You are on page 1of 5

CAPITULO I

NUMERACION

1. DEL CONCEPTO DE NÚMERO AL DE SISTEMA NUMÉRICO.

Existen varias respuestas a la pregunta ¿Qué es un número?, debido a que el término
tiene varios significados. Por ejemplo, los signos que se usan para representar a los
números, también se les dice número, aunque debieran llamárseles verdaderamente
“numerales”.

Un número es un concepto que representa una cantidad específica, por ejemplo,
“cinco”, cinco veces una unidad. Pero, también se emplean los números para representar
códigos o etiquetas, como el teléfono de una casa o el RUN de una persona. También se
emplean para identificar una posición, como es el caso en que se señala el volumen de
una enciclopedia, un ordinal. Además, y de manera más frecuente, los números se usan
también para hacer referencia a magnitudes, por ejemplo, la medida o el tamaño de un
objeto.

Desde hace ya dos siglos, los matemáticos inventaron un concepto más abstracto para el
término número, creando un nuevo significado para la palabra. Los números son los
elementos que componen los sistemas numéricos. Usando una analogía, los números
son como las fichas de un juego como el Ludo. Matemáticamente, los números son los
elementos de una teoría constituida por éstos y otros elementos como los símbolos “+”
y “є”, además de las propiedades entre los elementos o sus relaciones. Así tenemos en el
sistema de los números enteros al “-3”, en el sistema de los números reales a “raíz de
2”, y en el sistema de los complejos al número “i”.

En distintos contextos usamos la palabra número con distintos significados. A veces
queremos referirnos al numeral o guarismo: "Ese número es un 3, no un ocho". A veces
es el dígito o bien una cifra: "el número que está antes de la coma". Esta multiplicidad
de sentidos es propia del lenguaje cotidiano, en el cual se gestó el concepto de número,
y en gran parte el lenguaje de la matemática. Es usual que la gente no haga distinción
entre dígito y cifra, y también confunda el número con el guarismo que lo representa.
Todo esto a pesar de que son temas que aparecen en los textos de matemática de
Enseñanza Básica.

Varios significados para la palabra número.

Fijemos la atención, no en el dígito, ni en la cifra, ni en el guarismo, sino en el concepto
de número. Número, muchas veces se usa como sinónimo de número natural o número
cardinal: “Enumeremos a los alumnos… 1, 2, 3,...”. “Contemos cuántas sillas hay en la
sala". "Un medio indica la mitad de una cantidad, pero no es un pedazo de un número,
ni tampoco se trata de dos números, el 1 y el 2, sino que es otro número. Las fracciones
pueden pensarse como números, son números. Notemos que una fracción representa a
un número y a la vez es un número. Esto es, se trata de un símbolo que puede hacer
referencia a objetos con distintos niveles de abstracción. Por ejemplo Pedro es un niño,
y también es una persona. Dumbo es un elefante y también es un animal. Según el
contexto, ¾ puede indicar el número “tres cuartos” o bien la cantidad 3 referida a una
parte o porción del todo, algo similar al uso de unidades de medida, 3 pies o tres metros.
O bien a una multiplicidad de unidades: 3 manzanas.

Los números no sólo hacen referencia a cantidades, sino también a fraccionamientos, a
fracciones impropias, a cantidades negativas, a posiciones, o ubicaciones en una
dirección o sentido. Por ello, no es fácil explicar qué es un número. Además, el
concepto de número ha variado en la historia. Primero hizo referencia a los naturales y
luego tanto a los naturales como a las fracciones. Para los egipcios existían sólo algunas
fracciones 2/3 y las unitarias. Para el algebrista Stiefel (1487.1576), los números
negativos eran un absurdo. Sin embargo hoy, incluso aquellos números que se les
denomina “imaginarios” son números.

El concepto de número varía de una persona a otra, según su edad y formación. Para los
niños, los números indican simplemente cantidades o ubicaciones (cardinal y ordinal), o
también los símbolos para representarlas. Los jóvenes, en la enseñanza media, se
encuentran con √2. Este número no representa una cantidad ni un fraccionamiento de
una cantidad, ya que es irracional, pero sí representa una magnitud, la longitud de la
diagonal de un cuadrado de base unitaria, largo 1. Aurelio Baldor, en su texto
"tradicional" de Aritmética, deja ver que √-1 no es realmente un número, puesto que no
existe número alguno que al cuadrado resulte ser negativo. Por lo que se trata de un
número imaginario. Es decir, para Baldor se trata de un número que uno se puede
imaginar para dar respuesta a ciertos problemas, pero que en la realidad no existe.
Como si los números reales existieran por el hecho de representar magnitudes o
longitudes de trazos, números que se pueden representar en la recta numérica.

Muchas veces se habla de números que no existen, de números que no son reales, sino
imaginarios. Pero, ¿Qué hace que un número no exista o no sea real? ¿Puede un número
dejar de existir? Existir, ¿dónde,...?, ¿en los libros, en nuestras mentes, en el mundo de
las ideas de Platón? O bien, ¿nos estamos refiriendo a una existencia formal,... a la
existencia que otorga el cuantificador existencial de las teorías axiomáticas
desarrolladas por Hilbert y Dedekind hacia fines del siglo XIX? O simplemente,
estamos haciendo referencia a una abstracción de la existencia física? La noción de
existencia es clave para precisar de qué se habla cuando hacemos referencia a los
números.

Sistemas de numeración

Los sistemas numéricos son sistemas abstractos de entes matemáticos. No responden a
propiedades de la naturaleza como las magnitudes y las cantidades, sino a la consistencia
interna de sus axiomas. Estudiar un sistema numérico es como estudiar un juego como “el
gato”. Se especifican los elementos, sean círculos, cruces u otros, las reglas del juego, y en
seguida se estudia cuales son las posibilidades de ganar o empatar.

Los sistemas de numeración son los sistemas de códigos que se usan para representar los
números. Se trata de los símbolos y las reglas que se usan para identificar a los números,
especialmente a los números naturales. Por ejemplo, el sistema de numeración usado por
los romanos, contempla la letra V para indicar el 5 y las letras XIV para indicar 14..

La distinción entre los números y las formas que se emplean para su representación es
un objetivo explícito de la Educación Básica, en la cual se pretende desarrollar el
concepto de número en el niño. Un concepto, que según hemos señalado tiene una
pluralidad de significados.

La evolución del concepto de número en el niño, y también en el adulto, resulta más
fácil de entender a partir de una reflexión de la evolución de los conceptos en la historia
de la humanidad. En la Antigüedad surgieron distintos sistemas de numeración: el
sexagesimal de los babilónicos, el sistema ligado al calendario en la cultura Maya, el de
las varillas chinas, en fin. Sistemas arraigados a contextos, necesidades y el deseo de
conocer y dominar el entorno.

¿Representa el numeral Romano XV lo mismo que el numeral indoarábigo 15? Sin
dudas de que es así. Detrás de estas parejas de símbolos hay un significado que en
última instancia no es unívoco. Pues, en cierto momento es "la relación entre la unidad y
la multiplicidad, la cantidad de veces que se repite la unidad de medida de una
magnitud, el símbolo que indica la cardinalidad común entre conjuntos coordinables, o
bien, simplemente, la ubicación o posición de un objeto en un conjunto totalmente
ordenado.

Más allá de los sistemas de numeración, sean éstos “sistemas aditivos” (el romano, el
hebreo y el griego) o “sistemas posicionales” (el decimal indoarábigo y el chino, el
binario, sexagesimal de los sumerios y babilónicos y otros como el de base 20 de los
mayas) existen otros sistemas de representación: las configuraciones puntuales usadas
en la antigüedad (números triangulares), los códigos de barra actuales, el sistema Braille
y el sistema Morse.

2. EL SISTEMA DE NUMERACION DECIMAL

Los sistemas de numeración en las grandes civilizaciones.

El sistema decimal indoarábigo es fruto de una evaluación que le llevó a tener propiedades
muy sofisticadas que no todas las culturas lograron desarrollar. Tiene un símbolo especial
para cada dígito. Incluso, el cero tiene símbolo. Los valores del dígito están dados por su
posición conforme a las potencias de 10.

El sistema de numeración romano tiene el inconveniente de que mientras más grande es el
número, más símbolos es necesario incorporar. Lo mismo sucede con el sistema de
numeración egipcio. Caso distinto es con el sistema chino, maya y babilónico.

El sistema babilónico no tiene símbolos distintos para cada dígito, lo cual hace muy
extensa su escritura. El sistema chino si bien usó símbolos bastante ordenados e incorporó
el cero para indicar la ausencia de cantidad de cierto orden, posee una escritura levemente
más engorrosa que la del sistema arábigo, ya que los dígitos se señalan con “rayitas”.
Además, en una tradición china se usó símbolos adicionales para indicar la posición,. La
escritura maya, es interesante, aunque, se desarrolló más ligada al arte y a la astronomía
que al comercio, imperando más criterios estéticos que prácticos.
Diferencias entre el sistema decimal y el sexagesimal.

En la Mesopotamia se utilizaban escrituras cuneiformes sobre tablillas de arcilla
resistentes al paso del tiempo. De las más de 100.000 tablillas conservadas solo
unas 250 tienen contenidos matemáticos.

Los babilonios utilizaron el sistema de numeración posicional sexagesimal; carente
de 0 y en el que un mismo símbolo podía representar indistintamente varios
números que se diferenciaban por el contexto o enunciado del problema. El sistema
consta de sólo dos signos: un clavo vertical para la unidad y una espiga para la
decena. Los primeros 59 números se representaban con estos 2 signos, de manera
aditiva

Para los números superiores a 60 se usó un verdadero sistema de posición,
utilizando la espiga y el clavo vertical. Se desarrolló el sistema posicional
sexagesimal, el cual consistía en ubicar los signos en unidad decena y centena,
etc., pero siempre con base 60. así los números como por ejemplo: 7322 (en
nuestra notación en base 10), se expresa de la siguiente manera en el sistema
posicional sexagesimal: 2*(60)2 +2*60+2 ( ).

Los babilonios dejaban un espacio vacío para dar a entender la falta o carencia de
una cifra. Hacia el año 300 a. C. se utilizó un par de cuñas oblicuas para llenar ese
espacio vacío, por ejemplo: = 2* 602+0*60+2.

Además el sistema sexagesimal de los babilónicos no disponía de símbolos distintos para
representar las distintas unidades del sistema. El sistema sexagesimal es híbrido, se
combina con el sistema de numeración decimal. Los astrónomos griegos usaron el sistema
babilónico y no el sistema de numeración griego para su oficio. De hecho, aún en la
medición del tiempo y de los ángulos persiste el sistema sexagesimal para medir horas,
grados, minutos y segundos. La ventaja del sistema sexagesimal estriba en la multiplicidad
de divisores del sesenta, lo cual facilitaba la operatoria aritmética.

La notación científica y los fundamentos de los algoritmos de cálculo.

El sistema de numeración decimal, con el tiempo, dio origen a la notación científica. Es
decir, a un sistema apropiado para operar grandes números. El cual se extiende también
para trabajar cantidades menores que la unidad. Este sistema es usado principalmente por
astrónomos, físicos, biólogos y químicos, de allí su nominación “científica”.

Los algoritmos de cálculo están fundados en el sistema de representación. Por ejemplo en
la suma y resta se deben ubicar las unidades bajo las unidades y las reservas indican
montos de 10 unidades de la posición anterior. En el producto y en la división, las cifras se
van corriendo en un lugar, ello debido a que se va operando con cifras ubicadas en
distintas posiciones, razón por la cual indican distintos valores,

Cambios de base: del sistema decimal al binario y viceversa.

Se han desarrollado algoritmos para cambiar de base 2 a 10 y viceversa. Se trabajan
estos algoritmos, no sólo por el interés de conocer como operan los computadores, sino
que principalmente por el hecho de proveer un fundamento a los algoritmos operatorios
que se enseñan a los niños en la educación básica. El sistema binario es útil en
computación, en transmisión de datos por sistemas eléctrico magnéticos que usan
polaridad. El cambio de base permite notar la diferencia entre el número y su forma de
representación.