You are on page 1of 3

BENEFICIOS DE LEER MEDITAR Y VIVIR LA PALABRA

LEER LIBRO DEL PROFETA ISAIAS CAPITULO 40 VERSICULO 8.

Todo pasara, aun el cielo y la tierra pero no su palabra, la palabra de


Dios permanece para siempre. La palabra de Dios debe ser nuestro
alimento, nuestro pan y nuestra agua para cada dia, si queremos
seguir y servir al Señor y sobre todo si anhelamos vivir en su voluntad
agradándole es indispensable leer, meditar y practicar la palabra de
Dios.

Recordemos lo que dice la frase “la biblia es pan para cada día y no
pastel para ocasiones especiales”.

BENEFICIOS DE VIVIR EN LA PALABRA

1- COMPRENSION :

Al meditar en su palabra en su mansedumbre y


docilidad, al ver todo lo que Jesús hizo por mí en
la cruz, en su pasión mi carácter se irá
transformando, la palabra de Dios tiene poder
para transformar aun aquel que tiene el corazón
más duro.

2- MI VOLUNTAD SE RINDE A SU VOLUNTAD;

No puedo hacer la voluntad de Dios si no la


conozco, yo no naci por casualidad ni por
accidente, quizá no estaba en los planes de mis
padres pero si en los planes de Dios, yo nací con
un propósito con una misión y debo descubrirla
en la palabra de Dios y al conocerla ir rindiendo
mi voluntad a la suya.

3- SE PURIFICA MI IMAGINACION:

La palabra de Dios por decirlo de un modo


ilustrativo es como un desinfectante, que al
entrar purifica mis pensamiento, derribas esas
pautas de pensamiento de maldad, de lujuria de
mas deseos de críticas, la palabra de Dios dice
cambien su manera de pensar y cambiara su
manera de vivir y como cambio mi manera de
pensar? Pensando como Dios piensa, leyendo,
meditando a diario en su palabra.
4- SE INCREMENTA MI FE:

La fe viene por oír y por oír la palabra de Cristo,


en su palabra descubro un Dios poderoso,
amoroso, misericordioso, sanador, proveedor.
En la palabra descubro a Dios con todo lo que él
es y esto produce en mi fe porque lo mismo que
hizo hace mas de 2000 años lo sigue haciendo
ahora dice hebreos 13.8 Jesucristo es el mismo
de ayer de Hoy y de siempre.

5- ENTUSIASMO: entusiasmo significa: ser


movido por Dios por dentro, la palabra de
Dios al ser liberadora produce entusiasmo la
palabra de Dios dentro de mi causa que mi
corazón se llene de alegría y gozo constante.
San Juan Bosco decir que la santidad
consiste en estar siempre alegre y la alegría
viene de Dios de su palabra.
6- PODER: la ignorancia le da poder al
diablo, la palabra me da poder a mí, poder
para cambiar, la palabra de Dios es como
espada de doble filo que derriba toda mentira
de enemigo.
7- AMOR: San Juan capitulo 1 dice que el
verbo se hizo carne y habito entre nosotros
Jesús es el verbo, Jesús es la palabra y Jesús
es amor y ese amor llena mi corazón de una
manera inexplicable, sobrenatural. Dios te
ama y eso lo descubre en su palabra en su
pasión, en su sacrificio, si alguna vez dudas
del amor de Dios lee los capítulos de la
pasión allí está la respuesta, no fueron los
clavos lo que lo sostuvieron fue su amor por
ti y por mí.
8- Sabiduría: toda la sabiduría está
contenida en Dios, la biblia sin duda es
fuente de sabiduría, tiene una respuesta para
tus preguntas, tiene la respuesta de cómo
criar a tus hijos, como guiar tu matrimonio,
tus finanzas, tu trabajo, etc. Tan solo busca la
sabiduría y la encontraras porque la sabiduría
es mejor que oro dice proverbios.
9- ORDEN DIVINO: cuando leo la palabra,
hay orden divino. San mateo 6.33 busquen
primero el reino de Dios y su justicia y los
demás vendrá por añadidura. Todo lo que no
sea este orden es desorden, pon en orden tus
prioridades por medio de la palabra.
10- VIDA: La palabra de Dios es como fuente
de agua viva, donde quiera que pasa va
dejando vida. Si la lees la meditas y la
practicas, deja vida en tu mente, tu corazón,
tus relaciones, tu trabajo etc.
11- FORTALEZA Y ESTABILIDAD:

Cuando conozco la palabra de Dios tengo con


que defenderme ante los vientos, los
terremotos, la pruebas porque para cada una de
ellas existe una promesa de Dios en su palabra.

12-ELIMINAR LO NEGATIVO: la palabra de Dios


es una inyección de fe, de cosas positivas, es
una inyección de ánimo para enfrentar la vida
pues nos da esperanza de vida eterna. Seamos
personas de fe en Dios y en sus promesas y
contagiemos a otros de esa fe y esa esperanza.