You are on page 1of 12

RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP.

110-121
110

Comunidades de práctica: una


estrategia para la creación de
conocimientos
Ramona Imelda García López
Guadalupe Eugenia Ramírez Martínez
Joel Angulo Armenta
José Fernando Lozoya Villegas
Instituto Tecnológico de Sonora. Ciudad Obregón, México

El hombre es un ser social que interactúa constantemente con otros individuos


para aprender. En el ámbito educativo también se requiere de interactuar para
mejorar y fortalecer el aprendizaje; por ello, se forman comunidades de
aprendizaje para crear conocimientos que contribuyan a la formación y
crecimiento personal y grupal y hasta organizacional. Por ello, es importante
reflexionar sobre las comunidades de aprendizaje, también llamadas comunidades
de práctica o conocimiento e identificar el papel que juegan en la creación de
conocimientos; pero, ¿Qué son las comunidades de práctica? ¿Cuáles son sus
características? ¿Qué función desempeñan en la adquisición de aprendizajes y
creación de conocimientos? ¿Cómo formar una comunidad de práctica? Éstas y
otras preguntas se estarán respondiendo a lo largo de este trabajo.

Introducción

D esde sus orígenes el hombre ha buscado la manera de unirse a otros para


lograr su subsistencia; se dio cuenta que solo no podría enfrentar los
peligros que le acechaban, ni sobrevivir en las adversidades; por ello, fue
organizándose en grupos para facilitarse muchas de las tareas que tenía que
desarrollar; tenían una estructura de roles y cada quien se hacía cargo de
ciertas actividades. De esta manera, lograban entre todos los objetivos que se
planteaban: cazar, pescar, sembrar, por mencionar algunas. Así fueron
formándose las primeras comunidades.

Bajo la perspectiva descrita con anterioridad, puede decirse que una


comunidad es un conjunto de personas unidas por un fin común, que buscan el
apoyo mutuo, el autovalorarse como personas y hasta cierto punto también se
da la competencia entre ellos por ocupar un lugar en dicha comunidad y a su
vez competir con otras comunidades. Sin embargo, lo importante es la
colaboración o cooperación que se da entre los miembros para llevar a la
comunidad a un plano superior. Sobre lo anterior, Belohlavek (2004)
menciona algunos atributos de la cooperación: a) para cooperar se necesita
compartir y para compartir se necesita valorar el lugar compartido; hay

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
111

cooperación cuando las partes se complementan; b) cuando se coopera hay


conflictos, pero éstos deben llevar a la evolución para igualar las
oportunidades de todos en su participación en la comunidad; c) se requiere de
un vínculo entre las partes, una valoración afectiva del otro al entender sus
necesidades; ese vínculo debe llevar a que uno da y el otro recibe sin medir el
esfuerzo del que da; y d) la base de la cooperación es la confiabilidad para
lograr una integración en donde todos reciben lo que esperan y todos dan lo
que esperan de ellos.

Como puede observarse, el factor de compartir determina en mucho el


bienestar y progreso de la comunidad; pero ¿qué implica esta actividad?
¿Hasta dónde son sus alcances? Compartir es participar con otra persona en
alguna acción; es un acto natural del ser humano; implica respetar al otro
como par o “impar”; es un acto de madurez; se comparte para hacer o
disfrutar algo, tanto entre complementarios (uno tiene lo que el otro necesita y
viceversa), idénticos (personas que poseen atributos e intereses similares) y
suplementarios, es decir, tienen las mismas características pero proyectos en
común diferentes (Unicist Research Institute, 2004).

De esta forma, desde sus orígenes el hombre es un ser social en todos los
ámbitos en los que se desarrolla en donde interactúa constantemente con otros
individuos como tales o como organizaciones, y en dicha interacción siempre
está aprendiendo, tanto de manera consciente como inconscientemente. Así,
en el ámbito educativo también se habla de formar comunidades para mejorar
y fortalecer el aprendizaje pero donde también se orientan todas las acciones a
crear o generar nuevos conocimientos que contribuyan a la formación y
crecimiento personal y grupal y hasta organizacional.

Por ello, es importante reflexionar sobre las comunidades de aprendizaje,


también llamadas comunidades de práctica e identificar el papel que juegan en
la creación de conocimientos que pueden ser aplicados no sólo a nivel
educativo sino en cualquier circunstancia o situación donde el hombre se
desempeñe.

Desarrollo
Actualmente se está dando un paso importante en el desarrollo de la sociedad,
de estar centrada en la información se ha pasado al conocimiento; por ello se
le ha llamado Sociedad del Conocimiento y que a su vez es una sociedad de
aprendizaje. Varios fenómenos caracterizan esta situación: cada vez son más
las personas que pueden acceder a las instituciones educativas en sus distintos
niveles y formarse en todos los ámbitos; han surgido nuevas ocupaciones que
requieren conocimientos especializados y los miembros de la sociedad en su
totalidad son conscientes que el aprendizaje se da a lo largo de toda la vida y
buscan los medios pertinentes y adecuados para desarrollar cada vez más esos

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
112

aprendizajes. Este modelo de sociedad ha roto la distinción del ciclo vital


donde había un tiempo para educarse y aprender, y un tiempo posterior para
aplicar lo aprendido al mundo laboral. Hoy se aprende a lo largo de toda la
vida y en todo momento.

Gracias al conocimiento, las personas, las organizaciones y las instituciones se


adaptan a los cambios que se les presentan en su diario quehacer; el
conocimiento lleva a una formación constante y permanente a lo largo de toda
la vida. Algunos hechos importantes muestran la importancia que dentro de
las instituciones y en sus miembros en particular, juega la formación. Por
ejemplo, la incorporación de la perspectiva de la gestión de competencias en
el ámbito de los recursos humanos, así como el desarrollo de procesos para
crear nuevo conocimiento o adaptar el existente a los requerimientos de dicha
formación.

Desde esta perspectiva al hablar de conocimiento es necesario entender la


clasificación que de él se hace; al respecto Teece (2001) propone las
siguientes taxonomías: codificado y tácito; observable y no observable en su
utilización; positivo o negativo; autónomo o sistemático. Por su parte, la
OECD (1996) propone la siguiente clasificación del conocimiento: a) Know-
what que se refiere al conocimiento acerca de los “hechos”.b) Know-why que
se refiere al conocimiento científico de los principios y leyes de la naturaleza.
c) Know-how que se refiere a las habilidades o a la capacidad para hacer algo.

Es una forma típica de conocimiento desarrollado y mantenido dentro de los


límites de una empresa individual. Una de las razones más importantes para la
formación de redes industriales es la necesidad que tienen las empresas de
compartir y combinar elementos de know-how. d) Know-who que se refiere a
la información acerca de quién sabe qué y quién sabe cómo hacer qué.
Involucra la formación de relaciones sociales especiales que permiten el
acceso a expertos y el uso de sus conocimientos de manera eficiente.

Como puede observarse, el know-what y el know-why pueden obtenerse por


medio de libros, reportes y bases de datos, las otras dos formas de
conocimiento se generan a través de la experiencia práctica. El know-how se
aprende en situaciones donde uno aprende de otro con mayor experiencia y
conocimiento y el know-who se aprende como producto de una práctica social
y en ocasiones en ambientes educativos especializados. El know-who es
conocimiento socialmente incorporado que no puede transferirse con facilidad
por medio de canales formales de comunicación. (Medellín, 2003) De esta
forma, podría decirse que estos dos últimos conocimientos son los que se
desarrollan dentro de una comunidad de práctica, producto de la interacción
de todos sus miembros al compartir sus experiencias e interés sobre una
temática en particular.

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
113

Por otra parte, hay dos aspectos centrales en la creación del conocimiento que
tienen que ver con el cómo maximizar la habilidad de la gente para crear
nuevo conocimiento y cómo construir un ambiente que facilite compartir el
conocimiento generado (Sveiby, 2001). Referente a lo anterior, Nonaka y
Takeuchi (1995) en su propuesta sobre la organización creadora de
conocimiento dividen la creación de conocimiento en dos dimensiones: la
ontológica en donde señalan que “el conocimiento es creado sólo por los
individuos. Una compañía no puede crear conocimiento sin individuos”. En la
dimensión epistemológica establecen las diferencias entre conocimiento tácito
y explícito. El tácito es personal y de contexto específico, difícil de formalizar
y de comunicar. El explícito o codificado es aquel que puede transmitirse
utilizando el lenguaje formal y sistemático.

De acuerdo con estos autores, el conocimiento humano se crea y desarrolla a


través de la interacción social del conocimiento tácito y conocimiento
explícito. A esta interacción la denominan conversión de conocimiento; para
dichos autores existen cuatro formas de conversión del conocimiento:

1. Socialización, que es la conversión de conocimiento tácito en conocimiento


tácito. Es un proceso que consiste en compartir experiencias. La clave para
obtener conocimiento tácito es la experiencia.

2. Exteriorización, donde el conocimiento tácito se vuelve explícito. Se


observa en el proceso de creación de conceptos y se genera por el diálogo o la
reflexión colectiva.

3. Combinación, que es la conversión de conocimiento explícito en


conocimiento explícito. Los individuos intercambian conocimientos a través
de diversos medios, tales como documentos, reuniones de trabajo,
conversaciones telefónicas o redes de comunicación.

4. Interiorización, que implica la conversión de conocimiento explícito en


tácito. Es un proceso que está muy relacionado con el “aprender haciendo”.

Por otra parte, así como el proceso de creación y conversión del


conocimiento, también el enfoque de las competencias se convierte en el
centro de interés de la formación, ya que amplía el horizonte de los contenidos
formativos y señala cuáles deben ser las prioridades del aprendizaje.

Para Maragall (2002) una de las aportaciones importantes de la perspectiva de


las competencias es centrar el interés de los procesos formativos en el
aprendizaje de aquellos contenidos que son necesarios para adquirir los
comportamientos asociados a las competencias nuevas. La UNESCO (s.f.),
citada en Argudín (2005) define competencia como “El conjunto de
comportamientos socio afectivos y habilidades cognoscitivas, psicológicas,

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
114

sensoriales y motoras que permiten llevar a cado adecuadamente una


función”. Por su parte, Bigelow y Marelli (s.f.) citados en Argudín (2005),
explican que competencia es una capacidad de desarrollar habilidades
medibles; es decir, producir resultados utilizando conocimientos, habilidades,
destrezas y actitudes.

En la educación basada en competencias, el estudiante que aprende se


identifica con los productos académicos que genera a través de la aplicación
de sus conocimientos y habilidades, ya que reconoce el proceso que realiza y
las metodologías utilizadas. Argudín (2005), explica que cuando el estudiante
termina cada etapa del proceso de aprendizaje, se debe observar y evaluar
cada competencia que ha construido, y deben medirse en resultados. Después
se evalúan las competencias logradas en función de lo que el estudiante
construye o desempeña. El aprendizaje de las competencias ha estimulado
también una renovación amplia de las teorías psico-pedagógicas de los
aprendizajes. Por otra parte, se considera que todo proceso de aprendizaje es
una integración de un conjunto de informaciones y de experiencias, y que con
ellos se vuelven a interpretar los conocimientos preexistentes y, a su vez, se
construyen nuevos.

Las nuevas concepciones o fundamentos del aprendizaje obligan a


reconceptualizar el rol que desempeñan los actores de los procesos
formativos. Los estudiantes son agentes activos del proceso de aprendizaje y
el maestro (también llamado facilitador, formador, mediador), en lugar de ser
quien aporta sólo información sobre contenidos, es quien ayuda a las personas
a construir su propio proceso de aprendizaje. Las modernas teorías psico-
pedagógicas sobre el aprendizaje insisten en que éste es un hecho social. Las
personas aprenden a través de las interacciones que establecen con otras
personas que también están aprendiendo. Se aprende a partir de ir
construyendo estructuras cognitivas y éstas se crean a partir de la interacción
del aprendiz con su entorno, especialmente con su medio inmediato y con los
procesos de aprendizaje. Todos los procesos de aprendizaje se dan dentro de
un marco social. Las personas aprenden en ese marco, en donde influye la
cultura y la interacción social, estos procesos orientan la reflexión sobre su
propia actuación lo que a su vez inciden en la interiorización de lo aprendido.

Las personas aprenden realmente cuando comparten sus experiencias de


trabajo con otras personas que se encuentran en situaciones similares. De esta
manera el aprendizaje es primero, un proceso interpersonal que luego se
transforma en intrapersonal. (Maragall, 2002)

Gracias a los nuevos marcos conceptuales psico-pedagógicos se entiende


mejor cómo aprenden las personas adultas, cómo aprenden las personas
ocupadas y cómo las organizaciones pueden aprovechar estos aprendizajes. Se
aprende dentro y fuera de las organizaciones; así como durante y al margen de

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
115

los espacios formales habilitados para el aprendizaje. Por ello, cada vez
surgen nuevas formas o estrategias de cómo optimizar, mejorar y fortalecer
los aprendizajes logrados por los individuos de tal manera que se amplíe el
espectro de beneficios y beneficiados por los conocimientos generados en los
procesos de aprendizaje.

Precisamente, una de las estrategias que contribuye tanto a la creación de


conocimientos como al desarrollo de nuevos aprendizajes son las
comunidades de práctica, también llamadas comunidades de aprendizaje o
comunidades de conocimiento. El concepto de comunidades de práctica ha
sido propuesto por Etienne Wenger (2001) para referirse a grupos delimitados
de personas que comparten algún tipo de práctica, entre las que existen
relaciones, en gran medida informales, de reconocimiento, compromiso,
reciprocidad y continuidad a la hora de compartir información (surgida,
básicamente, a partir de experiencias) en procesos de construcción de
conocimiento significativo y, con él, de identidad colectiva (Lozano, s.f.)

Es decir, las comunidades de práctica son un grupo de personas que se han


reunido con el fin de desarrollar un conocimiento especializado, compartiendo
aprendizajes basados en la reflexión mutua sobre experiencias prácticas; son
un espacio donde las personas comparten información, ideas, experiencias y
herramientas sobre un área de interés común, en donde el grupo aporta valor.
Se basan en la confianza y desarrollan una manera de hacer las cosas que es
común, junto con un propósito o misión que también es común.

Por su parte, Lazo (2005) señala que una comunidad de práctica “es la
creación de espacios de comunicación entre miembros de una empresa para
lograr que puedan compartir la visión, las historias y las técnicas relacionadas
con sus necesidades específicas en el puesto de trabajo en la cual todos deben
aprender de todos. Es la construcción de una red social”.

Desde este punto de vista, lo más relevante es el cambio de paradigma que se


produce al concentrarse el conocimiento en un grupo y no en una persona
permitiendo eliminar los egos que producen un bloqueo en el aprendizaje, en
consecuencia aquellos que se sentían indispensables por tener apoderada la
información y el conocimiento serán reconocidos por su participación y
liderazgo. Esta nueva tendencia es interesante y ayuda de sobremanera a
acelerar la velocidad de aprendizaje; sin embargo, dado que no todo podrá ser
documentado, entonces es el grupo quien se posiciona como el especialista en
un dominio particular.

Por otra parte, Lozano (s.f.) señala que “las comunidades de práctica parten de
un principio regulador, el aprendizaje dialógico. Esta concepción
comunicativa defiende que el aprendizaje depende principalmente de las
interacciones entre personas, de la construcción conjunta de significados. Un

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
116

modo de desarrollar el diálogo reflexivo es a través de grupos interactivos. En


estos grupos se estimula el cambio de roles, unas veces se enseña y otras se
aprende del otro, la cooperación y la colaboración. Esta consideración del
papel del alumno se aleja de los enfoques constructivistas de corte más
cognitivo, básicamente centrados en los procesos del alumno, y se centra en
otros de índole más social. La atención se centra ahora en la dinámica
interactiva de co-construcción del conocimiento entre profesor y alumno”.

Una comunidad de práctica vuelve explícita la transferencia informal de


conocimiento dentro de redes y grupos sociales ofreciendo una estructura
formal que permite adquirir más conocimiento a través de las experiencias
compartidas dentro del grupo. De igual forma, la propia identidad del grupo se
consolida al reforzar el aprendizaje como un proceso de participación y
liderazgo compartido. Dicha transferencia de conocimiento puede ser virtual o
presencial, pero independientemente del medio, siempre debe ser un proceso
continuo y cooperativo en donde se establezcan estrategias de participación,
liderazgo, identidad, captura y aprovechamiento del conocimiento.

Según Wenger (1998) citado en Sanz (2005) hay tres dimensiones en las que
se asienta una comunidad de práctica: a) el compromiso mutuo que consiste
en el hecho de que cada miembro comparta su conocimiento y acepte el de los
otros es lo que otorga valor a la misma comunidad; b) la empresa conjunta,
aun cuando los intereses sean diferentes hay un proceso de negociación y
llegar a compartirlos y conjuntar esfuerzos por lograrlos y el repertorio
compartido al ir adoptando rutinas, palabras, herramientas, maneras de hacer,
símbolos o conceptos e incorporarlas a las prácticas.

Belly (2004) expresa que las comunidades de práctica son una fuente básica
para la creación de conocimiento. Consisten en un grupo de personas que se
unen para compartir experiencias positivas o negativas, procedimientos
acertados o fallidos pues su función primordial es compartir prácticas a partir
de las cuales sea posible crear o generar conocimientos para que el grupo
pueda avanzar y obtener mayores y mejores éxitos; como todo proceso, se
requiere una dirección que facilite los encuentros.

Precisamente como parte de esa dirección es necesario desarrollar ciertas


acciones que ayuden a la constitución efectiva de dichas comunidades de tal
forma que se establezcan las condiciones adecuadas para el éxito de las
sesiones de trabajo cuando éstas se desarrollan de manera presencial. Belly
(2004) señala los siguientes aspectos para establecer comunidades de práctica
exitosas: a) hay que desestructurarlas, es decir, dar una consigna al grupo para
direccionar el encuentro, a partir de ésta dejar que los integrantes determinen
el rumbo a seguir para lograrla; b) espacios circulares pues es más provechoso
tener una disposición del espacio en círculo de tal forma que todos los
miembros del grupo puedan mirarse de frente y que no haya posiciones

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
117

jerárquicas; c) usar cronistas que es una persona ajena a la comunidad, cuya


función es tomar nota de lo que se habla en forma objetiva para tener un
registro fidedigno y objetivo de lo expresado por todos los integrantes de tal
forma que esto pueda ser editado y distribuido entre todos los miembros del
grupo y a otras comunidades relacionadas en forma de conocimiento
estructurado; y d) crear y distribuir conocimiento, de las crónicas hechas
separar el conocimiento útil y válido y distribuirlo al resto de los integrantes
por el medio que se considere adecuado o compartirlo y comentarlo con la
comunidad en las reuniones; con esto es posible incrementar la confianza de
cada uno de los integrantes por compartir sus experiencias y ver como éstas
pueden ser útiles para otras personas.

A su vez, Medellín (2003) señala que las comunidades de práctica son


“grupos de personas que comparten prácticas, intereses o disciplinas
particulares y que comparten información y conocimiento tácito. Por lo
general carecen de estructura formal, no están estandarizadas, son difíciles de
localizar y definir, tienen una membresía exclusiva definida por la comunidad,
y son impulsores de cambios en los ecosistemas organizacionales”.

De igual forma, Lesser y Prusak (1999) citados en Medellín (2003), han


planteado que “las comunidades de práctica son valiosas para las
organizaciones debido a que contribuyen al desarrollo del capital social, el
cual a su vez es una condición necesaria para la creación, distribución y uso
del conocimiento”.

Como puede observarse, las comunidades de práctica son una estrategia


importante y necesaria para la creación de conocimiento y el desarrollo de
ciertas habilidades en sus integrantes de tal forma que contribuyan a su propio
crecimiento personal, profesional y social. El proceso de conversión de
conocimiento se desarrolla en las comunidades de práctica para llegar a una
verdadera creación de conocimientos o aprendizajes significativos, útiles y
valiosos, tanto para la misma comunidad como para cada uno de sus
miembros.

De esta forma, para llevar a cabo las actividades generadoras de conocimiento


dentro de una comunidad de práctica es necesaria la presencia de un
coordinador o moderador que oriente el intercambio de experiencias y el
enriquecimiento de todos los miembros. Algunas de las principales funciones
del coordinador, según Wenger (2002) citado en Sanz (2005) son: identificar
temas importantes que deben tratarse en la comunidad; planificar y facilitar
las actividades de la comunidad; conectar informalmente a los miembros,
superando los límites entre las unidades organizacionales, y gestionar los
activos del conocimiento; potenciar el desarrollo de los miembros; gestionar
la frontera entre la comunidad y la organización formal, como por ejemplo los
equipos y otras unidades organizacionales; ayudar a construir la práctica,

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
118

incluyendo el conocimiento base, la experiencia adquirida, las mejores


prácticas, las herramientas y los métodos, y las actividades de aprendizaje; y
valorar la salud de la comunidad y evaluar las contribuciones de los miembros
a la organización.

Por otra parte, aun cuando el beneficio que se obtiene de las reuniones
presenciales de las comunidades de práctica es amplio en el sentido de lo
enriquecedor que resulta el discutir distintos puntos de vista sobre un tema
determinado, se ha hecho necesario llevar a cabo reuniones “virtuales” ya que
en ocasiones no es posible que los miembros de la comunidad coincidan en un
mismo lugar. Por ello, dado el avance tecnológico y científico en todos los
ámbitos, cada vez son más las instituciones que incorporan en su quehacer
algún tipo de tecnología de la comunicación e información con el fin de
agilizar y sistematizar sus procesos. En ese sentido, en el ámbito educativo
también se hace uso de dichas tecnologías para extender los beneficios
educativos y llegar a mayor cantidad de gente posible en sus procesos de
formación.

En el caso de las comunidades de práctica, también las tendencias orientan


hacia el desarrollo de las mismas de manera virtual, pero sin descartar o
desmerecer el trabajo que se desarrolle de forma presencial. Ambas formas
contribuyen a la generación de conocimientos. Medellín (2003) considera que
las comunidades virtuales existen gracias al Internet, las intranets y otras
herramientas electrónicas y de telecomunicaciones. Un elemento importante
es la provisión de conocimiento a la comunidad sobre su utilización efectiva,
así como la obtención de información sobre sus prioridades, necesidades y
conductas.

Hablando de un ambiente virtual las comunidades de práctica permiten:


interactuar constructivamente, intercambiar conocimientos y experiencias,
trabajar en equipo desde cualquier lugar a través de herramientas de Internet,
aprender a su propio ritmo, ahorrar espacio y tiempo, cuantificar los
resultados del aprendizaje, adquirir conocimientos y habilidades en forma
rápida y eficaz, acceder rápidamente al conocimiento necesario, ser efectivos
y competitivos, resolver problemas conjuntamente, tomar decisiones, ser
creativos, flexibles y adaptables, aprender en el hacer, y estar informados,
entre otras cosas (Avanza, 2004).

Como puede observarse, en las comunidades virtuales las tecnologías de la


información y de la comunicación (TIC) pueden contribuir de manera positiva
a la implantación y el desarrollo de las mismas. Lo anterior es congruente con
lo señalado por Lesser y Stork (2001) citados en Sanz (2005) quienes
mencionan las ventajas que las TIC aportan a la práctica de estas
comunidades:

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
119

1. Visibilidad del experto de cara a la comunidad. Probablemente por las


veces que interviene o por los comentarios que hacen el resto de los
miembros sobre él.

2. Mantener la memoria. El espacio de trabajo virtual común permite


almacenar, organizar y descargar presentaciones, herramientas y otros
materiales. Además, el sistema de repositorio y los meta datos permiten la
identificación del autor del documento y facilitan su análisis.

3. Visibilidad de la comunidad. Permite entender el contexto a los nuevos


incorporados y en qué consiste la actividad de la comunidad.

4. Relatos estructurados para preservar la memoria de la comunidad. Son


relatos orales y entrevistas recogidas a través de tecnologías multimedia como
audio ó video.

Conclusiones
Por todo lo anterior, puede decirse que una comunidad de práctica es un grupo
de personas que comparten intereses comunes sobre una temática en
particular, lo que los lleva a desarrollar acciones tendientes a la generación o
creación de conocimientos que los ayuden a dar solución a la problemática
analizada; son grupos informales y flexibles en su constitución; por ello, no
debe confundirse con otros grupos de trabajo, que son formales, trabajan
juntos por designación de un superior para desarrollar un proyecto concreto y
están sujetos a la duración de ese proyecto.

En ese sentido, el aprendizaje implica participación en comunidad y que la


adquisición de conocimientos se considera un proceso de carácter social. Se
pone de relieve la concepción del aprendizaje como un hecho colectivo frente
a la idea clásica que lo limita a un proceso individual. Por ello, uno de los
caminos a través de los cuales circula el conocimiento es el camino de la
práctica compartida

Finalmente, si las comunidades de práctica pueden ser presenciales o


virtuales, las TIC les proporcionan ciertas ventajas a su funcionamiento. Por
un lado, facilitan una comunicación fluida y también les permiten ser más
visibles para el resto de la organización, las tecnologías de la información
permiten que dichas comunidades superen las barreras de las estructuras
formales de las organizaciones, las barreras geográficas y las temporales. Las
otorga cierta flexibilidad y accesibilidad y les permite a los nuevos
integrantes entender su contexto rápidamente.

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
120

Referencias
Arbonies, A. (2005) Comunidades de práctica de análisis e intervención.
Recuperado el 18 de julio de 2006 de http://www.infonomia.com

Arbonies, A. (s.f.) Comunidades de Práctica: El mejor hábitat para el


conocimiento. Complejidad y autoorganización Recuperado el 18 de julio de
2006 de
www.wikilearning.com/comunidades_de_practica_cop_el_mejor_habitat_par
a_el_conocimiento_3-wkccp-4157-18.htm

Argudín, Y. (2005). Educación basada en competencias. México: Trillas.

Avanza (2004) Proceso de construcción de Comunidades de Conocimiento.


Portal para el Desarrollo Colombiano

Belly, P. (2002) El shock del management. México: McGraw-Hill


Interamericana

Belohlavek (2004) Cooperación, la otra cara de la competencia. The Unicist


Review. Año V. No. 6

Guillén, E. (2005) Sobre problemas y respuestas sociales. Revista española


del Tercer Sector. No. 2
http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/CLAD/clad0043914.p
df

Lazo, D. (2005) Comunidades de Práctica y gestión del conocimiento.


Recuperado el 19 de julio de 2006 de
www.lavozdelazo.blogspot.com/2005/09/comunidades-de-practica-y-gestin-
del.html

Lozano, A. (s.f.) Comunidades de aprendizaje en red: diseño de un proyecto


de entorno colaborativo Recuperado el 19 de julio de 2006 de
www3.usal.es/~teoriaeducacion/rev_numero_05/n5_art_lozano.htm

Maragall, E. (2002). Las comunidades de práctica como experiencia formativa


para la mejora de las administraciones públicas. Recuperado el 19 de julio de
2006 de Martí, D. Comunidades de práctica y gestión del conocimiento.
Recuperado el 20 de julio de 2006 de
www.congresoinfo.cu/UserFiles/File/Info/Info2002/Ponencias/137.pdf

Medellín, E. (2003) ¿Qué es y para qué sirve la administración del


conocimiento? Extracto de la tesis “La administración del conocimiento en
centros públicos de investigación y desarrollo: el caso Centro de Investigación

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON


RVE | ENERO-JUNIO 2006 | VOL II, NÚM. 2 | PP. 110-121
121

en Química Aplicada”. Facultad de Contaduría y Administración de UNAM.


México, D.F

Nonaka y Takeuchi (1995) Proceso de creación del conocimiento. Revista


Espacios. Vol. 22, No.3. Año 2001

OECD (1996) Elementos para la gestión de activos intangibles en una


organización. Recuperado el 12 de julio de 2006 de
http://www3.usal.es/~auip/onlinedocs/EnriqueMedellin.doc

Perdomo, D. (2005) Comunidades de práctica. Recuperado el 20 de julio de


2006 de http://winred.com/EP/articulos/internet/0020050100102990.html

Sanz, S. (2005) Comunidades de práctica virtuales: acceso y uso de


contenidos. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento Vol. 2 - Nº2
www.uoc.edu/rusc

Sveiby, K. (2001) Managing know how. Recuperado el 12 de julio de 2006 de


http://www.sveiby.com.au/

Teece, D. (2001) Managing Industrial Knowledge .Creation, transfer and


utilization. E.U: Sage Publications

Unicist Research Institute (2004). Construcción de comunidades. Recuperado


el 12 de julio de 2006 de www.unicistinstitute.org/pb/index.html

Wenger, E. (2001) Comunidades de práctica: aprendizaje, significado e


identidad. Barcelona: Paidós

Wikipedia (s.f.) Comunidades de práctica. Recuperado el 15 de julio de 2006


de www.wikipedia.com

Revista Vasconcelos de Educación | Departamento de Educación | ITSON