You are on page 1of 71

LA RECOGIDA DE MUESTRAS

EN ARQUEOBOTÁNICA:
OBJETIVOS Y PROPUESTAS
METODOLÓGICAS

La gestión de los recursos vegetales
y la transformación del paleopaisaje
en el Mediterráneo occidental

Encuentro del grupo de trabajo de arqueobotánica de la Península Ibérica

Barcelona/Bellaterra, 29, 30 noviembre y 1 diciembre 2000

CRÈDITS

PARTICIPANTES

LISTA DE PARTICIPANTES

Ethel Allué Daniel López
eallue@prehistoria.urv.es danielopez@wanadoo.es

Natàlia Alonso Martínez José Antonio López Sáez
Nalonso@historia.udl.es alopez@ceh.csic.es

Anna Arnanz Carmen Machado
cehar2f@ceh.csic.es machado@crit.univ-montp2.fr

Victoria Asensi Carmen Mensua
Victoria.Asensi@snv.jussieu.fr cmensua@mixmail.com

Ernestina Badal Concepción Obón
Ernestina.badal@uv.es cobon@umh.es

Quico Burjachs Montserrat Palomera
burjachs@prehistoria.urv.es montserrat.palomera@campus.uab.es

Ramon Buxó Leonor Peña Chocarro
rbuxo@gencat.net leonorpc@libero.it

David Canal Berdala Guillem Pérez
dcanal@eim.ub.es Guillem.Perez@uv.es

Xavier Cañellas Puiggròs Raquel Piqué Huerta
x_canye@teleline.es Raquel.Pique@uab.es
3
Yolanda Carrión Ma. Luisa Precioso
Yolanda.Carrion@uv.es lprecioso@usa. net

Ignacio Clemente Pablo Ramil
ignacio@bicat.csic.es botanica@lugo.usc.es

Carme Cubero Santi Riera
ccubero@campus.uoc.es s.riera@terra.es

David M. Duque Diego Rivera
despino@unex.es drivera@fcu.um.es

Isabel Figueiral Oliva Rodríguez
figueir@crit.univ-montp2.fr moliva@ujaen.es

Elena Grau Núria Rovira Buendia
Elena.Grau@uv.es nuria.rovira@upf.edu

Sònia de Haro Pozo Paloma Uzquiano
jharoj@nexo.es cehu118@ceh.csic.es

Maria José Iriarte Lydia Zapata
fgpirchm@vc.ehu.es lz208@cam.ac.uk

Jordi Juan Tresserras
juan@trivium.gh.ub.es

.

PRESENTACIÓN PRESENTACIÓN investigación arqueológica (programadas y de ur- gencia). sión del estado actual de la investigación arqueobo. c o m o l o s p ro c e d i m i e n t o s vira i Virgili). ponen las comunicaciones de Tina Badal (Antraco- logía y paleopaisaje). Pablo Ramil (Palinología y carpología del área nor- tracológica y carpológica de la Península Ibérica. y Ana Arnanz (Sta. actuación conjunta. actual de los estudios carpológicos en el Sureste de tas de articulación y prioridades del grupo de traba. y corres- gestión de los recursos forestales). En encuentro del “Grupo de Trabajo de Arqueobotánica la segunda sesión se exponen los trabajos antraco- de la Península Ibérica”. la Península Ibérica). y se incide en las dificultades de promo. portantes en relación a los resultados regionales. a partir de los que se lia Alonso (Estado actual de la investigación carpo- establecieron diversos puntos de discusión princi. Francesc Burjachs (Complementa- rios y aunar esfuerzos en el desarrollo actual de la riedad de la palinología con la antracología y la disciplina. analizaron los principales problemas relacionados En carpología. Sonia caciones. estado actual de la ley de patri. de Haro (Primeros datos del análisis antracológico Los objetivos del encuentro se centraron en la revi. Ethel Allué (Análisis antracoló- tánica en la Península Ibérica. antracológica en la Meseta y el Norte de la Penínsu- dentes de contextos arqueológicos y que se centran la Ibérica). Castelló). Se abordaron diferen.Estudios regionales en arqueobotànica. Elena Grau (Estado actual de la investiga- tiones relacionadas con las sociedades humanas y ción antracológica en el Este Peninsular). Raquel Piqué y Marc Noguera debate sobre los aspectos teóricos y los objetivos (Paisaje y estrategias de gestión de los recursos le- generales de la arqueobotánica. o el líneas de actuación). y oeste de la Península Ibérica: estado actual y com- se discute sobre la conveniencia de unificar crite. Al final de las sesiones se re- de Catalunya y el Departament d’Antropologia So. plementariedad). en las cuáles se ponder con ellas los resultados que deriven de esta comentan el marco teórico y los aspectos funda. se presentan las po- instituciones y de una ayuda de la convocatoria de nencias de Carmen Machado (Estado actual de la ARCS 2000 de la Generalitat de Catalunya. alizaron sendas mesas redondas con debates im- cial i Prehistòria de la Universitat Autònoma de Bar. investigación antracológica en zonas insulares). loma Uzquiano (Estado actual de la investigación res@doras que trabajan con restos vegetales proce. Ibérica). El número de asistentes municaciones de Yolanda Carrión (Datos prelimina- fue de 36 personas. Este encuentro fue organi. celona. David Duque (Los estudios antracológi- utilizados en el análisis y la interpretación de los res. y las comunicaciones de Núria Rovira (Estado monio en relación a este tipo de estudios. lar). se plan- Península Ibérica y propuestas) y Raquel Piqué tea la importancia de la complementariedad entre (Aportaciones de la antracología al estudio de la las diferentes disciplinas arqueobotánicas. Durante la tercera sesión. Lydia Zapata (Estado actual de pal: propuesta de asociación de un grupo de trabajo la investigación arqueobotánica en el norte peninsu- de arqueobotánica. se presentan las ponencias de Natà- con la práctica de la disciplina. Se ex. Las sesiones se desarrollaron en tres temas: Maria de Melque: problemas y estrategias en la ob- tención de datos arqueobotánicos en un yacimiento a . carpología). Pa- E l e n c u e n t ro e s t u v o o r i e n t a d o a i n v e s t i g a d o . Santi Riera (Posibilidades de la aplica- ver actuaciones sistemáticas en los proyectos de ción de la Palinología en los estudios sobre la Anti- . gicos en el Àrea de Prehistòria de la Universitat Ro- t e s p ro b l e m á t i c a s .Complementariedad entre disciplinas ar- tuales en paleocarpología: desarrollo actual en la queobotánicas. Valenciano y en Extremadura). alto-medieval de la submeseta Sur).Teoría y método en arqueobotánica. cos en Extremadura: resultados preliminares y tos vegetales en los yacimientos arqueológicos. Guillem Pérez (Estado actual jo en relación a los proyectos de investigación de las investigaciones paleocarpológicas en el País arqueológica. Entre los días 29 y 30 de noviembre y 1 de diciem- bre de 2000 se realizó en Barcelona y Bellaterra el b . con 15 ponencias y 10 comuni. del yacimiento arqueológico Cormulló dels Moros. c . Oliva Rodríguez (Estado actual de la in- en el estudio de los restos generados a partir de la vestigación antracológica en el Sur de la Península actividad humana con la finalidad de resolver cues. propues. Se presentan las ponencias de mentales de la metodología en la investigación an. Albocasser. Ramon Buxó (Corrientes ac. lógica en Catalunya). y las co- su entorno de actuación. y recibió el soporte económico de estas dos En el àmbito de la antracología. y 5 El programa de sesiones estuvo precedido de una Victoria Asensi (Análisis micrográfico de objetos de reunión informativa y un debate general en el cuál se madera egipcios: técnicas e interpretación). lógicos y carpológicos desarrollados hasta la fecha zado conjuntamente por el Museo de Arqueología en la Península Ibérica. ñosos durante la prehistoria de las Islas Baleares). res de la secuencia antracológica de Galicia).

El con la finalidad de que pudieran ser aplicados en debate se centró en tres ejes principales: diferentes contextos o tipos de yacimiento. de esta manera. En el caso de dio seco. una actuación unitaria en los – La aplicación de la disciplina arqueobotánica en el proyectos de investigación arqueológica: cuevas. unos protocolos de metodología arqueobotánica. Ignacio Clemente.. trabajos. Roberto Risch. en la que participaron As. se trata de trabajos que no res. Peña–Chocarro (Estado actual y aplicación de los – El aumento de estudios. crear unas comisiones de trabajo para desarrollar sumpció Vila. nació la idea de vestigación arqueológica. y facili- tar. los resultados finales de estos con los otros estudios arqueológicos tradicionales. tàlia Alonso. És- ponden a un conocimiento claro de su equiparación tos son. Na. nica y la interpretación de los resultados. Ramon Buxó Raquel Piqué . que concluyen con su publicación exhaus- 6 – Los estudios arqueobotánicos se han aceptado tiva en esta serie del Museo de Arqueología de Ca- por razones de determinada coyuntura personal talunya. por tanto. marco global de los proyectos arqueológicos sigue arqueología urbana. Oliva Rodríguez y Enriqueta Pons. yacimientos al aire libre en medio húme- que se apliquen. Como conclusiones de la reunión. ha permitido sa- Península Ibérica). y la comunicación conjunta de g u i r n u e v a s o b s e r v a c i o n e s re l a t i v a s a l a José Antonio López Sáez. do. Esto ha supuesto la incorporación de desconocimiento: los microfósiles no polínicos y la disciplina en un marco más amplio de la comuni- sus implicaciones arqueobotánicas). yacimientos al aire libre en me- siendo una práctica poco habitual. se desarrolló la mesa redonda titulada Ar. y conse- rica y Baleares). queología y Arqueobotánica: la integración de los resultados arqueobotánicos en los proyectos de in. Jordi Juan (Estado actual de los lir de los límites que imponían la determinación téc- estudios de fitolitos y almidones en la Península Ibé. propuestas o modelos.. sino también la periodi- Finalmente. palinología de yacimientos arqueológicos . Diego Rivera desfavorable. y como clausura a las reuniones de tra. Mariano Martín Sánchez paleoeconomía y la paleoecología de las comunida- y Pilar López García (Entre la paleoecología y el des humanas. Leonor su falta de profesionalización. del cuál ha sido objeto estudios etnográficos en la arqueobotánica de la esta disciplina en los últimos años. dad científica que ha cuestionado no solamente los modelos socioeconómicos.PRESENTACIÓN güedad Clásica y la época Medieval). zación y el emplazamiento en el tiempo de otras bajo. pero ha faltado una base científica (La Etnobotánica en la Península Ibérica: estudios tradicional en el desarrollo de la disciplina junto con recientes y nuevas propuestas de estudio).

Lydia Zapata (Estat actual de la recerca ar- reunió informativa i un debat general en el qual s’a. i lisi i la interpretació de les restes vegetals en els ja. (Estat actual i aplicació dels estudis etnogràfics a mades i d’urgència). llem Pérez (Estat actual de les investigacions paleo- ta d’associació d’un grup de treball d’arqueobotàni. i s’incideix en botànica a la península Ibèrica: estudis recents i no- les dificultats de promoure actuacions sistemàtiques ves propostes d’estudi). Paloma de Barcelona. Albocàsser. aspectes teòrics i els objectius generals de l’ar. guera (Paisatge i estratègies de gestió dels recursos màtiques. estudis antracològics a Extremadura: resultats preli- sió de l’estat actual de la recerca arqueobotànica a minars i línies d’actuació).Teoria i mètode en arqueobotànica. tes de recerca arqueològica. questa actuació conjunta. mentarietat de la palinologia amb l’antracologia i la dologia en la recerca antracològica i carpològica de carpologia). i ca. Gui- bliren diversos punts de discussió principal: propos. es plan- a . vocatòria d’ARCS 2000 de la Generalitat de Cata.Estudis regionals en arqueobotànica. Jordi Juan . Les sessions es desenvoluparen en tres temes: c – Complementarietat entre disciplines ar- queobotàniques. Sònia de Haro (Primeres dades na amb la finalitat de resoldre qüestions relaciona. ria de la Universitat Rovira i Virgili). estat actual de la Llei de patrimoni amb relació a Ana Arnanz (Sta. carpològics al sud–est de la península Ibèrica). En l’àmbit de l’antracologia. i comptà amb el suport econòmic Uzquiano (Estat actual de la investigació antracolò- d’aquestes dues institucions i d’un ajut de la con. Durant la tercera sessió. David Duque (Els Els objectius de la trobada se centraren en la revi. Allué (Anàlisis antracològiques a l’Àrea de Prehistò- sones. de l’anàlisi antracològica del jaciment arqueològic des amb les societats humanes i el seu entor n de Cormulló dels Moros. queobotànica al nord peninsular). Ethel d’actuació. i es discuteix sobre la conve. lògica de Galícia). Ramon Buxó (Corrents actuals en fer–hi correspondre els resultats que deriven d’a- paleocarpologia: desenvolupament actual a la pe. Diego Rivera (L’etno- envolupament actual de la disciplina. ca i sobre l’època medieval). a partir dels quals s’esta. Aquesta trobada ció als resultats regionals. es presenten les po- logia de Catalunya i pel Departament d’Antropolo. Alonso (Estat actual de la recerca carpològica a Ca. Al final de les sessions es feren les taules ro- terra la trobada del “Grupo de Trabajo de Arqueo. de la palinologia als estudis sobre l’antiquitat clàssi- niència d’unificar criteris i reunir esforços en el des. PRESENTACIÓ PRESENTACIÓ b . En carpologia es presenten les ponències de Natàlia queobotànica. com els procediments utilitzats en l’anà. Victòria Asensi (Anàlisi microgràfica d’objectes de ciments arqueològics. S’hi tractaren diferents proble. nències de Carmen Machado (Estat actual de la in- gia Social i Prehistòria de la Universitat Autònoma vestigació antracològica en zones insulars). cies de Pablo Ramil (Palinología i carpologia de l’à- cions de l’antracologia a l’estudi de la gestió dels rea nord–oest de la península Ibèrica: estat actual i recursos forestals). tracològica al sud de la península Ibèrica). 7 El programa de sessions va estar precedit d’una talunya). en un jaciment alt medieval de la submeseta sud). gica a la Meseta i al nord de la península Ibèrica). l’arqueobotànica de la península Ibèrica). teja com n’és d’important la complementarietat en- sen les comunicacions de Tina Badal (Antracologia i tre les diferents disciplines arqueobotàniques. Ibèrica. amb 15 ponències i 10 comunicacions. Castelló). Raquel Piqué i Marc No- la península Ibèrica. A la segona sessió s’exposen els treballs antracològics i Entre els dies 29 i 30 de novembre i 1 de desembre carpològics desenvolupats fins ara a la península de 2000 es dugué a terme entre Barcelona i Bella. S’expo. Francesc Burjachs (Comple- marc teòric i els aspectes fonamentals de la meto. Maria de Melque: problemes i es- aquest tipus d’estudis. El nombre de participants fou de 36 per. llenyosos durant la prehistòria de les Illes Balears). Es presenten les ponèn- nínsula Ibèrica i propostes) i Raquel Piqué (Aporta. propostes d’articulació i tratègies en l’obtenció de dades arqueobotàniques prioritats del grup de treball amb relació als projec. fou organitzada conjuntament pel Museu d’Arqueo. Oliva Rodríguez (Estat actual de la investigació an- lunya. o el debat sobre els fusta egípcies: tècniques i interpretació). carpològiques al País Valencià i a Extremadura). Santi Riera (Possibilitats de l’aplicació la península Ibèrica. i les comunicacions de Yolanda contextos arqueològics i que se centren en l’estudi Carrión (Dades preliminars de la seqüència antraco- de les restes generades a partir de l’activitat huma. i paleopaisatge). Leonor Peña–Chocarro en els projectes d’investigació arqueològica (progra. Elena La trobada estava orientada a investigadors@dores Grau (Estat actual de la investigació antracològica a que treballen amb restes vegetals procedents de l’est peninsular). i les comunica- nalitzaren els principals problemes relacionats amb cions de Núria Rovira (Estat actual dels estudis la pràctica de la disciplina. en les quals es comenten el complementarietat). dones respectives amb debats importants amb rela- botánica de la Península Ibérica”.

ha permès junta de José Antonio López Sáez.PARTICIPANTS (Estat actual dels estudis de fitòlits i midons a la pe. del qual ha estat objecte nínsula Ibèrica i a les Balears). Oliva Rodríguez i Enriqueta Pons. una actuació unitària en els tracta de treballs que no responen a un coneixe. logia urbana. que rable. pali- – Els estudis arqueobotànics s’han acceptat per nologia de jaciments arqueològics. nasqué la idea de centrà en tres eixos principals: crear unes comissions de treball per elaborar uns protocols de metodología arqueobotànica. projectes de recerca arqueològica: coves. Natàlia Alon- so. sinó també la periodització i tats arqueobotànics en els projectes d’investigació l’emplaçament en el temps d’altres propostes o arqueològica.. la paleoeconomia i a la paleoecologia de les comu- nitats humanes. i com a cloenda de les reunions de tre. raons de determinada conjuntura personal desfavo. també ha i el desconeixement: els microfòssils no pol·línics i permès aconseguir noves observacions relatives a les seves implicacions arqueobotàniques). i la comunicació con. d’aquesta manera. Aquests són. finalitzen amb la publicació exhaustiva que se’n nal en el desenvolupament de la disciplina junta. dels socioeconòmics. però ha mancat una base científica tradicio. amb la – L’aplicació de la disciplina arqueobotànica al marc finalitat que poguessin ser aplicats en diferents global dels projectes arqueològics continua sent contextos o tipus de jaciment arqueològic. Catalunya. científica que ha qüestionat no solament els mo- queologia i arqueobotànica: la integració dels resul. en la qual participaren Assumpció models. 8 Ramon Buxó Raquel Piqué . es tar. jaciments a l’aire lliure en un medi humit. Cas que s’hi apliquin. Ignacio Clemente. El debat se Com a conclusions de la reunió. Roberto Risch.. i facili- una pràctica poc habitual. els resultats finals d’aquests treballs. Mariano Martín sortir dels límits que imposaven la determinació Sánchez i Pilar López García (Entre la paleoecologia tècnica i la interpretació dels resultats i. Vila. sec. aquesta disciplina en els darrers anys. – L’augment d’estudis. jaciments a l’aire lliure en un medi tudis arqueològics tradicionals. Això ha suposat la incorporació de Finalment. fa en aquesta sèrie del Museu d'Arqueologia de ment amb la seva falta de professionalització. es desenvolupà la taula rodona intitulada Ar. per tant. arqueo- ment clar de la seva equiparació amb els altres es. la disciplina en un marc més ampli de la comunitat ball.

No es cuestión do un grado notable que ha permitido una evolución ahora de pasar a analizar tales aspectos. 1. lidad y prudencia en el muestreo. E–mail: fgpirchm@vc. Pero es bien cierto.A. Àrea de Prehistòria. 6. la Palinología Arqueológica o Ar. c/ Duque de Medinaceli. la destrucción y conserva. generalmente inadvertidos. acabará con tales errores. debidas a las actividades humanas o ani. Investigador de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA). se ha encauzado en una dinámica en la cual es el saria en la compresión de las pautas paleoambien. resulta en cambio un momento suma- de estudios dentro del conjunto de las investigacio.ehu.es 2. cas teóricamente secuenciadas en un perfil estrati- mientos arqueológicos constan de dos procesos di. Estos dos procesos son.urv. E–mail: alopez@ceh. En este sentido. Aunque es cierto que en la última década la colabo- males. E–mail: burjachs@prehistoria. ser tenidas en cuenta por parte de toda aquella per- queopalinología ha sido desprestigiada desde muy sona responsable de una excavación arqueológica. fatales. tanto de las hipótesis establecidas. 28014 Madrid. cierto que aún permanecen ciertas reticencias en la 9 ridad exponen Carrión et alii (2000). Resulta especialmente crítico laboración entre arqueólogos y palinólogos. Laboratorio de Arqueobotánica. Estas circunstancias deben yectoria tan larga. mento para su posterior análisis palinológico. en ausencia del arqueólogo correlación posible a establecer entre eventos pale. diversos foros. No sólo se trata de una cuestión de fiabi- existencia supuestamente generalizada de disconti. los problemas suscitados por el supuesto ración entre arqueólogos y palinólogos ha alcanza- movimiento vertical de palinomorfos. el sesgo tafo. la J. Aranzadi y de la Universidad del País Vasco. ni es elección de ambos reside gran parte del éxito de el primero ni será posiblemente el último. propio palinólogo el responsable de la toma de tales. de la Arqueopalinología. ner una perfecta coordinación entre la resolución nómico originado por las migraciones dentro del perseguida y los resultados esperados. y a todas luces impres- base empírica ha sido correctamente expuesta. así como a la circunstancia frecuente. que la causa utilización de la Paleopalinología. Damos por acredi- directa en que se fundamentan tales críticas es una tada la visión de la Arqueopalinología como un útil inusitada carencia experimental y que cuando esta completamente necesario.es 3. y. Plaça Im- perial Tarraco. pues en el buen manejo y relleno de un silo o fosa. un contingente apreciable de muestras palinológi- Los análisis palinológicos llevados a cabo en yaci. sino de obte- ción diferencial de los palinomorfos. contaminación directa del sedimento. como con total cla. INTRODUCCIÓN TOMA DE MUESTRAS La historia de los análisis palinológicos en yacimien. Universitat Rovira i Virgili. Departamento de Prehistoria de la S. Davis en principio no debería suponer mayor problema al 1990). El arqueólogo ha de comprender la necesidad muestras. evitando toda nuidades sedimentarias. BURJACHS1 rado. gráfico. exponencial. cuando en realidad todas ellas proceden del ferenciados y claves. radica en una inade- 1. a partir de críticas basadas principal. la cindible dentro de cualquier investigación arqueoló- Palinología Arqueológica –sea cual fuere su contex. Este tipo de actuación ha tos casos será exclusiva e intrínseca a ciertos am.csic. C/ To- más y Valiente s/n.J. A pesar de mostrar una tra. responsable de la excavación. sayar una defensa a ultranza de la Palinología Ar. la colaboración to– se ha mostrado como una ciencia eficaz y nece. lo que da idea de la importancia de este tipo arqueólogo. es igualmente queológica. 01006 Vitoria. gica que se precie. Un proceso tan simple como el muestreo de sedi- tos arqueológicos resulta tan antigua como el pro. LÓPEZ–SÁEZ2 toma de muestras y el tratamiento químico de éstas M.C. Este caso no es raro. como de los resultados obtenidos. paralela sobre todo en lo concerniente a la conservación del y coordinadamente. consejos del arqueólogo.esHYPERLINK . como analizar ter investigaciones de tal calibre. de una manera coordinada y bajo los de establecer esta base experimental –que en cier. METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA obiológicos o paleoclimáticos globales o regionales respecto al contexto cultural arqueológico conside- F. sobre todo de aquella que quede encargada del tal mente en cuatro aspectos (Carrión et alii 2000): la muestreo. Departamento de Prehistoria. respectivamente. sistema. pero la co- este tipo de análisis. IRIARTE3 en el laboratorio. conseguido evitar que el palinólogo caiga en errores bientes sedimentarios– y estar dispuesto a acome. Instituto de Historia (CSIC). 43005 Tarragona. Otra polen y su riqueza en el sedimento. que pio análisis polínico (Bryant/Holloway 1983. ni de en. mente delicado dentro del cuadro de actuaciones nes paleoambientales. Facultad de Filología y Geografía–Historia.

Esta limpieza siempre se desarrollará de techo como un muestreo erróneo en su concepción. Estos serían los siguientes: mentarias ininterrumpidas –aunque no siempre es el caso–. Una vez decidido el de resolución e intervalo del muestreo. en último término. yor número de muestras posibles. dimentos más externos que hayan quedado al aire por un hecho tan sencillo –y tan fácilmente evitable– libre. tual y tomar datos varios sobre la vegetación y si un determinado nivel arqueológico tiene 20 cm de grado de antropización del entorno que permitan espesor. junto al análisis de yacimientos arqueológicos. caso –frecuente en los yacimientos arqueológicos al . en muchos casos. eliminando al menos los 5 cm superficiales – Siempre que sea posible resulta recomendable to. prever aque. sin contar con el co. de la naturaleza del sedimento. lo correcto sería tomar el ma- tiles y. En el misma cata arqueológica o área de excavación (Vi. Lamentablemente. son do polínico. el arqueólogo ha de seguir pender de las características propias del yacimiento estrictamente el protocolo marcado por el palinólo. Así. de muestras. En todo caso. algunas cronoestratigráfica. de su ubicación condicionantes económicos. Este es un hecho habitual en el caso de otras características del depósito las que determi- los sedimentos de carácter arcilloso (Vuorela 1995). allí donde resulte más factible y donde mar muestras de diversos perfiles dentro de una menos se vea dañado la cata arqueológica. y llegado el caso. recta del palinólogo. Por supuesto. minar la contaminación por polen actual de los se- rrespondiente aporte económico del arqueólogo. con frecuencia de- go y. resulta deplorable la gran cantidad – Una vez decidida la zona de muestreo. con esas 3-4 muestras resolveríamos proble- dimentos que potencialmente sean fértiles en su mas de índole tafonómica. en todo caso. de tal manera que puedan obviar- horizontes estratigráficos y unidades cronocultura. la mejor manera de vación del polen) que sólo pueden ser despejados calibrar tales fenómenos resulta del estudio parale- mediante la aportación de campo del especialista lo. Lo ideal etc. podamos albergar una de recaer. reconocer el ambiente ac. de contextos naturales situados en la misma zona A partir de las anteriores observaciones. lo me- de comprender que la presencia in situ del palinólo. siempre indirecta- análisis polínico la persona encargada de la toma mente. jor sería conservar en el muestreo un mismo perfil 10 go le permitirá seleccionar adecuadamente el grado estratigráfico si éste existiera. es del de muestras estudiadas y el tiempo perdido por todo preceptiva la limpieza previa del perfil para eli- parte de muchos palinólogos. con abundancia de restos nes paleoecológicas que realice el palinólogo ante antracológicos. el arqueólogo y. No obstante. del perfil. enviarle a éste un detallado cro. En este sentido. básicamente. Por regla general estos sedimentos algunos de los pasos básicos a seguir durante la naturales suelen corresponder a secuencias sedi- toma de muestras. a base. tales deficiencias. Si esto no fuera posible. de tal manera que si la sedimenta- – La elección de las zonas o perfiles a muestrear ha ción resulta ser continua. pero el arqueólogo ha de ser sobre los criterios de muestreo palinológico (como consciente de las limitaciones de las interpretacio- que las zonas de hogar. de inevitables de fueron recogidas las muestras. En contra de la extendi- contenido polínico y aquellos que garanticen la in. pende únicamente de las necesidades previstas por quis de las zonas muestreadas. El arqueólogo ha temporal y cultural posible. y no suelen estar sometidas al efecto directo – Debe ser el propio palinólogo encomendado del de la antropización o al menos. se todos los problemas tafonómicos inherentes a les del depósito. para dicho nivel. hemos de estudio. así como de toda información de contextuali.METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA cuada adjudicación de las muestras a los diferentes cent et alii 2000). – El grado de resolución del muestreo debería de- nes de diversa índole. a estudiar. en Arqueopalinología. por ejemplo. por cuestio. reconocemos que ves desfases de interpretación. sería tomar muestras cubriendo el mayor intervalo zación que el arqueólogo posea. ciado. pautas pueden señalarse en este sentido. cada yacimiento. entre muchos arqueólogos campan tópicos ramente económicas. tales como sedimentos lacustres o hi- creído necesario apuntar. seramente definido para períodos históricos). En dirección contra. nan esta variable. aunque éste siempre ha de seguir si se tratara de un nivel revuelto pero bien diferen- los consejos del palinólogo respecto a aquellos se. no siempre es posible tal hecho por cuestiones me- ria. groturbosos. lo que puede también originar gra.. perfil o perfiles a muestrear bajo la supervisión di- llas muestras que con mayor probabilidad serán fér. de los perfiles don. son las más idóneas para la conser. d a – e n t re l o s a rq u e ó l o g o s – n o c i ó n d e q u e e l existencia de polución polínica. aunque sea brevemente. en el interés que mantenga idea sobre la evolución temporal de la vegetación y el arqueólogo. lo ideal es tomar al menos 3-4 muestras una correcta interpretación de resultados. Resulta frecuente intervalo de muestreo está básicamente modulado que un palinólogo que ha recogido personalmente de acuerdo a la antigüedad del sedimento (mucho las muestras sepa de antemano si el sedimento a más detallado para cronologías pleistocénicas. gro- estudiar resultará positivo o negativo en su conteni.

pues analiza- rante el muestreo contamine una zona en la que es remos sedimentos del depósito. sonda. cota. METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA aire libre– de que el terreno haya sido labrado. López García 1991). al informar identifiquen cada muestra son bienvenidas: nombre de aspectos concretos: así. a medida que avanza la excavación: se ex- ca. den resultar difíciles de contextualizar las muestras te un clavo. previa a la exca- sedimento no es demasiado duro. Todas las indicaciones posibles que nado momento de la paleovegetación. an de manera esporádica sobre determinados res- mos será más que suficiente. localidad. siempre y cuando éste contuviera póle- do cultural. Y en el caso de la este modo se evitará que la caída de sedimento du. son aquellos que se realizarí- en el criterio del palinólogo. siendo las cintas métricas flexi. Estos muestreos ofrecen conservación de cada muestra para evitar roturas una visión extremadamente precisa de un determi- inadvertidas. este tipo de muestreo se realiza sobre con una etiqueta indeleble. dio ambiente. – Tras la limpieza. contenido sedimentario de – El sedimento depositado en el recogedor debe ser fragmentos óseos. nivel arqueológico. creciones adheridas en vasos cerámicos. adobes. tades que comportan. conviene saber tam- escala de medida. de tal manera que tengamos referencia de aquella zona aún no registrada desde el punto de constante de lo ya muestreado y lo que aún falta por vista arqueológico (los cambios estratigráficos late- muestrear. señalar el hecho de que pue- via de los puntos a muestrear y su marcado median. considerando su probable remoción y paleopalinológicos en los que es posible hablar en contaminación esporopolínica. perio. que podríamos denomi- metodologías de análisis. hecho en absoluto frecuente. asociada a un completo estu- enjuagados en agua destilada: espátula / cuchara y dio palinológico de la secuencia arqueológica del si- recogedor. De van mucho tiempo a la intemperie. tras tomar cada muestra. bién que un ‘muestreo continuo’ se puede conseguir bles las más útiles en este caso. con- ble tomar más cantidad de la estrictamente necesa. allí donde aún no ha necesario recoger nuevas muestras. rehuyendo las – El muestreo debe realizarse siempre desde la base problemáticas de los perfiles estratigráficos que lle- hacia el techo. etc. Entre las dificul- muestreo puede ser recomendable la elección pre. denominándose en este caso de laboratorio estéril y de cierre hermético) en la muestreos “horizontales”. aunque pueda parecer ex- pieza perfecta de los útiles utilizados con sucesivos cesivamente limitada. En todo caso siempre es recomenda. tio al que pertenece puede aportar una interesante – Una vez finalizado el muestreo. general deben tomarse muestras de unos 50 gramos Junto al muestreo “vertical”. Sea – Las muestras pueden tomarse con una espátula e como fuere. aunque dado el avance notable de las otros tipos de muestreos. la lim. todas las muestras visión sobre la relación del ser humano con su me- de un mismo perfil deben ser guardadas conjunta. es decir de abajo hacia arriba. también. y basándonos igualmente nar ‘puntuales’. Para facilitar el llegado la excavación arqueológica. Resulta conveniente además. de muestreos verticales permite obtener una visión 11 zar un pequeño recogedor a tales fines. instaladas en la superficie del yacimien- relación al sistema de referencia topográfico esta. son posibles de sedimento. Estos. en función al apero agrícola tradicionalmente ‘continuo’. Por otra parte. datación 14C si nes. resinas ria por si fueran necesarios nuevos análisis. etc. términos de dinámica temporal de la vegetación. lo que facilitará la tarea tos encontrados en los yacimientos arqueológicos: en laboratorio. tendremos en todo momento referencia de la cave en extensión. etc. mos a trabajar con material fresco. como por ejemplo un nos dos bolsas de plástico (o un bote de muestras suelo de ocupación. el contenido vegetal de del yacimiento. que sellan recipientes. ya que va- blecido en la excavación. estos muestreos siempre deben pasar incluso con una cuchara sopera o un cuchillo si el por una planificación de analíticas. una vasija. La realización de recoger el sedimento sin apenas pérdidas es utili. vertical. puede aportar una idea de la lluvia polínica la hubiera. Este tipo de información. en ‘perfil estratigráfico’ o cm. Unidades Estratigráfi- profundidad o cota a la que ha sido tomada cada cas. En introducido en una bolsa de plástico y etiquetado ocasiones. Una manera fácil vación. rales son frecuentes en los depósitos humanos). es necesaria la utilización de una Además de todo lo apuntado. sedimentos contenidos en una vasija. se El tipo de muestreo antes indicado es el que podría- desechará la zona superior de la columna (30 a 50 mos denominar ‘vertical’. . así como proporcionar elementos de mente. cronología relativa. coprolitos. Por regla de la evolución del entorno vegetal. y alargando la cinta métri. 2000). Mediante un clavo extrayendo las muestras día a día y sobre una misma que la sujete en el techo. y por regla general da lugar a estudios empleado). to. Lo ideal es utilizar al me. por tallas. podemos adelantar resultados. contemporánea al momento de su sedimentación. también es posible conse- muestra. – Es imprescindible. (Iriarte. (Girard 1975. tomar la guir este muestreo continuo con sondas manuales o profundidad y posición exacta de cada muestra con mecánicas. fecha del muestreo. a veces con 10–20 gra. un superficie determinada. Estos muestreos conllevan ventajas.

en donde se irán anotando también para que se escurra la mayor cantidad de agua posi- el resto de datos / observaciones a lo largo del tra. 1978) basta con conocer de partida el peso o no puede ser el mismo para un depósito en cueva. Básicamente. dólmenes simples o de corredor. el planteamiento de recogida de muestras blier. mien- Por ello. es necesario echar una pastilla pleo de un muestreo incorrecto condiciona la infor. muy buena. un tipo particular de depósito arqueológico al aire guiente paso (la calidad del HCl no tiene porque ser libre con diversas variantes regionales (cairns. al potasa en el sedimento. si fracciones de ácido clorhídrico (HCl al 50%) al vaso bien ha de adaptarse a las características propias que contiene el sedimento. vestigación arqueopalinológica en estas edificaciones – Traspasar la mezcla del vaso de precipitados a los debe tener en cuenta. se secan las paredes interiores del concreciones calcáreas el peso será superior. se pesaran para descontar- cisa de aquello que se está investigando. Pasa- resinas. se podría obviar este paso. porque el em. se puede pasar al si- cos. léase traver. por lo que utilizar un medi- NaOH. la especi. diferente. es fundamental la relación del palinólogo tras que si se elige el método de adicción de mar- con el responsable de la excavación. tobas. cadores exóticos. – C ONCENTRACIÓN . estalagmitas. y refleja. Mención aparte merecen los monumentos megalíti. Añadir poco a poco dida en depósitos en cueva. intentando siempre eliminar la ma- tras que para los materiales muy orgánicos (turba.FLOTACIÓN EN L ICOR D ENSO . galerías cubiertas. desde el mismo momento del tubos de ensayo (100 ml). partiendo de la típica concentración los. ya que el siguiente etc. la metodología y el tipo de – Dependiendo del método elegido para calcular la muestreo están relacionados con las características concentración polínica el camino a seguir puede ser del yacimiento arqueológico a analizar. homogeneización. Añadir hidróxido só- expuestas por Goeury/de Beaulieu (1979). diluido) al tubo de ensayo. evi. – E LIMINACIÓN DE CARBONATOS . el tamiz. tando además algunas modificaciones a tal método – ELIMINACIÓN DE ÁCIDOS HÚMICOS. que diluiremos al 50%). Es importante que no queden restos de sosa o tamiento físico–químico (tipo de reacción al HCl. etc. Los restos atrapados por pautas de su relleno sedimentario y la cronología pre. en los casos que con- tengan. volumen de sedimento utilizado y medir en conse- que para un monumento megalítico o un poblado.).). y siempre manteniendo el tubo del material a tratar. d e Ly c o p o d i u m a l s e d i m e n t o t r a s s e r p e s a d o mación que se obtenga del mismo. hipo. Se puede pesar directamente en un vaso nadante persiste de color lechoso. mien. Todas las centrifu- rard/Renault–Miskovsky (1969) mediante concen. Centrifugar–decantar y – Se parte de unos 10 gramos de sedimento. A modo de ejemplo. el peso inicial puede variar en función dos unos minutos. podrá ser inferior. lo que supone que ya no hay efervescencia. etc. centrifugación y de contextos arqueológicos es el propuesto por Gi. sedimentos turbosos. sedimento no hubiera carbonatos (como ocurre en ficidad de los megalitos guarda relación con la técnica ciertos sedimentos turbosos. dico o potásico (NaOH ó KOH al 10%. yor fracción de agua posible.METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA Como hemos indicado. Evidente. tubo de ensayo. homogeneizar y llevar al Los pasos básicos serían los siguientes: baño maría durante 10 minutos. de tratamiento’. comendable practicarlo. etc. vueltas por minuto. ble. Una vez parada la reacción. Si en el geos. se de los gramos iniciales y. paso es el del licor denso y hay que evitar excesos . pueden utilizarse para el estudio de macro- 12 rrestos vegetales. cionar. Después de Anotar los gramos de los que partimos en la ‘hoja la última decantación mantener el tubo boca–abajo. lavar (2 lavados suelen ser suficientes) hasta que el tando en lo posible que entren gravas o arenas sobrenadante sea de color transparente: si el sobre- gruesas. decantación del sobrenadante.). abrigo o al aire libre. previamente tarado. previamente do en forma de protocolo en Burjachs (1990). Si se sigue el método volumétrico (Lou- mente. aprovechando para tami- muestreo. suelos silíceos. las zar con malla de 250 µm. etc. La aplicación de (Stockmarr 1971). el proceso constructivo del megalito. Los lavados consisten en la adición de preparación de muestras palinológicas procedentes agua destilada. Centrifugar–decantar y lavar con TRATAMIENTO QUÍMICO agua destilada hasta que el sobrenadante sea transparente (2 lavados suelen ser suficientes) o el El método básico que usualmente se utiliza en la pH neutro. aunque siempre es re- dimentación que se dan en cada monumento. comercial al 35%. La in. para las boca–abajo. de HCl al 50% al agua del último lavado.. cromlechs. la metodología de muestreo no difiere en gran me. túmu.) empleada en su construcción y con las pautas de se. una vez secos. hasta que deje de reac- de cada continente sedimentario. tinos. a unas 2500-3000 tración del polen en licor denso de Thoulet. cuencia el residuo final obtenido y su dilución. adop. añadir 1 ó 2 gotas de precipitados de 250 ml. gaciones son de 3-5 minutos. remover de vez en cuando con varilla de vidrio. dor de pH para controlar la neutralidad es básico. Para otro tipo de material.

así como po. de fondo cónico y con lo que casi es más aconsejable utilizar HF al 40 ó capacidad de unos 50 ml. mina cualquier otro microrresto susceptible de 13 aportar información paleoambiental. hasta que el so- La pérdida de densidad después de su continuo brenadante sea de color transparente (unos 3 lava- empleo se puede reajustar por evaporación del ex. el trata- de licor de Thoulet de densidad 2. Este método se basa fundamentalmente en hayan podido formarse en el tratamiento con ácido la utilización de licor de Thoulet con una densidad fluorhídrico. restos ce. ro de cadmio en 612 cm3 de agua destilada. centrifugar (máximo a 2500 rpm). al que sustituiremos la broca por vidrio. que ka. homo. paso con HCl permite eliminar los fluosilicatos que ration’. KOH) y. añadir al tubo HCl al capacidades teniendo en cuenta las proporciones. remo. a la que daremos en su extremo TOS . que vamos incorporando. Además. en su defecto. difícil de conseguir. en unidad de aspiración (p. estomas. se trata del llamado ‘dense-media sepa. es mejor 70% (1/4 de tubo de fluorhídrico es suficiente. son excelentes). debe añadirse glicerina fenolada aunque no son do es que este tipo de separación densimétrica eli. piente. una cantidad conocida (p. Es importante que en este paso utilicemos siempre • Un buen y económico agitador mecánico. 50 ml) de glicerina fe- más. con algún ácido (HCl. Destruir el filtro de fibra de vidrio. Dejar preparación microscópica. lerarse si el tratamiento es con HF en caliente.88 y 1. que guardarlo en un reci- reaccionar la mezcla un mínimo de una hora. homogeneización y – El residuo está listo para montar. siguiera el método de marcadores exóticos. por la casa comercial Flu- ‘Millipore’). una varilla de metal (los radios de rueda de bicicleta – ELIMINACIÓN DEL FILTRO DE FIBRA DE VIDRIO Y DE SILICA. Añadir unos 50 ml de Licor de Thoulet (o nunca con varilla de vidrio. ha resultado obtendrá de la resta de la cantidad añadida. de. para la tubos de plástico que no de vidrio. Este proceso puede ace- cualquier otro licor de densidad 2.86. mediante la adicción de HF al • Cuando el residuo obtenido sea escaso. 50%. que resulta igualmente válido. para que se escurran. pende de la composición de los sedimentos) o pH dolo. etc. boca–abajo. Con micropipe- nodebris’).e. calentán. etc. jar los tubos con el residuo que estamos tratando miento para el cálculo de la concentración polínica. es preciso añadir al residuo resultante blemente los pólenes y esporas. pero geneizar. Si se eficaz tanto en sedimentos orgánicos como minaro. aunque en el neral del fondo de los tubos de ensayo de vidrio de tratamiento de determinados sedimentos nos pue- 100 ml. al menos. ade. HF). todo resto adicional de materia orgánica (‘pali. Este expuesto. cua- lulares. en agua destilada. agitador una morfología circular.1 se consigue di. es (p. se puede conseguir con ahora someteremos al sedimento a un tratamiento la adquisición de un mini-taladro de circuitos impre- con ácido fluorhídrico y éste es capaz de destruir el sos de electrónica. Este de la concentración polínica se sigue el método vo- método tiene la gran ventaja de concentrar formida. eliminando. a fin .e. hayamos eliminado al completo la sílice presente. comprendida entre 1. CFG). cantidad recogida: el volumen real del residuo se tificación mucho más sencilla. – Filtrar el sobrenadante con filtros de fibra de vidrio • El ácido fluorhídrico al 70%.. ya que a conti- – Nakagawa et alii (1998) han propuesto una modifi. Si para el cálculo centrifugación a 1800 rpm durante 20 minutos. y recuperando el licor de Thoulet. también génicos. miento puede prologarse o postergarse toda vez que luyendo 698 g de yoduro potásico y 770 g de yodu. teflón. nuación hay que pasar a la medida volumétrica del cación al método de flotación en licor denso antes residuo (en el caso de se use este método).1 cm 3 /g). u otras – Pasada al menos una hora. lo que conllevaría la pérdida del sedimento. nolada (mejor parcialmente diluida). y añadiendo algunas gotas de ácido yodhídri. La única desventaja que posee este méto. 45%. den quedar algunos restos minerales. nunca con la base si se siguió este método. Después del último lavado dejar los tubos co al 10% para evitar la precipitación de yoduros]. Centrifugar–decantar y lavar. [Un litro es delicadamente peligroso. Wathman. (NaOH. • Cuando sea necesario parar el tratamiento. pasos posibles a lo largo de todo el tratamiento. comercializado. microfósiles no polínicos. pues a partir de continua homogeneización. aunque esto siempre de- ceso de agua. METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA acuosos. precisas tales mediciones. De hecho. se trata así de evitar el máximo de viendo de vez en cuando con espátula de plástico. su utilización otros tratamientos. que hemos estado utilizando hasta ahora. siempre es mejor de- cas de Lycopodium añadidas al principio del trata.e. lo que impide que los pólenes estén ta de medida variable absorber la mezcla y anotar la inmersos en una matriz oscura y deriva en una iden. por plástico rígido. Introducir el filtro en tubos de requiere de numerosos y engorrosos permisos. sibles restos de sílice. montarlo directamente desde el tubo de ensayo a la pendiendo del tipo de minerales a eliminar). e incluso las esporas exóti. Dado que se trata de un compuesto químico uti- queda en el kitasatos para su posterior utilización en lizado en la síntesis de algunas drogas. lesquiera que sean las causas. lumétrico. neutro. dos suelen ser suficientes. en forma de aro. En todo caso. caso de las Consejos finales ‘palinodebris’. Desechar el residuo mi.

el palinólogo realiza la identificación del contenido es. Un encontraremos: actualmente existe la tendencia a conocimiento incompleto sobre el procedimiento de separar en diagramas distintos los taxones políni. Dentro de este basándonos únicamente en la dinámica de determi- tipo de representación. En ge. nado taxón. o la altera- cos de los taxones que corresponden al mundo de ción del sedimento por el hecho de haberse abierto las esporas (pteridófitos. Cuando el muestreo no corresponde a una colum- culta la observación de los caracteres morfológicos na vertical. o el número de muestras estériles impi- de los palinomorfos. da obtener una visión con cierta continuidad. lagos. un retroceso del estrato arbó- se representa la relación porcentual acumulada de reo generalmente corresponde a un deterioro climáti- cada uno de estos tres grupos: AP (suma de todos co. por otro lado. entre los diagra. es el relacionado con las ca- presenta la evolución a lo largo de la secuencia es. construcción de un monumento megalítico. los “indeterminados” y “indeterminables”. dos son los modelos emple. variará el número de líneas / láminas le. la . algas.). el origen del los componentes arbóreos). los resultados se puede establecer la evolución del paisaje vegetal 14 se representan de forma gráfica. Sin embargo. microcarbones. ya que a menudo el tinte difi. racterísticas propias del yacimiento arqueológico estu- tratigráfica de todos los taxones vegetales identifi. López-Sáez et alii nocimiento del medio geográfico en el que se ubica 1998). no rrespondientes valores estadísticos. mientras que en el segundo. verticalmente. puede conducir a una in- otros palinomorfos indeterminados. en función de las características del ca con el conjunto del diagrama. y establecidos los co. La evolución geológica del entorno. independiente- corresponde a una única columna polínica recogida mente que sean o no de origen antrópico (turberas. ya no se suelen representar el yacimiento. etc. de una cueva. aunque algunos autores establecen este criterio emplean de modo preferente (por ejemplo. etc. momento en el que es nece- como material de referencia. entre otros. siendo preciso relacionar dicha dinámi- ados para ello. se re. Y.). diado (tipo de depósito. resulta fundamental tener un amplio co- de la Palinofacies (Diot 1991. considerados primer lugar. ción polínica probada–). todo aquello que pertenece al mundo Igualmente. Asimismo. presentación esporopolínicos como la diferente ca- nomorfos (dependiendo de la riqueza esporopo–línica pacidad de emisión de polen que tienen los distin- del sedimento. tos taxones y el mecanismo polinizador que ídas). En el primer caso. terpretación incorrecta de los resultados. etc.METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA de evitar la pérdida de material esporo-polínico. taxones no arbóreos. En neral. cados. los valores mínimos del recuento. hongos. Además. En él. palinomorfos inde. zoorestos. Para ello es imprescin- dible el empleo de un microscopio óptico así como La última fase del proceso radica en la interpreta- disponer de una buena palinoteca y atlas polínicos ción de los resultados. bre. IND (suma de los in. nomía de producción (una vez más el conjunto del es- mas publicados son muchas las modalidades que pectro polínico nos indicará el origen del proceso). los resultados se exponen a través del “histograma” (esta será la modalidad de representación caracte- IDENTIFICACIÓN DE LOS PALINOMORFOS rística de las muestras puntuales o muestreos hori- Y REPRESENTACIÓN DE LOS RESULTADOS zontales). manera generalizada. los cuales • Es mejor no colorear el residuo a montar con fuc. como a una interferencia del ser humano determinables e indeterminados) y ESP (suma de en el paisaje. LA INTERPRETACIÓN poropolínico de las mismas. no signi- en un recuento mínimo de 100 pólenes y esporas y la fica lo mismo un 10% de polen de pino que un 10% presencia de al menos 20 taxones polínicos. es decir. sario tener en cuenta diversos aspectos para poder Existen diversas opiniones sobre las características establecer la evolución vegetal. de polen de olmo –taxón con una subrepresenta- Una vez realizada esta fase. oscilan entre 150 y 300 pali. el diagrama polínico de “curvas” es el marismas. consecuencia de la adopción de la eco- todas las esporas). lación que el ser humano tuvo con su entorno. así como la interre- del umbral mínimo del recuento esporopolínico. secuencia estratigráfica. Tras el proceso físico-químico de las muestras. climáticas. una fosa de enterramiento. no afectan a los resultados palinológicos por su va- sina. sistema de representación escogido. Cuando el análisis estudios polínicos ya existentes. Estos taxones suelen agruparse en taxones No es lo mismo interpretar la secuencia pleistocénica arbóreos. Otro aspecto importante. que un asentamiento neolítico al aire li- terminados e indeterminables y esporas. deben considerarse los criterios de re- válidos estadísticamente. NAP (suma de todos descenso arbóreo puede corresponder tanto a causas los componentes no arbóreos). tal y como se hacía hasta hace bien poco de riabilidad estadística independiente.). Estos resultados muestreo o del grado de esterilidad esporopolínica se complementan con su comparación con otros que ha presentado el estudio.

54-62.). Palaeoecology 76.. VAN GEEL. 445-459. DAVIS.I. Hienas y Humanos en los albores del Paleolítico superior. DIOT.K. la distribución pretendido que se comprenda la importancia que vegetal actual. Bouches du Rhône). Palaeogeography. País Vasco): análisis polínico.F. Altuna (eds.. 2000. BURJACHS.C. así como una es- RESUMEN trecha colaboración con el director de la excavación y el resto de los especialistas que forman parte del En esta breve exposición (cada uno de estos apar. J. Revue d'Archéométrie 15.). getal se desarrolló la ocupación del yacimiento y la así como con el resto de especialistas que han des. BIBLIOGRAFIA 15 BRYANT. M. HOLLOWAY. arrollado otro tipo de analíticas (sedimentológos.S. S. METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA del medio kárstico.. 275-284.F.M. Publicacions de la Universitat Autòno- ma de Barcelona. etc. J. Paleoclimas e historia de la vegetación cuaternaria en España a través del análisis polínico. El objetivo primordial es Una vez más. GIRARD. 1983. El cambio cultural del IV al II milenios a.E. Madrid. 1990. Evolució del paisatge vegetal i del clima des de fa més de 140. Remarques paléoécologi- ques à propos de quelques palynomorphes non–polliniques provenant de sédiments quaternaires en Fran- ce.. Bulletin de la Société Préhistorique Française 72 (5). Viejas falacias y nuevos paradigmas. equipo para obtener el máximo rendimiento del tra- tados requeriría de por sí uno o más textos) hemos bajo realizado. Palaeoclimatology. Labeko Koba (País Vasco).S. 158-160. 1991. Bellaterra.000 anys al N. M. JR. Es fundamental un conocimiento directo del yaci- miento y del entorno geográfico en el que se localiza el mismo por parte del palinólogo. M. son factores indispensables tos. DE BEAULIEU.. SÁEZ. in Arrizabalaga.J. nológico (y esto es extensible a todo tipo de depósi- tología dominante. de la Península Ibèrica. 331–348. CARRIÓN. C. en este momento será imprescindible poder conocer en qué tipo de medio ambiente ve- el trabajo conjunto con el director de la excavación. Volumen I.. la explotación humana del territorio en tienen en la realización de un correcto análisis pali- épocas históricas precedentes y/o actuales. Bulletin de l’Association française pour l´Etude du Quaternaire 1969 (4). de origen antrópico o no) cada una de las dife- para comprender mejor el desarrollo paleobotánico. relación que sus ocupantes tuvieron con el mismo. la sedimentológica. O. LÓPEZ SÁEZ. la clima. cólogos. J. Microfichas. 1990. V.. J. 1979. 2000. GIRARD. carpólogos. F. B. FARBOS–TEXIER. NAVARRO. À propos de la concentration du pollen à l’aide de la liqueur de Thoulet dans les sédiments minéraux. M. C. pero para ello debe ser el especialista (en este caso micromorfólogos. 1975. el palinólogo) quien establezca las pautas a seguir. 1998. Nouvelles techniques de préparation en palynologie ap- pliquées à trois sédiments du Quaternaire final de l’Abri Cornille (Istres. paleontólogos. en la comarca noroeste de Mur- cia. Prélèvements d'échantillons en grotte et station de terrain sec en vue de l'analyse polli- nique.A. C. F. etc. GOEURY. El entorno vegetal del yacimiento paleolítico de Labeko Koba (Arrasate. M. 17 (2). Complutum 11. Caves as sources of biotic remains in arid western North America.. Pollen et Spores 21. IRIARTE. 191–224. (ed). 115-142.. RENAULT–MISKOVSKY. The role of palynology in archaeology. Revue de Paléobiologie. Garrotxa). rentes fases del mismo. antra. DIOT. Pla de l'Estany) i del Pla de l'Estany (Olot. R.. 239-251. 89-106. 1991. LÓPEZ GARCÍA. P. 1969. M. .L.. Palinologia dels dòlmens de l'Alt Empordà i dels dipòsits quaternaris de la cova de L'Arbreda (Serinyà. Le Palynofaciès en Archéologie: Intérêt de son étude. MUNUERA.C. Advances in Archaeologi- cal Method and Theory 6.

M. J.. Y. BRUGIAPAGLIA.. 1995.L. LÓPEZ–SÁEZ.. 1998. REILLE. 1971. Pact 47. VUORELA. Two examples on pollen analysis as a key to the history of a wreck. ¿Catástrofes ecológicas en la estepa?. DE BEAULIEU. Montpellier.. Thèse 3 ème cycle. 13 (4).T. 615–621. inédita. 2000. Tablets with spores used in absolute pollen analysis. I.A. Pollen et Spores. MARTÍNEZ NAVARRETE. M.. J.. T. Trabajos de Prehistoria 57 (1). 15–24. J. 29–74. RODRÍGUEZ ALCALDE. Rusia). P.S. STOCKMARR.I. DE ZAVALA MORENCOS. G... 91–94. YASUDA.. 1978. DIGERFELDT. E. U.. Ar- queología del Paisaje en el complejo minero–metalúrgico de Kargaly (Región de Orenburg.M. NAKAGAWA. VICENT GARCÍA. 16 .. J. A. Académie de Montpellier. Application de l'analyse pollinique à l'étude du paleoenvironnement du remplissage Würmien de la grotte de L'Arbreda (Espagne).L.L.METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA LOUBLIER. Boreas 27. LÓPEZ GARCÍA. Y. Dense-media separation as a more efficient pollen extraction method for use with organic sediment/deposit samples: comparison with the conventional method. I.

1). Unos años después. semillas. Etnobotánica apareció por primera vez en Estados Unidos. Universidad de Murcia. surgido el neologismo Paleocarpología para definir A la Arqueobotánica le interesan las transformacio- este tipo de estudios. Jones definió el término "etnobotánica" como 17 “el estudio de la interrelación del hombre primitivo y las plantas”. LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: Group for Palaeoethnobotany (Van Zeist et alii 1991) OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO y Domestication of plants in the Old World (Zo- hary/Hopf 1988). nes del entorno de los yacimientos arqueológicos. E l t é r m i n o consideración los macrorrestos. holandesa y alemana. en la Asociación Arqueológica de la Universidad local. b. tivas las publicaciones de los libros: Progress in Old así como la gestión y uso de los vegetales por parte World Palaeoethnobotany.badal@uv. CARRIÓN2 no Arqueobotánica.W. o a la 1. Yolanda.carrion@uv. RIVERA3 Paleobotánica encargada del estudio de los restos P. Departamento de Biología Vegetal. CSIC. Correo electrónico: cehu118@ceh. La Arqueobotánica incluye el estudio de egipcias. BADAL1 Con una vocación más aglutinadora surge el termi- Y. Departamento Prehistoria y Arqueología Universitat de Valencia. etc. en 1941. tiempos más recientes. ya sean del pasado más remoto o de los reservan el término Paleoetnobotánica casi exclusi. Helbaek (1959) acuñó la voz Paleoetnobotánica. Ahora bien. inventor de di- cho termino. Más tarde. Al año siguiente. Para Ren- frew (1973. Transformaciones de- the occasion of 20 years of the International Work bidas a factores naturales. etc. En este trabajo solo se tendrá en q u e o l o g í a re l a t i v a m e n t e re c i e n t e . algunas escue. fibras. pasado. A retrospective view on de las sociedades humanas.) y que pueden corre- lacionarse con los obtenidos en yacimientos ar- Aunque ya Prospero Alpino menciona en el siglo XVII queológicos por medio de fechas radiométricas o restos vegetales encontrados junto a las momias relativas. 1). madera. En este sentido son significa. esporas. que se aplica a la investigación sobre las relaciones del hombre pre y protohistórico con su entorno florístico.) (fig.es . Laboratorio de Arqueobotánica. Instituto de Historia. Los límites cronológicos o vamente para el estudio de semillas y frutos en las las divisiones por épocas pueden ser operativas. fitolitos. siendo la consolida. pero sus obje- de todos los restos vegetales en relación a los seres tivos son convergentes ya que buscan el compo- humanos del pasado. los macrorrestos (carbón. Rivera/Obón 1998). Correo electrónico: Ernestina. Correo electrónico: drivera@um. etc) y de rá con fuerza hasta el siglo XIX . Prehistoria. sociedades agrícolas. el término Paleoetnobotánica es más La amplia gama de restos vegetales potencia la di- amplio. botánico y agro-botánico. en un artículo anónimo publicado por el Phi- ladelphia Evening Telegram del 5 de diciembre de 1895. E. "la Paleoetnobotánica se define como el estudio de los restos de plantas cultivadas o utilizadas por el hombre en tiempos antiguos. fondo marino. los microrrestos (polen.es . Facultad de Biología. nente vegetal sedimentado en los yacimientos del las. Departamento de. Hars- hberger. salvo en Francia donde ha pero en muchos casos carecen de sentido. concretamente la inglesa. c. La Arqueobotánica incluye los análisis realizados en depósitos naturales (turbe- LA ARQUEOBOTÁNICA ras. ya que etimológicamente abarca el estudio versidad de los métodos de análisis. lagos. el interés por los restos vegetales no surgi. UZQUIANO4 vegetales extraídos de contextos arqueológicos o naturales (Greig 1989). precisaría en tres artículos la idea que tenía sobre el campo propio de su etnobotánica (Harshberger 1896a. Harshberger.csic.es 2. no obstante. Este artículo daba brevemente cuenta de una conferencia pronunciada por el profesor J. las LA ARQUEOBOTÁNICA: ¿PARA QUÉ? cuales han perdurado en contextos arqueológicos". hojas. definida como una rama de la D. ción e integración de este tipo de análisis en la Ar. físicos-químicos.es 3.

independientemente de pe. partir de los 270 °C. la temperatura que puede alcan- bustión llevada a su extremo produce gas. Pero servación de los frutos y semillas. social. que de forma vo. De todos se pueden extraer datos es menos preciso. Evidentemente. la combustión se detiene y entonces se forman los carbones. elementos. la luntaria o no. en forma de vapor de agua. el material pierde el 35% de técnicas agrícolas. de tal modo que su mientos arqueológicos. De todos ellos. En cuanto al calibre. los más determinantes sean llas sin carbonizar. esto es la calci- nación. los objetivos o la finalidad de los análisis carbónico y diversos componentes orgánicos. de gas En definitiva. los macrorrestos vegetales surgidos en cuevas o b) la especie vegetal de la que procede. y la cumburación. c) el estado de conservación de la madera riodo cronológico o cultural. penden de cuatro factores: miento y de las preguntas que seamos capaces de hacer y de interpretar. las cenizas. Durante y muy en particular a partir de la introducción de las las dos primeras fases. En ese proceso se pueden distin. sí en la mientos y dejar de ser meros apéndices en muchas fase de pirolisis se interrumpe el aporte de oxigeno publicaciones arqueológicas. vapor de zar un fuego varía mucho a lo largo del proceso de agua y cenizas. por xilófagos. Las propiedades combustibles de la madera de- penderá de los propios datos que facilite cada yaci. en sentido estricto. conservan su morfología externa y su identificación El paisaje se debe aprehende como un todo ya que botánica es posible. se infla- teriales vegetales como tallos. abrigos arqueológicos. ya que prenden con facilidad y ayudan a que- LA COMBUSTIÓN COMO FACTOR DE CONSERVA. La combustión. El parámetro de la temperatura . su peso total. se de encontrar las semillas y los frutos en los yaci- condicionan recíprocamente. económico. elementos de la madera proyectos de investigación globales de los yaci. La mineralización de ma. es por esto que su identificación botánica es posible. 51). reacción oxidante que conduce a ra interna o estado. bióticos y humanos. Este trabajo se centrará en a) tasa de humedad que contenga. función se debe concebir dentro de un esquema di. con la desintegración química Los análisis arqueobotánicos deben integrarse en de la celulosa y la lignina. cuanto más ausencia de restos. combustión y en ciertos momentos puede llegar a guir cuatro fases sucesivas. por lo demás todo yacimiento pequeño es el fragmento el rango de identificación 18 es interesante. se sabe que la madera húmeda arde mal porque la conservan en travertinos o paleolagos. tal vez. La arqueobotánicos son ecológicos y etnográficos. tanto insectos como hongos. estos depó. Así pues. físicos. para iniciar un fue- go se necesitan ramas y ramitas de pequeño cali- bre. En esos contextos lo d) y el calibre más frecuente es encontrar los restos vegetales carbonizados y excepcionalmente madera o semi. temperatura: la deshidratación. espacios vacíos y de la descomposición de ciertos ra/Alcaraz 1985). hojas. (Bourquin-Mignot et alii 1999. No obstante. o es demasiado bajo. Las hojas. La com. semillas en ma fácilmente pero la duración de la combustión en cuevas con percolación de aguas carbonatadas llamas es breve. mar los grandes troncos que no arderían sin la CIÓN DE LOS RESTOS VEGETALES ayuda de aquellas. etc. la torrefacción. los frutos y semillas si no se integra en una visión más amplia: el paisaje. normalmente. reacción térmica conducente a las brasas. °C. de interés ecológico. en razón de la fuerte proporción de pueden formar costras ricas en esos restos (Rive. Estas fases se suceden rápidamente a ca de sus elementos. Si la combustión además. En definitiva. La carbonización facilita la con. en mayor o menor medida. reflejo de la interacción y dinámi. Todo el mundo servación de los restos. Esta es la forma más frecuente sus elementos constituyentes se interrelacionan. fase de deshidratación es larga.LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO acción de los grupos humanos. el factor limitante es la hasta grandes troncos. el paisaje es un pirolisis. de. en la fase de torrefacción es muy importante para la con- conjunción de ambos está el interés para todos. Para las funciones cotidianas y domésticas de un Todas las partes de las plantas tienen propiedades fuego la temperatura requerida es del orden de 300 combustibles. han modelado el aspecto del territorio pirolisis o carbonización y la cumburación. comprende la námico e interactivo. no tiene sentido el análisis arqueobotánico se detiene en la torrefacción. La madera alterada sitos no se trataran aquí. el carbón preserva la es- LA ARQUEOBOTÁNICA: ¿DÓNDE SE APLICA? tructura anatómica de la madera. sistema que manifestará en cada época su estructu. Se pueden Los análisis arqueobotánicos se pueden aplicar a identificar fragmentos de carbón desde un 1 mm todo tipo de yacimientos. según el aumento de la los 1000 o 1200 °C. la tasa de humedad y el calibre. En este estado.

y la transportan al lugar donde la usan o consu- men (fig. Allí puede quedar sedimentada MÉTODOS DE MUESTREO de dos formas: A lo largo del desarrollo histórico de la arqueobotá. Rivera/Obón/Asencio 1988) des. 19 nica se ha ido forjando un método riguroso de reco. tales o las plantas cultivadas con distintas finalida- 1991a. Excep. la mayor parte de los restos botánicos treo debe ser una parte significativa del total. Piqué 1999. LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO no es fácil de controlar y en todo caso. don. (Théry/Parisot 1998. provisión de leña. 2001). La te suelen conservarse los más resistentes o los que temperatura de combustión varia en función de las se han depositado en un contexto que facilita su condiciones atmosféricas. Rivera/Obón. De la parte conservada.2B). recuperados en las cuevas o abrigos están carboni- zados. del tipo de combustible y conservación. etc. Los macrorrestos vegetales se muestrean y recogen de los procesos de descomposición de los órganos en el proceso de excavación.2A) . para 1999. debido a la disminución de oxigeno y caer presentan una parte de lo que se utilizó. De esa par- la temperatura del fuego por debajo de 500 °C. cosechas. 2. los carbones tamiento de los datos en el laboratorio. en contextos de sequedad o humedad extremas. EL MUESTREO: ¿CÚANDO Y CÓMO? cionalmente se encuentran restos sin carbonizar. cas (fig. luciones adoptadas. 2. frutos. madera. Rivera/Obón 1987). rior interpretación. gida del material en el yacimiento. de ahí que el mues- En definitiva. por tanto la parte recuperada deber aire libre. al se excava todo.1A y B). El contexto arqueológico don- les sin carbonizar y que sean debidos a procesos de se hallan es de capital importancia para la poste- contaminantes y producto de materiales recientes. en ese caso hay que extremar la prudencia en la Los grupos humanos utilizan las formaciones vege- toma de datos (Rivera et al 2002. no siempre de su estado. en hornos. ya que re- en ceniza. cuando las brasas no llegan a convertirse tos arqueológicos siempre son parciales. para las semillas el proceso debe parar en la torrefacción y para la madera en la pirólisis. En al. Los res- madera. etc. Lull et alii estar integrado en el equipo de investigación. 2000. a) asociados directamente a estructuras arqueológi. 2. participar en los problemas planteados y en las so- gunos niveles se pueden encontrar órganos vegeta. de la zona donde se haga el fuego. b) dispersos por los sedimentos (fig. todo ello se producen por una combustión incompleta de la con la finalidad de mejorar la interpretación. el especialista debe vegetales no pueden actuar (Allué 2002. ser representativa del conjunto. así como del tra.

En los macrorrestos se depositan siguiendo los proce. el flujo de agua y aire está por de- domésticos en un periodo más o menos largo. flotación (fig. un muestreo espacial es ne- cesario. La cuba de flotación para hacer una interpretación ecológica a partir de tiene un tamiz interior de malla fina donde se depo- ellos (fig. unidad estratigráfica en su totalidad o una parte re- cos (fig. y realizado por animales nen resultados diferentes en cada caso. un secado paulatino y posteriormente triar todo el porte. En relación a los tes. Normalmente. material orgánico (fig. cilidad. los carbones en función de la masa en relación a su formación ya que pudieron incorporarse al sedi. zara por el cribado o flotación de un volumen de tie- rras significativo y en relación con la unidad estrati- gráfica de origen. estos conjuntos son los más apropiados todo tipo de material biótico. Heinz de tamices. etc. como el máquina de flotación da unos resultados excelen- resto del material arqueológico.4). caso de las especies epi. La flotación efectúa una selección sobre pueden proporcionar una amplia diversidad de in. situación y disponibilidad de cada yacimiento. Bour. someterlos a 20 zonas más lejanas como consecuencia del trans.LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO La recogida se hace por separado ya que se obtie. presentativa del total. de abandono. Las semillas que flota. los sedimentos que quedan en el mediato de la cueva por simple gravedad. todo caso. que accedieran a la cueva o por los propios huma- mos las situaciones más frecuentes de cómo se en. Chabal 1988. nos cuentran los restos y los más apropiado para su El muestreo del material disperso siempre se reali- recuperación en cada caso. de diferentes mallas.2a). 1997. forma. 1997). 3). o bien de tamiz de la cuba se deben recuperar. refle. Los macrorrestos vegetales se pueden encontrar La recogida del material orgánico se puede hacer dispersos en los sedimentos de estratos. zoocoras y endozoocoras. Uzquiano 1992a. pero bajo de éste. La superficie de muestreo será la Material disperso por los sedimentos arqueológi. En esos contextos. 2. ya que son el resultado de los fuegos sita el sedimento. Esto significa. para recuperar lo 1990. . se ha demostrado que la utilización de la sos deposicionales y postdeposicionales. 1991. 3). Describire. cuando la cuba se llena de agua des- siempre mayor que un hogar (Badal 1992. borda por un aliviadero donde se sitúa la columna quin/Mignot et alii 1999. 2. que no todo flota con igual fa- mento procedentes de las plantas del entorno in. nivel de por cribado en seco o con agua de las tierras. o por ocupación. es un proceso rápido y sirve para recuperar carbones. Depende en muchos casos de la jan procesos de larga duración. por ello. intencionado o no.

modo. 1996). para poder hacer una reconstrucción . Este proceso puede durar dente de madera de construcción (Carrión 2003. 3). o recipientes de almacenamiento as de restos: carbón. El muestreo se realizara igual que para el ma- o semillas de pequeñas dimensiones. semillas. sirven 1999. sobre el plano. el tiempo de utilización de la estructura (fig. cuado ya está seco se envasa en reci. es decir. 2. etc. Buxó 1997. siem. etiquetada acompañada de su etiqueta de identificación. Normalmente ofrecen poca diversidad de lugares lejanos de donde se halla. es decir. en En periodos históricos existe un comercio a larga ellas se puede encontrar carbón. de origen (fig. ner en consideración en la interpretación de los da- den aportar una muestra variada de frutos y semi. En el caso de vi- de las condiciones de cada yacimiento. pueden dar un infor- En esos contextos. semillas.2b). LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO El triado del sedimento sirve tanto para la recupera. El convenientemente. etc. con unos pocos efectivos o serán estériles. en método es lento. insectos xilófagos y hongos (Badal 2001. presentan acontecimientos breves en el tiempo. 3). de vertederos y en ese caso. en periodos prehistóricos las necesi- dades de materia prima para la construcción se cu- bren con maderas locales. Pueden ser complementarios de los resultados El muestreo de la madera de construcción debe ser obtenidos en el material disperso y supuestamente manual. retarda la toma de datos y se ha agua o flotación de total del sedimento o de una comprobado lo incompleto de los resultados. la muestra estará compuesta por un número 1997). se puede saber 21 muestras extraídas por flotación de las tierras están en qué época del año ha sido cortada la madera. que de ese modo. 2. Gassman 2000. esto se debe te- especies en el caso de los carbones. los silos una vez abandonada su función. etc. ha sido Todo material carbonoso extraído de un yacimiento objeto de una fuerte selección en función de sus arqueológico tiene un grado de humedad en función cualidades técnicas y mecánicas. qué edad y diámetro te- meter a un proceso de secado. En cuevas o abri- pientes rígidos para impedir la fragmentación. 1997). etc. los restos de alimentos vegetales carboniza- parados en el laboratorio en relación a las categorí. te. habrá muestras con miles de efectivos (número de La madera de construcción restos por categorías). versidad de los alimentos vegetales. si es una elección selectiva u opor- bióticos de pequeñas dimensiones como microfau. se facilita la recogida de lo que se La superficie de muestreo es la estructura arqueoló- “ve” y se desprecian aquellos fragmentos de carbón gica. El material de construcción. peces. fosas. Chabal 1988. Un estudio dendrológico pero a la sombra. en una habitación sin gran. darán una información sobre la disponibilidad y di- Para las semillas de pequeñas dimensiones ese tria. tados antracológicos deben ser interpretados desde un punto de vista etnológico y se debe descartar En las cuevas o abrigos las estructuras más fre. tumbas. no obstante. los restos de la cuba serán se. perforaciones realizadas por queta de identificación. tunista. individual y bien acotado cada elemento contemporáneo. gos rocosos es raro encontrar madera de construc- pre acompañado de la etiqueta con las referencias ción. que especies seleccionan. fibras. del material de construcción (Chabal 1988. mación similar a los restos hallados dispersos por tos manualmente en el proceso de la excavación. Rivera/Obón 1991b. estos resul- Las estructuras arqueológicas (fig.5). Los efectivos de la muestra es- tará en relación con la riqueza de origen. ya los sedimentos. De igual menos en los carbones (Badal 1992. distancia y la madera apreciada puede proceder de jidos. Estas re. las gas o postes para construcciones. des corrientes de aire o en la propia excavación Carrión/Badal. se deben so. por tanto. nunca se deben recoger los res. Normalmente. En el caso de los hogares se ob. con su eti. paulatino para que nían los árboles cortados. llas. hacer una reconstrucción del paisaje vegetal a partir cuentes son hogares. semillas. en ambos casos. de efectivos representativos del total de origen. Hasta que ha perdido la humedad es posible tanto en madera como en carbón proce- y vuelve a ser resistente. Los silos. Además este terial disperso. por lo muestra representativa del conjunto (fig. En muchos ca- do se hace con la lupa (Bourquin/Mignot et alii sos. por el cribado en seco. será el conjunto de restos recu. mojadas. descrito. Así. es decir. tos. na. varios días. microfauna. dos. peces. Además. han observado el grado de alteración de la madera cado el material se extiende sobre papel. irá La muestra de cada categoría de restos. En el proceso de se. etc. proceso de secado será igual que el anteriormente perado en una unidad estratigráfica. normalmente. aunque pue. En algunas ocasiones se no se resquebraje el material. etc. serva los criterios de selección de la leña para el ción de carbones como de semillas u otros restos fuego. es decir. Marguerie 1991). así carbones. en prensa). por parásitos.

Esa cantidad o número mínimo de carbones se define MUESTREO ¿CUÁNTO CARBÓN? mediante el empleo de curvas esfuerzo–rendimiento (fig. 2. se debe analizar una cantidad de carbones representativa de cada unidad de muestreo. por tanto. la muestra es individual. Piqué 1999. Posteriormente. ca. puede parar el análisis del carbón para una muestra bón. Esta dado que los recursos económicos destinados a la variabilidad está en directa relación con el tipo de Arqueología son frecuentemente reducidos. los útiles y enseres de madera son poco como mediante el recuento de los fragmentos por frecuente en los yacimientos arqueológicos. carbón constituye una unidad de identificación y re- les de incendio o conservados en medios excepcio. No rango de identificación. donde 3 litros de sedimentos talidad con todos los referentes de origen. Cuando las alcanzado puede ser desde grupo (angiosperma. curvas se estabilizan se tiene la representación óp- gimnosperma) hasta la especie. aportan más de 100 fragmentos y los niveles neolíti- ción de los especialistas en las labores de campo. el fragmento de obstante. puesto que ningún método integra el estado de je. que la franja más representativa de tamaño. siempre correlación lineal positiva entre recuento y peso. ley de la fragmentación (Chabal 1997). cuento práctica que es la más utilizada en el análisis nales (Lull. los niveles magdalenienses ción arqueológica justifican la presencia y participa. de individuos. la puesta en común de estrategias de de corral. a veces quedan carbonizados en los nive. Las armas. peces. ya que se ha demostrado. que. semillas. Su rareza hace que este material sea de gran El número de restos recuperado en cada unidad es- importancia para conocer las herramientas. especie). En definitiva. El número de efectivos de la muestra será el fragmentación. yacimientos a otros e incluso entre regiones. la acompañados de la etiqueta de identificación. en este caso cada viga. tratigráfica depende de la riqueza de origen. cos que representan actividades pastoriles.). leur représentation en bio. Por ofrecer un rango. ya que mensión. posteriori del muestreo. es muy actividad y la intensidad de la ocupación humana conveniente establecer desde el principio de la ex. las frecuen- Utensilios de madera cias relativas se pueden calcular tanto pesando los fragmentos de carbón por rango de identificación. 1991) y los conocemos a la flora de una región determinada. constituyendo cada frag. desarrollada en cada momento y en algunos casos cavación un protocolo de muestreo que resulte útil con los procesos postdeposicionales que han sufri- para recuperar un amplio conjunto de restos (car. es decir. etc. 2000). también de unos diferentes conjuntos de muestras. de un nivel gravetiense ofrece de media 70 frag- Esta diversidad de formas de encontrar los restos mentos de carbón de mayores de 4 mm 3. etc. se puede citar la Cova de cada objeto es una muestra. do los materiales. mientras vegetales. Se ha demostrado que existe una total de los troncos y ramas recuperados. niveles Además.4). género. se recomienda El análisis cuantitativo se basa en el recuento de los tamizar el volumen de tierra necesario para obtener fragmentos de carbón por rango de identificación del orden de 200 a 500 fragmentos de carbón por (familia. géneros y especies. El estado de fragmentación del carbón es independiente de la especie. se recupera en su to. el mismo volumen de tierra ofrece del or- muestreo para recuperar restos bióticos agiliza y den de 20 fragmentos de carbón de la misma di- rentabiliza el proceso de la toma de datos. cada . poste. que en la misma cueva. rama. armas. Por lo tanto. En ellas aparece el número de taxa identi- La identificación botánica se hace en cada uno de ficados en función del número de fragmentos de los fragmentos de carbón. Chabal señala “que les charbons de bois la flora sedimentada está entre 200 y 500 fragmen- soient compté ou pesés. Este número varía en función de la riqueza anatómicas de ciertas familias. objetos simbólicos y otros elementos del evidentemente. Así pues. Bosch et alii antracológico. Por tanto. del estado de conservación.LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO posterior. independiente de su teradas veces. para obtener datos esta forma se rentabiliza tiempo y esfuerzo. Heinz 1990. de las dificultades dada. está relacionada con las activida- pasado realizados en madera. ya que de En un estudio antracológico. el número de restos varia 22 con el mismo volumen de tierra flotada se obtienen mucho de unos niveles a otros. floral de las formaciones vegetales del pasado (Ba- así como de nuestros propios conocimientos sobre dal 1992. por lo que en consecuencia. se gran medida del tamaño de los fragmentos del car. 47). La muestra estará compuesta por el total masse n’est a priori pas meilleure” (1997. et alii 1999. esto depende en tima de las especies sedimentadas y. microfauna. mangos. unidad estratigráfica. El rango de identificación carbón analizados anatómicamente. más los diferentes métodos de excava. fiables. bón. des humanas que represente la unidad estratigráfi- En estos casos. tos de carbón analizados. les Cendres (Alicante). rei- mento la unidad de medida.

procesos postdeposicionales. cuadros. el material completo o casi. La utilización de los Al igual que en el caso de los carbones. desde éstas se deben compara entre lo que sea estricta. por orden alfabético o taxonómico de rango de Apellaniz/Hopf 1979. En el caso de los estudios de frutos y semillas pode- La identificación se realiza con el máximo grado de mos igualmente utilizar curvas esfuerzo–rendimien- detalle que permitan la calidad y el estado de con. pero es frecuente que se proceda al tamizado xonomía del grupo en concreto. cuevas. Tam- bién los frutos de las semillas. en ocasiones. a partir del Neolítico. etc. etc. Pinus pinea. Los suelen acopiar en grandes cantidades. los años 60. en el caso de los cereales y otros materiales que se das o simplemente fragmentos de las mismas. Quercus. Hopf 1974. res de esta planta. aunque siempre cabe el incluir un apartado rráneo oriental al tradicional conjunto de la penínsu- con los no identificados. daña. 23 servación de los restos y las peculiaridades de la ta. las cifras. Esto remite a un tema importante. para diferen- recuentos deben claramente separar los elementos ciar un depósito de menor cuantía de lo que serían enteros o ligeramente dañados. Piqué tiva. rar valores numéricos.c. expuso anteriormente. Efectivamente. MACRORRESTOS Y RADIOCARBONO ferum L. Como se Buxó/Catalá 1994. 2002. Uzquiano 1992a. 1992. mentos. Algunos investigadores en su afán carbonizado. LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO muestra recibirá el tratamiento estadístico más mente comparable. En algunos casos la de una parte significativa de los sedimentos. mas de capital importancia para la interpretación ar- sulas. Brassica. la Ibérica. Badal 2001. thus accidentalmente incorporada al registro puede te relacionada con el contexto arqueológico del que aportar miles de semillas. tafonómicas. de los fragmentos. pecie y especialmente su diasporología (pautas de La presentación de los resultados puede adoptar dispersión) son fundamentales a la hora de compa- variadas formas: diagramas. Ros Mora ser consecuencia de procesos deposicionales liga- 1985. que mil semillas de la misma especie. lo cual no significa que los procedan los carbones y con las preguntas que se habitantes de la cueva fueran grandes consumido- planteen: ecológicas. Los macrorrestos pueden ayudar a resolver proble- ceder de la presencia accidental de un par de cáp. lo cual constituiría un notable acopio. Se recurre a estas medidas más o menos completas (frutos o semillas). las identifi. Ros- La información cuantitativa se presenta en tablas marinus y un amplio etcétera (Agustí et alii 1987. to. incorporando. si no a identificación puede alcanzar el rango de especie o su totalidad. Una sola planta de Amaran- esquemas. identifican con letras. Aquí podemos disponer de estructuras cuantos grandes frutos. etc. Stika 2000). tipo b. 1995. Ramil Rego et alii 1990. Buxó 1990. tanto la arqueología como la paleoeco- . por ejemplo Prunus tipo a. etnológicas. que pueden pro. en este caso las diferencias detectadas pueden 1999a. Carrión 2003. Grau 1990. alteración de la madera. Los cambios culturales han enriquecido el perfil flo- El conocimiento de la flora de la región y de los ma. Ba. etc. 2000. b dos o no a la actividad humana y también de otros y c). La interpretación estará directamen. al menos en lo referente a frutos y semillas. clasificados por la morfolo. La abundancia de materiales de este tipo (semillas y frutos) se expresa. de un mismo yacimiento puede resultar muy ilustra- dal/Carrión 2001. dendrológicas. un silo en uso. cuando los volúmenes a cribar son muy eleva. Olea. claramente apreciado como tales).). por organizar los materiales recuperados establecen puede disuadirnos de procesar con detalle un sedi- subgrupos formales dentro de una categoría que mento cuya fiabilidad estratigráfica resulta escasa. identificación: familia.b. género y especie. volúmenes puede ser de utilidad ya que un litro pue- caciones se realizan sobre la base de los elementos de contener miles de granos de cereal y solo unos individuales. Rodríguez 1992. en términos volu- MUESTREO ¿CUÁNTAS SEMILLAS? métricos (litros. 2001. queológica o paleoecológica. 2002. Prueba Las comparaciones cuantitativas de la distribución de ello es la abundante bibliografía peninsular por de los restos de cada especie entre niveles y zonas regiones y por temas (Badal 1999. en otros simplemente el de gé. Un estudio previo de la proporción de grupo de especies. de los simples frag. en el que destacan las bellotas de gía y acompañados de una ilustración adecuada. Conocer la biología de cada es- oportuno. histogramas. centímetros cúbicos. contaminantes recientes en la muestra (material no nero o familia. No es lo mismo en- contrar mil frutos de adormidera (Papaver sommni. rístico disponible en los contextos excavados en teriales vegetales recuperados en contextos simila. Zapata 1999. dos.) y muy ra- ras veces en términos de masa. el cor- res ayuda mucho a precisar la identificación de los tejo de especies cultivadas procedentes del Medite- restos. se debe separar claramente López 1980. Hopf/Pellicer 1970. Rubus.

etc. oxidante (recipientes herméticos con nitrógeno en mento de carbón de 1 cm3. esto hace que no se cesario proponer unas estrategias de muestreo ági- sepa qué se data y por tanto puede haber proble. a posteriori. – Para el carbón disperso por los niveles arqueoló- 2000) y sí se aprecian cuando identificamos los car. transferir esa por unidad estratigráfica. Por tanto. – El tamaño de los carbones recuperados es inde- voluntaria de carbones procedentes de niveles ar. Mientras que en un carbón. el tamizado en seco. Esto poner de ella. mente sea fiable una muestra es necesario recupe- 24 tado. Las semillas. desde milimétricos hasta grandes les o antrópicos que no se observan a simple vista fragmentos. estratigráfica. ya que su observa. . aunque sea cindible la recolección en seco. de la identificación estratigráfica. puede contener.. semillas. a) primero sabemos que especie o género vegetal esta tarea sirve para recuperar un amplio espectro se data y con la fecha obtenida seguir su historia y de restos: carbones. algunas unidades Recientemente se ha demostrado que muchas de estratigráficas serán estériles aunque se tamicen las fechas erráticas. c) tercero. según la lugar de aire). La única fecha directa es la obtenida en el rar del orden de 200 a 500 fragmentos de carbón material datado. la fecha de los no carbonizados. Así las propuestas esenciales son: en el proceso de excavación. previa identificación botánica (Bronk Ransey et alii – Conviene asegurarse del estado de las semillas y 2002). puesto que hay algún taxón que también es ras. para que estadística- queológico de donde procede el taxón vegetal da. los cambios climáticos.. avifauna. el carbón no recibe – Cribado en seco. de tamaños. Este número en algunas fecha a su contexto arqueológico. mientras que en otras serán ne- cesarios muchos más e incluso. 2:6). normalmente. les y que sirvan para recuperar el máximo de mate- mas tafonómicos que no se observan a simple vista rial. con agua o por flotación de un ningún tipo de tratamiento químico (Vernet et alii volumen de tierras representativo de cada unidad 1979). Un frag. se envía el carbón a datar sin su pre. los hogares. por tanto. En el laboratorio antracológico. el cribado con agua y en último lugar mismo se aplica a las semillas. puesto tdeposicionales similares y también se aconseja su que son más visibles. es el uso de la cuba de flotación. etc. están disponibles para la industria de alimentos. en caso de no dis- bono sobre los mismos carbones (fig. 1999. previos a los tales. teamientos teóricos y metodológicos. de tierra o menos. semilla. estará en relación con las acti- el nivel que queramos fechar y vidades humanas que represente dicha unidad. indirectamente se data el contexto ar. – En relación a los carbones. siempre conlleva unidades estratigráficas se consigue con 10 litros riesgos. son debidas a la mezcla in. servar especias y colorantes sin que se degraden y que corresponden a años de calendario solar. porque se pueden evitar contaminacio. ya que se está haciendo En el caso de las semillas puede haber procesos pos. carbón. silos. el trabajo obteniendo el máximo rendimiento. Esta material que flota pero también el fondo de la cuba secuencia de análisis tiene muchas ventajas: o tamiz. Después se seca ese sedimento y se trían en el laboratorio las distintas clases de resto. Así. Estos recipientes se utilizan para con- especie. es ne- via identificación botánica. se deben recoger todas las clases el resultado de procesos postdeposicinales natura.LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO logía se apoyan constantemente en las fechas ra. Se ha comprobado que lo más rápido botánica se deben realizar las dataciones radiocar. dependerá de la riqueza de origen nes con material más moderno o más antiguo que que. 100 o más anillos anuales de crecimiento. y a ser posible la una datación por acelerador. tienen la ventaja los frutos en un primer tamizado en seco. se pueden estar datan. y por tanto incoherentes dentro metros cúbicos de tierra. el proceso de excavación. vados en atmósfera seca protectora. la Toda excavación arqueológica requiere unos plan- aparición o desaparición de ciertas especies vege. hornos y otras estructu- bones. excepcionalmente conser- radio carbono corresponde al año de la cosecha o re. trabajos de campo. evidentemente. gicos. RENTABILIZAR EL TRABAJO diocarbono para situar en una escala temporal los conjuntos arqueológicos. peces. conservación lo antes posible en una atmósfera no do muchos anillos anuales de crecimiento. pendiente del género o la especie de la que proce- queológicos diferentes y estas mezclas pueden ser dan. En el caso que corresponden a una año solar. se debe descartar la recogida a mano durante errático dentro de un conjunto floral dado. resulta impres- colección. Por tanto. – El número de restos recuperado en cada unidad b) Segundo. etc. Con la finalidad de rentabilizar Normalmente. presencia en una región dada. una selección de los fragmentos grades. de una secuencia dada. ción no requiere tratamiento químico alguno y da – Cuando se lavan o flotan las tierras se recupera el buenos resultados (Bronk Ransey et alii 2002). en el proceso de excavación (Bernabeu et al.

Bull. ya podemos permitir un menor grado de detalle en los que las semillas de muchas especies tienen diáme. E.. Dinámica de la utilizació de la Cova 120 per l’home en el darrers 6000 anys.. J. Valencia.. E. La Botanique. Madrider Mitteilungen 20.. De Neandertales a Cromañones. El inicio del poblamiento humano en las tierras valencianas. Leña para el fuego. Dinámica de la vegetación y explotación del combustible leñoso durante el Pleistoceno superior y el Holoceno del nordeste península Ibérica. 1979. El inicio del poblamiento humano en las tierras valencianas. II Congrès del Neolític a la Península Ibèrica. E. . Monografies del CASC 2. APELLÁNIZ. (2/3/4). Tesis doctoral in- èdita. F. TOLEDO. Exca- vacions de 1990 a 1998. CHABAL.M. 69-76. V.. 597–612. L’anthracologie préhistorique: à propos de certains problèmes méthodologiques. 1987. Extra-2.. E. Journal of Archaeological Sciences 28. V.).). I. La recolección de piñas durante la prehistoria en la Cueva de Nerja (Málaga). THÉRY–PARISOT.. in Bernabeu. de retener en los tamices otros materiales que difi- malmente se recuperan al mismo tiempo. R. D. 105–106. El potencial pecuario de la vegetación mediterránea: las Cuevas Redil. ALLUÉ. RICHARD. De Neandertales a Cromañones.. in Badal. Saguntum-PLAV. and Empirical Data in the Western Mediterranean. BIBLIOGRAFÍA AGUSTÍ.G.).. VILLAVERDE.). A taphonomic Perspective on Neolithic Beginnings: The- ory. BADAL. BADAL. BADAL. 1999. De Neandertales a Cromañones.PLAV... París. BROCHIER. in Villaverde. V. bot. J. BURJACHS. Martí. Collection “Archéo- logiques”.. C. 25 Orozco. 2002. (ed. Soc. M. in Villaver- de. les anciens écosystèmes et le rôle de l’homme. 139. R.C. Fumanal. J. culten la tría en la lupa binocular. BARTON. 69–81. Errance. J.L. Saguntum . LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO – Cuando las semillas y frutos están carbonizados cuperar todas las semillas posibles y el problema se procede de modo similar a los carbones. HEDGES. 129-146. CARRIÓN. TERRAL. S. mientras que los diámetros tros inferiores a 1 mm.G. supplement 1. J. Aquí no queda más remedio de malla menores se utilizan para los sobrenadan- que alcanzar un compromiso entre el interés de re. BRONK RAMSEY. BUXÓ.–F. Y HOPF. A. 1992.. M. 2001. Universitat de València. J. JUAN–MUNS. prestan. Les charbons de bois. TARRÚS. T. 1999. A. Extra 5. Bosques. Radiocar- bon dates from the Oxford AMS system: Archaeometry datelist 31. Centre d’Arqueolo- gia Subacuàtica de Catalunya. (eds.P. E. 2001.. ALCALDE. OWEN. B. 2001. (coords. El inicio del po- blamiento humano en tierras valencianas. PIKE. 1999. Normalmente nos do atención al diámetro mínimo de los tamices. J.. Universitat de València. 2002. (ed. BADAL E. Universitat de València. J. 1999. BERNABEU. campos y pastos: el potencial económico de la vegetación mediterránea. Archaeometry 44.T. 167–189.. En torno a la neolitización del Medi- terráneo peninsular: valoración de los procesos postdeposicionales de la Cova de les Cendres. A. BADAL. Valencia. 2002. Interpretation. Valencia. E. FABRE.. T. 21–40.. P... J. Barcelona. El poblat lacustre neolitic de La Draga.F. BERNABEU. tes. N. G. die Cueva Mayor de Atapuerca (Burgos). HIGHAM.. 101–106. A. MARTÍNEZ. bot. Bronzenzeitliche Pflanzenreste aus Alt-Kastillien. Nor.). Tarragona.E. Memorial M. J. Museu d’Arqueologia de Catalunya. C.. ROS. BADAL. 101-104. F.. CROZAT. Bernabeu. J.M. 1–149. L. E.. CIA Serie Monográfica 7. 3. BADAL. CHINCHILLA. Ferdière (dir. H.. in Geoar- queología i Quaternari litoral..). Del Glaciar al Interglaciar: los paisajes vegetales a partir de los restos car- bonizados en las cuevas de Alicante.. GUIBAL. OLLER.W. BOSCH. E.. a partir del análisis antracológico. BOURQUIN–MIGNOT. in Villaverde. Actual. in Ver- net. L..). Universitat Rovira i Virgili. J.. (eds. (ed. Universitat de València. Fr. Ed. R. PÉREZ. tamices del sedimento. M.–É. (ed.) 2000. M. 2001. El paisaje en el Neolítico mediterráneo. B.M. RUE- DA. Y. V.. MA- RINVAL. Girona.

1999a. Arqueología de las Plantas. V. La Garrotxa). J. 489–520.LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO BUXÓ.. Méthodologie et paléoécologie. Evolution de la végétation sous l’impact anthropique en Armorique du Mésolithique au Moyen Age: études palynologiques et anthracologiques des sites archaéologiques et des tourbieres asocies.. MICÓ. CARRIÓN. Ideologia y sociedad en la prehistoria de Menoría. 1999c.W. R. Forêts et sociétés en Languedoc (Néolithique final. Pourquoi et comment prélever les charbons de bois pour la période antique: les métho- des utilisées sur le site de Lattes (Hérault). 73–81. in Alcalde et alii (eds. Tarrús. Y BADAL. Publicacions eventuals d’Archeologia de la Garrotxa 1. PIQUÉ. Mª. HARSHBERGER. Science 130. 2000. 1994. LÓPEZ. R. M. HELBAEK. L.S. Barcelona. 219–221. Crítica. La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol. Universitat de València. GRAU. Centre d’Arqueologia Subacuàtica de Catalunya. Actas V Congreso Nacional de Arqueometría.. 11–20 BUXÓ. C. Producción y uso del combustible vegetal: una evaluación arqueológica. E. Mª.. Tesis doctoral. 365–372. 50–53. RENFREW. HARSHBERGER. European Sciences Foundation. L’estudi dendrocronologic dels pals. Museu d’Arqueologia de Catalunya. V. Excavacions de 1990 a 1998. Olot. MARGUERIE.D. . 1896c. Tesis doctoral. The purpose of Ethnobotany. V. Consell Insular de Menorca. 2003. Ajuntament de Ciutadella.). Y.H. Fundació Rubio... Cypsela 7. Review of Palaeobotany and Palynology 69. 1973. Afinidades y diferencias de las secuencias antracológicas en las vertientes mediterrá- nea y atlántica de la península Ibérica. Paléobiologie Continentale Vol. Nº 1–2. PIQUE. Vol 9. La Cova de l’Or (Beniarrès. Monografies del CASC 2. A.. C. HARSHBERGER. E. H.. JONES. Pérez. Ethnobotanic Gardens. XVI Nº 2. Chinchilla. Meu- thuen and Co. Lattara 1. Estudi de les restes carbonitzades de la Cova de la Recambra. P. Université de Rennes 1. Ideologia y sociedad en la prehistoria de Menoría. R.. París. Los cereales. J. Paleoethnobotany. P. The prehistoric food plants of the Near Est and Europe. Adapta- 26 tions and first ruptures: new charcoal analysis data.. 1999. C. 1991. Centre d’Arqueologia Subacuàtica de Catalunya.. Pascual. 299–324. Girona. 1980. Archaeobotany. Chinchilla.. R.. PIQUE. HEINZ. J. American Antiquarian 17 (2). 187–222. Girona. CARRIÓN. RISCH. 146–154. L’anthracologie. Acuña. en prensa. 3. J. Science N. Monografies del CASC 2. R. Risch. Análisis de las maderas y carbones del yacimiento de la Cova des Mussol (Menorca). (coords.. Ideologia y sociedad en la prehistoria de Menoría. R. HEINZ. R. Datos etnobotánicos y reconstrucción ecológica según la antracología.D. Barcelona. R. R. Barcelo- na. 263–272. 1988. Upper Pleistocene and Holocene vegetation in the south of France and Andorra. GREIG.W. 1941. El poblat la- custre neolitic de La Draga. 1990. London. Treballs d’Etno- arqueología 3. J. El uso de la madera en yacimientos valencianos de la Edad del Bronce a la época visigo- da. 30 de septiembre al 3 octubre 2003... RAMIL REGO. J. RIHUETE. Universidad de Cádiz. Donneés paleobotaniques des grains de Brassicaceae au NO de la Péninsule Ibérique. C. 203–205.. J. Robles. CRIADO BOADO. Ed. La presencia de hongos e insectos xilófagos en maderas y carbo- nes arqueológicos. 1896a. A.). Alicante). Rihuete. 1990. València. The domestication of food plants in the Old Word. BUXÓ. Documents d’Archéologie Française 63. The purpose of Ethnobotany. 175–192. 1999b.. Antiquité tardive). 1959. R. GONZALEZ MENDEZ. C. M. La gestión de los recursos leñosos en la Cova des Càrritx. Gallart. V. Vol. LULL.). The nature and status of ethnobotsny. 1991. P. 1989. méthode et paléoécologie. El poblat lacustre neolitic de La Draga. R. Fundació Rubio. in Martí. Resultats de l’analisis de llavors y fruits procedents de la Bauma del Serrat del Pont (Tortellá. 1990. The Botanical Gazette 21.. V. Chronica Botánica 6 (10). P. D. Ajuntament de Ciutadella.. 1896b. Consell Insular de Menorca.. De la Maison des Sciences de l’Ho- me. Rihuete. PIQUÉ. Les dades antracologiques.Barcelona. Ajuntament de Ciutadella. Micó. 2000. La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol. Y. 1990. GASSMAN. Dynamique des végétations Holocènes en Méditerranée Nord Occidentale d’après l’anthra- coanalyse des sites préhistoriques. AIRA RODRÍGUEZ.M. Fundació Rubio.. Nº 4. Risch. López. Handbooks for archaeologists. L. Micó. Excavacions de 1990 a 1998. J.. B.W. 427–438. Trabajos Varios del SIP 65. J. Tarrús. in Lull.. M. CHABAL. Révue de Paléobio- logie. 1997. in Bosch. (coords.. 58. Les ocupacions humanes a la Bauma del Serrat del Pont posteriors a 1400 AC. Mu- seu d’Arqueologia de Catalunya. CATALÁ. in Bosch. Thèse de Doctorat. F. J. 90–98. La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol.J. II. in Lull.. R. CHABAL. Universidad Autónoma de Barcelona–CSIC. F.. 1990. R. Univer- sitat de Valencia. Consell Insular de Menorca.

etnoarqueología y paleoecología. Depósito. REALES. Préhistorique de Française 76/3. Fr. THÉRRY–PARISOT. D.. Arqueología Monografías. Thèse Université de Paris I Pantéon–Sorbonne. Jard. STIKA. Actual. Palaios 7 (5). Oxford.T. (ed. Expérimentation... . 1997.S. Junta de Andalucía. Arteaga Matute. 52–54.R. OBÓN. A. 361–372. (2/3/4). M. W.T. Trabajos de Prehistoria 54 (1). 1992. Universitat Autónoma de Barcelona.. Guía de teoría y práctica de Etnobotánica. RIVERA. P. P. La explotación de los recursos vegetales y el origen de la agricultura en el País Vasco: análisis arqueobotánico de macrorrestos vegetales. D. 1998. 145–154. F. P. les anciens écosystèmes et le rôle de l’homme. D. Montpe- llier II. Domestication of plants in the Old World. anthracologie. 59–93. 1991b. M.. Gava–Bellaterra.. 1999.. 76–79. The Late–glaciar/Postglacial transition in the Cantabrian Cordillera (Asturias and Cantabrian.. OBÓN. Espagne. a partir del análisis antracológico de siete yacimientos arqueológicos. Lorca (Murcia). HOPF. D. M. 1987.. M. bot.P. Expérimentation.15–22.. Madrid. Vegetation History and Archaebotany 11/4. OBÓN. Tempus Reparatum. ZAPATA. bot. Datos preliminares. C. Tesis Doctoral. C. bot.). UZQUIANO. D. BAR International Series 573. 31–37. bot. Fuente Álamo: las excavaciones arqueológicas 1977–1991 en el poblado de 27 la Edad del Bronce. CSIC. WASYLIKOWA. Mono- graf. CARREÑO. VAN ZEIST.–L. Clarendon Press. J. OBÓN. I. I Congrès del Neolític a la Península Ibèrica. 2001. ROS. ALCARAZ. C. Macrorrestos vegetales de los yacimientos de la comarca del Noroeste en los inicios de la edad de los metales. 139.S.. in Vernet. Coordination des analises anthracologiques et des datations absolues sur charbons de bois. Las relaciones hombre–vegetación en el sureste de la península Ibérica durante las edades del Cobre y Bronce. C. Sc. ALCARAZ. 73–83 ROS.C. Ensenyat. Recherches anthracologiques dans le secteur Pyrineo–cantabrique (Pays Basque. M. 295–314. Bull. Soc. L. ZOHARY. Consejería de Cultura. Tesis doctoral.) 1991. 1998. Les charbons de bois. Paris. THERRY–PARISOT.. Bull. 1996. A.). BAZILE.). El cambio cultural del IV al II milenios a.O. Fr. OBÓN. P. Tesi de Llicenciatura. Trabajos de prehistoria 45.). Les charbons de bois. BEHRE. con- servación y técnicas de recuperación. Vol. Kennard. C. (eds.. Resultados arqueobotánicos de la campaña de 1988 en Fuente Álamo in Schubart. D. OBÓN. Ind Deya In- ternational Conference Prehistory.T. UZQUIANO. 183–222. París. Balkema. RIVERA.. 2002. 483–494. Rotterdam. H. J. O. RIVERA. in Vernet. Arqueobotánica y Paleoetnobotánica en el Sureste de Espa- ña. D. RODRÍGUEZ.. Actual. U. C. K-E. Archaeobo- tany of Capers (Capparis) (Capparaceae). Anthracologie. W. Spain) based on charcoal análisis. Noticiario Arqueológico Hispánico 23. Métodos de identificación etnobotánicos: el estudio de macrorrestos... OBÓN. 1985. Taphonomie. (ed. L’home et le bois au Paléolitique en region Cantabrique. Bull. in López.–L. Anales de Prehistoria y Arqueología 3. taphonomie... VERNET. Économie des combustibles au Paléolitique. EVIN. (ed. 1992b. Thèse Biologie des Organismes et Populations. INOCENCIO. Murcia. C. LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO RIVERA. Antracología y métodos: implicaciones en la economía prehistórica. Universidad del País Vasco. 1992c. UZQUIANO. Progress in Old World Palaeoethnobo- tany. 1992. E. (eds. 540–547. en la co- marca Noroeste de Murcia.L. UZQUIANO.. Contribució antracoanalítica a l’estudi de l’entorn vegetal de l’homme del Paleolitic supe- rior a l’Edat del Ferro a Catalunya.. J. Paléolithique Moyen et Supérieur du Sud de la France. Économie du combustible et paléoécologie en contexte glaciare et périglacia- re. P. Bot. A retrospective view on the occasion of 20 years of the International Work Group for Palaeoethnobo- tany. RODRÍGUEZ. Les exemples d’Altamira et el Buxu. 1988. D. 1988. C. Córdoba 3. Environnements et Archéologie. ASENSIO. RIVERA. (2/3/4). I.. Oxford. DM. R. SEMP (Society for Sedementary Geology).H. Los materiales vegetales en los yacimientos arqueológicos. C. 139. RIVERA.O. Soc. Les apports de l’Anthracologie á l’étude du paléoenvironnement vegetal en Catalogne (Espagne).A. C. Análisis antracológicos de yacimientos neolíticos de Andalucía. Granada. 1992a. J. 2000. RIVERA. H. Informe sobre los restos vegetales procedentes del enterramiento calcolítico de la Cueva Sagrada (comarca de Lorca. F. Dossier de Documentation Archéologique 20. V.N. Pingel. J. in Waldren. Rubricatum 1. K. Vegetación actual y plantas fósiles (Excavaciones en Cueva Perneras. I.. Cantabria et Asturias): environnements et relations home–milieu au Pleistocène superieur et début de l’Ho- locène. D. E. 239–244. 1985. 1979.. 1991a.L. les anciens écosystèmes et le rôle de l’- homme. Murcia). Universidad de Granada. 317–334. 1995.. RIVERA.

.

Centro Andaluz de Arqueología Ibérica. Departament d’Humanitats. O. e-mail: moliva@ujaen. RODRÍGUEZ–ARIZA3 tales en yacimientos arqueológicos se ha centrado N. dores a la perfección. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO también se pueden documentar macrorrestos vege- DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE tales embebidos de agua en medios húmedos (vid. entre todos vincula a todo tipo de fenómenos y actividades an. alteraciones. JUAN TRESSERRAS2 El estudio de los microrrestos o microresiduos vege- M. que con.es 4. se conservan todos los indica- (como tallos. aceites y resinas vegetales). Y EN MEDIO SECO Buxó/Piqué en esta publicación) o momificados en medios áridos. tanto los fitolitos Los macrorrestos vegetales más frecuentes en los como las diatomeas sufren procesos de disolución. como pueden ser las necrópolis. ya sean de larga o corta ocupación. van a influenciar en gran mentos orgánicos en carbono amorfo en los diver.rovira@upf. que consiste en la transformación de los ele. pero no son tan frecuentes como las N. J. en fosas o letrinas urbanas). sas. raíces. de una determinada práctica funeraria (concreta- centración de materia orgánica y una circulación mente de la incineración) o la realización o no de irregular de agua cargada en sales minerales (por fuegos rituales van a determinar la presencia/ausen- ejemplo. Antes de abordar la metodología ma (tejido vegetal). incendios o acci. En el caso de los macro. El tipo de conservación de los restos. se mente por factores tafonómicos. Grup d’Investigació Prehistórica. fitolitos (células y espacios in- En esta exposición se va a presentar el muestreo ar. yacimientos arqueológicos son esencialmente los especialmente en pH superior a 9. La conservación mación obtenida para la resolución de las distintas diferencial de estos residuos se produce general- problemáticas arqueobotánicas y arqueológicas. así como la aplicación de la infor. gránulos de almidón (polisacárido formado racterística principal es que se hallan al aire libre y por cadenas de amilosa y amilopectina). que proporcionarán más restos vegetales. rrestos (especialmente de los carporrestos). del mismo modo que en con- den también conservarse y documentarse.edu . almacenaje o construcción). 29 medio seco el principal agente responsable de la chas condiciones sean constantes. A su vez. bulbos o rizomas) pue. El caso de los micro- 1.es 5. Esto es bustible en hornos y hogares o la torrefacción del así sobre todo en el caso de los macrorrestos. parénqui- en medio seco. así como la ción. pues grano) o accidental (por ejemplo. la utilización o no duce generalmente en medios con una gran con. utilización que se les dio. fibras textiles (tejidos del líber). pigmentos (substancias colorantes) y lípidos (gra- queobotánicas. los ma deliberada (por ejemplo. consumo. la mineralización. cación). por consiguiente. siempre que di. en otros tipos de yacimientos arqueológicos. bio. Universitat Pompeu Fabra (Barcelona). Laboratori d’Arqueologia.udl. En cam- por sustancias minerales. e-mail: turismocultural@teleline. la utilización de com. se pro. En un diciones de aridez o frío extremo. mientos.es 3. medida los contextos arqueológicos susceptibles sos productos vegetales que son expuestos a la de contener restos vegetales y. INTRODUCCIÓN microcarbones (restos microscópicos de materia vegetal carbonizada). Universidad de Jaén. como los yacimientos sumergidos situados frutos). los tipos de yacimientos posibles son los asenta- trópicas en las que el fuego participa. e-mail: 2 Nalonso@historia. de acción del fuego. En medios anae- carbones vegetales y los carporrestos (semillas y robios. ROVIRA BUENDÍA4 especialmente en los granos de polen y esporas (células reproductoras microscópicas). Proyectos MCYT BSO2001-0523 y MCYT BTE2001-3421-C02-02. frústulas de diatomeas (esqueleto silíceo de algas unicelulares). ya sea de for. en este tipo de yacimientos se realizan una gran va- dentes culinarios). existe un segundo riedad de actividades y prácticas relacionadas con modo de conservación. En medios calcáreos. Universitat de Barcelona. De esta forma. sin embargo otras partes de las plantas bajo la capa freática. tra o intercelulares con diferentes grados de silicifi- queobotánico de un tipo de yacimientos. En material carbo- van a presentar brevemente los diversos tipos de nizado no suelen conservarse los granos de polen ni restos vegetales concernidos y las formas básicas los almidones. Finalmente. hojas. cia de macrorrestos vegetales. e-mail: nuria. Universitat de Lleida. ALONSO MARTÍNEZ1 dos primeras formas de conservación mencionadas. y el resto de indicadores puede sufrir de conservación. conservación de los macrorrestos es la carboniza. cuya ca. Programa de Gestión Cultural. para la recogida y el tratamiento de las muestras ar. Este modo de conservación se ser objeto de muestreo. la manipulación de productos vegetales (por ejem- siste en la sustitución de los elementos orgánicos plo.

vo. tamente posterior a la recogida. cios. en primer lugar. t o s . Todos estos métodos.. la recogida localizada. un sistema que combina la muestra estimativa con nico han de contemplarse dentro del marco general la recogida de la totalidad del sedimento excavado del Proyecto de excavación. Rovira/Buxó 1999. previo a la excavación. 3. cavación. con la misma conside. queremos insistir en que la recogida de (Buxó 1997. torio. serán explicadas en los próximos apartados. si la densidad de restos es elevada . Las experiencias realizadas en diversos yacimientos Por tanto. etc. uno de los prin. 95–102. Sin embargo. El primer tipo de muestra se ración que la recuperación del resto de ítems ar. basa en la recogida inicial de un volumen constante queológicos (cerámica. Jones 1991. Evidentemente. en algunas estructuras. Pearsall nivel en concreto. el muestreo probabilístico o alea- unidades estratigráficas y las estructuras más ópti. derrumbe. Alonso 1999) permiten inclinarnos por muestras arqueobotánicas y el estudio arqueobotá. fruto de nuestro estudio y experiencia. sesgar la muestra.. semillas. pueden considerarse sistemáticos ya que intentan acercar- se a la población real de macrorrestos conservados LA RECOGIDA DE MUESTRAS Y EL TRATAMIENTO en un yacimiento. aunque algunos no sean muy ricos en res- con un programa flexible. etc. muestra. Existe una importante bibliografía arqueobotánica Como el tratamiento se realiza de manera inmedia- preocupada por la recogida de muestras y la repre. excepto el primero. combinación de dos o más métodos. ha de hacerse en el 30 mismo yacimiento y no a posteriori. ción del muestreo es casi obligada en todas las crorrestos vegetales (carbones. Hay que decidir el tamaño que debe tener la hace imprescindible durante el desarrollo de la ex. m á s j u e g o i n t e r p re t a t i v o p e r m i t i r á a l a que garantice la ejecución correcta del muestreo investigación sobre el uso diferencial de los espa- del área excavada. dimento excavado. Se trata de un test exploratorio. arqueobotánicas presenta ciertas singularidades. postes. que se recoge de por lo que seguidamente realizamos una serie de manera localizada o dispersa según las característi- indicaciones. En un muestreo ideal cuanto más amplia sea la va- rísticas de éstos y de la naturaleza de los sedimen. La elección otras materias vegetales) que se conservan en los de la muestra debe ser una parte integral de la ex- niveles arqueológicos es. caso contrario. aunque no el único. la continuidad del muestreo se desestima. ras. tigráfica o contexto específico (Buxó 1997. Tener en cuenta las consideraciones de tipo – La diferenciación entre los macrorrestos proce.). 1997. Buxó 1990. riedad de sedimentos recuperados para el trata- tos en los que están inmersos.. La coordinación entre el/la arqueólogo/-a y el/la arqueobotánico/-a se 1. pragmático al tomar una decisión sobre el procedi- dentes de los diferentes niveles arqueológicos (ocu. y que sirve para ca- que sin duda nos pueden ayudar a realizar una ade. la recogida de un volumen constante. Evitar todo tipo de sesgo personal. una vez desesti- DE LOS MACRORRESTOS mada la posibilidad de tratar la totalidad del sedi- mento de una intervención arqueológica. Si el test da un resultado negati- 1989. Tanto en unos yacimientos como en otros. frutos y etapas de la investigación arqueológica. librar la riqueza de información de una unidad estra- cuada recuperación de este tipo de muestras.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO rrestos es menos problemático y pueden ser hallados Los métodos existentes son múltiples: la recogida en muchos más contextos. miento de muestreo. el mues- ción. En Alonso 1999. cavación. Buxó et alii 2002. metal. utilizando que esta colaboración es importante: técnicas probabilísticas.. sin duda. pues en la mayoría de los fortuita o puntual. la recogida de la totalidad del se- casos su conservación no depende de su carboniza. comparaciones diacrónicas. Es importante contar miento. etc.) y la determinación de determinantes primarios del procedimiento ni deben los macrorrestos procedentes de ciertas estructu. Marinval 1986. para cada estrato (unos 10/20 litros de sedimento.. cas del nivel o de la estructura. como techos. aunque éstas no deben ser los pación. mados en cuenta: co/-a. es posible decidir si sentatividad de los diversos métodos existentes por es interesante o no intensificar el muestreo en aquel ejemplo Veen/Fieller 1982. las mas para la recogida de muestras arqueobotánicas muestras estimativas. arrastre. somos conscientes que la recogida de las muestras que corresponden a 1 o 2 cubos respectivamente). ya que son muchas las cuestiones en las 2. lógicos dependerá. y para ello varios aspectos han de ser to- cipales problemas a resolver por el/la arqueobotáni. 48–49). la utiliza- La recuperación sistemática y científica de los ma. de las caracte. por lo que es recomendable la macrorrestos vegetales de los sedimentos arqueo. las treo a intervalos. No todos los tipos de muestreos tienen el mismo – La elección del método de recuperación de los grado de fiabilidad.

des estratigráficas que pertenecen o están en rela- No obstante. ría centrarse en aquellos estratos y estructuras que dere conveniente mientras la relación esfuerzo/infor. tración de carbones y/o carporrestos o los contex- ger la totalidad del sedimento en las estructuras ar. de una mancha pone en práctica un muestreo intensivo sobre un de carbones en un pavimento. por un carbonizados dentro de un nivel concreto. las fosas. por otro lado. de los recipientes. esteras). además de una infraestructura básica (por gida de muestras sistemática. las muestras más co- ejemplo. infra) para las semillas y como son: el interior y las zonas adyacentes de las los frutos. (como las bellotas o los huesos de melocotón) o presentativos para decidir si un test es positivo o carbones de gran tamaño. puede ser interesante recoger las muestras después máticamente en todos los estratos que presenten de cuadricular la extensión del estrato con el objeti- . ser considerado como una unidad estratigráfica mientras que al mismo tiempo en casos precisos se propia. los vinculados a estructuras y/o volumen. 31 estrato o nivel. de las estructu- resultados: test nulo. • muestras aisladas: son restos que se encuentran Uno de los aspectos que puede variar según los ya. la muestra contiene los estratos de destrucción (sobretodo los asocia- material pero no se considera necesario aumentar el dos a un incendio). como hemos visto. se aumenta el en niveles de cenizas. en ocasiones un criterio de mínimos sería: recoger muestras siste. test negativo. En la mayoría de yacimientos que aplican una reco- cimiento. forma dispersa por toda la unidad estratigráfica o ni- mento sean suficientes. puedan ofrecer información sobre las actividades mación obtenida siga siendo positiva. la zona o la estructura que se esté mues. rectamente por el excavador. en unida- nima. como por ejemplo frutos de ta- cimientos. ya que se reco. Independientemente del tipo de muestreo que se tos. contexto rico en restos. sobre un plano espacial una misma unidad estrati- nidos de recipientes. maño suficiente que permite verlos a simple vista treando es la cantidad de restos considerados re. gún macrorresto. por lo que A nivel metodológico e interpretativo. la aplicación de este sistema implica ción con estructuras o artefactos. Otra ventaja es que. que ge un amplio abanico de muestras que pueden re. vegetales (encañizados. cualquier concen- Por otro lado. Puede tratarse. agujeros de poste. rrientes son las dispersas. test positivo. generalmente. el interior de cualquier tipo de fosa. relacionadas con la manipulación de productos ve- ción se realiza generalmente después de un examen getales. madera y de 2-1 mm (vid. la cantidad de restos reco. Se utiliza generalmente en el muestreo de re- flexibilidad. artefactos construidos en madera u otros materiales mienda la intensificación del muestreo. la cantidad de in. vel. en algunos casos puede que sea imposible y/o artefactos localizados en el yacimiento. queológicas susceptibles de contener macrorres. los conte. mento. Suelen ser recogidos di- no. Sobre todo el muestreo debe- volumen de la muestra tantas veces como se consi. En algunos casos también gráfica puede ser recogida de diversa manera: se puede realizar un test en una estructura. No repre- lado. La totalidad de las mues- mientos y a las características específicas de cada tras–test pertenecen a este tipo. ya que puede ocurrir que su volumen sea elevado y que los • muestras dispersas: se recoge el sedimento de datos obtenidos con un tratamiento parcial del sedi. como ya hemos dicho. por ejemplo. las cubetas. de De hecho. Pero también es conveniente muestrear ocular de la criba de 5-4 mm para los carbones de otras de manera sistemática (es decir siempre). una máquina de flotación que permita tra. etc. como las estructuras de combustión. tanto si la muestra es estimativa como si no. ya que se adapta a todo tipo de yaci. no tiene bastante entidad como para flejar diversas actividades y tipo de deposiciones. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO o se juzga conveniente para la resolución de una carbones a simple vista (por pequeños que sean) y problemática arqueológica precisa. una muestra-test puede dar tres tipos de las estructuras de almacenamiento. llevar a cabo un muestreo de este tipo. los utilice. Esta estima. tras totales varía según la cantidad de estructuras Aun así. de manera aislada. sentaría todo el estrato sino un hecho puntual. La riqueza de los sedimentos. y el porcentaje de mues- tar un volumen elevado de sedimento). tos de incineración y los fuegos rituales. se suele reco. llenos o niveles de suelo. de Este sistema de combinación de dos formas de manera que la muestra sea representativa del con- muestreo presenta una serie de ventajas: una es la junto. formación disponible y la problemática a resolver • muestras totales: se recoge la totalidad del sedi- darán el baremo que permita decidir la cantidad mí. estructuras de combustión. De esta manera cada estrato se trata • muestras concentradas: es el muestreo del sedi- de una manera individualizada aunque siguiendo mento que contiene una concentración de restos unas pautas comunes. tanto en su extensión como en su potencia. la muestra no proporciona nin. aplica un muestreo extensivo. generalmente la presencia de una persona dedicada a la recogida y tratamiento de las muestras en el ya. ras de molienda.

1997. 268-271. la elección de un método u otro – Flotación manual: el método de flotación se basa depende del contexto general de la excavación. Alonso. que no son obser. esta manera. vi- cio abierto. Algunos ganizaciones concretas de éste. ya que en la criba queda EL TRATAMIENTO DE LAS MUESTRAS atrapado todo tipo de material (piedras. La importancia de documentar el tipo de muestra – Recuperación directa en la excavación: se puede viene dada. 1997. ya que no permite demuestra que un volumen constante no refleja la recuperar los restos de pequeño tamaño. sobre todo con restos muy frágiles que ne- nados por los restos. 33–35. 58- importante la delimitación de cada uno de los pos. 59). timo de muestra que permita realizar un muestreo – Tamizado en seco en el yacimiento: como el que con la seguridad de recuperar el mayor número de se utiliza para recuperar pequeños objetos. De utilizado. se sumerge el sedimento en agua y se mentación han sido publicados (Marinval 1986. de los métodos más comunes son: vables a simple vista. 1993. éste sería el mejor método en cuanto a la conserva- nos): un mínimo de 100 litros (10 cubos). por la implicación que tiene realizar de manera puntual. – contextos de incineración y/o fuegos rituales: la 1). vigas y demás macrorrestos para efectuar una dos los restos que contiene la muestra. raíces. muy maltrechos a causa de la fricción con piedras u sible realizar este tipo de muestreo estimativo unas otros restos presentes en el tamiz o con la misma pautas generales a seguir son las siguientes: malla.). pero pre- recogida individual de cada uno de ellos. 57-65). El resto de senta el inconveniente de ser un poco violento. No es rentable en yacimientos que se excavan en extensión. Buxó 1990. mientras que la valora. que pa- realidad de cada muestra. – en los niveles de derrumbe con incendio es muy Buxó 1990. lo que se recomienda humidificar el sedimento pre- viamente. Sin embargo presenta diversas des- jeros de poste). – Selección en el laboratorio del sedimento seco: – estratos ricos en materia orgánica (suelos. Ro. – cualquier concentración de carbones y/o semillas – Cribado con agua en columna de tamices: los tra- y frutos: la totalidad del sedimento. Diversos trabajos de síntesis y de experi. que es necesario repasar. Alonso 1999. gas.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO vo de reconocer concentraciones de material u or. éste y los dos siguientes (Fig. cuado. etc. El tamizado en columna permite recuperar to- tes. si es impo. DE MACRORRESTOS etc. tanto es el más utilizado para el tratamiento de dos. 1997. ellas permite actuar según sus características Además los restos recuperados pueden quedar (Alonso 1999. Es rentable para . son muy difíciles de individualizar a causa del sedi- 32 miento o manipulación de productos vegetales (vid. tamientos con agua. herramientas) o Por otro lado. estratos de destrucción por fuego o ventajas. Por otro lado. y para muestras menores o iguales a 20 litros y por para conseguirlo se pueden utilizar diversos méto. manipulan grandes cantidades de sedimento (Buxó ceso a que se las somete con el objetivo de recupe. La experimentación en algunos yacimientos ciona resultados muy parciales. donde se Por tratamiento de las muestras se entiende el pro. recuperan los restos que flotan. De todas formas. muestras–test. cosa 100 litros si tienen gran potencia. dríguez-Ariza. Propor- restos. almacena. da de muestras. por sedimento se recoge en su totalidad. que dificulta y hace más pesada la selección. Alonso 1999.). do y facilita la selección posterior. relle. agu. En los niveles de perso por un suelo se ha de interpretar de diferente incendio es necesario que excavemos los carbones manera que otro en relación con una estructura de para su delimitación espacial y diferenciación de los combustión o acumulado como basura en un espa. De la misma manera que sucede en la recogi. ción de los restos ya que no sufren ningún tipo de – estratos pertenecientes a estructuras (fosas. 1991. cesitan una conservación in situ. como que los restos de pequeño tamaño niveles en relación con la producción. leña. 1999 61-62). diferentes elementos de construcción (postes. Es un método rápi- Wagner 1988. con el instrumental ade- en el momento de interpretar los datos proporcio. Es el apropiado rar los restos arqueobotánicos que contienen. 56–57). implica una ralentización de la selección posterior. Marinval 1986. utensilios (recipientes. 33-35. Un conjunto de material dis. (Zeist/Palfenier 1979. sobretodo. es muy difícil conocer el volumen óp. mento que los esconde o que se seleccionan en supra): la totalidad del sedimento o un mínimo de una sola vez los restos de todos los tamaños. 52-60. se presentan como los métodos más propicios totalidad del sedimento. manipulación. y en la particularidad de que el material carbonizado en cierta medida también del sistema de muestreo es menos denso que el agua y por tanto flota. 53. san a través de los tamices a causa del elevado ta- ción de los resultados de un test en cada una de maño de luz de malla que se utiliza normalmente.

medidas en un mismo lavado. todavía de menor tamaño. donde se interior de 5 mm permite que los restos más gran- echa el sedimento. en moción del sedimento es difícil e impide que floten la representación de los diversos restos. su tratamiento implica continuar dejándola secar. – 5 mm: restos de gran tamaño. 1). pero todas fun- cionan a partir del mismo principio (Alonso 1999. – 2 o 1 mm: restos entre 2/1 y 5 mm. macrorrestos que se recuperarán y. por lo tanto. lo que permite prever una primera clasifica- nas de flotación (Fig. que corresponden – Flotación asistida por máquina de flotación: se por medida. Se utiliza un tamiz interior. huesos y terior. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO Figura 1 volúmenes de sedimento reducidos. lo – 0. piedras) queden separados de los restos más pe. En algunos casos precisos se puede añadir. pertenecien- tes normalmente a plantas adventicias y ruderales. pero utiliza una cuba y un sistema de remoción que Se recomienda la utilización de cribas de diversas permite tratar grandes volúmenes de sedimento. es cereales. y una columna de tamices ex. leguminosas y algunos huesos de frutales muy importante el tipo de criba que se utilice. según utilicen remoción ción: de aire o no y otras características. con un cubo graduado). La utilización de una malla mendable. materiales que flotan (fracción ligera). Por otro lado. carbones y algunos 60-61). además.25 mm para recuperar semillas.5 mm: restos entre 0. al menos de 5. para las cuales la re. generalmente Sea cual fuere el método de tamizado utilizado. de los géneros o las especies.5 y 2/1 mm.5 mm de luz de malla. pero no para cual tiene una incidencia directa en el tamaño de los grandes cantidades de tierra. ade- más. pre- . sobretodo los de pequeñas dimensio- basa en el mismo principio que la flotación manual. 0. des y pesados (fragmentos cerámicos. una criba con luz de malla de 0. otros que no En las diferentes fracciones de malla los macrorres- (fracción pesada). Existen diversos tipos de máqui. es indispensable que antes de proce- der al tratamiento se calculen y anoten los litros de sedimento que se van a tratar por muestra (por ejemplo. así como algunos taxones de fracción mayor. 2/1 y con lo cual se convierte en el sistema más reco. cosa que la hace doblemente tos arqueobotánicos quedan seleccionados por ta- práctica (Fig. nes. 33 positado en el fondo de la cuba poniendo un tamiz queños y frágiles que podrían estropearse por la ac- en la evacuación. Se pequeños o plantas silvestres. se puede recuperar el residuo de. Una vez “lavado” el sedimento de una muestra. Se recuperan así además de los ción de fricción o chafado durante el proceso. pueden usar de diversos tamaños de luz de malla. frutos o huesos de frutales. maños. sobre todo silvestres. 2). La utilización de este tamiz es muy importante para Figura 2 poder realizar una correcta interpretación carpológi- ca.

Es necesa- de que se ha eliminado todo el material que no ha rio realizar una limpieza previa del instrumento utili- flotado y solamente quedan como residuos los car. Se se coloquen de forma individualizada en contene- recomienda el envase de cristal. para su conservación y externa y tomando siempre una o varias muestras transporte al laboratorio.) y cerámicas puede identificar- Y EL TRATAMIENTO se mediante el análisis de las improntas o de los re- DE LOS MICRORRESTOS siduos de las propias inclusiones (Juan Tresserras 1999). Inclusiones en materiales te más pobre en resultados. Del mismo modo se tiene que evitar el uso de algodón o fibras simila. Si la muestra a estudiar corresponde a un instru- lla et alii 1997. malacofauna o ictiofauna. traslado al laboratorio y/o su almacenamiento.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO ferentemente a la sombra. dimento procedentes de las columnas estratigráfi- tación. dependiendo de la muestra. Se recomienda utilizar contenedores estéri. en las muestras tratadas con el sistema limpiar el instrumento con disolventes orgánicos de columna de tamices el volumen a seleccionar (Procopiou et alii 2002. En este llas. El uso de guantes tratados con almi- pueden emplear bolsas de papel o cartón.. Esto es debido al hecho siendo necesario recuperar unos 50 gr. sea igualmente importante. Esta se. Es aconsejable que los elementos al máximo el contacto directo con las manos. dores estériles. letrinas.5 mm. es indispensable no lavar la pie- les que no puedan contaminar la muestra y evitar za ni manipularla. Sánchez/Cañabate 1998). puede ser muy elevado (depende en parte de la na- turaleza del sedimento) y también comparativamen. Por lo general. especialmente como consecuencia de un caso de muestras de instrumentos. En relación uso de un microscopio (generalmente a partir de con el etiquetado. Piper no 1988. se recomienda la señalización x400). estructuras de combustión. este tipo de análisis está es- externa del envoltorio con rotulador permanente. trechamente relacionado con los estudios traceoló- se debe evitar cualquier tipo de etiquetaje directo gicos. aunque el esfuerzo depósitos. der a la observación directa de la pieza mediante el co y seco y con un envoltorio rígido. – Material lítico: la metodología para el muestreo de res usadas como protectores. En el caso de que se quiera que conserve restos de sedimento adheridos. La proceder a la extracción del residuo puede hacerse identificación del material se debe realizar de for. para no in- bones de madera. las semillas y caracoles. etc. la estrategia de mues- susceptibles de estudio. LA RECOGIDA DE MUESTRAS adobes. En el duos. ce- 2002). por cada toma. den contaminar la muestra. torchis. balsas. ya sean carbones. sultados obtenidos es positiva. áreas de actividad. semi. dado dón (por ejemplo los guantes domésticos de plásti- que las fibras o residuos presentes en ellas pue. pueden aparecer se ha de lavar y en la recogida se debe procurar asociados a estrías. óseo. El empleo de productos y subproductos vegetales como inclusiones en material constructivo (tapial. Pini. o como substitu. para su trate de material microlítico o macrolítico. y seleccionar los restos Tras estas consideraciones. cas. microfauna. No se rras 2000b). En el caso de envases de control del sedimento en contacto (Juan Tresse- plásticos no deben tener phtalatos (PVC). dado que engloban el estudio de los resi- y sigla en contacto con el material a analizar. treo puede presentar ciertas variaciones. dañe la superficie del instrumento o se puede reali- . especialmente en este tipo de instrumentos se diferencia según se contacto directo con el objeto de estudio. zado para el muestreo. muestreos para compuestos orgánicos es preciso En cambio. también a simple Sedimentos vista o con una lupa de aumento en los de 2-1 mm. enterramientos. así t ro d u c i r p a r t í c u l a s e x ó g e n a s . directamente con un instrumento adecuado que no ma externa. sentido podemos diferenciar: lección se realiza a simple vista en los residuos pro- cedentes de la criba de 5 mm. Para la realización de un muestreo eficaz en el es- tudio de microrrestos vegetales se tienen que te. co) puede contaminar la muestra. el material no proceso laboralii En ocasiones. si la muestra ha sido tratada por flo. Instrumentos 34 ner en cuenta ciertas normas generales (Juan Tresserras 1997. lítico. rámico o metálico. identificando el material de forma tivo el papel de aluminio. Procopiou et alii mento elaborado en material lígneo. Es En el caso de material microlítico se puede proce- aconsejable colocar las muestras en un lugar fres. etc. E n e l c a s o d e como algunas raíces. En esta categoría se engloban las muestras de se- Generalmente. Juan Tresserras et alii 1996. y con una lupa binocular en los de 0. la relación entre el tiempo dedicado y los re.

Suele ser frecuente tenciales. – Restos fecales: las deposiciones fecales mento objeto de estudio en agua destilada. en algunas ocasiones los restos nos y morteros y se realiza por extracción de los re. alimentos consumidos. microscopía óptica alii 1996). que se trata tes. causar el menor efecto en los cuerpos contenedo- mos el tipo de muestreo según si el residuo conser. la toma de muestras de sedi- v a d o e s t á c a r b o n i z a d o o n o ( J u a n Tre s s e r r a s mento de la zona que ocuparía la cavidad abdomi- 2000b). mientras que para los compuestos orgáni- utilizado para este tipo de análisis está totalmente cos de origen vegetal se aplica la técnica combina- condicionado al estudio de las estrías dentarias. tos objeto de estudio. una problemática especial vinculada con el trata- miento previo y la exposición al fuego de los cadá- Enterramientos de inhumación: los elementos estu. veres. información sobre el combustible empleado para las curando no provocar ningún tipo de alteraciones piras rituales. Las sobre una zona determinada de la superficie activa. en un post–mortem se detectan en enterramientos en los recipiente colocado en un aparato de ultrasonidos. en la superficie del esmalte que pudieran repercutir La metodología empleada para la identificación de en otros estudios. por lo general. Este tipo de muestras engloba dos grandes grupos: Enterramientos de incineración: las muestras proce- los inhumados y los incinerados (Juan Tresserras dentes de enterramientos de cremación presentan 35 1995). das. sión. los estudios posición del cadáver. El muestreo realizado es local. Lalueza et combinada en lupa binocular. 1996). es decir. éstos se conservan especialmente en bases. La da de cromatografía de gases/espectrometría de observación del esmalte dentario por microscopía masas. residuos se centra en el estudio combinado de dife- nes dentarias. Los trabajos de arqueología experimental y el ción de una estría. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO zar directamente a través de una inmersión del ele. barrido con microanalizador de rayos X (EDS) incor- dos en el esmalte: el muestreo del material dentario porado. di. la espectroscopía de infrarrojos transforma- electrónica de barrido revela. nal (desde las vértebras lumbares hasta la pelvis) y mienda embalarlo de forma lo más segura posible el área inferior coxal supone otros elementos po- para su traslado al laboratorio. a los fi. Las urnas cinerarias constituyen los elemen- diados procedentes de esta modalidad funeraria co. depositándose en un conte. corporados en estructuras de combustión. incluso aparecen clavados en el esmalte servido para caracterizar determinados productos (Lalueza et alii 1994. Por otro lado. especialmente en zonas ári- efectuados se han centrado especialmente en moli. que transcurre poco tiempo entre la muerte y la de- En el caso del material macrolítico. vos para la obtención de muestras–patrón que han siones. dimento en torno al cadáver puede aportar informa- ción sobre el ritual y sobre las posibles ofrendas que Restos humanos y animales componían el ajuar. Por otro lado. la extracción de 2002). ticas del residuo: para restos visibles microscópica- nedor estéril de cristal o envuelto en papel de mente se efectúa la observación microscópica aluminio (Juan Tresserras et alii 1997. el fuego incide sobre el esmalte presen- tolitos asociados a estrías dentarias y/o clavados en tando alteraciones y. dejando marcas del – Sedimento en torno al cadáver: el muestreo de se- nivel relleno. desprendimien- el esmalte y a los restos fecales. rentes técnicas que se aplican según las caracterís- mental de laboratorio. to del cálculo dental. con nícoles cruzados y microscopía electrónica de – Fitolitos asociados a estrías dentarias y/o clava. centrados en áreas de defecación comunales o in- cie activa. Res. paredes o incluso en el cuello. los contenidos estomacales e intestinales ha de – Cerámicas: en este tipo de artefactos diferenciare. fecales humanos y animales pueden aparecer con- siduos incorporados en los intersticios de la superfi. da de Fourier o la cromatografía líquida de alta pre- ferentes restos asociados directamente a la forma. como el análisis de las estriacio. en algunos casos. En el caso de las piezas rresponden esencialmente al cálculo dental. La extracción se realiza con instru. en yacimientos arqueológicos. como tal. dentales. Las cenizas suelen ofrecer una – Cálculo dental: el muestreo debe efectuarse pro. en algunas oca. Este tipo de fitolitos. de casos la totalidad del sedimento. Juan Tresserras et alii 1996. Procopiou et alii dos por condiciones especiales. En el caso de cuerpos preserva- 2000d. entre los que son frecuentes los estudio de materiales etnográficos han sido decisi- sílicofitolitos. muestras deben recuperarse y colocarse en conte- por lo que es compatible el uso de la misma pieza nedores individualizados y rígidos que contribuyan p a r a e l e s t u d i o t r a c e o l ó g i c o ( J u a n Tre s s e r r a s a su preservación. res. En el caso de material carbonizado se reco. recuperándose en este tipo pecto a otros residuos de contenidos de recipien. dado que se pueden preservar restos de en el caso de bases de cerámica de cocina. .

MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO 36 Figura 3 .

–UE–. concentrada. Es imprescindible que los datos El cuarto bloque está destinado a la selección de los sean consignados por la persona (o las personas. ARQUEOBOTÁNICOS palinología. análisis más recurrentes se relacionan con ciertos ti- ble anotar el volumen de la muestra. los huesos) se puede la muestra: su ubicación geográfica (nombre del yaci. y que se calcula con un cubo ralmente dentro del ámbito doméstico pero también graduado (1 cubo lleno equivale a 10 litros). así por qué coincidir con la empleada en todas las inter. se especificará el el almacenaje de los restos. negati. como son la obtención de alimentos caso de que se trate de una muestra estimativa o (tanto para las personas como para el ganado) y de muestra–test. Finalmente. Así. de tratamiento. espe- La importancia de este apartado radica en poder si. también se pueden relacionar con otros tipos ción espacial de los restos) o disperso. de actividades o prácticas sociales que conlleven la poner de un pequeño apartado de observaciones utilización de plantas. En el fuera de él. fase signa es crucial para el posterior estudio e interpreta- cronológica. número de sector y/o cuadro y. volumen del residuo que se ha obtenido después del se. la fabricación de utensilios y ense- tra se ha recogido directamente sobre el terreno. llos materiales que no necesitan la carbonización tos sobre la localización o el contexto arqueológico de para conservarse (por ejemplo. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO UN EJEMPLO DE FICHA PARA LA RECOGIDA DE existen muchos otros. como cial. la manipulación de los productos vegetales por par- tación manual o con máquina y las mallas de los ta. desde la perspectiva de . flo. Se puede dis. De- berá especificarse para qué disciplina/–s se ha reco. La ficha de recogida de muestras que se presenta pensando sobre todo que probablemente las perso- en este apartado (Fig. se caracteriza El tercer bloque contempla la descripción del con. estratos que están bajo la capa freática) o para aque- El primer bloque de la ficha hace referencia a los da. Es imprescindible que todos estos apartados estén mero de hecho –o estructura o complejo estructural–) bien cumplimentados. añadir una casilla para especificar si los restos están miento y localización). se ha utilizado una terminología tipo que no tiene tratamiento del sedimento para cada fracción. materias primas vegetales (con fines múltiples como vo o nulo. en cada caso. Finalmente. Finalmente. Sin embargo. establecidas entre éste y los seres humanos. por po- de ningún tratamiento. Estas tra. generalmente pos de actividades o prácticas económicas. nú. se utilizará eventualmente un submuestreo y es diferente del ini- la terminología que convenga. Como podrá observar. res. su La recogida de muestras arqueobotánicas tiene por forma de recogida (dispersa. cialmente para aquellos investigadores e investigadoras tuar la muestra en el espacio y en el tiempo. cas rituales o funerarias. aislada o objetivo principal obtener información sobre el uso y total) y qué tratamiento se ha utilizado (columna. problemáticas se suelen analizar bajo dos enfoques rrientes donde se suelen recoger muestras pero distintos: uno sincrónico. y además se pueden añadir las distintas disciplinas arqueozoológicas y geomorfológicas). preci- desde su recogida en el terreno hasta su selección y sando su abundancia. En yacimientos donde se documentan medios vamos a explicar a continuación. pues la información que se con- y cronológica (año de recogida de la muestra. existen una serie húmedos (ya sean estructuras como pozos. carpología. A su depósito es concentrado (si se percibe una organiza. se destina un apartado tro de la muestra y/o número de unidad estratigráfica para eventuales observaciones y croquis. quemados o no. gene- expresado en litros. como pueden ser las prácti- para consignar posibles incidencias en el muestreo. 37 En el segundo bloque se presentan los datos relati- vos a la recogida y al tratamiento de la muestra. En este apartado es imprescindi. te de las sociedades humanas. De igual forma. vez. 3) es un ejemplo que reúne la nas que estudien los distintos restos arqueobotáni- información mínima indispensable para situar la cos (o de cualquier otro tipo) no han participado di- muestra en su contexto arqueológico. la obtención de combustible. si se utiliza. arqueológica (número de regis. como el que ha sido seleccionado si se ha realizado venciones arqueológicas.) o el inter- pues ello supone generalmente que no ha sido objeto cambio/comercio de productos vegetales. el medio vegetal antiguo y se buscan las relaciones texto arqueológico donde se ha recogido la mues. de recogida y rectamente en la excavación. se especificará si la mues. ción de los datos proporcionados por la muestra. se precisará si el ner algunos de los ejemplos más corrientes. la construcción. se anotará si el test es positivo. ya sean de datos que deben contemplarse siempre. Se proponen algunos de los contextos más co. Asimismo. fitolitos. etc. que no han participado en la excavación. si restos y en él se anotarán los distintos materiales que son varias) que han realizado las distintas etapas han sido documentados para cada fracción. los temas de mices empleados). LA INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS gido la muestra (antracología. cronología relativa y cronología absoluta). En la descripción se intentará MUESTRAS ARQUEOBOTÁNICAS precisar las características de la estructura o UE más relevantes para la compresión de la muestra.

validez o la fiabilidad de las interpretaciones que se . Jones rias preguntas que van a ser investigadas y utiliza los 1991a. pasa a la interpre. debe quedar muy claro que la preguntas en mente que van a influir en la interpreta- población de restos arqueobotánicos documenta. pues no todas las técnicas son comportamiento. pues existen ciertas limitaciones muy importan. Jones 1991b. las cuantificaciones ab. (Popper 1988. creen interpretaciones no previstas. 296. pues en su origen existen ya aproximaciones básicas a la analítica estadística una presunción de contextos favorables y unos ob- que G. minación específica. Esta aproximación es inductiva y igual de eficaces para cada caso. lleva a los investigadores a están bien formuladas. pueden no serlo para hacer y explicar realmente esta Finalmente. Popper 1988. En este caso los taxones 1999. 70) denomina investigación jetivos de investigación predeterminados. las respuestas serán inco- elegir y a utilizar distintos métodos cuantitativos con rrectas. De esta manera. per. Esto provoca que la interpretación del son ordenados en categorías. 69. desde la contar sólo taxones individuales. aproximación poco probable en su estado puro por- cos. lección de estos análisis cuantitativos interpretativos las de abundancia o los análisis de diversidad son al. a partir de su signifi- uso real de aquellas plantas sea muy difícil. y otro diacrónico. Los análisis de componentes princi- mente errónea y puede llevar a falsas conclusiones. Jones (1991a. se debe partir de la premisa de que las mues- descripción de los restos vegetales. especial. si no únicamente los restos te indirecto o los coeficientes de correlación. la no predetermina las hipótesis de investigación. se debe ser cauteloso a la hora de rea. 72). Las técnicas estadísticas que se dos en un yacimiento no refleja la población real de utilizan con este tipo de aproximación son: los análi- especies vegetales que una vez estuvieron presen. La principal ventaja de mente en el caso de los macrorrestos vegetales. 63. análisis de redundancia o análisis utilización de estas medidas cuantitativas es total. Por otro lado. también se pueden utilizar análisis de co- 38 productos vegetales. las muestras recogidas de forma dirigida no son váli- vestigadores coinciden en afirmar que existen dos das estadísticamente. de otras cuestiones a tener en cuenta durante la se- solutas. las esca. Existen ximación. entre los que destacan las propias caracte- técnicas estadísticas para identificar pautas vincu. tras fueron tomadas de forma aleatoria. En general. se propone una solución intermedia y diversos tipos de medidas que son adecuadas para complementaria que consiste en seleccionar o cre- la descripción de los restos vegetales con la finalidad ar variables apropiadas a una cuestión particular y de sentar una base para la inferencia del comporta. En ocasiones. rísticas de los datos. al ma contemporánea. 70-71).MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO observar las relaciones entre el medio vegetal y las mitiendo así que pautas no esperadas emerjan y se distintas sociedades humanas que conviven de for. cuenta factores como la densidad de restos vegeta- servando los cambios acaecidos a lo largo del tiem. pero estas mismas medidas (Jones 1991a. Alonso datos para confrontarlas. En primer lugar. En primer lu- gunas de las medidas más comunes utilizadas en la gar. los análisis de gradien- tes en dicho yacimiento. que los investigadores siempre tienen más o menos tes. y el número de variables que se pretenda analizar si- tación en términos de relevancia ecológica o de multáneamente. De esta forma. los análisis de presencia/ausencia. de ción se pueden llegar a reconocer asociaciones fia- restituir completamente la cantidad y la utilidad de bles. 58. pueden provocar en los restos impidiendo su deter- No obstante. Las técnicas estadísticas más empleadas la esperanza de que los restos arqueobotánicos en esta aproximación son los análisis de regresión. dentro del plano interpretativo. La do lugar. en fun- ta reconocible que permita determinar algún tipo de ción de si los datos tienen o no una ordenación ca- actividad humana asociada a la manipulación de nónica. Además. de aquellas plantas que se han conservado La segunda aproximación comienza con una o va- (Veen/Fieller 1982. queremos señalar también la existencia inferencia. Sin embargo. los objetivos de la investigación ladas a su composición botánica. 66). En principio. Además. cación ecológica o funcional. Buxó 1997. usar estas variables en la investigación de pautas miento humano pasado. no se tienen en perspectiva de la propia historia de las plantas ob. discriminantes. Jones 1991a. los análisis de varianza y los T-test. la elección o la rrespondencias. los in. casi se podría decir imposibilidad. a través del uso de factores. conservados lleguen a formar un patrón de conduc. En segun- de pautas y análisis de problemáticas dirigidas. pales se contemplan igualmente en este grupo. esta aproximación es que a través de esta ordena- Esta dificultad. sis de agrupaciones (cluster). 53. se debe ser consciente de la dife. les o los efectos que la preservación y la distorsión po en la gestión de los recursos vegetales. se debe ser consciente de que la elección primera aproximación empieza con la contabiliza. de las técnicas estadísticas dependerá de muchos ción de taxones individuales y. 60. con la finalidad de resolver los inconve- rencia existente entre la descripción (contar cosas) y nientes y de aprovechar las ventajas de cada apro- la interpretación (establecer la importancia). Sus límites se hallan en que si las preguntas no las plantas del pasado. ción de los datos. En segundo lugar. se cree que es una lizar interpretaciones con los datos arqueobotáni.

lo que es más importante. correspondencia en el registro arqueológico. En efecto. es imprescindible que se tenga mucha dos al inicio de este apartado deberá ser juzgada a precaución a la hora de manejar los distintos ele- partir de las medidas que se utilicen. la arqueología experimental pretende.n. Los estudios arqueobotánicos sobre el I milenio tos actuales. que aún consi- queología es la analogía comparada. con el pasado debido a las más que probables botánica y la arqueología experimental. aunque el resultado que se logre sea muy similar. biental y económico y/o de gestión de recursos po- Por otro lado. que proceso inverso y llegar a la determinación de la activi. No se debe ol- arqueobotánicas. fuertemente antropizada. la intención de establecer el uso que se dio a las es evidente que pueden existir grandes diferencias plantas se suele recurrir a dos disciplinas: la etno. sobre todo ante el peligro nejo de los datos en la descripción e interpretación de realizar extrapolaciones directas. y en este caso los antracológicos. vidar que la etnobotánica extrae sus datos de las ral el principal recurso interpretativo utilizado en ar. cómo a través de la interpreta. “contaminaciones” modernas. La principal diferencia con Ibérica. En 39 los distintos procesos relacionados con las plantas. no les. nos permiten obtener información de tipo paleoam- dad/–es que dieron lugar a los restos arqueológicos. la finalidad de determinar su secuencia. La arqueología expe- Los estudios etnobotánicos se centran en el análisis rimental intenta reproducir los gestos del pasado y. a demos ejemplificarlo con un caso concreto. través de la experimentación con plantas e instrumen. a. 4). Figura 4 . actividades de sociedades actuales. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO hacen sobre los objetivos de la investigación arqueo. cuáles de estos restos son susceptibles INTERPRETACIONES ANTRACOLÓGICAS de pasar a formar parte del registro arqueológico y. empezamos a vislumbrar cómo se produjo el proce- samente posible el conjunto de restos vegetales que so de antropización del medio. señalaremos que de forma gene. con derando que practican una agricultura tradicional. No botánica de macrorrestos y microrrestos presenta. reproducir las actividades pasadas y ob. obstante. efectuadas por distintas sociedades actuales. tracológicos de varios yacimientos arqueológicos ximaciones se intenta caracterizar lo más cuidado. con la combinación de ambas apro. aunque los ya existentes comienzan a ofre- la aproximación etnobotánica es que aquí se tiene un cernos información sobre la dinámica de la vegeta- control directo sobre las variables que intervienen en ción en este momento. de prácticas relacionadas con los productos vegeta.e. con se puede asegurar totalmente que sea idéntico. aún no son muy numerosos en la Península servar qué restos producen. los restos ve- getales que cada actividad genera (productos y sub- productos). La doble vertiente que tienen los estudios arqueo- ción de los restos arqueobotánicos se puede realizar el botánicos. mentos que proporcionan la etnobotánica y la ar- Una vez aclarados estos aspectos referentes al ma. El análisis antracoló- son fruto de las actividades humanas y observar su gico de Los Baños de La Malahá (Granada) (Fig. queología experimental. el sur de la Península Ibérica gracias a análisis an- De este modo.

especies que no tendrían un por lo que se confirma que el entorno está muy an- desarrollo natural en el área cercana al yacimiento. Hemos recuperado también huesos el antracoanálisis nos habla de un medio donde la de aceituna. En los niveles del hay una introducción y reestructuración de los culti- Bronce final la vegetación puesta en evidencia por vos árboreos.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO que aquí presentamos. quista de estos espacios hasta el momento no cul. En el antracoanálisis de Fuente Amarga (Galera. El sotobosque ras y romeros. Esto hace que podamos pensar protohistórico de especies como la higuera (Ficus que en este momento se produce la introducción carica) y la vid junto con la aparición de una impor- de la arboricultura. (10%) de lentiscos (Pistacia lentiscus). getación natural y dejándola reducida a áreas mar- da de leña se realiza en un entorno más o menos ginales. dor del entorno. ca los cultivos arbóreos: vid (Vitis vinifera. dros como árboles cultivados. espe- leguminosas arbustivas (Leguminosae). tropizado. lo que permite la introducción de especies su.). los romeros (Rosmarinus officinalis) y la estamos en el momento en que los campos de cul- retama (Retama sp. sino sobre todos aquellos consolidado (aparecen el almendro y la vid con los que pueden condicionar la construcción del paisaje mismos porcentajes) y que probablemente la reco. la antropización del me- En época ibérica se produce un aumento de la re. Como representante de la ripi. almendro y vid.38%) y la desaparición casi total de la rica. lo que con una fuerte presencia de leguminosas arbusti- haría pensar de una forma simplista que la vegeta. La aparición de algunos fragmentos de Granada) (Rodríguez Ariza/Ruiz 1993). lo que deno. Es posible que los vo nuevos. y aparecen los belchos (Ephedra sp. En Acinipo (Ronda. en una cota salados (Atriplex halimus) indicaría este mismo fe. Bronce argárico e ibéricos. almen- pramediterráneas. tiene una secuencia desde presencia de los almendros y vid. En este asentamiento también especies de sotobosque mantienen su porcentaje e aparecen especies como los pinos salgareño y sil- incluso disminuyen. tivo se han asentado perfectamente en el entorno silva sólo aparecen los taray (Tamarix sp. aunque su transformación sea aún más fértil. por lo que son los primeros lugares que 40 parcial y permita el desarrollo de la vegetación se desforestan para la creación de campo de culti- postforestal como las retamas. indicando que la recogi. desaparecen las especies de matorral como las ja- ta un clima relativamente suave. tivados. Este hecho nos induce a pensar que los campos de Como quiera que no se trata de hacer aquí un in- cultivos nuevos. dio es evidente en el segundo momento. pero vemos que las vid y la higuera. Málaga) (Rodríguez Ari- (1%) y la aparición de árboles cultivados como el za et alii 1992) la aparición en un momento almendro y la vid. coincide con la disminu- como las anteriormente citadas. superior sobre el nivel del mar.). con un enci. acompañado de mos documentado en otros yacimientos del sur pe- una disminución de la presencia de los lentiscos nínsular. se han durante la etapa ibérica. transformando la ve- mento de sauce (Salix sp. llegando las retamas casi a vestre en época ibérica que denotan una recogida desaparecer. Para el cultivo de especies tante cantidad de cereales. .) y un frag.). que serían las que se recogerían más aparece bien representado con especies como las cerca.). se ción del quejigo (Quercus faginea). no se puede cerrar este apartado sin citar el cre- gida de leña se realice en un área mayor y mas leja.). cultura y de una agricultura más intensiva provocan En el período Protoibérico hay un fuerte aumento cambios en los entornos de los yacimientos lo he- de la presencia de la retamas. indicando que el Bronce final a Época Romana. presentación de la encina en casi un 10%. iniciando en este momento la con. do el mismo aunque aparece también los almen- tes del bosque. las jaras cie que indica una fuerte antropización. Por tanto. ciente papel que alcanzan a partir de la etapa ibéri- na. donde el terreno era mediterráneo. inmediato. dro (Prunus amygdalus) y olivo (Olea europaea) en En época romana destaca sobre todo la aparición la estrategia agraria desarrollada por la cultura ibé- del olivo (21. (Cistus sp. más inmediato del yacimiento. ibérico. pues si bien la encina y los pinos jor representada junto a una importante presencia salgareño y silvestre conservan sus porcentajes. frente a como los pinos salgareño (Pinus nigra) y silvestre una recogida más cercana en el periodo argárico. especie que realiza una desforestación de parte del bosque ocupaba los fondos de valle. pues el arroyo del Salado está un tanto Este proceso de como la introducción de la arbori- alejado. con niveles del nómeno. (Pinus nigra sylvestris). que la etapa anterior se habían ventario de todos los productos agrarios cultivados abierto para el cultivo de árboles frutales. convierte en un producto preferencial y transforma- nar donde la encina (Quercus ilex) es la especie me. En época ibérica el proceso sigue sien- árboles frutales se siembren en los bordes o lími. indicando que el cultivo del olivo se vegetación natural es la predominante. vas y la presencia de especies cultivadas como la ción natural se ha recuperado. y que aparecen especies nuevas de leña a larga distancia en este momento.

Dentro del (Corylus avellana) o nueces (Juglans regia). Así. (Hordeum vulgare var. y concretamente en sica). su adopción y expansión. cuando se adopta un sistema económi. Pérez Jordà 1993. pero es el desarrollo de la arboricultura el hecho siembra. a lo largo de los distintos períodos que conforman la dante y es imposible citarla toda en esta exposición. que culminarán du- den realizar estos estudios. las granadas (Punica granatum). Peña A nivel metodológico y en relación con las prácticas Chocarro 1999. Finalmente.e. ole- El estudio de los restos carpológicos está estrecha. y se introduce el cultivo de espe- rés de la mayoría de investigadores e investigadoras cies frutales como el olivo (Olea europaea var. aster) o la lambrusca (Vitis vinifera ssp. L. vinifera). 1991. de leguminosas. En el caso de los cereales. se estabilizan los cultivos de cereales por parte de personas y animales se documenta (esencialmente de trigo desnudo y cebada vestida) y desde el Paleolítico. La bibliografía sobre estudios específicos las sociedades mediterráneas romanas. Jones (1984) en Grecia. Esta no es la única aportación que pue. las tendencias generales queobotánica. Zapata 1999. Sus resultados son bien conoci- De forma muy resumida. cosecha o almacenaje) y culinarias (i. especialmente en el área dos y han sentado las bases de la investigación ar- mediterránea peninsular. pautas secuenciales de su procesado. monococcum) y los cox y P. (Mespilus germanica). si no es el des. euro- se ha centrado tradicionalmente en los períodos paea) y la vid (Vitis vinifera ssp. procedentes del Mediterráneo orien. así como los c e n o s e a p re c i a n c a m b i o s s i g n i f i c a t i v o s e n l a productos y los subproductos que se obtienen. así como sobre todo en relación con la alimentación del gana- la caracterización de las prácticas agrícolas (i. los melocotones (Prunus per- En el Mediterráneo occidental. gaut (1978. Sin embargo. F. sylvestris). mación etnobotánica ha podido proporcionar unas talii Durante la edad del Cobre y principios del Bron. utilización y el resto de elementos (entre ellos la paja tacado papel que juegan ahora las habas (Vicia o las malas hierbas) que intervienen simultáneamen- . así como la períodos y áreas peninsulares: Alonso 1999. nudum). Zapata (1999) en fruticosus). Nuevo Mundo. Cubero 1994. Hopf 1987. los dátiles la Península Ibérica. prácticas agrícolas se deben citar los de G. do. el consumo de productos vegetales este período. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO INTERPRETACIONES CARPOLÓGICAS faba) y la explotación de frutales como la higuera (Ficus carica). junto a las especies ya mencionadas se co productivo que se resume bajo el término de desarrolla el cultivo de otros cereales como la avena agricultura. como los mijos (Pani- ámbito básico para su supervivencia como es la ali. Hillman tales son durante el Paleolítico y el Mesolítico el (1984) en Turquía. G. A mente vinculado con la gestión de los recursos ve. Edad Media se producirá el pleno desarrollo de los 41 pero damos como ejemplos de estudios de diversos cultivos anteriormente mencionados. son algunos de diterráneo oriental productos como los nísperos los principales temas de investigación. los M. más destacado de este período. G. como bellotas (Quercus sp. y R. el principal inte. que al aire libre en medio seco que ofrecen información pasarán a formar parte junto con los cereales. rosos frutales). otras leguminosas como las arvejas (Vicia sativa). avellanas distintas regiones de la Península Ibérica. zarzamoras (Rubus Peña–Chocarro (1992. Will- vestidos (Triticum dicoccum y T. 2000. En época posteriores. Ramil et alii 1996. G. cum miliaceum y Setaria italica) o la cebada vestida mentación. o guminosas como las lentejas (Lens culinaris). pero sí la más relevante. 1984) en Francia. Canal/Buxó 2002: Canal/Rovira 2000. partes del mundo. las leguminosas y nume. llegada de nuevas especies tanto de Asia como del Buxó 1997. guminosas y otros numerosos frutos de la dieta de lógicos. vulgare). trigos desnudos (Triticum aestivum/durum) y de le. especialmente de cereales como la cebada para la investigación arqueobotánica. Rovira han realizado estudios etnobotánicos en diversas 2000. torrefacción o cocción). 1999) y L. Buxó (1989). Hay que des- desnuda (Hordeum vulgare var. romana. Alcalde y R. los trigos tacar los de Reynolds (1988) en Inglaterra. Rivera et alii 1988. Stika 1988. el acebuche (Olea europaea var. las le- sobre este sujeto para los diversos períodos crono. López 1980. llegan del Me- molienda.). Anderson (1991) en el sudeste de Asia. En las distintas fases de Efectivamente. endrinas (Prunus spinosa). Buxó (1992) en la Península Ibérica. la aproxi- sum sativum). Si- aprovechamiento de los recursos silvestres locales. guijos (Lathyrus sativus/cicera) o los guisantes (Pi. rante la edad del Hierro.e. su composición general de los cultivos. partir del Bronce medio se produce la aparición de getales por parte de las sociedades humanas en un nuevas especies de cereales. por ejemplo. A partir campo de la arqueología experimental también se del Neolítico se documentan una serie de especies encuentran varios trabajos que han sido capitales nuevas. Samuel (1995) en Egipto. La domesticación de las plantas (espe. son numerosos los yacimientos (Phoenix dactylifera) o los piñones (Pinus pinea). Pérez et alii agrícolas. de yacimientos y síntesis regionales es muy abun. Nesbitt y D. Entre los más relevantes referentes a que se perciben en el consumo de productos vege. (Avena sativa) o el centeno (Secale cereale) y de cialmente de los cereales. distintos investigadores e investigadoras 2000.

Los restos de esqueletos silíceos de cebada vinaria de Barcino (Barcelona). La germinación produce alteraciones ca- La conservación de almidones y restos de las cu. no (Beltrán de Heredia/Juan Tresserras 2000. (Hordeum sp. por los granos de almidón. levaduras. el estudio de las partí. áreas de trasiego y depósitos de Feigl. campaniforme del asentamiento minero de Loma de En el caso de instrumentos. servar en algunos casos las lamella en los granos nos rotatorios o de bellotas en el caso del asenta. Este es el caso de los resi- paleosuelo correspondiente a un nivel de cultivo de duos de cerveza. como los identificados en un vaso cereales a partir del estudio de los fitolitos. se identificaron microrrestos que esta cerveza se elaborara con este cereal. indica que los cereales. la gelatiniza- miento de la primera edad del Hierro del Barranc de ción del almidón. caso del poblado ibérico del Coll del Moro de Gan- tos elementos en el registro arqueológico debería desa (Tarragona) donde se identificó una instalación permitir su reconstitución. gracias a la oxalato cálcico característicos de las hojas de vid y aproximación experimental se han podido docu. El estudio combinado de microrrestos vegetales a Otro ejemplo a destacar es el caso de Acinipo o menudo puede contribuir a la identificación de con- Ronda la Vieja. los Comas/Juan Tresserras 2002. así como evidencias del sina de pinácea. como es el tos que se utilizan. las dos domi ur. Madrid) lona) que presentaba esqueletos silíceos de glumas se ha podido caracterizar un jardín orientalizante de cebada vestida en la base del mismo que se ha con palmeras. Tresserras 2000c). los de Les Grasses (Sant Feliu de Llobregat. aunque el grado de calentamiento por ejemplo caracterizar una instalación de produc. Juan Tresse- lítico superior para fijar dos varillas de hueso semici. racterísticas en los granos de almidón producto del biertas de granos y semillas permite la identificación ataque enzimático: la alteración de la superficie del del producto procesado (Juan Tresserras et alii grano que presenta hoyos. pro- 1996). manojos de rafidios de que no es posible distinguir entre cebadas desnu- . y nivel de humedad pueden ser variables. e incluso canales.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO te en este procesado. interpretado como restos de su contenido original. o el reales (Juan Tresserras 2000). fueron calentados es- En relación con las zonas de producción es posible tando húmedos. aunque existen otras técnicas más precisas fermentación: el centro productor de vino de El como son la espectrometría de infrarrojos transfor- Moré (Sant Pol de Mar. Las fibras textiles suelen conservarse espe- como las trazas que dejan en los útiles o instrumen. Algunos granos presen- que correspondían a un preparado realizado con re. En el caso del poblado ibérico del Puig de la ducidos por las enzimas α-amilasa. Aun- como tartratos. mentar. los es. Por otro lado. almidón embebidos. Barce- polytus. en un depósito de la zona La aplicación del estudio de microrrestos vegetales industrial romana de la fullonica y tinctoria de Barci- es muy amplia y depende de las necesidades inter. efedras o jazmines. procedente del índigo o la hierba pastel. la Tejería en Albarracín (Teruel) o de las tinajas de al- 42 culas adheridas puede permitir obtener información macenamiento del poblado del Bronce Final de como la de los aglutinantes empleados en el Paleo. La documentación de todos es. de tratamiento de lino (Alonso/Juan Tresserras 1994). Barcelona) y la cella pido. Genó (Juan Tresserras 1998a. Juan pretativas de cada contexto arqueológico. Se identificaron masas dominadas líndricas tuberculadas de la Cueva Oscura (Ania). mitir su recreación. que aparece formando una pelícu- Gàfols. Además de macro. permitir la caracterización del paisaje. donde Garrido (1998) identificó un tenidos de recipientes. Juan Tresserras gestos que se realizan en estas actividades así 1998b). que puede per. fibras de esparto (Beltrán de Heredia et alii 2003. pudiendo ob- Nau se identificó el procesado de almortas en moli. en Complutum (Alcalá de Henares. En el caso de como es el caso de un silo ibérico del campo de si- la villa extraurbana bajoimperial de la Casa de Hip. rras et alii 1999). Las leva- ción de vino o de aceite a partir de los residuos duras presentes son características del proceso de identificados. cialmente en condiciones de humedad. producto de su procesado. En relación con la reconstrucción ambiental. La identificación de oxa- yacimientos romanos en los que se analizaron zo. 2000a. Paralelamente. además de los restos que se producen. lo que permite romper tópicos que asocian la sólida en la que se pueden encontrar granos de este tipo de utillaje únicamente al procesado de ce. Barcelona). parcialmente digeridos.) localizados en el vaso puede sugerir rrestos vegetales. Éste es por ejemplo el caso de tres braceado y fermentación. mada de Fourier o el método ión-cromatográfico rá- banas de Baetulo (Badalona. tan alteraciones de molido. Este tipo de análisis permite también caracterizar el tudios combinados de pólenes y fitolitos pueden contenido de silos con productos monoespecíficos. malteado. Gracias a la aplicación de estos estudios se pudo INTERPRETACIONES DE MICRORRESTOS caracterizar el empleo de indigotina. lato se efectuó mediante la aplicación del test de nas de prensado.

Monographies d’Archéologie Méditerranéenne. N. claro. Ar- chéologie des textiles. Barcelona) se caracterizó una especie de guisado • Se debe ser consciente de que la metodología uti- de ortigas en un recipiente que acompañaba al ajuar lizada tanto en la excavación como en la recogida funerario. España). en el tratamiento y en la cuantificación epidérmico con los pelos silicificados característicos de los restos vegetales van a determinar las inter. Actes del XXII Col·loqui Internacio- nal per a l’Estudi de l’Edat del Ferro. vulgare). 4.Monique Mergoil. ALONSO-JUAN TRESSERRAS. yacimientos al aire libre y en medio seco. . Anexo. siempre que se haga de forma rigurosa y siste- y grasas animales (posiblemente de suidos). pretaciones resultantes. 18. 1994. Terra Alta): estudio paleoetnobotánico.. Nuevas aportaciones para el estudio de las fullonicae y tinctoriae en el mundo romano. 43 de las ortigas. que mática. El pueden ser aplicables a todo tipo de muestreo y a caso de A Lagoa. no es posible precisar si se cultivaba en la meas marinas en determinados contextos. (dir. identificado por la conservación de tejido de muestras. 127–138. 2000. intervención. Lattes. in Cardon. La agricultura de la primera edad del Hierro y de la época ibérica en el llano occidental catalán: problemática y nuevas aportaciones. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO das y vestidas. que también se caracteriza por una epidermis diados y son depositados (cuando se hace) en los con pelos silicificados fácilmente identificables. BIBLIOGRAFÍA ALCALDE. ed. G. Gi- rona. • Es recomendable que un/–a arqueobotánico/–a cón con grelos” calcolítico. nos parecen básicos en la recogida de muestras de En relación con las preparaciones alimentarias po. Des origines au Ve siècle. in Buxó. solamente (Beltrán de Heredia et alii 2003. Trabajos de Prehistoria 51. 137–142. J.). Aunque Otro dato interesante es la concentración de diato. Montagnac. 2. pero que demos destacar tres yacimientos en especial. IX. que supuestamente se empleó para aderezar el vino Como apuntes finales a esta exposición. Cypsela. R. BUXÓ. J. do celtibérico de Segeda aparecieron restos de otro • Es preciso tomar medidas para la conservación de guiso similar pero en este caso realizado con borra. apuntaba hacia una especie de “pote gallego” o “la. donde se identificó el residuo car. En la necrópolis de la supervise personalmente las diversas etapas de la primera edad del Hierro de Can Roqueta (Sabadell. 1991. 1999. JUAN TRESSERRAS. 2000. J. dañados por la cocción. sirva tentes. De la llavor a la farina. que puede ser también un indicador para caracterizar la presencia de sal o de una solución salina.. Feugère. Pons (dir. . a la vall del Llierca (la Garrotxa). Resultados de las investigaciones arqueológicas y arqueométri- cas en las instalaciones de la colonia de Barcino (Barcelona. arroz. N. D. Esto ha sucedido con una CONCLUSIONES ánfora tardorromana de la cella vinaria de Barcino. Els productes alimentaris d’origen vege- tal a l’edat del Ferro de l’Europa occidental: de la producció al consum. los restos arqueobotánicos una vez han sido estu- jas. 87–94. si interpretamos los restos identifica. BELTRAN DE HEREDIA. así como por un es. Els processos agrícoles protohistòrics a la Catalunya Occidental.. CNRS. M. cándolas y adaptándolas según el curso de la mis- terol característico de esta familia: el brassicosterol) ma. instalaciones de salazones. ALONSO. Juan Tresserras queremos mencionar algunos de los aspectos que 1998b). todo tipo de yacimiento arqueológico: bonizado de un producto elaborado con hojas de • Es necesario fijar las estrategias de muestreo en el Brassicaceae (caracterizadas por la conservación proceso de planificación de la excavación. Museu d’Arqueologia de Catalunya-Girona.). Actes du Colloque de Lattes–Octubre 1999. como las zona o si llegó como producto externo. zona del Delta del Ebro entorno al siglo X-XI. Experimentació d’emmagatzematge i explotació de Triticum dicoccum Sch. Fibras de lino en las piletas del poblado ibérico del Coll del Moro (Gandesa. ALONSO. modifi- de fitolitos y restos de las hojas. fijando el consumo de este producto en la deum vulgare var. En el pobla. almacenes de materiales de las autoridades compe- Y sobre los indicadores directos de la dieta. Sèrie Monográfica. como ejemplo un individuo de la necrópolis andalusí dos como correspondientes a cebada producto de de Mas del Torril en La Sènia (Tarragona) que con- la molienda de los granos con cubiertas adheridas serva en su cálculo dental fitolitos y almidones de es probable que se tratara de cebada vestida (Hor.

G.). M. COMAS. JONES. M.).B. BUXÓ. almidones y lípidos en yacimientos arqueológicos prehistóricos y proto- históricos. La presence de l’épautre (Triticum spelta L. L’épautre (Triticum spelta).–E. 2002. Girona. in van Zeist.). DIRE. HILLMAN. 451–456. E. J. K.–E. L’explotació dels recursos vegetals: les análisis carpologiques.K. K. tesis doctoral inédita. van Mol. ROVIRA. J. R. C. Mélanges offerts à Bernard Liou. J. A. Vivre. tesis doctoral inédita.E. Premières Communautés Paysannes en Méditerranée occidentale. M. Farming practice in British Prehistory. 1987. Behre. E. W. in Rivet. CANAL. R. 203–210. III Simposio de la Asociación Internacional de Historia y Civilización de la Vid y el Vino. Entjes–Nieborg) (ed. Arqueología de las plantas. D. 1995. Dept.C. N. Progress in Old World Palaeoethnobotany. J. in Devroey. Edimburgo. Casparie. Progress in Old World Palaeoethnobotany. Crítica. Monique Mergoil. 8. El món funerari a l’antiguitat a la Catalunya Meridional.. Facultad de Filosofia y Letras. J. Procesado y preparación de alimentos vegetales para consumo humano. A. Museu d’Arqueologia de Catalunya-Girona. Sèrie Monográfica. Sè- rie Monográfica. Analyses archéobotaniques et de résidus organiques. Barcelona. Interpretation of archaeological plant remains: Ethnographic models from Greece. in Pons. A. Interpretation of archaeological plant remains: the application of ethnographic mo- dels from Turkey. Numerical analysis in archaeobotany. Rotterdam.. Museu d’Arqueologia de Catalunya-Girona.. in Buxó R. (coord. G. Centro de Estudios del Atlántico. produire et échanger: reflets méditerranéens. Les débuts de l’agriculture et la diffusion des plantes cultivées dans la Péninsule Ibérique. 1984. Rovira. 43–64. Studies in Palaeoethnobotany. CANAL. Behre. Behre. W. BUXÓ. Pyrenae 25. 117–121. R.J. South and Southwest Europe. J. HOPF. G. Metodología y Técnicas para la recuperación de restos vegetales (en especial referencia a semillas y frutos) en yacimientos arqueológicos. M. 107-122. M. in van Zeist. (ed.(ed. L. G. A. ed. A. 443-476. W. en Archéologie et histoire romaine. et alii (ed. Els productes alimentaris d’origen vegetal a l’edat del Ferro de l’Europa occidental: de la producció al consum. Rotterdam. Universidad de Granada. (dir. Progress in Old World Palaeoethnobotany. (with the assistance of G.. (with the assistance of G. W. 1–42. A.. (eds). en: Ci- terior. Sampling in palaeoethnobotany.–E. L’arqueologia de la mort. in Guilaine.). 1984. Reconstructing crop husbandry practices from charred remains of crops..M. R. A. J. Balkema. 18. Història Antiga i Arqueologia.. J. Rotterdam. Departamento de Prehistoria y Arqueología.) dans l’alimentation en Espagne: les temps an- ciens et les temps modernes. Prehistòria. in van Zeist. E. Lattara 4. Studies in Palaeoethnobo- tany. Barcelona. D. Girona. 1991. Funchal. 1981. in Mercer.. Plants and Ancient Man. (ed. Sciallano. 1989. Rotterdam.. in Diloli. Pons. (with the as- sistance of G. Entjes–Nieborg) (ed.. 1997.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO BELTRAN DE HEREDIA. 21.P.. K. 1991. W. JUAN TRESSERRAS.L. Un complex arqueològic d’època ibérica (Excavacions 1990-1998). Balkema. Plants and Ancient Man. 425-428. 1994. K. Aspectes metodològics: la recollida i tractament de les mostres.E. 1991. ROVIRA. JONES. Sèrie Monográfica. Edinburgh University Press. Revista d’Arqueologia i Ciències de l’Antiguitat 1. 1998. Balkema. Los recursos vegetales y su aprovechamiento en Hispania según los textos clásicos. in Pons. Balkema. 123–162.). A. K. 1997. Histoire et ethno- logy.M. M. 21. Échantillonnage et enregistrement des prélèvements. Casparie. 44 Procesos formativos y transformativos del yacimiento.. 2002. HOPF.. Aportaciones del estudio de fitolitos. Wasylikova. R. Museu d’Arqueologia de Catalunya-Girona. 2000. O. 53–62.). HILLMAN. U... L’aplicació de nous mètodes en la investigació del món de la mort. . Entjes–Nieborg) (ed. Wasylikova. Actes del XXII Col·loqui Internacional per a l’Estudi de l’Edat del Fe- rro. A. GARRIDO VÍLCHEZ.. BUXÓ. Wasylikova. La production de vin dans deux domus de la ville romaine de Baetulo. N. JONES.). K. GURRI. in van Zeist. JUAN TRESSERRAS. 139-150.. Cahier Noir 5.. JUAN TRESSERRAS.). CANAL.. E. ed. CNRS. 267–274. Rot- terdam. Nuevas aportacio- nes sobre la producción de vino en la Layetania romana: instalaciones vinícolas y análisis de residuos.).). R. BUXO. 2003. 1991b. Madeira. W. 241–277. 2002. CUBERO. Mas Castellar de Pontós (Alt Empordà).C. Un complex arqueològic d’època ibérica (Excava- cions 1990-1998). 101-114. COMAS. A. JUAN TRESERRAS. La agricultura y la alimentación vegetal de la edad del Hierro en la Cataluña oriental.. in van Zeist. D. Balkema.). Girona. Montagnac. A. (dir. Mas Castellar de Pontós (Alt Empordà). Estudio geoarqueológico de la secuencia estratigráfica de Ronda la vieja.. J. (dir. BUXÓ. A. 63–80. 1990. Treignes. J. W. Universitat de Barcelona.

Juan–Tresserras. K. LÓPEZ. 139–145. MARINVAL. R. J.. ALBERT. Barcelona.). Departament de Cultura. López–Cachero. J. 1996. Monografies Badalonines 14.. J. (coord. JUAN TRESSERRAS. J. CSIC.L. I Congrés del Neolític a la Penín- sula Ibérica. E.. Prehistoric Agriculture in Southern Spain during the Neolithic and the Bronze Age. California.. American Journal of Physical Anthropology 101.. J. L. Dietary information through the exa- mination of plant phytoliths on the enamel surface of human dentition. Museu d’Arqueologia de Catalunya–Girona. Paleoethnobotany. L. Heller. 16. Andorra la Vella. Castelvecchio Pascoli. ECHAVE. J.. (ed.M. A. Pons. JUAN–TRESSERRAS. Aportaciones de los análisis de residuos. Vallès Occidental). The application of ethnographic models. (dir. ALBERT. 1992.L. 1995. 1996. J. PEÑA CHOCARRO. Generalitat de Catalunya. P. J. producció i comerç al Mediterrani Occidental. Madrid. 2000b. C. Els productes alimentaris d’origen vegetal a l’edat del Ferro de l’Europa occidental: de la producció al consum. J. in Pinilla. 371–377. 4º Congrés Europeu sobre Ceràmica Antiga. Rubri- catum 1. BAR International Series 818. Proceedings of the First International Workshop on Hullled Wheats. MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO JUAN TRESSERRAS.. JUAN TRESSERRAS. From staple crop to extinction? The archaeology and history of the hu- lled wheats. Complutum 11. Primeros análisis de contenidos de recipientes cerámicos del hábitat de Genó (Aitona. Trabajos de Prehis- toria 37. El cultivo de la vid y la elaboración del vino en la Península Ibérica en la Antigüedad. 5º Curs d’Arqueologia d’Andorra.. Mora. LÓPEZ–CACHERO.. 419–432. 2000a. 1998a. JUAN TRESSERRAS. SAMUEL. Formació i implantació de les comunitats agrícoles. A.L. Hamer. Excavacions Arqueològiques a Catalunya. P. Phytolith analysis on dental calculus.M. J. Lleida). JUAN TRESSERRAS. 1994. Sèrie Monográfica 18. 1980. Recherches expérimentales sur l'acquisition des données en Paleocarpologie. 239–252.. C.). Determinació d’impressions i d’inclusions vegetals en ceràmiques a mà i en material de construcció en terra. Peninsular. Análisis de residuos de la fullonica y la tinctoria de Barcino. La cerveza: un producto de consumo básico entre las comunidades ibéri- cas del N. 201–206. in Maya. 1997. (eds). Estudis arqueològics i arqueomètrics. CALVO.. Govern d’Andorra. Machado. M. 2000d. Estudio de semillas prehistóricas en algunos yacimientos españoles. PEARSALL. R.J.. Actes del XXII Col·loqui Internacional per a l’Estudi de l’Edat del Ferro. Un establi- ment pagès prehistòric i medieval (Sabadell. Genó: un poblado del Bronce Final en el Bajo Se- gre (Lleida). 245–252. 2000c. JUAN TRESSERRAS. Badalona. JUAN TRESSERRAS. Arqueomedi- terrània 5. Cuesta. La cerveza prehistórica: investigaciones arqueobotánicas y experimenta- les. València. 57–68. I Jorna- das Internacionales sobre Tecnología Agraria Tradicional. JUAN TRESSERRAS. Museu de Badalona. NESBITT. 6/9 de maig de 1998..M. M. Hulled wheats. 21–29. 1995. S. Journal of Archaeological Science 21. in González.. Academic Press. Ph. 1999. J. D.). PÉREZ–PÉREZ. R. JUAN TRESSERRAS. MAYA. El procesado de vegetales y la interpretación funcional del utillaje neolítico de molido y triturado en la Península Ibérica. JUAN TRESSERRAS.. Segrià. Resultats de les anàlisis de residus en material de mòlta.). Inc. R. J. 1998b. and burial soil: information about diet and paleoenvironment.. Martin. Publicacions de la Universitat de Barcelona-SERP-San Miguel. Re- vue d'Archéométrie 10. A Handbook of Procedures. C. LALUEZA. Can Roqueta.E. Saguntum–Plav. J. JUAN–TRESSERRAS. J. PEÑA CHOCARRO. 101–113. 1999. Monografía 4. Actes del II Col·loqui Internacional d’Arqueologia Romana. Museo Nacional del Pueblo Español. 29–34. San Diego. C.. ALBERT. Girona. The State–of–the–Art of Phytoliths in Soils and Plants. J. ena- mel surface. 41–100. J. (eds. en: L’assenta- ment del Bronze Final i Primera Edat del Ferro del Barranc de Gàfols (Ginestar. in Paludosi. 1999. . 1989. F.. 219–226. Ribera d’Ebre).. C. Estudio de residuos vegetales conservados en recipientes y asociados a material de molienda en yacimientos de la Edad del Hierro del NE de la Península Ibérica. M. A. LALUEZA. Los modelos etnográficos en Arqueobotánica: los cereales vestidos. D. 239–242. in Buxó. Gavà–Bellaterra 27–29 març 1995.. Identification of phytoliths and 45 starch granules from prehistoric human dental remains from the Iberian Peninsula and Balearic islands. J. . III Reunió d’Economia en el Món Ibèric. Extra 3. J. 1986. El uso de plantas para el lavado y teñido de tejidos en época romana. LALUEZA. El Vi a l’antiguitat: economia.L.

Societé Botanique de France 139. Actualites botaniques (2/3/4). L.. R. 1. P. GRAU. SÁNCHEZ.. Vic.. Pop- per. REYNOLDS. in Procopiou.). J. in Hastorf.. C..S. G. Sampling Seeds. RODRÍGUEZ ARIZA. 715–725.loqui Interna- cional per a l’Estudi de l’Edat del Ferro. 287–298. Paris. D. Trabajos de Prehistoria 45. University of Chicago Press. 1992. San Diego. Popper. 3–4. IBORRA.. C:A. Almería). H. ANDERSON. A. Cahiers ORTOM. ROVIRA.. 359–374. Actas del IIº Congreso de Arqueología Penin- sular. P. ZEIST. POPPER. Arqueobotánica y Paleoetnobotánica en el Sureste de Espa- ña. N. (dir. 169–187. PÉREZ. Centro Andaluz de Arqueología Ibérica/Universidad de Jaén. 1993. 1984. 53–71.L. La explotación agraria del territorio en época ibérica: los casos de Edeta y Kelin. Férvedes 3.. P. tesis de licencia- tura. 17–35. Analytical Methods and Cultural Interpretations of Archaeological Plant Remains. RIVERA. F. ROVIRA. Analytical Methods and Cultural Interpretations of Archaeological Plant Remains. W. 1999. V.. ed. . 2002. R. Eumo.P. 2000. Almería). FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ. tesis doctoral. CTHS. MATA. in Hastorf. PINILLA. XX. 1996. 1979.). 111–128. RUIZ SÁNCHEZ. V. PROCOPIOU.. Els productes alimentaris d’origen ve- getal a l’edat del Ferro de l’Europa occidental: de la producció al consum. F. 146–161. (ed. RODRÍGUEZ ARIZA. Pons. The State–of–the–Art of Phytoliths in Soils and Plants.E.. Journal of Archaeological Science 9. C. La explotación de los recursos vegetales y el origen de la agricultura en el País Vasco: análisis arqueobotánico de macrorrestos vegetales. A. van der VEEN. 1999. Current Paleoethnobotany. Vic. N.. H. University of Chicago Press. Zamora. R. (dir. Una perspectiva de futur. Acción antrópica sobre el medio natural en el Su- 46 reste de Andalucía durante la Prehistoria Reciente y Época Romana. ASENSIO. 1991. E. MORENO.. G. 2000. Agriculture in Medieval Gasselte. An archaeological and geological perspective. PALFENIER VEGTER. Mª. G. Identification des techniques de récolte des graines alimentaires... Investigaciones Arqueológicas en An- dalucía 1985–1992 (Proyectos).J. 1998. RAMIL.O. V. MACHADO. Girona. La producció d’oli al món ibèric: l’exemple del Camp de Túria. OBÓN. Comparability among Recovery Techniques. M. vol. 1988. Consejería de Cultura y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. série Sciences Humaines. SIGAUT. P. 267–299. 3. A. 1982. Universidad de Valencia. 1978. Cota Zero 7.. Spain) based on an anthracological study of Old Ronda. C. van. in Buxó. Ma- drider Mitteilungen 29.. Academic Press. Palaeohistoria 21. UPV/EHU. Essai d’Identification des techniques de récolte des instruments à bras du travail du sol. M. Jaén. PIPERNO. CSIC. MªO. Paris. Botanische Untersuchungen in der Bronzezeitlichen Höhensiedlung Fuente Álamo. P. G. 3. 1988. AGUAYO. N.S. FIELLER. 1988.M. (ed. M. M. Complutum 11. V. 191–208. Cambios en las estrategias de explotación de los recursos vegetales en el norte de la Península Ibérica. E.. vol.. F.).. Las plantas del yacimiento calcolítico de Las Pilas (Mojácar. STIKA.J. Una aproximació experimental als inicis de l’agricultura al sud–oest d’Àsia. 417–428. JUAN–TRESSERRAS.). JUAN TRESSERRAS. The environment in the Ronda Basin (Malá- ga.. L'interprétation fonctionnelle de l'outillage de mouture et de broyage dans la préhistoire et la anti- quité.P. Moudre et broyer. 1997 (eds). Selecting Quantitative Measurements in Paleoethnobotany. Monografía 4. ANDERSON. 1988. Indicadores químicos para la arqueologia. SIGAUT. datos preliminares. Treuil. R. WAGNER. Propuesta de metodología para la recogida de semillas y frutos en yacimien- tos arqueológicos: el ejemplo de Las Pilas (Mojácar. 1993. CAÑABATE. H. WILLCOX. ZAPATA. F. DOPAZO MARTÍNEZ. BONET. 635–645. 151–168. El análisis de se- millas y frutos arqueológicos.MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO PÉREZ JORDÁ. H. Étude des matières transformées sur les outils de mouture: identification des résidus et des traces d'usure par analyse chimi- que et par observations en microscopie optique et électronique.S. vol. C. 317–334. Eumo. Arqueologia experimental. V. Sèrie Monográfica 18. Cu- rrent Paleoethnobotany.. Museu d’Arqueologia de Catalunya–Girona. 21–76.S. 1988. Phytolith analysis. A. CABAÑATE. 1988. D. Journal d’Agriculture Traditionnelle et de Botanique Appliquée 25. 47–57. FORMENTI.. ed. Actes del XXII Col. J. Huelva.A. BUXÓ.

(maderas. con restos de tejido de lino. semillas.. Más recientemente están saliendo a la luz yacimien- Hasta hace relativamente poco en la Península Ibéri. necesario adaptar las estrategias de recogida y vas y hipogeos de las Baleares que fueron utilizadas muestreo a las particularidades de cada yacimiento.. tefactos de maderas. artefactos de madera y semillas vid y de vación de macrorrestos vegetales sólo se produce bellota (Rivera/Obón de Castro 1987). cesos deposicionales y postdeposicioanles que han Entre los más conocidos podemos mencionar los dado lugar a la formación de estos conjuntos hacen hallazgos de artefactos de madera en diversas cue. 1. como por ejemplo la Cueva de los Murciélagos de Albuñol RAMON BUXÓ I CAPDEVILA1 (Granada). Zapata 1999). Nieto/Raurich 1998. niveles freáticos y niveles arcillo. o la Cueva Sagrada. Buxó/Rovira/Saüch 2000. LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS LA RECUPERACIÓN DE RESTOS excepcionales de cuevas donde la materia orgánica ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS se ha conservado de manera excepcional. Chinchi- nales que favorecieron la conservación.. por ciente implantación que tiene en la Península Ibérica poner los casos más habituales. También en Andalucía se conocen casos abordar la excavación de estos yacimientos. como lugares de enterramiento. la fuente monumen- cimientos y como consecuencia de estos hallazgos tal de Tarragona (Pociña/Remolà 2002). Micó. cientes excavaciones de la Cova des Càrrtix y Cova sos permanentemente húmedos en algunas cuevas. arqueológicos. permite señalar algunas problemáticas comunes ticos (complejo de Cales Coves en Menorca. Ello no supuso que en estos ya. Departament de Prehistòria i Antropologia Social. LEONOR PEÑA CHOCARRO de produción cestería o de sandalias de esparto RAQUEL PIQUÉ I HUERTA2 (Molina et alii 1984). tes excavaciones de pozos de época romana de ticas de sedimentos con el objetivo de recoger se. estera de En la mayoría de contextos arqueológicos la preser. tenemos el yacimiento lacustre de época dad o por la inclusión de los restos en una matriz neolítica de la Draga en Banyoles (Bosch et alii. con la presencia de restos de cuerdas.. millas o frutos. tos que por tener estratos en condiciones anaeróbi- ca sólo se conocían algunos hallazgos fortuitos de cas ofrecen posibilidades de conservación excep- restos orgánicos de origen vegetal. de finales del III milenio AC. (Nieto et alii 1989.). ya que són los más visibles. esparto. rro/Zapata 1996. perado los restos y por lo tanto la diversidad de pro- botánica estaba muy poco implantada. des Mussol (Lull. y las recien- se procediera a llevar a cabo una recogida sistemá. tallos. Iesso (Buxó et alii. Cova que han de ser tenidas en cuenta en el momento de Murada. ramas. Rihuete. Museu d'Arqueologia de Catalunya 2. Bosch. un com- plejo funerario de la Salud (Murcia). de artefactos y de macrorrestos vegetales. permitido llevar a cabo una recogida sistemática de sula Ibérica. en prensa). No obstante en medios saturados de restos vegetales que ha aportado una gran informa- agua donde se produce poca oxigenación la acción ción tanto de los aspectos socieconómicos de las de bacterias y hongos queda inhibida dando lugar a sociedades en estudio como de los procesos de una óptima preservación de las materias vegetales. en parte por que en el momento en La diversidad de contextos en los que se han recu- que se realizaron estos descubrimientos la arqueo. Así por citar algunos 47 nes de humedad constantes. por lo que no contextos y el grado de conservación de los mismos fueron objeto de estudios arqueobotánicos sistemá. raí. frutos y semillas. En estos lla/Piqué/Tarrús 1996). muchos de estos No obstante. el conocimiento que tenemos sobre el yacimientos fueron objeto de excavaciones poco tipo de restos vegetales que se encuentran en estos sistemáticas o bien fueron expoliados. 1999) que ha Por estas circunstancias hay una gran cantidad de permitido la recuperación de un importante conjunto material vegetal conservado en forma de hojas. entre ellos. los pecios de Cala Culip casos los hallazgos se limitaron principalmente a ar. frutos. debido a la carbonización. Ello ha sido posible gracias a la cre- ducir estas condiciones favorables. turberas.). arcillosa se habían producido condiciones excepcio. Buxó 1989. y Buxó 1998). Destacan las re- lacustres. ejemplos. procedentes so. éste es el estado en que No obstante la localización de nuevos yacimientos se encuentran la mayoría de las evidencias del uso de que han podido ser excavados recientemente ha las plantas en yacimientos arqueológicos de la Penín. el puerto romano de Irún (Peña–Choca- a restos de tejidos. ces. Risch. Universitat Autònoma de Barcelona . la ausencia de hume. tendríamos zonas la investigación arqueobotánica. cionales de toda una serie de materiales orgánicos bre todo de cuevas donde ya sea por las condicio. conservación de la materia orgánica en contextos Son diversos los contextos donde se pueden pro. 2000.

torno natural. Por lo estadios de la vida del artefacto (producción. miento. algo todavía utópico en nuestro Los objetivos del muestreo deben estar orientados pais. Por ejemplo mien- mas transformadas (listones. sido abandonados en diferentes estadios de la vida Además hay que tener en cuenta que la conserva- d e l a r t e f a c t o ( p ro c e s o d e p ro d u c c i ó n . como ya hemos señalado otros agentes gracias a la excepcional conservación de los restos pueden haber incorporado madera en los asenta- vegetales y que criterios hay que tener encuenta en mientos. La datación negligir no obstante la posibilidad de obtener infor. componentes de ins- o en contextos urbanos. especialmente en aquellos que se locali- el momento de llevar a cabo la recogida de los res. abandono). además de los propios artefac- La principal característica de estos contextos es la tos. que tas) y productos (instrumentos. componentes de instrumentos). Por ello el proceso de recogida MADERAS de restos debe ser exhaustivo con el objetivo de te- ner documentados. También la dendrocronología permite abordar a la obtención de información sobre la producción aspectos relacionados con la gestión forestal y las de artefactos (materias primas utilizadas y proceso condiciones ambientales existentes durante el perí- de transformación) y la función de los mismos. ya que como hemos seña. que han polis de Càrritx y Mussol. zan al aire libre. por lo que podemos tener representado en des que se desarrollaron en el asentamiento. No obstante. óbviamente los criterios trumentos). presentados en las unidades de análisis. Por lo tanto cación en otros contextos tan sólo se han recupera- tendríamos básicamente restos de madera aporta. materias pri. como por ejemplo en las necró- dos intencionalmente a los asentamientos. partes leñosas que forman parte del en- 48 probabilidad de recuperar artefactos de madera. Así troncos desbastados). madera aportados intencionalmente a los asenta- máticas específicas que se han tratado en este mis. ya en el lugar donde se asentó la población. virutas) y/o productos (instru- ción pueden localizarse tanto en cuevas. bricación (astillas. etc. lo que puede gia de muestreo idónea. ción de troncos y ramaje utilizados en la construc- consumo/uso. cuestiones relativas a la dinámica de ocupación que cayeron durante su período de funcionamiento gracias a la datación cruzada (fases de construc- o con posterioridad. gica de referencia. bienes consumibles. el conjunto materias primas aportadas al asenta- tructuración del espacio. lo que implica potencialmente una alta tefactos. materias primas transformadas (listones. ya sea porque las maderas estaban métodos dendrocronológicos tanto para resolver ya en el lugar donde se asentó la población o por. ya sea porque las maderas estaban tos. probablemente corresponden a desechos de fabri- bles. residuos y/o desechos. Los restos leñosos pueden corresponder a diferen. mientos que han sido abandonados en diferentes mo volumen para estos casos particulares. naturaleza de las activida. do los productos. recuperación de astillas de todos los tamaños. desechos del proceso de fa- mismo dado que los medios húmedos de conserva. otros ción de los poblados abre una dimensión de investi- agentes pueden haber incorporado madera en los gación amplia ya que permite la aplicación de asentamientos. datos sobre el proceso de transformación de los ar- bonizados. Por lo tanto corresponden a restos de que se seguirán han de tener en cuenta las proble. interior del asentamiento o si fueron aportados rias primas aportadas al asentamiento. viru. al aire libre mentos.LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS No es objetivo de este trabajo establecer la estrate. ambientales del período estudiado. troncos desbastados). bienes consumi. intérvalos temporales re. que pueden aportar excepcional conservación de restos leñosos no car. madera. tras que en el yacimiento de la Draga es habitual la desechos del proceso de fabricación (astillas. aunque ello sólo es tos para alcanzar una buena comprensión de su posible cuando existen secuencias dendrocronoló- significado. No obs- abordadas a partir del estudio de estos contextos tante. Por lo tanto hay que tener en ción de los poblados) como para intentar la data- cuenta los procesos de formación de estos conjun. por lo que mos determinar si los artefactos se produjeron en el podemos tener representado en el conjunto mate. ción absoluta del yacimiento. Los restos leñosos pueden cuenta las características del yacimientos a nivel de corresponder a diferentes estadios del trabajo de la procesos de formación. cruzada de los troncos que se utilizaron como es- mación sobre la vegetación local o las condiciones tructuras de sosten de las contrucciones en el yaci- . es. ayudar a comprender mejor las estrategias de ges- lado en cada caso particular habrá que tener en tión del entorno forestal. con- tanto nuestro objetivo es más resaltar cuáles son sumo/uso) o han sido depositados intencionalmen- las problemáticas particulares que pueden ser te como acompañamiento de los difuntos. Tan sólo a partir de esta recogida exhaustiva pode- tes estadios del trabajo de la madera. porque cayeron durante su período de funcionamiento o con posterioridad. como productos ya acabados. sin odo de ocupación o uso del depósito.

LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS

miento de la Draga han permitido constatar por se observan diferencias entre las materias primas
ejemplo diferentes momentos de tala del bosque y empleadas en la producción de artefactos y los ta-
diferencias en las características de los individuos xones representados entre ramas y troncos sin se-
explotados (adultos o juveniles). Los estudios lleva- ñales de manufactura. Este es el caso por ejemplo
dos a cabo en yacimientos palafíticos del centro de de los pozos del yacimiento de Iesso donde se ob-
Europa han revelado el potencial informativo de la servaban diferencias significativas entre las materias
aplicación de este tipo de análisis (Billamboz 1995; primas utilizadas en la producción de artefactos,
Gassman 1984, 1989; Schweingruber 1996). muchas de ellas aportadas desde largas distancias,
El reconocimiento de los artefactos durante el pro- y los taxones representados entre ramas sin señales
ceso de excavación no siempre es factible, por lo aparentes de haber sido modificadas que podrían
que no es aconsejable dirigir la recuperación sólo a haber correspondido a la vegetación local.
aquellos restos que presentan señales evidentes de Casi tan importante como llevar a cabo un buen re-
manufactura. La fragmentación de los artefactos, al- gistro de campo de la procedencia y condiciones en
teraciones de la superfície debido al ataque de xiló- que aparecen los restos es preveer medidas de
fagos o la posibilidad de que estos no tengan análo- conservación para el material orgánico desde el
gos actuales pueden implicar que sea difícil mismo momento en que se inicia la intervención ar-
reconocerlos, hay que tener en cuenta que los ins- queológica en medios húmedos. El objetivo es man-
trumentos pueden haber sido objeto de una trans- tener los ítems en condiciones húmedas hasta su
formación mínima y por lo tanto pueden conservar transporte al laboratorio de restauración. Así mismo
corteza o morfologías parecidas a ramas o troncos. hay que impedir que el contacto con la luz y el oxí-
Otra problemática añadida es el hecho de que tam- geno acelere la aparición de hongos o bacterias que
bién pueden estar representados en estos conjun- pueden estropear la pieza. Por ello durante la exca-
tos ramas y troncos producto de la poda natural de vación los ítems orgánicos deben permanecer hú-
la vegetación local, siendo complejo discriminarlas a medos y protegidos de la luz, pudiendo para ello
priori de posibles materias primas aportadas. acondicionarse contenedores donde almacenarse
Por ello se recomienda realizar durante la excava- hasta su trasnporte o bien manteniendolos en el ni-
ción una recogida exhaustiva de materiales leñosos, vel arquelógico hasta el último momento. Los restos
que puede combinar la recogida manual de restos orgánicos deberán trasladarse a un lugar donde sea
de gran tamaño con la flotación de determinados posible su almacenamiento en condiciones que ga- 49
paquetes sedimentarios que puede ayudar a recu- rantizen su conservación. Lo más recomendable es
perar objetos de pequeño tamaño y pequeños frag- guardar las piezas en contenedores de plástico
mentos desprendidos de piezas más grandes. La opacos, con agua, y almacenarlas en un refrigera-
recogida manual es óbviamente imprescindible ya dor. Hay productos químicos que pueden ser em-
que, al igual que para otros ítems arqueológicos, es pleados para evitar la proliferación de hongos y bac-
necesario registrar su localización. Es posteriormen- terias, no obstante no es aconsejable su aplicación
te, durante el trabajo de laboratorio una vez las pie- ya que pueden distorsionar los resultados de deter-
zas están limpias, que es posible discriminar, en la minados análisis (C14).
mayoría de los casos, si los restos presentan seña-
les de manufactura. En cualquier caso es recomen-
dable la presencia durante la excavación de perso- SEMILLAS Y FRUTOS
nal especializado que pueda dirigir la recogida de
los restos leñosos y tomar decisiones sobre el terre- Sin los efectos de la carbonización o del contacto
no sobre lo que conviene recoger y como. En el con el fuego, los restos de semillas y frutos se con-
caso que durante el proceso de excavación sea po- servan únicamente bajo condiciones anaeróbicas
sible la identificación de ramas y troncos sin señales de medios saturados en agua y en circunstancias
de manufactura, y si estos son muy abundantes, excepcionales, como la aridez (con ausencia abso-
puede llevarse a cabo la recogida sobre el terreno luta de humedad) o el rigor del hielo. En los yaci-
de pequeñas muestras para la determinación de la mientos que reúnen estas condiciones, se pueden
especie o estudios dendrocronológicos. conservar las semillas, los frutos (secos o carno-
En el caso que no hayan señales evidentes del pro- sos), y los distintos elementos que forman parte de
ceso de manufactura la posibilidad de diferenciar ellos: los pedúnculos, las espigas, las horquillas de
entre materias primas aportadas y ramaje o troncos espiguillas, los segmentos de raquis, las glumas…,
es mas limitada ya que pueden presentar las mis- pero también las raíces, los bulbos o las hojas.
mas características morfológicas. No obstante la El aumento cualitativo y cuantitativo de los macro-
determinación taxonómica de los restos puede ayu- rrestos vegetales bajo estas condiciones de conser-
dar a discriminar unas de otras, sobre todo cuando vación, facilita que a partir de los conocimientos

LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS

ecológicos y fitosociológicos actuales sea posible aquellas en las que se preservaron (Körber–Grohne
reconstituir los diferentes grupos florísticos de un 1991).
período desde la perspectiva que estos restos ve- Los macrorrestos vegetales presentan en general
getales son el producto de diferentes actividades una densidad superior que la del agua y no pueden
humanas. La mejora y el aumento de métodos y ser sometidos a flotación. Por tanto, el tratamiento
prácticas de cultivo, y el perfeccionamiento de los de las muestras debe ser sometido a cribado y pro-
instrumentos agrícolas, incidirán sobre ciertas plan- cesado en agua con la finalidad de que la estructura
tas, las cuáles se especializarán cada vez más, en de los restos no se degrade.
detrimento del medio original que abandonarán o Las muestras se pueden recoger en un saco de
que habrá sido parcial o totalmente destruído por plástico o contenedor con agua y mantenerlo cerra-
las comunidades humanas. Desde esta perspecti- do de 6 a 12 horas hasta que se encuentre plena-
va, las características de los macrorrestos vegeta- mente saturado en agua. Éstas se tamizaran en una
les hallados en yacimientos arqueológicos situados columna de tamices de 4 o 2 mm, 1 mm, 0,5 y 0,25
en medios saturados en agua, permitirán a la paleo- mm y se registraran el volumen y el peso en fresco,
carpología reconstruir, de manera complementaria y se deberá realizar la misma operación después de
a la palinología y a la antracología, la evolución de la saturación en agua. A continuación se procederá
los medios vegetales y las prácticas tradicionales a la separación e identificación de los restos utili-
de los cultivos. zando la lupa binocular.
La reconstrucción se dirige hacia diferentes polos de Los restos que se separen o sean seleccionados no
análisis, que pueden comprender conjuntamente las deben secarse o sacarse del agua, hasta que no se
acciones regulares del ser humano sobre el medio: realice el tratamiento adecuado para su conserva-
ción. Éstas se debe conservar en agua con un bioá-
1. La diferenciación de taxones característicos que cido añadido: se pueden almacenar en una mezcla
marcan ciertos hábitats ecológicos. Esto permite la de agua destilada (20%) con formol al 4% (10%) y
identificación de grupos florísticos diferentes, al rela- alcohol industrial al 10%, o también en una mezcla
cionarlos con la geomorfologia de la zona estudiada. de glicerina, alcohol y agua destilada a partes igua-
2. La diferenciación de las plantas explotadas que les, al que se añade un producto desinfectante
se utilizan para el consumo o para otras finalidades. como por ejemplo el timol.
50 Por un lado, las plantas cultivadas, cereales, legu- El primer examen de tratamiento de las muestras
minosas, oleaginosas y textiles; por otro, las plan- procedentes del terreno consiste en procesar una
tas de recolección, comestibles igualmente, proce- primera de ellas (en un volumen que puede oscilar
dentes de los alrededores inmediatos. de 0,5 litros a 5 litros de sedimento por muestra),
3. El emplazamiento de los terrenos cultivados, se- para comprobar las condiciones de conservación y
gún la presencia de especies que acompañan a los la frecuencia de restos. En el caso de conjuntos ce-
cultivos y de plantas asociadas a praderas o pas- rrados (como por ejemplo los pozos o las cister-
tos. Estas plantas nos informan también sobre el te- nas), se pueden recoger muestras totales proce-
rritorio en el que evoluciona la comunidad, ya sea dentes de cada nivel de relleno, y efectuar tests de
por los cultivos, ya sea por la recolección. 50 litros para cada unidad estratigráfica.
4. La distinción de los terrenos yermos, de los bor- La interpretación cultural y ecológica de los macro-
des de los caminos, señalados específicamente por rrestos vegetales debe tener en cuenta un gran nú-
las plantas ruderalizadas. A veces, éstos constitu- mero de cuestiones en un contexto anaeróbico. En
yen también una zona de refugio para algunas plan- el caso de contextos urbanos anaeróbicos, a pesar
tas compañeras de los cultivos. de que el número de restos y taxones es alto, exis-
5. Las prácticas agrícolas: diferentes combinacio- ten numerosos factores que condicionan la compo-
nes de la evolución y de la regularidad de ciertos ta- sición de las muestras (Green 1982; de Moulins
xones permiten discernir los sistemas de cultivo. La 1990; Willcox 1977). En un yacimiento de estas ca-
presencia de uno u otro vegetal, su análisis en su racterísticas se conservan todo tipo de restos, tanto
contexto, debe, por otro lado, facilitar la identifica- los recolectados deliberadamente como los deposi-
ción de las operaciones realizadas sobre el terreno: tados de forma natural, con lo cual la distinción en-
después de la cosecha, el almacenamiento, o de tre unos y otros es difícil. Además, existe una alta
las preparaciones previas al consumo. probabilidad de que los materiales sean fruto de un
Los yacimientos arqueológicos con condiciones de depósito secundario.
conservación anaeróbicas exigen un tratamiento Los resultados de este tipo de estudios podrán se-
específico para evitar que los macrorrestos vegeta- ñalar los usos potenciales de la vegetación que da-
les sufran daños. Asimismo en algunos casos hay rían como resultado residuos vegetales urbanos: así
que conservarlos en unas condiciones similares a por ejemplo, la utilización de combustible y el des-

LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS

arrollo de actividades industriales – de tipo artesanal gar al yacimiento de forma accidental, aunque rara-
y de construcción como techumbres, maderas, mente puedan ser evaluados en las muestras ar-
etc.–; alimento, plantas medicinales y cama para el queológicas: como ejemplo los aspectos relaciona-
ganado, así como abundantes restos procedentes dos con la dispersión de semillas por el viento, el
de basura urbana. Finalmente tampoco se deberá agua, las personas, en la ropa, o los en excremen-
olvidar la existencia de especies que han podido lle- tos de animales como las aves y el ganado.

BIBLIOGRAFIA
BILLAMBOZ, A. 1995, Proxyséries dendrochronologiques et occupation néolithique des bords du Lac de
Constance, Palyno Sciencies 3, 69–81
BOSCH, A., CHINCHILLA, J., TARRÚS, J. (coords.), 2000, El poblat lacustre de la Draga: excavacions
de 1990 a 1998, Monografies del CASC 2, Girona, Museu d’Arqueologia de Catalunya–Centre d’Arqueolo-
gia Subaquàtica de Catalunya.
BOSCH, A., CHINCHILLA, J., PIQUÉ, R., TARRÚS, J 1996, Hallazgo de los primeros utensilios de ma-
dera en el poblado neolítico de La Draga (Banyoles, Girona), Trabajos de Prehistoria 53, 147–154.
BUXÓ, R. 1989, Estudi de restes carpològiques recuperades a Culip IV i Culip VI, in Nieto, X. et alii, Exca-
vacions arqueològiques subaquàtiques a Cala Culip (I) 9, 311–316.
BUXÓ, R. 1998, Estudi de les macrorestes vegetals del jaciment Culip VI, in Nieto, X., Raurich, X. (coord.),
E x c a v a c i o n s A r q u e o l ò g i q u e s a C a l a C u l i p . 2 , M o n o g r a f i e s d e l C A S C , M u s e u d ’ A rq u e o l o g i a d e
Catalunya–Centre d’Arqueologia Subaquàtica de Catalunya, 261–264.
BUXÓ, R., ROVIRA, N., SAÜCH, C. 2000, Les restes vegetals de llavors i fruits, in Bosch, A., Chinchilla,
J., Tarrús, J. (coords.), El poblat lacustre neolític de La Draga. Excavacions de 1990 a 1998, Girona, Mono-
grafies del CASC 2, 129–139.
BUXÓ, R., CANAL, D., GUITART, J., PERA, J., PIQUÉ, R., Estudi de dos pous romans de Guissona (la
Segarra), en prensa. 51
DE MOULINS, D. 1990, Environmental Analysis, in Maloney, C. (ed.), The upper Walbrook valley in the Ro-
man period, CBA Research Report 69, Londres, Museum of London /Council for British Archaeology,
85–115.
GASSMAN, P. 1984, Dendrochronologie: 100.000 cernes sur Cortaillod–Est, Archaölogia Schweiz, 63–68.
GASSMAN, P. 1989, Le stockage du bois sur le site bronze final de Cortaillod–Est, Dendrocronologia, 7,
105–121.
GREEN, F.J. 1982, Problems of interpreting differentially preserved plant remains from excavations of me-
dieval urban sites, in Hall, A.R., Kenward, H.K. (eds), Environmental Archaeology in the urban context, CBA
Research report 43, 40–46.
KÖRBER–GROHNE, U. 1991, Identification methods, in Van Zeist, W., Wasylikowa, K., Behre, K.–E., Pro-
gress in Old World Palaeoethnobotany, A.A: Balkema, Rotterdam, 3–25.
LULL, V.; MICÓ, R.; RIHUETE, C.; RISCH, R. 1999, Ideología y Sociedad en la Prehistoria de Menorca:
La Cova des Càrritx y la Cova des Muslo, Menorca: Consell Insular de Menorca, UAB.
MOLINA, F., AGUAYO, P., FRESNEDA, E., CONTRERAS, F. 1984, Nuevas investigaciones en yacimien-
tos de la edad del Bronze en Granada, Homenaje a Luis Siret, 1934–1984, Sevilla, 353–360.
NIETO, X. et alii 1989, Excavacions arqueològiques subaquàtiques a Cala Culip (I) 9, Girona, Centre d’In-
vestigacions Arqueològiques, 311–316.
NIETO, X., RAURICH, X. (coord.) 1998, Excavacions Arqueològiques a Cala Culip 2, Monografies del
CASC nº 1, Museu d’Arqueologia de Catalunya–Centre d’Arqueologia Subaquàtica de Catalunya, 261–264.
PEÑA–CHOCARRO, L., ZAPATA, L. 1996, Los recursos vegetales en el mundo romano: estudio de los
macrorrestos botánicos del yacimiento calle Santiago de Irún (Guipúzcoa), Archivo Español de Arqueología
69, 119–134.
POCIÑA, C.A., REMOLÀ, J.A. 2002, Una font monumental a l’àrea portuària de Tarraco. Notes prelimi-
nars, Empúries 53, 41–47.
RIVERA, D., OBÓN DE CASTRO, C. 1987, Apéndice II. Informe sobre los restos vegetales procedentes
del enterramiento calcolítico de la Cueva Sagrada (comarca de Lorca, Murcia), Anales de Prehistoria y Ar-
queología 3, Universidad de Murcia, Murcia, 31–37.

52 . Journal of Archaeological Science 4. Tree Rings and Environment Dendroecology. 1977. WILLCOX. Exotic Plants from Roman Waterlogged Sites in London. La explotación de los recursos vegetales y el origen de la agricultura en el País Vasco: Análisis arqueobotánico de macrorrestos vegetales. ZAPATA. 1999. Universidad del País Vasco. Snow and Landscape Research. Vitoria. L.H. 1996. Vienna. 269–282.LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS SCHWEINGRUBER. F. G. Berne. Haupt: Swis Federal Institute for Forest. Stuttgard. tesis doctoral in- édita.

La bibliografía sobre el de los estudios carpológicos– son todavía pocos y tema es por lo tanto ingente. Existe un consenso acer- das (dólmenes. Sanches 1991. Así mismo. Entre otros. Los análisis de macrorrestos vegetales se han centrado en el material antracológico (Figuei- ral 1994. en muchos casos funeraria. Vegas 1994. por lo tanto. Para ilustrar el gación desarrollan no sólo excavaciones aisladas. 1998. Juan Tresseras et alii 1995. A pesar de que claramente se sel y otra posterior con puntas de flecha de retoque observa un incremento progresivo del número de plano (Cava 1984. los trabajos disponibles y las reflexiones EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: acerca de su significado son todavía escasos. túmulos. 1995. Delibes 1995.) de funcionalidad di. UMR 5059. teniendo en cuenta que los más sistematizadas. UPV/EHU. queobotánica en la Península Ibérica así como a la montan al menos al siglo XVII y las primeras falta de información entre los arqueólogos acerca excavaciones arqueológicas a comienzos del siglo de: a) qué cuestiones pueden ayudar a resolver los XIX. ciones con fechas encuadrables en la segunda mitad mos podrían ser también válidas para otro tipo de del VI milenio BP (Arias 1995. ca de que la construcción y el uso de los dólmenes tie- res. Francia . no estén del todo resueltas–. Blas 1997. conta. Cruz 1997). siguiendo a la industria lítica. Mujika/Armendáriz 1991.es 2. la experiencia. Precisamente el objetivo del presente trabajo es al amparo de proyectos con excavaciones cada vez abordar estos temas. un gran número de dólmenes ofrece cromlechs. Zapata 2002. Vernet/Fi- INTRODUCCIÓN gueiral 1993. 1988. La relación de fechas es coherente con la natu- ha permanecido al margen de los cambios metodo. Iriarte 1995. Los grupos de investi. henges. En zonas del norte y cos aplicados a las construcciones dolménicas. 1997. da. que los estudios de semillas y frutos son muy esca- mentos megalíticos son una de las manifestaciones sos (Pinto da Silva 1982.. Yarri- estudios arqueobotánicos aplicados a dólmenes pe. quer de Motes 1974. tu/Gorrotxategi 1995a). Broussonet. tema describiremos brevemente algunos casos es- sino proyectos a largo plazo que incluyen el estudio tudiados por nosotras y reflexionaremos acerca de de monumentos localizados en un mismo entorno. Gomes 1996. 163 Rue A. una primera fase con mi- lógica y muchas de las excavaciones han incorpora. Área de Prehistoria. Figueiral/Sanches 1998–99. 2111. Constituyendo el megalitismo uno de los temas estudios de macrorrestos vegetales y b) qué siste- preferentes en la investigación arqueológica. Malu- nos vamos a centrar en los estudios arqueobotáni. dataciones posteriores que se encuadran en el V mile- La investigación relacionada con el megalitismo no nio BP. Jorge 1988. los monu. López de Calle/Ilarraza 1997b. pues suele distinguirse. Yarritu/Gorrotxategi 1995. 1997. por ejemplo. cromlechs. Trabajos inéditos de P. oeste peninsular han comenzado a proliferar las data- aunque muchas de las observaciones que realiza. menhi. 1989. Silva 1994). POSIBILIDADES Y LÍMITES Se han publicado resultados de muestreos palinoló- DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO gicos (entre otros. El uso de los dólmenes perdura 1. E–mail: fgpzapel@vc. probablemente a la escasez de especialistas en ar- gos y descripciones en la Península Ibérica se re. CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO CARBONES Y SEMILLAS ninsulares.ehu. para el frente atlántico e 53 interior peninsular: (Blas 2000. lógicos y teóricos que ha vivido la disciplina arqueo.. crolitos geométricos de retoque abruptos y en doble bi- do análisis diversos. Galván ISABEL FIGUEIRAL** et alii 1995). 01006 Vitoria–Gasteiz. Apdo. Kalb mos confirman que el megalitismo es un fenómeno de 1994. Los primeros hallaz. Delibes/Rojo estructuras como los túmulos sin cámara o los 1997). estudios interdisciplinarios. mos en la actualidad con un buen número de datos. En este trabajo hace tiempo por algunos autores (Andrés 1977. 2001. Lo limitado de los datos que manejamos se debe tre investigadores y profanos. ne un origen neolítico. Burjachs 1990. las posibilidades y límites de nuestra disciplina. Díez Castillo 1996. muestreos sistemáticos –particularmente en el caso taciones absolutas. Uzquiano) mientras Debido a su visibilidad y perdurabilidad. limitada. López/López 1993. cistas. 34090 Montpellier. algo ya argumentado desde versa. Institut de Botanique. etc. alineamientos. Cruz El creciente número de dataciones de 14C que maneja- 1995. López INTERÉS Y OBJETIVOS DEL MUESTREO de Calle/Pérez Arrondo 1995. ma de recogida y tratamiento deben llevar a cabo. 1999. El megalitismo es larga duración –aunque la cronología del origen y el final un fenómeno que cuenta con manifestaciones varia. Silva 1992) y de fitolitos (Juan LYDIA ZAPATA* Tresserras 1994. 1997. Jorge 1989). raleza de los ajuares funerarios. arqueológicas que más interés han despertado en. Gorrochategui/Yarritu 1990.

La piedra es el material más usado asocian a restos humanos (ejemplos pueden ser Ma- en la erección de las arquitecturas. Relacionados con prácticas funerarias nos hasta la Edad del Bronce. en algunos casos al me. Los car- co y señala el interés de estudiar de forma específica bones podrían proceder por ejemplo de fuegos do- el uso de la madera como materia prima arquitectó. suelen ser Montes v. Los carbones dispersos. se nos presenta con una gran variedad acondicionamiento de la tumba.3% 1. Su origen puede pués por túmulos muy variados.CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO durante un periodo dilatado. y b) relacionar con áreas de habitación al aire libre (Delibes externas: asociadas al paisaje y formas de vida de et alii 1997. los de más difícil interpretación. en cambio. En la Península Ibérica las mática y diversa. y se podrían la construcción y uso de la estructura funeraria. Todo ello es prueba ser múltiple y no se vinculan necesariamente a ho- del polimorfismo constructivo del fenómeno dolméni. incendios nica (selección de especies.9% 2. y el más perdura. reutilizaciones.4% Endrino 0. Si las hogueras no se de estructuras. hallan en la propia estructura. que hemos podido estudiar en la necrópolis dolméni- dríamos clasificarlas en: a) internas: relacionadas con ca de Ordunte (Burgos) (Zapata 2002). morfología y prepara. Blas 2000). la interpretación es más proble- esencial (Masset 1993). es decir. En otros. Zapatero 1991). Relacionados con el paisaje del entorno de la tumba Collado del Mallo) como restos de postes carboniza.7% 1.7% 16% 70.3% 8.3% 1.9% 3. diversas cuestiones de interés relacionadas con nes y en su entorno.7% 0.4% 91.5% 3.1% Tejo 71% 14.5% 0. lejos de bien formando parte del ritual o bien del proceso de ser uniforme.3% 1. A escala europea el fenómeno dolménico. mésticos o rituales en áreas próximas. Las implicaciones de Conjunto 1 5. asociadas o no a restos humanos (Delibes 1995). en Stockler 1997) en la que la madera ha sido un componente constructivo Serra da Aboboreira).3% 8. moa 4 de Chã de Parada (Jorge/Moreira 1987) y Ca- ble hasta hoy.1% Encina 2.7% Haya 4.8% Arraclán 0. antropogénicos para deforestar o aclarar el terreno ción de los pies derechos. la cultura y la economía de las sociedades son previas a la construcción del monumento. etc. siempre que los restos lo permi. gueras realizadas en la propia estructura.6% 10.2% 3. se los grupos humanos que la construyeron y/o usaron. o fuegos naturales (Tabla 1).). El Miradero v. de evidencias lígneas son todavía escasas pero cada contenido simbólico o estrictamente funcionales.8% 99. 214 61 87 71 120 318 Tabla 1. la madera sería el sub- de la tumba producto de actividades de incineración o cremación. vinculada a aspectos rituales.7% Rosáceas 4. pero se sabe de muchos casos en los bras (Stockler/Varela 1995. proceden de estructuras de combustión que se ha- tramados de vigas (por ejemplo los sepulcros de Tres yan podido detectar arqueológicamente.4% Roble 24.4% 5% Leguminosa 37.2 4 H Corredor Corredor Cámara Huesos humanos Hogar bajo Tipo de Cámara Tramo 2 Tramo 1 Zona Superior quemados Conjunto 4 contexto Zona Inferior Zona Inferior Zona Superior Campaniforme Campaniforme Zona Inferior 14C 4700±90 3950±80 3840±70 4000±70 Pino 0. Resultados antracológicos .9% 12. Si los carbones aparecen Relacionados con los elementos constructivos junto a restos antropológicos.9% 1. Se constatan tanto agujeros de poste (Monte Areo V en Blas 2000. Andrés et alii 1997. vez más numerosas y mejor definidas.9% 6.4% 0. aquellos que no dos y estructuras formadas por pies derechos o en.1 2 3.4% Nº fragms.3% Avellano 10.8% Enebro 1. cubiertos des.8% 36% 14. desarrolladas en la tumba Los estudios de macrorrestos vegetales dolménicos Los carbones concentrados en hogueras o capas car- permiten abordar.4% 1.5% Arce 1. En algunos casos las hogueras el medio. bonosas son relativamente frecuentes en los dólme- tan. Delibes los más habituales en las estructuras dolménicas y 54 1995 ó Monte Areo XII v. Po. algo que vivieron en estos momentos del Holoceno.1% Fresno 21.

sería deseable que algu- origen próximo y fácilmente datables por 14C AMS nos dólmenes se muestrearan en extensión y con (Birks/Birks 2000). Su identificación ayuda a definir flotación para poder confirmar esta primera impre- la composición del bosque en el pasado así como a sión. Relacionados con la subsistencia y economía ESTRATEGIA DE MUESTREO Y SISTEMAS de los grupos que construyeron y usaron DE RECUPERACIÓN DE LOS MACRORRESTOS la tumba VEGETALES (SEMILLAS Y CARBONES) EN DÓLMENES 55 Si bien los dólmenes tenían por objeto recibir los muertos. Jarman et alii 1982. caso de que durante la excavación se observara gicos. Yarritu/Go. las se- que los carbones dispersos que aparecen en las millas han podido llegar acarreadas con la tierra del tumbas representan al menos parte de la vegetación túmulo. Es evidente que las estructuras muestras que sean correctos y a la vez factibles du- funerarias presentan características propias a la rante la excavación. Queremos recalcar que la madera y semi- 1996. manifestación de áreas sagradas o de lu. cuál es la recuperar el material carbonizado aunque siempre importancia de los diferentes alimentos en la dieta es aconsejable contactar previamente con la perso- humana. González llas. a la construcción de los megalitos pero poco más. lo cierto es que los restos arqueozoológi. Aunque conocemos macrorrestos ofrecen la ventaja de ser materiales de las dificultades de hacerlo. Como labor prioritaria sería ne- hora de interpretar los restos de alimentos que se cesaria la criba de la totalidad de la tierra excavada. conserven en ellas. no pueden ser abordados ni tan siquiera estrategia de muestreo y un tratamiento de las de forma somera. quizá su razón de ser vaya más lejos. con un claro papel los sistemas de subsistencia y la explotación del simbólico. el potencial ca de la cronología que discutiremos más tarde–. do que nos ocupa. que frecuen- . A pe. conservarse y ser identificado de forma convencio- da del material al dolmen limita seriamente las posi. producto del estudio que hemos realizado so- señalar posibles procesos de antropización del pai. et alii colítico. el recinto funerario tendría que entrar en contacto ble. Cabe asumir más de los depósitos directos de alimentos. en las hogueras domésticas o rituales des de sobrevivir. cuya procedencia no es nece. Alday. Arias 1997. Con los datos actuales. antes para concretar cómo se pueden recuperar es- sabemos que la producción de alimentos es anterior tos restos ya que son especialmente vulnerables. los carbones de madera y otros importancia parece limitado. A de los dólmenes para ofrecer información acerca de diferencia del polen. A pesar de que los dólmenes se han asocia. nal. etc. fragmentos de madera húmeda o seca) se agrícolas. Aquí apuntamos algunos consejos prácticos para Aspectos cómo qué especies se cultivan. una vez carbonizadas. que existió en el entorno –con la problemática acer. (entre otros. con el fuego antes de su putrefacción para poder Esta indefinición acerca del origen y modo de llega. atendiendo a su morfología. que pueden proporcionar acerca de la subsistencia sar de que hay especies que arderían mejor que prehistórica deja de ser interesante. Jorge. se conservan en cual- Morales 1992/1996. debería contactar con un arqueobotánico cuanto cos son también escasos. CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO uno u otro tipo de fuego son muy diferentes. medio de las poblaciones del Neolítico Final y Cal- gares de encuentro. La conservación por carbonización –por el momen- tar y un fuego natural iniciado por un rayo tenderían to la única que conocemos en dólmenes– supone a representar de forma más o menos aleatoria el que únicamente las partes de las plantas que han paisaje vegetal existente en el entorno del dolmen. entrado en contacto con el fuego tienen posibilida- En cambio. 1989). Cualquier alimento depositado en no se puede descartar una selección del combusti. pero no por ello la información A diferencia del muestreo palinológico. material vegetal preservado de otra forma (por do más veces a las actividades pastoriles que a las ejemplo. En presente a partir de muy pocos datos bioarqueoló. principal problema de conservación que presentan Todas estas cuestiones han sido discutidas hasta el es su fragilidad y facilidad para fragmentarse.. Sin embargo. 1997. otras. Andrés 1990. rrieta 2 y Dolmen 1 de Ordunte 2). un tema particularmente relevante en el perio. bre unas pocas y pequeñas muestras (Hirumuga- saje. de Es necesario diseñar estrategias adecuadas de hecho hay propuestas que los ligan al entramado muestreo y recuperación de macrorrestos vegetales social y económico del momento: como evidencia durante el proceso de excavación de los dólmenes del arranque de las formas de vida productoras o como una herramienta más en los estudios sobre como expansión de las mismas. incluso en los ácidos. quier tipo de sustrato. El rrotxategi 1995. qué impacto tienen estas actividades en el na que vaya a realizar el análisis para acordar una medio.. En el estado actual de la investigación. un fuego antropogénico destinado a defores. la presencia/ausencia de las prácticas agrarias o su sariamente local. ade- bilidades de nuestra interpretación.

en estas zonas. La excavación reciente de los • Una vez secas.. algo proceso de recogida no es muy costoso. foliáceas. es la unidad que las antracólogas habitualmente cavación. una cámara poligonal de en- con un mínimo de unos 500 carbones > 2 mm por tre 7 y 8 m2 delimitado por 7 ortostatos de arenisca contexto arqueológico que se quiera analizar y una zona de acceso con diversas áreas diferen- • En el caso de áreas con carbones concentrados ciadas. campaniformes y de pastillas repujadas. • La estrategia de muestreo variará en función de bien mediante flotación.25 mm de luz. Aconsejamos almacenar campo. túmulo. es conveniente evitar la nicos se debe plantear desde el inicio del trabajo de fragmentación accidental. túmulo. Ade. 0. una cuenta de oro. si tuales en las áreas de habitación. Ha sido exca- cuando los carbones son escasos. • Se deben señalar claramente las muestras que procedan de áreas que hayan podido ser objeto de remociones y violaciones. ya que puede ofrecer elementos • Al igual que con otro tipo de restos.. área de entrada. habría que privilegiar la toma de muestras el análisis arqueobotánico). Por ello esta técnica es recomendable Leza en la sierra riojana de Cameros. Dado que el fragmento (López de Calle 1994. Si se sospecha se utiliza una cuadrícula y una división artificial por que éstas existen infrapuestas o yuxtapuestas a las capas. láminas. tanto el paleosuelo tierra) por contexto. La flotación vado bajo la dirección de Carlos López de Calle en además permite recuperar otro tipo de restos como tres campañas (1994–96). el sedimento podría incluir han reconocido tres fases (Neolítico. prender los procesos de construcción y uso de las • Es habitual en los dólmenes que la frecuencia de tumbas.. temprano y Calcolítico reciente con campaniforme) • Los carbones son frágiles.– Si se decide cribar toda la botánicos (semillas. hogares o fuegos. tubos de película de fotografía) y no en bolsas o pa- Material antracológico quetes de aluminio. 56 que pueden proporcionar resultados divergentes • Los restos botánicos relacionados con la agricul- • La unidad de muestreo puede ser variable en fun. Allí donde los dólmenes se mar muestras independientes de todos los contex- agrupan en necrópolis.5 mm/ ra. lógicos son muy frágiles. como la periferia. • Para recuperar otro tipo de macrorrestos arqueo- mendamos la de 2 mm. la recuperación de los macrorrestos botá.. sería deseable contar ejes miden 14 y 19 m. La identificación de estos UN CASO PRÁCTICO: ESTUDIO ANTRACOLÓGICO restos puede ser un elemento independiente para DEL DOLMEN DE COLLADO DEL MALLO valorar si una zona está alterada o no. tos excavados: cámara.CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO temente se puede abordar una vez concluida la ex. Calcolítico otros restos menos visibles.. boto- cribado con agua con una malla de 0. diverso (microlitos.) es convenien. las muestras deben ser guardadas túmulos –y no únicamente de las cámaras– ha de. corredor. que exige el tratamiento del sedimento con agua. utilizamos para cuantificar. (SIERRA DE CAMEROS. frutos. Se ha recuperado un material abundante y (hogares. esta referencia puede ser válida también en tumbas. López de Calle/Ilarraza . nuestra experiencia indica que el utilización de una malla de 0. bien mediante el cribado l a d i n á m i c a d e l a p ro p i a e x c a v a c i ó n t o m a n d o en el laboratorio con una torre de tamices (nor- muestras representativas de cada contexto: cáma.).. cerámicas li- te que todo el conjunto sea tratado por flotación o sas. • Los carbones dispersos se pueden recuperar adecuadamente mediante la criba en seco. unidades indivi- tras de las diferentes estructuras del conjunto ya dualizadas. malmente se usan cuatro: 2 mm/1 mm/0. LA RIOJA) • Hemos comprobado que la flotación a mano o en máquina –aunque sea de una parte pequeña del se.25 mm). Collado del Mallo es un sepulcro de que se localiza dimento– aumenta sensiblemente el número de en el cordal montañoso que separa los ríos Iregua y fragmentos.. nes de perforación en V. agujeros. por lo que debería procesarse ser alta.. una cantidad de tierra importante. y etiquetadas con cuidado porque los restos carpo- mostrado el enorme interés que ofrecen para com. También su riqueza arqueobotánica suele los restos sea baja.25 mm. es indispensable la tierra excavada. los carbones en contenedores rígidos (por ejemplo. tura y la subsistencia humana suelen ser más habi- ción de la utilizada en la excavación (por ejemplo. restos de incineraciones. usando Material carpológico una malla de al menos 3 mm de luz –aunque reco. se deben to- comparativos de interés. 1995.) y se más de los carbones... Como guía aproximada para valorar túmulo con planta de tendencia elipsoidal cuyos cuándo utilizar la flotación. Nosotras propo- • Es de interés excavar y tomar muestras de zonas nemos un mínimo de 100 litros (unos 10 baldes de adyacentes al propio dolmen. El sepulcro consta de un las semillas. es interesante tomar mues.

1997b. Desconocemos las proporciones de combustible. las muestras de este sepulcro se pueden ser su función. El Conjunto 4 se recuperó en el Tramo 2 (descubier- to) del corredor y está formado por huesos huma. fresno. por contacto pero sin intención. tejo y roble). dante durante el Holoceno. con material campaniforme. algún fondo plano. En la ocupación más reciente de la cámara (Con- para la confección de entramados. (2) conjuntos de carbones concentrados y dispersos. algo que. En las muestras antracológicas más antiguas. un com- parece ser la práctica más frecuente. una evidente variación Excepto un fragmento. en combinación –92% de la muestra. Los restos humanos del Conjunto 4 se quemaron dales en la primera fase de uso (¿construcción?) del utilizando principalmente madera de avellano como monumento. mixtas de árboles caducifolios (roble. rosáceas y haya). no parece haber sido Los fragmentos de carbón se recuperaron tanto in utilizada ampliamente como combustible. nados momentos de uso. todos los carbones del ho- relacionada con el contexto. Una posibili- dad es que la hoguera sea independiente a los ente. llen sesgadas por la presencia de una hoguera reali- miento o limpieza de la tumba para introducir nue. Carbones dispersos por el sedimento excavado. rramientos y que. En Collado del Mallo existe una clara variación de Los huesos humanos del Conjunto 4 de Collado del los resultados antracológicos asociada a los con- Mallo se asocian claramente a carbones de avellano textos y a la cronología. Las unidades de muestreo diferenciadas mente darse una situación diferente en las crema- en el estudio arqueobotánico se corresponden con ciones de restos humanos–. en algunos casos hemos podi. más. que correspon- dos hipótesis para explicar la asociación. os diversos y una gran cuenta de oro. tengamos datos suficientes para posicionarnos por predomina el tejo (70–71%) y existe una presencia ninguna: importante de fragmentos de roble. 57 do observar que se trata de ramas de pequeño ta. yor variedad de especies identificadas así como el . los diferentes contextos identificados durante la ex- cavación. Proponemos esta no. foliáce. en algunos ya. contenedores y junto 2). algo que apunta a la presencia de formaciones de coníferas y roble- 1. éstas y el grado de apertura del paisaje porque no tructuras funerarias del Neolítico Final–Calcolítico es existen muestras palinológicas de este momento y un hecho relativamente frecuente cuya funcionali. Existen al menos otras junto 3. La presencia de incineraciones en es. avella- tructura fabricada con avellano. al menos situ como durante la criba de toda la tierra excavada en los fuegos domésticos –aunque pudo perfecta- (Tabla 1). López de Calle/Pérez Arrondo 1995. cerámica de pastillas repujadas. permite abordar cuestiones relacionadas con maño–. gar situado en la base del monumento correspon- Atendiendo al modo de llegada del material al dol. pino. formados por madera de avellano. procedentes de la zona inferior de la cámara (Con- haya afectado a los huesos. Collado del Mallo ofrece un alto interés ya Cualquiera de estas operaciones podrían haberse que existe: (1) una estratigrafía con dataciones y realizado in situ o en otro lugar y después haber materiales que corroboran la existencia de determi. y (3) en lo referente a los Madera procedente de un hogar resultados antracológicos. si- Carbones asociados a huesos humanos tuados en cotas superiores y asociados a cremacio- carbonizados nes humanas. a. cerámica Como discutiremos más tarde. Desconocemos cuál puede men. CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO 1997a.1) la importancia del tejo es menor y 2. acompañados por otras maderas menos la evolución del paisaje vegetal: frecuentes (endrino. los carbones disper- de formas redondeadas. etc. nos acompañados de material campaniforme acaso de procedencia indeterminada residual. (Conjunto 5. El análisis antracológico ha permitido agrupar al menos en tres tipos: individualizarlo de los restos de combustión del Conjunto 4. destaca la ma- estructuras sustentantes de diferentes tipos. sos ofrecen mayores dificultades de interpretación. procesos de acondiciona. zada con tejo en la base del dolmen así como por la vos cuerpos. Aunque la inhumación primaria selección de la madera de esta especie. cimientos se documentan cremaciones que podrían b. hipótesis porque el avellano es una buena especie c. den a madera de tejo. Ade. sin que derían al Neolítico y al Calcolítico precampaniforme. con los resultados del análisis palinológico de Mª J. En la muestra de la zona superior del corredor ser tanto primarias como secundarias. es probable que las muestras antracológicas se ha- dad se nos escapa: ritual. a pesar de haber sido una especie muy abun- López de Calle/Tudanca 1997). Iriarte. transportado los restos hasta el dolmen. Los restos humanos –quizá ya descarnados– se abundan los taxones característicos de formaciones quemaron introducidos o situados sobre alguna es.2) y el corredor (Conjunto 1). bustible y una materia prima excelente.

Los restos de cereal recu- tes con anterioridad: tejo. able analizar las zonas de habitación de los cons- tructores de las tumbas. sería interesante estudiar un nú. ya que en ellas existen Marco cronológico de los carbones más posibilidades de que se manipularan los ali.CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO alto porcentaje de leguminosas. también en la vertiente La presencia de los bosques caducifolios durante el atlántica. construcción o de uso de la tumba?. Es posible El carbón de madera es el macrorresto vegetal más que los restos existan pero que no los hayamos en. los datos directos procedentes (Mª J. Díez Castillo 1996. abundante en los yacimientos dolménicos. episodios de deforestación. Yarritu/Gorrotxategi 1995b. Delibes et alii 1997. cuestión importante es cuál es la representatividad te. de megalitos son prácticamente inexistentes . las tumbas y los lugares Esto implica que los carbones pueden correspon- de habitación o explotación económica convivan en der a diferentes momentos que pueden estar muy un mismo espacio (Blas 1996. subproductos de fuegos domésticos mero mayor de muestras para poder llegar a alguna cercanos. perados en yacimientos no funerarios de la costa vas- ca también demuestran que. la agricultura ya era practicada al menos de Calcolítico así como la apertura posterior del paisa. la interpretación se vincula a dos aspectos potencial de las tumbas para ofrecer datos arqueo. tiene 58 el fuego y de esta manera preservarse. parece que el realidad. al me. Esto puede deberse al menos a dos motivos: 1) No se ha Antracología procesado ningún dolmen a gran escala. Cuantos más datos tengamos para conclusión más fundamentada. Iriarte. a. Así mismo. al (Delibes/Rojo 1997. etc. la agri. En el es- mentos y de que estos entraran en contacto con el pacio funerario que ocupa un dolmen se pueden fuego. El área exterior al dolmen: pueden existir ma- Zapatero 1991). Yarritu/Gorrotxategi 1995a). mejor será nuestra in- tiones relacionadas con la subsistencia. . Empecemos por el marco cronológico. Sin embargo. y (2) el modo gación. forma simultánea a la construcción de los primeros je en el momento campaniforme estarían avaladas dólmenes y posiblemente con anterioridad (Zapata por los datos procedentes del estudio palinológico 2002). Gorro- chategui/Yarritu 1990. teriales anteriores. semillas. más sentido aquí. sino únicamente antracológicos. allí donde se conser- en Bilbao y una del hogar infrapuesto al Dolmen 1 de van restos antropológicos. sería dese. construcción y uso del monumento aunque las ex- das en la Península Ibérica demuestran que. concretar estas cuestiones.). rial antracológico con la estructura. componente vegetal en la dieta humana. de la apertura del paisaje aunque también están to. fundamentales: (1) la relación cronológica del mate- botánicos relacionados con la subsistencia es bajo. separados en el tiempo: Delibes/Zapatero 1996. coetáneos y posteriores a la Las evidencias de agricultura prehistórica recupera. terpretación. los dólmenes son casi inexistentes. distinguir áreas con un desarrollo temporal variable sión son casi inexistentes. en los yacimientos funerarios. Una serie b. es decir. cultura es anterior al primer megalitismo.– apoyan la imagen de unas sociedades agríco- davía presentes los taxones que han sido importan. con muy pocos dólmenes en los que se ha de carbonización de la madera: producto de incen- realizado flotación. materiales anteriores a la construcción del dolmen. personal). roble y avellano. com. los estudios de paleodie- Ordunte en Burgos) no han proporcionado restos tas pueden ayudar a valorar la importancia del carpológicos (alimentos vegetales.. 2) Los restos son inexistentes o extremadamente ecológica y cultural de los resultados antracológi- escasos porque no se han depositado o porque no cos. parece posible que. menos en algunos casos. se- DISCUSIÓN ría deseable que algunas de las evidencias indirectas de agricultura –como los molinos o piezas de hoz re- Carpología cuperados en las tumbas– fueran objeto de estudios Las escasas muestras de flotación que una de noso. posible indicador presencia de molinos. la–pastoriles en expansión. Con el fin de poder concretar estas cuestiones. Para abordar cues. granos de cereal. Si ésta es una pregunta siempre presente con ha habido ocasión de que entraran en contacto con el carbón procedente de áreas de habitación.. etc. ¿son Esto no quiere decir que los muestreos no deban contemporáneos los carbones con el momento de hacerse. A pesar de que las excavaciones en exten. Una contrado por una estrategia de muestreo insuficien. Es más. dios naturales. traceológicos y de microrrestos que permitieran dis- tras (LZ) ha podido analizar (dos de Hirumugarrieta 2 criminar su función. En Con la información que manejamos. en el estado actual de la investi. además de tomar muestras en los dólmenes y en su entorno. El paleosuelo y la base del dolmen: contiene de evidencias indirectas –ocupación de zonas altas. cavaciones sistemáticas de las zonas periféricas a nos en las zonas meridionales e interiores.

Aunque limitados. si no se documentan actividades industriales ni incendios–.. podemos PROCEDENCIA DE LOS CARBONES constatar que las fechas son más antiguas que las RECUPERADOS EN LOS DÓLMENES de los túmulos. 59 Fuegos antropogénicos para deforestar Algunos carbones son el resultado de actividades (usos agrícolas y ganaderos) directamente relacionadas con el monumento –inci- neración de restos humanos. CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO Allí donde los carbones se han datado. gos puntuales y por lo tanto a pocas recogidas de Es muy difícil concretar cuál es la representatividad leña. Fuegos naturales en el entorno bón constituye el subproducto de fuegos domésticos. por ejemplo me. Algunas propuestas acerca del origen de los carbones que chas de estas cuestiones son imposibles de deter. medios naturales o bien acarreados con la tierra de relleno de la estructura (Tabla 2). mucho Fuegos para acondicionar el entorno más difíciles de concretar que en un yacimiento de en el que se va a construir la tumba habitación donde. ejemplos en Yarritu y Gorrotxategi 1995a. EN EL PALEOSUELO cluir carbón resultante del acondicionamiento del entorno para erigir el monumento. directa y hoguera en la base del dolmen Collado del Mallo. la definición concreta de ese segundo tejo. minar y en ello radica la principal limitación interpre- tativa. La base del dolmen también podría in. Los carbones de (usos agrícolas y ganaderos) una tumba pueden reflejar actividades varias. Como vemos. En datable acerca del uso que el grupo humano estu- ambas muestras existe un predominio absoluto de diado hacía de los recursos vegetales de su entor- un único taxón: en el primer caso avellano y en el no. y (2) una que ofrecen una información inmediata. Capa superficial: los materiales más frecuen. La interpretación debe realizarse con mucha . hecho que acentúa el sesgo que plantea la se. limpieza. etc. EN LA CÁMARA O TÚMULO c. limpieza. dolmen. En. ecológica de los carbones dispersos en los dólme- lección humana de la madera (Chabal 1997). 192–193). higiene. aquí hemos pre. acondicionamiento del Fuegos domésticos de áreas próximas entorno. si nada indica lo contrario –por EN LAS CÁMARAS Y TÚMULOS ejemplo. nes. estos carbones resultan válidos para realizar estu- sentado dos ejemplos: (1) una concentración de dios de presencia de especies. Carbones concentrados p. nes paleoecológicas que tienen. ción antrópica. tre los carbones concentrados.. La existencia de pocos taxones en medio debe realizarse utilizando otras evidencias estas muestras antracológicas se puede relacionar paleoambientales menos sesgadas por la interven- con el hecho de que el combustible responda a fue. Tabla 2. bien por Fuegos en el propio dolmen: ritual. aunque en ocasiones sólo ligera- mente (v. sin relación directa con él porcionaría una datación sincrónica a la propia Hogueras rituales “fundacionales” construcción.– mientras que otros pueden tener un Fuegos rituales en el entorno origen externo y haber sido transportados al dolmen desde el entorno más o menos cercano. Sin em- Los carbones se localizan en los dólmenes de dos bargo. asumimos que la mayor parte del car. Por desgracia. Núcleo terroso y cámara: puede incluir elemen- tos anteriores y/o coetáneos a la construcción y uso Hogueras asociadas a huesos humanos: de las estructuras. encontramos en los dólmenes. lo fundamental en la interpretación de los carbones concentrados es su clave cultural: son Carbones concentrados vs carbones dispersos un indicio directo de la actividad humana. Este material pro. etc. podido venir acarreados con el aporte para cons- Hogueras sin huesos humanos: ¿ritual? truir las estructuras. Los elementos más antiguos han ritual. Fuegos naturales en el entorno Fuegos domésticos de áreas próximas Modo de llegada de los carbones al dolmen El motivo de la carbonización es un aspecto fre. tampoco son despreciables las implicacio- maneras principales: concentrados y dispersos. Fuegos antropogénicos para deforestar cuentemente difícil de determinar. mu. d. Carbones dispersos tes son los contemporáneos aunque por erosión o EN EL PALEOSUELO remociones también puede aflorar material anti- guo. Hogueras de ocupaciones previas a la construcción del diante la quema de la vegetación. con la ventaja de carbones asociados a huesos humanos. Como es lógico.

Espera- mos que el desarrollo de la disciplina permita definir CONCLUSIONES en el futuro algunas de las conclusiones y observa- ciones metodológicas que aquí sólo perfilamos. Sin embargo. es interesante comprobar la den beneficiar particularmente de la información total homogeneidad de los resultados de los niveles proporcionada por los análisis: a) de polen tanto 60 1. Agradecemos a A. disciplinas paleoecológicas y reflejan que los roble. los resultados antracológicos pueden Al igual que otros yacimientos arqueológicos.12). 2 y 3 del túmulo de Cotobasero 2. de los análisis de macrorrestos vegetales se pue- ción de las estructuras. La construcción y uso de los dólmenes es paralela a los procesos de desarrollo y afianzamiento de las Agradecimientos sociedades agrícola–ganaderas de la Península Ibé. para comprender la dinámica de construc. Las conclusiones derivadas ejemplo. Las formaciones arbus. . 1991) y. sugiriendo tendencias generales. general tan escasos. El estudio de los macrorrestos vegetales que se dales eran las formaciones dominantes en el entor. tratarse de un espacio funerario. hoy conocemos o el impacto antrópico en el medio.130–14570/2002. Este trabajo se enmarca en la investiga- Para poder llevar a cabo estudios antracológicos y ción del Grupo Consolidado de la UPV/EHU carpológicos es fundamental: 1) diseñar una estra. tegia de muestreo que sea representativa de todas sencia de especies (Willcox 1974. b) de fitolitos tanto de las tierras como los de los dólmenes vizcainos o comprobar cómo en objetos (superficies de molinos. a partir de los datos peran [Cava. Por ción interdisciplinaria. uso prolongado en te el grado de apertura del paisaje ni la importancia el tiempo y por lo tanto alteraciones ya desde épo- real de las diferentes especies aunque sí podamos ca prehistórica. la ausencia de de depósitos no antrópicos como de los mismos diferencias entre los resultados de cámaras y túmu. Sin embargo.CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO prudencia. forma adecuada. mente diferentes. en todo las unidades excavadas y 2) recuperar los restos de caso. tos líticos. Por otro lado. BFI01. Por ejem. Lydia Zapata de la investigación arqueobotánica como el origen cuenta con una Beca postdoctoral del Gobierno de la agricultura. nas. el desarrollo del paisaje vegetal que Va s c o d e F o r m a c i ó n d e I n v e s t i g a d o re s ( R e f . en todos los dólmenes que una de nosotras ba (2-3 mm de luz) en el caso de los carbones y la (LZ) ha estudiado en Bizkaia y en el Valle de Mena utilización de una malla de 0. Esto exige una recogida en la cri- plo. problemas que tienen otros restos que allí se recu- trucción. por ejemplo) y los diferentes contextos y cronologías de Collado c) los estudios traceológicos realizados en artefac- del Mallo muestran resultados antracológicos clara. 1984 #883]: posibles selecciones por antracológicos no podemos evaluar adecuadamen.25 mm en el caso de (Burgos) los robles son el taxón mayoritario y es las semillas. intrusiones y exploraciones moder- hacer algunas sugerencias. el ser útiles para los responsables de la excavación estudio de dólmenes necesita de una aproxima- como una evidencia contextual independiente.. conservan en los dólmenes presenta muchos de los no de las tumbas durante el periodo de su cons. en definitiva dificultades para garantizar aso- tivas que hemos podido identificar en las muestras ciaciones consistentes. Estos maño permite la recuperación de ambos tipos de resultados coinciden con los procedentes de otras material. Alday (UPV/EHU) por la lectura y rica.. sobre todo en áreas la vertiente atlántica pe- las actividades humanas desarrolladas en el entor. Zapata 2002). La flotación con una malla de este ta- también relativamente importante el avellano. La investigación arqueobotánica en dólmenes se encuentra todavía en una fase incipiente. nuestra antracológicas de la base y paleosuelos de algunos experiencia indica que la información arqueobotáni- dólmenes estudiados reflejan la existencia de zonas ca dolménica es limitada pero en absoluto despre- abiertas que probablemente son consecuencia de ciable. 9/UPV00155. ninsular donde los materiales arqueológicos son en no (Vernet/Figueiral 1993. dólmenes. primando los estudios de presencia/au. algo que enlaza directamente con temas clave sugerencias relacionadas con el texto.

371–389. C. M. BIRKS. M. GARCÍA. A.. Journal of biogeography 27. Barcelona. R. ANDRÉS. 125–150. 2000. 745–755. P. CAVA. DELIBES. C14 y secuencia megalítica en La Lora burgalesa: acotaciones a la pro- blemática de las dataciones absolutas referentes a yacimientos dolménicos. Una cabaña neolítica en los Picos de Europa. DELIBES. Santiago de Compostela. BURJACHS. J. ZAPATERO. F. BLAS. ANDRÉS. 1984. Palinologia dels dolmenes de l’Alt Empordà i dels diposits quaternaris de la cova de l’Arbreda (Serinyà.. DELIBES G. Fundación Rei Alfonso Henriques. 1997. A.A. La cronología absoluta del Neolítico y el Calcolítico de la región cantábrica. Mamoa da Arcã. Forêts et sociétés en Languedoc (Néolithique final. 1995. Cronologia dos monumentos com tumulus do Noroeste peninsular e da Beira Alta. ARIAS.l (ed.A. T. BENET. G. ADECAP. L’anthracologie. R. (eds. Actas do Seminario O Megali- tismo no Centro de Portugal. M. 1996. 349–356. Trabalhos de Antropologia e Etnologia 34(3–4).A. Humanitas. Universi- dade de Santiago de Compostela. Livro do Colóquio A Préhistória na Beira Interior. Concello de Xinzo de Limia. Porto. Maison de Sciences de l’Homme (ed. (ed. Prehistoria–Arqueología 6.). Documents d’Archéologie Française 63. DE 1996.).. A. 1997. ARIAS. A: (ed. M. L. P. ROJO. Santiago de Compostela.. G. demografía y estructura social entre las comunidades neolíticas de la submeseta norte.. CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO BIBLIOGRAFÍA ALDAY. Antiquité tardive). A. 391–414. El IV milenio en el País Vasco: transformaciones culturales. Bellaterra. Est.. 33–47. FIGUEIRAL. H. Dr. BIRKS.T. Oliveira Jorge. Evolució del paisatge vegetal i del clima des de fa més de 140... J. La Prehistoria postpaleolítica cantábrica: de la percepción de las similaridades neolí- ticas a la irregularidad documental en las etapas metalúrgicas. G. in Rodríguez Casal.T.000 anys al NE de la Península Ibèrica. 285. Ritos funerarios. A. El fenómeno dolménico en el País Vasco. 1977 Las estructuras funerarias del neolítico y Eneolítico en la Cuenca Media del Ebro: Consideraciones críticas. Centro Est. 1997. Universidade de Santiago de Compostela. M. Resultados da Análise Antracológica. Príncipe de Viana 146–147. Pré-históricos da Beira Alta. Y PÉREZ. D. Garrotxa). 227–232. Espacio funerario–espacio económico: las sugerencias del registro arqueológico en el entorno de un dolmen de montaña. Universidade de Santiago de Compostela. Arqueoloxía da Morte na Penínsu- la Ibérica desde as orixes ata o Medievo. 1997. 1997. Pla de l’Estany) i del Pla de l’Estany (Olot. J. 1995. Zamora.. De la tumba dolménica como referente te- rritorial. (ed. M. Pré–Históricos 3.B. in Fábregas. ANDRÉS. Carlos Alonso del Real. SESMA. DE 1997. Pérez. N. H.. ZAPATERO. en Osorno (Palencia). méthode et paléoécologie. J. Megalitos en la región cantábrica: una visión de conjunto. M. 61-94. al poblado estable: notas sobre el hábitat y las formas de vida de las comunidades megalíticas de la submeseta norte. MUJIKA. Mª L. 311–334. edición microfotogràfica. 779–808.) Actas do 3º Congres- so de Arqueologia Peninsular. 1995. 15–18.) O Neolítico Atlántico e as Orixes do Megalitismo.) O Neolítico Atlántico e as Orixes do Megalitismo.337–348. FIGUEIRAL. Rubricatum 1.) O Neolítico Atlántico e as Orixes do Megalitis- mo. 1996. A. Paris. 1997. 1997. I. in Rodríguez Casal. Fernández Ibáñez. V. De lugar de habitación a sepulcro monumental: una reflexión sobre la trayectoria del yacimiento neolítico de La Velilla. Xinzo de Limia. F. Santiago de Compostela. Future uses of pollen analysis must include plant macrofossils. D. Estado de la cuestión. CRUZ. 61 noma de Barcelona. CRUZ. Mamoas 1 e 2 do Alto da Portela do Pau (Castro Laboreiro. 127–138. 31–35. Rubricatum 1.H. BLAS. CHABAL. Veleia 1: 51–145. 1995. .J. A.A. Tondela. 15–39. Estudios en Homenaxe ó Prof. El sepulcro calcolítico de Tres Montes (Las Bárdenas Reales. (ed. DE 2000. Navarra). P.) O Neolítico Atlántico e as Orixes do Megalitismo. 81–120. 1996. in Rodríguez Casal. DÍEZ CASTILLO. CAVA. Universitat Auto. BLAS. Universidade de Santiago de Compostela. Aspectos do megalitismo da Beira Alta.. Melgaço): Resultados preliminares do estudo antracológico. P. ¿Nacimiento o consolidación? El papel del fenómeno megalítico en los procesos de neoli- tización de la región cantábrica. Ru- bricatum 1(2). Santiago de Compostela. in Rodríguez Casal. La industria lítica en los dólmenes del País Vasco meridional. 1990. Cuadernos de Sección. 1994. 1990. Munibe (Antropologia–Arkeologia) 42. DELIBES. I.A. 141–152.

. Pré-Históricos IX. Santiago de Compostela. 131–143. GONZÁLEZ MORALES. Zamora. 235–247. Universidade de Santiago de Compostela. C. Sabrosa. LÓPEZ DE CALLE. in Balbín. Porto. Arqueologia 17. 161–166. 1995. Necrópole do Paranho (Molelos. Arqueo- logia 16. Portugal). Biz- kaia). M. 1997a. GONZÁLEZ MORALES.R. R.. M. 1996. 2001. 101. Pré-Históricos III. 1990. I.. 1982. KALB. H. GALVÁN. P. (eds. Restos vegetais carbonizados do Alto Paiva (Beira Alta). C. Viseu). 1992. Lourenço de Ribapinhão. En A. 1987. O. 1993. YARRITU. Est. XIX–XX. 433–449. 121–122. A contribuição da Antracologia no estudo dos recursos flo- restais de Trás-os-Montes e Alto Douro durante a Pré-História recente. V. 1994. I. FIGUEIRAL. Mangualde.. 107–123. 1995.A. Pré-Históricos VII. J. V. Portugália. Pré-Historicos V. 364–443. Santander. ILARRAZA. JUAN. 1995. Nuevas aportaciones arqueo- botánicas al conocimiento del paisaje megalitico en el Noroeste Peninsular. II série VI.. Excavación del sepulcro megalítico de Collado del Mallo (Trevijano).) Elefantes. IRIARTE. 1994. PINILLA. Fundación Rei Afonso Henriques. Moure (ed. FIGUEIRAL.s. Trabajos de Prehistoria 50. LÓPEZ DE CALLE. IRIARTE. Actas 1° Congresso de Arqueologia Penin- sular.A. ILARRAZA. FIGUEIRAL. Arqueologia do Concelho de Baião. M. 1987). Actas Seminá- rio “O megalitismo no centro de Portugal”. n. GORROCHATEGUI. 415–426. Its foundations and de- 62 velopment.. A contribuição da Antracologia. Est. 1993. J. JARMAN. Pré-Históricos 2. P. LÓPEZ DE CALLE. Est. 58–61. Y LÓPEZ. 1992.J. PINILLA. J. Estudio polínico de cuatro túmulos megalíticos en la Cuenca del Río La- dra (Lugo. C. G. J. 57–67. 1997b. Isturitz 7. GALVÁN. 879–885. 415–430. FIGUEIRAL. G. C. M. Fases antiguas del megalitismo de Cameros (La Rioja): caracterización y cronología. Escavação da mamoa 4 de Chã de Parada (Baião. J. Munibe (Antropologia–Arkeologia) 42. 5–27.N. Portugal). A.. J.J. Reflexões sobre a utilização de necrópoles megalíticas na Idade do Bronze. Economía y aprovechamiento del Medio en la Prehistoria de España y Portugal. BAILEY. A. SANCHES. Viseu). 309–321.. 1994. Conimbriga XXXVII. LÓPEZ. 83–87. GALVAN. 1988. MOREIRA. Kobie (Serie Paleoantropología) XXII. I. Actas Seminário 'O Megalitismo no Centro de Portugal'. Est. JORGE. 1997. O. I.A.H. M. 1998. Una respuesta a las estratigrafías de los sepulcros megalíticos de Cameros... 1995. LÓPEZ DE CALLE. estudio de fitolitos de la Mamoa 1 de Madorras (S. Re- sultados de 10 anos de Trabalho. Os carvões de origem vegetal.R. Primeros re- sultados Geoarqueológicos y Arqueobotánicos. Análisis de fitolitos y minerales conservados en las superficies activas de los elementos macroliticos de molido de la mamoa 1 de Madorras (Sabrosa. 1995. (ed.N. Los dólmenes de Praalata y Aitxu (Ataun–Idiazabal). Universi- dad de Cantabria. JORGE. Rev. Casinha Derribada – monumento 3 (Mundão. La transición al neolítico en la Costa Cantábrica: la evidencia arqueo- lógica. 1994. Tumuli da Senhora da Ouvida (Castro Daire. J. JARMAN. J. Bueno. JUAN–TRESSERAS. Portugal). V. Rubricatum 1(2). 163–166. M. 1997. M. 185–202. F. M.. 1998–1999. Pré–Histó- ricos IV. Cambridge University Press. Excavaciones en el sepulcro megalítico de Collado del Mallo (Trevijano). A. El Complejo Cultural del Neolítico Final–Edad del Bronce en el País Vasco Cantábrico. 1989. A necrópole megalítica de Lameira de Cima (Penedono – Viseu)..R. O. Cier- vos y Ovicaprinos. Análisis palinológico del monumento megalítico de La Boheriza 2 (Karrantza. Mesolíticos y megalíticos: la evidencia arqueológica de los cambios en las formas productivas en el paso al megalítico en la Costa Cantábrica. Galicia). J. Trabalhos de Antropologia e Etnologia 35 (2). P. Early European Agriculture. Campo Arqueológico da Serra da Aboboreira. Cambridge. JUAN TRESSERAS. 1999. Tondela): Resultados da análise dos carvões vege- tais. L. I. GONÇALVES. Mangualde 241–248. Est. Est.) O Neolítico Atlántico e as Orixes do Megalitismo. A. Faculdade de Letras. J. El entorno arqueobotánico de la estación megalítica de Ataun–Burunda (Gipuzkoa). El paleosuelo de la Mamoa 1 das Madorras (Sabrosa. in Rodríguez Casal. V. V. 40–50.) II Congreso de Ar- queología Peninsular. 1996.CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO FIGUEIRAL. GOMES. Arqueologia social dos sepulcros megalíticos atlanticos: conhecimentos e perspecti- vas actuais. . C. JORGE. Condenaciones y remodelaciones. M. Vila Real.

R. 71–75. Illunzar 2. 1994. La necrópolis de Ordunte (Va- lle de Mena. PINTO DA SILVA. Kobie. J. 1988. Mamoa 1 da Chã do Carvalhal. Prehistoria-Arqueología 6. GORROTXATEGI. SANCHES. M.. Centro Estudos Pré–históricos da Beira Alta. 21–28. PINTO DA SILVA. Evidence from charcoal analysis. MASSET.N. 18–20. F. Fechas de radiocarbono y fases de ocupación en los sepulcros megalíticos de Cameros (La Rioja). 1982. 1993. París. V. Oxford Journal of Archaeology 12 (1). SILVA. A. Arqueologia 5. Sociétés néolithiques et practiques funéraires. Cahiers de l'Euphrate 5-6. VEGAS. Bilbao. 77–110. I. Logroño. J. G. Centro Estudos Arqueol. 1992. Arqueologia da EAM 2. J.. 1991. 1991–1994. 139-150.A. Les dolmens. G. En torno da cronologia do megalitismo da Serra da Aboboreira: novas datas de 14C da Mamoa de Cabras (Amarante). C. A history of deforestation as indicated by charcoal analysis of four sites in Eastern Anatolia. 63 ditions from Middle/Late Neolithic to Early Bronze Age. En torno a la cultura megalítica de la Rioja Alavesa. Estudios de Ar- queología Alavesa 6. Burgos). Dinis. Arqueologia 17. STOCKLER. Coimbra. 1994. E. 1997.. Mangualde 1992. L. J. Cafer Höyük (Turquie): Les charbons de bois néolithiques. 175–176. Actas Seminário’O megalitismo no centro de Portugal. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología LVII. Investigaciones ar- queológicas en las necrópolis megalíticas de Karrantza (Bizkaia). 9–33. Resultados preliminares da análise polínica. Paleoecologia e Arqueologia II. Anejo 4.L.J. 1995.. Livro do Colóquio A Pré-história na Beira Interior. El megalitismo en el Cantábrico Oriental. Cuadernos de Sección. Origen de la agricultura en el País Vasco y transformaciones en el paisaje: Análisis de restos vegetales arqueológicos. 1994. J. Cuadernos de Sección. P. 157–169. CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO LÓPEZ DE CALLE. ZAPATA. C. SILVA. ZAPATERO. 53–61. Diputación Foral de Bizkaia. TUDANCA. Trab. 83–90. Arqui- tectura funeraria de las comunidades neolíticas de la Sierra. (eds). Desarrollo cronológico del fenómeno megalítico en la vertiente mediterránea del País Vasco. M. Centro Cultural Caja de La Rioja. PÉREZ ARRONDO. Colibri. Anatolian Studies 24. 1997. 1991.–L.I. A. 155–198. Os achados de origem vegetal no Campo Arqueológico da Serra da Abobo- reira desde 1982 a 1987. Munibe (Antropologia–Arkeologia) 43. 1995. 1991. WILLCOX. MUJIKA. Monumentos sob tumuli e recursos ecológicos no Planalto Mirandês–Leste de Trás-os-Montes.M. SILVA. 141–151. in Queiroga. Prolegómenos a uma periodização. Prehistoria-Arqueología 6. Catálogo de exposición. C. Gipuzkoa). Viseu. C. Famalicão. The Highlands of Aboboreira (North–West Portugal): Ecological con. 1974. 2002. C. A. LÓPEZ DE CALLE. J. 1974. D. Achados de origem vegetal nas explorações arqueológicas realizadas em Baião de 1978 a 1981. en Osorno (Palencia). 343–360. Más allá de la memoria: los dólmenes de Cameros. Megalitismo no norte de Portugal: o litoral minhoto. Notas sobre el túmulo de La Velilla. Excavaciones en la estación megalítica de Murumendi (Beasain. . 1993. YARRITU. P. 105–165. Nov. en Cruz. WILLCOX. Sobre las relaciones entre Neolítico interior y Megalitismo. A Mamoa 1 de Chã do Carvalhal (Serra da Aboboreira). Túmulos do Centro-Norte Litoral. Famalicences. J. 1997. I. ARMENDÁRIZ. Errance. FIGUEIRAL.. 1991. 117-133. MALUQUER DE MOTES. F. 19–28.P. A. VERNET.R.. J.J.. 1979-1994. Lisboa.

.

a través de la estratigrafia mura- de carbones y semillas no ha formado parte de los ria. condicionada por el gran desarrollo urbanísti. ciertos casos pueden haber estado edificadas inclu- Irún (Peña–Chocarro/Zapata 1996) y Lleida (Alonso. Esta altera- En parte de nuestras ciudades históricas a partir ción se acrecienta ante la mayor entidad de las principalmente de los años 80 se inicia una impor. de Prehistoria i Arqueologia. LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS URBANOS LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES CARACTERÍSTICAS DEL REGISTRO ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS ARQUEOLÓGICO URBANO URBANOS El registro arqueológico en los núcleos urbanos es similar al que podemos encontrar en cualquier asen- GUILLEM PÉREZ JORDÁ1 tamiento en el que se produzca una ocupación pro- ELENA GRAU ALMERO1 longada en el tiempo. ción de las diferentes áreas. construcciones que en (Canal et alii 2001). o vaciones de urgencia o no programadas. oral). Partiendo de esta premisa pretendemos establecer En principio las unidades en las que se realizará el unos criterios mínimos que permitan a los arqueoló. Por otra parte. la recuperación y estudio de los restos en muchos casos. incluyendo aquellos En este trabajo partimos de la base de que no es elementos realizados con madera (vigas. Estas carac- terísticas originan una estratigrafía compleja en la INTRODUCCIÓN que las estructuras más modernas suelen afectar de manera importante a las más antiguas. nalmente. queólogos en los proyectos de consolidación y les como los de ciertas intervenciones en Granada restauración de edificios. la realidad en los núcleos urbanos mente empieza a generarse la incorporación de ar- es mucho más pobre. ZONAS DE MUESTREO alizando al mismo tiempo en una misma ciudad. mentos que no es posible diferenciarlos individual- 1. etc. alfarjes. restos de fauna. Área de Prehistoria. queobotánico durante todo el transcurso de la ex- cavación. Hemos agrupado las unidades en tores junto al arqueobotánico. afectando a niveles para los estudios paleobotánicos. Intervenciones que acercando al mundo contemporáneo. posible que se de una presencia permanente del ar. suele desarrollarse en el subsuelo. mientos suele originar una cantidad importante de lógicos que en ellas se encuentran y que entran desechos que en muchos casos se encuentran de- dentro de lo que se ha acabado denominando exca. Junto al estudio documental com. marcos. viguetas. también el interés del estudio de las estructuras his- tánicos en asentamientos "rurales".). el carácter urbano de estos asenta- ción de obras que van afectar a los niveles arqueo. elementos constructivos que debe estar previamente diseñado por los direc. so en época medieval. Más teniendo en cuenta la importante cantidad de intervenciones que se pueden estar re. Universidad de Extremadura . obras que se desarrollan a medida que nos vamos tante actividad arqueológica. 65 cierto desarrollo. es posible determinar el momento de construc- proyectos desarrollados. positados entre las mismas áreas de habitación. centrándose especialmente parte fundamental de la toma de muestras y de su donde se observen concentraciones de materia or- procesado antes de llegar al laboratorio. forjados. Actual. que suelen abarcar desde época romana hasta la Junto al trabajo tradicional de la arqueología que actualidad. tradicio- vidad. se han ubicado hasta el presente siglo en co que se ha producido en estas últimas décadas. Trabajo gánica. generalmente vienen condicionadas por la realiza. Por un lado aquellas en las desarrollo de la excavación exigirá una continúa que se produce una acumulación de diferentes ele- adaptación. constituye una destacada fuente de información terior de los núcleos urbanos. Universitat de València 2. de vertidos de las áreas artesanales que. el interior de las ciudades. Esta acti. de madera. ha tenido un tóricas conservadas de cota 0 hacia arriba. Suele estar formado por una DAVID DUQUE ESPINO2 sucesión de ocupaciones bien de manera continua- da o bien con periodos de abandono. tración de basureros en el interior del núcleo urbano nes arqueológicas realizadas se desarrollen en el in. Dept. aunque el mismo dos grandes grupos. Esta importante concen- ha propiciado que una gran parte de las intervencio. Exceptuando casos puntua. muestreo serán aquellas en las que la fiabilidad es- gos que dirigen los trabajos de campo realizar la tratigráfica sea buena. Valencia (Grau Almero 1990). hay que valorar Mientras que el desarrollo de los trabajos arqueobo.etc.

ciente para poder hacer una lectura estadística del – Pozos: en los ámbitos urbanos se detectan con mismo (Murray/Rackham 1990). hornos.. En la ma- – Rellenos de canales: las canales construidas yor parte de los contextos en los que trabajamos. viviendas destruidas por un incendio no se proce- de a una posterior retirada de los escombros. recuperación de un volumen de muestra. concentraciones de frutos o semillas. tema de funcionamento ideal.. etc. concentraciones con semillas o frutos. interior de es- tructuras de combustión o de cubetas. aconsejamos siempre la recogida de uso suelen ser amortizadas con basuras. la cronología y la cantidad de litros de sedi- madera como elemento constructivo en los edificios mento recogida. históricos nos permite recuperar muestras de estos – En casos excepcionales. una cantidad de material destacada. que se define tras la realización de un test previo so- nica en el interior mismo de las estructuras una bre una muestra de 20 l (Buxó 1990. permitido en algunos casos determinar el volumen a – Áreas artesanales: en estas áreas es frecuente muestrear para los diferentes tipos de U. ori- ginándose de esta manera un área en la que se Recogida de las muestras puede recoger una información destacada tanto de los elementos constructivos conservados por la Grupo 1 carbonización. que sea durante el proceso de estudio del mismo cavadas en tierra.. l. volumen encontrar tanto concentraciones de materia orgá. Por esto. sea de un mínimo de 40 de rellenos en los cuales en ciertos casos es habi. treo debe centrarse en aquellos estratos o elemen- tos constructivos con una buena fiabilidad estrati- Grupo 1 gráfica. de sedimento. Al mis. una muestra del material disperso sino que se pro- . Alonso vez abandonadas (cubetas. la realidad de las inter- deros. con una cronología bien definida y con una presencia destacada de materia orgánica. to. etc) se proce- Grupo 2 derá a recoger la totalidad del sedimento o una parte proporcional. consideramos que cuando no sea posible des- vación pueden ser recuperados.E.). – Las muestras que se tomen deben ser anotadas mientas. que cuando etc. en una ficha en la que figure además del número de etc. bien para su uso como silos o cuando se determine el interés de realizar algún tipo bien para la extracción de material de construcción de submuestreo.). de manera – Fosas: es habitual la presencia de estructuras ex. mangos de Como ya hemos indicado anteriormente el mues- herramientas. Como que la presencia del viendas y de las calles se acumulan residuos que en arqueobotánico no suele ser habitual en el yacimien- caso de darse unas buenas condiciones de conser. la desde época romana constituyen un lugar en el que conservación del material paleobotánico se produ- se acumulan de manera destacada residuos que ce por la carbonización del mismo. en los que no se tome elementos. proceso que facilita no sólo la conserva. y tenien- frecuencia pozos destinados tanto a la extracción do en cuenta la dificultad de realizar una valoración de agua como a la eliminación de residuos. sino que facilita en muchos que la cantidad de material recuperado sea sufi- casos la mineralización. arrollar este esquema de trabajo se ha de recurrir a la – Rellenos: las reestructuraciones urbanas. las características de la – Elementos constructivos: la utilización de la misma. de manera que posteriormente se pue- – Niveles de incendio: en algunos casos en las da calcular el volumen total de los restos. la unidad estratigráfica.LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS URBANOS mente (grupo 1) y por otra aquellos casos (grupo 2) SISTEMA DE MUESTREO en los que la conservación del material permite una individualización (material constructivo. que en la mayor parte de los casos son colmatadas El trabajo sistemático en un mismo asentamiento ha con basuras. riadas. Aunque éste sería un sis- sas y pozos cercanos que se utilizan como verte. 1993. venciones arqueológicas de urgencia no suele permi- – Niveles de ocupación: en los suelos de las vi. de estas características durante el transcurso de la mo tiempo son estructuras que al dejar de estar en excavación. anaeróbicas. Al mismo tiempo debemos procurar ción por carbonización. provocan la creación de una serie de paquetes se trate de material disperso. hasta 300 l. mientras que para los conjuntos cerrados (vasos o tual la presencia de materia orgánica. tratando para las muestras ricas en material 66 importantes vertidos en el mismo suelo o en las fo. tir este trabajo.) como 1992). como de los restos que pudieran encontrarse en el interior de las viviendas (herra. sólo excepcio- suelen contener una cantidad importante de restos nalmente se documenta material en condiciones orgánicos. etc.

mento. – En el caso de documentarse concentraciones de Secado y almacenamiento semillas o de frutos se procederá a recoger la totali- dad del conjunto. gráfica y a recoger la totalidad o una sección comple. Pero quizás las mayores posibilidades de estudio se dimento en una columna de tres tamices. Badham/Jones 1985.) nos permite En la bibliografía (Buxó 1989. completa de aquellos que se desmonten y se des- truyan o reutilicen con posterioridad. Si el conjunto no como el producto de la flotación deben secarse a la está en el interior del contenedor y está vertido. de 5. siendo los más ses para interpretar la gestión que los hombres es- aconsejables: tán realizando en ese entorno. Ya hemos 0'5 mm. como sistema de recuperar no sólo los restos – Al encontrarse ante elementos constructivos de ma. especialmente. a reco. carbonizados. como se está organizando el aprovisionamiento de do del sedimento y del agua. por el mismo arqueobotánico en el caso de la flota- – De los elementos constructivos documentados en ción o por una persona familiarizada con el tipo de los edificios históricos se recuperará una sección restos en el caso de los residuos del sedimento. con lo que sim- ción como a la observación del trabajo de carpintería o plificamos el trabajo de campo de los arqueólogos. – La columna de tamices. la máquina de flotación permite un trabajo inmediata la limpieza del mismo será conveniente. como. sino al mismo tiempo la fauna. etiquetado y almacenado. de aproximación a la realidad paleoambiental y paleoe- manera que no afecte a su conservación. poder realizar un estudio dendrocronológico. junto a la información aportada por los microrrestos (polen. Es una cuba de plástico especies se realiza para cada uno de los elementos o de metal que en la parte inferior se le coloca una constructivos. separando cada tipo de Resulta interesante realizar una recogida de diferen. Los materiales arqueobotánicos nos permiten una ordinando este trabajo con los restauradores. por parte del antracólogo. nosotros proponemos la de 1 mm. En su interior se colo. muestra. madera para la construcción y para el combustible ca una criba de 1 mm. generalmente se no o bien cuando la excepcionalidad de la conser. correspondiente. en bolsas de plástico. que se coloca junto a la máquina. etc. más rápido tanto en la limpieza del sedimento mente envasado. Aunque es posible utilizar cualquiera de los dos sis- – El sedimento en el caso de no realizar de manera temas. intentando determinar cual era el Tanto el sedimento que quede en la criba interior contenedor en el que se hallaban. mi- dera. en las ciudades. se procederá a recuperar. coloca un difusor bajo la criba interior. con la finalidad de evitar que se puedan tes muestras ubicadas espacialmente. ante la posi. Con la finalidad de proceder tanto a su determina. Co. Junto al interés de conocer que selección de – La máquina de flotación. resulta de indudable interés observar entrada de agua y una válvula que permite el vacia. ras. Aunque es frecuente que la malla utilizada en el interior de la Grupo 2 cuba sea de 5 mm. se procederá a su documentación crofauna. paleobotánicos. De este modo. una sección mediante una broca. que el proceso de tría del sedimento sea realizado 67 dos mezclados. Consiste en colocar el se. OBJETIVOS Y POSIBILIDADES DE ESTUDIO var in situ. se numerarán adecuadamente las dife. fitolitos. conocer las características de la vegetación que ro- Marinval 1988) se han recogido los diferentes siste. evitamos trabajar con dos sistemas de muestreo ta. lejos de una corriente de aire. conómica de las comunidades que ocuparon cada una de nuestras ciudades. El estudio de los carbo- Limpieza del sedimento nes y semillas. . ictiofauna y malacofauna. en la que se vierte el sedi. miz de 0'25 mm. ha perdido completamente la humedad se guardan ger una muestra en la que se contabilize el volumen. Con la inyección de agua. La limpieza se realiza con ayuda del agua comentado en varios casos la posibilidad de docu- que va disgregando la tierra y reteniendo los restos mentar el material constructivo de diversas mane- en cada uno de los tamices. 1 y centran en las cuestiones económicas. Una vez que procederá como con los restos del grupo 1. LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS URBANOS ceda a tomar diferentes muestras en el mismo relle. fragmentar los restos carbonizados.. dea los nucleos urbanos y sobretodo nos da las ba- mas de tratamiento del sedimento. paralelos para cada tipo de restos. Es conveniente bilidad de que nos encontremos ante diversos verti. o en una columna de tamices de rentes muestras y se procederá a anotar en la ficha 5–1 y 0'25 mm. permitiendo vación requiera un muestreo por cuadrículas que que los restos menos densos (semillas y carbones) nos permita una lectura de la distribución espacial floten y se vayan vertiendo al exterior bien en un ta- del material. en la tría de éste. se sombra. Para la docu- mentación de los restos que se tienen que conser.

Lattes. Evolution de la végétation sous l‘impact anthropique en Armorique du Mésolithi- que au Moyen Age : études palynologiques et anthracologiques des sites archéologiques et des tourbières associées. 2001. 1990. 1992). Thèse de Doctorat de l’Université de Rennes 1. ADROHER A. Univer- sidad de Valencia. en el Mediterráneo. GRAU ALMERO E. En el caso de la ciudad de no de la urbanización. in Adroher A. Recherches experimentales sur l’acquisition des données en Paléocarpologie. cienta la cantidad de productos agrarios que se co- con sus vigas. Por lo que es posible. alimenticia. inclu. que se van introduciendo en la dieta. Tesis de Licenciatura. conocer las parti- La actividad agraria no ha sido una tarea extraña de cularidades de la alimentación de cada uno de los los núcleos urbanos a lo largo de su historia. Metodología y técnicas para la recuperación de restos vegetales (en especial referencia a semillas y frutos) en yacimientos arqueológicos. Callejón del Gallo. mental que nos permite conocer cuales son los gru- El estudio de las semillas y frutos recuperados nos pos sociales y culturales que ocupan cada una de aportan información sobre la agricultura desarrolla. Cahier Noir 5. por han desarrollado. y ecológico. existe una importante cantidad de basure- gía se aplica con un doble objetivo: la obtención de ros documentados durante las excavaciones urba- una información de tipo etnográfico sobre la tala. para los momentos históricos arrollaron los individuos estudiados (Marguerie contamos con una importante información docu- 1991a. Por lo que en muchos casos es posible do datar a inicios del s. 1989. Mª. 57–68. se acre- Valencia. D. València. Cueillette et agriculture en France et en Espagne Méditerrané- ennes du Néolitique à l’Âge du Fer. López A. Cir- caea vol. Aportacions de l’arqueobotànica (llavors i fruits). Història Antiga. . Recherches sur les données carpologiques dans les niveaux antiques de Lattes: les procédures expérimentées sur la fouille. de Geografia i Història. LÓPEZ A. (eds. XIV. Datos etnobotánicos y reconstrucción ecológica según la antracología. MARGUERIE. Tesis Doctoral. La dendrolo.LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS URBANOS El material recuperado en edificios históricos nos minar cuales han sido las actividades que en ella se puede ofrecer también mucha información. Facultat de Lletres. Paleoeconomia i paleoecologia a la plana occidental catalana durant la protohistòria. I. Des semences et des fruits. MARGUERIE. MARINVAL Ph. 15–26. b. 73–82. con la reconstrucción de las con.. diferentes grupos que las habitaron y los cambios so hasta la actualidad y la recuperación de carpo. BUXO R. las zonas y barrios.. BUXO. Dpt. mación destacada para el estudio de la dieta nos. 1991a. Universitat de Lleida BADHAM K. 139–141. Estos niveles constituyen una fuente de infor- uso y trabajo de la madera por los grupos huma. R. Lattara 2. El uso de la madera en yacimientos valencianos de la Edad del Bronce a la épo- ca visigoda.. nando nuestra información con la aportada por los menticia de las comunidades que las han habitado. El tamaño de las vigas y conocer la historia de la llegada de determinadas viguetas proporciona unas secuencias dendrológi. buenas series sobre las que trabajar. D. 1992. Prehistòria. nas. Excavaciones Arqueo- lógicas en el Albaicín (Granada). Secció d’Arqueologia. Girona. 1985. se han documentado forjados completos.. 3. Tesis doctoral. Semences et fruits. diciones ambientales y forestales en las que se des. Ré- vue d’Archéometrie 10. Aspectos metodológicos de la recogida y análisis de muestras en el análisis paleoambiental. Al mismo tiempo junto al fenóme- ejemplo. Al mismo tiempo. coordi- da en el entorno de las ciudades y sobre la dieta ali. que se han podi. rrestos y de sus subproductos nos permitirá deter- 68 BIBLIOGRAFÍA ALONSO N. Université de Montpellier. 1991b.). Revue d’Arché- ometrie 15. Confrontation des données polliniques et anthracologiques: défrichement du mi- lieu forestier et développement de la lande régressive à partir du Néolithique en Armorique. CANAL D. dendrológicos. JONES G. viguetas y alfarjes. mercializan. Granada. 1990. 1988. 75–82. lo que permitiría establecer unas de su presencia con los análisis arqueobotánicos. Mª. Además. nº 1. ROVIRA N. producciones "exóticas" a partir de la confirmación cas muy amplias. 1993. An experiment in manual processing of soil samples for plant remains. estudios de fauna y de ictiofauna. BUXÓ R.

D. PEÑA–CHOCARRO L. 1996. Departament of Urban Archaeology. Archivo Español de Arqueo- logía 69. 69 .. 119–134. MURRAY J. Museum of London. in Spence. Madrid. Londres. Environmental archaeological sampling–introduction. (ed). LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS URBANOS MARGUERIE. C. 1990. RACKHAM J. Évolution de la végétation sous l‘impact humain en Armorique du Néolithique aux périodes historiques.. Los recursos vegetales en el mundo romano: estudio de los macrorrestos botánicos del yacimiento calle Santiago de Irún (Guipuzcoa). Travaux du Laboratoire d’Anthropologie de Rennes n° 40. ZAPATA PEÑA L. 1992. Archaeological Site Manual.

.

Isabel Figueiral LA RECUPERACIÓN DE MATERIALES ARQUEOBOTÁNICOS EN CONTEXTOS URBANOS. Núria Rovira LA RECUPERACIÓN DE RESTOS ARQUEOBOTÁNICOS EN MEDIOS HÚMEDOS Ramon Buxó. 30 noviembre y 1 diciembre 2000 Ramon Buxó y Raquel Piqué (dirs. Índice LA RECOGIDA DE MUESTRAS EN ARQUEOBOTÁNICA: OBJETIVOS Y PROPUESTAS METODOLÓGICAS LA GESTIÓN DE LOS RECURSOS VEGETALES Y LA TRANSFORMACIÓN DEL PALEOPAISAJE EN EL MEDITERRÁNEO OCCIDENTAL Encuentro del grupo de trabajo de arqueobotánica de la Península Ibérica Barcelona/Bellaterra. Yolanda Carrión. Elena Grau Almero. Jordi Juan. Leonor Peña–Chocarro. Oliva Rodríguez. Paloma Uzquiano MUESTREO ARQUEOBOTÁNICO DE YACIMIENTOS AL AIRE LIBRE Y EN MEDIO SECO Natalia Alonso. David Duque Espino . Diego Rivera. Raquel Piqué CARBONES Y SEMILLAS EN LOS YACIMIENTOS DOLMÉNICOS: POSIBILIDADES 71 Y LÍMITES DEL ANÁLISIS ARQUEOBOTÁNICO. Lydia Zapata. Maria José Iriarte LA ARQUEOBOTÁNICA EN CUEVAS Y ABRIGOS: OBJETIVOS Y MÉTODOS DE MUESTREO Ernestina Badal. Guillem Pérez Jordà.) LISTA DE PARTICIPANTES PRESENTACIÓN METODOLOGÍA ARQUEOPALINOLÓGICA Francesc Burjachs. José Antonio López Sáez. 29.