You are on page 1of 79

NUEVO CODIGO PENAL

LIBRO SEGUNDO
TITULO II
DELITOS CONTRA PERSONAS Y BIENES PROTEGIDOS POR EL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO CAPITULO UNICO Artículo 135. Homicidio en persona protegida. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, ocasione la muerte de persona protegida conforme a los Convenios Internacionales sobre Derecho Humanitario ratificados por Colombia, incurrirá en prisión de treinta (30) a cuarenta (40) años, multa de dos mil (2.000) a cinco mil (5.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de quince (15) a veinte (20) años. Parágrafo. Para los efectos de este artículo y las demás normas del presente título se entiende por personas protegidas conforme al derecho internacional humanitario: 1. Los integrantes de la población civil. 2. Las personas que no participan en hostilidades y los civiles en poder de la parte adversa. 3. Los heridos, enfermos o náufragos puestos fuera de combate. 4. El personal sanitario o religioso. 5. Los periodistas en misión o corresponsales de guerra acreditados. 6. Los combatientes que hayan depuesto las armas por captura, rendición u otra causa análoga. 7. Quienes antes del comienzo de las hostilidades fueren considerados como apátr idas o refugiados. 8. Cualquier otra persona que tenga aquella condición en virtud de los Convenios I, II, III y IV de Ginebra de 1949 y los Protocolos Adicionales I y II de 1977 y otros que llegaren a ratificarse. Artículo 136. Lesiones en persona protegida. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, cause daño a la integridad física o a la salud de persona protegida conforme al Derecho Internacional Humanitario, incurrirá en las sanciones previstas para el delito de lesiones personales, incrementada hasta en una tercera parte. Artículo 137. Tortura en persona protegida. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, inflija a una persona dolores o sufrimientos graves, físicos o síquicos, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o confesión, de castigarla por un acto por ella cometido o que se sospeche que ha cometido, o de intimidarla o coaccionarla por cualquier razón que comporte algún tipo de discriminación, incurrirá en prisión de diez (10) a veinte (20) años, multa de quinientos (500) a mil (1000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de diez (10) a veinte (20) años.

Artículo 138. Acceso carnal violento en persona protegida. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, realice acceso carnal por medio de violencia en persona protegida incurrirá en prisión de diez (10) a diez y ocho (18) años y multa de quinientos (500) a mil (1000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Para los efectos de este Artículo se entenderá por acceso carnal lo dispuesto en el artículo 212 de este código. Artículo 139. Actos sexuales violentos en persona protegida. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, realice acto sexual diverso al acceso carnal, por medio de violencia en persona protegida incurrirá en prisión de cuatro (4) a nueve (9) años y multa de cien (100) a quinientos (500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Artículo 140. Circunstancias de agravación. La pena prevista en los dos artículos anteriores se agravará en los mismos casos y en la misma proporción señalada en el artículo 211 de este código. Artículo 141. Prostitución forzada o esclavitud sexual. El que mediante el uso de la fuerza y con ocasión y en desarrollo del conflicto armado obligue a persona protegida a prestar servicios sexuales incurrirá en prisión de diez (10) a diez y ocho (18) años y multa de quinientos (500) a mil (1000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Artículo 142. Utilización de medios y métodos de guerra ilícitos. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, utilice medios o métodos de guerra prohibidos o destinados a causar sufrimientos o pérdidas innecesarios o males superfluos incurrirá, por esa sola conducta, en prisión de seis (6) a diez (10) años, multa de cien (100) a doscientos (200) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de cinco (5) a diez (10) años. Artículo 143. Perfidia. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y con el propósito de dañar o atacar al adversario, simule la condición de persona protegida o utilice indebidamente signos de protección como la Cruz Roja o la Media Luna Roja, la bandera de las Naciones Unidas o de otros organismos Intergubernamentales, la bandera blanca de parlamento o de rendición, banderas o uniformes de países neutrales o de destacamentos militares o policiales de las Naciones Unidas u otros signos de protección contemplados en tratados internacionales ratificados por Colombia, incurrirá por esa sola conducta en prisión de tres (3) a ocho (8) años y multa de cincuenta (50) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes. En igual pena incurrirá quien, con la misma finalidad, utilice uniformes del adversario. Artículo 144. Actos de terrorismo. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, realice u ordene llevar a cabo ataques indiscriminados o excesivos o haga objeto a la población civil de ataques, represalias, actos o amenazas de violencia cuya finalidad principal sea aterrorizarla, incurrirá por esa sola conducta en prisión de quince (15) a veinticinco (25) años, multa de dos mil (2.000) a cuarenta mil (40.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de quince (15) a veinte (20) años. Artículo 145. Actos de barbarie. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y fuera de los casos especialmente previstos como delitos y sancionados con pen mayor, realice a actos de no dar cuartel, atacar a persona fuera de combate, de abandonar a heridos o enfermos, o realice actos dirigidos a no dejar sobrevivientes o a rematar a los heridos y enfermos u otro tipo de actos de barbarie prohibidos en tratados internacionales ratificados por Colombia incurrirá, por esa sola conducta, en prisión de diez (10) a quince (15) años, multa de doscientos (200) a quinientos (500) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de diez (10) a quince (15) años.

Artículo 146. Tratos inhumanos y degradantes y experimentos biológicos en persona protegida . El que, fuera de los casos previstos expresamente como conducta punible, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, inflija a persona protegida tratos o le realice prácticas inhumanas o degradantes o le cause grandes sufrimientos o practique con ella experimentos biológicos, o la someta a cualquier acto médico que no esté indicado ni conforme a las normas médicas generalmente reconocidas incurrirá, por esa sola conducta, en prisión de cinco (5) a diez (10) años, multa de doscientos (200) a mil (1.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de cinco (5) a diez (10) años. Artículo 147. Actos de discriminación racial. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, realice prácticas de segregación racial o ejerza tratos inhumanos o degradantes basados en otras distinciones de carácter desfavorable que entrañen ultraje contra la dignidad personal, respecto de cualquier persona protegida, incurrirá en prisión de cinco (5) a diez (10) años, multa de doscientos (200) a mil (1.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de cinco (5) a diez (10) años. Artículo 148. Toma de rehenes. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, prive a una persona de su libertad condicionando ésta o su seguridad a la satisfacción de exigencias formuladas a la otra parte, o la utilice como defensa, incurrirá en prisión de veinte (20) a treinta (30) años, multa de dos mil (2000) a cuatro mil (4.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de quince (15) a veinte (20) años. Artículo 149. Detención ilegal y privación del debido proceso. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, prive ilegalmente de su libertad a una persona y la sustraiga de su derecho a ser juzgada de manera legítima e imparcial, incurrirá en prisión de diez (10) a quince (15) años y multa de mil (1.000) a dos mil (2.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Artículo 150. Constreñimiento a apoyo bélico. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, constriña a persona protegida a servir de cualquier forma en las fuerzas armadas de la parte adversa incurrirá en prisión de tres (3) a seis (6) años y multa de cien (100) a trescientos (300) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Artículo 151. Despojo en el campo de batalla. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, despoje de sus efectos a un cadáver o a persona protegida, incurrirá en prisión de tres (3) a diez (10) años y multa de cien (100) a trescientos (300) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Artículo 152. Omisión de medidas de socorro y asistencia humanitaria. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y estando obligado a prestarlas, omita las medidas de socorro y asistencia humanitarias a favor de las personas protegidas, incurrirá en prisión de tres (3) a cinco (5) años y multa de cincuenta (50) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Artículo 153. Obstaculización de tareas sanitarias y humanitarias. El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado, obstaculice o impida al personal médico, sanitario o de socorro o a la población civil la realización de las tareas sanitarias y humanitarias que de acuerdo con las normas del Derecho Internacional Humanitario pueden y deben realizarse, incurrirá en prisión de tres (3) a seis (6) años y multa de cien (100) a trescientos (300) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Si para impedirlas u obstaculizarlas se emplea violencia contra los dispositivos, los medios o las personas que las ejecutan, la pena prevista en el artículo anterior se incrementará hasta en la mitad, siempre que la conducta no constituya delito sancionado con pena mayor.

Los indispensables para la supervivencia de la población civil. diques. debidamente señalados con los signos convencionales. haga objeto de represalias o de actos de hostilidades a personas o bienes protegidos.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. ataque y destruya monumentos históricos. obras de arte. e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de diez (10) a quince (15) años.000) a cuatro mil (4.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. instalaciones educativas o lugares de culto. o utilice tales bienes en apoyo de l esfuerzo militar. nucleares u otras obras o instalaciones que contengan fuerzas peligrosas. . o bienes e instalaciones de carácter sanitario debidamente señalados con los signos convencionales de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja. que constituyan el patrimonio cultural o espiritual de los pueblos. Si del ataque se deriva la liberación de fuerzas con pérdidas o daños en bienes o elementos importantes para la subsistencia de la población civil. Parágrafo. Artículo 158. sin justificación alguna basada en imperiosas necesidades militares y sin que previamente haya tomado las medidas de protección adecuadas y oportunas. zonas sanitarias y desmilitarizadas. Los de carácter civil que no sean objetivos militares. incurrirá en prisión de cinco (5) a diez (10) años y multa de quinientos (500) a mil (1. la pena será de quince (15) a veinte (20) años de prisión. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y fuera de los casos especialmente previstos como conductas punibles sancionadas con pena mayor. debidamente seña lados con los signos convencionales. sin justificación alguna basada en imperiosas necesidades militares. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. de los bienes protegidos por el Derecho Internacional Humanitario. Para los efectos de este artículo y los demás del título se entenderán como bienes protegidos conforme al derecho internacional humanitario: 1. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. 5. El que. Destrucción o utilización ilícita de bienes culturales y de lugares de culto. incurrirá en prisión de tres (3) a diez (10) años y multa de doscientos (200) a mil (1. 4. 3. e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de quince (15) a veinte (20) años. hospit les de a campaña o fijos. y sin que haya tomado previamente las medidas de protección adecuadas y oportunas. incurrirá en prisión de diez (10) a quince (15) años. El que. Represalias. Los culturales y los lugares destinados al culto. ataque presas. Artículo 156. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. Artículo 157. sin justificación alguna basada en imperiosas necesidades militares. El que. bienes destinados a la asistencia y socorro de las personas protegidas. Ataque contra obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas.Artículo 154. depósitos de elementos de socorro. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. incurrirá en prisión de dos (2) a cinco (5) años y multa de cincuenta (50) a doscientos (200) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Destrucción de bienes e instalaciones de carácter sanitario. Artículo 155. 2. Destrucción y apropiación de bienes protegidos. Los elementos que integran el medio ambiente natural. convoyes sanitarios. multa de dos mil (2. El que. centrales de energía eléctrica. incurrirá en prisión de cinco (5) a diez (10) años y multa de quinientos (500) a mil (1. multa de mil (1. Las obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. ataque o destruya ambulancias o medios de transporte sanitarios. destruya o se apropie por medios ilegales o excesivos en relación con la ventaja militar concreta prevista.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. El que.000) a tres mil (3.

Artículo 162. Artículo 163. y los terroristas sospechosos pueden ser enjuiciados por sus actos de terror. sin excepción. y la Corte Penal Internacional puede tener competencia para tratar el asunto. Pero un acto de terrorismo también puede alcanzar a pers onas que están en . multa de mil (1. la lucha contra el terrorismo y el enjuiciamiento de presuntos responsables de actos terroristas están regidos por el derecho humanitario si tienen lugar durante un conflicto armado.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. con ocasión y en desarrollo de un conflicto armado. El que. incurrirá en prisión cinco (5) a diez (10) años y multa de quinientos (500) a mil (1. imponga contribuciones arbitrarias incurrirá en prisión de seis (6) a quince (15) años y multa de quinientos (500) a tres mil (3. El que. Inversamente. Exacción o contribuciones arbitrarias. retenga o se apodere de bienes o elementos indispensables para la subsistencia de la población civil. emplee métodos o medios concebidos para causar daños extens duraderos y os. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. Atentados a la subsistencia y devastación. insta a los Estados a prevenir y castigar las violaciones de ese derecho. Artículo 161. e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de diez (10) a quince (15) años. El que. dañe. las personas civiles han sido víctimas de actos terroristas. incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años y multa de doscientos (200) a mil (1. traslade o desplace forzadamente de su sitio de asentamiento a la población civil. Destrucción del medio ambiente. Artículo 160. incurrirá en prisión de diez (10) a quince (15) años.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. estando obligado a hacerlo. e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de diez (10) a veinte (20) años.000) a dos mil (2. deporte.Artículo 159. la realización de actos terroristas en situaciones de conflicto armado internacional y no internacional. ataque. Omisión de medidas de protección a la población civil.000) a treinta mil (30. Los actos de terrorismo pueden ser crímenes de guerra que caen bajo la jurisdicción universal.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. no personalidades conocidas en la escena nacional o internacional. Actos de terror. expulsión. Artículo 164. Desde tiempo inmemorial.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. ³terrorismo´ y derecho internacional humanitario El derecho internacional humanitario prohíbe. multa de cinco mil (5.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. graves al medio ambiente natural. Ese derecho no es un obstáculo para combatir el terrorismo. reclute menores de dieciocho (18) años o los obligue a participar directa o indirectamente en las hostilidades o en acciones armadas. Asimismo. Deportación. omita la adopción de medidas para la protección de la población civil. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y sin que medie justificación militar. sino víctimas inocentes. expulse. El blanco de esta violencia indiscriminada su ele ser gente común que se dirige al trabajo en autobús o que está tomando un café en la terraza de un bar. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. El que con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. incurrirá en prisión de diez (10) a veinte (20) años. El que. Reclutamiento ilícito. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. El que. inutilice. traslado o desplazamiento forzado de población civil. incurrirá en prisión de seis (6) a diez (10) años y multa de seiscientos (600) a mil (1. Pero incluso los miembros de las fuerzas armadas o los ³combatientes ilegales´ de los que se sospeche que han cometido actos de terror son personas protegidas por los Convenios de Ginebra y tienen derecho a garantías judiciales si deben comparecer ante un tribunal.

la represión de los movimientos independentistas por la Unión Soviética. en Cisjordania y Gaza. Son pocos los conflictos recientes que no se han caracterizado por horrorosos actos de c rueldad contra personas civiles. los más espectaculares de los cuales estaban relacionados con el conflicto entre Israel. a los actos terroristas y a quienes los cometen [1]. bajo el epígrafe de "guerras de liberación nacio nal" o de "guerrilla". sino que a menudo han tenido efectos de gran alcance en la vida de una nación. particularmente cuando intervinieron las fuerzas estadounidenses y aliadas en Vietnam. Tanto los intelectuales como los medios informativos abordaron asimismo el tema. particularmente la trágica situación que aún perdura en Palestina. las Naciones Unidas y las organizaciones gubernamentales interna cionales incluyeron el "terrorismo" en general y la respuesta internacional a tales actos en sus programas de trabajo. han generado un grado de odio increíble entre ambos pueblos. que había iniciado el proceso de actualización del derecho internacional humanitario. Hoy en día. La principal conclusión fue que el derecho humanitario existente prohíbe toda forma imaginable de terrorismo perpetrada en un conflicto armado y que. la guerra civil en Sri Lanka y en varios países africanos. causando víctimas entre la población civil y destruyendo la infraestructura civil. En 1914. las guerras en Oriente Próximo. los acontecimientos que han asolado Irlanda del Norte durante años y. que la historia y la geografía han condenado a ser convecinos. o sea. a esos acontecimientos ha sido particularmente fuerte. se vio súbitamente confrontado con el problema. la matanza masiva del pueblo camboyano. los dos Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra de 1949. Por sólo citar unos pocos ejemplos. La reacción. debido. en particular del derecho internacional humanitario. El mundo está siendo testigo de importantes actos de violencia por parte de los contendientes para alcanzar sus objetivos u oponerse a los del adversario. un solo Estado tiene el poder de controlar los acontecimientos mundiales o de . volvieron a poner esta cuestión en el primer plano de las preocupaciones internacio nales. los diversos conflictos armados en Indochina. Una rápida evocación de los contextos en que se produjeron estos acontecimientos muestra que los actos de terrorismo suelen perpetrarse en el marco de un conflicto armado o estar indirectamente vinculados con él. el 8 de junio de 1977. En esa misma época.candelero: funcionarios del Gobierno. Este recurso a la violencia indiscriminada y sin control se ha considerado siempre contrario a las normas del derecho. como represalia. El análisis efectuado en 1986 parece seguir siendo válido. La destrucción. militares o agentes de policía. La Guerra Fría ha terminado. El siglo veinte fue testigo de un aluvión de actos terroristas en todo el mundo. examiné la respuesta del derecho internacional. el asesinato del príncipe de la Corona austriaca en Sarajevo desencadenó la I Guerra Mundial. los terroristas siempre han sido enjuiciados por sus crímenes. líderes de la oposición. tanto a las que contienen los tratados internacionales que protegen al ser humano como a las codificadas en los instrumentos jurídicos de nivel nacional. Los atentados suicidas palestinos contra personas civiles en territorio israelí y las incursiones que las fuerzas armadas israelíes realizan. recordemos la guerra que culminó en la independencia de Argelia. En un artículo publicado en 1986. los importantes acontecimientos que enumeramos a continuación han tenido una amplia repercusión en contextos regidos por el derecho internacional humanitario: y La bipolaridad. Además. así como la anterior intervención armada de Estados Unidos en Afganistán "para acabar con el terrorismo". pero el mundo ha cambiado en muchos aspectos en los dos últimos decenios y tal vez sea útil reexaminar con nuevos ojos la respuesta que el derecho internacional humanitario da al terrori smo. por ejemplo. a la relación obvia de esos hechos con el conflicto de Oriente Próximo. no había razón aparente para proponer enmiendas de los Convenios de Ginebra de 1949. sobre todo las viviendas. que dura ya más de treinta años y en el que se juega el destino del pueblo palestino. en cuyo marco una superpotencia controla y contrarresta todos los movimientos de otra superpotencia. Los años setenta fueron testigos de numeros os actos terroristas contra civiles. Sin duda alguna. Sin embargo. El Comité Internacional de la Cruz Roja. e incluso en el curso de la historia. en aquel momento. perpetrados con el único objetivo de aterrorizar a la población civil de un país en guerra. el pueblo palestino y algunos Estados árabes. Los ataques terroristas contra la vida humana y los bienes no sólo han provocado angustia y sufrimiento a las víctimas individuales. el conflicto armado en Colombia. el 11 de septiembre de 2001. el terrorismo se convirtió en la cuestión preponderante en la Conferencia Diplomática que aprobó. entre otras cosas. en situaciones en las que la pacífic a resolución de los diferendos entre grupos litigantes no han logrado poner fin al conflicto. en otras palabras. ningún credo ±y ninguna persona honrada± perdona los actos de terrorismo. a escala mundial. por supuesto. Ese acontecimiento y la revolución que en 1917 terminó con el Imperi o Ruso marcaron el final de un largo período de estabilidad en la Europa decimonónica. Ninguna civilización. de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York y de parte del Pentágono en Washington. mediante el secuestro de aviones de pasajeros. no hay que olvidar que también se han cometido actos terroristas en tiempos (aparentemente) "normales". Además. especialmente de derecho penal. ha dejado de ser la principal característica del orden mundial.

En la segunda parte se analizarán algunas cuestiones jurídicas que plantean las respuestas a los actos terroristas. la Convención para la prevención y represión del terrorismo. en particular con la Carta de las Naciones Unidas [2]. entre otras cosas. el ataque a un tercer país transforma tal campaña en un conflicto armado en el sentido del derecho de la guerra. no existe tratado universal alguno que prohíba el terrorismo categóricamente y que se aplique en toda circunstancia. instituyendo para ello. 1970 . en ellos: los Estados Unidos. 1963 y Convenio para la represión del apoderamiento ilícito de aeronaves. No es este el lugar para examinar si el empleo de la fuerza contra otro Estado para "combatir el terrorismo" es compatible con el derecho internacional vigente relativo al derecho a usar la fuerza. Dicho de otro modo. la comunidad internacional se muestra preocupada por el respeto de los derechos humanos fundamentales de las personas y ha reforzado los mecanismos internacionales de control para garantizarlo. con lo que perciben como "terroristas". el Estatuto de Roma. ¿Es acaso lo que un Estado percibe como su "interés nacional" lo que dicta prioritariamente la repuesta a las acciones terroristas. no tanto por lo que concierne a las normas que prohíben el terrorismo. como los políticos y los medios han dado en llamarlas . al menos. comparable al de "lucha contra la pobreza" o "lucha contra el SIDA". por lo tanto. e incluso acabar. cuyo proyecto elaboró la Sociedad de Naciones en 1937. la "guerra contra el terrorismo". Se puede aducir incluso que esas campañas trascienden la aplicación del derecho como tal. o por países interpuestos. Los más importantes de ellos son los siguientes[3]: y Convenio sobre las infracciones y ciertos otros actos cometidos a bordo de las aeronaves. Estados Unidos fundamentó su interven ción armada en Afganistán en el derecho de legítima defensa que le asiste. es decir. la competencia de la CPI para procesar a personas acusadas de actos graves de terrorismo convierte al enjuiciamiento de los terroristas en una preocupación internacional. Esto significa que el ±a veces penoso± debate en torno a: "su terrorista es mi combatiente de la libertad" (y viceversa) ha desaparecido prácticamente. órganos judiciales para llevar a los infractor es del derecho ante la justicia y aprobando. en primer lugar. Estos acontecimientos se relacionan con nuestro tema. Por otra parte. sobrepasan los mecanismos nacionales de aplicación de la ley. A lo largo de los dos últimos decenios. nunca entró en vigor. la "guerra contra el terrorismo" se ha convertido en una justificación para utilizar la fuerza armada contra otro país. por el que se estableció la Corte Penal Internacional (CPI). Prohibición del terrorismo por el derecho internacional Derecho convencional internacional Hasta ahora. sino por lo que atañe a las medidas que se han tomado para contrarrestar la violencia terrorista. han perdido importancia. al tiempo que presiona a los Estados para que procesen a esos individuos según la jurisdicción penal nacional. Mientras la noción de la "guerra contra el terrorismo" es un eslogan político. se abordará la cuestión de si las actuales normas internacionales son suficientes para erradicar el terrorismo a nivel internacional. si los supuestos autores del crimen están fuera del ámbito jurisdiccional de ese Estado? En este artículo se examinan. y El desarrollo de las técnicas de información ha posibilitado las comunicaciones instantáneas en todo el mundo. Paralelamente. en particular. la ONU ha aprobado algunos tratados que tratan de aspectos específicos de terrorismo. según ratifica el artículo 51 de la Carta: argumentación jurídica que parece generalmente aceptada. Por último. y Al mismo tiempo. las operaciones contraterroristas o. Efectivamente. y La lucha contra el colonialismo residual ya no es una cuestión de actualidad. las llamadas "guerras de procuración".influir. ningún Gobierno había enviado hasta ahora a sus fuerzas armadas a un territorio extranjero para combatir. Es indiscutible que las acciones contra el terrorismo trascienden las jurisdiccio nes nacionales y que. las disposiciones del derecho internacional humanitari o que prohíben los actos de terrorismo. El único intento de concertar un tratado de esas características.

pues el texto se refiere sólo a "actos criminales" y no especifica qué actos son ilícitos en el contexto del terrorismo.y Convenio para la represión de actos ilícitos contra la segu ridad de la aviación civil. 1997 y Convenio Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo. No hay. elaborado por el Comité Especial y el correspondiente grupo d e trabajo de la ONU. en junio de 2002. A nivel zonal. Esta definición no es muy explícita. (es de suponer que) prohíbe la comisión de actos terroristas. un Comité Especial. también se han tomado iniciativas para combatir el terrorismo mediante la aprobación de instrumentos internacionales. grupos de personas o al público en general". 1973 y Convenio para la represión de actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima. 1999 En los últimos años. Los principales tratados de derecho internacional humanitario que se relacionan con el tema son los cuatro Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 para la protección de las víctimas de la guerra [5] y sus dos Protocolos adicionales [6]. en la Convención de 1937 para la prevención y represión del terrorismo. 1988 y Convenio Internacional para la Represión de los Atentados Terroristas cometidos con Bombas. se establece que son actos de terrorismo los "actos criminales contra un Estado o cuya finalidad sea infundir terror a personas individuales. o . como ocurre con la Convención para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado (1954). Ni los expertos en derecho internacional ni los representantes de los Gobiernos han logrado convenir en una definición general y ampliamente aceptada. No obstante. como la Convención europea sobre la represión del terrorismo . establecido por la Asamblea General de la ONU. 1979 internacionalmente protegidas. inclusive los agentes diplomáticos. naturalmente que olvidar que la legislación nacional de todos los Estados . En el proyecto de Convención general sobre el terrorismo internacional. 1971 y Convención sobre la prevención y el castigo de delitos contra personas y Convención internacional contra la toma de rehenes. los Estados Partes en la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobaron una Convención interamericana contra el terrorismo. ha elaborado el texto de la Convención general sobre terrorismo internacional [4]. de 1977. Definición En ninguno de los instrumentos antes mencionados figura una definición de "terrorismo" o de "actos terroristas". por lo tanto. El terrorismo es un fenómeno socia l que presenta numerosos y variables aspectos. se esboza la siguiente definición de actos terroristas (artículo 2): "Comete delito en el sentido de la presente Convención quien ilícita e intencionadamente y por cualquier medio cause: y la muerte o lesiones corporales graves a otra persona o personas. sobre algunos aspectos de la lucha contra el terrorismo en Europa. indirectamente cuestiones relacionadas con el terrorismo. que está siendo objeto de negociaciones cuando se ha redactado el presente artículo. Otros muchos tratados se refieren a diferentes aspectos de los conflictos armados y abordan. en particular las leyes penales.

En resumidas cuentas. y El terrorismo es un medio para alcanzar un objetivo político que supuestamente no podría lograrse por medios legales y ordinarios. su vida."[7]. su bienestar. El térmi no "terrorismo" no expresa un concepto jurídico. y Los actos terroristas se cometen. Para clarificar esta cuestión. es la suma de todos los tipos de acciones que se emprenden para combatir a los terroristas. No obstante. Los numerosos intentos que se han hecho en ese sentido han demostrado que la cuestión está cargada de consideraciones políticas que obstaculizan el establecimiento de definiciones jurídicamente satisfa ctorias y ampliamente aceptables. en cambio. propaganda y actos violentos. La "g uerra contra el terrorismo". lugares. intimidar a la población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a hacer o dejar de hacer algo. sino más bien una combinación de objetivos políticos. Mientras no haya consen so sobre cómo afrontar ese fenómeno. y Los actos terroristas suelen formar parte de una estrategia y los cometen grupos organizados durante un largo período de tiempo. No es la finalidad de este artículo definir lo que se entiende por terrorismo o actos terroristas. aunque. . instalaciones o redes mencionados a que se hace referencia en el apartado precedente. La gran mayoría de la gente considera que los actos terroristas son crímenes. Las medidas contra el terrorismo pueden ser muy diferentes. favorecen su causa. instalaciones de infraestructura o el medio ambiente. como son las personas civiles corrientes. en su opinión. conviene examinar más detalladamente la noción de "acto terrorista" o "acto de terrorismo". Últimamente se ha ampliado para abarcar fenómenos como el ciberterrorismo y las operaciones financieras transnacionales ilegales. cuando produzcan o puedan producir un gran perjuicio económico. no es probable que se llegue a un acuerdo sobre su definición.y daños graves a bienes públicos o privados. en circunstancias determinadas. contra personas que no tienen influencia directa en los resultad os pretendidos ni conexión con éstos. el terrorismo es un comportamiento criminal. en opinión de los terroristas. Los actos terroristas no distinguen entre un blanco deseado y terceras personas. o y daños a los bienes. Los terroristas atacan indiscriminadamente. es más importante que la prohibición de la violencia indiscriminada contra las personas civiles. la noción de terrorismo cambia con el transcurso del tiempo. o entre diferentes grupos de estas personas. incluidos lugares de uso público. desde las acciones tomadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hasta el enjuiciamiento de presuntos terroristas a nivel nacional. si el propósito de tal acto es. Cabe suponer que esa percepción común del significad o de terrorismo se compone de los siguientes elementos: y El terrorismo implica violencia o amenaza de violencia contra personas civiles corrientes. sus bienes. dentro del orden constitucio nal establecido. en general. y El propósito de los actos terroristas es aterrorizar a la población para crear unas condiciones que. instalaciones públicas o gubernamentales. aunque no esté definida claramente. algunas personas pueden intentar justificar esos actos con el argumento de que sirven para lograr un obj etivo que. redes de transporte público. y El objetivo del terroris mo es humillar a seres humanos. por su naturaleza o contexto. una amalgama de medidas para alcanzar un objetivo. Además. Queda por ver si este texto se convertirá en una referencia universalmente aceptada para luchar contra el fenómeno del terrorismo. todos sabemos más o menos qué significa esta noción.

El derecho internacional humanitario nunca autoriza el uso irrestricto de cualquier forma imaginable de violencia contra la parte adversaria en un conflicto. como el empleo de armas químicas o la matanza de civiles que no participan en las hostilidades. no son objetivos legítimos de los ataques militares. párrafo 2. se prohíben los ataques indiscriminados [9]. La violencia contra personas y la destrucción de bienes son inherentes a la guerra . Bajo el título de "Protección de la población civil". del Protocolo I. en una guerra. El recurso a medios y métodos ilícitos infringe el orden juríd ico y. otras categorías de personas ±en particular la población civil ± y los bienes de carácter civil. están "protegidos" y n unca deben ser objeto de ataques. puede ser enjuiciado como un crimen según el derecho nacional o como un crimen de guerra. En el artículo 52. El uso de la fuerza contra personas y bienes infringe el derecho internacional humanitario sólo si estos actos superan los límites establecidos por las normas internacionales. La violencia es asimismo un rasgo característico del terrorismo. Esta prohibición abarca los ataques (o cualquier acto de violencia) que y no estén dirigidos contra un objetivo militar concreto. En primer lugar. los Convenios de Ginebra de 1949 sólo contienen disposiciones sobre los actos de terrorismo que tengan lugar en el contexto de un conflicto armado o. En segundo lugar. Por consiguiente. Desde tiempo inmemorial. firmemente anclada en el derecho consuetudinario: "No serán objeto de ataque la población civil como tal ni las personas civiles. especialmente la infraestructura civil. aunque su derecho a elegir los medios y los métodos para hacer la guerra no es ilimitado. las normas internacionales han establ ecido una distinción entre los medios y métodos legítimos de hacer la guerra y los que no lo son. en particular los que forman parte de la infraestructura civil [8]. el derecho internacional debe distinguir la violencia que se considera legítima en la guerra de los actos de terrorismo. ¿Cómo se logra establecer esa distinción? El derecho internacional humanitario aborda el problema desde dos perspectivas. el derecho a emplear la fuerza y cometer actos de violencia está limitado a las fuerzas armadas de cada parte en un conflicto armado. tanto los oficiales como los simples soldados pueden (o deben) ser juzgados a nivel nacional o internacional y sancionados por los actos ter roristas que se demuestre que hayan cometido. los miembros de las fuerzas armadas pueden ser acusados de violaciones de las normas que protegen a las personas civiles o los bienes de carácter civil. se añaden normas precisas que prohíben la destrucción de bienes de carácter civil. Tras repetir la obligación de proteger a la población civil contra los peligros procedentes de las operaciones militares. sencillamente. es decir. en el párrafo 2 del artículo 51 se estipula la siguiente obligación. el artículo 51 del Protocolo I codifica las normas fundamentales que han de respetarse en las operaciones militares. Normas aplicables a los conflictos armados internacionales Los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos adicionales de 1977 sólo se refieren en dos ocasiones a los actos de terrorismo: en el artículo 33 d el IV Convenio de Ginebra y en el artículo 51. Por otro lado. Así pues. Dicho de otro modo. Como disponen los Convenios de Ginebra. . Sólo los miembros de esas fuerzas tienen el "privilegio" de usar la fuer za contra otra fuerza armada." En el párrafo 4 de ese artículo. el recurso ilícito a la violencia. sólo los miembros de las fuerzas armadas y los objetivos militares pueden ser objeto de actos de violencia. aunque les está permitido cometer actos de violencia.Prohibición del terrorismo por el derecho internacional humanitario en particular El derecho internacional humanitario se aplica en los conflictos armados. en circunstancias agravantes. Quedan prohibidos los actos o amenazas de violencia cuya finalidad principal sea aterrorizar a la población civil. Por ello.

Por lo general. pueden alcanzar indistintamente a objetivos militares y a personas civiles o a bienes de carácter civil. Hasta aquí hemos examinado la protección que el derecho internacional humanitario confiere a la población civil y a los bienes de carácter civil en tiempo de conflicto armado. aunque el ataque esté dirigido contra un objetivo legítimo (por ejemplo. en particular por los artículos 51 y 52 del Protocolo adicional I de 1977 a los Convenios de Ginebra de 1949. "el derecho de las partes en conflicto a elegir los métodos o medios de hacer la guerra no es ilimitado". son objetivos legítimos de éstas. Es decir. como las normas sobre la protección de los bienes culturales de cualquier acto de hostilidad [13]. lo que parece un acto terrorista en un contexto civil puede ser un acto de guerra legítimo si está dirigido contra personal militar enemigo. reza un principio fundamental de las leyes de la guerra. 7) [12]. en consecuencia. causen de hecho muertos o heridos entre la población civil o destruyan bienes de carácter civil. mientras que. aunque estén dirigidos contra un objetivo militar. cubren necesidades específicas de protección. a la población. por la sencilla razón de que. los autores de tales actos deben ser enjuiciados y castiga dos ±si son declarados culpables± por los tribunales nacionales. se puede decir que los actos terroristas que dañan a la población civil o a bienes de carácter civil están manifiestamente prohibidos por el derecho internacional moderno que rige los conflictos armados internacionales. en la mayoría de los casos. los miembros de las fuerzas armadas. Pasemos ahora a analizar si las normas internacionales también otorgan protección jurídica contra los actos terroristas dirigidos contra miembros de las fuerzas armadas. Sin lugar a dudas. esas personas pueden ser sometidas a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional. se puede disparar contra ellos. o la protección jurídica de que gozan las instalaciones que contienen fuerzas peligrosas (como presas. 51. pues son absolutas. pues así como los soldados están autorizados a disparar. en cualquiera de tales casos. los actos terroristas no tienen que afectar necesaria o exclusivamente a personas civiles o a la infraestructura civil. La respuesta no es evidente. de manera desproporcionada. Además de las prohibiciones gen erales estipuladas en los artículos 51 y 52 (cuyas principales partes plasman normas del derecho consuetudinario). Los actos terroristas cometidos en tiempo de conflicto arma do serán juzgados. No cabe duda de que los miembros de las fuerzas armadas participan activamente en operaciones militares y. o y empleen métodos o medios de combate cuyos efectos no sea posible limitar conforme a lo exigido por el presente Protocolo. diques y centrales nucleares de energía eléctrica) [14]. Sin embargo. Así. otras varias disposiciones del derecho humanitario son también pertinentes en un debate sobre la respuesta que el derecho internacional human itario da al terrorismo. los actos terroristas son actos "cuya finalidad principal [es] aterrorizar a la población civil" (art. Hay que destacar que las amenazas d e violencia cuyo objetivo sea sembrar el terror entre la población civil también están prohibidas. impone l ímites a la guerra en beneficio de quienes participan en el esfuerzo bélico. Los actos de terrorismo son siempre ataques contra personas civiles o ataques indiscriminados que afectan. del Protocolo adicional I. Según lo establecido por el Estatuto de Roma. quedan prohibidos los ataques o actos de violencia que. y que. estas normas prohíben las actividades t erroristas en la medida en que estén dirigidas contra personas civiles. un bombardeo aéreo contra un objetivo militar cercano a una zona civil). como crímenes de guerra (artículo 8 del Estatuto de Roma). t odo recurso a una fuerza mortífera puede aterrorizar a quienes no participan en las hostilidades. Como primera conclusión de esta consideración básica. No se puede hacer caso omiso de estas prohibiciones reivindicando el derecho a tomar represalias [10]. 2). esos actos pueden ser calificados como crímenes de lesa humanidad (art. Sin embargo. en otros términos: son crímenes de guerra [11]. por el que "queda prohibido el empleo de . al mismo tiempo. en la guerra. Por consiguiente. es decir. El artículo 35 reafirma esta idea en el segundo párrafo. Los actos terro ristas que causan la muerte o heridas graves a personas civiles constituyen infracciones graves de los cuatro Convenios de Ginebra. Por definición. incluida la infraestructura civil. párr. por lo general.y no empleen métodos o medios de combate que no pueden dirigirse contra un objetivo militar concreto. párrafo 1. en otras situaciones. Esta disposición del artículo 35. La intención de aterrorizar a la población civil es un elemento necesario para definir un acto como terrorista.

pasemos ahora revista a las normas que se refieren a la suerte que corren las personas que han dejado de combatir o que están en poder de la parte adversa. La norma fundamental estipula que los civiles no deberán ser objeto de ataque. Una violación grave de esa prohibición constituye un crimen de guerra [21]. Tras examinar las partes del derecho internacional humanitario que establecen límites a la conducción de las operaciones militares. El derecho presta especial importancia a las condiciones en que los detenidos puedan ser interrogados: "No se podrá infligir a los prisioneros de guerra tortura física o moral ni presión alguna para obtener datos de la índole que fueren. los actos de violencia por los que se traiciona la buena fe del adversario. por ende. deberán ser tratados humanamente en todas las circunstancias [17]. los miembros de fuerzas armadas capturados y detenidos por la parte adversa como prisioneros de guerra deben ser tratados de conformidad con un código detallado de normas que garantizan un trato humano. por consiguiente. Estas breves reflexiones ponen de manifiesto que los actos terroristas pueden ser considerados crímenes si se cometen contra miembros de las fuerzas armadas. el artículo 75 codifica esas normas básicas que todas las autoridades deben respetar. Está estrictamente prohibido. Reza así: "No se castigará a ninguna persona protegida por infracciones que no haya cometido. Las normas codificadas en ese instrumento no dejan lugar a dudas: los actos terroristas cometidos por civiles que están bajo el control de una parte en conflicto son ilíci tos. El Protocolo adicional I refuerza considerablemente las normas internacionales para la protección de la población civil directamente expuesta a los peligros de las operaciones militares. como detenidos o como habitantes de un territorio ocupado. El "homicidio intencional" de una persona protegida es una infracción grave de los Convenios de Ginebra I y II. el término "terrorismo". Las violaciones de estas disposiciones constituyen infracciones graves de la Convención relativa a los prisioneros de guerra y son. sea en el propio territorio o en un territorio ocupado. No obstante. es decir. El artículo 33 hace referencia a la situación en que una persona en poder del enemigo corre el riesgo de convertirse en víctima de "medidas de intimidación o de terrorismo" mientras está dete nida o en un territorio ocupado. El artículo 33 es la única disposición de los Convenios de 1949 en la que incidentalmente se emplea la palabra "terrorismo". Ejemplo de ello es el uso de la violencia mientras se simula tener el estatuto de persona civil. En el artículo 37 del Protocolo I se prohíbe la per fidia. de no combatiente. Es muy posible que algunos actos de terrorismo revistan un carácter pérfido. Están prohibidos los castigos co lectivos. crímenes de guerra [20]. materias y mét odos de hacer la guerra de tal índole que causen males superfluos o sufrimientos innecesarios". los tratos inhumanos. La finalidad del IV Convenio de Ginebra e s garantizar condiciones de vida dignas a los civiles que están en poder extranjero. al tratar a personas que pertenecen a la parte adversa. o sea. sea como heridos o enfermos. Particularmente importante es el régimen jurídico que establece el derecho internacional humanitario para proteger a los civiles enemigos que están en poder o bajo control del adversario. proyectiles. parece tener un sentido más acotado que en el lenguaje actual. "matarlos o exterminarlos" [15]. la tortura. Se trata de un dispositivo de seguridad aplicable en circunstancias en que las personas concernidas no disfruten de un trato más favorable según . Un ejemplo de ese comportamiento ilícito para con miembros de las fuerzas armadas son los actos de perfidia. crímenes de guerra [19]. El tratado introduce asimismo nuevas normas en favor de las personas que estén bajo control del enemigo. El homicidio intencional. Con el título de "Garantías fundamentales". Los prisioneros de guerra que se nieguen a responder no podrán ser amenazados ni insultados ni expuestos a molestias o desventajas de ningún género" [18].armas. la toma de rehenes o " la destrucción y la apropiación de bienes" son infracciones graves del IV Convenio y. En virtud del III Convenio de Ginebra de 1949. un crimen de guerra [16]. Todo trato que atente contra la vida o cualquier otra forma de violencia contra su persona queda estrictamente prohibido. Los dos primeros Convenios de Ginebra reiteran las normas consuetudinarias según las cuales los heridos y los enfermos que estén fuera de combate "habrán de ser respetados y protegidos en todas las cir cunstancias". tal y como se emplea en el IV Convenio. como mínimo y en todas las circunstancias. así como toda medida de intimidación o de terrorismo". en particular.

no se puede justificar la toma de represalias como reacción a actos t erroristas. el artículo 3 com ún a los cuatro Convenios de Ginebra prohíbe los actos de terrorismo en los siguientes términos: "Las personas que no participen directamente en las hostilidades. En particular. En otras palab ras. el derecho a emplear la fuerza. De todos modos. salvo los derechos que otorga el estatuto de país firmante de un tratado internacional. el movimiento de liberación tiene los mismos derechos y obligaciones en un conflicto armado que un Estado. al menos una de las partes no es un Estado. En un conflicto armado interno. incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas . Así pues. Por su parte. Recordemos a este propósito que el derecho internacional se ocupa del comportamiento de las personas que actúan en nombre de una parte en un conflict o armadointernacional. Las entidades que no son Estados no pueden ser partes en tales conflictos. el IV Convenio de Ginebra tampoco otorga a los civiles. las normas fundamentales destinadas a limitar la violencia y el sufrimiento en los conflic tos armados no internacionales. Bajo ciertas condiciones. Las violaciones de las normas más importantes son consideradas infracciones graves de los Convenios de Ginebra o del Protocolo I. No es nuestra intención aquí difuminar las diferencias entre los dos tipos de conflicto armado. un Estado. o de un movimiento rebelde que lucha por la autonomía o la secesión. En 1949 y 1977. en un conflicto armado internacional. suele tratarse de un grupo insurrecto que intenta derrocar al Gobierno. esas violaciones constituyen crímenes de guerra. tanto si éstas participan activamente en actos de violencia como si no. las guerras civiles suelen tener los mismos efectos devastadores que lo s conflictos armados entre Estados. Un principio generalmente aceptado es que los conflictos internos que alcanzan un alto grado de violencia no pueden quedar fuera del ámbito del derecho internacional que protege a las personas de los efectos de las hostilidades. Según disponen tanto los Convenios de Ginebra como el Estatuto de Roma. la Corte Penal Internacional (CPI) tiene jurisdicción para enjuiciar a personas sospechosas de haber cometido crímenes muy graves. en ninguna circunstancia. el Estado que tiene jurisdicción sobre la persona en cuestión tiene prioridad respecto de los poderes de la CPI [24]. El derecho consuetudinario confirma y completa el importante artículo 3 y los quince artículos del Protocolo II.disposiciones más detalladas. Es particularmente important e señalar que los miembros de las fuerzas armadas que han cometido actos que constituyen una infracción grave de los Convenios de Ginebra pueden ser capturados y procesados por esos actos. el artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra y el Protocolo adicional II establecieron. es decir. Si se reúnen estas condiciones. En el artículo 75. toda persona sospechosa de haber cometido actos violentos puede ser enjuiciada. Pero resulta evidente que las normas que prohíben los actos de terrorismo en los conflictos armados internos son prácticamente idénticas a las que se aplican en los conflictos armados internacionales. las represalias contra civiles están prohibidas en todas las circunstancias [23]. Normas internacionales aplicables a los conflictos armados no internacionales El derecho internacional humanitario aplicable en los conflictos armados no internacionales es el resultado de una avenencia entre el concepto de soberanía y las preocupaciones humanitarias. respectivamente. Ciertamente. los actos terroristas están prohibidos sin excepción y sin reservas. Sin emplear efectivamente la palabra "terrorismo". Lo mismo ocurre si están en poder del adversario y gozan del estatu to de prisionero de guerra. se puede concluir que. Por lo tanto. a excepción de los movimientos de liberación nacional. que pueden llegar a ser partes en un conflicto armado internacional si cumplen las estrictas condiciones estipuladas en el Protocolo I [22]. el Protocolo I hace manifiestam ente suyos principios universalmente aceptados de la normativa internacional sobre los derechos humanos. estrictamente definidas. El estatuto de combatiente o de prisionero de guerra no confiere inmunidad contra el enjuiciamiento penal por actos que infringen el derecho internacional. Pero la CPI sólo ha de desempeñar un papel subsidiario.

l a obligación de hacer la distinción entre los que participan activamente en las hostilidades y los que no lo hacen. del Título II. cuyo epígrafe. los tratos crueles. del Protocolo I. Sin embargo. en relación con los conflictos armados internacionales. A este respecto. llegó a la conclusión de que los crímenes más atroces cometidos en un conflicto no internacional deben ser considerados crímenes internacionales. tratadas con humanidad. en ausencia de una prohibición específica.. En estos casos son aplicables las mismas normas relativas a l a jurisdicción de los Estados o de la CPI. obviamente. la religión o la creencia.)". Además. Esta cláusula dispone que. el nacimiento o la fortuna. Esto significa que los actos de terrorismo cometidos en un conflicto no internacional pueden constituir infracciones graves tal y como se definen en los Convenios de Ginebra de 1949. los miembros de esas fuerzas han de respetar la prohibición de cometer actos terroristas y sus mandos están obligados a hacer cumplir las normas internac ionales. serán. en particular. que el artículo 3 y el Protocolo II también imponen obligaciones a las fuerzas disidentes y a sus miembros. que codifica. Ni el artículo 3 común ni el Protocolo adicional II de 1977 contienen ninguna disposición sobre la responsabilidad penal por los comportamientos (delictivos) en un conflicto armado interno. en el Protocolo II. Dicho de otro modo. relativo a los conflictos armados internacionales. b) la toma de rehenes. en cualquier tiempo y lugar. el color. que son contendientes no estatales. en particular las personas civiles. aplicándolo a los conflictos armados no internacionales. La disposición fundamental es. En el artículo 4. las armas que causen males superfluos o sufrimientos innecesarios. en todas las circunstancias. hay que recordar. deben tomar todos los recaudos necesarios para garantizar que se aplique la prohibición de perpetrar actos terroristas. por lo que atañe a las personas arriba mencionadas: a) los atentados contra la vida y la integridad corporal.puestas fuera de combate por enfermedad. el cuart o párrafo del preámbulo del Protocolo II reitera el enunciado de la cláusula de Martens. párrafo 2. el Tribunal Penal Internacional para ex Yugoslavia (TPIY). sin distinción alguna de índole desfavorable. (. especialmente los tratos humillantes y degradantes. debe hallarse una norma que sea compatib le con "los principios de humanidad y los dictados de la conciencia pública" [25]. Así pues. especialmente el homici dio en todas sus formas. la tortura y los suplicios. Un conflicto armado no internacional se distingue de un conflicto armado interestatal por el hecho de que un bando es un Estado y el otro. y en este aspecto es innovador. o cualquier otro criterio análogo. El artículo 13 prohíbe específicamente los ataques contra la población civil y las personas civiles. Ahora bien. incluidas las medidas correspondientes si se infringe esa prohibición. "Trato humano". puede decirse con seguridad que la prohibición del recurso a actos . los heridos y los enfermos. uno o más grupos de individuos que se oponen a la autoridad gubernativa. herida. indica cómo debe tratarse a las personas que no participan directamente en las hostilidades o que han dejado de hacerlo. detención o por cualquier otra causa. Ni el artículo 3 común ni el Protocolo II contienen una disposición similar a la del artículo 35 del Protocolo I. el sexo. se prohíben. Idénticos términos se utilizan en el artículo 51. Si por un lado es sabido que los contendientes estatales están obligados a cumplir los compromisos internacionales vinculantes para su respectivo Estado ( pacta sunt servanda). En resumen. El Protocolo II reafirma y desa rrolla estas normas. también se estipulan normas relativas a la conducción de operaciones militares en los conflictos internos. Se prohíben. se condenan rotundamente los actos de terrorismo como infracciones del derecho. Incumbe a las jurisdicciones nacionales enjuiciar a las personas que han cometido crímenes en esos contextos. párrafo 2 (d). Por lo tanto. c) los atentados contra la dignidad personal. en una importante decisión.. El párrafo 2 dispone que "[q]uedan prohibidos los actos o amenazas de violencia cuya finalidad principal sea aterrorizar a la población civil". por otro. basada en la raza. las mutilaciones. el principio establecido des de hace tiempo de que las partes en un conflicto armado no tienen una libertad ilimitada de elegir los medios y métodos de hacer la guerra. las normas internacionales son aplicables para enjuiciar a una persona acusada de haber cometido un crimen en un conflicto i nterno[26].

rechazaban el Protocolo I. párrafo 4. párrafo 3. una argumentación sin fundamento. No obstante. los miembros de las fuerzas armadas no perderán necesariamente su estatuto de combatiente si. se exponen las razones por las cuales los EE. Así pues. Esta conclusión es importante. Se encontraron soluciones aceptables en ambos casos. En la misma Carta de Transmisión. Feith. puesto que ni el Protocolo I ni ningún otro tratado de derecho internacional humanitario ju stifican el recurso a la fuerza. Durante el mismo período. en circunstancias de combate estrictamente definidas. En el párrafo 4 del artículo 1 del Protocolo I se declara que las guerras de liberación nacional son conflictos armados internacionales. a la sazón asesor jurídico del Departamento de Estado. y del artículo 96. Además. Con la perspectiva que da el tiempo. y el 8 de junio de 1977 la Conferencia aprobó el Protocolo I por consenso. en 1987. No tendrá excusa alguna si combina la guerrilla (legítima) con una campaña terrorista (criminal). los principales responsables de la posición negativa de la administración Reagan hacia el Protocolo II publicaron sus opiniones en diversos periódicos. Esto significa que la totalidad del derecho elaborado para los conflictos armados internacionales tambié n se aplica a una guerra en que un pueblo lucha contra un poder colonial en el ejercicio de su derecho de autodeterminación. La controversia acerca de estas dos cuestiones remitió cuando terminó la Conferencia Diplomática de 1977. equiparó la lucha armada de un pueblo por la autodeterminación con el terrorismo [30].UU. ¿Atenúan las guerras de liberación nacional y de guerrillas la prohibición de cometer actos de terrorismo? Cuando se negoció el Protocolo I. que deben distin guirse de la población civil de su entorno. cabe argumentar que esas conclusiones no eran el resultado de un análisis. párrafo 4 (sobre las guerras de liberación nacional) y al artícu lo 44 (sobre la guerra de guerrillas). Ambas cuestiones revisten cierta importancia para el debate sobre el derecho aplicable al terrorismo. Los actos de terrorismo está n prohibidos sin excepción. Todos los argumentos esgrimidos para denigrar el Protocolo I giraban en torno al artículo 1. Los combatientes que decidan participar en una guerrilla siguen estando obligados a respetar todas las normas sobre la conducción de las operaciones militares y la protec ción de la población civil. aunque firmaron este tratado en 1977. pues los conflictos armados internos son situaciones particularmente propicias a la violencia gratuita. Por consiguiente. no cabe duda de que la prohibición de cometer actos terroristas se aplica a las guerras de liberación nacional. Abraham D. De allí su negativa a aceptar el Protocolo I. ¿Es . el presidente Reagan sometió al Senado el Protocolo II sobre conflictos armados sin carácter internacional para que diera su opinión y consentimiento con mir as a su ratificación [28]. es decir. conclusión de que el derecho introducido por el Protocolo I está al servicio del terror [29] y que "arrasa con los logros jurídicos y morales de años". el derecho internacional humanitario debe ser plenamente respetado por cualquier grupo que pretenda ser un movimiento de liberación en el sentido del artículo 1. si no absurda. Por su parte.terroristas está firmemente basada tanto en el derecho aplicable a los conflictos armados no internacionales [27] como en las normas que rigen los conflictos armados internacionales. entonces subsecretario adjunto del Departamento de Defensa. no se distinguen del entorno civ il. que al incluir ±según alegó± una cláusula sobre las guerras de liberación nacional. El artículo 44 del Protocolo I modifica li geramente una de las típicas condiciones que un combatiente debe reunir para ser reconocido por el derecho internacional como miembro de una fuerza armada. los delegados que participaron en la Conferencia Diplomática de Ginebra tuvieron que hallar soluciones a dos cuestiones controvertidas: al estatuto de las guerras de liberación nacional y al régimen jurídic o aplicable a la guerra de guerrillas. sino más bien las premisas para la decisión de no ratificar el Protocolo I. Esta nueva norma no alude a la prohibición del terrorismo. Douglas J. Según esta nueva norma de 1977. justifica esas guerras. ninguna parte en un conflicto armado ha invocado jamás ninguna de estas dos disposiciones. Sofaer. llegó a la algo sorprendente. Este requisito exige que los combatientes sean identificables como tales. que permanece intacta.

que es importante para la cooperación entre los Estados en la lucha contra el terrorismo. y adoptar procedimientos de interrogación más "enérgicos". crímenes internacionales ±"infracciones graves". ante todo. entre otras cosas: y intensificar la vigilancia policial. y endurecer la actitud con los solicitantes de asilo. Al igual que cualquier otra violación de los Convenios de Ginebra de 1949. No sólo están legítimamente interesados en detener un comportamiento criminal y proteger así a sus ciudadanos. El derecho internacional humanitario y la "guerra contra el terrorismo": algunas observaciones preliminares Todo acto de terrorismo es incompatible con el derecho internacional humanita rio aplicable en los conflictos armados. los Convenios de Ginebra no excluyen la intervención de terceros Estados para responder a las infracciones graves o prevenir futuras violaciones del derecho. Pero estos párrafos sobre el procesamiento de los presuntos terroristas no contienen nada que no esté ya cubierto por los Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales en las situaciones de conflicto armado. esos actos exigen que los Estados Partes en esos instrumentos actúen para restab lecer la situación. caso omiso de la prohibición de devolverlos contra su voluntad al país de origen. según la expresión empleada en los Convenios de Ginebra± y todos los Estados Partes tienen competencia para encausar a los infractores (jurisdicción universal). En los Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales de 1977. por ejemplo. de la cooperación entre los Estados en este ámbito. también llamadaResolución antiterrorista. que pueden llegar a tratos inhumanos o. o de otro tratado de derecho humanitario o consuetudinario. medidas que pueden significar a veces la abolición de la presunción de inocencia del inculpado. Se ocupa del enjuiciamiento de los presuntos terroristas y. incluso. y restringir el derecho de los presuntos terroristas a un proceso equitativo. Como hemos puesto ampliamente de manifiesto. . Una lectura cuidadosa muestra que la resolución 1373 propone. Esta resolución. sino que también están legalmente obligados a velar por que se respete el derecho. algunos Estados han tomado medidas para evitar que se cometan actos terroristas en su ter ritorio. en particular. al rechazar el Protocolo I. Además. la resolución 1373. Tras la conmoción producida por los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. enjuiciar y castigar a los culpables y pre venir futuros actos que infrinjan el derecho humanitario [31]. un número considerable de medidas preventivas para combatir el terrorismo. en particular. Esas medidas incluyen.aventurado pensar que. Afecta este texto de algún modo al derecho internacional humanitario o da algunas claves acerca de las posibles enmiendas del derecho vigente. La cuestión de si la intervención de esa tercera parte comprende el derecho a recurrir a la fuerza no concierne al derecho i nternacional humanitario. haciendo. el 28 de ese mismo mes. dejaron abierta la posibilidad de una eventual "guerra contra el terrorismo"? La resolución 1373 del Consejo de Seguridad Tras los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. que los Estados deberían tomar en el plano nacional. el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó. los EE. los actos de terrorismo son infracciones graves del derecho internacional humanitario. especialmente si el Estado en cuestión no toma las medidas adecuadas. Las violaciones graves de las disposiciones más importantes constituyen. se han estipulado una serie de medidas y procedimientos destinados a hacer respetar sus disposiciones.UU. límites al acceso a los testigos y al ejercicio de otros derechos del acusado. fijando. los refugiados y los migrantes. especialmente de los residentes extranjeros. no tiene por finalidad enmendar el der echo codificado en los tratados de derecho internacional humanitario. donde su vida corre peligro (principio de no devoluc ión). sino al derecho de la Carta de las Naciones Unidas [32]. por ejemplo. a la tortura.

los presuntos terroristas siguen gozando de la protección del derecho internacional humanitario. El peligro que encierra este ar gumento es más que evidente. algunos de los cuales eran manifiestamente miembros de las fuerzas armadas afganas (los talibán). Pueden ser encausados por actos de violencia. En relación con las dificultades que el derecho internacional humanitario debe afrontar por lo que atañe a las operaciones antiterroristas. La Comandancia Militar estadounidense en Vietnam adoptó las siguientes directrices: se oto rgó el estatuto de prisionero de guerra al personal militar capturado perteneciente a las fuerzas armadas norvietnamitas. Nada impidió. mientras que otros no lo eran (pertenecían a Al Qaida o a otros grupos)." [33] El breve análisis que realizamos a continuación se basa en dos presunciones.UU. Así pues.Aunque no son necesariamente ilícitas. siempre y cuando hubieran sido capturados cuando participaban efectivamente en una operación militar y llevaban abiertamente sus armas. pues las personas capturadas eran miembros de las fuerzas armadas de Vietnam del Norte o del Vietcong y. estaban en poder de Vietnam del Norte. En segundo lugar. que se incoaran acciones pena les por crímenes de guerra contra cualquier inculpado de la categoría que fuera: prisionero. La decisión del Gobierno estadounidense sobre el estatuto y el trato que ha de darse a los prisioneros capturados durante la campaña militar en Afganistán y retenidos en la base estadounidense de Guantánamo y en otros lugares generó una controversia a escala mundial. Las líneas directrices no ponían como requisito que llevaran un uniforme. El Gobierno de Estados Unidos decidió no otorgar el estatuto de prisionero de guerra a ninguno de ellos y dejó abierta la cuestión de su estatuto jurídico. ha habido una tendencia por parte de las fuerzas antiterroristas a infringir restricciones jurídicas fundamentales. Efectivamente. el derecho internacional humanitario no es un obstáculo para combatir eficazmente el terrorismo. los excesos cometidos por el Gobierno o por las fuerzas de intervención pueden haber contribuido a que se intensifique la campaña terrorista en su contra. sean miembros de una fuerza armada o civiles ("combatientes ilegales"). según el caso. se ha sostenido que los Convenios de Ginebra imponen limitaciones demasiado estrictas a los interrogatorios de los detenidos. En primer lugar. sin duda. de conformidad con el III Convenio de Ginebra. Si un vietcong era arrestado por arrojar una granada en un café del centro de Saigón. Cuando son capturados o detenidos por el motivo que sea. por el hecho de que varios militares estadounidenses. detenido u otra. estas medidas pueden equivaler a violaciones positivas del compromiso de los Gobiernos de respetar las obligaciones dimanantes del derecho de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. El III Convenio de Ginebra. con su completa serie de normas que determinan el trato y las condiciones materiales de detención que han de garantizarse a los miembros de las fuerzas armadas hechos prisioneros. combatientes no reconocidos en el sentido del derecho de la guerra. se los cons ideró "combatientes ilegales". la decisión no deja de ser sorprendente. Siguen siendo "personas protegidas" en el sentido de los Convenios de Ginebra. En muchos casos los presos han sido objeto de tratos indebidos o de torturas. es tal vez el pilar más fuerte y conocido del sistema jurídico . Afganistán no capturó militares estadounidenses durante la campaña antiterrorista. los EE. reconocibles como personas que participaban en las hostilidades. Otros Estados que apoyan el Gobierno han colaborado a veces en tales excesos. Esta política parece haber funcionado a satisfacción de las autoridades estadounidenses. Hacer presión a un Gobierno o ejército para que modifique sus métodos antiterroristas y los co nforme más con el derecho de la guerra y el derecho de los derechos humanos. La cuestión principal era el estatuto jurídico que debía atribuirse a las diferentes categorías de prisioneros. por ende. los combatientes del Vietcong debían ser tratados como si fueran prisioneros de guerra ±aunque sin reconocerles el estatuto de prisioneros de guerra según se define en el III Convenio ±. deben ser tratados de conformidad con las disposiciones del III y de IV Convenio de Ginebra. pero tienen derecho a una serie de garantías jurídicas si se los procesa por sus acciones. En cambio. en particular. Adam Roberts opina: "En las operaciones militares destinadas a atajar las actividades terroristas. lo entregaban a las autoridades vietnamitas para que lo procesaran como criminal o como "terrorista" [34]. Esta actitud muy matizada del mando militar estadounidense en una cuestión sumamente espinosa también estuvo influenciada. Aunque en la práctica hubiera sido difícil determinar la filiación de cada prisionero. pues no tiene en cuenta un precedente. puede resultar una tarea difícil. sobre todo pilotos. o más bien convicciones. Sin embargo. tuvieron que resolver problemas similares durante la guerra de Vietnam. En otros. y la comunidad internacional no debería cejar en el empeño de proteger la integridad física y mental incluso de los peores criminales. en particular con las normas que determinan el régimen de detención.

en las "guerras contra el terrorismo" se incumplan incluso las obligaciones humanitarias fundamentales. mediante un esfuerzo concertado y una acción paciente. sino ciudadanos de terceros Estados. Sería trágico para los miembros de fuerzas armadas que deban luchar en futuros conflictos si se debilitara ese instrumento jurídico. oficiales y soldados. En particular. El propósito del derecho internacional humanitario es proteger y asistir a las víctimas de conflictos armados. entre otras cosas porque el terrorismo tiene múltiples y complejas causas. Los civiles detenidos deben ser tratados de conformidad con las normas del IV Convenio de Ginebra. Las personas civiles detenidas sospechosas de haber cometido un crimen grave pueden y deben ser enjuiciadas. han de tener bien claro que el recurso a la violencia indiscriminada es ilícito y reprensible. El derecho de los tratados ha establecido procedimientos que obligan a los Estados a tomar medidas para prevenir y reprimir las infracciones y autoriz a a la comunidad internacional a reaccionar según la Carta de las Naciones Unidas. En virtud del derecho internaci onal humanitario. tanto en el propio país como en el extranjero. y por ello nunca ha sido controvertido. resulta particularmente necesario subray ar que todos los que de una manera u otra participan en la lucha contra el terrorismo tienen el deber de respetar el derecho internacional humanitario. La denegación del estatuto de prisionero de guerra a "co mbatientes" enemigos no los convierte "parias legales". El derecho que los protege en el cautiverio no debería ser socavado por ninguna "guerra contra el terrorismo". Ante el creciente peligro de que. así como otros tratados de derecho internacional y el derecho consuetudinario. El respeto escrupuloso de este derecho en las campañas militares para erradicar el terrorismo contribuye a fortalecer la determinación de acatar el derecho en todas las circunstancias. Los Convenios de Ginebra de 1949 y otros tratados de DIH no proporcionan las herramientas fundamentales e indispensables para luchar contra el terrorismo.internacional que protege a las víctimas de g uerra. las violaciones graves del derecho internacional humanitario son crímenes internacionales que obligan a los Estados a llevar al acusado ante sus tribunales de justicia. ineficaz. como tales. El Convenio relativo a los prisioneros de guerra es el instrumento que mejor protege los intereses de las fuerzas armadas y de sus miembros. de manera que haya más justicia para todos. se suscitó la cuestión de si el derecho internacional humanitario es un arma adecuada para combatir el terrorismo. pero establece la obligación de un juicio equitativo [35]. El derecho internacional humanitario no puede erradicar el terrorismo. tanto en la escena nacional como internacional. Las medidas destinadas a luchar contra el terrorismo y hacer comparecer ante la justicia a los presuntos terroristas deben respetar el derecho internacional humanitario. conservan el estatuto de ciudadanos extranjeros. están amparadas por el IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra. Ningún derecho es perfecto e inmutable. Observaciones finales: ¿es el derecho internacional humanitario una herramienta adecuada para combatir el terrorismo? Los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos adicionales de 1977. Sólo la sociedad civil puede lograr ese objetivo. Inmediatamente después de los atroces acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Si no son ciu dadanos de la parte adversaria en el conflicto. prohíben sin excepción los actos terroristas cometidos en el transcurso de un conflicto armado internacional o no internacional. El IV Convenio de Ginebra no les garantiza inmunidad alguna contra el enjuiciamiento por actos de terrorismo. y a la postre. To dos los actores. e indudablemente tampoco lo es el derecho internacional humanitario. la potencia detenedora tiene derecho a enjuiciar a los prisioneros de guerra acusados de haber cometido crímenes de guerra o cualquier otra infracción antes de las hostilidades o durante éstas" [36]. los tribunales de otro Estado Parte o un tribunal penal internacional. El pleno respeto del derecho internacional humanitario en las acciones antiterroristas es una contribución positiva a la erradicación del terrorismo. que debe adaptarse a los cambios en la conducción de . siempre que esos crímenes se cometan en el transcurso de un conflicto armado. Los conflictos de índole política deben solucionarse por medios políticos. Esas personas deben ser consideradas como civiles y. El CICR ya señaló en su momento a este respecto que "está firmemente convencido de que la observancia del derecho internacional humanitario no constituye en modo alguno un obstáculo en la lucha contra el terror y el crimen.

no son Partes en la Corte instituida para enjuiciar a las personas acusadas de crímenes de guerra graves.. 160 Estados eran Partes en el Protocolo I. v. 8 (Crímenes de guerra). El Estatuto de Roma y los Convenios de Ginebra de 1949 estipulan el derecho de todas las personas a un juicio equitativo. A/C. se hayan expresado dudas acerca de la adecuación del derecho. y han de tomarse en serio todas las propuestas constructivas para enmendarlas. Tras haber sido ratificado por más de 60 Estados. Al 30 de junio de 2002.. como a la prevención de los actos terroristas . Hans-Peter Gasser. Denegar el estatuto de prisionero de guerra a "terroristas" no fue una medida acertada y puede hacer peligrar la lucha por garantizar la protección de los miembros de las fuerzas armadas. 190 Estados eran Partes en estos Convenios. Para información sobre el trabajo del Comité Especial establecido por la resolución 51/210. como los actos terroristas. Gasser Hans-Peter Gasser fue. Irak y la República Democrática de Corea.. asesor jurídico superior del Comité Internacional de la Cruz Roja. derecho que difícilmente puede considerarse inaceptable en los albores del siglo XXI. Hasta la fecha de redacción de este artículo. Antes de tomar nuevas iniciativas para enm endar las disposiciones del Protocolo I. IV Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra. 2 (a) y (b). 52. y más tarde director de la Revista Internacional de la Cruz Roja. Afganistán y algunos otros Estados. sus primeros informes. hay que aceptar este tratado. [2] Un animado debate entre juristas internacionales ya ha producido una abundante bibliografía sobre el tema. son pocos los que creen en el éxito de un largo proceso de revisión. http://untreaty. 1986. (excepto Israel) han confirmado su importancia para la protección de las víctimas de la violencia. Al 30 de junio de 2002.6/56/L. cabe recordar que el derecho internacional garantiza un trato human o a las personas que han cometido un crimen. Informe del Grupo de Trabajo. no están vinculados por el Protocolo I. p.un. Por el contrario. [7] Informe del Grupo de Trabajo. art. Estados Unidos.UU. que requeriría la convocatoria de una conferencia diplomática y la subsiguiente ratificación del nuevo tratado. Al crear la Corte Penal Internacional. Para terminar. [5] I Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 para aliviar la suerte que corren los heridos y los enfermos de las fuerzas armadas en campaña. "Prohibición de los actos de terrorismo en el derecho internacional humanitario". a pesar de que este país no ha ratificado el Protocolo I de 1977. la fuente de información más reciente es: Medidas para eliminar el terrorismo internacional. pero no impide que la justicia penal desempeñe su labor. en particular párr. la nota 4. v. este es el instrumento clave que refuerza el arsenal jurídico necesario p ara luchar contra el terrorismo. el Estatuto de Roma entró en vigor el 1 de julio de 2002. en EE. aprobado en Roma el 17 de julio de 1998. de 29 de octubre de 2001. o de las enmiendas. Israel. Afganistán y algunos otros Estados. 6. 1. y art. III Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo al trato debido a los prisioneros de guerra. 7 (Crímenes de lesa humanidad) y art. la comunidad internacional ha hecho una contribución importante tanto a la política de enjuiciar y castigar a los presuntos terroristas. Irán. Como se ha explicado. Revista Internacional de la Cruz Roja. y Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional (Protocolo II). entre ellos muchos países amigos y aliados de EE. 160 y 153 Estados eran Partes en estos instrumentos.208. [6] Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados intern acionales (Protocolo I). [10] Protocolo I. del 8 de junio de 1977. n° 76. 51. II Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 para aliviar la suerte que corren los herid os. [9] "Se entiende por "ataques" los actos de violencia cont ra el adversario.UU. Notas [1] V. párr. sean civiles o militares. en las circunstancias actuales. Israel. Cabe destacar que hasta ahora no se ha hecho ninguna propuesta para reforzar los Convenios de Ginebra o sus Protocolos adicionales y aumentar su eficacia en la lucha contra el terrorismo. Irak y la República Dem ocrática de Corea. del 8 de junio de 1977. [11] Art. Ginebra.". por todos los Estados Partes en los Convenios de Ginebra. a fin d e determinar si las normas son adecuadas o no. art.asp " [4] Resolución de la Asamblea General 51/210 de 17 de diciembre de 1996. [3] Para una lista detallada de tratados sobre t errorismo. Es asimismo sorprendente que. v. párr. durante muchos años. Al ratificarlo. Estados Unidos. julio-agosto de 1986. Es necesaria una evaluación constante.org/English/Terrorism.9. 147. [8] Al 30 de junio de 2002. [12] Estatuto de la Corte Penal Internacional (CPI). que prohíbe los ataques contra personas civiles y la infraestructura civil. hacer comparecer ante la justicia a presuntos criminales es un requisito fundamental para garantizar el respet o de los compromisos humanitarios. respectivamente. 49 del Protocolo I. Además. "en particular cuando se cometan como parte de un plan o política o como . los enfermos y los náufragos de las fuerzas armadas en el mar. 160 Estados.los conflictos armados. art. que en la práctica concreta han resultado satisfactorias. incluidos Irán.

Vietnam. párr.cit. Terrorismo y derecho internacional humanitario Documento clave | Artículo de prensa | Declaración oficial | Entrevista | PMF | Resumen de actividades |Revista Internacional de la Cruz Roja | También en esta sección | ©ICRC . The National Interest. "Ensuring respect for the Geneva Conventions and Protocols: The role of the third States and the United Nations". art. 50. p. Este artículo no modifica. V. Sala de Apelaciones del TPIY. 6. Foreign Affairs. [20] IV Convenio. n° 4. armed force and the laws of war".parte de la comisión en gran escala de tales crímenes" (Estatuto de Roma. p. decision not to ratify Protocol I to the Geneva Conventions on the Protection of War Victims". American Journal of International Law. [19] III Convenio. 56. Algunos Estados Partes en el Protocolo I han formulado una reserva referente a las normas que prohíben las represalias. 27 y ss. p. n° 1. 51. 1 del Protocolo I. 1 común a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 recuerda esta verdad fundamental en los siguientes términos: "Las Altas Partes Contratantes se comprometen a respetar y hacer respetar el presente Convenio en todas las circunstancias". vol.. 4. que en el art. 1 y 17.2. [18] III Convenio. 912. octubre de 1987. 4. 17. "Law in the service of terror: The strange case of the Additional Protocolo I". op. [27] V. 53 del Protocolo I. p. primavera de 2002. The British Institute of International and Comparative Law. [33] Adam Roberts. 15 -49.1). estipulados en el Convenio. [31] El art. [23] Protocolo I. Los Estados Unidos han expresad o su rechazo de estas normas por otros medios. p. [29] Douglas J. párr. también un comentario propio en Hans Peter Gasser. [36] Comunicado de prensa del CICR del 9 de febrero de 2002. Hazel Fox y Michael A. Feith. II Convenio. 81. 147. 20 (f) (iv) considera crímenes de guerra los actos de terrorismo cometidos en un conflicto armado no internacional.13.S. "Criteria for classification and disposition of detainees". Caso n° IT-94-1-AR 72. Durante la "guerra contra el terrorismo". párr. [35] El art. art. vol. 12. [26] Decision on the Defence Motion for Interlocutory Appeal on Jurisdiction. los derechos a un trato humano y a un proceso equitativo. 14 de mayo de 1954. II Convenio. [24] Estatuto de Roma. 766. 1968. art. [22] Protocolo I. art. V. verano de 1986. 5 del IV Convenio de Ginebra. Protocolo I. párr. 3. 1. pp. [28] El texto de la Carta de Transmisión está publicado en "AGORA: The U. "Terrorism and the law". en especial p. [14] Art. párr. reimpreso en American Journal of International Law. 8. [25] El texto completo de la cláusula de Martens actualizada figura en el párr. 3. 120. 2 de octubre de 1996. sin embargo. 2. [34] United States Military Assistance Command. art. otoño de 1985. [13] Convención para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado. art. 62. también el art. art. "Counter-terrorism. 96. art. 4 y art. [15] I Convenio. [16] I Convenio. 1993. restringe los derechos de una persona que "resulta fundadamente sospechosa de dedicarse a actividades perjudiciales para la seguridad del Estado". (nota 28). 13. Survival. también el Proyecto de la Comisión de Derecho Internacional de un Código de crímenes contra la paz y la seguridad de la humanidad (1996). párr. 12. V.921. párr. vol. 85. Sofaer. The Prosecutor v. Effecting Compliance. Anexo A de la Directiva n° 381 -46 (27 de diciembre de 1967). párr. p. Meyer (dirs. art. [21] Protocolo I. [30] Abraham D. también Gasser. art. 2 del art. Feith e ra subsecretario de Defensa para política en la administración del presidente Bush. ibíd. 901. [17] III Convenio. "An appeal for ratification by the United States". art. [32] Hans-Peter Gasser. arts. Dusko Tadic. 51. 44. 910. art.). art.

El conflicto armado internacional implica el uso de la fuerza armada entre dos Estados. participa legítima o ilegítimamente en las hostilidades a favor de la Parte adv ersaria. la lucha contra el terrorismo está regida por el derecho internacional humanitario. el derecho penal internacional y el derech o de los derechos humanos. no se aplica el derecho humanitario. si adquiere la forma de un conflicto armado. En tiempo de guerra. sea internacional o no internacional. independientemente de las circunstancias de su captura. así como ciertos aspectos del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho nacional. La cuestión de si un conflicto armado internacional o no internacional forma parte o no de la "guerra global contra el terrorismo" no es de naturaleza jurídica. un "combatiente enemigo" es una persona que. ¿Quién es combatiente? El derecho internacional humanitario permite que los miembros de las fuerzas armadas de un Estado que es parte en un conflicto armado internacional y los miembros de las milicias asociadas que reúnen las condiciones establecidas participen directamente en las hostilidades. se los considera combatientes o beligerantes "ilegítimos" o "no privilegiados". El derecho internacional humanitario. La expresión "guerra global contra el terrorismo" n o extiende la aplicabilidad del derecho humanitario a todas las situaciones comprendidas en este concepto.están expresamente prohibidos por el derecho internacional humanitario. En la actualidad. en lo que respecta a la conducción de las hostilidades y a la protección que ha de garantizarse a las personas capturadas. se los puede enjuiciar en virtud del de recho interno del Estado detenedor.Si se los comete en tiempo de conflicto armado. Cuando se utiliza la violencia armada fuera del contexto de un conflicto a rmado en el sentido jurídico. interrogatorios y juicios por crímenes de guerra. ataques indiscriminados. ¿Quién es "combatiente enemigo"? En sentido genérico. se aplican en cualquier lugar y momento en que se manifiesta la "guerra global contra el terrorismo" bajo una d e esas dos formas de conflicto armado. en un conflicto armado internacional. ¿Tiene significación jurídica el término "guerra global contra el terrorismo"? El derecho internacional humanitario (el derecho de los conflictos armados) reconoce dos clases de conflictos armados: los internacionales y los no internacionales. se ha acrecentado el interés por la forma en que se aplica el derecho internacional humanitario en el actual contexto de confrontación violenta. son conflictos armados. Ambos tienen derecho a recibir un trato humano cuando se encuentran en poder del enemigo. En un nuevo texto. o cuando una persona sospechosa de realizar actividades terroristas no es detenida en relación con un conflicto armado. son acreedores al estatuto de prisionero de guerra. tanto los combatientes legítimos como los ilegítimos pueden ser sometidos a internamiento. La pertinencia del DIH en el contexto del terrorismo A raíz de los acontecimientos de los últimos años. sino las leyes nacionales. toma de rehenes . . 1. Del mismo modo. los actos comúnmente considerados como terroristas ±ataques contra civiles. o en Irak en marzo de 2003. se los considera combatiente s legítimos o privilegiados que no pueden ser enjuiciados por participar en las hostilidades. el CICR ofrece respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre el derecho internacional humanitario y el terrorismo. o entre tales grupos dentro de un E stado. Pero incluso los miembros de las fuerzas armadas o los "combatientes ilegales" que presuntamente hayan cometido actos de ter rorismo están protegidos por los Convenios de Ginebra y tienen derecho a recibir garantías judiciales si se los enjuicia. 3. El conflicto armado no internacional consiste en hostilidades entre las fuerzas armadas de un Gobierno y grupos armados organizados. Si los civiles participan directamente en las hostilidades. las hostilidades armadas que se iniciaron en Afganistán en octubre de 2001. Por lo general. sino sólo a aquéllas que constituyen un conflicto armado. los que consideran que la "guerra global contra el terrorismo" es un conflicto armado en el sentido jurídico utilizan el término de "combatiente enemigo" para designar a las personas sospechosas de pertenecer a grupos terroristas o de asociarse con ellos. La aplicación del derecho internacional humanitario no co nstituye un obstáculo para la lucha contra el terrorismo. siempre que respeten el derecho internacional humanitario. Los presuntos terroristas pueden ser enjuiciados por actos de terrorismo. Cuando se los captura. 2. sino política. aunque los tratados de derecho humanitario no contienen expresamente esos términos. Por ejemplo. Por esas acciones.

Los procedimientos del III Convenio. Los estatutos de prisionero de guerra o de persona civil protegida. Los combatientes ilegítimos no son acreedores al estatuto de prisionero de guerra. cuando se capturan personas fuera de un conflicto armado. les son aplicables las diferentes sanciones previstas en el derecho interno. y pueden ser sometidos a juicio conforme al derecho penal interno si han participado en las hostilidades. son de índole obligatoria. tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra si son capturados por el enemigo. que estipulan la intervención de un "tri bunal competente" para determinar. Cabe destacar que. Pueden ser objeto de internamiento mientras representen una amenaza grave a la seguridad y. sus acciones y su protección se rigen por el derecho interno y por el derecho de los derechos humanos. b. el Protocolo adicional II a los Convenios de Ginebra en sus partes pertinentes. si el combatiente es acreedor al estatuto de prisionero de guerra. Cuando son capturados. siempre que éste haya sido ratificado por la Potencia detenedora. como se ref leja en el artículo 75 del Protocolo adicional I. las con diciones de detención y el debido procedimiento legal. El III Convenio de Ginebra reglamenta la protección de los combatientes legítimos cuando son capturados por el enemigo. los miembros de las fuerzas armadas de un Estado que participa en un conflicto armado internacional y los miembros de las milicias asociadas que reúnen las condiciones establecidas son combatientes y. porque los Estados no están dispuestos a otorgar inmunidad contra el enjuiciamiento ±que el derecho interno contempla en el caso de un levantamiento armado± a los miembros de los grupos armados de oposición. los miembros de las fuerzas armadas de los Estados que participan en el conflicto (así como los miembros de las milicias aso ciadas) son combatientes legítimos. Los miembros de grupos armados organizados no tienen derecho a un estatuto especial con arreglo al derecho que rige los conflictos armados no internacionales. no se prevén los estatutos de combatiente y de prisionero de guerra . Desde la perspectiva del DIH. ¿Cuál es el papel del CICR en relación con el derecho internacional humanitario y qué actividades despliega . las personas protegidas por el IV Convenio y por las disposiciones pertinentes del Protocolo I pueden ser enjuiciadas en virtud del derecho interno en caso de haber participado directamente en las hostilidades. También pueden ser enjuiciadas por crímenes de guerra y otros delitos. en caso de duda. el CICR nunca ha declarado que todas las personas que participan en un conflicto armado internacional tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra. Los cuatro Convenios de Ginebra se aplican a situaciones de conflicto armado internacional. En un conflicto armado internacional. además. las disposiciones y las protecciones contenidas en el derecho internacional humanitario siguen siendo aplicables independientemente de cómo se denomine a esas personas. el derecho internacional humanitario aplicable a los conflictos armados no internacionales. Del mismo modo. ¿Quién tiene derecho al estatuto de "prisionero de guerra"? Si no se reúnen las condiciones para tener el estatuto de prisionero de guerra. reflejado en el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra. ¿cuáles son las consecuencias? a. En conflictos armados no internacionales En el caso de los conflictos armados no internacionales. No obstante. Todas estas fuentes jurídicas establecen los derechos de los detenidos con respecto al trato.Como se ha dicho. en un conflicto armado internacional. Por el contrario. si satisfacen los criterios de nacionalidad. En un conflicto armado no internacional. no son aplicables. respectivamente. sin importar cómo se las designe. En un conflicto armado internacional Como ya se ha mencionado. en este tipo de conflicto. las personas que no están amparadas por el III o el IV Convenios de Ginebra tienen derecho a las garantías fundamentales previstas en el derecho internacional consuetudinario. las condiciones de detenci ón y el debido procedimiento legal. establecen los derechos de los detenidos en relación al trato. su situación está contemplada en el IV Convenio de Ginebra (Protección debida a las personas civiles). durante el período de detención. estipulados en los Convenios III y IV. y el derecho internacional humanitario consuetudinario. así como el derecho nacional e internacional de los derechos humanos. 4. y por las disposiciones pertinentes del Protocolo adicional I. se les puede negar ciertos privilegios previstos en el IV Convenio de Ginebra. y a las protecciones contempladas por el derecho interno aplicable y el derecho de los derechos humanos. como tales. el término "co mbatiente" o "combatiente enemigo" no tiene valor jurídico fuera del ámbito de los conflictos armados. 5. Esta protección no es la misma que la conferida a los combatientes legítimos. y sentenciadas a una condena de reclusión que exceda la duración del conflicto. Si las personas designadas como "combatientes enemigos" han sido capturadas en un conflicto armado internacional o no internacional. no existe el estatuto de combatiente. Por consiguiente. hay combatientes legítimos en dos (o más) bandos: las fuerzas armadas de un Estado que combaten contra las fuerzas armadas de otro Estado. contrariamente a algunas afirmaciones. en determinadas condiciones.

El Protocolo adicional I no confiere el estatuto de prisionero de guerra a las personas que participan en las hostilidades en forma ilegítima. en Irak. para hacerse acreedores al estatuto de prisionero de guerra en caso de captura. Esas fuerzas armadas deben estar organizadas y bajo las órdenes de un mando responsable ante esa parte. Los escandalosos acontecimientos relativos a los detenidos en la prisión de Abu Ghraib. Esto sucede a pesar de una adhesión prácticamente universal a los Convenios de Ginebra. La Institución también se esfuerza por fortalecer la rigurosa aplicación de esa rama del derecho mediante diversas actividades. el papel del CICR en lo que respecta a promover el entendimiento y la difusión del derecho internacional humanitario. independientemente de que sean conducidas por individuos o por grupos. Por ejemplo. Los Protocolos I y II son tratados internacion ales suscritos por la gran mayoría de los Estados (164 son Partes en el Protocolo adicional I y 160 en el Protocolo adicional II). éste es vinculante para los Estados. en una conferencia diplomática internacional. el Pr otocolo excluye las "guerras privadas". ni ha afirmado nunca. los Estados consideran que gran parte del contenido de estos Protocolos refleja el derecho internacional consuetudinario. Dos tratados que también se relacionan con los conflictos armados son los Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra de 1949 (Protocolos I y II). El tratado también prohíbe en forma explícita los actos o amenazas de v iolencia cuya finalidad principal sea aterrorizar a la población civil. Sin embarg o. en situaciones de conflicto armado en todo el mundo. en circunstancias muy excepcion ales. declara que la Institución condena categóricamente los ataques indiscriminados. 6. Numerosas infracciones se cometen contra civiles. desde hace tiempo. ¿El Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra trata a los "terroristas" del mismo modo que a los soldados? Uno de los principales logros del Protocolo adicional I consiste en las limitaciones impuestas con respecto a los métodos y medios de hacer la guerra. Los acontecimientos que se produjeron en Irak y en el marco de otros conflictos armados recientes nos recuerdan constantemente que la dignidad de los seres humanos suele ser una de las primeras víctimas de la guerra. Así pues. El CICR no puede. independientemente de que esté o no explícitamente incorporado en los tratados suscritos por e l Estado en cuestión. pero también insiste en que la respuesta a esos ataques debe respetar los límites impuestos por el derecho. como las guerras de liberación nacional. y los compromisos dimanantes del derecho internacional consuetudinario. como los ataques contra personas civiles o bienes de carácter civil. Artículo publicado en el períodico Le Monde el 20 de mayo de 2004 y en el Financial Times (Reino Unido) el 19 de mayo de 2004. por sí mismo. y sometidas a un régimen de disciplina interna que haga cumplir el derecho humanitario. más bien. se exigía el uso de un uniforme o de un signo distintivo y llevar las armas a la vista. Por consiguiente. este requisito podía ser menos riguroso. Huelga decir que las personas sospechosas de haber cometido tales actos pueden ser sometidas a juicio penal. Al igual que los Convenios de Ginebra de 1949 y el Reglamento de La Haya de 1907 relativo a las leyes y costumbres de la guerra terrestre. y que el hecho de llevar las armas a la vista sería una forma de distinción suficiente. Una de ellas es recordar a las partes en los conflictos armados las obligaciones jurídicas que les imponen los tratados en los que son partes.en ese ámbito? La comunidad internacional reconoce. Proteger la vida y la dignidad: "Ninguna guerra está por encima del derecho internacional" El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). los miembros de las fuerzas armadas han de poder distinguirse de la población civil. que se incorporaro n para mejorar la protección de las personas civiles. Además. Reserva ese estatuto a los miembros de las fuerzas armadas de una parte en un conflicto armado internacional. Jakob Kellenberger. combatientes heridos o enfermos y personas privadas de libertad. el Protocolo reconoce y protege solamente a las organizaciones y a l as personas que actúan en nombre de un Estado o de una entidad que esté vinculada por el derecho internacional. en el sentido del Protocolo. que un Estado que no sea Parte en estos tratados esté obligado por ellos. que fueron negociados por los Estados. los Estados Partes en el Protocolo acordaron que. exhorta a los Estados y a las partes en un conflicto armado a respetarlo y hacerlo respetar. Aunque tradicionalmente. como los Convenios de Ginebra. tratados fundamentales del derecho inte rnacional humanitario que obligan a todas las partes en un conflicto a proteger la vida y la dignidad de las personas que no participan o han dejado de participar en las hostilidades. los grupos "terroristas" que actúan por cuenta propia y sin el vínculo necesario con un Estado o una entidad similar están excluidos de las protecciones que amparan a los prisioneros de guerra. entre 1974 y 1977. El CICR no afirma. . prohíbe inequívocamente los actos de terrorismo. garantizar la aplicación del derecho internacional humanitario.

los compromisos que los gobiernos. sin degradarlas ni humillarlas. no alcanza con proclamar una adhesión teórica a la protección de la vida y la dignidad humanas. El CICR está convencido de que es posible hallar un equilibrio entre esos dos i mperativos. Los cuerpos de derecho deben ser evaluados y desarrollados constantemente si se pretende que sean útiles. Mientras escribo estas líneas. así como la obligación de proteger la vida y los derechos fundamentales del ser humano. Insiste. siempre con el objetivo de garantizar el respeto de la vida y los derechos de las personas privadas de libertad. la mayor parte de ellas lejos de toda atención mediática. Desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. las fuerzas armadas. no aceptaremos jamás un debilitamiento de las disposiciones jurídicas destinadas a salvaguardar los derechos de las person as afectadas por conflictos armados. incluso cuando su seguridad está en juego. los Estados están obligados a respetar los principios del derecho internacional humanitario. Es preocupante comprobar que ligeramente suele hacerse referencia a las violaciones del derecho internacional humanitario con la expresión de "daños colaterales". nuestros equipos presentes en Irak continúan visitando a los detenidos en poder de las fuerzas de la coalición. y si se quiere poner término a los actos terroristas. El CICR examina las presuntas violacio nes de esas normas de derecho en los lugares de detención y comunica sus observaciones a las autoridades responsables. los actos perpetrados para infundir terror entre los civiles y las medidas destinadas a acabar con esos actos han adquirido una nueva dimensión. los delegados del CICR visitaron a unas 470. los actos perpetrados para infundir terror entre los civiles y las medidas destinadas a acabar con esos actos han adquirido u na nueva dimensión.000 personas detenidas en 80 países. El año pasado. se debe reducir la protección jurídica de las per sonas contra los actos que quebrantan su dignidad. Cuando la lucha contra el terrorismo adopta la forma de un conflicto armado. El CICR está convencido de que es posible hallar un equilibrio entre esos dos imperativos. se puede detener a las personas que amenazan el orden público respetando su integridad física y espiritual. los grupos rebeldes y otras organizaciones contraen de respetar los principios del derecho internacional humanitario no son más que palabras destinadas a ocultar violaciones de esas normas. Algunos comentadores parecen pensar que la amenaza que constituye el terrorismo j ustifica un debilitamiento del derecho internacional. Con frecuencia. la tortura y los tratos degradan tes debe ser central . ante todo. el derecho debería atender. en que la respuesta a éstos respete los límites impuestos por el derecho internacional. de la medida en que éstos respetan las obligaciones que les incumben en virtud del derecho internacional humanitario. Desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. Sin embargo. de manera creíble. No comparto esta opinión. El CICR condena categóricamente esos crímenes. Se puede controlar un territorio respetando su población. Los ataques terroristas indiscriminados contra civiles son absolutamente contrarios a los valores fundamentales sobre los que se basa el derecho internacional humanitario. de ese modo ayuda directamente a las personas detenidas cuyos derechos habrían sido violados.lamentablemente no son sino un ejemplo más de la violación de esas normas de derecho y de los valores que representan. Sin embargo. La lucha contra el terrorismo sólo puede ser legítima si no atenta contra los valores fundamentales compartidos por la humanidad. Éstas leyes se concibieron precisamente para tener en cuenta las legítimas necesidades de seguridad de los Esta dos. a las que recomienda cambios o solicita mejoras cuando es necesario. expresión horrorosa cuando se aplica a seres humanos. a las necesidades de seguridad de los Estados. Eso significa que las personas privadas de libertad no pueden ser detenidas e interrogadas fuera de un marco jurídico adecuado. asimismo. El hecho de que el CICR trabaje con total inde pendencia respecto de los Estados y de los otros actores le permite cerciorarse. así como la obligación de proteger la vida y los derechos fundamentales del ser humano. El derecho internacional humanitario no es una excepción a esta regla. éstas se concibieron precisamente para tener en cuenta las legítimas necesidades de seguridad de los Estados. Según ellos. Para luchar contra las violaciones del derecho internacional humanitario cometidas en conflictos armados. El diálogo directo y confidencial con las autoridades le permite vis itar con regularidad y de manera repetida las cárceles y los campos de detención. o que despreocupadamente se las justifica sosteniendo que son resultados en apariencia inevitables de acciones de seguridad. y el CICR participa en debates con los gobiernos y con expertos para que ese ordenamiento jurídico siga siendo pertinente. El derecho a la vida y a la protección contra la muerte.

Además de la prohibición explícita de todos los actos encaminados a aterrorizar a la población civil (art. 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra. 51. Protocolo I. Protocolo I. se analizan casos en que se plantean dudas acerca de si una persona tiene derecho a que se le otorgue el estatuto de prisionero de guerra. Protocolo I. Protocolo I. El requisito de hacer la distinción entre personas civiles y combatientes. dichas personas se benefician de la protección del Convenio. y ataques indiscriminados (art. 2. así como la prohibición de perpetrar ataques contra la población civil o de perpetrar ataques indiscriminados. 75. 56. el DIH proscribe los siguientes actos. Protocolo I. párr. Protocolo II).en las acciones de todos los que participan en esa lucha. Protocolo II). y toma de rehenes (art. serían considerados como inaceptables. y homicidio de personas que no participan. y 52. que pueden asemejarse a ataques terroristas: y ataques contra la población civil y los bienes de carácter civil (arts. y ataques contra obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas (art.]. Protocolo II). Protocolo II). art. 3 común a los cuatro Convenios. Dado que el derecho internacional humanitario sólo se aplica en situaciones de conflicto armado. en otros casos. art. El mundo no debería necesitar fotos de torturas o de malos tratos infligidos a prisioneros para recordar que la protección de la vida y la dignidad humanas nos concierne a todos y nos exige que actuemos. 13. y se señala la disposición que ha de tomarse en esos casos. 51. que están mucho más desarrolladas que cualquier obligación actualmente vigente a tenor de convenios internacionales para la prevención y la sanción del terrorismo. 2a. párr. 75. atendiendo al segundo párrafo del artículo 5 del III Convenio de Ginebra (³Si hay duda por lo que respecta a la pertenencia a una de las categorías enumeradas en el artículo 4 [. art. Además de prohibir los mencionados actos. Protocolo II). y art. en las hostilidades (art. 13. Protocolo I) y ataques contra los lugares de culto (art. y art. 2. párr. en . no reglamenta los actos terroristas cometidos en tiempos de paz. Protocolo I.. 53. o que han dejado de participar. como las ataques contra personas que no participan en las hostilidades. 51. En este artículo. art 4. Estatuto de prisionero de guerra: «casos de duda» El hecho de asignar el estatuto de prisionero de guerra modifica radicalmente la condición jurídica de una persona capturada por una potencia enemiga. constituyen el núcleo del derecho humanitario. Lucha que perderá su credibilidad si sirve para justificar actos que. 15. el derecho humani tario estipula normas para la represión de la violación de estas prohibiciones y prevé mecanismos para la aplicación de estas obligaciones. así como el trato que tiene derecho a recibir. 2. párr. 4. 4. Qué se prevé en el derecho humanitario por lo que atañe al terrorismo? Los actos de terrorismo pueden producirse durante los conflictos armados o en tiempo de paz.. Protocolo II). párr. 2b. párr. 16. art.

cuando se duda del estatuto de prisionero de guerra de una persona capturada. establecen que el cautiverio en tiempo de guerra «no constituye una venganza. requieren protección especial8. se le puede juzgar por haber cometido un acto de beligerancia. cuyo único propósito es evitar que los prisioneros de guerra participen nuevamente en la guerra»7. que suponen un respeto por el honor de los combatientes9. Por su vaga redacción. Además. incluidos en el derecho internacional humanitario. ella debe pertenecer a una de las seis categorías contempladas en el artículo 4 del CG III. cuando se negoció el III Convenio de Ginebra4. El segundo es que los prisioneros de guerra deben ser tratados humanamente a partir del momento en que caigan en poder del enemigo y hasta su l iberación y su repatriación definitiva3. Un ³tribunal competente´ no necesariamente debe ser un tribunal judicial y garantizar el conjunto de los derechos otorgados a una persona cit ada ante un tribunal penal. Esta responsabilidad se extiende hasta el momento en que el Estado detenedor se haya cerciorado plenamente de que el Estado al cual pretende transferir o ha tran sferido prisioneros de guerra desea y puede aplicar el CG III11. El Estado que detie ne a las personas capturadas es responsable del trato que se dé a los prisioneros de guerra10. de capital importancia para una persona capturada que cae en poder de una Potencia enemiga. Esta norma. en espera de que un tribunal competente haya determinado su estatuto». no se pueden derogar. el artículo 5 (segundo párrafo) del CG III dispone: «Si hay duda por lo que respecta a la pertenencia a una de las categorías enumeradas en el artículo 4 de las personas que hayan cometido un acto de beligerancia y que hayan caído en poder del enemigo. la ausencia del estatuto de prisionero de guerra puede ser un asunto de vida o muerte. El análisis de la norma de derecho qu e se incluye en este artículo y el examen de la práctica del Estado interesado permiten afirmar que puede haber lugar a una contestación si hay fuertes razones para creer que un detenido no recae en la categoría de las definiciones clásicas de combatiente o si las personas que no parecen corresponder a esas categorías solicitan ser tratadas como prisioneros de guerra. El Convenio de Ginebra relativo al trato deb ido a los prisioneros de guerra del 12 de agosto de 1949 (III Convenio de Ginebra o CG III). Por lo tanto. los prisioneros de guerra se encuentran entre las víctimas más vulnerables de la guerra y. Pese a la metic ulosa redacción del artículo.espera de que un tribunal competente haya determinado su estatuto´). deja en claro que. por ende. En la primera parte se hace un análisis jurídico de la norma estipulada en el artículo 5 (segundo párrafo). el Convenio no establece la composición del tribunal. este Convenio dispone que si hay dudas respecto del estatuto de prisionero de una persona capturada que ha cometido un acto de beligerancia. el artículo 5 (segundo párrafo) del III Convenio de Ginebra elude el problema de la composición de un tribunal competente y de las garantías judiciales que han de acordarse a quienes ante él comparezcan. Sin embargo. El estatuto de prisionero de guerra es. teniendo en cuenta las normas y los principios consuetudinarios relativos a las garantías judiciales. que desde el siglo XVIII han evolucionado gradualmente. El primero es que un pr isionero de guerra no puede ser juzgado y castigado por el mero hecho de haber participado en las hostilidades2. los principios subyacentes al estatuto de prisionero de guerra y al trato que éstos deben recibir dimanan de los tradicionales conceptos militares de caballería. dos principios cardinales. El derecho internacional humanitario y la norma del artículo 5 (segundo párrafo) El III Convenio de Ginebra se fundamenta en los principios de derecho internacional general relativos al trato debido a los prisioneros6. En consecuencia. En la segunda parte. Este principio particular se desarrolló de conformidad con la opinión de que es contrario al derecho de la guerra matar o herir a personas indefensas. lo que no pasaron por alto los delegados asistentes a la Conferencia Diplomática de Ginebra en 1949. sienta. entre otros. Por esta razón. tanto desde el punto de vista del estatuto jurídico como del trato que debe recibir. por consiguiente. En los casos que esta infracción penal se castigue con pena capital de conformidad con la jurisdicción nacional. ya que los derechos fundamentales a un procedimiento regular. Este artículo tiene por objeto examinar qué significa «si hay duda» por lo que respecta al estatuto de prisionero de guerra y qué se entiende por «tribuna l competente» cuando de determinar ese estatuto se trata. cuando existe duda respecto del estatuto de prisionero de guerra de una . como tampoco especifica los derechos de una persona cuyo estatuto se halla sujeto a determinación. Toda tentativa de los Estados de soslayar esas garantías judiciales mínimas es contraria al espíritu y a la letra del derecho internacional humanitario y también contradice la legislación de derechos humanos que rige el derecho de las personas que detentan un poder. Estos principios. se examina la práctica de algunos Estados y ciertas normas militares internas relativas a la determinación del estatuto. Tampoco responde a la cuestión de cómo puede surgir la duda respecto del estatuto de prisionero de guerra. Si a una persona no se le concede el estatuto de combatiente. Por otra parte. la cuestión de cómo determinar el estatuto adquiere un significado crucial . la distinción entre combatientes y civiles quizá no es siempre evidente en la confusión de la batalla. corresponde a un tribunal competente determinar su estatuto5. ni un castigo. sino tan sólo una custodia protectora. considerado generalmente como parte del derecho consuetudinario de los conflictos armados1. al parecer. dichas personas se benefician de la protección del presente Convenio. Para que se reconozca el estatuto de prisionero de guerra a una persona capturada. cuya naturaleza consuetudinaria es reconocida por el derecho internacional humanitario.

señala que «estas precisiones. Ésta es una interesante interpretación del artículo 5 (segundo párrafo). difícil ha de ser que se dude si la pe rsona capturada es un prisionero de guerra. Por ello. Habida cuenta de la ins trucción impartida en el Comentario de interpretar de manera general el artículo 4 del CG III. un tribunal determinará el estatuto»17.). (. Lo que no está claro es lo que en realidad significa «duda». él ti ene derecho a dicho estatuto. la persona capturada debe ser tratada como si fuera un prisionero de guerra. en 196719.. a menos que los combatien tes según la definición del artículo 43 [del Protocolo I] sean realmente capturados mientras no llevan sus armas a la vista. Algunos manuales militares han adoptado esta cuasi presunción del estatuto de prisionero de guerra para quienes hayan pa rticipado en las hostilidades. se ha adoptado también en algunos manuales militares. Pero. que exige convocar un tribunal competente a fin de determinar el estatuto de «toda persona que al parecer no tenga derecho al estatuto de prisionero de guerra» pero que «afirme tener derecho a recibir el trato debido a un prisionero de guerra. según la interpretación de algunos comentaristas. el Manual Provisional de Derecho de los Conflictos Armados de 1992. La "duda" que. el CG III plantea la presunción de que las personas detenidas en zona de guerra son prisioneros de guerra16. pero. esta interpretación también es coherente con la presunción del estatuto de prisionero de guerra contemplada en el artículo 45(1) del Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949. al parecer. el acusado no hizo la reclamación adecuada. Gracias a la aplicación de un sistema de presunciones. Sólo menciona dos ejemplos de categorías de personas a las que se puede aplicar el artículo 5 (segundo párrafo): los desertores y las personas que siguen a las fuerzas armadas y que han perdido su tarjeta de identidad. tendrán derecho al estatuto de prisionero de guerra.persona capturada. En realidad. tendr ía que haber surgido debía ser si la persona pertenecía o no a las categorías mencionadas en el artículo 4(A) [CG III]. La serie de presunciones contenidas en el Protocolo I constituyen una evolución del artículo 5 (segundo párrafo) del CG III. Este Consejo sostuvo que «mientras no "haya una duda". El artículo 45 del Protocolo I se concibió a fin de remediar esta insuficiencia. En todo caso. la «duda razonable» puede definirse como aquella duda que puede llevar a una persona racional a vacilar antes de actuar frente a un asunto de importancia15. estipula que «[por] cuestiones prácticas. ¿qué quiere decir tener una duda y quién puede tenerla?14 Judicialmente. De hecho. El objetivo era establecer procedimientos mediante los cuales fuese más probable garantizar la asignación del estat uto de prisionero de guerra25. la disposición enumera los casos en que la duda respecto del estatuto de un combatiente debe dar lugar a una presunción del estatuto de prisionero de guerra: (1) si él reclama ese estatuto. deben limitar el número de casos de duda en una guerra futura. Si pese a esta presunción la duda subsiste. en contraste con la última disposición. según el artículo 5. se le puede reprochar su «carácter todavía impreciso e incluso embrionario.»22 Sustancialmente. se debe recurrir al tribunal competente. S in embargo. contenidas en el artículo 4. el Manua l de la Fuerza de Defensa de Australia de 1994 señala que «en la mayoría de los casos. la carga de la prueba incumbe claramente al captor. debe ser fácil que se dude de si las personas capturadas no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra. Entre tanto. Del mismo modo. el artículo 5 no es procedente y no se requiere el tribunal para determinar si esta garantía debe o no aplicarse. en su sentencia disidente. Por ejemplo. El Comentario del III Convenio de Ginebra no es de gran ayuda a la hora de ex plicar cómo puede «haber una duda». la duda debe surgir con respecto a la pertenencia de la persona capturada a una de las seis categorías enumeradas en el artículo 4 del CG III.26 Parecería entonces que el artículo 45 del Protocolo I reafirma la interpretación de la expresión del artículo 5 (segundo . los combatientes capturados tienen derecho a reclamar el estatuto de PG [prisionero de guerra]»18. el Protocolo I invierte el peso de la prueba de tal suerte que es deber del tribunal competente allegar prueba de lo contrario cada vez que exista presunción y sea impugnada. particularmente en el Reglamento de 1997 del Ejército de los Estados Unidos en lo concerniente a los prisioneros de guerra. Duda respecto al estatuto de prisionero de gu erra Según lo dispone el artículo 5 (segundo párrafo). que sugiere la posibilidad de que el criterio «si hay una duda» se cumpla en un sentido procesal en vez de en un sentido factual con respecto a las categorías del artículo 4.»24 Los problemas relativos al reconocimiento jurídico de los combatientes de la guerrilla pusieron de manifiesto la insuficiencia del artículo 5 (segundo párrafo). relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados sin carácter internacional (Protocolo I) de junio de 1977 : cuando una persona capturada «reivindica el estatuto de prisionero de guerra» o cuando «la Parte de la cual ella depende reivindica este estatuto en su favor.»23 Pese a que el artículo 5 (segundo párrafo) del CG III constituyó un gran progreso en 1949 e n materia de protección de las personas que participan en las hostilidades. discreparon de esta interpretación señalando que «en realidad.. Esto significa que los Estados no pueden declararse unilateralmente exentos de duda respecto de un grupo entero de personas capturadas que han participado en las hostilidades. Por consiguiente. si el acusado no planteó una duda. y (3) si la Parte de la cual depende reclama dicho estatuto. Los Lores Guest y Barwick. tal como sucede cuando se reivindica el estatuto de prisionero de guerra. El Consejo Privado de la Corona del Reino Unido consideró la aplicac ión del artículo 5 en un caso que surgió tras la confrontación entre Malasia e Indonesia. no puede surgir problema alguno de nulidad del proceso»20.»21 La interpretación de la expresión «si hay una duda». de Nueva Zelanda ( 1992 Interim Law of Armed Conflict Manual of New Zealand). quién puede tenerla y qué ha de entenderse por «tribunal competente». En cambio. los Estados Partes deben determinar su estatuto mediante un mecanismo formal. consideramos que no se debe dar una interpretación muy restrictiva a esta disposición». (2) si. Esto indica que el Comité interpretó la expresión «si hay una duda» en el sentido de que el acusado puede reivindicar el estatuto de prisionero de guerra antes del juicio o durante él.

composición y procedimientos» y que debía ser «imparcial y eficaz». muchos delegados opinaron que la cuestión del estatuto de prisionero de guerra debía resolverla una corte. en el sentido de que incluye los casos en que el detenido. o la Parte de la cual depende. su estatuto debe decidirlo un tribunal judicial.36 Dado que es más difícil lograr establecer con rapidez un tribunal cerca de los frentes de batalla. es porque pretende referirse al principio de conformidad con el cual los . que incluso podía ser de baja graduación. el Relator indicó en su informe que «como en el caso del artículo 5 [CG III]. Tal como se mencionó anteriormente. pues implica que la determinación del estatuto debe ser responsabilidad de más de una persona y que ello debe hacerse sobre la base de procesos debidamente establecidos. dos puntos pueden deducirse a este respecto. subsiste una duda a este respecto. Para resolver estas inquietudes. a pesar de las presunciones. si un detenido que no recibe el trato de un prisionero de guerra manifiesta tener derecho a dicho estat uto y se le va a acusar de cometer una infracción en el marco de las hostilidades. reivindica dicho estatuto. aunque no necesariamente de carácter judicial. No obstante. y por ello su composición debe establecerse a la luz del derecho interno de los Estados Partes. se hizo otra enmienda según la cual corresponde a un «tribunal competente». lo que incluye las Comisiones militares. puede concluirse que el estatuto de prision ero de guerra.29 El objetivo del CICR era garantizar a estos combatientes un grado mínimo de protección al ser capturados por el enemigo. Por otra. El artículo 45 del Protocolo I tampoco explica cuál ha de ser la composición de un «tribunal competente». Las repercusiones de la comisión de un «acto de beligerancia» En Estocolmo se modificó el texto original propuesto para el artículo 5 (segundo párrafo) a fin de especificar que la disposición se aplica únicamente si hay una duda respecto de personas que hayan cometido un acto de beligerancia y hayan caído en poder del enemigo. puede quedar en tela de juicio si hay una duda de que la persona capturada pertenece a alguna de las categorías enumeradas en el artículo 4. no precisamente a un tribunal militar33. aun en esas circunstancias. el artículo 5 (segundo párrafo) del CG III se consider ó importante en principio. se propuso inicialmente el término «tribunal militar» para reemplazar el término «autoridad responsable» a fin de lograr un mayor grado de precisión.30 Considerando que las personas que participan en las hostilidades sin tener derecho pueden ser procesadas por asesinato o intento de ases inato. Durante la Conferencia de Ginebra de 1949. «si hay una duda». Un «tribunal» puede ser una «corte de justicia» o. Por una parte. era necesario proporcionar las «garantías con respecto a su competencia. un «tribunal competente» debe determinar el estatuto cuando. introducida a solicitud del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y aprobada en la Conferencia de Estocolmo.35 Durante los debates se hizo la suposición de que dicho tribunal debía instalarse cerca de los frentes de batalla y que por lo tanto debía organizarse rápidamente. pero legalmente insuficiente debido a la falta de precisión en la definición de combatientes que hacen la guerra utilizando tácticas propias de la guerra de guerrillas y a la gravedad de las consecuencias si a las personas captur adas no se les otorga el estatuto de prisionero de guerra. La versión original de la disposición. Con base en la interpretación de la norma contemplada en los manuales militares. finalmente la Conferencia decidió introducir la norma de que cuando un prisionero no recibe el trato de un prisionero de guerra y se le va juzgar por una infracción cometida en el marco de las hostilidades. un «lugar para juicios o decisiones».38 El Comentario del CG III establece que «si el Convenio menciona expresamente los "actos de beligerancia". La palabra «competente» se ha definido como «que tiene jurisdicción o autoridad para actuar»27.31 Sin embargo.parrafo). dadas las graves consecuencias que podrían surgir si se dejara la decisión en manos de una sola persona. pero también se manifestó que. la persona se beneficiará del presente Convenio hasta que una autoridad responsable haya determinado su estatuto». dicho tribunal puede ser de carácter administrativo». según lo dispone el artículo 5 (segundo párrafo) del CG III. un «tribunal judicial» habrá de determinar su estatuto. La historia del proyecto del artículo 5 (segundo párrafo) ofrece algún indicio respecto del significado de la expresión. Un «tribunal competente» El artículo 5 (segundo párrafo) no establece en qué consiste un «tribunal competente». 28 La expresión «tribunal competente» sugiere por lo tanto un foro de juicio autorizado. Algunos delegados consideraron que hacer comparecer a una persona ante un tribuna l militar podría implicar para ella consecuencias más graves que una decisión que pueda privarla de la protección del Convenio32. en términos más generales. determinar el estatuto de guerra en caso de duda.37 El artículo 45 establece así un sistema de dos nive les: por un lado. a pesar de la presunción general (no es crita) del estatuto de prisionero de guerra para quienes participan en las hostilidades. por otro. establecía: «Si hay duda por lo que respecta a la pertenencia de alguna de esas personas a una de la s categorías enumeradas en el artículo mencionado. este concepto no se aceptó de manera unánime. el «tribunal competente» al que alude el artículo 45(1) puede distinguirse del «tribunal judicial» contemplado en el artículo 45(2). el cual debe decidir el estatuto de prisionero de guerra cuando se acusa a la persona de una infracción cometida en el marco de las hostilida des y que no recibe el trato debido a un prisionero de guerra34. La historia del proyecto demuestra así que «un tribunal competente» es algo de carácter más formal y judicial que la propuesta original del CICR de la «autoridad responsable».

El relator arguyó que «de existir la menor posibilidad.»45 De cualquier forma.) para las personas que no son consideradas como prisioneros de guerra y que han de ser procesadas por infracciones relacionadas con las hostilidades. o si su aplicación se limita exclusivamente a los enjuiciamientos por crímenes relacionados con la participación en las hostilidades. el derecho al estatuto de prisionero de guerra puede depender no sólo de algunos factores.53 La Comisión observó en primer lugar que. es fundamental determinar su estatuto.47 Los derechos fundamentales a un proceso con las debidas garantías y los procedimientos para la dete rminación del estatuto El derecho internacional humanitario guarda silencio respecto de qué derechos al proceso con las debidas garantías han de aplicarse en los procedimientos de determinación del estatuto de guerra. Puede ser o bien un tribunal civil o bien un tribunal militar. «compartiendo. los problemas surgen porque no siempre es posible determinar el estatuto de prisionero de una persona capturada antes de que el tribunal se pronuncie sobre la infracción de la cual se le acusa (en particular. ser conforme por lo menos c on las normas correspondientes del IV Convenio46. deben ser aplicables en el procedimiento de determinación del estatuto.42 Por otra parte.»44 Se llegó a esta solución muy poco convincente pues. si alguien ha cometido un acto de beligerancia.43 El Comentario del Protocolo I señala que «No cabe duda de que es... como ellos lo hacen. en situaciones de conflicto armado. El relator de la Comisión III indicó que esta disposición constituye: «una nueva garantía procesal (. debería ser así ya que de tal decisión depende el conjunto todo de las protecciones procesales que el III Conven io concede a los prisioneros de guerra. o aún no ha determinado.51 los cuales se reconocen como constitutivos del derecho consuetudinario.39 Cuando un tribunal competente no ha determinado. el Comentario del Protocolo I señala acertadamente que «el interesado corre un doble riesgo: a) verse inculpado por hechos que no son necesariamente delitos (en caso de simple participación en las hostilidades). pronunciarse sobre su condici ón de combatiente y de prisionero de guerra antes de fallar sobre el fondo. el estatuto de prisionero de guerra de una persona capturada. un núcleo común de derechos no derogables y un propósito común de promover la vida y la dignidad humanas». l a Comisión Interamericana de la Organización de los Estados Americanos (OEA) emitió su concepto al respecto.48 Aunque el derecho internacional humanitario puede aplicarse como lex-specialis en situaciones de conflicto armado. b) verse privado de las garantías procesales de las que gozan los prisioneros de guerra. Cuba. o sea. pudiendo proceder el caso a la jurisdicción del tribunal. puede argumentarse que las normas básicas de los derechos humanos que garantizan el derecho a un proceso que ofrezca las debidas garantías a las personas que se hallan bajo cualquier forma de detención. a la luz del artículo 45 el procedimiento seguido por el tribunal competente deberá. preferible resolver sobre la calificación del inculpado para beneficiarse de la protección del III Convenio. Esta fue la base del artículo 45(2) del Protocolo I. La insuficiencia más significativa del artículo 5 (segundo párrafo) es la ausencia de una disposición que autorice expresamente a una persona respecto de la cual un tribunal competente ha decidido que no tiene derecho al estatuto de prisionero de guerra a que el tribunal judicial que la juzga por su supuesto acto ilegal de hostilidad decida acerca de su estatuto.. las protecciones contempladas en el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario pueden complementar y reforzar otro derecho. independientemente de cualquier decisión adoptada de conformidad con el párrafo 1. incluso si los hechos que se le imputan son efectivamente punibles. y no solamente a la forma en que se ha cometido el acto». Claramente.»41 Sin embargo. el calificativo judicial sólo indica que debe tratarse de un tribunal penal que o frezca las garantías normales del procedimiento judicial. dadas las grandes diferencias entre los procedimientos judiciales. en respuesta a una Petición de medidas cautelares respecto de los detenidos en la Bahía de Guantánamo. no se consideró posible establecer como norma definitiva q ue esta cuestión fuese decidida antes de enjuiciar a la persona por el delito cometido. sino de la interpretación de las normas de l Convenio o del Protocolo. o ajustarse a las normas correspondientes del artículo 75 del Protocolo I («Garantías Fundamentales»). Habida cuenta de que el derecho de los derechos humanos es en todo tiempo aplicable. resulta esencial que el acusado esté habilitado para hacer v aler su derecho al estatuto de prisionero de guerra y a que un tribunal judicial resuelva la cuestión en condiciones que ofrezcan todas las garantías judiciales y procedimientos generalmente reconocidos. Dichas personas estarán facultadas para hacer valer su derecho al estatuto de prisionero de guerra y a que un tribunal judicial decida con jurisdicción originaria sobre esta cuestión. (. en principio. en primera instancia. La Comisión encontró que cuando las personas están bajo la autoridad y control de un Estado y cuando una situación de . incluso en las situaciones de conflicto armado. Recientemente..interesados han actuado.49 los derechos fundame ntales al proceso con las debidas garantías están incluidos también en el artículo 75 del Protocolo I50 y en el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra.52 El problema que subsiste aún es establecer si esos derechos son aplicables en los procedimientos de determinación del estatuto.»40 En esta situación.) Este tribunal judicial puede ser o bien el mismo que juzga la infracción o bien otro distinto. la condición de llevar las armas a la vista o de tener un signo distintivo).

lengua. Si bien los artículos 9 ( habeas corpus) y 14 (juicio imparcial) del Pacto no forman parte de los derechos no derogables enumerados en el artículo 4. en los Comentarios Generales del Comité de Derechos Humanos se establece que un Estado no tiene la facultad para derogar las garantías jurídicas básicas necesarias para reivindicar los derechos no derogables. la conclusión puede ser que a la luz del derecho internacional consuetudinario los derechos fundamentales al procedimiento regular son aplicables en los procedimientos de determinación del estatuto. encarceladas o castigadas de otra forma sin realizar procesos adicionales que permitan establecer qué actos cometieron y qué sanciones deberán serles impuestas». sexo. por referencia al derecho internacional humanitario. en la medida en que se incluyen casos en los que se ha reivindicado el derecho al estatuto de prisionero de guerra. estas personas mantendrán. la Comisión solicitó a los Estados Unidos adoptar «las medidas urgentes necesarias para que un tribunal competente determine el estatuto jurídico de los detenidos en la Bahía de Guantánamo». manifiesta tener derecho a recibir el tr ato de un prisionero de guerra. Personal Retenido. los Estados Unidos estarán en la obligación de recurrir a un tribunal competente para resolver la cuestión.54 Sin temor a equivocaciones. esta reglamentación va más allá del artículo 5 (segundo parrafo) del CG III. sino también cuando al parecer la persona no tiene derecho al estatuto de guerra pero afirma que tiene derecho a recibir el trato debido a u n prisionero de guerra. En la sección 1 -6(a) de la Reglamentación se expone la norma del artículo 5 (segundo parrafo). Tras señalar que «la duda existe respecto del estatuto jurídico de los detenidos». o respecto de la cual exista duda de naturaleza similar». debe velar por que se garantice el respeto del estatuto jurídico y de los derechos de las personas que caigan bajo la autoridad y control de un Estado». pues en ella se exige que un tribunal competente determine el estatuto no sólo cuando surge una duda respecto de los criterios del artículo. Además. órgano de cont rol del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. La Reglamentación estipula todos los procedimientos y garantías fundamentales para asegurar un juicio imparcial. a diferencia de una autoridad política. si una persona capturada que se halla bajo la custodia de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.60 Prácticas estatales con respecto a la norma del artículo 5 (segundo párrafo) del CG III Estados Unidos de América En Estados Unidos. y que afirme tener derecho a recibir el trato de un prisionero de guerra. en parte.62 En realidad. religión u origen social. En consecuencia. la legislación relevante a este respecto es la Reglamentación del Ejército de 1997 denominada «Prisioneros de Guerra Enemigos. Civiles Internados y Otros Detenidos». el párrafo (b) estipula que «[un] tribuna l competente deberá determinar el estatuto de toda persona que al parecer no tiene derecho al estatuto de prisionero de guerra que haya cometido un acto de beligerancia o haya participado en actividades hostiles para beneficiar a las fuerzas armadas del enemigo. y que al parecer no pertenece a ninguna de las categorías del artículo 4. «una corte o un tribunal competente. Esto es coherente con el análisis del significado de la expresión «si hay una duda». artículo 33) o civiles internados (CG IV.61 En el glosario se define la expresión «Otros Detenidos» como «l as personas bajo la custodia de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos que no han sido clasificadas» como prisioneros de guerra enemigos (CG III.56 La Tercera Reforma de la Ley de los Estados Unidos sobre Relaciones Exteriores ( The United States Third Restatement of Foreign Relations Law ) catalogó también las detenciones arbitrarias prolongadas y las violaciones flagrantes y sistemáticas de los derechos humanos internacionalmente reconocidos dentro de su lista de violaciones a los derechos humanos que han alcanzado estatuto de derecho consuetudinario57. esta revisión debe hacerla la autoridad convocante en la oficina de Auditoría de Guerra del Estado Mayor. sus derechos fundamentales pueden determinarse. según la Comisión. no obstante. artículo 4). así como al derecho internacional de los derechos humanos. estos derechos sólo podrán ser suspendidos «en la medida estrictamente requerida por las exigencias de la situación»58 y el Estado Parte no puede adoptar medidas discrimin atorias por lo que concierne a la raza.conflicto armado puede incidir. las personas que en concepto de un tribunal competente no tienen derecho al estatuto de prisione ros de guerra «no pueden ser ejecutadas. color.64 Además. al menos. artículo 78) «recibirán e l trato de prisioneros de guerra enemigos hasta tanto una autoridad competente determine su estatuto jurídico». personal retenido (CG III. el tribunal competente debe estar compuesto por tres oficiales autorizados. de las protecciones no derogables contempladas en el derecho internacional de los derechos humanos.59 Por otra parte. uno de los cuales debe s er un oficial superior. su derecho a beneficiarse.65 En la versión 2000 del Manual Operacional de la Auditoría General de Guerra de los Estados Unidos ( 2000 US military Judge Advocate General Operational Handbook ) también se exige el establecimiento de un «tribunal . declaró en su Comentario General sobre las Reservas que un Estado no puede arrogarse el derecho de arrestar y detener arbitrariamente a las personas o de presumir la culpabilidad de una persona a menos que pruebe su inocencia. las actas de todos los procesos de los tribunales por cuya decisión se deniegue el estatuto de prisionero de guerra «deben ser revisadas a fin de establecer la suficiencia jurídica».55 El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. tales como el derecho a la vida y el derecho a no ser torturado. Por lo que atañe a los procedimientos de determinación del estatuto. En consecuencia. De llegar a considerarse que las protecciones del derecho internacional humanitario no son aplic ables.63 Y lo más importante.

A simismo..73 A partir de 1965. porque es la primera vez (. los tribunales se establecieron para verificar el estatuto de los detenidos. «El Derecho de los Conflictos Armados». presuntamente prisioneros de guerra... Para los efectos de las Normas.80 Los tribunales contemplados en el artículo 5 se rigen por las Normas de 1958 para la Determinación del Estatuto de los Prisioneros de Guerra. aplicables en caso de que un oficial considere que existe una duda con respecto a la pertenencia de una persona capturada que se halla bajo la custodia del Reino Unido a una de las categorías del artículo 4 del CG III. incluso en aquellos casos en que el artículo 5 no es aplicable. Así por ejemplo. o alguien en su nombre..) es una brillante expresión de una actitud liberal y realista (.) será un día maravilloso para el hombre que se preocupa por la pro tección de los seres humanos que no pueden protegerse a sí mismos.82. por tres oficiales.) este texto bien podría ser uno de suma importancia en la historia del derecho humanitario. (b) cuando se determinó que el estatuto del detenido no era el de prisionero de guerra.) que en una instrucción oficial destinada a las fuerzas armadas un Gobierno va más allá de las exigencias de los Convenios de Ginebra.competente» si hay una duda respecto del estatuto de prisionero de guerra. La práctica del R eino Unido demuestra una buena disposición para recurrir al consejo de investigación a fin de determinar el estatuto. estipula que si existe duda respecto del estatuto de una persona capturada. los procedi mientos por los que se debían regir los tribunales a que se refiere el artículo 5.. Por otra parte.. y recomend arles la convocatoria de un consejo de investigación de conformidad con las Normas del Consejo de Investigación (del ejército) de 1956. incluida propaganda o misiones de protección. los Estados Unidos empezaron a garantizar no sólo el trato. en lo s siguientes casos: (a) cuando hubo una duda a la hora de establecer si el detenido tenía o no derecho al estatuto de prisionero de guerra...77 Además. el tribunal contemplado en el artículo 5 debe estar compuesto. se procedió a la repatriación del personal del enemigo capturado. . en Granada y en Panamá no se constituyó ningún tribunal de los contemplados en el artículo 5. y por lo menos uno de ellos debe ser auditor general de guerra u otro abogado castrense.72 El procedimiento favoreció el otorgamiento del estatuto de prisionero de g uerra. la Operación «Tormenta del Desierto» condujo a la captura de un elevado número de personas.78 En el Manual se sigue afirmando que si se rebate su condición de miembro de las fuerzas armadas. reafirma la norma del artículo 5. y quienes habían participado en un acto de guerra de cualquier naturaleza. cuando en realidad se trataba de civiles desplazados. unos 35 iraquíes detenidos declararon no ser miembros de las fuerzas armadas iraquíes y exigieron ser liberados de su internamiento en el Campo de Rollestone.»69 Los detenidos que habían cometido actos de beligerancia fueron remitidos a un tribunal conforme a lo estipulado en el artículo 5.»75 Reino Unido El Manual de 1981 del Reino Unido.74 Un delegado del CICR en Saigón se expresó de la siguiente manera acerca de la política de los Estados Unidos relativa al trato de los combatientes capturados: «La instrucción del MACV (Military Assistance Comand Vietnam) (. Pese al hecho de haberse declarado que ninguno de los detenidos había cometido un acto de beligerancia. En la Guerra del Golfo. como mínimo. Un abogado de oficio puede representar a los detenidos ante el consejo de investigación. durante la Guerra del Golfo de 1990 -1991. ya fueran ellas actividades a tiempo completo o a tiempo parcial. (. reivindicó su derecho al estatuto de prisionero de guerra. los Estados Unidos promulgaron la Directiva Número 20 -5 mediante la cual se prescribieron las políticas y procesos para determinar si las personas bajo custodia de los Estados Unidos que hubieran cometido actos de beligerancia eran o n o prisioneros de guerra. mediante una directiva.. pero el detenido.»79 Los términos del fallo del tribunal competente deben establecer si es o no necesario incoar procesos adicionales por un crimen de guerra.68 La Directiva autorizó y estableció «los tribunales contemplados en el artículo 5 [CG III]. un acto hostil cometido por una pers ona que en concepto del tribunal competente no tiene derecho al estatuto de prisionero de guerra.. pues tan pronto como fue posible. «a fin de dar cumplimiento al Convenio». el curso normal que debía seguir era comunicar dichas dudas a sus superiores. Se señala que durante el conflicto de Vietnam. por ejemplo. en la guerra de Vietnam.70 Según la Directiva.. incluso a una de carácter secreto. En dicho manual se alude asimismo a la antigua práctica de los Estados Unidos frente al establecimiento de tribunales competentes. de prisionero de guerra a los combatientes respecto de los cuales se tenía algún indicio que permitiera comprobar su p ertenencia a una unidad militar. sino también el estatuto.67 Durante la Guerra de Vietnam. Los interrogatorios realizados después de su captura permitieron determinar que ellos no habían cometido ningún acto hostil contra las fuerzas de la Coalición.) de los oficiales o soldados ocuparse directamente de la calificación de un enemigo desarmado como beligerante.76 El Manual de Derecho Militar del Reino Unido de 1985 ( UK 1958 Manual of Military Law). y el día en que esas definiciones o algunas similares se incorporen en un tratado internacional (.71 A los detenidos se les proporcionó asesoramiento y se les otorgaron «los derechos fundamentales considerados como esenciales en una audiencia imparcial».66 De todas formas. hace hincapié en que «finalmente. documento más exhaustivo. dicha determinación no la puede tomar el oficial en cuyo poder ha caído [la persona capturada]». «[n]o es (. se decid ió. Los sueños de hoy son las realidades del mañana. se establecieron. un «tribunal compe tente» consiste en un consejo de investigación que elabora un informe que constituye la determinación efectiva del estatuto de la persona interesada. ella debe recibir el trato debido a un prisionero de guerra hasta que una «autoridad superior» haya determinado su estatuto».) [E]llos son responsables de su persona y deben dejar la decisión de su destino en manos de la autoridad competente». la persona deb e comparecer ante «una corte competente para indagar al respecto..81 que si el Comandante de Rollestone consideraba que existían dudas con respecto al estatuto de una persona en particular.

93 A la luz de esta ley. el prisionero debe comparecer ante el Presidente del Tribunal del Distrito. de cierta forma. en la cual se dispone que. «debe celebrar una audiencia a fin de determinar si un detenido que comparece ante él tiene o no derecho al estatuto de prisionero de guerra. a presentar pruebas y a solicitar la apelación de la decisión dentro de las 24 horas siguientes a la divulgación de la misma por parte del tribunal. de conformidad con las disposiciones del derecho internacional humanitario. él solicita a una autoridad84 ordenar que un tribunal celebre una audiencia a fin de determinar el estatuto. Las palabras «tribunal adecuadamente constituido» pueden aludir simplemente a un tribunal conforme al artículo 5 del CG III. a un intérprete.92 Estas disposici ones indican que la duda puede surgir si un detenido declara tener derecho a recibir el trato propio de un prisionero de guerra. Si la autoridad tiene duda respecto del derecho del detenido al estatuto de prisionero de guerra. Israel La Ley 2000 de Israel relativa al Encarcelamiento de Combatientes sin Derecho al Estatuto de Prisionero de Guerra (Imprisonment of Combatants not Entitled to Prisoner -of-War Status Law 2000) estipula el procedimiento para la determinación del estatuto de prisionero de guerra.»83 Cuando un detenido (término que designa a aquella persona que se encuentra bajo la custodia de las Fuerzas Canadienses que ha cometido un acto de beligerancia) queda bajo la custodia del oficial comandante.86 Durante la audiencia del tribunal. a no declarar contra sí mismo. en caso de duda. Asimismo.95 Esta decisión puede ser apelada ante el Tribunal Supremo.Canadá En Canadá. En términos de procedimientos. al menos por lo que atañe a la existencia o no de una duda con respecto al estatuto. el detenido tiene derecho a ser representado (aunque esta representación puede limita rse a personas ..89 Australia A la luz del Manual de las Fuerzas de Defensa de Australia de 1994. Tres semanas después de la expedición de la orden. una conclusión preliminar de parte de la autoridad. se le debe otorgar el estatuto de prisionero de guerra hasta tanto un «tribunal apropiado» establecido de conformidad con lo estipulado en el CG III pueda determinar su estatuto.88 El hecho de que la prueba suficiente se especifique únicamente para determinar que el detenido no tiene derecho al estatuto de prisionero de guerra sugiere que una prueba mínima puede bastar para que un detenido tenga derecho a dicho es tatuto. puede implicar que todos los derechos y procedimientos relativos al proceso con las debidas garantías son necesarios para que el proceso sea válido. en particular con los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949». p uede ordenar a un tribunal la celebración de una audiencia a fin de determinar el estatuto. tan pronto como sea posible.90 Esta norm a se reitera en la Guía Jurídica de los Comandantes de las Fuerzas Armadas ( Law of Armed Forces Commanders' Guide). Cuando el oficial al mando «considera que pued e haber duda» respecto del derecho al estatuto. conformado por un oficial de la Rama Jurídica de las Fuerzas Canadienses. si el Jefe del Estado Mayor «tiene indicios para asumir» que una persona que se halla bajo la custodia del Estado es un combatiente que no es un prisionero de guerra. se debe otorgar el estatuto de prisionero de guerra «hasta tanto un tribunal apropiado falle de manera autorizada respecto de su estatuto». y se le da la oportunidad de esgrimir sus argumentos respecto de la orden ante un oficial con el rango de Teniente Coronel y de comunicarlos por escrito al Jefe del Estado Mayor. Nueva Zelanda El Manual Provisional de Derecho de los Conflictos Armados ( Interim Law of Armed Conflict Manual ) estipula que cuando existe duda respecto de si un capturado en particular tiene derecho «al trato de prisionero de guerra que él exige». el Reglamento de 1991 para la Determinación del Estatuto de Prisionero de Guerra ( 1991 Prisoner-ofWar Status Determination Regulations ) estipula que un tribunal.85 Se obtiene así. a una evaluación inicial a fin de determinar si tiene o no derecho al estatuto de prisionero de guerra o si existe duda respecto de su derecho al estatuto del prisionero de guerra. debe ser sometido.87 La prueba suficiente es «un balance de las probabilidades de que el detenido no tenga derecho al estatuto de prisionero de guerra». en caso d e que exista duda respecto del estatuto de una persona capturada.91 El empleo de las palabras «falle de manera autorizada» sugiere al parecer que para poder determinar el estatuto se requiere que la carga de la prueba sea alta. o «en cualquier otro caso. o bien denotar un carácter más formal y jurídico del tribunal. él puede expedir una orden para encarcelar a dicha persona. y su objetivo es «incorporar en el derecho israelí el encarcelamiento de combatientes que no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra.. quien debe d eterminar si el prisionero es un combatiente que no es un prisionero de guerra.94 La orden se le comunica al prisionero «a la mayor brevedad posible». un detenido debe recibir el trato propio de un prisionero de guerra.)». un detenido tiene derecho a ser representado. debe tratársele como tal hasta tanto su estatuto haya sido «determinado y denegado por un tribunal adecuadamente constituido (. Se estipula que durante el período en que el estatuto se encuentra en tela de juicio. determinar que el detenido tiene derecho al estatuto de prisi onero de guerra».

En su comentario del Protocolo I.99 Tal como se discutió anteriormente. Estos principios están contemplados en el artículo 45. es posible hacer algunas observaciones respecto de su estado. Por otra parte. ello sugiere que el derecho de una persona a declararse habilitada para invocar el esta tuto de prisionero de guerra. se puede afirmar que generalmente ellos han tratado la norma del artículo 5 como una protección mínima. no es fácil catalogarlas dentro una de las categorías contempladas en el artículo 4. Teniendo en cuenta el proceso de incorporación del artículo 5 (segundo párrafo) en las normas militares de algunos Estados. aclara y amplía el artículo 5 del III Convenio de Ginebra». Pero si se tiene en cuenta que los Estados Unidos no han ratificado el Protocolo I. en muchos manuales militares ya se ha interpretado que el artículo 5 establece un alto umbral para declarar que habían surgido dudas con respecto al estatuto. constituye para ese Estado una norma de derecho consuetudinario. mientras se puede afirmar que las disposiciones precisas del artículo 45(1) no reflejan el derecho consuetudinario en su integridad. tales como los Estados Unidos.autorizadas para actuar como abogados defensores en tribunales militares). Con la notable excepción de los detenidos actualmente retenidos por los Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo.»97 El artículo 45 del Protocolo I en tanto que norma constitutiva del derecho consuetudinario Un adecuado análisis de la naturaleza consuetudinaria del artículo 45 va más allá del alcance de este documento. hablando en un sentido muy estricto. y prosiguió diciendo: «[por otra parte]. Bothe. Algunos Estados. los Estados han tenido la tendencia a otorgar la mayor parte de los derechos fundamentales al proceso con las debidas garantías a quienes enfrentan un juicio de determinación del estatuto. que al parecer no es un prisionero de guerra. Además. la audiencia se lleva a cabo a puerta cerrada y se permite una desviación del derecho probatorio (aunque las razones para ello deben quedar registradas). Matheson.. Asimismo. Partsh y Solf señalan que «el artículo 45 reafirma. a invocar el artículo 5 (segundo párrafo). Dirigiéndose a los participantes de un taller sobre «El Derecho Internacional Consuetudinario y los Protocolos de 1997 adicionales a los Convenios de Ginebra de 1949». En armonía con los . por ende. nosotros defendemos el principio de que si hay una duda respecto de si una persona tiene o no derecho al estatuto de combatiente. el derecho de una persona capturada que al parecer no es prisionero de guerra a afirmar que tiene derecho a ser tratada como tal y. tiene derecho a que un tribunal judicial determine su estatuto. asesor jurídico adjunto de la Administración Reagan. la serie de presunciones del estatuto de prisionero de guerra y la inversión que en el artículo 45 se hace de la carga de la prueba. según la cual toda persona retenida cuya condición no es la de prisionero de guerra y que va a ser juzgada por un delito cometido en el marco de las hostilidades. el señor Matheson manifestó desde el comienzo que agradecía la oportunid ad de «dar a conocer la posición de los Estados Unidos» con respecto a la naturaleza consuetudinaria del Protocolo I. y luego para que un tribunal competente determine su condición. complementa. en tanto que Estado no Parte en el Protocolo I. algunos Estados han incluido en sus manuales militares o en sus prácticas la disposición de ese artículo. todos ellos internacionalmente reconocidos. y el trato especial acordado a los "terroristas" palestinos capturados por Israel (. está contemplado en la Reglamentación del Ejército de los Estados Unidos de 1997. se puede establecer cuál es la posición de los Estados Unidos.»102 El derecho de una persona capturada. han extendido voluntariamente la obligación de determinar el estatuto recurriendo a un tribunal a aquellos casos en que una persona capturada al parecer no tiene derecho a dicho estatu to pero exige que se le conceda.. la práctica de los Estados con respecto al artículo 5 (segundo párrafo) del CG III ha demostrado una buena disposición para acordar el trato y el estatuto de pr isionero de guerra a las personas capturadas que han participado en hostilidades. a manifestar que está habilitada para recibir ese trato y a recurrir a un tribunal competente para que decida su condició n. Además. se refleja en muchos manuales militares y es conforme con la práctica del Estado.) es una prueba más de un derecho humanitario subyacente.101 Asimismo. son extensiones o un progreso del artículo 5 del CG III.96 Incluso antes de la promulgación de esta ley. Con base en una alocución hecha en 1987 por el s eñor Michael J. Cuba. se ha sugerido que el principio subyacente que establece una presunción general del estatuto de prisionero de guerra para quienes participan en las hostilidades se está transformando en una norma de naturaleza consuetudinaria.100 Así. con respecto a la naturaleza consuetudinaria de algunos aspectos d el artículo 45. ella debe ser tratada como tal hasta tanto un tribunal competente determine su estatuto. así como el principio de que si una persona que cae en poder de un adversario no recibe el trato de un prisionero de guerra y va a se r procesada por un delito cometido en el marco de las hostilidades. no obstante. incluso cuando.103 Conclusión El III Convenio de Ginebra se concibió para garantizar la protección de uno de l os grupos más vulnerables de las víctimas de los conflictos armados: los combatientes que caen en poder del Estado enemigo. un comentarista observó que «[l]a utilización de tribunales especiales y de sitios de detención. debe tener derecho a manifestar ante un tribunal judicial que se considera habilitada para beneficiarse del estatuto de prisionero de guerra y a que se emita un fallo al respecto. todo ello se fundamenta en un gran corpus de principios y declaraciones relativos a los derechos de las personas que se encuentran bajo cualquier forma de detención.

in situ. 14) y el principio de que no puede haber distinción alguna de índole desfavorable de raza. dirima la cuestión. de nacionalidad. 77. o por lo menos un tribunal que garantice todos los derechos fundamentales a un proceso justo. y ellas deben velar por los derechos fundamentales al proceso con las debidas garantías. «una cosa es no obstante cierta. Las personas detenidas no como prisioneros de guerra. art. deben ser tratadas. Actualmente. dada la gravedad de las consecuencias de una determinación de esta naturaleza y la apli cación de los derechos fundamentales del proceso con las debidas garantías. H. el estatuto de prisionero de guerra para una persona que ha cometido un acto d e beligerancia puede quedar en tela de juicio únicamente cuando hay serias dudas respecto de su pertenencia a una de las categorías de combatientes del artículo 4. composición y procedimientos del tribunal. 13). Cuando el estatuto de combatiente de una persona capturada que ha cometido un acto de beligerancia está en tela de juicio y no se recurre a un tribunal o a otra autoridad para que determi ne su condición. Yasmin Naqvi. 2 El artículo 99 del CG III estipula: «Ningún prisionero de guerra podrá ser juzgado o condenado por un acto que no esté expresamente prohibido en la legislación de la Potencia detenedora o en el derecho internacional vigentes cuando se haya cometido dicho acto." [Nota del traductor] 1 L. y la presente disposición es categór ica al respecto: todas las personas capturadas que no sean consideradas ni prisioneros de guerra ni civiles que no han participado en las hostilidades.» 3 En los artículos 12 a 16 se expone la protección general que la Potencia detenedora ha de otorgar a los prisioneros de guerra. Manchester University Press. 5(1) del CG III. Esperamos que para el momento en que publiquemos la versión papel de la Revista ya podamos incluir las traducciones oficiales. p. es candidata al DES (Diploma de Estudios Superiores) del Ins tituto de Altos Estudios Internacionales. 16). En consecuencia. de opiniones políticas u otras. 325. Notas de pie de página "Muchas de las citas y referencias de los artículos de la Revista tienen una traducción of icial al español de la que no disponemos aún. CICR. Aunque al parecer no existe un tiempo límite para la determinación del estatuto. 1960 [en adelante. 6 Esta afirmación. 1993. que incluye la exigencia de tratarlos humanamente en todas las circunstancias (art. justo y debidamente establecido. Oxford. expedida por los altos mandos del ejército alemán. es razonable asumir que este procedimiento debe realizarse tan pronto como sea posible. Véase también art. The Handbook of Humanitarian Law in Armed Conflicts . Green. 188. Fleck (ed. Dado que los procesos para la determinación pueden ser considerados como equivalentes al juicio. la cual. tal como se hace hincapié en el Comentario del Protocolo I. p. The Contemporary Law of Armed Conflict. se estará cometiendo una violación del III Convenio de Ginebra y del Protocolo I (si son aplicables). o cuando a la persona capturada se le niega ese estatuto pero manifiesta tener derecho a beneficiarse de él. para la paginación de dichas referencias. p. 4 Los delegados se dieron cuenta de que las decisiones relativas a la determinación pueden acarrear «las consecuencias más graves». Oxford University Press. J. Fischer. fue aprobada como . y teniendo en cuenta que una persona puede ser hallada culpable de haber participado ilegalmente en las hostilidades.objetivos y espíritu del Convenio. hasta que un tribunal competente determine su estatuto. no es precisamente una obligación que recae sobre los Estados105. Manchester. de religión.). tienen derecho a alegar su derecho al estatuto de prisionero de guerra y a que un tribunal judicial. o grupo de personas. 5 CG III. en D. En la medida de l o posible. En la versión de la Web. de Ginebra. 5(2). si una persona.»104 Un tribunal competente debe conformarse a la luz del derecho interno y el procedimiento debe conducir a la determinación del estatuto individual. Ginebra. en Ginebra. Pictet. El tribunal no debe componerse de una sola persona. «Protection of prisoners of war». fundadas en criterios análogos (art. aunque sí una prueba contundente del compromiso de un Estado con los derechos humanos y el imperio del derecho. trabaja para la Revista Internacional de la Cruz Roja. Commentary on the Third Geneva Convention relative to the Treatment of Prisoners of War. Además. hemos optado por traducirlas para beneficio del lector hispanohablante. cuando no disponemos de la traducción oficial mantenemos la numeración de la versión en el idioma original. el estatuto debe determinarse antes del juicio penal. licenciada en Filosofía y Letras y Abogada Diploma de Honor (Universidad de Tasmania). El Estado detenedor debe establecer las normas relativas a la competencia. o cuyo estatuto no ha sido determinado aún y van a ser procesadas por la potencia detenedora por delitos cometidos en el mar co de las hostilidades. e incluir oficiales militares. como prisioneros de guerra. obviamente. 1995. no corresponderá a la del español. los Estados deben considerar que ha surgido una duda y por ello es menester aplicar la norma del artículo 5(2). de respetar su persona y honor (art. hecha anteriormente en 1941 por el Almirante alemán Canaris en protesta por la reglamentación relativa a los prisioneros de guerra rusos. ha participado en las hostilidades pero al parecer no está incluida en ninguna de las categorías de combatientes estipuladas en el Convenio. la determinación de su estatuto mediante un procedimiento rápido. a la luz del derecho internacional humanitario. RICR. pero puede ser de naturaleza militar. Comentario CG III]. civil o administrativa.C.

Estas solicitudes deben hacerse de conformidad con el art. Santa Fe de Bogotá. 839. Belsen Trial. 16 V. 11 W. (6) la población de un territorio no ocupado que. Ginebra. A. Parte III del Manual of Military Law. Director of the Washington Office of the Lawyers Committee for Human Rights». En el siglo XVII. VéaseDachau Concentration Camp Trial. A. «Statement of Eliso Ma ssimino. incluidos los de movimientos de resistencia organizados. 19 Public Prosecutor v.. de la Marina y de la Fuerza Aérea. y en el artículo 14 del CG III: «Los prisioneros de guerra ti enen derecho. 14 La definición de «duda» según el Oxford English Dictionary. Países Bajos. en todas las circunstancias. párr. sin haber tenido tiempo para constituirse en fuerzas armadas regulares. Wellington. 757. Vol. Oie Hee Koi and connected appeals. <http://www. son: «(1) los miembros de las fuerzas armadas de una Parte en conflicto. 834. y las tripulaciones de la aviación civil de las Partes en conflicto que no se beneficien de un trato más favorab le en virtud de otras disposiciones del derecho internacional.org/media/admin_gc. op. Sandoz. Lawyers Committee for Human Rights Press Release. 23 La Parte reivindica el estatuto mediante una notificación a la Potencia detenedora o a la Potencia protectora. 8 En la antigüedad. C.R. 129 -136. pár. (4) las personas que sigan a las fuerzas armadas sin formar realmente parte integrante de ellas. 829. mientras que en la Edad Media se les encarcelaba o se exigía un rescate por ellos. 7 Ibíd.). 18 Australia. (b) tener un signo distintivo fijo reconocib le a distancia. proveedores. en I. con tal de que estas milicias o estos cuerpos de voluntarios. así como los miembros de las milicias y de los cuerpos de voluntarios que formen parte de estas fuerzas armadas. 1989. al acercarse el enemigo. 20 Ibíd. 22 Sección 1-6 (b) Reglamentación del Ejército 190-8. The War Office. Directorate of Legal Services Headquarters.» 15 Merriam-Webster's Dictionary of Law 1996. Tras la Segunda Guerra Mundial.htm >. p. 9 Esto se halla estipulado como norma en el artículo 3 del Convenio relativo al trato debido a los prisioneros de guerra. «The Law of War on Land». 21 Ibíd. 1726. 27 de julio de 1929 (el Convenio de 1929 relativo a los prisioneros de guerra).C. p. «Combatants and non combatants». 322. aunque este territorio esté ocupado. No obstante. al respeto de su persona y de su honor. En el artículo 6(b) de la Carta del Tribunal Militar Internacional se estipuló que «el asesinato o el maltrato de prisioneros de guerra» constituye un crimen de guerra. The Gulf War of 1980 -1988: The Iran-Iraq War in International Legal Perspective. situación que da lugar a vacilación o incertidumbre. 1958 [en adelante Manual Militar del Reino Unido de 1958]. 12 (primer párr. (c) llevar las armas a la vista. 12 (tercer párr. es «el estado (subjetivo) de incertidumbre con respecto a la verdad o realidad de una cosa». Si esa Potencia omite la aplicación de las disposiciones del CG III por lo que atañe a cualquier aspecto de importancia. Defence Force Manual 1994.R. los prisioneros de guerra eran ejecutados.) del CG III. la Potencia que transfirió los prisioneros de guerra deberá adoptar medidas para rectificar la situación o solicitar su retorno. con tal finalidad. Judicial Committee of the Privy Council (U. 1992. Washington. Londres. 1 de octubre de 1997 [en adelante. incluidos los patrones. ADFP 37. 45.lchr. 12 Las seis categorías contempladas en el art. 1004. Personas Retenidas. teniendo éstas la obligación de proporcionarles. art. p. 1947.. mutilados o esclavizados.jurídicamente correcta por el Tribunal Militar Internacional en Nuremberg.C. 11 CG III.C. o «la condición de ser (objetivamente) incierto. D. reimpreso en American Journal of International Law. 2001 [en adelante Comentario del Protocolo I].C. p. tales como los miembros civiles de tripulaciones de aviones militares. Comentario del Protocolo del 8 de junio de 1977 adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 (Protocolo I). Fischer.K.). Protocolo I. corresponsales de guerra. durante el siglo XIX los prisioneros de guerra siguieron siendo objeto de malos tratos. tome espontáneamente las armas para combatir contra las tropas invasoras. Post (eds). (2) los miembros de las o tras milicias y de los otros cuerpos de voluntarios. Dekker y H. incluidos estos movimientos de resistencia organizados. 17 New Zealand Defence Force Interim Law of Armed Conflict Manual. reúnan las siguientes condiciones: (a) estar mandados por una persona que responda de sus subordinados. 1992. párr. 41. 4 del CG III. (5) los miembros de las tripulaciones. 122. Prisioneros de Guerra Enemigos. 4 de diciembre de 1967 [1968]. p.). Cuarteles Generales de los Departamentos (Ministerios) del Ejército. 2ª ed. 5. pp.» 13 V. . 228-229. una tarjeta de identi dad similar al modelo adjunto.). 907(3).. S. 45(1). Zimmermann (revis. y coord . (3) los miembros de las fuerzas armadas regulares que sigan las instrucciones de un Gobierno o de una autoridad no reconoci dos por la Potencia detenedora. cit. (nota 1). p. miembros de unidades de trabajo o de servicios encargados del bienestar de los militares. Reglamentación del Ejército de los Estados Unidos de 1997].. 48. HMSO Cmd 6964 (1946) p. 12 (segundo párr. los pilotos y los grumetes de la marina mercante.» 10 CG III. a condición de que hayan recibido autorización de las fuerzas armadas a las cuales acompañan. (d) dirigir sus operaciones de conformidad con las leyes y costumbres de la guerra. descrita en P. Martinus Nijhoff Publishers. un elevado número de oficiales alemanes y japoneses fueron procesados y sentenciados por el asesinato y maltrato de prisioneros de guerra. si lleva las armas a la vista y respeta las leyes y las costumbres de la guerra. art. pp. se consideró a los prisioneros de guerra como prisioneros del Estado y no como propiedad de los individuos captores. Civiles Internados y Otros Detenidos. la confusión entre combatientes y no combatientes en la guerra Irak -Irán. art. pertenecientes a una de las Partes en conflicto y que actúen fuera o dentro del propio territorio. 24 Y. Tavernier. 7 de febrero de 2002. párr. 2 W. CICR y Plaza y Janés Editores Colombia. Swinarski y B. por vez primera.

él tendrá. no se sabe si él mismo tendrá claridad al respecto (. podrá ser juzgado como un civil que ha cometido actos ilegales de hostilidad.. párr. Vol. cit. 33 La delegación danesa sugirió reemplazar las palabras «tribunal militar» por «tribunal competente». Departamento Político Federal. Berna. se emplea la palabra «competente» para denotar una de las características esenciales que ha de tener un tribunal para la determinación de cua lquier cargo criminal o de los derechos y obligaciones en un juicio de derecho. cit. no sólo no podrá beneficiarse del Convenio mencionado en el artículo 4[artículo 5]. 388. 130) como del Protocolo I (art. 42 El art. Bothe. cit. 71b.» Ibíd. citando el US Army Field Manual 27-10. IIA. en cuyo caso la acusación prescribirá.25 Ibíd. estará protegida por el III Convenio cuando reivindique el estatuto del prisionero de guerra. Ginebra. 260. lo cual significaría que «[l]as leyes de la Potencia detenedora pueden establecer que esta cuestión debe ser dirimida por un tribunal civil y no por un tribunal militar. K. 191. 4A( 6). La Haya. Vol. cit. además. 95. and W. El artículo 84 estipula que la Potencia detenedora debe hacer comparecer a la persona ante un tribunal militar. J. op. 40 Comentario del Protocolo I. 1746. (nota 35). 30 V. 1982.) re nunciar al beneficio del Convenio. párr. p. las decisiones relativas al derecho de un cauti vo a beneficiarse o no de la protección del Convenio de 1929 relativo al trato debido a los prisioneros de guerra las tomaban solamente los suboficiales. 38 Final Record of the Diplomatic Conference of Geneva of 1949 . 85 del CG III. como en la Convención Americana de Derechos Humanos de 1950. cit. op. El primer párrafo del artículo 45. A veces. a menos que la infracción haya sido simplemente una relacionada c on las hostilidades.. si se llegara a comprobar ante un tribunal competente que el civil disparó contra heridos o personal médico protegido del enemigo. p. p. (nota 24). 54. p. Bothe. Tanto en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. 260. derecho a recibir el trato de prisionero de guerra hasta tanto un tribunal competente establezca que no cumple con ninguno de los requisitos del art. 1956. en consecuencia. Si hubiere alguna duda respecto a su derecho al estatuto de prisionero de guerra. 270. probablemente. 85(4)(e)). 2ª ed. 63.. los militares y otras comisiones. durante la Segunda Guerra Mundial. 32 La delegación de la URSS señaló que «si el acusado es sentenciado por un tribunal [militar]. o cuando la Parte de que dependa reivindique ese estatuto en su favor mediante una notificación a la Potencia detenedora o a la Potencia protectora. en consecuencia. (nota 24). 29 V. p. en particular los cabos. 41 O. sino que. p. op. 28 Oxford English Dictionary.» Esta interpretación es contraria a la interpretación comú n de que una violación de las leyes de la guerra no implica para la persona la pérdida del estatuto de prisionero de guerra. 45(2) del Protocolo I estipula que: «[s ]iempre que no sea contrario al procedimiento aplicable. V..). 771. esa cuestión se decidirá antes de que el tribunal se pronuncie sobre la infracción. 5 del CG III a los combatientes contemplados en el art. «El Pacto»]. p..) Creo que las personas que han de recibir protección deberían (. New Rules for Victims of Armed Conflicts: Commentary on the Two 1977 Protocols Additional to the Geneva Conventions of 1949. automáticamente perderá su derecho al estatuto de prisionero de guerra y. Partsch y Solf. El tribunal al cual se recurre en primera instancia para la determinación del estatuto de prisionero de guerra puede ser de naturaleza civil o militar. h abiendo caído en poder de una Parte adversa. titulado «Protección de las personas que han tomado parte en las hostilidades» estipula: «La persona que participe en las hostilidades y caiga en poder de una Parte adversa se presumirá prisionero de guerra y.» 35 Comentario del Protocolo I. XV p. cuando parezca tener derecho al mismo. American Journal of International Law. Final Record of the Diplomatic Conference of Geneva of 1949 . no esté detenida como prisionero de guerra y vaya a ser juzgada por esa Parte con motivo de una infracción que guarde relación con las hostilidades podrá hacer valer su derecho al estatuto de prisionero de guerr a ante un tribunal judicial y a que se decida esta cuestión. 767. (nota 8) establece que: «Cuando. 34 El artículo 45(2) del Protocolo I estipula. No. párr. 768. se aplican los artículos 84 y 102 del CG III. V. p. pp. entre otras cosas: «La persona que. 270-271.. cit. párr.. (nota 4). op. 36 Los Estados Unidos aplicaron estas normas durante la Guerra de Vietnam. 1751. Partsch y Solf comentaron asimismo que «[u]n consejo administrativo normalmente debe estar en capacidad de cumplir e ste requisito». pero sí su enjuiciamiento a la luz del art. cit. 767. op. 37 Protocolo I. 1989.» 26 Comentario del Protocolo I. Privar a un prisionero de guerra de sus derechos a un procedimiento imparcial y regular constituye una infracción grave tanto a la luz del CG III (art. por ejemplo el UK 1958 Manual of Military Law. p. Martinus Nijhoff Publishers. 2ª ed. Solf. no obstante.» 43 Por lo que atañe a la dificultad de aplicar el art. Por consiguiente. Sin embargo. mientras que el artículo 105 especifica todos los derechos y medios de defensa de un acusado. En esta fase se excluyeron las autoridades administrativas.R. 1968. 1745. párr. párr. III. p. (nota 24). 62. 1752. 31 Final Record of the Diplomatic Conference of Geneva of 1949 . en el momento en que se reconoce el estatuto de prisionero de guerra. en vez de comparecer ante un tribunal militar que. citado en Comentario CG III. 45(2). 433. p. Vol. Draft revised or new Conventions».. cit. art. «Contemporary practice of the United States relating to international law». «La répression des crimes de guerre devant les tribunaux français et alliés» (tesis). op. op. 4A(6) (. al parecer. CDDH/III/338 citado en Comentario del Protocolo I. op. por consiguiente. Vol. La exigencia del respeto de las leyes y costumbres de la guerra es const itutiva del estatuto de combatiente . Vol. tal persona continuará beneficiándose de este estatuto y.P.. 39 Bothe. un civil ha violado el derecho de la guerra [por ejemplo] por disparar contra heridos y camilleros..» Loc. II-B. 1728. Maunoir. (nota 24). Partsch. citada en Commentario GC III. 27 Oxford English Dictionary. «XVIth International Red Cross Conference. II-B. 1989. aprobado mediante Resolución AG ONU 2200 A (XXI) d el 16 de diciembre de 1966 [en adelante. las sancionará. (nota 4). 77 (el subrayado es nuestro). p. M. seguirá gozando de la protección del III Convenio y del presente Protocolo hasta que un tribunal competente haya decidido al respecto. cit.

artículos 6 -11. 49 Legality of the Threat or Use of Nuclear Weapons in Armed Conflict . 1997.. Vol. disponible en: <http://www. cit. 63 Las siguientes garantías están est ipuladas: (1) un registro escrito de los procedimientos. 23-24.6.» Comentario del Protocolo I. Res. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Resolución 43/173 del 9 de diciembre de 1988. cit. 45(3) del Protocolo I estipula: «[l]a persona que haya tomado parte en las hostilidades y no tenga derecho al estatuto de prisionero de guerra ni disfrute de un trato más favorable de conformidad con lo dispuesto en el IV Convenio.pero sólo como criterio de grupo. XV. cit. párr. 771. «la Comisión considera que no puede afirmarse que los derechos y protecciones que a la luz del derecho internacional o interno ellos pueden reivindicar constituyen una efectiva protección jurídica por parte del Estado». 51 El art. (4) las personas podrán asistir a todas las sesiones públicas y solicitar los servicios de un intérprete si es necesario.9 (1987). XXV y XXVI. 46 Si una persona no se cataloga como prisionero de guerra. 433. UN Doc. Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. párr. p. 59 Comisión de Derechos Humanos. 47 El art. UN Doc. (5) las personas podrán llamar testigos si se encuentren . Detainees in Guantanamo Bay. 62 Ibíd. «Humanization of humanitarian law». cuando el "tribunal competente" (. 55 Se puede afirmar que el núcleo de las garantías del procedimiento regular establecidas en el art. del 2 de noviembre de 1994. (nota 55). cit. en un idioma que comprenda. HRI/GEN/1/Rev. 53 Organización de Estados Americanos. (nota 27). Ct. o hasta tanto se le otorgue dicho estatuto.) no pareció realizable recargar hasta tal punto un órgano que debía inte rvenir en el campo de batalla. T. esa persona será liberada lo antes posible y en todo caso en cuanto desaparezcan las circunstancias que hayan justificado la detención. 2. 1994/32 del 4 de marzo de 1994. Berlín. V. InterAm. HRI/GEN/1/Rev. recibe la protección conferida por el Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra del 12 de agosto de 1949 (CG IV). Resolución 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948. 1755. cit. op. 56 Comentario General n° 24 de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre las Reservas. 75(4) en el que se estipulan los derechos fundamentales a un procedimiento ordinario.. Washington. tendrá derecho en todo momento a la protección del Artículo 75 del presente Protocolo. A) NO.humanrightsnow. (nota 27) ha alcanzado un estatuto de derecho consuetudinario.htm > 54 Ibíd. 1751. Cuba: Request for Precautionary Measures.R. presa o intern ada por actos relacionados con el conflicto armado será informada sin demora. la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que dentro de las garantías «esenciales» que a la luz de la Convención Americana de Derechos Humanos no están sujetas a derogación se encuentra n el habeas corpus y el amparo. 60 Zayas. 3(1)(d) común a los cuatro Convenios de Ginebra prohíbe en todo tiempo y lugar «las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal legítimamente constituido. Salvo en los casos de detención o prisión por una infracción penal. Merits. Conjunto de Principios para la protección de t odas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión. 3 común como un reflejo de «consideraciones elementales de humanidad». UN Doc. 50 V. H. y Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos. p. AG ONU.org/oasconventionnonguantanmodetainees. Ref. artículo 4. (2) procedimientos públicos. artículo 14. 2000. y gracias a la incorporación de los derechos en las legislaciones nacionales. United States of America) . 674. D. Judgement.. 58 Comisión de Derechos Humanos. AG ONU. en términos generales D. (nota 22). 13 de marzo de 2002. V. excepto cuando se va a deliberar o cuando la seguridad pueda verse comprometida. en Weissbordt an d Wolftrum. Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre de 1948. 14 y 114.C.» 48 V. por ejemplo.» (El subrayado es nuestro). op. de las razones que han motivado esas medidas. artículos 9 y 14. Corte Internacional de Justicia. u otro similar. op. ICJ Reports 1986.R. at 14. artículos II. 61 1997 USA Army Regulation. AG ONU. en particular. Declaración Universal de Derechos Humano s. The Right to Fair Trial. ICJ Reports 1996. Weissbordt and R. Del mismo modo. la prisión o el internamiento. Meron. CCPR/C/21/Rev1/Add. pp. 44 Comentario del Protocolo I. Sección 1-16 (b). con garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados. Springer. Resolución 43/173 del 9 de diciembre de 1988. 20006. la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución mediante la cual alienta a los Estados a «establecer un procedimiento como el habeas corpus. Sin la aclaración del estatuto jurídico. 1 (1995). p. párrs. § 702 (1987). 8.. op.1 (1994). 246. habida cuenta del elevado número de Estados Partes en El Pacto (148 al 10 de julio de 2002) y de la medida en que algunos de los derechos a un procedimiento regular en él estipulados se han ido incluyendo en otros instrumentos internacionales. CDDH/III/338. Comentaro General n° 13. Opinión Consultiva OC9/87 del 6 de octubre de 1987.. 75(3) que estipula que «Toda persona detenida. más sencillo estipular estas garantías judiciales ya en la primera fase. op. Wolftrum (eds). El Comentario del Protoco lo I establece que a pesar de que «[s]eguramente hubiera sido.. aun durante los estados de emergencia»..» 52 La Corte Internacional de Justicia describió el art. p. (nota 24). 44 del Procolo I. cit. art. 3. p. (3) a las personas se les debe notificar sus derechos al inicio de su audiencia. 94. 45 O. A. Inhuman or Degrading Treatment or Punishment». 14 de El Pacto. Comentario General n° 5. el art.. at 41. XVIII. American Journal of International Law. párr. 57 Restatement (Third) of the Foreign Relations Law of the United States. Judicial Guarantees in States of Emergency . En 1994. en tanto que derecho personal no sujeto a derogación. y cualquier otra medida judicial eficaz concebida para garantizar el respeto de los derechos y libertades no derogables contemplados en la Convención. «The United Nations and the Convention against Torture and Other Cruel. at 5. también art. (nota 24). (Ser. V. op. V. no como criterio individual. en teoría.

5769-2000. (6) las personas tendrán derecho a rendir testimonio. Ministerio de Defensa del Reino Unido. Si se determinaba que eran civiles que no habían participado en las hostilidades.. 296.. 3(a). (nota 17). 67 El Manual establece que «[d]eterminar si los tribunales eran o no necesarios en materia de derecho. 80 Ibíd. 1 de febrero de 1991. 89 Ibíd. (7) las personas no podrán ser forzadas a rendir testimonio. con derecho a las protecciones acordadas a un prisionero de guerra. y (d) civiles internados que. 62.razonablemente disponibles. 35.. en los beneficios recíprocos para los cautivos americanos que cayeron en poder de los ejércitos del Vietcong y de Vietnam del Norte. párr. La razón para otorgar este trato se fundamentaba. art. p. art.. http://www. 87 Ibíd. 72 Ibíd. el Jefe del Estado Mayor de la Defensa. un oficial al mando de un comando. la decisión debía ser favorable al estatuto de prisionero de guerra. op. que será ordenado por el Jefe del Estado Mayor. 65 Ibíd. 77 UK 1958 Military Manual. en gran parte.5. sigue siendo un tema de debate: los "civiles" no habían cometido un acto de beligerancia.. art. p. 5. 74 Comentario del Protocolo I. un oficial al mando de una formación. religioso o voluntario de una sociedad de ayuda retenido. art. 82 La autoridad de estas normas emana del s. 548.. 81 G. pero si el voto se dividía en partes iguales. 94 Ibíd. «Prisoners of War and the United Kingdom». se debe llevar un registro escrito de las decisiones tomadas en cada caso. art. «Prisioners of War and War Crimes». Departamento de Justicia. 68 Directiva n° 20-5 del 15 de marzo de 1968.. LOAC [The Law of Armed Conflict at the Operational and Tactical Level] Manual 1999. la decisión debía estar acompañada de todos los documentos relevantes y era necesario entregar copia a todas las partes y a la autoridad convocante. Anexo A(7). 15(b). 93 Imprisonment of Combatants not Entitled to Prisoner -of-War Status Law.. Anexo A(6). párr. Routledge. Además.. Los detenidos pudieron recurrir a un representante legal. 5(f). 64 Ibíd. 73 Las decisiones se tomaban por mayoría de votos. párr. y tampoco existía "duda" respecto de su estatuto. 91 Law of Armed Forces Commander's Guide. . por razones de seguridad operacional o porque pueden generar incidentes durante la investigación penal. Army Code 71130. 76 «The Law of Armed Conflict». Sección 2(10). revisado 1981. Ibíd. 13(d). El tribunal puede tomar las siguientes determinaciones de consejo: (a) prisionero de guerra. y podrán cuestionar a los testigos citados por el tribuna l. 8. First Schedule of the Royal Warra nt Governing the Maintenance of Discipline among Prisoners of War 1958. 84 Las autoridades facultadas para establecer un tribunal son: el Ministerio de Defensa Nacional. 90 Australia. 135 Army Act 1955 (UK). art. cit. Cuando se decidía que un detenido no tenía derecho al estatuto de prisionero de guerra. Esto se hizo en Prisoner of War Determination of Status Regulations 1958. (nota 8). 70 Ibíd. p. Risius... 50. estar presentes durante los procedimientos. artículos 10.mil/cmhpg/books/Vietnam/Law-War/law-04. cit. 104. La orden es válida hasta «el fin de las hostilidades activas entre el Estado de Israel y la fuerza que combate a Israel de la cual es miembro el prisionero o en cuyas actividades haya participado» o hasta un tiempo previo al término de hostilidades. y 17 respectivamente. (nota 24). op. Operation Services. párr. Ibíd. art.. 912. reproducida en American Journal of International Law. ADFP 37 Supp. Anexo A(3).. ADFP 37. 85 Ibíd.army. 88 Ibíd. 6(2). V. 66 El Manual señala que en algunos casos ellos se entregaron a las fuerzas de Coalición a cambio de comida y agua. art. (b) personal retenido recomendado. párr. ella puede ordenar al comandante reconocer o no el estatuto de prisionero de guerra. Sección 1-6 (10). p. Australian Defence Force Publication. 7 de marzo de 1994. Ibíd. 13(g). párr. op. cit. nota de pie de página 3(a). 11. 92 Interim Law of Armed Conflicts Manua.. 78 Ibíd.. 1004. 8(1)(a) y (b). Vol. La prueba suficiente utilizada por el tribunal es «preponderancia de evidencia». 2. D/DAT/13/35/66. en P. V. 1. op. p.). Ibíd. p. rendir declaración y cuestionar a los testigos. 79 El Manual exige la elaboración de Reglamentos que estipulen el establecimiento de los tribunales que han de funcionar como tribunales competentes para los efectos del art. 28.. 8 de enero de 1999.. 12. Sección 1-6(g). 768. Londres. Office of the Judge Advocate General. que debe ser considerado para certificación en tanto que personal médico. el Gobernador General por Real Orden puede elaborar este reglamento en la med ida en que sea necesario para que la Ley tenga pleno efecto. 75 Citado en «Prisioners of War and War Crimes». (c) civiles inocentes que deben ser inmediatamente devueltos o liberados. y cualquier otra autoridad que el Jefe del Estado Mayor de la Defensa pueda recomendar o designar. 132. (nota 74). se les transfería a campos de refugiados». 3. Defence Force Manual 1994. 1968. 86 Si la autoridad no tiene duda respecto del derecho del estatuto de prisionero de guerra. The Gulf War 1990-1991 in International and English Law. Rowe (ed.. 1. cit. p. Ibíd. 69 Ibíd. SOR/91 -134. Camberra. aunque en la sección 9 del Geneva Conventions Act de 1958. deben ser detenidos.htm >. Ibíd. Canadá. 71 Ibíd. art. 83 Artículos 4 y 5 de Prisoner-of-War Status Determination Regulations.. art. 703. Nueva Zelanda no tiene ningún reglamento vigente relativo a la determinación del estatuto de prisionero de guerra. dependiendo de su opinión. . 104.

P e r o .american. Vol. p. 2. contempladas en el art. Guerra justa. 765. Vol. cit. s i e m p r e q u e m u r i e r a n e n u . Rubin. Vol. 4(E). notas 14-25 y textos correspondientes. «The Sixth Annual American Red Cross ± Washington College of Law Conference on International Humanitarian Law and the 1977 Protocols Additional to the 1949 Geneva Conventions». v. 100 V. «Terrorism and the laws of war». «Dealing with the detainees at Guantanamo Bay: Humanitarian and human rights obligations under the Geneva Conventions». 1743. art. (nota 35). cit. Heywood and M. Sarko.. disponible en <http://www. op. Sección Dos relativa a la práctica de los Estados con respecto al art. 260. 96 Ibíd. 2 -3.edu/hbrief/09/3guantanamo . (nota 24). E. Partsch and Solf. 147). 97 A. Depuis. op. p. 102 Citado en M. 101 V. 104 Comentario del Protocolo I. guerra de agresión y derecho internacional humanitario "Felices los que han muerto por la tierra carnal. (nota 22). p. (D) y (C). op. en particular de los Estados Unidos y el Reino Unido. Human Rights Brief. 45 del Protocolo I el derecho a un procedimiento regular. n° 3. 98 Para una discusión sobre los aspectos jurídicos concernidos. p. 1987. 45(2). 5(2). 103 Sección 1-6(b) 1997 US Army Regulation. Chlopak. Denver Journal of International Law and Policy . American University International Law Review. párr. 9. art. n° 2..wcl. Constituye asimismo una grave violación negar a una persona protegida por el art. 12. 99 Bothe. 1..cfm>. 130) como del CG IV (art. 1983. cit. Esto debe incluir las garantías judiciales para los procedimientos d e determinación del estatuto. 227.95 Ibíd. 105 Negar el derecho a un procedimiento regular constituye una grave violación tanto d el CG III (art. J. 4. n°.

n a g u e r r a j u s t a . F e l i c e s l o s q u e h a n m u e r t o p o r c u a t r o p e d a z o s d e .

" C h a r l e .t i e r r a F e l i c e s l o s q u e h a n m u e r t o c o n u n a m u e r t e s o l e m n e .

s P é g u y [ 1 ] " ¿ Q u i é n c r e e r á e n l a j u s t i c i a d e v u e s t r a g u e r r a . s i l a .

La práctica de los Estados y el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. . confirman la separación estricta que existe entre el jus in bello y el jus ad bellum. una guerra sin restricciones. estupefacto. por un lado.l i b r a n s i n m e s u r a ? " F r a n ç o i s d e L a N o u e [ 2 ] Los ataques perpetrados el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y en Washington y la "guerra contra el terrorismo" que luego se desencadenó. No cabe duda de que las consecuencias de esos acontecimientos seguirán haciéndose sentir durante meses o años y que determinarán una nueva relación de fuerzas en e l plano internacional. por otro. se pasa revista a la historia de las normas que limitan la violencia y prohíben el r ecurso a la guerra. El mundo presenció. los ate ntados asesinos del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington. cientos de millones de mujeres y hombres vieron en dir ecto cómo las Torres Gemelas del World Trade Center se incendiaban y. y la emoción que esos acontecimientos trágicos provocaron está lejos de haber sido superada. que entró en vigor el 1 de julio de 2002. la relación entre las causas de un conflicto. una vez más. súbitamente colocaron al derecho internacional humanitario en el candelero y pusieron de manifiesto. En este artículo. Existen razones imperiosas para mantener el principio de igualdad de los beligerantes respecto del derecho de la guerra. luego. y el respeto de normas relativas a la conducción de las hostilidades y la protección de las víctimas de guerra. la teoría de la aplicación discriminatoria de las leyes y costumbres de la guerra produce el mismo resultado inaceptable -es decir. la aplicación del jus in bello sigue siendo independiente de las causas de la guerra. se derrumbaban. En las pantallas de televisión. incluso en una guerra de agresión. A pesar de la prohibición general de la guerra que figura en la Carta de las Naciones Unidas. y se debe rechazar toda aplicación discriminatoria del derecho internacional humanitario. Cualesquiera sean las intenciones morales y legales.que la idea según la cual las guerras de agresión no están cubiertas por el derecho internacional humanitario.

Durante mucho tiempo. Como la derrota bastaba para probar la culpabilidad de los vencidos. Vattel comprueba que es casi imposible determinar cuál de los dos beligerantes defiende una causa justa. Grocio (1583 -1645) sienta las bases de un derecho internacional basado en el derecho positivo y fija así los primeros jalones que llevarán a la aprobación de leyes y costumbres de la guerra que están actualmente en vigor. que eran respetadas por los pueblos que pertenecían al mis mo grupo cultural y que honraban a los mismos dioses. las guerras de religión y. Sin embargo. [3] En Europa. Por ello. sea cual fuere su número. al menos en lo que co ncierne a los efectos externos y hasta que se decida sobre la causa. demasiado a menudo. y en este punto su enseñanza contrasta claramente con las costumbres de esa época. por primera vez." [6] Vattel no recusa abiertamente. como las naciones son iguales e independientes. puede suceder que ambos contendientes obren de buena fe. cuya terrible imagen reproducen los grabados de Jacques Callot. la Historia también nos enseña que todas las civilizaciones se han esforzado por imponer límites a la violencia. los sufrimientos y el luto que toda guerra deja a su paso. Vattel reconoce a los dos adversarios ese margen de incert idumbre y el beneficio de la buena fe que de él se desprende.[4] No obstante. Límites a la violencia Sin embargo. Además. la doctrina de la guerra justa. incluso en caso de guerra civil. [7] A partir de ese margen de indeterminación y de tolerancia se desarrollarían. se los podía masacrar o someter a esclavitud. la otra lo cuestiona. es de Vattel (1714 -1767) el mérito de haber cuestionado. se olvidaban esas normas cuando había que librar batalla contra enemigos que no hablaban la misma lengua o que veneraban a otros dioses. ambas partes pueden tener el mismo derecho a recurrir a las armas. en toda causa sujeta a duda. las armas de ambas partes beligerantes deben considerarse legítimas.Esos atentados y el conflicto que sumió a Afganistán despertaron interés por el derecho internacional humanitario y plantearon. los horrores de los siglos pasados palidecen con respecto a las masacres y los crímenes a los que llevaron las cruzadas ideológicas del siglo XX: guerra civil rusa.[8] . Se acusaba al enemigo de sostener una causa injusta y se lo hacía responsa ble de las privaciones. las consecuencias que solía acarrear: "La guerra no puede ser justa por ambas partes. puesto que admite que la guerra no puede ser justa por ambas partes. Luego. "Guerras santas". como los Estados son soberanos y no pueden ser juzgados sin su consentimiento. Pero. "guerras justas". con renovada agudeza. la Historia muestra que. por otra. pues. las leyes y costumbres de la guerra. pero que demasiados teólogos. se apresuraron a justificar en nombre del Evangelio. Y en una causa dudosa. pero la relativiza y la priva de sus conse cuencias. por lo general. abrieron el camino para el r econocimiento de normas de alcance universal. Efectivamente. por una parte. en la práctica y la voluntad de los soberanos y los Estados. Con demasiada frecuencia se han valido de ese argumento para negar toda conmiseración a sus adversarios y para justificar las peores concusiones. en gran medida. Los padres del derecho internacional contribuyeron de manera decisiva a la aprobación de normas destinadas a contener la violencia de la guerra. Ambos pueden estar de buena fe persuadidos de que defienden una causa justa. la Guerra de los Treinta Años dieron lugar a crímenes espantosos. incluso a esa forma institucionalizada de violenci a que se llama guerra. es decir. los cronistas relataron sin pestañear las masacres con las que los c ruzados mancharon su victoria en la toma de Jerusalén. generalmente de inspiración religiosa. [5] no obstante. se trató de normas consuetudinarias. la otra la niega. Son dos personas que s e disputan por la verdad de una proposición. Guerra justa y respeto del derecho internacional humanitario Desde siempre. al menos. los beligerantes que. la cuestión de las relaciones entre las causas de un conflicto. de uno y de otro lado. reivindican una causa trascendente resultan culpables de los peores excesos. Una se atribuye un derecho. Si bien mantiene su adhesión a la doctrina escolástica de la guerra justa. guerra de España y Segunda Guerra Mundial. y unas no pueden erigirse en jueces de otras. cuando no la doctrina de la guerra justa. más tarde. no se puede determinar con seguridad de qué lado se encuentra el derecho. con prontitud. Al inscribir esas normas en el derecho positivo. pues la limitación de la violencia es la esencia misma de la civilización. Es imposible que dos sentimientos contrarios sean verdaderos al mismo tiempo. los Estados y los pueblos que han empuñado las armas han af irmado hacerlo por una causa justa. una denuncia una injuria. y el respeto de las normas que rigen la conducción de las hostilidades y protegen a las víctimas de la guerra. capaces de trascender las líneas de fractura de las culturas y las religiones. Así. "guerras sagradas".

que rigen los medios y métodos de combate y prohíben los ataques indiscriminados. una verdad o una religión. resultado de los Tratados de Westfalia (1648). se reconocen dos medios principales de limitar la violencia en la guerra: y las normas relativas a la conducción de las hostilidades. los Estados contratantes declararon que condenaban " el recurso a la guerra para solucionar diferendos" y que renunciaban a él "como instrumento de política nacional". La guerra era un acto de gobierno. La guerra era un atributo de la soberanía. así como de los combatientes heridos o los que se rendían a discreción. Algunas normas son comunes a ambos. Tal era la convicción jurídica de los Estados y la posición dominante de la doctrina durante el Antiguo Régimen y en el siglo XIX. las condiciones de aplicación de las normas humanitarias? [11] En todos los conflictos recientes . que estos dos cuerpos de normas son interdependientes y complementarios. así como los medios pérfidos. Hoy día. el contexto es otro: el recurso a la guerra fue limitado por el Pacto de la Sociedad de las Naciones. y se consideró sólo un medio. que pusieron fin a la Guerra de los Treinta Años. Del mismo modo. La Carta de las Naciones Unidas prohíbe todo recurso a la fuerza en las relaciones internacionales. En el Pacto de París. Señalemos. . El surgimiento de los Estados nación permitió. si se consideran los efectos en tierra de los bombardeos aéreos. así como en la Declaración de San Petersburgo y en los Convenios de La Haya de 1899 y 1907. los ataques dirigidos contra no combatientes. De manera general. que actualizaron tanto las disposi ciones relativas a la conducción de las hostilidades. y a las normas qu e protegen a las poblaciones civiles. 1906. las armas que puedan provocar sufrimientos desproporcionados respecto del objetivo de la guerra. el de la autonomía de las normas que rigen las relaciones recíprocas de los beligerantes ( jus in bello) respecto de las normas relativas a la reglamentación y la prohibición del recurso a la fuerza ( jus ad bellum): ¿el hecho de que uno de los adversarios haya desencadenado una guerra de agresión puede modificar las condiciones de aplicación del jus in bello y. Así.El surgimiento de los Estados nación en la Europa de los siglos XVII y XVIII iba a modificar radicalmente la concepción que los hombres tenían de la guerra y la suerte reservada a sus víctimas. desproporcionados respecto del único objetivo legítimo que pueden proponerse en la guerra: debilitar las fuerzas militares del adversario. asimismo. no obstante. y las normas que protegen a los no combatientes y a las personas que han sido puestas fuera de combate: militares heridos y enfermos. los Estados aceptaron renunciar a procedimientos desleales y se prohibió el empleo de ciertas armas. si se las considera desde el punto de vista del aviador. 1929 y 1949. por lo demás. el Estado que la emprendía era el único que decidía sobre los motivos que lo impulsaban a tomar las armas. Entonces. fácilmente reconocibles por los recargados uniformes. Esta cuestión plantea un problema más general. la cuestión que se plantea es si un beligerante puede invocar que es víctima de una agresión para liberarse de las obligaciones que le impone el derecho internacional humanitario y negarse a respetar sus normas. y en la mayor parte de los casos los dos. náufragos. Merced a un nuevo orden europeo. de solucionar un diferendo entre dos soberanos que no se reconocen juez común alguno. Estos dos grupos de normas se reúnen en los Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra. La prohibición del recurso a la guerra y el derecho internacional humanitario La mayor parte de las normas de derecho humanitario fueron aprobadas en una época en que el recurso a la guerra era lícito. que podían causar sufrimientos indecibles. con excepción de la acción coercitiva colectiva prevista en el Capítulo VII y del derecho de legítima defensa individual o colectiva reservado por el artículo 51. en particular en los Convenios de Ginebra de 1864. en particular. como las que protegen a las víctimas de la guerra. muy imperfecto. miembros del personal sanitario de las fuerzas armadas y poblaciones civiles. luego prohibido por el Pacto de París (o Pacto Briand-Kellogg)[10] y la Carta de las Naciones Unidas. como las balas explosivas y las armas tóxicas. del 8 de junio de 1977. era lícita cuando era un acto de gobierno. [9] Esas normas fueron codificándose progresivamente. uno u otro de los beligerantes. que de ningún modo participaba en los combates. las normas que limitan los bombardeos aéreos indiscriminados pertenecen al derecho de la conducción de las hostilidades. prisioneros de guerra. la aprobación de normas tendentes a contener el flagelo de la guerra. debía respetarse la vida de la población civil. los Estados se combatían por intermedio de sus fuerzas ar madas. la guerra dejó de percibirse como el medio para hacer triunfar un dogma.

nadie está obligado a observar las normas del derecho de la guerra respecto del beligerante que ha transgredido la primera de ellas. La aplicación diferenciada del derecho internacional humanitario en caso de guerra de agresión La segunda solución exige un examen más detallado. por último.han declarado que no hacían más que ejercer su derecho de legítima defensa para rechazar una agresión de la que ellos o sus aliados eran víctimas. esta solución propicia la licencia más absoluta y un salvajismo frente al que los horrores de las guerras de antaño parecerán insignificantes. este Estado sigue estando regido por todas las obligaciones dimanantes de ese derecho. ya sea en el orden interno o en el internacional. . b) dado que la guerra de agresión constituye el crimen de guerra por excelencia. Así se l lega a una aplicación diferenciada de las leyes y costumbres de la guerra. el Estado agresor se pone a sí mismo en la posición de un fuera de la ley. de las normas del derecho humanitario.[12] En este sentido. las leyes y costumbres de la guerra no se aplican a ninguno de los beligerantes. intentaron amoldar ese argumento en una teoría jurídica por la que se proponía subordinar la aplicación del jus in bello al jus ad bellum. los partidarios de una aplicación diferenciada de las leyes y costumbres de la guerra esgrimen tres argumentos: a) la justicia exige una distinción absoluta entre el agresor y la víctima de la agresión. se compromete la responsabilidad penal de los individuos que personalmente asumieron la responsabilidad de haber preparado. la primera solución lleva a resultados absurdos y monstruosos. especialmente en Est ados Unidos y en la Unión Soviética. por esa razón. Se alzaron voces para afirmar que . los beligerantes estaban eximidos de las obligaciones dimanantes de las leyes y costumbres de la guerra y que la víctima de una agresión no estaba obligada a respetar las normas respecto de su agresor. En esencia. Por otra parte. por el contrario. c) en virtud de la máxima "ex iniuria jus non oritur". en otras palabras. como en el sistema de la Carta no puede haber guerra si no es como consecuencia de una agresión. Efectivamente. pues siguen aplicándose al Estado agresor todas las obligaciones inherentes a su calidad de beligerante. en cambio. el Estado agresor no puede gozar de derechos que se fundarían en un acto ilícito. No se puede poner en duda. desde esta perspectiva. debería condenar claramente al agresor. se debe admitir que en caso de agresión. pues éste da lugar y abarca a todos los demás. Algunos autores. el crimen internacional por excelencia. lo cual es absurdo. o y se considera que la ilicitud del recurso a la fuerza tiene como único efecto privar al Estado agresor de los derechos conferidos por el jus in bello. la aplicación de medidas coercitivas colectivas previstas en el Capítulo VII de la Carta.[13] La hipótesis según la cual se descarta el derecho internacional humanitario en caso de guerra de agresión Sólo en el caso de la primera solución se producen todas las consecuencias que derivan lógicamente de una eventual subordinación del jus in bello al jus ad bellum. que el derecho internacional contemporáneo establece tal distinción en lo que concierne especialmente al derecho de legítima defensa individual o colectiva. la adquisición de territorios. Pero se la debe rechazar sin vacilaciones. Por último. no es legítimo que el derecho humanitario ubique en el mismo plano al Estado agresor y al que resiste a la agresión. [15] ¿Cuál es la pertinencia de estos argumentos? Es evidente que la prohibición de la amenaza y el empleo de la fu erza en las relaciones internacionales sólo tendría un valor platónico si no estuviera acompañada de sanciones. bajo la forma particular de una distinción entre el agresor y la víctima de la agresión. Se plantea entonces la cuestión de determinar si la ilicitud del recurso a la fuerza puede justificar también una aplicación discriminatoria de las normas que rigen las relaciones recíprocas de los beligerantes y. Consecuencia de una abdicación del derecho. desencadenado o dirigido una guerra de agresión. en particular. y nadie lo hace. una función particular del derecho es regir situaciones de hecho que resultan de un acto ilícito. abriendo las puertas de la guerra. obstaculizando la acción del agresor. así como las reparaciones al término de las hostilidades. mientras el Estado víctima de la agresión está liberado de toda obligación r especto de su adversario. se pueden adoptar dos soluciones: y se considera la guerra de agresión como un acto ilícito. los tratados impuestos por el agresor a su víctima. las relaciones con l os terceros Estados. habría que sostener que los Estados han elaborado normas desprovistas de un ámbito de aplicación. que escapa a toda reglamentación. [14]Además. el derecho humanitario debería auxili ar a la víctima de la agresión.

si no fuera así. porque supone que el criminal está automáticamente despojado de toda protección legal. no se pueden desconocer las dificultades inherentes a la designación del agresor. La resolución 3314 (XXIX). está lejos de constituir una verdadera definición. del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia. es el más atractivo desde el punto de vista moral. Efectivamente. siquiera todos los miembros de sus fuerzas armadas. la guerra de agresión no puede tener como efecto colocar al Estado agresor fuera de las fronteras del derecho. medidas coercitivas colectivas. religiosa. Ademá s. racial. [16] Pero sobre todo. La designación del agresor Efectivamente. especialmente bajo la forma del derecho de legítima defensa individual o colectiva.Esta cuestión debe examinarse desde la doctrina y a la luz del derecho positivo. en primer lugar. no es ni más ni menos que el hecho que provoca la aplicación de esas normas convencionales o consuetudinarias. La máxima "ex iniuria jus non oritur " no tiene. económica u otra. A pesar de las múltiples deliberaciones que se han efectuado durante más de medio siglo en instancias internacionales. Además. Además. ni el Pacto Briand-Kellogg ni la Carta incluyen tal definición. la nulida d de los tratados impuestos por la amenaza o por el empleo de la fuerza. nada dice prácticamente acerca de las formas de agresión indirecta que caracterizan a nuestra época. en particular cuando se trata de conceptos tomados del derecho penal. una actitud discriminatoria por parte de terceros Estados. haciendo reserva del caso de guerras de liberación nacional. excluyendo toda consideración de índole política. ninguna otra pertinencia en lo que concierne a la cuestión planteada. no se puede llegar a la conclusión. suponiendo que se la reconozca como uno de los principios generales del derecho. Sin embargo. ninguna exigencia de justicia o de equidad podría justificar que todos los naturales de un Estado o. Si una casa se incendia. Por ser un acto ilícito. Por último. no se ha logrado un acuerdo general y obligatorio sobre la definición de agresión. sean considerados como criminales por el solo hecho de pertenecer a un Estado calificado como agresor. de que es culpable el conjunto de los miembros de sus fuerzas armadas o cada uno de sus ciudadanos. lo cual ningún orden jurídic o toleraría. reparaciones impuestas al agresor al término de las hostilidades. no es la guerra la fuente de los derechos y obligaciones relativos a las leyes y cost umbres de la guerra. si fuese de otro modo. su aplicación al caso en cuestión resulta de una confusión doble: en el plano de la lógica for mal. En cualquier Estado regido por el derecho. el motivo del recurso a las armas. que la máxima " ex iniuria jus non oritur" tiene importantes excepciones. aprobada el 14 de diciembre de 1974 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Falaz. el delincuente sigue sometido al derecho penal y goza de la protección que ese derecho confiere cualquiera que sea la gravedad del delito que se le imputa. sino los convenios humanitarios en lo que concierne a las obligaciones y los derechos allí estipulados. una confusión entre la fuente de un derecho o una obligación y el hecho que da lugar a la aplicación de ese derecho o de esa obligación. cualquiera sea su calificación. claramente. queda el argumento que se basa en la exigencia de justicia o de equidad. apartado 1. de manera que no es seguro que se pueda reconocer en ella uno de los principios generales del derecho mencionados en el artículo 38. la injerencia extranjera en caso de guerra civil. el damnificado recibirá el crédito del asegurador no en virtud del incendio. la transposición es engañosa y falaz a la vez. algunas consideraciones imperiosas exigen que se mantenga el principio de igualdad de los beligerantes ante el derecho de la guerra. y el derecho consuetudinario en lo que concierne a los derechos y obligaciones que de él derivan. tanto en el orden interno como en el internacional. el derecho humanitario sólo establece una igualdad: la que se basa en el derecho de todas las víctimas a ser tratadas conforme al principio de humanidad. la ocupación con conse ntimiento de un Gobierno fantoche. se debe descartar el argumento que equipara al Estado responsable de una agresión con un "fuera de la ley". la guerra de agresi ón implica una sanción. [19] por su parte. En la doctrina se comprueba. el conflicto armado. una confusión entre la causa y el accidente. ningún propietario se molestaría en pagar las primas. puesto que una definición capaz de provocar efectos jurídicos debe fundarse en elementos objetivos y verificables. En el caso que nos ocupa. que es incompatible con una verdadera definición. los atentados terroristas. Del mismo modo. no reconocimiento de las adquisiciones territoriales realizadas por la fuerza. Siempre se debe desconfiar de las transposiciones del derecho interno al derecho internacional. o incluso varias sanciones. En cambio. pues.[17] Asimismo. Engañosa. letra c. etc. a partir de la responsabilidad internacional del Estado. sino del contrato de seguro. porque equipara la responsabilidad internacional del Estado con la responsabilidad penal del delincuente.[18] Por último. este argumento desconoc e totalmente el objeto del derecho humanitario: éste no ubica en el mismo plano al agresor y a la víctima de la agresión. en el plano jurídico. [20] en la resolución 3314 se toma en cuenta un elemento esencialmente subjetivo. [21] . la única función del derecho humanitario es proteger a la persona humana como tal. militar. ideológica. pues no tiene competencia para hacerlo. Sin duda. sean o no partes en los convenios humanit arios. esa resolución no vincula al Consejo de Seguridad. Es evidente que se deben descartar los prin cipales argumentos aducidos para sostener una aplicación discriminatoria del jus in bello. los beligerantes tendrían derechos y obligaciones idénticos. como la subversión. pero. etc. ése no es el caso.

que no tendría ningún derecho. [23] ¿Es posible superar esta dificultad confiando a un órgano competente la responsabilidad de resolverla designando en cada caso el agresor? Incumbe al Consejo de Seguridad determinar la existencia de una amenaza contra la paz. Pero de ese modo las dificultades tampoco quedan resueltas: en ausencia de criterios jurídicos que vinculen al Consejo de Seguridad. debates preliminares sobre la cuestión. dada la estructura actual del sistema internacional. la verificación de una agresión requiere el voto afirmativo de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.La aprobación del Estatuto de la Corte Penal Internaci onal. sin estar sometida a ninguna obligación. Esta concepción denota una profunda falta de comprensión del derecho de la guerra en general. todas las obligaciones incumben al Estado agresor. la decisión de este órgano no puede ser sino un acto político. pero también protege a la Parte adversa. la Corte no tendrá competencia sino en lo concerniente al crimen de genocidio. Es el caso del emblema de la cruz roja y de la media luna roja: el emblema protege las instalaciones sanitarias sobre las que está colocado. tras la ocupación de Kuwait por Irak. hasta la fecha. hasta ahora. grande es la tentación de prescindir de la decisión del Consejo de Seguridad. los Estados no lograron entenderse acerca de una definición del crimen de agresión. correspondientes al estallido de la guerra de Corea. suponiendo que se pueda superar esta dificultad y que una constelación política excepcional permitiera al Consejo de Seguri dad tomar una decisión en condiciones que no dejarían lugar a ningún cuestionamiento. el 17 de julio de 1998. El grupo de trabajo que trató la cuestión del crimen de agresión en la Comisión Preparatoria de la Corte Penal Internacional sólo ha mantenido.[25] Además. el Consejo podrá tomar tal decisión sólo en circunstancias absolutamente excepcionales. la . un quebrantamiento de la paz o un acto de agresión. Efectivamente. 77 Estados se hicieron partes en ese instrumento. a los crímenes contra la humanidad y a los crímenes de guerra. [28] Ahora bien. [24] En virtud del artículo 25 de la Carta. Por consiguiente. Esa disposición será compatible con las disposiciones pertinentes de la Carta de las Naciones Unidas ". como las de junio y julio de 195 0. En tales condiciones. ni de las modalidades de ejercicio de la competencia de la Corte al respecto. o las del verano y otoño de 1990. esta determinación es válida erga omnes. Derechos que no implicarían ninguna obligación y obligaciones que no implicarían ningún derecho La teoría de la aplicación discriminatoria del derecho de la guerra postula la posibilidad de separar los derechos de las obligaciones dimanantes de ese derecho. Efectivamente. respecto del cual no se sabe cómo podría surtir efectos jurídicos. el Consejo se paralizará cada vez que la agresión provenga de un miembro permanente. sino proteger a la persona humana mediante la instauración de estatutos objetivos que imponen derechos y obligaciones a ambos beligerantes. En cuanto al juicio de la opinión pública. la teoría de la aplicación discriminatoria del jus in bello conduce a la inaplicación de ese derecho por ambas partes: cada uno de los beligerantes considera a su adversario como el agresor e invoca esa verificación para eximirse de observar las normas del derecho de la guerra. [26] por lo tanto. se dispone que " [l]a Corte ejercerá competencia respecto del crimen de agresión una vez que se apruebe una disposición de conformidad con los artículos 121 y 123 en que se defina el crimen y se enuncien las condiciones e n las cuales lo hará. las leyes y costumbres de la guerra no tienen por objeto conferir a los beligerantes derechos subjetivos que no implicarían ninguna obligación. de uno de sus aliados o de uno de sus clientes. En el artículo 5. no menos graves. en ninguna disposición de la Carta se atribuye tal competencia a la A samblea General. es suficiente con preguntarse quién asumirá el papel de intérprete para comprender hacia dónde conduce esa pendiente resbaladiza: a la verificación unilateral de la agresión por parte de cada Gobierno. y del derecho humanitario en particular. ni obligaciones que no implicarían ningún derecho. mientras que la ví ctima de la agresión gozaría de derechos ilimitados. puesto que todos los Estados miembros de las Naciones Unidas están obligados a aceptarla. Del mismo modo. se presentarían otras dificultades. quienes abogan por una aplicación discriminatoria del derecho de la guerra han propuesto remitirse a una resolución de la Asamblea General [27] o al juicio de la opinión pública. pue s las instalaciones señaladas con el emblema no podrán ser utilizadas para acciones hostiles. aparte de los previstos en la Carta o en otras disposiciones convencionales. Por otra parte. del Estatuto de la Corte. [22] pero hasta que no se logre un acuerdo sobre esta cuestión. en ese caso. no resolvió esta dificultad. Pero ninguna disposición de la Carta autoriza una aplicación discriminatoria del jus in bello en las relaciones recíprocas de los beligerantes. El Estatuto entró en vigor el 1 de julio de 2002 y. En ese caso también se estaría abriendo las puertas al desencadenamiento de una violencia desenfrenada. apartado 2. En ausencia de un procedimiento jurídico centralizado y obligatorio que permita verificar la agresión en todos los casos a partir de criterios jurídicos precisos y de una manera que se impondría del mismo modo a todos los beligerantes.

[31] Por último. pero también protege al adversario en la medida en que las personas civiles saben que no podrán realizar acciones hostiles sin comprometer la inmunidad que las protege. es ilusorio esperar que un soldado respete las leyes y costumbres de la guerra. cuando se lo ha declarado fuera de la ley por el solo hecho de pertenecer a un Estado calificado de agresor. prisioneros de guerra. desencadenado o conducido una guerra de agresión. la teoría de la aplicación discriminatoria de las leyes y costumbres de la guerra lleva. responde a una . al Estado y a sus natur ales. Ninguna argumentación jurídica permitirá imponer a un combatiente el respeto de un régimen protector cuya protección previamente se le niega. entonces. cada combatiente sabe por intuición que puede. el espíritu caballeresco. Similarmente. la preocupación por la suerte de los camaradas de combate caídos en poder de la Parte adversa y. la de sus seres queridos o la de su s camaradas de combate. además. miembros del personal sanitario de las fuerzas armadas. al mismo resultado que la concepción según la cual la guerra de agresión escapa a toda reglamentación. la aplicación discriminatoria de las leyes y costumbres de la guerra tropieza con una imposibilidad práctica. ya no se está en presencia de una aplicación unilateral del derecho. quizá. Como vemos. se espera que respeten a los enemigos heridos y a los que se rinden a discreción. Los diplomáticos y los juristas a veces tienden a razonar como si e llos mismos fueran los destinatarios primeros de las normas del derecho de la guerra. Su aplicación responde a una exigencia de humanidad. De todos modos. prisioneros de guerra. Se pueden hacer las mismas observaciones en lo que respecta a la prohibición de la perfidia. el respeto de las treguas y los armisticios. sino frente a la licencia y la anarquía. pues limita las categorías de personas que pueden realizar actos hostiles. No se puede exigir a un adversario que respete las leyes y costumbres de la guerra. la subsistencia de un sentimiento de humanidad que el horror de la guerra moderna no ha borrado totalmente.distinción entre combatientes y no combatientes tiene por finalidad principal proteger a la población civil. ya que el principio de humanidad conlleva el respeto de las víctimas de la guerra en toda circunstancia y sin importar a qué lado pertenezcan. náufragos. Pero. cuando se lo declara despojado. no es posible separar los derechos de las obligaciones sin destruir a ambos y sin deshacer las normas. Responde a una exigencia de orden público. en definitiva. ¿Cuál es su situación? Cada nación espera que sus soldados resistan sufrimientos y privaciones. Los destinatarios primeros de las normas. el principio de igualdad de los belig erantes ante el derecho de la guerra debe mantenerse. en caso de captura. son los combatientes. según la evolución aleatoria del combate. es decir la guerra sin limitaciones. Represalias y reciprocidad La aplicación discriminatoria del derecho humanitario constituye. la protección de ese estatuto. aquellos de quienes. Como vemos. internados civiles y poblaciones de territorios ocupados. además. encontrarse en situación de tener que ampararse en la protección del derecho humanitario. personas civiles o bienes de carácter civil[30] también constituyen un obstáculo para un a aplicación diferenciada del derecho internacional humanitario. al tiempo que pueden pretender. en la práctica. cuando se quiebran esos equilibrios. Nada fácil es la tarea. En cambio. [29] El derecho de la guerra está construido en base a un conjunto de equilibrios entre derechos y obligaciones. la disciplina militar. el mantenimiento del orden y la seguridad en territorio ocupado. se opta p or volverse contra los que están al alcance de la mano: heridos y enfermos. eso no es así. Desde este punto de vista. una forma de represalia: como es imposible capturar a quienes son responsables personalmente de haber preparado. la protección de los parlamentar ios. que acepten la muerte de sus camaradas y que estén dispuestos a sacri ficar la propia vida. de todos los derechos que esas leyes les confieren. etc. El principio de igualdad de los beligerantes ante el derecho de la guerra Por consiguiente. Esta imposibilidad psicológica es consecuencia de una contradicción fundamental en el plano de la lógica formal: la contradicción que consiste en considerar como ilícitos todos los actos de guerra cometidos por el lado al que se reputa de agresor. depen de el respeto o la violación de las leyes y costumbres de la guerra. dudará en transgredir normas de las que puede depender su subsistencia. el estatuto de prisionero de guerra protege al cautivo y a la Potencia adversa. cualesquiera sean las intenciones morales o jurídicas que la hayan inspirado. con todo el respeto que merecen esas dos eminentes corporaciones. aun exigiendo que ese lado respete la distinción entre los actos de guerra lícitos a tenor de las leyes y costumbres de la guerra y los actos de guerra intrínsecamente ilícitos porque se cometen en violac ión de las leyes y costumbres de la guerra. al tiempo que se declara que cada uno de sus actos será tratado como un crimen de guerra por el solo hecho de haber sido cometido en el contexto de una guerra de agresión. en la medida en que la sola aplicación de este principio permite evitar el desencadenamiento ilimitado de violencia. No es menos quimérico esperar que un Estado respete las leyes y costumbres de la guerra. todas las disposiciones de los Convenios de Ginebra y de sus Protocolos adicionales que prohíben las represalias contra militares heridos o enfermos. podrán incitar al respeto de esas normas. Por último. Al mismo tiempo.

De ese modo se dio a entender que lo s actos conformes a las leyes y costumbres de la guerra no serían sancionados. Esta interpretación está confirmada por el Comentario de los Convenios de Ginebra." Esta disposición subraya la fuerza obligatoria de los Convenios de Ginebra. es decir "las violaciones de las leyes y costumbres de la guerra ". [38] y sobre todo." [40] La Conferencia Diplomática sobre la reafirmación y el desarrollo del derecho internacional humanitario. que se celebró en Ginebra de 1974 a 1977 para actualizar el derecho internacional humanitario y . pues. el principio de igualdad soberana de los Estados. Efectivamente. el desencadenamiento o la prosecución d e una guerra de agresión o de una guerra que viola los tratados. que es por cierto el instrumento de derecho internacional que más lejos llegó en la condena de la guerra de agresión. ni el Pacto de la Sociedad de las Naciones ni el Pacto de París atentaron contra el principio de igualdad de los beligerantes ante el derecho de la guerra. [39] En el artículo 2 común. El Estatuto del Tribunal Militar Internacional (Tribunal Internacional de Nuremberg). [35] El Tribunal respetó escrupulosamente la distinción entre crímenes contra la paz y crímenes de gue rra. " el derecho de la guerra civiliza la guerra justa y la guerra injusta por igual ". la preparación. cuya aplicación no puede subordinarse a cualquier apreciación relativa a la licitud o la ilicitud del recurso a la fuer za. se precisa además que los Convenios se aplican " en caso de guerra declarada o de cualquier otro conflicto que surja entre dos o varias Altas Partes Contratantes". Consideró que sólo eran crímenes de guerra los actos cometidos en violación de las leyes y costumbres de la guerra. en anex o al Acuerdo sobre el enjuiciamiento y el castigo de los grandes criminales de guerra de las Potencias europeas del Eje. La p rotección y la atención que se ha de proporcionar a los heridos y a los enfermos no varía en modo alguno en función de si la guerra es "justa" o "injusta". provenga esa apreciación de las Partes en el conflicto o de un organismo internacional. por la disposición que figura en el artículo 1 común a los cuatro Convenios: "Las Altas Partes Contratantes se comprometen a respetar y a hacer r espetar el presente Convenio en todas las circunstancias. el Tribunal admitió que lo s acusados podían invocar el ejercicio de los derechos previstos por el jus in bello. las jurisdicciones nacionales encargadas de enjuiciar los crímenes de guerra cometidos durante la Segunda Guerra Mundial aplicaron los mismos principios.exigencia de civilización. también mantuvo de manera perfectamente clara y límpida la distinción entre los crímenes contra la paz. tal como señalaba Bluntschli.[32] Estas conclusiones concuerdan cabalmente con el derecho positivo. la Carta de las Naciones Unidas no contiene ninguna disposición que modifique las condiciones de aplicación del derecho de la guerra en las relaciones recíprocas de los beligerantes. cuyo carácter ilícito demostró haciendo referencia a los Convenios de Ginebra o a los de La Haya. aunque hubiesen sido perpetrados en el contexto de una guerra de agresión. por medio de la prohibición de las represalias contra las personas y bienes protegidos por esos Convenios. por un lado. confirmando así la autonomía del jus in bello respecto del jus ad bellum. publicado bajo los auspicios del Comité Internacional de la Cruz Roja: "La aplicación del Convenio no depende de la índole del conflicto. instituido en 1930 por el Consejo de la Sociedad de las Naciones (SDN) para estudiar las modificaciones que habían de hacerse al Pacto de la SDN. sea cual fuere la calificación de esas operaciones. sino también de delito internacional que implica la responsabilidad penal de los individuos a los que se imputa la responsabili dad de la preparación y el desencadenamiento de una guerra de agresión. y los crímenes de guerra. [36] Por este medio. reconoció expresamente que el jus in bello seguía siendo aplicable y conservaba toda su pertinencia en caso de resistencia a la agresión o cuando se tomaran medidas de política internacional. la Carta reafirma. aunque hubieran participado en una guerra de agresión. En cambio. para que concordara con el Pacto Briand-Kellogg. es decir " la conducción. la cual no sólo es calificada de acto ilícito que implica la responsabilidad internacional del Estado. firmado en Londres el 8 de agosto de 1945. el Tribunal confirmó el principio de igualdad de los beligerantes ante el derecho de la guerra y la autonomía del jus in bello respecto del jus ad bellum. En su gran mayoría.[37] Los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 confirmaron en dos aspectos el principio de igualdad de los beligerantes por lo que atañe a la aplicación del derecho humanitario. por otro. El "Comité de los Once". En cambio. [34] del cual forma parte el principio de igualdad de los beligerantes ante el derecho de la guerra.[33] Del mismo modo. garantías o acuerdos internacionales ". sin rest ricciones. si es una guerra de agresión o de resistencia a la agresión.

aprobada por el Consejo de Seguridad el 27 de junio de 1950. si bien afirmaba que era víctima de una agresión por parte de la República Popu lar de China. sin discusión ni oposición. por consiguiente. que se basaba en la resolución 678 (1990). extrajo de ello co nclusiones concretas en el plano de la aplicación del derecho humanitario y de las actividades del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).. aunque varios de ellos se hayan perpetrado simultáneamente. El Estatuto de la Corte Penal Internacional confirma la autonomía del jus in bello respecto del jus ad bellum. Tal a ctitud contradiría el espíritu y la letra de los Convenios de Ginebra y del Protocolo adicional I. [45] El Gobierno de la República socialista de Vietnam se basó en el mismo argumento en el caso del conflicto entre China y Vietnam en febrero de 197 9. Desde la aprobación de la Carta de las Naciones Unidas.[42] debe ser considerada como la interpretación auténtica de los Conven ios de Ginebra. aprobada el 29 de noviembre de 1990. introduciendo en el Preámbulo del Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra (Protocolo I) la disposición siguiente: "Las Altas Partes Contratantes. alegando en particular que Vietnam era víctima de una guerra de agresión por parte de Estados Unidos y que. . cada crimen debe ser sancionado por separado. Efectivamente. Sin embargo. hasta los acuerdos de París. en la Conferencia Diplomática. sobre todo. [43] Pero. Por consiguiente.adaptarlo a las nuevas formas de conflictos ocurridas desde 1949." [41] Esta disposición.[47] lo cual avala la creencia de que ese Gobierno ha modificado su posición en cuanto a las condiciones de aplicación de los Convenios de Ginebra y que se ha sumado a la opinión unánime de la Conferencia Diplomática sobre la reafirmación y el desarrollo del derecho internacional humanitario según la cual ninguna consideración relativa al carácter o el origen del con flicto o a las causas sostenidas por las Partes puede obstaculizar la aplicación del derecho humanitario.. los crímenes contra la humanidad. Sin embargo. ni a autorizar al CICR a ejercer las actividades previstas en dicho instrumento en favor de los prisio neros. si bien la Corte tiene jurisd icción para sancionar el crimen de genocidio.se daría término a la guerra de Vietnam y hasta la repatriación de los prisioneros de guerra estadounidenses. al ratificar el Protocolo I. un Estado no puede invocar el hecho de que es víctima de una agresión ni ninguna otra consideración relacionada con el origen o la índole del conflicto para eximirse de las obligaciones que le incumben por el derecho internacional humanitario y negarse a aplicar sus normas. Efectivamente. uno solo. [. que las disposiciones de los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 y del presente Protocolo deben aplicarse plenamente en toda circunstancia a todas las personas protegidas por esos instrumentos.se suponía . La práctica de los Estados La mayoría de los Estados que han participado en conflictos armados desde 1945 han sostenido que hicieron uso del derecho de legítima defensa individual o colectiva para resistir a una guerra de agresión de la que ellos o uno de sus aliados aseguraban ser víctimas. Se impone. pues. no estaba obligada a aplicar el III Convenio de Ginebra a los prisioneros de guerra estadounidenses. dicho Gobierno terminó por autorizar a los delegados del CICR a visitar a los prisioneros de guerra chinos capturados durante el conflicto. que se basaba en la resolución 83 (1950). puso punto final a las controversias. en enero de 1973. además. tras largos debates. a todos los Estados Partes en esos Convenios.[46] Finalmente. sin distinción alguna de carácter desfavorable basada en la naturaleza o el origen del conflicto armado o en l as causas invocadas por las Partes en conflicto o atribuidas a ellas. solamente tres operaciones militares importantes se emprendieron recurriendo al fundamento d el Capítulo VII de la Carta y a un mandato otorgado expresamente por el Consejo de Seguridad: [48] y la acción de Estados Unidos y sus aliados en Corea. según nuestro conocimiento.] Reafirmando. la República democrática de Vietnam rechazó todos los ofrecimientos de servicios del CICR. Esta disposición confirma la autonomía del derecho humanitario respecto del jus ad bellum. Ninguna de las gestiones que el CICR realizó para poder ayudar a esos prisioneros dieron resultado. los crímenes contra la humanidad y los crímenes de guerra antes de que se haya llegado a un acuerdo acerca de la definición del crimen de agresión y del ejercicio de la jurisdicción de la Corte para la represión de dicho crimen[44] indudablemente confirma que los crímenes de guerra son independientes de los crímenes contra la paz. los crímenes de guerra y el crimen de agresión. el hecho de que la Corte pueda fallar sobre el crimen de genocidio. estén vinculados o no por el Protocolo I. mediante los que . y la acción de la coalición contra Irak con miras a la liberación de Kuwait. que fue aprobada por consenso. el Gobierno de Hanoi no hizo ninguna reserva en cuanto al apartado 5 del Preámbulo.

precisamente. el compromiso de los ciudadanos y el respeto de los derechos fundamentales de la persona humana. Puesto que las redes terroristas burlan las fronteras y cuentan con ramificaciones internacionales. No hay por qué sorprenderse. de las exigencias del derecho humanitario. Por otro lado. El derecho de los co nflictos armados fue aprobado para. los Estados que actuaban a instancia o con la autorización del Consejo de Seguridad pretendieron usar ese argumento para liberarse de las obligaciones que les incumben según el derecho internacional humanitario. aprobadas el 31 de marzo y el 4 de junio de 1993 respectivamente. Por consiguiente. las causas defendidas por las partes en el conflicto y los motivos por los que recurren a las armas no se pueden utilizar como argumentos para repudiarlo. que se basaba en las resoluciones 816 (1993) y 836 (1993). F r a n ç o i s B . si no se respeta el orden jurídico internacional. sean cuales sean los motivos que han impulsado a los beligerantes a toma r las armas. Se trate de "guerra contra el terrorismo" o de cualquier otra forma de conflicto. de la nación o de la humanidad. pues aparece más soterrada que en otros momentos la tentación de justificar el recurso a medios que en otras circunstancias se repudian. " Quién creerá en la justicia de vuestra guerra. También se necesita que el combate mismo esté justificado. Desde esta perspectiva. Por lo demás. el derecho internacional humanitario. el futuro Enrique IV." [50] Cualesquiera que sean los medios de que disponga y la violencia de los ataques que perpetre. ningún Estado ni partido puede proclamarse por encima del derecho. uno de los mejores capitanes de Enrique de Navarra. si la lib ran sin mesura". y guiado. es necesario velar por que no se destruyan con las armas los valores que se pretende proteger con ellas. [49] Idea que también reflejan las Crónicas argelinas de Albert Camus: "Es cierto que. En ninguno de esos casos. limitar la violencia en la guerra. a fin de que el propio Estado víctima socave las bases que lo sostienen. Numerosos indicios nos permiten pensar que los jef es de las organizaciones terroristas lo saben y cuentan con la emoción provocada por los atentados que llegan a cometer. Las palabras adquieren su sentido vivo cuando se combate por su verdad y se vela por no matarla con las armas mismas con las que se la defiende. Tal acción no puede construirse en el tiempo. la práctica de los Estados concuerda con las conclusiones del análisis doctrinal: un beligerante no puede invocar el hecho de que es víctima de una agresión o de que defiende una causa justa para liberarse de las obligaciones dimanantes de las leyes y costumbres de la guerra y. escribía François de La Noue. pues esas conclusiones reflejan la voluntad de la comunidad internacional de fijar límites al ejercicio de la violencia y de garantizar la protección de la persona humana en todas las circunstancias. los valores. sólo una acción concertada a escala internacional permitirá erradicarlas. nadie puede ser dejado fuera del imperio y la protección del derecho. Son esos los valores que se debe proteger.y la intervención de las fuerzas de la OTAN en Bosnia Herzegovina. Conclusiones En los momentos de crisis o de tensiones extremas. cuy o último refugio es. Incluso la guerra justa tiene límites. una causa justa no puede autorizar a los beligerantes a conculcar las exigencias elementales de humanidad. pero el combate (y la fuerza) no son suficientes para justificarlos. al menos en historia. se pone de relieve la pertinencia del derecho. sea cual sea la causa a la que pretenda servir. y cualquiera que sean la gravedad de la agresión sufrida. ni servir como pretexto para desencadenar una violencia sin freno. y en numerosas resoluciones posteriores. en cierta medida. por esos valores. no sobreviven sin que se haya combatido por ellos. en particular. ningún movimiento terrorista puede destruir con su sola fuerza una sociedad moderna ni un Estado democrático basado en el respeto del derecho.

u g n i o n e s d i r e c t o r d e D e r e c h o I n t e r n a c i o n a l y C o o p e r a c i ó n e n e l M o v .

i m i e n t o . E l p r e s e n t e a r . e n e l C o m i t é I n t e r n a c i o n a l d e l a C r u z R o j a .

t í c u l o a c t u a l i z a y p r o f u n d i z a u n e s t u d i o p u b l i c a d o e n r u s o e n e l M o .

n ° 4 / 9 8 / 3 2 . o c t u b r e d i c i e m b r e 1 9 .s c o w J o u r n a l o f I n t e r n a t i o n a l L a w .

b a j o e l t í t u l o " M e z h d u n a r o d n o e h u m a n i t a r o e p r a v o .9 8 . s p r a v e d l i v a i a .

p u b l i c a d o p o r l a .v o ï n a i a g r e s s i v n a i a v o ï n a " . O r i g i n a l e n f r a n c é s .

s e p t i e . v o l u m e n 8 4 . n ° 8 4 7 .R e v u e i n t e r n a t i o n a l e d e l a C r o i x R o u g e .

París. Grotius et la doctrine de la guerre juste. au moins quant aux effets extérieurs et jusqu'à ce que la cause en soit décidée. [4] Jean Delumeau. Presses universitaires de France (Nouvelle Clio. & ne peuvent s'ériger en juges les unes des autres. vol. 1971. en particular pp. Les Croisades. 450. 1983. vol. 84-86 y 97-99. Henri Hauser. Ediciones Payot. Puis donc que les nations sont égales & indépendantes." Emer de Vattel. 90-101. 3 -114. l'un se plaint d'une injure. ad p. Oeuvres poétiques complètes. [3] Según Mathieu d´Édesse. The First Crusade. Steven Runciman. "Ève". libro II. capítulo III. De la Réforme à nos jours.I. pp. tomo II. La prépondérance espagnole (1559-1660). 1948. 253-331 y 373-390. 287. París. 4ta edición. Paul Rousset. Ediciones Slatkine Reprints e Instituto Henry Dunant. Notas: [1] "Heureux ceux qui sont morts pour la terre charnelle. p. 30 (primera edición: Londres. 1941. pp. pp. op. Ginebra. p. l'autre nie de l'avoir faite. [6] "La guerre ne peut être juste des deux côtés. 104 -105. pp. 154 -156. ad p. "Le droit de la guerre dans l´ uvre des capitaines français du XVIème siècle".cit. il est encore incertain de quel côté se trouve le droit.000 "infieles" en el Templo de Jerusalén. citado por André Gardot. . Recueil des Cours de l´Académie de Droit international. [7] Vattel. París. Gallimard. Penguin Books. [5] Peter Haggenmacher. 1933. 1758). A History of the Crusades. París. en Histoire u niverselle. Léonard. Histoire des Croisades. Gallimard (Bibliothèque de la Pléiade). Cependant. "La Réforme et la naissance de l´Europe moderne". pp. p p . l'autre le lui conteste. Mais pourvu que ce fût dans une juste guerre. Naissance et affirmation de la Réforme. 120-132.705-946. en particular pp. vol. 32) 1983. Zoé Oldenburg. 597-612. il s'ensuit que dans toute cause susceptible de doute. Ce sont deux personnes qui disputent sur la vérité d'une proposition. Presses universitaires de France. Emile G. París.. libro III. Godofredo de Bouillon hizo inmolar 65. [2] "Qui croira à la justice de votre guerre si elle est faite sans mesure ?" François de La Noue (15311591). tomo 72.174 -184 y 209-216. Il est impossible que les deux sentiments contraires soient vrais en même temps. Heureux ceux qui sont morts pour quatre coins de terre Heureux ceux qui sont morts d'une mort solennelle.800. 5 2 3 5 4 6 . pp. vol. párrafos 39 y 41. L'un s'attribuë un droit. Librería Félix Alcan (Collection Peuples et civilisations. Et dans une cause douteuse. 1983. París. 393 -539. París." Charles Péguy. capítulo XVIII. tomo IX). il peut arriver que les contendants soient l'un et l'autre dans la bonne foi. pp. Le Droit des Gens ou Principes de la Loi naturelle appliqués à la conduite et aux affaires des Nations et des Souverains.m b r e d e 2 0 0 2 . I. Harmondsworth. 1965. III. pp. 1978. 238 -248. 1958. les armes des deux parties qui se font la guerre doivent passer également pour légitimes. Gallimard (Encyclopédie de la Pléiade).

Yoram Dinstein. La ecuación romana: extranjero = bárbaro legitima la exterminación y obstaculiza la aparición del derecho. 365 -376. Longman. 47. XXX. el derecho de la guerra implica un cierto respeto del adversario. American Journal of International Law. 96 -106. Robert W. Nouveau Recueil général de Traités. War and N eutrality. Berna. op. Actas CDDH). 94.. julio de 1953. Verlag Paul Haupt. Tucker. vol. y las "buenas razones" que se invocan para dar rienda suelta a la violencia subrayan el fracaso del derecho. 406-408. Pedone. The Law of Armed Conflict. pp. Londres. realizada en San Petersburgo el 29 de noviembre/11 de diciembre de 1868. pp. Michael Walzer. tomo II. pp. Robert W. 177 -190. Sobre la concepción soviética del derecho de los conflictos armados. 1968. También en esos casos desaparecen las condiciones de un acuerdo moderador. Cambridge. 1970. L. "Abgrenzungsfragen zwischen ius ad bellum and ius in bello".Collective Security . 1965. 155-162. 251-258. Stevens & Sons. United States Naval War College. el 27 de agosto de 1928. 5 -61.I. Droit international public: Problèmes théoriques (traducido del ruso por el Centro de Investigaciones sobre la URSS y los países del Este de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas y Económicas de Estrasburgo). 50). Sólo es susceptible de una codificación tácita o convencional en la medida en que aparece como un medio desafortunado y trágicamente inadecuado para resolver los litigios internacionales". Bern und Stuttgart. [10] Firmado en París. 1963 (reedición por fotomecánica. 1968. primera serie. París.. Basic Books. De Solferino a Toushima. II. The Just War: A Study in Contemporary American Doctrine. 3 -25. 2a edición. editado por Max Sorensen.Laws of War and Neutrality". Newport (Rhode Island). Pedone. Instituto Universitario de Altos Estu dios Internacionales. 253-261 y 295-305. una cita con sus propios demonios. Dietrich Schindler. 1954. vol. pp. se presentan las principales posiciones de la doctrina. se puede consultar las obras siguientes: Les Conventions de Genève du 12 août 1949: Commentaire. 1974-1977). Clarendon Press. Sir Hersch Lauterpacht. Histoire du Comité international de la Croix -Rouge. en Manual of Public International Law. 17 volúmenes. Denise Bindschedler-Robert. CICR. en Société des Nations. 1986. 206 243. pp. 177 -197. Le principe de l´égalité des belligérants devant le droit de la guerre. vol. pp. Londres. "A reconsideration of the Law of Armed Conflicts". 1968. Oppenheim. Y la función que desempeña. De Martens. 808-812. Georg Schwarzenberger. Commentaire). Just and Unjust Wars. [13] Una exposición detallada de la doctrina de la aplicación diferenciada del derecho humanitario figura en el documento CDDH/4 1 presentado el 12 de marzo de 1974 por la República Democrática de Vietnam en la Conferencia Diplomática sobre la reafirmación y el desarrollo del derecho internacional humanitario aplicable en los conflictos armados. 1960. 1952 (en adelante. las ideas imperantes. Departamento Político Federal. 58-64. International Law as applied by International Courts and Tribunals. vol. International Law and the Use of Force by States. París. Carnegie Endowment for International Peace. pp. "Use of Force by States . proclama la Declaración relativa a la prohibición de las balas explosivas en tiempo de guerra. pp. La guerra penal no tiene freno. t oma la forma de las pasiones de las que se alimenta. IV. Ediciones A. L´Union soviétique et le droit des conflits armés. La Convention de Genève pour l´amélioration du sort des blessés et des malades dans les forces armées en campagne. [9] ". Asimismo. Mac Millan. pp. 739 -854. International Law. Pero. en The Laws of Armed Conflicts.el único fin legítimo que los Estados deben proponerse durante la guer ra es el debilitamiento de las fuerzas militares del enemigo". Instituto Henry Dunant. pp. Traité de Droit international public.cit. Pierre Boissier. Festchrift für Hans Haug. pp. The Law of War and Neutrality at Sea (International Law Studies. vol. II. se puede consultar la obra de Jiri Toman. vol. Cambridge University Press.188-189. E diciones A. Aggression and Self -Defence. A Moral Argument with Historical Illustrations. Quincy Wright. Herausgegeben von Yvo Hangartner und Stefan Trechsel. publicado bajo la dirección de Jean S. vol. 1971. ante todo. en particular pp. War. 1955. The Johns Hopkins Press. pp. 1978 (en adelante. Ginebra. Recueil des Traités. pp. en particular pp. en definitiva. "The Outlawry of War and the Law of War". 35-55 y 210219. 9-10. Librería Georg & Cie. Actas de la Conferencia Diplomática s obre la reafirmación y el desarrollo del derecho internacional humanitario aplicable en los conflictos armados (Ginebra. Gregogy Ivanovic Tunkin. vol. Oxfor d. 1992. en Völkerrecht im Dienste des Menschen. Ginebra. Ginebra. 25 -28. 77 -140. "The limits of the Operation of the Law of War". 1952. En el campo de batalla. tomo XVIII. Lo mismo sucede cuando se considera al enemigo como un hombre inferior o como el agente de una ideología criminal. Tucker. Paul Guggenheim. 93-100. [14] Ese es el objeto del derecho penal en el orden interno y de las normas relativas a la responsabilidad .. The British Year Book of International Law. París. Ginebra. pp. el hombre tiene. Ian Brownlie. Disputes. 1994. 1978). 7ma edición por Sir Hersch Lauterpacht. 1953. Baltimore. en particular pp. pp. 474 -475. pp. [11] La obra fundamental sobre la cuestión de las relaciones entre el jus ad bellum y el jus in bello es la de Henri Meyrowitz.[8] "La guerra refleja inexorablemente. Nueva York. ya que no se pacta con un malhechor. Krzystof Skubiszewski. Londres. Pictet. [12] En Meyrowitz. n° 3. el derecho de la guerra es la de regular el ceremonial de esa sangrienta confrontación. pp. Plon. 1997. 2da edición.

148-150. volumen I. p. Recueil des Sentences arbitrales. Protocolo I. apartado a). toda la teoría de la aplicación discriminatoria del derecho de la guerra se basa en la concepción. Convenio II. Convenio IV. op. 104. Las competencias que por lo general se designan con el nombre de "derechos de los beligerantes". Estados Unidos c/ List et al.cit. Asamblea General. Seleccionados y preparados por la Comisión de las Naciones Unidas sobre crímenes de guerra. del 8 de julio de 1947 al 19 de febrero de 1948. pp. "Definición de agresión". que en general ni siquiera se cuestionarán. [16] Respecto del derecho interno. [18] Meyrowitz. en particular p. La función del derecho de la guerra no es atribuir competencias o derechos. 1949.cit. Le droit international nouveau dans ses rapports avec la vie actuelle des peuples. Law Reports of Trials of War Criminals. la ausencia de límites a la libertad de acción de los beligerantes. art. suplem ento n° 31 (A/9631).internacional en derecho de gentes. Así. 3 70. [29] Meyrowitz. 8. 54. produce efectos jurídicos. vol. His Majesty´s Stationery Office. sino imponer límites a la libertad de acción de los beligerantes. [19] Resolución 3314 (XXIX) 1974. en el mismo sentido. p. Nueva York. 106 -116. [21] Artículo 4 de la resolución 3314. 47. Naciones Unidas. 52. 112. un acto ilícito in foro domestico produce efectos jurídicos en el plano internacional. que sostenía. 1948. s e puede recordar la relativa indiferencia del derecho de gentes en cuanto a la situación del Gobierno de un Estado respecto del derecho constitucional de este Estado. 51. art. [28] A.htm . Schwarzenberger. op. como prueba la sentencia del 12 de agosto de 1921 sobre el Asunto de los buques y remolcadores del Danubio: "El derecho internacional aplicado a la conducción de la guerra es un conjunto de restricciones y no de atribución de poder". 55. París. 127-130. por ejemplo tras un secuestro en ot ro Estado. p. [26] Artículo 27. aunque haya llegado al poder por medios ilegales. pp. pp.. 34 -92. Si un Gobierno ejerce de manera efectiva un control de hecho sobre la mayor parte del ter ritorio y de la población. un acto ilícito no puede ser fuente de derechos.cit. en virtud de la cual una corte penal se declara competente para juzgar a un acusado. Resoluciones adoptadas por la Asamblea General en su vigésimo noveno período de sesiones. cit. apartado 3. la ausencia de normas en un ámbito particular provocaría la ausencia de derechos y de competencias y no. art. pp. párrafo 1. . apartado 3. ad p. En el plano internacional. párrafo 6.. se puede mencionar el hecho de que una ocupación de territorio. 66. aunque éste haya sido llevado ante dicha corte por medios ilegales. Pedone. VIII. vigésimo noveno período de sesiones. según la cual el jus in bello confiere a los beligera ntes competencias y derechos subjetivos. se le reconocerá. que un Estado debía abstenerse de reconocer un Gobierno extranjero. Vol. la totalidad de sus competencias en el plano internacional. [17] En un sentido. Es sabido que la doctrina Tobar.cit. [24] Artículo 39 de la Carta de las Naciones Unidas. I. p. errónea en nuestra opinión. Pero no es ése el caso.. si éste se instituía por la fuerza.Alvarez. en principio. [15] Según la máxima "ex iniuria jus non oritur". apartado c. podemos mencionar la máxima "male captus. Convenio III. nunca fue aceptada fuera del contexto am ericano y nunca fue objeto de una aplicación duradera.13. [25] Meyrowitz. [20] Artículo 7 del anexo a la resolución 3314. Asimismo. [23] Informaciones obtenidas en: http://www. estrictamente hablando no son más que el ejercicio de la soberanía estatal en tiempo de guerra en los límites impuestos por las leyes y costumbres de la guerra.. 63 -65. op. [30] Convenio I. loc. bene judicatus". 53. Documentos oficiales. art. Si fuese de otro modo. Nuremberg. El proceso de los rehenes. op. 33. Londres. artículos 21. 36. [22] Situación al 5 de agosto de 2002. [27] Wright. como efectivamente ocurre. aunque esa ocupación no se base en una causa válida y resulte de un mero acto de fuerza.org/law/icc/prepcomm/prepfra. Tribunal Militar de Estados Unidos. que es un estado de facto. En el mismo sentido: "El derecho internacional es un derecho prohibitivo".un.. pp. Ediciones A. 510. párrafo 4. por lo general. 1959.

enero de 1947. 485 -486. párrafo 4. Asi.cit. 13. El hecho de que ninguna disposición de la Carta justifique una aplicación discriminatoria de las leyes y costumbres de la guerra debe relacionarse con las numerosas disposiciones que autorizan o imponen una discriminació n contra el agresor en las relaciones entre los terceros Estados y los beligerantes. 1868. 1930. [39] La misma interpretación figura en Meyrowit z. pp. El texto del Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945 y sus anexos está reproducido en Nations Un ies. por el hecho de que la ilici tud de esos comportamientos respecto de las leyes y costumbres de la guerra no estaba suficientemente demostrada (pp. 167 -172. [35] Artículo 6 de la Carta del Tribunal Militar Internacional.párrafo 2 y 56. vol. apartado 2. que no podían ser incriminados por actos hostiles cuya ilicitud respecto de las leyes y costumbres de la guerra no se había podido demostrar. . p. Convenio IV. del 23 de mayo de 1969. 172. 85-94. [36] El juicio del Tribunal Internacional de Nuremberg está reproducido en American Journal of International Law.54. Según el artículo 31. [45] La posición del Gobierno de Hanoi se expuso en varias ocasiones. en particular p.cit. Así. vol. especialmente en la nota del 31 de agosto de 1965 del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Democrática de Vietnam. sino también para el descargo de los acusados. 304 -305 y 308). Ginebra. pp. Informe analítico de la quincuagésimo cuarta sesión plenaria. Documento CDDH/SR. 1976. pp. pp. [41] Protocolo I. IV.. VII. Instituto Universitario de Altos Estudios Internaci onales. Journal officiel de la Société des Nations. 177 -190). [44] Art. art. Nördlingen. párrafo 51 9. en particular pp. pp. octubre de 1965. párrafo 1. art. Révolutions. 41 n° 1. pp. op. Convenio III. apartado 2. el Tribunal reconoció que las normas del jus in bello no se aplicaban sólo para la imputación de cargos. en particular. pp. art. la traducción francesa de esa nota se publicó en la Revista Internacional de la Cruz Roja. El Gobierno de la República Democrática de Vietnam también invocó la reserva que había formulado contra el artículo 85 del III Convenio. 37 -40. I. 13 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Instituto de Altos Estudios Internacionales. 354-355. [34] Artículo 2. apartado 3. apartado 5. 292. pp.. pp. op. el principio de interpretación "expressio unius est exclusio alterius" confirma el hecho de que los autores de la Carta no tenían la intención de atentar contra el pr incipio de igualdad de los beligerantes ante el derecho de la guerra y que no lo hicieron. 82. Ginebra. [32] "Das Kriegsrecht zivilisiert den gerechten und den ungerechten Krieg ganz gleichmässig". del Convenio de Viena sobre el derecho de los tratados. del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. [42] Actas CDDH. 5. 33. en respuesta al llamamiento del 11 de junio de 1965 del Comité Internacional de la Cruz Roja sobre la conducción de las hostilidades en Vietnam. Se ofrece un resumen de las negociaciones entre el CICR y el Gobierno de la República Democrática de Vietnam en el estudio de Michel Barde. el preámbulo es parte integrante del tratado. [40] Commentaire. [38] Convenio I. apartado 3.. celebrada el 7 de junio de 1977. 1975. Informe del Comité nombrado por el Consejo. vol. aunque los actos en cuestión se habían cometido en ocasión de una guerra de agr esión. Guerres. Recueil des Traités. Se debe observar. [43] Art. 172 -333. n° 562. del Preámbulo. Beck. 353-383. 280 301. que incluyó en particular el torpedeo de navíos comerciales de los aliados y neutrales. 47. 8 de marzo de 1930. que el Tribunal se negó a condenar a los almirantes Dönitz y Raeder por haber conducido la guerra submarina a ultranza. 252-259. 46. Convenio II. [37] Remítanse a los numerosos casos citados por Meyrowitz. pp. vol. [31] Meyrowitz. La Croix -Rouge et la Révolution indochinoise: Histoire du Comité international de la C roix-Rouge dans la guerre du Vietnam. [33] "Enmienda del Pacto de la Sociedad de las Naciones con miras a armonizarlo con el Pacto de París". p. Es conveniente también remitirse al documento CDDH/41 presentado el 12 de marzo de 1974 en la Conferencia Diplomática sobre la reafirmación y el desarrollo del derecho internacional humanitario (Actas CDDH. op. 62 -76. 28. vol. Croix -Rouge. y el abandono de los sobrevivientes. Johann Caspar Bluntschli. art. Das moderne Völkerrecht der zivilisierten Staaten als Rechtsbuch dargestelt.cit. y en la obra del profesor Jacques Freymond.

898. pp. à ce double prix les mots reprennent leur sens vivant" Albert Camus. 28 de agosto de 1981. Actuelles III. expediente 251 (69). como la Convención de Ottawa de 1997 sobre las minas antipersonal. [48] No mencionamos aquí los numerosos casos en los que el Consejo de Seguridad decidió la institución de fuerzas de mantenimiento de la paz o de fuerzas de interposición cuyo objetivo principal era prevenir la reanudación de los enfrentamientos y no combatir contra un Estado considerado agresor. Informe sobre la misión de protección y asistencia efectuada en la República Social ista de Vietnam del 24 al 31 de mayo de 1979. ad p. [49] François de La Noue (1531-1591). Revue générale de Droit international public. 11. y comunicación del Departamento Federal de Asuntos Extranjeros de la Confederación Suiza al autor del presente artículo. Véase el informe El derecho internacional humanitario y los retos de los conflictos armados contemporáneos. Archivos del CICR. Se battre pour sa vérité et veiller à ne pas la tuer des armes mêmes dont on la défend. Recueil des Cours de l´Académie de Droit International. 1948. Essais. pero prohíbe la mayor parte d los actos cometidos e en conflictos armados que comúnmente se consideran como "terroristas" si son perpetrados en tiempo de paz. París. 2-6 de diciembre de 2003.) ¿Qué establece el derecho internacional humanitario sobre el terrorismo? El derecho internacional humanitario (DIH) es el ordenamiento de derecho internacional que se aplica cuando la violencia armada alcanza el nivel de un conflicto armado. en particular anexo 7. Para un análisis de la posición de las autoridades de Hanoi a la luz del derecho internacional humanitario. 75. [47] Instrumento de ratificación del Protocolo I por la República Socialista de Vietnam. 1965. p. del 5 al 14 de abril de 1979. 1 Derecho internacional humanitario y terrorismo: respuestas a preguntas clave ¿Qué establece el derecho internacional humanitario sobre el terrorismo? ¿El DIH se refiere específicamente al terrorismo? ¿La "guerra contra el terrorismo" es un conflicto armado? ¿Qué derecho se aplica a las personas detenidas en la lucha contra el terrorismo? ¿Cuál es el papel del CICR con respecto a las personas detenidas en la lucha conta el terrorismo? (Nota: este documento se ha elaborado sólo con fines de información y no presenta exhaustivamente la posición de la Institución sobre los temas abordados. par ces valeurs. el Consejo de Seguridad de las Na ciones Unidas condenó los atentados del 11 de septiembre contra Nueva York y Washington. proclamó su resolución a combatir por todos los medios las amenazas contra la paz y la seguridad internacionales causadas por los actos terroristas y reconoció el dere cho de legítima defensa de Estados Unidos. no proporciona una definición de terrorismo. 450. vol. sea internacional o no internacional. citado por André Gardot. tomo 72. du moins. 313-332. "Le droit de la guerre dans l´oeuvre des capitaines français du XVIème siècle". et éclairé. en particular pp. n° 2. Ediciones Gallimard (Bibliothèque de la Pléiade). 24 de junio de 1982. [50] "S'il est vrai qu'en histoire.1.relativo al trato debido a los criminales de guerra. vol. El DIH. abril -junio de 1971. 6-10 y anexo 8. pero existen otros tratados de DIH destinados a reducir el sufrimiento humano en tiempo de guerra. ne survivent pas sans qu'on ait combattu pour elles. Mediante su resolución n° 1368 del 12 de septiembre de 2001. Ginebra. p. a veces llamado derecho de los conflictos armados o derecho de la guerra. "Le Nord-Vietnam et les Conventions humanitaires de Genève". Uno de los principios fundamentales del DIH estipula que las personas que participan en los . en Oeuvres complètes. qu'elles soient celles de la nation ou de l'humanité. le combat (ni la force) ne suffit pas à les justifier. Chroniques algériennes (1939-1958). [46] Informe sobre la misión de protección y asistencia efectuada en la República Socialista de Vietnam. preparado por el CICR para la XXVIII Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. 393 -539. Los tratados de DIH más conocidos son los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y sus dos Protocolos adicionales de 1977. Il faut encore que lui-même soit justifié. se puede consultar el artículo de Paul de La Pradelle. pp. I. les valeurs.

conflictos armados deben distinguir, en toda circunstancia, entre civiles y combatientes y entre objetivos civiles y objetivos militares. El "principio de distinción", como suele llamarse a esta norma, es la piedra angular del DIH. De él derivan numerosas normas específicas del derecho internacional humanitario destinadas a proteger a los civiles, como la prohibición de los ataques directos o deliberados contra los civiles o los bienes de carácter civil, la prohibición de los ataques indiscriminados o el uso de "escudos humanos". El DIH ta mbién prohíbe la toma de rehenes. En situaciones de conflicto armado, el hecho de describir a los actos de violencia deliberados contra civiles o contra bienes de carácter civil como "terroristas" no tiene significación jurídica alguna, pues esos actos ya constituyen crímenes de guerra. En virtud del principio de jurisdicción universal, los presuntos criminales de guerra pueden ser juzgados no sólo por el Estado donde se ha perpetrado el crimen, sino por todos los Estados. Véase la Base de datos sobre DIH que contiene unos 100 tratados de DIH, los cuatro Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales, así como una lista actualizada de firmas y ratificaciones.

¿El DIH se refiere específicamente al terrorismo?
Sí, el DIH se refiere específicamente al terrorismo y, de hecho, prohíbe las "medidas de terrorismo" y los "actos de terrorismo". En el cuarto Convenio de Ginebra (artículo 33) se estipula que "(e)stán prohibidos los castigos colectivos, así como toda medida de intimidación o de terrorismo", y en el Protocolo adicional II (artículo 4) se prohíben los "actos de terrorismo" contra las personas que no participen directamente en las hostilidades o que hayan dejado de participar en ellas. El principal objetivo es subrayar que ni las personas civiles ni la población civil pueden ser objeto de castigos colectivos que manifiestamente crean un estado de terror, entre otras cosas. Los dos Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra también prohíben los actos destinador a infundir el terror entre la población civil. "No serán objeto de ataque la población civil como tal, ni las personas civiles. Quedan prohibidos los actos o amenazas de violencia cuya finalidad sea aterrorizar a la población civil" (Protocolo adicional I, artículo 51 (2) y Protocolo adicional II,artículo 13 (2)). Estas disposiciones son un elemento clave de las normas del DIH destinadas a regular la conducción de las hostilidades, es decir la manera en que se realizan las operaciones militares. Prohíben los actos de violencia durante los conflictos armados que no proporcionen una clara ventaja militar. Es importante recordar que incluso los ataques lícitos contra objetivos militares puede aterrorizar a los civiles. Sin embargo, esas disposiciones prohíben los ataques que deliberadamente se proponen aterrorizar a los civiles, por ejemplo los bombardeos o los tiroteos contra civiles en zonas urbanas.

¿La "guerra contra el terrorismo" es un conflicto armado?
Como se dijo más arriba, el DIH sólo es aplicable en conflictos armados. Un elemento fundamental de la noción de conflicto armado es la existencia de "partes" en el conflicto. Las partes en un conflicto armado internacional son dos o más Estados (o Estados y movimientos de liberación nacional), mientras que en los conflictos armados no internacionales las partes pueden ser Estados o grupos armados, por ejemplo fuerzas rebeldes, o sólo grupos armados. En ambos casos, las partes en conflicto tienen una formación de tipo militar con cierto grado de organización y estructuras de mando y, por lo tanto, tienen la capacidad de respetar y garantizar que se respete el DIH. Las normas del DIH se aplican a todas las partes en un conflicto armado, sin distinción. No importa si una parte es el agresor o está actuando en defensa propia. Tampoco importa si la parte en cuestión es un Estado o un grupo rebelde. Por consiguiente, todas las partes en un conflicto armado pueden atacar objetivos militares, pero está prohibido que efectúen ataques directos contra civiles. La igualdad de derechos y obligaciones previstos en el DIH permite que todas las partes en un conflicto conozcan las normas que regulan su modo de conducir las hostilidades y a su vez puedan esperar que la otra parte adopte un comportamiento similar. La gu erra se

distingue del mantenimiento del orden público por la existencia de, por lo menos, dos partes en un conflicto armado y por la igualdad básica entre estas dos partes de conformidad con el derecho internacional humanitario, así como por la intensidad de la violencia utilizada y los medios empleados. Algunos aspectos específicos de la llamada "guerra contra el terrorismo" que se inició tras los ataques contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 corresponden a un conflicto armado tal como se lo define en el DIH. La guerra que libró la coalición conducida por Estados Unidos en Afganistán a partir de octubre de 2001 es un ejemplo. Los Convenios de Ginebra de 1949 y las normas de derecho internacional consuetudinario eran plenamente aplicables en ese conflicto armado internacional, en el que participaron, la coalición liderada por Estados Unidos, por un lado, y Afganistán, por el otro. Sin embargo, muchas manifestaciones de violencia que actualmente se producen en otras partes del mundo y que suelen ser calificadas de "terroristas" son perpetradas por grupos poco organizados (redes) o por individuos que, en el mejor de los casos, tienen una ideología común. Con las pruebas de que habitualmente se dispone, no es posible calificar categóricamente a esos grupos o redes como "partes" en un conflicto, en el sentido del derecho internacional humanitario. Pero esos actos están sujetos al derecho, aunque el derecho internacional humanitario no sea aplicable a ellos. Independientemente de las motivaciones de sus autores, los actos terroristas cometidos fuera de un conflicto armado incumben al derecho nacional y al derecho internacional, y no al derecho de la guerra. La mayor parte de las medidas que los Estados toman para prevenir o reprimir los actos terroristas no son asimilables a actos de guerra. Medidas como la recolección de información de inteligencia, la cooperación policial y judicial, la extradición, las sanciones penales, las investigaciones financieras, el congelamiento de activos o la presión diplomática o económica sobre los Estados acusados de ayudar a presuntos terroristas comúnmente no se consideran actos de guerra. El "terrorismo" es un fenómeno. Tanto en la práctica como en el plano jurídico, no se puede librar una guerra contra un fenómeno. Sólo es posible combatir contra una parte identificable en un conflicto armado. Por estas razones, sería más apropiado hablar de "lucha contra el terrorismo", lucha que adopta múltiples facetas, que de "guerra contra el terrorismo".

¿Qué derecho se aplica a las personas detenidas en la lucha contra el terrorismo?
Los Estados tienen la obligación y el derecho de defender a sus ciudadanos contra los actos terroristas. Esto puede abarcar el arresto y la detención de personas que presuntamente han cometido crímenes terroristas. Sin embargo, esas medidas siempre deben tomarse de conformidad con un marco jurídico nacional y/o internacional claramente definido. Las personas detenidas en relación con un conflicto armado internacional en el que se oponen dos o más Estados en el marco de la lucha contra el terrorismo, por ejemplo el caso de Afganistán, hasta que se constituyó un nuevo gobierno en junio de 2002, están protegidas por el derecho internacional humanitario aplicable en conflictos armados internacionales. Se debe conferir a los combatientes capturados el estatuto de prisioneros de guerra; éstos pueden ser retenidos hasta el término de las hostilidades activas en ese conflicto armado internacional. No se puede juzgar a los prisioneros de guerra por su sola participación en las hostilidades, pero se los puede sancionar por cualquier crimen de guerra que hayan cometido. En este caso, pueden ser retenidos hasta que hayan cumplido la sentencia impuesta. En caso de duda en cuanto al estatuto de prisionero d guerra de una persona e detenida, el tercer Convenio de Ginebra estipula que debe establecerse un tribunal competente para determinar ese estatuto. Más información sobre los prisioneros de guerra y el derecho humanitario

Los civiles detenidos por razones de seguridad deben recibir las protecciones previstas en el cuarto Convenio de Ginebra. Los combatientes que no reúnen las condiciones requeridas para obtener el estatuto de prisionero de guerra (los que, por ejemplo, no llevan sus armas abiertamente) o los civiles que han participado directamente en las hostilidades en un conflicto armado internacional (los llamados "combatientes ilegales o no privilegiados") están protegidos por el cuarto Convenio de Ginebra, si son súbditos del enemigo. A diferencia de los prisioneros de guerra, esas personas pueden ser juzgadas en virtud del derecho nacional del Estado detenedor por haber tomado las armas o por cualquier acto criminal que hayan cometido. Pueden ser detenidas hasta que hayan cumplido la sentencia impuesta. Consúltese el cuarto Convenio de Ginebra (texto completo) Las personas detenidas en relación con un conflicto armado no internacional librado en el marco de la lucha contra el terrorismo, como el caso de Afganistán desde junio de 2002 , están protegidas por el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra y las normas pertinentes del derecho internacional humanitario consuetudinario. Las normas del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho nacional del Estado detenedor t mbién a son aplicables. Si son procesadas por algún crimen que hubieran cometido, esas personas tienen derecho a recibir las garantías judiciales que prevén el derecho internacional humanitario y el derecho de los derechos humanos.

Todas las personas detenidas fuera de una situación de conflicto armado y en el marco de la lucha contra el terrorismo están protegidas por el derecho interno del Estado detenedor y por el derecho internacional de los derechos humanos. Si son procesadas por algún crimen que hubieran cometido, esas personas tienen derecho a recibir las garantías judiciales que prevén esos ordenamientos jurídicos. Más información sobre el derecho internacional humanitario y los derechos humanos Es importante saber que ninguna persona detenida en el marco de la lucha contra el terrorismo puede ser considerada como fuera del derecho. No existe "vacío jurídico" alguno en lo que respecta a la protección de esas personas.

¿Cuál es el papel del CICR con respecto a las personas detenidas en la lucha conta el terrorismo?
De conformidad con los Convenios de Ginebra, el CICR debe poder tener acceso a las personas detenidas en el marco de un conflicto armado internacional sean prisioneros de , guerra o personas protegidas por el cuarto Convenio de Ginebra. En tal contexto, el CICR ha visitado a numerosas personas detenidas en relación con, por ejemplo, el conflicto armado internacional en Afganistán, tanto en ese país como en la base naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo (Cuba). En repetidas ocasiones el CICR ha solicitado que se determine con precisión el estatuto jurídico de cada una de las personas retenidas en la Bahía de Guantánamo, así como el marco jurídico aplicable a todas las personas detenidas por las autoridades estadounidenses en el marco de la lucha contra el terrorismo. Si esta lucha adopta la forma de un conflicto armado no internacional, el CICR puede ofrecer sus servicios humanitarios a las partes en el conflicto y obtener la autorización de las autoridades correspondientes para visitar a las personas detenidas. Fuera de las situaciones de conflicto armado, el CICR tiene un derecho de iniciativa humanitaria de conformidad con los Estatutos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Por ello muchas de las personas que el CICR visita con regularidad fueron detenidas por razones de seguridad en tiempo de paz. Algunas de las convenciones internacionales sobre terrorismo existentes incluyen disposiciones específicas según las cuales los Estados pueden autorizar al CICR a visitar a

protegidas y tratadas con humanidad. Las normas que regulan los conflictos armados internos están contenidas en el Artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y el Protocolo II de 1977 adicional a los Convenios de Ginebra.I. Con lo anteriormente enunciado. Pero más allá de las normas del DIH y el DICA.H. El principio de Distinción: son las acciones militares donde los combatientes tien que distinguir en entre la población civil y el enemigo. El primero trata sobre la asistencia humanitaria y el segundo sobre la protección y asistencia de las personas que se pueden ver afectadas con los conflictos armados internos. finalidad o utilización. cuya finalidad primordial es fortalecer los conocimientos mínimos y básicos de los miembros de la Institución. así como las previstas en tratados de derecho internacio nal humanitario y en los Estatutos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. busca aliviar el sufrimiento de las víctimas del enfrentamiento conciliando las necesidades militares y el cumplimiento de la misión ³las exigencias impuestas deben ir con los principios de carácter humanitario ³. en aras de conseguir una gestión exitosa para el cumplimientode la misión. El principio del Derecho Humanitario: es aquel donde las personas puestas fuera del combate y las que no participan directamente de las hostilidades. y el Derecho Internacional de los Conflictos armados D. Esas disposiciones. ante el objetivo que se le presente o vaya a neutralizar. El principio de Limitación: es aquel donde los ataques deben limitarse estrictamente a objetivos militares. cuyo objetivo es la protección de las personas y sus bienes. El principio del Derecho de la Guerra: es aquel donde el combatiente no tiene un derecho limitado a elegir los medios y los métodos de la guerra. sean compartidos en todos los niveles. contribuyen eficazmente a la acción . su importancia radica fundamentalmente en la aplicación de las normas por parte de todos los integrantes de la Fuerza Aérea comprometidos con las operaciones. en la cultura del respeto a los Derechos Humanos.Derecho Internacional de los Conflictos Armados 09 de septiembre de 2003 Es grato contribuir con este articulo sobre el Derecho Internacional Humanitario D.A. El Derecho Internacional Humanitario .C.I. existen en reconocimiento del papel único que desempeña el CICR. ubicación. Por otra parte. en situaciones de conflicto armado interno o internacional. no podemos omitir la definición de Objetivo Militar: son aquellos que por su misión. el Derecho Internacional de los Conflictos Armados hace referencia a la parte del Derecho Internacional Público donde se establecen normas referentes a los derechos y deberes de las partes en conflicto y a la protección de las víctimas del combate cualquiera que sea la causa del conflicto armado. es de suma importancia que los conocimientos en la materia. basándose en sus principios de neutralidad e imparcialidad.personas que presuntamente han realizado actividades terroristas. Dentro de los principios fundamentales del Derecho Internacional de los conflictos armados están: El principio de Humanidad: es donde el individuo tiene derecho al respeto por la vida. de ahí la importancia de la claridad de los conceptos ya que es aplicable a nuestro caso (Colombia) cuando el estado responde a la agresión de grupos armados al margen de la ley . Podemos definir al Derecho Internacional Humanitario como el conjunto de normas convencionales y consuetudinarias de carácter internacional. El principio de la proporcionalidad: es aquel donde el combatiente debe adecuar los medios a su disposición.. serán respetadas. Es un derecho de guerra que busca debilitar el potencial del enemigo hasta que se someta o se rinda ³neutralizándolo´. mediante la regulación y limitación del uso de la fuerza. naturaleza. la integridad física y moral.

militar. la salud y la integridad física como: castigos colectivos. actos de terrorismo. se les deberá dar la colaboración para el cumplimiento de su misión y no serán obligados a dar preferencias a enfermos que no lo amerite por su estado. al mismo tiempo. es importante aclarar cómo debe ser el trato humano en el conflicto armad o colombiano. Conferencia Diplomática) para conmemorar el vigésimo aniversario de la firma de los Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra . ofrece en las circunstancias del caso una ventaja militar definida. entre otros. De igual forma. no se protegen si participan directamente en las hostilidades mientras dure la participación. Para finalizar debemos recordar que los Derechos Humanos le pertenecen y le son inherentes a todos los miembros de la sociedad y por este motivo se tiene la obligación de respetarlos. No se podrá atacar. Pues. al llamamiento que hizo la Revista a los ³antiguos combatientes de la Conferencia diplomática sobre la reafirmación y el desarrollo del derecho internacional humanitario aplicable en los conflictos armados (en adelante. sustraer o inutilizar bienes para la supervivencia de la población civil. no se puede atentar contra la vida. la esclavitud. Sin embargo. actos contra la dignidad. Se prohibe cometer actos hostles i contra monumentos históricos. gracias a los dos Protocolos adicionales. obras de arte y lugares de culto que constituyen patrimonio cultural y espiritual de los pueblos. casi dos tercios de la comunidad internacional han ratificado estos textos. no serán objeto de ataques. que por su liberación produzcan pérdidas importantes en la población civil. ya no queda prácticamente s ino un único ³centro de potencia . diques. toma de rehenes. la aplicación de s us disposiciones deja. se debe tener claridad que frente al personal de salud y religioso se debe actuar siempre para protegerlos y respetarlos. sentimos un gran alivio cuando. terminamos nuestra labor y. Así mismo. se hace necesario recordar que todas las personas tienen unas garantías fundamentales. mediante su tradición democrática. Dudo que para demostrar lo bien fundado de esta afirmación. cesará la protección cuando realicen actividades al margen de sus tareas humanitarias siendo neutralizadas. una especie de júbilo por haber realizado una importante acción en beneficio de las víctimas de la guerra. Quienes colaboramos de diferentes maneras en la redacción de estos textos. el 8 de junio de 1977. De hecho. Éste está integrado por los Estados que. razón por la cual se han creado una serie de entidades son su debida autoridad para hacer cumplir dichos deberes y en su debido momento sancionar su incumplimiento. actualmente. destruir. mucho que desear. su filosofía de los derechos         . prohibe amenazas de violencia o terrorismo. o cuya destrucción total o parcial. serán tratadas con humanidad y queda terminantemente prohibido ordenar qu no hayan e sobrevivientes. sea necesario evocar los penosos conflictos que han tenido lugar durante los últimos veinte años. El caso que conozco mejor es el de la s ³guerras yugoslavas (1991-1995). el nuevo derecho de los conflictos armados ha hecho grandes progresos. Lo que más preocupa es que todo esto ocurre hoy cuando. incluyendo aquellas que hayan dejado de participar en el conflicto. lo anterior se debe recalcar que la población civil y las persona civiles gozarán de protección general contra los peligros procedentes de operaciones militares. es el ejemplo más patente del desfase entre el derecho y su aplicación. centrales nucleares y de energía eléctrica . Al hablar de Derecho Internacional Humanitario y DICA es indispensable hablar de las cinco reglas básicas que son: Atacar únicamente objetivos militares Distinguir entre combatientes y no combatientes Distinguir entre combatientes y población civil Utilización de ciertos métodos y armas de combate No emplear los actos de barbarie que utiliza el enemigo. No obstante. tampoco será objeto de ataque: presas. No hay que olvidar que. desafortunadamente. no serán obj to e de ataques. La prohibición de las represalias en el Protocolo I: un logro para una mejor protección de las víctimas de la guerra Respondo. por lo tanto. después de la desaparición del ³universo totalitario . con cierta desazón. captura o neutralización.

aunque sean ³justificados . además. La causa de este desfase es. Sin embargo. hace que la obligación de las Altas Partes Contratantes sea mucho más imperativa de lo que era en aquella época. Aunque se ³justifiquen como res puesta a la violación del derecho por el adversario. no tienen influencia alguna en el sino de una guerra. en mi opinión. el desarrollo. la obr a de 1974-1977 es un logro indudablemente positivo que mejora la protección de las víctimas de la guerra y es más que justo conmemorar su vigésimo aniversario. incluso. bajo ciertas condiciones. Pero en este caso. con respecto al texto de este nuevo derecho. Evidentemente. de todos los heridos exterminados o de todos los civiles torturados. Por lo demás. Ni los Aliados ni el Eje retrocedieron ante esos sacrificios y la Alemania nazi sólo entregó las armas cu ando se vio prácticamente en la imposibilidad de oponer resistencia. incluyendo la amenaza de utilizarla? Considero que no. esos actos ponen directamente en juego la responsabilidad penal de la persona que transgrede deliberadamente las normas del derecho. ¿cuál es la situación más crítica en que éste se puede encontrar en una guerra? La respuesta es. además. no hay que olvidar que hubieron de transcurrir cuarenta años para que se reconociera debidamente. el Protocolo I sigue la vía trazada en 1949 para prohibir de modo casi absoluto las represalias contra todas las categorías de personas protegidas que están en poder de la parte adversa. por consiguiente. siempre y entodas las circunstancias. sin cuartel. y sería injusto criticar un derecho tan bien integr ado en un ámbito jurídico y que refleja la tendencia de instituir un orden público internacional en donde reina la fuerza bruta. Pese a ello. prohíbe todo empleo de la fuerza armada. a pesar del malestar al que hice alusión. Es. Podría objetarse que sigue habiendo represalias a pesar de estar prohibidas por el Protocolo I. injusto y no equitativo porque afectan siempre a inocentes. Bastan como ejemplo las ³guerras yugoslavas . (Incluso en el caso de que sea el individuo más pacífico del mundo y deteste francamente el régimen al que está sometido. incluso argumentando represalias ³justificadas . en 1945. la experiencia muestra que atacar. Sin embargo. pero no abordaré aquí esos reproches. ³pertenece a la parte en el conflicto que libra una ³guerra total y. la falta de voluntad política de los Estados en cuestión para ³hacer respetar ese derecho en el mundo. Así pues. contrariamente al antiguo derecho de La Haya. han propiciado. aunque no tenga nada que ver con todos esos crímenes e. es el más importante: la prohibición de las represalias. caer en poder del enemigo. La suerte que corre puede ser mucho peor si. pues es. Actualmente. con respecto al contenido e. Desde 1945. contra la población civil del adversario no aporta ventaja alguna. lo que. en vano que se recurre a esos medios. corre entonces el riesgo de ser ³castigado en nombre de todos los prisioneros de guerra fusilados.) Como represalia. son ineficaces. La historia de las guerras ²y sobre todo la de la Segunda Guerra Mundial² lo muestra sin equívocos: las represalias no sólo son un medio bárbaro. Por consiguiente. contra combatientes y objetivos militares. pero. las muy precisas y cla ras disposiciones al respecto no dejan la menor duda de que las represalias contra la población y los objetos civiles son una violación grave del derecho internacional ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ . cabe esperar que. hay situaciones en que está permitido responder del mismo modo a una violación grave y manifiesta cometida por el adversario en el campo de batalla. La Conferencia Diplomática no pudo prohibir del mismo modo las represalias en la conducción de las hostilidades. Además. la afirmación y la reafirmación del cuerpo que hoy forma el derecho internacional humanitario aplicable en caso de conflicto armado. desde la Primera Conferencia de la Paz en La Haya (1899). El único resultado del bombardeo de Londres y de otras ciudades británicas. un buen derecho. por lo demás.humanos y su concepción general del derecho y de su valor. el valor del Reglamento de La Haya. incluso. en 1940. el adversario no tiene derecho a responder por un acto similar. Los expertos militares tienen el deber de evaluar la eficacia de este tipo de represalias. Es buen derecho porque. sino porque. como toda empresa humana. En resumen. Se reafirmó esta noción en el primer párrafo del ar tículo 1 del Protocolo I. aunque sea inocente. aunque. pues no cabe duda de que tienen medios eficaces para hacerlo. el ataque debe estar dirigido. en un contexto jurídico muy diferente al de 1949. varios aspect os de los Protocolos adicionales son criticables. pues la población civil y los objetivos no militares están. desafortunadamente. el júbilo que sentimos cuando se firmaron los Protocolos se justificaba. esta práctica nunca hace triunfar la legalidad. sin duda alguna. Cuando hablamos de la protección del ser humano en un conflicto a rmado. Esperamos también que la noción de ³hacer respetar sea finalmente comprendida y aplicada en el sentido que inspiró a los autores del artículo 1 común a los Convenios de Ginebra. ¿Puede ser esto de otra manera en una sociedad internacional que no sólo prohíbe el conflicto armado sino que. efectivamente. sin duda. me atrevo a afirmarlo. los repruebe profundamente. bajo la salvaguardia del derecho humanitario. Así lo consideré entonces y mi opinión no ha cambiado. con el tiempo. La desazón a la que hice alusión en las primeras líneas no se relaciona con el derecho sino con su aplicación. Hablaré más bien del logro que. a mi parecer. Sin embargo. los conflictos llamados ³internos sólo han confirmado lo que ya se sabía: los ataquescontra la población civil. Ahora bien. por que prevé sanciones en caso de violación de las normas que rigen la conducción de las hostilidades. fue la destrucción total de Dresde y Leipzig. en Nuremberg. dificulta la conducción de la guerra. quizás. la única consecuencia es la generalización de la barbarie. todos los fusilamientos masivos durante el último conflicto mundial y la destrucción de todos los Oradour -sur-Glane de este mundo no han mermado la voluntad de resistencia de la parte víctima. pues. surja la actualmente inexistente voluntad política para la a plicación de ese derecho. Es evidente que si una parte en el conflict o bombardea salvajemente ciudades. Los motivos son tanto humanitarios como racionales.

independientemente de que sean funcionarios públicos. Original: francés Antes de responder la cuestión anterior cabe hacer una serie de acotaciones: La creación de la Corte Penal Internacional y la inclusión en la legislación penal colombiana. en consecuencia a que ciertas normas del DIH requieren la promulgación de leyes especiales por los Estados y que sin ellas las autoridades nacionales no pueden exigir el cumplimiento de esas obligaciones internacionales. traen un impacto preventivo para el Estado. evitar la crueldad inútil. Dictada como un principio de base e incluida en diferentes artículos del Protocolo I a fin de precisar su alcance. Todo esto. las personas que ordenan o ejecutan tales actos ya no pueden. en un capítulo especial en Código Penal. ******* Konstantin Obradovic es profesor de derecho internacional en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Belgrado. Toda esta legislación creada es necesaria para sancionar a los autores de los crímenes de guerra y otras conculcaciones graves del DIH y luchar así contra la impunidad de dichos delitos. y por ello se han venido dando unas importantes adaptaciones legales necesarias para cumplir con las obligaciones que de los mismos se derivan y facilitar el funcionamiento de dicha jurisdicción. reglamentarias y administrativas. así como de la asistencia técnica entre los Estados para el diseño de dichas adaptaciones. la prohibición de las represalias contra las personas y los bienes protegidos es. entre otras cosas. podemos ver como en Colombia hay un dinámico proceso de ratificación y adhesión al Estatuto de Roma y al DIH. . si llegan a encontrarse ante una jurisdicción nacional o internacional. guerrilleros o ciudadanos. un escudo contra a la barbarie. Tomando como base lo anterior. se coincide en la importancia y el compromiso de seguir impulsando las medidas de aplicación nacional del DIH en cada país.humanitario y el haber aclarado este punto es un logro extremadamente importante. las fuerzas al margen de la ley y la población civil. el beligerante que actúe de ese modo debe estar plenamente consciente de que viola manifiestamente el derecho y que acomete esas acciones por su cuenta y riesgo. podemos afirmar que en Colombia se está viniendo dando este fenómeno legislativo. del Derecho Internacional Humanitario. es decir aplican una prevención general y especial frente a todas las personas residentes en Colombia. debido a que todos deben conocer a la CPI y al DIH y respetar y a acatar sus disposiciones. En otras palabras. Actual mente. Participó en la Conferencia Diplomática de 1974 -1977 como miembro de la delegación yugoslava y fue vicepresidente de la Comisión I. Por tanto. pues con estos se busca acabar con la impunidad reinante en el mundo. que abarca de los Artículos 135 al 163 del Código Penal. el estatuto y el DIH son un instrumento para que se dé la exigibilidad de los derechos del hombre. Si la finalidad del derecho humanitario es. y más específicamen en te nuestro país. Internacionalmente en relación a la aplicación concreta del DIH. que pueden incluir medidas legislativas . invocar para justificarse la respuesta a una violación similar del enemigo. de guerra y de lesa humanidad. esta causa está bien servida mediante esta prohibición.tales como leyes penales para sancionar los graves crímenes contra el derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Según lo antepuesto. prueba de ello es el Titulo II que habla sobre los Delitos contra Personas y Bienes Protegidos por el DIH. respecto a los delitos de genocidio. sin duda.

es necesario que en Colombia se cree una comisión de este tipo para garantizar así un ente que vigile el cumplimiento del DIH en nuestro país y que complemente las funciones de divulgación del mismo. En este sentido internacionalmente existen unas comisiones. tanto civiles como militares. Debido a que cuando no hay un órgano de coordinación o una autoridad responsable. Ejemplo de la existencia de estas comisiones son: COMITÉ INTERINSTITUCIONAL DE DIH DE EL SALVADOR (CIDIH-ES) COMISIÓN NACIONAL DE DIH DE BOLIVIA (CNADIH) COMISIÓN NACIONAL PERMANENTE PARA LA APLICACIÓN DEL DIH.Además de que exista una legislación que castigue dichos delitos es necesario que se adopten medidas necesarias para garantizar que todas las personas. conozcan sus normas. dentro del marco nacional. b) Garantizar que las personas y los lugares protegidos sean definidos y correctamente identificados. pues no sólo las partes en conflicto son responsables de su aplicación. la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público. que realizan organismos estatales como las personerías municipales. tanto a las fuerzas armadas y del orden como al público en general. Por ello. Además de todo lo señalado. conforme al artículo 1 común a dichos Convenios. de varias autoridades gubernamentales. que se encargan de vigilar el cumplimiento del DIH dentro de un país. se practique y se difunda. pues se necesita un nuevo organismo para evaluar cómo se está aplicando el DIH en los ordenamientos jurídicos internos y determinar las lagunas y las acciones que habría que emprender. PANAMÁ (CPDIH) COMISIÓN AD HOC DE TRINIDAD Y TOBAGO DE ESTUDIO DE LOS PROTOCOLOS ADICIONALES DE 1977 Por lo antecedente. las disposiciones administrativas y el personal necesarios para poder aplicarlo y se prevengan y sancionen sus violaciones. las responsabilidades se diluyen y no se toman iniciativas para llevar a cabo esa tarea. las comisiones nacionales de aplicación del DIH desempeñan un papel importante. y por tanto velan por que este se respete. se apliquen algunas medidas como: a) Dar a conocer los textos lo más ampliamente posible. . se necesita que en Colombia. sino que todos los Estados partes en los Convenios de Ginebra de 1949 (190 Estados) tienen el deber de "respetar y hacer respetar" el DIH en todas las circunstancias. existan las estructuras. La puesta en práctica de lo anterior depende. ya que incumbe principalmente a los Estados garantizar la plena aplicación de los instrumentos de DIH.

Protege a las personas que no participan o que ya no participan en los combates y limita los medios y métodos de hacer la guerra. obligatorio para todos los Estados del mundo. tanto a nivel interno como internacional. Estos Convenios se completaron con otros dos tratados: los Protocolos adicionales de 1977 relativos a la protección de las víctimas de los conflictos armados. conforme al principio pacta sunt servanda (toda convención debe ser fielmente cumplida por las partes de acuerdo con lo pactado). por razones humanitarias. los principios universales de algunos derechos fundamentales del hombre. d) Captar personal cualificado e impartirle formación. El DIH suele llamarse también "derecho de la guerra" y "derecho de los conflictos armados". en particular. Además si se acepta que los principios del DIH son universales. una responsabilidad compartida para que las acciones de cada uno de los miembros de la comunidad internacional respeten. Son principalmente: . En conclusión nosotros pensamos que la tipificación en nuestro código de delitos contra personas y bienes protegidos por el derecho internacional humanitario ayuda de cierta manera a enfrentar de un modo más sólido las constantes violaciones que se llevan a cabo día a día por parte de los grupos armados que hacen parte del conflicto armado que se desarrolla en nuestro país. se puede argumentar que forman parte del jus cogens. por el derecho consuetudinario internacional que se compone a su vez de la práctica de los Estados que éstos reconocen como obligatoria. trata de limitar los efectos de los conflictos armados. 2. e) Prever la creación de organizaciones de protección civil y oficinas nacionales de información. Está integrado por acuerdos firmados entre Estados denominados tratados o convenios.c) Adoptar una legislación que permita sancionar el uso abusivo de los emblemas protegidos y. Hay asimismo otros textos que prohíben el uso de ciertas armas y tácticas militares o que protegen a ciertas categorías de personas o de bienes. que regula las relaciones entre los Estados. El DIH es parte del derecho internacional. Igualmente cabe hacer mención a la doble obligación de los Estados partes en los Convenios de Ginebra de respetar y hacer respetar el DIH. La segunda implica un compromiso concreto. Ya que la primera es una obligación internacional normal. así como por principios generales del derecho. en los que son parte casi todos los Estados. ¿Cuál es el sustento normativo del Derecho Internacional Humanitario? El sustento normativo del DIH se encuentra esencialmente contenido en los cuatro Convenios de Ginebra de 1949. 1. ¿Qué se entiende por Derecho Internacional Humanitario? El derecho internacional humanitario (DIH) es un conjunto de normas que. el de la cruz roja.

3. los Estados tienen la obligación de adoptar medidas prácticas y jurídicas. algunos de ellos protegen a la persona humana en todo tiempo. En virtud del derecho humanitario. El DIH no admite derogación alguna. al menos. haya guerra o paz. dado que fue concebido para situaciones de emergencia. La Convención de 1980 sobre Ciertas Armas Convencionales y sus cinco Protocolos. Los derechos humanos.La Convención de la Haya de 1954 para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado y sus dos Protocolos. Sin embargo. como son la promulgación de leyes penales y la difusión del DIH. El Tratado de Ottawa de 1997 sobre las Minas Antipersonal. los derechos humanos) son complementarios. Su principal objetivo es proteger a las personas contra la arbitrariedad de su respectivo Gobierno. el CICR desempeña un papel clave velando por que se respeten las normas humanitarias . En particular. Además. en particular los conflictos armados. El deber de velar por que se apliquen el DIH y los derechos humanos incumbe principalmente a los Estados. concebidos fundamentalmente para tiempos de paz. aunque desde ángulos diferentes. ¿Cuál es la diferencia entre el Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos? El derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos (en adelante. los Estados han de garantizar que los demás Estados también lo respeten. En el DIH se prevén varios mecanismos específicos para contribuir a su aplicación. se aplican a todos. El derecho humanitario se aplica en situaciones de conflicto armado mientras que los derechos humanos o. un mecanismo de Potencia protectora y la Comisión Internacional de Encuesta. Estos derechos no regulan la conducción de las hostilidades. la salud y la dignidad de la persona humana. los Estados velarán porque su legislación nacional esté en conformidad con las obligaciones internacionales. La finalidad del derecho humanitario es proteger a las personas que no participan o han dejado de participar en las hostilidades. algunos tratados de derechos humanos autorizan a los Gobiernos a suspender ciertos derechos en situaciones de emergencia pública. Paralelamente. a tenor del derecho de los derechos humanos. Asimismo están previstos un procedimiento de encuesta. Las normas incluidas en el DIH imponen deberes a todas las partes en conflicto. La Convención de 1993 sobre Armas Químicas. La finalidad de ambos es proteger la vida. La Convención de 1972 sobre Armas Bacteriológicas. El Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados.

en esa situación. El derecho humanitario está destinado. por ejemplo: 1. incluidos los refugiados.4. se equipara a un conflicto armado internacional. que la guerra de liberación nacional. tiene dos regímenes de protección: a) Conflicto armado internacional. regulares o no. Prisioneros de guerra. El derecho humanitario está destinado. así como a miembros de los servicios sanitarios de las fuerzas navales. ¿A quienes se considera protegidos por el Derecho Internacional humanitario? El derecho internacional humanitario es aplicable en dos situaciones o. o que han dejado de participar. que no participan directamente. Cabe destacar. 2. en las hostilidades. principalmente. a las fuerzas armadas. se aplican los Convenios de Ginebra de 1949 y el Protocolo I de 1977. enfermos o náufragos en la guerra marítima. es decir: Militares heridos o enfermos en la guerra terrestre. por ejemplo: . como se define en el artículo 1 del Protocolo I. b) Conflicto armado no internacional En caso de conflicto armado no internacional. y protege a toda persona. en el conflicto. o categoría de personas. personas civiles detenidas o internadas. Población civil. religioso y organismos de protección civil. 3. o que ha dejado de participar. son aplicables el artículo 3 común a los cuatro Convenios y el Protocolo II. a las partes en conflicto y protege a todo individuo o categoría de individuos que no participa directamente. personas civiles extranjeras en el territorio de una de las partes en conflicto. 4. personas civiles en los territorios ocupados. así como a miembros de los servicios sanitarios de las fuerzas armadas. que participan en el conflicto. en este caso. Conviene puntualizar que las condiciones de aplicación del Protocolo II son más estrictas que las previstas en el artículo 3. personal sanitario. lo que es lo mismo. Militares heridos.

debido a que estos son de vital importancia para la atención oportuna y defensa de la comunidad. 5. población civil. las grandes bibliotecas. militares y las ambulancias. personal sanitario y religioso. así como las colecciones científicas y las colecciones importantes de libros. tales como los museos. graves y duraderos que vayan en contra de la preservación del patrimonio cultural (costumbres. Bienes civiles: Todos los que no son objetivos militares. Las instalaciones médicas. c.. indispensables para la supervivencia de la población civil. La razón para que estos bienes sean protegidos por el DIH es que no se causen daños superfluos. los campos arqueológicos. intereses etc. personas privadas de libertad a causa del conflicto. religiosos o seculares. tales como los monumentos de arquitectura. de arte o de historia.. que se denominarán "centros monumentales". b. Los edificios cuyo destino principal y efectivo sea conservar o exponer los bienes culturales muebles definidos en el apartado a. Los bienes.Combatientes heridos o enfermos. que tengan una gran importancia para el patrimonio cultural de los pueblos. religión. artístico o arqueológico. manuscritos. los depósitos de archivos. y b. . se considerarán bienes culturales. militares y ambulancias) son imprescindibles en una sociedad para su optimo funcionamiento. Los centros que comprendan un número considerable de bienes culturales definidos en los apartados a. ¿Cuáles son los bienes protegidos por el Derecho Internacional humanitario y cuál es la razón de su protección? Bienes culturales: Para los fines de la presente Convención. cualquiera que sea su origen y propietario: a. los grupos de construcciones que por su conjunto ofrezcan un gran interés histórico o artístico. y es un deber del estado velar por la protección de dichos bienes. libros y otros objetos de interés histórico. las obras de arte. muebles o inmuebles. de archivos o de reproducciones de los bienes antes definidos. así como los refugios destinados a proteger en caso de conflicto armado los bienes culturales muebles definidos en el apartado a.) También porque algunos de ellos( instalaciones medicas.

Actos sexuales violentos en persona protegida. Tortura en persona protegida. constituye un pequeño código dentro del código penal? Se puede sostener que es razonable dicha apreciación debido a que en el capitulo único denominada contra personas o bienes protegidos por el DIH trata de muchos de los delitos que ya ha tratado el código solo con la diferencia que el sujeto pasivo tiene una característica especial y es el hecho de ser una persona protegida por el DIH. ¿Por qué razón algunos autores sostienen que el capitulo denominado delitos contra personas o bienes protegidos por el DIH. . Perfidia. 8. Actos de terrorismo Actos de barbarie. ¿En qué casos serian aplicables estas disposiciones? En casos tales como los siguientes: Homicidio en persona protegida.6. o si ya estaba desarrollado el tema Colombia debe ajustar su legislación según las condiciones que proponga dicho tratado. ¿Desde cuándo en la legislación colombiana se cruza el derecho penal con el derecho internacional humanitario? En la legislación colombiana podemos decir que se cruza el derecho penal con el derecho internacional humanitario desde el mismo momento en que nuestro gobierno firma y ratifica el tratado ya sea bilateral o multilateral y desarrolla los temas tratados en el tratado dentro del derecho penal interno. Acceso carnal violento en persona protegida. Tratos inhumanos y degradantes y experimentos biológicos en persona protegida. Prostitución forzada o esclavitud sexual. razón por la cual es una manera de decir que es un código penal que busca proteger de una forma es pecial a las personas que salvaguarda el DIH. Lesiones en persona protegida. 7. Utilización de medios y métodos de guerra ilícitos.

Actos de discriminación racial. étnico. Destrucción de bienes e instalaciones de carácter sanitario. Exacción o contribuciones arbitrarias. Destrucción y apropiación de bienes protegidos. Omisión de medidas de socorro y asistencia humanitaria. Destrucción o utilización ilícita de bienes culturales y de lugares de culto. Detención ilegal y privación del debido proceso. Destrucción del medio ambiente. traslado o desplazamiento forzado de población civil. Crímenes de Guerra: Violaciones graves a los 4 convenios de Ginebra de 1949 o a su dos Protocolos Adicionales de 1977 en el contexto de conflictos armados internacionales o no . Constreñimiento a apoyo bélico Despojo en el campo de batalla. racial o religioso. ¿Cuáles son los considerados delitos típicos de la guerra o del conflicto armado? Los delitos típicos de la guerra o del conflicto armado son: Genocidio: Matanza. Represalias. Toma de rehenes. 9. exterminio. expulsión. Atentados a la subsistencia y devastación. lesión grave a la integridad física o mental o demás conductas cometidas con la intención de destruir total o parcial totalmente a un grupo nacional. Obstaculización de tareas sanitarias y humanitarias. Omisión de medidas de protección a la población civil. Reclutamiento ilícito. Crímenes de Lesa Humanidad: Asesinato. tortura y demás actos cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la una población civil. Deportación. Ataque contra obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas.

10. ¿Desarrolla a plenitud el titulo en cuestión la filosofía de los instrumentos internacionales que estructuran el DIH? Desde nuestro punto de vista el titulo al que nos referimos si cumple con la filosofía de los instrumentos internacionales que estructuran el DIH debido a que las principales funciones que debe cumplir el DIH son la protección a las personas que se encuentran por fuera del conflicto armado y como segunda medida busca restringir a las partes del conflicto en la utilización de ciertas clases de armamento y en la práctica de determinadas técnicas militares. por una sola vez una reserva a la competencia de la CPI sobre estos crímenes durante 7 años a partir de la entrada en vigor del Estatuto. Crimen de Agresión: El antecedente de este tipo es el crimen contra la paz pero en el proceso de negociación del Estatuto. en vista de esa situación decidió el gobierno colombiano crear instrumento legales mas fuertes para intentar poner un tope humanitario al conflicto es decir. esto en pro de que Colombia es un país. 11. Con base al anterior argumento podemos afirmar que el titulo mencionado si desarrolla a plenitud dichos fines debido a que sanciona la comisión de ciertos delitos que se producen frecuentemente dentro del conflicto armado y también vela por la vida de los sujetos protegidos dentro del conflicto armado los cuales están debidamente nombrados en el 1 convenio de ginebra de 1949 y en el protocolo 1 de 1977. ¿Por qué razón estas conductas reciben mayor sanción que las ordinarias? Desde nuestro punto de vista podemos observar que estas acciones se ven tipificadas en nuestra legislación con unas penas más severas. trato de humanizar la guerra para así proteger la vida de las personas que eran victimas indirectas del conflicto interno.internacionales. . no se pudo llegar a un acuerdo sobre su contenido. donde el conflicto irregular y la guerra de guerrillas es nuestro diario vivir. Por lo tanto. la CPI tendrá competencia sobre este crimen una vez sea tipificada por la Asamblea de Estados parte que se debe realizar 7 años después de la entrada en vigor del Estatuto de Roma. así en conclusión vale la pena afirmar que Colombia en su legislación penal se ha acomodado a las exigencias que hace el DIH en la materia de la protección de personas y bienes protegidos por el DIH. Cabe destacar que los estados parte podrán hacer.