Enfermera en Desastres - Planificatin, Evaluacin e Intervencin

Table of Contents
Enfermera en Desastres - Planificatin, Evaluacin e Intervencin ..............1 Colaboradores .............................................................2 Prlogo ...................................................................3 Prefacio ..................................................................4 1. Antecedentes y perspectiva histrica ...................................6 Definiciones ...........................................................6 Tipos de desastres .....................................................8 Dimensiones de los agentes de desastre .................................9 Fases de los desastres ................................................11 Papel tradicional de las enfermeras en casos de desastre ..............14 Problemas comunes en incidentes con saldo masivo de vctimas ..........15 Perspectivas futuras ..................................................16 Resumen ...............................................................17 Referencias ...........................................................17 Bibliografa sugerida .................................................18 2. Prioridades en la valoracin rÆpida de las vctimas ...................18 El reto de la atencin de enfermera en desastres .....................19 Valoracin inmediata de la vctima ....................................21 Segunda valoracin ....................................................23 Recoleccin y registro de datos .......................................26 Valoracin continua ...................................................30 Errores y precauciones ................................................30 Referencias ...........................................................32 ApØndice 2-A: Revisin inicial: Exploracin de funciones vitales en 90 segundos(vas respiratorias ritmo respiratorio circulacin) ....33 ApØndice 2-B: La valoracin secundaria: Revisin de pies a cabeza en un lapso de 3 a 5 min..........................................36 3. Atencin y seleccin en la escena del desastre ........................41 El reto en la escena del desastre .....................................41 Cumpliendo con el reto ................................................43 Ejemplo de una catÆstrofe .............................................53 PreparÆndose para un desastre .........................................53 Resumen ...............................................................56 Referencias ...........................................................57 ApØndice 3-A: Suministro para una situacin de desastre ...............57 ApØndice 3-B: Estuche personal para urgencias .........................58 ApØndice 3-C: Equipo personal contra desastres ........................59 4. Toma de decisiones en una instalacin en donde se atienden casos agudos ..................................................................60 AnÆlisis de decisiones y proceso asistencial ..........................61 Desastre interno ......................................................63 Desastre externo ......................................................67 Conclusin ............................................................84 Referencias ...........................................................84 Lecturas sugeridas ....................................................84 5. El paciente con traumatismos en el escenario del desastre .............85 El papel de la enfermera ..............................................86 Sistemas para programar la atencin de los pacientes ..................88 Transporte ...........................................................106 Resumen ..............................................................109 Referencias ..........................................................110 6. La mujer embarazada que sufri traumatismos ..........................110 En el departamento de urgencias ......................................112 En un incidente con saldo masivo de vctimas .........................124 Embarazo con complicaciones ..........................................130 Tarea de la enfermera ................................................134 Referencias ..........................................................135 Lecturas sugeridas ...................................................136 7. Asistencia a las vctimas de radiacin ...............................136

i

Table of Contents
Enfermera en Desastres - Planificatin, Evaluacin e Intervencin Aspectos generales ...................................................137 Medicin de la radiacin .............................................140 Asistencia en una emergencia nuclear .................................143 Planificacin y educacin en situaciones de desastres radioactivos ...146 Resumen ..............................................................150 Referencias ..........................................................150 Lecturas recomendadas ................................................151 8. Aspectos psicolgicos de las situaciones de desastres ................151 Factores que modifican la respuesta individual .......................152 Etapas de un desastre ................................................154 Reacciones de grupos especiales ......................................161 La atencin de los socorristas .......................................163 Resumen ..............................................................164 Referencias ..........................................................165 Lecturas sugeridas ...................................................165 9. Establecimiento y manejo de un albergue* .............................166 Antecedentes .........................................................166 Para determinar la necesidad de establecer un albergue masivo ........167 Localizacin y seleccin del albergue ................................168 Funciones o actividades en el albergue ...............................169 Responsabilidades del director de un albergue ........................172 Problemas y conflictos de la vida en un albergue .....................176 El papel de la enfermera en un albergue ..............................178 Referencias ..........................................................180 Lecturas sugeridas ...................................................180 ApØndice 9-A: Botiqun de primeros auxilios para albergues ...........181 ApØndice 9-B: Lista de responsabilidades de la enfermera encargada de los servicios mØdicos en un albergue ..........................183 10. Enfermera comunitaria durante un desastre ..........................184 Acciones de enfermera ...............................................185 Valoracin de las necesidades de salud ...............................188 Principales aspectos de ea atencin ..................................191 Valoraciones y prioridades ...........................................215 Resumen ..............................................................216 Referencias ..........................................................216 Lecturas sugeridas ...................................................218 ApØndice 10-A: Valoracin de la comunidad ............................218 11. Diseæo y desarrollo de programas de enseæanza para casos de desastre ...............................................................219 `reas criticas en que se requiere de capacitacin para situaciones de desastre ......................................................220 Valoracin de las necesidades de enseæanza del personal ..............221 Incorporacin de los conceptos de educacin para adultos .............225 Recursos para la instruccin .........................................227 El proceso de evaluacin final .......................................229 Resumen ..............................................................229 Referencias ..........................................................230 Lecturas sugeridas ...................................................230 ApØndice 11-A: Recursos para expositores invitados y materiales de informacin ......................................................231 ApØndice 11-B: Bibliografa ..........................................233 12: Planificacin de simulacros, de situaciones con saldo masivo de vctimas ...............................................................234 Etapas de los simulacros .............................................235 Valoracin y repeticin de los simulacros ............................243 Referencias ..........................................................243 13. Planificacin contra desastres: Valoracin y empleo de recursos comunitarios ...........................................................244

ii

Table of Contents
Enfermera en Desastres - Planificatin, Evaluacin e Intervencin Participacin de las enfermeras ......................................244 Principios de planificacin ..........................................245 Caractersticas de organizacin ......................................247 Principales organizaciones de auxilio ................................251 Grupos y conductas comunitarios ......................................255 Planificacin y colaboracin .........................................258 Difusin y comunicacin ..............................................260 Preparacin individual ...............................................264 Resumen ..............................................................265 Referencias ..........................................................265 ApØndice 13-A: Auxilio internacional en desastre: Organismos de la ONU ..............................................................267 ApØndice 13-B: Auxilio internacional en desastre: Organizaciones de voluntarios ...................................................268 ApØndice 13-C: Auxilio internacional en desastres: Organizaciones gubernamentales ..................................................269 ApØndice 13-D: Organizaciones de auxilio en desastres: Informacin en torno a servicios .............................................270 14. Planificacin para casos de desastres y otros aspectos administrativos en situaciones masivas extremas ........................270 Planificacin de las medidas contra desastres (P1) ...................272 Publicacin del plan contra desastres (P2) ...........................276 Preubicar abastos y materiales (P3) ..................................278 Practica del plan (P4) ...............................................280 Evaluacin de ejecucin ..............................................282 Resumen ..............................................................283 Referencias ..........................................................283 Lecturas recomendadas ................................................283 15. Implicaciones legales de la prÆctica asistencial en un desastre de grandes proporciones ................................................283 Definicin de desastres ..............................................284 Definicin de las normas de la practica asistencial ..................285 Responsabilidad legal general y ley comœn ............................289 Responsabilidad legal y estatuto del buen samaritano .................291 Referencias ..........................................................296 Lecturas recomendadas ................................................297 ApØndice A: Manejo de materiales peligrosos en un desastre ..............298

iii

iv

S A. BSN. University of Utah. Oficina Regional de la ORGANIZACION MUNDIAL DE LA SALUD Direccin: Proedicin: Produccin: 1 . MSN.Planificatin. evaluar hasta quØ punto un juicio ya concebido por de resultar aplicable al anÆlisis de un problema clnico real. ENFERMER˝A EN DESASTRES: Planificacin. Miembro de la CÆmara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. sin embargo. Tel 592 4277.V.Enfermera en Desastres . Antonio Caso No. y hasta dnde puede ser de utilidad ante los nuevos descubrimientos en la materia Jaime Arvizu Lara Rodolfo Montiel H. Inc. Versin en espaæol: Dr. 06470 MØxico. JOS RAFAEL BLENGIO PINTO Asesor Editorial en Ciencias de la Salud HARLA MØxico iUn Nuevo Concepto en Libros DidÆcticos! MØxico Estados Unidos CentroamØrica El Caribe SudamØrica Espaæa El autor y la editorial han hecho todos los esfuerzos posibles para asegurar la exactitud de la informacin aqu contenida. ISBN 968-6356 09-6 Impreso en MØxico . Reg.Printed in Mexico 3 . consultar otras fuentes de informacin adecuada.F. sin permiso expreso de los editores. Antonio Figueredo Hurtado Yezid Humberto Medina H. 142. Assessment and Intervention Copyright ' 1985 por Aspen Publishers. Evaluacin e Intervencin LORETTA MALM GARC˝A.. RN.1989 ORGANIZACION PANAMERICANA DE LA SALUD Oficina Sanitaria Panamericana. Evaluacin e Intervencin Loretta Malm Garca Copyright ' 1989 por HARLA.X . particularmente la relacionada con seleccin V dosificacin de medicamentos Es prudente. en especial si se quiere hacer claridad acerca de fÆrmacos o procedimientos nuevos o poco conocidos Es responsabilidad de cada profesional. 723 Versin autorizada en espaæol de la obra en inglØs titulada: DISASTER NURSING: Planning. total o parcialmente. Utah. 1600 Research Boulevard. Maryland 20850 ISBN 0-87189-227-8 DERECHOS RESERVADOS Prohibida la reproduccin de este libro por cualquier medio. de C. Salt Lake City. Rockville. D. No.

N. EMT-P. M. M. College of Health University of Utah Salt Lake City.N.N. R.S.. Hattan.N. B.N. R. PA-C Director de la CÆtedra de Medicina para Emergencias y Programas de Seguridad College of Health University of Utah Salt Lake City.. E... B. D. Diplomada en Administracin para Enfermera Avanzada Disaster Management Consultant Associate Instructor. Coordinadora de Enfermera.S. Guyette. UT 84112 2 . Oficina Regional de la Organizacin Mundial de la Salud.N. UT 84112 Ralph L. R. Profesora Asistente. Directora de Programa WCS/SUSC/Dixie College Cooperative AD Nursing Program Cedar City. UT 84720 Laraine H. M.N. UT 84112 Susan Smart Gardner. McKay-Dee Hospital Center Intermountain Health Care Corporation Ogden..N. OR 97201 David B.. Brown..P.S..N. Ph. UT 84409 Kris L. CO 80262 Deborah K. Lehnhof Teniente ParamØdico Coordinator Medical Division Salt Lake Country Fire Departament Associate Instructor.M. R.U.N.C. Directora de Educacin de Enfermera e Investigacin. R.N.A Colaboradores Audrey S.S. Servicios Asistenciales Administrative University Hospital Oregon Healt Sciences University Portland.S.S. Nurse-Midwifery Tract Denver. Emergency Medicine and Safety Program College of Health University of Utah Salt Lake City. Bomberger. M. Emergency Medicine and Safety Program.D.N. A. Brown. UT 84112 Loretta Malm Garca.... Instructor de Enfermera Medica Quirœrgica College of Nursing University of Utah Salt Lake City. F. Washington. C. R. University of Colorado Health Sciences Center School of Nursing.La realizacin de esta traduccin ha sido gracias al apoyo financiero de la Agencia Canadiense para el Desarollo Internacional (CIDA) a travØs del Programa de Preparativos para Casos de Desastre de la Organizacin Panamericana de la Salud.N.P.

Las 3 . San Diego Chapter American National Red Cross 3650 Fifth Avenue San Diego.S. constituyen una grave amenaza para la salud y el bienestar de cualquier nacin del mundo. B.D. Taggart.M. R.S.. UT 84112 Marilyn M. Schlaeppi. este reto no puede enfrentarse.N. Aquellos en peligro de sufrirlos estÆn adoptando medidas para mitigarlos y evitarlos. Salt Lake City.Roseann P. Army Patient Administrator. Sala de Emergencias y Casos Crticos. M.S.S.. Pesto.N. Director Asociado para la Investigacin y Desarrollo College of Nursing University of Utah Salt Lake City. Switzer. U. MO 64119-3584 Judith L.D. Lindsay.C. R. B. Richtsmeier. Abogado. R. Consultant. Coordinador de Desarrollo de Enfermera. C.N.. 85 th Medical Battalion.N. Jefe de Servicios de Seguridad. Kansas City. Ph. CA 92103 Jean R. Ejecutive Officer.N. University Hospital. J. Baker y Sterchi. M. M. Fort George G..S.A. R. Instructor de Voluntarios en Servicio Activo Former Assistant Director of Nursing Health Services.C. Miller. UT 84112 Stephen B..N. cuyo volumen fÆcilmente excede la capacidad y los recursos de los sistemas de auxilio mØdico.S. Wieland.N. A menos que las enfermeras participen en los preparativos y la planeacin de medidas para casos de desastre. UT 84103 Michael J.. R. Portland.N. 20310 Kathleen H... Sin embargo. M. B. Director Asociado de Enfermera.S. OR 97201 Prlogo Tanto los desastres naturales como los provocados por el hombre. University of Utah Salt Lake City. Rogers.N. MD 20755 Lloyd A.N. V A Medical Center Salt Lake City. Oregon Healt Sciences University.A.. Patient Admistration. R. Office of the Surgeon General. Holy Cross Hospital. M.H. M. Meade. UT 84112 Mary P. C. las emergencias derivadas de la catÆstrofe..S. Washington. siguen representando un gran reto para los miembros de la profesin de enfermera.H. D. Enfermera Especialista en Clnica y Salud Comunitaria.

Si los miembros del personal de enfermera son los que intervendrÆn de forma decisiva en la escena de una calamidad. Con base en la perspectiva de los servicios de urgencia y asistenciales que se practican en los Estados Unidos de AmØrica. como la valoracin de las vctimas. as como la importancia de la adaptacin a la nueva situacin y la flexibilidad en condiciones difciles. y los que se administran bajo la tensin de una catÆstrofe. el tratamiento de los heridos. los autores seæalan problemas tan prÆcticos. Algunas hasta comentarÆn para si mismas "ojalÆ que ocurriera en cualquier otro sitio". seleccin e identificacin. y la atencin social. El material que se presenta en este texto puede ser de utilidad para las enfermeras de diversos pases.consecuencias de la falta de preparacin son la confusin y la improvisacin inadecuada. Dicha falta de confianza se atribuye a que son pocas las que han recibido entrenamiento o educacin orientada a prepararlas para proporcionar una asistencia idnea en situaciones de desastre o en calamidades que arrojen un saldo masivo de vctimas. deberan recibir en las escuelas profesionales la enseæanza que las capacite para afrontar este tipo de desastres. se sentiran incmodas y no podrÆn dar lo mejor de sus capacidades en una situacin tal. inclusive las especializadas en la atencin de emergencia. Este texto intenta cubrir tal deficiencia y proporcionar a las enfermeras informacin prÆctica respecto a sus potenciales labores en una catÆstrofe. A menos que las enfermeras estØn realmente preparadas para cubrir las exigencias poco comunes de la asistencia en desastres. Este trabajo ofrece guas prÆcticas para las enfermeras que quieren prepararse para actuar de la mejor forma posible en momentos de emergencia. Una razn de que exista este temor radica en que la mayora de las enfermeras. Podra ser un libro excelente para los cursos de esta especialidad y una adquisicin muy valiosa para la biblioteca personal de una enfermera o para la del departamento de urgencias. Claude De Ville de Goyet Director de Preparativos de Emergencias y Auxilio en Desastres Organizacin Panamericana de la Salud Prefacio ¡Desastre! La sola palabra despierta angustia en los corazones de muchas enfermeras. En razn de que cada calamidad es œnica. El suministro de servicios razonables de atencin a las personas y comunidades afectadas por un desastre es posible que requiera conocimientos y habilidades que generalmente no se enseæan en las instituciones acadØmicas. psicolgica y mental de las personas afectadas. pero todava la atencin en estos casos no 4 . y practicar junto con los miembros de otras profesiones a fin de aprender a realizar un esfuerzo en equipo verdaderamente eficaz en el momento de la tragedia. Este texto facilita algunas ideas acerca de los aspectos prÆcticos de dichas necesidades. por lo que me permito recomendarlo como una fuente muy valiosa de informacin. El desastre agrega una dimensin amedrentadora y abrumadora a la prÆctica asistencial. La obra incluye procedimientos prÆcticos descritos paso a paso para ayudar a las enfermeras a prepararse para asistir en circunstancias de trabajo nuevas y algunas veces amedrentadoras. tienen poca confianza en su capacidad para actuar eficientemente en caso de tragedia. resulta poco prÆctico establecer re glas rgidas y protocolos. puesto que ella podrÆn adaptar sus sugerencias a las necesidades del sistema asistencial en sus lugares de origen. Otro punto que destacan los autores de este libro es la diferencia que priva entre los servicios asistenciales que se practican en circunstancias normales.

Carmen Germaine Warner aport los conocimientos y el entusiasmo para lograr que esta idea cristalizara. en tanto se preparan para resolver las enormes dificultades que surgen en la escena de la tragedia. y Alaina Garca han consultado este material en un proyecto de investigacin del programa de postgrado. en particular a las especializadas en situaciones de emergencia. Extiendo mi aprecio mÆs sincero a los autores participantes. una evaluacin de las necesidades nos sirvi para definir el contenido de esta obra. las innumerables implicaciones de un desastre hacen que la tarea asistencial dependa principalmente de los aspectos bÆsicos. Este texto intenta ayudar a las enfermeras. Mi agradecimiento a todos y cada uno de ellos. como la valoracin clnica rÆpida. Jan Boller brind utilsimas sugerencias acerca del contenido y la Sra. convencidas en mejorar la atencin en caso de desastre han compartido con nosotros sus ideas y entusiasmo y nos proporcionaron el apoyo y la conviccin de que esto es necesario. Jean Myers aportaron datos valiosos al tema de accidentes producidos por materiales peligrosos. Por medio de la enseæanza y la prÆctica pueden mejorarse las habilidades especificas para ejercer liderazgo y capacidad de organizar. la Sra. la decisin de realizar una seleccin en la escena del desastre y en el hospital. Utah. su confianza y su experiencia. Ellas deben ampliar sus conocimientos en aspectos crticos. Michaela. ex comandante del Hospital (General 328. Se solicit a mÆs de 250 enfermeras que nos sugieran el tipo de informacin que necesitaban para actuar con mayor eficiencia en un desastre. por sus contribuciones respecto a las consideraciones Øticas en un desastre. Richtsmeier. A pesar de los progresos tecnolgicos actuales operados en las Æreas de la enfermera y la medicina. en colaboracin con todas las enfermeras de la Reserva Militar. John Papasodero y N. La amistad de cada uno de ellos significa mucho para mi.constituye una especialidad clnica especifica sino que se la sigue considerando como una simple extensin de la prÆctica cotidiana. Espero que este libro permita a las enfermeras asumir una actitud positiva y tener confianza para realizar la valoracin y para brindar auxilio a las vctimas en muchas situaciones. Wilcox. constituyeron una fuente inagotable de nuevas ideas y tÆcticas. y el suministro de atencin psicolgica y de apoyo. Dodie Rotherham colabor en el capitulo del manejo de albergues. Loretta Malm Carcia 5 . El empleo de todas las fases del proceso asistencial en relacin con un desastre debe ser la meta definitiva de todo miembro del personal de enfermera y de socorro. La teniente coronel Judith L. a las de salud pœblica y de otras ramas profesionales aptas para intervenir en la planificacin y cuidados necesarios en una situacin de desastre. enfermera en jefe y el coronel Howard G. Muchas personas. a mejorar sus conocimientos. desde sus inicios. en caso de catÆstrofe. Los estudios hechos en grandes desastres han seæalado que una mejor organizacin de la asistencia de enfermera y mØdica habra evitado o aminorado el nœmero de muertes y lesiones. Sus preocupaciones se enfocaron a 15 temas importantes que incluimos como captulos de este libro. Fuerte Douglas. Las frustraciones inevitables en este proyecto se mitigaron en grado extraordinario gracias a su dedicacin y contribuciones. Steve. Por ejemplo. Barbara Halliburton dedic innumerables horas para proporcionarnos los comentarios y la orientacin editorial. Un anÆlisis de los problemas que suelen surgir en catÆstrofes o incidentes que provocan saldos masivos de vctimas puede ayudar a la enfermera a prever las situaciones mÆs frecuentes en dichos casos. TambiØn deseo expresar mi reconocimiento a La Delle Blust.

una peste. Fecha Septiembre 25 de 1978 Tipo Choque de 2 aviones en pleno vuelo Nœmero de muertos 144 Nœmero de heridos 16 6 . Taggart. TABLA 1 . un incendio. AdemÆs. la palabra desastre se utiliza para denotar cualquier acaecimiento que ocasione destruccin y sufrimiento e imponga demandas que vayan mÆs alla de las capacidades de la comunidad para satisfacerlas de la forma normal o acostumbrada. corporaciones privadas de auxilio. que no fue considerado de magnitud suficiente para que el presidente de Estados Unidos lo estimara un desastre. inundaciones.S..C. todas las personas que participan deben conocer sus responsabilidades y papeles respectivos. Debido a que la atencin en un desastre constituye una labor interdisciplinaria. una ventisca. las lesiones. En este texto. sequas. La meta del auxilio mØdico en una tragedia es evitar o minimizar la muerte. Calif. el 17 de julio de 1981. y la forma como deben prepararse para casos de desastre. personal mØdico y de enfermera. el sufrimiento y la destruccin. lderes polticos y tambiØn administradores. abogados. acaecen innumerables calamidades localizadas que no califican para una declaracin presidencial.. gelogos. estatal y federal. huracanes.S. un sismo. como el derrumbe de las escaleras exteriores de un hotel en Kansas City. sismos. una inundacin. distintos presidentes estadounidenses 1 declararon como desastres mayores a 326 sucesos de este tipo . una hambruna. los cuales amenazan innumerables vidas y causan daæos en la propiedad.H. aunque algunas veces ocasionen el mismo numero de vctimas o mÆs. Nos enteramos de ellos por los medios de comunicacin: aviones que se estrellan. finalmente. Conforme ha aumentado la conciencia del pœblico respecto a los desastres. tornados. examinar la intervencin histrica cada vez mayor de las enfermeras. una marea alta. M. tratar acerca de los distintos tipos de catÆstrofes y los agentes que los causan. El propsito del presente capitulo es proporcionar algunas de las definiciones generales relacionadas con los desastres. una marejada. accidentes producidos por materiales peligrosos. el hundimiento de algœn medio de transporte o cualquier otra situacin que provoque sufrimiento humano o genere 2 necesidades que las vctimas no puedan cubrir sin auxilio" . Del 1 de enero de 1971 al 3 de junio de 1980. seæalar las fases de una tragedia y mostrar la manera en que se relacionan con el auxilio y la atencin. una tormenta. hambrunas y guerras. Muchas personas y entidades intervienen en este esfuerzo: organizaciones de atencin para situaciones de desastre en los niveles local. ventilar los problemas comunes que conlleva el suministro del auxilio mØdico en dichos sucesos.1 Desastres recientes Localizacin San Diego. pocas veces es conocido en toda su magnitud por quienes no los han sufrido personalmente (tabla 1-1). C. y.1. incendios. Antecedentes y perspectiva histrica Stephen B. El costo de tales desastres. un tornado. ingenieros. el derrumbe de edificios. Casi todos los das ocurren desastres en algœn lugar de Estados Unidos de AmØrica y en cl resto del mundo. no obstante que caus 113 muertos y 188 lesionados. departamentos de bomberos y de polica.M. en tØrminos de vidas humanas. socilogos y voluntarios. meteorlogos. una sequa. B. Definiciones Desastre La Cruz Roja ha definido el tØrmino desastre como: "un incidente de la magnitud de un huracÆn. una explosin. tambiØn lo hicieron las exigencias relativas a adoptar mejores prÆcticas de atencin.

tormenta de nieve. sin embargo. causar una destruccin muy extensa de propiedades y generar dificultades econmicas y. excede las capacidades de los servicios mØdicos de emergencia en la localidad. explosin u otra catÆstrofe en cualquier parte de Estados Unidos. sismo. lesionados o muertos en un sitio dado. Por ejemplo. Okla. Oklahoma City. marejada. Biloxi. deslizamiento de tierra o de lodo. no cobrar vctimas. Kansas City. Wash. Desastre mayor En Estados Unidos de AmØrica. para complementar los esfuerzos y recursos disponibles de los estados. Øste se considera un desastre. Emmitsburg. Md. Noviembre 19 de Explosin de gas natural MØx. inundacin. en la determinacin del presidente. Cocoa Beach.Monte Sta. cuando se presenta un ISMV. N. marea alta. de MØxico. Mayo 18 de 1980 Noviembre 21 de 1980 Marzo 21 de 1981 Julio 17 de 1981 Enero 13 de 1982 Julio 15 de 1982 Noviembre 8 de 1982 Abril 6 de 1983 Erupcin volcÆnica Incendio del hotel MGM Derrumbe de un condominio Derrumbe del hotel Hiat Regency Colisiones de aviones y de trenes subterrÆneos Colapso de la presa del Lago Lawn Incendio en la cÆrcel del Condado Harrison Explosin de gas natural 85 84 11 113 81 4 29 0 0 17 6 350 2 500 se desconoce 700 22 188 27 se desconoce 59 7 47 3000 + 70– 2000 150000 Mayo 2 de 1983 Terremoto Agosto 18 de HuracÆn Alicia 1983 Buffalo. tornado. Nev. una inundacin puede amenazar innumerables vidas. sin embargo. tsunami. de los servicios de emergencia por parte del gobierno federal. Mo. tempestad. as: 4 Cualquier huracÆn. cause daæos de gravedad y magnitud suficientes como para justificar el auxilio para casos de desastre. Y. erupcin volcÆnica. Las Vegas. Tex. Calif. Ley Pœblica 93-288. C. Incidente con Saldo Masivo de Vctimas Alexander M. Butman define a los incidentes con saldo masivo de vctimas (ISMV) de la manera siguiente: "desastres que surgen en un sitio. Diciembre 27 de Explosin de gas propano 1983 Cd. el Acta de Auxilio en Casos de Desastre de 1974. Elena. es decir. Colo. un ISMV ocurre si el nœmero de vctimas. India Diciembre 3 de Fuga de productos 1984 qumicos txicos Fuente: Biblioteca del Centro de Capacitacin para Emergencias en el Nivel Nacional. Un desastre puede suceder sin que haya incidentes con saldo masivo de vctimas. Miss. 7 . Washington. Coalinga. el cual. 1984 Bhopal. D. por definicin. Estes Park. cuando en las comunidades o poblaciones vecinas no se han sucedido hechos similares o 3 relacionados con el mismo" . Galveston. Un suceso no necesita causar muertes o lesiones para ser clasificado como desastre. sequa. define a un desastre mayor. incendio. Fla. En otras palabras.

obligaron a unos 10 millones de personas a emigrar hacia la India. Los disturbios civiles que siguieron a la declaracin del nuevo Estado de Bangladesh. Skeet nos ha proporcionado un ejemplo de los efectos acumulativos de un desastre mayor ocurrido en noviembre de 1970. las dificultades o el sufrimiento causados por la catÆstrofe. y biolgicos (de salubridad) La clasificacin anterior no pretende ser totalmente completa. explosiones. deslizamientos de lodo e inundaciones desastres que se originan en planos subterrÆneos: sismos. en marzo de 1971. Las exigencias impuestas a la sociedad pakistan como resultado del desastre. tiene sus limitaciones. debido a las influencias polticas. avalanchas. incendios. minas y otras). la mayor parte del ganado se ahog. qumicas y biolgicas) desastres civiles: motines y manifestaciones pœblicas accidentes: en transportes (aviones. tifones. erupciones volcÆnicas y tsunamis (olas nacidas de sismos oceÆnicos) desastres biolgicos: epidemias de enfermedades contagiosas y plagas de insectos (langostas) Los desastres provocados por el hombre incluyen: guerras: guerras convencionales (bombardeo. automviles. puentes. La diferencia entre los desastres naturales y los provocados por el hombre. colapso de estructuras (edificios. granizadas. ademÆs. 4 Tipos de desastres Los desastres se dividen generalmente. qumicos (desechos txicos y contaminacin). Murieron unas 500 000 personas. define una emergencia como "cualquiera de los varios tipos de catÆstrofes incluidas en la definicin de ’desastre mayor’ que requieran de auxilio de emergencia de las autoridades federales para complementar los esfuerzos en los niveles estatal y local por salvar vidas y proteger las propiedades. Los desastres naturales incluyen los tipos siguientes: desastres meteorolgicos: ciclones. surgieron en un momento en que habla un extraordinario descontento en el pas. la salud pœblica y la seguridad o prevenir o aminorar el peligro de un desastre". camiones. bloqueo y sitio) y guerras no convencionales (con armas nucleares.gobiernos locales y organizaciones de auxilio privado. seguido de una enorme marejada. econmicas y administrativas que en ese territorio ejerca la porcin occidental de PakistÆn. principalmente 8 . se deterior el suelo. y las fuentes de suministro de agua quedaron contaminadas. de acuerdo a sus causas. un sismo puede hacer que se derrumben edificios y una inundacin puede provenir de la falla de una presa). Emergencia La Organizacin Federal Estadounidense de Atencin Para Casos de Emergencias. trenes y barcos). abati la porcin oriental de PakistÆn en la costa de la baha de Bengala. no siempre queda clara (as. 5 El impacto de la marejada y la inundacin subsecuente produjeron una grave destruccin. a efecto de aliviar los daæos. huracanes. cuando un cicln. presas. este resumen no refleja la reaccin en cadena ni los efectos acumulativos que a veces surgen en un desastre mayor. tornados. las pØrdidas. tormentas de nieve y sequas desastres topogrÆficos: deslizamientos de tierra. en dos categoras: los naturales y los provocados por el hombre. se destruyeron las cosechas.

1 en cada 20 para Tampa-St. por algunos fenmenos meteorolgicos. existen algunos sitios que muestran una mayor predisposicin a ellas. el Servicio Estadounidense de Climatologa no slo ha calculado las incidencias de tornados mensuales (en mayo ocurren con mayor frecuencia). y por milla cuadrada (Oklahoma tiene la cifra mÆs alta en este sentido) sino que tambiØn las calcul en tØrminos de peligro. cuando el gobierno de la India envi su ejØrcito a Bangladesh para apoyar a los que luchaban por la libertad local. Por todo lo seæalado. MÆs tarde. necesitaban urgentemente alimentos. pueden obtenerse algunas cifras aproximadas de la frecuencia con que aparecen algunos agentes de desabres. los agentes de desastre varan en su previsibilidad. Dimensiones de los agentes de desastre Los agentes de desastre poseen caractersticas diferentes. La guerra fue sangrienta e intensamente destructiva. De manera que las probabilidades de que surjan dichos vientos son de 1 en cada 50 para Jacksonville. lo cual se sum a los demÆs problemas. De este modo. otras como el Medio Oeste. porque sensibiliza a los participantes respecto de las posibles variables que deben tenerse en consideracin al desarrollar los programas de auxilio. A pesar de que las calamidades naturales son relativamente raras. han afectado a toda la poblacin de Bangladesh. As.alrededor de Calcula. a tornados. la cual es desencadenada por una serie de factores que pueden medirse con mayor precisin. en donde recibieron alimentacin y albergue en campamentos coordinados por diversas organizaciones de voluntarios. El conocimiento de tales diferencias es œtil para las maniobras de asistencia. Para ilustrarlo. Los efectos combinados del desastre y la guerra. climatolgicas y de otra clase que conllevan la posibilidad de algunos tipos de desastre en particular y representan una amenaza constante. una explosin o un terremoto son mucho menos previsibles que una inundacin. y la costa del Golfo de MØxico menudo corre el peligro de enfrentarse a huracanes. Dynes et al. la administracin se torn ineficaz. existen condiciones geogrÆficas. as como la destruccin de carreteras. De hecho. se han calculado las probabilidades de vientos huracanados en algunas ciudades de Florida en un aæo en particular. Nuevamente. organismos de las Naciones Unidas. Por ejemplo. Conforme empeoraron los disturbios civiles en Bangladesh. Petersburgo y 1 en cada 7 para Miami. albergue y ropas. diversos gobiernos. Las operaciones de auxilio para ayudar a las vctimas del cicln se interrumpieron temporalmente en diciembre de 1971. teniendo en cuenta la elevada incidencia de tornados y la 9 . puentes y lneas fØrreas estratØgicas. la Cruz Roja Internacional y otras organizaciones montaron una de las operaciones de socorro mÆs grandes desde la Segunda Guerra Mundial. Los factores anteriores y las pocas lluvias de monzn hicieron que la hambruna se propagara por todo el pas. unos 75 millones de personas. produciendo un nœmero muy alto de heridos que requeran de ciruga. la economa casi se desplom y las comunicaciones se dificultaron. de noviembre de 1970 a enero de 1972. algunas zonas del valle de Ohio son mas propensas a inundaciones. La guerra tambiØn dej otro problema grave: unas 750 000 personas no bengales que haban estado a lado de la antigua administracin de PakistÆn Occidental. La sobrepoblacin y las pobres condiciones de salubridad ocasionaron brotes de clera. explican que: 6 En primer lugar. en algunas localidades es posible conocer las probabilidades aproximadas de que un agente especfico afecte un Ærea determinada. Un agente de desastre tambiØn varia en terminos de su frecuencia. por estados (Texas es el estado mÆs propenso).

algunos agentes. ello permite que se pongan en marcha medidas preventivas. un tornado afecta un Ærea solo por unos cuantos minutos. pueden golpear repetitivamente a una zona en cuestin de horas. no obstante que es altamente destructiva. Los tres factores siguientes guardan relacin con el tiempo pero no deben confundirse. Por ejemplo. tal fenmeno no produjo daæos apreciables en la porcin alta del Medio Oeste. 150. que no da seæales premonitorias y que dura largo tiempo. Los agentes de desastres difieren en su rapidez de inicio de accin. Un tercer factor por considerar es la medida en que se puede controlar un agente de desastre. una vez iniciado. por ejemplo. Debe destacarse tambiØn que con el empleo de las caractersticas mencionadas. ilustran la diferencia entre los dos factores cronolgicos mencionados arriba. es el caso de un agente de comienzo rÆpido. Un desastre muy destructivo empero localizado. como terremotos y tsunamis (llamados tambiØn marejadas) no permiten tal ventaja. ello tendra consecuencias importantes en la intensidad y magnitud del impacto. el Servicio Meteorolgico Estadounidense predijo graves inundaciones por deshielos en la porcin superior del Medio Oeste y en algunas otras Æreas de los Estados Unidos. TambiØn. pero afectar una zona geogrÆfica amplia y tambiØn a muchas personas. pero el impacto de una inundacin puede persistir durante varios das. Los tsunamis o marejadas generados por un terremoto oceÆnico. El ejemplo que mejor se adapta a tal definicin es el del terremoto con potentes "ondas de choque" posteriores. de diversas formas. La peor combinacin que se puede dar en relacin con el tiempo. Por ejemplo. Por ejemplo. suele ser gradual. adoptadas por el Cuerpo de Ingenieros y tambiØn por el recalentamiento lento con poca o casi nula precipitacin. en los tornados y las inundaciones sœbitas el impacto es repetino. como consecuencia de las medidas eficaces contra las inundaciones. el Noroeste y Alaska. Por supuesto. El intervalo de "espera" del tsunami puede ser de varias horas. De 10 . Los desastres tambiØn difieren en su duracin de impacto. puede tener tan slo mnimas consecuencias para la comunidad en su totalidad. afectar pocas personas o dispersarse en grandes zonas y afectar a un nœmero importante de ellas. en tanto que una inundacin puede tener menor intensidad. Un desastre puede concentrarse en un Ærea pequeæa. con frecuencia pueden preveerse las inundaciones y evitarse. puede causar enormes perturbaciones en la vida diaria de una comunidad. en el caso de otras inundaciones. Es importante seæalar que las dimensiones de espacio o tiempo constituyen todas estas caractersticas del impacto de un desastre. una catÆstrofe difusa pero menos devastadora. en tanto que otros desastres. al menos parcialmente. y que tales dimensiones suelen ser de suma importancia en tØrminos de la magnitud real de los daæos que causa la catÆstrofe. desde el punto de vista de daæos potenciales. a pesar de ser trÆgico. una explosin. y Nueva Jersey con 136 son los tres estados en que ocurren con mayor frecuencia tales desastres. como los terremotos. En algunas situaciones es posible la intervencin y el control que aminoren el impacto potencial del agente funesto.concentracin de la poblacin (Massachusetts con una cifra de 347. puede afectar œnicamente a un Ærea geogrÆfica limitada. El intervalo de "espera’’ es el periodo que media entre los primeros signos premonitorios y el impacto real. Si media un lapso notable entre las seæales de aviso y el impacto. en los primeros meses de 1971. muertes y daæos a la propiedad. sin embargo. La magnitud de Øste es esencialmente una dimensin de espacio geogrÆfico y social. Las caractersticas finales de diferenciacin de los agentes de desastres son magnitud e intensidad del impacto. De esa suerte. ello tiene importantes consecuencias en el grado en que perturba los asuntos comunitarios. la de mayor afluencia de trÆfico). Connectitcut. La intensidad del impacto refleja la posibilidad de que un desastre cause lesiones. si existen grandes concentraciones de personas en el Ærea de impacto a cierta hora del da (es decir. la velocidad real de su asalto es muy grande. el observador puede diferenciar los agentes de desastre. Los dos factores reciØn seæalados deben distinguirse claramente. As. Por el contrario. sin embargo.

Con la ayuda de los satØlites y las redes de 11 . terremotos y accidentes de transporte no dejan ver ninguna seæal de advertencia. cuando todos los recursos de la comunidad se destinan al inicio de las actividades preparatorias contra el siguiente desastre. tiene un comienzo rÆpido y pocas seæales de aviso. De este modo. se prueba en un simulacro. Esta organizacin cronolgica mencionada es œtil porque permite contar con un esquema mediante el cual se pueden crear planes para cuando ocurra el desastre. A pesar de que algunas calamidades. y adoptar cdigos y otras normasen un esfuerzo por evitar o mitigar los efectos de la catÆstrofe. la comunidad emprende la tarea de evaluar su "potencialidad de desastre" al llevar a cabo riesgosas investigaciones geolgicas y arriesgadas valoraciones de tormentas graves. accidentes con materiales peligrosos. como explosiones. Fase de advertencia La fase de advertencia es el periodo que media desde la primera seæal de peligro hasta el momento de acaecimiento del desastre. se perfecciona y se mantiene actualizado. los preparativos previos a un desastre y la fase de advertencia). A todas las organizaciones de socorro. En ellos se incluyen materiales mØdicos de urgencia adicionales. dura poco tiempo y su impacto es destructivo. Sin embargo. una inundacin es posible predecirla. Durante dicha fase. y establecer prioridades de las actividades. Incluimos una amplificacin de cada fase para proporcionar ejemplos de los tipos de actividades que deben realizarse.manera que una explosin suele ser impredecible. o si la dan es pequeæa. 4) emergencia. servicios sociales e instalaciones pœblicas) se reœnen sobre bases regulares bajo la direccin de las autoridades de defensa civil de la localidad. por lo general. algunas veces no ocurre una de las fases (fase de advertencia). Por otro lado. Preparacin previa al desastre La fase anterior al acaecimiento de un desastre tiene gran importancia porque mÆs que cualquier otra. dos o mas fases pueden juntarse (por ejemplo. TambiØn. y generadores de corriente elØctrica para casos de emergencia. Se facilita el equipo y los materiales esenciales para satisfacer las necesidades de auxilio en los posibles desastres potenciales. en una secuencia lgica. en muchos casos. Una parte importante de los preparativos a realizar antes de un desastre. posee un impacto gradual con seæales de aviso considerables y. es la que determinarÆ el impacto que aquel producirÆ en la comunidad. asignar tareas y responsabilidades. servicios mØdicos de emergencia. 2) fase de prediccin. dura largo tiempo y su magnitud es difusa. se distribuye. Con frecuencia. accidentes de transportes. as como sus obligaciones y responsabilidades. se revisa. pero muy localizado. 3) impacto. 5) recuperacin (tabla 12). La comunidad puede establecer reglamentos del uso de la tierra o de la demarcacin de zonas. se les da el adiestramiento necesario en casos de desastre para familiarizarlas con los planes contra esas calamidades. se crea un plan eficaz contra desastres. incendios y otros incidentes mÆs. y las nuevas tareas o necesidades generadas por el desastre. es orientar al pœblico para alentar una preparacin individual. innumerables organizaciones y comunidades fracasan al no aprovechar en toda su magnitud este periodo previo a la catÆstrofe. para coordinar la planificacin y preparacin de actividades. Las diversas organizaciones que prestan auxilio en casos de desastres (por ejemplo: bomberos. equipo de comunicacin y de rescate. polica. Tratamos de que las actividades enlistadas sean generales por naturaleza y no abarcan todos los aspectos de un desastre. otros desastres ocurren con alguna seæal previa de peligro. no es hasta despuØs de que ocurre el desastre. Fases de los desastres Los desastres pueden dividirse cronolgicamente en cinco fases: 1) preparacin previa al desastre.

activacin del programa para casos de desastre y establecimiento del centro de operaciones de emergencia (COE) Advertencia a la poblacin Advertencia a los hospitales Evacuacin/proteccin " local " Preparativos previos al impacto Soportar el impacto Valoracin de organizaciones que brindan asesora relacionada con la respuesta en caso de un desastre Activacin del plan para casos de desastre/establecimiento del COE. equipo de comunicacin. AdemÆs. ondas de calor y sequas. huracanes. es posible predecir innumerables desastres meteorolgicos. establecimiento de puntos para reunir a los pacientes Establecimiento de rutas de vehculos de emergencia/transporte de pacientes Llegada de auxilio organizado Relevo de socorristas por parte de grupos provenientes de las zonas no afectadas Llegada de material y equipo de auxilio adicionales Cuidado de los muertos Provisin de alimentos de urgencia. generadores de energa para situaciones de emergencia. ambiental. tormentas invernales graves.) Mayor adecuacin. TABLA 1 . etc. duracin y magnitud. Mitigacin de los daæos o las lesiones posteriores Recabar ayuda adicional o mutua Preparativos para las actividades de bœsqueda y rescate de las vctimas Operacin de los planes de hospitales para casos de desastre Establecimiento de puesto de mando Evaluacin Bœsqueda y rescate Seleccin. tØcnico y econmico para cubrir las necesidades de un desastre Actividades de prevencin y actividades de mitigacin Planificacin y coordinacin para casos de desastre entre los grupos de respuesta Educacin comunitaria Entrenamiento y simulacros de desastres Obtencin de equipo y material (suministros mØdicos. es posible predecir situaciones que pueden generar avalanchas y deslizamientos de tierra. En estas situaciones la advertencia puede ser el aspecto mÆs importante para que la pØrdida de vidas sea mnima y se mitiguen los daæos. de no haberse realizado ya. Es importante que una comunidad estØ perfectamente bien informada acerca de la posibilidad de que ocurra un desastre.estaciones meteorolgicas. por ejemplo. tornados. su intensidad. albergues y ropas Atencin a las medidas sanitarias y otros aspectos Fase de advertencia Fase del impacto Emergencia Aislamiento Rescate Remedio 12 . bolsas de arena.2 Cinco Fases de la Actividad en Casos de Desastres Fases Preparacin previa al desastre Actividades Preparacin de los recursos en el nivel gubernamental. bombas.

y se evacœa el Ærea afectada o se le brinda proteccin dentro de la misma. La fase de emergencia puede dividirse en tres partes: 1) aislamiento. 1970. Tales maniobras que ocurren al mismo tiempo en que el primer grupo de personal de socorro acude a la zona del desastre. Los preparativos finales se hacen anticipÆndose a la fase de impacto. Se ponen en operacin los programas para situacin de desastre y se establece el centro de operaciones de emergencia (si no se hizo durante la fase de advertencia). rotura de las lneas de gas. 3) remedio. incluyen una valoracin preliminar de los heridos. Emergencia La fase de emergencia comienza al finalizar el impacto y persiste hasta que ha pasado el peligro inmediato de destruccin adicional. se establecen centros de operacin de emergencia. En primer lugar. Es esencialmente un periodo en que hay que soportar los efectos de la catÆstrofe y "mantenerse firme". para determinar las prioridades. Es durante la fase de advertencia que se ponen en marcha los programas para situacin de desastre. RR: Comportamiento organizado en casos de desastre. La advertencia incluye la deteccin y anticipacin del acontecimiento de un desastre y la difusin de esta informacin y los datos concernientes a las medidas de proteccin y mitigamiento adoptadas por la comunidad. Østa debe reconocer la amenaza como legitima y grave. las frecuentes falsas alarmas pueden deteriorar gravemente la respuesta futura a las seæales de advertencia de peligros reales. Lexington. 13 . De manera semejante. choques de aviones o explosiones) hasta algunos das o semanas (inundaciones y ondas cÆlidas) e incluso meses (sequas y epidemias). 56. 2) rescate. Impacto El impacto es la fase en que en realidad acaece el desastre y en la cual es poco lo que puede hacerse para mitigar los daæos o para incrementar el nœmero de sobrevivientes. muchos desastres no permiten la difusin de la informacin vital porque los sistemas de comunicaciones son inadecuados o porque no se cuenta con tiempo suficiente. cuando es posible poner sobreaviso a la comunidad. Mass. Es esencial realizar una valoracin preliminar de los daæos durante la fase de impacto (si es posible) o inmediatamente despuØs. bloqueo de vas fØrreas y daæo en los equipos y servicios esenciales.. Durante esta fase pueden surgir algunos problemas. Las personas que se encuentran dentro de un Ærea de desastre quizÆ no capten en su totalidad la magnitud del hecho. estatal y federal.de salud publica Recuperacin Restauracin de servicios comunitarios esenciales Restablecimiento del orden comunitario Satisfacer las necesidades de bienestar de las vctimas Reparacin de los daæos en la comunidad Valoracin continua de los daæos y obtencin de ayuda local. La fase de impacto puede durar desde unos cuantos segundos o minutos (terremotos. Obviamente. es esencial contar con un sistema de comunicaciones eficaz. acaso tambien desconozcan su magnitud. El periodo de aislamiento es el intervalo en el que se requiere de acciones inmediatas de mitigacin para evitar mÆs pØrdidas de vidas. Libros Lexington Books. En segundo lugar. agua y energa elØctrica. necesidades y limitaciones de la respuesta de emergencia. En tercer lugar. las comunidades vecinas con las que se cuenta para dar asistencia. en ese momento se organiza la comunidad para realizar las labores de restablecimiento y rehabilitacin. Inicio de las medidas preventivas Fuente: Adaptado con autorizacin de Dynes. p. incendios.

por ejemplo una enfermera de urgencias. MÆs aœn. Se establecen las instalaciones de la morgue y se inicia la bœsqueda coordinada y las actividades de reunin. precisamente. podrÆ contribuir en mayor grado al auxiliar en la evacuacin. debera comprenderse mejor. al reanudarse las funciones y el orden normales de la comunidad. supervisados por profesionales. la enfermera puede decidir si vuelve a sus labores en el departamento de urgencias del hospital. el establecimiento de un puesto de mando y la convergencia de otras entidades de rescate tanto locales como de poblados vecinos. dependen de la preparacin. Se llevan a cabo maniobras definitivas de mitigacin destinadas a evitar lesiones y daæos posteriores y comienza a prestarse atencin a las medidas sanitarias y a otros aspectos de la salud pœblica. En ese momento. De este modo. obviamente. La mayora de las personas suponen que toda enfermera sabe hacer cualquier cosa que se refiere a su profesin. la intervencin de una enfermera en un desastre puede depender del sitio en que ella se encuentre en el momento del impacto. Si ocurre que ella se encuentra cerca de la zona del impacto. Se llevarÆn al cabo las actividades de reparacin y reconstruccin permanentes de las propiedades daæadas. Recuperacin La recuperacin comienza durante la fase de emergencia y termina poco a poco. depende de cada enfermera decidir dentro del conjunto de circunstancias que vive en particular. Papel tradicional de las enfermeras en casos de desastre Un punto importante por recordar en la atencin de las situaciones de desastre es que la eficiencia de las personas o los grupos que responden ante la catÆstrofe. alimento y albergue. se brindan auxilios medicas. el sitio en donde puede servir mejor a la comunidad. Se concentran en la rapidez y no en la adecuacin de su respuesta de socorro. tambiØn es vÆlido en la enfermera el principio de utilizar a las personas en funciones que se encuentran mÆs 7 estrechamente asociadas con su trabajo diario. Este hecho. La enfermera es especializada y por ello enfermeras de diferentes tipos y niveles aportan sus habilidades en la escena del desastre. la recuperacin es un proceso de reajuste que les lleva mucho tiempo (quizÆ les lleve toda la vida) y posiblemente se necesite ayuda para satisfacer las demandas de bienestar. El periodo de rescate comienza cuando tos primeros sobrevivientes aplican. sin embargo. en otras palabras. ropas. Sin embargo. hasta que se satisfagan las necesidades inmediatas de la situacin. El periodo de remedio de la fase de emergencia comienza con el establecimiento de las operaciones de auxilio organizadas con personal profesional y con voluntarios. La confusin del periodo de rescate disminuye conforme se pone en marcha el periodo de remedio. rescate y administracin de los primeros auxilios. Hay movimiento de las vctimas dirigido hacia los hospitales. desempeæa tareas vitales en el hospital. Para las personas que se encuentran en el Ærea del impacto. Continœa con la llegada de la primera organizacin de socorro local. sino tambiØn de quØ tanto les permitan a otros desempeæar las suyas. El nœmero de vctimas rescatadas vivas y el hecho de que se les haya seleccionado y atendido adecuadamente. la nueva siembra de cultivos y la restauracin de todos los servicios pœblicos. los primeros auxilios a las vctimas.Es probable que las reacciones de las comunidades y organizaciones sin experiencia ni preparacin previa en desastres sean apresuradas. en especial a los propios miembros de su familia. faltas de coordinacin e improductivas. que a menudo no se reconoce desde fuera de la profesin asistencial. para fines de planificacin y 14 . no slo depende de la manera en que desempeæen sus responsabilidades. organizacin y entrenamiento previos de las comunidades.

as como al cerciorarse de que se corrijan inmediatamente los riesgos existentes dentro del nosocomio.preparacin en caso de desastres. la tarea de mayor importancia de una enfermera hospitalaria es asegurarse de que el nosocomio cuente con un plan adecuado para situaciones de desastre. Washington D. En caso de que se presenten desastres externos. del Departamento de Sociologa de la Universidad Estatal de Ohio.. Enfermeras de hospital Para las enfermeras de hospital existen generalmente dos Æreas que las relacionan con el manejo de una situacin de desastre: 1) el desastre interno (como un incendio dentro de la misma institucin u otra calamidad) que afecta fsicamente la capacidad del nosocomio para actuar. Este tipo de enfermera debe intervenir en la creacin de los programas en caso de desastres internos y externos. es mÆs sencillo dividir a las enfermeras en categoras basÆndose en el hecho de que trabajen dentro de un hospital o en un medio ajeno a Øl. enfermeras industriales y de salud ocupacional. en un estudio detallado de este tipo de acontecimientos. DespuØs compararon los problemas observados en los ISMV con las fallas y los trastornos que se presentaron repetidamente en diversos simulacros. La meta de brindar la mejor asistencia posible a los pacientes puede lograrse slo si se disminuyen al mnimo la confusin y los retrasos (consœltese el capitulo 4 correspondiente a los detalles de la intervencin de una enfermera hospitalaria en la asistencia de una catÆstrofe). Butman y colaboradores tambiØn reunieron y estudiaron la informacin correspondiente a 22 desastres no ambientales. en parte. administradoras y miembros de diversas organizaciones de voluntarias. En la investigacin participaron comunidades de diversos tamaæos. Las enfermeras pueden ayudar en la prevencin de desastres internos del hospital si estÆn perfectamente instruidas en lo relacionado con los planes de urgencia y los cdigos de incendios y seguridad. Enfermeras que no laboran en un hospital Entre las enfermeras de esta categora suelen incluirse a las de algunas instituciones educativas privadas. La direccin de este programa debe ser responsabilidad de la enfermera en salud pœblica y ella debe saber de algunas de las enfermeras inactivas en la comunidad y de esta manera podrÆ llamarlas para que auxilien en este esfuerzo comœn (vØase el capitulo 10 para una informacin especfica respecto de la intervencin de enfermeras que no laboran en un hospital). el choque de un autobœs) que impone grandes demandas a los recursos del hospital. enfermeras en salud pœblica. las cuales contaban con un gran desarrollo en sus servicios mØdicos de urgencia (SME). educadoras de enfermera. y las Islas Vrgenes estadounidenses. enfermeras consultoras. publicado en diciembre de 1977 por el Centro de Investigacin en Desastres. 2) el desastre externo o de la comunidad (por ejemplo. investigadoras. observaron que los problemas que aparecan 15 . es la de orientar al pœblico en relacin con los principios de preparacin personal y la atencin de vctimas. y conocer en detalle cual serÆ su papel en Øl. Sus observaciones se basan. que iban desde posibilidades rudimentarias hasta sistemas complejos y perfectamente establecidos. y comprendi 29 desastres. C. Uno de los papeles mÆs importantes de todas las enfermeras en salud pœblica y educadoras en enfermera. Dicho estudio incluy un trabajo de campo realizado en 44 comunidades localizadas en 17 estados. Problemas comunes en incidentes con saldo masivo de vctimas Butman ha expuesto los problemas comunes que al parecer surgen en repetidas 3 ocasiones en incidentes con saldo masivo de vctimas (ISMV).

tanto naturales como provocados por el hombre. parecen destinadas a aumentar. en vez de los que escogen una solucin rÆpida y breve como un expediente poltico de solucin. Conforme el hombre siga estableciØndose en tierras propensas a inundaciones. Sin embargo. continœan aumentando de forma considerable la tasa de mortalidad y las pØrdidas econmicas. Preparacin personal Asegœrese de que usted como enfermera es un recurso œtil para la comunidad. incendios y accidentes de transporte. Participacin de la comunidad. El nœmero promedio de calamidades ha permanecido en un nivel relativamente constante y de cierta manera ha disminuido en algo. debido al aumento de la poblacin en algunas zonas y al crecimiento de una sociedad tecnolgicamente avanzada. Participe en la vida poltica de su comunidad que se relacione con la asistencia en caso de desastre. del campo carencia de planificacin previa y adecuada. 2. Las enfermeras pueden desenvolverse en tres Æreas para ayudar a mitigar las pØrdidas humanas y materiales en el desastre: 1. y no una carga. Utilice la prudencia para seleccionar el sitio en donde establecerÆ su hogar. y produciendo mayores barcos y aviones mÆs grandes. las pØrdidas por inundaciones. reunir u organizar a los pacientes rÆpidamente en un sitio conveniente imposibilidad de llevar a cabo una seleccin apropiada implantacin de mØtodos de atencin demasiado lentos e inadecuados inicio prematuro de las maniobras de transporte empleo idneo del personal en el campo ausencia de distribucin apropiada de los pacientes. Conozca en detalle los programas locales para situacin de desastre y los procedimientos de emergencia. sigue incrementÆndose el nœmero de desastres. lo cual resulta en el mal empleo de las instalaciones mØdicas falta de un mando reconocible en los servicios mØdicos de emergencia. de modo que reflejen los mejores conocimientos actuales 16 . Colabore para modificar el uso de la tierra y las medidas de desarrollo. construyendo edificios mÆs altos. y de capacitacin del personal imposibilidad de compensar las deficiencias de funcionamiento y de remediar los problemas falta de comunicacin pertinente y oportuna Perspectivas futuras A pesar de todos los esfuerzos que se hacen para controlar el ambiente.en las calamidades tanto como en los simulacros eran las siguientes: carencia de un sistema de alerta competente falta de estabilizacin "primaria" y pronta de todos los pacientes dificultad en desplazar. Apoye a los dirigentes que optan por soluciones definitivas y a largo plazo en los programas de disminucin de pØrdidas y de preparativos de emergencia. Cerciorarse de que su familia sepa quØ hacer en una situacin de emergencia. Conserve su propio equipo y material de urgencias (vØase el capitulo 3).

Conn. Garb S. Wetport. 2-3. 5. Es esencial que se aprenda de los errores del pasado. Skeet M: Manual for Disaster Relief Work. Las enfermeras que laboran en un hospital y las que lo hacen en un establecimiento ajeno a estas instituciones. p. "DR & R-18. pp. Hansen H: "Research issues and directions in the epidemiology of health effects of disasters". Washington. program guide". Logue JN. Federal Emergency Management Agency. Springer Publishing Co. 33-36.. Inc. Preparacin profesional Participe en la creacin de los planes en caso de desastre en los niveles comunitario o de hospital. Las necesidades que desencadena un desastre son distintas a las de la vida diaria. C. 1969. Asista a clases de enseæanza continua y cursos de actualizacin para mantenerse al da en los conocimientos y habilidades de asistencia en situacin de desastre. la experiencia y la capacitacin que se adquiere en situaciones normales. Edinburgh. 4. ARC 2235. December 1972. En el futuro se debe enfatizar mÆs en lo referente a los aspectos de enseæanza y capacitacin en la asistencia durante casos de desastre. revised March 1975. 1. Defense Civil Preparedness Agency. Apoye los esfuerzos administrativos para mejorar la preparacin en caso de desastre. p. D. La prÆctica de la enfermera. Epidemiol Rev. Melick ME. generalmente no preparan a la persona para que actœe adecuadamente en una catÆstrofe. Eng E: Disaster Handbook. New York. 1982. estÆn obligadas a prepararse para enfrentar este reto. 1981. "Disaster Relief Program". Butman AM: Responding to the Mass Casualty Incident: A Guide for EMS Personnel. en realidad. 1977. mÆs aœn. Disaster Assistance Programs. 14. han jugado un papel muy importante en la asistencia en desastres y en virtud de que seguirÆn interviniendo de la misma manera. Churchill Livingstone. 3. pp. 6-8. Referencias 1. aqu se han presentado algunas definiciones e informacin general relacionada con la asistencia en situaciones de desastre. Americen Red Cross. 3:141 2. Apoye a las organizaciones de auxilio voluntario de la localidad. Kreps GA: A Perspective on Disaster Planning TR-77. Scotland. en particular las guerras. 17 . pp. en cuanto al suministro de atencin a las vctimas. 3. Resumen En un esfuerzo por establecer las bases de los captulos subsecuentes. 6. Copere en la orientacin del pœblico en cuestiones de preparacin personal. surgi y madur como respuesta a las necesidades creadas por los desastres. March 1983. ed 2. 1 12. 7. Dynes RR: Quarantelli EL. Educational Direction Inc.acerca de los peligros geolgicos e hidrolgicos.

January 1984. Oxford University Press. Dynes RR: Organized Behavior in Disaster. Kates RW. Utah. London. Athens. Blanshan SA: A Time Model: Hospital Organization Response to Disaster. Government Printing Office. 64-80. A. Hurd C: The Compact History of the American Red Cross. 1978. pp. 1981. Washington. S. Burton I. 1-41. 1959. 1972. pp. National Fire Protection Assoc. 1982. Inc. pero durante un desastre. MacMillan Inc. 1978 Butler JE: Natural Disaster. Ga. Heinemann Educational Books Ltd. 2. White GF: The Environment as Hazard. 1-101. R. 1982. Hawthorn Books Inc. Weber-Burdin E: Natural Hazards and Public Choice: The State and Local Politics of Hazard Mitigation. London. Taggart SD: Emergency Preparedness Manual. 1978. 1979. pp. New York. Lexington.N. M. Disaster Survival Atlanta. Boston. pp. 1965. Crane Russak & Co Inc. 173-198. 40-48 Western KA: The Epideomiology of Natural and Man-Made Disasters. DC. 1978.. Calif. pp. American Red Cross. Lexington Books. New York. Thygerson AL: Disasters Handbook. Conway HM: How to chose secure sites and make practical escape plans. 1981. New York. Disaster Services Regulations and Procedures: Providing Red Cross Disaster Health Services. 1970. University of Utah. Pan Americen Organization Newsletter. 1979 Turner BA: Man-Made Disasters New York. Provo.N. ARC 3076-A.. December 1982.Bibliografa sugerida Bahme CW: Fire Officers Guide to Disaster Control. The University of Georgia Press. 1978. The role of nursing in disasters. no siempre se sabe cuÆles son los pacientes y lesiones que se deben atender prioritariamente. En la mayora de las situaciones de enfermera. New York. Wright JD. 1-2. pp. University of London. Whittow J: Disasters: The Anatomy of Environmental Hazards. Brigham Young University Press. Prioridades en la valoracin rÆpida de las vctimas SUSAN SMART GARDNER. Mahoney RF: Emergency and Disaster Nursing. Mass. Geological Survey professional paper. Beverly Hills. Salt Lake City. Rossi PH. Hays WW (ed): Facing Geologic and Hydrologic Hazards: Earth Science Considerations. Academic Press Inc. dissertation. Por ejemplo: ¿quØ hara una enfermera en primer tØrmino si tiene que atender a un sujeto inconsciente con una pierna que sugiere fractura y al mismo tiempo sangra abundantemente de heridas en la cara y el abdomen? ¿QuØ ocurrira si en vez de un 18 .P. parece muy obvia la expresin: "lo primero es lo primero".. Sage Publications Ltd. 1240-B. Conway Publications.

debido a que difieren de 4 la mayora de los pacientes clnicos en varias formas: 19 . La clave del reto La valoracin es la clave para resolver con Øxito el reto de la enfermera en desastres. equipo. la enfermera debe tener la capacidad de valorar a los pacientes conforme Østos lleguen. la enfermera no puede por ningœn concepto hacer una valoracin detenida. la valoracin sistemÆtica asegura que se han evaluado cuidadosamente todos los rganos y sistemas. La valoracin debe anteceder el inicio del tratamiento. temperatura o ropas adecuadas para el clima. la respuesta es: establecer prioridades. Ya sea que se enfrente a las responsabilidades inmediatas de un desastre de gran magnitud o a un slo sujeto gravemente lesionado. ya que cada segundo es precioso. Este texto pretende auxiliar a la enfermera a valorar una situacin de catÆstrofe. Una vez logrado esto. estar inconscientes o no hablar espaæol. En este capitulo. aparece en el capitulo 5. Ella debe evaluar con mucha rapidez a los pacientes y actuar al instante para preservar la vida y las funciones de la vctima. deben posponerse las valoraciones continuas. a establecer prioridades y a planear intervenciones eficaces. Con mucho tacto debe indicar las razones del tratamiento diferido a los pacientes con lesiones menos graves o que estÆn en la sala de espera. la estrategia esencial al atender a una 1 vctima incluye los siguientes puntos: Valoracin inicial rÆpida Tratamiento urgente de lesiones que puedan ser mortales. a medida que se ponen en marcha las medidas adecuadas para contrarrestar dichas condiciones. Sin embargo. Sea cual sea el sistema. tales como iluminacin. Las decisiones de seleccin se exponen en el capitulo 3. y decidir el orden en el que debe resolverlos. se brinda informacin concerniente a los conocimientos y la experiencia necesarios para la evaluacin rÆpida de heridos y enfermos. Se han creado diversos sistemas para auxiliar a la enfermera a resolver los problemas de valoracin y tratamiento. de acuerdo con la propia secuencia de prioridades Valoracin mas detallada Transferencia segura y rÆpida a la instalacin apropiada. Pocas veces existen condiciones. MÆs aun. iniciar la atencin necesaria para salvar las vidas de quienes estØn enfermos o 2. Los sujetos pueden estar completamente vestidos. 3 Las vctimas de un desastre constituyen un reto œnico. Presentamos un formato lgico y sistemÆtico para una valoracin completa y rÆpida de cada persona.paciente con mœltiples heridas tuviera docenas de ellos? ¿Por dnde empezara. El reto de la atencin de enfermera en desastres Las enfermeras especializadas en la atencin durante casos de catÆstrofe. Ante una serie de condiciones que amenazan la vida. en tanto que el cuidado de un paciente con mœltiples lesiones. Las intervenciones prioritarias se realizan con base en la valoracin sistemÆtica. a pesar de no tener conocimientos acerca de los antecedentes mØdicos de cada persona o los mecanismos del traumatismo. cuando las lesiones van desde superficiales a mortales y en el entorno priva la confusin y la histeria?. El ambiente puede presentar peligros especiales para la vctima y el socorrista. colocados en posiciones incmodas. y al mismo tiempo. la revisin debe ser lo suficientemente detallada para identificar lesiones ocultas. Las circunstancias y el sitio en donde ocurre una desgracia rara vez son las ideales. no colaborar. deben tener amplios conocimientos y experiencia para valorar y decidir las prioridades en que la proporcionarÆn.3 lesionados gravemente.

Reconocimiento inicial (evaluacin y estabilizacin inmediata del paciente como primera prioridad. mismos. generalmente mientras escucha algunos reportes del caso y recibe informacin. deben reunirse los datos apropiados. tiene como objetivo identificar complicaciones inminentes o reales. La atencin de las personas que sufren algœn traumatismo.Las lesiones requieren con frecuencia de intervencin inmediata que les salve la vida.) 2. Las pautas que presentamos constituyen un esquema sistemÆtico que tiene como fin obtener la mÆxima informacin posible en el mnimo de tiempo. Los pacientes pueden sufrir mœltiples lesiones. respiracin o circulacin se practica en un tØrmino de 60 a 90 segundos para concentrarse en 6 estas prioridades. incluye tres fases 4. antes de tomarlas. requiere un mØdico muy capacitado que realice muchas acciones a la vez. el aspecto mÆs importante es establecer y seguir una rutina. En el sitio del desastre. un fundamento para formular los diagnsticos asistenciales 20 .5 principales de valoracin 1. Los pacientes no han tenido oportunidad de prepararse para la situacin que ahora representa una crisis para su familia y para s. En situaciones de catÆstrofe. en donde los recursos y la ayuda son escasos e inexpertos. Valoracin secundaria (despuØs de las medidas de reanimacin y estabilizacin iniciales debe completarse una exploracin mÆs detenida para identificar todas las lesiones existentes). En el medio clnico. Valoracin continua y sistemÆtica (una evaluacin continua de la asistencia prestada y de la reaccin de la vctima. en donde se cuenta con una gran variedad de especialistas y terapias disponibles de forma inmediata. Ella lleva al cabo una valoracin de pies a cabeza de todos los sistemas y rganos del cuerpo en un lapso que no excede de 3 a 5 minutos. la enfermera trabaja rÆpidamente. Valoracin de las fases La vctima de un desastre que se encuentre gravemente herida. El sistema es beneficioso por varias razones: Los datos se reœnen de una forma lgica y ordenada Se evalœan todos los aparatos y sistemas del cuerpo Se establecen prioridades de planificacin Se toman datos como punto de referencia para una valoracin futura Se obtiene as. la directora de enfermera debe tomar decisiones respecto a la estabilizacin y transferencia. la valoracin y el tratamiento administrados por un equipo de traumatologa que se ha movilizado rÆpidamente.) Lleva mÆs tiempo interpretar una valoracin que realizarla. 3. Existe una gran posibilidad de que las vctimas presenten complicaciones posteriores debido a la multiplicidad y gravedad de sus heridas. Sin embargo. El periodo de rehabilitacin es prolongado y exige una valoracin constante y ajustes por parte de todo el personal asistencial. a partir del momento en que llega la primera vctima. pueden comenzar simultÆneamente. Las lesiones pueden ser a veces tan tenues que no se detectan inicialmente. valorando varios sistemas y rganos del cuerpo simultÆneamente. La valoracin de pacientes con problemas importantes en las vas respiratorias. A pesar de que existen muchas formas de organizar una valoracin.

Un movimiento similar podra transformar una fractura de la columna cervical sin daæo medular. La desventaja de esta maniobra es que requiere de ambas manos por parte del que opera y lo imposibilita para realizar otras maniobras de socorro. Ritmo de la Respiracin. Otra tØcnica para despejar las vas respiratorias es levantar la mandbula. Las vas respiratorias y la columna cervical La prioridad mÆxima es la valoracin rÆpida de las vas respiratorias del paciente. El primer mØtodo al que puede recurrirse es el desplazamiento del maxilar inferior hacia arriba. ya que no requiere de la hiperextensin de la cabeza. La columna cervical debe inmovilizarse con la mayor rapidez posible. Maneje al paciente con el cuidado que supone una lesin de este tipo. ya que esto provoca la hiperextensin del cuello. El paso inicial en el suministro de oxigeno es el desplazamiento del aire de la atmsfera hacia los alvelos y esta funcin requiere que las vas respiratorias estØn despejadas y haya una ventilacin apropiada. hasta que las 1. debe iniciarse inmediatamente el tratamiento apropiado. el ritmo de respiracin. sin perder segundos preciosos en la curacin de lesiones menos urgentes. La columna cervical debe mantenerse en posicin neutra con traccin perfectamente alineada. El operador coloca los dedos de una mano debajo de la barbilla y la levanta. El operador coloca el pulgar alrededor de los incisivos inferiores y desplaza el maxilar inferior hacia adelante. Entre las prioridades inmediatas de la atencin. Si cualquiera de las dos falta o es inadecuada. La tercer maniobra es empujar el maxilar inferior hacia adentro. La ventilacin inadecuada ocasiona hipoxemia e hipoxia inmediatas y cuando el oxigeno deja de llegar al cerebro. en otra con daæo de la misma.8 radiografas de la columna prueben lo contrario. Si se necesita respiracin de boca a boca pueden obturarse los orificios de las fosas nasales del paciente con los dedos pulgar e ndice de la otra mano. abriendo as la boca ligeramente. las vØrtebras cervicales y el grado de conciencia. si se observa una lesin grave arriba de la clavcula. Considere rÆpidamente la posicin de la vctima. en la cual se comprende a la lengua por el plano frontal. Sus desventajas incluyen la dificultad en conservar el agarre de la boca hœmeda. en espaæol podra recordarse como RRR CCC (vas Respiratorias. cuando existe la posibilidad de una lesin de las vØrtebras cervicales no conviene ladear o inclinar la cabeza del paciente ni levantarle la barbilla en un intento de despejar la obstruccin. Cualquier transferencia o movimiento del paciente debe hacerse slo si la persona que lo 8 21 . la naturaleza de la obstruccin de las vas respiratorias y la forma de despejarlas. Dicho esquema se identifica en inglØs con las siglas ABCs. Una norma emprica es el suponer que existe fractura de dicha zona. una a cada lado. La maniobra anterior es el mØtodo mÆs conveniente para utilizarse en vctimas que sufrieron algœn traumatismo.Valoracin inmediata de la vctima La revisin inicial estÆ enfocada a identificar el potencial de las lesiones que pueden causar la muerte. como son la respiracin y la circulacin eficaces. y en el peligro de una mordedura. Al realizar esta valoracin tenga en mente que si el paciente presenta fracturas y cortaduras en la cara y estÆ inconsciente. vØrtebras Cervicales y Conciencia).7. se provoca una lesin irreversible en un tØrmino de 5 minutos. al mismo tiempo oprime el labio inferior con el pulgar. quizÆ hubo suficiente fuerza en el impacto como para fracturar alguna vØrtebra cervical. Circulacin. La causa mÆs comœn de obstruccin de las vas respiratorias es la lengua de la vctima. y desplÆcelo hacia el frente. la circulacin. En esta fase puede elaborarse un esquema para valorar principalmente las vas respiratorias. estÆn las funciones necesarias para mantener a las vctimas con vida. Sin embargo. Sujete el Ængulo del maxilar con ambas manos. si el paciente recupera repentinamente la conciencia.

habrÆ que iniciar y 8 continuar la ventilacin asistida. El tiempo que tardan en llenarse los capilares puede determinar rÆpidamente si el volumen de sangre es el adecuado. frecuencia y regularidad. cada hemitrax puede contener. medir la presin arterial en la revisin primaria no constituye un estudio œtil en ese momento. observar los movimientos respiratorios. en un paciente normovolØmico. sino tambiØn de los alvelos. HabrÆ que colocar a la vctima sobre un tabln largo y firme. que la presin arterial es mayor de 80 mm Hg. el mØtodo ABDS (en inglØs AVPU) es sencillo. bolsas de arena o toallas enrolladas. si se palpa el pulso carotdeo. Si no se percibe ningœn esfuerzo espontÆneo de respiracin o Øste es demasiado dØbil. Si es palpable el pulso femoral. Tomar el pulso en la muæeca o el cuello del paciente. uniforme y 8 fÆcil de recordar. el plano retoperitoneal o los muslos. tambiØn valora el nivel de conciencia de la vctima. La hemorragia interna es mÆs difcil de valorar. para evitar que gire el cuello hacia un lado y otro. El nivel de conciencia puede significar cosas diferentes para distintas personas. Por ejemplo. Mientras la enfermera realiza las valoraciones y tratamientos iniciales. La ventilacin de los pulmones depende no slo de las vas respiratorias. Simplemente con tomar el pulso se pueden obtener datos importantes acerca del rendimiento cardiaco. Si la sangre que sale en chorro denota hemorragia arterial. y mayor de 60 mm Hg. el sitio y la persona denotan el funcionamiento cerebral.atiende le conserva la cabeza y el tronco alineados y desplaza el cuerpo girÆndolo sobre si mismo como un todo. Si se palpa en la arteria radial cabe suponer. para estabilizar la columna cervical por arriba y 9 por debajo. el apØndice 2-A referente a los signos especficos de la pØrdida "oculta" de liquido hemÆtico. Una prueba capilar de la parte blanca o matriz de la uæa muestra la normalizacin del color debajo de ella en un tØrmino de 2 o 3 seg.11 consulte 22 . de los huesos rgidos que forman el trax. Otro tramo de cinta adhesiva se coloca en el trax. as como de la integridad de los nervios y mœsculos que controlan los movimientos de las costillas y del diafragma. 10 La enfermera debe iniciar la exploracin de la respiracin al colocar su odo sobre nariz y la boca de la persona para verificar que haya el intercambio de ventilacin. tal como lo indiquen el estado de 12 alerta y la orientacin de la reaccin del paciente. Se le coloca tela adhesiva de 5 cm de ancho sobre la frente y las toallas enrolladas se fijan al tabln. pero puede detectarse por medio de los signos y sntomas de una conmocin hipovolØmica. Si no se cuenta con un collar cervical se colocan a uno y otro lado de la cabeza. mÆs de dos litros de sangre. Es importante que el trax estØ al descubierto para as. localice el punto mÆs cercano de presin entre la herida y el corazn y aplique presin con 3 dedos y no simplemente con el pulgar o con un dedo. y para una revisin inicial rÆpida. pelvis. se debe valorar la respiracin. Sin embargo. la presin sistlica es superior a 70 mm Hg. Respiracin En segundo tØrmino. en tØrminos generales. incluso. el abdmen. El pulso puede ser valorado rÆpidamente en cuanto a sus caractersticas. Entre los sitios mÆs probables en donde se puede presentar la pØrdida "oculta" de sangre estÆn el trax. Nivel de Urgencia. La orientacin respecto al tiempo. y si no se obtienen buenos resultados con esta maniobra. 7. Circulacin El siguiente paso en la exploracin es la circulacin. habrÆ que aplicar presin directa a la herida. para valorar la circulacin.

ABCs o RRR CCC. ritmo de la respiracin y circulacin. y as se facilita el proceso de establecimiento de prioridades. mayor serÆ la lesin. Por ejemplo. la presencia de los cinturones de seguridad para el abdmen. principalmente los mecanismos posibles de lesin. la cual inicialmente asume la forma de angustia. En el caso de accidentes automovilsticos. confusin e inquietud. se 23 . Entre los signos que indican empeoramiento del estado de la vctima estÆn los 13 siguientes: piel fra y hœmeda palidez cenicienta que denota una menor aspercin de los tejidos. y mÆs tarde se manifiesta en forma de apata. respuesta de origen simpÆtico que surge en etapas finales cianosis. (vas respiratorias. puede haber tiempo para iniciar la segunda valoracin en el lugar mismo de los hechos. En tØrminos generales. trate de obtener una descripcin de lo que ocurri. la boca y la faringe. Las heridas por arma de fuego por lo regular ocasionan hemorragias internas. Las quemaduras seæalan al socorrista los peligros de que haya ocurrido la inhalacin de humo y la intoxicacin por monxido de carbono. El ApØndice 2-A ilustra la secuencia de prioridades de la 2. Toda la informacin de esa ndole obtenido del personal de rescate es œtil para 8 determinar la posibilidad de lesiones especficas. para ayudarse a determinar cœales fueron las Æreas u rganos que posiblemente sufrieron algœn daæo en particular.10-12. que denota lentitud de la corriente sangunea. Una vez eliminadas las lesiones que pueden causar la muerte. conforme el cerebro recibe sangre y glucosa en cantidades insuficientes Esta valoracin inicial puede completarse en un tØrmino de 60 a 90 segundos y as se asegura que las condiciones que amenazan la vida pueden ser determinadas y tratadas adecuadamente. Segunda valoracin DespuØs de la revisin inicial. entre mayor sea la velocidad con que se desplazaba el vehculo (vehculo de motor o el objeto que golpe al paciente).7.14-17 valoracin inicial bÆsica ABCs o RRR CCC TambiØn se seæalan los problemas potenciales y las posibles causas de interferencias en el funcionamiento.4.A = Alerta B = Respuesta a estmulos bucales D = Respuesta a estmulos dolorosos S = Sin respuesta Durante la revisin inicial. as como la presencia de quemaduras en las fosas nasales. conforme se estabiliza el estado de las vctimas. a medida que el sistema nervioso simpÆtico intensifica la secrecin de epinefrina. as como las medidas apropiadas de tratamiento urgente. En el capitulo 5 se expone con mayor detalle la atencin de la vctima que ha sufrido mœltiples traumatismos. debe advertirse la posicin del volante. y el estado del parabrisas y de las manijas de las puertas o de las ventanas. nerviosismo e irritabilidad. letargo. la enfermera completa otra mÆs detallada. la revisin de la escena del accidente y sus alrededores puede aportar pistas œtiles para entender el mecanismo de la lesin y del traumatismo resultante. En algunos casos de desastre. esta segunda revisin completa asegura que se identificaron todas las heridas mayores. volumen proporcionalmente bajo de hemoglobina. vØrtebras cervicales y conciencia). La revisin dura de 3 a 5 minutos aproximadamente y debe adaptarse a la situacin especfica. y con ello disminucin del contenido de oxigeno de la sangre alteracin del nivel de conciencia. y reacciones de tensin debido al aumento de la actividad del sistema nervioso simpÆtico diaforesis. perforaciones y fracturas.

cuando se explora un orificio o un rgano. Proceder de lo distante a lo prximo. Por medio de la sola inspeccin se puede obtener hasta el 90% de los datos que proporciona una exploracin fsica. conforme las vctimas sean llevadas para una valoracin y un tratamiento mÆs definitivos. 3) percusin y 4) auscultacin. un plan comprensible y conciso le permite moverse con mayor confianza y eficiencia. Ir de lo externo a lo interno. Se comparan las observaciones detalladas y concentradas con las normas o estÆndares establecidos. da claves valiosas 11. la palpacin tanto superficial como profunda constituye un recurso importantsimo para detectar masas. Es importante seguir el orden natural de las estructuras. es absolutamente necesario seguir un plan cuidadoso. A pesar de que la ejecucin de estas tØcnicas exige capacidad y destreza motoras. 2) palpacin. la segunda revisin deberÆ realizarse en el sitio de transferencia. Cuando se realiza de forma adecuada.19 24 . Pese a que la inspeccin parece ser el mØtodo menos complejo que se utiliza en la valoracin fsica. gracias a que Øste cubre la informacin que debe ocupar de forma rutinaria. Hacer presin sobre cualquer parte del cuerpo y observar las expresiones faciales mientras se palpa. Comenzar por el cabello y seguir hasta la punta de los pies. mientras revisa cada porcin del cuerpo. requiere que el operador tenga conocimientos amplios y experiencia en la observacin. y despuØs poco a poco dirigir la atencin a las Æreas. Durante la exploracin es necesario establecer un ritmo cmodo. observe. los rganos y los sitios con problemas y molestias. En estos casos. En primer lugar. La palpacin utiliza el sentido del tacto para determinar las caractersticas de los tejidos u rganos. la percusin o la auscultacin detectan alguna anormalidad que no haya generado seæales previas de existencia en la inspeccin cuidadosa.18. que pueden estar involucradas. Antes de tocar. Organizacin de la Valoracin La enfermera puede llevar al cabo una valoracin rÆpida comenzando por la cabeza y terminando en los pies. de manera que no se pasa por alto ninguna zona. Progresar de lo general a lo especfico. con la prÆctica pueden dominarse fÆcilmente y su uso mejora la capacidad de la enfermera para efectuar una valoracin eficaz y eficiente. Entre las pautas generales por seguir estÆn las siguientes: Proceder de la cabeza a los pies. Sin embargo.someten a seleccin y se espera que se les transporte. Debe usar siempre un orden establecido. En raras ocasiones la palpacin. Esta secuencia que refleja la direccin del flujo de sangre de regreso al corazn’ se aplica para explorar las extremidades TØcnicas de valoracin La enfermera utiliza sus sentidos (excepto el del gusto) en el proceso de valoracin. hay que considerar a la vctima como un organismo completo. La inspeccin es la exploracin visual de la vctimas para detectar caractersticas fsicas importantes. Los instrumentos son simplemente una continuacin y amplificacin de ellos. Esta secuencia permite la revisin progresiva y completa de todo el cuerpo. cambios de temperatura o dolor. pues sin el la enfermera pierde tiempo por repetir algunos procedimientos. Desde un punto de vista realista. En el proceso de revisin y estudio de enfermos se utilizan cuatro tØcnicas comunes: 1) inspeccin. el campo del suceso no es el mÆs adecuado para la segunda valoracin. ritmo de respiracin o circulacin. ya que en Øl puede carecerse de la ayuda suficiente y muchos pacientes quizÆ necesiten tratamiento inmediato para sus problemas de vas respiratorias. Ante la cantidad de datos por reunir y registrar.

Lancet 1977.21 Mejor respuesta motora Bajo rdenes verbales Bajo un estimulo doloroso* Mejor respuesta verbal** Total Notas: *"Aplicar" los nudillos al esternn. la percusin revela pesadez sobre la resonancia normal del pulmn. 1:878. Nunca se llevarÆ a cabo la palpacin sobre tejidos congelados o sobre posibles fracturas. TABLA 2 . La palpacin se debe hacer con mucha suavidad sobre las estructuras que probablemente estØn inflamadas (como el bazo o el hgado potencialmente lesionados) vasos flebticos o la piel de un anciano. pero con vigor la superficie corporal para producir sonidos que reflejen la densidad.20. los pulmones y el abdmen as como frotes y soplos. Teasdale G: "Aspectos del coma despuØs de una lesin grave en la cabeza". observar los brazos. La percusin tambiØn puede utilizarse para saber si ha cambiado la densidad normal. La auscultacin inmediata que se hace sin estetoscopio resulta de gran utilidad para evaluar sonidos como sibilancias. La auscultacin mediata que se realiza con el estetoscopio. por ejemplo.15 19. en caso necesario. ruidos intestinales o la imposibilidad de decir una frase completa en una sola emisin de aire.para conocer el grado de dolor que experimenta el paciente. facilita la identificacin de masas fijas o movibles.1 Escala de coma de Glasgow rgano/Accin Ojos Respuesta Abiertos espontÆneamente Abiertos bajo rdenes verbales Abiertos a causa de un dolor No hay respuesta Obedece Localiza el dolor Flexin. Los sonidos producidos por la percusin variarÆn de acuerdo a la densidad del tejido en los planos implcitos. todos Østos son tejidos friables que pueden daæarse fÆcilmente. La tØcnica mencionada es especialmente œtil para determinar la cantidad de aire o material slido en el pulmn o el abdmen y para precisar los contornos de los rganos o porciones del cuerpo cuya densidad es diferente. La auscultacin es el proceso de escuchar los sonidos producidos por los diversos rganos del cuerpo. Fuente. Se necesita una combinacin de habilidades auditiva y manual para ejecutar la percusin de forma precisa. identifica los sonidos internos del corazn. el tamaæo y la posicin de las estructuras o los tejidos fundamentales. a efecto de detectar sus variaciones sobre lo normal. El conocimiento de las formas y texturas comunes de las estructuras fundamentales antes de palpar un Ærea.anormal (rigidez de decorticacin) Extensin (rigidez de decerebracin) No hay respuesta Orientada y con conversacin Desorientada y con conversacin Palabras inapropiadas Sonidos incomprensibles No hay respuesta Puntuacin 4 3 2 1 6 5 4 3 2 1 5 4 3 2 1 3. Excepto en el estudio del abdmen en el que despuØs de la inspeccin se realiza la auscultacin. La percusin es el procedimiento en el que se golpea con suavidad. estridor. por costumbre esta ultima constituye la fase final del proceso de la revisin en 4 etapas. 25 . Adaptado con la autorizacin de Jennett B.retraccin Flexin. **Despertar al paciente por medio de estmulos dolorosos.

suaves. y registrar todo lo que se ajusta a ello o no. El paciente debe ser abordado de una manera que le ayude a disipar temores y angustias. La escala de coma de Glasgow (tabla 2-1) se basa en la abertura de los ojos. facilitarÆ la recoleccin y el registro de informacin vital. nauseabundos. TambiØn debe recordar que algunas normas para parÆmetros como color de la piel. muy fÆcil de entender. Una muestra de esta forma se presenta en la tabla 2-1 que puede servir como el registro inicial de la valoracin y el tratamiento. en inglØs AMPLE: A = alergias. En una situacin de desastre.7-9.5. tambiØn este puede aportar datos œtiles. Durante el transcurso de la exploracin inicial pueden obtenerse los historiales clnicos inmediatos de mayor importancia al recordar un tØrmino mnemotØcnico conveniente como AMEUH. la enfermera debe preguntarse constantemente. Una forma de fuente de recoleccin de datos comprensibles.21-26. y tambiØn como una hoja de evolucin clnica. Los olores identifican a un paciente. la enfermera debe ser breve y concisa. Debido a que puede desviarse fÆcilmente. Recoleccin y registro de datos Aunque a veces parezca imposible. otros antibiticos o medicamentos que pueden ser necesarios durante el tratamiento de los traumatismos. desde la fetidez de la secrecin de una herida. y es una forma rÆpida y prÆctica de detectar cambios en el nivel de conciencia.21 26 . Revisin de la cabeza a los pies Es importante para la enfermera tener en mente que la segunda revisin no implica una exploracin fsica completa. sin embargo. El cuadro incluye los puntos clave respecto a las diferentes tØnicas y sus hallazgos. hasta su presencia sobreperfumada. Los olores pueden clasificarse de fØtidos. Historial clnico Recolectar un historial clnico adecuado es tan importante como realizar una buena exploracin fsica. Ella debe reunir de forma rÆpida y concisa la informacin necesaria. dulces. por el primer hallazgo positivo. antecedentes familiares. seguida de una prÆctica diligente. 1. En lugar de etiquetar los hallazgos es mejor describirlos. mÆs grave es el estado de la vctima. ¿quØ mÆs puede estar fallando? El ApØndice 2-B presenta una revisin de la cabeza a los pies. el desarrollo de un revisin organizada y sistemÆtica. en tanto que el nivel por arriba de 9 puntos no seæala un estado de coma. historial mØdico anterior. historia de la enfermedad actual. fecales. las respuestas verbales y motoras. la enfermera no puede llevar a cabo la entrevista pausada que sigue al formato clÆsico: principales molestias. historia psicosocial y revisin de rganos y sistemas. Se recomienda conservar una actitud tranquila y decir al paciente algunas palabras amables.2. sino la revisin de todas las partes y rganos del cuerpo. turgor. de acuerdo a sus sentidos: ¿Que vio? ¿QuØ escuch? ¿QuØ sinti? Debe evitar utilizar tØrminos vagos como "normal" o "sin problemas". fuertes o dØbiles. Los tiempos sugeridos pueden parecer poco reales para el operador novato. proporcin corporal y distribucin de las grasas. de manera tal que un observador independiente pueda llegar a la misma conclusin. as como los tiempos aproximados que dura cada fase. Tener en mente quØ es lo normal. varan en cuanto a la edad y origen Øtnico de la persona. Debe preguntar al paciente si se le ha administrado algœn medicamento contra 8. parecidos a la acetona. La escala numØrica graduada vara de 3 a 15 puntos. Especialmente a la penicilina. M = medicamentos que recibe el paciente. harÆ que el proceso de valoracin se vuelva algo comœn y corriente dentro de los tiempos sugeridos.A pesar de que el olfato es a menudo uno de los sentidos mÆs olvidado. Cuanto menor es la puntuacin. que podran afectar su condicin. que sigue al proceso de la valoracin.11. El nivel de respuesta menor de siete puntos denota un estado de coma. y aprender a describir los hallazgos de forma objetiva.

FLUIDOTERAPIA INTRAVENOSA Angiocath calibre: 18 ____16_____14 Sitios__________________________ Soluciones: Lactada de Ringer______ Otras _________Hora_____________ Velocidad de flujo_____Bomba IV ___ Flujo cronometrado_______________ Sangre: Cantidad______Tiempo_____ 27 . y por ello hay que considerar la posibilidad de retencin gÆstrica. que podran aportar datos importantes concernientes a la necesidad de tratamiento del paciente o la reaccin al mismo. en el pasado o en el presente. V = œltimo alimento o consumo por va oral. La digestin puede retrasarse despuØs de una lesin. narcticos o esteroides. y puede aportar en el cuerpo pistas del sitio y los mecanismos de Østa. o padecer algœn trastorno neurolgico. __________ Unidades ___AU ___PT/PTT_____ Estado cardiovascular____________ Frecuencia y caractersticas del pulso________________________ Arritmias ______DVY________Edema Pulsos perifØricos_________________ Tiempo de llenado capilar___________ 4.cardiopatas. el historial debe obtenerse del paciente. RECUADRO 2 . Trate de averiguar la fecha en que se le aplic la ultima vacuna antitetÆnica. no hablar espaæol. CIRCULACIN Sitios de hemorragia externa_______ Apsitos de presin______________ Suturas ____________(por practicar) Estudios de laboratorio ordenados: Hematimetra completa____________ Contenido qumico de la sangre_____ Circulacin total por min. en caso de que estØ en condiciones de referir lo sucedido. E = enfermedades o lesiones pasadas. Puede estar pasando por un choque fsico o emocional y ser incapaz de contestar preguntas. H = eventos que precedieron o siguieron al incidente.1 Hoja de evaluacin de traumatismo mœltiple y de evolucin 1. Si el paciente parece no entender. vmito y aspiracin. RESPIRACIN Asistencia ventilatoria_____________ Esfuerzo respiratorio espontÆneo_____________________ Frecuencia y caractersticas_______ Cases en sangre arterial___________ (VØase hoja de resultados) 3. Informacin adicional En circunstancias ptimas. habrÆ que considerar que puede estar sordo. V˝AS RESPIRATORIAS Vas de respiracin artificial_______ Tamaæo_______Tiempo___________ O2terapia: Tipo__________________ Litros/min.______________________ Traqueotoma___________________ 2. El grado en el que el paciente recuerde los hechos mencionados permite una estimacin aproximada del nivel de conciencia y la gravedad de la lesin. anticoagulantes.

SIGNOS VITALES Medir cada 15 min. COLOCACIN DE LA SONDA DE FOLEY Hora______ Tamaæo______Tipo_______ Diuresis Hora volumen color/consistencia _________________________________ _________________________________ _________________________________ 28 . EVIDENCIA DE TAPONAMIENTO CARDIACO Pericardiocentesis _______________ Drenaje del miocardio ____Hora_____ Notas___________________________ 9. EVIDENCIA DE INFARTO O CONTUSIN DEL MIOCARDIO Control de la hemodinÆmica: Dopamina_________________________ Solucin_________% de Dopamina 11. NEUMOTOR`XICA TENSIN DiÆmetro de la sonda en trax__________________________ Aplicador por______________________ Drenaje___________________________ MØtodo de drenaje: Cerrado__________ 2 Frascos_________________________ 10. Inmovilizar B. Decadron 50 mg por va intravenosa Hora (se administra si hay depresin del sistema nervioso central) 7. EXPLORACIN SECUNDARIA (BREVE) Cabeza-cuello_____________________ Esfera neurolgica_________________ Puntuacin de coma________________ Trax____________________________ Abdomen_________________________ Genitales_________________________ Extremidades______________________ Piel______________________________ A. Hora PA P R T ________________________________ ________________________________ ________________________________ ________________________________ 6. EVIDENCIA DE HEMORRAGIA MASIVA EN TRAX O ABDOMEN Traje antichoque: Tiempo aplicado___________________ Presiones _______________________ Hora en que se comenz a quitarse_________________________ 8. Preparar para ciruga D. Preparar para transporte y notificar a la instalacin destinataria C.5. INMOVILIZAR TODAS LAS FRACTURAS Sitios_____________________________ Tipo de inmovilizacin________________ 12.

LAVADO PERITONEAL INDICADO S______No________Hora_________ Tamaæo del angio________________ Ejecutado por___________________ Volumen y descripcin____________ _______________________________ 16. cualquier actividad convulsiva observada y las medidas de tratamiento de apoyo terapØutico que se tomaron. medicamentos. la enfermera debe buscar algœn brazalete o collar que contenga una identificacin de tipo mØdico. Pese a que es poco probable que la informacin del brazalete o collar de alerta mØdica pueda obtenerse por personas que laboran en la escena de 29 . Sin embargo. COLOCAR APSITOS EN LAS HERIDAS `reas__________________________ Inmunizacin antitetÆnica: Tipo______ Cantidad________ Hora___________ Antibiticos: Tipo_________________ Candidad____Va_____Hora_______ Otros: Tipo______Candidad________ Va_____Hora___________________ Firmas__________________Dr ________________________Enf Fuente: Adaptado con la debida autorizacin. los datos de la valoracin inicial. prtesis (incluyendo aparatos de audicin o lentes de contacto) y cambios de comportamiento antes de la admisin. Es necesario preguntar al personal de polica o de socorristas respecto a la hora. 13. no colabora o no habla espaæol se podrÆn explorar otras vas para obtener un historial adecuado. Centro MØdico de Cedar City. como billetera o bolsa de mano. Es importante llamar a ese telØfono y proporcionar el nœmero de identificacin del paciente. ellos pueden aportar la informacin concerniente a alergias. de la Hoja de evolucin de un paciente con mœltiples traumatismos y que requiere atencin especial. Utah. y proporcionan nœmeros de identificacin y de telØfonos de emergencia que funcionan las 24 hrs. como alergias. si estÆn presentes los familiares o amigos cercanos._________________________________ Presencia de eritrocitos______Ordenar pielografa intravenosa y cistoscopa. la posicin en que se encontr al paciente. AdemÆs. el tipo de accidente y el sitio en que ocurri. COLOCACIN DE SONDA NASOG`STRICA Calibre_____Succin: Constante______ Intermitente_______________________ Diuresis: Tipo de irrigacin___________ Hora Cantidad Color/consistencia _________________________________ _________________________________ _________________________________ _________________________________ 14 ORDEN PARA RADIOLOG˝A Trax_____Columna cervical_________ Extremidades_____________________ Continuar la inmovilizacin de cabeza y cuello 15. La vctima tambiØn puede estar separada de su familia o amigos y no llevar consigo ningœn objeto de identificacin. Si la persona estÆ inconsciente. pues en ellos se incluye una lista de problemas no manifiestos. para as tener acceso a su historial clnico. captado en un archivo computadorizado.

Auxilie en la transferencia de las vctimas hacia la instalacin apropiada de tratamiento. agresiva. Para resumir brevemente. Errores y precauciones DespuØs de terminar la valoracin y registrar todos los hallazgos. circulacin. alertarÆ al personal de la instalacin receptora. Nuevos estudios de laboratorio y hemodinÆmicos pueden ayudar a determinar la gravedad del traumatismo y la eficacia del tratamiento. indicando que se encontr dicho brazalete. identifica rÆpidamente los cambios en el estado de la vctima. planificacin. focalizada hacia las funciones vitales de respiracin. Inmovilice las fracturas obvias o sospechadas. si la persona estÆ inquieta. las deformidades o anormalidades. Cubra las heridas abiertas haciendo la presin para controlar el sangrado. Valoracin continua En este punto se han completado las primeras dos etapas de la valoracin. los cuales pueden requerir una intervencin rÆpida y decisiva o su notificacin instantÆnea al mØdico. y pregunte acerca de las alergias. para que sirvan de lnea de referencia. La tercera. y mantenga el cuello y la espalda inmviles en el caso de suponer que hay algœn traumatismo en la columna. combativa.los hechos. consiste en el anÆlisis y la interpretacin de la informacin para formular diagnsticos de enfermera e iniciar el tratamiento idneo.28 damnificado es la siguiente: Realice una revisin inicial rÆpida del estado de la vctima. Mientras la enfermera tenga a su cuidado al damnificado. la secuencia apropiada en el tratamiento de un 8. Registre todas las observaciones importantes. deberÆ ejercer permanentemente las tareas de valoracin. Mantenga o restaure una circulacin eficaz. de igual importancia. nivel de conciencia y hacia la posibilidad de que exista una lesin en la columna cervical. en especial si se sospecha de una lesin en la columna. 11. Evalœe y asegœrese de que no haya obstruccin de las vas respiratorias. el diÆmetro pupilar. Evite formular conclusiones exageradas y quizÆs inexactas.24. Asegœrese de que el intercambio respiratorio sea eficaz. La valoracin continua y sistemÆtica permite a la enfermera estar alerta respecto a cambios en el estado clnico del paciente. Sea cual sea la fuente de informacin. puede administrarse el tratamiento definitivo para los problemas no detectados en las revisiones inicial y secundaria. evaluacin y comunicacin ininterrumpida. para que solicite la informacin apropiada. la segunda parte. las enfermedades pasadas y hora en que ingiri el œltimo alimento.27 habrÆ que mencionarla por escrito en la historia clnica. Efectœe una revisin secundaria rÆpida y completa. Por ejemplo. suministro de atencin. ¿quØ debe hacerse? La primera parte del proceso de evaluacin comprende la recoleccin adecuada de datos. y presenta incontinencia vesicular o 30 . Obtenga una historia de la lesin y de los hechos anteriores y posteriores al accidente. segœn sea necesario. como el nivel de conciencia. que es de observacin y evaluacin continua. Por su medio. evite el movimiento excesivo del paciente. los medicamentos. un seæalamiento en la hoja clnica de la vctima. Sobre todo hay que darle al anÆlisis de los datos la misma atencin cuidadosa que se puso en su recoleccin. los signos vitales.

slo porque usted no detecte el sntoma tpico. Los enfermos a veces no conceden la debida importancia a las enfermedades sufridas en el pasado y sus efectos implcitos en la condicin actual. el caso del individuo con contracciones prematuras ventriculares multifocales no significa automÆticamente que se trata de una cardiopata grave. como dolor en el pecho. 29 Su habilidad para la valoracin inmediata mejora la eficacia de la atencin en desastres y el ndice de supervivencia de los pacientes. Efectœe una valoracin detenida que se inicie con su inspeccin visual. Siempre corrobore lo que cree escuchar. Evite la visin limitada. Con gran cuidado adapte la valoracin hecha. Nunca suponga como posible que se pueden identificar instantÆneamente todos los problemas de un paciente. y vaya seguida de la palpacin. probarlo no es asunto de ellos. Busque las causas. el mismo paciente con sntomas mœltiples e infundados puede llegar a tener un problema grave. La directora de enfemera debe estar consciente de que los pacientes esperan que se les atienda y coordinar el flujo de los mismos de manera que todos se sientan cuidados y no se deje de tratar ningœn problema.29 ser œtiles para evitar que cometa algunos errores comunes. La enfermera debe tener sus cinco sentidos alerta para detectar cambios 11 repentinos en el estado clnico del paciente.intestinal. Los pacientes pueden dar respuestas que a su juicio son las que la enfermera desea or. Incluso. Øl puede sufrir una arritmia cardiaca benigna surgida aæos atrÆs o una intoxicacin por ingestin de un medicamento llamado digital. As como la intensidad de la luz acrecenta los colores del caleidoscopio. drogadiccin o un trastorno psiquiÆtrico. con una higiene personal precaria y un aspecto desaliæado. Busque hechos importantes en el historial clnico personal anterior. pues la persona puede padecer en realidad una lesin cerebral o hipoxia. puede haber una o muchas para los problemas detectados. Recuerde que todos los pacientes psiconeurticos fallecen finalmente a causa de alguna enfermedad orgÆnica. El cuadro cambia ligeramente conforme cada persona es evaluado y tratada. Utilice preguntas abiertas y deje a la persona describir su problema con sus propias palabras. No circunscriba su valoracin œnicamente a la zona del cuerpo en cuestin o a los signos mÆs manifiestos del trastorno. la percusin y la auscultacin. Cuando los pacientes digan que tienen una urgencia y que necesitan ayuda. Muchas lesiones van mÆs allÆ de lo superficial como la punta de un iceberg. no se debe asumir automÆticamente que se trate de un problema de alcoholismo. Recuerde que lo que usted ve rara vez es el cuadro completo. disnea o confusin. Unas cuantas indicaciones pueden 11. la agudeza del problema y el volumen de pacientes intensifican la necesidad de enfermeras capacitadas en las labores de valoracin y seleccin. No se arriesgue a una desgracia por ignorar o descartar el temor de un paciente. No excluya la posibilidad de que exista un problema. De forma semejante. de modo que incluya todos los posibles problemas subyacentes que puedan producir un sntoma en particular. algunas de ellas benignas y otras mortales. El tratamiento efectivo en situaciones de desastre a travØs del empleo de la valoracin rÆpida y precisa es semejante a un caleidoscopio. que a veces culmina en conclusiones errneas y precipitadas. 31 . Toda persona debe sentir que se le escucha y entiende y que la gravedad de su condicin se ha evaluado de manera justa.

1982. pp. Sumner SM. April 1981. November 15. 244:453-509 16. January 1983. pp. pp. Levison M. Nurs 83. 1983. Md. 46-51. RN. RN. Nurs Clin North Am. Lanros NE: Assessment and Intervention in Emergency Nursing. May 1983. ed 3. 15. Robinson WA. RN. Grau PE: "Emergency: First aid for choking". Brady. 33-41. 2. 8-42. JEN March/Abril 1981. when he looks good. 59-67. JEN. Warner CG (ed): Emergency Care: Assessment and Intervention. pp. 3. McSwain N: "To manage multiple injury: Establish priorities". 20. Nurs 82. Trunkey DD: "Initial assessment and resuscitation. 40-49. Sigmon HD: Trauma: "This patient needs your expert help". two nurses’ perspectives". Horsham.: "The Hyatt disaster: Two physicians’ perspectivas. Pa. 5. 12. 47-49. Intermed Communications Inc. Bucknall TE: "Assist: a nursing scheme for the management of the severely injured patient". Emerg Med. 34-41. 1981. 16:75-84. January/February 1982. July 1982. King C: "Refining your assessment techniques". "A primer on trauma care: What primary care physicians should do and how to do it. pp. ed 2. March 1982. Cardona VD: "Trauma post-op: The real nursing challenge". Jugge RD (eds): Physical Assessment Skills for Nursing Practice. 124. May 1981. St Louis. Perdue P: "Stab and crush wounds to the heart". pp. February 1982. 126. Nurs Clin North Am 1981. 11. 6. pp. 6-16. y col. pp." Emerg Med. The CV Mosby Co. 7. Urosevich PR (ed): Dealing with Emergencies. 62:9-16. 22-29. pp. RN. pp. 1980. Nurs Times 1979. 18. Nurs 83. 17. November 30. Wells-Mackie JJ: "Clinical assessment and priority-setting". Bowie. 26-33.Referencias 1. Perdue P: "Urgent priorities in severa trauma: Life-threatening respiratory injuries". Little Brown & Co. Hall JP.. Sana JM. 32 . 11-25. 13. Campbell PM. 19. 4. Koeckeritz JL: "The fine art of giving a physical: Organizing your plan of action". Surg Clin North Am 1982. 8. act fast. November 1981. 14. 223-243. 75:1902-1903. Robert J. 16:3-12. 43-47. 1982. RN. pp. 21. 10. act fast". Hoyt KS: "Chest trauma: When the patient looks bad. Jackson VD: "Adult respiratory medical emergencies". ed 2. pp. Clutter P: "Assessment of abdominal trauma". pp. pp. "Guidelines for cardiopulmonary resuscitation (CPR) and emergency cardiac care (ECC)". pp. Boston. 63-65. JAMA 1980. 25-140. 9.. Orr SM. 1981. 1983.

26. ed 2. 24. 68-75.22. Turner SR: "Gulden rules for accurate triage". Buchanan LE: "Emergency: First aid for spinal injuries". Philadelphia. pp. pp. 23. November 1982. 153-15S. Nurs Clin North Am. June 1981. 16:59-73. Committee on Trauma. 1981. 1981. pp. Estrada EG: "Triage systems". 29. pp. moco vmito u otros materiales Edema de tejidos blandos Reaccin alØrgica Obstruccin de la lengua Sospecha prioritaria Identificar la causa Cuerpo extraæo: combinar golpes en la espalda y maniobra de Heimilch Rastrear con el dedo algœn objeto extraæo visible(nunca se harÆ el rastreo a ciegas) Edema: Colocacin de una cÆnula o sonda o cricotireotoma de urgencia Alergia: Tratamiento de anafilaxia Obstruccin de la lengua: ejecutar maniobras de inclinacin de la cabeza con elevacin del mentn o elevacin de mentn y maxilar 33 . August 1982. Mastrian KG: "Of course you can manage head trauma patients". 102. 44-51. 1976. August 1981. 27. Bailey M: "Emergency: First aid for fractures". ApØndice 2-A: Revisin inicial: Exploracin de funciones vitales en 90 segundos(vas respiratorias ritmo respiratorio circulacin) Observacin Vas respiratorias Obstruccin de vas respiratorias Critica Traumatismo maxilofacial Estridor Asfixia Ausencia de movimiento de aire Piel roja o ciantica Inconsciencia Indicacin Acumulacin de sangre. Miller M: "Emergency management of the unconscious patient". "Early cure of the injured patient". 28. JEN. American College of Surgeons. RN. Nurs Clin North Am. 36-41. pp. WB Saunders Co. Perdue P: "Life-threatening head and spinal injuries". 16:13-24.. RN. Nurs 82. July/August 1981. 78-81. 25. Nurs 82.

sin inclinacin de la cabeza. De ser posible colocar en posicin intermedia de Fowler para facilitar la respiracin Administrar oxgeno suplementario siempre que la ventilacin sea inadecuada En esta situacin puede necesitarse traqueotoma de urgencia. si es imposible la ventilacin Introducir sonda en trax para drenaje de aire y liquido sanguinolento de las zonas peripulmonares para permitir la reinflacin Lesin arterial por fracturas o desgarres graves Comprimir la arteria temporal Aplicar presin a la arteria facial que estÆ en el borde del maxilar inferior Comprimir la herida. En caso de no haber respiracin espontÆnea despuØs de abrir las vas respiratorias. iniciar ventilacin artificial.Respiracin Ventilacin inadecuada Ausencia de respiracin espontÆnea o de ambos campos pulmonares Desplazamiento Aire subcutÆneo Retracciones costales Respiracin paradjica Ruidos respiratorios inaudibles con desplazamiento mnimo de la pared del trax Circulacin Hemorragia externa Herida en el cuero cabelludo o las sienes Herida infraorbitaria de la cara Herida en el cuello Desviacin de la trÆquea por fractura de esta estructura Tensin neumotorÆxica con desplazamiento del mediastino Neumotrax por fractura de costillas y puncin de pulmn inferior o levantamiento del maxilar. no comprimir la arteria cartida 34 .

si el sangrado se relaciona con una œlcera pØptica Prepararse para administrar cimetadina intravenosa Prepararse para paracentesis 35 . entumecimiento y Comprimir la arteria subclavia contra la clavcula Comprimir la arteria humeral contra el hœmero Comprimir las arterias cubital y radial en el hueco del codo Comprimir las arterias cubital y radial en la muæeca Comprimir la arteria femoral contra el fØmur Comprimir la arteria poplitea en el hueco popliteo detrÆs de la rodilla Aplicar presin a todas las arterias en el tobillo Elevar la cabecera de la cama para facilitar la respiracin Administrar oxigeno Cuantificar los pulsos apical y perifØrico Vigilar y combatir las arritmias Prepararse para la colocacin de una sonda en trax.Herida del brazo u hombro Herida en el codo o la parte baja del brazo Herida del antebrazo Herida de la mano Herida del muslo Herida de la parte baja de la pierna Herida de los pies Hemorragia interna Insuficiencia respiratoria grave Hemorragia dentro del trax Arritmias cardiacas Distensin abdominal Hemorragia dentro del abdomen Abdomen rgido como si fuera una tabla Dolor de rebote a la palpacin Vmito y parÆlisis del. Lavar el estmago con hielo.

si su diÆlogo es incoherente o farfullante o si entiende y responde las preguntas de forma apropiada. en ambos lados e iguales 36 .dolor en las piernas Hematoma en el flanco Distensin abdominal o pØlvica Dolor espontÆneo y a la palpacin en la parte inferior del abdomen Dolor en la espalda baja Sangre en orina Disminucin de emisin de orina Hemorragia dentro de la pelvis Eritema del miembro afectado Dolor y rigidez del muslo Localizacin del edema y cambio de tamaæo Hemorragia dentro del muslo Fractura de pelvis: prepararse para traccin o ciruga Inmovilizar con cabestrillo pØlvico Colocar sonda de insercin del catØter de Foley en vejiga (Precaucin: no introducirla si se sospecha lesin de la uretra) Observar el volumen y el color de la orina Aplicar compresas heladas Elevar el miembro inferior afectado Aplicar una fØrula neumÆtica de plÆstico ApØndice 2-B: La valoracin secundaria: Revisin de pies a cabeza en un lapso de 3 a 5 min Tiempo aproximado 12 a 15 seg Fase de valoracin Valorar el aspecto general y el nivel de conciencia: Paciente consciente Puntos clave Paciente inconsciente Medir el nivel de orientacin. Valorar el nivel de conciencia Usar la escala de coma de Glasgow y otra escala objetiva (vØase la Tabla 2-1) Observar si hay movimientos espontÆneos de las extremidades. Observar si el sujeto estÆ inquieto y combativo. Corroborar y seæalar por escrito las acciones que puede ejecutar el paciente y las reacciones desencadenadas por aplicacin de estmulos estÆndar Revisar su estado de alerta y orientacin al formularle preguntas de los hechos.

enrojecimiento de la piel congestin. inapropiada o no intencionada. cabeza y cuello: Inspeccionar y palpar la cabeza y el cuero cabelludo Inspeccionar la cara Inspeccionar los ojos y las reacciones pupilares Inspeccionar los odos y nariz Buscar desgarres. equimosis orbitaria y enrojecimiento conjuntival. Revisar la simetra. Si el paciente no estÆ totalmente alerta y orientado puede sospechar: DØficit necrolgico Lesin craneoencefÆlica Insuficiencia de oxigeno Desequilibrio hidroelectroltico Infecciones (toxinas internas) FÆrmacos 0 alcohol (toxinas externas) 45-60 seg Valorar cara. extensin. movimiento y reaccin directa y consensual a la luz Revisar que haya un reflejo corneal intacto Observar signos de traumatismo. las palmas de las manos y plantas de los pies. el volumen y la consistencia de cualquier lquido de drenaje 37 . hipovolemia. extensin y flexin plantar de las extremidades inferiores (por lo general es el resultado de traumatismo del tallo cerebral) Buscar evidencia de una postura de decorticacin: flexin de los brazos. avulsiones de tejido deformidades y zonas blandas (pueden indicar fractura con hundimiento del crÆneo). infeccin. clasificar la reaccin como intencionada. pero es importante no distraerse con un sangrado superficial Revisar las pupilas para apreciar su tamaæo. Buscar cualquier laceracin en la cara. las muæecas y dedos de las manos. cuerpo extraæo. rotacin interna y flexin plantar de las extremidades inferiores (por lo general es el resultado de traumatismo cerebral grave) Medir la reaccin ante estmulos verbales. extensin e hiperpronacin de los brazos. palidez. hemorragia abundante en la conjuntiva (signo de Pirchers) que denotan traumatismo abdominal grave Si el paciente tiene piel obscura hay que revisar la conjuntiva. cianosis peribucal.Buscar evidencias de una postura de decerebracin: aduccin. tÆctiles y dolorosos. lesin en el nervio simpÆtico o la presencia de lentes de contacto Observar el color. las membranas mucosas. ptosis. aduccin de las extremidades superiores.

retraccin o empleo de mœsculos accesorios de la respiracin. En caso de que el signo del anillo sea positivo. sangrado o dientes faltantes Aspire el aliento del paciente (frutal. advertir inflamacin. a acetona o alcohol) Revisar la presencia de un reflejo adecuado. palpar las apfisis espinosas. equimosis. respiracin diafragmÆtica. reaccin dolorosa en la parte de las clavculas pero no debajo de Østas. palparen busca de espasmos musculares en tanto se conserva la inmovilizacin. muestra el signo del anillo y presencia de glucosa). especialmente con flaccidez del esfnter rectal. la sangre que gotee en una esponja o un filtro no forma la mancha coman. el enfisema subcutÆneo se detecta por palpacin Percusin y auscultacin bilaterales percibir los ruidos normales y anormales de la respiracin Contar y anotar la frecuencia y el ritmo respiratorios 38 . y en vez de ello. los componentes de la sangre forman uno o dos anillos en la periferia en tanto que el centro permanece limpio Revisar la mucosa bucal y debajo de la lengua. enfisema subcutÆneo. crepitacin o deformidad de las apfisis espinosas Inspeccionar y palpar las venas yugulares en busca de una distensin. desgarres. posicin de comodidad. capacidad de flexionar pero no de extender los antebrazos. limitacin de movimiento. si los hay. pulsaciones o colapso. drenaje o deformidades Revisar la estabilidad del trax y la jaula costal ejerciendo presin en el esternn y empujando los lados de las costillas hacia el centro. advertir un dolor local. piense en la posibilidad de una fractura de la trÆquea y el neumotrax La lesin del cuello de un paciente inconsciente se sospecha por la presencia de arreflexia flÆccida. cianosis. Palpar la trÆquea y si estÆ desviada valorar los ruidos pulmonares y pensar en una posible atelectasia. heridas penetrantes. Preguntar si el paciente sufre dolor del cuello. tensin neumotorÆxica o derrame pleural Palpar en busca de crepitacin. priapismo Inspeccionar la simetra de la expansin torÆxica.Revisar la boca Inspeccionar y palpar el cuello 50 a 60 seg Valorar el trax Buscar signos de derrame de liquido cefalorraqudeo(el liquido no coagula.

heridas. contusiones. preguntarle si aumenta o disminuye. la rigidez o el dolor de rebote a la palpacin Palpar crestas ilacas. (sonidos parecidos a un murmullo) o frotes (como dos piezas de cuero que se frotan). Revisar todos los pulsos perifØricos advirtiendo los que estÆn 39 .30 seg Valorar el abdmen 10 seg Valorar los genitales y el perineo 60 seg Valorar las extremidades Anotar si los ruidos cardiacos son distantes o apagados Contar el pulso apical Inspeccionar si se presenta distensin. (estructuras huecas o llenas de aire) o matidez (tejido denso). equimosis o secreciones Auscultar comenzando en el cuadrante superior derecho a un costado del ombligo y desplazarse en el sentido de las manecillas del reloj. aplicar presin a las espinas ilacas antero superiores y a la snfis del pubis (el dolor a la presin sugiere fractura pØlvica 0 separacin articular) Buscar desgarres. fracturas. hinchazones. efectœe una palpacin suave para relajar la musculatura y valorar de forma general y una palpacin profunda para detectar masas y visceromegalias Anote dnde se localiza el dolor. zonas equimticas y quemaduras. inmovilizar con fØrulas si se sospecha fractura Valorar movimientos de las extremidades. desgarres. incontinencia. detectar la igualdad y la adecuacin de la potencia motora Valorar los 5 puntos bÆsicos en ambos lados: Dolor. observar los ruidos intestinales (ruido de gorgoreo intermitente de cinco a treinta veces por minuto). secreciones. Pedir al paciente que localice y describa el dolor. cicatrices. trastornos de la piel. por los cuatro cuadrantes. palpar las extremidades y comenzar desde la zona mÆs alejada al dolor y palpar deformidades de la crepitacin Pulso. heridas penetrantes. Realizar la percusin para detectar el tamaæo y la localizacin de rganos y masas. si el paciente estÆ inconsciente detectar posturas de decerebracin o descorticacin y si estÆ consciente. sangre en el meato (no se introducirÆ una sonda si se sospecha de lesin uretral) Inspeccionar deformidades obvias. Por œltimo palpe para no perturbar los ruidos intestinales. advertir timpanismo. el espasmo. masas manifiestas.

Anote el color de las palmas de las manos y plantas de los pies. abrasiones o deformidades Valorar la cara Valore si hay dolor espontÆneo y a la posterior del trax palpacin y deformidades a lo largo de toda la columna Revisar si existen equimosis. heridas penetrantes o exteriores. extienda. Nunca haga esto con un paciente del que sospecha lesin de la columna cervical o fractura de la pelvis 30 a 45 min Valorar cabeza. si ha disminuido el nivel de conciencia. si es evidente la pØrdida sensitiva motora o si lo sugiere el mismo mecanismo de la lesin Cualquier persona que pueda flexionar con suficiente fuerza ambos brazos a nivel del codo. posiblemente no tenga lesin de la columna. la debilidad del brazo y la mano suele denotar lesin cervical pero la debilidad de las piernas con normalidad de la potencia en los brazos sugiere lesin de la columna dorsal o lumbar Medir la presin arterial en ambos lados Detectar si hay edema en los pies o en el sacro Si el tiempo y la situacin del enfermo lo permiten. cuero Continuar la inspeccin y palpar en cabelludo y cuello basca de desgarres. mdase la temperatura de la piel Parestesias Pedir al paciente que describa lo que sienta (nada. mdase el tiempo de llenado capilar (normal de 3 a 5 segs). si existe lesin en la cabeza o el cuello. sin embargo. heridas abiertas. pruebe el grado de sensibilidad con la punta de una presilla (clip) para papel o el capuchn de una pluma ParÆlisis Valorar la fuerza de agarre. efectœe la aduccin y abduccin de las extremidades dentro de los limites que le permite el dolor (si no puede mover los brazos y las piernas no aumente su angustia insistiØndole en que lo haga) Piense en una posible lesin medular si el paciente tiene dolor en la espalda espontÆneo o a la palpacin. entumecimiento 0 sensacin de "agujas").en un punto distante a cualquier lesin Palidez. voltØelo para efectuar una valoracin exhaustiva del dorso. segmentos flÆccidos o 40 . deformidades y dolor a la palpacin Detectar cualquier decoloracin. pedir a la vctima que flexione. que pueda abrir y cerrar fÆcilmente ambas manos y que pueda girar con fuerza los tobillos y levantar cada pierna desde el nivel de la camilla. Los patrones de debilidad pueden variar.

-C. La organizacin del sitio del desastre y el proceso de seleccin que se lleva a cabo all mismo son aspectos que destacaremos. E. Realice la palpacin y percusin para detectar dolor en el Ængulo costovertebral Percutir y auscultar ruidos pulmonares. la tensin emocional y fsica son factores extremos.Valorar los costados y los glœteos Valorar el perineo Valorar las extremidades sangre. Brown. Muchos son ruidosos. Este captulo examina en detalle los problemas que deben afrontar las enfermeras en la escena de un desastre. dolor a la palpacin. En ellos las enfermeras deben trabajar muy de cerca con personal desconocido para ellas. Atencin y seleccin en la escena del desastre Ralph L. Peligros en la escena del desastre El sitio de la catÆstrofe puede estar lleno de peligros para la vida o los miembros corporales de la enfermera’ los socorristas o las vctimas. los pasos que deben seguir para superarlos y la forma en que pueden aplicar sus conocimientos y experiencia para que la atencin del paciente tenga un resultado positivo. utilizar equipo con el cual pueden no haber tenido experiencia y seguir algunos procedimientos diferentes a los normales en la prÆctica clnica diaria. P. Sin duda.T. Entre los principales riesgos que pueden existir en tal situacin estÆn los siguientes: incendio material explosivo 41 . deformidades y heridas 3. antes de que las enfermeras estØn capacitadas para enfrentar tales circunstancias. 2) sistemas sobrecargados y 3) atencin inapropiada de las vctimas. peligrosos y confusos..-P. El reto en la escena del desastre Los conocimientos de una enfermera para la atencin de los pacientes son muy requeridos en una situacin de desastre. El sitio en que ha ocurrido un desastre constituye uno de los medios mÆs difciles en los que deben actuar las enfermeras. para conocer la igualdad de los mismos y la presencia de ruidos adventicios Identificar un sangrado retroperitoneal y algunas manchas equimticas en los flancos Efectuar un examen del recto para determinar la presencia o ausencia del tono esfinteriano y la presencia o ausencia de sangre manifiesta Inspeccionar y palpar las extremidades en busca de manchas equimticas.A. Estos problemas pueden dividirse en tres tipos principales: 1) entornos peligrosos. es necesario que comprendan los innumerables problemas y dificultades que pueden distraer y desviar sus esfuerzos. sin embargo.M. El simple hecho de caminar por escombros o subir por pendientes inclinadas puede lesionar a la enfermera o incluso provocar daæo posterior a la vctima del desastre. El capitulo concluye con sugerencias que pueden utilizar las enfermeras en su preparacin para auxiliar estas situaciones.

En casi todas las comunidades se cuenta con tØcnicos mØdicos o paramØdicos (TME) perfectamente entrenados y bien equipados para tales situaciones. especialmente en los primeros momentos de una catÆstrofe. los hospitales y los funcionarios gubernamentales inicialmente es factible que tengan poco conocimiento acerca de la magnitud del desastre. QuizÆ la ley de Murphy que seæala que "Todo lo que funciona mal seguirÆ funcionando mal en el peor momento posible". Las frecuencias de radio pueden estar saturadas de informacin equivocada. En muchas comunidades. la electricidad falta o estÆn agotadas las bateras de los radios. Las enfermeras atrapadas en esta situacin muchas veces no saben como pueden ayudar. en estas circunstancias debe entender los fracasos que pueden surgir. Sin embargo. En muchas ocasiones no se notifica a las organizaciones y los hospitales de urgencia de la existencia de un desastre y el personal mÆs valioso acude a la escena de los hechos demasiado tarde. Comunicacin Uno de los problemas universales en casi todas las calamidades es la comunicacin deficiente. Estos tØcnicos mØdicos en urgencias y los paramØdicos estÆn respaldados por los departamentos de bomberos.humo u otros gases txicos cables de electricidad cados restos que caen edificios que se derrumban inundaciones deslizamientos de tierra o avalanchas violencia de multitudes La enfermera debe estar consciente de los peligros de la catÆstrofe y valorar el Ærea en busca de los mismos antes de entrar en el terreno de los hechos. Las enfermeras no deben confiar en su capacidad para recibir o enviar informacin confiable. los servicios mØdicos de emergencia (SME) han evolucionado rÆpidamente. Por ejemplo. Obviamente tales peligros pueden dificultar su aproximacin al paciente y la administracin del tratamiento. imposibilita obtener asistencia y materiales mØdicos. es absolutamente indispensable que las enfermeras estØn conscientes de los peligros de una cÆtastrofe y los eviten en todo momento. AdemÆs una enfermera lesionada se vuelve una paciente mÆs que debe atender el personal de rescate. la polica. ademÆs. Sistemas sobrecargados Desde los sesenta. grupos de rescate y otras organizaciones que pueden ser solicitadas en una catÆstrofe. tambiØn pueden entorpecer el desplazamiento de los materiales mØdicos al Ærea de desastre y la extraccin de los pacientes de la zona. sea cual sea tal progreso en la preparacin contra desastres. y por ello deben preveer estos problemas de comunicacin y adoptar medidas precautorias para que su actividad no se vea afectada por ellos. polica. lo que. El equipo de comunicacin falla porque las lneas telefnicas estÆn rotas. 1 42 . y por ello no funcionan como lo haran normalmente. Para contrarrestar la desorganizacin de un sistema de emergencias sobrecargado y que la enfermera siga siendo una auxiliadora eficaz. TambiØn los hospitales y su personal han evolucionado en su capacidad de atender a las vctimas de desastres masivos. Por tal motivo. sea vÆlida cuando se prevean los fracasos de un sistema de urgencias durante un desastre. los bomberos. cualquier hecho clasificado como tal fÆcilmente sobrecarga los sistemas mØdicos de urgencia en la comunidad. los paramØdicos. Si la enfermera es lesionada o muere en un desastre significa una merma o pØrdida en el sistema de rescate de por si sobrecargado: una enfermera incapacitada significa que las vctimas no se beneficiarÆn con sus conocimientos. las enfermeras participan en el grupo de servicios mØdicos de urgencia como personal prehospitalario. la enfermera que estÆ acostumbrada a laborar en un medio controlado. puede sentirse desubicada cuando se enfrenta a la confusin de una tragedia. debido a que los tØcnicos mØdicos en emergencias (TMEs).

Cerciorarse de que haya seguridad para el personal y los pacientes. En estas circunstancias. Las primeras unidades de socorro que llegan a la escena de la catÆstrofe. El nœmero limitado de ambulancias y vehculos de rescate de una comunidad. vendas. Gran parte de los planes para situacin de desastre comunitarios contemplan acuerdos para el auxilio y el abastecimiento mutuo. a veces es designado para realizar labores de rescate o se le confiere un cargo administrativo. Cualquier enfermera que intervenga en la escena de los acontecimientos debe percatarse de que su capacidad de atender a los damnificados se verÆ muy comprometida. Las rdenes son contradictorias y no se acatan las de mayor importancia. fØrulas y otros materiales mØdicos. 2. Prestar la atencin apropiada a las vctimas. A pesar de ello. son inadecuados y obsoletos. 3. si es necesario. las poblaciones vecinas se ayudan entre si en caso de catÆstrofe. Las enfermeras deben estar conscientes de este problema y siempre que les sea posible. pero muchas veces transcurre mucho tiempo antes de que llegue el equipo de socorro. 43 . las enfermeras que intervienen en Øl no deben sentir desaliento porque tales obstÆculos pueden ser superados si se establecen las siguientes tres metas en un intento por prestar auxilio eficaz en una catastrofe: 1. ser capaz de laborar con una supervisin mnima. Conforme llega un nœmero mayor de pacientes pueden surgir innumerables "directores". Cumpliendo con el reto La revisin de los problemas en un desastre puede hacer que se tenga una imagen sombra de lo que pueda ocurrir. El personal mØdico necesario para prestar su valiosa experiencia a los pacientes. debido a la deficiencia en las comunicaciones. una situacin incmoda de por si se vuelve mÆs desesperante. La enfermera que acude tempranamente a un desastre debe preveer la posibilidad de enfrentarse a conflictos en la coordinacin del socorro. Este problema disminuye en las etapas ulteriores al asumir el mando una persona calificada. Organizar un sistema eficaz contra desastres. muchas veces los equipos para casos de desastre con que cuentan la mayora de las comunidades. resulta inadecuado para enfrentar una situacin de tragedia. normalmente surge un 2 tercer problema: deficiencias en el mando. o ser dirigido a un sitio equivocado. por cuyo medio. soluciones intravenosas. Sin embargo. El equipo adicional quizÆ no pueda enviarse a la escena de los hechos. evitarÆn realizar tareas que las desven de la atencin directa de las vctimas. por ello existe la posibilidad de que muchos pacientes se vayan sin Østos. Personal Una de las situaciones mÆs difciles que se presenta en una catÆstrofe es el empleo inadecuado del personal. Inmediatamente se utilizarÆn camillas. salvo que en alguna forma cumpla con las tres metas mencionadas. Las enfermeras que afrontan un desastre deben tener claras las limitaciones de equipo con que deberÆn trabajar. se necesita preocuparse en primer lugar por las metas de seguridad y organizacin antes de concentrarse en la atencin de una vctima (recuadro 3-1). Es entonces cuando deben entender cuÆl es su papel en la tragedia y. Mando En medio de la confusin y los peligros de un desastre.Equipo Otro problema que puede presentarse es el de la falta de equipo mØdico y de rescate. MÆs aun. por lo general no estÆn muy seguras de quiØn es su superior.

Meta 1: la seguridad del Ærea La enfermera debe preguntarse a si misma: ¿Puedo entrar en el sitio del desastre con seguridad? ¿Que riesgos deben evitarse? ¿Existen peligros ocultos que necesito identificar? Meta 2: organizacin del sistema para casos de desastre La enfermera debe preguntarse a si misma: ¿En donde estÆ la zona de desastre? ¿En que sitio estÆ la zona de tratamiento? ¿Donde estÆ la zona de transportacin? ¿EstÆ la persona encargada. Siempre valore rÆpidamente los peligros presentes en el terreno de los hechos. En vez de la capacitacin formal en seguridad.Formas de obtener seguridad Todo el personal que interviene en caso de desastre. incluyendo las enfermeras. Nunca trate de desplazar a un paciente que pueda estar en contacto con una fuente de energa. Nada es mÆs importante que tener la seguridad de que no ocurrirÆn mÆs lesiones. antes de penetrar en Øl. el proteger: 1) a si mismos. Protejase del trÆnsito colocando luces intermitentes o "destellos" a varios cientos de metros del lugar donde atienda a las vctimas y un punto situado en la va de la circulacin vehicular. Algunos de los aspectos por recordar son: Siempre evite los gases txicos situÆndose en direccin opuesta al viento. Coloque los vehculos en posicin adecuada para protejerla a usted cuando preste socorro en una carretera de alta velocidad (figura 3-1) Evite por completo acercarse a los cables de alta tensin cados. la enfermera debe confiar en su sentido coman para tomar las precauciones necesarias en este sentido. quizÆ necesite resolver el problema antes de continuar con la atencin de las vctimas. Seæale los peligros que no sean tan obvios para que los adviertan los demÆs. 44 . laborando en cada una de las zonas? Meta 3: suministro de la atencin mÆs apropiada a los pacientes La enfermera debe preguntarse a si misma: ¿Necesito efectuar la seleccin de las vctimas? ¿CuÆntos niveles de prioridad debo establecer? ¿QuØ personal debe ser asignado a cada nivel? ¿QuØ tipo de pacientes se asignarÆn al primer nivel de prioridad? Procure que otra persona desve el trÆnsito lejos de donde estÆ usted. Si alguna de las metas no es alcanzada.1 Valoracin de la escena del desastre La enfermera que entre al sitio de un desastre debe iniciar la evaluacin de las tres fases utilizadas para el control de la situacin. 2) a sus compaæeros 3 y 3) a sus pacientes (en ese orden). de be considerar principalmente. Permanezca cuando menos a unos 100 metros de cualquier incendio. Un socorrista incapacitado constituye una gran carga para todos los otros participantes en las maniobras de auxilio. RECUADRO 3 .

Estos funcionarios pueden participar en las labores de rescate o en la atencin de los heridos.1 Colocacin. tienen la experiencia y el equipo para extraer a los damnificados de edificios en ruinas o de vehculos chocados. ellos son los responsables de controlar los incendios y otros agentes peligrosos y. alejar a los curiosos. Nunca penetre en una zona que pueda contener gases txicos. La seguridad global del personal que interviene en el acontecimiento tambiØn estÆ resguardada por los oficiales de polica. Departamento de bomberos Los bomberos tambiØn intervienen en forma activa en la mayora de las calamidades. Coloque una fogata en direccin al trÆnsito vehicular a unos 50 a 100 m de distancia. FIGURA 3 .Nunca entre en una estructura ardiendo. Varias organizaciones encargadas del cumplimiento de la ley pueden responder ante una catÆstrofe (por ejemplo: patrullas de caminos. Formas de organizar el sistema: personal presente en el sitio de los hechos La clave para manejar eficazmente una situacin de desastre y atender a los pacientes sin dilacin. en el nivel local. AdemÆs de atender a las vctimas. con frecuencia no es muy conocido por el personal de enfermera. por lo general. El sistema que han desarrollado las organizaciones para prestar auxilio cuando ocurre un desastre. por lo que casi siempre llegan al lugar de los hechos antes que nadie. Esta accin puede significar que la enfermera no atienda a algunas vctimas. su tarea mÆs importante es mantener la seguridad en el Ærea de la tragedia. Debido a que las obligaciones de las diversas categoras del personal y la lnea legal de autoridad en una zona de calamidad debe conocerse bien antes de que la enfermera se integre a la organizacin de auxilio. Es de mencionar que en algunas comunidades el presidente municipal o el jefe de la polica son los responsables de ello. A menudo es un oficial de la polica quien advierte la existencia de la calamidad y notifica a otras organizaciones solicitando ayuda. la cual puede ayudar a la enfermera a entender mejor la foma en que se manejan estos casos. y tratar de persuadir a los demÆs de que no lo hagan. por cuestiones de seguridad de los vehculos en la zona del desastre Nota: Proteja la zona de un accidente en una carretera colocando su vehculo a unos 17 m. policas a nivel municipal o local). Departamento de polica Los encargados de hacer cumplir la ley suelen ser los primeros en recibir aviso en caso de un desastre. ella no debe entrar nunca a ese sitio. La enfermera debe recordar que el entorno de algunas calamidades es tan peligroso que quienes penetran en la zona pueden sufrir lesiones o morir. TambiØn resulta de enorme utilidad para conservar el trÆnsito de vehculos. estatal y federal para controlar grandes urgencias. aqu presentamos una explicacin breve de los diferentes tipos de personal que participarÆn en las maniobras de socorro y sus obligaciones. y dirigir al equipo de rescate al interior del Ærea. 2 45 . polica estatal. es organizar un sistema efectivo para caso de calamidades que se base en la utilizacin adecuada del personal en los sitios mÆs apropiados. con las luces de emergencia brillando intermitentemente y estacionado con el frente en direccin opuesta al lugar de los hechos. Permanezca cuando menos a unos 300 metros de los explosivos. para que los vehculos que circulen a gran velocidad tengan tiempo suficiente para frenarse. en sentido del trÆnsito. De ocurrir lo anterior. La enfermera debe saber que generalmente el jefe de bomberos y sus oficiales tienen la responsabilidad legal de dirigir innumerables maniobras en el lugar de los hechos.

la seleccin de Østas o ambas tareas. En muchas comunidades el sistema de los servicios mØdicos de emergencia enva a una enfermera al sitio de los hechos para supervisar al personal. La enfermera. comprende a los tØcnicos propiamente dichos. Lderes del gobierno Pocos son los lderes de los gobiernos local. polica y organizaciones de ambulancias. Los funcionarios de gobierno desempeæan sus tareas importantes por medio del centro 2 de operaciones de emergencias (COE). se solicita la intervencin de grupos de mØdicos y enfermeras para que acudan al sitio de los hechos. son las tareas mÆs importantes de una enfermera. de manera que pueden albergar a 4 A 46 . En las Æreas rurales o las ciudades pequeæas es probable que un nœmero importante de ellos procedan de las asociaciones de voluntarios locales que prestan servicios de ambulancias. quienes se pueden encargar de los procedimientos bÆsicos necesarios para conservar la vida de un paciente y proporcionar la atencin fundamental de algunos traumatismos. Los departamentos de bomberos. Muchos municipios y todos los estados tienen una estructura perfectamente protegida. Su participacin puede incluir la atencin de las vctimas. que los comunica por medio del radio con otro mØdico o enfermera o les seæala los mØtodos ya establecidos para que lleven al cabo la asistencia de las vctimas. El personal de los servicios mØdicos de emergencia posiblemente provenga de diversas instituciones. debe percatarse de que en muchos sistemas comunitarios para situacin de desastre se solicita la participacin de un tØcnico o paramØdico jefe. Pese a que los tØcnicos y los paramØdicos no cuentan con el respaldo mØdico de una enfermera estÆn perfectamente preparados para atender a las vctimas en medios prehospitalarios. ya que ambos cuentan con la experiencia y los conocimientos que pueden beneficiar a los pacientes. pesar de que la valoracin de las vctimas y la administracin de tratamientos mÆs complejos. siempre que sea posible. quien actœa como responsable de la seleccin. para de esa manera dar la mejor atencin a las vctimas. ella y el personal mencionado deben trabajar en perfecta armona. Es probable que la enfermera colabore ntimamente con dicho personal en una catÆstrofe. Personal mØdico En algunos programas para caso de desastre.Personal del SME (Servicio mØdico de emergencias) En casi todas las comunidades. el personal de los servicios mØdicos de emergencias es el encargado de atender a los pacientes antes de que estos lleguen al hospital. En muchos casos la enfermera estÆ por casualidad en el sitio de los hechos. ella puede considerar necesario el encargarse de otras labores. Esta Ærea del personal trabaja bajo la autoridad del sistema medico local o regional. Los tØcnicos avanzados y los paramØdicos tambiØn pueden encargarse de los mismos procedimientos y del tratamiento traumatolgico en niveles mÆs elevados. y por esta razn se combinan los esfuerzos y experiencia de ambos o con los del equipo paramØdico. la asistencia de las vctimas tendrÆ la mayor prioridad. las personas mÆs aptas para esta tarea son los oficiales de bomberos o de la polica. El personal de los SME en un desastre. pueden enviar ya sea tØcnicos o paramØdicos. ella se encuentra en una situacin ptima para cubrir una de las grandes necesidades de una situacin semejante: llevar a cabo las medidas necesarias para conservar la vida de un paciente. tambiØn. Independientemente de que los tØcnicos y los paramØdicos continœen sus labores dentro de su sistema clnico normal o que en una catÆstrofe estØn bajo las rdenes de una enfermera. Estas personas reciben capacitacin adicional para ejecutar esa tarea y pueden tener experiencia en este campo por haber participado en simulacros de desastres o por haber intervenido en calamidades reales. En cualquiera de las dos situaciones mencionadas. estatal o federal que intentan dirigir las maniobras de rescate en el sitio de los hechos. Sin embargo.

por su naturaleza el de mayor confusin y peligroso en toda el Ærea de la tragedia. 2) de tratamiento. a los paramØdicos y a las enfermeras para que permanezcan con los damnificados en el Ærea de tratamiento.diversos funcionarios y proveerles de mapas del Ærea del desastre. Dicho centro coordina la valoracin de las necesidades en la escena del desastre y el envo de unidades de apoyo que puedan utilizar los directores en el sitio mismo. Organizando el sitio de los hechos Una vez que la enfermera se familiariza con el personal que trabaja en la zona del desastre. Por tal motivo las actividades por realizar en la zona del desastre. A cada zona se le asigna diferente tipo de personal. En la zona del desastre puede hacerse la seleccin inicial de los heridos. TambiØn puede dirigir el flujo de vctimas desde el lugar del desastre hacia los hospitales que tengan mÆs capacidad para atenderlas. Los primeros tØcnicos en medicina de emergencia o enfermeras que lleguen tendrÆn que identificar a las personas que deben ser transportadas en primer lugar a la zona de tratamiento. Para protegerlos en caso de sufrir lesiones ocultas. Debido a que este sitio es. incluyen a las siguientes: brindar seguridad en el sitio de los hechos lograr el acceso a las vctimas estabilizar las condiciones que pueden ser mortales para los damnificados desplazar a los pacientes a una zona mejor para su tratamiento La mayor parte del personal de socorro se enva inicialmente a esta zona para estabilizar y transportar a los damnificados. sabrÆ en dnde dicho personal debe concentrar sus conocimientos mÆs provechosamente. Generalmente se les sitœa a unos 150 47 . Para la mejor organizacin del personal. incluso. puede fracasar a causa de la dificultad para trasladar los suministros mØdicos y por la disgregacin del personal. se efectœa un cambio en el personal. antes de que se les realice una valoracin clnica detenida. FIGURA 3 . Si el personal experto en desastres trata de atender a los pacientes en ese lugar. Las vctimas pueden estar dispersas en todo ese entorno peligroso. A medida de que se evacue a un nœmero cada vez mayor de personas de la zona. En este momento hay que redistribuir a los tØcnicos. y de un sistema complejo de comunicaciones por radio. y 3) de transportacin (figura 32). Zona de tratamiento Es necesario establecer una segunda zona hacia la cual se debe llevar a los pacientes para que reciban tratamiento. listas de hospitales o de organizaciones de emergencia idneas. a un costo razonable y almacenarlos hasta que se necesiten. el lugar del siniestro debe dividirse en tres zonas: 1) de desastre. se les transportarÆ en tablones de madera y no en camillas. Zona de desastre La zona de desastre es la localizacin real del incidente (colisin de un avin o Ærea en que se derrumb un edificio). Los programas de rescate bien elaborados deben contemplar una provisin abundante de tablones de madera los cuales se pueden hacer de triplay. ya sea por tener las lesiones al parecer mÆs graves o porque estÆn en el lugar donde los grupos de rescate entran y salen del Ærea. los bomberos y el resto del personal de rescate debe continuar con sus labores de extraer a las vctimas y transportarlas lejos de la zona de desastre.2 Organizacin por zonas del sitio de desastre Los damnificados deben ser alejados de la zona de desastre lo mÆs pronto posible. constituye un punto difcil para suministrar atencin adecuada a los damnificados.

Los extremos de cada hilera deben estar muy cerca de la zona de transportacin para que los socorristas desplacen a los damnificados a las ambulancias sin tener que "brincar" sobre otras vctimas (Fig. correspondiente a las tareas de la enfermera durante la transportacin de un herido. Una vez hecho lo anterior. una enfermera o un mØdico en la zona de tratamiento y debe cubrir dos funciones: 1) valorar rÆpidamente el estado clnico de la vctima y asignarla a una categora de prioridad en la zona de tratamiento. 3-3) Zona de transportacin Los directores o lderes en la zona de desastre deben establecer la de transportacin. El personal que trabaja en este sitio estÆ integrado principal mente por oficiales de la polica o por bomberos. y as sucesivamente. Estos œltimos serÆn dirigidos por el centro de operaciones de emergencias para penetrar en la zona de transportacin y para descargar material o personal. de acuerdo con la gravedad de sus lesiones. tan pronto se hayan delimitado las de la catÆstrofe y la de tratamiento. y por ello el puesto de mando debe colocarse junto a esta zona.metros de la zona de desastre. La zona de tratamiento es un Ærea mejor en la cual se lleva a cabo la atencin de los pacientes. Como el encargado en desastres el jefe o alguno de sus subordinados es el encargado de establecer las tres zonas mencionadas y de asignar personal a las mismas. 3) el encargado de la transportacin.) El responsable de las actividades en un desastre La divisin del trabajo y la demarcacin de las diferentes zonas. Se necesita que una persona capaz asuma el control del Ærea de la catÆstrofe. la mayor parte de los esfuerzos del encargado en estos casos debe orientarse a dirigir las actividades en la zona mencionada. no constituirÆn por si un sistema que funcione eficazmente en un desastre. El responsable de la seleccin puede ser un tØcnico mØdico. 48 . (Consœltese el capitulo 5. los de la segunda prioridad se colocan en la siguiente hilera. En una situacin extrema las enfermeras deben pasar la mayor parte de su tiempo en esta zona. y 2) asegurarse de que sea asignado el personal mØdico para atender a estos damnificados en la zona. las ambulancias u otros vehculos idneos pueden recoger a los pacientes y transferirlos a los hospitales. La zona de transportacin debe estar localizada junto a la de tratamiento y lo suficientemente despejada como para que entren y salgan los vehculos de urgencias. sin embargo. porque en ella se puede concentrar el equipo y el personal y que de alguna forma estÆn ya un poco alejados de la confusin que priva en la zona de la catÆstrofe. Responsable de la seleccin. Encargado en desastres. salvo que el entorno sea tan peligroso que obligue a alejarlos aœn mÆs. un paramØdico. La direccin general de la atencin en un Ærea de desastre en la mayora de las comunidades es responsabilidad del jefe de bomberos. y las que tengan la mÆxima prioridad se colocan en la fila que se transportarÆ en primer tØrmino. La mayora de los programas para situaciones de este tipo incluyen tres posiciones de control importantes: 1) El encargado en desastres 2) el responsable de la seleccin. y las actividades por realizar all son las siguientes: seleccin de pacientes para asignarlos a las categoras de tratamiento valoracin detenida de cada vctima tratamiento de lesiones preparativos para su transportacin Las vctimas deben disponerse en hileras.

de manera que todos los damnificados que penetren en ella. Pueden utilizarse mejor los conocimientos y experiencias de la enfermera en la valoracin detenida 5 de las vctimas y en su tratamiento. Probablemente sea un oficial de polica y Øl estarÆ en la zona de transportacin. y pueden seæalar al responsable de seleccin la necesidad de reasignar a la vctima a otra hilera. los pacientes colocados en las hileras de prioridad mÆs alta sean transportados a los hospitales. 4. Esta valoracin de seleccin puede realizarse de forma competente con la prÆctica. puede basar dicha exploracin en cuatro aspectos: 1. 2. La persona responsable de dirigir los vehculos de emergencia. y es semejante a la revisin inicial expuesta en el capitulo 2. Ellas continœan llevando a cabo la valoracin de los pacientes y a veces pueden necesitar aconsejar al responsable de la seleccin respecto a los cambies en el estado clnico de una persona. ya que en ella se realiza slo la 4 valoracin bÆsica pero no la administracin del tratamiento. Encargado de transportacin. FIGURA 3 . es esencial que se administre el tratamiento preciso a cada tipo de damnificado y que se sepa que la asistencia apropiada para un paciente en una situacin ajena a la de desastre.3 Disposicin de los pacientes en la zona de tratamiento El responsable de la seleccin debe de estar en la entrada de la zona de tratamiento. Nivel de conciencia. tanto dentro de una zona de desastre. El personal de los servicios de emergencia o una enfermera independientemente iniciarÆn una valoracin mÆs detenida. 3.Muchos expertos piensan que las enfermeras deben delegar la tarea de seleccin a otra persona con menos conocimientos clnicos. Debe efectuar esta tarea en menos de 30 segundos para as asegurar el trÆnsito rÆpido de pacientes a travØs de la zona. las personas gravemente enfermas en situaciones clnicas normales pueden tener un buen diagnostico debido a la excelente atencin que reciben a troves del sistema mØdico de urgencias. Por ejemplo. para que un sistema de auxilio brinde ayuda eficaz. Sea quien sea el encargado de seleccin. Pulso y respiraciones de la vctima. Revisin rÆpida de las principales Æreas y rganos del cuerpo para detectar problemas obvios. pero cerca de la de tratamiento y debe colaborar con el personal mØdico para asegurarse que. Descripcin del estado clnico de la vctima por parte de los socorristas que la transportaron. los cuales obligan a cambiar a la misma a otra categora de prioridad. es el encargado de transportacin. las enfermeras deben comprender los principios de toma de decisiones en la seleccin de las vctimas. Si el flujo de heridos es demasiado grande para un solo encargado de seleccin. Esta especie de trabajo en equipo entre el personal de la zona de tratamiento permite la mejor atencin de un gran nœmero de vctimas en un corto tiempo. quizÆ sea inapropiada en las condiciones de una calamidad. en primer lugar. Por tal motivo. pueden asignarse a algunos asistentes que colaboren en la valoracin de las vctimas a medida que pasen por esta zona. Atencin mØdica apropiada Seleccin de los pacientes La enfermera que supervisa o trata a las vctimas de un desastre se enfrenta a diversos tipos de pacientes. Los grupos completos del 49 . La categora que asigna el encargado de seleccin despuØs de la exploracin es slo tentativa. pasen 6 ante el para que los asigne a una categora. La enfermera a quien se le solicita que practique dicha exploracin conforme la vctima llega a la zona de tratamiento. como fuera de ella.

o neumotrax. es decir. la persona afectada de este tipo de problemas en una situacin de desastre masivo. Las personas con lesiones craneoencefÆlicas masivas. En una catÆstrofe muchas personas sufren lesiones gravsimas que pueden causar la muerte. constituyen un grupo de sujetos con lesiones menores. son ejemplos de vctimas muy graves con un pronstico muy pobre en circunstancias normales. No estÆn en peligro de muerte inminente y su tratamiento no requiere de la participacin de todo el personal mØdico. Si son transportados y tratados rÆpidamente en un hospital. La vctima que ha fallecido en el lugar de los hechos debe colocarse en la categora mÆs baja de 7 prioridades. cuya prioridad en el sistema de jerarquizacin es baja. Estado grave. como son neumotrax a tensin o hemorragia intraabdominal. dadas las circunstancias de desastre. son muy abundantes en la mayora de las catÆstrofes. se acostumbra asignar a este tipo de vctimas a las categoras de prioridad mÆs bajas. debido a que el poder humano y el equipo necesarios para atender a un solo paciente en estado critico. rara vez se ejecutan las maniobras de reanimacin cardiopulmonar. Las personas que sufren una fractura cerrada de la pierna o una quemadura de segundo grado en una zona pequeæa del cuerpo. Generalmente las muertes se relacionan con un desastre. el fallecido se coloca en la misma hilera de los pacientes con lesiones graves y mortales. En un sistema simple de seleccin. Por lo general. quizÆ deba colocarse en una categora de baja prioridad para salvar a las personas con un pronstico superior en una situacin de desastre. durante una calamidad. Cabe incluirlas en una categora media o inferior de prioridades. paro cardiaco. y por tal motivo. En esta categora estarÆn las personas que han sufrido una lesin o enfermedad que probablemente serÆ mortal. o pueden acudir por si mismos a sus mØdicos particulares. Muerte.personal mØdico pueden concentrar sus esfuerzos para salvar la vida de un solo paciente que ha sufrido un accidente automovilstico trÆgico o que presenta una grave urgencia quirœrgica. Sin embargo. y las que han sufrido un traumatismo extenso del trax. si no pueden llegar pronto al hospital su pronstico serÆ tan insatisfactorio que la enfermera puede incluirlos en un nivel de baja prioridad. Ellas pueden esperar algunas horas mientras se les trata en un hospital y aœn as tener una recuperacin excelente. su pronstico puede ser satisfactorio. quizÆ no pueda ser salvada. El tratamiento requerira del uso de personal y equipo con el cual se pueden obtener mejor resultados en 6 pacientes mÆs viables. Las prioridades normales cambian en una catÆstrofe. deben utilizarse para un gran nœmero de vctimas. Lesiones menores. lesiones tales como mœltiples fracturas. En un desastre. 50 . Muerte probable. El paciente en estado crtico que en circunstancias comunes recibira la atencin heroica del personal para salvarle la vida. dependiendo de la atencin que reciban. Para entender con mÆs precisin como tomar estas decisiones de seleccin. pero si son atendidas en un hospital en un tØrmino de 30 a 60 minutos de haber acaecido el problema. Los damnificados que presentan abrasiones y contusiones y que pueden recibir atencin mØdica en el lugar del desastre y vuelven a su hogar. Hay gran probabilidad de que el enfermo con lesiones graves sea salvado dentro de un sistema sobrecargado. El cadÆver debe tratarse con respeto y ser llevado a un Ærea alejada de la zona de tratamiento. El paciente con el mejor pronstico en una catÆstrofe es aquel que tiene un trastorno grave. la enfermera debe revisar los siguientes tipos de vctimas que se encuentran en un desastre y su posicin en las categoras de prioridad. habrÆ que asignarlos a una categora de alta prioridad. Estado estable. se le asigna la mÆs alta prioridad de tratamiento y transportacin. constituyen un ejemplo de esta categora. Estado crtico. Las vctimas sin trastornos que amenazan la vida pero que necesitan de atencin mØdica en el hospital. pues es casi imposible "resucitar" a una persona que ha sufrido un paro cardiaco.

Sistema de cinco categoras La enfermera puede utilizar un sistema mÆs complejo de cinco niveles de prioridad (Recuadro 3-3). como status epilØpticus o choque insulnico sulnico Segunda prioridad Fracturas abiertas Fracturas mœltiples Lesiones de la columna Desgarres grandes Quemaduras de espesor parcial y total que abarquen de 10 a 20% de la superficie corporal Urgencias mØdicas como angina de pecho o coma diabØtico Tercera prioridad 51 . En algunos sistemas se pide colocar a los pacientes en una de las tres categoras de prioridad. Este tipo de sistema funciona adecuadamente para grupos pequeæos de vctimas o cuando la confusin en el terreno del desastre es extrema.2 Sistema de seleccin de tres niveles de prioridad Primera prioridad Problemas de cualquier tipo en las vas respiratorias Casi todos los tipos de lesiones en el trax Deterioro de los signos vitales Sospecha de hemorragia interna Hemorragia externa severa no controlada Lesiones craneoencefÆlicas con disminucin del nivel de conciencia Quemaduras de espesor parcial y total que abarquen de 20 a 60% de la superficie corporal Algunos tipos de urgencias mØdicas. En un sistema de tres categoras. son asignados a la hilera de mÆxima prioridad en la zona de tratamiento. y a los que tienen la posibilidad de fallecer o ya murieron. Estas personas deben estar separados de los cadÆveres. En la segunda hilera se coloca a los pacientes estables. Sistema de tres categoras El sistema mÆs sencillo de seleccin cuenta tan slo con tres niveles de 8 prioridad para colocar a los pacientes (Recuadro 3-2). los pacientes viables. en tanto que otros pueden tener hasta cinco o seis niveles. el cual prefieren un gran nœmero de comunidades y que estÆ 5 elaborado con base en los sistemas militares. RECUADRO 3 . La diferencia principal entre este sistema y el de tres categoras es la adicin de categoras separadas para los pacientes con lesiones menores y los fallecidos.Sistemas de seleccin Existen innumerables sistemas de seleccin y muchas comunidades han diseæado ya uno de ellos dentro de sus programas en caso de desastre. El sistema mencionado tambiØn es œtil de establecer cuando la enfermera debe iniciar el programa de seleccin sin auxilio de otras personas. Una mirada a los dos sistemas tpicos de seleccin puede ayudar a las enfermeras a adoptar cualquiera de ellos. se les coloca en la tercera hilera junto con las personas con lesiones menores que pueden esperar algunas horas para su atencin. si as lo exigen las circunstancias. Siempre es posible ampliarlo a un sistema de cuatro o cinco categoras. en caso de recibir tratamiento en los primeros 30 o 60 minutos.

Quemaduras menores Fracturas cerradas Luxaciones y esguinces Desgarres menores Abrasiones y contusiones Lesiones probablemente mortales como aplastamiento del crÆneo o quemaduras de espesor total que abarquen de 80% a 100% de la superficie corporal Paro cardiaco Persona evidentemente muerta Casos Especiales La mayor parte de los pacientes pertenecen a algunos de los niveles de prioridad ya seæalados. como status epilØpticus o choque insulnico sulnico Segunda prioridad Fracturas abiertas Fracturas mœltiples Lesiones de la columna Desgarres grandes Quemaduras de espesor parcial y total que abarquen de 10 a 20% de la superficie corporal Urgencias mØdicas. De manera similar. RECUADRO 3 . sin embargo. hay que tener presente unas cuantas situaciones inusuales. El personal lesionado con frecuencia se coloca en la hilera de mÆs alta prioridad para su tratamiento y transportacin. por la misma razn. a pesar de no presentar heridas muy graves. ya que pueden distraer al personal de sus tareas y hacer que disminuya el Ænimo. a efecto de alejarlos de la escena de los hechos tan pronto como sea posible. Esta regla bÆsica de rescate ayuda a levantar el Ænimo de los demÆs socorristas. si entre las vctimas de la catÆstrofe se encuentran los familiares de algunas personas que intervienen en el rescate tambiØn se les coloca en la prioridad mÆs alta.3 Sistema de seleccin de cinco niveles de prioridad Primera prioridad Problemas de cualquier tipo en las vas respiratorias Casi todos los tipos de heridas en el trax Deterioro de los signos vitales Sospecha de hemorragia interna Hemorragia externa profusa no controlada Lesiones craneoencefÆlicas con disminucin del nivel de conciencia Quemaduras de espesor parcial y total que abarquen de 20 a 60% de la superficie corporal. Algunos tipos de urgencias mØdicas. razn por la cual la enfermera debe decidir si los coloca en la hilera de mayor prioridad. Deben darse consideraciones especiales a los pacientes demasiado agitados o violentos. como asma o angina de pecho Tercera prioridad Quemaduras menores Fracturas cerradas Luxaciones y esguinces Desgarres menores Abrasiones y contusiones Cuarta prioridad 52 .

PØrdida severa de sangre con choque profundo y prolongado Exposicin aguda de todo el cuerpo a una radiacin de 500 rads Lesiones por aplastamiento de la cabeza Quemaduras de espesor parcial y total que abarquen de 80 a 10070 de la superficie corporal Quinta prioridad Paro cardiaco Personas indudablemente muertas Colocacin de marbetes Casi todas las comunidades cuentan con un mØtodo para marcar a los pacientes con un marbete. pueden resolverlo con frecuencia al colocar un trozo de cinta adhesiva en la frente del paciente y escribir en Øl "primera prioridad" "segunda prioridad" y as sucesivamente. Si al valorar de nuevo a la vctima. para salvar la vida de los damnificados. 53 . posiblemente lleguen despuØs de que muchos damnificados ya fueron desplazados de la zona de tratamiento. en tanto que en otros sistemas dicho color indica la prioridad mÆs baja. Estas palabras escritas serÆn entendidas con toda claridad. para que el personal asistencial conozca el estado general de cada vctima. Las enfermeras que estÆn frente al dilema de un sistema confuso de marbetes o ante la ausencia definitiva de Øl. Muchas comunidades colocan dibujos en el marbete (un conejo o la luz roja de un semÆforo) para indicar la prioridad de la vctima. pero poseen algunas limitaciones cuando las comunidades utilizan procedimientos diferentes en la significacin de los mismos. puede fijar con algun adhesivo un trozo de papel en el brazo o el trax del paciente y escribir en Øl los datos clnicos del mismo. como todo un elemento competente. Los sistemas de marbetes son muy convenientes. Cuando la enfermera no cuenta con los marbetes. se advierte que ha cambiado su estado clnico puede modificarse la informacin del marbete o elaborar uno nuevo para indicar el cambio. mientras espera que se le transporte. como los signos vitales y los medicamentos administrados a la vctima. Estos marbetes tambiØn pueden contener informacin clnica importante. o aplicar los conocimientos y la prÆctica de enfermera. PreparÆndose para un desastre Las enfermeras pueden mejorar en grado sumo su capacidad para auxiliar en desastres. El escenario del accidente es un campo de beisbol y la emergencia es el derrumbe de una seccin de gradas. Estas etiquetas tambiØn pueden superponerse a los marbetes existentes para asegurarse de que todos entienden la categora de la seleccin de la vctima. pues el uso de algunos smbolos puede ser interpretado de forma errnea. Uno de los participantes es un joven que se lesion al derrumbarse las gradas y cl otro es la enfermera que llega poco despuØs de ocurrir el suceso. Algunos procedimientos utilizan un marbete rojo para distinguir a un paciente de mayor prioridad. En algunos casos los marbetes para casos de desastre. 6 Ejemplo de una catÆstrofe Para ilustrar las maniobras de auxilio eficaces en un desastre. Dedicar a dichos preparativos unas cuantas horas al mes en el transcurso de un aæo o dos puede significar la diferencia entre actuar de forma ineficaz. al hacer preparativos con anterioridad. imagine los hechos que involucran a dos participantes ficticios en una catÆstrofe (Recuadro 3-4).

Trabaj con rÆpidez. Una zona de pasto en el campo de juego. Se coloc a la entrada de la zona de tratamiento y rÆpidamente examin a cada persona que le llevaban. y varios tØcnicos mØdicos la auxiliaron para desplazar a los primeros tres damnificados al Ærea. pidi una ambulancia y un camin de bomberos. vio a los oficiales de la polica tratando de alejar a los curiosos de los cables de la luz que se hablan cado y a los tØcnicos mØdicos y bomberos tratando de rescatar a las vctimas de entre las ruinas. una enfermera vio llegar a los camiones de bomberos que se estacionaban para prestar ayuda. pidieron la colaboracin del despachador. un joven que percibi las primeras seæales del desastre. Se percat de que al realizar tales maniobras. los funcionarios comenzaron a asignar personal al Centro de Operaciones de Emergencia para recibir los reportes de la situacin del desastre. trataban de que la escena del accidente fuera un sitio seguro.30 horas de una noche de verano. gritos pidiendo auxilio y metal aplastado. quien activo el programa para casos de desastre de la comunidad. Observ la escena de caos: personas que corran. Inmediatamente llegaron al sitio de los hechos mÆs policas. Antes de que los tØcnicos regresaran a la zona del desastre se haba llevado a cabo la valoracin del estado de las tres vctimas y se iniciaba el tratamiento de las mismas. slo pudo esperar hasta que un socorrista llegara con una lamparilla de mano.RECUADRO 3-4 Ejemplo de un caso Las gradas se derrumbaron a eso de las 22. Al percatarse de que la magnitud del desastre era mayor de lo que un sistema de urgencias normal poda manejar. respecto de lo que hablan encontrado cuando 54 . Una de las vctimas. muy cerca de la carretera. la enfermera al advertir que los tØcnicos mØdicos no se sentan cmodos realizando las tareas de seleccin. reclutar personal y equipo adicionales. El COE avis a hospitales locales y regionales. l. lesionando a 70 personas y causando una falla en el suministro elØctrico que sumi a toda la zona del desastre en la oscuridad. se ocup ella misma del proceso en las vctimas que comenzaban a llegar en un nœmero cada vez mayor. Insegura en un principio acerca de la forma en que podra ayudar. revis el cuerpo de cada uno de los damnificados para saber si haba sufrido alguna lesin grave. con lo cual cumplan la primera meta de la atencin en casos de catÆstrofe. solicitar la ayuda de las comunidades vecinas. Se notific al jefe de bomberos. El despachador de emergencia con el numero 911 que haba sido alertado por los vecinos envi a un oficial de la polica para investigar. despuØs de valorar la situacin. Al pasar en su automvil por el estadio de beisbol. fue el sitio ideal para establecer la zona de tratamiento. Cuando llegaron los tØcnicos mØdicos en emergencias (EMTs). Todos los hospitales locales pusieron en marcha sus propios programas para situacin de desastre y hablan notificado al COE respecto al nœmero y tipo de pacientes que podan recibir. que a su vez tomaron algunas medidas para coordinar las labores de apoyo en la catÆstrofe. Imposibilitado para moverse y auxiliar a otras vctimas. que es la segunda meta del programa para casos de tragedias. y recibi los reportes del personal de rescate. En este momento la enfermera advirti que la mejor forma como poda ayudar era organizando el Ærea del desastre. treparon a la parte mÆs alta del gradero en compaæa del oficial y all descubrieron a un gran numero de personas lesionadas y atrapadas. qued atrapado debajo de una montaæa de tablones de madera y vigas de metal. tØcnicos mØdicos en emergencias y bomberos. le hiciera una seæal y le pidiera que esperara. Durante ese tiempo. como el ruido de las gradas al caer y el parpadeo de las luces. con sus equipos y material adecuados para estas situaciones. al centro de operaciones de emergencias y otras autoridades. Mientras tanto. y determin el nivel de conciencia y la frecuencia del pulso de cada vctima TambiØn.

La revisin peridica de este libro tambiØn puede ser œtil para que la enfermera se prepare para afrontar situaciones similares. paramØdicos y tØcnicos medicas en emergencias trabajaban en conjunto para aplicar sueros intravenosos. Al aumentar el numero de vctimas. 90 minutos despuØs de que se derrumbaron las gradas. El socorrista indic a la enfermera que el joven posiblemente tena una fractura. Quince minutos despuØs de su rescate. lo cual se repiti varias veces antes de llegar al hospital. y revis su cabeza. Un departamento de urgencias con un gran volumen de trabajo tambiØn es un sitio excelente para practicar la seleccin. Hubo de tomarse decisiones difciles: colocar a un paciente con heridas profundas y masivas que le ocasionaran una hemorragia mortal. la enfermera le tom el pulso. por los empleados de las funerarias de la localidad. la enfermera pidi a los paramØdicos que continuaran con la seleccin para que ella pudiera dedicarse a las vctimas que no hablan recibido tratamiento. al ampliar sus conocimientos y su prÆctica mØdica en situaciones de emergencia. TambiØn coloc en la frente de cada lesionado un trozo de cinta adhesiva en que escribi el nivel de prioridad al que pertenecan. en la ambulancia de la localidad. palp su trax y su abdomen. Pueden iniciar su entrenamiento efectuando venoclisis o pasando tiempo adicional en el departamento de urgencias. La enfermera podra beneficiarse si asiste a clases de primeros auxilios o incluso completa un curso de tØcnico mØdico en urgencias. la enfermera volvi al hospital en donde trabajaba. intubacin nasotraqueal y otras tØcnicas terapØuticas. El joven que qued debajo de los escombros. Los pacientes despuØs de haber sido valorados y tratados. Por primera vez se le midi su presin arterial. y lo haban cubierto con una manta. tres hileras. al final de la tercera hilera. Puede adquirir experiencia al tratar personas fuera del hospital. Los accidentados que necesitaban tratamiento y transportacin inmediatos fueron colocados en la primera hilera por los tØcnicos mØdicos y la enfermera dio instrucciones al personal mØdico que estaba con ella. de manera que se coloc al joven en la hilera de segunda prioridad. estuvieron listos para su transportacin. se formaron dos hileras para lesionados de la segunda prioridad. y despuØs. de forma conjunta con los tØcnicos mØdicos en urgencias o con los paramØdicos. Preparacin personal antes de un desastre Muchas enfermeras se preparan personalmente para dominar las maniobras de auxilio en desastres. Al llegar las unidades de apoyo de las comunidades vecinas (30 minutos despuØs de iniciado el desastre). y observ sus extremidades para saber si tena alguna hemorragia oculta. a efecto de revisar los procedimientos especiales de tratamiento para problemas ortopØdicos. La enfermera comenz a clasificar a las vctimas de acuerdo con sus necesidades. Fue llevada en la misma ambulancia que transportaba al joven con la pierna fracturada. aspiracin. trajes antichoques. y llevado sobre un tabln a la zona de tratamiento por el personal que le hizo una revisin inicial para saber si tena alguna lesin mortal. utilizando el sistema de seleccin simple de tres niveles de prioridad. y ella auxiliaba al tØcnico en la atencin de los pacientes mientras se dirigan al hospital. Cuando lleg a la zona de tratamiento. de acuerdo a las prioridades que se les hablan asignado. para que concentrara sus esfuerzos en atender a esos pacientes. Muchas comunidades ofrecen plÆticas o conferencias dentro del servicio acerca del manejo de un desastre. muertos fueron transportados al depsito de cadÆveres de la ciudad. Un grupo de enfermeras. Result ser la œnica lesin obvia. quemaduras y otras lesiones. finalmente fue liberado. 9 Los 55 .rescataron a las personas y las llevaron a la zona de tratamiento. de modo que otros pacientes mas viables pudieran recibir atencin. la enfermera y el tØcnico mØdico de urgencias hablan inmovilizado su pierna colocando vendajes en sus abrasiones y raspones.

Resumen Un desastre es uno de los retos mas grandes que ponen a prueba la capacidad de una enfermera para atender a los pacientes. puede ser de enorme utilidad para que la enfermera sobreviva al desastre y conserve su eficiencia en la atencin de los pacientes. todos en gran volumen. la que mejorarÆ su capacidad rÆpidamente para actuar en un desastre real. refugio. Los productos con fecha de caducidad deben ser renovados cada aæo. de este modo. de la reserva activa del hospital. Estuche personal contra desastres Las enfermeras tambiØn deben considerar sus propias necesidades en los preparativos para caso de desastre. Una de las formas de preparacin mÆs eficaces para afrontar desastres es participar en los simulacros de la localidad. Suministros de auxilio en casos de desastre Muchas comunidades solicitan la participacin del personal de enfermera para preparar los suministros que se utilizarÆn durante el desastre. La escena del desastre es un medio extraæo. Los departamentos locales de bomberos y el centro de operacin de emergencias suelen estar bien dispuestos para explicar a quien lo solicite. Tomar pequeæas precauciones. Los suministros mØdicos mÆs importantes que deben guardarse en dichos depsitos son material de curacin para traumatismos y soluciones endovenosas. Los artculos personales y familiares. Otros materiales necesarios incluyen tablones. uno de ellos puede estar en el servicio central del hospital y otros en el departamento de bomberos o en el lugar de un posible desastre. alimento y agua. y describir lo que ellos esperaran del personal de enfermera. La enfermera puede empezar a preparar el material personal al integrar un "estuche" mØdico. La enfermera que interviene en una situacin semejante posiblemente tenga que resolver los problemas de seguridad y organizacin en el sitio mismo de los hechos. fØrulas y mantas (Consœltese el ApØndice 3-A). de modo que se puedan almacenar en un sitio seguro y sacarlos para su empleo en el momento idneo. La enfermera que se prepara para situaciones de desastre debe tambiØn reunir una cantidad pequeæa de material y artculos para supervivencia (vØase el ApØndice 3-C). cual es su participacin en un desastre. ella debe saber quiØnes serÆn las personas que intervengan en las maniobras de socorro. Los artculos de supervivencia pueden conservarse en casa y en la cajuela del automvil. TambiØn pueden emplearlo para tratar a los miembros de su familia u otras personas en situaciones ajenas a una tragedia. caracterizado por la confusin. ella y sus familiares pueden contar con ropa adicional. como el aeropuerto. y tambiØn debe saber cmo se organizarÆ a dicho personal. como un botiqun completo de primeros auxilios que pueda transportar en la cajuela de su automvil (vØase el ApØndice 3-B). Generalmente es mejor tener dichos depsitos de materiales en varios sitios estratØgicos. en tales contingencias.La enfermera que tiene ante s la posibilidad de trabajar fuera del hospital en situaciones de catÆstrofe debe dedicar tiempo a conocer en detalle el programa de la localidad para tales eventualidades. La enfermera puede adquirir una notable experiencia al participar en ellos. en tanto presta sus servicios mØdicos a innumerables vctimas. Un aspecto bÆsico para el concepto de la asistencia adecuada de las vctimas durante una catÆstrofe es el cambio de los 56 . como las anteriores. Estos incidentes simulados con saldos masivos de vctimas son de enorme utilidad para poner en prÆctica los conocimientos expuestos en este libro. Para desempeæar satisfactoriamente su tarea. son esenciales para brindar seguridad y comodidad a cualquier persona involucrada en una situacin extrema. la urgencia y quizÆ el peligro. El estuche incluye material mØdico utilizable por la enfermera en el sitio del desastre en caso de que los vehculos de urgencia no hayan llegado con sus suministros.

Boston. Referencias 1. Cada una contiene lo siguiente: Equipo para vas respiratorias. Iseri LT. p. Md. ed 2. El conocimiento que la enfermera tenga de los conceptos de seleccin. Gazzaniga AB. 269. 1-11. Connecticut. Westport. Englewood. ApØndice 3-A: Suministro para una situacin de desastre Cajas de material para atender traumatismos. Bergeron DJ: Emergency Care. pp. 10 cÆnulas bucofarngeas de diversos tamaæos 2 jeringas de irrigacin de 50 ml con sondas de succin 2 "abre bocas" Instrumentos 2 lamparillas de mano con bateras adicionales 2 tijeras para vendas 4 bistures desechables 4 pinzas hemostÆticas desechables Material para curacin de traumatismos 200 apsitos esterilizados de 10 cm x 10 cm 50 compresas ABD 57 . Baren M: EMERGENCY CARE: Principles & Practices for the EMT-Paramedic. Chicago. Reston. pp 156. Inc. 158.. Brady Company. 1979. 341. 1982. diez cajas del material bÆsico para atender traumatismos. Karren KJ: Prehospital Care & Crisis Intervention. pp. Caroline NL: Emergency Care in the Streets. 271. Butman AM: Responding to the Mass Casualty Incident: A Guide for EMS Personnel. Ariz.: Desert Publications. 135. 6. ed 1. 7. Louis. 543. Va. 69. Americen Academy of Orthopaedic Surgeons: Emergency Care and Transportation of the Sick and Injured. Little Brown & Co. Debe haber en cada depsito. Murray RH Jr. Emergency Training. Morton Publishing Co.. Robert J.: Reston Publishing Co. 383. le ayudarÆ para proporcionar a las vctimas la mejor atencin dentro de un sistema mØdico sobrecargado. 1977. 1984.procedimientos mØdicos normales por los que se utilizan para casos de desastre. 3. 1982. Times Mirror/Mosby. Emergency War Surgery. ed 2. Inc. Grant HD. 441.. 346. Hafen BQ. 1983. Bowie. ed 3. p. p. 8. St. 5. April 1982. p. 1982. Los preparativos para situacin de desastre permiten a la enfermera desempeæar su labor en la mejor forma posible durante una catÆstrofe. 2. Emergency Department News. 1982. Colorado. George Banta. ed 2. 9. Comville. United States/NATO. 4. pp. 34. Bever DL: SAFETY: A Personal Focus. Sellers T: "Mass casualty picture is EMS a its worst".

5 cm 5 frascos de un litro de Betadina (yodopolivinilpirrolidona) Caja con material endovenoso En cada depsito debe haber tres cajas con material endovenoso para uso de las enfermeras o los paramØdicos. de diversos tamaæos 5 torniquetes hechos de dren de Penrose de 1 pulgada (2. Seccin de material para las vas respiratorias 5 cÆnulas o sondas bucofarngeas de diversos tamaæos 1 jeringa de irrigacin de 50 ml con una sonda de succin 1 barra abrebocas 1 mascarilla de bolsillo o mascarilla con vÆlvula y baln 1 equipo de cricotirotoma Instrumentos 1 estetoscopio 1 esfigmomanmetro 1 par de tijeras para cortar vendas 1 par de pinzas hemostÆticas 1 par de pinzas de diseccin 2 bistures desechables 1 termmetro Material traumatolgico 20 apsitos de gasa esterilizados de 10 cm x 10 cm 10 apsitos de gasa esterilizados de 12.5 cm x 22.5 cm 2 apsitos esterilizados de 25 cm x 75 cm 58 .5 cm) Equipo suplementario El siguiente equipo se almacena junto con las cajas.5 cm) 50 torundas con alcohol 5 rollos de cinta adhesiva de 1 pulgada (2.100 vendas elÆsticas no esterilizadas de 7 cm de ancho 50 vendajes triangulares 10 apsitos de gasa vaselinada 10 rollos de cinta de 2. para usarse segœn lo requiera la situacin: 50 tablones 50 camillas 100 mantas (cobijas) 50 fØrulas de cartn para piernas 50 fØrulas de cartn para brazos 10 fØrulas de traccin semicirculares 25 collares cervicales ApØndice 3-B: Estuche personal para urgencias El estuche debe llevarse en una caja para herramientas. Cada caja debe contener lo siguiente: 20 frascos de un litro de solucin lactada Ringer 20 equipos (catØteres) IV para adulto 5 equipos (catØteres) IV para niæos 40 agujas Angiocath de diversos tamaæos 10 agujas para vena de cuero cabelludo. Østa debe ser fuerte y guardarse dentro de la cajuela del automvil.

botas fuertes. overoles.5 cm) 2 vendas Kerle 4 vendas triangulares 1 rollo de cinta adhesiva de 1 pulgada 1 rollo de cinta adhesiva de 2 pulgadas 2 gasas vaselinadas 2 fØrulas de alambre 50 "caritas" (benditas) de 1 pulgada (2. para su fÆcil acceso en caso de una emergencia.5 cm) 2 compresas fras (qumicas) 2 compresas calientes (qumicas) 1 par de guantes esterilizados 1 collar cervical de espuma de caucho. Ropa de trabajo: guantes de piel. casco y mascarillas con filtro 59 . delgado (tamaæo mediano) Equipo endovenoso 2 litros de solucin lactada de Ringer (en bolsa) 2 equipos con catØteres para extensiones 2 equipos de tubos para venoclisis 4 agujas para vena de cuero cabelludo 6 agujas Angiocath 1 torniquete hecho de dren de Penrose 20 torundas con alcohol Seccin medica jarabe de ipecacuana glucosa Æcido acetilsaliclico (aspirina) acetaminofen mezcla de hidrxido de aluminio y de magnesio y cimeticona clorhidrato de seudoefredina clorhidrato de tripolidina y de seudoefredina pomada antibitico suero contra mordedura de serpientes cinta para cordn umbilical recetario y medicamentos inyectables (dependiendo de cada enfermera) Artculos diversos abatelenguas aplicadores con punta de algodn alfileres de seguridad cuadernos de notas y pluma moneda fraccionaria cerillos luces intermitentes y bateras adicionales ApØndice 3-C: Equipo personal contra desastres Esta lista sugiere el equipo adecuado para la supervivencia personal y tambiØn para situaciones de desastre. Gran parte del material puede conservarse en una o dos cajas resistentes y almacenarse en algœn gabinete o en la cajuela del automvil. anteojos de seguridad.5 cm) de ancho 4 vendas elÆsticas no esterilizadas de 2 pulgadas (5 cm) de ancho 2 vendas elÆsticas no esterilizadas de 1 pulgada (2.10 vendas elÆsticas no esterilizadas de 3 pulgadas (7.

a fin incorporarlos en este capitulo: Bailar Hospital. sierra para metal. Desert Samaritan Hospital. cojines de hule espuma. Chicago. New Orleans. Colorado Springs. hacha. M. La. Nota: Los autores desean expresar su agradecimiento sincero a las siguientes instituciones que les proporcionaron copias de sus programas para casos de desastre. collar cervical. velas y cerillos Nutricin: cantimploras o botellones de plÆstico para agua. luces de alerta para carretera. recetario personal Material de salubridad: papel sanitario. cepillo y pasta dentales. Deborah K. extinguidor de incendios. Wash. Oregon Health Sciences University. fØrulas hechas de cartn y papel peridico. Kuakini Medical Center. Oreg. suØter. bateras y focos adicionales. Instituciones de esta clase tambiØn han recibido a menudo a las vctimas de un desastre ocurrido en las comunidades vecinas. Madigan Army Medical Center. Vancouver. cuerdas. poncho o impermeable iluminacin: luces intermitentes. Chicago. bocadillos y alimentos enlatados. ropa interior larga. caja pequeæa de herramientas con martillo. jabn.. Portland. Hawaii. Honolulu. Charity Hospital. Mesa. Ill. abrelatas Herramientas: navaja de bolsillo. Francis Hospital Honolulu. Los desastres pueden surgir y de hecho surgen en instituciones dedicadas al cuidado de enfermos agudos.Ropas calientes: calcetines adicionales. University of Illinois. Merle West Medical Center. sierra.N. llave inglesa y destornilladores Comunicaciones: radio portÆtil AM-FM con bateras adicionales. en particular si ellas no han recibido la preparacin adecuada para enfrentar tales situaciones. Colo. St.S. pinzas.N. Oreg. cables pasa corriente. estufa portÆtil y tabletas de combustibles.. cojincillos y lÆpices. Memorial Hospital. Portland. Ore. R. radio de banda civil Material mØdico: estuche personal para urgencias. Ariz. Illinois Masonic Medical Center. Oreg. capa. lamparillas de mano o de minero. El patrn comœn de actividades clnicas diarias de Østas se ve alterado a medida de que se les obliga a proporcionar el personal y los recursos para satisfacer necesidades inesperadas. 60 . Las decisiones que necesitan tomar las enfermeras en el momento que acaece el desastre. Vincent’s Medical Center.S. Toma de decisiones en una instalacin en donde se atienden casos agudos Mary P. libros de referencia para supervivencia y de tipo mØdico. como hospitales y grandes centros mØdicos civiles y militares.. Portland Bureau of Fire. Letterman Army Medical Center. bolsas pequeæas de plÆstico para basura 4. NY. Wash. pala. Portland. R. St. Southwest Washington Hospitals. Long Island. Wash. gorro de lana y guantes Refugio y calor: mantas (cobijas) o bolsa de dormir. San Francisco.N. B. Wash.N. Seattle. mapas de carreteras y brœjula. Seattle. Harboorview Medical Center. Calif. Univesity Hospital. utensilios. Klamath Falls. Hawaii. ¡Desastre! La sola palabra desencadena una reaccin de nerviosismo para cualquier enfermera que labore en una institucin en donde se atienden casos agudos. Wieland. Long Island Jewish Medical Center. Tacoma. Chicago Ill. University Hospital. Estos desastres internos y externos son catÆstrofes imprevistas que merman la capacidad de atencin de las instituciones. Mercy Hospital and Medical Center. pueden ser abrumadoras. Hattan.

FIGURA 4 . Valley View Medical Center. Los componentes bÆsicos incluidos en la toma de decisiones son la propia decisin. AdemÆs. 5. R. Conn. Cedar City. destacar los factores de comunicacin. Oregon Trail Chapter. Por todo lo expuesto. El proceso asistencial puede utilizarse durante una emergencia o un desastre. Oreg. Este tema ha sido presentado en detalle en las publicaciones de los crculos de negocios y administrativos. 2.1 Proceso de enfermera aplicado a emergencias. Debe establecerse un comitØ para casos de desastre con representacin de los servicios de enfermera. En el anÆlisis de decisiones intervienen cinco pasos: 1.. exponer brevemente el factor de tensin y su efecto en las enfermeras que laboran en una situacin de calamidad. al contar con un programa simple. AnÆlisis de decisiones y proceso asistencial El anÆlisis de decisiones es un enfoque sistemÆtico de la toma de las mismas en las Æreas de incertidumbre. 4. Definicin y asignacin de prioridades a la informacin recabada. Este capitulo tiene como objetivos: presentar al lector el concepto del anÆlisis de decisiones y el empleo correspondiente al proceso asistencial en una situacin de urgencia. Yale-New Haven Medical Center. Escoger el curso de accin que se prefiera.Ill. cada institucin que atiende casos agudos debe estar preparada para hacer frente a una situacin de desastre. Newberg. planear. Veteran’s Administration Medical Center. Nuestro agradecimiento a las siguientes personas por compartir sus experiencias con nosotros: Carolyn Garrison. Oreg. llevar a la prÆctica y evaluar. Estos componentes son mÆs complejos durante un desastre. 3. Portland. Salt Lake City. y quiØn toma dicha decisin. New Haven. Phillip Picard. Utah. Utah. En la enfermera se han usado pasos similares para el anÆlisis de decisin en el proceso asistencial: valorar y analizar. por la intervencin de los siguientes factores: Las decisiones a menudo comprenden problemas inmediatos o que amenazan la vida. personal y recursos cuando la enfermera tome decisiones durante una situacin de tragedia interna o externa.N. Valorar los resultados de la accin emprendida. el proceso de decidir. Atencin aguda de emergencia. es esencial realizar simulacros planeados y frecuentes para instrumentar el programa (consœltese el capitulo 14. perfectamente organizado y definido. Estructuracin del mismo y con el paso del tiempo generar otras soluciones. Newberg Fire Department. Identificacin del problema que requiere de una decisin. secuencia de hechos y acciones: Encuentro inicial con el herido Recoleccin instantÆnea de datos (valoracin) agregada a la informacin pertinente obtenido antes del encuentro 61 . American Red Cross. correspondiente a los puntos especficos para diseæar y valorar un programa para casos de desastre). Las metas de la asistencia tienden a ser amplias y las fases se practican con mucha mayor rapidez que en una situacin de toma de decisiones normal (figura 4-1).

p. Janis y L. Valores (naturaleza intuitiva).AnÆlisis instantÆneo Decisin re efectuar las acciones encaminadas a lograr los objetivos generales (seæalados arriba) Ejecucin de la accin Fuente: Reimpreso con la autorizacin de Nicholls ME and Wessells WG (eds) Nursing Standard and Nursing Process. debido a la complejidad de la situacin y el nœmero de vctimas. Conviene usar una lista de la toma de decisiones. 98. 1977. En ella se incluiran dos preguntas generales: 1. a anticipar necesidades y modificar programas de accin. afronta esta situacin en un clima de inseguridad y tensin. ¿QuØ es lo que tratamos exactamente de decidir? 2." Estos dos aspectos sugieren. Las enfermeras amplan continuamente sus conocimientos bÆsicos por el hecho de leer bibliografa medica actual. y no a auxiliar en la asistencia de unas cuantas. como los de algunos desastres. en los que privan niveles muy altos de incertidumbre. Las enfermeras que han tenido la oportunidad de observar la toma de decisiones de otras mÆs expertas en los simulacros y en los desastres reales. Md. que es la enfermera. pueden aprovechar dicha experiencia como parte de sus propias resoluciones. y asistir a cursos bÆsicos avanzados referidos al salvamento de la vida de un paciente con problemas cardiovasculares. Las enfermeras deben percatarse que las decisiones tomadas en un desastre pueden chocar con las que se toman durante las operaciones normales. El proceso de toma de decisiones incluye la toma de las mismas con base en datos obtenidos rÆpidamente. Aprendizaje de modelos. es que estÆn en juego diversos factores de enorme importancia(como la supervivencia de una vctima) y el segundo es que el tiempo con el que se cuenta para tomar una decisin se pierde. que la toma de decisiones en un desastre debe ser exacta y rÆpida. La persona que toma la decisin. Aspen Systems Corporation. ante la presencia de opciones inmediatas y 1 cruciales. 62 . Rockville. La investigacin en enfermera ha identificado a los siguientes factores como aspectos que influyen en las enfermeras que 2 afrontan la necesidad de tomar decisiones rÆpidas: Conocimiento. Por ejemplo. Este aspecto auxilia a la enfermera y a otros profesionales a establecer prioridades. en cada fase del proceso asistencial. son seæalados I. Experiencia. El primero. ¿En que etapa o fase de la solucin del problema estamos? Para cada fase o etapa se formularan preguntas adicionales: ¿Que personas deberan intervenir? ¿En quØ forma? (directa. mas adelante. Mann: "Las decisiones urgentes tomadas durante un desastre difieren en dos aspectos de aquellas tomadas por los ejecutivos o los profesionales y tambiØn de las comunes en la vida diaria. por consulta o informacin) ¿En quØ momento deben intervenir dichas personas? ¿Es alguna persona encargada de que todo lo planeado se lleve al cabo? La toma de decisiones durante una situacin de emergencia y sus aspectos particulares. acudir a cursos de enseæanza continua y participar en simulacros. las decisiones deben orientarse a salvar al mayor nœmero de personas y de recursos.

llame a la operadora a un nœmero designado y haga sonar el sistema de alarma.Flexibilidad. A menos que esta notificacin no provenga de los miembros de la administracin del hospital. que incluyan consideraciones œnicas para la unidad y el tipo de pacientes que se encuentran en ella. el protocolo para trasmitir la informacin concerniente a un incendio. pero este tipo de criterio puede deteriorarse conforme aumente la tensin en el ambiente. En el ordenamiento de las decisiones rÆpidas conviene cierta flexibilidad. A veces se necesita establecer una estacin de seleccin y recepcin de las vctimas cerca del sitio del desastre. los pacientes o visitantes sufran algœn daæo? ¿Se necesita evacuar el Ærea? ¿Se necesita evacuar el hospital? ¿Funcionan los sitios usuales de seleccin? ¿Han aparecido suficientes vctimas en el sitio del desastre. Cada unidad de enfermera debe contar con normas preestablecidas para usarse en desastres internos. el personal. los visitantes y el personal brindar atencin de urgencia en el sitio de los hechos limitar el Ærea del desastre y evacuar a los que estÆn en peligro de sufrir lesin tranquilizar a los que no se han visto afectados inmediatamente en la situacin de desastre limitar la alteracin de los servicios. y entre las Æreas cruciales que hay que evaluar estÆn los medios de comunicacin. En las etapas iniciales de una calamidad. en casi todos los hospitales requiere que la persona que lo detecte. La notificacin de un desastre interno puede provenir de muy diversas fuentes. para que se requiera establecer una estacin de seleccin? 63 . Por ejemplo. habrÆ que establecer un protocolo para notificar a la administracin y al resto del hospital. la evacuacin y el equipo. Tensin. Puede existir un peligro de daæo fsico para los enfermos. Las actividades del personal de enfermera deben orientarse al cumplimiento de las siguientes finalidades: resguardar a los pacientes. es importante corroborar su veracidad. siempre que se tomen dentro de un limite de tiempo aplicable a la situacin de la vctima. el personal medico y los visitantes. deben plantearse varias interrogantes fundamentales: ¿CuÆl es la localizacin exacta del sitio del desastre en el hospital? ¿Puede restringirse el desastre a una sola Ærea? ¿Existe peligro de que el personal mØdico. La toma de decisiones constituye un factor estresante para las enfermeras. Cuando se ha declarado un desastre interno. Los heridos y muertos pueden sobrecargar el sistema e interrumpirse as los servicios a los pacientes. Desastre interno El desastre interno es una situacin de emergencia dentro de una institucin. en la medida que sea posible Valoracin Uno de los pasos fundamentales para alcanzar las finalidades mencionadas es la valoracin cuidadosa de la situacin. Si en una unidad de enfermera ocurre un desastre. la tensin pudiera explicarse por las decisiones rÆpidas y precisas que debe tomar una enfermera y las intervenciones que debe realizar.

el empleo de los elevadores. la cual debe comenzar cuando se reciba la notificacin del desastre Durante un desastre interno. Si existe peligro inmediato para los enfermos. se requiere la planificacin previa de la unidad para asegurarse de que la maniobra se realice de manera ordenada. y la ruta exacta por seguir. La enfermera a cargo debe reunir al personal para que se ocupe de las siguientes tareas: contar el nœmero de miembros del personal que se encuentran en la unidad elaborar una lista de pacientes internos dentro de la unidad determinar la movilidad de los enfermos (ambulatorias. la forma en que se efectuarÆ. Son esenciales la valoracin temprana de la prioridad de pacientes para su movilizacin. el personal o los visitantes. La persona que detecte un desastre debe hacer lo siguiente: hacer sonar la alarma contra incendio mÆs cercana informar del accidente a otros miembros del personal designar a un miembro del personal para que notifique a la operadora del conmutador sobre el sitio y naturaleza precisos del incidente evacuar a quienes corran peligro inmediato cerrar todas las puertas y ventanas La evacuacin puede requerirse cuando cualquier situacin vuelve al hospital inseguro para su ocupacin. sin embargo. La administracin del hospital es responsable de esta decisin. todo el personal regresa inmediatamente a sus Æreas asignadas evitando. la decisin la tomarÆ la primera persona que intervino en el incidente. La evacuacin es parcial (transferencia de los pacientes dentro del mismo hospital) o total (los pacientes son transferidos del hospital a un Ærea exterior). Resulta de utilidad que el personal haya recibido entrenamiento para utilizar diversos tipos de acarreo de pacientes. o impide que se suministre la atencin necesaria a los pacientes. Es necesario cerrar todas las puertas y ventanas para impedir que se propague el fuego. Si el desastre esta contenido dentro de un Ærea quizÆ sea necesario evacuar slo a las personas localizada en la sala mÆs inmediata. por supuesto. TambiØn hay que considerar otros medios de transporte como mantas para arrastrar a los pacientes sobre el piso.En caso de la notificacin de un desastre. La evacuacin de las 64 . En ellas deben incluirse prioridades para determinar cuÆles son los pacientes que deberÆn ser evacuados en primer tØrmino. en silla de ruedas o en camillas) valorar la necesidad de evacuar a los pacientes y el nœmero adecuado de personal precisar la ubicacin de la puerta de salida mÆs cercana y sin obstruccin para evacuar a las personas En un desastre interno a veces se necesita tambiØn la evacuacin de las personas. es importante que las enfermeras sepan en dnde se encuentran las sillas de ruedas y las camillas que puedan utilizarse en caso de que la evacuacin sea necesaria. Intervencin Estos datos de valoracin pueden utilizarse para llevar a la prÆctica el programa contra desastres internos. y tambiØn que conozca en detalle las rutas para la evacuacin. Es importante que el personal cuente con normas predeterminadas para la evacuacin. La decisin de evacuar un Ærea con frecuencia es tomada por la administracin del hospital o el personal del departamento de bomberos. las cuales deben ser preparadas en forma conjunta por un comitØ de enfermera y mØdico.

Es importante verificar quiØn se encuentra en la unidad desde el comienzo de la alerta contra desastre. Es necesario brindar la mayor informacin posible al personal respecto a los desastres y su intervencin en el combate de los mismos. Permitir que la sonda nasogÆstrica o de gastrotoma drene por gravedad. En caso de un desastre interno. escaleras abajo. y en cualquiera de las puertas seæaladas. Desconectar al paciente de los monitores y las lneas pero no desperdiciar tiempo para quitar las derivaciones del trax. 65 . La evacuacin debe ser en sentido horizontal en primer lugar. Hay que prestar atencin al hecho de que los enfermos transporten su propia historia clnica desde el Ærea de la tragedia. proporcionando una lista de todos los pacientes y de los miembros del personal presentes. incluso los que permanecan en la unidad de cuidado intensivo. y corroborar por partida doble esta lista cuando todos han sido evacuados a Æreas mÆs seguras. as como un jeringa de bulbo. de tal manera que pueda coordinarse la actividad de los mismos. es necesario llevar un obturador y un tubo de repuesto. despuØs en caso de que se requiera podrÆ evacuarse a las personas. Si el desastre ha ocurrido en una unidad. no los elevadores. En caso de que se requiera la evacuacin vertical. en forma vertical. y se cerrarÆn todas las puertas despuØs de que salgan las personas. es importante extraer las historias clnicas de los internos para que se normalice la atencin mØdica tan pronto sea posible. y se coloquen en la misma cuna. Debe hacerse un intento por desconectar a los pacientes de todo el equipo posible. asegurarse de que a Østos se les asignarÆn prioridades para la evacuacin y tambiØn recordarle al personal que permanezca en el Ærea de reubicacin hasta que sea relevado. habrÆ que utilizar las escaleras. La enfermera encargada de la unidad tiene la responsabilidad de asignar a uno de los miembros del personal para que controle el flujo de trÆnsito en la entrada principal de la unidad. los evacuados deben desplazarse mÆs allÆ de las salidas contra incendio. existe la posibilidad de que pueda propagarse al resto del hospital. El grupo de evacuacin debe estar disponible para auxiliar al personal de la unidad de enfermera a sacar a los pacientes. La persona encargada debe seæalar un punto de salida. sin embargo. prtesis dentales y de otro tipo). precisar el sitio al cual se lleve a los pacientes. empezando por el œltimo piso ya que la evacuacin de los niveles mÆs bajos puede acelerarse con mayor facilidad si surge dicha necesidad o el peligro aumenta con rapidez. tambiØn debe ser extrado y llevado con Øl cuando el tiempo lo permita (anteojos. es poco el equipo y los materiales que se sacan. es decir. para suministrar dicho gas cuando se evacœen los neonatos. asegurarse de que todas las personas estØn a salvo. Cualquier objeto personal importante para las actividades del paciente. Utilizar tanques portÆtiles de oxigeno y conectares en "Y" con los tubos. Engrapar las sondas torÆcicas y desconectar el sistema de recoleccin (sello hidrÆulico) si resulta muy difcil de quitar. Para llevar al cabo dichas actividades se sugieren las siguientes pautas: Para los pacientes con traqueotomas. Si el tiempo lo permite habrÆ que evacuar todo el edificio. de acuerdo con el criterio preestablecido (Recuadro 4-1). Introducir heparina en las sondas intravenosas cuando sea posible. Engrapar los tubos de diÆlisis peritoneal y cubrir sus extremos despuØs de ex traerlos del botelln o las bolsas. entonces deben hacerse algunos preparativos para evacuar a toda la institucin. y tambiØn para asignar grupos (incluyendo un encargado) para evacuar a los enfermos. es decir.unidades debe efectuarse primero en sentido horizontal. La evacuacin vertical es mÆs difcil ya que las escaleras deben estar muy congestionadas y hay que transportar a las personas no ambulatorias.

Procurar que todos los visitantes se vayan con los enfermos y registrar sus nombres conforme salgan. Todos los miembros del personal deben conocer el sitio en donde se encuentran las alarmas contra 66 . para ayudar en el desplamiento de otros pacientes. utilizar los patrones de comunicacin. Cotejar que los pacientes y el personal aparezcan en la lista conforme cada uno salga de la unidad. De ser posible el equipo de evacuacin tambiØn debe sacar las historias clnicas (quizÆ cada paciente llevarÆ la suya) y para evitar la expansin del incendio. La Comisin Conjunta Estadounidense de Acreditacin de Hospitales (CCAH) solicita a los miembros del personal que participan en programas internos regulares de seguridad contra incendios y fallas electrices. cerrar las puertas y ventanas para evitar la dispersin del humo y las llamas Pacientes ambulatorios Incorporarlos como voluntarios segœn sea necesario. Procurar que todos los pacientes y el personal se tomen de las manos mientras de salen. e incorporar a los enfermos ambulatorios como voluntarios. segœn los criterios sugeridos: Pacientes cercanos al punto de peligro Alejarlos por todos los medios posibles a un Ærea segura Si hay peligro de incendio. evacuar a las madres de ser posible con sus hijos en brazos. De ser posible. por medio de camillas o sillas de ruedas. pues posiblemente no se cuenta con suficientes camillas. Comprobar que los pacientes aparezcan en la lista conforme salgan de la unidad. Brindar las medidas de seguridad incluye un conocimiento de cmo evitar problemas. Por œltimo desplazar a los enfermos que necesitan la atencin constante de una enfermera.RECUADRO 4-1 Obligaciones del personal de evacuacin Los grupos de evacuacin tienen como tarea auxiliar al personal de la unidad en la extraccin de los pacientes. Pacientes en sillas de ruedas Asignar a un grupo de enfermeras para evacuar a estos pacientes. Deben conocer la ubicacin de todos los extinguidores de incendios y saber determinar cuÆl de ellos es el mÆs adecuado para utilizarse en un accidente semejante. En las unidades maternoinfantiles. combatir los incendios y los problemas relacionados con Østas. de todo el personal y los pacientes. La seguridad de los pacientes y del personal son aspectos preocupantes en cualquier desastre interno. deben apagar las luces cerrar las principales vÆlvulas de oxigeno. y cerrar la puerta cuando la œltima persona haya salido de la unidad. Procurar que algœn miembro del personal controle el registro de salida. Utilizar cualquier medio necesario para transportarlos. utilizar a los visitantes voluntarios para desplazar a estos pacientes. segœn vayan abandonando el sitio. Designar a un miembro del personal para que dirija al grupo. Pacientes en camillas Asignar a algunos miembros del personal para desplazar a estos pacientes.

Evaluacin Una vez que se ha evacuado a los pacientes en forma segura y que la tragedia ha terminado. QuizÆ se requiera reponer todas las formas de papelera para operar una unidad y llevar al cabo una valoracin del personal disponible para trabajar y reparar cualquier daæo estructural para que la unidad reanude sus operaciones. Es necesario hacer esfuerzos para no ocupar la unidad mientras no se tenga la certeza de que la atencin que se brinde sea segura. Permanecer cerca del piso si se presenta humo o calor. Este programa debe incluir informacin concerniente a los mecanismos para alertar a la operadora del hospital (por lo general en una lnea telefnica prioritaria) y al departamento de bomberos. La situacin puede ser un fenmeno natural como un tornado o un sismo. NO ABRIR una puerta que estØ caliente al tacto. TABLA 4 . la unidad y el personal funcionen de manera apropiada o se cuente ya con substitutos. como una explosin.incendio. La presencia de un incendio significa que existe la posibilidad de humo o vapores nocivos. calor intenso y otros problemas (Tabla 4-1). es necesario valorar los daæos y determinar cuÆndo estarÆ segura la unidad para volver a ocuparse. Cada vez que ocurra un incendio en un hospital debe alertarse inmediatamente al departamento de bomberos. para asegurarse de que funcione adecuadamente. y cuÆles son los procedimientos a seguir cuando se detecta uno. TambiØn debe realizarse una valoracin de la contaminacin del material y los suministros. o algœn desastre producido por el hombre. Los puntos clave por recordar en una situacin como la seæalada son: Permanecer tranquilo. Ellos se asegurarÆn de contenerlo y de extingurlo por completo. el Ærea estÆ lista para volver a ocuparse. Conocer los puntos de salida y otras posibilidades de evacuacin.1 Problemas potenciales relacionados con incendios Problema ¡Haga sonar la alarma contra incendios! Obscuridad por interrupcin del sistema elØctrico Medidas correctoras Humo y vapores nocivos Calor Llamas Mantenga encendidas las bateras y las luces de destello en cada unidad Procurar que los pacientes ambulatorios se tomen de la mano al ser evacuados Cerrar todas las puertas y ventanas* Permanecer cerca del suelo Colocar mantas hœmedas en la base de la puerta por la que se filtra el humo Cerrar todas las puertas y ventanas Permanecer cerca del suelo Cerrar todas las puertas y ventanas Evacuar a las personas No abrir las puertas que se sientan calientes al tacto 67 . sin importar la magnitud del fuego. y las necesidades de substituirlo. El departamento de seguridad instrumental debe revisar el equipo electrice. Desastre externo Un desastre externo es cualquier situacin dentro de la comunidad que genera un nœmero anormal de vctimas que requieren atencin de urgencia y recursos mÆs allÆ de los disponibles. Cuando el equipo.

DespuØs. se avisa al personal de enfermera y mØdico del departamento la llegada inminente de heridos. Papel que desempeæa el departamento de urgencias Cuando se notifica al departamento de urgencias que se ha puesto en marcha un programa contra desastres externos. y tambiØn las concernientes a la prioridad en la asistencia de los mismos. la salida o la transferencia de pacientes. AdemÆs. en el se llevan a cabo diversas actividades. se efectœa una valoracin inicial. correspondiente al "Ærbol" telefnico). la enfermera y el mØdico a cargo Agua (de hidratantes)** 68 . estÆn las relacionadas con la admisin. 20 minutos. determinarÆn el nœmero de pacientes que puede recibir el departamento. La enfermera y el mØdico encargados del departamento de urgencias evalœan el estado de los enfermos en el Ærea y toman las decisiones apropiadas respecto a su cuidado y distribucin. Algunas instituciones utilizan una forma de notificacin de catÆstrofes para recordar al personal las preguntas que deben formular. y las de madera. el personal de dicho departamento o la persona que recibe la llamada debe preguntar y registrar la siguiente informacin: nombre y datos generales del informante hora de la llamada naturaleza del desastre (sitio y magnitud) tipo y nœmero aproximado de las vctimas hora de llegada aproximada de las primeras vctimas forma de transporte (helicptero o ambulancia) DespuØs se transmite esta informacin a la oficina administrativa contra desastres. De uno a cinco minutos despuØs de la notificacin del desastre.Cuidar el equilibrio en el piso resbaladizo Extraer a los bebØs de las cunas abiertas Desconectar el equipo elØctrico Desconectar la corriente elØctrica en el interruptor principal. Las actividades emprendidas por el personal de enfermera deben orientarse al cumplimiento de los siguientes objetivos: preservar la vida o la capacidad funcional conservar las funciones fisiolgicas satisfacer las necesidades de consuelo para las vctimas auxiliar al paciente a afrontar la reaccin psicolgica inmediata al desastre Valoracin Cuando se hace una llamada al departamento de urgencias o al centro de comunicacin del hospital apropiado. La informacin obtenido de la llamada se trasmite a la enfermera a cargo. un tanto retirada del departamento de urgencias. Entre las decisiones a tomar. y se activa el programa del departamento de emergencias para solicitar personal adicional (vØase Cap. **Los hidrantes expulsan 25 galones/minuto y cubren un Ærea de 33. segœn las instrucciones del departamento de bomberos Bloqueo de zonas de salida Saber el sitio donde se localizan otras salidas Comunicarse con el exterior para que los bomberos sepan que se encuentra atrapado Notas: *Las puertas contra incendio detienen el fuego durante dos horas. las cuales aparecen en el recuadro 4-2. con base en el volumen de pacientes con el que ya cuentan. para que no haya conglomeraciones cuando lleguen las vctimas. Las personas encargadas deben designar tambiØn un Ærea para sala de espera de los familiares. 14.33 metros cuadrados.

RECUADRO 4 . Debe establecerse un plan de rotacin de las existencias y los artculos (el plan dependerÆ de la cantidad de suministros disponibles anteriormente en el departamento y el sistema diseæado para surtirlos de nuevo durante la tragedia). Washington. 69 . preparÆndose para la llegada de los heridos. Seattle. El carrito mvil para seleccin debe contener suficiente material para tratar el mÆximo de pacientes que pueda atender la institucin.asignarÆn al personal a aquellas Æreas del departamento que se utilizarÆn durante el desastre (Figura 4-2). Entre los aspectos bÆsicos a considerar cuando se realiza la valoracin y el almacenamiento de materiales para casos de desastre. Equipo y suministros Una enfermera del departamento de urgencias es asignada a un Ærea de tratamiento adecuada para evaluar el equipo y los suministros.2 Forma de notificacin de un desastre Fecha:____________ Hora:______________Persona que recibi la notificacin ____________ ¿QuiØn llama?_________________________________________________________________ ¿QuØ ocurri?_________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________ Localizacin del desastre:________________________________________________________ _____________________________________________________________________________ Nœmero estimado de vctimas:_____________________________________________________ Gravedad estimada de las lesiones:_________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ¿Hay alguien prestando ayuda en el sitio de los hechos?________________________________ ¿Normalmente quiØn estÆ a cargo?__________________________________________________ Hora estimada de la llegada de las primeras vctimas:___________________________________ Otra informacin:________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________ Se notific A: Hora: Director mØdico:__________ Supervisora de enfermera:__________ Enfermera a cargo:________________ ¿Se puso en marcha el programa contra desastres? Si_______No________Hora en que fue activado:________________________________________________________________ De no haber sido activado. explicar por que:__________________________________________ ______________________________________________________________________________ Fuente: Por cortesa de Harborview Medical Center. estÆn los siguientes: Todos los suministros que se utilizan durante un desastre deben guardarse en un solo sitio.

Entre los artculos adicionales que conviene obtener para el Ærea mencionada estÆn mantas. El carrito contra desastres en un Ærea mayor de tratamiento debe contener suficientes suministros para una o dos horas ·(recuadro 4-4). dependiendo de los aspectos del programa contra desastres en la comunidad.3 Lista de material del carrito para casos de desastre (departamento de seleccin) Alfileres de seguridad____________ Libro de entradas y salidas_________ Sujetapapeles a presin____________ Bandas para el brazo (personal de seleccin II)_____ Bolsas de plÆstico__________________________ Balones Ambu___________________________ Vendajes____________________________ 2x2 4x4 Cojincillos Kling ABD Kerlix Tijeras para cortar vendas____________________ Se obtienen con el carrito de PØrtigas para soluciones IV_____________ FØrulas de cartn _________________________ Bacinetas en "riæn"______________________ Torniquetes_______________________ Marbetes contra desastres_____________________ Plumas___________________________________ Lamparillas de mano/luces intermitentes___________________ Cinta adhesiva_____________________________________ CÆnulas bucales (para adultos y tambiØn para niæos) ______________ Tijeras para mœltiples usos_______________________ Mantas______________________________ Estetoscpios___________________________ Paæuelos desechables_________________________ Torundas con alcohol________________________ 70 . clorhidrato de hidroxizina (Vistaril). El estuche de las ambulancias debe contener materiales bÆsicos para surtir de nuevo las Æreas de tratamiento del campo. FIGURA 4 . El Ærea de tratamiento mnimo requiere del material de primeros auxilios (recuadro 4-5). El departamento de manejo de materiales debe entrar en accin para revisar y surtir de nuevo el carrito cuando menos cada hora. y toxoide tetÆnico.2 Esquema de flujo de las vctimas Se asigna a las enfermeras del departamento de urgencias para laborar en las siguientes Æreas de tratamiento. y debe incluir apsitos. analgØsicos (morfina. El almacenamiento se efectœa al llenar la forma de requisicin y entregarla al departamento de suministros en el momento en que se declara el desastre. seleccin (Ærea correspondiente) tratamiento mayor (sala de reanimacin) tratamiento mnimo (primeros auxilios) morgue tratamiento diferido descontaminacin RECUADRO 4 . soluciones intravenosas y lquidos.Un ejemplo del contenido del carrito mencionado se muestra en el recuadro 4-3. clorhidrato de meperidina (Demerol).

material contra desastres: sillas de rueda camillas paquetes de material de campo para ambulancias tablones La enfermera a cargo del departamento de urgencias asigna personal a las Æreas de tratamiento apropiadas. el nœmero de heridos que han llegado y la necesidad de recursos adicionales. El equipo de seleccin comunica al departamento de urgencias o al centro de control. habrÆ que dar prioridad a las que se asignen a las zonas de seleccin y tratamiento mayor. Se distribuyen tarjetas para recordar a los miembros de personal sus deberes en particular (recuadro 4-6). RECUADRO 4 . TambiØn estÆ encargado del flujo ininterrumpido de informacin. Este proceso se facilita por el empleo de mensajeros o de radios portÆtiles. Si no se cuenta con suficientes enfermeras en este departamento para asignar a todas las Æreas. La enfermera a cargo del departamento de urgencias transmite entonces la informacin correspondiente a la distribucin de personal y la disponibilidad de espacio.4 Lista de materiales para el carrito destinado al Ærea de tratamiento mayor Vasito para dentaduras postizas________ Bolsas de plÆstico__________ Plumas________________ Sujetapapeles a Guantes no presin____________ esterilizados________ Alfileres de Bomba para seguridad______________transfusin________ Bolsas para los Paæuelos objetos personales desechables________ de las vctimas______________ Termmetros_____________ andas (ligas) de B caucho______ Esfigmomanmetros________ Mantas_____________ Kerlix_______________ Estetoscpios__________ Material FØrulas___________ acojinado__________ Cinta de Kling__________ papel___________ Jeringas (diversos Protectores para tamaæos)______ ojos_______ Suturas (seda y Cinta nylon)_______ hipoalergØnica_______ Solucin salina Tubos para sangre (de esterilizada(3000 color rojo y ml)____ violeta)___________ Sondas para Agua esterilizada(3 000 trax(diversas)_____ ml)____ Tubos de extensin Paquetes con preparacin por succin______ para ciruga______ Sonda para drenaje de trax___ Abatelenguas____________ Luces intermitentes_________ Lamparillas de mano________ Vendajes (4 x 4)________ Vendas elÆsticas________ Cinta adhesiva________ Agujas (todos los tamaæos)________ Lidocana al 1%___________ Betadina (solucin yodada)__________ Cabestrillo de muselina________ Botellones de succin_________ Guantes esterilizados____________ 71 . `rea de seleccin El personal que labora en el Ærea de seleccin determina la gravedad de las vctimas y las asigna al Ærea de tratamiento correspondiente. al centro de control en desastres.

Estuches con material para venoclisis Solucin lactada de Ringer(1000 ml)_______ Torniquetes___________ Solucin salina normal(1000 ml)________ Torundas con alcohol__________ Solucin de glucosa al 5%(500 ml)________ esponjas (2 x 2)___________ Equipo para venoclisis___________ Jeringas (35ml. al obtener informacin prehospitalaria del propio paciente o de los paramØdicos.5 Lista de solicitud de abastos para el Ærea de tratamiento mnimo Aplicadores________ Estetoscopios___________ Bacinetas "en riæn"_______ Paæuelos desechables_______ Torundas con alcohol______ Torniquetes________ Jeringa de 3 ml con aguja_____ Jeringa de 10 ml_______ Cabestrillo de muselina________ Agujas de calibre 18 y 25______ Banditas________ Lidocana al 1%________ Bandas esterilizadas___________ Equipo para suturas (desechable)___ Vendas elÆsticas_______ Equipo para preparacin asØptica (desechable)________ Abatelenguas___________ Betadina (solucin yodada)_____ Material de sutura (nylon y seda)___ El personal de seleccin estÆ formado por un nœmero indeterminado de miembros del personal: mØdicos del departamento de urgencias una enfermera experta del departamento de urgencias que conozca en detalle el plan contra desastres un empleado de admisiones del departamento de urgencias personal de seguridad para dirigir el flujo de heridos camilleros familiarizados con la distribucin de la institucin El carrito con los materiales escogidos y las sillas de ruedas debe encontrarse en el departamento de seleccin (vØase el recuadro 4-3). 20ml y 2ml)________ Tubos de extensin para venoclisis________ Llaves de heparina_________ CatØteres IV (calibres 16 a 20)_____ RECUADRO 4 . El personal mØdico y de enfermera valora la gravedad de cada herido. y la enfermera de seleccin recibe de la vctima o de los paramØdicos los antecedentes sobre alergia e inmunizacin antitetÆnica. Se practica una valoracin rÆpida de las lesiones y las molestias. Papel que desempeæa el personal de seleccin Las responsabilidades de dicho personal incluyen: Vendas: 2 x 2__________ 4 x 4__________ Kling__________ Kerlix__________ Abdominales______ Formas de solicitud para estudios radiogrÆficos_______ Bacineta en "riæn"___________ Soluciones para venoclisis Punta y mango del aspirador (diversos tipos)________ Formas de solicitud para el laboratorio_______ 72 .

Asigne al personal que llega para que cumpla con las responsabilidades en la atencin de vctimas B. (color del cabello. Seæale la extensin y el tipo desastre b.7 Marbete de desastres Frente del marbete Marbete de seleccin Indicar lesiones 73 . complexin corporal) en el marbete. para el marbete personal (recuadro 47). 1981. Asigne al grupo que atenderÆ los casos crticos. entrØgueles sus tarjetas de actividades 7. Si es imposible obtenerla. Solicite respuesta inmediata al departamento de urgencias. Colocar un marbete de identificacin del hospital a cada paciente. Es necesario ayudar a los camilleros en el transporte de las vctimas. ayude a determinar cuÆles son los pacientes que pueden volver a su hogar. Asigne personal al departamento de urgencia y Æreas de tratamiento diferido. The CV Mosby Co. y la disponibilidad de espacio en el departamento correspondiente.Asignar a las vctimas de la tragedia a el Ærea de tratamiento que les corresponda de acuerdo a la valoracin que se ha hecho de sus necesidades inmediatas. pp. Barber JM (eds): Emergency nursing. RECUADRO 4 . Poner en prÆctica las medidas bÆsicas para preservar la vida como reanimacin cardiopulmonar y hemostasia. Usted serÆ responsable de coordinar las actividades de enfermera durante el desastre hasta que sea relevada por la supervisora o auxiliar del departamento de urgencias 8. sexo. Notificar a los pacientes de la sala de espera cœal es la situacin 9. Llame a la supervisora de enfermera en la extensin o pÆgina a. entrØgueles sus tarjetas de actividades 6. 666. edad. RECUADRO 4 .6 Tarjeta de actividades en desastres Enfermero titulada a cargo 1. Asigne a la enfermera y al tØcnico en seleccin y entrØgueles sus actividades de funciones 5. St Louis. Notifique al mØdico del departamento de urgencias y transmtale toda la informacin disponible 2. Dorso de la tarjeta A. a colocar las en las camillas o las sillas de ruedas y tener la certeza de que se tomaron en cuenta las medidas de seguridad. Es importante que la ropa y los objetos personales de valor se queden con el herido. tendrÆn que describir las caractersticas fsicas del herido. La enfermera de seleccin y el encargado de admisin: deben obtener informacin para registro (nombre. estos artculos se guardan en bolsas de plÆstico y se prenden con alfileres o broches a la camilla del paciente. Frente de la tarjeta Fuente. ojos. direccin). Inspeccione el departamento para ubicar las Æreas disponibles para tratamiento. Reimpreso bajo la autorizacin de Simoneu JK: Disaster Aspects in Emergency Nursing. para valorar las necesidades de personal 3. In Budassi SA. quiØnes serÆn hospitalizados o transferidos a otra unidad 4.

Si las lneas telefnicas o las de electricidad estÆn sobrecargadas o no funcionan. Es esencial la colocacin de un marbete con sus datos para una identificacin apropiada. DespuØs de que los heridos han pasado por la seleccin. y el Ærea de seleccin. en la zona mas retirada a dicha sala de reanimacin (esta serÆ una estancia designada para primeros auxilios y pacientes que puedan esperar). los miembros del Ærea de seleccin orientarÆn a los visitantes. y a los de menor gravedad (no urgentes). debe colocarse a los casos mÆs graves (crticos) lo mÆs cerca posible de la sala de reanimacin del departamento. No se necesita la separacin por sexos. Departamento de urgencias Es necesario que exista comunicacin constante entre los directores administrativos del departamento de urgencias (director medico y directora de enfermera). pero que no provienen de la zona de desastre. Para evitar la confusin y la aglomeracin en el Ærea inmediata. para proporcionar informacin a los familiares y los medios de comunicacin. En tØrminos generales. el centro de control y el personal que labore en las Æreas de tratamiento. el personal del departamento de urgencia puede utilizar radios de ambulancia. El personal de seleccin necesita recibir informacin de la situacin de las Æreas de tratamiento y de otras instalaciones que quizÆ pueden atender problemas de especialidades (como quemaduras). deben ser orientados para que lo soliciten en otro sitio.Descripcin de las lesiones________________________________________________________________________ Nombre _________________edad Pulso _________Presin arterial_______ Resp. el personal del departamento de urgencias recibe sus asignaciones y suministra atencin a los mismos. sala de partos o sala de labor) que cuente con equipo bÆsico para salvar la vida. banda civil. y como base para cualquier reporte mØdico legal ulterior (VØase el recuadro 4-7). o radioemisores-receptores portÆtiles como medios de comunicacin. los familiares y las personas de los medios de comunicacin a Æreas especiales designadas para ese fin. Los pacientes que acuden al departamento de urgencias en busca de tratamiento. de urgencias. 74 . designada para la atencin especial de los mismos. Los casos de la categora 11 (graves) pueden ser tratados en un Ærea del departamento de urgencias o quizÆs en otra zona (sala de recuperacin. La documentacin del destino de cada vctima en el hospital se inicia en el Ærea de seleccin. Los pacientes con choque emocional deben enviarse a una estancia fuera del departamento de urgencias. se les asignarÆ a un Ærea de tratamiento y se les harÆ una nueva valoracin. TambiØn deben estar al tanto del establecimiento y la ubicacin de Æreas con exceso de pacientes. Si es imposible transferirlos. Sitio___________ Alergias_________________ Tratamiento administrado__________________________________________________________________________________________ Evaluacin El resultado del plan practicado en el Ærea de seleccin es la clasificacin de la urgencia de los problemas de las vctimas (Tabla 4-2) y la transferencia apropiada de cada una de ellas para su atencin posterior. Esta informacin se registra en un libro de entradas y salidas y se incluye tambiØn en otro correspondiente a la seleccin.

reforzar los apsitos. hiperventilacin Nota: *Puede haber zonas separadas de tratamiento para estas vctimas Fuente: Reimpreso bajo la autorizacin de Wieland MP: General principies of emergency care.2 Modelo de seleccin o escala de clasificacin en desastres Primera prioridad Categora I: Crtica Traumatismo mœltiple Heridas penetrantes en trax y abdomen Amputaciones incompletas Conmocin Fracturas abiertas Quemaduras de mas de 40% de la superficie corporal* Inhalacin de humos Lesiones criticas del sistema nervioso central Lesiones de la cara con obstruccin de las vas respiratorias Inconsciencia Segunda prioridad Categora II: Graves Desgarres moderados (sin hemorragia grave) Tercera prioridad Categora III: No urgentes Lesiones graves Lesiones menores Lesiones menores de los ojos Fracturas cerradas de los huesos grandes Quemaduras de segundo grado. La directora de enfermera del departamento de urgencias debe ser identificada fÆcilmente. de 20 a 40% o mÆs de superficie corporal* Lesiones no criticas del sistema nervioso central Dolor en el pecho Esguinces. cuidar el goteo de soluciones intravenosas. et al (eds): McGraw-Hill Handbook of Clinical Nursing. deben ser planeadas con anterioridad. p 1289. In Dickson Ej. por ejemplo: llevar agua a los pacientes. Armstrong ME. 75 . Howe J.TABLA 4 . Los pacientes en estado critico son colocados en el Ærea de reanimacintraumatologa del departamento. Ella es responsable de los siguientes aspectos: asignar al personal de enfermera que llega. luxaciones y contusiones Quemaduras de segundo grado con menos de 20% la superficie corporal* Lesiones faciales sin obstruccin de las vas respiratorias Pacientes de obstetricia Reacciones de nerviosismo(histeria. Cada enfermera del departamento mencionado que labore en las Æreas de tratamiento tendrÆ la responsabilidad de revisar peridicamente los suministros e informar a la directora de enfermera del departamento de emergencia de cualquier faltante o deficiencia. 1979. de las organizaciones de enfermeras profesionales o voluntarias a salas especficas orientar al personal auxiliar y a los voluntarios acerca del sitio a donde deben dirigirse las tareas que deben realizar. McGraw-Hill Book Co. un chaleco de color o un marbete con su nombre lo suficientemente grande para ser legible y que la designe como tal. y el sitio en donde pueden encontrar los materiales. por llevar una banda en el brazo. los enfermos en estado grave se ubican en otras Æreas de tratamiento dentro del departamento de urgencias. (Las funciones que puede desempeæar el personal auxiliar durante un desastre. Deben hacerse todos los intentos para sacarlos de dicho departamento a la mayor brevedad posible. (Es necesario especificar el tipo exacto de persona que se requiere.) otorgar perodos de descanso a la enfermera de seleccin o al personal de enfermera que labora en las Æreas de reanimacin y de tratamiento menor comunicar al centro de control la necesidad de personal adicional. New York.

medicamentos que reciba la persona. as como comunicar a la enfermera a cargo la necesidad de materiales y personal adicional para desempeæar tareas especficas. neumopatas. las salas especificas para tratamiento de emergencia tienen sus finalidades y en dichas Æreas deben interesarse en la valoracin y la intervencin del personal de enfermera. correspondiente a la valoracin de los pacientes). `rea de tratamiento mayor Administrar la atencin adecuada a un gran numero de damnificados teniendo en cuenta la necesidad de un tratamiento de calidad. alergias.por ejemplo: una persona fuerte para levantar a pacientes pesados o una enfermera capaz de atender a los pacientes estables. para localizar los expedientes clnicos y los suministros. y para elaborar la documentacin de los procedimientos y la atencin prestada. diabetes sacarina. a efecto de que auxilien al personal asignado. stas incluyen: administracin de oxigeno colocacin de agujas y cÆnulas para venoclisis extraccin de muestras de sangre para estudios necesarios (la enfermera debe tener la certeza de que las solicitudes para exÆmenes de laboratorio y estudios radiolgicos lleven los mismos nœmeros de etiqueta que el marbete para desastres de la vctima) refuerzo de vendas administracin de los medicamentos prescritos Es conveniente utilizar a todo el personal disponible para que intervenga en las siguientes actividades de enfermera: 76 . `reas especficas de tratamiento para emergencias A semejanza de las Æreas de seleccin. De ser posible. respiracin y circulacin (consœltese el capitulo 2.) asegurarse de que todo el personal que labora en el departamento lleve puesta la identificacin apropiada para casos de desastre (banda de color en el brazo o chaleco de color especial) colocar en la pared un mapa del Ærea para ayudar al resto del personal dÆndole instrucciones El personal de enfermera del departamento de emergencias u otras personas asignadas en el programa para casos de desastre. la enfermera de emergencias la valora nuevamente con todo detenimiento. asistentes y tØcnicos que laboran en la zona. y profilaxia antitetÆnica DespuØs de la revisin inicial es necesario establecer las prioridades de los heridos y disponer las intervenciones asistenciales apropiadas. y prestando atencin especial a sus vas aØreas. Estas intervenciones o valoraciones deben realizarse simultÆneamente con las medidas terapØuticas de urgencia para salvar la vida. trabajan en intima relacin con los equipos mØdico y de ciruga de dicho departamento. Sus responsabilidades incluyen el seæalamiento de labores especficas a las enfermeras. Al llegar cada vctima al Ærea apropiada. es el objetivo del Ærea de tratamiento mayor. conviene efectuar una valoracin completa que incluya lo siguiente: deducir la molestia principal que sufre la vctima llevar al cabo revisin objetiva de la cabeza a los pies medir los signos vitales y valorar el dolor obtener los antecedentes mØdicos (y quirœrgicos) del paciente relacionados con cardiopatas.

Conservar despejadas las vas respiratorias. 2. Los socorristas adicionales deben emplearse en las 77 . as. Utilizar con prudencia el equipo y los materiales disponibles ya que pueden estar muy escasos. Detener o controlar hemorragias.obtener la participacin de inhaloterapØutas para el tratamiento de trastornos en las vas respiratorias y el suministro de oxigeno suplementario obtener la colaboracin de especialistas en venoclisis y fluidoterapia. como de vigilar los signos vitales (consœltese el captulo 14. Utilizar al personal con la debida cordura. la necesidad de material y personal adicionales. administra los medicamentos y se prepara para otros procedimientos. Utilizar los monitores de cardiologa solo cuando realmente se necesiten. El personal de enfermera que no estÆ acostumbrado a laborar en el Ærea puede ocuparse de registrar las maniobras terapØuticas. en las hojas y formas apropiadas. solamente si los resultados producen una diferencia inmediata en el tratamiento de la vctima. El personal auxiliar capacitado para administrar reanimacin cardiopulmonar puede ocuparse de comprimir el trax. y el nœmero de personas que requieren de ciruga o de admisin en las unidades de cuidado intensivo o cuidado coronario. 5. mientras la enfermera del departamento de emergencias inicia la venoclisis de soluciones. correspondiente a las formas usadas en un desastre). bien en la hoja de registro del departamento de emergencias. Ordenar estudios de laboratorio (la identificacin del tipo de sangre y elaboracin de las pruebas cruzadas tiene mÆs importancia que los anÆlisis de orina o el cultivo de heridas) y de radiologa (en tØrminos generales. en primer lugar se tomarÆn las radiografas del trax y despuØs las de los miembros). la enfermera administrarÆ soluciones intravenosas y expansores volumØtricos. 3. 6. y tØcnicos de laboratorio contar con la participacin de personal adicional para que se ocupe de los apsitos a presin contar con enfermeras de reserva listas para administrar medicamentos Notifique a la enfermera encargada del departamento de urgencias. Registre todas las valoraciones y las intervenciones de enfermera en el marbete de la vctima. de forma concertada. Cuando se practique la valoracin o intervencin de enfermera es necesario tener en mente ocho puntos prioritarios. 4. o bien y/o en la hoja de evolucin clnica o en ambas. Conviene utilizar heparina slo para mantener canalizadas algunas venas. lo relativo a espacio disponible. Utilizar el equipo disponible para inmovilizar la columna. 1. Conservar la ventilacin adecuada. Mientras llega la sangre para realizar transfusin.

`rea de descontaminacin Los objetivos del Ærea de descontaminacin son mÆs extensos. luxaciones o esguinces. `reas de tratamiento mnimo (no urgente) El objetivo de esta zona es suministrar los primeros auxilios o las intervenciones bÆsicas de enfermera. 7. 78 . El personal que labora en esta Ærea debe valorar una vez mas la condicin del paciente y poner en marcha medidas para tranquilizarlo. administrar medicamentos y curar las heridas bÆsicas. como la administracin de analgØsicos por va intravenosa. miembros del personal y personas encarga das. Se auxilia a los pacientes en este proceso en el que abandonan la institucin (por ejemplo. y de acuerdo con las instrucciones del encargado de esta especialidad (vØase el capitulo 7. AdemÆs. En el marbete de desastre deben anotarse las valoraciones e intervenciones asistenciales ! la forma y el momento apropiado en que se da de alta al paciente. Es indispensable consultar constantemente con el encargado de materiales radiactivos y el centro mencionado. respecto al estado de la vctima y la necesidad de contar con materiales y asistencia adicionales. necesidad de mÆs radiografias o tratamiento complementario). Una vez hecho lo anterior. no olvide a los familiares. El personal debe determinar el tipo y la magnitud de las lesiones. 8.Æreas en donde posean experiencia (es posible enseæar a cualquier persona la manera de aplicar presin a una herida). y emprender las medidas de seguridad para las vctimas y los miembros del personal. se les facilitan autobuses para su transportacin y se llama a sus familiares para que acudan a ayudarlos). Programas/PrÆctica Es importante cumplir con el protocolo implantado por el hospital para la atencin de vctimas de accidentes por radiactividad. estas tareas deben tranquilizar y confortar al paciente y prepararlo para que sea dado de alta (como hojas de informacin. es necesario que se mantengan en contacto con el especialista en radiacin o con el encargado del manejo de materiales peligrosos y con el centro de control. Mientras tanto. relacionado con la atencin de enfermera especifica en estos casos) Area de tratamiento diferido Si en el Ærea de seleccin se decide enviar a las vctimas a la zona de tratamiento diferido hay que tener en consideracin varios factores: la magnitud del desastre (numero y tipo de lesiones). Comunquese con sus pacientes. definir el nivel de contaminacin radiactiva o exposicin a materiales peligrosos. Cercirese de que el marbete de desastres siempre estØ en el paciente y en sus objetos personales. La valoracin o intervencin del personal de enfermera en esta Ærea incluye la revisin de los pacientes en busca de cualquier problema obvio que pueda amenazar su vida. la valoracin de la disponibilidad y el nœmero de suministros existentes en el carrito con material para descontaminacin. definicin del grado de radiacin por el encargado de esta especialidad. los recursos disponibles con que cuenta el hospital (personal. materiales e instalaciones quirœrgicas) y el estado del herido. Las enfermeras asignadas a dicha Ærea deben valorar nuevamente a las vctimas de acuerdo a sus malestares principales. si estÆn presentes. se disponen las tareas apropiadas para inmovilizar fracturas.

funeraria. dependiendo de la magnitud del desastre. Procurar que las temperaturas en la morgue sean ptimas. Evaluar la necesidad de mayor apoyo e intervencin en casos de crisis para los miembros de la familia. es decir. Los miembros del personal del departamento de urgencias tambiØn deben ocuparse de sus propias necesidades. Se asigna personal apropiado para asistir a los dolientes (enfermera de psiquiatra. en el libro de ingresos y egresos (por ejemplo. capellÆn. Las enfermeras que laboren en el depsito de cadÆveres serÆn asignadas a otra Ærea. Tener la certeza de que a la vctima se le coloc el marbete de desastres. as como a sus objetos personales. Recibir a los pacientes conforme lleguen.Morgue (depsito de cadÆveres) Lo ideal es que la morgue se localice lejos del departamento de emergencias. Han tenido que afrontar un desastre (quizÆ sea necesario efectuar una prueba organizada de tensin) y pueden necesitar de consuelo que les ayude a dominar sus sentimientos. 79 . puede haber un gran nœmero de pacientes que necesiten atencin en el Ærea de tratamiento mnimo. Brindar apoyo emocional a los familiares apesadumbrados. trabajadora social. En todas las Æreas del departamento de urgencias es necesario realizar una nueva valoracin del equipo y de las necesidades de material. administrador). Conservar los cadÆveres cubiertos y colocados en el piso. Auxiliar a los familiares en la identificacin de los cadÆveres. All los cadÆveres pueden ser tratados con dignidad. llevar un registro de los cadÆveres en el libro de ingresos y egresos y enviar al centro de control informacin concerniente al estado de los difuntos. Evaluacin DespuØs de la seleccin inicial y el tratamiento de los heridos. El libro de "entradas y salidas" finales debe completarse y enviarse al centro de control. cuando sea necesario. paæuelos desechables y refrescos para los familiares. y deben hacerse los arreglos para la transportacin de las vctimas que regresarÆn a su hogar o serÆn llevadas a otro sitio. arreglar y volver a surtir urgentemente las Æreas mencionadas. toallas. y cubrir los cuerpos con una sÆbana. El material requerido en esta Ærea puede incluir sÆbanas. Registrar el destino final del cadÆver. El personal asignado tiene las siguientes tareas: Valorar el Ærea para conocer el espacio adecuado en donde puedan acomodarse al nœmero de cadÆveres y a los familiares que llegan. pues se pueden necesitar las camillas en las Æreas de seleccin y tratamiento. Debe tenerse consideracin al consuelo forzoso del personal. patologa. y se les permitirÆ a los familiares que pasen a verlos y desahoguen su pena. Pedir al personal adecuado que fotografe a las vctimas no identificadas. Valorar la necesidad de intervencin en casos de crisis o sedacin para los familiares afligidos. su hogar). Valorar la necesidad de mayor informacin para identificar los cadÆveres. lo suficientemente fras para que la descomposicin orgÆnica sea lenta (considØrese el empleo de un camin refrigerante). Es muy necesario limpiar. Todo el equipo prestado debe ser devuelto a la tripulacin de ambulancias y a los pisos y pabellones de enfermera. para que as se reanuden sus operaciones normales.

se recomienda que la persona informante siga un texto predeterminado para la notificacin (Recuadro 4-8). incluyendo aquellas personas que se localicen en las salas TambiØn debe establecerse un canal regular de comunicacin entre el Ærea de control de camas y las unidades. Es esencial participar en las criticas de la catÆstrofe para realizar los ajustes necesarios al programa correspondiente. Es necesario contar con guardias de seguridad disponibles en el momento para ayudar a controlar a la multitud y buscar posibles armas. por lo general. colisin de aeroplanos. cuente con un nœmero especfico para que el personal llame y verifique si se ha declarado un desastre. Las intervenciones asistenciales posteriores al desastre requieren de conocimientos. RECUADRO 4 .8 Notificacin de un desastre al personal Forma para notificar por telØfono: Buenos das (tardes o noches)__________________________. o que el departamento de urgencias los enve directamente a las unidades de enfermera. Cada unidad debe contar con un mØtodo de aviso al personal de la necesidad inaplazable de auxilio adicional. Hay que pedir 80 . Puede ser necesario personal adicional para programarlo en la aplicacin de vacunas o la contestacin de las llamadas telefnicas que soliciten informacin tocante al desastre. sin embargo Østa debe contar con un respaldo manual en caso de que el sistema telefnico haya sufrido desperfectos. Puede asumir la forma de llamar a unidades clave y pedirles que enven camilleros a otras unidades. informacin y prÆctica adicionales. que se inicia por la enfermera encargada. Unidades de Asistencia Es importante contar con un mecanismo definido para alertar a las unidades de enfermera respecto al surgimiento de un desastre externo. El capitulo 8 contiene informacin adicional relacionada con las intervenciones psiquiÆtricas que pueden ser necesarias. recursos de la comunidad. El programa contra desastres en el hospital de la comunidad ha sido activado por (incendio. en el momento en que se da por primera vez la alerta contra el desastre(consœltese el captulo 14). Este programa. Puede funcionar una red telefnica en "cascada". Las enfermeras del departamento de urgencias deben percatarse de que pueden llegar pacientes presentando un cuadro de tensin relacionado con la calamidad. ¿Puede usted solicitar que se inicien las actividades de inmediato? ¿CuÆnto tiempo tardarÆn en llegar al sitio del desastre? Si no funcionan los telØfonos el mansa je puede ser difundido por radio y televisin Se solicita a todo el personal del hospital de la comunidad que se reporte a su sitio de trabajo inmediatamente Por favor utilicen la entrada__________ nœmero y pnganse a las rdenes de (la unidad o al grupo de personal de reserva. Es recomendable que la mayora de las instituciones sean del tamaæo que sean. AdemÆs. sitios de envo para atencin especializada.MÆs aœn. el grupo de tratamiento del departamento de urgencias debe estar en contacto con las organizaciones comunitarias para atender las secuelas y los posibles problemas de salud pœblica ulteriores. conocimiento de las fases de reaccin ante desastres. etcØtera). asume la forma de una llamada que se distribuye por la red telefnica. El personal de las unidades tiene la responsabilidad de informar de la situacin de desastre que se ha declarado a los pacientes y a los visitantes. y experiencia en la intervencin en casos de crisis. El personal de reserva debe responder a toda peticin adicional de personas o suministros proveniente de cualquier Ærea del hospital.

es importante que cuenten con un marbete con su nombre fijado con toda firmeza. y este œltimo debe restringir las llamadas telefnicas al exterior. enfermos ambulatorios o prximos a regresar a su hogar y otros ambulatorios que necesitan el mnimo de cuidados. Los pacientes por transferir a otra institucin incluyen los de los niveles III y IV. quienes serÆn responsables de conservar un registro escrito de todas las personas que abandonen el hospital. no se necesita cuidado especial. medicamentos). se necesita atencin hospitalaria de ndole limitada. en esta Ærea trabajarÆn un empleado administrativo de servicios sociales y una enfermera que funcione como coordinadora de altas. hacer arreglos para la transportacin de las mismas. alimentos. y si es necesario. la valoracin mencionada es llevada a cabo por una enfermera titulada y un mØdico. anteojos. antes de abandonar la unidad de enfermera. Los enfermos se clasifican de acuerdo al nivel de atencin que necesitan. La valoracin debe realizarse utilizando un sistema de clasificacin de pacientes. planes de atencin de enfermera y otros documentos.a los enfermos que dirijan œnicamente sus solicitudes urgentes al personal. ya sea que vuelvan a su hogar o se les transfiera a otra instalacin. para el tratamiento complementario. El transporte puede ser un problema para los pacientes. Distribucin espacial La distribucin de camas desocupadas para las vctimas dentro del hospital. para que no se congestionen las lneas. personas cuyo hogar ha sido destruido). conocen bien el Ærea. el enfermo debe estar acompaæado por algœn miembro del personal y recibir cuidados intensivos en el trayecto. historia clnica. Nivel II-alta. Nivel IV-transferencia. notificar a los servicios de atencin mØdica a domicilio. ya que cuentan con suficiente espacio y los choferes. La valoracin de los pacientes para alta o tranferencia debe ser iniciada inmediatamente despuØs del aviso del desastre. se necesita algœn tipo de apoyo (cambio de apsitos. Junto con cada persona se enviarÆn sus pertenencias. Nivel III-transferencia. en la transferencia. Para algunos pacientes ambulatorios puede bastar el transporte pœblico o recibir la ayuda de familiares o amigos. por lo general. El reporte consolidado debe entregÆrsele a la enfermera en jefe del departamento de urgencias y en esta informacin se incluirÆ la unidad. por unidad de enfermera. sin embargo. la hora. debe controlarse a travØs de un departamento. Un sistema de esta ndole es el siguiente: Nivel I-alta. Las personas que son devueltas a su hogar deben salir por un sitio establecido para este proceso. si se cuenta con Øl. y los recursos con que cuentan en su hogar. Los pacientes que son transferidos a otras instalaciones deben pasar por un sitio independiente. dentaduras postizas. asegurarse de que se cuente con recursos adecuados en el nœcleo familiar. el nœmero de camas disponibles y los nombres de los pacientes que han sido dados de alta. avisar a sus familias. Debe haber reglas generales para orientar al equipo en su decisin de quiØn debe ser dado de alta o ser transferido a otra institucin. Muchas de las ambulancias estarÆn ocupadas en el transporte de heridos y por ello se necesita conseguir otros medios para transportar a los pacientes en camillas. En circunstancias ideales. TambiØn 81 . Se requiere instar al personal para que utilice las casetas telefnicas pœblicas si necesita hacer alguna llamada a su hogar. Pueden ser œtiles las camionetas para reparto de mercancas. para saber de la seguridad de sus propias familias. prtesis. as como los que en su hogar no cuentan con un ambiente apropiado (por ejemplo. Entre los pacientes que pueden ser dados de alta del hospital estÆn madres y bebØs sin complicaciones.

La atencin de enfermera debe incluir œnicamente lo esencial. y sus asignaciones individuales en las tareas de auxilio. adicionales y colocarlas en un Ærea central cerca de los elevadores o el cubo de las escaleras. Llamar solamente a los empleados que no estÆn programados para trabajar durante las prximas 24 horas. Todo el personal de enfermera debe realizar las siguientes actividades: Permanecer tranquilo. alimentos y dormitorios. Informar a los pacientes y familiares cuÆl es la situacin del desastre y pedirles su colaboracin. debe considerarse la necesidad de relevos en la ayuda. deben abandonarse todas las funciones no esenciales. Conocer la asistencia mnima necesaria y revisar la disponibilidad de camas conforme los pacientes sean dados de alta. Las maniobras rutinarias como el baæo. para que pueda servir de relevo unas horas mÆs tarde. si es posible. sillas de ruedas. 82 . Evitar el uso de telØfonos y elevadores. Notificar al personal en turno. en la medida que sea posible (recuadro 4-9). TambiØn es importante proporcionar perodos de reposo al personal en un Ærea que se encuentre alejada de las familias y los pacientes. para recibir instrucciones y asignacin si se encuentran en servicio durante la declaracin del desastre. Todo el personal debe reportarse a sus departamentos. Valorar a los pacientes para determinar quiØn puede ser dado de alta o ser transferido a otro sitio en caso que surja tal necesidad. pØrtigas para soluciones intravenosas). sillas de ruedas y camillas. En el momento en que se declara un desastre. camillas y pØrtigas para soluciones intravenosas. Obtener un recuento inicial de las camas disponibles. RECUADRO 4 . para entregarlas y recogerlas en el departamento de urgencias. camillas. Es necesario reunir a todo el personal para informarle la naturaleza del desastre. y segœn sea necesario solicitar al que no se encuentre de guardia enviando personal adicional al grupo de personal de reserva. hay que retener al personal que estÆ por salir. Se necesita reunir sillas de ruedas. deben llevarse a cabo mÆs tarde o restringirse por completo. cambio de ropas de cama y de apsitos. Distribuir nuevamente los recursos a las Æreas de tratamiento (por ejemplo.pueden utilizarse autobuses para transportar a un gran nœmero de pacientes al mismo tiempo. pØrtigas para soluciones intravenosas.9 Lista de actividades para la unidad de enfermera Todas las solicitudes de informacin. Cambiar los turnos a jornadas de 12 a 16 horas. Conviene racionar el uso del material y el equipo. Si la jefa de la unidad de enfermera considera que se necesita mÆs ayuda (en cada programa contra desastres se indicarÆ el punto en donde las unidades reunirÆn a su personal) deben seguirse algunas reglas para asegurarse de que el auxilio estarÆ disponible aœn cuando haya pasado la crisis: Si el desastre ocurre en una hora cercana al cambio de turno. Asignar a una persona que elabore un inventario de los suministros. permitirle que llame a su hogar para cerciorarse de que sus propias familias estÆn a salvo. DespuØs de las primeras horas de intensa actividad es recomendable que parte del personal descanse. personal o suministros estÆn coordinadas por la enfermera a cargo de las tareas de desastre. Durante un desastre prolongado. excepto para actividades propias del desastre. Conservar los materiales y los recursos en las unidades.

Evaluacin Una vez terminado el desastre. deben ponerse en marcha algunas medidas para que la unidad de enfermera vuelva a su ritmo normal de trabajo. ¿La notificacin de que haba surgido un desastre fue adecuada? ¿Se cont con personal y material adecuados para cubrir las necesidades de atencin de los pacientes en la unidad? ¿QuØ Æreas trabajaron sin dificultad y en cuÆles surgieron problemas? ¿CuÆles son las recomendaciones para mejorar la atencin? TABLA 4 . proporcionarle alimentos as como la necesidad de personal y de equipo de 2 a 12 hrs mÆs de 12 hrs Valore el desastre respecto a su posible duracin. informe a los pacientes y al personal el estado de las cosas y conserve un pizarrn actualizado con datos concernientes al desastre Determine la necesidad de dar de alta o transferir a algunos pacientes. vestir a pacientes. AdemÆs. relevos y alimentos al personal. Si surge la necesidad de evacuar a los pacientes. y valore las necesidades del mismo y de suministros 83 . en la cual se incluirÆn planteamientos como los siguientes. asigne relevos al personal y cada hora actualice la lista de ocupacin de las camas Valore una vez mÆs la necesidad de continuar con las altas o las transferencias de los pacientes. valore la necesidad de equipo o suministros extras Unidades de enfermera Reciba la alerta contra desastres. que firmen su entrada o salida para as llevar un recuento exacto de personas. y valorarse las necesidades futuras y disponibilidad de personal. solicite personal adicional si es necesario y envelo a la central de personal de reserva. iniciar los preparativos para realizar dicha maniobra. debe efectuarse una crtica de la respuesta al programa contra desastres. proporcione perodos de reposo y bocadillos al mismo Determine el momento en que terminarÆ la fase aguda del desastre. valore la necesidad de proporcionar dormitorios.presentar solicitudes y conservar un recuento constante de los artculos. Los materiales deben surtirse nuevamente. notifique al personal de la unidad y obtenga una lista inicial de camas disponibles Asigne prioridades a los pacientes para su posible alta o transferencia. reunir objetos esenciales para enviar con ellos) y asignar al personal para auxiliar durante la evacuacin.3 Hoja de tareas del personal y actividades de enfermera Tiempo Notificacin Inicial (primeros 5 minutos) de 5 min a 2 hrs Departamento de urgencia Obtenga un reporte inicial. verifique la informacin y alerte a la administracin del hospital Valore el impacto del desastre en el hospital. Pedir a los pacientes. es decir (preparacin de expedientes. de contar con un dormitorio y relevos para el personal. al personal y a los visitantes que entran y salen de la unidad. tan pronto como sea posible. establezca las zonas de seleccin y de tratamiento. conserve los suministros y el inventario en sus niveles normales. solicite personal adicional. vuelva a valorar las necesidades de personal y materiales. transportacin.

Hendricks D: Decisions. reconozca los efectos del desastre en la conducta de las vctimas y del personal Valore los aspectos positivos y negativos de la respuesta al desastre. por las enfermeras que participan en un proceso de asistencial normal. 2. y en forma sencilla. Lecturas sugeridas Bailey JJ. Mann L: Emergency decision making: A theoretical analysis of responses to disaster warning. Un programa conciso y claro contra desastres permite que el personal cuente con pautas de la forma en que se verÆn afectadas sus unidades y cuÆles serÆn sus tareas durante la calamidad. personal y recursos. Referencias 1. Can Nurse 1983. J Human Stress 1977.79:26-29. pueden manejarse de manera ordenada y sistemÆtica. escritas en orden de prioridad. surta nuevamente los carritos del departamento de urgencias y los utilizados en caso de desastres Ayude al personal a afrontar los efectos fsicos y psicolgicos de la calamidad.3:35-48.79:23-25 3. Nurs Life July/August 1982. por medio de una sesin de "desahogo".Evaluacin Seæale las necesidades de salud comunitaria (vØase el capitulo 12) Identifique y administre tratamiento complementario segœn las necesidades de las vctimas Valore la distribucin y nœmero del personal y haga que vuelva a las labores normales del departamento de urgencias. Sin embargo. decisions. Los simulacros regulares hacen que el personal entienda lo que cabe esperar antes de que surja una situacin extrema. Can Nurse 1979. Kennedy J: Evacuation of a neonatal unit. Las responsabilidades y tareas del personal de cada unidad deben estar perfectamente definidas. en una situacin semejante es importante que en la toma de decisiones. Janis I. intervengan las Æreas primarias de comunicacin. Baumann A. reconozca los efectos del desastre en la conducta de las vctimas y del personal Valore los puntos positivos y las fallas de la respuesta al desastre y ponga en marcha actividades para corregir cualquier deficiencia en ella Conclusin Los desastres internos y externos que afectan a una institucin en donde se prest atencin a casos agudos. pp 45-47 84 . La tabla 4-3 presenta un resumen de dichas responsabilidades y de las acciones de enfermera que hay que emprender en el curso de una calamidad. abastezca de nuevo los materiales. e inicie actividades para corregir cualquier deficiencia en ella Valore la disponibilidad del personal para reanudar sus labores normales. Bourbannais F: Decision making in a crisis situation. reanude la asistencia regular de enfermera y prepÆrese para admitir de nuevo a los pacientes transferidos a otros sitios Celebre una sesin de "desahogo personal".

A systems approach to prioritizing.. The CV Mosby Co.A.N. gran parte del personal que acuda a auxiliar en el sitio de desastre contaba con una preparacin mnima y saba poco de la atencin a las vctimas gravemente lesionadas.12:18-20 Readings in Disasters Planning for Hospitals. y transportarlo al hospital. En la mayora de las catÆstrofes rara vez se utilizaba a las enfermeras. and Ralph L. Bourbannais F: Nursing Decision-making in a critical care areas. American Association. JEN 1982. Hace algunos aæos.4:7-12. M. desorganizacin y peligro. Rund DA. Marriner A: The Nursing Process.. el tratamiento apenas consista en subir al paciente a una ambulancia. Lancaster J: The leader as decision maker. 1979..-C La enfermera que acuda al sitio del desastre encontrarÆ en este confusin. Puede haber unas cuantas vctimas o un nœmero abrumador de ellas.7:435-446 Best R: Mississauga. si Østas acudan a la llamada de alerta. Nurs Leadership 1981.4:24-27. Campbell M. Lancaster W. 1980.. E. 1968. pp 769-793. Demi AS.8:12-16 Cross RE: The team approach to disaster care. su experiencia a menudo se utilizaba en las tareas de seleccin y organizacin de auxilio en el sitio de los hechos y no precisamente en la atencin directa de las vctimas.-P. WB Saunders Co.. Supervisor Nurse 1981.M. Feldman S. Miles MS: Understanding psychological reactions to disaster JEN 1983. 1981. ed 2. Zuidema JD (eds): The Management of Trauma Philadelphia. Nurs Admin Q 1983. Monicken D. Henderson V: The nursing process-is the right? J Adv Nurs 1982. 1981.Baumann A. La evolucin de la 85 . El paciente con traumatismos en el escenario del desastre Kris L. Jones R: It can happen to you! JEN 1978. Pribyl C: The Hyatt diaster: Two nurse’s perspectives. J Adv Nurs 1982. St Louis: The CV Mosby Co. Ontario. 1966.3:17-19. e igualmente sus lesiones desplegarse de leves a muy graves. Barber JM (eds): Emergency Nursing: Principles and Practice.7:57-62.7:103-109. WB Saunders Co. 5.S. Unpublished report from the National Fire Protection Association. Zimmerman JM: Mass casualty management. Fineberg HV: Clinical Decision Analysis. Lgicamente ello ocasionaba una tasa elevada de mortalidad durante este tipo de situaciones. in Ballinger WF. Canada evacuation. Rausch JS: Triage St Louis.9:11-16. Brown.T. P.N. St Louis. R. Philadelphia. Brown.. Prato SA: Ethical decisions in daily practice. Weinstein MC. Chicago. Rutherford RB. Crowley MB. The CV Mosby Co. 1980 Budassi S. JEN 1977.

Este capitulo expone las tareas de la enfermera en la atencin de los pacientes con lesiones en el propio escenario de los hechos. enfatizando especialmente la valoracin. su transportacin y el control de diversas zonas (vØase capitulo 3). Para que la enfermera trate adecuadamente a dichos pacientes necesita estar perfectamente preparada en medicina de urgencia o de cuidados intensivos. Las enfermeras. Los conocimientos y la prÆctica clnica de la enfermera la hacen una persona muy importante para todo herido que necesite atencin mØdica. Existen muchas otras actividades clnicas que puede desempeæar la enfermera. La capacitacin avanzada en la valoracin de traumatismos y su tratamiento. 86 . El papel mÆs importante que pueda asumir la enfermera es el de cuidar a los pacientes en la zona de tratamiento. Las vctimas con traumatismos muy graves y que ocupan en las categoras de seleccin la de mÆs urgentes (vØase capitulo 3) requieren de atencin altamente especializada que no todas las enfermeras pueden brindar. Lo que mÆs se necesita en estos casos es el personal que pueda administrar un tratamiento mØdico sofisticado a las personas en una zona de tratamiento establecida. tambiØn pueden tener un gran impacto en el restablecimiento de los pacientes con traumatismos. sin embargo. que es quien primeramente atiende al enfermo. orientada hacia los pacientes que no padecen lesiones. puede ser un impedimento para que la enfermera trate con Øxito a este tipo de enfermos. como la capacidad para introducir sondas torÆcicas. al administrar las medidas iniciales de conservacin de la vida en la escena del desastre. que sirvan como camilleros. Ellas pueden desempeæar adecuadamente todas estas tareas pero muchas equivalen al uso inapropiado de sus valiosos conocimientos. Por tal motivo. u ocuparse de la atencin psicosocial de la vctima o de la familia durante un desastre. En muchos desastres hay un exceso de personal no clnico que se ocupa de las tareas de rescate como la extraccin de las vctimas de la zona de peligro. siempre que sea posible. ella puede optar por un criterio de "ante todo no daæar" cuando evalœe su capacidad para tratar a este tipo de pacientes. introducir catØteres intravenosos y llevar al cabo una valoracin detenida de las lesiones graves. depende de la atencin critica y de las instalaciones quirœrgicas. Una de ellas podra ser atender a las personas con problemas menos urgentes. El papel de la enfermera Las enfermeras pueden enfrentarse con un gran nœmero de actividades en conflicto durante un desastre. La falta de conocimientos en el tratamiento esencial de traumatismos. que coloquen vendajes en heridas pequeæas o administren medidas avanzadas para conservar la vida de las vctimas con lesiones muy graves. la estabilizacin y el transporte de los mismos. Aquellos que no cuenten con conocimientos y bases slidas en el tratamiento de vctimas con lesiones graves deben evitar ser asignadas para atender a la categora de enfermos mÆs urgentes. el tratamiento inicial puede ser responsabilidad de la enfermera. El tratamiento definitivo de las personas que presentan heridas mœltiples.enfermera en caso de desastres ha dado un nuevo giro a las labores que desempeæa una enfermera en el lugar mismo de la calamidad. La participacin precisa de la enfermera en la atencin de las vctimas puede variar segœn sus conocimientos y las necesidades de los pacientes. ha preparado a la enfermera para asumir una posicin importante en la atencin de las vctimas de una catÆstrofe. Todas estas intervenciones son esenciales para la buena atencin de los enfermos y cada una de ellas es importante durante una calamidad. se les puede solicitar que se encarguen de la seleccin. efectuar una intubacin endotraqueal. Deben ser cuidadosas respecto a las obligaciones que acepten. La seleccin y estabilizacin de los pacientes 1 en el campo de los hechos han disminuido la mortalidad. Seria un desperdicio de talento asignarla a las tareas de rescate o a las labores de control mientras el personal no clnico lleva al cabo la asistencia de los lesionados.

y no atender a otros pacientes mas viables en el proceso. sin camillas ni mantas debajo y tal vez resulte difcil en estos casos establecer un campo esterilizado. Agresividad Las personas que han sufrido traumatismos pueden morir fÆcilmente por sus lesiones. A veces se necesita improvisar equipo mØdico con articulos que se tengan a la mano. seguramente no la detectarÆ. Es indispensable contar con un ndice de suposicin cuando atienda a un lesionado. quizÆ se cuente slo con uno o dos trajes antichoques y existan una docena de vctimas que pudieran beneficiarse con Østos. Improvisacin El sitio en que ocurri un desastre puede ser un campo sucio O una carretera muy congestionada. la enfermera debe colocar dicho traje a los sujetos mÆs viables y no necesariamente a los que tienen lesiones mÆs graves. pero a veces un paciente viable empeora hasta llegar a un estado mortal. quizÆ presenten ligeros signos o nulos. dadas las limitaciones mØdicas que privan en un desastre. Probablemente se tomen decisiones para dirigir el tiempo y la energa hacia las vctimas con mayores posibilidades de restablecerse. La enfermera que se niega a introducir un catØter intravenoso a un paciente hipovolØmico porque no hay una torunda con alcohol. hay que destacar que los protocolos normales de tratamiento para los pacientes con traumatismos quizÆ no sean adecuados en una situacin con saldo masivo de vctimas. La enfermera con decisin 87 . El conservar los artculos mØdicos y tomar las decisiones apropiadas respecto a su empleo permite brindar una mejor atencin a las vctimas. en un tØrmino de minutos u horas. Muchas de las personas no viables son eliminadas de la categora de alta prioridad por medio de la seleccin. Muchos de los que pudieran ser salvados a veces sangran hasta morir o se asfixian rÆpidamente a menos que el personal mØdico sea lo suficientemente agresivo para atender sus problemas. Los heridos necesitan recibir medidas de auxilio inmediatas por parte de la enfermera. No desperdicie equipo y tiempo œtiles en quienes no tienen esperanza de restablecimiento.La enfermera que tiene un papel definido en el escenario del desastre debe considerar tres aspectos clave para el tratamiento satisfactorio de las vctimas. improvisacin y agresividad. como fØrulas hechas de papel peridico o camillas fabricadas con los asientos de un avin o de otro vehculo. Las vctimas pueden estar en el piso. para sobrevivir. MÆs aœn. Para el momento en que Østos se manifiestan plenamente el paciente ya no puede salvarse. La disponibilidad de equipo esterilizado quizÆ sea mnima. Si usted no piensa en la posibilidad de 2 una lesin en particular. hay que ser cauto en el empleo del equipo ya que los suministros pueden agotarse rÆpidamente y tarden en llegar los nuevos. Orientacin En innumerables ocasiones se orienta a la enfermera al hospital y en Øl se cuenta con personal y equipo fÆcilmente disponible. y son: orientacin. La enfermera puede fÆcilmente quedar atrapada en el tratamiento de un paciente en estado critico. Por ejemplo. dichos aspectos le permitirÆn adaptarse a circunstancias extremas e inslitas que privan durante estas situaciones. Puede ser necesario utilizar vendajes limpios y no esterilizados. Sin embargo. quizÆ no funcione adecuadamente en el escenario del desastre. Cuando acuda a un desastre advierta que muchas personas con trastornos que amenazan su vida. ya que se necesita tratar simultÆneamente a un gran nœmero de ellas. En estos casos habrÆ que improvisar y ser flexible. y por ello habrÆ que enfocar la atencin a las vctimas que pueden sobrevivir y lo harÆn sin intervencin quirœrgica inmediata. que denoten la gravedad de sus lesiones. TambiØn es posible que en el sitio del desastre no pueda practicarse fÆcilmente alguna intervencin quirœrgica. basÆndose en los materiales y recursos disponibles.

Fase 1: Prioridades El tratamiento de un paciente con mœltiples lesiones debe orientarse en primer 3 lugar a salvarle la vida. Cada fase se completa antes de pasar a la siguiente. ella debe estar preparada para atender a un paciente tras otro. Es necesario memorizar las tres fases y practicarlas antes de que se necesiten en un desastre (consœltese el capitulo 2 para una explicacin mÆs detallada de las tØcnicas de valoracin rÆpida). Para superar el problema. Se necesita que la enfermera realice una breve revisin primaria para establecer la prioridades en 88 . la enfermera decidida habrÆ iniciado la colocacin de dos grandes catØteres intravenosos y la trasfusin de uno o dos litros de solucin lactada de Ringer. Antes que la persona con estallamiento de bazo sufra una conmocin. (Puede utilizarse algœn tØrmino mnemotØcnico para que la enfermera recuerde los seis problemas reciØn seæalados). Todo ello es esencial antes de poder administrar el tratamiento adecuado En primer lugar deben tratarse los problemas mÆs graves. La fase uno obliga a detectar dichos problemas y emprender las medidas de auxilio. fracturas de columna y conmocin. en una catÆstrofe. Fase 2: Valoracin de 2 a 4 minutos relato de los hechos signos vitales exploracin fsica Fase 3: Tratamiento de 3 a 5 minutos las lesiones mÆs graves las lesiones no tan graves las lesiones Sistemas para programar la atencin de los pacientes El tratamiento de mœltiples pacientes con problemas representa un reto. Este es el tipo de agresividad y decisin que la enfermera debe manifestar para salvar la vida de un lesionado. Esta fase puede aplicarse a varios pacientes en un desastre antes de iniciar las siguiente fases.debe sospechar lo peor y tratar a los heridos antes de que estas lesiones ocasionen el deterioro de su estado clnico. respiracin. hemorragia. Ella tambiØn habrÆ colocado una sonda o caperuza para oxigeno. 2) valoracin. Si a ello se aæade la confusin que priva en el sitio de los hechos. e iniciado la bœsqueda de un par de trajes antichoque antes de que disminuya la presin arterial del mismo. y que constituye una forma rÆpida y precisa para manejar hasta a los pacientes con trastornos mÆs difciles se conoce como el sistema para programar la atencin (Tabla 5-1). incluso de la enfermera mÆs experta. Por ejemplo. y 3) tratamiento. La mayora de estas vctimas presentan seis problemas importantes que pueden causar la muerte en un tØrmino de minutos: problemas de las vas respiratorias. la clave del Øxito para salvar a personas con heridas graves es adelantarse al surgimiento de una conmocin o a que se presente un mal funcionamiento de los rganos esenciales. hay que utilizar un enfoque lgico y "paso a paso" en el tratamiento de cada vctima. Utilizar este paso para conocer mejor el problema de la vctima y formular un plan asistencial. y tomar decisiones rÆpidas y bien fundadas en cuanto al tratamiento de las vctimas. Por todo lo expuesto. TABLA 5-1 Enfoque de los sistemas de atencin del paciente Secuencia Fase 1: Prioridades del a 3 minutos Problemas/Objetivos vas respiratorias respiracin circulacin hemorragia fractura de columna conmocin Accin Utilizar la revisin primaria para detectar los problemas y corregirlos con las medidas bÆsicas de apoyo. Repetir periodicamente la fase 2 para revalorar el estado del paciente. Este mØtodo hace que la enfermera siga tres fases para atender adecuadamente al paciente con traumatismos: 1) establecimiento de prioridades. circulacin. Un mØtodo fÆcil de aprender. el resultado es una combinacin de factores que pueden entorpecer la intervencin.

sin embargo. La obstruccin parcial puede ocasionar un ruido "de graznido". y estar alerta de las seæales de lesin o traumatismos en la cara que puedan provocar la obstruccin de las vas. Cualquier respiracin ruidosa es signo de obstruccin parcial de las mismas.1 Asistencia y cuidado de las vas respiratorias Indicadores de problemas en las vas respiratorias: respiracin ruidosa traumatismo en la cara traumatismo en el cuello presencia de lquidos en las vas respiratorias pØrdida de conciencia Tratamiento del problema en las vas respiratorias: maniobra de inclinacin de la cabeza/desplazamiento del mentn hacia adelante desplazamiento de la quijada hacia arriba colocacin del paciente sobre su costado succin de las vas respiratorias colocacin de una cÆnula bucofarngea colocacin de un obturador esofÆgico con una sonda (OEVR) sonda endotraqueal (SET) sonda nasotraqueal (NT) cricotirotoma Las tres causas principales de obstruccin de las vas respiratorias son estructuras anatmicas. Ha: que limpiar la boca y extraer los cuerpos extraæos como: 89 . no debe realizarse la hiperextensin. piense en la posibilidad de una lesin de las vØrtebras cervicales e inmovilice el cuello mientras despeja las vas respiratorias (vØase Capitulo 2. Con mayor frecuencia. Mantenga la cabeza en posicin neutral con traccin manual y retire la lengua desde la parte posterior de la faringe efectuando una maniobra de desplazamiento antergrado o elevacin de la quijada. Si no ha habido daæo de la columna cervical pueden despejarse fÆcilmente las vas respiratorias al hiperextender la cabeza. La causa mÆs comœn es la 4 propia lengua de la vctima. RECUADRO 5 . No malgaste tiempo o emprenda tratamientos complicados en la primera etapa. para una exposicin mas detallada de este tipo de problemas). si se sospecha de una lesin en la columna cervical. Una vez que se ha estabilizado la condicin de las vctimas. Si en la cara o el cuello se detectan desgarres o equimosis. ya que la enfermera simplemente estÆ buscando los peligros inmediatos que amenazan la vida del mismo y los corrige con medidas bÆsicas de apoyo y en ocasiones utilizando tØcnicas avanzadas. que por lo general tarda de uno a tres minutos en cada paciente. La enfermera debe tratar siempre a las personas que se encuentran inconscientes como si tuvieran obstruccin de las vas respiratorias. la hiperextensin de la cabeza puede seccionar la mØdula. si despuØs de la hiperextensin o desplazamiento antergrado de la quijada no hay libre trÆnsito de aire por ellas. Vas respiratorias La primera prioridad en el caso de un lesionado es valorar el estado de sus vas respiratorias (recuadro 5-1). Si puede darse el lujo de concentrarse en un solo paciente durante un desastre. Si existe la duda. y cubrir cada una de ellas en un orden de secuencia. Es esencial la observacin cuidadosa del mismo durante dicha valoracin. entonces puede completar en Øl las etapas dos y tres. puede retroceder y efectuar las fases dos y tres en cada damnificado. existen otros pacientes que necesitan atencin inmediata y de este modo tendrÆ que enfrentar la necesidad de atender a un paciente tras otro. y practicar la primera fase en cada uno de ellos. objetos extraæos y liquido.Øl. Piense en la posible presencia de cuerpos extraæos en las vas respiratorias.

La eficacia de la respiracin depende de la frecuencia y el ritmo de la misma. La vctima necesita mayor asistencia ventilatoria cuando muestra cualquiera de los siguientes signos: No mejora con la aplicacin de oxigeno. sonda con obturador esofÆgico.dientes o huesos. por medio de la administracin de oxigeno. a veces se necesita la intubacin endotraqueal o nasotraqueal para las personas que no responden al tratamiento mencionado arriba (vØase el recuadro 5-1). retraccin de mœsculos intercostales y el empleo del diafragma y los mascarlos del cuello. I a mÆscara con baln que utiliza aire del medio ambiente. La mascarilla con baln es un instrumento œtil para ayudar a una persona con problemas de respiracin. Administre el 25% o 40% de dicho gas colocÆndole una cÆnula nasal y ajustando el regulador a razn de 6 litros por minuto. Si se cuenta con suficiente personal disponible y las instalaciones del hospital no han sido sobrecargadas por el desastre. Comience la estabilizacin de la persona con insuficiencia respiratoria. hace llegar mÆs de un 40 a un 50% de dicho gas. se prosigue la valoracin. Respiracin DespuØs de evaluar o tratar las vas respiratorias. La enfermera que manipula el baln debe ser muy eficiente y conservar el sello hermØtico en la cara del paciente pues de lo contrario el procedimiento serÆ completamente ineficaz. conectado a una fuente de oxgeno de flujo alto. y de la simetra en los movimientos del trax. Si no se advierte ningœn esfuerzo al respirar. Si la vctima necesita auxilio para conservar despejadas sus vas respiratorias. sonda endotraqueal o cricotirotoma). 5 TambiØn 90 . conviene considerar el empleo de aditamentos mecÆnicos (cÆnula bucofarngea. Se necesita valorar a toda persona que respira. Coloque una mascarilla a los pacientes que necesitan concentraciones mayores y ajuste el regulador a 12 litros por minuto para as administrar de un 40 a un 60% de oxigeno. Conviene utilizar equipo de succin si se cuenta con Øl. Traumatismo de la pared torÆcica (incluyendo heridas traumatopnØicas o algœn golpe en el trax). En este momento hay que decidir a que prioridad pertenece un enfermo que permanece apneico. Tiene menos de ocho respiraciones por minuto. En casi todas las calamidades se coloca a este tipo de pacientes en una categora de seleccin con baja prioridad. al observar los movimientos del trax y el abdomen de la vctima. y escuchar su respiracin. Sin embargo. para detectar si hay insuficiencia respiratoria. pues son signos que denotan insuficiencia respiratoria. aporta un 21 % de oxgeno. observe si hay emisin de ruidos por la nariz. ventile al paciente con una mascarilla con baln o con respiracin de boca a boca. realice una valoracin rÆpida de la respiracin. La maniobra de Heimlich puede utilizarse en la persona que presenta obstruccin por un cuerpo extraæo. Si se detecta sangre o material gÆstrico en las vas respiratorias coloque al individuo sobre su costado y permita que el liquido drene y salga. la mascarilla forma un sello hermØtico sobre la cara. El baln se comprime en forma completa o parcial para estimular las respiraciones o intercalar respiraciones asistidas. entre otras bradipneicas. Una vez que se ha despejado la va respiratoria. los signos cardinales son disnea y cianosis. Si reaparece la respiracin. Tiene mÆs de treinta y cinco respiraciones por minuto. la enfermera puede intentar la reanimacin del enfermo. Un tanque conectado al baln puede incrementar el nivel de oxgeno hasta un 90%.

La hemorragia externa puede cohibirse de manera eficaz al aplicar presin directa 6 para comprimir los vasos abiertos. y detenerla eficazmente para mantener a la vctima con vida. y envuØlvala con una venda ajustada (la gasa es el mejor material de vendaje. se inmovilizan las fracturas de la columna y se atiende la conmocin. Hemorragia externa. cabe iniciar la reanimacin cardiopulmonar y las medidas cardiovasculares avanzadas de apoyo. mientras la enfermera continœa efectuando la valoracin primaria en busca de los problemas realmente graves. se pueden cubrir con un apsito de gasa de 10 cm x 10 cm. se controla la hemorragia. o disimulada por la oscuridad de la noche. Hemorragia Una persona puede sangrar hasta morir en cuestin de minutos. Cuando se descubre la salida de sangre en forma abundante o en un chorro debe detenerse inmediatamente al presionar firmemente contra la herida el objeto mÆs limpio de que se disponga. la ventilacin es la correcta. pero tambiØn son œtiles trozos de sÆbanas o vendas triangulares dobladas). de tal forma que se compriman todos los vasos sangrantes en la herida. Las heridas pequeæas como esa y el de sangrado pueden ser ignoradas en un principio. pero no para interrumpir la corriente sangunea de la extremidad. Muchas voces las lesiones ocultas producen desangrado en tanto el personal mØdico trata otras zonas del cuerpo. Si la sangre empapa el vendaje a presin. MÆs aœn. para liberar las manos de la enfermera y que ella continœe en sus tareas de valoracin y estabilizacin de la vctima. puede aplicarse sobre la herida un vendaje a presin. DespuØs de la hemstasia por medio de presin directa. cubriendo con sangre la cara y la camisa del paciente. pero en realidad. En casi todos los pacientes. aunque a veces puede estar oculta debajo de ropas gruesas. Cuando la enfermera atiende a una persona en esta situacin. Coloque sobre la herida un apsito esterilizado o el material mÆs limpio de que se disponga. La pØrdida de sangre puede dividirse en externa o interna. el paro cardiaco) puede evitarse en la mayora de las vctimas. El paro cardiaco se diagnostica por la falta de pulsos carotdeos o femorales. si es necesario debe ajustarse la localizacin y aplicacin de presin. Para remediar el problema. la reanimacin no producirÆ buenos resultados. No duden en cortar o desgarrar las ropas que pudieran impedir la bœsqueda de zonas sangrantes. En muchas catÆstrofes se coloca a las vctimas con paro cardiaco en la œltima categora de la seleccin. debe percatarse que los intentos para reanimarla dentro del sitio del desastre casi siempre son inœtiles y que pueden acaparar recursos muy valiosos que podran utilizarse mejor para tratar a otros damnificados mÆs viables. esta pØrdida hemÆtica es insignificante. la circulacin adecuada puede lograrse si las vas respiratorias estÆn despejadas. salvo que se reponga el volumen perdido de sangre con soluciones de cristaloides y hemoglobina. (es decir. La enfermera que atiende a un lesionado debe buscar sin tardanza cualquier hemorragia grave. Si se cuenta con personal y medios suficientes para atender el paro cardiaco.Circulacin La falta de circulacin. quizÆ Øste no se coloc con la tensin debida o no tiene la anchura suficiente. Si un paciente con algœn traumatismo sufre el paro. Tenga cuidado de no prestar demasiada atencin a heridas menores ni perder el tiempo tan valioso en vendarlas. Incluso la presin ejercida sobre la herida con la mano desnuda es preferible a perder tiempo en la busqueda de un apsito esterilizado. aplique un nuevo apsito con vendaje sobre la que se 91 . Una pequeæa herida en el cuero cabelludo puede producir un cuadro aparatoso. al atender las demÆs prioridades. Incluso la pØrdida extraordinaria de sangre en una extremidad amputada o destrozada puede cohibirse si se le aplica presin directa de manera eficaz. Aplique el vendaje a presin de tal manera que sea lo suficientemente ancho y ajustado para cohibir la hemorragia. La primera es la mÆs fÆcil de detectar.

Fracturas de la columna Muchas enfermeras saben del peligro de mover a un paciente con fractura de la columna. pero su uso provoca diversos efectos adversos.5 a 10 cm de ancho. stos pueden detener el sangrado en forma efectiva. es la inmovilizacin completa. El tratamiento de este tipo de fracturas como el de cualquiera otra. aun si se encuentra de pie y caminando. Coloque una pequeæa vara debajo del nudo y gire con fuerza el torniquete hasta que cese la hemorragia. y haga un nudo. hay que sospechar definitivamente la presencia de hemorragia interna. Procure que el material del torniquete tenga de 7. En raras ocasiones se necesita colocar un torniquete a una extremidad que sangra. inmediatamente trate al paciente como si tuviera fractura grave de la columna. en la forma de prioridades se conoce por los siguientes signos: dolor en la regin del cuello o de la espalda heridas en la cabeza. La persona con hemorragia interna constituye un reto para la enfermera en el escenario de un desastre. por la acidosis metablica del miembro afectado. conmocin neurgena y parÆlisis permanente. ya que Østa es muy difcil de detener. Las zonas en donde ocurren con bastante frecuencia son en las cavidades abdominal y pØlvica. como hormigueo.coloc originalmente. Se requiere intervencin quirœrgica en muchos pacientes con hemorragia interna. Transporte al paciente con el torniquete lo mÆs rÆpido posible. pelvis o abdomen puede interrumpirse o disminuirse con la aplicacin de trajes antichoque. Asegure la varita de tal forma que no se desenrolle. Si se necesita un torniquete conviene seguir las siguientes instrucciones para su aplicacin: Aplique el torniquete cerca de la herida. entumecimiento o parÆlisis Cuando se detecta cualquiera de los signos o sntomas mencionados. Los problemas para atender a un paciente con fractura de la columna. Arrolle el material con firmeza alrededor de la extremidad. Piense en la posibilidad de pØrdida hemÆtica en todas las formas de traumatismo del trax. No quite el torniquete hasta que el herido estØ dentro de un hospital. pero prximo al corazn. La fractura bilateral del fØmur puede causar suficiente pØrdida de sangre en los muslos para 7 ocasionar problemas crticos a muchos pacientes. Utilice un torniquete slo cuando resulte imposible cohibir la hemorragia por medio de presin directa sobre la herida. pulso acelerado o hipotensin creciente sin pØrdida de grandes volœmenes de sangre en forma externa. Esta puede practicarse en 92 . el sangrado de muslos. Escriba las letras Tk sobre la frente del paciente y la hora en que se le aplic. provienen del no reconocer los signos de la lesin. La hemorragia interna con frecuencia es mÆs difcil de diagnosticar que la externa. incluyendo necrosis de la extremidad y muerte al quitar el torniquete. Mientras tanto. Hemorragia interna. el cuello o la regin supraclavicular inconsciencia lesiones mœltiples sntomas neurolgicos. Si hay distensin de abdomen o evidencia de traumatismo del trax. o cuando haya un gran nœmero de vctimas con hemorragia y no se cuente con personal suficiente para aplicar presin directa. La eliminacin del torniquete en un medio prehospitalario puede desencadenar taquicardia ventricular como consecuencia de los Æcidos liberados. La bœsqueda de tales indicadores. La manipulacin mÆs mnima puede ocasionar paro respiratorio irreversible.

Si no se cuenta con uno de ellos habrÆ que improvisarlo. sta puede dividirse en dos categoras: temprana y tarda. para que reaparezca el color en el lecho ungueal. 93 . pueden improvisarse con mantas o ropas. Las personas que posiblemente tengan fractura de la columna y que muestren insuficiencia respiratoria deben ser sometidas a la maniobra de desplazamiento de la quijada hacia adelante. es por medio de un tabln rgido. Se necesitan de tres a cinco personas expertas para voltear al lesionado sobre el tabln o levantarlo de una sola pieza en forma correcta. incluso si el paciente usa un collar cervical pues en realidad. como consecuencia del menor rendimiento cardiaco por la falta de volumen de sangre en circulacin. dos personas pueden transferir a un paciente con esta lesin. Una comunidad bien preparada parar hacer frente a desastres cuenta con muchos tablones sencillos de madera para tales situaciones. En una catÆstrofe. En caso de sospechar fracturas en las personas que se encuentran conscientes. Esta prueba consiste en comprimir y despuØs soltar la uæa de un dedo de la mano y observar el retorno de sangre a los lechos capilares. ya que muchos de ellos tienen experiencia en estos menesteres. el paciente sufre disminucin de riego sanguneo por conmocin. normalmente la causa de una conmocin es una hemorragia interna o externa. La enfermera debe hacer una prueba de llenado capilar en todas las personas en quien sospeche la existencia de pØrdida de sangre. Un enfermo con traumatismos puede perder 1200 ml de sangre y no mostrar signos de conmocin. para despejar vas respiratorias y no el mØtodo de ladear la cabeza. La vctima que ha sido colocada sobre un tabln debe ser sujeta con correas. la vasodilatacin masiva o la insuficiencia cardiaca. La cabeza se estabiliza con bolsas de arena o correillas. o de una camilla al tabln. Si este proceso tarda mÆs de dos segundos (lo que tarda uno en decir "riego capilar"). y retraso en el llenado de los lechos capilares. Surge por la falta de riego de los tejidos corporales. es necesario pedirles que se conserven totalmente inmviles y colocarles un dispositivo en el cuello para impedir el movimiento. Si no se dispone de collares cervicales. para evitar que su cuerpo se deslice durante el transporte. incluyendo la presin arterial y la frecuencia respiratoria. Otros signos en la conmocin temprana son normales. ligero incremento de la frecuencia cardiaca. El mØtodo mÆs usado para inmovilizar una posible fractura de la columna. Si se cuenta con la camilla ortopØdica Robertson. suelen ser demasiado flexibles como para proteger la columna. Existen innumerables tipos de tablones comerciales. La temprana aparece cuando la pØrdida de sangre va de 750 a 1500 ml. Los signos y sntomas mÆs comunes que acompaæan este cuadro incluyen angustia leve o moderada. para ese fin utilice una puerta a la que se han quitado las bisagras o la portezuela posterior de una camioneta. Conmocin La conmocin es la causa de muerte mÆs comœn en los pacientes con traumatismos. En algunas comunidades se planea transportar a las vctimas sobre un tabln desde la zona de la calamidad a la de tratamiento La enfermera debe asegurarse de que todas las personas en quienes se sospecha una fractura de la columna. este œltimo brinda slo proteccin moderada a la columna. sean colocadas sobre uno lo mÆs pronto posible. hay que recordar que a veces los signos y sntomas mÆs obvios de este trastorno pueden no aparecer en una persona hasta que ha sufrido una pØrdida considerable de sangre. La enfermera en el sitio de un desastre quizÆ dependerÆ de los tØcnicos mØdicos o paramØdicos para movilizar a este tipo de vctimas. Muchos pacientes sufren lesiones permanentes cuando son transferidos inadecuadamente y por ello debe tener mucho cuidado de no mover la columna cuando ejecute esta maniobra desde el suelo.diversas formas y se requiere de ingenio para hallar la mejor que impida el movimiento de la espalda. Sin embargo. Las camillas de diversos tipos y las improvisadas.

en la vena subclavia u otros vasos centrales. y por tal motivo debe percatarse de que el paciente muestre una evolucin rÆpida hacia la muerte para el momento en que presenta letarga o coma. pero por lo general no se cuenta con tan valioso liquido hasta que el individuo llega a un hospital. quizÆ sea mucho mÆs sensible a la sintomatologa temprana en esa zona. por ejemplo. Si el enfermo presenta cualquiera de los signos de conmocin tarda. Su tratamiento debe ser intensivo e iniciado tempranamente. trate de que el paciente se conserve a una temperatura adecuada. es necesario controlar todas las zonas de sangrado. pregunte al paciente quØ le duele mas. y debe practicarse siempre. y disminucin de la presin arterial con cifras sistlicas 80 mm Hg o menores. de cmo sucedieron los hechos cuando sea posible. Esta valoracin debe ser rÆpida pero lo suficientemente detallada para identificar cualquier lesin oculta. Para completarla se necesitan por lo comœn de dos a cuatro minutos. las alergias y los medicamentos que el paciente estÆ tomando. Las transfusiones de sangre completa son convenientes en personas con este padecimiento. pueden ayudar a comprender las lesiones resultantes. registrar los signos vitales y practicar una exploracin fsica de cabeza a pies. pues la hipotensin es un signo tardo. Fase 2: Valoracin La enfermera. sin embargo. Conocer al mecanismo de las lesiones es un aspecto importante porque as se obtiene un mayor entendimiento de las fuerzas que aplicadas al cuerpo. Mantenga despejadas las vas respiratorias y administre oxigeno. taquipnea con mÆs de 25 respiraciones por minuto. despuØs de establecer prioridades debe explorar al paciente con mayor detalle antes de administrar el tratamiento. Estos casos muestran taquicardia con ritmos superiores a 120 latidos por minuto. El signo caracterstico de este tipo de conmocin es la disminucin del nivel de conciencia. Para las personas con conmocin tarda conviene administrar de tres a seis litros de solucin lactada de Ringer y algunos necesitan mÆs. TambiØn puede colocarse un tercero. El malestar principal suele ser obvio. la enfermedad que padece actualmente. La medida mÆs importante para combatir la conmocin temprana es colocar uno o dos catØteres intravenosos gruesos y realizar rÆpidamente la transfusin de uno a tres litros de solucin lactada de Ringer u otras soluciones cristaloides. Se requiere la intervencin inmediata. No espere hasta que se corrobore la hipotensin arterial para sospechar que un damnificado estÆ por sufrir una conmocin. Se requiere quitar o cortar las ropas para tener acceso a las Æreas por revisar. colocar al enfermo en posicin de Trendelenburg o levantar sus pies de 30 a 40 cm. la introduccin de un catØter intravenoso en las zonas perifØricas. Cuando le sea posible trate de averiguar lo referente a la molestia principal. coloque e infle un traje antichoque hasta que la presin sistlica vuelva de 100 a 110 mm Hg. Historia de los hechos La enfermera podrÆ cuidar mejor a un enfermo con traumatismos si obtiene un relato adecuado de los hechos el cual debe ser breve pero abarcar diversos puntos importantes. Este tipo de vctimas requieren cuando menos dos catØteres intravenosos.La conmocin tarda surge cuando la vctima pierde de 1 500 a 3 000 ml de sangre. La valoracin se efectœa al obtener un relato de la persona. la enfermera que detecta el antecedente de un traumatismo contundente en el abdomen. 94 . La fase 2 en este enfoque de los sistemas de atencin es esencial para el tratamiento preciso. al mecanismo de la lesin. los problemas mØdicos comunes. La fase 2 permite a la enfermera detectar todas las lesiones de la vctima. El hecho de inflar este dispositivo suele causar dilatacin de las venas de las extremidades y el cuello facilitando as. organizar un acercamiento de su condicin y establecer prioridades para el tratamiento ulterior.

segœn la gravedad de la condicin del damnificado. En un desastre por lo general no se cuenta con esfigmomanmetros de diferentes tamaæo. Los signos vitales y la hora en que se toman deben quedar registrados en cada marbete de seleccin o en un trozo de cinta adherida a la vctima. Es importante obtener informacin concerniente a cualquier problema mØdico pertinente como diabetes. La enfermera rara vez toma la temperatura de una persona durante un desastre. Localizacin. Si la vctima esta inconsciente o no puede comunicarse. debido a la posibilidad de un colapso vascular en la porcin distal de las extremidades. TambiØn debe reunirse informacin referente a las alergias y los medicamentos que recibe la persona. palpe el pulso en la arteria cartida o femoral y no en un vaso perifØrico. En el caso de los gravemente lesionados o inconscientes. Las respiraciones pueden contarse al observar o palpar el ascenso o descenso del trax y el abdomen. a veces no se cuenta con esta fuente de informacin en un desastre. Cuando sea imposible obtener este tipo de datos ponga especial cuidado en realizar la exploracin fsica. Exacerbacin. Los pulsos menores de 60 latidos por minuto o mayor a los 100 latidos. La presin arterial se mide por medio del estetoscopio y esfigmomanmetro. En estos casos hay que buscar marbetes de Alerta MØdica o pedir al tØcnico de urgencias que indique el sitio en donde se encontr a la vctima y cuÆles son las posibles fuerzas que recibi. Duracin. El signo vital mÆs importante en la mayora de los pacientes con traumatismos es el pulso. embarazo o cardiopata. Inicio. Alivio Radiacin. y ello obliga a la enfermera a utilizar su ingenio. All la enfermera toma los signos vitales como parte de la fase 2 del enfoque de los sistemas de atencin. ya que pueden afectar el restablecimiento del paciente si no se toman en cuenta. Su tarea principal debera ser evitar la muerte de las vctimas y desplazarlas lo mÆs pronto posible a la zona de tratamiento. quince o veinte minutos. Cada letra mayœscula seæala un aspecto del problema o sntoma principal que es necesario investigar: Caracterstica. Signos vitales Los tØcnicos en medicina de urgencia y los paramØdicos. suelen ser una indicacin del deterioro de la condicin de la vctima. Exploracin fsica 95 . salvo que sospeche que es una insolacin o hipotermia.El obtener una descripcin de la enfermedad actual permite a la enfermera entender el sntoma o problema principal y actœa mejor en un tiempo limitado utilizando el tØrmino nemotØcnico CILDEAR. Sin embargo. habrÆ que solicitar a sus amigos o familiares que proporcionen el relato de los hechos. Un pulso acelerado es uno de los primeros indicadores mÆs tempranos de que la persona sufre de conmocin o deterioro de su estado clnico. tienen poco tiempo para valorar los signos vitales de un lesionado dentro de la confusin del desastre. La enfermera debe repetir la medicin de los signos vitales y registrarla cada diez. de manera que el tamaæo para adultos debe de utilizarse en niæos y pacientes obesos. en donde podrÆn practicarse una valoracin y un tratamiento mÆs detallado.

Traumatismo de trax El peligro en este tipo de lesiones es que se altera la integridad de la cavidad torÆcica. Pueden atenderse en œltimo lugar los problemas menores como heridas y fracturas de poca importancia. trax golpeado y taponamiento cardiaco. Observe. 96 . El manejo eficaz depende del diagnstico y el tratamiento rÆpidos. Cualquier persona con sospecha de lesin en el trax debe ser valorada nuevamente y con frecuencia para asegurarse de que su estado no empeora. es posible que se haya daæado la integridad de la cavidad torÆcica. la enfermera no pasarÆ por alto ninguna lesin. organizada y seriada. pero en este capitulo nos ocuparemos slo de aquellos que pueden causar la muerte. si se identifica y trata tempranamente. en estos casos habrÆ que tratar otras lesiones mayores como las de trax y abdomen. en cada una de las Æreas siguientes: cabeza y cuello hombros y extremidades superiores torÆx abdomen y pelvis extremidades inferiores dorso DespuØs de practicar una exploracin fsica de la cabeza a los pies. efectœe otra de tipo neurolgico y para ello utilice la escala Glasgow de coma (consœltese el apartado de lesin craneoencefÆlica) Fase 3: Tratamiento El tratamiento se inicia una vez superados los problemas que amenazan la vida y se ha efectuado una valoracin detallada de la vctima. La enfermera debe utilizar su capacidad de valoracin fsica en Æreas como observacin. El examen lo harÆ en una forma rÆpida. lleve a cabo la percusin y ausculte la cavidad torÆcica. busque pistas que le proporcionen un mejor conocimiento del tipo y magnitud de la lesin. Existen muchos otros tipos de lesiones en el trax. quien describe un golpe en el pecho puede tener fractura de costillas o trax golpeado. Muchos pacientes pueden tener lesiones ligeras u ocultas. el pronstico puede ser excelente. incluyendo neumotrax simple. Es importante no juzgar la gravedad del estado clnico de la vctima slo por la 8 apariencia de la misma. La hipoxia resultante culmina rÆpidamente en la muerte. deben ser el tratamiento y el transporte inmediato. El relato cuidadoso de los hechos que incluya datos relacionados con el mecanismo de la lesin puede ser de gran utilidad para valorar a un paciente con traumatismo de trax.La exploracin fsica en una persona que sufri algœn traumatismo aporta a la enfermera la mayor cantidad de datos referentes al estado fsico del mismo. sta debe ser muy detallada. Los objetivos principales de la enfermera al atender a un individuo con este problema. para que se detecten todas las lesiones existentes. percusin y auscultacin en todas las personas que sufrieron traumatismos. Muchas lesiones en el trax disminuyen la capacidad del corazn para bombear sangre o de los pulmones para oxigenarla. palpacin. abierto o a tensin. A veces se requiere un tratamiento mÆs definitivo para algunas prioridades. segœn se seæala en el Capitulo 2. El traumatismo del trax es considerado como uno de los mÆs graves que puede sufrir un organismo y puede culminar rÆpidamente en la muerte. Sin embargo. Por ejemplo. fÆcilmente opacadas por heridas obvias. Si se advierte la disminucin de los ruidos respiratorios o respiraciones asimØtricas. La exploracin tambiØn permite formular un plan para el tratamiento. palpe. Las personas que han sufrido lesiones graves del trax pueden inicialmente no mostrar sntomas. Si se sigue el enfoque de los sistemas de atencin para realizar una exploracin fsica metdica.

La venda debe cubrir la herida y debe estar perfectamente cerrada en todos sus lados. originando un neumotrax a tensin. y colocacin de una sonda en el trax. que crea un orificio al exterior. La lesin de la pared torÆcica o la pleura provoca que se fugue aire al espacio pleural. Los sntomas de este trastorno suelen ser los mismos que los del neumotrax simple. a su vez. El aire continœa acumulÆndose en este espacio. Neumotrax abierto (herida traumatopnØica). La acumulacin de sangre dentro de la cavidad pleural puede ocasionar el colapso parcial o total del pulmn. Si no se cuenta con ella. complicado por el surgimiento de hipovolemia originada por la pØrdida de sangre. Los pacientes con este problema deben ser observados muy de cerca y transportarse a un centro terapØutico con la mayor rÆpidez posible. produce el colapso del pulmn.Neumotrax simple. Ello. lo cual puede evitarse si se levanta el borde de la gasa durante unos cuantos segundos para permitir que salga el aire. El tratamiento del hemotrax es el mismo que se administra para el neumotrax. El neumotrax a tensin puede ser causado por traumatismos contundentes o penetrantes. Neumotrax a tensin. el paciente puede necesitar reposicin volumØtrica de lquidos y tratamiento del choque. La presin dentro de la cavidad pleural se iguala con la presin atmosfØrica. la vctima puede fallecer por insuficiencia cardiaca o respiratoria. ste suele ser causado por un traumatismo contundente del trax. cabe recurrir a una envoltura de plÆstico o a un guante de caucho. Los signos y sntomas de neumotrax abierto son: dolor al respirar una herida visible con posible paso de aire enfisema subcutÆneo disminucin o ausencia de los ruidos respiratorios en el lado afectado cianosis El neumotrax abierto se trata al cubrir inmediatamente la herida con una gasa vaselinada oclusiva y esterililizada. El hemotrax suele ser causado por un desgarre en el pulmn o el pecho. el cual limita la expansin pulmonar y con ello ocasiona el colapso parcial del pulmn. el cual no puede salir durante la espiracin y una vez acumulado en el espacio pleural. ya que pueden necesitar una terapia con flujo alto de oxigeno. disminuye el intercambio de xigeno dentro del mismo pulmn. resultando en la pØrdida del vaco en el pulmn. sin embargo. La lesin permite la penetracin de aire en la cavidad pleural durante la aspiracin. Los signos y sntomas del neumotrax son: disnea dolor cianosis (tarda) disminucin o ausencia de ruidos respiratorios en el lado afectado hiperresonancia a la percusin Trate al paciente con neumotrax administrÆndole oxigeno y colocÆndolo sobre su lado afectado. AdemÆs. Los signos y sntomas de neumotrax a tensin son: 97 . el cierre demasiado hermØtico de todos los lados puede provocar que se acumule aire en la cavidad pleural. Si esta presin no disminuye. Hemotrax. El neumotrax abierto es causado por la penetracin de un objeto en la pared del trax. y culmina en el colapso del mismo. Considere la posibilidad de introducir una sonda torÆcica en cualquier persona con insuficiencia respiratoria que no se corrija con la administracin de oxigeno. Esta pØrdida de la presin negativa impide que el pulmn se expanda. desplazando al corazn y al pulmn del lado opuesto. Para que drene la sangre se necesita una sonda torÆcica de calibre mayor en la atencin de estos enfermos.

El trax inestable es causado por un traumatismo contundente que ocasiona mœltiples fracturas de las costillas. Para ejecutar la toracentesis con aguja. La aguja debe pasar sobre las costillas al ser introducida en el espacio intercostal. e inmovilizar el trax con almohadas o bolsas de arena. Una lesin penetrante o contundente del trax puede provocar que se acumule la sangre o liquido en el saco pericÆrdico. Ahora existe una gran evidencia de que el deterioro de la respiracin es consecuencia de la contusin pulmonar oculta. Trax inestable. Limpie la zona con un antisØptico y aplique anestesia local si el paciente se encuentra consciente. lo cual 98 . Debe cuidarse que el paciente no reciba demasiadas soluciones salvo que existan signos de hipovolemia.dolor al respirar disnea distensin venosa yugular desviacin de la traquea disminucin o ausencia de los ruidos respiratorios en el lado afectado apagamiento de los sonidos cardiacos cianosis timpanismo y percusin deterioro de los signos vitales disminucin del nivel de conciencia El tratamiento del neumotrax a tensin debe administrarse de inmediato. impidiendo el desplazamiento normal de la caja torÆcica. sobre la aguja. y hacia afuera con la espiracin. Taponamiento cardaco. Los signos y sntomas del trax inestable son: dolor al respirar disnea dolor a la palpacin movimientos paradjicos del trax cianosis enfisema subcutÆneo crepitacin en el sitio de la fractura disminucin o ausencia de ruidos respiratorios en el lado afectado disminucin del nivel de conciencia El tratamiento mÆs indicado es la inmovilizacin interna con intubacin endotraqueal y ventilacin positiva a presin. A pesar de ello. este procedimiento quizÆ no sea posible de ejecutar por la falta de capacitacin y equipo. El segmento fracturado se mueve en forma paradjica hacia adentro con la aspiracin. perfore la pleura parietal y aspire el aire. localice el segundo espacio intercostal a nivel de la lnea media clavicular en el lado afectado. El mØtodo mÆs comœn es introducir una sonda en el trax. 9 sta puede agravarse por la hidratacin excesiva con soluciones de cristaloides. la enfermera puede disminuir la presin al practicar una toracentesis con aguja. Las costillas fracturadas tambiØn pueden perforar el pulmn y ocasionar un neumotrax. y colocar al paciente sobre su lado afectado. lo cual requerirÆ abrir brevemente la llave de tres vas. Esta pØrdida del movimiento adecuado de los pulmones ocasiona en poco tiempo una hipoxia grave y la muerte del paciente. Muchas complicaciones se han atribuido a la falta de movimiento del trax. despuØs fije firmemente la aguja a la pared del trax y ciØrrela con una llave de tres vas. Transporte inmediatamente al paciente con este problema. Es importante observar con cuidado a la vctima por si reaparece la tensin. Este segmento no participa en el esfuerzo respiratorio. La enfermera utiliza un catØter de calibres 12 14. sin embargo. En el sitio de la catÆstrofe. en el sitio del desastre este procedimiento quizÆ no pueda practicarse por la falta del equipo o capacitacin apropiados. unido a una jeringa de 50 ml. El trax inestable puede ser aliviado con medidas como: administracin de oxigeno con flujo alto.

Los signos y sntomas de lesin abdominal contundente suelen depender de los rganos afectados.impide el llenado y el bombeo ventricular. Si la transportacin es lenta. Traumatismo contundente. Si hay duda respecto a la lesin que pudiera tener el paciente. Traumatismo abdominal El abdomen es una zona del cuerpo muy compleja que contiene innumerables rganos y tejidos delicados. Los dos tipos de afeccin abdominal incluyen el traumatismo contundente y las heridas abiertas. hipovolemia y nivel cada vez menor de conciencia. Los signos de traumatismo en el abdomen pueden ser confusos o no manifiestos. El estrechamiento repentino del diÆmetro anteroposterior del trax seguido de la expansin rÆpida puede generar fuerza suficiente para desgarrar la aorta o cualquier otro vaso grande. Lesin de los grandes vasos. la enfermera puede intentar la administracin de flujos altos de oxigeno. Los cuerpos extraæos tambiØn pueden causar su perforacin. quizÆ sea necesario colocar a estos pacientes en una categora de baja prioridad en la seleccin. Este tipo de pacientes empeoran rÆpidamente al sufrir una conmocin. el cual por lo general no se encuentra en el sitio del desastre. No existe un tratamiento especifico que pueda utilizarse en el terreno de los hechos. No confunda este sndrome con un neumotrax a tensin que es muy similar. Los signos y sntomas de taponamiento cardiaco incluyen: distensin venosa yugular cianosis apagamiento de los sonidos cardiacos pulso paradjico hipertensin seguida de hipotensin El taponamiento cardiaco es una urgencia que debe ser atendida inmediatamente. La hemorragia o el derramamiento del contenido intestinal resultantes pueden ser catastrficos. Normalmente es imposible diferenciar entre estos dos tipos de lesiones dentro del terreno del desastre. Se necesitan medidas para combatir la conmocin y para transportar inmediatamente a la persona a un centro de asistencia. En lugar de Øste. y ocasiona la disminucin del rendimiento cardiaco. Entre los signos y sntomas de esta lesin estÆn dolor retrosternal. colocar a la vctima en posicin alta de Fowler y efectuar la reposicin volumØtrica intravenosa. Slo del 10 a 2070 de las vctimas llegan vivas al 10 hospital. que requiere un equipo de monitoreo complejo. Los rganos slidos rotos sangran abundantemente y ello puede ocasionar hipovolemia temprana y peritonitis tarda. Los signos y sntomas siguientes pueden surgir durante el desarrollo temprano del traumatismo contundente: costillas inferiores fracturadas contusiones abdominales dolor abdominal expontÆneo dolor abdominal a la palpacin dolor con rebote a la palpacin dolor referido al hombro (signo de Fehr) ausencia de ruidos intestinales 99 . y por ello la enfermera debe mantener un alto ndice de sospecha con cualquier persona que haya sufrido este tipo de lesin. contusiones o desgarres. El tratamiento mÆs comœn es la pericardiocentØsis. Las fuerzas aplicadas directamente sobre esta Ærea pueden causar fÆcilmente rupturas. La ruptura de los rganos huecos puede producir peritonitis temprana e hipovolemia tarda. Sin una transportacin rÆpida el paciente puede alcanzar baja prioridad en la seleccin. es preferible realizar una toracentØsis con aguja en el pulmn aparentemente daæado. y ambos pueden causar la muerte.

y pueden ocasionar hipertensin intracraneal y daæo masivo de los tejidos. cuerpos extraæos incrustados y desentraæamiento del contenido abdominal. tambiØn tienen buenas posibilidades de supervivencia. Todas las lesiones mencionadas pueden producir hemorragia o peritonitis. El tratamiento posterior es el mismo que se administra en casos de traumatismo contundente. El factor principal para lograr su restablecimiento no es el diagnstico exacto de un tipo especifico de lesin. como en el caso de las que se hacen acompaæar por el hundimiento de la bveda. Puede ser difcil para la enfermera describir exactamente la lesin que ocurri en el interior del crÆneo del paciente. distensin abdominal rigidez del abdomen nÆuseas y vmitos evidencia de hipovolemia Para la supervivencia de una persona con traumatismo abdominal. Los resultados mÆs comunes de este tipo de traumatismo son contusin y desgarre cerebral. Los hematomas intracraneales. provocan el desplazamiento del tejido cerebral e incrementan la presin intracraneal. la enfermera puede identificar heridas cerca del abdmen. El paciente con simples contusiones y que recibe atencin adecuada tiene un pronstico excelente. Es necesario colocar catØteres intravenosos de grueso calibre a todas las vctimas con traumatismo en el vientre. Traumatismo craneoencefÆlico La enfermera a menudo atiende personas con lesiones craneoencefÆlicas en una situacin de desastre. que tambiØn pueden surgir algunas veces.Otros signos y sntomas que pueden surgir posteriormente son. o protrusin del intestino. y de mayor importancia resulta el hecho de que deba advertir cuando el paciente presenta una lesin intracraneal. y estar preparado para realizar la transfusin de grandes volœmenes de solucin lactada de Ringer. Puede colocarse una sonda nasogÆstrica para descomprimir el estmago y desalojar el contenido abdominal. Este tipo de heridas incluye la penetracin de objetos a la cavidad abdominal. Las heridas abiertas se tratan al cubrirlas con grandes apsitos esterilizados. Las fracturas de crÆneo tienen menor importancia. cœbralos con apsitos esterilizados hœmedos. Conviene inmovilizar al mnimo el objeto incrustado rodeÆndolo con apsitos de apoyo. cuerpos extraæos encajados. Este traje puede disminuir o cohibir la hemorragia abdominal como resultado de la presin indirecta que ejerce en una lesin interna sangrante. Las vctimas con hematomas epidural y subdural en quienes se practica una intervencin quirœrgica a tiempo. tambiØn origina la transfusin de sangre de las extremidades inferiores a los rganos vitales en el trax y la cabeza. Es necesario estabilizar el estado clnico de estas personas por medio de la aplicacin del traje antichoque si muestran hipotensin. salvo que se relacionen con una lesin de los tejidos blandos. Estas situaciones son urgencias mØdicas que requieren intervencin quirœrgica. Las personas con lesiones craneoencefÆlicas graves suelen ser asignadas a la categora de mas baja prioridad en la seleccin. son de suma importancia las medidas del tratamiento que se le administren. sino el saber que existe un cuadro agudo de urgencia en el vientre para el que se requiere la transportacin inmediata del paciente a una institucin quirœrgica. Las fracturas abiertas tambiØn son graves ya que por lo general permiten la comunicacin con el liquido cefalorraqudeo o el tejido cerebral. Nunca se volverÆn a colocar los rganos desentraæados en el abdomen. Los objetos encajados se deben extraer œnicamente en el quirfano ya que su erradicacin puede aumentar la hemorragia. El desentraæamiento de los intestinos tambiØn puede ocasionar necrosis. Otras medidas de apoyo incluyen la administracin de oxigeno y la colocacin del paciente en posicin de Trendelenburg Heridas abiertas en el abdomen. La 100 . Sus signos y sntomas son similares a los del traumatismo contundente. AdemÆs.

Para valorar el nivel de conciencia de un paciente. de 1 a 5 puntos. Ante la elevada incidencia de lesiones relacionadas con la columna vertebral. mismos que van de 3 puntos en una persona muerta o prxima a estarlo. Las personas con midriasis y pupilas fijas tienen un pronstico extraordinariamente pobre. requieren inmovilizacin o un tabln para protegerlos en caso de posibles fracturas de la columna. o la compresin del tercer par craneal por el surgimiento de una hernia en el hemisferio ipsilateral. La vctima inconsciente puede presentar innumerables problemas de las vas respiratorias y la enfermera debe revisarlo a menudo para corroborar que estas estØn despejadas. La persona que sufre un traumatismo craneoencefÆlico debe ser valorada frecuentemente por medio de esta prueba. es un signo de muy mal pronostico. la enfermera no debe revisar la niæa de los ojos del enfermo sin antes descartar la posibilidad de fracturas en la misma por medio de radiografas. La depresin e irregularidad de las respiraciones suele acompaæarse de un mal funcionamiento cerebral conforme el cuadro evoluciona. al igual que la de los ojos. La intubacin de este tipo de pacientes resulta de gran auxilio para corregir problemas semejantes. por lo general. Las vctimas con estos problemas deben tener colocado siempre un catØter endovenoso de grueso calibre para lentamente recibir la transfusin de solucin lactada de Ringer.valoracin de las lesiones craneoencefÆlicas en una catÆstrofe pueden basarse en los siguientes mØtodos: Escala de coma de Glasgow signos vitales patrones de respiracin diÆmetro de las pupilas y reaccin a la luz La taquicardia y la hipotensin casi nunca surgen con los traumatismos craneoencefÆlicos. La prÆctica anterior evita que aumente la tensin intracraneal. No es necesario que la enfermera diagnostique la naturaleza exacta de la lesin craneoencefÆlica para administrar el tratamiento. la capacidad de mover las extremidades de 1 a 6 puntos. La conmocin hipovolØmica en el paciente con lesin craneoencefÆlica a menudo disminuye la hipoxia cerebral. Si surgen signos de conmocin. Las fases iniciales en la asistencia de las lesiones de este tipo incluyen el establecimiento y la estabilizacin de prioridades. Hay que procurar que la reposicin volumØtrica de sangre sea de un 75% de las necesidades calculadas en la vctima con conmocin y traumatismo craneoencefÆlico. La dilatacin de las pupilas en los ojos de un paciente inconsciente que presenta una lesin craneoencefÆlica puede denotar el desarrollo de la misma en el hemisferio contralateral. 101 . resulta fÆcil y rÆpida de utilizar. la respuesta verbal. salvo que la vctima sufra una conmocin a causa de otras lesiones. empeora el pronstico de una lesin en la mØdula espinal. Aunque el grado de coma slo es una gua aproximada. Se prueba cada Ærea del cuerpo y se registra el total de puntos. con el cual la persona presenta un rÆpido incremento de la presin arterial y bradicardia. a 15 puntos en una vctima consciente. La escala Glasgow de coma se ha convertido rÆpidamente en el mØtodo mÆs aceptado para medir y seæalar el estado psquico de una persona despuØs de un traumatismo (vØase Tabla 2-1 en el capitulo 2). la lesin craneoencefÆlica pasa a segunda prioridad y hay que tratar el primero en forma decidida con transfusiones de soluciones cristaloides y la aplicacin de un traje antichoque. aunque la carencia de personal en un desastre quizÆ no lo permita. La capacidad de abrir los ojos se califica de 1 a 4 puntos. Los esfuerzos respiratorios a menudo necesitan de apoyo. Quienes sufren una lesin craneoencefÆlica. se mide simplemente la reaccin de tres Æreas corporales a un estimulo verbal o doloroso. El reflejo de Cushing. El indicador mÆs valioso de la evolucin y el progreso de una lesin craneoencefÆlica lo constituye el registro seriado del nivel de conciencia del enfermo. La rotacin de la cabeza de un lado a otro. La puntuacin registrada mide su mejora o deterioro.

que es un agente osmtico. Si no se obtiene mejora con el mannitol. se puede recurrir a la furosemida (Lasix). Los pacientes con una puntuacin alta en la escala de Glasgow o aquellos que recientemente mostraron disminucin en el nivel de inconsciencia. Quemaduras Las quemaduras constituyen uno de los peores traumatismos que puede sufrir una persona en un desastre. deben ser transportados lo mÆs pronto posible para efectuar el diagnstico exacto de sus lesiones y se les practique una intervencin quirœrgica o de otro tipo. utilizando un ritmo de 20 a 25 respiraciones por minuto. La superficie suele ser poco dolorosa. Los pacientes con quemaduras de espesor parcial y total que cubran menos del 20% de la superficie corporal tienen un excelente pronstico para su restablecimiento. bronceado o blanco. La enfermera debe emprender medidas para disminuir la presin intracraneal levantando la cabeza del paciente a unos 30 o 45 y ventilando en exceso a la vctima. La profundidad de la quemadura se divide en superficial. Las personas con este tipo de quemaduras tienen la mayor incidencia de complicaciones graves y su restablecimiento requiere de tratamiento por largo tiempo. objetos calientes y vapor. Se ha recomendado el empleo de corticosteroides para reducir el edema cerebral. No debe ocluir los orificios o las heridas por las que mane liquido cefalorraqudeo. pues esta prÆctica puede incrementar la presin intracraneal. corrientes elØctricas y sustancias cÆusticas tambiØn causan quemaduras. a razn de 0. la cual puede ocasionar con gran facilidad daæo cerebral permanente. 102 . para evitar la contaminacin de las meninges por bacterias externas. Surgen cuando los tejidos del cuerpo estuvieron expuestos a llamas. Coloque compresas en caso de fracturas con hundimiento craneal. La administracin de medicamentos para combatir la hipertensin intracraneal tiene algunos efectos adversos y por ello debe reservarse para las personas cuya condicin empeora y que no mejoran con otros mØtodos. Es conveniente no extraer los objetos incrustados en la cabeza. La dosis para el adulto es de 40 a 80 mg por va intravenosa directa. sino colocar acojinamiento y fijarlos para inmovilizarlos. Las quemaduras superficiales son zonas enrojecidas y dolorosas. Las de espesor total son secas y correosas de color oscuro. Pueden causar la muerte en un plazo muy breve si no se les identifica y trata rÆpidamente. Es mejor colocar varias capas de gasa esterilizada sobre el punto en donde fluya el liquido cefalorraqudeo. y es necesario corregirla por medio de la administracin de oxigeno en concentraciones elevadas. cada seis horas aunque algunas 9 instituciones recomiendan dosis mucho mayores. La recomendacin estÆndar incluye administrar de 4 a 10 mg de dexametasona por va intravenosa directa. y tambiØn son dolorosas. Puede administrarse mannitol.Muchas personas con lesiones craneoencefÆlicas presentan hipoxia cerebral inmediatamente despuØs del accidente. Explosiones.25 g/kg por va intravenosa directa cada 1 a 4 horas segœn se necesite en el adulto. aunque es una forma terapØutica que no ha sido probada totalmente hasta la fecha. Las de espesor parcial se caracterizan por la aparicin de Æmpulas con un aspecto "moteado hœmedo". Las mismas quemaduras que abarquen mÆs del 60% del cuerpo pueden ser mortales en un desastre. Dos indicadores importantes de la gravedad de un quemado son el espesor de las capas cutÆneas afectadas y el porcentaje de superficie lesionada del cuerpo. pero causan pocas complicaciones sistØmicas y sanan perfectamente sin necesidad de tratamiento complejo. y protØjalas para que no se les apliquen fuerzas que pudieran lesionar todava mÆs los tejidos blandos bajo el sitio de la fractura. Pueden causar la pØrdida de lquidos y otras complicaciones pero responden bien al tratamiento y en 2 3 semanas la zona ya san. de espesor parcial y de 11 espesor total. Las enfermeras pueden utilizar la "regla de los nueves" para calcular el 12 porcentaje de superficie corporal quemada (Figura 5-1).

recibir oxigeno y se le colocarÆ el traje antichoque que se inflarÆ si su presin sistlica es menor de 80 mmHg. el cuello y la cara. taquipnea o ronquera que pueden necesitar intubacin endotraqueal o nasotraqueal. FIGURA 5 . Quienes presentan quemaduras en el cuello. primeras ocho horas es necesario administrar el 50% del volumen total de reposicin. Todas las personas con quemaduras graves deben recibir dos catØteres intravenosos de gran calibre con solucin lactada de Ringer o salina normal. p 359. que no se manifiesta inmediatamente despuØs de un incidente. No aplique compresas de agua fra o agua a las personas con quemaduras que abarquen mÆs del 20% de la superficie corporal. por seleccin son asignadas a las categoras de baja prioridad de atencin. Descubra la piel de la vctima al quitar con cuidado las ropas. edema y paro respiratorio. y se colocan vendajes flojos en la zona. a menudo presentan complicaciones en los pulmones que pueden causar hipoxia. La suma del porcentaje de las quemaduras darÆ a la enfermera un cÆlculo de la superficie del cuerpo que result afectada. Las personas que han recibido un choque elØctrico pueden tener diversas lesiones. y cambios neurolgicos. paro respiratorio. Little.Las quemaduras que pueden ser mortales o de poca gravedad. El tratar de corregir la regulacin de la temperatura en estas personas. Los pacientes con quemaduras a quienes se presta mayor atencin en un desastre son los que tienen lesiones de espesor parcial o total de 20 a 60% de la superficie corporal o quemaduras en la cara. ya que puede daæar el tejido viable. Nunca aplique preparados locales. las que se hayan adherido fuertemente a las capas cutÆneas no deben quitarse. Es necesario revisar con cuidado a estos pacientes en busca de las heridas de entrada y de salida de la corriente. Brown & Co. como fracturas. provoca que padezcan hipotermia si se les enfra y ello empeora su estado. el cuello y el trax.1 "Regla de los Nueves" para los pacientes con quemaduras Frente: 18% Dorso: 18% 18% 18% 9% 9% 9% Nota: La regla de los nueves se utiliza para medir el porcentaje de la superficie corporal que sufri quemaduras. pues si se utilizan. deben recibir oxigeno. NL: Emergency Care in the Streets. Dichas reacciones obligan a la estabilizacin posterior del estado del paciente o a un cambio en la categora de seleccin. El tejido afectado seria mas fÆcil de atender una vez que se han superado dichas complicaciones que amenazan la vida. Las personas muestran cualquier signo de insuficiencia respiratoria como: disnea. es necesario administrarlos por va intravenosa con incrementos pequeæos. 1983. El paciente con conmocin debe ser colocado en posicin de Trendelenburg. El lavado debe durar 20 minutos o mÆs y durante este proceso se aconseja frotar suavemente con jabn la zona lesionada. Quienes presentan quemaduras cerca del trax. disritmias cardiacas. La administracin de analgØsicos al quemado es un tema controversial. La neutralizacin de la sustancia qumica no se intenta en circunstancias normales y hay que estar alerta de las reacciones txicas sistØmicas causadas por la absorcin del compuesto. La rapidez de flujo debe ser de 3 ml/kg de peso/porcentaje de la superficie quemada. El Ærea quemada que se observa en la superficie suele representar 13 En las 103 . A veces se necesita la participacin de la enfermera para tratar algunos tipos de quemaduras por sustancias qumicas o corrientes elØctricas. El tratamiento de mayor importancia de un paciente con quemaduras es corregir la hipoxia y la conmocin. Las quemaduras del primer tipo deben lavarse con agua abundante antes de cubrirlas con vendajes. la cara y el trax pero sin insuficiencia respiratoria. Fuente: Reimpreso con permiso de Cardine. Estas personas sufren pØrdida masiva de lquidos por el tejido afectado y fÆcilmente padecen conmocin hipovolØmica. Boston. La piel quemada debe cubrirse con apsitos secos y limpios. El problema principal en estos casos es la destruccin del tejido profundo.

hormigueo. Cuando existe una fractura a nivel de la articulacin o una posible luxacin. Complicacin neurolgica y vascular. Toda fractura que se acompaæe de una herida debe lavarse con yodopolivinilpiolidona (yodforo) y se le aplicarÆ un apsito esterilizado antes de colocar una fØrula. Deformidades. las excepciones podran ser las fracturas de columna. Si el paciente se encuentra a mÆs de dos horas del hospital intente aliviar esta presin por medio de traccin suave y manipulacin de la luxacin o fractura hasta que reaparezca la funcin neurolgica o vascular. DespuØs se coloca una fØrula en la zona lesionada. Este procedimiento se realiza mejor aplicando traccin suave en el eje longitudinal de la extremidad y regresÆndola a su posicin anatmica. La persona que sufre entumecimiento. 104 . cianosis o pØrdida del pulso en la zona distal al sitio de la fractura puede tener compresin de nervios o vasos. Algunas lesiones de ndole ortopØdico presentan problemas especiales. Es importante no hacer intentos para enderezar la extremidad. pelvis y fØmur ya que pueden ocasionar una conmocin neurgena por la pØrdida de sangre. Por tal motivo. Sin embargo. Las fracturas de este tipo exponen al paciente al gran peligro de contraer osteomielitis como consecuencia de la contaminacin de la herida. la lesin se trata mejor en el sitio de los hechos colocando una fØrula periarticular justo en la posicin en que se encontr a la misma. Si la enfermera sospecha un problema ortopØdico serÆ necesario inmovilizar inmediatamente el Ærea. Siempre que sea posible. la extremidad deforme debe colocarse nuevamente en su posicin anatmica. Fracturas abiertas. Los signos y sntomas de una fractura o una luxacin pueden incluir: dolor crepitacin deformidad equimosis pØrdida del movimiento asimetra en las extremidades heridas abiertas hinchazn El objetivo principal del tratamiento es la inmovilizacin eficaz de los fragmentos seos que generalmente se realiza por medio de una fØrula. Siempre trate las quemaduras por electricidad como si fueran mÆs graves de lo que parecen. Entre las caractersticas de una fØrula adecuada estÆn: que se extienda mÆs allÆ de las articulaciones proximales y dstales respecto al sitio de fractura fortaleza y rigidez acojinamiento en la zona de las prominencias seas ajuste suficiente pero sin acomodar el tejido vascular Durante un desastre es imposible efectuar el diagnstico exacto de una fractura o luxacin. Las complicaciones que resultan por un tratamiento inadecuado de estas fracturas pueden dejar al paciente invÆlido permanentemente. Fracturas o luxaciones a nivel de articulaciones. es esencial que la enfermera sepa identificar y tratar problemas ortopØdicos en el sitio de los hechos. Traumatismos ortopØdicos Muchas fracturas y luxaciones no ponen en peligro la vida. La elevacin de la extremidad y la aplicacin de compresas fras tambiØn pueden ser beneficiosas.œnicamente una fraccin pequeæa de la herida real.

provocando que su contenido se derrame dentro de la pelvis. Por ello. TambiØn puede utilizarse el traje antichoque para inmovilizarla. TambiØn puede haber lesin de vejiga o uretra. como el de penetracin corporal avanzada. En caso de haber catØteres o sondas colocadas habrÆ que observar a los enfermos hasta que queden en manos del personal hospitalario. Piense en la posibilidad de una fractura de la pelvis si el paciente se queja de dolor en la parte baja de la espalda. el paciente puede beneficarse de la administracin de antibiticos como la cefazolina sdica a razn de 1 a 2 gr por va intravenosa. 105 . En el marbete de la vctima o la nota que se le adhiri habrÆ que seæalar todo tratamiento que se le haya administrado. especialmente las tØcnicas para colocar sondas y demÆs instrumentos y la administracin de medicamentos. En caso de sospechar fractura pØlvica. debe improvisarse algœn tipo de ellas o simplemente colocar la pierna en una fØrula rgida. Las fracturas pØlvicas a veces seccionan grandes vasos y por ello se pierden volœmenes masivos de sangre dentro de la cavidad correspondiente. Un paciente que sufri este tipo de fractura requiere que se le introduzca un catØter intravenoso de grueso calibre y por Øl administrarle solucin lactada de Ringer. como inflamacin alrededor de la fractura. es importante colocar un dispositivo de traccin como el de Hare si se sospecha de fractura del fØmur. Si se cuenta con trajes antichoque habrÆ que usarlos en quienes se sospeche algœn traumatismo. En los adultos con sospecha de lesiones graves se introducirÆn sondas nasogÆstrica del nœmero 18 y de Foley del nœmero 16 en la vejiga. Es necesario colocar a este tipo de lesionados sobre tablones rgidos para evitar causar daæo a la mØdula espinal por la presencia de fracturas ocultas. En caso de traumatismos graves o grandes heridas abiertas. se necesita efectuar la reposicin volumØtrica a base de solucin lactada de Ringer y observar cuidadosamente si se presenta conmocin o peritonitis. Otros signos de fractura incluyen la flexin de las extremidades inferiores o el dolor a la palpacin profunda de la cresta ilaca. Las fracturas del fØmur desencadenan espasmos de los mœsculos mÆs potentes en el muslo que ocasionan fatiga de los cabos rotos y mayor daæo de los tejidos blandos. pero se inflarÆn œnicamente si la presin sistlica desciende a niveles menores de 80 mmHg. La fractura de este tipo se trata mejor con un dispositivo como la camilla ortopØdica de Robertson o un tabln. pero se inflarÆ œnicamente cuando surjan signos de conmocin. tan pronto sea posible. Esta fØrula de traccin ayuda a relajar los espasmos musculares e inmovilizar el hueso lastimado. y por ellos se administrarÆ solucin lactada de Ringer y se aplicarÆ oxigeno. la cadera o el pubis. La enfermera debe estar alerta de los signos y sntomas de hemorragia. debe reservarse para las vctimas viables asignadas a prioridades altas. Tratamiento adicional La enfermera puede considerar la necesidad de tratamiento adicional en cualquier paciente con trauma si cuenta con equipo disponible y tiempo suficiente. El equipo especial y escaso. En la escena del desastre puede existir limitacin en la disponibilidad de los medicamentos.Fractura del fØmur. Si no se cuenta con una fØrula de traccin. Los analgØsicos deben utilizarse con moderacin y slo en los lesionados no propensos a sufrir depresin respiratoria o cardiovascular por la administracin de los mismos. 14 . En toda vctima que se sospeche de haber sufrido traumatismo se introducirÆn catØteres intravenosos de grueso calibre. Cualquiera de los problemas mencionados puede ocasionar un cuadro mortal. El incremento de 1 cm en el diÆmetro del muslo representa una pØrdida de unos dos litros de sangre en dicha zona Fractura de la pelvis. Las fracturas del fØmur provocan que se pierda un gran volumen de sangre dentro del muslo.

para asegurar la supervivencia de los pacientes mÆs graves. En lo que se refiere al transporte. Transportar en primer lugar a las personas cuyo estado se deteriora pero que aœn tengan posibilidades de salvarse cuando lleguen al hospital Cuando sea posible. Pueden surgir varios problemas si no se elige el momento adecuado para el desplazamiento. Comenzar la transportacin de los pacientes slo cuando hayan llegado los vehculos adecuados para ello. como en el caso de los quemados los cuales deben enviarse a un hospital que cuente con una unidad de atencin especializada para quemaduras. Ella no debe permitir que un paciente con neumotrax grave sea llevado a un hospital distante a menos que Øste lleve colocada un sonda torÆcica o una aguja. Transportar a las vctimas slo cuando se cuente con personal adecuado para acompaæarlas. Las instrucciones siguientes pueden utilizarse en el momento de determinar a dnde se llevarÆ a los pacientes: Distribuir a los pacientes al mayor nœmero de hospitales que sea posible. TambiØn prepara a los enfermos para que abandonen la zona de tratamiento o los acompaæa en su viaje al hospital. para evitar que muera de neumotrax a tensin. Si el centro de operaciones de emergencia no puede orientar al personal de socorro en las cuestiones de transporte. En muchas comunidades el centro de operaciones de emergencias serÆ quien decida el destino de cada accidentado. que cuenta slo con 6 miembros del personal. Esta limitacin hace que la transportacin de las vctimas con traumatismos a una institucin especializada sea uno de los elementos esenciales de la atencin. La enfermera que atiende a los lesionados en el sitio de los hechos algunas veces debe auxiliar en la transportacin de los mismos hacia este tipo de instituciones. Por tal motivo. La enfermera puede auxiliar a dicho centro recomendÆndole quØ hacer en circunstancias especiales. Enviar a las instalaciones mas apropiadas a quienes requieran de 106 . Uno de los primeros planteamientos que la enfermera debe hacerse es cuÆndo transferir a los pacientes lejos de la escena del desastre. habrÆ que transportar a las personas con lesiones graves. para que su condicin se estabilice mientras viajan. Muchos hospitales no pueden activar sus programas contra desastres ni estÆn preparados para recibir a un nœmero masivo de vctimas en menos de una hora. despuØs de que se le hayan colocado catØteres intravenosos y sondas. durante el desastre. La decisin se basa en la comunicacin que se tenga con los hospitales dispuestos a prestar sus servicios. la enfermera debe tomar otras deciones importantes como el sitio al cual se enviarÆ a los pacientes y quØ personas los acompaæarÆn. la enfermera a voces tendrÆ que decidir a quØ sitio deben ser llevados los pacientes. La enfermera que colabora en la transportacin de 25 personas gravemente lesionadas. seguramente no aportara ningœn beneficio a las mismas.Transporte El tratamiento de las vctimas en la escena de la catÆstrofe siempre se ve limitado por diversos factores como: la falta de personal y equipo especializado. hasta el departamento de urgencias de un hospital local. Enviar a los hospitales mÆs distantes a aquellos que no necesitan atencin inmediata. La enfermera debe recurrir a varios principios generales para decidir el momento en que se transportarÆ a los pacientes: Programar el transporte de tal manera que los heridos lleguen a los hospitales que ya estØn preparados para recibirlos. debe estar preparada para tomar decisiones respecto a la transportacin de las vctimas. o las personas con lesin craneoencefÆlica que podran ser tratadas mejor en una instalacin en donde labore un neurocirujano.

Dos pacientes mÆs pueden colocarse en camillas suspendidas del techo. en especial si estÆn sobrecargados de trabajo. Los heridos pueden ser transportados en varios tipos de vehculos durante un desastre. Sujete a todas las vctimas a los tablones o camillas para evitar que se desplacen durante el viaje. y otro en el banco largo del lado derecho de la misma. Cuando se cuente con personal adecuado para tratar a las vctimas en el Ærea de tratamiento. Cuando sea posible. Intentar comunicarse con el hospital antes de decidir a dnde enviar a los pacientes. Asegœrese de que se prepar con anterioridad al lesionado. Fije con cinta adhesiva todas las sondas para evitar que se salgan accidentalmente durante su manipulacin. Siga las reglas generales para la preparacin de un enfermo. Verifique que todos los catØteres intravenosos funcionen. Es posible que un quinto paciente con lesiones pequeæas vaya sentado en el asiento delantero de la ambulancia. Puede resultar imposible introducir un catØter intravenoso o una sonda torÆcica a un paciente hipovolØmico. dado que en muchos casos se utilizarÆ la ambulancia. Un paciente se coloca en la camilla con ruedas dentro de la ambulancia. Es importante que la enfermera se asegure de que se ha preparado en la mejor forma a los pacientes antes de colocarlos en los vehculos y transportarlos. Considerar la posibilidad de enviar a las personas con lesiones menores a las clnicas locales y no a los hospitales. Informe al personal de transporte la atencin especial que necesita recibir la vctima durante el viaje. Por lo general una de ellas es un equipo portÆtil. La enfermera debe asegurarse que las dos camillas estØn perfectamente fijas al suelo de la ambulancia o atadas con correillas al banco. Antes que una persona sea enviada a un hospital. Entre mÆs largo sea el viaje mayor importancia adquiere la preparacin adecuada.atencin especializada. la enfermera debe tener alguna idea de la capacidad que tiene el vehculo. habrÆ que limitar la capacidad de las ambulancias que transportan a heridos graves para que haya espacio y el personal pueda administrar las medidas asistenciales durante el viaje. en tanto que la otra es un gran 107 . Esta disposicin de los pacientes prÆcticamente no deja espacio para atender a los pacientes durante el recorrido. Sin embargo. Corrobore que todas las fØrulas y vendajes estØn asegurados. Agregue un registro de signos vitales. Notificar siempre al hospital con anticipacin el nœmero y el tipo de pacientes que se le envi. Las ambulancias estÆn equipadas por lo menos con dos fuentes de oxigeno. Muchas ambulancias estÆn diseæadas para llevar cuatro personas en la parte posterior. para su transportacin: Si sospecha que puede surgir un cuadro grave durante la movilizacin deberÆ tratarlo antes de realizar el desplazamiento. verifique que se han cumplido las siguientes condiciones: Asegœrese de que se colocaron apropiadamente todos los catØteres intravenosos y otras sondas Cercirese de que todas las sondas torÆcicas estØn selladas. Considere la colocacin de una sonda nasogÆstrica en los pacientes graves para evitar la broncoaspiracin. llena y en movimiento. en la parte posterior de una ambulancia pequeæa. las enfermeras pueden acompaæar a los heridos mÆs graves y continuar con el tratamiento durante la transportacin. datos de valoracin fsica y el tratamiento de cada paciente ya sea en un marbete contra desastres o en una pequeæa nota.

cercana a la zona de tratamiento para que aterrice el helicptero. para usarse en caso necesario. Las ambulancias llevan pacientes a los hospitales y regresan para transportar mÆs tan rÆpido como pueden. generalmente se encuentran en los anaqueles del compartimiento del paciente. pero la mayora de las aeronaves de los hospitales y de otro tipo pueden transportar slo a uno o dos heridos simultÆneamente. deben aplicarse las normas siguientes: El paciente debe estar siempre acompaæado por un miembro del personal mØdico dentro del vehculo. Ærboles altos u otras obstrucciones. Es importante no considerar al conductor del vehculo como la persona que atiende al lesionado. el cual normalmente se localiza en una especie de gabinete de la pared del vehculo. Los frascos con soluciones intravenosas pueden colgarse en pequeæos ganchos del techo del vehculo. Los conductores del vehculo deben recibir instrucciones claras de los hospitales a los que dirigirÆn a las vctimas. El aparato de succin y demÆs equipo para conservar despejadas las vas respiratorias. El paciente debe ir acompaæado de oxigeno u otro equipo. autobuses y camiones. Es necesario establecer un Ærea adecuada en tamaæo y sin obstrucciones altas. La enfermera que viaja en la parte posterior de la ambulancia debe usar un cinturn de seguridad o estar perfectamente protegida. pueden utilizarse otros vehculos como camionetas repartidoras. sin objetos que puedan chocar con las hØlices del vehculo. El vehculo debe conducirse en una forma segura. Los automviles privados pueden transportar a pacientes con lesiones menores. En algunas comunidades es posible contar con helicpteros para la transportacin de las vctimas durante el desastre. Debe ser relativamente plana y nivelada.cilindro. Nunca debe basarse la transportacin de los lesionados solamente en los helicpteros. la obscuridad. en un radio de varios cientos de metros. Un vehculo de este tipo representa una gran ventaja. Las camillas y tablones adicionales se guardan en los compartimientos exteriores del vehculo o dentro de la puerta trasera. Los pilotos de estas aeronaves prefieren que la zona de aterrizaje posea las siguientes caractersticas: No debe tener cables de alta tensin. fÆcilmente se sacude con las desigualdades del terreno. La enfermera que planea utilizar un helicptero para transportar lesionados debe emprender los preparativos del vehculo con anticipacin. de la polica o del ejØrcito para las labores de auxilio. Siempre que se utilicen vehculos diferentes a las ambulancias para desplazar a las vctimas. Puede solicitarse la colaboracin de los helicpteros de los hospitales. Los grandes helicpteros militares tienen la capacidad de transportar a un gran nœmero de pacientes. aunque su uso tiene muchas limitaciones. Es importante que no haya objetos cerca de la zona de aterrizaje que puedan ser derribados con las corrientes generadas por los 108 . La zona de aterrizaje debe medir por lo menos 15 x 15 metros para helicpteros pequeæos y 30 x 30 metros para los de mayor tamaæo. ya que el vehculo conducido incluso por el chofer mÆs cuidadoso. las caractersticas del terreno y los problemas mecÆnicos. Los departamentos de bomberos y el departamento de la polica pueden auxiliar a la enfermera en estas labores. Si el helicptero no cuenta con equipo mØdico debe prepararse de acuerdo a las mismas normas que se siguen en el caso de los vehculos particulares seæaladas en el pÆrrafo anterior. cuando existe un gran numero de vctimas y no se cuenta con suficientes ambulancias. pues a menudo es difcil su operacin por las inclemencias del tiempo. A este cilindro se le activa desde adentro del gabinete y girando las llaves de salida cerca del frente del compartimiento de la vctima. Todos los pacientes deben estar sujetos por medio de correas o usar cinturones de seguridad. sin embargo. sin exceder los limites de velocidad incluso en casos de urgencia.

Resumen El tratamiento de las vctimas con traumatismos en la propia escena del desastre puede ser una tarea difcil para la enfermera. Permita que la tripulacin de la nave abra y cierre las puertas y supervise la introduccin de los pacientes a la misma. Recuerde que el sitio mÆs seguro en donde puede estar una persona mientras aterriza o despega un helicptero. una persona debe estar de espaldas al viento en el extremo mas aereado de la zona de aterrizaje. la zona de aterrizaje debe estar seæalada con luces o conos para controlar el trÆnsito. la preparacin de la zona de aterrizaje es slo uno de los aspectos importantes de la transportacin por helicptero. Las enfermeras deben dirigir sus energas a ayudar al paciente en su desplazamiento seguro y rÆpido rumbo a la instalacin asistencial mÆs apropiada. hemorragia. pero nunca al helicptero cuando Øste se acerca. Sin embargo. sosteniendo ambos brazos al frente y seæalando la zona en que puede aterrizar el vehculo. Protegerse los ojos del polvo que levantan las corrientes del rotor mientras el helicptero aterriza o despega. Se podrÆn lograr mejores resultados si el tratamiento es decidido y rÆpido. Cuando sea posible. La valoracin y el tratamiento tempranos de la vctima en la escena misma del desastre forman parte tambiØn de este sistema y permiten a la enfermera brindar la mejor atencin posible a los pacientes con traumatismos en el sitio de los hechos. deben ponerse en prÆctica las siguientes normas de seguridad: Hacer una cuerda o valla con todas las mantas y otros artculos sueltos cerca de la zona de aterrizaje. 109 . El empleo de los sistemas para programar la atencin de los pacientes asegura que se establezcan y traten adecuadamente las prioridades de las vas aØreas. El cumplimiento de las normas y reglas de seguridad y transportacin asegurarÆ que lleguen al hospital con un pronstico optimo. No lleve en alto frascos con soluciones intravenosas u otro tipo de equipo cuando se acerque al helicptero. respiracin. No aproximarse nunca al helicptero hasta que no lo seæale as la tripulacin. La transportacin es una continuacin del tratamiento en el que la enfermera juega un papel muy importante. Para evitar que ocurran otros accidentes en la zona del desastre. es el mÆs lejano posible. ya sea de frente o por uno de los lados de la cabina. Si los rotores estÆn en movimiento agÆchese cuando se aproxime al vehculo. Si no se cuenta con otros indicadores de la direccin del viento. simplemente camine. No corra hacia el helicptero. El trabajo alrededor de estos vehculos puede ser muy peligroso.rotores del helicptero y corran el peligro de enredarse con ellos. misma que debe realizarse siempre de manera organizada y sistemÆtica. AlØjese completamente de la parte trasera del helicptero. Para ayudar al piloto a que conozca la direccin del viento es importante encender una granada de humo o colocar un trozo de tela para que el piloto efectœe el acercamiento final. Todo el personal debe estar lo mÆs alejado posible de la zona de aterrizaje. Por la noche. fracturas de la columna y conmocin. habrÆ que dirigir a la zona de aterrizaje todas las luces disponibles. circulacin. Acercarse siempre en direccin al piloto.

Md. Emerg Med. En la actualidad.N. Aspen Systems Corp. Meislin HW: Priorities in Multiple Trauma. Nurs 83. Antonenko DR: "Nonpenetrating thoracic injuries". "Life-threatening injuries: The burn at first".Referencias 1. pp. sino tambiØn por las alteraciones que produce en la naturaleza y la reaccin a la lesin misma. Hicks TC.. 3. no slo porque intervienen dos vidas.. when he looks good. establish priorities. February 29. Med. Eckert C. 186-191. ed 4. Shaftan GW: The initial evaluation of the multiple trauma patient. 178-190. Emerg. January 15. 12. McSwain N: To manage multiple injury: Consider mechanisms. Creighton University/University of Nebraska School of Medicine. pp.. p. 1983. 10. 8. Murray C. The Lincoln Medical Education Foundation. pp. 9.. 1979. 1979. Caroline NL. Emerg Med. Emerg Med. May 15. et al. 30. 1984. 6. 11:296-299. 1981. 96-107. Little Brown & Co. M. La mujer embarazada que sufri traumatismos Laraine H. 131. 1980. American College of Surgeons: Advanced Trauma Life Suport Course. Little Brown & Co. act fast.: Emergency Care in the Streets. 11.W. pp.S.: Resuscitacion and transfer of trauma patients: A prospective study. Omaha. ¡Ay de las que estØn encinta y de las que cren en aquellos das! En 1981. Doubleday & Co Inc. pp.A philosophy for blunt trauma: Your assumption must always be that the is injured more seriously than you think. 57: 17-36. Ann Emerg Med 1982. uno puede preveer que por cada mil vctimas de un desastre.34. 13. Thomas DM. act fast". pp. 303. de 18 a 20 serÆn mujeres que se encuentran en alguna etapa del embarazo. R. Danzl DF. 1984. 56-72 5. 19. pp. 14. Boston. March 15. New York. Gillespie R. Surg Clin North Am 1977. 7. Rockville. p.. Guyette. Emerg Med. 1983. 2. 59. DD. p. 1981. Con base en este cÆlculo..7:19-25 4. las mujeres estÆn mÆs expuestas a los 1 110 . Hoyt KS: "Chest trauma: When the patient looks bad. 6. "The first hour". 1973. pp. Collins JA: Until the specialists arrive: Keep the patient alive in the me antime. Wilson RF. C. la tasa calculada de nacimientos en los Estados Unidos fue de 16 por cada mil habitantes. Segœn Backer 2 "las lesiones ocasionadas por accidentes durante el embarazo son comunes y caractersticas. Committee on Trauma. Trunkey. World J Surg 1983. N. 84. 93-107. Emergency Room Care. Boston. May 1983. American National Red Cross: "Advanced First Aid and Emergency Care’’.M. Febrary 28. 34-41.

aunque pequeæos. Por ejemplo." Por todo lo anterior. El embarazo puede modificar los signos y sntomas del daæo y tambiØn los resultados de las pruebas de laboratorio utilizados en el diagnstico 3. tanto de acondicionamiento como competitivo. El comprender los cambios fisiolgicos en el embarazo y la respuesta alterada a los traumatismos. es responsabilidad de la persona que proporciona la atencin. muchas de ellas trabajan fuera de su hogar. Las personas con lesiones menores por lo general requieren slo de atencin breve. determinar el estado de la madre y del feto. por ello para 111 . algunas manifestaciones de dichos cambios podran ser consideradas frecuentemente como patolgicos en una mujer que no estØ embarazada. o derrame del liquido amnitico.peligros y rigores de nuestra sociedad. En muchas situaciones madre e hijo son tratados como una sola persona. Quien brinda la atencin enfrenta la responsabilidad de tratar a dos pacientes en uno solo. El manejo de una vctima con traumatismos debe ser modificada para organizar y preservar los cambios fisiolgicos inducidos por la gestacin 4. eclampsia que agrave un posible traumatismo craneoencefÆlico). y registrar cuidadosamente su historia clnica. complicando as el diagnstico y el tratamiento (por ejemplo. pero en una situacin traumÆtica. El hecho de que la paciente estØ embarazada puede alterar el patrn de gravedad de la lesin 2. no es raro que sea afectados por el desastre un nœmero significativo de mujeres. Cuando una mujer embarazada sufre algœn traumatismo y es llevada para recibir tratamiento. y en el tratamiento y la respuesta al mismo. como motocicletas. dolor en el abdomen espontÆneo o a la palpacin. Los cambios fisiolgicos del embarazo influyen en el tipo y la gravedad de las lesiones sufridas. cambio en los latidos del corazn del feto o ausencia de los mismos. y teme al parto inminente. y por eso cabe suponer que lo que es bueno para ella tambiØn lo es para Øl. Las mujeres contemporÆneas pueden estar mÆs expuestas a lesiones por su mayor participacin en los deportes. estos signos podran confundirse con un cuadro clnico. El personal del departamento de urgencias muchas veces desconoce los cambios anatmicos y fisiolgicos del embarazo. 3 Baker advierte mÆs adelante que: 1. embolia causada por derrame del liquido amnitico. signos de hypovolemia. La lesin puede desencadenarse o complicarse por las condiciones patolgicas caractersticas del embarazo. en la evaluacin y el diagnstico de los problemas. Por las necesidades econmicas y por decisin propia. o rotura del œtero. facilita la creacin de un plan adecuado de asistencia. MÆs aœn. sus labores son mÆs peligrosas y requieren de un mayor recorrido en vehculos mÆs rÆpidos. no se incluyen cuando estÆn embarazadas. Cruikshank cita cuatro factores de complicaciones que debe tener en mente la persona que brinda la atencin cuando trate a una mujer embarazada vctima de traumatismo. y poner en marcha un plan de atencin adecuado. irritabilidad uterina. en tanto que aquellas que presentan lesiones mÆs graves necesitan perodos mayores de observacin en situaciones especficas como sangrado vaginal. la paciente embarazada que sufre un traumatismo grave debe ser observada de forma minuciosa. y as asegurar la del feto. como el desprendimiento prematuro de la placenta (abruptio placentae). El tratamiento debe orientarse fundamentalmente a 2 garantizar la salud de la madre. o por cualquier trastorno relacionado tambiØn con el embarazo y que pudiera coincidir con el traumatismo.

circulatoria y necrolgica no debe cambiar a causa de su embarazo. dado que la paciente embarazada fÆcilmente puede sufrir un traumatismo abdominal. el feto puede mostrar anoxia antes de que su madre genere algœn sntoma. Reanimacin La conservacin de una va aØrea despejada y la ventilacin subsecuente son las mismas para la embarazada que para la mujer adulta no embarazada. el embarazo no altera las tØcnicas de compresin del trax. Para depejar las vas respiratorias de una mujer en etapa avanzada de la gestacin. la maniobra de Heimlich debe modificarse en caso de una embarazada. as como los ndices de laboratorio en caso de lesin de una mujer encinta y tambiØn alterarse el patrn del daæo. la valoracin y el tratamiento de la mujer encinta que ha sufrido algœn traumatismo. se consideran en el comienzo de este capitulo.la mujer embarazada a menudo se considera un traumatismo grave como una tragedia compleja. Los cambios del embarazo que modifican individualmente la fluidoterapia. La tabla 6-1 ilustra los datos que pueden ser alterados por el embarazo o que indican la presencia de problemas en la gestante. mÆs aœn un fuerte golpe en el œtero podra desprender la placenta. La principal causa del fallecimiento del feto relacionado con un traumatismo es la muerte de la madre. y el choque. varia ligeramente de la que se efectœa en la mujer que no estÆ gestando. El aspecto mÆs importante de la atencin es la estabilizacin de la condicin de la madre y a continuacin debe prestarse consideracin al estado clnico del feto. En el departamento de urgencias Valoracin de la mujer Cuando la embarazada es llevada al departamento de urgencias. y por ello la enfermera debe ser la persona mejor preparada para asumir la responsabilidad tanto de aquellas como de sus hijos. El œtero agrandado inhibe la aplicacin de la fuerza sobre el abdomen hacia adentro y hacia arriba. 112 . pueden cambiar los signos y los sntomas clnicos." Por ejemplo. Sin embargo. "La lesin puede complicarse por las condiciones peculiares del embarazo y algunas veces hay que modificar el tratamiento para que se acomode a los cambios anatmicos y 3 fisiolgicos de la gestacin. La atencin de enfermera en el caso de la embarazada que se encuentra traumatizada se trata en el resto de este captulo. La colocacin adecuada de las manos sobre el esternn permite la eficiencia mÆxima y no lastima al œtero agrandado. rodee el trax de la mujer con los brazos por debajo de las axilas. la valoracin inmediata de sus funciones respiratoria. el cual pudiera complicarse por la pØrdida oculta de sangre. 2 La presencia del embarazo no debe modificar los planes de asistencia inmediata. Dicha informacin sentarÆ las bases para la seleccin y el manejo de este tipo de lesionados en una situacin con saldo masivo de vctimas. se requiere entonces de la compresin del trax. sujete el puæo de una mano con la otra y coloque el lado del pulgar en las porciones inferior y media del esternn. para despuØs presionar directamente 4 hacia atrÆs ejecutando cuatro compresiones rÆpidas. Valoracin de pies a cabeza La valoracin rÆpida de pies a cabeza de las situaciones que amenazan la vida en el caso de una embarazada. Sin embargo. La Asociacin Norteamericana de Cardiologa recomienda que el socorrista se coloque detrÆs de la vctima. los desgarres y las fracturas deben atenderse como si la paciente no estuviera en estado. Dicha atencin incluye auxilio. La vacilacin para emprender medidas adecuadas de estabilizacin podra culminar en la muerte del feto y de la madre. TambiØn existen mujeres que no sufren traumatismo en una catÆstrofe pero que comienzan su trabajo de parto o presentan alguna complicacin del embarazo. De modo semejante.

la enfermera debe obtener informacin referente a la posibilidad o el tiempo del embarazo mismo. Otro cambio por advertir es la pØrdida de la rigidez acostumbrada de la pared abdominal en caso de hemorragia oculta dentro del vientre. A continuacin se muestran algunos ejemplos notables. Algo normal en el embarazo es la presencia de una pequeæa cantidad de glucosuria por el incremento de la filtracin glomerular y una reabsorcin tubular de glucosa atrofiada.La mujer en el primer o segundo trimestre del embarazo puede reaccionar al choque con vasodilatacin perifØrica y. Se ha observado que la madre puede conservar su homeostasia a expensas del feto. Por tal razn. TABLA 6-1 Valoracin de pies a cabeza -Modificaciones en el embarazo Zona del cuerpo Cabeza y cuello Alteraciones encontradas Ataque sin lesin craneoncefÆlica obvia Agrandamiento moderado de la tiroides Hiperemia de mucosas Ensanchamiento del Ængulo subcostal Expansin lateral del trax Elevacin del diafragmanto de mÆximo impulso: cuarto espacio intercostal por fuera de la lnea medioclavicular tero-rganos abdominales Contracciones Dolor al tacto. Signos vitales Las alteraciones comunes en los signos vitales que resultan de los cambios fisiolgicos del embarazo podran ser consideradas como patolgicas en la mujer 6-9 no embarazada (Tabla 6-2). Tan pronto se haya estabilizado el estado de la mujer es necesario obtener una historia clnica prenatal bÆsica (Consœltese el cuadro sinptico 6-1). Pruebas de diagnstico Durante la gestacin varan los valores aceptados como normales en las pruebas de diagnstico. deben tomarse frecuentemente la presin arterial y el pulso. o una pØrdida aguda de 10 a 2070 del mismo. irritabilidad. Problemas potenciales Eclampsia Normal en el embarazo Aumento del sangrado de las fosas nasales y lesiones en las encas Normal en el embarazo Trax y pecho Abdomen Normal en el embarazo Parto pretØrmino Separacin placentaria 113 . AnÆlisis de orina. por tal motivo. tambiØn puede mantener estables sus signos vitales. para identificar cualquier cambio temprano. A voces los leucocitos estÆn dentro de limites normales (5-10 por campo de gran amplificacin). La proteinuria es un signo anormal y puede denotar hipertensin inducida por el embarazo. Historia clnica Durante la estabilizacin de la paciente. una conmocin puede surgir rÆpidamente una vez que dichas cifras comienzan a modificarse. quizÆ no muestre la frialdad y 5 humedad normales de la piel. pero la hematuria macroscpica o microscpica indica la existencia de alguna enfermedad 3 renal o de vas urinarias. la circulacin y el riego sanguneo con una pØrdida gradual de 30 a 3570 del volumen hemÆtico.

manos y cara. ni amilasa sØrica al embarazo. hipertensin Hipertensin gravdica Hematologa. Por el incremento mayor del volumen plasmÆtico en relacin con la masa eritroctica. de casi 30%. aunque puede ser la clave para detectar una irritacin peritoneal). el valor hematcrito disminuye. Los estudios de coagulacin de la sangre incluyen: 11 funcin plaquetaria. y por ello el dato de leucocitosis tiene slo utilidad limitada. conjunto de pruebas bioqumicas (no hay cambio en los niveles de transaminasas glutÆmica oxaloacØtica o glutÆmica pirœvica (SGOT-SGPT). Durante el segundo trimestre del embarazo hay un aumento promedio en el volumen hemÆtico de aproximadamente 45% y tambiØn en la masa eritroctica y de hemoglobina (valor hematcrito).aumento de tamaæo y disminucin de los movimientos fetales Diastasis de los mœsculos rectos del abdomen Desplazamiento de rganos abdomnales Rigidez de la pared del trax Dorso Pelvis Lordosis Relajacin de articulaciones pØlvicas Parte que se presenta. y por tal motivo no resulta de utilidad este conjunto de estudios). hallazgo normal.8 x 10 3 L en el œltimo trimestre del embarazo. Se necesitan estudios seriados para demostrar la presencia de una hemorragia en evolucin o de pØrdida hemÆtica oculta. fija en la pelvis Mayor vascularidad Edema de labios mayores Sangrado Genital y rectal Normal en el embarazo Mayor susceptibilidad de hgado y bazo a sufrir lesiones Puede no aparecer en caso de hemorragia Normal en el embarazo Separacin de la snfisis del pubis Fractura de pelvis. El valor hematcrito y los niveles de hemoglobina tienen poca utilidad para valorar la hipovolemia. Otros estudios hematolgicos y bioqumicos de laboratorio incluyen: Velocidad de eritrosedimentacin (tiene poca o nula utilidad en el diagnstico de una lesin o enfermedad durante el embarazo). hipertensin gravdica Hiperreflexia. La tabla 6-3 incluye una lista detallada de cambios en estos valores hematolgicos. 10 lo cual se conoce como anemia fisiolgica del embarazo. deshidrogenasa lÆctica (LDH). Recuento de leucocitos (el nœmero de leucocitos puede llegar a 1. (sin cambios) niveles de fibringeno (incrementos hasta de 600 mg/100 ml) tiempo de tromboplastina parcial activada (aPTT) y tiempo de 11 protrombina (PT) (sin cambios) 12 3 114 . por lo general bilateral Hemorragia retroperitoneal Dato normal Diferenciar entre menstruacin y aborto en los comienzos del embarazo Separacin de placenta o placenta previa a finales del embarazo Trabajo de parto Fluido vaginal Rotura de la "bolsas de las aguas" Extremidades Piel seca y tibia Choque Relajacin de ligamentos Luxacin de articulaciones Edema Piernas.

Las radiografas de abdmen y pelvis muestran el esqueleto fetal.3 Cambios hematolgicos durante el embarazo Cifras normales en no embarazada 4 500 a 10 000 cØlulas/l L 175 a 250 000 3 cØlulas/mm 2 400 ml 1 600 ml 4 000 ml Embarazada (tercer trimestres) 5 000 a 14 000 cØlulas/1 200 000 a 350 000 3 cØlulas/mm 3 700 ml 1 900 ml 5 250 ml Semanas de gestacin: GrÆvida: Para: Tipo de sangre: Rh: Temperatura Frecuencia del pulso 3 Recuento total de leucocitos Plaquetas Volumen plasmÆtico Masa eritroctica Volumen sanguneo 115 . Resultado del embarazo. Son relativamente latidos comunes prematuros de 13 origen atrial o ventricular. Tipo de nacimiento.1 Historial mØdico bÆsico previo al nacimiento UPM (ultimo periodo menstrual): PCP (fecha calculada de parto): Problemas presentes en este embarazo: Historia clnica de obstetricia: Problemas en el embarazo. IV y X (aumento) niveles de factores V. Peso del infante.C Incremento de 10 a 20 latidos/minuto (80 a 95 latidos/minuto) Respiraciones 16 respiraciones por minuto Presin arterial Disminucin de ambas cifras tensionales 15 mm Hg en el segundo trimestre Vuelta a la presin bÆsica cerca del tØrmino Presin venosa central 10 cm H2O Sonidos cardiacos fetales 120 a 160 latidos/minuto Electrocardiograma. Los hallazgos importantes incluyen: Dilatacin notable de la pelvis renal y la urØtra. trabajo de parto o nacimiento. RECUADRO 6 . En las radiografas de trax se advierte la posicin alterada del corazn y el aumento de tamaæo de su sombra. desde las 10 semanas de la gestacin persiste inclusive hasta seis semanas despuØs del parto. del esqueleto de la pelvis y del dorso. VIII. El electrocardiograma no muestra los cambios caractersticos que se atribuyen a la gestacin. fracturas 2 graves o rompimiento de la vejiga. Nombre del mØdico o de la enfermera partera: TABLA 6 . Estudios radiogrÆficos. El lado derecho con frecuencia estÆ mÆs dilatado que el izquierdo.concentracin de factores VII. cistogramas y pielogramas intravenosos limitados a menudo son esenciales para el diagnstico de perforacin de la vscera hueca. con dilatacin por debajo del borde de la pelvis. Duracin del trabajo de parto. XI y XII (sin cambios) tiempos de coagulacin y sangrado (sin cambios) TABLA 6-2 Signos vitales en el embarazo 6 6 11 37. Las radiografas de abdomen y trax.

5 a 5.5 /MI 75 a 150 ?g/100 ml ml 250-450 ?g/100 ml 10 a 18 mg/100 ml 10 a 13 g/dl 32 a 42% normal 60 a 85% 15 a 38% 30 a 90 mm/hora 60 a 180 unidades Somogy/100 ml 17 a 19 unidades King-Armstrong/100 ml 5.1 a 1.5 a 2.9 mg/100 ml 10% Positiva en 10 a 15% de las pacientes Positivo en 10 a 1570 de las pacientes 0.0 a 5.5 mg/100 ml 1.71 a 1.1 a 0.Hemoglobina Hematcrito ˝ndices eritrocticos Leucocitos polimorfonucleares Linfocitos Velocidad de sedimentacin de los eritrocitos Amilasa Fosfatasa alcalina Totales de protenas Albœmina sØrica Alfa globulina Beta globulina Gamma globulina Fibringeno (plasma) Glucosa `cido œrico Creatinina Retencin de sulfobromo fetaleina a los 45 minutos Floculacin de cefalina Enturbiamiento del timol Total de bilirrubina Transaminasa glutÆmica oxaloacØtica Transaminasa glutÆmica pirœvica Deshidrogenasa lÆctica Lipasa sØrica Hierro sØrico Capacidad total de combinacin de hierro Nitrgeno de la œrea sangunea Lpidos plasmÆticos Colesterol total Colesterol libre Esteres de colesterol Lpidos sØricos (total) Fosfolpidos `cidos grasos libres Electrlitos pH (arterial) Cloruro Bicarbonato Fsforo (inorgÆnico) Magnesio 12 a 16 g/dl 3770 a 4770 normal 5470 a 6270 3870 a 4570 menos de 20 mm/hora 60 a 180 unidades Somogy/100 ml 4 a 13 unidades King-Amstrong/100 ml 7g/100 ml 3.5 a 6.2 mEq/L 116 .8 g/100 ml 0.0 g/100 ml 0.4 g/100 ml 300 mg/100 ml 90-110 mg/100 ml 2.20 g/100 ml 0.4 mg/100 ml 0.8 a 1.5 g/100 ml 0.5 mg/100 ml 0.0 a 5.2 mg/100 ml 10 a 40 U/100 ml 15 a 35 U/100 ml 60-100 U/ml mÆs de 1.46 mol/litro 90 a 105 mEq/L 19 a 25 mmol/L 2.0 a 6.2 mg/100 ml 5% negativo negativo 0.2 g/100 ml 450 mg/100 ml 90 a 110 mg/100 ml 2.0 a 4.5 mEq/L 245 mg/100 ml 231 mg/100 ml 77% 1 000 mg/100 ml 350 mg/100 ml 1 200 mEq/L 7.2 mg/100 ml 1.44 mol/L 98 a 109 mEq/L 24-30 mmol/L 2.4 g/100 ml 0.41 a 7.30 a 7.9 mg/100 ml 10 a 40 U/ml 15 a 35 U/ml 60 a 100 U/ml mÆs de 1.9 a 1.9 a 1.5 a 1.6 a 1.5 U/ml 65 a 120 ?g/100 ml 300 a 500 ?g/100 ml 4 a 12 mg/100 ml 175 mg/100 ml 216 mg/100 ml 74% 700 mg/100 ml 250 mg/100 ml 700 mEq/L 7.0 g/100 ml 3 a 5/100 ml 0.4 a 0.

quizÆ no 14 result muy afectado por el accidente. Si se identifican los latidos.3 mmHgh carbono arterial Bixido de carbono 24 a 30 mmol/L 19 a 25 mmol/L Osmolalidad plasmÆtica 284 a 295 mosm/kg 275 a 285 mosm/Kg Fuente: Adaptado con permiso de Barber HRK Graber E. pero tambiØn hay que tener en consideracin la vida de la embarazada en estos casos.0 a 2.0 a 4. habrÆ que vigilar de forma continua al feto de cualquier edad por medio de tØcnicas sonogrÆficas hasta que haya evidencia de que el feto ha tolerado el episodio traumÆtico.6 meq/L 2. 2 AmniocentØsis. Valoracin del feto Pese a que la fluidoterapia y la estabilizacin de la madre con frecuencia se realiza en provecho del feto. y debe protegerse al œtero en el mayor grado posible.5 mEq/L plasma(bicarbonato) Presin parcial de bixido de 38.: Surgical disease in pregnancy Philadelphia. las pruebas innecesarias y la duplicacin de radiografas. Si hay duda del estado fetal y si se cuenta con equipo.5 mEq/L Calcio Total 4.4 mEq/L 4. Stuart sugiere que si el feto no muestra evidencias de sufrimiento en un lapso de 24 horas. 2 Ultrasonido de tiempo real. hay que palpar simultÆneamente el pulso materno al auscultar los ruidos cardiacos del feto.A.8 mEq/L 3.0 a 2.5 mEq/L ionizado 2. pero teniendo en consideracin las modificaciones identificadas en la tabla 6-4. Los ruidos cardiacos fetales que vayan de 120 a 160 latidos por minutos se captan cuando la madre tiene mÆs de 18 a 20 semanas de embarazo. Es adecuado ordenar los estudios radiolgicos necesarios. tiempo y experiencia cabe considerar las siguientes pruebas: Prueba sin estrØs. Al evaluar el estado del feto la enfermera debe recordar que todo trastorno que afecte a la madre tambiØn lo afecta a Øl y de la misma manera el bebØ necesita la misma revaloracin o vigilancia constante que su madre. 110-111 Se sabe que existen peligros para el feto por la radiacin.6 mEq/L Exceso de base en 0.5 mmHg 31. suprimiendo. La valoracin mÆs rÆpida y sencilla del bienestar fetal incluye la medicin de la frecuencia cardiaca con un fetoscopio o un estetoscopio. Tintura de Kleihauer-Betke (prueba de Singer’s modificada).7 mEq/L 3. WB Saunders pp. Medicamentos 14 117 . para evitar la radiacin total al feto. sin embargo. Desde la dØcima segunda a la dØcima cuarta semana de gestacin se pueden escuchar ruidos cardiacos con un monitor de pulsos ultrasonoros (Doppler).5 a 5. Para evitar confusin. Es necesario seguir los procedimientos normales de estabilizacin. La atencin de la mujer embarazada La atencin de la embarazada que ha sufrido un trastorno traumÆtico difiere ligeramente de la que se administra a la paciente no embarazada.Sodio 135 a 145 mEq/L 132 a 140 mEq/L Potasio 4. es importante conocer a la brevedad posible el estado de Øste.5 a 4. 2 Prueba con estrØs.

las cuales a su vez causan vasoconstriccin perifØrica y disminucin notable de la corriente de sangre por el œtero. 7 Esta Al sufrir un traumatismo. en vez de ello."Salvo raras excepciones cualquier medicamento que produzca un efecto sistØmico en la madre atravesarÆ la placenta y llegarÆ al embrin y al feto. y lo que provoca que no se detecte su 15 hipovolemia. sino sobre su costado. La presin sistlica menor de 80 mm Hg ocasiona riego inadecuado al feto. En el tØrmino de la gestacin el flujo sanguneo por la arteria uterina es de aproximadamente 500 a 700 mL//min. al final de la gestacin todo el volumen circulante pasa por el œtero en perodos de 8 a 11 minutos." . La frecuencia cardiaca superior a 140 latidos por minutos o la presin sistlica menor de 80 mm Hg denota que la embarazada puede estar prxima a sufrir un choque irreversible. La prevencin del choque o su tratamiento rÆpido podra conservar todas o parte de las funciones de la glÆndula 3 pituitaria anterior. El menor riego a la placenta hace que disminuya la PO 2 fetal y as 16 surja la bradicardia. La hipotensin en decœbito dorsal que mencionamos en pÆrrafos anteriores es consecuencia de una obstruccin de la vena cava inferior provocada por el feto en desarrollo. la acidosis metablica y la muerte. "De este modo. los riæones y los intestinos. y por ello se necesita comparar las necesidades de la mujer con los efectos que tendrÆ a largo plazo en el feto. Baker recomend posteriormente no utilizar vasoconstrictor en los intentos para mantener la presin arterial de la gestante. Baker observ que "la madre puede sobrevivir al choque hipovolØmico durante un 2 lapso considerablemente mayor que el feto. mililitro por mililitro. La mujer en choque quizÆ no presente el cuadro tpico de piel fra y hœmeda que caracteriza a este sndrome. La disminucin en el volumen de sangre que regresa al lado derecho del corazn y con ello la reduccin del rendimiento cardiaco ocasiona la hipotensin en la madre. la cual puede desencadenar una reaccin vasoconstrictora y ello constituye otra razn para que la mujer no estØ acostada boca arriba. la vasoconstriccin en rganos no vitales." advertencia hecha por Pritchard y Mac Donald debe constituir un recordatorio para cualquier persona que piense administrar algœn medicamento a la embarazada con trauma. Es importante tomar en cuenta tambiØn la edad gestacional del producto y la dosis del medicamento. Este cambio de posicin quizÆ sea todo lo que se necesite para evitar la hipoxia fetal. La embarazada muestra la misma evolucin en su reaccin fisiolgica al choque que la paciente no embarazada: la reduccin del rendimiento cardiaco y el riego capilar. antes de que se manifiesten signos de hipotensin y taquicardia. La madre puede perder 10 a 20% de su volumen sanguneo en caso de hemorragia aguda o hasta a 35% en un sangrado mÆs lento. la hipoxia.5 Por lo tanto." Crosby sugiri que "la muerte fetal postraumÆtica por lo demÆs inexplicable pudiera deberse al choque materno 16 transitorio y no identificado". el cuerpo de la embarazada libera catecolaminas.rld3 3. y seæala sus efectos adversos conocidos o posibles. 118 . la bradicardia fetal puede ser el primer signo de choque hipovolØmico. Otro riesgo notable de hipotensin prolongado en la mujer encinta es la necrosis pituitaria que culmina en sndrome de Sheehan. Choque La hipervolemia funcional del embarazo es un mecanismo por cuyo medio el cuerpo experimenta una mayor necesidad de riego sanguneo del œtero y los riæones. lo cual tiene un efecto protector para la mujer al desviar el mayor volumen sanguneo al cerebro y el corazn. Los vasoconstrictores empeoran la hipoxia fetal y aumentan la posibilidad de orbito del producto. La tabla 6-5 incluye una lista de algunas medicinas cuyo uso puede ser considerado en una situacin de urgencia. desde la vigØsimo cuarta semana del embarazo. la pØrdida volumØtrica de sangre debe corregirse rÆpidamente con 2 expansores y reposicin sangunea.

La tØcnica en cuestin repone la masa eritroctica para oxigenar el feto. Expansores plasmÆticos œltimo recurso 4. semana de embarazo. Se agrava la hipotensin en el decœbito dorsal Introduzca un catØter intravenoso de calibre 14. No retrase la prÆctica de una traquetoma o intubacin endotraqueal. Las extremidades inferiores se obstruyen a causa del œtero agrandado. Puede perder 3070 a 35% del volumen de sangre circulante sin cambios en su presin arterial o pulso. prueba de Coombs indirecta Hematimetra completa Electrlitos. El calibre del catØter debe ser lo suficientemente ancho para efectuar la fluidoterapia en gran des volœmenes. Su organismo conserva la hemeostasia por vasoconstriccin de los rganos pØlvicos. La hemorragia de la embarazada ocasiona hipoxia del feto. La cavidad pØlvica puede almacenar 500 ml de sangre de una hemorragia oculta.4 Accin 1. El procedimiento restaura la presin arterial de la mujer. en ambas extremidades superior Sustituya los lquidos de forma abundante con solucin lactada de Ringer Lnea central o (CVP or Swan-Ganz) Identificar el tipo de sangre y realizar pruebas cruzadas completas para efectuar la transfusin en volœmenes iguales a la pØrdida. 2. Controle el sangrado. Cambios hematolgicos y bioqumicos en el embarazo (tabla 6-3) Los cambios seriados son de gran utilidad. Base lgica La hipoxia es una causa importante de pØrdida fetal Evite colocar pantalones antichoque despuØs de la 20a. de lo cual resulta hipotensin y aumenta el san grado en lesiones de los miembros inferiores. Se prefiere la autotransfusin de sangre O-negativa que no se ha sometido a pruebas cruzadas. obstruye la circulacin en las extremidades inferiores. Este procedimiento evita la hipotensin y reduce la fuga de lquidos del tercer espacio.TABLA 6 . El œtero alargado. 119 . Estudios de laboratorio Sangre venosa Estimacin del grupo sanguneo y prÆctica de pruebas cruzadas. La embarazada presenta un incremento de 50% en el volumen hemÆtico acompaæado de la mayor vascularidad pØlvica. Los anticuerpos atpicos pueden ocasionar eritoblastosis. Establezca y conserve una adecuada circulacin en las vas respiratorias. Mantenga el volumen de lquidos. amilasa Nitrgeno urØico en sangre. Este mØtodo es la mejor gua clnica para la re posicin de lquidos. Evite la posicin supina. glucosa. pero no oxigena al feto. 3.

Paracentesis El procedimiento no es œtil en el embarazo.5 Medicamentos con posibles efectos adversos en el feto Medicamento AnalgØsicos indometacina salicilatos Accin Depresin fetal Arteriosis Cierre prematuro del conducto de botal. TeratogØnesis Sndrome del niæo gris Sordera nerviosa Manchas en los dientes 7. Este procedimiento indica el volumen de lquido perdido y del necesario para su reposicin. Laparoscopa Esta tØcnica es segura y œtil hasta las 14 semanas. Los cambios en la frecuencia cardiaca fetal suelen anteceder a los que presenta la mujer (presin arterial y pulso) antes de choque grave.creatinina Tiempos de protrombina y de tromboplastina parcial Fibringeno Tomar los tiempos de coagulacin cada hora Medicin de gases en sangre arterial Prueba de embarazo Las lesiones de placenta y artero pueden hacer que se liberen tromboplastina y activadores de plasmingeno. La fraccin Beta de gonadotropina corinica humana en suero es la mÆs exacta. disminucin de la motilidad intestinal. TABLA 6 . La vejiga en el embarazo se convierte en un rgano abdominal con profusin de vasos y por ello es mÆs susceptible a sufrir traumatismo. 5. El pulso mayor que 140 latidos por minuto y la presin sistlica menor que 80 mm Hg denotan choque irreversible inminente. Signos vitales Registro de la frecuencia cardaca fetal por medio de ultrasonido continuo Pulso Presin arterial 6. Culdocentesis El procedimiento mencionado puede utilizarse en lugar del lavado peritoneal. Control de la funcin renal Sonda urinaria a permanencia AnÆlisis de orina Estudio microscpico para detectar sangre Ingestin y eliminacin de lquidos Colocar a la mujer sobre su costado izquierdo Medir con exactitud la diurØsis. disminucin de la actividad del factor XII y disfuncin plaquetaria. los cuales aumentan la susceptibilidad a la aparicin de coagulacin intravascular diseminada. Lavado peritoneal Este procedimiento puede ser valioso y seguro en el embarazo. Esta posicin desplaza el peso del œtero lejos de las venas renales y as permite un mejor riego de los riæones. Control de hemorragia intraabdominal Sonda nasogÆstrica Anticoagulantes: Cumarinas Antiinfecciosos cloramfenicol estreptomicina tetraciclina 120 . mayor relajacin y regurgitacin gÆstrica. El embarazo ocasiona prolongacin del vaciamiento gÆstrico. la deteccin de gonadotropina en orina es mÆs rÆpida. Ultrasonido para detectar La tØcnica en cuestin puede demostrar que existen rotura de œtero partes fetales fuera del œtero. es importante utilizar una tØcnica "abierta" y paracentesis lateral.

apnea TeratogØnesis Defectos congØnitos Hipoxia fetal La embarazada es especialmente vulnerable a la hemorragia. El incremento en fibringeno y en las concentraciones de los factores VII. disminuye la circulacin en las extremidades inferiores y tambiØn puede haber una mayor pØrdida de sangre en caso de heridas en las piernas. puede 16 ser la causa de la separacin de la placenta. junto con la disminucin en los activadores de plasmingeno circulante representan un beneficio potencial para la madre. Al agrandarse el œtero.cloroquina DiurØticos: tiacidas Hormonas sexuales dietilestilbestrol andrgenos. e intraperitoneal. Con unos 500 a 700 ml de sangre circulando por la arteria uterina cada minuto. el traumatismo pØlvico o uterino puede ocasionar una enorme pØrdida de sangre en cuestin de minutos. o despuØs de cualquier traumatismo notable en el resto del cuerpo. en tØrmino de 48 horas se desencadenarÆ el 16 trabajo de parto o morirÆ el producto. œtero doloroso al tacto. tenso y duro. sordera Acidsis fetal CÆncer cuando el feto femenino llega a la adolescencia Masculinizacin del feto Hipoxia fetal Retraimiento e hiperactividad TeratogØnesis Depresin fetal Retraimiento. hasta que se haya superado el peligro del desprendimiento prematuro de placenta o de la hemorragia intraabdominal. Baker piensa que la hipervolemia del embarazo mejora el grado de tolerancia de la mujer a una hemorragia. contracciones uterinas. VIII y IX. Si la zona de separacin es lo suficientemente grande para influir en la oxigenacin del feto. El cuadro clnico suele incluir dolor continuo en el abdmen. Esta condicin debe sospecharse siempre que una mujer recibe un golpe en el abdomen. incremento de la altura del fondo abdominal. Por el incremento de presin venosa en sus piernas que es secundario al volumen cada vez mayor del œtero. Es importante vigilar con frecuencia los signos vitales de la embarazada y tambiØn los ruidos cardiacos del feto deben monitorearse por medio de dispositivos electrnicos. retroplacentaria. En caso de fracturas de la pelvis. el abdmen se convierte en un blanco obvio para los traumatismos. la embarazada puede presentar hemorragias retroperitoneal. se ha dicho que tambiØn se intensifica la hemorragia dentro y al rededor del œtero. La altura del fondo del œtero debe seæalarse en el momento de la hospitalizacin y observar si todava presenta un incremento mayor. e hipotensin que no guarda proporcin con la pØrdida visible de sangre. que tambiØn se conoce como desprendimiento o separacin prematuros de la placenta. sea cual sea su intensidad. El punto de origen mÆs grave de una hemorragia en la embarazada con trauma es el sangrado retroplacentario. hemorragia vaginal. A menudo se advierte bradicardia fetal antes de que la madre presente cambios en sus signos vitales. Surge un problema cuando se han lesionado la placenta (con lo que se produce una liberacin de tromboplastina) o el œtero con lo que se ponen los activadores de 3 El cambio 16 121 . de posicin del cuerpo hacia un costado aminora la presin venosa perifØrica. Igualmente se ha sugerido que una crisis grave de hipotensin en la cual disminuye el riego al œtero. progestinas Hipotensores Psicotrpicos litio Sedantes barbitœricos talidomida Anticonvulsivos: Difenilhidantoina Vasoconstrictores Hemorragia Muerte. Se ha sugerido que un incremento en la frecuencia de rotura del bazo entre las mujeres en estado grÆvido. Al haber mayor vascularizacin de la pelvis.

En este tipo de coagulacin intravascular diseminada estÆ contraindicado el empleo de heparina. El problema puede resolverse con el nacimiento del producto. 4. dichas conclusiones se elaboraron con base en los estudios realizados en el Ærea de quemados del Centro MØdico Militar Brooke. deberÆ medirse el fibringeno 16 sØrico en la sangre. El embarazo no altera el restablecimiento de la mujer despuØs de haber sufrido lesiones tØrmicas. Crosby seæal que "las prioridades inmediatas para la embarazada con hemorragia son iguales a las de la mujer no embarazada en las mismas circunstancias". y 2) para extraer anatmicamente la masa uterina y as operar en el Ærea retroperitotoneal. y dado que el volumen hemÆtico aumenta normalmente en el embarazo. La pØrdida hemÆtica de los tejidos circundantes tambiØn puede reducirse al fijar e inmovilizar las fracturas de extremidades. hemorragia puede cohibirse por medio de una ligadura o compresin. Reposicn temprana de lquidos y electrlitos Limpieza y lavado de la herida (quemadura por sustancias qumicas) Control del dolor Transferencia de la quemada a un centro de tratamiento especializado Pacientes hospitalizadas 16 La 122 . La intervencin obstØtrica no es necesaria. 3.2 plamingeno en circulacin). esta reposicin debe ser abundante. por tal motivo. estas pruebas pueden detectar el surgimiento de un problema de coagulacin. y podra perjudicar mÆs a la mujer y su hijo. La intervencin obstØtrica estÆ indicada solamente: 1) en la mujer gravemente enferma en quien las complicaciones (hipotensin. vØrtebras y pelvis. hay que extraer una muestra de sangre cada hora. La liberacin de estas sustancias despuØs de un traumatismo puede ocurrir en caso de desprendimiento prematuro de placenta o embolia provocada por el derrame de liquido amnitico. 2. La supervivencia del bebØ depende de su madurez. hipoxia. y puede culminar en coagulopata de consumo o coagulacin intravascular diseminada (CID). y aumenta el fibringeno sØrico. sepsis) podran poner en peligro la vida de un bebØ que podra salvarse. Es indispensable la reposicin de sangre en caso de choque hipovolØmico. 5. Si existe hemorragia o se sospecha su presencia. TambiØn recomend la aplicacin de las siguientes medidas para la vctima: Pacientes no hospitalizadas Estabilizacin del Ærbol cardiovascular (quemaduras por electricidad) Asegurarse de que las vas respiratorias estØn despejadas y funcionen eficazmente. para observar la formacin de coagulos. por lo general el feto nace vivo antes de morir ella. 2 En el embarazo no cambian los tiempos de sangrado. oxigenoterapia. si es insatisfactoria. D. Quemaduras Baker present las conclusiones generales que ha continuacin se detallan respecto a lesiones tØrmicas en embarazadas. La supervivencia de la madre suele acompaæarse de la supervivencia del feto. plasma fresco congelado o crioprecipitado. Si la madre sufre una lesin mortal pero es atendida adecuadamente con medidas de apoyo. coagulacin y protrombina. 1. Cruikshank propuso un plan como terapia de apoyo a base de sangre completa reciØn obtenido. 3 as. 2 6. como la induccin del parto a la mayor brevedad posible.

Durante el primer trimestre el foto esta protegido por la pelvis sea. en el segundo trimestre. De lo contrario. ¿EstÆ bien mi hijo? 3. Buchsbaum recomienda la cesÆrea en todo embarazo que tenga mÆs de 28 semanas (un estimado de 1000 gramos de peso fetal) y en el que se identifiquen los ruidos cardiacos del producto (sea cual sea su ritmo). y sus familiares. H. anemia.J. la placenta y el cordn umbilical. a finales del tercer trimestre. la proteccin disminuye y hay mayor probabilidad de daæo al producto. la mujer quizÆ perciba que si no se le dice nada. pero lo capto perfectamente" o "no capto los latidos del bebØ") e instar a la mujer para que comunique cualquier signo de actividad fetal. La preocupacin por atender a la madre y a su familia puede ayudarles a superar la crisis.E. porque precisamente el feto es su bebØ. y la sepsis. puede haber fracturas del crÆneo despuØs de que la cabeza ha descendido dentro de la pelvis cuando se aproxima el tØrmino de la gestacin. la enfermera debe mantener a la madre informada respecto al estado de su bebØ (por ejemplo. 2 CesÆrea post mortem Al fallecer una embarazada se considera la posibilidad de realizar una cesÆrea post mortem. ¿QuedarÆ bien? 2. La lesin y las complicaciones fetales de relacionan principalmente con el daæo al œtero. con la muerte y el choque de la embarazada. escarotomia. no un objeto. La informacin que presentamos puede ser de utilidad en los intentos por tranquilizar a la embarazada y su familia: Las complicaciones y la mortalidad de las embarazadas guardan relacin fundamentalmente con la gravedad de la lesin sufrida.Continuar con la estabilizacin de electrlitos y lquidos Administrar la profilaxia antitetÆnica Atender las quemaduras abiertas antes que las cerradas. hipoxia. el mœsculo uterino y los intestinos llenos de gas. por liquido amnitico. Apoyo psicolgico La embarazada que ha sufrido un traumatismo. sin embargo. el latido de su corazn es lento. Evitar hiponatremia. Con base en el supuesto de que es mÆs fÆcil afrontar lo conocido que lo desconocido. C. Administrar antibiticos locales y sistØmicos. 2 17 A las 16 2 La enfermera que intenta tranquilizar a los progenitores debe utilizar el tØrmino bebØ y no feto. tienen tres preocupaciones: 1. Al parecer no hay un aumento en la frecuencia de pØrdida fetal por 19 traumatismos no catastrficos en el embarzo. algo anda mal. 28 semanas de gestacin el fondo del œtero por lo general estÆ 28 cm arriba de la snfisis del pubis o en un punto medio entre el ombligo y el ApØndice xifoides. Weber concluy que existen posibilidades de supervivencia del feto si no transcurren mas de diez minutos entre el momento en que fallece la madre y ocurre 18 el nacimiento. y en segundo tØrmino. Tratamiento complementario 123 . y sepsis para el bienestar del feto. Es mÆs probable la salvacin del feto cuando se continœan las medidas de reanimacin respiratorias y cardiovasculares de la mujer hasta el momento del parto. Son raras las lesiones directas del feto. ¿EstÆ bien mi familia? A menudo es imposible dar una respuesta directa.

En caso de traumatismo grave este lapso debe durar incluso de 24 a 48 horas. pero suele aceptarse que la disminucin neta de la actividad fetal puede ser indicacin del deterioro de su estado. A todas las demÆs se les asigna a la tercera categora de prioridad.El tratamiento complementario de la embarazada que ha sufrido un traumatismo debe incluir el continuo monitoreo externo del feto. La mujer con tipo de sangre RH-negativo que ha sufrido traumatismo abdominal debe ser sometida a una deteccin de anticuerpos atpicos. "A la enfermera profesional se le solicita que acuda para organizar. D con fines profilÆcticos. para asegurarse de que el feto crece apropiadamente. y as no estar tan 21 expuestas a los peligros de una infeccin. en la cual pueden ser atendidas por un nœmero reducido de enfermeras y auxiliares. delegar responsabilidades. y tambiØn deberÆ permitir que algunas auxilien a otras. Cualquier indicacin del crecimiento inadecuado debe ser evaluado por ultrasonido de forma seriada. ella no se sentirÆ satisfecha hasta que vea y tenga a su bebØ en las manos y le cuente los deditos de manos y pies. pero como todas las gestantes. puedan lastimarse cuando queden comprimidos entre los huesos sobresalientes y el crÆneo del feto. hay que valorar individualmente a la paciente que sufri fractura de la pelvis. Estas medidas pueden dar una mayor seguridad a la madre del bienestar de su hijo. puede estar segura de que no corre ningœn riesgo al iniciarse el parto por va vaginal incluso unas cuantas horas despuØs de la operacin." White sugiri que durante una catÆstrofe." Recomendaron que se enseæara a todas las mujeres a vigilar la actividad fetal por medios muy sencillos. ella debera volver a la clnica para que se efectœe una valoracin adicional del producto. y si la prueba es negativa se le administrarÆ globulina inmunitaria Rh o . durante un lapso de 72 horas para evitar la sensibilizacin por Rh y la eritoblastosis del neonato. nacimiento es un proceso fisiolgico normal y las medidas asistenciales para 22 El 124 . que aborten. Las mujeres que no estaban en trabajo de parto o que no necesitaban atencin inmediata podran desempeæar algunas tareas para auxiliar a las que si lo necesitaban. La altura del fondo del œtero debe medirse cada semana. incluyendo la uretra y la vejiga. Debe instruirse a la paciente para que lleve un registro de los movimientos fetales. que presenten traumatismos y busquen consuelo. Del 5 a 10% de las mujeres que han sufrido fractura pØlvica como consecuencia de una deformidad de la pelvis. hay mujeres embarazadas en trabajo de parto. Apoyo y auxilio en el trabajo de parto Las necesidades de una mujer en trabajo de parto son esencialmente de apoyo. Sin embargo. hasta que han desaparecido todos los signos de trabajo de parto o sufrimiento fetal. Killien report que: "no se ha establecido un estÆndar exacto respecto al numero de movimientos fetales que denotan el bienestar del producto. que tengan alguna complicacin de su embarazo. a intervalos de un mes y con pruebas semanales sin estrØs. Si se advierte la disminucin de los movimientos. Green 20 sugiri establecer un Ærea separada de maternidad. el parto y el nacimiento normales constituyen prioridades de poca importancia. 10 En un incidente con saldo masivo de vctimas En todo desastre ya sea natural o producido por el hombre. Las mujeres que sufren un traumatismo deben ser sometidas a seleccin con base en sus lesiones. y supervisar a las mujeres bajo su cuidado. requieren someterse a una operacin cesÆrea. y que las mujeres pueden recibir mayor atencin en su hogar con el apoyo de su familia. La mujer que se ha sometido a ciruga pØlvica. y los riesgos de que la fractura curada pueda disminuir el diÆmetro de la pelvis impidiendo que el feto pase a travØs y que los tejidos pØlvicos blandos. La autoayuda y la que se preste a las compaæeras serÆn muy 20 importantes para la embarazada en caso de un desastre.

acumular el equipo necesario (Recuadro 6-3) y limpiar y preparar un sitio privado para el nacimiento. En estos casos. irritabilidad e inquietud Mayor aprensin Resistencia al tacto Hipo o vmito Menor atencin y concentracin en las contracciones Sensaciones alternas de fro y calor Temblor en las piernas Sudoracin profusa con gotas sobre el labio superior o en el entreojo Desaliento abrumador por la evolucin-"ya no puedo mÆs. puede permitir que el trabajo de parto continœe hasta el nacimiento sin ninguna preocupacin. En cualquiera de estas situaciones deben hacerse intentos para trasladar a la madre a una institucin que pueda atender estas complicaciones. Si existe alguna duda de lo que debe hacerse o si la enfermera no entiende lo que ocurre. o signos de choque indican el sufrimiento de la misma. el incremento de la presin arterial. Los signos fsicos y de comportamiento en la transicin del trabajo de parto activo al inminente alumbramiento se describen en el Recuadro 6-2 denotan la evolucin del proceso. para la diastlica. manchado de meconio. En algunas mujeres este lapso puede ser de 24 horas o mÆs. la recomendacin de White es estar presente y no emprender medida alguna hasta que sea realmente evidente y necesaria.facilitarlo pueden evitar muchos problemas. RECUADRO 6 . Alumbramiento de urgencia Para el momento en que aparecen los signos del inminente alumbramiento (vØase el recuadro 6-2) es importante haber identificado a la persona que asistirÆ en tal situacin. Si la mujer ha recibido lquidos y caloras en cantidades adecuadas.2 Signos de trancisin y nacimiento inminente. mientras se espera que comience el trabajo de parto. ha orinado en forma peridica. sangrado rojo brillante por la vagina. Si el bebØ se mueve peridicamente y su frecuencia cardiaca es de 120 a 160 latidos por minuto tambiØn puede sugerir seguridad respecto de su estado.0C. para la sistlica o 15 mm Hg. Si las enfermeras carecen de experiencia obstØtrica no conviene que confen demasiado en sus capacidades. Los cinco principios siguientes 21 Es 125 . la enfermera puede estar tranquila por el estado de la paciente. mayor de 30 mm Hg. Si es imposible la transferencia. La enfermera puede sentir tranquilidad al saber que muchos bebØs nacen con el mnimo de asistencia o sin ella. Transicin Mayor agitacin. necesario recordar que lo primero es no daæar. reposado y sus signos vitales son estables." Dificultad para relajarse debido a las contracciones Aumento de la hemorragia Nacimiento Detencin involuntaria de las expiraciones o gemidos con las contracciones Deseo de defecar Deseo imperioso de "pujar" "Afloramiento" del orificio anal Abombamiento del perineo Coronacin de la cabeza del bebe La mujer dice "mi hilo esta naciendo" Un aumento de la temperatura de la madre superior a 37. El sufrimiento fetal puede conocerse por la presencia del lquido amnitico verdoso. En muchos casos el trabajo de parto puede ser atendido adecuadamente sin realizar la valoracin vaginal durante la evolucin del mismo. podrÆn brindÆrsele medidas de apoyo. la ausencia de los latidos del corazn o la inmovilidad del feto durante un lapso de 24 horas.

6. llamarla por su nombre de pila con el propsito de captar su atencin. Procure que el medio en que se encuentre. 2. No deje de hablarle a su paciente e indquele lo que ocurre paso por paso. Reanime al bebØ. 5. Tranquilice a la mujer. lÆvese las manos. Es conveniente darle a la madre instrucciones sencillas. Se colocarÆ a la mujer en posicin de semi-decœbito con la cabeza y los hombros de manera que la enfermera pueda conservar un contacto visual mientras logra tener acceso al perineo. El nacimiento no es un proceso estØril. navaja de rasurar u hoja de afeitar estØriles (pueden hervirse o esterilizarse en una llama) Toallas sanitarias o material absorbente Paæales y ropa de bebØ Cajones de escritorio o cajas revestidos con mantas a manera de cuna Identificacin del bebe (cinta adhesiva con el nombre de la madre) Dos piezas de material fibroso para anudar el cordn umbilical (cordn de zapatos. HabrÆ que quitarle su ropa interior y toda prenda ajustada. Controle la expulsin. El proceso anterior es œtil tambiØn para que la enfermera esclarezca lo que necesita hacerse. si es posible) Jabn y agua Tijeras. Designe a una persona especfica para que reœna todo el material que pueda necesitar. Al combinar las palabras con las acciones. ¿Cmo se llama usted?" El tono de su voz debe ser tranquilo. no deje de hablarle a la parturienta. sea seguro.3 Equipo para Darlo de urgencia Material absorbente limpio y seco para limpiar a la madre y secar el cuerpo del bebØ Mantas para la madre y el bebØ (calientes. se colocarÆn previamente sÆbanas limpias o las propias ropas de la parturienta. Si es necesario utilizar el suelo. Todo esto trasmite tranquilidad a la madre. Procure que el medio en el que se encuentre sea seguro La enfermera debe acompaæar a la madre a una zona privada y limpia para que de a luz.para partos de urgencia ofrecen a la enfermera orientacin subsecuente: 1. Si la situacin estÆ fuera de control. tranquilizar a la mujer debe constituir una continuacin de la relacin establecida. lave el perineo de la parturienta con jabn y agua. casi hipntico y los modales. RECUADRO 6 . TambiØn es importante orientar la atencin de la parturienta en el sentido de que aplique las instrucciones que reciba. a efecto de que Østa sienta que la enfermera es capaz y puede prestarle auxilio cuando lo necesite: "Me llamo Josefina y voy a ayudarla. Emprenda medidas de restablecimiento para madre e hijo. calmados. Si el tiempo lo permite. se debe procurar por todos los medios no introducir bacterias en el conducto del parto. conseguir equipo o sostener la cabeza de la embarazada). Controle el sangrado. pues una de las mÆximas prioridades es lograr la mayor limpieza posible. es importante que procure sosegar a la mujer. fragmentos de tela de algodn) Tranquilice a la mujer Si la enfermera se ha encargado de la asistencia durante el trabajo de parto. Recuerde. la enfermera debe de establecer el orden. Control de la expulsin 126 . 4. a las demÆs personas que intervienen y a la propia enfermera. especficas y claras. si la enfermera no es conocida de la madre o a llegado recientemente a la escena de los hechos. la enfermera debe generar una atmsfera sosegada y ordenada. 3. Mantener un contacto visual brinda apoyo a la paciente y aumenta su colaboracin durante el alumbramiento. Valorar la situacin y asignar brevemente tareas a personas especificas (por ejemplo.

l solo puede expulsar las secreciones de su vas respiratorias o utilcese una jeringa con perilla. Este procedimiento aminora la posibilidad de desgarres al coronar la cabeza y despuØs nace el bebØ. incite a la madre para que 23 sostenga a su hijo. El siguiente paso es ejercer una traccin suave y descendente a la cabeza hasta que el hombro anterior y la axila aparezcan en el orificio vaginal. por ejemplo. si la mujer no ha estado pujando con sus contracciones. Es importante no detener al bebØ sino mÆs bien permitir que su cabeza empuje lentamente las manos conforme sale. En este momento puede elevarse el cordn por sobre la cabeza del producto o dejar que se deslice sobre los hombros del pequeæo conforme nace. 3. Coloque las manos a cada lado de la cabecita. Mientras el niæo gira la cabeza en dirreccin a uno de los muslos de la mujer. Conforme nace el cuerpo. la tensin de llegar al mundo genera suficiente estmulo para que la criatura comience a llorar. Ahora respire y puje de nuevo". La cabeza al descubierto es la que mÆs contribuye a la pØrdida de calor.Una vez que aparece la cabecita del bebØ en la abertura vaginal. Este es el momento en que nacen los hombros. Aliente a la mujer para que jadee o expulse aire en este œltimo esfuerzo y deje que la fuerza de la contraccin uterina haga que nazca la cabeza. Si el cordn estÆ muy tenso puede ser necesario colocarle dos pinzas o anudarlo en dos sitios. Reanimacin del bebØ Antes de que nazca el cuerpo. si es necesario. Recuerde que el bebe estÆ hœmedo y resbaloso. sobre las orejas. La enfermera tambiØn puede hacerla pujar despuØs de la contraccin. aplique traccin ascendente para levantar el hombro posterior sobre el perineo. "Puje 2. Se necesita conservar esta œltima en plano bajo. ya que pueden ser potencialmente daæinos y hacer que el bebØ entre en choque. habrÆ que alentarla para que lo haga. 127 . En un parto y nacimiento normales y sin medicamentos. y una vez identificado Øste. coloque al pequeæo sobre el abdmen de su madre. se debe tirar suavemente de Øl para tener un mayor agarre. 4. Una vez que el perineo se adelgaza y distiende y la cabeza estÆ coronando. Con cada contraccin e impulso habrÆ que oponer resistencia suave al progreso de la cabeza mientras sale. mantenga su cabeza hacia abajo para facilitar el drenaje de las fosas nasales y la boca. el nacimiento comienza realmente. y despuØs cœbralos a ambos con mantas calientes y secas. o en uno de sus costados con la cabeza hacia abajo. La estimulacin suave. coloque la palma de la mano y sus dedos sobre la cabeza. sostenerlo por los pies y golpearle los glœteos o sumergirlo alternativamente en agua fra y caliente. porque el cuerpo quizÆ no se deslice adecuadamente por el perineo intacto. para que nazca por completo la cabeza. Si ella controla la expulsin. Conforme esta œltima se haga mÆs visible con las maniobras de empuje. de secar el cuerpecito. cortarlo entre las pinzas y despuØs desenrollarlo antes de que salga el resto del cuerpo. Si los brazos no se mantienen plegados pueden desgarrar al perineo el cual de otro modo permanecerÆ intacto. El cuerpo nace al deslizar las manos la enfermera hasta el dorso y el trax mientras sostiene los brazos del pequeæo cercanos al cuerpo. dar masaje a su dorso y trax o golpear suavemente los pies. Seque al pequeæo y colquelo directamente sobre el vientre de su madre. se deberÆ reforzar el patrn de empuje. como el frotamiento vigoroso de su columna. habrÆ que palparla en la base del cuello en busca del cordn umbilical. deslice una mano para palpar los glœteos en tanto que con la otra se sostenga la cabeza. Puede evitarse el impacto del fro si se conserva seco y cubierto al bebØ. si ella estÆ fuera de control habrÆ que establecer un patrn de respuesta a las rdenes de la enfermera. para facilitar la salida de moco de su boca y nariz. puede ser de utilidad. si se cuenta con ella. Evite aplicar mØtodos. Hay que retirar o limpiar todo el liquido de la carita del bebØ con la mano o con un lienzo limpio. DespuØs. A veces se necesita tirar del tronco para completar el nacimiento. 5. trate de eliminar el lquido de boca y nariz del pequeæo Conforme nace el bebe.

Controle la hemorragia Una vez estabilizado el bebØ incite a la madre para que lo acerque a su seno. Pida a la mujer que cruce las piernas para ejercer una presin constante. El ritmo respiratorio deseado es de 30 respiraciones por minuto y la frecuencia cardaca de 120 latidos por minuto. y despuØs se le toma entre las dos manos. Los vasos umbilicales se cierran con el nacimiento. y ascenso del fondo del œtero en el interior del abdomen. Ella pronto sentirÆ hambre. El masaje cerrado del trax y corazn se logra fÆcilmente al colocar una mano debajo del trax. se le instarÆ a orinar y tambiØn se le permitirÆ que repose. es decir. debe pasar un momento con su hijo y su familia. El instrumento cortante puede hervirse o calentarse con flama directa. necesita tener una oportunidad para succionar leche en los primero 30 minutos de vida. la respiracin de boca a boca para un neonato requiere que la enfermera cubra la boca y la nariz del bebØ con su boca. se da masaje al fondo. Es importante no apresurar la extraccin de la placenta y a veces se necesitan de 5 a 30 minutos para que se separe. y despuØs cortado entre las dos pinzas para evitar la pØrdida de sangre del bebØ. una en el fondo y la otra por arriba de la snfisis. Debe ser prensado o anudado en dos sitios. en tanto emite bocanadas suaves de aire. La placenta puede ser envuelta junto con el bebØ hasta que se consiga equipo estØril. o papel sanitario. (Una bocanada es la cantidad de aire que uno puede contener en los carrillos). No es raro que en un principio empape una o varias toallas sanitarias. por ejemplo. El comportamiento explorador del pequeæo en busca del pezn basta para estimular la liberacin de oxitocina. Observe si la mujer presenta signos de hemorragia. enfermedad que puede causarle la muerte. No debe darse masaje al fondo firme ya que puede ocasionar fatiga y relajacin muscular. una proporcin de 24 funcin cardiaca y respiratoria. y en este lapso no reaccionarÆ fÆcilmente a los estmulos. y por tal motivo hay que reducir al mnimo cualquier tensin adicional (por ejemplo. y pedir a la parturienta que puje. Si el œtero no se contrae. solicite a la mujer que tosa o puje. Los signos de esta situacin son la salida de un chorro de sangre por la vagina.Si se necesitan tØcnicas mÆs intensivas. La enfermera debe colocar una mano sobre la snfisis del pubis para sostener el œtero. para evitar el tØtanos del neonato. AdemÆs de que el bebØ debe estar caliente y seco. Emprenda medidas de restablecimiento para madre e hijo No es necesario cortar inmediatamente el cordn umbilical del bebØ. entre las fibras musculares contradas. fuerte y fibroso como cordones de zapatos hervidos o tiras de tela de algodn. por hora. para despuØs elevar la placenta extrayØndola de la vagina por medio del cordn. El cordn puede ser prensado o atado con material limpio. habrÆ que dar masaje suave al fondo del œtero hasta que estØ firme. Es esencial que las tijeras. la navaja o la hoja de afeitar estØn estØriles. Una vez que ha nacido la placenta. La hemorragia por desgarres de la vagina o el perineo puede cohibirse con un apsito a presin hecho de varias servilletas. para aplicar la compresin con ambas manos. y aplique en Øl traccin descendente suave hasta que aparezca la placenta. Puede enseæÆrsele la forma de revisar su œtero y darse masaje si Øste continœa relajado. DespuØs dormirÆ unas dos horas. sed y cansancio. mientras usted las extrae. La placenta no desprendida no sangra. Tome con su mano el cordn cerca del orificio vaginal. de 4:1. el alargamiento del cordn. El œtero controla la hemorragia del sitio de la placenta al ocluir los vasos abiertos. y comprimir esta zona con los dedos ndice y medio de la otra colocada sobre el esternn. y la sangre estancada coagula pronto. el 128 . Una bolsa de plÆstico para la placenta reduce las dificultades. Los rganos y aparatos del neonato estÆn en fase de adaptacin a la vida extrauterina. la cual causa despuØs contracciones uterinas y facilita el desprendimiento de la placenta. Si existe alguna resistencia. Es importante sujetar las membranas suavemente para que salgan con facilidad.

Atencin del neonato El neonato necesita apoyo para adaptarse a la vida extrauterina. y se permite que ella y sus familiares dispongan de tiempo para estar con Øl. seæalando las conductas normales y los rasgos hereditarios del pequeæn. sin perturbacin alguna. DespuØs puede hacerse una cunita con alguna caja o un cajn de escritorio. pero pronto lo harÆ sin ninguna dificultad. Si el amamantamiento no constituye el mØtodo planeado de alimentacin. Habra que permitrsele dormir y evitar que se prive de ingerir caloras y lquidos. El cuerpo materno es una fuente excelente de calor constante. En la muæeca o el tobillo del pequeæo puede fijarse un fragmento de cinta con el nombre de la madre o un trozo desgarrado de su ropa (de preferencia alguna etiqueta caracterstica) en caso de separar a uno del otro. La prevencin de la hipotermia tambiØn es esencial. Para el tercer da la madre tendrÆ un movimiento intestinal normal. por ello la madre puede conservar consigo al pequeæo hasta que se torne mÆs activa. Tal vez necesite auxilio para caminar inmediatamente despuØs del parto. El bebØ debe permanecer caliente. El amamantamiento asegura que el pequeæo cuente fÆcilmente con una cantidad de leche estØril para su adecuada nutricin. Hay que felicitar a la mujer por su activa participacin en el parto. en la medida en que lo desee la parturienta. la separacin de la familia es un hecho estresante. La posibilidad de infeccin disminuye si la enfermera se lava las manos antes de administrar los cuidados asistenciales y realizar la limpieza perineal frecuente con cambio de toallas o apsitos. Para el segundo o tercer da le bajarÆ la leche. Es importante observar si la paciente presenta signos de infeccin (fiebre) y hemorragia (pØrdida hematica taquicardia hipotensin). Se necesita vigilar el consumo y las excreciones del pequeæo. En caso de un incidente con saldo masivo de vctimas. Medidas de auxilio posparto La mujer que ha dado a luz pasa por un periodo de correccin rÆpido de los cambios anatmicos y funcionales del embarazo (no hay que olvidar que el nacimiento de un niæo es un proceso normal del cuerpo). La mujer que ha tenido un parto normal puede cuidar de s misma y de su hijo con una supervisin mnima. En las primeras 24 horas su flujo vaginal serÆ abundante (una o dos toallas intimas cada dos horas) pero poco a poco cederÆ hasta llegar a una cantidad menor en cuestin de dos o tres das.bebØ no necesita un baæo). El bebØ amamantado a menudo defeca despuØs que ha sido alimentado. seco y a salvo de corrientes de aire. y orina seis veces al da. La vinculacin puede facilitarse si el bebØ permanece con su madre. La embarazada que no estÆ en trabajo de parto 129 . habrÆ que darle el pecho y esta prÆctica continuarÆ conforme Øl lo solicite (cada dos 0 cuatro horas). Durante todo el proceso obstØtrico se permitirÆ a los familiares que participen activamente en la consolidacin de dicho proceso. La vinculacin es un proceso por medio del cual la madre y su familia se identifican con el bebØ y lo aceptan. el bebØ puede recibir un bibern tan pronto se haya superado la crisis. Tan pronto Øl comienza a sentir hambre. La posibilidad de hemorragia disminuye si la mujer amamanta a su hijo. La ingestin de lquidos y alimentos quizÆ sea la adecuada si duerme cuando menos dos horas entre una y otra comida. La enfermera puede tranquilizarla al indicarle que la emisin frecuente de grandes volœmenes de orina es normal. pero el bebØ necesita slo el calostro que ella ya secreta. frecuentemente no se da masaje al fondo uterino si estÆ firme.

Muchas mujeres pueden tener sangrado en la implantacin.) Evite colocar a la mujer en posicin de Trendenlenburg. lo que implica la exclusin de levantar objetos pesados. Eleve su cabeza con una almohada. Conserve horizontal el tronco. Embarazo con complicaciones Al ocurrir un suceso que arroje un saldo masivo de vctimas. La hemorragia vaginal durante la segunda mitad 130 . TambiØn puede sugerrsele la prÆctica de algunas tareas que se encuentren dentro de sus capacidades fsicas. niæos enfermos y peligros ambientales. y hay que llevarla tan pronto como sea posible a una institucin idnea. como sustancias txicas y radiacin. Estas mujeres deben ser enviadas a un lugar donde se les brinde atencin especializada. A pesar de ello. que suele ser mnimo y no produce sntomas adversos. Eleve sus piernas unos 20 a 30 de tal forma que las rodillas estØn rectas. la enfermera encargada de la tercera prioridad puede ser la responsable de atender a mujeres que sufren alguna complicacin en el embarazo. En estos casos debe conocer algunas de las complicaciones obstØtricas mÆs comunes. Toda mujer que presente hemorragia vaginal profusa se torna una paciente de primera prioridad. La enfermera tiene como tarea brindar apoyo emocional y fsico en esta particular situacin. Tranquilicela y muestre confianza para disipar sus temores. con la cabeza baja (despuØs del incremento inicial de la corriente sangunea al cerebro un mecanismo compensatorio reflejo ocasiona la vasoconstriccin que disminuye el flujo hemÆtico. no es raro que la enfermera dentro de un refugio o albergue cuente con el mnimo de suministros y elementos de auxilio para las embarazadas gravemente enfermas que tenga que atender. Conserve caliente a la persona. 3. tan pronto como sea posible. Hemorragia del primer trimestre La hemorragia en el primer trimestre puede ser motivada por diversos factores. o entrar en contacto con sustancias txicas o radioactivas. El diagnstico diferencial es difcil y quizÆ imposible en un refugio para situaciones de emergencias. La causa mÆs comœn de salida de sangre de color rojo intenso por la vagina en los comienzos del embarazo se presenta con la amenaza de aborto o en el aborto real del feto. TambiØn los rganos abdominales en la posicin con la cabeza baja tienden a comprimir el diafragma. es importante conocer las siguientes medidas prÆcticas para tratar el choque: 1.La embarazada que no estÆ en trabajo de parto a menudo acude a un sanatorio o a una unidad de auxilio mØdico en busca de sosiego o para que le brinden ayuda. Una vez iniciado el proceso es casi imposible revertirlo. Hemorragia vaginal a finales del embarazo La lnea divisoria entre el aborto y el trabajo de parto prematuro lo constituye la vigØsima semana de gestacin. Si lo anterior no es factible o puede retrasarse el transporte. serÆ oportuno ese momento para recomendarle que evite multitudes. esfuerzo agotante o exponerse a contraer infecciones. lo cual provoca disnea y ventilacin inadecuada). Es importante tranquilizarla respecto al estado del producto y regresarla a su hogar con sus familiares. 2. Coloque a la mujer en la posicin mÆs deseable funcionalmente. (En el segundo y tercer trimestre de embarazo hay que colocar a la mujer sobre su costado. Este tipo de sangrado cede por s solo y desaparece en tØrmino de uno o dos das.

La tabla 6-6 compara los datos que surgen en los dos problemas placentarios mÆs comunes: 1) placenta previa 2) separacin prematura de la placenta (abruptico placenta).del embarazo (despuØs de la vigØsina semana) se observa aproximadamente en 3%. Es necesario llevar a estas mujeres a un Ærea de primera prioridad tan pronto como sea posible. pero la enfermera no debe descartar la posibilidad de que el dolor abdominal intermitente que se acompaæa de salida de sangre y moco por la vagina sugiera el "tapn mucoso" del trabajo de parto. de los embarazas.6 Comparacin entre placenta previa y separacin prematura de placenta Placenta previa Separacin prematura de placenta sin dolor Dolor constante sangrado rojo brillante Sangrado rojo obscuro Hemorragia visible Hemorragia oculta Tono normal del œtero tero tenso Choque correspondiente a la pØrdida Choque no congruente con la pØrdida hemÆtica visible de sangre Generalmente. pero con mayor frecuencia depende de anormalidad placentaria o de una lesin en el conducto de la reproduccin. Lo mejor que puede hacer la 131 . en la segunda mitad del embarazo. 3. Algunas veces la elevacin de las caderas tambiØn hace mÆs lentas las con tracciones uterinas al alejar el peso del bebØ del cuello uterino. toda mujer con sangrado vaginal rojo vivo. El sntoma es anormal y va acompaæado de un mayor riesgo para la madre y al feto. pero en una situacin de urgencia es necesario explorar todas las posibilidades. 2. este procedimiento quizÆ no tenga muy buenos resultados. y repose. no estØ de pie. pues existe siempre el peligro de introducir los dedos en la placenta previa y causar hemorragia incontrolable. Una vez mÆs es difcil el diagnstico diferencial en un albergue. como agua o jugos. un botelln de agua caliente o un cojincillo calrico). La aplicacin local de calor puede hacer mÆs lentas las contracciones uterinas (un baæo caliente. como sea posible. La principal preocupacin es proteger su frÆgil cabeza. Traer al mundo a un bebØ pretØrmino fuera de un hospital es peligroso. Es esencial que la mujer suspenda toda actividad. porque no se cuenta con los medicamentos adecuados. hasta que se corrobore lo contrario. En un refugio de urgencia los mØtodos para detener el parto seran puramente prÆcticos. El sangrado vaginal puede provenir de la mujer o del feto. TABLA 6 . La ingestin de 60 a 120 ml de un licor o cualquier tipo de bebida alcohlica fuerte puede aminorar o detener las contracciones uterinas. 5. Debe suponerse que al margen de la causa este sangrado en cuestin es un signo y requiere atencin mØdica inmediata. Cabe intentar cinco medidas prÆcticas para detener el parto pretØrmino: 1. sin dolor. Parto pretØrmino El parto prematuro puede definirse como las contraccines uterinas regulares con dilatacin cervical progresiva despuØs de la vigØsima semana de gestacin y antes de la trigesimosØptima. El entorno debe ser lo mÆs quieto y tranquilo y propio para el reposo. 4. en tanto se les administran medidas de apoyo y contra el choque. debe ser estudiada por la sospecha de placenta previa. TambiØn hay que instar a la persona a que ingiera lquidos en abundancia. No conviene practicar tacto vaginal en la embarazada que sangre por la vagina.

Con un gotero puede administrÆrsele agua azucarada. cefaleas (frontal u occipital. TambiØn debe mantenrse el consumo normal de cloruro de sodio. En una urgencia puede brindarse atencin adecuada. Las protenas plasmÆticas modifican el movimiento de lquidos intravasculares y extravasculares. DespuØs de lo anterior. La primera medida por adoptar serÆ controlar el ambiente. DespuØs de secar su cuerpecito colquelo directamente sobre el vientre de la madre y cœbralos a ambos. Si el neonato es viable. pero deben hacerse todos los esfuerzos para que la embarazada hipertensa reciba una dieta calrica adecuada. para ello puede utilizar dos cajas de cartn una detro de la otra. -como: visin borrosa. Los sntomas de peligro que pueden identificarse fÆcilmente en un refugio de emergencia incluyen: 25 hperreflexia-especialmente con clono. Los bebØs pretØrmino tienen dificultad para conservar sus niveles de glucemia. Las embarazadas hipertensas (con edema facial manifiesto) deben ser vigiladas de forma constante por si presentan signos de preeclampsia grave. escotomas. TambiØn hay que instarla a que ingiera lquidos. pues muchas de las medidas son de orden prÆctico y no de carÆcter mØdico. Esta alimentacin puede ser complementaria al agua azucarada. (una cucharada de azœcar por 2 litros de agua). centelleo o manchas ante los ojos. a fin de asegurar la funcin ptima de sus riæones. Hipertensin inducida por el embarazo (preclampsia) La hipertensin se define como presin arterial de 140/90 o un incremento de 30 puntos en la sistlica y 15 puntos en la diastlica en relacin con la presin bÆsica o normal de la mujer. Es importante manipular al pequeæolo menos posible. 132 . Si el bebØ estÆ en capacidad de succionar el seno se le deberÆ instar a que lo haga. el consumo excesivo de cloruro de sodio contribuye a una mayor retencin de agua. ya que es la zona del cuerpo de mayor superficie en un infante pretØrmino). -que generalmente no responden a las medidas que suelen ser eficaces) alteraciones de la visin. TambiØn puede emplear un cajn de escritorio u otro receptÆculo semejante en el que quepa el bebØ y entre mÆs pequeæa sea. mejor conservara Øste el calor. Es importante cuidar que la cabecita del bebØ estØ cubierta siempre (se pierde calor mÆs rÆpidamente por la cabeza. especialmente en protenas. la principal consideracin que debe tenerse en cuenta es la de conservar su temperatura corporal. Sin embargo.enfermera en una emergencia es intentar la expulsin lenta y controlada de la cabeza para disminuir el riesgo de un traumatismo. La protenuiria y la fuga de lquidos del tercer espacio estÆn relacionadas tambiØn con la hipertensin durante el embarazo. pues es un elemento esencial importante en el equilibrio del agua y de los electrlitos. En una emergencia quizÆ no resulte fÆcil mantener una nutricin adecuada. lo cual puede empeorar un problema de hipertensin. Se reducirÆ su actividad y en circunstancias ideales debe gozar de largos perodos de reposo. haga una cunita. y estÆn diseæadas para evitar las convulsiones. En lugar de azœcar sirven la melaza o la miel. La placenta puede envolverse con ellos para brindar mÆs calor. Es necesario evitar la estimulacin excesiva de la mujer. de preferencia acostada sobre su lado izquierdo. dolor epigÆstrico. Recubra la caja interior con mantas y coloque botellones de agua caliente entre una y otra cajas para generar calor. de tal forma que son œtiles para que el organismo elimine el exceso de agua. Los prematuros padecen fÆcilmente en hipotermia porque sus reservas de grasa son insuficientes. oliguria-menos de 500 ml de orina en 24 horas.

Si la enfermera no puede permanecer con ella. Una vez que se confirma razonablemente que el feto ha muerto (por ejemplo. si nadie puede auscultar o observar al feto por medios electrnicos. BÆsicamente no debe tocar al pequeæo hasta que Øste no haya nacido por completo. lquidos. Si no hay evolucin del proceso y la madre o el feto muestran signos de malestar. Hay que brindarle todo el apoyo posible y tambiØn orientacin positiva en tanto afronta la tragedia. La manipulacin realizada por alguna persona inexperta en tØcnicas de este tipo puede ocasionar mÆs mal que bien. Para la enfermera que no estÆ especializada en obstetricia. El trabajo de parto puede durar mÆs de 24 horas. La presentacin de nalgas se acampana de un riesgo tres a cuatro veces mayor para el bebØ. habrÆ que asignar a una persona para que 133 . es decir. Disminuye la corriente sangunea al œtero. En una emergencia. Si ella comienza a tener convulsiones habrÆ que hacer preparativos para auxiliar en un parto rÆpido. tirar o aplicar otras maniobras al bebØ y permitirÆ que las contracciones naturales expulsen el cuerpecito sin recurrir a traccin o manipulacin de ninguna ndole. que la presentacin de vØrtice o cefÆlica. La hipertensin se acompaæa de un mayor riesgo de separacin placentaria repentina. Permita que exprese su pena y desahogue sus emociones. la valoracin clnica puede ser difcil. El traumatismo del parto y la anoxia debido a la compresin prolapso del cordn son dos factores que explican la mayor tasa de morbilidad y mortalidad perinatal. Cuando se presente un parto de nalgas en una situacin de urgencia. El movimiento fetal es aparente. es esencial la valoracin del bienestar fetal. Si existen indicaciones del bienestar de la madre y el feto. Un producto sano y bien adaptado debe moverse cuando menos 12 veces al da. Trabajo de parto y expulsin anormales El parto disfuncional es todo aquel que no cumple con algunos de los criterios cronolgicos en cualquiera de sus fases. Los latidos cardiacos del feto siempre son de 120 a 160 latidos por minuto sin una baja importante en el ritmo durante una contraccin o despuØs de ella. los criterios que pueden utilizarse para valorar el bienestar de la madre y el feto durante el proceso de trabajo de parto incluyen: La mujer no presenta signos de agotamiento.Una vez mÆs. Solicite a la madre que lleve un registro del nœmero de veces que su bebØ se mueve durante el da. la disminucin de los estmulos ambientales es la mejor forma de tratar la hipertensin hasta que la mujer pueda ser enviada a un Ærea de segunda prioridad. De ser posible la parturienta debe ser remitida a un Ærea de segunda prioridad. los gemelos suelen ser prematuros y uno de ellos a menudo nace en posicin de nalgas. Otro mØtodo para evaluar el bienestar fetal es advertir la frecuencia de sus movimientos. El nacimiento de urgencia en un embarazo mœltiple de cierta manera comprende las mismas actividades y criterios que se siguen en un parto de nalgas. uno a la vez. Sin embargo. espontÆneo o precipitado. el plan de atencin debe incluir reposo. de tal suerte 21 que se aplique la misma tØcnica obstØtrica . caloras y una actitud paciente. la enfermera no debe tratar de manipular. pØrdida de los latidos cardiacos y cese de movimiento) la enfermera tiene la responsabilidad de apoyar a la madre. lo cual puede ocasionar la falta de oxgeno y de nutrientes al feto. y por tal motivo. Los gemelos nacen de la misma forma que un slo bebØ. Debe ser honesta con ella y siempre transmitirle sus sospechas respecto a la condicin del bebØ. en su estado fsico y emocional. El parto disfuncional se acompaæa de una mayor incidencia de complicaciones y muerte del binomio maternofetal. La posibilidad de bito fetal intrauterino es muy grande en desastres naturales y emergencias en las que probablemente la madre haya sufrido lesiones. es conveniente enviar a la madre a un Ærea de segunda prioridad.

El bautismo puede efectuarlo cualquier persona siempre y cuando lo practique con propiedad. se han descrito como actitudes necesarias para que los padres expresen su afliccin. sin embargo. besarlo. complicaciones y la persona que atendi el parto. as como el mando de la situacin y que dirija las actividades de los auxiliares menos preparados. del Hijo y del Espritu Santo". 134 . y los signos de comportamiento del nacimiento inminente. La experiencia obstØtrica no se incluye en la instruccin bÆsica de enfermera. Tarea de la enfermera QuØ debe hacerse en una emergencia. QuizÆ los padres deseen bautizar al pequeæo. durante semanas o das despuØs del bito fetal. sostenerlo. las fases del mismo. Se supone que la enfermera en una situacin de emergencia y de desastre debe asumir papeles que van mÆs alla de sus actividades profesionales diarias. Ver al pequeæo. La sepsis y las coagulopatas en la madre tambiØn son problemas preocupantes conforme aumenta el lapso entre la muerte fetal y el comienzo del parto. hacer una revisin de los recursos personales con los que cuenta. sexo. La retencin de un cuerpecito muerto conlleva riesgos. Los signos manifiestos de la muerte del feto son el cese de movimientos por mÆs de 24 horas. siempre serÆ responsable de las acciones que se esperan de una persona razonable y prudente con sus conocimientos y experiencia. uno de ellos es la aparicin de coagulacin intravascular diseminada. junto con una coleccin de obras referentes a los cuidados de la 24 salud. Por supuesto. revisar peridicamente los mecanismos del trabajo de parto. La enfermera que algun da tiene que afrontar un desastre debe estar preparada para salir avante en tal eventualidad. pues es la aceptada por mucho de los grupos cristianos que creen en el bautismo. Sin embargo. En los casos en que el bebØ nace muerto debe permitirse a los familiares que desahoguen su pena en la forma que ellos prefieran. Algunos autores han publicado textos muy œtiles que muestran paso a paso las maniobras por seguir durante un nacimiento. La informacin mnima concerniente a un nacimiento debe incluir fecha. pero una regla no escrita es que en una 26 situacin de urgencia la enfermera debe saber quØ hacer. En caso de no contar con la direccin del mØdico. el parto quizÆ no comience espontÆneamente. se espera tambiØn que asuma las responsabilidades de atender a diversas vctimas. y la desaparicin de los ruidos cardiacos. o pedirse prestadas en alguna biblioteca. 21 Hay que llevar un registro del bautismo que incluya la fecha.la acompaæe en ese lapso. si no hay otros medios para determinar lo ocurrido. y a menudo mÆs allÆ de la preparacin que recibi en su programa bÆsico de enseæanza. Se realiza al vaciar agua sobre la piel desnuda del bebØ(sobre la cabeza. Esta forma exacta debe ser la que se utilice. es parte importante del papel de la enfermera. dondequiera que Østa ocurra. hora. tomarle fotografas y despedirse de Øl. Debe prepararse para atender partos de urgencia. Las enfermeras tambiØn deben conocer en detalle los recursos con que cuenta la comunidad y su programa contra desastres. es decir. nombre de los padres. Hay que llevar un registro de las observaciones y actividades realizadas. los cuales pueden obtenerse fÆcilmente en libreras. tan pronto sea posible. si es posible) en tanto que se pronuncian las palabras rituales "Yo te bautizo en el nombre del Padre. Algunas veces el parto comienza normalmente y nace el feto muerto sin causar efectos adversos a la parturienta. Es necesario hacer todos los esfuerzos para buscar la consulta y la asistencia mØdica. es razonable depender de la falta de movimientos y de los latidos. cuyo peligro aumenta si la madre ha tenido en el œtero al feto muerto de dos a seis semanas. el nombre de los testigos y de la persona que llev al cabo el ritual. Sin datos radiolgicos o ultrasonogrÆficos es difcil diagnosticar el bito con certeza.

pero las principales contribuciones son la tranquilidad y el apoyo moral que le brinde la enfermera.. 6. Baker FJ II. 15. Red Cross CPR Module: Respiratory and Circulatory Emergencies. 4. Las medidas orientadas a proporcionarle comodidad y el auxilio corporal ayudan a la madre a superar la experiencia del parto. 1971. Jennings B: "Essentials of pro-natal care". Referencias 1. Jensen MD. vol 2. Hytten FE. 1979. 11. Bonnar J: "Hemostatic function and coagulopathy during pregnancy". 3. 12. pp. 135 . 17. in Buchsbaum HJ (ed): Trauma in Pregnancy. 1983. Benson RC. Stuart GCE. Jennings B (eds): Women’s Health. 1198-1202. ed 16. Blackwell Scientific Publications Inc. et al (eds): Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. Braen GR. pp. 2. Baker FJ II. 16. Obstet Gynecol Annu 1978. debe recordar que el bebe por lo general nace sin ayuda. Obstet Gynecol Surv 1974. Boston. Wexler P (eds): Medical Care of the Pregnant Patient. New York. Rosen P. Harding PGR. Cugell DW. Boston.67:568-592. 1979.683-699. Davies EM: "Blunt abdominal trauma in pregnancy".122. Pritchard JA. in Sonstegard L. 99-104.. et al (eds): Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice.. Appleton Century-Crofts. The CV Mosby Co. 24... in Abrams RS. Killien MG. MacDonald PC: Williams Obstetrics. 132.62. 1980. Kowalski K.. Baker DP: Trauma in the pregnant patient. en Rosen P. 183-199. Babcock IM: Maternity Care: The Nurse and the Family. Grane & Stratton Inc. Leitch I: The Physiology of Human Pregnancy. The CV Mosby Co. Am Rev Tuberculosis 1953. Surg Clin North Am 1982. Little Brown & Co. 1977. Meyer JE: "Clinical chemistry". in Abrams RS. Crosby WM: "Trauma during pregnancy: Maternal and fetal injury". Philadelphia. 1983. Oxford. 9. Gaensler EA. 1980. DC. 1983. St Louis. 14. Si existen dudas respecto a lo que debe hacerse es mejor no hacer nada. p. Buchsbaum HJ: Trauma in Pregnancy. New York. 10. WB Saunders Co. WB Saunders Co.7:195-217. 1983.La enfermera ante un nacimiento de urgencia. Mateo. Washington. Vers.. et al: "Pulmonary function in pregnancy: I. 7. American Red Cross. vol 2. pp. 275-289. Serial observations in normal women". pp. Waxler P (eds): Medical Care of the Pregnant Patient. pp. 13. cap. 21-39. ed 2. Frank NR. 8. St Louis. Wolf PS: "Cardiovascular disorders". Braen GR. Hochbaum SR: "Diseases of pregnancy".. Cruikshank DP: Anatomic and physiologic alterations of pregnancy that modify the response to trauma. The CV Mosby Co. Poole CJ.. 45-79. Philadelphia. 19 (KJV).29. La frase "en primer tØrmino no daæar" siempre serÆ una gua adecuada. Little Brown & Co.901-905. St Louis. Can Med Assoc J 1980. 1983. 5.

JEN 1981. se piensa en los desastres radiactivos como algo que provoca menos vctimas que las catÆstrofes masivas. 1956.7:97. Taber BZ: Manual of Gynecologic and Obstetric Emergencies. Green JM: "Emergency care of the obstetric patient".102. p. 102:752-769. Graber EA: Surgical Disease in Pregnancy. R. pp. Blackwell Scientific Publications Inc.43:383-385. 1958. May/June 1979. The CV Mosby Co. Asistencia a las vctimas de radiacin Audrey S.18. 6:694-696.. Fort AT: "Management of the injured gravida". Ph. Philadelphia. (eds): Women’s Health. p. Graber EA: Surgical Disease in Pregnancy. WB Saunders Co. Buchsbaum HJ: "Traumatic injury in pregnancy. New York. Figar S: "The phenomenon of reactive vasodilation in pregnancy". Police Training Foundation. ¿Pero quØ hay respecto de aquellas personas que resultan afectadas por contaminacin radiolgica 136 .. 23. 1974. Varney H: Nurse-Midwifery. Philadelphia. 1984. 26.8: 115-119. Nurs Outlook 1958.3. 21. 41-46. WB Saunders Co. 1980. Public Health Nurs 1951. White GJ: Emergency Childbirth: A Manual.. Am J Obster Gynecol 1965. Contemp OB/CYN 1978. pp 185-191. Stafford PL: "Protection of the pregnant woman in the emergency department". Jennings B: "Emergency delivery: How to attend to one safely". 25. Jennings B. Bomberger. 1983. Crosby WM: "Automotive trauma and the pregnant patient". Lesser MS.93: 1137-1143. 20. Weber CE: "Post mortem cesarean section: Review of the literature and case reports ". 1983.. pp 184-203. 219. Hogan A. 24. in Sonstegard L.. Butnarescu GF. 587-599. Lecturas sugeridas Anderson CL: "Emergency delivery".479. Barber HRK. 1974. Buchsbaum HJ: "Accidental injury complicating pregnancy". Tillotson DM: Maternity Nursing: Theory to Practice. Am J Obstet Gynecol 1968.. Grane & Stratton Inc. WB Saunders Co. "Bomb born babies". Kowalski K. Keane VR: Nurse-Patient Relationships in a Hospital Maternity Service. Dolezal A... New York. Extraæamente. 100. 7. 19. Contemp OB/CYN 1976. 1977.N. 22. Ill. pp. St Louis. 2nd Ed. in Barber HRK. Franklin Park. Am J Obstet Gynecol. John Wiley & Sons Inc.D ¡Desastre radiactivo! El slo tØrmino trae a la mente imÆgenes de una devastacin irreal. MCN. 129. 148-153. vol 2. Boston. Philadelphia.

minero o provocado por un reactor atmico. y al producto del cambio se le denomina radiacin nuclear. MREP). es poco probable que muchos de los hospitales reciban a personas afectadas en accidentes de radiacin lo suficientemente graves como para poner en peligro su vida. industrial. cuyo estado se ha complicado por la presencia de un bajo nivel de contaminacin o exposicin radioactivo a consecuencia de accidentes de transporte. patologa clnica o en los departamentos de terapia con radiacin). sin embargo. es decir. (sitio en donde ocurri una fuga de radiacin de una planta atmica en 1979) defini a la radiacin como "algo en el aire que podra matarme". ¿QuØ preparacin se necesita para proporcionar el tratamiento apropiado en este nivel de emergencia radiolgica? Pocos hospitales han tenido que proporcionar servicios y tratamiento a las vctimas de un accidente radiolgico en ausencia de una guerra nuclear. es la definicin de un niæo. El proceso se conoce como desintegracin radioactivo. el tipo de accidentes que ocasionan algunas vctimas. Las personas con esta especialidad pueden encontrarse en hospitales en donde siempre se utilicen fuentes de radiacin de forma rutinaria (por ejemplo.accidental. radiologa. MÆs aœn. los procedimientos del manejo de istopos. La radiacin nuclear es la emisin y desplazamiento de energa a travØs del espacio o de una distancia determinada. La Comisin Mixta Estadounidense de Acreditacin de Hospitales (cuya sigla en inglØs es JCAH) ha exigido a sus miembros que formulen programas para afrontar desastres atmicos y protocolos de tratamiento a las vctimas subsecuentes. para auxiliar en la formulacin del plan de emergencia mØdica para casos de incidentes radioactivas (abreviado en inglØs. beta. Ocurre cuando los Ætomos inestables se separan o se fisionan y producen partculas mÆs pequeæas e inestables llamadas fragmentos de fisin. El Ætomo inestable que sufre la desintegracin radioactivo emite cuatro tipos de partculas: alfa. y necesita ampliarse para el uso de los adultos y los encargados de la asistencia mØdica. aØro y martimo) utilizados para desplazar radioistopos y productos de desecho industrial convierten a esta categora de transportacin en la mÆs propensa a sufrir accidentes de este tipo. la deteccin y evaluacin de radiacin. cerca de la isla de las Tres Millas. Este captulo provee un marco terico para desarrollar un plan de emergencia mØdica en caso de incidente radioactivo (PEMR) para tratar a las numerosas vctimas con este problema. igual forma recomienda que los departamentos de urgencias de estas instituciones busquen personas con experiencia y conocimientos en terminologa de radiacin. Los diversos medios de transporte (ferroviario. Radiacin nuclear El tØrmino radiacin puede utilizarse de diversas formas. Un hecho mÆs frecuente es la posibilidad de que reciban a un paciente con traumatismos comunes. cuyas lesiones se complican por la presencia de un bajo nivel de radiacin? ¿QuØ clase de cuidados requieren? y. medicina nuclear. vial. pudiera ser correcta. Presentamos los siguientes puntos: tipos y fuentes de radiacin el manejo de una emergencia radiolgica un sistema de clasificacin utilizando el sistema mØdico estÆndar e informacin referente a la radiacin para clasificar a las personas que estuvieron en contacto con Østa tØcnicas de descontaminacin componentes del PEMR el curso clnico de la enfermedad aguda provocada por la radiacin 1 De Aspectos generales Una alumna de primaria que viva en 1979. rayos gema y el neutrn (tabla 7-1) 2 Su definicin 137 .

Por ejemplo. AMedP . Son producidos principalmente en reactores nucleares utilizados para la investigacin o la produccin de energa y viajan cientos de metros en el aire. beta y los rayos gama Radiacin Partculas Alfa Partculas beta Rayos gama Distancias que viajan en el aire 3. y carbono naturales tienen una pequeæa parte radioactivo. viaja algunos cientos de centmetros en el aire y es detenida por una lÆmina de madera de una pulgada o una hoja delgada de metal. Puede penetrar 0. los cuales se suman a nuestra exposicin diaria. August 1973. Su curso es detenido por una masa de agua de varios metros de profundidad o un concreto especial. son detenidas por una hoja de papel o por el tejido cutÆneo sin lesionarlo. en este caso la radiacin puede causar un daæo considerable o incluso provocar una enfermedad funcional. para el tratamiento mØdico de algunos tumores o lesiones de la piel.La partcula alfa es la mÆs grande de las cuatro. La exposicin a los rayos gama puede ocasionar daæos graves. las estrellas y otros materiales radioactivos naturales distribuidos en el suelo y las rocas.2 Variables que afectan la magnitud de la lesin por radiacin 138 . potasio. como las montaæas. TABLA 7 . Viajan cientos de metros en el aire y son detenidas por una capa gruesa de plomo o de concreto. con la diferencia de que 3 depositan la energa de manera no uniforme. Estas partculas que viajan algunos centmetros en el aire. El origen de Østa proviene del sol.7 cm 200-800 cm cientos de metros Velocidad 37 Km/segundo 25%-99% de la velocidad de la luz Velocidad de la luz (350 000 km/seg) Fuente: NATO Handbook on the Medical Aspects of Nuclear. aunque tambiØn es muy pequeæa. son ondas muy penetrantes e invisibles de energa similares a la luz y a las ondas de radio. y en muchos estudios cientficos. Biological and Chemical Defensive Operations. La partcula beta mÆs ligera y mucho mÆs pequeæa que la alfa. El nivel de radiacin natural varia de acuerdo con la localizacin geogrÆfica. Los rayos gama tambiØn se aplican en la industria para control de calidad.1 Comparacin de las partculas alfa. Las partculas beta se emplean en medidores industriales para determinar el espesor de los materiales producidos. La exposicin a los neutrones puede ocasionar radiacin en todo el cuerpo similar a la causada por los rayos gama. Los rayos gama. la dosis de rayos csmicos se duplica cuando la persona va del nivel del mar hacia las grandes alturas. p. en los aeropuertos para inspecciones de seguridad y en la profesin mØdica para estudios de diagnstico y el tratamiento de diversos procesos de 4 enfermedades seleccionadas. 2-16. Las partculas emisoras de rayos alfa se utilizan en algunos detectores de humo y en las carÆtulas de relojes de pulso. Los neutrones son partculas aproximadamente del tamaæo de un protn. Fuentes de radiacin La raza humana ha vivido siempre expuesta a la radiacin producida por fuentes naturales.33 cm en el tejido corporal y a semejanza de la alfa ocasiona enfermedad funcional en caso de que una emisin importante de ella penetra en el cuerpo y permanezca en Øl. Military Agency for Standardization (MAS). como medida de control de calidad.6 Bruseels. excepto cuando una sustancia que emite partculas alfa permanece por largo tiempo en contacto directo con los tejidos al descubierto. semejantes a los rayos X. Con el creciente desarrollo de la tecnologa. los humanos han encontrado una gran variedad de usos a la radiacin. como hidrgeno. Cada uno de estos elementos principales. de pared y otros instrumentos luminosos. TABLA 7 .

No genØticas Dosis y rapidez de la exposicin a la radiacin Tipo de radiacin Tejido expuesto Tipo de radioactividad GenØticas Edad de la persona Porciones irradiadas del cuerpo Extensin irradiada del cuerpo Variaciones biolgicas Radiacin interna/externa Efectos de la lesin por radiacin Los efectos de la lesin por radiacin no dependen œnicamente de la dosis o la cantidad de radiacin recibida. La sensibilidad relativa de un rgano a la lesin por radiacin directa depende de los tejidos individuales que lo componen. hgado. mØdula espinal Nota: Basada en la exposicin relativamente directa a la radiacin 139 . TABLA 7 . recto. La radiacin de una porcin pequeæa de la superficie corporal tiene un efecto general mucho menor que si se aplica una dosis igual a todo el cuerpo. Por esa razn un adulto es mÆs resistente a los efectos de la radiacin que un niæo de corta edad o un lactante. resulta imposible anticipar 4 las respuestas individuales respecto a dicho promedio. de manera que la radiacin daæa mÆs fÆcilmente las cØlulas en fases de diferenciacin y a las que estÆn experimentando divisiones rÆpidas. La porcin no radiada puede contribuir al restablecimiento de la afectada. encØfalo. La sensibilidad es mayor si los rganos estÆn en etapa de desarrollo. cornea y cristalino. Baja Mœsculo. vasos finos. ya que son mÆs penetrantes que las partculas alfa o beta. Otro aspecto por considerar es la cantidad de tejido expuesto a la radiacin y si la exposicin fue interna o externa. La tabla 7-3 incluye una lista de varios rganos en orden decreciente de radiosensibilidad. estmago. En el primer caso habrÆ que tener en cuenta la naturaleza radioqumica y la trayectoria biolgica. pÆncreas. y con base en la exposicin relativamente directa a la radiacin. testculos y ovarios. Moderadamente baja Cartlago o hueso maduros. glÆndula pituitaria. Mediana Cartlago en crecimiento. huesos en crecimiento. Moderadamente alta Piel. glÆndulas suprarrenales. Cuando se irradia la porcin superior del abdomen los efectos tienden a ser mÆs severos que si se expone cualquier parte del cuerpo de tamaæo similar a la misma dosis y durante el mismo periodo. los rayos gama y los neutrones producen mÆs lesin. rganos gastrointestinales: cavidad. sino tambiØn de variables genØticas y no genØticas (tabla 7-2).3 Radiosensibilidad relativa de diversos rganos Radiosensibilidad relativa Alta rganos rganos linfoides. intestino delgado. Un factor no genØtico que incide en la lesin por radiacin es el poder de penetracin del material radioactivo. Aunque es posible determinar la dosis promedio de radiacin que produce algunos efectos. esfago. mØdula sea. Esta diferencia se debe a la presencia de rganos vitales en la mitad superior del abdmen. pulmones. riæones. Los factores biolgicos que afectan la sensibilidad en las lesines por radiacin incluyen la edad de la persona expuesta. Por ejemplo.

Conforme se han obtenido mÆs conocimientos respecto a los efectos de la radiacin a travØs de los aæos se han cambiado las dosis mencionadas. Military Agency for Standardization (MAS). 1981. La unidad o dosis de cualquier radiacin ionizante que produce el mismo efecto biolgico que una unidad de la dosis absorbida de rayos X comœn y corrientes unidad de exposicin a los rayos gama o X 4 Dicho 5 Sin embargo. Comparacin entre exposicin y contaminacin Es importante comprender la diferencia entre los tØrminos exposicin y contaminacin en su aplicacin a la vctima de un accidente radiolgico. Si existe alguna duda respecto a si la vctima ha sido expuesta o contaminada por radiacin habrÆ que tratarla siempre como si estuviera contaminada. 1984. Washington. Saenger EL (course director. August 1973. promedio no implica de ninguna manera un nivel de dosis peligroso. Rockville. Biological and Chemical Defensive Operations. Dosis mÆxima permisible El Consejo Estadounidense de Proteccin y Mediciones de la Radiacin (la sigla en inglØs es NCRF) es uno de los organismos que establecen la dosis mÆxima permisible (DMP) de radiacin. Edison Electric Institute. La contaminacin radioactivo puede transferirse a otras personas. Sin embargo. Un rem es igual a 1000 mrem Dosis de radiacin absorbida. AMedP-6. Brussels. Aspen Systems Corp. objetos o al ambiente. TABLA 7 . La tabla 7-4 define los tØrminos empleados para medir la radiacin. Medicin de la radiacin Para concordar con los tØrminos que se utilizan en otros campos de la ciencia las definiciones de las unidades de radiacin estÆn pasando por un cambio. Radiation Accident Preparedness.4 Medidas de radiacin Unidad milirem (mrem) Definicin Medida bÆsica de radiacin para dosis equivalentes. La exposicin ocurre en el sitio del accidente y no es transferible. El CNPR hace recomendaciones especificas para el trabajador dedicado a ocupaciones riesgosas. Md. por unidad de masa del material radiado en el sitio de interØs Roentgen-equivalentes-hombre. DC. No representa peligro potencial para los socorristas. Los genetistas han calculado que la dosis promedio anual de radiacin para las personas que viven en los Estados Unidos es de 200 millirems por aæo. El cambio en cuestin ha sido introducido poco a poco en los Estados Unidos y en otros pases. las vctimas contaminadas son las que llevan consigo las fuentes de radiacin en forma de partculas de polvo o lquido derramado.Fuente: NATO Handbook on the Medical Aspects of Nuclear. p. rad-unidad IS = Gray (Gy) rem-unidad IS = Sievert (Sv) roentgen (R) (no se utiliza como unidad) IS Fuente: Bomberger AS. 5-8. 140 . y al individuo que desempeæa trabajos no peligrosos. Dannewfelser BA: Radiation and Health: Principies and Practice in Therapy and Disaster Preparedness. Medida de la energa impartida a la materia por partculas ionizantes. es necesario realizar todos los esfuerzos para que el nivel de exposicin se mantenga lo mÆs bajo que pueda lograrse (ALARA). el socorrista.

Las que han recibido contaminacin externa del cuerpo o de las ropas por liquido o materiales radioactivas de desecho. 3. complicada con una herida. Las vctimas de contaminacin externa en la superficie corporal o en las ropas por el contacto con lquidos o materiales de desecho presentan problemas semejantes a aquellas que se encuentran infestadas de parÆsitos. se caracteriza por cuatro fases sucesivas: 1. fase principal 4 restablecimiento 4 141 . El sndrome de radiacin aguda se subdivide en hematopoyØtico. para otros pacientes o para el ambiente. Si la vctima presenta tejido sucio aplastado puede practicÆrsele desprendimiento hœmedo preliminar despuØs de lavar la herida. 4. La reaccin fisiolgica en los humanos depende especialmente de la dosis. fase latente 3. El peligro potencial debe limitarse y eliminarse lo mÆs pronto posible. Este tipo de personas son menos peligrosas que aquellas que se han sometido a radioterapia o a una radiografa con fines de diagnstico. Las vctimas con exposicin externa completa o parcial de su organismo recibieron la exposicin en grandes dosis de radiacin. Sndrome de Enfermedad por Radiacin aguda El sndrome en cuestin es consecuencia de la aplicacin repentina de una gran dosis de radiacin por neutrones. pero no representan ningœn peligro para quienes las atienden. La herida y las superficies vecinas deben limpiarse por separado y ocluirse despuØs de la limpieza. Las que han sufrido contaminacin externa del cuerpo. 2.Tipos de exposicin Se observan cuatro tipos de vctimas en accidentes nucleares: 1. prdromo transitorio 2. rayos gama o ambos en todo el cuerpo. Las personas que presentan contaminacin externa complicada con una herida constituyen un peligro ambiental. Es necesario reunir los desechos corporales y guardarlos a efecto de medir las cantidades de nœclidos para ayudar a determinar el tratamiento apropiado. Las que han sufrido exposicin externa del cuerpo a la radiacin (completa o parcial). El curso clnico del sndrome por radiacin despuØs de una exposicin importante de radiacin penetrante de todo el cuerpo. gastrointestinal y del sistema nervioso central. las personas son tratadas como si fueran vctimas de intoxicacin por productos qumicos. Las personas con problemas de contaminacin interna provocada por la inhalacin o la ingestin de una sustancia radioactivo tampoco representan riesgos. DespuØs de limpiar la menor cantidad de material contaminado depositado en la superficie corporal durante la exposicin al aire en el que viaja la sustancia. Las que han recibido contaminacin interna del cuerpo por inhalacin o ingestin de sustancias radioactivas. otros pacientes o el medio. Es necesario poner en prÆctica las tØcnicas de aislamiento y limpieza quirœrgicas antes de que el paciente penetre en el Ærea de radiacin de la zona de seleccin de emergencia. La tabla 7-5 seæala los efectos clnicos agudos en los adultos sanos por exposicin a una sola dosis fuerte de radiacin en todo el cuerpo. Hay que tener cuidado de que no se contaminen los miembros del personal.

fiebre. dura mÆs de 24 horas. ataxia. debilidad y pØrdida de peso. insuficiencia respiratoria y vmitos. En ella pueden detectarse los sntomas siguientes: anorexia. fiebre. transpiracin. La tercera.3-6 hr < 24 hr < 80% . choque. leo. anorexia. convulsiones. < 1 hr < 48 hr incapacidad progresiva despuØs de una fase temprana de capacidad para ejecutar una reaccin heroica intermitente similare Fase latente Duracin mÆs de 2 semanas 7-15 das aproximadamente de ninguno a 7 das aproximadamente ninguno a 2 das aproximadamente Respuesta secundaria Signos y ninguno sntomas leucopenia moderada Momento del inicio 2 semanas mÆs leucopenia intensa. durante 6-20 horas no puede llevar a cabo combate sostenido ni actividades similares . fatiga.La primera fase que es la de prdromo transitorio.5 Efectos clnicos agudos de una fuerte dosis de radiacin en todo el cuerpo en adultos sanos Dsis (lmites) Fase de la respuesta 0--100 rads (limites subclnicos) -100-800 rads (limites letales bajos MÆs de 800 rads (lmites supraletales) 600-800 rads 800-3000 rads 100-200 rads Respuesta inicial Incidencias 0-5% de nÆuseas y vmitos Tiempo de asalto Duracin Eficacia para 100% combatir -200-600 rads 5-50% 50-100% 75-100% 100% . laxitud. Esta primera fase va seguida de la etapa latente que es relativamente asintomÆtica y puede durar hasta dos semanas. La fase final. incapacidad notable en la porcin superior de los limites. infeccin. aspermia (falta de emisin de semen). TABLA 7 . pœrpura. hemorragia. o de restablecimiento completo sin lesiones residuales por el sndrome de radiacin. nÆuseas. desorientacin. fiebre perturbaciones.2-4 hr < 24 hr puede ejecutar las labores de rutina. bronceado. Dicha fase puede durar de dos a seis semanas. tambiØn es sintomÆtica y en ella pueden aparecer los sntomas siguientes: agitacin. depilacin despuØs de 300 rads y dsis mayores de varios das a 2 semanas diarrea. en el balance de electrlitos 2 a 3 das 142 . depilacin (pØrdida del vello corporal) eritema. que es la fase principal. depende de la intensidad de la respuesta corporal a la exposicin y de la dosis recibida. labores de simples de rutina. surge en cuestin de horas despuØs de la exposicin y dura mÆs de 48 horas. infeccin. diarrea. coma.1-2 hr < 48 hr puede realizar slo labores simples de rutina. hemorragia.

Dicha integracin requiere del establecimiento de tØcnicas estandarizadas y una red de comunicaciones eficiente. En una situacin en que exista peligro de muerte para las vctimas habrÆ de transportarse inmediatamente a Østas mientras se toman 143 . y clausure inmediatamente el sitio del accidente. August 1973. No se conoce medicamento o tratamiento especifico alguno para curar el sndrome de radiacin. por medio de la identificacin visual de las etiquetas adheridas a los recipientes. es necesario retener a todas las personas y sus pertenencias en el lugar de los hechos para realizar un control radiolgico y cualquier tratamiento necesario. p. por si sola funcionar como entidad separada. Ninguna organizacin o instalacin mØdica puede. AMedP-6. hasta que llegue el grupo de deteccin radiolgica. despuØs de la exposicin Periodo critico despuØs de la exposicin rganos y sistemas que la desencadenan Hospitalizacin Porcentaje Duracin Incidencia de muerte Tiempo promedio de la muerte Terapia ninguno 4 a 6 semanas 5 a 14 das ninguno sistema hematopoyØtico vas gastrointestinales ninguno ninguna < 10% 45-60 das ninguna hasta 90% 60-90 das 0-80% 3 semanas a 2 meses 100% 90-120 das 80-100% 100% 2 semanas 90-100% 1-2 semanas ninguna Asistencia en una emergencia nuclear Cualquier emergencia puede manejarse adecuadamente si las personas involucradas comparten la responsabilidad. y por ello las vctimas afectadas que han estado expuestas de cuerpo entero a neutrones o rayos gama reciben tratamiento paliativo para asegurarles una mayor comodidad. salvo que la persona tenga heridas abiertas ya que en estos casos cabe utilizar aislamiento inverso para proteger al paciente. En presencia de radiacin hay que reducir al mnimo las labores. Los primeros pasos incluyen normalmente las medidas para valorar rÆpidamente la situacin y solicitar auxilio. reposo balance de peridica electrlitos Fuente: Reimpreso del NATO Handbook on the Medical Aspects of Nuclear. Military Agency for Standardization (MAS).revisin transfusin de sangre. Mas aœn. La evaluacin incluye el reconocimiento de que existe una situacin peligrosa. Brussels. conservacin del hematolgica antibiticos. El manejo de actividades en el campo La secuencia de las actividades en el sitio del desastre depende por completo de la situacin que prive en el mismo. pues las actividades deben ser integradas en un todo. Biological and Chemical Defensive Operations. sta incluye todas las actividades relacionadas con el tratamiento en el sitio de los acontecimientos. la seleccin mØdica y la transportacin de las vctimas y su hospitalizacin (recuadro 7-1). las tØcnicas iniciadas en la escena de los hechos deben continuarse en todos los sitios en donde se reubique a las vctimas y a sus pertenencias. En caso de un accidente por radiacin. 6-8. El padecimiento mencionado no es contagioso ni requiere de precauciones y aislamiento.

en la atencin radiolgica puede darse prioridad a las vctimas sin lesiones o a las que no sufrieron daæo grave. sin embargo. El hospital debe estar preparado para recibir y tratar a vctimas irradiadas. Elabrese un registro de los pacientes y sus pertenencias en el sitio del accidente. El manejo en el hospital Al llegar al hospital. los sistemas de seleccin deben tener en cuenta la inclusin del estado radiolgico de la persona (vØase tabla 7-6).6 Clasificacin de las vctimas de radiacin 144 . Los objetivos de la descontaminacin son: evitar daæo causado por la presencia de sustancias radioactivas en el cuerpo evitar la propagacin de la contaminacin proteger al personal de asistencia contra la contaminacin de su cuerpo o en algunos casos de que estØn expuestos a una fuente de radiacin TABLA 7 . Recuerde que si existe alguna duda respecto a si la persona sufri exposicin o contaminacin. las expuestas a radiacin deben ser clasificadas mØdicamente. Las unidades de rescate y las instalaciones mØdicas utilizan diversos sistemas de seleccin. al establecer Æreas limpias y contaminadas. A semejanza de las vctimas con traumatismo. Se concede la mayor prioridad a la atencin mØdica de los pacientes con lesiones criticas y graves. los vehculos. habrÆ que tratarla siempre como si estuviera contaminada. Sea cual sea el sistema.1 Manejo del sitio en donde ocurri un accidente radiolgico Primera persona que responde (por lo general paramØdicos o personal de las ambulancias) valorar la situacin notificar a las autoridades restringir el Ærea Autoridades (el hospital que recibe a la vctima) notificar al personal de vigilancia radiolgica notificar a las organizaciones apropiadas coordinar el sistema mØdico de urgencia Es necesario efectuar la seleccin mØdica (vØase captulos 3 y 4). conviene utilizar al personal. Contrariamente a esto. todos comprenden los siguientes aspectos: atencin de las vctimas proteccin del socorrista proteccin del vehculo notificacin de la instalacin receptora documentacin exacta MÆs aœn. cada paciente debe encontrarse estable en sus parÆmetros mØdicos antes de que se inicie el procedimiento de descontaminacin. las vctimas de radiacin son recibidas en una entrada especifica del departamento de urgencias y all se detecta su nivel de radiacin.precauciones para el manejo seguro de las personas contaminadas. sin embargo. durante todas las fases de seleccin y transportes hay que separar a las vctimas en dos grupos: contaminados y no contaminados. RECUADRO 7 . el equipo y los suministros para uno u otro grupo. De modo similar.

La descontaminacin restante se realiza lavando al paciente. Rockville. Por lo general no se necesita Todas las vctimas atencin en el lugar de los radiadas deben volver hechos para recibir tratamiento complementario Fuente: Reimpreso de Bomberger AS.Clasificacin Critica Gravedad de las lesiones Lesiones mayores con compromiso de funciones corporales Atencin de primeros auxilios en el sitio de los hechos Transporte inmediato Grave Lesiones mayores y menores. transportacin inmediata. compromiso mnimo de las funciones corporales Atencin menor en el sitio de los hechos Transportacin. Aspen Systems Corp. Dicha ropa debe ser colocada en bolsas marcadas y remitida a una seccin alejada del Ærea contaminada. para que mÆs tarde personal calificado disponga de ella. Consœltese el recuadro 7-2 correspondiente al resumen de las actividades necesarias. Dannenfelser BA: Radiation and Health: Principies and Practice in Therapy and Disaster Preparedness. generalmente inmediata No grave Lesiones menores. normalmente efectuadas en el sitio del accidente Rastreo de radiacin y descontaminacin en el sitio del accidente. Md. p 225. Es posible alcanzar de 90 a 95% de descontaminacin al quitar la ropa de las vctimas. tratamiento sin demora Se requiere tomar precauciones para el manejo de la vctima si Østas no perturban la atencin mØdica Se precisa el grado de radioactividad en la vctima y se descontamina cuando su condicin clnica es estable Los mismos cuidados que para el enfermo en fase critica en caso de conocer el grado de radiacin Se toman las precauciones como aplicables en caso de conocer el grado de radiacin La descontaminacin se realiza en la escena de los hechos por rdenes del mØdico Rastreo de radiacin y descontaminacin. 1984. escaso o nulo daæo de las funciones corporales Necesidades de atencin Se desconoce la magnitud de la radiacin. Tratamiento complementario Atencin menor en el lugar de los hechos la transportacin puede o no ser necesaria No hay lesiones fsicas 145 .

incluso cuando exista una sola vctima. DespuØs de tratar a la totalidad de los afectados. debe limpiarse perfectamente el Ærea y volver a monitorearla para determinar si hay presencia de radiacin en la herida. los brazos. Una vez que se ha creado el plan mencionado. se repite el mismo procedimiento para todo el personal asignado al Ærea contaminada. esta clasificacin depende del empleo y la utilidad de un PEMR Los componentes de dicho plan estÆn escritos en el recuadro 7-3. Obtengan las muestras que se requieren de los suministros necesarios para tratar a los pacientes de este tipo 3. Al recibir el aviso de la llegada inminente de la vctima de un accidente de radiacin. Si el nœmero de vctimas sobrepasa las capacidades de un Ærea de emergencia.Cuando practique una revisin de monitoreo radiolgico. y tambiØn es necesario corroborar su eficacia por medio de simulacros que incluyen supuestas "vctimas contaminadas". despeje a la vctima de sus ropas y sistemÆticamente efectœe el monitoreo con un contador Geiger. 1. Comience desplazando el detector del contador Geiger sobre la cabeza. requieren de tØcnicas y procedimientos perfectamente coordinados por todos los que intervienen en las actividades. Pida a la persona que se vuelva y repita el procedimiento por la espalda. la situacin se torna rÆpidamente en desastre. RECUADRO 7 .2 Actividades de urgencia que debe relizar el personal del departamento de emergencias del hospital en un caso de radiacin. en primer lugar. Cubra el piso del Ærea designada como "contaminada" con material absorbente de tamaæo suficiente para colocar la camilla. notificar: al personal responsable mØdico. a la enfermera. la porcin inferior del tronco y las piernas. el 146 . Para que dicho plan rinda buenos resultados es indispensable capacitar al personal del departamento de emergencias y de auxilio. algunos de los aspectos que es necesario considerar incluyen: atencin medica y de enfermera atencin radiolgica de la persona proteccin del personal y del entorno limpieza del Ærea documentacin del hecho. De haber una herida abierta. as como a todas aquellas personas que intervienen en la respuesta al desastre. Sin embargo. Pueden utilizarse tØcnicas especiales de monitoreo en las zonas pilosas y orificios corporales. debe utilizarse para capacitar al personal. al personal mØdico auxiliar (fsicos en salud y tØcnicos capacitados en radiologa y medicina nuclear) y al administrador de la institucin 2. el manejo del departamento de urgencias y los conocimientos de seguridad de quienes prestan los servicios. hay que tener cuidado de que el extremo del detector no toque las superficies potencialmente contaminadas. pdale que permanezca de pie con las piernas separadas y los brazos extendidos. Planificacin y educacin en situaciones de desastres radioactivos Un accidente o desastre radioactivo puede cobrar muchas vctimas o un nœmero reducido de ellas. la porcin superior del tronco. La atencin comprensiva y adecuada de las personas radiadas. Cuando monitoreo a una persona sin lesiones. Sin embargo. PrepÆrese para la descontaminacin Asigne las Æreas de tratamiento y seæÆlelas con los nombres "contaminada" y "limpia". Cuando se elaboren los protocolos para atender a las vctimas de radiacin.

9. Descontamine cualquier herida lavÆndola con agua esterilizada o solucin isotnical 8. 4. Definicin de los tØrminos utilizados B. Revise a las vctimas para determinar su grado de contaminacin Separe a los pacientes contaminados. Deseche el equipo y los suministros de acuerdo con los procedimientos recomendados. 219-230. Dannenfelser BA: Radiation and Health: Principies a Practice in Therapy and Disaster Preparedness.personal. 11. Asigne a miembros especficos del personal solamente a cada espacio designado. Aspen Systems Corp 1984. Identifique y guarde todos los efectos personales y desechos corporales para anÆlisis. Al llegar las ambulancias proporcione los primeros auxilios El miedo a la contaminacin nunca debe entorpecer la atencin mØdica y de enfermera necesaria para salvar vidas y miembros. es decir. 7. evite los solventes orgÆnicos y abrasivos. Revise si el equipo de transporte y al personal de ambulancias no presentan contaminacin radioactivo. orificios corporales y pliegues. despuØs del desastre. Conserve a los pacientes en el Ærea limpia hasta que se confirme que no tienen contaminacin. 6. los recipientes y el equipo mØdico. Utilice jabn y agua. y descontamino todas las Æreas de tratamiento. cubra las zonas no contaminadas o pequeæas Æreas contaminadas con lienzos de plÆstico. Evite la contaminacin. Emprenda medidas para proteger a la persona de autocontaminacin. Rockville. Expectativas 147 . segœn convengan para contener la contaminacin dentro de las Æreas designadas. Md. RECUADRO 7-3 Descripcin del plan de emergencias radiolgicas 1. pp. si es necesario 12. 10. Las heridas extensas y otras formas de contaminacin interna pueden necesitar atencin inmediata. Fuente: Bomberger AS. Asle todos los aparatos y utilice las tØcnicas de aislamiento. Si la vctima estÆ en condiciones medicas puede baæarse en regadera. de los no contaminados. Programe a todos los pacientes contaminados para que reciban tratamiento complementario a largo plazo. quite todas las ropas. Descontamine al personal. 5. Descontamine a las vctimas tan pronto su estado clnico sea estable: En primer lugar descontamine las zonas del cuerpo que presenten los mayores niveles de radiacin Preste atencin especial a cabello. Informacin general A. Examine a todo el personal en busca de contaminacin antes de permitirle salir del Ærea.

Entre las Æreas que pueden funcionar adecuadamente como zonas de seleccin de vctimas por radiacin estÆn. Seleccin y procedimiento de admisin: Clasificacin de las vctimas C. Para regular el trÆnsito es de mÆxima importancia establecer sectores perfectamente definidos dentro de la zona designada para seleccin de vctimas por radiacin (vØase la figura 7-1). Exposicin externa total o parcial del cuerpo. Precauciones que deben tomarse para manejar al paciente radiado F. B. Recoleccin y manipulacin de muestras para anÆlisis radioactivo G. es posible colocar filtros normales para aire acondicionado o limpieza. un carrito estÆndar con material de urgencia y equipo especifico para tratar lesiones traumÆticas 2.7 Suministros para el carrito de tratamiento en caso de radiacin Uso Atencin del paciente Suministros* 148 . de preferencia. suministros para manejar al paciente contaminado 3. Forma de respuesta a un accidente de radiacin. no obstante. en los 6 orificios de salida de la zona escogida para la seleccin. suministros de materiales para muestreo de radiacin Estos suministros pueden estar depositados con anterioridad en dos tipos de carritos: 1) el carrito estÆndar para urgencias. B. TABLA 7 . ste œltimo debe colocarse en la zona de seleccin de pacientes por radiacin denominada sectores "sucia o contaminada". El establecimiento de un Ærea dentro del departamento de urgencias o junto a Øste no tiene que ser una tarea abrumadora ni costosa. el departamento de hidroterapia. Contaminacin interna por inhalacin o ingestin C. y 2) carrito con suministros para tratamiento en caso de radiacin. es conveniente escoger un Ærea que tenga paredes pintadas y piso de linleum o de azulejo. TambiØn debe contarse. Contaminacin externa complicada con una muestra de las formas por utilizar A. Tampoco se requiere que sus paredes estØn revestidas de plomo. Copia del procedimiento local de operacin estÆndar. Contaminacin externa de superficie corporal o ropas por lquidos o desecho radioactivo III. Disposicin de los materiales y el equipo contaminados. Procedimiento de descontaminacin E. el depsito de cadÆveres o cualquier combinacin de cubculos o pasillos. Procedimientos del hospital A. (Tabla 7-7). B. VI. Sin embargo. los cuales son relativamente baratos. como parte de un pro grama de urgencia contra radiaciones de la localidad. Se necesitan tres tipos de suministros en esta Ærea: 1. Es esencial que exista acceso directo a dicha zona desde el exterior. Hoja clnica de la vctima del accidente de radiacin D. Cadena de mando y responsabilidades. Cuidado de las personas fallecidos V. Otras segœn se haya predeterminado. para despuØs facilitar su descontaminacin. Flujo del trÆnsito D. para as proteger el entorno del hospital. IV. con un sistema de aire acondicionado que opere aislado de los demÆs.II. Marbetes corporales de las vctimas del accidente de radiacin C. Tipos de vctimas de radiacin A.

zapatillas. tijeras. jeringas de irrigacin. porque para limpiar a una vctima no ambulatoria. exudados de heridas. mecanismo para la conexin con un suministro de agua (de preferencia regadera). Esta Ærea debe tener acceso directo desde el exterior para recibir a las vctimas de radiacin y as eliminar la posibilidad de contaminar a todo el medio del hospital. pequeæos cuerpos extraæos (suciedad. paæo para lavarse la cara o el cuepo. Ærea sucia (contaminada) Barreras para aislar zonas Bolsas de papel y de plÆstico de diversos tamaæos Deteccin de radiacin Instrumentos de rastreo. Una vez que su estado mØdico es estable. se les efectœa un monitoreo en el Ærea de descontaminacin para que se les realice una limpieza. etc. pinzas. caucho Aspectos diversos Artculos para escritura y papel Formas especficas para casos de radiacin Lamparillas intermitentes (para revisin neurolgica) Tablillas con sujetador de papel Copia del procedimiento de descontaminacin Etiquetas y seæales Nota:* Los artculos para la atencin de la vctima deben separarse o eliminarse del carrito. uæas. basura y otras). precaucin. Aplicadores con punta de algodn (para obtener muestras de lquido de heridas. bacines. Equipo y material de limpieza: jabn o el agente limpiador recomendado. orina. Las personas radiadas son internadas directamente al Ærea de tratamiento "sucio" o contaminados. muestras de heces. lo cual representa un mØtodo conveniente. tejidos. requisiciones Recipiente para cuerpos extraæos altamente radioactivos (de plomo con paredes de una pulgada de espesor. a la zona limpia antes de llegar los pacientes. Esta zona cuenta con las instalaciones de agua y regaderas portÆtiles necesarias en caso de estar disponibles. cubiertas de plÆstico Diversos artculos para atencin mØdica AnÆlisis de muestras Material para la obtencin de muestras: etiquetas. batas. cepillos con cerdas suaves Material para colocacin de apsitos y desbridamiento de heridas: equipos para sutura. vmito.) Grandes depsitos de basura hechos de plÆstico con revestimiento de plÆstico (pueden utilizarse para los materiales contaminados) Uso Copia de los procedimientos de muestreo Material para limpiar la piel (una pieza de papel filtro ordinario de una pulgada de diÆmetro) Diversos recipientes de plÆstico pequeæos y grandes. en donde se les proporcionarÆ atencin mØdica inmediata a aquellas que se encuentran en peligro de muerte. soluciones isotnicas.Ropa blanca (desechable de ser posible): toallas. al mismo tiempo permite recolectar el agua sucia que 149 . torundas. papel o frascos de cristal para reunir cabello. Ærea limpia. de radiacin recipientes. fosas nasales y boca) Proteccin ambiental PlÆstico o papel para cubrir el piso Cinta selladora Seæales: radiacin. repones. cojincillos de gasa. Una tina portÆtil y ligera puede unirse a una camilla comœn y corriente. 6 pulgadas de alto y 4 pulgadas de diÆmetro. sÆbanas. mantas etc. contadores o dosmetros Proteccin para el Gorros Mascarillas de ciruga personal Batas "Botas" o recubrimientos para calzado Trajes para limpiar y fregar Delantales de plÆstico Guantes de plÆstico.

14-17. Chicago. 6.contiene material radioactivo. 1981. Am J Nurs 1979. 5. Conviene modificar cuando menos una camilla para utilizarse de esta manera en el procedimiento de descontaminacin. Hospitals. 37-40. 3. 65. 1 . Si no necesita atencin. pp. 4. National Council on Radiation Protection and Measurements.1408. Dicho temor puede reducirse por medio de un programa de orientacin y enseæanza perfectamente planeado e implantado que destaque los mØtodos de monitoreo. pasa al Ærea del hospital general despuØs de efectuÆrsele otro "rastreo radiolgico. 517-519. un sistema de clasificacin radiolgica. Sobre todo. Referencias 1. 7 FIGURA 7 . Saenger EL (course director): Radiation Accident Preparedness. Galvin MJ Jr: Hospital makes itself center for treatment of radiation victims. ed 1983. 1984. Washington. Md. April 1980. 2. Brussels. El manejo asistencial de la persona radiada requiere criterio slido en la seleccin. Biological and Chemical Defensive Operations. Joint Commission on Acreditation of Hospital.79: 1402. 1979. Acreditation Manual for Hospital. Se necesitan procedimientos especiales para su manejo. 1982. 40-42. 150 . o en caso de una guerra nuclear. Aspen Systems Corp. August 1973. Belgium. sentido comœn en las tØcnicas de descontaminacin.1 Area de tra de Radiacin en el Hospital Si se requiere tratamiento mØdico. Dannenfelser BA: Radiation and Healt: Prncipes and Practice in Therapy and Disasters Preparedness. La vctima de radiacin que con mayor frecuencia atiende la enfermera es la que proviene de un accidente de transporte. AMedP-6. pp. los procedimientos de descontaminacin y el conocimiento de los diversos tipos de radiacin. y Æreas especificas de asignacin del personal. Los neutrones pueden observarse slo en un reactor comercial o de investigacin. Bathesda. la vctima pasa al Ærea "limpia" de tratamiento despuØs de que se le practicaron el rastreo con el monitor y la descontaminacin. DC. pp. requiere de la programacin previa y la existencia de un plan mØdico de emergencia en caso de radiacin perfectamente integrado y practicado en simulacros. Bomberger AS: Experience at Three Mile Island. Military Agency for Standardization (MAS). Lesher DC. May 1. pp. Todo el personal que necesite descontaminacin debe recibir el mismo tratamiento antes de penetrar en el Ærea hospitalaria o de retornar a la comunidad. Management of Persons Accidentally Contaminated with Radionuclides. pp. Rockville. pero la atencin mØdica no debe demorarse por el temor injustificado de radiacin. Edison Electric Institute. Bomberger AS. NATO Handbook on the Medical Aspects of Nuclear. Estas fuentes radioactivas producen partculas alfa. MD.11. Resumen Vivimos en un medio saturado tanto de radiacin natural como provocada por el hombre. NRCP report No. 7. beta y rayos gama.

Aspectos psicolgicos de las situaciones de desastres Judith L. 33-36. B. al proveer la siguiente informacin: factores que afectan las respuestas psicolgicas de la vctima ante un desastre fases del desastre y las respuestas psicolgicas correspondientes acercamientos terapØuticos generales niæos. May 1. 47-52. las guerras o un ataque atmico. et al: A systems approach to the management of radiation accidents. una perturbacin civil. Desastre puede definirse como "la situacin que provoca el sufrimiento humano o crea necesidades que las vctimas no pueden aliviar sin 1 asistencia externa". pp. estÆn huracanes. familias. y Jean R. por ello. December 1978. Vinsel DB: Hospitals must plan for nuclear accidents. in Lewis SM. McGraw-Hill Book Co.. 1983. Ann Emerg Med 1980. Entre los ejemplos de los desastres naturales. 1980. University of Chicago Press. Teates CD. 1969. Lesher DC. KL. el desastre se describe como cualquier acaecimiento que ocasiona una demanda que supera las capacidades de un sistema para afrontarlo y superarlo de la forma normal o acostumbrada. August 16. Bomberger AS: Radiation accidents. La crisis surge 151 . Por fortuna. JEN. Miller. 1979. sociales y psicolgicas que se manifiestan en diversos grados en diferentes personas. Cunningham AM: Is there a seismograph for stress? Psychology Today.N.121. Ph. Berk HW. pp&. Los desastres generan consecuencias fsicas. Operational Radiation Safety Program. pp. Bethesda. 1667-1677. May/June 1983. Upton AC: Radiation Injury: Effects.N. October 1982. Collier IC (eds): Medical-Surgical Nursing: Assessment and Management of Clinical Problemas. inundaciones. accidentes de transporte u otras situaciones que ocasionan el sufrimiento humano al grado de que las vctimas no pueden afrontar eficazmente la situacin sin ayuda externa. R. Principles and Perspectives. Este capitulo intenta auxiliar al lector en los preparativos mencionados. sequas. 59. incendios. muchas de las vctimas atraviesan por etapas predecibles durante el desastre y. B. DeMuth WE Jr: Handing radiation emergencias: No need to fear. Chicago. Garman AAW.D.Lecturas recomendadas Bred DL: Nuclear tests hospital’s disaster plans.N.S. 141-144. Richtsmeier.. Para los fines de este capitulo. R. los profesionales de la salud y las familias pueden prepararse para afrontar los efectos de una calamidad. comunidades y culturas.S.. 113. Md. pp.82:90-97. 8.. Miller. Jankowski CB: Radiation emergency. National Council on Radiation Protection and Measurement. Richter LL.9:303-309. NCRP report no.. Hospitals. New York. Hospitals. ancianos y personas con enfermedades crnicas atencin de los propios socorristas Las catÆstrofes pueden ser de origen natural o provocadas por un error humano. pp. Am J Nurs 1982.

un accidente nuclear puede acaecer en un lapso de horas o das pero los efectos pueden tener un gran alcance y ser muy duraderos debido a la contaminacin por radiacin. perturbaciones emocionales entre los miembros de la familia. En todos los estudios revisados se detectaron diversos efectos en la salud: molestias gastrointestinales: gastritis. nÆuseas y vmitos. explosin. como un autosistema individual o tan global que puede alcanzar niveles comunitarios. accidente nuclear. Las diferencias en la respuesta psicolgica pueden explicarse por la naturaleza del desastre y la persona mediadora y las variables del sistema social y de tratamiento. tornado. en 1972. nacionales o internacionales. sismo. insomnios y alteraciones del sueæo. races cultural. mayor incidencia de abuso de drogas. se advierten variaciones entre una persona y otra. motines y otros mÆs. Massachussetts. Logue y col. dificultad para concentrarse. Pennsylvania. especialmente entre los ancianos y las personas con enfermedades crnicas mayor nœmero de complicaciones con predominio de enfermedades cardiopulmonares. choque de trenes.cuando ya no pueden satisfacerse las necesidades bÆsicas debido a la sobrecarga del sistema. como depresin. Figura 8 . Este capitulo estÆ enfocado hacia una situacin de tensin colectiva que surge cuando se combinan las reacciones de alarma individuales con los cambios en el medio social. diarrea. El sistema puede ser tan pequeæo. CONSECUENCIA Reacciones psicolgicas 152 . Pese a que existen patrones predecibles de conducta en torno a un desastre. en 1942. en tanto que una inundacin puede prolongarse por un periodo de varios das. ventisca. hasta la tormenta tropical Agnes (InØs) y las inundaciones resultantes en Valle Wyoming.1 Factores principales que modifican las respuestas psicolgicas ante desastre FENMENO Naturaleza del desastre Duracin Intensidad del impacto Grado de alerta previa Magnitud VARIABLES MEDIADORAS Apoyo social Caractersticas demogrÆficas (edad. inundacin. estreæimiento mayor nœmero de muertes. sexo. hipertensin y problemas artrticos deterioro de la salud general durante un lapso de uno a dos aæos despuØs del desastre mayor nœmero de abortos espontÆneos y no provocados agotamiento fsico y nervioso entre las personas que ocupan puestos de mando y que experimentaron algœn conflicto en las labores que desempeæaron problemas neuropsiquiÆtricos. (VØase la figura 8-1. neurosis y psicosis.) El desastre El desastre puede describirse de acuerdo a la naturaleza del acaecimiento: incendio. resumieron los resultados de 32 estudios de desastres de gran alcance que aparecen en la bibliografa de 1943 a 1980. ansiedad. La duracin del hecho tambiØn es un factor importante por considerar: una explosin termina rÆpidamente en cuestin de minutos. Factores que modifican la respuesta individual Los desastres mayores producen efectos en las respuestas tanto fsica como 2 psicolgica. intoxicacin masiva con sustancias qumicas. Se incluyeron desde el incendio del club Cocoanut Grove en Boston.

races culturales. iglesia. Para llevar al mÆximo una respuesta positiva. El grado en que se cuente o no con tales servicios. sexo. Sin embargo. Los situacionales se refieren al grado de alerta previa. la observacin directa. las personas y comunidades pueden recibir la alerta con suficiente anticipacin de horas o das. algunos aspectos por considerar incluyen: caractersticas demogrÆficas (por ejemplo. la naturaleza y la gravedad del desastre. hasta la fase de restablecimiento. la proximidad fsica y los sistemas de apoyo y auxilio. Las reacciones a un desastre seran mayores en las siguientes circunstancias: cuando ha habido una mnima de la destruccin Si es posible responsabilizar a una persona u organizacin 153 . estos servicios deben incluir la disponibilidad de intervencin en caso de crisis. como situacionales y personales.etc. edad. la percepcin suele cambiar a medida que la vctima comienza a sentir la realidad de los hechos. la persona que no percibe la gravedad de una situacin tal. En contraste los terremotos sacuden repentinamente y normalmente no presentan seæales de alerta. En otras palabras. Los desastres son importantes para cada individuo en la medida en que afectan sus vidas.) Experiencia previa que requiere de capacidad para afrontar un hecho Estado de salud Percepcin de la situacin Posibilidad de intervencin en la crisis El grado de alerta es otro factor relevante que modifica la respuesta psicolgica ante el desastre. Por ejemplo. Por ejemplo. Este factor normalmente guarda relacin directa con el tipo o la naturaleza de la calamidad. vecindario. el rastreo de las tormentas por radar meteorolgico y otros mØtodos pues gracias a estos medios. es posible predecir la llegada de huracanes por medio del estado general del tiempo. La mente humana es capaz de recibir percepciones tan desastrosas como la muerte en si pueda afrontarlas en un momento dado. Tanto la intensidad del impacto como la magnitud de la destruccin guardan correlacin con el grado de tensin sufrido y la respuesta psicolgica a la calamidad. Los sistemas de emergencia comunitarios. Un factor importante en relacin con el propio acaecimiento es el hecho de considerarlo como un acto de Dios (natural). Demi y Miles 3 dividieron los factores que influyen en las reacciones de una persona a una calamidad. e incluso los terremotos residuales aunque pueden esperarse no pueden anticiparse con exactitud. estado socioeconmico) elementos de apoyo social (familia. y orientacin desde el punto mÆs temprano posible. quizÆ sea el que determine si el impacto es positivo o negativo. o como el resultado de un error o descuido humano (fÆctico). estatales y federales tambiØn pueden tener trascendencia en la respuesta individual al desastre. posiblemente tenga una reaccin psicolgica menos intensa que aquella que capta la situacin como catastrfica. que puede ser de un aæo o mÆs despuØs de la catÆstrofe. grupos sociales o comunitarios) estado general de salud (enfermedad preexistente o mala salud) capacidad para afrontar un hecho (por lo general obtenida a troves de una experiencia previa) La "realidad" de las vctimas o percepcin de la situacin quizÆ sea el factor mÆs importante que media entre el tipo de respuesta psicolgica ante el desastre. ¿alguna persona u organizacin puede ser responsable del desastre? Variables mediadores Los factores personales y sociales influyen notablemente en la reaccin de una persona ante cualquier situacin de estrØs.

referentes a las reacciones psicolgicas y posibles estrategias de intervencin. serÆ catastrfico. si interviene en el conflicto y la sobrecarga de los papeles desempeæados por el personal y si no ha tenido experiencias con desastres o han sido mnimas. planeada y programada regularmente. si la vctima se encuentra demasiado cerca de la zona del desastre y los sistemas de auxilio y apoyo disponibles estÆn muy limitados. Los criterios anteriores comprenderan a los supervivientes de un sismo devastador como el ocurrido en Nicaragua en 1972. programas de este tipo pueden diseæarse con peligros reales. de capacitacin. conflicto y sobrecarga de los papeles desempeæados por el personal y la experiencia previa de la persona en desastres. nuestra familia. En estos casos surgen las reacciones psicolgicas mas graves. Otra 154 . etapa de alerta. a nivel personal y profesional. una comunidad establecida alrededor de un gran aeropuerto puede realizar sus simulacros representando un gran choque irreal de aviones en un Ærea de la comunidad. Los principios tratan de ser mÆs generales que todos los incluidos. emergencia y recuperacin. puesto que se orientan a tØcnicas de valoracin e intervencin adecuadas para todas las enfermeras (sea cual sea su especialidad) que se encuentran en una situacin de desastre o acuden a ella. pØrdidas concurrentes.advertencia o nula. si sufre perdidas concurrentes. Conviene consultar dicha tabla. En la tabla 1-2 estÆ descrita cada etapa de acuerdo a las actividades que surgen durante Østa. capacidad para afrontar un hecho. y revirtiendo as en gran medida el pÆnico que pudiera surgir. Estas prÆcticas constituyen medios estupendos para "sensibilizar" a personas y grupos frente a un desastre. Si se aæade a lo anterior la falta de un sistema de alerta. algunas de las etapas se superponen segœn la aplicacin de los principios generales de enfermera psiquiÆtrica. como la de alerta previa. En forma local. naturalmente se afronta con un sentido elevado de competencia y confianza. o en otras ocasiones puede no presentarse una de ellas. En los comentarios siguientes. pues los aspectos psicolgicos de una de ellas se describen en los apartados siguientes de este capitulo. Cuando una situacin estÆ bien ensayada. si el desastre es provocado por el hombre y no es un acto divino. tomando en consideracin a la comunidad. Por ejemplo. de suministros y de preparacin general y psicolgica. En las situaciones de catÆstrofe mencionadas. la falta de recursos. El riesgo de que un superviviente sufra severas consecuencias psicolgicas es mayor si estuvo psicolgicamente cerca de las personas afectadas. el impacto que esto causa en la persona. Entre los ejemplos de vctimas que podran colocarse dentro de estos criterios estÆn los supervivientes de Hiroshima. impacto. Es una de las formas mÆs eficaces de atenuar los efectos que provoca una catÆstrofe en nosotros. es decir. si se efectœan en forma organizada. Las variables personales incluyen proximidad psicolgica. de prevencin. Recuerde que algunas veces las etapas se superponen. si su capacidad para afrontar un hecho es limitada. La capacitacin y el adiestramiento por medio de simulacros constituyen una preparacin excelente para afrontar un desastre. si la magnitud de muertes. de planificacin. Preparacin previa al desastre y etapa de alarma Es triste seæalar que las dos etapas mencionadas frecuentemente no se presentan. Etapas de un desastre Las etapas del desastre seæaladas en todo el libro estÆn claramente definidas en el capitulo 1: preparacin previa a la calamidad. despierta sentimientos devastadores de impotencia y desesperanza. La preparacin previa al desastre es una actividad en la que deben intervenir diligentemente todas las personas que intervienen en un sistema de salud. y los socorristas que pueden acudir a brindar auxilio. lesin y destruccin es grande.

En su forma leve. de modo que los ciudadanos puedan movilizarse y protegerse por si mismos. Irnicamente. Al tomar esta decisin hay que considerar el tiempo necesario para ello y la naturaleza del desastre. Se busca con todo ello. Entre los factores significativos que modifican la intervencin en este momento estÆn el grado de planificacin y preparacin previa. si as conviene. Los lderes competentes deben comprender los aspectos relevantes del inminente peligro. Las acciones y las reacciones en la etapa previa al desastre. as como los planes de evacuacin. y as sucesivamente (vØanse los captulos 12 y 14 para la planificacin y prÆctica de estas actividades). Por lo general.comunidad cercana a una presa o ro importante puede efectuarlos simulando una inundacin. Sin embargo. la hiperactividad y la ansiedad que aumenta los niveles de pÆnico son mÆs caractersticas de la etapa de alerta. las personas y los grupos sin preparacin a menudo sienten pÆnico. facilitar la desensibilizacin psicolgica incrementar la confianza en las capacidades de actuar y de afrontar la situacin Disminuir la incidencia y la magnitud de reacciones psicolgicas negativas. desplazamiento hacia 4 los refugios y demÆs. la etapa de alerta deben estar orientadas a la capacitacin y actividades que se acerquen a la realidad. y solicitan desesperadamente informacin de cmo sobrevivir al desastre que se avecina. Las estrategias de intervencin durante la preparacin previa al desastre. a la ansiedad leve (y el "ideal" de planificacin y preparacin queda en un punto intermedio). desde el punto de vista psicolgico incluye: aumentar la conciencia del peligro. pÆnico y choque Las etapas previas al desastre y de alerta suelen constituir un momento en el que las personas sin preparacin sienten una ansiedad de cierta magnitud. de tal forma que las posibilidades de que acaezca disminuyen con cada da que pasa"). La finalidad principal de tales simulacros. El miedo intenso durante este lapso suele acompaæarse de pØrdida del control y una conducta irracional de escape. Es importante recordar que muchos desastres como sismos. desarrollan una actitud fatalista ("es inevitable y no puede hacerse nada al respecto") o utilizan racionalizaciones para convencerse a si mismas de que el desastre no se presentarÆ ("en este sitio no ha habido un terremoto en los œltimos cincuenta aæos. las personas inclusive niegan que exista la posibilidad de un desastre ("nunca me ocurri a mi"). MÆs aœn. en algunas situaciones. tornados y accidentes de transporte. la fuente. la huida puede ser la mejor tØcnica para sobrevivir. dicha ansiedad suele ser dominada por diversos mecanismos subconscientes de defensa. Cuando se da la seæal de alerta. comœnmente varan de la inactividad y la apata. como rechazo. disminuir el rechazo. Dicha conducta puede canalizarse simplemente al dar instrucciones muy autoritarias e informacin explcita referente a asuntos como evacuacin. Impacto y emergencia 155 . Proporcionar informacin concerniente al tipo. y la eficacia de la red de comunicaciones. durante la etapa de alerta la responsabilidad suele recaer en los lderes y las autoridades que son consideradas como "figuras paternas". y transmitir las medidas defensivas o evasivas apropiadas que deben ponerse en prÆctica. y la magnitud del peligro. es importante que las personas escapen en la direccin apropiada y utilicen su criterio para decidir si huyen o buscan refugio. normalmente no tienen una etapa de alerta previa.

No dejar solas a las personas amedrentadas o lesionadas. y los medios de comunicacin indican lo contrario. inhibicin de la actividad. lo mÆs exacta posible. En el sitio del desastre. 75% estÆn pasmadas. pues sus emociones pueden ser contagiosas. ansiedad. seæalar a alguna persona para que dØ instrucciones y tome las decisiones. conocer los datos generales de su familia y saber lo que ocurri. La reaccin anterior se conoce como "sndrome de desastre" emociones.Los instintos de supervivencia aparecen fundamentalmente en las etapas de impacto y de emergencia en un desastre. suele evitar o atenuar las perturbaciones psiquiÆtricas que pueden surgir durante 2. indecisin. colocÆndo las en grupos para que compartan sus sentimientos y se apoyen mutuamente. S. el salvar nuestra propia vida y la de los seres queridos adquiere la mÆxima importancia. tanto los trabajadores. y a menudo estÆn demasiado ocupadas como para preocuparse. Emprender acciones de liderazgo. Es importante hacer un interrogatorio rÆpido para identificar a la persona. Brindar calor. importante destacar que estas œltimas reacciones son raras.4-6 la fase de recuperacin. las tareas y la experiencia mØdicas estÆn dirigidas apropiadamente a salvar vidas. Instar a las vctimas a desahogar verbalmente lo que experimentan. Aislar a cualquier persona que demuestre pÆnico o conducta histØrica. alimento. Tyhurst indica que 12 a 25% de las vctimas se encuentran tensas y excitadas. Algunas de estas medidas pueden llevarse a la prÆctica sin necesidad de capacitacin especial: Facilitar la unidad de las familias. Cuando estas medidas de apoyo tan simples no son œtiles o cuando la persona es vctima de algœn daæo fsico y psicolgico que la coloca dentro de un sistema de tratamiento. conducta automÆtica y manifestaciones fisiolgicas de temor. asignar a otro superviviente para que permanezca con ellas o colocar a la gente en grupos. La investigacin realizada por el mØdico 5 canadiense J. falta de sensibilidad. asombradas y abrumadas. El porcentaje restante (0 a 12%) presenta un comportamiento totalmente inapropiado. Por otro lado. constituye una de las mejores medidas preventivas para los pacientes con problemas psicolgicos. refugio y reposo. La flexibilidad es la mejor regla emprica en este lapso en que las reacciones son transitorias y cambiantes. Conservar una red adecuada de comunicaciones para evitar rumores que despierten conductas irracionales e impulsivas. en especial de los niæos con sus padres. La investigacin sugiere que el simple tratamiento de apoyo en el momento mÆs temprano posible despuØs del impacto. docilidad. Las cifras muestran que gran parte de las reacciones inmediatas a un desastre estÆn acompaæadas de algœn signo de perturbacin emocional. Casi todas estas respuestas son transitorias y las vctimas se restablecen espontÆneamente con las medidas de apoyo. aunque pueden actuar eficazmente. Asignar tareas significativas o actividades con un propsito determinado para mantener a las vctimas ocupadas y que mejoren su autoestima. habrÆ que hacer una intervencin rÆpida. Las necesidades psicolgicas suelen ocupar una prioridad mÆs baja o se posponen para un momento ulterior. reacciones histØricas y psicsis. los profesionales como los voluntarios deben percatarse que el apoyo brindado a base de la sola compasin humana y sentido comœn. a pesar de que la creencia popular. El recuadro 8-1 aporta un formato sencillo para 6 : falta de 156 . alguien debe permanecer con ella hasta que se cuente con personal profesional que la valore e intervenga. en los albergues o en los primeros puntos de seleccin. Inmediatamente despuØs de la etapa de impacto y durante gran parte de la etapa de emergencia. es decir. por medio de una valoracin de la situacin.

experiencias previas en la vida y races culturales. hay que ubicar a algunas personas para acompaæar a la vctima. La comunicacin y mando adecuados son 8-1. Los factores expuestos en los comienzos de este capitulo como: datos demogrÆficos. manteniØndolas calientes y proporcionÆndoles alimentos (si no estÆn contraindicados).1 Forma Abreviada para la Valoracin de la Salud Mental Fecha _________Hora___________ Localizacin (refugio. y considerar los aspectos individuales de la respuesta durante la valoracin y la planificacin de las intervenciones RECUADRO 8. familia u otras) PØrdidas concomitantes (ocurridas en los œltimos doce meses) Salud general antes del desastre (incluya enfermedades o trastornos espØcificos) Medicamentos actuales (bajo prescripcin mØdica o sin ella) ¿Consumo de alcohol?________¿Tabaco?_________¿Drogas?_________________ (Seæale la cantidad y frecuencia) Capacidad para afrontar un hecho ("¿Cmo super las crisis en apocas pasadas?") Valoracin: Breve resumen de hallazgos/descripcin del paciente Destino Nombre y Cargo La enfermera debe evaluar a las vctimas con la mayor rapidez y exactitud posibles. ya que pueden auxiliar brindÆndole apoyo emocional. El tipo de respuesta puede clasificarse de acuerdo a las categoras generales como las que se muestran en la tabla 8-1.)__________ Nombre__________________________________ Apellidos Nombre de Pila Permanente Direccin________________Temporal__________________ Calle Ciudad Barrio Municipio Sexo__________Edad________Fecha de Nacimiento_______Nivel de Estudios_________ Estado Civil _____________Ocupacin____________Pariente mÆs Cercano____________ Direccin____________ Problema o situacin motivo de la valoracin: (Incluir las propias palabras de la vctima con las que describa su percepcin de la situacin) Descripcin de las pØrdidas (propiedades. Al valorar las respuestas psicolgicas a un desastre tenga en mente la singularidad de cada persona. No existe una forma adecuada o inadecuada de reaccionar ante un desastre. Las creencias 157 . De ser factible. sin embargo.documentacin y valoracin. es importante no generalizar excesivamente. La confianza debe ser directa y hay que evitar expresiones de lÆstima y simpata Haga que las personas con problemas o lesiones fsicas estØn lo mÆs cmodamente posible aconstÆndolas. instalacin.) La experiencia pasada con crisis y el haber afrontado con Øxito un hecho previo son œtiles para calmar las tensiones de este periodo. ˝nstelos a hablar y desahogar sus sentimientos. Es importante conocer las fuerzas de cada damnificado y canalizarlas hacia una conducta constructiva que ayude a los demÆs y disminya la ansiedad. todos ellos determinaciones importantes en la respuesta individual ante esta situacin. Los factores notables que ayudan a aliviar la angustia durante esta etapa son semejantes a los de las etapas anteriores. etc.

Establecer una armona Instar al desahogo de emociones Escuchar de forma empÆtica Aceptar como legtimos los sentimientos Participar en tareas sencillas y rutinarias Proporcionar alimentos calientes. como psiquiatras. TABLA 8 .1 Tipos generales de reacciones ante desastres: Valoracin e intervencin Tipo Reaccin normal o mÆs comœn Valoracin Ansiedad leve (desconsuelo etc. Los trabajadores especializados en salud mental. psiclogos y trabajadoras sociales. junto con el apoyo bÆsico de la familia. los voluntarios o los profesionales en los cuidados de la salud sea cual sea su especialidad. vmitos y diarrea) Diaforesis Miccin frecuente Temblores o tensin muscular Palpitaciones o taquicardia Hiperpnea Intervencin Administre las siguientes medidas de apoyo: actividad e identificacin por grupos Comunicacin abierta con un escucha empÆtica Informacin Liderazgo Alimentos calientes y reposo Participar en actividades con alguna finalidad œtil. administracin de sedantes y decir a la vctima "qutate de la cabeza tal cosa" Reaccin depresiva Inmovilidad Mutismo Sentimiento de vaco Expresin verbal de un sentimiento de "insensibilidad" hacia los hechos 158 . fortalecen a los pacientes. enfermeras psiquiÆtricas. Para muchas personas las reacciones surgidas en esta etapa suelen ser transitorias.culturales y religiosas. bebidas o un cigarrillo Evitar la conmiseracin excesiva. intervienen grandemente en sus papeles de consultores y supervisores se ven directamente involucrados con las vctimas que muestran las reacciones mÆs graves y requieren de atencin especializada.) Sntomas gastrointestinales(nÆuseas. Fase de recuperacin En las etapas previas como las de impacto y emergencia se demostr que gran parte de la intervencin conveniente puede lograrse con el apoyo de los miembros de la familia. y el restablecimiento es espontÆneo.

discutir con las vctimas o seæalarles que no deben sentir lo que sienten Aislamiento. abofe tearlo u otras medidas). Evite el uso de sedantes. 159 . bebidas o un cigarrillo Evitar la sedacin. indicar a las vctimas que no tienen nada malo y prestar atencin a sus sntomas Instarlo a que se desahoge Asignar tareas que requieran actividad fsica Supervisar de cerca Proporcionar alimentos calientes.Reaccin psicosomÆtica (sntomas fsicos provocados por una reaccin psicolgica) Reaccin de transformacin (parÆlisis parcial sin causa fsica. puede ser contagio so en un grupo Trate con amabilidad y empata firmes Consiga asistencia en caso necesario OfrØzcale comidas o bebidas calientes De ser posible evite el uso de sujecin brutal o fuerza fsica. excepto como œltimo recurso. No intente hacer reaccionar al paciente (arrojarle agua. incapacidad para utilizar alguna parte del cuerpo) NÆuseas y vmitos extremos Reaccin de ansiedad Conversacin rÆpida y continua Presta poca atencin Uso inapropiado del sentido del humor Deseo de rebatir cuanto se le dice Hiperactividad fsica Reaccin histØrica (poco comœn) Intentos de huida a ciegas Llanto o gritos incontrolables Deterioro grave del juicio y el criterio Intentos irracionales por abandonar el Ærea Carreras incontrolables y sin sentido alrededor de la zona Poner cmodas a las vctimas Percatarse de sus propios sentimientos Mostrar interØs en la vctima como persona Tratar de hallar algœn trabajo sencillo para desviar la atencin de la vctima de los sntomas y de la situacin Evitar la ridiculizacin o la culpa.

muchos supervivientes descubrieron que el recuperar el equilibrio emocional era tan difcil. La tendencia inicial despuØs de una catÆstrofe es a dar generosamente y aceptar sin lmites. debe surgir un nuevo equilibrio en las relaciones familiares y sociales (recuadro 8-2). que mas de 100 familias no tenan hogar. se sienten culpables de no haber intensificado sus esfuerzos. Este tipo de entierro puede ser traumÆtico para los supervivientes que no pueden guardar luto hasta que sepan por medio de la identificacin que su ser o seres queridos realmente estÆn entre los muertos. Afloran las tensiones sociales e individuales mientras se experimenta totalmente la realidad de lo que signific el desastre en tØrminos de pØrdidas. Como McLeod seæala. Las vctimas pueden sentir "culpa por haber sobrevivido" al percatarse de que todava estÆn vivas mientras que otros ya murieron. enfermedades psicosomÆticas y un incremento en el nœmero de enfermedades fsicas. sospecha. en un intento por liberarse de sus sentimientos de culpa. DespuØs del choque inicial. depresin. el sistema de la atencin de la salud mental juega un papel muy importante. Los residentes despertaron para enterarse de que 22 personas habian muerto. quizÆ se prolongue por el resto de su vida. valores y estado de Ænimo cambian la forma en que las personas establecen relacin mutua. La culpa es un sentimiento prevalente en la etapa de recuperacin. neursis postraumÆticas. y por ello. y que otras 3 000 casas se encontraban seriamente daæadas.Durante la etapa de recuperacin. Las alteraciones en actitudes. personas que suministran atencin o el gobierno. pero tambiØn puede culminar en sentimientos de culpa. Las reacciones en este punto son similares a las definidas en la psiquiatra como: ansiedad y estados depresivos. Algunos se preguntan si hubieran podido hacer mÆs para rescatar a los que perecieron. envidia y competencia. 7 6 160 . avaricia. de la negacin y la euforia por conservar la vida. En este momento los mecanismos de defensa del yo como rechazo y represin (que tambiØn prevalecen en las fases previas) son sustituidos por pena. una tormenta inslita inund la costa de California por la noche. pero pronto surgen sentimientos de hostilidad. "sin auxilio psicolgico las alteraciones emocionales pueden continuar indefinidamente". Esta etapa continœa por meses despuØs del desastre y para muchos. ira. La pena por los objetos y seres queridos que perdieron es un proceso largo. grupos Øtnicos minoritarios. A escala masiva puede comenzar con la incineracin y el entierro de un gran nœmero de vctimas. La culpa algunas veces motiva a las personas al herosmo. Este tipo de chivo expiatorio sirve para liberar sentimientos reprimidos. De las montaæas descendi una corriente de lodo y agua que arras hogares y establecimientos comerciales del condado de Santa Cruz. por ejemplo. En desastres es frecuente experimentar el fenmeno de "ascenso y cada de la utopa postdesastre". los que tienen Øxito en los aspectos financieros. Durante este periodo de reconstruccin y recuperacin. culpa. lderes cvicos. como limpiar el lodo y el agua de sus hogares. Los supervivientes se sienten agradecidos por estar vivos. independencia. CUADRO 8-2 Ejemplo de un caso En enero de 1982. El estilo de vida tambiØn cambia para muchos cuyo nivel econmico es menor del que tenan antes del desastre. o que sus lesiones fueron menores que las de los demÆs. Otros sienten como si hubieran sido castigados o incluso fueran responsables del desastre. con 50 cm de precipitacin pluvial. La ira puede estar dirigida a personas o grupos. No es raro que los familiares se pasen das buscando los cadÆveres de las vctimas entre los escombros. pero a menudo sienten ira y pueden expresarla de forma individual o colectiva.

temblor de las manos. refugios. Dado que no haba la posibilidad de que solicitaran auxilio. se proporcion asesoramiento individual y en grupo sin costo alguno a todo el que lo solicitara.En el tØrmino de varios das de la inundacin. y a los efectos psicolgicos del desastre. pesadillas aterradoras. incapacidad para baæarse sin llorar. y el grado de exposicin directa a la calamidad. Los terapeutas desempeæaron sus tareas como profesionales en salud mental e intervinieron en todos los aspectos de la operacin de auxilio. los orientadores continuaron presentÆndose a prestar sus servicios en escuelas. El reporte final de la organizacin describi reacciones clÆsicas en todos los tipos de desastre: afliccin. al organizar seminarios referentes a los preparativos para casos de desastres. enuresis. Los adolescentes en dicha catÆstrofe especialmente vulnerables a la pØrdida de la comunidad. lo que perciben de las reacciones de sus familias. iglesias. COPE coordin los servicios de voluntarios de mÆs de 100 profesionistas particulares en salud mental. ira. Comentaron la posibilidad de ser enfermeras y abogados en su vida adulta. Los niæos mayores a menudo acudieron a los debates de juicios legales y entrevistas psiquiÆticas con gran interØs. Reacciones de grupos especiales Niæos Los principales factores que contribuyen a las reacciones de los niæos ante una tragedia son su nivel de desarrollo en el momento en que Øste acaece. las sesiones tambiØn constituyeron un foro natural para comentar y exponer las reacciones psicolgicas ocasionadas por el desastre de una forma no amenazante. culpa. con los recursos de los gobiernos federal y local. Los organizadores de COPE se percataron de que la mayor parte de las vctimas nunca haban buscado atencin para la salud mental. Cientos de residentes recibieron los servicios de esta organizacin de auxilio. La respuesta de la comunidad fue excepcionalmente positiva y se ha citado a dicho programa como un modelo para que lo sigan otras comunidades. 8 Las reacciones normales incluyen: ansiedad y temor generalizados ansiedad por separacin de los padres inquietud irritabilidad alteraciones de las funciones corporales. depresin. hiperactividad. Por ejemplo. desviaciones en el desarrollo de la esfera cognoscitiva. tensin. como enuresis dificultad para concentrarse rechazo a asistir a la escuela culpa de que pudieron haber hecho algo para evitar el desastre y sus efectos Las reacciones pueden ser mÆs graves que las seæaladas en la lista. centros de atencin diurna y oficinas de auxilio gubernamentales. Durante mÆs de un aæo despuØs de la calamidad. sonambulismo y alucinaciones visuales. inmadurez. A menudo escogieron entre una conducta rebelde previa a la delincuencia o el retraimiento social Sin embargo. algunos expresaron soluciones creativas para reconstruir el entorno. vulnerabilidad y problemas para relacionarse con los demÆs. ansiedad. Los niæos menores de 12 aæos en la inundacin de Buffalo Creek presentaron reacciones de ansiedad traumÆtica y crnica. ademÆs de brindar un valioso servicio de enseæanza. temblor emotivo. Entre sus temas escolares escribieron acerca de las normas de seguridad y la construccin de presas. se puso en marcha un programa modelo para dar atencin a la salud mental de las vctimas. con los cuales. 161 . dificultades para concebir el sueæo. Se estableci el proyecto COPE (Counseling Ordinary People in Emergencies) para brindar 7 asesoramiento inmediato a los damnificados.

Los sntomas de aquellas personas con antecedentes psiquiÆtricos pueden ser exacerbados durante desastres. Los aspectos difciles de un desastre para los ancianos son su falta de recursos. Ancianos Las calamidades tienen graves consecuencias para los ancianos. mayor vulnerabilidad a tensiones futuras. es particularmente importante el acceso a medicamentos como insulina y analgØsicos. El principio general de orientacin que debe utilizarse en el caso de los ancianos es que conviene que exista una mnima interferencia en sus patrones de vida establecidos. y quienes 10 padecen depresiones profundas quizÆ no muestren ningœn cambio . En estudios 9 efectuados despuØs de un tornado en Nebraska en 1975 y del rompimiento del Teton 11 Dam en 1976. Los pacientes con neursis graves pueden comportarse en forma racional. Los resultados de los estudios mencionados sugieren que el potencial de los ancianos para afrontar un hecho sobrepas al de sus equivalentes mÆs jvenes.9 que las personas jvenes. Sin embargo. El hecho que el anciano afronte mejor en un nivel emocional la experiencia del desastre que las personas jvenes. Los cardipatas pueden estar sometidos a una tensin extraordinaria y es importante vigilarlos muy de cerca. menor capacidad fsica y tiempo limitado para reponer pØrdidas. pero los resultados de una investigacin sugieren que ellos afrontan mejor la situacin 8. as como una conciencia precoz de la fragmentacin y la 8 profundidad". Las respuestas de los ancianos respecto de las pØrdidas sufridas en un desastre no muestran sentimientos excesivos de desorganizacin personal. independientemente de los daæos sufridos. en el lenguaje propio del anciano. los amigos y los vecinos. y despuØs. as como niveles mÆs altos de ansiedad y tensin fsica que los ancianos. Muchos tienen un sentido de la esperanza y la creatividad. El terapeuta debe preocuparse del problema. y una idea alterada de sus capacidades interiores. Muchos padecen enfermedades crnicas y ello tambiØn puede representar graves problemas. DespuØs del tornado los damnificados jvenes mostraron mÆs cambios en las esferas interpersonales de la familia. debe ser breve y orientada a un objetivo en especial. junto con limitaciones del desarrollo y algunas alteraciones psicolgicas. Por ejemplo. Huerta y Horton observaron lo que los profesionales pueden hacer por un anciano despuØs de un desastre: Proporcionar asistencia en problemas fsicos de limpieza y reparacin Recomendar.Los niæos y los adolescentes que han sufrido el desastre en su familia y en sus comunidades estÆn afectados por las percepciones que tuvieron de las reacciones de sus padres y otros adultos. Las fases bÆsicas en la solucin de problemas son: 1) definir el 162 . ya no intervenir. las acciones financieras. y no por medio de organizaciones especializadas que muchas veces discriminan a los ancianos Brindar oportunidades a los ancianos para que difundan informacin y opiniones en lugar de ser receptores pasivos. Si se requiere de psicoterapia. lega les y de impuestos que haya que efectuar Proporcionar asistencia econmica y social por medio de organizaciones aceptadas por la sociedad como las iglesias. los resultados han sugerido pocos efectos emocionales adversos o sentimientos de pØrdida. Los niæos y adolescentes de esta categora a menudo necesitan auxilio especial para reaccionar de manera constructiva a los traumas que sufrieron. las cuales tambiØn son influidas por los procesos sociales y legales propios de la tragedia. este tipo de reacciones no son distintas en el anciano como en el jven. no significa que los ancianos estØn privados 11 de necesidades. Segœn Newman "la herencia comœn que un desastre deja a muchos niæos es el sentido modificado de la realidad. Las personas que se encuentran muy agitadas a veces se vuelven mÆs excitados. entre los ancianos como entre las vctimas jvenes. en tanto los que sufren paranoia pueden culparse por el desastre. Algunos pacientes psicticos se vuelven mÆs racionales.

El anciano necesita participar activamente en dicho proceso y centrarse en la situacin real y presente. reposo y sueæo. Los escasos recursos incluyendo el trabajo humano. con los pacientes pediÆtricos necesidad de hacer algo importante sentimientos de control y dominio hacia las vctimas La seleccin tambiØn es un factor estresor para el personal mØdico y asistencial. Es difcil investigar las respuestas a un desastre. Si no satisfacen sus necesidades biolgicas bÆsicas quienes proporcionan los cuidados de la salud dejan de actuar como profesionales y solamente tienen energa para cuidar de s mismos y de su familia. De una poblacin total de 245000 personas hubo 75000 muertos y 100000 lesionados. a semejanza del resto de la poblacin. "la esencia de la situacin traumÆtica es un sentimiento de 13 desamparo por parte del "yo". en especial. Estos encargados de suministrar atencin mØdica y los socorristas que sobreviven pueden ser observadores objetivos slo por un periodo breve. Los profesionales en los cuidados de la salud no deben esperar que los demÆs se comporten o sientan como ellos. 3) conjuntar otras soluciones. 2) recopilar los hechos. slo 30 sobrevivieron y de 12 las 1780 enfermeras slo quedaron 126. De los 150 mØdicos que haba en la ciudad. los investigadores asignados para recolectar datos a menudo han abandonado su trabajo para proporcionar asistencia 13 como socorristas. La atencin de los socorristas Desde el punto de vista histrico los profesionales de la salud. los socorristas fÆcilmente trabajan con mucho mÆs afÆn de lo que lo han hecho antes. Esta atmsfera resulta extraæa para muchas de las Æreas de trabajo modernas. debido al factor mencionado. tambiØn han sido vctimas de desastres. La aceptacin de los derechos de los demÆs a tener sentimientos y limitaciones personales aligeran la tensin. y 5) actuar. El caso de Hiroshima muestra lo real que puede ser para estas personas su preocupacin por sobrevivir. a menos que conserven una distancia psicolgica y a veces fsica de adaptacin en relacin con sus pacientes. Lo que una persona percibe como amenazador depende del grado de dolor psquico que puede tolerar. Dicha objetividad se pierde rÆpidamente cuando se convierten en una parte real de la secuencia social. 13 Edwards estudi las fuentes del estrØs que experimentan las enfermeras durante 10 desastres civiles breves en la Gran Bretaæa.problema. 4) escoger las mejores soluciones. Segœn Burkle. 163 . Las decisiones entre la vida y muerte deben tomarse rÆpidamente. Sus investigaciones revelaron los siguientes estresores: preocupacin por la seguridad personal preocupacin por la seguridad de sus propias familias preocupacin por deficiencias en la organizacin de la atencin y los sistemas de abastecimiento mayor responsabilidad demandas excesivas necesidad de evitar conflictos de papeles con sus colaboradores identificacin de las enfermeras que son madres. En situaciones de desastre. Las reacciones psicolgicas pueden fÆcilmente abrumar a los grupos de auxilio salvo que se les preste atencin cuidadosa al hecho de las necesidades biolgicas bÆsicas. Por tal motivo la carga de trabajo debe desempeæarse con ritmo y ellos tienen que aceptar las limitaciones humanas que les impiden laborar noche y da durante un periodo prolongado. deben ser asignados y aprovechados en la forma mÆs eficaz y juiciosa. Hay poca oportunidad o sitio para entablar relaciones enfermera-paciente o mØdico-paciente.

y las instrucciones directas. Es necesario que los prestadores de servicio cuenten con una terapia de grupo e individual disponible. Tal proceso puede hacerse eficazmente en grupos con compaæeros. Estos sentimientos y reacciones deben ser aceptados como algo legtimo. bocadillos. tiempo para "desahogar" sus sentimientos respecto al hecho y su intervencin en Øl. En momentos de gran estrØs es imprescindible que el socorrista obtenga el reposo y el sueæo necesarios. Evita perpetuarse con los "pudo haber sido y no fue". que los ayude a superar las perturbaciones psicosociales despuØs de la calamidad. Las presiones de la toma de decisiones en un desastre difieren considerablemente de las que afrontan los socorristas en la vida diaria. el cual incluye. El mando debe ser tranquilo y con confianza. perdida y estrØs continuo creada por el desastre. ademÆs de las intensas frustraciones relacionadas con su intervencin en las medidas de auxilio. La œltima necesidad del personal. La aceptacin es el reconocimiento de que las cosas ocurren mÆs allÆ del control de cada quiØn. dio lo mejor de si y se le reconoce y aprecia por tal accin. aceptacin y humor. El reconocimiento de un superior tiene un gran valor terapØutico. pero extraordinariamente importante despuØs del desastre.Los profesionales en asistencia medica deben utilizar tres de los principales mecanismos de defensa y adaptacin de los humanos: supresin. Por lo general es mÆs lo que estÆ en juego. la persona como individuo que es. es la necesidad de recibir expresiones de cariæo y reconocimiento de sus supervisores y lderes. flexibilidad y empata a muy diversas emociones y reacciones son algunos de los aspectos necesarios durante el proceso de intervencin. que tenga facilidad para dirigir y guiar los comentarios y el proceso de ventilacin del grupo. los socorristas necesitan algœn tipo de apoyo al igual que las vctimas. para estar preparados eficazmente contra futuros acaecimientos. La sensibilidad. En la atmsfera de frustracin. En este caso es la atmsfera que rodea la amenaza emocional y fsica de la persona suprimida. La oportunidad para realizar criticas respecto del proceso de auxilio tambiØn es una necesidad importante del personal despuØs del desastre. Cuando sea posible procure que las vctimas se dediquen a alguna actividad con un propsito especifico. comidas y horas de sueæo DespuØs de que termin la calamidad. y tratados abiertamente. Resumen Las respuestas psicolgicas a un desastre varan de acuerdo a la naturaleza de Øste. sentido del humor es la capacidad de rerse de uno mismo y de las propias vulnerabilidades. La supresin es la exclusin intencional de material. tambiØn es parte vital de la evaluacin y revisin de los programas contra desastres. Hay que aceptar que los socorristas tienen los mismos tipos de reacciones psicolgicas que las vctimas supervivientes. as 164 . o cuando menos hayan pasado los periodos de impacto y emergencia. El desastre puede describirse como una prueba de tensin prolongada y organizada para el socorrista. de los pensamientos conscientes. la fortaleza individual y los factores ambientales. y quizÆ con algœn trabajador mentalmente sanos. tambiØn sufren menoscabo la fortaleza del yo y la autoestima. Es importante realizar en forma rÆpida y precisa una valoracin de las respuestas individuales y familiares. y es menor el tiempo antes de perder las opciones y oportunidades decisivas. pues a pesar de la situacin tan terrible. El estrØs y la ansiedad para los trabajadores en todos los niveles puede atenuarse por medio de elementos como los siguientes: un programa conciso y claro contra desastres simulacros regulares y perfectamente planeados papeles del personal perfectamente definidos perodos regulares de relevo como descanso.

Melick ME. 8. Am J Psychiatry 1976. Newman CJ: Children of disaster: Clinical observations at Buffalo Creek. Octomber 1984.3:140-162. 1:944-947 11. pp. Gerontologist 1978. Muller J. Chivian E. Allen J: Psychological aspects associated with major disaster. Presented befare Disaster Planning Conference. Washington. 1982. 54-57. Referencias 1. Logue JN. 10. McLeod B: In the wake of disaster.726-729 13. Feb 1972.133:306-312. Addison-Wesley Publishing Co. revisad March 1975. Coping with stress under conditions of disaster and refugee care. Kinston W. ARC 2235. La capacitacin y preparacin previa son esenciales en todos los niveles. 1978 Koegler RR. JEN 1983. 4. Desde el punto de vista personal y profesional las enfermeras deben aceptar este reto. Salt Lake City.18:437-455.como apoyo emocional. Tyhurst JS: Individual reactions to community disaster. Am J Psychiatry 1951. Disaster Relief Program. 12. Menlo Park. para que cada uno aproveche al mÆximo las posibilidades de supervivencia fsica y psicolgica en un desastre. Rosser R: Disaster: Effect on mental and physical state. Epidemiolog Rev 1981. N Engl J Med 1981.304. 107:764-769. Calif Med. Lown B. University of Utah College of Nursing and the 328th General Hospital (US Army Reserve). 148:800-803 Lecturas sugeridas Glass AJ: Psychelogical aspects of disasters. 6. Psychol Today. Milit Med 1983. People in crisis: Understanding and Helping.116:63-67 165 .18:531-540. 2. 9. Disaster impact and response: Overcoming the thousand natural shocks.18:531-540. Huerta F. Bell BD: Gerontelogist 1978. DC. Las redes de comunicacin eficientes ayudan a aliviar la presin y a acrecentar la capacidad de toma de decisiones de todas las personas que intervienen en las actividades de auxilio. Psychosom Res 1974.9:11-16.. Gerontologist 1978. Miles MS: Understanding psychologic reactions to disaster.171:222-225 Hoff LA. Burkle F. Horton R: Coping behavior of elderly flood victims. American National Red Corss. 7. Hansen H: Research issues and directions in the epidemiology of health effects of disasters. 3. JAMA 1959. 2. 5. Hicks SM: The destruction of a medical center by earthquake: Initial effects on patients and staff. et al: Sounding board: The nuclear-arms race and the physician. p. Calif. Edwars JG: Psychiatric aspects of civilian disasters Br Med J 1976. Demi AS.18:541-546.

Richard D. Washington. Por tal razn. Un programa de emergencia consiste normalmente en un protocolo bÆsico y varios anexos o secciones que seæalan funciones especificas. B. un terremoto. En circunstancias ptimas. American National Red Cross.9. Estos programas por lo general definen la organizacin de los servicios de emergencia. Un albergue de atencin masiva es "una instalacin adecuada para brindar refugio temporal a grupos de vctimas de la catÆstrofe que no pueden continuar viviendo en unidades familiares 166 . por ejemplo. comida. Las autoridades gubernamentales o la Cruz Roja. una vez establecidos los albergues. quizÆ hayan asignado a un coordinador experto pero no existe seguridad de que pueda llegar a tal instalacin en una situacin de urgencia. Todo lo relacionado con la capacitacin y la experiencia en la organizacin y operacin de los albergues seæalados en dichos documentos fueron esenciales para preparar este capitulo. en una comunidad dada. Antecedentes Muchos pases y ciudades han adoptado y publicado programas de operaciones en casos de urgencia. Es importante seæalar desde el principio que el contenido de este capitulo se basa esencialmente en dos fuentes. muchas jurisdicciones han preparado planes especficos cuyo fin es volver expedita la respuesta local a un desastre en particular. En situacin obliga a los gobiernos locales a brindar alojamiento. atencin mØdica y otros servicios bÆsicos durante un tiempo indefinido.S. revised February 1976. Los recursos combinados del gobierno y el sector privado son esenciales para realizar satisfactoriamente dicha tarea. La primera es la llamada Disaster Services 1 Regulations and Procedures Series de la Cruz Roja Norteamericana y la segunda es el texto de la Federal Emergency Management Agency’s How to Manage Congregate 2 Lodging Facilities and Fallout Shelters. ARC 3050. deberan ser coordinados por directores expertos. DC. AdemÆs. p 33. Establecimiento y manejo de un albergue* * Fuente: Adaptado con permiso de Disaster Services Regulations and Procedures: Disaster Health Services. La experiencia ha demostrado que en muchos casos las enfermeras tienen que asumir el liderazgo. en una jurisdiccin dada y asignan responsabilidades a diversos departamentos y organizaciones. Un desastre importante puede desplazar a grandes segmentos de la poblacin lejos de sus sitios de residencia y de trabajo normales. Mickelson. el objetivo de este capitulo es seæalar algunas medidas para auxiliar a la enfermera en las siguientes tareas: comprender la organizacin de albergues masivos y algunas definiciones comunes entender cmo se determina la necesidad de un albergue saber la forma en que se situan y seleccionan los albergues identificar las funciones o actividades dentro de un refugio identificar las responsabilidades de un coordinador o director de albergue entender y resolver los problemas y posibles conflictos de la vida dentro de uno de ellos comprender las obligaciones de la enfermera dentro del refugio. El proporcionar albergue a las vctimas de un desastre es un aspecto que se incluye en el anexo correspondiente a la atencin masiva de la mayora de los programas de emergencia. La atencin masiva se define como "satisfacer las necesidades de las vctimas y trabajadores socorristas por medio del suministro 3 de diversos materiales y servicios".

es una institucin con normas aprobadas por diversos gobiernos para proporcionar auxilio a vctimas de desastres y a travØs de los aæos se ha convertido en una de las organizaciones de voluntarios mÆs importantes cuando ocurre alguna calamidad. Uno tambiØn a ledo o escuchado hablar de otros tØrminos como centro de evacuacin. y se gasten de acuerdo con sus propias normas y reglamentos establecidos. la relacin cambia en tiempos de guerra. Por ejemplo. Por ejemplo una iglesia que tiene la instalacin. una de las normas bÆsicas de la Cruz Roja es "que la responsabilidad administrativa y el control financiero son inseparables". Los albergues de este tipo pueden establecerse mucho antes de que se manifiesten los peligros de un incendio. MÆs aœn. puesto que la Cruz Roja asume las responsabilidades econmicas y de diverso tipo siempre que dichas instalaciones se utilizan como refugios masivos bajo su control. Esa es la razn por la cual el sistema de registros y reportes de la Cruz Roja es de uso comœn dentro del Ærea de atencin masiva. En situaciones normales los programas de emergencia solicitan su establecimiento y activacin por parte de los gobiernos locales junto con la divisin de la Cruz Roja en la localidad. Sin embargo. segœn lo establecido por la Organizacin Federal de Auxilio en Emergencias. la llamada de alerta ante la inminencia de un huracÆn en la costa del Golfo de MØxico dara como resultado la designacin previa de varios albergues masivos establecidos como medidas precautorias. Estas mismas leyes y reglamentos. los decretos presidenciales y arreglos formales e informales han permitido la colaboracin entre los gobiernos estatales y locales y departamentos apropiados de la Cruz Roja. en la magnitud que considere posible en tanto que realiza sus otras responsabilidades y tareas escenciales. una inundacin. El programa contra desastres de la Cruz Roja que opera bajo las leyes locales y estatales ha sido autorizado una y otra vez por la legislacin a travØs del tiempo. la Cruz Roja utilizarÆ sus instalaciones y personal para apoyar y asistir en las operaciones de auxilio masivo y las actividades de emergencia. el control administrativo financiero queda en manos del gobierno federal (de Estados Unidos en el caso particular de esta publicacin." dicha situacin. atencin masiva o instalacin para atencin congregada pero todos son sinnimos de refugio masivo. el equipo y el personal adiestrado para establecer un albergue puede carecer œnicamente de recursos financieros. Los distritos escolares y la divisin local de la Cruz Roja frecuentemente celebran algunos acuerdos respecto al empleo de instalaciones como refugios masivos. tal razn. y con los gobiernos de la ciudad para emplear edificios como centros comunitarios. al asumir la responsabilidad del auxilio. "En situaciones provocadas por guerras. Se han efectuado arreglos similares con iglesias para utilizar sus instalaciones.) 3 Por 5 Sin embargo. en Para determinar la necesidad de establecer un albergue masivo La necesidad de albergues masivos varia de acuerdo a la naturaleza y la magnitud del desastre. En muchas situaciones los refugios los establece y coordina u opera alguna autoridad junto con la Cruz Roja. En este caso la Cruz Roja podra aceptar las obligaciones econmicas y establecer dicho refugio junto con la iglesia. los cursos de capacitacin de esta institucin son muy populares. El acuerdo con la Cruz Roja correspondiente al sostenimiento de los refugios y centros de alimentacin operados por otras organizaciones de voluntarios va de acuerdo con los planes predeterminados o acuerdos para un propsito especial. El albergue puede permanecer abierto slo unas cuantas horas si la amenaza disminuye o funcionar por un periodo prolongado si ha habido daæos 167 . La gran aceptacin de tales acuerdos es comprensible. la Cruz Roja exige que se destinen todos los fondos para las medidas de socorro. parques y zonas de recreo.4 independientes". Pese a que esta organizacin tiene atribuciones claras en las maniobras de auxilio en desastres naturales y otras emergencias. una nevada y otro tipo de tragedias. Esta œltima. como: "Director de Albergue" y "Proporcionando los servicios de salud de la Cruz Roja para casos de desastre".

Si se les da la oportunidad la mayora de las personas se responsabilizan de si mismas al arreglar su estancia con amigos o familiares o en instalaciones comerciales. Presentamos algunas consideraciones adicionales: Espacio para dormitorio (3 a 4. puede brindÆrseles refugio individual en un motel u hotel. con frecuencia son la œnica forma de atender a gran nœmero de persona de forma rÆpida y eficaz. 168 . Con anterioridad se prepara un programa de actividades por escrito que permite. lo cual permitirÆ que se cierre el albergue.5 m† por persona) Servicios para alimentos (cocinas para el nœmero de vctimas albergadas y 2 500 caloras al da para cada persona). Zona de estacionamiento. con destinaciones primarias y secundarias. Agua (18 litros por persona al da para todos los usos). se establecen albergues masivos. El albergue que pueda acomodar de 200 a 500 personas se clasifica de tamaæo medio. Siempre que el gobierno local recomiende o lleve a cabo la evacuacin de un Ærea en particular. ancianos y familias con niæos de corta edad. es un procedimiento normal entablar negociaciones para su uso y establecer tØcnicas para habilitarlos cuando sean necesarios. de este modo se puede ampliar el nœmero de refugios si as lo exige la situacin. pero su operacin es muy costosa. Si hay la posibilidad de una inundacin. En muchas comunidades gran parte de los albergues entran en esta categora. y por arriba de la œltima cifra. En la mayora de las comunidades la predesignacin de los albergues masivos es una tarea que se realiza con la colaboracin del gobierno local y la Cruz Roja. en primer lugar deben determinarse los posibles peligros para la comunidad. Muchas de las divisiones de la Cruz Roja conservan listas organizadas de caractersticas (incluyendo los planos de la distribucin por pisos) de edificios escogidos como albergues. la seleccin de albergues satisfactorios. se hacen planes para cerrarlo lo mÆs rÆpido posible. Sin embargo. Tan pronto como se abre el albergue. no tendra sentido escoger los sitios para los refugios dentro de Æreas propensas a sufrir tal catÆstrofe. conviene planearlos con anticipacin. por tal razn. Estancias separadas para grupos como: enfermos. un refugio permanecerÆ abierto hasta que todas las familias albergadas en Øl vuelvan a sus propios hogares o se cuente con otros programas para ayudarlos. La planificacin previa al desastre es un proceso importante en muchas comunidades y de trascendencia vital para aquellas que han sufrido grandes catÆstrofes. `reas de almacenamiento que puedan asegurarse. Una vez que se han localizado las estructuras idneas. Instalaciones sanitarias (un baæo para cada 40 personas). La Cruz Roja recomienda formar un comitØ en la localidad que se encargue de los planes previos al desastre y la operacin de albergues durante una calamidad o la amenaza de ella. Cuando se escoja un sitio adecuado para un albergue. resulta conveniente que los albergues se localicen lo mÆs cercanos posibles al Ærea afectada.cuantiosos en el Ærea. Los refugios son seleccionados con anterioridad para cada Ærea de la comunidad. De la misma forma. as como espacios para oficinas. Una construccin no puede ser rechazada solo porque no posea alguna o mÆs de las caractersticas mencionadas. Recuerde que los albergues masivos constituyen medios de urgencia y temporales para atender a las personas. El tamaæo de la edificacin tambiØn es un aspecto importante. Localizacin y seleccin del albergue Pese a que los albergues masivos son instalaciones temporales para atender personas y sin duda no son los medios mÆs adecuados para vivir. Los encargados de los programas contra desastres consideran que un albergue pequeæo puede guarecer de 50 a 200 personas. cuando menos en parte. Si al albergue designado llegan slo dos o tres familias. `rea de recreo. es un albergue grande.

Comer relaja la tensin y disipa la angustia. A menudo el espacio para dormitorios se establece en los gimnasios de las escuelas o algunas estancias semejantes en edificios como centros de la comunidad. La posicin recta es la que se recomienda para dormir. La idea es aumentar las distancias y disminuir el riesgo de infeccin aergena.Funciones o actividades en el albergue Las funciones o actividades varan de acuerdo al tiempo que el albergue estØ en operacin y las funciones que la comunidad no puede continuar desempeæando "normalmente". Cuando el albergue inicia sus operaciones. AdemÆs. mantas. Si existe un nœmero limitado de ellos. ancianos y enfermos. hasta donde sea posible. Algunas funciones importantes son comunes en todos los albergues. Hay que tener consideraciones especiales con niæos. Si se cuenta con un solo espacio para dormitorios. Si se cuenta con varias estancias. por lo general pueden recibir una comida sencilla o un refrigerio. Sitio para dormitorios Los albergues se caracterizan por su falta de privaca y en ocasiones es necesaria la vida comunitaria por el nœmero de personas que se encuentran en ellos. El objetivo es que el albergue cuente con un Ærea para proporcionar alimentos o que afuera de Øste exista una para que puedan utilizarla los ocupantes. tapetes o el material de caja de cartn. serÆn asignados a la estacin de auxilio y a los ancianos. Los servicios mØdicos y asistenciales deben tener la mÆs alta prioridad en la distribucin de recursos. Son esenciales la supervisin mØdica y los programas de enfermera por 24 horas continuas para conservar los estÆndares y asegurar la calidad de la atencin. Si se cuenta con alimentos o puede arreglarse su distribucin. TambiØn si se abre un albergue como medida precautoria. es importante satisfacer las necesidades especiales de alimentacin de algunos grupos como lactantes. es posible separar a los grupos a la hora de dormir. pues necesitan mÆs horas de sueæo que el adulto promedio. las vctimas que llegan. el alimento suele prepararse all mismo o se distribuye desde estaciones fijas. Para dormir se requiere mÆs tiempo y espacio que para realizar otras actividades y por tal razn todos los arreglos para los dormitorios influirÆn en la organizacin fsica del espacio dentro de la instalacin y la programacin de otras actividades. Se programa el horario de servicio y el personal experto prepara los alimentos. y los grupos familiares en la zona intermedia. debido a los daæos ocasionados por el desastre. En estos casos normalmente se utilizan expendios de "comida rÆpida". las necesidades varan de acuerdo a la naturaleza y magnitud del desastre. 169 . planificar las medidas de proteccin de la salud. tal vez no sea conveniente poner en operacin una cafetera (para proporcionar una sola comida). Posiblemente. el servicio de alimentos quizÆ no estØ en funcionamiento. los cuales son inspeccionados por las autoridades sanitarias de la localidad. en especial las que han tenido ya experiencia en evacuaciones llevarÆn sus propias ropas de cama o bolsas de dormir. Poco despuØs de que se inician las funciones del albergue. en un principio no se contarÆ con un nœmero suficiente de camas o de catres para todos los ocupantes. ancianos y enfermos. La mayora de los ocupantes pueden estar mÆs cmodos si se utilizan las esterillas de gimnasios. Muchas vctimas. Una vez mÆs. Funciones Importantes Comunes Servicio de alimentos El alimento representa la seguridad y la sensacin de que alguien se ocupa de la persona. y brindar apoyo emocional. se asignan las posiciones de tal forma que en un extremo del Ærea estØn los varones y en el otro las mujeres solas. Servicios MØdicos Los servicios mØdicos tienen como tarea procurar que los enfermos y lesionados reciban atencin esencial.

Si no se cuenta con servicios religiosos. cabe entablar plÆticas con temas de gran contenido espiritual. Asesoramiento psicolgico Los servicios de orientacin y consejo normalmente pueden ponerse a disposicin de los ocupantes del refugio segœn sus necesidades. La participacin debe ser voluntaria. trabajadoras en salud mental. Sin embargo. y reducen la ansiedad. no obstante.Los ocupantes del albergue normalmente acuden a sus propios mØdicos o a otro personal clnico ya de los hospitales u otras instalaciones de tratamiento dentro de la comunidad. Administracin Los procedimientos de administracin sistemÆtica. tan pronto como se determina la necesidad se asignan trabajadores a cada caso y el trabajo comienza. registros y reportes son de vital importancia para el funcionamiento adecuado de cualquier refugio. artes y oficios. pelculas rentadas y actividades sociales ayudan a que el tiempo transcurra mÆs rÆpido y mejoran el estado de Ænimo. Las actividades religiosas pueden ser establecidas en unos cuantos das. cantos y perodos de meditacin silenciosa. Este servicio tiene como finalidad aminorar las reacciones de angustia mental de quienes sufren las circunstancias y evitar que los problemas psicolgicos de las personas alteradas afecten a otras e impidan su ajuste satisfactorio a la vida en el refugio. Algunas personas prefieren estar solas. orientadores vocacionales y clØrigos. Servicios Familiares A menudo las personas o las familias llegan al refugio porque necesitan algo mÆs que un sitio temporal para comer o dormir. no debe forzÆrseles a hacerlo. En estos casos. trabajadoras sociales. ejercicios para estar fsicamente en forma. Cada centro local de la Cruz Roja puede suministrar informacin relacionada con la capacitacin necesaria para auxiliar en casos de emergencia. La Cruz Roja tiene la responsabilidad de satisfacer algunas necesidades de emergencia de cada familia o persona. cuidar a los niæos de corta edad y a los ancianos. individualmente despuØs del desastre. enfermeras. Recreo y actividad de Religiosas Una de las tareas mÆs difciles en la coordinacin de un refugio es mantener ocupada a la gente. Si las autoridades mØdicas de la localidad deciden que el albergue debe atender a enfermos muy graves o lesionados habrÆ que establecer enfermeras y puestos de socorro temporales. ayudan a llevar un control y un recuento de los ocupantes de las funciones y actividades de apoyo. Se ha sabido de casos en que todo el conglomerado de un asilo tuvo que ocupar un albergue. Son de enorme importancia las actividades planeadas dentro y fuera del refugio y deben iniciarse tan pronto sea posible. enseæanza de tØcnicas de adiestramiento. psiclogos. Normalmente las personas que prestan ayuda no estÆn presentes en el momento en que se abre el albergue. Las enfermeras en los refugios pueden hacer referencia a otras organizaciones y hospitales. 170 . Las vctimas con posibles alteraciones psiquiÆtricas pueden ser enviadas a otras instituciones para valoracin u hospitalizacin si no se adaptan a la vida en el albergue. El auxilio se presta para satisfacer necesidades comprobadas: para que los miembros de una familia vuelvan a vivir en unidad. hay que recordar que aunque se trata de que los ocupantes del albergue participen en estas actividades. las riæas y la vagancia. Deben instituirse desde que comience a funcionar el albergue y continuar hasta que termine su operacin. A menudo trabajan como voluntarios profesionistas como: psiquiatras. Controlan la conducta indeseable y no productiva como el juego de azar. Todo el auxilio de emergencia se suministra como una dÆdiva y no como un prØstamo. se da al personal de esa institucin un Ærea separada junto a la zona de servicios medicas en donde pueden atender a sus pacientes. Algunas actividades especiales como.

Se necesita saber el tipo de problemas que pueden surgir cuando se cierran puertas o ventanas durante el mal tiempo o cuando se cuenta con energa limitada para la circulacin de aire. Cuando se asignan tareas y responsabilidades hay que recordar que la poblacin en general a menudo tiene pocos conocimientos de lo que son las medidas sanitarias. La primera constituye un vinculo con el mundo exterior como una fuente de orientacin y un factor esencial para el desempeæo de las funciones diarias del refugio. Una vez mÆs estas instalaciones son responsabilidad de las autoridades locales. responsabilidades y las normas que rigen la vida dentro del albergue. La comunicacin interna conserva a los ocupantes informados de todo lo œltimo que ocurre en el exterior. los aspectos de mayor urgencia son responsabilidad del personal local que vela por el cumplimiento de la ley. Incluso cuando no existen estos problemas debe hacerse el esfuerzo por conservarla. pues a veces es poca la que llega o estÆ expuesta a sobrecargas o interrupciones intermitentes. lavar la ropa. es importante determinar inmediatamente el volumen de agua de que dispondrÆ el refugio. y si es posible para combatir incendios. Prevencin de incendios 171 . Seguridad Es esencial conservar un comportamiento ordenado. utilizar en las instalaciones sanitarias y la coccin de alimentos. Medidas sanitarias Los refugios que se encuentran muy saturados requieren de medidas sanitarias estÆndares lo mas elevadas posible para evitar la diseminacin de enfermedades y mantener la moral de sus ocupantes. La seguridad rutinaria y el mantenimiento del orden en las funciones son tareas desempeæadas por el personal del albergue. acondicionamiento o calefaccin Energa y luz Se necesita controlar el empleo de la energa elØctrica. Las autoridades sanitarias de la localidad tienen la responsabilidad de asegurar el suministro de agua potable.Consideraciones de apoyo AdemÆs de las principales funciones comunes de todos los albergues hay que mencionar algunos servicios de apoyo que van desde el suministro de agua hasta la descontaminacin. Por tal motivo. Se necesita una cantidad mnima para evitar la deshidratacin. pues tanto la externa como la interna son vitales. y los aspectos de orientacin bÆsica como sus deberes. Comunicaciones No puede insistirse demasiado en la importancia de las comunicaciones. Hay que recordar tambiØn que la ventilacin tiene mayor prioridad que la iluminacin y por ese motivo el primer uso que debe dÆrsele a la energa elØctrica serÆ poner en operacin el sistema de ventilacin. pero junto con la atmsfera y el aire adecuados es el elemento requerido por los ocupantes. Agua El agua normalmente no constituye un problema. Ventilacin La ventilacin no representa un problema grave en muchos refugios. pero es de mÆxima importancia contar con aire puro.

es un administrador que se ocupa de que los servicios sean suministrados de manera apropiada y oportuna a los ocupantes del refugio y no de decidir las polticas para dichos servicios. Los supervisores de las funciones se reportan ante su homnimo general para todos los asuntos tØcnicos referentes a la forma mÆs adecuada de llevar a la practica sus responsabilidades y de las decisiones normativas de las cuestiones tØcnicas.El congestionamiento humano y la posible carencia de agua convierten al fuego en una gran amenaza contra la seguridad. El director del albergue. por tal motivo. la Cruz Roja ha establecido algunos cursos de capacitacin adicional para proporcionar atencin en casos de contaminacin radiolgica. progreso de las tareas y problemas con otras funciones en el albergue que no se pueden resolver directamente con otros supervisores. estadsticas. Si se ha escogido y entrenado con anticipacin al personal de coordinacin del albergue. los supervisores de las funciones necesitan la asistencia y coordinacin de sus esfuerzos y para ello el director hace uso de sus cualidades de lder. Consœltese el captulo 7 en donde encontrarÆ la informacin correspondiente a estos cursos. el personal de servicios mØdicos complementa el sistema ya existente en la comunidad para proporcionar los cuidados de la salud. en lo concerniente a los asuntos administrativos. Algunos refugios cuentan con capacidad para los servicios locales contra incendios. Descontaminacin En caso de un accidente atmico o industrial de otro tipo en el que sea necesaria la evacuacin. Un buen director realiza simultÆneamente el papel de administrador. Para este fin. normalmente un plan organizativo estarÆ listo para comenzar a operar. por otra parte. DespuØs de iniciar labores es importante organizarlas. Como administrador debe obtener cualquier tipo de suministros o especialidad mØdica no disponibles dentro del refugio. Distribucin de espacio 172 . Las autoridades gubernamentales son las encargadas de designar los sitios para el refugio y la descontaminacin y tambiØn de la capacitacin y la asignacin del personal de vigilancia. El personal del refugio por lo general no lleva a cabo el procedimiento de descontaminacin. tendrÆ que concentrarse en las necesidades mÆs inmediatas. Responsabilidades del director de un albergue El director de un albergue es el responsable de su organizacin y funcionamiento generales. si la enfermera apenas lo estÆ organizando cuando se abre el albergue. este supervisor de las funciones estÆ a las rdenes de el director. las autoridades mØdicas y la Cruz Roja. Obviamente una sola persona no puede encargarse de todo. Sin embargo. En los albergas de la Cruz Roja. l tiene como tarea coordinar todas las funciones para que se ejecuten de manera ordenada y oportuna. como supervisor de las funciones. El proceso de planificacin previa al desastre suele ser un esfuerzo coordinado entre las partes que intervienen. cuentan con un supervisor del mÆs alto nivel que se encuentra en las oficinas situadas afuera del albergue. el gobierno. supervisor y lder. pero aœn as hay que establecer vigias cada veinticuatro horas dentro del albergue. Esta comunicacin incluye aspectos como horas. Las principales funciones como los servicios familiares. Los ocupantes acuden a Øl en busca de su orientacin y confianza. habrÆ que establecer unidades de descontaminacin cerca del refugio o como parte de Øl. Como supervisor debe delegar rÆpidamente autoridad a sus asistentes para que desempeæen algunas funciones operativas.

Con frecuencia la Cruz Roja de la localidad es quien coordina los 173 . los servicios mØdicos. para conservar un "acceso controlado". AdemÆs. el director del albergue colabora con los supervisores de las funciones disponibles en la formulacin de un plan de distribucin del terreno. El Ærea de servicios de alimentos estarÆ determinada por las instalaciones de la cafetera y el sitio donde se localicen. Se necesitan en promedio unos 47 miembros del personal para que funcione un albergue da y noche con 200 ocupantes. (tabla 9-1). el nœmero de ocupantes y el tiempo que permanecerÆ funcionando. habrÆ que separar algunas actividades de otras funciones e identificarlas con toda claridad. o para deportes al aire libre y Æreas de juego. Estos œltimos que por lo general pueden desempeæar 85% de los trabajos. Los servicios familiares requieren de las mismas consideraciones. Las zonas de almacenamiento se escogerÆn de acuerdo a la disponibilidad de estancias o gabinetes que pueden cerrarse con llave y candado. Un coordinador de voluntarios debe reclutar a personas para asignarlas a tareas especficas. Se destinan horarios especficos para otras funciones. y su objetivo principal es brindar servicios mÆs eficientes a las vctimas. Otra consideracin es si en el albergue se concentrarÆn instalaciones como centro de alimentacin fijo. En caso de que se necesite contratar personal. son la fuente principal del personal. una enfermera temporal o una unidad de descontaminacin. las autoridades deben prestar consideracin especial al flujo y transito de personas que circularan por el albergue. esta contratacin debe ser coordinada por la oficina central. La oficina del director y la estacin de enfermera deben trabajar las 24 horas. Cuando se utiliza un gimnasio u otra zona de gran tamaæo para dormitorios habrÆ que separar dicha seccin de las Æreas de actividad por medio de una barrera o de un espacio fsico intermedio. La disposicin anterior tiene importancia especial si se utiliza los dormitorios por turno. de la cual el director es responsable.En circunstancias normales. que se limitan a las horas diurnas y a las primeras horas de la noche. algunas de ellas estÆn afiliadas a alguna religin. por ejemplo. puesto de socorros o enfermera temporal o una unidad de descontaminacin. Dicha responsabilidad algunas veces es slo indirecta para ciertas funciones. como: un auditorio o salones de clase. Si se pretende utilizar el refugio para una actividad centralizada como una estacin fija de alimentacin. El espacio para actividades recreativas y religiosas debe asignarse con base en las actividades planeadas para las instalaciones disponibles. visitantes y personal de servicios. Normalmente cerca de la entrada principal se sitœa el cubculo de registro y la oficina de mensajera. Programacin del personal El director del albergue es responsable de que exista el nœmero necesario de personal para operar el refugio y brindar los servicios segœn se vayan requiriendo. En algunos pases funcionan organizaciones de voluntarios que participan en las labores de auxilio en desastres. No existe un solo modelo para la distribucin del espacio El plan varia de acuerdo al tamaæo y la forma del albergue. La oficina del director y de administracin debe estar ubicada en un sitio cØntrico y es conveniente que se les identifique con facilidad y a ella puedan llegar ocupantes. habrÆ que utilizar mamparas o canceles para separarlas. Si no se cuenta con estancias separadas para estas dos funciones. Los servicios mØdicos deben ser accesibles para los ocupantes y ano as ofrecer privaca y tener tamaæo adecuado para guardar all todos los materiales necesarios. dado que la programacin de Østas se efectœa en consulta con el director.

la cual tambiØn se emplea en los servicios familiares y mØdicos para cualquier auxilio individual que se preste a los ocupantes del albergue.esfuerzos de tales organizaciones. El consejo es un grupo pequeæo de estructura informal integrado por ocupantes del refugio que constituyen una fuente de informacin y de opinin para el director. Mecanismos para obtener material y equipo El director es el encargado de establecer un sistema para controlar la compra y la distribucin de materiales y equipo. La Cruz Roja utiliza una "rden de compra" para adquirir todos los suministros y el equipo. En operaciones pequeæas pueden establecerse cuentas de crØdito con los vendedores locales. El sistema puede ser centralizado o descentralizado y se basa en el tamaæo del refugio y el tiempo calculado de su operacin. En operaciones mayores se establece la adquisicin central de los productos necesarios y e] director solicita la entrega de los artculos de esa fuente. TABLA 9 . La responsabilidad econmica es de mÆxima importancia.1 Muestra del patrn de asignacin personal en un Albergue para atencin masiva Funcin/Cargo Administracin Director Asistente del director Empleados de oficina* Seguridad* Mensajeros y Encargados de comunicacin* Coordinador de voluntarios* Coordinador de transporte* Recepcin/archivista* Servicios de salud y mØdicos Medico (de servicio) Enfermera Auxiliar (primeros auxilios)* Personal de oficina* Servicios familiares Supervisor Entrevistadores Servicios de alimentacin Cocinero Asistente de cocinero* Auxiliar de cocina* Mesero* Dormitorios Supervisor* Recreacin Coordinador de actividades* Mantenimiento del edificio Supervisor Conserje* Nœmero 1 2 1 3 3 1 1 3 1 3 3 1 1 3 1 3 4 3 1 3 1 2 174 . Es importante considerar la posibilidad de establecer un consejo de orientacin si se prevea que el albergue funcionarÆ por largo tiempo. TambiØn existen algunos clubes de radio aficionados que prestan voluntariamente sus servicios y tambiØn equipo de comunicacin privado para que se emplee en los albergues.

pues permiten llevar un control y un recuento de los ocupantes y de los servicios de apoyo. 175 . como nombres y apellidos de la familia. el de personas que han recibido tratamiento mØdico y los problemas principales que han surgido. Los registros exactos son œtiles para preparar los reportes requeridos y por ello es importante que en todos los servicios y actividades se lleven libros de entradas y salidas. de quien el recibe rdenes directas. El director tiene la responsabilidad directa en esta Ærea. Roja Norteamericana. Tiempo *Cubierto por lo ocupantes del albergue Fuente: Adaptado con permiso de la Cruz. listas de equipo prestado o rentado y promesas de pago. los miembros de la familia que no se encuentren dentro del albergue e informacin mØdica. el nœmero de comidas servidas. Controlar la entrada y comenzar el registro. que funcione da y noche. La forma mencionada puede utilizarse para seæalar la ubicacin de un ocupante dentro del albergue y si la persona voluntariamente ha desempeæado tareas del personal. edad. si no se cuenta con tales formas. estado civil de los integrantes. Sin embargo. A continuacin presentamos una lista de las funciones que debe desempeæar el director elaborada por la Cruz Roja: Establecer y mantener comunicacin con las oficinas generales. TambiØn incluye el nœmero de miembros del personal que operan el refugio. de una forma programada. Emprender medidas para la identificacin del albergue y de su personal. Preparacin de registros y comunicados 1 47 Los procedimientos administrativos sistemÆticos son necesarios e importantes. nœmero telefnicos y direccin previa al desastre. La Cruz Roja utiliza formas estÆndar para registro y reportes. la informacin se registrarÆ en una libreta de notas o de alguna otra forma. habrÆ que obtener el domicilio y el nœmero telefnico del sitio en donde vivirÆ la (s) persona (s) despuØs de desastre. Muchas de las funciones o actividades obligan a la formacin de "equipos" que laboran medio tiempo.Suministros Encargado de almacØn* Total Notas: La muestra estÆ diseæada para un alberque con 200 ocupantes. Los registros (recuadros 9-1) deben contener informacin actualizada y precisa. Otros registros incluyen a veces las tarjetas de entrada y salida del personal. El comunicado por lo general se transmite antes por telØfono y mÆs tarde por correo o por medio de un mensajero. Lista de funciones del director DespuØs de recibir la notificacin oficial para abrir un albergue el director acude inmediatamente al edificio o instalacin destinada para ese fin. Nombrar asistentes para delegar responsabilidades. Al abandonar el refugio. Cada da el director debe enviar un reporte estadstico (recuadro 9-2) a las oficinas generales. Las cifras son variables y no incluyen actividades como las rondas nocturnas o de prevencin contra incendios. sexo. Dicho reporte contiene el nœmero de personas albergadas. Es posible que que las oficinas generales deseen recibir comunicados de las promesas de pago. El primer miembro del personal directivo que llegue al sitio se hacer cargo del refugio hasta que sea relevado por alguien mÆs calificado.

Muchas personas consideran a sus mascotas como parte de la familia y no aceptan estar lejos de ellas. habrÆ que delimitar otras Æreas o incluso construir un lugar para las mascotas. Sin embargo. tenemos los primeros auxilios psicolgicos para personas que sufren reacciones mÆs duraderas y graves al estrØs. QuizÆ el problema mÆs comœn sea el de las mascotas que acompaæan a sus propietarios al albergue. peleas. juegos de azar. El cuidado de las mascotas puede arreglarse con alguna sociedad humanitaria.Distribuir el espacio y comenzar la organizacin. La mayora de los ocupantes terminan por adaptarse adecuadamente a la vida en el albergue. Elaborar un inventario de los materiales disponibles y ordenar los necesarios. si el espacio lo permite. Hacer los arreglos para el cuidado de mascotas en caso necesario. ya que suele contener las posesiones personales de la 176 . Por esa razn es escencial establecer normas y reglamentos bÆsicos para la vida en comœn y procurar que se cumplan. Otros se preocupan por la seguridad de sus familiares que no estÆn con ellos y con quienes no pueden ponerse en contacto. la simpata. Øl debe controlar la conducta personal que genere alteracin como: consumo de alcohol y otras drogas. Muchas vctimas se perturban por los efectos del desastre. Entre las medidas que deben estar a la orden del da. Poner en marcha todos los grupos funcionales y coordinar sus actividades. psicolgicas desde antes del desastre y pueden haberse agravado sus problemas. otros generan problemas y son exigentes. Muchos ocupantes del albergue pueden conservarlas en los vehculos que utilizan para la evacuacin. as como el equipo. Todo ello es complicado por la naturaleza poco familiar y restrictiva de la vida en el albergue. Reclutar personal adicional segœn se necesite. y los procedimientos para llevar estos registros. Emprender medidas para hacer cumplir la ley y brindar proteccin contra incendios. El director debe tener control inmediato de lo que ocurre en sus dominios para evitar todo tipo de problemas. la falta de privacidad y de sueæo y los cambios en los hÆbitos de alimentacin. de rescate de animales y con veterinarios. y normas contra incendios. el comportamiento sexual. Otros mÆs pueden sufrir perturbaciones emocionales. Los extraæos con muy diferentes orgenes y estÆndares de vida se ven forzados a vivir unos con otros. La conducta social vara con cada familia. a las oficinas generales. Establecer los servicios mØdicos de urgencia y la seleccin de los ocupantes que llegan. Es una prÆctica comœn que un miembro de la familia permanezca en el vehculo por motivos de seguridad. Junto con las medidas para imponer la ley. Problemas y conflictos de la vida en un albergue Problemas Generales La vida en un albergue masivo se ha descrito como insatisfactoria en el mejor de los casos. Por consideraciones a la salud y la seguridad no debe permitirse que compartan el mismo espacio que las personas (excepto los perros lazarillos para ciegos y sordos). Establecer los horarios de operacin diaria. interaccin amigable con los demÆs y el ocupar a las personas en algo œtil puede servir de mucho para estabilizar la situacin. Establecer relaciones apropiadas dentro de la comunidad inmediata. no obstante el tratamiento eficaz (Informacin y direccin). la alteracin de sus patrones de vida y la incertidumbre del futuro. No es posible que en el albergue se siga un programa total de salud mental. Por tal motivo. tabaquismo y el empleo inapropiado de los suministros y el equipo. Establecer los procedimientos de seguridad. Establecer los libros de registro de entradas y salidas.

MemorÆndum para 177 .familia. ALBERGUE Fuente: Reimpreso con permiso de la Cruz Roja Norteamericana. REGISTRO EN EL ALBERGUE ESTABLECIDO EN CASOS DE DESASTRE Ubicacin del Alberque Nœmero telefnico Fecha de llegada Direccin y telØfono antes del desastre Yo Autorizo (no autorizo)_ la revelacin de la informacin anterior correspondiente a mis datos personales o estado general Firma______________________________________________________________________ Fecha de salida del albergue______________________ Hora de salida del albergue_______________________ Direccin y nœmero telefnico despuØs del desastre FORMA DE LA CRUZ ROJA NORTAMERICANA 5972 (5-79) RECUADRO 9 . RECUADRO 9 .1 Registro en un Albergue American Red Cross Apellido de la Familia Nombres Edad Problemas mØdicos Muerte Lesin Hospitalizacin Enviado a la enfermera Varn Mujer (incluya el nombre de soltera) Hijos que se encuentran en el hogar Miembros de la familia que no estÆn en el alberque (se desconoce su localizacin) ARCHIVO MAESTRO DEL.2 Comunicado de Actividades de Atencin en el Albergue Cruz Roja REPORTE DE ACTIVIDADES EN LA ATENCIN MASIVA DURANTE DESASTRE Prepare dos copias conserve una y enve el original al encargado de la atencin masiva ________________________________________________________________________ Nœmero de registro________Nœmero de reporte__________Fecha del reporte_________ Localizacin________________________________ Nœmero Telefnico______________ Tipo de instalacin Albergue Centro de alimentacin fijo Unidad mvil Otros Nœmero de los ocupantes (de ser pertinente) Comienzo del da____ Final del da______PØrdidas netas_______Ganancias netas_____ Alimentacin: Fija Mvil Nœmero de alimento: desayuno_______ Comida_______ Cena______Refrigerios_______ _________________________________________________________________________ Asistencia mØdica Nœmero de personas enviadas al hospital________________________________________ Nœmero de personas que recibieron tratamiento medico____________________________ _________________________________________________________________________ Suministros: Copias agregadas de Requisicin de materiales (Forma 253-B).

Todo el personal administrativo debe adoptar una actitud imparcial y acrtica. la gravedad de las lesiones y enfermedades. Ella debe participar en el proceso de toma de decisiones desde que el refugio comience sus operaciones. sin embargo. Las normas son variables. un desastre que ha destruido o 178 . Por ello. las cuales varan de acuerdo a los peligros reales o posibles para la salud. direccin y control. __________________________________________________________________________ Personal asistencial: Nœmero de personal a sueldo________________ Nœmero de voluntarios_________________ ___________________________________________________________________________ Principales problemas. se basa en creencias.suministros Forma 2000-B) Inventario de propiedades no disponibles (Forma 2349) y documentos de recepcin. ¿Por quØ el albergue debe ser diferente? Las creencias y prÆcticas religiosas y culturales son variables. en un albergue operado por el gobierno. Conflictos potenciales Ya sea de forma consciente o inconsciente. el nœmero de damnificados sin hogar. Por ejemplo. la Cruz Roja u otra organizacin de voluntarios). Todas las actividades de los servicios mØdicos y asistenciales deben coordinarse con los de las autoridades sanitarias locales y la comunidad mØdica. ademÆs de un futuro incierto. planificacin. Existen lugares en donde se reœnen todo tipo de personas. la edad de los habitantes del refugio y los servicios mØdicos y asistenciales disponibles. el nœmero de heridos y enfermos. Por otro lado la Cruz Roja "no 3 acepta donativos econmicos en un albergue". Es importante recordar siempre que usted como enfermera puede solicitar orientacin. ejecucin y evaluacin final. El papel de la enfermera en un albergue La operacin adecuada de un albergue incluye el mantener la buena salud de sus ocupantes y por tal motivo. Dichas actividades pueden dividirse en fases de valoracin. toda opinin que se da y decisin que se toma. Por ejemplo. no seria raro que surgieran algunos problemas relacionados con las normas establecidas. se considera al 2 director como "una extensin del gobierno local". no puede destacarse lo suficiente la importancia del adiestramiento formal. seæalamientos o comentarios (si requiere un espacio adicional utilice el reverso de la hoja) Nombre y cargo de Firma de las la persona a cargo personas a cargo FORMA DE LA CRUZ ROJA NORTEAMERICANA 5922-5-79 Fuente: Reimpreso con permiso de la Cruz Roja Norteamericana Problemas de Normatividad El director del albergue no es un legislador. Incluso en tales situaciones. actitudes y valores. Para un mundo que ya se encuentra en total confusin la vida en un albergue agrega un toque de extraæeza y congestin. si existe alguna duda el director debe siempre solicitar a las oficinas generales que enve un supervisor (algœn departamento oficial. Las personas que desean hacer una contribucin deben enviarla por medio de un cheque a las oficinas locales de la Cruz Roja. Valoracin La naturaleza y magnitud del desastre son los factores que determinan las actividades de los servicios mØdicos y asistenciales. la enfermera se convierte en un miembro integral del personal administrativo y de trabajo. Los posibles conflictos pueden disiparse por medio del entendimiento bÆsico de los valores y su esclarecimiento y la actitud de escuchar con interØs al interlocutor.

aislamiento o transportacin a otras instituciones asistenciales. Teniendo en consideracin lo anterior. la distribucin de espacio se define dentro del albergue. las 24 horas. Las cantidades de equipo material necesario se basan en la valoracin inicial de la situacin. suelen hacerse arreglos para tener una cobertura telefnica. A veces se necesita improvisar algœn equipo. se inicia la seleccin de los ocupantes que van llegando. como el nœmero total de enfermos y lesionados. El ApØndice 9-A incluye las listas de los componentes de un estuche muestra para refugios. TambiØn deben precisarse las tØcnicas para atender a los enfermos heridos o muy graves. ¿A quØ hospital o puesto de socorros debe recurrir? ¿QuiØn se encargarÆ de la transportacin? ¿Cuales son las lneas de comunicacin existentes? RECUADRO 9 . los participantes deben de preveer algunos de los problemas mÆs comunes que surgen en los albergues.neutralizado los recursos mØdicos y de salud en la comunidad. y que llegan al albergue sin sus medicinas o con cantidades muy pequeæas incidencia normal de enfermedades. Es necesario que estØ presente cuando menos una enfermera titulada en cada periodo de guardia. puede generar necesidades muy diferentes de otro que no los haya afectado. En situaciones con un nœmero reducido de personas sin problemas de salud. Es necesario alertar al personal mØdico respecto a problemas que requieren atencin inmediata. el nœmero y gravedad de enfermos y lesionados y las condiciones especiales de salud entre los ocupantes. y que se le designe como enfermera a cargo. los suministros adecuados deben estar con la mayor rapidez posible. Ejecucin Tan pronto comience a funcionar el albergue. Se llevan registros individuales de todos los ocupantes que reciben atencin (recuadro 9-3). Es necesario recordar los objetivos de los servicios asistenciales y mØdicos en el albergue: brindar apoyo emocional proteger la salud evitar enfermedades ofrecer un medio temporal de atencin a las vctimas hasta que la familia reanude sus patrones de vida normales Planificacin Durante el proceso de planificacin. incluyendo algunas crnicas como: diabetes y cardiopatas la diseminacin de enfermedades contagiosas por personas que las llevan al albergue o que surgen despuØs de ponerlo en funcionamiento reacciones emocionales y fsicas al estrØs. presencia de enfermos crnicos que dependen del uso continuo de medicamentos especializados. Los pacientes que son enviados o transferidos a otras instituciones mØdicas o de salud deben llevar consigo su documentacin.3 Registro de pacientes durante desastre Deben hacerse arreglos para la requisicin o compra de los suministros y en ellos hay que incluir planes para permitir su almacenamiento de forma segura. Algunos reportes deben elaborarse diariamente. Sus cantidades deben bastar para la operacin inicial del albergue hasta que puedan obtenerse mas. prestarlo o rentarlo. Son esenciales la supervisin mØdica y los planes para atencin de enfermera permanente. 179 . El nœmero y tipo del resto del personal asistencial dependerÆ del tamaæo del refugio. es decir.

Disaster Services Regulations and Procedures Series. July 1978. Church World Services Domestic Disaster Office. ARC 2267. Revised January 1984. Md. Washington.S. Disaster Services Regulations and Procedures: Shelter Management: A Guide for Trainers. Washington DC. Revised August 1983. 2.La enfermera debe de hacer las visitas mØdicas regulares como parte del programa diario y establecer un sistema para vigilar los problemas de salud y mØdicos de los ocupantes. December 1980. paragraph L. Nuclear Power Plant Emergency Response Plan. Washington. Country of San Diego Emergency Plan. How to Manage Congregate Lodging Facilities and Fallout Shelters. DC. Washington DC. Federal Emergency Management Agency. Guide for the Development of a Mass Care/Shelter Annex/Support Plan. Sacramento. 4. conferencias una a una y reuniones rutinarias del personal. August 1983. 180 . ARC 3000-3099. Revised May 1980. CPGI-6. Washington. 6. Statement of Understanding Between the Federal Emergency Management Agency and the American National Red Cross. Sacramento. Unified San Diego Country Emergency Service Organization. p. DC. March 1979. 4. Revised April 1982. July 1983. 1981-728-877. August 1976. New Windson. TambiØn debe laborar en forma muy directa con el director y otros supervisores para mantener los servicios medicas regulares y cumplir con los mÆs altos estÆndares sanitarios.10. American Red Cross. American Red Cross. Calif. ARC 30003. California Eartquake Response Plan (Draft). 3. Church Response to U. National Voluntary Organizations Active in Disaster. La "leccin aprendida" constituye una base para mejorar la eficacia de las operaciones futuras. pp. TambiØn se reunirÆ la valoracin final de los reportes narrativos que por lo general se les piden a todos los supervisores a partir de las primeras entrevistas. American Red Cross. State of California Office of Emergency Services. 5. El ApØndice 9-B incluye una lista de la Cruz Roja. Es necesario revisar su evolucin por medio de interacciones diarias. State of California Office of Emergency Services. Calif. p. segœn convenga. Unified San Diego Country Emergency Service Organization. San Diego. American Red Cross. Referencias 1. 1981. Las responsabilidades de la enfermera a cargo al parecer nunca terminan. San Diego. 81. como muestra. Disaster Services Regulations and Procedures: Administrative Regulations. Lecturas sugeridas A Handbook for Local Governments. DC. ARC 3074. Evaluacin final El proceso de evaluacin es constante y se lleva a cabo durante toda la operacin. Disaster. American Red Cross. Federal Emergency Management Agency. 3.

Es importante que cada aæo se elabore un inventario de verificacin y se repongan los objetos deteriorados. Estos artculos deben reunirse y empacarse previamente en cajas de cartn o recipientes de fÆcil distribucin y uso.5 cm de ancho 2 vendas de 5 cm kling 1 vendas de 7.ApØndice 9-A: Botiqun de primeros auxilios para albergues Los siguientes materiales comprenden el botiqun de primeros auxilios para albergues. desechables cmodos de plÆstico mantas para niæos de biberones (desechables) biberones (con mamilas y tapas) cepillo para biberones velas abrelatas (con destapador) vasos desechables (para bebidas calientes y fras) paæales desechables (1) pequeæos. marcadas con toda claridad SESE SLO EN UNA EMERGENCIA. (1) grandes. recipiente o libro 25 peridicos doblados (opcional) 4 termmetros (universal con libreta de anotaciones) 1 jarra de agua 1 pala (opcional) 12 alfileres de seguridad grandes 1 lata polvo limpiador (ajax o igual) 12 toallas sanitarias (paquete individual) 1 par tijeras de punta roma 1 rollo cinta para cubrir (de 1 pulgada de ancho) 4 termmetros (universales con cubierta desechable) 2 rollos papel sanitario 1 rollo toallas desechables 1 pinzas 1 estetoscopio 1 esfigmomanmetro Material del botiqun para primeros auxilios 2 vendas elÆsticas de 7. Cantidad 2 5 5 4 paquetes 2 1 2 1 6 1 2 1 juego 12 1 2 1 25 3 paquetes Equipo y materiales delantal/"overol" (de papel) bolsas de papel manila o iguales bolsas grandes de plÆstico para basura bolsas chicas de plÆstico con jareta bacienetas "en riæn" bacn de plÆstico para lavar manos pilas para lamparilla de mano lamparilla de mano cojines absorbentes para cama.5 cm kling 181 . (1) medianos 1 agarraderas para cocina 1 botelln o bolsa para agua caliente 2 paquetes paæuelos desechables 2 paquetes de cerillos.

de agua) 1 frasco de tilenol liquido (para niæos) 1 frasco aspirinas para niæos 1 caja sal de mesa 1 frasco vinagre de mesa 2 cepillos de dientes finos (escarmenador) 25 vasos desechables para medicamentos Artculos para el Ærea Administrativa 25 Libros de registro (entradas y salidas) para usar en desastres(NP.5 cm antialergØnico toallas (tipo Wash-&-Dri o iguales) toallas (humedecidas en jabn antisØptico) bolsas de hielo desechables-compresas helados cojincillos para los ojos jabn lquido compresas calientes antiÆcido (Mylanta) colirio o solucin salina normal tabletas antiÆcidas (Mylanta) bicarbonato de sodio pomada antibacteriana (Neosporin) alcohol al 70% 240 ml. solucin salina normal (disolver una cucharadita cafetera de sal de mesa en 500 ml.2 2 100 10 20 3 100 100 1 caja 1 rollo 1 rollo 50 50 4 20 1 4 Medicamentos 1 frasco 1 frasco 1 paquete 1 paquete 1 tubo 1 frasco 1 frasco 1 caja 2 frascos 8 cubos 1 frasco 1 frasco 1 tubo 1 frasco 4 botes 1 frasco 500 ml. vendas elÆsticas de reserva vendas triangulares "benditas" (curitas) o iguales benditas tipo mariposa grandes y pequeæas abatelenguas (envueltas individualmente) torundas de algodn apsitos grandes protectores apsitos estØriles (10 cm x 10 cm) torundas con alcohol aplicadores con punto de algodn o iguales cinta de 5 cm de ancho no alergØnico cinta de 2. aspirina con 100 tabletas de 25 mg.1836) 25 Libros de registro de pacientes para enfermera (NPW 821) 25 MemorÆndumes para enfermera (forma 1475) 50 Hojas de registro para paciente (forma 2077) 25 Formas para informacin confidencial (forma 5854) 182 . almidn de maz caolinpectina (Kaopectate) azœcar (u ocho paquetes) enjuaga bucal aceite de clavo vaselina pediculocida Seven-up acetaminofen tabletas de 325 mg.

183 . equipos mØdicos (jeringas y agujas) y hojas de registro. lactantes y niæos de corta edad.Protocolos mØdicos y de enfermera-Captulo de los Condados Imperiales/San Diego 1 Normas y Procedimientos de Servicios de Salud (ARC 3050) 1 Anexo 5 (MØdico asistencial del Plan de Emergencia del Condado de San Diego) 1 Estuche audiovisual ARC (S3-23) 1 Un paquete de formas con dorso de papel carbn integrado(320600) 1 tablillas con sujetador y acojinamiento milimØtrico. . . del T. .Supervisar la preparacin y distribucin de las frmulas para bebØs. enfermos crnicos y personas en quienes se sospeche una enfermedad contagiosa. .Identificar las necesidades y procurar el almacenamiento e inventariado seguros de medicamentos.Revisar los protocolos mØdicos y de enfermera de la Cruz Roja. consultar con el supervisor de servicios de alimentos respecto a dietas modificadas por razones de salud o religiosas. . . 2 ApØndice 9-B: Lista de responsabilidades de la enfermera encargada de los servicios mØdicos en un albergue .Planear la transferencia apropiada de pacientes a instalaciones de asistencia regular segœn sea necesario.Establecer prioridades en la asistencia de enfermera y planear la supervisin mØdica.Disponer con el mØdico las revisiones iniciales y diarias de los pacientes. efectuar la supervisin y adiestamiento. de tratamientos especiales y necesidades generales con el mØdico a cargo del albergue.Planear la separacin de personas de familias en quienes se sospecha alguna enfermedad contagiosa. . .Procurar que todas las personas que solicitan auxilio. los medicas visitadores y el personal asistencial.Valorar constantemente las posibles necesidades asistenciales y mØdicas y organizar horarios de asistencia continua. .Recomendar al director las medidas apropiadas para cuidar a embarazadas. . con arreglo a los planes locales y las disposiciones de la comunidad. N. bolgrafos y lÆpices 1 lista del contenido de los materiales y botiqun 1 recubierta interior adherible del estuche (telØfono) 1 Fuente San Diego/lmperial Counties Chapter. 1 caja presillas para papel 1 caja bandas (ligas) de hule 1 engrapador con grapas 1 rollo cinta adhesiva transparente 12 carpetas con franja 6 plumas. sean entendidas con amabilidad.: El tipo. se les administren rÆpidamente los tratamientos. nœmero e identidad de los materiales y suministros pueden modificarse.Planear con el director del albergue la comunicacin para casos de emergencia y transportacin. . comprensin y actitud tranquilizadora.Planear la delimitacin de una zona de primeros auxilios y asignar personal a la misma.Asignar a enfermeras y al personal de otros servicios mØdicos a tareas apropiadas y sobre la marcha. . .Planear y obtener los suministros necesarios en colaboracin con el director. y las instrucciones se entiendan perfectamente para continuar la terapØutica. American National Red Cross. ancianos.

y delegar tareas que ellas desempeæaran normalmente.Suministrar personal de enfermera y medios cuando el departamento de salud pœblica inicie la vacunacin de los ocupantes del albergue. los principios asistenciales de la salud pœblica y de la propia comunidad. . Las enfermeras en una institucin mØdica de la comunidad pueden hacer visitas a los hogares.Recomendar y apoyar el plan para contar con recursos apropiados que satisfagan las necesidades inherentes de la practica adecuada de la salud mental . muchas enfermeras deben actuar fuera de las instalaciones de atencin para casos agudos. tiendas. sinteticen bajo la tensin de la crisis.Llevar un libro de entradas y salidas correspondiente a las actividades de los servicios medicas y asistenciales durante el desastre. Fuente: Adaptado bajo la autorizacin de Disaster Services Regulation and Procedures: Disaster Healt Services. 10. El propsito de este capitulo es exponer los problemas que las enfermeras pueden enfrentar en caso de una calamidad grave Presentaremos conceptos e ideas aplicables a diversas poblaciones y situaciones de excepcin.S. revised February 1976.. . segœn conviene. Necesitan planear. ARC 3050. como en otros pases desarrollados. Los aspectos bÆsicos de salud pœblica. . Washington D. En los Estados Unidos. œnicas y que cambian rÆpidamente. Cabe esperar que las enfermeras en caso de desastre en una comunidad. 33. 184 . R. actividades. y por tal motivo. necesidades y planes. .C. las actividades de prevencin y los programas de educacin para la poblacin de damnificados. competencia clnica y esfuerzo cooperativo con otros socorristas y trabajadores de la comunidad. chozas y albergues. . Enfermera comunitaria durante un desastre Kathleen H. como el establecimiento de campamentos para refugiados y centros de atencin infantil de emergencia. TambiØn pueden integrarse a clnicas y participar en operaciones. American national Red Cross. de manera que puedan enseæar y orientar a otras personas. salud pœblica y mental.Planear con el director la inspeccin inicial y peridica del albergue que incluya la inspeccin sanitaria.Mantener informado al director y a la supervisora o directora de enfermera de las situaciones mØdicas.Planear con el director la coordinacin de la participacin de organizaciones que atiendan a las vctimas en el albergue (por ejemplo. .N. Durante las actividades de respuesta a un desastre. la mayor parte de la poblacin tiene acceso a un nivel bastante complejo de atencin medica y de enfermera. Switzer. de acuerdo a las normas de la salud pœblica de la localidad. manejar y dirigir aptitudes.Reportarse al final de cada periodo de trabajo a la enfermera de relevo y hacerlo regularmente con el encargado de los servicios de salud en el desastre o alguna persona designada por las oficinas generales. del personal de los servicios mØdicos y la instalacin. mØdicos y de enfermera de problemas familiares con el departamento de servicios para familias. tienen que estar preparadas de forma personal y profesional. TambiØn deben aplicar sus conocimientos y experiencia a situaciones de calamidad. recursos humanos y asociaciones religiosas)..Planear la identificacin apropiada de la Cruz Roja. como alimentos. en donde llevan a cabo el examen de los pacientes. asistenciales y de salud.Comentar los aspectos sociales. Las enfermeras deben estar listas para asumir responsabilidades nuevas y mayores. . El recurso de mayor importancia en una comunidad durante un desastre es la preparacin que tenga cada persona. agua. M..

185 . Las enfermeras que son enviadas al Ærea de desastre pueden actuar como miembros de grupos de medicina preventiva o programas de auxilio. as como algunos otros que dependen totalmente de la ayuda internacional en casos de catÆstrofe o algunos desastres ocurridos en los Estados Unidos. Deben ajustar sus intervenciones a la situacin y a la atmsfera organizativa dentro de la cual estÆn laborando. Durante una catÆstrofe importante. federales. Muchas de ellas tienen preparacin y experiencia muy diversas. El conjunto de enfermeras que pueden auxiliar en un desastre comunitario incluyen: enfermeras que laboran en industrias y centros ocupacionales enfermeras de instituciones escolares enfermeras de salud pœblica enfermeras visitadoras enfermeras de clnicas que trabajan independientemente enfermeras encargadas del desempeæo de programas especiales enfermeras de otras organizaciones comunitarias enfermeras voluntarias de la localidad enfermeras de organizaciones estatales. Este capitulo estÆ escrito para enfermeras cuya intervencin en la comunidad es muy activa. quizÆ no se cuente con otra persona que ayude a administrar la atencin durante una crisis. Para ampliar los programas de enfermera comunitaria. algunas quizÆ recibieron una educacin avanzada y capacitacin especializada. las cuales tienen diversos tipos de experiencias pero a menudo poseen conocimientos œtiles de la comunidad y sus miembros. y traslado de Østos atencin directa valoracin y evaluacin solucin de problemas organizacin y coordinacin enseæanza y consulta La enfermera algunas veces trabaja sola dentro de la comunidad y por ello. e internacionales La diversidad de enfermeras en la comunidad impide definir un papel perfectamente delimitado o establecer responsabilidades. Presentaremos informacin actual con ejemplos de casos con experiencias semejantes. All pueden unirse a las personas que ya se encuentran desempeæando algœn cargo en la comunidad. no obstante. puede reclutarse a algunos voluntarios de la poblacin local de enfermeras no activas. Acciones de enfermera La obtencin del mejor nivel posible de atencin para personas en una comunidad afectada por un desastre requiere de diversas acciones de enfermera: identificacin de vctimas y enfermos. Las enfermeras pueden aplicar estos datos a sus propias situaciones.salubridad y enfermedades relacionadas con Østos a menudo no son enfocados a gran escala. Sin embargo dicha diversidad es una ventaja cuando se trata de satisfacer las mœltiples necesidades que surgen en un desastre. Las enfermeras deben actuar dentro de su propio campo de preparacin y cargos individuales y adoptar un enfoque flexible para llevar al cabo sus tareas. De este modo puede iniciar y desempeæar independientemente acciones asistenciales. Østas deben ser parte de un "enfoque de grupo". Los pases en vas de desarrollo representan para la enfermera una fuente disponible de conocimientos œtiles. la enfermera puede preveer que se alteren los estÆndares de vida y algunos aspectos de salud pœblica adquieran mayor importancia para la comunidad.

comprende todos los aspectos de planificacin del suministro de atencin medica y de enfermera y la preparacin de las actividades bÆsicas de la vida diaria en condiciones de desastre. habrÆ que designar otras fuentes de alimentos y agua si las que se utilizan normalmente llegaran a contaminarse o fueran inaccesibles. deben ayudar a conservar los niveles altos de salud en la comunidad y a evitar algunos posibles peligros contra Østos en un desastre.1 Ciclo para acciones preventivas contra desastres Los programas de fomento de la salud pueden estar diseæados para alentar las medidas de autoauxilio como el almacenamiento de alimentos. Las actividades de enfermera en la comunidad deben reflejar las necesidades cambiantes en caso de una calamidad y tener como metas la prevencin primaria. Las comunidades podrÆn adaptarse mejor a las nuevas exigencias y dificultades si han logrado una estabilidad y sus miembros cuentan 1 con apoyo fsico y social adecuado. Los planes e intervenciones deben ser consistentes con el programa global contra desastres y las actividades de otros miembros de grupos asistenciales y mØdicos. y agua dentro del hogar y entrenamiento en primeros auxilios. pueden reaccionar con mayor rapidez y productividad. FIGURA 10 . con aquellas que cuentan con las especialidades y conocimientos necesarios. Las que prestan sus servicios voluntariamente deben integrarse a organizaciones en donde se les asignen responsabilidades. La prevencin secundaria es la identificacin rÆpida de problemas propios del desastre y la implementacin de medidas para tratar y evitar su reaparicin o las complicaciones. secundaria o terciaria (Fig. Las enfermeras necesitan a veces buscar de manera activa la experiencia y la participacin de otras personas para promover un enfoque de equipo multidisciplinario. Cada aspecto de los problemas debe enfocarse por medio de actividades especficas y medidas de prevencin en equipo. Los programas sociales comunitarios son importantes porque las personas cuya salud emocional es satisfactoria tienen mayor fortaleza para superar las crisis generadas por los desastres. A diferencia de ello. Por ejemplo. inundaciones o marejadas. Considera los posibles peligros de seguridad e intenta aminorar las situaciones riesgosas del medio ambiente. Las figuras 10-2 y 10-3 ilustran la secuencia cambiante de necesidades despuØs de terremotos. Los grupos en cuestin se exponen con mayor detalle en el capitulo 13. Prevencin primaria La prevencin primaria comienza antes de que acaezca una calamidad. Las intervenciones especificas como la prevencin de enfermedades infantiles y la distribucin de suplementos nutritivos a los pobres. la atencin de los heridos constituye una necesidad inmediata durante los primeros 2 3 das despuØs de un terremoto. Las comunidades cuyos integrantes tienen una conciencia muy clara de las posibilidades de que surja un desastre. Los desastres naturales generan una serie predecible de problemas a travØs de sus diversas etapas. Por ejemplo. muerte e incapacidad como consecuencia de un desastre. La prevencin primaria tambiØn aminora la vulnerabilidad de las personas al mejorar su capacidad para reaccionar ante una catÆstrofe. aunque tales problemas son modificados por el tipo y la gravedad de la calamidad.Las enfermeras deben colaborar entre si y formar una red de apoyo mutuo. en una inundacin la evacuacin de la poblacin y su reubicacin en refugios temporales asume la mayor prioridad. 186 . La prevencin terciaria comprende la rehabilitacin para restaurar a la comunidad y a su poblacin al estado en el que se encontraba antes del desastre y mitigar las incapacidades a largo plazo. 10-1) La prevencin primaria es la disminucin de las probabilidades de enfermedad.

Tales arreglos pueden facilitar la hospitalizacin de enfermos con problemas graves. Esta labor de auxilio combinaba los recursos de todas las especialidades de los servicios del ejØrcito estadounidense y la intervencin de organizaciones de voluntarios como la Cruz 2. son los que menores posibilidades tienen de regresar una vez que haya terminado el desastre. Se les brindaron innumerables servicios de salud. En muchos casos. Se necesita establecer programas de tratamiento complementarios para evitar complicaciones y la recurrencia de problemas identificados. FIGURA 10 . y medidas sanitarias. las enfermeras de la comunidad pueden organizar y supervisar la atencin a personas enfermas y lesionadas. ya sea en el hogar o en refugios. recreo y atencin mØdica en forma temporal a mÆs de 86 000 refugiados como parte de la "operacin vida nueva". Las instalaciones para casos agudos pueden estar totalmente saturadas con heridos y por tal motivo. los refugiados de guerra vietnamitas fueron reubicados en varios campamentos para su establecimiento final en otros pases. La planificacin y los esfuerzos de rescate en situaciones de desastre deben efectuarse con la meta a largo plazo de restaurar el funcionamiento existente antes de la calamidad. Las enfermeras deben establecer una intercomunicacin con instituciones que atiendan casos agudos. Los recursos locales pueden suplementarse por medio de la asistencia de organizaciones y diversas agencias externas.4 Roja En Guam se dieron alimentos. lejos de sus hogares destruidos. World Health Organization.3. Es importante efectuar la deteccin de casos de enfermedades y problemas especficos a gran escala. programas de vacunacin para niæos de corta edad y suministro de 187 . RECUADRO 10-1 Ejemplo de Caso En 1975. TambiØn se establecieron centros para llevar al cabo los procedimientos de deteccin de enfermedades.Prevencin secundaria Las medidas de prevencin secundaria asumen importancia durante las etapas de impacto. Pan American Health Organization scientific publication No. habrÆ que ampliar inmediatamente los programas existentes de supervisin y de enfermedades. en tanto que las voluntarias y miembros de la familia se dedican a actividades de asistencia de la salud. 15. exhorta a la reconstruccin y ayuda a conservar los lazos comunitarios. en especial para convalescencia y medicina general. rescate y socorro en un desastre. examinacin fsica y programas de salud pœblica. Ellas pueden asumir tareas de enseæanza y consulta. en el hogar. el establecimiento de campamentos lo mÆs cerca posible de la comunidad original. los socorristas deben recordar que los evacuados a los albergues. pero las bases deben haber estado sentadas desde mucho antes. ademÆs de llevar a la prÆctica medidas adicionales de prevencin primaria. Por ejemplo. Fueron albergados en un campamento que consista en un anexo de hospital de la segunda guerra mundial reparado aceleradamente y 3 275 tiendas de campaæa. DC. p. reciban atencin asistencial ininterrumpida y adecuada en la comunidad. cuando se escojan los sitios para campamentos de refugiados.2 Terremotos: Necesidades cambiantes durante el desastre Fuente: Reimpreso con permiso de Emergency Health Mangament After Natural Disaster. Prevencin Terciaria La prevencin terciaria es importante durante la fase de recuperacin en un desastre. Washington. 1981. para consultarse mutuamente y solucionar problemas. 407. albergue. y asegurarÆn que aquellas personas que han sido dadas de alta del hospital desde fosØ temparana. Por tal motivo.

las enfermeras indudablemente tendrÆn que enfrentar siempre las consecuencias de una calamidad y durante algœn tiempo despuØs de Østa necesitarÆn evitar secuelas duraderas. y posibles diarreas. Muchos grupos fuera del Ærea de desastre. Las actividades de prevencin primaria deben asumir nueva importancia conforme las enfermeras colaboren en la revisin de planes contra un posible desastre futuro y lleven a la prÆctica programas de enseæanza. Las enfermeras comunitarias militares trabajaron con la poblacin vietnamita. necesitan recibir reportes formales antes de suministrar auxilio. ComenzarÆn a funcionar de nuevo escuelas. la cual se utiliza durante varias etapas de un desastre e incluyen la preparacin previa a la catÆstrofe.3. Valoracin inicial de la comunidad en general Las valoraciones iniciales de la comunidad se utilizan para tener una idea panorÆmica de esta œltima y situar a los problemas en un marco amplio. formular planes y asignar recursos. Sin embargo. como consecuencia de calor. Los efectos que un desastre tenga a largo plazo en la salud varan de acuerdo a cada situacin.4 . identificaron signos de deshidratacin en los lactantes. la respuesta de emergencia y el proceso de recuperacin. Ellas deben intervenir en actividades de prevencin terciaria y restablecer sus tareas en un medio que se normalice poco a poco. AdemÆs de valorar el estado de cada persona ellas deben participar en la evaluacin de la comunidad en general y tambiØn en encuestas o supervisiones especificas. Necesitan informacin confiable para identificar necesidades. Valoracin previa al desastre 188 . industrias y clnicas. Como una de sus responsabilidades. Mientras tanto las enfermeras instaron a las madres a brindar frmulas lÆcteas adecuadas.alimentos para bebØs 2. jugos y agua a sus bebØs e impartieron enseæanza relacionada con la importancia de Østas y de otras medidas. Las enfermeras que permanecen en la comunidad despuØs de una calamidad tienen la satisfaccin de haber conducido a la poblacin hacia la normalidad. Las decisiones respecto a servicios y programas asistenciales se basan a menudo en la valoracin inicial de una comunidad. Los bebØs que necesitaban reposicin de lquidos fueron enviados a los hospitales. Los programas que estuvieron reducidos temporalmente durante el periodo de crisis deben ser renovados y reestructurados en la etapa de recuperacin. Algunos servicios son de enorme utilidad para auxiliar a las comunidades y a las personas durante el proceso de restauracin: orientacin nutricional atencin medica infantil adecuada atencin mØdica prenatal y postnatal cuidado de enfermedades crnicas prevencin de enfermedades contagiosas examinacin rutinaria de la salud de los enfermos asesoramiento respecto a la salud mental Las enfermeras pueden detectar signos de que no estÆ ocurriendo la rehabilitacin. cambios en los hÆbitos dietØticos. Valoracin de las necesidades de salud Las enfermeras pueden participar en la definicin de las necesidades de salud durante todas las etapas de un desastre. La informacin de las valoraciones mencionadas suele provenir de mœltiples disciplinas y es utilizada por una gran variedad de organizaciones y profesionistas. Este tipo de deteccin de casos es importante y puede necesitarse un estudio epidemiolgico para identificar las necesidades ininterrumpidas de los miembros de la comunidad. como instituciones gubernamentales o de voluntarios.

un cÆlculo de la vulnerabilidad de la comunidad al desastre y un estudio de las opciones para cubrir y satisfacer las posibles necesidades mØdicas. Valoraciones de Emergencia DespuØs de una tragedia muy grave. La valoracin multidisciplinaria mas detallada que normalmente se efectœa despuØs. A tales equipos se asignarÆn los profesionistas mØdicos mÆs calificados puesto que sus hallazgos serÆn los que sirvan de base para los principales planes de auxilio. Las enfermeras que intervienen en los equipos de reconocimiento pueden experimentar algunos conflictos entre sus responsabilidades en esta tarea y su deseo de brindar atencin clnica a los damnificados. Durante las fases de emergencia. Es importante darles instrucciones para que permanezcan en sus asignaciones primarias salvo que su ayuda se torne 5 absolutamente necesaria. Los programas y planes de salud para la distribucin de recursos deben basarse en los datos que se reœnan y reporten. Para este fin se necesita designar a personal y medios de transporte adecuados. dicha informacin anterior al desastre suele sentar las bases para la respuesta inmediata. La informacin resultante de estas valoraciones puede utilizarse para determinar las necesidades mØdicas y asistenciales y establecer los requisitos de suministros. incluye a grupos de mviles de reconocimiento. pueden ser œtiles los datos preexistentes de una comunidad que ha sufrido ya un desastre. Los militares con frecuencia son los encargados de dicha tarea. La valoracin y el empleo de los recursos de la comunidad en la planificacin para un desastre se expone con detalle en el capitulo 13. MÆs aœn. La recoleccin de esta informacin es de suma importancia para una respuesta eficaz ante la catÆstrofe. Las enfermeras quizÆ no tengan tiempo para realizar valoraciones completas durante las etapas de emergencia de una calamidad. suele llevarse a cabo una valoracin inicial rÆpida por medio de una observacin aØrea. estadsticas demogrÆficas y los nombres y nœmeros telefnicos de personas clave que podran servir como consultores o puntos de contacto. La informacin que posiblemente deseen obtener incluye los siguientes aspectos: extensin geogrÆfica del Ærea de desastre nœmero de personas afectadas principales problemas preexistentes estado de los albergues y edificaciones para refugio localizacin y estado de las instalaciones medicas estado y magnitud de los suministros de agua extensin y distribucin de los recursos alimentarios estado de Ænimo de la comunidad y nivel de actividad proyectos de auxilio en marcha Las enfermeras que atienden a refugiados o personas desplazadas deben obtener informacin del sitio o cultura de la que provienen y tambiØn de sus estÆndares de vida. Los datos reunidos deben revelar los 5 189 . Seran de utilidad mapas. como helicpteros para que laboren en equipos. equipo y personal mØdicos.Esta valoracin debe incluir un inventario de los recursos mØdicos y sociales existentes. Sin embargo. Las enfermeras que no pertenecen a la comunidad deben revisar la informacin respecto a las caractersticas de esta œltima y los reportes iniciales de la catÆstrofe. Valoraciones sobre la marcha Las valoraciones intermedias pueden efectuarse poco a poco durante los esfuerzos de auxilio o el proceso de recuperacin. Sus reportes pueden ser utilizados por instituciones u organizaciones externas para la movilizacin de las actividades de socorro. dicha preparacin puede tener mucha importancia cuando el Ærea afectada tiene sistemas inadecuados de comunicaciones o si estos œltimos sufrieron deterioro o interrupcin.

estadsticas vitales y reportes de enfermedades). Las enfermeras que intervienen en la planificacin comunitaria durante la fase de recuperacin advertirÆn que se necesita una valoracin completa para diseæar y enfocar de nuevo los servicios asistenciales. Las enfermeras pueden utilizar diversos mØtodos para reunir datos: entrevista observacin exploracin fsica deteccin de enfermedades y valoracin de la salud encuestas (muestras y aspectos especiales de salud) registros (censos.efectos del desastre en la salud. diariamente obtuvieron informacin relacionada con el nœmero disponible de camas para casos agudos y las nuevas hospitalizaciones. datos escolares. por ello se necesita selectividad en la supervisin. en las cuales la calidad de vida casi no ha sufrido deterioro. HabrÆ que prestar prioridad a las poblaciones de gran densidad. Es necesario incluir informacin relacionada con poblaciones urbanas cuyos servicios se han visto muy afectados. el nivel socioeconmico y la condicin cultural. los epidemilogos de organizaciones gubernamentales iniciaron un sistema de observacin continua para recolectar. Los hallazgos deben constituir un incentivo para el trabajo en equipo y sugerir estrategias mœltidisciplinarias para realizar modificaciones. poblaciones urbanas tambiØn reubicadas en Æreas rurales con pocos servicios existentes y grupos rurales concentrados en campamentos de refugiados o albergues. los grupos reubicados y al deterioro en la calidad de la vida. El estudio de los problemas de salud por lo general se lleva a cabo como supervisin epidemiolgica y puede utilizarse para determinar los siguientes aspectos: 6 nœmero y proporcin de heridos nœmero y proporcin de muertos incidencia de enfermedades contagiosas incidencia de alteraciones de la salud psquica inventario de las instalaciones mØdicas restantes inventario de los materiales mØdicos Es posible que surjan angustia pœblica y rumores. analizar y difundir informacin mØdica. Recogieron informacin especifica de las formas de registro utilizadas de forma rutinaria en tales instalaciones. correspondiente a aæos previos y con las enfermedades notificadas en las zonas no afectadas. clnicas y centros de salud pœblica localizadas en la zona de mayor poblacin y destruccin. sexo. Las enfermeras voluntarias de la organizacin Six Peace Corps efectuaron visitas diarias a hospitales. La distribucin de enfermedades se compar con la informacin disponible. Un ejemplo de la valoracin mencionada se incluye en el ApØndice 10-A al final de este capitulo. en relacin con las necesidades cambiantes de la comunidad. Tienen menor prioridad en estos casos las poblaciones rurales que se encuentran muy diseminadas. No se advirti 190 . RECUADRO 10-2 Ejemplo de caso Durante las maniobras de auxilio en el terremoto que asol Guatemala en 1976. direccin y diagnostico. TambiØn. Supervisin y encuestas especficas DespuØs de una calamidad es importante conducir encuestas tØcnicas referentes a problemas especficos que son de gran trascendencia durante las fases de la emergencia y pueden continuar hasta que la fase de recuperacin estØ en marcha. Se investigaron mas de 30 epidemias reportadas. las cuales incluan datos como edad.

Hay que hacer un esfuerzo para reunir sistemÆticamente los datos. Los reportes deben enviarse todos los das durante las fases de emergencia y cada semana una vez que se ha estabilizado la comunidad. los terremotos muy probablemente causarÆn muchas muertes y un nœmero extraordinario de heridos graves que requieren atencin pero rara vez producen grandes desplazamientos de poblacin o alteracin en el suministro de alimento. 7 Principales aspectos de ea atencin Las calamidades generan problemas mØdicos y de salud al alterar los estÆndares de vida en un entorno.incremento alguno en la frecuencia de enfermedades. Dicha informacin se utiliz para orientar las decisiones en salud pœblica respecto a la forma de emplear los recursos. Por ejemplo. cuando preparen sus comunicados. La deteccin de casos que las enfermeras practican de forma rutinaria en una comunidad puede ser importante para identificar la existencia de casos especficos que mÆs tarde se convierten en la base de la supervisin. hasta que se ha superado el posible peligro de un brote de enfermedades. La informacin de la supervisin epidemiolgica registrØ la evolucin de las necesidades mØdicas. AdemÆs de muertes y lesiones. Sus observaciones pueden ser trascendentes en la interpretacin de los datos. la recopilacin de comunicados y el seguimiento selectivo de los rumores. En la segunda semana despuØs del terremoto se observ un incremento en el nœmero de mordedura de perros y se implant un programa exitoso que logr la vacunacin de los animales y la eliminacin de canes callejeros. incluyendo la distribucin y planificacin de las instalaciones mviles de tipo mØdico y la reparticin de vacunas y artculos mØdicos. a pesar de los rumores persistentes. La decisin de iniciar una supervisin especifica puede basarse en la deteccin de casos individuales. El descubrimiento de un caso de alguna enfermedad especfica puede denotar la existencia de un problema extenso y en esta situacin habrÆ que investigar mÆs a fondo para advertir la presencia de otros casos. Por el contrario. la gravedad y la duracin del desastre tambiØn influyen en la exacerbacin de los problemas de salud. mÆs de 20% de la poblacin qued sin hogar. La œltima edicin de Control de Enfermedades Transmisibles en el Hombre. crea situaciones que aumentan el peligro de enfermedades y diversos trastornos: aglomeracin excesiva de la poblacin disminucin de la higiene personal y de las prÆcticas sanitarias incremento de las lesiones personales y la desnutricin contaminacin de alimentos y agua perturbacin de los servicios de salud pœblica Los niveles preexistentes de salud suelen ser los elementos que determinen la aparicin de problemas especficos. Sin embargo. y tambiØn corroborar lo obtenido. incluso en circunstancias de desastre. pueden colaborar en la organizacin del proceso de obtencin de informacin en situaciones que de otra manera seran caticas y estresantes. en las inundaciones son frecuentes la escasez de alimentos y la evacuacin de la poblacin. el tipo. Las enfermeras pueden participar en la recoleccin de datos o la preparacin de comunicados. La percepcin de hallazgos fortuitos puede dejar al descubierto necesidades mØdicas importantes. Ellas deben identificar situaciones que pueden alterar la exactitud de la informacin o explicar los hallazgos. El sismo y sus secuelas causaron mas de 23 000 muertes y 77 000 lesiones. 191 . mencionada en la lista de lecturas sugeridas en el final de este capitulo puede ser de gran valor para las enfermeras durante la realizacin de estas tareas. pero por otro lado son pocas las 5 muertes y las lesiones.

Washington. scientific publication no.TABLA 10 . En la tabla 10-1 se seæalan los posibles efectos de salud Servicio Tsunamis 192 . combustible. servicio de desecho de aguas negras y suministro de agua potable Conglomeracin excesiva Posible efecto grave Posible efecto menos grave Efecto mnimo o imposible Fuente: Reimpreso con permiso de Environmental Health Management After Natural Disasters. mayor serÆ la probabilidad de que surjan efectos acumulativos y problemas mØdicos. DC. 430. Pan American Health Organization. 1982.1 Efectos provocados por los desastres naturales en la salud Efectos mÆs comunes en la Terremoto HuracÆn. Cuanto mayor sea el tiempo que una catÆstrofe altere una comunidad e impida su restablecimiento.Inundacin salud ambiental Tornado Daæo a estructuras de ingeniera civil Rompimiento de la caæera maestra Interrupcin del suministro elØctrico Abasto de Contaminacin (biolgica o agua potable qumica) Fallas de y transportes Escasez de eliminacin personal Sobresaturacin de aguas del sistema (debido a los residuales desplazamientos poblacionales) Escasez de equipo. refacciones y aprovisiona miento Daæo a estructuras de ingeniera civil Manejo de Fallas de transportes desechos Escasez de equipo Escasez slidos de personal Contaminacin de agua. p. suelo y aire Daæo en las instalaciones para preparar alimentos Falla de transportes Manejo de Interrupcin del alimentos suministro elØctrico Inundacin de edificios Contaminacin/degradacin de las provisones de auxilio Proliferacin de criaderos de vectores Incremento en los contactos hombre-vector Control de Perturbacin de los pro vectores gramas de control de enfermedades ocasionadas por vectores Sanidad e Destruccin o daæo de higiene en estructuras Contaminacin el hogar de agua y alimentos Interrupcin de los servicios de energa. 5.

tiene un sabor agradable. Parte del agua no puede utilizarse para beber o preparar alimentos por su sabor poco agradable o su baja potabilidad. el lavado de ropa u otros menesteres en los que sea necesaria Fuentes de agua La perturbacin del abasto normal de agua obliga al empleo de todas las fuentes disponibles. Los de vidrio son resistentes a vapores permeables y al paso de sustancias qumicas al agua. AdemÆs del agua almacenada. preparar frmulas y biberones. agua y diversos materiales para subsistencia. sustancias txicas. Si se necesita almacenarla por largo tiempo. Agua En lo que se refiere a preparativos en el hogar. El agua potable es segura para beber y no tiene contaminantes. lavar ropa y limpieza. Dichos usos incluyen agua para beber y para actividades domØsticas como cocinar. Los de plÆstico son mÆs fÆciles de manejar pero hay que tener mÆs cuidado en su seleccin. El agua "agradable al paladar" es aquella que como su nombre lo dice. salubridad y atencin de enfermos y heridos. Es importante no guardar agua en cualquier recipiente de plÆstico que haya sido fabricado para otros fines (como para almacenar amoniaco o depositar basura). alimentos. pero puede estar contaminada por microorganismos patgenos. Pueden adquirirse envases de plÆstico especialmente fabricados para ese fin y deben recibir la aprobacin de las autoridades sanitarias para estar en contacto con alimentos (en Estados Unidos Food and Drug Administration). Los aspectos especficos de salud a los que debe prestarse atencin durante las operaciones de socorro son aquellos que mÆs alteran los servicios comunitarios y los estÆndares de salud pœblica. Algunas de las mayores necesidades de agua corresponden a actividades como: operaciones industriales (empleo de equipo pesado y construcciones de urgencia) tØcnicas de seguridad (combatir incendios) operaciones de descontaminacin (mØtodos qumicos y radiolgicos) La poblacin de la comunidad necesitarÆ del suministro de agua para desempeæar sus actividades diarias. Las enfermeras pueden auxiliar a los miembros de la comunidad a prepararse para manejar una situacin de desastre en el hogar. en primer lugar habrÆ que desinfectarla por mØtodos qumicos. Los recipientes de agua deben almacenarse bajo las 8 siguientes condiciones con una tapa perfectamente ajustada con una etiqueta que seæale la fecha y el mØtodo utilizado para desinfectarla debe estar lejos de la luz solar lejos de sustancias txicas (gasolina. keroseno y pesticidas) Durante un desastre el agua se utiliza para diversos fines ademÆs de mitigar los efectos de la tragedia. material radioactivo o grandes cantidades de materia orgÆnica. existen algunas fuentes acuferas de 8 193 . El empleo mÆs importante que se le da al agua es para beber y por esta razn la calidad del agua potable se mide en tØrminos de potabilidad y palatabilidad. Tales servicios incluyen agua. Parte de los preparativos incluyen almacenamiento de alimentos. pero son pesados y frÆgiles.creados por desastres naturales en la salud. pero aœn as sirve para el baæo. el agua puede almacenarse en recipientes de vidrio o plÆstico. baæarse. El agua almacenada debe tomarse del suministro normal de agua potable.

Algunas industrias como las fÆbricas de hielo. bajo las tensiones fsicas y ambientales. No puede insistirse mÆs en la importancia de que las personas se encuentren perfectamente hidratadas. Entre ellas se incluyen: agua de lluvia hielo y nieve derretidas pozos y manantiales lagos. El sistema de distribucin de agua que cuenta con unallave de paso en el sitio de entrada a la casa. Los grifos de agua corriente o los retretes pueden introducir elementos contaminantes provenientes del abasto principal. debe ser cerrado lo mÆs rÆpidamente posible en el momento en que surge el desastre para evitar la contaminacin del agua que ya estaba dentro de la red casera. lÆcteos. habrÆ que limitar su utilizacin en aspectos no esenciales. El volumen de agua que necesita una persona varia con la situacin y diversos factores: temperatura corporal grado de transpiracin talla corporal grado de actividad 9 9 194 . ya que el plÆstico y el agua por lo general contienen pesticidas para evitar la proliferacin de 8 algas. ros y corrientes El agua de albercas puede utilizarse tambiØn si no ha sido tratada con demasiados qumicos para evitar la formacin de algas. la pØrdida de 4 litros ocasiona incapacidad fsica y mental y la de unos 8 litros suele ser mortal. Los adultos pueden sobrevivir unos sesenta das sin alimento pero difcilmente viven mÆs de 10 das sin agua. las cuales pueden permanecer potables despuØs de haber sufrido desperfectos el abasto principal de una comunidad y representan una fuente de agua que a veces no se toma en consideracin durante una emergencia. Los lechos acuferos no son una fuente aceptable de liquido.urgencia para consumo en el hogar que suelen considerarse como: tinas y recipientes llenos con anterioridad cubitos de hielo derretidos alimentos lquidos enlatados refrescos y cerveza calentadores de agua depsitos de los retretes del baæo (no el agua contenida en la taza) La inocuidad del agua de tinas y recipientes llenos con anterioridad. La deshidratacin provoca graves efectos en el organismo. incluso como el baæo personal y el lavado de ropa (en un intento por mantener un volumen adecuado de agua potable). Por ejemplo. Necesidades de agua Cuando escasee el agua. A veces se puede obtener agua de algunas fuentes importantes y potabilizarla despuØs de realizarle algunas pruebas y desinfectarla. cerveceras y plantas procesadores de alimentos suelen contar con sus propios pozos y fuentes de agua. hongos y bacterias. El cuerpo del adulto contiene unos 40 litros de agua y la necesidad diaria absoluta para sobrevivir es de un litro por persona. calentadores y retretes depende de que se haya obtenido antes de que el suministro recibiera algœn tipo de contaminacin. si se pierden 2 litros surgen molestias e ineficiencias.

El tratamiento de problemas como diarrea y quemaduras exige la reposicin de los lquidos. Tex. Fort Sam Houston. pp 2-3. April 1981. pp 1-3. US Army.pØrdida de lquidos por enfermedades TABLA 10-2 Necesidades individuales de agua por da Condiciones de uso Nivel de actividad Mnimo a normal Temperatura/clima fro 0. En climas muy fros. September 1978. La tabla 10-2 incluye un cÆlculo mÆs detallado de las necesidades de agua en diversas situaciones ambientales.5-11 L Propsitos Para beber y comer durante periodos que no excedan de 3 das Cuando se utilizan raciones secas Para beber y una cantidad pequeæa para cocinar alimentos y para la higiene personal Deseable para todos los propsitos excepto baæo 2 gal Normal a agotador 3 gal 7. 10 HabrÆ que hacer un esfuerzo especial para mantener a los lactantes y los enfermos perfectamente hidratados. la persona puede no notar la pØrdida hdrica debido a que su sudor se evapora rÆpidamente en el aire fro o es absorbido por las ropas tan gruesas. clera y disentera y por tal motivo las enfermeras deben conocer los principios bÆsicos para asegurarse de que la fuente de suministro de agua es segura y estar alerta ante la posibilidad de que surjan enfermedades. En climas demasiado cÆlidos las pØrdidas de lquidos por la transpiracin requiere de la reposicin de grandes volœmenes de agua. como el incremento en la frecuencia de giardiasis despuØs de la inundacin de Utah en 1983.5 L 11 L 3-4 gal 6 gal 11-15 L 23 L Forma de vida: Incluye la que se necesita para un sistema de eliminacin de desechos slidos por medio de agua Fuente. razn por la cual fÆcilmente presenta deshidratacin. son pocas las notificaciones de brotes de enfermedades originadas por microorganismos en el agua 11 aunque hay que seæalar algunas excepciones. las protenas y las caloras corporales. Para una poblacin sana que viva bajo condiciones de escasez debe permitirse un mnimo de 4 litros de agua potable por persona al da y una cantidad igual para uso personal como medidas de planificacin. Military Water Supply. TC 8-3. US Dept of the Army. Los climas extremos sean calientes o fros generan mayores necesidades de agua. Field Sanitation Team Training. El cuerpo de un lactante contiene un porcentaje elevado de agua y gran parte de ella de almacena en los espacios de los tejidos. Desinfeccin y esterilizacin de agua El agua potable puede llevar microorganismos patgenos como los de tifoidea. Campamento temporal Campamento temporal con instalacin de baæo 5 gal 15 gal 19 L 57 L 5+ gal 15+ 19+ L gal 57 L 195 . AdemÆs.5-2 gal 2-7. la higiene personal en los climas extremosos requiere de mayores cantidades de agua.5 L Desiertos/clima tropical 2-3 gal 7. Como dato curioso. fuera de las cØlulas. Correspondence Course 160. Academy of Health Sciences.

196 . tabletas de yodo o halazone. Para mejorar el sabor procure airear el agua fra y hervida Desinfeccin Qumica. DespuØs proceda a la desinfeccin qumica Fuente: Emergency Water: Home Storage and Emergency Disinfection. pueden utilizarse para el tratamiento casero del agua. El agua limpia puede desinfectarse qumicamente para beber por medio de algœn liquido blanqueador. empacadas con instrucciones para su uso. Salt Lake City. Utilice agua para beber despuØs de enfriarla (No utilice hielo para tal fin). antes de utilizarse. Las tabletas de halazone tienen un periodo de caducidad de unos dos aæos. aunque este procedimiento quizÆ no destruya todos los microorganismos. Division of Environmental Health. habrÆ que agregar el doble de la cantidad recomendada. por tanto habrÆ que eliminar todo el sedimento y las porciones turbias antes de utilizar este mØtodo. Los productos mencionados deben ser frescos porque tienden a perder potencia con el paso del tiempo. El yodo y el halazone se utilizan a menudo para desinfeccin y pueden adquirirse fÆcilmente en tiendas de deporte o farmacias.4 Pasos para construir y utilizar un sifn capilar Notas: Haga un rollo largo con una toalla pequeæa y limpia. Hay que orientar a las personas para que agreguen 16 gotas del blanqueador a 4 litros de agua o una cucharadita cafetera por cada 19 litros (5 galones). Para ello pueden emplearse filtros para cafØ. El agua tratada debe mezclarse lo mejor 8 posible y reposar por unos 30 min. pero la esterilizacin por calor o la desinfeccin qumica pueden hacer que el agua potable no contenga muchos de los microorganismos patgenos. varias capas de lienzos limpios o un sifn capilar. Vienen. coloque un extremo de Øste en un recipiente con agua turbia y recÆrguelo sobre uno de los costados del recipiente a manera de mecha para que cuelgue en forma libre (El extremo libre debe colgar por debajo del nivel del agua contenida en el recipiente) Coloque un envase o trasto limpio dedujo del extremo del rollo y permita que el agua gotee desde el extremo de la toalla hasta el envase de abajo Las partculas que ocasionaron el enturbiamiento quedan en el recipiente superior y en la toalla. mejor serÆ no utilizarlo para 8 desinfeccin. No se conoce un mØtodo seguro para descontaminar el agua que contenga sustancias qumicas o radioactivas. Los lquidos blanqueadores como mezcla Clorox o Purex. Si el liquido blanqueador tiene mas de un aæo. es conveniente considerar como contaminadas todas las fuentes de agua corriente hasta que los estudios hayan confirmado su potabilidad. si tiene mÆs de dos aæos. May 1982. 8 FIGURA 10 . Las partculas de materia en el agua turbia pueden liberar microorganismos con la accin de las sustancias qumicas. El mØtodo de hervir el agua es el preferido para tratarla siempre que sea posible. Dicha tØcnica es especialmente conveniente si el agua estÆ turbia. tiene una etiqueta que as lo seæala y cuando se descomponen adquieren un color amarillo. Las tabletas de yodo tienen un periodo de caducidad de 3 a 5 aæos y cuando estÆn frescas son de color gris. Utah State Department of Health. En la figura 10-4 se indica la forma de fabricar y utilizar un filtro capilar. pues los microorganismos patgenos mueren a la temperatura de ebullicin. La desinfeccin de los suministros de agua constituye otra posibilidad si resulta imposible hervirla y el agua es clara. Para esterilizar el agua por calor deben proporcionarse las siguientes 8 instrucciones a los damnificados: Deje hervir el agua en forma vigorosa durante 5 minutos.En una gran calamidad.. Esterilizacin por calor.

se han ajustado a la menor notabilidad del agua y al parecer han creado alguna resistencia a las enfermedades de origen hdrico mÆs comunes. los trabajadores comunitarios y que provengan de Æreas ajenas a la localidad. Los alimentos 197 . Sin embargo. especialmente en grupos donde prevalecen bajos niveles educativos o alguna barrera lingstica. Miembros del Personal Los ingenieros ambientales y sanitarios se ocupan de los aspectos tØcnicos de la obtencin de muestras de agua y su tratamiento. Si no se tiene tal precaucin. AdemÆs de ello las enfermeras deben estar en posicin de efectuar la deteccin de casos individuales y notificar a las autoridades mØdicas enfermedades que se sospechan son provocadas por agua contaminada. las fuentes comunes de agua pueden tener niveles de contaminacin por microorganismos que seran inaceptables en otros pases desarrollados. manejo. Algunos de los alimentos que pueden almacenarse sin mayores problemas: alimentos listos para comer carnes enlatadas frutas enlatadas y secas verduras enlatadas y secas crema de cacahuate leche en polvo y enlatada jugos enlatados sopas y galletas saladas Los alimentos que se necesitan especialmente como los propios para niæos o las dietas especiales tambiØn deben almacenarse. Si se requiere eliminar alguna fuente de agua.No debe uno depender de los aparatos vendidos como purificadores de agua. por lo general. la poblacin local a veces se resiste a ello. El almacenamiento de alimentos en el hogar puede ser un aspecto importante en los preparativos contra desastres. Los microbilogos tienen como tarea identificar los microorganismos que se encuentran en el agua. En dichas situaciones. deben contar con agua de buena calidad porque posiblemente sean susceptibles a enfermedades con las que no hablan estado en contacto Aspectos de la alimentacin En un desastre pueden surgir problemas relacionados con los alimentos y entre ellos estÆn escasez en la distribucin. habrÆ que considerar el uso de un colorante para seæalarla. Si se necesita desinfectar o esterilizar el agua. Consideraciones culturales En algunos pases en vas de desarrollo. Los supervivientes en tales zonas. De hecho. la adicin de desinfectantes como el cloro puede ocasionar perturbaciones gastrointestinales en grupos que no estÆn acostumbrados a consumir agua tratada. Conviene incluir platos y cubiertos desechables y tambiØn cuchillos para mœltiples usos y abrelatas. En estas situaciones es recomendable trabajar con los lderes de la localidad y delegarles la orientacin real de grandes grupos. almacenamiento y procesamiento sanitarios y la aceptacin de los miembros de una cultura. adecuacin nutricional. Las enfermeras de la comunidad tienen como trabajo orientar a grupos de personas respecto al consumo de agua y los mØtodos de desinfeccin durante un desastre e identificar las necesidades individuales para evitar la deshidratacin. no es necesario aumentar el nivel de la calidad del agua a otros mÆs altos. la gente podrÆ seguir consumiØndola. EstÆn fabricados para trabajar con agua potable y no puede confiarse en ellos durante una emergencia.

ancianos. Los grupos que pueden resentir fundamentalmente las carencias artificiales incluyen: vctimas aisladas en el desastre socorristas sin apoyo instituciones saturadas repentinamente Las poblaciones que tienen con anterioridad niveles graves de hambre y enfermedades nutricionales pueden verse especialmente afectadas por la destruccin de los campos y las tiendas de alimentos as. Algunos de ellos eran muy ricos en caloras como donas. Escasez La escasez de alimentos puede ser consecuencia de inundaciones y marejadas en que las granjas y las tiendas se encuentran bajo el agua. En las primeras semanas de una calamidad. Si los esfuerzos de socorro no corrigen los daæos. dichas organizaciones requieren de la informacin siguiente: un censo el porcentaje de enfermos. Necesidades nutricionales Durante las primeras fases de un desastre las enfermeras no necesitan preocuparse demasiado por el balance nutricional. mujeres y niæos la posible duracin del desastre En los campamentos de refugiados o centros de evacuacin. En muchas situaciones. bebidas carbonatadas y alimentos para consumo inmediato. la zona para la preparacin de alimentos o cocinas de campo pueden establecerse para cocinar todo tipo de comidas con los alimentos que se tengan disponibles. el elemento nutricional mÆs necesario son las caloras. En la inundacin que asol Utah en 1983 llegaron grandes cantidades de alimentos donados a los albergues. eran fÆciles de transportar. las familias desplazadas pueden cocinar sus alimentos en fuentes locales o redes de distribucin. carbohidratos y protenas e instar a su consumo. lactantes y personas con necesidades nutricionales especiales. y cubrieron gran parte de las necesidades de energa. porque son de suma importancia para obtener energa y restaurar 12 la composicin de los tejidos del cuerpo. preparar raciones para personas que no pueden cocinar para si mismas y hacer que las vctimas estØn ocupadas en tareas œtiles. QuizÆ requieran calcular los requisitos individuales de caloras necesarias para sostener el peso corporal en adultos y estimular el crecimiento en lactantes y niæos. Los efectos nutricionales de un desastre pueden mitigarse mediante el mantenimiento de un sistema adecuado de distribucin de alimentos. Las enfermeras deben enseæar a los demÆs a identificar las fuentes disponibles de caloras en grasas. Al final de este capitulo se incluyen algunas referencias y recursos para las enfermeras que le serÆn œtiles para auxiliar a los miembros de la comunidad en la preparacin de alimentos para almacenamiento para casos de urgencia. como por la perturbacin de los medios de transporte. de aceptacin inmediata. para todas las personas evacuadas de sus hogares. puede surgir la hambruna como consecuencia a largo plazo. 198 .deben estar en recipientes irrompibles. Para brindar raciones diarias adecuadas de alimentos y preveer las necesidades futuras. y C. B. pese que no cumplian con las normas nutricionales ideales. En estos casos habrÆ que establecer centros especiales para suministrar frmulas lÆcteas y suplementos a embarazadas. Las organizaciones encargadas de esta tarea se incluyen en los ApØndices 13-A. Las carencias temporales originadas por problemas de distribucin pueden surgir en cualquier tipo de desastre.

1670 del consumo calrico debe provenir de alimentos ricos en protenas. Si el consumo calrico no alcanza el nivel de las raciones correspondientes a inanicin. Al agotarse los tejidos del cuerpo. 105 caloras por kilogramo de peso. por tanto.Se cuenta con algunas frmulas empricas para calcular rÆpidamente el promedio de las necesidades calricos diarias. por tal motivo se necesita instar a las personas a consumirlas lo suficiente para 14 satisfacer sus necesidades calricas. Talla mediana: Tome en cuenta los primeros 152 cm (60 pulg. Los bebØs desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad necesitan unas 115 caloras por kilogramo de peso. Los miembros de la familia u otras personas pueden vigilar el consumo de algunas vctimas para asegurarse de que ingieran suficientes caloras. desaparecen las reservas de grasa y 9 hay un desgaste visible de los mœsculos. entre los 6 meses y el aæo de edad. Los varones que realizan el trabajo pesado en una situacin de desastre como limpiar los escombros a mano. Se requiere hacer ajustes con base en los niveles de actividad. una rebanada de pan y una cucharadita de margarina equivalen a 2 gramos de protenas y aproximadamente 115 caloras. La leche materna y la frmula perfectamente mezclada a menudo aporta las caloras y los nutrientes necesarios para ellos. Los niæos hasta los 19 aæos de edad necesitan unas 1 000 13 caloras.5 kg (100 lbs) Varones 48 kg (106 lbs) Talla pequeæa: reste 10% Talla grande: agregue 10% DespuØs. mÆs 100 caloras por cada aæo de vida.) y agregue un kg adicional por cm extra Mujeres 45. calcule las necesidades calricos: calorias/unidad de peso 2 kg (5 lbs) 3 kg (6 lbs) 199 .3 Calculo de las necesidades calricos diarias de un adulto En primer lugar. pueden necesitar 4 000 caloras al da. La conservacin de los tejidos requiere de caloras. Algunas personas necesitan mÆs protenas y caloras. 9 Las raciones de urgencia almacenadas que se utilizan en algunas calamidades pueden generar monotona o poca aceptacin por su sabor desagradable. Como se muestra en el recuadro 10-3 es posible estimar las necesidades calricos de varones y mujeres adultos al calcular el peso ideal y compararlo con el peso real. Los alimentos mencionados aportan casi la mitad de la racin necesaria de protena en una dieta de 1500 caloras. Por ejemplo. La tpica dieta estadounidense o europea occidental incluye fuentes protenicas que aportan mÆs del nœmero adecuado de caloras. en tanto que el que desempeæa un trabajo ligero puede necesitar unas 500 caloras adicionales. calcule el peso ideal con base en la talla real. Las enfermeras comunitarias deben considerar a las siguientes poblaciones con necesidades especiales: enfermos y heridos no hospitalizados lactantes y niæos en crecimiento embarazadas y mujeres amamantando a su hijo RECUADRO 10 . el organismo utiliza sus protenas almacenadas como una fuente de energa. El varn adulto sedentario necesitarÆ slo 2000 a 2500 caloras al da.

Mass. ademÆs de sus ventajas nutricionales.6 kg. Las embarazadas y las mujeres que amamantan deben recibir raciones adicionales de alimentos ricos en protenas y caloras. p 1.. MÆs aœn. Algunas poblaciones de refugiados pueden sufrir inanicin masiva o privacin proteinocalrica. Las vitaminas y los minerales no son elementos de importancia primaria durante las etapas de emergencia.. Las enfermeras deben considerar el mantener un consumo adecuado de protenas y caloras como una medida de prevencin primaria contra la diarrea. Las poblaciones con diferencias vitamnicas preexistentes necesitan dosis terapØuticas de nutrientes especficos. 296. pues la leche materna. La diarrea resultante puede ocasionar la pØrdida adicional de elementos nutritivos y la deshidratacin. Cuanto mÆs tiempo perturbe la calamidad el abasto normal de alimentos. La desnutricin proteinocalrica severa puede ocasionar enfermedades 15 200 . Halpern SL (ed): Quick Reference to Clinical Nutrition. El crecimiento y el desarrollo fsicos en niæos de muy corta edad son susceptibles a cualquier influencia nutricional. mÆs agudos se volverÆn los problemas. La alimentacin de los lactantes constituye un problema especial en un desastre y quizÆ no convenga alimentarlos con las reservas existentes de raciones para urgencias. Los problemas anteriores se vuelven mÆs serios en personas con diarrea. Philadelphia.25-30 calorias/kg de peso (11-14 calorias/lb) Por ejemplo: Mujer de talla mediana con 152 cm de estatura = 120 lb como peso ideal (54. ya que se sabe que esta œltima puede ser causada por el consumo inadecuado de los dos nutrientes 15 mencionados. 1979. en especial si los intentos de socorro en la alimentacin son inadecuados para conservar la nutricin bÆsica del cuerpo. la infeccin y la enfermedad pueden aumentar las necesidades y las pØrdidas nutricionales. Collamore Press. Valoracin Nutricional Una poblacin mal nutrida es mÆs susceptible de sufrir enfermedades y presentar los efectos a largo plazo de un desastre importante. La valoracin nutricional adquiere importancia en las medidas de auxilio. de ser posible hay que instar a las mujeres a que amamanten a sus hijos. IB Lippincott Co. cabe utilizar las multivitaminas. parÆsitos intestinales u otras demandas que se imponen a las reservas corporales. 1983. Lexington. Si se cuenta con ellas. por lo general pueden conservar durante varios meses su estado nutricional con relativamente pocos efectos. cuando la poblacin muestra signos de enfermedad nutricional. incluso si la dieta no contiene 12 cantidades adecuadas de vitaminas y minerales. el estrØs de las lesiones. Estas necesidades especiales pueden preveerse y calcularse si se ha analizado la dieta de la poblacin durante la planificacin contra el desastre.) 120 x 11 = 1320 caloras como necesidad mnima diaria calculada Fuente: Zeman FJ: Clinical Nutrition and Dietetics. DespuØs de un desastre comœnmente se reportan perturbaciones gastrointestinales. DC Health and Co. p. tambiØn protege en cierta forma contra infecciones y no necesitan medidas de salubridad. En pÆrrafos siguientes seæalamos los efectos de la desnutricin y las medidas sugeridas para combatir la diarrea. que otra bien nutrida. Sin embargo. las personas perfectamente nutridas antes de una calamidad.

Los expertos en salubridad o los veterinarios pueden valorar la seguridad de los alimentos afectados por un desastre. Computan las necesidades calricos individuales en el ritmo de metabolismo basal y pueden aportar datos referentes a dietas especficas como en el caso de los vegetarianos. si no se cuenta inmediatamente con este personal. Los microorganismos dentro de los alimentos y en presencia de humedad se multiplican en nœmeros peligrosos y causan contaminacin (recuadro 10-4). y despuØs hervir la lata durante 30 segundos o al limpiar la parte superior de Østa con un blanqueador casero concentrado. Higiene de los alimentos Pese a que en un desastre es frecuente que surjan alteraciones gastrointestinales. Casi todos los casos de contaminacin bacteriana se observan en carnes. deben recomendar desechar o destruir algunos productos si han estado en contacto con sustancias 18 contaminadas o agua estancada. carnes fras y sobrantes si se descongelaron accidentalmente y los alimentos descongelados no deben congelarse de nuevo. Es importante no consumir alimentos como pasteles con crema. Por ejemplo. Las fallas en la refrigeracin domØstica pueden ocasionar la descomposicin de los alimentos. pueden consumirse otro tipo de alimentos congelados siempre y cuando se cocinen 18 lo mejor posible en el transcurso de unas cuantas horas. mariscos. las enfermeras pueden seæalar a la poblacin algunas de las medidas generales de higiene alimentaria. TambiØn deben colaborar con una dietista o un nutrilogo en tanto efectœan las valoraciones nutricionales y planean programas de enseæanza. hay que remojar las frutas y verduras frescas en una solucin ligera de blanqueador casero antes de consumirlas. Como medidas preventivas de rutina en Æreas con deficiencias sanitarias. Miembros del personal Las enfermeras en la comunidad pueden estar en contacto con personas que sufren deficiencias nutricionales y enfermedades de origen alimentario. Las personas deben recibir instrucciones para cocinar toda la carne fresca y hervir la leche cruda. as en la conduccin de programas de prevencin. jamn.17 pases en vas de desarrollo. pescados. aves de corral. Sin embargo. se han corroborado pocos casos de enfermedades de origen 11 alimentario Sin embargo. huevos y producto lÆcteos porque permiten la proliferacin rÆpida de microorganismos como estafilococos estreptococos y Clostridios. por tal motivo tienen tareas importantes como la coordinacin de servicios con los mØdicos y el sistema de tratamiento clnico. frutas y verduras frescas alimentos envasados en cajas de cartn o recipientes porosos alimentos en recipientes con corcho o tapas de rosca latas que muestren fugas Los alimentos contenidos en latas intactas pueden desinfectarse o esterilizarse lavÆndolas lo mejor posible con agua y jabn. Si las temperaturas de congelacin se han mantenido a un nivel superior de 10C. Los especialistas mencionados pueden aportar informacin especial de las necesidades nutricionales. Las enfermedades de origen alimentario son consecuencia de los microorganismo o substancias txicas contenidas en los alimentos que se ingieren o si por 19 equivocacin se consumen animales o plantas venenosas. 201 .de deficiencia como el kwashiorkor y el marasmo que constituyen una de las causas principales de morbilidad y mortalidad entre los lactantes y niæos en muchos 9.16. las enfermeras deben estar conscientes de esta posibilidad y preparadas para brindar orientacin referente a la preparacin de alimentos sanos. El tipo mÆs comœn de enfermedades alimentarias es la bacteriana.

RECUADRO 10 . Higiene y Salubridad 1. Consideraciones culturales Los alimentos donados. study guide 163. Los alimentos calientes deben conservarse a mÆs de 60C Los alimentos fros deben conservarse a menos de 4C Los alimentos descongelados no deben congelarse de nuevo. Las enfermeras necesitan demostrar la medicin exacta y las tØcnicas adecuadas de mezclado. Las fuentes y abastos de alimentos enviados de pases extranjeros al Ærea del desastre deben ser certificados para asegurar su consumo. US Army. La mezcla demasiado diluida no proporciona suficientes nutrientes y la solucin demasiado concentrada puede perturbar el equilibrio electroltico del organismo. April 1978. Personas infectadas o con manos contaminadas que manejan los alimentos Estas personas deben ser totalmente sanos Quienes manejan los alimentos deben observar una buena higiene personal como: lavarse las manos y no fumar 2. que se encuentren dentro de un sistema de distribucin. p. La observacin de dicha actividad puede ser un medio eficaz de enseæanza para grupos 202 . Conservacin o transportacin de alimentos sin control de temperatura. Es importante agregar el volumen exacto de liquido a los alimentos en polvo como las frmulas para bebØs o las que aportan electrlitos. algunas veces se reciben deshidratados y es necesario reconstituirlos con agua. envueltos en papel o colocados en recipientes cerrados para su almacenamiento. Fuente: Food Service Sanitation. por medio de recipientes improvisados con el tamaæo aproximado.4 Factores que contribuyen al surgimiento enfermedades de origen alimentario Tiempo y Temperatura 1. Superficies. Tex. utensilios y equipo de trabajo sucios Conviene utilizar una tØcnica adecuada de lavado El agua para lavar y enjuagar debe estar caliente Los utensilios deben sacarse al aire y almacenarse adecuadamente 3 Contaminacin por insectos y roedores Los insectos y animales deben mantenerse fuera del Ærea de alimentos Los alimentos deben estar cubiertos. Academy of Health Sciences.Los veterinarios o los expertos en salubridad pueden revisar a los animales y a los alimentos perecederos. 2. Tiempo excesivo entre la preparacin y el consumo Todos los alimentos deben ser consumidos en un tØrmino de 24 horas Los alimentos de fÆcil descomposicin deben ingerirse en un tØrmino de 3 horas. 87. Los damnificados quizÆ no puedan agregar suficiente liquido a las bebidas en polvo si escasea el agua potable. Fort Sam Houston. Las madres pueden incorporar demasiado polvo de la frmula o de la solucin si se encuentran muy preocupadas por la nutricin de sus hijos o preparan alimentos con base en su sabor.

Pueden desperdiciarse o utilizarse para intercambiarse por otros artculos valorados por la poblacin. incluso cuando tienen hambre. RECUADRO 10-5 Ejemplo de caso Los tifones que asolaron Manila en la dØcada de 1970 inundaron las alcantarillas. Salubridad La salubridad es un aspecto que algunas veces no se toma mucho en cuenta como necesidad urgente durante un desastre. las ralees de mandioca y taro son ricas en caloras por su contenido de carbohidratos y algunos insectos pueden contener un alto numero de 12 protenas. Por ejemplo. no era bien recibido al principio. en los que el congestionamiento es comœn y la higiene personal puede ser muy precaria. Durante las maniobras de auxilio vietnamitas en Guam en 1975. Las enfermeras deben recordar que los alimentos desconocidos son rechazados por las personas. porque ellos lo preparan en forma distinta. Fue necesario consultar con los representantes de los refugiados para modificar la tØcnica de coccin en una forma que fuera aceptable para toda la poblacin. las instalaciones de alimentacin del ejØrcito estadounidenses servan arroz que es uno de los alimentos bÆsicos de esa poblacin. 203 . Los esfuerzos y medidas alimentarias pueden beneficiarse por el empleo de fuentes locales de alimentos obtenidos en granjas o del sistema de distribucin existente. AdemÆs. los desechos animales y cuerpos muertos crean un clima perfecto para que proliferen insectos y roedores. Los alimentos extraæos para la cultura nativa pueden contribuir a trastornos gastrointestinales o deficiencias alimentarias. aunque quizÆ parezcan raros al paladar de los socorristas de otras regiones. Siempre que sea posible. En India y Bangladesh. Las personas que se encontraban en condiciones fsicas trabajaban reparando las casas y acarreando alimentos y agua.poblacionales con bajos niveles de educacin o para los que tienen dificultad para leer el idioma de las instrucciones en los envases. Los grandes daæos que sufrieron las casas ocasionaron goteras en los techos y algunas incluso quedaron totalmente al descubierto. 22 La introduccin de los alimentos donados puede tambiØn tener un efecto perturbador en la economa local. El agua que se desbord contamin pozos y reg suciedad y desperdicios por las calles. Algunos de ellos contribuyen a la nutricin satisfactoria. los niæos que vivan en los campos de refugiados y reciban leche descremada donada por otros pases presentaron una elevada incidencia de ceguera por xeroftalma. La dieta de la poblacin contena muy poca cantidad de retinol y la leche descremada haba terminado por eliminarla en los alimentos de los niæos. los niæos que por lo general toman slo leche entera de vaca pueden padecer diarrea si reciben una frmula que provenga de las remesas de auxilio para la situacin de desastre. Las autoridades agregaron demasiado cloro al suministro de agua en tanto que la inundacin segua y se 23 restableca el sistema de distribucin. en especial si se basa en la agricultura. Por ejemplo. En inundaciones y sismos a menudo se ven afectados los sistemas de alcantarillado y la contaminacin del suelo y los suministros de agua por las aguas negras generan un peligro para la salud (recuadro 10-5). la basura. La salubridad tambiØn es un aspecto primordial en los campamentos de refugiados. fosas sØpticas y pozos de letrinas. La falta de agua potable dificult la higiene personal. las dietas deben basarse en alimentos que consume habitualmente la poblacin. Sin embargo. Este procedimiento puede tener un efecto positivo tanto en los programas de alimentacin y la economa local.

Los residentes pueden emplear bolsas de plÆstico para que una vez llenas. Conviene incluir tambiØn a las serpientes. Las enfermeras comunitarias pueden preveer que habrÆ un mayor contacto entre los damnificados y las plagas durante las labores de auxilio. cuerdas para anudar. deben estar cuando menos a unos 90 metros de cualquier Ærea de servicio de alimentos o fuentes de agua. los habitantes de la ciudad pueden ser evacuados a Æreas rurales que no cuenten con instalaciones sanitarias. California. Plagas Un aspecto mÆs de la sanidad en un desastre es el control de las plagas. piojos. lejos de la cocina. se instruye a los residentes para que no utilicen sus retretes ni fregaderos. papel sanitario. garrapatas. A veces el desastre obliga a todos estos animales a emigrar a Æreas pobladas por humanos o los damnificados pueden ser reubicados en zonas rurales no habitadas que contengan 24 204 . ratas y ratones. no diseminen las excretas. pues aunque no son portadoras de enfermedades pueden ser venenosas y sin duda ocasionan miedo y desconfianza.Letrinas Cuando el sistema de alcantarillado se rompe o se obstruye como ocurri en el terremoto de 1971 en San Fernando. Insectos y roedores pueden servir como portadores para los humanos. estancias y fuentes de agua. Las letrinas pœblicas para casos de urgencia deben poseer las siguientes 24 caractersticas: instalaciones separadas para varones y mujeres capacidad para que las utilicen los niæos privaca adecuada iluminacin adecuada por la noche mantenimiento sanitario agua y jabn para higiene personal En algunos desastres como los sismos. agujeros o tablones perforados letrinas mviles letrinas con sustancias qumicas letrinas de cubeta Las letrinas deben estar situadas de forma adecuada para evitar la contaminacin de agua y alimentos. AdemÆs. Entre las plagas por controlar se incluyen sarna. moscas. Otras alternativas son de orden pœblico o comunitario e incluyen: unidades "preempacadas" de sanidad letrinas de zanjas. La recoleccin de basura a veces se combina con la eliminacin de excreciones si se logran conservar y ampliar los servicios de salubridad urbana. moscas de arena. las aves y los 24 roedores. pulgas. en estos casos hay que prestar consideracin prioritaria a la seleccin de una Ærea privada. bolsas de plÆstico. Conviene almacenar junto con los abastos caseros para situaciones de urgencia. no deben estar unidas en el nivel hidrostÆtico colocada en un sitio en donde pueda haber drenaje y 25 comunicacin con la fuente del suministro de agua. En el hogar puede improvisarse un retrete de urgencia con una cubeta de plÆstico y una tapa perfectamente hermØtica. las anuden firmemente. Æcaros. Las cuadrillas sanitarias deben 24 conceder prioridad a la recoleccin de estos sacos. chinches. toallitas hœmedas y desinfectante como: blanqueadores domØsticos. Por cada 100 personas hay que contar con cinco o seis sitios para defecar. Los desechos humanos deben ser enterrados o aislados de tal forma que los insectos. TambiØn puede utilizarse una paila para paæales recubierta de bolsas de plÆstico. mosquitos.

Los cadÆveres no constituyen una fuente directa de enfermedades. Las casas que han quedado sumergidas en las aguas de la inundacin deben ser totalmente lavadas con algœn desinfectante si es que vuelven a habitarse. la destruccin del ambiente como consecuencia del desastre puede producir un desequilibrio ecolgico que favorezca la proliferacin de insectos y roedores. moscas y otras plagas que pueden transmitir enfermedades a la poblacin. la prÆctica de programas de control a base de insecticidas y venenos y el empleo de repelentes contra serpientes alrededor de las tiendas de campaæa. el tifus y la malaria. 205 . la eliminacin adecuada de escombros como basura y desperdicios humanos. El control de plagas patgenas puede ser difcil en un desastre por diversas razones: Los programas normales de control de plagas pueden quedar interrumpidos. Las enfermeras de la comunidad deben percatarse de los posibles peligros para la salud que representan las plagas y conocer la forma de erradicarlas. puede necesitarse derruir edificios fijos. El control en grupo incluye la disposicin de Æreas especficas para letrinas o defecacin. Los roedores son muy abundantes en la poblacin silvestre y fÆcilmente se adaptan a las nuevas circunstancias del entorno. El control individual incluye la higiene personal adecuada. Las aguas de la inundacin pueden lavar los plaguicidas e insecticidas aplicados con anterioridad. debido a que hayan sufrido daæos estructurales o contaminacin. la eliminacin rÆpida de animales muertos y cadÆveres. Edificios y Hogares DespuØs de un desastre.todos los animales y los artrpodos mencionados. Si se requiere destruir una casa habrÆ que dar a los antiguos residentes una fecha definitiva para la operacin con el objeto de que no alberguen falsas esperanzas y de ser posible cuenten con un tiempo preciso para acarrear sus posesiones. Ellos trasmiten enfermedades a los humanos a travØs de mordeduras. Los servicios de salubridad e higiene personal pueden sufrir deterioro. Entre ellas estÆn la peste. pero favorecen la proliferacin rÆpida de roedores. el empleo de repelentes contra insectos y la dispersin de insecticidas en polvo. Durante un desastre la poblacin de estos animales puede aumentar dramÆticamente hasta que se frene su proliferacin por la accin de fuerzas naturales o un programa de control de vectores. Entierro La disposicin de los cadÆveres despuØs de un desastre guarda ntima relacin con diversos aspectos de la sanidad. Las medidas de control de plagas pueden dividirse como individuales o de grupo. al contaminar el agua o los alimentos o al transportar pequeæos insectos infectados en su pelambre. la supervisin de infestaciones por plagas. MÆs aœn. 24 El desequilibrio ambiental que ocasiona la proliferacin de plagas puede ser duradero y durante todo este lapso la poblacin afronta un mayor riesgo de enfermedades trasmitidas por vectores. Los recipientes improvisados de agua pueden transformarse en criaderos si quedan al 24 descubierto y no se les cambia el lquido regularmente. Los cuerpos descompuestos y no identificados tambiØn constituyen un problema grave de salud mental para la comunidad. La inundaciones y las tormentas pueden crear sitios para que se multipliquen los insectos. debido a la alteracin de los sistemas de agua potable o de drenaje o por la acumulacin de agua estancada en los escombros.

camillas. vmitos. DespuØs los familiares o amigos pueden iniciar los arreglos para el funeral. los sobrevivientes suelen hacer esfuerzos para descubrir cuerpos enterrados bajo toneladas de escombro. La tasa de. no obstante. incluso con el peligro de que los trabajadores se lesionen. Los cadÆveres pueden eliminarse con alguna facilidad durante un desastre mayor mediante el empleo de grandes piras o tumbas masivas. Una vez identificada la persona. Miembros del personal El establecimiento de programas de salubridad en un desastre requieren de la colaboracin de los lderes locales para proporcionar los servicios del personal y obtener espacio y materiales. En los Estados Unidos se utilizan mØtodos complejos de identificacin.Es fÆcil que la enfermera se tope con cadÆveres durante las labores de auxilio simplemente porque toda comunidad experimenta por lo general un cierto nœmero de fallecimientos en un periodo determinado. debido a las circunstancias especiales: concentracin de muertes en un Ærea geogrÆfica pequeæa una cifra alta de heridos que mueren repentinamente alteracin de los servicios de entierro y funerales normales mal estado de los cuerpos incertidumbre en la identificacin de los cadÆveres costumbres de la poblacin respecto a la muerte Si ha habido un gran nœmero de muertos. Es fÆcil que sufran nÆuseas. los directores de funerarias. fecha y causa de la muerte. Las tradiciones mortuorias obligan a la identificacin personal y al entierro de cada cadÆver con rituales apropiados. importante que las posesiones personales permanezcan con el cadÆver para facilitar su identificacin. funcionarios 26 26 Es 206 . Los directores de las funerarias y los clØrigos pueden ser auxiliados por voluntarios y grupos organizados de trabajadores en el sitio de desastre. Por todo lo expuesto. como registros odontlogicos e historias mØdicas. cabestrillos. La necesidad humana de personalizar la muerte por medio de ritos y rituales 26 culmina en un entierro que suele ser lento. para as identificar los cadÆveres y volverlos a enterrar con una ceremonia tradicional en 26 tumbas mÆs profundas. Los cuerpos se colocan individualmente en el suelo y se manejan con cuidado los efectos personales. aunque las vctimas de la calamidad pueden morir en mayor nœmero como consecuencia de graves enfermedades. edad. Si se cuenta con camiones con instalacin de equipo para refrigeracin pueden utilizarse para conservar los cuerpos hasta que sean identificados. puede requerirse de equipo especial como ganchos. quienes normalmente llevan puestas mascarillas quirœrgicas con algœn olor agradable. y guantes. mortalidad no necesariamente aumenta durante un desastre. Esta caracterstica debe balancearse con la cercana de las condiciones del desastre y la necesidad de acelerar tal maniobra. camiones y mÆquinas segadoras (bulldozers). Los trabajadores que vienen de otros sitios fuera de la comunidad pueden tolerar ese tipo de asignacin durante una semana. pero quienes pertenecen a la localidad deben ser rotadas todas los das. Los procedimientos obligan a la separacin entre los vivos y los muertos. Los fallecimientos durante un desastre pueden constituir un problema. Los funcionarios de salud pœblica a menudo estÆn encargados del depsito de cadÆveres y supervisan la colocacin de los cuerpos en recipientes adecuados y su disposicin. en Æreas controladas para depsitos temporales de cadÆveres. A veces se necesita llevar al cabo esta prÆctica. pØrdida de apetito e insomnio. en muchos pases se ha topado con objeciones. La disposicin de los cadÆveres comprende el trabajo de equipo entre los clØrigos. se reœne informacin estadstica: su nombre.

Los programas de sanidad necesitan de la participacin de especialistas como expertos en salubridad. Al morir una persona. TambiØn pueden brindar apoyo emocional las personas que hayan perdido a sus seres queridos o a otras cuyos hogares han sido derruidos o daæados. puede permitrseles utilizar un Ærea designada. Como una solucin aceptable.de salud y trabajadores comunitarios y algunas veces se requiere de instalaciones y equipos particulares. lejos de los albergues. si no aceptan hacer uso de las letrinas establecidas mientras se encuentren en el campamento. La enfermera necesita algunas veces emprender programas de enseæanza respecto al lavado de manos. Es importante para la moral y las relaciones pœblicas mantener una actitud de respeto. La traduccin adecuada asume enorme importancia. veterinarios e ingenieros ambientales. La importancia de la salubridad debe ir compensa da con la aceptacin cultural de las medidas mencionadas y con la necesidad de promover el bienestar fsico y emocional. Los arreglos para conservar la privaca pueden ser de suma importancia aunque a veces es difcil lograrlos en un desastre. se harÆ todo esfuerzo para personalizar la situacin en el mayor grado posible. Conviene dirigir algunas oraciones breves en todos los entierros incluso si son masivos. eliminacin de paæales sucios y el empleo de retretes y papel sanitario. expedida por las juntas de calificacin estatales y as podrÆn auxiliar a la comunidad para satisfacer las necesidades que van en aumento en este rengln al valorar de manera oficial los efectos del desastre en la salud ambiental y al llevar a la prÆctica intervenciones de urgencia. si no se les suministran pequeæos receptÆculos desechables y se les dan instrucciones relacionadas con el empleo de Østos. dado que en esta Ærea existen hÆbitos culturales que es necesario modificar o cambiar para as alcanzar los estÆndares adecuados de salud. pues las palabras pueden tener varios significados totalmente diferentes en los dialectos o idiomas de las vctimas. Para las enfermeras en salud pœblica que laboran con las organizaciones oficiales puede ser de utilidad contar con una licencia sanitaria. Quienes estÆn acostumbrados a defecar u orinar en espacios abiertos posiblemente no abandonen sus hÆbitos. Otros prefieren defecar en cuclillas y negarse a utilizar los retretes comunes con que cuentan los centros de evacuacin y los campamentos. La enfermera debe evitar malas interpretaciones mientras dirige los aspectos de sanidad e intenta entender las costumbres y actitudes locales. Las personas de algunas culturas pueden ahorrar papel higiØnico. Las enfermeras suelen tener un papel muy importante en la conduccin de las actividades educativas referente a los aspectos sanitarios. Enfermedad y lesin 207 . Consideraciones culturales Los problemas de sanidad en un desastre afectan algunos aspectos personales y de sensibilidad: necesidad de privaca prÆctica de higiene personal ideas respecto a la limpieza sentimientos contra plagas objetables emociones relacionadas con la pØrdida del hogar y las posesiones personales costumbres mortuorias y funerarias Los problemas de salubridad suelen representar un difcil reto.

Las enfermeras en la comunidad deben interesarse por los procedimientos para evitar enfermedades y lesiones como consecuencia de un desastre y tambiØn en la promocin de la salud hacia la fase de restablecimiento. Durante las etapas de emergencia de un desastre, las instalaciones para enfermos graves pueden estar totalmente saturadas y entonces se necesitarÆ que las personas extraordinariamente enfermas sean atendidas en sus hogares. Si no se cuenta con materiales mØdicos, los pacientes con enfermedades crnicas pueden permanecer sin medicamentos y mostrar algunos sntomas de su trastorno. Al final de este captulo se incluyen algunas referencias de los aspectos de enfermera domiciliaria y el cuidado de enfermedades dentro de la comunidad. Es posible que las enfermeras no puedan ocuparse de todas las necesidades de salud en un desastre, pero pueden enseæar a otras personas a atender a enfermos y lesionados dentro del hogar, al participar en programas de inmunizacin, examinar si las personas se encuentran en estado grave y al promover los buenos hÆbitos para la vida diaria. La tabla 10-3 incluye enfermedades contagiosas que pueden ser graves y surgir en un desastre y los mØtodos de salud pœblica para controlarlas. La informacin correspondiente a las intervenciones y medidas de control que pueden ser necesarias en un desastre ayudan a las enfermeras a cumplir con sus obligaciones. Inmunizaciones Las inmunizaciones por lo general no se necesitan en las labores de auxilio a corto plazo en un desastre, aunque a veces se requiere la aplicacin del suero antitetÆnico en personas gravemente lesionadas. El hecho de iniciar programas de inmunizacin durante la etapa de restablecimiento despuØs de un desastre, depende en gran medida del Øxito de las medidas sanitarias y de los resultados de los programas de supervisin. Algunas veces los esfuerzos de auxilio pueden aprovecharse para un programa de promocin sanitaria como las inmunizaciones de niæos contra poliomielitis, difteria, tØtanos, tosferina, sarampin, paperas y rubeola. La poblacin a menudo muestra enorme preocupacin por la posibilidad de una epidemia y los rumores son muy comunes. La presin pœblica puede exigir una accin visible y la implementacin de un programa de inmunizacin incluso, cuando no estÆ indicado. Como dato sorprendente, se han reportado muy pocas epidemias durante las labores de auxilio en un desastre (recuadro 10-6). Los niveles de mortalidad y morbilidad 12,23 por lo general han permanecido bastante constantes. Sin embargo, debido a la posibilidad de una enfermedad ampliamente propagada y la angustia de la poblacin, la supervisin debe asumir importancia, en particular cuando comienzan a eliminarse por etapas los servicios propios de la crisis, porque para esa fecha aumenta el riesgo de enfermedad. Aæos despuØs que ha pasado el impacto de una catÆstrofe pueden surgir brotes de padecimientos, especialmente si los programas de salud pœblica reorganizan y reanudan con gran lentitud sus servicios. Algunos grupos de poblacin, como los que viven en campamentos para refugiados necesitan supervisin indefinidamente. TABLA 10 - 3 Control de enfermedades trasmisibles que pueden ser graves en un desastre Enfermedad 1. Enfermedades de origen hdrico o alimentario Fiebre tifoidea y paratifoidea Intoxicacin por alimentos Intoxicacin por aguas negras Clera Leptospirosis Medida de Salud Pœblica Eliminacin adecuada de heces y orina Agua pura para beber y lavarse Preparacin sanitaria de alimentos Control de moscas y plagas Supervisin de enfermedades

208

Aislamiento y tratamiento de casos tempranos(fiebres tifoidea y paratifoidea, clera) Inmunizacin (fiebre tifoidea y clera) 2. Trasmisin de persona a persona Enfermedades por contacto Shigellosis Diarreas no especificas Infecciones cutÆneas por estreptococos Sarna Hepatitis infecciosa Disminuir el congestionamiento de personas Contar con instalaciones adecuadas para lavado Enseæanza de los aspectos de salud pœblica Supervisin de enfermedades en clnicas Tratamiento de casos clnicos Inmunizacin (hepatitis infecciosa) Niveles adecuados de inmunizacin antes del desastre Disminucin del congestionamiento de personas Supervisin de enfermedades en clnicas y comunidades Aislamiento de los casos ndices (especialmente viruela) Inmunizacin de toda la poblacin (viruela) o niæos (sarampin) Inmunizacin primaria continua de lactantes(difteria, tosferina, tØtanos) Desinfeccin (excepto malaria y encefalitis) Control de vectores Supervisin de enfermedades Aislamiento y tratamiento (no se necesita el aislamiento en la malaria)

contagio por la respiracin Viruela Sarampin Tosferina Difteria Influenza Tuberculosis

3. Enfermedades transmitidas por vectores Tifus trasmitida por piojos Peste (pulga de ratas) Fiebre recurrente Malaria (mosquitos) Encefalitis viral

Inmunizacin con toxoide tetÆnico Antitoxina tetÆnica despuØs de la exposicin Fuente: Reimpreso con permiso de Western KA: Epidemiologic Surveillance After Natural Disaster, Pan American Health Organization, Scientific Publication No. 420. Washington, DC, World Health Organization, 1982, p. 10. RECUADRO 10-6 Ejemplo de un caso Cuando en noviembre de 1980 la regin del sur de Italia fue abatida por un sismo, se controlaron las hospitalizaciones y la aparicin de enfermedades infecciosas. Entre los trastornos notificados entre un pequeæo numero de personas en dicha zona estaban la tifoidea y la tosferina. A pesar de que se seæalaron treinta y dos sospechas de epidemias, slo dos se confirmaron despuØs de una investigacin y comparacin estadstica con los niveles previos de estas enfermedades. Uno de ellos fue un brote de 39 casos de gastroenteritis en un grupo de bomberos y el otro comprendi seis casos de hepatitis viral en una provincia vecina a la zona del desastre. Cuando se analizaron las hospitalizaciones por neumopatas y se compararon con las habidas en aæos anteriores se adviriti una tendencia invernal normal. El programa de supervisin pudo lograr satisfactoriamente la distribucin cuidadosa de los recursos en algunos casos. Sin embargo, en otros, se llevaron al cabo inmunizaciones masivas a pesar de las indicaciones que decan lo

4. Complicaciones de heridas TØtanos

209

contrario. La presin del pœblico oblig a disponer de los recursos para combatir problemas que no existan. Hubo gran tensin en las relaciones con la prensa porque sus reporteros exageraron los riesgos de epidemias y difundieron el temor entre la poblacin. La encuesta tambiØn reflejo con precisin la incidencia de traumatismos que requeran hospitalizacin durante los primeros das despuØs de la calamidad. Se registraron algunas hospitalizaciones por congelamiento e hipotermia. Todos los das se elaboraron reportes durante unos 3 meses y despuØs cada semana 27 conforme se comenz a normalizar la vida en la comunidad. Las decisiones para emprender programas de inmunizacin se toman con base en la interpretacin de datos tØcnicos, y corresponde a las organizaciones gubernamentales que tienen responsabilidad oficial en esta tarea, llevarlos al cabo en forma masiva. Las enfermeras deben tranquilizar a personas muy angustiadas y disuadir a grupos de voluntarios para que por su lado pongan en marcha programas de inmunizacin. Las enfermeras deben percatarse de que las vacunaciones crean una sensacin artificial de seguridad a algunas personas quienes de este modo ignoran medidas preventivas mÆs eficaces como la higiene personal. La fuerza humana y otros recursos tambiØn pueden estar muy retirados para participar en aspectos importantes como la supervisin y la salubridad ambiental. Otros efectos indeseables de los programas mal planeados de vacunacin seran: Frenar los programas rutinarios de vacunacin con beneficios conocidos. Distribucin inadecuada de las vacunas y canalizacin a Æreas que no las necesitan realmente. Las vacunas pueden almacenarse en enormes cantidades y caducar. Las vacunas pueden ser almacenadas de manera inadecuada y perder su potencia. Cuando se practican las vacunaciones pueden ocasionar reacciones locales y sistØmicas que entorpecen temporalmente las actividades de la vida diaria. Su eficacia puede disminuir por los siguientes factores: A veces no son accesibles las poblaciones expuestas al mayor peligro y no se les vacuna. Para que una vacuna sea eficaz muchas veces se necesitan dos inyecciones y es difcil encontrar a la misma persona dos veces en una situacin de desastre. La respuesta inmunitaria quizÆ no alcance un nivel aceptable hasta que haya terminado el desastre. La terapia con medicamentos El tratamiento preventivo a base de antibiticos rara vez resulta prÆctico en un 11 desastre, por las siguientes razones: Los medicamentos son eficaces slo contra enfermedades especificas. Tendra que tomarse indefinidamente el medicamento para que fuera efectivo. La administracin de medicamentos producira slo beneficio temporal en las Æreas en donde algunas enfermedades son endØmicas. No estÆn garantizados los riesgos de efectos adversos. En tØrminos generales, los medicamentos se administran slo para combatir enfermedades individuales y es importante hacerlo de acuerdo con el protocolo mØdico establecido. Slo prodran estar indicados en unas cuantas excepciones como: utilizar pomadas con antibiticos en quemaduras menores y heridas de la piel, como medida de primeros auxilios.

210

Problemas Comunes Las enfermedades que con mayor frecuencia son notificadas despuØs de un desastre incluyen infecciones de las vas respiratorias y diarrea; las cuales guardan alguna relacin con los problemas de agua, alimentos y las medidas sanitarias descritas en los comienzos de este capitulo. El congestionamiento humano es la causa principal de enfermedades en las vas respiratorias. Si es posible reubicar y reagrupar a las vctimas en Æreas perfectamente delimitadas, la enfermedad sigue su curso normal tratÆndola con alguna medida conservadora como la abundancia de lquidos, aspirina o acetaminofen. Hemos expuesto en otros pÆrrafos las causas de la diarrea. AdemÆs dicho trastorno puede aparecer despuØs del uso de antibiticos, o de gastroenteritis. Para reponer la flora intestinal despuØs del uso de antibiticos las enfermeras pueden recomendar la ingestin de yogurt natural. DespuØs de una infeccin gastrointestinal las personas pueden presentar intolerancia transitoria a la lactosa, trastorno que ocasiona clicos intestinales, distensin del vientre y diarrea cuando se ingieren productos lÆcteos. En estos casos cabe agregar a los alimentos lÆcteos cÆpsulas de lactasa para facilitar la digestin. La deshidratacin que puede surgir como consecuencia de la diarrea es un problema grave. Las enfermeras deben seæalar a otros trabajadores comunitarios, los 21 siguientes signos de deshidratacin: orina escasa o nula orina amarilla oscura pØrdida de peso repentina ojos hundidos y secos depresin de la fontanela en bebØs pØrdida de elasticidad de la piel La deshidratacin puede evitarse con el consumo de grandes cantidades de lquidos. Puede necesitarse terapia oral cuando aparecen los signos iniciales de dicho cuadro o no pueda hospitalizarse a la persona a causa de los efectos del desastre. La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) ha creado unos paquetes de medidas preventivas llamados de rehidratacin oral (TOR) que son œtiles en operaciones de auxilio en grandes desastres. Los paquetes tienen las dosis perfectamente preestablecidas, su fecha de caducidad es muy larga y se distribuyen fÆcilmente. La solucin de rehidratacin (Figura 10-5) tambiØn puede ser preparada por las propias vctimas empleando ingredientes caseros. Por cada deposicin diarrØica el paciente debe recibir cuando menos un vaso de la solucin rehidratante. Una persona de gran talla debe consumir cuando menos dos litros al da; un niæo de corta edad necesita cuando menos un litro al da. En caso de vmitos, la enfermera debe incitar a la persona a que beba sorbos pequeæos cada cinco minutos todo el da hasta que comienza a orinar normalmente. 21 El potasio se agrega para lograr el equilibrio posterior de electrlitos, en alimentos como jugo de naranja, agua de coco o plÆtanos (bananas). Los bebØs deben continuar recibiendo leche materna ademÆs de la solucin rehidratante Tan pronto la persona desee ingerir alimentos habrÆ que proporcionÆrselos incluso si temporalmente hay un aumento ligero en la frecuencia de las deposiciones diarrØicas y la nÆusea. Los alimentos ricos en protenas y caloras son especialmente importante para evitar el circulo vicioso entre la diarrea y la 21 privacin proteinocalrica. Estos alimentos se seæalan en la tabla 10-4. Las enfermeras comunitarias que laboran en una clnica puede usar una tØcnica rÆpida y confiable para determinar el grado de desnutricin cuando no se cuenta

28

21

211

con estudios de laboratorio. Se comparan el peso real y el ideal del paciente en 16,29 esta forma

FIGURA 10-5 Solucin Rehidratante para evitar y tratar la Deshidratacin. Si es posible agregue a la solucin la mitad de una taza de jugo de naranja o agua de coco o un plÆtano (banana) pequeæo maduro y en purØ Fuente: Reimpreso con permiso de Werner D: Where There is No Doctor. Palo Alto, Calif, The Hesperian Foundation, 1977, p. 152. Observar que la persona tiene de 80 a 60 por ciento del peso ideal denota desnutricin moderada; menos de 60% del peso ideal significa desnutricin grave. Si el peso disminuye a menos de la mitad del ideal, suele haber pØrdida 29,30 irreversible y mortal de los tejidos. El aspecto de las personas con desnutricin proteinocalrica puede variar de acuerdo a la gravedad y la duracin de una dieta inadecuada y la respuesta a factores individuales. Muchos tienen aspectos de semiinanicin, pÆlido y demacrado. Son susceptibles a la deshidratacin y a los efectos del calor y la humedad. 15,16 En Æreas donde es comœn dicho trastorno la talla de las personas es menor que la usual. La talla corporal menor suele ser consecuencia de una dieta inadecuada, pero esta caracterstica tambiØn protege a la persona contra el bajo suministro de alimentos al disminuir las necesidades de ellos en el cuerpo. Las formas mÆs graves de desnutricin se observan con mayor frecuencia en niæos y se conocen como kwashiorkor (tipo edematoso) y el marasmo (tipo no edematoso). 16,31 Otros signos sugestivos incluyen: El cabello es seco e hipopigmentado, delgado y escaso, y se desprende fÆcilmente. Hay desgaste y debilidad musculares. La piel muestra manchas pardas "sucias" o hipopigmentacin, poco turger, y grasa en el tejido subcutÆneo. Entre los signos vitales estÆn: pulso lento, hipotensin arterial y baja temperatura. Los adultos con desnutricin crnica proteinocalrica quizÆ no muestren los signos especficos del kwashirkor o el marasmo. Sin embargo, esta condicin ocasiona menor produccin de energa con lo cual deja de ser ptimo su desempeæo laboral y sus actividades sociales se vuelven limitadas. Los varones en pases agrcolas en desarrollo pueden recibir muy pocas de las caloras necesarias para su trabajo fsico. Las mujeres casi no aumentan de peso durante el embarazo, sus bebØs son muy pequeæos para la fecha de gestacin y tienen muy poca leche materna. Estos problemas perpetœan la falta de progreso social y pueden 29 entorpecer la recuperacin despuØs de un desastre. TABLA 10-4 Alimentos indicados para una persona con diarrea Cuando la vctima vomite o se sienta demasiado asqueada para comer, debe ingerir: Tan pronto la persona puede comer, ademÆs de ingerir las bebidas seæaladas en la columna de la izquierda debe recibir una seleccin balanceada de los siguientes alimentos o semejantes: Alimentos energØticos Alimentos ricos (ricos en carbohidratos) en protenas plÆtanos maduros leche (de no (bananos) papaya haber intolerancia a la

tes y agua de arroz carne de pollo, res, huevos o caldo de frijoles (aluvias, porotos)

212

Kool-Aid o bebidas endulzadas similares Solucin rehidratante Leche materna

galletas saladas, arroz, papas avena u otro cereal (perfectamente cocido) maz fresco (perfectamente cocido y machacado) purØ de manzana (cocido)

lactosa) Pollo (hervido o asado) Huevos (hervidos) Carnes bien cocidas (sin grasa) Frijoles (aluvias) lentejas guisantes (bien cocidos y triturados) Carne de pescado (bien cocida) bebidas alcohlicas cualquier laxante o purgante

No debe ingerir ni comer: alimentos grasosos Todas las frutas crudas

frijoles (aluvias) cocidos en grasa alimentos muy condimentados

Fuente: Adaptado con permiso de Werner D: Where There Is No Doctor. Palo Alto, Calif, The Hesperian Foundation, 1977, p. 155. Las vctimas de inanicin suelen reaccionar de manera espontÆnea a la disponibilidad de alimentos y tienen apetitos voraces. Los que sufren diarrea, anorexia o vmito pueden mejorar, con la solucin rehidratante y los alimentos incluidos en la figura 10-5 y la tabla 10-4. Un estudio cuando menos ha mostrado que las personas desnutridas pueden tratarse con programas de alimentacin intensiva del campamento con la misma eficacia que con el tratamiento estÆndar en 32 un hospital. Primeros auxilios Las lesiones varan con el tipo, el sitio y la gravedad de la calamidad. Las tasas de mortalidad pueden ser extraordinariamente altas en algunos tipos de catÆstrofes graves, pero las lesiones no suelen ser tan delicadas ni tan frecuentes como a veces se espera. Los daæos graves a menudo pueden culminar en la muerte y por ello sobreviven los sanos y quienes sufrieron lesiones menores. Para cuando llega el auxilio del exterior, la mayor parte de las vctimas con lesiones agudas han sido sometidas a seleccin y se encuentran bajo atencin mØdica. Las enfermeras de la comunidad tienen que atender principalmente lesionados y accidentados, que son el resultado de situaciones de la vida desorganizadas y temporales. Deben estar preparadas para enseæar primeros auxilios para que los miembros de la comunidad estØn capacitados para atenderse por si mismos y ayudar a los demÆs. La Cruz Roja publica varios folletos excelentes, los cuales se seæalan al final de este captulo. Entre los conocimientos que es necesario dominar estÆn: reanimacin cardiopulmonar maniobra de Heimlich colocacin de apsitos y fØrulas control de sangrados: puntos de presin y torniquetes tratamiento de mordeduras de serpiente y otros animales tratamientos de lesiones calientes y fras

213

214 . CUADRO 10 . En comunidades desconocidas es importante establecer contacto inmediato con las personas encargadas de la salud pœblica ya que pueden ellos saber cuÆles son los problemas frecuentes en su Ærea y si ha habido una mayor incidencia de ellos.7 Material sugerido para un botiqun o estuche de primeros auxilios en el hogar Aspirina o acetaminofØn Pomada con antibitico Vaselina Bicarbonato de sodio y sal de mesa "Benditas" de diversos tamaæos Vendas elÆsticas cojines sanitarios dobles (apsitos) Cojines de gasa de diversos tamaæos Paæuelos y pequeæas toallas (doblarlos como vendas triangulares) Paæales desechables (dobles como apsitos o acojinamiento) Cinta y alfileres de seguridad Termmetros Tijeras y alicates Jabn Medicamentos y artculos personales Ellas pueden desempeæar una funcin importante en la movilizacin de los miembros de la comunidad para que colaboren con los grupos de auxilio.Como preparativos contra el desastre conviene contar con algunos materiales de primeros auxilios y del hogar que sirvan para un periodo de 72 horas cuando menos. Incluso ellas pueden actuar como lderes o consultoras expertas. Consideraciones Culturales En algunas culturas los miembros de la familia se atienden entre s. entre los que deben incluirse: bolsas para dormir (sleeping bags) y mantas lamparillas de mano. El contacto personal que establezcan con diversos grupos y sus directivos puede facilitar en grado sumo la accin comunitaria. En ocasiones los servicios de enfermera pueden depender de decisiones tomadas por las autoridades locales y de este modo los programas pueden tener mÆs caractersticas polticas que terapØuticas. En el Capitulo 13 se expone mÆs detalladamente la valoracin y el empleo de organizaciones comunitarias. La preparacin mencionada requiere de la colaboracin con otros profesionistas de la comunidad y de las personas que proporcionan atencin de la salud en un medio de problemas agudos. pilas y velas extinguidos de incendios radio de bateras pala y hacha madera. durante etapas de enfermedad y lesin. Las enfermeras deben ser flexibles y realistas en sus valoraciones e intervenciones. esta forma de autoayuda debe promoverse en todos los casos. e intentar afrontar las variables polticas y psicolgicas de la situacin. carbn y otras fuentes de calor bolsas para basura El recuadro 10-7 incluye la lista de los materiales que podran formar parte de un estuche o botiqun casero de primeros auxilios. Miembros del equipo Las enfermeras en la comunidad deben ocuparse de evitar enfermedades y lesiones secundarias a un desastre y de promover la salud en la etapa de restablecimiento. salvo que alguna enfermedad rara obligue al aislamiento del enfermo.

cura o rehabilitacin de problemas. Sin embargo. intervencin 4. Complementar o suplementar. Producir un efecto probado en la prevencin. La supervisin del estado de salud de la poblacin puede mejorar por medio de la deteccin de casos y los conocimientos que se tengan a la mano. es decir. Hay que prohibir slo las prÆcticas que de antemano se conocen como daæinas. Ellas no deben reaccionar en una forma rgida y predeterminada. Las etapas del proceso de enfermera pueden evitarse en forma concomitante. El establecimiento de prioridades tambiØn permite enfocar los servicios de enfermera y asegurar que los esfuerzos logren los resultados deseados. 215 . y la poblacin a la que estÆn atendiendo. Valoraciones y prioridades Las enfermeras ante el caos que priva en un desastre y en sus etapas ulteriores pueden sentirse abrumadas por el nœmero de necesidades de salud que deben satisfacer. Los programas y 33 servicios deben cumplir con los criterios siguientes: Abstenerse de hacer lo que las personas pueden realizar por si mismas. Dirigirse hacia la independencia final. hospitales o instalaciones para enfermos agudos. el conocimiento del proceso asistencial ayuda a mantener un sentido de la perspectiva global y aumenta los efectos positivos de las tareas asistenciales. las variables culturales y las preocupaciones especificas de un grupo humano esto puede ayudar a poner en prÆctica las medidas de auxilio contra desastres. El papel general que normalmente desempeæan muchas de las enfermeras comunitarias puede darles flexibilidad para atender situaciones diversas. Durante la presin de la crisis. evaluacin final Incluso si no se cuenta con tiempo para la solucin de un problema formal. durante diversos problemas simultÆneos y pueden ayudar a identificar las necesidades cambiantes que surgen en un desastre. las enfermeras deben advertir que resulta de gran utilidad un enfoque lgico para la solucin de problemas como los que ofrecen las cuatro etapas del proceso asistencial: 1. para integrar dichos conocimientos a sus tareas de asistencia. pero no duplicar otros recursos. a veces se sienten "fragmentadas" ante las mœltiples exigencias que se les plantean. QuizÆ resulte œtil revisar las suposiciones y las caractersticas de los servicios de enfermera comunitaria y aplicarlas a una situacin de desastre. sino que deben estar listas para ajustarse a circunstancias cambiantes conforme surjan y a problemas importantes segœn se vayan identificando. control. Las enfermeras en la comunidad pueden ser muy œtiles para facilitar el flujo de la informacin entre varias organizaciones. diagnstico 3. aquellas que han recibido el mayor impacto positivo en la comunidad o que estÆn expuestos a mayor riesgo de presentar problemas de salud. valoracin inicial 2. Si se conocen las condiciones de vida. Dirigirse hacia poblaciones o personas ya establecidas como blanco.Muchas personas tienen confianza absoluta en remedios o medicina tradicionales y esta prÆctica debe permitirse y alentarse por la tranquilidad psicolgica que brinda aun cuando se sabe que no produce beneficios. TambiØn pueden ser de utilidad para que las enfermeras determinen la informacin y la experiencia que requieren de otros profesionistas de la salud y mØdicos.

US Army. 1978. Las enfermeras pueden contribuir a la preparacin contra desastres al actualizar sus conocimientos de los aspectos de interØs bÆsicos de la comunidad en la respuesta a una calamidad. Operation New Life: Task Forte Bobcat. Se le solicitarÆ para trabajar como parte de diversos grupos multidisciplinarios. Referencias 1. 3.Es importante conceder prioridad a problemas generados o intensificados por el desastre y devolver a las personas y a las comunidades al nivel que tenan antes de la calamidad. 216 . Addison-Wesley Publishing Co. Las actividades deben ser parte de un proceso que incluya valoraciones iniciales especificas y la aplicacin de conocimientos. poblaciones y tipos de desastres. 5. ajustados conforme lo indica la valoracin constante de las necesidades para crear nuevas estrategias. Sin embargo. Resumen Las enfermeras que trabajan en una comunidad en un desastre pueden provenir de una gran variedad de medios y especialidades clnicas. las medidas de prevencin primarias. Ellas deben considerar con gran cuidado el contexto cultural en que se sitœan sus actividades para ayudar a conservar la integridad y la trama social de la comunidad afectada y facilitar su transicin a los papeles que desempeæarÆn en el desastre. 407. 133:307-311. La intervencin comprende por lo general distribuir en forma inadecuada los recursos para combatir el desastre ya que los programas de auxilio son muy costosos y estÆn diseæados para funcionar temporalmente. 1975. Pueden ser parte de la comunidad o del pas afectado o haber sido asignadas a esa Ærea para brindar ayuda. 5th Infantry. World Health Organization. las enfermeras deben estar conscientes de que la intervencin inapropiada respecto a las condiciones preexistentes a menudo exacerban el resentimiento que las vctimas comœnmente sienten hacia los trabajadores en las etapas ulteriores de las labores de restablecimiento. secundarias y terciarias. Menlo Park. Armstrong A (ed): The Island Ark: Operation New Life en Guam. 2. DC. In. Milit Med 1979. Resulta tentador. 4. Pamphlet published by Marianas Naval Officers Wives Club. Las enfermeras deben distinguir cuidadosamente entre los problemas crnicos o propios de la comunidad y los causados por el desastre. Las intervenciones selectivas pueden ejecutarse para aliviar problemas que ya existan en la comunidad en especial si las necesidades agudas de una calamidad se intensifican a causa de tales problemas. Shaw R: "Health services in a disaster: Lessons learned from the 1975 Vietnamese evacuation". Calif. USA. Pan American Health Organization scientific publication no. Washington. Pamphlet prepared by 1st Batallion. aplicando principios de enfermera comunitaria y salud pœblica a situaciones nuevas y cambiantes. Es importante considerar dentro de un contexto de diferentes escenarios. 1981.. especialmente si la persona trabaja en un medio socioeconmico en el que sufren privaciones intervenir y buscar soluciones a problemas preexistentes. Emergency Health Management After Natural Disasters. Hoff LE: People in Crises: Understanding and Helping.

The Hesperian Foundation. San Antonio. Pan American Health Organization. 17. ed 7. 21. 1983. 13. 1982. "Assessment of health needs following natural disasters". 420. Salt Lake City. Coale MS. The Collamore Press. 10. Military Water Supply. 15. 449-452. Eicherly EE: Nursing in a thermonuclear disaster. DC. vol 8. Beckjord PR: Public health aspects of preventive medicine and disaster. May 1982. New York. Pan American Health Organization scientific publication No. 1981. Calif. et al (eds): Harrison’s Principies of Internal Medicine.6. Nurs Clin North An 1967. Brock JF. Division of Environmental Health. 16.243:1062-1065 18. US Dept of the Army. Gilchrist A: Foodborne Disease and Food Safety.. pp. Pan American Health Organization.76:444-450. Lexington. ed 8. Disaster Prevention and Mitigation. JAMA 1980. 22. in Thorn GW. Werner D: Where The Is No Doctor. Washington. Romero A. Fernandez M: Veterinary public health and disaster ers. Dahlberg K: Medical cure of Cambodian refugees. Zeman FJ: Clinical Nutrition and Dietetics. Braunwald E. Davidson S. 8. training circular No. 23. Utah State Department of Health. 19. Adams RD.. DC. 8-3. et al: Disease surveillance and decision-making after the 1976 Guatemala earthquake.. Washington. 12. 217 . Passmore R. 8. Paper from Fourth Annual Meeting for Designated Epidemiologists.69:421-426. Speers JF: Prevent disease resulting from floods. DC Heath & Co. September 1978. Wis. Lancet 1977. Mass. July 1981. Disaster Preparedness in the Americas. 24. 20.59:355. Academy of Health Sciences. Van Itallie TB: Starvation and protein-calorie malnutrition. Robson JR: Dietary management of intractable diarrhea in malnourished patients: J Am Diet Assoc 1980. DC. Issue No. Field Sanitation Team Training. J Iowa Med Soc 1969. 1982. Proc Royal Soc Med 1976. 11. 25.171:212-217. Office of the United Nations. Feldman RA. 7. 16:343-360. JAMA 1959. 14. Emergency Water: Home Storage and Disinfection. 1977. Disaster Relief Coordinator.2:325-335. May 1978.2:181-184. World Health Organization. Monroe. Subramanian M: The pattern of morbidity after typhoons in a tropical country. New York. et al: Human Nutrition and Dietetics. Spencer HC. Palo Alto. 1981. Velimirovic B. New York. Int J Biometeorol 1972. Churchill Livengstone. Tex. Lechal MF: The epidemiology of disasters. 9. Washington. 1979. Mc Graw Hill Book Co. American Medical Assoc. Western KA: Epidemiologic Surveillance After Natural Disaster.

ed 9. 1980. Lancet 1974. American Public Health Association. Boyd JR. NY. 84-111. 27. Philadelphia. The Ohio State University. Computer computation of family food and water needs.5:398-406. 1979. Garden City. 1978. Forastiene F. Inc. Salt Lake City. Disaster Research Center. Disasters 1981. Olin BR. et al: Nutritional and metabolic assessment of the hospitalizad patient. St. Washington.. American Red Cross: Family Health and Home Nursing. General Board of Relief Society. 33. US Dept of the Army. Garden City. DC. 1980. Garden City.. Treatment of severe malnutrition in relief.26. Columbus. Hay RW. 1980. 1980. Essentials of Home Production and Storage. Bistrian BR. ed 13. 29. ed 2. 32. 1984. 1:332-335. Goodhart RS. Shils ME(eds): Modern Nutrition in Health and Disease. Mason JB. The Church of Jesus Christ of Lalter-day Saints.. Quarantelli EL: From Dead Body to Person: The Handling of Fatal Mass Casualties in Disasters. Halpern SL (ed): Quick Reference to Clinical Nutrition: A Guide for Physicians. Ohio. ed 6. American Red Cross: Standard First Aid and Personal Safety. Blansan S. et al: Epidemiological surveillance of disease following the earthquake of 23rd November 1980 in southern Italy. Greco D. DC. 31. 30. JB Lippincott Co. Blackburn GL. NY. Recommended Dietary Allowances. JP Lippincott Co. Utah. 1979. 76 North Main. Doubleday & Co. Philadelphia. ApØndice 10-A: Valoracin de la comunidad Caracterstica de la poblacin Tamaæo y densidad edad y sexo distribucin carÆcter transitorio o estabilidad nivel educativo 218 . Kastrup EK.. Doubleday & Co.. Leresche J. Faustini A. 28. 1979. Beneson AS (ed): Control of Communicable Diseases in Man. et al (eds): Facts and Comparisons. Doubleday & Co. Washington. 1979. Lea & Febiger. Inc. Salt Lake City. Maini BS. Inc. FM 8-24. National Academy of Sciences. Lecturas sugeridas American Red Cross: Advanced First Aid and Emergency Care. Community Health Nurse in the Army. Louis. Food and Nutrition Board. Headquarters. NY.1:11-22. JPEN 1977.

S. Lindsay. M.Caractersticas culturales religin lenguaje o dialecto costumbres Casas cantidad y calidad ubicacin composicin de una casa tpica Servicios pœblicos edificios de servicios escuelas transportacin sistema de comunicacin instalaciones para salud pœblica y mØdica organizaciones Geografa localizacin caractersticas topogrÆficas notables clima Gobierno lderes tipo de sistema distribucin de poder consideraciones polticas Economa industrias grupos ocupacionales nivel de ingresos Estadsticas de salud nacimientos y muertes incidencia y prevalencia de enfermedades distribucin de enfermedades niveles de inmunizacin Caractersticas del desastres tipo y magnitud programas existentes 11. Diseæo y desarrollo de programas de enseæanza para casos de desastre Loretta Malm Garca R. B. Para la elaboracin de programas para situaciones de desastres es esencial la prepacin obtenido a travØs de la 219 . y Roseann P.N..N.N. R.S.N La respuesta adecuada en caso de desastre depende de los preparativos a nivel individual y de organizaciones de auxilio..

pero se han adaptado para satisfacer las necesidades fsicas. asilos. escuelas y departamentos de salud pœblica. creacin de dichos planes ha sido lenta e incierta por varias razones: los problemas del desastre parecen ser abrumadores son muy escasos los maestros preparados en esta especialidad 1 El 2 La 220 . industrias. emocionales y espirituales de los damnificados y los aspectos especiales de tratamiento que genera un desastre. `reas criticas en que se requiere de capacitacin para situaciones de desastre Las enfermeras necesitan conocimientos bÆsicos para aplicarlos en una situacin de desastre. Las enfermeras pueden participar en todas las etapas de la respuesta: como son planificacin. Sin embargo. entrenados y no entrenados adaptarse y crear tØcnicas asistenciales que satisfagan las necesidades en una situacin catastrfica adaptarse y desarrollar funciones de salud pœblica para cubrir las demandas de la situacin Las enfermeras no familiarizadas con la respuesta a un desastre a menudo conciben la enfermera en estas situaciones como la seleccin incesante y las medidas dramÆticas para salvar la vida en un medio similar a un campo de batalla. sino una extensin de la prÆctica diaria.enseæanza dentro de un programa perfectamente diseæado. la investigacin seæala que son pocos los actos positivos que pueden preveerse para lograr una preparacin slida. impacto y recuperacin. sociales. alerta. comunicado indicaba que las enfermeras necesitan saber la forma de llevar al cabo las siguientes tareas: organizar una situacin por demÆs catica coordinar grandes salas con mnima o nula asistencia profesional utilizar el auxilio de voluntarios. En 1963 la Liga Estadounidense de Enfermera public un estudio de tres aæos realizado por Mary V. como parte de estos programas bÆsicos. como instalaciones para enfermos agudos. Los principios generales y aqu descritos son aplicables a muy diversos programas. El contacto con los preparativos y el manejo en un desastre debe ser parte de todos los programas de estudio bÆsicos de enfermera. Neal titulado Preparacin en Enfermera Contra Desastres con el fin de mejorar la preparacin de las enfermeras para las tareas que deban asumir durante una calamidad. estas actividades incluyen algo mÆs que la experiencia necesaria para la seleccin y la medicina de urgencia. para as precisar la eficacia de los programas y las necesidades de educacin continua. Sin embargo. La enfermera en estas situaciones no es una especialidad aislada. Los conocimientos y principios de esta profesin siguen siendo los mismos. Las enfermeras se pueden anticipar solicitando y asistiendo a programas de enseæanza para casos de desastre en diversos medios. En el transcurso de los aæos han cambiado muy poco las Æreas generales de preparacin y aptitud. Los objetivos de este captulo incluyen auxiliar a las enfermeras educadoras en los siguientes aspectos: definir Æreas crticas en que se requiere capacitacin para situaciones de desastre valorar las necesidades de enseæanza del personal asistencial por medio del diseæo de un instrumento apropiado de evaluacin incorporar conceptos de educacin para adultos cuando se elabore y presente un plan de estudios utilizar todas las variedades de mØtodos educativos y recursos para los instructores evaluar resultados.

la organizacin o la sociedad. intervencin y valoracin final. efectos. diagnstico. Diseæo de una unidad de enseæanza en desastre El proceso de enfermera constituye una estructura ideal para diseæar una unidad de enseæanza para casos de desastre. puede desarrollar sus propios conocimientos e incorporar informacin y habilidades exclusivas para las necesidades de la corporacin. percibir el papel y las contribuciones de una organizacin. (seleccin). La exposicin por temas de este libro puede ser una gua œtil para un plan de enseæanza. Dicho investigador describe tal situacin como una diferencia entre el nivel actual de competencia (del educando) y un nivel mayor necesario para desempeæar activamente sus labores tal como las 3 definira Øl mismo. Ellison recomienda incluir el siguiente material en los 2 programas antes mencionados. a partir de la base anterior. RECUADRO 11-1 Proceso asistencial aplicado a la enseæanza de medidas contra desastres. Los pasos incluyen evaluacin inicial.no se ha identificado con claridad el organismo encargado de enseæar tales con tenidos Se ha recomendado como organismos responsables de impartir orientacin a los gobiernos estatales y locales. Valoracin inicial utiliza instrumentos de valoracin inicial precisa las necesidades de aprendizaje 221 . las cuales son guas en la creacin de programas (recuadro 11-1). La valoracin previa define lo que Knowles llama "necesidad educacional". supervivencia y autoayuda) atencin masiva de las vctimas. Contenido de una unidad de enseæanza para casos de desastres La informacin bÆsica presentada en una unidad de enseæanza debe auxiliar a los participantes a tener una idea global de la respuesta comunitaria a una calamidad. definicin de desastre y el criterio de atencin en tal situacin (en este apartado hay que exponer todo lo referente a causas. relacionadas con la respuesta y el manejo global de la catÆstrofe. La participacin en una respuesta local contra calamidades puede dar a los estudiantes la oportunidad de conocer esta ampliacin de sus tareas en un medio comunitario complejo y difcil. organizacin y coordinacin. Valoracin de las necesidades de enseæanza del personal Valoracin Previa Es de suma importancia para el instructor completar la valoracin previa de sus educandos antes de comenzar los cursos de enseæanza. etapas del desastre. efectos psicolgicos del desastre. problemas de comunicacin. y valorar el riesgo de la comunidad e identificar los recursos necesarios para brindar asistencia. conducta humana y la vida en albergues participacin de la enfermera y especficamente su funcin de lder en la valoracin de las necesidades mØdicas y de salud y el empleo de personal y los suministos para brindar auxilio y asistencia evaluacin de los cuidados y los servicios prestados El instructor en servicio. universidades y organizaciones de enfermera a nivel nacional.

debe valore su grado de conocimiento en cada uno de los aspectos siguientes marcando el nœmero en el espacio apropiado (les la puntuacin mÆs baja y 5 es la mÆs alta) Grado de conocimientos que creo tener 1 2 3 4 5 1. Algunas pruebas definen los niveles actuales de competencia en comparacin con los deseados.hace que participen las personas Diagnstico utiliza objetivos basados en la conducta se basa en las necesidades de valoracin inicial proporciona resultados especficos de aprendizaje Intervencin se basa en objetivos basados en la conducta utiliza planes de enseæanza por lecciones desarrolla estrategias para alcanzar los objetivos proporciona mØtodos y actividades lleva a la prÆctica conceptos de enseæanza para adultos Evaluacin final completada por educandos e instructores mide el aprendizaje revalora las necesidades de aprendizaje con base en logro continuo La valoracin previa tambiØn permite a los educandos adultos participar en la determinacin de sus necesidades de enseæanza Esta oportunidad incrementa en grado notable la motivacin para aprender. Aqu le presentamos como alternativa dos modelos: 1) escala de Likert (recuadro 11-2). Al considerar el diseæo de una herramienta de prevaloracin el instructor en servicio cuenta con muchas opciones disponibles. Efectos de un desastre en el sistema de atencin mØdica y asistencial 4. Efectos del desastre en la comunidad 3. Seleccin de un instrumento de valoracin Los instrumentos de valoracin tienen varias finalidades. De manera mÆs especifica la valoracin seæala si los educandos cuentan con las capacidades previas requeridas. RECUADRO 11-2 Instrumento de auto evaluacin (Escala de Likert) Por favor. Efectos psicolgicos de los desastres en vctimas y trabajadores 222 . Etapas del desastre 2. En consecuencia. si conocen ya parte del material o si necesitan algunas actividades individualizadas de instruccin. los resultados de esta valoracin previa deben aportar informacin respecto a si los estudiantes deben dominar conocimientos previos antes de comenzar su instruccin o cualquiera de ellos puede omitir algunos de los objetivos de enseæanza y seæala las actividades de instruccin especficas para estudiantes individualizados. 2) prueba de conocimientos (recuadro 11-3).

El instrumento de autovaloracin de la Cruz Roja Norteamericana (recuadro 11-2) ejemplifica la escala de Likert en la forma en que se aplica para la evaluacin de necesidades especficas de aprendizaje. RECUADRO 11-3 Cuestionario de enfermera en desastres 1. inicialmente. Las respuestas se califican con facilidad y pueden identificar las necesidades de aprendizaje. AB + b. Papel de las organizaciones oficiales en las labores de auxilio 11. Recursos de salud de la comunidad 10.5. Proceso asistencial 7. Su experiencia en la preparacin de los servicios de salud en desastres Fuente: Reimpreso bajo la autorizacin de American National Red Cross. Las escalas de Likert son algunas de las formas mÆs usadas de medicin de actitudes. Los cuestionarios de enfermera en desastres siguen un formato tradicional. En una situacin de emergencia masiva ¿quØ tipo de sangre utilizara para transfusiones hasta que se establezca el laboratorio para realizar las pruebas cruzadas y determinar el tipo de sangre de las vctimas? a. El personal de la Organizacin federal para el manejo de 223 . A + c. Primeros auxilio 9. Conceptos de auxilio es desastres de la Cruz Roja 12. Las preguntas pueden adaptarse a un formato de prueba previa o posterior. Normas administrativas para servicios mØdicos y asistenciales de la Cruz Roja 14. Registros y reportes de los servicios de salud en desastres 17. O 2. Programas de los servicios locales para casos de desastre. Application to Teach Nursing and Health Services-12/81. Este tipo de herramienta proporciona informacin especfica para el instructor relacionada con los niveles de preparacin y habilidades de cada participante. Asistencia de urgencia 18. Efectos fsicos del desastre en vctimas y trabajadores 6. Papel del personal de los servicios de salud en diversos medios del desastre a los que se le asigne 16. Papel suplementario de la Cruz Roja en los servicios de salud en desastres 15. Form 1082. El ejemplo del recuadro 11-3 utiliza reactivos falso/verdadero y de seleccin mœltiple. TØcnicas de intervencin en crisis 8. 13. O + d.

Tarda Contucin de riæn 6.emergencias (OFME) puede brindar auxilio individual a las vctimas al pedir al Servicio de Recaudacin Interno que postponga los pagos de impuestos y enmiende las normas de devolucin de impuestos sobre la renta (verdadero o falso) Instrucciones: Usted se encuentra asistado en. en la hoja de respuestas (seleccin multiple) Planteamiento Categoras 3. Fractura cerrada de radio y cœbico 8. manos y antebrazos 9. Quemaduras de tercer grado de ambas piernas. Inmediato Amputaciones parciales 5. Herida penetrante en el abdomen Fuente: Adaptada bajo la autorizacin de 224 . Mnima Fracturas cerrada de femur 4. Se estÆn utilizan las categoras estÆndares de la Defensa Civil para prioridad de tratamiento. c. d. a. Por favor seæale la letra de la categora apropiada con el nœmero. Expectante Herida traumato en trax 7. b. la seleccin de vctimas en el Ærea de recepcin de un hospital cercano a un edificio que hizo explosin.

Neal MV: Disaster Nursing Preparation: Report of a Pilot Project. New York, National League for Nursing, 1963. El estudio Preparacin en Enfermera Contra Desastres publicado por la LNE completado por M.V. Neal incluye algunos ejemplos de programas de estudios para casos de desastre, los cuales usted podra modificar para cubrir sus necesidades.

Incorporacin de los conceptos de educacin para adultos
La planificacin de un programa educativo para adultos sin incorporar los conceptos propios para ellos puede condenar al primero a un fracaso seguro. Independientemente de lo interesante o bien planeado que sea Øste, los adultos tienen diferentes necesidades y expectativas de sus experiencias de aprendizaje. Conforme se planea el programa, tenga presente que los adultos requieren o poseen 3 los siguientes aspectos: un clima de aprendizaje que sea cmodo tanto fsica como psicolgicamente respeto y aceptacin de los otros estudiantes e instructores percepcin del instructor como gua o facilitador; alguien al que se puedan acercar fÆcilmente gran experiencia como personas deseos de participar en la planificacin y prÆctica del proceso de aprendizaje hÆbitos y patrones de vida, trabajo, aprendizaje y algunas veces oponen resistencia a los cambios Estructuracin del los principios del aprendizaje Al diseæar un programa educativo para adultos la persona que lo planea debe recordar los principios del aprendizaje. Knowles ha identificado las condiciones 3 superiores para tal fin: Los educandos deben sentir necesidad de aprender (motivacin). Los alumnos perciben las metas de la experiencia del aprendizaje como suyas. Los estudiantes aceptan compartir la responsabilidad para planificar y llevar a la prÆctica la experiencia del aprendizaje y por ello, tienen una sensacin de compromiso. Los educandos participan activamente en el proceso de enseæanza. El proceso de enseæanza guarda relacin con la experiencia de los educandos y la aprovecha. (Cuanto mÆs œtil es la informacin, mÆs se le retiene. Las experiencias pasadas son recursos provechosos). Los educandos tienen una sensacin de marchar hacia sus metas. Los estudiantes sienten que cuanto mÆs vean, escuchen y hagan, mÆs aprenderÆn. El ambiente de aprendizaje se caracteriza por su comodidad fsica, confianza, respeto y ayuda mutuos, libertad de expresin y aceptacin de diferencias. Teoras de aprendizaje Existen dos teoras de aprendizaje: la enseæanza excesiva y la simulacin, vÆlidas para la situacin en la que el objetivo es una mayor retencin del material. Ambas teoras son estrategias pedaggicas especialmente adecuadas para usarse en la preparacin contra desastres. En la respuesta contra una catÆstrofe, las enfermeras deben actuar rÆpidamente sin reflexionar demasiado. Deben

225

continuar sus labores a un nivel adecuado a pesar de la fatiga y la tensin; y sus conductas deben ser muy conocidas y casi instintivas. La enseæanza excesiva es una tØcnica mediante la cual las personas reciben prÆctica continua mÆs allÆ del punto en que la tarea se ha desempeæado correctamente varias veces. El hecho de que una respuesta se empareje continuamente con el estmulo refuerza el vinculo estmulo/respuesta y de este modo se vuelve una actividad mÆs refleja. La enseæanza excesiva tambiØn es œtil porque hace que una respuesta se vuelva automÆtica. Como consecuencia, es mÆs probable que las enfermeras conserven la calidad de sus labores en momentos de urgencia y tensin adicional. Permite transferir el material aprendido, al sitio de trabajo y a la tarea misma. Los hechos del mundo real se reducen a escenarios menos dinÆmicos, seguros y eficientes como la practica de la seleccin y los 4 simulacros con gran nœmero de vctimas. Esta teora es importante para actividades que deben realizarse en condiciones simuladas, ya que las situaciones reales son demasiado costosas o peligrosas. La prÆctica y la repeticin son aœn mÆs trascendentales en tareas para las cuales la persona no puede depender de patrones permanentes, por ejemplo, procedimientos de emergencia como la seleccin y la psicologa de las multitudes en el escenario de una catÆstrofe. A menudo la enfermera en su prÆctica desconoce tales situaciones. La enseæanza excesiva aplicada a un medio simulado resulta muy œtil para dominar estas habilidades. Las tarjetas de la prÆctica de seleccin pueden ser especialmente valiosas para implementar esta teora. Se forman pequeæos grupos de tres a cinco personas y cada miembro recibe varias tarjetas y decide a quØ categora de seleccin debe asignar a cada cual. Entonces el pequeæo grupo se vuelve a reunir y llega a un concenso. DespuØs de completar adecuadamente y con constancia estos "simulacros de papel" los participantes practican la toma de decisin en la seleccin, en pacientes caracterizados en un simulacro. En forma semejante pueden completarse situaciones de desempeæo de papeles. La simulacin es un mØtodo especialmente efectivo con estudiantes adultos. Crea una situacin de la vida real en la que trabaja activamente el educando, e intenta resolver. Desde el punto de vista del instructor, con la simulacin se obtiene una mayor compenetracin de la forma en que los participantes asimilan y desarrollan nuevos conocimientos y habilidades. Para el participante, crea una atmsfera cmoda y segura en que puede experimentar la solucin de problemas. El desempeæo de papeles, los juegos y estudios para participar en diversos casos son mecanismos para incorporar la simulacin al plan de estudios. En el futuro prximo, la mayor disponibilidad de computadoras en los salones de clase constituirÆ un avance interesantsimo para lograr el aprendizaje a travØs de la 5 simulacin. Diseæo del programa Una vez que se han identificado las necesidades de los educandos, se diseæa un programa de estudios para cubrir todas ellas. La planificacin consiste en traducir las necesidades diagnosticadas, en objetivos educativos especficos (o instrucciones de crecimiento), diseæar y conducir las experiencias de aprendizaje para alcanzar tales objetivos y valorar el grado en que se han cubierto tales metas. 3 En la actualidad la enseæanza se ha basado en las conductas y el desempeæo de los educandos. El advenimiento de la educacin continua para la revalidacin de la cØdula profesional a vuelto todo lo anterior particularmente vÆlido. Es oportunidad de medir las necesidades educacionales. Los objetivos basados en la conducta son elementos que proporcionan al instructor y al educando resultados especficos, mensurables y con lmites de tiempos. Segœn Monroe y Quinn, los objetivos basados en la conducta son œtiles para los 6 educadores porque tienen las siguientes caractersticas:

226

indican las necesidades de aprendizaje de los estudiantes sirven como "blancos" de instruccin guan el proceso de evaluacin reflejan el aprovechamiento del estudiante disminuyen la competividad del estudiante En un diseæo global del programa son esenciales los objetivos, ya que se convierten en los criterios utilizados para seleccionar los materiales, definir su contenido, crear tØcnicas de enseæanza y preparar pruebas y exÆmenes. Entre los textos recomendables para aprender a formular y utilizar los objetivos basados en la conducta estÆn New Approaches to Behavioral Objetives de Richard Burns’ y Preparing Instructional Objectives de Robert Mager’s. Los objetivos conductuales constituyen la base para planificar cada leccin. La planificacin formal de cada clase es una estrategia excelente para conceptualizar la obtencin global de tales objetivos. El contenido, los mØtodos, los recursos, las actividades y la valoracin se combinan en una evolucin programada y oportuna para tener un plan de trabajo visible. Estrategias de enseæanza La preparacin de un programa educativo que sea informativo e interesante depende de la integracin de diversos mØtodos pedaggicos. Para mejorar la retencin del material, Edgar Dale insiste en la importancia de intercambiar las fuentes de estmulos y el valor de la participacin en el proceso de aprendizaje. La lectura y la exposicin de conferencias proporcionan niveles de retencin de 10 a 20% en tanto que escuchar, seæalar verbalmente, ver y realizar otro tipo de experiencias 7 aumentan la retencin en 70 a 90%. AdemÆs de la clase de rutina, el instructor en servicio cuenta con innumerables mØtodos pedaggicos: discusin en grupo perodos de demostracin y prÆctica estudios de casos prÆcticas de seleccin programas audiovisuales comentarios de conferencistas invitados asignaciones fuera de clase asignaciones escritas ejercicio de simulacin por computadoras debates participacin en simulacros viajes al campo desempeæo de papeles Un plan de estudios perfectamente diseæado ofrece a los educandos diversos estmulos para el aprendizaje. Los adultos se beneficien con la prÆctica de experiencias. TambiØn es esencial recordar que toda persona tiene un mØtodo propio para estudiar y aprender informacin nueva. Algunos disfrutan y aprovechan la lectura y las conferencias, en tanto en que otros pueden necesitar audiovisuales y demostraciones. La compenetracin puede ser especialmente œtil cuando en la clase hay personas de aprendizaje mÆs lento. El instructor puede explorar necesidades individuales con cada estudiante y determinar cuÆles son las experiencias pedaggicas mÆs valiosas.

6

Recursos para la instruccin
Estudios en el saln de clases

227

Instructores. Casi todas las comunidades cuentan con personas y organismos con experiencia en el manejo de situaciones de desastre. El aprovechamiento de dichos recursos puede aæadir diversidad y enriquecer un programa. Los conferencistas invitados constituyen recursos excelentes para las clases. Siempre es prudente concertar la exposicin con mucha anterioridad. Cuando solicite la participacin de un conferencista, pdale que desarrolle un tema especfico y seæale el tiempo que durarÆ su exposicin. Faciltele los objetivos globales del curso y otros escritos para su presentacin, pues dicho material les es œtil para no perder el hilo de la plÆtica. El ApØndice 11-A proporciona algunos de los recursos sugeridos para los conferencistas huØspedes. Recursos Audiovisuales. Los audiovisuales constituyen un recurso utilsimo para auxiliar a los participantes a visualizar y sentir el impacto del desastre y sus consecuencias. TambiØn pueden utilizarse para establecer la atmsfera de una presentacin, sentar las bases para discusiones y permitir que los participantes observen las situaciones de desastre y las estrategias de intervencin y auxilio. AdemÆs los materiales audiovisuales constituyen una herramienta ptima para el desempeæo de clases y trabajos independientes. Muchos de los recursos incluidos en el ApØndice 11-A pueden aportar tambiØn audiovisuales. Conviene que la persona elabore sus propios audiovisuales, en particular transparencias, laminillas y esquemas. Los materiales como Østos pueden adaptarse fÆcilmente a las caractersticas especificas del curso y a sus puntos de Ønfasis. QuizÆ la organizacin donde trabaje la enfermera cuente ya con algunos audiovisuales œtiles. Materiales de FÆcil Obtencin. Los folletos, cartelones, y otro material impreso son fuentes concisas de informacin. Resulta de gran ayuda el obtener una muestra de ellos en las etapas de planificacin de los programas. TambiØn son material de referencia excelente para algunos cursos. Una vez mÆs el ApØndice 11-A puede ayudarle a obtener estos materiales. TambiØn el ApØndice D del Capitulo 13 incluye direcciones de centros adicionales en donde conseguir recursos para casos de desastre. Actividades afines Las enfermeras adultas que buscan de verdad aprender disfrutan de experiencias prÆcticas. Como final del curso asigne una fuerza o perante para que organice un simulacro o ejercicio de seleccin (vØase el captulo 12). El objetivo puede ser que los participantes demuestren los resultados de su aprendizaje. Es importante realiza; sesiones de prÆctica de contenido y de conocimiento para destacar los papeles y lo que espera de cada persona antes de la prÆctica. Como aspecto adicional es bueno "comenza con poco" y pasar de prÆcticas sencillas a las mÆs complejas. Es esencial dominar papeles y actividades en una pequeæa prÆctica, despuØs valorarlas y por œltimo repetir el simulacro con una situacin mÆs compleja y difcil. Se insiste a las enfermeras a que participen en diversas tareas, por ejemplo planificacin, suministro de atencin, vctima y evaluadora. Las actividades adicionales pueden ser viajes al campo, a centros de organizacin de emergencias y visitas a algœn hospital militar de campo, en pleno da de trabajo. Otras de las experiencias excelentes es la visita a punto de recoleccin de vctimas y estaciones de suministros. Las enfermeras pueden prestarse voluntariamente para coordinar refugios de la Cruz Roja (despuØs de completar la preparacin obligatoria) o acompaæar al personal de dicha institucin a visitas de campo. La obtencin de la certificacin de TME amplia las habilidades de atencin en urgencias y los niveles de confianza en si mismas. Los cursos de tØcnico medico de emergencias (TME) incluyen excelentes simulacros de desastres.

228

El proceso de evaluacin final
Al diseæar un programa educativo la evaluacin final del aprendizaje tiene tanta importancia como la valoracin inicial de necesidades. La evaluacin final debe ser parte del diseæo del programa. Se le define al mismo tiempo que los objetivos, el contenido, los mØtodos y los recursos. Delimita e identifica el punto de debilidad y fortaleza de los educandos y el propio programa, y mide la necesidad de educacin continua. Para los adultos la autoevaluacin es mÆs significativa que la asignacin arbitraria de clasificaciones o las crticas de un instructor. Ellos disfrutan participar en la evaluacin de sus propios logros. Este sentido de compaæerismo como el instructor "quita la solemne" a la relacin tradicional entre instructor y estudiantes. Da al participante un sentido de igualdad y respeto que es parte de las relaciones de aprendizaje de los adultos. Los participantes de este modo pueden observar su progreso hacia los objetivos. Knowles seæala: Me encuentro pensando cada vez menos en tØrminos de evaluacin final del aprendizaje y cada vez mÆs en tØrminos de rediagnstico de las necesidades en este rengln y advierto que cuando mis estudiantes adultos perciben lo que han hecho al final de la experiencia pedaggica como un "rediagnstico" y no como una evaluacin, inician sus actividades con mÆs entusiasmo y ven a este diagnstico como algo mÆs constructivo. Verdaderamente, como muchos de ellos seæalan: que esta situacin los impulsa a un nuevo ciclo de aprendizaje y as se refuerza la 8 idea de que este œltimo es un proceso ininterrumpido. Los mØtodos de valoracin adecuados para participantes deben incluir listas de recordatorio, cuestionarios, observaciones planeadas, entrevistas, pruebas previas y posteriores, escalas de cuantificacin, inventarios y consultas "sobre la marcha". Los mØtodos anteriores pueden utilizarse para determinar el progreso del participante en cuanto a conceptos de aprendizaje, hechos memorizados, aplicacin de conocimientos, solucin de problemas, mejor rendimiento laboral, 9 creacin de nuevos intereses y cambios de actitudes. TambiØn es posible valorar el rendimiento en condiciones simuladas como en los simulacros con gran nœmero de vctimas, ejercicios de desempeæo de papeles y otros mÆs. El instrumento de evaluacin debe crearse al mismo tiempo que se valoran inicialmente las necesidades. Dicha herramienta puede seguir un formato semejante a la valoracin previa (cuestionario abierto-cerrado, encuesta despuØs de la prueba, crtica verval y otros aspectos mÆs). Entre los mØtodos de valoracin mas eficaces estÆn: valoracin final por los propios participantes (valoracin de su persona y de sus compaæeros) pruebas previas y posteriores evaluacin final por una organizacin ajena empleo de entrenadores en video evaluacin de objetivos conductuales consulta sobre la marcha El empleo de varios estilos de evaluacin da al instructor una visin mÆs general del aprendizaje que se ha logrado en el programa (o que no se ha logrado). La comparacin de estos resultados permite detectar Æreas de debilidad y de fortaleza en el instructor y en el propio programa As puede determinarse la necesidad de continuar impartiendo la educacin.

Resumen
El proceso de diseæar y presentar un programa educativo con base en las necesidades de aprendizaje del personal puede ser una tarea difcil, divertida y

229

provechosa. Un programa adaptado individualmente a las necesidades de la organizacin debe incorporar los principios generales de manejo del desastre y los conocimientos que se tengan de la respuesta global de la comunidad. El instructor interno debe utilizar las teoras de educacin para adultos cuando elabore el plan de estudios. La enfermera debe recurrir a los recursos comunitarios e incorporar diversos mØtodos pedaggicos para estimular el interØs y la buena disposicin hacia el programa. Son de enorme utilidad las experiencias pasadas-de los participantes. De ser posible, los educandos deben contar con oportunidades para participar en prÆctica de diversos escenarios. Las habilidades para manejar un desastre pueden incrementarse escuchando, comentando; viendo y desempeæando algunas actividades. A su vez, la retencin puede mejorarse a 90% en promedio. Mejora el nivel de confianza, la base de los conocimientos, la atencin primaria y la capacidad para resolver problemas. El desastre exacerva muchos problemas comunes: interrupcin de comunicaciones, desorganizacin y la falta o mal uso de los profesionistas preparados. Los problemas y restos de la asistencia en desastres deben ser identificados por medio de la investigacin histrica e incorporados en programas educativos comprensibles. Sin duda, la respuesta a un desastre, en el futuro serÆ el resultado de la preparacin educativa de hoy en da..

Referencias
1. Neal MV: Disaster Nursing Preparation Report of a Pilot Project. New York. National League for Nursing, 1963. 2. Ellison D’Education for nursing cure in disaster. Nurs Clin North Am 1967;2:299-307. 3. Knowles, MS: The Modern Practice of Adult Education: From Pedagogy to Andragogy. Chicago, Association Press/Follett Publishing Co., 1980, pp. 46-121. 4. Wexley KN, Lathan GP: Developing and Training Human Resources in Organizations. Glenview, Ill, Scott Foresman & Co., 1981, p. 58. 5. Duke RD: Gaming: The Future’s Language. New York, Sage Publications Inc, 1974, pp. 55-65. 6. Monroe B, Quinn JB; Planning for instruction with meaningful objetives, in Klevins C (ed): Methods and Materials in Adult Education. New York, Klevens Publications Inc, 1972, pp. 38-51. 7. Dale E: "Cene of experience", in Wiman RV, Mierhenry WC (eds): Educational Media: Theory Into Practice. Columbus, Ohio, Charles E. Merril Publishing Co., 1969, pp. 160-161. 8. Knowles, MS: The Modern Practice of Adult Education: Andragogy to Pedagogy, ed 2. Chicago, Association Press/Follett Publishing Co., 1970, p. 43. 9. Popiel Es: "Assessing and determining training needs", in Nursing and the Process of Continuing Education, ed 2. St Louis, The CV Mosby Co., 1977, p. 187.

Lecturas sugeridas
Burns RW: New Approaches to Behavioral Objectives. Dubuque, Iowa, William C Brown Co. Publishers, 1977. Butman AM: Responding to the Mass Casualty Incident: A Guide for EMS Personnel. West port, Conn, Educational Direction Inc, 1982.

230

Mager RF: Preparing Instructional Objectives. Belmont, Calif, Fearon Pitman Publishers Inc. 1975. Mahoney R: Emergency and Disaster Nursing, New York, MacMillan Inc, 1969.

ApØndice 11-A: Recursos para expositores invitados y materiales de informacin
Organizacin Cruz Roja: Personal y voluntarios `reas de Experiencia Intervencin de enfermera en desastre Manejo en albergues Asistencia a personas y familias Preparativos para casos de desastre, en los niveles familiar y corporativo Alimentacin de masas y valoracin de daæos Participacin del estado en la mitigacin y auxilio en desastres Relaciones con organizaciones locales y federales Programas de asistencia econmica y mØdica Intervencin del gobierno local Relacin con organizaciones estatales y federales Servicios de beneficiencia en emergencias Servicios de mØdicos forenses Inspecciones de seguridad pœblica Recoleccin de escrombros y restos Coordinacin de respuesta mØdica a incidentes con saldo masivo de vctimas Intervencin de diversas agencias Planificacin y simulacros para casos de desastre Participacin del gobierno federal Opciones para albergue temporal PrØstamos a bajo interØs Colocacin laboral Compensacin por desempleo Cupones para alimentos y otros servicios Intervencin del departamento local de bomberos Servicios proporcionados: rescate, primeros auxilios, extraccin de vctimas de entre los escombros o vehculos chocados Coordinacin con otras comunidades Intervencin de la polica Prevencin, evacuacin, seguridad Control de multitudes y trÆnsito

Personal para el manejo comprensivo de emergencias (MCE)- Nivel Estatal

Oficina Municipal de Servicios de Emergencia(OSE) en algunas Æreas recibe el nombre de Oficina encargada de los Preparativos para situaciones Desastre

Servicios MØdicos de Emergencia (SME)

Organizacin Federal del Manejo de Emergencias(OFME)

Departamento de Bomberos

Departamento de Polica y cumplimiento de la Ley

231

Cincinnati OH Descontaminacin nuclear. o inflables Sus servicios en atencin de urgencia y seleccin Comunicaciones Estabilizacin para transporte Tareas de rÆpida valoracin Planificacin de simulacros de asistencia masiva Intervencin mØdica y de enfermera Departamento de Salud Pœblica Prevencin de enfermedades Inmunizaciones Inspecciones de seguridad publica Sanidad de alimentos y agua Organizacin Aspectos posibles Organizacin de Proteccin Ambiental Desastres ambientales Transportacin de materiales peligrosos Procedimientos de descontaminacin Oficina de Auxilio Asistencia estadounidense a otros pases Estadounidense a pases extranjeros que han Coordinacin de asistencia de sufrido desastres voluntarios/gubernamental en desastre para pases extranjeros. niæos y ancianos Sndrome de tensin por el desastre.Red de comunicaciones locales para emergencias (por ejemplo. Comite de Seguridad Industrial Coordinacin de respuesta mØdica a incidentes con saldo masivo de vctimas Intervencin de varios organismos Planificacin para casos de desastre Simulacros de desastres Organizacin Mundial de la Salud/Organizacin Manejo de desastres por las Panamericana de Salud autoridades de salud pœblica. las patrullas de aeronaœtica civil) Trabajadores en Salud Mental Militares: personal activo. mviles. Coordinacin de auxilio internacional Salud internacional (gran parte del material de enseæanza y orientacin puede obtenerse. biolgica o qumica TØcnicos MØdicos paramØdicos en emergencias 232 . personal y recursos para transporte Uso de hospitales temporales. de guardia y de reserva Transportacin y comunicaciones Intervencin de organizaciones Mantenimiento de las comunicaciones Intervencin en situaciones de crisis Efectos del desastre en adultos. por medio de una solicitud) Instituto Estadounidense de Seguridad y Salud Ocupacional (INSSO). en vctimas y trabajadores Intervencin de cada etapa en tiempos de paz y de guerra Asistencia al sector pœblico Aprovisionamientos.

X6032. 20037 U. huracanes y ciclones. acudir a: The Society for Computer Simulation P.O.6 Campus Box 482 University of Colorado Boulder. Natural Hazards Research and Applications Information Center Institute of Behavioral Science No. D. NETC Centro de recursos para programas de enseæanza.Organizacin de Salud y Seguridad Ocupacionales (OSSO). Oficinas estatales y regionales Centro de Recursos para Educacin en Salud Ocupacional y Ambiental (Divisiones de INSSO por lo general afiliadas a alguna universidad) Centro de Salud Ocupacional. Disaster Preparedness Update: "A Computerized Index of an Emergency Preparedness and Disaster" Relief Bibliography. apoyo para la toma de decisiones en emergencias y la simulacin de incendios.S. Disaster Preparedness Update: "A Computerized Index of an Emergency Preparedness and Disaster" Relief Bibliography of Interest for Latn America and the Caribbean. Washington.W. PHSP/83-25. Scientific Publication No. Scientific Publication No. Box 2228 La Jolla. N.C. 16825 South Seton Avenue Emmitsburg. 233 . Selected Scientific Articles on Disasters (Abstracts. MD 21727 (800) 638-1821.A. PHSP/83-121. Health Services Organization in the Event of Disaster. Part I and Part II. de diversas universidades Biblioteca del Centro de Informacin en el manejo de situaciones de Emergencia (CIME) Learning Resource Center. 1983. 438. Medical Supply Management After Natural Disaster. 1983. analyses and critiques). 443. CO 80309 (309) 492-6818 Para obtener informacin referente al empleo de computadoras en la investigacin y el manejo de peligros. Emergency Preparedness and Disaster Relief Coordination Program. PAHO/WHO. CA 92038 (619) 459-3888 ApØndice 11-B: Bibliografa (Puede obtenerse de la Organizacin Panamericana de Salud) 525 Twenty-third Street. 1984. *Conviene tratar de obtener material a travØs de la oficina estatal CEM.

el propsito ha sido identificar problemas. en vez de ellos debe colocarse en la posicin de control a personas con experiencia o preparacin en el manejo de ejercicios. 1978. Assar. 1982. es decir. no permita que surja la actitud del "hermano mayor o el padre". Si no se cuenta con ellas. 1981. Emergency Health Management after Natural Disaster. no necesariamente constituyen los mejores coordinadores de los simulacros. Environmental Health Management after Natural Disasters. Seaman J. deben fijarse metas y objetivos especficos. Epidemiologic Surveillance after Natural Disaster. la finalidad inicial pudiera ser la propia eventualidad. 420. World Health Organization. Geijer U: The Management of Nutritional Emergencies in Large Populations. World Health Organization. 1979. Para asegurar que el ejercicio rinda buenos resultados. 1971. Scientific Publication No. Es importante permitir al grupo 234 . Es necesario seleccionar a personas lo suficientemente ambiciosas que tengan arrojo y valor y que sean lo mÆs diligentes posible para que trabajen todo lo necesario hacia la consecucin de una meta satisfactoria Una vez seleccionados los coordinadores. Estudio realizado por la Organizacin Panamericana de Salud 1979. producirÆ resultados positivos. nunca tome esta decisin basÆndose en el ttulo o actividad de una persona. los mØdicos o los administradores asistentes aunque estØn calificados para las posiciones que desempeæan.Emergency Vector Control after Natural Disaster. Geneva. Por el contrario. Lehnhof ¿CuÆl es la finalidad para los profesionales que deben atender dichas crisis diariamente de planear simulacros de desastres que generan gran nœmero de vctimas? Tradicionalmente. fallas y 1 deficiencias del sistema. 1982. Scientific Publication No. Scientific Publication No. Insistir en procedimientos negativos produce resultados negativos. en un marco positivo. 1982. Las supervisoras de enfermera. 430. 419. Sin embargo. DeVille de Goyet C. un ejercicio diseæado y efectuado bajo circunstancias positivas. Sin embargo. detectar algunas de las fallas que se busquen. Se cuenta con varios comunicados sobre desastres. on the Population of Dominica. 12: Planificacin de simulacros. de situaciones con saldo masivo de vctimas David B. y sus objetivos son: promover la confianza desarrollar las capacidades coordinar actividades coordinar participantes Otro aspecto importante para que un simulacro tenga buenos resultados es seleccionar a un coordinador o jefe de comitØ. Scientific Publication No. La presin y la interferencia solamente servirÆn para frenar la creatividad y el desempeæo de la labor. 407. habrÆ que escoger un grupo pequeæo (2 a 4 personas) para que realice la planificacin. M: Guide to Sanitation in Natural Disasters. Planteado en tØrminos positivos la meta fundamental para representar una catÆstrofe es la enseæanza. Geneva. como The Effects of Hurricane David.

Para alcanzar este fin es de suma importancia conocer la meta del simulacro. Sin la preparacin eficaz tal ejercicio o simulacro estÆ condenado al fracaso desde antes de llevarse a la prÆctica. El formato anterior puede generar un plan de accin funcional y educativo que culmine en los buenos resultados del simulacro. Al planificar un ejercicio con grupos innumerables de personas. si la organizacin se encargarÆ de la seleccin de los pacientes en el campo de los hechos. deben diseæarse para complementar metas. habrÆ quØ seguir los cuatro pasos bÆsicos de la planificacin: 1. Los factores que facilitan o entorpecen la consecucin de los objetivos deben comentarse y elegir las mejores alternativas. Crear un plan para alcanzar dicha meta. el establecimiento de metas requiere de la valoracin de las necesidades organizativas. a semejanza de cualquier proceso planeado. Sin embargo. misiones. Establecer la meta del ejercicio. En este punto es posible escoger un plan de accin (Figura 12-1). Planificacin Los simulacros de desastres. Suponga. Determinar las necesidades actuales de la situacin.llegar a su conclusin. Por ejemplo. 3. Mas aœn. entonces la necesidad serÆ familiarizar al personal con los marbetes de seleccin y la metodologa de esta situacin o determinar la capacidad del personal o la institucin respecto al nœmero de pacientes y vctimas que puede recibir. La meta anterior puede lograrse al diseæar una situacin en la cual muchos pacientes sean sometidos rÆpidamente a seleccin. que se ha llevado al cabo la capacitacin de las tØcnicas de seleccin en el escenario del desastre. La programacin de reuniones regulares complementarias o de evolucin es un buen mØtodo para asegurar que se lleva un ritmo apropiado en el desarrollo de estas tareas sin interferencia alguna. objetivos y 2 estrategias de la organizacin. A travØs de la situacin se procesan a las personas o pequeæos grupos del personal. La meta (aspecto bÆsico cuya consecucin es la razn del ejercicio o simulacro) en primer lugar debe definirse claramente para despuØs seguir con sus objetivos o para alcanzarla. la meta del simulacro es examinar la efectividad del adiestramiento y reforzar las lecciones aprendidas y no juzgar quØ tan bien desempeæa el personal la seleccin. las cuales se daran slo si se les solicita. La evaluacin final se basa en quØ tan bien aprendi el personal el programa de seleccin y no en cmo la realizaron los miembros del personal. tiene fases caractersticas que incluyen: planificacin y coordinacin antes del hecho. por ejemplo. la valoracin no debe basarse œnicamente en la demostracin de capacidades y habilidades. prÆctica del simulacro y valoracin de metas y objetivos. al igual que de cualquier programa organizativo. Precisar los factores que facilitan y los que entorpecen la consecucin de la meta. Figura 12-1 Formato para un Plan de Accin Preparacin de las Participantes La produccin de un ejercicio adecuado depende del adiestramiento y la capacidad de los participantes. 235 . Etapas de los simulacros Un simulacro de desastre o ejercicio. 2. aunque este enfoque no significa no prestar auxilio y orientacin. 4. finalidades.

Muchos han tenido enfermedades o accidentes. Si Østa incluye reforzar la atencin definitiva de las vctimas. en la iglesia local. En correspondencia los ancianos suelen aportar innumerables cosas. El mismo principio es vÆlido para todas las tragedias. La experiencia muestra que los planes eficaces para lo que ocurrirÆ en esta situacin son inœtiles: nada sucede como se previo en el simulacro y Øste se vuelve infructuoso. La guardia nacional local y otras unidades de reserva constituyen una fuente mÆs de participantes. por ejemplo. Diseæo del Escenario Otro paso de la efectiva planificacin es precisar el escenario que se requiere para el ejercicio. Es mejor trabajar en un escenario de los desastres mÆs comunes que con el de un cataclismo devastador. de tal forma que 236 . Si la meta de las organizaciones es que todos los miembros del personal estØn perfectamente familiarizados con los mØtodos de seleccin o con la prioridad del tratamiento de las vctimas. El simulacro se utilizarÆ para reforzar o evaluar la eficacia del programa de capacitacin. Fuentes de "vctimas" Se cuenta con innumerables fuentes de las "vctimas" de incidentes con salvo masivo y solo hay que saber en dnde buscar. hacia las metas de la organizacin. Seria mÆs adecuado un espisodio de intoxicacin por alimentos. pero relevante seria utilizar personas jubiladas. incendios en edificios de departamentos. en la que cabria esperar la llegada de grandes nœmeros de pacientes por su propio pie. servirles como una forma de ejercicio y despertar un sentimiento de vala. ancianos o residentes de asilos. no conviene que el escenario sea el de un choque de aeronaves en un Ærea rural en la que se realizarÆn esfuerzos prolongados durante las fases de rescate y transportacin. Considere el organizador la intervencin de algunos de los grupos de enfermera o mØdicos de la localidad. serÆ eficaz cuando surjan sucesos a mayor escala. Ellos a menudo tienen voluntad para participar y la experiencia puede ser una oportunidad para escapar de su rutina. Los grupos de Boy Scout (niæos exploradores) tienen buena voluntad para participar en algœn proyecto de servicio al pœblico y el personal de primeros auxilios y tØcnicos mØdicos de emergencias tambiØn suelen auxiliar. reuniendo as la suficiente experiencia en la atencin de vctimas. Muchos de ellos afrontan regularmente desastres como choques de autobuses y de pequeæos aeroplanos. Semanas antes del simulacro. dicho escenario poco real constituye una experiencia frustrante para los profesionistas en asistencia mØdica. Tiene mucho mas sentido practicar con escenarios en donde puedan surgir estos desastres. el adiestramiento debe reflejar dicha meta Por todo ello. constituye tambiØn una revelacin para todos los profesionistas. hay que emprender las tareas de adiestramiento. En muchas Æreas. un sismo masivo en el que se destruy el 80% de toda la Ærea.Los simulacros de desastres deben ser parte funcional de cualquier programa de adiestramiento de las organizaciones mØdicas de emergencia. su participacin ademÆs de servir como una experiencia y preparacin doble para todos los colaboradores. MÆs aœn. Si el personal estÆ perfectamente entrenado y puede manejar incidentes con 20 a 50 vctimas. seria muy raro que ocurriera. a mundo son magnficos actores. El aspecto fundamental es que el escenario dØ toda la impresin de realidad posible. Una sugerencia final. Utilicen incidentes de menos cuanta como los mencionados o los tipos que diariamente seæalan los medios de comunicacin para diseæar los escenarios y as alcanzar sus objetivos y metas. La finalidad del diseæo es destacar la meta. un ejercicio o simulacro para valorar la eficacia de este adiestramiento constituye una fraccin natural del programa de capacitacin. sea cual sea su magnitud. accidentes en los que participan vehculos y fugas de gas en edificios comerciales. no resulta extraæo que los simulacros amplios incluyan el escenario de algœn hecho realmente cataclsmico. En primer lugar.

habrÆ que dar proteccin a las vctimas. Algunos pueden tener problemas mØdicos y de alguna manera tienen fragilidad corporal. Es necesario contar con un sitio idneo para llevar a cabo el ejercicio particularmente si se maneja un escenario en las mismas instalaciones. o utilicen ropa vieja. a travØs de seguros. flojas y desechables. MÆs aœn. por igual. quite el saco o americana hasta que el paciente estØ en un Ærea protegida si comienza a llover). El grupo de planificacin tendrÆ como objetivo hacer los arreglos y hacerse cargo de la responsabilidad global. aunque esta medida no brinda proteccin legal si se lleva ante un tribunal. ¿QuiØn es responsable de los daæos a la propiedad? Se requiere especificar quien es el responsable legal en un documento de aceptacin. Se necesita reunirlos y prepararlos cuando menos una semana antes del simulacro. lo que pueden hacer y lo que no. Coordinacin La coordinacin del ejercicio o simulacro es esencial para que Øste resulte exitoso. Es necesario dividir las responsabilidades entre el director y las personas que coordinan el evento. se planearÆ en un escenario. Se escogerÆ el sitio que corresponda al escenario y se obtendrÆn los permisos para utilizarlo. Para los simulacros en climas fros o hœmedos. Sin embargo. y no en das agradables. las responsabilidades legales. DespuØs de planear con cuidado y antes de desarrollarlo en la realidad. El principal aspecto de interØs durante la planificacin es proteger la salud y el bienestar de las "vctimas". Las personas que han aceptado actuar como vctimas deben llegar preparadas para 237 . al explicarles todas las expectativas y despuØs escuchar sus opiniones serÆ mÆs fÆcil definir los limites de lo aceptable y lo posible. TambiØn hay que prestar consideracin a los preparativos para luchar contra adversidades climatolgicas. la caracterizacin. Hay que preparar a los participantes para que trabajen en las condiciones prevalecientes o sean vctimas en ellas. Es poco creble el escenario de un incendio si el ejercicio se realiza bajo una lluvia torrencial o una tormenta de nieve. transportacin y los efectos especiales. La responsabilidad legal por la lesin de los participantes o las vctimas tambiØn es otro aspecto por considerar. Si el clima es inestable. Muchas personas indican sin demora. La responsabilidad legal tambiØn es un aspecto importante que debe considerarse en este momento.tienen la experiencia en dar un toque de realidad a sus problemas. en el que podra ocurrir un desastre en un clima adecuado o inadecuado como seria el choque un autobœs. Consideraciones Ambientales Otro aspecto del proceso de planificacin es el que se refiere a las consideraciones ambientales. se debe llevar al cabo toda la coordinacin. Simplemente no puede haber hielo en una carretera si la temperatura exterior es de 38C el clima es un factor por considerar al planear el escenario. Existe una gran probabilidad de que los desastres ocurran por la noche o en clima adverso. Es importante que todos los participantes firmen. firmado entre el propietario o el gerente del sitio y los consejeros legales. disfrutan ayudando y sentir que participan en proyectos comunitarios. Algunas de estas responsabilidades incluyen arreglos respecto al sitio. TambiØn hay que hacer arreglos para contar con los artculos de caracterizacin. Tampoco deben planearse los ejercicios para das soleados y cÆlidos. Conviene recomendar a los voluntarios que lleven ropas gruesas cuando sea necesario. Hay que modificar la "puesta en escena" del ejercicio para que se adapte a las condiciones prevalentes (por ejemplo. El administrador del hospital o el municipio normalmente se encargan de los arreglos de este tipo de proteccin.

los cuales son indispensables para lograr buenos resultados. Realizacin del Simulacro Es necesario hacer planes para la realizacin del simulacro. Los ejemplos siguientes destacan la utilidad de esta lista en la ejecucin de los 5 aspectos del simulacro: 1. del sitio del incidente. El humo. Sin embargo. Un aspecto importante es el desplazamiento de las personas que intervienen en el ejercicio. Una vez mÆs. Una lista puede ayudar a las personas responsables del simulacro para coordinarlo con mayor eficacia. Escenario ¿Se ha preparado el escenario? ¿Todos los pacientes entienden sus obligaciones? ¿Los socorristas entienden su participacin? 4. Seria interesante establecer contacto con alguna asociacin de actores encargados de escenas peligrosas (dobles) para que colaboren en los efectos especiales. que se muestra en el recuadro 12-1. Pacientes ¿Se han hecho los arreglos con los pacientes? ¿Se han preparado los enfermos? ¿Se ha dado orientacin a los pacientes para el papel que deben desempeæar? ¿En el lugar de los hechos: se han marcado los sitios correspondientes a los pacientes? 3. El humo puede ser eficaz. Se pierde mucha coherencia si 35 niæos exploradores deben acudir en bicicleta y regresar del escenario a su hogar con ropas desgarradas y con un maquillaje parecido al de noche de brujas. si no se tienen estos cuidados los efectos inofensivos y bien intencionados pueden transformar el simulacro en una pesadilla. Los niæos exploradores a menudo se ponen nerviosos si no se les ha seæalado con anticipacin lo que se espera de ellos y por quØ es necesario. el fuego y las explosiones pueden hacer que el simulacro sea excitante y real. La mÆxima prioridad es brindar seguridad a toda persona que intervenga y tambiØn a la comunidad en su totalidad. TambiØn pueden simularse incendios y explosiones aunque pueden ser peligrosos. el elaborar una lista (consœltese el recuadro 12-1) puede ayudarlo para llevar el ejercicio eficazmente a la prÆctica. algo que pueda desecharse despuØs del simulacro y saber el tipo de efectos que se utilizarÆn. estos efectos especiales deben ser controlados por personal calificado y experto. Un ejemplo de ellas que puede adaptarse a las necesidades locales sera la hoja de trabajo del coordinador en desastre.tal caracterizacin. usar ropas apropiadas. Sitio ¿Se ha seleccionado adecuadamente el sitio? ¿Se han cubierto todas las necesidades de equipo? ¿Se han cubierto todas las consideraciones de seguridad? ¿Se han considerado todos los factores de responsabilidad legal? ¿Se ha preparado el sitio apropiadamente para el simulacro? 2. TambiØn hay que hacer arreglos para el transporte de ida y de regreso. debe establecerse contacto con el departamento de bomberos o polica. Plan Operacional (Libreto) 238 . pero hay que tener enorme cuidado de no utilizarlo en exceso y procurar que no sea txico. Si no existe una asociacin de este tipo en la localidad.

De este modo. por lo general culmina en fracaso. hasta la asignacin de pacientes de ciruga en el pabelln. Los tripulantes de la ambulancia comienzan el ejercicio cuando son llamados por radio. sin embargo. El problema necesita un libreto mÆs detallado y mayor tiempo para completar la prÆctica. Los puntos especficos dependen del escenario y el sistema. sin previo aviso. Terminacin TambiØn es importante planear la terminacin del ejercicio. se pone en marcha la alerta para el personal de que ocurri un accidente parecido a un desastre y que es necesario emprender medidas para afrontarlo. Una ilustracin del efecto que tiene el comienzo de un ejercicio en el control del mismo se describe en el ejemplo hipotØtico siguiente: se ha planeado un simulacro para ejercitar la capacidad de seleccin del departamento de urgencias. Hay que establecer un lmite temporal general que corresponda a las finalidades del ejercicio. Las comunicaciones adecuadas son indispensables para controlar el simulacro. Se aprende mÆs respecto a la capacidad del sistema al ejercitar las 239 . quizÆ no produzca el efecto deseado para mejorar el programa de preparacin. Si se realiza dentro de una edificacin. Estas personas interrumpen el progreso del simulacro desalientan a los otros participantes que no han intervenido todava. que irrumpen por las puertas del frente. Un mØtodo popular es mandar una alerta fictisia travØs de un sistema de notificacin estÆndar. En este momento el personal puede proceder a la ejecucin del programa contra desastres. como cualquier actividad. Es importante establecer un Ærea especial a la cual puedan dirigirse tales personas cuando su intervencin haya terminado. pero si debe indicar lo que se supone que debe hacerse en el momento oportuno.¿Se cuenta con un plan de lo que se desea que ocurra? (No necesita ser un documento detalladsimo como el libreto de una obra teatral. En el escenario se requiere de mœltiples pacientes con diversas lesiones producidas en un pleito de pandillas callejeras. El ejercicio podra comenzar con las vctimas. con una descripcin del nœmero y equipo de lesionados que llevan al hospital. Otro error frecuente es permitir a las personas que han desempeæado sus papeles en el ejercicio. desde la alerta inicial solicitando ayuda. correspondiente a la situacin. Este comienzo puede hacer que el ejercicio sea mÆs fructfero que el antes mencionado. Sea cual sea la forma en que comienza el ejercicio es importante que se haga de acuerdo al plan global. Este paso debe coincidir con el programa de adiestramiento previo) ¿Todos los pacientes tienen lesiones apropiadas? ¿QuØ lugar ocuparÆn en el sitio de los hechos? ¿Los efectos de caracterizacin corresponden con el escenario? 5. esta nitificacin debe arreglarse anticipacin para evitar que quien dØ el aviso lo interprerte de manera equivocada. No se debe permitir que se desmonte un escenario hasta que el problema ya no exista. la polica y los socorrista como a una cuadra del sitio de los hechos. no obstante. deben tener un comienzo. los oficiales de polica y los socorristas. pero es conveniente planearlos lo mejor posible para obtener buenos resultados. vaguen errÆticamente. Un procedimiento mÆs prÆctico sera reunir a las vctimas. Efectos Especiales ¿Se necesitan efectos especiales para el escenario? ¿Se han hecho arreglos para la segura aplicacin de tales efectos? Control Los simulacros y ejercicios de desastres. La prueba de todo el sistema. cabe utilizar el sistema de notificacin propio. Esta representacin podra ser excitante.

se necesitan efectos muy sencillos. incluyen instrucciones para el uso y la realizacin de heridas "simuladas" y son agradables. Conforme cambia el escenario. El propio paciente puede simular dolor y las heridas pueden pintarse con marcadores de acuarela. aunque caros. Las universidades locales y otras organizaciones por lo general imparten clases con vestuario y maquillaje teatral y constituye una forma adecuada para adquirir conocimientos en este campo. se requiere de efectos con heridas de aspecto real. la honestidad y la explicacin de porquØ no pueden alcanzarse las metas le harÆ ganar respeto cuando el proyecto se complete adecuadamente en fecha posterior. este enfoque general no solamente genera un propio desastre. Si los participantes piensan que perdieron el tiempo tratando de terminar un simulacro no productivo. DespuØs de adquirir pericia con el empleo de algunos de los estuches. Algunas tienen tambiØn material de referencia para el maquillaje y los efectos para un desastre. Dichos estuches suelen estar anunciados en algunas revistas de gran circulacin para el personal de tØcnicos mØdicos de urgencia. no obstante. En este punto. Por tal motivo. Si la meta es el tratamiento de urgencia de algunas lesiones. si la finalidad del simulacro es ejercitar al departamento de urgencias en la seleccin. El recuadro 12-2 incluye una lista del material necesario para integrar un estuche adecuado de efectos con un costo aproximado de 150 dlares. la magnitud y las necesidades del escenario. necesarios para el simulacro dependen del tipo. Hay que valorar œnicamente lo que se ha fijado como meta u objetivo. Los efectos constituyen un verdadero arte que puede ser dominado a travØs de la preparacin y paciencia. tambiØn la necesidad de efectos mÆs complejos. habrÆ que buscar el momento en que el paciente haya sido sometido a seleccin y comience la fase terapØutica. La meta es valorar la preparacin en seleccin y no el propio tratamiento. En la biblioteca local se cuenta con libros de maquillaje y diseæo. no tiene utilidad alguna seguir con el ejercicio. Disculparse por las circunstancias que obligaron a tal situacin siempre es preferible a continuar con un programa que fracasarÆ y no alcanzarÆ la experiencia buscada. Esta tØcnica es sencilla y eficaz para la capacitacin de valoracin rÆpida. como los producidos por Simulaids Inc. ya sea que se haya alcanzado o no el limite temporal. Si el objetivo es probar la valoracin rÆpida de las lesiones de los pacientes. Todo mundo puede sentirse insatisfecho por los compromisos cronolgicos hechos para un simulacro cancelado. perderÆn el sentido de la colaboracin positiva necesario para futuros ejercicios. Por ejemplo. Recuadro 12-1 Lista para la Coordinacin del Simulacro Coordinador Dave Fecha May 22 240 . sino tambiØn sentimientos y actitudes negativas hacia el concepto del simulacro. peores o lesionadas. Los mismos principios bÆsicos se aplican para que las personas se vean mejor. Cancelacin Nunca es tarde para cancelar el ejercicio. Gran parte del material en estuches comerciales. la persona pueden recurrir a cualquier distribuidora de material para teatro. el ejercicio debe terminar. En sistema mÆs complejos. Efectos para caracterizacin El tipo y la cantidad de efectos para caracterizacin. Hay que cancelar el ejercicio tan pronto como sea posible para evitar molestias a las demÆs personas. habrÆ que establecer un limite para la prueba y seæalar un punto discernible de terminacin.diversas partes o grupos y no todo al mismo tiempo.

2 Lista de material para efectos y caracterizacin Suministros Jill Mar 5 Jill 11 Jill May 20 Transportacin Bob Mar 5 Bob 15 Bob May 18 2 tubos o latas de base blanca para maquillaje 2 tardos o latas de base azul para maquillaje 1 tubo o lata de base cate para maquillaje 1 tubo o lata de base negra para maquillaje 1 tubo o lata de base verde obscura para maquillaje 2 tubos o latas de base roja para maquillaje 4 latas de cera para embalsamar (o sustitutivo) 1 frasco de mascarilla de miel (150 ml contra quemaduras) 1 pomo pequeæo de 15g de barniz rojo obscuro para labios 1 pomo pequeæo de 15g de barniz rojo vivo para labios 2 docenas de abatelegunas de madera 1 docena de aplicadores de algodn 1 frasco de glicerina de 120 ml (para dar aspecto hœmedo) 1 frasco de alcohol de 60 ml (para diluir) 2 cepillos de pintura con serda dura de 1/4 de ancho 10 bolsas para sangre con tubos y bombas pequeæas de mano 5 heridas de femur 5 heridas de tibia humero 4 Frascos de colorante de alimentos rojo obscuro de 90 ml (para preparar sangre) 2 litros de mielkaro o base de jarabe (para espesar la sangre) 4 garrafas de plÆstico de 1 galn (para mezclar sangre) Arbitro Los Ærbitros o jueces valoran la eficacia del ejercicio y la participacin adecuada del personal en el simulacro. conviene contar con un Ærbitro. Las aptitudes de quienes actœan como Ærbitros constituyen otro factor que requiere una consideracin cuidadosa. TambiØn Øl debe seæalar las caractersticas o habilidades que se esperan encontrar en los participantes. Para evitar que esta critica se convierta en reproche. es decir: sus actos.Metas y Objetivos Seleccin y Desplazamientos de Pacientes segœn prioridades Escenario Sitio Responsabilidad Pacientes Legal Planificacin Tom Tom Bob Fecha Mar Mar Mar completada 1 1 5 Coordinacin Tom Jill Bob Fecha 15 15 15 establecida Ejecucin Tom Tom Jill Bob Fecha escogida May May May May 22 20 15 15 Valoracin Fecha completada Comentarios: RECUADRO 12 . El propsito del Ærbitro es contar con otra opinin y valorar la eficacia del hecho para alcanzar los objetivos de la preparacin previa y no espiar a los participantes. que obviamente no califique directamente el ejercicio. un rescatista o simplemente un mirn inocente. Las personas elegidos deben contar con slidos conocimientos en el campo o el Ærea de capacitacin que valorarÆn. sus reacciones y el tratamiento que administran. Dicho estÆndar debe incluir las metas deseadas y los objetivos del simulacro de acuerdo al escenario general. establezca protocolo para calificar el estÆndar de participacin. Seleccionar 241 . El puede actuar como alguno de los pacientes. En algunas ocasiones.

la discusin debe hacer que surjan las soluciones 3 probables para los problemas identificados. El œnico factor realmente importante es si se alcanzaron los objetivos y las metas. Las fallas en la planificacin o la ejecucin deben estar disponibles para someterse a critica. Hay que considerar a tales factores como una forma 242 . Hay que tratar de aislar los factores que impidieron cumplir los objetivos y eliminar la personalidad de la revisin Evite actitudes recriminatorias. realizarÆn una valoracin adecuada del ejercicio y los participantes. o no. por tanto constituye un proceso de enseæanza para todos los que intervinieron en el. Una vez mÆs. Un mØtodo para diseæar la critica es seguir el plan general utilizado en el desarrollo del propio simulacro. Tales problemas son simplemente aspectos en los cuales se necesita reforzar o trabajar con mayor ahnco en el programa de entrenamiento. Los comentarios recibidos de los participantes y las soluciones concebidas previamente deben combinarse para establecer nuevas metas y objetivos en el programa de capacitacin. Los Ærbitros con estos conocimientos y con un estÆndar de ejecucin apropiado. Se diseæarÆ el formato de critica de tal manera que destaque los problemas y los factores negativos como trastornos del ejercicio y no como fallas individuales. MÆs aœn. De este modo. Es necesario que el operador sea honesto en tal formato. hay que recordar de nuevo que el simulacro es slo parte del programa de capacitacin y la critica debe ser considerada como una parte de dicho programa. relacionados con el desempeæo de los participantes en el ejercicio. Tal enfoque permite contar con una frmula paso a paso para el proceso de revisin y tambiØn con un mØtodo ordenado para obtener una "retroalimentacin" de los participantes. durante la critica. pues el simulacro no hubiera podido llevarse a cabo sin ellos. sino que tendrÆn una mayor voluntad para Llevar a la prÆctica los cambios deseados cuando sean parte del proceso. aunque estØn calificados para valorar la experiencia clnica. Para realizar tal evaluacin conviene contar con personas de la localidad con conocimientos especficos en el Ærea de capacitacin. Conforme se identifican estos. as como todos los aspectos. los arbitros y los observadores y agradecerles su participacin. es momento para destacar los objetivos que se alcanzaron. Cuando se elabore el formato critico. no se escogerÆ al mejor Ærbitro con base en sus ttulos Los mØdicos y supervisores. Hay que recordar que los simulacros estÆn diseæados para formar parte de un programa de capacitacin y entrenamiento total. Conviene reunir a los participantes. hay que comenzar con la 2 revisin de las metas y los objetivos planeados Øste serÆ el patrn contra el cual se valorarÆ la eficacia del ejercicio. Hay que iniciar una discusin controlada de las metas y objetivos y tambiØn exponer abiertamente los obstÆculos que impidieron que se alcanzaran. Por œltimo. Valoracin Final Para analizar adecuadamente la eficacia del simulacro. tambiØn se desarrollan sus soluciones factibles. El procedimiento anterior evita que la critica se torne una sesin recriminatoria y conserve su carÆcter de experiencia de aprendizaje. Una vez que se han analizado los problemas. EstarÆ preparado para comentar todos los factores que impidieron la consecucin de los objetivos. la seleccin adecuada de los jueces constituye un factor crucial para extender la experiencia del aprendizaje en el simulacro. hay que elaborar una lista y demostrar los factores positivos que permitieron que se alcanzaran los objetivos. Todo el trabajo de planificacin debe manifestarse en el momento de establecer las comunicaciones posteriormente al desastre fingido. Con igual entusiasno. Los participantes no slo se sentirÆn mejor respecto a las soluciones en las que han tenido participacin.Ærbitros sin experiencia para calificar las actuaciones y el rendimiento en el ejercicio de campo no es beneficioso. No esperes quedar satisfecho con todos los aspectos del ejercicio. normalmente no son muy buenos para efectuar valoraciones de un ejercicio de campo. pero esta accin debe ser conjunta. no se obtendrÆ la valoracin buscada.

Al llevar a la prÆctica los mØtodos de planificacin. Fla. no slo se ajustaban a muchos tipos de entrenamientos sino que tambiØn mejorarÆn con la prÆctica y experiencia. 243 . 2. el simulacro. 1983. Westport. Kissimmee. January 25-27. Valoracin y repeticin de los simulacros DespuØs de unos das de reposo y recuperacin. determinado con anterioridad. Ogden. se integrarÆ a todo el grupo para compartir nuevas ideas o sugerencias obtenidas de las pequeæas discusiones. Presented at Disasters. Problems and Solutions in their Management. La evaluacin final debe incluir la revisin del programa de entrenamiento y adiestramiento. Educational Direction Inc. Hay que pedirles que efectœen una revisin breve del simulacro con en fin de definir lo que ocurri. los simulacros pueden ser productivos. Los participantes se sentirÆn mÆs cmodos y francos en sus comunicaciones dentro de un grupo pequeæo perfectamente controlado y aportarÆn mÆs sugerencias que un grupo grande. Cuando se sigue una metodologa probada. La critica entonces debe estar rodeada por una revisin de los nuevos objetivos y metas para el escenario escogido y los futuros simulacros. los ejercicios pueden adaptarse a las necesidades de todos los tipos de programas de capacitacin. Un mØtodo para realizar lo anterior es dividir a los participantes en grupos pequeæos con sus respectivos Ærbitros y observadores. a course sponsored by the Florida chapter of the American College of Emergency Physicians. Conn. mejoran y generan un programa adjunto de complemento deseable Una serie de pequeæos simulacros diseæados para valorar Æreas especificas prepara el camino para un simulacro grande que abarque todo el sistema y realmente funcione. del cual se obtengan los mismos beneficios que de los ejercicios a pequeæa escala. los problemas identificados durante Øl y las soluciones derivadas de las criticas. la forma en que podra mejorarse todo el ejercicio y cmo implementar los nuevos objetivos en futuras ocasiones. organizacin. La finalidad no es eliminar partes o personas o cumplir con requisitos de certificacin: sino desarrollar un sistema. DespuØs se analizarÆn y combinarÆn en un nuevo programa de adiestramiento’ las descripciones detalladas de dichas soluciones. En conclusin. DespuØs de un momento. hay que reunir al grupo de planificacin original para una valoracin detenida y profunda del ejercicio. relacionados con sus tareas en este simulacro y los futuros. Utah. educativos y eficaces. 1982.de reforzar el espritu y los sentimientos de los participantes. Schottke DE: "Organizing disaster drills". syllabus. direccin. Smith WE: Impact: Planning is Problem Solving. Butman AM: Responding to the Mass Casualty Incident. Referencias 1. A Guide for EMS Personnel. Las diferentes situaciones. 1982. Health Sciences Administration and Education. control y evaluacin. hay que recordar que el propsito de cualquier simulacro o "ejercicio" es mejorar el programa de capacitacin o ser parte del entrenamiento de los sistemas mØdicos de urgencia. Weber State College. 3. Cuando se preparan adecuadamente los "ejercicios" con saldo masivo de vctimas constituyen. El Ønfasis principal de estas valoraciones serÆ diseæar un plan de recapacitacin e iniciar la planeacin de simulacros posteriores. School of Allied Health Sciences. escenarios y mejores efectos o mÆs reales.

Planificacin contra desastres: Valoracin y empleo de recursos comunitarios Kathleen H. Las enfermeras. Switzer. su participacin requiere el conocimiento de grupos. los cuales comprenden muchas disciplinas y profesionales de la salud. El captulo presente expone datos relativos a estos temas. Las enfermeras pueden contribuir de manera significativa a mejorar la respuesta de una comunidad en caso de un desastre al planificar. Los servicios directos a damnificados necesitan ser cubiertos por medio de un enfoque multifacØtico e integrado (Recuadro 13-1). organizaciones e instituciones. las enfermeras participan en actividades tanto clnicas como terapØuticas. as como las ventajas y desventajas de los recursos disponibles en tanto llevan al cabo sus responsabilidades clnicas. R. tanto a nivel personal como profesional. militares o representantes de la defensa civil). necesitan practicar y enseæar prevencin y preparativos.S. Participacin de las enfermeras En la respuesta ante un desastre real. mÆs se facilitarÆn las operaciones de auxilio de forma global y podrÆn actuar con mayor eficacia de acuerdo con el sistema establecido..13. Cuantos mÆs conocimientos acumulen acerca de la planificacin y las caractersticas de organizacin de la comunidad en caso de desastre. Las enfermeras pueden ser œtiles de diversas formas para generar un estimulo o una iniciativa dentro de la comunidad para la planeacin en caso de desastre: al crear e instruir mediante programas de educacin masiva al redactar y llevar a la prÆctica planes contra desastres al establecer relaciones con oficinas y organizaciones al participar en la respuesta comunitaria ante el desastre Los preparativos individuales constituyen la base de todo plan para situacin de desastre. hay que adaptarse a tareas de direccin o a la supervisin por parte de personal diferente del mØdico (polica.N. Asimismo. M. Responsabilidades administrativas 244 . A veces necesitan ampliar y adaptar sus tareas habituales a otras como: asignar y supervisar a trabajadores de distintos niveles en las tareas asistenciales participar en la seleccin y transporte de pacientes supervisar la distribucin de abastos mØdicos organizar las actividades de rescate coordinar acciones con otras personas Las enfermeras suelen responsabilizarse de manera adicional al coordinar tales actividades. En ocasiones. Las enfermeras deben conocer los patrones de respuesta comunitaria contra desastres. para intervenir en la asistencia de vctimas. pueden pasar a formar parte integral de los grupos contra desastres. al igual que estar familiarizadas con los principios de la planificacin e investigacin para situaciones de calamidad. y servicios y principios especficos aplicables cuando se afronta una catÆstrofe. Actividades clnicas En otros captulos se analizan en mayor detalle este tipo de actividades. evaluar y utilizar los recursos de que se disponen.

escuelas. enfermeras y estudiantes que servan bajo el auspicio de un ComitØ Internacional de Rescate. incluyendo al gobierno tailandØs. Los servicios mØdicos que brindaba este equipo formaban parte de un sistema de atencin que inclua unas 200 enfermeras y 80 mØdicos. Muchas familias se haban fragmentado por separacin o muerte. las enfermeras pueden adquirir grados considerables de responsabilidad o autoridad. la norma en las familias. El grupo tuvo que atender a una poblacin de mÆs de 120. Las enfermeras y los mØdicos se toparon con inumerables problemas psicosociales. Los trabajadores camboyanos acondicionaron chozas como salas de hospitales y letrinas. el grupo cont con una organizacin comunitaria de extraordinarias caractersticas. el suministro de servicios bÆsicos y continuidad de costumbres locales. ejecucin y estimacin final de los servicios contra desastres (Recuadro 13-2). o "contingentes de trabajo". Entre las prÆcticas preventivas estuvieron supervisin medica de enfermedades. Este personal se ocupaba de tareas en la sala de admisiones o de urgencias de un hospital de campo de 1000 camas en un campamento de camboyanos refugiados. La experiencia de las enfermeras puede aprovecharse en comunidades locales para funciones de direccin y coordinacin (Recuadro 13-3).000 camboyanos refugiados en chozas. y mas de 1000 niæos vivan en los orfanatorios del campamento. en Tailandia. A pesar de las condiciones primitivas y cambiantes de vida. Durante las maniobras de auxilio en un desastre. Otros miembros participaron en programas de inmunizacin. estaciones de polica y orfanatorios. el ComitØ Internacional de la Cruz Roja y organizaciones de voluntarios. por lo general como representantes de organizaciones o instituciones profesionales. con dirigentes locales. investigacin de problemas de salud y medidas de control como inmunizacin y 245 . Ellas participan en juntas multidisciplinarias de planificacin. grupos de trabajo. Al no contarse con direccin a nivel local. integraron sus servicios a las practicas camboyanas tradicionales que utilizaban monjes y chamanes. El grupo mØdico se ocup de tratar diversos problemas en especial infecciones de vas respiratorias y gastrointestinales. Principios de planificacin Cada desastre es una situacin singular en la que intervienen los siguientes factores: tipo y causa de la catÆstrofe magnitud y extensin de los daæos duracin y sitio geogrÆfico del hecho RECUADRO 13 . creando tØcnicas de laboratorio y desempeæÆndose como intØrpretes. al igual que clnicas extrahospitalarias. los administradores de asistencia intervienen directamente en las labores como parte del plan de desastre de alguna organizacin o institucin. Los miembros de la familia permanecan con los niæos hospitalizados para auxiliar en su atencin y evitar as. las Naciones Unidas.Las enfermeras tienen cada vez mÆs oportunidades de participar en la planificacin. Tal organizacin se atribuy al espritu del pueblo camboyano y a los esfuerzos combinados de las organizaciones contra desastres.1 Ejemplo de caso 1 Una enfermera visitadora proveniente de Nueva York participaba en la organizacin de un grupo de 18 miembros de mØdicos. El campamento se organiz para contar con instalaciones que permitieran la distribucin de agua y alimentos. el personal representaba a organizaciones de auxilio provenientes de mas 12 pases.

Anne G Hargreaves present su testimonio ante el House 2 Committee on Foreign Affairs. De manera simultÆnea. el reactor nuclear ubicado en Three Mile Island. RECUADRO 13 . resultando en la identificacin de graves problemas. fue una de las personas que form parte de un grupo "observador" que acudi a El Salvador en 1983. funcionarios polticos y representantes de diversas instituciones de auxilio local e internacional. algunas clnicas y programas de salud pœblica fueron ampliadas en comunidades tailandeses vecinas. y las prioridades de asignacin del personal. 246 . quienes recibieron nutrimientos suplementarios. el establecimiento de refugios temporales. Incluso. Hargreaves. Muchos miembros del personal participaron en sesiones de adiestramiento para los trabajadores de la salud camboyanos. Estos esfuerzos combinados tuvieron al parecer Øxito al cubrir las necesidades inmediatas de los camboyanos y ampliar su cultura y conocimiento para alcanzar 1 beneficios en el campo de la salud. Hospitales. R..2 Ejemplo de caso 2 Anne G.N. as como la reubicacin de hospitales e instalaciones de atencin a la salud. MÆs tarde. miembros adicionales de la comunidad. M. clnicas rurales y campamentos de refugiados fueron evaluadas en cuanto a sus condiciones de vida y estÆndares de salud. atencin. se hizo necesaria la realizacin de un acercamiento multifacØtico con los muy diversos tipos y niveles de organizaciones. los aspectos de la atencin de enfermera.3 Ejemplo de caso 3 En marzo de 1979. el grupo se reuni con profesionales mØdicos. comisionada auxiliar y directora ejecutiva de los servicios de enfermera y enseæanza del Departamento de Salubridad y Asistencia de Boston. prisiones. Las supervisoras y jetas de enfermera tenan las mayores responsabilidades de seguridad.. trabaj con los consejeros estatales y federales para poner en marcha el plan de respuesta de la comunidad. La enfermera que ocupaba el cargo de Directora de Salud Pœblica en el Ærea. su preparacin incluy un programa de tres meses en enfermera y un curso acerca del control de enfermedades transmisibles. se prepar para la evacuacin de su propia familia. gener alguna friccin con los huØspedes Tailandeses de los camboyanos. Se hicieron sesiones de instruccin en torno a sanidad e higiene personal. Debido al Ønfasis que se le dio a la transportacin y a la comunicacin. mucho mejores que los que imperaban en esa Ærea. present un problema de funcionamiento y amenaz un Ærea localizada dentro de un radio de 20 millas.administracin de insecticidas. Otros miembros de la delegacin incluyeron cinco mØdicos y un educador en salud. Una supervisora de la sala de emergencias puso en prÆctica el programa para casos de desastre del hospital al hacer un nuevo llamado a su personal y disponiendo algunos arreglos para manejar a los pacientes expuestos a contaminacin radiolgica. y evacuacin de pacientes dentro de dicha zona. RECUADRO 13 . y como resultado. Tom decisiones muy difciles respecto a los detalles de transportacin. La alta calidad de los servicios. Uno de los aspectos de mayor interØs fue contar con alimentos sanos e inocuos para los niæos desnutridos y embarazadas o mujeres en periodo de lactancia. Pensilvania. un programa de planificacin familiar fue bien recibido aunque unos cuantos camboyanos lo consideraron como un intento de disminuir su poblacin. Los principales puntos de interØs eran las prioridades de evacuacin. Una jefa de enfermera residente tena el doble reto de cumplir con los programas para dar de alta o evacuar a los pacientes internos mientras hacia rendir los recursos para atender a los ancianos.S.

as como sus 3 valores profesionales y personales. sucedieron al cicln que asol al Pakistan oriental (ahora Bangladesh) en 1970. Las enfermeras desempeæan un papel importante al llevar a cabo actividades de institucin y simulacros contra desastre.1 Organizaciones comunitarias contra desastres en los Estados Unidos Tipo de organizacin Organizaciones establecidas fuerza de polica. Dicha situacin se ilustra por el desenvolvimiento de hechos y las necesidades comunitarias que. del Departamento de Defensa. En Estados Unidos la publicacin de la Oficina de Preparativos de Defensa Civil. pueden hacer participes a cualesquiera instituciones y organizaciones dentro de una comunidad y a veces originar peticiones de ayuda fuera del Ærea afectada. su planificacin debe anticipar todo efecto acumulativo posible de los recursos tanto locales como exteriores. Sin embargo. proporcionando as la base conceptual a la que debe recurrirse al elaborar un plan contra calamidades.La crisis prob las aptitudes administrativas de las enfermeras. Muchos desastres no llegan a tal extremo. es posible hacer algunas generalizaciones con respecto a los desastres que pueden aplicarse a su planificacin de manera sistemÆtica. Tales acontecimientos. que puede persistir hasta bien entrada la fase de rehabilitacin. hospitales. pero en realidad no evitan muchos de los problemas que surgen en una situacin extrema. Los planes contra desastre que se exponen en mayor detalle en el capitulo 14 nunca deberÆn considerarse como definitivos. Se expondrÆn aqu las situaciones que surgen con mayor frecuencia. que a veces surgen con un efecto "seriado" a lo largo del desastre. que son: proceso continuo base de conocimientos concentracin sobre principios orientacin anticipatoria disminucin de imponderables seleccin de acciones apropiadas superacin de toda resistencia Es natural que las personas se nieguen a creer que pueden verse afectadas por un desastre. Caractersticas de organizacin Las caractersticas de las organizaciones que funcionan en una comunidad han sido 5 descritas en otras publicaciones y se han jerarquizado con arreglo a su estructura y los tipos de actividades que desempeæan en un desastre (Tabla 13-1). comprende los principios bÆsicos de planificacin 4 contra calamidades. pues se necesita llevarlos a la prÆctica y actualizarlos de manera regular. Sin embargo. El plan que no es revisado en intervalos peridicos puede generar un falso sentimiento de seguridad. TABLA 13 . Los pases con recursos marginales y bajos niveles socioeconmicos son especialmente susceptibles a los efectos acumulativos de las calamidades. al punto de que puede resultar contraproducente en situaciones de urgencia reales. durante los aæos. Muchas de las necesidades comunitarias son resultado de los efectos acumulativos de una calamidad y sus secuelas. La planificacin puede hacerse con base en lo que tiene mayor probabilidad de ocurrir. Los planes pueden poner en marcha una respuesta esperada contra algœn tipo de desastre. as como en el cambio de mentalidad y en el desarrollo de competencia en cuanto a funciones. Tareas y desastres Asignadas 247 .

Dynes RR: Different types of organizations in disaster responses and their operational problems. La estabilidad operativa de estas instituciones puede originar problemas de imagen pœblica. 1977. Las enfermeras pertenecen fundamentalmente a organizaciones establecidas y voluntarias aunque pueden ser parte de otros grupos mÆs informales. Son las organizaciones establecidas las que en realidad se resisten a cambiar. Organizaciones de voluntarios 5 Este sistema 248 . Ohio. acostumbran volver a sus actividades rutinarias tan pronto como sea posible. pero las enfermeras seguramente se beneficiarÆn de este modelo para entender el proceso organizacin de durante desastres. departamentos de salud Organizaciones de voluntarios Asignadas Cruz Roja fuerza civil que recluta el alguacil mayor auxiliares e iglesias oficinas de defensa civil Grupos afiliados ya establecidos Asumidas Niæos Exploradores mensajeros trabajadores eclesiÆsticos que trabajan en albergues coordinadores en trÆnsito de sesiones de veteranos Grupos de ciudadanos agrupados para auxiliar Asumidas grupos con intereses especiales grupos de bœsqueda y rescate consejos para coordinacin de servicios en urgencias comitØs ad hoc Fuente: Quarentelli El. dichas organizaciones son muy estables y funcionan con relativamente pocos problemas. Las organizaciones mencionadas no suelen modificar sus funciones durante un desastre. Aunque el volumen de trabajo ausente y se requiera ejecutar nuevas tareas en caso de desastre. Si los voluntarios llegan para auxiliar. de categoras quizÆ no existe en otras culturas y medios sociales. No obstante. The Ohio State University. pp 2-12. esta caracterstica evita exigencias por el volumen abrumador que excede de su capacidad para brindar servicios. La toma de decisiones tiende a ocurrir en un nivel menor de la jerarqua durante el desastre y por ello hay que hacer algunas ajustes internos de operacin. se les llega a considerar como pasivas ante las necesidades comunitarias. Cuando las organizaciones de servicios pœblicos no pueden satisfacer las necesidades en un desastre. entre los que asumen la responsabilidad de la atencin medica y sanitaria durante el desastre estÆn hospitales.departamentos de bomberos. Se valen por lo general de su propio personal. pueden ser devueltos a su punto de origen o enviados a 5 otros tipos de organizaciones. servicios pœblicos. Organizaciones establecidas Las organizaciones establecidas tienen estructura formal y caractersticas 5 definidas: Æmbitos de autoridad perfectamente definidos tareas y obligaciones especficas conductos definidos de comunicacin papeles explcitos para la toma de decisiones Muchos servicios comunitarios son suministrados por organizaciones establecidas. quizÆ por la preparacin tØcnica requerida. asilos y organizaciones gubernamentales como las instituciones de salud. Columbus. Disaster Research Center. Sin embargo. como seran los de afiliaciones establecidas y voluntariados para emergencia.

y por ello aumentan su vulnerabilidad al estrØs de la fatiga y el trabajo excesivo. los voluntarios suelen ampliar los limites de sus labores indefinidamente. En algunas situaciones de excepcin algunas organizaciones de voluntarios se han ocupado de las mismas funciones de manera independiente y simultÆnea. Grupos ciudadanos de emergencia Los grupos de esta ndole incluyen individuos que se reœnen con una finalidad especifica. A diferencia de los organizaciones establecidas las de voluntarios tienen lneas de operacin poco precisas. Grupos establecidos Los grupos establecidos son los tipos mÆs numerosos de organizaciones durante un desastre. conservando las listas de heridos y muertos y ocupÆndose de depsitos de cadÆveres y albergues. Sus miembros pertenecen a organizaciones comunitarias. los miembros de alguna iglesia pueden auxiliar en los albergues bajo la supervisin de la Cruz Roja. y durante un desastre se encargan de nuevas tareas especializadas con una fuerza de trabajo en gran parte compuesta por voluntarios. En ocasiones. Las enfermeras deben conocer y seæalar las posibilidades de utilizar este tipo de organizaciones de manera eficaz y creativa. Las organizaciones de voluntarios pasan por fases de gran cambio en estructura como personal y funciones durante operaciones de auxilio. Sus miembros pueden tener muy diversos niveles de preparacin y a menudo no tienen experiencia en el trabajo de grupo. es necesario reconocer que este grupo representa un recurso œtil en los desastres.Las organizaciones de este tipo son las que tienen personal definido y se encargan de tareas "rutinarias" durante Øpocas normales. Las organizaciones de este tipo suelen participar en un desastre cuando surgen las siguientes 5 circunstancias: 5 249 . suelen tener caractersticas singulares en su organizacin. Sus capacidades en una situacin de urgencia suelen ser expresadas en tØrminos generales durante la planificacin y por ello tienen gran laxitud para satisfacer necesidades comunitarias. empero. resulta difcil indentificar los grupos establecidos a pesar de su gran popularidad. o bien. quienes pueden participar auxiliando a familias. Los clubes y rdenes fraternas con metas importantes de servicio comunitario pueden integrar nuevos grupos para auxiliar a otras organizaciones. pero pueden llegar a formar un nuevo grupo para encargarse de labores afines en desastres. Dichas organizaciones en forma tpica se topan con grandes estreses y mayores problemas durante las operaciones en un desastre. El personal normal a menudo dedica mucha energa a superar los problemas que surgen de estas situaciones. Un ejemplo seran los voluntarios de la Cruz Roja. ya que estÆn entremezclados con organizaciones establecidas y voluntarias. Este "conflicto de lealtades" puede generar problemas y dificultar la coordinacin de actividades. Pueden brindar auxilio en un grado extraordinario y tener un fuerte sentido humanitario. Sin embargo. para cubrir una necesidad especial. En algunos casos crean problemas de operacin porque su "lealtad" y obediencia esenciales las deben a su afiliacin y grupo original. No obstante. Por ejemplo. y no es fÆcil que se sometan al control o supervisin de otras organizaciones con 5 responsabilidades perfectamente definidas en un desastre. TambiØn tienen capacidad potencial para urgencias. Los limites indefinidos de operacin tambiØn generan situaciones en que los voluntarios conceden crØdito al trabajo de otros grupos y en el cual personas que actœan en nombre de la organizacin son perfectos desconocidos para el personal de base.

Cuando ambos tipos de organizaciones no bastan para cumplir con las tareas comunitarias. como nacional e internacional. integrarse a grupos organizados. las personas interesadas forman un grupo de ciudadanos para situaciones de emergencia. Muchas veces. al parecer. Los grupos de ciudadanos reunidos bajo este rubro a menudo actœan en un desastre en forma de comitØ. ella establece una relacin laboral con los coordinadores hospitalarios de altas y las trabajadoras sociales de ciertas organizaciones. La pertenencia a los grupos de ciudadanos suele cambiar. lo que basta para poder participar en sus operaciones. La Cruz Roja es un ejemplo de un grupo de ciudadanos que intentaban auxiliar en situaciones de urgencia. en la escala de prioridades. en consecuencia. para solucionar ciertos problemas propios de una catÆstrofe. se recurre en siguiente tØrmino a las organizaciones de voluntarios para hacer uso de sus funciones potenciales. Dichos grupos por lo comœn giran alrededor de algœn problema especifico. representantes ajenos al Ærea de desastre se afilian a una organizacin establecida. y las operaciones comunitarias permanecerÆn intactas. finalidades o funciones. tal grupo de ciudadanos tiene tareas asignadas y adapta las caractersticas de una institucin establecida. deben reaccionar y emprender medidas en una situacin de desastre cumplen sus funciones 5 con arreglo a la jerarqua de necesidades no satisfechas. En este caso. una organizacin establecida tanto a nivel local. como los signos clnicos que podran aparecer ante la posibilidad de contaminacin de aire. Si cumple Øste. en la actualidad. enfermos y lesionados durante la guerra de Crimea. Si una situacin de urgencia puede ser atendida por organizaciones establecidas. Las enfermeras deben considerar la posibilidad de formar parte de los grupos de ciudadanos del tipo mencionado cuando laboren en situaciones de desastre que requieran control y coordinacin de actividades e informacin. es por ello que. a su juicio. se recurre por lo comœn a grupos de personas afiliadas a otras organizaciones de la comunidad para as tratar de colaborar en 250 . En otras ocasiones. La necesidad de los grupos de ciudadanos del tipo mencionado debe ser prevista e incluirse en la planificacin contra desastres. Un desastre de grandes proporciones pueden exceder las capacidades normales de las instituciones de servicio pœblico. La Cruz Roja es. agua o alimentos. Respuesta a la alerta de emergencia Los cuatro tipos de organizaciones hasta ahora estudiadas que. no se moviliza a las demÆs.las organizaciones mÆs importantes no estÆn coordinadas algunas actividades en el desastre carecen de control centralizado los miembros de la comunidad no reciben informacin. las comunidades pueden aprobar la formacin de un centro de emergencias como una contingencia contra grandes desastres. En algunos casos. aunque algunos grupos quedan formalmente establecidos en forma de voluntariados o de otro tipo. fuerza de trabajo o grupo especial. no se han resuelto aun. Clara Barton para cubrir las necesidades no satisfechas de soldados. se conforma una organizacin cuando se reœnen representantes para afrontar diversas necesidades durante el desastre. Por ejemplo. el cual se ocupa de problemas comunitarios que. Entre los servicios proporcionados por el personal que coordina y controla todas las funciones en catÆstrofes se incluye tambiØn la informacin al pœblico. y tambiØn se modifica conforme evolucionan las situaciones. dirigido por una enfermera. Por ejemplo. una enferma sanitaria suele vØrselas con sus problemas especiales cuando intenta prestar ayudar en pautas como las necesidades de salud y ajustes sociales de los refugiados. Puede tener reuniones informales para intercambiar informacin y coordinar planes especiales para esta poblacin. Por lo comœn desaparecen con la situacin de desastre o emergencia.

en especial si provienen de fuera del Ærea del desastre. Las organizaciones de mayor magnitud y experiencia por lo comœn conocen mejor los problemas y necesidades propios de una catÆstrofe. existen situaciones en que se requiere auxilio internacional para resolver ciertos problemas. Los intentos de auxilio. Principales organizaciones de auxilio Las organizaciones de auxilio mÆs importantes pueden estar integradas a nivel local. 251 . e incluyen cientos de grupos establecidos y voluntarios que se ocupan de diversas actividades necesarias en todas las fases de auxilio durante una calamidad: planificacin e investigacin anterior al desastre servicios de rescate y emergencia programas de rehabilitacin y de recuperacin En un desastre las organizaciones en cuestin difieren enormemente en sus contribuciones y en su enfoque. En el apØndice 13-D se incluye informacin adicional en torno al auxilio que puede obtenerse a partir de ciertas organizaciones en situaciones de desastre. o bien. Algunos grupos internacionales tienen representaciones nacionales y locales en diversos pases del mundo. Suelen tener acuerdos laborales ya vigentes con organizaciones claves. nacional e internacional. puede servir a la enfermera en su evaluacin y aprovechamiento de los recursos comunitarios. Tienen diversos grados de respaldo financiero. Los esfuerzos improvisados y espontÆneos de auxilio tienen pocas probabilidades de Øxito.la resolucin de problemas no resueltos aœn. Aqu. como diversas zonas del continente americano o en Æreas en que apenas existen recursos para la vida normal y no bastan para cubrir las maniobras de auxilio. ya sea de un gobierno a otro o por ministerios de salud. y 13-C se ilustran ejemplos de organizaciones que pueden brindar auxilio a nivel internacional. estatal. 13-B. En los apØndices 13-A. por mejor intencionados que sean. deben canalizarse por medio de organizaciones con responsabilidades asignadas. Tal requerimiento suele surgir en Æreas en que ocurren desastres naturales con alguna frecuencia. recursos y destreza. Lo mismo se cumple con la conducta de otros grupos. pues. ya que crean confusin y duplicacin de trabajo. imponen presiones adicionales a las organizaciones locales y desvan la atencin y recursos de las maniobras de socorro durante la calamidad. Un desastre de proporciones considerables se caracteriza por la formacin de grupos "emergentes" que se encargan de funciones especiales durante la maniobras de auxilio. empero. a menos que se solicite asistencia adicional de manera especifica. junto con la que se obtiene en torno a las responsabilidades de las organizaciones. Las enfermeras observarÆn que la organizacin a la que pertenecen presenta caractersticas predecibles durante una calamidad. como sucede en los pases del tercer mundo. Asistencia internacional Todos los pases deben contar con planificacin para cubrir independientemente sus necesidades en casos de desastre. al igual que grandes organizaciones de voluntarios y gobiernos nacionales. Tal informacin. los servicios se basan en conceptos errneos y no en necesidades documentadas. compromiso y finalidades. Los intentos mal planeados. participar en proyectos 6 de desarrollo local aun antes del desastre. Las organizaciones con experiencia en servicios internacionales comprenden las que pertenecen a las Naciones Unidas. Las peticiones de asistencia internacional suelen guiarse por medio de conductos especficos.

Actividades de auxilio a nivel nacional En Estados Unidos. las organizaciones a nivel nacional tienen funciones de coordinacin y apoyo a programas locales y estatales. las reservas y los militares activos son a menudo asignados para auxiliar en desastres. la Guardia Nacional. los departamentos de salud a nivel estatal y local pueden solicitar auxilio de Centros de Control de Enfermedades (CDC. Para obtener la ayuda. La consecucin de ayuda puede depender de las lneas establecidas de comunicacin y la orientacin adecuada de la solicitud a estas organizaciones para contar as con el servicio necesario. Por ejemplo durante la inundacin de Utah en 1983. la asistencia a nivel nacional estÆ planificada para complementar servicios de actividades de gobiernos estatales y locales y otros recursos comunitarios. En otra situacin. por lo que se necesita a veces una declaracin formal de emergencia o una visita al sitio de los hechos por parte de sus representantes oficiales para poder iniciar las tareas de auxilio. Se excluyen grupos de voluntarios y organizaciones establecidas. En los Estados Unidos. Por ejemplo. las enfermeras de salud comunitaria del ejØrcito estadounidense y otro personal mØdico fueron enviados para brindar servicios de salud en los campamentos de refugiados cubanos que llegaron en 1975 a Estados Unidos. En naciones desarrolladas que cuentan con recursos locales abundantes para las maniobras de auxilio. Las instituciones gubernamentales suelen tener limites legales en sus actividades. se hacen operaciones descentralizadas similares a las estadounidenses. siglas en inglØs). como sucede en los proyectos humanitarios de 6 gran "visibilidad". ya que las grandes organizaciones necesitan tiempo para revisar las peticiones y responder a ellas. Es inevitable cierta tardanza en la obtencin de ayuda. pero no ejercen el control primario de actividades de auxilio. la fuerza aØrea y el ejØrcito estadounidenses ayudaron al gobierno nicaragense en las operaciones de auxilio mixtas a raz del sismo de 1972. Las oficinas federales auxilian y colaboran con las autoridades locales en el Ærea afectada. que forman parte del servicio de Salud Pœblica y brinda programas directos y servicios 7 252 . se necesita a veces una declaracin presidencial de calamidad o situacin de urgencia mayor. intervinieron el cuerpo de ingenieros del ejØrcito y la Guardia Nacional de Utah construyendo presas y puentes. nacional o estatal.organizaciones de auxilio para desastres u oficinas coordinadoras. Entre sus actividades se cuentan: proteccin contra incendios cumplimiento de la ley comunicaciones transportes limpieza de escombros y restos servicios mØdicos y sanitarios Por ejemplo. Servicios militares Las milicias pueden brindar servicios de auxilio en un desastre a nivel internacional. En los Estados Unidos. los pases con bajos estÆndares de vida tienen operativos contra desastre fuertemente descentralizados y las oficinas nacionales tienen funciones importantes de control. A diferencia de lo anterior. Debe explicarse la situacin a un consejo poltico al solicitar fondos para facilitar la respuesta a los desastres con una imagen pœblica adecuada. Un grupo de verificacin y dos hospitales de campo suministraron atencin mØdica y se encargaron de las responsabilidades de coordinacin y normatividad mØdica.

enfermeras. el nœmero y tipo de vctimas y los niveles de recursos estatales y locales disponibles. Dicha organizacin auxilia a los gobiernos a nivel tanto local como estatal en la planificacin y respuesta ante calamidades. Dos tipos de grupos reciben adiestramiento para desempeæarse en: 9 253 . es un eslabn de contacto a nivel nacional para la asistencia en muchas actividades contra desastres. respuesta mØdica: brindar auxilio mØdico en el sitio del desastre 2. FEMA tambiØn ha participado en el desarrollo de sistemas de contingencia a nivel estadounidense para maniobras de auxilio en catÆstrofes. los planes de servicios mØdicos contra desastres en Estados Unidos existan mÆs bien a nivel estatal y local y eran definidos individualmente para cada posible calamidad.especializados como las siguientes para evitar la diseminacin o controlar 8 enfermedades infecciosas en los desastres: supervisin epidemiolgica asistencia de laboratorio personal para programas de inmunizacin vacunas y productos qumicos informacin tØcnica servicios de orientacin y adiestramiento La Oficina Federal de Coordinacin de Emergencias (FEMA. por sus siglas en inglØs). por sus siglas en inglØs). Dicho sistema ha sido planeado para abarcar muy diversas contingencias desastres naturales y fÆcticas segœn la naturaleza del desastre.10 Pueden 1. creado en los primeros aæos del decenio de 1980. denominada Sistema MØdico Nacional Contra desastres (NDMS por sus siglas en inglØs). No obstante. y ha servido como modelo para crear otra organizacin mÆs importante. tØcnicos y otros profesionales. de carÆcter multidisciplinario. Sin embargo. El establecimiento de planes para coordinar recursos mØdicos en desastres a nivel nacional puede identificarse con el sistema de Hospitales de Contingencias Civiles-Militares (CMCHS. El NDMS consta de tres grandes elementos: 9 9. en la actualidad se han creado programas para coordinar los planes contra desastres a nivel nacional y brindar sistemas de contingencias para respuestas a gran escala para grandes calamidades. Este sistema comprende el reclutamiento voluntario de hospitales civiles para ampliar la nmina de hospitales militares y de la Administracin de Veteranos que atiende las bajas de guerra. dicho sistema ha promovido el interØs en los preparativos de emergencias y la atencin de vctimas. evacuacin: trasladar a las vctimas de la calamidad hasta la instalacin mØdica 3. En un desastre natural. El NDMS fue creado en respuesta a un decreto presidencial en 1981 para mejorar los preparativos contra desastres en Estados Unidos. atencin mØdica: brindar asistencia definitiva a los hospitalizados En caso de un gran desastre. El personal incluye voluntarios mØdicos. cuando el sistema federal es excedido en sus posibilidades por heridos y muertos de guerra. o bien. los llamados Grupos de Asistencia MØdica en Desastres (DMAT por sus siglas en inglØs). al igual que personal complementario como camilleros y encargados de preparacin de alimentos. De ser necesario. ser alertadas cuando el desastre sobrepasa las posibilidades de auxilio de un sistema sanitario local. ademÆs de que crea normas a nivel nacional. se ocupara de la respuesta mØdica. CMCHS sufre limitaciones porque se cuenta œnicamente con camas para casos agudos. CMCHS puede pasar a formar parte de este plan de mayores proporciones. En el pasado. ya que estÆn integrados por voluntarios en oficinas de instituciones mØdicas y sanitarias que se ocupan de tales tareas.

unidades quirœrgicas mviles personal clave de 215 personas ciruga para lesiones de urgencia DespuØs de evacuacin. por tal motivo. Se ha calcuado que 71 centros coordinadores quedarÆn establecidos en Æreas metropolitanas a Estados Unidos. A pesar de que el NDMS es extenso en sus enfoques multidisciplinarios y se representa por medio de un conjunto de oficiales y organizaciones. En Estados Unidos. Las enfermeras comunitarias que pertenecen a ciertas Æreas del NDMS pueden prestar sus servicios de manera voluntaria. a veces piden auxilio y apoyo de las organizaciones mayores. las organizaciones locales y estatales han intervenido directamente en los servicios contra desastres en Estados Unidos.1. las vctimas pueden ser distribuidas a hospitales por medio de un centro coordinador. que por lo comœn tiene lugar en aeroplanos militares. La coordinacin en este rubro ha estado bajo el control de las autoridades locales hasta que el gobernador declara el estado de emergencia. tienen vnculos nacionales o internacionales. El sistema hospitalario estÆ proyectado para 9 contener 100. Si el desastre excede los recursos de las organizaciones locales estatales.000 camas a nivel nacional. el Servicio de Salud Pœblica (PHS). Las organizaciones federales afiliadas al NDMS utilizan innumerables enfermeras. entre los 10 cuales se cuentan las siguientes: seleccin y expansin de Ærea estrategias de coordinacin de hospitales responsabilidades de grupos mØdicos y unidades mviles procedimientos mØdicos de evacuacin reembolsos y responsabilidad legal instruccin y formacin pœblica abastos y logstica Conforme continœa el desarrollo del NDMS. La formacin de NDMS ha exigido la consideracin de muchos aspectos. unidades de clasificacin y transporte de vctimas mnimo de 103 personas como personal de base clasificacin y transporte de vctimas preparacin de las vctimas para transporte 2. tanto establecidas como voluntarias. varias asociaciones de enfermera profesional participan tambiØn en la creacin de sistemas contra contingencias de desastres: asociacin de colegios de enfermera asociacin de enfermeras anestesistas asociacin de enfermeras enfermeras de departamentos de urgencias liga nacional de enfermera sociedad de administradores de servicios de enfermera Recursos comunitarios contra desastres Tradicionalmente. ejercicios de adiestramiento y respuestas a desastres reales. Algunas organizaciones comunitarias. entre tales oficinas se cuentan el Departamento de Servicios de Salud y Humanos (HHS). se puede pedir una declaracin formal de 10 254 . Es entonces que las oficinas estatales se encargan de las responsabilidades bÆsicas. las enfemeras deben advertir que slo complementa los planes y los recursos de su comunidad. el Departamento de Defensa (DoD) y la Administracin de Veteranos (VA). las enfermeras contarÆn con muchas oportunidades para participar en la planificacin.

En este capitulo se han seæalado en detalle las organizaciones mencionadas. y representa una fuente de informacin para el pœblico. los EOC coordinann y supervisan los principales servicios comunitarios prestados durante el desastre." Los dirigentes de la comunidad se comunican con un sitio designado para poner en funcionamiento el centro en una situacin de emergencia. se encarga de evaluar la magnitud y la trascendencia del desastre y brinda direccin centralizada para operaciones comunitarias de ayuda. Salud y sanidad abasto y purificacin de agua control de vectores y eliminacin de desechos alimento sano y sin contaminar medicamentos para enfermos crnicos control y confinamiento de animales control de enfermedades infecciosas 3. Como se muestra en la figura 13-1. Por ejemplo.emergencia a nivel nacional. por sus siglas en inglØs). ademÆs. agrupadas en tres grandes 12 categoras: 1. Atencin mØdica sistema de prioridades de tratamiento identificacin y registro de los heridos transporte de enfermos y heridos identificacin de cadÆveres y depsito de cuerpos 2. Las enfermeras deben estimular este tipo de relaciones. Asimismo. ya que pueden convertirse en norma en caso de un desastre de mayores proporciones. Dicho centro suele hallarse dentro de alguna instalacin gubernamental o edificio pœblico. el personal mØdico de urgencias y las salas de urgencias de hospitales colaboran a diario para resolver casos aislados de este tipo. y cuenta con servicios de comunicacin y planes de urgencia. Atencin y alimentacin a nivel masivo albergues y cocinas en escuelas distribucin de cupones para alimentos abasto de alimentos Grupos y conductas comunitarios La enfermera puede integrarse a diversos grupos que existen en la comunidad para auxiliar en desastres. y suelen adaptar la forma de organizaciones establecidas o grupos de ciudadanos de auxilio en situaciones de urgencia. El conocimiento preciso de la conducta de grupos humanos resulta de utilidad para disipar fantasas populares en planes para casos de desastre. Muchas comunidades estadounidenses cuentan con planes para un Centro de Operaciones de Emergencias (EOC. los departamentos de polica y bomberos. Muchos otros grupos comunitarios constituyen recursos locales singulares. FIGURA 13-1 Esquema de organizacin de un centro de operacin de emergencia (EOC) 255 . En las fases de emergencia de un desastre la enfermera puede participar en servicios mØdicos y asistenciales como los siguientes. en la coordinacin de actividades de socorro. Auxilia. Los trabajadores comunitarios a menudo cuentan con experiencia en las labores multidisciplinarias.

como pillaje y conflictos puede predecirse mejor con base en un comportamiento 13 que exista en la comunidad antes del desastre. Pueden penetrar en el Ærea afectada en un esfuerzo para auxiliar a sus semejantes y resistir los esfuerzos organizados para disuadirlos de lo contrario. Federal Emergency Management Vctimas La conducta en grupo de las vctimas estÆ sujeta en ocasiones a interpretaciones errneas. A pesar de que las vctimas pueden presentar efectos sicolgicos por largo tiempo despuØs de una calamidad.Fuente: Disaster operations: A handbook for local governments. estas personas a veces se vuelven ineficaces y toman decisiones inadecuadas por la fatiga. Las vctimas comparten una experiencia o vnculos intensos. son ellas quienes deben identificar a los dirigentes. Trabajadores Los trabajadores o participantes en un desastre incluyen dirigentes comunitarios. En tØrminos generales las vctimas reaccionan inicialmente con un alto sentido de auxilio tanto mutuo como propio. Algunos de ellos tambiØn pueden ser vctimas. voluntarios individuales y empleados de organizaciones y oficinas. Lderes comunitarios Algunas enfemeras pueden actuar como dirigentes comunitarios durante una calamidad. as como la competencia entre grupos organizados respecto a 256 . DC. a pesar de que necesiten. Incluso si estÆn presentes. Se piensa falsamente que las reacciones invariables son de pÆnico. Los dirigentes comunitarios pueden estar 13 expuestos a trabajo demasiado intenso y agotamiento final. Esta moral elevada puede ocasionar que mÆs tarde surja otra etapa de conducta de grupo por parte de las vctimas en que se excluya a los auxiliadores externos. Las fases tpicas de la reaccin psicolgica se describen en el capitulo 8. conducta irracional y antisocial de cada persona y dependencia completa respecto de los recursos de organizaciones exteriores. Se supone que la estructura social psicolgica de la comunidad se 3 desintegra al destruirse el entorno. Otros problemas con que se topan los dirigentes mencionados pueden ser conflictos con las autoridades de organizacin en cuanto a las nuevas tareas en la calamidad. Durante la fase de rehabilitacin comunitaria pueden identificarse secuelas a largo plazo. las investigaciones sociolgicas han demostrado que la 30 conducta de muchas de las vctimas es racional y motivada. lo comœn es que reaccionen activamente a las fases de emergencia del desastre con altruismo y optimismo. en tanto que otros pueden provenir de la propia Ærea del desastre o de zonas exteriores. Washington. En muchos de estos grupos pueden existir enfermeras. Aunque la ausencia de mœltiples problemas se agrava con el tiempo que dura el desastre y sus secuelas. la experiencia y habilidades de socorristas externos. haciendo a Østos objeto de frustracin e ira. A veces no se cuenta con oficiales o funcionarios en el desastre y por ello pueden surgir al final nuevos lderes. la adversidad no hace mÆs que estrechar su 14 identidad comunitaria. sin duda alguna. Las enfermeras deben estar preparadas para sobrellevar y adaptarse a la conducta grupal de las vctimas y alentar esfuerzos de autoauxilio. La conducta antisocial. De este modo podrÆ utilizarse a las vctimas como un recurso comunitario para aprovechar los esfuerzos asistenciales al mÆximo durante la recuperacin. Pueden resentir los esfuerzos de personas que no han experimentado los efectos del desastre en la misma forma. Slo en casos aislados y breves se ha seæalado pÆnico y desorientacin. si bien los problemas disminuyen durante las fases de rescate. En otros casos.

en este pas. los trabajadores provenientes del exterior pueden mostrar resentimiento hacia la poblacin local. Estas personas estÆn mejor preparadas para adaptarse al ritmo establecido de las actividades. los cuales incluyen profesionales. Los trabajadores comunitarios pueden sufrir frustracin intensa al ser mirados por grandes grupos de espectadores. no es comœn este tipo de conductas El comportamiento surgido de crisis en familias y organizaciones al parecer lleva a un mnimo el conflicto de papeles. miembros de la comunidad local. Conflictos de papeles Se ha sugerido que los trabajadores locales pueden sufrir conflictos entre su familia. Observadores y voluntarios individuales Entre los observadores se puede incluir a: miembros de la comunidad que regresan por sus pertenencias parientes angustiados que buscan a sus familiares curiosos miembros de los medios de comunicacin DespuØs de una gran catÆstrofe. pueden reunirse miles de observadores o espectadores al cabo de una hora. sus responsabilidades personales y su trabajo. al grado de abandonar las tareas durante las maniobras de rescate. La investigacin de calamidades en Estados Unidos ha demostrado que.15 jurisdiccin y poderes. Sin embargo. Los voluntarios solicitados del grupo de observadores pueden llevar a cabo ciertas tareas. y tienden a ser inicialmente muy activos. Los planes contra la calamidad deben ser puestos en colaboracin con los dirigentes. en su mayor parte. Estos trabajadores muestran la conducta caracterstica de las vctimas. Pueden establecerse sitios de observacin a cierta distancia para que los curiosos miren y se vayan. auxilien en las operaciones de rescate y socorro. pueden interpretar los usos del Ærea y. ser llamados para que. Algunos de los trabajadores pueden ser profesionales y. Se necesita paciencia en el trato con estas personas. Voluntarios de oficinas y organizaciones Los trabajadores de oficinas y organizaciones pueden formar parte de la comunidad afectada. como punto de contacto entre los trabajadores y como registro de ingresos y salidas de personas. pues se necesita que exista y funja alguna autoridad. Aqu. los voluntarios suelen terminar incapacitados para trabajar eficazmente. y tienen menos posibilidad de agotarse fÆcilmente como ocurre con otros grupos. Las enfermeras deben percatarse del clima poltico en que se desenvuelven y las caractersticas del liderazgo de desastre. Los voluntarios locales tambiØn pueden ser una fuente excelente de informacin respecto de la comunidad o sus costumbres. personal auxiliar y voluntarios entrenados. En estos casos. desde el exterior. o bien. Un despacho de informacin puede brindar servicios de informacin. Las enfermeras suelen ser miembros de estos grupos. y pueden tener perodos repentinos de poco Ænimo y moral baja. y tambiØn que prevalezcan patrones de responsabilidad que conformen la base de una respuesta comunitaria. por lo que pueden cometer errores graves. es beneficiosa la informacin y la retroalimentacin de los esfuerzos de rescate. brindar servicios de interpretacin y traduccin a dialectos regionales. puede ser difcil advertir la finalidad o los resultados de sus tareas. Salvo que se les obligue a descansar. las asignaciones pueden ser significativas y constituir verdaderos incentivos para el trabajo. de tal manera que el encargado de brindar auxilio puede abandonar los papeles menos importantes para dedicarse 257 . de ser necesario.

para de all iniciar medidas de solicitud de auxilio al exterior. en algunas Æreas geogrÆficas particulares surgen con mayor frecuencia terremotos. servicios mØdicos y los depsitos de cadÆveres. Los grupos de voluntarios tambiØn pueden celebrar acuerdos para integrar sus servicios con los de instituciones gubernamentales. A pesar de tener naturaleza muy general establecen un vinculo con otras organizaciones de igual ndole. Sin embargo. para casos de urgencia puede adoptar proposiciones razonables. Las organizaciones de voluntarios a menudo establecen acuerdos mutuos de colaboracin o declaraciones de concertacin. equipo y abastos. cabe prever los posibles efectos e identificar recursos de suma importancia. 258 . Por lo comœn adoptan la forma de una respuesta de auxilio mutuo en que un gobierno local auxilia a otro con base en un plan 16 predeterminado y dentro de limites legalmente definidos. Tal esfuerzo de colaboracin comienza con la tase previa al desastre y continœa durante cl proceso de recuperacin. regulaciones y normas acuerdos o resoluciones declaraciones de conocimiento practicas acostumbradas. alimentos. Problemas de Distribucin Los problemas de distribucin son comunes en un desastre por el trastocamiento de la vida comunitaria. Las pautas para establecer prioridades y disponer recursos pueden asentarse por escrito. En el capitulo 10 se comentaron la escasez y distribucin de alimentos. por ejemplo. La responsabilidad de tareas especificas es definida y asignada por los siguientes factores u organismos: legislacin.exclusivamente a colaborar en la catÆstrofe. 15 En tØrminos generales las enfermeras pueden contar con que el personal ejecute sus tareas a pesar de sus preocupaciones individuales en la medida en que sean capaces fsicamente para ejecutarlas. Planificacin y colaboracin La planificacin local es importante debido a que la comunidad necesita depender por completo de sus propios recursos durante las fases iniciales de una catÆstrofe. La coordinacin es mÆs compleja y mÆs critica con la presin de la emergencia. Las posibles necesidades resultantes de una calamidad deben ser proporcionales a los recursos existentes. As pues. La propia comunidad puede evaluar la posibilidad de un desastre. algunos individuos o grupos pueden ser susceptibles al estrØs por innumerables exigencias antÆgonicas. personal. Acuerdos de coordinacin Los acuerdos se concertan para el intercambio y la asignacin de servicios. campamentos. Las enfermeras deben estar alerta respecto a signos de fatiga psicolgica y conflicto con sus colaboradores y personal. vctimas y personal. como albergues. Tales consecuencias son modificadas por factores como densidad de poblacin. tipo de construcciones y grado de preparacin de la comunidad. es de gran importancia la planificacin y la coordinacin para minimizar los problemas de distribucin de abastos. calamidades e inundaciones por tal motivo. agua. La Tabla 10-1 en el capitulo 10 seæala los principales efectos ambientales que tienen los desastres naturales. Los recursos exteriores que necesitan tiempo para llegar son movilizados mÆs bien despuØs que se han agotado los recursos de la localidad. la reubicacin de instalaciones.

los heridos son normalmente distribuidos al departamento mÆs cercano de urgencias. dichos criterios no son suficientes y a veces agravan las tasas de morbilidad y mortalidad. para los cuales el viaje dura 45 a 60 minutos. para que Østos reciban un tratamiento adecuado. muy "lejanos". por su parte. Por ejemplo. Para ayudar en la distribucin de abastos. La distribucin de las vctimas heridas o lastimadas se ha concebido a gran escala en varios esfuerzos de auxilio en desastres como el de Nicaragua. El sistema anterior semeja las tØcnicas militares de tratamiento de un gran numero de vctimas y la coordinacin de niveles de atencin mØdica. pues obliga a una nueva evaluacin y estabilizacin en un entorno adecuado lejos del desastre. se puede recurrir a las mismas ambulancias para llevar material mØdico en el viaje de regreso. la necesidad de material mØdico se corresponde con la distribucin de pacientes ya que el tipo y el nœmero de vctimas son los que rigen la cantidad de fÆrmacos. puede ser necesario llevar a una persona con mœltiples heridas masivas a un hospital que cuente con una unidad de traumatologa. Los hospitales cercanos no admiten por lo comœn a sus pacientes en sus pabellones como lo haran en circunstancias normales. apsitos y equipo necesario. e igualan el nœmero de pacientes de cada institucin en la medida de lo posible. En consecuencia es necesario en ocasiones llevar a quienes tienen lesiones complejas o mœltiples a instituciones muy lejanas. TambiØn se necesitan repuestos de recetas pØrdidas.7 y en Guatemala en 1976. en especial en Estados Unidos. Las ambulancias en el sitio del desastre transportan œnicamente a los hospitales cercanos. en la figura 13-2. AdemÆs distribuye la carga de trabajo y aminora la responsabilidad de cada grupo a un nivel real. mejorando con ello la calidad de la asistencia. y en este caso se necesita llevar a los pacientes a sitios mÆs distantes para que reciban atencin definitiva. al igual que de coordinacin de los servicios mØdicos. Existe un grupo mayor de hospitales. la informacin en torno al nœmero de camas de hospital disponibles fue hecha como parte de un programa de supervisin de mayores proporciones. Butman 18 ha sugerido un concepto de seleccin para distribuir a las vctimas. en el cual uno o dos hospitales suelen estar en un radio que una ambulancia puede recorrer de 5 a 25 minutos. Distribucin de Abastos En el sitio del desastre. Se creo ademÆs un sistema de transporte de pacientes a diferentes hospitales. En este sistema. Se ha dado en llamarles "hospitales cercanos". aœn cuando no sea esta la institucin mas cercana. para lograr as la estabilizacin adecuada. en 17 1972. All. o bien transportando a la persona con algœn tipo de lesin especial a la institucin que prodiga esta clase de atencin. las ambulancias que normalmente sirven a los hospitales lejanos transportan a los pacientes desde las instituciones cercanas. los hospitales cercanos reciben a todos los lesionados para evaluacin y estabilizacin. volver a evaluar y transportar selectivamente a los heridos a hospitales lejanos.Distribucin de los Heridos Durante algunas situaciones de urgencia que no alcanzan las proporciones de desastre. En una situacin de desastre con innumerables lesionados. dicho concepto. Los hospitales mÆs cercanos se saturan pronto. Lo que hacen es estabilizar. material de primeros auxilios casero y vacunas para posibles inmunizaciones. se basa en una situacin urbana que es frecuente en muchos pases. Los hospitales cercanos transmitirÆn informacin a los lejanos respecto al volumen y flujo de pacientes. 259 . fÆrmacos de tipo "popular" de autoadministracin (que se distribuyen sin receta).

desde los preparativos previos. El EOC. Siempre que sea posible. En una catÆstrofe. es importante que su funcionamiento corra parejo con la revisin de los bienes disponibles. que se utilizaron para identificar. Una de las funciones de las que se encargo el gobierno estadounidense en las medidas de auxilio a Nicaragua fue establecer un depsito de abasto y material medico para superar este problema. Establecer un cdigo de color para todos los recipientes: rojo para alimentos azul para ropas y artculos caseros y verde para material y equipo mØdico No deben enviarse artculos perecederos o cÆducos. Los donativos de este tipo merman las horas de trabajo del personal y el uso de equipo necesario para las tareas propias de auxilio. Entre los aspectos de la comunicacin se cuentan: presentaciones en los medios noticiosos programas de instituciones pœblicas comunicados oficiales servicios de alerta y orientacin posibilidades de comunicacin especializada reportes y registros redes de informacin informal La comunicacin adecuada es esencial para las actividades de control y coordinacin. deben ser canalizados a un punto de concentracin. Los programas de supervisin a menudo incluyen la evaluacin de los abastos mØdicos necesarios. aunque supuestamente el sismo haba destruido todos los depsitos de bienes y 19 materiales. las oficinas gubernamentales oficialmente pueden desempeæar las tres funciones. deben aconsejar que no se reciban donativos no solicitados. emergencia y recuperacin. Las enfermeras a menudo se hallan en una situacin que les permite reunir datos y brindar informacin sobre el material mØdico necesario. reseæado en el comienzo de este capitulo. con datos claros de su destino y sin abreviaturas. En ocasiones la distribucin y coordinacin de los abastos mØdicos adopta proporciones enormes. Las enfermeras afiliadas a organizaciones que preparan material para donacin deben seguir estas pauta Seæalar con anticipacin los envos Enviar œnicamente el material solicitado Etiquetar todos los recipientes en forma sencilla con tinta indeleble y en un segundo lenguaje. impacto. Tal punto de concentracin incluy 23 grandes tiendas. Los que lleguen. Por ejemplo. pasando por las fases de alerta. TambiØn hay que impedir que el personal se dedique a manejar el exceso de abastos cuando su trabajo sea necesario para la atencin de los pacientes. para extender as la coordinacin a nivel regional o nacional. se advirti que en Managua Nicaragua haba abastos por un milln de dlares para uso inmediato. uno de lo aspectos de mayor trascendencia en la planificacin de respuesta a una catÆstrofe lo constituye la informacin proporcionada en forma eficaz y eficiente. seleccionar y preparar material y 7 equipo mØdico donado para su distribucin. Muchas veces se acumulan y quedan sin usar. posee sus propias necesidades de comunicacin.Una revisin rÆpida dentro del Ærea de desastre puede indicar que se necesitan a veces abastos que son "imperecederes". Difusin y comunicacin Cada fase del desastre. Por tal motivo. es un ejemplo de organizacin para auxilio en desastres diseæado especficamente 260 . En grandes desastres pueden llegar al sitio de la catÆstrofe toneladas de material no seleccionado ni solicitado. si es necesario.

Sin embargo. Department of Defense.para asumir responsabilidades de control y funciones de coordinacin y comunicacin. En Estados Unidos la Oficina Federal de Coordinacin de Emergencias supervisa al llamado Sistema de Transmisiones de Emergencia. Las enfermeras deben conocer en detalle los patrones y sistemas de comunicacin que pueden funcionar durante una catÆstrofe. pueden auxiliarse a si mismas y canalizar sus esfuerzos a la accin.3 Seæal estÆndar de alerta para un Desastre inminente Fuente: In time of emergency by Office of Civil Defense. Preparativos antes del desastre Los preparativos anteriores al desastre dependen fundamentalmente de mØtodos de informacin al pœblico: cartelones y folletos anuncios a travØs de servicios pœblicos artculos en peridicos y revistas programas de enseæanza escolar preparacin de voluntarios simulacros Los mØtodos anteriores son complementados por relatos de personas que han sufrido una catÆstrofe. las investigaciones han demostrado que. que pueden ser de tipo pœblico o llamadas organizadas. de difusin y los medios noticiosos asumen parte de las responsabilidades de la informacin al pœblico. TambiØn orientan y alertan al pœblico en general. Los mensajes deben tener algunas caractersticas estÆndar: 21 13 En esta 261 . organizaciones internacionales diseminan e intercambien informacin sobre grandes desastres en todo el mundo. En ocasiones se ha interrumpido o minimizado la informacin con la idea errnea de que la verdad producira pÆnico en la gente. Aœn mÆs. Sistemas de Alerta En diferentes momentos de un desastre se necesitan tipos distintos de sistemas de alerta. o bocinas. situacin. lneas especiales de telØfono y seæales de alerta. Los sistemas anteriores pueden ser ya del conocimiento pœblico y parecerÆ natural su utilizacin dentro de un desastre. Se pide a las personas que se dirijan a los refugios adecuados y en enciendan sus aparatos receptores para recibir mensajes de emergencia con informacin e instrucciones. En caso de un desastre inminente. 13-3). deben utilizarse de manera sistemÆtica y frecuente tØcnicas de comunicacin para emergencias. silbatos. Los miembros de la comunidad afrontan un desastre con grados y tipos distintos de informacin proveniente de estas fuentes de comunicacin. pp. como sistemas de radio. March 1968. FIGURA 13 . muchas comunidades han adoptado una seæal estÆndar de alerta para avisar al pœblico (Fig. AdemÆs. la cual suele ser emitida por sirenas. Siempre que sea posible. deteccin y prediccin de desastres naturales. El contenido de cualquier mensaje de alerta es importante. durante un desastre las personas por lo comœn estÆn orientadas hacia metas. Tales relatos se transmiten de boca en boca y pueden a veces ser clasificados como folklore con diversas dsis de ingredientes reales. 18-19. Las organizaciones. la comunicacin debe ser claro para que los miembros de la comunidad utilicen la informacin para entender con toda claridad el peligro y evitar o llevar al mnimo los daæos. los servicios de orientacin del gobierno se encargan de funciones como vigilancia.

y de estas. Algunos hospitales han instalado lneas separadas para uso en caso de emergencia.ser especficos ser urgentes seæalar las consecuencias seæalar la mediacin del peligro ser difundidos continuamente Las personas por lo comœn no conceden importancia a los mensajes vagos que permiten racionalizacin o aplazamiento. como seria nieve derretida o el desbordamiento de una presa. Por ejemplo. pero surgen problemas cuando las personas no establecen comunicacin de manera adecuada. personal e informaciones. puede resultar œtil cierta independencia de la 18 comunicacin para evitar confusiones. Comunicados y registros En muchos desastres se cuenta con equipo adecuado y funcional.) Impacto y Redes de Emergencia Durante un desastre. Hospitales. el cual debe contener los siguientes datos. Por ejemplo. 21 corroborar o interpretar los mensajes oficiales. las llamadas de alerta en torno a una inundacin quizÆ no se tomen en consideracin en un da soleado y tranquilo. salvo que el mensaje describa de manera especfica su origen. Las lneas telefnicas y los conmutadores pueden saturarse al grado de que resulta imposible llevar a la prÆctica los planes de llamados. El plan de llamamiento puede llevarse a la practica durante la fase de alerta. En verdad. la ciudad y sus habitantes quedaron aislados por 21 muchas horas durante los inicios de dicha cicln. TambiØn hay una menor posibilidad de respuesta a mensajes incongruentes o que no correspondan a datos ambientales. 18 de 262 . Si la comunidad queda segregada temporalmente. Australia. Los mensajes pueden ser no verificables. Convergencia Al Ærea de la catÆstrofe convergen abastos. sin embargo. En un gran desastre pueden quedar destruidos o daæados todos los sistemas de comunicacin. fragmentados o generalizados. dicho flujo es suplementado por chismorreos discretos conforme la gente intenta esclarecer. Tal diferencia no representarÆ un impedimento siempre y cuando se mantegan los vnculos con una estacin central. A menudo los planes son inespecficos y la notificacin se practica en forma irregular y voluntaria tal manera que el resultado es un aviso fragmentado y la pØrdida de la comunicacin. de impacto o la de emergencia en un desastre. (VØase capitulo 10. interrumpiendo as el flujo de informacin tanto interna como externa del Ærea. polica y otras organizaciones reciben grandes volœmenes de llamadas. Las estaciones de radio pueden quedar abrumadas por peticiones con respecto a 21 mensajes de alerta u ofrecimientos de auxilio. la comunicacin fluye abundantemente en todos los tipos y niveles de organizaciones. la Noche de Navidad de 1974. Una parte esencial de cualquier respuesta a un desastre seria un plan adecuado para alertar o llamar en forma organizada al personal. el proceso de convergencia tardarÆ mÆs tiempo en comenzar. Cabe utilizar radios portÆtiles y vehculos a modo de emisoras para emergencias durante los esfuerzos de rescate aunque operen con frecuencias diferentes. El hospital 18 puede simplemente anunciar "No manden mas pacientes". cuando el cicln Tracy devast Darwin. seria mas œtil un reporte del estado general de las cosas. al pœblico en general.

Las enfermeras en la comunidad pueden brindar datos acerca de las necesidades mØdicas y de salud de la poblacin damnificada. (VØase cÆp. 263 .) Prensa y otros medios noticiosos La informacin que difunden los medios noticiosos puede ejercer un gran impacto en la conducta durante el desastre. La red informal de informacin funciona con mayor rapidez que algunos de los conductos formales. por medio de actividades como las de auxilio en el desastre o la vida en el albergue. al igual que evaluaciones en este rengln. genera confusin y entorpece gravemente los esfuerzos de auxilio. les formulan preguntas y comparten datos conocidos. resœmenes y entrevistas El personal de los medios noticiosos debe estar informado de la situacin general en el desastre y de las posibles consecuencias de sus reportes Redes informales La propia comunidad es una fuente y un conducto de comunicacin. ya que los lesionados pueden ser transportados varias veces a su paso por el sistema establecido de seleccin. Los rumores o la informacin errÆtica. Al final las vctimas inician un intercambio libre con personas totalmente extraæas que comparten su experiencia de la calamidad. 10. es signo de que el sistema de comunicacin formal opera adecuadamente. La atencin a las siguientes pautas respecto 21 de la diseminacin e informacin pœblica puede ser œtil para eliminar la propagacin de datos falsos: La informacin al pœblico debe ser una parte organizada de toda operacin contra desastres Es necesario asignar personal para que revise y verifique los reportes de los medios de comunicacin Es necesario autentificar y desechar rÆpidamente algunas historias Los funcionarios deben percatarse de la necesidad del publico de informacin y contribuir a ella por medio de comunicados. La conservacin de registros es importante para los servicios del depsito de cadÆveres. en primer lugar.nœmero de pacientes nœmero de camas disponibles personal necesario abastos necesarios capacidad de operacin Otros aspectos importantes son: conservar registros escritos de los damnificados. El conocimiento de los rumores a veces es œtil para identificar su punto de partida y corregir la informacin. Cuando las personas reciben datos oficiales y al mismo tiempo reciben los mismos datos por va oral. El circulo se ensancha al incluir vecinos y otros amigos. La informacin la generan sus miembros y la transmiten por redes informales que. as como aportar datos para un reporte de la situacin. apoyada por el peso de la difusin pœblica. Los conocimientos sobre el sistema informal que puede funcionar son esenciales para disipar rumores y llevar a la prÆctica las acciones requeridas por una calamidad. en especial si se necesitan inhumaciones de urgencia. y un libro de entradas y salidas puede ayudar a los parientes a localizar a sus seres queridos. muy a su pesar. La informacin incorrecta o incompleta de los medios noticiosos puede dar pÆbulo a rumores que orienten hacia la necesidad de informacin veraz y formas adecuadas de comunicacin. acuden a parientes o amigos ntimos. Las personas. Las enfermeras pueden aprovechar una lista personal de contactos de la comunidad para tener acceso al sistema informal. estÆn estructuradas de acuerdo con pautas predecibles.

Las enfermeras pueden encargarse de reunir datos sobre las necesidades comunitarias y hacer recomendaciones para la asignacin de recursos. ellas se ocupan de Æreas de difcil influencia y persuasin en relacin con actitudes y opiniones cambiantes. A veces cabe utilizar medios especiales y cursos de instruccin adaptados a la poblacin. 264 . o quizÆ no tengan relacin dentro del contexto cultural con la informacin que se les presenta. Al evaluar la capacidad y planificacin de su intervencin en el desastre las enfermeras pueden asegurar que su experiencia se aprovecha eficazmente. en especial las que se desempeæan en una comunidad pueden aprovechar el sistema informal con personas que normalmente no son receptivas a la planificacin y orientacin en desastres. Al tratar este aspecto de la comunicacin en calamidades. en otras ocasiones las enfermeras pueden trabajar por medio de la dirigencia local para obtener aceptacin de determinadas operaciones y acciones. Otras personas pueden estar fuera de la masa social o tener impedimentos mentales. eran ellas quienes haban tenido entrenamiento y experiencia en tales situaciones Los preparativos de orden individual constituyen el recursos mÆs importante en una comunidad. asimismo. Sin embargo es importante el registro y difusin precisos para documentar la magnitud y el tipo de asistencia externa necesaria para restaurar a la comunidad a su estado anterior. Las enfermeras. Los grupos minoritarios pueden hablar o leer en un lengua diferente. dicha informacin puede utilizarse para planificar los intentos de recuperacin y determinar la necesidad de diversos tipos de auxilio. Puede tener un punto de partida especifico pero el informante por lo comœn no tiene gran preocupacin por 21 la importancia de la informacin. estos autores advirtieron que las enfermeras que eran las mÆs eficaces en papeles de liderazgo fueron las que asumieron responsabilidades formales en el plan contra de sastre. Proceso de Recuperacin Durante los esfuerzos de rehabilitacin que ocurren despuØs de las fases agudas de una calamidad la comunicacin debe plantearse las siguientes metas.Los rumores o la informacin errnea que se difunde por las redes informales cambian en sus detalles conforme son difundidos. matando a 114 personas y lesionando a 188. En 1981 cayeron a tierra las escaleras de emergencia de un hotel. Otras personas exageran la extensin del desastre por su emocin o para obtener ayuda econmica y auxilio exterior en las maniobras de rescate. Algunos dirigentes tienden a minimizar los efectos de un desastre en la comunidad para brindar tranquilidad y estimular el orgullo que la propia comunidad tiene para apoyarse. circular informacin acerca de los servicios en el desastre seæalar los progresos de la comunidad identificar necesidades para la restauracin comunitaria TambiØn se necesita reunir informacin sobre la magnitud de los daæos habidos. Los primeros por lo comœn no van mÆs allÆ de un grupo socioeconmico. Esta minimizacin puede generar una sensacin falsa de seguridad y retrasar alguna accin necesaria. Al analizar el desastre. a menudo circulan dentro de la unidad familiar o los miembros del mismo sexo de una comunidad. Preparacin individual Demi y Miles han examinado la participacin e importancia de las enfermeras en 22 las respuestas a un desastre.

TambiØn un diccionario de la lengua hablada en la localidad puede ser œtil. Las crisis despiertan cierto sentido de pertenencia a una comunidad. o bien.304: 1440-1444. N Engl J Med 1981. las enfermeras pueden emprender programas de orientacin e instruccin en torno a desastres y contribuir a la creacin o perfeccionamiento de los preparativos contra Østos. Las enfermeras. 265 . Por ejemplo a nivel personal las enfermeras que acuden a un sitio de desastre para auxiliar necesitan reunir algunos documentos u objetos para llevar consigo una copia de su titulo o licencia profesional equipo personal como estetoscopio lamparilla de mano con bateras adicionales dinero en efectivo ropas calientes y una chaqueta gruesa materiales para registro de datos bolsas con cierre de cuerda y de plÆstico otros efectos personales A veces puede desearse llevar libros de referencia de bolsillo (al final del captulo 12 se incluyen algunos de ellos).Las enfermeras se preparan en forma profesional para atender. Pueden ser œtiles para mejorar la respuesta a la catÆstrofe al evaluar de manera creativa y utilizar los recursos comunitarios. Muchas de ellas tienen la oportunidad de participar en la evaluacin y utilizacin de recursos comunitarios contra desastres gracias a su entorno laboral o a su organizacin profesional. listas de suscripcin para recibir informacin especfica (algunas organizaciones que se ocupan de investigaciones en calamidades y que distribuyen informacin en Estados Unidos acerca de tales situaciones se presentan en el ApØndice 13-D). La preparacin por parte de cada enfermera es de extrema importancia ya que Østa aporta su experiencia y conocimientos para asumir funciones de liderazgo en una catÆstrofe. Las enfermeras advertirÆn que el hecho de conocer los patrones existentes y la percepcin de la conducta tipica de un grupo facilita la actuacin en las maniobras de auxilio. De manera semejante el conocimiento de las caractersticas y responsabilidades a nivel de organizacin. los principios generales de planificacin de un desastre o los aspectos de la respuesta comœn conforman una base fidedigna para desempeæar sus funciones asistenciales. Referencias 1. antes de participar en la respuesta a un desastre. prÆctica de servicios y evaluacin de respuestas. Levy BS: Working in a campo for Cambodian refugees. en especial si incluye tØrminos mØdicos relacionados con la salud y la asistencia. deben ampliar sus conocimientos sobre estos asuntos. solicitar que se agregue su nombre a las listas. en la planificacin contra tales eventualidades en su sitio de trabajo. al hacer contribuciones por medios de sus organizaciones y al conservar sus asuntos personales en orden. Las enfemeras como parte de un grupo de atencin mØdica y sanitaria. Resumen Las enfermeras participan en la planificacin contra desastre por medio de actividades clnicas y tareas de coordinacin. pueden ser œtiles en la formulacin de planes. Las interesadas en adquirir mÆs datos en torno a las calamidades pueden reunir a organizaciones que se ocupen de asuntos especficos. Con esta informacin. en casos de desastre.

DC. 1979.31:198. US Dept of Defense. 1981. 10. Ohio. 1972. Westport. World Health Organization. Quarantelli EL: Stratural Factors in the Minimization of Role Conflict: A Reevaluation of the Significance of Multiple Group. Educational Direction Inc. 1982. Hargreaves AG: Special report on health cure in El Salvador. 139: 879-883. Emergency Health Management After Natural Disaster. The Ohio State University. Dynes RR: Different Types of Organizations in Disaster Responsers and Their Operational Problems. 420. The Ohio State University. Rockville. 1976. Pan American Health Organization scientific publication no. Coultripo RL: Medical aspects of US disaster relief operation in Nicaragua. Swetonic MA: The nurses’ role in national medical preparedness: Civilian-Military Contingency Hospital System and National Disaster Medical System. The Ohio State University. 266 . Defense Civil Preparedness Agency. Pan American Health Organization. Disaster Operations: A Handbook for Local Governments. 15. Columbus. 14. Emergency Operation Plan. Washington. Ohio. 19. 1977. Assessment of health needs following natural disasters. Md. Federal Emergency Management Agency. 8. 9. Dynes RR. 5. Feldman RA. November 1983. 3. Ohio. Federal Emergency Management Agency. 12. 17. Washington. May 23. vol. Disaster Research Center. 7. Tex. DC. 11. 12-15. 4. Columbus. December de 1979. DC. Salt Lake City. 1984. Romero A. 407. Quarantelli EL. 1978. 1982. Butman AM: Responding to the Mass Casualty Incident: A Guide for EMS Personnel. Supervisor Nurs. 1981. San Antonio. Membership in Disasters. The Ohio State University. National Disaster Medical System. Lancet 1977. Paper form Fourth Annual Meeting for Designated Epidemilogists. Milit Med 1974. Facts on the National Disaster Medical System. Read before the 90th Annual Meeting of the Association of Military Surgeons of the United States. pp. Pan American Health Organization scientific publication No. Nurs Outlook 1983. 2 13. 1977. Conn. Columbus. Environmental Health Management After Natural Disasters. 6. 18. 16.2:181-184. Kreps GA: A Perspective on Disaster Planning. Quarantelli EL. Disaster Research Center. Disaster Research Center. a nursing dilemma. World Health Organization. Disaster Research Center. Utah Offices of Emergency Services. Washington. 1982. Ohio. State of Utah. Digest of Federal Disaster Assistance Programs. Quarantelli EL: Human Resources and Organizational Behaviors in Community Disasters and Their Relationship to Planning. Spencer HC. Hannigan J: Conflict and Cooperation Content After Disaster: An Exploratory Analysis.2. Davis RW: Three Mile Island. Columbus. et al: Disease surveillance and decision-making after the 1976 Guatemala earthquake.

Medical Supply Management After Natural Disaster 5. Miles MS: An examination of nursing leadership following a disaster. 22. vol. Disaster Relief Coordinator. ApØndice 13-A: Auxilio internacional en desastre: Organismos de la ONU Oficina de las Naciones Unidas para ayuda en desastres (UNDRO) Aporta informacin en torno a necesidades de socorro Moviliza y coordina servicios de auxilio Conserva depsitos para utilizar en desastres.Top Clin Nurs 1984. 21. el bienestar de los niæos y sus madres Distribuye fondos y abastos en situaciones de emergencia Programa Mundial de alimentacin (WFP) Adquiere enva y distribuye alimentos Organizacin para la Alimentacin y la Agricultura (FAO) Brinda colaboracin tØcnica en la produccin y distribucin de alimentos a largo plazo Asesora las necesidades agrcolas y de alimentacin Aporta abastos de alimentos en situaciones de urgencia Participa en la prevencin de zoonsis Para estudios de morbiletalidad. Office of the United Nations. de costos y proyectos de auxilio Fondo de las Naciones Unidas para los Niæos (UNICEF) Promueve la salud. Demi AS. para aporrar materiales a zonas afectadas por grandes desastres o para tener mayor informacin conviene dirigirse a Emergency Management Information Center (EMIC) Librarian Learning Resource Center NETC 16825 South Seton Avenue Emmitsburg. 1979. mØdicas y de salud. 1983. Pan American Health Organization scientific publication No.20. bajo la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) Coordina acciones mØdicas y asistenciales en el continente americano Brinda cooperacin tØcnica a las autoridades sanitarias y mØdicas. segœn las necesidades. MD 21727 267 .6:63-78. la educacin y. New York. World Health Organization. DC. Desarrolla supervisin epidemiolgica y control de enfermedades Elabora inventarios y enva materiales para auxilio de tipo mØdico y sanitario Formula estimaciones. Evalœan necesidades ambientales. 10. 438. intercambia informacin Hace arreglos previos para auxilios futuros por parte de donadores potenciales Organizacin Panamericana para la Salud (PAHO)-(OPS) Actœa como organismo regional para el continente americano. Washington. Disaster Prevention and Mitigation: A Compendium of Current Knowledge.

herramientas de mano y abastos en casos de urgencia Se ocupa de la rehabilitacin y la reconstruccin. Se ocupa de abastos de agua e instalaciones sanitarias Casas e instalaciones de salud Atencin mØdica y grupos de entrenamiento CARITAS Internacional (International Confederation of Catholic Charities) (Confederacin Internacional de Sociedades Catlicas Caritativas): Federacin de 91 organizaciones nacionales que se dedica a estimular. material mØdico y albergues Emplea consultores y nutrilogos en salud pœblica Lutheran World Relief (LWR): Organizacin estadounidense de varios credos luteranos 268 . 407. coordinar y apoyar medidas de auxilio entre sus miembros Catholic Relief Services (CRS) organizacin estadounidense afiliada a CARITAS Suministra alimentos. Coordina maniobras de auxilio a nivel internacional en desastres Obtiene donativos en efectivo y artculos para usar en emergencias Brinda asistencia por medio de sociedades nacionales alimento y albergue abastos mØdicos voluntarios hospitales de campo y personal mØdico ComitØ Internacional de la Cruz Roja (ICRC) Organizacin privada y neutral suiza cuya meta fundamental es auxiliar a vctimas de guerra y conflictos civiles Servicios de nutricin Asistencia mØdica CARE (Cooperative for American Relief Everywhere) (Cooperativa para ayuda estadounidense a otros pases) Organizacin neoyorquina que incluye a MEDICO. CA 92038 (619) 459-3888 Fuente: Emergency Health Management After Natural Disaster. ropas. Media Luna Roja y Sociedades del Len y el Sol Rojo. Pan American Health Organization scientific publication No. conviene dirigirse a: The Society for Computer Simulation PO Box 2228 La Jolla. 63-64. ApØndice 13-B: Auxilio internacional en desastre: Organizaciones de voluntarios Liga de Sociedades de la Cruz Roja: Federacin Mundial de 126 agrupaciones que abarcan Cruz Rola Nacional. World Health Organization. Brinda alimentos. apoyo para decisiones en situaciones de urgencia simulacin de incendios.1-(800) 638-1821 ext. 6032 Para obtener informacin sobre el empleo de computadoras en la investigacin y administracin de imponderables. 1981. que es una oficina afiliada cuya norma es colaborar con autoridades oficiales. pp. DC. huracanes y ciclones por computadora. Washington.

Suiza. entre otras.Brinda auxilio en especie Proporciona prØstamos para reconstruccin a largo plazo Mennonite Central Committee (ComitØ Central Menonita) Organizacin que representa a las iglesias menonitas estadounidenses. de: Servicios Mundiales EclesiÆsticos (30 iglesias estadounidenses) que brindan apoyo amplio a proyectos de salud Accin Cristiana para el Caribe (CADEC) que coordina medidas de ayuda en desastres en dicha zona) ApØndice 13-C: Auxilio internacional en desastres: Organizaciones gubernamentales Organizacin de Estados Americanos (OEA): utiliza a la Organizacin Panamericana para la Salud (OPS-PAHO) como su filial mØdica y de salud y se ocupa de los aspectos sanitarios y medicas de las naciones que la integran. Brinda auxilio para proyectos comunitarios especficos. 1981. Servicios Mundiales de Adventistas del SØptimo da (SAWS) Se ocupa de programas de salud y mØdicos Fuente: Emergency Health Management After Natural Disaster. Washington. material mØdico y otros materiales de auxilio Comunidad Econmica Europea (CEE) Brinda materiales para situaciones de auxilio provenientes de los pases miembros Abastos mØdicos y equipos para tratamiento de agua Tiendas. dentistas y enfermeras Consejo Mundial de Iglesias: Agrupacin con mÆs de 270 Credos protestantes y ortodxos con oficinas generales en Ginebra. Pan AMerican HEalth Organization scientific publication No. pp. apoyo tØcnico y financiero. World Health Organization. mantas y alimentos 269 . 407. 65-66. OXFAM: Organizacin con oficinas autnomas y afiliadas en cinco pases: Brinda orientacin en torno a edificacin de casas y sanidad en situaciones de urgencia Coordina campamentos de refugiados Proporciona auxilio inmediato en desastres Brinda asistencia alimenticia International Salvation Army: EjØrcito de Salvacin Internacional: Proporciona asistencia en salud y diversos materiales Save the Children Fund/Federation (Fondo/Federacin para niæos): Auxilia en Nutricin comunitaria y tratamiento de aguas. hospitales y dispensarios alimentacin de niæos Utiliza profesionales de otros pases: MØdicos. DC. consta. Opera un fondo compuesto por contribuciones voluntarias Suministra alimentos.

Washington.Restaura actividades sociales y econmicas insecticidas y fertilizantes Combustibles. por ello. y Michael J. La administracin eficiente. DC. la necesidad de practicar en ensayos y simulacros (P ). Planificacin para casos de desastres y otros aspectos administrativos en situaciones masivas extremas Lloyd A. 64-65. New York 10003 Distribution and Sales Pan American Health Organization (PAHO) 525 Twenty-third Street North West Washington.A. de contar con equipo apropiado y de saber la forma de obtenerlo y utilizarlo en una emergencia 4 (P 3 . 407. DC 20472 14. 1981. tambiØn ellas deben considerar la importancia de los aspectos administrativos en la preparacin y manejo de tales situaciones. Sin embargo. es importante su anÆlisis. Por tal motivo. as como en la seleccin apropiada y el tratamiento de pacientes mediante tØcnicas de procesamiento en situaciones con saldo masivo de vctimas (MASSCAL). no se dan por si solas. Por ejemplo. Planificar las medidas para casos de desastres (P 2 2 Publicar el plan(P ) 3 Reposicional materiales y suministros (P 4 4 Practicar el plan(P ) 5 Proceder a la evaluacin de la prÆctica(P 1 ) 3 ) 5 ) Muchos de los aspectos del procesamiento de las situaciones con saldo masivo de vctimas surgen de la atencin y tratamiento de innumerables heridos generados de forma simultÆnea (o en un lapso muy breve) en un campo de batalla. DC 20037 National Office Federal Emergency Management Agency (FEMA) Washington. vehculos y partes de repuesto Proporciona alimentos en situaciones de emergencia Fuente: Emergency Health Management After Natural Disaster. de conservar a todos informados (p ). lo mismo que la asistencia. ApØndice 13-D: Organizaciones de auxilio en desastres: Informacin en torno a servicios The American Council of Voluntary Agencies for Foreign Service Technical Assistance Information Clearing House (TAICH) 200 Park Avenue South New York. De hecho. en 270 . muchas de las tØcnicas de procesamiento y sugerencias administrativas seæaladas en este captulo han sido producto de acciones bØlicas. sea cual sea la pericia de la enfermera y otros miembros del personal de salud en la seleccin y tratamiento de las vctimas de algœn incidente con saldo masivo (MASSCAL). M. Pan American Health Organization scientific publication No. pp. ello seria de poca ayuda para estas œltimas si ninguno de los auxiliadores se percata del hecho por el que se han desquiciado las tØcnicas de notificacin de alerta al personal. Schlaeppi. Las necesidades administrativas para afrontar situaciones con saldo masivo de vctimas (MASSCAL) puede incorporarse en las "cinco P" de asistencia en desastres (Recuadro 14-1): 1. La enfermera desempeæa un papel significativo en los aspectos mØdicos en caso de desastre.H. su planificacin y su prÆctica. la 1 2 necesidad de planificar (P ). M. y la necesidad. World Health Organization.A. Rogers.

Probar el sistema de alerta y notificacin. Las cinco P de la coordinacin en desastres son consecuencia natural de tales principios y aœn tienen validez. regionales y ambientales (vØanse tambiØn los captulos 1 y 13). Comprender los requerimientos de las situaciones MASSCAL (sigla en inglØs). Enfocar la planeacin como un esfuerzo multidisciplinario o de rdenes dirigidas. Desarrollar procedimientos e instrucciones para alertar y notificar al personal. Distribuir al personal de acuerdo al plan. en el nivel de las instituciones en general. Distribuir los estuches MASSCAL y crear requerimientos de inspeccin. Colocacin previa de suministros y materiales para MASSCAL (P Identificar los requisitos de suministros y equipo. 271 . Determinar la ubicacin y seguridad de los lugares de almacenamiento. son principios militares que evolucionaron desde Øpocas inmemoriales en el arte de la guerra. Iniciar acciones correctivas Supervisar. Desarrollar anexos funcionales de carÆcter individual para el programa establecido. Identificar y preparar las "evaluaciones" internas y externas antes de realizar el simulacro. PrÆctica del plan (P4). Solicitar al personal clave que efectœe un interrogatorio y una evaluacin. Instruir al personal para que conozca las estrategias empleadas en el manejo de desastres. Evaluacin del desempeæo en el simulacro de desastres y el MASSCAL real (Pr) (vØase tambiØn el captulo 12). Ensayar el plan como si fuera una unidad dentro de un proceso formado por dos etapas. Determinar el concepto de las operaciones. una vez que haya concluido el simulacro o el MASSCAL real. Crear un plan que se adapte a la mayora de los hospitales.5 fin. de evaluar despuØs de la prÆctica (P ). Organizar un centro de operaciones de emergencia. tanto en Æreas internas como externas. RECUADRO 14-1 Las cinco Ps del manejo de desastres Planeacin del programa para casos de desastre (P 1 ). Requerir a los principales jefes de actividades que elaboren un reporte por escrito. Programar un simulacro en el que participen las instalaciones de la comunidad o regionales. Considerar los factores comunitarios. Preparar estuches independientes y fÆciles de transportar para MASSCAL. Preparar un informe del simulacro y de las lecciones aprendidas de Øl. actualizar y cambiar el plan para casos de 3 ). Publicacin del programa para casos de desastre (P 2 ). Procurar que dicho programa conserve su sencillez. Considerar algunas suposiciones. Probar el plan en todos los niveles. de manera independiente. reevaluar.

los requerimientos del estuche para incidentes con saldo masivo de vctimas y los mØtodos rÆpidos para la atencin inmediata de los lesionados). Alicia se pierde durante su viaje por el pas mencionado hasta llegar ante el gato de Cheshire. incendios. El objetivo principal es preparar a las enfermeras y al resto del personal mØdico para atender y ocuparse de los aspectos administrativos del auxilio a vctimas. una consideracin general precede a toda planificacin contra desastre y para auxilio de gran nœmero de vctimas la necesidad de estar bien preparado. ¿En quØ forma puedo obtener de manera rÆpida auxilio competente con equipo y abastos para los pacientes? ¿CuÆl es el mejor mØtodo de seleccin de vctimas en el sitio de los hechos para as establecer "un orden de tratamiento" adecuado? ¿En quØ forma es posible estabilizar a los pacientes y protegerlos de riesgos? ¿En quØ forma podemos transportar mejor a estos damnificados? ¿En quØ forma podemos manejar a los mirones. Las comunidades deben estar preparadas para afrontar su acaecimiento a cualquier hora del da. recursos comunitarios y necesidades de planes coordinados e integrados contra desastre para toda la comunidad en que se halla el hospital. el gato le contesta: "entonces importa muy poco el camino que tœ tomes". mØdicos y personal administrativo en torno a la planificacin de desastres internos y otros aspectos administrativos de incidentes con saldo masivo de vctimas. este capitulo se ocupa de todos estos aspectos a nivel individual (como el plan bÆsico contra desastres de una institucin. etc. y el gato le contesta: "Eso depende absolutamente de a dnde desees ir". Alicia en el Pas de las Maravillas hay un encuentro delicioso entre la protagonista y el gato de Cheshire que destaca vvidamente la necesidad de entender los requerimientos y las presuposiciones para la planificacin. Planificacin de las medidas contra desastres (P1) En la obra de Lewis Carroll. Sea cual sea la fuente del saldo de las vctimas. tambiØn destin pÆginas a los aspectos regionales. que intervienen en los preparativos para que la institucin afronte la atencin del MASSCAL. al igual que otras con saldo masivo de vctimas. las enfermeras y las 272 .desastre segœn se requiera. Sea cual fuera el nivel. las reservas militares y a la Guardia Nacional para afrontar calamidades en el nivel nacional. como sismos. No obstante. Conocimiento de las necesidades Sin el conocimiento de las necesidades y de la planificacin adecuada de los desastres o de incidentes con saldo masivo de vctimas. a sus seres queridos y parientes y al pœblico en el sitio de la catÆstrofe y en la institucin destinada al tratamiento. los medios noticiosos y otras personas? ¿CuÆl es la mejor forma de utilizar lo aprendido por la experiencia para aprovechar los aspectos positivos y llevar al mnimo los negativos y las deficiencias? El captulo presente brinda orientacin a enfermeras. a los medios noticiosos y los parientes? ¿QuØ auxilio podemos obtener del personal local para cumplir con la ley. AdemÆs. inundaciones. El capitulo 13 se ocup de la planificacin a nivel comunitario en las necesidades administrativas. quien le pregunta "¿A dnde vas por aqu?". Al confesar Alicia que no sabe a dnde quiere ir. en Estados Unidos y otras naciones se ha llamado al ejØrcito. una de las prioridades del personal que interviene en el auxilio mØdico en incidentes con saldo masivo de vctimas es saber la respuesta de los siguientes planteamientos. fallas humanas. Los desastres y situaciones con saldo masivo de damnificados ocurren rÆpidamente y muchas veces sin signos premonitorios.

debe mostrar que ha llevado a la prÆctica tales planes en forma de "ensayos" y 2 simulacros. en que pueden reunirse grupos de personas. los hospitales desde Mississippi hasta Florida en el Golfo de MØxico. tomar en consideracin caractersticas metereolgicas singulares (inundaciones. Un factor que hay que tomar en consideracin es la presencia cercana de grandes terminales de transporte. tornados o huracanes) que pueden asolar ciertas Æreas geogrÆficas. colocaron al resto en pasillos y habitaciones protegidas y aumentaron sus depsitos y abastos en la medida de lo posible. Exige al hospital miembro que cuente con un plan estricto para la atencin oportuna de las vctimas que se produzcan por desastres externos e internos. y cuÆles son las de los organismos estatales o de otro tipo a las que debemos supeditarnos? 3. fÆbricas de municiones). Por œltimo. dieron de alta y evacuaron a algunos pacientes. Por ejemplo en Estados Unidos. ¿CuÆles son las capacidades y responsabilidades de la institucin a la que pertenezco? Toda definicin de las normas de auxilio que se base en los tipos de desastre mÆs comunes que debe atender una institucin necesita. El desastre en la planta atmica de Isla de Three Miles Island en Pensylvania (al igualarse el huracÆn Frederic) destaco la necesidad de planes de evacuacin de hospitales y de los planes contra desastres. De ser as. Hay que considerar tambiØn cualquier industria peligrosa potencialmente. como aeropuertos y muelles. De manera especifica. en que los accidentes puedan generar gran nœmero de heridos. tales acciones protegieron de todo daæo a 1 los pacientes y al personal mØdico. Las condiciones para hacer un plan contra desastres internos son las siguientes: El plan debe cubrir todo lo referente a desastres internos. Por ejemplo. 1 ¿QuØ tipo de desastres podra afrontar con mayor frecuencia una institucin? 2. reunieron tempranamente a su personal. hay que conocer el lugar destinado a albergar pacientes. el personal reaccionaria constantemente a situaciones como la que afront Alicia y nunca se hallaran en la postura proactiva que deben adoptar. el hospital. los cuales pueden resumirse en tres planteamientos. durante el huracÆn Frederic. Las condiciones de la JCAH para planificacin en desastres son globales. explosiones. en primer lugar. que se encuentre en el Ærea de pacientes de la institucin (plantas qumicas.organizaciones de auxilio estaran tan desorientadas como Alicia. A pesar de que el huracÆn avanzo a 130 millas por hora. entretanto. Por fortuna ninguno tena personas en su interior y ello no ocasion accidentes con saldo masivo de heridos. Es importante que todas las instituciones que buscan conocer las condiciones bÆsicas para auxiliar en un incidente con saldo masivo de vctimas presten atencin a diversos factores. varios estadios grandes con cœpula se han derrumbado como consecuencia de toneladas de peso acumulado. aunque tal posibilidad persiste. como incendios. amenazas de bombazos y disturbios civiles El plan debe ser distribuido a todo el personal hospitalario y publicado en tableros en las estaciones de enfermera y en otras Æreas El plan debe ser "ensayado" es decir llevado a la prÆctica a manera de simulacro cuando menos cada cuatro meses para cada "turno" (no menos de 12 "simulacros") 273 . las condiciones de JCAH para planes contra 2 desastres externos siguen estas pautas: El plan debe ser "ensayado" (en simulacros) cuando menos dos veces al aæo Debe haber evidencias de ello y un esfuerzo concertado por coordinar el plan con las actividades de los servicios de emergencia locales (VØase el Capitulo 12). ¿CuÆles son las normas de la Comisin Mixta de Acreditacin de Hospitales (JCAH) para planificacin en desastres.

control de paquetes)? ¿En quØ forma se evacuarÆ al hospital en caso de un desastre interno o externo como sera el derrame de una sustancia qumica. Sin embargo. Consideracin de supuestos Cuando una persona tiene amplio conocimiento de las necesidades para la planificacin contra desastres seria prudente formular supuestos que determinen la atencin de incidentes con saldo masivo de vctimas. insignias o gafetes para identificar a todos los empleados del personal. si no cuenta con fondos suficientes un hospital no puede prepararse de manera segura y real para afrontar cualquier tipo de desastres.La Comisin Mixta de Acreditacin de Hospitales exige todava mÆs que los simulacros externos e internos sean lo mas reales posibles. un tornado o una inundacin? ¿El concepto de operacin para evacuacin del hospital debe incluir seguridad de pacientes. que participen mØdicos. el proceso de planificacin entraæa algunas carencias y compensaciones. enfermeras y personal administrativo. Entre los principales puntos por considerar estÆn: ¿CuÆl serÆ la cadena de mando en la atencin de desastres. pases para visitantes. valiØndose de un sistema eficaz para notificar y asignar personal. es que toda institucin que intente conocer las necesidades que le imponga un desastre debe analizar sus capacidades y responsabilidades. transporte. memorandos de conocimientos MOUS (con la institucin receptora y la comunidad para contar con 274 . y que se haya concluido con un comunicado escrito que seæale la evaluacin final de cada simulacro y las medidas correctivas recomendadas Lo que importa. quiØn darÆ las rdenes de poner en la prÆctica el plan? ¿CuÆl serÆ el grado de expansin del hospital durante la situacin catastrfica? ¿Existen zonas adicionales y camas que puedan ser aprovechadas rÆpidamente para acomodar a un nœmero adicional de heridos? ¿QuØ tØcnicas de notificacin y alerta se llevarÆn a la prÆctica para asegurar que el personal mØdico recibe inmediatamente el aviso de que ha ocurrido un desastre? ¿En quØ forma podrÆ lograrse conservar los recursos del personal. La institucin tambiØn tiene la responsabilidad de informar a la comunidad (polica local. Muchas instituciones automÆticamente revierten las rondas de doce horas o retienen al personal del turno que estÆ a punto de salir si el desastre se produce cerca de la hora de salida (a fin de contar con personal de manera continua durante todo el tiempo que dure la emergencia)? ¿QuØ medidas de seguridad se emplearÆn y por parte de quiØn (para llevar al mnimo la presencia de personas y vehculos no autorizados en los sitios del desastre y de tratamiento? ¿QuØ medidas de seguridad se tomarÆn para disminuir el peligro de desastres internos (como seria empleos de guardias de seguridad. Es importante que el operador las recuerde (al igual que supuestos vÆlidos para el hospital en que trabaja la enfermera) durante el 3 proceso de planificacin ) Definicin del concepto de Operaciones Es importante considerar algunos de los aspectos principales de la forma en que la institucin intervendrÆ en situaciones de desastre. El Recuadro 14-2 ilustra algunos supuestos bÆsicos que suelen aplicarse en la situaciones mencionadas o en otras catÆstrofes. El plan se basarÆ en la capacidad de la institucin. que puede variar desde primeros auxilios hasta el tratamiento mÆs complejo de traumatismos por choque. sin embargo. esto es. Por esa causa. escuadrones de rescate y otras) de sus posibilidades y limitaciones en las medidas de auxilio en calamidades.

El plan debe ser un documento breve y de fÆcil lectura que pueda orientar a todos los empleados nuevos. alimentos y refugios adicionales? ¿En quØ punto estarÆ situado el Centro de Informacin Centralizado para el pœblico y quiØn serÆ el representante del hospital encargado de proporcionar las noticias? ¿En quØ forma el personal recibirÆ preparacin para desempeæar sus tareas asignadas? ¿En quØ forma estarÆ informado el personal respecto al sitio de los abastos preubicados y materiales para la atencin del nœmero masivo de vctimas. las instalaciones o los medios de transporte. ya sea para la notificacin o para el manejo de operaciones. designado a discrecin del hospital pero puede incluir a la directora del 4 El personal del EOC es 275 . El peligro de una calamidad con MASSCALs aumenta a medida que se concentra mÆs la poblacin. Los servicios. resultan necesarios los medios alternativos planeados con anterioridad. casi como recetas de cocina. 4. ingresan a Østa una hora despuØs de ocurrida una tragedia real. Su funcin es actuar como elemento de mando y control. 2. 5. es decir un plan que defina la poltica institucional para responder a situaciones MASSCAL. Puede requerirse de un control de trÆnsito externo e interno. RECUADRO 14 .2 Suposiciones comunes respecto a MASSCAL o situaciones de desastre 1. pero sin perder la claridad. Estos planes secundarios deben ser mÆs detallados que el central. sin el apoyo de la coordinacin o el alto mando. Tal enfoque para la planificacin obliga a contar con un plan central que destaque el concepto principal de operaciones y cadena de mando. departamentos u otros niveles deben crear planes secundarios para cubrir los aspectos operacionales en sus respectivas actividades contra desastres. del hospital debe establecerse y ponerse en marcha junto con el Plan Contra Desastres. 3. 6. Organizacin de un Centro de Operaciones de Emergencia El Centro de Operaciones de Emergencia (EOC. A lo largo de este libro. por sus siglas en inglØs). Se utilizan all listas de revisin y recordatorio. Las actividades normales de un hospital pueden verse afectadas tanto en una situacin de desastre interna como en una externa.personal. se ha destacado el concepto del "personal mØdico" como criterio para planificar acciones contra desastres. 7. Cuanto mÆs intervenga cada disciplina en la planificacin dentro de una organizacin mejor resultara el plan. Pueden presentarse algunos disturbios en las comunicaciones. de seguridad interna y de un centro de informacin al pœblico. que se ocupan punto por punto (funcin) de lo que es necesario a nivel departamental de servicio o de actividad para asegurar que la unidad actœa de manera ordenada y eficaz en una catÆstrofe. La planeacin y la realizacin de simulacros para situaciones MASSCAL preparan a 1a institucin para responder mejor a un incidente real La planificacin como un esfuerzo multidisciplinario con base normativa Una institucin pocas veces tiene un plan eficaz contra desastres. Los desastres que originan MASSCALs ocurren con una mnima o mala advertencia. Por tanto. Los primeros heridos de un desastre externo que llegan a una institucin hospitalaria. Los mejores planes secundarios parecen estar escritos en un estilo directo y sencillo. vehculos.

servicio de enfermera. ¿QuØ factor queda por considerar antes de plasmar por escrito el plan? Un aspecto que merece consideracin es acercarse a otros hospitales semejantes y pedir copias de sus planes contra desastres. Hay mucho por decir de la utilidad de que el plan contra desastres sea redactado de manera sencilla.) Formas de crear tØcnicas de notificacin Uno de los planes secundarios del plan central debe comprender las tØcnicas con que cuenta la institucin para alertar y avisar al personal. (VØase tambiØn el Capitulo 4. La razn para que este plan secundario estØ inmediatamente despuØs del central. al administrador hospitalario (asistente) y al director de informacin pœblica. Creacin del Plan del Hospital La enfermera lectora ha llegado al punto. Napolen tena como ayudante a un simpln (a veces llamado su idiota) cuya œnica tarea era ser la primera persona que reciba todas las ordenes militares antes de ser enviadas por la cadena de mando. al director de los servicios mØdicos de emergencia. en el proceso de planificacin. El EOC debe tener un mando mØdico unificado al que acceda constantemente informacin y que estØ actualizado por medios electrnicos y mensajeros personales. Østa no se propagaba. es la necesidad de revisar y actualizar constantemente en los directorios de alertamiento y notificacin. tiene una idea adecuada de las suposiciones y entiende el concepto en que estarÆn las operaciones y el valor de la sencillez. general y prÆctico. en que conoce sus necesidades. Las actividades caractersticas de tal centro comprenden: conservar la informacin respecto de inventarios crticos de abastos conservar el censo de camas. Nœmeros telefnicos. o si es simplemente decorativo. de servicio o actividad cuando menos cada tres meses. o "contabilidad" de pacientes. Sin duda los planes de hospitales de tamaæo y sitio semejantes deben estimular el anÆlisis y la reflexin. Si Øl no entenda una orden. Los encargados de las auditoras hospitalarias rÆpidamente detectan cuando un plan es viable. Es necesario cotejar a nivel departamental. personal y direcciones cambian incluso en el entorno laboral mÆs estable. los directorios de 276 . Un plan de mil pÆginas que se ocupe de todas las circunstancias concebibles seguramente no serÆ ledo y redundarÆ en perjuicio del hospital. y el nœmero de camas disponibles conservar el libro de entradas y salidas del quirfano (en horas y tipo de operacin) conservar informacin sobre la capacidad mØdica (pØrdidas o ganancias de la capacidad de especialidades por personal o equipo preparacin de la informacin al pœblico y noticias a los medios informativos forma de relacionarse y atender a periodistas y representantes de otros medios de comunicacin Publicacin del plan contra desastres (P2) Sencillez del Plan Segœn una anØcdota. Muchos de ellos tienen la mejor disposicin para compartirlos y de hecho se sienten orgullosos de sus esfuerzos en este sentido. inclusive se le modificaba o redactaba en otra forma hasta que el tonto pudiera entenderla. es decir. despertar ideas nuevas y ampliar el horizonte para el proceso de planificacin. Una de las condiciones de la buena planificacin es asegurar que el plan sea inteligible. que estÆ hecho para despertar la mejor impresin en el momento oportuno.

2. Muchas instituciones utilizan tales directorios. Jones inicia el proceso de aterramiento al entrar en contacto con Slever y McKnight. 141) 3. en su hogar para asegurar una respuesta inmediata. deben definir los planes y responsabilidades del hospital. y el formato mÆs difundido es el del directorio "en cascada" (Fig. Es necesario no romper la cadena. 277 . Rodney. el sitio. Por ejemplo. Slever. Jones inicia el proceso de alertamiento llamando a Slever y McKnight. el informante debe establecer contacto con la siguiente persona en jerarqua. Jones tambiØn debe recibir informacin de la œltima persona en cada cadena con. permite la transmisin rÆpida de informacin a un gran numero de personas. Una vez terminado el proceso. la persona de la cual parti el mensaje de alerta debe ser la œltima con quien las demÆs hagan contacto. En el ejemplo. que no pudo hacer contacto con Rover. Duffel y Riley. FIGURA 14-1 Muestra de un rol para llamadas de alerta (formato en cascada) Para asegurar que un directorio funciona adecuadamente.) la importancia de trasmitir rÆpidamente la informacin a la persona autorizada para activar los mØtodos de alerta y el plan de desastre la importancia de avisar rÆpidamente al personal clave por medio de directorios Es muy recomendable utilizar directorios telefnicos idneos para alertar al personal clave.alertamiento y notificacin para asegurar que son exactos. para luego transmitirla al hospital la importancia de registrar el nombre y el nœmero telefnico del informante la importancia de investigar en mayor detalle los aspectos. Las tØcnicas de alertamiento y aviso del personal durante horas laborales y despuØs de este lapso. Al terminar el proceso Jones debe recibir llamadas de Armstrong. La ventaja del alertamiento en cascada es que. Si es imposible comunicarse con una persona que debe recibir la alerta. 14-1). utilizÆndolo de manera adecuada. quienes le indicarÆn que se ha llevado a buen tØrmino el proceso. Los directorios de alertamiento deben estar al corriente y cada miembro conservar una copia de Øl. deben seguirse tres normas bÆsicas: 1. l le seæalarÆ el nombre de la persona a la que no pudo avisar para pasar esta informacin a toda la cadena y que. la forma y el momento en que ocurra el desastre la importancia de recabar la mayor informacin posible en torno al nœmero y naturaleza de las vctimas la importancia de verificar la informacin telefnica inicial por medio de llamadas de corroboracin a la fuente de informacin (La mayor parte de las falsas alarmas telefnicas suelen ser hechas a instituciones poco expertas. llama a Armstrong y le transmite el mensaje de alerta. en especial durante las horas laborales. Se ha llamado este proceso efecto en cascada porque cada persona nueva inicia otras cadenas de informacin. La prÆctica frecuente conduce a la perfeccin. El plan como mnimo debe cubrir los siguientes aspectos: instrucciones de autentificacin para el miembro del personal que recibe la alerta inicial de un desastre. respecto a cualquiera de los miembros que no pudo ser avisado (vØase Fig. vuelva al punto de origen. es la que se refiere a las bombas. y tambiØn se le avisa a Armstrong que transmita la informacin de que no se pudo avisar a Rover (vØase la Figura 14-1). quienes a su vez alertan a dos personas mÆs. El punto de origen completa el proceso de alertamiento. por œltimo. Por ejemplo.

formas y equipo necesarios. Es necesario solicitar a todas estas organizaciones comentarios y sugerencias. es necesario abreviar o condensar algunas tØcnicas administrativas (como sera el procesamiento de registros y de historias clnicas al igual que la auditora en torno al nœmero de miembros del personal o de propiedades). El nœmero de pacientes y la intensidad de su tratamiento obliga a ampliar el apoyo logstico y. existe ya gran interdependencia entre dichos elementos en la vida diaria. La institucin debe asegurar la disponibilidad inmediata de abastos y equipo bÆsico y adecuado as como de materiales mØdicos y apoyo esenciales. y depende en parte de la organizacin del hospital. En estos casos se advierte que conviene prestar consideracin cuidadosa a la identificacin del tipo y volœmenes de abastos. servicios o niveles de actividad que intervengan en las maniobras de auxilio. cuÆndo. De manera similar los subplanes se estructuran era diversos formatos pues no hay una sola forma estandarizada para estructurarlos. Seguridad y Rotacin de Abastos en los Depsitos 278 . farmacia. El nœmero de planes secundarios o (subplanes) vara de una institucin a otra. dnde. administracin. Aœn mÆs. En suma. administracin y servicio de alimentacin del hospital. servicios profesionales. Es importante tambiØn la coordinacin del plan contra desastres con oficinas comunitarias externas como otros hospitales dentro del grupo humano. autoridades encargadas de cumplir la ley. es plantearse la pregunta siguiente: ¿el anexo detalla y contesta planteamientos como el quiØn. Tal intento de coordinacin por lo comœn genera excelentes resultados. departamentos de bomberos y autoridades de la defensa civil. En la misma forma que la coordinacin al nivel de alto mando debe intervenir en el plan central. Obviamente. A pesar de todo lo dicho una prueba adecuada para saber si el subplan de enfermera es satisfactorio. la revisin mutua de los planes incrementa las posibilidad de detectar y corregir cualquier deficiencia. Sin embargo. as como Østos y saber si pueden preubicarse y el sitio para tal maniobra. Estos planes secundarios deben cubrir aspectos de organizacin y funcionamiento de la operacin en cualquier tipo de desastre externo o interno. servicio y actividad debe involucrarse con sus anexos respectivos del plan central. El resultado final serÆ el mejoramiento de los planes y subplanes. tambiØn cada jefe de departamento. con planes secundarios individuales y funcionales al nivel de cada departamento. enfermera. servicio o actividad es la participacin de toda la organizacin en el proceso de planificacin. quØ. por tal razn. pero esta situacin se intensifica y ahonda en grado sumo durante un desastre. el mnimo comœn es separar en anexos los de Æreas funcionales de mando. ya que la coordinacin externa del plan propicia el diÆlogo entre la institucin mØdica y otras organizaciones e instituciones comunitarias con las cuales habrÆ que colaborar en un desastre. por quØ y cmo de las actividades de enfermera? Dotacin de Personal para el Plan Central y los Subplanes El personal perteneciente a los subplanes individuales debe provenir de los departamentos. Preubicar abastos y materiales (P3) La naturaleza misma de un incidente con saldo masivo de vctimas o una catÆstrofe perturba las tareas administrativas y logsticas diarias. Ubicacin. patologa. los subplanes deben ampliar y mejorar el aspecto bÆsico del plan central. radiologa. abastos y servicios.Planes secundarios funcionales e individuales Una de las ventajas de un plan centralizado contra desastres.

Una copia del plan de desastre y el subplan correspondiente deben ser colocados en un protector de documentos o cubierta marbetada en la tapa interior de la caja o baœl. La identificacin por color facilita la diferenciacin entre pacientes ya admitidos y "contados". FIGURA 14-2 Contenido de un estuche para MASSCAL En el paquete tambiØn conviene incluir la pulsera de identificacin del paciente. por lo que es necesario brindar servicios de mantenimiento en la medida de lo posible en el sitio previsto de trabajo. TambiØn hay que tomar en consideracin el empleo de paquetes preensamblados y preubicados de tipo MASSCAL que contengan las historias clnicas y otras formas administativas almacenadas en un baœl o en un gabinete bajo. Una gran bolsa de papel servirÆ como receptÆculo de cada paquete prenumerado y como sitio para guardar los efectos y ropas personales de cada vctima. La figura 14-2 indica los materiales recomendados y necesarios en los sitios de seleccin y tratamiento mayores. ya que todo lo que con Øl se escribe puede leerse fÆcilmente sin importar el color de la piel). 279 . Las listas de empacado deben integrarse y conservarse con los estuches o cajas en el Ærea de almacenamiento. En tales casos el operador escribirÆ el nœmero de registro con un marcador quirœrgico directamente en la frente o en una Ærea o zona en que pueda advertirse fÆcilmente (el marcador quirœrgico es el dispositivo mÆs indicado. Sin embargo. Es importante reservar y destinar para incidentes con saldo masivo de vctimas una libreta con los nœmeros de registro. En algunos casos. la naturaleza de la lesin. Es importante contar con un nœmero suficiente de paquetes MASSCAL para cada paciente a fin de cubrir el nœmero previsto mÆximo de vctimas por recibir o tratar. Procedimientos de Emergencia/œnicamente MASSCAL. as como los que son hospitalizados durante el desastre. es imposible colocar la pulsera por limitaciones de tiempo. El estuche debe tener una etiqueta visible. y establecer procedimientos para asegurar que cada determinado tiempo se hagan revisiones e inventarios peridicos y se deje constancia escrita. puede identificarse de manera errnea a la siguiente vctima. pues al ser quitado el paciente de ella se pierde su vnculo de identificacin. las cantidades requeridas y las ubicaciones en que estÆn almacenados y conservados. el cual convertira en nœmero el de registro y contabilidad de cada vctima Conviene registrar dicho nœmero en el exterior del paquete y en cada articulo que contenga. la pulsera o una tarjeta mØdica de emergencia nunca se colocarÆ en la camilla. Aœn mÆs. el subplan debe definir la identidad del material que debe rotarse para asegurar la integridad de los productos y sus fechas de caducidad. Sin embargo. y no como un mØtodo cmodo y temporal para reabastecimiento rutinario. si se usa otra vez la camilla teniendo colocada la pulsera o la tarjeta del anterior paciente. Conviene colocar un numero seriado a cada paquete. Documentos y Registros AdemÆs de la preubicacin de los abastos y el equipo mØdico puede ahorrarse tiempo y mejorarse la eficiencia si se emplean registros clnicos preensamblados y ubicados en formas afines y documentos para efectos de contabilidad de pacientes y personal. por el hecho de no contar con ella o porque simplemente se perdi. hay que marcar all el nœmero de registro y destacarla con algœn color vivo.Es importante elaborar listas de identificacin de los abastos y equipo necesario. Los abastos y el equipo preubicados se utilizarÆn slo en apoyo de verdaderas tØcnicas de emergencia. Los artculos y su ubicacin deben ser identificados en el plan o en los subplanes junto con las necesidades de mantenimiento e inventario. El equipo y los abastos que pueden estar empacados e incorporados en estuches o cajas deben quedar preubicados. habrÆ que considerar la creacin de un registro mØdico abreviado y preensamblado para desastres. Para acelerar y abreviar los registros y las tØcnicas de documentacin mØdicas.

presin. y otros formas para transfusin formas de consentimiento con conocimiento formas de solicitud de estudios radiogrÆficos formas de inventario para documentar las pertenencias. orina. Las dos copias se distribuyen de tal forma que una quede en el Ærea de seleccin o tratamiento y la otra para un mensajero que la lleve a la oficina principal de admisin o al centro operacional de emergencias El resto del contenido del paquete de registro dependerÆ de la decisin del personal combinado del hospital. habrÆ que registrar en ella el mnimo de informacin requerida de la vctima para beneficio de encargados de la seleccin en las admisiones. notas de enfermeras y de evolucin. Las formas pueden preubicarse en el Ærea de tratamiento de seleccin. lÆpices y marcadores quirœrgicos. Para facilitar estos procesos. Es importante que personal competente y fiable del hospital conozca. o bien estuches que pueden preensamblarse y conservarse en el depsito de cadÆveres. El cartapacio de papel manila sencillo tiene la ventaja adicional de que se puede imprimir directamente en su parte frontal la copia al carbn de la forma de admisin. formas para ordenes de medicamentos y prescriptos por el mØdico forma de laboratorio para qumica sangunea. La forma de admisin hospitalaria estÆndar a veces se usa en situaciones de desastre para impedir duplicacin de esfuerzos. Conviene que el operador elabore tres copias de las formas de admisin. El hecho de contar durante una emergencia con los estuches o cajas MASSCAL perfectamente construidos y preubicados ahorra tiempo para los procesos administrativos y mejora la "contabilidad" en la atencin a las vctimas. El original permanece en el paquete de desastre y Øste con el paciente. dinero. Los tipos de forma que conviene considerar para inclusin y uso son: una hoja abreviada para documentacin de la asistencia (muchas de las instituciones federales emplean una forma estandarizada que permite incluir rdenes de los mØdicos. no hay tiempo para aprender nuevos procedimientos o llevar a la prÆctica series de maniobras no probadas con anterioridad. y frecuencia cardiaca y el resumen para "alta"). y ropas del paciente TambiØn hay que incluir en el paquete para uso en la zona de tratamiento un sobre de plÆstico con la hoja clnica del paciente.En el sobre de registro en desastres debe colocarse un flder o cartapacio estÆndar de papel manila prenumerado. Si se utiliza. o bien cualquier otro registro mØdico adecuado. plumas. El plan no es garanta de que la respuesta se haga de manera ordenada y eficaz ante todos los aspectos del desastre. Conviene preubicados dentro de los estuches o arcones MASSCAL o a un lado de Østos. Practica del plan (P4) Los preparativos contra desastres no necesariamente son "ramificaciones" de un plan perfectamente diseæado y elaborado. 280 . entienda y coordine dicho plan. Otros materiales recomendados incluyen los empleados para labores administrativas como formas adicionales en blanco. estudios hematolgicos. la hoja con rayado milimØtrico para temperatura. sobre la cual debe ir impreso el nœmero de registro correspondiente a la atencin en el desastre. tambiØn hay que incluir "paquetes" en el arcn de personas fallecidas. Una vez ocurrido el desastre. sin embargo conviene que no haya profusin innecesaria de hojas y papeles. as se mejora la contabilidad y puede haber cotejo entre el paciente y su historia clnica en el caso de haberse separado ambos.

En la medida de lo posible. El personal debe estar familiarizado con sus tareas e intervenciones individuales y con la de personas de las que dependen o tienen interrelacin con sus actividades. pueden efectuarse simulacros o ensayos de manera informal y despuØs formal. por tal motivo sea cual fuere la escala o magnitud del simulacro de ensayo. La siguientes fase son los simulacros y ensayos interdepartamentales. 14-3). no obstante. los esquemas de trabajo y el equipo de comunicaciones. as como participacin vertical y horizontal del personal. Estimacin final y crtica El ciclo dinÆmico y continuo de hechos (vØase la figura 14-3) exige identificar las Æreas problemÆticas. cuestionarios y otras formas para anÆlisis es indispensable para tales tareas. realizados de manera interna en el departamento. despuØs anÆlisis de problemas. La participacin comunitaria tambiØn es deseable y conviene inculcarla en los ensayos y simulacros a mayor escala. Øste debe abarcar formas de estimacin y critica. tal requerimiento suele satisfacerse mediante llamadas a menor escala y alertas telefnicas. ocasionan conflictos innecesarios. Los simulacros y ensayos deben programarse para todos los grupos de trabajo. La creacin de listas de verificacin. FIGURA 14-3 La planeacin de un desastre vista como un ciclo dinÆmico En la misma medida en que hay interrelacin directa en las actividades de miembros individuales del personal tambiØn la hay en las actividades de las secciones y departamentos del hospital. concurrentes en ciertos renglones. Los simulacros o ensayos programados o previstos suelen despertar gran interØs. Es importante "probar" la capacidad de todo el hospital para alertamiento y respuesta rÆpida a un desastre. y as sucesivamente (Fig. prÆctica y "prueba" del plan revisado. al mismo tiempo que sirve de entrenamiento. El objetivo de la planificacin contra desastres es permitir al hospital que afronte una calamidad en gran escala que genera vctimas sin alerta previa o con pocos avisos. Simulacros del gran Plan versus Planes en Pequeæa Escala El plan global hospitalario contra desastres es una estructura multidisciplinaria y compleja de acciones y esferas de influencia separadas.La clave para la planificacin eficaz contra desastres es considerar este proceso 3 como un ciclo de hechos dinÆmico y continuo es decir: anÆlisis de discusin. empero. necesidades de procedimientos. se necesita informar al personal que una de las fases previstas es la revisin del plan. revisin del plan documentado. amplan las perspectivas del personal e infunden confianza en el seno de la instalacin. El plan central debe ser sancionado con simulacros o desastres reales de tal magnitud. por lo que convendrÆ no probarlo hasta que se haya corroborado la eficacia de las partes interdependientes (subplanes). para detectar as las deficiencias en las cadenas de notificacin. Los simulacros prematuros que abarque todo el hospital tambiØn pueden insidir en el espritu de servicio y en la confianza. Dicho "ensayo" es necesario y œtil segœn las necesidades de la Comisin Mixta de Acreditacin de Hospitales (aunque puede interrumpir la atencin mØdica y la 5 asistencia cotidiana. a su vez seguido de "prueba". muchas instituciones conceden demasiada importancia a los simulacros no anunciados a gran escala. Tales simulacros de ensayos identifican redundancias y eficiencias en Æreas de responsabilidad. automatizacin y otros progresos tecnolgicos. que convierta todos los procedimientos rutinarios ineficaces. tambiØn 281 . para culminar as en un ensayo que abarque todo el hospital. comentario de los mØtodos para mejorarlos. Sin embargo. y el anÆlisis ulterior de las soluciones propuestas y revisiones al plan contra desastre. y que son ellos los encargados de su prÆctica. Para satisfacer mejor esta necesidad. El ciclo de hechos debe continuar de tal forma que observe el mismo ritmo que los cambios de personal. Es posible que no se logre buen Øxito con el plan global.

hay que incluir comparacin con estÆndares establecidos y el empleo de la evaluacin externa. Entre las personas que pueden hacer una estimacin externa de gran calidad estÆn bomberos, polica y personal de enfermera y administrativo de otros hospitales en la zona. Todo ensayo o simulacro debe ir seguido de una sesin de critica formal que se ocupe de la adecuacin del plan, sus puntos fuertes y dØbiles, y las enseæanzas obtenidas. Nunca deberÆ permitirse que la sesin se torne conflictiva a causa de recriminaciones, sino mÆs bien concentrarse en hechos, acciones y formas de mejorar el esquema de auxilio. Es importante valorar lo ocurrido, las razones y factores causales cuando ha transcurrido poco tiempo desde el ensayo, y todo estÆ fresco en la mente de los participantes y puede recordarse con toda exactitud. PrÆcticas para ahorrar recursos
4 La prÆctica del plan (P ) no debe malgastar innecesariamente el tiempo precioso y los recursos del personal (Recuadro 14-3). Una forma adecuada de llevarla a cabo es utilizar videocintas magnØticas hechas localmente. stas no deberÆn durar mÆs de 15 minutos, y pueden basarse ya sea de manera secuencial o departamental. La cinta puede correr continuamente en el restaurante o cafetera a lo largo del da o a las horas de comidas. Asimismo, estas pelculas pueden servir para proporcionar educacin interna, o bien, pueden ser proyectadas en salas de espera y en sitios de trabajo especiales.

Evaluacin de ejecucin
En el capitulo 12 se proporciona una gua detallada para estimaciones de ejecucin. Por lo general, las evaluaciones deben ser realizadas antes de completar cualquier ejercicio. El cuestionario que suele exigirse debe ser conducido por personal clave en la terminacin del ejercicio o del MASSCAL real. Por lo demÆs, los jefes de actividades designados deben entregar reportes escritos una vez concluido el ejercicio o el desastre. Tales reportes escritos una vez concluido el ejercicio o el desastre deben servir como base para la elaboracin de un informe a nivel de institucin. Los motivos principales para la creacin de reportes son los siguientes: Sirven para la formacin de una base de documentacin formal de los ejercicios de simulacro y los acontecimientos reales de MASSCAL. Permiten la revisin, reevaluacin y actualizacin, al igual que cambios en el plan y subplanes de desastre segœn se les requiera. Sirven como los mejores medios posibles para identificar las acciones correctivas donde sea necesario. Permiten que se evalœen las dimensiones de toda la operacin o acontecimiento. RECUADRO 14-3 PrÆcticas para ahorrar recursos en los planes contra desastres Sesiones de exhibicin en el comedor Sesiones de exhibicin en el sitio detrabajo y Ærea de espera escogidos Sesiones para enseæanza interna Posibilidad de disponer de la video cinta (cintas video magnØtica) de la biblioteca para ser vista en el hogar o dentro de un departamento de trabajo Sesiones obligatorias de actualizacin Ejercicios prÆcticos en el hogar y pruebas programadas segœn el tiempo de cada persona Cuestionario sobre preparativos contra desastres Recordatorios trimestrales de preparativos contra desastres

282

Adiestramiento antes de contratacin laboral

Resumen
Por lo general, se considera a la planeacin como una de las partes mÆs importantes de la administracin. La planeacin para desastres, pues, por su misma definicin, adopta una trascendencia aœn mayor. Es un imperativo que la enfermera moderna no puede dejar de considerar. Un enfoque multidisciplinario, con amplia participacin y una conduccin adecuada, puede contribuir en mucho a lograr una planeacin eficiente contra desastres, debe ser dinÆmica, y nunca deberÆ considerarse al plan escrito como definitivamente terminado. La consideracin de un marco referencial para un desastre simple, como las cinco p, contribuye a lograr concentrarse en el ciclo continuo de acontecimientos necesario para asegurar la efectividad de los esfuerzos de preparacin contra desastres. Una respuesta ordenada, bien planeada y correctamente ensayada a cualquier situacin de desastre constituye un logro al alcance de cualquier comunidad, ademÆs de que casi no trastorna la actividad cotidiana de las instalaciones. No es necesario siempre utilizar recursos valiosos. Lograr esa meta puede resultar profesionalmente alentador y puede enriquecer en gran medida los servicios de las instalaciones para con la comunidad.

Referencias
1. Richards G. Focus on hospital preparedness When bad winds blow. Trastee, November 1979. 2. Accreditation Manual for Hospitals/85. Chicago, Joint Commission on Accreditation of Hospital, 1984. 3. Lansty GY. Disaster Planning for the worst. Healt Serv Manager, May 1982, pp. 1-3. Katz IB, Pascarelli EF Planning and developing a community hospital disaster program. Emerg Med Serv, September/October 1978, p. 70. 5. Williams DJ Major disasters Disaster planning in hospitals. Br J Hosp Med, October 1979, pp. 308-317.

Lecturas recomendadas
Cowley RA (ed) Mass Casualties A lessons Learned Approach Accidentes, Civil Unrest Natural Disaster, Terrorism. Proceedings of the First International Assembly on Emergency Medical Services, Washington, DC, US Dept of Transportation, 1982. Keller El A realistic approach to disaster planning. Hosp Med Staff, May 1977, pp. 18-23. Schultz R, Johnson AC Management of Hospitals. New York, McGraw-Hill Book Co., 1976. Seaver DJ Coping with internal disaster is a hospital priority. Hospitals, July 16, 1977, pp. 167-172.

15. Implicaciones legales de la prÆctica asistencial en un desastre de grandes proporciones
Marilyn M. Pesto, R.N., M.S.N., J.D.

283

A fin de que todos los recursos se concentren en los problemas mØdicos originados durante una situacin de desastre, las acciones de los encargados de proporcionar asistencia no deben verse influidas por consideraciones legales negativas. No obstante, los aspectos legales que pueden aplicarse a situaciones de desastre deben ser determinados y difundidos como parte de la planeacin y preparacin contra calamidades. La ley hace especificaciones en cuanto a las circunstancias especiales causadas por emergencias y desastres; empero, resulta difcil hacer generalizaciones. Por lo demÆs, las leyes estÆn sujetas a un proceso constante de modificacin por nuevos estatutos y casos especficos. La informacin presentada aqu debe servir como punto de partida para la determinacin de las limitaciones comunes y detalladas aplicables a una zona y circunstancia particulares. DeberÆ recurrirse a una asesora legal por parte de la autoridad local en todo lo referente a responsabilidad.

Definicin de desastres
El primer problema que surge al exponer las implicaciones legales de la asistencia durante un desastre es la precisin de las definiciones. Lo que en una terminologa puede tener un sentido mØdico o lego claro y preciso puede tener una connotacin diferente en lo jurdico (o simplemente no tenerla). De especial importancia es la diferencia entre la emergencia y el desastre. El diccionario Webster define aquØlla, como "una ocurrencia repentina y generalmente inesperada de circunstancias que exigen accin inmediata", en tanto que un desastre es "cualquier acontecimiento que origina daæos considerables; infortunio inesperado o de proporciones serias".’ Aunque todo desastre implica un estado de emergencia, lo contrario no tiene que cumplirse por necesidad. Diveras organizaciones mØdicas y de ayuda han definido el desastre en funcin de las causas y magnitud de Øste. La Cruz Roja Internacional lo entiende como "una situacin catastrfica en la que las pautas cotidianas de la vida sufren una merma inesperada y las personas, como consecuencia, se hallan en una situacin de desamparo y sufrimiento; de aqu se infiere la necesidad de proteccin, alimento, vestido, techo, cuidados mØdicos y 2 otros aspectos bÆsicos del vivir". Rutherford propone una definicin mÆs orientada a lo mØdico: "Un desastre menor es el que afecta al menos a 25 personas, o bien, al menos 10 pacientes que requieran internamiento en una institucin hospitalaria; el desastre moderado es el que comprende al menos a 100 personas o 50 pacientes hospitalizados; por œltimo, el desastre mayor es el que perjudica al menos a 1 000 personas". El sentido general que entraæan estas definiciones es que el desastre se caracteriza por ser una situacin de emergencia cuya magnitud excede los recursos disponibles para controlar emergencias definidas como "normales". En su sentido jurdico, tanto la emergencia como el desastre pueden tener significados muy especficos, validos slo en el contexto de un estatuto o jurisdiccin especfica. La Federal Disaster Relief Act, al igual que la California Emergency Service Act, ilustran este aspecto. Aquella define el desastre mayor como: cualquier huracÆn, tornado, tormenta, inundacin, desbordamiento, tifn, maremoto, terremoto, erupcin volcÆnica, deslizamiento terrestre y de fango, tormenta de nieve, sequa, incendio, explosin o catÆstrofe en cualquier parte del pas que, a juicio del ciudadano Presidente, ocasione daæos de tal severidad y magnitud, que resulte necesario proporcionar asistencia especial..., para auxiliar con los esfuerzos y recursos disponibles del Estado, gobiernos locales y organizaciones especializadas en mitigar los danos, pØrdidas, tribulaciones y sufrimientos ocasionados en consecuencia. Por su parte, la California Emergency Services Act concibe tres niveles de emergencias. La emergencia local es una

4

284

existencia abiertamente declarada de condiciones desastrosas o de riesgo extremo para la seguridad de las personas y de la propiedad dentro de los lmites territoriales de un municipio...o ciudad, ocasionada por fenmenos como contaminacin del aire, fuego, inundacin, tormenta, epidemia, rebelin, sequa" privacin severa y repentina de las fuentes de energa, infestacin en plantas o animales, enfermedad, terremoto u otras condiciones... las cuales pueden hallarse fuera del control de los servicios, personal, equipo e instalaciones de aquella subdivisin poltica, al punto que requiere los esfuerzos combinados de otras subdivisiones polticas 5 para imponer coto. El mismo estatuto define tambiØn el estado de emergencia y el estado de emergencia bØlica. Como lo seæala la Federal Disaster Relief Act, es importante observar que un desastre puede no ser considerado como tal por la ley hasta ser proclamado oficialmente como desastre por las personas o portavoz oficial adecuado. Tal proclamacin puede tener implicaciones legales significativas. En California, un mØdico, hospital y enfermera no pueden ser considerados como responsables (dentro de ciertos limites) por actos ejecutados a peticin de cualquier autoridad 6 estatal o local durante una emergencia formalmente declarada. PodrÆ observarse la falta de homogeneidad que priva entre los estados en lo referente a las caractersticas de un desastre o la forma en que Øste puede ser legalmente reconocido. Esta informacin debe ser obtenido por las partes responsables de la creacin del plan contra desastres, revisada para destacar ciertos aspectos propios de la localidad, actualizada y modificada de manera peridica.

Definicin de las normas de la practica asistencial
No existe una ley que determine de manera especifica los alcances de la prÆctica asistencial en su relacin con las situaciones de desastre. Sin embargo, puede echarse mano de otras fuentes para definir las directrices de las enfermeras que pueden formar parte de un grupo de auxilio en desastres, o bien, que de manera inesperada sean requeridas para atender a las vctimas de una calamidad. Tales pautas o directrices pueden derivarse de las siguientes fuentes: leyes que rigen la prÆctica asistencial opiniones de los procuradores generales acuerdos de asociaciones normas de organizaciones profesionales prÆctica y costumbres ley comœn Leyes de la prÆctica asistencial en los estados El cdigo que se encuentra mÆs a la mano para determinar tales pautas son las leyes estatales en torno a la prÆctica asistencial. Sin embargo, el lenguaje empleado all es tan general al punto de que resulta vago, y no pocas veces 7 ambiguo. Por ejemplo, la Missouri Nurse Practice Act establece que la enfermera profesional es la ejecucin, a cambio de una remuneracin, que requiere formacin especializada sustancial, as como criterio y el dominio de procedimientos con base en el conocimiento y la aplicacin de principios derivados de las ciencias biolgicas, fsica, social y asistencial, incluyendo, pero no limitÆndose a: (a) Responsabilidad por toda instruccin proporcionada en torno al cuidado de la salud, as como por la prevencin de enfermedades en la persona del paciente y la de los miembros de su familia; o (b) Evaluacin, diagnstico asistencial, cuidados y asesora a personas enfermas, heridas o con alteraciones en los procesos normales de la salud; o

285

(c) La administracin de medicamentos y tratamientos tal y como son prescritos por una persona licenciada para tal efecto; o (d) La coordinacin y asistencia en la ejecucin de un plan de cuidados asistenciales en colaboracin con los miembros de un grupo asistencial y mØdico; o (e) La instruccin y supervisin por parte de otras personas en la ejecucin de cualquiera de los anteriores. Esta definicin permite a las enfermeras realizar tareas no especficas (como evaluacin, coordinacin e instruccin), si bien proscribe de su prÆctica toda diagnosis mØdica. No obstante, nos sirve de muy poco para seæalar lo que una enfermera puede hacer durante un desastre. Por ejemplo, ¿podra considerarse como diagnstico la administracin de una venoclisis IV en un paciente con quemaduras de tercer grado? Las leyes no responden a tales interrogantes. Por lo demÆs, un vistazo a las demÆs leyes que rigen la prÆctica asistencial revelan que Østa no se define sino en tØrminos demasiado generales, esto es, observacin del paciente, registro de informacin y aplicacin de las rdenes de tratamiento 8 emitidas por los mØdicos. Las legislaturas de algunos estados, como Connecticut, han revisado esta clase de leyes y proporcionado a las enfermeras directrices mÆs claras. La Connecticut Nurse Practice Act otorga a la enfermera el derecho de diagnosticar, instruir, referenciar y colaborar con otros profesionales al brindar servicios asistenciales. Opiniones de los procuradores generales Una segunda fuente de pautas la constituyen las opiniones de los procuradores general de los estados. A menudo surgen interrogantes de tipo jurdico por las que los comitØs estatales de enfermeras no pueden responder en sus facultades; es entonces que se recurre a la opinin del procurador general de la entidad. Se ha dicho, a modo de critica a tales opiniones, que, en virtud de la naturaleza cambiante del campo asistencial, la interpretacin legal de las leyes de la prÆctica de la enfermera estÆn muy a la zaga de las realidades de la asistencia. Acuerdos de asociaciones La tercera fuente de directrices son los acuerdos de asociaciones. A diferencia de las opiniones del procurador general, los acuerdos de asociaciones no son consideradas como opiniones jurdicas. No obstante, estos acuerdos pueden servir como evidencia para las personas empeæadas en probar que sus acciones se encuentran dentro de los alcances de su profesin. Dicho sea de otro modo, la enfermera puede recurrir a los acuerdos realizados entre asociaciones profesionales de su especialidad para demostrar que todo lo hecho estaba dentro de las normas aceptadas. Normas de organizaciones profesionales La cuarta fuente de pautas son las normas promulgadas por las organizaciones profesionales. Aunque la American Nurses Association no ha publicado ano los estÆndares de la asistencia durante desastres, la Divisin on Medical Surgical Nursing Practice, as como la Emergency Department Nurses Association han creado ciertas normas al respecto que seæalan las Æreas y destacan los alcances de las 9 actividades asistenciales. Debido a que los desastres suelen generar emergencias, y las enfermeras de emergencias, a su vez, son llamadas a colaborar, convendrÆ familiarizarse con las normas de asistencia para desastres. Dichas normas seæalan que "la extensin de la prÆctica de la enfermera de emergencias comprende actividades que se dirigen a problemas de salud con diversos grados de complejidad. Los estados fisiolgicos o psicolgicos rÆpidamente cambiantes pueden constituir una amenaza a la vida, por lo que serÆ necesario efectuar evaluaciones, intervenciones, verificaciones y cuidados de apoyo en estos casos. El apoyo a la vida, la instruccin sanitaria y la referencia son unos cuantos entre los diversos papeles y responsabilidades de la

286

enfermera".

9

La norma III de la American Nurses’ Association para asistencia de emergencias 9 conforma algunas metas: Las metas de los cuidados asistenciales de emergencias son la evaluacin expedita del problema que presenta la persona, as como la intervencin definitiva apropiada, dentro de los parÆmetros legales constituidos, dirigidos a la estabilizacin fisiolgica y/o emocional. Si tales metas son alcanzadas, la enfermera podrÆ observar los siguientes resultados: (1) el estado fisiolgico y/o emocional de la persona ha sido estabilizado (2) la persona es remitida para un seguimiento apropiado (3) la persona o parte responsable demuestra conocer la naturaleza y la importancia de dicho seguimiento. (4) la persona se halla libre de todo efecto colateral resultante de la intervencin asistencial proporcionada Las siete normas destacadas por la American Nurses Association para la asistencia durante emergencias proporcionan tanto pautas como lmites para la prÆctica asistencial en situaciones como estas. Aunque se trata aqu de normas profesionales (no legales), sera difcil probar que la enfermera que opera dentro de los lmites de dichas normas no estaba ejerciendo con arreglo a lmites legales. PrÆctica y costumbres La quinta fuente de pautas o directrices proviene de los usos y prÆcticas de enfermeras situadas en situaciones similares. La enfermera profesional estÆ sujeta a un proceso de cambio constante, por lo que a nadie extraæarÆ que las responsabilidades y deberes inherentes a esta prÆctica se incrementen. Ciertas publicaciones especializadas mantienen a los miembros de la profesin al corriente de tales cambios, papeles y responsabilidades. Por ejemplo, se han difundido los requerimientos y grados acadØmicos de la enfermera especializada en seleccin (recuadros 15-1 y 15-2). Las enfermeras que se consideran capaces de ejecutar tareas de seleccin durante un desastre pueden reunir las condiciones exigidas en las publicaciones. RECUADRO 15-1 Requisitos de una enfermera de seleccin La enfermera de seleccin debe: desempeæarse correctamente en situaciones de estrØs; hacer evaluaciones precisas respecto de la atencin de pacientes; tener un conocimiento dinÆmico de la operacin interna del departamento de urgencia; conocer las normas intradepartamentales; tomar decisiones rÆpidas y firmes; tener convicciones firmes; tener capacidad adecuada de comunicacin; ser capaz de brindar apoyo emocional a sus semejantes; tener capacidad de previsin; ser capaz de supervisar a otras personas; prestar enseæanza directa e inmediata; controlar el flujo de trÆnsito; tener capacidad para intervenir en crisis; tener conocimiento activo del sistema de unidades prehospitalarias; ser capaz de evitar conflictos y conservar la serenidad; representar al departamento de urgencias del hospital ante el pœblico; auxiliar en planes de "alta";

287

en tØcnicas avanzadas en este sentido. Aœn as.. como tal. inesperada y. Louis. registrado a nivel estatal. como los que surgen con personas de afasia de expresin. se debe: contar con un ttulo de enfermera valido. contar cuando menos tres valoraciones en el puesto y las tareas de seleccin. Otro aspecto en este sentido es que algunas emergencias deben preverse. Louis. Prosser lo define sucintamente en el 10 siguiente pÆrrafo: La conducta exigida es la que tendra una persona razonable en tales circunstancias. que es eminentemente claro que esta regla especial para emergencias se basa en el hecho de que el actor no tiene tiempo para reflexionar. St. tener certificado de enfermera especializada en atencin intensiva en unidades mviles (en caso de existir tal certificacin). y el propio criterio o impulso del actor no son los œnicos. Prosser (reconocido como autoridad en faltas leves) establece lo siguiente: "Los tribunales han sido instados a reconocer que el actor que se ve confrontado con una emergencia no estÆ sujeto a las normas de conducta que normalmente se aplican 10(p169) a quien no se halla en una situacin tal". tener un mnimo de dos aæos de experiencia de enfermera en situaciones criticas. o que razonablemente. y el actor debe estar preparado para afrontarlas cuando se dedica a una actividad en la que tienen probabilidad de surgir. La ·’doctrina de emergencia" se aplica slo cuando la situacin que surge es repentina. Fuente: Reproducido con autorizacin de Budassi S. poder resolver problemas de comunicacin con pacientes. priva al actor de la oportunidad razonable de deliberar y tomar una decisin "reflexionada". Contar cuando menos con cuatro "turnos" de entrenamiento del puesto de seleccin junto con una enfermera senior especializada en esta tarea. 288 . el sujeto intoxicado. 91. en tales condiciones. Barber JM (eds): Emergency Nursing: Principles and Practice. Se indica. tener certificacin en tØcnicas bÆsicas cardiolgicas para conservacin de la vida y. 91. Puede aun culpÆrsele de negligencia y. que no puede sopesar otras posibilidades de accin y debe hacer una decisin rÆpida basada en un impulso. Barber JM (eds. Fuente: Reproducido con autorizacin de BUdassi s. el actor no sigue el mismo estÆndar de conducta que seguira si tuviera oportunidad para reflexionar.poder ejecutar la seleccin por telØfono. Hay que destacar que ello no significa que en una emergencia se aplique un estÆndar distinto de comportamiento. y unos seis meses cuando menos de prestar servicios en el departamento de emergencias. 1981. Prosser indica que. St. ademÆs. de preferencia. los sordos y los que no hablan la misma lengua. RECUADRO 15-2 Caractersticas de la enfermera de seleccin Para actuar como enfermera especializada en seleccin. y la emergencia es solamente una de las circunstancias.): Emergency Nursing: Principios and Practices. estÆ tan perturbado o asustado. o la que parecera a alguien que brindara atencin apropiada. a pesar de la situacin de urgencia. hay que aplicar un estÆndar objetivo. En la compilacin de un caso. Ley comœn La sexta y œltima fuente de directrices es la ley comœn en su relacin con desastres y emergencias en general. p. 1981. resulta que sus actos no son razonables.. p. The CV Mosby Co. The CV Mosby Co.

si una parte decide auxiliar a la vctima. la cual se esclarece por medio de la jurisprudencia o precedentes establecidos por los tribunales. La razn general que explica esta norma es que ella no tiene tiempo para reflexionar. Las normas muy generales de ndole legal reciØn mencionadas brindan a la enfermera que atiende un desastre una panorÆmica general de los reglamentos aplicables en este aspecto de la enfermera. fija los lmites externos de la prÆctica. que exigen al actor que cumpla con un estÆndar de atencin ordinaria para proteger a otras personas de riesgos no considerados como razonables el actor no cumple con la norma exigida una relacin causal intima entre la conducta y la lesin resultante pØrdidas o daæos reales a un tercero En otras palabras. El examen de los cuatro elementos permitirÆ entender mejor su aplicacin a la enfermera en casos de desastre. la regla no es aplicable. hay que precisar la responsabilidad legal no estatutaria. un deber u obligacin reconocidos por la ley. Los elementos tradicionales que generan el derecho de demanda contra una enfermera por negligencia pueden 10 resumirse en los siguientes tØrminos. la ley sostiene que la prestacin de tal auxilio crea un deber por parte del auxiliador para que utilice un procedimiento 14 razonable. tampoco tiene el deber de auxiliar a esa persona de cuya lesin ella no es culpable expresara una Corte. la "regla de emergencias" sostiene que la enfermera en una situacin de emergencia no puede atenerse al mismo estÆndar de conducta que aquella que tiene tiempo para reflexionar. en estos casos. 13 Si no existe relacin alguna entre las partes. En primer lugar. En esencia. que en ausencia de alguna relacin especial. la enfermera que labora en un departamento de urgencias no debe sorprenderse al estar frente a una emergencia. "La ley de la tierra no exige que un hombre rescate a un niæo que se estÆ ahogando. En segundo lugar. como la ley del Buen Samaritano. debe probar que la conducta se alej del estÆndar aceptado de atencin. y se exige a ella que suministre el grado de atencin que otras enfermeras daran en circunstancias iguales o semejantes. Por ejemplo. puede culpÆrsele de negligencia profesional. Responsabilidad legal general y ley comœn Para que el estudio de las consecuencias de la aplicacin estatutaria. La ley comentada.En otras palabras. El anÆlisis detenido de los principios de responsabilidad legal general pueden ser œtiles para que el mØdico o enfermera en su prÆctica defina los limites seguros y legales de Østa. se forma una relacin enfermera-paciente. no puede recurrir a otras posibilidades de accin y debe tomar una decisin rÆpida. Deber En el derecho consuetudinario se halla fuertemente arraigada la doctrina de que una persona no tiene el deber de auxiliar a otra en apuros y. Si la auxiliadora resulta ser una enfermera. a su vez. 11 Como lo 14 El que prodiga 289 . sin importar el poco riesgo personal que ello implique" 12 En otras palabras "la ley no se ocupa de obligaciones puramente morales". La regla general mencionada tiene sus limitaciones. la enfermera que afronta una emergencia no estÆ sujeta al mismo estÆndar de conducta que normalmente valdra para aquella que no afronta tal situacin. para que una persona demande a una enfermera por negligencia profesional y gane el pleito. sin embargo. y que tal desviacin caus la lesin de la vctima. la conducta exigida es la que cabria esperar de una persona razonaba en tales circunstancias. Si la enfermera no actœa razonablemente. tampoco hay deber. la doctrina de emergencia es vÆlida solamente en casos de situaciones repentinas e inesperadas. mÆs especficamente. sea de utilidad.

puede ser culpable de daæos Sin embargo hay que destacar que son pocas las demandas por incumplimiento de contrato en la atencin de enfermera. la enfermera puede aceptar su participacin en una organizacin de preparativos contra desastres. pero algunos casos justifican ciertas generalizaciones: (1) Un especialista de hecho que se ostenta como tal. Esta accin podrÆ compararse con la conducta de la enfermera que supuestamente se apart de la norma. en consecuencia. Por ejemplo. Desviacin de la norma del deber Una vez establecido el deber. Como seæalamos. que puede ser negligencia por comisin o por omisin.1 Elementos tradicionales que proporcionan una base para una mala prÆctica de enfermera El deber tambiØn puede establecerse mediante un arreglo contractual. debe tener la destreza y habilidad de otro especialista actualizado en su campo particular. de tal culpa seria la situacin en que la enfermera cambia de sitio a un paciente con lesin de la columna vertebral sin inmovilizarlo en primer tØrmino con el procedimiento apropiado.auxilio tambiØn tiene el deber de evitar cualquier acto afirmativo que empeore la 15 situacin. Nunca se ha asentado una prueba directa en un tribunal respecto de exigir una destreza o habilidad en una urgencia. El abogado de la vctima suele mostrar desviaciones de la prÆctica al indicar al juez o al jurado lo que una enfermera razonablemente prudente hubiera hecho en una situacin similar o igual. Por ejemplo. es probable que gane una demanda al comprobar que hubo un deber y. FIGURA 15 . las enfermeras que no estÆn preparadas en tØcnicas de seleccin no deben intentar ocuparse de esa tarea en desastres. (4) Personas con adiestramiento particular en primeros auxilios tendrÆn que considerar tal situacin cuando un juez o jurado analice su conducta. La negligencia por omisin es el hecho de no actuar cuando los estÆndares aceptables de la prÆctica obligan a emprender alguna accin apropiada. Si la vctima puede demostrar que la enfermera tena un acuerdo para intervenir como tal en desastres. la existencia de un deber entraæa cierto grado de habilidad o 16 pericia: Este deber es la posesin y el ejercicio del grado razonable de destreza que ordinariamente tienen los demÆs miembros de la profesin que practican en circunstancias similares. sino como una simple "enfermera" tendra que cumplir œnicamente con este estÆndar general al responder a un alerta de emergencia. (3) Las estudiantes de enfermera deben cumplir con el estÆndar de acuerdo con su nivel de experiencia y preparacin. deben limitarse tan slo a procedimientos dentro de su competencia corriente. habrÆ que demostrar desviacin en relacin con la norma. El juez o jurado pueden dictaminar que su prÆctica profesional fue negligente y que es culpable de ello. o cuando un miembro profesional frente a un desastre no reacciona ni acude a la llamada de alerta. (2) Al mØdico general se le exigira el estÆndar de un colega igual. Si ella trasgrede el acuerdo al no responder como cabria esperar. Existe una gran diferencia en el comportamiento de una enfermera razonablemente prudente y del que tuvo la enfermera acusada de negligencia. 17 Ejemplo de falta por omisin seria el hecho de no colocar un torniquete a una persona que sangra profusamente. La causa predominante de las demandas en la accin judicial es por negligencia. Causacin directa 17 Un ejemplo 290 . QuizÆ un especialista que no se acredita como tal. cumpli el primer elemento probatorio de los agravios. Comisin es un acto afirmativo que no cumple con la norma aceptable de atencin mØdica.

FÆcilmente rescata al pequeæo sin correr peligro para s mismo. y cuya agresin ellos pudieron evitar o aliviar. no eran culpables legalmente del sufrimiento continuo del hombre que cay bajo el acoso de los ladrones. El jurado podra llegar a dicha conclusin independientemente. Supongamos que A. el auxilio se prest en forma negligente. el testimonio de expertos puede constituir una base suficiente para alcanzar una determinacin. La conducta negligente en si no interfiere con los intereses pœblicos en su totalidad. o sea. los tribunales estadounidenses. se supone que el sacerdote y el levita que pasaron de largo en la Biblia. Lesiones 10 Este El cuarto elemento que debe probar la vctima-quejosa o vctima-demandante es el de daæos. Un autor lo atribuye en parte al hecho de que los tribunales estaban demasiado ocupados con las formas 291 . Por ejemplo. Hay que destacar que en casos en que la conclusin de la causacin no estÆ dentro del conocimiento comœn de un lego. Responsabilidad legal y estatuto del buen samaritano En el derecho consuetudinario anglosajn. como hemos seæalado. pero no culpable de los daæos que haya sufrido 13 el niæo. Un testigo experto. el testigo experto puede testificar que si la enfermera hubiera inmovilizado en grado suficiente el fØmur fracturado. al pasar por un cruce de vas. debe testificar ante el juez o el jurado que la desviacin causo el daæo del que se queja la vctima. no se hubiera desgarrado la arteria y el paciente no hubiera muerto. confirieron expresiones de doctrina de la manera siguiente: La negligencia imputable por ley es la negligencia en el cumplimiento de un deber legal. cabe imponer culpabilidad.El tercer elemento que la vctima debe probar es la relacin causal entre la trasgresin del deber y las lesiones. Los estatutos del Buen Samaritano pueden modificar estos resultados severos de la ley consuetudinaria. un quejoso quizÆ no tenga causa de demanda contra la enfermera si el acto negligente no produjo una lesin real en la persona afectada. en el 13 caso de Buch y Amory . En 1898. La ley no se ocupa de acciones puramente morales. Para destacar este aspecto. segœn se dictamina mÆs tarde. ve a un bebØ de dos aæos en ella y a un automvil que se acerca. En otras palabras. La doctrina de que una persona no puede auxiliar a otra en desgracia ha estado profundamente arraigada por siglos en la ley y en el individualismo extremo tpico del 11 pensamiento jurdico anglosajn. sin el auxilio ni la interpretacin de un testigo experto. Los acusados no son culpables salvo que hayan tenido con el quejoso una obligacn legal que no cumplieron. por lo comœn mØdico o enfermera. A diferencia de ello. cuando una persona intenta asistir a otra y. ademÆs que los instintos de humanidad le exigen tal tarea En caso que no lo haga. ya que la persona tiene todo el derecho de quejarse o no quejarse. el tribunal llev el argumento hasta su extremo inapelable como una prueba irrefutable. Se han propuesto innumerables explicaciones para los principios y continuacin del enfoque basado en la ley consuetudinaria o comœn. excepto en el caso de algœn individuo 10 cuyos intereses han sufrido daæos. por ejemplo. La conducta de la enfermera acusada es una causa del hecho si constituy un elemento material y un factor distancial en la causacin. procesable segœn las leyes por su muerte. procedimiento suele ser el que se aplica en los casos de negligencia mØdica. Es necesario que ocurra pØrdida o lesin real contraria a los intereses 10 de la vctima. o de demandar o no demandar. no se necesitara una enfermera experta para testimoniar ante un jurado que la enfermera se apart del estÆndar de atencin al permitir que el paciente girara todo su cuerpo en sentido vertical al cambiarse a una camilla y lesionarse. quizÆ se le tache de salvaje y monstruo moral.

La diferenciacin entre negligencia por comisin y por omisin en situaciones de rescate se ha perpetuado al razonar quienes son los cojos. Por todo lo anterior. pueden ser castigados legalmente y debera haber una compensacin a la parte 19 daæada. La primera ley del Buen Samaritano fue aprobada en el estado de California. algunas autoridades legales contemporÆneas han expresado 11 afinidad por las ideas del profesor Ames. comenzamos a advertir que surgen razones para que cambie la ley consuetudinaria original.mÆs flagrantes del mal comportamiento como para interesarse en grado sumo en una persona que simplemente no habla hecho nada. y de este modo prestar sus servicios profesionales a vctimas de urgencias que en otras circunstancias no lo recibirÆn. tambiØn habra que modificar la ley. ya hubo unos peritos que propusieron la existencia de un deber en situaciones de rescate. podra afirmarse que surgi la lesin por inaccin del testigo. 20 El tribunal que ventil el litigio de Colby vs Schwartz Buen Samaritano de esta forma: 21 describi la ley del El cumplimiento de la legislacin del Buen Samaritano en la vida real representa la resolucin de intereses competitivos. todos los estados de la Unin Americana y el Distrito de Columbia. en segundo lugar. invÆlidos. a pesar de que otra pudiera haber 10 sufrido daæo por omisin. Si la ley no ha tenido mucha disposicin para reconocer que la negligencia por omisin es causa de culpabilidad en ausencia de alguna relacin definida entre las partes. en una situacin en que podra hacerlo con pocas o nulas molestias para Øl y la muerte o la lesin corporal grave que acontece como consecuencia de la inaccin. ello basta para crear un deber. se busca estimular a las personas. Otra racionalizacin de la persistencia de los enfoques del derecho consuetudinario es la dificultad para formular y aplicar una nueva norma. a responder a emergencias mØdicas cuando no tienen la obligacin de hacerlo. Poco a poco. incluidas enfermeras y mØdicos. son argumentos de gran peso para el reconocimiento legal del deber para rescatar. La ausencia de esta relacin especial ha relegado la omisin de tales casos a una estado de obligacin moral. A pesar de las races profundas de la doctrina de la ley consuetudinaria desde 1908. han seguido demanda y se han adoptado estatutos similares. Por una parte. En fecha mÆs reciente. existe el interØs de indicacin de los derechos de la vctima de 292 . el rescate o el auxilio se han venido reconociendo como una actividad socialmente deseable que hay que buscar y alentar. Los valores de la sociedad concedidos al individuo comienzan a modificarse para orientarse a necesidades de grupos comunitarios y. busca proteger al auxiliador bien intencionado de una demanda o culpabilidad como forma de inmunidad. por ello. que sostiene que no exista el deber de rescatar a un prjimo. El profesor Ames seæal que la persona que no interfiere en salvarle la vida a otra de una muerte inminente o de grave daæo corporal. en 1959. deslustrados y que la marea de la filosofa profundamente individualista de los primeros tiempos de la ley consuetudinaria y la dependencia cada vez mayor de una unidad social en otra. o a su viuda en caso de muerte. y la ley no acepta ninguna responsabilidad para hacerla cumplir independientemente de los 18 resultados anmalos y ofensivos. Desde esa fecha. Purver ilustra dicha actitud en la siguiente declaracin: En casos flagrantes de no rescatar a una persona. Las finalidades legislativas de las leyes del Buen Samaritano son dos: en primer lugar. Se ha vuelto una situacin cada vez menos aceptable el hecho de no detenerse y auxiliar a un necesitado.

en un caso de desastre. Kentucky. y tambiØn otros en los cuales no la tendran. y (2) que no haya contrado previamente a tal situacin 14 una relacin. identificacin de la norma de atencin Problemas de interpretacin Es justo seæalar que si las enfermeras cumplen con las exigencias de una norma en el estado en que laboran. un deber. que literalmente no hay igualdad en este sentido. Washington. existen muchas situaciones reales entre tales extremos. y que no ha tenido ninguna preparacin previa y trata de prestar ayuda y atencin de enfermera. (Figura 15-2). Siete estados no han impuesto restricciones respecto de 22 los sitios en que es vÆlida la inmunidad. se han identificado cinco elementos comunes: 1. tambiØn se excluye al hospital. se necesita estimular a los mØdicos a prestar sus servicios en casos de emergencia o en situaciones que podrian ocasionar una actitud contraria. Kansas. Ohio. Entre las causas frecuentes de disputa. FIGURA 15 . Por ejemplo la enfermera que se encuentra inesperadamente frente a una situacin de desastre. 22 Sin embargo. quizÆ no estØ protegida bajo el estatuto del Buen Samaritano. Los estatutos sobre la norma del Buen Samaritano comparten muchas semejanzas. en tanto que estados como Alaska y Texas. Por ejemplo. clnicas y consultorios mØdicos del rango de inmunidad. identificacin de la clase protegida 2. tres estados han definido la escena de una emergencia. Por otra parte. exigencia de que la atencin se brinde gratuitamente 4. y por ello puede deducirse que en otras jurisdicciones. Lousiana y Nevada) excluyen especficamente a hospitales. presta ayuda en un refugio o en un hospital. incluyen especficamente a los hospitales. probablemente estØ exenta de culpabilidad. pero varan tanto de un estado a otro. Once estados (Florida. Los dos ejemplos seæalados constituyen los extremos de un continuo con el cual es mÆs fÆcil tratar en forma de "absolutos". se decide por la œltima posibilidad y no por la primera. o combinan 293 . al parecer. pero slo cuando se ha proclamado un "desastre mØdico" por parte de autoridades locales o estatales y estÆ vigente aœn. Por otra parte. Maine. Rhode Island. las situaciones de disputa real y las interpretaciones de lenguaje normativo pueden incitar al litigio para saber si de hecho se concedi inmunidad. como las de los estados de Alabama e Illinois.negligencia. identificacin de la zona de proteccin 5. Nevada. Muchos estados definen simplemente el sitio como la escena de emergencia. la enfermera que fue designada como parte del personal de respuesta y que fue llamada con tal base para acudir a un desastre. son merecedoras de inmunidad. New York.2 Dispensa proporcionada por los Estatutos del buen samaritano El lenguaje estatutario. Las definiciones de Washington y Minnesota excluyen los hospitales y los consultorios de los mØdicos. Cabra fÆcilmente imaginarnos sitios generales en los cuales las enfermeras. concede mayor importancia a la exclusin que a la inclusin. pero la norma para mØdicos de California seæala que la escena de una emergencia incluye tambiØn las salas de urgencia de un hospital. Sin embargo. Algunos estados de la Unin Americana esclarecen algunas situaciones especficas que estÆn protegidas o cubiertas por el estatuto. gozaran de inmunidad. Cuando es aplicable la legislacin. Las enfermeras deben saber si las normas del Buen Samaritano las protegen en tales situaciones. es decir. inmune. pero excluyen las clnicas y los consultorios mØdicos. obligacin de que el Buen Samaritano actœe de buena fe 3. es decir. Sin embargo. estÆn los dos requisitos en la legislacin del Buen Samaritano: (1) La necesidad de que el auxilio se preste en la "escena" de una utilizacin de urgencia.

en tanto que la otra se ocupa especficamente de situaciones de emergencia en un hospital. En el primer caso. como "una situacin que ocurra o no en la sala de urgencias. no serÆn culpables de daæos civiles como resultado de una accin u omisin en la prestacin de la asistencia de emergencia. tØcnico de rayos-X de personal y paramØdico que de buena fe respondan a una emergencia en una situacin que tambiØn pone en peligro la vida dentro de un hospital o otra instalacin de atencin mØdica con la debida licencia. En consecuencia. las cuales. con licencia. TambiØn define la escena de emergencia como "la sala de emergencia. Cuando mÆs tarde fueron demandados por negligencia. excepto un acto u omisin que constituya negligencia innegable o conducta intencionada o accin perjudicial proterva. dentista. Hay que seæalar que ambos estatutos concenden 14. tenan el deber de atender a todos los posibles pacientes que solicitaran tal servicio. como miembros del personal mØdico de emergencias. el estatuto de California define a la emergencia dentro de un hospital. dos mØdicos de la sala de urgencias. 14 y de este modo disminuira la calidad de la atencin mØdica. de no ser diagnosticadas y tratadas de manera 23 rÆpida. (2) La excepcin de la culpabilidad de la subseccin (1) no serÆ vÆlida para el mØdico que sostena ya una relacin con su paciente antes de que surgiera la emergencia. en situaciones en que existe previamente el deber antes de las circunstancias de urgencia. El tribunal rechaz su argumento y sostuvo que. Por ejemplo.esta frase con otro tØrmino mÆs especifico. se concede inmunidad civil gracias a dos estatutos distintos aunque interrelacionados. no era aplicable la seccin 2144. El tribunal seæal que dicha seccin "se diriga a mØdicos que por casualidad o en forma irregular acuden o son llamados a prestar atencin de emergencia" El tribunal tambiØn mostr su preocupacin porque. terapeuta registrado.23 un desastre mØdico". Se ha dicho que la legislatura del Estado de Michigan fue la que instituyo la norma del Buen Samaritano mÆs global e importante. operaron a un paciente que habla sido herido en un accidente automovilstico. pediatra. Interpretacin por la jurisprudnecia Los estatutos relativos al Buen Samaritano no son tan claros y concisos. (1) En casos en que el deber hospitalario real de la persona no exige una respuesta a la situacin de emergencia: mØdico. se discuti si el estatuto del Buen Samaritano en California poda aplicarse a una sala de urgencias de un hospital. podran ocasionar incapacidad grave o muerte. los mØdicos adujeron inmunidad. inhaloterapØuta.24 importancia primaria a la cuestin del deber preexistente. En ella. por ello la enfermera debe acudir a la jurisprudencia para que la interpretacin de aquØl defina la aplicabilidad. en tanto que en el segundo se consider si poda definirse a los hospitales como 14 "escena de la emergencia" con fines de inmunidad civil. aunque no limitada a ella en caso de 14. tØcnico de laboratorio clnico. 21 . que necesita de servicios inmediatos para aliviar dolor intenso o diagnstico y tratamiento inaplazable de situaciones mØdicas desfavorables. ni para la enfermera titulada en que tambiØn existi una relacin con su enfermo antes de que acaeciera tal situacin extrema. como parte de sus tareas normales en dicha sala. enfermera titulada. tanto internos como residentes. La interpretacin mencionada fue hecha por los tribunales californianos sobre la ley del Buen Samaritano en el estado en dos 21 casos separados: los litigios de Colby vs Schwartz y McKenna vs Cedars of 25 Lebanon Hospital. enfermera anestesista titulada y certificada. bajo el estatuto del Buen Samaritano. el conceder inmunidad hara que las vctimas de negligencia no dispusieran de medios legales. 294 . Uno de ellos la brinda a enfermeras y mØdicos que responden voluntariamente a emergencia en tØrminos generales. En el caso de Colby. enfermera prÆctica.

la instruccin del jurado fue que "ningœn mØdico no titulado que de buena fe presta atencin de emergencia en la escena misma de los hechos. por ambas razones. En las sesiones. es culpable de daæos civiles como resultado de cualquiera de sus actos u omisiones al desempeæar tal 25 actividad". presta ayuda como parte del personal de auxilio. quizÆ no se aceptara que tal sitio es el de una emergencia. el 25 mØdico prest auxilio que "en realidad era voluntario" . brinda inmunidad civil por tal accin en caso de que la enfermera cumpla con los requisitos de los estatutos. El tribunal en el caso McKenna fue todava mÆs lejos. la inmunidad brindada por la ley del Buen Samaritano debe ser vÆlida. Por ejemplo. En este caso. el que estableci jurisprudencia en el caso de McKenna se orient a la relacin preexistente. La ley del Buen Samaritano es vÆlida en el primer caso. las vctimas son llevadas a un refugio en el cual la enfermera. y afirm que cuando no existe previamente a la emergencia una relacin medico-paciente. respondi a una alerta de emergencia. es uno de los requisitos normativos de todos los estatutos del Buen Samaritano. El tribunal indic que una persona podra tener un deber previo para prestar auxilio en emergencia si fuera miembro del personal hospitalario. la enfermera acude inmediatamente a la escena de los hechos y comienza a prestar ayuda. En el caso de Mckenna. que era un mØdico en el pabelln del hospital en que por lo comœn no trabajaba. El sitio del hecho es importante porque. pero el individuo sufri paro cardiaco y falleci once das despuØs. El mØdico reaccion y trat las convulsiones. seæal varias situaciones o relaciones que podan surgir dentro de un centro mØdico y que podran generar un deber. quizÆ no disfrutara de inmunidad porque existe un deber preexistente. sin embargo. Es necesario definir lo que constituye la escena de una emergencia para solicitar la inmunidad civil que seæala la ley mencionada. y acudi al cuarto de un paciente que sufra convulsiones. la aplicacin de la ley del Buen Samaritano sera. en otra situacin ligeramente diferente. pero la dicotoma de deberes que seæala el tribunal puede ser extrapolado fÆcilmente a la situacin de un desastre. independientemente del sitio en 25 que ocurra la emergencia. como mencionamos. Se inici un juicio por negligencia contra McKenna. 14 El litigio manifestado por Colby es vÆlido en la situacin que priva en un departamento de emergencias.El tribunal de Colby cre una dicotoma de deberes: los que son cubiertos por "casualidad y en forma irregular". no as en el segundo. A semejanza del tribunal en el caso de Colby. Consideremos la misma erupcin volcÆnica. Cada estado de la Unin Americana tiene su propia ley de este tipo. 25 295 . estara inmune a toda demanda. El tribunal en caso McKenna fue todava mÆs lejos. y algunos de ellos tienen jurisprudencia que interpretan el lenguaje estatutario. En este caso. cuyo trabajo es precisamente auxiliar y responder a tales situaciones. Con arreglo al requisito del "sitio en que ocurre la emergencia" las enfermeras en caso de desastre necesitan saber si una catÆstrofe cumplira con los criterios para gozar ellas de inmunidad. Sin embargo. cuyo trabajo es brindar atencin en desastre. y los que son parte de la prÆctica normal de un mØdico. conviene revisar con alguna frecuencia todas las publicaciones legales de la localidad respecto a la aplicabilidad. y afirm que cuando notar auxilio a una persona en situacin de urgencia. por lo que cabra decir que la enfermera que presta auxilio en el curso normal de sus labores y practica no goza de inmunidad bajo la ley del Buen Samaritano. El tribunal seæal que es una medida en que no se poda demostrar un debe previo. pues. Una vez mÆs. un volcÆn hace erupcin. aqu. pueden imaginarse situaciones que cumpliran con los criterios mencionados. Las leyes del Buen Samaritano no impiden que las enfermeras especializadas en atencin de desastres sean demandadas. congruente con la finalidad legislativa.

8. un miembro especialmente entrenado de algœn grupo de respuesta a calamidades como algo planeado con anterioridad. Berln. Safar P (eds). George JE: Law and Emergency Care. El momento mÆs interesante de esta situacin es saber si el estatuto local del Buen Samaritano permite o no al hospital ser reconocido como sitio de emergencia Comparativamente. Referencias 1 Webster’s New World Dictionary. En el caso de una enfermera particular que. Louis. The Cv Mosby Co. 4. sino mÆs bien es una voluntaria que participa en una situacin de emergencia o desastre por la necesidad. los estatutos del Buen Samaritano son aplicables a individuos y no a instituciones. obligada por las circunstancias. vol.Conclusin Pueden extraerse dos conclusiones. abogados. Conviene observar que la responsabilidad o culpabilidad institucional es un aspecto separado que no exponemos en este capitulo. por la naturaleza misma de la actividad. vale el reconocimiento por parte de la ley consuetudinaria hacia circunstancias especiales en un caso de desastre. 1. como los de Cruz Roja y Defensa Civil. 1989. Incluso si no se cumplen todas las condiciones. 42 USC-5122 (1974). y muestra modificaciones constantes. situaciones de desastre en este caso. Springer-Verlag. 1980. mediante la asesora de directivos que se ocupan de problemas de riesgo hospitalario. 1981.. 296 . Por definicin. y ello se debe a que la existencia del plan puede utilizarse para deducir la existencia previa de un deber. Todo plan verosmil asegura entrenamiento y tareas apropiadas para las funciones que se pretende ejecutar durante un desastre real. difcilmente los estatutos del Buen Samaritano que protegen a miembros individuales de un grupo de respuesta a desastres. Como seæalamos. es decir. Churchill Livingstone. La ley varia extraordinariamente de un estado a otro y de un pas a otro. Una vez mÆs. que conceden especficamente algunos tipos de inmunidad durante calamidades declaradas. 2. ella no constituira. Mo Rev Stat 33. existen previsin y consideracin cuidadosa de papeles y tareas institucionales individuales. Nueva York. En el primer caso. in Birch CA (ed): Emergencias in Medical Practice. Cal Gov’t Code 8558 (1982). Excepto unos cuantos estados norteamericanos. la ley exige œnicamente que los actos sean semejantes a los de "personas responsables" en circunstancias similares.016 (8) (1981). participa en el auxilio en un desastre. ed 11. y otra a personas que intervienen en una respuesta a una calamidad en forma totalmente circunstancial. Es posible que se incorporen en los planes para casos de desastre (y conviene hacerlo) consideraciones legales mas exactas. Trey R. Cal Gov’t Code 8659 (1982). esten sujetos a las normas legales que son vÆlidas durante situaciones catastrficas. 7. una aplicable a situaciones que planifican una respuesta organizada al desastre. World Publishing Co 1976. son pocos los estados que reconocen a un hospital con tales caractersticas. Nueva York. p. 92. Disaster Medicine. es mÆs clara la proteccin que le brinda en forma estatutaria la ley del Buen Samaritano. college ed 2. y tambiØn para deducir que el desastre era algo previsto. 5. Rutherford WH: Planning for major disasters. 6. consejeros y abogados especializados en organizaciones de auxilio en desastres. ello implica que los individuos que responden en forma preplaneada y organizada a una catÆstrofe. St. 3.

Hirsch HL: The physician’s duty to treat: Taking the plunge without leaving the ground Leg Aspects Med Pract 1983. 25. Bowie Md. McKenna vs Cedars of Lebanon Hospital. Leg Aspects Med Pract 1983. ed 5. Cal Bus & Prof Code 2144 (1980). West Publishing Co. American Nurses’ Association. 10. Purver JM: Duty of One Other Than Carrier or Employer To Render Assistance To One for Whose Initial Injury He Is Not Liable. 24. Murry RRH: Emergency Care. White MR: Duty to rescue.. Buch vs Amory Mfg Co. Union Pac R Co vs Cappier. ed 4. 1975. Steipel HR: Good Samaritans and hospital emergencias.. pp. Rev 1963. 7. 1979.. ed 2. ed 3. p. Temple L Q 1965. 23. Harv L Rev 1908. 66 Kan 649 (1903). 1982..11:1-3.. Mapel FB. St Paul. 297 . Flowers T.. Gran HD.22:97-113. 14. Mich Comp Laws Ann 691. Nueva York. Divisin on Medical-Surgical Nursing Practice and Emergency Department Nurses’ Association: Standards of Emergency Nursing Practice. 21. Berg DA. 950. Bianco EA: The physician-patient relationship. Tenn L. 334. 17. 32: 281-293. 19. p. Kennedy W: Good Samaritan legislation: An analysis and a proposal. Philadelphia: WB Saunders Co. West Publishing Co. 27:217-267. 11. Wayne State L Rev 1980/81. in Stephenson HE.28:61-75. 863. Weigel CJ: Good Samaritan laws-who needs them?: The current state of Good Samaritan protection in the United States S Tex L J 1980. 12. S Cal L Rev 1981.21:327-354. 18. 38:418-430. Creighton H: Law Every Nurse Should Know.54: 419-445. 169.. Louis. 144. Ames J: Law and morals. 33 ALR 3 a 301 (1978).9. Brady Publishing Co. ed 4. Cady EE: Medicolegal considerations. 15. Black’s Law Dictionary. 170. The CV Mosby Co. Helminski FJ: Good Samaritan statutes: Time for uniformity. 93 Cal App 3d 282 (1979). Prosser WL: Law of Torts. 1978. 13. American Nurses’ Association. 1971. St Paul. p. 1981. 240. 143. Kansas City.1501 (1980). Pittsburgh L Rev 1966. 1978. 69 NH 257 (1989). Poole DN: The Good Samaritan and The Law. 78 Cal App 3d 885 (1978). Kimptom RS (eds): Immediate Care of the Acutely ICC and Injured. 11:4-5. Colby vs Schwartz. 20. 324. McGraw Hill Book Co. 16. 22. Lecturas recomendadas Barry J (ed): Emergency Nursing. St.

DC 20036 2. 1982. 1970. Oberstein NS: Torts: California good samaritan legislation: Exemptions from civil liability while rendering emergency medical aid. Disponible de: Bureau of Explosives Association of American Railroads 1920"L" Street. Manejo de urgencia de material peligroso en transporte de superficie (terrestre)-Materiales peligrosos gua de respuesta a emergencias. ante la posibilidad de que en cada pas latinoamericano existan oficinas con rubros y funciones de esta clase. Md. Gua de proteccin contra incendios de materiales peligrosos. Rund DA: Essentials of Emergency Medicine.Habeeb WR: Construction of Good Samaritan Statutes Excusing from Civil Liability One Rendering Care in Emergencies. Conn. Hemelt MD. Murchison IA.51:816-822. 39 ALR 3d 222 (1971). Rausch TS: Triage. ed 2. 1981. Norwalk. Guas de acciones comunes en emergencias: 1. Nueva York MacMillan Inc. Inc. Barber JM (eds): Emergency Nursing: Principles and Practices. 1983. Va. etc. The CV Mosby Co. aunque reconocemos que se trata de instituciones estadounidenses. ApØndice A: Manejo de materiales peligrosos en un desastre Nota: Incluimos esta seccin por considerarla de interØs general. Rund DA. Nichols TS: Legal Foundations of Nursing Practice. Instituciones ocupadas de calificar las caractersticas peligrosas de materiales de este tipo. 1981. 35-50. CHEMTREC-Telephone (800) 424-9300 Chemical Industry (shippers. Cal L Rev 1963.) Rail transportation inductry Bureau of Explosivos-Telephone (202) 243-4048 National Response Center-Telephone (800) 424-8802 Emergency action guides.. Lanros NE: Assessment and Intervention in Emergency Nursing. Conviene que el lector o el hospital interesado acuda a las organizaciones que funcionan en la localidad y que se encargan de estas tareas. St Louis. manufacturer. Reston Publishing Co. Rains ML: Legal considerations in the emergency department.. 1978. St Louis. Holden AR: Medical Malpractice... in Budassi SA. NW Washington. Brady Publishing Co. The CV Mosby Co. Nueva York.. 1982. ed 2. Mackert ME: Dynamics of Law in Nursing and Health Care. pp. 298 . Appleton centruy-Crofts. Bowie. Reston.. John Wiley & Sons Inc.

Kennedy Building Boston. SW Washington.S. Bradford communications Corp. Oficinas regionales de desechos slidos de la agencia de proteccin ambiental. DC 20402 Order Number: 050-012-00147-2 5. 1982. DC 20590 4. Coast Guard CHHRIS System) Disponible en: Superintendent of Documents US Government Printing Office Washington. Stutz DR. NE Atlanta. Olsen MF: Hazardous Materials Injuries. a Handbook for Preospital Care. Disponible en: Department of Transportation Office of Hazardous Materials Operations 2100 Second street. Gases and Solids. NY 1007 212-264-0503/4/5 Regin 3 Solid Waste Program 6th and Walnut Streets Philadelphia. NFPA 704-Recommended System for the Identification of the Fire Hazard of Materials Materiales 3. peligros-gua de respuesta en emergencias.Disponible de: Contents-Flashpoint Index of Trade Name Liquids NFPA 325M-Fire Hazard Properties of Flammable Liquids. Datos en torno a sustancias qumicas peligrosas (U. NFPS 491M-Manual of Hazardous Chemical Reactions. Greenblet. Ricks RC. Disponible de la oficina regional EPA. MA 02203 617-22-5775 Regin 2 Solid Waste Section 345 Courtland Street. GA 30308 404-881-3016 Regin 3 Solid Waste Section 26 Federal Plaza Nueva York. PA 19106 215-597-0980 Regin 7 Waste Management Section 324 East 1 1th Street 299 . Md. Regin 1 Solid Waste Program John F. 6.

Kansas City. TX 75270 214-767-2645 Regin 9 Solid Waste Program 215 Fremont Street San Francisco. CA 94105 415-556-4606 Regin 10 Solid Waste Program 1200 6th Avenue Seattle. MO 64108 816-374-3307 Regin 8 Solid Waste Section 1860 Lincoln Street Denver. CO 80203 303-837-2221 Regin 5 Solid Waste Program 230 South Dearborn Street Chicago.1260 300 . WA 98101 206-442. IL 60604 312-353-2197 Regin 6 Solid Waste Section 1201 Elm Street First International Building Dallas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful