es él mismo.

Esto puede sonar extraño al principio, pero ¿cómo podríamos esperar que Dios esté
absorto con algo menor que su propio ser santo y perfección? Si Dios estuviera absorto
con cualquier otra cosa, eso seria idolatría. Sería exaltar a la criatura por encima del
Creador. La meta de Dios es exaltarse él mismo y su propia gloria. El tiene la intención
de magnificar su gran nombre. “Porque de él y por él y para él son todas las cosas. A él
sea la gloria por siempre” (Romanos 11:36).

Notemos que ya ha surgido una diferencia entre esta perspectiva y la nueva sicología de
las necesidades. En la sicología de las necesidades, la razón natural para alabar a Dios es
por lo que ha hecho por mí. Esto está bien, pero no llega lo suficientemente lejos.

5
Desde la perspectiva bíblica, Dios merece alabanza simplemente porque él es Dios.

El punto focal natural para nuestros pensamientos no son nuestros propios anhelos
profundos, sino la inmensurable grandeza del “Dios de la gloria” (Hechos 7:2), el Santo
de Israel que reina.

Viéndola y entendiéndola correctamente, esta gloria lo consume todo.

Los Israelitas no llegaron a cantar porque sus deseos psicológicos habían sido satisfechos;
ellos exaltaron a Dios simplemente porque él es exaltado

Exodo 15:11: “¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico
en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?”
Al recitar esto, sus necesidades verdaderas fueron satisfechas.

Gloria, honor, resplandor, belleza, esplendor, majestad – todos estos son términos
intercambiables del término “la grandeza de Dios”.

“Santidad” es una palabra que reúne todas estas ideas.

Varios de estos atributos son expresados en imágenes muy concretas que podemos imitar.

4. ¿Qué nos corresponde a nosotros?
(El texto)

Por lo tanto, nuestra oración debe ser “Santificado sea tu nombre”. La gente es más
similar a Dios cuando él es el objeto de sus afectos. La gente se debe deleitar en Dios,
como él lo hace en sí mismo. Debemos hacer famoso su nombre o santificarlo por todo el
mundo; debemos declarar la venida de su glorioso reino.

Como lo dice el catecismo de Westminster, “El fin principal del hombre es glorificar
a Dios y gozar de él (o deleitarse en él) para siempre”

Moisés miró la gloria de Dios... nosotros somos más privilegiados que él

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del
Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el
Espíritu del Señor” (2 Cor. 3.18).

La pregunta más básica de la existencia humana viene a ser “¿Cómo puedo glorificar a
Dios? No es “¿Cómo puede Dios satisfacer mis anhelos psicológicos?”

5. ¿Qué necesitamos realmente?

Dije anteriormente que la necesidad del hombre es el perdón de pecados...

Pero ¿tenemos alguna otra necesidad? ¿Necesitamos relaciones sí o no? La respuesta
depende de lo que entiendas con el término necesidad.

6
Si estamos hablando acerca de las necesidades psicológicas, entonces la respuesta es no;
no necesitamos relaciones - con Dios o con la gente – para llenar nuestras anhelos de
significado y amor. Esto sería semejante a decir que necesito a Dios para satisfacer mi
necesidad de sentirme grande e importante.

Las necesidades egoístas no deben ser satisfechas sino matadas.

¿Pero qué decimos del hecho de que la Escritura ordena que nos amemos los unos a los
otros? ¿Significa esto que necesitamos amor? No necesariamente. Dicho con más
precisión, esto significa que necesitamos amar en vez de que tenemos un déficit
psicológico que debe ser llenado con amor (y significado, importancia, etc.).

Sin embargo, hay un sentido real en el que necesitamos a otras personas. El hecho de que
Dios creó a Adán y a Eva nos indica que la imagen de Dios en el ser humano no podía
estar completa en una sola persona no divina.

Los mandatos de reproducirse y sojuzgar la tierra son los antecesores de la Gran
Comisión del Nuevo Testamento, el mandato de predicar a Cristo a las naciones. Aquí, de
nuevo, esto no puede ser llevado a cabo por una sola persona. Nos necesitamos los unos a
los otros. Para el trabajo misionero necesitamos granjeros, choferes, ingenieros,
constructores, comerciantes, misioneros, madres, padres, pastores, maestros de Escuela
Dominical y conserjes. Esto es esencial si es que la iglesia va a funcionar como Dios
quiere (1 Cor. 12:12-27).

Peligros de Adoptar la Postura que Enfatiza las Necesidades:

De acuerdo con esto, la persona con necesidades físicas necesitan ir con el médico, la
persona con necesidades espirituales necesita ir con un pastor, y la persona con
necesidades psicológicas necesita ir con el psicólogo o consejero

Esencialmente le ha dado permiso a la sicología secular para moldear un tercio de la
persona.

El “alma” viene a ser una categoría en blanco que ha de llenarse con teorías psicológicas
especulativas. De la misma como la medicina ha contribuido con muchos detalles a la
categoría del cuerpo, así también la psicología secular puede ahora contribuir (o explicar
completamente) nuestro entendimiento del alma. Y de alguna manera, la necesidad de un
análisis cuidadoso de lo que decimos de esto, parece pasar inadvertida; tal parece que ya
cumplimos con esto simplemente llamando a esta categoría con el nombre de “alma”.

a. Notemos una de sus implicaciones con respecto a Dios

No cabe duda de que Dios ama a su pueblo, pero la perspectiva de los “anhelos” de Dios
produce algunas preguntas problemáticas:
¿No suena la palabra “anhelo” muy parecido a “un deseo desesperado” o “necesidad”?
¿No sugiere que Dios está incompleto si no tiene una relación con nosotros?
¿No sugiere que Dios mismo tiene un déficit que debe ser llenado con nosotros?

La verdad es que Dios nos ama debido a su propio placer soberano y para su propia
gloria. Su gloria es aun mayor cuando nos damos cuenta de que no necesita amarnos.

7
b. (Acerca de nosotros) Nos dice que tenemos un problema de anhelos que, por lo
menos, es igual de profundo que nuestro problema con el pecado.

c. Una teoría de las necesidades sugiere que el evangelio en su más profunda
intención, tiene el propósito de satisfacer las necesidades psicológicas

En otras palabras, el evangelio tiene como meta solucionar nuestro problema de
autoestima. Está orientado a corregir nuestra tendencia de vivir en nuestros fracasos.
Tiene la intención de ser una declaración del amor de Dios que dice que “Dios no crea
chatarra”.

d. Las relaciones humanas, también, son afectadas por la teología de estas
necesidades.

Por ejemplo, el matrimonio se convierte en una satisfacción mutua de necesidades. A
primera vista, esto parece corresponder con la experiencia del matrimonio, y también
parece cuadrar con el punto de vista bíblico del amor. Se le ordena a la gente que ame
porque (de acuerdo con esta perspectiva) necesitamos amor. Sin embargo, ¿es posible que
hemos sido llamados a amar no porque la gente está vacía y necesita amor (para sentirse
mejor con ellos mismos) sino porque el amor es la manera en la que imitamos a Cristo y
traemos gloria a Dios?

Esto explica por qué Cristo algunas veces no es suficiente para nosotros.

Si estoy delante de él como una taza vacía esperando ser llenada con satisfacción
psicológica, nunca me sentiré suficientemente lleno. ¿Por qué?

• Primero, porque mis deseos son ilimitados; son insaciables por naturaleza.

• Segundo, porque Jesús no tiene la intención de satisfacer mis deseos egoístas. Al
contrario, el tiene la intención de romper la taza de las “necesidades” psicológicas
(deseos), en vez de llenarla.

8
The Bíblical View of Self-Esteem, Self-Love, Self-Image (1986)
Jay E. Adams
Acerca del Nuevo Movimiento de la Auto-Estima

Abraham Harold Maslow (1908-1970), psicólogo estadounidense y máximo exponente
de la psicología humanística, nacido en Nueva York, y formado en la Universidad de
Wisconsin. La mayor parte de su carrera docente transcurrió en la Universidad de
Brandeis. Consideró el conductismo ortodoxo y el psicoanálisis demasiado rígidos
teóricamente, y preocupado por la enfermedad mental, desarrolló una teoría de la
motivación que describe el proceso por el que el individuo pasa de las necesidades
básicas, como alimentarse y mantener relaciones sexuales, a las necesidades superiores.
Este proceso lo denominó autorrealización y consiste en el desarrollo integral de las
posibilidades personales. La psicoterapia humanística, normalmente empleada como
terapia de grupo, se aplica para ayudar al individuo a progresar a través de las etapas que
van de las necesidades básicas elementales a las superiores. Sus principales obras son
Motivación y personalidad (1954) y Hacia una psicología del ser (1962).

Alfred Adler (1870-1937), psicólogo y psiquiatra austriaco, nacido en Viena y educado
en su universidad. Tras concluir sus estudios universitarios, se formó con Sigmund Freud,
el fundador del psicoanálisis, y se asoció a él. En 1911 Adler abandonó la escuela
psicoanalista ortodoxa para fundar una escuela neofreudiana de psicoanálisis. Después de
1926, fue profesor invitado de la Universidad de Columbia, trasladándose
definitivamente a los Estados Unidos en 1935.

En su análisis del desarrollo individual, Adler subrayó el papel de los sentimientos de
inferioridad, más que el papel de las pulsiones sexuales, como la motivación básica
subyacente a la conducta humana. Para Adler, los sentimientos de inferioridad
conscientes o inconscientes —que denominó ‘complejos de inferioridad’— combinados
con mecanismos compensatorios de defensa, eran las causas básicas de su carácter
psicopatológico. La función del psicoanalista, en consecuencia, sería descubrir y
racionalizar tales sentimientos, para terminar con la voluntad de poder compensatoria y
neurótica (y por tanto dolorosa) que engendran en el paciente. Sus obras más conocidas
son Práctica y teoría de la psicología individual (1918) y El sentido del vivir (1933).

Hay un nuevo movimiento...
¿Es consistente con la enseñanza bíblica; con el pensamiento bíblico?
“Una fuente fuera de la iglesia y de la Biblia”

Este movimiento de autoestima, amor propio, ha despertado un nuevo tipo de estudio
teológico e incorporado en la enseñanza de la iglesia.

Todo lo que dice la Sicología no es necesariamente incorrecto, todo aquello que
promueva verdad es bueno; pero, presentándose como la “panacea” de los problemas del
hombre, contradicen la posición bíblica y esto no es aceptable.

El punto de vista fundamental de Alfred Adler: experimentamos llenura y satisfacción
cuando nuestras necesidades de seguridad y significado son resueltas. Maslow, por su
9
parte, concluyó que no existen muchas personas que puedan considerar sus más altas
necesidades porque muchos no tienen resueltas las más básicas. En su “Jerarquía de las
necesidades”, él dice explicar el por qué de la situación de muchos americanos.

Algunos cristianos han llegado a decir que no es posible amar a Dios hasta tener ciertas
necesidades cubiertas. No podemos agradar a otros a menos que no nos ayudemos a
nosotros mismos. También que al ayudar a otros, nos ayudamos nosotros.

Algunos Sicólogos cristianos son muy generosos con Maslow y su terminología cuando
aconsejan. Por ejemplo, hablan de autorrealización al servir a otros y esto es una
contradicción, porque no es más que egocentrismo y Dios lo aborrece.

Incluso un autor llega a decir que no podemos amar a Dios más que a nosotros mismos.

Es claro que muchos creyentes lamentablemente han abrazado estas creencias acerca de
la llamada “pirámide de la jerarquía de las necesidades” de Maslow; en que el amor a
Dios y a los demás depende de la satisfacción de otras necesidades básicas.

La Biblia en cambio nos da los dos grandes mandamientos como una obligación parta
cada hombre.

Si esta teoría fuera verdad:
El hombre no sería responsable de no cumplirlos
Habría que componer nuevos himnos, nueva enseñanza, prédicas, etc.

No es sólo algo de novedad; es corromper lo que tenemos

No hay un solo principio que nos que nos libere de amar porque nuestras necesidades no
básicas no están cubiertas.
No hay un solo texto que diga que debemos amarnos a nosotros mismos como un
prerrequisito del amor a Dios y a otros.

Pudieran decir que sí hay uno...
1 Timothy 6:8 Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos.

Pero, en cambio:
Lucas 10:42 pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual
no le será quitada.
Sólo una cosa... oírlo a Él y creer Su palabra
Este texto indica que la única vida esencial es la sostenida por lo que sale de la boca de
Dios. Por lo que Cristo le dijo a Marta, todo el pan material sería insuficiente; nos es
suficiente solo Su palabra.

Toda postura que contradiga esta regla de prioridad en la necesidad es incorrecta y
antibíblica.

En Mateo 6 el Señor contrasta la filosofía de los gentiles con la mentalidad del cristiano;
en otras palabras, Jesús cambia la pirámide (v33)

10
Matthew 6:33 Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán
añadidas.

Estas necesidades no son un concepto primario en la vida. La teoría pagana enfatiza lo
que tú necesitas antes que la gloria de Dios.

Si fuera así, no debería haber mártires. Los misioneros como Pablo nunca hubiesen
existido; Cristo no hubiese muerto.

Si vamos a la Biblia veremos que todo creyente tiene la responsabilidad de amar a Dios y
a sus semejantes. No hay excusa válida.

Vemos a los apóstoles predicando en diversos lugares; sin dejar registro ni de sus
carencias, ni de el que aquellos a los que le predicaban pensasen así.

Romanos 12:3 Porque en virtud de la gracia que me ha sido dada, digo a cada uno de
vosotros que no piense más alto de sí que lo que debe pensar, sino que piense con buen
juicio, según la medida de fe que Dios ha distribuido a cada uno.

1 Corinthians 8:1 En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos
conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica.

¿Qué pasaría si desechamos este mensaje y adoptamos el del nuevo movimiento?

Veríamos personas mirando su propia desgracia, no amadas y sin la posibilidad de venir a
Dios por salvación.
Creeríamos que la dignidad humana depende de otros y no de lo que Dios ya ha puesto
allí
Y lo que está allí latente: que nuestros “deseos” vengan a convertirse en nuestras
“necesidades”. Todo deseo puede ser visto como una necesidad, y la lista de 1 timoteo
6:8 se haría tan extensa que llevaría hasta a excusar el pecado.

Un consejo: un consejero bíblico debe llamar necesidad a lo que lo es, porque la Biblia lo
enseña.

¿Cuál sería el fin perseguido? Ser un hombre auto-realizado

2 Corinthians 4:8-10 Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no
desesperados; (9) perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos;
(10) llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también
la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.

2 Corinthians 6:4-7 sino que en todo nos recomendamos a nosotros mismos como
ministros de Dios, en mucha perseverancia, en aflicciones, en privaciones, en angustias,
(5) en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos, (6) en
pureza, en conocimiento, en paciencia, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero,
(7) en la palabra de verdad, en el poder de Dios; por armas de justicia para la derecha y
para la izquierda;

11
2 Corinthians 11:23-28 ¿Son servidores de Cristo? (Hablo como si hubiera perdido el
juicio.) Yo más. En muchos más trabajos, en muchas más cárceles, en azotes un
sinnúmero de veces, a menudo en peligros de muerte. (24) Cinco veces he recibido de
los judíos treinta y nueve azotes . (25) Tres veces he sido golpeado con varas, una vez
fui apedreado, tres veces naufragué, y he pasado una noche y un día en lo profundo. (26)
Con frecuencia en viajes, en peligros de ríos, peligros de salteadores, peligros de mis
compatriotas, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto,
peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; (27) en trabajos y fatigas, en muchas
noches de desvelo, en hambre y sed, a menudo sin comida, en frío y desnudez. (28)
Además de tales cosas externas, está sobre mí la presión cotidiana de la preocupación por
todas las iglesias.

¡Parece que hay algo de malo allí con el autoestima de Pablo y los demás apóstoles!

Simplemente estos incidentes en la vida de Pablo no se corresponden a lo planteado por
Maslow.

12