You are on page 1of 4

c  

Primero, una Helicasa separa las hebras de ADN en estas denominadas cajas TATA, ya
que la adenina y timina poseen un doble enlace, mientras que la citocina y guanina
poseen uno triple. Posteriormente se unen las proteinas de transcripción (TBP, TF2D, TF2B)
permitiendo, de esta manera, el acceso de la ARN polimerasa al molde de ADN de
cadena simple, siendo esta la ultima en posicionarse. Aunque la búsqueda del promotor
por la ARN polimerasa es muy rápida, la formación de la O O 

 o
apertura del ADN y la síntesis del cebador es muy lenta. La burbuja de transcripción es una
apertura de ADN desnaturalizado de 18 pares de bases, donde empieza a sintetizarse el
ARN cebador a partir del nucleótido número 10 del ADN molde de la burbuja de
transcripción. La burbuja de transcripción se llama
 O . La ARN polimerasa es
una enzima formada por 5 subunidades: 2 subunidades ǂ, 1 subunidad ǃ, 1 subunidad ǃ' y
1 subunidad ǚ que tiene como función la unión de ribonucleótidos trifosfato. Cuando se
forma el complejo abierto, la ARN polimerasa comienza a unir ribonucleótidos mediante
enlaces fosfodiéster, y una vez que se forma el primer enlace fosfodiéster, acaba la etapa
de iniciación.y comienza asi comienza la siguiente etapa.

   

La ARN polimerasa cataliza la elongación de cadena del ARN. Una cadena de ARN se
une por apareamiento de bases a la cadena de ADN, y para que se formen
correctamente los enlaces de hidrógeno que determina el siguiente nucleótido del molde
de ADN, el centro activo de la ARN polimerasa reconoce a los ribonucleótidos trifosfato
entrantes. Cuando el nucleótido entrante forma los enlaces de hidrógeno idóneos,
entonces la ARN polimerasa cataliza la formación del enlace fosfodiéster que
corresponde. A esto se le llama elongación, la segunda etapa de la transcripción del
ARN.


  

Al finalizar la síntesis de ARNm, esta molécula ya se ha separado completamente del ADN


(que recupera su forma original) y también de la ARN polimerasa, terminando la
transcripción. La terminación es otra etapa distinta de la transcripción, porque justo
cuando el complejo de transcripción se ha ensamblado activamente debe
desensamblarse una vez que la elongación se ha completado. La terminación está
señalizada por la información contenida en sitios de la secuencia del ADN que se está
transcribiendo, por lo que la ARN polimerasa se detiene al transcribir algunas secuencias
especiales del ADN. Estas secuencias son ricas en guanina y citosina, situadas en el
extremo de los genes, seguidas de secuencias ricas en timina, formando secuencias
  
 , que cuando se transcriben el ARN recién sintetizado adopta una  
 
  que desestabiliza el complejo ARN-ADN, obligando a separarse de la ARN
polimerasa, renaturalizándose la burbuja de transcripción. Algunas secuencias de ADN
carecen de la secuencia de terminación, sino que poseen otra secuencia a la que se
unen una serie de proteínas reguladoras específicas de la terminación de la transcripción
como  .
  
     

La información genética está contenida en los  , segmentos de ADN que llevan
información para fabricar un producto funcional determinado. Nuestro genoma tiene
aproximadamente 30.000 genes. Sólo una pequeña parte del genoma es codificante; la
mayor parte corresponde a secuencias cortas móviles no codificantes o a secuencias
regulatorias.

Para que la información pase de una molécula a otra, primero debe copiarse, en un
proceso que se llama   y que ocurre en el núcleo. Pero como el ADN se
encuentra en el núcleo y las proteínas son sintetizadas en el citoplasma, debe existir una
molécula que funcione como intermediaria. Este papel lo cumple el     

  
. El ADN se copia en ARNm en el núcleo, en un proceso denominado
   . Luego la información contenida en el ARNm es empleada para construir
proteínas en el proceso de   , que tiene lugar en el citoplasma.

Estos tres procesos secuenciales constituyen el llamado 


     , que
establece que la información fluye desde el ADN al ARN y de este a las proteínas.
(Además, las proteínas controlan el proceso de replicación del ADN uniéndose a una
secuencia específica en el ADN. De esta manera pueden activar o inhibir la transcripción
de un gen determinado.)

   
 
      

1.Y åirus

1.Y Proteínas que se autorreplican: priones

å 

Ciertos virus, como el de la inmunodeficiencia humana (å H), guardan su información


genética en forma de ARN y la duplican utilizando ADN (con la ayuda de enzimas
denominadas      ). Cuando estos agentes se introducen en una célula
huésped convierten su ARN, de cadena simple, en ADN, de cadena doble, y este
segmento se inserta en el genoma de la célula. El ADN modificado es transcripto por
enzimas celulares y luego es traducido. Las proteínas generadas junto con el ARN viral, se
ensamblan y forman una nueva partícula viral capaz de infectar nuevas células.

El descubrimiento de estas enzimas capaces de sintetizar ADN a partir de ARN ha


conducido a cuestionar el dogma central. Este postulado ha sido revisado ya que la
información no fluye de manera unidireccional sino de forma bidireccional. Entonces, el
dogma actualizado sería el que se muestra la figura 2.

Figura 2. @O 



   
 O  


           
  
@ 

Existen otros tipos de virus, como el virus Junín o de la fiebre hemorrágica argentina, cuyo
genoma también está formado por ARN, en lugar de ADN. Estos son capaces de duplicar
su ARN sin ADN como intermediario. ¿Cómo? Utilizando una proteína viral ²la 
 
 ² que sintetiza ARN y usa ARN como molde. Tanto las moléculas originarias
como las sintetizadas por la polimerasa son utilizadas como molde para la traducción de
proteínas virales. Además, la misma ARN polimerasa es responsable de la replicación y
transcripción del genoma viral.

          

Además existen determinados tipos de proteínas que son capaces de ´autoperpetuarseµ.


Estas proteínas, denominadas    o   (Proteína de Prión), cambian de manera
anómala su conformación o estructura. No se conoce el motivo por el cual las proteínas
adquieren dicha estructura, pero lo cierto es que el cambio les permite no sólo formar
cúmulos proteicos sino que pueden ´contagiarµ a sus pares normales (las proteínas del
mismo tipo cuya estructura es correcta) y convertirlas en defectuosas. Por lo tanto, los
priones son proteínas anómalas capaces de generar en el huésped otras como ellas, a
partir sus pares normales. Esto de alguna manera sería una ´replicaciónµ de proteínas,
teniendo en cuenta que en realidad lo que se replica es una estructura tridimensional a
partir de una proteína normal (sintetizada por los mecanismos conocidos).

La proteína PrP es la responsable del mal de la vaca loca (encefalopatía espongiforme


bovina) y de enfermedades similares en humanos y ovejas. Esta proteína se localiza en la
membrana de las neuronas, y cuando adquiere la conformación defectuosa ´contagiaµ
a otras células propagando la anomalía. Esta proteína con estructura diferente puede
´contagiarµ a las proteínas de un humano que coma carne procedente de un animal
enfermo.

Y
Y